...

AnA IbArrA AlejAndro roy - Centro Cultural Miguel Delibes

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

AnA IbArrA AlejAndro roy - Centro Cultural Miguel Delibes
grandes voces
Orquesta
Sinfónica
de Castilla
y León
J. Miguel
Pérez Sierra
director
alejandro
roy
Ana
Ibarra
tenor
mezzosoprano
Editado por
Junta de Castilla y León
Consejería de Cultura y Turismo
CENTRO CULTURAL Miguel Delibes
Av. Monasterio Ntra. Sra. de Prado, 2
47015 Valladolid
T 983 385 604
www.auditoriomigueldelibes.com
Todos los datos de salas, programas, fechas e intérpretes que aparecen,
son susceptibles de modificaciones.
Fotografía de portada Alessandro Lourengo
Valladolid, España 2014
grandes voces
Orquesta Sinfónica
de Castilla y León
—
José Miguel Pérez Sierra
director
—
Ana Ibarra
mezzosoprano
—
alejandro roy
tenor
Valladolid
—
jueves 9 de enero de 2014 · 20.00 h
sala sinfónica. centro cultural Miguel Delibes
PROGRAMA
gala de zarzuela
Parte I
—
Amadeo Vives
(1876 – 1932)
Doña Francisquita [Comedia lírica en tres actos]
Fandango
Jacinto Guerrero (1895 – 1951)
Los gavilanes [Zarzuela en tres actos y cinco cuadros]
Flor roja (Romanza de Gustavo)
Francisco Asenjo Barbieri (1823 – 1894)
El barberillo de Lavapiés [Zarzuela en tres actos]
Como nací en la calle de La Paloma… (Canción de Paloma)
Amadeo Vives
Doña Francisquita
¡Escúchame! (Dúo de Fernando y Aurora)
Ruperto Chapí (1851 – 1909)
El rey que rabió [Zarzuela en tres actos y siete cuadros]
Nocturno
Ruperto Chapí
El barquillero [Zarzuela en un acto y tres cuadros]
Cuando está tan hondo (Romanza de Socorro)
José Serrano (1873 – 1941)
La Dolorosa [Zarzuela en dos actos]
La roca fría del Calvario (Relato de Rafael)
Déjame besar tu mano generosa (Dúo de Dolores y Rafael)
PROGRAMA
Parte II
—
Gerónimo Giménez (1852 – 1923)
La boda de Luis Alonso o La noche del encierro
[Sainete lírico en un acto y tres cuadros]
Intermedio
José Serrano
Los claveles [Sainete en un acto y tres cuadros]
¿Qué te importa que no venga? (Romanza de Rosa)
Gerónimo Giménez
El huésped del sevillano [Zarzuela en dos actos]
Mujer de los ojos negros (Romanza de Juan Luis)
Federico Moreno Torroba (1891 – 1982)
Luisa Fernanda [Comedia lírica en tres actos]
Cállate, corazón (Dúo final de Luisa Fernanda y Javier Moreno)
Ruperto Chapí
La Revoltosa [Sainete lírico en un acto]
Preludio
Federico Moreno Torroba
La Chulapona [Comedia lírica en tres actos]
Tienes razón amigo (Nocturno y Romanza de José María)
Federico Chueca (1846 – 1908) y Joaquín Valverde (1846 – 1910)
La Gran Vía [Revista lírico-cómica, fantástico-callejera
en un acto y cinco cuadros]
Pobre chica (Tango de La Menegilda)
José Serrano
Los claveles
Tenga muy buenas tardes, señor cajero (Dúo de Rosa y Fernando)
La Zarzuela, un género cosmopolita
La Zarzuela es un espectáculo musical popular hablado y cantado en castellano que
florece en España en el período histórico enmarcado entre las revoluciones europeas de 1848 y la segunda postguerra mundial. Surge como una adaptación española del género de la opéra-comique francesa, imitando las corrientes principales del
teatro musical burgués milaneso-parisinas en torno a 1850 y el modelo libretístico
derivado de los dramas realistas de Eugène Scribe, en no pocas ocasiones hasta incurrir en el plagio más descarado. Esta moda de representar dramas de intriga en
tres e incluso cuatro actos resultó pasajera y –apenas un cuarto de siglo después y tras
diversos experimentos efímeros– acabaron triunfando las salas que ofrecían espectáculos musicales con partes habladas, cantadas y bailadas de una hora de duración,
lo que permitía ofrecer hasta cuatro sesiones por día, según las nuevas modas de la
Bélle Epoque.
La obra maestra del período de transición es, sin duda, El barberillo de Lavapiés de
Francisco A. Barbieri (1823-1904), estrenada en el Teatro de la Zarzuela diez días
antes del golpe de estado del general Martínez Campos en Sagunto que el 29 de
diciembre de 1874 puso fin al sexenio democrático de la I República Española,
impuso como rey a Alfonso XII e inició La Restauración (1874-1902), un período
que aspiraba a “continuar la Historia de España” –en palabras de Cánovas del Castillo– con la superación de viejas rencillas y consecución de la concordia nacional
mediante una política pragmática de síntesis entre la tradición y la modernidad que
permitiría instalar a España en el consenso internacional. Este marco histórico es
esencial para comprender el enorme éxito de El Barberillo de Lavapiés, una zarzuela calificada como “política” por Barbieri y Larra en su correspondencia de trabajo y que,
probablemente, fue interpretada por gran parte del público como una parábola de
la crisis de la República. las opiniones políticas ocupan mucho espacio en la correspondencia personal de Barbieri contemporánea a la producción de la zarzuela. De
su correspondencia se deduce que Barbieri, al igual que el barbero Lamparilla no
cree en la redención por un Primer Ministro, pero así como el barbero compadece
al “pobre Carlos III” por tener malos ministros, Barbieri compadece por parecidos motivos a Alfonso XII. Obviamente, según el canon literario de la comedia,
la simplicidad de las soluciones políticas del barbero es semejante a su capacidad
analítica, pero dado que la visión de los ilustrados como unos traidores vendidos a
los intereses extranjeros y responsables de la decadencia española, fue la habitual en
los libros de texto de historia durante la Dictadura franquista, incluso en un libro
tan inteligente como la Historia de la Zarzuela y el Género Chico (1946) de Matilde Muñoz
se elogie El Barberillo de Lavapiés no tanto por sus obvios aciertos dramáticos y musicales
como por sus virtudes políticas y morales.
Los nuevos espectáculos musicales en un acto asumieron las fórmulas de la
opereta, aportando una enorme dosis de color local tanto en los libretos como
en la música y las coreografías. Los libretistas encontraron en la comedia española del siglo de oro –puesta de moda por la intelectualidad alemana– la fuente
de sus personajes populares, mientras que los compositores del género –al carecer de unas fuentes tradicionales– se vieron obligados a imitar a los compositores occidentales que habían inventado “música española exótica”: Beethoven, Weber, Glinka, Rimski-Korsakov, Liszt, Bizet, etc. Un ejemplo directo
de apropiación de una de estas obras “exóticas” es el de Gerónimo Giménez
(1852-1923) cuyo intermedio de La boda de Luis Alonso (Madrid: Teatro de la Zarzuela, 27 de enero de 1897) es una orquestación del Souvenirs d’Andalousie, caprice de
concert op. 22 (1851), para piano, del compositor norteamericano Louis Moreau
Gottschalk (1829-1869). Pero, sin duda alguna, si algún compositor del género
chico asumió los procedimientos técnicos de Gottschalk hasta individualizarlos
y, sobre todo, ponerlos al servicio de la más perfecta dramaturgia musical, ese
fue Federico Chueca (1846-1908) de quien Ana Ibarra cantará “El tango de la
Menegilda” de La Gran Vía (Madrid: Teatro Felipe, 2 de julio de 1856), compuesta en colaboración con Joaquín “Quinito” Valverde (1875-1918).
A pesar de las apariencias superficiales, en gran parte por tradiciones inventadas en los últimos setenta años, la zarzuela es un género muy cosmopolita que se
adaptó ágilmente a las modas occidentales, tanto europeas como latinoamericanas
y norteamericanas, ya desde de la década de 1880. Un caso interesante es el de las
obras emparentadas con la Commedia dell’Arte, Pierrot, o los payasos tristes que
tanto centraron la atención artística en la época del cambio de siglo y años anteriores a la I Guerra Mundial, y cuyo canon es sin duda el personaje cinematográfico de
Charlot. La zarzuela paradigmática del género es Las golondrinas (1914) de Usandizaga,
y en escasas ocasiones se ha reparado en que La Revoltosa (Madrid: Teatro Apolo, 25
de noviembre de 1897) de Ruperto Chapí (1851-1909) bien podría subtitularse La
corrala de Pierrot y Colombina. La trama esquemática y los personajes guiñolescos de La
Revoltosa están tomados de la commedia dell’arte. La historia de amor y celos primarios
tiene como trasfondo una sucesión de farsas basadas en supuestos momentos de la
vida cotidiana del patio de vecinos en el cual varias esposas urden una clásica burla
para escarmentar a sus casquivanos maridos. En cualquier caso, la común pretensión de que La Revoltosa es un retrato de la vida cotidiana de un barrio popular madrileño no parece muy consistente. Por ejemplo, los nombres de algunos personajes
secundarios como Atenodoro, Tiberio, Gorgonia, etc. Ciertamente esos nombres
existen en el santoral romano y existía la costumbre de bautizar a los niños con el
nombre de uno de los santos del día, pero que coincidan en un patio de vecinos un
famoso escultor griego, un cruel –pero muy edificante– emperador romano y unos
horribles monstruos míticos es, como mínimo, sorprendente (a menos que sea un
sofisticado homenaje al teatro donde se estrenó La Revoltosa: el Teatro Apolo). También de Chapí escucharemos números de El Rey que Rabió (Teatro de la Zarzuela: 20
de abril de 1891) y de El Barquillero (Madrid: Teatro Eldorado, 21 de julio de 1900).
La progresiva aparición de mejoras técnicas de las salas teatrales, muy especialmente la electrificación, induce un retorno a las fórmulas de gran espectáculo y a las
obras en varios actos con temas de comedia urbana de alta sociedad, enredos amorosos y dramas rurales en los que se especializan algunos de los compositores que
hoy escucharemos. Las obras maestras de la comedia aristocrática son Doña Francisquita
(Madrid: Teatro Apolo, 17 de octubre de 1923) de Amadeo Vives (1871-1932) y
Luisa Fernanda (Madrid: Teatro Calderón, 26 de marzo de 1932) de Federico Moreno Torroba (1891-1982), autor también del sórdido drama La Chulapona (Madrid:
Teatro Calderón, 31 de Marzo de 1934).
Los dos grandes herederos de la tradición del teatro musical popular en la
época final de la zarzuela son José Serrano (1873-1941) y Jacinto Guerrero (18951951). Matilde Muñoz escribió que las zarzuelas de Serrano poseían una “forma y
construcción melódica perfecta” como lo atestiguan las romanzas y dúos que hoy
escucharemos de Los claveles (Madrid: Teatro Fontalba, 6 de abril de 1929) y La Dolorosa (Valencia: Teatro Apolo, 23 de mayo de 1930). Guerrero estaba tan seguro
del éxito de sus coros que en alguno de sus estrenos hacía descender telones con
las letras para que el público pudiese cantarlos como se hace en los actuales karaokes, odiado por muchos colegas celosos y críticos despectivos en vida e incluso
actualmente, los intérpretes y el público siguen adorando la hermosa simplicidad
de piezas como “Mujer de los negros ojos” de El huésped del sevillano (Madrid: Teatro
Apolo, 3 de diciembre de 1926) o “Flor roja” de Los gavilanes (Teatro de La Zarzuela:
7 de julio de 1923).
© 2013 Xoán M Carreira
Jacinto Guerrero
Los gavilanes
Flor roja (Romanza de Gustavo)
¡Flor roja,
como los labios de mi zagala!
¡Flor bella,
que yo he cortado para mi amada!
¡Un beso
pone mi boca con toda el alma!
¡De amores
esta flor sea la más preciada!
Lleva tú, linda flor,
lleva el beso a mi amor,
y que bese también con pasión.
Nuestros besos unirá
esta flor.
Nunca pude soñar
una gloria mayor
si ella llega a besar
donde yo, con apasionado amor.
¡Es ella mi ilusión y ella es mi fe!
¡Flor roja,
como la sangre que hay en mis venas!
¡Mi sangre,
por sus amores con gusto diera!
¡Flor mía,
dile a mi amada qu e mis pasiones,
de fijo
no se marchitan, como estas flores!
De amores
esta flor sea la más preciada.
Francisco Asenjo Barbieri
El barberillo de Lavapiés
Como nací en la calle de La Paloma… (Canción de
Paloma)
Como nací en la calle de la Paloma,
ese nombre me dieron de niña en
broma.
Y como vuelo alegre de calle en calle,
el nombre de Paloma siguen hoy
dándome.
Aunque no tengo el cuello tornasolado,
siempre está mi cabello limpio y rizado.
Y aunque mi pobre cuerpo no tiene
pluma,
siempre está fresco y blanco como la
espuma.
En lo limpita Paloma soy,
y salto y brinco por donde voy,
y a mi nombre de Paloma siempre fiel,
ni tengo garras, ni tengo garras,
ni tengo garras,ni tengo hiel.
Como está mi ventana cerca del cielo,
y por él las palomas tienden el vuelo,
cuando veo en mis vidrios que el alba
asoma,
tender quisiera el vuelo cual las
palomas.
Pero al ver que las venden en el
mercado,
y que las pobres mueren en estofado,
digo mitad en serio mitad en broma,
“hay sus inconvenientes en ser paloma.”
En lo que arrullo Paloma soy,
que siempre canto por donde voy;
y a mi nombre de Paloma siempre fiel,
busco un palomo, busco un palomo,
busco un palomo, ¿quién será él?
Amadeo Vives
Doña Francisquita
¡Escúchame!
(Dúo de Fernando y Aurora)
Aurora
¡Escúchame!
Fernando
No puedo escucharte;
calla, déjame.
Aurora
¡Ah!
Escucha, Fernando,
no vayas con ella,
que si me abandonas,
¡qué va a ser de mí!
Fernando
¡No me grites así!
Aurora
Lo que he de decirte
se dice muy bajo;
lo siento en el fondo
de mi corazón.
Fernando
¡Gentil canción!
Aurora
Bien sabes tú
que tengo el alma
por tu querer
atormentada.
Fernando
No te reirás
de que lo dude.
Aurora
¡Lo juro yo
por estas cruces!
Fernando
Por ti, mujer,
no he de sufrir,
ni he de volver
a padecer
por tu querer.
No sé fingir,
no puede ser.
Aurora
No sé si tú me quieres.
Fernando
¡Bah!
Aurora
Tampoco sé
si tú me olvidas.
Fernando
¿Yo?
Aurora
Lo que yo sé es que vivo
cuando tú me miras.
Y en cambio muero,
si tú no quieres verme…
¡Ay, con lo que yo te quiero!
Fernando
¡Bien sabes tú
que te quería
con el afán
de hacerte mía!
Aurora
Fernando, ven,
que todavía
seré tu amor
y tu alegría.
¡Si estoy leyendo en tus ojos
que tu vereda es la mía!
Fernando
No puede ser;
aquel amor mío murió
y siento el ansia
de otro querer.
Aurora
¡No!
Escucha, mi bien;
tú no debes tratar a tu nena,
¡mi vida!,
con ese desdén.
No digas que no:
tú no puedes querer a ninguna,
¡mi vida!,
queriéndote yo.
Te quiero besar…
y mis ojos, temblando en los tuyos,
¡mi vida!,
se quieren mirar.
Fernando
No sigas, Aurora.
¡Te acuerdas ahora
de hacerme dichoso!
Aurora
¡Ven, celoso!
Fernando
¡No lo creas!
Aurora
Pues, entonces,
¿por qué me aperreas?
Fernando
Me gustas, mujer,
cuando pliegas los labios y dices,
«¡mi vida!»,
fingiendo un querer.
¡Qué hermosa que estás!
Ya comprendo
por qué a tantos hombres,
¡mi vida!,
los llevas detrás.
Cuando tantos sedientos,
por ti beben los vientos,
no se diga que estás
penando por otro
que es uno más.
Aurora
Te quieres burlar,
mal hombre, de mí.
Te juro que sí
te vas a acordar.
Porque a la Aurora Beltrán
no la puede morder
ningún alacrán.
Fernando
Me dices a mí
que es burla el desdén.
Tú sabes muy bien
de quién lo aprendí.
Y de Fernando Soler
no se puede reír
ninguna mujer.
Ruperto Chapí
El barquillero
Cuando está tan hondo
(Romanza de Socorro)
Cuando está tan hondo,
¿quién mata el querer?
¡Para él! ¡Ay!
¡Ya lo creo que estoy para él!
Cuando el amor se apodera
del alma de una mujer,
no hay poder que lo eche fuera,
que es muy grande su poder.
¿Cómo he de olvidarle
si vivo por él?
¡Si no hay fuerza bastante en el mundo
que tuerza el querer!
Quiero que me vuelva loca
con su labia, el picarón,
diciéndome, así, bajito,
con todo su corazón:
“¡Ojitos de cielo!
¡Carita de gloria!
¡Ramito de flores!
¡Boquita de miel!
Dame el calorcito
de tu cuerpecito.
¡Por Dios, que me muero
de frío sin él!”
¿Cómo he de olvidarle
si le llevo aquí?
¡Si aún le escucho llorando en mi reja
cantándome así!
Un corazón sin amores
es una flor sin aroma,
una noche sin estrellas,
un arbolito sin hojas.
¡Quiéreme, chiquillo!
¡Quiéreme, por Dios!
¡Que tengamos perfumes y estrellas
y hojitas los dos!
Cuando está tan hondo,
¿quién mata el querer?
¡Para él! ¡Ay! ¡Ya lo creo
que estoy para él!
José Serrano
La Dolorosa
La roca fría del Calvario (Relato de Rafael)
La roca fría del Calvario
se oculta en negra nube.
Por un sendero solitario
la Virgen Madre sube.
Camina,
y es su cara morena
flor de azucena
que ha perdido el color.
Y en su pecho, lacerado,
se han clavado
las espinas del dolor.
Su cuerpo vacilante
se dobla al peso de la pena;
pero sigue adelante.
Camina,
y sus labios de hielo
besan el suelo,
donde brota una flor
en cada gota de sangre
derramada
por Jesús el Redentor.
Sombra peregrina,
emblema del amor hecho luz,
camina,
camina ligera
que el Hijo la espera
muerto en la Cruz.
¡Mujer y Madre!
De todo lo del mundo,
lo más sagrado.
Desde una loma del sendero,
la Virgen, caminante,
ve la silueta del madero
y al Hijo agonizante.
Y llora
Su callado tormento
con un lamento
que no puede vencer.
Es el grito desgarrado
arrancado
a su carne de mujer.
Divina estrella,
sobre la huella
del humano dolor,
triste camina, camina lloro
sala Madre Dolorosa
del Redentor.
Rafael
La impiedad de la gente,
la vida te hará en mil pedazos.
Dolores
Con mi hijo en los brazos
moriré.
Rafael
Ten piedad, Señor,
para la infeliz.
Con mi amor en otro tiempo
pudo ser feliz.
Pero ¿a qué soñar,
si aquel amor no puede ser?
Alma mía, tu ilusión no ha de volver.
José Serrano
La Dolorosa
Déjame besar tu mano generosa
(Dúo de Dolores y Rafael)
Dolores
¡Pobre Rafael!
sufres aún por mí,
sin pensar que mis locuras
le han traído aquí.
Dolores
¡Rafael! ¡Rafael!
Déjame besar tu mano generosa,
que a tus pies llore mi dolor.
Los dos
Calla, corazón,
ya que feliz no puedes ser.
Alma mía, tu ilusión no ha de volver.
Rafael
Levanta del suelo, pobre Dolorosa,
y ten valor.
¡Cuántas horas de pena
tendrás en tu largo camino!
Rafael
Dolores, no sufras.
Dolores
Lo quiere el destino,
y sufriré.
Rafael
Mi dolor no te importe.
Pensemos tan sólo en tu suerte.
Dolores
Tu pena me llena de pesar.
Dolores
Soy madre y soy fuerte,
y sé luchar.
Rafael
¿Por qué no vas al hombre
que ayer te quiso
con tu aflicción?
Y, si es preciso,
pides perdón.
Dolores
¡Jamás! ¡Jamás! ¡
Maldito
el cobarde que manchó mi frente
y niega y miente
si le recuerdan su delito!
¡Maldito sea! ¡Maldito sea!
Antes mendigar sin honra y nombre
que unirme a un hombre
de tal ralea.
Maldito
el canalla que, cruel y avaro,
le niega amparo,
cariño y pan a ese angelito!
Dolores
Adiós, Rafael
Rafael
Adiós.
Alma mía, nunca más has de volver.
José Serrano
Los claveles
¿Qué te importa que no venga?
(Romanza de Rosa)
¿Qué te importa que no venga?
me aconseja el pensamiento.
Y aunque no quiero escuchar
lo que dice la razón,
no me deja el corazón marchar.
Si no sé por qué lo espero
si es tan solo por reírme,
como no me puedo ir
¿y por qué en vez de reír
pienso que voy a morirme?
Dolores
Ya no tengo la esperanza
de volverte a ver.
¿Quién me había de decir
que en el fuego de un querer
mi ventura había de morir?
¡Ay, Virgen santa, querida,
consuela tú mis dolores
o acabará con mi vida
el mal de mis amores!
Que amor nacido entre burlas
pronto se sabe vengar,
burlas y risas que hacen llorar.
Los dos
Basta de soñar.
Aquel amor no puede ser.
¡Maldito sea mi sino!
¡Maldita sea mi suerte!
¿Por qué te vi en mi camino
Rafael
¡Pobre Dolores!
¡Pobre mujer!
No sé qué hacer,
por que no llores.
y llegué a quererte?
¡Si pudiera yo tener,
corazón y voluntad
para al fin poderte aborrecer!
Gerónimo Giménez
El huésped del sevillano
Mujer de los ojos negros
(Romanza de Juan Luis)
Mujer de los negros ojos,
la de la trenza morena.
Mujer de los labios rojos
como la flor del amor.
Mujer de perfil gitano,
que tiene sangre agarena ...
¡Mujer de cuerpo pagano,
eres llama, verso y flor!
Raquel, tras de ese muro prisionera,
mi amor de tu prisión viene a librarte.
¡Mujer, el que te dio su vida entera,
morir sabrá por ti para salvarte!
Federico Moreno Torroba
Luisa Fernanda
Cállate, corazón (Dúo final de Luisa
Fernanda y Javier Moreno)
Luisa Fernanda
¡Cállate corazón!
¡Duérmete y calla!
No debe retoñar
la hierba mala.
¡Ay, que tendrá el amor
de venenoso,
que cuando más cruel
es más sabroso!
Duérmete y calla;
que no retoñe más la hierba mala.
Javier
¡Dichoso el que en su camino
de duelos y pesares escucha una voz
amiga que alegra sus soledades!
¡Felices los desterrados
que encuentran en su destierro
para el dolor de una ausencia
el bálsamo de un recuerdo!
Luisa Fernanda
Calla, por Dios, Javier,
no me atormentes.
Vete, por caridad;
déjame y vete.
Javier
Vengo a decirte ¡adiós!
Ya es para siempre.
Luisa Fernanda
Nunca ya te veré.
¡Dios me consuele!
Javier
Con la esperanza voy,
de que aún me quieres.
Luisa Fernanda
Contra mi voluntad,
te quise siempre;
Cuando fuiste ilustre,
cuando no eras nadie,
cuando me quisiste,
¡cuando me olvidaste!
Javier
¡Subir, subir
y luego caer,
la fortuna alcanzar
y volverla a perder!...
Luisa Fernanda
¡Amar, amar,
sin dejar de creer,
y venir el amor,
cuando no puede ser!...
Javier
¡Subir, subir
y luego caer!...
Luisa Fernanda
¡Y venir el amor
cuando no puede ser!...
Federico Moreno Torroba
La Chulapona
Tienes razón amigo
(Nocturno y Romanza de José María)
Tienes razón, amigo.
Paece mentira
que un corazón no sepa
por qué suspira.
Cuando un querer desvela,
no aduerme el opio.
Donde hay amor ajeno,
no manda el propio.
Y no hay orgullo
que amortigüe el aroma
que aquel capullo.
¡Ay...!
Noche madrileña
con olor de albahaca,
noche de cantares
que en el aire alegran
y en mi pecho abrasan...
Noche de mi barrio,
llena de suspiros:
¡cuántas otras noches
suspiré a la vera
del cariño mío!
¡Ay...!
Bien dice quien me dijo
que ese jaleo
es como la sonrisa
del fariseo.
Dentro de mis entrañas
las palmas suenan
y no sé lo que tienen
que a mí me apenan.
Pero es lo cierto
que parecen campanas
tocando a muerto.
¡Ay...!
¿Qué es lo que a mí se me fue,
que lo busco, y no lo encuentro
porque buscarlo no sé!
¡Ay...! ¡Ay...!
Federico Chueca y Joaquín Valverde
La Gran Vía
Pobre chica (Tango de La Menegilda)
¡Pobre chica, la que tiene que servir!
Más valiera que se llegase a morir;
porque si es que no sabe por las
mañanas brujulear,
aunque mil años viva,
su paradero es el hospital.
Cuando yo vine aquí
lo primero que al pelo aprendí,
fue a fregar, a barrer,
a guisar, a planchar y a coser;
pero viendo que estas cosas
no me hacían prosperar,
consulté con mi conciencia
y al punto me dijo “Aprende a sisar.”
“Aprende a sisar, aprende a sisar.”
Salí tan mañosa, que al cabo de un año
tenía seis trajes de seda y satén.
A nada que ustedes discurran un poco,
ya saben o al menos,
ya se han figurao
de dónde saldría
para ello el parné.
corresponder,
pues pensando en las cuentas
y en el dinero,
no hace caso al saludo
de una mujer.
Yo iba sola por la mañana a comprar
y me daban seis duros para pagar:
y de sesenta reales gastaba treinta,
o un poco más,
y lo que me sobraba me lo guardaba un
melitar.
Yo no sé como fue
que un domingo después de comer.
Yo no sé que pasó,
que mi ama a la calle me echó;
pero al darme el señorito
la cartilla y el parné
me decía por lo bajo:
“Te espero en tal parte tomando café.”
“Tomando café, tomando café.”
Después de este lance serví a un
boticario,
serví a una señora que estaba muy mal;
me vine a esa casa y aquí estoy al pelo,
pues sirvo a un abuelo
que el pobre está lelo
y yo soy el ama,
y punto final.
Fernando
Yo he debido estar ciego
Rosa hechicera,
cuando no me he quemado
con su mirar,
pues sus ojos ladrones
son dos hogueras.
José Serrano
Los claveles
Tenga muy buenas tardes, señor cajero
(Dúo de Rosa y Fernando)
Rosa
Tenga muy buenas tardes,
señor cajero,
y conteste si quiere
Rosa
Mire usté que no vale
desagerar,
pues no son cosas de maravilla
ni son carbones para quemar.
Fernando
Pues yo le juro
que muy adentro
me han abrasao
con su mirar.
Rosa
Todo eso es labia
tan solamente,
que muy prontito
lo va olvidar.
Fernando
Cuando un hombre de bien,
dice como yo su sentir,
no es justo el desdén
no es noble el reír;
que esa risa es quizá,
un poco de amargura
que en su pecho está
empezando a herir.
Solo en la apariencia
no debe fiar,
que hasta la experiencia
se suele engañar.
Rosa
No he pedido nunca consejo
puesto que no hay nada entre los dos.
Fernando
Con su orgullo la dejo,
perdone ... y adiós.
Rosa
Yo les prometo a todos
que me las paga;
se lo juro por éstas.
ana
ibarra
mezzosoprano
Desde su debut operístico como Donna Elvira en Don Giovanni, Ana Ibarra
ha desarrollado una intensa carrera a nivel internacional, colaborando
habitualmente con el Gran Teatro del Liceo de Barcelona y el Teatro
Real de Madrid, así como con Canadian Opera Company, La Monnaie
de Bruselas, English National Opera, Teatro Colón de Buenos Aires,
Vlaamse Opera, Wielki Theater, Opera de Oviedo, Maestranza de Sevilla,
entre otros.
Durante su trayectoria profesional ha recibido numerosos premios
y reconocimientos. Además de haber sido galardonada con el Premio
Ópera Actual, junto a Plácido Domingo, ha recibido el Grammy Award
por la grabación de la ópera Falstaff.
Ha trabajado bajo la dirección de maestros de fama internacional como
Sir Colin Davis, Marc Minkowski, Kazusi Ono, Yannick Nezet-Seguin,
Jesús López Cobos, Edward Gardner, Josep Pons, Pablo González, Franz
Paul Decker, Víctor Pablo Pérez, Bertrand de Billy, Miquel Ortega, José
Miguel Pérez Sierra, Philippe Entremont, Josep Caballé, Paul Goodwin o
Jeremie Rhorer, entre muchos otros. Combina sus actuaciones operísticas con conciertos y recitales habiendo actuado en prestigiosas salas como
el Barbican Center de Londres, Konzerthaus en Viena o la Tonhalle de
Zurich.
Su repertorio ha ido ampliándose y evolucionando durante toda su
carrera, centrando actualmente su actividad en los tradicionales roles
protagonistas de mezzosoprano como Carmen, Dalila (Samson et Dalila), Orfeo (Orfeo ed Euridice), Charlotte (Werther); grandes papeles que escribió Verdi
para esta voz como Amneris (Aida) o Azucena (Il Trovatore), o los principales
personajes que se han escrito a lo largo del siglo xx por Stravinsky, Bartok
o Falla.
Ha grabado para importantes sellos como Deutsche Grammophon,
Opus Arte, BBC, LSO, Dynamic, Naxos. Entre sus grabaciones discográficas destaca la versión completa de la ópera Falstaff dirigida por Sir Colin
Davis y la London Symphony Orchestra, que obtuvo el Premio Grammy
y La Conquista de Granada, de Emilio Arrieta, grabación en el Teatro Real de
Madrid bajo la batuta de Jesús López Cobos.
Entre sus recientes y futuros compromisos destaca su colaboración con
La Fura dels Baus junto a la orquesta Bandart interpretando el role de Orfeo (Orfeo ed Euridice); Su debut en la ABAO con Preziosilla (La Forza del Destino); Carmen en la producción de Calixto Bieito; o su participación junto
al gran tenor Josep Carreras en el estreno mundial de la opera El Juez.
alejandro
roy
tenor
Nacido en Gijón, ha realizado los estudios de canto y piano en su ciudad natal,
perfeccionando su técnica en Florencia con Fedora Barbieri.
Ha obtenido el segundo premio del X Concurso internacional de canto,
organizado por la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero de Madrid.
Debuta en el teatro de la Zarzuela con Lafilledurégiment, teatro donde seguidamente
cantó Los Gavilanes, Jugar con fuego y El barberillo de Lavapiés.
Ha sido dirigido musicalmente por Peter Maag, A. Zedda, A. Leaper, García
Asensio, A. Ros Marbá, García Navarro, Maximiliano Valdés, Miguel Ortega,
Stefano Ranzani, Paolo Arrivabeni, Pinchas Steinberg, José Miguel Pérez Sierra,
Renato Palumbo, Michele Mariotti, Yves Abel, etc. y escenicamente por Emilio
Sagi, Massimo Gasparon, Denis Krief, Luis Olmo, etc.
Ha cantado Carmen en Bilbao, Maggio Musicale Fiorentino y Arena de Verona;
Tosca en Treviso, Pordenone, Jesi (Italia), Arena de Verona, Petruzzelli de Bari,
Campoamor de Oviedo y Trieste; El rey que rabió en el Teatro de la Zarzuela de
Madrid, Baluarte de Pamplona y Gran Teatro de Cordoba; Don Carlo en Split,
Croacia; Turandot en el Teatro San Carlo de Nápoles; Le Villi en Palma de Mallorca;
La Traviata en el Arena Sferisterio de Macerata y Cagliari; La Bohème en el Teatre
Principal de Palma de Mallorca y Teatro Filarmonico de Verona; Lucrezia Borgia en
Varsovia; Beatrice di Tenda en el Teatro Bellini de Catania; Macbeth en Malaga, Oviedo
y en el Festival de Savonlina, Giovanna d’Arco en Bilbao.
Ha sido protagonista del primer bis de la historia del Teatro de la Zarzuela con
Alma de Dios.
José Miguel
Pérez Sierra
Director
Este madrileño es uno de los directores más importantes de su generación.
Iniciado en la música por su hermana mayor Lourdes Pérez-Sierra, estudia
piano con José Ferrándiz y Francisco Roig, y virtuosismo y fenomenología
musical con José Cruzado, titulándose a los 16 años.
De la mano de Giancarlo del Monaco, conoce a Gabriele Ferro,
siendo su asistente en teatros como el San Carlo de Nápoles, el Massimo
de Palermo o el Real de Madrid. Asiste a masterclasses de Gianluigi
Gelmetti (Accademia Chigiana de Siena) y Colin Metters, docente de la
Royal Academy de Londres. Ha asistido también a Alberto Zedda, siendo
su adjunto en la dirección del Centro de Perfeccionamiento Plácido
Domingo del Palau de les Arts de Valencia (2009-2010).
Debuta en 2005 dirigiendo la Orquesta Sinfónica de Galicia, y en
2006 realiza su debut internacional con Il Viaggio a Reims en el Rossini Opera
Festival de Pesaro con la Orquesta del Teatro Comunale de Bologna,
siendo en ese momento el director más joven de la historia del Festival y
cosechando un éxito unánime de público y crítica. En 2011 vuelve al ROF
para dirigir La Scala di Seta.
Desde entonces ha dirigido en los escenarios y con las orquestas más
importantes de España, Italia, Alemania, República Checa, Francia,
Portugal, Georgia y Uruguay, un extenso repertorio sinfónico y lírico
que abarca del barroco a la música contemporánea, del belcanto italiano
a Wagner. Cabe destacar su intensa colaboración con la ABAO, donde ha
dirigido en 2012 L’Elisir d’Amore y en 2013 Maria Stuarda, y con la Sinfónica
de Euskadi y el Orfeón Donostiarra, con los que realiza una gira en 2013
con el Stabat Mater de Rossini. Es frecuente su presencia en el Palau de les
Arts, donde desde 2009 ha dirigido El Rey que Rabió de Chapí, La Scala di
Seta de Rossini, El Duo de la Africana de F. Caballero y varios conciertos; de
gran importancia su colaboración con la Oviedo Filarmonía en el Teatro
Campoamor de Oviedo, donde ha dirigido L’elisir d’Amore y varios títulos
de Zarzuela, además de conciertos sinfónicos en el Auditorio Principe
de Asturias, y con el Teatro de la Zarzuela, más de 80 funciones entre
2007 y 2012, y la ORCAM, a la que dirige la 4ª Sinfonía de Mahler en
el Auditorio Nacional, con motivo del centenario del compositor (2011).
Son destacables también sus actuaciones en los teatros y auditorios más
importantes de España, al frente de las Orquestas Sinfónicas de Madrid,
Tenerife, Castilla y León, Navarra, Córdoba y Baleares, la ORTVE, la
Filarmónica de Gran Canaria, Orquesta Clásica de España, la Filarmónica
de Montevideo, la Sinfónica de Tbilisi, los Virtuosi Brunensis (Chequia)
y la Orquesta do Norte en el Festival de Óbidos, Portugal.
En marzo de 2013 tuvo gran repercusión el clamoroso éxito obtenido
al realizar su debut en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona, dirigiendo
Madama Butterfly a Roberto Alagna y Hui He. En julio de 2013 cosecha el
reconocimiento de la crítica alemana tras dirigir Ricciardo e Zoraide de Rossini
en el Festival de Wildbad, grabando también dicha ópera para el sello
Naxos. El pasado septiembre debuta en Francia dirigiendo La Cenerentola
en la Ópera de Metz, y recientemente dirige Il Trovatore en el Baluarte de
Pamplona para AGAO.
Entre sus futuros compromisos destacan I Puritani en Bilbao para la
ABAO y en Santiago de Chile, su debut en el Teatro Verdi de Trieste con
L’Occasione fa il ladro de Rossini, dos giras con la Sinfónica de Euskadi, y
varios conciertos sinfónicos con la Robert Schumann Philharmonie, la
ORTVE, la Orquesta Sinfónica de Musikene…
ORquesta
sinfónica de
castilla y
león
jesús lópez cobos
director emérito
Vasily Petrenko
principal director
invitado
jaime martín
principal director
invitado
© Nacho Carretero
La Orquesta Sinfónica de Castilla y León ha cumplido ventidos años años situándose como una de las mejores y más dinámicas agrupaciones españolas gracias a
su calidad, a la amplitud de su heterogéneo repertorio y a la incesante actividad
desplegada en su sede estable del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid y
por todo el territorio nacional.
Creada en 1991 por la Junta de Castilla y León, la OSCyL tiene como su primer director titular a Max Bragado-Darman. Tras este periodo inicial, Alejandro
Posada asume la titularidad de la dirección durante siete años hasta la llegada de
Lionel Bringuer, quien ha permanecido al frente de la formación orquestal hasta
junio de 2012.
Durante estos veintidós años de trayectoria, la OSCyL ha llevado a cabo importantes estrenos y ha realizado diversas grabaciones discográficas para Deutsche
Grammophon, Bis, Naxos, Tritó o Verso entre otras, con obras de compositores
como Joaquín Rodrigo, Dmitri Shostakovich, Joaquín Turina, Tomás Bretón,
Osvaldo Golijov o Alberto Ginastera. Además, la OSCyL ha llevado a cabo una
intensa actividad artística en el extranjero, con giras por Europa y America, que
le han permitido actuar en salas tan destacadas como el Carnegie Hall de Nueva
York.
A lo largo de estas dos décadas, la OSCyL ha ofrecido centenares de conciertos
junto a una larga lista de directores y solistas, entre los que destacan los maestros Semyon Bychkov, Rafael Fruhbeck de Burgos, Jesús López Cobos, Marc Minkowski,
Gianandrea Noseda, Josep Pons o David Afkham, los cantantes Teresa Berganza,
Barbara Bonney, Juan Diego Flórez, Magdalena Kozena, Renée Fleming o Angela Gheorghiu, e instrumentistas como Daniel Barenboim, Alicia de Larrocha,
Joaquín Achúcarro, Katia y Marielle Labèque, Maria João Pires, Viktoria Mullova,
Gidon Kremer, Gil Shaham, Natalia Gutman, Misha Maisky o Hilary Hahn entre
muchos otros.
Algunos de los compromisos para la presente temporada 2013/2014 incluyen
actuaciones con los maestros Semyon Bychkov, Eliahu Inbal, Nathalie Stutzmann
o Josep Caballé-Doménech y solistas como Emmanuel Pahud, Javier Perianes,
Iván Martín, Alexander Vinogradov o Pablo Sáinz Villegas. Además ofrecerá el estreno de tres obras de encargo a los compositores Jesús Legido, Albert Guinovart
y David del Puerto. El maestro zamorano Jesús López Cobos es el nuevo Director
Emérito mientras que Jaime Martín se une a Vasily Petrenko en el papel de Principal Director Invitado.
Uno de los principales objetivos de la OSCyL es la difusión del repertorio
sinfónico en el sentido más amplio de la palabra, así como la creación de nuevos
públicos. En este sentido es importante reseñar la alta implicación de la orquesta
en las numerosas iniciativas sociales y educativas que el Centro Cultural Miguel
Delibes está llevando a cabo.
Desde el año 2007, la OSCyL tiene su sede estable en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, obra del arquitecto Ricardo Bofill.
www.auditoriomigueldelibes.com
www.facebook.com/auditoriomigueldelibes
www.auditoriomigueldelibes.com
Av. Monasterio Ntra. Sra. de Prado, 2
47015 Valladolid
T 983 385 604
Fly UP