...

Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
1
Segundo Reporte de Argentina
al Proceso de Montreal
Reporte Nacional en base a los criterios e indicadores
del Proceso de Montreal
Vista áerea del Río Paraná, provincia de Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Esta publicación cuenta con el apoyo del Componente
Plantaciones Forestales Sustentables, Proyecto Manejo
Sustentable de Recursos Naturales - BIRF 7520 AR.
Diseño Gráfico
Valentina Manochi - [email protected]
Impresión
kjslkdjgdlkfjglksjfñlgjsdñlfjgsdlkjgflksdjfgsd
Agosto 2015. Buenos Aires. Argentina
Foto de tapa: Valle de El Bolsón que recorre el Río Azul hasta el Lago Puelo, Río Negro.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Autoridades
Dra. Cristina Fernández de Kirchner
Presidenta de la Nación
Dr. Aníbal Fernández
Jefe de Gabinete de Ministros
Ministerio de Agricultura,
Ganadería y Pesca
Secretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable
Ing Agr. Carlos Horacio Casamiquela
Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca
Dr. Sergio Gustavo Lorusso
Secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable
Dr. Gabriel Delgado
Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca
Dra. Silvia Alicia Révora
Subsecretaria de Planificación y Política Ambiental
Ing Agr. Juan Carlos Maceira
Subsecretario de Agricultura
Lic. Pablo Mesa
Director Nacional de Ordenamiento Ambiental
y Conservación de la Biodiversidad
Lic. Jorge Neme
Coordinador Ejecutivo de la Unidad para el
Cambio Rural (UCAR)
Lic. Inés Gómez
Directora de Bosques
Ing. Agr. Lucrecia Santinoni
Directora Nacional de Producción
Agrícola y Forestal
Ing. Agr. Mirta Larrieu
Directora de Producción Forestal
Ing. Agr. Florencia Reca
Coordinadora Técnica Componente Plantaciones Forestales Sustentables y Proyecto de Conservación de la
Biodiversidad en Paisajes Productivos Forestales
BIRF 7520 AR − GEF 090118
5
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Grupo de Trabajo
Dirección de Producción Forestal
Dirección de Bosques
Área Economía e Información
Coordinación: Ing. Agr. Liliana Corinaldesi
Programa Nacional de Estadística Forestal
Coordinación: Lic. en Estadística Norma Esper
Ing. Agr. Susana Brandán
Ing. Ind. Celina Von Haeften
Lic. Juan Montenegro
Área Incendios Forestales
Ing. Agr. Nilda Irigoin
Área Sistema de Información Geográfica
e Inventario Forestal
Coordinación: Ing. Agr. Roberto Benítez
Cart. Nora Clemente
Téc. Ftal. Marcelo Yorio
Ing. Agr. Matías Gaute
Área Ambiental
Coordinación: Ing. Ftal. María Fernanda Alcobé
Lic. Hugo Zucchini
Lic. Inti Bonomo
Daniela García
Sol Peirano
Área de Promoción
Coordinación: Ing. Ftal. Juan Marcovecchio
Área Semillas
Coordinación: Ing. Agr. Norberto Bischof
Ing. Agr. Martín Sabi
Área Sanidad Forestal
Coordinación: Ing. Ftal. Raúl Villaverde
Lic. Constanza Annunziata
Ing. Agr. María Mercedes Borrás
Florencia Bongiorno
Lic. Adriana Alcaire
Unidad de Manejo y Sistema de
Evaluación Forestal
Coordinación: Ing. Agr. Celina Montenegro
Lic. María Gabriela Parmuchi
Lic. Lucía Ciuffoli
Lic. Florencia Chomnalez
Asuntos Legales
Coordinación: Dra. Mariana Tellechea
Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos
Coordinación: Lic. Julieta Bono
Programa Nacional de Bosque Modelo
Coordinación: Dra. Mónica Gabay
Lic. Jonatan Yair Hojman
Área Científica CITES
Coordinación: Lic. Mariana Stamati
Área de Vinculación y Control
Coordinación: Ing. Ftal. Eduardo Manghi
Juan Alejandro Paez
Natalia Acosta
Coordinación y Revisión Técnica
Ing. Ftal. María Fernanda Alcobé, Lic. Carlos Alejandro Norverto, Daniela García, Sol Peirano, Lic. Inti Bonomo,
Lic. Norma Esper, Lic. Constanza Annunziata.
Edición y Coordinación General:
Ing. Ftal. María Fernanda Alcobé, Daniela García, Sol Peirano - Área Ambiental de la Dirección de Producción Forestal.
Agradecimientos:
Por sus aportes, comentarios y sugerencias agradecemos especialmente al Dr. Luis Chauchard, Delegación Regional Patagonia de la
Administración de Parques Nacionales y Profesor de la Universidad Nacional del Comahue; al Dr. Hugo Fassola, Coordinador de Programa
Nacional Forestal del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, y equipo; al Ing. Agr. Carlos Cattaneo, responsable del Grupo de Trabajo
sobre Conservación de la Biodiversidad, y equipo; a la Ing. Carolina Llavallol del Proyecto Forestal de la Unidad para el Cambio Rural
(MAGyP); al Dr. Tomás Schlichter, Profesor Titular en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires; al Ing. Forestal Rubén
Manfredi, Coordinador Técnico del Programa Nacional de Protección de Bosques Nativos y al Dr. José Daniel Lencinas, Director del Centro
de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico.
6
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Contenidos
Lista de Unidades
Acrónimos
Introducción
12
Criterio 1: Conservación de la
Diversidad Biológica
29
1.1
13
15
Diversidad de Ecosistemas
1.1.a. Superficie y porcentaje de los bosques por tipo de
ecosistema, etapa de sucesión, clase de edad y tipo
de titularidad o posesión del bosque.
32
Superficie y porcentaje de bosques en áreas
protegidas, por tipo de ecosistema, clase de edad o
etapa de sucesión.
39
1.1.b
1.3.
1.3.c.
Situación de los esfuerzos destinados a la
conservación de la diversidad genética en el lugar y
fuera del lugar.
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad
productiva de los ecosistemas forestales
46
50
55
2.c.
Superficie y porcentaje de plantaciones de especies
nativas y exóticas.
2.e.
Cosecha anual de productos forestales no madereros. 72
Criterio 3: Mantenimiento de la salud
y vitalidad del ecosistema forestal
3.a.
3.b.
4.1.
75
78
Superficie y porcentaje de bosques afectados
por agentes abióticos (por ejemplo, incendios,
tormentas, desmontes) más allá de las condiciones
de referencia.
87
Función protectora.
4.1.a. Superficie y porcentaje de bosques cuya
designación o enfoque de manejo es la
protección de los recursos suelo y agua.
5.a.
Almacenamiento y flujo total de carbono en el
ecosistema forestal.
106
5.b.
Almacenamiento y flujo total de carbono en los
productos forestales.
108
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de
los múltiples beneficios socioeconómicos a largo
plazo para cubrir las necesidades de las sociedades
6.1
99
101
102
Producción y Consumo
6.1.a. Valor y volumen de la producción de madera
y productos de la madera, incluidos los
procesamientos primarios y secundarios.
115
6.1.b. Valor de los productos forestales no madereros
producidos o recolectados.
125
6.1.d. Consumo de madera y productos de la madera totales 127
y per cápita en equivalentes de madera sólida.
6.1.f.
58
Superficie y porcentaje de bosques afectados
por procesos y agentes bióticos (por ejemplo,
enfermedades, insectos, especies invasoras)
más allá de las condiciones de referencia.
Criterio 4: La conservación y el mantenimiento
de los recursos suelo y agua
103
111
Diversidad Genética
1.3.a. Cantidad y distribución geográfica de las especies
asociadas con los bosques que están en riesgo de
perder variabilidad genética y genotipos adaptados
a nivel local.
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución
de los bosques al ciclo global del carbono
Valor y volumen en equivalentes de madera sólida,
de las exportaciones e importaciones de productos
de la madera.
131
6.1.h. Exportaciones como porcentaje de la producción de 135
madera y productos de la madera en relación a las
importaciones de madera y productos de la madera.
6.2
Inversión en el sector forestal
6.3
Empleo y necesidades de la comunidad
6.2.b. Inversión y gastos anuales en investigación,
extensión y desarrollo, y en educación relacionada
con los bosques.
6.3.a. Empleo en el sector forestal.
Criterio 7: Marco legal institucional y
económico para la conservación y el
manejo sostenible de los bosques
141
147
149
7.1.a. Legislación y políticas que respaldan el manejo
151
7.5.c.
174
sustentable de los bosques.
Monitoreo, evaluación y preparación de informes
para el avance hacia el manejo forestal sostenible.
Anexos
Anexo 1
Normas Complementarias de la Ley N° 26.331
de Presupuestos Mínimos de Protección
Ambiental de los Bosques Nativos
Anexo 2
Leyes Provinciales que ratifican las Leyes
Nacionales N° 25.080 y N° 26.432
181
183
185
7
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Índice de Figuras
N° Título
Pág.
1 Mapa Bicontinental de la República Argentina
17
2 Mapa de Ecorregiones de Argentina
22
3 Regiones Forestales de la República Argentina
33
4 Mapa de distribución de Áreas Naturales Protegidas y Regiones Forestales de la República Argentina. Año 2015
40
5 Distribución de las Plantaciones Forestales en la República Argentina
61
6 Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009). Provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos.
62
7 Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009). Delta Bonaerense y Entrerriano.
63
8 Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009). Provincias de Neuquén, Chubut y Río Negro.
64
9 Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009). Provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca.
65
10 Productos Forestales No Madereros
73
11 Mapa de focos de incendios de bosques cultivados en el año 2012
95
12 Mapa de focos de incendios de bosques cultivados en el año 2013
97
13 Distribución de la Partida Presupuestaria Nacional asignada a la Ley N° 26.331
158
14 Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos de Argentina. Año 2014.
163
15 Mapa de los Bosques Modelo Argentinos
167
Índice de Gráficos
N° Título
Pág.
1 Superficie de Tierras Forestales en la República Argentina. Años 1988-2013.
35
2 Porcentaje de la superficie cubierta por Tierras Forestales en la República Argentina. Años 1988-2013.
36
3 Superficie de Tierras Forestales por región forestal en la República Argentina. Años 2002-2013.
37
4 Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales (OTF), por región forestal
44
5 Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales (OTF), por región forestal
44
6 Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales (OTF), por región forestal
45
en Áreas Protegidas Nacionales. Año 2013.
en Áreas Protegidas Provinciales. Año 2013.
en Reservas de Biósfera. Año 2013.
7 Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales (OTF), por región forestal
en Sitios Ramsar. Año 2013.
8 Cantidad de proyectos aprobados por año.
67
9 Superficie en hectáreas por rango de productores beneficiados, por año.
67
10 Superficie en hectáreas según densidades de plantación utilizadas, por año.
69
11 Superficie de proyectos de enriquecimiento de bosque nativo aprobados (en hectáreas)
71
12 Productos Forestales No Madereros por uso y año.
74
13 Cantidad de incendios forestales, según principales causas.
90
14 Superficie afectada por incendios, según tipo de vegetación.
91
15 Contribución de los PMR al ciclo de carbono para los métodos cambio de existencias,
110
flujo atmosférico y producción.
8
45
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
16 Contribución de los PMR al ciclo de carbono según el método de la descomposición simple
110
17 Extracción de Rollizos a nivel Nacional
116
18 Extracción de Leña a nivel Nacional
117
19 Extracción de Postes a nivel Nacional
118
20 Extracción de Otros Productos a nivel Nacional
119
21 Valor de la extracción de Rollizos de especies nativas, por año.
120
22 Valor de la extracción de Leña de especies nativas, por año.
121
23 Valor de la producción de Carbón de especies nativas, por año.
122
24
Producción por tipo de industria y año en miles de m3
124
25 Producción por tipo de industria y año en miles de toneladas
124
26 Valor de los Productos Forestales No Madereros, por uso. Año 2011.
126
27 Valor de los Productos Forestales No Madereros, por uso. Año 2012.
126
28 Consumo aparente en miles de m3
128
29 Consumo aparente en miles de toneladas
128
Consumo per cápita en miles de m3
130
30
31 Consumo per cápita en miles de toneladas
130
32 Exportación de los productos provenientes de la madera, por año.
132
33 Importación de los productos provenientes de la madera, por año.
132
34 Balanza comercial de los productos provenientes de la madera
133
35 Porcentaje de empleados en el sector forestal, según categorías.
148
36 Personal ocupado por industria. Año 2013.
148
37 Superficie de bosque nativo declarada por categoría de conservación. Año 2015.
162
38 Cantidad de Planes de Manejo (PM), Planes de Conservación (PC) y Proyectos de Formulación (PF)
164
por año para el período 2010-2014.
39 Medición del Indicador 4.4. sobre prácticas y lugares culturales tradicionales
173
40 Medición del Indicador 6.6 sobre integración de los Bosques Modelo Composición
173
del Bosque Modelo por tipo de socios
Índice de Cuadros
N° Título
1
Regiones forestales de Argentina y su correspondencia con la clasificación de Zonas Ecológicas
propuestas por la FAO
Pág.
34
2 Tasa de pérdida de Tierras Forestales de la República Argentina, por período (%).
36
3 Área de Tierras Forestales, por región forestal en la República Argentina. Años 2002-2013.
37
4 Superficie de Otras Tierras Forestales en la República Argentina. Años 1998-2013.
38
5 Superficie de Bosque Nativo en Áreas Naturales Protegidas. Año 2013.
41
6 Superficie de bosque nativo protegido por categoría de conservación y región forestal. Año 2013.
42
7 Especies arbóreas amenazadas según categoría UICN
47
8 Arboretos y Jardines Botánicos Nacionales
52
9 Conservación In situ: áreas, especies y/o grupos de plantas, instituciones
54
involucradas y causas de pérdida de variabilidad genética.
10 Rendimientos y turnos de corta de las principales especies plantadas en Argentina
59
9
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
11 Superficie forestada (en hectáreas) estimada por especie y provincia en la República Argentina
60
12 Cantidad de proyectos aprobados por año
66
13 Superficie por rango de productores beneficiados por año
68
14 Superficie en hectáreas según densidades de plantación utilizadas, por año.
69
15 Superficie de proyectos de enriquecimiento de bosque nativo aprobados (en hectáreas)
70
16 Productos Forestales No Madereros por uso y año
74
17 Principales insectos perjudiciales presentes en las plantaciones forestales.
79
18 Principales enfermedades para los géneros Pinus, Eucalyptus, Salix y Populus.
84
19 Informantes de Incendios Forestales según jurisdicción e institución
89
20 Cantidad de incendios, según principales causas.
90
21 Superficie afectada por incendios según tipo de vegetación
91
22 Informantes de Focos de Incendios Forestales según jurisdicción e institución
93
23 Superficie afectada por incendios en bosques cultivados en la región de la
94
Patagonia Andina, según número de focos, provincias y temporada.
24 Superficie afectada por incendios en bosques cultivados en el resto
94
de las provincias relevadas del país, según número de focos y por año.
25 Biomasa por tipo de bosque para los Inventarios de GEI Nacionales
107
26 Contribución de los productos de los PMR al ciclo de carbono
109
para los métodos aplicados en Gg de CO2, por año.
27 Extracción de Rollizos a nivel Nacional (m3)
28
116
117
29 Extracción de Postes a nivel Nacional (m3)
118
30 Extracción de Otros Productos a nivel Nacional (m3)
119
31 Valor de la extracción de Rollizos de especies nativas, por año.
120
32 Valor de la extracción de Leña de especies nativas, por año.
121
33 Valor de la producción de Carbón de especies nativas, por año.
121
34 Producción Industrial
123
35 Valor de los Productos Forestales No Madereros, por uso.
125
36 Consumo aparente, según industria.
127
37 Consumo per cápita, según industria.
129
38 Exportación e Importación de los productos provenientes de la madera
131
39 Balanza comercial de los productos provenientes de la madera (en millones de dólares)
133
Producción Industrial/ Exportación de Productos de la Madera (miles m3)
136
41 Producción Industrial / Exportación de pastas, papel y taninos (miles de t)
136
42 Producción Industrial/ Importación de Productos de la Madera (miles m3)
138
43 Producción Industrial/ Importación de pastas, papel y tanino (miles de t)
138
40
44
10
Extracción Extracción de Leña a nivel Nacional (m3)
Consumo aparente / Importación de Productos de la Madera (miles m3)
139
45 Consumo aparente / Importación de pastas, papel y tanino (miles de t)
140
46 Personal empleado en el sector forestal, según categorías. Año 2013.
148
47 Leyes Nacionales que ratifican tratados internacionales.
154
48 Leyes Nacionales directa o indirectamente relacionadas con los bosques.
155
49 Leyes Provinciales vinculadas directa o indirectamente con los bosques.
156
50 Partidas asignadas por el Presupuesto Nacional a Bosques Nativos.
158
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
51 Partidas asignadas por el Presupuesto Nacional al Fondo Nacional para el
159
Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos.
52 Superficie declarada por la Autoridad Local de Aplicación de bosque nativo según categoría de conservación.
161
53 Montos aprobados por año por la Ley N° 25.080
166
54 Criterios e indicadores de Manejo Forestal Sustentable en Bosques Modelo.
169
11
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Lista de Unidades
%
porcentaje
g
gramo
Gg
h
ha
km2
l
m3
t
Gigagramo
hora
hectárea
kilómetro cuadrado
litro
metro cúbico
tonelada
m s.n.m. metro
ºC
12
metros sobre el nivel del mar grado Celsius
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Acrónimos
ANP: Áreas Naturales Protegidas
APN: Administración de Parques Nacionales
BIRF: Banco Interamericano de Reconstrucción
y Fomento
CEProVe: Centro de Propagación Vegetativa
CIEF: Centro de Investigación y Experiencias Forestales
CIEFAP: Centro de Investigación y Extensión Forestal
Andino-Patagónico
CIRN: Centro de Investigaciones de Recursos Naturales
CITES: Convention on International Trade in
Endengered Species of Wild Fauna and Flora
(Convención sobre el Comercio Internacional de las
Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres)
CITEMA: Centro de Investigación y Tecnología
de la Industria de la Madera y Afines
COFEMA: Consejo Federal del Medio Ambiente
COFLAC: Comisión Forestal para América Latina
y el Caribe
CONADIBIO: Comisión Nacional Asesora para la
Conservación y Utilización Sostenible de la Diversidad
Biológica
CONICET: Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas
DB: Dirección de Bosques
DPF: Dirección de Producción Forestal
EEA: Estación Experimental Agropecuaria
FAO: Food and Agriculture Organization of the United
Nations (Organización de Naciones Unidas para la
Alimentación y la Agricultura)
FONCyT: Fondo para la Investigación Científica
y Tecnológica
FRA: Global Forest Resources Assessment (Evaluación
de Recursos Forestales Mundiales)
GEF: Global Environment Facility (Fondo Mundial
para el Medio Ambiente)
GEI: Gases de Efecto Invernadero
IADIZA: Instituto Argentino de Investigaciones
de las Zonas Áridas
IFONA: Instituto Forestal Nacional
INASE: Instituto Nacional de Semillas
INDEC: Instituto Nacional de Estadística y Censos
INTA: Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria
INTI: Instituto Nacional de Tecnología Industrial
IPCC: Intergovernmental Panel on Climate Change
(Panel Intergubernamental de Cambio Climático)
IRB: Instituto de Recursos Biológicos
IUCN: International Union for Conservation of Nature
(Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza)
MAGyP: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca
MAB: Man and the Biosphere Programme (Programa del
Hombre y la Biósfera)
MERCOSUR: Mercado Común del Sur
OIT: Organización Internacional del Trabajo
OMC: Organización Mundial del Comercio
ONG: Organización No Gubernamental
OTBN: Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos
PFNM: Productos Forestales No Madereros
PIARFON: Proyectos de Investigación Aplicada a los
Recursos Forestales Nativos
PNEF: Programa Nacional de Estadística Forestal
PNPBN: Programa Nacional de Protección de los
Bosques Nativos
PROMEF: Programa de Domesticación y Mejoramiento
de Especies Forestales Nativas e Introducidas para Usos de
Alto Valor
RAJB: Red Argentina de Jardines Botánicos
RAMSAR: Convención sobre los Humedales
RBG: Red de Bancos de Germoplasma
SAyDS: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
SENASA: Servicio Nacional de Sanidad y Calidad
Agroalimentaria
SIFAP: Sistema Federal de Áreas Protegidas
SIG: Sistema de Información Geográfica
ST: Secretaría de Turismo
UCAR: Unidad para el Cambio Rural
UNESCO: United Nations Educational, Scientific and
Cultural Organization (Organización de las Naciones
Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura)
UMSEF: Unidad de Manejo y Sistema de
Evaluación Forestal
UNLP: Universidad Nacional de La Plata
A los fines del presente informe cuando se utiliza el término bosque se hace referencia a los bosques nativos y a los bosques cultivados en su
conjunto. Asimismo, se consideran sinónimos los términos plantaciones forestales, forestaciones y bosques cultivados.
13
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
14
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Introducción
Valle de El Bolsón que recorre el Río Azul hasta el Lago Puelo, Río Negro. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
15
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
República Argentina
Aspectos generales
La República Argentina está situada en el extremo sur
del continente americano y tiene una superficie continental de 2.791.810 km2. La porción continental del
país se extiende a lo largo de 3.700 km entre los 22º y
los 55º de latitud sur. Esa gran extensión determina una
amplia variedad climática, desde los climas subtropicales al norte hasta los fríos al sur, con predominio de los
templados en la mayor parte del país. Limita al norte
con Bolivia, al nordeste con Paraguay, al este con Brasil,
Uruguay y el Océano Atlántico y al oeste con Chile. Posee un extenso litoral marítimo, desde la desembocadura
del Río de la Plata hasta Tierra del Fuego.
El territorio argentino está integrado por 23 provincias
y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que es la capital
del país.
De acuerdo a la Constitución Nacional, la Argentina
adoptó para su gobierno la forma representativa, republicana y federal. Las 23 provincias del país y la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires tienen su propia Constitución e Instituciones de acuerdo al marco global que
brinda la Constitución Nacional.
Instituciones Forestales
Las competencias forestales de nivel nacional fueron
concentradas en el organismo de aplicación creado en
1948 por la Ley N° 13.273 de Defensa de la Riqueza
Forestal, con el nombre de Administración Nacional de
Bosques. Con la promulgación de la Ley N° 20.531 en
1973, este organismo se transformó en el Instituto Forestal Nacional (IFONA), que a su vez fue disuelto por
Decreto N° 2284 del año 1991. Sus competencias respecto de los bosques nativos se encuentran actualmente
bajo la órbita de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable (SAyDS) a través de la Dirección de Bosques; mientras que las plantaciones forestales son promovidas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y
Pesca (MAGyP) a través de su Dirección de Producción
Forestal (DPF).
En el marco del MAGyP también se encuentra el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que
es un organismo autárquico enfocado en desarrollar acciones de investigación e innovación tecnológica en las
cadenas de valor, regiones y territorios para mejorar la
16
competitividad y el desarrollo rural sustentable del país.
Por su parte, la gestión y manejo de las Áreas Protegidas
se encuentra a cargo de la Administración de Parques
Nacionales (APN); la cual es un organismo descentralizado dentro del ámbito de la Secretaría de Turismo de
la Nación (STN).
El sistema de investigación en la Argentina es complejo. Coexisten entidades específicas como el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
(CONICET) que financia en especial ciencia básica,
instituciones autárquicas dedicadas al desarrollo de tecnologías y en menor medida a la generación de conocimiento (INTA, Instituto Nacional de Tecnología Industrial - INTI), más de veinte Universidades Nacionales,
de las cuales al menos seis tienen carreras directamente
vinculadas al sector forestal (Universidad Nacional del
Comahue, Universidad Nacional de la Patagonia, Universidad Nacional de La Plata, Universidad Nacional de
Formosa, Universidad Nacional de Misiones y Universidad Nacional de Santiago del Estero), y diversos institutos especializados en el tema (Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino-Patagónico -CIEFAP,
el Centro de Investigación y Experiencias ForestalesCIEF, entre otros), o con competencia indirecta, a través
del desarrollo de modelos tecnológicos regionales que
conducen a abordar la temática del bosque nativo. El
Centro de Investigación y Tecnología de la Industria de
la Madera y Afines (CITEMA), dependiente del INTI,
se ocupa de la investigación aplicada en transformación
de la madera.
Además de las citadas, otras Universidades que no poseen una aproximación directa al tema, incluyen grupos
de investigación que incursionan en las ciencias forestales y afines. En general corresponden a las facultades
de agronomía o recursos naturales, como es el caso de
la Universidad Nacional del Nordeste, la Universidad
Nacional de Tucumán, la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad de Buenos Aires.
Parque Chaqueño semiárido. Autor Dirección de Bosques, SAyDS.
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Mapa Bicontinental de la República Argentina
Figura 1
Fuente: Instituto Geográfico Nacional.
17
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Ecorregiones de la Argentina
Por ecorregión se entiende a un territorio geográficamente definido en el que dominan determinadas condiciones geomorfológicas y climáticas relativamente uniformes o recurrentes, caracterizado por una fisonomía
vegetal de comunidades naturales y seminaturales que
comparten un grupo considerable de especies dominantes, una dinámica y condiciones ecológicas generales y
cuyas interacciones son indispensables para su persistencia a largo plazo (APN,1998).
Las ecorregiones forestales definidas para el país son:
Monte de Sierras y Bolsones
Constituye una región árida con amplia diversidad geológica, geomorfológica y altimétrica. Se presenta asociada
al sistema cordillerano y serrano del extremo occidental
del país, desde Jujuy hasta el norte de Mendoza. A lo largo
de su borde oeste, la ecorregión presenta extensas y pronunciadas laderas que a determinadas altitudes la conectan
con la Puna en el sector norte y con los Altos Andes en el
sur. Al pie de las laderas yacen valles intermontanos de
origen tectónico, entre los que se destacan la Quebrada de
Humahuaca, la Quebrada del Toro, los Valles Calchaquíes
y los altos valles del río de los Patos y de los ríos Jáchal y
Bermejo (Sistema del río Desaguadero).
El clima es subtropical seco en el norte, debido a que la
humedad de la masa de aire atlántico accede a la región por
depositarse en los faldeos orientales de las sierras (ecorregión de la Selva Tucumano Boliviana o Yungas). Toda la
región recibe escasas precipitaciones, en general entre 80
y 200 mm anuales. Los suelos son áridos, predominantemente arenosos, pobres en materia orgánica y salinos, siendo frecuentes los afloramientos rocosos y la pedregosidad.
18
La fisonomía vegetal del monte es una estepa arbustiva
alta (de 1 a 3 m de altura), a veces muy abierta, caracterizada por la predominancia de arbustos de Larrea divaricata, y Neosparton ephedroides, y en menor medida
árboles como Cercidium praecox y otras, que constituyen la típica comunidad del “jarillal”. Estas especies
ocupan generalmente los suelos bien drenados de valles
intermontanos y bolsones (Subregión de los Jarillares de
Bolsones y Valles), mientras que en los flancos serranos
y montañosos la vegetación arbustiva se hace más baja
y dispersa, apareciendo como emergentes las cactáceas
columnares o cardones, que alcanzan 4 o 5 m de altura
(Subregión de los Cardonales de Laderas). En los fondos de los bolsones se definen condiciones ecológicas
de alta concentración salina por fuerte evaporación del
agua, los salares, donde se desarrollan comunidades
halófitas. Bordeando los mismos aparecen árboles de
Prosopis sp. “algarrobo”, los que gracias a la oferta de
agua subterránea que compensa localmente la aridez de
la región conforman también bosques en galería y de
algarrobos, sobre las terrazas fluviales de los cursos de
agua de la región.
En relación a la fauna se identifican numerosos roedores
cavícolas como “vizcacha” Lagostomus maximus, “tuco-tuco” Ctenomys sp., “cuis” Microcavia australis y
ratones de campo; otros mamíferos, como “comadrejas”
Didelphys sp., “quirquinchos” Tolypeutes mataco, “gatomontés de las salinas” Felis geoffroyi, “puma” Puma
concolor, “guanaco” Lama guanicoe, “zorros” Pseudalopex sp., “zorrino” Conepatus humboldti y “hurone”
Galictis cuja; entre las aves: “cóndor” Vultur griphus,
“gaviota andina” Larus serranus, “carpintero de los
cardones” Melanerpes cactorum y numerosas especies
chaqueñas. Los principales reptiles son “lagarto overo”
Tupinambis teguixin, “tortuga terrestre” Chelonidis donosobarrosi, “lagartijas” Liolaemus sp. y serpientes.
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
La Selva Tucumano Boliviana, denominada también
Yungas, se presenta en numerosos sectores montañosos
vinculados a la Cordillera de los Andes. Su amplia extensión en Sudamérica permite reconocerla desde Venezuela
hasta el noroeste de la Argentina. Aquí se distribuye discontinuamente en las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán
y Catamarca, integrándose por lo general a las Sierras Subandinas. El clima es cálido y húmedo a subhúmedo. Las
condiciones de temperatura y humedad varían en razón
de la altitud, latitud, posición en el relieve y exposición de
las laderas. Estas sierras conforman una barrera orográfi-
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
ca que condensa las corrientes húmedas que provienen
del anticiclón del Atlántico Sur, fenómeno que permite la
existencia de una espesa cubierta boscosa. Las altitudes
varían entre los 400 y 3.000 m s. n. m. La precipitación
anual es de 900-1.000 mm, alcanzando en algunos parajes
1.300 mm. Las lluvias son preferentemente de verano y
se concentran a lo largo de 5 a 6 meses. Durante los meses más fríos, la condensación y captación del agua de
las neblinas que caracterizan a estas “selvas nubladas”,
concurren a compensar en parte la ausencia de lluvias.
El fuerte gradiente altitudinal origina importantes variaciones climáticas y, en consecuencia, diferentes formaciones vegetales. A medida que aumenta la altitud se
presentan los siguientes pisos de vegetación: a) Selvas
Pedemontanas, calientes y húmedas con predominancia
de especies arbóreas como la “tipa blanca” Tipuana tipu,
el “cebil” Anadenanthera colubrina, “pacará” Enterolobium contortisiliquum, “tarco” o “jacarandá” Jacaranda mimosifolia, “lapacho rosado” Handroanthus impetiginosus, y “viscote” Acacia visco; b) Selva Montana,
templado-cálida y húmeda, dominada por “laurel” Cinamomunn porphiria, “horco-molle” Blepharocalyx salicifolia, “cedros” Cedrela sp. y “nogal criollo” Juglans
australis c) Bosque Montano, templado (con heladas
invernales frecuentes) y húmedo, dominado por “aliso”
Alnus acuminata, “pino del cerro” Podocarpus parlatorei y “nogal” Juglans australis), y d) Pastizales de Altura
templado-fríos y subhúmedos, que alternan con manchones de bosque montano y arbustales y, a mayor altitud,
conforman comunidades herbáceas puras. La fauna posee especies en común con la ecorregión de la Selva Paranaense y con la llanura chaqueña, donde se destacan
“yaguareté” Panthera onca, “puma” Puma concolor,
“gatos monteses” Oncifelis geoffroyi, y “tapir” Tapirus
terrestris. La avifauna cuenta con algo más de 60 especies típicas de la ecorregión, como la “paloma nuca blanca” Columba sp., “guacamayos” Anodorhyncus glaucus,
“loro alisero” Amazona tucumana, y “picaflor frente
azul” Thalaurania glaucopis.
Chaco Seco
Comprende una vasta planicie que presenta una suave
pendiente noroeste-sudeste y se extiende sobre la mitad occidental de las provincias de Formosa y Chaco, la
oriental de Salta, casi todo Santiago del Estero, norte de
Santa Fe y Córdoba, y sectores de Catamarca, La Rioja
y San Luis. La llanura presenta ocasionales interrupciones serranas, localizadas principalmente en el sur. Como
toda la llanura chaqueña, el Chaco Seco es el resultado
del relleno sedimentario de la gran fosa tectónica chaco-pampeana. Junto a los aportes eólicos de tipo loéssico, ocurren importantes procesos de origen aluvial y
fluvial, vinculados al gran aporte de materiales provenientes del sector montañoso andino. Allí nacen y se organizan las cuencas hidrográficas de los ríos Bermejo,
Pilcomayo, Juramento y Dulce, que recorren la región.
El clima es continental, cálido subtropical, con áreas que
presentan las máximas temperaturas absolutas del continente. La temperatura media anual varía de norte a sur
desde 23 ºC hasta cerca de 18 ºC. Las precipitaciones
varían entre 500 y 700 mm anuales, son marcadamente estivales, disminuyendo en forma acentuada hacia el
límite con la ecorregión del Monte, en el sudoeste. En
otros sectores alcanzan los 800 mm, como son los casos
de la llamada “Dorsal Agrícola” de la provincia del Chaco y del “Umbral al Chaco” en la provincia de Salta. En
razón de las variaciones climáticas y geomorfológicas se
identifican las siguientes subregiones: a) Chaco de Derrames Fluviales; b) Chaco Semiárido; c) Chaco Árido;
d) Chaco Subhúmedo y e) Chaco Serrano.
19
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
El tipo de vegetación característica es el bosque xerófilo,
cuyos árboles se vuelven más bajos y ralos hacia el Chaco
Árido, del suroeste de la ecorregión. También abundan,
según zonas y subregiones, bosques serranos, sabanas y
pastizales. Las zonas más altas, dentro del relieve llano,
poseen bosques xerófilos de “quebracho colorado santiagueño” Schinopsis quebracho colorado y “quebracho
blanco” Aspidosperma quebracho blanco, con “mistol”
Zizyphus mistol, “itín” Prosopis kuntzei. En algunas áreas
bajas, la salinidad y las restricciones en el drenaje condicionan la composición florística, dando lugar a comunidades de “palo santo” Bulnesia sarmientoi, “algarrobos”
Prosopis sp. y “chañar” Geoffroea decorticans. Los bosques alternan con pastizales («pampas») de “aibe” Stipa
sp., asociados a antiguos cauces colmatados.
El denominado Chaco Serrano se extiende de norte a sur,
sobre las Sierras Subandinas y Pampeanas. Ocupa las laderas bajas de cerros y quebradas, formando un amplio
ecotono con las ecorregiones de las Yungas y el Monte y
alcanzando unos 1800 m s. n. m. La vegetación dominante son bosques xerófilos compuestos por “horco-quebracho” Schinopsis haenkeana, “visco” Acacia visco, “churqui” Prosopis ferox, y “molle” Schinus poligamun.
En cuanto a la fauna del Chaco Seco, los mamíferos más
representativos son los desdentados: “mulitas” Dasypus
septemcinctus y “tatúes”, entre ellos el “pichiciego
chaqueño” Calyptophractus retusus, “mataco bola”
Tolypeutes mataco, “tatú carreta” Priodontes maximus y
“oso hormiguero” Myrmecophaga tridáctila. También se
encuentran carnívoros de gran porte como “yaguareté”
Panthera onca y “puma” Puma concolor; y herbívoros
como “chancho quimilero” Parachoerus wagneri, “pecaríes” Tayassu tajacu, y “corzuelas” Mazama gouazoubira. Los grupos de aves más característicos son las
“chuñas” Cariama cristata, “martinetas” Eudromia elegans, “charatas” Ortalis canicolis y “ñandú” Rhea americana, entre otros.
Chaco Húmedo
Es una ecorregión con pendiente muy suave hacia el
este, en la que predominan ambientes deprimidos. Ocupa la mitad oriental de las provincias de Formosa y Chaco, el extremo noroeste de Corrientes y norte de Santa
Fe. El clima es subtropical cálido. La temperatura media
anual disminuye de norte a sur, desde los 23 ºC en el
límite con Paraguay, hasta cerca de 18 ºC en el centro
de la provincia de Santa Fe. Las lluvias poseen valores
del orden de 1.300 mm anuales en el borde oriental y
disminuyen hacia el oeste, hasta los 750 mm, acentuán20
dose en el mismo sentido la concentración de las lluvias
en el verano. La vegetación presenta mayor diversidad
que la del Chaco Seco. Los bosques altos de los albardones están compuestos principalmente por “quebracho
colorado chaqueño” Schinopsis balansae, “quebracho
blanco” Aspidosperma quebracho blanco, “guayaibí”
Patagonula americana, “urunday” Astronium balansae, “lapacho” Handroanthus heptaphyllus, “guayacán”
Caesalpinia paraguariensis y “viraró” Ruprechtia laxi-
flora. En las áreas más deprimidas se presentan bosques
bajos, densos o abiertos, que bordean los esteros y cañadas, compuestos principalmente por “algarrobos” Prosopis sp”., “tatané” Pithecellobium scalare, “guaraniná”
Bumelia obtusifolia, “churqui” Prosopis ferox, “espinillo” Acacia caven y “tala” Celtis tala; pastizales, que se
componen de “espartillo” Elionurus muticus como especie dominante, acompañado de muchas otras herbáceas
y a menudo de elementos arbóreos -formando sabanasde las especies de bosques bajos.
La fauna es muy diversa como consecuencia de la heterogeneidad del hábitat; entre los mamíferos tiene representantes de gran porte: el “aguará guazú” Chrysocyon brachyurus, “carayá” Alouatta caraya, “mono nocturno” o
“mirikiná” Aotus azarae, “pecarí” Tayassu sp., “oso hormiguero” Myrmecophaga tridáctila, “carpincho” Hydrochaeris hydrochaeris, “corzuelas” Mazama gouazoubira,
“puma” Puma concolor, y “ciervo de los pantanos” Blastocerus dichotomus. Entre las aves se destacan el “ñandú”
Rhea americana y la “pava de monte” Penelope obscura.
Selva Misionera o Selva Paranaense
Conforma la selva subtropical húmeda que cubre las
cuencas altas de los ríos Paraná y Uruguay, en el sur
de Brasil, este de Paraguay y el extremo noreste de la
Argentina. En este país, ocupa casi todo el territorio de
la provincia de Misiones, donde sus límites están representados por tres ríos caudalosos: el Uruguay, el Paraná
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
encajonados en una gran falla geológica. En su tramo
más austral la ecorregión incluye además el delta del
Paraná y el cauce del río de la Plata, los cuales ocupan
un antiguo estuario marino.
y su tributario, el lguazú. El clima es cálido y húmedo;
las lluvias varían desde 1.600 mm cerca del límite con
Corrientes, hasta 2.000 mm en el noreste y están distribuidas a lo largo del año.
La temperatura media anual es aproximadamente 20 ºC.
Los suelos rojos, característicos de la ecorregión, son
consecuencia de procesos de transformación del material
basáltico bajo condiciones de clima cálido y húmedo.
La vegetación presenta una densa cobertura arbórea,
conformada por 4 o 5 estratos verticales, alcanzando el
superior 30 a 40 m de altura. La Selva Paranense posee
en toda su extensión 2.000 plantas vasculares y el sector
argentino exhibe la diversidad biológica más alta de todas las ecorregiones del país. Entre las arbóreas se destacan el “lapacho negro” Handroanthus heptaphyllus,
“laurel” Nectandra saligna, “guatambú blanco” Balfourodendron riedelianum, “palo rosa” Aspidosperma polyneuron, “cedro misionero” Cedrela fissilis, “peteribí”
Cordia trichotoma y “yerba mate” Ilex paraguariensis.
Entre los mamíferos característicos se destacan, por
su diversidad, los marsupiales (Orden Metatheria); los
carnívoros con la presencia del “hurón mayor” o “irará” Eira barbara; el “lobito de río” Lontra longicaudis;
y cinco félidos: “yaguareté” Panthera onca, “puma”
Puma concolor, “ocelote” Felis pardalis, “gato tigre”
Leopardus tigrinus y “gato chiví” Felis wiedii. Se han citado unas 550 especies de aves sólo para la provincia de
Misiones lo que representa más del 50 % de la avifauna
Argentina. Se destaca la presencia de águilas selváticas
como la “harpía” Harpía harpijha y el “águila viuda”
Spizastur melanoleucus, entre otras.
Delta e Islas del Paraná
Comprende los valles de inundación de los trayectos
medios e inferiores de los ríos Paraná y su tributario, el
Paraguay, los que recorren la llanura chaco-pampeana,
Representa en conjunto un paisaje de islas bajas e inundables, delimitadas por los brazos laterales y cauces
principales de los grandes ríos y extensos bajos ribereños. Por ser la fuerte acción de los ríos el principal factor
modelador de toda la ecorregión, puede considerársela
una ecorregión de tipo «azonal», en el sentido de que
sus rasgos no responden a los grandes factores continentales, como el clima y la geología, de las zonas que
atraviesa. La dinámica fluvial actúa por arrastre y deposición de sedimentos acarreados por los ríos desde las
mesetas y montañas donde nacen.
Las islas de las terrazas de inundación, tanto como las
del delta, constituyen extensas cubetas, regularmente
anegadas en su interior y de bordes altos. Éstos, llamados «albardones», son sólo superados por las inundaciones más excepcionales, por lo que representan los
lugares de asentamiento de las poblaciones isleñas. La
misma dinámica de las aguas forma canales de interconexión que, atravesando el albardón, permiten el anegamiento o drenaje de la isla, según el nivel del río.
La vegetación de la ecorregión conforma bosques y arbustales, siempre en delgadas franjas ribereñas sobre los
albardones; pajonales y pastizales en los interiores de isla
sin espejo de agua abierta; comunidades hidrófilas y acuáticas sobre las riberas de ríos y canales y en lagunas del
interior de islas. Los bosques están compuestos principalmente por “sauce criollo” Salix humboldtiana, “aliso del
río” Tessaria intergrifolia y “seibo” Erythrina crista-galli.
La fauna es particularmente rica comparada por ejemplo
21
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Mapa de Ecorregiones de Argentina
Figura 2
Fuente: Administración de Parques Nacionales.
con la pampeana, a causa de las influencias biogeográficas mencionadas, la variedad de ambientes y la presencia de refugios naturales. Se destacan el “lagarto overo”
Tupinambis teguixines y el “yacaré ñato” Caiman latirostris. Son dominantes las aves acuáticas, presentándose
una gran variedad de patos, garzas, gallaretas y especies
emparentadas. Los ambientes arbolados sustentan una
22
población relictual de “pava de monte común” Penelope obscura, y ricas comunidades de pájaros. Entre los
mamíferos, aún subsisten poblaciones importantes del
“coipo” Myocastor coypus, “carpincho” Hydrochoerus
capíbara, “ciervo de los pantanos” Blastocerus dichotomu, y “lobito de río” Lontra longicaudis.
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Espinal
El Espinal es una ecorregión de la llanura chaco-pampeana, que rodea por el norte, oeste y sur a la ecorregión de la Pampa, abarcando el sur de la provincia de
Corrientes, mitad norte de Entre Ríos, una faja central
de Santa Fe y Córdoba, centro y sur de San Luis, mitad
este de La Pampa y sur de Buenos Aires. El paisaje predominante es de llanura plana a suavemente ondulada,
ocupada por bosques bajos, sabanas y pastizales, hoy
convertidos en gran parte a la agricultura.
El clima es, en razón de la extensión de la región, extremadamente variable, a saber: cálido y húmedo en el
norte, templado y seco con marcados déficits hídricos,
hacia el oeste y sur.
El Espinal se puede dividir en tres subregiones: Espinal
del Ñandubay, en la Mesopotamia, de clima húmedo;
el de los Algarrobos, el sector central, subhúmedo, de
transición entre la Pampa y el Chaco; y finalmente, el
del Caldén, sector semiárido, de transición entre las ecorregiones de la Pampa y el Monte.
Las formaciones vegetales características son los bosques bajos de especies leñosas xerófilas, densos o abiertos, de un solo estrato, y las sabanas, alternando con
pastizales puros. Los taxones endémicos del Espinal son
muy escasos. El “caldén” Prosopis caldenia es uno de los
pocos ejemplos de una especie restringida a esta ecorregión. En el noreste de la unidad predomina el bosque de
“ñandubay” Prosopis ñandubay, “algarrobos” Prosopis
alba, Prosopis nigra, “molle” Schinus poligamun y “espinillo” Acacia caven. En el centro de la ecorregión, las
especies de Prosopis dominantes son el “algarrobo blanco” y el “algarrobo negro” acompañadas por “chañar”
Geoffroea decorticans y “tala” Celtis tala. En el oeste y
sur, los bosques son de “caldén” Prosopis caldenia casi
puros. Las plantas herbáceas son en su mayoría especies
pampeanas, con predominancia de gramíneas propias de
pastizales templados y, en parte, chaqueñas.
No resulta sencillo caracterizar la fauna del Espinal. Especies de presencia habitual a lo largo de toda su extensión son carnívoros como el “puma” Puma concolor,
“zorro gris pampeano” Pseudalopex gymnocercus,” zorrino” Conepatus humboldti y “hurones” Eira barbara
Galictiscuja.
Pampa
La ecorregión de la Pampa -también llamada Llanura o
Pradera Pampeana- ocupa las provincias de Buenos Aires
-excepto su extremo sur-, noreste de La Pampa y sur de
Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. El origen de la llanura
pampeana es el rellenado eólico de la gran fosa de hundimiento tectónico que se extiende hasta la región Chaqueña.
La suavidad del relieve es interrumpida hacia el sur de
la región por las sierras de Tandil y de la Ventana, con
alturas en torno de 500 y 1.000 m s. n. m., respectivamente. El clima es templado-húmedo a subhúmedo, con
veranos cálidos. Las lluvias, distribuidas durante el año,
varían desde aproximadamente 600 mm en el suroeste,
hasta 1.100 mm en el noreste. Las temperaturas medias
anuales varían de 15 ºC en el sur a cerca de 18 ºC en el
norte. La formación vegetal originaria característica de
la ecorregión es el pastizal templado, cuya comunidad
dominante es el flechillar, en la que predominan géneros
de gramíneas como Stipa, Piptochaetium, Bromus, Aristida, Briza, Setaria, Melica, Poa, Paspalum y Eragrostis.
Entre las especies de fauna de la ecorregión se destacan
los grandes herbívoros, hoy prácticamente desaparecidos, “venado de las pampas” Ozotoceros bezoarticus
y “guanaco” Lama guanicoe; los carnívoros: “puma”
Puma concolor, “gato montés” Felis geoffroyi, “zorro
gris pampeano” Pseudalopex gymnocercus, “zorrino”
23
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Conepatus humboldti, “hurones” Eira barbara y Galictis
cuja; otros mamíferos: “vizcacha” Lagostomus maximus
y “cuises” Microcavia australis, “coipo” Myocastor coipo, “armadillos” Chaetophractus villosus y “comadrejas” Didelphis albiventris; aves: “ñandú” Rhea americana y “chajá” Chauna cavaría.
Monte de Llanuras y Mesetas
Esta ecorregión se extiende al este de la Cordillera de
los Andes, desde la provincia de Mendoza, a lo largo
de Neuquén y La Pampa, hasta la costa del Océano Atlántico de Río Negro y del nordeste del Chubut. Comparte con la ecorregión del Monte de Sierras y Bolsones
las características de mayor aridez de la Argentina. No
obstante esta similitud, se diferencia de ella en que los
relieves abruptos tienden a desaparecer, prevaleciendo
paisajes de llanuras y extensas mesetas escalonadas.
El clima es templado-árido y las escasas precipitaciones
(con predominio de precipitaciones entorno a los 100
mm y ocasionalmente hasta 200 mm) se distribuyen, en
el norte, a lo largo del año; hacia el sur, aumenta la influencia del régimen de tipo mediterráneo, con lluvias
en el invierno, propio de la Patagonia.
Los suelos son predominantemente aridisoles, en correspondencia con el clima árido. La salinidad y la pedregosidad son rasgos frecuentes.
La vegetación es más pobre en comunidades y especies
que la del Monte de Sierras y Bolsones, faltan los caldenales y la estepa arbustiva baja de los faldeos; desaparecen
los algarrobales desde el centro de Mendoza hacia el sur;
se reduce la diversidad de especies de algunas familias
botánicas como Cactáceas y Zigofiláceas. El “jarillal” Larrea divaricata predomina tanto en las mesetas como en
los taludes de las terrazas fluviales y en las planicies bajas.
La fauna es rica en especies de mamíferos de hábitos cavícolas y en general comparte la mayor parte de las especies con el Monte norteño y la Estepa Patagónica. Los
animales más característicos son la “mara” Dolichotis
patagonum, “cuis chico” Microcavia australis, “zorrocolorado” Pseudalopex culpaeus, “puma” Puma concolor,
“guanaco” Lama guanicoe, “ñandúpetiso” Rhea pennata,
“canastero patagónico” Asthenes patagonica y “monjita
castaña” Neoxolmis rubetra.
Bosques Patagónicos o Andino Patagónicos
Los Bosques Patagónicos, también llamados Subantárticos o Andino Patagónicos, se extienden como una estrecha franja recostada sobre el macizo cordillerano desde el norte de la provincia de Neuquén hasta Tierra del
Fuego e Isla de los Estados. El paisaje es de montaña,
de relieve abrupto y escarpado, con picos nevados, valles glaciarios, geoformas de origen volcánico en el norte
de la ecorregión, numerosos cursos de agua y lagos que
desaguan a través de distintos ríos a las vertientes del
Atlántico o del Pacífico. Las alturas máximas llegan a
3.000-3.700 m s. n. m. en Neuquén y van disminuyendo
hacia el sur, hasta 800-1.400 m s. n. m. en Tierra del Fuego. El clima es templado a frío y húmedo, con nevadas
y lluvias invernales, heladas durante casi todo el año y
fuertes vientos del oeste. Dentro de la ecorregión se diferencian tres subregiones: de los Bosques Septentrionales,
de los Bosques Meridionales e Insulares y Alto andina.
La formación vegetal dominante es el bosque templado húmedo, semi deciduo (mezcla de especies deciduas
y de follaje persistente), que varía en especies con la
altitud, la exposición de las laderas y la latitud. Es principalmente un bosque alto (30 m de altura), denso, que
alterna también con arbustales y bosques bajos. Desde el
centro de Neuquén hacia el norte, la cobertura boscosa
continua va dejando lugar a un bosque ralo con isletas
de bosque denso, en los que predomina el “pehuén” o
“araucaria” Araucaria araucana.
Los Bosques Septentrionales se caracterizan por mayor riqueza en especies en las ingresiones de la selva valdiviana
que se presentan en áreas fronterizas como Puerto Blest
(Parque Nacional Nahuel Huapi), donde las precipitaciones llegan a 4.000 mm anuales, y se caracteriza por especies como “coihue” Nothofagus dombeyi, “alerce” Fitzroya cupressoides,“mañiú” Podocarpus nubigena, “mañiú
hembra” Saxegothea conspicua, “ulmo” Eucryphia cordifolia, “avellano” Gevuina avellana, “lingue” Persea lingue y numerosas enredaderas, epífitas y parásitas. Hacia
el este, desciende rápidamente la precipitación promedio
24
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
y el bosque se empobrece en géneros y especies: predomina el género Nothofagus, con especies como “ñire” N.
antártica, “lenga” N. pumilio, “raulí” N. nervosa, “roble
pellín” N. obliqua, “ciprés de la cordillera” Austrocedrus
chilensis, “notro” Embothrium coccineum y “radal” Lomatia hirsuta. La subregión de los Bosques Meridionales
está escasamente representada en Santa Cruz y bien representada en Tierra del Fuego, donde ocupa el sur de la
provincia. Son bosques de menor diversidad de especies,
en donde predominan el “guindo” Nothofagus betuloides,
“lenga”, “ñire” y “canelo” Drimys winteri. En Tierra del
Fuego alternan con los bosques las turberas, áreas anegadizas ocupadas por musgos del género Sphagnum.
Las principales especies de fauna de los Bosques Patagónicos son el “puma” Puma concolor, dos cérvidos endémicos: “pudú” Pudu pudu, el más pequeño del mundo, y
“huemul” Hippocamelus bisulcus, un pequeño marsupial
“monito del monte” Dromiciops australis, “gato huiña”
Oncifelis guigna, y “huillín” Lontra provocax.
Bosque de Nothofagus sp., Yuco Alto, Dpto. Lácar, Neuquén. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
25
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
Situación de la Argentina frente
al Proceso de Montreal
Argentina adhirió al Proceso de Montreal (PM) en el año
1995, y participa activamente en las reuniones del Grupo
de Trabajo y el Comité Asesor Técnico. Por otra parte
organizó la XIII reunión del Grupo de Trabajo en Bariloche, en el año 2001 y la XVIII reunión del Grupo de Trabajo en Buenos Aires, en noviembre de 2007. También
desarrolló la VII reunión del Comité Asesor Técnico en
Iguazú, en el año 2004. También organizó la reunión Ad
hoc del Grupo de Trabajo en el marco del Congreso Forestal Mundial en el año 2009. Respecto a la presentación de informes Argentina presentó su primer Reporte
para el Proceso de Montreal en mayo de 2002.
En el orden nacional la Argentina a través de la Resolución N° 326/2002 de la SAyDS desarrolla el Programa Nacional de Criterios e Indicadores del Proceso de
Montreal en el ámbito de la SAyDS y por intermedio de
la Resolución N° 633 /2011 del MAGyP crea el Grupo
de Trabajo Técnico para el Manejo Forestal Sostenible
coordinado por la Dirección de Producción Forestal.
Los Criterios e Indicadores (C&I) del Proceso de Montreal son una herramienta esencial para las instituciones
públicas y privadas. La ordenación forestal sostenible,
en la actualidad, se establece a través de las dimensiones
económicas, ambientales, sociales y culturales, de conformidad con los principios forestales acordados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente
y el Desarrollo (CNUMAD) celebrada en Río de Janeiro,
Brasil en 1992 y ratificada veinte años más tarde en la misma ciudad en el marco de la Conferencia Río+20.
Los criterios definen los elementos o principios
esenciales que se utilizan para determinar la
sostenibilidad de la ordenación forestal, con la
debida consideración a las funciones productivas, de protección y sociales de los bosques y los
ecosistemas forestales. Cada criterio se define en
función de indicadores, que se miden y supervisan regularmente para determinar los efectos del
manejo forestal a lo largo del tiempo.
La elaboración y aplicación de C&I contribuye a unificar
el concepto de ordenación forestal sostenible y ayuda a
concretarlo en un instrumento operacional que se pueda
aplicar en el manejo forestal. Los responsables de la adopción de decisiones pueden utilizar los C&I de ámbito nacional para orientar las políticas, reglamentos y legislación
nacionales en apoyo de la ordenación forestal sostenible.
26
Austrocedrus chilensis “ciprés de la cordillera”.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Para tal fin, las instituciones nacionales responsables de
la administración y producción sostenible y de la conservación de los recursos forestales han establecido equipos
de selección y seguimiento de los C&I relevantes a nivel
nacional. El conjunto de las tendencias relativas a los indicadores identificados ponen de manifiesto el grado de
sostenibilidad del sector forestal y su avance o retroceso
en este aspecto. Es deseable que las tendencias correspondientes a todos los criterios indiquen una evolución
positiva en el tiempo. Sin embargo, cuando los indicadores ponen de manifiesto que la sostenibilidad no avanza
en la dirección adecuada, el gobierno puede adecuar sus
políticas para conseguir los resultados deseados.
La información sobre la situación y las tendencias a nivel nacional, y las predicciones de futuro basadas en esa
información, pueden contribuir a racionalizar los procesos de formulación de políticas y adopción de decisio-
Segundo Reporte de Argentina al Proceso de Montreal
nes. El objetivo es promover prácticas más adecuadas
de manejo de los bosques nativos y cultivados a lo largo
del tiempo y propiciar el desarrollo de un patrimonio
forestal cada vez más productivo que pueda satisfacer
las necesidades sociales, económicas y ambientales del
país, ahora y en el futuro.
En este sentido, se establecieron los C&I que se desarrollaron a nivel nacional para la elaboración del Segundo
Reporte Nacional del Proceso de Montreal (2015). La
A los efectos de evaluar el estado de situación de los
bosques se ha establecido en el presente Reporte un
mecanismo de ponderación de los indicadores seleccionados. Para tal fin se toma como escenario de base
al Primer Reporte Argentino para el Proceso de Montreal (2002). Teniendo en cuenta que los Indicadores
pueden variar en el transcurso del tiempo según las
condiciones, prioridades y objetivos de ordenación
realizados a lo largo de los años, se establecieron dos
aspectos a considerar: Progreso de los Indicadores y
Calidad de la Información.
La Calidad de la Información está relacionada con la
disponibilidad de los datos, su periodicidad y la confiabilidad de los mismos. Para su evaluación se estima que
la calidad es alta cuando es periódica y muy confiable,
mientras que es baja cuando es escasa o nula, discontinua o muy poco confiable; y es media cuando es medianamente confiable y con periodicidad variable.
Es necesario aclarar que para realizar el análisis de
los indicadores presentados en este Reporte se consideró en general el periodo 2002-2012, para datos
cuantitativos con periodicidad. La elección del mismo se efectuó de acuerdo a la disponibilidad de los
datos de la SAyDS y del MAGYP, al momento de
elaborar el Reporte. Se exceptuaron los datos de Incendios Forestales y Comercio Exterior de Productos
Forestales, cuya serie se extendió al año 2013.
Línea de Base o punto de partida para la comparación
de los cambios producidos en los bosques es el Primer
Reporte Argentino para el Proceso de Montreal (2002).
Es necesario asegurar la compatibilidad, comparabilidad
y proporcionar constantemente retroinformación sobre
la aplicabilidad de los C&I. Por tanto, los C&I son un
procedimiento dinámico para medir, evaluar, supervisar y
demostrar los progresos realizados en la consecución de
la sostenibilidad de los bosques del país durante un cierto
período de tiempo.
La valoración del Progreso de los Indicadores tiene en
cuenta las intervenciones que se realizan en las tierras
forestales que deben complementarse en el espacio y
el tiempo para asegurar una evolución satisfactoria en
el ámbito nacional. Cuando se comparan los datos de
un indicador en el transcurso del tiempo podemos observar un progreso positivo si la tendencia del indicador contribuye hacia la mejora en el manejo forestal
con respecto a lo informado en el Primer Reporte, en
caso contrario lo consideramos negativo y si no hubiera cambios, neutro. Se indica con un signo de interrogación en caso de no contar con datos suficientes para
realizar una comparación.
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Para el resto de los indicadores o estudios de casos
sin periodicidad, se pudo proporcionar información
para años más recientes.
Bibliografía:
F. Castañeda. Criterios e indicadores de la ordenación forestal sostenible: procesos internacionales, situación actual y
perspectivas en Unasylva - Nº. 203.
27
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Criterio
1
Conservación de la
Diversidad Biológica
Ozotoceros bezoarticus “venado de las pampas” en la Reserva Aguaracuá, provincia de Corrientes. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
29
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Bosques de Nothofagus sp. y Austrocedrus chilensis "ciprés de la cordillera". Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 1:
Conservación de la Diversidad
Biológica
Los bosques, y en particular los bosques nativos,
sostienen una proporción sustancial de la diversidad
biológica y las especies terrestres del planeta. La diversidad biológica hace posible que un ecosistema
pueda responder a influencias externas, recuperarse
tras una alteración y mantener los procesos ecológicos esenciales.
Las actividades humanas y los procesos naturales
pueden tener un impacto en la diversidad biológica
al alterar y fragmentar los hábitats, introducir especies invasivas o reducir la población o el rango de
distribución de las especies. Conservar la diversidad
de especies, sus hábitats y ecosistemas sustenta su
funcionalidad y la productividad de los bosques.
30
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Calidad de
la Información
Indicador
Progreso del
Indicador
1.1. Diversidad de Ecosistemas
1.1.a. Superficie y porcentaje de los bosques por tipo de
ecosistema, etapa de sucesión, clase de edad y tipo de
titularidad o posesión del bosque.
A
1.1.b. Superficie y porcentaje de bosques en áreas protegidas,
por tipo de ecosistema, clase de edad o etapa de sucesión.
A
1.3. Diversidad Genética
1.3.a. Cantidad y distribución geográfica de las especies
asociadas con los bosques que están en riesgo de perder
variabilidad genética y genotipos adaptados a nivel local.
1.3.c. Situación de los esfuerzos destinados a la conservación
de la diversidad genética en el lugar y fuera del lugar.
B
?
M/A
1.1. Diversidad de Ecosistemas
1.3. Diversidad Genética
Es necesario mantener la variedad y la calidad de
los ecosistemas forestales para la conservación de
las especies. Sin un tamaño suficiente del hábitat,
una adecuada conectividad, y la diversidad estructural necesaria y a través de las medidas de protección y manejo adecuadas, es posible que se produzca una merma de especies y que éstas se vuelvan
vulnerables a la extinción.
La diversidad genética, o la variación de los genes
dentro de las poblaciones y especies, es la fuente
primordial de la diversidad biológica en todos los
niveles, y es importante para el funcionamiento saludable de los ecosistemas forestales. Las amenazas
a los grupos de genes provienen del cambio climático, los eventos catastróficos y las actividades y
presiones humanas.
Estos indicadores ofrecen la oportunidad de capturar información sobre el área y la extensión de los
ecosistemas, el área forestal bajo protección formal
y los efectos de la fragmentación.
La pérdida de variación genética reduce la capacidad de las especies para adaptarse a los cambios
ambientales así como los posibles beneficios que
las especies forestales ponen a disposición de la
sociedad, por ejemplo para medicamentos y otros
biorrecursos. Los elevados niveles de diversidad
genética dentro de las poblaciones generalmente
constituyen una medida de su mayor potencial de
supervivencia. La pérdida de variación genética
dentro de las especies también hace que los ecosistemas forestales sean menos resistentes al cambio.
Vista aérea de zonas de forestación y sistemas
agroforestales en la provincia de Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
31
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
1.1. a.
Superficie y porcentaje de los bosques por tipo de
ecosistema, etapa de sucesión, clase de edad y tipo
de titularidad o posesión del bosque.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el área y la extensión de
los tipos de ecosistemas forestales, que incluye su etapa de sucesión, clase de edad y tipo de
titularidad o posesión de la tierra. La sostenibilidad y la estabilidad de los ecosistemas forestales
pueden depender de su tamaño y diversidad. Si estos no se mantienen, los bosques podrían ser
vulnerables a la degradación y pérdida del hábitat. Los tipos de posesión o titularidad pueden
tener una amplia variedad de regímenes de manejo asociados, cada uno con un impacto distinto
en la diversidad biológica.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
En este informe, para la determinación de bosque nativo
se utilizó la clasificación propuesta por la Organización
de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
(Food and Agriculture Organization, FAO) mediante la
Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (Global
Forest Resources Assessment, FRA) (FAO, 2001), adaptada al contexto de la República Argentina. Se define al
bosque como Tierras Forestales (TF) que presentan una
cobertura arbórea de especies nativas igual o mayor al 20
% con árboles que alcanzan una altura de 7 m. Puede consistir ya sea en formaciones forestales cerradas, donde árboles de diversos tamaños y sotobosque cubren gran parte
del terreno; o formaciones forestales abiertas.
En el caso de los tipos forestales se adoptó la clasificación de Zonas Ecológicas o Ecozonas propuestas por la
FAO para la FRA (FAO, 2012) y las regiones forestales
definidas en el Primer Inventario Nacional de Bosques
Nativos de la República Argentina (Figura 3). En la Argentina, existen muy pocos bosques nativos de coníferas
y la superficie que ocupan no alcanza al 1% del total del
área de Tierras Forestales. Debido a ello se adoptó la clasificación de las Ecozonas y en el Cuadro 1 se presentan
los tipos forestales asociados a las regiones forestales de
Argentina y su correspondencia con la clasificación de
Ecozonas propuestas por la FAO (FAO, 2012).
Selva Misionera (Selva Paranaense) en la provincia de Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
32
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Regiones Forestales de la República Argentina
Figura 3
33
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Regiones forestales de Argentina y su correspondencia con
la clasificación de Zonas Ecológicas propuestas por la FAO
Región
Forestal
Descripción
Cuadro 1
Zonas Ecológicas o
Ecozonas (FAO, 2012)
Formación multiestratificada de 20 a 30 m de
altura, con tres estratos arbóreos, un estrato de
bambúceas y arbustos, estrato herbáceo y estrato
muscinal. Presencia de lianas y epífitas. Predominan los géneros Balfourodendron, Nectandra,
Aspidosperma y Cedrela.
Bosque lluvioso tropical
(Tropical rainforest),
Bosque húmedo subtropical (Subtropical humid
forest).
Selvas de pedemonte y de montaña de 20-30 m de
altura, con dos estratos arbóreos, un estrato
arbustivo, un estrato herbáceo y un estrato muscinal. Presencia de lianas y epífitas. Los géneros
predominantes son Tipuana, Phyllostylon, Enterolobium, Anadenanthera, Cedrela, Blepharocalyx, Podocarpus y Alnus.
Bosque húmedo tropical
(Tropical moist forest),
Bosque de montaña
tropical (Tropical mountain
forest).
Es la región más extensa de bosque nativo de
Argentina. Al oeste, se encuentran bosques xerófilos semideciduos donde las principales especies
forestales son Schinopsis lorentzii, Aspidosperma
quebracho-blanco, Bulnesia sarmientoi y varias
especies del género Prosopis. Hacia el este, los
bosques son más cerrados y presentan mayor
biodiversidad, siendo las especies forestales
principales: Schinopsis balansae, Aspidosperma
quebracho-blanco, Astronium balansae, Ziziphus
mistol, Phyllostylom rhamnoides, Cordia americana,
Handroanthus heptaphyllus, Pterogyne nitens,
Prosopis spp., entre otras. En la zona serrana,
predominan bosques xerófilos principalmente de
Schinopsis haenkeana. Estas áreas alternan con
pastizales, pajonales, palmares y arbustales.
Bosque húmedo tropical
(Tropical moist forest),
Bosque seco tropical
(Tropical dry forest).
Bosques xerófilos caducifolios que raramente
superan los 10 m de altura alternados con palmares,
sabanas graminosas, estepas graminosas y estepas
arbustivas. Los géneros predominantes son
Prosopis, Acacia y Geoffroea.
Estepa subtropical
(Subtropical steppe).
Bosque
AndinoPatagónico
Bosques predominantemente caducifolios, con
presencia de bosques de coníferas. Los géneros
más comunes son Nothofagus, Austrocedrus y
Araucaria.
Bosque templado de
montaña (Temperate
mountain forest).
Monte
Estepas arbustivas xerófilas, con bosquetes aislados. Géneros principales Larrea y Prosopis.
Estepa subtropical
(Subtropical steppe).
Selva
Misionera
(Selva
Paranaense)
Selva
TucumanoBoliviana
(Yungas)
Parque
Chaqueño
Espinal
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Unidad de Manejo y del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF).
34
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Superficie de Tierras Forestales en la República Argentina.
Años 1998 - 2013
32.000
Gráfico 1
31.444
31.000
30.073
Miles de hectáreas
30.000
28.701
29.000
28.000
27.169
27.000
26.590
26.000
25.000
24.000
1998
2002
2006
2011
2013
Año
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
UMSEF en base a información del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (1998) y posteriores actualizaciones (2002 al 2013).
El primer dato disponible sobre la superficie efectiva de
bosque nativo de la República Argentina corresponde al
Censo Nacional Agropecuario del año 1937 que indica
una superficie de 37.535.308 hectáreas de bosques nativos para ese año. En el marco del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (Proyecto Bosques Nativos y
Áreas Protegidas Préstamo BIRF 4085-AR, 1998-2005),
la Dirección de Bosques (DB) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable dispone por primera vez,
a nivel nacional, regional y provincial de datos concretos
de la superficie de bosque nativo los que, con sus posteriores actualizaciones permiten conocer su evolución en
el tiempo (Gráfico 1).
En el Gráfico 2 se presenta el porcentaje de Tierras Forestales desde el año 1998 hasta el año 2013 en función de la
superficie total continental del territorio argentino, el cual
disminuyó en estos últimos 15 años alrededor de un 2%.
La pérdida de Tierras Forestales es un proceso que ocurre
frecuentemente por pulsos asociados a momentos favorables para la expansión agrícola, ya sea por los precios de
los productos agrícolas, cambios tecnológicos o contexto
socio-político. A partir de la década de 1990, Argentina entra en un ritmo de deforestación impulsado por la inversión
en infraestructura, los cambios tecnológicos (transgénicos
y siembra directa) y el contexto internacional (globalización) que motivaron probablemente uno de los procesos
de transformación de los bosques nativos de mayores dimensiones en la historia del país (Gráficos 1 y 2).
Vista aérea de zonas de forestación y sistemas agroforestales en la
provincia de Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
35
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Porcentaje de la superficie cubierta por Tierras Forestales
en la República Argentina. Años 1998-2013
15
Porcentaje
11,26
10,77
10,28
10
Gráfico 2
9,73
9,52
2011
2013
5
0
1998
2002
2006
Año
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
UMSEF en base a información del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (1998) y posteriores actualizaciones (2002 al 2013).
En respuesta a este importante proceso de cambio del uso de la tierra en las últimas dos déTasa de pérdida de Tierras Forestales de la
cadas, debido principalmente al avance de la
República Argentina por período (%)
Cuadro 2
frontera agrícola, el 28 de noviembre de 2007
se sanciona la Ley Nacional Nº 26.331 de PreTasa de pérdida de Tierras Forestales
supuestos Mínimos de Protección Ambiental de
1998-2002 2002-2006 2006-2011 2011-2013
los Bosques Nativos, que establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para
1,11
1,17
1,10
1,08
el enriquecimiento, restauración, conservación,
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subseaprovechamiento y manejo sostenible de los
cretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. UMSEF en
bosques nativos, y de los servicios ambientales
base a información del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (1998) y
que éstos brindan. Asimismo, estableció un réposteriores actualizaciones (2002 al 2013).
gimen de fomento y criterios para la asignación
de fondos a cambio de los servicios ambientales provistos por el bosque nativo, y la obligación a cada cultivos que actúan como reemplazo de áreas de bosque
jurisdicción de realizar el Ordenamiento Territorial de nativo, son cultivos de tipo industrial como el té, la yerba
Bosques Nativos (OTBN) existentes en su territorio. Esto mate, el tabaco y la forestación con especies exóticas (pino
ha generado una desaceleración del proceso de pérdida y eucalipto). La agricultura migratoria es un patrón de uso
de la tierra de importancia particular en esta región, dando
del bosque nativo en estos últimos tres años (Cuadro 2).
como resultado una gran concentración de bosques natiEn el Cuadro y Gráfico 3 se observan las superficies de vos secundarios, localmente denominados “capueras”. La
Tierras Forestales de las distintas regiones entre los años región de la Selva Tucumano Boliviana, presenta la mayor
2002 y 2013. En este contexto, el avance de la frontera intensidad de reemplazo por parte de la agricultura con
agrícola representa la principal causa de pérdida de bosque cultivos de caña de azúcar, cítricos, tabaco y en los últimos
nativo y se manifiesta intensamente en las regiones Selva años soja, particularmente en el piso altitudinal de la Selva
Misionera, Selva Tucumano Boliviana y Parque Chaque- Pedemontana. En la región Parque Chaqueño la actividad
ño (Gráfico y Cuadro 3). En la región Selva Misionera, los agrícola está relacionada principalmente al cultivo de soja.
36
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Área de Tierras Forestales, por región forestal
en la República Argentina. Años 2002-2013
Cuadro 3
Área de Tierras Forestales
(miles de hectáreas)
Región Forestal
2002
2006
2011
2013
30.073
28.701
27.169
26.590
Espinal
1.402
1.373
1.346
1.340
Parque Chaqueño
21.836
20.615
19.188
18.632
Selva Tucumano Boliviana
3.716
3.654
3.610
3.598
Selva Misionera
1.224
1.164
1.130
1.125
Bosque Andino Patagónico*
1.895
1.895
1.895
1.895
Total
*La región Bosque Andino Patagónico no registra variación en el período debido a que no se realiza su monitoreo.
Por lo tanto, los datos de esa región son los del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (Año 1998).
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. UMSEF en base a información del Primer Inventario Nacional de Bosques
Nativos (1998) y posteriores actualizaciones (2002 al 2013).
Superficie de Tierras Forestales por región forestal
en la República Argentina. Años 2002-2013
Miles de hectáreas
25.000
Gráfico 3
20.000
15.000
10.000
5.000
0
2002
2006
2011
2013
Año
Selva Misionera
Espinal
Selva Tucumano Boliviana
Parque Chaqueño
Bosque Andino Patagónico*
*La región Bosque Andino Patagónico no registra variación en el período debido a que no se realiza su monitoreo.
Por lo tanto, los datos de esa región son los del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos (Año 1998).
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Unidad de Manejo y Evaluación Forestal (UMSEF).
37
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Superficie de Otras Tierras Forestales en
la República Argentina. Años 1998-2013
Cuadro 4
Categorías
Nacionales
Área (miles de hectáreas)
1998 2002 2006 2011 2013
Otras Tierras
Forestales
64.975 63.291 65.179 64.867 64.745
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
UMSEF en base a información del Primer Inventario Nacional de Bosques
Nativos (1998) y posteriores actualizaciones (2002 al 2013).
Es muy importante tener en cuenta que en la definición
de bosque nativo de la Ley N° 26.331 se incluye, además
de la categoría Tierras Forestales (TF), según definición
de FAO, otras clases tales como bosques de baja altura
arbórea, palmares y bosques en galería que están comprendidas dentro de la categoría Otras Tierras Forestales
(OTF) definida también por FAO para FRA (FAO, 2001).
Por lo tanto, existen diferencias entre los datos de superficie expresados en este criterio y los datos reportados en
el indicador 7.1.a debido a distintos criterios utilizados
para identificar a los bosques y diferentes fuentes de elaboración de la información.
Las zonas comprendidas por la categoría Otras Tierras
Forestales abarca tierras con una cobertura arbórea de
especies nativas entre 5 y 20 % con árboles que alcanzan una altura de 7 m; o tierras con una cobertura arbórea
de más del 20 % donde los árboles presentan una altura
menor a 7 m; o tierras que presentan al menos un 20 %
de cobertura arbustiva con arbustos de altura mínima de
0,5 m. Se incluyen bosques nativos en galería, arbustales,
cañaverales y palmares. Al analizar la evolución de la superficie de OTF entre los años 1998 y 2013, se observa
que se mantiene relativamente constante (Cuadro 4), representando un 23% de la superficie continental total del
territorio argentino a lo largo del período analizado.
Bibliografía:
Food and Agriculture Organization of the United Nations
(FAO). 2001. Global Forest Resources Assessment 2000.
Main report. FAO Forestry Paper 140. FAO, Roma, Italia.
479 p.
Food and Agriculture Organization of the United Nations
(FAO). 2012. Global ecological zones for FAO forest reporting: 2010 Update. Forest Resources Assessment Working Paper 179. FAO, Roma, Italia. 52 p. http://www.fao.
org/docrep/017/ap861e/ap861e00.pdf
Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal
(UMSEF). 2014. Monitoreo de la Superficie de Bosque
Nativo de la República Argentina. Dirección de Bosques,
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación,
Jefatura de Gabinete de Ministros. Buenos Aires, Argentina. www.ambiente.gob.ar/umsef
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS). 2005. Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos de Argentina. Proyecto Bosques Nativos y
Áreas Protegidas, Dirección de Bosques, Dirección Nacional de Recursos Naturales y Conservación de la Biodiversidad, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Ministerio de Salud y Ambiente. Buenos Aires, Argentina. 126
p.http://www.ambiente.gob.ar/archivos/web/UMSEF/
File/PINBN/informe_nacional_pinbn.pdf
Selva Tucumano Boliviana o Yungas. Autor Dirección de Bosques, UMSEF, SAyDS.
38
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
1.1. b.
Superficie y porcentaje de bosques en áreas
protegidas, por tipo de ecosistema, clase de edad
o etapa de sucesión.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre la superficie y la extensión
de los bosques por tipo de edad o etapa de sucesión protegidas para resguardar la diversidad
biológica y zonas representativas de los tipos de ecosistemas forestales. Este indicador también
ayudará a identificar zonas forestales con valor para la conservación que necesitan protección.
El nivel de protección formal que se brinda a los bosques es un reflejo de la importancia que la
sociedad asigna a su conservación.
Calidad de la información: A
El territorio continental argentino cuenta con una superficie de 279.181.000 hectáreas (Instituto Geográfico Nacional, 2013), de las cuales aproximadamente 30.800.000
hectáreas son Áreas Naturales Protegidas (ANP) en
distintas categorías de conservación, equivalente a un
11,03% de superficie protegida. En la figura 4 se muestra
la distribución de las ANP.
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en su documento Directrices para la Aplicación de las Categorías de Gestión de Áreas Protegidas
define a las ANP como un espacio geográfico claramente
definido, reconocido, dedicado y gestionado, mediante
medios legales u otros tipos de medios eficaces para con-
Progreso del Indicador:
seguir la conservación a largo plazo de la naturaleza y
de sus servicios ecosistémicos y sus valores culturales
asociados (Dudley, 2008). Agrega que, están destinadas a
mantener ecosistemas naturales operativos, actuar como
refugios para las especies y mantener procesos ecológicos incapaces de sobrevivir en los entornos terrestres y
marítimos con un mayor nivel de intervención. Las Áreas
Naturales Protegidas actúan como indicadores que permiten entender las interacciones humanas con el mundo natural. Según las funciones y objetivos de manejo,
que tiene un Área Natural Protegida puede ser designada
como Parque Nacional, Reserva Natural o Reserva Provincial, entre otras clasificaciones.
Bosque con alta proporción de Nothofagus obliqua “roble pellín” en Yuco Alto, Parque Nacional Lanín, provincia de Neuquén.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
39
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Mapa de distribución de Áreas Naturales Protegidas
y Regiones Forestales de la República Argentina. Año 2015
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Dirección de Bosques.
Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF).
40
Figura 4
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Asimismo, existe otra figura de conservación constituida
por las Reservas de Biósfera. Las Reservas de Biósfera
son “zonas de ecosistemas terrestres o costeros/ marinos,
o una combinación de los mismos, reconocidas como tales en un plano internacional en el marco del Programa
del Hombre y la Biósfera (Man and Biosphere Programme, MAB) de la Organización de las Naciones Unidas
para la Educación, la Ciencia y la Cultura (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization,
UNESCO)” (UNESCO, 2010). Sirven para impulsar
armónicamente la integración de las poblaciones y la
naturaleza, a fin de promover un desarrollo sostenible
mediante un diálogo participativo, el intercambio de
conocimiento, la reducción de la pobreza, la mejora del
bienestar, el respeto a los valores culturales y la capacidad de adaptación de la sociedad ante los cambios. Las
Reservas de Biósfera son incluidas en la Red Mundial
mediante decisión del Consejo Internacional de Coordinación del MAB (Artículo 5 del Marco Estatutario) con
base en las propuestas presentadas.
Otras formas de conservación de área naturales son los
Sitios Ramsar. La República Argentina cuenta en su territorio con humedales de importancia internacional,
reconocidos mediante la Convención de Ramsar1 como
Sitios Ramsar. Estas áreas constituyen humedales, que
se definen como áreas que permanecen en condiciones
de inundación o, por lo menos, con el suelo saturado
con agua durante períodos de tiempo considerables. Si
bien en este término se incluyen una amplia variedad de
ecosistemas, todos los humedales comparten una propiedad primordial: el agua juega un rol fundamental en la
determinación de su estructura y funciones ecológicas.
La inclusión de humedales en la Lista de Humedales de
Importancia Internacional de la Convención de Ramsar
constituye un reconocimiento internacional, así como el
compromiso de promover su conservación y uso racional. Para que un humedal sea designado como un Sitio
Ramsar tiene que cumplir criterios estrictos como ser: un
sitio representativo, raro, o único de un tipo de humedal
o un humedal especialmente importante para conservar
la diversidad biológica (SAyDS, 2012).
Áreas Naturales Protegidas y Bosques Nativos
Del total de Áreas Naturales Protegidas en nuestro país
sólo una parte de ellas posee cobertura boscosa. En la Figura 4 se presentan las ANP distribuidas en las Regiones
Forestales del país.
Parque Nacional Los Glaciares, provincia de Santa Cruz.
Autor Daniela García.
Superficie de Bosque Nativo en Áreas Naturales Protegidas. Año 2013
Tierras Forestales
Región Forestal
Total
Bosque Andino Patagónico
Espinal
Parque Chaqueño
Selva Misionera
Selva Tucumano Boliviana
Superficie
en ANP (ha)
3.291.102
1.283.291
111.136
410.221
377.753
1.108.701
Otras Tierras Forestales
Superficie total Superficie
por región (ha) protegida (%)
27.470.617
2.803.918
1.312.013
18.631.108
1.125.361
3.598.219
Cuadro 5
12
46
8
2
34
31
Superficie
en ANP (ha)
1.145.099
442.012
59.019
575.359
28.515
40.194
Superficie total Superficie
por región (ha) protegida (%)
20.272.359
1.213.368
4.909.732
13.666.204
182.203
300.852
6
36
1
4
16
13
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
1 Convención de Ramsar: es un tratado que se negoció en el decenio de 1960 entre países y organizaciones no gubernamentales preocupados por
la creciente pérdida y degradación de los hábitats de humedales para las aves acuáticas migratorias. Se adoptó en la ciudad iraní de Ramsar en
1971 y entró en vigor en 1975. Su misión es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales y nacionales y gracias
a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo. Extraído de http://www.ramsar.org.
41
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Como se mencionó en el Indicador 1.1.a, para la determinación de bosque nativo en este trabajo, se utilizó
la clasificación propuesta por la FAO mediante el FRA
2000 (FAO, 2001), adaptada al contexto de la República
Argentina. Es importante tener en cuenta que en la definición de Bosque Nativo Ley Nacional Nº 26.331 de
Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los
Bosques Nativos se incluye además de la categoría Tierras Forestales, otras clases tales como bosques de baja
altura arbórea, palmares y bosques en galería que están
comprendidas dentro de la categoría Otras Tierras Forestales definida también por FAO mediante el FRA 2000.
A fin de reportar el área de bosque nativo bajo protección
(Cuadro 6) se calculó la superficie en las regiones forestales: Bosque Andino Patagónico (BAP), Espinal2, Parque
Chaqueño, Selva Misionera y Selva Tucumano Boliviana
al año 2013 (no se contabilizaron las regiones forestales
Monte ni Delta e Islas del Río Paraná debido a que no se
cuenta con coberturas actualizadas al año 2013). Para la
Superficie de bosque nativo protegido por categoría
de conservación y región forestal. Año 2013
Tierras Forestales
Categoría
de Conservación
Áreas
Protegidas
Nacionales
Áreas
Protegidas
Provinciales
Reservas
de Biósfera
Sitios
Ramsar
Región Forestal
Cuadro 6
Otras Tierras Forestales
Superficie
en APN
(ha)
Superficie total
por región
(ha)
Superficie
protegida
(%)
Bosque Andino
Patagónico
820.831
2.803.918
29,27
258.821
1.213.368
21,33
Espinal
-
1.312.013
-
8.120
4.909.732
0,17
Parque Chaqueño
134.535
43.353
18.631.106
1.125.361
0,72
3,85
70.759
12.629
13.666.204
182.203
0,52
6,93
Selva Tucumana
Boliviana
195.297
3.598.219
5,43
1.296
300.852
0,43
Bosque Andino
Patagónico
227.831
2.803.918
8,13
79.937
1.213.368
6,59
Espinal
95.319
1.312.013
7,27
26.643
4.909.732
0,54
Parque Chaqueño
283.594
166.679
18.631.106
1.125.361
1,52
14,81
355.019
15.482
13.666.204
182.203
2,60
8,50
Selva Tucumana
Boliviana
162.632
3.598.219
4,52
14.204
300.852
4,72
Bosque Andino
Patagónico
1.007.612
2.803.918
35,94
384.140
1.213.368
31,66
Espinal
-
1.312.013
-
-
4.909.732
-
Parque Chaqueño
68.785
200.345
18.631.106
1.125.361
0,37
17,80
12.044
483
13.666.204
182.203
0,09
0,27
Selva Tucumana
Boliviana
931.262
3.598.219
25,88
26.928
300.852
8,95
Bosque Andino
Patagónico
2.957
2.803.918
0,11
1.999
1.213.368
0,16
Espinal
23.922
1.312.013
1,82
37.319
4.909.732
0,76
Parque Chaqueño
79.500
-
18.631.106
1.125.361
0,43
-
270.894
-
13.666.204
182.203
1,98
-
-
3.598.219
-
-
300.852
-
Selva Misionera
Selva Misionera
Selva Misionera
Selva Misionera
Selva Tucumana
Boliviana
Superficie Superficie total Superficie
en APN
por región
protegida
(ha)
(ha)
(%)
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
2 De la región Espinal se tuvieron en cuenta para el cálculo las superficies de las provincias de: Córdoba (parcial), Corrientes, Entre Ríos, La
Pampa y San Luis (se excluye a Buenos Aires, cuya cobertura se encuentra en actualización).
42
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
estimación se utilizaron coberturas de Áreas Protegidas
Nacionales entregadas por el Sistema Federal de Áreas
Protegidas (SIFAP), coberturas de bosque nativo elaboradas por el Nodo Regional3 Bosque Andino Patagónico
con sede en el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) y por la UMSEF. Las
bases cartográficas utilizadas son las del SIG 250 del Instituto Geográfico Nacional.
Del total de la superficie de Áreas Naturales Protegidas
del país que, como se mencionara anteriormente, es de
aproximadamente 30.800.000 hectáreas, sólo 10.280.000
hectáreas corresponden a regiones forestales, de las cuales 3.291.000 hectáreas son Tierras Forestales y 1.145.000
hectáreas son Otras Tierras Forestales aproximadamente
y el resto son Otras Tierras4. En el Cuadro 5 se detalla
la superficie de bosque nativo bajo protección por región
forestal.
En el Cuadro 6 se presenta la superficie de bosque nativo
bajo protección por región forestal y por las categorías de
conservación incluidas en este informe: Áreas Naturales
Protegidas Nacionales, Áreas Naturales Protegidas Provinciales, Reservas de Biósfera y Sitios Ramsar. Además
se incluye el porcentaje de bosque nativo protegido respecto al área total de bosque nativo por región forestal.
Cabe destacar que las distintas categorías de ANP pueden
superponerse entre sí, es por esto que se reporta la superficie boscosa de cada categoría en particular de forma
independiente. En ningún caso deberían sumarse dichas
categorías reportadas para obtener el total de la superficie
de bosques nativos bajo protección a nivel país debido a
la superposición de ANP anteriormente mencionada.
En los Gráficos 4, 5, 6 y 7 se comparan los porcentajes de
superficie de TF y OTF protegidas respecto al total de superficie de bosque en cada categoría de conservación por
región forestal. En las Áreas Naturales Protegidas Nacionales la protección de las Tierras Forestales está concentrada en la región Bosque Andino Patagónico (29,27%).
Este comportamiento responde principalmente al criterio de belleza paisajística que predominó en las prime-
Cyanocorax chrysops “urraca común”, Parque Nacional Iguazú, Misiones.
Autor Daniela García.
ras décadas del siglo XX cuando comenzaron a crearse
los primeros Parques Nacionales. La región BAP, en los
primeros años posteriores al nacimiento de Parques Nacionales en 1934, contaba con una extensión protegida de
2.000.000 de hectáreas.
En el caso de las Áreas Naturales Protegidas Provinciales
la distribución es más homogénea, esto se debe en parte a
las iniciativas de las provincias que comenzaron a crearlas bajo su jurisdicción a partir de la década del 60.
La mayor concentración se da en la región Selva Misionera, cuya superficie es la de menor extensión respecto a
las demás regiones forestales.
Las Reservas de Biósfera son una iniciativa que comenzó en la década del 80, intentando compatibilizar uso y
protección de ambientes de alto valor de conservación.
Las mismas se concentran en las regiones BAP y Selva
Tucumano Boliviana, siendo las de mayor superficie la
Reserva de Biósfera Andino Norpatagónica y Reserva de
Biósfera de las Yungas, respectivamente.
Debido a que los Sitios Ramsar tienen por objetivo la conservación de humedales no se incluyen en esta categoría
de conservación grandes áreas de bosque nativo, como se
observa en el bajo porcentaje de protección respecto a la superficie total de bosque nativo por región (Gráfico 7). Además, la incorporación de los Sitios Ramsar en Argentina es
reciente, los primeros sitios fueron creados en el año 1992.
3 Nodo Regional: es un equipo de trabajo constituido por personal técnico y administrativo, con el objetivo de establecer una interfase de
apoyo entre la SAyDS - Dirección de Bosques, a través de la Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF) y las provincias.
La Red Nacional de Nodos Regionales está integrada por el Nodo Parque Chaqueño, Nodo Monte y Espinal, Nodo Bosque Andino Patagónico,
Nodo Selva Misionera y Nodo Selva Tucumano Boliviana.
4 Otras Tierras: es toda tierra que no ha sido clasificada como tierra forestal u otra tierra forestal. (Términos y definiciones. FRA, 2015).
43
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales
(OTF), por región forestal en Áreas Protegidas Nacionales. Año 2013
Gráfico 4
40
35
%
30
TF
29,27%
OTF
21,33%
25
20
15
10
5
0
Bosque
Andino
Patagónico
TF OTF
0% 0,17%
TF
OTF
0,72% 0,52%
Espinal
Parque
Chaqueño
OTF
6,93%
TF
3,85%
Selva
Misionera
TF
5,43% OTF
0,43%
Selva
Tucumano
Boliviana
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales (OTF),
por región forestal en Áreas Protegidas Provinciales. Año 2013
Gráfico 5
40
35
%
30
25
20
15
10
5
0
TF
8,13%
TF
14,81%
OTF
6,59%
Bosque
Andino
Patagónico
TF
7,27%
OTF
0,54%
Espinal
OTF
TF 2,6%
1,52%
Parque
Chaqueño
OTF
8,5%
Selva
Misionera
TF OTF
4,52% 4,72%
Selva
Tucumano
Boliviana
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
44
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales
(OTF), por región forestal en Reservas de Biósfera. Año 2013
40
35
%
30
Gráfico 6
TF
35,94% OTF
31,66%
TF
25,88%
25
TF
17,8%
20
15
TF
8,95%
10
5
0
TF
0%
Bosque
Andino
Patagónico
OTF
0%
Espinal
TF
OTF
0,37 0,37%
OTF
0,27%
Parque
Chaqueño
Selva
Misionera
Selva
Tucumano
Boliviana
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
Porcentaje de Tierras Forestales (TF) y Otras Tierras Forestales
(OTF), por región forestal en Sitios Ramsar. Año 2013
Gráfico 7
%
20
15
10
5
0
TF
OTF
0,11% 0,16%
TF OTF
1,82% 0,76%
OTF
TF 1,98%
0,43
TF
0%
Bosque
Andino
Patagónico
Espinal
Parque
Chaqueño
Selva
Misionera
OTF
0%
TF
0%
OTF
0%
Selva
Tucumano
Boliviana
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. UMSEF en base a información del Sistema Federal de Áreas Protegidas (SIFAP).
Bibliografía:
Dudley, N. (Ed). 2008. Directrices para la aplicación de las categorías de gestión de áreas protegidas. Gland, Suiza: UICN.
Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO). 2001. Global Forest Resources Assessment 2000.
Main report. FAO Forestry Paper 140. Roma, Italia: FAO.
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS). 2012. Humedales de la República Argentina.
Grupo de Trabajo de Recursos Acuáticos. Disponible en: http://www.ambiente.gob.ar/default.asp?IdArticulo=12215.
Fecha de visita: 01/12/14
United Nations, Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO). 2010. Programa MAB-Reservas de Biósfera: Definición. Disponible en: http://www.unesco.org.uy/mab/es/areas-de-trabajo/ciencias-naturales/mab/programa-mab/reservas-de-biosfera.html Fecha de visita: 01/12/14
45
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
1. 3. a.
Cantidad y distribución geográfica de las especies
asociadas con los bosques que están en riesgo
de perder variabilidad genética y genotipos
adaptados a nivel local.
Fundamento: Este indicador brinda información sobre la cantidad y la distribución de
las especies asociadas con los bosques que están en riesgo de perder variabilidad genética en su
población. La erosión de la variabilidad genética hace que las especies tengan menos capacidad
para adaptarse al cambio ambiental y sean más vulnerables a la extinción. Algunas poblaciones
locales con grupos de genes únicos también pueden correr riesgo de ser arrasadas por poblaciones
más grandes introducidas intencionalmente, por accidente o por procesos naturales.
Calidad de la información: A
La gran variedad de especies y de ecosistemas de la Argentina implica una alta diversidad en la variación heredable dentro y entre poblaciones de organismos, es decir,
una alta diversidad genética. Con sólo considerar las especies endémicas (el 18% de la flora; 12% de los mamíferos; 23% de los reptiles y 24% de los anfibios son especies endémicas) estamos frente a un patrimonio único
y un acervo de material genético exclusivo en el mundo.
Adicionalmente, muchas especies se hallan en regiones
consideradas importantes “Centros de diversidad vegetal”5
(Groombridge 1992; Heywood y Davis 1997) o del centro
de origen de especies útiles tales como los “algarrobos”
Prosopis sp. y la “araucaria o pehuén” Araucaria araucana.
De acuerdo a la lista roja de la Unión Internacional de
Conservación de la Naturaleza (UICN, 2007) el número
de especies amenazadas en Argentina corresponde a un
total de 194 de las cuales, 42 pertenecen al reino vegetal
y 152 al reino animal. Dentro de este último, 29 corresponden a mamíferos, 49 a aves, 5 a reptiles, 29 a anfibios
y 40 a otros animales, distribuyéndose la mayor abundancia y diversidad en la Selva Tucumano Boliviana y la
Selva Misionera.
De las especies arbóreas amenazadas (cuadro 7), 1 se encuentra “En peligro crítico”, 7 están “En peligro” y 21
“Vulnerables” de extinción. La intensa explotación forestal, el cambio en el uso de la tierra y la implantación
Progreso del Indicador:
de especies exóticas, han provocado procesos de fragmentación y degradación de las masas boscosas y consecuentemente la pérdida de diversidad genética. Entre
las que presentan mayor riesgo de extinción se hallan especies altamente valoradas por sus atributos maderables,
las cuales han estado expuestas a un proceso continuo
de sobreexplotación. En la Selva Misionera o Selva Paranaense, Aspidosperma polyneuron y Balfourodendron
riedelianum se hallan “En peligro” mientras que Araucaria angustifolia se encuentra en “Peligro Crítico” debido
a la drástica disminución de la superficie de sus bosques
naturales. En la Selva Tucumano Boliviana, el cedro coya
(Cedrela lilloi) y el cedro orán (Cedrela balansae), nativas con alto valor económico, evidencian en las últimas
décadas un decrecimiento sistemático de sus existencias
maderables y de la calidad en la oferta del insumo para
el sector forestal, ostentando condiciones actuales de alto
riesgo (Zelener et al., 2001).
Cedrela fissilis “cedro misionero”. Autor Daniela García.
5 Área geográfica donde una especie vegetal ha desarrollado sus propiedades distintivas.
46
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Especies arbóreas amenazadas según categoría UICN.
Género
Especie
Cuadro 7
Distribución geográfica
Peligro crítico
Araucaria
angustifolia
Selva Misionera
En peligro
Fitzroya
cupressoides
Bosque Andino Patagónico
Amburana
cearensis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Aspidosperma
polyneuron
Selva Misionera
Cedrela
fissilis
Selva Tucumano Boliviana/Misionera
Cedrela
lilloi
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Balfourodendron riedelianum
Cochlospermum
tetraporum
Selva Misionera
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Vulnerable
Araucaria
araucana
Bosque Andino Patagónico
Austrocedrus
chilensis
Bosque Andino Patagónico
Pilgerodendron
uviferum
Bosque Andino Patagónico
Acacia
albicorticata
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Acacia
etilis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Prumnopitys
andina
Bosque Andino Patagónico
Albizia
edwallii
Selva Misionera
Caesalpinia
paraguariensis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Chloroleucon
chacoense
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Sapium
saltense
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Myrcianthes
callicoma
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Siphoneugenia
occidentalis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Loxopterygium
grisebachii
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Coursetia
brachyrachis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Coursetia
hypoleuca
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Tabebuia
lapacho
Selva Misionera
Inga
saltensis
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Prosopis
abbreviata
Monte de sierras y bolsones
Schinopsis
haenkeana
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Cedrela
odorata
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Jacaranda
mimosifolia
Selva Tucumano Boliviana o Yungas
Fuente: Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, 2007).
Lista Roja de Especies Amenazadas. Disponible en http://www.iucnredlist.org/amazing-species
47
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
A esta lista se agrega Salix humboldtiana “sauce criollo”,
especie forestal riparia más utilizada y por ende amenazada, apreciada por su madera (buena densidad, fibra recta, coloración rojiza, capacidad calórica, etc.) (Gallo L.,
comunicación personal).
Argentina es el país a nivel regional que tiene la mayor
cantidad de estudios sobre diversidad genética de sus principales especies forestales nativas (Gallo, L. comunicación
personal). Desde hace unos 20 años, se vienen desarrollando investigaciones con la finalidad de aportar conocimientos que asistan a estrategias adecuadas de conservación y
utilización de los recursos forestales nativos.
Entre las especies nativas patagónicas del género Nothofagus y Austrocedrus, la aplicación de diversos marcadores moleculares como el SSRs (Simple Sequence Repeat), el ADN de cloroplastos (cpDNA) o las isoenzimas,
han permitido caracterizar la diversidad genética de las
poblaciones naturales y los procesos y fuerzas evolutivas
que la modelan, detectar los centros de mayor diversidad
genética y definir zonas genéticas de relevancia; información actualmente utilizada en programas de conservación, manejo y domesticación de dichas especies.
En las especies del género Cedrela la aplicación de diversos marcadores como AFLPs (Amplified Fragment Length Polymorphisms), ITS (Internal Transcribed Spacers)
de genes ribosomales y SSRs (Simple Sequence Repeats)
han permitido: a) la delimitación específica de poblaciones, b) la descripción de los patrones geográficos de distribución de la variabilidad genética, c) la cuantificación
de la incidencia de diferentes niveles de disturbio antrópico (explotación forestal, protección legal y accesibilidad
a las poblaciones) sobre la diversidad, d) la evaluación de
los efectos de la fragmentación sobre el flujo génico, e)
la identificación de poblaciones prioritarias de conservación y f) la caracterización de los materiales genéticos a
utilizar en programas de mejora genética.
la región chaqueña. Dichos estudios han contribuido a
describir la distribución de la variación genética y establecer fuentes de semilla adecuadas de importancia para
la reforestación con fines maderables y potencialmente
para la recuperación ecosistémica de áreas degradadas
por la agricultura. Asimismo los marcadores moleculares desarrollados en el género son actualmente utilizados
para estudios evolutivos del complejo que estas especies
conforman, con especial aplicación para su conservación
dinámica (Marcucci et al., 2013).
Convención sobre Comercio Internacional
de Especies Amenazadas de Fauna y Flora
Silvestres (CITES)
La CITES es un acuerdo internacional de carácter voluntario concertado entre paí¬ses, al cual la Argentina está
adherida (Ley Nº 22.344), que tiene por finalidad velar
que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para
su supervivencia, convirtiéndose, de esta manera, en una
Araucaria angustifolia “pino paraná”. Autor Pablo Oliveri,
gentileza UCAR-MAGyP.
En Araucaria angustifolia la implementación de AFLPs
y SSRs permitió estudiar la diversidad genética en plantaciones y poblaciones naturales de áreas protegidas y no
protegidas del noreste argentino, con fines de evaluar el
estado de conservación del recurso forestal y priorizar
poblaciones para su preservación.
En Prosopis, se desarrollaron estudios sobre la variabilidad mediante marcadores bioquímicos y moleculares
en el marco de programas de mejoramiento genético y
conservación de especies forestales de alto valor para
48
Detalle de las ramas de Araucaria angustifolia “pino paraná”.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
herramienta para la protección de la diversidad genética.
Como consecuencia de este acuerdo, toda importación,
exportación, reexportación o introducción procedente del
mar de especies amparadas por la Convención debe autorizarse mediante un sistema de concesión de licencias.
Las especies amenazadas son clasificadas en tres grupos
llamados Apéndices que se numeran de I a III en orden
decreciente de restricciones:
En el Apéndice I, se incluyen todas las especies en peligro de extinción. El comercio en especímenes de esas
especies se autoriza solamente bajo circunstancias excepcionales.
En el Apéndice II, que es el apéndice que interesa, figuran especies que no están necesariamente amenazadas
de extinción pero que podrían llegar a estarlo a menos
que se controle estrictamente su comercio. El comercio
internacional de especímenes de especies del Apéndice II puede autorizarse concediendo un permiso de exportación o un certificado de reexportación. Sólo deben
concederse los permisos o certificados si las autoridades
competentes han determinado que se han cumplido ciertas condiciones, en particular, que el comercio no será
perjudicial para la supervivencia de las mismas en el medio silvestre.
En el Apéndice III se incluyen especies que están protegidas al menos en un país, el cual ha solicitado la asistencia
de otras Partes en la CITES para controlar su comercio.
En la Argentina hay cuatro especies que se encuentran en
el Apéndice I:
1) Pino del Cerro (Podocarpus parlatorei)
2) Pehuén (Araucaria araucana)
3) Ciprés de las Guaytecas (Pilgerodendron uviferum)
4) Alerce (Fitzroya cupressoides)
Solo una especie que se encuentra en el Apéndice II:
1) Palo santo (Bulnesia sarmientoi)
Fuente:
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal
(DPF). Área de Recursos Genéticos Forestales en base a
bibliografía consultada.
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección
de Bosques. Área Científica CITES.
Bibliografía:
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
(UICN, 2007). Lista Roja de Especies Amenazadas. Disponible en http://www.iucnredlist.org/amazing-species
Zelener, N., Soldati, M. C., Inza, M. V., Aguirre, R. R., Salek, D., Araujo, A., Van Zonneveld, M.,Fornes, L. (2001).
Distribución geográfica de la diversidad genética molecular
de dos especies de Cedrela (C. lilloi y C. balansae) sujetas a
severos procesos de degradación en la Selva Tucumano-Boliviana. Disponible en http://www.mapforgen.org/mapforgen/web/uploads/proyectos/7/Cedrela%20spp.pdf
Zelener N., Torales S., Fassola H., Pahr N., Fernandez
R., Fornes L. y Aguirre N. (2011). Diversidad genética de
Pino Paraná: análisis de AFLPs en poblaciones naturales y
una Reserva Forestal de la Selva Misionera, Argentina. Disponible en http://inta.gob.ar/documentos/diversidad-genetica-de-pino-parana-analisis-de-aflps-en-poblaciones-naturales-y-una-reserva-forestal-de-la-selva-misionera-argentina/
Marcucci S, Torales S, El Mujtar V, Acuña C, Soliani C,
Zelener N, Schmid P, Pomponio F, Marchelli P, Inza V, Sola
G, Soldati C, Villalba P, Arana V, Bozzi J, García M, Azpilicueta MM, Martínez MC, Rivas G, López Lauestein D,
Cosacov A, Vega C, López J, Fornés L, Verga A, Marcó M,
Gallo L.(2013). Desarrollo y aplicación de herramientas de
Genética Molecular para resolver problemas complejos de
la Genética Forestal. IV Congreso Forestal Argentino y Latinoamericano. Iguazú, 23 – 27 sept. 2013.
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Cuarto Informe Nacional para la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) 2010.
El Apéndice III no incluye en la actualidad ninguna especie arbórea de nuestro país.
49
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
1. 3. c.
Situación de los esfuerzos destinados a la
conservación de la diversidad genética en el lugar
y fuera del lugar.
Fundamento: Este indicador ofrece información que describe los esfuerzos para
conservar la diversidad genética dentro de las especies en el lugar (in situ) y fuera del lugar
(ex situ). Algunas especies han sufrido una pérdida de variabilidad genética como resultado del
descenso de la población o de una reducción en su rango y distribución anteriores. La continua
pérdida de variabilidad genética amenaza la viabilidad de estas especies y puede acelerar una
disminución que finalmente puede conducir a su extinción.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Existe en la Argentina un avance significativo en políticas de conservación y uso sostenible de la biodiversidad.
Durante esta última década ha habido un cambio de paradigma, siendo actualmente abordada desde una mirada
ecosistémica donde la conservación de la biodiversidad,
a través del uso sostenible, va de la mano del crecimiento
económico del país y del desarrollo inclusivo.
La conservación de especies forestales en Argentina se
realiza en su ambiente natural (in situ), ya sea en áreas
protegidas o bosques naturales ordenados y fuera de este
(ex situ) en bancos de germoplasma, arboretos y jardines
botánicos.
Las diferentes especies que se conservan bajo la modalidad de bancos de germoplasma en su mayoría se localizan
en Estaciones Experimentales Agropecuarias (EEA) del
Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA),
generalmente sedes de los programas de mejoramiento
genético de los cultivos que conservan, y cuya ubicación
geográfica coincide con las zonas de producción. Sus colecciones están constituidas por semillas o colecciones in
vivo a campo para el caso de especies de multiplicación
agámica o de difícil propagación sexual.
Red de Bancos de Germoplasma (RBG)
Bancos Activos de especies forestales
. Estación Experimental de cultivos tropicales Yuto –
Jujuy: “cedro” (Cedrela sp.) y otras colecciones in vivo
a campo.
50
Frascos con cultivo in vitro de Eucalyptus sp., provincia de Entre Ríos.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
. Estación Experimental Agropecuaria Sáenz Peña Chaco: semillas de especies forestales nativas.
Banco Base del Instituto de Recursos Biológicos
(IRB), Centro de Investigaciones de Recursos
Naturales (CIRN), Castelar, provincia de
Buenos Aires.
El Banco Base posee duplicados de las colecciones activas de la RBG así como colecciones en custodia de empresas e instituciones, tanto nacionales como internacionales. El número total de duplicados asciende a 36.556
entradas, excluyendo los materiales en custodia.
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Otras instituciones han organizado bancos o colecciones
que interactúan generalmente con la RBG, entre las que
se encuentran:
Banco Nacional de Germoplasma de Prosopis de la
Universidad Nacional de Córdoba: conservación de semillas de algarrobos.
Centro de Propagación Vegetativa (CEProVe) - Banco de Germoplasma de especies forestales de la Provincia de Buenos Aires, Universidad Nacional de La Plata
(UNLP): semillas de Eucalyptus viminalis, Eucalyptus
globulus var. Globulus, Eucalyptus globulus var. maidenii, Eucalyptus dunnii, Araucaria angustifolia, Araucaria araucana, Nothofagus pumilio, Nothofagus procera,
Nothofagus antartica, Nothofagus betuloides, Pinus canariensis, Pinus elliottii, Podocarpus parlatorei, Melia
azedarach, Schinus molle, Tilia cordata, Scutia buxifolia, Acacia caven, Celtis tala, Erithryna crista-galli, Parkinsonia aculeata y Jodina rhombifolia.
Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas
Áridas (IADIZA): semillas de algarrobos del monte Prosopis chilensis y P. flexuosa.
.
.
.
. Banco de Germoplasma de Especies Nativas - BGEN
- INEAH – Universidad Nacional de Salta: 187 accesiones que representan a 36 especies nativas del Noroeste
Argentino.
. Banco Regional de Semillas de la Facultad de Ciencias
Forestales – Universidad Nacional de Misiones: semillas
de especies forestales nativas.
Arboretos y Jardines Botánicos
Los Jardines Botánicos mantienen la mayor colección
de especies vegetales fuera de la naturaleza, siendo centros de educación, conservación e investigación. Dentro
de la Red Argentina de Jardines Botánicos (RAJB), 12
están comprometidos en la conservación. La RAJB ha
sido creada en noviembre de 1996. Hasta ese entonces
los escasos Jardines Botánicos existentes trabajaban con
mucho esfuerzo y sin ninguna o poca comunicación entre
ellos. En la actualidad esta Red convoca a cerca de 41 Jardines Botánicos. Los mismos se encuentran distribuidos
principalmente en el norte, centro del país y unos pocos
en la Patagonia. Los hay de 4 tipos, la mayoría dependientes de universidades, varios municipales, 2 privados
y 2 pertenecientes a centros de investigación científica.
Estrategia Nacional sobre Diversidad Biológica
La SAyDS, en colaboración con el INTA, la Administración de Parques Nacionales (APN) y el Comité Argentino de instituciones adheridas a la Unión Internacional
para la Conservación de la Naturaleza (UICN), coordinó el proceso de elaboración de la Estrategia Nacional y
avanzó en la identificación de elementos para conformar
un plan de acción nacional y sus respectivos planes sectoriales. Mediante un ejercicio consultivo y participativo,
que involucró tanto al ámbito sectorial como regional,
se elaboró la Estrategia Nacional de Biodiversidad. Dicho documento fue sancionado mediante Resolución Nº
91/2003 (SAyDS 2003).
Actualmente se encuentra en elaboración una nueva Estrategia Nacional de Biodiversidad acorde con los objetivos propuestos en el Convenio sobre Diversidad Biológica y las Metas de Aichi6 2010. Esta tarea la lleva a
cabo la Comisión Nacional Asesora para la conservación
y utilización sostenible de la Diversidad Biológica (CONADIBIO) la cual viene realizando talleres con las distintas partes interesadas (organismos estatales: SAyDS,
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, INTA; y
ONGs) en los cuales se establecen prioridades y se re
interpretan localmente los acuerdos globales asumidos.
División de plantas para su multiplicación y posterior colocación en
medio de cultivo para enraizamiento, provincia de Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
La Estrategia Nacional de Biodiversidad que se presentará a fin de año será el instrumento que articule las políticas de Estado en esta materia.
6 Las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica conforman un conjunto de 20 metas agrupadas en torno a cinco Objetivos Estratégicos, que
deberían alcanzarse de aquí al año 2020. Forman parte del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020, aprobado en el año 2010
por la 10° reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Extraído de “UICN - Integrar las Metas de
Biodiversidad de Aichi en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.
51
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
Arboretos y Jardines Botánicos Nacionales
Arboreto/Jardín Botánico
Localidad
Cuadro 8
Provincia
Región Noroeste
Jardín Botánico de Altura
Tilcara
Jujuy
Arboretum Facultad de Agronomía y Zootecnia.
Universidad Nacional de Tucumán
San Miguel de Tucumán
Tucumán
Jardín Botánico de la Fundación Miguel Lillo
San Miguel de Tucumán
Tucumán
Arboretum de la Facultad de Recursos Naturales
Ciudad de Formosa
Formosa
Arboretum “Guaycolec”,
Parque Botánico “Lucas Tortorelli”
Ciudad de Formosa
Formosa
Museo Casa y Jardín "Augusto G. Schulz"
Colonia Benítez
Chaco
Jardín Botánico de la Facultad de Ciencias Forestales
Ciudad de Santiago
del Estero
Santiago
del Estero
Jardín Botánico "Selva Misionera"
Eldorado
Misiones
Jardín Botánico de la Ciudad de Posadas
Ciudad de Posadas
Misiones
Jardín Botánico de la Ciudad de Corrientes
Ciudad de Corrientes
Corrientes
Jardín Botánico “Ca-á Porá”
Concordia
Entre Ríos
Jardín Botánico Oro Verde
Paraná
Entre Ríos
Jardín Botánico de Chacras de Coria
Chacras de Coria
Mendoza
Jardín Botánico Universidad Nacional de San Luis
San Luis de la Punta
San Luis
Jardín Botánico de la Facultad de Ingeniería
Agronómica
Villa Mercedes
San Luis
Jardín Botánico de Córdoba
Ciudad de Córdoba
Córdoba
Jardín Botánico Universidad Católica
de Córdoba “Gaspar Xuárez S.J.”
Ciudad de Córdoba
Córdoba
Jardín Botánico "Dr. Miguel J. Culaciati"
Huerta Grande
Córdoba
Bosque Autóctono "El Espinal"
Río Cuarto
Córdoba
Jardín Botánico de la Facultad de Agronomía y
Veterinaria
Esperanza
Santa Fe
Jardín Botánico Municipal de San Carlos Centro
San Carlos Centro
Santa Fe
Jardín Botánico "Lorenzo Parodi"
Ciudad de Santa Fe
Santa Fe
Jardín Botánico "Juan Williamson"
Santa Rosa
La Pampa
Jardín Biológico de América
América
Buenos Aires
Jardín Botánico de la Universidad Nacional
del Centro de la Provincia de Buenos Aires
Azul
Buenos Aires
Jardín Botánico de la Universidad Nacional del Sur
Bahía Blanca
Buenos Aires
Jardín Botánico de Bahía Blanca
Bahía Blanca
Buenos Aires
Región Chaqueña
Región Mesopotámica
Región de Cuyo
Región Pampeana
52
Santa Fe
Jardín Botánico "Lorenzo Parodi"
Ciudad de Santa Fe
Jardín Botánico "Juan Williamson"
LalaPampa
Santa RosaCriterio 1: Conservación de
Diversidad Biológica
Jardín Biológico de América
América
Buenos Aires
Jardín Botánico de la Universidad Nacional
del Centro de la Provincia de Buenos Aires
Azul
Buenos Aires
Jardín Botánico de la Universidad Nacional del Sur
Bahía Blanca
Buenos Aires
Jardín Botánico de Bahía Blanca
Bahía Blanca
Buenos Aires
Jardín Botánico "Arturo E. Ragonese"
Castelar
Buenos Aires
Jardín Botánico "Carlos Thays"
Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires
Jardín Botánico "Lucien Hauman"
Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires
Jardín Didáctico de Especies Autóctonas
Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires
Jardín Japonés
Ciudad de Buenos Aires
Buenos Aires
Jardín Botánico de Ezeiza
Ezeiza
Buenos Aires
Jardín Botánico y Arboretum "Carlos Spegazzini"
La Plata
Buenos Aires
Jardín Agrobotánico de Santa Catalina
Llavallol
Buenos Aires
Jardín Botánico "Pillahuincó"
Tornquist
Buenos Aires
Jardín Botánico "Cascada Escondida"
El Bolsón
Río Negro
Jardín del Árido Patagónico
Comodoro Rivadavia
Chubut
Jardín Botánico de la Patagonia Extra-andina
Puerto Madryn
Chubut
Región Patagónica
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal (DPF).
Área de Recursos Genéticos Forestales.
Se presentan a continuación algunas acciones y políticas
claves en pos de la conservación de la biodiversidad vinculadas al sector forestal:
El Programa Nacional de Gestión de Flora, establecido
por Resolución Nº 460/99, tiene como objetivo la realización de acciones coordinadas, tendientes a la gestión
integral del recurso flora a nivel nacional. Apunta a lograr una evaluación del estado del conocimiento actual
de la flora nacional, a través de la definición de grupos de
riesgo y la enumeración de endemismos, que permitan
establecer las bases para una Ley de Flora. Entre las acciones que desarrolla se encuentra el Registro de Viveros
que propagan o cultivan especies incluidas en la lista de
la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES)
y/o nativas, la compilación de listados sistemáticos, biogeográficos, provinciales, por grupo de riesgo y de utilidad, y la definición de Áreas Protegidas en base a la flora.
En el año 2010 la Convención sobre CITES incorpora, por pedido de la Argentina, al palo santo (Bulnesia
sarmientoi) a la lista de flora y fauna del Apéndice II.
En otras palabras, CITES establece que una especie del
Apéndice II debe aprovecharse en forma sostenible.
La Dirección de Bosques de la Secretaría de Ambiente
y Desarrollo Sustentable de la Nación (SAyDS) asume la
función de Autoridad Científica CITES y tiene por objetivo garantizar que el aprovechamiento del palo santo (Bulnesia sarmientoi) con destino a exportación no ponga en
riesgo la persistencia de la especie, para lo cual recurre a la
firma de dictámenes de extracción no perjudicial.
En el marco del objetivo prioritario de uso múltiple
sostenible de la biodiversidad se desarrolla el Programa Nacional de Manejo y Uso Sustentable de Especies
Silvestres. Este programa consiste en elaborar y acordar
políticas nacionales para la conservación y uso sustentable de las especies y revalorizar los ecosistemas a través
del uso de la fauna silvestre para evitar su reemplazo por
sistemas de producción intensivos. Se basa en la implementación de proyectos de manejo de especies silvestres
susceptibles de aprovechamiento, conjugando la gestión
administrativa, comercial y los estudios biológicos correspondientes. A su vez, beneficia a las comunidades locales que históricamente han hecho uso de estos recursos.
En el marco del enfoque ecosistémico y con perspectiva de paisaje que adopta Argentina para desarrollar las
políticas de conservación y uso sostenible, se impulsan
53
Criterio 1: Conservación de la Diversidad Biológica
diversos proyectos y programas que tienen por objetivo
promover los procesos de planificación territorial con un
abordaje ecorregional.
Entre estos proyectos se destaca el Plan Integral Estratégico para la Conservación y el Desarrollo Sustentable de
la Región Delta del Paraná (PIECAS-DP). Su principal
función es articular y coordinar los esfuerzos de los organismos ambientales de las provincias de Buenos Aires,
Entre Ríos y Santa Fe, así como de la SAyDS, para impulsar la implementación de un Plan Integral Estratégico
para la conservación y aprovechamiento sostenible del
Delta del Paraná como una herramienta de ordenamiento
ambiental del territorio.
Las iniciativas de conservación son llevadas a cabo tanto
por organismos públicos como privados. En el Cuadro 9
se presenta la lista de iniciativas a cargo de organismos
públicos y privados que han generado proyectos orientados a la conservación in situ de diversas especies.
Plantación de Prosopis alba “algarrobo”. Autor Natalia Acosta.
Conservación In situ: áreas, especies y/o grupos de plantas, instituciones
involucradas y causas de pérdida de variabilidad genética.
Especies protegidas
Cuadro 9
Área de Influencia
Institución
Causas de erosión genética
Provincia Buenos Aires
CEPROVE (UNLP)7
Talares, leguminosas
Avance de la frontera agrícola
Urbanización
Bosque Patagónico
APN: especies
exóticas dentro del
vivero de la Isla
Victoria (PNNH)8
Metasequoia
glyptostroboides
Larix leptolensis
Sequoiadendron
giganteum
Presencia de plagas
Bosque Patagónico
APN
Podocarpus nubigena
Cissus striata ssp. striata
Gevuina avellana
Eucryphia cordifolia
Aextoxican punctatum
Alteración del hábitat
Selva Paranaense
APN
Euterpe edulis
Aspidosperma polyneurum
Desmonte
Bosque Patagónico
APN
Fitzroya cupressoides
Griselinia ruscifolia
Alteración de su hábitat
por construcción de represa
Espinal, Chaco Seco
Jardín Botánico
Gaspar Xuárez
(UNCba)9
Bosque nativo de la zona
centro del país
Desmonte para desarrollo
agrícola y urbano
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Informe sobre el Estado de los Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación.
Octubre. 2007.
7 Centro de Propagación Vegetativa de la Universidad Nacional de La Plata / 8 Parque Nacional Nahuel Huapi / 9 Universidad Nacional de Córdoba.
Fuente:
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal (DPF). Área de
Recursos Genéticos Forestales y Área Ambiental en base a la información obtenida del Informe Nacional sobre el Estado de los
Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación. Abril. 2008, al Cuarto Informe Nacional para la Conferencia de las
Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica. Agosto. 2010 y de la Red Argentina de Jardines Botánicos (RAJB). Año 2012.
54
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Criterio
2
Mantenimiento de la capacidad productiva
de los Ecosistemas Forestales
Plantación de Populus sp. “álamo” con pastura de avena, 4° Sección de Islas, Partido de Campana, provincia de Buenos Aires.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
55
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Sistema agroforestal: Grevillea robusta y té, Campo Ramón, provincia de Misiones. Autor Pablo Oliveri. gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 2:
Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Muchas comunidades dependen, directa o indirectamente, de los bosques para abastecerse de la amplia
gama de bienes y servicios que ellos producen. La
producción sostenible de estos bienes y servicios
está claramente asociada con la capacidad productiva de los bosques. Si se supera esta capacidad, existe
el riesgo de deterioro y colapso del ecosistema.
Para que los bosques sean manejados sosteniblemente, es necesario comprender los niveles dentro
56
de los cuales pueden extraerse o usarse los bienes y
servicios que ellos producen sin socavar el funcionamiento y procesos de los ecosistemas forestales. La
naturaleza de los bienes y servicios que ofrecen cambia con el tiempo debido a las tendencias sociales y
económicas y a los avances tecnológicos. El cambio
en su capacidad productiva puede ser una señal de
prácticas de manejo erróneas u otros agentes que están
afectando de algún modo los ecosistemas forestales.
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Calidad de
la Información
Indicador
2.c. Superficie y porcentaje de plantaciones de especies
nativas y exóticas.
A
2.e. Cosecha anual de productos forestales no madereros.
A
Progreso del
Indicador
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Trithrinax campestris - caranday - Uso artesanal.
Autor Cristina Résico
Vista aérea de plantaciones forestales de la provincia de Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Solanum betaceum - chilto - Uso alimenticio. Autor Yaiza Reid.
57
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
2. c.
Superficie y porcentaje de plantaciones
de especies nativas y exóticas.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre la naturaleza y la extensión
de las plantaciones forestales. Los cambios en la superficie de las plantaciones reflejan las
necesidades actuales y futuras de la sociedad o el impacto de la competencia por el uso de la
tierra, sobre la masa forestal. El uso de plantaciones forestales, tanto nativas como exóticas,
puede mejorar el rango y la cantidad de bienes y servicios disponibles.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Argentina cuenta con 1.128.411 hectáreas de bosques cultivados, los cuales están representados principalmente por
especies exóticas de rápido crecimiento (Cuadro 11). El
65% de las forestaciones del país corresponde a especies
de coníferas, fundamentalmente Pinus elliottii y Pinus
taeda y en menor medida otras especies como Araucaria
angustifolia, Pinus ponderosa y Pseudotsuga menziesii.
Aproximadamente un 22% de los bosques cultivados corresponde a eucaliptos, siendo el Eucalyptus grandis el
más plantado; en menor medida Eucalyptus camaldulensis, Eucalyptus tereticornis, Eucalyptus viminalis y Eucalyptus globulus.
Las Salicáceas (Populus y Salix) representan por su parte
alrededor del 9% del bosque implantado, diferentes clones de Populus deltoides y Populus x canadensis son los
cultivares más representativos entre los álamos plantados; con relación a los sauces se destacan el Salix babylonica x Salix alba y Salix matsudana x Salix alba.
El 4% restante está conformado por especies latifoliadas
como Grevillea sp., Paulownia sp., Melia sp., Robinia
sp., Prosopis sp. y Toona sp.
La Mesopotamia es en la actualidad la región de mayor
concentración de bosques cultivados, donde predominan
las coníferas (Figura 6). En la provincia de Buenos Aires
las forestaciones son de eucaliptos, pinos, y álamos en
secano, mientras que en el delta del río Paraná predominan álamos y sauces (Figura 7). La región de la Patagonia
Andina (oeste de las provincias de Neuquén, Río Negro
y Chubut) se especializa en el cultivo de pinos (Figura 8). En la región del Noroeste Argentino (provincias
de Salta, Jujuy y Tucumán) hay bosques cultivados de
58
Huerto semillero de Pinus taeda, Puerto Esperanza, provincia de
Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
pinos y eucaliptos (Figura 9), en tanto en la región de
Cuyo (provincia de Mendoza) y en el Valle de Río Negro (provincias de Río Negro y Neuquén) se encuentran
las más extensas forestaciones de álamo bajo riego con
fines de protección y producción. En la región Chaqueña
(provincias de Formosa, Chaco y Santiago del Estero) se
localiza la mayor superficie de plantaciones con especies
nativas del género Prosopis.
La alta tasa de crecimiento anual de los bosques cultivados de coníferas y latifoliadas en la Argentina permite obtener rotaciones cortas. Los turnos y rendimientos,
aunque variables según los géneros y las especies, las
características ecológicas de los sitios y el destino de la
plantación se presentan en el Cuadro 10.
Rendimientos y turnos de corta de las principales
especies plantadas en Argentina
Cuadro 10
Especies
Rotación
(años)
Rendimiento
(m3/ha/año)
Eucalyptus grandis
08-15
35-50
Araucaria angustifolia
25-30
15-18
Pinus elliottii
18-20
20
Pinus taeda
16-20
20-40
Pinus ponderosa
35-45
14-25
Prosopis alba
20-25
-
Paulownia sp.
10-15
18-22
Melia azedarach
12-15
-
Salix sp.
10-12
20
Populus sp.
10-12
23
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal (DPF). Área de Promoción
Plantación de Eucalyptus sp. con manejo de poda y raleo donde se puede apreciar la rectitud de los fustes, Concordia, provincia de Entre Ríos.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
59
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Superficie forestada (en hectáreas) estimada por especie
y provincia en la República Argentina.
Especie
Provincia / Región
Cuadro 11
Totales
Coníferas
Eucaliptos
Salicáceas
Otras
Misiones
306.592
10.557
-
35.243
352.392 (1)
Corrientes
263.268
108.985
-
1.016
373.269 (1)
Entre Ríos
20.174
106.281
26.967
577
154.000 (2)(3)
27
29
57.539
78
57.673 (1)
Mendoza
-
-
7.900
-
7.900 (4)
San Juan
-
-
457
-
457 (5)
San Luis
46
-
75
29
150 (5)
Neuquén
60.721
-
1.522
727
62.970 (2)
Río Negro
5.235
-
1.145
248
6.628 (6)(7)
30.585
-
105
837
31.527 (8)
-
-
14
-
14 (5)
Jujuy
2.556
11.000
-
141
13.697 (1)
Salta
788
2.963
4
883
4.638 (9)
2.804
541
112
213
3.670 (9)
290
-
-
-
290 (9)
Córdoba
34.165
1.013
-
2.363
37.541 (6)
La Pampa
-
-
600
424
1.024 (6)(7)
Santa Fe
7
13.619
1.253
157
15.036 (10)
Formosa
-
-
-
1.353
1.353 (11)
Chaco
2
15
15
894
925 (11)
Santiago del Estero
-
-
185
3.072
3.257 (11)
727.260
255.003
97.893
48.255
1.128.411*
Buenos Aires (Delta)
Chubut
Santa Cruz
Tucumán
Catamarca
TOTALES
1 Mapa de Plantaciones Forestales (MPF) Año 2009. En el caso de la provincia de Buenos Aires los valores para el resto de la provincia se
encuentran en procesamiento. / 2 MPF Año 2014 / 3 El Delta/ 4 Cartografía IDR- DPF: 2012-2013 en revisión/ 5 MAGyP – DPF – Área de
Promoción. Superficie aprobada en el marco de la Ley N° 25.080 (solo actividad de plantación) / 6 Inventario Nacional de Plantaciones (INP)
Año 1998 / 7 MAGyP – DPF – Área de Extensión Forestal / 8 MPF Año 2013/ 9 MPF Año 2010 / 10 MPF Año 2011/ 11 MAGyP – DPF – Área de
Promoción. Superficie aprobada en el marco de la Ley N°25.080 (actividad de plantación y enriquecimiento del bosque nativo).
*Estos datos están siendo actualizados de manera permanente y son provisorios.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal (DPF). Área Sistema de
Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal, en base a información suministrada por las provincias.
60
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Distribución de las Plantaciones Forestales
en la República Argentina
Figura 5
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área Sistema de Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal con base en el Primer Inventario Nacional de
Plantaciones Forestales de la República Argentina (1998-2000) y el Mapa de Plantaciones Forestales de la República
Argentina (2009-2013) .
Sistema silvopastoril en plantación de Populus sp. “álamo” con campo natural, 3° Sección de Islas, Partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
61
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009)
Provincias de Misiones, Corrientes y Entre Ríos
Figura 6
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área Sistema de Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal. Información planimétrica del SIG250.
Instituto Geográfico Nacional (IGN)
62
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Mapa de Plantaciones Forestales
(2008-2009) Delta Bonaerense y Entrerriano
Figura 7
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal . Área Sistema de
Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal. Información planimétrica del SIG250 Instituto Geográfico Nacional (IGN).
Equipo de carga y transporte de madera. Tractor con pluma hidráulica
incorporada y acoplado en la playa de descarga junto al río Carabelas,
provincia de Buenos Aires. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Plantación de Populus sp. “álamo” de 7 años plantada a 6m x 6m a la cual
se le han realizado 2 podas, 4° Sección de Islas, Partido de Campana,
provincia de Buenos Aires. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
63
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009)
Provincias de Neuquén, Chubut y Río Negro
Figura 8
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal . Área Sistema de
Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal. Información planimétrica del SIG250 Instituto Geográfico Nacional (IGN).
64
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Mapa de Plantaciones Forestales (2008-2009)
Provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca
Figura 9
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal . Área Sistema de
Información Geográfica (SIG) e Inventario Forestal. Información planimétrica del SIG250 Instituto Geográfico Nacional (IGN)
65
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
El Estado Nacional fomenta la instalación de plantaciones forestales mediante aportes económicos no reintegrables y beneficios fiscales, a través de la Ley N° 25.080
de Inversiones para Bosques Cultivados, prorrogada y
modificada por la Ley N° 26.432, siendo la Autoridad
Nacional de Aplicación la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (SAGyP) del MAGyP y es gestionada
por la Dirección de Producción Forestal (DPF). Asimismo, beneficia la instalación de nuevos proyectos foresto-industriales y las ampliaciones de los existentes, mediante beneficios impositivos e importes para el manejo
sostenible, mientras exista el compromiso de aumentar
la oferta maderera a través de la generación de nuevas
plantaciones.
A partir de esta política nacional de incentivo a la forestación, se busca la estimulación al sector mediante el
otorgamiento de un apoyo económico no reintegrable
equivalente al 80% de los costos de plantación que incluye también la posibilidad de apoyo económico para
las tareas de poda, raleo y manejo de rebrotes con el
reintegro del 70% del costo estimado así como el otorgamiento de beneficios fiscales. Asimismo, existe la posibilidad de incentivo a la actividad de enriquecimiento de bosques nativos. A partir de la sanción de la Ley
N° 25.080 hasta el año 2012 se han beneficiado 23.134
proyectos forestales, tanto por actividades de plantación como por tareas silviculturales tales como poda,
raleo y manejo del rebrote.
Como resultado de esta política de promoción se estima
una existencia cercana a 1.13 millones de hectáreas de
plantaciones forestales (SIG-DPF). El 80% de las plantaciones beneficiadas se concentra en las provincias de
Misiones, Corrientes y Entre Ríos, quedando un 20 %
que se distribuye en otras regiones del país.
Cantidad de proyectos
aprobados por año
Cuadro 12
Cantidad de proyectos aprobados
Plantación
Año
GR
MD
PP
TS
Total
general
2000
120
928
4.063
138
5.249
2001
72
391
3.202
149
3.814
2002
37
130
189
69
425
2003
76
271
1.007
134
1.488
2004
72
502
1.796
354
2.724
2005
60
448
1.097
193
1.798
2006
85
420
715
225
1.445
2007
102
515
760
247
1.624
2008
88
466
747
336
1.637
2009
54
378
751
404
1.587
2010*
21
113
284
477
895
2011*
3
16
55
281
355
2012*
1
2
3
87
93
Total
791
4.580
14.669 3.094
23.134
Grandes productores (GR) entre 500 ha y 100 ha solicitadas por año, medianos (MD) entre 100 y 10 ha solicitadas por año y pequeños (PP) aquellos de
10 ha o menos solicitadas por año. Los planes de poda, raleo, y rebrote sin
plantación están representados por tareas silviculturales (TS).
* Ver aclaracion en pagina 58
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
Para la elaboración del presente indicador se recurre a
los registros del trabajo propio y otras áreas de la DPF.
Se cita en cada caso la fuente para la posible corrección
y mejora.
A continuación se muestran los resultados de las inversiones promovidas por la presente Ley. Se consideran
grandes productores aquellos con superficies entre 500
ha y 100 ha solicitadas por año, medianos entre 100 y 10
ha y pequeños aquellos de 10 ha o menos solicitadas por
año. Los planes de poda, raleo y manejo de rebrote sin
plantación están representados en la columna de tareas
silviculturales.
Plantín de Pinus taeda obtenido a partir de plantas madre, colocado en
tubete para su para su enraizamiento. Autor Pablo Oliveri, gentileza
UCAR-MAGyP.
66
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Cantidad de proyectos aprobados por año
4.500
Gráfico 8
N° de proyectos aprobados
4.000
3.500
3.000
2.500
GR 500-100 ha
2.000
MD 100-10 ha
PP <10 ha
1.500
TS
1.000
2012*
2011*
2010*
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
0
2000
500
Años
GR: grandes productores, MD: medianos productores, PP: pequeños productores, TS: tareas silviculturales
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
Superficie en hectáreas por rango
de productores beneficiados por año
Gráfico 9
35.000
Hectáreas
30.000
25.000
GR 500-100 ha
20.000
MD 100-10 ha
PP <10 ha
15.000
10.000
2012*
2011*
2010*
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
0
2000
5.000
Años
GR: grandes productores, MD: medianos productores, PP: pequeños productores, TS: tareas silviculturales
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
67
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Superficie por rango de
productores beneficiados por año
Cuadro 13
Superficie por rango de productor (hectáreas)
Año
GR
MD
PP
Total
general
2000
26.920
31.082
16.612
74.614
2001
15.119
13.649
9.863
38.631
2002
8.066
4.904
920
13.890
2003
16.093
9.571
2.923
28.586
2004
16.081
15.977
5.451
37.508
2005
13.207
15.041
4.342
32.590
2006
18.772
14.544
3.323
36.639
2007
22.906
16.469
3.938
43.313
2008
17.820
15.827
3.663
37.310
2009
10.907
12.491
3.464
26.863
2010*
3.566
3.677
1.262
8.505
2011*
484
814
251
1.549
2012*
218
102
14
334
TOTAL
170.159
154.147
50.027
380.334
Grandes productores (GR) entre 500 ha y 100 ha solicitadas por año, Medianos (MD) entre
100 y 10 ha solicitadas por año y Pequeños (PP) aquellos de 10 ha ó menos solicitadas por año.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
Cabe resaltar que el 73% del total de proyectos de plantación aprobados corresponden a emprendimientos de pequeños productores. Esta cifra tiene un alto contraste con
los datos expresados en términos de superficie beneficiada, considerando el total de actividades solicitadas, donde
el mayor porcentaje está representado por los emprendimientos de grandes y medianos productores, con el 44% y
40%, respectivamente; mientras que la superficie afectada
a los pequeños productores representa sólo el 14%.
No han sido consideradas superficies realizadas por fuera
de la Ley, ni por programas anteriores a la misma.
En referencia al manejo forestal se puede establecer de
manera relativa las densidades de plantación. Se carece de
un registro completo y continuo de las mismas y esto sólo
permite extraer datos de algunos años (Cuadro 14).
* Cabe aclarar que los datos han sido extraídos de las resoluciones de pago, por lo que no han sido consideradas las superficies correspondientes a planes que todavía están en proceso de evaluación. Al existir un desfasaje entre el año de plantación y el momento del pago, se calcula
que el dato de la superficie lograda anual se estabiliza durante los cuatro años posteriores por diferentes situaciones que se presentan durante la
concreción del emprendimiento y su correspondiente trámite de beneficio. De esta forma, puede afirmarse que la superficie plantada hasta el
año 2009 no sufrirá mayores variaciones.
68
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Superficie en hectáreas según densidades
de plantación utilizadas, por año
Cuadro 14
Año
600 plantas/ha 800 plantas/ha 1100 plantas/ha
2006
715,55
1.268,95
3.775,78
2007
1.650,62
1220,2
2.579,15
2008
946,18
165,73
2.431,35
2009
922,91
2.936,39
16.749,54
2010*
1.520,88
2.415,01
12.281,59
2011*
183,69
517,58
2.860,93
2012*
2,78
273,27
720,5
2013*
-
278,5
10,5
TOTAL
59.42,61
9.075,63
41.409,34
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
Hectáreas
Superficie en hectáreas según densidades
de plantación utilizadas, por año
18.000
16.000
14.000
12.000
10.000
8.000
6.000
4.000
2.000
0
Gráfico 10
2006 2007 2008 2009 2010* 2011* 2012* 2013*
Años
600 plantas/ha
800 plantas/ha
1100 plantas/ha
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
69
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
El enriquecimiento de bosques nativos tiene como objetivo incrementar el número de individuos de especies deseadas, a través de la plantación y/o siembra de especies
forestales nativas entre la vegetación existente; como así
también aumentar el valor económico del bosque mediante la plantación de especies nativas de alto valor comercial.
Con el fin de acelerar la recuperación de los bosques nativos degradados, esta actividad puede recibir en forma
complementaria los beneficios que otorgan la Ley N°
25.080 y la Ley N° 26.331 de Presupuestos Mínimos de
Protección Ambiental de los Bosques Nativos cuando se
desarrolle con fines productivos.
Enriquecimiento de bosque nativo con Peltophorum dubium “caña fístula”,
Misiones. Autor Daniela García
Superficie de proyectos de enriquecimiento de
bosque nativo aprobados (en hectáreas)
Cuadro 15
EN
GR
MD
PP
Total
general
2000
2.462
-
971
455
3.888
2001
148
-
132
19
299
2002
-
1
34
2
37
2003
59
-
-
9
68
2004
415
-
36
59
510
2005
177
-
133
72
382
2006
485
-
108
32
625
2007
567
-
14
111
692
2008
802
19
32
1
854
2009
1.679
30
-
26
1.735
2010*
592
99
-
20
711
2011*
53
-
-
-
53
TOTAL
7.439
149
1.460
806
9.854
Enriquecimiento (EN), Grandes productores (GR) entre 500 ha y 100 ha solicitadas por
año, Medianos (MD) entre 100 y 10 ha solicitadas por año y Pequeños (PP) aquellos de 10
ha ó menos solicitadas por año.
En la columna EN se detalla la superficie de los proyectos aprobados que incluyen sólo a
la actividad de enriquecimiento de bosque nativo; mientras que en las columnas GR, MD
y PP se presenta la superficie de esta actividad realizada en el marco de proyectos que
involucran también a las actividades de plantación o tareas silviculturales.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
70
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Superficie de proyectos de enriquecimiento
de bosque nativo aprobados (en hectáreas)
Gráfico 11
3.000
Hectáreas
2.500
2.000
Enriquecimiento
GR 500-100 ha
1.500
MD 100-10 ha
1.000
PP <10 ha
2011*
2010*
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
2002
2001
0
2000
500
Años
GR: grandes productores, MD: medianos productores, PP: pequeños productores
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área Promoción.
* Ver aclaracion en pagina 58
Enriquecimiento de bosque nativo con Cedrela balansae “cedro orán”, provincia de Jujuy. Autor Daniela García
71
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
2. e.
Cosecha anual de Productos Forestales
No Madereros
Fundamento: Este indicador informa la sostenibilidad de la cosecha de Productos
Forestales No Madereros (PFNM). El bienestar de las comunidades indígenas y locales que
dependen de ellos puede estar estrechamente relacionado con la capacidad del bosque para
mantener su capacidad productiva en el tiempo.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Se definen como Productos Forestales No Madereros
(PFNM), a bienes de origen biológico (distinto de la leña,
madera y carbón vegetal), y los servicios brindados por los
bosques, otras áreas forestales y árboles fuera del bosque.
reros (incluye especies nativas y cultivadas) es suministrada por los Servicios Forestales Provinciales, APN,
Empresas Privadas, Asociaciones, Fundaciones y ONGs
a través de formularios específicos.
Entre estos productos se encuentran una enorme variedad
de árboles, arbustos, hierbas, musgos, líquenes, helechos
y hongos que son utilizados con fines alimenticios, aromáticos, artesanales, farmacéuticos, medicinales, etc. De
las diversas especies se pueden extraer diferentes productos como aceites esenciales, ceras, gomas, resinas,
entre otros.
En el año 2004 se inició una etapa de mejoramiento de
las estadísticas de estos productos con los Servicios Forestales Provinciales, ampliándose el formulario con la
incorporación de nuevos productos y el precio promedio anual. Ello nos permite disponer de la relación precio-cantidad, para que en un futuro, junto con otras variables económicas y ambientales, las áreas de competencia
puedan efectuar valuaciones económicas de los PFNM y
tener una medida del grado de representatividad.
Entre los servicios del bosque se consideran aquellos con
fines turísticos, fijación de dióxido de carbono, protección de suelos y cuencas, etc.
La información de los Productos Forestales No Made-
A partir del año 2005, se incorporaron informantes del
sector privado, incluyendo Asociaciones, Fundaciones y
ONGs.
Rama con frutos de Prosopis chilensis “algarrobo chileno”. Autor Daniela García
72
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Productos forestales no madereros
Figura 10
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Productos Forestales No Madereros (PFNM).
73
Criterio 2: Mantenimiento de la capacidad productiva de los Ecosistemas Forestales
Productos Forestales No Madereros por uso y año
Uso
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
Cuadro 16
2009
2010
2011
2012
Toneladas
Total
Alimenticio
Artesanal/
Ornamental
Construcción
Farmacéutico
y medicinal
Semillas para
forestación
Forrajero
Industrial
9.132,25 16.089,04 17.692,43
17.137,66
15.521,32
29,00
205,16
114,97
1.640,40
2.047,00
16.051,70 15.802,76 11.005,34 17.462,63 19.149,57 25.517,03
925,88
4.117,95
264,55
1.724,97
1.300,29
1.702,62
2.340,73
2.826,90
2.270,84
2.541,00
2.233,10
3.395,41
1.729,74
554,99
893,77
584,34
294,23
162,46
486,90
439,40
410,00
384,00
302,35
224,79
155,34
197,71
299,20
49,65
0,05
0,08
0,22
-
-
-
0,03
0,02
0,03
1,70
-
-
-
-
0,26
0,22
0,05
0,25
0,25
4,65
4,05
1,52
450,00
450,00
450,00
523,00
536,20
109,50
230,00
10,00
6.600,00 12.570,00 14.867,00 12.096,00 10.392,00 10.630,00 9.207,00 9.494,00 14.532,00 16.730,00 23.459,00
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Administración
de Parques Nacionales, Fundaciones, Asociaciones, ONGs y Empresas Privadas del Sector Forestal.
Productos Forestales No Madereros por uso y año
25.000
Gráfico 12
Toneladas
20.000
15.000
10.000
5.000
0
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Años
Alimenticio
Artesanal / Ornamental
Construcción
Farmaceútico y medicinal
Semillas para forestación
Forrajero
Industrial
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Administración de
Parques Nacionales, Fundaciones, Asociaciones, ONGs y Empresas Privadas del Sector Forestal.
• En el análisis de la serie referida a volumen se puede
observar un crecimiento en la producción y en la captura
de los datos de los PFNM, alcanzando su mayor registro
en el año 2012 con 25.517 toneladas.
• El mayor porcentaje de participación corresponde al
Uso Industrial a través del producto Miera (78%), siguiendo en orden de importancia el Artesanal/Ornamental con el 11%.
• La variación porcentual entre ambos extremos del periodo es positiva del orden del 180%.
• El promedio del periodo alcanza las 16.415 toneladas
de los PFNM.
74
Bibliografía:
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Anuario de Estadística Forestal de especies nativas”. Años 2002-2012. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=2136
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Series Estadísticas Forestales”. Años 20022012. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=305
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Criterio
3
Mantenimiento de la salud y vitalidad
del Ecosistema Forestal
Cartel indicador de riesgo de incendios en la provincia de Corrientes. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
75
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Ladera con ejemplares de Austrocedrus chilensis “ciprés de la cordillera” sobrevivientes al incendio que afectó al Cerro Catedral en el año 1999,
San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 3:
Mantenimiento de la salud y vitalidad
del Ecosistema Forestal
El mantenimiento de la salud y vitalidad de los ecosistemas forestales depende de la capacidad de las
funciones y los procesos del ecosistema para recuperarse o adaptarse a los disturbios. Mientras algunos disturbios y eventos de estrés son parte de los
componentes naturales de los ecosistemas, algunos
de ellos pueden desbordar sus funciones, alterando
fundamentalmente sus patrones y procesos y reduciendo su función ecológica.
76
La disminución de la salud y vitalidad de los ecosistemas forestales puede tener consecuencias económicas
y ecológicas significativas para la sociedad, incluyendo la pérdida de los beneficios forestales y la degradación de la calidad ambiental.
La información obtenida acerca de los impactos de los
procesos y agentes bióticos y abióticos podría informar sobre estrategias de manejo orientadas a minimizar y mitigar riesgos. El mantenimiento de la salud y
vitalidad de los ecosistemas forestales es la base para
el manejo forestal sostenible.
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Indicador
Calidad de
la Información
3.a. Superficie y porcentaje de bosques afectados por
procesos y agentes bióticos (por ejemplo, enfermedades,
insectos, especies invasoras) más allá de las condiciones
de referencia.
B
3.b. Superficie y porcentaje de bosques afectados por
agentes abióticos (por ejemplo, incendios, tormentas,
desmontes) más allá de las condiciones de referencia.
A
Progreso del
Indicador
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Práctica de quema prescripta. Autor Nilda Irigoin.
Línea de control de incendios forestales. Autor Nilda Irigoin.
Roya del álamo. Autor Natalia Acosta.
77
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
3. a.
Superficie y % de bosques afectados por procesos
y agentes bióticos más allá de las condiciones de
referencia.
Fundamento: Este indicador identifica el impacto provocado por los procesos y
agentes bióticos en los bosques. En aquellos casos en los que el cambio debido a estos agentes y
procesos trasciende un umbral crítico, la salud y vitalidad de los ecosistemas forestales podrían
verse sustancialmente alteradas y los bosques podrían sufrir una reducción o pérdida de su
capacidad para recuperarse. Supervisar y medir los efectos de estos procesos podría brindar
información útil para la formulación de estrategias de manejo que permitan mitigar este riesgo.
Calidad de la información: B
El marco institucional en que se engloba la
sanidad de los bosques
A nivel nacional, el ente responsable de garantizar y certificar la sanidad y calidad de la producción forestal es el
Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
(SENASA), organismo descentralizado del Ministerio de
Agricultura, Ganadería y Pesca. En el año 2012, en el
seno de la Dirección de Sanidad Vegetal del SENASA,
se crea el Programa de Sanidad Forestal cuyo principal
objetivo es disminuir el daño económico que producen
las plagas que afectan el patrimonio forestal argentino.
Para ello, las actividades del Programa se estructuran en
cinco componentes:
Progreso del Indicador:
4-Fiscalización de embalajes de madera y de Centros de
Aplicación de Tratamiento y/o Armado de Embalajes de
Madera (CATEM): el objetivo es minimizar el riesgo de
dispersión de plagas desde y hacia terceros países, mediante
la fiscalización de los CATEM y el control sanitario de
embalajes de madera en puntos de ingreso-egreso del
país (Norma Internacional para Medidas Fitosanitarias –
NIMF- 15).
5-Procesamiento y análisis de la información: proveniente
del monitoreo y el control de plagas forestales, del
movimiento interno de madera y de la fiscalización de los
embalajes de madera y de los centros de tratamiento.
Por su parte, la Dirección de Producción Forestal del
1-Diagnóstico y planificación del control de plagas MAGyP posee un área específica, el Área de Sanidad
forestales: se ocupa del relevamiento permanente de la
biología, comportamiento, distribución geográfica, formas
de control y evaluación de daños de las plagas que afectan
al bosque implantado y nativo.
2-Monitoreo y control: se divide en 5 subcomponentes
según el complejo hospedero-plaga Pino con Sirex
noctilio y con Pissodes sp., Eucalipto con Thaumastocoris
peregrinus y con Leptocybe invasa y las Salicáceas con
Megaplatypus mutatus y con Tremex sp.
3-Controladores biológicos: para disponer de controladores
biológicos específicos para las plagas contempladas en el
Programa.
78
Forestal, cuyos objetivos principales se orientan a desarrollar actividades de elaboración y difusión de información y articulación interinstitucional orientada a la transferencia, intercambio y actualización de conocimientos
relativo a plagas forestales en función a la significativa
inversión que realiza el Estado a través de la Ley Nº
25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados, prorrogada y modificada por la Ley Nº 26.432, con lo cual, la
sanidad de las plantaciones forestales constituye un aspecto de suma importancia en la cadena forestal productiva. En este sentido, entre el 2008-2014 ha participado
en un proyecto regional asistido por la Organización de
las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) denominado Red de
Países del Cono Sur sobre Especies Exóticas Invasoras a
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Ecosistemas Forestales junto a Brasil, Chile, Paraguay y
Uruguay (países del Cono Sur) y Bolivia, el cual pretende establecer una red para la gestión dinámica e integrada
de las plagas forestales -considerando que los países integrantes comparten los mismos cultivos y que no existen
fronteras para las plagas- que permita tener datos de referencia para la toma de decisiones.
tarios referidos particularmente a bosques cultivados. En
cuanto a las problemáticas que ocurren en el bosque nativo
se conocen casos en base a investigaciones provenientes
principalmente del ámbito académico.
A- Invertebrados: insectos perjudiciales
Los insectos se presentan como uno de los problemas
más importantes en el país en los sistemas forestales. La
gran mayoría de los que afectan a las plantaciones forestales en particular, constituyen especies no nativas de la
región, oriundas de las mismas áreas de procedencia de
las especies forestales que se cultivan en el país, que al
no tener enemigos naturales propios de su zona de origen,
han encontrado un nicho y han podido establecerse hasta
constituirse como plagas en estos cultivos. En el cuadro
17 se resumen los más importantes y se consigna el año de
ingreso al país.
Si bien el Programa de Sanidad Forestal, en línea con
las estrategias de fomento y desarrollo de la actividad
forestal que impulsa la Dirección de Producción Forestal, ha permitido que el país mantenga determinados estatus sanitarios con relación a las plagas que afectan a
los bosques cultivados, no se cuenta en la actualidad con
información suficiente a nivel nacional para informar sobre la superficie y porcentaje de bosques afectados por
procesos y agentes bióticos más allá de las condiciones
de referencia. En este sentido, se reportan en el presente
indicador los principales agentes bióticos que afectan a
los bosques de Argentina y los daños que ocasionan.
Pinus
Los agentes bióticos que afectan al bosque
Entre los insectos que atacan al género Pinus, la “avispa
barrenadora de los pinos”, Sirex noctilio Fabricius 1793
(Hymenoptera: Siricidae), constituye la principal plaga en
las zonas implantadas comercialmente con pinos: Patagonia, Centro, Noreste y Noroeste. En nuestro país se halla
desde mediados de la década del 80 ocasionando daños comerciales importantes, asociados con la destrucción de la
madera y la muerte de los ejemplares atacados. Una plaga
secundaria, que frecuentemente aparece luego del ataque
Los bosques son afectados por agentes bióticos que incluyen a invertebrados, vertebrados, patógenos y malezas. En
la actualidad no hay implementadas metodologías de evaluación de daño a nivel nacional que permitan conocer el
porcentaje de bosques cultivados y nativos afectados por
procesos y agentes bióticos. Sin embargo, existen organismos oficiales y programas que tratan los problemas sani-
Principales insectos perjudiciales presentes
en las plantaciones forestales.
Cuadro 17
Hormigas
Hypsipyla
grandella
Tremex
fuscicornis
Nematus
oligospilus
Megaplatypus
mutatus
Leptocybe invasa
Thaumastocoris
peregrinus
Glycaspis
brimblecombei
Gonipterus
scutellatus,
G.gibberus
Pissodes
castaneus
Hospedantes
Sirex noctilio
Insectos perjudiciales
Año de ingreso
Pinus
Eucalyptus
Salix y Populus
Cedrela sp.
1985 1998
nativa
1925
2005 2005 2010
nativa 1980 2011
nativa
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área Sanidad Forestal.
79
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Cámara pupal y daños producidos por Pissodes castaneus
(Misiones 2012). Autor Natalia Acosta.
Ejemplar de pino con muerte descendente debido a la acción combinada
de Sirex noctilio y Pissodes castaneus (Bariloche 2013). Autor Natalia Acosta.
por S. noctilio o en condiciones que estresen a los árboles,
es el “gorgojo de la corteza del pino”, Pissodes castaneus
De Geer 1775 (Coleoptera: Curculionidae). Originario de
Europa y norte de África, está presente en Argentina desde
1998 reportado primeramente en la provincia de Jujuy y
actualmente en todas las regiones en las que se cultivan
pinos. El daño que provoca se asocia al de un descortezador -forma galerías debajo de la corteza- siendo capaz
de ocasionar la muerte de las plantas jóvenes y plantines
en vivero como de plantas adultas ante ataques sucesivos.
1925. Unos 5 años despúes, gracias a gestiones realizadas con el Departamento de Entomología de Sudáfrica
donde era utilizado para el control biológico se importaron los primeros ejemplares del parasitoide de huevos
Anaphes nitens Girault 1928 (Hymenoptera: Mymaridae)
para ambas especies de gorgojos. A pesar de los esfuerzos
realizados para su control, actualmente sigue siendo un
problema en algunas zonas implantadas con eucaliptos.
Los primeros insectos reportados como plaga en el género Eucalyptus sp. fueron los “gorgojos del eucalipto”Gonipterus scutellatus Gyllenhal 1833 (= G. platensis) y
G. gibberus Boisduval 1835 (Coleóptera: Curculionidae:
Entiminae). Se trata de insectos filófagos originarios de
Oceanía, introducidos en nuestro país alrededor del año
En el año 2005 se detectaron dos nuevos insectos específicos del género Eucalyptus. Uno de ellos es el “psílido del
escudo o psílido de los eucaliptos rojos”, Glycaspis brimblecombei Moore 1964 (Hemiptera: Psyllidae), que si
bien se encuentra en todas las especies de eucaliptos, son
particularmente los eucaliptos colorados E. camaldulensis
y E. tereticornis y sus híbridos interespecíficos los más
susceptibles. Las ninfas tienen la particularidad de formar
un escudo azucarado para protegerse y es el estadio en el
que realiza el daño, pudiendo llegar a producir la morta-
Agalla debido a Leptocybe invasa (La Plata, Buenos Aires 2013).
Autor Natalia Acosta.
Adultos y ninfas de Thaumastocoris peregrinus. (La Plata, Buenos Aires 2013).
Autor Natalia Acosta.
Eucalyptus
80
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
lidad de ramas y árboles jóvenes ante ataques sucesivos.
Este insecto ingresó al país junto a su parasitoide natural,
Psyllaephagus bliteus Riek (Hymenoptera: Encyrtidae).
El otro insecto que se encuentra sobre varias especies de
eucaliptos es la “chinche del eucalipto”, Thaumastocoris peregrinus Carpintero & Dellape 2006 (Hemiptera:
Thaumastocoridae), el cual presenta una gran tolerancia
a variables abióticas extremas. Cuando la densidad poblacional de esta chinche es alta causa reducción de la tasa
fotosintética de las hojas de los árboles, pudiendo producir desfoliación parcial o total logrando, en algunos casos,
recuperarse con una nueva brotación. Dado que constituyó una plaga de importancia, en el año 2011 se elaboró a
nivel regional el “Plan Regional de Vigilancia y Control
Biológico de la Chinche de los eucaliptos Thaumastocoris
peregrinus Carpintero & Dellapé (Hemiptera: Thaumastocoridae) del COSAVE (Comité de Sanidad Vegetal)”.
En este documento se plasma la voluntad de “reducir el
impacto negativo de T. peregrinus en áreas de producción
comercial, arbolado urbano y rural de Eucalyptus spp., en
los países miembros del Comité de Sanidad Vegetal10 a
través del control biológico con Cleruchoides noackae Lin
& Huber (Hymenoptera: Mymaridae)”. En este marco, se
han realizado gestiones para introducir desde Uruguay a
la avispita C. noackae, parasitoide de huevos, concretándose la primera importación en el año 2013; actualmente
se encuentra en el sector de Cuarentena para cumplir con
todas las medidas necesarias hasta satisfacer los requisitos
exigidos por las normativas vigentes a nivel nacional e internacional respecto a la bioseguridad ambiental, previo a
su liberación en el campo.
En el año 2010 se detecta a la “avispa de la agalla del eucalipto”, Leptocybe invasa Fisher & LaSalle 2004 (Hymenoptera: Eulophidae: Tetrastichinae), considerada por la
FAO como la principal plaga de árboles jóvenes y plantas
de vivero de eucaliptos. Se trata de una avispita originaria
de Australia que causa agallas en tallos jóvenes, pecíolos y nervaduras. La presencia masiva de agallas puede
causar la muerte de las plantas, redundando en pérdidas
económicas severas en viveros y en rodales comerciales.
Actualmente, se encuentra distribuida por todas las zonas
que poseen plantaciones de eucaliptos. Debido a que es
una plaga de reciente introducción, la información acerca
de su biología y comportamiento en el país es incipiente.
Populus y Salix (Salicáceas)
Una de las primeras plagas identificadas en álamos y sauces, es un insecto polífago nativo de sudamérica denominado Megaplatypus mutatus Chapuis 1865 (= Platypus
sulcatus) “taladrillo grande de los forestales” (Coleoptera:
Platypodidae). Se trata de un escarabajo de ambrosía que
vive en simbiosis con un hongo basidiomicete, Raffaelea
santoroi y ataca árboles vigorosos en pie mayores a 15 cm
de diámetro para poder construir un sistema de galerías en
el plano normal al fuste. Ha sido citado como responsable
de provocar daños en álamos, sauces y otras especies forestales y frutales en Argentina.
Otra plaga que apareció por primera vez en Patagonia en
el año 1980 es la “avispa sierra”, Nematus oligospilus
Förster 1854 (Hymenoptera: Symphyta: Tenthredinidae:
Nematinae), originaria del hemisferio norte, sus larvas
desfoliadoras se alimentan de varias especies y clones de
sauces. Desde el sur del país se dispersó a otras provincias
y 6 años después se encontró en el Delta del Paraná. En
forestaciones puede llegar a ocasionar desfoliaciones de
hasta un 90% como se ha observado en la Patagonia mermando el crecimiento de los árboles y pudiendo causar la
muerte de ejemplares ante ataques sucesivos.
Más recientemente, en el año 2011, se detectó en Buenos
Aires a la “avispa taladradora de las latifoliadas”, Tremex
fuscicornis Fabricius 1787 (Hymenoptera: Siricidae),
nativa de Europa y Asia. Si bien la bibliografía cita a varias leñosas forestales como hospedantes potenciales, por
el momento se la ha hallado sólo en ejemplares de la familia Salicáceas (Salix sp. y Populus sp.) en plantaciones
y arbolado urbano.
Cilindro central del debobinado con galerías de Megaplatypus mutatus
(Neuquén 2011). Autor Natalia Acosta.
10 El Comité de Sanidad Vegetal (COSAVE) es una Organización Regional de Protección Fitosanitaria (ORPF), creada en el marco de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), http://www.cosave.org .
81
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Cedrela
El “barrenador de los brotes de las Meliáceas”, Hypsipyla
grandella Zeller (Lepidoptera: Pyralidae), es el principal
problema en las plantaciones de Cedrela sp. (Meliaceae) en
el noreste y noroeste argentino. La larva produce daños en
el brote del fuste principal de árboles jóvenes al barrenar la
médula central lo que conduce a la pérdida de la dominancia apical con la consecuente merma en el valor económico
del fuste. Actualmente existen proyectos de investigación
que buscan alternativas para el control de esta mariposita.
producir retrasos en el crecimiento, pérdidas en el rendimiento de la madera e inclusive la muerte de plantines. El
principal método de control utilizado es el uso de cebos
granulados. En el año 2013, la Unión Europea prohibió el
uso de fipronil y otros principios activos, lo que obliga a
aquellos productores forestales que deseen exportar madera a mercados internacionales utilizar otras alternativas
para el control de las hormigas. En este sentido, existen
proyectos financiados desde entes estatales para la investigación de alternativas que incluyen, entre otras, la acción
de hongos entomopatógenos (ej. Beauveria bassiana) e
insectos parasitoides (ej. moscas de la familia Phoridae)
sobre la comunidad de hormigas.
B- Vertebrados
Roedores
Daño por Hypsipyla grandella en ejemplar joven de Cedrela sp.
(San Antonio, Misiones 2011). Autor Natalia Acosta.
Todas las especies forestales
Los géneros más importantes de hormigas cortadoras de
interés agronómico-forestal en Argentina son Acromyrmex
y Atta, plagas de cultivos forestales en toda la extensión
del país. Su manejo y control es indispensable para asegurar una producción económicamente viable -particularmente en plantas menores de 3 años- debido a que puede
Hormigueros (Misiones 2012). Autor Natalia Acosta.
La liebre europea Lepus europaeus (Lagomorpha: Leporidae) que se encuentra actualmente en todo el país y
el conejo silvestre europeo Oryctolagus cuniculus (Lagomorpha: Leporidae) en el sur, constituyen uno de los
principales problemas en las plantaciones forestales en
Argentina. El daño que producen en plantas jóvenes es el
corte de las yemas apicales y en plantas más grandes, el
ramoneo de las hojas y corteza del tronco para desgastar
sus dientes. Las plantaciones sufren los mayores daños durante los primeros 2-3 años de implantación o hasta que la
planta tiene unos 50-60 cm de altura y las yemas quedan
fuera del alcance del animal. Para evitar esto, se utilizan
distintos tipos de protectores como las polainas y entretejido eléctrico, o bien algún sustituto casero de menor costo
(botellas de plástico, envases tetra-brick, silobolsa, etc.).
En cuanto a los porcentajes de daño para la Patagonia,
Bonino (2009)11 a través de Gader menciona que estudios
realizados sobre el impacto de las liebres en plantaciones
forestales de los Departamentos Huiliches y Lacar (provincia de Neuquén), registraron hasta un 68% de daños
en yemas apicales durante el primer año de implantación.
Asimismo, en encuestas y relevamientos realizados en 43
plantaciones de la zona andina de las provincias de Río
Negro y Neuquén, determinaron que el 83% de las mismas
experimentaron daños por liebres en el primer año de implantación y el porcentaje de daño varió entre el 28 y 73%
de las plantas siendo la especie más atacada el pino ponderosa (Pinus ponderosa) y en menor grado los pinos oregón
(Pseudotsuga menziesii) y murrayana (Pinus contorta). El
tipo de daño más frecuente fue el corte de la yema apical
solamente (88% de los casos), seguido por el corte de la
yema apical más el consumo de acículas (12%).
11 Bonino, N. 2009. Liebres y conejos como plagas de plantaciones forestales. Cuadernillo n° 7. En: Serie Técnica Manejo Integrado de Plagas
Forestales. Editores: Villacide, J. & Corley,J. Cambio Rural - Laboratorio de Ecología de Insectos., ISSN 1851-4103
82
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Cobertores de PET contra los ataques de liebres y conejos.
Autor Daniela García.
Animales domésticos
Algunos animales domésticos que afectan a los bosques
con el ramoneo y quiebre de plantas son el ganado caprino
y vacuno.
C- Patógenos: enfermedades
Bosque nativo.
En 1948 se reportó sobre la conífera nativa de los bosques andino-patagónicos, Austrocedrus chilensis (D.
Donm) Florin et Boutelje “ciprés de la cordillera” (Cupressaceae), una enfermedad conocida desde entonces
como el “mal del ciprés de la cordillera”. En 2007, investigadores de la Universidad Nacional de la Patagonia
San Juan Bosco y del CIEFAP- CONICET determinaron
que el agente causante de la enfermedad es Phytophthora
austrocedrae, un patógeno de las raíces. Esta enfermedad constituye el principal disturbio sanitario presente en
los bosques de ciprés, provocando la muerte de árboles
en rodales más o menos extensos y el desmoronamiento
progresivo de las estructuras; en los últimos años su extensión e importancia ha ido en aumento, condicionando
las posibilidades de manejo silvicultural de esta especie.
La misma se manifiesta como una defoliación prematura de las copas juntamente con el deterioro del sistema
radical, culminando con la muerte del árbol en pie. La
importancia de esta especie forestal radica no sólo en su
función ecológica, sino también en la calidad de su madera y su importancia paisajística.
Ciprés de la cordillera con ejemplares afectados por la enfermedad del
mal del Ciprés (Parque Nacional Los Alerces, Esquel 2013).
Autor Natalia Acosta.
D- Malezas
Las malezas son importantes competidores de los cultivos forestales. Algunas de las malezas leñosas más importantes son Rubus ulmifolius “zarzamora”, Rosa rubiginosa “rosa mosqueta” y Ligustrum sinense “ligustro”.
Bosque cultivado
En el cuadro 18 se consignan las enfermedades más importantes presentes en los 4 géneros más cultivados en el país.
Rosa rubiginosa “rosa mosqueta”. Autor Daniela García
83
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Principales enfermedades para las géneros
Pinus, Eucalyptus, Salix y Populus.
Hospedante
Pinus
Eucalyptus
Populus y Salix
Enfermedad
Patógeno
Cuadro 18
Comentario
En brotes, acículas, conos y
ramas. Produce el azulado de
la madera. En vivero, en
ejemplares bajo estrés.
Patógeno secundario.
Marchitamiento de los pinos
- Cancro resinoso del pino
Diplodia pinea
(=Sphaeropsis sapinea)
Falsa banda roja de los pinos
Cyclaneusma minus
En acículas.
Enfermedades en vivero
Fusarium spp.
En plantines. Produce
damping, necrosis radicales.
Enfermedades en vivero
Phytophthora spp.
En plantines. Produce
damping, necrosis radicales.
Roya del eucalipto
Puccinia psidii
En brotes, hojas, tallitos
Viruela del eucalipto
Kirramyces epicoccoides
(= Phaeoseptoria eucaliptii
=Septoria pulcherrima)
En hojas. Causa desfoliación.
Patógeno secundario.
Cancro
Teratosphaeria gauchensis
(= Kirramyces gauchensis)
Tallos, ramitas verdes y fustes
evidencian infecciones.
Enfermedades en vivero
Cylindrocladium scoparium
Asociado a damping. Produce
necrosis radicales, cancros en
la base del tallo
Mancha foliar
Teratosphaeria suttonii
En hojas
Cancro
Septoria musiva
En ramas, troncos y hojas.
Sobre Populus
Roya del álamo y sauce
Melampsora spp.
En hojas.
Sobre Populus y Salix
Podredumbre radicular
Phytophthora sp.
En raíces.
Sobre Populus.
Antracnosis
Marssonina sp.
En hojas.
Sobre Salix y Populus.
Cancros y ennegrecimientos
corticales.
Cytospora chrysosperma
En ramas y troncos. Sobre
Populus y Salix. En estacas
almacenadas y en vivero.
Cancros y ennegrecimientos
corticales.
Phomopsis sp.
En ramas y troncos. Sobre
Populus. En estacas almacenadas y en vivero.
Necrosis cortical
Discosporium populeum
(= Dothichiza populea)
En ramas y troncos. Sobre
Populus y Salix
Cercosporiosis o Mancha de
la hoja del sauce
Cercospora salicina
En hojas. Sobre Salix
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Sanidad Forestal.
84
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Viruela del eucalipto, Phaeoseptoria eucaliptii, en plantas de vivero. (La Plata 2008). Autor Natalia Acosta.
Cirros del hongo Cytospora chrysosperma sobre álamo (Tunuyán, Mendoza 2014). Autor Natalia Acosta.
Cancrosis por Septoria musiva sobre álamo (Tunuyán, Mendoza 2014). Autor Natalia Acosta.
85
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Estudio de caso
La colaboración interinstitucional en el Manejo de una plaga
de importancia forestal, Sirex noctilio.
El Programa de Sanidad Forestal de la Dirección de Sanidad Vegetal (DNPV) del SENASA, a través del “Plan de
control de la Avispa Barrenadora de los Pinos” ha desarrollado acciones para el sostenimiento de los niveles poblacionales de la “avispa barrenadora de los pinos” Sirex
noctilio (Hymenoptera: Siricidae). Esta plaga constituye el
principal problema sanitario debido a que ataca a las Pináceas y sobre todo al género Pinus que representa en el país
la mayor superficie forestada, ocasionándole daños comerciales importantes sumado a que el insecto posee una
amplia dispersión, desde el norte del país -Mesopotamia y
región del Noroeste- hasta la Patagonia.
Por otro lado, el proyecto de Manejo Integrado de Plagas
del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)
ha permitido en colaboración con el SENASA, la DPF y
Universidades desarrollar herramientas de control biológico con enemigos naturales y de manejo silvicultural, de
forma tal de reducir las poblaciones de insectos a niveles
endémicos o debajo del umbral de daño económico.
El Programa de Sanidad Forestal como parte del Plan Binacional de Contingencia con Chile contempla la multiplicación de controladores biológicos de Sirex y plantea como objetivo la supresión de este insecto en las plantaciones de las
provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut para evitar su
dispersión a otras regiones de Argentina y Chile. Actualmente, el Programa ha incorporado otras regiones productoras de
pino como Córdoba, Corrientes, Misiones y Buenos Aires.
Desde el año 2001 el Programa utiliza herramientas de
control biológico por medio de la liberación de organismos
vivos. Se realizan inoculaciones de pinos con el nematodo Beddingia siricidicola y se liberan al medio núcleos de
la avispa parasitoide Megarhyssa nortoni (Hymenoptera:
Ichneumonidae) que, sumadas a la acción de Ibalia leucospoides (Hymenoptera: Ibaliidae) -parasitoide que ingresó
al país junto con S. noctilio-, contribuyen a disminuir la
densidad poblacional de la plaga y consecuentemente el
daño que causa.
Fuente:
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.
Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal (DPF). Área de Sanidad Forestal.
Bibliografía:
COSAVE. 2011. Plan Regional de Vigilancia y Control
Biológico de la chinche de los eucaliptos Thaumastocoris
peregrinus Carpintero & Dellapé (Hemiptera: Thaumastocoridae) del COSAVE. Disponible en: http://www.cosave.
org/pagina/planes-regionales
86
Avispa barrenadora de los pinos, Sirex noctilio. Autor: INTA
Orificios de emergencia de Sirex noctilio (Bariloche 2013).
Autor Natalia Acosta.
Plantación de pinos con algunos individuos muertos debido
a Sirex noctilio. (Bariloche 2013). Autor Daniela García.
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Dirección
de Producción Forestal. Área Sanidad Forestal. Sitio web:
http://area-sanidad-forestal-dpf.blogspot.com.ar
Murace, M. & Aprea, A. 2011. Enfermedades foliares fúngicas en Gimnospermas. Publicación docente. Curso de Protección Forestal, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales,
UNLP.
Ramos, S. 2014. Enfermedades en Eucalyptus. Evaluación
sanitaria de las plantaciones de eucalipto en el NEA. Libro de
Resúmenes. II Jornadas Argentinas de Sanidad Forestal, 24
al 26 de septiembre 2014, Montecarlo - Misiones.
Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
(SENASA). Dirección de Sanidad Vegetal. Programa de Sanidad Forestal. Sitio web: http://www.senasa.gov.ar/contenido.php?to=n&in=661&io=2635
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
3. b.
Superficie y porcentaje de bosques afectados
por agentes abióticos (por ejemplo, incendios,
tormentas, desmontes) más allá de las condiciones
de referencia.
Fundamento:
Este indicador identifica el impacto provocado por los agentes
abióticos, tanto naturales como inducidos por el hombre, en los bosques. En aquellos casos
en los que el cambio debido a estos agentes y procesos trasciende un umbral crítico, la salud y
vitalidad del ecosistema forestal podrían verse sustancialmente alteradas y los bosques podrían
sufrir una reducción o pérdida de su capacidad para recuperarse tras una alteración. Supervisar
y medir la extensión de los bosques afectados por agentes físicos brinda información que sirve
como guía para la formulación de estrategias de manejo que permitan mitigar este riesgo.
Calidad de la información: A
Sistema Federal de Manejo del Fuego (SFMF)
El SFMF funciona en el ámbito de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
La Ley N° 26.815, que crea el Sistema Federal de Manejo del Fuego fue aprobada el 28 de noviembre del año
2012. Esta Ley reúne todos los elementos que permiten
mejorar la calidad institucional en materia de prevención
y combate de incendios forestales y rurales, con consecuencias relevantes en los aspectos técnicos y operativos
relacionados.
La Ley de Manejo del Fuego permite cerrar un proceso de
análisis, discusión y valiosos aportes que en los últimos
años se han realizado desde instituciones, organizaciones
y especialistas en este tema, creando un Sistema Federal
de Manejo del Fuego con una visión ambiental y orgánica,
que contribuye a mejorar la calidad de vida de las localidades y las personas afectadas en forma recurrente por los
incendios de bosques y campos.
El Sistema Federal que se crea, cuyos objetivos son establecer mecanismos para un eficiente manejo del fuego en
defensa del ambiente, así como velar por la seguridad de
la población en general y de las personas afectadas al combate de incendios, está integrado por las organizaciones de
manejo del fuego provinciales y de Parques Nacionales,
con la coordinación de la Secretaría de Ambiente de la Nación a través del Plan Nacional de Manejo del Fuego.
Progreso del Indicador:
Este Sistema está consolidado, respaldado y cuenta con el
presupuesto necesario, pasando a ser el manejo del fuego
una política de estado.
Entre las conductas penadas por la Ley figuran encender
fuego en el interior de bosques y pastizales en transgresión
de los reglamentos respectivos; no cumplir con la obligación de dar aviso a la autoridad más cercana de la existencia de un foco de incendio; impedir o dificultar el accionar
del personal combatiente de incendios.
Los artículos 2, 5 y 6 de la Ley N° 26.815 de Presupuestos Mínimos de Manejo del Fuego (disponible en http://
www.ambiente.gov.ar/default.asp?IdArticulo=11168) especifican las Autoridades de Aplicación y en el artículo 8
se establecen las Articulaciones.
Incendio forestal en Cholila, Chubut (Febrero 2015).
Autor Sistema Federal de Manejo del Fuego.
87
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Artículo 2
Artículo 5
Ámbito de Aplicación. La presente Ley se aplica
a las acciones y operaciones de prevención, pre
supresión y combate de incendios forestales y
rurales que quemen vegetación viva o muerta,
en bosques nativos e implantados, áreas naturales protegidas, zonas agrícolas, praderas, pastizales, matorrales y humedales y en áreas donde
las estructuras edilicias se entremezclan con la
vegetación fuera del ambiente estrictamente
urbano o estructural. Asimismo alcanza a fuegos planificados, que se dejan arder bajo condiciones ambientales previamente establecidas,
y para el logro de objetivos de manejo de una
unidad territorial.
Autoridad Nacional de Aplicación. Es Autoridad
Nacional de Aplicación de esta Ley la Secretaría
de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación o el organismo que la reemplace.
Artículo 6
Autoridades Competentes. Es Autoridad Competente de esta Ley aquella que determine cada
jurisdicción. En el caso de las Áreas Protegidas
comprendidas por la Ley Nº22.351 de Parques
Nacionales, es Autoridad Competente la Administración de Parques Nacionales.
Artículo 8
Articulación. La Autoridad Nacional de Aplicación articulará, en el ámbito del Consejo Federal del Medio
Ambiente (COFEMA), la implementación de políticas preventivas, el apoyo a las estrategias de manejo del
fuego, el alerta anticipada y el combate rápido y eficaz de los incendios, a efectos de hacer posible mantener los ecosistemas y sus procesos con una gestión integral.
Estadísticas
Las Estadísticas de Incendios Forestales son producidas
y difundidas por el Programa Nacional de Estadística Forestal de la Dirección de Bosques de la SAyDS desde el
año 1993.
La información se solicita por jurisdicción y departamento de manera mensual. Los datos básicos de los cuales se
obtiene y procesa la información son:
• Cantidad de incendios ocurridos
• Superficie afectada por tipo de vegetación (bosque nativo, cultivado, pastizal y arbustal)
• Principales causas (negligencia, intencionalidad, naturales y desconocidas)
Existe una Base de Datos en Access, que permite realizar
consultas por tipo de bosque, departamento, mes, periodo de tiempo, selección de provincias o departamentos,
causas, etc., desde el año 1993 al 2014.
La red de informantes de incendios es variada, siendo
suministrada en algunos casos por los Servicios Forestales Provinciales, y en otros por Defensa Civil, Cuerpo
de Bomberos y Policía de la Provincia. A partir del año
2000 se incorpora a las jurisdicciones que proveen información la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través de
la Reserva Ecológica Costanera Sur.
88
La desagregación de los datos es a nivel de:
• Regiones fitogeográficas
• Regionales del Sistema Federal de Manejo del Fuego
• Jurisdicción
• Departamento
• Mes
La periodicidad de los datos es mensual, pudiendo el
usuario agruparlos de acuerdo a su interés, por temporada, mes, trimestre, etc. a través de los datos disponibles
en la página de la SAyDS, en las publicaciones (http://
www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=13180) o en la base
de datos disponible en la siguiente dirección http://www.
ambiente.gob.ar/?aplicacion=consultaIncendios&tipo=causas_por_departamento.
Práctica de apertura de linea de control. Autor Nilda irigoin.
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Informantes de Incendios Forestales según jurisdicción e institución
Cuadro 19
Institución
Jurisdicción
Buenos Aires
Dirección General de Defensa Civil
Catamarca
Secretaría de Estado del Ambiente y Desarrollo Sustentable
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Reserva Ecológica Costanera Sur
Córdoba
Secretaría de Ambiente
Corrientes
Defensa Civil - Dirección de Recursos Forestales
Chaco
Dirección Provincial de Defensa Civil
Chubut
Dirección General de Bosques y Parques
Entre Ríos
Secretaría de Medio Ambiente - Plan Provincial de Manejo del Fuego
Formosa
Dirección de Recursos Naturales y Gestión
Jujuy
Dirección Provincial de Desarrollo Sustentable
La Pampa
Ministerio de Gobierno - Defensa Civil
La Rioja
Defensa Civil - Sistema Provincial de Emergencia
Mendoza
Dirección Recursos Naturales Renovables
Misiones
Dirección General de Bosques Nativos
Neuquén
Dirección Provincial de Manejo del Fuego
Parques Nacionales
Coordinación Lucha contra Incendios Forestales
Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (S.P.L.I.F.)
Río Negro
Bariloche y El Bolsón
Dpto. de Bomberos Viedma
Salta
Subsecretaría de Defensa Civil
San Juan
Dpto. Bomberos - Policía de San Juan
San Luis
Programa San Luis Solidario
Santa Cruz
Consejo Agrario Provincial / Brigada Santa Cruz
Santa Fe*
Departamento de Operaciones Policiales D -TRES de Santa Fe
Santiago del Estero
Dirección General de Recursos Naturales
Tierra del Fuego
Subsecretaría de Recursos Naturales - Dirección de Bosques
Tucumán
Dirección de Fauna, Flora Silvestre y Suelos
*Se agradece la colaboración de la Fundación Hábitat al proporcionar los datos de la Reserva Ecológica “El Pozo” de la provincia de Santa Fe.
Definiciones de términos utilizados para la
elaboración del indicador:
Tipo de vegetación
Bosque: es una agrupación de plantas en las que
predominan los árboles u otra vegetación leñosa y cuya
cobertura es de al menos el 20% de la superficie.
Bosque nativo: es un bosque que ha evolucionado a
partir de organismos que ya estaban en el lugar (predominio de especies autóctonas) y cuya cobertura es de al
menos el 20% de la superficie y la altura de los árboles
a la madurez es > o = a 4 metros.
Bosque cultivado: es una plantación forestal obtenida
mediante la implantación de árboles o estacas.
Pastizal: terreno de pastos, en que el combustible principal es hierba, sin importar altura.
Arbustal o matorral: terreno con plantas que se
diferencian de las hierbas por sus tallos persistentes y
leñosos, y de los bosques por su poca altura (hasta 4
metros) y su tendencia a ramificarse desde la base.
89
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Definición de
Incendio Forestal
Cantidad de incendios, según principales causas
Incendio forestal: cualquier
fuego que se extiende sin
control en terreno forestal
afectando vegetación que no
estaba destinada a arder.
Cuadro 20
Principales causas de Incendios Forestales
Año
Total
Negligencia
Intencional
2002
15.182
3.816
2.414
878
8.074
2003
18.832
6.233
2.597
1.055
8.947
2004
19.001
5.693
2.941
634
9.733
2005
17.010
4.369
2.127
642
9.872
2006
11.243
2.874
1.809
534
6.026
2007
11.053
2.326
2.705
395
5.627
2008
17.738
3.790
3.453
899
9.596
vocado para obtener un
beneficio. Ejemplo: quema
de bosques para favorecer el
desarrollo de pasturas.
2009
10.340
3.690
2.258
190
4.202
2010
7.526
1.098
2.813
172
3.443
2011
6.750
1.510
2.739
258
2.243
2012
5.607
754
2.782
131
1.940
Natural: fuego provocado
2013
6.705
1.221
2.019
672
2.793
Causas
Negligencia: fuego provo-
cado por descuido. Ejemplo:
fogón mal apagado.
Intencional: fuego pro-
por las sequías, altas temperaturas, tormentas eléctricas.
Desconocida: fuego cuya
causa es imposible determinar.
Natural
Desconocida
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base
a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, APN, Defensa Civil, Cuerpo de
Bomberos, Policía de la Provincia y Fundación Hábitat.
Cantidad de incendios forestales, según principales causas
Gráfico 13
Cantidad de incendios
12.000
10.000
8.000
6.000
4.000
2.000
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
Años
Negligencia
Natural
Intencional
Desconocida
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, APN, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Policía de la
Provincia y Fundación Hábitat.
90
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Superficie afectada por incendios, según tipo de vegetación
Cuadro 21
Superficie (hectáreas)
Año
Bosque nativo Bosque cultivado
Total
Arbustal
Pastizal
2002 2.260.709,35
790.396,74
16.473,65
1.030.798,20
423.040,76
2003 3.152.856,81
1.004.812,85
15.319,31
933.693,07
1.199.031,57
2004 565.909,41
78.636,93
13.841,07
178.219,70
295.211,71
2005 929.678,17
199.411,61
18.408,99
252.740,85
459.116,73
2006 746.828,82
130.866,57
20.015,26
169.907,71
426.039,28
2007 257.989,17
30.470,26
4.428,00
69.419,71
153.671,20
2008 607.572,21
89.485,14
20.323,86
142.706,19
355.057,01
2009 844.227,79
109.968,27
15.977,59
378.246,21
340.035,72
2010
222.719,58
49.946,99
3.404,79
26.669,01
142.698,78
2011
283.227,78
53.783,44
4.022,90
35.561,03
189.860,41
2012
197.081,69
45.766,56
14.738,21
31.487,54
105.089,39
2013
441.763,43
102.865,49
16.222,90
77.663,88
245.011,16
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, APN, Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Policía de la
Provincia y Fundación Hábitat.
Superficie afectada por incendios, según tipo de vegetación
Gráfico 14
1.400.000
Hectáreas
1.200.000
1.000.000
800.000
600.000
400.00
12
20
13
11
20
20
10
20
09
20
08
20
07
20
06
20
05
20
04
20
03
20
20
0
02
200.000
Años
Bosque Nativo
Bosque cultivado
Arbustal
Pastizal
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base
a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, APN, Defensa Civil, Cuerpo de
Bomberos, Policía de la Provincia y Fundación Hábitat.
91
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Resultados:
• En el periodo 2002-2013 la superficie afectada por in-
cendios fue de unos 11 millones de hectáreas.
• De ese total el 41% fue de pastizales, el 32% de arbustales, el 26% de bosque nativo y sólo un 1% de cultivado.
• La superficie máxima afectada de bosque nativo fue en
el año 2003 de más de un millón de hectáreas y la mínima en el 2007 con 258 mil.
• Los incendios de campos o rurales (arbustales más
pastizales) acumularon el 73% de la superficie afectada,
mientras que los incendios de bosques (nativo más cultivado) un 27%.
• En cuanto a las principales causas que originaron los incendios en el periodo el 25% corresponde a negligencia y
un 21% a intencionalidad, el 4% a naturales y el residual
desconocido se lleva un 49%.
• Analizando los valores máximos de la serie en estudio, en el año 2003 se produjeron 6.233 incendios por
negligencia; 3.453 en el año 2008 se debieron a causas
intencionales, mientras que 1.055 incendios fueron por
causas naturales.
Superficie y porcentaje de bosques cultivados
afectados por los incendios
El Área de Incendios de la Dirección de Producción Forestal (DPF) del MAGyP de la Nación realiza el seguimiento de los bosques cultivados afectados por incendios. En base a dicha información se ha desarrollado el
subindicador “Superficie y porcentaje de bosques cultivados afectados por los incendios”.
Las causas de incendios en plantaciones forestales en Argentina corresponden en un porcentaje cercano al 100 %
a causas antrópicas. Por este motivo las acciones del MAGyP, como órgano responsable de implementar las políticas en el ámbito de los bosques cultivados, están orientadas a la concientización y capacitación de los productores
forestales en el uso de medidas preventivas de los incendios dentro de las plantaciones.
Teniendo en cuenta que las plantaciones forestales en
un elevado porcentaje son propiedad de empresas o productores privados, la responsabilidad primaria de la prevención recae sobre ellos. En este aspecto, la función del
MAGyP está orientada a la capacitación de los productores en la implementación de tareas silviculturales adecuadas y en su preparación para la detección temprana y
control de los focos de incendios.
Definición de foco
Foco: fuego inicial que afecta un área de escasas dimensiones, en las proximidades del punto de ignición. Extraído del Glosario de Términos relacionados con el Manejo
de Fuego del Plan de Manejo del Fuego, SAyDS.
Equipamiento de control de incendios. Autor Nilda Irigoin.
Bibliografía:
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Estadística de Incendios Forestales”. Años 20022013. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=13180
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Series Estadísticas Forestales”. Años 2002-2013.
http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=305
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la
Nación. Unidad Secretario. Servicio Federal de Manejo del
Fuego. http://www.ambiente.gov.ar/?idseccion=27
92
La detección de incendios forestales, es el conjunto de
recursos, y procedimientos que permite la localización
del foco de incendio en el menor tiempo posible para su
trasmisión a la unidad encargada del control del fuego.
La Dirección de Producción Forestal del MAGyP, ejecutora de la Ley Nº 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados, prorrogada y modificada por la Ley Nº
26.432, ha reglamentado pautas preventivas de diseño de
plantaciones y equipamiento específico de control de incendios que deben cumplimentar los productores en el
marco de los planes forestales, para acceder a los beneficios de la mencionada Ley.
La DPF ejecuta también la Resolución Nº 700/99 que
promueve la constitución de Consorcios de productores
para la prevención y control de incendios forestales, los
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
cuales constituyen organizaciones sin fines de lucro, con
el objetivo de que sus integrantes trabajen en forma coordinada y organizada para hacer un uso más eficiente de
los recursos existentes y asegurar que las forestaciones
completen el ciclo productivo.
El MAGyP a través del Área de Incendios de la Dirección de Producción Forestal elabora la estadística anual
de focos de incendios para todo el país de los bosques
cultivados. La información se discrimina por fecha de
ocurrencia de los focos, georreferenciación de los mismos en las provincias que poseen la información, superficie en hectáreas por provincia y departamentos, tipo de
especies de bosques cultivados afectados y causas que
los originan. Se analiza además la incidencia del clima
sobre la ocurrencia de los fuegos.
Al ser una estadística específica para los bosques cultivados los datos enviados por las jurisdicciones provinciales
son detallados y verificados por cada foco.
Con la información obtenida de la estadística es posible
orientar programas de capacitación y concientización en
las áreas más afectadas por los incendios forestales del país.
La información sobre los bosques cultivados afectados
por incendios se obtiene de las bases de datos que anualmente elaboran las provincias a través de las instituciones que se presentan en el cuadro 22.
También se consulta al Servicio Meteorológico Nacional.
Cada provincia tiene un organismo específico responsable de la prevención y el control del fuego en el ámbito
de su jurisdicción. Los brigadistas que apagan los incendios son los que suministran los datos sobre el lugar
y fecha de ocurrencia del foco, superficie (en hectáreas),
tipo de combustible afectado y en algunos casos tipos de
causas que provocaron el incendio.
La estadística que se describe a continuación es parcial,
correspondiente a las provincias que poseen el 90% de
los bosques cultivados del país, ya que no fue posible
obtener la información específica para el resto de las jurisdicciones provinciales.
El porcentaje de bosques cultivados afectados por fuego
anualmente es aproximadamente entre 0,5 al 1% de la
superficie de los mismos existente en Argentina.
En el caso de las provincias patagónicas, debido a que
la época de incendios es estacional de octubre a abril,
la información estadística se analiza por temporada de
incendios y no por año calendario.
Del análisis comparativo de las temporadas de incendios
2011-2012 y 2012-2013 en la región de la Patagonia Andina (Chubut, Río Negro y Neuquén) se desprende que se
caracterizaron por déficit hídrico y temperaturas elevadas,
factores predisponentes para la ocurrencia de incendios.
La superficie de bosques cultivados afectada por incendios en 2011-2012 es el mayor registro de incendios de
las temporadas consideradas en la serie (Cuadro 23).
Informantes de Focos de Incendios Forestales
según jurisdicción e institución
Jurisdicción
Jurisdicción
Corrientes
Chubut
Entre Ríos
Cuadro 22
Institución
Consorcio Manejo del Fuego de la provincia de Corrientes.
Departamento de Protección Forestal de la Dirección
de Recursos Forestales de la provincia de Corrientes.
Servicio Provincial de Manejo del Fuego de la Provincia de Chubut.
Plan de Manejo del Fuego de la Secretaría de Medio Ambiente
de la provincia de Entre Ríos.
Jujuy
Plan Provincial de Manejo del Fuego de la provincia de Jujuy.
Mendoza
Plan Provincial Manejo del Fuego de la provincia de Mendoza.
Misiones
Coordinación de Manejo del Fuego del Ministerio de Ecología
y Recursos Naturales de la provincia de Misiones.
Neuquén
Dirección de Protección Forestal de la provincia de Neuquén.
Río Negro
Servicio Provincial de Lucha contra Incendios Forestales
de la provincia de Río Negro.
93
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
En la Mesopotamia (Misiones, Corrientes y Entre Ríos)
durante 2012 fueron afectadas un número importante de
hectáreas, debido principalmente a aspectos climáticos, ya
que los meses de enero a septiembre se caracterizaron por
altas temperaturas, fuertes vientos y extrema sequía principalmente en la región sur de Misiones y norte y centro
de Corrientes. Durante el año 2013 hubo exceso de precipitaciones y temperaturas en toda la región, lo que originó
una importante reducción en la superficie quemada, que
significó un 24,6 % que la afectada el año anterior.
En la provincia de Jujuy durante el año 2012 la sequía y
las temperaturas elevadas si bien no incrementaron el número de focos, provocaron que los incendios fueran de
mayores dimensiones. En 2013 la sequía se intensificó y
el efecto de la negligencia humana duplicó la superficie
quemada durante el año anterior (Cuadro 24).
Del análisis a nivel país, sin incluir la región de la Patagonia Andina, se desprende que en el año 2012 el 71%
de la superficie afectada correspondió a la provincia de
Corrientes y el 14% a Jujuy, mientras que en el año 2013,
el 73 % afectó a los bosques cultivados de la provincia de
Jujuy y el 18% a Corrientes.
Superficie afectada por incendios en bosques cultivados en la región de la
Patagonia Andina, según número de focos, provincias y temporada
Cuadro 23
2011-2012
Provincias
2012-2013
Superficie Número
(hectáreas) de focos
Superficie Número
(hectáreas) de focos
2013-2014
Superficie
(hectáreas)
Número
de focos
Totales
902,53
164
43,82
155
12,46
167
Chubut
270,98
39
21,51
19
-
-
Neuquén
630
35
15,43
35
-
-
Río Negro
1,55
90
6,88
101
12,46
167
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal (DPF).
Área Incendios Forestales, en base a información proporcionada por las jurisdicciones provinciales.
Superficie afectada por incendios en bosques cultivados en el resto de las
provincias relevadas del país, según número de focos y por año
Cuadro 24
2012
Provincias
Superficie
(hectáreas)
2013
Número Superficie
de focos (hectáreas)
Número
de focos
Totales
5.446,22
55
3.104,11
41
Corrientes
3.877,36
36
963,25
7
Entre Ríos
361
-
144,55
-
753,86
18
1.898,51
27
Mendoza
9
1
50,3
7
Misiones
445
-
47,5
-
Jujuy
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección
de Producción Forestal (DPF). Área Incendios Forestales, en base a información proporcionada
por las jurisdicciones provinciales.
94
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
En la región de la Patagonia Andina para los períodos 20112012 y 2012-2013 las dos provincias que concentraron casi
el 100 % de los incendios fueron Chubut y Neuquén.
Los meses de mayor superficie quemada para todo el país
y durante los años y temporadas de incendios analizados
fueron enero, febrero, agosto y septiembre. Con relación
a los focos detectados la mayor concentración estuvo en
los meses de diciembre, enero, febrero, marzo y octubre.
Las especies más afectadas fueron pino y eucalipto. Con
relación a las causas, en un porcentaje importante de los
incendios no pudo determinarse su origen y en los que
sí se pudo, predominan los originados por negligencia e
intencionales (Figuras 11 y 12).
Mapa de focos de incendios de
bosques cultivados en el año 2012
Ubicación georeferenciada
Figura 11
Departamentos afectados
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal (DPF). Área Incendios Forestales y Área SIG e Inventario Forestal
95
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Torres para monitoreo y prevención de incendios forestales. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
96
Criterio 3: Mantenimiento de la salud y vitalidad del Ecosistema Forestal
Mapa de focos de incendios de
bosques cultivados en el año 2013
Ubicación georeferenciada
Figura 12
Departamentos afectados
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal (DPF). Área Incendios Forestales y Área SIG e Inventario Forestal
97
Criterio 4: La conservación y el mantenimiento de los recursos suelo y agua
Criterio
4
La conservación y el mantenimiento
de los recursos suelo y agua
Vista panorámica del Embalse Urugua-í, Departamento Iguazú, Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
99
Criterio 4: La conservación y el mantenimiento de los recursos suelo y agua
Vista aérea de la Selva Misionera y el Arroyo Urugua-í, provincia de Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 4:
La conservación y el mantenimiento
de los recursos suelo y agua
El suelo y el agua sustentan la productividad y las
funciones de los ecosistemas forestales. Los ecosistemas forestales cumplen un papel importante en la
regulación del flujo de agua superficial y subterránea y, junto con los ecosistemas acuáticos asociados
y el agua potable, son esenciales para la calidad de
la vida humana.
La interacción del suelo con el agua y la topografía
influyen en el carácter y la salud de los arroyos y
ríos que nacen o pasan a través de los bosques. Supervisar el cambio en las características químicas,
físicas y biológicas del suelo, el agua y los sistemas
acuáticos ofrece información valiosa para respaldar
el manejo forestal sostenible.
100
Las actividades de manejo forestal pueden alterar significativamente los suelos forestales, la calidad del
agua y los hábitats acuáticos asociados. El manejo
inapropiado puede traer como resultado la compactación del suelo, la pérdida del horizonte A del suelo, la pérdida de la capacidad amortiguadora de las
riberas, mayores cargas de sedimentos en las corrientes de agua, la degradación y destrucción del hábitat
acuático y la alteración de los regímenes de correntías.
El cambio en los niveles de correntía también puede
generar un mayor riesgo de inundación o la completa
desecación de los cursos de agua. Ambos tienen implicancias perjudiciales para la seguridad humana, la
propiedad y las economías.
Criterio 4: La conservación y el mantenimiento de los recursos suelo y agua
Indicador
Calidad de
la Información
Progreso del
Indicador
¯
?
4.1. Función Protectora.
4.1.a. Superficie y porcentaje de bosques cuya designación
o enfoque de manejo es la protección de los recursos
suelo y agua.
4.1 Función Protectora
Bosques sanos y productivos están íntimamente ligados al mantenimiento de los suelos y las aguas. Además, los bosques regulan el flujo de agua, controlando
la erosión e impiden la ocurrencia de eventos catastróficos como inundaciones, avalanchas y aludes.
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
Perfil de suelo bajo plantación de Pinus ponderosa, provincia de Río
Negro. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
?
Lago Fagnano, Tierra del Fuego. Autor Fernanda Alcobé.
101
Criterio 4: La conservación y el mantenimiento de los recursos suelo y agua
4. 1. a.
Superficie y porcentaje de bosques cuya
designación o enfoque de manejo es la protección
de los recursos suelo y agua.
Fundamento: La superficie y el porcentaje de bosques destinados o manejados
fundamentalmente para la protección y regulación del suelo y el agua reflejan la importancia
que estos recursos tienen para la sociedad.
Calidad de la información: -
Progreso del Indicador: ?
La Dirección de Bosques de la SAyDS no cuenta con la
información solicitada para informar el indicador 4.1.a en
esta oportunidad. A partir de la información presentada
por las provincias en el marco de la acreditación de los
Ordenamientos Territoriales de Bosques Nativos (OTBN)
definidos por la Ley Nº 26.331, se observa que en los casos en que las provincias hayan considerado los servicios
de protección de los recursos suelo y agua al momento de
realizar la categorización, la información no está espacialmente identificada ni es uniforme entre las distintas provincias.
En caso que la Dirección de Bosques establezca que la generación de esta información es una prioridad a mediano
plazo, se podría realizar un trabajo que permita generar
una primera aproximación a la información requerida. El
mismo consistiría en consensuar, entre las distintas Áreas
de la Dirección de Bosques –y realizando consultas a otras
áreas pertinentes de la SAyDS-, zonas de importancia para
la protección de los recursos suelo y agua (por ej. distancias mínimas para establecer áreas buffer alrededor de ríos
y cuerpos de agua para conservación hídrica; definir un nivel de pendiente que garantice la protección de los suelos)
y generar coberturas digitales que puedan cruzarse con los
OTBN de modo de obtener un valor de superficie de bosques nativos en Categoría I (sectores de muy alto valor
de conservación, véase Indicador 7.1.a) que protegen los
recursos hídricos y los suelos, más acotado a la realidad.
Río Azul, El Bolsón, provincia de Río Negro.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
102
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Criterio
5
Mantenimiento de la contribución de los
bosques al ciclo global del carbono
Vista aérea del Río Paraná, provincia de Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
103
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Bosque mixto de Austrocedrus chilensis “ciprés de la cordillera” y Nothofagus dombeyi “coihue”, provincia de Río Negro.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR - MAGyP
Criterio 5:
Mantenimiento de la contribución de
los bosques al ciclo global del carbono
Los bosques son renovables y constituyen una de
las reservas terrestres más grandes de biomasa y
carbono. Cumplen un importante papel en el ciclo
global de carbono, como sumideros y como fuente.
El inventario de carbono en los bosques incluye la
biomasa sobre y bajo el suelo, la materia orgánica
muerta y el carbono del suelo. Este también se almacena en productos de la madera.
La biósfera tiene una influencia significativa en la
composición química de la atmósfera. La vegetación toma CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis y la devuelve a través de la respiración y
la descomposición de la materia orgánica. Existe un
importante intercambio entre la biósfera y la atmósfera; aproximadamente una séptima parte del CO2
de la atmósfera pasa por la vegetación cada año.
104
El cambio climático global podría tener efectos significativos en la estructura, distribución y productividad
de los bosques templados y boreales, al igual que impactos en el inventario y los flujos de carbono de los
bosques, y en la prevalencia de incendios forestales,
enfermedades y plagas de insectos, al igual que en daños por tormentas.
Las prácticas de manejo forestal también afectan el
ciclo y los flujos de carbono. La deforestación tiene un
impacto negativo, sin embargo, las actividades de manejo que mantienen y mejoran el carbono almacenado
en los bosques y productos forestales a mediano y largo plazo pueden hacer un aporte positivo para mitigar
los niveles de CO2 en la atmósfera. Además, la biomasa de los bosques puede utilizarse como un sustituto
de los combustibles fósiles, reduciendo de este modo
las emisiones de gases de efecto invernadero.
Los cambios en el ciclo global del carbono producto
del cambio climático tendrán un gran impacto en el
bienestar de las personas, en especial en las comunidades rurales y en los pueblos indígenas que dependen
directamente del entorno natural.
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Calidad de
la Información
Progreso del
Indicador
5.a. Almacenamiento y flujo total de carbono en el
ecosistema forestal.
A
?
5.b. Almacenamiento y flujo total de carbono en
los productos forestales.
M
Indicador
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Chips. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Bobinas de papel. Autor Fernanda Alcobé.
Ruma de leña correctamente estibada para su aforo.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
105
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
5. a.
Almacenamiento y flujo total de carbono
en el ecosistema forestal.
Fundamento:
Este indicador ofrece información sobre la cantidad total de carbono
almacenado en los ecosistemas forestales. También describe cambios en los flujos o intercambios
entre los bosques y la atmósfera. Una mejor comprensión de estos procesos contribuirá al
desarrollo de respuestas apropiadas frente a los efectos del cambio climático.
Calidad de la información: A
Nuestro país ha presentado dos Comunicaciones Nacionales de Cambio Climático y ha realizado cuatro Inventarios
Nacionales de Gases de Efecto Invernadero (GEI) correspondientes a los años 1990, 1994, 1997 y 2000 en el marco de las obligaciones asumidas al ratificar la Convención
Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.
Al momento de la elaboración del presente informe la
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable se encuentra trabajando en la Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático (TCN) en el marco de la cual
se encuentra en desarrollo el Inventario de Gases de
Efecto Invernadero correspondientes a los años 2010 y
2012, incluyendo la revisión de los inventarios anteriores
(1990/1994/1997/2000).
Progreso del Indicador: ?
2015 pudiéndose incorporar la información actualizada en
el próximo informe país al PM. Más informacion sobre la
TCN disponible en www.ambiente.gov.ar/?idseccion=29.
Para la TCN se incorporará en la serie histórica de emisiones datos recalculados en función de la última información disponible como los Inventarios de Bosques Nativos
y Plantaciones Forestales, así como la información provista por Argentina a la Evaluación de Recursos Forestales
Mundiales (FRA por sus siglas en inglés) y otra información disponible como resultado de la aplicación de herramientas de gestión de información más modernas que las
utilizadas en los inventarios anteriores.
Respecto a los factores relacionados con la biomasa que
se están utilizando en los cálculos de emisiones de gases
de efecto invernadero en el marco de la TCN, se puede
destacar un cambio en los valores de biomasa utilizados
en los inventarios anteriormente publicados (valores por
defecto) y en el nuevo inventario (información local por
bioma). Siendo estos últimos los mismos valores presentados al FRA y que se detallan en el Cuadro 25. Se estima
contar con los resultados finales del Inventario de Gases
de Efecto Invernadero para el segundo semestre del año
106
Bosque de Nothofagus pumilio “lenga”, Tierra del Fuego.
Autor Fernanda Alcobé.
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Biomasa por tipo de bosque para los
Inventarios de GEI Nacionales
Inventario 2000
Inventario 2000 Biomasa
Tipo de Bosque
(t MS/ha)
Selva Misionera
Chaco Oriental
Chaco Occidental
Selva Tucumano
Boliviana o Yungas
Espinal
Monte
171.0
28.5
15.0
80.0
35.8
No incluido
Cuadro 25
Inventario 2010-2012
Inventario 2010-2012
Biomasa
Tipo de Bosque
(t MS/ha)
Selva Misionera
Parque Chaqueño
Parque Chaqueño
Selva Tucumano
Boliviana o Yungas
Espinal
Monte
259.3
129.0
129.0
205.7
110.5
37.2
MS: Materia Seca
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Promoción del Desarrollo
Sustentable. Dirección de Cambio Climático. Proyecto “Tercera Comunicación Nacional sobre Cambio Climático de la
República Argentina a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático” - GEF TF Nº 098640.
Hornos de producción de carbón, provincia de Santa Fé.
Autor Laura Pinciroli. Dirección de Bosques, SAyDS.
Selva Tucumano Boliviana, provincia de Tucumán. Autor Daniela García.
Bibliografía:
Galpón de acopio de madera seca.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Inventario de Gases de Efecto Invernadero 2000. 2ª Comunicación Nacional del Gobierno de la República Argentina
a las Partes de la Convención Marco de las Naciones
Unidas sobre Cambio Climático (2004-2005). Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable.
107
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
5. b.
Almacenamiento y flujo total de carbono en los
productos forestales.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el papel que cumplen los
productos forestales en el almacenamiento, el ciclo y la liberación del carbono. Los productos
forestales demoran la liberación de carbono a la atmósfera y son más sostenibles que otros
productos desarrollados con procesos de fabricación que tienen una importante huella de carbono.
Calidad de la información: M
El reporte de este indicador se basó en la metodología propuesta por las Directrices del Panel Intergubernamental de
Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) del año
2006 para los inventarios nacionales de gases de efecto
invernadero para los Productos de Madera Recolectada
(PMR). Los PMR incluyen todo el material de madera (incluida la corteza) que abandona los sitios de cosecha.
nacionales, incluye las absorciones brutas de carbono de
la atmósfera debidas al crecimiento de la biomasa y la
liberación a la atmósfera del carbono de los PMR que
se consumen en el país. La liberación de carbono a la
atmósfera de los PMR incluye el carbono proveniente de
las importaciones.
Teniendo en cuenta el árbol de decisión definido en la
guía se optó por la metodología de nivel 1 y se aplicó
el Modelo de hojas de cálculo desarrollado por el IPCC
para los PMR. Existen diversos métodos para estimar las
variaciones anuales en el contenido de carbono presente
en los PMR; los cuatro métodos propuestos en las Directrices del IPCC difieren en su forma de asignar el aporte
de los PMR entre los países productores y consumidores
de madera, y en qué procesos se concentran (flujos atmosféricos o cambios en las existencias). Por lo tanto,
los distintos métodos arrojan resultados diferentes para el
total de emisiones o absorciones de CO2 anuales que un
país dado puede declarar en un determinado año.
tencias de carbono de los bosques del país y los productos realizados con madera cosechada en el país. Incluye
los productos que son exportados. Este método realiza el
inventario de los productos de madera procedentes de la
madera cosechada en el ámbito nacional y no proporciona un inventario completo del carbono de la madera que
se encuentra en las existencias nacionales.
Se presentan a continuación una breve explicación de los
métodos aplicados para el desarrollo de este indicador:
Método de cambio de existencias: estima los cam-
bios en las existencias en los PMR en el país en el cual se
utilizan los productos, denominado país consumidor. Los
cambios en las existencias en los bosques son reportadas
en el país que las produce, denominado país productor.
Este método incluye las importaciones y excluye las exportaciones de PMR.
Método del flujo atmosférico: estima los flujos de
carbono hacia y desde la atmósfera dentro de los límites
108
Progreso del Indicador:
Método de producción estima los cambios en las exis-
Método de descomposición simple: A través de este
método se estiman y declaran las emisiones o absorciones netas de carbono hacia y desde la atmósfera, en el
momento en el que se producen –pero no en el lugar- si se
comercializan los productos de madera. El país productor
reporta las absorciones de carbono de la atmósfera debidas al crecimiento forestal, y las emisiones resultantes
de la oxidación de los productos de madera recolectada.
Las variables de entrada del Modelo utilizado (producción, importaciones y exportaciones de productos de
madera y papel) se obtuvieron de la base de datos de la
FAO (sitio Web de FAOSTAT). Los productos madereros
considerados fueron rollizos, madera aserrada, tableros,
faqueado, compensado, carbón, residuos, pasta y papel.
El cuadro 26 y los gráficos 15 y 16 muestran los resultados obtenidos aplicando el Modelo de hojas de cálculo
del IPCC desde el año 1990 hasta el año 2013 para los
cuatro métodos mencionados anteriormente.
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Contribución de los productos de los pmr al ciclo de carbono para
los métodos aplicados, en Gg de CO2 por año
Cuadro 26
Método
Año
Descomposición simple
Cambio de
existencias
Flujo
atmosférico
Producción
1990
225
-1.080
-1.024
-21.006
19.981
-1.024
1991
-30
-793
-1.008
-21.371
20.363
-1.008
1992
-1.929
-2.129
-2.165
-24.046
21.882
-2.165
1993
-1.313
-794
-1.235
-21.216
19.981
-1.235
1994
-1.320
-1.696
-1.682
-22.124
20.442
-1.682
1995
-1.408
-3.177
-2.397
-23.787
21.390
-2.397
1996
-1.986
-3.174
-3.015
-23.602
20.588
-3.015
1997
-1.582
-1.969
-2.002
-23.643
21.641
-2.002
1998
-1.859
-1.834
-2.086
-25.266
23.180
-2.086
1999
-1.981
-1.594
-2.313
-20.239
17.926
-2.313
2000
-1.578
-1.202
-1.952
-21.978
20.026
-1.952
2001
-995
-701
-1.619
-19.595
17.976
-1.619
2002
-81
-959
-2.019
-23.707
21.687
-2.019
2003
-907
-1.973
-2.902
-26.731
23.829
-2.902
2004
-1.650
-2.042
-2.985
-30.808
27.823
-2.985
2005
-2.024
-2.757
-3.612
-29.439
25.827
-3.612
2006
-2.257
-2.923
-3.686
-28.802
25.117
-3.686
2007
-1.691
-1.655
-2.423
-28.045
25.622
-2.423
2008
-840
-716
-1.718
-26.938
25.220
-1.718
2009
-1.935
-2.405
-3.137
-28.930
25.793
-3.137
2010
-2.097
-2.215
-2.943
-30.820
27.877
-2.943
2011
-2.223
-1.853
-2.786
-30.028
27.242
-2.786
2012
-2.230
-1.724
-2.795
-30.010
27.215
-2.795
2013
-2.200
-1.662
-2.768
-30.010
27.242
-2.768
Cosecha
Liberación Contribución
Total
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Ambiental.
Rollizos de Pinus taeda, Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Bobinas de papel. Autor Fernanda Alcobé.
109
Criterio 5: Mantenimiento de la contribución de los bosques al ciclo global del carbono.
Gg CO2/año
Contribución de los PMR al ciclo de carbono para los métodos
cambio de existencias, flujo atmosférico y producción.
Gráfico 15
500
1990 1991199219931994199519961997199819992000200120022003200420052006200720082009201020112012 2013
0
-500
-1.000
-1.500
-2.000
-2.500
-3.000
-3.500
-4.000
Cambio de existencias
Flujo atmosférico
Producción
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área Ambiental.
Contribución de los PMR al ciclo de carbono según el método
de la descomposición simple.
40.000
Gráfico 16
Gg CO2/año
30.000
20.000
10.000
1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
0
-10.000
-20.000
-30.000
-40.000
Liberación
Contribución total
Cosecha
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área Ambiental.
Bibliografía:
Tablas de Populus sp. “álamo” apiladas para su traslado a carpintería.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
110
IPCC, 2006 Directrices para los inventarios nacionales de
gases de efecto invernadero (Pingoud K., Skog K.E., Martino D.L., Tonosaki M.,Xiaoquan Z. & Ford-Robertson J.).
Volumen 4 – Agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra: Capítulo12 Productos de madera recolectada y HWP
Worksheet MS Excel. http://www.ipcc-nggip.iges.or.jp/
public/2006gl
FAO (2013): Organización de las Naciones Unidas para la
Alimentación y la Agricultura. Base de Datos Estadísticos.
FAOSTAT-Forestal. http://faostat.fao.org.
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Criterio
6
Mantenimiento y mejoramiento de los
múltiples beneficios socioeconómicos
a largo plazo para cubrir las
necesidades de las sociedades
Trozado de rollos de Eucalyptus grandis. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
111
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Poda en plantación de Pinus taeda. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Criterio 6:
Mantenimiento y mejoramiento de los
múltiples beneficios socioeconómicos
a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades
Los bosques ofrecen una amplia variedad de bienes,
servicios y otros beneficios sociales, culturales y
económicos que ayudan a cubrir las necesidades de
la sociedad. Muchas personas y comunidades, entre
ellas los pueblos indígenas, dependen de ellos para
su subsistencia y bienestar. La información sobre la
producción y el consumo de productos forestales,
las inversiones y el empleo en el sector forestal, la
recreación y el turismo, y otros valores sociales y
culturales de los bosques, ilustran los numerosos beneficios que ellos ofrecen.
112
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
?
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Calidad de
la Información
Indicador
Progreso del
Indicador
6.1. Producción y consumo
6.1.a. Valor y volumen de la producción de madera y
productos de la madera, incluidos los procesamientos
primarios y secundarios.
A
6.1.b. Valor de los productos forestales no madereros
producidos o recolectados.
A
6.1.d. Consumo de madera y productos de la madera totales
y per cápita en equivalentes de madera sólida.
A
6.1.f. Valor y volumen en equivalentes de madera sólida,
de las exportaciones e importaciones de productos
de la madera.
6.1.f. i Valor y volumen en equivalentes de madera
sólida, de las exportaciones.
A
6.1.f. ii Valor y volumen en equivalente de
madera sólida de las importaciones.
A
6.1.h. Exportaciones como porcentaje de la producción de
madera y productos de la madera e importaciones como
parte del consumo de madera y productos de la madera.
A
6.2. Inversión en el sector forestal
6.2.b. Inversión y gastos anuales en investigación, extensión
y desarrollo, y en educación relacionada con los bosques.
M
6.3. Empleo y necesidades de la comunidad
6.3.a. Empleo en el sector forestal.
Ensayo de Nothofagus nervosa “raulí”, Campo Forestal Gral.
San Martín-INTA, Las Golondrinas, Dpto. Cushamen, Chubut.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
B
Rollos de Eucalyptus sp. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
113
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. Producción y consumo
Estos indicadores brindan información sobre el
aporte de los productos madereros y no madereros
y de los servicios ambientales a las economías nacionales. El valor, el volumen y los ingresos asociados con la producción y el consumo de productos
y servicios que brindan los bosques a nivel nacional, inclusive a través del comercio internacional,
demuestran el tipo y la magnitud de su aporte a la
economía nacional. También brindan información
sobre las condiciones del mercado relevantes para
el manejo de los bosques y el sector forestal.
6.2. Inversión en el sector forestal
Rollos de Eucalyptus sp. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Estos indicadores brindan información sobre los
gastos anuales y a largo plazo para mejorar el manejo forestal, las empresas forestales y los conocimientos y aptitudes de las personas que participan
en el sector forestal. Mantener y mejorar los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo que
se obtienen de los bosques depende, en parte, de la
inversión en el sector forestal, incluidas las inversiones de capital a largo plazo y los gastos operativos anuales.
6.3. Empleo y necesidades
de la comunidad
Eucalyptus grandis. División de plantas para su multiplicación y
posterior colocación en medio de cultivo para enraizamiento.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
El empleo relacionado con los bosques es una medida útil de la importancia social y económica de
ellos, tanto a nivel nacional como a nivel local. Los
salarios e índice de ingresos, junto con la tasa de accidentalidad, son indicadores de la calidad del empleo. Las comunidades cuyas economías se concentran en las industrias forestales, o que recurren a los
bosques con fines de subsistencia, pueden ser vulnerables a los efectos de los cambios económicos o
políticos a corto o a largo plazo. Estos indicadores
brindan información sobre los niveles y la calidad
del empleo forestal, la resistencia de la comunidad
frente al cambio, el uso de los bosques con fines de
subsistencia, y la distribución de los ingresos que
generan los bosques.
Clasificación de plantas de Eucalyptus grandis.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
114
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. a.
Valor y volumen de la producción de madera
y productos de la madera, incluidos los
procesamientos primarios y secundarios.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el valor y el volumen de la
madera y de los productos de la madera en las diversas etapas de procesamiento. Estos datos
reflejan un aspecto de la importancia que tienen los bosques y el sector de procesamiento de la
madera en las economías nacionales.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Carga de un camión con paquetes de tablas, Aserradero CRAFI, Entre Ríos. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Producción
Los datos sobre extracción de productos primarios y elaborados son provistos por los Servicios Forestales Provinciales y la Administración de Parques Nacionales. El
instrumento de obtención de los datos estadísticos son las
Guías Forestales11 extendidas por los organismos arriba
mencionados. En algunas jurisdicciones no se registran todos los cortes de madera y debido a ello los datos originales son corregidos por los valores que registran las industrias del faqueado, compensado, tanino, tableros de fibra y
partículas, papel, pastas e impregnación. Esta corrección
se realiza a través del Censo Anual de la Industria de la
Madera y el Papel.
Apilado de rollos de especies nativas. Autor Daniela García.
11 Guía forestal o Guía de transporte: documento que ampara la carga de un producto forestal, asegurando el origen legal de la misma.
115
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Extracción de Rollizos a nivel nacional (m3)
Cuadro 27
Año
Total
Nativas
Cultivadas
2002
9.864.965
897.825
8.967.140
2003
10.601.509
967.056
9.634.453
2004
10.529.833
1.101.189
9.428.644
2005
11.143.032
1.253.734
9.889.289
2006
10.736.604
1.213.180
9.523.424
2007
10.306.534
998.802
9.307.732
2008
9.836.500
904.371
8.932.129
2009
11.141.639
667.086
10.474.553
2010
12.035.770
681.416
11.354.354
2011
12.010.778
671.349
11.339.429
2012
14.604.896
701.784
13.903.112
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF),
en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
Extracción de Rollizos a nivel nacional
16.000.000
Gráfico 17
14.000.000
12.000.000
m3
10.000.000
8.000.000
6.000.000
4.000.000
2.000.000
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
Años
Nativas
Cultivadas
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción
Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal
(PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
116
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Extracción de Leña a nivel nacional (m3) Cuadro 28
Año
Total
Cultivadas
Nativas
2002
2.798.112
45.027
2.753.085
2003
3.589.467
70.767
3.518.700
2004
5.594.013
82.380
5.511.633
2005
4.380.125
62.984
4.317.141
2006
4.383.078
121.261
4.261.817
2007
4.293.650
93.765
4.199.885
2008
4.362.429
115.100
4.247.329
2009
4.267.153
88.200
4.178.953
2010
4.374.522
75.670
4.298.852
2011
4.547.140
56.536
4.490.604
2012
3.992.571
74.898
3.917.673
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF),
en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
Extracción de Leña a nivel nacional
6.000.000
Gráfico 18
5.000.000
3.000.000
2.000.000
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
0
2003
1.000.000
2002
m3
4.000.000
Años
Nativas
Cultivadas
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada
por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
117
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Extracción de Postes a nivel nacional (m3) Cuadro 29
Año
Total
Nativas
Cultivadas
2002
154.334
48.971
105.363
2003
196.984
67.632
129.352
2004
212.901
93.621
119.280
2005
252.835
88.285
164.550
2006
265.542
76.156
189.386
2007
378.980
67.651
311.329
2008
109.731
64.614
45.117
2009
122.137
32.273
89.864
2010
154.188
34.732
119.456
2011
111.278
48.043
63.235
2012
89.861
47.029
42.832
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF),
en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
350.000
Extracción de Postes a nivel nacional
Gráfico 19
300.000
m3
250.000
200.000
150.000
100.000
50.000
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
Años
Nativas
Cultivadas
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada
por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
118
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Extracción de Otros Productos
a nivel nacional (m3)
Cuadro 30
Año
Total
Nativas
Cultivadas
2002
35.042
15.066
19.976
2003
39.048
12.177
26.871
2004
73.241
35.723
37.518
2005
49.212
30.018
19.194
2006
82.958
12.996
69.962
2007
78.346
25.279
53.067
2008
119.139
39.658
79.481
2009
25.946
22.593
3.353
2010
42.169
29.586
12.583
2011
91.252
13.258
77.994
2012
38.899
7.634
31.265
Otros Productos incluye: estacones, rodrigones, trocillos, puntales, varas, varillas, varillones
y varejones.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF),
en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
90.000
Extracción de Otros Productos a nivel nacional
Gráfico 20
80.000
70.000
m3
60.000
50.000
40.000
30.000
20.000
10.000
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
Años
Nativas
Cultivadas
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción
Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales y APN.
119
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Efectuando un análisis del comportamiento de los diferentes productos en el periodo 2002-2012 se puede observar que:
• Rollizos: el 92% de la producción es de especies culti-
vadas. El mayor registro del total producido (nativo más
cultivadas) corresponde al año 2012. Las especies nativas promedian en la serie unos 914.345 m3, mientras que
las cultivadas 10.250.388 m3.
• Leña: el 98% de la producción de leña total son de
especies nativas y el mayor volumen producido fue en
el año 2004 equivalente a 5.594.013 m3. En el periodo
las especies nativas promedian los 4.154.152 m3 y las
cultivadas 80.599 m3.
• Postes: el 67% de la producción de postes es de espe-
cies cultivadas; el mayor registro de la producción total
fue en el año 2007 de 378.980 m3. Las especies nativas
registran un promedio de 60.819 m3 y las cultivadas
125.433 m3 respectivamente.
• Otros productos: el 64% de otros productos es de
especies cultivadas, el año 2008 tiene el mayor registro
de la serie. Las especies nativas promedian 22.181 m3 y
39.206 m3 las cultivadas a lo largo del periodo.
Valor
El Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), ha
desarrollado la serie de precios de especies nativas para
productos primarios desde el año 2002 y elaborados desde
el año 2004, discriminado por producto y especie a nivel
provincial. A través de la matriz de valoración p x q (precio
por cantidad extraída) puede estimarse el valor de las extracciones de cada producto desde los mencionados años.
Metodología: para la valoración de los rollizos se pon-
deraron las extracciones de cada jurisdicción por el precio
promedio anual “puesto en industria”, mientras que para
la leña como tal por el precio en “playa de monte”. El precio de carbón es el que corresponde al carbón a granel en
la carbonera. Los cuadros siguientes muestran la cobertura
obtenida por año y por producto para la extracción.
Valor de la extracción de Rollizos de especies nativas, por año
Cuadro 31
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011
2012
millones de pesos
0,7
*
56,4
52,2
61,9
72,6
72,8
80,9
117,9
153,1 268,8
* No se calcula el valor del año 2003, ya que no se dispone de datos de precios.
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Estación Experimental INTA Concordia.
Valor de la extracción de Rollizos de especies nativas, por año
300
Gráfico 21
millones de pesos
250
200
150
100
50
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
2011 2012
Años
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Estación Experimental INTA Concordia.
120
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Se puede observar a través de la serie del cuadro 31 y gráfico 21 que el precio promedio de la extracción de Rollizos
de especies nativas del año 2012 se incrementó un 50%,
respecto al año anterior.
Asimismo, la serie del cuadro 32 y gráfico 22 muestra
que el precio promedio de la extracción de leña de especies nativas del año 2012 aumentó un 27%, respecto al
año anterior.
Valor de la extracción de Leña de especies nativas, por año
Cuadro 32
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011
2012
millones de pesos
30,6
33,9
50,1
55,6
55,9
49,8
110,7 116,4 126,2 217,6 226,2
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental .Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Estación Experimental INTA Concordia.
millones de pesos
Valor de la extracción de Leña de especies nativas, por año
250
Gráfico 22
200
150
100
50
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
2011 2012
Años
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Estación Experimental INTA Concordia.
Valor de la producción de Carbón
de especies nativas, por año
Cuadro 33
2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011
2012
millones de pesos
34,8
33,5
34,2
44,0
65,3
113,3
122,1 152,4 145,2
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de
Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales,
Estación Experimental INTA Concordia.
121
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
millones de pesos
Valor de la producción de Carbón
de especies nativas, por año
180
160
140
120
100
80
60
40
20
0
2004 2005 2006 2007 2008 2009
2010
Gráfico 23
2011
2012
Años
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Estación Experimental INTA Concordia.
A través del cuadro 33 se puede observar una disminución en el valor de la producción del carbón para el último
registro de la serie (2012). Ese descenso es debido a una
merma en la producción de carbón.
A pesar de ello el precio unitario sigue registrando una
tendencia creciente. Se puede observar a través de la serie
que el precio promedio del año 2012 se incrementó un 4%,
respecto al año anterior.
Industria
El Programa Nacional de Estadística Forestal (DB) realiza
el Censo Anual de la Industria de la Madera a las empresas
productoras de faqueado, compensado y tanino; mientras
que el Área de Economía e Información (DPF) realiza el
Censo Anual de la Industria de la Madera y el Papel para
las empresas de tableros de fibra, tableros de partículas,
pastas y papel. Los datos referidos a las mencionadas industrias incluyen especies nativas y cultivadas.
Para la industria del aserrado no se realizan encuestas y
los rollizos utilizados son obtenidos por diferencia entre
los rollizos declarados por cada jurisdicción y la materia
prima utilizada por las industrias de: Tableros de Fibra,
Tableros de Partículas, Faqueado, Compensado, Tanino y
Pasta y Papel.
Se consideró una serie que se inicia en 2002 y finaliza en
2012 con una periodicidad anual.
La producción es el punto de partida para poder realizar el
cálculo del consumo aparente y del consumo per cápita.
122
Horno de carbón. Autor Natalia Acosta.
Madera aserrada de Prosopis sp. “algarrobo”. Autor Natalia Acosta.
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Producción Industrial
Tableros
Años de Fibra
Cuadro 34
Tableros de Faqueado Compensado Madera
Partículas
Aserrada
(miles m3) (miles m3)
(miles m3)
(miles m3)
Pasta
Papel
(miles m3) (miles t) (miles t)
Tanino
(miles t)
2002
298
318
2
60
1.658
827
1.072
55
2003
578
455
2
77
1.816
782
1.212
50
2004
627
536
1
84
1.288
937
1.344
62
2005
631
602
1
86
1.740
937
1.769
61
2006
656
584
2
91
1.610
926
1.544
70
2007
620
555
1
85
1.516
941
1.423
75
2008
797
564
1
82
955
860
1.708
67
2009
606
512
1
66
2.151
715
1.438
44
2010
647
568
1
69
2.159
711
1.206
69
2011
642
552
1
70
2.151
637
1.215
60
2012
617
506
1
68
3.339
755
1.186
66
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e
Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
En el análisis del comportamiento de las Industrias Forestales para el periodo considerado (2002-2012) se puede
inferir que:
• El promedio de la producción en miles de m3 de los Tableros de Fibra fue de 611, el de Tableros de Partículas
523, el Faqueado 1, el Compensado 76 y la madera aserrada 1.853.
• El promedio de la producción en miles de toneladas para
las Pastas fue de 821, el de Papel 1.374 y para el Tanino 62.
Aserradero de Eucalyptus sp., Entre Ríos.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
• Los mayores registros observados en la producción de
las distintas industrias fueron los siguientes: Tableros de
Fibra en el año 2008, Tableros de Partículas en 2005, Faqueado en los años 2002, 2003 y 2006, Madera Aserrada
en 2012, Pastas en 2007, Papel en 2005 y Tanino en 2007.
• Se concluye de acuerdo a los análisis anteriores que a
excepción de la producción de Faqueado y Pastas cuya variación fue negativa a lo largo del periodo (-50% y -9%
respectivamente), el resto de las industrias registran variaciones positivas, destacándose en especial las industrias de
los Tableros de Fibra y la Madera Aserrada con incrementos del 107% y 101%.
Aserrín. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
123
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Producción por tipo de industria y año
Gráfico 24
4.000
3.500
miles de m3
3.000
2.500
Tableros de fibra
2.000
Tableros de Partículas
Faqueado
Compensado
1.500
1.000
500
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
Madera Aserrada
2002
0
Años
Producción por tipo de industria y año
Gráfico 25
Pasta
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
Papel
Tanino
2003
2.000
1.800
1.600
1.400
1.200
1.000
800
600
400
200
0
2002
miles de toneladas
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de
Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a
información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
Años
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de
Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a
información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
124
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. b.
Valor de los productos forestales no madereros
producidos o recolectados.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el valor de los Productos
Forestales No Madereros (PFNM). La recolección, el procesamiento y el uso de PFNM representan
dimensiones importantes del valor económico de los bosques. En algunos países, los PFNM
cumplen un papel fundamental para el sustento y el estilo de vida de las comunidades indígenas
y otras comunidades rurales.
Calidad de la información: A
Valor
La serie de Valor de los Productos Forestales No Madereros (PFNM) es presentada para los años 2011-2012, ya
que a partir de esa fecha se comenzó a disponer de datos
sobre precios de estos productos.
El total comercializado en ambos años fue de unos 315
millones de pesos mientras que el incremento en el año
2012 fue del 62%.
Progreso del Indicador:
El producto industrial Miera representa el 89% y el 98%
en los años 2011 y 2012 respectivamente con respecto a
la producción total de PFNM.
Para la Valoración de los PFNM se pondera la producción por producto y jurisdicción y según quien suministra los datos. En el año 2012 un 25,64% corresponde a la
figura del acopiador, un 1,55% al productor, un 0,81% al
recolector/cosechero y otro 0,52% al exportador, mientras que un 71,48% no discriminó por tipo de informante.
Valor de los Productos Forestales
No Madereros, por uso
Cuadro 35
Uso
2011
2012
pesos argentinos
Total
120.275.251
194.805.715
11.601.052
3.202.495
883.540
451.990
Construcción
91.146
20.470
Farmacéutico y medicinal
11.008
-
Semillas para forestación
50.935
3.400
Forrajero
415.000
-
Industrial
107.222.570
191.127.360
Alimenticio
Artesanal/Ornamental
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría
de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de
Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por los Servicios
Forestales Provinciales, Administración de Parques Nacionales (APN), Fundaciones,
Asociaciones, ONGs y Empresas Privadas del Sector Forestal.
125
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Valor de los Productos Forestales No Madereros,
por uso. Año 2011
Gráfico 26
100
89,15%
90
80
70
%
60
50
40
Farmacéutico y medicinal
Semillas para la forestación
Construcción
Forrajero
Artesanal/Ornamental
Alimenticio
Industrial
30
20
9,65%
10
0,01% 0,04% 0,08% 0,35% 0,73%
0
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Administración de Parques Nacionales (APN),
Fundaciones, Asociaciones, ONGs y Empresas Privadas del Sector Forestal.
Valor de los Productos Forestales
No Madereros, por uso. Año 2012.
98,11%
100
90
Farmacéutico y medicinal
Semillas para la forestación
Construcción
Forrajero
Artesanal/Ornamental
Alimenticio
Industrial
80
70
60
%
Gráfico 27
50
40
30
20
10
-
0
0,00% 0,01%
-
0,23% 1,64%
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por los Servicios Forestales Provinciales, Administración de Parques Nacionales (APN),
Fundaciones, Asociaciones, ONGs y Empresas Privadas del Sector Forestal.
Bibliografía:
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal. “Anuario de Estadística Forestal de especies nativas”.
Años 2002-2012. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=2136
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal. “Series Estadísticas Forestales”.
Años 2002-2012. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=305
126
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. d.
Consumo de madera y productos de la madera
totales y per cápita en equivalentes de madera sólida.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el consumo, incluido el consumo
per cápita, de madera y productos de la madera. La cantidad consumida de madera y de productos
de la madera ilustra un aspecto del grado de dependencia de la sociedad respecto a los bosques
como fuentes de materias primas.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Los segmentos que componen los productos de madera
sólida identificados son: Madera Aserrada, Tableros de
Fibra, Tableros de Partículas, Faqueado, Compensado, Tanino, Pasta y Papel.
cambio para la industria del Aserrado, como no se realizan
encuestas anuales, los datos surgen por diferencia entre rollizos extraídos y la materia prima rollizos utilizada por las
industrias encuestadas.
Para las industrias de Tableros de Fibra, Tableros de Partículas, Pasta y Papel se utilizaron los datos suministrados
por la Dirección de Producción Forestal del MAGyP. En el
caso de las industrias de Faqueado y Compensado y Tanino la fuente fue la Dirección de Bosques de la SAyDS. En
Se consideró una serie que se inicia en 2002 y finaliza en
2012 con una periodicidad anual. La producción es el punto de partida para poder realizar el cálculo del consumo
aparente12 y del consumo per cápita (m3).
Consumo aparente, según industria
Años
Tableros
de Fibra
Tableros de Faqueado Compensado Madera
Partículas
Aserrada
(miles m3) (miles m3)
(miles m3)
(miles m3)
Cuadro 36
Pasta
Papel
(miles m3) (miles t) (miles t)
Tanino
(miles t)
2002
132
152
*0
47
1.395
457
1.231
14
2003
378
255
** 0
70
1.539
633
1.518
9
2004
182
336
4
76
1.372
851
1.752
18
2005
212
402
-11
91
1.461
847
2.239
15
2006
240
435
5
103
1.343
836
2.006
17
2007
413
406
4
118
1.380
915
2.069
23
2008
432
494
4
117
736
817
2.373
30
2009
609
147
2
85
2.151
622
1.345
9
2010
682
571
2
119
1.983
641
1.104
19
2011
423
587
1
142
2.044
641
1.172
14
2012
617
499
1
118
3.346
598
1.143
26
* En el año 2002, la cifra es significativa al primer decimal siendo su valor 0,16 miles de m³
**En el año 2003, la cifra es significativa al primer decimal siendo su valor 0,25 miles de m³
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e
Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
12 Consumo aparente= Producción + Importación - Exportación
127
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Consumo aparente
3.500
Gráfico 28
miles de m3
3.000
2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
-500
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
Años
Tableros de Fibra
Tableros de Partículas
Faqueado
Compensado
Madera Aserrada
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de
Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a
información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
Gráfico 29
2.500
2.000
1.500
1.000
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
0
2003
500
2002
miles de toneladas
Consumo aparente
Años
Pasta
Papel
Tanino
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección
de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y
Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información
proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
128
2012
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
En la serie analizada 2002-2012 los promedios de consumo aparente anual de la producción industrial son los
siguientes:
• Tableros de Partículas aumentó 367 %
• Pasta aumentó 31 %
• Papel disminuyó 7 %
• Tanino aumento un 86 %
• Tableros de Fibra: 393 miles m³
• Tableros de Partículas: 390 miles m³
• Faqueado: 1mil m³
• Compensado: 99 miles m³
• Aserrado: 1.705 miles m³
• Pasta: 714 miles t
• Papel: 1.632 miles t
• Tanino: 18 miles t
Los valores máximos alcanzados de consumo aparente
para la serie analizada fueron:
• Faqueado: 5 miles m³ en al año 2006
• Fibra: 682 miles m³ en el año 2010
• Partículas: 587 miles m³ en el 2011
• Compensado: 142 miles m³ en el 2011
• Madera Aserrada: 3.346 miles m³ en el 2012
• Pasta: 915 miles t en el 2007
• Papel: 2.373 miles t en el 2008
• Tanino: 30 miles t en el 2008
En el período analizado el consumo aparente registró las
siguientes variaciones:
En cuanto al Faqueado el valor más bajo fue de -11 miles
m³ en el 2005. El consumo aparente negativo de ese año,
puede ser explicado por tener stock de años anteriores que
permitió exportar más de lo producido.
• Compensado se incrementó en un 151%
• Faqueado aumentó un 525%
• Madera Aserrada aumentó un 140%
• Tableros de Fibra aumentó 367 %
Consumo per cápita, según industria
Años
Tableros
de Fibra
Tableros de Faqueado Compensado Madera
Partículas
Aserrada
(miles m3 / (miles m3/ (miles m3 /
mil hab)
mil hab)
mil hab)
(miles m3 /
mil hab)
Cuadro 37
Pasta
Papel
Tanino
(miles m3 / (miles t / (miles t / (miles t /
mil hab)
mil hab) mil hab) mil hab)
2002
3
4
*
1
37
12
32
*
2003
10
7
*
2
41
17
40
*
2004
5
9
*
2
35
22
45
*
2005
6
10
*
2
38
22
58
*
2006
6
11
*
3
35
22
54
*
2007
10
10
*
3
35
23
52
*
2008
11
12
*
3
19
21
60
*
2009
15
4
*
2
54
16
34
*
2010
17
14
*
3
49
16
28
*
2011
11
15
*
4
51
16
29
*
2012
15
12
*
3
81
15
28
*
*El consumo per cápita para la producción de faqueado tiene valores significativos a partir del sexto decimal y para tanino a partir del cuarto decimal.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e
Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
El promedio general de consumo per cápita de los distintos
productos, para la serie analizada fue:
• Tableros de Fibra: 10 miles m³/ mil hab,
• Tableros de Partículas: es 10 miles m³/ mil hab
• Compensado: 3 miles m³/ mil hab,
129
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
• Madera Aserrada: 43 miles m³ / mil hab.
• Pastas: 18 miles t. / mil hab.
• Papel: 42 miles t./ mil hab.
Consumo per cápita
90
Gráfico 30
80
miles m3/mil hab
70
60
50
40
30
20
10
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005
2004
2003
-10
2002
0
Años
Playa de trozas.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Tableros de fibra
Tableros de Partículas
Compensado
Madera Aserrada
Faqueado
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF),
en base a información proporcionada por las Empresas Privadas del Sector Forestal.
70
Consumo per cápita
Gráfico 31
Cinta transportadora volcando chips en el sector de
acopio. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Para esta serie los valores máximos de consumo per cápita para los distintos productos se registraron en los siguientes años:
• Tableros de Fibra: 17 miles m³ /
mil hab. en el 2010
• Tableros de Partícula: 15 miles m³ /
mil hab. en el 2011
• Compensado: 4 miles m³ /
mil hab. en el 2011
• Madera Aserrada: 81 miles m³ /
mil hab. en el 2012
• Pasta: 23 miles t / mil hab. en el 2007
• Papel: 60 miles t / mil hab. en el 2008
130
miles t/mil hab
60
50
40
30
20
10
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012
Años
Pasta
Papel
Tanino
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura.
Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría
de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal (PNEF), en base a información proporcionada por las Empresas Privadas
del Sector Forestal.
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. f.
Valor y volumen en equivalentes de madera sólida,
de las exportaciones e importaciones de productos
de la madera.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre el valor y el volumen de las
exportaciones e importaciones de productos de la madera de un país y su aporte a la economía
nacional. El comercio internacional de los productos de madera puede ser un factor significativo
en el manejo, el uso comercial y el valor económico de los bosques.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Comercio Exterior
Los datos de Comercio Exterior son proporcionados por
el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), a
través de la Dirección Nacional de Estadísticas del Sector
Externo, en base a la documentación aduanera en las que
se registran las operaciones de exportación e importación
de mercaderías, denominadas permiso de embarque y despacho de importación, respectivamente.
Aserradero. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Exportación e Importación de los
productos provenientes de la madera
Año
Exportaciones
Cuadro 38
Importaciones
Toneladas
Dólares
Toneladas
Dólares
2002
1.100.553
491.597.740
546.426
425.206.693
2003
1.406.440
612.252.416
826.556
607.180.115
2004
1.542.269
783.390.203
1.086.429
829.742.080
2005
1.499.491
784.549.589
1.175.144
977.426.771
2006
1.503.715
918.552.130
1.222.265
1.098.185.458
2007
1.423.975
958.202.108
1.429.282
1.315.638.133
2008
1.256.624
965.894.383
1.374.544
1.495.503.390
2009
1.262.789
846.961.483
1.090.413
1.122.603.842
2010
1.281.536
1.014.829.055
1.347.396
1.533.149.494
2011
1.093.831
1.034.530.124
1.433.185
1.838.654.815
2012
828.346
738.782.252
1.252.316
1.598.448.479
2013
795.694
720.722.613
1.178.008
1.529.257.811
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en
base a información del INDEC.
131
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
toneladas
Exportación de los productos
provenientes de la madera por año
1.800.000
1.600.000
1.400.000
1.200.000
1.00.000
800.000
600.000
400.000
200.000
0
Gráfico 32
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
Años
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en
base a información del INDEC.
Importación de los productos
provenientes de la madera por año
1.600.000
Gráfico 33
1.400.000
toneladas
1.200.000
1.00.000
800.000
600.000
400.000
200.000
0
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013
Años
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en
base a información del INDEC.
132
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Balanza comercial de los productos provenientes
de la madera (en millones de dólares)
Cuadro 39
Concepto
/año
Exportación Importación
Saldo
Total
comercializado
2002
491,6
425,2
66,4
916,8
2003
612,3
607,2
5,1
1.219,4
2004
783,4
829,7
-46,4
1.613,1
2005
784,5
977,4
-192,9
1.762,0
2.016,7
2006
918,6
1.098,2
-179,6
2007
958,2
1.315,6
-357,4
2.273,8
2008
965,9
1.495,5
-529,6
2.461,4
2009
847,0
1.122,6
-275,6
1.969,6
2.548,0
2010
1.014,8
1.533,1
-518,3
2011
1.034,5
1.838,7
-804,1
2.873,2
2012
738,8
1.598,4
-859,7
2.337,2
2013
720,8
1.529,3
-808,5
2.250,0
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y
Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a
información del INDEC.
Balanza comercial de los productos
provenientes de la madera
Gráfico 34
3.500
3.000
2.500
2.000
1.500
1.000
500
0
-5.000
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
2011
2012
2013
-1.000
-1.500
Exportación
Importación
Saldo
Total comercializado
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del INDEC.
133
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Del análisis de los cuadros disponibles se puede concluir
que:
• En la serie considerada, para el año 2011 se registraron
los mayores valores de las importaciones forestales en valor (1.839 millones de dólares) y volumen (1.433.185 toneladas) mientras que en las exportaciones ese mismo año
tiene el máximo en dólares (1.034 millones de dólares)
pero en unidades físicas el mayor corresponde al año 2004
(1.542.269 toneladas).
• A lo largo del periodo las exportaciones en dólares se
incrementaron un 47%; las importaciones lo hicieron un
260%, el total comercializado el 145%; mientras que el
saldo descendió en un 1.317%.
Bibliografía:
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Comercio Exterior de Productos Forestales”.
Años 2002-2012. http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=304
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística
Forestal. “Series Estadísticas Forestales”. Años 2002-2012.
http://www.ambiente.gov.ar/?idarticulo=305
• A lo largo de la serie se puede observar que el saldo negativo se registra a partir del año 2004, luego de la salida
de la convertibilidad en el año 2002, no volviendo a registrarse saldos positivos.
Grúa forestal cargando rollos de eucalipto. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
134
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6.1. h.
Exportaciones como porcentaje de la producción de
madera y productos de la madera e importaciones
como parte del consumo de madera y productos de la
madera.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre la importancia relativa del
comercio internacional de la madera y los productos de la madera para la producción y el
consumo nacionales. Las exportaciones de madera y productos de la madera pueden constituir
una importante fuente de ingresos para las economías nacionales. Las importaciones pueden
complementar o sustituir la producción desde fuentes forestales nacionales.
Calidad de la información: A
Las cifras objeto de análisis para el presente indicador fueron suministradas por la Dirección de Producción Forestal
del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Dirección de Bosques de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. El método utilizado fue una encuesta
anual a las industrias del sector maderero, cuyo objetivo es
realizar un relevamiento de datos que permita obtener la
información necesaria para conocer la evolución del mismo y la elaboración de estadísticas.
Transporte de rollos de Pinus sp., Corrientes.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Progreso del Indicador:
Producción Industrial
Exportación de Productos de la Madera
En el Cuadro 40, se observa cómo fue evolucionando la
producción y exportación de los principales productos
forestales. De ello, podemos inferir que la producción de
tableros de fibra alcanzó los 298 mil m³ en el año 2002, de
los cuales 89 % fue destinado a la exportación. Durante
los años siguientes la producción fue creciendo de manera sostenida hasta el año 2008 donde se registró la mayor
producción del periodo 2002 – 2012 con 797 mil m³; en
cuanto a los envíos al exterior, alcanzó el 50 %. Durante la
mencionada década, podemos observar que la producción
creció un 107% y se exportó solo un 56 % de lo producido.
Aserradero, Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
135
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Producción Industrial/ Exportación de Productos de la Madera (miles m3)
Años
Tableros
de Fibra
Prod. Exp.
Tableros
de Partículas
%
Prod. Exp.
Faqueado
Prod. Exp.
%
%
Cuadro 40
Tableros
compensados
Madera
Aserrada
Prod. Exp. %
Prod. Exp. %
2002
298
264
89
318
170
53
2
4
200
60
14
23
1.658
295
18
2003
578
450
78
455
209
46
2
6
300
77
15
19
1.816
365
20
2004
627
457
73
536
211
39
1
3
300
84
16
19
1.288
41
3
2005
631
431
68
602
197
33
1
19
1.900
86
12
14
1.740
405
23
2006
656
430
66
584
178
30
2
3
150
91
15
16
1.610
380
24
2007
620
229
37
555
86
15
1
2
200
85
11
13
1.516
237
16
2008
797
396
50
564
103
18
1
2
200
82
7
9
955
301
32
2009
606
304
50
512
135
26
1
2
200
66
5
8
2.151
211
10
2010
647
330
51
568
119
21
1
3
300
69
4
6
2.159
220
10
2011
642
305
48
552
99
18
1
4
400
70
1
1
2.151
152
7
2012
617
210
34
506
40
8
1
2
200
68
2
3
3.339
27
1
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información
y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la Industria de la Madera y el Papel para la producción y
del INDEC para las exportaciones.
Producción Industrial / Exportación de pastas,
papel y taninos (miles de t)
Cuadro 41
Años
Pastas
Papel
Tanino
Prod.
Exp.
%
Prod. Exp.
%
2002
827
258
31
1.072
188
18
55
44
80
2003
782
255
33
1.212
225
19
50
44
88
2004
937
134
14
1.344
287
21
62
48
77
2005
937
223
24
1.769
304
17
61
50
82
2006
926
212
23
1.544
336
22
70
57
81
2007
941
195
21
1.423
270
19
75
60
80
2008
860
179
21
1.708
256
15
67
50
75
2009
715
250
35
1.438
257
18
44
37
84
2010
711
229
32
1.206
261
22
69
54
78
2011
637
164
26
1.215
183
15
60
49
82
2012
755
204
27
1.186
238
20
66
46
70
Prod. Exp.
%
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la
Industria de la Madera y el Papel para la producción y del INDEC para las exportaciones.
136
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
En cuanto a los tableros de partículas, la mayor producción se produjo en el año 2005 con 602 mil m³ y los envíos a otros mercados fueron de 197 mil m³, un 33% de
lo fabricado. A lo largo de los diez años bajo análisis la
producción creció un 60%.
Cabe destacar que desde el 2002 al 2012, la producción
de chapas (faqueado) fue ínfima, con una producción que
osciló entre 2 y 1 mil m³. La exportación de este producto
se caracterizó por estar conformada por stocks acumulados de años anteriores.
En el caso de los tableros compensados de madera, tuvieron un comportamiento fluctuante durante el periodo 2002
– 2012 en lo que respecta a la producción. Las mismas estuvieron entre los 60 mil m³ a los 91 mil m³. El año que más
se fabricó fue en el 2006, cuando alcanzó los 91 mil m³ y
las exportaciones fueron de 15 mil m³. El dato a destacar
son los envíos al exterior, los cuales fueron disminuyendo
respecto a lo fabricado. Durante los años siguientes al 2002
los mismos pasaron de 14 mil m³ a 2 mil m³ en el 2012.
Fábrica de muebles, Misiones. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
La producción de madera aserrada se caracterizó por mantener un crecimiento constante la década del 2002 al 2012.
En el año 2002, fue de 1.658 mil m³ y de 3.339 mil m³ en
el 2012, representando un incremento del 101%, al igual
que con los compensados, las exportaciones se contrajeron
significativamente pasando de los 295 mil m³ a los 27 mil
m³ durante los años 2002 y 2012, respectivamente.
La elaboración de pastas y papel se mantuvo con una tendencia creciente. La producción de pastas arrojó resultados que estuvieron entre los 827 y 941 mil t y los índices
de exportación superaron el 20%. El papel tuvo un comportamiento similar con una producción que alcanzó el
pico máximo en el 2005 con 1.769 mil t, los envíos al exterior rondaron el 20%. La producción del tanino fue de
55 mil t en el 2002 y en el 2007 fue de 75 mil t, marcando
un crecimiento del 36%. A partir del 2008 en adelante
este incremento empezó a ceder llegando a las 66 mil t
en el 2012. Las exportaciones de este producto rondaron
entre el 70 y el 80% durante el periodo 2002 – 2012.
Producción Industrial
Importación de Productos de la Madera
A continuación se analiza el comportamiento de las importaciones con relación a la elaboración de los principales productos de la madera desde el 2002 al año 2012.
En el Cuadro 42, se observa que el producto tableros de
fibra registró un incremento considerable de las importaciones pasando de 4 mil m³ en el año 2002 a 43 mil m³
Planta de producción de Tableros de Fibra, Misiones. Autor Pablo Oliveri,
gentileza UCAR-MAGyP.
en el 2012, representando un ascenso del 975%, con un
porcentaje del total importado sobre lo producido del 1 al
7%, respectivamente.
Esta tendencia alcista en las importaciones también se
vio reflejada en los tableros de partículas. En el año 2002
las mismas fueron de 4 mil m³, en el año 2007 las compras al exterior registraron el mayor valor del periodo
2002 – 2012, con 40 mil m³, y un incremento del 900%,
a partir de este año fue descendiendo para mantener un
ritmo constante de entre los 31 mil m³ a los 33 mil m³.
Los porcentajes también se mantuvieron en el orden del
1 al 7% durante el periodo analizado.
La evolución de la industria del faqueado descendió y la
de los tableros compensados fue en ascenso durante el
periodo 2002 – 2012.
137
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Producción Industrial/ Importación de Productos de la Madera (miles m3)
Años
Tableros
de Fibra
Tableros
de Partículas
Prod. Imp. %
Prod. Imp.
Faqueado
%
Prod. Imp.
Cuadro 42
Tableros
compensados
%
Madera
Aserrada
Prod. Imp. % Prod. Imp. %
2002
298
4
1
318
4
1
2
2
100
60
1
2
1.658
22
1
2003
578
7
1
455
9
2
2
4
200
77
8
10
1.816
88
5
2004
627
12
2
536
11
2
1
6
600
84
8
10
1.288
125
10
2005
631
14
2
602
12
2
1
7
700
86
17
20
1.740
126
7
2006
656
14
2
584
29
5
2
6
300
91
27
30
1.610
113
7
2007
620
22
4
555
40
7
1
5
500
85
44
52
1.516
101
7
2008
797
33
4
564
31
5
1
5
500
82
42
51
955
82
9
2009
606
23
4
512
23
4
1
3
300
66
25
38
2.151
50
2
2010
647
37
6
568
27
5
1
4
400
69
54
78
2.159
44
2
2011
642
41
6
552
30
5
1
4
400
70
73
104
2.151
45
2
2012
617
43
7
506
33
7
1
3
300
68
51
75
3.339
34
1
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información
y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la Industria de la Madera y el Papel para la producción y
del INDEC para las importaciones.
Producción Industrial/ Importación de pastas,
papel y tanino (miles de t)
Cuadro 43
Años
Pastas
Prod. Imp.
Papel
Tanino
%
Prod.
Imp.
%
Prod. Imp.
%
2002
827
112
14
1072
347
32
55
3
5
2003
782
106
14
1212
531
44
50
3
6
2004
937
141
15
1344
695
52
62
4
6
2005
937
137
15
1769
774
44
61
4
7
2006
926
122
13
1544
798
52
70
4
6
2007
941
168
18
1423
916
64
75
8
11
2008
860
136
16
1708
921
54
67
13
19
2009
715
157
22
1438
773
54
44
2
5
2010
711
159
22
1206
948
79
69
4
6
2011
637
168
26
1215
1003
83
60
3
5
2012
755
165
22
1186
873
74
66
6
9
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la
Industria de la Madera y el Papel para la producción y del INDEC para las importaciones.
138
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
El porcentaje de las importaciones sobre la producción
creció de una manera sostenida, llegando a alcanzar hasta
el 700% en el año 2005 para el caso de los faqueados y
del 104% en el año 2011 para los compensados.
En sentido inverso, la madera aserrada fue el producto que
menor cantidad de importaciones sobre la producción produjo en diez años. Esto se tradujo en que el porcentaje de
las compras al exterior sobre la cantidad elaborada fuera
muy ínfimo manteniéndose en el orden del 1 al 10%.
Por último, considerando a las pastas y al papel, se puede
decir que, en el caso de las pastas, el porcentaje de las
importaciones sobre lo producido fue creciendo, pasando
del 14% en el 2002 al 22% en el 2012, siendo el año 2011
donde dicho porcentaje fue el mayor, 26%. El comportamiento del papel también fue creciendo partiendo del
32% en el 2002 y llegando al 83% en el año 2011, presentando una leve baja en el año 2012 llegando al 74%.
En cuanto al tanino, las importaciones fueron exiguas
comparadas con otras industrias, alcanzando sus valores
más altos en los años 2007 y 2008 con un 11% y 19%,
respectivamente.
Consumo aparente
Importación de Productos de la Madera
En los cuadros 44 y 45, se presenta la evolución de las
importaciones con relación al consumo aparente de los
principales productos industriales de la madera.
Consumo aparente / Importación de Productos de la Madera (miles m3)
Años
Tableros
de Fibra
Tableros
de Partículas
Cons. Imp. %
Cons. Imp.
%
Faqueado
Cons. Imp.
Tableros
compensados
%
Cuadro 44
Madera
Aserrada
Cons. Imp. % Cons. Imp. %
2002
132
4
3
152
4
3
*0
2
0
47
1
2
1.395
22
2
2003
378
7
2
255
9
4
** 0
4
0
70
8
11
1.539
88
6
2004
182
12
7
336
11
3
4
6
150
76
8
11
1.372
125
9
2005
212
14
7
402
12
3
-11
7
-64
91
17
19
1.461
126
9
2006
240
14
6
435
29
7
5
6
120
103
27
26
1.343
113
8
2007
413
22
5
406
40
10
4
5
125
118
44
37
1.380
101
7
2008
432
33
8
494
31
6
4
5
125
117
42
36
736
82
11
2009
609
23
4
147
23
16
2
3
150
85
25
29
2.151
50
2
2010
682
37
5
571
27
5
2
4
200
119
54
45
1.983
44
2
2011
423
41
10
587
30
5
1
4
400
142
73
51
2.044
45
2
2012
617
43
7
499
33
7
1
3
300
118
51
43
3.346
34
1
* En el año 2002, la cifra es significativa al primer decimal siendo su valor 0,16 miles de m³
** En el año 2003, la cifra es significativa al primer decimal siendo su valor 0,25 miles de m³
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e
Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la Industria de la Madera y el Papel para la
producción y del INDEC para las importaciones.
Paisaje con monte de eucalipto. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
139
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Consumo aparente/ Importación de pastas,
papel y tanino (miles de t)
Cuadro 45
Años
Pastas
Papel
Tanino
Cons.
Imp.
%
Cons. Imp.
%
2002
457
112
25
1.231
347
28
14
3
21
2003
633
106
17
1.518
531
35
9
3
33
2004
851
141
17
1.752
695
40
18
4
22
2005
847
137
16
2.239
774
35
15
4
27
2006
836
122
15
2.006
798
40
17
4
24
2007
915
168
18
2.069
916
44
23
8
35
2008
817
136
17
2.373
921
39
30
13
43
2009
622
157
25
1.345
773
57
9
2
22
2010
641
159
25
1.104
948
86
19
4
21
2011
641
168
26
1.172
1003
86
14
3
21
2012
598
165
28
1.143
873
76
26
6
23
Cons. Imp.
%
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de
Producción Forestal. Área de Economía e Información y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF), en base a información del Censo Anual de la
Industria de la Madera y el Papel para la producción y del INDEC para las importaciones.
De esta información se puede destacar que las importaciones de tableros de fibra para el período 2002-2012 tuvieron un aumento sostenido (a excepción del año 2009;
año en el cual cayeron levemente). El mayor porcentaje
de importaciones sobre el consumo aparente, tanto para
tableros de fibra como para tableros compensados, se dio
en el año 2011.
El consumo aparente del papel para el período analizado
disminuyó un 7%. Las importaciones de este producto
fueron fluctuando pero con una tendencia general ascendente; por lo que el porcentaje de importaciones dentro
del consumo aparente tuvo un marcado aumento entre
los años 2002-2012.
Para el caso de tableros de partículas el porcentaje de las
importaciones frente al consumo aparente fue fluctuante;
teniendo su pico más alto en el año 2009, a raíz de un
marcado descenso del consumo.
Los porcentajes de importaciones sobre el consumo aparente para el faqueado son mayores a 100 debido a que
las importaciones fueron superiores al consumo aparente
en el período analizado. El valor más bajo de consumo
aparente para este producto fue de -11 miles de m³ en el
2005. El consumo aparente negativo de ese año puede
ser explicado por tener stock de años anteriores, lo que
permitió exportar más de lo producido.
Aserradero de Eucalyptus sp., Entre Ríos.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
140
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6. 2. b.
Inversión y gastos anuales en investigación,
extensión y desarrollo, y en educación relacionada
con los bosques.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre la inversión y el gasto anual
en investigación, extensión y desarrollo, así como también en educación relacionada con los
bosques. La investigación respalda la comprensión científica, incluida la capacidad para poner en
práctica un mejor manejo forestal, y para desarrollar y aplicar nuevas tecnologías. La educación,
incluyendo las actividades de extensión, aumenta la conciencia pública sobre los múltiples
beneficios que brindan los bosques.
Calidad de la información: M
Progreso del Indicador:
Banco clonal de Pinus ponderosa. INTA Bariloche, Río Negro.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Ensayos en vivero, Corrientes.
Autor Daniela García.
Las capacidades nacionales en relación con la actividad forestal están dadas por la identificación y cuantificación de
grupos de investigación que trabajan en el tema, centros o
instituciones cuyas líneas de investigación están aplicadas a
las ciencias forestales y programas de formación en pregrado y postgrado que configuran la oferta educativa nacional.
aplicación de la misma. Ambas instituciones, impulsaron
el estudio de los bosques en todo el país; teniendo como
objetivo el ordenamiento de los bosques fiscales, su uso
sostenible y el abastecimiento de los mercados. Para ello,
vincularon tanto a Universidades Nacionales, como a los
sucesivos organismos de gestión (“Servicio Forestal Nacional” (1968), el “Servicio Nacional Forestal” (1969)
y el “Instituto Forestal Nacional” (IFONA) (1973 - Ley
Nacional Nº 20.531)). El IFONA lideró la investigación
forestal hasta su disolución en 1991. A partir de entonces,
instituciones nacionales como el Instituto Nacional de
Tecnología Agropecuaria (INTA), la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente Humano (1991 - Decreto Nacional- Ley Nº 2.419,) transformada luego en la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación; el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
(CONICET), la Administración de Parques Nacionales
(APN), las Universidades Nacionales, así como institucio-
La investigación forestal en el país surge a partir de la
necesidad de administrar el recurso forestal. A través del
tiempo, se fueron creando distintos organismos administrativos, que sufrieron cambios; variando sus objetivos y
funciones de acuerdo con las políticas nacionales y regionales. En 1943 se crea la “Dirección Forestal de la Nación”
que representa la primera manifestación o reconocimiento,
a nivel institucional, del recurso forestal como elemento
de importancia dentro de la economía nacional. En 1948,
mediante la Ley Nº 13.273 se creó la Administración Nacional de Bosques (ANB) como organismo específico de
141
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Selva Misionera (Selva Paranaense) en la provincia de Misiones.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
nes y centros de investigación, provinciales y regionales
(por ejemplo el Centro de Investigación Forestal, la Corporación Forestal Neuquina o el Centro de Investigación
y Extensión Forestal Andino Patagónico) continuaron con
las investigaciones forestales.
Entre las iniciativas encaradas desde el sector público, se
destacan los Proyectos de Investigación Aplicada a los
Recursos Forestales Nativos - PIARFON, creados por la
SAyDS; los Proyectos de Investigación Aplicada (PIA),
enfocados a desarrollar conocimientos y tecnología aplicados a la producción sostenible de madera de calidad, otras
producciones asociadas y servicios ambientales provenientes de plantaciones forestales impulsados por el MAGyP. El Programa de Domesticación y Mejoramiento de
Especies Forestales Nativas e Introducidas para Usos de
Alto Valor (PROMEF), ejecutado por el INTA a través de
una Carta Acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, con el objetivo de generar material genético
mejorado de especies forestales nativas e introducidas que
incrementen y diversifiquen la oferta de madera de calidad
mejorando la rentabilidad y la sustentabilidad de la cadena forestal en todo el país conservando el recurso genético; los Proyectos de Sanidad Forestal (SaFos), que tienen
como objetivo iniciar estudios que procuren en el corto
plazo soluciones científicamente sólidas y ambientalmente
sostenibles a problemas sanitarios corrientes y potenciales
y, por otro, consolidar las capacidades en términos de recursos humanos especializados en la temática; y los Módulos Silvopastoriles experimentales, los cuales tienen componentes experimentales y demostrativos que permiten
evaluarlos desde el punto de vista productivo, económico,
social y ambiental, y que a su vez sirven como herramienta
de difusión de los resultados obtenidos. Los Proyectos de
142
Investigación Científica y Tecnológica Orientados (PICTO) Forestal 2006, son proyectos que se desarrollaron por
aportes económicos de la Agencia Nacional de Promoción
Científica y técnica a través del FONCYT, la Secretaría de
Ambiente y Desarrollo Sustentable, la Administración de
Parques Nacionales, INTA, Universidades Nacionales del
Comahue, San Juan Bosco y Patagonia Austral y las cinco
provincias Patagónicas presentes en el Directorio del CIEFAP, por un monto de 4.200.000 de pesos. Los mismos
se desarrollaron sobre temas de interés para las provincias
patagónicas y/o para la región. Alguna de las temáticas
estuvieron referidas a la evaluación, monitoreo, conservación y uso sostenible de los Bosques Nativos, al desarrollo
de pautas de manejo y restauración post fuego, a la cuantificación y mitigación de los daños e impactos producidos por incendios forestales, a la sustitución e invasión de
especies exóticas, a la productividad actual y técnicas de
manejo para hongos silvestres, entre otras.
Los proyectos de investigación forestal tienen características particulares, basadas fundamentalmente en los tiempos
necesarios para obtener resultados aplicables. Sin embargo, están vinculados con una gran variedad de actividades económicas: industria, energía, agricultura, pastoreo y
conservación de suelo y agua; y suelen influir también en
aspectos más amplios del desarrollo, como el empleo, la
asignación de recursos y los valores ambientales.
Actualmente están en ejecución los siguientes proyectos
de desarrollo forestal:
1. Proyecto Manejo Sustentable de Recursos Naturales. El proyecto consta de tres componentes, uno
aplicado a Bosques Nativos, lo que involucra a la SAyDS; el segundo, Plantaciones Forestales Sustentables,
ejecutado por el MAGyP; y el tercero, vinculado a Áreas
Protegidas, dependiente de la Administración de Parques
Nacionales. El Componente 1 “Bosques Nativos y su Biodiversidad” tuvo como objetivo general la formulación
participativa de un Proyecto de Inversión para la protección y el manejo sostenible de los bosques nativos y su
biodiversidad a implementarse por el Estado argentino.
Este objetivo estuvo acompañado de experiencias focales
prioritarias de campo, con predominio de acciones en el
Parque Chaqueño y con el fortalecimiento institucional de
los gobiernos provinciales, a fin de apoyar la implementación de la Ley de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos N° 26.331 y sus
normas complementarias. El Componente 2 “Plantaciones
Forestales Sustentables” del proyecto tiene como objetivo
general contribuir al desarrollo sostenible del sector forestal argentino, a través de la mejora de las capacidades de
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
las instituciones nacionales, provinciales y no gubernamentales con responsabilidades directas sobre los bosques
cultivados, mediante la ejecución de actividades de investigación, extensión e información, capacitación, difusión
y apoyo a la eficiencia en la gestión forestal en Argentina.
Es un préstamo del Banco Mundial por un total de 60 millones dólares, de los cuales aproximadamente 27 millones
se ejecutan a través del MAGyP, 30 millones a través de la
APN y a través de la SAyDS.
2. Proyecto Conservación de la Biodiversidad en
Paisajes Productivos Forestales. El Proyecto ejecu-
tado por el MAGyP busca promover la incorporación de la
gestión de la biodiversidad en el manejo forestal de bosques cultivados en áreas específicas dentro de ecosistemas
de importancia regional y global en la Argentina. Es una
donación de 7 millones de dólares del Global Environment
Facility (GEF).
mercados para las micro, pequeñas y medianas empresas
forestales y foresto-industriales. Es un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 60 millones
de dólares con una contrapartida de casi 15 millones de
dólares del gobierno nacional.
4. Proyecto Manejo Sustentable de Bosques en
el Ecosistema Transfronterizo del Gran Chaco
Americano. Tiene por objetivo revertir la tendencia
de degradación de tierras y bosques en el Gran Chaco
Americano a través del manejo sostenible en un ambiente productivo. Del proyecto participan 8 provincias
chaqueñas argentinas, Bolivia y Paraguay. Desarrolla 4
Sitios Piloto de implementación de Buenas Prácticas de
Manejo Sustentable en zonas afectadas en provincias del
Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Córdoba. A través
del proyecto de ha consolidado además una propuesta de
marco político y normativo con participación de las provincias chaqueñas.
5. En el marco del Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos (PNUD ARG 12/013),
creado por la Ley N° 26.331, la SAyDS en conjunto con
la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica acordaron destinar la suma de 7.500.000 de pesos
para financiar proyectos de investigación científica y tecnológica, con una duración máxima de 3 años, tendientes a generar aportes al conocimiento que contribuyan
al manejo, protección, aprovechamiento sustentable del
bosque nativo y a la transformación de bienes y servicios
provenientes del mismo.
Plantación de Eucalyptus sp. en la provincia de Entre Ríos.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
3. Programa de Sustentabilidad y Competitividad Forestal. El proyecto es ejecutado por el MAGyP
a nivel nacional, priorizando la cobertura en regiones
con desarrollo o potencial forestal significativo en el
país: Norte Grande (provincias de Corrientes, Misiones,
Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Tucumán); Valles irrigados (prioritariamente provincias de
Río Negro, Neuquén, Chubut, Mendoza y San Juan);
Región Pampeana (provincias de Córdoba, Entre Ríos,
Buenos Aires y La Pampa). El objetivo general busca
contribuir al manejo sostenible y a la competitividad de
las plantaciones forestales, aumentando la calidad de los
productos, tanto en la producción primaria como en la
primera transformación, diversificando la base productiva, y mejorando el acceso a las cadenas productivas y los
En este sentido se han definido 3 ejes temáticos que se
componen por el eje temático 1 que implica todos los aspectos económicos y sociales vinculados al uso, transformación y comercialización de los recursos provenientes
del bosque nativo. El eje 2 que abarca todos los temas relacionados al ordenamiento territorial y manejo del bosque
nativo y el eje 3 que abarca las líneas de investigación relacionadas al monitoreo de los recursos forestales nativos.
En total se han presentado 61 proyectos de los cuales 16
corresponden al eje temático nº 1, 36 proyectos al eje nº 2
y 9 pertenecen al eje nº3.
Actualmente estos se encuentran en la etapa de evaluación
y análisis de su pertinencia y se espera contar para el segundo semestre del corriente año con la definición de los
proyectos que serán financiados.
A nivel nacional la investigación relevante para el desarrollo forestal se realiza principalmente en el INTA, a través
del Programa Nacional Forestal. Las áreas priorizadas que
143
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
se financian con recursos de la institución incluyen genética y mejoramiento, manejo forestal sostenible, economía
forestal y manejo de bosques nativos.
En Argentina, hay cinco facultades de universidades públicas que tienen carreras de formación forestal de grado: la
Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales de la Universidad Nacional de La Plata, la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones, la Facultad de
Recursos Naturales Renovables de la Universidad Nacional de Formosa, la Facultad de Ciencias Forestales de la
Universidad Nacional de Santiago del Estero y el Departamento de Ingeniería Forestal de la Facultad de Ingeniería,
Sede Esquel, Universidad Nacional de la Patagonia San
Juan Bosco. También se cuenta con la carrera de Técnico Universitario Forestal del Asentamiento Universitario
San Martín de los Andes de la Universidad Nacional del
Comahue. Sin embargo, los contenidos forestales también
se tratan en el currículo y planes de estudio de otras carreras, como Ing. Agronómica, Recursos Naturales, Ciencias
Ambientales, entre otras.
Otros proyectos de investigación forestal se desarrollan en
centros de investigación netamente forestal como el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP) y el Centro Experimental de Propagación
Vegetativa – (CEPROVE - UNLP).
Fuente:
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Ambiental,
en base a la información del: INTA, Unidad para el Cambio Rural (UCAR) y Universidades.
Atlas de los Bosques Nativos Argentinos 2003, Proyecto Bosques Nativos y Áreas Protegidas BIRF 4085-AR, Dirección de
Bosques, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable – Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental – Dirección de Bosques
- Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos -Proyecto PNUD ARG/12/013-SAyDS.
Estudio de caso
Investigación y desarrollo en la Región Patagónica
Una de las principales instituciones abocadas a la investigación, desarrollo e innovación en materia forestal en la Región Patagónica es el Centro de Investigación y Extensión
Forestal Andino Patagónico (CIEFAP). A continuación se
resumen los aportes científico-técnicos y las acciones de planificación, gestión, y transferencia más relevantes que ese
organismo ha generado en cada una de las etapas que constituyen el ciclo productivo y la conservación de las masas
forestales y de las tierras con aptitud forestal.
ponderosa y el pino oregón, sugiriendo técnicas de inoculación de bajo costo, proponiendo las especies mejor adaptadas
para tal fin y ajustando técnicas para la incorporación de la
inoculación en viveros con fertirriego.
Semillas y viveros
El Laboratorio de Análisis de Semillas habilitado por el Instituto Nacional de Semillas (INASE), que posee el CIEFAP
conjuntamente con la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), brinda servicios de control
de calidad de semillas de especies forestales y agrícolas a
productores e instituciones. Para pino ponderosa, la especie
forestal más implantada en la región junto con pino oregón,
se desarrolló un protocolo para optimizar la germinación de
las semillas. Se investigó además, el agente causal de la destrucción de las semillas de Ciprés de la Cordillera para los
viveros se tipificó la calidad de plantines mejor adaptados
a cada sitio de plantación, y se evaluó el uso de distintos
sustratos en la producción de plantines forestales, entre otros
estudios. Asimismo, se brinda apoyo técnico para solucionar los problemas que surgen en el medio productivo. Se determinaron las asociaciones micorrícicas presentes en pino
144
Producción de plantines de especies nativas en vivero.
Autor Daniela García
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Estudio de caso
Bosques nativos y forestaciones
En bosques nativos y cultivados se han desarrollado estudios
en diferentes temáticas y a diferentes escalas. A nivel regional se evaluó el estado de los bosques mediante inventarios,
y a fin de optimizar los relevamientos de bosques y tierras
forestales se realizan estudios de diferentes plataformas satelitales de última generación para determinar aplicaciones
con adecuada relación costo-beneficio. Por iniciativa de la
Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Nación,
se implementó un Nodo Regional en CIEFAP, para el monitoreo de los bosques nativos de Patagonia.
Para la planificación de uso de los bosques nativos, se los
ha clasificado considerando su uso actual, las potencialidades productivas y las necesidades de conservación y restauración. Se desarrollaron sistemas de gestión de los bosques
nativos en base a criterios e indicadores de sustentabilidad,
se realizaron estudios ecológicos y silviculturales para el
manejo de los bosques de lenga y de ciprés de la cordillera,
y se evaluaron los impactos ambientales y las técnicas de
restauración de bosques postfuego.
En lo referente a la forestación con especies exóticas se
evaluó el potencial productivo de las áreas forestables y se
ensayaron métodos de preparación de suelo, herramientas y
tipos de plantines. Se desarrollaron asimismo herramientas
aplicables a su cuantificación dasométrica, estudios de crecimiento y productividad, esquemas de poda y ensayos de
raleo. También se realizaron ensayos de plantación para la
diversificación de forestaciones con otras especies valiosas.
Se llevaron a cabo evaluaciones financieras de los sistemas
de manejo sugeridos para pino ponderosa y oregón, como así
también estudios de la cadena de valor de la madera proveniente de plantaciones, y de mercado, para su utilización en
la construcción.
Con respecto a la sanidad, se estudiaron los agentes responsables de pudriciones en lenga y otras especies nativas,
y se caracterizaron las enfermedades foliares presentes en
bosque nativo. Se desarrolló la primera prospección sanitaria a nivel regional de plantaciones de pino que dio cuenta
de las plagas y enfermedades más conspicuas en la región.
Además se analizan las potencialidades de hongos silvestres para aumentar su productividad y realizar aportes para
su producción industrial.
Tecnología de la madera
De acuerdo a las materias primas que procesan las industrias de la región, se realizaron estudios que permitieron conocer las propiedades de las mismas. Se establecieron las
posibilidades de uso de especies nativas teniendo en cuenta
no sólo sus propiedades físicas y mecánicas, sino también la
estructura industrial del sector procesador. Desde el punto de
vista de la oferta de materia prima, las maderas provenientes
de plantaciones tienen una importancia creciente, por lo que
se estudiaron sus propiedades y su relación con el manejo
forestal, lo que permite predecir, en cierta medida, las características tecnológicas que tendrá el material a cosechar en el
futuro. Con el objeto de realizar contribuciones efectivas al
crecimiento del sector, se ha trabajado en el desarrollo de sistemas constructivos, que optimizan la aplicación de madera
y la calidad de las viviendas fabricadas con este material.
Se brindó asistencia técnica a empresas individuales y a grupos de empresas, facilitando intervenciones de capacitación
a diferentes niveles.
Planificación territorial
Las fuertes presiones a las que están sometidas las áreas boscosas, hace necesario el abordaje de estudios de planificación territorial, con el fin de fomentar el manejo sustentable
Bosques de Nothofagus sp. y Austrocedrus chilensis “ciprés de la cordillera”. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
145
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Estudio de caso
de los recursos, minimizando los conflictos sobre el mismo.
Se han desarrollado aplicaciones para monitorear en forma
eficiente el estado y evolución de la vegetación frente a evetos extremos tales como intensas nevadas, sequías e incendios forestales.
Extensión forestal
Desarrolla diferentes estrategias de comunicación que incluyen: boletín electrónico, revista periódica, programa de
radio y página Web; además de diseñar, en forma articulada
con otras instituciones, diversos productos de divulgación
como artículos, folletos, y libros. Impulsa proyectos de capacitación para diversos actores del sector, y facilita procesos de gestión asociada y de organización.
Apoyo al fortalecimiento de políticas forestales
Los diferentes estudios desarrollados en el CIEFAP han permitido la asistencia a las Administraciones Forestales Provinciales y Nacionales, contribuyendo en la toma de decisiones sobre legislación, planificación e implementación de
las políticas sectoriales.
Entre ellas se mencionan:
a- Revisión del Primer Inventario Regional del Bosque Andino Patagónico en 2005.
Actualmente se trabaja en su actualización, con una escala
de aproximadamente 1:50.000 en coordinación con las jurisdicciones provinciales y la SAyDS.
146
b- Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos
En el marco de la Ley de Presupuestos Minimos de Proteccion Ambiental de los Bosques Nativos (Ley Nº 26.331), el
CIEFAP realizó aportes para su reglamentación y facilitó
la identificación y consenso de los criterios de zonificación
establecidos en la Ley, permitiendo su unificación a nivel
regional.
c- Plan Forestal Regional Patagónico
En abril de 2008, la Dirección de Bosques de la SAyDS,
seleccionó a Patagonia como región piloto para iniciar
el proceso de construcción del Plan Forestal Regional
Patagónico, encomendando al CIEFAP la coordinación
regional del proceso.
A través del mismo se construyó una visión regional, que se
caracteriza por la intención de propiciar el aumento de la superficie de los bosques sometidos a una ordenación sostenible, la desaceleración de la tasa de deforestación, la reducción
de la degradación de los bosques por pastoreo e incendios y
el aumento de la superficie cubierta de bosques mediante la
forestación, el enriquecimiento y la repoblación natural.
Fuente:
Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino
Patagónico (CIEFAP).
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
6. 3. a. Empleo en el sector forestal.
Fundamento: Este indicador proporciona información sobre el nivel de empleo directo
e indirecto en el sector forestal. El empleo es una medida ampliamente aceptada del bienestar
económico, social y comunitario.
Calidad de la información: B
Progreso del Indicador:
Foto Clasificación de Eucalyptus grandis por tamaño. Autor Pablo Olivieri.
Los bosques nativos y las plantaciones forestales tienen un
enorme potencial para contribuir al desarrollo socioeconómico nacional.
En este indicador se reporta la cantidad de personas empleadas en el sector forestal, al año 2013, de acuerdo a la
siguiente desagregación:
• Empleo asalariado registrado en el Sistema Integrado
Previsional Argentino (SIPA) que incluye a trabajadores
registrados del sector forestal en Silvicultura, Extracción
de Productos Forestales y Servicios Forestales.
Fuente de la información: Ministerio de Trabajo, Empleo
y Seguridad Social (Observatorio del Empleo y Dinámica Empresarial. Subsecretaría de Programación Técnica y
Estudios Laborales).
• Personal que ejerce sus funciones en Parques Nacionales
en zonas boscosas y personal administrativo.
Fuente de la información: Dirección de Recursos Humanos y Capacitación. Administración de Parques Nacionales (APN).
• Personal interviniente en la lucha de incendios forestales
(bosque nativo y bosque cultivado) y en incendios rurales
(arbustales y pastizales).
Fuente de la información: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. Subsecretaría de Planificación y
Política Ambiental. Plan Nacional de Manejo del Fuego
(PNMF).
• Personal que se desempeña en las Industrias Forestales.
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
(Programa Nacional de Estadística Forestal) y Ministerio
de Agricultura, Ganadería y Pesca (Área de Economía e
Información).
147
Criterio 6: Mantenimiento y mejoramiento de los múltiples beneficios socioeconómicos a largo plazo para cubrir las necesidades de las sociedades.
Personal empleado en el sector forestal,
según categorías. Año 2013
Cantidad de empleados
Porcentaje
Total
31.014
100
Registrado en SIPA
10.883
35
APN
1.779
6
PNMF
5.702
18
Industrias
12.650
41
Los datos de empleo aquí consignados no incluyen al personal que recibe un sueldo o salario en efectivo o en especies pero no está registrado en el SIPA.
Porcentaje de empleados en el sector forestal,
según categorías
Gráfico 35
La Matriz de Generación de Ingresos y Puestos de Trabajo, que elabora la Dirección de Cuentas Nacionales del
INDEC, permite contar con ese valor mediante el cruce
de tablas de los Censos de Población, Censo de Industria,
Censo Agropecuario y fuentes externas. Al momento de
la publicación de este informe no se dispuso de esa información.
En el siguiente gráfico se puede observar la participación
porcentual en el año 2013, que registran las industrias del
sector forestal, con un total de personal ocupado a nivel
país de 12.650 personas (Gráfico 36).
PNMF
18%
Industrias
41%
Compensado
8,40%
Fuente: PNEF en base a información del Ministerio de Trabajo, APN,
PNMF e Industrias
Gráfico 36
Faqueado 0,33%
Tanino 7,04%
Tableros de
Partículas 5,10%
Tableros de Fibras 5,83%
Tableros de
Listones 1,12%
Impregnación 1,36%
Laminado 1,20%
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación
y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF) y
Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción
Forestal. Área de Economía e Información, en base a información del Censo Anual de la Industria de la
Madera y el Papel.
148
APN
6%
Registrado
en SIPA
35%
Personal ocupado por industria. Año 2013
Pastas, Papel
y Cartón
69,62%
Cuadro 46
Bibliografía:
Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación
(FAO). Evaluación de los Recursos
Forestales Mundiales (FRA) 2015
http://www.fao.org/forestry/fra/
fra2010/en/
Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional
de Estadística Forestal. Anuario de
Estadística Forestal especies nativas.
Año 2013 http://www.ambiente.gov.
ar/?idarticulo=12847
Ministerio de Agricultura, Ganadería
y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área de Economía e Información.Industrias Forestales. Año 2013
http://www.minagri.gob.ar/new/0-0/
forestacion/_archivos/_econo/industrias2013.pdf
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Criterio
7
Marco legal institucional y económico
para la conservación y el manejo
sostenible de los bosques
Selva Misionera. Autor Daniela García.
149
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Región Parque Chaqueño, Formosa. Autor María José del Bó. Dirección de Bosques, SAyDS.
Criterio 7:
Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo
sostenible de los bosques.
El Criterio siete se relaciona con el entorno económico, legal, institucional y político general de un
país. Este Criterio brinda el contexto para el análisis de los Criterios 1-6. La legislación, la capacidad
institucional y los acuerdos económicos, junto a las
medidas políticas asociadas, tanto a nivel nacional
como a nivel subnacional, crean el entorno que hace
posible el manejo sostenible de los bosques. Generar información sobre estos indicadores contribuye
a fomentar una mayor conciencia pública y política
sobre los problemas que afectan a los bosques y a
aumentar el respaldo para su manejo sostenible.
Indicador
150
Ponderación de los indicadores
Calidad de la información
Baja
B
Media
M
Alta
A
Progreso del Indicador
Neutral
Positivo
Negativo
Datos
insuficientes
Calidad de
la Información
7.1.a. Legislación y políticas que respaldan el manejo
sostenible de los bosques.
A
7.5.c. Monitoreo, evaluación y preparación de informes
para el avance hacia el manejo forestal sostenible.
A
?
Progreso del
Indicador
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
7.1. a.
Legislación y políticas que respaldan el
manejo sostenible de los bosques.
Fundamento:
Este indicador proporciona información sobre la legislación y las
políticas, incluyendo reglamentaciones y programas, que rigen y guían el manejo, las operaciones
y el uso de los bienes y servicios forestales. La legislación y las políticas creadas para conservar
y mejorar las funciones y los valores de los bosques son un prerrequisito para alcanzar el manejo
forestal sostenible.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Selva Tucumano Boliviana o Yungas. Autor Dirección de Bosques, UMSEF, SAyDS.
Marco legal e institucional
La República Argentina ha adoptado para su gobierno el
sistema republicano, representativo y federal (cf. artículo
1º, Constitución Nacional (C.N.)). En este esquema, las
Provincias son entes autónomos, preexistentes a la Nación
y conservan las facultades que no han delegado expresamente a ésta. Asimismo, ostentan el dominio originario de
los recursos naturales que se encuentran en su territorio
(cf. art. 124, C.N.).
ejercen cierta actividad de policía en forma concurrente
con la Provincia (cf. art. 125, C.N.).
Resulta de utilidad señalar que el Derecho Administrativo
es local, vale decir, que las Provincias se han reservado
para sí la atribución de darse sus propias instituciones locales y regularlas (cf. art. 122, C.N.). Ello resulta de importancia puesto que la regulación de las licencias, permisos y concesiones es, por lo expuesto, exclusivamente
local. Igualmente, en el ámbito provincial existen municipios con una cierta autonomía –en sentido lato- y que
De este modo, las leyes de presupuestos mínimos determinan los lineamientos básicos para la gestión ambiental
aplicables para todo el territorio nacional y conforman los
cimientos jurídicos sobre los cuales se construye una política de estado en materia de protección del entorno y desarrollo sostenible, definiendo las áreas prioritarias para la
gestión pública y los instrumentos para lograr los objetivos
definidos por dicha política ambiental.
Marco normativo ambiental nacional
La reforma constitucional del año 1994 confirió a la Nación la atribución de dictar normas que establezcan presupuestos mínimos en materia de protección ambiental, sin
alterar las jurisdicciones locales (cf. art. 41, CN.).
151
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
El Artículo 41 de la Constitución Nacional incorpora el
desarrollo sostenible y el daño ambiental. Crea un sistema especial, donde no es admisible la indemnización
económica de los daños ambientales, siendo la obligación de recomponer de las personas físicas o jurídicas
que los hayan causado. La reparación “en especie” es la
regla y solo excepcionalmente si no fuera posible, la empresa o el particular deben pagar indemnización.
Asimismo, los Artículos 121 y 124, disponen que las provincias son las titulares de dominio de los recursos naturales existentes en su territorio y, por lo tanto, les cabe
el ejercicio de todos los derechos relacionados con esa
titularidad, incluso los relativos a su uso. De esta manera,
las provincias conservan todo el poder no delegado por
la Constitución Nacional al Gobierno Federal, y el que
expresamente se hayan reservado (Artículo 121).
Desde la reforma constitucional se han sancionado normas de presupuestos mínimos sobre diversas temáticas
como residuos industriales y de servicios, residuos sólidos urbanos, gestión y eliminación de tóxicos del tipo
policlorobifenilos (PCB), información pública ambiental, aguas, glaciares, entre otras. A continuación se mencionarán las que tienen una aplicación directa sobre el
bosque nativo.
En el año 2002 se sancionó la Ley Nº 25.675, Ley General del Ambiente, que contempla los presupuestos mínimos para el logro de una gestión sostenible y adecuada
del ambiente, la preservación y protección de la diversidad biológica y la implementación del desarrollo sostenible. Por primera vez aparece un concepto integral “el
bien jurídico protegido es el ambiente”. En este marco
las Provincias pueden reglamentar los aspectos previstos
en la normativa nacional, incluso mejorarlos o superarlos, pero nunca vulnerarlos.
La Ley Nº 25.675 establece los principios de la política
ambiental nacional como así también define a los presupuestos mínimos y al daño ambiental. Establece además,
medidas precautorias para casos de urgencia y contiene
un régimen de responsabilidad civil especial.
Enumera los instrumentos de la política y la gestión ambiental, tales como el ordenamiento territorial, la educa-
ción ambiental, la información ambiental, la participación
ciudadana y la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA)
de los proyectos, como herramienta idónea para evitar o
minimizar el daño ambiental que pudieran causar.
La Ley regula estos instrumentos en forma general, estableciendo el “marco” institucional de toda regulación,
ya sea de índole sectorial, ya sea de índole local general.
Así establece las exigencias mínimas que debe contener
el régimen sectorial, provincial o municipal.
Asimismo, instaura un sistema federal de coordinación
inter jurisdiccional para la implementación de políticas
ambientales de escala nacional y regional (Artículo 1º,
inciso j), instrumentado a través del Consejo Federal del
Medio Ambiente (COFEMA)13, cuyo objeto es la articulación de estas políticas entre el gobierno nacional, los
gobiernos provinciales y el de la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires para el logro del desarrollo sostenible. Particularmente en este marco, las jurisdicciones han construido consenso para avanzar en la implementación de la
Ley Nº 26.331.
La Ley Nº 25.831 sancionada en el año 2003, establece el Régimen de Libre Acceso a la Información Pública
Ambiental, establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para garantizar el derecho de acceso a
la información ambiental que se encontrare en poder del
Estado, tanto en el ámbito nacional como provincial, municipal y de la Ciudad de Buenos Aires, como así también
de entes autárquicos y empresas prestadoras de servicios
públicos, sean públicas, privadas o mixtas. Establece los
sujetos obligados y los procedimientos. Prevé el procedimiento a seguir en los casos de denegación de la información.
La Ley Nº 26.331 sancionada en el año 2007 de Protección Ambiental de los Bosques Nativos establece los
presupuestos mínimos de protección ambiental para el
enriquecimiento, la restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos y
de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad, entendiendo por éstos a los beneficios tangibles
e intangibles generados por los ecosistemas del bosque
nativo, necesarios para el concierto y supervivencia del
sistema natural y biológico en su conjunto.
13 El COFEMA tiene su origen en el año 1990 como un organismo, con personería jurídica de derecho público que coordina la elaboración de la
política ambiental entre las provincias. Esta integrado por 24 organismos provinciales y tiene entre sus objetivos formular una política ambiental
integral, tanto en lo preventivo como en lo correctivo, en base a los diagnósticos correspondientes, teniendo en consideración las escalas locales,
provinciales, regionales, nacionales e internacionales. Más información en: http://www.cofema.gob.ar/
152
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Bosque de Nothofagus antarctica “ñire”, Neuquén. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Marco normativo vinculado a los bosques
La República Argentina ha suscripto tratados en materia
ambiental con las Repúblicas de Brasil, Bolivia y Chile.
En particular, resulta destacable que se encuentra en vigor el Protocolo Específico Adicional sobre Cooperación
en Materia Forestal entre la República Argentina y la República de Chile.
En el ámbito multilateral, el país ha ratificado, entre otras,
las Convenciones sobre Diversidad Biológica, Cambio
Climático y Lucha contra la Desertificación, así como las
Convenciones sobre Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de las Aves Acuáticas
(Ramsar) y sobre Comercio Internacional de Especies
Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) (Más
información en cuadro 52).
Asimismo, Argentina es miembro de la Comisión Forestal para América Latina y el Caribe (COFLAC) de la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura
y la Alimentación (FAO), la cual actualmente preside, y
participa en las reuniones del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB).
La República Argentina integra el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) y cuenta con una
Dirección de Cambio Climático creada en el año 2003 en
el ámbito de la SAyDS.
Si bien el marco político referido a los recursos forestales incluye a los criterios e indicadores del Proceso de Montreal,
existen dificultades en la obtención de los datos necesarios
para evaluar periódicamente la evolución de los indicadores. Sin embargo, durante los últimos años se ha producido
una mejora en la información referida a temáticas como los
incendios forestales, que constituyen un agente importante
en la degradación de los ecosistemas boscosos conjuntamente con el avance de la frontera agropecuaria.
En los cuadros 47, 48 y 49 se presentan las principales
normas vigentes vinculadas con los bosques tanto a nivel nacional como provincial. Para la realización de este
análisis legislativo se clasificó la normativa en las nueve
categorías que se definen a continuación.
Preservación del Ambiente: incluye aquella normativa
que contempla aspectos generales sobre la conservación
del ambiente; que reglamentan la realización de Evaluaciones de Impacto Ambiental; que refieran a programas de
incentivos a entidades avocadas al cuidado del ambiente, y
aquellas que aseguren el acceso a la información ambiental.
Conservación de Recursos Naturales: contempla
aquella normativa que tiene como fin la conservación de
un recurso natural específico, ya sea, sobre áreas naturales protegidas (como por ejemplo: reservas, parques,
etc), suelos, recursos hídricos, fauna, flora, entre otros.
Plantaciones Forestales: refiere a aquella normativa
que tiene como eje principal la gestión y desarrollo de
Bosques Cultivados.
153
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Bosques Nativos: refiere a todas aquella normativa que
tiene como objetivo la preservación, el uso y la gestión
sostenible de los Bosques Nativos.
Manejo del Fuego: incluye aquella normativa que
apunta a la prevención, control, uso y manejo del fuego
en áreas forestales.
Sanidad: contempla aquella normativa que tienen como
fin preservar la sanidad vegetal. Ya sea a través del correcto
uso de agroquímicos y biocidas, como del control de plagas.
Bosques: incluye aquella normativa que regula aspectos
vinculados de manera conjunta tanto a Bosques Cultivados como Nativos.
Higiene y Seguridad: contempla aquella normativa
vinculada a la seguridad y la salud en el ámbito laboral.
Pueblos Originarios: Incluye aquella normativa vinculada a los Pueblos Indígenas y Tribales.
Leyes Nacionales que ratifican tratados internacionales
Cuadro 47
Sector
Legislación
Carácter
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 21.836
Convención de las Naciones Unidas sobre la Protección
del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley N° 22.344
Convención sobre el Comercio Internacional de
Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 23.918
Convención sobre la conservación de las especies
migratorias de Animales Silvestres, adoptada en
Alemania el 13-6-79.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 23.919
Convención sobre humedales de importancia
internacional.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 24.375
Convención de las Naciones Unidas sobre
Diversidad Biológica.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 24.701
Convención sobre lucha contra la desertificación
en los en los países afectados por sequía grave
o desertificación.
Higiene y Seguridad
Ley Nº 25.739
Convenio sobre Seguridad y Salud en la Agricultura.
Preservación del Ambiente
Ley Nº 23.724
Convenio de Viena para protección de la Capa de Ozono.
Preservación del Ambiente
Ley Nº 23.778
Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias
que agotan la Capa de Ozono.
Preservación del Ambiente
Ley Nº 24.295
Convención Marco de las Naciones Unidas
sobre Cambio Climático.
Preservación del Ambiente
Ley Nº 25.438
Protocolo de Kyoto.
Preservación del Ambiente
Ley Nº 25.841
Acuerdo Marco sobre Medio Ambiente del MERCOSUR.
Pueblos originarios
Ley Nº 24.071
Convenio OIT 169 Sobre Pueblos Indígenas y
Tribales en Países Independientes.
Sanidad
Ley Nº 23.922
Convenio de Basilea sobre el control de los
movimientos transfronterizos de desechos
peligrosos y su eliminación.
Ley Nº 24.425
Acuerdo de Marrakesh por el que se establece la OMC
y sus anexos, entre los que se encuentran incluidos el
Acuerdo sobre Aplicación de Medidas Sanitarias y
Fitosanitarias, el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos
al Comercio y el Acuerdo sobre los Aspectos de los
Derechos de Propiedad Intelectual relacionados
con el Comercio.
Sanidad
Ley Nº 25.278
Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de
Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a
Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos
Objeto de Comercio Internacional.
Sanidad
Ley Nº 26.011
Sanidad
Convenio de Estocolmo sobre contaminantes
orgánicos persistentes.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Ambiental.
154
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Leyes Nacionales directa o indirectamente
relacionadas con los bosques
Cuadro 48
Legislación
Carácter
Bosques
Ley Nº 13.273
De Defensa de la Riqueza Forestal.
Bosques Nativos
Ley Nº 24.688
Bosques Andinos Patagónicos.
Bosques Nativos
Ley Nº 26.331
Presupuestos mínimos para la conservación
de los bosques nativos.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 22.351
De Parques y reservas nacionales, y monumentos naturales.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 22.421
Conservación de la Fauna.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 22.428
Fomento a la conservación de los suelos.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 24.702
Establecimiento de Diversas Especies como
Monumentos Naturales.
Conservación de los Recursos Naturales
Ley Nº 25.688
Régimen de Gestión Ambiental de Aguas.
Sector
Higiene y Seguridad
Ley Nº 19.587 y decreto
reglamentario 351/79
Ley de higiene y seguridad en el trabajo: establece
las medidas de protección personal.
Manejo del Fuego
Ley Nº 26.815
Manejo del Fuego.
Plantaciones forestales
Ley Nº 24.857
Forestación. Estabilidad Fiscal.
Plantaciones forestales
Ley Nº 25.080
Inversiones para bosques cultivados.
Plantaciones forestales
Ley Nº 25.509
Derecho Real de superficie Forestal.
Plantaciones forestales
Ley Nº 26.432
Ley de Prórroga y reforma de Ley 25.080.
Preservación del Ambiente
Preservación del Ambiente
Ley Nº 25.675
Ley Nº 25.831
(B.O. 07/01/04)
Ley General del Ambiente.
Régimen de Libre Acceso a la Información Pública Ambiental.
Defensa Sanitaria.
Sanidad
Decreto-Ley Nº 6.704/63
Sanidad
Ley Nº 24.051
De residuos peligrosos.
Sanidad
Ley Nº 25.612
De gestión integral de residuos industriales y de actividades
de servicios deroga la ley 24.051, pero por falta de
reglamentación, aún está en aplicación la ley 24.051 y
sus decretos reglamentarios.
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Ambiental.
Plantación de Nothofagus oblicua “roble pellín” bajo protección de Pinus radiata “pino insigne”. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP
155
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
La información presentada en el cuadro 49 es un análisis
de las legislaciones provinciales relacionadas con el uso
sostenible del ambiente en torno a la actividad forestal.
Para el análisis se tomó como base una recopilación legal
realizada a través de los digestos digitales, disponibles a
través de internet, de cada una de las provincias. Dicha
recopilación contempla sólo la normativa con carácter de
ley y se encuentra disponible en el siguiente enlace http://
area-ambiental-dpf.blogspot.com.ar/p/ordenamiento-ambiental.html. Los digestos se encuentran sometidos
a actualizaciones constantes, e incluso algunos se encuentran en etapas de construcción; por lo que se destaca que
la información que figura es la recopilada hasta el 24 de
febrero de 2015.
Leyes Provinciales vinculadas directa o indirectamente con los bosques Cuadro 49
Provincias
Preservación Conservación
Plantaciones Bosques del Medio de los Recursos Manejo Sanidad Bosques
Naturales
Forestales Nativos Ambiente
del fuego
Buenos Aires
4
-
2
2
-
2
2
Catamarca
1
1
-
-
-
1
1
Chaco
2
2
1
1
-
1
5
Chubut
2
1
1
1
1
2
4
Córdoba
1
2
3
3
2
2
1
Corrientes
3
3
5
5
2
2
2
Entre Ríos
2
1
1
1
2
-
1
Formosa
2
1
2
2
2
2
Jujuy
3
3
1
1
1
-
1
La Pampa
1
5
2
2
4
2
2
La Rioja
1
1
1
1
1
-
1
Mendoza
2
1
1
1
2
1
1
Misiones
3
3
-
-
1
2
2
Neuquén
4
-
3
3
-
1
3
Río Negro
5
2
3
3
1
2
5
Salta
2
1
1
1
-
-
1
San Juan
3
1
4
4
1
3
-
San Luis
1
1
2
2
1
2
1
Santa Cruz
2
3
1
1
-
-
1
Santa Fe
1
2
1
1
-
-
2
Santiago del Estero
1
1
1
1
-
-
1
Tierra del Fuego
-
1
1
1
-
-
1
Tucumán
1
1
2
2
-
-
-
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de Agricultura. Dirección de Producción Forestal. Área Ambiental.
156
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Agricultor familiar, Comandante Andresito, Misiones. Autor Fernanda Alcobé.
Aplicación (ALA) son los organismos que las provincias
determinen para actuar en el ámbito de cada jurisdicción.
La Ley establece la necesidad de realizar un ordenamiento
territorial de los bosques nativos mediante un proceso participativo, suspende la posibilidad de autorizar desmontes
hasta tanto se realice dicho ordenamiento territorial, dispone la obligación de realizar estudios de impacto ambiental
y audiencias públicas para la autorización de desmontes y
crea el Programa Nacional de Protección de los Bosques
Nativos. Adicionalmente establece que toda intervención
en el bosque nativo debe encontrarse sujeta a un Plan de
Conservación o de manejo sostenible. En caso de intención de transformación de bosque nativo, será necesaria
la aprobación de un Plan de cambio de uso del suelo y su
correspondiente Estudio de Impacto Ambiental.
Asimismo, establece un régimen de fomento y criterios para
la distribución del Fondo Nacional para el Enriquecimiento
y la Conservación de los Bosques Nativos (FNECBN) por
los servicios ambientales que estos brindan. Entre ellos, los
principales servicios ambientales son la regulación hídrica, la conservación de la biodiversidad, la conservación del
suelo y de la calidad del agua, la fijación de gases de efecto
invernadero, la contribución a la diversificación y belleza
del paisaje y la defensa de la identidad cultural.
Sistema silvopastoril con Pinus taeda y pastura implantada.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP
Sin perjuicio de lo manifestado, el avance histórico a fin
de encarar la problemática de los ecosistemas boscosos
nativos ha sido la sanción de la Ley Nº 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques
Nativos, reglamentada mediante el Decreto 91/2009.
Ley N° 26.331 de Presupuestos Mínimos de
Protección Ambiental de los Bosques Nativos
La Ley N° 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección
Ambiental de los Bosques Nativos se sancionó en diciembre de 2007. La misma establece los presupuestos mínimos
de protección ambiental para el enriquecimiento, la restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos, y de los servicios ambientales
que éstos brindan a la sociedad. La Autoridad Nacional de
Aplicación (ANA) es la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS) y las Autoridades Locales de
El sistema de protección consagrado por la citada Ley
reviste cierta complejidad en razón de la naturaleza de la
materia regulada, la novedad a nivel local de los mecanismos utilizados y la necesaria articulación institucional
entre las autoridades competentes. El instrumento de gestión fundamental contemplado en la Ley es la obligación
de cada jurisdicción de realizar y aprobar por Ley provincial el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos
(OTBN) existentes en su territorio, categorizando los
bosques según su valor de conservación. Su realización
es un proceso arduo y gradual y, una vez completado, el
OTBN debe ser acreditado ante la Autoridad Nacional
de Aplicación para acceder a los beneficios del sistema.
El incumplimiento de esta obligación trae aparejada la
imposibilidad de que la jurisdicción otorgue permiso alguno sobre los bosques nativos.
La Ley de presupuestos mínimos se constituyó en la herramienta más importante existente para impulsar una
política forestal sobre bosques nativos en el país.
Con su sanción se inició un proceso de cambio, que tiene innumerables desafíos, entre ellos, la debilidad de los
organismos encargados de su implementación que hace
insoslayable la ejecución de acciones de fortalecimiento
institucional.
157
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
En este sentido, resulta indispensable desarrollar las capacidades de la Dirección de Bosques de la Subsecretaria de Planificación y Política Ambiental, en su carácter
de autoridad encargada de la ejecución del Programa de
Protección de los Bosques Nativos (Capítulo N° 4 Ley
N° 26.331), así como de las Autoridades Provinciales de
Aplicación y los mecanismos de coordinación interinstitucional, de manera de lograr una buena articulación con
todos los sectores involucrados en el manejo y conservación de los bosques nativos argentinos.
Las Autoridades Locales de Aplicación han recibido fondos específicos de la Nación para el fortalecimiento de
las áreas competentes; y la Ley N° 26.331 prevé el financiamiento de las actividades a su cargo conforme el
mecanismo establecido en el Artículo N° 35.
la asistencia financiera para la realización de los OTBN
(Art. 6), al FNECBN (Art. 30 y 35), al Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos (PNPBN) (Art.
36) y al pago de planes del Programa Experimental de
Manejo y Conservación de los Bosques Nativos -Resolución SAyDS N° 256/09.
Partidas asignadas por el Presupuesto
Nacional a Bosques Nativos
Cuadro 50
Año
Partida Presupuestaria asignada
a la Ley N° 26.331 (en pesos)
2010
300.000.000
2011
300.000.000
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos (FNECBN)
2012
300.085.190
2013
253.000.000
El Presupuesto Nacional ha adjudicado partidas para la
implementación de la Ley N° 26.331 para los años 2010,
2011, 2012, 2013, 2014 y 2015.
2014
247.043.707
2015
246.450.000
El monto del presupuesto adjudicado anualmente para
la Ley nacional de presupuestos mínimos se destina: a
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de
la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental.
Dirección de Bosques. Área de Ordenamiento Territorial de los
Bosques Nativos y Área de Vinculación y Control.
Distribución de la Partida Presupuestaria
Nacional asignada a la Ley N° 26.331
Figura 13
Distribución de la Partida Presupuestaria
asignada a la Ley N° 26.331
Programa
Nacional de
Protección de
Bosques Nativos
Fondo Nacional
para el Enriquecimiento
y la Conservación
de los Bosques Nativos
(Art.36)
70%
Compensación
por los planes
aprobados
158
Programa Experimental
de Manejo y
Conservación
de Bosques Nativos
(Res. SAyDS N° 256/09)
30%
Fortalecimiento
institucional
Asistencia
Financiera para
realizar los
OTBN (Art.6)
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
La distribución del FNECBN se realiza anualmente entre
aquellas provincias que tienen el OTBN aprobado por Ley
provincial y acreditado por la ANA. Para su distribución
anual a las provincias, el COFEMA ha establecido una metodología de distribución teniendo en consideración la superficie de bosque nativo en las jurisdicciones, la relación
entre la superficie anterior y la superficie total del territorio
provincial y las categorías de conservación establecidas tal
como lo establece el Artículo 32 de la Ley Nacional N°
26.331. La aplicación de esta metodología de distribución
del FNECBN en los sucesivos procedimientos instituidos
desde el año 2010 en cada una de las jurisdicciones que
acreditaron su ordenamiento territorial es formalizada todos los años mediante una Resolución del COFEMA.
Partidas asignadas por el Presupuesto
Nacional al Fondo Nacional para el
Enriquecimiento y la Conservación
de los Bosques Nativos
Cuadro 51
Año
Montos adjudicados
al FNECBN (en pesos)
Resolución del
COFEMA N°
2010
94.563.095
199/2010
2011
230.000.000
211/2011
2012
245.467.244
229/2012*
2013
218.735.000
243/2013
2014
222.000.000
277/2014
*La Resolución COFEMA N° 229/2012 no contiene la tabla de asignación
de fondos del monto adjudicado al FNECBN a las provincias como el
resto de la resoluciones si no que encomienda a la SAyDS a realizar la
distribución.
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de
Bosques. Área de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos,
en base a los Ordenamientos Territoriales de los Bosques Nativos
elaborados por las provincias.
El cuadro 51 muestra sólo los montos adjudicados al
FNECBN a diferencia del cuadro 50, que también contiene los montos destinados a la asistencia financiera
para la realización de los OTBN, al Programa Nacional
de Protección de los Bosques Nativos y al pago de planes
del Programa Experimental de Manejo y Conservación
de los Bosques Nativos. Durante el año 2010 parte de
la partida presupuestaria fue reasignada por Jefatura de
Gabinete de Ministros hacia otros destinos, no pudiendo
completarse el trámite administrativo para su distribución y transferencia a las provincias.
Programa Nacional de Protección de Bosques Nativos
Con fecha 10 de octubre de 2012 se ha suscripto el
Documento de Proyecto / Revisión A del Proyecto ARG/12/013 “Apoyo para la Implementación del
Programa Nacional de Protección de Bosques Nativos” entre la Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Jefatura de Gabinete de Ministros, la
Secretaría de Coordinación y Cooperación Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto y
el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
El objetivo general del Proyecto es contribuir a la conservación y manejo sostenible de los bosques nativos
mediante el fortalecimiento de la Autoridad Nacional
de Aplicación de la Ley N° 26.331 y la implementación del Programa Nacional de Protección de Bosques
Nativos creado por la misma.
A efectos de alcanzar el objetivo general del Proyecto,
y como parte de su estrategia, las actividades se han estructurado en función de la obtención de los siguientes
cuatro productos: 1) Mecanismos de articulación entre
actores vinculados a la implementación de la Ley N°
26.331 desarrollados y en funcionamiento; 2) Iniciativas de gestión del conocimiento diseñadas e implementadas; 3) Mecanismos de seguimiento y control
de la implementación de la Ley N° 26.331 desarrollados; 4) Autoridad Nacional de Aplicación de la Ley
N° 26.331 fortalecida y diseño institucional definido y
acordado, a fin de cumplir con las misiones y funciones
que le asigna la Ley.
Marco normativo ambiental provincial
Conforme se mencionó anteriormente, las provincias
complementan las leyes de presupuestos mínimos,
quedando reservado el Derecho Administrativo local,
por ello dictan normas específicas sobre el recurso y
conservan el poder de policía.
Ahora bien, la Ley N° 26.331 exige en su Artículo 6
que cada jurisdicción deberá realizar un ordenamiento
territorial de los bosques nativos existentes en su territorio mediante un proceso participativo y de acuerdo a
los criterios de sostenibilidad ambiental mencionados
en el Anexo de la misma. Este será el marco sobre el
cual se realizarán las intervenciones el bosque nativo y
deberán ajustarse las normas de menor jerarquía.
159
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Según los criterios de sostenibilidad observados, se establecen las siguientes categorías de conservación:
Categoria I
Sectores de muy alto valor de
conservación que no deben
transformarse ni ser sujetos a
aprovechamiento forestal.
Pueden realizarse actividades
que no alteren sus atributos de
conservación.
Categoria II
Sectores de mediano valor de
conservación, que no deben
desmontarse. Podrán ser
sometidos a aprovechamiento
sostenible, turismo, recolección
e investigación científica.
Categoria III
• Misiones: Ley provincial XVI - Nº 105 (02/09/2010)
• Neuquén: Ley provincial Nº 2.780 (09/11/2011)
• Río Negro: Ley provincial Nº 4.552 (08/07/2010)
• Salta: Ley provincial Nº 7.543 (16/12/2008)
• San Juan: Ley provincial Nº 8.174 (11/11/2010)
• San Luis: Ley provincial Nº IX-0697-2009 (16/12/2009)
• Santa Cruz: Ley provincial Nº 3.142 (17/08/2010)
• Santa Fe: Ley provincial Nº 13.372 (11/12/2013)
• Santiago del Estero: Ley provincial Nº 6.942
(17/03/2009)
• Tierra del Fuego: Ley provincial Nº 869/12 (25/04/2012)
• Tucumán: Ley provincial Nº 8.304 (24/06/2010)
La superficie de bosque nativo total y por categoría de
conservación surgida de los OTBN de cada jurisdicción
se detalla en el cuadro 52 y gráfico 37. Estos datos corresponden a las jurisdicciones que aprobaron el OTBN
por Ley provincial, exceptuando a las provincias de Entre Ríos, cuyo OTBN se encuentra en estado de evaluación por parte de la Dirección de Bosques, y La Rioja
cuyo OTBN aún no ha sido presentados ante la SAyDS.
Sectores de bajo valor de
conservación que pueden
transformarse parcialmente
o en su totalidad.
Como requisito para acceder a los beneficios del Fondo
Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de los
Bosques Nativos, las jurisdicciones deben tener aprobado
por Ley provincial su OTBN (Artículo 32).
En la actualidad, son 22 las provincias que han finalizado
y aprobado por Ley provincial su OTBN.
Se detalla a continuación las provincias que han aprobado su OTBN y el acto administrativo que la aprueba:
“Chiflón” Syrigma sibilatrix, ave de distribución centro-este. Parque
Chaqueño. Autor María José del Bó, Dirección de Bosques, SAyDS.
• Catamarca: Ley provincial Nº 5.311 (09/09/2010)
• Chaco: Ley provincial Nº 6.409 (24/09/2009)
• Chubut: Ley provincial Nº XVII-92 (17/06/2010)
• Córdoba: Ley provincial Nº 9.814 (05/08/2010)
• Corrientes: Ley provincial Nº 5.974 (26/05/2010)
• Entre Ríos: Ley provincial Nº 10.284 (28/03/2014)
• Formosa: Ley provincial Nº 1.552 (09/06/2010)
• Jujuy: Ley provincial Nº 5.676 (14/04/2011)
• La Pampa: Ley provincial Nº 2.624 (16/06/2011)
• La Rioja: Ley provincial Nº 9.188
(vetada parcialmente) (26/06/2012)
• Mendoza: Ley provincial Nº 8.195 (14/07/2010)
Selva Misionera, Campo Ramón, Misiones. Autor Daniela García.
160
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Superficie declarada por la Autoridad Local de Aplicación
de bosque nativo según categoría de conservación
Cuadro 52
Por categoría de conservación
Provincias
Rojo (I)
Total (ha)
Amarillo (II)
ha
%
ha
%
Verde (III)
ha
%
Total
51.232.298
9.716.255
19
30.713.961
60 10.802.082
21
Catamarca
2.433.682
587.123
24
1.543.593
63
302.966
12
Chaco
4.920.000
288.038
6
3.100.387
63
1.531.575
31
Chubut
1.052.171
419.351
40
613.324
58
19.496
2
Córdoba
2.923.985
2.393.791
82
530.194
18
-
-
770.319
63.840
8
292.251
38
414.228
54
Formosa
4.387.269
409.872
9
719.772
16
3.257.625
74
Jujuy
1.208.943
213.152
18
832.334
69
163.457
14
La pampa
3.996.107
38.518
1
3.029.760
76
927.829
23
Mendoza
2.034.188
82.613
4
1.800.595
89
150.980
7
Misiones
1.638.147
223.468
14
967.192
59
447.487
27
Neuquén
543.917
192.686
35
347.672
64
3.559
1
Río negro
478.900
181.900
38
252.700
53
44.300
9
Salta
8.280.162
1.294.778
16
5.393.018
65
1.592.366
19
San juan
1.745.401
71.557
4
1.603.171
92
70.673
4
San luis
3.152.630
526.962
17
1.887.363
60
738.305
23
Santa fe
1.853.791
663.520
36
1.190.271
64
-
-
Santa cruz
523.818
180.569
34
343.249
66
-
-
Sgo. del estero
7.644.449
1.046.172
14
5.645.784
74
952.493
12
Tierra del fuego
733.907
311.707
42
401.918
55
20.282
3
Tucumán
910.512
526.638
58
219.413
24
164.461
18
Corrientes
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Área de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos, en base a los
Ordenamientos Territoriales de los Bosques Nativos elaborados por las provincias.
Parque Chaqueño Húmedo. Autor Dirección de Bosques, SAyDS.
Selva Tucumano Boliviana o Yungas. Autor Dirección de Bosques,
UMSEF, SAyDS.
161
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Región Parque Chaqueño, Formosa. Autor María José del Bó. Dirección de Bosques, SAyDS.
Superficie de bosque nativo declarada por categoría
de conservación. Año 2015
Superficie de bosque nativo
(millones de hectáreas)
9
Categoría I
Categoría II
Categoría III
Gráfico 37
8
7
6
5
4
3
2
1
Sg
o.
d
S
el E alta
ste
Ch ro
Fo aco
r
La mosa
Pa
m
Sa pa
nL
Có uis
Ca rdob
tam a
Me arca
En ndoz
tre a
Sa Ríos
nt
Sa a Fe
n
Mi Juan
sio
ne
Juj s
Ch uy
Tu ubut
cu
Tie Cor mán
rra rie
de ntes
lF
Ne uego
Sa uqué
nta n
Río Cruz
Ne
gro
0
Fuente: Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y Política
Ambiental. Dirección de Bosques. Área de Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos y Área de Vinculación y Control.
162
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
A continuación se presenta el mapa con la distribución
geográfica de las categorías detalladas anteriormente:
Ordenamiento Territorial de los Bosques Nativos
de Argentina. Año 2014
Figura 14
163
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Toda intervención en el bosque nativo debe encontrarse
sujeta a planes, tal como establecen los Artículos 16º y
17º de la Ley N° 26.331 y el Artículo 9º del Decreto Reglamentario N° 91/09.
Las categorías de conservación imponen ciertas restricciones en el uso de los bosques nativos, limitando o prohibiendo algunas actividades. Los distintos tipos de planes prescriben las actividades a realizar en las distintas
categorías de conservación antes mencionadas.
El 70% del FNECBN asignado a las provincias se distribuye entre los “beneficiarios agrupados” de tierras ocupadas por bosques nativos y aquellas personas físicas o
jurídicas que la provincia garantice que están en posesión
del territorio en cuestión y en condiciones de ejecutar
planes en el marco de la Ley 26.331. En ambos casos,
deben presentar Planes de Conservación (PC), Planes
de Manejo Sostenible (PM) o Proyectos de Formulación (PF: financiamiento para la elaboración de ambos
tipos de planes) que deberán ser autorizados por la ALA,
mientras que los Planes de Cambio de Uso del Suelo no
son financiados por dicho fondo.
A las ALA les cabe la responsabilidad de aprobar o rechazar los planes que le son presentados luego de realizar
una convocatoria a presentación de los mismos.
Merece mencionarse que existen intervenciones sobre
bosques nativos que no son alcanzadas por el FNECBN,
ya sea porque no entran dentro de las prioridades impuestas por las ALA o porque son gestionados por áreas
ajenas a las directamente vinculadas con la distribución
de fondos. Sin embargo, los contenidos y requisitos solicitados a todo tipo de intervenciones, sean o no alcanzadas por el FNECBN, quedan amparados bajo la Ley N°
26.331 y por lo tanto deben cumplir con los presupuestos
mínimos que ésta impone.
El 30% restante se destina al fortalecimiento institucional, para el monitoreo de bosques nativos en cada jurisdicción y la implementación de programas de asistencia
técnica y financiera para pequeños productores, comunidades indígenas y/o campesinas.
En el gráfico 38 se puede ver la cantidad de planes financiados por año en el marco de la Ley para el periodo
2010-2014. Las barras representan la cantidad de planes
nuevos (aprobados y ejecutados) para cada año y la línea
representa la cantidad de planes vigentes para el mismo
período. Esto incluye los planes nuevos y aquellos presentados en años anteriores que tienen continuidad en los
años siguientes a través de sucesivos Planes Operativos
Anuales.
Cantidad de Planes de Manejo (PM), Planes de Conservación (PC)
y Proyectos de Formulación (PF) por año para el período 2010-2014.
Gráfico 38
Cantidad de planes
1400
1200
1000
800
600
400
200
0
2010
PF nuevos
2011
PC nuevos
2012
Año
PM nuevos
2013
2014
Total en ejecución
Fuente: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaría de Planificación y
Política Ambiental. Dirección de Bosques. Área de Ordenamiento Territorial de los Bosques y Área de
Vinculación y Control en base a la información disponible en el Registro Nacional de Planes.
164
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Ley N° 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados
La Ley N° 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados, gestionada por la Dirección de Producción Forestal
(DPF) del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca
(MAGyP), promueve la actividad forestal desde el año
1999 promocionando emprendimientos forestales con
el objetivo de aumentar la oferta maderera a través de
la implantación de nuevas forestaciones y beneficiar la
instalación de nuevos proyectos foresto-industriales y las
ampliaciones de los existentes a través de beneficios de
orden económico y de orden fiscal. Esta Ley fue modificada en el año 2008 por su similar, la Ley N° 26.432,
mediante la cual fue prorrogada por un período de diez
años y fue reformulado su Artículo 4°. En función de lo
establecido en dicho artículo, se entiende por bosque cultivado a los efectos de esta Ley “… el obtenido mediante siembra o plantación de especies maderables nativas
y/o exóticas adaptadas ecológicamente al sitio, con fines
principalmente comerciales o industriales, en tierras que,
por sus condiciones naturales, ubicación y aptitud sean
susceptibles de forestación o reforestación según lo indicado en el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos
adoptados por Ley Provincial según lo establecido en la
Ley Nº 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección
Ambiental para Bosques Nativos”, debiendo cumplimentar los proyectos presentados en este marco, los requerimientos exigidos por la Ley N° 26.331.
La Ley N° 25.080 es una Ley de adhesión provincial,
es decir que es aplicada en las provincias que adhieren
expresamente a su régimen, a través del dictado de una
ley provincial, la cual debe contemplar expresamente la
invitación a sus municipios para que, por intermedio de
sus órganos legislativos, dicten las normas respectivas de
adhesión.
Plantación de Pinus taeda. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP
A partir de la política nacional de incentivo a la forestación, se busca la estimulación al sector mediante el
otorgamiento de un apoyo económico no reintegrable
equivalente al 80% de los costos de plantación y enriquecimiento de bosques nativos degradados. Incluye también la posibilidad de apoyo económico para las tareas
Plantines de Eucalyptus grandis. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP
165
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
de poda, raleo y manejo de rebrotes con el reintegro del
70% del costo estimado. Estos montos están definidos
para cada región por la Resolución de Costos vigente
para el año en el cual fue solicitado el proyecto. El otorgamiento de beneficios fiscales consiste en devoluciones
de impuestos, desgravaciones y diferimientos impositivos. Asimismo, los emprendimientos comprendidos en el
régimen tienen la posibilidad de solicitar el beneficio de
estabilidad fiscal por el término de 30 a 50 años.
el buen manejo de las mismas al impulsar prácticas silvícolas de poda, raleo, manejo de rebrote y enriquecimiento
de bosque nativo. En este sentido, a partir de la Resolución N° 102/10, aquellos proyectos realizados con material reproductivo forestal correspondiente a especies pertenecientes a la categoría “Seleccionado” o superior (de
conformidad con los requerimientos mínimos aprobados
por la Resolución Nº 207/09 del INASE), reciben un incremento del 10% en el apoyo económico no reintegrable.
Se promocionan plantaciones forestales empleando las
mejores semillas y plantines disponibles en vínculo con
el Instituto Nacional de Semillas (INASE), y se fomenta
En el cuadro 53 se presentan los montos financiados a
través de los proyectos forestales desde la entrada en vigencia de la Ley.
Montos aprobados por año por la Ley N° 25.080
Cuadro 53
Año
Montos
Aprobados ($)
2000
949.869
2001
519.519
2002
0
2003
23.398.261,13
2004
11.028.711,63
2005
24.215.469,61
2006
26.683.213,42
2007
42.713.701,45
2008
48.668.022,70
2009
83.090.998,63
2010
84.572.284,20
2011
81.161.981,65
2012
149.795.080,16
2013
99.999.934,84
2014
122.335.597,05
TOTAL
799.132.644,85
Fuente: Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Subsecretaría de
Agricultura. Dirección de Producción Forestal.
166
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Estudio de caso
Construcción participativa de criterios e indicadores de nivel local:
el caso de la Red Nacional de Bosques Modelo en la República Argentina
La Iniciativa de la Red Nacional de Bosques Modelo sobre Criterios e Indicadores (C&I) de Manejo Forestal Sustentable constituye una aplicación a escala de paisaje del
Proceso de Montreal y el marco de Principios y Atributos
de la Red Internacional de Bosques Modelo. A través del
involucramiento de una amplia gama de actores clave de
los territorios, se construyeron 31 indicadores de nivel local, organizados en 6 criterios.
Los Bosques Modelo argentinos (Figura 15) son conceptualizados como “asociaciones de voluntades que en consenso
planifiquen y gestionen modelos de desarrollo sustentable
en ecosistemas boscosos, con la meta de elevar la calidad
de vida de las comunidades marginadas o de bajos recursos
como pauta fundamental”. La Red Nacional de Bosques Modelo (RNBM) considera a los criterios e indicadores (C&I)
como una herramienta clave para desarrollar con éxito este
sistema de gestión, en el cual múltiples actores con distintos
intereses construyen una visión compartida sobre las necesidades de uso y conservación de los recursos naturales. El
monitoreo de los indicadores brinda información relevante,
fácilmente comprendida por la comunidad, acerca de los impactos de las decisiones de planificación y gestión.
Mapa de los Bosques Modelo Argentinos Figura 15
Fuente: Programa Nacional de Bosques Modelo. Dirección de Bosques de la Nación. Secretaria de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación. Cartografía: Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal (UMSEF). Dirección de
Bosques de la Nación. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Dirección de Bosques – UMSEF (2015).
167
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Estudio de caso
En este contexto, la iniciativa de C&I de nivel local de la
RNBM tiene como objetivos:
• Construir, a través de un proceso participativo, un marco
común de C&I de manejo forestal sustentable para la implementación de un sistema de monitoreo y evaluación de
los Bosques Modelo de la Red Nacional, en el marco de los
principios y atributos de la Red Internacional de Bosques
Modelo, el Proceso de Montreal y los avances realizados a
nivel nacional.
Concretada en 2010, la “Iniciativa de la Red Nacional de
Bosques Modelo sobre Criterios e Indicadores de Manejo Forestal Sustentable” es el resultado de esta construcción colectiva. Esta herramienta consiste en 6 criterios y
31 indicadores, fruto de la experiencia y conocimiento de
los miembros de cada Bosque Modelo (Cuadro 54). Los
resultados de este proceso se compartieron con la Red Iberoamericana de Bosques Modelo.
• Fortalecer las capacidades locales para la participación
activa en el proceso de desarrollo y aplicación de C&I de
Manejo Forestal Sustentable en el ámbito de los bosques
modelo argentinos.
• Contribuir a la gestión de conocimiento sobre C&I a nivel
local, nacional, e internacional, así como a la orientación
de políticas dirigidas a mejorar el manejo de los recursos
forestales.
El proceso de construcción comenzó a esbozarse en el Foro
Global de Bosques Modelo realizado en la sede del Centro
Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) en 2005. Con el apoyo del Servicio Forestal Canadiense y la Red Canadiense de Bosques Modelo, se realizaron
talleres participativos a nivel de la RNBM y talleres locales
en cada Bosque Modelo14. En el centro de esta experiencia
el factor clave es la creación de espacios que posibilitan la
participación de una gama amplia de actores locales.
Bosque Modelo Tucumán. Autor Mónica Gabay.
Bosque Modelo Formoseño. Autor Noel Carlos Paton.
14 Más información en: http://www.ambiente.gob.ar/default.asp?IdArticulo=9116.
168
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Estudio de caso
Criterios e indicadores de Manejo Forestal
Sustentable en Bosques Modelo
Criterio
Indicadores RNBM
Cuadro 54
Correspondencia a Indicadores
del Proceso de Montreal
(en color: indicadores medidos por Argentina)
1. Conservación de la
Diversidad Biológica.
2. Mantenimiento de
la condición y
capacidad productiva
de los ecosistemas
forestales.
1.1. Superficie por tipo de vegetación
1.1.a Superficie y porcentaje de bosques
por tipo de ecosistema, etapa de
sucesión, clase de edad y tipo de
titularidad o posesión del bosque.
1.2. Superficie de áreas protegidas
en las categorías de UICN.
1.1.b Superficie y porcentaje de bosques
y aéreas protegidas por tipo de
ecosistema, clase de edad o etapa de
sucesión.
1.3. Efectividad en el manejo de las
áreas naturales protegidas.
1.2.c Situación de los esfuerzos
abocados a la conservación de la
diversidad de las especies en el lugar
y fuera del lugar.
2.1. Superficie de bosques destinada
para la producción de madera y/o
productos forestales no madereros.
2.a Superficie y porcentaje de tierras
forestales y superficie neta de tierra
forestales disponibles para la
producción de madera.
2.2. Superficie de bosques afectada
por procesos o agentes destructivos.
3.a Superficie y porcentaje de bosques
afectados por procesos y agentes
bióticos (por ejemplo, enfermedades,
insectos, especies invasoras) más allá
de las condiciones de referencia.
3.b Superficie y porcentaje de bosques
afectados por agentes abióticos
(por ejemplo, incendios, tormentas,
desmonte) mas allá de las condiciones
de referencia.
2.3. Superficie de bosques destinada
a la producción de madera y/o
productos forestales no madereros,
bajo manejo forestal responsable.
No hay correspondencia.
2.4. Superficie de tipos de vegetación 2.c Superficie, porcentaje y volúmen
clasificada según su uso principal.
de las plantaciones de especies nativas.
3. Conservación y
mantenimiento de
los recursos suelo
y agua.
3.1. Superficie de bosques designados
primordialmente con funciones
de protección de suelo y agua,
sobre el total de tierras designadas
primordialmente con funciones de
protección de suelo y agua.
4.1.a Superficie y porcentaje de
bosques cuya designación o enfoque
de manejo es la protección de los
recursos suelo y agua.
3.2. Existe planificación a escala de
paisaje que contempla el uso y
conservación de los recursos suelo
y agua, basada en el enfoque de
4.2.a Proporción de actividades de
manejo forestal que cumplen con las
mejores prácticas de manejo u otra
legislación relevante para proteger
169
primordialmente con funciones
bosques cuya designación o enfoque
3. Conservación y
de protección de suelo y agua,
de manejo es la protección de los
mantenimiento de
sobre
el
total
de
tierras
designadas
suelo y agua.
Criteriolos
7: Marco
legal suelo
institucional y económico para la conservación y el manejo sosteniblerecursos
de los bosques.
recursos
primordialmente con funciones de
y agua.
protección de suelo y agua.
Estudio de caso
3.2. Existe planificación a escala de
paisaje que contempla el uso y
conservación de los recursos suelo
y agua, basada en el enfoque de
cuenca hidrográfica.
4.2.a Proporción de actividades de
manejo forestal que cumplen con las
mejores prácticas de manejo u otra
legislación relevante para proteger
los recursos del suelo.
4.3.a Proporción de actividades de
manejo forestal que cumplen con
las mejores prácticas de manejo u
otra legislación relevante para
proteger los recursos asociados
con el agua.
3.3. Superficie de tierras con graves
problemas de erosión.
3.4. Superficie bajo cambio de uso
de la tierra con riesgos de producir
alteraciones en el escurrimiento
superficial.
4. Múltiples beneficios
para la sociedad.
4.2.b Superficie y porcentaje de tierras
forestales con una degradación
significativa del suelo.
4.1. Cantidad de productos forestales 2.d Cosecha anual de productos de
madereros primarios extraídos según madera en volumen y como porcentaje
tipo y especie.
del crecimiento neto o rendimiento.
6.1.a Valor y volumen de la producción
de madera y productos de la madera,
incluidos los procesamientos
primarios y secundarios.
4.2. Cantidad de beneficiarios
directos por tipos de proyecto
desarrollados por los Bosques
Modelo.
6.3.c Resiliencia de las comunidades
dependientes de los bosques.
6.3.d Superficie y porcentaje de los
bosques que se utilizan con fines de
subsistencia.
6.3.e Distribución de los ingresos
provenientes del manejo forestal.
170
4.3. Relación porcentual de
superficies según régimen de
tenencia de la tierra.
7.3. Claridad y seguridad con respecto
a la tenencia y derechos de propiedad
de la tierra y los recursos asociados.
4.5. Cantidad de empleos directos
del sector forestal.
6.3.a Empleo en el sector forestal.
4.6. Porcentaje de la producción
forestal primaria industrializada
localmente.
6.1.a Valor y volumen de la producción
de madera y los productos de la madera,
incluidos los procesamientos primarios
y secundarios.
4.7. Superficie de bosques destinada
para recreación y turismo.
6.4.a Superficie y porcentaje de
bosques disponibles y/o manejados
para la recreación y turismo.
4.8. Existe un plan de educación,
concienciación y sensibilización de
6.2.b Inversión y gastos anuales en
investigación, extensión y desarrollo
6.1.a Valor y volumen de la producción
4.6. Porcentaje de la producción
de madera y los productos de la madera,
forestal primaria industrializada
Criterio
7:
Marco
legal
institucional
y
económico
para
la conservación
y el manejo sostenible
de los bosques.
incluidos
los procesamientos
primarios
localmente.
y secundarios.
Estudio de caso
5. Marco legal,
institucional y
económico para la
conservación y el
manejo sustentable
de bosques.
4.7. Superficie de bosques destinada
para recreación y turismo.
6.4.a Superficie y porcentaje de
bosques disponibles y/o manejados
para la recreación y turismo.
4.8. Existe un plan de educación,
concienciación y sensibilización de
la comunidad sobre los aspectos
claves de la sustentabilidad de los
recursos naturales y se implementa.
6.2.b Inversión y gastos anuales en
investigación, extensión y desarrollo
y en educación relacionada con los
bosques.
4.9. Producto Bruto Geográfico
(PBG) del área del Bosque Modelo,
discriminado por sector.
6.1.a, 6.1.b, 6.1.c, 6.1.f, 6.1.g, 6.1.h
6.5.b Importancia de los bosques
para las personas.
5.1. Existencia de leyes y regulaciones 7.1.a Legislación y políticas que
que promueven el manejo forestal
respaldan el manejo sustentable de
sustentable y eficacia de las mismas. los bosques.
7.3.b Aplicación de las leyes
relacionadas con los bosques.
5.2. Presupuesto anual detallado
del Bosque Modelo.
7.2.a Régimen tributario y otras
estrategias económicas que afectan
el manejo sustentable de los bosques.
5.3. Presupuesto estatal anual
ejecutado, clasificado por
jurisdicciones, para actividades
relacionadas al manejo forestal
sustentable en el área de los
Bosques Modelo.
7.4.a Programas, servicios, otros
recursos que respaldan el manejo
sustentable de los bosques.
5.4. Capacidad de gestión de la
autoridad provincial con
competencia forestal.
7.1.b Política multisectorial y
coordinación de programas.
5.5. Número y tipo de organizaciones 7.5.b Participación pública y resolución
representativas de productores.
de conflictos en la toma de decisiones
vinculadas con el bosque.
6. Gobernanza y
trabajo en red.
6.1. Grado de participación en el
desarrollo del plan estratégico del
Bosque Modelo.
a. Aprobación del plan estratégico
por los miembros del directorio y
porcentaje de participantes en
relación con el total de miembros
del mismo.
b. Validación del plan estratégico
por los socios del Bosque Modelo,
detallando la metodología de
participación y el % de socios
7.5.a Alianzas para respaldar el manejo
sustentable de los bosques.
7.5.b Participación pública y resolución
de conflictos en la toma de decisiones
vinculadas con el bosque.
171
Bosque Modelo.
7.5.b Participación pública y resolución
a. Aprobación del plan estratégico
de conflictos en la toma de decisiones
por los miembros del directorio y
vinculadas con el bosque.
Criterio 7: Marco legal institucional y económico
para la
y el manejo
porcentaje
deconservación
participantes
en sostenible de los bosques.
relación con el total de miembros
Estudio de caso
del mismo.
b. Validación del plan estratégico
por los socios del Bosque Modelo,
detallando la metodología de
participación y el % de socios
participantes en relación con el total.
6.2. Relación entre objetivos del plan
estratégico del Bosque Modelo y
planes y/o programas de otras
jurisdicciones (p.ej. Gobiernos
nacional, provincial y local;
Redes Nacional, Iberoamericana
e Internacional de Bosques modelo;
acuerdos internacionales).
7.5.a Alianzas para respaldar el manejo
sustentable de los bosques.
7.5.b Participación pública y resolución
de conflictos en la toma de decisiones
vinculadas con el bosque.
6.3. Tipo y grado de consistencia de
los mecanismos de implementación
y seguimiento del plan estratégico
del Bosque Modelo (p.ej. planes de
trabajo anuales que describen los
aportes y responsabilidades de las
partes interesadas en actividades
específicas, así como sistemas de
monitoreo y evaluación).
7.5.c Monitoreo, evaluación y
preparación de informes sobre el
avance hacia el manejo forestal
sustentable.
6.4. Tipo, número y frecuencia de
actividades de comunicación y
difusión del Bosque Modelo.
No hay correspondencia.
6.5. Tipo y número de acciones
de cooperación entre los Bosques
Modelo.
7.5.a Alianzas para respaldar el manejo
sustentable de los bosques.
6.6. Composición del Bosque Modelo
por tipo de socios:
a. porcentaje de miembros por
sector (público, privado, sociedad
civil y academia) sobre el total de
organizaciones con interés en las
temáticas asociadas al concepto de
Bosques Modelo presentes en el
territorio del Bosque Modelo.
b. grado en el cual la composición
del Bosque Modelo en términos de
pertenencia sectorial de sus
miembros se ve reflejada en
la composición de su directorio.
7.5.a Alianzas para respaldar el manejo
sustentable de los bosques.
7.5.b Participación pública y resolución
de conflictos en la toma de decisiones
vinculadas con el bosque.
Fuente: Dirección de Bosques – Programa Nacional de Bosques Modelo (2010), Iniciativa de la Red Nacional de Bosques Modelo sobre
Criterios e Indicadores de Manejo Forestal Sustentable.
172
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Estudio de caso
Medición del Indicador 4.4. sobre prácticas y lugares culturales tradicionales
Indicador 4.4. Se identifican, mantienen y respetan las prácticas y lugares culturales tradicionales.
La Cultura Wichi en el oeste formoseño es cazadora recolectora con ciclos marcados de acuerdo
con un calendario propio, aplicable en todo su territorio:
Gráfico 39
Lup: mayo a julio
Pesca
Nawup: agosto,
septiembre y octubre
Miel
Chaguar
Yachep: noviembre,
diciembre y enero
Marisca
Chelchep: febrero,
marzo y abril
Frutos
Lup
Nawup
Yachep
Chelchep
Fuente: Bosque Modelo Formoseño (2013 – 2014)
Porcentaje de miembros por sector
Medición del Indicador 6.6. sobre integración de los Bosques Modelo
Composición del Bosque Modelo por tipo de socios
Gráfico 40
50%
45%
40%
35%
30%
25%
20%
15%
10%
5%
0%
2010
2011
Privado
2010
17% 22%
14%
47%
Sociedad Civil
2011
17% 22%
14%
47%
2012
Academia
2013
Público
2012
40%
Año
2013
33%
20% 7%
20%
15%
40%
25%
Fuente: Bosque Modelo Tucumán (2013 – 2014)
Bibliografía:
“Reportes internos” (2013-2014). Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. Subsecretaria de Planificación y
Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Bosques Modelo. “Iniciativa de la Red Nacional de Bosques Modelo
sobre Criterios e Indicadores de Manejo Forestal Sustentable” (2010). Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.
Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental. Dirección de Bosques. Programa Nacional de Bosques Modelo. Más información
en: http://www.ambiente.gob.ar/default.asp?IdArticulo=9116
173
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
7. 5. c.
Monitoreo, evaluación y preparación de informes
para el avance hacia el manejo forestal sostenible.
Fundamento: Este indicador ofrece información sobre la capacidad para supervisar,
evaluar e informar sobre la situación de los bosques. Es esencial un sistema de monitoreo y
elaboración de informes abierto y transparente que brinde información actualizada y confiable
sobre los bosques, útil para la toma de decisiones, la generación de una mayor conciencia pública
y política, sobre los problemas que afectan a los bosques, así como para el desarrollo de políticas
que respalden el manejo forestal sustentable.
Calidad de la información: A
Progreso del Indicador:
Inventario de plantaciones forestales en la provincia de Entre Ríos. Autor Natalia Acosta.
La Dirección de Producción Forestal del MAGyP gestiona la aplicación de la Ley N° 25.080 de Inversiones
para Bosques Cultivados (prorrogada y modificada por
la Ley N° 26.432) y el análisis de los diferentes temas de
la realidad productiva forestal nacional.
En este sentido la DPF cuenta con tres áreas que realizan
monitoreo de las plantaciones forestales del país, cuyas
funciones se detallan a continuación.
Área de Promoción
El Área de Promoción tiene a su cargo el análisis y gestión técnica de los proyectos forestales correspondientes
a la Ley Nº 25.080. Las tareas y prácticas que involucra
la producción primaria vinculada a la mencionada Ley
de fomento forestal puede rastrearse a partir de los sistemas de información establecidos por la misma, los que
cuentan con registros de productores, de profesionales y
de emprendimientos. Los cuales son un requisito básico
para la obtención de los beneficios estatales.
174
La tarea de análisis y gestión de los proyectos forestales
correspondientes a esta Ley se completa con la inspección de las plantaciones involucradas, para monitoreo y
comprobación de las mismas pero también con el objeto
de mantener a los técnicos en contacto directo y permanente con el sector y con las diferentes alternativas tecnológicas que se implementan.
Tanto la evaluación técnica de los planes forestales como
la colaboración en la elaboración de normativas específicas del campo silvícola de aplicación de la Ley se realizan en base a revisión bibliográfica y consulta con profesionales especializados en los diferentes temas, así como
en la consulta a los técnicos regionales de las diferentes
provincias. Los técnicos del INTA y sus trabajos de campo representan la principal fuente de información. Existe
también vinculación con las diferentes instituciones del
campo educativo para conocer sus trabajos y opiniones.
La experiencia recogida en las diferentes etapas de esta
gestión concluye con la elaboración y permanente mo-
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
dificación de la normativa reglamentaria de la Ley N°
25.080, que con el paso de los años ha variado su enfoque
y la especificidad del tratamiento y análisis de los diferentes proyectos, siguiendo la evolución de las tecnologías implementadas y la variación de objetivos que se
han producido en el campo forestal.
Área Sistema de Información Geográfica
e Inventario Forestal
A mediados de la década del ‘90, en el ámbito de la Dirección de Producción Forestal, se conforma el Área
Sistema de Información Geográfica (SIG) e Inventario
Forestal cuyo objetivo principal fuera el de monitorear
las plantaciones forestales en todo el territorio nacional,
utilizando en forma creciente herramientas y técnicas
de teledetección y SIG que por esos años comenzaron a
multiplicarse en forma exponencial.
La incorporación progresiva de estas nuevas herramientas tecnológicas posibilitaron a la DPF gestionar eficazmente la operatoria de la Ley Nº 25.080 de Inversiones
para Bosques Cultivados, generando una gran base de
datos geográfica, un Sistema de Información Geográfica
que contiene hoy, todas las superficies forestales que han
recibido algunos de los beneficios que otorga la mencionada Ley. El Área SIG e Inventario Forestal a través del
Convenio Marco Nº 50/96, firmado oportunamente entre
la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la entonces Secretaría de Agricultura, Ganadería,
Pesca y Alimentación, generó entre los años 1998 y 2011
un banco de aproximadamente 1.200 imágenes satelitales Landsat 5 TM y Landsat 7 ETM que cubren las áreas
con plantaciones forestales de la República Argentina.
Las imágenes fueron procesadas y georreferenciadas con
la precisión necesaria para el análisis de los planes forestales presentados para recibir los beneficios que otorga la
Ley N° 25.080 y para las demás actividades desarrolladas en el Área.
Actualmente la Dirección tiene acceso a imágenes capturas por el satélite francés SPOT, que incrementan la capacidad de análisis de la cobertura del territorio gracias a
la resolución espacial y espectral ofrecidas.
Asimismo, los relevamientos a campo constituyen una
fuente de información muy importante que complementan los datos obtenidos mediante los sensores remotos
descriptos. Se ha implementado el almacenamiento de la
información en el entorno de trabajo de una base de datos
espacial. Este salto tecnológico favorece la integridad,
trazabilidad, la minería de datos y fundamentalmente una
Plantación de Populus sp. “álamo” con pastura de avena, 4° Sección de
Islas, Partido de Campana, provincia de Buenos Aires.
Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
gestión eficiente de la información. Respecto a los Inventarios forestales, el Área SIG a partir de su experiencia y
conocimientos, fue la responsable de recibir y auditar la
información generada en el Primer Inventario Nacional
de Plantaciones Forestales -INPF- y Establecimiento de
un Banco de Datos. Actualmente se están desarrollando
los inventarios de plantaciones forestales en las provincias de Mendoza y Entre Ríos, para luego continuar con
otras provincias de interés forestal.
En sintonía con la dinámica de la tecnología aplicada a
la geomática se implementan nuevos protocolos de análisis de la información espacial relacionados al sistema de
monitoreo de los bosques permitiendo una rápida actualización de la cartografía forestal y en correspondencia los
análisis establecidos y sus respectivos reportes.
Área de Economía e Información
La recopilación y análisis de la información relacionada
con productos forestales, actividades forestales industriales e Incendios, vinculada con los bosques cultivados se
lleva a cabo dentro de la Dirección de Producción Forestal a través del Área de Economía e Información.
Los objetivos operacionales del área son producir información que pueda ser utilizada a la hora de planificar el
desarrollo de la actividad forestal, y que ésta resulte de
carácter relevante para lograr la sostenibilidad del sistema, tanto desde el punto de vista económico como social.
Esto se logra a través de:
• Definición de metodologías unificadas para la toma,
procesamiento y análisis de información forestal, estableciendo normas, definiciones y clasificaciones homo-
175
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
géneas, que permitan garantizar la compatibilidad de la
información requerida a nivel nacional, provincial e internacional.
• Búsqueda, procesamiento y puesta en disponibilidad de
información estadística y económica básica, en materia
de bosques cultivados del sector primario o extractivo de
madera, del sector productivo o industrial, y del sector terciario relacionado con el comercio exterior y los servicios
vinculados al aprovechamiento integral de la masa forestal.
• Difusión de publicaciones específicas, artículos, estadísticas e indicadores económicos.
Publicación Comercio Exterior:
Se procesa la información sobre el intercambio comercial argentino de productos forestales obtenida del INDEC. Se elabora la publicación Comercio Exterior sobre
importación y exportación de productos forestales. Contiene información por nomenclatura arancelaria, países,
bloques económicos y aduana de entrada y salida de los
productos. Las publicaciones comentadas se encuentran
disponibles en la página web.
FAO (Organización de las Naciones Unidas para
la Alimentación y la Agricultura) – Anuario:
• Formar parte del Sistema Estadístico Nacional a través Se elaboran las Estadísticas del Sector Forestal Argendel SEN (Sistema Estadístico Nacional).
Actividades del Área de Economía, Información, Industrias e Incendios:
Costos de Implantación Forestal:
Se elaboran y actualizan anualmente los costos de implantación forestal por especie y provincia, en función
de las densidades establecidas. Asimismo, se procesa la
información de base respecto de precios de insumos, salarios y máquinas para actualizar los valores de costos.
Precios:
Se actualizan las series de precios nacionales de: semillas, plantines y material reproductivo, madera en rollo,
chips, madera aserrada, machimbre, tableros.
Se elabora boletín trimestral de series de precios internacionales de: madera para construcción, fencing, pastas
celulósicas y valores de la tierra con uso forestal. Precios
de Servicios Forestales por especie para las principales
regiones del país. Precios de maquinarias de uso forestal.
Publicación Sector Forestal:
Sobre la información básica provincial y otras fuentes, se
elabora la publicación anual Sector Forestal. La misma
contiene datos sobre extracción de productos forestales a
nivel provincial, por especie y tipo de producto, como así
también el consumo aparente nacional de rollizos.
Publicación Industrias Forestales:
A partir de la encuesta anual a 150 industrias con formularios específicos, se elabora la publicación Industrias
Forestales. La misma contiene información sobre cantidad de industrias, capacidad instalada, personal ocupado,
materia prima utilizada, producción para todas las industrias relacionadas con el sector forestal: Celulosa y Papel,
Tableros, Laminados, Impregnación, Resinación.
176
tino para el Anuario de Productos Forestales de FAO.
Anualmente se cumplimenta la documentación que solicita FAO, sobre producción y comercialización sectorial,
que forma parte del Anuario Estadístico Mundial de Productos Forestales.
FRA (Recopilación de los Recursos Forestales
Mundiales- FAO):
Se cumplimentan los cuestionarios sobre bosques plantados para la elaboración de las tablas informativas nacionales correspondientes al FRA. En el área se desempeña
el profesional que oficia como corresponsal ante la FAO
para el FRA.
INDEC (Instituto Nacional de Estadística
y Censos):
Se elaboran las estadísticas sectoriales forestales sobre bosques implantados para el INDEC, las mismas forman parte
del Anuario de Argentina, que elabora ese organismo.
Proceso de Montreal:
Personal del área integra el grupo de trabajo nacional del
Proceso de Montreal; se aportan datos sobre bosques implantados para la construcción de los distintos indicadores; estos indicadores se utilizan para la elaboración del
informe nacional.
Incendios Forestales:
La función específica de MAGyP en el tema, está orientada a concientizar y capacitar a los productores, para
que implementen tareas silviculturales preventivas en las
plantaciones y que se organicen para la detección temprana y el control de los focos.
El marco legal vigente es la Ley Nº 25.080 de Inversiones
para Bosques Cultivados y su prórroga 26.432, Decreto
Reglamentario 133 y la Resolución 700/99, que promociona la formación de consorcios de productores forestales, para prevención y lucha contra incendios forestales.
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
Plantín de Eucalyptus grandis. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
Se elabora la estadística anual de incendios de bosques
cultivados a nivel país. Dicha información se discrimina
por provincia, departamento, número de focos, superficie, especies afectadas y causas que originan los incendios. De aquellas provincias que cuentan con datos
georreferenciados, el Área SIG de la DPF, elabora mapas
con la ubicación de los focos detectados.
Por otra parte, en este indicador se mencionan las distintas actividades que se realizan en la Dirección de Bosques (DB) de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo
Sustentable de la Nación (SAyDS) a fin de garantizar la
aplicación del criterio.
Unidad de Manejo del Sistema de
Evaluación Forestal (UMSEF)
La Unidad de Manejo del Sistema de Evaluación Forestal es un grupo de trabajo de la Dirección de Bosques,
creado en el año 2001 cumpliendo con uno de los objetivos del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos
(Proyecto Bosques Nativos - Préstamo BIRF 4085-AR)
que fue reforzar la capacidad operativa de la institución.
La UMSEF está constituida por un Coordinador Técnico
y tres módulos técnicos: Módulo Teledetección y Sistema de Información Geográfica, Módulo Cartografía SIG
y Módulo Biometría e Inventario Forestal, siendo su objetivo principal: generar, analizar, almacenar y publicar
datos e información confiables relacionados a los bosques nativos de la Argentina, manteniendo de esta manera actualizada una base de datos de los recursos forestales
nativos. En este sentido, la UMSEF realiza el monitoreo
de los bosques nativos, para la detección, cuantificación
y seguimiento a lo largo del tiempo de procesos de origen
natural y/o antrópico que modifican la estructura y/o extensión de los ecosistemas forestales naturales utilizando
principalmente técnicas de teledetección y un Sistema de
Información Geográfica (SIG). Entre 1998 y 2006, el monitoreo de la superficie de bosque nativo se realizaba con
una periodicidad de 4 años, pero a partir de la sanción de
la Ley Nº 26.331 de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Bosques Nativos, sancionada en
noviembre de 2007, el monitoreo se realiza anualmente.
A partir de este trabajo, se elaboran los informes con los
resultados obtenidos incluyendo la cartografía temática a
nivel provincial y regional correspondiente, que son publicados en la página web de la SAyDS (http://www.ambiente.gob.ar/umsef). En estos últimos años, las regiones
forestales analizadas son Parque Chaqueño, Selva Tucumano Boliviana, Selva Misionera y Espinal dado que
comprenden los sitios con mayor impacto en relación a
cambios de superficie de bosque nativo en los últimos 20
años. A su vez, en el marco del programa ONU-REDD 15
se prevé la publicación de esta información en un portal
SIG WEB de manera periódica, a fin de hacer la información más accesible y transparente.
La información de base para el monitoreo de la superficie
de bosque nativo de la República Argentina proviene de
la cartografía del Primer Inventario Nacional de Bosques
Nativos (PINBN). El PINBN fue realizado entre los años
1998 y 2006 en el marco del Proyecto Bosques Nativos y
Áreas Protegidas Préstamo BIRF 4085-AR por un consorcio Argentino-Canadiense y abarcó las seis regiones fores-
15 El Programa ONU-REDD es la iniciativa de colaboración de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de la deforestación y la degradación de bosques en países en desarrollo. El Programa se lanzó en septiembre de 2008 para ayudar a los países en desarrollo a preparar e
implementar estrategias nacionales REDD y se basa en la capacidad de convocatoria y la experiencia de la Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de las Naciones
Unidas para Medio Ambiente (PNUMA).
177
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
tales de la República Argentina: Monte, Espinal, Parque
Chaqueño, Selva Misionera, Selva Tucumano Boliviana
y Bosque Andino Patagónico. A excepción de la región
Monte, donde sólo se realizó un monitoreo de superficies,
en el resto de la regiones, además de este monitoreo de
superficies, se llevó a cabo un muestreo de campo de datos
dasométricos. Los resultados se presentan en informes regionales y anexos con los datos de inventario (http://www.
ambiente.gob.ar/?idarticulo=316). A su vez, se publicaron
los manuales operativos que detallan la metodología utilizada para la ejecución del Inventario.
Actualmente, la vigencia de la Ley Nº 26.331 sumado a la
alta dinámica de uso y sustitución de los bosques nativos
que exige a las administraciones, tanto nacionales como
provinciales, definir urgentes medidas que tiendan a proteger y manejar adecuadamente sus recursos, se requiere información actualizada y sistematizada sobre sus recursos,
para lo cual es necesario contar con un conjunto de inventarios forestales repetidos a intervalos regulares de tiempo.
Es por ello que la SAyDS, a través de la DB, la UMSEF y
el apoyo de sus Nodos Regionales, tiene entre sus proyectos la realización de un Segundo Inventario Nacional de
Bosques Nativos, que siente las bases de un futuro Programa Nacional de Inventario. En base a la experiencia y los
conocimientos adquiridos durante el PINBN, se proponen
algunas modificaciones al diseño original. El diseño básico del nuevo inventario contiene una grilla ortogonal de
10 km por 10 km en la que cada punto de intersección que
se sitúe sobre bosque inventariable será relevado. Con el
objeto de facilitar la realización de las tareas de campo se
propone descentralizar dichas actividades en Nodos Regionales o unidades administrativas que serán muestreadas
en forma periódica en ciclos de 5 años, y se registrarán
variables dasométricas (especie, diámetro, altura, estado
sanitario, regeneración, entre otras) y además, se prevé de
incorporar en el diseño básico otras variables ambientales tales como fauna, productos forestales no madereros,
servicios ambientales, entre otros. Todos los resultados se
presentarán en informes regionales, además de la confección de la base de datos correspondiente a la información
de las unidades de muestreo, y la nueva cartografía temática que se genere, y publicados en la web.
Programa Nacional de Estadística Forestal (PNEF)
El Programa Nacional de Estadística Forestal es el responsable de la elaboración de las Estadísticas Forestales
y desarrolla un Sistema de Información de Estadística
Forestal, que incluye a la producción de estadísticas que
resulten confiables, adecuadas y oportunas en el marco
de un desarrollo sustentable.
178
Aspidosperma quebracho blanco. Parque Nacional Copo. Santiago del Estero.
Autor Natalia Acosta.
La participación del Grupo de Trabajo es en el marco de
la implementación y análisis de los lineamientos de la
Ley N° 26.331 de Presupuesto Mínimos de Protección
Ambiental de los Bosques Nativos, y su Decreto Reglamentario N° 91 se circunscribe a los siguientes aspectos:
Artículo 12
• Promover el Manejo Forestal Sostenible para las cate-
gorías II y III mediante el establecimiento de Criterios
e Indicadores de Manejo Forestal Sostenible ajustados a
cada ambiente y jurisdicción.
• Promover la cooperación y uniformización de infor-
mación entre instituciones equivalentes de las diferentes
jurisdicciones entre sí y con la Autoridad de Aplicación.
Artículo 35
• Desarrollar y mantener una red de Monitoreo y Siste-
mas de Información de sus Bosques Nativos.
El PNEF elabora en forma permanente publicaciones
anuales, que permiten bridar información básica para un
mejor conocimiento de los bosques que colabore en el futuro en la aplicación de la sustentabilidad de los mismos
y que se encuentran disponibles en la página del programa: http://www.ambiente.gov.ar/?idseccion=42.
• Anuario de Estadística Forestal: La publicación tiene
como objetivo brindar información que permita un mayor conocimiento de los bosques nativos y su producción, así como para la toma de decisiones futuras que
lleven hacia un manejo forestal sustentable.
Criterio 7: Marco legal institucional y económico para la conservación y el manejo sostenible de los bosques.
• Series Estadísticas Forestales:La publicación suminis- • El PNEF ha sido contraparte nacional en la implementra información histórica de los principales indicadores
de la actividad forestal: productos forestales primarios,
carbón y durmientes, industrias forestales, productos
forestales no madereros, comercio exterior e incendios
forestales.
• Estadística de Incendios Forestales: En esta publicación
se proporciona información sobre cantidad de incendios
forestales ocurridos según tipo de causa (negligencia, intencionalidad, naturales y desconocidas) y la superficie
afectada por tipo de vegetación (bosque nativo y cultivado, pastizales y arbustales).
• Regiones Forestales: Producción Primaria: En ella se
brinda información forestal regional a fin de contribuir a
un mejor conocimiento de los bosques y regiones forestales de nuestro país. Es una herramienta para la definición
de políticas nacionales relacionadas con el sector forestal,
además de ser útil para la gestión y la toma de decisiones
necesarias para avanzar en el desarrollo forestal sostenible.
• Comercio Exterior de Productos Forestales: La publica-
ción analiza el comportamiento de la balanza comercial
argentina en los últimos años, la evolución de las exportaciones forestales, la participación del sector forestal en
el total de las exportaciones de Argentina. También se incluye el comportamiento de los Complejos Exportadores.
tación del Proyecto FAO.
• Fortalecimiento de las capacidades nacionales de los
países del Cono Sur para el monitoreo, evaluación y reporte del progreso alcanzado en el Manejo Forestal Sustentable mediante el desarrollo, uso e implementación de
los Criterios e Indicadores – TCP/RLA/3203.
• El PNEF ha colaborado con la implementación del
SACVefor.
Sistema de Administración, Control y
Verificación Forestal (SACVefor)
El Proyecto BIRF 7520-AR implementó a nivel piloto,
en algunas provincias de la Ecorregión del Parque Chaqueño, el Proyecto denominado Sistema de Administración, Control y Verificación Forestal (SACVefor), con el
objetivo de desarrollar en forma eficiente y efectiva las
tareas de administración, control y verificación de utilización y mercadeo de los productos forestales, desde
su aprobación y control de las actividades en el monte
hasta el procesamiento, transporte y destino final de los
productos, asegurando la trazabilidad e incremento de la
transparencia de los procesos.
Bosque Modelo Formoseño. Autor Mónica Gabay.
179
El SACVefor abarca la cadena total de abastecimiento,
mediante un software que permitirá la conciliación de
volúmenes en distintos puntos de la cadena.
Además el Sistema contribuirá a evitar la deforestación y
degradación de los bosques nativos, sumados al compromiso del fomento del manejo forestal sostenible de los
bosques nativos de Argentina.
Sistema Integrado de Información Forestal (SIIF)
En el marco de la sistematización de la información forestal disponible y la necesaria para una correcta planificación y una adecuada toma de decisiones; se ha intentado,
en distintas instancias, instrumentar la implementación de
un Sistema Integrado de Información Forestal, que relacione entre sí todas las variables intervinientes en el mismo y que actúen asimismo en forma armónica como es
el fundamento básico en la elaboración de estos Sistemas.
En un análisis histórico primero a través del ex Instituto Forestal Nacional (IFONA) mediante un Proyecto del
Banco Mundial referido al Sistema de Información Forestal y luego a través de la Secretaría de Agricultura,
Ganadería y Pesca con el desarrollo del “Sistema Integrado de Información Agropecuaria” (SIIA) se intentó desarrollar la sistematización del sector forestal como una
componente del Sistema Agropecuario.
Finalmente el Proyecto Bosque Nativo y su Biodiversidad BIRF 7520-AR, dentro de la componente “Información y Monitoreo del Patrimonio Forestal nativo”
implementó la Subcomponente denominada “Sistema
Integrado de Información Forestal”.
El Proyecto PNUD ARG/12/13 de “Apoyo a la implementación del Programa de Protección de los Bosques
Nativos” está, finalmente, implementando el mencionado Sistema que resultará de utilidad a los gobernantes y
usuarios en general, ya que permitirá en tiempo y forma
disponer de los elementos necesarios para el desarrollo y
diseño de políticas públicas.
Otro tipo de indicadores del avance hacia el manejo sustentable de los bosques nativos es a través de la implementación de la Ley N° 26.331, por la cual se crea el Programa Nacional de Protección de los Bosques Nativos,
perteneciente a la Dirección de Bosques de la SAyDS
(más información en el indicador 7.1.a.).
Anexos
Anexos
Plantaciones de Eucalyptus sp. Autor Pablo Oliveri, gentileza UCAR-MAGyP.
181
Anexos
182
Anexos
Anexo 1
Normas Complementarias de la Ley
N° 26.331 de Presupuestos Mínimos
de Protección Ambiental de los Bosques Nativos
En el marco de la SAyDS y del COFEMA se han dictado
resoluciones que coadyuvan a la eficaz y correcta implementación de la Ley N° 26.331:
• Resolución SAyDS N° 256/2009: Crea el Programa
Experimental de Manejo y Conservación de los Bosques
Nativos.
• Resolución SAyDS N° 450/2009: Modificación de la
Resolución N° 256/2009 mediante la cual se creó el Programa Experimental de Manejo y Conservación de los
Bosques Nativos.
• Resolución SAyDS N° 514/2009: Habilita el Registro
Nacional de Infractores creado por la Ley N° 26.331.
• Resolución SAyDS N° 944/2011: Asigna fondos del
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación
de los Bosques Nativos del presupuesto 2011, al financiamiento de los planes aprobados en el marco de la Resolución SAyDS Nº 256/09.
• Resolución SAyDS N° 1279/2012: Asigna fondos del
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación
de los Bosques Nativos del presupuesto 2012, al financiamiento de los planes aprobados en el marco de la Resolución SAyDS Nº 256/09.
siempre que los solicitantes cumplan con lo establecido
en la Resolución SAyDS N° 393/2013.
• Resolución SAyDS N° 826/2014: Establece los requisitos para la presentación de planes de manejo y conservación de los bosques nativos, para la percepción de los
fondos y para la rendición de cuenta de los mismos. Reemplaza desde su aprobación en adelante la Resolución
JGM N° 282/2012
• Resolución JGM N° 282/2012: Establece el sistema de
rendición de cuentas para los proyectos desarrollados en
el marco de la Resolución SAyDS N° 256/09, como para
los planes de manejo y conservación financiados en el
marco de la Ley N° 26.331.
• Resolución COFEMA N° 189/2010: Encomienda a
la Autoridad Nacional de Aplicación la afectación de recursos del Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la
Conservación de los Bosques Nativos del Presupuesto
2010, al financiamiento de los planes debidamente aprobados en el marco de la Resolución Nº 256/09.
• Resolución COFEMA N° 199/2010: Distribución del
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación
de los Bosques Nativos correspondiente al año 2010.
• Resolución COFEMA N° 200/2010: Solicita al Honorable Congreso de la Nación Argentina, que realice las acciones necesarias para que se contemplen en el Presupuesto Nacional 2011 el monto total de los fondos previstos en
la Ley Nº 26.331, en el marco del Fondo Nacional para el
Enriquecimiento y Conservación de Bosques Nativos.
• Resolución SAyDS N° 393/2013: Aprueba documentos a presentar por las provincias en relación a la exportación de Palo Santo.
• Resolución COFEMA N° 203/2010: Nueva asignación
de fondos del Fondo Nacional para el Enriquecimiento
y Conservación de los Bosques Nativos correspondiente
al año 2010.
• Resolución SAyDS N° 585/2014: Establece que solamente se emitirán dictámenes de extracción no perjudicial para exportación de Palo Santo y todos sus derivados, provenientes de planes de manejo sustentable,
• Resolución COFEMA N° 211/2011: Distribución del
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación
de los Bosques Nativos correspondiente al año 2011.
183
Anexos
• Resolución COFEMA N° 213/2011: Crea un grupo de
trabajo, constituido por la Autoridad Nacional de Aplicación, y las Autoridades Locales de Aplicación, en el
ámbito del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), con el objeto de elaborar una propuesta, de instrumentación y reglamentación del Fondo Nacional para la
Conservación de los Bosques Nativos establecido en el
Art. 36 de la Ley Nº 26.331.
• Resolución COFEMA N° 218/2011: Ampliación del
plazo de recepción de los Planes de Manejo y Conservación de los Bosques Nativos.
• Resolución COFEMA N° 219/2011: Crea una comisión Ad Hoc, en el ámbito del Consejo Federal de Medio
Ambiente (COFEMA), con el objeto de elaborar una propuesta que contemple la incorporación del apeo, corta,
tala, y/o desmonte no autorizado de bosque nativocomo
una conducta tipificada en el Código Penal.
• Resolución COFEMA N° 223/2011: Declara de interés ambiental federal el “Manual de Bosques Nativos: un
aporte a la Conservación desde la Educación Ambiental.
Provincia de Mendoza”.
• Resolución COFEMA N° 224/2011: Ratifica los montos asignados oportunamente.
• Resolución COFEMA N° 225/2011: Solicita al Honorable Congreso de la Nación Argentina, que realice las
acciones necesarias para que se contemplen en la Ley de
Presupuestos Nacional 2012 el monto total de los fondos
previstos en la Ley de Presupuestos Mínimos Nº 26331.
• Resolución COFEMA N° 229/2012: Aprueba el Reglamento de Procedimientos Generales Ley Nº 26.331.
• Resolución COFEMA N° 230/2012: Aprueba el documento elaborado en el taller de técnicos y autoridades
provinciales de Bosques Nativos.
• Resolución COFEMA N° 231/2012: Encomienda a la
Comisión Asesora Permanente de Asuntos Legislativos
el análisis de proyectos normativos para la reglamentación del Fondo Nacional para la Conservación de los
Bosques Nativos.
184
• Resolución COFEMA N° 236/2012: Aprueba el documento “Pautas metodológicas para las actualizaciones de
los Ordenamientos Territoriales de los Bosques Nativos”.
• Resolución COFEMA N° 243/2013: Distribución del
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación
de los Bosques Nativos correspondiente al año 2013.
• Resolución COFEMA N° 244/2013: Dispone la reserva de los fondos correspondientes a las provincias de
Corrientes y Córdoba fijados en las tablas presentadas en
la Asamblea y que corresponden a los Fondos de la Ley
Nº 26.331 para el año 2013.
• Resolución COFEMA N° 255/2013: Recomienda a la
SAyDS establecer nuevos plazos de rendición y un calendario definitivo para la rendición de cuentas pendientes.
• Resolución COFEMA N° 258/2013: Presenta formalmente ante las Comisiones de Presupuesto de la Cámara
de Diputados de la Nación y del Senado, la urgente necesidad de establecer las medidas pertinentes para incrementar
progresivamente los recursos presupuestarios asignados
anualmente al Programa de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, iniciando el
mismo en el ejercicio presupuestario del año 2014.
• Resolución COFEMA N° 262/2013: Dispone una prórroga a la reserva de los fondos correspondientes a la provincia de Corrientes.
• Resolución COFEMA N° 264/2013: Declara la necesidad de contar con una tipificación de las conductas que
ocasionan la destrucción o daño del bosque nativo protegidos por la Ley N° 26.331 de Presupuestos Mínimos
Ambientales, en el Código Penal de la Nación.
• Resolución COFEMA N° 277/2014: es la norma que
instrumenta la distribución del Fondo y los procedimientos generales y contenidos mínimos de los planes de manejo sostenible y de conservación.
Anexos
Anexo 2
Leyes Provinciales que ratifican las
Leyes Nacionales N° 25.080 y
N° 26.432
• Buenos Aires: Ley Provincial Nº 12.443. De Adhesión
a la Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 14.227. De Adhesión a la Ley Nacional Nº 26.432.
• Catamarca: Ley Provincial Nº 4.977. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
• Chaco: Ley Provincial Nº 4.604. De Adhesión a la Ley
Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 6.314. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Chubut: Ley Provincial XVII-Nº 61 (Ex Ley Nº 4580).
De Adhesión a la Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial XVII-Nº 91. De Adhesión a la Ley Nacional Nº 26.432.
• Córdoba: Ley Provincial Nº 8.855. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
• Corrientes: Ley Provincial Nº 5.340. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 5.890. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Entre Ríos: Ley Provincial Nº 9.243. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 9.953. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Formosa: Ley Provincial Nº 1.301. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
• Jujuy: Ley Provincial Nº 5.146. De Adhesión a la Ley
Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 5.790. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• La Pampa: Ley Provincial Nº 1.883. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 2.517. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• La Rioja: Ley Provincial Nº 6.751. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 8.702. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Mendoza: Ley Provincial Nº 6.745. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 8.432. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Misiones: Ley Provincial VIII-37 (Ley Nº 3.585). De
Adhesión a la Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial VIII-60 (Ley Nº 4.521). Adhesión a la Ley
Nacional N° 26.432 Inversiones para Bosques Cultivados.
• Neuquén: Ley Provincial Nº 2.288. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 2.694. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Río Negro: Ley Provincial Nº 3.314. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 4.476. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Salta: Ley Provincial Nº 7.025. De Adhesión a la Ley
Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 7.660. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• San Juan: Ley Provincial Nº 6.965. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 8.230. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• San Luis: Ley ProvincialVIII-0249. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
• Santa Cruz: Ley Provincial Nº 2.531. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
• Santa Fe: Ley Provincial Nº 11.768. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 13.320. De Adhesión a la Ley Nacional Nº 26.432.
• Santiago del Estero: Ley Provincial Nº 6.466. De Adhesión a la Ley Nacional Nº 25.080.
Ley Provincial Nº 7.016. De Adhesión a la Ley Nacional
Nº 26.432.
• Tucumán: Ley Provincial Nº 7.021. De Adhesión a la
Ley Nacional Nº 25.080.
185
Anexos
187
Fly UP