...

informe del grupo de trabajo de investigación sobre el llamado

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

informe del grupo de trabajo de investigación sobre el llamado
INFORME DEL GRUPO
DE TRABAJO
DE INVESTIGACIÓN
SOBRE EL LLAMADO
SÍNDROME DE
ALIENACIÓN PARENTAL
INFORME APROBADO POR EL OBSERVATORIO ESTATAL DE VIOLENCIA
SOBRE LA MUJER EN SU REUNIÓN DEL 13 DE JULIO DE 2010
©Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad
CENTRO DE PUBLICACIONES
Pº del Prado, nº 18 - 28014 – MADRID
NIPO: 860-11-109-5
Correo electrónico: [email protected]
http://www.060.es
Integrantes del Grupo de Investigación:
Antonio Escudero. Psiquiatra
Dolores González. Abogada
Rosa Méndez. Agente de Igualdad, Licenciada en Filología
Hebrea
Covadonga Naredo. Psicóloga
Eva Pleguezuelos. Abogada
Sonia Vaccaro. Psicóloga
Coordinación:
Ana María Pérez del Campo. Diplomada en Derecho de Familia
A la memoria de Olga Pleguezuelos, cuyo brutal asesinato irrumpió en nuestras
vidas cuando este trabajo comenzaba a gestarse. Víctima de una violencia
ignominiosa contra la que luchamos, el recuerdo de Olga ha sido un acicate en esta
investigación, y seguirá siéndolo en el futuro.
1
PRESENTACIÓN Y JUSTIFICACIÓN
Esta Comisión ha sido constituida por acuerdo del Observatorio Estatal de
Violencia sobre la Mujer del Ministerio de Igualdad y ha trabajado desde julio
del 2009 a abril del 2010. El grupo constituido se ha denominado GINSAP
(Grupo de Investigación del Síndrome de Alienación Parental).
Cuando, allá por los años 85 del siglo pasado, el médico
estadounidense Dr. Richard Gardner ideó una herramienta para defender a sus
clientes de la acusación de atentados y agresiones como padres justiciables en
litigios familiares ante los tribunales de justicia, se valió de las habilidades
adquiridas en la práctica de la medicina forense para construir un instrumento de
gran efectividad combativa, al que denominó Síndrome de Alienación Parental.
Este artilugio, montado mediante la aplicación de una estrategia procesalista al
comportamiento litigioso entendido como psicopatológico bajo las siglas de
"SAP", se asoció a principios generales tan sorprendentes como el afirmar que
la pedofilia no debía entrañar un motivo especial de alarma social porque --a
juicio del constructor de la extravagante especie-- la inclinación pedófila no era
sino una orientación espontánea de la naturaleza humana, es decir, una
tendencia inherente a nuestra especificidad biológica.
Durante muchos años y con una muchedumbre de libros que se editaba él
mismo porque las firmas editoriales se negaban a su publicación, además de la
propia producción de artículos, ponencias y conferencias de los que el Dr.
Gardner pretendía valerse para divulgar su innovador diagnóstico, fracasó sin
embargo en su propósito de obtener el reconocimiento del SAP por parte de los
organismos oficiales médicos y de la salud, tanto de los Estados Unidos como
de ámbito internacional; un objetivo nunca alcanzado hasta el día de hoy, ni
durante la existencia del interesado a la que él mismo puso fin en 2003, ni tras
su muerte, por los continuadores de su escuela.
3
Este fracaso de la teoría SAP como pretensión científica se debió a la
incapacidad del Dr. Gardner para diagnosticar la enfermedad o trastorno
psíquico del "síndrome" por él descrito; pues era --y es-- obvio que sin una
previa concatenación etiológica desencadenante del morbo originante no
puede constituirse sintomatología alguna significativa del mal. Esta pretensión
de Gardner de conjuntar bajo un signo psicológico predeterminado, actos y
actitudes producidos por la parte litigante en el proceso judicial sin la previa
definición del trastorno psicológico que los produjese, entrañaba en sus propios
fundamentos médicos un error científico insalvable, que es lo que impidió la
aceptación de su hipotético síndrome por los Organismos oficiales de la
Medicina internacional.
Ello no obstante, a partir del 2000 aparece en España el propósito de
reivindicar la figura y las ideas del extinto Gardner, hallando en su anticientífico
invento una cantera a cielo abierto para boicotear el desarrollo de nuestro
Ordenamiento en materia de Familia, especialmente a partir de la normativa
abierta por leyes orgánicas como la Integral contra la Violencia de género y la
de Igualdad efectiva.
Ahora bien, para salir del atasco en que Gardner se encontró por su falta de
cientificidad al tratar del SAP como si fuese una enfermedad y no un
"síndrome" arbitrario de indicios insignificantes, y queriendo precaverse
contra el desprestigio que la firma SAP arrastra en el terreno científico
internacional, estos introductores de su metodología en España, decidieron
aparentar su desvinculación de la formulación original de Gardner,
mediante una doble estratagema: en primer lugar cambiando el rótulo de la
sintomatología, al substituir el término, demasiado rotundo y comprometido, de
"alienación" (= ajenización, apartamiento, desconexión...) por otro mucho más
flexible y polivalente, como el de "interferencias" parentales (se puede
interferir y mediatizar sin necesidad de enajenar al sujeto de la relación),
"impedimento de contacto", "madre maliciosa", etc.); y en segundo lugar
rebajando el necesario condicionamiento mórbido del síndrome, al reducirlo a
meros signos conductuales bajo la fórmula en concreto de “no es un
problema clínico, sino relacional” 1
Esta acomodación oportunista de la versión española del SAP ha abierto
la puerta a que los seguidores de la escuela Gardner en España, pretendan
que pueden "diagnosticar" el Síndrome, cuando lo que en realidad hacen es
"describir" un conjunto signos plurívocos, es decir, que no responden a una
1
Puede verse en Francisco Serrano Castro, Un divorcio sin traumas, Almuzara, 2009, p.206.
4
etiología común y por tanto a una enfermedad definida que los cause. Pero al
final se trata de un burdo camuflaje, pues cotejando los textos publicados por
estos seguidores españoles de la escuela con los originales de Gardner,
fácilmente se descubre que no aportan una sola idea original; sus trazados del
llamado síndrome, aunque con nombre retocado y exonerados del
condicionamiento psicopatológico, son meros cuadros clonados del patrón
original americano.
Ello no obstante el inconsistente planteamiento ha logrado introducirse en
la práctica forense de los Juzgados de Familia, Penales y de Violencia de
Género y está causando verdaderos estragos en el tratamiento de los
conflictos de separación y divorcio en la sociedad española al haber
proliferado la alusión al producto SAP en las sentencias de las diferentes
instancias jurisdiccionales, llevando camino de su generalización.
Ante este panorama, un equipo de expertos y profesionales en el campo
de la incidencia del SAP, han realizado en este volumen el esfuerzo de atender
con la mayor entrega la petición del Observatorio Estatal de Violencia sobre la
Mujer, con el fin de desbrozar el intrincado constructo pseudocientífico que
tanta repercusión está teniendo en la vida social del país, y que quede
definitivamente clarificada esta materia, tanto por lo que concierne a los
profesionales que se ocupan de ella como para el conocimiento público en
general.
El Informe se ha elaborado distinguiendo en los consiguientes apartados
los campos específicos de la ciencia Psiquiátrica y su Disciplina anexa de la
Psicología clínica, que son aquellos en los que principal y mayoritariamente
incide el discutido "Síndrome", y que por tanto absorben el mayor porcentaje
en la paginación del volumen (estudio realizado por el Psiquiatra ANTONIO
ESCUDERO, que ha asumido los aspectos puntualmente psicológicos del
Síndrome en colaboración con la Psicóloga SONIA VACCARO), y que por su
derivación a otros aspectos complementarios, ha parecido conveniente
ampliar en la sección que le sigue (bajo la exposición de la Psicóloga
COVADONGA NAREDO).
Pero también en su inevitable repercusión en el plano jurídico
(desarrollado por las Abogadas DOLORES González y EVA Pleguezelos), y
en el social (a cargo de la Agente de Igualdad y Licenciada en filología Hebrea,
ROSA MÉNDEZ), aspectos ambos, de inevitable incidencia en la contienda
entre personas vinculadas por su relación conyugal y convivencial de
afectividad equivalentes, dada la profunda y extendida crisis que estas
llamadas relaciones de pareja están teniendo al presente en toda la geografía
del Estado. Esta referencia recae directamente, como ya se comprende, sobre
el plano familiar de los hijos comunes de la pareja en discordia, que es el
5
terreno vernáculo del repetido SAP en su condición de instrumento beligerante
contra la lucha de las mujeres por la revalidación de sus intereses y derechos
legítimos en toda sociedad moderna y por tanto, democrática e igualitaria.
Por lo demás, dentro de cada sección o capítulo en los que se distribuye
el texto, sus respectivos autores han expuesto con criterio propio y libertad sin
merma, como era obligado, sus personales conocimientos como expertos en
la materia, siempre sin embargo bajo el patrón común de la mayor objetividad
y responsabilidad en sus exposiciones. El médico Psiquiatra en el desarrollo de
su criterio científico, cada Psicóloga y cada Jurista en las respectivas
exposiciones que les competen, no menos que la informante en el plano de la
Igualdad social, han procurado cohonestar la heterogeneidad de sus
respectivos conocimientos, con el fin de evitar las siempre posibles
discordancias en la apreciación de una materia en que, por su amplitud y su
enorme complejidad, no siempre es fácil substraerse al subjetivismo propio de
quien la contempla con propósitos de sistematización.
No es cuestión de resaltar los claros aciertos que las páginas del texto
exhiben en sus análisis pormenorizados, cuando lo que prepondera en
definitiva en ellos es la ductilidad de entrar de lleno en la ideología o la
mentalidad que tratan de clarificar, dando por tanto campo abierto al debate
verdaderamente experto.
Únicamente con ese criterio y modo de informar, ha sido posible llegar en
el último tramo a la esforzada síntesis que el mismo implica para alcanzar con
el necesario rigor científico y la creatividad especulativa, las
Recomendaciones coherentes que A modo de conclusión figuran como final
del trabajo, con la suficiente solidez para poderse elevar a las Autoridades
de la Administración Pública en respuesta al cometido del Observatorio Estatal de
Violencia sobre la Mujer a que responde el Informe.
La nutrida Bibliografía que cierra las páginas del volumen, no ha eludido
incluir en su elenco selectivo tanto los textos adversos como los
favorables a las tesis que sobre la inconsistencia del fabulado SAP el propio
Informe se ha propuesto dilucidar.
6
2
VALORACION PSIQUIÁTRICA Y
PSICOLÓGICA DEL SAP.
VALORACIÓN CRTICA DESDE LA PSICOLOGÍA Y LA
PSIQUIATRÍA DE LA SUPUESTA OBJETIVACIÓN DE LA
FALSEDAD DE LA MUJER Y LOS NIÑOS QUE DENUNCIAN
SEGÚN EL <<SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL>> O SAP
Este trabajo surge de la necesidad de demostrar los “riesgos” derivados de
la aplicación de las medidas del llamado «Síndrome de Alienación Parental».
Le compete al propio trabajo demostrar a su vez que dicha “necesidad” no
está al servicio de “intereses” de grupos –normalmente identificados en torno
a los términos clave: “mujer”, “género” y “violencia”- contrarios al concepto del
“SAP”. En otras palabras, compete a este trabajo demostrar que no intenta
oponerse a un concepto que, supuestamente ha podido demostrar una
función beneficiosa para menores inmersos –pues a ellos se invoca
habitualmente- en un litigio por su custodia, como necesidad de los intereses
de dichos grupos.
El origen del SAP surgió del presupuesto que cuando un progenitor es
acusado o denunciado por otro progenitor (y por un hijo/a según la capacidad
verbal por su desarrollo evolutivo) de abusos o malos tratos (sin abuso) sobre el
hijo/a, el SAP se propone a sí mismo con capacidad –avalada científicamentepara discriminar si existe falsedad en estas denuncias y su real motivación, y
proponer el cambio de custodia bajo estrictas medidas de control entre el menor
y el progenitor diagnosticado. El riesgo principal deriva de que el SAP
carezca de dicha capacidad de discriminación sobre la veracidad de los
testimonios y actitud de rechazo del menor y, por extensión, del progenitor
que denuncia o muestra ante profesionales posibles indicios de maltrato o
7
abuso. Si esto fuera así, precisamente un maltratador o abusador podría alegar
SAP y el menor serle entregado bajo su custodia por el sistema judicial.
Esto constituye sin duda, conforme determinados servicios con capacidad
de dictaminar informes en relación a la existencia o no (traducidos como
intención de falsear) de violencia o de abusos se adscriban a esta teoría (SAP),
una medida disuasoria para las denuncias de violencia de género (lo cual por
definición suele coincidir cuando la víctima ha decidido iniciar un proceso de
separación del maltratador), pues, si el SAP no cumple esa capacidad de
discriminación que propone, la denuncia puede declararse falsa y los menores
dados en custodia al padre maltratador.
Resulta inexplicable que pese a que el diagnóstico del SAP y el tratamiento
asociado no hayan sido reconocidos por la comunidad científica, se esté
aplicando de forma coactiva desde los juzgados y en su entorno como recursos
sociales, hecho que constituye un motivo de gran preocupación de la sociedad y
de las organizaciones de mujeres en particular que desde hace mucho tiempo
vienen demandando a las Instituciones implicadas en la lucha contra la
violencia de género que se reconozca la situación y condición de víctimas a los
niños, las niñas y adolescentes que cada día soportan y sufren en su hogar la
violencia de género.
Nadie niega que puedan existir disfunciones familiares en las relaciones de
pareja sobre todo en el momento de la ruptura convivencial. Sin embargo, estas
disfunciones, estas desestructuraciones están abordadas y avaladas por el
conocimiento científico.
La ruptura del sistema familiar en el que se ejerce violencia de género
tiene connotaciones muy diferentes a las mencionadas con anterioridad,
como por ejemplo la constante manipulación perversa del violento sobre las
emociones de los menores, a quienes mantiene en una situación de permanente
incertidumbre y ambivalencia. Son estas razones suficientes para que al igual
que una mujer que logra finalmente romper con un maltratador desea
mantenerse alejada de él lo más posible, el/la menor que soporta y presencia
la violencia de su padre, puede al mismo tiempo temer y no desear tener
contacto alguno con este progenitor maltratador.
Aunque realmente el SAP surge en España antes de la promulgación de la
Ley Integral adentrándose ya con anterioridad en el ámbito judicial en los
informes y procesos de familia, tras la aparición de dicha Ley, el constructo del
SAP comienza a cobrar un papel cada vez mas frecuente en las sentencias
con cambios de custodia incluidos. Criticada por múltiples sectores como una
discriminación contra el “hombre”, uno de los argumentos contrarios a la ley, es
que un hombre que es violento con su compañera, puede sin embargo ejercer
como buen padre de los hijos de ambos; sin embargo esta afirmación es
8
contraria a numeroso trabajos de investigación realizados a partir de los años
`80´: «Un perpetrador claramente no está proveyendo una buena parentalidad
cuando él ataca físicamente a la madre del niño» (Calder, 2004)2. Una amplia
revisión de los estudios llevados a cabo hasta 2002 pueden encontrarse en
Mullander, Hague, Iman et Al3. En esta línea, el SAP, creado por Richard
Gardner con una posición que compatibiliza parentalidad y abusos y para
quien: «el niño tiene que ser ayudado a apreciar que en nuestra sociedad
tenemos una actitud exageradamente punitiva y moralista sobre los encuentros
sexuales entre adulto/niño» (p.549, cit. en Vaccaro y Barea, 20094); y el propio
efecto disuasorio que el constructo ejerce sobre las mujeres víctimas de violencia
para denunciar, vendrían a refrendar dicha afirmación.
El Síndrome de Alienación Parental, tanto en su definición, su explicación y
su aplicación, despliega una cadena de argumentos tipo ad hoc con
apariencia, que resuena, científica. La conexión entre los distintos
argumentos no es otra que la habitual que corresponde a los epígrafes de
la descripción de una enfermedad en cualquier texto de medicina: etiología,
mecanismo de acción, sintomatología, “diagnóstico diferencial”, (pruebas),
pronóstico y tratamiento. En demasiadas ocasiones, cuando por algunos
profesionales se alude a su aceptación del “SAP”, no hacen más que
expresar la experiencia común de observar situaciones en las que un hijo es
situado dentro de un sistema familiar en un conflicto de alianzas. El concepto
se ha ampliado a todo rechazo de un hijo hacia uno de los progenitores,
especialmente en una situación de litigio entre padres. La mayoría de estos
profesionales desconocen no obstante los matices que encierra el concepto,
en gran medida, al haberse desarrollado en un entorno prácticamente
estanco a la clínica y al referente de ésta: la diferenciación entre lo normal y lo
patológico en el desarrollo evolutivo del menor. Así, no figura en ningún texto
académico del campo de la formación sanitaria.
Todo lo referente al SAP, como todo lo que tiene que ver con la violencia de
género, sustentada durante siglos por arquetipos incrustados en el núcleo de la
civilización patriarcal, se autodefiende generando mitos (que sólo refuerzan los
arquetipos previos). Desmontar cada mito exige paradójicamente desarrollar
arduas investigaciones, pues los mitos, como muchas historias orales, sólo
requieren replicarse casi taquigráficamente entre quienes son proclives
receptores y futuros replicadores. Los mitos suplantan con la expresión
2
Calder, MC (2004). Parenting and domestic violence. En Calder, MC., Harold, GT. y Howarth E..(Eds). Children living
with domestic violence: towards a framework for assessment and intervention (pp.74-88). Dorset: Russell House
Publishing.
3
Mullander, A, Hague, G., Iman, U., et al (2002). Life with a violent father (cap 8). En Mullander, A, Hague, G., Iman, U., et
al (Eds). Children Perspectives on domestic violence.( pp.178-205). London: SAGE publications.
4
Cita del libro de R. Gardner True and false accusations of child sex abuse publicado en 1992 por su editorial Creative.
Therapeutics, recogida por: Vaccaro, Sonia y Barea, Consuelo (2009). El marco teórico de Richard Gardner, MD. En
Vaccaro, S. y Barea, C.(Eds.). El pretendido síndrome de alienación parental: un instrumento que perpetúa el maltrato y
la violencia (pp.161-179). Barcelona: Desclée de Brouwer.
9
lapidaria al pensamiento auténticamente crítico y riguroso.
Y el mito por excelencia, es la falsedad inherente en la mujer. El
argumento se basaría en que, aprovechando las oportunidades que “les”
ofrece la Ley integral, cualquier mujer (y por el hecho de serlo) con una
“simple” denuncia de malos tratos, puede apropiarse en un litigio de la custodia
de los hijos, la vivienda, parte del sueldo del esposo denunciado, etc., y realizar
de paso, o como primera intención, un grave daño moral sobre un hombre, que
por el hecho de serlo se encuentra en una situación de indefensión legal.
Como mito en expansión, la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral
contra la Violencia de Género (en adelante Ley Integral) se ha considerado,
entre otras cosas, como fuente favorecedora de falsedad en la denuncia. El
uso que se ha realizado de este mito creó un estado de alarma, incluso en la
sede del CGPJ, uno de cuyos grupos de trabajo --según conclusiones de
septiembre de 2009-- mostró que, de un conjunto de 530 sentencias estudiadas,
solamente en un caso se acordaba deducir testimonio para investigación de un
posible delito de denuncia falsa, sin perjuicio de que pudiera deberse a otras
razones5.
Según Schmal y Camps6 las claves de conocimiento que aporta el
concepto género asumido por la Ley integral, son reducidas por el afán
reductor que sobre lo complejo y subjetivo exige «la manifestación del saber
judicial». El sistema judicial opta por un discurso objetivizante que «tiene el
poder de minimizar un problema atravesado de componentes simbólicos,
ideológicos, históricos y políticos».
El «Síndrome de Alienación Parental» de igual forma se alimenta del mito
de la denuncia falsa. Mito que se transforma en afirmación categórica y
finalmente en premisa de partida del propio “síndrome” (es decir, como
proposición ya dada, axiomática): toda mujer que denuncie es falsa por
naturaleza y su testimonio falso.
Según Ruíz Tejedor7: «Como resulta probada, son mayoritariamente
las madres quienes interponen denuncias falsas de maltrato o de abuso
contra sus excónyuges, induciendo a sus hijos» (p. 157). Una cuestión
metodológica a tener en cuenta respecto a la afirmación anterior es que no se
5
Grupo de expertos y expertas en violencia doméstica y de género del CGPJ. (2009). Estudio sobre la aplicación de la
Ley integral contra la violencia de género por las Audiencias Provinciales. Acceso el 10 Noviembre 2009 en:
<http://www.obervatoriocontralaviolenciadomesticaydegenero.es
6
Schmal Cruzat, Nicole e Camps Costa, Pilar. (2008). Repensando la relación entre la ley y la violencia hacia las
mujeres: una aproximación a los discursos de los/las agentes del ámbito judicial en relación a la ley integral de violencia
de género en España. Psicoperspectivas (Valpso., En línea). [online]. vol.7 [Acceso el 10 Noviembre 2009], p.33-58.
Disponible
en:
<http://pepsic.bvs-psi.org.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071869242008000100004&lng=pt&nrm=iso>.
7
Ruíz Tejedor, Mª Paz. (2004). Credibilidad y repercusiones civiles de las acusaciones de maltrato y abuso sexual
infantil. Psicopatología Clínica, Legal y Forense, 4, pp. 155-170.
10
acompaña por ninguna cita o referencia verificable. Incluso atendiendo
textualmente a la cita de esta autora, la referencia a la existencia de un
mayoría de mujeres como falsas denunciantes, dirige la atribución del lector
de las denuncias falsas de maltrato a la figura de la mujer. El carácter
axiomático que hace identificar falsedad con mujer viene dado por la primera
expresión: como resulta probada; y por tanto sin más necesidad de aportar
datos que sustenten lo ya dado por hecho.
La aspiración a objetivar “esta” falsedad, encuentra su paradigma en un
instrumento que permitiría definir toda denuncia (o queja) rechazo a las visitas,
expresada por una madre (o padre) y/o una hija o hijo contra el otro progenitor,
como injustificada por ser falsa. La calificación de falseadores recaería no ya
sólo sobre el progenitor que denuncia, sino sobre el menor también. Pero la
determinación de falsedad se haría ahora por criterios de diagnóstico. Es
decir, la prueba es la calificación de falsedad en el juicio (clínico) que sobre un
progenitor denunciante realice un profesional técnico, especializado en el
diagnóstico de SAP. De igual forma, la materialización de la medida de retirada
y cambio de custodia que acompaña al diagnóstico (y fin último de éste), es
definida como terapéutica, pero a costa de redefinir el propio concepto; ésta
reconversión terminológica oculta ahora lo que la medida sería de no ser
terapéutica (al uso), una medida correctiva.
En España se está siguiendo un patrón similar a lo acontecido en EE.UU,
donde, tras un número creciente de divorcios que conllevan diversos cambios
sociales8, emerge el concepto de custodia compartida, promulgándose en 1979
la primera ley al respecto en el Estado de California. Entre estos cambios, se
encontraban la entrada de la mujer en el mercado laboral, y una progresiva
implicación de algunos padres en la crianza en los primeros años del niño.
Concedida la custodia a la madre en los años iniciales del divorcio por ser
quien habitualmente estaba en casa y se ocupaba de la función materna, la
custodia era cedida casi sistemáticamente a la mujer (no hay que olvidar que
secularmente ha sido la función atribuida a la mujer por el patriarcado). Durante
estos años comienza a surgir el movimiento de derechos del padre varón
separado como reacción al avance en materia de derechos de la mujer. Bajo el
disfraz de defender el poder ejercer una paternidad compartida, estos grupos
difundían nuevos mitos patriarcales como los mencionados con anterioridad, y
entre ellos, comenzaron a plantear conceder la custodia con base al “mejor
interés del menor”, alegando que hasta el momento sólo se miraba por el
interés de la madre. Pero, si no queda claro si hay suficiente base para
refutar dicha teoría, que resuena justa, una nueva mirada nos desvelará que lo
que se dirime sigue siendo qué genero detentará esta función m/paterna antes
8
Kelly, Joan B. (2003). Changing Perspectives on Children's Adjustment Following Divorce: A View from the United
States. Childhood, 10, pp. 237-254
11
que el mejor interés del menor. Cuando se invoca en algún lugar el derecho
paterno a tener al hijo con el único criterio lapidario, de ser un derecho “cuasi
sagrado” ¿qué otro derecho se está haciendo prevalecer que el patriarcal?
En este contexto, en 1985, Richard Gardner, un psiquiatra que realiza
peritaciones en estos litigios, une su trabajo a este movimiento de padres
varones separados, introduciendo su propio mito/teoría, el pretendido Síndrome
de Alienación Parental que mantiene inalterable a lo largo de diversas
publicaciones hasta su muerte en 2003.
A. LA REPRESENTACIÓN DEL SÍNDROME DE ALIENACIÓN
PARENTAL EN LA COMUNIDAD CIENTÍFICA
El SAP ha sido cuestionado
fundamentalmente a varios hechos:
como
concepto
válido
debido
1) El continuo rechazo a ser admitido por los dos grandes sistemas de
clasificación de desórdenes médicos y psicológicos aceptados por la comunidad
científica y por los organismos internacionales oficiales: 1) los Criterios de
Clasificación Internacional de las Enfermedades o CIE-10, y 2) el Manual
Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM IV-TR en sus
siglas en inglés pues se aplica en EE.UU, si bien también se suele
adjuntar al de la CIE-10 por la común correspondencia de la mayoría de
criterios nucleares, y por el esfuerzo conjunto hacia una progresiva
confluencia).
2) El rechazo de instituciones relevantes por su significación. Destacamos
algunas:
3) - El National Council of Juvenile and Family Court Judges,
determinó en 2004 en su guía: «Navigating Custody & Visitation Evaluations
in Cases with Domestic Violence: A Judge’s Guide9» que:
«La teoría de Richard Gardner que postula la existencia del ‘Síndrome de
Alienación Parental’ o ‘SAP’ ha sido desacreditado por la comunidad científica.
Testimonios de que una de las partes en un caso de custodia sufren del
síndrome deberían por tanto ser considerados inadmisibles (...)» (pág. 21)
En una segunda edición publicada en 200610, dicho manual amplía y
desarrolla estos argumentos desde los aportes de las investigaciones, tanto a
9
National Council of Juvenile and Family Court Judges. (2004). Navigating Custody & Visitation Evaluations in Cases with
Domestic Violence: A Judge’s Guide. Reno, NV: NCJFCJ.
10
National Council of Juvenile and Family Court Judges. (2006). Navigating Custody & Visitation Evaluations in Cases
with Domestic Violence: A Judge’s Guide (2nd edition). Reno, NV: NCJFCJ.
12
favor del concepto como desde su crítica; en uno de los fragmentos al respecto
se expone:
«La teoría que postulaba la existencia del "SAP" ha sido desacreditada por
la comunidad científica (cita). En (referencia a una sentencia de 1999) el
Tribunal Supremo dictaminó que incluso el testimonio experto basado en las
“soft sciences”11 debe cumplir con el sistema estándar que se estableció con el
caso Daubert en el cual el Tribunal reexaminó el estándar que había sido
establecido previamente en el caso Frye 12 requiere la aplicación de un test
multifactorial, incluyendo la revisión por pares (“peer review”), la publicación, la
posibilidad testar la prueba, el índice de error, y la aceptación general. El
“Síndrome Alienación Parental” no pasa esta prueba. Cualquier testimonio que
está envuelto en que un caso de custodia sufre del síndrome o la “alienación
parental” debe por lo tanto ser declarado inadmisible y/o seriamente afectado a
partir del informe de evaluación tanto bajo el estándar establecido en Daubert
como en el anterior estándar de Frye (cita).13 (pág.24)
En el Estado Español, la Guía de Criterios de Actuación Judicial Frente a la
Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial de 2008 dedica
un apartado al SAP. Tras una revisión coincidente con los anteriores
documentos sobre la ausencia de aceptación por la comunidad científica,
expresa:
«Aceptar, en suma, los planteamientos de las teorías de Gardner -que
incluso excluía la aplicación de su teoría en los casos en que se evidenciaba
una situación de violencia, abuso o negligencia- en los procedimientos de
guarda y custodia de menores supone someter a éstos a una terapia coactiva
y una vulneración de sus derechos por parte de las instituciones que
precisamente tienen como función protegerles». (pág. 130)
Cita esta guía, la Sentencia de 27 de marzo de 2008 dictada por la Audiencia
Provincial de Vizcaya (Sección 6ª), la cual tiene en cuenta en su análisis y
fundamentación la carencia de evidencias científicas así como el
posicionamiento de profesionales y de una de las Asociaciones Científicas de
11
NT: Es una forma común para referirse a las Ciencias Sociales fundamentalmente, y por extensión aquellas en las que
las pruebas diagnósticas no se basan en técnicas de carácter físico.
12
La mayor idoneidad de uno u otro estándar no deja de estar libre de cierta polémica; de hecho su aplicación se reparte
entre los distintos estados de EE.UU. La esencia del estándar de Frye podría sintetizarse de la siguiente forma: «Donde
la nueva prueba científica está en cuestión, la evaluación de Frye permite a la judicatura dejar en manos de la pericia
científica precisamente si ha adquirido o no la “aceptación general” en el campo relevante» O'Connor, T. (2006). Es por
ello que la aceptación o no de una prueba descansa finalmente en gran medida en el consenso final de las personas ya
designadas como expertas. Por esto mismo, se tiende a considerar que el estándar de Frye tienden a favorecer posturas
más conservadoras. Por otro lado, una aplicación excesivamente estricta del estándar de Daubert, en ocasiones ha
supuesto lo contrario de lo que en un principio se pretendió, al acotar excesivamente el criterio de lo aplicable a lo que
puede ser admitido como científico.
13
En un apartado sobre la única prueba que diseñó Gardner y que hubo de retirar, abordaremos con alguna mayor
extensión los conceptos de los estándares de Daubert y Frye para la admisibilidad de los testimonios según unos
mínimos criterios basados en una metodología que acepte su fundamento científico.
13
nuestro país con mayor historia y penetración en el ámbito de la ciencia y
asistencia sanitaria:
«Los riesgos de la asunción de esta teoría y de la práctica de la terapia
indicada por su creador y seguidores han sido igualmente advertidos, por la
Asociación Española de Neuropsiquiatría (“La construcción teórica del Síndrome
de Alienación Parental de Gardner (SAP) como base para el cambio, judicial de
la custodia de menores Análisis sobre su soporte científico y riesgos de su
aplicación”)».
-
Este documento de 2008 puede obtenerse de la página WEB de la
Asociación14 y constituye a su vez uno de los documentos de trabajo del actual.
3) La escasa presencia desde el año 1985 en que se funda el concepto en
las bases de datos que indexan publicaciones científicas.
Realizamos una reciente búsqueda en una de las bases de datos de salud
más amplias, conocidas y de fácil acceso a nivel internacional del término
“parental alienation syndrome”, pues junto a ser el término original, casi todo
artículo científico suele adjuntar también una traducción del resumen o
abstract en inglés aunque el cuerpo del texto se redacte en otro idioma.
Esto maximizaba por tanto la búsqueda del concepto. Siendo definido el SAP
como un término médico y científico, realizamos esta búsqueda en la base de
datos PUBMED, que incluye a su vez la base de datos MEDLINE. PUBMED, si
bien pertenece a la “US National Library of Medicine”, incluye revistas en otros
idiomas diferentes al inglés. Por otra parte, siendo una base de la SALUD, las
revistas indexadas que abordan específicamente el área de la psicología son
41915, entre las que se hallaban varias publicaciones especializadas en
psicología legal. El resultado final fue el de nueve artículos que abordaban con
mayor o menor intensidad el Síndrome de Alienación Parental tanto para su
afirmación como para su crítica. De estos nueve artículos, solamente uno tenía
un diseño empírico, incluyendo metodología, y limitaciones al mismo. En este
trabajo, Johnston (200316), quien reconoce la existencia de dinámicas de
alienaciones parentales y rechazos, refiere una «virtual ausencia de soporte
empírico para la identificación fiable del SAP como una entidad diagnóstica y la
determinación de sus correlatos y causas». Cita la autora cómo en un libro
editado en 1991 por la American Bar Association (Asociación Americana de
14
Documento de la AEN: La construcción teórica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP) como base para
cambios judiciales de custodia de menores. Análisis sobre su soporte científico y riesgos de su aplicación. (2008, 9 de
febrero). Escudero, A.; Aguilar, L. y de la Cruz, J. (Dir.). [Artículo en línea]. Consultado el día 4 de diciembre de 2009 de
la
WWW:
<http://www.aen.es/biblioteca-y-documentacion/documentos-e-informes-de-la-aen/doc_details/52-laconstruccion-teorica-del-sindrome-de-alienacion-parental-de-gardner-sap>.
15
<http://www.ncbi.nlm.nih.gov/sites/entrez?db=journals&cmd=DetailsSearch&term=psychol*&log$=activity>
Johnston Janet R. (2003). Parental alignments and rejection: an empirical study of alienation in children of divorce. J
Am Acad Psychiatry Law. 31, 2, 158-70.
16
14
Abogacía) se publicó un estudio sobre 700 familias divorciadas realizado a lo
largo de 12 años por dos investigadores Clawar y Rivlin quienes
identificaron “SAP” en un número sin especificar de niños. Las
conclusiones alcanzadas fueron excesivamente descriptivas a la par que la
metodología para la obtención de los datos y las medidas no fue referida. Es
este un ejemplo de investigación que queda invalidada por la opacidad del
método y los criterios seguidos. Se basan en muestras y en experiencias
subjetivas de identificación y evaluación cuyos resultados pretenden extrapolarse
y generalizarse a modo de un fiel reflejo de la realidad. Johnston señala otros
ejemplos y refiere:
-
-
«Los criterios de Gardner han sido usados para identificar SAP clínicamente
sin mucha evidencia respecto a la fiabilidad de las medidas usadas».
Es conveniente aclarar que establecer una equivalencia entre empirismo
y ciencia que excluya como científica (sólo con base a la presencia o no de
empirismo)
cualquier
otra
metodología,
supondría
una
posición
extremadamente reduccionista, que actuaría paradójicamente como freno al
conocimiento; baste recordar que los trabajos de Einstein como evocadores de
la ciencia, eran teóricos hasta que una suma de evidencias (pruebas)
empíricas comenzaron a confirmar sus presupuestos. Pero, retornando al SAP,
cuando un concepto se nombra a sí mismo como científico (en el más estricto
sentido de la palabra como dirá Gardner), y justifica con ello su materialización
en un diagnóstico y en una “terapia” aplicada sobre niños y adultos por el
sistema judicial, no puede eximirse de cumplir con los preceptos científicos que
alega poseer. De aquí que hagamos especial hincapié en este aspecto.
Decidimos completar esta revisión o muestreo sobre la representatividad del
SAP en la comunidad científica. Para ello optamos por otra base datos más
extensa aún si cabe que la anterior, llamada EMBASE. Su acrónimo se
corresponde con las letras de Excerpta Medica data BASE, y es la versión
electrónica del conocido índice: “Excerpta Médica”. Entre sus temas
tienen importante representación Psiquiatría y Medicina Legal. EMBASE
indexa un número mayor de revistas europeas que PUBMED, llegando en la
actualidad a cerca de un total de 7.000 revistas científicas de más de 70
países17 18
De igual forma utilizamos como término clave “parental alienation
syndrome”, y esta vez el número de hallazgos aumentó hasta 45. Si bien
EMBASE es la principal competidora de MEDLINE, tanto la primera como
PUBMED la incluyen dentro de sus bases de datos; esto podría explicar que de
las 9 referencias que fueron localizadas por PUBMED, 7 ya estaban incluidos
17
18
<http://www.info.embase.com/what-is-embase> Consultada el 26 de noviembre de 2009
<http://www.uroportal.net/embase.htm> Consultada el 26 de noviembre de 2009.
15
en los hallazgos de la nueva base. Por consiguiente, entre ambas bases, se
identificaron 47 registros que han aludido al SAP desde 1985 hasta la fecha de
la actual consulta.
Las bases de datos científicos, en concreto aquellas que recopilan artículos
publicados, muestran variaciones en el número y calidad de las revistas que
incluyen. Valorar el grado de acogimiento del SAP por la comunidad científica
en función de que la suma de las dos bases más amplias en temas de salud
(en todos sus aspectos posibles) recopilen 45 artículos que aluden a este
concepto aporta un grado relativo de información, pues en última instancia,
sólo el análisis crítico de cada una de las 45 publicaciones nos otorgaría el
auténtico valor de lo publicado. Constituye no obstante un indicio de una
escasa capacidad de penetración en la comunidad científica. Si atendemos
con más detalle a la diferencia entre el número de referencias localizadas por
PUBMED (9) y por EMBASE (45), ésta descansa en gran parte en la inclusión
por EMBASE de tres revistas que aglutinan el mayor número de artículos (22):
American Journal of Family Therapy, con 10 referencias, en las que se
incluyen cuatro de Richard Gardner; American Journal of Forensic
Psychology, con 9 referencias, 3 de ellas de Gardner; y 3 artículos
pertenecientes al American Journal of Forensic Psychiatry, de los cuales 2 son
del autor citado.
El grado de especialización que han alcanzado los campos de
conocimiento se ha traducido en laaparición de revistas cada vez más
enfocadas sobre un objeto de estudio. Estos focos no por ello dejan aun de ser
amplios; es el caso de las tres revistas señaladas, cada una de ellas abarcarían
respectivamente la terapia familiar, la psicología y la psiquiatría forenses; no
siendo por otra parte las únicas en hacerlo (32 revistas sobre temas
específicos forenses fueron identificadas en EMBASE usando la raíz del
término “forense” [foren], y 5 revistas abarcaban específicamente temas de
terapia y salud mental de la familia 19). Por ello no deja de llamar la atención
la concentración en un pequeño número de revistas de prácticamente la
totalidad de la producción de un tema por otra parte no abundante.
Las revistas, más o menos generalistas o temáticas, aceptan las
publicaciones tras un periodo de revisiones y criterios que han de cumplir, y
muchas veces los manuscritos son rechazados. El fin último del proceso
consistiría en que lo que debe determinar la publicación o no del manuscrito
debe basarse exclusivamente en su calidad científica. En este sentido, el criterio
de “peer view” o “revisión por pares” es uno de los más aceptados para
defender un juicio “independiente” de dicha calidad por parte de expertos; pero
la realidad no es tan fácil de articular como han señalado diversos autores20.
19
20
<http://www.info.embase.com/what-is-embase/coverage> Consultada el 26 de noviembre de 2009.
Herrera, Antonio J. (2007). Acceso el 4 de diciembre de 2009, de http://www.prbb.org/quark/15/015060.htm
16
Esto determinó realizar un análisis de las propias revistas; alcanzando a
hacerlo sólo de la American Journal of Family Therapy, pues las otras
publicaciones mostraban muy poca información y acceso a las mismas.
Primero obtuvimos de la página WEB de la revista su comité editorial21.
Muchos de los miembros del mismo habían guardado una estrecha
relación profesional con Gardner y eran en la actualidad referentes activos
en defensa del Síndrome de Alienación Parental, al tiempo que se
anunciaban como profesionales consultores expertos en el SAP:
Richard S. Sauber, editor fundador desde 1976 de la revista, forma parte del
grupo de “expertos y profesionales” que se anuncian y con los que se puede
contactar en la «Parental Alienation Awareness Organization» (PAAO) u
«Organización para la Concienciación de la Alienación Parental»22. Es
codirector junto a Richard Gardnerd y a Demosthenes Lorandos, y autor de
capítulos, del texto: «The International Handbook of Parental Alienation
Syndrome» (2006)23.
Demosthenes Lorandos, además de editor y redactor de varios capítulos
del texto junto a Gardner y R. S. Sauber, pertenece al comité editorial de la
revista ya en 2006 y en la actualidad.
El prólogo del libro lo redacta Len Sperry, quien asume actualmente en la
revista la sección «Family Behavioral Medicine and Health» (así como en
2006).
David L. Levy y Barry Bricklin, miembros actuales del consejo de redacción de
la revista y en 2006, participarán también en el libro referido. William Bernet,
Jayne A. Major y Richard A. Warshak, fueron miembros del comité redactor de
la revista el mismo año en el que se editó el libro referido en 2006. Los dos
últimos, al igual que Richard S. Sauber, editor fundador de la revista, se
anunciarán como profesionales y expertos de la Organización para la
Concienciación de la Alienación Parental. El dominio de la pagina web de R,
Gardner, www.rgardner.com, caducó en noviembre del año de su suicidio,
2003. En Enero de 2004, se volvió a permitir su acceso como antes de la
muerte de su titular, y así continuó hasta finales del año 2005. En la
actualidad, la página y el dominio, pertenecen al médico: Richard A. Warshak
y cualquier intento por abrir un enlace de los textos de R.A. Gardner, se
redirecciona a su página, donde indica que se le solicite a él y a su mail
personal, toda la información que se requiera acerca de la obra de R.A
21
<http://www.tandf.co.uk/journals/journal.asp?issn=0192-6187&linktype=5> [26 de noviembre de 2009]
<http://www.paawareness.org/experts.asp> [26 de noviembre de 2009]
Gardner, Richard A., Sauber, Richard S. y Lorandos, Demosthenes (Eds).(2006).The International Handbook of
Parental Alienation Syndrome: conceptual, clinical and legal considerations. Springfield, Illinois: Charles C Thomas,
Publisher, LTD.
22
23
17
Gardner. Warshak, sobre lo construido por Gardner, continua, adosando
conceptos en el mismo sentido que su antecesor24. En una especie de
paradoja, la página original oficial del SAP pervive pero sin sus fuentes
originales.
Un hecho un tanto sorprendente corresponde a un artículo sobre el SAP
publicado en el American Journal of Family Therapy pero no indexado, pese a
tener los mismos términos claves de otros números, por la base de datos
PUBMED, titulado «Parentectomía en el fuego cruzado» (Summers, C.C. y
Summers D.M.; 200625. Este artículo se puede encontrar unido a la página
donde figura el comité editorial de la revista correspondiente al número en el que
se publicó en forma de un solo documento de acceso libre26. (Esto nos has
permitido obtener los miembros del comité editorial en dicha fecha tal como lo
hemos referido en líneas anteriores).
Cotejando el artículo, el comité editorial de ese número del American
Journal of Family Therapy, y el vínculo de procedencia se aprecia lo siguiente:
Los autores, C.C. Summers y D.M. Summers, son al mismo tiempo los
editores de temas especiales del comité editorial de la misma revista.
Pese a que Gardner falleció en 2003, su nombre figura como miembro del
propio comité editorial de la revista.
El enlace al documento pertenece a la organización «Parents and Abducted
Children Together» o PACT. En su página WEB, esta organización refiere que
la misión inicial se estableció para luchar contra la abducción infantil parental a
través de las fronteras. El material documental principal es referente al SAP, y los
tres únicos vínculos que sugiere la página son: con la Organización para la
Concienciación de la Alienación Parental (PAAO), donde muchos de los
miembros del comité editorial de la revista y del libro «The International
Handbook of Parental Alienation Syndrome», se anuncian como expertos del
SAP; con la dirección <www.parental‐alienation.info> la cual
remite
directamente a las publicaciones de L.F. Lowenstein sobre el SAP.
Este autor también se publicita en la página de la PAAO, y escribe un
artículo en el texto internacional sobre el SAP; y por último, con el documento
referido que incluye el artículo de Summers y Summers publicado en el American
Journal of Family Therapy.
Este desarrollo que hemos realizado en torno a esta publicación
24
Citado en “El pretendido síndrome de alienación parental”, Vaccaro, Sonia y Barea Payueta, Consuelo (2009). Ed
Desclée de Broker.
25
Summers, Collette C., y Summers, David M. (2006). Parentectomy in the cossfire. The american journal of family
therapy. 34, PP: 243–261.
26
<http://www.pact-online.org/pdf/Parentectomy_in_the_Crossfire.pdf> [26 de noviembre de 2009]
18
cuestionaría la existencia de un análisis crítico previo de la calidad de estos 10
artículos en torno al SAP. De hecho, no existe en esta publicación ningún
artículo que cuestione en aspecto alguno el concepto del SAP. Por otra parte,
muestra unas estrechas relaciones entre los miembros del comité
editorial de la publicación, su participación conjunta en otras publicaciones
que lo dan como un hecho ya probado, y en organizaciones donde el
concepto se difunde y los autores se definen a sí mismos como expertos de la
materia. Podríamos encontrar estos sesgos probablemente en otras
publicaciones donde la proximidad a los comités editoriales facilitasen una mayor
probabilidad de “aceptación” de los manuscritos; pero, además de que ello no
podría ser justificación alguna, aquí se da la circunstancia especial del estado
de debate en relación a las bases científicas y el rigor que apoya un concepto,
cuya importancia no radica en última instancia en lo conceptual sino en su
pragmática: la transformación que desde los juzgados su aplicación realiza
sobre la realidad, el curso vital de unas personas, y sobre el propio sistema
legal.
4) Predominio de artículos legales que nombran al “SAP” desde una
valoración crítica negativa. Hoult27 en un metanálisis sobre 113 artículos de
investigación legal que se referían al “SAP” publicados antes del 19 de julio del
2005 obtuvo que:
Treinta artículos expresaron un punto de vista favorable al “SAP”
repartiéndose entre: los que citaban incondicionalmente el trabajo de Gardner
(21), los que reproducían las afirmaciones de Gardner (8) y uno explicaba que
la ex mujer del autor había secuestrado a su hija.
-
Quince aludían al SAP de forma neutral en forma de: informes sobre
iniciativas legisladoras (2), libros que revisaban el tema (2), la propaganda de un
curso de formación continuada legal sobre el “SAP”, comentarios de casos (2),
introducciones editoriales (3), comentarios sobre la situación legal del SAP (3)
y dos referencias.
Sesenta y ocho artículos describieron al SAP de forma negativa. Los
aspectos analizados implicaban varias áreas legales: divorcio (23), abuso
sexual infantil (13), violencia doméstica (10), testimonio experto (8), temas
generales de leyes de familia (7), el uso del “SAP” como una estrategia de la
defensa (5) y en el secuestro parental de los niños (2).
Los argumentos negativos que estos artículos presentaban frente al SAP
eran:
27
Hoult, Jennifer. (2006). The Evidentiary Admissibility of Parental Alienation Syndrome: Science, Law, and Policy.
Children's Legal Rights Journal, 26, 1, pp. 1-61.
19
- La ausencia de un soporte empírico.
- Ser inadmisibles bajo los estándares de Frye y Daubert.
- Tratarse de una estrategia de la defensa que permite que el acusado
de abuso pase a ser la víctima, y madre e hijos se conviertan en
culpables.
- Tener prejuicios de género.
- Dejar indefensas a las madres de niños abusados: si no denuncian el
abuso pueden perder la custodia por no proteger a sus hijos, si lo
denuncian pueden perder la custodia debido al SAP.
- Basarse los “criterios diagnósticos” en una descripción incompleta de la
dinámica familiar.
B. JUSTIFICACIÓN
La justificación de este trabajo y su diseño, se dirige al análisis de la estructura
interna del llamado Síndrome de Alienación Parental. Se entiende por tal
análisis el de la naturaleza y fundamento de cada elemento nuclear que lo
compone y las relaciones internas que establece con los demás elementos del
conjunto. Estos elementos nucleares supuestamente acreditan al SAP para su
uso por el Sistema Judicial con la finalidad de clarificar situaciones
interpersonales de conflicto entre personas en litigio legal que han sido falseadas
o manipuladas y poder adoptar medidas justas en consecuencia. El SAP entra
en los juzgados bajo el supuesto de disponer de un aval científico que garantiza
a su vez al Sistema Judicial que, su uso correcto finalizará, –en principio- la
supuesta instrumentalización del menor a través de “falsas denuncias
inducidas” contra un progenitor inocente.
Pero: si no existe dicha acreditación sobre la metodología, y el constructo
SAP no puede garantizar en modo alguno la falsedad o no de las denuncias; si
pueden existir múltiples explicaciones válidas sobre el rechazo del menor
hacia el progenitor las cuales el SAP no pueda descartar; si la posibilidad de
falsos positivos (determinar erróneamente que un menor tiene un SAP sin
tenerlo) es tan elevado que en tal caso la medidas de cambio de custodia
pueden suponer realmente un riesgo y daño inasumible para el menor; y si
pudiéndose demostrar que los fundamentos del SAP se han construido
falseando la terminología empleada y establecido una lógica que permita
justificar cualquier resultado a priori, ¿cabría entonces que un sistema de
protección como es el judicial permitiese mantener su uso? Son estas algunas
20
de las cuestiones que pretendemos desarrollar en el presente trabajo.
C. PROPOSICIONES DE ESTE TRABAJO
Entendemos por proposiciones, o afirmaciones, lo que se corresponden
con hipótesis que pretendemos demostrar a lo largo de este trabajo.
PROPOSICIÓN O HIPÓTESIS NUCLEAR
La principal proposición que defendemos aquí es que la formulación del
Síndrome de Alienación Parental de Gardner se basa en una disposición “ad
hoc” de argumentos que traducen las conductas y expresiones de uno de los
progenitores en litigio y de un hijo que justifica su rechazo al contacto con el
progenitor no custodio, en los elementos del argumento básico del SAP según el
cual el progenitor rechazado sería víctima de una “campaña de denigración” y
de acusaciones falsas, siendo la conclusión final del argumento la necesidad
de realizar un cambio de la custodia. Estos argumentos “ad hoc” son planteados
y divulgados con una terminología médica y científica aplicada para adquirir la
apariencia de un proceso deductivo‐inductivo experimental propio del método
científico, que le acredite ante la comunidad legal para su uso al modo –ideal‐
médico, como un concepto que define una patología específica y un tratamiento
de elección.
Esta estructura final del SAP como un conjunto de argumentos AD HOC se
hará evidente conforme vayamos avanzando en el desarrollo de aquello que el
SAP intenta explicar, y dichos argumentos (con su pantalla médico‐científica)
vayan surgiendo a su vez, pues efectivamente cada argumento ocupa una
posición (y función) determinada en la lógica que pretende construir Gardner.
Según Ferrater Mora28 “ad hoc” significa:
«Literalmente “para esto”, es decir “para un determinado efecto o
propósito”. Se habla de un argumento “ad hoc” cuando el argumento se
aplica única y exclusivamente al caso que se pretende explicar, o defender,
mediante el argumento. La expresión “ad hoc” se usa hoy en metodología y
epistemología de la ciencia para describir un tipo de hipótesis que se introduce
con el fin de salvar otra hipótesis que encuentra dificultades en la
confrontación con la experiencia. Las hipótesis “ad hoc” resultan siempre
sospechosas, porque su función principal, si no única, consiste en fortalecer
una teoría contra las posibilidades de ser falsada. Una especie de “costra” de
hipótesis “ad hoc” rodea entonces la teoría que se quiere defender a toda
costa». (pág.60, V.I)
28
Ferrater Mora, José. (2005). Diccionario de Filosofía A-D, Barcelona: RBA.
21
Pero no se analizará sólo si se está aplicando o transformando una
terminología para generar una apariencia de ciencia, sino al argumento en sí,
pues formalmente, un argumento puede ser inválido, lo que se denomina una
falacia.
Según Martínez Miguélez29:
«La demostración ha constituido, desde Aristóteles en adelante, el atributo
fundamental, sine qua non, de la ciencia. Pero la demostración, para ser tal,
debe ser completa, o no es demostración. Es decir, debe abarcar todo el arco del
proceso mental por medio del cual se llega a un determinado resultado. Como la
seguridad de una cadena depende de la solidez de cada uno de sus
eslabones, y le basta uno débil para romperse, así el valor de una
demostración depende de la firme concatenación de todo el arco
demostrativo».
En este sentido, cada proposición ofrecida en este trabajo, como negación
a su vez de la validez científica y lógica de las distintas proposiciones nucleares
del Síndrome de Alienación Parental tal como fue formulado originalmente por
Richard Gardner y se mantiene en la actualidad, pretenden ser expuestas y
expresada con la mayor claridad posible. Esto, busca tanto la claridad como
abrir la posibilidad de poder ser a su vez rebatidas tanto en lo formal como en
sus contenidos.
Nos basamos en el desarrollo teórico de su autor, Richard Gardner, y
su propuesta de la naturaleza médica y de los fundamentos científicos
que según el mismo, permiten conceptualizarlo como uno de los síndromes
médicos “más puros”. En un trabajo de investigación previo y en una publicación
posterior (Escudero, A.; Aguilar, L. y de la Cruz, J.30 31); se utilizó una
metodología cualitativa de análisis de las fuentes de Gardner.
D. LA ESTRUCTURA FORMAL DEL SAP
D.1. Lo que llamamos Síndrome de Alienación Parental se
29
Martínez Miguélez, Miguel (1995). Enfoques metodológicos en las ciencias sociales. AVEPSO, 18, 1, pp. 39-47.
Disponible en: http://miguelmartinezm.atspace.com/enfoquesmet.html. [Acceso el 15 de noviembre 2009]
30
Ob. Cit., Documento de la AEN: La construcción teórica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP) como
base para cambios judiciales de custodia de menores. Análisis sobre su soporte científico y riesgos de su aplicación
31
Escudero, Antonio; Aguilar, Lola y de la Cruz, Julia. (2008). La lógica del Síndrome de Alienación Parental de Gardner
(SAP): «terapia de la amenaza». Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 28, 102, pp. 283-305. Disponible también en la WWW:
<http://www.aen.es/biblioteca-y-documentacion/publicaciones-de-la-aen/doc_details/2592-la-logica-del-sindrome-dealienacion-parental-de-gardner> [Consultado el 15 de noviembre de 2009] Y en la biblioteca virtual SciELO España,
consultado el 15 de noviembre de 2009 en la WWW: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S02117352008000200001&lng=es&nrm=iso>.
22
compone de dos cuerpos argumentales:
1. El primero es el argumento retórico que pretende justificar su existencia
como un síndrome de naturaleza médica apoyado por la ciencia. Abarcaría los
siguientes argumentos:
- Capacidad de capturar la realidad que define el SAP (campaña de
denigración injustificada contra un progenitor alienado).
- Conceptualización de los síntomas propios del SAP.
- La agrupación de los ocho síntomas como manifestación de un síndrome
médico.
- Elevación del SAP como síndrome al nivel de trastorno diagnosticable.
- Capacidad del SAP para soportar nuevos estudios.
Asignación de un “mecanismo de acción” que explicaría que los
menores con SAP sean reconocibles como afectados SÓLO por dicho
trastorno. Gardner argumenta que el SAP determina que los niños sean
iguales. Dicha igualdad sería la que es reconocida por los síntomas del
síndrome.
2. El segundo cuerpo supone propiamente la medida de cambio de
custodia del menor. A esta medida Gardner (su creador) la denominó y
teorizó como “Terapia de la Amenaza” estableciéndolo como el
tratamiento terapéutico que actuaría sobre un denominado mecanismo
patogénico de adoctrinamiento o inducción. De la explicación sobre la obtención
y validación previa de este mecanismo no se dice nada, pero se ofrece como
conclusión única y “lógica”, sin argumento que lo sustente.
El “mecanismo de acción” es el argumento que vincularía ambos
cuerpos hacia su función pragmática.
Dos conceptos, se repetían de una forma relevante en sus textos, hasta el
punto de ser cada uno casi un significante aglutinador de cada cuerpo que
constituye el constructo: «puro» referido como atributo de su pertenencia
al paradigma médico, y «Terapia de la Amenaza» en representación de su
materialización como medida.
Pero el SAP precisa expresarse de una forma compacta debido a la
interdependencia entre los distintos enunciados (argumentos). Por ello, la
definición del constructo se mantendrá prácticamente inalterable desde su
23
primera formulación definición en 198532, hasta su trabajo póstumo aparecido
en 200633 y constituye en sí una amalgama de conceptos.
D.2. La definición por Gardner del SAP como síndrome «según la
mejor definición médica del término»
Gardner hizo explícita su intención de incluir al SAP dentro de las ciencias
médicas. Pero esto implica aceptar las reglas del método científico. El método
científico comprueba empíricamente lo que antes de su descubrimiento estaba.
Puede también especular sobre lo que puede existir, pero que queda en todo
caso pendiente hasta su comprobación experimental ulterior. Mario Bunge
sintetizaba el método científico en la siguiente «secuencia: inspección de
un cuerpo de conocimiento → elección del problema en este cuerpo de
conocimiento → formulación o reformulación del problema → aplicación o
invención de un enfoque para afrontar el problema → solución tentativa
(hipótesis, teoría, diseño experimental, instrumentos de medida, etc.) →
examen de la solución tentativa → evaluación de la solución tentativa a la luz
tanto de la prueba como del conocimiento del trasfondo → revisión o
repetición de cualquiera de los pasos previos → evaluación final (hasta
nuevos descubrimientos)» (pág. 142)34. Este método determina la existencia
previa de lo descubierto. Según el mismo autor el descubrimiento implica
«el desvelamiento de la existencia de un elemento previamente desconocido»35.
Pero Gardner no fue más allá de su formulación en el desarrollo del concepto de
SAP. La “existencia” de lo formulado la intentará demostrar por argumentación,
nunca por experimentación y elementos asociados a la misma (como control de
variables).
Una de las formas para contestar a la pregunta crucial sobre si el SAP
fue descubierto o construido, es analizar pormenorizadamente las fuentes, los
documentos teóricos a través de los que durante casi 25 años, y sin
prácticamente variación, Gardner estableció las bases constitutivas del
síndrome.
La alusión por Gardner al SAP como un síndrome médico puro está
presente hasta el final en toda su obra36: «El SAP es un trastorno
relativamente ‘puro’ cuando es comparado con otros desórdenes
32
Gardner, Richard A. (1985). Recent Trends in Divorce and Custody Litigation, Academy Forum, 29, 2, pp. 3-7.
Gardner, Richard A. (2006). Introduction. En: The International Handbook of Parental Alienation Syndrome: conceptual,
clinical and legal considerations. Gardner, R A., Sauber, R S. y Lorandos, D. (Eds). (pp. 5-11) Springfield, Illinois: Charles
C Thomas, Publisher, LTD.
34
Bunge, M., Diccionario de filosofía, México, Siglo XXI editores, 3ª ed., 2005, p. 142
35
Ibíd., p 50
36
Gardner, Richard A. (2004).Ob.cit.
33
24
psiquiátricos»37; «De hecho, es ‘más puro’ que muchos de los síndromes
descritos en el DSM-IV»38
En el SAP, definido por tanto como síndrome médico y trastorno
infantil, surgiría de la concurrencia de ocho síntomas presentes en el niño:
- Una campaña de denigración.
- Racionalizaciones débiles, absurdas, o frívolas para la desaprobación.
- Ausencia de ambivalencia.
- El fenómeno del “pensador-independiente”.
- Apoyo reflexivo al padre alienante en el conflicto parental.
- Ausencia de culpa sobre la crueldad y/o explotación hacia el padre
alienado.
- La presencia de escenarios prestados.
- Extensión de la animosidad hacia los amigos y/o familia extendida del
padre alienado. Más que una definición para cada síntoma, Gardner hizo
una descripción de cada ítem.
Síntoma 1: «Una campaña de denigración». Definido como “síntoma”
principal, no tiene su descripción propia, sino la aportada a su vez por otros
“síntomas” (especialmente el segundo y quinto) que aluden a dicha
denigración. Citamos ambos síntomas:
Síntoma 2: «Racionalizaciones débiles, absurdas, o frívolas para la
desaprobación». Según Gardner39 ante la pregunta: « ¿Por qué entonces no
quieres visitar a tu padre? El niño puede dar razones muy vagas. Cuando se
les pide dar motivos específicos estos niños pueden describir abusos
horribles de una forma muy convincente. Además, ellos a menudo
proporcionan exageraciones groseras de quejas banales. Ellos hacen
“montañas de los montículos de los topos” y hablarán extensamente de
motivos frívolos para no hacer la visita. [...] Cuando se señala a estos niños que
37
Gardner, Richard A. (2001, May 31). Basic Facts About The Parental Alienation Syndrome. [ref. de 9 de noviembre de
2006], disponible en WWW: http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007), igualmente
disponible en WWW: http://www.nscfc.com/Basic%20Facts%20About%20Parental%20Alienation.pdf [ref. de 3 de julio de
2007]
38
Gardner, Richard A. (2001). Comments on Carol S. Bruch’s article “Parental Alienation Syndrome and Parental
Alienation: Getting it wrong in child custody cases”. Family Law Quarterly. 35, 3, 527-552.
39
Gardner, Richard A. (1987). Judges Interviewing Children in Custody/Visitation Litigation. New Jersey Family Lawyer.
7, 2.
25
la enorme mayoría de otros niños no cortarían completamente con sus padres,
sin embargo, ante tales “indignidades”: ellos insisten en que su total rechazo
está justificado».
El síntoma 3: «Ausencia de ambivalencia», enuncia la ausencia de
ambivalencia que se da en «todas las relaciones humanas» y que por ello
cuando existe un SAP, el niño se muestra taxativo en sus afirmaciones contra
el progenitor rechazado. Sin embargo, resuena paradójico que éste último es
considerado por el SAP como el padre bueno y cariñoso, sin aportar, o exigir
ninguna prueba al respecto. De hecho, y esto es crucial, dicha bondad se da por
hecho, y utiliza el mismo pensamiento dicotómico sin ambivalencias,
entre los progenitores diagnosticados respectivamente como alienadores
y alienados, lo que permitiría justificar el cambio de custodia.
El síntoma 4: «El fenómeno del “pensador independiente”», adquiere la
forma de una especie de mecanismo psíquico instituido en forma de
fenómeno. Este término se usa en el lenguaje psicopatológico en
expresiones como “fenómenos alucinatorios”, pero que no es otra cosa sino
una forma de hablar genéricamente de las alucinaciones. Pero aquí, la
expresión fenómeno intenta delimitar como algo objetivable lo que significa ser
“pensador independiente”. Realmente, se trata en que las afirmaciones del niño
y del progenitor que induce pueden no coincidir. Esto iría contra la idea de
inducción, pero aquí se transforma en el papel propio asumido por el niño en la
campaña de denigración contra el padre alienado. Gardner insiste en casi
todas sus publicaciones que el SAP «es mucho más extenso» que el lavado
de cerebro, pues «además (y esto es sumamente importante), ello incluye
los factores que surgen dentro del niño independiente de las contribuciones
paternales que contribuyen al desarrollo del síndrome»40.
-
-
La existencia de este vínculo amoroso con el padre alienado se da por
supuesto, y las expresiones negativas y de rechazo de los niños se explican por
dos mecanismos:
a) La amnesia de experiencias «positivas y amorosas» con el progenitor
alienado41 42 43 es según Gardner la misma que explica otro concepto llamado
Síndrome de la Falsa Memoria (SFM): «Los niños con SAP, sin embargo,
exhiben lo que parece ser amnesia. Especialmente, pueden negar cualquier
experiencia agradable con el padre alienado a lo largo de toda su vida y
demandan que todo placer ostensible con el padre objetivo (víctima), como
escenas de momentos felices en Disney World, fueron sólo encubrimientos de
la miseria y la pena que ellos estuvieron sufriendo durante aquel viaje. La
40
Gardner, Richard A. (1994). The detrimental effects on women of the gender egalitarianism of child-custody dispute
resolution guidelines. Academy Forum. 38, 1,2, (Spring/Summer) 10-13.
41
Gardner, Richard A. (2001,May).Ob.cit.
42
Gardner, Richard A. (2002). Parental Alienation Syndrome vs. Parental Alienation: which diagnosis should evaluators
use in child-custody disputes? The American Journal of Family Therapy. 30, 2, 93-115.
43
Gardner, Richard A. (2004). Ob.cit.
26
"reescritura de la historia" típicamente vista en niños con SAP, es análoga al
hiato sin memoria visto en pacientes con FMS»44.
b) La falsedad inherente en los niños: «Creer a estos niños es creer que
un padre, en su 30 o sus 40, cambió su orientación sexual de la recta
heterosexualidad a la pedofilia»45.
El fenómeno del “pensador independiente” (síntoma 4), alude al papel
propio, asumido por el niño en la campaña de denigración contra el padre
alienado. La definición del SAP como trastorno infantil descansa en este papel
activo del niño. Gardner insiste en casi todas sus publicaciones que el SAP «es
mucho más extenso» que el lavado de cerebro, pues «además (y esto es
sumamente importante), ello incluye los factores que surgen dentro del
niño independiente de las contribuciones paternales que contribuyen al
desarrollo del síndrome»46.
-
-
El síntoma 5: «Apoyo reflexivo al padre alienante en el conflicto parental»,
explica las expresiones verbales de los niños como un “arma” en apoyo a la
“madre”47 que se identificarían por sus características ridículas, frívolas y
absurdas, si bien no determina qué hace a una declaración tener esta
naturaleza. «Es importante apreciar que las armas que los niños usan para
apoyar la posición de la madre son a menudo ingenuas y simplistas. Los niños
carecen de la sofisticación adulta para proveerse ellos mismos de municiones
creíbles y significativas. En consecuencia, al observador adulto los motivos
dados para la alienación a menudo le parecerán ridículos. Lamentablemente, la
madre que acoge las expresiones de tales resentimientos será crédula y
aceptará con gusto las quejas más absurdas. La naturaleza frívola de las
quejas y su absurdidad son los sellos de la contribución del niño al SAP»
(Gardner; 198748).
El síntoma 6: «Ausencia de culpa sobre la crueldad y/o explotación hacia
el padre alienado», explicaría en parte la motivación, derivada de la propia
naturaleza del niño, por la que rechazaría al progenitor no custodio: «Los niños
con SAP actúan muchas veces como psicópatas y muchos de ellos son
psicopáticos. Este es especialmente el caso con respecto a la ausencia de culpa
hacia los sentimientos del padre objetivo. Un GAL49 que reconoce la
depravación del niño con SAP puede sentir malestar, e incluso sufrir un
conflicto interno para representar de forma entusiasta a un cliente que puede
44
Ibíd.
45
Gardner, Richard A. (2001). Parental Alienation Syndrome (PAS): Sixteen Years Later. Academy Forum. 45, 1, 10-12.
Gardner, Richard A. (1994). Ob.cit.
47
Hemos intentado ser muy escrupulosos si los términos que utiliza Gardner pueden referirse (básicamente en su forma
plural) tanto a un padre como a una madre, pero en este y otros casos, la referencia al género carece de toda
ambigüedad.
46
48
49
Ibíd.
GAL o Guardian Ad Litem
27
ser tan cruel con otro ser humano, en este caso un amante padre »50.
El síntoma 7: La «presencia de escenarios prestados» es
«probablemente la manifestación más convincente de programación»51 que se
ve de forma “típica” en el SAP. Los escenarios prestados son
fundamentalmente los contenidos de las expresiones del niño sobre posibles
abusos y malos tratos, los cuales habría tomado “prestados” del exterior, pero
nunca de la realidad vivida con el progenitor denunciado.
Sin embargo, este síntoma y lo que representa como prueba de la
falsedad de los testimonios de los menores y maniobra de denigración del
padre diana, constituye paradójicamente la principal debilidad del SAP. En un
intento de superarla, Gardner trasformó la posibilidad de diagnósticos de SAP
erróneos en una cláusula inseparable de la propia definición. Dicha cláusula
establece que en el caso de la presencia de un maltrato/abuso sexual, «la
animosidad puede estar justificada y así la explicación del síndrome de
alienación parental para la hostilidad del niño no es aplicable». Volveremos
sobre ello, por su importancia, en un próximo apartado.
D.3. La «Escala de Validación del abuso» (SAL)
A los efectos de continuar dotando de elementos al SAP, Richard A.
Gardner ideó una "Escala de Validación del Abuso" SAL Presentó esta escala
de medición, diciendo:
-
-
Esta "escala" pretende ser capaz de distinguir entre “bona fide” y casos
'fabricados' derivados de la presencia o ausencia de una serie de
características en los casos. Está compuesta por:
26 interacciones típicas de la supuesta víctima,
11 interacciones de la denunciante (usualmente la madre),
13 interacciones del acusado (comúnmente el padre).
El criterio de clasificación está dividido entre aquellas interacciones que
están:
- muy valuadas (3 puntos si estuviera presente),
- moderadamente valuadas (2 puntos), y
50
51
Gardner, Richard A. (2002). Ob.cit.
Gardner, Richard A. (2004). Ob.cit.
28
- bajas pero potencialmente valuadas (1 punto).
Las puntuaciones están separadas por:
- las del niño,
- el acusado, y
- el acusador.
Puntuaciones del 50 % del máximo o más son altamente sugerentes de
“bona fide” de abuso sexual y aquellas considerablemente bajas (debajo del
10 %) serían fabricadas.
Algunos de estos ítems del criterio de esta escala son:
- para el niño: muy reacio a divulgar el abuso o si no tienen buena calidad
los relatos;
- para el denunciante: no apreciar la importancia del vínculo entre el niño
y el padre, negar inicialmente el abuso;
-para el acusado: que el argumento se dé en el contexto de divorcio o en
una disputa por la tenencia que involucre al niño.
Es de destacar, cómo R. Gardner, parte de una conducta esperable y
descrita universalmente como indicador de abuso en un niño o una niña “muy reacio a divulgar el abuso o si no tienen buena calidad los relatos”- y la
invierte, atribuyéndole el significado de alienación y dándole la categoría de ser
una prueba de todo lo contrario, diciendo que si el niño o la niña presentan estas
conductas, entonces es una “falsa acusación”.
Del mismo modo, quien denuncia [la madre], se encuentra atrapada al
dotar de valor de “evidencia de lo contrario”, lo que la Psicología ha descrito
como conducta esperable en una mujer al descubrir y dar creencia a la
posibilidad de conducta incestuosa de su pareja hacia alguno de sus hijos:
negar inicialmente el abuso.
Luego, enuncia otra evidencia que contiene un alto sesgo de subjetividad de
quien entrevista: no apreciar la importancia del vínculo entre el niño y el padre.
Con referencia al acusado: no tiene que demostrar nada, ni será él mismo
evaluado en nada. Él será evaluado sólo por “el contexto” –dónde y cuándo
29
sucede la denuncia – contexto que por otra parte, sería aquel “altamente
probable”52 en el cual se dará esta acusación-: que el argumento se dé en el
contexto de divorcio o en una disputa por la tenencia que involucre al niño. Con
este argumento, R. Gardner cierra una situación sin alternativas.
Esta inversión coloca al progenitor abocado al diagnóstico en una
encrucijada sin salida, y al decir de las teorías de la comunicación, en un
escenario paradojal, de doble vínculo53 o doble mensaje que configura una
verdadera trama perversa.
De acuerdo a las observaciones en niños/as maltratados y/o víctimas de
incesto, el elevado nivel de confusión que genera el hecho que alguien de quien
se espera cuidado y protección sea quien maltrate, produce confusión y
disociación cognitiva, todo lo cual genera relatos confusos sin una estructura
lógica. Dotar de sentido coherente y resignificado, será una de las
tareas psicoterapéuticas en el proceso de recuperación.
De esta escala, Lucy Berliner y Jon Robert Conte54 escriben:
«La Escala SAL adolece de muchos problemas metodológicos, en sus
parámetros y en sus puntuaciones los cuales miden un único enfoque. Esto
es: está basada enteramente en la observación personal del autor, de un
desconocido número de casos observados en una práctica forense. Aunque las
referencias aluden a estudios llevados a cabo "entre 1982 y 1987" ellos no
fueron publicados, no fueron reportados, y son de validez desconocida. No
existen estudios que hayan determinado si la escala puede ser confiadamente
codificable.
Muchos de sus criterios están deficientemente definidos. Han sido hechas
pruebas no-científicas para medir que esta Escala SAL tenga aptitud para
poder discernir estos casos. No hay pruebas de que las puntuaciones
numéricas tengan una significación real. Ciertamente, a nuestro criterio, la
escala íntegra y el Síndrome de Alienación Parental sobre el cual se basa,
jamás han sido sometidos a ninguna clase de mirada examinadora o
testeo empírico. En suma, no hay competentes demostraciones de esta
escala para hacer pronósticos válidos basados en los criterios identificados
(1993, p. 114).))
52
Las estadísticas mundiales dicen que en un 95% de las denuncias por incesto acontecen en el marco de un divorcio,
ya que las mujeres sólo se atreven a denunciar si se sabrán “libres” del vínculo legal con el abusador. Además, sería lo
esperable para la justicia, ya que podría ser acusada de negligencia o complicidad si ella denunciara a su pareja por
incesto y permaneciera casada con él.
53
Bateson, Gregory; Jackson, Don D.;Haley, Jay & John Weakland.(1956). Toward a Theory of Schizophrenia.
Behavioral Science. 1, 251-264.
54
Berliner, L. and Conte, J.R., 1993. Sexual abuse evaluations: Conceptual and empirical obstacles. Child Abuse &
Neglect 17, pp. 111–125.
30
La mencionada escala, no tuvo tan siquiera los mínimos requeridos para
ser un instrumento de medición fiable. Las críticas fueron tan rotundas, que el
mismo R. Gardner abandonó su aplicación. En sus libros posteriores a 1995, ya
no la menciona.
No obstante, en los países donde el “SAP” está siendo utilizado en el
momento en que se escribe este informe, esta escala no sólo se la pretende
aplicar, sino que al día de hoy, se realizan prácticas y supuestas
“investigaciones” para convalidarla.
D4. ¿Qué podemos entender por una terminología científica? Los
efectos del lenguaje
Según Metzeltin55 «para describir, clasificar e interpretar su objeto toda
ciencia precisa de un lenguaje objetivante o desambiguante, cuyos
significantes tengan un significado y un uso unívocamente definidos, de
manera que los científicos del ramo puedan controlar las descripciones,
clasificaciones e interpretaciones propuestas)). No es esto lo que ocurre en la
descripción de los síntomas del SAP.
El nivel de concreción de la clinodactilia por hipoplasia de la falange media
del 5º dedo, el surco palmar único, o las manchas de Brushfield en el iris, todos
ellos signos objetivantes en el Síndrome de Down, se encuentra lejos de la
«racionalización débil, absurda, o frívola para la desaprobación de un niño a
un progenitor)), o la «ausencia de culpa sobre su propia crueldad)) del SAP.
Como una entidad médica pura, se presupone en el SAP el uso de términos
especializados. Según García de Quesada56 «las restricciones y preferencias
del término en el eje sintagmático son también parte de su significado y deben
ser analizadas si queremos hacernos una idea completa de la información
necesaria para comprender y poder utilizar un término cualquiera)). La
afirmación de Portolés57, «la pragmática gravita sobre la idea de elección))
cobra aquí especial sentido.
Los sustantivos, las sustantivaciones de verbos, las adjetivaciones o los
adjetivos (campaña, ambivalencia, culpa, racionalización, desaprobación,
explotación, crueldad, animosidad, débil, absurdo, frívolo, prestado, alienante,
55
Metzeltin, M. (1990). Semántica, pragmática y sintaxis del español, Wilhelmsfeld: Egert. Citado en: Jiménez Cano, J.,
M. (2001). Las unidades lingüísticas: ¿una cuestión cerrada? Tonos Digital. Revista electrónica de estudios filológicos, 2,
11. Disponible en: http://www.um.es/tonosdigital/znum2/relecturas/unidadeslingTonos2.htm#_ftn3 [Acceso el 5 de octubre
de 2007]
56
García de Quesada, M. (2001). Estructura definicional terminográfica en el subdominio de la oncología clínica. Tesis
doctoral, Universidad de Granada (España). Estudios de Lingüística Española , 2001,14, Disponible en:
http://elies.rediris.es/elies14/ [Acceso el 14 de septiembre de 2007].
57
Portolés, J. (2003, 16 de noviembre). Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación. ISSN 1576-4737. Disponible
en: http://www.ucm.es/info/circulo/no16/index.htm
31
alienado), dan estructura al SAP, pero también marcan la orientación pragmática
del síndrome.
Según Portolés: «Los significados de los palabras condicionan las
posibles continuaciones discursivas que esperamos a partir de ellas y, en
nuestra opinión, también las inferencias». En los desarrollos teóricos del SAP, y
más aún en los ocho síntomas infantiles y los que se añadirán en el «diagnóstico
diferencial», se utiliza como principal recurso lingüístico la denominada
orientación argumentativa. Esta consiste en la modificación del sustantivo por
un “adjetivo calificativo pospuesto”. Según este autor: «con este recurso
sintáctico se puede aumentar la fuerza como argumento de un sustantivo, pero
también se puede invertir esta fuerza, es decir, cambiar su orientación. En el
caso de aumentar la fuerza, hablaremos de un adjetivo realizante, si la
disminuye o la invierte, desrealizante»58. Así por ejemplo, la orientación
argumentativa de expresiones como «racionalizaciones débiles, absurdas o
frívolas» atribuidas al niño, contrastan con las «experiencias positivas y
amorosas» con el padre alienado.
D.5. La cláusula de exención sobre diagnósticos erróneos
Por ella el SAP se autoexime de diagnósticos equivocados sobre la
existencia de abusos y malos tratos a los hijos. La imposibilidad para
discriminar entre abusos y maltratos verdaderos (y las reacciones
diagnosticadas en los niños) fue para Gardner la “piedra de toque” del SAP.
De hecho, la propia inclusión en la definición de su inaplicabilidad ante la
presencia de «maltrato / abuso sexual / negligencia», enuncia la incapacidad
para discriminar entre la conducta veraz y la falsa que posee el SAP.
Son estas situaciones contadas por el niño sobre su relación con un
progenitor, y denunciadas o advertidas por el otro progenitor, las que conforman
para Gardner los escenarios inexistentes del SAP. La difusión de los temas
sobre abusos sexuales, será para Gardner también causa de la extensión del
SAP al ser incorporados en la imaginería popular. Las denuncias falsas sobre
lo que se denominan escenarios prestados (síntoma 7), se convierten según
Gardner en una “arma” principal de la campaña de denigración (síntoma 1).
Para evitar el error, Gardner propone usar conjuntamente con los
síntomas del SAP los criterios del trastorno por estrés postraumático. Según
el autor, la descripción en el DSM‐IV de este trastorno, se aproximaría a la
58
Ibíd.
32
reacción propia de un niño abusado59. De forma parecida, en un artículo de
2004, Gardner propuso apoyarse en los criterios que se describían en el
«Síndrome de la Falsa Memoria» (SFM)60 para ayudar (al SAP) a distinguir el
testimonio veraz del falso.
Finalmente Gardner admitió incluso la posibilidad de que muchos padres
abusadores, aleguen en su defensa la existencia de un SAP como
explicación de la alienación: «Con el creciente reconocimiento del SAP, [...]
padres que son verdaderamente abusadores han estado alegando que la
animosidad de los niños hacia ellos no tiene nada que ver con su abuso sino el
resultado de una programación de SAP por el otro progenitor. Esto se ha
convertido en una racionalización común y una maniobra de distracción por
padres abusivos. Algunos de estos padres han tenido éxito en convencer a los
tribunales de que no eran abusadores y que el SAP es el responsable de la
alienación» 61. Pero este autor, aún sostendrá que el error en el
diagnóstico de SAP no corresponde al «síndrome», sino al evaluador62.
En todo caso el SAP no ha mostrado capacidad para discriminar la
falsedad de las denuncias de abusos. Gardner, a diferencia de John
Langdon Down, no descubrió signos presentes – independiente su
existencia del observador‐ de una enfermedad, sino que eligió una serie de
sustantivos y adjetivaciones que adjudicó como marcas de la intencionalidad de
unas conductas. A estas conductas plenas de connotación las denominó
“síntomas”. Y son síntomas en tanto son injustificadas. Existe por tanto una
línea de algún tipo que divide lo justificable de lo que no lo es. Sobre esa norma
desconocida, por no enunciada, Gardner elige los adjetivos y los términos que
conforman los síntomas. Esto lo vemos por ejemplo en la propia definición del
SAP, según la cual “cuando un «maltrato/abuso sexual» está presente, la
animosidad puede estar justificada”. No sabemos con esta afirmación si la
animosidad puede también estar injustificada, aun existiendo maltrato y abuso
sexual. La expresión confunde más que aclara sobre lo que es o no admisible.
Alejado de la propuesta de Metzeltin, Gardner incurre en lo que Fulford et al 63
denominan «vaguedad semántica». Esta señala que «si existe una ausencia
de claridad o precisión en el significado de los términos clave, entonces el
mismo problema infectará cualquier conclusión a la que se llegue».
E. LA ETIOLOGÍA Y PATOGÉNESIS DEL SAP
Sin empirismo y considerando demostrada por analogía con el Síndrome
59
Gardner, Richard A. (1999). Differentiating between parental alienation syndrome and bona fide abuse-neglect. The
American Journal of Family Therapy. 27, 2, 97-107
60
Gardner, Richard A. (2004).Ob.cit.
61
Gardner, Richard A. (2001. Sixteen Years Later).Ob.cit.
62
Ibíd.
63
Fulford, K., W., M., Thornton, T.y Graham, G. (2006). Oxford Textbook of Philosophy and Psychiatry. Oxford: Oxford
University Press. p.109
33
de Down la naturaleza sindrómica del SAP, Gardner concluye aludiendo al
Diccionario Psiquiátrico de Campbell 64
«En mi libro de 1992 sobre el SAP, describí lo que consideraba ser los factores
etiológicos que eran operativos y delineé los pasos por los cuales estos factores
contribuían al desarrollo del desorden. Otros examinadores también han
descrito los mismos factores etiológicos y mecanismos patógenos. Por
consiguiente, considero a eso ser una buena justificación para mi conclusión
que el nivel 3 se ha alcanzado»65.
Pero es condición para que dicho agente patógeno pueda ser designado
en un juicio y nombrado en una sentencia, que sólo sea éste el que pueda
generar el síndrome.
Las siguientes líneas nombran los factores etiológicos y mecanismos
patógenos que según Gardner deben concurrir, a través de qué proceso ha
llegado a identificarlos y la explicación sobre cómo actúan.
E.1. Factor etiológico: considerada y demostrada la premisa de
«síndrome médico puro», se establece la existencia de una causa
única
Gardner empleará la analogía con “las neumonías” para adjudicarle una
única causa. No hará sin embargo explícita la equivalencia entre el SAP y
la neumonía neumocócica; su forma de argumentación consiste en situar
próximos los conceptos dando por hecho que la analogía existe o ha sido
aceptada 66 67 68 69 70 71 72.
Para poder entender este estilo argumentativo, reproducimos el siguiente
fragmento en el cual se dan juntas las analogías y las ideas de pureza, de
causa única y verdad demostrada:
« (...) que el SAP no sea realmente un síndrome (...) es visto sobre todo en
64
Gardner, Richard A. (2001). …Sixteen Years Later. Ob.cit.
Ibíd.
Gardner, Richard A. (1998). Introductory Comments on the PAS: Excerpted from: Gardner, R.A. The Parental
Alienation Syndrome, Second Edition. Cresskill, NJ: Creative Therapeutics, Inc. [ref. de 9 de noviembre de 2006],
disponible en Web: http://www.rgardner.com/refs/pas_peerreviewarticles.html, hospedada en: http://www.rgardner.com
(página
oficial
de
Gardner
hasta:
26
de
junio
de
2007).
Disponible
en:
http://associazioni.comune.firenze.it/crescereinsieme/articoli/gardner98inglese.htm
67
Gardner, Richard A. (1999, June 9). Misperceptions versus facts about Richard A. Gardner, M.D. Cresskill, New Jersey.
[ref. de 9 de noviembre de 2006], disponible en WWW: http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de
junio de 2007), igualmente disponible en: http://www.fact.on.ca/Info/pas/misperce.htm [ref. de 7 de julio de 2007].
68
Gardner, Richard A. (2001, May). Ob.cit.
69
Gardner, Richard A. (2002). Denial of the Parental Alienation Syndrome also harms women. The American Journal of
Family Therapy. 30, 191–202.
70
Gardner, Richard A. (2002). Does DSM-IV have equivalents for the Parental Alienation Syndrome (PAS) diagnosis?
Unpublished manuscript, accepted for publication 2002, [ref. de 9 de noviembre de 2006], disponible en WWW:
http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007), igualmente disponible en:
http://www.fact.on.ca. [ref. de 18 de Agosto de 2007].
71
Gardner, Richard A. (2002). Ob.cit
72
Gardner, Richard A. (2004). Ob.cit.
65
66
34
tribunales de justicia en el contexto de disputas por la custodia infantil. Esto es
un argumento a veces promulgado por los que demandan que el SAP incluso
no existe. El SAP es un trastorno muy específico. Un síndrome, por definición
médica, es un conjunto de síntomas (...). (...) agrupados juntos debido a una
etiología común o causa básica subyacente. (...) en consecuencia hay una
especie de pureza que un síndrome tiene y que no puede ser visto en otras
enfermedades. Por ejemplo, una persona que sufre con la pulmonía
neumocócica puede tener el dolor en el pecho, tos, esputo purulento, y fiebre.
Sin embargo, el individuo todavía puede tener la enfermedad sin que se
manifiesten todos estos síntomas. El síndrome es a menudo más “puro”
porque la mayor parte (si no todos) los síntomas en el conjunto se manifiestan
de forma predecible. Uno podría ser el síndrome de Down (...)»73.
El fragmento, que pareciera que va a ofrecer algún argumento concluyente
sobre la existencia del SAP, recurre a las analogías para definir el síndrome
como puro (tanto desde la descripción como desde la etiología), al tiempo que se
evade de la cuestión de partida creando la ficción de haberla contestado. Las
expresiones: «en consecuencia», «por ejemplo» o «sin embargo» producen la
sensación de que existe una secuencia lógica, cuando sólo existe contigüidad.
E.2. El/la niño/a como factor etiológico: contribución del menor a la
campaña de denigración
Gardner explicó que: «fue la contribución del niño la que me condujo a mi
concepto de la etiología y patogénesis de este trastorno» 74. Este sería según
el autor el punto de partida. El método de identificación sería inicialmente
inductivo (descubrimiento de los síntomas) pero sin ningún 75estudio
empírico, apelando a su propia autoridad75 76 para definirlos.
Pero para poder establecer una etiología ha de conferir a la
sintomatología del niño una intencionalidad unívoca. Sin embargo, según
Berrios77, los síntomas, sobre todo psíquicos, son «constructos» en los que
abunda su carácter heterogéneo, y así «las diferencias entre los síntomas no
sólo tienen lugar en el nivel descriptivo, sino también en su origen, estructura y
expresión». Según este autor «el producto final de dicho proceso es el resultado
de una suerte de negociación pragmática entre el paciente y el clínico que le
atiende». Para hacer un análisis psicopatológico de los síntomas, no pueden
ser olvidadas las modificaciones derivadas de «las capacidad del paciente para
expresar el concepto subyacente y por las construcciones del clínico y la
73
Gardner, Richard A. (1998). Ob.cit.
Gardner, Richard A. (1998) The Parental Alienation Syndrome, Second Edition. Cresskill, NJ: Creative Therapeutics,
Inc
75
Falacia ad verecundiam
76
Gardner, Richard A. (2001). …Sixteen Years Later. Ob.cit.
77
Berrios, G. (2000). Concepto de psicopatología descriptiva. En: Villagrán, J., Luque, R., (eds) Psicopatología
descriptiva: nuevas tendencias. (pp. 109-145). Madrid: Editorial Trotta.
74
35
pragmática de la entrevista».
Así, el SAP va a entrar en conflicto con varias cuestiones metodológicas
en la definición de síntomas.
E.2.1. La imposibilidad de univocidad en la interpretación del síntoma
Según Díez Patricio78 «las inferencias acerca del sentido de la conducta
son, juicios de intención», y por lo mismo, al ser valoraciones y atribuciones
que pertenecen en gran medida al observador, su interpretación no es
unívoca.
E.2.2. La omisión del papel del desarrollo infantil en la expresión de las
conductas
Por el contrario, el conjunto de ochos síntomas del SAP se considera válido
en todas las edades. Kagan79 expresa que «el temor a la separación de la
madre, la consciencia de las propias intenciones, la aparición del sentimiento
de culpabilidad y del orgullo, la capacidad de compararse con los demás y el
descubrimiento de incoherencia entre las propias ideas –además de otras
muchas cualidades universales -se basan en capacidades cognitivas que
dependen de la maduración del sistema nervioso central. Desde luego,
tanto la maduración como sus consecuencias psicológicas necesitan para
actualizarse, de encuentros con personas y objetos, pero su aparición debe
esperar a los cambios biológicos» (pág. 247).
En ningún momento se contemplan en el SAP variables básicas
como: la capacidad de representación, el desarrollo del lenguaje, el papel del
juego, el desarrollo de la capacidad de pensamiento, la comprensión de la
realidad y la fantasía, la construcción de teorías sobre la realidad, las
relaciones con los otros, el desarrollo moral, o el progresivo conocimiento del
mundo social80. El niño que se evalúa en el SAP es así, “el mismo” desde su
nacimiento hasta más allá de la adolescencia. Aceptar la complejidad del niño
dificulta dar por válida una de las cualidades atribuidas al SAP, la facilidad para
su diagnóstico en el niño.
E.2.3. La evaluación del síntoma aislado del contexto
Paradójicamente, Gardner enuncia el origen del SAP en un contexto de
litigio, criticando así la capacidad de los profesionales de salud mental como
78
Díez Patricio, A. (2005). Aproximación a una teoría pragmática de la conducta psicótica. Rev Asoc Esp Neuropsiq. 34,
94, 29-41.
79
Kagan, J. (1987). El niño hoy. Desarrollo humano y familia. Madrid: Espasa-Calpe
80
Epígrafes de los capítulos de: Deval, J. (2006). El desarrollo humano, (7ª Ed.). Madrid: Siglo XXI de España Editores
36
desconocedores del mismo, pero explicándolos síntomas como si fuesen
independientes de la presencia del evaluador. La afirmación de Givón81: «el
significado de una expresión no puede ser completamente entendido sin entender
el contexto en el cual se utiliza la expresión», es especialmente
pertinente en este caso. Efectivamente, para entender el SAP es necesario
entender el contexto de litigio en el que se produce, pero esto significa
analizar también la intervención de este contexto (no sólo el concepto).
E.2.4. Negar el papel del progenitor designado como alienado en el propio
rechazo
Preguntarse por el papel del progenitor no custodio en la generación del
rechazo forma parte de otro concepto, gramaticalmente más similar que lo que
pueda ser por su contenido, la «Alienación Parental» 82 83. En el SAP la bondad
del alienado es una premisa dada (o previa) y necesaria para la materialización
final del diagnóstico, que culmina o permanece en forma de amenaza, con el
cambio de custodia.
Estos dos fragmentos de la Guía para Jueces del El National Council of
Juvenile and Family Court Judges (200684) por su simplicidad y potente valor
contextual advierten sobre la simplificación que el SAP supone, básicamente,
eludiendo el papel del progenitor designado como víctima pasiva.
«En casos de disputas por custodias, los niños pueden de hecho
expresar miedo, estar preocupados, tener desagrado, o sentirse enojados
con uno de sus padres. Desafortunadamente, una práctica del todo común en
estos casos por evaluadores es diagnosticar a los niños que exhiben un
apego y vinculación85 muy fuerte con un padre y, simultáneamente, un fuerte
rechazo hacia el otro, de sufrir un "síndrome de alienación parental" o
"SAP"(cita n.)». (P. 24)
«El desacreditado “diagnóstico” del “SAP” (o de la alegación de la
81
Givón, T. (1989). Mind, code, and context: Essays in pragmatics. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum Associates
Johnston, J., R. (2003). Parental alignments and rejection: an empirical study of alienation in children of divorce. J Am
Acad Psychiatry Law. 31, 158 -70.
83
No considerarlo abreviatura de SAP
84
National Council of Juvenile and Family Court Judges. (2006). Navigating Custody & Visitation Evaluations in Cases
with Domestic Violence: A Judge’s Guide (2nd edition). Reno, NV: NCJFCJ.
85
NT: Cuando hablemos de evidencia podemos entenderlo también en el sentido de pruebas. Según Bravo y Campos:
«en español la palabra evidencia no tiene el significado de prueba o indicio, que tiene la “evidence” inglesa-»; cuando
hablamos de evidencias en castellano, como su aproximación al término inglés debemos de entenderlo a modo de “la
manera de abordar los problemas clínicos, utilizando para solucionar éstos los resultados originados en la investigación
científica». Bravo Toledo, Rafael y Concepción Campos Asensio. Medicina basada en pruebas (Evidence-based
Medicine). (Basado en una publicación en: JANO (EMC) 1997, 53, 1218, pp: 71-72.). Disponible en:
<http://www.infodoctor.org/rafabravo/mbe2.htm>. [Acceso el 30 de noviembre de 2009]
Lo evidente, no alude en este uso, a toda certeza que consideramos por definición incuestionable, y por ello, eximida de
prueba alguna. Podríamos entender la evidencia alcanzada sobre alguna cuestión, a la suma de esfuerzos metódicos,
estandarizados y transparentes tanto en toma de datos como en aplicación de pruebas válidas que han llegado a
confirman aspectos de la cuestión que eran relevantes. La comunicación y transparencia en los hallazgos es fundamental
pues, la replicación del método o la refutación de los hallazgos por otras pruebas es la mejor forma de avanzar en el
proceso.
82
37
“alienación parental”), muy aparte de su invalidez científica, pide
inadecuadamente que el tribunal asuma que los comportamientos y las
actitudes de los niños hacia el padre que demanda “ser alienado” no tengan
ninguna base de realidad. También distrae la atención lejos de los
comportamientos del padre abusivo, quien puede haber influenciado
directamente las respuestas de los niños actuando con formas violentas,
irrespetuosas, intimidatorias, humillantes y/o desacreditadoras hacia los
propios niños, o los niños de otros padres. La tarea para el tribunal es
distinguir entre las situaciones en las cuales los niños son críticos hacia un
padre porque han sido inapropiadamente manipulados por el otro (tomando
cuidado para no confiar solamente en indicaciones sutiles), y situaciones en las
cuales los niños tienen sus propias causas legítimas para las críticas o el
miedo hacia un padre, que probablemente sea el caso cuando ese padre ha
perpetrado violencia en el hogar. Esos argumentos no llegan a ser menos
legítimos porque el padre abusado los comparta, busque abogar por sí mismo
ante los niños hablando sobre sus sentimientos y preocupaciones». (P. 24)
Ambos fragmentos que muestran una realidad compleja dejan una
pregunta clave en el aire: Gardner describió, dándoles en un solo tiempo un
significado, unas conductas en los niños “con SAP” -que han quedado fijadas
invariablemente desde entonces como “síntomas”. El SAP está construido
sobre la base de que existe una descripción precisa de la conducta de los niños,
una intencionalidad unívoca de la misma, y una sola explicación; -¿puede
atribuirse a dichas conductas una única intención y una única causa? Si ello
no fuera así, ¿puede sostenerse el SAP por sí mismo?.
E.3. La mujer como factor etiológico: la madre como causa
principal del SAP. ¿Hallazgo científico o deducción lógica
inválida?
Los hallazgos de Gardner situaban a la mujer como agente causal adulto
del SAP entre un 85 y un 95 por ciento: «Mis propias observaciones desde
principios de los años 80, cuándo yo primero empecé a ver este desorden, han
sido que en el 85-90 por ciento de todos los casos en los cuales he sido
involucrado, la madre ha sido el padre alienador y el padre ha sido el padre
alienado. (...) Por simplicidad de presentación, entonces, a menudo he
utilizado el término ‘madre’ para referirme al alienador, y el término ‘padre’
para referirme al padre alienado» 86 87 88.
Gardner se defenderá de las acusaciones de que el SAP señala ala mujer
86
Gardner, Richard A. (1998). Ob.cit.
Gardner, Richard A. (2001, May). Ob.cit.
88
Gardner, Richard A. (2002). Ob.cit.
87
38
como causa y referirá un dato tomado de su experiencia personal: «Desde
mediados de 1990, he notado de un incremento en el número de hombres que
inducen SAP en sus hijos, hasta el punto de que ahora la proporción es de
aproximadamente 50/50. [...] Creo que una de las razones de este cambio se
relaciona con el hecho de que los hombres tienen ahora más probabilidades
de ser cuidadores principales (custodios), tienen mayor acceso a los niños, y
así disponen de más tiempo y oportunidades para el programarles. Además,
con un mayor reconocimiento general de la SAP, más hombres están
aprendiendo sobre las técnicas de programación. En consecuencia, los
adoctrinadores del SAP ya no son específicos de un género»89.
Se hace evidente en el fragmento la lógica deductiva que sigue, así como la
ausencia de cualquier trabajo empírico: «podría haber sido prematuro por mi
parte llegar a conclusiones definitivas sobre si este cambio es un fenómeno
general o simplemente una experiencia aislada propia»90.
E.3.1. Las propiedades “naturales” de la mujer para alienar
Pero pese a que Gardner considere que en un futuro la proporción entre
géneros se equilibre, y que por tanto que el SAP es independiente del género,
el autor añadirá facultades específicas y de origen “natural” en las mujeres, que
las harían, casi inevitablemente, proclives a ocupar además del papel de
primer progenitor custodio, el de alienadoras.
Gardner distingue siempre entre crianza y periodo “formativo” del niño,
pero no define con claridad el límite entre ambos periodos. Sin embargo, cada
sexo habría sido mejor dotado por la selección natural para una u otra función:
«Fue más probable que estas mujeres buscasen a hombres para los fines de
la quedar embarazadas y más probable que fuesen buscadas por hombres
que deseasen progenie. De forma similar hubo una propagación selectiva
preferente de hombres que fuesen hábiles proveedores de comida, ropa,
refugio, y protección de mujeres y niños. Tales hombres fueron
preferentemente buscados por mujeres con elevados instintos de crianza»91. La
custodia compartida implicaría además una pauta novedosa y muy compleja
en la cual ambos progenitores cederían parte de lo que considerarían sus
derechos en favor del desarrollo del niño. En este sentido, la respuesta de la
madre ante esta opción legal, sería según Gardner más instintiva y primitiva (y
similar a la del niño). Gardner incluirá a las mujeres «en dos categorías: Aquellas
89
Ibíd
Gardner, Richard A. (1999).June 1999 Addendum. Parental Alienation Syndrome (2nd Edition) Creative Therapeutics,
Inc.,
Cresskill,
N.J.
07626,
[ref.
de
9
de
noviembre
de
2006],
disponible
en
Web:
http://www.fact.on.ca/Info/pas/gard00b.htm, hospedada en: http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26
de junio de 2007)
91
Gardner, Richard A. (1987). Ob.cit.
90
39
madres que programan activamente al niño contra el padre, quienes están
obsesionadas con el odio por el ex marido, y que activamente instigan, animan,
y ayudan a los sentimientos del niño de alienación, y 2) Aquellos madres que
reconocen que dicha alienación no va con los mejores intereses del niño y está
dispuesta a tomar un acercamiento más conciliador a las solicitudes del padre.
Ellos continúan un compromiso de custodia compartida o permiten (aunque
de mala gana) al padre tener la custodia exclusiva teniendo un programa de
visita liberal»92.
E.4. Mecanismo patógeno: «adoctrinamiento» y «lavado de cerebro»
El mecanismo de acción se da por probado. No será por otra parte un
apartado, en el que, aun siendo fundamental para la constitución del SAP,
profundice Gardner. La definición que ofrece es la siguiente:
«Uso el programa de palabra programación por ser aproximadamente un
sinónimo de lo que familiarmente es llamado “lavando el cerebro”. Uso la
definición de diccionario: “Para causar, absorber o incorporar respuestas
automáticas o actitudes”». Según Gardner, se introducirían en los circuitos
cerebrales, al igual que en los ordenadores, respuestas y actitudes que pueden
ser activadas según los deseos del programador. A partir de ello «el material
recuperado será verbalizado y actuado de una forma automática que burla los
primeros deseos, creencias y juicios propios del individuo. [...] programa se
refiere a la implantación de información que puede estar directamente en
discrepancia con lo que el niño antes ha creído sobre y ha experimentado con el
padre alienado»93.
Con todo, los procesos de “programación” o “lavado de cerebro” son
mucho más complejos, y en sí desconocidos, que la escueta explicación que
ofrece Gardner y que ha sido adoptada para el SAP como un “mecanismo de
acción” válido y equivalente al de problemas médicos de naturaleza genética o
infecto-contagiosa.
Esto contrasta con el hecho de que sí existe una importante cantidad de
experiencias acumuladas sobre estos procesos que nos hablan de complejos
procesos mentales94. Para Schein95, todos los procesos de adoctrinamiento que
empezaron a estudiarse a mediados de la década de los años 50 del siglo
92
Ibíd
Gardner, Richard A. (2002). Ob.cit
94
Rodríguez Carballeira, Álvaro (1992). El lavado de cerebro. Psicología de la persuasión coercitiva. Barcelona: Editorial
Boixareu Universitaria.
95
Schein, Edgar H. (2006). From Brainwashing to Organizational Therapy: A Conceptual and Empirical Journey in Search
of ‘Systemic’ Health and a General Model of Change Dynamics. A Drama in Five Acts. Organization Studies, 27, pp. 287301.
93
40
pasado en plena “Guerra Fría”, y que continuaron investigándose en torno a la
actuación de sectas96, habrían de ser clasificados como coercitivos.
Precisamente, su uso y desarrollo por distintos gobiernos puede tener relación
con un cierto abandono en los textos académicos97.
E.4.1. Formulación del mecanismo de acción como premisa para una
deducción lógica
En su definición del SAP, Gardner habla de la campaña de un progenitor
contra otro, y que ello se ejerce por medio del adoctrinamiento en el niño. Pero
pasa desapercibida en la definición que el mecanismo de adoctrinamiento
funciona como una premisa oculta que alcanza deductivamente una conclusión
(tampoco explicitada): dado que para ser adoctrinado se requiere un estrecho
contacto en el tiempo y el espacio con el hijo programado, el progenitor
custodio y el alienador ocupan una misma posición.
Normalmente dicha posición dirige el diagnóstico hacia la madre. Por el
contrario, las figuras de progenitor no custodio y alienado, suelen coincidir con
la figura del padre. Como razonamiento lógico y formal, algunos hombres
pueden ser incluidos, si en el momento en el que se formula la denuncia se
encuentran en la posición de custodio.
E.4.2. Tiempo de contacto e intensidad del vínculo como variables del
mecanismo de acción
Gardner no definió la cantidad de tiempo necesaria y ni la intensidad del
vínculo para adoctrinar, pero las introduce como variables, sin más medida que
la apreciación del observador98.
En conclusión, el adoctrinamiento como mecanismo de acción es una
premisa necesaria en el SAP, pues tras diagnosticar al niño, permite por
deducción:
1. Orientar el diagnóstico de alienador hacia el progenitor que tiene la
custodia.
2. Justificar el tratamiento basado en la separación entre el niño y el agente
adulto considerado causal.
El argumento que subyace será el siguiente: Una vez diagnosticados en un
niño/a los síntomas de un SAP, dado que estos síntomas son efecto de un
adoctrinamiento [premisa], por consiguiente éste debe haber sido realizado por
96
Singer, Margaret T. y Janja Lalich. (2003). Las sectas entre nosotros, (2ª ed.). Barcelona: Gedisa
Loewenstein, RJ y Putnam, FW. (2005). Dissociative Disorders. En Sadock, BJ.y Sadock, VA., Kaplan & Sadock´s
(Eds.), Comprehensive Textbook of Psychiatry, 8th ed, Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkin, pp. 1895-1897.
98
Gardner, Richard A. (2001). …Sixteen Years Later. Ob.cit.
97
41
el progenitor con más contacto [premisa] (siendo el progenitor más proclive
evolutivamente a dicho mecanismo la madre [premisa]), y en conclusión para
mitigar la capacidad adoctrinadora del progenitor alienador se debe realizar
una separación física entre éste y el niño/a.
F. EL SAP EN EL PRONUNCIAMIENTO JUDICIAL: EL
«DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL», «LA TERAPIA DE LA AMENAZA»
Y «EL TERAPEUTA DEL SAP»
El segundo cuerpo supone propiamente la medida de cambio de
custodia del menor. A esta medida Gardner (su creador) la denominó y
teorizó como “Terapia de la Amenaza” estableciéndolo como el
tratamiento terapéutico que actuaría sobre el llamado mecanismo patogénico
de adoctrinamiento o inducción.
Así pues, el mecanismo de acción es el que establece el nexo entre ambos
cuerpos. De hecho, parecería que tiene sentido actuar sobre el mecanismo de
acción. Siguiendo el modelo médico, lo más eficaz es erradicar el agente
patógeno. Pero si aplicamos una metáfora del campo biomédico al del campo
de las relaciones humanas, el resultado sería aislar al denominado
progenitor alienador. La forma eficaz es el cambio de custodia. Ahora, el menor
es obligado a estar con el progenitor al que rechazaba. El SAP establece una
afirmación inapelable: el menor realmente está con quien quería estar, aunque
niegue que desee estar con este progenitor. El SAP establece que está con el
progenitor amoroso, aunque no lo recuerde.
El menor habría estado sometido de hecho a dos síndromes: al SAP y al
SFM. Este último, el Síndrome de las Falsas Memorias, establece que todo lo
que pudo ser daño o indiferencia recibida son afirmaciones falsas del niño efecto
de una manipulación de la memoria. Por otra parte el SAP establece que el
menor sí sufre de amnesia que no le permite recordar los actos amorosos del
progenitor alienado. En este sentido, se establece una extraña intervención de
mecanismos, simplemente enunciados, uno de nuevo cuño (SFM), y otro
neurológico pero simplificado a la mínima expresión de “amnesia” que
quita y pone recuerdos negativos y amorosos respectivamente
independientemente de la palabra del menor.
El diagnóstico diferencial, la Terapia de la Amenaza y el terapeuta
especializado en el SAP, están íntimamente vinculados. El cambio de custodia y
el mayor o menor tiempo de contacto entre el progenitor diagnosticado y el
menor constituye la medida básica y la amenaza.
El diagnóstico diferencial, entendido de forma diferente a como se hace en
medicina, constituye el sistema empleado para clasificar los distintos grados o
42
niveles del síndrome y las medidas correspondientes.
La esencia de la terapia de la amenaza radica en poder ser ejecutada en cualquier
momento según el acatamiento que de la medida hagan el progenitor y el menor
diagnosticados. Si ya se ha hecho el cambio de custodia, la amenaza consistirá en
hacer más o menos restrictivos los posibles contactos futuros.
Dependiente uno de otro, la terapia se intensifica o decrece al mismo
ritmo que lo hace el diagnóstico diferencial. El diagnóstico diferencial es el
que justifica el agravamiento o la atenuación de la medida identificando los
comportamientos del progenitor y el menor como “síntomas” de una patología.
El terapeuta especializado en SAP, es el nuevo profesional designado por el
juzgado con capacidad para valorarlo y dotado de poder para sugerir su
ejecución.
F.1 «Diagnóstico diferencial»
El elemento del SAP que mejor representa y materializa un argumento
circular lo constituye el «diagnóstico diferencial» 99 100 101 102
Existen pues dos tipos de diagnóstico: El primer diagnóstico, a la
vez que detecta el «adoctrinamiento» en el niño, diagnostica al progenitor
«alienador» de forma prácticamente automática, pues ésta es su conclusión
lógica.
El segundo diagnóstico se basa en dos fuentes de información:
1. El propio expediente judicial (que ahora tendrá prácticamente un
tratamiento de expediente clínico).
2. Y sobre todo en base a las reacciones a posteriori del progenitor y del
niño ya diagnosticados, y que tienen lugar conforme se van ejecutando las
acciones judiciales reflejadas en la sentencia. De esta forma, toda
reacción entendida como no razonable será diagnosticada (dentro del
paradigma que los considera ya “progenitor y niño SAP”) como síntoma
adicional del SAP y sobre todo, señal de agravamiento sintomático.
99
Gardner, Richard A. (1999).Family therapy of the moderate type of parental alienation syndrome. The American Journal
of Family Therapy. 27, 195-212.
100
Gardner, Richard A. (2003, rev.4.2; 1/13/03). Differential diagnosis of the three levels of Parental Alienation Syndrome
(PAS) alienators. Disponible en Web: http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007),
igualmente
disponible
en:
http://www.ampfsmexico.com/textos/DIFFERENTIAL%20DIAGNOSIS%20OF%20THE%20THREE%20LEVELS%20OF%
20PAS.pdf [ref. de 28 de octubre de 2007].
101
Gardner, Richard A. (2003, rev.4.2; 1/13/03). Differential management and treatment of the three levels of Parental
Alienation Syndrome (PAS) for each of the child's symptom levels. Disponible en Web: http://www.rgardner.com (página
oficial
de
Gardner
hasta:
26
de
junio
de
2007),
igualmente
disponible
en:
http://www.ampfsmexico.com/textos/DIFFERENTIAL%20DIAGNOSIS%20OF%20THE%20THREE%20LEVELS%20OF%
20PAS.pdf [ref. de 28 de octubre de 2007].
102
Ibíd.
43
Como diagnósticos diferenciales se definen tres niveles de SAP: leve,
moderado y severo. El diagnóstico que se realiza aquí es también doble, sobre
«el nivel de los síntomas en el niño» y sobre «el nivel de los síntomas del
alienador».
El diagnóstico leve, moderado o severo de los «síntomas» del alienador se
basa en la frecuencia de la ocurrencia de una serie de factores. Enumerados,
estos son 103: «presencia de severa psicopatología previa a la separación»;
«frecuencia de pensamientos de programación»; «frecuencia de
verbalizaciones de programación»; «frecuencia de maniobras de exclusión»
(«Por ejemplo, obstrucción a las visitas, bloqueo del acceso al tel éfono,
falta de provisión de información relacionado con el colegio, la atención
médica, y el tratamiento psicológico»); «Frecuencia de denuncias a la Policía y a
los Servicios de Protección de la Infancia»; «litigaciones»; «Episodios de histeria»
(definidos estos como «explosiones emocionales, hiperreacción, asunción de
peligro cuando ello no existe, dramatización, comportamiento para atraer la
atención, capacidad de juicio disminuido, liberación de la angustia con
búsqueda de un chivo expiatorio, capacidad de propagación, e intensificación
de síntomas en el contexto de litigios»); «frecuencia de violaciones de las
ordenes de la corte»; «éxito en la manipulación del Sistema Legal para
intensificar la Programación (esto alude a los retrasos de la justicia para
intervenir o adoptar medidas contra el alienador y riesgos de intensificación de
la Programación si se mantiene la custodia primera»).
Como dijimos al principio, el diagnóstico diferencial es mantenido en el
tiempo, nunca se plantea el cese de un periodo de aplicación. La alienación es
tratada como un proceso mental crónico: «El proceso de alienación se ha hecho
un modus vivendi y ha llegado a estar tan profundamente integrado en la
estructura psíquica del alienador que es improbable que los procesos de
programación se paren cuando el pleito haya terminado. La compulsión a
alienar ha quedado cerrada dentro del circuito cerebral y tiene una vida
propia»104.
Es aquí donde la premisa de Gardner: «La Negación del SAP es la
Defensa Primaria del Alienador» 105, cobrará una importancia especial.
Dicha premisa constituye una falacia argumentativa denominada desplazar el
peso de la prueba. Ésta consiste en «hacer un intento por lograr que sea el
retador quien comience por probar por qué el punto de vista que él ha puesto en
duda es incorrecto. En una disputa no mixta, sólo una parte ha presentado un
punto de vista y sólo esa parte puede tener el rol de protagonista. En
103
Gardner, Richard A. (2003). Differential diagnosis… Ob.cit.
Gardner, Richard A. (2001). Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside with the Alienated Parent? A Follow-up
Study. The American Journal of Forensic Psychology. 19, 3, 61-106.
105
Gardner, Richard A. (2002). Does DSM-IV have equivalents…?). Ob.cit.
104
44
consecuencia, esta parte es también la única que puede tener obligación de
defender el punto de vista. Si trata de desplazar el peso de la prueba hacia la
parte que se considera que cumple el rol de antagonista, comete una
falacia.»106. Esto fuerza al interpelado (definido ya en la premisa como
alienador) a una paradoja (falacia): demostrar la inexistencia del SAP, o de su
SAP. Pero en virtud del pensamiento circular, en cuyo «círculo vicioso la
conclusión ya ha aparecido tempranamente en el argumento»107, cualquier
intento del progenitor diagnosticado de actuar legalmente o de probar la
inexistencia de su SAP habla de su condición de alienador108.
F.2. «La Terapia de la Amenaza»
El Síndrome de Alienación Parental sólo tiene sentido si opera la Terapia de
la amenaza, concepto acuñado por Gardner. La amenaza, permite manipular a
la gente que no coopera: «el enfoque terapéutico primero debe implicar un
grado significativo de manipulación de la gente (por lo general por orden
judicial) y estructura antes de que uno pueda sentarse y hablar de modo
significativo con las partes afectadas»109. La propia amenaza gravita
fundamentalmente sobre el cambio permanente de custodia: «La amenaza de
la custodia principal puede también ayudar a tales madres a “recordarles
cooperar”»110.
El argumento se apoya en que sólo una justicia eficaz en cumplir sus
amenazas puede llevar a cabo las medidas del SAP. Para Gardner, esto es
casi una lucha contra los instintos primitivos que consideraba en la mujer:
«En todo el reino animal las madres lucharán literalmente hasta la muerte
para salvaguardar su descendientes, y las mujeres todavía están bajo la
influencia de la misma programación genética. Bajo estas circunstancias, el
juego limpio es visto como una sutileza que puede ser reservada para conflictos
menos importantes, pero esto no ha lugar en una batalla por los niños de uno.
Coacciones judiciales y amenazas son ignoradas (a menudo con impunidad),
y el nombre del juego es dejarlo pasar tanto como uno pueda»111.
En muchas ocasiones, se recomendará periodos de prisión u
hospitalización tanto para la madre como para el niño, a modo de recordatorio
de la capacidad ejecutoria del juzgado112. La relación entre castigo y conducta
106
Van Emeren, F., H., Grootendorst, R. Argumentación, comunicación y falacias. Una perspectiva pragma-dialéctica, 2ª
Ed., Santiago,
107
«Petitio principii», en Fulford, K., W., M., Thornton, T.y Graham, G. (2006). Ob. cit. p.108
108
«falacia definitoria»: “táctica de definir, en el contexto de la argumentación, un término de modo tal que refuerce la
propia posición en una disputa y debilite la del oponente, sin dejar lugar para cuestionar la definición o considerar otras
alternativas”. WALTON, D., en: Enciclopedia Oxford de Filosofía. Honderich T (de.) Madrid: Editorial Tecnos; 2001. p.238
109
Gardner, Richard A. (1991). Legal and psychotherapeutic approaches to the three types of parental alienation
syndrome families. When psychiatry and the law join forces. Court Review. 28, 1, 14-21.
110
Ibíd
111
Gardner, Richard A. (1994). Ob.cit.
112
Gardner, Richard A. (1998). Recommendations for dealing with parents who induce a parental alienation syndrome in
their children. Journal of Divorce & Remarriage. 28, (3/4), 1-21.
45
reprobada es evidente en este fragmento: «Otra consideración, sobre todo
para niños más jóvenes, sería la residencia temporal en una casa de acogida o
en un refugio para niños abusados. Esto es obviamente punitivo y podría
ayudar a tales niños a replantear su decisión de no visitar» (al padre no
custodio)113. Uno de los aspectos, que nunca es abordado, es la existencia o
no de espontaneidad en el afecto tras el cambio de custodia. Se considera
dado que el vínculo bondadoso corresponde al padre que fue alienado; sin
embargo, todo se medirá por la conducta de aceptación o sumisión a la
medida adoptada.
Gardner sugiere el uso de “manipulaciones” o “maniobras”, en alusión a
realizar tratos dirigidos por el terapeuta del SAP, con ambos progenitores:
«Tal exigencia puede ser dictada por el terapeuta designado por el tribunal y
aún por el tribunal. La orden judicial también puede dar unas “excusas” a los
niños para la visita. A veces me refiero a esto como un programa de
“intercambio de prisioneros”»114.
F.3. El terapeuta especializado en SAP
Los terapeutas del SAP constituyen una nueva figura profesional. Gardner
no determina qué capacitación deben tener. Su poder viene derivado por los
juzgados. Evalúan a lo largo del tiempo y proponen medidas. Y sobre todo,
actúan con el poder de la amenaza “terapéutica”; de hecho se les considera
especialistas en amenazar: «Tales terapeutas deben saber exactamente
qué amenazas pueden utilizar para dar apoyo a sus sugerencias,
instrucciones, e incluso manipulaciones, yo no vacilo en usar la palabra
amenazas. La vida está llena de amenazas»115.
Lo que estos profesionales son, lo define mejor Gardner por aquello que
les diferencia de los terapeutas de salud mental: «Los terapeutas que trabajan
con los niños del SAP deben sentirse cómodos con métodos alternativos de
terapia, la terapia que implica un enfoque autoritario al tratamiento. Deben ser
capaces de decir a un progenitor alienador: ‘Si los niños no son dejados en la
casa de su ex ‐esposo/a a las 5:00 de la tarde este viernes, yo informaré
al juzgado y recomendaré las sanciones ya descritas en la orden judicial’.
Ellos deben sentirse cómodos trabajando sin la confidencialidad tradicional tan
necesaria al tratamiento estándar. Ellos deben sentirse cómodos
amenazando a padres alienadores así como a los niños de que habrá
consecuencias si ellos violan el programa de visitas ordenado por el juzgado.
Tales terapeutas deben sentirse cómodos con enfoques de confrontación,
113
Gardner, Richard A. (1999). Ob.cit
Gardner, Richard A. (1999). Family therapy… Ob.cit.
115
Gardner, Richard A. (2002). Ob.cit
114
46
el propósito de los cuales es desprogramar a niños con SAP. Ellos deben
reconocer que hacer lo que los niños manifiestan puede no ser sus mejores
intereses. Lo que es el mejor interés en los casos de SAP es que los niños sean
forzados a visitar al padre alienado. Los terapeutas que no se sientan cómodos
con lo que yo llamo "terapia de la amenaza" no debe trabajar con las familias de
SAP»116.
Al terapeuta del SAP se le dará también entre otras capacidades, el
seguimiento o evolución de la medida. Con frecuencia, si no siempre, este
seguimiento (y sus informes) lo hará el mismo profesional que diagnosticó y
propuso la medida de cambio de custodia.
F.4. El papel de los otros profesionales
Sobre los demás profesionales, Gardner les atribuirá distintas cualidades.
A los abogados del progenitor alienador se les asigna fundamentalmente el
papel de falsos117. Los jueces que no actúan de acuerdo al SAP y los
profesionales de salud mental, serán considerados como ingenuos, o
influenciados por el progenitor alienador. Según Gardner dilatan con sus
dudas y trabajos meticulosos un tiempo precioso para el disfrute del niño con lo
que el SAP define como verdadero vínculo amoroso, el del padre alienado118.
Los análisis, tanto de la medida, de las condiciones de control impuestas,
sobre el menor, así como sobre el progenitor a quien se les ha impuesto el
diagnóstico de SAP, recrean el "SAP perfecto", si bien éste de carácter inverso.
Su justificación precisamente radica en la supuesta necesidad de actuar
contrariamente al SAP, para revertir o desprogramar sus efectos. Las
equivalencias son evidentes:
Lo que antes hemos identificado como mecanismo de acción en medicina,
Gardner lo explica en el SAP como la manipulación del menor en un estado de
aislamiento, a la que corresponde según este autor (1991 119) una terapia
de “debriefing”, la cual podríamos traducir como desprogramación:
« [...] antes de que el tratamiento principal pueda comenzar los niños
deben ser retirados de la casa de la madre y situados en la casa del padre, el
padre supuestamente odiado. Esto puede no ser logrado fácilmente, y el
tribunal podría tener que amenazar con sanciones (como las multas o la
116
Gardner, Richard A. (2001). Should Courts Order PAS Children…? Ob.cit.
Falacia “ad hominen”: «atacar la reputación personal de un oponente en el debate (...) », en Fulford, K., W., M.,
Thornton, T.y Graham, G. (2006). Ob. cit. p. 108.
118
Gardner, Richard A. (2001). Should Courts Order PAS Children…? Ob.cit.
119
Gardner, Richard A. (1991). Legal and psychotherapeutic approaches (Texto original: “Accordingly, before meaningful
treatment can begin the children must be removed from the mother's home and placed in the home of the father, the
allegedly hated parent. This may not be accomplished easily, and the court might have to threaten sanctions (such as
fines or permanent loss of custody) and even jail if the mother does not comply. Following this transfer there must be a
period of decompression and debriefing in which the mother has no contact at all with the children.”)
117
47
pérdida permanente de la custodia) y aún la cárcel si la madre no accede.
Después de este traslado debe haber un período de descompresión y
“debriefing” en el cual la madre no tiene ningún contacto con los niños».
En su concepto de terapia aparecen los elementos de amenazas hasta el
nivel de privación de libertad en un medio penal. Se aplica una brusca y
radical separación entre la madre y el hijo, siendo esta incomprensible para
ambos, pero mucho más para el menor, quien no ha de comprender si
quiera si dicha ruptura del vínculo con quien ha sido su cuidadora primario,
su figura de apego será definitiva. Incluso, si por alguien se introduce una
cierta “mentira piadosa” (en gran parte para mitigar la angustia del agente que
actúa con base al mandato judicial) del tipo de “seguramente verás pronto a tu
madre” sólo generará con el tiempo más angustias en la medida que las
sucesivas respuestas dadas al niño al respecto, serán indefinidas.
Dos elementos se pueden apreciar que se comienzan a fracturar en el
niño: la confianza en los otros adultos (pues la indefinición es inseguridad, y
seguridad es lo que más necesita un niño de un adulto), y la ruptura de toda
espontaneidad para la expresión en cualquier posible contacto del niño con el
progenitor diagnosticado, pues la comunicación será explícitamente privada
de intimidad, observada e interpretada en distintos ámbitos (uno de ellos, lo
constituirán por excelencia los Puntos de Encuentro Familiar, que pasan a
formar parte de este nuevo sistema basado en el SAP).
Pero previamente se produce una acción radical que se convertirá en
indefinida, y por su naturaleza traumática: la separación abrupta del cuidador
principal. Sin duda, su efecto podrá variar según la etapa evolutiva del menor.
Ante esto, puede ser tentador argumentar que previamente ya se actuó de igual
forma cuando en la separación de la pareja hubo un progenitor (habitualmente el
padre) a quien se retiró la custodia; pero en todo caso, repetir la experiencia no
parece lo más indicado salvo que la intención real sea la compensación del daño
entre adultos y no el bien del menor).
48
3
CONSIDERACIONES ADICIONALES
EN EL PLANO PSICOLÓGICO.
En la antigua Grecia, Platón explicaba que para que existiera el
conocimiento, debían estar presentes tres requisitos:
- la convicción
- la verdad
- la prueba
Según él, para que se pudiera hablar de conocimiento quien formulaba
una afirmación debía cumplir las siguientes premisas:
Primera: tener convicción sobre la afirmación,
Segunda: el conocimiento debía ser verdadero,
Tercera: se tenía que presentar prueba de todo ello.
En caso contrario, lo expresado sería sólo una opinión o una expresión
subjetiva derivada de alguna ideología. Si el conocimiento ha de ser reunido,
sistematizado y utilizado, será de rigor saber si éste es verdadero, esto es, si
se corresponde con la realidad que intenta explicitar. El trabajo de este grupo
al que hemos denominado GINSAP (Investigación del Síndrome de Alienación
Parental), se constituye sobre la importancia de sostener este principio, y desde
allí establecer nuestro trabajo.
El Síndrome de Alienación Parental (“SAP”) incumple dos de las premisas
que las bases del pensamiento sobre las cuales se fundó la civilización
establecen como necesarias a la hora de legitimar una teoría. Esto es:
-
-
- El conocimiento NO es verdadero, y
- NO existen (y jamás se han presentado) pruebas que lo corroboren.
49
Por lo tanto, en el análisis del “SAP” nos encontramos frente a la primera
paradoja: el “SAP” es ideología, creencia subjetiva y opinión, y como tal no
puede ser debatido ni analizado a la luz de la ciencia ni del rigor científico.
Acorde con ello, el Pretendido Síndrome de Alienación Parental (“SAP”) no
ha sido admitido ni por la Organización Mundial de la salud, no figura en el DSM
IV (ha sido rechazado durante todas las revisiones donde se lo intentó incluir
desde su invención en el año 1985) y tampoco se incluye en el CIE 10, ambos
Manuales de Diagnóstico y Clasificación de los Trastornos Mentales.
-
-
No obstante, este grupo de trabajo intenta, a través de este informe,
justificar con la mayor rigurosidad, a través de las ciencias que cada experta y
experto representa, las razones que se enuncian para su rechazo, alertando
acerca del perjuicio que se causa con el uso indiscriminado como está
sucediendo en los últimos cuatro años en el estado español.
El “SAP” es un constructo que surge en el ámbito de los juzgados, como
instrumento ad hoc y para ser exclusivamente utilizado en este entorno.
Su inventor Richard A. Gardner, indicó como conditio sine qua non, para
su diagnostico que existiera un proceso judicial sobre la custodia de los/as
hijos/as y/o una denuncia por incesto. Por lo tanto no hay diagnostico de SAP
independiente de la existencia de un litigio judicial. Lo que nos permite afirmar,
sin temor a equivocarnos; que el “SAP” es el único trastorno clínico creado
exclusivamente para proliferar en el marcos de los tribunales de justicia. Si su
utilización no ocasionase consecuencias tan graves sobre las niñas, los niños,
los adolescentes y sobre quienes intentan protegerles, podría pensarse que
estamos frente a una broma de mal gusto. Pero sus consecuencias, el dolor y
el daño muchas veces irreversible, que acarrea, nos obligan a tomarle con
seriedad e intentar mostrar con el mayor rigor posible las incongruencias
sobre las que se basa esta supuesta teoría y las negaciones que produce para
sostenerse.
El “SAP” y quienes lo aplican intentan invisibilizar conceptos y
evidencias que no son insignificantes. Hemos comprobado que cuando
aparece en algún expediente judicial la palabra “SAP” o alguno de sus
eufemismos: “alienación parental”, “alienación familiar”, “interferencia parental”,
“impedimento de contacto”, “ideación fantástica”, “profecía autocumplida”,
“falsa memoria”, “madre maliciosa” entre otras, todos los antecedentes,
evidencias, o consecuencias previstas y previsibles con anterioridad, pasan a
un segundo plano (o directamente desaparecen del escenario) y a partir de
ese momento la atención se desvía hacia la evaluación de la conducta de
quien denuncia, la cual es acusada y nombrada como victimaria, habiendo sido
“la víctima” en el minuto inmediato anterior.
50
Otro fenómeno que hemos observado, es que el “SAP” al ser una
ideología y a la vez, una estrategia se invisibiliza a sí mismo,
metamorfoseándose y adquiriendo formas diversas y múltiples denominaciones,
pero conservando su “propuesta terapéutica” y su forma de acción, que arrasa
con los más elementales derechos humanos de los niños, las niñas y de quien
ejerce la custodia. Esta propuesta terapéutica es la terapia de coacción o
“Terapia de la Amenaza”, como la denominó el mismo Richard Gardner, y
choca frontalmente con los elementos esenciales e ineludibles de todo
tratamiento terapéutico como son la voluntariedad y la ausencia de presión,
coacción o castigo.
Años de estudios en la Psicología Evolutiva, teorías que merecieron un
lugar destacado en la historia de la Psicología Infantil y en el estudio y la
evolución de las emociones y conductas, quedan ocultos tras el manto de
dudas que genera el “SAP”. Del mismo modo, todas las causas judiciales,
incluso sentencias previas de violencia se obvian y se vuelven invisibles para
el juez o jueza que ha leído y tomado como verídico El Argumento “SAP”.
El SAP es un ejemplo paradigmático de la atribución causal>>...", indica
Miguel Lorente Acosta, <<A una realidad objetiva el rechazo al padre por
parte de los hijos se le atribuye una causa única la manipulación de la
madre , que circunscribe la discusión a este elemento, al mismo tiempo que
refuerza la posición tradicional basada en los mitos sobre la perversidad y
malicia de las mujeres>>. Algo que permite a los hombres presentarse <<como
víctimas puesto que todo el proceso también responde al objetivo fundamental
de la mujer, que es beneficiarse a costa de ellos>> 120. Para este mismo autor
(desde abril de 2008 Delegado del Gobierno para la V/G): <<La eliminación del
individuo hasta el punto de desestructurar la organización psíquica para
sustituirla por otra perfectamente coherente con todo su entorno, excepto en su
comportamiento hacia el padre alienado, es prácticamente imposible.
--
--
--
--
En mayo de 1996 la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de
la Naciones Unidas, en respuesta a esa resolución editó el Manual de Justicia
para Víctimas, y en él afirmó:
“Una persona puede ser considerada una víctima en virtud de la
presente Declaración, independientemente de que el autor se identifique,
aprehenda, enjuicie o condene, e independientemente de la relación familiar
entre el perpetrador y la víctima. El término "víctima" también incluye, en su caso,
la familia inmediata o las personas a cargo de la víctima directa y a las personas
que hayan sufrido daños al intervenir para asistir a víctimas en peligro o para
prevenir la victimización.121”
120
121
Lorente, M. Los nuevos hombres nuevos, Destino, Barcelona, 2009.
Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de la Naciones Unidas en su quinta sesión resolvió desarrollar un
51
Esta definición recoge el derecho legítimo de los hijos e hijas de
hombres violentos a ser consideradas/os también víctimas de la violencia
infligida a sus madres. Consideramos que los niños y las niñas son víctimas
irrefutables y directas de la violencia padecida en el seno de su familia ya que
dependen emocionalmente del agresor y de la mujer víctima. Por otro lado,
conocer el castigo hacia su madre les hace sentir que pueden ser también
castigados. Al igual que los “castigos ejemplarizadores” que se infligen sobre el
integrante de un grupo, a la vista del resto, las hijas e hijos de un hombre
violento, que han visto u oído los golpes y amenazas hacia su madre, son
también víctimas y por lo tanto, también se los debe preservar.
Por otra parte, los niños y niñas que crecen en un ambiente con violencia se
ven privados de la protección necesaria para un sano desarrollo y maduración.
La violencia del progenitor del cual se espera protección y cuidado les impide
percibir el mundo con confianza, a la vez que obstaculiza el sentimiento en
ciernes de seguridad, ambos componentes insustituibles para un crecimiento
y una evolución saludables.
En el año 1992, la Asociación Americana de Psicología convocó a
un grupo de expertas y expertos122 para investigar y recomendar las líneas de
actuación a seguir en los casos de custodia y violencia doméstica. Entre otros
puntos, abordó la temática de cómo se aplicaba la supuesta teoría del “SAP”
en el ámbito judicial. Entre sus conclusiones y recomendaciones cabe destacar:
"La mayoría de las personas considera que los padres deben tener
contacto equitativo con sus hijos tras la finalización de la convivencia entre los
progenitores. Esta asunción está basada en la suposición de que el padre
actuará desde el mejor interés de los menores. Sin embargo, eso es un supuesto
ingenuo en situaciones donde se ha ejercido violencia familiar. Los padres que
maltratan a la madre pueden abusar de su poder y hacer uso de métodos de
control para dominar a los hijos comunes.”
En la mayoría de estas familias, antes de la separación el hombre no se
ocupaba activamente de la crianza de sus hijos, pero para proseguir dominando
a la mujer tras la separación, estos padres varones suelen instrumentalizar a
los hijos exigiendo desproporcionados derechos para compartir la crianza. Es
frecuente, casi habitual que los niños expuestos a la violencia en la familia teman
las conductas negativas o abusivas del padre ya que tras la separación la
madre no estará con ellos para protegerlos.
manual acerca del uso y aplicación de la Declaración de los Principios Básicos de Justicia para las Victimas del Delito y
Abuso de Poder (ECOSOC resolución 1996/8).
122
“Issues and Dilemas in Family Violence”. American Pychological Association. Presidential Task Force on Violence in
the Family (1996).
52
Estas conclusiones se asemejan a las que publicó Dallam y Silberg a
través del Leadership Council on Child Abuse & Interpersonal Violence en
2006123:
“(...)los/as niños/as que denuncian maltrato corren un gran peligro de
no ser protegidos/as si están en medio de un proceso de disputa por custodia
entre los progenitores. Muchos/as son víctimas de incesto (...)”
A pesar de las distancias geográficas y de las diferencias culturales
podríamos suscribir en España todas y cada una de estas conclusiones.
En nuestro país los menores que afirman no querer ir con su padre a quien
vieron y escucharon golpear y/o amenazar a su madre, a quien temen como
reacción lógica y con quien rechazan quedarse a solas son “acusados” de
padecer el pretendido Síndrome de Alienación Parental (o trastornos con
nombres sucedáneos), y son castigados con la coacción de tener que ir a vivir
con él, aun en casos de sospechas de incesto, incluso algunos han llegado a
ser amenazados con ser ingresados en Centros de Menores dependientes de
la comunidad autónoma donde viven.
En los tiempos que corren en España, cualquier madre a quien un pediatra o
un psicólogo le pueda informar de que existe una sospecha fundada de que su
hijo o hija ha sido abusado sexualmente, corre el riesgo de ser silenciada bajo
la acusación de haber “alienado” a su hijo para alejarlo del padre (aunque en
la denuncia no se mencione quién es el autor del abuso). Con una rapidez
inusitada en los tiempos de tramitación que se gasta la justicia, esa madre puede
ser privada de la custodia de sus hijos que se le otorga al padre. Siguiendo la
Terapia de la Amenaza, que es la aplicable en estos casos, se le Impide a la
madre todo contacto con sus hijos durante meses, para regular más tarde una
hora de visita en un Punto de Encuentro Familiar bajo la vigilancia de un
empleado del mismo. La utilización del “SAP” y sus metamorfosis
(mencionadas mas arriba) se utilizan entre otras cosas para:
-Desacreditar la palabra de los/as menores y la madre.
-Impedir la protección por parte de la madre.
-Ocultar y silenciar el incesto.
-Invisibilizar la violencia en la familia.
123
“Myths That Place Children At Risk During Custody Litigation”. Dallam. S. J., & Silberg, J. L. (Jan/Feb 2006). Myths
that place children at risk during custody disputes. Sexual Assault Report, 9(3), 33-47.
53
Y en definitiva para construir el mito de las “denuncias falsas”.Todo ello
contraviene la Convención sobre los Derechos del niño, adoptada por la
Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 44/25, de 20 de
noviembre de 1989.
Otra finalidad del pretendido SAP en España es poner en grave riesgo los
avances a favor de los derechos de las mujeres y perjudicar gravemente a los
menores produciendo iatrogenia e indefensión. Al tiempo que hace inefectivas
las diferentes previsiones legales de forma muy destacada Ley Orgánica
1/2004 10 de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la
Violencia de Género, y la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la
igualdad efectiva de mujeres y hombres.
Para comprender las reacciones de los menores que han vivido la violencia
de género, es preciso explicar en primer lugar que los Derechos humanos de la
Infancia son insostenibles con el arraigado sentido de propiedad que sobre los
niños y las niñas suelen tener algunos progenitores; para seguidamente
analizar la niñez, por ser la etapa en la que obviamente no se posee el
desarrollo psicoemocional de los adultos, a pesar de lo cual, sin embargo en
ese periodo de la vida se tienen adecuadamente desarrollados los
mecanismos de protección, y por tanto existe la capacidad necesaria para
emitir las señales de alerta adecuadas a esa edad infantil; señales que han de
ser oídas y atendidas por los adultos, ya que de no hacerlo así se está
cayendo en la negligencia de desatender o negar las necesidades del cuidado,
atención y seguridad, que en estos casos reclaman primordialmente los
menores.
De ahí se desprende que en la mayoría de los casos pueda llegar a
producirse un mutismo selectivo, caracterizado por una notable elección de
origen emocional en el modo de hablar y expresarse, de tal manera que la
niña o niño en cuestión muestran una capacidad lingüística normalizada en
unas ocasiones pero deja de hablar en otras, en aquellas en las que muestra
una gran ansiedad, retraimiento o negativismo, lo que no significa que estos
menores presenten retrasos del lenguaje o problemas psíquicos de
articulación, la razón de estas anomalías se deben a los procesos
emocionales cuyo origen suelen asentarse en la violencia de género, de las
que unas y otros son víctimas directas.
De igual forma, en estos casos puede aparecer un apego reactivo, debido
a la carencia afectiva parental, a haber soportado malos tratos y abusos, lo
que indica rasgos de mala adaptación. Por ello, estos menores pueden
54
reaccionar a las demandas de los adultos , con una actitud de lejanía o por el
contrario mostrando una alteración nerviosa y un rechazo persistente hacia el
contacto con aquella persona que le causó daño directo con su conducta, que
en los casos de violencia de género es el agresor de su madre y su propio
agresor, ya que el niño o la niña no deja de ser nunca víctima directa de la
violencia de género.
Los cuadros más frecuentes que presentan las víctimas infantiles en esta
modalidad de violencia, aparecen en forma de alteraciones emocionales tales
como aparente tristeza, apatía, pérdida de respuestas adecuadas o
agresividad. La pérdida de respuestas emocionales, en multitud de
ocasiones, es interpretada por quien realiza la evaluación de los menores
como si éstos no hubieran sido afectados por la violencia ejercida por el
padre contra la madre en el ámbito familiar, y en consecuencia, se emiten
informes favorables a la guardia y custodia compartida -- pasando por alto
lo que ordena el articulo 92 del CC en su redacción dada por ley 15/2005, o
se indica en la pericial la conveniencia de un régimen de visitas extenso con el
progenitor no custodio, que en estos casos es el agresor de su madre y el suyo.
En situaciones en las que el hijo o la hija presentan un manifiesto rechazo
hacia el padre, la persona que emite el informe pericial frecuentemente confunde
el comportamiento infantil con el inexistente síndrome de alienación parental
(SAP).
Según una declaración de 1996 de la Asociación Americana de Psicología
(APA) no existe evidencia científica que avale el SAP. Esta Asociación critica el
mal uso que de dicho término se hace en los casos de violencia de género. En
su informe titulado la Violencia y la Familia, afirma:
"Términos tales como "alienación parental" pueden ser usados para culpar
a las mujeres de los miedos o angustias razonables de los niños hacia su padre
violento"124.
“La popularidad e invocación que de este denominado síndrome se está
realizando en los últimos tiempos, y las peligrosas consecuencias que está
llegando a tener en relación con los procesos de separación y divorcio, llevaron a
que en diciembre de 2007 un muy numeroso grupo de solventes profesionales
de Medicina y Salud Mental suscribieran un manifiesto ante el fenómeno
psicológico-legal del pretendido Síndrome de Alienación Parental, en el
que, entre otras afirmaciones, se expresa de forma contundente que la
ideología que sustenta el SAP es abiertamente propedófila y sexista, siendo un
124
“Issues and Dilemas in Family Violence”. American Pychological Association. Presidential Task Force on Violence in
the Family (1996).
55
instrumento de peligroso fraude científico, que está generando situaciones de
riesgo para los niños, y está provocando una involución en los derechos humanos
de los menores y de sus madres”. 125
El maltrato a menores en el entorno doméstico entraría, en base a las
vivencias que estos experimentan en una forma de abuso o maltrato que
queda perfectamente definido en el siguiente postulado del Centro
Internacional de la Infancia de París, y que señala que son abusos todos y
cada uno de los actos que privan al niño de sus derechos y libertades, e
inciden negativamente en su bienestar y desarrollo integral, causando intenso
sufrimiento al menor, cuyos efectos negativos aumentan a medida que la
situación se cronifica.
Debería conocerse los daños que todos los niños y adolescentes padecen
cuando conviven en un hogar en el que la violencia contra la madre es ejercida
por el maltratador. Si estos menores viven en un ámbito de violencia no es
aceptable considerar que a pesar de ello, y con independencia de su edad, no
puedan identificar al causante que ejerce violencia contra la madre y contra
ellos mismos.
Cuando el niño o la niña pasa miedo la mayor parte del tiempo su sistema
limbico queda atascado en uno de los extremos del espectro: siente demasiado o
demasiado poco, pierde la capacidad de sintonizar, de autorregularse, de vivir
serenamente en su propia piel, no logra el modo de alcanzar el equilibrio,
porque esta huyendo de las emociones dolorosas que recibe por parte del
agresor que además es su padre, lo que indudablemente confunde a estos
niños hasta el extremo de llevarlos a una paralización emocional. A nivel
extremo, el pensamiento y la emoción se desconectan. El niño y la niña
pierden contacto consigo mismo.
Los síntomas repetidos por falta de equilibrio emocional en la infancia
afectada por este tipo de maltrato son los siguientes;
a) Actitudes de autorregulación poco desarrolladas.
b) Incapacidad para controlar sentimientos fuertes, enojos, rabia,
ansiedad y tristeza.
c) Ausencia de capacidad para regular la conducta.
d) Imposibilidad de superar por si mismos las circunstancias.
125
Sentencia número 256/08, Audiencia Provincial de Bizkaia. Sección 6ª, Magistrada, ponente Dª Nekane San Miguel
Bergaretxe
56
El cuerpo no distingue realmente entre el peligro físico y el estrés
emocional, por lo tanto la respuesta asociada al miedo hace que el cuerpo
reaccione bombeando adrenalina y otra ssustancias químicas al estrés, lo
que hace que el latido del corazón se acelere, los músculos se contraigan y
la respiración se altere. Preparándose para una rápida huída o para dar la
batalla. Para los niños y las niñas que son victimas directas de violencia
de género, estas graves alteraciones llegan a causarles trastornos físicos
(somatizaciones) y emocionales.
La capacidad de huir o poner fin a la situación traumática evitaría que el
niño o la niña lleguen a sufrir el trastorno de estrés postraumático, pero tal
capacidad les esta vedada, por razones evidentes de edad y dependencia.
Las primeras sensaciones en la infancia, tanto positivas como negativas o
traumáticas, tienen un notable efecto en la formación de la sinapsis. El
cerebro crece a un ritmo espectacular en los primero años de la vida de
manera que las experiencias se van tejiendo en nuestro sistema nervioso
convirtiéndose en la base neuronal de auto regulación emocional. Los traumas
en la infancia irrumpen causando un serio trastorno en el aprendizaje de los
niños y las niñas para autorregular sus emociones. “Dado que el cerebro de los
niños y niñas están desarrollándose, el trauma tiene una influencia mayor y
mas penetrante en el concepto sobre si mismos, sobre el sentido del mundo y
en su capacidad de regularse” (Van der Kolk 2007). En consecuencia, aunque
el elemento estresor agudo o trauma desaparezca el daño provocado hace que
la respuesta sea la misma.
Se trata sólo de una visión panorámica de lo que está sucediendo con el
SAP como fenómeno social a través del cual puede valorarse sin temor a
equívocos que se están conculcando una serie de derechos de los niños ya
que no se les considera como sujetos de pleno derecho.
En definitiva, la infancia que vive directamente la violencia de género,
está expuesta a un permanente riesgo, a un desarrollo empobrecido y
traumático. No solo tiene miedo, sino que pierde la figura de la persona que,
en condiciones normales, debería ser referente, por ello se siente confundido
y traicionado, lo que le provoca angustia, temor y por tanto rechazo.
Atendiendo a lo que significa la figura del perpetrador en la violencia de género,
se entiende que constituya un elemento estresante que impacta sobre cada uno
de los miembros de la familia.
57
Este caos de tensiones y estrés familiar es el caldo de cultivo del
desarrollo psicológico y emocional de un niño o niña víctima de violencia
de género. Si se analiza con detalle su aprendizaje en este clima familiar se
aprecia que el menor ha desarrollado un mecanismo de supervivencia muy
deficitario, e inseguro en el que pueden reproducirse las conductas de
sumisión de la madre o de violencia del padre.
58
4
INTRODUCCIÓN DEL SAP EN EL
MUNDO JURÍDICO.
ORIGEN Y POSTERIOR DESARROLLO EN ESTADOS UNIDOS.
En los años 80 surge la pseudociencia o “ciencia basura” así
calificada por el psiquiatra norteamericano Dr. Paul Fink126, Presidente del
Leadership Council on Child Abuse and Interpersonal Violence y antiguo
Presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría de EEUU. Concluye que:
“la ciencia nos dice que la razón más probable para que un niño rechace a un
progenitor es la propia conducta de este progenitor. Etiquetas como el
Síndrome de Alienación Parental (SAP) sirven para desviar la atención de
estas conductas”... “los niños sufren cuando la Ley acepta un síndrome sólo
porque alguien que se dice “experto” crea una frase elegante”. “Cada vez
más, los tribunales están descifrando la charada del SAP y rechazando permitir
que los juicios se usen como un teatro para la promoción de ciencia basura”127.
Pero veamos cual es la posición adoptada en los tribunales
norteamericanos después de 20 años de experiencia de las consecuencias del
SAP en el ámbito judicial y cómo se han posicionado sus operadores jurídicos.
Una reputada jurista americana Jennifer Hoult128 realizó un estudio
exhaustivo sobre 64 sentencias en las que se menciona el SAP hasta julio de
2005 en EEUU. Sólo hubo dos sentencias procedentes del estado de Nueva
York que se centran en valorar el SAP, considerando que es inadmisible que se
presente como prueba en un juzgado o que se admitan testificales o periciales
que pretendan hacer valer el pretendido síndrome.
126
Palabras de Paul Fink, antiguo Presidente de la Asociación Americana de Psiquiatría vertidas en una entrevista a la
revista Newsday.com en 2003 http://www.ipce.info/library_3/files/pasyndrome.htm
127
Afirmaciones de Paul Fink recogidas en el artículo de U.S. Newswire, 2006.
http://w3.icr.com.au/~kids/files/child%20applaud.pdf
128
HOULT, J. (Spring 2006). The Evidentiary Admissibility of Parental Alienation Syndrome: Science, Law, and Policy,
Children's Legal Rights Journal, 26(1) pp. 1-61.
59
Según la sentencia del 2001 en el caso de People v. Fortín en un
procedimiento penal en el que se acusaba a un hombre de abusar sexualmente
de su sobrina de 13 años y en el que se presentó el Gardner como testigo‐perito
para acreditar que se estaba produciendo este síndrome, el tribunal declaró que
el SAP era inadmisible al carecer de aceptación general entre la comunidad
de profesionales pertinentes. La Corte de Apelación confirmó la citada
sentencia además indicando que parte del interés de Gardner en que triunfara
su teoría radicaba en cuestiones económicas.
A pesar de un total descrédito de la comunidad científica y del ámbito
judicial, Gardner continuó en su empeño y buscó 50 sentencias que él
mantenía que le reconocían su teoría en los Tribunales con el fin de justificar su
construcción. Veintitrés de estas sentencias no fueron publicadas y no sentaron
precedente; trece no satisfacía la definición de SAP; ocho solo la nombraban
en una nota; en una no se menciona el SAP en absoluto; y en cuatro de
ellas discutieron sobre la admisibilidad del SAP en juicio.No se obtuvo
jurisprudencia al respecto puesto que no se apelaron las resoluciones de
Primera Instancia, por lo tanto no hubo sentencias que aceptaran la
admisibilidad del SAP.
En conclusión, ninguna de las sentencias que él mismo aportaba para
acreditar la existencia de SAP sentaron un precedente que reconociera tal
existencia y su admisión en juicio.
El propio Gardner al cabo de un tiempo de engendrar su teoría, en el año
1999, admite que este síndrome permitía ocultar malos tratos y abusos. En un
artículo del Diario Americano de Terapia Familiar Gardner admitió que era cierto
que: “con el reconocimiento del SAP, padres que son verdaderamente
abusadores han estado alegando que la animosidad de los niños hacia ellos
no tenía nada que ver con su abuso y sí con el resultado de una programación
SAP por parte del otro progenitor. Esto se ha convertido en una
racionalización común y una maniobra de distracción por padres abusivos.
Algunos de estos padres han tenido éxito en convencer a los tribunales de que
no eran abusadores y que el SAP era el responsable de la alineación”.
Según Hoult129: “toda prueba psicológica que pueda afectar a la seguridad
de un menor debe estar sujeta a “peer review”, publicación y pruebas
empíricas rigurosas. De manera que las pruebas psicológicas que versen
sobre menores y sean utilizadas en un procedimiento judicial deben estar
sometidas a pruebas empíricas rigurosas y a controles de validez para evitar
129
HOULT, J. “The Evidentiary Admissibility of Parental Alienation Syndrome: Science, Law, and Policy”, Children's Legal
Rights Journal, 26(1) pp. 1-61.
60
que se conculquen los derechos de los menores y que se ponga en riesgo su
salud psicológica y física. La aplicación de la teoría de Gardner ha provocado
que algunos casos judiciales de disputa de la guarda y custodia de los
menores en las que el padre ha solicitado la custodia en base a la alegación
de la existencia de SAP, hayan desembocado en suicidio de adolescentes,
por lo que la admisibilidad del SAP en los procedimientos judiciales debe ser
cuestionado”.
En España también ha ocurrido un fenómeno similar, hay foros que sustentan
la existencia del SAP basándose en el reconocimiento del mismo por el
Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Uno de los casos más nombrados
es el Caso Esholz contra Alemania, en la Demanda nº 25735/94. Pero una
lectura detenida de la sentencia revela que en ningún apartado incluye un
reconocimiento del SAP ni de su admisión como prueba en un juicio. Las
únicas referencias lo son como alegaciones de una de las partes. En este caso
el padre alegaba que el niño padecía el Síndrome de Alineación Parental y éste
era el motivo de su rechazo hacia el padre. En dicha sentencia se admite que
se vulneró el derecho de defensa de un padre a obtener la opinión de un experto
independiente para que valorara el rechazo del hijo, puesto que el Tribunal del
Distrito y el Regional no admitieron la práctica de una prueba pericial psicológica
solicitada por el padre, pero no se pronuncian sobre síndrome alguno.
En algunos estados de EEUU han legislado sobre la regulación del tipo de
pruebas que pueden presentarse en un juzgado. Se han elaborado las Reglas
Federales de Evidencia en los que solo se permite admitir por parte del Juez
en un juicio aquellos medios de pruebas que se basen en teorías científicas
probadas y válidas. Estas reglas sirven de base legal para no admitir cualquier
prueba que mencione el SAP en el procedimiento judicial.
En el ámbito judicial este presunto síndrome ha provocado un efecto
devastador en muchos menores y en sus madres al considerar a los niños y
niñas como mentirosos y a las madres como enfermas mentales.
Los Fiscales norteamericanos también se definen en contra del SAP. La
asociación de fiscales norteamericanos agrupados en el American
Prosecutors Reserch Institute130 ha prohibido tajantemente a los fiscales
norteamericanos la admisión del SAP como prueba en juicio. Afirman que:
130
“Parental Alienation Syndrome: What Professionals Need To Know” Part 1 of 2 By Erika Rivera Ragland 1 & Hope
Fields 2. American Prosecutors Research Institute,Update – Volume 16, Number 6, 2003)
http: Palabras del Juez retirado Sol Gothard recogidas en el documental “Breaking the Silence”, donde se evidencia a
través del testimonio de hijos e hijas que fueron sometidos a la terapia de Gardner la huella del sufrimiento y daño
psicológico que han padecido fruto de la misma.
//www.ndaa.org/publications/newsletters/update_volume_16_number
61
“El SAP es una teoría no probada que puede amenazar la integridad del
sistema de justicia penal y la seguridad de los niños abusados. Los fiscales
deberían formarse sobre el SAP y estar preparados para argumentar contra su
admisión en los juzgados. Cuantos más juzgados se nieguen a admitir el SAP
como prueba, más protección se habrá conseguido en nuestro sistema
judicial para las víctimas del abuso sexual”.
“...Cualquier testimonio afirmando que una parte en un caso de custodia
sufre del SAP, debería por lo tanto ser declarado inadmisible y/o ser eliminado
del informe de evaluación”.
La organización The Nacional Council of Juvenile and Family Court
Judges (en su Guía que evalúa las custodias y visitas en casos de violencia de
género) también se define en contra del SAP.
A su vez, los jueces americanos empiezan a manifestarse en su contra.
El juez Sol Gothard actualmente retirado, ha llevado 2000 casos de
denuncias de abuso sexual infantil. Según él, SAP ha causado daño tanto
emocional como físico, y en algunos casos incluso la muerte de niños y
niñas131. Por ello, chicos y chicas que han padecido las secuelas de la
aplicación judicial del SAP, y que fueron apartados de sus madres y obligados a
vivir en muchos casos con el padre abusador o maltratador, se han asociado para
dar soporte a otras “victimas del SAP”132.
El Tribunal Supremo de EEUU declaró que no puede admitirse en juicio un
testigo que secunde teorías no validadas por los estándares de validez y
fiabilidad. Afirma la inexistencia de SAP al no cumplir todos los requisitos de
fiabilidad y validez científica. Actualmente el descrédito de la teoría del
pretendido SAP es total. Incluso en el estado de California se va a prohibir de
forma expresa su uso en el ámbito judicial.
131
Palabras del Juez retirado Sol Gothard recogidas en el documental “Breaking the Silence”, donde se evidencia a
través del testimonio de hijos e hijas que fueron sometidos a la terapia de Gardner la huella del sufrimiento y daño
psicológico que han padecido fruto de la misma.
132
Existen varias asociaciones de adolescentes víctimas de la aplicación del pretendido SAP: Children Against Court
Appointed Child Abuse: www.CA3CACACA.blogspot.com o Courageous Kids Network http://www.courageouskids.net/
62
INMERSIÓN DEL SAP EN EL ÁMBITO JUDICIAL ESPAÑOL.
En los últimos años ha irrumpido en el ámbito de la justicia española el
“Síndrome de Alienación Parental” acarreando preocupantes consecuencias
para la infancia y adolescencia no sólo en los procesos civiles sino también en
los penales. Como ocurrió en EEUU, en el momento en que se incorpora en
nuestra legislación de forma expresa, la posibilidad de solicitar la guarda y
custodia compartida impuesta judicialmente (Ley 15/2005 de 8 de julio)133, y la
aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género de fecha 28 de
diciembre de 2004), esta teoría empieza a coger fuerza y extenderse por todo
el territorio español.
Gardner no encontró apoyo en la comunidad científica. Ni ahora, veinticuatro
años más tarde, ha conseguido el reconocimiento de la OMS ni de la
Asociación Americana de Psiquiatría. Sin embargo tanto su creador como los
seguidores del mismo recurren a la justicia como vía para legitimar el llamado
síndrome. Todo ello en su empeño por darle credibilidad para utilizarlo como
base para cambios judiciales de la custodia de menores.
Son muchos los procedimientos en los juzgados españoles en los que los
abogados plantean el SAP como objeto de prueba básica (como alegaciones de
una de las partes o a través de informes) cuando hay disputa sobre la guarda y
custodia de los hijos e hijas y/o en casos de abusos sexuales a menores. No
existe unanimidad en los fallos judiciales en cuanto a la admisión o no del SAP.
Diversos organismos se han declarado abiertamente en contra de la
admisión del SAP como la Fiscal de la Sala Delegada contra la Violencia
sobre la Mujer, Soledad Cazorla134: “Es a mi juicio poco afortunado plantear
una retirada (de la acusación pública) partiendo de una enfermedad o en un
síndrome poco consolidado y no adverado por organismos internacionales”.
En ese mismo sentido el Consejo General del poder Judicial 135
elaboró en el año 2008 criterios de actuación judicial frente a la violencia de
género en las que abordaba el planteamiento de la teoría del SAP en el ámbito
jurisdiccional concluyendo que:
“... aceptar en suma los planteamientos de la teoría de Gardner en los
133
Recordemos que en la reforma del CC de fecha de 8 de julio 2005 se introdujo de forma expresa la regulación de la
guarda y custodia compartida en el artículo 92.
134
Memoria de la Fiscalía General del Estado.2007. pag 365
135
Consejo General del Poder Judicial. Guía de Criterios de Actuación Judicial Frente a la Violencia de Género.
http://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
63
procedimientos de guarda y custodia de menores supone someter a éstos a
una terapia coactiva y una vulneración de sus derechos por parte de las
instituciones que precisamente tienen como función protegerles”.
Como argumenta Paloma Marín López, Magistrada Jefa de la Sección
Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ136 la
privilegiada por la que el SAP se cuela en las resoluciones judiciales son
informes periciales “especialmente a través de la asunción acrítica de
mismos.”
del
vía
los
los
En orden a acreditar la existencia o no de SAP, se solicita por los/as
letrados/as o por el propio juzgador de oficio un informe pericial de los Equipos
psicosociales, o bien aportar un informe privado de parte. En España rige el
principio de libre valoración de la prueba por parte de la Autoridad Judicial. La
admisión de la prueba y la valoración de la misma quedan en manos de la
decisión del juez.
Según el art.283 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la admisión de la prueba
será acorde con tres criterios: el de pertinencia (que guarde relación con el
objeto del proceso, con los hechos discutidos), necesariedad y utilidad (que
sea decisiva para la acreditación de la decisión última del Tribunal).
La Ley establece que no se admitirán aquellas pruebas inútiles que según
las reglas y criterios razonables y seguros en ningún caso puedan contribuir a
esclarecer los hechos controvertidos.
También dice la Ley de Enjuiciamiento Civil, que cuando se considere
necesario, el Juez o las partes pueden solicitar el dictamen de especialistas
cuando sea necesario obtener conocimientos técnicos sobre la materia a
dilucidar, que en el caso que nos ocupa se remiten mayoritariamente a los
Equipos Psicosociales o e Equipo Técnico Judicial. Según la ponencia
presentada por la Magistrada Jefa de la Sección del Observatorio contra la
Violencia de Doméstica y de Género de C.G.P.J, Paloma Marín, los informes
elaborados por los Equipos Psicosociales pertenecientes a los Juzgados de las
CCAA de Madrid, Murcia o Principado de Asturias o de las provincias de
Barcelona, Alicante, Oviedo, Zaragoza, Jaén, Málaga, Sevilla, Las Palmas de
Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife, Ourense, Pontevedra, Soria y Valencia
abrazan la teoría del SAP. (III Congreso del Observatorio contra la Violencia de
Doméstica y de Género. “Algunos problemas en torno a la guarda y custodia de
menores. El SAP y su proyección en las resoluciones judiciales”.
Son pruebas periciales que deben valorarse como tal. El art 347 de la
136
III Congreso del Observatorio contra la Violencia de Género. “Algunos problemas en torno a la guarda y custodia de
menores”. Resistencias a la aplicación de la Ley Integral. El Supuesto SAP y su proyección en las resoluciones judiciales.
64
LEC y 478 de la LECRIM exigen que previa a la pericial se incluyan los
elementos fácticos sobre los que ha de versar la misma, eso significa los
antecedentes de los hechos.
En muchos informes hay una ausencia de relatos relativos a los
antecedentes o historial de violencia del progenitor. Por otro lado, se
minimizan sentimientos de angustia o miedo, de los menores respetos de
este progenitor restándoles credibilidad. Los citados informes incluyen
testigos o hechos que a veces no se han nombrado en los Autos y que se
escapan al control jurisdiccional (otros psicólogos intervinientes en el caso,
profesionales del centro escolar...). Todos los datos relevantes y obtenidos en
el proceso deben ser el punto de partida para elaborar el informe pericial.
En ocasiones las conclusiones de las valoraciones del régimen de visitas del
progenitor con la infancia de los Puntos de Encuentro se presentan sin la firma
del profesional que los ha atendido.
En los informes que presentan los Equipos Psicosociales, de los juzgados,
consta solo la
firma de un trabajador social recogiendo diagnósticos
psicológicos que corresponden a un psicólogo clínico.
Muchos admiten los principios de la teoría del SAP cuando en la
mayoría de códigos deontológico de psicólogos advierten que no se puede
utilizar ningún método o procedimiento que no se halle suficientemente
contrastado dentro de los límites del conocimiento científico. En muchas
ocasiones, las evaluaciones de las que surgen estos informes parte de una
observación de los menores de apenas 20 minutos o media hora y en ocasiones
incluso se han llegado a redactar informes privados diagnosticando SAP sin
haber visto siquiera al menor ni a la madre.
Encontramos que las Sentencias en las que se ha admitido la existencia del
SAP, en su mayoría se han basado en los informes de los trabajadores sociales
o de un psicólogo adscrito al Juzgado. Tras la emisión de los informes las
sentencias deberán motivar porque hacen suyo el informe emitido. En ese
sentido, la Sentencia 193/1996, de 26 de noviembre, del Tribunal Constitucional,
afirma que: “debe explicar el porqué de la convicción alcanzada respecto de los
hechos probados, esto es, en lo ateniente a la determinación de las pruebas en
las que el órgano judicial se ha basado para llegar a la existencia de los mismos,
así como en lo referente a los fundamentos de derecho…razonando el proceso
de subsunción de los hechos probados en las correspondientes normas
jurídicas”.
Conviene advertir que el Tribunal Supremo se ha pronunciado
reiteradamente en el mismo sentido desde tiempo tan remotos como la
65
Sentencia de 6 marzo de 1948 “en cuanto que los Tribunales de Instancia, en
uso de sus facultades propias, no están obligados a sujetarse totalmente al
dictamen pericial, que no es más que uno de los elementos de prueba”.
Según afirma la Magistrada de la Audiencia Provincial de Vizcaya, Nekane
San Miguel “ no existe razón jurídica alguna para otorgar valor preeminente a los
dictámenes de estos técnicos sobre los aportados por las partes ni sobre otros
medios de prueba…existe la actitud ( o creencia) que estos informes, por el
carácter de funcionarios o personas adscritas a los juzgados de sus emitentes,
cuentan con una especie de legitimación en origen, como garantía de
imparcialidad, y en muchas sentencias y resoluciones judiciales, se desacreditan
los informes de los peritos de parte precisamente por haber sido aportados por
las partes en la causa, sin embargo no comparto esta apreciación que,
suponiendo un pre-juicio, va contra las normas más elementales de la
objetividad e imparcialidad”. 137
Los informes de los Equipos Psicosociales no pueden suplantar la decisión
judicial, tal y como establece el TS en la St 19.7.2007 “un dictamen pericial
psicológico sobre un testimonio no constituye un documento que evidencia por su
propio poder acreditativo directo la veracidad de una declaración testifical.el juicio
del psicólogo jamás podrá sustituir al del Juez”, de modo que nos encontramos
ante la libre valoración de la prueba en nuestro sistema judicial.
Desde el año 2002 hay sentencias de las Audiencias Provinciales que
aceptan la teoría del SAP. Sin embargo, la que dio a conocer el llamado
síndrome con gran cobertura mediática y por lo tanto resonancia pública y gran
calado en el ámbito judicial, fue la Sentencia del Juzgado de Primera Instancia
nº 4 de Manresa de fecha de 4 de junio de 2007138.
En este caso, la resolución judicial de la segunda instancia de la Audiencia
Provincial de Barcelona de fecha de 17 de abril de 2008 realiza una velada
rectificación concediendo a la madre un régimen de visitas de fines de
semana alternos y mitad de vacaciones escolares de la menor, a pesar de
aceptar como cierto el SAP. Es de destacar que hubo alegaciones por parte
de la madre de malos tratos del padre hacia su hija que motivaba según la
misma el rechazo de la niña hacia su padre.
El diagnóstico de SAP procede de los Equipos Psicosociales adscritos
137
XXI Coordinadora Estatal de Mujeres Abogadas, Noviembre 2008, Oviedo, Mesa Redonda; “El fenómeno psicológicolegal del pretendido Síndrome de Alienación Parental , Comunicación a la mesa redonda de la ponente, Magistrada Nekane
San Miguel
138
En los Fundamentos de derecho expone que “queda probado que la niña padece cuando menos fobia severa a su
padre, sino un síndrome de alienación parental.”, resuelve que la niña que había vivido con la madre con anterioridad
ostentando la guarda y custodia y existiendo alegaciones por parte de la madre de malos tratos del padre hacia la hija, no
tenga relación la niña con la madre ni familia extensa en un período mínimo de 6 meses desde notificación de la
sentencia.”
66
en los Juzgados y/o de informes psicológicos presentados de parte en los que
en ocasiones la madre y menores no son examinados por los mismos. y que
sirvieron para fallar en su favor en el Juzgado de primera instancia, es puesto en
entredicho por la citada Audiencia al destacar que: “el mentado psicólogo, no
vio ni estuvo siquiera con la niña en momento alguno antes de la emisión de
sus dictámenes”.
Del mismo modo está ocurriendo en muchos procedimientos judiciales
estudiados en los que se presentan referencias de SAP.
Encontramos casos similares al del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción
nº 4 de Manresa. Aún reconociendo en la sentencia de 4 de junio de 2007
que el SAP no es un síndrome científico, dictamina un posible fomento de
Síndrome de Alienación Parental en la menor, y atribuye la guarda y custodia
de los hijos al padre, por incumplimiento reiterado de la madre de facilitar el
régimen de visitas.
En la tramitación del proceso se han aportado como prueba los informes y
declaraciones de seis técnicos. Todos ellos coinciden en la fobia,
animadversión y temor que siente la menor hacia su padre, pero difieren en el
origen de la misma. Tres de los peritos atribuyen dicha fobia al hecho de que el
padre maltrataba a la madre y que la niña se sentía amenazada; fundando por
tanto ese miedo en la consecuencia lógica de la vivencia traumática y
experiencias negativas de la niña con el padre. De otra parte, los otros tres
doctores (dos de ellos designados judicialmente), atribuyen el rechazo al
pretendido Síndrome de Alienación Parental en la que la madre (así como
familiares de su entorno) son el elemento alienador, ejerciendo una influencia
negativa sobre la niña.
Llegados a este punto de disentimiento la juzgadora, en el Fundamento de
Derecho Cuarto 3) de la sentencia, explícitamente argumenta su postura a favor
del SAP:
“En relación al origen de la fobia de la menor, esta Juzgadora acoge sin
género de dudas la posición de los doctores ..., por encima de la posición de
los doctores...porque éstos basan sus conclusiones partiendo de datos de una
supuesta violencia intrafamiliar, lejanos ya en el tiempo y que nunca han
resultado probados ni judicial, ni científicamente, mientras que los tres primeros se
amparan en unas observaciones de la conducta de la niña en tiempo
presente(....)
(...) Considera esta Juzgadora que no ha de negarse a priori existencia a un
síndrome descrito y profundamente estudiado fuera de nuestras fronteras y
que al no ser considerado como una enfermedad sino como un problema
relacional quizás por eso aún no se encuentre en la clasificación de la OMS,
67
lo que también podría ocurrir por ir esta organización necesariamente por detrás
de la realidad en el reconocimiento de una nueva patología - un desarrollo
lógico por otra parte de los avances de la ciencia-.
(...) No corresponde a esta Juzgadora entrar ni adelantarse a los
reconocimientos de las más altas autoridades médicas, ni tampoco -por no ser
su oficio- entrar en la discusión entre doctores en la pugna por la existencia de
ese descrito síndrome...”
En consecuencia esta jueza admite como más científicas las posturas de
quienes defienden la existencia del síndrome porque uno de los doctores
designados judicialmente...., según consta en la causa, “ha dedicado muchas
horas de trabajo y estudio” al respecto.
Hay que destacar como argumenta Ana Mª Pérez del Campo139 que “La ley
que autoriza al juez a pedir auxilio judicial, no le reconoce autoridad para
legitimar prácticas ajenas a la pericia invocada o para dar reconocimiento a
cuadros y supuestos excluidos de la misma (regla fundamental en la exigencia
de la “sana crítica”)”.
La Audiencia Provincial de Islas Baleares (Sección 4ª), Sentencia
num.47/2008 de 7 de febrero, igualmente entiende y así ratifica la sentencia
del juez “a quo” en la que se constata la existencia de un Síndrome de
Alienación Parental “severo” o “moderado- severo”, atribuyendo la guarda y
custodia al padre.
Resulta espeluznante comprobar como la base para desestimar el
recurso de apelación interpuesto por la madre, es el libro de un
psicólogo “experto” en SAP (mencionado recurrentemente a lo largo de los
distintos fundamentos de derecho) y el informe pericial de una psicóloga adscrita
al Juzgado de Primera Instancia nº 12. Dicha psicóloga solo vio a la madre
una vez, y de su informe se desprende únicamente “que la postura de la
madre en aquellos momentos era la de solicitar una clara reducción del
régimen de visitas (...)”. El libro en el que se apoya la Sala para el fallo judicial,
se convierte en un axioma, llegando a clasificar incluso el tipo de síndrome
que padece la menor, en base a él. Textualmente, en el Fundamento el
Derecho Tercero de la sentencia se argumenta así:
“El psicólogo D. F. define el Síndrome de Alienación Parental (SAP)
como un trastorno caracterizado por el conjunto de síntomas que resultan del
proceso por el cual un progenitor transforma la conciencia de sus hijos,
mediante distintas estrategias, con objeto de impedir, obstaculizar o destruir
sus vínculos con el otro progenitor, hasta hacerla contradictoria con lo que
139
PERÉZ DEL CAMPO, A., “El grave conflicto del SAP”, 2009
68
debería esperarse de su condición.
El referido psicólogo en el libro sobre el síndrome de alienación parental
indica que el SAP es un proceso, y por tal necesita de tiempo para ser llevado a
cabo (...).
(...)Debemos mostrar nuestra conformidad con la alegación que se
formula en dicho recurso acerca de que para un adecuado diagnóstico de
alienación parental es importante analizar la situación existente previa a la crisis
de la convivencia. En tal sentido F. señala en el Libro al que nos hemos referido
que es fundamental la necesidad de una evaluación extensa, que incluya no
sólo las circunstancias próximas a la conducta problema, sino una visión global
del niño...”
Continúa así en el Fundamento de Derecho Sexto de la misma:
“(...)Por lo que se refiere a los tipos de SAP, el psicólogo Sr. F., en el Libro al
que antes nos hemos referido y al que también se refiere la parte apelante en
distintos puntos de su recurso de apelación, distingue los siguientes: tipo leve,
tipo moderado y tipo severo.”
“Atendiendo a las conductas o situaciones que se contemplan al referirse
a cada uno de ellos, en el supuesto de autos no podemos considerar que nos
hallamos ante un SAP de tipo leve, sino que ya lo debemos de clasificar en el
tipo de moderado a severo, cuya solución debe ser la que ha adoptado el
Juez "a quo" en la sentencia de instancia. Pues conforme señala F. …
las intervenciones en los tipos de SAP moderado y severo deben ser
acompañadas en un estricto apoyo judicial y policial que permita la separación
del hijo alienado de sus fuentes de alienación - progenitor y familia extensa-,
todo ello bajo supervisión y compromiso de los profesionales responsables.”
En cuanto a los informes emitidos por los Puntos de Encuentro, no
pueden entenderse como prueba documental.140 Por lo que deben ser llevados
a juicios a través de los medios de prueba admitidos en derecho (testifical) y
someter a quien los firma a que acuda al Juzgado y se someta al principio de
contradicción.
Se ha observado en los mencionados informes que en ocasiones se
incluyen informaciones sesgadas de los hechos, ausencia de motivación de
sus conclusiones, ausencia de relatos expresados por los menores a la
llegada y salida del PEF, se minimizan las emociones de los menores que
140
Tal y como establece el Tribunal Supremo en Sentencias como la de 20 de enero de 1987 y 14 de febrero de 2002 la
información que contiene debe ser indiscutible e irrefutable
69
manifiestan durante su estancia en el citado centro: miedo, llanto, ataques de
ansiedad, rechazo de ver al padre etc. son informes escuetos. (Sala Audiencia
Provincial de Lugo, de 17 de diciembre de 2007).
Es esencial que sean citados judicialmente a fin de ratificarse en los mismos
y que puedan aclarar cualquier término del informe, se sometan al principio de
defensa, inmediación y contradicción.
Se fuerza a los niños a continuar las visitas a pesar de su rechazo frontal,
lo que conculcaría el art. 9 y 12 de la Convención de los Derechos de los Niños.
Hay que destacar como dice la prestigiosa psicóloga norteamericana
Leonore Walter, quien hizo estudios exhaustivos sobre la farsa del SAP, que
en muchas ocasiones: “En vez de valorar cuidadosamente cada situación
individual y proceder con cautela, hay profesionales que priman el contacto del
niño con el progenitor rechazado, siguiendo el estilo del SAP, aunque ni siquiera
lo nombren, y pasando por alto conductas del progenitor rechazado que
provocan un rechazo adaptativo y lógico del niño”141..
Así se refleja en los casos estudiados en nuestro país, de tal forma que en
la actualidad, a pesar de la desacreditación por los organismos
internacionales de salud mental de la teoría del SAP, se siguen emitiendo
informes en los que subyace toda la ideología que sustenta el SAP pero sin
nombrarlo, lo que hace más fácil su aceptación y su credibilidad y más difícil su
crítica.
Gardner apoyó su teoría del SAP también en una figura llamada “Friendly
Parent”142, “Progenitor Amistoso” que ya había inventado años antes. Según
este principio, se debe otorgar la custodia del menor al progenitor más
“amistoso” con el otro, es decir, a aquel progenitor que promueva más la
relación del menor con el otro progenitor y no la obstaculice. De esta manera,
se considera que el Progenitor Amistoso actúa “en interés del menor”. Sin
embargo, de nuevo este principio fue creado para silenciar a las víctimas de
maltrato o abuso sexual, para neutralizar la denuncia de malos tratos o abusos
de un progenitor contra el otro, ya que por lo general, estas denuncias son
difíciles de probar y muy a menudo, siguiendo los principios del SAP se
consideran prueba de la mala fe y de la actitud obstaculizadora de la relación
paternofilial del progenitor denunciante. Se considera a éste como un progenitor
“no amistoso” y susceptible de perder la custodia de los hijos a favor del otro.
141
WALKER, L. “Analysis of Parental Alienation Syndrome and its Admissibility in the Family Court.”
ZORZA, J. “The friendly parent concept –another gender biased legacy from Richard Gardner”. Domestic Violence
Report, vol 12.
142
70
Siguiendo la citada teoría, muchas resoluciones judiciales indican a la
madre cual es el comportamiento que debe tener una “buena madre” y es el
de asumir el rol de cuidadora y protectora de sus hijos, algo consustancial a
la maternidad pero además deben favorecer y estimular una relación
paterno‐filial estrecha y cordial bajo el apercibimiento que sustraerles la guarda
y custodia de los menores y otorgarla al padre. Todo ello con independencia
de la actitud que haya tenido el padre para con sus hijos desde su nacimiento
hasta el momento de enjuiciar los hechos. Es claro que la creación de esta
teoría misógina parte de la concepción prehistórica de considerar las mujeres
como malvadas y perversas.
Se manifiesta en distintas resoluciones judiciales como en el Auto nº
487/06, de 8 de junio de 2.006, de la Sección 17ª de la Audiencia Provincial
de Madrid, que desestima el recurso de la madre contra un auto que
acordaba el sobreseimiento provisional de unas diligencias previas incoadas
por denuncia de la madre contra el padre por el tipo delictivo del artículo 224.
El auto confirma la resolución apelada y recuerda el surgimiento del SAP,
que “se detecta”, dice, un cuarto de siglo antes “en los Estados Unidos de
América, favorecido por unas especialísimas circunstancias sociológicas”.
Y añade que “Aunque en los primeros estudios se interpretó que el
síndrome afectaba en mayor medida a las madres (hasta el punto de
proponerse la inquietante denominación “Malicious Mother Syndrome” o
“Síndrome de la Madre Malvada”), los datos estadísticos más recientes no
permiten establecer con certidumbre científica la prevalencia de un sexo sobre
otro”.
Tal y como recoge Paloma Marín en el III Congreso del Observatorio de
Violencia Doméstica y de Género, el SAP supera el marco civil en el cual lo
enmarcó su creador, para adentrarse también en el penal. Teniendo proyección
principalmente en los delitos de desobediencia y en el de abusos y agresiones
sexuales.


De las 16 sentencias de condena en la jurisdicción penal,
analizadas por la magistrada, 9 (un 56%) lo han sido de madres
y 7 (44%) de padres.
De las 21 sentencias absolutorias, 15 (un 71%) lo han sido de
madres y 6 (un 29%) de padres.
Por lo que “se desprende que la mayoría de las personas que han de
comparecer ante la Administración de Justicia en concepto de acusadas, en
causas en las que se alegue la existencia de SAP, son mujeres”. Creando
directa contradicción con el fundamento jurídico del Auto nº 487/06, de 8 de
71
junio de 2.006, de la Sección 17ª de la Audiencia Provincial de Madrid,
anteriormente citado.
Como se ha comentado no hay unanimidad judicial en el criterio de
aplicación de dicho síndrome, ya que aunque hay (como hemos podido
documentar) bastante jurisprudencia que se apoya en él para aplicar fallos
judiciales; también encontramos jurisprudencia que lo rechaza y no lo admite
como prueba basándose en fundamentos jurídicos que a continuación
pasaremos a analizar.
La Audiencia Provincial de Vizcaya (Sección 6ª), a través de la Presidenta
de la Sala, Nekane San Miguel, en Sentencia núm. 256/2008 de 27 marzo,
resolviendo recurso de apelación en autos 85/07 del Jdo. De lo penal n.5 de
Bilbao, desestimó el fallo condenatorio de la recurrente en base al “Síndrome
de Alienación Parental” que en 1ª instancia se había aplicado. Entiende y no lo
aplica en base a lo clara y rotundamente argumentado en el Fundamento
Jurídico Segundo a) donde se recoge lo siguiente:
“El SAP no ha sido reconocido por ninguna asociación profesional ni
científica, habiendo sido rechazada su inclusión en el DSM-IV por la
Asociación Americana de Psiquiatría, y en la CIE-10 de la OMS. Estas y otras
instituciones que priman los objetivos clínicos y de investigación, basan la
inclusión de una nueva entidad diagnóstica en la existencia de sólidas
bases empíricas, no cumpliendo el SAP ninguno de los criterios necesarios.
Según una declaración de 1996 de la Asociación Americana de Psicología
(APA) no existe evidencia científica que avale el SAP. Esta Asociación critica el
mal uso que de dicho término se hace en los casos de violencia de género. En
su informe titulado la Violencia y la Familia, afirma: "Términos tales como
"alienación parental" pueden ser usados para culpar a las mujeres de los
miedos o angustias razonables de los niños hacia su padre violento". La Guía
de Evaluación para jueces de los casos de custodia infantil en contextos de
violencia doméstica, editada por el Consejo nacional de Juzgados Juveniles y
de Familia, creado en EE.UU. en 1937, advierte en su edición de 2006 sobre el
descrédito científico de dicho síndrome. (...)
La "popularidad" e invocación que de este denominado síndrome se está
realizando en los últimos tiempos, y las (calificadas como) peligrosas
consecuencias que está llegando a tener en relación con los procesos de
separación y divorcio, llevaron a que en diciembre de dos mil siete un muy
numeroso grupo de solventes profesionales de Medicina y Salud Mental
suscribieran un manifiesto "ante el fenómeno psicológico‐legal del pretendido
"síndrome de alienación parental", en el que, entre otras afirmaciones, se
expresa de forma contundente que la "ideología que sustenta el SAP es
72
abiertamente pedófila y sexista", siendo un instrumento de peligroso fraude
pseudo‐científico, que está generando situaciones de riesgo para los niños, y está
provocando una involución en los derechos humanos de los menores y de sus
madres (mujeres)."
En cualquiera de las disertaciones y/o cursos que, sobre la cuestión
pueden seguirse, se hace mención a la actitud e ideología de su "creador" o
formulador, puesto que es igualmente "popular" que éste escribió cuestiones
que se han asociado con esa imputada pedofilia (Gardner, True and false
accusations of child sex abuse, 1992, p. 549) y el enfoque de la madre (mujer)
como alienadora y que hace invisible al padre.
Es sobradamente conocida, tal y como se pone de manifiesto en la
sentencia, la ideología pedófila de Richard Gadner. Éste sostiene
razonamientos tales como que “se le puede hablar al niño o a la niña de
sociedades en las cuales tal comportamiento era y es considerado normal”
(Gardner, True and false accusations of child sex abuse, 1992, p. 549). O
“que la pedofilia puede mejorar la supervivencia humana sirviendo a
propósitos procreativos” (Gardner, True and false accusations of child sex
abuse, 1992, p. 24‐5)...“Hay algo de pedofilia en cada uno de nosotros”.
Retomando la sentencia comentada, reitera en el Fundamento Jurídico
Segundo a): Los riesgos de la asunción de esta teoría y de la práctica de la
terapia indicada por su creador y seguidores han sido igualmente advertidos por
la Asociación Española de Neuropsiquiatría ("La construcción teórica del
Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP) como base para cambio
judiciales de la custodia de menores‐ Análisis sobre su soporte científico y
riesgos de su aplicación").
Son cada vez más numerosos los profesionales de la psicología y la
psiquiatría que valoran la formulación del síndrome como un modo más de
violencia contra la mujer, y que recuerdan que “La ciencia nos dice que la
razón más probable para que un niño rechace a un progenitor es la propia
conducta de ese progenitor Etiquetas como el "SAP" sirven para desviar la
atención de estas conductas (Dr. Paul Fink) y olvidan que la ambivalencia o
el rechazo hacia un progenitor puede estar relacionada con muchos factores
diversos" (Dr. Gaber) que no son del caso ni reseñar ni examinar en esta
resolución; sin embargo, su imputación y formulación está sirviendo para
culpabilizar a las madres de conductas "anormales" de los hijos.”
La hostilidad de los menores a las visitas del progenitor no custodio puede
deberse a multitud de causas, que nada tienen que ver con síndrome alguno.
Motivos como ansiedad normal tras un proceso de separación, inquietud
durante el régimen de comunicación y visitas, o la posibilidad de que haya
73
existido violencia por parte del padre hacia la madre durante la relación
conyugal en las que los hijos e hijas fueron a su vez víctimas directas del
atropello y la violencia de todo orden ejercida por el padre a la que
estuvieron expuestos durante todo el tiempo que duró la convivencia de los
progenitores.
En este sentido igualmente se pronuncia la Audiencia Provincial de
Barcelona (Sección 18ª), Sentencia núm. 305/2007 de 19 junio, desestimando
una modificación del régimen de visitas por falta de prueba que la madre
incumplía el régimen, ni que los/as menores padecieran síndrome de alienación
parental. En su Fundamento de Derecho Segundo se recoge:
“(...)del informe del Equipo de asesoramiento Técnico Civil de la Dirección
General de Relaciones con la Administración de Justicia que precisamente
interesó el apelante, no se deduce una situación sustancialmente distinta de
la habitual en los casos de conflicto entre cónyuges separados, sintiéndose
ambos menores en medio de una situación familiar conflictiva, y
reaccionando normalmente ante una actitud de los padres, que el informe
señala como un "exceso de protección" referido a la madre, y de una actitud
"posesiva y rígida" referida al padre, en relación a la cual se genera un
"distanciamiento físico, pero no afectivo" de los hijos respecto al padre,
reacción que no sugiere comportamiento patológico alguno. En estas
circunstancias, y muy fundamentalmente atendido el resultado de la exploración
practicada a los menores por esta Sala, en la que manifestaron que el régimen
se cumplía desde el viernes, así como la inexistencia de incumplimiento alguno
por parte de la madre, es por lo que debemos mantener el régimen del convenio
aunque con dicha matización, sin que proceda el resto de la ampliación
solicitada no tanto porque daría lugar a fuentes de controversia entre las
parte habida cuenta de la conflictividad existente entre ellas, sino por las
mismas manifestaciones efectuadas por los menores en dicho acto, que son
de muy importante consideración atendida la edad de los mismos ,lo que en
este particular nos lleva a estimar parcialmente el recurso que se examina.”
Tal y como refiere la sentencia núm. 256/2008 de 27 de marzo de la
Audiencia de Vizcaya, Sección 6ª, se está utilizando el SAP como base para
cambio judiciales de la custodia de menores.
Coincide en su postura la Audiencia Provincial de Sevilla (Sección 4ª) en la
Sentencia nº 607/2008 de 11 diciembre donde manifiesta que: “tal énfasis en
el pretendido síndrome padecido por los hijos del matrimonio sólo se explica
como argumento para desacreditar el testimonio inculpatorio de la
denunciante”. Continúa aclarando en el Fundamento de Derecho Primero 6:
“...el comprensible esfuerzo de la defensa por atribuir la imputación
74
delictiva a una conspiración de su esposa para privarle de su relación con los
hijos comunes tropieza con el hecho de que en esa conspiración la
denunciante habría tenido que involucrar no sólo a su madre y hermano, lo
que podría ser fácil de explicar, y al mayor de los referidos hijos, lo que ya
resulta más inverosímil una vez desmontado el argumento del "Síndrome de
Alienación Parental", sino también a una amiga, a una antigua empleada
doméstica, a dos vecinas de la planta inferior al domicilio del matrimonio, a un
agente del Grupo Diana de la Policía Local y a una asesora jurídica o
informadora legal de una asociación de apoyo.”
“Todas estas personas proporcionan un testimonio que corrobora en mayor
o menor o medida, de forma más directa o periférica y con referencia a
fechas más próximas a la denuncia o más remotas en el tiempo,
comportamientos del acusado por completo consistentes con la imputación de
maltrato fundamentalmente psíquico que se le dirige, en los expresivos
términos que se recogen en cada caso en el acta del juicio y que se
resumen en el tercer fundamento de la sentencia impugnada, a cuyo
contenido basta con remitirse, dándolo aquí por reproducido”.
Otra perversa finalidad del SAP es silenciar los abusos sexuales y malos
tratos a menores, creando un efecto diabólico al invertir el principio de la
carga de la prueba. No tiene que probar quien acusa, como es norma en
Derecho, sino que ha de probar su inocencia quien ha sido acusado/a. Gardner
así lo afirma cuando señala “la negación del SAP es la defensa primaria del
alienador”. Así lo entiende y aplica la Audiencia Provincial de Sevilla en la
sentencia anteriormente comentada (sentencia 607/2008 de 11 de diciembre)
donde se explicita lo siguiente:
“Sí merece la pena detenerse a señalar que el propio Gardner se vio
obligado a añadir a su definición inicial del pretendido síndrome una cláusula
final, a modo de criterio negativo de diagnóstico, a cuyo tenor "cuando un
'maltrato/abuso sexual' está presente E...] la explicación del síndrome de
alienación parental para la hostilidad del niño no es aplicable".
De este inciso se sigue, en puridad lógica y en rigor científico, que un
"informe" previo de "Síndrome de Alienación Parental" no debe utilizarse
sin más como medio de prueba exculpatorio en una causa penal por
maltrato, sino que el proceso debería ser el inverso: debe primero
constatarse la inexistencia del abuso o maltrato por parte del
progenitor pretendidamente "alienado", y sólo entonces, según los propios
postulados de la teoría en cuestión, podrá sostenerse la existencia en los
menores del así llamado síndrome en el proceso familiar por la custodia de los
hijos, ámbito en el que el concepto tiene su origen y su campo de aplicación
privilegiado. Y en este caso no sólo la defensa pretende poner la carreta delante
75
de los bueyes (el síndrome se utiliza para combatir la existencia del maltrato, en
lugar de que la ausencia del maltrato permita "diagnosticar" el síndrome ), sino
que los informes periciales que observan en los hijos de denunciante y
acusado el pretendido síndrome carecen de datos objetivos para afirmar o
negar la existencia del maltrato de la que depende el diagnóstico, como
expresamente reconocieron en el acto del juicio (folio 675) Don. y la Prof. (...) y
se desprende igualmente de los antecedentes del informe del psicólogo de los
Juzgados de Familia (folio 599), que no contó entre la documentación
estudiada con la obrante en esta causa”.
Como se hace mención en el manifiesto firmado por juristas y sociedad civil
ante el fenómeno psicológico-legal del pretendido síndrome de alienación
parental (10 de diciembre de 2007) si la madre del menor acusa al otro
progenitor de abuso sexual ello constituye una evidencia de SAP, sin
mencionar que la falta de denuncia haría incurrir a la madre en encubridora o
cooperadora.
De este modo se “neutraliza” la acción de la progenitora de salvaguardar y
proteger los derechos de los menores. Los criterios diagnósticos del llamado
síndrome lo convierten en un poderoso instrumento para silenciar abusos y
malos tratos a los menores y sus progenitores garantizando al agresor una
inmunidad de sus actos y posibilidad de perpetuar los mismos, por lo que
adolece de graves prejuicios a favor del presunto abusador.
Los criterios diagnósticos del SAP para determinar el tratamiento que debe
seguir el menor se fija en la conducta materna jamás en la del padre no se
investiga como dice Hoult la conducta paterna no es examinada ni cuestionada
su historia psiquiátrica o su conducta violenta. Para determinar el tratamiento a
seguir que es arrebatar la custodia de los niños y niñas a la madre, Gardner,
creo una serie de diagnósticos que se centran en la conductas que
frecuentemente ocurre en mujeres que han vivido situaciones de violencia y
que quieren proteger a sus hijos de abusos o malos tratos y que luchan por
defenderlos.
Para Gardner existe el SAP cuando:

Una mujer pleitea frecuentemente. Es lógico que las madres
denuncien y hagan una defensa legal activa de sus derechos y la
de sus hijos pero para el teórico americano eso lo califica como la
insoportable histeria de las mujeres llenas de patologías
psiquiátricas.

Que interponga denuncias a la policía o servicios sociales.
76

Que haga, violaciones de ordenes de protección.

Es considerado como una histeria o patología que sufre la mujer
y por ello Gardner le concede definitivamente el titulo de
alienadora. Esa conducta de la mujer agrava la condición de
alienadora de programadora de sus hijos/as puesto que el SAP
concluye que la causante del rechazo de los/as hijos/as al padre es
la conducta de la madre. JAMÁS DUDA DE LA DEL PADRE Y
DESCONSIDERA LAS DISTINTAS ETAPAS EVOLUTIVAS DEL
NIÑO/ADOLESCENTE. Partiendo de la bondad del padre y de la
enfermedad mental de la madre.
Observaciones:
Muchas mujeres para no ser etiquetadas como “mamas SAP” desisten
de denunciar abusos sexuales o malos tratos a sus hijos especialmente
cuando se disputa la custodia de los mimos en caso de litigio de divorcio. Si
una mujer que se esta divorciando presenta una denuncia por abusos o malos
tratos a sus hijos actualmente en nuestros juzgados subyace en el imaginario
colectivo, una suposición y es que la madre miente, y está aprovechando el
procedimiento para arremeter contra el padre y que los niños padecen de SAP.
El SAP crea un efecto perverso que es la inversión del principio de la carga
de la prueba. Además conculca el principio básico del Estado de Derecho que
es el de presunción de inocencia que postula el art. 24.2 C.E. y conculca el
derecho constitucional a la tutela judicial efectiva.
A los juzgados se les pide que asuman que la negación o resistencia de un
menor a estar con su padre carece de una razón o causa real, y oculta el
comportamiento abusivo o maltratador que puede haber tenido al padre hacia
los menores o su compañera.
Y no podemos desmerecer que según un estudio de La Asociación de
Mujeres Juristas Themis: “La violencia familiar en el ámbito judicial” concluye
que en el 64% de los casos de divorcios contenciosos hay actos violencia.
Los menores que son testigos de violencia también son víctimas directas de la
misma que queda oculta en un juzgado cuando se diagnostica SAP.
77
Otros datos a tener en cuenta son los contemplados por la Magistrada
Marín en su ponencia expuesta ante el III Congreso contra la Violencia y de
Género, celebrado en Madrid los días 21, 22 y 23 de Octubre de 2009. En su
ponencia , aborda los porcentajes correspondientes a las resoluciones
judiciales que contienen referencias sobre el concepto del SAP facilitadas por
el Centro de Documentación Judicial en número superior a las 200
resoluciones, dictadas por diversas resoluciones de las Audiencias
Provinciales entre los años 2002 y 2009, en las cuales <<el SAP está presente
tanto en la jurisdicción civil (un 77% de las resoluciones analizadas) como en la
penal (un 23% de las examinadas), ante lo cual la Ponente asegura que <<ha
desbordado por ello, el marco en que la ubicó su creador el proceso civil para
introducirse en la jurisdicción penal. Su denominación ha llegado, incluso, a la
jurisdicción contencioso administrativa (1 sentencia). Marín advierte sobre <<la
profunda diferencia que existe entre una sociedad que garantice la igualdad
formal entre mujeres y hombres y la sociedad del futuro que no solo afirme sino
que haya hecho efectiva la igualdad material entre ellos. Se derivan
concretas pautas de intervención e interpretación, que han de permitir, entre
otros extremos, detectar las reacciones que surgen en determinados grupos en el
seno de la sociedad, contrarios a la efectividad de la igualdad real, así como
sus consecuencias, manifestaciones y proyecciones.143
--
--
-
La Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 7 de Oviedo de fecha de 13
de junio de 2005144 es uno de los múltiples casos de la desprotección y
riesgo que sufren los/as menores con la aplicación del SAP. Se concedió la
custodia al padre debido al “síndrome” que padecían los menores cuando
existía a su vez una orden de alejamiento del padre hacia la ex esposa y
hacia sus hijos, según el Auto de fecha de 23 de octubre de 2004 aún vigente
en el momento de dictarse la Sentencia que obliga al cambio de la custodia de
los hijos al padre.
-
En el Auto mencionado del procedimiento penal queda acreditado que
según un informe del Punto de Encuentro Familiar indica “el temor que los
niños experimentan hacia su padre” existiendo una denuncia previa por
parte de la madre contra el padre por amenazas y daños vivenciadas por los
menores, también expuso el incumplimiento reiterado del padre de abonar la
pensión de alimentos establecida judicialmente en el momento de la separación
en el año 1997.
143
Marín López Paloma. Magistrada Jefa de la sección del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del
C.G.P.J. “Resistencias a la aplicación de la Ley Integral, el supuesto SAP y su proyección en las resoluciones judiciales”,
III Congreso sobre la Violencia del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.
144
Se diagnostica por el Equipo Psicotécnico adscrito a los Juzgados de Oviedo un Síndrome de Alienación Parental por
parte de la madre con relación a los menores, recomendando el cambio de guarda y custodia de los hijos a favor del
padre, interrumpiéndose las visitas con la madre durante dos meses y debiendo de ser supervisados por el equipo
informante. Para llevar a cabo el cambio de custodia, se oficia a la Policía Judicial para que los recojan en el colegio y
los entreguen al padre. Prohibiéndole a la madre comunicarse por cualquier medio con sus hijos.
78
Los informes de los Equipos Psicotécnicos del Juzgado de Oviedo, que
siguieron el desarrollo de la situación familiar, en algunos de ellos no entrevistan
a la madre afirmando en cambio que ésta: “continua teniendo una
interpretación delirante de las circunstancias y (los menores) son vulnerables
a la manipulación materna”, cuando el régimen de visitas materno-filial se realiza
bajo supervisión de un Punto de Encuentro durante unas horas al mes.
El diagnóstico del SAP a un menor presupone que éstos mienten no se
respeta sus manifestaciones y se minimizan situaciones de abuso y maltrato.
No se da credibilidad a las manifestaciones de los niños ni de sus madres.
Existe una sentencia de primera instancia145 condenando al padre por abusos
sexuales a un menor siendo absuelto en segunda instancia146 admitiendo que:
“...Todo lo relatado por el menor no puede ser fantasía...se puede llegar a la
conclusión de que hay algo de cierto en lo que dice el menor, pero no se sabe
muy bien qué. Existió algún tipo de estímulo pero no necesariamente tuvo que
ser sexual, pudo ser neutro.”
También hay acreditado en los autos la condena por malos tratos del padre
hacia su ex pareja. En una sentencia posterior147 de modificación de medidas
se le concede la guarda y custodia del hijo al padre y un régimen de visitas
materno‐filial supervisado por un Punto de Encuentro, alegando éste en su
demanda reconvencional el padecimiento del menor del SAP diagnosticado
por un informe de un psicólogo que no entrevistó al menor.
Se resta credibilidad a las manifestaciones y situaciones expresadas
vividas por el menor adolescente con su padre incluso en el momento de
exploración del menor que dice que:
“...por este Juzgador se apreció una insistencia del menor en relatar lo
que su padre le hizo, describiendo conductas ciertamente desagradables de
carácter coprofágico...así describiendo un episodio violento ( no recogido en
Sentencia alguna) en la que el demandado le amenazó con arrojarlo por la
ventana” el rechazo a ver al padre es persistente y concluyendo el Juzgador que
“considerando muy probable que su discurso haya sido reforzado y
apreciando una simbiosis entre madre e hijo” el Equipo psicosocial del
Juzgado admite que el adolescente “vive bajo un gran temor a su padre” y
que el motivo de su miedo es “una angustia que sufre ante la
posibilidad...de que al final de todo este proceso, se pudiera tambalear la
relación tan estrecha que tiene con su madre.”
145
146
147
Sentencia de Juzgado de lo Penal nº 5 de Bilbao de 2001.
Sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya de 10 de Enero de 2002
Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia nº 14 Bilbao de procedimiento de modificación de medidas 507/07
79
La intervención terapéutica recomendada por el SAP supone una
coacción legal y no un tratamiento médico. La repercusión fulminante que
conlleva aceptar el SAP en una sentencia judicial va desde conceder la
custodia al progenitor “alienado”, a posibles multas o a la prohibición de que
tanto la madre (en la mayoría de los casos) así como el entorno materno,
pueda tener cualquier tipo de contacto con el menor. En los casos más
extremos incluso cabe la posibilidad de cárcel.
Sobre esta cuestión, de consecuencia tan destructiva para el menor y de
sufrimiento continuo para la madre, se pronuncia taxativamente el autor
Lorente Acosta, diciendo: <<especialmente en lo que se refiere a la separación
de la madre y entrega al padre maltratador, con lo que se somete a los hijos
simultáneamente a una terapia compulsiva para modificar una conducta nacida
de los sentimientos y de su experiencia traumática. Todo ello sí es de una
verdadera alienación que encaja en lo que la psicología ha definido como
procedimientos coercitivos y violentos similares a los utilizados por las sectas
en algunos casos de tortura.148
La Sentencia de fecha 14/06/2007 dictada por el Juzgado de Primera
Instancia nº 4 de Manresa, (anteriormente comentada) muestra un claro
ejemplo de aplicación de la Terapia de la Amenaza. En dicha sentencia se
suspendió el régimen de comunicación y visitas de la madre y la familia
materna con la menor por un periodo mínimo de seis meses. Sin embargo, la
Audiencia Provincial de Barcelona declara haber lugar a parte del recurso de
apelación. Tras analizar el material probatorio obrante en las actuaciones, y
analizando las fundamentaciones jurídicas aportadas, concluye que no había
justificación suficiente para acordar una medida tan drástica como la
establecida, con llevando a un aislamiento absoluto de la menor con su madre.
Dicha sentencia argumenta en el Fundamento de Derecho TERCERO 1.
lo siguiente:
... “Ante todo, es de reseñar, tal como ha afirmado la dirección letrada del
padre demandante en el acto de la vista de la apelación, que no
corresponde al ámbito forense pronunciarse si el denominado Síndrome de
Alienación Parental (SAP) existe o no desde un prisma estrictamente científico, y
de ahí que la Sala no hará pronunciamiento genérico alguno sobre el mismo, de
suerte que sólo entrará a examinar las pericias realizadas por los
técnicos para determinar la problemática relacional habida entre padre e hija”.
En este caso, independientemente de si el SAP tiene o no una base
científica, se apoyan en él para de una parte, reanudar el régimen de
comunicación y visitas (ya que “era de una dureza inusual”). Y de otra, sirve
como base para oponerse al cambio de guarda y custodia, manifestando que
148
Lorente, M. Los nuevos hombres nuevos, Destino, Barcelona,2009
80
sería perjudicial para el desarrollo de la menor, que precisa tranquilidad y
bienestar en esta etapa de su vida y por tanto sigue con el padre.
Ejemplos como el de la Audiencia Provincial de Zaragoza, donde se
desestima el recurso de apelación contra Auto dictado por el Juzgado de 1ª
Instancia nº 5 de Zaragoza, el 26 de febrero de 2009 o la Audiencia Provincial
de Baleares (Sección 4ª), en la sentencia anteriormente comentada num.
47/2008 de 7 de febrero, igualmente motivan y llevan a cabo dicha terapia
coactiva: “no se relacionará con ... de ninguna manera. No podrá acercarse
tampoco al centro escolar...”
Todo ello en base al criterio de los profesionales que, o bien creen en la
declaración del menor o lo encasillan como alienado. La opinión de esta persona
se transforma en dogma y si dicho menor es considerado alienado, directamente
se procede a la retirada de la custodia y la aplicación de la terapia de la
amenaza. Se cede la custodia del menor al progenitor rechazado,
interrumpiendo radicalmente cualquier comunicación con el progenitor
alienador, quien debe ser tratado por un experto en SAP. Pero ¿en base a qué
se cambia la guarda y custodia? Definitivamente no es una medida terapéutica
que mejore la salud de los menores o de la madre el mecanismo que se pone
en marcha, sino una medida coactiva sin fundamentos jurídicos.
En conclusión, y como se ha argumentado, no existe unanimidad judicial a
la hora de aplicar el Síndrome de Alienación Parental. La proyección del SAP
en las resoluciones judiciales que lo admiten “puede vulnerar” una serie de
derechos fundamentales de la otra parte y sobre todo de la infancia. como los
tipificados en los artículos 14149 y 24.1150 de la C.E como son los de igualdad y el
derecho a obtener una tutela judicial efectiva.
En un 95% de los casos el progenitor alienador es la madre ¿qué
ocurre? ¿Es un síndrome especialmente femenino? ¿O es un síndrome
utilizado por un movimiento neomachista para poner freno a los derechos
conseguidos por las mujeres y la infancia en los últimos años? Los fallos
judiciales no pueden basarse en hipótesis, sino en hechos ciertos y
contrastados. De ser así ¿no estaríamos incurriendo en un fraude de ley?
Tal y como afirma Ana Mª Pérez del Campo, “el SAP es una nueva
estrategia que cuenta con los elementos consabidos de la desigualdad, la
discriminación y la violencia instrumentalizada a través de los/as hijos/as, a
los/as que convierte en rehenes de su venganza”. “Pero todo esto es puro
manejo y “politización” de una estrategia combativa cuya discusión no hace
149
Artículo 14. Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de
nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.
150
Artículo 24.1. Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio
de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.
81
más que desviar el fondo de la cuestión, que no es de orden jurídico y
jurisdiccional sino de naturaleza médica y por consiguiente científica”.
La perversión de la creencia en la ideología de esta teoría, como hemos
podido analizar, está calando de forma devastadora en gran número de
procedimientos judiciales en los que los derechos de los menores están
involucrados. Se empiezan a suprimir en las resoluciones judiciales las siglas
SAP, pero se hace cada vez más latente, si cabe como reacción a esta
lucha por desenmascarar el llamado síndrome, el diagnóstico en informes de
una
madre
manipuladora, alienadora
y
perversa,
aplicándose
automáticamente el tratamiento COACTIVO LEGAL al diagnóstico del “SAP
ENCUBIERTO”.
No pueden darse más casos como el de María S.
pública:
151
de
gran
repercusión
- Donde se priva a la madre de la custodia de su hija y se le da un
maltratador (condenado por malos tratos habituales a la madre por
sentencia firme).
- Donde el fiscal pide custodia compartida, conculcando el art 92. 7CC. Y
donde el juez, no solo dice que no prohíbe la custodia exclusiva al padre
(concediéndosela al no ser de “relativa gravedad “los malos tratos), sino
que castiga a la madre por la oposición de la menor de ver al padre.
- Donde el informe del equipo técnico del punto de encuentro dice que “a
la niña le cuesta verbalizar que quiere estar con su padre, pero no
porque no quiera estar con él, ya que si lo quiere, sino por la lealtad que
siente hacia la madre ya que desde su nacimiento ha vivido con ella”.
- No pueden darse más casos donde los menores se encuentre en medio
de una batalla (friendly parent).
Tal y como recoge la exposición de motivos de la ley orgánica 1/2004
de 28 de diciembre de medidas de protección integral contra la violencia de
género:
“las situaciones de violencia sobre la mujer afectan también a los
menores que se encuentran dentro de su entorno familiar, víctimas directas o
indirectas de esta violencia”.
Por tanto esos menores son víctimas directas en casos de malos tratos
en el seno de las relaciones de pareja (tal y como aprobó recientemente el
151
Sentencia del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Dos Hermanas, 31 de Julio de 2009.
82
Senado). Entonces ¿cómo puede pasar algo así? ¿Dónde quedan los
derechos de la infancia a tener un hogar en el que sentirse seguros y
protegidos, si se les está concediendo la custodia a maltratadores? Se
está produciendo un retroceso en los derechos de los/as menores y sus
madres vulnerando la L.O. de Protección del Menor y la Convención de los
Derechos del Niño.
Las funciones que desde los Servicios Sociales Autonómicos y
municipales se viene ejerciendo en el ámbito de la acción protectora de
menores en situación de riesgo o desamparo, responde a un reparto de
competencias establecido en nuestro texto constitucional y en el resto de la
normativa de aplicación. De un lado la Constitución, en su artículo 148,
faculta a las C.C.A.A a asumir plenamente competencias en materia de
asistencia social, y en virtud de ello se desarrollan normativas referentes a la
protección de menores en las distintas Comunidades Autónomas, y de otro, la
Ley 7/1985 Reguladora de las Bases de Régimen Local dispone que el
Municipio ejercerá competencias en los términos establecidos en la Legislación
del Estado y de las Comunidades Autónomas en materia de prestación de
Servicios Sociales y de promoción y reinserción social. Por su parte estas
competencias se desarrollan al amparo de una legislación básica, de ámbito
nacional e internacional, entre las que cabe destacar, muy especialmente, la Ley
Orgánica 1/96 de Protección Jurídica del Menor.
Y dado que la aplicación del SAP y su entorno hunde en parte sus raíces
en informes emitidos por los equipos psicosociales dependientes de los Servicios
Sociales Municipales y Autonómicos, cabe preguntarse la conveniencia de
realizar un análisis pormenorizado del correcto ejercicio de las competencias
de titularidad pública, asumidas en virtud, entre otras, de nuestro texto
constitucional y cuya ejecución de manera habitual se realiza a través de las
distintas fórmulas de gestión indirecta de los Servicios Públicos. Puntos de
Encuentro, Centros de Atención a la Infancia y las diversas fórmulas que las
distintas Administraciones Públicas implicadas articulan para la prestación de
un Servicio de titularidad pública y cuya gestión es atribuida a empresas
privadas. Ya se ha señalado aquí, de manera reiterada, las enormes
deficiencias detectadas en la emisión de informes por parte de los trabajadores
de los distintos organismos a los que con anterioridad nos hemos referido, pero
quizá habría que ahondar más en esta cuestión reflexionando sobre el
debate ya planteado de la licitud y legalidad del ejercicio del poder de coerción
y limitativos de derechos ciudadanos de la Administración Pública ejercidos por
trabajadores ajenos a la función pública que no están investidos de la obligada
“autoridad”. La restricción o prohibición de ejercicio de la guarda y custodia sin
duda supone una limitación de los derechos de la ciudadanía. Se detecta
igualmente en esta área un escaso control de las Administraciones Públicas,
83
tanto en su vertiente externa como interna, sugiriéndose reforzar el control de
la acción de gobierno en esta área así como establecer, implementar o
reforzar aquellos instrumentos de supervisión y control que desde las
administraciones públicas concernidas en relación con la ejecución indirecta
de servicios de titularidad pública se han de llevar a cabo.
84
5
ELSAP EN SU REPERCUSIÓN
SOCIAL.
CANALES DE DIFUSIÓN DE LA IDEOLOGÍA DE SAP. LOS NEOMITOS:
UNA TELA DE ARAÑA.
El ideario de la teoría del pretendido Síndrome de Alienación Parental
encaja en el antiguo patriarcado y lo refuerza con savia nueva. Dibuja de
forma distorsionada el estereotipo que construye, el de la madre malvada,
manipuladora y vengativa dispuesta a todo con tal de separar a un padre
bondadoso de sus hijos. Esta visión provoca una grave discriminación de
género en todos los ámbitos y pasa casi inadvertida para el ojo inexperto
debido a sus múltiples disfraces. Son las víctimas (madre e hijo) las que
experimentan con claridad las consecuencias de esta estrategia ideológica.
En cualquier país donde se ha infiltrado la ideología del SAP, las
madres que se atreven a denunciar el maltrato o los abusos sexuales que
sufren sus hijos por parte del padre, se arriesgan a perder su custodia. Cada vez
más mujeres e hijos están soportando estas circunstancias bajo la acusación de
alienadoras y/o vengativas.
El pretendido SAP (en todas sus versiones incluidas las que no utilizan el
nombre mismo SAP pero sí aplican los conceptos que lo componen) es una
nueva forma de violencia contra la mujer. Gracias al entramado de esta
teoría, el agresor la atrapa en largos y agotadores juicios (querulancia)
donde la acusa de todo tipo de comportamientos negligentes y malintencionados
al tiempo que se exculpa hábilmente de su propia violencia convirtiéndola en
“parte del conflicto de la separación” o en “denuncia falsa”. Estos
contenciosos en los tribunales la dejan a ella empobrecida, exhausta física
y psicológicamente, la mantienen en tensión constante, pensando en la
pérdida de la custodia de los hijos o si ya los ha perdido en la forma de
protegerlos.
85
Para la Magistrada Paloma Marín López, jefa de la Sección del
Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ, el SAP
“en su formulación y significado, es un producto al servicio de los sectores de
la sociedad que se oponen al avance de las mujeres. Tiene profundas
derivaciones que exceden en mucho a la mera constatación del rechazo de
un hijo o hija a relacionarse con su progenitor. El significado del síndrome de
alienación parental es algo diferente de la mera constatación de un resultado (el
rechazo de un menor)”. Paloma Marín define el SAP, “como un instrumento
creado al servicio de la estigmatización de las mujeres, por lo que sirve para
enfrentarse a cualquier norma o práctica que permita un avance en el
disfrute de sus derechos”. La autora de la ponencia "Resistencia a la
aplicación de la Ley Integral. El supuesto SAP y su proyección en las
resoluciones judiciales" prosigue su análisis sobre la intitulada alienación
parental afirmando que se trata “en todo caso, de una manifestación de
resistencia frente a la aplicación de efectividad de los derechos de las mujeres.
Se incardina en el sistema de respuesta organizada por los que combaten los
avances hacia la igualdad efectiva de mujeres y hombres, también
naturalmente, en un ámbito privilegiado de preservación de la división sexual del
trabajo como es la familia”.152
Como ya se ha mencionado con anterioridad, El National Council of
Juvenile and Family Court Judge, organización que reúne a jueces de familia y
juventud de EEUU, recientemente ha vuelto a expresar su rechazo a la
aceptación del pretendido Síndrome de Alienación Parental:
“(...) el Juzgado no debe aceptar un testimonio relacionado con el
Síndrome de Alienación Parental, o SAP. La teoría que defiende
la existencia del SAP ha sido desacreditada por la comunidad
científica.”153
“El desacreditado “diagnóstico” de SAP (o la acusación de
“alienación parental”) dejando a un lado su invalidez científica,
de forma inadecuada pide al Juzgado asumir que los
comportamientos y las actitudes del menor hacia el progenitor
que afirma estar siendo víctima de la “alienación” no tienen
152
III Congreso del Observatorio contra la Violencia Domestica y de Género. Judicial. Paloma Marín. “Resistencias a la
aplicación de la Ley Integral. El supuesto SAP y su proyección en las resoluciones judiciales”.(2009)
153
“A Judicial Guide to Child Safety in Custody Cases”. National Council of Juvenile and Family Court Judge. University of
Nevada. 2008. Pag. 12.
86
fundamento en la realidad. Además, desvía la atención de los
comportamientos del progenitor violento que ha podido influenciar
de manera directa en las respuestas del menor actuando de forma
violenta, irrespetuosa, intimidatoria, humillante o con falta de
credibilidad hacia este menor o hacia el otro progenitor.”154
Si organizaciones e instituciones científicas de trayectoria tan sólida y de
tan reputado prestigio como las mencionadas hasta el momento o el American
Prosecutors Research Institute (APRI), Instituto Americano de Fiscales para la
Investigación155 e incluso el mismo Consejo General del Poder Judicial
español no sólo rechazan con rotundidad el carácter científico de esta teoría
sino que también advierten del peligro que supone aceptarla en los procesos
judiciales, ¿Por qué están calando sus principios con tanta fuerza en nuestro
país?
Se trata de una estrategia para en nombre de la igualdad evitar que ésta
pase de la teoría a la práctica, en definitiva para frenar el avance hacia una
sociedad equivalente sin discriminación entre los sexos, ósea, la igualdad
efectiva, la igualdad real.
La teoría del pretendido Síndrome de Alienación Parental teje una tela de
araña en el ámbito de la judicatura y en su entorno. Esta maraña atrapa durante
años a las víctimas de la violencia sexista, mujeres e hijos, sin apenas
posibilidad de escapar. En la elaboración de esta telaraña compleja fruto de la
mente de Richard Gardner, los neomitos del postmachismo juegan un papel
crucial.
Para que una teoría tan destructiva pueda llegar a aplicarse con éxito en la
justicia y en recursos sociales como en muchos Puntos de Encuentro
Familiares, no hay nada mejor que abonar el terreno, formando e
informando a profesionales de todos los ámbitos, a los medios de
comunicación y a los sectores con poder de decisión, bajo un adoctrinamiento
de falsas ideas que cale en el imaginario colectivo a modo de verdad absoluta
e irrefutable, basados en los falsos neomitos: “las denuncias falsas de malos
tratos son muy frecuentes” o “las leyes contra la violencia sobre las mujeres y
a favor de la igualdad están yendo demasiado lejos provocando una
discriminación grave del padre varón” etc. Estas premisas utilizadas a nivel
mundial por grupos a los que los expertos han venido a denominar “male
supremacist groups” “grupos supremacistas masculinos”, no son sino una nueva
versión camuflada de los viejos prejuicios del patriarcado que aparecen ahora
adaptados a los nuevos tiempos con el señuelo de la búsqueda de una
154
155
Ídem. Pag. 13
http://www.ndaa.org/publications/newsletters/update_volume_16_number_7_2003.html
87
“igualdad real”, de una supuesta “reivindicación del ejercicio de la
paternidad masculina”, y de una engañosa y falaz “búsqueda del interés del
menor” con burdos tintes de “cientificidad”.
Los neomitos del entorno SAP nacieron en los años 80 en EEUU de la
mano de Richard Gardner y del Contramovimiento postmachista. En la
actualidad, siguen difundiéndose en otros países con un objetivo principal:
neutralizar el desarrollo que en materia de derechos de la mujer se están
logrando y mantener los privilegios del patriarcado sin que la sociedad se
percate de ello.
Como el patriarcado más ancestral, el pretendido SAP y los mitos que le
rodean buscan acabar con la credibilidad de las víctimas, mujeres hijos e hijas.
Estas ideas falsas están calando en sociedades como la norteamericana, la
argentina o la española. El Contramovimiento organizado y los medios de
comunicación que difunden los mensajes que transmiten la esencia de los
nuevos mitos y el sustrato patriarcal que pervive, acomodándose a los cambios
sociales son los canales que secuestran el pensamiento de las personas
receptivas a estas ideas.
Las madres, al perder la custodia de sus hijos, pasan entonces a vivir una
pesadilla, su agresor ya ha conseguido su objetivo: perpetuar el control sobre
la vida de ella y la de sus hijos mediante el uso de la violencia mientras ellas
son castigadas por el sistema.
Las armas del SAP no sólo se utilizaban por hombres maltratadores, sino
también por otros que al amparo de esas ideas pretenden obtener en los
tribunales ventaje en la negociación económica en el proceso de separación o
divorcio, ya que las amenazas del SAP basadas en la obtención de la custodia
de los hijos y en la pérdida de todo contacto con los mismos, durante tiempo y
tiempo, se convierte en un instrumento de coacción y chantaje para hacer que la
mujer desista de reivindicar todo lo que por propio derecho le corresponde.
Son varios los mensajes que lanzan estos neomitos para frenar la defensa
de los derechos de las mujeres, para silenciar sus voces y las de sus hijos,
llegando a invisibilizar así el posible maltrato o abusos sexuales que puedan
estar sufriendo, y para mantener los privilegios patriarcales. Nos detendremos
en los más utilizados.
88
NEOMITO 1. DENUNCIAS FALSAS
Mito. Las denuncias falsas de malos tratos y de abusos sexuales hacia los
hijos interpuestas por mujeres contra sus parejas o ex parejas durante los
procesos de separación o divorcio, son una “epidemia”. En España, la Ley
Integral está potenciando este fenómeno.
Realidad. Richard Gardner constituyó con este mito uno de los grandes
pilares de la teoría del pretendido SAP. Era consciente de que acabando con
la credibilidad de las mujeres y de los hijos/as víctimas conseguiría
neutralizar la denuncia y hacer que se volviera contra ellos invirtiendo la carga
de la prueba156.
El Consejo General del Poder Judicial en un informe de reciente
publicación, ha desmontado este mito. De 530 resoluciones judiciales
analizadas, sólo una podía considerarse la posibilidad de que fuera falsa, y de
las denuncias absolutorias encontradas “una buena parte” se producen por la
dispensa a declarar de la víctima contra el imputado a tenor de lo dispuesto en
el art. 416 L.E.C.157.
Miguel Lorente, actual Delegado del Gobierno contra la Violencia afirmó:
“(Se) confunde lo invisible con lo inexistente. Lo invisible no se ve, pero
está ahí. Así ocurre con la mayoría de los episodios de violencia contra la
mujer. Una denuncia sobre un hecho invisible que no se pueda demostrar
no significa que sea falsa, aunque el procedimiento judicial no pueda
llegar a ninguna conclusión. Denuncias falsas se producen en todos los
delitos sin que nadie haya salido a decirlo. Insistir en la «falsa moneda»
es impedir que muchas mujeres puedan conseguir su libertad, y tranquilizar
a quienes no quieren creer aquello que les incomoda.”158
Los que propagan este mito alimentan el equívoco de identificar
denuncias falsas con las archivadas o las que terminan en absolución del
inculpado por falta de pruebas.
156
GARDNER, R. True and False Accusations of Child Sex Abuse. Creative Therapeutics, Cresskill, NJ, 1992, 748 pp.
“Estudio sobre la aplicación de la Ley Integral contra la Violencia de Género por las Audiencias Provinciales”. Consejo
General del Poder Judicial. http://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
158
http://www.abc.es/hemeroteca/historico-11-07-2004/abc/Nacional/miguel-llorente--el-90-por-ciento-de-las-mujeresmaltratadas-oculta-su-drama-e-incluso-se-sienteculpable
157
89
Por otro lado, las denuncias de mujeres a sus ex parejas por abusos
sexuales hacia sus hijos durante los conflictos por custodia no
constituyen ni mucho menos una epidemia. Las investigaciones han
demostrado que la incidencia de estos casos es muy reducida, entre un 1% y
un 5%.”159 J. L. Silberg y Stephanie Dallam reconocidos expertos
norteamericanos en el campo del abuso sexual infantil argumentan:
“Nuestro análisis indica que el problema de los padres pederastas que
obtienen la custodia está extendido y bien documentado por las
investigaciones. (...) Un número emergente de investigaciones está
demostrando que los niños cuyas madres denuncian abusos sexuales por
parte del padre corren el riesgo de no ser protegidos cuando se encuentran
en un contexto de litigo por su custodia.”160
Y, siguiendo sus estudios, varias investigaciones de jueces descubrieron
que era más frecuente encontrar padres, no madres, que habían fabricado las
acusaciones161. En cuanto a las acusaciones iniciadas por mujeres, sólo en el
1,3% el juzgado de familia consideró que eran falsas, comparado con el 21%
cuando era el padre quien presentaba la acusación.
Por otro lado un informe de la Coalición contra la Violencia Doméstica de
Arizona dejaba claro paradójicamente el efecto negativo que tenían sobre los
menores estas denuncias: “De los 10 años durante los cuales la madre
intentaba proteger a su hijo/a de los abusos sexuales del padre, en el 70% de
los casos se acabó concediendo visitas supervisadas o la custodia
compartida al padre; en el 20% la madre perdía completamente la custodia y
en muchos de estos casos perdía incluso cualquier derecho de visita.”162
NEOMITO 2. SÍNDROME DE ALIENACIÓN PARENTAL.
Mito. La mujer con mucha frecuencia manipula a los/as hijos/as contra el
padre en el proceso de divorcio o separación hasta conseguir que rechacen
cualquier contacto con él.
159
Myths That Place Children At Risk During Custody Litigation. Dallam. S. J., & Silberg, J. L. (Jan/Feb 2006). Myths that
place
children
at
risk
during
custody
disputes.
Sexual
Assault
Report,
9(3),
33-47.
http://www.leadershipcouncil.org/1/res/cust_myths.html
160
Ídem
161
Ídem
162
Arizona Coalition Against Domestic Violence. Battered Mothers' Testimony Project: A Human Rights Approach to Child
Custody and Domestic Violence (June 2003), pp. 33-34, 47-49.
90
Realidad. La American Psychiatric Association ha rechazado la inclusión
en el DSM‐IV porque no podía pasar las pruebas indispensables de
cientificidad. El Consejo General del Poder Judicial ha manifestado su rechazo
hacia esta supuesta teoría. Ha sido denunciada, también, por el Grupo de
Trabajo sobre Violencia y Familia de la American Psychological Association y
por la Comisión sobre Violencia Doméstica de la American Bar Association, etc. 163
164
Según la National District Attorneys Association:
“El SAP es una teoría no probada que puede amenazar la seguridad de
los niños abusados/maltratados”, “El SAP puede amenazar la integridad del
sistema judicial (...) es una teoría no testada que puede tener
consecuencias a largo plazo para los niños que buscan protección en los
tribunales”.165
Hay muchas razones por las que un menor puede rechazar a un progenitor.
Las investigaciones demuestran que la mayoría de las veces las causas han de
buscarse en el comportamiento del progenitor rechazado.166 El pretendido SAP
es una estrategia legal usada por abogados para conseguir sacar del
atolladero a sus clientes cuando éstos son acusados de maltrato, abuso
sexual, negligencia en el ejercicio de la paternidad o simplemente cuando
después de haber ejercido la violencia género contra su mujer, sin embargo
no aceptan la solicitud de divorcio por parte de ésta. Este pensamiento
elaborado por Richard A. Gardner tiene su base principal en su creencia
misógina, instalada entre muchos profesionales de distintas disciplinas, que
afirma que las mujeres mienten y actúan de forma vengativa lavando el
cerebro a los hijos contra el padre. Como resultado, las pruebas de maltrato o
abuso, incluso pruebas médicas y testimonio de expertos, son rechazadas ya
que se piensa que provienen de la campaña de denigración vengativa de la
madre hacia el padre, en lugar de verlo como las acciones responsables de
una madre que intenta proteger a sus hijos de la violencia.
163
Dallam, S.J. (1999). Parental Alienation Syndrome: Is it scientific? In E. St. Charles & L. Crook (Eds.), Expose: The
failure of family courts to project children from abuse in custody disputes. Los Gatos, CA: Our Children Our Future
Charitable Foundation. http://www.jeadershipcouncil.org/1/res/dallam/3.html
164
Weiser, I. (2007) The Truth About Parental Alienation. www.stopfamilyviolence.org/442
165
National District Attorneys Association, Update - Volume 16, Number 6 & 7, 2003 “Parental Alienation Syndrome: What
Professionals Need to Know.
166
Johnston, J. (2005) Children of divorce who reject a parent and refuse visitation: Recent research and social policy
implications for the alienated child. Family Law Quarterly, 38, 757-776.
91
La Asociación Nacional Americana de Jueces de Familia y Juventud en
su rechazo del SAP argumenta:
“Los padres maltratadores comúnmente culpan a sus parejas de poner a
los niños en contra de ellos y raramente se hacen responsables del impacto de
su propio comportamiento en sus hijos.”167
La Asociación Americana de Jueces ha encontrado que:
“aproximadamente el 70% de los maltratadores consigue convencer a las
autoridades de que la víctima no es apropiada para ejercer la custodia
exclusiva del hijo o no se la merece.”168
En este sentido, según la experta Carol Brunch;169
“El Sap desvía la atención de la acaso peligrosa conducta del progenitor que
pide la custodia, hacia la conducta del progenitor custodio. Esta persona que
puede estar intentando proteger al niño, pasa a ser acusada de mentir y
envenenar al niño. Realmente para Gardner los pasos que da el preocupado
progenitor custodio para obtener asistencia profesional en el diagnostico,
tratamiento y protección de los menores constituye la prueba de que es una
denuncia falsa”.
“El Dr. Paul J. Fink, un antiguo presidente de la American Psychiatric
Association y presidente actual del Leadership Council on Mental Health,
Justicie, and the Media, afirmó por ejemplo muy honestamente que “el Sap
como teoría científica ha sido severamente censurada por investigadores
auténticos a lo amplio de toda la nación. Juzgando al Dr. Gardner sólo por
sus meritos, su nombre debería ser una patética nota al pie, o un ejemplo de
pobre nivel científico”.
NEOMITO 3. CONFLICTOS DE PAREJA, NO VIOLENCIA DE GÉNERO.
Mito. Se está exagerando la cifra de casos de malos tratos. Los
causantes de la violencia en la familia pueden ser tanto el hombre y
como la mujer en la misma proporción. Se están judicializando los
conflictos de familia.
167
National Council of Juvenile and Family Court Judges. “Navigating Custody and Visitation Evaluations in Cases with
Domestic Violence: A Judge’s Guide”. 2007.
168
American Judges Association. "Domestic Violence and the Courtroom: Understanding the Problem . . . Knowing the
Victim" http://aja.ncsc. dni.us/domviol/ page5.html (at "Forms of Emotional Battering. . . Threats to Harm or Take Away
Children").
169
Carol S. Bruch 2002. Parental Alienation Syndrome: Junk Science in Child Custody Determinations, 3 EUROPEAN J L
REFORM 383 (2001) and Carol S. Bruch, Parental Alienation Syndrome and Parental Alienation: Getting It Wrong in Child
Custody Cases, 35 FAMILY LAW QUARTERLY 527 (2001).
92
Realidad. Las cifras estadísticas abrumadoramente señalan que una
mayoría aplastante son las mujeres las que padecen violencia en sus
relaciones de pareja170. El querer equilibrar las estadísticas de forma artificial
repartiendo las “culpas” de la violencia, responde a una necesidad del
postmachismo de minimizar las dimensiones de la violencia de género.
La profesora de Derecho de la Universidad de George Washington de
EEUU, Joan S. Meier, experta en violencia doméstica y litigios por custodia, que
ha participado en numerosas investigaciones estatales al respecto, recoge una
afirmación extendida: en la mayoría de los casos que llegan a los tribunales
como “muy conflictivos” por la custodia de un hijo existe un historial de violencia
doméstica”, “los estudios revelan con contundencia que el 75% de los casos de
litigio por la custodia de un hijo envuelve un historial de violencia doméstica; “y
las investigaciones demuestran que 2 de cada 3 maltratadores acusados o
condenados consiguen la custodia exclusiva en los tribunales (2005)”.
Según Peter Jaffe, reconocido experto en infancia y violencia doméstica,
en una investigación basada en la revisión de las evaluaciones a los
progenitores en casos judiciales de disputa por la custodia infantil, encontró que
en el 75% de casos había violencia doméstica.171
NEOMITO 4. LA LEY INTEGRAL DISCRIMINA AL HOMBRE
Mito. La Ley Integral está discriminando y demonizando al hombre,
se le está negando la presunción de inocencia. “Se están concediendo
órdenes de protección como churros” que afectan negativamente a estos
hombres. “Las mujeres se están aprovechando de estas leyes”.
Un estudio sobre 1.600 casos de custodia de Nueva York mostró que los
padres varones con órdenes de protección tenían más posibilidades de
asegurarse un régimen de visitas y que el Juzgado nunca se lo negaba a un
padre con esta orden de protección.172
170
Estadísticas trimestrales del Consejo General del Poder Judicial.
http://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
171
Peter Jaffe, Michelle Zerwer, and Samantha Poisson, "ACCESS DENIED: The Barriers of Violence and Poverty for
Abused Women and their Children After Separation" (2004), p. 1 y en Jaffe, P.G. & Austin, G. (1995). The Impact of
Witnessing Violence on Children in Custody and Visitation Disputes. Paper presented at the Fourth Internacional Family
Violence Research Conference, Durham NH (Rep. No. July 1995)
172
Rosen, L; O’Sullivan, C (2005) Outcomes of Custody and Visitation Petitions When Fathers Are Restrained by Protection Orders.
Violence Against Women 11 (8) 1054-1075.
93
Según datos del Consejo General del Poder Judicial recogidos el primer
trimestre de 2009, de las 33.656 denuncias interpuestas en este período, sólo
solicitaron órdenes de protección en 10.228 de estos casos, es decir un
30,1%. De ellas un 29,5% no fueron adoptadas, es decir no se les concedió
la orden de protección. Por tanto, estas cifras desmienten el mito de que se
están concediendo órdenes a diestro y siniestro, más bien al contrario, en más
de la mitad de los casos de denuncias por violencia contra la mujer ni siquiera
se solicita dicha orden y no llega al 73% la concesión cuando se pide.173
Desvalorizar y desacreditar las órdenes de protección que se están
concediendo puede tener como consecuencia que algunos profesionales de
la judicatura, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o de los servicios
sociales no las tomen en serio y, por tanto, no traten de forma adecuado a la
mujer e hijos víctimas adoptando a tiempo las medidas necesarias para preservar
su seguridad.
Sin embargo la realidad es muy distinta a la que dibujan estos grupos.
Investigaciones sobre los juzgados de familia de Massachusetts llevadas a
cabo por el Wellesley Centers for Women Battered Mothers llegaron a la
conclusión de que:
“Múltiples estudios han documentado discriminación de género contra las
mujeres en los litigios por custodia. Contrariamente a la creencia
convencional de que se favorece a las mujeres en los litigios por custodia,
tanto la experiencia de las mujeres maltratadas como las investigaciones
empíricas demuestran que las mujeres que alegan malos tratos son
profundamente desfavorecidas en los procesos por la custodia.”
“Se ha encontrado un patrón de violación de derechos humanos por parte
de los tribunales de familia, incluido el fracaso a la hora de proteger a las
mujeres maltratadas y a los niños del abuso, mujeres maltratadas a
quienes se discrimina, se presta un trato denigrante y se les niega un
juicio justo.”174
173
Consejo General del Poder Judicial. Datos de las denuncias y procedimientos penales y civiles registrados y órdenes de
protección solicitadas en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM) en el primer trimestre del año 2009.
htmhttp://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
174
Gender Bias Study of the Court System in Massachusetts, 24 New Eng.L.Rev. 745, 747, 825, 846 (1990). Wellesley
Centers for Women Battered Mothers' Testimony Project, Battered Mothers Speak Out: A Human Rights Report on
Domestic Violence and Child Custody in the Massachusetts Family Courts (Nov. 2002).
94
NEOMITO 5. LOS MALOS TRATOS NO TIENEN NADA QUE VER
CON LOS HIJOS E HIJAS. NO LES AFECTA. UN MALTRATADOR
PUEDE SER UN BUEN PADRE. EL PUNTO DE ENCUENTRO
FAMILIAR DEBE OBVIAR EL HISTORIAL DE VIOLENCIA DEL PADRE
SI LO HUBIERA
Que los niños y adolescentes expuestos a la violencia machista en el
hogar son víctimas directas y no meros testigos como se pensaba hasta hace
poco, ha sido ya reconocido no sólo por diferentes organizaciones internacionales
de protección a la infancia y de protección de mujeres maltratadas, sino también
por el Senado español, por el Congreso de los diputados y por el mismo
Ministerio de Igualdad.
El Pleno del Senado aprobó el 17 de septiembre de 2009 una moción que
pide el reconocimiento normativo de los niños como victimas directas de la
violencia de género: Los niños expuestos al terror de la violencia de género
arrastran durante toda su vida problemas psicológicos.” Además, El Senado
ha afirmado que aproximadamente 800.000 niños y niñas españoles
conviven diariamente con situaciones de violencia de género, y que se han
producido nueve muertes de menores por este motivo en el último año y noventa
en la última década175.
“
El Committee on Child Abuse and Neglect vinculado a la American
Academy of Pediatrics (AAP) afirma que: “Los malos tratos a la esposa
constituyen un problema pediátrico por los profundos efectos que ejerce la
violencia familiar sobre los niños que son testigos de ella, aunque no sean
agredidos físicamente”, “estar expuesto a la violencia de género en el hogar
puede ser tan traumático para el niño o la niña como ser víctima de abusos
físicos o sexuales”.
Según UNICEF, estos niños y niñas y adolescentes expuestos a la
violencia machista en el hogar tienen 15 veces más probabilidades de recibir
malos tratos psicológicos o físicos, incluidos abusos sexuales, de forma
directa176.
Los estudios demuestran que los niños sufren maltrato directo en el 30% al
60% de los casos de violencia machista. ("The Overlap Between Child
Maltreatment and Woman Battering." J.L. Edleson, Violence Against Women,
Febrero, 1999).
Los niños cuyas madres son víctimas de maltrato tienen dos veces más
175
http://www.adn.es/sociedad/20090916/NWS-0832-Senado-violencia-tratados-machista-victimas.html
Behind Closed Doors. The Impact of Domestic Violence on Children”. UNICEF. 2006.
http://www.unicef.org/about/annualreport/files/Annual_Report_2006_EN_The_Body_Shop.pdf
176
95
probabilidad de ser maltratados también según el Departamento de Salud y
Servicios Humanos de EEUU.
La violencia de género en el hogar es el mayor antecedente a la muerte de los
niños por maltrato y negligencia según la Junta Asesora de Salud de EEUU.177
Según la Asociación Americana de Psicología: “Los Juzgados de Familia,
con frecuencia minimizan el daño que produce en los niños y niñas su
exposición a la violencia doméstica y a veces les cuesta mucho creer a las
madres.”
Nuestro ordenamiento jurídico español reconoce a estos y estas menores
como víctimas de la violencia del maltratador. Según la LEY ORGÁNICA
1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la
Violencia de Género:
“Las situaciones de violencia sobre la mujer afectan también a los menores
que se encuentran dentro de su entorno familiar, víctimas directas o
indirectas de esta violencia. La Ley contempla también su protección no
sólo para la tutela de los derechos de los menores, sino para garantizar de
forma efectiva las medidas de protección adoptadas respecto de la mujer.”
Además, esta Ley reconoce el derecho de estos y estas menores a la
asistencia social integral y atención especializada:
“También tendrán derecho a la asistencia social integral a través de estos
servicios sociales los menores que se encuentren bajo la patria potestad o
guarda y custodia de la persona agredida. A estos efectos, los servicios
sociales deberán contar con personal específicamente formado para
atender a los menores con el fin de prevenir y evitar de forma eficaz las
situaciones que puedan comportar daños psíquicos y físicos a los
menores que viven en entornos familiares donde existe violencia de
género.”
Tras la separación, el maltratador/abusador suele intensificar su violencia, en
contra de la creencia popular. Cuando la madre abandona la relación de
violencia, los hijos se convierten en el nuevo instrumento del agresor para
perpetuar su control. Como bien afirma el Leadership Council on Child Abuse
& Interpersonal Violence de EEUU:
“Los progenitores que han sido maltratados por el otro, a menudo temen
por la seguridad de sus hijos, especialmente tras la separación cuando ya
177
Junta Asesora del Maltrato y Negligencia de Niños de EEUU, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU.,
A Nation's Shame: Fatal Child Abuse and Neglect in the United States: Fifth Report, 1995).
96
no están presentes para mediar a favor del niño. Hay quien ha sugerido
que este miedo es infundado, y afirman que no hay una correlación
significativa entre la mujer maltratada y las diferentes formas de maltrato
infantil. Sin embargo, las abundantes investigaciones refutan esta
afirmación. Como el informe de la Asociación Americana de Psicología en el
que se señalaba que se puede esperar de los padres que maltratan a la
madre que usen técnicas abusivas de poder para controlar también a los
niños (APA 1996)”.
Como bien señala la Asociación de Jueces de Familia y Juventud de
EEUU178 en su Guía para casos de custodia donde existe violencia doméstica,
el padre maltratador/abusador:
-Minimiza o niega su propia violencia, culpa de ella tanto a los hijos e hijas
como a la madre.
-Es persuasivo y manipulador: muestra su “habilidad para actuar bajo
observación: Durante las evaluaciones psicosociales o bajo observaciones
sociales (como ocurre en los PEFs).
-Se transforma de cara a la galería y puede aparecer como una persona
encantadora, “responsable” y sincera, en cuanto se refiere a sus
obligaciones para con su familia, aunque el estudio de su personalidad por
parte de miradas expertas manifiesta algo bien distinto.
-El contraste entre su comportamiento en público y en la vida privada
puede ser muy pronunciado. Los niños –hijos o hijas-- pueden incluso
sentirse más cómodos con él cuando se hallan en lugar público.
NEOMITO 6. PROGENITOR AMISTOSO (FRIENDLY PARENT)
Richard Gardner inventó el concepto trampa “Friendly Parent” (FP),
Progenitor Amistoso (PA), veinte años antes de que creara la teoría del
pretendido SAP. Este término, que se está extendiendo como la pólvora en
España (como ya ocurrió en EEUU) gracias al Contramovimiento postmachista,
explica que la custodia de un menor debería ser concedida al progenitor
“amistoso”, es decir, a aquel que fomente las buenas relaciones entre el
menor y el otro progenitor. Por el contrario, el progenitor no amistoso es aquel
que “obstaculiza” esta relación, incluso con denuncias, quejas. A primera
178
National Council of Juvenile and Familie Court Judges. “Navigating Custody And Visitation Evaluations In Cases With
Domestic Violence: A Judge’s Guide.” 2006.
97
vista el PA parece ser una idea razonable para la resolución de las disputas
judiciales por custodia. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad.
El concepto trampa del PA pone en grave peligro a niños víctimas de violencia
(maltrato o abusos sexuales) y a las madres que intentan protegerlos porque
primero, su comportamiento es interpretado como obstaculizador, nada
“amistoso”, mientras que el maltratador/abusador aparentemente no pone
ningún impedimento en la relación entre madre e hijo y aparece ante la justicia
como padre amantísimo que sólo quiere el bien para él/ella. Y segundo,
porque el PA incita a los tribunales a ver las evidencias de violencia, abuso o
negligencia como elementos que forman parte del “conflicto de pareja”.
En la práctica, la trampa del PA provoca que las madres que intentan
proteger a sus hijos de la violencia o negligencia del padre no revelen la
peligrosidad de este para no ser etiquetadas de “progenitor no amistoso” y
perder por ello la custodia. Como ejemplo, si durante la entrevista en el PEF
reconocen que acuden allí porque el juez las ha obligado pero que tiene miedo
de que el padre agreda o abuse de sus hijos, con frecuencia esta actitud de la
madre es interpretada como “obstaculizadora”.
Como apunta la prestigiosa abogada americana Joan Zorza editora del
Informe sobre Violencia Doméstica:
“El concepto de Progenitor Amistoso incita a los hombres a controlar a las
mujeres usando el arma más poderosa, la amenaza de perder la custodia
de sus hijos/as si se atreve a articular su oposición a la participación del
hombre en la crianza o el régimen de visitas de los niños/as.”179
Según el Instituto de la Mujer, en España hay dos millones de mujeres que
sufren maltrato y al menos el 80% de ellas no denuncia por miedo a su
agresor (porque amenaza su seguridad o la de sus hijos/as) o por
dependencia afectiva hacia él. Esto hace que muchas madres que llegan a
los litigios por custodia o régimen de visitas sin una sola denuncia que
pruebe que el padre es violento.
Otro grupo importante de mujeres víctimas lo constituyen quienes han
presentado denuncia pero que tras el proceso judicial o incluso antes, la
ex pareja ha salido absuelta de los cargos por falta de pruebas o
simplemente porque el juzgado ha acordado el archivo provisional. Todas
estas mujeres no dejan de ser ex parejas de un hombre maltratador. Sin
179
ZORZA, J. “Friendly Parent” Provisions in Custody Determinations. En National Center on Women and Family Law,
Inc. Vol 26, No.8. 1992.
98
embargo, para la justicia, son hombres “inocentes”, buenos padres. Y
cuando ella intenta explicar su comportamiento violento ante el juez o ante
los técnicos del PEF, su credibilidad es nula. La violencia del hombre se
interpreta como parte del conflicto de la separación.
A muchas de estas mujeres se las presiona para aceptar la Mediación
Familiar, bien sea en el juzgado o en los recursos sociales como el PEF.
Si se muestran reacias o se niegan alegando que con su ex pareja no se
puede dialogar por su comportamiento agresivo, pueden ser tachadas de
Progenitor no Amistoso, que no facilita la relación del menor con el padre,
que no busca el diálogo sino el conflicto judicial que tanto daña al menor. Y
se arriesga de este modo a perder su custodia.
Cada vez más madres víctimas de violencia de género están perdiendo la
custodia de sus hijos gracias a conceptos “saperos” como el PA.
Continúa Zorza:
“El concepto Progenitor Amistoso garantiza que el maltratador continúe el
contacto con su víctima. Incluso incita a los agresores a continuar usando
a los niños como títeres en las disputas por custodia, porque las falsas
acusaciones por su parte de denegación de acceso a los/as niños/as
frecuentemente acaban por concederle a él la custodia. El PA aumenta el
riesgo de que los agresores sigan maltratando a sus víctimas,
(mujeres e hijos). En consecuencia, someten a los/as hijos/as a un mal
modelo que perpetúa el círculo de la violencia.”180
Dalton (1999) ya desvelaba el enredo del PA en los años 90:
“Mediadores, abogados de menores, evaluadores de custodia y jueces
confunden el maltrato del padre con el conflicto de pareja y pueden
llegar a la conclusión de que el progenitor que se opone a compartir la
crianza de los hijos está actuando como venganza y subordinando los
intereses de los niños a los suyos propios, en lugar de interpretar que
este progenitor (la madre) están expresando su angustia legítima sobre
su propia seguridad y la de sus hijos. Irónicamente, en el marco del PA,
180
166 Ídem
99
la preocupación de la madre sobre si es adecuado que el padre agresor
ejerza la paternidad afectará negativamente a su posibilidad de
conseguir la custodia, pero no a la posibilidad de él. Al mismo tiempo, el
deseo del agresor de compartir a los hijos, lo que le asegura
continuar teniendo acceso a su pareja y permitirle seguir
manipulándola e intimidándola, en el mismo marco, a él le hará aparecer
como un candidato más atractivo para quedarse con la custodia.”181
“La intención de la preferencia del "Progenitor Amistoso" es garantizar
que los niños van con el progenitor que con más probabilidad vaya a
facilitar la relación de estos con el otro progenitor. Aunque este es un
objetivo razonable, en la práctica el resultado ha sido que se ha penalizado
a las progenitoras que han transmitido su preocupación sobre los posibles
abusos sexuales a los niños o sobre la violencia doméstica por parte del
agresor (Dore 2004). Las preferencias del Progenitor Amistoso tienden a
favorecer a los agresores que rara vez ponen objeciones al acceso del
progenitor/a no agresor/a a los niños Por otro lado, las progenitoras
protectoras con frecuencia tienden a buscar acortar el acceso del
progenitor violento a los hijos. El solo hecho de mostrar preocupación por
posibles abusos sugiere al juzgado que la progenitora protectora es de
forma inherente "no amistosa" hacia su ex pareja y se le debería por
tanto denegar la custodia (Dore 2004)182
.
NEOMITO 7. MEDIACIÓN FAMILIAR FORZADA. Evita la violencia y
resuelve los conflictos de pareja.
Realidad. La instrumentalización de la Mediación Familiar por parte
del pretendido SAP: arma de control sobre la mujer.
Relacionado de forma directa con este concepto gardneriano del Progenitor
Amistoso, la ideología del postmachismo ha hecho de su versión de la
Mediación Familiar otra de sus armas para conseguir minar las medidas de
protección a la mujer víctima de violencia y a sus hijos con el fin de que el
agresor siga manteniendo la supremacía sobre la mujer. Ello, naturalmente, en
franca contradicción de los consabidos y solventes pronunciamientos de
especialistas que señalan la mediación como enteramente contraproducente o
por lo menos inadecuada ante los casos donde media la violencia.
Janet R. Johnston experta en violencia doméstica afirma: “Entre los casos de
181
DALTON, C., When Paradigms Collide: Protecting Battered Parents and Their Children in the Family Court System. 37
Fam. & Conciliation Courts Rev. 273 (1999).
182
Ibídem.
100
litigios por la custodia derivados a mediación familiar se encontró que entre el
75% y el 70% de los casos había habido agresiones físicas aunque la pareja
estaba separada.”183
Algunos magistrados y psicólogos afines o pertenecientes al
Contramovimiento, siguiendo los dictámenes de R. Gardner consciente o
inconscientemente, presentan la MF bajo la trampa disfrazada de ser un
instrumento que “facilita el diálogo” y “reduce el conflicto de pareja” y la
defienden con fervor frente a las leyes como la Ley Integral que según ellos
criminaliza:
“Hoy se está haciendo primar la resolución de los conflictos sociales
por la vía de la exacerbación del enfrentamiento emocional, llegando
incluso a criminalizarlo.”184
Pero estos defensores del SAP provocan que la susodicha Mediación Familiar
se convierta en realidad en “coacción familiar”, ya que se traduce en un
instrumento intimidatorio contra la mujer que ha sufrido maltrato y que se
encuentra en una posición de inferioridad y sometimiento respecto al
agresor. Los prosap difunden la idea falaz de que existe una violencia de
baja intensidad fruto de la separación que puede ser solventada mediante la
Mediación Familiar con el fin de llegar a acuerdos.
Nada más lejos de la realidad, ya que en muchos casos lo que aparentemente
parece ser un hecho aislado “leve” de violencia debido a la conflictividad de la
separación es en realidad un dato de maltrato habitual muy grave o
incipientemente grave. Es muy frecuente que quien evalúe estas situaciones
carezca de la formación necesaria, en la dinámica de este tipo de violencia,
la habitualidad del maltrato psicológico se esconde tras el último suceso
denunciado y al mismo tiempo que dichos profesionales adolezcan de
prejuicios machistas asimilados inconscientemente, lo que permite muy a
menudo pasar desapercibidas situaciones reales de violencia de género en el
ámbito judicial y en los PEFs.
183
JOHNSTON, Janet R. "High-Conflict Divorce," The Future of children, Vol. 4, No. 1, Spring 1994, 165-182.
184
Congreso Internacional de Mediación. De la Confrontación a la Colaboración. Nueva cultura Complementaria al
Procedimiento Judicial. Sevilla 2007.
101
La instrumentalización de la MF por parte de los grupos prosap, está
teniendo como consecuencia que muchas madres se vean forzadas o
coaccionadas a aceptar la MF intrajudicial o en el PEF para no ser
culpabilizadas, etiquetadas de “obstruccionistas”, de vengativas o que se
niegan al diálogo. Sin embargo, si la actitud de rechazo del hijo frente al padre
persiste, el mediador informará al juzgado de este hecho interpretándolo como
consecuencia del comportamiento manipulador o poco colaborador de la
madre. Y así, la interpretación bajo el foco de SAP de estas situaciones en la
MF se suma a la misma interpretación del informe del PEF, lo que está
llevando en muchos casos a la retirada de la custodia de los hijos a estas
madres.
El SAP oculta que su concepto de Mediación Familiar viola los tres principios
esenciales de toda mediación familiar:
- La Voluntariedad de las partes para acudir a la mediación (en el PEF los
progenitores son obligados mediante sentencia o medidas provisionales a
acudir)
- La Confidencialidad (los informes rompen con esta premisa al igual que la
transmisión de información de un progenitor a otro sin consentimiento)
- La Neutralidad del mediador, profesional cualificado, imparcial y sin
capacidad para tomar decisiones por las partes con la finalidad de facilitar
el diálogo (no sólo falta formación entre los técnicos sino que, como hemos
visto, su comportamiento es tendencioso y llegan incluso a sugerir su
posición sobre las medidas a tomar “indicando” su diagnóstico.)
En la práctica de la mediación, el SAP supone una medida
disuasoria para la mujer que ha sufrido maltrato a la que a menudo se
le niega su condición de víctima real. A la mujer maltratada se la
disuade de la denuncia como “innecesaria” y “provocadora” de mayores
conflictos, por lo que su agresor y el de sus hijos, víctimas de la violencia,
queda impune; mientras que a ella y a sus descendientes se les deja en una
situación de total desprotección.
102
NEOMITO 8. – PEF (PUNTOS DE ENCUENTRO FAMILIARES) Y
RECURSOS SOCIALES DE PROTECCIÓN A LA INFANCIA SON
LUGARES IDÓNEOS, NEUTRALES Y SEGUROS, PARA EL CONTACTO
ENTRE PROGENITORES Y SUS HIJOS EN CASOS DE CONFLICTOS DE
PAREJA REALIDAD.
Como ejemplo de la infiltración de la ideología del SAP en las políticas de
familia, hemos asistido a la instrumentalización de muchos Puntos de Encuentro
Familiares (siglas PEFs), recurso que esta ideología ha conseguido definir y
manipular a su antojo. A través de la formación de su personal por parte de
seguidores o discípulos de la corriente SAP, numerosos PEFs se han
transformado en centros donde se invisibiliza y desprotege a las víctimas de
violencia de género y se las maltrata al ser forzadas a relacionarse con su
agresor.
APROME, primera asociación en abrir un PEF en España, fue pionera en
importar la visión de la teoría del pretendido SAP, como acredita su artículo
de 2002 publicado en la Revista de Psicopatología Clínica, Legal y Forense.
En su trabajo, APROME cita al propio Gardner185. Por otro lado, en el año 2006
APROME editó una Guía de Intervención en los Puntos de Encuentro de
Castilla León186 que está siendo utilizada en PEFs de diferentes Comunidades
Autónomas. Esta guía es un instrumento claro de aceptación y aplicación de
la teoría del SAP. En ella se llega a señalar:
“Hay un presupuesto básico: el SAP es perjudicial para toda la familia y en
especial para los hijos. El rechazo filial debe ser reducido.” “(En casos de
SAP) Trabajo con el progenitor rechazado sobre la reformulación de los
motivos del rechazo: su hijo le rechaza porque le quiere, no por lo
contrario, pero no puede hacer otra cosa que la que hace.”
Desde finales de los años noventa y especialmente a partir de 2004
venimos asistiendo en España a una proliferación imparable de los PEFs. Al
mismo tiempo hemos ido detectando un aumento progresivo de testimonios que
nos hablan de la falta de protección y atención .indebida. que .en .distinto
.grado .están. .Padeciendo.día .a .día ..estas ..víctimas .madres e ..hijos, ..en
muchas. .comunidades ..autónomas.. (Madrid, .País. Vasco,. Canarias,. Aragón,
Cataluña, Valencia, Murcia, Castilla y León y en aquellas comunidades o
185
SACRISTÁN, M.L., Programa Punto de Encuentro de APROME: una propuesta para facilitar las relaciones familiares
después de la separación. Revista Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol. 2 Nº3, 2002, pp. 125-135.
186
Junta de Castilla y León, Conserjería de Familia e Igualdad de Oportunidades (2006): Guía de Intervención en los
Puntos de Encuentro de Castilla y León. Graficas Andrés Martín, S.L. Valladolid.
103
ayuntamientos donde se aplica o se interpreta la visión y la teoría del Síndrome
de Alienación Parental). Dichos Puntos administran su gestión con la
tendenciosidad que en su interpretación dibujada por la teoría del SAP sobre la
ejecución de la custodia de los hijos o régimen de visitas que por el Juzgado les
son encomendadas.
La visión que imprime la teoría del SAP en los trabajadores y en la propia
definición de PEF donde se implanta, hace que este personal se transforme
en instrumento de coacción y amenaza sobre las víctimas de violencia de
género.
Las madres que han sufrido maltrato viven amedrentadas bajo la
amenaza de perder la custodia de sus hijos por el personal del PEF de
ideología SAP o de la justicia si estos llegan a interpretar que ella está
“obstaculizando” la relación entre el padre y los hijos bajo los parámetros del
SAP.
Por otro lado, los informes del PEF formados en SAP, remitidos al
juzgado de familia correspondiente, se han convertido en un arma contra
estas madres y sus hijos e hijas, y a que en la práctica resultan ser periciales
psicológicas encubiertas donde se pone el foco sobre la madre y los menores a
través del filtro de la teoría del SAP. Debido a informes como estos, muchas
madres están perdiendo o se arriesgan a perder la custodia de sus hijos en favor
de un padre maltratador, negligente o abusador.
El primer objetivo del PEF que constatamos, concebido desde la
perspectiva del SAP, su único objetivo en la práctica, es que las niñas, niños y
adolescentes receptores del recurso se relacionen con uno u otro de sus
progenitores, normalmente el padre no custodio, porque esa es la filosofía en
que se ha adiestrado técnicamente a las personas que han de gestionarlo y
de la que más adelante se hablará detalladamente. Bajo el eufemismo de
“facilitar las relaciones entre el menor y su progenitor” con mucha frecuencia
se esconde una atípica metodología para forzarle a “querer” a un padre
violento, negligente o desconocido para el menor.
Cualquier otra consideración o posibilidad queda pospuesta a ese
objeto fundamental: la comunicación paternofilial. En base a ello, se
presupone que esta relación en la mayoría de los casos es beneficiosa para
el menor, a pesar del maltrato ejercido por el padre durante la convivencia,
y aún después de ella. Además se presupone que este padre es adecuado
para ejercer la parentalidad, sin cuestionamiento alguno.
104
Muy a menudo no se forma al personal para saber detectar la dinámica
oculta de la violencia de género ni como afecta a los menores, ni la negligencia o
abandono que pudieran sufrir durante el régimen de visitas. El ideario del SAP
enseña que la violencia de género apenas tiene que ver con los PEFs, que
sólo se tratarán estos casos procurando la protección física de la mujer frente
al hombre, nada más allá. Incluso con frecuencia se llega a justificar y
malinterpretar la agresividad del maltratador por entenderla como "parte del
conflicto de la separación", obviando en estos casos las señales que indican la
peligrosidad que entraña el comportamiento del agresor.
Los PEFs se enfrentan con una abrumadora mayoría de casos donde se
dan diferentes grados de violencia de género, sin embargo, la teoría del SAP
oculta estas cifras convirtiéndolos en casos de conflictos traumáticos de
separación entre iguales. Las propias gestoras reconocen que más de la mitad
de los casos provienen de los juzgados de violencia contra la mujer, aunque no
existe un estudio serio al respecto. La gestora de PEFs de Castilla y León,
APROME, admite que en más del 90% de los casos recibidos hasta
noviembre de 2008 existía una orden de protección decretada por el
juzgado187. Si tenemos en cuenta, además, que entre el 80% y el 85% de las
mujeres víctimas de violencia de género no denuncia a su agresor, nos
encontramos con una bolsa de madres e hijos/as víctimas de este tipo de
violencia en los PEFs superior.
Los trabajadores de los PEFs de ideología SAP, han sido formados, y lo
siguen siendo, en el reconocimiento de esta violencia como un fenómeno no
muy frecuente y que sólo repercute en la madre, por lo que los menores, hijos e
hijas, son tratados simplemente como víctimas de un conflicto de separación
entre iguales sin entender que la violencia, es la evidencia de la
desigualdad en la pareja, del sometimiento de la mujer, y que afecta
gravemente a los menores antes y después de la separación conyugal, ya que
son utilizados por el agresor como arma contra la madre y son objetivo e
instrumento independiente en su violencia.
,
Por otro lado, los profesionales del PEF no parecen formados para
detectar la dinámica de laviolencia de género en el ámbito familiar, cuando
resultan incapaces de detectar de formacorrecta las secuelas y síntomas que
presentan los hijos e hijas víctimas, ni el comportamiento responsable de sus
madres en su intento de protegerlos.
187
Página visitada el 17 de noviembre de 2008. http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=422253
105
Al personal del PEF se le forma durante las jornadas o cursos188 para aplicar
en casos que ellos diagnostican como SAP, la Terapia de la Amenaza de R.
Gardner. Lo más frecuente es que el personal de los PEF se dirija con términos
coactivos e intimidantes, y en muchos casos utilizando la fuerza para retener a
los menores en contra de su voluntad, con el fin de instarles a mantener
contacto con su padre violento y/o negligente o desconocido, forzando también
a la madre para que lo acepte sin rechistar, sin mostrar resistencia ni denunciar
las presiones, bajo la amenaza atemorizadora de perder la custodia, lo que
dejaría a estos y estas menores desprotegidos frente al padre agresor.
Pero a tenor de los hechos, la violencia del maltratador persiste tras la
ruptura e incluso se acrecienta durante el régimen de visitas. Los informes del
PEF no recogen las quejas o denuncias de maltrato sobre los menores que
alega la madre o los propios menores, ya que, como se enseña en la formación
a éstos profesionales, todo debe ser interpretados según los parámetros del
SAP como parte del conflicto entre los progenitores y como síntoma de
manipulación de la madre, acentuando la desprotección tanto para ella como
sus hijos e hijas. Esta interpretación anula y disuade a las víctimas de la
denuncia y, por tanto, de buscar protección ante las autoridades locales o
estatales.
Por último el Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana resolviendo la
queja Nº 083062 sobre un Punto de Encuentro Familiar en Gandia se
pronuncia afirmando que; “lo que no puede obviar es la utilización del Síndrome
de alienación parental (SAP) por los profesionales del PEF de Gandia, síndrome
al que se hace referencia, en el caso concreto que consta en nuestro
expediente en un escrito de fecha 22/09/2008, firmado por la coordinadora del
centro”:
“Sobre este pretendido síndrome y su utilización por personal de los
Puntos de Encuentro debemos manifestar desde esta Institución, que
no es admisible que los profesionales que trabajan en estos centros,
dependientes de la administración lo utilicen y ello porque a pesar de
su difusión y popularidad, el Sap no ha sido reconocido por ninguna
asociación profesional ni científica, habiendo sido rechazada su
inclusión en los dos grandes sistemas de diagnostico de salud
menta, utilizados en todo el mundo, el DSM IV de la asociación de
psiquiatría americana y el ICE‐10 de la Organización Mundial de la
Salud. El Síndic hace referencia al pronunciamiento del Consejo
General del Poder Judicial plasmado en su guía de criterios de
actuación judicial donde se recogen las conclusiones que se
188
Jornadas Estatales sobre Puntos de Encuentro y Violencia Familiar. http://www.creuroja.org/general/jepevf/inicisp.asp
106
realizaron en un curso de formación sobre “Valoración del daño en
las victimas de violencia de género”, y transcribe textualmente: “El
síndrome de alienación parental no es una categoría clínica, ni en
medicina ni en psicología, por lo cual debe entenderse como
descripción de una situación caracterizada por una serie de síntomas
y conductas que no corresponden con una causa única”.
“En los casos en que se aprecien problemas de relación y rechazo
de los hijos y las hijas hacia el padre, la primera aproximación desde
un punto de vista científico debe ser descartar situaciones de
violencia y abordarlos como un problema de adaptación o de
relación del menor o su entorno familiar, y no como patología”.
Considera el Síndic José Cholbi Diego que los Puntos de
Encuentro deben contar dado precisamente por la materia que
atiende con personal especializado y cualificado para asistir a cada
núcleo familiar de forma individualizada y realiza la siguiente reflexión;
“Si realmente queremos que estos centros sean un espacio neutral e
idóneo que favorezca y haga posible el mantenimiento de las relaciones
del menor con su familia”. “Debemos crear la confianza suficiente
para que estos centros no se conviertan todavía, si cabe más, para los
usuarios y usuarias, en un lugar de mayor sufrimiento e incomprensión
del que ya tienen por razones de conflictividad familiar”.
A continuación refiriéndose a la violencia de género se pronuncia en
los siguientes términos; “por ello en algunos casos como en el que nos
ocupa, en los que ha existido previamente violencia doméstica, incluso
con imposición de pena de alejamiento, pudiera ocurrir que la situación
de rechazo de los hijos al padre se deba a esa razón por la que ya han
de considerarse víctimas y testigos de esa violencia”.
“Por tanto y como quiera que tras una separación traumática el
rechazo al padre puede deberse a múltiples y diferentes causas, como
bien señala el CGPJ, debemos concluir que en modo alguno puede ser
aplicable el “Diagnóstico” (no científico) llamado SAP, para argumentar
el rechazo a un progenitor no custodio”
Considera el Síndic que la utilización del SAP “es contraria al
espíritu de la Ley contra la violencia de género, y sobre todo a la
consideración y prudencia que requiere los menores en la valoración de
107
sus reacciones emocionales, sobre todo sin han padecido la vivencia de
violencia familiar, y en ese sentido las extrema atención a la Declaración
Universal de los Derechos de la Infancia”.
108
6
A MODO DE CONCLUSIÓN:
SÍNTESIS Y RECOMENDACIONES
A) CONSIDERACIÓN GENERAL
Las cosas van discurriendo en la práctica de modo que la discusión sobre
el SAP se ha orientado preferentemente a los aspectos de la dinámica
procedimental soslayando o dejando en lugar secundario el verdadero meollo
de la cuestión, que es de naturaleza médica y por consiguiente científica,
aunque se haya introducido interesadamente dentro del orden jurídico y
jurisdiccional.
B) DESDE EL PUNTO DE VISTA CIENTÍFICO
(MÉDICO-PSIQUIÁTRICO)
De la fecunda investigación realizada por el Dr. Escudero y las psicólogas
Vaccaro y Naredo, sobre el complicado constructo en su día fabricado por el
estadounidense Gardner se desprende un cúmulo de despropósitos que
impide siquiera la saludable tarea de emprender la incursión analítica que lleve
un poco de luz y claridad a la sombría e intrincada selva que el estadounidense
se empeñó en alimentar en un desarraigo inconcebible de la realidad, y por ende,
de la condición humana. Es una carrera incesante de obstáculos que, por
agrupar con cierto orden a la hora de sintetizarla, abarca desde el menosprecio
del diagnóstico más solvente y consolidado de quienes, como Piaget, M. Klein,
Hanna Freud, Ainsworth, Winnicott, Bowlby, Levobici, Ajuriaguerra, Diatkine,
Anzieu, Erikson, Wigotski, Spitz, Wallon, Malher, ... --y cortamos la lista-- nos
ayudaron a establecer el grueso de lo que sabemos de nosotros mismos a
109
través de la mentalidad infantil -- todo un acervo insubstituible en orden al
complejo conocimiento de la psique humana en el marco de la investigación
clínica, que Gardner se permitió simplificar hasta extremos indecorosos con la
turbia finalidad de dar entrada a su insólito y extravagante diagnóstico--, hasta
los efectos dogmáticos y la inflexible irreversibilidad del SAP; la mutación que
la propia aplicación del "síndrome" experimentó al transformarse en un SAP
institucional de signo adverso, en fin, la inercia de un automatismo surgido en
la práctica, con el engranaje de encadenar secuencialmente la pretendida
"pureza del síndrome" a la "perdurabilidad del diagnóstico" y a la "Terapia de la
Amenaza", según a continuación pasamos a ilustrar.
a) Se da por válida la existencia de un síndrome puramente teórico y
especulativo, fundado en mecanismos psíquicos y rictus carentes de
probatividad en su significación, para justificar en base a los mismos
verdaderas medidas punitivas (tanto para el progenitor custodio,
generalmente la madre, como para el hijo bajo su custodia), medidas
que se encubren bajo la apariencia de un tratamiento corrector pero
realmente huero de eficacia terapéutica, sentando como premisa del
SAP el presupuesto de que al progenitor no custodio se le rechaza
por mera animosidad y sin motivo justificado, siguiéndose el prejuicio
de considerarlo por principio la persona idónea para desempeñar la
custodia.
b) Una vez establecida la índole patológica del rechazo al no custodio,
queda marcado por la sombra del diagnóstico clínico el progenitor
custodio (generalmente la madre), con todo el gravamen que ello supone
para su ulterior actuación como parte en la causa por cuenta de la
afirmada nocividad para el bien del menor, incluida la siempre
cuestionable expectativa de recurrir la pericia.
c) El punto decisivo para la comprensión del constructo SAP radica en la
vinculación indisoluble que se establece entre la afirmación de su
existencia
como
síndrome puro
(conjunto
sintomatológico
unidireccional, y por tanto unívoco) con la "terapia de la amenaza",
entendida como la única medida correctiva del artificio construido como
objetivo para sanar. El artificio consiste en el trazado puramente
interpretativo de que los signos anotados en la evaluación únicamente
tienen significación en cuanto orientados a maldisponer a la prole
para con el progenitor no custodio como objetivo previamente
asignado, de lo que se sigue, con toda impunidad intelectual, el axioma
de que el adoctrinamiento implica necesariamente para su efectividad
el cambio de custodia pertinente mediante el apoyo terapéutico de
la amenaza. De esta suerte queda establecida con toda vinculación
110
"lógica" el trinomio de este engranaje: PUREZA DEL SÍNDROME‐‐
PERDURABILIDAD DEL DIAGNÓSTICO‐‐TERAPIA DE LA AMENAZA
con el carácter de un marco de coordinación indestructible.
d) Dicho trinomio cobra en el proceso judicial la consistencia y rotundidad
de una sentencia, permitiendo que el supuesto síndrome despliegue
plenitud de efectos.
e) Como quiera que, no obstante haberse reducido y casi eliminado en los
últimos años los valores androcéntricos que invadían la sistemática
legal, pero dicha mentalidad sigue influyendo en la estimación de los
operadores y desde luego las "creencias de género" se hallan
plenamente instaladas en el diagnóstico SAP, semejante vinculación -quiérase o no—puede conventir en la práctica la decisión judicial en una
medida disuasoria para las víctimas de la violencia de género en los
procesos separatorios en los que media la agresividad, con el
consiguiente retraimiento en la alternativa de denunciar la violencia so
pena de constituir con su denuncia un síntoma más de SAP. Dinámica
de circularidad en toda su extensión.
f)
La fuerza operativa del SAP estriba en que una vez antepuesto al
constructo el término de "síndrome", trae como consecuencia la
residenciación del factor patológico en el binomio hijo‐‐ progenitor como
alienados, y por tanto la justificación del cambio de custodia como la
única terapia idónea en la relación litigiosa familiar.
Esta apretada síntesis de la explanación realizada por el Dr. Escudero
deja abierta la respuesta a la siguiente cuestión: ¿A qué se debe la
subsistencia del SAP en el ámbito judicial a pesar de la monumental tara de
anticientifismo que el pretendido síndrome arrastra? ¿Qué fuerzas, motivos o
circunstancias sostienen la incolumidad del SAP careciendo de base científica
mínima para sostener el constructo: la mera "apariencia lógica" en su trazado, el
aliciente de los profesionales del ramo para abrirse a nuevos campos de
especialización; o tal vez, en concurrencia con tales atractivos, la presión
demostrada por parte de ciertos grupos de personas activamente interesadas en
mantener el invento del SAP como medio eficaz de combate contra la
implantación de la igualdad entre los sexos protagonizada por las mujeres en
nuestra sociedad?
111
Quede la respuesta adecuada a la perspicacia y la contrastación empírica
de cada quien.
Del estudio realizado en aquellas cuestiones que atañen a la psiquiatría y a
la psicología se llega a las siguientes conclusiones:
Teniendo presente que la naturaleza “terapéutica” de la “Terapia de la
Amenaza”, es argumentada por su creador, apelando explícitamente a su
autoridad y experiencia.
El encuadre del SAP dentro del sistema legal tiene importantes
repercusiones en nuestro país:
-El SAP no ha mostrado ninguna capacidad para distinguir entre los
abusos y malos tratos verdaderos y los falsos.
-El riesgo de cambio de custodia ante un posible diagnóstico del SAP,
especialmente en víctimas de violencia de género, o la solicitud de
guarda y custodia compartida contempla un eventual doble objetivo
disuadir a la mujer de denunciar sospechas o evidencias de malos tratos
o abusos a los hijos ante la posibilidad de perder la custodia de los
mismos y también en el caso de la custodia compartida, seguir sometida
a un control de su vida y de su persona como esta ocurriendo en la
mayoría de los contados casos que se acuerdan bajo las circunstancias
antedichas.
- La estructura del SAP nos permite predecir daños psicológicos en
adultos y niños. Entre estos: la permanente observación entre el niño y el
progenitor diagnosticados quiebra la espontaneidad del vínculo. Esto es
consecuente con el SAP que considera el vínculo “patológico”. La
confianza de los niños en los adultos para protegerles queda quebrada.
En madres que hemos entrevistado, vemos los efectos anímicos que
generan la ruptura de la lógica, fundamentalmente por la acción del
diagnóstico diferencial, que determina que, todo lo que se diga, hable o
actué, se considere síntoma, y confirmación constante del propio
diagnóstico.
Cerrado al exterior, y simplificado sobremanera, el SAP pretende ser
autosuficiente para diagnosticar y tratar. Los informes de los profesionales
oficiales que se consideran independientes y objetivos dirimen sus informes
112
según la lógica interna del SAP. El sistema se cierra incluso ante la ética, y así,
la aplicación que se está realizando en nuestro país, de forma similar a cómo
ocurrió en su país de origen, de unas medidas terapéuticas derivadas del
SAP, sin ninguna consistencia científica previa, constituye una excepción
bioéticamente inadmisible. En la Declaración aprobada por la Asamblea
General de la Asociación Mundial de Psiquiatría (AMP) celebrada en Madrid el
25 de agosto de 1996, se explicitaba: «Una investigación que no se lleva a
acabo de acuerdo con los cánones de la ciencia no es ética. Los proyectos de
investigación deben ser aprobados por un comité ético debidamente
constituido. Los psiquiatras deben cumplir las normas nacionales e
internacionales para llevar a cabo investigaciones (...) ».
Finalmente, éste trabajo, no desvela, una pregunta inicial: ¿Por qué
mientras la ausencia de verificación empírica podría haber concluido el debate
sobre la validez o no del SAP (al menos haber paralizado el uso de las medidas
hasta el aporte de evidencias), el mismo continúa y con él – algo impensable en
clínica‐ su materialización como terapia? Quizás, como respuesta parcial,
hemos apuntado que el SAP parece sostenido por una (supuesta) evidencia
“lógica”. Existen grupos de presión constituidos para forzar la inclusión del
SAP, no desde la ciencia, dentro del futuro manual de clasificación de
trastornos mentales DSM‐V, con el objetivo de ganar credibilidad en los
tribunales. Probablemente, la apertura de nuevos campos para el desarrollo
profesional sea también un estímulo.
C) DESDE EL PUNTO DE VISTA JURÍDICO-LEGAL
Así como el punto sensible del SAP desde el punto de vista médico es la
falta de una etiología correspondiente al síndrome que se pretende describir, del
mismo modo se plantea la dificultad de que el magistrado, en cumplimiento de
su función jurisdiccional se vea en la precisión de optar a favor o en contra de las
peticiones de las partes sobre la custodia de los menores en base al dictamen
técnico de una sintomatología clínica que no está admitida por la ciencia oficial.
Por su parte, el Profesional que dictamina informando en la materia
que es de su competencia, carece de autoridad para establecer el pretendido
diagnóstico. Ni siquiera como seguidores de una "doctrina" en elaboración
tendría autoridad para investir de ciencia las prácticas que actualmente
ejercitan en los Juzgados mientras los protocolos que aplican no sean aprobados
por los Organismos o Centros legalmente reconocidos para ello189.
189
Se recuerda: Que el organismo con competencia universal para "determinar las líneas de investigación y estimular la
producción, difusión y aplicación de conocimientos valiosos", y "establecer normas y promover y seguir de cerca su
aplicación en la práctica" es la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS - Undécimo Programa General de
113
Entre tanto, el deponente ante los Tribunales de Justicia, aunque lo sea a
título de perito médico, diagnosticando sobre un síndrome que permanece
excluido de los cuadros legítimamente admitidos, será su responsable en la
ejecución de una práctica que quebranta las normas fijadas por el Organismo
competente para el sostenimiento de la salud mundial bajo el ilícito penal de
defraudación de la Ley.
Ni el Juzgador debería escudarse para aceptar el "diagnóstico" en la
autoridad científica del Perito que informa con criterios personales sobre un
síndrome cuyos síntomas carecen de reconocimiento científico, ni el perito de
turno puede eludir su responsabilidad amparándose en la coartada de que el
juez da por buenas sus ideas aunque no haya realizado la crítica del mismo en
base a los conocimientos admitidos como tales por la Ciencia médica en vigor,
un requisito indispensable para la legitimidad del ejercicio médico.
El Perito, no puede dejar de invocar la correspondencia del cuadro fáctico
que describe con las características asignadas al patrón reconocido por la
Ciencia oficial, porque esa compulsa es el dato capital en orden al ejercicio de
la pericia.
Sin morbilidad homologada no hay diagnóstico médico válido, y sin
diagnóstico pericial el Juez no recibirá el auxilio de los conocimientos
especializados que justifican el propio concepto de “prueba pericial”.
Todo lo cual, en conclusión de lo desarrollado por las exponentes en la
sección jurídica de este Informe, traslada la actual discusión sobre la aplicación
judicial del SAP mayoritariamente al campo del Derecho Civil y también al
Penal.
D) DESDE EL PUNTO DE VISTA PSICOSOCIAL
Una vez puesto de manifiesto las proyecciones del Sap, en los ámbitos civil
y penal, las características de la Violencia de Género en la sistemática del
Derecho moderno, parece obvio que la información sobre esta materia deba ser
suministrada de la manera más amplia a quienes han de afrontarla en el ejercicio
Trabajo "Contribuir a la salud", para el período 2006-2015); que el CIE-10 (Clasificación estadística Internacional de
Enfermedades y otros problemas de Salud), en su Categoría V referente a "Trastornos mentales y del comportamiento"
(F00-F99), no trata para nada sobre la morbilidad en los litigios judiciales, y que el DSM-IV (Manual diagnóstico y
estadístico de los trastornos mentales) de la American Psychiatric Association no ha incluido hasta ahora entre el elenco
de estudios sobre patologías conductuales ningún apartado referente al comportamiento de los litigantes en procesos de
ruptura familiar (una introducción que es precisamente lo que los preconizadores de SAP han pretendido hasta ahora en
vano).
114
de su función judicial. Pues se trata de un plano de relaciones interpersonales
que, por haberse descubierto ahora en el desarrollo de las disciplinas psicosociales, ha estado ausente de la formación específica facilitada a los futuros
administradores de la justicia.
No como si se tratase de una "especialidad" distinta o ajena al Derecho, sino
del mismo modo a cómo ahora se incorpora en los programas curriculares la
información complementaria sobre materias tales como la ingeniería genética o
la conservación del medio ambiente que han de ser objeto, y antes no, de
tratamiento jurídico en las resoluciones judiciales pertinentes.
Lo mismo puede predicarse respecto a la información complementaria de los
demás profesionales que han de intervenir de forma directa o indirecta en la
investigación, y resolución de las denuncias o tratamiento sobre dicha materia de
violencia de género.
El conflicto social desencadenado por el SAP requiere una inmediata
clarificación sobre la incorrección técnica y la falta de fundamento científico en
que dicho supuesto se ha basado, con el fin de evitar que las disfuncionalidades
provocadas por la introducción del referido constructo en los procesos familiares
puedan llegar a ofrecerse al conocimiento público bajo la apariencia de una
inexistente conformidad de la autoridad judicial.
Debería ser obligatoria la formación sobre la violencia de género de
calidad para los demás profesionales que han de intervenir de forma directa o
indirecta en la investigación, tramitación y resolución de las denuncias sobre
dicha materia de violencia de género, formación que evitaría la aplicación o la
aceptación del pretendido Sap, una teoría que invisibiliza a las victimas de esta
violencia.
E) Y EN SÍNTESIS DE LOS DIVERSOS PUNTOS DE VISTA
PRECEDENTES
La matriz de la teoría --cualquiera que sea la denominación eufemística que
se adopte en substitución de la originaria "alienación parental" de Gardner y
según se aplica en el foro español-- consiste en extraer del comportamiento de
las madres litigantes respecto de sus hijos, un conjunto de manifestaciones
en concurrencia, con las cuales se construye el llamado "síndrome", a base
115
de valorar psicológicamente como trastornos de la conducta hechos tales
como el supuesto propósito de la madre por maldisponer a los hijos contra el
padre, impedirles la comunicación con el mismo, etc. Una vez "diagnosticado"
tal comportamiento como "síndrome de alienación", se pasa a someter a la
madre "alienante" al correspondiente tratamiento terapéutico con
dispositivos correctores tales como retirarles la custodia de sus hijos, al
tiempo que se les suministra adoctrinamiento aleccionador, aun con la
imposición de penas pecuniarias u otras medidas coercitivas bajo la fórmula
así denominada de "terapia de la amenaza".
La dinámica metodológica prosigue: Una vez sentada la tesis de conducta
perturbadora, se trata a las madres en los Juzgados de familia como afectadas
de un síndrome mórbido ("síndrome" = concurrencia de indicios o síntomas
expresivos de una enfermedad definida), en una mezcla de sujeción al mandato
judicial sobre tratamiento terapéutico; síndrome que ninguna autoridad
médico psiquiátrica ha avalado por encima de la fantasía de Gardner, debido
a que éste, después de establecer la sintomatología (el síndrome) no fue
capaz de determinar la enfermedad definida a que el mismo correspondiese (lo
que se "diagnostica" no son los síntomas, ni los signos, éstos se describen, lo
que se diagnostica es la enfermedad que los causa).
La hipótesis que encierra el pretendido síndrome del Sap corresponde a
profesionales de la salud.
Su aplicación convierte a sus presupuestos y predicciones en herramientas
de grave riesgo para el desarrollo de la personalidad del menor.
Efectuado el diagnosticado Sap por los profesionales correspondientes su
esencia puede incorporarse a las resoluciones judiciales, tanto del ámbito civil
como penal, pese a carecer de validez científica.
Por ello todos los profesionales que puedan intervenir frente a estas
cuestiones deberían contar con formación suficiente que les permitiera conocer
y detectar el constructo del Sap para evitar su propagación.
116
RECOMENDACIONES
A tal fin y por modo meramente indicativo, nuestras recomendaciones se
orientan a ámbitos y aspectos como los siguientes:
Primero; Al Ministerio de Justicia y CCAA con competencias transferidas con
vistas a la formación de un programa estándar en línea con el presente informe
para médicos forenses, equipos psicosociales y UVFI que auxilien de inmediato
a los órganos jurisdiccionales con la identificación del SAP y su genuino
significado.
Segundo; Al Consejo General de la Abogacía de España al objeto de que
garantice que la formación de todos los colegiados incluya herramientas que les
permitan conocer y detectar estas construcciones así como su significado en
concordancia con el presente informe.
Tercero; A las Instituciones que financien actividades de formación de los
colegios de abogados de España, al objeto de que ejerzan un control sobre el
contenido de las actividades de formación de los colegiados en la línea del
presente informe.
Cuarto; En el mismo sentido y bajo los mismos presupuestos respecto de los
colegios de psicólogos, médicos y trabajadores sociales.
Quinto; Con idénticas pretensiones respecto de la formación y
conocimiento del Sap para con los Institutos de Medicina Legal y unidades de
valoración forense integral.
Sexto; A los organismos que con competencia para ello puedan efectuar la
elaboración y revisión de los temarios de oposición de los profesionales
llamados a intervenir en esta materia, a fin de garantizar su mas completa
formación sobre constructo del Sap desde la perspectiva recogida en el presente
informe.
117
BIBLIOGRAFÍA
American Psychological Association, Presidential Task Force on Violence in
the Family, “Violence and the Family” (1996).
Arizona Coalition Against Domestic Violence. Battered Mothers' Testimony
Project: A Human Rights Approach to Child Custody and Domestic Violence
(June 2003), pp. 33 34, 47 49
-
-
Austin, G. (1995). The Impact of Witnessing Violence on Children in Custody
and Visitation Disputes. Paper presented at the Fourth Internacional Family
Violence Research Conference, Durham NH (Rep. No. July 1995).
Bateson, Gregory; Jackson, Don D.; Haley, Jay & John Weakland.(1956).
“Toward a Theory of Schizophrenia”. Behavioral Science. 1, 251 264.
-
“Behind Closed Doors. The Impact of Domestic Violence on Children”.
UNICEF.
2006.
http://www.unicef.org/about/annualreport/files/AnnualReport2006ENTheBo
dyShop.pdf
Berliner, L. and Conte, J.R., 1993. “Sexual abuse evaluations: Conceptual and
empirical obstacles”. Child Abuse & Neglect 17, pp. 111–125.
Berrios, G., (2000). “Concepto de psicopatología descriptiva”. En: Villagrán, J.,
Luque, R., (eds) Psicopatología descriptiva: nuevas tendencias. (pp. 109 145).
Madrid: Editorial Trotta.
-
Bravo Toledo, Rafael y Concepción Campos Asensio. Medicina basada en
pruebas (Evidencebased Medicine). (Basado en una publicación en: JANO
(EMC)
1997,
53,
1218,
pp:
7172.).
Disponible
en:
<http://www.infodoctor.org/rafabravo/mbe2.htm>. [Acceso el 30 de noviembre
de 2009]
-
-
Bruch, Carol S. “Parental Alienation Syndrome and Parental Alienation: Getting
It Wrong in Child Custody Cases,” Family Law Quarterly, Vol. 35, No. 3, Fall
2001, 527 552, 539 (quoting Dr. Fink from Pasadena Star News, April 24,
2000, at www.canow.org/NOWintheNews/familylawnewtext.html)
-
-
118
Bruch Carol S 2002. Parental Alienation Syndrome: Junk Science in Child
Custody Determinations, 3 EUROPEAN J L REFORM 383 (2001) and Carol S.
Bruch, Parental Alienation Syndrome and Parental Alienation: Getting It Wrong in
Child Custody Cases, 35 FAMILY LAW QUARTERLY 527 (2001).
Bunge, M., Diccionario de filosofía, México, Siglo XXI editores, 3ª ed., 2005, p.
142
Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada y abierta a la firma y
ratificación por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución
44/25, de 20 de noviembre de 1989.
Congreso Internacional de Mediación. De la Confrontación a la Colaboración.
Nueva cultura Complementaria al Procedimiento Judicial. Sevilla 2007.
Consejo General del Poder Judicial. “Guía de Criterios de Actuación Judicial
Frente
a
la
Violencia
de
Género”.
www.obervatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es.http://www.poderjudici
al.es/eversuite/GetDoc?DBName=dPortal&UniqueKeyValue=64845&Dow
nload=false&ShowPath=falseSacristán
Dallam, S. J., (1999). “The Parental Alienation Syndrome: Is It Scientific?” En:
ST. Charles, E.; Crook, L. (Eds.). Expose: The failure of family courts to
protect children from abuse in custody disputes. Los Gatos, CA: Our Children
Our Children Charitable.
Dallam. S. J. & Silberg, J.L. “Myths That Place Children At Risk During
Custody
Litigation.
Sexual
Assault
Report,
9(3),
33 47.
http://www.leadershipcouncil.org/1/res/cust_myths.html
-
Dalton, C., “When Paradigms Collide: Protecting Battered Parents and Their
Children in the Family Court System”. 37 Fam. & Conciliation Courts Rev. 273
(1999).
“Datos de las denuncias y procedimientos penales y civiles registrados y
órdenes de protección solicitadas en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer
(JVM) en el primer trimestre del año 2009”. C o n s e j o
G e n e r a l
d e l
P o d e r
J u d i c i a l .
E n
htmhttp://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
Díez Patricio, A. (2005). “Aproximación a una teoría pragmática de la
conducta psicótica”. Rev Asoc Esp Neuropsiq. 34, 94, 29 41.
-
119
"Domestic Violence and the Courtroom: Understanding the Problem . . .
Knowing the Victim" American Judges Association. http://aja.ncsc.
dni.us/domviol/page5.html (at "Forms of Emotional Battering. . . Threats to Harm
or Take Away Children").
Emery, R.E., Otto R.K. & O’Donohue, W. T. (2005). “A Critical Assessment
of Child Custody Evaluations: Limited Science and a Flawed System,
Pychological Science in the Public Interest”, 6(1), 1 29.
-
Erika Rivera Ragland and Hope Fields, “Parental Alienation Syndrome: What
Professionals Need to Know,” National Center for Prosecution of Child Abuse
(NCPCA) Update Newsletter, Volume 16, Number 6, p. 2 (2003), published by
the American Prosecutors Research Institute and National District Attorneys
Association,
at
www.ndaa.org/publications/newsletters/updatevolume16number62003.html
Escudero, Antonio; Aguilar, Lola y de la Cruz, Julia. (2008). “La lógica del
Síndrome de Alienación Parental de Gardner (SAP): «Terapia de la Amenaza».
Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq., 28, 102, pp. 283 305.
Disponible
también
en
lahttp://www.aen.es/biblioteca
y documentacion/publicaciones de la aen/doc
details/2592 la logica del
sindrome de alienacionparental de gardner> [Consultado el 15 de noviembre de
2009] Y en la biblioteca virtual SciELO España, consultado el 15 de noviembre de
2009
en
laWWW:<http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci
arttext&pid=S02117352008000200001&lng=es&nrm= iso>.
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Estudio sobre la aplicación de la Ley Integral contra la Violencia de Género por
las Audiencias P r o v i n c i a l e s . ” C o n s e j o G e n e r a l d e l
Poder
Judicial.
http://www.observatoriocontraviolenciadomesticaydegenero.es
Faller, K., C., (1998). “The parental alienation syndrome: What is it and what data
support it? Child Maltreatment”, 3, 2, 100 115.
-
120
Ferrater Mora, José., (2005). Diccionario de Filosofía A D, Barcelona: RBA.
-
Fulford, K., W., M., Thornton, T.y Graham, G. (2006). Oxford Textbook of
Philosophy and Psychiatry. Oxford: Oxford University Press. p.109Gardner,
Richard A. (2001). ...Sixteen Years Later
García de Quesada, M., (2001). “Estructura definicional terminográfica en el
subdominio de la oncología clínica”. Tesis doctoral, Universidad de Granada
(España). Estudios de Lingüística Española, 2001,14, Disponible en:
http://elies.rediris.es/elies14/ [Acceso el 14 de septiembre de 2007].
Gardner, Richard A., (1991). “Legal and psychotherapeutic approaches to
the three types of parental alienation syndrome families. When psychiatry
and the law join forces”. Court Review.1 , 1 4 2 1 .
-
Gardner, Richard A., (1992) “True and False Accusations of child sex abuse”.
Creative. Therapeutics
Gardner, Richard A., (1998). “Recommendations for dealing with parents who
induce a parental alienation syndrome in their children”. Journal of Divorce &
Remarriage. 28, (3/4), 1 21.
-
Gardner, Richard A., Sauber, Richard S. y Lorandos, Demosthenes (Eds). (2006).
“The International Handbook of Parental Alienation Syndrome: conceptual,
clinical and legal considerations”. Springfield, Illinois: Charles C Thomas,
Publisher, LTD
.
Gardner, Richard A., (1985). “Recent Trends in Divorce and Custody
Litigation, Academy Forum”,2, pp. 3 7.
-
Gardner, Richard A., (2006). “Introduction. En: The International Handbook of
Parental Alienation Syndrome: conceptual, clinical and legal considerations.”
Gardner, R A., Sauber, R S. y Lorandos, D. (Eds). (pp. 5 11) Springfield, Illinois:
Charles C Thomas, Publisher, LTD.
-
Gardner, Richard A., (2001, May 31). “Basic Facts About The Parental
Alienation Syndrome”. [ref. de 9 de noviembre de 2006], disponible en WWW:
http://www.rgardner.com (página oficial de G a r d n e r h a s t a : 2 6 d e j u n i o
de
2007),
igualmente
disponible
en
WWW:
http://www.nscfc.com/Basic%20Facts%20About%20Parental%20Alienation.pdf
[ref. de 3 de julio de 2007]
121
Gardner, Richard A., (2001). Comments on Carol S. Bruch’s article “Parental
Alienation Syndrome and Parental Alienation: Getting it wrong in child custody
cases”. Family Law Quarterly. 35, 3, 527 552.
-
Gardner, Richard A., (1987). “Judges Interviewing Children in Custody/Visitation
Litigation”. New Jersey Family Lawyer. 7, 2.
Gardner, Richard A., (2002). “Parental Alienation Syndrome vs. Parental
Alienation: which diagnosis should evaluators use in child custody disputes?”
The American Journal of Family Therapy. 30, 2, 93 115.
-
-
Gardner, Richard A., (1994). “The detrimental effects on women of the gender
egalitarianism of child custody dispute resolution guidelines”. Academy Forum.
38, 1,2, (Spring/Summer) 10 13.
-
-
Gardner, Richard A., (1999). “Differentiating between parental alienation
syndrome and bona fide abuse‐neglect”. The American Journal of Family
Therapy. 27, 2, 97‐107.
Gardner, Richard A., (1998). Introductory Comments on the PAS: Excerpted
from: Gardner, R.A. The Parental Alienation Syndrome, Second Edition.
Cresskill, NJ: Creative Therapeutics, Inc. [ref. de 9 de noviembre de 2006],
disponible en Web:
http://www.rgardner.com/refs/paspeerreviewarticles.html,
hospedada
en:
http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007).
Disponible
en:
http://associazioni.comune.firenze.it/crescereinsieme/articoli/gardner98inglese.h
tm
Gardner, Richard A., (1999, June 9). “Misperceptions versus facts about Richard
A. Gardner”. M.D. Cresskill, New Jersey. [re f. d e 9 de noviemb re de
2006], disponible en WWW: http://www.rgardner.com (página oficial de
Gardner hasta: 26 de junio de 2007), igualmente disponible en:
http://www.fact.on.ca/Info/pas/misperce.htm [ref. de 7 de julio de 2007].
Gardner, Richard A., (2002). “Denial of the Parental Alienation Syndrome also
harms women”. The American Journal of Family Therapy. 30, 191–202.
Gardner, Richard A., (2002). “Does DSM/IV have equivalents for the Parental
Alienation Syndrome (PAS) diagnosis?” Unpublished manuscript, accepted for
publication 2002, [ref. de 9 de noviembre de 2006], disponible en WWW:
122
http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007),
igualmente disponible en: http://www.fact.on.ca. [ref. de 18 de Agosto de 2007].
Gardner, Richard A., (1998). “The Parental Alienation Syndrome”, Second
Edition. Cresskill, NJ: Creative Therapeutics, Inc.
Gardner, Richard A., (1999). June 1999 Addendum. “Parental Alienation
Syndrome”, (2nd Edition) Creative Therapeutics, Inc., Cresskill, N.J. 07626, [ref.
de
9
de
noviembre
de
2006],
disponible
en
Web:
http://www.fact.on.ca/Info/pas/gard00b.htm,
hospedada
en:
http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007)
Gardner, Richard A., (1999). “Family therapy of the moderate type of
parental alienation syndrome”. The American Journal of Family Therapy. 27.
Gardner, Richard A., (2003, rev.4.2; 1/13/03). “Differential diagnosis of the three
levels of Parental Alienation Syndrome (PAS) alienators”. Disponible en Web:
http://www.rgardner.com (página oficial de Gardner hasta: 26 de junio de
2007),
igualmente
disponible
en:
http://www.ampfsmexico.com/textos/DIFFERENTIAL%20DIAGNOSIS%20OF%20T
HE%20THREE%20 LEVELS%20OF%20PAS.pdf [ref. de 28 de octubre de
2007].
Gardner, Richard A., (2003, rev.4.2; 1/13/03). “Differential management and
treatment of the three levels of Parental Alienation Syndrome (PAS) for each of
the child's symptom levels.” Disponible en Web: http://www.rgardner.com (página
oficial de Gardner hasta: 26 de junio de 2007), igualmente disponible en:
http://www.ampfsmexico.com/textos/DIFFERENTIAL%20DIAGNOSIS%20OF%20T
HE%20THREE%20 LEVELS%20OF%20PAS.pdf [ref. de 28 de octubre de 2007]
Gardner, Richard A. (2001). “Should Courts Order PAS Children to Visit/Reside
with the Alienated Parent? A Follow up Study”. The American Journal of
Forensic Psychology. 19, 3, 61 106.
-
-
Gardner, Richard A., (1991). “Legal and psychotherapeutic approaches to the
three types of parental alienation syndrome families. When psychiatry and the
law join forces”. Court Review. 28, 1.
Gardner, Richard A. (1998). Recommendations for dealing with parents who
induce a parental alienation syndrome in their children. Journal of Divorce &
Remarriage. 28, (3/4), 1 21.
-
123
“Gender Bias Study of the Court System in Massachusetts”, 24 New Eng.L.Rev.
745, 747, 825, 846 (1990). Wellesley Centers for Women Battered Mothers'
Testimony Project, Battered Mothers Speak Out: A Human Rights Report on
Domestic Violence and Child Custody in the Massachusetts Family Courts (Nov.
2002).
Givón, T., (1989). “Mind, code, and context: Essays in pragmatics”. Hillsdale, NJ:
Lawrence Erlbaum Associates.
Herrera, Antonio J., (2007). http://www.prbb.org/quark/15/015060.htm
Hoult, Jennifer. (2006). “The Evidentiary Admissibility of Parental Alienation
Syndrome: Science, Law, and Policy”. Children's Legal Rights Journal, 26, 1.
“Issues and Dilemas in Family Violence”. American Pychological Association.
Presidential Task Force on Violence in the Family (1996).
John E. B. Myers, “A Mother's Nightmare: A Practical Legal Guide For Parents
And Professionals” 1997.
Johnston Janet R. (2003). Parental alignments and rejection: an empirical study
of alienation in children of divorce. J Am Acad Psychiatry Law. 31, 2,
Johnston, J., R. (2003). Parental alignments and rejection: an empirical study
of alienation in children of divorce. J Am Acad Psychiatry Law. 31, 1581 No
considerarlo abreviatura de SAP.
Johnston, Janet R. "High Conflict Divorce," The Future of children, Vol. 4, No.
1, Spring 1994, 165 182.
-
-
Johnston, J. (2005) Children of divorce who reject a parent and refuse
visitation: Recent research and social policy implications for the alienated child.
Family Law Quarterly, 38, 757 776.
-
Junta Asesora del Maltrato y Negligencia de Niños de EEUU, Departamento de
Salud y Servicios Humanos de EEUU., A Nation's Shame: Fatal Child Abuse
and Neglect in the United States: Fifth Report, 1995).
Kagan, J. (1987). El niño hoy. Desarrollo humano y familia. Madrid: Espasa
Calpe. Epígrafes de los capítulos de: Deval, J. (2006). El desarrollo humano, (7ª
Ed.). Madrid: Siglo XXI de España Editores.
-
124
Kelly, Joan B. (2003). Changing Perspectives on Children's Adjustment
Following Divorce: A View from the United States. Childhood, 10, pp. 237‐254
Loewenstein, RJ y Putnam, FW. (2005). Dissociative Disorders. En Sadock,
BJ.y Sadock, VA., Kaplan & Sadock´s (Eds.), Comprehensive Textbook of
Psychiatry, 8th ed, Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkin, pp. 1895‐1897.
LEY ORGÁNICA 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección
Integral contra la Violencia de Género.
Lorente, Miguel. Los Nuevos Hombres Nuevos. Destino, Barcelona, 2009.
M.L., Programa Punto de Encuentro de APROME: una propuesta para
facilitar las relaciones familiares después de la separación. Revista
Psicopatología Clínica, Legal y Forense, Vol. 2 Nº3, 2002, pp. 125/135.Junta
de Castilla y León, Conserjería de Familia e Igualdad de Oportunidades (2006):
“Guía de Intervención en los Puntos de Encuentro de Castilla y León”.
Graficas Andrés Martín, S.L. Valladolid.
Marín, P. “Algunos problemas en torno a la guarda y custodia de menores.
Resistencias a la aplicación de la Ley Integral”. El Supuesto SAP y su
proyección en las resoluciones judiciales. III Congreso del Observatorio contra
la Violencia de Domestica y de Género.
Martínez Miguélez, Miguel (1995). Enfoques metodológicos en las ciencias
sociales.
AVEPSO,18,1,pp.39/47.Disponible
en:
http://miguelmartinezm.atspace.com/enfoquesmet.html. [Acceso el 15 de
noviembre 2009]
Metzeltin, M. (1990). Semántica, pragmática y sintaxis del español, Wilhelmsfeld:
Egert. Citado en: Jiménez Cano, J., M. (2001). Las unidades lingüísticas:
¿una cuestión cerrada? Tonos Digital. R e v i s t a e l e c t r ó n i c a d e
estudios
filológicos,
2,11.Disponibleen:
http://www.um.es/tonosdigital/znum2/relecturas/unidadeslingTonos2.htm#ftn3
[Acceso el 5 de octubre de 2007]
National Council of Juvenile and Family Court Judges. (2004). “Navigating
Custody & Visitation Evaluations in Cases with Domestic Violence: A Judge’s
Guide”. University of Nevada, Reno, NV: NCJFCJ.
National Council of Juvenile and Family Court Judges. (2008). “A Judicial Guide
to Child Safety in Custody Cases”. University of Nevada Reno, NV: NCJFCJ..
125
“Parental Alienation Syndrome: What Professionals Need to Know.” National
District Attorneys Association, Update ‐ Volume 16, Number 6 & 7, 2003.
Pérez del Campo, A., “El grave conflicto del SAP”, 2009.
Peter J., Michelle Zerwer, and Samantha Poisson, "ACCESS DENIED: The
Barriers of Violence and Poverty for Abused Women and their Children After
Separation" (2004), p. 1 y en Jaffe, P.G. &
Portolés, J. (2003, 16 de noviembre). Círculo de Lingüística Aplicada a la
Comunicación.
ISSN
1576
4737.
Disponible
en:
http://www.ucm.es/info/circulo/no16/index.htm
-
Rodríguez Carballeira, Álvaro (1992). El lavado de cerebro. Psicología de la
persuasión coercitiva. Barcelona: Editorial Boixareu Universitaria.
Rosen, L; O’Sullivan, C (2005) Outcomes of Custody and Visitation Petitions
When Fathers Are Restrained by Protection Orders. Violence Against Women
11 (8) 1054 1075.
-
Ruíz Tejedor, M Paz. (2004). Credibilidad y repercusiones civiles de las
acusaciones de maltrato y abuso sexual infantil. Psicopatología Clínica, Legal y
Forense, 4, pp. 155 170.
-
Schmal Cruzat, Nicole e Camps Costa, Pilar. (2008). Repensando la relación
entre la ley y la violencia hacia las mujeres: una aproximación a los discursos
de los/las agentes del ámbito judicial en relación a la ley integral de violencia de
género en España. Psicoperspectivas (Valpso., En línea). [online]. vol.7.
Schein, Edgar H. (2006). From Brainwashing to Organizational Therapy: A
Conceptual and Empirical Journey in Search of ‘Systemic’ Health and a General
Model of Change Dynamics. A Drama in Five Acts. Organization Studies, 27,
pp. 287 301
-
San Miguel Nekane; Magistrada, XXI Coordinadora Estatal de Mujeres
Abogadas, Mesa Rendoda; “El fenómeno psicologico-legal del pretendido
Síndrome de Alienación Parental”, comunicado entregado en la mesa
redonda, Noviembre 2008, Oviedo.
126
Summers, Collette C., y Summers, David M. (2006). Parentectomy in the
cossfire. The american journal of family therapy. 34.
Singer, Margaret T. y Janja Lalich. (2003). Las sectas entre nosotros, (2 ed.).
Barcelona: Gedisa.
Vaccaro, Sonia Barea Payueta, Consuelo, “El pretendido síndrome de
Alienación Parental”, Ed. Desclée de Brower, Madrid, septiembre de 2009.
-
Van Emeren, F., H., Grootendorst, R. Argumentación, comunicación y falacias.
Una perspectiva pragma dialéctica, 2 Ed., Santiago.
-
Walker, L., “A Analysis of Parental Alienation Syndrome and its Admissibility in
the Family Court” Walton, D., en: Enciclopedia Oxford de Filosofía. Honderich T
(de.) Madrid: Editorial Tecnos; 2001. Weiser, I., (2007) “The Truth About Parental
Alienation”. www.stopfamilyviolence.org/442
Zorza, J., “Friendly Parent” Provisions in Custody Determinations. National
Center on Women and Family Law. Inc. Vol 26, No.8. 1992.
Zorza, J., “The Friendly Parent concept –another gender biased legacy from
Richard Gardner.” Domestic Violence Report, vol 12.
127
ANEXO AL CAPÍTULO 2
PRONUNCIAMIENTO
DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA
DE NEUROPSIQUIATRÍA
SOBRE EL LLAMADO
SÍNDROME DE
ALIENACIÓN PARENTAL
128
LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE NEUROPSIQUIATRÍA HACE LA
SIGUIENTE DECLARACIÓN EN CONTRA DEL USO CLÍNICO Y
LEGAL DEL
LLAMADO SÍNDROME
DE
ALIENACIÓN
PARENTAL
190
Es un hecho reconocido la frecuencia y complejidad creciente de los casos
de litigio legal, tras separación o divorcio, por la custodia de un menor. Esas
situaciones de litigio por el poder en la relación a través de la custodia del
menor, colocan al niño en un conflicto de lealtades y pueden desembocar, si no
se trabajan adecuadamente, en situaciones que menoscaban la salud mental del
niño/a.
Es en estos casos donde se hace más necesario y urgente el trabajo
coordinado y basado en criterios comunes, de los profesionales de salud mental
y los profesionales de la justicia.
La esencia del llamado síndrome de alienación parental, según el autor que
lo inventó y le dio el estatus de síndrome “médico” (Gardner, 1985), se refiere a
la “programación” o “lavado de cerebro” hecho por un progenitor sobre el niño,
con el fin de “denigrar” y “vilipendiar” al otro progenitor (añadiéndose
elaboraciones “construidas” por el propio menor) y así justificar la resistencia del
niño/a a mantener una relación con dicho progenitor, al cual se define como
alienado.
En los últimos años en España, lo mismo que en otros países de nuestro
entorno, se ha ido infiltrando en las sentencias judiciales bajo la supuesta rúbrica
científica del SAP argumentos para cambios de custodia u otras acciones
legales de enorme repercusión para el niño y la familia; argumentos sin embargo
no aceptados por una amplia mayoría de profesionales de salud mental.
190
Y otros términos bajo los cuales se reproducen los mismos contenidos y las orientaciones prácticas del
SAP: “La utilización del llamado "Síndrome de Alienación Parental" (en adelante. SAP), o la de una
denominación alternativa pero con la misma virtualidad, para explicar y tratar de solucionar los problemas
de relación entre padre e hijos tras una situación de crisis matrimonial ?una de las reacciones referidas?
es una preocupante realidad cada vez más común”. Guía de Criterios de Actuación Judicial Frente a la
Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial de 2008.
129
Creemos que el éxito que ha tenido el término en el campo judicial se debe a
que da una respuesta simple (y simplista) a un grave problema que preocupa y
satura los juzgados de familia, facilitando argumentos seudo-psicológicos o
pseudo-científicos (Escudero, Aguilar y de la Cruz, 2008 a, b) a los abogados de
aquellos progenitores litigantes por la custodia de sus hijos. Esta explicación
puede ayudar a entender por qué ha sido aceptado, pese a su falta de
rigurosidad, sin apenas cuestionamientos.
El riesgo actual de que tal “construcción de la realidad” se infiltre también en
los sistemas diagnósticos internacionales, como el DSM V, ha hecho que
muchas asociaciones y profesionales de diferentes países se pronuncien en
contra de este supuesto.
EN OPINIÓN DE LA AEN
Las bases sobre las que se construye el “castillo en el aire” del SAP
corresponden a la descripción que hace R. Gardner en 1985 basándose en sus
opiniones personales y en autocitas. En uno de sus artículos considerados
“seminales”, de 16 referencias bibliográficas, 15 corresponden a auto-citas de
trabajos del propio Gardner (2004).
El SAP supone un grave intento de medicalizar lo que es una lucha de
poder por la custodia de un hijo. Se pasa así, a explicar las complejas dinámicas
de interacción familiar en base a la “programación” del niño que hace el cónyuge
denominado “alienador” con objeto de denigrar al cónyuge “alienado”. Supone un
abuso de la utilización de lo “psiquiátricopsicológico” que evita, así, considerar el
papel que también juega en el conflicto el cónyuge que es considerado “víctima”
del “alienador”. Tampoco busca otras explicaciones como puede ser una
reacción esperable o justificada del niño después de una separación parental,
que en la mayoría de los casos en los que no hay violencia familiar, suele
resolverse pasado un tiempo.
El sesgo de género en las descripciones del SAP es innegable. La mayoría
de los cónyuges “alienadores” son en su opinión “mujeres que odian a los
hombres”. Cualquier intento deestas por rebelarse ante el riesgo de retirada de
custodia de su hijo, se convierte en nuevas pruebas de la alienación y de la
programación a que someten al hijo. Por otra parte cualquier intento de protesta
del niño o niña se convierte, por mor de los criterios diagnósticos que Gardner
inventó, en nuevos síntomas de su programación. Incluso los terapeutas que
argumentan en contra del SAP se convierten también, según Gardner, en
130
sujetos vulnerables a la programación que entran a formar parte de una especie
de “folie à trois”, en palabras del propio Gardner (1999). Es decir, en contra de
cualquier planteamiento científico, el SAP se construye de modo que nunca
pueda ser refutado porque cualquier intento de refutación lo convierten, por si
mismo en verdadero.
Se desoyen con base al SAP las protestas o acusaciones del niño (y de
la madre) de maltrato o abuso. Aunque Gardner especifica que en caso de
abuso no se debe de diagnosticar de SAP, el riesgo de dejar a un niño cuyas
quejas son descalificadas y no escuchadas por considerarlas producto de una
programación, en manos de un progenitor maltratador es muy alto. A ello se
suma el que los intentos de proteger al niño por parte del otro progenitor se
convierten en mentiras y nuevos intentos de “programación”. Se deja en manos
de un potencial maltratador a un niño aislándolo de su único vínculo de
protección. Por el lado contrario, se ha demostrado por el propio Consejo
General del Poder Judicial tras un minucioso estudio de 530 resoluciones, que
de todas estas, sólo una - en la que es la propia mujer quien niega la veracidad
de su primer testimonio- podría tipificarse como denuncia falsa. Según el CGPJ,
con base a dicho estudio (2009) esto demuestra que las supuestas denuncias
falsas por violencia de género constituye un “mito” (13 de octubre de 2009).
La “terapia” que propone Gardner para acabar con la supuesta
“programación” y que él mismo denominó “terapia de amenaza” cierra cualquier
salida a un niño/a víctima de abusos de escapar de la situación temida.
Amenazar con encarcelar o quitar las visitas al cónyuge (usualmente la madre)
con quien el niño tiene el vínculo más estrecho, fuerza a la niña/o a aceptar la
relación con el progenitor litigante.
CON BASE A LO ANTERIOR LA AEN CONCLUYE
Que el SAP tal y cómo lo inventó Gardner no tiene ningún fundamento
científico y si entraña graves riesgos su aplicación en la corte judicial
LA AEN RECOMIENDA
Que las complejas y con frecuencia violentas, o cuanto menos altamente
conflictivas dinámicas familiares que abocan en un litigio por la custodia de un
menor, tienen que ser estudiadas específicamente es decir, caso por caso.
Que el profesional de salud mental no puede ocupar el papel de dictar la
verdad o falsedad de un asunto, aspecto que corresponde al juzgado. Pero que
a un tiempo, en los juzgados no deben emplearse por los equipos técnicos
131
adscritos, y si son requeridos, por profesionales de salud mental, constructos
tales como los contenidos en el SAP (ya sea bajo esta rúbrica terminológica u
otra) por su origen conceptual retórico más en ningún caso científico, y por ello
con un enorme potencial de daño sobre menores y adultos privados de toda
posibilidad de defensa (pues siendo “diagnosticados” todo intento de defensa se
convierte en autoconfirmación del diagnóstico asignado).
Que los argumentos que los profesionales de salud mental les aportemos a
los profesionales de justicia deben basarse en literatura científicamente
contrastada y no en meras repeticiones de recetas simplistas de un caso
extrapolado a otro.
Que se haga una difusión en círculos profesionales de salud mental y de
justicia sobre cómo se llegó a la construcción de este supuesto síndrome, de las
graves consecuencias de su aplicación y de las recomendaciones de trabajo
coordinado entre campos profesionales de la salud mental y de la justicia.
Dada la tradición de la propia AEN y su capital humano de profesionales y
conscientes del riesgo de que conceptos pseudocientíficos como el aquí
abordado proliferen merced a intereses diversos, ajenos justamente al de salud
mental, recomendamos y ofertamos dicha capacidad para constituir un grupo de
trabajo que pueda profundizar en el tema desde un punto de vista profesional.
25 de marzo de 2010
La Junta Directiva de la Asociación Española de Neuropsiquiatría
132
REFERENCIAS
- Documento de la AEN: La construcción teórica del Síndrome de Alienación
Parental deGardner (SAP) como base para cambios judiciales de custodia de
menores. Análisis sobre su soporte científico y riesgos de su aplicación. (2008).
Escudero, A.; Aguilar, L. y de la Cruz, J. (Dir.). [Artículo en línea]. Obtenido de
http://www.aen.es/biblioteca-ydocumentacion/documentos-e-informes-de-laaen/doc_details/52-la-construccionteorica-del-sindrome-de-alienacion-parentalde-gardner-sap. (Asoc. Esp. Neuropsiq.)
- Escudero, A., Aguilar, L., de la Cruz, J. (2008). La lógica del Síndrome de
Alienación Parental de Gardner (SAP): «terapia de la amenaza». Rev. Asoc.
Esp. Neuropsiq., 28, 102,83-305.
- Guía de Criterios de Actuación Judicial Frente a la Violencia de Género.
(2008). Consejo General del Poder Judicial.
- Gardner, R. A. (1985). Recent trends in divorce and custody litigation.
Academy Forum, 29, 2, 3-7.
- Gardner, R. A. (1999). Family therapy of the moderate type of parental
alienation syndrome. The American Journal of Family Therapy, 27, 195-212.
- Gardner, R. A. (2004). The relationship between the Parental Alienation
Syndrome (PAS) and the False Memory Syndrome (FMS). The American Journal
of Family Therapy, 32, 79–99.
- Grupo de expertos y expertas en violencia doméstica y de género del
CGPJ. (2009). Estudio sobre la aplicación de la Ley integral contra la violencia
de
género
por
las
Audiencias
Provinciales.
Obtenido
de
http://www.poderjudicial.es/eversuite/GetRecords?Template=cgpj/cgpj/observato
rio.htm
- Notificación del Consejo General del Poder Judicial con fecha del 13 de
octubre de2009. El CGPJ informa: Se rompe el mito de las supuestas denuncias
falsas por violencia de género. Sólo 1 de las 530 resoluciones estudiadas podría
encuadrarse como denuncia falsa. (Se remite al estudio del Grupo de expertos y
expertas del CGPJ referida anteriormente.
133
Fly UP