...

Denle duro que no siente. Poder y transgresión en el Perú

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Denle duro que no siente. Poder y transgresión en el Perú
Denle duro que no siente. Poder y transgresión en el
Perú Republicano
Carlos Aguirre
“Denle Duro Que No Siente.” Power and Transgression in Republican Peru.
Batam duro nele que ele não sente. Poder e transgressão no Perú Republicano
Lima, Fondo Editorial del Pedagógico de San Marcos, 2008, 318 páginas
ISBN: 978-6034518568
RESEÑA
Pontificia Universidad
Católica de Chile,
Santiago, Chile
[email protected]
Partiendo de la constatación que las sociedades modernas están
fundadas en aparatos de coerción que cohesionan al cuerpo social, Carlos
Aguirre, en una compilación de artículos sobre historia del delito y la criminalidad,
tiene como objetivo central evidenciar –y denunciar- que la ley y sus instituciones
constituyen construcciones históricas y socioculturales, que son determinadas por
los procesos más amplios que dan forma a las sociedades (p. 16). Desplegando
un diagnóstico crítico de la realidad peruana y latinoamericana, el autor identifica
en el ámbito de la justicia y la ley un espacio de mantención y perpetuación de
tradiciones autoritarias y excluyentes, lo que motiva su preocupación por historizar
los aparatos y sistemas de justicia, ejercicio que hace posible “desmontar las
premisas que sustentan el armazón legal de cada sociedad” (p. 16), al tiempo
que reivindicar la acción de todos los individuos involucrados y afectados por
esos mismos aparatos, complejizando así la comprensión de los conflictos y
contradicciones que cruzan a los estados latinoamericanos.
Es así que la historia del delito de Aguirre se vuelve rápidamente una
historia de delincuentes, insertándose en la tendencia historiográfica que en los
últimos años ha buscado aportar en el conocimiento de la historia de los grupos
subalternos (p. 23). El mismo autor señala que su objetivo es “mirar la sociedad
‘desde el otro lado’”, el de quienes han violado normas y han sido castigados,
pero al mismo tiempo mal-tratados y excluidos por los aparatos de justicia (p.
17), relevando el protagonismo de personajes tradicionalmente olvidados, pero
además –y quizás sobre todo- profundizando en el conocimiento de la sociedad
que en esos aparatos se refleja.
DOI
V5.N2.06
Con la delimitación de estas premisas, y marcado por un fuerte compromiso
con el presente latinoamericano, Carlos Aguirre inaugura esta compilación de
artículos que comparten un mismo escenario histórico: el de los procesos de
independencia y las primeras décadas de vida republicana de las naciones
latinoamericanas, específicamente la peruana. Elección temporal que cobra
sentido para el autor, en la medida en que fueron ahí donde se gestaron los
primeros proyectos de Estado que incluyeron la definición del discurso legal y
123
'HQOHGXURTXHQRVLHQWH3RGHU\WUDQVJUHVLyQHQHO3HU~5HSXEOLFDQR&DUORV$JXLUUH
la aplicación de prácticas y reformas dirigidas al ordenamiento y estabilización social y política
de los países, donde evidentemente la justicia y sus afectados ocuparon un lugar protagónico.
Desde esa temporalidad común, los once artículos se agrupan en tres secciones. La primera
incluye estudios sobre el mundo de la esclavitud, abarcando a esclavos negros e indígenas,
donde se revisan formas de participación y lucha de estos grupos marginados que enfrentaron
la mantención de las prácticas tradicionales de su exclusión, permaneciendo ajenos a las
promesas del discurso republicano. Destaca aquí el análisis de la independencia de Haití, que
se constituyó como la primera república negra en el mundo (p. 68); proceso protagonizado por
esclavos libertos que iniciaron una verdadera revolución al proponer un modelo alternativo de
modernidad (p. 70). La riqueza de este artículo reside así en la puesta en valor de una historia
hasta ahora invisibilizada.
La segunda sección agrupa ensayos “sobre las formas de representación del delito y los
mecanismos punitivos” destinados a disciplinar a los castigados (p. 22). Constituye este grupo el
eje central de despliegue del argumento de Aguirre, en la medida en que aquí se produce la síntesis
entre la revisión histórica de la articulación de los aparatos legales diseñados por la elite peruana
y el estudio y descripción de la participación excluida pero activa de los sectores subalternos que
desafiaron a la autoridad, pero usaron también los recursos formales e informales disponibles para
ganar mayores espacios de autonomía y acción.
Finalmente, una tercera parte reúne artículos de discusión historiográfica con el objetivo
de identificar los aportes conceptuales y metodológicos de la historia del delito. Cobra aquí valor
la síntesis del impacto de la historia social en la modificación de la comprensión del pasado
peruano y latinoamericano, que al menos en la academia ha cuestionado el supuesto progreso
lineal de las distintas repúblicas. Junto a ello, Aguirre propone el desafío de unir una historia
social, enfocada en el trabajo de los sectores populares, con una historia del delito, las que en
diálogo, pueden evidenciar mayores relaciones y contradicciones en el desarrollo histórico del
Perú y de la América Latina moderna.
Las fuentes que sostienen los argumentos de Aguirre son principalmente documentos
de archivos judiciales, que no sólo incluyen aquellos relativos a litigios sino también reglamentos
y disposiciones de instituciones legales que lideraron la consolidación de los aparatos de justicia
en el Perú. A esto se suma el uso de prensa oficial que complementa la reconstrucción de los
discursos de las élites del periodo a propósito de los temas ligados al delito y lo que luego se
definió como “cuestión social” (p. 205).
La diversidad de artículos no impide reconocer la unidad de la compilación ofrecida por
Aguirre, articulada en torno a la permanente referencia a un presente conflictivo que reclama
historizar las prácticas asociadas a las instituciones legales, y al mismo tiempo visibilizar
a aquellos grupos que formaron parte de ese proceso inicial de construcción del Estado,
tradicionalmente olvidados. Es ese compromiso actual el que permite entender el llamado final
con que el autor cierra su libro: politizar la reflexión histórica e historizar la discusión política
(p. 269). Vínculo entre presente y pasado que funda y da sentido al ejercicio investigativo
entregado por Aguirre en este texto.
http://revistahistoria.universia.net
124
Fly UP