...

De la Comunicación a la Cultura: perder el "objeto" para ganar el

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

De la Comunicación a la Cultura: perder el "objeto" para ganar el
From Communication to Culture:
Losing the “Object” to
Gain the process
De la comunicación a la cultura.
Perder el "objeto" para ganar el
proceso
When the space of communication became a strategic one to think about some of the fundamental
contradictions concerning the development of Latin
America, the tools that communicators had in order
to think about these processes fell short. Therefore, it
was necessary to lose the obsession regarding the own
object during these last years to start listening to the
voices from the real processes in which communication is produced in Latin America. This article states
that it is necessary to reach the theory but from the
communication processes, as well as from their opacity
and ambiguity. Some researchers in Latin America,
among them Martín-Barbero, started to consider the
need of a radical redesign of research and as a result
of his work this text was produced and popularized.
Cuando el espacio de la comunicación se volvió un lugar
estratégico para pensar algunas de las contradicciones
fundamentales del desarrollo en América Latina, las
herramientas que los comunicadores tenían para pensar estos procesos se les quedaron cortas. Así, durante
estos últimos años, fue necesario perder la obsesión por
el objeto propio para empezar a observar en serio los
procesos reales en los que la comunicación se producía
en América Latina. Este artículo presenta la idea de
que hay que llegar a la teoría pero desde los procesos
de comunicación, desde la opacidad. Algunos investigadores en América Latina, entre ellos Martín-Barbero,
se plantearon la necesidad de un rediseño radical de la
investigación en comunicación y como resultado de su
trabajo se produjo y popularizó este texto.
Origen del artículo
Este artículo se publicó en la revista Signo y Pensamiento en el año 1984 (Vol. iii, Número 5) de la página 17 a
la página 24. Se trata del texto de una conferencia dictada en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Javeriana, Bogotá, el 2 de marzo de 1984.
76
Jesús Martín-Barbero*
De la Comunicación a la Cultura:
perder el “objeto” para ganar el proceso
Q
uisiera compartir con ustedes más que
una ponencia una especie de balance
del momento en que se encuentra, en
América Latina, el campo de la investigación en comunicación. Delinear una especie de
“mapa nocturno”, un mapa en el que más que ver
se intuye, se siente por donde van las cosas, aunque
quizás todavía no tenemos las palabras exactas para
nombrarlas. Es evidente que esta situación en se
encuentra el campo de la investigación no obedece
a un puro desarrollo académico, teórico, obedece a
las transformaciones sociales, políticas y económicas
de estos últimos años en América Latina. Y ello no
en una manera genérica, abstracta, como se suele
hablar de estas cosas, sino ligado a la forma como
los procesos de comunicación se han convertido en
un espacio estratégico de los procesos económicos,
de los procesos políticos.
Es decir, que por el campo de la comunicación
atraviesan, pasan hoy, algunas de las decisiones
fundamentales de inversión de capital para la
salida de la crisis. Estoy pensando en la electrónica,
en la informática, y en la visión de que en esos
nuevos modelos, que se generarían desde la infor-
mática, se encontraría incluso la etapa nueva de la
democracia. Yo no soy tan optimista -ni mucho
menos-, sin embargo lo que sí es indudable es que
las nuevas tecnologías de comunicación forman
parte del cambio de significación de los procesos
de transnacionalización, que han dejado de ser solo
procesos económicos para convertirse en transnacionalización del modelo de producción mismo.
Por ejemplo, yo creo que ustedes en sus cursos de
economía han visto cómo a partir del gobierno de
Alfonso López hubo en Colombia una transformación radical del modelo económico, a través de
decisiones que hicieron desaparecer en buena parte
la mediana y pequeña empresa, para fortalecer las
grandes empresas que pudieran ponerse de tú a tú
con el proceso de transnacionalización.
No estoy hablando pues de generalidades,
estoy hablando de procesos que están atravesando
nuestros países muy en concreto. Y digo que en
esos procesos de transnacionalización está jugando
un papel fundamental el nuevo estatuto de la
comunicación. Diríamos que las herramientas que
teníamos para pensar estos procesos se nos quedaron cortas cuando el espacio de la comunicación se
* J esús Martín-Barbero. Español nacionalizado en Colombia. Es uno de los pensadores más importantes en el campo de
la comunicación, medios y cultura en América Latina. Doctorado en Filosofía, por la Universidad de Lovaina (Bélgica), y
posdoctorado en Antropología y Semiótica, por la Escuela de Altos Estudios (París, Francia). Se ha desempeñado como
asesor de políticas culturales en la Organización de las Naciones Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Cultura (UNESCO),
la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y el Convenio Andrés Bello
(CAB), y fue fundador y director del Departamento de Comunicación de la Universidad del Valle (Cali, Colombia). Su obra
está compuesta por numerosos libros y artículos, entre los que sobresalen Comunicación masiva: discurso y poder (1978),
De los medos a las mediaciones (1987) y Oficio de cartógrafo (2002). Doctor Honoris Causa en Comunicación, por la
Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, Colombia, y la Universidad Nacional de Rosario, en Argentina. Correo electrónico: [email protected]
77
Signo y Pensamiento 60 · Antología de aniversario: 30 años | pp 76 - 84 · volumen XXX · enero - junio 2012
volvió un lugar estratégico para pensar algunas de
las contradicciones fundamentales del desarrollo
en América Latina.
Yo resumiría en lo siguiente: estábamos
convencidos de que quien nos decía lo que era
comunicación, lo que era relevante en comunicación, era la teoría. Durante mucho tiempo hemos
estado convencidos de que el problema gravísimo
era no tener una teoría que nos dijera con claridad
qué es comunicación. O a a nivel de la especificidad
profesional: ¿qué diablos hace un comunicador? Yo
diría que, aunque parezca paradójico, durante estos
últimos años, tuvimos que perder la obsesión por el
objeto propio, tuvimos que perder la obsesión positivista por acortar la especificidad de nuestro campo,
para que pudiéramos empezar a escuchar en serio
las voces que nos llegan de los procesos reales en los
que la comunicación se produce en América Latina.
Y voy seguir con la paradoja: hemos tenido que
perder la seguridad que nos daba la semiología o
la psicología, o la teoría de la información, para que
nos encontráramos a la intemperie, sin dogmas, sin
falsas seguridades, y solo entonces empezáramos a
comprender que lo que es comunicación en América Latina no nos lo puede decir ni la semiología
ni la teoría de la información, no nos lo puede decir
sino la puesta a la escucha de cómo vive la gente
la comunicación, de cómo se comunica la gente.
Si aceptamos eso estamos aceptando que hay que
llegar a la teoría pero desde los procesos, desde la
opacidad, desde la ambigüedad de los procesos. Lo
cual nos vuelve mucho más humildes, nos vuelve
mucho más modestos, y mucho más cercanos a la
complejidad real de la vida y de la comunicación.
Cuántas veces ustedes como yo no hemos
visto esas pseudo investigaciones en que se sabe de
antemano lo que dirá la tesis. Se inventa un pseudo
proceso para llegar a decir lo que ya sabíamos. Y
así no se aprende nada porque todo estaba ya en el
marco teórico y el paso por lo empírico no es más
que un pseudo proceso de validación de lo que ya
se sabía. La realidad no me cuestiona, y si yo no me
dejo cuestionar por la realidad no aprendo nada.
Pero el problema no es tanto en que yo no aprenda
nada sino en que así el conocimiento no avanza
78
nada. En ese sentido hay realmente una crisis que
yo creo que es muy productiva en la medida en que
nos está dejando un espacio para pensar nosotros
y no dejar que otros piensen por nosotros. Esta
crisis nos está permitiendo ir construyendo una
teoría, no en las condiciones en que se lo pueden
permitir los investigadores europeos o norteamericanos, no con la calma y la distancia que permite
la existencia de una sociedad tan elaborada como
la europea, ni tan estable como la norteamericana
dentro de su democracia.
Nosotros estamos construyendo la teoría en
medio de golpes económicos y políticos, en medio
de la precariedad de nuestros recursos de biblioteca o de recursos técnicos: en medio de toda la
vulnerabilidad de cualquier trabajo, de cualquier
institución, en estos países en los que algo un año
funciona y al otro año ya no funciona porque no
hay presupuesto o porque cambió el grupo político
y no le interesó lo que se estaba haciendo. Hay que
asumir estas condiciones. La transformación de la
investigación en América Latina tiene que asumir
esto, si no nunca haremos nada que verdaderamente
se conecte con nuestra realidad. Nuestra realidad
tiene una precariedad, tiene una vulnerabilidad que
hay que asumir porque solo en la medida en que
asumamos nuestros límites, nuestros condicionantes, vamos realmente a poder crear.
Después de esta introducción, quisiera
pasar a concretar el balance.
El primer paso adelante ha consistido sin duda en
superar la visión estrecha pero segura que nos daba
la conjunción entre comunicación e información.
En los años 60 nosotros vivimos indudablemente
de una euforia -y cuando digo nosotros me refiero
a los que estábamos trabajando en el campo de
comunicación-, y ello merced a una serie de procesos que se iniciaban, a la aparición de nuevas
tecnologías, a un cierto boom de los estudios de
comunicación que respondían indudablemente
al surgimiento de una figura profesional y a la
cualificación de la nueva fuerza de trabajo que
necesitaba nuestra sociedad.
Jesús Martín-Barbero
| De la Comunicación a la Cultura: perder el "objeto" para ganar el proceso
Era la euforia del “todo es comunicación”.
Indudablemente que la palabra comunicación tenía
ahí una carga de ambigüedad enorme, porque para
un empresario indicaba una cosa, para un investigador otra, y para un ministro otra. Sin embargo
esa confusión, esa ambigüedad era positiva en el
sentido de que planteaba de alguna manera la
complejidad que la problemática de comunicación
tiene. Lo decía de una manera confusa, ambigua,
pero estaba poniendo el dedo en un aspecto
fundamental: que hablar de comunicación hoy
es hablar de un montón de cosas, de aspectos, de
niveles, de dimensiones. Contra esa ambigüedad,
desde finales de los 60, se va gestando una posición
que, en nombre de la ciencia, reclama claridad y
seriedad. Señores, ya está bien de euforia, ahora
vamos a pasar a hacer ciencia, vamos a empezar
a recortar el campo; ya está bien de revolturas y
de denuncias, la conquista del concepto tiene su
costo, y si queremos hacer ciencia no tenemos más
remedio que desembarazarnos de todo el lastre
ideológico que entrañaba esa confusión.
Y así, del “todo es comunicación” pasamos
a: “la comunicación no es más que información”,
transmisión de información. Y el paradigma
informacional, el paradigma de la teoría de la
información, se adueñará del campo y se planteará como el paradigma clave para pensar los
procesos. Si la comunicación es solo transmisión
de información al fin tenemos una metodología
capaz de medir, cuantificar la puesta en mensaje
de la información, tenemos los conceptos básicos y
tenemos toda la operatividad que esta concepción
va a tener desde la ingeniería hasta la medicina.
Es decir, nos encontraríamos con un modelo
que al fin permitiría definir la comunicación sin
ambigüedad, con claridad teórica y metodológica.
Lo que hace problemática esta posición es
el corto circuito que produce, y que podría
resumirse así:
Primero: los procesos de comunicación son procesos hoy centrales en cualquier sociedad. Segundo:
hay una dispersión muy grande en los estudios, hay
una enorme vaguedad en los conceptos. Tercero:
hay una teoría que posee una gama de conceptos
capaces de dar cuenta del funcionamiento de
cualquier proceso de comunicación. Conclusión:
no hay más que adoptar el paradigma informacional como paradigma modelo para pensar los
problemas sociales.
El problema es que todas las seguridades
que nos dio la alianza entre la semiología y la
teoría de la información, nos llevó -y esto lo digo
con conciencia bien personal puesto que durante
años yo trabajé el modelo semiológico- a pretender definir el campo de la comunicación desde
la teoría, a pensar que estábamos explicando
los procesos de comunicación, que estábamos
pensando realmente lo que estaba pasando en
América Latina. Hasta que comenzamos a darnos
cuenta de que la alianza del modelo semiológico
con la teoría de la información nos había llevado
a una postura netamente positivista: en la que
lo importante era el método y no los problemas
que estábamos estudiando. Y esto es muy grave.
Cuando lo único que realmente importa es si tengo
un método, hemos llegado, yo diría, al límite de
la alienación. Hace unos años estuve haciendo un
año sabático en Europa, y me encontré con gente
bien crítica, bien de izquierda, que cuando yo les
planteaba cómo íbamos esbozando los problemas
de comunicación en América Latina me decían
“pero para eso no tenemos método, luego si no
tenemos método, no podemos decir que eso sea
un problema relevante, solamente podemos decir
que un problema es relevante cuando tenemos una
seguridad metodológica para abordarlo”.
Si ustedes me permiten que use un poco de
ridiculización usaré el ejemplo que me ponía un
viejo profesor de Lovaina para definir el positivismo: “un positivista es un señor que tiene la llave
de una puerta y piensa que esa es la llave de todas
las puertas. Cuando está ante una puerta que esa
llave no abre, dice: esto no es una puerta”.
Fue a partir de la convergencia entre los
nuevos procesos sociales y políticos de nuestro
continente con la crisis a la que llegó el modelo
“semio-informático”, que algunos investigadores
79
Signo y Pensamiento 60 · Antología de aniversario: 30 años | pp 76 - 84 · volumen XXX · enero - junio 2012
en A.L. comenzamos a plantearnos la necesidad de
un rediseño radical de la investigación. Este rediseño pasa fundamentalmente por dos propuestas.
La primera es la necesidad del desplazamiento
del concepto de comunicación al concepto de
cultura. Desplazamiento de un concepto de comunicación que sigue atrapado en la problemática de
los medios, los canales y los mensajes a un concepto
de cultura en el sentido antropológico: modelos de
comportamiento, gramáticas axiológicas, sistemas
narrativos. Es decir, un concepto de cultura que
nos permita pensar los nuevos procesos de socialización. Y cuando digo procesos de socialización
me estoy refiriendo a los procesos a través de
los cuales una sociedad se reproduce, esto es sus
sistemas de conocimiento, sus códigos de percepción, sus códigos de valoración y de producción
simbólica de la realidad. Lo cual implica -y esto
es fundamental- empezar a pensar los procesos de
comunicación no desde las disciplinas, sino desde
los problemas y las operaciones del intercambio
social esto es desde las matrices de identidad y los
conflictos que articula la cultura.
Segunda propuesta: el problema de la cultura
en América Latina nos plantea inapelablemente
el problema de la pluralidad cultural. América
Latina, en el siglo XIX realiza una fragmentación
en naciones que no tuvo nada que ver con los pueblos y las culturas que poblaban este continente.
Se partió de un modelo de “nación” europeo,
frente al que los latinoamericanos dijeron: puesto
que somos tan inteligentes como ellos, somos tan
capaces como ellos, “vamos a hacer como ellos”.
Y trágicamente así fue. Se copió y trasladó un
modelo de nación que en Europa había costado
cuatro siglos para elaborarse y gestarse. En América Latina ese concepto de Nación hace que,
por ejemplo, América Central se parta en seis
repúblicas que en nada recogen las diferencias de
los pueblos que allá había, sino las demarcaciones
que había hecho la colonia, o aquellas que salen de
la “guerra” entre los países hegemónicos.
Esto nos lleva, digo, a plantear una redefinición del concepto de cultura en América Latina
a partir de la heterogeneidad cultural. ¿Cómo
80
pensar hoy en América Latina la cultura, sin
pensar la pluralidad cultural? Y ello en dos sentidos. Primero, la diferencia cultural con los países
hegemónicos –Europa y EE.UU.- en la medida en
que la diferencia no significa automáticamente ser
atrasados, sino ser distintos. Hemos sido amasados
en un etnocentrismo radical, étnico, de clase, de
tal manera que no somos capaces de pensar lo otro
más que bajo el signo de lo inferior, de lo atrasado.
Lo otro es lo que todavía no ha llegado a ser lo
que “yo” soy.
Así nació la antropología, pensando que
había un estado que era la civilización y todos
los demás pueblos iban poco a poco caminando
hasta llegar a la plenitud de la civilización, que
era Europa. Y les costó mucho a los antropólogos
llegar a pensar que hubiera otras culturas que no
eran inferiores sino simplemente otras, diferentes.
Segundo: nos queda más o menos fácil pensar
que en las islas de Malasia haya otras culturas,
lo que nos queda mucho más difícil es pensar
que hoy, aquí, en Colombia, hay otras culturas,
hay gente con modos de percepción diferentes a
los nuestros, tanto a nivel de clase social, como a
nivel étnico, religioso, a nivel sexual, o a nivel de
edad: que hay culturas diferentes hoy, aquí en
Bogotá. Y aceptar entonces –y me voy acercando
realmente al problema de fondo- que más allá de
toda la buena voluntad de los presidentes, que en
América Latina gritan a favor de una identidad
cultural nacional, la organización económica y
política de nuestros países es de hecho una correa
de transmisión de la transnacionalización y la
homogenización cultural.
Vivimos atrapados en una estructura de
homogenización cultural galopante frente a la cual
la cultura nacional en la mayoría de nuestros países
tiene más de ficción, que de cultura real. ¿Qué hay
en común entre un boyacense y un costeño a nivel
cultural? ¿Por dónde pasan realmente las identidades culturales verdaderas, esas que alimentan la
cotidianeidad de la gente, de las que vive la gente,
y que se materializan en la forma de cocer los
alimentos, de vestirse, de quererse, de trabajar, de
asociarse, de gozar, de creer y de percibir?
Jesús Martín-Barbero
| De la Comunicación a la Cultura: perder el "objeto" para ganar el proceso
¿Se acuerdan de Guatavita? ¿Se acuerdan de
lo que significó Guatavita culturalmente, y cómo
la gente cogió la taza del baño y la sacó como una
silla a la sala? ¿Cómo necesitaban un espacio para
sus animales y no lo había?
Entonces, lo que se trata de pensar no es sólo
la dominación transnacional imperialista, sino
también la dominación de la llamada “cultura
nacional”. Sobre las culturas regionales, asfixiando,
negando la riqueza que es la pluralidad, la heterogeneidad cultural de nuestros países.
De esto es de lo que queremos hablar cuando
hablamos de lo popular. No queremos hablar de
un tema más. No se trata de añadirle a los estudios
de comunicación un nuevo tema de moda porque
ya nos habíamos cansado de otros temas. Desgraciadamente para mucha gente es así. Y desgraciadamente, ustedes lo saben pues estoy hablando en
una escuela de comunicación, la academia tiende
a convertir cualquier teoría en receta y cualquier
problema en moda y en slogan. La academia
tiende inevitablemente a la producción de recetas
y de fórmulas mágicas: de esquemas.
Pero en América Latina la problemática de
lo popular no es una moda. Es “el lugar” desde el
cual se hace posible pensar hoy tanto los procesos
de comunicación que desbordan lo nacional por
arriba, es decir, los procesos, macro que involucran
la puesta en funcionamiento de los satélites y las
tecnologías de informática; como los procesos
de comunicación que desbordan lo nacional por
abajo, desde la multiplicidad de las formas de
protesta regional, local, ligadas a existencia negada
pero viva de la heterogeneidad cultural. Hoy lo
popular en América latina nombra algo muy
especial, que realmente no tiene el mismo sentido
ni en Europa, ni en los otros continentes. Decir
en EE.UU. o en Europa “Cultura popular” es
decir una de dos cosas: o cultura masiva, o cultura
de museos. Yo viví esta experiencia en Europa,
cuando trataba de contar a viejos amigos míos,
compañeros de estudio en España o en París esta
problemática, y me encontré que no entendían ni
siquiera de qué estaba hablando. Y les aseguro que
son más inteligentes que yo, pero no me entendían
porque esta problemática no tiene sentido allá.
Hablar de lo popular en Europa hoy es hablar de
lo masivo o de los misterios que recoge el folclore,
las viejas canciones populares, los viejos modos de
jugar, las viejas formas de cocinar.
Hace unos meses en Roma tuve una apasionante discusión con gente venida de África y de
Asia a un Congreso de la UNESCO donde sufrí
una experiencia semejante, ya que para ellos lo
popular se identifica únicamente con lo indígena.
Y en mi ponencia yo hice una crítica muy dura de
la ideología indigenista en América Latina porque
trata de pensar la identidad cultural remitiendo
su autenticidad por detrás de la colonia a un antes
de la conquista, por fuera de la dominación y del
conflicto. Y sin embargo nuestra identidad cultural está hecha de la dominación, como cualquier
identidad humana está hecha de los conflictos,
de las explosiones, de las crisis. Atención a todo
el indigenismo idealista que hay todavía en esa
visión que busca nuestra autenticidad cultural
“en las raíces”, unas raíces a las que se va a buscar
una esencia, una autenticidad substancializada.
La identidad cultural está en la HISTORIA y
no en una esencia que estaría incontaminada en
el pasado. Está en la historia de los procesos a
través de los cuales estos países se han hecho, está
en la lucha por romper la dominación. Esta es
nuestra problemática, bien específica y concreta,
pero hemos tenido muchos obstáculos para poder
nombrarla, y apenas estamos empezando a balbucearla: la cultura popular como el lugar desde el
cual pensar el aquí y el ahora.
Nuestras investigaciones deberían trabajar
entonces en tres sentidos, en tres direcciones diferentes pero articuladas. la primera tiene que ver
con la recuperación de la historia. Pero una historia
que desgraciadamente apenas se ha empezado a
escribir, y que no es la historia de “las naciones”.
¿Ustedes han pensado alguna vez la paradoja
tan grande que es eso de la integración latinoamericana cuando en las cartillas de primaria se
enseña que Colombia se hizo nación a base de
luchar contra el Perú, contra Ecuador, contra
Venezuela? Queda muy difícil integrarse cuando
81
Signo y Pensamiento 60 · Antología de aniversario: 30 años | pp 76 - 84 · volumen XXX · enero - junio 2012
seguimos aferrados a un concepto de identidad
nacional pensando no desde la riqueza de la diferencia, sino desde la frontera, desde las barreras.
Por otro lado se trata de escribir una historia que
no es la mera historia de los medios, esa historia
de los medios de comunicación en la que a una
historia de las tecnologías se añade un capítulo
sobre las determinaciones económico-políticosociales del desarrollo tecnológico, pero donde
los medios se engendran como los dioses griegos
o como los filósofos en las historias de la filosofía.
Mi propuesta es que lo que estamos necesitando es
una historia de los procesos culturales en cuanto
articuladores de las prácticas comunicativas con los
movimientos sociales, que es, a mi modo de ver,
como lo popular se inscribe constitutivamente en el
análisis de los procesos históricos. Es la perspectiva
de Thompson, historiador inglés, que por primera
vez para hacer historia del movimiento obrero ha
hecho historia de las culturas populares, y nos ha
descubierto que, frente a toda la historiografía
de izquierda y de derecha para la cual el pueblo
se constituyó en sujeto político sólo a partir de la
revolución francesa, mucho antes las clases populares ya habían vivido la dimensión política, no en
los términos en que lo piensan los políticos hoy, ni
los historiadores, sino en los términos en los cuales
históricamente podía vivirla: como defensa de su
“economía moral”.
En este sentido, lo que hay que rescatar, es
fundamentalmente lo siguiente: la cultura de
masas no puede ser definida ni desde el cine, ni la
radio, ni desde la T.V., porque la cultura de masa
es la impronta estructural del capitalismo sobre
la cultura. Y esta impronta comenzó a gestarse
explícita, visiblemente, desde el s. XVIII, desde
el momento en que empezara a constituirse una
industria de cultura para las masas, desde el
momento en que cultura popular pasó a significar
no ya los modos de cocinar, los modos de creer,
los modos de festejar de las clases populares, sino
el modo como la burguesía racionaliza lo que
garantiza la diferencia de clase y su hegemonía.
Lo cual es muy distinto a lo que hemos estado pensando con el concepto de ideología, casi siempre
82
asociado a una “teoría que la conspiración” de una
clase pensada como sujeto trascendental kantiano,
dotado de conciencia y de voluntad. Pienso que
a este respecto el aporte más serio lo tenemos en
Gramsci y en su concepto de hegemonía. Que es
el que nos permite pensar cómo desde el S. XVIII
la burguesía asumió las esperanzas, las rabias, las
frustraciones de las clases populares y les “dio
sentido” al asumirse a sí misma como la clase
capaz de orientar el proceso social todo, no solo
los intereses de la burguesía, sino los intereses de
la totalidad social.
En México hace algunos meses, frente a
alguien que gritaba contra el PRI, el famoso
partido que lleva más de 40 años en el poder “40
años de alienación de las masas populares” alguien
preguntó, oiga señor, ¿y por qué le siguen votando
al PRI año tras año, será que los mexicanos son
unos retrasados mentales o será que el PRI de
alguna manera sigue asumiendo y nombrando
los problemas de la gente, desde sus intereses, pero
nombrando también los intereses de la gente?
Recuperar la historia cultural significa hacer la
historia de estos procesos a través de los cuales
se constituyen las culturas, se nacionalizan las
grandes masas, se expropian las culturas populares, pero al mismo tiempo lo popular – a partir
de los años 30- comienza a irrigar, a configurar
movimientos sociales, populistas muchas veces,
pero en los cuales el populismo no fue sólo una
“manifestación” sino la forma histórica como en
América Latina las mayorías se constituyeron en
sujetos históricos. Está por realizarse seriamente la
historia de los movimientos populistas, tanto de los
movimientos en el Brasil, como en la Argentina,
y en México.
Segunda dirección: frente a lo que los aristócratas de derecha y de izquierda siguen pensando,
la cultura de masas no es la mera divulgación de
la cultura culta sino la deformación de la cultura
popular. Es decir, si a la gente le gustan las rancheras, “El Chinche”, las radionovelas, las historietas
pornográficas que nos llegan de México, no es
porque sí, ni es porque los comerciantes son geniales y han encontrado “la fórmula”. Lo que están
Jesús Martín-Barbero
| De la Comunicación a la Cultura: perder el "objeto" para ganar el proceso
es explotando unas matrices que vienen de muy
lejos, de muy atrás históricamente, y a través de las
cuales el imaginario popular se hace cómplice de
la dominación de lo masivo. Ustedes saben que no
hay dominación sin complicidad y sin seducción
entre el dominador y el dominado. El proceso de
dominación es algo mucho más complejo de lo
que dice esa visión maniquea que hemos tenido
normalmente, de “la bota y la cucaracha”. Y es
desde esa complejidad, hecha de complicidad y
seducción, que debemos pensar la relación entre
lo popular y lo masivo.
Por una parte la cultura de masa recupera
indudablemente matrices, modos de percepción
de lo popular y los desactiva, los deforma, los
despolitiza, los descontextualiza, los neutraliza,
pero a través de todo eso sin embargo las clases
populares se reconocen pues como dijo Dufrenne
ya hace tiempo: “Las masas populares invierten
en esa cultura su deseo y de ella extraen placer”.
Y ello mal que nos pese a los aristócratas del
mundo entero, que no podemos entender cómo
la gente puede gozar con esa bazofia, con esa
vulgaridad, ya que está ligada a esa otra cultura
que desafía nuestro refinamiento. ¿Cuántas veces
no confundimos crítica política con nuestros gustos
de clase, de manera que al rechazar la cultura de
masa en nombre de la alienación lo que en verdad
rechazamos es otro modo de ver, otro modo de
gozar, otro modo de vivir que desafía nuestra
pretensión a poseer la única clave de la belleza y
del gusto estético? Lo masivo se convierte en un
gran espacio para estudiar, para investigar esas
matrices deformadas de lo popular a través de las
cuales las masas siguen “dejándose atrapar”.
Y por último, la tercera dirección: los usos
populares de lo masivo. No sólo hay complicidad, también hay resistencia, muchas formas de
resistencia, de lucha y de protesta popular. El
problema es que llevamos unas anteojeras enormes
que no nos permiten pensar los movimientos de
protesta, las formas de ruptura, más que a partir
de las formas “establecidas” de las organizaciones
políticas: los partidos, los sindicatos. Apenas se
está empezando también a escribir una historia del
movimiento obrero que recupere la cotidianidad,
la vida cotidiana de la gente, toda la resistencia que
hay en la cotidianidad, en las formas no explícitas
de lucha contra la injusticia, en las expresiones
religiosas y artísticas. Sólo en la medida en que
nos abramos a la multiplicidad de los modos de
resistencia comprenderemos que ella atraviesa
hasta el consumo, porque el consumo no es tan
pasivo como nos dicen los funcionalistas, ya que
el consumo es también un espacio de producción
de sentido y por tanto de contradicciones. La gente
vive en unas ciudades cada vez más cuadriculadas,
pero la gente se hace su trayecto, se hace su camino.
Hay diferentes modos de ver la T.V., y entre lo que
creen que dicen los que hacen T.V. y lo que los
diferentes grupos sociales leen, ven, hay a veces
un abismo.
Es decir, planteamos como objeto de investigación lo que hace la gente con lo que hacen de
ella, toda la variedad de operaciones a través de
las cuales la gente usa lo masivo, y lo masivo no
son sólo los medios, lo masivo son los productos, lo
masivo son los comportamientos, lo masivo son las
creencias nuevas, los nuevos mitos. Estamos empezando a elaborar metodológicamente un mapa que
nos permita investigar la gama de posiciones que
la gente vive frente a lo masivo. Porque hay grupos
sociales que realmente tienden a replegarse, a
rechazar, pero hay otros que tienden a reorganizar,
a refuncionalizar, incluso a rediseñar.
Y termino contándoles algo que vi en Lima
hace unos pocos meses que me parece un modelo
de uso popular de lo masivo, incluso de rediseño.
En un barrio de esos que irónicamente los peruanos llaman “pueblos jóvenes” y nosotros llamamos
invasiones, un grupo de mujeres para ayudar al
sostenimiento del hogar armaron un mercado,
para lo cual tenían que levantarse a las 3 ó 4 de
la mañana y marcharse hasta la otra punta de la
ciudad para comprar las cosas y traerlas para abrir
el mercado a las 6 de la mañana y venderlas. Un
grupo de comunicadores pasó allí y vieron que
había una grabadora y un parlante por el cual
hacían propaganda, publicidad de lo que había en
el mercado. Y se les ocurrió empezar a dialogar
83
Signo y Pensamiento 60 · Antología de aniversario: 30 años | pp 76 - 84 · volumen XXX · enero - junio 2012
con las mujeres y preguntarles si no se podía
usar para algo más esa grabadora, esos parlantes.
Empezaron haciendo una encuesta entre las
mujeres del barrio que no estaban en el mercado
sobre qué pensaban del mercado, y encontraron
cómo las mujeres compradoras se quejaban de lo
caras que eran las cosas, de lo mal que llegaban los
productos, cómo abusaban de su pobreza, aunque
eran sus propias compañeras de barrio. Cuando
les llevaron la grabación a las vendedoras éstas se
pusieron furiosas e hicieron toda una declaración
a los comunicadores mostrándoles cómo era eso
de injusto, que no entendían todo lo que a ellas les
costaba poder facilitar a la gente, poder traerles las
cosas acá, cómo creían que podía tener el mismo
precio aquellos productos que podían durar una
semana a aquellos que ellas tenían que traer cada
mañana. Y poco a poco empezaron a hablar ellas
por el parlante, hasta un día en que la religiosa,
que dirigía las actividades sociales del barrio y
que era “dueña” de la casa donde se quedaba la
84
tecnología rudimentaria, les dijo que “¡cómo se
atrevían a hablar por los parlantes aquellas mujeres
que no sabían hablar!, ¡que era una vergüenza
para el barrio!
Se planteó una crisis muy fuerte en el grupo, y
a los pocos días llegaron las vendedoras a donde los
comunicadores y les dijeron: “amigos, hemos visto
que la religiosa tenía razón, no sabemos hablar y
en esta sociedad en que estamos quien no sabe
hablar está fregado, porque sin saber hablar no hay
la mínima posibilidad de defenderse ni de poder
nada. Pero también hemos descubierto que con
la ayuda de ese aparatito -la grabadora- podemos
aprender a hablar”. Y desde ese día las mujeres
del mercado decidieron comenzar a narrar, con la
grabadora, su propia vida en forma de radionovela,
la historia de la llegada de una de ellas desde su
pueblito hasta la capital. Y de ese modo aquellas
mujeres dejaron de usar únicamente la grabadora
para escuchar lo que otros dicen y empezaron a
usarla para aprender ellas a hablar.
Fly UP