...

dime cómo eres y te diré de dónde vienes: procedencia de rocas

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

dime cómo eres y te diré de dónde vienes: procedencia de rocas
ISSN 0325-2221
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V , 1999. Buenos Aires.
DIME CÓMO ERES Y T E DIRÉ DE DÓNDE VIENES: PROCEDENCIA
DE ROCAS CUARCÍTICAS EN LA REGION PAMPEANA
Cristina Bayón(*), Nora Flegenheimer(**),
Miguel Valente(***) y Alejandra Pupio(*)
Sería interesante poder determinar el verdadero yacimiento de la cuarcita blanca que los
indios han empleado en la fabricación de la mayor parte de sus instrumentos, como también
saber si estos fueron trabajados en los mismos puntos de donde se extrajo la piedra e
importados en la Pampa por vía de canjes, o si, por el contrario, las diferentes tribus traían
u obtenían trozos de sílex que tallaban in situ. Es posible que ambos sistemas hayan estado
en uso.
... creemos que la mayor parte del material empleado procede de la pequeña sierra de Tandil,
al sud de Buenos Aires. Tal afirmación no importa más que una mera suposición; y repetimos
que sería sumamente interesante determinar el verdadero yacimiento de la cuarcita, cuarzo,
etc. , empleado por los pobladores prehistóricos de Buenos Aires. Es una cuestión que
recomendamos especialmente a nuestros mineralogistas, pues su solución puede revelarnos
muchos otros datos interesantes .
Ameghino 1881 1918:194-195
RESUMEN
Este trabajo trata de resolver distintos aspectos vinculados con el conocimiento de las rocas
cuarcíticas dentro de la Región Pampeana, de este modo es una contribución para comprender
la Base Regional de Recursos Uticos. En la pampa bonaerense este es un tema particularmente
importante porque son las rocas talladas más frecuentes en el registro arqueológico.
Los distintos aspectos analizados incluyen la caracterización macro y microscópica de las
rocas cuarcíticas provenientes de Ventanía y las provenientes de Tandilia y la propuesta de
criterios para distinguir distintas variedades dentro de cada sistema serrano, discutiendo las
características que permiten localizar en el paisaje las más utilizadas. Asimismo se discute
brevemente los rasgos que afectan la calidad para la talla y el uso que se hizo de estas rocas en
el pasado.
La información considerada incluye tanto datos bibliográficos como material arqueológico
y muestras de los afloramientos. Se concluye que existen criterios macro y microscópicos que
(*) Departamento Humanidades U N S .
(**) C O N I C E T -Centro de Geología de Costas y Cuaternario U . N . de Mar del Plata.
(***) CIC -Departamento de Geología- U N S .
187
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
permiten diferenciar las rocas cuarcíticas del Sistema de Tandilia de las del Sistema de Ventanía
y criterios macroscópicos que permiten identificar algunas variedades empleadas para la talla en
ambos sistemas serranos (Fm Balcarce y Grupo Sierras Bayas (Tandilia), Fm Napostá (Ventanía)
y en menor medida Fm Trocadero y Fm Mascota (Ventanía). Como estas variedades tienen una
ubicación conocida, existe la posibilidad de realizar estudios de procedencia con éxito en elfuturo.
ABSTRACT
The presentpaperconstitutes a step towards understanding the regional lithic resource base
in pampa. As the most frequently flaked rock is quartzite, this paper is devoted to the macro and
microscopic characterization of those varieties which were used most. Also these varieties are
mapped and criteriafor their identification are proposed. Terminology, raw material quality and
its use in the past are also briefly discussed.
The study is based on bibliographic information and samples from both archaeological
collections and rock outcrops. As a result, macro and microscopic criterio which differentiate
rocksfrom Ventanía and Tandilia are corroboratedandmacroscopic characteristics are described,
by which varieties commonly usedforflaking can be identified (Fm Balcarce and Grupo Sierras
Bayas (Tandilia), Fm Napostá (Ventanía) and with less certainty : Fm. Trocadero, Fm Mascota
(Ventanía). As these varieties are localized there is a favourable perspective for provenance
studies in thefuture.
INTRODUCCIÓN
L a cuarcita es la roca más representada en el registro arqueológico pampeano; pero aunque
cuarcita es un término ampliamente usado, resulta confuso porque enmascara las diferencias entre
una amplia variedad de rocas. Este problema nos condujo a elaborar un esquema de trabajo que
permitiera discriminar las distintas variedades de rocas englobadas bajo ese rótulo, discutir su
nomenclatura y establecer su ubicación en el paisaje.
E l objetivo central de este trabajo es, aplicando los criterios elaborados en geología,
diferenciar las rocas cuarcíticas que proceden de Ventania, de las que proceden de Tandilia; e
identificar algunas de las variedades más usadas, dentro de cada sistema serrano. Un segundo
objetivo es discutir las características que afectan la calidad para la talla, en este tipo de roca.
Consideramos que los problemas de procedencia deben ser resueltos con la mayor precisión
posible para poder discutir la influencia que la distribución, disponibilidad y calidad de la roca
tuvieron en las decisiones y planes de abastecimiento de las sociedades prehistóricas. Una vez
ubicadas en el paisaje se pueden abordar otras cuestiones tales como los criterios de selección, la
distancia del traslado y las estrategias de transporte.
Para estudiar la base regional de recursos líticos se requirió de un trabajo interdisciplinario,
que nos permitió abordar problemas eminentemente arqueológicos, con un enfoque geoarqueológico.
Desde esta perspectiva conjunta se analizaron dos aspectos relevantes para la tecnología lítica: la
disponibilidad y el abastecimiento.
DISTRIBUCIÓN Y APROVISIONAMIENTO D E M A T E R I A S PRIMAS: VIEJAS VÍAS D E
ANÁLISIS
En los primeros momentos de las investigaciones arqueológicas pampeanas, muchas de las
explicaciones sobre los grupos prehistóricos incluyeron alguna consideración sobre las materias
188
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
primas utilizadas, de modo que la roca y/o la técnica de manufactura empleada se usó como
indicador étnico y cronológico.
La propuesta de Florentino Ameghino de la existencia en pampa de un poblamiento muy
antiguo se basó en los datos provenientes de los sitios de la costa bonaerense, donde distinguió dos
«industrias», diferenciadas por la materia prima y la forma de reducción. La más antigua de ellas
era la de la "Piedra Quebrada" (Ameghino [1910] 1913b) caracterizada por el uso de rodados
cuarcíticos provenientes de Sierra de la Ventana, tallados por simple percusión. En tanto que la
industria de la "Piedra Hendida" (Ameghino[1910] 1913a), que era cronológicamente más
reciente, se distinguía por el uso de rodados costeros, mayoritariamente basálticos, reducidos por
talla bipolar. Consideró que ambas "industrias" eran totalmente diferentes de los materiales que
aparecían en los "paraderos" del interior bonaerense, en los que predominaban los instrumentos
confeccionados con la cuarcita blanca, tal como muestra nuestro epígrafe (Ameghino [1881]1918).
A partir de su asociación entre materias primas, industrias y cronología, se instaló una polémica
en la que diferentes autores discutieron qué implicaba la materia prima y/o la técnica de reducción.
En sus trabajos Outes (1909), Holmes (1912), Hrdlicka (1912) y Aparicio (1932) reconocieron la importancia tecnológica de la materia prima usada, pero todos ellos atribuyeron la selección
de diferentes tipos de roca, directamente a la disponibilidad existente en el ambiente, predominando los rodados en la costa, y la cuarcita blanca en el interior. Así Hrdlicka habla de las industrias
"Black and White" y Aparicio de la "Piedra Hendida" y de la "Piedra Tallada". Holmes, por su
parte, propone que los grupos pampeanos explotaban en el litoral atlántico lobos marinos y
rodados, pero como esta materia prima no cubría todas sus necesidades acarreaban cuarcita como
complemento. L a característica que se destaca en la descripción de la cuarcita más usada es su color
blanco o blanco amarillento (Aparicio 1932). Sin embargo, durante todo este lapso no se intenta
ubicar de dónde procede y se recurre a la generalización de procedencia de «los sistemas serranos».
En la década del 60', se definieron distintos conjuntos industriales, considerados como la
expresión tecnológica de grupos enteramente diferentes, sobre la base de las materias primas
elegidas, las técnicas de talla, y la tipología. En el interior de la pampa bonaerense, el predominio
de la cuarcita como materia prima se usó para caracterizar los contextos industriales «Tandiliense»
y "Blancagrandense", y diferenciarlos del contexto calcedónico denominado "Bolivarense". Estas
tres industrias correspondían a momentos temporales distintos en las ocupaciones pampeanas
(Bórmida s/f). En el litoral atlántico se definieron otras industrias que usaron preferentemente
guijarros de basalto: Jabaliense, Puntarubiense y Sanmatiense, que tuvieron una distribución
costera, sin penetrar en el interior (Bórmida 1964).
A P R O V I S I O N A M I E N T O D E M A T E R I A S PRIMAS: VÍAS D E ANÁLISIS A C T U A L E S
E l abastecimiento de materias primas ha sido un tema de creciente importancia en la
arqueología argentina de las dos últimas décadas. Muchos trabajos tratan como tema central la
obtención de materias primas, aunque enfatizan aspectos distintos. Otros incluyen el abastecimiento dentro de una problemática más amplia, como la secuencia de manufactura, o desde la
perspectiva de la organización tecnológica (por ej. Escola 1991,Borrero 1994, AscheroeíaZ. 1995,
Bellelli y Civalero 1996, Franco y Borrero 1996, Borrero y Franco 1997, García 1997)
Fuera de la Región Pampeana, el tema del abastecimiento fue abordado desde distintas líneas
de investigación:
• el estudio de la base regional de recursos líticos (Bellelli 1988, Nami 1983,1992,1994, Nami
y Casé 1988, Nami y Rapallini 1996)
• la maximización de los recursos líticos (Franco y García 1994),
• el intercambio (Lazzari 1994, Escola et a/.e.p.)
• la selección de materias primas y su clasificación (Ratto y Kligman 1992, Ratto y Belardi 1996).
189
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXIV
Dentro de la Región Pampeana Bonaerense, aquellos trabajos que tratan el tema del
abastecimiento se han centrado en las dos primeras líneas de investigación.
Se han localizado distintas fuentes de abastecimiento que contribuyen a diseñar la base
regional de recursos líticos, y en consecuencia, ha aumentado el estudio de áreas de abastecimiento,
canteras, canteras-taller y la localización de fuentes potenciales. Estos trabajos se han llevado a
cabo en distintas fuentes de materias primas, tanto primarias como secundarias, principalmente en
los sistemas serranos de Tandilia, Ventania, en los valles fluviales y en la costa.
En el sistema de Ventania, se han localizado fuentes de riolita, en afloramientos primarios
en el Abra de Saavedra. Esta materia prima ha sido empleada recurrentemente en el sector
occidental de Ventania y la llanura adyacente (Oliva y Moirano 1997).
Con respecto al aprovisionamiento de cuarcitas, para el suroeste bonaerense, los trabajos se
han hecho sobre fuentes secundarias. Oliva ubicó una fuente secundaria de abastecimiento de
rodados cuarcíticos en la laguna de Puán (Oliva y Barrientes 1988). Por otro lado, en la costa
bonaerense suroccidental y en los depósitos gravosos del río Sauce Grande se ha trabajado un área
de abastecimiento de rodados cuarcíticos (Zavala et al. 1994, Bayón y Zavala 1997).
En el área interserrana, Madrid y Salemme (1991) ubicaron un afloramiento de toba
silicificada a 10 Km. del sitio Laguna Tres Reyes (Pdo. de González Chávez). Con respecto al
aprovisionamiento de cuarcitas, Politis (1984) menciona un afloramiento de cuarcitas en Lumb,
recientemente re-estudiado por Ormazabal (1997).
En el área serrana de Tandilia, Lozano (1991) localizó un afloramiento de calcedonia en el
Co. Aguirre, Sierras Bayas (Pdo. de Olavarría); y en el sitio L a Liebre, Co. Reconquista (Pdo. de
Lobería), fue detectada una cantera-taller de dolomía silicificada (Flegenheimer 1991, Pupio
1996). En el Co. E l Sombrero, Barna y Kain (1994) localizaron un conglomerado, como fuente
potencial de aprovisionamiento de sílices microcristalinas. En las cercanías del sitio La Moderna,
Politis (1984) informó la existencia de afloramientos de cuarzos, que propone como canteras para
los instrumentos del sitio.
Por su parte, Franco (1994) registra afloramientos en De L a Garma y Roldan. A lo largo del
Arroyo Diamante, en las cercanías de Barker, N . Flegenheimer ha ubicado una extensa área de
canteras-taller (Flegenheimer et al. 1996,1999), donde se practicó una cuidadosa selección de la
materia prima.
Es importante destacar los trabajos realizados en la pampa occidental donde Berón et al.
(1994, 1995) han investigado la disponibilidad y el abastecimiento de rocas en el área del Río
Curacó.
L a otra línea de investigación desarrollada, fue llevada a cabo por Fraileo quien, desde un
punto de vista distribucional y sobre la base de materiales de superficie del área interserrana,
observó cómo el costo de aprovisionamiento influye en el aprovechamiento de los recursos líticos
(Franco 1991, 1994)
Debemos mencionar que casi todos los autores que han trabajado recientemente en la Región
Pampeana se han preocupado por establecer la procedencia de las materias primas de los sitios
analizados (por ej.: Crivelli et al. 1988, González de Bonaveri y Horovitz 1991, González de
Bonaveri y Zarate 1993/94, González de Bonaveri et al. 1998). En este sentido, hay consenso en
que los sistemas serranos y la costa fueron las principales áreas de abastecimiento.
METODOLOGÍA D E T R A B A J O
La propuesta de trabajo se basa en un enfoque geoarqueológico o sea en la aplicación de los
métodos y las técnicas de la geociencia para resolver un problema arqueológico (Stein y Farrand
1988). Aunque no son pocos los inconvenientes que se presentan al elegir un enfoque
interdisciplinario, como contrapartida, son múltiples las ventajas para la interpretación de procesos
190
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
culturales. Uno de los problemas frecuentes es que las escalas de trabajo espacio-temporales
habituales para los geólogos, deben ajustarse con más precisión y detalle cuando participan de una
investigación arqueológica (Stein 1993). A esto se suma la dificultad de comunicación generada
por el desconocimiento mutuo del lenguaje técnico de las disciplinas, y por el desarrollo individual
dentro de cada disciplina y dentro de los sistemas de investigación (Luedtke 1992, Zarate 1994).
E l enfoque geoarqueológico se utiliza para abordar una variada gama de problemas
relacionados con la interpretación del registro arqueológico, por ejemplo integrar una secuencia
cronológica regional, comprender los procesos de formación de sitios, los cambios ambientales y
realizar estudios sedimentológicos (Stein y Farrand 1988). Recientemente y en forma creciente, se
trabaja interdisciplinariamente para conocer la base de recursos líticos regionales, línea de
investigación en la que se inserta este trabajo. En este caso, la arqueología, además de plantear el
problema, aporta datos sobre la selección de materias primas, el modo y los lugares de abastecimiento. Por su parte, las técnicas geológicas aportan al conocimiento tanto de la litología y su
variabilidad, como de la distribución areal y accesibilidad de las materias primas utilizadas (Francis
1991, Tankersley 1991, Luedtke 1992). Existe un amplio espectro de metodologías y técnicas
aplicadas a la identificación de rocas. En los estudios de procedencia se han empleado desde
propiedades físicas (tales como color, densidad) hasta estudios geoquímicos completos (XRD,
X R F , I N A A ; ver variedad de ejemplos en Hardbottle (1982) y Haury (1994). E l análisis
petrográfico aquí elegido tiene la ventaja de que es significativo para el tipo de rocas analizadas,
a la vez que es económico y fácilmente disponible.
En este trabajo usamos como marco de referencia a las Formaciones, unidades
Litoestratigráficas que incluyen algunas características distintivas como composición mineralógica,
texturas y otros rasgos suplementarios tales como color, estructuras, fósiles, u otros (Código
Argentino de Estratigrafía 1992). Este es un buen ejemplo de los problemas de escala antes
mencionados, ya que muchos aspectos que sirven para la caracterización de las Formaciones son
poco relevantes desde el punto de vista geoarqueológico. Uno de los problemas que hubo que
sortear inicialmente es que los arqueólogos reclaman una precisión a los geólogos sobre la
variabilidad u homogeneidad en los diferentes tipos de roca, que estos casi nunca pueden brindar.
Esto se debe a que el grado de resolución que la arqueología necesita en este caso, es mucho mayor
que el habitualmente empleado en geología.
Por todo ello, el mapa geológico regional solo sirvió de punto de partida para organizar el
muestreo. E l muestreo mismo fue guiado por la búsqueda de las rocas de interés arqueológico, que
en el caso de estudio son aquellas más representadas en el registro.
L a base de datos que utilizamos está compuesta por dos conjuntos diferentes de datos
descriptos macro y microscópicamente. En primer lugar, el cuerpo de datos bibliográficos, tanto
geológico como arqueológico, sobre las rocas aflorantes en la pampa bonaerense y sobre los sitios
arqueológicos publicados para el área. Un segundo conjunto de datos proviene de muestras de las
colecciones de los sitios: Co. L a China, Co. E l Sombrero, L a Liebre, A o . Diamante, Monte
Hermoso 2, E l Americano, Pehuén Co 1-6, Farola Monte Hermoso, L a Soberana, San Antonio y
distintos sitios sobre el Arroyo Napostá Grande; y de las muestras recolectadas en las campañas
de prospección en los afloramientos de interés. L a primera etapa en este análisis fue la caracterización de las materias primas presentes en los sitios a través de la identificación de alguna
propiedad típica macro o microscópica que permitiera rastrear su origen. L a segunda etapa fue la
ubicación de las distintas fuentes potenciales de rocas a través de la bibliografía y del conocimiento
previo de la geología regional. En tercer lugar, se planificó la prospección y muestreo de las
Formaciones que presentaban interés de acuerdo con la bibliografía.
En estos casos se realizó la descripción macroscópica de la roca en el afloramiento teniendo
en cuenta el rango de variación en color, tamaño de grano y tipo de fractura. Se seleccionaron
algunos especímenes de cada localidad así como de las colecciones arqueológicas para ser
caracterizados mediante análisis petrográfico (ver Apéndice). Esto permitió localizar en el paisaje
191
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXIV
algunas variedades de rocas cuarcíticas que resultan significativas por su presencia en el registro.
Este proceso que así descripto parece lineal, en la práctica fue un largo camino de ensayo y error.
Las variedades identificadas se ordenaron en una litoteca depositada en la UNS y que puede ser
consultada.
Terminología
La denominación genérica de "cuarcitas" (y sus variantes) es de uso común para denominar
macroscópicamente, a una proporción importante de las rocas que están presentes en los dos
sistemas serranos. Sin embargo, al ser caracterizadas petrográficamente, hay notables diferencias
entre ellas: las ortocuarcitas son características del Sistema de Tandilia y las metacuarcitas del
Sistema de Ventanía.
Ortocuarcita es una roca sedimentaria constituida casi exclusivamente (> 95%) por granos
de cuarzo de tamaño arena y que tienen cementación silícea que les confiere diferentes grados de
tenacidad. Los contactos entre los granos pueden ser directo entre ellos o a través de un cemento
o crecimiento secundario. E l término metacuarcita -o cuarcita- debiera utilizarse como el
equivalente de una roca sedimentaria de naturaleza ortocuarcítica pero que ha sufrido transformación por procesos metamórficos, de tal manera que varias de sus características originales han
cambiado, en particular los granos se han molido y recristalizado y se han orientado tectónicamente
a la vez que su tamaño se ha modificado. Carece tanto de cemento como de crecimientos
secundarios, debiendo su cohesión a que los clastos están engranados por recristalización (Teruggi
1982). Este es el caso típico de Ventanía. Sin embargo, su uso se ha extendido incorrectamente para
designar también a las ortocuarcitas de Tandil, que sólo presentan mínimas evidencias de
transformación metamórfica.
En este trabajo hemos optado por emplear la expresión "rocas cuarcíticas" para referirnos
tanto a las meta como a las ortocuarcitas, sin embargo somos concientes que probablemente todos
seguiremos usando la expresión "cuarcitas" en un sentido laxo. Varios autores han señalado las
dificultades terminológicas que existen en torno a la clasificación de rocas (Ratto y Kligmann 1992,
Barna y Kain 1994). Una perspectiva histórica de este problema puede consultarse en Church
(1994) quien justamente usa como ejemplo el caso de las cuarcitas.
LOS SISTEMAS S E R R A N O S
Presentamos una breve descripción de la geología de las sierras que resulta relevante para este
trabajo. Los sistemas de Ventanía y Tandilia (Figura 1 y 2) tienen ciertas similitudes: comprenden,
en la denominada «roca dura», un basamento ígneo-metamórfico de edad Precámbrico-Paleozoico
inferior y una secuencia sedimentaria Precámbrica y/o Paleozoica, con una litología relativamente
simple, aunque con mayor variedad en Tandilia (Poiré 1993). No hay registro Mesozoico y el
Cenozoico está representado principalmente por la parte tardía. (Harrington 1947, 1970, 1972;
González Bonorino 1954; Cucchi 1966; Suero 1972; Furque 1973; Teruggi y Kilmurray 1975,
1980;LlambíasyProzzi 1975; Kilmurray 1975; Manassero 1986;Zalbaetal 1987; Andreis era/.
1989; Cucchi 1966; Iñiguez etal. 1989; Poiré 1993, entre otros).
También podemos señalar varias diferencias importantes, sobre todo en los paisajes de
ambos sistemas serranos, sintetizadas en la Tabla 1. Según nuestra interpretación, todas las
características allí reseñadas son relevantes para el abastecimiento lítico (Figura 3 a y b).
192
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes .
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
Figura 2. Mapa geológico del Sistema de Tandilia
." i -
oíros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Tabla 1. Características generales de los sistemas serranos.
VENTANIA
• Afloramientos continuos, conformando
cordones.
• Estratos fuertemente plegados, que han
sufrido intensos procesos
metamórficos.
• Afloramientos más extensos y
expuestos.
• Distribución de rodados en el
piedemonte, por arrastre a lo largo de
los valles fluviales, variando de valle en
valle.
• Distribución de depósitos gravosos en
la costa relacionados a la evolución de 1
valle inferior del río Sauce Grande.
TANDILIA
• Afloramientos saltuarios, generalmente
conformando cerros mesa.
• Estratos subhorizontales.
•
•
•
Rocas más cubiertas por sedimentos
modernos.
Arrastre de bloques sólo en cabeceras.
Disponibilidad de rocas cuarcíticas sólo
en afloramientos cercanos a Mar del
Plata.
Figura 3. Disposición de cuarcitas en los sistemas serranos bonaerenses: A) Estratos plegados en Ventanía
B) Estratos subhorizontales, formando cerros mesa en Tandilia
195
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXIV
Sistema de Ventanía
El sistema de Ventanía conforma una faja de plegamiento de geometría sigmoide de 180 km
de longitud y un ancho máximo de 60 km. Se ubica en el sudoeste de la Prov. de Buenos Aires y
tiene una orientación NNW-SSE que cubre una superficie de 3000 km (Figura 1).
Estas sierras están constituidas casi exclusivamente por rocas sedimentarias silicoclásticas
de Edad Paleozoica y sólo en su borde oeste aparecen afloramientos saltuarios de rocas ígneas de
las que, una parte pertenecen al basamento de la cuenca, mientras que otras son de edades
aparentemente más jóvenes. Hay también, depósitos de brechas y conglomerados de edades más
recientes. Las rocas ígneas son principalmente granitos, sienitas y riolitas y no son consideradas
en este análisis.
Las rocas sedimentarias paleozoicas, a las que pertenecen las cuarcitas, están integradas en
tres ciclos sedimentarios. En cadaunode ellos se han reconocido distintas unidades litoestrati gráficas
(Formaciones). Las Formaciones que integran los dos primeros ciclos están constituidas por
sedimentitas consolidadas y originalmente depositadas como variedades de conglomerados y
psamitas ricas en cuarzo que remarcan una similtud composicional (ortocuarcitas, subwackes
cuarzosas, cuarzwackes y conglomerados de ortocuarcitas y cuarzo). En general, han sido
diferenciadas entre sí por cambios en las tonalidades y colores, por la textura de las rocas y en
algunos casos también por su contenido fosilífero. Las Formaciones que componen el tercer ciclo
sedimentario contienen características propias más específicas, tales como su contenido fosilífero
más distintivo además de otros tipos litológicos diferentes (wackes, psamitas feldespáticas,
conglomerados polimícticos y lutitas entre otras), que permiten discriminarlas entre sí, con más
precisión.
2
Para el sentido de nuestro trabajo no todas las Formaciones con rocas de origen sedimentario
presentan el mismo interés, ya que sólo son relevantes aquellas Formaciones con rocas tenaces y
que tengan fractura concoidal. Las Formaciones seleccionadas se destacan en negrita dentro de la
columna estratigráfica modificada de Harrington (1947) presentada en la tabla 2.
E l tipo de roca predominante en las Formaciones de interés son las «cuarcitas» en sentido
amplio, así como los niveles con conglomerados que tienen alta participación de rodados
"cuarcíticos".
Como dijimos antes, una proporción importante de la litología de las Formaciones seleccionadas está caracterizada textural y composicionalmente como rocas sedimentarias psamíticas ricas
en cuarzo y conglomerados de rodados de las rocas antes mencionadas. Sin embargo, sus
características sedimentarias originales de empaquetamiento, textura y, en algunos casos, composición mineralógica, han sido transformadas por procesos posteriores. Esta transformación ha
obliterado esos rasgos iniciales de manera tal que estos sólo se encuentran como relictos aislados
en la roca. En consecuencia las características principales observables ahora corresponden a los de
una roca metamórfica (Leguizamón y Rodríguez 1988; Rodríguez 1988), o sea una roca de origen
sedimentario definida por un empaquetamiento dado y por atributos específicos de textura (tamaño
de grano arena) y composición (más del 95% de granos de cuarzo) denominada Ortocuarcita que
es transformada a una roca metamórfica composicionalmente similar, pero con diferentes características de tamaño de «grano», empaquetamiento y homogeneidad, entre otros rasgos, y que es
ahora denominada Metacuarcita. Los procesos actuantes sobre la roca a nivel macro y microscópico, fueron un metamorfismo dinámico (plegamiento) y uno regional. Incluso, los colores y tonos,
que se asociaban con rasgos originales de las Formaciones y que sirvieron inicialmente como un
apoyo importante para separarlas, en realidad, parecen estar relacionados con procesos diagenético/
metamórficos posteriores.
196
C. Baxón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Tabla 2. Descripción litológica de las formaciones presentes en el Sistema de Ventanía
UNIDADES
FORMALES
Brecha Cerro
Mioc. Colorado
n
ic
o
1
í
|
53
3
u
~>
O
0
0
Ec
i
u
PreD
"C
3
c
F. Tunas
F. Bonete
F. Piedra
Azul
LITOLOGÍA
Metacuarcitas variadas cementadas
por sílice y hierro
Wackes y pelitas varicolores
Wackes feldespáticas y arcosicas
Clastos de metacuarcitas
Limolitas masivas azuladas
Diamictitas esquistosas gris-verdosas
con clastos variados. Wackes y
cuarzwackes masivos, de grano fino
y de colores verdosos.
Grauvacas cuarzosas y micáceas
F. Lolén
esquistosas
Metapelitasrojizasy verdosas.
» F.
s Providencia Metacuarcitas masivas y esquistosas,
rojizas y rosadas.
S
Metacuarcitas de grano fino pero con
niveles restringidos más gruesos.
F. Napostá
Densas, con colores grisáceos, en
parte con brillo vitreo.
Metacuarcitas de grano grueso.
F. Bravard
Conglomerados de metacuarcitas.
Colores rojizos.
Alternancia irregular de
metacuarcitas masivas y esquistosas.
F. Hinojo
Grano medio afinoy colores
variados.
Metacuarcitas multicolores de grano
fino a grueso, macizas, compactas,
F.
que alternan con niveles más finos
Trocadero
esquistosos.
Compuesta por metacuarcitas de
grano fino y homogéneas, de color
F. Mascota
rosado hasta blanquecino, con brillo
vitreo.
Metacuarcitas de grano muy grueso a
mediano. Conglomerados con
F. La Lola
rodados predominantes de cuarcitas
bien redondeados y subes lencos
Basamento IgneoGranitos, sienitas, riolitas.
metamórfico
F. Sauce
Grande
LITOLOGÍ A DE INTERÉS E N LAS
UNIDADES SELECCIONADAS
Conglomerados con rodados de metacuarcitas.
Metacuarcitas masivas, tenaces, de grano fino y
de colores verdosos.
Metacuarcitas masivas, rojizas y rosadas.
Metacuarcitas de grano fino a muy fino,
homogéneas. Masivas y densas, con colores gris
claro, blanco lechoso a blanco grisáceo, en parte
con brillo vitreo.
Metacuarcitas. Rodados de los conglomerados.
Colores rojizos, rosados y amarillentos.
Metacuarcitas masivas. Son de grano medio a
fino y colores gris oscuro a morado con algunos
tonos más claros (amarillentos, rosado-rojizos)
intercalados.
Metacuarcitas de grano fino, macivas, compactas
en parte con brillo vitreo. Los colores
predominantes son gris violáceo oscuro, lila,
morado y rosado.
Metacuarcitas de grano fino a muy fino,
homogéneas, de color rosado (flor de durazno)
hasta blanquecino, con brillo vitreo.
Conglomerados polunicdcos de metacuarcitas.
Metacuarcitas de grano muy grueso a mediano.
Sistema de Tandilia
En el Sistema de Tandilia, los afloramientos rocosos se concentran en un arco muy suave en
sentido N N O - S S E que se extiende entre las localidades de Olavarría y Mar del Plata, a través de
300 km con un ancho máximo de 60 km. (Figura 2).
Las rocas correspondientes al basamento igneo-metamórfico afloran en la porción centrooriental de las sierras, mientras que las unidades de la cubierta sedimentaria Precámbrica/
Paleozoica que aquí nos ocupan, se ubican cubriendo el sector occidental y los extremos serranos
(González Bonorino 1954, Regalía y Herrera 1981, Poiré et al. 1984).
El basamento -Complejo Buenos Aires (Di Paola y Márchese 1974)- se compone de una
amplia variedad de rocas que están afectadas por procesos de transformación metamórfica
importante. Su edad es Precámbrica y también se incluye en él a un paquete de rocas sedimentarias
197
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
pelíticas metamorfizadas ubicadas en el subsuelo de Mar del Plata (Metapelitas Punta Mogotes).
Por otro lado, las rocas sedimentarias, entre las que se encuentran las rocas cuarcíticas, son
esencialmente silicoclásticas (conglomerádica-psamítica y pelítica), aunque se intercalan paquetes de rocas carbonáticas (dolomías y calizas), y son de edad Precámbrica y Paleozoica (Zalba
1981; Zalba et al. 1982). Otros cuerpos de menor representación en el sistema serrano son los
correspondientes arocas hipabisales de edades más jóvenes, que intruyen a la secuencia sedimentaria
(Del Valle 1989).
Aunque se acepta que informalmente y a nivel regional, la estratigrafía de las rocas
sedimentarias es principalmente conocida por el Grupo Sierras Bayas (Precámbrico) y la Fm.
Balcarce (Ordovícico) localmente la nomenclatura estratigráfica es más compleja e incluye a otras
Formaciones cuya descripción excede los alcances de este resumen geológico (Manassero 1986,
Zalba et al. 1987, Iñiguez et al 1989). La comprensión de la estratigrafía se ha visto dificultada por
la homogeneidad litológica, la característica saltuaria de los afloramientos y algunos procesos
locales de alteración (Dristas y Frisicale 1992). Ello ha llevado a que sea mejor descripta tomándola
por regiones antes que integradas en una única columna estratigráfica general (Iñiguez et al 1989).
Tabla 3. Descripción litológica de las formaciones presentes en el Sistema de Tandilia
OLAVARRIA
-SIERRAS
BAYAS
ORDOVÍCICO
BARKERLAS AGUILAS
VILLA CACIQUE -LA JUANITA
C° L A CHINA LOPEZ-LOS
BARRJENTOS
Sa del VOLCÁN
- P. MOGOTES
F. Balcarce
F. Balcarce
F. Balcarce
F. C° Negro F. C° Negro
Caliza
Loma
Negra
F. C°
Largo
F. Villa
Mónica
PRECÁMBRICO
Complejo
Bs Aires
F. Balcarce
F. Las
Aguilas
Diamictita Sa
Volcán
Caliza Loma
Negra
F. C° Largo
F. C° Largo
F. Villa Mónica F. La Juanita
Complejo
Bs Aires
Complejo
Bs Aires
Complejo
Bs Aires
Metapelitas P.
Mogotes
Complejo
Buenos Aires
De la misma manera que para el sistema de Ventanía, en Tandilia, no todas las Formaciones
descriptas son de interés para los fines de nuestro trabajo. Se presenta en el siguiente cuadro un
resumen de las respectivas fitologías de las Formaciones de interés para este estudio desarrollado
sobre la propuesta estratigráfica de Iñiguez et al. (1989)
Una proporción importante de las dos unidades seleccionadas está formada por rocas que son
definidas, textural y composicionalmente, como ortocuarcitas o arenitas cuarzosas y conglomeradosfinospolimícticos (con predominio de rodados de sílices microcristalinas, cuarzo y ortocuarcitas).
E l estudio petrográfico señala que las rocas pertenecientes a la cubierta sedimentaria
Precámbrica-Paleozoica mantienen sus características originales de fábrica, textura y composición
mineralógica, si bien han sufrido transformaciones relacionadas con procesos que entran en el
campo de la diagénesis/metamorfismo de muy bajo grado (cementación, compactación y disolución, entre otras). De esta manera, entonces, las rocas de interés presentan todos los atributos
198
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Tabla 4: Descripción litológica de las formaciones del área Olavarría-Barker
UNIDADES
FORMALES
ORDOYÍCICO
•
i |
<
g
y a
PRECÁMBRICO
LUOLOGÍA
Pelitas, ortocuarcitas
finas y medianas,
sabulitas cuarzosas,
F. Balearte
Pelitas, brechas de
F. Cerro Negro
nanita, psamitas.
Caliza
Calcipelitas rojizas y
Loma
negras.
Negra
ortocuarcitas y wackes
cuarzosas, pelitas,
F. Cerro brechas de nanita,
Largo
fangolitas.
Pelitas, calcipelitas,
dolomías
F. Villa
Mónica
estromatolíticas,
ó
ortocuarcitas, wackes
F. La
arcósicos,
Juanita conglomerados.
Metapelitas,
Complejo
granitoides,
Buenos Aires
migmatitas, müonitas.
LITOLOGÍA DE INTERÉS EN LAS UNIDADES
SELECCIONADAS
Ortocuarcitas finas y medianas, que en algunos casos
pueden ser gruesas y de tonos blanquecinos.
Conglomeradosfinoscuarzosos.
(incluye Cuarcitas Superiores). Ortocuarcitas y
wackes cuarzosas de grano medio a fino. Colores gris
pálido pero pueden encontrarse amarillentos, rosados o
rojizos.
(incluye Cuarcitas Inferiores). Ortocuarcitas hasta
wackes arcósicos y conglomerados finos cuarzofe Idespátieos. Predominan las de grano medio sobre
lasfinas,de color blanco hasta amarillento o rosadas.
necesarios como para clasificarlas como rocas sedimentarias (ortocuarcitas) y en consecuencia
diferenciarlas petrográficamente de las rocas metamórficas (metacuarcitas) del Sistema de
Ventanía.
Las ortocuarcitas del Grupo Sierras Bayas, tradicionalmente separadas en Cuarcitas Inferiores y Superiores, son muy similares en cuanto a su composición y tamaño de grano. Sólo es posible
diferenciarlas fácilmente cuando se presentan juntas y con los niveles dolomíticos intercalados.
En general son de colores claros, pero pueden tomar tonos amarillentos hasta rojizos debido
a la presencia de impurezas de hierro. Algunos autores señalan que las Cuarcitas Inferiores
posiblemente presentan tonalidades más rojizas debido a un mayor contenido en hematita. Otros
resultados alentadores en términos de su diferenciación estarían dados por estudios petrográficos
de detalle y relacionados con las variaciones composicionales de las ortocuarcitas (Iñiguez et al.
1996).
DISCUSIÓN
Rocas localizadas en el paisaje
Una consideración imprescindible para tratar el tema de abastecimiento es que no todas las
rocas reúnen los requisitos para poder ser rastreadas con la misma eficacia. L a posibilidad de
discriminar un área específica de abastecimiento está relacionada con dos aspectos, uno es que la
roca tenga un rasgo diagnóstico que la haga reconocible y el otro es que presente una distribución
discreta y conocida en el paisaje.
Como dijéramos antes, el uso del término cuarcita en su acepción más amplia, engloba bajo
un mismo rótulo rocas de características distintas. Esto no permite el cumplimiento del primer
requisito enunciado y por otro lado extiende el área posible de procedencia de la materia prima a
ambos sistemas serranos de la Prov. de Buenos Aires. En cambio en este trabajo proponemos que
si se separan a las rocas cuarcíticas en ortocuarcitas y metacuarcitas, cumplen con los requisitos
mencionados para poder ser rastreadas. Consideramos que es posible reconocer diferencias
199
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXIV
significativas entre las metacuarcitas procedentes de Ventanía y las ortocuarcitas de Tandilia.
Aunque entre los geólogos, las diferencias entre las rocas de ambos sistemas serranos son
consensuadas, nosotros necesitábamos confirmar cuáles eran los criterios más seguros de aplicar
en cada caso. A l microscopio, las cuarcitas de Ventania presentan fuertes evidencias de deformación, tales como: pérdida de la fábrica sedimentaria original por recristalización, contactos
suturales y aserrados entre granos, evidencias de molienda de los granos originales (mortero de
recristalización), deformación de la estructura interna de los granos de cuarzo (visible por la
presencia de bandas de deformación y extinción ondulosa), orientación de los granos e indicadores
de fracturamiento como la presencia de trenes de inclusiones fluidas (Figura 4 a y b). Estas
características son visibles aún en aquellas muestras de mejor calidad para la talla.
Por otro lado, en las ortocuarcitas de Tandilia se pueden observar los rasgos sedimentarios
originales, por ejemplo: morfología de los granos, crecimiento secundario en continuidad óptica
por cementación silícea, unión de triple punto, contactos de aspecto poligonal, tangenciales y
cóncavo-convexos, y falta de deformación en la mayoría de los individuos (Figura 4 c y d). Estas
características están presentes aún en las muestras de peor calidad para la talla.
En todos los casos, las rocas procedentes del muestreo, confirmaron las características
petrográficas conocidas para cada sistema. Las diferencias halladas son consecuencia de la historia
geológica de los sistemas serranos, con mucha mayor deformación por procesos metamórficos en
el Sistema de Ventania. E l primer resultado significativo de este trabajo es la diferenciación entre
Figura 4. Cortes petrográficos (vista con nicoles cruzados)
a) Metacuarcita de Ventania, se observan abundante mortero de recristalización entre los granos
originales y b) Metacuarcita de Ventania donde se observan bandas de deformación en granos originales
200
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes
Figura 4. Cortes petrográficos (vista con nicoles cruzados)
c) Ortocuarcita de Tandilia mostrando mosaico poligonal con crecimiento secundario y d) Ortocuarcita
de Tandilia, con granos originales sin deformación y cemento formando triple punto
las cuarcitas procedentes de Ventania y las ortocuarcitas de Tandilia mediante la utilización del
análisis petrográfico.
Por otro lado, macroscópicamente podemos distinguir al menos algunas variedades. Dentro
de las ortocuarcitas del Grupo Sierras Bayas se encuentran lentes discretos con fuerte cementación
silícea, grano de tamaño medio a fino, con brillo vitreo y frecuentemente blancas. Son de fractura
concoide y esta atraviesa grano y cemento a la vez, formando superficies lisas y brillantes. Esta es
la variedad de cuarcitas, de mayor calidad para la talla y la más popular en el registro arqueológico
bonaerense del área serrana, interserrana y de la depresión del Salado. También aparece en los sitios
del SO bonaerense, aunque es numéricamente escasa. Proponemos que es posible distinguir, a
simple vista entre esta variedad de Tandilia y cualquiera de las de Ventania.
En las ortocuarcitas de la Fm. Balcarce, el tamaño y la composición de los granos (cuarzo
y sílices microcristalinas), así como el grado de cementación silícea son bastante determinantes.
Adicionalmente un elemento de caracterización podría ser la presencia de un mineral específico
(turmalina). Esta se observa como cristales oscuros prismáticos incluidos entre los granos de
cuarzo.
En Ventania resultan distintivas macroscópicamente algunas secciones de la Fm Napostá.
Son cuarcitas de grano muy fino, color gris-blanquecino, sin brillo, masiva y su fractura es
concoidal. Asimismo, tanto laFm Trocadero (de color violáceo, morado) como Mascota (de color
rosado), son reconocibles, aunque no tan fácilmente. Tienen tamaños de granos desde finos a
201
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
medios, presentan sectores con buena fractura concoidal con superficie de brillo vitreo. L a
superficie de la fractura presenta escamaciones que son características de las rocas de Ventanía.
Un criterio macroscópico adicional viene dado por las diferencias en la corteza. L a corteza
se forma por meteorización en las rocas, pero se observan diferencias importantes entre ambos
sistemas serranos. En el caso de las rocas cuarcíticas del Grupo Sierras Bayas, los clastos
desprendidos del afloramiento muchas veces poseen una espesa corteza que puede medir hasta
algunos cm. Esta suele ser de color amarillento o castaño y en ella se produce una fractura de aspecto
sacaroide e irregular. Esta corteza dificulta mucho la talla además de enmascarar las porciones de
buena calidad y dificultar la selección. Esta situación es prácticamente opuesta en algunas cuarcitas
de Ventania. En las mismas, la porción exterior meteorizada llega escasamente a medir un
milímetro y suele ser más brillante que en el interior. En algunas cuarcitas de Tandilia hemos
registrado un fenómeno, aparentemente de meteorización, conocido como espejo, que produce
superficies externas muy brillantes, que no alcanza espesores significativos para la talla. Es decir,
la corteza es otro criterio macroscópico que ayuda a identificar la procedencia.
Calidad
Existe una opinión bastante generalizada de que las rocas cuarcíticas pampeanas son de pobre
calidad para la talla (Vignati 1939:173). Para discutir este tema comenzaremos por enumerar las
características que los talladores actuales han señalado como relevantes. En primer lugar, la roca
debe presentar fractura concoidal, y para ello tiene que ser isótropa (en sentido mecánico). Para
lograr esa homogeneidad desde ese punto de vista, su estructura debe ser micro/criptocristalina o
amorfa, sin rajaduras, inclusiones u otro tipo de fallas. Además debe ser frágil pero elástica
(Crabtree 1972, Nami y Rabassa 1988, Whittaker 1994). También se han mencionado como
indicadores de buena calidad para la talla el brillo y las marcas de impacto (Luedtke 1992,
Witthaker 1994).
Algunos talladores han establecido escalas cualitativas para ordenar las rocas de acuerdo con
su aptitud para la talla (Callahan 1979, Nami y Rabassa 1988, Nami 1992, Aragón y Franco 1997).
Es frecuente que los distintos atributos se evalúen en forma global y empírica. Estas escalas,
basadas :n la experiencia de los talladores, resultan una manera útil de considerar la calidad de las
materias primas y las hemos empleado en este caso. Otro camino usado para establecer la calidad
de las rocas se basa en conocer sus propiedades físico-mecánicas (Ratto y Kligmann 1992).
Dentro de las rocas cuarcíticas se encuentran calidades para la talla muy diferentes. En la tabla
ideada por Callahan (1979) estas rocas están ubicadas desde la mitad y hacia las más difíciles de
trabajar (Grado 3.5 a 5.0), y en general son consideradas tenaces. Su tenacidad es reconocida como
una característica que dificulta la talla aunque probablemente también favorezca la perdurabilidad
de los filos de los instrumentos (Castro 1987/88).
Las rocas cuarcíticas no tienen una estructura micro-criptocristalina ni amorfa, sino que están
compuestas por granos individuales de cuarzo cementados por sílice. Entonces, la silicificación es
un factor decisivo para definir la calidad para la talla, en términos de fractura concoidal. Cuando
la cementación de los granos es completa la roca se comporta como un cuerpo homogéneo. En las
muestras analizadas observamos que dentro de ciertos límites y cuando hay fuerte silicificación,
el tamaño del grano no es tan significativo, pudiendo tener una muy buena fractura con un tamaño
de grano medio.
Cuando la roca ha sufrido deformaciones por procesos metamórficos, que orientaron
preferencialmente a los granos, los recristalizaron, fracturaron, etc., aparecen anisotropías que
dificultan la previsibilidad de la fractura. Esto es lo que establece la diferencia más importante en
la calidad para la talla entre ambos sistemas serranos.
Como ya dijimos al describir las variedades de rocas cuarcíticas de mejor calidad, en el
202
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
ámbito pampeano estas son algunas porciones de las ortocuarcitas de Tandilia en el Grupo Sierras
Bayas y a las que asignamos un valor de 3,5 o 4 en la escala de Callahan (1979). Sus características
las asemejan a las areniscas silicificadas Hixton de U S A (Tankersley com. Pers. 1992). Por su
tenacidad, estas ortocuarcitas se tallan bien con percutor duro, por ejemplo, de basamento u otra
cuarcita, pero también en las últimas etapas de manufactura se las puede tallar con percutor blando.
Asimismo, es posible tallarlas por presión para lo cual el mayor obstáculo es su tenacidad. Los
artesanos hábiles han producido y producen una variedad de piezas delicadas en este material,
ejemplo de ello son las puntas cola de pescado, los punzones de la colección San Blas, las hojas
del sitio E l Guanaco, una punta Folsom experimental tallada por Flenniken, una punta con presión
colateral tallada por Titmus, etc (colección Flegenheimer). Es decir, la calidad para la talla de esta
roca es mejor de lo que comúnmente se cree.
Las ortocuarcitas de la Fm. Balcarce (Tandilia) son de calidad inferior para la talla, no por
deformación, sino por tamaño de grano y especialmente por menor grado de silicificación. De todas
maneras se han fabricado instrumentos bifaciales y/o por presión en nodulos de buena calidad que
llegan a 4,5 en la escala de Callahan. Por ejemplo, existe un pedúnculo de cola de pescado (con
fractura posiblemente de manufactura) proveniente de Co. La China, S1. Asimismo, esta roca ha
sido empleada muchas veces en instrumentos manufacturados por picado, abrasión y pulido. Es
frecuente encontrar bolas, yunques, manos, molinos y morteros en esta cuarcita, tanto en los sitios
del ambiente serrano (Co. L a China) como fuera de él (colección Ea. E l Rincón, E l Guanaco,
localidad L a Guillerma en el Partido de Chascomús).
En el suroeste bonaerense (Ventania) las metacuarcitas de mejor calidad y más representadas
en el registro arqueológico provienen de la Fm. Napostá, Trocadero y Mascota. Como dijimos, la
orientación preferencial de los granos influye en el tipo de fractura, siendo esta menos predecible.
Son rocas más tenaces, por ello requieren golpes fuertes y en consecuencia se producen muchas
charnelas. Una característica que presenta generalmente la fractura de las metacuarcitas de
Ventania es un aspecto que podemos describir como escamoso, debido a las características de
deformación. Les adjudicamos un valor de 4,5 a las porciones de mejor calidad de estas rocas. Una
parte importante de los instrumentos formales en el sudoeste bonaerense están confeccionados
sobre estas variedades.
Las rocas de todas las Formaciones seleccionadas tienen, como característica mínima,
fractura concoidal, aunque debemos reiterar que la variabilidad dentro de cada Formación es muy
grande y que esto es observable aún dentro de un mismo bloque. Tanto en Tandilia como en
Ventania los sectores de buena calidad se encuentran muy localizados.
Abastecimiento
Hemos reconocido distintos patrones de abastecimiento de las rocas cuarcíticas pampeanas.
Las características propias de calidad dentro de cada formación, sumadas a la diferente distribución
en ambos sistemas serranos han sido aprovechadas de diferente modo, es decir, se han empleado
distintas estrategias de aprovisionamiento, transporte y uso para las distintas variedades.
En Ventania, por el momento se han localizado lugares de abastecimiento de las metacuarcitas
de las Fm. Napostá, Mascota, Trocadero (Co Los Vascos) y Bravard- Mascota (Co del Aguila). Se
trata de afloramientos con negativos de extracciones y lascas que forman talleres esporádicos,
pequeños y aislados. También se han localizado núcleos entre los bloques que forman la carga del
lecho del A o . Ventana. Dentro del valle del río Sauce Grande se han localizado sitios de
aprovisionamiento en consonancia con algunos de los depósitos gravosos de la Fm. San José
¡Zavala com. Pers.). También se han descripto áreas de abastecimiento secundarias en la costa
atlántica, donde se explotaron los mismos rodados fluviales (Bayón y Zavala 1997). Se trata de
extensos talleres dispersos, a lo largo de 13 km., en los que se explotó un recurso de calidad regular.
203
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XXIV
En la laguna de Puan se ubicó el abastecimiento a partir de rodados cuarcíticos (Oliva y Barrientes
1988).
En Tandilia el único caso de abastecimiento registrado en un afloramiento de las ortocuarcitas
de la Fm. Balcarce está en Cueva Tixi (Mazzanti 1993). También en los sitios de la zona se registran
restos de las distintas etapas de manufactura a partir de clastos de esta roca. Sin embargo, no se
conocen sitios que puedan ser identificados como talleres de este recurso de calidad regular. Su uso
puede inscribirse dentro de una estrategia expeditiva, salvo en aquellos instrumentos manufacturados por picado, abrasión y pulido. En cambio, la ortocuarcita de mejor calidad del Grupo Sierras
Bayas ha sido explotada en canteras, donde el aprovisionamiento se realizó tanto a partir de
afloramientos, como de clastos. Este recurso localizado y de buena calidad ha sido aprovechado
intensamente y se han identificado varias canteras-taller entre San Manuel y Barker, de las que ya
han sido publicadas La Liebre y Ao. Diamante (Flegenheimer 1991, Pupio 1996, Flegenheimer et
al. 1996, Flegenheimer etal. 1999).
Asociadas alas ortocuarcitas del Grupo Sierras Bayas afloran otras materias primas, entre las
que queremos destacar los colorantes minerales, empleados como pigmento (Flegenheimer 1991,
Pupio 1996). Estos debieron integrar un circuito de abastecimiento paralelo al de las rocas para la
talla y que de acuerdo con los datos de los cronistas revistió singular importancia (Sánchez
Labrador 1936).
CONCLUSIONES
Consideramos que los resultados obtenidos hasta el momento son alentadores para los
estudios de procedencia de las rocas cuarcíticas ya que es posible distinguir mediante el estudio
petrográfico las provenientes de Ventanía de las de Tandilia. Asimismo es importante señalar que
se pueden identificar macroscópicamente algunas variedades de rocas cuarcíticas; tal es el caso de
aquella empleada para la talla en gran parte de la pampa bonaerense. Su localización estaría
circunscripta a algunos afloramientos del Grupo Sierras Bayas en el Sistema de Tandilia.
Aún resta mucho por trabajar en este tema. Por una parte, son múltiples las vías de análisis
a explorar. Hasta el momento hemos trabajado empleando sólo criterios macroscópicos y cortes
petrográficos, es decir, sólo hemos usados los métodos más accesibles (Valente et al. 1997). Por
otro lado, hay extensas zonas aún no prospectadas. Es probable que empleando estos mismos
métodos u otros y con un muestreo más denso, también comiencen a surgir patrones (de color,
grano, etc.) que no pueden precisarse con la muestra actual.
Consideramos que este trabajo representa una etapa inicial y necesaria que permite organizar
la información procedente de años de prospección y de la bibliografía. Esta información de base
podrá ser utilizada desde distintas vías de análisis, para encarar estudios y proponer interpretaciones sobre la organización de la tecnología, la movilidad y las relaciones sociales.
Bahía Blanca, octubre de 1999
AGRADECIMIENTOS
Este trabajo fue financiado a través de subsidios otorgados por la Universidad Nacional del Sur
(PSeCyT Res.CU-027/95) y CONICET (PEI No. 0260/97 y PIP 0390/98).
Nuestro agradecimiento a nuestros colegas arqueólogos y geólogos: Gustavo Politis, Sergio Rodríguez,
Sergio Kain, Guillermina Alvarez, Cristina Frisicale, y a los señores Julio Barragán, A. Cutini y J. Maune.
204
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
BIBLIOGRAFIA
Ameghino, Florentino
[ 1910] 1913 a. Une nou velle Industrie Litique: L ' industrie de la pierre fendue dans le Tertiarie de la región
Littorale au sud de Mar del Plata. Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, tomo X X : 189-204. O
en Obras Completas, vol XVIII:273-291. L a Plata.
[1910] 1913b. L a industria de la Piedra Quebrada en el Mioceno Superior de Monte Hermoso. Obras
Completas , vol. XVIII: 391-397. La Plata.,
[1881] 1918. La Antigüedad del Hombre en el Plata. 2 vol. La Cultura Argentina. Bs. As.
Andreis, Renato y Gerardo Cladera
1989. Las epiclástitas pérmicas de la Cuenca Sauce Grande (Sierras Australes, Buenos Aires, Argentina).
Parte II. Emplazamiento Geotectónico de las áreas de aporte. Cuarta Reunión Argentina de
Sedimentología. 1:135-142.
Andreis, Renato; Adrián Iñiguez; A . Lluch y Sergio Rodríguez
1989. Cuenca paleozoica de Ventania. Sierras Australes de la provincia de Buenos Aires. En: Chebli, G.
y Spalletti, L . (Eds.): Cuencas Sedimentarias Argentinas, Serie Correlación Geológica; 953-965.
Tucumán. Universidad Nacional de Tucumán.
Aparicio, Francisco
1932. Contribución al estudio de la Arqueología del litoral atlántico de la Provincia de Buenos Aires.
Boletín Academia Nacional de Ciencias X X X I I : 1 -180. Córdoba.
Aragón, Eugenio y Nora Franco
1997. Características de rocas para la talla por percusión y propiedades petrográficas. Anales del Instituto
de la Patagonia, Serie Ciencias Humanas, vol 25:187-199.
Aschero, Carlos; Laura Moya; Claudia Sotelos y Jorge Martínez
1995. Producción lítica en los límites del bosque cordillerano: el sitio Campo Río Roble 1 (Santa Cruz,
Argentina). Relaciones X X : 205- 238. Buenos Aires. Sociedad Argentina de Antropología.
Barna, Alejandra y Sergio Kain
1994. Una fuente potencial de aprovisionamiento lítico en el Cerro E l Sombrero. Partido de Lobería (Pcia.
de Buenos Aires). Revista del Museo de Historia Natural de San Rafael, Tomo X I V N 'U: 206-208.
Mendoza.
Bayón, Cristina y Carlos Zavala
1997. Coastal sites in south Buenos Aires: a review of Piedras Quebradas». Rabassa, J y M . Salemme (ed).
Quaternary ofSouth America and Antartic Península, vol 10(1994): 229-253 A.A.Balkema/Rotterdam/
Bookfield.
Bellelli, Cristina
1988. Recursos Minerales: su estrategia de aprovisionamiento en los niveles tempranos de Campo
Moneada 2 (Valle de Piedra Parada, Río Chubut). Arqueología Contemporánea Argentina. Búsqueda.
Buenos Aires.
Bellelli, Cristina y María Teresa Civalero
1996. Campo Río Roble 3 (CRR3): más datos para los momentos tempranos en el Parque Nacional Perito
Moreno (Santa Cruz). En: Julieta Gómez Otero (ed.), Arqueología. Sólo Patagonia. Ponencias de las
II Jornadas de Arqueología de la Patagonia. Puerto Madryn. Centro Nacional Patagónico, CONICET.
Berón, Mónica; Laura Migale y Rafael Curtoni
1994. Hacia la definición de una base regional de recursos líricos en el área del Curacó. Una cantera
potencial: Puesto Córdoba (La Pampa, Argentina). Actas y Memorias del XI Congreso Nacional de
Arqueología Argentina: 215-216.
205
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
1995.Haciala definción de una Base Regional de Recursos Líricos en el área del Curacó. Una cantera taller:
Puesto Córdoba (La Pampa, Argentina) Relaciones X X : 111-128. Buenos Aires. Sociedad Argentina
de Antropología.
Bórmida, Marcelo
s/f. Prolegómenos para una arqueología de la Pampa Bonaerense. L a Plata, Edición oficial de la Prov.
de Buenos Aires.
1964 Arqueología de la costa norpatagónica.
Trabajos de Prehistoria X V . Madrid.
Borrero, Luis
1994. The Pleistocene-Holocene Transition in Southern South America Paper presented 59th Meeting
Society for American Archaeology.
Borrero, Luis y Nora Franco
1997. Early Patagonian Hunter-gatherers: subsistence and technology Journal of Anthropological
Research vol53
-.219-239
Callahan, Erret
1979. The basics of biface knapping in the eastern fluted point tradition, a manual for flintknappers and
lithic analysis. Archaeology of Eastern North America 7(1). Michigan.
Castro de Aguilar, Alicia
1987/88. Análisis microscópico de huellas de utilización en artefactos líricos de Fortín Necochea.
Paleoetnológica:65-77.
C A E A . Buenos Aires.
1992. Código Argentino de Estratigrafía. Comité Argentino de Estratigrafía. Serie B , N° 20.
Crabtree Don, E.
1972. A n Introduction to Flintworking. Occasional Papers of the Idaho State University Museum, N 28.
Pocatello.
Crivelli Montero, E.; M . Silveira; E. Eugenio; P. Escola; M . Fernández y N . Franco
1988. E l sitio Fortín Necochea (Pdo. de Gral L a Madrid, Prov. Bs. As). Estado actual de los trabajos.
Paloetnológica 4:39-53, C A E A Buenos Aires.
Cucchi, Rubén
1966. Petrofábrica del Conglomerado de la Formación L a Lola, Sierras Australes de la Provincia de
Buenos Aires. Revista de la Asociación Geológica Argentina. Tomo X X I , N 2: 71-106. Buenos Aires.
Church, Tim
1994. Ogallala Orthoquarzite: A n Update Description. Plains Anthropologist 39 (147): 53-62.
Del Valle, Analía
1989. Presencia de conglomerados mantiformes en el techo de secuencias psamiticas de la Formación
Balcarce. Buenos Aires. Argentina.: 193-196. Actas del IX Congreso Geológico Argentino.
Di Paola, Elba y H . Márchese
1974. Relación entre la tectosedimentación, litología y mineralogía de arcillas del Complejo Buenos Aires
y la Formación L a Tinta. Rev. Asoc. Arg. M i n . Petr. y Sed. V o l . V , 3-4, Buenos Aires.
Dristas, Jorge y María C. Frisicale
1992. Breccias associated with hydrothermal clay deposits Barker, Tandilia, Buenos Aires, Argentina. :
1902-1915.Stuttgart.
Escola, Patricia
1991. Proceso de producción lírica: una cadena operativa. Shincal 3, tomo 2:5-19. Catamarca.
206
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Escola Patricia; C. Vázquez y F. Mouro
[e. p.] Análisis de procedencia de artefactos de obsidiana: una vía metodológica de acercamiento al
intercambio. La Perspectiva Interdisciplinaria. Arqueología Contemporánea vol. 6.
Flegenheimer, Nora
1991. La Liebre, un sitio cantera-taller. Boletín del Centro N 2: 58-64. L a Plata.
Flegenheimer, Nora; Sergio Kain; Marcelo Zarate y Alejandra Barna
1996. Aprovisionamiento de cuarcitas en Tandilia, las canteras del Arroyo Diamante. Arqueología 6:117141. Buenos Aires. Revista de la Sección Prehistoria, I C A - U B A .
Flegenheimer, Nora; Marcelo Zarate y Miguel Valente
1999. El área de canteras Arroyo Diamante, Barker, Sierras de Tandil. Actas del XII Congreso Nacional
de Arqueología Argentina 22 al 26/9/97:134-138. La Plata.
Francis, Julie
1991. Lithic Resources on the Northwestern High Plains. Problems and Perspectives in Analysis and
Interpretation. En A . Montet-Whitey S. Holen (Ed), Raw Material Economies among prehistoric
hunter-gatherers:305-3l9. University of Kansas, Lawrence.
Franco, Nora
1991. Algunas tendencias distribucionales en el material lítico recuperado en el área interserrana
bonaerense. Boletín del Centro N 3:72-79.
1994. Maximización en el aprovechamiento de los Recursos Líricos. Un caso analizado en el Area
Interserrana Bonarense. Arqueología Contemporánea 5: 75-88. Buenos Aires.
Franco, Nora y Fernando García
1994. Análisis de núcleos procedentes de la costa de Tierra del Fuego y de la cuenca superior del Río Santa
Cruz (Rep. Argentina) Revista del Museo de Historia Natural de San Rafael, Tomo X I V 74:296-297.
Mendoza.
Franco, Nora y Luis Borrero
1996. E l stress temporal y los artefactos líricos. L a Cuenca Superior del Río Santa Cruz. Arqueología. Sólo
Patagonia. Ponencias de las II Jornadas de Arqueología de la Patagonia: 341 -348, Julieta Gómez
Otero (ed). Puerto Madryn. Centro Nacional Patagónico, CONICET.
Furque, Guillermo
1973. Descripción geológica de la hoja 34n, Sierra de Pillahuinco. Provincia de Buenos Aires. Servicio
Nacional Minero Geológico. Boletín N° 141:1-70. Buenos Aires. Ministerio de Economía. Secretaría
de Estado de Recursos Naturales y Ambiente Humano. Subsecretaría de Minería.
García, Alejandro
1997 ms L a ocupación Humana del Centro Oeste Argentino hacia el limitePleistoceno-Holoceno: E l
Componente Paleoindio del sitio Agua de la Cueva-Sector Sur. Tesis doctoral inédita. Universidad
Nacional de Cuyo. Facultad de Filosofía y Letras. 335 pg.
González de Bonaveri, Isabel; Magdalena Frere; Cristina Bayón y Nora Flegenheimer
1998. L a Organización de la Tecnología Lírica en la cuenca del Salado (Buenos Aires, Argentina).
Arqueología 8:57-76. Buenos Aires. Revista de la Sección Prehistoria, I C A - U B A .
González de Bonaveri, Isabel y L . Horovitz
1991. Desechos de talla del Sitio L . G . l , Partido de Chascomús,Prov. de Buenos Aires. SHINCAL 3, (2):5263. Catamarca.
González de Bonaveri, Isabel y Marcelo Zarate
1993/94. Dinámica de suelos y registro arqueológico: La Guillerma, provincia de Buenos Aires.
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología XIX: 285-306. Buenos Aires.
207
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
González Bonorino, Gustavo
1954. Geología de las Sierras Bayas. Partido de Olavarría. Provincia de Buenos Aires. M.O.P. LEMIT,
Serie II, 55:5-37. L a Plata.
Hardbottle, Garman
1982. Chermical Characterization in Archaeology. Context for Prehistoric Exchange. Jonathon Ericson
y Tomothy Earle (editores). Academic Press: 13-51.
Harrington, Horacio
1947. Explicación de las hojas geológicas 33m y 34m. Sierras de Curamalal y de la Ventana. Provincia de
Buenos Aires. Dirección Nacional de Minería Geológica. Boletín N° 61. Buenos Aires. Ministerio de
Industria y Minería. Subsecretaría de Minería.
1970. Las Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires: cadena aulacogénica. Revista de la
Asociación Geológica Argentina, 25 (2): 151-181. Buenos Aires.
1972. Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires. A . F. Leanza (ed) Geología Regional Argentina:
967-983. Córdoba. Academia Nacional Científica de Córdoba.
Haury, Ch. E.
1994 Defining Lithic Procurement Terminology. En Church T. (ed.), Lithic Resource Studies: A
Sourcebookfor Archaeologists: 26-31. Special Publication 3. Lithic Technology. Tulsa. University of
Tulsa.
Holmes, W
1912. Stones implements of the Argentine littoral. En: Hrdlicka (ed), Early Man in South America: 125151 Smithsonian Inst. Bureau of Amer. Ethnol., Bull 52. Washington.
Hrdlicka, Ales
1912. Peculiar Stone Industries of the Argentine Coast. En Early Man in South America. Washington.
Smithsonian Inst. Bureau of Amer. Ethnol., Bull 52.
Iñiguez, Adrián; Analía del Valle; Daniel Poiré; Luis Spalletti y Patricia Zalba.
1989. Cuenca Precambrica/Paleozoica inferior de Tandilia. Provincia de Buenos Aires. En: Chebli, G. y
Spalletti, L . (Eds.): Cuencas Sedimentarias Argentinas, Serie Correlación Geológica; 245-263.
Universidad Nacional de Tucumán.
Iñiguez, Adrián; Marcelo Manassero; Daniel Poiré y Jorge Maggi
1996. Génesis y procedencia de sedimentitas cuarzosas del área de Olavarría, Provincia de Buenos Aires,
Argentina. Actas VI Reunión de Sedimentología: 61-66.
Kilmurray, Jorge
1975. Las Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires. Las fases de deformación y nueva interpretación
estratigráfica. Revista de la Asociación Geológica Argentina. Tomo X X X , N 4:331-348. Buenos Aires.
Lazzari, Marisa
1994. Disponibilidad, aprovisionamiento y producción: los materiales líticos en la falda occidental del
Aconquija. Actas y Memorias, Rev. del Museo de Historia Natural de San Rafael, T.XIV:169-170.
Mendoza.
Leguizamón, María Amalia y Sergio Rodríguez
1988. Comportamiento de estratos de diferente fitología ante la deformación. Sierras Australes bonaerenses. Actas de las Segundas Jornadas Geológicas Bonaerenses. Bahía Blanca: 373-382.
Lozano, Patricia
1991. Cerro Aguirre: un sitio de aprovisionamiento de materia prima lítica en la localidad de Sierras Bayas
(Pcia. de Buenos Aires). SHINCAL 3: 145-149. Catamarca.
208
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Luedtke, Barbara
1992. An Archaeologist 's Guide to Chert and Flint. Archaeological Research Tools 7, Institute of
Archaeology, University of California, Los Angeles.
Llambías, Eduardo y César Prozzi
1975. Ventania. Relatorio Geología de la Provincia de Buenos Aires. V I Congreso Geológico Argentino.
79:101. Bahía Blanca. Prov. de Buenos Aires.
Madrid, Patricia y Mónica Sáleme
1991. L a ocupación tardía del sitio 1 de la Laguna Tres Reyes, Adolfo González Chaves, Pcia. de Buenos
Aires, Boletín del Centro N 3:165-179. La Plata.
Manassero, Marcelo
1986. Estratigrafía y estructura en el sector oriental de la localidad de Barker, Provincia de Buenos Aires.
Asociación Geológica Argentina, Revista X L I (3-4): 375-385.
Mazzanti, Diana
1993. Investigaciones arqueológicas en el sitio CuevaTixi (provincia de Buenos Aires. Etnía 38-39:125-163.
Nami, Hugo
1983. Análisis de los artefactos bifaciales del sitio "Los Sauces II" (Federación, Entre Ríos). Arqueología
Contemporánea 1:28-32.
1992. E l subsistema tecnológico de la confección de instrumentos líricos y la explotación de los recursos
del ambiente: una nueva vía de aproximación. SHINCAL 2:33-53. Catamarca.
1994. Paleoindio, cazadores-recolectores y tecnología lítica en el extremo sur de Sudamérica continental.
En Lanata, J.L. y L . A. Borrero (eds), .Arqueología Contemporánea 5, edición especial Arqueología de
cazadores-recolectores. Límites, casos y aperturas. Buenos Aires.
Nami, Hugo y A . M . Casé
1988. The raw Material Used by the Paleoindians of the Cueva del Medio, Ultima Esperanza, Chile.
Current Research in the Pleistocene 5.31-32.
Nami, Hugo y Jorge Rabassa
1988. Experimentos, petrografía y confección de instrumentos de piedra con ignimbritas Pilcaniyeu,
observaciones para el conocimiento de las sociedades del pasado. Rev. de estudios regionales Ceider
2:131-148.
Nami, Hugo y Augusto Rapallini
1996. E l uso de propiedades magnéticas para la identificación de fuentes de materias primas: el basalto de
Paso Limay. Arqueología. Sólo Patagonia. Ponencias de las II Jornadas de Arqueología de la
Patagonia: , Julieta Gómez Otero (ed). Puerto Madryn. Centro Nacional Patagónico, CONICET.
Oliva, Fernando y Gustavo Barrientes
1988. Laguna de Puan: un potencial sitio de aprovisionamiento de materia prima lítica Resúmenes del IX
Congreso Nacional de Arqueología Argentina:47. Buenos Aires.
Oliva, Fernando y Jorge Moirano
1997. Primer informe sobre aprovisionamiento primario de riolita en Sierra de la Ventana (Pcia. de Buenos
Aires, Argentina). Arqueología pampeana en la década de los 90, BerónM. Y G. Politis (eds), pag. 137146 Museo de Historia Natural de San Rafael - I N C U A P A - U N C P B A . Mendoza.
Ormazábal, Pablo
1997. Lumb: un sitio de aprovisionamiento de materia prima lítica para elementos de molienda. Resúmenes
del XII Congreso Nacional de Arqueología Argentina: 27. L a Plata.
209
Relaciones de la Sociedad Argentina de Antropología X X I V
Outes, Félix
1909. Sobre una Facies Local de los Instrumentos Neolíticos Bonaerenses. Revista del Museo de La Plata,
T. X V I : 319-339. L a Plata.
Poiré, Daniel
1993. Estratigrafía del Precámbrico sedimentario de Olavarria, Sierras Bayas, Provincia de Buenos Aires.
XII Congreso Geológico Argentino y II Congreso de Exploración de Hidrocarburos. Actas T. II: 1-11.
Buenos Aires.
Poiré, Daniel; Analía del Valle y Graciela Regalía
1984. Trazas fósiles en cuarcitas de la Formación Sierras Bayas (Precámbrico) y su comparación con las
de la Formación Balcarce (Cambro-Ordovicico), Sierras Septentrionales de la Provincia de Buenos
Aires. Actas del Noveno Congreso Geológico Argentino, T I V : 249-266. San Carlos de Bariloche.
Politis, Gustavo
1984. Arqueología del Area Interserrana Bonaerense. Tesis Doctoral Inédita. Facultad de Ciencias
naturales y Museo, U.N.L.P.
Pupio, Alejandra
1996. Resultados preliminares del sitio cantera-taller L a Liebre. Jornadas Chivilcoyanas en Ciencias
Sociales y Naturales: 191-194. Chivilcoy, Centro de Estudios en Ciencias Sociales y Naturales de
Chivilcoy.
Ratto, N . y D. Kligmann
1992. Esquema de clasificación de materias primas líticas arqueológicas en Tierrra del Fuego: intento de
unificación y aplicación a dos casos de análisis. Arqueología, 2: 107-134. Buenos Aires. Revista de la
Sección Prehistoria, I C A - U B A .
Ratto, N . y J. B . Belardi
1996. Selección y uso de materias primas líticas en la región de Cerro Castillo (Pcia. de Chubut y Río
Negro). Arqueología. Sólo Patagonia. Ponencias de las ¡¡Jornadas de Arqueología de la Patagonia:
Julieta Gómez Otero (ed). Puerto Madryn. Centro Nacional Patagónico, CONICET.
Regalía, Graciela y Hebe Herrera
1981. Phycodes AFF. PEDUM(traza fósil) en estratos cuarcíticos de San Manuel, Sierras Septentrionales
de la Provincia de Buenos Aires. Asociación Geológica Argentina, Revista, X X X V I (3): 257-261.
Rodríguez, Sergio
1988. Estudio petrológico de las rocas del grupo Ventana, sector norte de las Sierras Australes bonaerenses.
Actas de las Seg. Jornadas Geológicas Bonaerenses:363-372. Bahía Blanca.
Sánchez Labrador, Joseph
1936 [1772]. Los indios Pampas-Puelches-Patagones. Monografía inédita prologada y anotada por
Guillermo Furlong Cardiff. Viau y Zona editores, Buenos Aires.
Suero, Tomás
1972. Compilación Geológica de las Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires. Ulibarreana (ed
) LEMYT-MOP (Anales)3: 137-147.La Plata.
Stein, Julie
1993. Scales in Arehaeology, Geosciences, and Geoarchaeology. En : Julie Stein y Angela Linse (eds.),
Effects ofScale on Archaeological and Geoscientific Perspectives: 1-10. The Geological Society of
America , Special Paper 283. U S A .
Stein, Julie y William Farrand
1988. Context and Geoarchaeology: A n Introduction. En : Julie Stein y W. Farrand (eds.), Archaeological
210
C. Bayón y otros - Dime cómo eres y te diré de dónde vienes ...
Sediments in Context: 1-3. De la serie:Peopling of the Americas V o l 1. Center for the Study of Eariy
man, Maine, Orono.
Tankersley, Kenneth B.
1991. A Geoarchaeological Investigation of Distribution and Exchange in the Raw Material Economies
of Clovis Groups in Eastern North America. En: A . Montet-Whitey S. Holen (Eds), Raw Material
Economies among prehistoric hunter-gatherers: 285-303. Lawrence. University of Kansas.
Teruggi, Mario
1982. Diccionario sedimentológico. Rocas Clásticas y piroclásticas. Volumen I. Buenos Aires. Ediciones
Científicas Argentinas Libran.
Teruggi, Mario y Jorge Kilmurray
1975. Tandilia. Relatorio Geología de la Provincia de Buenos Aires. VI Congreso Geológico Argentino.
79:101. Bahía Blanca. Prov. de Buenos Aires.
1980. Sierras Septentrionales de la Provincia de Buenos Aires. Geología Regional Argentina. :920-963.
Academia Nacional de Ciencias de Córdoba II.
Valente, M . ; C. Bayón y N . Flegenheimer
1997. E l abastecimiento lítico en Pampa: las cuarcitas bonaerenses. Resúmenes XII Congreso Nacional de
Arqueología Argentina:30. La Plata.
Vignati, Alejo
1939. Los restos Humanos y los restos industriales. En Ricardo Levene (ed.), Historia de la Nación
Argentina, vol I: 163-200. Buenos Aires. Librería y Editorial E l Ateneo.
)
Whittaker, John C.
1994. Flintknapping. Making & Understanding Stone Tools. University of Texas Press. Austin.
Zalba, Patricia
1981. Nuevo nivel de arcilitas sobre las calizas de la zona de Barker, Provincia de Buenos Aires., Revista
Asociación Geológica Argentina, X X X V I (1): 99-102.
Zalba, Patricia; Renato Andreis y Fernando Lorenzo
1982. Consideraciones estratigráficas y paleoambientales de la secuencia basal Eopaleozoica en la
Cuchilla de las Aguilas, Barker, Argentina. Actas del Quinto Congreso Latinoamericano de Geología,
T I I : 389-409. Argentina.
Zalba, Patricia; Renato Andreis y Adrián Iñiguez
1987. Formación Las Aguilas, Barker, Sierras Septentrionales de Buenos Aires. Nueva propuesta
estratigráfica. Asociación Geológica Argentina, Revista XLIII (2): 198-209.
Zarate, Marcelo
1994. Geoarqueología. Jornadas de arqueología e interdisciplinas: 21-33. Buenos Aires. CONICET,
Programas de Estudios Prehistóricos.
Zavala, Carlos; Cristina Bayón y Alejandra Barna
1994. Procesos de Formación de sitios de baja resolución en la costa sudoccidental de la Provincia de
Buenos Aires. Actas y Memorias del XI Congreso Nacional de Arqueología Argentina, resúmenes:
252-254. Mendoza.
211
Muest- Procedenra
cia
Datos Microscópicos
Datos Macroscópicos
Color
Brillo
Silicificación
Fractura
Corteza
Tamaño
de
grano
Mineralogía/Textura
Tamaño de
grano
Deform ación/A nisotropías
Calidad
para la
talla
1.
Ventanía
Borravino
Vitreo
Alta
Concoidal
FinoPelícula
decolorada medio
Granos de cuarzo (98%). Abundante mortero de 144nx 180n
recristalización (60%). Bordes de granos con abundantes (Fino)
óxidos de Fe.
Fuerte. Fracturas
Buena
intracristalinas.
Extinción ondulosa
fuerte y láminas de
deformación. Franjas
con trenes de
inclusiones fluidas y
opacos de óxidos de Fe.
2.
Ventanía
Gris
blanquecino
Vitreo
Intensa
Concoidal
No se
observa
Fino
Muy
fino
Granos de cuarzo (97%). Textura en mosaico por granos
poligonales de recristalización con extinción normal a
suavemente onduíosa. Contactos rectos bien definidos.
Escasas hojuelas de sericita. Los granos mayores son
relictos de los originales.
Relictos
45u.x 115n
(fino a muy
fino)
Recristalización
50fi x 65u
(muy fino)
Moderada.
Orientación apenas
incipiente. Los granos
mayores (relictos)
presentan bandas de
deformación y
contactos poligonales.
A veces trenes
subparalelos de
inclusiones fluidas.
Buena
3.
Ventanía
Gris
blanquecino
Vitreo
Moderada
Muy
irregular
Rotura a
través
de
granos
mayores
N o se
observa
Medio
hasta
grueso
con
granos
hialinos
Granos de cuarzo (93%). Granos relictos en contactos Relictos
poligonales con el mortero de recristalización.
117u.x
Mortero de r e c r i s t a l i z a c i ó n con formas ehuedrafes (fino a medio)
poligonales. Contactos rectos. Extinción normal a ondulosa. Recristalización
Abundantes laminillas de sericita. Accesorios redondeados 120u.x 126u.
de zircón, epidoto e hipersteno.
(Fino)
Fuerte. Orientación
incipiente.
Recristalización muy
importante. Granos
relictos con fuertes
evidencias de
deformación y láminas
de Bohem.
Mala
4.
Ventanía
Gris
blanquecino
VítreoMate
Alta
Irregular
No se
observa
MedioGrueso
Granos de cuarzo (98%). Granos bien redondeados. En muy
escasos se observan los límites del grano original. Mortero
de recristalización (25%). Contactos cóncavo-convexos y
suturales. Oxidos de Fe escasos.
572[a x 825p.
Fuerte. Fuerte
Mala
(grueso a muy extinción ondulosa y
bandas de deformación.
grueso)
Abundantes trenes
subparalelos de
inclusiones fluidas que
atraviesan granos.
Fracturas interintracristalinas.
5,
Ventanía
Gris
Vídeo
Alta
Coi ico idal
imperfecta
< l mm.
rojizo
Fino.
Granos de cuarzo (95%). Contactos suturales remarcados
por óxidos de Fe. Mortero de recristalización abundante.
150(ix250u.
(Fino a
medio)
6.
Ventanía
Gris
blanquecino.
Tonos
rojizos.
Vitreo
Intensa
Concoidal
Microesquiiiamie ritos.
< i mm
Mediocon
Fino
pátina de
ox. de Fe
Granos de cuarzo (93%). Mortero de recristalización (10%). 237u, x 350p.
Laminillas de serícita rodeando el grano y dentro de grietas. (medio)
Escasos óxidos de Fe.
7.
Ventanía
Gris
VítreoMate
Alta
Concoidal
imperfecta
No se
observa
Medio
Granos de cuarzo (93%). Contactos suturales, rectos, en 200u\ 250p.
parte p o l i g o n a l e s , c o n c a v o - c o n v e x o s . M o r t e r o de (medio)
recristalización (<5%).
8.
Ventanía
Gris
verdoso
VitreoMate
Moderada
Irregular
No se
observa
Grueso
Granos de cuarzo (93%). Contactos suturales y rectos. En 712u:x769u.
general con mortero de recristalización abundante (30- (grueso a muy
40%). Láminas de sericita interpenetrados. Zircón como grueso)
mineral accesorio.
9.
Ventanía
Blanco
grisáceo
Vitreo
Intensa
Concoidal
imperfecta
No se
observa
Medio
Granos de cuarzo (97%). Mortero de recristalización
formando un mosaico de granos poligonales que en general exiben extinción normal a ondulante. Láminas de sericita
escasas, sobreunpuestas y en los límites de los granos.
Relictos
360u: x 480u\
(medio a
grueso)
Recristalización
120u.x 180p.
(fino a medio)
Fuerte. Extinción
ondulosa.
Abundantes trenes de
inclusiones fluidas
orientadas.
Orientación incipiente.
Extinción fuertemente
ondulosa. Contactos
interpenetrados.
Láminas de Bohem.
Regular
Moderada/Fuerte.
Contactos suturales
interpenetrados.
Fuerte extinción
ondulosa. Orientación
incipiente.
Regular
Débil/Mode rad a.
Mala
Orientación apenas
incipiente.
Extinción ondulosa que
llega a alcanzar un
fuerte desarrollo
formando fajas de
deformación.
Moderada/Fuerte.
Extinción ondulosa
fuerte. Abundantes
láminas de Bohem.
Orientación apenas
incipiente.
Mala
Regular
Moderada. 30% de
granos relictos con
extinción ondulante o
con bandas de
deformación. Bordes
suturados o poligonales
con el mortero de
recristalización. En
sectores trenes de
inclusiones Huidas que
atraviesan granos.
4^
10.
Ventanía
Rosa
pálido
VitreoMate
Alta
Concoidal
imperfecta.
Escasas
microesquirlas
adheridas.
Marrón
rojizo
por
óxidos
de hierro.
Espesor
1 -2 mm.
En
general
finomedio.
Incluyen
granos
medios
hialinos
Granos de cuarzo (99%). Granos originales (20%) muy
deformados y estirados. Mosaico de granos poligonales de
recristalización (en parte estirados) con extinción normal a
levemente ondulante. Muy escasas laminillas de sericita y
minerales pesados (zircón).
11.
Ventanía
Gris
blancuzco con
veteado
negro
Vitreo a
metal i c
0 en las
zonas de
color
negro
Moderada
Subconcoidal
Producida
por
rotura
del
grano
original.
No se
observa
Fino
Granos de cuarzo originales (90%). Contactos suturales; 150u.x 200p:
algunos rectos o c ó n c a v o - c o n v e x o s . M o r t e r o de (fino)
recristalización (8%) poco definido. Abundantes accesorios,
zircón, epidoto, hipersteno, óxidos de hierro y manganeso.
Intercrecidos en granos mineral de hábito plumoso-acicular
"soles" (turmalina, sericita?). En sectores, cemento formado
por óxidos de manganeso de hábito acicular creciendo sobre
el límite de granos y hacia el interior de ellos.
Moderada/Fuerte.
Granos originales con
contactos suturales
marcados. Extinción
ondulosa fuerte hasta
con bandas de
deformación.
12.
Ventanía
Blanco.
Vitreo
Modera- Irregular.
da a
alta
Producida
rnayoritariamente
por
separación
en
límite
de
granos.
Película
de óxido
de hierro.
Granos de cuarzo (95%). Mosaico de granos poligonales 180p.x 228p.
por crecimiento secundario de cuarzo, en general con (fino a medio)
contactos rectos a cóncavo-convexos. Abundante triple Excepcionalpunto. No se observan límites de granos originales. mente 900u. x
Abundantes granos de minerales opacos y escasos de IóOOu.
minerales pesados (ortopx., zircón). Abundantes laminillas
de sericita en los límites de granos.
Mod erada/Fuerte.
Extinción ondulante
fuerte hasta láminas de
deformación. Muy
abundantes fracturas
intracristalinas.
Trenes de inclusiones
fluidas atravesando
granos.
13.
Ventanía
Blanco,
veteado
rojizo.
Vitreo
Muy
intensa
No se
observa
|
Irregular.
Fracturas
con óx.
de
hierro.
Muy fino Matriz silicificada muy fina con clastos angulosos a
contesubangulosos de cuarcitas y granos de cuarzo con extinción
niendo
ondulante.
granos
subangulosos de
tamaño
medio.
Relictos
210*1 x570n
Recristalización
50\i x 60p:
(muy fino)
Fuerte. Granos origina- Bueno
les relictos (20%) muy
a
deformados, estirados
Regular
con fuerte extinción
ondulante y bandas de
deformación. Fuerte
orientación de granos.
Fracturas intracristalinas en granos originales.
Moderada.
Regular
Mala
Mala
<-/l
14.
Ventanía
Rosado
a
borravino
pálido
Vitreo
Baja a
moderada
Irregular.
Producida sobre
límites
de
granos.
Aspecto
sacaroide
N o se
observa.
Medio/
fino.
Granos de cuarzo (90%). Textura poco condensada en
algunos casos granos flotantes entre láminas de sericita
(10%). Muchos granos con reborde secundario creciendo
en continuidad óptica. Contactos tangenciales y rectos; en
algunos sectores triple punto. Granos m e t a m ó r f i c o s
redondeados (10%). Sericita abundante como nidos y
bordeando granos.
375|¿ x 487u,
(medio
a grueso)
Moderada. Abundante Muy
deformación definida
mala
por extinción ondulante
y bandas de
deformación. Granos
metamórficos
redondeados (10%) con
deformación en bandas
sobre impuesta. Sericita
como "nidos" e
interpenetrando granos.
Abundante fracturas
intracristalinas.
15.
Ventanía
Rosa
pálido.
Pintas
blancas
de
feldespatos
(7%)
Vitreo
Alta
Irregular.
Atravesando
granos.
Microesquirlas
adheridas
No se
observa.
Medio a
fino.
Granos de cuarzo (93%). Textura poco condensada. Escasos
granos con reborde secundario. E n general granos
redondeados hasta esféricos con bordes marcados por
sericita que interpenetra límites de granos. Granos de
feldespatos alterados (7%). Granos policristalinos y de
cuarcitas y granos metamórficos deformados. Nivel muy
definido de minerales pesados.
337u. x 375ii
(medio a
grueso)
Débil. Extinción
ondulante fuerte y
muchas bandas de
deformación.
Abundantes fracturas
intracristalinas.
16.
Ventanía
Gris
amarronado
Vitreo
fuerte
Muy
intensa
Concoidal. Con
escasas
microesquirlas.
Amarronada.
Espesor
3 mm.
Medio.
Granos de cuarzo (98%). Contactos aserrados. Fábrica
condensada. T r i p l e punto. Granos conservando
parcialmente el límite de grano original. Mortero de
recrístalización incipiente.
240u, x 282^1
(medio a
grueso)
Excepcional mente 624|¿ x
840ix
Moderada. Contactos Muy
buena
suturales. Extinción
ondulante pronunciada.
17.
Tandilía
Rojo
borravino
Vitreo
Alta a
moderada. En
parte
aspecto
sacaroide
Subconcoidal a
irregular.
Microesquirlas
adheridas
abundantes.
N o se
observa.
Medio a
fino.
Granos de cuarzo (93%). Granos con abundantes límites
de granos marcados por inclusiones fluidas. Fuerte
crecimiento secundario. Contactos rectos a c ó n c a v o convexos. Triple punto. Extinción mayori[ariamente normal. Límites de granos marcados por abundantes óxidos
de Fe.
18<Hi x 228p:
(tino a
medio)
Débil. 15% de los
granos con extinción
ondulosa o con bandas
de deformación. En
algunos sectores trenes
de inclusiones fluidas
que atraviesan el
conjunto de granos y
cemento.
Mala
Buena a
regular
18.
Tandilia
Translúcida. A
veces
con
leves
tonos
amarillentos.
Vitreo
fuerte
Muy
intensa
Concoidal muy
perfecta.
Muy
frágil.
Blanco
Medio.
amarillenta hasta
rojiza
por
óxidos
de hierro.
Espesor
5-7 mm.
Granos de cuarzo (99%). Granos o r i g i n a l e s muy
enmascarados por crecimiento secundario (no se observan
límites de granos). En general mosaico fuertemente
poligonal con triple punto. Proporción alta de granos
deformados (30%) con extinción ondulosa o bandas de
Bohem. Trenes intragranos de inclusiones Huidas.
348p x 420p
(medio
a grueso)
Débil. Se observan
Muy
algunas fracturas
buena
intercristalinas (por
golpes de extracción de
muestra ???)
19.
Tandilia
Blanco
con
escasa
pintas
negras
de
turmalina.
Vitreo
Baja
Muy
irregular.
Rotura a
través
de los
límites
de
granos
No se
observa.
Medio
hasta
grueso.
Granos de cuarzo (98%). Granos originales muy
enmascarados por crecimiento secundario (no se observan
límites de granos). E n general mosaico fuertemente
poligonal que desarrolla muchos sectores con triple punto
y que mayori tari amenté no muestra los bordes del grano
original.
Fábrica poco condensada. Granos de origen metamórtico
(5%); policristalinos con bordes suturales. La mayoría de
los otros granos tienen extinción normal. Granos con
extinción ondulante (20%). Algunos sectores con sílice
secundaria. M u y escasos fenocristales ehuedrales de
turmalina pardonegra.
3\2[i x 372u.
(medio a
grueso)
No se observa.
Muy
mala
20.
Tandilia
Blanco
Vitreo
Baja
Irregular.
Rompe
por
íímite
de
granos.
No se
observa.
Fino a
medio.
Granos de cuarzo (98%). Mosaico de granos poligonales.
Granos redondeados con abundante crecimiento secundario,
en algunos casos se observan límites de granos originales.
En general tienen extinción normal, abundante triple punto,
contactos rectos y cóncavo-convexos. De manera muy
localizada contactos suturales. En parte, límite de granos
con pátina de óxidos de Fe. Granos con abundantes
inclusiones fluidas en trenes.
294u, x 360u.
(medio a
grueso)
No se observa.
Regular
21.
Tandilia
Marrón
claro
Vitreo
Alta
Concoidal
imperfecta.
Espesor
2 mm.
Colores
más
claros por
lixiviación
del hierro
y baja
silicificación
Medio
con
granos
hialinos
de
fractura
concoidal
muy
perfecta.
Granos de cuarzo (70%). Fábrica con granos flotantes. Se
observa en general l í m i t e s de granos y contactos
tangenciales. 80% de granos redondeados hasta esféricos.
En general e x t i n c i ó n normal a ondulante. Granos
típicamente metamórficos <1%. En general cemento de
s í l i c e en c o n t i n u i d a d ó p t i c a aunque t a m b i é n fino
intercrecimiento de sílice microcristalina y óxidos de Fe
que reemplazan a granos y cemento. Láminas de sericita
escasas.
360p. x 480jx
(medio a
grueso)
No se observa.
Muy
buena a
buena
22.
23.
Tan di lia
Tandilia
Blanco.
Rosado
muy
pálido
Vitreo.
VítreoMate
Media.
Media.
Irregular. A
través
de los
límites
de
granos.
Irregular. A
través
de los
límites
de
granos.
En
menor
proporción
atravesándolos.
Espesor
(4mm).
MedioGrueso
Manchada
por
óxidos
de hierro
y con
bajo
nivel de
silicificación
Espesor
Medio(2 mm). Grueso
Bajo
nivel de
silicificación
Granos de cuarzo (93%). Granos formando un mosaico en 204|¿ x 324^
parte poligonal y en parte fuertemente condensado. (medio)
Abundantes contactos cóncavo-convexos hasta suturales.
Escasos granos de origen metamórfico subredondeados.
Muy escasos granos con límite de grano original observable. Escasos parches de recristalización de cuarzo con
extinción normal y granos poligonales.
Granos formando un mosaico muy condensado. En general contactos rectos y cóncavo-convexos. E n muchos lugares triple punto. Granos de origen metamórfico (3%), granos con extinción ondulante fuerte y láminas de deformación (40%). E l resto de los granos con extinción normal a
levemente ondulante. Escasos cristales de turmalina,
laminillas bien desarrolladas de muscovita.
412nx675n
(grueso)
Moderada. L a mayoría Mala
de los granos con
extinción ondulante
fuerte y con bandas de
deformación. L a
mayoría de los granos
con abundantes trenes
de inclusiones fluidas,
en algunos casos
atravesando también el
cemento.
Débil. Orientación
incipiente.
Mala
Fly UP