...

esto no se acaba

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

esto no se acaba
ESTO NO SE ACABA
José Ángel Prieto Giménez
Los más pesimistas hace años que vienen
dando la “murga” con eso de “que se acaba
el mundo”, que cada día hay más personas
mayores, que no cobraremos la pensión, que
los viajes del IMSERSO no llegarán cuando
nos jubilemos, etc...
Pero si nos acercamos a algunas de nuestras
plazas (invito a la gente a acercarse alguna
tarde a la Plaza de los Fueros, a la Plaza de
Esmaltería o a la nueva Plaza de La Lanera) veremos cuántos críos y crías revolotean por ella.
También es verdad y de agradecer al Ayuntamiento que instale columpios y demás elementos
para el disfrute de nuestros más pequeños, y no
es de agradecer a aquéllos –ya no tan críos–
que se ocupan de romperlos, pintarlos, etc...
Ir a cualquiera de los patios de los colegios
de Errenteria y veréis cómo esto no se acaba.
Para muestra un botón, las tamborradas
infantiles. Si algo caracteriza nuestras fiestas es
la profusión de tamborradas, los sones del tambor y del barril recorriendo nuestras calles.
Estas tamborradas de mayores deben tener
su continuidad y en Errenteria seguro que la tie-
nen, gracias a personas como Alberto Eceiza
o Josetxo Ule, este último alma mater del tamborrerismo errenteriano.
Si hay algún barrio que por su orografía se
vuelve difícil para desfilar, ése es Alaberga;
pero ¿qué va a poder con un crío? Y por ello,
desfilaron en junio desde la muga con Galtzaraborda hasta la plaza situada en la nueva
rotonda cerca de la esquina de Quiroga (por
cierto, seguro que a nuestros más pequeños,
eso de “Quiroga” les sonará dentro de unos
años a chino).
Ahí estaba Josetxo, con sus ayudantes,
dejándose la garganta para que todo saliera bien, después de ensayos y ensayos en la
Plaza de Arditurri, y los niños y niñas desfilando pendientes del director y aporreando
sus tambores y barriles, flanqueados por el
abanderado y las cantineras, así como por
los hacheros. Por todo ello gracias a todos
los que hacen posible que año tras año
estas tradiciones no se pierdan, y así los
pesimistas dejen de serlo, porque esto no se
acaba.
Fly UP