...

Estaban todos en el coche. Roberto conducía, María estaba a su

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Estaban todos en el coche. Roberto conducía, María estaba a su
Estaban todos en el coche. Roberto conducía, María estaba a su lado. Juan, Lola, Pedro y
Carmen estaban detrás, todos apretados. Juan miraba por la ventana, la noche caía poco a
poco, el cielo empezaba a oscurecer.
Solían salir juntos desde niños. Se encontraron en el parvulario y se quedaron amigos.
Ahora iban juntos a la universidad, todos practicaban deportes, iban juntos de vacaciones y
también a las fiestas. Siempre juntos pero tan distintos.
Juan tenía un carácter opuesto al de Pedro, ¡pero eran inseparables! Uno era seductor y el
otro tímido. Juan solía destacar de los otros. Era el chico que llamaba la atención de todos con
su mirada penetrante y sus ojos negros. Era delgado, musculoso, grande, moreno con una
barba que le sentaba muy bien. Como podéis comprender, era un chico guapo, misterioso y
seductor. Físicamente su amigo Roberto se parecía mucho a él pero tenía los ojos verdes y no
tenía barba. Todas las chicas se volvían locas al verlos. Estaban siempre con su acólito Pedro,
el último chico de la banda. Pedro, él, era delgado con ojos marones y musculoso. Lo que lo
hacía tan guapo era su timidez que daba ganas de conocerlo. En esta banda eran seis: los tres
chicos pero había también tres chicas.
Contrariamente a los chicos, las chicas tenían físicos y caracteres diferentes. Lola era
pequeña y delgada, con ojos marrones y el pelo largo y moreno. Un poco tímida y delicada,
pero tan cómica por su ingenuidad. Su amiga María era gorda y pequeña con el pelo largo.
Era un poco tímida y no tenía buen gusto para vestirse. La última chica era Carmen. Tenía el
1
pelo corto y moreno con ojos verdes. Llevaba ropa de estilo hippie. Además de esto era muy
generosa pero un poco ingenua.
Esa noche, todos iban al parque de atracción con el coche de Roberto porque estaba lejos
de la ciudad, en una zona industrial. Recorrieron el trayecto en un buen ambiente con música
de fondo. Algunos minutos más tarde llegaron al parque de atracción.
Al llegar el grupo de amigos a su destino, les impresionó la superficie del parque y les
encantó estar otra vez juntos para divertirse. Una vez dentro, les fascinaron todas las luces que
eran de todos colores, cambiaban, pasaban de azul a rosa y luego de rosa a rojo, era bonito. La
música en el parque era muy fuerte y muy pegadiza. María empezó a bailar y luego los
amigos se fueron a comprar gofres y panqueques. La caseta de gofres era muy grande y poco
cara.
A los amigos les sorprendió la muchedumbre. Había muchos niños con sus padres. La
gente era muy simpática, reinaba un buen ambiente. Estaban caminando cuando fueron
detenidos por un vendedor que quería venderles balones en forma de animales. Después de
esta interrupción los amigos siguieron su camino para descubrir las diferentes atracciones.
Había diversiones para niños, atracciones de horror como el tren fantasma, atracciones de
sensaciones fuertes… Justo al lado de las atracciones había siempre pequeños objetos que
comprar y también casetas para ganar regalos como la de tiro. Las personas que gestionaban
las casetas eran muy activas, gritaban muy fuerte, iban a ver a la gente para invitarla a jugar.
Después de la visita del parque, el grupo de amigos decidió entrar en las diferentes
atracciones y empezar a disfrutar.
María dijo que se sentía cada vez más observada y tenía miedo. Sus amigos le contestaron
que estaba loca y que nadie estaba observándoles. Pero María estaba segira de ello y tenía un
mal presentimiento. Pero poco a poco fue calmándose.
Los jóvenes entraron en muchas atracciones como Aqua Splash, las montañas rusas y
muchas otras. Delante de todas había mucha cola. Todos estaban impacientes y cansados de
esperar. Cuando esperaban, hablaban con otras personas que también esperaban para pasar el
tiempo. Conocían a algunos de ellos y trabaron amistad con otros.
Un poco más tarde pasaron delante de una atracción que parecía muy interesante y todos
decidieron entrar. Era la Casa del Horror. Todos querían ir excepto María. Era sensible y tenía
miedo de entrar, pero no quería quedarse sola sin sus amigos; entonces decidió intentar
superar su miedo y disfrutar con sus amigos. Todos estaban excitados cuando veían las
reacciones de las personas que salían. Estas personas gritaban, otras lloraban de miedo. La
cola y la espera eran muy largas. La gente era tan numerosa que María se perdió. Empezó a
sentir pánico y gritó los nombres de sus amigos. Les buscó durante diez minutos cuando, por
fin, oyó su nombre. Era Lola quien la llamaba. María se reunió con sus amigos e hicieron
juntos la cola. María no cesaba de repetir que iba a tener un infarto por el miedo. Pero solo
estaba en la fila con las otras personas y sus amigos. No había entrado todavía... Sus amigos
se reían al imaginar su reacción una vez en el juego.
Por fin les tocó entrar en la Casa del horror. Miraban a los personajes disfrazados, ciertas
animaciones, reían y bailaban. Oían los ruidos de la muchedumbre, gentes que hablaban, la
música y ciertos niños que jugaban fuera. Estaban caminando cuando les asustó un hombre
disfrazado de un esqueleto con sangre en los ojos y muchas cicatrices. Este hombre no
2
caminaba bien, cojeaba, enseñaba a las personas que entraban con su mano para aterrorizarlas.
Daba tanto miedo este personaje que representaba bien el nombre de la atracción. Vieron
también a otro disfrazado de pirata salido de ninguna parte; les dio tanto miedo que gritaron.
En este momento Pedro dijo:
- ¡Carmen, mira a este personaje! ¡Este pirata se parece a ti!
- ¡Ehhhh! ¡Mirad su ropa tan colorada!... ¡Hace juego con el sombrero de Carmen!
continuó María.
- ¿Por qué decís esto sobre él? Este pirata es solamente su novio. Como decimos “Dios los
cría y ellos se juntan” dijo Lola con un aire irónico.
- ¡Dios Mío! ¡Estáis todos locos! respondió Carmen.
Se quedaron un poco más en el juego y decidieron salir. Pero cuando salieron fue un
choque... Ya no había nadie en el parque, todos habían desaparecido. El lugar era como un
desierto.
Los amigos se miraron sorprendidos. No entendían nada. Una botella vacía rodó en el
suelo. Súbitamente, las luces chisporrotearon durante largos segundos y se encendieron todas.
Se quedaron boquiabiertos ante este fenómeno extraño, cundió el pánico entre ellos, cada uno
buscó la mirada y la ayuda de los otros. El miedo paralizó sus movimientos. Durante
segundos interminables, les absorbió esta extravagancia. Nadie consiguió desviar la mirada.
Estuvieron ausentes, es como si sus espíritus se separaran de sus cuerpos. Súbitamente,
recobraron su estado normal y sus miradas, su aspecto habitual.
Sin embargo nadie comprendía lo que había pasado ni lo que estaba pasando, estaban
aterrorizados, horrorizados… Nadie hablaba.
Los gritos de María acabaron con este silencio oprimente. Lloraba y en seguida Roberto la
tranquilizó. Juan observaba a los otros con desprecio, no comprendía lo que pasaba. A todos
les daba miedo este misterio. Excepto a Carmen… parecía ser la única en apreciar esta
situación. Saltaba y aplaudía, incluso tuvo un ataque de risa. Le excitaba realmente lo que
pasaba. Un poco lejos del grupo de amigos, Pedro y Lola se quedaban silenciosos. Intentaban
razonar y buscar una explicación lógica a este hecho pero no lo lograban. Lola se agarraba del
brazo de Pedro como si buscara su protección.
De repente, Lola se volvió y me miró durante un largo momento. Su comportamiento llamó la
atención de todos. Todos me miraron sin desviar sus miradas y… les sonreí.
Sara LAGHMARA
Maëva RIZKO
Lina MERZAIA
Kelly SILVA DA VEIGA
Elodie DU MOUZA
3
Fly UP