...

HUMANOS ADENTRO Y AFUERA Retratos de una vida entre muros

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

HUMANOS ADENTRO Y AFUERA Retratos de una vida entre muros
HUMANOS ADENTRO Y AFUERA
Retratos de una vida entre muros
Adentro y afuera
Adentro y afuera
HUMANOS ADENTRO Y AFUERA
Retratos de una vida entre muros
seguimos siendo humanos
Por eso trabajamos desde hace un siglo para
que las condiciones de detención en las
prisiones del mundo sean dignas para las
personas privadas de libertad.
Un siglo de acción
humanitaria en detención
En 1915, poco después del comienzo de la Primera Guerra
Mundial, el CICR empezó a visitar regularmente a las personas
privadas de libertad. Hoy en día, nuestros delegados monitorean
la situación de alrededor de 800.000 detenidos al año en el
mundo. Unos 81.000, que corresponden al 72% de la población
carcelaria, son visitados en 25 prisiones de Colombia.
En Colombia, el CICR se enfoca tanto en seguimientos
individuales como en la situación de la población carcelaria
en general. En 2014, elevamos de manera confidencial unas
80 intervenciones orales y escritas ante las autoridades para
recomendar mejoras.
Las visitas tienen como objetivo velar por que las personas
privadas de libertad reciban un trato digno y trabajar con
las autoridades para prevenir los abusos y mejorar las
condiciones de detención.
4
No solo los detenidos en relación con los conflictos armados
se benefician de la acción humanitaria del CICR. En otras
situaciones de violencia, como las conmociones sociales y los
disturbios interiores, también son visitados.
Son ya 100 años de trabajo en el mundo y todavía hay mucho
por hacer.
Nicolás (adentro), guardia penitenciario desde el 5 de abril de 2000
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Ver historia en la página 28
5
Humanos adentro y afuera
Retratos de una vida entre muros
“En la cárcel, pintando los rostros de los detenidos, me di cuenta
de lo sutil que es la línea que separa el adentro y el afuera, de lo
común que tenemos como seres humanos”. Con estas palabras, el
artista Benjamin Betsalel resumía su colaboración en la campaña
Humanos adentro y afuera, de la delegación en Colombia del
Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
Gena Steffens
6
Sobre el artista
Por donde quiera que vaya, Benjamin M. Betsalel hace retratos,
pinturas abstractas y escritos acerca de las personas que
conoce. Entre 2014 y 2015, Betsalel ha trabajado en un estudio
en Florencia (Caquetá) y desde allí ha recorrido Colombia.
Betsalel estudió dibujo y pintura en el Instituto de Arte y
Diseño de Savannah (Estados Unidos), pintura a base de agua
y grabado en la Universidad de Chester (UK) e investigación
en la universidad de Carolina del Norte-Asheville (EEUU).
Betsalel ha ganado varios premios por su trabajo y ha
exhibido en Estados Unidos, Europa, África y Sudamérica.
Poner rostro a las historias, deseos y esperanzas de las personas
privadas de libertad en las prisiones del país ha sido el objetivo de
esta campaña del CICR, con ocasión de los 100 años de visitas a
personas privadas de libertad alrededor del mundo (1915-2015).
En tres centros de detención, 83 hombres y mujeres detenidos
participaron en talleres de autorretrato con Betsalel.
El artista creó una serie de retratos de personas privadas de
libertad que reciben las visitas del CICR, sus familiares y un guardia
penitenciario. Los retratos se muestran en este catálogo en orden
de realización. La obra es una ventana hacia las vidas de las
personas encarceladas y explora el efecto que el encarcelamiento
tiene sobre sus familiares.
Cada sujeto es representado por tres elementos: un retrato, un
objeto que considere importante y una historia. El título de cada
obra incluye el nombre del detenido o su familiar y la fecha en que
comenzó para ellos la división entre adentro y afuera. Para proteger
su identidad, algunas fechas y nombres fueron cambiados.
Lo más importante de esta obra es su mensaje: que sea adentro o
afuera, el valor de la dignidad prevalece.
7
María, adentro desde el 14 de abril de 2014
Objeto: Libro Herramientas para defender a las mujeres de la violencia
dentro y fuera del conflicto armado. Páginas 79 a 87.
8
Soy una madre cabeza de familia. Por esta razón, me interesa
saber sobre los derechos de la mujer y sobre las víctimas. En
una zona roja estás atrapado en el medio: si hablas con el
uno, te tratan como informante; si hablas con el otro, te ven
como rebelde.
9
Hubo un atentado y fui acusada de dar información que
facilitó el ataque. Fui detenida y he estado adentro desde
este momento. Mi hijo menor ni siquiera sabe que estoy aquí.
Cuando hablamos por teléfono, trato de ser fuerte, aunque
casi no puedo hablar. Como mujer, esta situación es muy difícil.
María, adentro desde el 14 de abril de 2014
Carbón y acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
César, adentro desde 13 de enero de 2013
Objeto: fotografía del anillo de matrimonio
10
Después de construir una carrera por 15 años y una buena
reputación, cometí un error que me cambió la vida. Desde
que perdí mi libertad, me he mantenido ocupado a través
del estudio. A pesar de todo, ha sido una experiencia de
aprendizaje profunda, en varios niveles. Tengo una familia
maravillosa, que ha perdonado mi equivocación. Estoy muy
agradecido por su apoyo. Ha sido un proceso importante
para todos nosotros, uno que trato de llevar con dignidad.
11
Cuando salga me gustaría estudiar derecho y ayudar a
personas que estén enredadas en el sistema. Tengo los ojos
abiertos: he visto muchas cosas que deben cambiar, que
deben mejorar.
César, adentro desde el 13 de enero de 2013
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Vivian, adentro desde el 19 de febrero de 2015
Objeto: Chupo de bebé
12
Cuando era niña, mi mamá nunca estaba y me criaron mis
abuelos y mi tío. Cuando se murió mi abuelo, me mudé a otro
lugar. Escuché que un amigo mío había terminado preso y fui
a visitarlo. Nos enamoramos. Tuve una hija y después cometí el
error más grande de mi vida: él me convenció de entrar cosas a
la cárcel para él y me cogieron.
13
Ahora mi madre y su esposo viven cerca para cuidar a mi bebé.
Es muy difícil, porque solamente puedo verla una vez al mes.
No me imaginé que la niñez de mi hija sería así, como la mía,
sin su madre ni su padre. Pero está bien, yo sé que sus abuelos
le darán mucho amor, como mis abuelos me daban a mí.
Una cosa que he aprendido es que todos cometemos errores.
Me he dado cuenta de que mi hija también está pagando por
mi error. Mi situación afecta a muchas personas. Confrontar
eso ha sido difícil, pero este lugar te puede enseñar mucho
porque no tienes a tu familia. Adentro, uno tiene que aprender
a ver la vida de otra forma.
Vivian, adentro desde el 19 de febrero de 2015
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Juan, adentro desde el 20 de abril de 2013
Objeto: diploma
14
Yo me crie trabajando la tierra, pero mi historia es una de
caos. Hace muchos años pasé un tiempo en la cárcel. Era
extremadamente frustrante. La fiesta de quince de mi hija fue
ocho días después de que me detuvieron. Mi esposa me dejó.
Cuando alguien va a la cárcel, todos en su familia sufren. Es
una sentencia doble: una persona es castigada adentro; su
familia es castigada afuera.
15
Cuando me liberaron, empecé a construir mi vida de nuevo.
Conocí a una muchacha y me casé de nuevo. Aunque las
cosas iban bien, quería que la gente entendiera la realidad
del conflicto y cómo, muchas veces, uno es forzado a tomar
partido. Todos mis familiares han sido desplazados. Muchos
han terminado muertos. Mi hermano está desaparecido y,
ahora, yo estoy adentro de nuevo.
La energía de mi esposa es lo que me da esperanza. Eso, y mi
trabajo de representante de derechos humanos en mi patio.
La semana pasada recibí un diploma por mi trabajo. Me hace
sentir orgulloso. Solamente estudié hasta quinto de primaria,
pero la vida me ha enseñado muchas cosas.
Juan, adentro desde el 20 de abril 2013
Grafito y acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Luis, adentro desde el 24 de diciembre de 2007
Objeto: par viejo de zapatillas de fútbol
16
Yo jugaba fútbol profesional cuando era joven, pero tuve que
interrumpir mi carrera. Me diagnosticaron una forma rara de
cáncer de piel y estuve entrando y saliendo del hospital por
los siguientes 10 años. Tuve que luchar por sobrevivir y esa
experiencia me cambió la perspectiva.
17
Después de recuperarme, me fui a Estados Unidos a trabajar.
Abrí un negocio de productos para la salud y tuve unos años
muy buenos. Después, tuve problemas financieros y tuve
que volver a Colombia. Fui a pedir un préstamo pero me
rechazaron. Traté de salir adelante, pero de repente las cosas
empezaron a colapsar frenéticamente. Me encontré con un
amigo que prometió ayudarme si hacía algo por él. No pensé
con claridad y tomé una decisión terrible. Por eso estoy aquí.
Luis, adentro desde el 24 de diciembre de 2007
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Dorila, adentro desde el 13 de agosto de 2014
Objeto: zapatos de tacón
18
Vengo de una familia de ocho hermanos. Cuando era joven,
no tenía la capacidad económica para continuar con mi
educación. Años después, lo intenté de nuevo. Quería
ser trabajadora social, pero tuve que dejar la universidad
después de mi tercer semestre para que mi hija pudiera
seguir con sus estudios.
19
Mi novio y yo estábamos separándonos y yo estaba muy
enojada. Él quería terminar la relación y eso me dio muy duro.
No soy una persona agresiva, pero simplemente un día se me
salió el animal que llevaba dentro de mí. La gente casi no cree
que yo pude haber hecho algo así.
Ya no estoy enojada: el pasado es el pasado. La lección para
mí es pensar antes de actuar. Nunca repetiré el mismo error.
Le pido a Dios una nueva oportunidad de vida afuera. Espero
poder entrar un día a algún lugar, bien vestida, y volver a captar
las miradas como antes.
Dorila, adentro desde el 13 de agosto de 2014
Carbón y acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Bibiana, esposa de Juan, adentro desde el 20 de abril de 2013
Objeto: estetoscopio
20
Juan y yo nos conocimos hace seis años. Él estaba vendiendo su
negocio y yo trabajaba para el dueño nuevo. Nos hicimos amigos,
hablando y compartiendo muchas cosas. Estaba terminando mis
estudios de enfermería en esa época y los dos teníamos pareja.
Mi novio de entonces era abusivo y Juan me apoyó durante esa
época difícil. Él también estaba en una relación malsana y varios
meses después de que terminó nos vimos de nuevo. Me dijo
que estaba interesado en mí, pero por la diferencia de edad yo
pensaba que deberíamos ser solo amigos.
21
Me tomé un tiempo para pensar. Me di cuenta de que él es
una muy buena persona y decidí darle una oportunidad.
Después de un año más o menos, nos casamos. Vivimos
juntos por tres años antes de que lo detuvieran. Aunque la
situación es difícil, jamás me he arrepentido de mi decisión.
Jamás he dejado de creer en él.
Bibiana, esposa de Juan, adentro desde el 20 de abril de 2013
Carbón y acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Edwin, adentro desde el 28 de junio de 2014
Objeto: máquina de cortar pelo y tijeras
22
Para mí, estar aquí adentro es una situación especialmente
mala, porque ya no puedo ayudar a mi familia. Deseo verlos
con más frecuencia, pero entiendo las razones por las que no
pueden venir. Lo más importante es que tengan para comer.
23
Me gusta el arte, estudiar, hacer cosas con mis manos. Soy
barbero, como mi padre y dos de mis hermanos. Dentro de la
cárcel, corto pelo todos los días excepto el domingo, que es
el día de visita. Mi sueño es algún día abrir una barbería con
mi familia para tener un lugar propio.
Edwin, adentro desde el 28 de junio de 2014
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Nathalie, hija de Dorila, adentro desde el 13 de agosto de 2014
Objeto: espejo
La ausencia de mi madre ha sido muy dura para nuestra
familia, pero por suerte no he dejado de estudiar.
24
Estudio ingeniería ambiental y trabajo en la universidad como
joven investigadora. Estudio esto porque, cuando uno piensa
en el medio ambiente, también tiene que pensar en cómo
interactuamos con él. Todos los problemas ambientales están
asociados con el comportamiento humano. Me interesan
el agua, la energía hidráulica y el medio ambiente. Quiero
ayudar a las comunidades a manejar mejor sus recursos
hídricos. Hay mucha agua aquí, pero la gente no la cuida.
Tenemos que hacer lo que podamos para cuidar el mundo;
de esta manera agradecemos a Dios.
25
Nathalie, hija de Dorila, adentro desde el 13 de agosto de 2014
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Francisca, madre de Edwin, adentro desde el 28 de junio de 2014
Objeto: plato de comida
26
Edwin es un hijo muy bueno. Siempre ha tratado muy bien a los
demás. Es muy servicial y amable, pero ahora está encerrado y
no puede ayudar a la familia como lo hacía antes. Lo extraño
de muchas formas. Ya no puedo caminar bien y estamos
pasando por dificultades económicas. La vida se ha vuelto
más difícil desde que tuvimos que salir de la finca. En aquella
época, cuando teníamos hambre, sacábamos peces del río y
cortábamos plátanos. Ahora no es tan simple.
27
Lo visitamos cuando podemos, pero es difícil, porque muchas
veces no tenemos nada para traerle. La esperanza de los
detenidos es que su familia les traiga algo bueno de comer los
domingos, pero no queremos decepcionarlo.
Francisca, madre de Edwin, adentro desde el 28 de junio de 2014
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Jaime, hijo de María, adentro desde el 14 de abril de 2014
Objeto: fotografía de una pulsera
28
Mi madre me regaló esta pulsera durante su primera semana en
la cárcel. Me dijo que la llevara y que nunca me la quitara, porque
tengo que devolvérsela cuando salga. Su historia es complicada
y triste, pero ella nunca ha dejado de estar pendiente de mí.
29
Una mañana, alguien golpeó muy fuerte la puerta. Mi mamá
no estaba. Allanaron la casa y empezaron a sacudir y revisar
todo. No sabíamos lo que estaba pasando. ni dónde estaba
ella. Luego nos enteramos de que estaba detenida. Esa misma
semana, nuestra familia se derrumbó. Mi hermana dejó de
comunicarse con nosotros, yo perdí mi trabajo, mi mujer me
dejó. Fue una época oscura. Recuerdo haberme quedado
afuera de la casa mirando fijamente la puerta sin atreverme a
poner un pie adentro.
Me fui de mi pueblo y me vine a vivir cerca de mi mamá para
poder visitarla. Fue difícil encontrar trabajo y un lugar para
vivir pero, por la familia, uno siempre encuentra la solución.
Jaime, hijo de María, adentro desde el 14 de abril de 2014
Carbón sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Nora, esposa de César, adentro desde el 13 de enero de 2013
Objeto: reloj
30
Cada domingo a las cuatro de la mañana salgo de la casa para
ir a la cárcel. Hago la fila para recibir una estampilla de visita en
el brazo. Es difícil la sensación de atravesar los portones: cada
puerta cerrada con llave me quita un poco más la energía. Hay
un dicho de que las mujeres entran todas bien vestiditas y
cuando salen parecen basura. Yo no me dejo amilanar: trato
de ser paciente, estar tranquila, sin prejuicios. Me ha costado
acostumbrarme a todo esto, pero ahora hay varias guardias
con quienes hablo y quienes me tratan con respeto.
31
De alguna manera, esta ha sido una buena experiencia para
César y para mí. Nuestra relación ha crecido dentro de la cárcel.
Hemos puesto a prueba valores como el amor, la confianza,
el compromiso y la fe y hemos aprendido muchísimo sobre
nosotros mismos y sobre el otro. Visto desde afuera, tal vez no
parezca algo bueno, pero el simple hecho de perder la libertad
nos ha puesto a preguntarnos qué significa ser libre.
Nora, esposa de César, adentro desde el 13 de enero de 2013
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Nicolás, guardia penitenciario desde el 5 de abril de 2000
Objeto: llave
32
La relación con los detenidos es un asunto complicado y ha
cambiado a lo largo de los años. Ahora nos educan sobre los
derechos humanos y nos enseñan a tratar a los detenidos con
una actitud de autoridad respetuosa. Me he dado cuenta de
que, con una mejor comunicación, la prisión puede tener un
ambiente menos violento.
33
También me he dado cuenta de que cuando los detenidos
tienen la oportunidad de estudiar o trabajar, o cuando sus
familias reciben apoyo, eso puede cambiar su salud física y
mental. Se frustran si no pueden hacer nada con su tiempo
ni poder apoyar económicamente a sus familias. Si su familia
está bien, es más probable que un detenido permanezca
tranquilo, aprenda y crezca como persona.
Lo que me motiva son las cosas que yo puedo enseñarles a los
detenidos adentro y ver reflejadas afuera las mismas lecciones
cuando son liberados. Eso me hace sentir bien con mi trabajo,
el sistema penitenciario y el país en general.
Nicolás (afuera), guardia penitenciario desde el 5 de abril de 2000
Acrílico sobre lienzo, 122 x 152 cm, 2015
Agradecimientos
A las personas detenidas y los familiares que
participaron en en este proyecto
Al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario - INPEC
34
Producción: Departamento de Comunicación CICR
Colombia
© Del catálogo: CICR, 2015
© Del proyecto artístico: Benjamin M. Betsalel, 2015
Todo el contenido del proyecto es usado por el CICR
bajo licencia.
Las opiniones expresadas en este proyecto artístico
son exclusivas del artista o los participantes y no
comprometen al CICR.
Impreso por OP Gráfica
Bogotá, Colombia, agosto de 2015
MISIÓN
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), organización
imparcial, neutral e independiente, tiene la misión exclusivamente
humanitaria de proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los
conflictos armados y de otras situaciones de violencia, así como
de prestarles asistencia. El CICR se esfuerza asimismo en prevenir
el sufrimiento mediante la promoción y el fortalecimiento del
derecho y de los principios humanitarios universales. Fundado
en 1863, el CICR dio origen a los Convenios de Ginebra y al
Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja,
cuyas actividades internacionales en los conflictos armados y en
otras situaciones de violencia dirige y coordina.
35
Adentro y afuera
todos tenemos problemas, sueños y esperanzas.
Adentro y afuera
seguimos siendo humanos.
36
Comité Internacional de la Cruz Roja - CICR
Delegación en Colombia
Calle 76 N.0 10 - 02
T +57 1 313 86 30 F + 57 1 312 82 82
[email protected] www.cicr.org/co
Fly UP