...

6 Lo agradable del estilo de vida cristiano

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

6 Lo agradable del estilo de vida cristiano
¡ d el a st i n i e b l a sal aL u z◆!
Lo agradable del estilo
de vida cristiano
(Efesios 4.17–32)
El programa de televisión llamado «Estilos
de vida de los ricos y famosos» fue introducido
en 1984, y la idea de echar una mirada a la vida de
la gente rica sigue siendo popular. Una vez que
estuve viajando por Europa, miré un programa
de televisión parecido que se producía en Rusia.
Parece que a la gente en todo lugar le interesa
conocer cómo viven otros. Movidos por la curio­
sidad humana, miramos y observamos llenos de
entusiasmo el modo de vestir, de hablar y compor­
tarse que exhiben otros en el diario vivir.
El estilo de vida cristiano es importante porque
los demás están observando el modo de vivir de
los miembros de la iglesia (Mateo 5.13–16; 1 era
Pedro 2.11–12). El seguidor de Cristo tiene la gran
responsabilidad de vivir de modo que los demás
reconozcan el radical contraste que hay entre un
cristiano y un no cristiano. Un predicador explicó
esta responsabilidad, al decir que el cristiano es
«el evangelio atado en cuero para zapatos». (Esta
expresión idiomática significa que la vida corriente
del cristiano, esto es, la vida que vive de día a día,
es el único modo como la gente entenderá alguna
vez el evangelio.) Pablo recordó a los cristianos de
Corinto que ellos eran cartas, o «epístolas», que
estaban siendo leídas por todos (2ª Corintios 3.1–
2). Esta es una consideración que da qué pensar.
Cuando la gente mira su estilo de vida, ¿qué ven?
Cuando los demás observan su comportamiento,
discurso, vestido y asuntos normales de negocios,
¿qué «conclusiones» sacan de su vida?
Un poema titulado «Sermones que vemos»
ilustra la importancia del estilo de vida cristiano.
Estas palabras hablan del estilo de vida del
con­v ertido que comenta Pablo en Efesios 4.17–
32. Léalo detenidamente, y preste atención a su
poderoso mensaje:
Prefiero ver un sermón que oír uno cual­
quier día;
Prefiero que uno camine conmigo que
simple­ mente me muestre el camino.
El ojo es mejor alumno y está más dis­
puesto que el oído,
El consejo excelente es confuso, pero el ejem­
plo siempre es claro,
Y los mejores de todos los predicadores son
los que viven a la altura de sus credos,
Pues ver el bien puesto en acción es lo que
todo el mundo necesita.
Yo puedo aprender a hacerlo pronto si ust­
ed me permite verlo hecho;
Puedo observar tus manos en acción, sin
embargo tu lengua puede correr demasia­
do rápido.
Y la conferencia que presentes puede ser
muy sabia y verdadera,
Pero prefiero recibir mis lecciones obser­
vando lo que haces;
Pues podría no entenderte a ti ni el eleva­
do consejo que brindas,
Pero no hay malentendido en tu forma de ac­
tuar, ni en tu forma de vivir. 1 Las Escrituras destacan la importancia de la
influencia de uno (Filipenses 2.15; 1 era Tesaloni­
censes 1.7, 8; 1 era Timoteo 6.1). La urgencia de
vivir la vida del convertido es lo que se recalca
en Efesios 5.8—6.9.
En Efesios 4.17–32, se describe en detalle el
estilo de vida cristiano. Un contraste innegable es
el que se observa entre la forma como uno vivía
1
Edgar A. Guest, “Sermons We See” («Sermones
que vemos»), Masterpieces of Religious Verse, ed. James
Dalton Morrison (New York: Harper & Brothers, 1948),
361.
1
antes de ser cristiano y la forma como vive después
de hacerse cristiano. Este pasaje es alentador
porque muestra que los cristianos son diferentes
del mundo en todo aspecto de la vida. Las pa­
labras de Pablo ayudan al cristiano principiante a
entender que él es verdaderamente diferente
de los demás que le rodean. En esta diferencia
reside el gozo del cristianismo. Como recién
convertido, usted debe llenarse de gozo porque
ha elegido un estilo de vida piadoso que produce
galardones eternos. Una persona no puede tener
mayor satisfacción que la de saber que está vivi­
endo como Dios desea. Esta notable diferencia en
vivir el estilo de vida consagrado produce gozo
al cristiano (Tito 2.11–14; 3.1–8).
Analice detenidamente la descripción in­
spirada de la agradable influencia del estilo de
vida cristiano que se presenta en Efesios 4.17–32.
Al ser hijo de Dios, ¡usted lleva algo agradable
y gozoso a un mundo lleno de pesadumbre y
monotonía! ¿Por qué será recibido su estilo de
vida como una especia de agradable aroma en el
mundo? La pregunta se responde en el texto.
Una vida de Contrastes
(4.17–19)
La palabra «andar» es usada de modo figurado
para describir el modo de vivir de una persona.
El libro de Proverbios habla de un «andar» que
caracteriza al «justo» y al «recto» (2.7, 13, 20). La pa­
labra «andar» también se usa a menudo en Efesios
para describir una manera de vivir (4.1, 17; 5.2, 8,
15). Un proverbio de tiempos modernos usa esta
misma terminología: «Que tu andar sea igual a tu
hablar». Este adagio existe en numerosos idiomas
y se centra en el concepto de que hablar acerca de
asuntos espirituales debe estar conectado con vi­
vir lo que dice. Esta es la enseñanza del versículo
17. En vista de que usted se ha hecho cristiano,
es cristiano, es de vital importancia que su andar
demuestre su hablar. En otras palabras, podríamos
decir: «Si usted dice que es cristiano, ¡entonces
exhiba su cristianismo por la forma como vive!».
Quien haya obedecido el evangelio está obligado
a ser muy diferente de todo el mundo porque es
«nueva criatura» (2ª Corintios 5.17).
El estilo de vida cristiano exhibe varios con­
trastes dramáticos al mundo. Debido a que usted
es seguidor de Cristo e imitador de Dios, usted
será diferente en su diario vivir.
En primer lugar, usted será diferente en el modo
de pensar (vers. o 17). Antes de la conversión, la
forma de pensar de uno es contraria a la forma de
vida que Dios manda. La persona del mundo cree
2
que su pensamiento es válido, pero la Biblia dice
que el pensamiento mundano es «vano» (vacío y
sin valor). ¿Por qué? Los que están en el mundo
no creen que necesitan la revelación de Dios para
guiarlos. El pensamiento del mundo dice que si
usted encuentra suficiente placer, posesiones,
poder o prestigio, entonces usted será feliz. En
su búsqueda de tales galardones, ¡la persona
mundana descuida, pasa por alto y rechaza a
Dios! Ahora que usted está en Cristo, usted no
debe volver a pensar más como el mundo piensa.
¡Sus pensamientos, acciones y metas cristianos son
valiosos porque usted está siguiendo la Biblia!
En segundo lugar, usted será diferente en la
forma como entiende (vers. o 18a). Debido a que el
estándar del mundo para pensar, está errado, ¡el
entendimiento que resulta de tal proceso men­
tal, está errado! «Entender» es una palabra que
significa «comprender» y «percibir». La persona
no convertida no entiende cómo la Palabra de
Dios, la Biblia, debe orientar las elecciones de
estilo de vida. El convertido a Cristo ha salido
de las tinieblas del pecado hacia la luz del enten­
dimiento de la verdad.
En tercer lugar, usted será diferente en su co­
munión con Dios (vers. o 18b). La persona no con­
vertida puede que reconozca la existencia de Dios
y que desee pedirle ayuda cuando se suscitan
problemas, pero no trata de mantener comunión
con Él. Es un extraño, está separado del Señor. A
diferencia del anterior, quien se haya convertido
a Cristo, ha nacido para ser parte de la familia de
Dios y puede con toda confianza llamar «Padre» a
Dios (2.18). El recién convertido tiene el cuidado
de «andar en la luz» para que su comunión con
Dios jamás sea estorbada (1 era Juan 1.6–10).
En cuarto lugar, usted será diferente en su cono­
cimiento (vers. o 18c). La persona no convertida
no conoce a Dios y no desea conocer a Dios. El
mundo se caracteriza por «la ignorancia». Los que
no se han sometido a Cristo, son como el pueblo
de Israel que describió el profeta Isaías en el An­
tiguo Testamento: «El buey conoce a su dueño, y
el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende,
mi pueblo no tiene conocimiento» (Isaías 1.3). El
cristiano ha llegado al conocimiento del Señor
Dios (Isaías 37.20), y este nuevo conocimiento
orienta su estilo de vida (Filipenses 3.10).
En quinto lugar, usted será diferente en sus sen­
sibilidades (vers. os 18d–19). El no convertido tiene
un corazón endurecido, pero el cristiano tiene un
corazón «compungido» (Hechos 2.36–38). A los
que viven un estilo de vida mundano no les im­
porta cómo su egoísmo perjudica a los demás, pero
el cristiano vive cada día con preocupación por
cómo su vida influencia a los demás. Si bien los que
están en el mundo no tienen sentimientos para con
Dios, el convertido está muy preocupado por cómo
sus elecciones afectan la actitud de Dios para con
él. Es una gran diferencia la que existe entre las
sensibilidades del cristiano y las de aquellos que
no lo son. ¡Qué hermoso es ver la vida de alguien
cuya mayor preocupación reside en cómo sus
elecciones en la vida son consideradas por Dios!
Tendrá cuidado de no «contristar» a Dios con su
modo de vivir (Génesis 6.6; Efesios 4.30).
Los anteriores son cinco contrastes entre
los estilos de vida cristiano y no cristiano. El
seguidor de Cristo puede hallar gozo porque ha
elegido las buenas cosas de la vida y vive según
esas elecciones. El Señor honrará a los que eligen
vivir de acuerdo con prioridades piadosas (Lucas
10.42).
Una vida consecuente
(4.20–24)
¡El estilo de vida cristiano debe ser con­
secuente! La luz del entendimiento debe orientar
cada elección cada día. En el momento de hacerse
cristiano, uno toma la decisión de «arrepentirse
y convertirse» (Hechos 3.19). Esta decisión debe
ponerse en práctica constantemente. El arrepenti­
miento no es simplemente una acción de una sola
ocurrencia, sino una acción continua (1 era Juan
1.6–9). Cada día el cristiano principiante aprende
más de la voluntad de Dios; en consecuencia, cada
día produce alguna dosis de cambio.
El desarrollo del estilo de vida cristiano es
ilustrado por el cambio de vestiduras. El recién
convertido se despoja de las antiguas prendas y
se pone nuevas prendas. Una vez más, el contraste
es claro: Usted se ha despojado de lo viejo y ha
aceptado lo nuevo. Son tres palabras importantes
las que se observan en este pasaje: «despojaos»,
«vestíos» y «renovaos». Las palabras «despojaos»
y «vestíos» son verbos en el imperativo aoristo
griego, que indican acción terminada. La Biblia
está diciendo que después que algo ha sido hecho,
no necesita ser repetido. El verbo que se traduce
por «renovaos», no obstante, está en el imperativo
presente griego, el cual indica acción progresiva
y continua. Estos diferentes tiempos gramaticales
revelan una importante verdad para el recién con­
vertido a Cristo. Al hacerse cristiano, usted ya se
ha despojado y se ha vestido. Esto significa que la
acción ya se ha realizado y no ha de ser repetida.
No hay despojo gradual de pecados en su vida.
¡Usted no puede arrepentirse gradualmente del
vivir pecaminoso, esto es, usted debe cesar in­
mediatamente! No obstante, usted desarrollará
gradualmente el «nuevo hombre» en su vida (vers.o
24). No llegará a ser instantáneamente todo lo que
debería ser. ¡La conversión produce un deliberado
cese del pecado y el comienzo del desarrollo hacia
la fe madura que lleva a la santidad!
¡Esta progresión exige acción consecuente de
su parte! Usted debe estar constantemente apren­
diendo, entendiendo y andando en la luz. Usted
debe estar constantemente avanzando hacia la
madurez en la fe (Filipenses 3.13–16).
Una vida de compromiso
(4.25–28)
La aplicación consecuente de la verdad
aprendida de la Palabra inspirada de Dios, ¡dará
como resultado la consagración del cristiano prin­
cipiante! Este dejará de sentirse cómodo con las
costumbres, el modo de hablar y las relaciones
que tenía mientras estaba en las tinieblas. El cris­
tiano es completamente diferente de lo que era
antes de la conversión. Ya no habla mentira. La
honradez es una prioridad en su vida. Su ira está
controlada, y se esfuerza por vivir de modo que
cada palabra hablada produzca gozo y consuelo.
Debido a que está en Cristo, habla solamente la
verdad y hace que sus intenciones sean claramente
entendidas. Debe ser conocido por la integridad
de su palabra. ¡No puede decir algo y luego
hacer lo contrario! No puede usar vocabulario
engañoso que tenga un significado para él y otro
significado para la persona a la cual se dirige. ¡El
cristiano no debe mentir! Cuando da su palabra,
está atado a hacer lo que se ha dicho. Aquellos
en quienes no se puede confiar, demuestran que
no son verdaderos cristianos, y darán cuenta de
ello en el Juicio (vea Apocalipsis 21.8).
El cristiano fiel jamás tendrá que avergonzarse
porque su palabra se diera y luego se probara que
era falsa, porque él siempre hace lo que dice. No
encubre ni esconde nada. Como representante de
Cristo, ¡está obligado a ser en privado a todo lo
que es en público!
Una vida de compasión
(4.29–32)
El estilo de vida cristiano refleja generosa
compasión. Pablo identificó el uso de nuestro
discurso como una forma de mostrar compasión.
El que está tratando de agradar a Dios debe
cerciorarse de que su discurso no «[contriste]
al Espíritu Santo de Dios». Cuando la palabra
de una persona no se cumple, ello revela que el
3
corazón está controlado por mentiras. Las palabras
ásperas revelan que el corazón está controlado por
el egoísmo. El lenguaje grosero y vulgar revela
que la mente del que habla está controlada por
la impiedad. La palabra del cristiano no debe ser
«deshonesta», ni corrupta. ¡Esto sería exactamente
lo contrario del estilo de vida que se espera de
un hijo de Dios!
El recién convertido está controlado por la
misericordia que lleva a la benignidad. Esto dará
como resultado una actitud perdonadora que imita
la actitud del Señor. Como seguidor de Dios, ¿es
usted veraz en su palabra? ¿Puede la gente oír lo
que usted dice y saber que mantendrá su palabra,
aun si hacerlo le hará pasar apuros? ¿Qué tan pura
es su palabra? ¿Le produce gracia su discurso a los
que lo oyen? (Colosenses 4.6.) Como uno que está
dedicado a Dios, ¿refleja usted misericordia en sus
palabras? ¿Habla usted con sensibilidad para con
los que necesitan consuelo? ¿Busca usted palabras
benignas, buenas y compasivas para hablar?
En el mundo de los negocios y en el de la
política, la gente elige palabras y formula su
discurso con el fin de ganar dinero y acumular
prestigio y poder. Por lo tanto, no es raro que se
hagan promesas y luego se descubra que eran
mentiras. Los cumplidos a menudo son fingidos.
¡Los cristianos debemos ser diferentes! ¡La verdad
ha de ser hablada clara, directa y amablemente!
Pensamientos finales
¡Su estilo de vida cristiano agrega el agradable
sabor de la piedad al mundo! ¡Usted es un faro
de luz que guía las almas al precioso mensaje de
gracia y salvación contenido en el evangelio de
Cristo! Cuando usted obedeció los mandamien­
tos de Dios, sus pecados fueron lavados. Usted
se despojó de un estilo de vida y se vistió de un
nuevo estilo de vida que es radicalmente
diferente. Cuando se hizo cristiano (al obedecer
el mandamiento de Dios de ser sumergido para
perdón de pecados), ¡usted comenzó el proceso de
hacer que su vida fuera «renovada» y proseguir
a la meta del supremo llamamiento en Cristo
Jesús! ¡Usted ha sido «sellado para el día de la
redención» (4.30), y debe vivir en santidad!
El siguiente poema constituye una conclusión
apropiada de este análisis. Las palabras recalcan
la verdad en el sentido de que la vida del cristiano
está consagrada a Dios:
Estás escribiendo un evangelio,
Un capítulo cada día,
Por las obras que haces
Por las palabras que hablas.
Los hombres leen lo que escribes,
Sea falso o verdadero;
Dinos, ¿cómo es el evangelio
Según el autor que eres tú? 2 ¿Vive usted de un modo que sea apropiado
para ayudar a alguien en el mundo a llegar al
conocimiento de la salvación que se encuentra
en Cristo Jesús?
2
Paul Gilbert, “Your Own Version” («Tu propia
versión») Masterpieces of Religious Verse, ed. James Dalton
Morrison (New York: Harper & Brothers, 1948), 362.
La comunidad de los creyentes
Un aspecto esencial del crecimiento en la iglesia lo constituye el tener relaciones sanas y un ambiente
sano. Esto es suplido por la comunión cristiana. ¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué Dios no
diseñó Su iglesia de modo que fuera individual? Nos llama a Él individualmente, y respondemos a Él
individualmente; pero nos llama a formar parte de un cuerpo de personas. Dios nos llama a formar
parte de una comunidad porque no fue Su propósito que viviéramos la vida cristiana aisladamente.
Es en comunión con los demás que el crecimiento ocurre. No es de extrañar que el autor de Hebreos
dijera: «Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de
congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que
aquel día se acerca» (10.24–25).
Puede que alguien diga: «Ser buen cristiano y sentirme cerca de Dios y adorar son cosas que las
puedo hacer mejor a solas que en el edificio de la iglesia de alguien». Sin embargo, este argumento
pasa por alto un importante principio relacionado con lo que el cristianismo es. No dudo de que una
persona pueda sentirse cercana a Dios por la naturaleza, pero el asunto es que Dios ha pedido a los
Suyos que nos reunamos en comunidad. Se nos manda no dejar de congregarnos. ¿Por qué? Porque en
ese ambiente tenemos una oportunidad para el crecimiento. Despójese de lo viejo y vístase de lo nuevo.
Aliméntese de la palabra. Comuníquese con Dios en oración. Relaciónese con gente de la misma manera
de pensar que le pueda ayudar. Si hace estas cosas, entonces usted está creciendo en el Señor.
Jay Lockhart
4
Autor: John L. Kachelman, Jr.
© Copyright 2008 por LA VERDAD PARA HOY
Todos los derechos reservados
Fly UP