...

El pasado que vuelve

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El pasado que vuelve
El pasado que vuelve
Hablar de Agujero negro (entra en la carne), de Ismael Baile
Cortés, pieza teatral de factura desnuda y equilibrada,
supone vislumbrar la punta del iceberg de todo un continente hermoso y convulso, cuya sentencia de muerte
arranca con el reparto que de él se hicieron las potencias
coloniales tras la Conferencia de Berlín a finales del siglo
XIX. A través de un oscuro y lacerante episodio en la vida de Romeo Delaqua, viejo coronel ya retirado de los
cascos azules de la ONU en supuesta misión de paz en
algún lugar del África subsahariana, descubrimos que su
alabada vida «respetable de luchador incansable contra la
injusticia» no lo fue tanto. Tal vez porque la misión de
paz se convirtió en expolio y abuso sin que él pudiera
controlar los hilos, tal vez porque pacificar un territorio
en el que antes se ha alentado la lucha fraticida por puros
intereses económicos, puso en marcha el engranaje de la
muerte en unos moradores, hartos de escarnio y de saqueo continuo, y el pillaje en unos «soldados pacificadores» que jamás entendieron su función.
Esta pieza, concebida como primera entrega de una
Trilogía de la impunidad en la que el autor se vuelca en una
escritura más social y de honda preocupación por los
asuntos públicos, rezuma ecos de la interminable guerra
7
de Somalia, desencadenada tras la caída del dictador Siad
Barre en 1991 por un grupo de movimientos militares,
bautizados por Occidente como «señores de la guerra»,
que después se enfrentaron entre sí para defender su pequeña porción de territorio. El caos, las matanzas indiscriminadas y el hecho de que casi el 100 por ciento de los
somalíes se confiese musulmán, permitieron que un pequeño grupo, que desde principios de los noventa ofrecía
seguridad y justicia en pueblos y barrios, se hiciera con el
poder hace poco: los conocidos Tribunales Islámicos que
desterraron a los señores de la guerra y crearon un gobierno cuya radicalización ha servido a Estados Unidos,
con la connivencia de Etiopía, para apoyar de nuevo a
esos «señores de la guerra» tan denostados antes. La excusa, la supresión de libertades. El motivo real, la situación estratégica de Somalia y su riqueza mineral y energética… lo de siempre.
Pero en el el texto de Baile, lo que importa es la actuación de las fuerzas de paz —expresión paradójica donde
las haya— en el periodo anterior a que se desencadenara
la masacre y las fuerzas de la ONU abandonaran a la población a su aciago destino. Los sucesos somalíes a los
que me he referido sólo son ecos que el lector detecta
como telón de fondo, sin referencia directa, extrapolables
a cualquier punto en conflicto del continente africano.
Importa, sobre todo, la confrontación del Romeo maduro,
condecorado como «protector de la infancia y de la inocencia», refugiado en sus vinos y en su lujosa finca, con
aquel más joven que, al ser interceptado por un control
de rebeldes, ocasionó la muerte de Joseline, una niña
abusada a la que intentaba proteger, utilizándola como
escudo para salir de un tiroteo —provocado insconscientemente por él mismo— entre los rebeldes y los cascos azules.
Enmarcada por una escena inicial (Galletas con mantequilla) y otra final (La fotografía), que recogen el episodio
funesto en tiempo real del rescate y muerte de Joseline, el
8
corpus central de la pieza es una larga escena fragmentada en cuatro sencuencias, también tituladas, que comienza con la irrupción de Miss K, periodista negra que trabaja para el diario Le Monde Africain, en casa del coronel
retirado —que prepara una cena de despedida de la fundación que preside— para hacerle una supuesta entrevista. El autor dibuja con pulso el recorrido desde la sorpresa inicial al desenlace fatal con un lenguaje descarnado y directo. Cada una de las secuencias supone una inflexión en la pintura de caracteres y un hábil desvelamiento progresivo de los acontecimientos que han forjado la personalidad de ambos personajes: en Bobotie, Romeo detecta por la ventana de la cocina la presencia de
una mujer de color que entra en sus propiedades mientras da instrucciones a la señora Mutola, su fiel sirvienta
sordomuda. En Prohibido el paso, Miss K, ya dentro de la
casa, está a punto de ser expulsada hasta que esgrime la
fotografía con la niña sangrante en manos de Romeo —
causa de un premio Pulitzer para el fotógrafo— que
sirvió para que concedieran al coronel la cruz del mérito
militar, al ser tomada como prueba de heroísmo en lugar
de cobardía. Miss K saca a colación el informe
comprometedor que relata los «abusos y tropelías» que
los hombres de Delaqua cometieron con chicas de su
país, con testimonio de las muchachas y confesión de uno
de los soldados. En Burdeos, el Miss K amenza con
quedarse a cenar mientras Romeo inicia un periplo etílico
que facilitará la eclosión de recuerdos de un pasado
culpable y se materializa el chantaje: Miss K quiere
dinero para ayudar a las mujeres a las que destrozaron la
vida a cambio del informe y se suspende la cena con los
miembros de la fundación con una llamada telefónica de
Romeo, que está ya a merced de la supuesta periodista.
En Dátiles, la tensión se ha relajado y ambos charlan
mientras comen. Aflojada por el vino, Romeo da rienda
suelta a su incapcidad para recordar, fruto de una
gimnasia consciente para enterrar ese «agujero negro»
por el que entraban las niñas en su campamento y que se
9
campamento y que se ha convertido en metáfora de su
pérdida de identidad. Se produce un enfrentamiento entre Miss K y la señora Mutola, símbolo del pueblo sin voz
sometido por el colonizador. Pero también la gran revelación de la auténtica identidad de Miss K, su renuncia la
dinero pero no a la venganza, y la muerte del protagonista.
Nada queda al azar en esa estructura sabiamente
construida en la que el pasado irrumpe como presente
intesamente vívido en las escenas inicial y final. Galletas
con mantequilla se interrumpe como un recuerdo abortado de Romeo Delaqua maduro para reiniciarse justo
antes del encuentro del jeep con el control de rebeldes en
La fotografía. Como si en la agonía del coronel estallara
la vivencia de esa cobardía pasada sobre la que ha construido un presente falaz que le niega identidad.
DANIEL SARASOLA
10
Fly UP