...

Imprima este artículo

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Imprima este artículo
ijon
Relaciones objétales en la novela El apando de
José Revueltas: una aproximación psicoanalítica
Ma. Ivonne León Guzmán
a novela El apando, de
deforme, inútil y horrendo a la vista de
José Revueltas, escrita en
los demás.
1969, durante su encierro
La historia de El apando, transcurrida
en la prisión de Lecuniberri, plantea la historia de
tres hombres y tres mujeres involucrados
en unas cuantas horas, se concentra en
una prisión, particularmente en una celda
en un objetivo común, la introducción de
de castigo conocida como el "apando".
Esta metáfora es empleada por el
droga al penal.
autor para demostrar que no sólo a los
'A
Estos sujetos mantienen relaciones
objétales patológicas que los llevan a
tener fantasías de tipo sexual, este es el
caso de Albino y Meche, y son motivadas
cuando la propia Meche es "violada y
delincuentes se les "apanda"; también a
los celadores y a los que nos creemos
libres. Todas las personas se encuentran
dentro de una prisión, viven en un
"apando o como diría Revueltas, en "la
prostituida"* durante el obligado "regis
ciudad cárcel, la sociedad cárcel" en la
tro" por parte de la celadora.
Lo anterior constituye para Albino
que todos habitamos como "hilachos col
gantes".
En esta celda de castigo, conviven los
una atracción más intensa y completa
hacia "su mujer". Del mismo tipo son las
tres hombres de la novela: Polonio, Al
fantasías desarrolladas en Meche al ser
bino y El Carajo. quienes esperan con un
deseo intenso a sus respectivas mujeres:
Meche, La Chata y la madre, las desti
nadas a llevarles la droga.
registrada; de algún modo, convierte a la
celadora en el complemento masculino
que la seduce y domina.
Otro personaje. La Chata, fantasea,
Polonio concibe un plan para intro
gracias a la ayuda de Albino, quien abier
tamente le permite presenciar la "danza
ducir la droga al penal sin que los custo
dios se enteren: en un tapón de gasa, con
del vientre en la sala de defensores" ;cn
treinta gramos introducidos en la vagina
de la madre, la que aceptó por el hecho de
que "alimentaría el vicio a su hijo, como
el abdomen. Albino lleva tatuado a una
pareja, y cuando mueve, o mejor dicho,
hace "danzar el vientre", consigue que la
pareja dé la apariencia de la copulación.
antes en el vientre"'*.
Durante la espera, cada imo de los
personajes recuerda; por medio de este
recurso, proporcionan al lector informa
ción sobre su vida, de este modo. Albino
explica la forma en cómo conoció a
Asimismo, también existen las fan
tasías de destmcción, experimentadas por
Polonio y Albino hacia El Carajo, una
especie de monstruo, repudiado por su
propia madre y quien a su vez, se auto-
Meche, quien a su vez, hace memoria
acerca del momento en que "se per
destn^e.
De singular importanciaes la relación
existente entre El Carajo y su madre, ya
que, más que unvinculo sano madre-hijo,
resulta, desde el nacimiento de El Cmjo
y desde su concepción, una relación pa
tológica. La madre no desea tenerlo y
vive "cargada de rencor, reproches y re
mordimientos"^ por darle vida a un ser
tenecieron".
En el momento en que Polonio les
comunica su plan a los demás, en la sala
de defensores. Albino contrae los múscu
Ma. Ivonne León Guzmán. Maestra en Psicología
Clínica. Investigadora de la Facultad de Psicología
de laUNAM.
los del vientre para darle vida al tatuaje
que le fuera realizado, de acuerdo con su
propio relato, por un eunuco enun puerto
indostano mientras doimia bajo los efec-
Evodio Escalante, al hacer un análisis
de la obra de Revueltas, afírma que sus
personajes tienden a salir de si mismos;
tratando de desprenderse de todo, aban
tos del opio. La ñguia representa a un
hombre y una mujer "en los momentos
de hacer el amor y sus cuerpos aparecían
rodeados, entrelazados por un increíble
ramaje de muslos, piernas, brazos, senos
y órganos maravillosos -el árbol bra-
hamánico del Bieny del ^íal-"^
Los planes de Polonio, en cuanto a la
entrega no pudo realizarse; antes que
nada, la madre debía ver a su hijo. No
obstante, la entrega no se realizaba, a
pesar del alboroto de las mujeres que
hubo que aplacar.
Había que sacar a las mujeres. Labor
poco complicada para los celadores, de
no ser por el enfrentamiento con los
presos en uno de los cajones de res
guardo; "parecían harapos sanguinolen
tos, monos descuartizados y puestos a
secaral sol"'. Al mismo tiempo, las mu
jeres fueron retiradas del lugar, mientras
El Carajo se deslizó hasta el Comandante
para delatar a su propia madre.
donando lo "que los habita, como si de
alguna manera quisieran resumir en el
proceso de sus vidas el proceso de pau
perización a que está sometida la so
ciedad ensuconjunto"®.
Según Escalante, los personajes tie
nen una posibilidad de salida, a pesar de
la "opresión y su ubicuidad", por lo que
los llama "modelo de personaje en
Juga"^. EnEl apando, es El Carajo quien
tiene la característica de ser un personaje
"en fuga", por ser tuerto, semitullido y
encontrarse al filo de la muerte; siempre
cortándose las venas para conseguir su
traslado, de la celda de castigo a la en
fermería y de esta forma, obtener su morñna; es El Carajo quien delata "gratuita
mente" a su madre, confesándole al Co
mandante que es ella quien Uevaadentro,
recepción del paquete, fueron modifi
cados de repente, debido a que se encon
traban "apandados", aunque el principal
objetivo, el tapón dentro de la madre,
permanecía igual. En el momento de la
visita las tres mujeres entrarían al penal
con la consigna de pedir que les permi
tieran ver a otros hombres, y cuando lle
garan a la celda de castigo, iniciarían la
"huelga de mujeres", soltándose a llorar,
patalear y gritar hasta lograr que los sol
taran, no sin antes hacer entrega del
"paquetito de droga".
Durante la espeta, Polonio y Albino
"en lasverijas", la droga. De esta manera
busca, de cualquier forma, una salida
Otra de las afmnaciones que hace Es
calante sobre los personajes de Revuel
tas, es acerca del estilo muy propio para
mostrárnoslos mutilados o deformes y
que, mediante estas características, el
\
se turnaron para atisbar el momento déla
visita, para entonces dar una señal a sus
mujeres e indicarles el lugar de su "ca
hombre adquiere una "conciencia poten
ciada de si, de su ser-cuerpo".
La presencia de estos cuerpos en la
obra de Revueltas se debe, según Esca
lante, al hecho de querer presentarlas
como "una primera versión de las ener
gías zoológicas de la obra, o como ex
presión literal de una mutilación
generalizada"'". Es mediante los cuerpos
estímulo estuviera en sus manos, bus-
mutilados o tullidos, con los que el autor
presenta una "imagen degradada de lo
humano", llegando hasta la animalización, debido esto a la despersonali
zaciónque sufren, la que define como el
proceso por el cual una persona deja de
"pertenecerse, para dejarse llevar por los
flujos divergentes de su producción de
seante"".
Según Revueltas, "La lucha entre el
Yo y su despersonalización, en el hombre
carian el lugar y el instante oportuno para
consciente constituye el drama yelorigen
jón". Mientras se llevaba a cabo el plan.
El Carajo pedía ser él quien se asomara
por el postigo, argumentando que sólo a i
él le daría su madre elpaquetito.
I
Como el deseo de ladroga, es urgente '
matar al Carajo, sin embargo, no pueden
hacerio por el simple hecho de "Tener
madre", pues "Tener madre era la gran
cosa para el cabrón, un negocio com-
pleto"^ pero una vez que el vital
eliminarlo.
Llegado el momento de la visita, in
gresaron, una a una, las mujeres. Albino,
en tumo en el postigo, les indicó el lugar
en que se encontraban, ellas fueron a su
encuentro e iniciaron la "huelga". La
situación fue complicándose cuando la
K
de todos sus conflictos"'^. EnEl apando,
es El Carajo,precisamente, quien tiene un
cuerpo deforme, motivo del apodo, pues
"no servia para un carajo"'^; además de
serunpersonaje "despersonalizado", de
bido a la falta de conciencia de sí mismo,
ni de "ese cuerpo que parecía no pertene-
ceiie" , a pesar de disfrutarlo y resguar
darse en él. Revueltas lo define:
El Carajoes un tipoéticoen elsentido
de que es im instrumento para una
visión ética de la realidad. El
problema de la libertad se condensa
claramente en El Carajo, que repre
senta toda la infamia, toda la humi
en especial, de la relación con su madre,
a quien se refería como una "compa
llación, toda la ignominia de estar
ñera". Dicha relación se volvió intensa y
preso. Esto le da cierta lucidez res
pecto a sus problemas, mientras los
algo "extraña" a partir del momento en
que Revueltas fue perseguido por la policíay encarcelado, siendosu madre la úni
ca que podía salvarlo, pues se vuelve
demás lo toman como pura sensuali
dad. El lo toma como conceptualización, a su nivel, pero en los demás
drogadictos aquello no es más que la
solicita ante los deseos inconscientes de
sensualidad, el goce del cuerpo y la
su hijo.
la relación existente entre El Carajo y su
el niño y su medio, misma que se rompe
con el nacimiento, por lo que es necesaria
ntadre, está caracterizada por una de
pendencia infantil, de tipo oral secun
daria, con un objeto total, sin que por ello
su restauración, como primer estadio de
las relaciones objétales.
Sin embargo, en el nivel preverbal y
De acuerdo a la teoría de Faiibaim
satisfacción'^.
El Carajo, como muchos de los persona
jes de Revueltas, fue tomado de la reali
dad y recreado, con ayuda del lenguaje,
que al mismo tiempo, lo degrada y mul
tiplica.
Asimismo, la relación entre El Carajo
y su madre es similar a otras relaciones
establecidas entre otros personajes revueltianos; no obstante, el estilo pata es
cribir es un reflejo de la vida del autor y
El Carajo tenga el síntoma depresivo, ya
que no siente culpa al odiar a su objeto.
primitivo, surge la "falla básica", como
Debido a lo anterior, no se explica
resultado del rompimiento de la armonía,
debido a que "alguien" lia defraudado al
totalmente la relación objeta] con dicha
niño. Esta falla es la precursora, según
teoría.
Balint. de las relaciones objétales, que
Balint'', por su parte, afirma que en
el período fetal existe una armonía entre
h
%
producen dos tipos de carácter: ocnofilia
y filobatismo-
Aunque existen ambos tipos de carácter en todos los indi
viduos, en forma combinada, se puede especular que El Carajo
pudo haber tenido una separación muy temprana (durante lafase
de simbiosis, de acuerdo con la teoría dcMahler) no encontrando
la gratificación necesitada, teniendo entonces un carácter
filóbata, pues no "necesita ningún objeto en particular"; sin
embargo, la madre mantiene el contacto con él, proporcionán
dole seguridad: droga.
Analizando la relación objetal de El Carajo desde el seno
materno, se infiere que la madre no deseaba tenerlo y que, sin
embargo, se mostró cariñosa, producto de la formación reactiva
Quizá sea debido a que no alcanza uita constancia libidinal
del objeto, en términos de Mahler, o que no ha podido introyectar a la figura materna, ni identificarse con la figura paterna (su
madre es "asombrosamente tan fea como su hijo" ),
individuación, aimque con cierta dificultad, no ha conseguido
Tomando como base la Teoría de las Relaciones Objétales
de Otto Kemberg (1991), se aitaliza larelacióndeEl Carajocon
su madre, llegando a las siguientes conclusiones:
El Carajo no logra integrar su super-yo, más que en un nivel
mínimo; tiene un grave deterioro de su capacidad de sentir
preocupación y culpa, salvo en los casos en los que requiere
utilizar la droga, hecho muy bien ejemplificado cuando delata a
su madre, a pesar de ser ella quien le mantiene el vicio.
De igual forma, manifiesta una incapacidad para integrar
imágenes de sí mismo y del objeto, por lo que sus relaciones
objétales son generalmente amenazadoras; es incapaz de sentir
empatia por los objetos en su totalidad, lo que significa que sus
vínculos son parciales con los objetos. Es por esto que El Carajo
no experimenta ninguna culpa al delatar a su madre o a sus
compañeros de apando.
Tampoco desarrolla relaciones con otras personas como
pareja o amigos; no tiene un concepto integrado de sí mismo y
quizás, debido a esto, no le importa su persona, por lo que se
un desarrollo adecuado de su estructura psíquica, que le permita
abandona a su mundo iniemo, el cual está lleno de "caricaturas"
su individualización, en los términos en que Mahler los maneja.
Permite con ello, una constancia de objeto libidinal, pero no el
de los aspectos buenos y malos de las personas significativas;
suyo está debilitado porlautilizaciónde laescisión(mecanismo
establecimiento de relaciones cordiales.
de defensa).
al nacer el niño.
Desde entonces hasta el momento de la novela, la madre
siente culpa por el sentimiento de ambivalencia, amor-odio, que
tiene hacia su hijo, lo que la obliga a proporcionarle lo que él
necesita, pero al mismo tiempo, desea su muerte. Lo anterior es
manifestado enunafrase de ella: "Laculpa no es dsnadien, mas
1s
que mia, por haberte tenido" .
De acuerdo con lateoría de Mahler'^, El Carajo logra tener
una simbiosis, ya que puede aguardar, con cierta confianza, una
satisfacción. Esto es reflejado en el hecho de la espera para
obtener la droga y que le será proporcionada por su madre.
No obstante, no existe un "marco de referencia en espejo"
entre El Carajo y su madre, durante la fase de simbiosis, en el
período de práctica, que le permita al hijo una adaptación con su
medio.
Es decir, a pesar de que logra llegar a la fase de separación-
Con relación a la teoría Freudiana, El Carajo no puede
mantener una situación edípica, pues no conoce al padre, lo que
podría interpretarse como la causa del mantenimiento de su
sexualidad infantil, oral y dependiente, ya que no hay evidencia
de sus deseos sexuales hacia otros objetos, así como tampoco
logra entender la "danza del vientre" y porlo tanto, no lo excita.
Manifiesta la falta de un concepto integrado de sí mismo y
de un super-yo integrado, lo que se refleja en baja tolerancia a
la frastración y a la artsiedad; tiene falta de control de los
impulsos y falta de desarrollo de canalesde sublimación.
Según Kemberg, la descripción de El Carajo, mencionado
con anterioridad, corresponde al nivel inferior de organización
de la patologíadel carácter, considerándose entoncesdentrode
la categoría de la "organización de la personalidad de tipo
fronterizo", cuyas características diferenciales son: personali
dad infantil, narcisista, inadaptada y autoinutiladora.
Sin embargo, mantiene el juicio de realidad, debido a que en
sus intentos de suicidio (autoniutilador), al cortarse las venas,
El Carajo espera el momento preciso en el que los guardias
puedan darse cuenta de la sangrey de inmediato empieza a gritar
con sus peculiares "aullidos de perro", indicadores de la si
tuación
Por otra parte, sí manifiesta la suficiente diferenciación entre
sus imágenes de sí mismo y las objétales, lo que le pennite
establecer sus limites yoicos y funcionar como un ser indivi
dual. no importándole, como ya se ha mencionado, delatar a su
madre, mientras él logre su bienestar.
Como resultado de una personalidad de tipo fronteriza. El
Carajo no integra el concepto de si mismo, no establece relacio
nes objétales "totales" y no logra la constancia objetal. Esto es
el resultado de utilizar la escisión como mecanismo de defensa
fundamental de su personalidad.
•í; v<->í«
Es así por lo que mantiene la sepa
ración de las imágenes "buenas" y las
"malas", que interfierenenlaintegración
del super yo y por consiguiente, no utiliza
larepiesióncomo mecanismo de defensa,
caiacteristico de los niveles intermedioy
superior de la organización de la perso
nalidad, que representan los pasos hacía
6 Ibid p. 41.
7 Ibid p. 56.
8 Escalante, Evodio,{19^), José Revueltas: una
20 Revueltas, José, op. cit, p. 16.
Autónoma de Zacatecas, México, p. 32.
9 Ibid p. 33.
10 Ibid p. 60.
Bibiiografia
11 Ibid p. 45.
12 Revueltas, José, citado en Escalante Evodio,
op. cit.,p. 44.
13 Revueltas, José, op. cit, p. 15.
Escalante, Evodio, (I9Í>0)Jasé Revueltas: una li
teratura "del lado moridor". Universidad
Autónoma de Zacatecas, México.
Mahler, M.S. (1968) Simbiosis humana: las vicisi
14 Ibid p. 15.
tudes de la individuación, Ed. Joaquín Mortiz,
15 Ruiz Abreu, Alvaro, (1992), José Revueltas:
México.
Los muros de lo utopia, Ed. Cal y Arena:
1 Revuehss, José, (1992) El apando, Ed. Era;
México, p. 403.
México, p. 39.
2 tbidp. 24.
Moctiz: México.
literatura del "lado moridor". Universidad
la persona sana. A
Notas
19 Mahler, M.S. (1968), Simbiosis humana: Las
vicisitudes de la individuación, Ed. Joaquin
16 Citado en Michaca, Pedro, (1987), Desarrollo
de la Personalidad. Teorías de las relaciones
3 Ibid. p. 17.
de objeto, Ed Pax; México.
4 Ibid p. 23.
17
5 Ibid p. 23.
18 Revueltas, José, op. cit. p. 17.
Ibid
Michaca, Pedro, (1987)DeiafToWo de¡apersonali
dad. Teorías de las Relaciones de objeto, Ed. Fax,
México,
Revueltas, José, (1992) El apando, Ed. Era.
México.
Ruiz Abreu, Alvaro, (1992) José Revueltas: los
muros de la utopia, Ed. Cal y Arena, México.
Fly UP