...

Después del hospital

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Después del hospital
Después del hospital:
Cómo ayudar a mi familia a superar la situación
Cuando un niño se enferma o se lesiona gravemente y debe permanecer en el
hospital, el niño y su familia pueden sentirse angustiados o preocupados. Estos
sentimientos son normales y pueden continuar después del regreso al hogar.
Además, es posible que los niños y sus padres no sepan cómo sobrellevar la
situación sin el apoyo del personal del hospital. Algunas familias también pueden
tener dificultades para retomar sus rutinas cotidianas.
¿Qué debería esperar de los días y semanas después de salir del
hospital? Después de estar en el hospital, también es común que algunos niños
tengan cambios en sus conductas. Algunos niños y padres continúan pensando en
la experiencia y se sienten frecuentemente preocupados. A veces también tratan de
evitar algunos sitios (tales como el hospital) y las cosas que les hacen recordarlos.
Con comprensión y apoyo, estas reacciones generalmente mejoran con el tiempo.
Otras reacciones comunes (temporarias) al regresar a casa después del hospital:
En niños pequeños:
• Aferrarse a los padres o a otros adultos
• Mojar la cama o chuparse el dedo
• Tener miedo a la oscuridad
En niños mayores y adolescentes:
• Cambios en los hábitos de sueño y alimentación
• Sobresaltarse o inquietarse con facilidad
• Quejas de dolores de cabeza o de estómago, o de otras dolencias menores
En los padres:
• Sobreprotegerlos o estar alerta, aun cuando no es necesario
• Preocuparse mucho más por la seguridad de sus hijos
• Disgustarse de las cosas que les recuerdan lo sucedido, especialmente si sus hijos sufren
molestias o dolor
• Sentir ansiedad por tener que ocuparse de las necesidades médicas de su hijo sin apoyo de
otros
Señales de que su hijo puede necesitar ayuda adicional:
• Está demasiado atento a los peligros todo el tiempo
• Tiene nuevos temores
• No quiere ir a la escuela, o está empeorando en la escuela
• No quiere estar con sus amigos o retomar sus actividades habituales
• Pelea mucho con sus amigos o con su familia
Cuándo y dónde debo obtener ayuda adicional para mi hijo? La mayoría de los niños y
familias se sienten mejor después de algunos días o semanas. (Vea los consejos para padres en el
reverso de esta página). Algunas lesiones y enfermedades traen cambios de conducta, de modo que
también es importante que hable con su médico. Si las reacciones de su hijo duran más tiempo, parecen
empeorar, o interfieren con las actividades cotidianas, consulte con su médico o con un consejero
escolar.
Desarrollado por el Grupo de Trabajo sobre Estrés Traumático Médico de la Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil.
Ocho maneras de ayudar a su familia a superar la
situación luego de la estadía en el hospital
Retome las rutinas diarias. Las rutinas ayudan a los niños a sentirse seguros. Ayude a su hijo a
retomar sus actividades habituales, en el contexto de la lesión o la enfermedad.
Tenga paciencia y déles a todos tiempo para readaptarse. Tome en cuenta que aun las
personas de la misma familia pueden reaccionar de formas diferentes. Los hermanos y hermanas
también pueden sentirse molestos. La mayor parte de los miembros de la familia simplemente
necesitan el tiempo y la seguridad de que la situación volverá a la normalidad.
Establezca límites normales. Usted puede estar tentado a relajar las reglas para ayudar a su
hijo a sentirse especial, o para compensarlo por la situación difícil que está atravesando. Sin embargo,
a menudo es mejor para su hijo que usted establezca límites de conducta normales y que mantenga
sin modificación la mayor parte de las reglas y expectativas familiares.
Permita que los niños hablen de sus sentimientos y preocupaciones, si así lo
desean. En el caso de niños pequeños, aliéntelos a jugar, dibujar y contar historias. Pregúntele a su hijo (y a sus
hermanos y hermanas) qué están pensando, sintiendo e imaginando. Dedíquese a escuchar y comparta
información, así como sus propios sentimientos y reacciones.
Aliente a su hijo a pasar tiempo con sus amigos. Después
de una lesión o enfermedad grave, algunos niños se sienten un poco
“diferentes”. Es posible que también se pregunten cómo reaccionarán
sus amigos. Invite a algunos amigos de su hijo a visitarlo, y ayúdelo a
planificar algunas actividades divertidas. Puede ayudarle a su hijo a
responder a las preguntas que sus amigos podrían tener acerca de
su enfermedad o lesion (¿Es contagiosa? ¿Cuánto tiempo tendrás
puestos los vendajes?, etc.)
Ayude a su hijo a hacer algunas cosas por su cuenta. A
menudo resulta tentador hacer las cosas por su hijo después de su
lesión o enfermedad. Pero para los niños es mejor volver a hacer las
cosas por sí mismos. En la manera en que la lesión o la enfermedad
lo permitan, aliente a su hijo a hacer las cosas que puede hacer,
incluso los que haceres domésticos.
Tó me se tie mp o p ara li dia r co n su s propi o s sen timi ent o s. Le resultará más
difícil ayudar a su hijo si usted se siente muy preocupado, molesto o abrumado. Hable sobre sus
sentimientos con otro adulto, como por ejemplo un amigo, su médico, un consejero o el ministro de su
iglesia.
Siga en contacto con el médico. Aun si su hijo se está mejorando, el médico debe saber cómo está
sobrellevando la situación, principalmente porque algunas lesiones y enfermedades pueden acarrear cambios en
la conducta. Hay tratamientos disponibles para los niños y las familias que necesitan ayuda adicional para
enfrentar sus reacciones. Su doctor podrá ayudarle a descubrir qué será lo más adecuado para usted y para su
familia.
Fly UP