...

relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la
Cuadernos de Psicología del Deporte
2008. Vol.8, núm 1 pp. 61-77
ISSN: 1578-8423
Dirección General de Deportes-CARM
Facultad de Psicología
Universidad de Murcia
RELACIONES ENTRE LA PRÁCTICA DE
ACTIVIDAD FÍSICA Y EL AUTOCONCEPTO,
LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN EN CHICAS
ADOLESCENTES
Nieves Candel Campillo
Universidad Católica San Antonio de Murcia.
Aurelio Olmedilla Zafra
Universidad Católica San Antonio de Murcia.
Amador Blas Redondo
Sociedad Murciana de Psicología de la Actividad Física y el Deporte.
RESUMEN
Estudios realizados indican que la práctica de ejercicio físico se relacionan con algunas
variables psicológicas en mujeres. El propósito del presente trabajo es estudiar las relaciones
que se establecen entre la práctica de ejercicio físico con algunas de estas variables
(ansiedad, depresión y autoconcepto) en chicas adolescentes de Murcia, y observar como
influye el tipo de actividad física que realizan, la intensidad, la frecuencia y la satisfacción en
dichas variables. La muestra está compuesta por 226 chicas estudiantes de bachiller de los
institutos de Murcia, con edades comprendidas entre 16 y 19 años. Los resultados indican
que el grupo de chicas que practican algún tipo de actividad física tiene puntuaciones
superiores en todos los factores de autoconcepto, excepto en el emocional; además aquellas
que practican actividad física con mayor frecuencia tienen unos niveles inferiores en
ansiedad y depresión. Por otro lado, las chicas que practican actividad con una intensidad
baja mantienen niveles más altos de ansiedad. Y, finalmente, el grupo de chicas que le
resulta agradable la práctica de ejercicio físico, manifiesta niveles menores de ansiedad, que
las chicas del grupo que no le resulta especialmente agradable. Se discuten estos resultados
y se proponen algunas pautas de investigación futura.
Dirección de contacto: *Aurelio Olmedilla Zafra. Universidad Católica San Antonio.
Facultad de Ciencias de la Salud, de la Actividad Física y del Deporte. Campus de
los Jerónimos, s/n. 30.107 GUADALUPE (Murcia) ESPAÑA. Correo electrónico:
[email protected]
Este trabajo se ha realizado gracias a la ayuda PMAFI-PIS-05/1C/04 (Universidad Católica San
Antonio de Murcia) y a la ayuda PFE-SENEC-18/07 (Fundación Séneca. Agencia Regional de
Ciencia y Tecnología. Región de Murcia)
Fecha de recepción: 25/02/08
Fecha de aceptación: 27/06/08
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
PALABRAS CLAVE
chicas adolescentes; actividad física; ansiedad; depresión; autoconcepto.
ABSTRACT
Various studies have indicated that exercise is related to several psychological variables in
females. The purpose of this study was to study the relationships that are established
between exercise and some of these variables (anxiety, depression, and self-concept) in
adolescent females from Murcia, Spain, and to observe how these variables are influenced by
the type of physical activity that they participate in, the intensity, the frequency, and their
satisfaction with this exercise. The sample was composed of 226 16-19 year-old female
students from secondary schools in Murcia. The results indicated that the group of girls that
took part in some form of physical activity had higher scores in all factors of self-concept,
except emotional. Further, those that participated in physical activity with greater frequency
had lower levels of anxiety and depression. On the other hand, the girls that practiced lowintensity activities had higher levels of anxiety. Finally, the group that enjoyed their exercise
participation had lower levels of anxiety than the group that did not especially enjoy exercise.
These results are discussed and future research proposals are given.
KEY WORDS
Adolescent females, physical activity, anxiety, depression, self-concept
INTRODUCCIÓN
Diferentes estudios revelan que la práctica regular de actividad física produce
beneficios físicos, actúa como factor de prevención en numerosas enfermedades como la
hipertensión, hipercolesterolemia, la diabetes, la obesidad, el cáncer de mama, el cáncer de
colon, el cáncer de próstata, la osteoporosis, el dolor crónico de espalda (Departament of
Health and Human Services, 2000), beneficios sociales (Blasco, Capdevila y Cruz, 1994;
Moore et al, 1999) y beneficios psicológicos (Akandere y Tekin, 2005; McAuley, Márquez,
Jerome, Blissmer y Katula, 2002; Sánchez, Ureña y Garcés de los Fayos, 2002; VaroCenarruzabeitia y Martínez, 2006).
Aunque algunos autores han encontrado resultados contradictorios en la relación
entre práctica de ejercicio físico y beneficios psicológicos (Cairney, Faught, Hay, Wade y
Corna, 2005; Kessler, Foster, Webster y House, 1992), e incluso negativos (Cassidy et al.,
2004), existe un gran interés por los beneficios psicológicos que reporta en las personas el
realizar actividad física. El estudio de qué tipo de ejercicio y en qué poblaciones resulta
fundamental; así, algunos trabajos indican que el ejercicio físico moderado y regular, no
solamente puede disminuir los episodios de depresión (Kull, 2002; Poudeuigne y O´Connor,
2006; Strawbridge, Delegar, Roberts y Kaplan, 2002), de ansiedad (Márquez, Jerome,
McAuley, Snook y Canaklisiva, 2002), y ayudar a mejorar el autoconcepto (Gutiérrez, Moreno
y Sicilia, 1999), sino que probablemente también puede ser un factor de prevención de
ciertas enfermedades mentales (Feingold, 2002).
En general, se puede considerar que tanto la ansiedad como la depresión son de
los factores que más contribuyen a la percepción negativa de la calidad de vida, y que la
imagen de sí mismo y la autoestima son aspectos fundamentales de la percepción de
62
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
bienestar psicológico de las personas. La depresión puede ser considerada como uno de los
problemas de salud mental más común (Dowd, 2004) y que, además se da con mayor
frecuencia en las mujeres que en los hombres (Kessler, McGonagle, Swatz, Blazer y Nelson,
1993; Lehtinen y Joukamaa, 1994). La ansiedad parece afectar de modo directo a la salud
mental en determinadas etapas de la vida, como la adolescencia (Axelsson y Ejlertsson,
2002; Bagley y Mallick, 2001), y unos niveles altos de ansiedad parecen predecir problemas
emocionales que acompañan a ciertas patologías y se asocian a menudo con otros rasgos
patógenos, sugiriendo un patrón conocido como “afectividad negativa” (Sánchez, Aparicio y
Dresch, 2006).
Sin embargo, a pesar de los beneficios conocidos que puede aportar la práctica
de ejercicio físico, sólo el 30 % de la población adulta estadounidense es físicamente activa
(Poudeuigne y O´Connor, 2006), y en España lo es sólo el 37% de personas con una edad
comprendida entre 15 y 74 años (García Ferrando, 2005). Además, en general, sigue siendo
mayor la proporción de hombres que practican deportes respecto a las mujeres (Frojan y
Rubio, 1997). Los modos más frecuentes de realizar actividad física por mujeres con una
edad comprendida entre 18 y 44 años son: andar, hacer ciclismo, aeróbic, subir escaleras,
realizar actividades de musculación y la natación (Lokey et al 1991). Es importante destacar
que el ejercicio físico, la actividad física y el deporte son elementos condicionantes de la
calidad de vida y, por ende, de la salud y el bienestar, ya que existen suficientes datos, que
concluyen que la actividad física realizada de forma regular es una conducta saludable
(Powell, 1988). Cabe destacar que el ejercicio físico aeróbico en mujeres embarazadas
mejora tanto la salud maternal como la del feto (Poudevigne y O´Connor, 2006).
Por otro lado, se sabe que las personas que abandonan la práctica de ejercicio
físico, independientemente de su sexo, edad, peso, nivel de condición física, experimentan
un incremento en los síntomas de negatividad (Weinstein, Deuster y Kop, 2007). En este
sentido, y desde un punto de vista biomédico, cabe decir que la actividad física crea una
serie de hábitos y actitudes que resultan aconsejables, puesto que la vida sedentaria y la
falta de ejercicio físico son aspectos que determinan claramente la aparición de ciertas
enfermedades, sobre todo en pacientes de cierta edad (Gómez, Santandreu, y Egea, 1995).
Según Biddle y Mutrie (1991) y Weyerer y Kupfer (1994) las probabilidades de presentar
síntomas depresivos son mayores en las personas sedentarias que en aquellas que realizan
algún tipo de ejercicio físico. Sime (1984) ofrece una precisa y clara síntesis de los
excelentes beneficios que el ejercicio acarrea para no caer o superar la depresión: el
ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y la oxigenación, por lo que el sistema nervioso central
se ve beneficiado directamente; los niveles bajos de norepinefrina suelen asociarse a
estados depresivos, y está demostrado que el ejercicio aumenta estos niveles; las
sensaciones corporales y de autocontrol que se viven con la realización de ejercicio pueden
ayudar a salir de estados depresivos; la mejora de la imagen corporal y el autoconcepto que
se asocian al ejercicio.
Otro de los aspectos que han sido estudiados por los autores es la influencia de
factores sociodemográficos en los síntomas de ansiedad y depresión, así como en las pautas
de práctica de ejercicio físico (Denton y Walters, 1999; Kawachi, Kennedy, Gupta y ProthrowStith, 1999; Matud, Avero y López, 2001; Matud, Guerrero y Matías, 2006). En un trabajo
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
63
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
prospectivo realizado por Hasler et al. (2005), encontraron que el grupo de mujeres que
habían manifestado síntomas depresivos antes de los 17 años, se asociaban a incrementos
del peso en los siguientes 10 años, representando un alto riesgo de padecer obesidad de
adultos, estando esta relación afectada por la historia familiar de sobrepeso, niveles de
ejercicio físico, consumo de alcohol y tabaco, y otros factores sociodemográficos.
Por otro lado, en sociedades occidentales como la nuestra el desarrollo de la
autoestima se relaciona directamente con la aceptación personal y la competencia percibida
(Fox, 2000; Harter, 1993). En este sentido, diferentes estudios han señalado la mayor
preocupación que muestran las mujeres por su cuerpo y su imagen, siendo más críticas que
los hombres (Bane y McAuley, 1998; Loland, 1998). En la línea de algunos trabajos que
indican que la práctica de ejercicio físico tiene efectos positivos en la autoestima y el
autoconcepto físico (Bruya, 1977; Leite, 1994), puede ser muy importante el estudio de los
diferentes aspectos del autoconcepto relacionados con las conductas de ejercicio o de
sedentarismo, fundamentalmente en mujeres y en distintos grupos de edad.
Este estudio pretende analizar, por un lado, la relación entre la práctica de
ejercicio físico y el sedentarismo con algunas de las variables psicológicas más importantes
en la calidad de vida (ansiedad, depresión y autoconcepto) en chicas adolescentes,
estudiantes de bachiller en los institutos de Murcia; y por otro, analizar la relación entre éstas
variables psicológicas y diferentes aspectos de la práctica de actividad física, como el tipo de
práctica, la frecuencia, la intensidad y la satisfacción con la práctica realizada.
METODO
Participantes
La muestra está formada por 226 chicas adolescentes estudiantes de bachiller en
los institutos del municipio de Murcia, de edades comprendidas entre 16 y 19 años, con una
media de 16,92 y una desviación típica de 0.68. El 61´5% de las encuestadas cursa 1º de
bachiller, y un 38´5% estudian 2º de bachillerato. El 63´7% de las chicas que participan en el
estudio residen en el centro urbano, frente a un 36´3% que lo hacen en pedanías.
Instrumento
La ansiedad se evaluó mediante el Cuestionario de Ansiedad Estado Rasgo
(STAI) de Spielberger, Gorsuch y Lushene (2002). El STAI es un cuestionario con una larga
historia que desde su publicación ha reunido una abundante bibliografía. Comprende dos
escalas separadas de autoevaluación que miden dos conceptos independientes de la
ansiedad (estado y rasgo). En este trabajo se ha utilizado la sub-escala ansiedad rasgo, que
evalúa una propensión ansiosa, relativamente estable por la que difieren los sujetos en su
tendencia a percibir las situaciones como amenazadoras y a elevar, consecuentemente, su
ansiedad estado. El formato de esta sub-escala está constituido por 20 frases con 4 opciones
de respuesta en una escala tipo likert (0= casi nunca; 1= a veces; 2= a menudo; 3= casi
siempre); hace referencia a cómo se siente el sujeto generalmente, en la mayoría de las
64
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
ocasiones. Es un cuestionario de auto-evaluación que puede ser auto-administrado de forma
individual o colectiva.
La depresión se evaluó mediante el Inventario de Depresión de Beck (Beck
Depresión Inventory, BDI) (Beck, Ward, Mendelson, Mock y Erbaugh, 1961). El BDI es,
posiblemente, el cuestionario autoadministrado más citado en la bibliografía, y utilizado en
pacientes con diagnóstico clínico de depresión, proporciona una estimación adecuada de la
gravedad o intensidad de los síntomas, y es ampliamente utilizado en la evaluación de la
eficacia terapéutica por su sensibilidad al cambio y en la investigación para la selección de
sujetos. Posee así mismo una adecuada validez para el cribado o la detección de casos en
población general de depresión y se fundamenta en el modelo teórico de Aarón Beck para la
depresión, estando caracterizado por un alto contenido en distorsiones cognitivas
(pesimismo, desesperanza, culpabilidad, etc.). Fue adaptado al castellano y validado por
Conde y Useros (1975), y ha sido durante mucho tiempo la versión más conocida en nuestro
país. En esta investigación se administra la versión BDI, adaptada al castellano e incluyendo
las aportaciones críticas realizadas por Conde, Esteban y Useros (1976). El formato está
constituido por 19 ítems con cinco opciones de respuesta para cada síntoma, evaluadas en
una escala de 0 a 5 puntos según la gravedad. La puntuación directa total se obtiene
sumando los valores correspondientes a cada una de las frases marcadas por el participante
en los 19 apartados. El marco temporal al que hace referencia el cuestionario en el momento
actual y a la semana previa. Su contenido enfatiza más que el componente cognitivo de la
depresión, cuyos síntomas representan entorno al 50% de la puntuación total del
cuestionario, siendo los de tipo somático/vegetativo el segundo bloque de mayor peso.
El autoconcepto se evaluó mediante el cuestionario AF5 Autoconcepto de García
y Musitu (2001) que consta de 30 ítems puntuables del 1 (puntuación más baja) al 99 (la
más alta). Está compuesto por cinco factores: autoconcepto académico, autoconcepto social,
autoconcepto familiar, autoconcepto emocional y autoconcepto físico. El autoconcepto
académico mide la percepción de la autoeficacia profesional o el aprendizaje, el
autoconcepto social está relacionado con la significación de la conducta que el individuo
tiene para los demás; el autoconcepto familiar está relacionado con las relaciones y la
dinámica familiar, el autoconcepto emocional son los componentes más subjetivos e
internos, y el físico, mide la incidencia fundamental que tienen las aptitudes y la apariencia
general en el individuo.
Por último, los factores sociodemográficos se tomaron mediante una hoja de
recogida de datos. El pase de pruebas fue individual. Todas las chicas aceptaron participar
de forma voluntaria. El acceso a la muestra fue a través de diferentes institutos de la ciudad
de Murcia.
Procedimiento
El acceso a la muestra fue a través de distintos institutos de Murcia capital. El
pase de las pruebas fue individual; las chicas que participaron en el estudio lo hicieron de
forma voluntaria y con el respaldo del investigador para resolver cualquier duda que pudiera
surgir durante la contestación de los cuestionarios.
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
65
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
Tratamiento estadístico
Los análisis estadísticos se realizaron con la versión 15 del programa SPSS para
Windows. Se realizó un análisis de varianza (ANOVA) para el estudio de las relaciones entre
grupos de mujeres que realizan o no ejercicio físico y niveles de autoconcepto, ansiedad y
depresión, por un lado; las relaciones entre los grupos de mujeres con diferente frecuencia
de práctica de ejercicio físico y niveles de autoconcepto, ansiedad y depresión; y las
relaciones entre los grupos de mujeres que practican diferente tipo de ejercicio físico y
niveles de autoconcepto, ansiedad y depresión. Para el análisis de las relaciones entre
intensidad de la práctica de ejercicio físico y las variables psicológicas, después del ANOVA
se hicieron comparaciones múltiples entre medias mediante la DMS de Tukey.
RESULTADOS
Relación entre práctica de ejercicio físico o sedentarismo y variables psicológicas
En la tabla 1 se observa que el grupo de chicas que practica algún tipo de
actividad física tiene puntuaciones superiores en todos los factores de autoconcepto, excepto
en el emocional, apreciándose diferencias estadísticamente significativas en autoconcepto
social [t(221) = 2,586; α ≤ 0.01] y autoconcepto físico [(t(221) = 4,375; α ≤ 0.01]. Por otro
lado, las chicas que practican ejercicio físico muestran niveles superiores de depresión e
inferiores de ansiedad, aunque en ningún caso las diferencias son significativas.
Tabla 1. Media y desviación típica de la puntuación en las variables psicológicas
según práctica o no ejercicio físico
VARIABLE
A. ACADÉMICO
A. SOCIAL
A. EMOCIONAL
A. FAMILIAR
A. FÍSICO
66
PRACTICA EF
N
MEDIA
DT
SI
83
6,44
1,68
NO
140
6,24
1,70
SI
83
6,53
,96
NO
140
6,14
1,11
SI
83
5,14
1,91
NO
139
5,45
1,90
SI
83
6,35
1,06
NO
140
6,18
1,17
SI
83
5,95
1,62
NO
140
4,96
1,64
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
DEPRESIÓN
ANSIEDAD
SI
83
10,12
7,88
NO
SI
139
83
9,45
28,51
7,94
6,05
Relación entre frecuencia de ejercicio físico y variables psicológicas
En la tabla 2 se observa que el grupo de chicas que practica ejercicio físico
durante 8 días o menos al mes, tienen puntuaciones superiores en todos los factores de
autoconcepto, excepto en el emocional, apreciándose diferencias estadísticamente
significativas en autoconcepto familiar [t(73) = 2,389; α ≤ 0.01], y niveles inferiores tanto de
ansiedad como depresión, aunque estas diferencias no son significativas.
Tabla 2. Media y desviación típica de la puntuación en las variables psicológicas respecto a la
frecuencia de práctica de EF al mes
VARIABLE
A. ACADÉMICO
A. SOCIAL
A. EMOCIONAL
A. FAMILIAR
A. FÍSICO
DEPRESIÓN
ANSIEDAD
DIAS DE PRACTICA /
MES
8 días o menos
N
MEDIA
DT
26
6,76
1,58
9 días o más
49
6,14
1,75
8 días o menos
26
6,52
,95
9 días o más
49
6,34
,87
8 días o menos
9 días o más
26
49
4,69
5,36
1,87
1,87
8 días o menos
26
6,72
,788
9 días o más
49
6,10
1,20
8 días o menos
26
6,03
1,55
9 días o más
49
5,69
1,63
8 días o menos
26
9,88
7,56
9 días o más
8 días o menos
49
26
10,71
27,54
8,21
5,49
9 días o más
49
28,96
6,71
Relación entre percepción de intensidad de ejercicio físico y variables psicológicas
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
67
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
Solo se ha encontrado un efecto del factor intensidad en la variable ansiedad,
pero no en el resto de variables psicológicas. En la tabla 3 se puede observar que el grupo
de chicas que manifiestan una baja intensidad en la práctica de ejercicio físico tiene los
niveles más altos de ansiedad, y las diferencias con el grupo de media y con el grupo de alta
intensidad son significativas (ver tabla 4).
Tabla 3. Media y desviación típica de la puntuación ansiedad rasgo respecto a la intensidad de la
práctica de EF
INTENSIDAD
N
MEDIA
D. T.
ALTA
MEDIA
BAJA
TOTAL
14
54
7
75
27,07
27,98
35,00
28,47
6,03
6,03
5,97
6,31
Tabla 4. Variable dependiente: Ansiedad. DMS de Tuckey
I. C. al 95%
Intensidad del
EF (I)
Intensidad
del EF (J)
Diferencia de
medias (I-J)
Error típico
Sig.
ALTA
MEDIA
BAJA
-,910
-7,929(*)
1,807
2,789
ALTA
,910
BAJA
ALTA
MEDIA
-7,019(*)
7,929(*)
7,019(*)
MEDIA
BAJA
,616
,006
Límite
inferior
-4,51
-13,49
Límite
superior
2,69
-2,37
1,807
,616
-2,69
4,51
2,420
2,789
2,420
,005
,006
,005
-11,84
2,37
2,19
-2,19
13,49
11,84
* La diferencia entre las medias es significativa al nivel .05.
Relación entre tipo de ejercicio físico y variables psicológicas
Como podemos observar en la tabla 5, las puntuaciones medias en todas las
variables psicológicas son muy similares para los tres grupos de análisis. De hecho solo se
han encontrado diferencias estadísticamente significativas en ansiedad [t(41) = 2,191; α ≤
0.05], entre las chicas que practican deportes de resistencia y las que practican musculación,
manifestando aquellas niveles superiores de ansiedad.
68
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
Tabla 5. Media y desviación típica de la puntuación de las variables psicológicas según el tipo de EF que
practican
VARIABLE
TIPO DE EF
N
MEDIA
D. T.
Resistencia
19
6,58
1,59
Musculación
24
6,14
1,69
Act. Dep. Colectivas
Resistencia
5
6,14
1,43
19
6,15
,95
A. SOCIAL
Musculación
Act. Dep. Colectivas
Resistencia
24
5
6,46
6,47
,89
,67
19
5,29
2,14
A. EMOCIONAL
Musculación
24
5,11
1,51
Act. Dep. Colectivas
5
4,93
1,71
Resistencia
19
24
5
6,47
6,07
6,19
1,10
1,38
,49
19
24
5
5,79
5,38
5,93
1,63
1,84
1,07
19
24
5
10,32
11,50
13,80
7,21
9,57
12,20
19
24
5
31,58
27,13
26,60
7,90
5,40
4,03
A. ACADÉMICO
A. FAMILIAR
Musculación
Act. Dep. Colectivas
Resistencia
A. FÍSICO
Musculación
Act. Dep. Colectivas
Resistencia
DEPRESIÓN
Musculación
Act. Dep. Colectivas
Resistencia
ANSIEDAD
Musculación
Act. Dep. Colectivas
Relación entre satisfacción por la práctica de ejercicio físico y variables psicológicas
Este análisis solo muestra relaciones significativas en la variable ansiedad [t(71) =
-2,367; α ≤ 0.05]. El grupo de chicas que le resultaba agradable la práctica de ejercicio físico,
manifestaba niveles menores de ansiedad (28,60), que las chicas del grupo que no le
resultaba especialmente agradable (34,80), aunque estas últimas solo eran 5 chicas, por lo
que deben interpretarse con cautela los resultados.
Por otro lado, la frecuencia de práctica de ejercicio físico está relacionado con la
satisfacción, de tal manera que a mayor satisfacción, mayor frecuencia de práctica; aquellas
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
69
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
chicas que están satisfechas con su práctica, realizan, por término medio cuatro días al mes
más de ejercicio que las que no están satisfechas, aunque estas relaciones sólo indican
tendencias a la significación estadística [t (70) = -1,980; α = 0,052].
CONCLUSIONES Y DISCUSION
Este estudio presenta la relación del autoconcepto, de la ansiedad y de la
depresión con variables como la realización o no de ejercicio físico, su frecuencia y su
percepción de intensidad en chicas adolescentes estudiantes de bachiller, así como la
relación de la práctica de ejercicio con la satisfacción percibida sobre ésta.
Respecto a la relación entre práctica o no práctica de ejercicio físico y las
variables psicosociales, los resultados generales indican que existe relación entre la
práctica de algún tipo de actividad física y el autoconcepto físico y social, apoyando la
idea, tal y como sugieren Moreno, Cervelló y Moreno (2008) de que “el autoconcepto es
el resultado de varias interacciones sociales y personales en contacto con el medio, por
lo que su configuración está influida por los núcleos sociales que lo rodean, siendo los
factores competencia percibida y condición física los más influenciados por la edad”
(p.178). Los resultados de nuestro trabajo concuerdan con los indicados por estos
autores (Moreno et al., 2008), respecto al grupo de edad de entre 18 a 20 años, aunque
difieren por los mostrados en el trabajo de Welk, Corbin y Lewis (1995) que apoyan esta
relación, pero en el grupo de 12 a 17 años. En cualquier caso, a diferencia de los
anteriores, nuestro trabajo se realizó sólo con chicas, y tal y como señalan otros estudios
(Crocker, Eklund y Kowalski, 2000; Marsh, 1998) el autoconcepto físico se ve influido por
el género, así como por otros aspectos de interacción social y deportivos, como la
integración social y escolar o el rendimiento deportivo (Ayora, 1997; García, 1993), por lo
que futuras investigaciones deberán analizar si estas diferencias se deben sólo a la
edad, o pueden afectar otro tipo de variables, como las mencionadas.
Respecto a la relación de la ansiedad y de la depresión con la práctica de ejercicio
físico, los resultados no muestran diferencias significativas, a diferencia de otros estudios
(Akandere y Tekin, 2005; Buckworth y Dishman, 2002; Cassidy et al., 2004; McAuley et al.,
2002). Dado que la literatura científica permite confirmar que la práctica regular de actividad
física mejora los niveles de ansiedad y depresión (Miguel, Martín y Navlet, 2001; Paluska y
Schwenk, 2000), aunque sin conocer con certeza a través de qué mecanismo se produce
(Jiménez, Martínez, Miró y Sánchez, 2008), puede ser muy importante contemplar la edad, el
género y otros factores sociodemográficos como criterios a partir de los cuales, diseñar
estudios considerando estas y otras variables psicológicas en relación a los diferentes tipos
de práctica de ejercicio físico. Aunque algunos trabajos realizados en la población general
(Galper, Trivedi, Barlow, Duna y Kampert, 2006; Hassmen, Koivula y Uutela, 2000), o en
poblaciones clínicas (Singh, Clements y Fiatarone, 1997), permiten concluir que la actividad
física tiene un efecto antidepresivo, sería muy interesante realizar trabajos de investigación
experimental, e incluso longitudinal, para poder observar los efectos en diferentes grupos de
edad, de género y otros criterios sociodemográficos relevantes. Por otro lado, y aunque las
diferencias de este estudio no son significativas, se han encontrado puntuaciones más altas
70
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
en los niveles de depresión en las chicas que practican actividad física, respecto a las que no
lo hacen, en contraposición con otros estudios (Lawlor y Hopker, 2001; Poudeuigne y
O´Connor, 2006). Es posible que en estas edades, entre 16 y 19 años, el hacer o no
actividad física no esté tan relacionado con los niveles de ansiedad y depresión como ocurre
en otras edades.
Respecto a la relación entre la frecuencia, la intensidad, el tipo y la satisfacción de
la práctica de ejercicio físico, y las variables psicológicas y psicosociales, los resultados
indican que las chicas que practican ejercicio con una moderada frecuencia (ocho días o
menos al mes), tienen mejores puntuaciones en autoconcepto familiar, es decir, tienen una
mejor percepción sobre su implicación, participación e integración en el medio familiar, que
aquellas que realizan una práctica de mayor frecuencia. No se han encontrado diferencias
respecto a la ansiedad y a la depresión, lo que no ratifica lo aconsejado por el American
College of Sports Medicine (ACSM) (1999), que recomienda practicar ejercicio físico entre 3
y 5 días a la semana, durante 10 semanas, para encontrar mejoras significativas en
trastornos de ansiedad, o durante 5 semanas para algunos trastornos depresivos.
Sin embargo, respecto a la intensidad de la práctica física realizada, las chicas
que realizan esta práctica con una baja intensidad, manifiestan un nivel de ansiedad
significativamente más elevado con respecto a los grupos de las que practican actividades
con intensidad moderada y alta, aunque este dato hay que considerarlo con cautela dado el
número muestral tan pequeño (n=7) del grupo de chicas de baja intensidad. Quizá la
evaluación de la intensidad, realizada en nuestro trabajo a través de autoinforme, sesgue
este dato, ya que podría interpretarse que realizar ejercicio con una intensidad baja no
produce mejoras en los síntomas de ansiedad, pero con niveles mayores de intensidad, en la
línea de lo propuesto por otros autores (Miguel et al., 2001; Van Amersfoort, 1996) es
probable que los síntomas de ansiedad disminuyan. En esta línea, el estudio de Petruzzello,
Landers, Hatfield, Kubitz, y Salazar (1991) muestra unos resultados donde el ejercicio esta
asociado a la reducción, tanto de la ansiedad estado, como de la ansiedad rasgo, aunque
con matices diferentes. Así, el descenso de ansiedad con el ejercicio es mayor en la
ansiedad rasgo que en la ansiedad estado, se producen mejores resultados con el ejercicio
aeróbico que con el anaeróbico, tanto en la ansiedad estado como en ansiedad rasgo, si
bien, estos efectos no son tan claros en el caso de ansiedad rasgo a largo plazo, y que los
efectos positivos del ejercicio sobre la ansiedad parecen ser independientes de la edad y el
estado de salud del sujeto.
En cuanto al tipo de ejercicio físico practicado se ha encontrado que el nivel medio
de ansiedad rasgo es mayor en el grupo de chicas que practican deportes de resistencia, de
acuerdo en parte con lo establecido por algunos estudios (Van Amersfoort, 1996) que
concluyen que para trastornos de ansiedad o depresión es recomendable realizar, bien
ejercicio aeróbico de baja intensidad y largo tiempo, bien ejercicio anaeróbico de alta
intensidad y corto tiempo, como puede ser el grupo de chicas que practica musculación. Sin
embargo, las chicas que practican actividades deportivas colectivas son las que manifiestan
una ansiedad rasgo más baja, aunque también se deberá interpretar con cautela este dato
por el pequeño número muestral (n=5).
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
71
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
. Por otro lado, los resultados indican que cuanto mayor es el nivel de satisfacción
con la práctica deportiva, las chicas manifiestan menor ansiedad rasgo, relacionándose con
una mayor frecuencia de práctica, lo cual indica que el grado de satisfacción constituye una
variable de potencial interés.
Es interesante señalar el hecho de que, aunque en edades más jóvenes las
mujeres manifiestan menores niveles de ansiedad, la práctica de ejercicio físico parece
ejercer un papel de protección, tal y como señalan algunos trabajos de diseño experimental.
González, Núñez y Salvador (1997) analizaron los efectos de la actividad física sobre la
condición física y el bienestar psicológico en mujeres sedentarias y fumadoras, de edades
comprendidas entre los 17 y los 28 años; el grupo de mujeres que realizó el programa de
entrenamiento obtuvo mejoras en la condición física y descensos en la ansiedad cognitiva,
aunque no encontraron cambios en el estado de ánimo. Gutiérrez, Espino, Palenzuela y
Jiménez (1997) investigaron los efectos del ejercicio físico en cuatro medidas
complementarias de ansiedad, en jóvenes universitarios de ambos sexos; encontrando un
descenso en los niveles de ansiedad en tres de las cuatro medidas, al final del periodo de
entrenamiento, por lo que concluyen que los beneficios del ejercicio físico regular sobre la
ansiedad, no se limitan a muestras clínicas, o de adultos, sino también a jóvenes normales.
Sin embargo, la relación entre factores psicológicos y práctica de actividad física parece
tener un sentido de reciprocidad, más que de unidireccionalidad; es posible que la práctica
de ejercicio físico beneficie a la salud psicológica, pero también ésta puede hacer más viable
la posibilidad de practicar algún tipo de ejercicio.
Por último, indicar que a pesar de que la mayoría de estudios revelan que la
práctica regular de actividad física produce beneficios físicos y psicológicos en sus
practicantes, la dificultad para desarrollar estudios experimentales de causa-efecto, hace que
los efectos del ejercicio sobre la salud física estén mejor establecidos que sobre el bienestar
psicológico (Jiménez et al., 2008). Sin embargo, ello no es óbice para desarrollar
investigaciones de tipo experimental que nos permita determinar con mayor rigor cuales son
las relaciones de la actividad física y los factores psicológicos de los practicantes.
Limitaciones del estudio y sugerencias de investigaciones futuras
Aunque el presente estudio se ha centrado en un grupo homogéneo (chicas
estudiantes de bachillerato), y con una muestra relativamente interesante (n=226), una de las
limitaciones del mismo es el número de participantes que componen algunos de los
diferentes grupos de análisis, como el grupo de chicas que practica ejercicio físico de baja
intensidad (n=7) y el grupo de chicas que practica actividades deportivas colectivas (n=5), lo
que sugiere que los resultados de estos análisis deben tomarse con cautela. Para
investigaciones futuras sería recomendable incrementar el número de participantes para
cada uno de los grupos de estudio.
Por otro lado, consideramos muy importante realizar estudios en los que se
consideren grupos lo más homogéneos posible, para determinar los efectos del ejercicio
físico en aquellas variables más relevantes, tomando en consideración aspectos psicológicos
relacionados con la percepción de calidad de vida (ansiedad, depresión y estados de ánimo),
72
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
aspectos psicosociales (autoconcepto, en sus diferentes acepciones, y autoestima) y
aspectos sociodemográficos especialmente relevantes (edad, género, nivel cultural,
residencia urbana o rural, etc.), realizando un mayor número de investigaciones de tipo
experimental y longitudinal, para poder observar los efectos en diferentes grupos de edad, de
género y otros criterios sociodemográficos y psicosociales relevantes.
Por otro lado, es totalmente necesario, en la línea de lo sugerido por Jiménez et
al. (2008) superar las imprecisiones y omisiones en cuanto a los diferentes criterios de
intensidad, frecuencia, duración y tipo de ejercicio físico, para poder precisar, realmente, los
efectos sobre el componente de bienestar psicológico que se quiera mejorar y/o estudiar.
Por último, creemos que sería muy interesante incluir en este tipo de
investigaciones, la valoración de los participantes respecto a la satisfacción percibida acerca
de su práctica física, dado que, entre otros, la satisfacción es un índice de bienestar
psicológico muy importante.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Akandere, M. y Tekin, A. (2005). Efectos del ejercicio sobre la ansiedad. Recupera 12 febrero
2006 http://www.sobreentrenamiento.com/PubliCE/Articulo.asp?ida=478.
American College of Sports Medicine (1999). ACSM para la valoración y prescripción del
ejercicio. Barcelona: Paidotribo.
Axelsson, L. y Ejlertsson, G. (2002). Self-reported health, self-esteem and social support
among young unemployed people: a population based study. International Journal of
Social Welfare, 11(2), 111-119.
Ayora, D. (1997). Factores psicológicos, sociales, estructurales y de rendimiento de la
educación físico-deportiva en adolescentes. Tesis Doctoral. Facultad de Psicología.
Universidad de Valencia. Valencia.
Bagley, C. y Mallick, K. (2001). Normative data and mental health construct validity for the
Rosenberg Self-Esteem Scale in British Adolescents. International Journal of
Adolescence and Youth, 9(2-3), 117-126.
Bane, S. y McAuley, E. (1998). Body image and exercise. En J.L. Duda (ed.), Advances in
Sport and Exercise Psychology Measurement (pp. 311-322). Morgantown, WV: Fitness
Information Technology.
Beck, A.T., Ward, C.H., Mendelson, M., Mock, J. y Erbaugh, J. (1961). An inventory for
measuning depression. Archives of General Psychiatry, 4, 561-571.
Biddle, S. y Mutrie, N. (1991). Psychology of physical activity and exercise. Londres: Springer
Verlag.
Blasco, T., Capdevila, L.L. y Cruz, J. (1994). Relaciones entre actividad física y salud.
Anuario de Psicología, 61(2), 19-24.
Bruya, L.D. (1977). Effect of selected movement skills on positive self-concept. Perceptual
and Motor Skills, 45, 252-254.
Buckworth, J. y Dishman, R.K. (2002). Exercise Psychology. Champaign, Ill.: Human
Kinetics.
Carney, J., Faught, B.E., Hay, J., Wade, T.J. y Corna, L.M. (2005). Physical activity and
depressive symptoms in older adults. Journal of Physical Activity and Health, 2, 98-114.
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
73
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
Cassidy, K., Kotynia-English, R., Acres, J., Flicker, L., Lautenschlager, N.T. y Almeida, O.P.
(2004). Association between lifestyle factors and mental health measures among
community-dwelling older women. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry,
38, 940–947.
Conde, C. y Useros, E. (1975). Adaptación castellana de la escala de evaluación conductual
para la depresión de Beck. Revista de Psiquiatría y Psicología Médica, 12, 217-236.
Conde, C., Esteban, T., y Useros, E. (1976). Revisión critica de la adaptación castellana del
Cuestionario de Beck. Revista de Psicología General y Aplicada, 31, 469-497.
Crocker, P.R.E., Eklund, R.C. y Kowalski, K.C. (2000). Children`s physical activity and
physical self-peceptions. Journal of Sports Sciences, 18, 383-394.
Denton, M. y Walters, W. (1999). Gender differences in structural and behavioral
determinants of health: An analysis of the social production of health. Social Science
and Medicines, 48, 1221-1235.
Departament of Health and Human Services (2000). Healthy people 2010: Conference
edition. Washigton, D C: Center for Disease Control and Prevetion.
Dowd, D.T. (2004). Depresión: Theory, assesment, and new directions in practice.
International Journal of Clinical and Health Psychology, 4, 413-423.
Feingold, R. (2002). Making a case. F.I.E.P. Bulletin, 72 (1, 2, 3), 6-13.
Fox, K.R. (2000). The effects of exercise on selfperceptions and self-steem. En S.J.H. Biddle,
K.R. Fox y S.H. Boutcher (eds.), Physical Activity and Psychological Well-being (pp. 88118). Londres: Routhledge.
Frojan, M.X. y Rubio, R. (1997). Salud y hábitos de vida en los estudiantes de la UAM.
Clínica y Salud, 8 (2), 357-381.
Galper, D.I., Trivedi, M.H., Barlow, C.E., Duna, A.L. y Kampert, J.B. (2006). Inverse
association between physical inactivity and mental health in men and women. Medicine
and Science in Sports and Exercise, 38, 173-178.
García, A. (1993). Autoeficacia, socialización y práctica deportiva. Tesis Doctoral. Facultad
de Psicología. Universidad de Valencia. Valencia.
García Ferrando, M. (2005). Encuesta sobre los hábitos de los españoles. Sociología del
comportamiento deportivo. Madrid: Ministerio de Cultura y Consejo de Deportes.
García, F. y Musitu, G. (2001). AF5 Autoconcepto Forma 5.8 (2nd ed.). Madrid: TEA
Ediciones.
Gómez, A., Santandreu, M.E. y Egea, A. (1995). El ejercicio en la rehabilitación de los
ancianos.
González, E., Núñez, J.M. y Salvador, A. (1997). Efectos de un programa de entrenamiento
sobre el estado de ánimo y la ansiedad en mujeres sedentarias. Psicothema, 9(3), 487497.
Gutiérrez, M., Espino, O., Palenzuela, D.L. y Jiménez, A. (1997). Ejercicio físico regular y
reducción de la ansiedad en jóvenes. Psicothema, 9(3), 499-508.
Gutiérrez, M., Moreno, J.A. y Sicilia, A. (1999). Medida del Autoconcepto físico: Una
adaptación del PSPP de Fox (1990). Comunicación presentada al IV Congrés de les
Ciencies de l´Esport, I´Educació Física i la Recreació. Lleida: IFEFC.
74
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
Harter, S. (1993). Causes and consecuentes of low self-esteem in children and adolescents.
En R.B. Baumeister (ed.), Self-esteem: The puzzle of low elfesteem (pp. 57-78). Nueva
York: Plenum Press.
Hasler, G., Pine, D.S., Kleinbaum, D.G., Gamma, A., Luckenbaugh, D. Ajdacic, B., Eich, D.,
Rössler, W. y Angst, J. (2005). Depressive symptoms during childhood and adult
obesity: the Zurich Cohort Study. Molecular Psychiatry, 10, 842–850.
Hassmen, C.J., Koivula, N. y Uutela, A. (2000). Physical exercise and psychological wellbeing: A population study in Finland. Preventive Medicine, 30, 17-25.
Jiménez, M.G., Martínez, P., Miró, E. y Sánchez, A.I. (2008). Bienestar psicológico y hábitos
saludables: ¿están asociados a la práctica de ejercicio físico?. Internacional Journal of
Clinical and Health Psychology, 8(1), 185-202.
Kawachi, I., Kennedy, B.P., Gupta, V. y Prothrow-Stith, D. (1999). Women’s status and the
health of women and men: A view from the status. Social Science and Medicines, 48,
21-32.
Kessler, R.C., Foster, C., Webster, P.S. y House, J.S. (1992). The relationship between age
and depressive symptoms in two national surveys. Psychological Aging, 7, 119-126.
Kessler, R.C., McGonagle, K.A., Swartz, M., Blazer, D.G. y Nelson, C.B. (1993). Sex and
depression in the National Comorbidity Survey: Lifetime prevalence, chronicity and
recurrence. Journal of Affective Disorders, 39, 85-96.
Kull, M. (2002). The relationships between physical activity, health status and psychological
web–being of fertility–aged women. Scandinavian Journal of Medicine and Fertility 12,
241 – 247.
Lawlor, D.A. y Hopker, S.W. (2001). The effectiveness of exercise as an intervention in the
management of depression: Systematic review and meta-regression analysis of
randomized controlled trials. British Medical Journal, 322, 763-767.
Lehtinen, V. y Joukamaa, M. (1994). Epidemiology of depression: prevalence. Risk factors
and treatment situation. Acta Psychiatrica Scandinavica. 377, 50-58.
Leith, L.M. (1994). Foundations of Exercise and Mental Health. Morgantown, WV: Fitness
Information Technology.
Lokey E.A., Tran Z., Wells, C., et al. (1991). Effects of physical exercise on pregnancy
outcomes: a met-analytic review. Medicine Science Sport and Exercise, 23, 1234-1239.
Loland, N.W. (1998). Body image and psysical activity. A survey aomg Norwegian men and
women. International Journal of Spor and Exercise Psychology, 29, 339-365.
Márquez, D., Jerome, G., McAuley, E., Snook, E. y Canaklisiva, S. (2002). Self Efficacy
manipulation and state- anxiety responses to exercise in low active women. Psychology
and Health, 17, 783-791.
Marsh, H.W. (1998). Age and gender effects in physical sel-concepts for adolescents elite
athletes and nonathletes: A multicohort-multiocassion design. Journal of Spor and
Exercise Psychology, 20, 237-259.
Matud, M.P., Avero, P. y López, M. (2001). Ansiedad en la mujer: un análisis de las variables
personales y sociales más relevantes. International Journal of Clinical and Health
Psychology, 1, 293-306.
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
75
N. Candel, A. Olmedilla y A. Blas
Matud, M.P., Guerrero, K. y Matías, R.G. (2006). Relevancia de las variables
sociodemográficas en las diferencias de género en depresión. International Journal of
Clinical and Health Psychology, 6(1), 7-21.
McAuley, E., Márquez, D., Jerome, G., Blissmer, B. y Katula, J. (2002). Physical activity and
physique anxiety in older adults: fitness and efficacy influences. Aging and Mental
Health, 6, 220-230.
Miguel, F., Martín, M.D. y Navlet, M.R. (2001). El efecto del ejercicio físico sobre la ansiedad
y la depresión. Revista Española e Iberoamericana de Medicina de la Educación Física
y el Deporte, 10, 49-57.
Moore, K., Babyak, M., Wood, C., Napolitano, M., Khatri, P., Craighead, W., Herman,
S., Krishnan, R. y Blumenthal, J. (1999). The association between physical activity and
depression in older depressed adults. Journal of Aging and Physical Activity, 7, 55-61.
Moreno, J.A., Cervelló, E. y Moreno, R. (2008). Importancia de la práctica físico-deportiva y
del género en el autoconcepto físico de los 9 a los 23 años. International Journal of
Clinical and Health Psychology, 8(1), 171-183.
Paluska, S.A. y Schwenk, T.L. (2000). Physical activity and mental health: Current concepts.
Sports Medicine, 29, 167-180.
Petruzzello, S.J., Landers, D., Hatfield, B.D., Kubitz, K.A. y Salazar, W. (1991). A meta
analysis on the anxiety-reducing effects of acute and chronic exercise. Sport Medicine,
11(3), 143-188.
Poudeuigne, S. y O´Connor, J. (2006). A Review of Physical Activity Patterns in Pregnant
Women and their Relationship to Psychological Healt. Sport Medicine, 36, 19-20.
Powell, K.E. (1988). Physical activity, exercise and physical fitness. Public Health Reports,
100, 125-131.
Sánchez, M.P., Aparicio, M.E. y Dresch, V. (2006). Ansiedad, autoestima y satisfacción
autopercibida como predictores de la salud: diferencias entre hombres y mujeres.
Psicothema, 18(3), 584-590.
Sánchez, P., Ureña, F. y Garcés de los Fayos, E.J. (2002). Repercusiones de un programa
de actitud física gerontológico sobre la actividad física, autoestima, depresión y
afectividad. Cuadernos de Psicología del Deporte, 2(2), 110-120.
Sime, W.E. (1984). Psychological benefits of exercise training in the health individual. En J.D.
Matarazzo, F.M. Weiss, J.A. Herd, N.E. Miller y S.M. Weiss (Eds.), Behavioral health. A
handbook of health enhancement and disease prevention (pp. 488-508). New York:
Wiley.
Singh, N.A., Clements, K.M. y Fiatarone, M.A. (1997). A randomized controlled trial of
progressive resistance training in depressed elders. Journal of Gerontology: Medical
Sciences, 52, M27-M35.
Spielberger, C.D., Gorush, R.L. y Lushene, R. (2002, 6ª edición). STAI. Manual. Cuestionario
de Ansiedad Estado Rasgo. Madrid: TEA Ediciones.
Strawbridge, W.J., Deleger, S. Roberts, R.E. y Kaplan, G.A. (2002). Physical activity reduces
the risk of subsequent depression for olders adults. American Journal Epidemiology,
156, 328-334.
76
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión
en chicas adolescentes
Van Amersfoort, Y. (1996). Prescripción de ejercicio físico y salud mental. En J.R. Serra
Grima (ed.), Prescripción de ejercicio físico para la salud (pp. 303-339). Barcelona:
Paidotribo.
Varo-Cenarruzabeitia, J.J. y Martinez-Gonzalez, M.A. (2006). El consejo sanitario en la
promoción de la actividad física. Medicina Clínica, 126, 376-377.
Weinstein, A., Deuster, P. y Kop, W. (2007). Heart Rate Variability as a Predictor of Negative
Mood Symtoms Induced by exercise with drawel. Medicine and Science in Sports and
Exercise 39, 735-741.
Welk, G.J., Corbin, C.B. y Lewis, L.A. (1995). Physical self-perceptions of high school
athletes. Pediatric Exercise Science, 7, 152-161.
Weyerer, S. y Kupfer, B. (1994). Physical exercise and psychological health. Sports Medicine,
17(2), 108-116.
Cuadernos de Psicología del Deporte, 2008, Vol 8, núm. 1
77
Fly UP