...

El problema de la falta de indicadores de impunidad en Guatemala rv

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El problema de la falta de indicadores de impunidad en Guatemala rv
Dirección de Investigación en Derechos Humanos
Nota conceptual
El problema de la falta de indicadores de impunidad en Guatemala
1
El problema de la falta de indicadores de impunidad en Guatemala
1. Breve conceptualización de la impunidad
La Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) ha definido la
impunidad como “la falta en su conjunto de investigación, persecución, captura,
enjuiciamiento y condena de los responsables de las violaciones de los derechos
protegidos por la Convención Americana”1.
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entiende que la
impunidad se consagra tanto de jure (mediante la sanción de leyes de amnistía,
por ejemplo), como de facto (por la falta de investigación, sanción y castigo de los
responsables de violaciones de derechos humanos, incluida la falta de acción del
Estado para investigar y enjuiciar crímenes incluso cuando su legislación parece
permitir el enjuiciamiento). Asimismo, la impunidad de facto puede presentarse por
causas estructurales, como por ejemplo el exceso de formalismo de los jueces o la
insuficiencia de recursos frente al cúmulo de crímenes; o bien, por situaciones
fácticas como la interferencia en investigaciones o procesamientos, inspirada en
decisiones políticas.
En todos estos supuestos, ya sea de jure o de facto, el Estado deja de cumplir con
sus obligaciones convencionales establecidas en los artículos 8, 25 y 1(1) de
juzgar y sancionar a los responsables de violaciones de derechos humanos2.
Según el Conjunto de principios actualizado para la protección y la promoción de
los derechos humanos mediante la lucha contra la impunidad, la impunidad
constituye una infracción de las obligaciones que tienen los Estados de investigar
las violaciones, adoptar medidas apropiadas respecto de sus autores,
especialmente en la esfera de la justicia, para que las personas sospechosas de
responsabilidad penal sean procesadas, juzgadas y condenadas a penas
apropiadas, así como garantizar a las víctimas los recursos eficaces en la
reparación de los perjuicios o daños sufridos, garantizar el derecho inalienable a
conocer la verdad y tomar todas las medidas necesarias para evitar la repetición
de dichas violaciones3.
1.1. Algunas perspectivas de la impunidad
La etimología de la palabra impunidad viene del latín impunitas, que significa falta
o ausencia de castigo.
• Como acto: violatoria de los derechos humanos
1
OEA/Ser.L/V/II.118 Doc. 4 rev. 1, 24 octubre 2003. Consultado en línea el 25 de febrero de 2013 en:
http://www.cidh.org/countryrep/venezuela2003sp/cap.1.htm#_ftn98.
2
Ibid. Pág. anterior, numeral 204.
3
E/CN.4/2005/102/Add.1, principio 1.
2
• Como factor causal: contexto posibilitador
• Como factor perpetuador: culturización
• Como estrategia de poder: control social
a) La impunidad como ausencia de castigo
Desde la visión de la impunidad como ausencia de castigo, hay tres tipos de
impunidad: la penal, la moral y la histórica.
a.1. Impunidad penal: prolongación de una situación de injusticia ejercida contra
las personas víctimas de un crimen de lesa humanidad en el ámbito local de la
procuración de justicia: inadecuado marco normativo, ausencia de investigación,
no ejercicio de la acción penal, mala integración de la averiguación, parcialidad de
los jueces, etc.
a.2. Impunidad moral: complicidad social que se realiza a través de la ausencia de
sanción moral, la cual se ejerce socialmente a través del silencio, la minimización
del hecho y la culpabilización a las víctimas.
a.3. Impunidad histórica: se plantea como un acto de borramiento simbólico a
través de los discursos y mitos institucionalizados (verdad oficial) sobre un crimen
de lesa humanidad ejercido por el Estado. Se realiza a través del olvido, la
tergiversación de los hechos, la negación y la mentira institucionalizada.
Desde esta perspectiva también se considera a la condena moral y la memoria
como formas de castigo, ampliando los límites del ejercicio de la acción penal y la
privación de la libertad.
b) La impunidad como acto de violencia
La impunidad no es sólo la ausencia de castigo, un acto de omisión o negligencia
de la justicia. La impunidad penal, moral e histórica es un acto de violencia directa,
visible, racional, instrumental, con interés determinado. De aquí que la impunidad
no sea un efecto de la violencia mediado por una omisión, sino que la impunidad
es un acto en sí de carácter violento, en tanto acto y como comportamiento. La
impunidad contribuye a la revictimización de las personas que han sido víctimas
de un acto delictivo o de violaciones a sus derechos. La impunidad es una
violación al derecho de todas las personas a la justicia.
c) La impunidad como contexto
La impunidad es una situación que posibilita la comisión de delitos y violaciones a
los derechos humanos por parte del Estado. La impunidad necesita de un contexto
que no es ajeno, sino es el mismo desde el cual se cometió el acto delictivo o de
3
violación a los derechos humanos, de tal forma que no podemos desligar al acto
de su contexto.
d) La impunidad como cultura
La impunidad también es un conjunto de instituciones, hábitos, creencias,
actitudes y comportamientos que perpetúan las injusticias, los delitos, las
violaciones a los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad.
En el ámbito de la ley, la falta de justicia se va internalizando, no solo en las
instituciones de justicia, sino en las personas, por lo que se convierte en elemento
de la cultura de la sociedad, como parte de los mecanismos de poder y control
social. Por ello, se desarrolla y consolida una cultura de la impunidad, que puede
revertirse para construir una cultura de justicia y derechos humanos.
e) La impunidad como control social
La impunidad tiene una función política, pues envía el mensaje de que los
agresores nunca van a ser procesados, enjuiciados y castigados, por los delitos o
violaciones a derechos humanos que hayan cometido. Esto juega a favor del
miedo colectivo, la inamovilidad y la apatía social.
La impunidad puede convertirse en un mecanismo de control social que sirve al
sector hegemónico.
2. El problema de los indicadores sobre impunidad en Guatemala
En Guatemala no existen indicadores consensuados sobre impunidad, lo
cual, de principio, plantea una limitante importante para la toma de decisiones
sobre cómo reducirla y contrarrestarla.
Como muestra de la divergencia en los datos (y ello, únicamente en atención a la
gestión de casos que ingresan al sistema de justicia), se pueden mencionar los
siguientes ejemplos:
En mayo de 2013, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional
(CEJIL), al informar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre
el caso María Isabel Véliz Franco, citó como fuentes al Ministerio Público y
al Organismo Judicial, señalando que el índice de impunidad en los casos
de violencia contra la mujer en Guatemala alcanza el 99%4.
4
http://cejil.org/comunicados/primer-caso-de-femicidio-en-guatemala-llega-a-la-corte-interamericana
4
En febrero de 2013, la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional
(ACDI), indicó que la tasa de impunidad de Guatemala —la tasa de
crímenes que quedan sin castigo— habría bajado a un 70%5.
El Informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los
Derechos Humanos sobre las actividades de su oficina en Guatemala, sin
señalar ningún dato de impunidad, indicó que “el número de acusaciones y
sentencias condenatorias aumentó en promedio un 7.3% en comparación
con 2011”6.
La Fiscal General del Ministerio Público (MP), Dra. Claudia Paz y Paz, en el
informe de su segundo año de gestión -presentado en diciembre de 2012-,
indicó que el nivel de impunidad en los crímenes se había reducido de un
95% a un 72% entre 2009 y 20127.
No obstante, a finales de febrero de 2013, el Procurador de los Derechos
Humanos, en declaraciones a los medios de prensa, señaló que Guatemala
cuenta con un índice de impunidad cercano al 98%8.
Con esta falta de consenso en los indicadores mencionados, no se puede abordar
seriamente la justicia en términos de lucha contra la impunidad en el país, por lo
que se necesita realizar un trabajo de definición, medición y sistematización
de los mismos, tanto en el sistema de justicia, como en relación con los
componentes sociales y estructurales que permiten la impunidad.
3. La importancia de los indicadores
Los indicadores constituyen una herramienta sustancial para el análisis y
establecimiento de la situación del derecho a la justicia en el país, pero también
facilitan el proceso de elaboración de propuestas de lucha contra la impunidad, y
la toma de decisiones para la reducción de la misma, lo que implicaría una mayor
efectividad de la justicia en el país.
La generación de indicadores de impunidad tendría la utilidad pragmática para los
tomadores de decisión y quienes elaboran las políticas públicas, de mostrar en
dónde la justicia está funcionando bien y en dónde está mal, y para conocer las
alertas necesarias y para saber dónde intervenir.
En tal sentido, los indicadores se convierten en la principal herramienta de las
instituciones relacionadas con el sector justicia y derechos humanos, para las más
5
http://www.canadainternational.gc.ca/guatemala/highlights-faits/2013/ReformaJusticia.aspx?lang=es# cntphp
6
A/HRC/22/17/Add.1
7
http://www.mp.gob.gt/2012/12/segundo-ano-de-importantes-logros/
8
http://www.s21.com.gt/nacionales/2013/02/25/impunidad-incita-guatemaltecos-hacer-justicia-propia-mano
5
oportunas y pertinentes intervenciones y/o pronunciamientos, de tal modo que
orienten la construcción e implementación de políticas públicas por parte del
Estado, tanto para la lucha contra la impunidad como para el fortalecimiento de la
justicia en Guatemala. (Lograr que la lucha contra la impunidad sea un tema
central del Estado, implica impulsar políticas públicas en tal sentido).
4. Multidimensionalidad de la impunidad
Se debe tener en cuenta que el fenómeno social de la impunidad tiene múltiples
dimensiones, y no se reduce a establecer simplemente un dato cuantitativo del
ritmo o celeridad con que el sistema de justicia gestiona y resuelve los casos de
hechos delictivos, respecto al volumen y celeridad con que ingresan.
Esa multidimensionalidad de la impunidad también advierte que para su abordaje
y para el establecimiento de indicadores, puede haber más de una metodología a
utilizar, así como tantas dimensiones de impunidad se logren identificar.
Se deben identificar las metodologías y procedimientos que cada instancia
necesite para la consolidación de sus propios indicadores, pero debe garantizarse
una fuente central que permita que en todo el país se cuente con la misma
información.
En función de esta multidimensionalidad, se necesita establecer indicadores
cuantitativos y cualitativos que permitan un abordaje integral de la problemática,
que incluya no solo la cantidad de denuncias y procesos (medir la velocidad con
que el Estado atiende y logra resolver los casos ingresados al sistema de justicia),
sino el flujo que éstas siguen dentro de la institucionalidad de la justicia en el país.
No basta con conocer el flujo de la gestión de casos (eficiencia), sino es necesario
establecer la calidad del procesamiento de los mismos (eficacia), tanto como la
aplicación de justicia efectiva y que permita la obtención de indicadores
cualitativos.
Ello requiere diferenciar entre eficiencia y eficacia del sistema en el plano práctico
en cuanto al ejercicio y aplicación de la justicia, para evaluar y validar todas las
acciones procesales en cada caso en particular, y si la justicia se cumple en cada
una de las mismas, por ejemplo, en el caso de las salidas alternas a la acción
penal o en el caso de las sentencias tanto absolutorias como condenatorias, etc.
Respecto a factores sociales externos que determinan la carga de trabajo y el
funcionamiento del sistema, también es importante establecer las situaciones
sociales que activan el funcionamiento del sistema de justicia, con qué frecuencia
se dan, con qué otras situaciones están vinculadas, si tienen alguna relación con
el funcionamiento (eficaz o ineficaz) del sistema de justicia, entre otras cosas.
Por ello es importante un abordaje desde afuera hacia adentro, para revisar las
condiciones estructurales, económicas, políticas, culturales y legales que
6
favorecen el surgimiento de la conflictividad social, la delincuencia, la criminalidad
y, en consecuencia, la impunidad y su reproducción. Se trata de medir si la
velocidad con la que se generan los crímenes en la sociedad es más rápida que la
velocidad con la que el Estado los atiende debidamente.
Y, por ello, es importante tomar en cuenta no solo el funcionamiento del sistema
de justicia, sino también el funcionamiento de la sociedad, bajo la advertencia que
el fenómeno de la impunidad no es solamente un problema de la administración
de justicia. Hay que verlo desde su integralidad, analizando otras dimensiones,
como la cultural. Hay que analizar también la proporcionalidad de crímenes o
delitos que no ingresan al sistema de justicia, las denominadas cifras ocultas o
cifras negras9, y en consecuencia, las proporciones de impunidad que ello genera.
Se trata de estudiar las razones por las cuales algunos hechos delictivos no
ingresan al sistema de justicia, por ejemplo: la negación, obstrucción y evasión de
la justicia, la falta de independencia judicial, la corrupción, la omisión de
denuncia10, y la ausencia de legislación, entre otras.
Los estudios de percepción de la población son importantes, porque en algunos
casos permiten identificar por qué no denuncian los hechos delictivos. Por
ejemplo, el Informe estadístico de la violencia en Guatemala del PNUD-2007,
señaló que, en el municipio de Guatemala, el 75% de la población no denuncia
hechos delictivos de los que ha sido víctima.
Por otro lado, es importante ver el impacto social que tiene el sistema de justicia
(su buen o mal funcionamiento, su efectividad y eficacia), en tanto pueda incidir en
el cambio de comportamientos sociales relacionados (denuncia, desconfianza,
comisión de delitos, disuasión) que fortalecen o debilitan la impunidad.
Lo que no es posible es que continuemos teniendo indicadores diferentes y, a
veces, contradictorios entre las propias instituciones del sector justicia.
9
“Es una estimación del porcentaje de delitos que no son denunciados a la policía o que no llega a ser
conocidos oficialmente por el sistema de justicia”. (Copublicación de ONU-HABITAT y Universidad Alberto
Hurtado de Chile. Guía para la prevención local hacia políticas de cohesión social y seguridad ciudadana,
Chile, 2009: 132)
10
Los Estados emprenderán investigaciones rápidas, minuciosas, independientes e imparciales de las
violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario y adoptarán las medidas
apropiadas respecto de sus autores, especialmente en la esfera de la justicia penal, para que sean
procesados, juzgados y condenados debidamente (Principio 19 del Conjunto de principios actualizado para la
protección y la promoción de los derechos humanos mediante la lucha contra la impunidad, del que la
Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Resolución 2005/81, relativa a la impunidad, párr.
20.
7
Fly UP