...

el año agradable del señor - Ministerio de Enseñanza Jesucristo

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

el año agradable del señor - Ministerio de Enseñanza Jesucristo
EL AÑO AGRADABLE DEL
SEÑOR
INTRODUCCION:
Dentro de nuestro caminar como hijos de Dios, algo que es imprescindible entender es:
¿Cuál fue el verdadero propósito de la vida, muerte y resurrección de Cristo en la tierra?
o sea cuando Cristo vivió en carne y hueso. Asimismo algo que debemos de
comprender, y sin ninguna excusa es: ¿Cual es la intención del Espíritu de Dios?
Enfatizando que cuando se dice el Espíritu, se esta hablando de Dios mismo, que está en
nosotros (Colosenses 1:27) Para conocer el misterio del evangelio debemos comprender
con que propósito Dios se manifestó en carne y porque Jesucristo resucito de los
muertos. Estudiaremos también la intención del Espíritu de Dios para la iglesia; por
otro lado, debemos comprender ¿Para que estamos nosotros aquí? ¿Para que nos fue
dado el espíritu de Dios? ¿Para que existe la iglesia? ¿Que debe hacer la iglesia? o
¿Cual es su rol?
¿QUE SIGNIFICA? EL AÑO AGRADABLE DEL SEÑOR
Leemos en Lucas 4:16-19 lo siguiente: “Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el
día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. Y se le
dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba
escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí. Por cuanto me ha ungido para dar buenas
nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar
libertad a los cautivos Y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a
predicar el año agradable del Señor” Isaías 61:1-3.
Lo primero que debemos analizar es que: Evangelio es igual a buenas nuevas, o buenas
noticias.
De acuerdo con este pasaje de la Biblia es necesario establecer, cual debe ser nuestra
predicación; y lamentablemente hemos comprobado que no todos predican el evangelio,
por el contrario la mayoría de personas que predican no están dando buenas nuevas.
Oímos que lo que se predica es condenación sin tomar en cuenta lo que dice Romanos
8:1 que dice: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús,
lo que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”
En este pasaje de Lucas, dice contundentemente que lo que Dios quiere para la
humanidad, y esto no solo para algunos, es para todos; esto es que lo que se proclame, o
se predique sea algo positivo, algo que sane al que esta enfermo, algo que de luz al que
esta ciego, que lo que se predique sea para sanar al oprimido. Hora bien, esta claro que
en esto no hay condenación, asimismo está eliminada la ira, así como también el juicio
de Dios.
Lo básico en este pasaje es que si el espíritu de Dios esta sobre él, por eso el viene a dar
solo buenas noticias. Por consiguiente la iglesia esta llamada a dar buenas noticias,
mucho mas sabiendo que Dios esta en nosotros (Colosenses 1:27) es decir que el
Espíritu Santo ya nos fue dado (Romanos 5:5) Y este se nos dio, no para condenar o dar
malas noticias, el Espíritu de Dios derramado en cada uno de nosotros (Romanos 5:5)
Para dar amor y consolación, Con la muerte de Cristo en la cruz nos fue manifestado el
nuevo pacto, esto es el año agradable del Señor; y todo lo que existe en ese Espíritu del
Señor es lo que dice en 2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de
cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” De tal forma que ese Espíritu de
Dios en nosotros produce en nosotros: amor, dominio propio, gozo, aceptación todas sus
promesas son si y en el amen, nunca Dios rechaza el nos ha aceptado en el, y el nos amo
primero, somos aceptos en el amado (Efesios 1:6)
Es imperativo que entendamos y sobre todo los que predican, que Dios nunca rechaza ni
condena, por eso Jesús vino a amar y consolar, como ejemplo: el comió con los
samaritanos, y con los publícanos; por el contrario a los únicos que les hablo fuerte fue
a la Fariseos y Escribas, o religiosos de esa época, leamos Mateo 23:25-28 “¡Ay de
vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato,
pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia. ¡Fariseo ciego! Limpia primero lo
de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio. ¡Ay de
vosotros, escribas y Fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros
blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, más por dentro están
llenos de huesos muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la
verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e
iniquidad” El problema de estos religiosos es que ellos si condenaban, si hacían
aceptación de personas, se consideraban especiales; lamentablemente se parecen a una
inmensa cantidad de asiduos en la actualidad, a las distintas religiones.
Es innegable que para estar alegres o con gozo. Eso es simple recordemos que Si Cristo
esta en nosotros, eso es parte del fruto que debemos dar, Pablo dice en Galatas 5:22-23
“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”
Si andamos en el Espíritu, como todo hijo de Dios debe andar, entonces debemos tener
y enseñar buenas noticias no malas, por ejemplo: cuando vemos el sol nos alegramos,
eso es una buena noticia, por consiguiente, nos ha llamado Dios a predicar el año
agradable del Señor, estas son las buenas nuevas, es decir nos llamo a predicar su amor,
a predicar que estamos libres de condenación, a sanar al que esta débil; nunca nos ha
llamado a poner cargas a nadie, de tal forma que tenemos que hablar positivamente, el
Espíritu del Señor es positivismo, Dios quiere lo mejor para sus hijos y esto es en todo
sentido, amado hermano esa es nuestra predicación es decir, el año agradable del Señor.
CONCLUSION:
Como conclusión podemos tajantemente afirmar que el objetivo del evangelio es dar
buenas noticias, es decir dar buenas nuevas, por consiguiente el Espíritu del Señor es
contrario al espíritu de condenación y de temor. Por el contrario, la ley vino a traer ira,
a traer maldición, a poner temor a los hombres a causa de las desobediencias que
existían en ese tiempo, pero nosotros no estamos bajo la ley sino bajo la gracia, y como
consecuencia de estar en un pacto diferente a eso Jesús le llamó “el año agradable del
Señor”
No hemos sido puestos para alcanzar ira, sino misericordia, el año agradable del señor
debe estar bien cimentado en nuestro Espíritu. ¡GLORIA A DIOS!
MINISTERIO DE JESUCRISTO RESUCITADO
www.elamordedios.org
Email:[email protected]
Fly UP