...

Secado de libros y documentos mojados

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Secado de libros y documentos mojados
Preservation Services Leaflet
1438 West Peachtree Street, Suite 200/Atlanta, GA
30309
Phone: 404-892-0943/Fax: 404-892-7879
Website: <www.lyrasis.org>
Secado de libros y documentos mojados
Los cinco métodos de secado de libros y documentos mojados descritos aquí, han sido, todos,
sometidos a algún tipo de prueba bajo condiciones de emergencia; algunos de ellos se han usado
extensivamente. Estas descripciones se proporcionan para asistirle en la selección de la mejor
opción dentro de las circunstancias concretas en las que usted se encuentre; las causas del daño, el
número de los volúmenes involucrados, su rareza o dificultad de reposición, el personal con que se
cuenta, presupuesto disponible y los servicios de secado de los que pueda usted disponer. Antes de
tomar la decisión final es aconsejable buscar la asesoría de un administrador de conservación
experimentado en la recuperación de desastres. Es común emplear más de un método de secado,
dependiendo del tipo así como del grado del daño. Recuerde que no hay un método de secado que
restaure los materiales a su condición original. Nunca se encontrarán en una condición mejor a la
que se encontraban antes de dañarse con agua. Típicamente los materiales y libros dañados por
agua requieren 20% más de espacio de almacenamiento después de haber sido sometidos al
secado, dada la permanente expansión de las fibras del papel. Si se debe tomar tiempo para hacer
decisiones críticas, o para remover grandes cantidades de materiales del repositorio, los libros y los
materiales deberán congelarse para reducir la distorsión física y la contaminación biológica. La
congelación también detiene el sangrado de pigmentos y tintas fugitivos. Consulte un conservador
de papel o de libros sobre el secado de materiales raros o únicos.
Algunos de los métodos descritos a continuación (secado por deshumidificador y secante químico,
secado por vacío, secado por congelación de vacío) se obtienen únicamente a través de una
compañía comercial consultora de recuperación de desastres. Seleccione una compañía con
experiencia en el secado de colecciones de bibliotecas y archivos. Pida referencias y
cuidadosamente inspeccione los materiales después de haber sido secados. Asegúrese de que los
procedimientos de secado no incluyan ningún tratamiento tal como eliminación de olores por medio
de ozono o por fumigación, los cuales pueden causar daño permanente a los materiales en papel.
Es una ventaja hacer contacto con estos servicios durante la planeación para la recuperación de
desastres e implementar un perfil del cliente. En caso de un desastre, la compañía estará
familiarizada con su colección y podrá realizar los trabajos de recuperación más rápidamente.
Recuerde que aún después de que los materiales han sido secados existe trabajo por realizarse
antes que los materiales sean puestos en circulación nuevamente. Las actividades de rehabilitación
más comunes incluyen la eliminación de residuos de tierra y escombro, encuadernación, reparación,
aplicación de las etiquetas nuevas, almacenamiento adecuado de los materiales en cajas y
colocación de estos en los aranceles.
Secado por aire
Secado por aire se refiere al proceso hecho bajo las condiciones normales ambientales en un
interior, generalmente entre los 70° a 75° Fahrenheit, y con una humedad relativa de 40 a 55%. Es
el método más frecuentemente usado para secar libros y documentos mojados, aunque no
necesariamente el más apropiado. El secado de aire puede utilizarse para un artículo o para
muchos, pero es más apropiado para cantidades pequeñas de libros, documentos o fotografías
húmedas o ligeramente mojadas. Porque no requiere equipo especializado, se le toma por un
Page 1 of 4
método no muy costoso. Sin embargo, el secado de aire es un procedimiento que requiere trabajo
intenso cuando se realiza adecuadamente, puede ocupar una buena cantidad de espacio, y en la
mayoría de los casos deja los encuadernados y cuerpos de libros distorsionados y maltrechos si el
daño resulta ser más que superficial. Durante el proceso de secado, los materiales deben ser
vigilados en busca de prevenir el crecimiento de moho. El secado de aire es rara vez exitoso con
papel couché encuadernado.
Los procedimientos adecuados para el secado de libros y documentos deben entenderse muy bien
antes de iniciar el proceso. Los materiales que se esperan secar mediante este método deberán ser
distribuidos en mesas para facilitar el proceso. Las páginas de libros mojados podrían separarse
mediante el intercalado de papel absorbente tales como papel periódico sin impresos o toallas de
papel. El material intercalado absorbe el agua que se ha filtrado al texto y acelera el proceso del
secado. Las hojas intercaladas deben cambiarse frecuentemente. Cuando los libros se encuentran
casi secos pero todavía fríos al tocarse con la mano, deben quitarse las hojas intercaladas, cerrar
cuidadosamente el libro y continuar el secado bajo un peso ligero para así minimizar distorsiones.
Los documentos se pueden acomodar en pequeños montones encima de papel absorbente. El
secado por aire es el método adecuado para cantidades pequeñas de materiales ligeramente
mojados, y especialmente de materiales fotográficos. Las grandes cantidades de materiales
mojados deben ser congeladas para estabilizarlos y después deben descongelarse y secarse por
aire en pequeños grupos.
Secado por deshumidificador y secante químico
Este es el método que recientemente ha ganado credibilidad en el mundo bibliotecario y archivístico,
aunque ha sido usado por muchos años para el secado de edificios y bodegas de barcos. Los
grandes deshumidificadores comerciales se llevan a las instalaciones sin necesidad de cambiar de
su lugar las colecciones, equipos y muebles. La temperatura, la humedad y la velocidad del aire se
controlan de acuerdo a las especificaciones de los clientes y también para facilitar el secado de los
materiales. En el proceso de secado por deshumidificación y secante químico, el deshumidificador
utiliza un secante químico que baja la humedad relativa a menos de 20%, y de este modo se acelera
el proceso del secado. Los deshumidificadores que usan la congelación no pueden alcanzar los
niveles de humedad tan bajos como los deshumidificadores que usan secante químico, lo que
resulta en un proceso de secado más largo.
El secado por deshumidificador y secante químico es exitoso para su utilización en el secado de
libros y materiales húmedos y ligeramente mojados, equipo y muebles. El proceso debe iniciarse
antes de que los materiales empiecen a dilatarse, convirtiéndose en un problema y antes que el
moho aparezca, por ejemplo, a las 24 horas de ocurrido el desastre. Este método no resulta efectivo
en el secado de papel couché encuadernado. El tamaño de la instalación se limita únicamente por
la cantidad del equipo a la mano y la experiencia de los operarios. Si no fuera posible el secado en
las instalaciones, dadas específicas circunstancias, los materiales deberán empacarse y secarse
fuera del lugar, en otro edificio, en una cámara temporal de secado o en las oficinas de una
compañía de secado comercial. Este es el método adecuado para aplicarse a grandes cantidades de
libros y materiales húmedos con la ventaja de poder dejar los materiales en su lugar en aranceles o
en cajas de almacenamiento, ayudando así a eliminar el costo de la mudanza de los materiales a un
congelador o a una cámara de vacío. Además los materiales permanecen accesibles aun durante el
proceso de secado.
Secado por congelación
Los libros y los materiales que se encuentran húmedos o sólo ligeramente mojados pueden secarse
colocándolos en un alto congelador con deshielo con solamente dejarlos ahí por tiempo suficiente.
Para este método, que se conoce también como secado por congelación o liofilizar, los materiales
Page 2 of 4
deben colocarse en el congelador lo más pronto posible después de ocurrido el daño por el agua.
Los libros se secarán mejor cuando los encuadernados son sujetos para evitar la dilatación inicial. El
equipo deberá contar con la capacidad para congelar muy rápidamente y la temperatura debe ser
de 10° a 40° Fahrenheit para reducir la distorsión y facilitar el secado. Los documentos pueden
colocarse en el congelador en montones o se pueden esparcir para secado rápido. En congeladores
industriales, los documentos pueden dejarse en sus cajas de almacenamiento, aunque este proceso
retrasaría el secado. Este último procedimiento durará varios meses, dependiendo de la
temperatura del congelador y de la extensión del daño producido por el agua. El papel couché puede
adherirse con esta técnica dependiendo de cuán mojado esté el material y la cantidad del tiempo
que pase entre el desastre y el congelamiento. Un alto congelador ordinario es adecuado, pero
existen ciertos congeladores con deshielo diseñados específicamente para libros y documentos que
tienen controles precisos, cronómetros, y otros instrumentos para el control de la humedad de los
artículos congelados. El secado por congelación se puede llevar a cabo a bajo precio por pieza,
considerando que se tiene a la mano el equipo necesario. Sin embargo, puede ser usado
únicamente para una cantidad pequeña de artículos y considerando que el círculo de secado toma
tiempo considerable, fluctuando entre 4 a 18 meses. Este servicio no es proporcionado típicamente
por las compañías especializadas en asesorar en situaciones de desastre; se deja a la biblioteca o
archivo la decisión de compra o uso de un congelador.
Secado por vacío
Este método se conoce también como secado por vacío térmico. Los libros y demás materiales se
secan en una cámara de vacío térmico en la que se colocan ya sea mojados o congelados. El aire se
extrae, el calor se introduce, y de esta manera los materiales se secan, ya sea en ciclos de
congelación y derretimiento, o a un poco más de 32° Fahrenheit. Esto significa que los materiales
se conservarán mojados y no congelados mientras se secan. Es una forma muy aceptable para
secar materiales mojados si no se teme el plegamiento de los documentos. Sin embargo es
necesario saber que este método produce frecuentemente la distorsión extrema de libros y que
causa la adhesión del papel couché y en materiales fotográficos. Las tintas solubles o los pigmentos
se verán afectadas también. Este procedimiento es recomendable para cantidades grandes de
materiales ya que es realizado con más facilidad que el secado por aire, y la mayoría de las veces
más efectivo en términos de costo. Sin embargo este método no presenta una buena selección para
efectuarse en libros saturados. Provoca reencuadernación excesiva. Este método es recomendable
para cantidades moderadas de materiales no encuadernados y documentos que han sufrido daño
excesivo por agua.
Secado por congelación al vacío
Grupos pequeños de libros y documentos congelados o mojados se secan en una cámara de vacío
de presión baja. El aire se extrae, una fuente de calor bajo es introducida y las colecciones, secadas
a temperaturas de menos de 32° Fahrenheit, permanecen congeladas hasta secarse. El proceso
físico denominado sublimación se lleva a cabo, cuando los cristales de hielo se vaporizan sin
derretirse. Esto significa que no se presenta dilatación adicional o distorsión más allá de la incurrida
con anterioridad a la colocación de los materiales dentro de la cámara. El papel couché se secará
sin que las páginas presenten bloqueo o se fusionen, siempre y cuando se coloquen en la cámara
dentro de las primeras 6 a 8 horas. El procedimiento requiere equipo sofisticado y es adecuado
especialmente para numerosos libros muy mojados y otros materiales, lo mismo que para papel
couché. Algunos materiales raros y únicos pueden secarse exitosamente con este procedimiento.
Sin embargo piel, pergamino, y materiales fotográficos no podrán sobrevivir. Tintas solubles en agua
y pigmentos no se dañarán más. Aunque parece al principio que este método es caro debido al
equipo requerido, los resultados son frecuentemente muy satisfactorios, tanto que no se requiere de
fondos especiales dedicados a la reencuadernación, y el lodo, la tierra y el hollín se llevan a la
superficie, haciendo el proceso de limpieza menos tardado.
Page 3 of 4
Este proceso es proporcionado solamente por compañías especializadas en recuperación de
desastres, por lo cual no se puede llevar a cabo en las instalaciones de la biblioteca o el archivo. Los
materiales deberán ser mudados en transportes refrigerados hasta las instalaciones de la compañía
que cuente con una planta con cámara de secado por congelación al vacío. El secado por
congelación al vacío es recomendable para un amplio rango de materiales y resulta ser muy efectivo
en los casos de libros saturados y de papel couché. Toma considerable tiempo secar un gran
número de materiales ya que las cámaras están limitadas en tamaño y cada montón de materiales
requiere de 6 a 10 semanas para secarse y además las colecciones no están a disposición durante
el proceso del secado.
Un beneficio añadido del secado por congelación al vacío es que la tierra se coloca en la superficie
del material y puede cepillarse más tarde después del secado. También se ha encontrado su
eficacia en la fumigación sin materias químicas y la eliminación del olor a quemado. El vacío quita
algo del aire y la humedad de los materiales, y se remueven algunas de las partículas que causan
mal olor.
Page 4 of 4
Fly UP