...

Escribiendo Memorias de la Dictadura

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Escribiendo Memorias de la Dictadura
University of San Francisco
USF Scholarship Repository
Media Studies
College of Arts and Sciences
2010
Escribiendo Memorias de la Dictadura: Las
Asignaturas Pendientes del Cine Argentino
Susana Kaiser
University of San Francisco, [email protected]
Follow this and additional works at: http://repository.usfca.edu/ms
Part of the Film and Media Studies Commons
Recommended Citation
Kaiser, Susana, "Escribiendo Memorias de la Dictadura: Las Asignaturas Pendientes del Cine Argentino" (2010). Media Studies. Paper
1.
http://repository.usfca.edu/ms/1
This Article is brought to you for free and open access by the College of Arts and Sciences at USF Scholarship Repository. It has been accepted for
inclusion in Media Studies by an authorized administrator of USF Scholarship Repository. For more information, please contact [email protected]
Revista Crítica de Ciências Sociais, 88, Março 2010: 101-125
Susana KaiseR
Escribiendo memorias de la dictadura:
Las asignaturas pendientes del cine argentino
Por más de un cuarto de siglo, el cine argentino ha venido escribiendo memorias de
la última dictadura (1976­‑1983). La cámara convertida en historiadora se encuentra
frente a ciertos desafíos. Qué pasó, por qué pasó, cómo pudo suceder, quiénes son los
responsables, y cuáles son las secuelas en el tejido social, son algunas de las preguntas
en busca de respuestas. Este artículo explora cómo se ha representado la dictadura y
analiza cuatro películas de ficción producidas y estrenadas en este siglo veintiuno:
Kamchatka (Marcelo Piñeyro, 2002), Cautiva (Gastón Biraben, 2003), Hermanas (Julia
Solomonoff, 2004), y Crónica de una fuga (Israel Adrián Caetano, 2006).
Palabras clave: Argentina; cine; derechos humanos; dictadura militar; memoria; terro­
rismo de Estado; trauma.
Palavras­‑chave: Argentina; cinema; direitos humanos; ditadura militar; memória; terro­
rismo de Estado; trauma.
1. Introducción
Por más de un cuarto de siglo, el cine argentino ha venido escribiendo
memorias de la última dictadura (1976­‑1983), esos años siniestros durante
los cuales la violencia del terrorismo de Estado dejó un legado que se estima
en 30 000 desaparecidos. La cámara de cine convertida en historiadora se
enfrenta a ciertos desafíos. Qué pasó, por qué pasó, cómo pudo suceder,
quiénes son los culpables y responsables, o cuáles son las secuelas en el
cuerpo social, son algunas de las preguntas en busca de respuestas. Cada
película que aborda ese período histórico, ya sea documental o de ficción,
contesta algunas de ellas y mantiene silencios sobre otras.
Sabemos que las memorias de una sociedad son divergentes y los hechos
históricos son recordados de diferentes maneras por las varias comunidades
mnemónicas que coexisten en ella. Hubo una dictadura pero hay muchas
memorias de ella. Mi interés es sobre la memoria “ejemplar” según la define
Todorov, esa memoria que está al servicio de la justicia y por lo tanto a
102 | Susana Kaiser
favor de los reclamos por la verdad y el fin de la impunidad. Las diferen‑
tes memorias y versiones históricas sobre lo que pasó, interactúan, coexis‑
ten, y compiten en representaciones documentales y ficcionales que el cine
argentino ha producido.
Este artículo explora cómo se ha representado la dictadura y analiza
cuatro películas de ficción producidas y estrenadas en este siglo veintiuno:
Kamchatka (Marcelo Piñeyro, 2002), Cautiva (Gastón Biraben, 2003),
Hermanas (Julia Solomonoff, 2004), y Crónica de una fuga (Israel Adrián
Caetano, 2006). Importa destacar el momento histórico y político de
producción porque los filmes construyen versiones históricas y son
productos del contexto en que son realizados. Se trata de imágenes fílmicas
que recrean los años de plomo a partir de una distancia de dos décadas
desde el inicio de la apertura democrática. Los comienzos del gobierno
civil fueron promisorios para la causa de los derechos humanos. Esto no
duró mucho. La comisión para la desaparición de personas y los juicios
a las juntas militares fueron seguidos por un proceso de legalización de
la impunidad (leyes e indultos por decreto presidencial). Pero gracias a la
persistencia y al coraje de los activistas de derechos humanos, el muro
de la impunidad se va derrumbando lentamente. Ha habido cambios
significativos en las políticas oficiales de memoria y los represores están
siendo juzgados y condenados.
Mi análisis considera: los temas que se tocan y los que se evaden, qué es
lo diferente en estos filmes, cómo se representa al horror, cómo transmi‑
ten la sensación de vivir bajo el terror, cómo insertan la presencia de este
pasado traumático en la Argentina contemporánea, qué memorias escriben,
cuáles son sus contribuciones a lo que ya sabemos sobre esos años. Me inte‑
resa discutir estos filmes en cuanto a su valor como textos históricos. Lo
que sabemos sobre lo que sucedió nos permite evaluar lo que las recrea‑
ciones ficcionales de la dictadura ofrecen. Es lo que propone Rosentone
(2000: 62), juzgar los filmes históricos en base al conocimiento del pasado
que representan. Tenemos mucha información sobre lo ocurrido durante
Toca aclarar mi posición. Viví durante esos años en Buenos Aires, mi ciudad natal, y estoy alineada
con las demandas y acciones de las organizaciones de derechos humanos, en particular con las
Madres y Abuelas de Plaza de Mayo e H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el
Olvido y el Silencio), madres, abuelas e hijos de desaparecidos respectivamente. También agradezco
a Violeta Velázquez su asistencia en la investigación.
Una versión preliminar y parcial de este trabajo fue presentada en una conferencia en la University
of Oregon (Kaiser, 2008).
Comisión Nacional para la desaparición de personas (CONADEP) (1984); Juicios a las juntas
(1985). Leyes de Impunidad: “Punto Final” (1986) y “Obediencia Debida” (1987). Indultos por
decreto presidencial (1989 y 1990).
En 2005, la Corte Suprema ratificó la nulificación de las leyes de impunidad.
Escribiendo memorias de la dictadura | 103
esos años: testimonios de sobrevivientes, datos recopilados por los organis‑
mos de derechos humanos, documentación obtenida mediante investiga‑
ciones y causas judiciales. Aunque aún haya muchos detalles por conocer,
se sabe que pasó y cómo funcionó el sistema. Esto nos permite decodifi‑
car los mensajes que las imágenes transmiten y verificar si lo representado
corresponde con los hechos documentados.
Sostengo que se ha hecho mucho por representar ese pasado y que estas
nuevas películas demuestran que hay enfoques distintos y originales para
narrar lo que fue la dictadura y las secuelas que dejó. Pero considero que
queda mucho por hacer. Muchos temas tabú de los que todavía no se habla
y que el cine aun no intentó representar, a los que se agregan otros que nece‑
sitan ser tratados desde otras perspectivas. El artículo está organizado así:
1) unas notas sobre la relación entre cine y memoria; 2) un resumen de lo
que el cine argentino ha contado y callado desde que terminó la dictadura;
3) el análisis de las cuatro películas citadas.
2. Sobre cine y memoria
Sabemos que la memoria es una relación presente­‑pasado que está en per‑
manente [re]construcción, a nivel individual y social, y que las memorias de
una sociedad se negocian y definen en un contexto de debate ( Halbwachs,
1992; Fentress y Wickham, 1992). Cada generación, cada contexto histórico,
y cada coyuntura política generan nuevas perspectivas a través de las cuales
miramos al pasado. La relevancia que las memorias de la dictadura tienen en
la sociedad influencia la producción cultural sobre la misma. Dependiendo
del momento de producción y de la mirada del cineasta, los filmes sobre la
dictadura presentan memorias distintas de una misma historia.
No podemos recordar todo. Pensemos en la pesadilla del memorioso
Funes del cuento de Borges, condenado a recordar permanente y detalla‑
damente todo. Es por eso que el proceso de construcción de memorias fun‑
ciona como una máquina editora que selecciona qué olvidar y qué recordar.
Los filmes también editan el pasado, resaltando ciertos aspectos y minimi‑
zando o ignorando otros. Contribuyen así a la transmisión y construcción de
versiones diferentes, y a menudo contradictorias, sobre los mismos hechos.
En este proceso es tan importante lo que se dice como lo que se calla, lo
que se recuerda como lo que se olvida. En vez de ser lo opuesto a recor‑
dar, la amnesia es una forma de memoria (Huyssen, 1995). O como sugiere
Todorov (1995: 14), la memoria es precisamente la interacción entre lo que
se recuerda y lo que se olvida.
El cine tiene el potencial de activar la “máquina editora” de lo que los
espectadores recuerdan y olvidan sobre la dictadura. De hecho, cada vez es
104 | Susana Kaiser
mayor el papel que juega el cine como fuente de conocimiento histórico, ya
se trate de la historia oficial, la historia alternativa, o las memorias de ciertos
grupos (Ferro y Planchais, 1997; Landy, 2000; Rosentone, 2000). A pesar
de los historiadores que menosprecian estas versiones históricas para con‑
sumo masivo, hay mucha gente que aprende sobre el pasado a través de fil‑
mes y no de libros de historia. Argumentando que el cine presenta nuevas
contribuciones a cómo imaginamos y comprendemos el pasado, Rosentone
(2000: 50) sugiere que los filmes son un símbolo perturbador de un mundo
posliterato en donde la gente sabe leer pero no lo hace. Rosenthal (1999:
xix) nota que aun cuando el mayor criticismo al género “docudrama” se
centra en los efectos sobre las audiencias – un público incapaz de compren‑
der la diferencia entre realidad y ficción que es fácilmente manipulado –
no hay muchos datos en que basar esas afirmaciones. Sabemos poco sobre
cómo perciben los espectadores estos filmes, si como realidades históri‑
cas o invenciones, y sobre cuáles son los efectos de estar expuesto a estas
representaciones.
Con referencia a la relevancia del cine en instalar temas en la esfera
pública, Ferro y Planchais (1997: 12) notan que en el año del estreno de
Reds (1981) se publicaron más artículos sobre la Revolución Soviética
que en ningún otro momento, ni siquiera para el aniversario de Octubre.
Rosenthal (1999: xvii) considera que Gandhi (1982) y Malcom X (1992)
fueron pioneros en la formación de opinión pública sobre temas políticos
clave tales como la desobediencia civil y el black pride. Estudios sobre cómo
se recuerdan pasados traumáticos y violentos coinciden en que el cine
­moldea memorias y refuerza ciertas opiniones. Esto incluye filmes sobre
Vietnam cuyas imágenes son fuentes de información histórica (Sturken,
1997); estudiantes que aprendieron sobre la Guerra Civil Española a través
del cine (Igartúa y Páez, 1997); debates sobre Schindler's List (1993) como
una forma de texto histórico del Holocausto que contribuye a transformar
lo que entendemos por historia y moldea memoria e identidad nacional
­(Loshitsky, 1999; Hansen, 2000).
Los cineastas producen historia en formatos que tienen un valor esté‑
tico y donde las narrativas se organizan de acuerdo a principios dramáti‑
cos y no cronológicos (Ferro y Planchais, 1997). Al escribir memorias con
la cámara de cine, los hechos ocurridos son editados, condensados, y a
menudo modificados (Rosentone, 2000). Pero el hecho de que los filmes
recreen el pasado ficcionalmente no minimiza su función como “contadores
de historias”. No podemos ignorar la producción fílmica sobre la dictadura
y su influencia sobre el conocimiento de este pasado. En otro lugar, analicé
cómo, para una generación de jóvenes de Buenos Aires, el filme La noche
Escribiendo memorias de la dictadura | 105
de los ­lápices (Héctor Olivera, 1986) se convirtió en una de las principales
fuentes de información sobre la dictadura (Kaiser, 2005). Cabe aclarar que
en el caso de Argentina, no siempre es fácil catalogar los filmes sobre este
período histórico ya que es un tema recurrente, directa o tangencialmente.
Está presente en muchos filmes contemporáneos y parecería estar entrete‑
jido en la producción cultural de la posdictadura (ibid.).
3. Lo que nos contó el cine argentino sobre la dictadura
Al finalizar la dictadura, el cine argentino emergió de lo que Getino (2005:
70) llama su “noche”. Como nota Varea (2006), el cine producido durante
la dictadura se caracterizó por auto­‑censura, chatura, vacíos, promoción de
orden y valores cristianos, admiración por las instituciones políticas, y sexo
velado. Varios directores, productores y actores se beneficiaron, colaboraron,
o pusieron su cara y sus filmes para promover una buena imagen de Argentina
en el exterior y contrarrestar las campañas “antiargentinas” denunciadas
por las Juntas militares. La represión también golpeó fuerte a la industria.
Muchos cineastas debieron exiliarse y se estima que dos directores, veintiún
actores y un productor desaparecieron (Jakubowicz y Radetich, 2006: 138).
Para Aguilar (2006: 137), el cine argentino que acompañó el proceso de
democratización se dedicó a concientizar. Los filmes transmitían un men‑
saje al espectador y las historias daban prioridad a esclarecer los hechos
recientes. Coincidiendo, Getino (2005: 98) nota que de aproximadamente
130 filmes que se estrenaron entre 1984 y 1988, aquellos relacionados con
la dictadura tienden a denunciar lo que pasó, o lo que “los otros” hicieron,
una postura que resulta en una falta de análisis crítico sobre este pasado,
en particular sobre el papel jugado por la sociedad.
En general, los filmes que exploran el terrorismo de Estado no han
atraído grandes audiencias. Solo puedo conjeturar sobre las razones pero
coincido con Koza (2004: 62­‑63) cuando, refiriéndose a Kamchatka, se
pregunta cuál es la cuota de realidad que el público argentino es capaz de
tolerar. De las veinte películas más taquilleras del período 1984­‑2004, La
historia oficial (1985) es la única que trata directamente sobre la dictadura
y ocupa el puesto número cuatro. Camila (1984), el filme de Maria Luisa
Bemberg que discute esa época metafóricamente, ocupa el segundo puesto
(Getino, 2005: 365).
Ver capítulos 8 y 9. En una encuesta conducida por profesores de la Universidad de Buenos
Aires, 74.7% de los 500 estudiantes universitarios encuestados dijeron haber aprendido sobre la
dictadura por este filme (Ranalletti, 1999: 14).
Ver capítulo 8.
Los directores son Raymundo Gleyzer y Pablo Szir.
106 | Susana Kaiser
Hay dos filmes que se convirtieron en los clásicos sobre esta temática.
El primero fue La historia oficial (Luis Puenzo, 1985), ganadora del Oscar
1986 a la mejor película extranjera. Trata del robo de bebés nacidos en
cautiverio y cuyas madres eran luego desaparecidas. La narrativa central
gira en torno a una profesora de historia cuyo marido empresario colabora
con la dictadura y su toma de conciencia sobre lo que ha estado pasando
en el país al descubrir que la hija que adoptaron es hija de desaparecidos.
Se hace referencia al papel de los civiles pero algunas críticas señalan que
la representación de una sociedad ignorante resulta en un filme para que
la clase media se sienta bien y sirve para calmar remordimientos de quie‑
nes no hicieron nada para detener el terror. Refleja bien el contexto del
principio del retorno a la democracia, “aquel tiempo en que todos éramos
víctimas, niños inocentes aterrorizados por el régimen militar” (Depetris
Chauvin, 2006: 104).
La noche de los lápices (Héctor Olivera, 1986), ya mencionada, recrea
hechos reales que se han convertido en el símbolo de la represión a los
jóvenes: el secuestro, tortura y desaparición de un grupo de estudiantes
militantes. Basado en el libro de un sobreviviente, transmite de manera
gráfica los métodos que utilizó la dictadura para eliminar disidentes políticos
– patotas armadas irrumpiendo en las casas en medio de la noche, torturas,
violaciones, asesinatos. Fue el primero en mostrar escenas de torturas
brutales. Si bien era importante representar el nivel de los crímenes, este
show del horror sería criticado por el potencial de actuar como elemento
paralizador, una advertencia a los jóvenes de lo que les puede pasar si se
meten en política.
En los años siguientes, hubo muchos filmes sobre la dictadura. Es par‑
ticularmente rica la producción de documentales que tocaron temas igno‑
rados o minimizados por el cine narrativo. Una variedad de producciones
asumieron la responsabilidad de enfocarse en ese pasado (Aguilar, 2006:
175; Jacubowicz y Radetich, 2006: 23, 26). Los temas tratados incluyeron:
casos específicos de represión, testimonios de militantes en organizaciones
políticas y grupos guerrilleros, perfiles de personajes relevantes de la época,
el trabajo de las organizaciones de derechos humanos, las secuelas del terro‑
rismo de Estado a nivel político, social y económico. Debemos incluir aquí
filmes dirigidos por cineastas que son hijos de desaparecidos.10 La distribu‑
ción y repercusión de estos documentales no es pareja. Algunos tuvieron
Ver capítulo 8 en Kaiser (2005).
Ver capítulo 9 en Kaiser (2005).
10
En otro lugar (Kaiser, 2007), analizé estas producciones y lo que las miradas de las/los hijas/os
han aportado a la construcción de memorias de la dictadura.
Escribiendo memorias de la dictadura | 107
circulación reducida en festivales regionales, otros ganaron premios inter‑
nacionales, se estrenaron en el país y el extranjero, y es fácil conseguir los
DVD. Importa resaltar que hay suficientes filmes como para explorar la
­dictadura exclusivamente a través de documentales. La producción sigue,
lo que sugiere que las memorias de esos años continuarán siendo bien repre‑
sentadas por este género.11
En cuanto al cine de ficción, que es lo que nos interesa aquí, podemos
identificar una serie de temas recurrentes. Respecto a representaciones
de la represión y el horror, uno de los filmes más analizados es Garage
Olimpo (1999) cuyo director, Marco Bechis, sobrevivió a su desaparición.
Es la historia de una joven activista secuestrada y los días que pasa en un
centro de tortura, incluyendo la problemática relación con su tortura‑
dor, hasta que es arrojada al mar en un vuelo de la muerte. La vida den‑
tro del espacio claustrofóbico del centro es contrastada con la aparente
normalidad de la vida afuera del mismo (Molas y Molas y Bersotti, 2006:
24­‑25). El exilio, tanto externo como interno, y el retorno o “desexilio”,
afectó a millares de personas. Varios filmes hacen referencias marginales
al tiempo en que se vivió en otro país, encuentros con amigos que están
de vuelta, o familias dispersas por varios lugares. Pino Solanas dirigió dos
filmes que tocan el tema directamente: Tangos, El exilio de Gardel (1985)
y Sur (1988), que se enfoca en un sector generalmente ignorado: la clase
obrera. El tema de la complicidad civil apenas ha sido tocado. Sobresale
un filme considerado por Getino (2005: 127) como “uno de los estudios
más auténticos y rigurosos sobre el tema de los desaparecidos”. Un muro
de silencio – dirigida por Lita Stantic, 1993 – contradice la noción de la
ignorancia generalizada y desafía al espectador a cuestionar la responsa‑
bilidad de la sociedad. Inspirada en la historia de la directora – el padre
de su hija desapareció – la última escena es de madre e hija visitando las
ruinas de un ex centro de tortura. Cuando la hija pregunta si la gente no
sabía, la madre le responde “todos sabían”.
Como ya señalé, el tema de los niños robados fue tratado en La historia
oficial y lo discutiré al analizar Cautiva.12 Pero quiero mencionar un filme
que se animó a plantear una situación desde una perspectiva perturbadora
y audaz. Vidas privadas (Fito Páez, 2001) relata la historia de una mujer
que sobrevivió a su desaparición y se exilió en España. Estando desapare‑
cida tuvo un hijo que le robaron. Cuando vuelve a Argentina a visitar a su
Para trabajos recientes analizando la producción de documentales ver Sartora y Rival, 2007;
Verzero, 2009.
12
Otros filmes importantes sobre este tema son Hijos (Marco Bechis, 2001) y Buenos Aires viceversa
(Alejandro Agresti, 1996).
11
108 | Susana Kaiser
padre enfermo inicia una relación con un “taxi boy” que se convierte en
una pesadilla de fantasías edípicas e incestuosas. Aunque podamos dudar
de que el joven sea su hijo, el filme muestra la perversidad de una de las
posibles consecuencias de privar a cientos de gente de su identidad. Esos
bebés robados, ahora adultos, no tienen idea de quiénes pueden ser sus
hermanos, madre, padre, tíos. En cuanto a la guerra de Malvinas (1982),
la última locura bélica del terrorismo de Estado, los filmes han represen‑
tado la crueldad de las autoridades militares y los abusos contra los jóve‑
nes ­soldados, algo que no siempre se incluye entre los crímenes cometidos
por la dictadura. Se destacan Los chicos de la guerra (Bebe Kamín, 1984) e
Iluminados por el fuego (Tristán Bauer, 2005).
Esta breve sinopsis de lo que nos contó el cine argentino sobre la dicta‑
dura ha dejado mucho sin cubrir, por ejemplo, la mención a las escasas pelí‑
culas sobre las consecuencias económico­‑sociales de la misma.13 Pero nos da
una idea de lo que ya se ha dicho y de lo mucho que falta por decir.
4. Cuatro filmes que abordan asignaturas pendientes
Analizo aquí cuatro producciones recientes: Kamchatka, Cautiva, Hermanas
y Crónica de una fuga. Los directores de estos filmes incluyen miembros de
la generación que fue testigo del terror y también de una nueva generación
de cineastas que eran niños durante esa época. Los filmes presentan nuevas
perspectivas sobre temas tales como el funcionamiento del aparato repre‑
sivo, el horror de la vida dentro de los centros de tortura y exterminio, el
robo de bebés nacidos en cautiverio. También exploran con más profun‑
didad temas con los cuales la sociedad argentina todavía tiene asignaturas
pendientes: indiferencia, complicidad y culpa de los civiles, debilidades y
delaciones, resistencia y solidaridad, cómo reaccionaron ciertos sectores de
la sociedad frente al miedo y a los peligros de la represión sufrida por fami‑
liares, amigos y conocidos.
Me interesan en particular las representaciones ficcionales de la respon‑
sabilidad de los civiles, una discusión que en la Argentina apenas ha empe‑
zado. Podríamos hablar de un proceso generalizado de auto­‑engaño que
hace difícil mirar hacia atrás con honestidad y reconocer qué se hizo y qué
no se hizo durante esa época. Es más fácil recordar aspectos positivos del
pasado, pensar que actuamos bien, y convencernos de que nunca estuvimos
del lado de “los malos”. Baumeister y Hastings (1997) argumentan que para
Ver el capítulo 7 en López y Rodriguez (2009), en particular el análisis de los filmes de ficción
Plata dulce (Fernando Ayala, 1982) y La deuda interna (Miguel Pereira, 1987), y del documental
Memoria del saqueo (Pino Solanas, 2003).
13
Escribiendo memorias de la dictadura | 109
defender una auto­‑imagen positiva, individuos y grupos sociales desarrollan
mecanismos para enfrentarse a pasados poco gratos, revisando el signifi‑
cado de los eventos y distorsionando sus memorias de manera sistemática.
Estos mecanismos de distorsión incluyen: editar las causas de los hechos
con omisiones e inventos, contar el lado de la historia que beneficia mejor
ciertos intereses, o culpar a la víctima por la suerte corrida. El argumen‑
tar que no se sabía lo que pasaba, por ejemplo, es una distorsión.14 Como
nota Manzano (2009: 176) en su análisis de Garage Olimpo, los ojos ven‑
dados de los prisioneros son una metáfora de una sociedad auto­‑vendada
que no quiso ver en los setenta y no quiere ver en los noventa. A conclusio‑
nes similares llegué en mi estudio sobre las posmemorias de la dictadura
en jóvenes porteños, muchos de los cuales no cuestionaban la idea de que
la gente “no sabía”.15
Toda representación está recreando. Al reconstruir el pasado, los filmes
pueden editarlo para servir los intereses del presente. Esta podría ser una
lectura sobre la sociedad ignorante representada en La historia oficial. Hay
patrones generacionales de auto­‑engaño. Cada nueva generación tiene cier‑
tos valores y cuando los jóvenes analizan las acciones de sus mayores en un
nuevo contexto, pueden distorsionar sus memorias para que concuerden
con sus valores (Baumeister y Hastings, 1997). Importa considerar estos
procesos al analizar las producciones de realizadores jóvenes que quizás
cuestionen las versiones de la dictadura que recibieron.
30 000 personas no desaparecen porque un grupo de militares crueles
decide tomar el poder. El terrorismo de Estado y las violaciones masivas a
los derechos humanos necesitan del apoyo de la población civil, ya sea por
colaboración directa o indiferencia cómplice. Amplios sectores de la
sociedad colaboraron con – y se beneficiaron de – la dictadura militar.16
Pilar Calveiro (1998), quien sobrevivió su desaparición, explica
convincentemente que los campos de tortura y exterminio no pueden verse
como aberraciones aisladas sino que hay un papel jugado por la sociedad
en relación al poder desaparecedor de la dictadura. Pavlovsky (1999)
observa que los sectores indiferentes e ignorantes funcionaban como “un
gran colchón social acrítico”. Obviamente, hay diferencias entre
culpabilidad y responsabilidad. Pero como dice Habermas (1994: 7)
respecto a la sociedad alemana del Nazismo, existe la responsabilidad
colectiva por el contexto mental y cultural en que los crímenes masivos
Según el Nunca Más, el informe de la CONADEP, la mayoría de los desaparecidos fueron
secuestrados frente a testigos.
15
Ver capítulo 4 en Kaiser (2005).
16
Para un análisis de los sectores cuyo apoyo fue clave para la dictadura, ver Verbitsky (1997).
14
110 | Susana Kaiser
son posibles. De varios individuos se podría decir lo que subrayara Hannah
Arendt (2004: 97) en la sentencia del juicio a Eichman, que el grado de
responsabilidad aumenta a medida que nos alejamos del hombre que usa
con sus propias manos el instrumento fatal.
Varios filmes han mostrado a torturadores y asesinos, pero no han sido
frecuentes las referencias a los responsables, a los que están “alejados” del
que aplica la picana eléctrica o tira prisioneros al mar pero tienen también
las manos manchadas de sangre. Los cineastas que se han comprometido
a narrar con más detalles este pasado son críticos de las deudas que el cine
tiene con la sociedad. Lita Stantic (en Soto, 2006) señala que hay muchos
filmes de ficción que concentran la maldad en los militares y no muestran
a la gente que respaldó y aplaudió su llegada, o a la colaboración prestada
por los grandes grupos económicos y los empresarios. Según Schwarzböck,
“lo que en la Argentina estaba sucediendo en 1977 lo juzgamos hoy más
por lo que entonces sucedía adentro de un campo de concentración que por
todo lo que sucedía afuera de él” (2007: 66, énfasis en el original). Es sobre
este afuera del que todavía hay mucho por contar. Como veremos en lo que
sigue, otras historias están siendo narradas, otras memorias están siendo
reconstruidas y transmitidas, y algunas de estas omisiones están ahora pre‑
sentes en ciertas producciones.
Kamchatka (2002) – El círculo se cierra
Kamchatka, dirigida por Marcelo Piñeiro, explora el terrorismo de Estado a
través de la mirada de un niño de diez años. La historia transcurre en 1976
durante los primeros tiempos de la dictadura, cuando los secuestros, asesi‑
natos y desapariciones escalaron en intensidad. Los temas centrales son el
miedo, la angustia, la vulnerabilidad, la incertidumbre, el aislamiento, sobre‑
vivir y escapar. Una pareja de clase media, ella es una investigadora cientí‑
fica y él un abogado, se ve forzada a pasar a la clandestinidad luego de que
el socio de él es secuestrado. La pareja y sus dos hijos – el más pequeño
tiene cinco años – dejan todo y se esconden en una casa que les prestaron
en los alrededores de Buenos Aires. Los padres explican a sus hijos que
hay problemas y que van a tomarse unas vacaciones hasta que se calme la
situación. El filme muestra a la familia viviendo clandestinamente, cambián‑
dose los nombres y sus historias, inventando nuevas ocupaciones para los
padres, así como el proceso de enseñar a los niños a responder a preguntas
de acuerdo a sus nuevas identidades, advirtiéndoles que no hagan llama‑
das o contesten el teléfono, prohibiéndoles que vean a sus amigos, ense‑
ñándoles cómo adaptarse a la nueva escuela, entrenándolos para que sepan
esconderse y también escapar en minutos si alguno de los padres advierte
Escribiendo memorias de la dictadura | 111
“zafarrancho”. El círculo va cerrándose y al sentirse acorralados y sin salida,
los padres deciden no arriesgar más a los niños. Los dejan con sus abuelos
y continúan escapando.
A pesar de que no hay ninguna escena de violencia, la presencia de lo
atroz está impregnada en todo el filme. A quienes vivimos en Argentina
durante aquellos años nos resulta fácil entender por lo que pasa la familia.
No hay lugares seguros, amigos y conocidos continúan desapareciendo,
circulan rumores sobre las atrocidades que se están cometiendo, hay que
desconfiar de todo y de todos, la gente se aísla de quienes percibe pueden
ser peligrosos, se cierran puertas pero ninguna se abre, es fuerte la sensación
de que los pasos detrás nuestro se van acercando y ya no hay ningún lugar
donde buscar refugio.
A pesar del terror, los padres se esfuerzan para mantener una sensación
de aparente normalidad en la vida cotidiana. Están decididos a enfrentar
unidos la incertidumbre, proteger a sus hijos, y preservar su niñez. ­Escuchan
música, cantan, bailan, cocinan y saborean comidas deliciosas. El niño
mayor adopta el nombre Harry porque está fascinado con un libro sobre
el escapista Houdini que ha encontrado en la casa donde están escondi‑
dos. Harry juega con su padre a T.E.G. (Tácticas y Estrategias de Guerra).
En ese juego, el ultimo bastión es Kamchatka, de ahí el nombre del filme.
Kamchatka se convierte en una metáfora de la resistencia, un espacio desde
el cual se pueden juntar fuerzas y enfrentar al terror. La última escena es el
auto de los padres alejándose por un camino rural mientras el hijo mayor
los ve perderse en el horizonte y su voz en off dice: “La última vez que vi a
mi padre me contó de Kamchatka. Y esa vez entendí. Y cada vez que jugué
mi padre estuvo conmigo. Cuando el juego no iba bien, me quedé y sobre‑
viví. Porque Kamchatka es el lugar desde donde resistir”. Esto confirma
que los padres desaparecieron y nos plantea la angustia de los niños sobre‑
viviendo a un trauma de tal magnitud.
El filme muestra a la familia escapándose y describe en detalle cómo el
círculo de seguridad se va cerrando aceleradamente. El sentimiento de estar
acorralados es asfixiante y abrumador. Vemos a la familia andando en su
auto sin rumbo fijo, esperando mientras el padre hace llamada tras llamada
desde teléfonos públicos, o sentados en un parque mientras anochece y sin
haber encontrado un lugar para esconderse. No hacen falta muchas palabras
para entender que el padre va recibiendo información sobre conocidos que
han sido secuestrados, que le dicen que no puede ir a ciertas casas, que ya
no queda nadie que les pueda ofrecer un refugio seguro. Estas puertas que
se cierran hablan de una falta de solidaridad que puede explicarse por el
miedo que sentía la gente. Pero también nos recuerdan a los muchos que
112 | Susana Kaiser
ignoraron lo que estaba pasando delante de sus ojos, la sociedad vendada
que hemos mencionado.
Contrastando el aislamiento al que se ve forzada la familia, el filme tam‑
bién resalta solidaridades. Alguien les presta una casa. Esto es algo que
muchísima gente hizo, esconder personas por una noche o unos pocos días,
incluso por unas horas, prestando casas, refugiando a gente a la que nunca
habían visto antes y quizás nunca volverían a ver. Como cuenta el escritor
y poeta uruguayo Mario Benedetti, cuando vivía exiliado en Buenos Aires
durante el terror llevaba cinco llaves ajenas, de cinco casas, de cinco ami‑
gos. Esas llaves lo salvaron.17
Harry va descubriendo la realidad del terrorismo de Estado en base a lo
que escucha que sus padres comentan. Otros filmes recientes también han
elegido representar la violencia política en Latinoamérica a través de los
ojos de los niños – Voces inocentes (Luis Mandoki, Mexico, 2004), sobre la
guerra civil en El Salvador; Machuca (Andrés Wood, Chile, 2004), acerca
del golpe que derrocó a Allende; O ano em que meus pais saíram de férias
(Brazil, Cao Hamburger, 2006), sobre la dictadura brasilera. Estos filmes
sugieren que hay cineastas interesados en explorar y exponer los que los
niños sufrieron en esos procesos. Esto ayuda a entender las secuelas de la
violencia política en una generación que creció durante el terror y cómo sus
memorias pueden influir en cómo piensan y actúan ahora que son adultos.
Estos filmes tratan sobre niños directamente afectados. Otro tema pendiente
sería explorar cómo los niños de esa generación que aparentemente no
fueron afectados, por ejemplo chicos argentinos cuyos padres no fueron
perseguidos, reaccionaron frente a la represión experimentada por amigos y
compañeros, y cómo han ido procesado esta información a través de los años.
Se ha dicho que Kamchatka es un producto de la industria cultural global
que idealiza un pasado de buenos y malos, presenta una visión despolitizada
de la sociedad, y no estimula lecturas críticas (Tal, 2005). Cómo leemos e
interpretamos un texto está influenciado por lo que sabemos sobre el tema
y cuáles son nuestras experiencias en relación al mismo. Desde mi punto de
vista, quizás el filme está dirigido a un público local (argentino) que puede
darle significados que el espectador global no puede.
Cautiva (2003) – El torturador [No] es un buen padre
Cautiva, dirigida por Gastón Birabén, cuenta la historia de una jovencita de
quince años que en 1994, a más de una década de finalizada la dictadura,
debe presentarse ante un juez que le informa que es hija de desaparecidos
17
Según lo cuenta Eduardo Galeano en El libro de los abrazos.
Escribiendo memorias de la dictadura | 113
y que su abuela biológica la ha estado buscando por años. Quienes la cria‑
ron, un policía de alto rango y su mujer, son sus apropiadores. Su madre
biológica la llamó Sofía, los que la robaron, Cristina. El filme cuenta el pro‑
ceso por el cual Sofía descubre las mentiras en las que creció, la verdadera
historia de los que pretendieron pasar por sus padres y fueron cómplices
en la desaparición de sus verdaderos padres, su shock y confusión frente a
lo que va descubriendo, la búsqueda de su identidad, el inicio de relacio‑
nes con su familia biológica (abuela, tía, tío y primos), su creciente interés
en enterarse de lo que sucedió durante el terror, y su cruzada para averi‑
guar la suerte corrida por sus padres.
Al robo de bebes como botín de guerra se lo define como “apropiación”
para marcar las diferencias con “adopción”.18 Se estima que 500 bebés
fueron apropiados. Como comentara un vecino de un barrio de oficiales
navales, “los bebés se regalaban como gatitos” (en Kollman, 2004). El
foco del activismo inclaudicable de las Abuelas de Plaza de Mayo es
encontrarlos. A fines de 2009 ya habían recuperado 100 nietos. Cautiva
muestra con precisión cómo funcionaba el sistema, incluyendo las múltiples
colaboraciones implicadas en este proceso: familias de militares o de quienes
los apoyaban, la perversidad de los supuestos padres criando a los hijos
de hombres y mujeres con cuyas torturas y desapariciones colaboraron,
torturadores y asesinos coordinando el robo y distribución de bebés, la
complicidad de médicos, parteras y enfermeras aterrorizadas a las que no
se les permitía hablar con las prisioneras, las condiciones inhumanas en que
daban a luz, la falsificación de certificados de nacimiento. También vemos
que las familias biológicas nunca abandonaron la búsqueda y que aquellos
que se animan a hablar sobre los horrores de que fueron testigos contribuyen
a devolver la identidad a los bebés robados.19
Sofía fue traída por el mejor amigo de su “padre”, un torturador infame
al que ella llama cariñosamente “tío Jorge”. Ha crecido en un hogar donde
la dictadura se conoce como “la guerra contra los comunistas”. Es a través
de una compañera de escuela, hija de desaparecidos, que descubre cómo
operaba el terrorismo de Estado. Esta compañera la ayuda en la búsqueda,
conectándola con grupos de derechos humanos, y organizando un encuen‑
tro con una enfermera que participó en el parto y que después de 16 años,
se anima a romper el silencio. La película muestra la solidaridad entres los
hijos de desaparecidos y cómo las historias se van armando a través de las
Es un crimen que no fue contemplado en las leyes de impunidad y la búsqueda y persecución
de culpables nunca ha cesado.
19
Para un estudio excelente sobre la apropiación de niños y la lucha de las Abuelas de Plaza de
Mao ver Arditti (1999).
18
114 | Susana Kaiser
pequeñas piezas de información obtenidas por diferentes fuentes. Las refe‑
rencias a organizaciones de derechos humanos incluyen escenas de mar‑
chas de Madres y Abuelas, y el encuentro con la enfermera que asistió en
el parto se realiza en el local donde se reúnen habitualmente los miembros
de la organización H.I.J.O.S.
A Sofia la llevan del colegio a la oficina del juez sin permitirle que avise
a sus “padres”. El juez ya conoce su identidad real a través de una prueba
de ADN hecha sin su conocimiento durante un examen para una opera‑
ción de apendicitis. Se evitó poner en guardia a los apropiadores para que
no abandonaran el país llevándosela, algo que sucedió en algunos casos. Ha
habido debates respecto a obligar a una prueba de ADN. Algunos jóvenes
se han negado a hacérsela y las Abuelas de Plaza de Mayo se oponen a rea‑
lizarlas mediante engaños. Hay quienes opinan que las familias biológicas
tienen derecho a exigirla para conocer la verdad que se les debe a los fami‑
liares y a la sociedad.20
Quienes critican los esfuerzos de las Abuelas por recuperar sus nietos
suelen argumentar que es mejor dejar a los jóvenes con las familias que los
criaron para así evitarles otro trauma.21 Además de considerar esos casos
como si fueran adopciones regulares, esas críticas ignoran lo que ha pasado
con los nietos recuperados (ahora en sus treinta). Con pocas excepciones,
han establecido buenas relaciones con sus familias biológicas. En los casos
de adopciones por quienes ignoraban el origen de esos bebés, los nietos
mantienen relaciones con las familias adoptiva y biológica. En la mayoría de
los casos de apropiación por familias militares y sus cómplices los jóvenes
han cortado los vínculos con sus apropiadores, la situación representada en
Cautiva. Una desafiante Sofia enfrenta a sus “padres” y les echa en cara sus
mentiras diciéndoles que sabe todo: el alias del “tío/torturador” que la trajo,
el nombre de sus verdaderos padres, a qué se dedicaban, donde estuvieron
secuestrados, las condiciones en que su madre la tuvo, y cómo la hicieron
desaparecer después del parto. Incluso le pregunta a su “padre” policía si
conoció, torturó y mató a sus padres biológicos. Su “madre” insiste en que
no sabía esos detalles pero Sofía la acusa de complicidad. Una de las últimas
cosas que le dice antes de irse es “no querías saber”. Se denuncia la preten‑
dida ignorancia detrás de la que se escudan muchos responsables.
Las escenas en el colegio de Sofía ilustran cómo se transmiten ciertas
ideologías y la coexistencia de varias comunidades mnemónicas. La hija de
A partir de 2009, nuevas leyes obligan a la prueba a quienes se sospeche puedan ser hijos apro‑
piados. Se puede hacer por métodos alternativos con material obtenido de artículos personales
como peines o ropa requisados de los domicilios mediante orden judicial.
21
Ver capítulo 5 en Kaiser (2005).
20
Escribiendo memorias de la dictadura | 115
desaparecidos desafía a la profesora preguntándole sobre la dictadura; otra
estudiante alega que sus padres no están desaparecidos sino en Europa,
algo que las autoridades militares solían decir a quienes buscaban a sus
familiares. Hay una recreación del nacimiento de Sofía, su madre con
marcas de tortura, los ojos vendados y las manos atadas, que muestra la
solidaridad de la enfermera que se arriesga a apuntar los nombres de la
madre y su esposo, lo que le permitió ayudar a Sofía a poner juntas las
piezas del rompecabezas.
Cautiva fue reconocida en festivales internacionales y elogiada por organi‑
zaciones de derechos humanos, incluyendo Abuelas e H.I.J.O.S. Pero estuvo
poco en cartelera (Bellon, 2005). Una sicóloga que trabaja en la Comisión
Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), considera que la pelí‑
cula ignoró a las Abuelas de Plaza de Mayo y no hay una presencia de la
organización a pesar del papel central que jugó, algo problemático porque la
identidad no es solo individual sino también social y familiar (Gorodischer,
2005). Sin duda, estas son observaciones válidas pero es muy difícil cubrir
todos los aspectos de un tema tan complejo. Es común exigir de los cineas‑
tas comprometidos que sus producciones nos entreguen versiones perfectas
del tema que representan. Cautiva presenta facetas de esta temática como
ningún filme de ficción lo había hecho, especialmente los detalles de cómo
operaba el macabro sistema en todos los niveles y las grietas que permitie‑
ron aportar datos para que los jóvenes apropiados recuperen su identidad.
Esto último es importante porque la búsqueda continúa y cuanta más gente
cuente lo que sabe hay más posibilidades de recuperar nietos.
HermanaS (2004) – Acerca de silencios, culpas y verdades
Hermanas, dirigida por Julia Solomonoff, es la historia de dos hermanas que
no se han visto por ocho años y se reencuentran en Texas en 1984. Elena, su
esposo y el hijo de ambos de ocho años se acaban de mudar a Texas. Nata‑
lia vive en España. Se fue de Argentina durante la dictadura luego de que
su novio Martín desapareciera. Al morir, el padre de ellas dejó una novela
sin publicar. Elena trajo el manuscrito con ella. Natalia comienza a leerla
y se da cuenta de que relata la historia de su familia durante la represión.
Son los tiempos de la vuelta a la democracia y varios exiliados están regre‑
sando a Argentina. Natalia todavía tiene miedo de volver pero quiere ente‑
rarse de quién más sabía dónde se estaba escondiendo su novio la noche
que fue secuestrado, y quién lo denunció. Mediante flashbacks a los tiem‑
pos previos a la desaparición de Martín, la película cuenta la historia de las
hermanas, incluyendo las relaciones entre ellas, con sus padres y con sus
novios, el entorno político de esos tiempos, y el activismo juvenil. Falta la
116 | Susana Kaiser
última página del manuscrito que una culpable Elena ha arrancado y final‑
mente entrega a Natalia confesándole que fue ella quien delató el escon‑
dite de Martín.
Al enfocarse en dos hermanas muy distintas, la película nos presenta
un mosaico de la sociedad argentina durante el terror y muestra cómo, a
pesar del amor y vínculos familiares sólidos, y mediante miedos, silencios,
mentiras, desconfianzas, complicidades y traiciones, la represión invadió
las esferas privadas y afectó todo tipo de relaciones. Al mostrar cómo las
hermanas fueron afectadas por el terror, el filme explora cómo la sociedad
en general fue devastada. Tomando a la familia como metáfora, se exploran
silencios sociales, el legado de los miedos, y la vulnerabilidad de una
sociedad quebrada por el terror y la represión. Como afirma Solomonoff:
“No planteé una lucha entre una hermana buena y otra mala; va más allá:
se jodieron todos” (en Respighi, 2005).
Ideológicamente, hay grandes diferencias entre las hermanas. Elena
y su marido representan a esos sectores de la sociedad que apoyaron la
dictadura, o al menos la toleraron y adoptaron su discurso, y se lo han
transmitido a su hijo que creció durante el terror. El niño dice cosas
tales como: “mi abuelo era comunista y estuvo en Cuba pero eso no se lo
tenemos que decir a nadie”. Ese comentario refleja el miedo que sus padres
quienes conscientes del nivel de la represión, entrenaban a su hijo para que
no los comprometiera – comparable con las instrucciones a los niños de
Kamchatka. En otra ocasión, furioso porque su tía quema el popcorn que
está preparando, le dice: “Vas a quemar mi casa, andáte. Ya sabía que eras
una terrorista y una Montonera”. Aquí hay una asimilación del discurso de
que todos los activistas eran terroristas y que, aparentemente, es lo que sus
padres piensan de la tía que se exilió. Podemos comparar este comentario
con el de las compañeras de colegio de Sofía en Cautiva, memorias que se
transmiten intergeneracionalmente, niños y adolescentes repitiendo lo que
escuchan en sus casas.
La culpa que siente Elena y la angustia que le produce son evidentes en su
malhumor, pesadillas, e irritabilidad. Natalia le trajo de vuelta un ayer que
intentó olvidar. Elena está borrando memorias. Natalia quiere recordar y
buscar la verdad. Este descubrir la verdad es el primer paso hacia la justicia.
Se plantean las razones y los niveles de traición. Natalia llega a preguntarse
si no habrá sido su padre el que delató a Martín, de quien era su mentor y
cuyo escondite conocía. El día que su novio desapareció la policía fue a la
casa de Natalia y, como no la encontraron a ella, se llevaron a su padre a la
comisaría. Por eso piensa que quizás lo torturaron y sus sospechas incluyen
la posibilidad de que su padre haya contado lo que sabía.
Escribiendo memorias de la dictadura | 117
Morini, el tío del marido de Elena y director del colegio católico al
cual Martín había asistido, representa la complicidad de las autoridades
civiles y la jerarquía Católica. La novela menciona a alguien del colegio
que colaboraba con los militares. Cuando el padre fue llevado preso,
Morini, que tenía buenas conexiones con la policía, le ofrece ayuda a Elena
asegurándole que si Martín se entrega arrepentido no le sucederá nada.
También le dice que si su padre es acusado de estar implicado en el caso
no será liberado y si lo torturan, es probable que su corazón no resista.
Pretendiendo ser un buen amigo de la familia le exige a una adolescente
aterrada que asuma su responsabilidad por la posible tortura y muerte
de su padre. Una forma de tortura sicológica, una manera sutil de decir:
hablá, delatá o torturaremos y mataremos a tu padre. Cuando Elena le
entrega a su hermana la página le dice: “No quería que supieras nada.
Papá estaba preso y Morini me aseguró que nada le iba a pasar a Martín.
Yo fui la que dijo donde estaba.” El filme plantea una situación que no
fue única. Familiares angustiados a los que un pariente, amigo o conocido
de confianza les sacó información para entregársela a los represores. Basta
recordar a Graselli, capellán de la armada, quien recibía a los familiares de
desaparecidos y utilizaba la información que le daban para actualizar su
“archivo” que incluía listas donde marcaba con una cruz los que ya estaban
confirmados como muertos.
Hermanas trata sobre los años de plomo y la acción transcurre en
1984, al comienzo del gobierno democrático. Pero el filme fue producido
en 2004. El momento para discutir más a fondo ciertos temas tardó
dos décadas en llegar. Hay una distancia que permite explorar nuevas
perspectivas por una cineasta que era una niña durante la dictadura y una
adolescente en la época en que transcurre el filme. Según Solomonoff,
el filme pregunta “qué les pasó a los que intentaron continuar con sus
vidas como si nada en medio del horror” (en Tessa, 2005). Para ella, no
se trata de hablar de la dictadura sino de romper pactos de silencio y
hablar sobre donde están hoy las personas que fueron instrumentales en
generar traición y muerte (en Garcia, 2004). Dice que escribió el guión en
respuesta a las preguntas: ¿Qué me hubiera pasado a mí si hubiera nacido
diez años antes? ¿Estaría desaparecida o exiliada? ¿Cómo manejaría el
peso de ser una sobreviviente? Según sus palabras: “Hermanas no es un
filme sobre los militares sino sobre los civiles, y sobre las conspiraciones
de silencios que nos convierten en víctimas y cómplices” (Hermanas DVD,
Notas de la directora). Su filme efectivamente cuestiona el papel jugado
por la sociedad civil, y sugiere que hay un examen de conciencia, todavía
pendiente, en que cada argentino que vivió esa época debería plantearse
118 | Susana Kaiser
con honestidad qué hizo y qué no hizo, y porqué actuó de esa manera. Al
tratar temas de los que se habla muy poco Hermanas contribuye a alentar
debates sobre la complicidad civil.
CRONICA DE UNA FUGA (2006) – El horror del “Chupadero”
Crónica de una fuga está dirigida por Israel Adrián Caetano, un reconocido
director del llamado “nuevo cine argentino” que nació en Uruguay y se
fue a vivir a la Argentina siendo adolescente. Está basada en el libro de
Claudio Tamburrini, Pase libre: la fuga de la Mansión Seré, donde describe
las experiencias que vivió como desaparecido hasta que consiguió escaparse
junto con otros tres prisioneros del centro clandestino donde estaban
secuestrados. Comienza con el secuestro de Claudio, estudiante de filosofía
y arquero de fútbol del club Almagro, quien fue delatado por un conocido.
El filme muestra cómo un grupo de tareas lo “chupa” (secuestrar en la jerga
de la represión) y narra los 120 días que pasó desaparecido hasta su fuga el
24 de marzo de 1978, fecha del segundo aniversario del golpe militar. La
mayor parte del filme transcurre dentro de la Mansión Seré, originalmente
la residencia de una familia de la aristocracia que la Fuerza Aérea utilizó
como centro de tortura o “chupadero” de la dictadura (lugar donde se tenía
a los “chupados”).
Caetano tiene un estilo para representar el horror que evita saturar la
pantalla con representaciones gráficas de violencia que puedan espantar
al público. Nunca vemos una picana eléctrica y solo la cara del torturador
cuando la aplica. Hay una sola escena explícita de tortura – el “submarino”
(hundir al prisionero bajo agua hasta casi ahogarlo). También hay un simula‑
cro de ejecución y se muestra el brutal tratamiento diario, una combinación
de golpes e insultos cuando los prisioneros son alimentados o llevados de
una habitación a la otra. Caetano dice que no quiere mostrar ciertas cosas y
que no tiene sentido mostrar solamente el horror (en Blejman, 2006). Según
él, el tratamiento de este tema en el cine de los ochenta se basó en mostrar
tortura y más tortura, lo que resultó en filmes donde los torturadores son
más importantes que sus víctimas (en Kairuz, 2006).
El director se las ingenia para colocar al espectador en el lugar del
prisionero. Desde diferentes ángulos, vemos fragmentos de los torturadores,
lo que verían los prisioneros si no tuvieran los ojos vendados – por ejemplo,
estando tirado en el piso con una bota que le patea brutalmente la cabeza. En
vez de mirar escenas de tortura, vemos a los torturadores desde la mirada de
la víctima. La cámara los enfoca y muestra en detalle sus apariencias físicas,
su sadismo, cómo hablan y se mueven, cómo interactúan entre ellos, y las
rutinas y procedimientos dentro del centro de tortura. Los espectadores,
Escribiendo memorias de la dictadura | 119
al igual que los prisioneros en la Mansión Seré, no tenemos ni idea de lo
que va a suceder al minuto siguiente. Empapados de miedo, sentimos el
terror de la incertidumbre. En base al conocimiento sobre la represión
que hemos adquirido a través de los años nos podemos imaginar lo que
les pasa, que las horribles marcas de tortura en sus cuerpos (moretones,
piel quemada) nos confirman. Estamos invitados a llenar los espacios en
blanco, dependiendo de lo que sabemos sobre lo sucedido. Las marcas en
los cuerpos de los prisioneros son como las que dejó la dictadura: evidentes.
Y en esas evidencias documentadas se fundan las causas judiciales.
Crónica se anima a tratar el tema de la delación. La primera secuencia es
un prisionero marcándole la casa de Claudio a la patota que lo tiene secues‑
trado. Bajo tortura, los prisioneros han “cantado” nombres para ganar
tiempo y permitir que militantes asociados con ellos escaparan, porque
pensaban que dar información postergaría el momento en que serían elimi‑
nados, o porque no sabían nada y esperaban que un nombre o una direc‑
ción les permitiría seguir viviendo. El filme expone los efectos destructivos
de la tortura. No se trata de traiciones sino de negociaciones para sobre‑
vivir que quienes no hemos sufrido esas atrocidades tenemos poco dere‑
cho a juzgar. El filme no juzga sino que muestra lo que pasó ahí adentro.
Como nota Schwarzböck (2007: 27, 31), hay una suspensión del heroísmo
y de la villanía. En el infierno del chupadero los prisioneros están obliga‑
dos a compartir situaciones inhumanas con los que los delataron, a descon‑
fiar el uno del otro.
Una “quebrada/o” es una persona que se quiebra bajo tortura, habla,
y suele colaborar con sus verdugos. No solo hubo prisioneros quebrados.
Podemos hablar de una sociedad quebrada, algo que quizás muchos pre‑
fieran no enfrentar y olvidar. Pero no es fácil borrar esas manipulaciones
perversas del terror y la represión, incluyendo sus efectos a largo plazo.
Podemos mirar a la sociedad como la “zona gris” de los campos Nazis que
describiera Primo Levi (2004: 83­‑85), una zona de privilegio y diferentes
niveles de colaboración, un espacio de ambigüedad. Al analizar la estruc‑
tura y el funcionamiento del terrorismo de Estado quizás podamos identifi‑
car, como lo hiciera Levi, las líneas borrosas entre “nosotros” (los buenos) y
“ellos” (los malos) para poder entender mejor que pasó y por qué pasó. Pode‑
mos ver en el filme un llamado a reflexionar sobre nuestras quebraduras.
El filme también muestra que en los infiernos más profundos florecen la
compasión y la solidaridad. Es difícil no sentir empatía con el comportamiento
de cada uno de los prisioneros. Compartiendo sus miserias y angustias, se
dan ánimos, se ayudan a comer, cuidan a los que están enloqueciendo, y
se contienen el uno a otro para evitar más castigos. La fuga es el ejemplo
120 | Susana Kaiser
máximo de solidaridad, ya que son dos los prisioneros que la planean y
dirigen pero se aseguran de llevar a los otros dos que estaban aterrorizados,
derrotados, y no se animaban a escapar. Caetano dice que según el libro de
Tamburrini “había una suerte de acostumbramiento en los prisioneros que
es quizá una metáfora de lo que le ocurrió a la sociedad en ese momento”
(en Schwarzböck, 2007: 80). Algo para considerar al analizar cómo actuó
la gente. Una vez afuera, corriendo desnudos en medio de una noche de
lluvia torrencial, una mujer se arriesga a responder al golpe en su puerta
y, sin hacer preguntas, le da a uno de los fugitivos algunas ropas y dinero
para que se tome un taxi – un desafío al acostumbramiento que menciona
Caetano y un riesgoso acto que ayudó a la fuga, comparable a las llaves
solidarias mencionadas al discutir Kamchatka.
Caetano comenta que se trata de una “fuga triste” porque “no se fugan
para vivir en libertad. Afuera no los esperan ni aplauso ni gloria” (en
Schwarzböck, 2007: 77). Al cierre del filme se dan algunos datos sobre los
que escaparon, adónde se fueron, dónde viven, qué hacen. También se dice
que tres de ellos testificaron en el juicio a las juntas militares. Nos recuerdan
que su fuga significó sobrevivir, convertirse en testigo, y contribuir al escla‑
recimiento de la verdad y la posibilidad de justicia. En cuanto a la contribu‑
ción de Crónica en escribir memorias de la dictadura, Claudio Tamburrini
piensa que el cine debe reflejar toda la información que ya se ha obtenido
por los juicios y testimonios de sobrevivientes:
Si hoy se siguieran haciendo películas donde sólo se relata ese conflicto principal
– acá están los malos, los torturadores; y acá están los buenos, las víctimas –, sería
un ejercicio inútil, una utilización poco provechosa de un medio tan fuerte como
el cine. Sería una memoria inercial, no activa; no recuperadora, ni generadora de
debate”. (en Kairuz, 2006)
Crónica es un ejemplo de un cine que contribuye a una memoria “ejem‑
plar” aportando nuevos elementos para generar reflexión y debate sobre
cómo recordamos esa época y cómo usamos esas memorias.
5. ¿Que viene ahora?
Si pensamos cómo el cine argentino ha reconstruido y transmitido las
memorias de la dictadura, podemos afirmar que las películas de ficción
han ubicado en la esfera pública varias temáticas sobre los años del terror.
En particular, ciertas producciones recientes han sido claves en incorporar
nuevos temas y nuevas perspectivas para temas ya tratados. Y parecería que
continúa el interés por mirar a la dictadura a través del cine. A pesar de que
Escribiendo memorias de la dictadura | 121
muchos fomentan la idea de que ya hemos tenido demasiado de ese pasado
y que todo lo que tenía que decirse ya está dicho, muchos cineastas quie‑
ren reconstruir esa historia de acuerdo a sus visiones sobre la misma. Esto
es evidente en una generación de jóvenes realizadores que están represen‑
tando al pasado desde la perspectiva de su mirada generacional. Estamos
empezando a ver la dictadura por aquellos que la recuerdan como niños o
a quienes se la han contado sus mayores, maestros, y los medios.
Específicamente en el cine de ficción, quedan muchos temas por tocar o
que necesitan verse con nuevos puntos de vista: las múltiples facetas de la
complicidad e indiferencia de los civiles; los efectos a largo plazo del terror;
las experiencias de los que sobrevivieron tortura y desaparición; cómo las
familias de activistas fueron afectadas; cómo el terror moldeó y alteró lo coti‑
diano; cuáles fueron las vivencias de las “personas comunes” y de los que
todavía dicen “los militares no me hicieron nada”; cómo la gente procesó
ser testigo del horror, como reaccionaron los que presenciaron el secues‑
tro de alguien en la vía pública; las memorias de los vecinos de los centros
clandestinos de tortura, la mayoría de los cuales funcionaban en zonas den‑
samente populadas (el caso de la vecina solidaria en Crónica de una fuga);
las experiencias de los militantes de la clase obrera, de donde proviene el
porcentaje más alto de desaparecidos; detalles sobre los empresarios que
se beneficiaron por las políticas económicas de la dictadura; debates críti‑
cos sobre activismo y lucha armada. No se ha dicho todo sobre este pasado.
Hay miles de historias que esperan ser escuchadas y contadas. Siempre sur‑
gen formas distintas para pensar y representar la dictadura, nuevos enfoques
para decir algo sobre un evento histórico de tal magnitud. Basta mencio‑
nar las docenas de películas sobre el Holocausto y la Guerra de Vietnam.
Además de analizar producción y texto, necesitamos investigar distribu‑
ción y recepción. Entradas vendidas, cantidad de espectadores, y opiniones
de los críticos no miden la circulación real de estos filmes, la vida e itinerarios
de los mismos. Las salas cinematográficas no son los únicos espacios para
verlos. Están los festivales, la televisión, las escuelas, el alquiler y venta de
DVD, la bajada de películas de la red. Sabemos poco sobre quienes quieren
ver películas sobre la dictadura.22 Y el gran interrogante es cómo las audien‑
cias interpretan y son afectadas por esas imágenes. Este es un terreno poco
investigado y las preguntas iniciales para un nuevo estudio deberían con‑
siderar: a quiénes le hablan estos filmes, quién los mira, las conversaciones
Quien quiere ver películas sobre la dictadura? es un video que sigue a la actriz de Garage Olimpo,
Antonella Costa, investigando el interés en los filmes con esta temática. Pasó una tarde en las
puertas de varios ex­‑centros clandestinos de detención de Buenos Aires entrevistando a la gente
que pasaba por ahí (García, 2005).
22
122 | Susana Kaiser
que generan, cómo los espectadores interpretan y dan significado a los tex‑
tos cinematográficos, lo que enseñan. El conocimiento sobre la recepción
y el uso de los filmes es esencial para poder evaluar el papel que juegan en
el proceso de transmisión y [re]construcción de memorias.
Diana Kordon (2007), quien ha estado trabajando por más de tres déca‑
das en los efectos sicológicos de la represión política, afirma que la memo‑
ria de la dictadura es muy insistente y que esta insistencia demuestra que el
impacto de la dictadura todavía está presente y que hay marcas profundas
en varios aspectos de la vida social cotidiana. Mientras esas memorias sigan
insistiendo, tiene sentido pensar que el cine nos traerá nuevas representa‑
ciones del pasado. Los cineastas que insisten en documentar ese período
histórico y sus secuelas moldearán lo que vendrá en recreaciones ficciona‑
les del terror y nos entregarán nuevas páginas del libro de texto sobre la
dictadura.
Referencias bibliográficas
Aguilar, Gonzalo (2006), Otros mundos: un ensayo sobre el nuevo cine argentino. Buenos
Aires: Santiago Arcos Editor.
Arditti, Rita (1999), Searching for Life. Berkeley: University of California Press.
Arendt, Hannah (2004), “From Eichman in Jerusalem: A Report on the Banality of
Evil”, en Nancy Scheper­‑Hughes; Philippe Bourgois (coords.), Violence in War and
Peace. Oxford: Blackwell, 91­‑100 [11963].
Baumeister, Roy F.; Stephen Hastings (1997), “Distortions of Collective Memory: How
Groups Flatter and Deceive Themselves”, en James W. Pennebaker et al. (coords.),
Collective Memory of Political Events; Social Psychological Perspectives. New Jersey:
Lawrence Erlbaum Associates, 277­‑293.
Bellon, Emilio A. (2005), “Cautiva propone una mirada profunda sobre el doloroso
pasado”, Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12­
‑1044­‑2005­‑11­‑21.html; accedido en 10/1/07).
Blejman, Mariano (2006), “Crónica de una fuga, ahora selección oficial de Cannes”,
Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/5­‑2410­
‑2006­‑04­‑28.html; accedido en 28/04/09).
Calveiro, Pilar (1998), Poder y desaparición. Buenos Aires: Colihue.
Depetris Chauvin, Irene (2006), “Los chicos crecen. La generación de los hijos y el cine
de la postdictadura”, en Cecilia Macón (coord.), Trabajos de la memoria: arte y ciudad
en la postdictadura argentina. Buenos Aires: Ladosur, 99­‑118.
Fentress, James; Chris Wickham (1992), Social Memory. Oxford: Blackwell.
Ferro, Marc; Jean Planchais (1997), Les Médias et L’histoire; Le poids du passé dans le
chaos de l’actualité. Paris: CFPJ.
Escribiendo memorias de la dictadura | 123
García, Eugenia (2004), “Entrevista con Julia Solomonoff, que filma su primer largo‑
metraje”, Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6­‑36623­‑2004­
‑06­‑13.html; accedido en 13/07/09).
García, Lorena (2005) “Confesiones de la memoria”, La Nación (http://www.lanacion.
com.ar/741004; accedido en 23/09/09).
Getino, Octavio (2005), Cine Argentina: entre lo posible y lo deseable. Buenos Aires:
Ediciones CICCUS.
Gorodischer, Julián (2005), “Una militante de H.I.J.O.S. y la protagonista del film
conversan sobre Cautiva”, Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/suple‑
mentos/espectaculos/5­‑772­‑2005­‑10­‑20.html; accedido en 20/10/09).
Habermas, Jürgen; Adam Michnik (1994), “Overcoming the Past”, New Left Review,
203, 3­‑16.
Halbwachs, Maurice (1992), On Collective Memory. Trad. e coord. Lewis A. Coser.
Chicago: The University of Chicago Press.
Hansen, Miriam Bratu (2000), “Schindler’s List Is Not Shoah: The Second ­Commandment,
Popular Modernism, and Public Memory”, en Marcia Landy (coord.), The ­Historical
Film; History and Memory in Media. New Brunswick, NJ: Rutgers UP, 201­‑217.
Huyssen, Andreas (1995), Twilight Memories; Marking Time in a Culture of Amnesia.
New York: Routledge.
Igartúa, Juanjo; Darío Páez (1997), “Art and Remembering Traumatic Collective Events:
The Case of the Spanish Civil War”, en James W. Pennebaker et al. (coords.),
­Collective Memory of Political Events; Social Psychological Perspectives. New Jersey:
Lawrence Erlbaum Associates, 79­‑101.
Jakubowicz, Eduardo; Laura Radetich (2006), La historia argentina a través del cine: las
“visiones del pasado” (1933­‑2003). Buenos Aires: La Crujía.
Kaiser, Susana (2005), Postmemories of Terror: A New Generation Copes with the Legacy
of the “Dirty War”. New York: Palgrave Macmillan.
Kaiser, Susana (2007), “Postmemories in Images”. Paper presentado en la conferencia
de Latin American Studies Association (LASA). Montreal, Canada, 5­‑8 de septiembre.
Kaiser, Susana (2008), “Memory Shots: The Camera as Historian in Post­‑Dictatorship
Argentina”. Paper presentado en la conferencia “Narratives of Violence and
Reconciliation in Contemporary Latin America”. University of Oregon, Eugene. 31
de enero – 2 de febrero.
Kairuz, Mariano (2006), “Adrian Caetano revisita los ’70”, Página 12 (http://www.
pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9­‑2940­‑2006­‑04­‑16.html; accedido en
16/4/09).
Kollman, Raúl (2000), “Los querían blanquitos y recién nacidos”, Página 1 (http://www.
ser2000.org/protect/Archivo/d000e702.htm; accedido en 9/01/10).
Kordon, Diana (2007), Presentácion en el panel “Memoria y Espacios Sociales,” Centro
Cultural de la Cooperación, Buenos Aires, 26 de septiembre.
124 | Susana Kaiser
Koza, Roger Alan (2004), Con los ojos abiertos: crítica cinematográfica de algunas películas
recientes. Córdoba, Argentina: Editorial Brujas.
Landy, Marcia (coord.) (2000), The Historical Film; History and Memory in Media. New
Brunswick, NJ: Rutgers UP.
Levi, Primo (2004), “The Gray Zone”, en Nancy Scheper­‑Hughes; Philippe Bourgois
(coords.), Violence in War and Peace. Oxford: Blackwell, 91­‑100.
López, Marcela; Alejandra Rodriguez (2009), Un país de película: la historia argentina
que el cine nos contó. Buenos Aires: Del Nuevo Extremo.
Loshitsky, Yosefa (1999), “Fantastic Realism; Schindler's List as Docudrama”, en Alan
Rosenthal (coord.), Why Docudrama? Fact Fiction on Film and TV. Carbondale:
Southern Illinois UP, 357­‑369.
Manzano, Valeria (2009), “Garage Olimpo o cómo proyectar el pasado sobre el presente
(y viceversa)”, en Claudia Feld; Jessica Stites Mor (coords.), El pasado que miramos:
memoria e imagen ante la historia reciente. Buenos Aires: Paidós, 151­‑180.
Molas y Molas, María; Mariano Bersotti (2006), “Los hechos”, en Maria Paulinelli
(coord.), Cine y Dictadura. Córdoba, Argentina: Comunicarte editorial, 21­‑46.
Pavlovsky, Eduardo (1999),“Sobre la complicidad civil con el terrorismo de Estado”,
Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/1999/suple/psico/99­‑06/99­‑06­‑24/psico01.
htm; accedido en 24/06/09).
Ranalletti, Mario (1999), “La construcción del relato de la historia argentina en el cine,
1983­‑1989”, Film­‑Historia, IX(1), 3­‑15.
Respighi, Emanuel (2005), “Reportaje a la realizadora Julia Solomonoff a propóstio
de “Hermanas”, su opera prima recientemente estrenada”, Página 12 (http://www.
pagina12.com.ar/diario/espectaculos/6­‑50463­‑2005­‑05­‑02.html; accedido en
02/05/09).
Rosenthal, Alan (coord.) (1999), Why Docudrama? Fact Fiction on Film and TV.
­Carbondale: Southern Illinois University Press.
Rosentone, Robert (2000), “The Historical Film: Looking at the Past in a Postliterate
Age”, en Marcia Landy (coord.), The Historical Film; History and Memory in Media.
New Brunswick, NJ: Rutgers University Press, 201­‑217.
Sartora, Josefina; Silvina Rival (2007), Imágenes de lo real: la representación de lo político
en el documental argentino. Buenos Aires: Libraria.
Schwarzböck, Silvia (2007), Estudio crítico sobre Crónica de una fuga. Buenos Aires:
Picnic editorial.
Soto, Moira (2006), “La caída del muro”, Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/
diario/suplementos/las12/13­‑2572­‑2006­‑03­‑29.html; accedido en 24/03/10).
Sturken, Marita (1997), Tangled Memories; The Vietnam War, the AIDS Epidemic, and
the Politics of Remembering. Berkeley: University of California Press.
Tal, Tzvi (2005), “Alegorías de memoria y olvido en películas de iniciación: Machuca y
Kamchatka”, Aisthesis: Revista chilena de investigaciones estéticas, 38, 134­‑149.
Escribiendo memorias de la dictadura | 125
Tessa, Sonia (2005), “Julia elige Rosario”, Página 12 (http://www.pagina12.com.ar/
diario/suplementos/las12/13­‑2076­‑2005­‑07­‑20.html; accedido en 15/07/09).
Todorov, Tzvetan (1995), Les abus de la mémoire. Paris: Arléa.
Varea, Fernando G. (2006), El cine argentino durante la dictadura militar 1976­‑1983.
Rosario: Editorial Municipal de Rosario.
Verbitsky, Horacio (1997), “Militares, Civiles y el Miedo”, en Juan Gelman; Mara La
Madrid (coords.), Ni el flaco perdón de Dios; Hijos de desaparecido. Buenos Aires:
Planeta, 124­‑135.
Verzero, Lorena (2009), “Estrategias para crear el mundo: la década del setenta en
el cine documental de los dos mil”, en Claudia Feld; Jessica Stites Mor (coords.),
El pasado que miramos: memoria e imagen ante la historia reciente. Buenos Aires:
Paidós, 181­‑217.
Filmografia
Cautiva, Gastón Biraben, 2003.
Crónica de una fuga, Israel Adrián Caetano, 2006.
Hermanas, Julia Solomonoff, 2004.
Kamchatka, Marcelo Piñeyro, 2002.
Copyright of Revista Crítica de Ciências Sociais is the property of Centro de Estudos Sociais and its content
may not be copied or emailed to multiple sites or posted to a listserv without the copyright holder's express
written permission. However, users may print, download, or email articles for individual use.
Fly UP