...

articulo sofia - Afore XXI Banorte

by user

on
Category: Documents
2681

views

Report

Comments

Transcript

articulo sofia - Afore XXI Banorte
POR QUÉ
empecé a
AHORRAR
para el retiro
a los 25
Autora del libro “Pequeño cerdo capitalista”
Sofía Macías
Siempre que sale en alguna plática el tema de retiro, mis
amigos me acaban viendo como bicho raro. Empecé a
ahorrar a los 25 años, lo que para muchos de ellos es
completamente atípico y “precoz”, pero a mí me hubiera
gustado incluso hacerlo antes.
Esa parte obviamente me dio un buen susto, pero luego
como el interés tiene pies, me enteré de dos razones porque
además de ser súper necesario convenía bastante:
La primera, es que el ahorro para el retiro es deducible
de impuestos. Al presentar mi declaración anual puedo
meter hasta 10% de mis ingresos o 4 salarios mínimos
elevados al año (lo que fuera menor) y chance hasta
obtener devolución de impuestos. Esto sólo aplica si se
hace a través de un esquema específico para el retiro,
como hacer aportaciones voluntarias a tu Afore.
Y es que cuando estás en tus “tes” te parece una edad
descabellada para empezar a pensar en la jubilación, total
faltan ¡taaaantos años! Y te salen los típicos pretextos de
“y ¿qué tal que no llego al retiro? ¡Mejor me lo gasto!”, “lo
bailado nadie me lo quita”, “ya ahorraré cuando sea más
grande, me suban el sueldo, despegue mi negocio, tenga
hijos, me haya comprado el carrazo que quiero, le haya dado
la vuelta al mundo, ________________ (inserte aquí su
elemento de procrastinación preferido)”. Pero yo lo hice por
puro interés y porque tenía información privilegiada, digamos.
Les cuento primero de la información privilegiada: Siendo
reportera, mi primera conferencia de prensa fue una sobre
las proyecciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO).
La verdad se oía igual de divertida que un maratón de
trigonometría pero siendo la novata, pues me tocaba ir.
Lo primero que nos contaron es que México era un país
joven (la media de edad eran 27 años) y que de entonces
(2007) al 2035, tendríamos una gran oportunidad llamada
“bono demográfico”, es decir, el país tendría la población
económicamente activa más alta de su historia y por lo
tanto una gran oportunidad para crecer, producir, innovar,
proponer… y por supuesto ahorrar a partir de eso. El
pequeño detalle es que eso no iba a ser eterno y de ahí en
adelante México iba a tener un envejecimiento acelerado
como país y adivinen quiénes ÍBAMOS a ser los viejitos del
2050. Lo peor no era la cruda realidad de que no seríamos
por siempre jóvenes (aunque a veces creamos que sí), sino
que si no nos poníamos las pilas con nuestro retiro seríamos
viejos y pobres, pa´acabar pronto.
A diferencia de la generación de nuestros padres o abuelos,
nosotros no íbamos a tener la misma cantidad por
pensiones derivadas de la seguridad social (IMSS / ISSSTE)
porque tendríamos trayectorias laborales menos estables
(algunos cambian de chamba como cambian de galán o
galana), había cambiado el sistema y tampoco nos
podíamos confiar en que nuestros hijos nos mantuvieran
porque tendríamos menos hijos o de plano algunos
optarían por los “perrhijos” o “gathijos”.
Y por cierto, para todos aquellos que tienen complejo de
James Dean, en la conferencia de CONAPO aprendí que
estadísticamente es más probable que sobrevivamos más
allá de los 80 a que “vivamos rápido y dejemos un bello
cadáver” a los 30. Otra razón más para no postergarlo.
Y segundo, porque ahorrar desde esa edad es una
“ganga”: si empiezas a ahorrar más chavo, tu retiro te
sale más barato, porque el dinero que inviertes tiene
más tiempo para generar rendimientos. En resumen,
entre antes lo hagas menos tienes que poner de tu
bolsa para tener la misma o mayor cantidad.
Y tampoco empecé con los millones: al principio ahorraba
sólo 1,000 pesos al año, pero conforme me fui acostumbrando
y también conforme subieron mis ingresos le empecé a
echar más ganitas. La cosa es no ningunear tu dinero o
esperarte a tener el sueldazo para hacerlo, el asunto de
“el tiempo es dinero” es muy cierto para las inversiones.
¿Qué ha pasado con mi ahorro para el retiro desde entonces?
Cuando veo mi estado de cuenta, una buena parte de lo que
se ha acumulado viene de los rendimientos. Si eso mismo lo
hubiera puesto en mi cuenta de banco mi saldo sería
mucho, pero mucho menor y la verdad nunca sentí que me
estuviera privando de nada. El dinero se juntó casi casi sin
que me diera cuenta: la verdad he viajado, comprado
coches, hice maestría
y demás metas y gustitos sin dejar de ahorrar para el retiro
en estos 5 años. El truco es muy simple: empezar con
porcentajes pequeños pero ser constante. Te acostumbras
muy fácil y cuando ya tienes algo ahorrado seguirle es más
fácil.
Yo me imagino mi retiro siendo una viejita muy “pata de
perro”, que se va de viaje todos los años y que no depende
económicamente de nadie. Dado que ganarse el Melate
tiene una probabilidad como de 1 en 32 millones, creo que
gastaré mucho menos en lograrlo gracias a que empecé a
ahorrar para el retiro que lo que me costarían los billetes
para ganármelo.
Yo empecé mi ahorro voluntario para el retiro a los 25 años y
sé que me podré retirar joven. Tú ¿a qué edad vas a empezar?
Unidad Especializada de Atención al Público:
Lunes a viernes de 8:30 a 18:00 hrs.
Av. Insurgentes Sur No. 1343, Col. Insurgentes
Mixcoac, C.P. 03920, México, D.F.
Centro de contacto:
01 800 276 5432 LADA sin costo.
Lunes a viernes de 8:00 a 19:00 hrs.
Sábado de 9:00 a 14:00 hrs.
/XXIBanorte
@XXIBanorte
Correo electrónico:
[email protected]
www.xxi-banorte.com
Consulta: www.consar.gob.mx
Los recursos de la Cuenta Individual son propiedad del Trabajador.
Fly UP