...

Acerca de la didctica de las ciencias como disciplina autnoma

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Acerca de la didctica de las ciencias como disciplina autnoma
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
Acerca de la didáctica de las ciencias como disciplina
autónoma
Agustín Adúriz-Bravo y Mercè Izquierdo Aymerich
Universitat Autònoma de Barcelona. E-mail: [email protected]
Resumen: los análisis epistemológicos de la didáctica de las ciencias
muchas veces retratan esta disciplina como una rama de la pedagogía, la
psicología o las propias ciencias naturales, o hablan de ella como de un
campo interdisciplinar de estudios que aplica diversas perspectivas teóricas
a la educación científica. En este trabajo presentamos otro metamodelo
para la didáctica de las ciencias que nos parece más adecuado desde el
punto de vista epistemológico, sociológico e histórico. Hablamos de ella
como una disciplina autónoma del ámbito de las ciencias sociales.
Palabras clave: didáctica de las ciencias, meta-análisis, autonomía
disciplinar, desarrollo histórico, especificidad epistemológica, interdisciplina.
Title: On didactics of science as an autonomous discipline.
Abstract: epistemological analyses of didactics of science (i.e., science
education as an academic discipline) often portray it as a branch of
pedagogy, psychology or even science, or talk about it as an
interdisciplinary field of studies applying different theoretical perspectives to
science education. In this paper, we present another meta-model for
didactics of science that we think more adequate from the point of view of
the philosophy, history, and sociology of science. We talk about didactics of
science as an autonomous discipline from the field of social science.
Keywords: didactics of science (science education), meta-analysis,
disciplinary autonomy, historical development, epistemological specificity,
interdiscipline.
Introducción
En los análisis epistemológicos disponibles, la didáctica de las ciencias es
a menudo modelizada como dependiente de otras ramas del saber; entre
ellas, las propias ciencias naturales, la pedagogía y la psicología educativa.
Este modelo heterónomo se apoya en argumentos de carácter histórico (las
diferentes maneras en que se ha venido configurando la didáctica en los
Estados Unidos o en Europa), o político-administrativo (su pertenencia a
determinadas unidades académicas dentro de las universidades). Otra
tendencia teórica muy común es caracterizar la investigación didáctica como
un campo interdisciplinar, en el que trabajan profesionales que pertenecen
a distintas disciplinas, aplicando sus saberes especializados al área de la
educación científica. Estas dos visiones metateóricas nos resultan
insuficientes porque desconocen la particular naturaleza epistemológica del
conocimiento didáctico.
130
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
En este trabajo mostramos algunos rasgos que creemos que caracterizan
la configuración actual de la didáctica de las ciencias; con ellos
argumentamos en favor de un modelo de disciplina autónoma. En la
primera sección realizamos un breve recorrido histórico a través de las
distintas etapas de evolución de la disciplina. La segunda sección revisa
algunas consideraciones epistemológicas. La tercera sección cierra este
artículo con unos comentarios finales con los que adherimos al carácter
autónomo de la didáctica de las ciencias.
Nuestro trabajo se inscribe en una larga tradición de reflexiones
metateóricas (o de segundo orden) acerca de la naturaleza epistémica de la
didáctica de las ciencias (Izquierdo, 1990; Gil-Pérez, 1996; Peme-Aranega,
1997; Porlán, 1998). Hemos venido haciendo varias aportaciones a esta
tradición (Adúriz-Bravo, 1999, 1999/2000, 2000; Adúriz-Bravo e Izquierdo,
2001).
Un recorrido histórico a través de la didáctica de las ciencias
Algunos trabajos recientes revisan la evolución histórica de la didáctica
de las ciencias en sus cincuenta años de existencia más o menos formal
(entre otros: Cleminson, 1990; Astolfi, 1993; Porlán, 1998 y Espinet,
1999). La existencia de tales estudios, es decir, la posibilidad de trazar una
genealogía del campo de la didáctica de las ciencias en los distintos países,
se apoya necesariamente en cierto grado de consolidación de nuestra
disciplina; esto permite a los didactas separarse de la práctica y tomarla
como objeto de reflexión. Podemos explicar con ello que estos análisis sean
abundantes sólo en la última década. En general, estos estudios históricos
coinciden en distinguir varias etapas de desarrollo de la didáctica a nivel
mundial, aunque desde luego es posible reconocer algunas diferencias
importantes entre los distintos países. El lector interesado puede consultar
periodizaciones históricas de la didáctica de las ciencias en Peme-Aranega
(1997) y Porlán (1998), para el panorama europeo, y en Fensham (1988) y
Duschl (1990), para el caso anglosajón.
Nosotros hemos hecho una propuesta de síntesis de todas estas
periodizaciones (Adúriz-Bravo, 1999; retomada por Espinet, 1999), que
aquí resumimos. Hemos hablado de cinco etapas en el desarrollo histórico
de la didáctica de las ciencias, caracterizadas por sus referentes teóricos.
Queremos aclarar que nuestras etapas se refieren principalmente a la
science education estadounidense, aunque en muchos aspectos pueden
aplicarse sin dificultades a la didáctica de las ciencias europea, en la que se
reconoce una evolución similar.
Las cinco etapas que hemos propuesto son (Adúriz-Bravo, 1999/2000):
1. Etapa adisciplinar. Desde fines del siglo XIX hasta mediados de la
década del ’50 del siglo XX, las producciones en el campo que hoy llamamos
didáctica de las ciencias son escasas y heterogéneas. La disparidad de estas
producciones y la falta de conexión entre sus autores no permiten suponer
la existencia de la didáctica de las ciencias, ya como campo de problemas
claramente delimitado, ya como cuerpo internacional de investigadores, ya
como conjunto consensuado de marcos conceptuales.
131
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
Es posible formarse una idea de la fragmentación de la didáctica de las
ciencias en esta etapa examinando la publicación estadounidense Science
Education, que precedió a la disciplina que tomará ese mismo nombre en
por lo menos cincuenta años (ya que dicha revista comienza a aparecer en
1916). En esta revista se ilustra el hecho de que diversos pensadores (en su
mayoría científicos, pero también filósofos, psicólogos y educadores) hacen
recomendaciones generales o proponen herramientas metodológicas
puntuales, sin desarrollar un marco conceptual propiamente didáctico.
Arrieta-Gallástegui (1989), hablando de la didáctica de la matemática,
atribuye la falta de consolidación de esta disciplina en sus primeras épocas
a la inexistencia de clientes que demandaran el conocimiento científico y
tecnológico específico que le daría más tarde identidad. Esta explicación
puede ser trasladada a la didáctica de las ciencias, considerando que la
paulatina aparición de la clientela surge con la preocupación que supuso,
para los Estados Unidos, la percepción de un “retraso” científico respecto de
la Unión Soviética, adscrito al descuido de la preparación científica de la
población general (es el episodio del lanzamiento del Sputnik como punto
de inflexión para la educación científica: Aliberas, 1989).
2. Etapa tecnológica. Esta etapa tiene su inicio en la voluntad de cambio
de los currículos de ciencias que se extiende rápidamente por el mundo
anglosajón durante las décadas del ’50 y ’60, como respuesta institucional a
la preocupación antes mencionada. Se ponen en marcha una serie de
programas a gran escala, que toman como orientación teórica diversas
investigaciones de la psicología del aprendizaje que son inespecíficas de los
contenidos de ciencias; los programas son luego evaluados con un aparato
metodológico fuertemente cuantitativo (Fensham, 1988; Gutiérrez, 1985).
Las reformas curriculares generadas en esta etapa se apoyan en la
autoridad de nombres científicos muy reconocidos, como los de Jerome
Bruner, Robert Gagné y Robert Karplus. Autores como Bybee (1977)
destacan esta peculiar característica de las propuestas innovadoras de la
enseñanza de las ciencias que se formulan tempranamente en los Estados
Unidos.
La didáctica de las ciencias eficientista de esta etapa pretende apoyarse
en el conocimiento científico generado en áreas disciplinares externas;
genera una base de recomendaciones, recursos y técnicas de corte
metodológico. Es por su voluntad de intervenir en el aula sin ocuparse del
desarrollo de conocimiento básico, que podemos caracterizarla como
tecnológica. Es interesante destacar que esta concepción tecnológica de la
didáctica aún permanece arraigada en muchos países, particularmente en
aquellos donde la investigación didáctica de base científica no está todavía
muy desarrollada.
Según Aliberas (1989), la didáctica de las ciencias, en su surgimiento
como área de conocimiento, estuvo caracterizada por una precisa
delimitación de sus objetivos y metas. El posterior cuestionamiento de estas
metas a causa del fracaso de las acciones tecnológicas destinadas a mejorar
el nivel de la educación científica de la población general, desembocó en la
necesidad de reformular el incipiente campo de estudios (Izquierdo, 1990).
Este campo resurge con identidad propia, basado en un nuevo enfoque
autónomo que pretende estar cada vez menos ligado a las fuentes teóricas
132
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
externas. Además, está a partir de entonces más preocupado por la
aculturación científica del ciudadano que por la formación de élites
científicas.
3. Etapa protodisciplinar. A mediados de la década del ’70 crece el
consenso acerca de la existencia de un nuevo campo de estudios
académicos; los investigadores en didáctica de las ciencias comienzan a
considerarse miembros de una misma comunidad, que se independiza
crecientemente de las antes mencionadas, y que acepta la necesidad de
formular problemas propios y distintos. Comienza a aparecer entonces la
llamada facultad invisible (invisible college) (Gutiérrez, 1985).
Los problemas de investigación de la didáctica estarán ligados
inicialmente al aprendizaje de contenidos específicos de ciencias; a partir de
aquí se verificará una progresiva separación teórica de los tradicionales
modelos de tendencia más psicológica (esto es, más centrada en el
aprendizaje) y los nuevos modelos didácticos en sentido amplio. Como
Laurence Viennot (citada en Gil-Pérez, 1994) marcará más tarde, el
extraordinario empuje que recibió esta temprana línea de las concepciones
alternativas puede deberse a la necesidad de mostrar desde la naciente
didáctica de las ciencias resultados académicos rápidos y contundentes.
Los estudios en didáctica de las ciencias, por otra parte, ganan su
reconocimiento en el ámbito universitario (por lo menos en los países
líderes de este proceso), aunque generalmente se formulan como
postgrados de los tradicionales estudios científicos naturales.
Sin embargo, la percepción de un cuerpo creciente de personas guiadas
por los mismos fines es anterior a la identificación de un cuerpo
consensuado de modelos teóricos que respondan a estos fines. Es por ello
que podemos hablar de una etapa protodisciplinar, en la que varias escuelas
no suficientemente estructuradas compiten para establecerse como base
teórica de la comunidad. Cada una de estas escuelas trabaja aislada de las
demás, desconociendo incluso la existencia de las otras. A través de estas
escuelas se perfilan las diferentes líneas que conformarán más tarde la
didáctica de las ciencias, así como las variadas vertientes teóricas externas
que convergerán en ella para darle entidad. La competencia epistemológica
de estas distintas líneas rivales se evidencia en los numerosos debates que
tienen lugar por esos años (uno de los más importantes es el que involucra
a Jim Novak y Anton Lawson representando las facciones ausubeliana y
piagetiana respectivamente).
4. Disciplina emergente. En la década del ’80, los didactas de las ciencias
de los países punteros comienzan a preocuparse por la coherencia teórica
del cuerpo de conocimiento acumulado. Se reconoce la existencia de un
conjunto de personas guiadas por la misma problemática, y se considera
necesario un análisis más riguroso de los marcos conceptuales y
metodológicos para conducir la exploración sistematizada de esta
problemática.
La autorrevisión conceptual que así se inicia, caracterizada por la
apertura interdisciplinar (Astolfi y Develay, 1989), desemboca sobre el fin
de la década en el consenso acerca de que el constructivismo, en su versión
didáctica, es la base teórica común para la mayor parte de los estudios del
133
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
campo (Izquierdo, 1990; Moreira y Calvo, 1993). El enrolamiento masivo de
los investigadores y profesores, a menudo a nivel de discurso superficial
(Carretero y Limón, 1997), en las filas de este constructivismo, está dando
paso ahora a la discusión acerca de las posibilidades que tiene este marco
de convertirse en un modelo teórico sólido, y de guiar a modo de paradigma
a la didáctica de las ciencias.
5. Disciplina consolidada. Durante los últimos años, a pesar de la escasez
de estudios sobre la disciplina (paralela a la explosión de la cantidad de
estudios en la disciplina), existe una opinión más o menos generalizada
acerca de la creciente consolidación de la didáctica de las ciencias como
cuerpo teórico y como comunidad académica (Gil-Pérez et al., 2000).
Joshua y Dupin (1993), autores del primer manual universitario de
didáctica de las ciencias, se basan para afirmar esta situación de
consolidación en la premisa de que la disciplina ha madurado lo suficiente
como para poder ser enseñada a su vez. La enseñabilidad es entonces vista
como un argumento central para sostener la disciplinariedad de la didáctica,
pues tiene como condición necesaria la existencia de una estructura de
coherencia propia, transponible y difundible. Podemos conceptualizar esta
enseñabilidad como un conjunto de reglas implícitas que tiene la comunidad
académica para hacer públicos sus saberes (GECE, en prensa). Signos de la
enseñabilidad, que muestran la existencia de un discurso comunicable, son
la producción de manuales, compilaciones y diccionarios de didáctica, y la
sanción de planes de estudio de postgrado.
El consenso casi unánime mantenido con respecto a la consolidación
parece apoyarse, aunque muchas veces no explícitamente, en una serie de
indicadores empíricos que avalan la madurez de la didáctica de las ciencias.
Algunos de estos indicadores son:
1. La
cantidad
de
producciones
exponencialmente (Gil-Pérez, 1996);
anuales,
que
ha
crecido
2. La consolidación de redes de difusión de resultados a nivel mundial,
tales como los importantes congresos en diferentes subespecialidades
(Sanmartí, 1995);
3. El reconocimiento de la didáctica de las ciencias como área de
conocimiento específica y como titulación de postgrado (Gil-Pérez et al.,
2000); y
4. La complejidad y potencia heurística de varios de los modelos
didácticos formulados. Estos comienzan a poseer una estructura
ampliamente reconocida como científica, y se están unificando cada vez
más en familias teóricas generales.
Otro cambio notable de los últimos años proviene de la instalación
creciente de las titulaciones superiores en el área. En toda Europa, cada vez
más egresados inician sus tareas de investigación en la didáctica de las
ciencias sin pasar previamente por la investigación en la propia ciencia de
origen. Además se da la aceptación por parte de los campos profesionales
periféricos (epistemólogos, psicólogos, pedagogos) de la autonomía y
cientificidad de la didáctica de las ciencias (Pozo, 1993). Un último punto es
el acercamiento sostenido, en los últimos diez años, entre las comunidades
134
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
de didactas de Norteamérica, Gran Bretaña, Australia, Europa continental y
Latinoamérica.
Consideramos que la evolución general de la didáctica de las ciencias en
todo el mundo está marcada por grados crecientes de integración de sus
llamados registros teóricos (epistemológico, psicológico y pedagógico;
Martinand, 1987; Adúriz-Bravo, 1999/2000). De ellos surge una genuina
perspectiva didáctica independiente, cada vez menos deudora de las
fuentes externas. Esta alta especificidad epistemológica es la que permite a
la didáctica de las ciencias constituirse como comunidad académica y ser
reconocida desde el exterior.
Los referentes epistemológicos de la didáctica de las ciencias han ido
tomando creciente distancia de la visión heredada, instalándose primero en
la llamada nueva filosofía de la ciencia (Kuhn, Lakatos, Toulmin, Chalmers),
que aún hoy es muy citada, y moviéndose en los últimos años hacia las
visiones más actuales (modelos cognitivos de ciencia; Izquierdo y AdúrizBravo, en prensa). En este sentido, la referencia a las herramientas
conceptuales de la filosofía, la historia y la sociología de la ciencia ocupa
actualmente un lugar central dentro de la didáctica y genera una cantidad
importante de líneas de investigación (Seroglou y Koumaras, 2001).
Por otra parte, las relaciones de la didáctica de las ciencias con la
psicología del aprendizaje también marcan sucesivas etapas de
consolidación de la disciplina. Actualmente, el aprendizaje es visto como
objeto de estudio en tanto que es una actividad entre otras de gestión de
saberes científicos en el aula. Los modelos didácticos y los psicológicos son
distinguibles entre sí por sus intereses teóricos y prácticos, y por la atención
que prestan a los contenidos específicos. Además, la atención al aprendizaje
ha permitido a la didáctica de las ciencias conectarse a, y en muchos casos
fundirse con, los estudios de naturaleza cognitiva (neurociencia, inteligencia
artificial, teoría de sistemas expertos).
Algunas consideraciones epistemológicas sobre la didáctica de las
ciencias
Desde el punto de vista epistemológico, creemos que es posible afirmar
que la didáctica de las ciencias no constituye actualmente una rama de la
didáctica general; ni siquiera se inscribe en el ámbito de las disciplinas
pedagógicas (Joshua y Dupin, 1993), aunque podamos identificarla
temáticamente con estudios educativos en sentido amplio.
A partir de su conformación como disciplina científica (hacia 1970), la
didáctica de las ciencias se ha alejado crecientemente de la tradicional
didáctica metodológica presente en la formación del profesorado en
ciencias, que estaba estrechamente vinculada a la pedagogía en muchos
países de Europa y Latinoamérica. La didáctica de las ciencias actual surge
más de una confluencia de la actividad en Europa continental con la
investigación anglosajona en science education, de naturaleza inicialmente
curricular y psicologista, que como una heredera directa de las llamadas
didácticas especiales de las distintas ciencias (de las cuales pueden verse
ejemplos en Bregazzi, 1966; Sandin, 1967 y Spencer y Giúdice, 1968).
135
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
Este
desarrollo
histórico
puede
entenderse
usando
modelos
epistemológicos: la disciplina se ha constituido a partir de las propias
ciencias naturales, saliendo de su ámbito metatéorico propio (Adúriz-Bravo,
1999) y enriqueciéndose con aportes epistemológicos y psicológicos más
que pedagógicos.
Nuestra visión de la didáctica de las ciencias es entonces la de una
disciplina por el momento autónoma, centrada en los contenidos de las
ciencias desde el punto de vista de su enseñanza y aprendizaje (esto es,
una disciplina de basamento mayormente epistemológico), y nutrida por los
hallazgos de otras disciplinas ocupadas de la cognición y el aprendizaje (la
psicología y las del área de la ciencia cognitiva).
Sin embargo, este metamodelo no comporta suponer que el estudio de la
enseñanza de las ciencias puede derivarse únicamente de las propias
ciencias. Análogamente, consideramos que la didáctica de las ciencias no se
deduce del conocimiento psicológico, aunque la perspectiva cognitiva sea
central en la disciplina. Como afirma Juan Ignacio Pozo (1993):
Interesa resaltar que ambos acercamientos -el psicológico y el didácticoson divergentes no sólo en su tradición histórica, sino también en sus
objetivos y enfoques dominantes en el presente. (p. 190)
Tampoco el conocimiento didáctico de las ciencias puede ser derivado del
didáctico general; la didáctica no es una competencia formal que se aplica a
todos los contenidos desconociendo su especificidad (de Bartolomeis, 1986).
Y por último, nuestra disciplina no surge de la confluencia de una didáctica
general y una psicología educacional con las ciencias mismas, a modo de
campo interdisciplinar de enlace (Fernández-Huerta, 1990).
Es más bien una disciplina con carácter propio, dotada de una
perspectiva teórica autónoma (Izquierdo, 1990), que está conectada con
otras, pero que no se limita a constituir un conglomerado de saberes ni una
aplicación de modelos teóricos externos a situaciones de aula particulares.
Desde sus orígenes, la didáctica de las ciencias ha apoyado su autonomía
en un abordaje sistemático y científico de la educación en ciencias (Joshua y
Dupin, 1993); para ello se ha sustentado en un enfoque curricular que
combina los abordajes epistemológico y psicológico (Cleminson, 1990). Más
recientemente ha sumado a ellos la perspectiva pedagógica, para completar
así los tres registros de la disciplina (Martinand, 1987; Sanmartí, 1995).
Esta íntima integración de modelos está clara en la investigación didáctica
europea continental (alemana, francesa, italiana, española), pero comienza
a verse también en el ámbito anglosajón, en el cual la influencia de la
psicología en los estudios didácticos ha sido siempre mayor.
Si examinamos las conexiones teóricas de la didáctica con otras
disciplinas, acordamos que la epistemología, la historia de la ciencia y la
psicología de la educación han provisto sus fundamentos teóricos. En este
sentido, mucha de la investigación didáctica actual se puede situar en el
campo interdisciplinar llamado ciencia cognitiva, que aúna aportes de la
neurociencia, la inteligencia artificial, la teoría de sistemas y la
psicolingüística. La relación con otras disciplinas sociales (especialmente la
lingüística, la sociología y la antropología), aunque es más tenue, va en
rápido aumento en los últimos años (Sanmartí, 1995).
136
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
También se ve un acercamiento creciente hacia la pedagogía y los
estudios educativos en general, dentro de los cuales la didáctica de las
ciencias es crecientemente incluida, y mantiene con ellos una relación de
intercambio bidireccional. Finalmente, podemos hablar de relaciones cada
vez más profundas con las otras didácticas específicas, especialmente con la
didáctica de la matemática (Arsac, 1995) y la de las ciencias sociales (Eder,
2001).
Comentarios finales acerca de la didáctica de las ciencias
La cuestión de la pertenencia académica de la didáctica de las ciencias
puede parecer un problema abstracto, pero hoy en día suscita acalorados
debates en la comunidad de investigadores (Galagovsky et al., 1998). En
ellos se solapan las consideraciones metateóricas propiamente dichas con
otras de naturaleza institucional, política y económica. Sin embargo,
muchas veces se dan respuestas normativas y terminantes, influenciadas
por las convicciones ideológicas de los participantes en los debates, más
que basadas en un análisis riguroso de la disciplina con los modelos teóricos
de la epistemología.
Los datos empíricos y marcos conceptuales disponibles actualmente (GilPérez et al., 2000) hacen que resulte poco plausible sostener que la
didáctica de las ciencias se encuentra en relación de dependencia con
cualquier otra disciplina académica, dada la alta especificidad epistémica de
los modelos que nuestra disciplina formula, la formación peculiar de sus
investigadores y las singulares características metodológicas de la
investigación que se lleva a cabo en el campo.
La cuestión de la dependencia se soslaya muchas veces hablando de la
didáctica de las ciencias como un campo interdisciplinar. Esta tampoco
resulta una solución satisfactoria desde el punto de vista epistemológico.
Actualmente existe un cuerpo específico de investigadores que se reconoce
como tal, que lleva adelante investigaciones de naturaleza disciplinar y que
posee sus instancias de difusión propias (congresos y revistas). En todo
caso, la educación científica es el campo de problemas estudiado de forma
interdisciplinar por didactas de las ciencias, pedagogos, psicólogos,
epistemólogos, lingüistas y otros profesionales. Lo mismo vale para el caso
de la llamada ciencia cognitiva, de la cual la didáctica de las ciencias
participa activamente, y cuya configuración actual es suficientemente difusa
como para hacer difícil marcar límites claros entre las disciplinas que
concurren en ella.
Otra aclaración pertinente es acerca de la complementariedad de los
análisis que hemos llamado histórico y epistemológico. Las consideraciones
de tipo sociológico que hemos presentado para apoyar la autonomía de la
didáctica de las ciencias necesariamente han de estar sustentadas en la
naturaleza epistemológica interna de la disciplina; esto se puede mostrar
con un análisis específico de diversos modelos didácticos, que hemos
realizado en otra parte (Adúriz-Bravo, 2001) utilizando aportaciones
estructuralistas y semánticas.
Para el lector que desee profundizar en las cuestiones aquí expuestas, en
otros trabajos (Adúriz-Bravo, 1999, 2000, 2001; Eder y Adúriz-Bravo,
137
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
2000) hemos presentado varios modelos epistemológicos formales para dar
cuenta de las características de la didáctica de las ciencias que hemos
esbozado en este artículo. Los modelos que hemos usado provienen de la
llamada concepción basada en modelos de la epistemología actual
(Izquierdo y Adúriz-Bravo, en prensa).
Referencias bibliográficas
Adúriz-Bravo, A. (1999). Elementos de teoría y de campo para la
construcción de un análisis epistemológico de la didáctica de las ciencias.
Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona.
Adúriz-Bravo, A. (1999/2000). La didáctica de las ciencias como
disciplina. Enseñanza, 17-18, 61-74.
Adúriz-Bravo, A. (2000). Consideraciones acerca del estatuto
epistemológico de la didáctica específica de las ciencias naturales. Revista
del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación, 9(17), 49-52.
Adúriz-Bravo, A. (2001). Integración de la epistemología en la formación
del profesorado de ciencias. Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona.
Adúriz-Bravo, A. e Izquierdo, M. (2001). La didáctica de las ciencias
experimentales como disciplina tecnocientífica autónoma. En F.J. Perales et
al. (Eds.), Las didácticas de las áreas curriculares en el siglo XXI (Volumen
I, 291-302). Granada: Grupo Editorial Universitario.
Aliberas, J. (1989). Didàctica de les ciències. Perspectives actuals. Vic:
Eumo.
Arsac, G. (1995). La didactique des mathématiques est-elle spécifique de
la discipline? Recherches en Didactique des Mathématiques, 15(2), 7-8.
Arrieta-Gallástegui, J. (1989). Investigación y docencia en didáctica de
las matemáticas: Hacia la constitución de una disciplina. Studia
Paedagogica, 21, 7-17.
Astolfi, J. P. (1993). Trois paradigmes pour les recherches en didactique.
Revue Française de Pédagogie, 103, 5-18.
Astolfi, J. P. y Develay, M. (1989). La didactique des sciences. París: PUF.
Bregazzi, V. (1966). Didáctica especial. Buenos Aires: Librería del
Colegio. (13a edición)
Bybee, R. (1977). The new transformations of science education. Science
Education, 61, 85-97.
Carretero, M. y Limón, M. (1997). Problemas actuales del
constructivismo. De la teoría a la práctica. En M. Rodrigo y J. Arnay (Eds.),
La construcción del conocimiento escolar.Ecos de un debate (137-153).
Barcelona: Paidós.
Cleminson, A. (1990). Establishing an epistemological base for science
teaching in the light of contemporary notions of the nature of science and
how children learn science. Journal of Research in Science Teaching, 27,
429-445.
138
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
de Bartolomeis, F. (1986). La actividad educativa. Organización,
instrumentos, métodos. Barcelona: Laia. (edición original en italiano de
1983)
Duschl, R. (1990). Restructuring science education: The importance of
theories and their development. Nueva York: Teachers College Press.
Eder, M. L. (2001). Las prácticas de la enseñanza en la universidad: Las
ciencias naturales y la construcción del conocimiento. Enseñanza de las
Ciencias, número extra VI Congreso, 329-330.
Eder, M. L. y Adúriz-Bravo, A. (2001). Aproximación epistemológica a las
relaciones entre la didáctica de las ciencias naturales y la didáctica general.
Tecné, Episteme y Didaxis, 9, 2-16.
Espinet, M. (1999). Memoria del proyecto docente. Bellaterra: Universitat
Autònoma de Barcelona.
Fensham, P. (1988). Familiar but different: Some dilemmas and new
directions in science education. En P. Fensham (Ed.), Development and
dilemmas in science education. Londres: Falmer.
Fernández-Huerta, J. (1990). Niveles epistemológicos, epistemagógicos y
epistemo-didácticos en las didácticas especiales. Enseñanza, 8, 11-29.
Galagovsky, L., Adúriz-Bravo, A. y Bonan, L. (1998). Didáctica especial y
práctica de la enseñanza. Actas de las Jornadas 1998 Desarrollos en
Docencia Universitaria con Expocátedra, 5.
Grupo de Enseñanza de las Ciencias Experimentales (GECE) (en prensa).
La educación en ciencias: Un espacio para la discusión de la pedagogía y la
didáctica. Educación y Pedagogía.
Gil-Pérez, D. (1994). Diez años de investigación en didáctica de las
ciencias: Realizaciones y perspectivas. Enseñanza de las Ciencias, 12, 154164.
Gil-Pérez, D. (1996). New trends in science education. International
Journal of Science Education, 18, 889-901.
Gil-Pérez, D., Carrascosa, J. y Martínez-Terrades, S. (2000). Una
disciplina emergente y un campo específico de investigación. En F.J. Perales
y P. Cañal (Eds.), Didáctica de las ciencias experimentales. Teoría y práctica
de la enseñanza de las ciencias (pp. 11-34). Alcoy: Marfil.
Gutiérrez, R. (1985). La investigación didáctica en el área de ciencias:
¿nueva crisis de paradigmas? Enseñanza de las Ciencias, número extra I
Congreso, 5.
Izquierdo, M. (1990). Memoria del proyecto docente e investigador.
Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona.
Izquierdo, M. y Adúriz-Bravo, A. (en prensa). Epistemological foundations
of science education. Science & Education.
Joshua, S. y Dupin, J. J. (1993). Introduction à la didactique des sciences
et des mathématiques. París: PUF.
Martinand, J. L. (1987). Quelques remarques sur les didactiques des
disciplines. Les Sciences de l’Éducation, 1-2, 23-36.
139
Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias, Vol. 1, Nº 3, 130-140 (2002)
Moreira, M. A. y Calvo, A. (1993). Constructivismo: Significados,
concepciones erróneas y una propuesta. Memorias de la VIII Reunión de
Educación en Física, 237-248.
Peme-Aranega, C. (1997). El carácter epistemológico interdisciplinario de
la didáctica de las ciencias. Educación en Ciencias, 1, 5-13.
Porlán, R. (1998). Pasado, presente y futuro de la didáctica de las
ciencias. Enseñanza de las Ciencias, 16, 175-185.
Pozo, J. I. (1993). Psicología y didáctica de las ciencias de la naturaleza,
¿concepciones alternativas? Infancia y Aprendizaje, 62-63, 187-204.
Sandin, C. (1967). Ciencias de la educación. Tomo III: Técnica de la
educación. Alcoy: Marfil.
Sanmartí, N. (1995). Memoria del proyecto docente e investigador.
Bellaterra: Universitat Autònoma de Barcelona.
Seroglou, F. y Koumaras, P. (2001). The contribution of the history of
physics in physics education: A review. En F. Bevilacqua, E. Giannetto y M.
Matthews (Eds.), Science education and culture. The contribution of history
and philosophy of science (pp. 327-346). Dordrecht: Kluwer.
Spencer, R. y Giúdice, M. C. (1968). Nueva didáctica especial. Buenos
Aires: Kapelusz.
140
Fly UP