...

¿Como afecta la falta de bibliotecas escolares en las escuelas

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

¿Como afecta la falta de bibliotecas escolares en las escuelas
¿Como afecta la falta de bibliotecas escolares en las escuelas publicas
mexicanas y como este problema fomenta el incremento de la ignorancia
en la gente?
Por: Guadalupe Hernández Aguillón
3er semestre
Colegio de Bibliotecología
FFyL, UANL
Curso: Fundamentos de la Bibliotecología
Prof. Zapopan Martín Muela Meza
San Nicolás de los Garza, NL
4 de junio de 2009
Resumen
En este trabajo se hace una reflexión sobre la importancia que tienen las
bibliotecas escolares, para evitar la ignorancia en las personas. El uso
adecuado de las bibliotecas escolares le pueden proporcionar al niño a través
de la lectura y de imágenes nuevos mundos, formas diferentes de pensar,
diferentes culturas, fantasías y sueños que se pueden hacer realidad, en si las
bibliotecas y el fomento a la lectura ayudan a combatir la ignorancia en la
gente y evitar ser manipulada al antojo de las demás personas con intereses
políticos, económicos, etc.
Palabras clave: Bibliotecas escolares menos ignorancia
Introducción
¿Cual es la importancia que tienen las bibliotecas escolares dentro de la
formación educativa básica en nuestro país? Como podemos observar, en los
planes educativos, no se le ha dado la debida importancia que merecen las
bibliotecas, el tipo de biblioteca que contienen las escuelas públicas es un
aula-biblioteca, que contiene un mínimo de libros y estos libros mucha veces no
son consultados ni leídos. Dentro de los planes y políticas educativos no está
contemplado ampliamente el fomento a la lectura.
Objetivos generales
Los objetivos generales de este trabajo son dos: a) la relación entre bibliotecas
escolares y las escuelas públicas y b) cómo fomenta la ignorancia la falta de
bibliotecas escolares.
Relación entre bibliotecas escolares y las escuelas públicas
Primero que nada, que es una biblioteca, una biblioteca escolar, y una escuela
pública.
Biblioteca: “La biblioteca (del griego βιβλιοθήκη biblion = libro y thekes = caja),
puede traducirse desde un punto de vista estrictamente etimológico como el
lugar donde se guardan los libros. En la actualidad esta concepción se ha visto
hace tiempo superada para pasar a referirse tanto a las colecciones
bibliográficas como a las instituciones que las crean y las ponen en servicio
para satisfacer las demandas de los usuarios” (McGraw, 2001, p. 277).
Bibliotecas escolares: “estas complementan los programas de las instituciones
a las que pertenecen, aunque también disponen de libros no académicos para
fomentar el hábito de la lectura. Muchas cuentan con distintos medios
audiovisuales y electrónicos. Su financiación procede de las instituciones
escolares en las que están integradas” (McGraw, 2001, p. 277).
Escuela pública: “Al
sistema nacional educativo de cada país, que por lo
general comprende la planeación, supervisión o ejecución directa de planes de
estudio y educación escolarizada de diversos niveles académicos siendo
preeminente la realización de los niveles que la normatividad considere
obligatorios, consistiendo por lo general en la educación primaria, no obstante,
ello
no
excluye
a
niveles
superiores
que
no
se
consideren
obligatorios”(McGraw, 2001, p. 725).
La mayoría de la población mexicana no cuenta con los recursos económicos
necesarios para cursar sus estudios básicos en escuelas particulares, que en
realidad este no es un problema relevante dentro de la educación de México, el
problema en sí, es la mala calidad educativa que nos brindan las escuelas
públicas, partiendo desde la falta de una biblioteca por escuela, y
enfocándonos particularmente en este punto, ya que si hacemos recuento de
las decadencias de la educación de nuestro país, podríamos hacer una lista
enorme.
Este
autor
coincide
con
lo
anterior
mencionado
“El
trinomio
educación+libro+lectura no ha contado con el apoyo significativo, integral y
permanente para impulsar el desarrollo de los individuos y de los pueblos;
muchas veces se privilegian solo el aspecto físico y externo del conjunto, se
inauguran escuelas y se editan libros, mas no se logra el objetivo de una
educación plena” (Martínez Arellano, 2003, p. 40).
El adecuado uso de una biblioteca dentro de la escuela puede aportar grandes
beneficios al conocimiento de los niños, es así como lo menciona este autor.
“El Centro es el espacio más enriquecedor que tienen de ampliar su
conocimiento hacía conceptos útiles y válidos, a través de las actividades que
dentro y fuera de él realizan. Por ello, intentamos a través de la utilización tanto
de las Bibliotecas de Aula como la Biblioteca Escolar del Centro, darles a
conocer un instrumento para la ampliación del mundo que les rodea, su barrio.
Un mundo que existe, aunque ellos no hayan tenido la oportunidad de conocer,
y al mismo tiempo puedan, de un modo u otro, conocer otros modos de vida
diferentes al suyo, otras tradiciones, así como el desarrollo de la fantasía
infantil tan importante para el desarrollo psicológico de esta etapa madurativa”(
Jiménez Martínez, 2004, p.137).
Cómo fomenta la ignorancia la falta de bibliotecas escolares en las
escuelas públicas
Es triste reconocerlo pero nuestro país navega en un mar de ignorancia y sobre
todo de conformismo, las instituciones educativas se han quedado cortas, en
otras palabras no has sido eficientes en las tareas que se les han
encomendado, tareas tales como propiciar la socialización y el aprendizaje
encaminado al progreso intelectual basado en desarrollar competencias para
la vida y así alcanzar las metas y objetivos académicos, sociales, económicos
que los individuos se propongan. Esta es una cita de un autor que coincide con
lo antes mencionado. “La finalidad de la escuela y de la enseñanza primaria no
ha de ser solamente repartir los saberes elementales de leer, escribir y contar,
sino que ha de preparar al niño para poder desenvolverse en la vida y alcanzar
dentro de la sociedad un puesto de trabajo, un medio para poder con dignidad
abrirse
camino entre las dificultades y competencia actuales” (Martínez,
Bernabé, 1999, p. 18).
No podemos negar que la actitud del mexicano es y ha sido pasiva ante las
situaciones adversas que se han presentado a lo largo de nuestra historia, y lo
peor de todo es que hemos tomado una actitud de comodidad y conformismo,
desafortunadamente el pueblo mexicano vive entre la ignorancia, que gracias a
esta ignorancia se desencadena muchas otras malas situaciones como la
corrupción, familias disfuncionales, pobreza, desempleo, entre muchas otras
cosas más. Todo esto se debe sin duda a la falta de conocimiento y de cultura,
lo cual no se logra si no es a base de una buena educación con el apoyo y
complemento de la lectura, los libros y la biblioteca. Como bien lo dice este
autor “Desgraciadamente, en muchas de nuestras escuelas no hay biblioteca, y
el alumno acaba teniendo acceso a este ambiente solo cuando llega a la
universidad” (Corina Vieira, 2003, p 129).
Para este autor en la escuela “Se nos educa para distinguir y juzgar, la
multiplicidad de esfuerzos humanos; pero solo en el vehículo generoso de los
libros encontramos el tesoro de la cultura humana, los libros nos dan las ideas,
la riqueza, la prodigalidad entera de la conciencia, la biblioteca complementa a
la escuela, en muchos casos la sustituye y en todos los casos la supera”
(Martínez Arellano, 2003, p. 41).
La labor del bibliotecario es una pieza clave para llegar a lograr una educación
de calidad en nuestro país, será necesario desvelar el papel tan importante
que puede desempeñar un bibliotecario dentro de las instituciones educativas,
ya que el concepto de bibliotecario no es solo el acomodador y sacudidor de
libros, su actividad va mas allá de lo común, el bibliotecario tendrá la misión de
convertir a los libros en conocimiento, incluso impulsar la investigación en los
educandos. Este autor coincide con lo anterior mencionado y nos dice que “El
estudio de la bibliotecología como objetivo es la identificación de las formas,
modalidades y contenidos que debería asumir la educación para contribuir la
manera adecuada al desarrollo social y económico del país” (Dirección General
de Bibliotecas, 1992, p. 27).
Sin duda la mala educación y la falta de hábitos de lectura, nos conduce a vivir
en un mar de ignorancia, de manipulación, de pobreza, de mediocridad,
tomando caminos equivocados como la corrupción, el secuestro, el robo, la
drogadicción, el pandillerismo, la formación de familias disfuncionales, etc. He
aquí la gran importancia de la implantación de las bibliotecas escolares, este
autor dice “Cuando la biblioteca es un asunto central de la escuela, la reflexión
sobre los modos de leer puede ser un camino para pensar nuevos sentidos de
la enseñanza. Esa mirada pedagógica, desde la escuela misma, es la que
puede marcar nuevos rumbos en el campo de saberes” (Bajour, 2007, p. 9).
México necesita de educadores y bibliotecólogos comprometidos con su
trabajo, comprometidos con la superación de nuestro país, necesitamos de
gente emprendedora, que tenga la visión de superación y éxito, que no se
limite a planes educativos ya establecidos y buscar ampliar el conocimiento,
construir pensamientos críticos con base en educación y en la lectura. “Si en su
misión alfabetizadora, la escuela primaria había hecho su apuesta fundamental
al aprendizaje de los aspectos del código, desde una posición más
globalizadora y cultural, es necesario resaltar que el acercamiento a la cultura
escrita se dará en contexto de lectura leer que esto implica compartir espacios,
construir pensamientos y aumentar los aprendizajes y motivaciones educativas”
(Bombini, 2007, pp. 1-2).
Conclusiones
Es
importante
que
los
bibliotecarios
tomen
conciencia
de
la
tarea
encomendada y de la importancia que tienen las labores de esta profesión
dentro de nuestra sociedad, y sobre todo asumir las responsabilidades de la
misma, la cual va mas allá del viejo concepto de un simple acomodador y
sacudidor de libros, la labor del bibliotecario es meramente intelectual, no se
puede limitar a ser un puente entre la información y el usuario cuando este lo
requiere, el bibliotecario no se puede quedar de brazos cruzados esperando a
que llegue el usuario en busca de información, cuando en su mayoría en
nuestro país no existe el habito de lectura. El bibliotecario deberá hacer
campañas de lectura dentro de las escuelas y concientizar a las autoridades
educativas de la importancia de las bibliotecas y la lectura para llegar a una
educación de calidad y con ella mejorar las condiciones económicas, sociales y
políticas de las personas.
Referencias
Martínez Arellano, Filiberto Felipe. (2003), Bibliotecología, sociedad y
cultura. México, D.F: Universidad Nacional Autónoma de México. p. 39-43
Dirección General de Bibliotecas. (1992), La bibliotecología actual y sus
tendencias. México: UNAM. p. 26-29.
McGraw, Hill. (2001). Diccionario enciclopédico. México D. F: Interamericana.
pp. 9-1246.
Jiménez Martínez, Lutgardo. 2004. “Bibliotecas escolares: en un lugar de la a
lectura”. Asociación Andaluza de Bibliotecarios, 19 (75-76), pp. 135-147
Bajour, Cecilia. (2007). “Cuando la biblioteca es un asunto de la escuela”.
Pensar el libro, (5), pp. 1-9
Bombini, Gustavo. (2007). “Biblioteca escolar y comunidad: apuntes sobre una
relación en ciernes”. Pensar el libro, (5), pp. 1-8
Martínez, Bernabé. (1999). “Las bibliotecas escolares infantiles como iniciación
de la lectura”. Complutense de educación, 10 (2), pp. 13-27.
Corina Vieira, Katia. (2003). “Investigación y construcción de saber en la Nueva
Escuela: el papel de la biblioteca escolar”. Representación y organización del
conocimiento, 9 (1), pp. 125-132.
Fly UP