...

Perón que grande sos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Perón que grande sos
“PERÓN, QUE GRANDE SOS.........”
Roberto Baschetti
Octubre de 2003
Esas elecciones eran diferentes, se palpaban en el ambiente. Meses antes, ya
en las canchas de fútbol un estribillo atronaba el ambiente: “Yo te daré, te
daré Patria hermosa, te daré una cosa, una cosa que empieza con P: Perón”
Y ese “Perón” explotaba como un cañonazo en el inconsciente colectivo, pero
también en las billeteras de los oligarcas. Desde los barrios, desde la periferia,
todos juntos empujaban para el centro, como en el último 17 de Octubre
pasado. De las fábricas, de los talleres, de los conventillos, de las casitas
humildes, llegaba otro grito de guerra en forma de pintada mural, ya fuera con
carbonilla o alquitrán: “Sube la papa, sube el carbón, el 24 sube Juan
Perón”.
Y así fue nomás. El 24 de febrero de 1946, Juan Domingo Perón fue por
primera vez, presidente de los argentinos, con el 52,40 % de los votos
emitidos, en una contienda electoral que pasó a la historia por dos razones: la
primera, por ser los comicios más puros, transparentes y sin viso alguno de
fraude (común para esas épocas) realizados hasta el momento. La segunda
razón, por que por primera vez en nuestro país, la clase obrera argentina
elevaba a la primera magistratura a un defensor de sus intereses de clase,
derrotando en las urnas a un contubernio de fuerzas antipopulares (la Unión
Democrática), dirigida por la embajada de Estados Unidos (Mr. Spruille
Braden) en la que había de todo un poco: socio del Jockey Club, comunistas
stalinistas, miembros de la Sociedad Rural Argentina, radicales de galera lejos
del pensamiento yrigoyenista, habitués al Club del Progreso (de ellos mismos,
no de todos, claro está), socialistas amarillos, accionistas de la Bolsa de
Cereales, conservadores apátridas y socios del Círculo Militar, entre otros
especímenes. Ese país bien pensante y atildado no entendía nada, la chusma,
los “cabecitas negras” entraban a un lugar reservado para pocos, para
“elegidos” al que nunca antes habían tenido acceso y ellos, los poderosostemían con acierto- que nunca más este país iba a ser igual.
Perón desde un principio hizo una gestión de gobierno que puede definirse así:
1) defensa de nuestro país, 2) gobernar para la gente, 3) cambiar las
estructuras caducas de la dependencia oligárquica y pro-imperialista. En otras
palabras, llevar adelante las banderas del nacionalismo popular
revolucionario.
“Si yo entregara el país, me dijo un señor (Braden), en una semana sería el
hombre más popular en ciertos países extranjeros. Yo le contesté: A ese
precio prefiero ser el más oscuro y desconocido de los argentinos, porque no
quiero, y disculpen la expresión, llegar a ser popular en ninguna parte por
haber sido un hijo de puta en mi país. (...) Por eso luchamos y seguiremos
luchando contra el diablo si fuera necesario. Pero el país la vamos a salvar o
nos vamos a hundir con él, pero no lo vamos a entregar. (...) Esta es una
carta que se juega una sola vez en la vida, pero no debemos olvidar que
estamos escribiendo la historia de la Nación. Si hemos guerreado durante 20
años para conseguir la independencia política, no debemos ser menos que
nuestros antepasados y debemos pelear otros 20 años, si fuera necesario,
para obtener la independencia económica. Sin ella seremos siempre un país
semicolonial”. (7 de agosto de 1945. Perón a sus camaradas de armas).
LOGROS ECONOMICOS
Así fue como Perón se impuso con éxito nacionalizar la economía. El Banco
Central hasta esos momentos en manos de la oligarquía y del imperio inglés
que entronizaba allí a sus representantes, pasa a convertirse en un instrumento
pujante de nuestra política económica. Se nacionaliza así el crédito y los
depósitos bancarios. Hubo entonces créditos ventajosos para la pequeña y
mediana industria. Lo que llevó a más trabajo y eso motivo la plena ocupación
y la retribución de altos salarios a los trabajadores. Por primera vez en la
historia de nuestro país se evidencia un corrimiento positivo de la economía
argentina: la industria laboriosa toma preeminencia sobre el campo parasitario.
Un ejemplo de lo dicho: en 1948 el censo industrial determina que hay 81.937
establecimientos; para 1954 (casi al fin de la experiencia peronista) los
establecimientos industriales trepan a 151.798 unidades. Se impulsa la
industria liviana y toda la industria manufacturera de consumo final. Da
comienzo también la producción de bienes de consumo durables como
motocicletas, automotores, locomotoras y hasta aviones como el “Pulqui”.
Cabe aclarar, producción desmantelada prolijamente por los gobiernos
posteriores siguiendo ordenes del amo del Norte. También se producen
insumos siderúrgicos y otros derivados del petróleo. Dos datos ejemplares
grafican lo que afirmo: 1) La capacidad de las refinerías de YPF en 1946 era
de 8.050 m3 por día, en 1954 pasa a ser de 25.050 m3 por día. 2) La
producción de gas natural evidencia un crecimiento similar: en 1946 era de
8.497.493 m3, para 1954 asciende a 448.613.373 m3. Con Perón se
inauguraron y se pusieron en marcha centrales hidroeléctricas, plantas
siderúrgicas, diques, gasoductos (más de 3.000 km de cañerías), refinerías de
petróleo, usinas eléctricas: hago referencia entre otras obras a San Nicolás,
Río Turbio, represa El Nihuil, Altos Hornos Zapla. Con motivo de todas estas
obras, hay un dato significativo: la renta nacional (el total del ingreso que por
su actividad productiva acumula un país) aumentó en 1954 con relación a
1943 en un 55%. Con algunos guarismos dignos de tenerse en cuenta: Al
iniciarse el periplo peronista (1946) los trabajadores tienen una participación
del 35%. Con los cambios económicos que se van produciendo y que estoy
explicando, la participación asciende al 51% en 1949, para luego estabilizarse
en un 48%, cifra que seguía siendo muy alta y ventajosa para el trabajador.
Suelen decir los detractores de la experiencia peronista que estos logros
evidenciados fueron a costa de un déficit luego imposible de levantar y cada
vez mayor y en aumento. Falso: en 1943 el déficit nacional alcanzaba a los
300 millones de dólares. En 1955 cuando derriban a Perón no había déficit
alguno y ya en 1959 (Gobierno de Frondizi, ministro de Economía Alsogaray)
pasamos a tener 2.500 millones de dólares de déficit. Claro que este desfasaje
posterior tiene una explicación: la entrega del país.
“Cuando en 1946 me hice cargo del Gobierno, la primera visita que recibí fue
la del Presidente del Fondo Monetario Internacional que venía a invitarnos a
que nos adhiriéramos al mismo. Prudentemente le respondí que necesitaba
pensarlo y enseguida, destaqué a dos jóvenes técnicos de confianza del equipo
de Gobierno (...) El resultado de este informe fue claro y preciso: en síntesis,
se trataba de un nuevo engendro putativo del imperialismo. (...) Este Fondo,
creado según decían para estabilizar y consolidar las monedas del “Mundo
Libre”, no ha hecho sino envilecerlas en la mayor medida. Mientras tanto los
Estados Unidos se encargaban, a través de sus empresas y capitales, de
apropiarse de las fuentes de riqueza en todos los países donde los tontos o
los cipayos le daban lugar” (Juan D. Perón. 1967).
Volviendo al gobierno peronista de 1946 a 1955, digamos que pasan al
patrimonio de la Nación: ferrocarriles, puertos, teléfonos, gas, y otros
servicios públicos, lo que posibilita no solo un control sobre la política de
tarifa de los mismos, sino también una reducción de los pagos de servicios y
beneficios al capital extranjero generalmente remitidos (como ahora) al
exterior; esto posibilita además un control efectivo sobre la política de
inversiones de las empresas públicas. Recién dije “puertos”. Con la propiedad
de parte del Estado de los mismos, viene de la mano, la creación de una
pujante y poderosa Flota Mercante estatal que transportaba nuestras materias
primas o elaboradas hasta los lugares más lejanos, a punto tal que esa flota
pasa a ser la tercera del mundo con 35 buques, con un tonelaje total de peso
bruto de 269.530 toneladas, con una capacidad total de carga general de
322.153 m3 y una capacidad total de carga frigorífica de 45.928 m3. Hoy esa
flota ya no existe, el menemismo ayudó a hacerla desaparecer definitivamente.
Para el campo también soplan nuevos vientos. Solamente en un año de
gobierno peronista (1948/49) los chacareros arrendatarios se hicieron
propietarios de un millón de hectáreas y la tendencia continuó en los años
posteriores. Perón crea el Instituto Argentino de Promoción del Intercambio
(I.A.P.I.), cuya función era comprar toda la producción agropecuaria y
comercializarla en el exterior. Este organismo garantizaba a los pequeños
productores rurales precios mínimos asegurados y estables, incentivando así la
producción. Lo que hacía el Estado, a través del I.A.P.I. era interponerse entre
los oligarcas vacunos de adentro y sus aliados capitalistas de afuera, para que
no negociaran entre ellos y perjudicaran al chacarero. Se regulaban así las
ganancias siderales de la oligarquía terrateniente, pero también se regulaban
los precios a los compradores de nuestros productos, en función de un interés
nacional del cual ese propio Estado Argentino se hacía cargo. (Anteriormente
esos mismo precios eran fijados unilateralmente por las grandes compañías
exportadoras como Ridder y Bunge & Born, entre otras). Ahora, no solo se
mantenían bajos los precios del agro y se controlaba la comercialización
interna, sino que también se garantizaban alimentos a precios bajos con el fin
de que pudieran acceder a los mismos el grueso de la población.
LOGROS SOCIALES Y POLITICOS
Pero lógicamente esta obra gigantesca no descuidó, sino que por el contrario
protegió al artífice de la misma: el hombre trabajador y su familia.
“No intentamos de ninguna manera sustituir un hombre por otro, sino un
sistema por otro sistema; no buscamos el triunfo de un hombre o de otro, sino
el triunfo de una clase mayoritaria y que conforma el pueblo argentino: la
clase trabajadora”. (Juan D. Perón).
En nueve años de gobierno peronista se construyeron 8.000 escuelas, la mayor
cantidad registrada en toda la historia de la Argentina; un millar de las mismas
fue edificada por la Fundación Eva Perón. El analfabetismo se reduce en todo
el país al 3%. Esos si, todavía hay pelotudos sueltos que se horrorizan porque
en los libros infantiles para los primeros grados podía leerse: “Mamá me
mima, Evita me ama”; son los que prefieren que los pibes no se contaminen
“con el totalitarismo” en sus primeras lecturas, pero ni se inmutan si ven a
esos mismos chiquitos mendigando en los trenes o juntando cartones por la
calle.
Durante el gobierno peronista (1946/55), se levantaron 76.230 obras públicas,
de las cuales 70.000 fueron realizadas en el postergado “interior” de nuestro
país.
También durante ese mismo gobierno del general Perón se construyeron
500.000 viviendas con capacidad para cerca de 5 millones de personas.
Veamos el caso concreto del Banco Hipotecario Nacional: entre 1886/1946
(sus primeros 60 años de vida) dio préstamos para 20 mil viviendas; entre
1946/51 (en tan solo 5 años con el peronismo en el poder), otorgó préstamos
para la construcción de 217 mil viviendas.
Se dignificó a todos los trabajadores mediante contratos de trabajo, leyes de
previsión social, jubilaciones y pensiones, cooperativas, proveedurías,
escuelas técnicas, etc. Se crearon los Tribunales de Trabajo (ya que hasta
entonces el obrero no tenía un lugar a donde reclamar por sus derechos
conculcados para que se le hiciera justicia). Además, como si todo esto fuera
poco, el sistema de obras sociales pasa a estar en manos de los propios
trabajadores
Así mismo se dio forma a una central única de trabajadores (C.G.T.)
otorgándose activa participación a sus miembros en el poder político a través
del Parlamento, como así también nombrando agregados obreros en las
embajadas. Dos datos a tener en cuenta. Primero: el aumento de asalariados
afiliados a sindicatos. Según el Primer Censo de Asociaciones Profesionales
Obreras organizado oportunamente por la Dirección Nacional del Trabajo, en
1945 hay solamente 528.523 afiliados; en 1951, auge del peronismo, la cifra
asciende a 4.980.000 afiliados. Segundo: ya en 1946 cuando sube el
peronismo al poder, hay 3 hombres de extracción obrera como ministros:
Borlenghi, Bramuglia y Freire, lo que ya podía considerarse por si solo como
un fenómeno; pero en la reelección de 1951 el número de parlamentarios de
origen gremial aumenta sideralmente: 5 senadores nacionales, 42 senadores
provinciales, 54 diputados nacionales y 160 diputados provinciales.
Nuestra querida compañera Evita decía siempre: “Dónde hay una necesidad
hay un derecho” y la Fundación que llevaba su nombre organizó la más
hermosa y gigantesca obra social que se conozca en el mundo. Creó los
hogares-escuela, la ciudad infantil, la ciudad estudiantil, los hogares para
ancianos, los hogares de tránsito, el hogar de la empleada, hospitales, clínicas
y policlínicos para la gente, vacaciones pagas, turismo obrero e infantil,
colonias de vacaciones para todos los pibes del país y hasta le sobró paño para
hacer llegar importantes donaciones de ropa y enseres diversos no sólo al resto
de América, sino también a los hijos de obreros franceses y a los
descendientes de esclavos negros de los Estados Unidos de Norteamérica.
Ella, tenía muy claro porqué actuaba así:
“Soy peronista entonces por conciencia nacional, por procedencia popular,
por convicción personal y por apasionada solidaridad y gratitud con mi
pueblo. (...) Mi dignidad de argentina y mi conciencia de ciudadana se
sublevó ante una patria vendida, vilipendiada, mendicante y entregada año
tras año, gobierno tras gobierno, a los apetitos foráneos del capitalismo sin
patria y sin bandera” (Eva Perón).
También, con fuerza de ley, en la Constitución Nacional de 1949 se incluyen
los derechos sociales del trabajador, de la ancianidad, de la niñez y del peón
de campo promulgados por el peronismo. Hay otros avances revolucionarios:
El artículo 38 de dicha carta magna expresa que: “La propiedad privada
tiene una función social”. El 39, rubrica que: “El capital debe estar al
servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el
bienestar social” y el 40, garantiza que: “La organización de la riqueza y su
explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden
económico conforme a los principios de la justicia social”. (Como se sabe
esa Constitución, cuando es derribado Perón en 1955 por los sátrapas de
Aramburu y Rojas, es dejada sin efecto y se vuelve a la arcaica y liberal de
1853).
Debe recordarse también que es el peronismo quien otorga a las mujeres de
nuestro país el voto obligatorio, hasta ese momento las mujeres no votaban, es
decir, que más de la mitad de la población no tenia posibilidad de elegir a sus
gobernantes.
“PERON, QUE GRANDE SOS...”
Podría seguir citando logros y cifras, esperanzas y realidades por un largo rato.
No por nada, como bien dijo alguien, “en la Argentina los años más lindos
para vivir fueron peronistas”. Y por eso el pueblo siguió y sigue siendo
peronista. Siempre luchando. Luego de la caída del peronismo en el ´55,
durante dieciocho largos años, en una resistencia sin igual, para que volviera
Perón y el peronismo al poder. Nuestro pueblo peleó sólo y contra todos: tres
generaciones de argentinos pueden dar fe de ello. Y luego del ´76 y del
genocidio llevado adelante por Videla y Martínez de Hoz (pero no solo por
ellos dos, claro está, a no confundirse), hubo dolor, muerte y llanto; pero se
siguió y se sigue resistiendo como se puede Es casi increíble, suena a
mítico...Los peronistas fuimos perseguidos, encarcelados, picaneados,
fusilados, exiliados, prohibidos, proscriptos, apaleados, gaseados,
discriminados, robados, confiscados, interdictos, torturados, violados,
mutilados, bombardeados, secuestrados y desaparecidos por las diferentes
dictaduras militares y gobiernos civiles amañados que se sucedieron a partir
de 1955 hasta el gobierno de de la Rúa, pero seguimos dando pelea y esta
revista es una prueba más de ello. Y resistimos y resistiremos hasta vencer.
Es que queremos volver a ser felices...
Fly UP