...

PREVENCIÓN EFECTIVA DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

PREVENCIÓN EFECTIVA DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS
PREVENCIÓN EFECTIVA DEL
CONSUMO DE SUSTANCIAS
PSICOACTIVAS EN CHICOS Y
CHICAS ADOLESCENTES. Una
Revisión Actualizada de la Materia
Publicación realizada por: COLEGIO OFICIAL DE
PSICÓLOGOS DE LAS PALMAS
Promovida y financiada por: FUNDACIÓN CANARIA PARA
LA PREVENCIÓN E INVESTIGACIÓN DE LAS
DROGODEPENDENCIAS (FUNCAPID)- CONSEJERÍA DE
SANIDAD. GOBIERNO DE CANARIAS
PREVENCIÓN EFECTIVA DEL CONSUMO DE
SUSTANCIAS PSICOACTIVAS EN CHICOS Y
CHICAS ADOLESCENTES. Una Revisión
Actualizada de la Materia
AUTORA:
Lourdes M. García Averasturi
COORDINADOR:
Francisco Javier Sánchez Eizaguirre
AGRADECIMIENTOS:
A los responsables y técnicos de la FUNCAPID y de la DIRECCIÓN
GENERAL DE DROGODEPENDENCIAS por la revisión del manuscrito
y atinadas observaciones
Al COLEGIO OFICIAL
DE PSICÓLOGOS DE LAS PALMAS,
especialmente a su Decano, Francisco Javier Sánchez Eizaguirre,
por su valioso apoyo en la preparación y elaboración de esta
publicación y a Ma. Luisa Betancor Reyes por su importante
contribución en las gestiones administrativas.
PREVENCIÓN EFECTIVA DEL CONSUMO DE
SUSTANCIAS PSIOACTIVAS EN CHICOS Y
CHICAS ADOLESCENTES. Una Revisión
Actualizada de la Materia
AUTORA: Lourdes M. García Averasturi
COORDINADOR: Francisco Javier Sánchez Eizaguirre
EDICIÓN: Febrero de 2010
EDITOR:
COLEGIO OFICIAL DE PSICÓLOGOS DE LAS PALMAS
C. Carvajal 12, Bajo, Trasera
35004 Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias
Teléfono: 928 24 96 13
Web: www.coplaspalmas.org
Correo-e: [email protected]
PORTADA:
HH Publicidad
IMPRESIÓN Y MAQUETACIÓN:
Imprenta Pelayo
Depósito Legal: GC-68-200
ISBN: 978-84-692-9036-1
©
©
del texto: Lourdes M. García Averasturi
de la edición: Colegio Oficial de Psicólogos de las Palmas
DERECHOS RESERVADOS CONFORME A LA LEY
No se autoriza su utilización comercial o lucrativa
PRÓLOGO
La prevención del consumo de drogas es uno de los ejes de acción
fundamentales de la Fundación Canaria para la Prevención e Investigación de
las Drogodependencias (FUNCAPID), entendiendo que las actividades,
acciones y programas implementados con este objetivo deben centrarse en la
persona, fomentando su participación activa, creando conciencia de
corresponsabilidad social, reforzando los elementos de protección frente al
consumo y disminuyendo los factores de riesgo.
Según recientes estudios realizados por diferentes instituciones y organismos,
en la Comunidad Autónoma de Canarias se observa todavía un elevado
número de escolares adolescentes que consumen sustancias psicoactivas. De
ahí que se haya planteado la necesidad de disponer de un conocimiento
especializado sobre aquellas políticas, estrategias e intervenciones preventivas
que han resultado efectivas cuando han sido evaluadas con métodos de rigor
científico, y que han demostrado ser exitosas a la hora de lograr una
disminución del consumo de sustancias entre chicas y chicos adolescentes.
Este ha sido precisamente el propósito de la publicación que ahora
presentamos, en la que se brinda información científica actualizada acerca del
contenido y metodología de aquellas intervenciones preventivas universales
que han resultado efectivas para reducir los índices de consumo.
Este trabajo, realizado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas con
financiación de FUNCAPID, nos permitirá poner al alcance de los profesionales
de la salud, la educación, los medios de comunicación y otros colectivos
involucrados en el trabajo con jóvenes y adolescentes una amplia bibliografía
actualizada, que en su mayor parte no estaba disponible en español, lo que
supone un importante avance en la divulgación de material científico y
metodológico desde una perspectiva de género.
Por todo ello, quiero expresar mi agradecimiento a las instituciones y
profesionales que han colaborado en la elaboración de este interesante
trabajo, que nos permitirá contar con una herramienta más para seguir
mejorando la salud y calidad de vida de los jóvenes canarios y de la sociedad
canaria en su conjunto.
Mercedes Roldós Caballero
Consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias
Presidenta de la Fundación Canaria para la Prevención e Investigación de las
Drogodependencias
PRESENTACIÓN
El Ilustre Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas (COP LP), en estrecha
colaboración con entidades públicas encargadas de las políticas sanitarias y sociales
de la Comunidad Canaria, ha realizado, publicado y re-editado desde 2002,
investigaciones que pueden enmarcarse en el área de “Género y Drogas”. Se han
llevado a cabo dos estudios en la población femenina adulta: “Adicciones Ocultas” y
“Adicciones en Mujeres” y se ha desarrollado una línea de investigación con la
población adolescente, de crucial importancia para los fines preventivos del consumo
de sustancias adictivas.
En este sentido, la publicación que ahora presentamos da continuidad y se deriva de
dos investigaciones: “Consumo de Sustancias en Chicas Adolescentes”, realizada en
2002 con co-financiación del Instituto Canario de la Mujer (ICM) y Fondo Social
Europeo y re-editada con financiación de la Fundación Canaria para la Prevención e
Investigación de las Drogodependencias (FUNCAPID)-Consejería de Sanidad en
2008 y, “Sustancias Adictivas y Adolescencia” financiada por la FUNCAPID Consejería de Sanidad, llevado a cabo en 2008. Los resultados de dichos estudios
pusieron de manifiesto la necesidad de contar con estrategias preventivas efectivas
que pudieran lograr una reducción del consumo de sustancias adictivas en la
adolescencia, actuando sobre todos los ámbitos en que se enmarca este importante
problema social y de salud. Un paso importante para ello lo constituye el tener una
información actualizada de las experiencias con intervenciones que han funcionado,
recogidas en la literatura especializada, a fin de orientar adecuadamente las
prácticas preventivas.
En esta revisión de la bibliografía, la autora recoge los aportes recientes más
importantes sobre las “mejores prácticas”, es decir, sobre intervenciones que han
resultado exitosas en reducir el consumo de sustancias en la adolescencia basadas
en la evidencia científica. Se describen programas, medidas, estrategias e
intervenciones que abarcan el centro escolar, la participación de padres y madres, la
comunidad local, así como los medios de comunicación, la publicidad, las etiquetas de
advertencia y las leyes y regulaciones. De especial interés resulta el capítulo sobre
las estrategias efectivas específicas de género, de reciente inclusión en los programas
preventivos.
Esperamos que esta modesta contribución del COP LP resulte de utilidad para
potenciar de modo exitoso los esfuerzos preventivos en relación al consumo de
sustancias psicoactivas en nuestros adolescentes y jóvenes. Representa el
compromiso de esta Corporación Profesional en poner nuestra ciencia y nuestra
profesión al servicio de la investigación y de la promoción de salud de la población.
Agradecemos grandemente a FUNCAPID- Consejería de Sanidad, que han hecho
posible hacer realidad la aparición de esta publicación.
Francisco Javier Sánchez Eizaguirre
Decano del Colegio Oficial
de Psicólogos de Las Palmas
___________________________________________ I N D I C E
I Introducció n
1.1. Magnitud y Características del Consumo de Sustancias
Psicoactivas en Estudiantes de Enseñanza Secundaria
1.2. Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias en la
Adolescenc
1.2.1. Antecedentes. La Prevención: de
1.2.2. Organismos e Instituciones Internacionales y
Regionales y la Implementación de Intervenciones
Preventivas Ef
1.2.3 Tipos de Intervenciones Preventivas del Consumo de
Consumo de Sustancias Adictivas
1.2.4. Conceptos de Eficacia, Efectividad, Evidencia
II Programas de Prevención Universal Efectivos Basados
en la Escuela
2.1. Justificación de la Educación en
2.2.1 Enfoque Solamente-Conocimiento
2.2.3 Enfoques Psicosoc
Entrenamiento en Habilidades
Habilidades sociales
Habili
La Educac
Resumen de Aspectos de Contenido que han Resultado
Efectivos en la Educación en Drogas Basada en la E
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
i
ii
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
3.5. Leyes y Regulaciones
3.5.2. Enfoques Regulatorios para Prohi
3.5.3. Las Políticas Antitabáquicas en Espacios
3.6. Estrategias Efectivas a Nivel de la Comunidad
3.6.1. Definiciones. Enfoques fuertemente basados en la ciencia,
enfoques basados en la ciencia de modo limitado, enfoques
basados en la lógi
3.6.2. Criterios empleados por la OMS para identificar la
efectividad de intervenciones
3.6.3. Intervenciones Comunitarias Específicas: Alternativas al
Consumo de Sustancias
3.6.4. Enfoques de Comunidad Multi-com
3.6.5. Ejemplos de Proyectos Comunitarios Integrales Efectivos
Resumen de lo que funciona para prevenir y detener
el consumo de sustancias en la adolescencia
IV Estrategias Preventivas Efectivas Específicas de Género
4.1. Justificación de la prevención uni
4.2. Intervenciones Preventivas Efectivas del Consumo de
Sustancias en Chicas Adolescentes
4.3. Estrategias Específicas de Género en la
Resumen de Prevención Efectiva Para Chicos y Chicas
V Bibliografía
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
iii
I INTRODUCCIÓN
1.1 MAGNITUD Y CARACTERÍSTICAS DEL CONSUMO DE
SUSTANCIAS PSICOACTIVAS EN ESTUDIANTES DE ENSEÑANZA
SECUNDARIA EN ESPAÑA
La Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas
Secundarias que se realiza cada dos años en España (Delegación del
Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. ʻESTUDES 2008ʼ, 2009)
permite conocer la magnitud y características del problema del consumo de
sustancias psicoactivas en chicas y chicos escolares entre 14 y 18 años,
incluyendo, por supuesto, a la Comunidad Canaria. Entre otras cosas, sus
resultados brindan información sobre la prevalencia por sexo y edad del
consumo de cada una de las sustancias, tanto una vez en la vida, como en
los últimos 12 meses y en los últimos 30 días. Este estudio se viene
realizando desde 1998, por lo cual podemos comparar los resultados a
través de los años y observar las tendencias que va presentando el
consumo de cada sustancia por ambos sexos.
Merecen destacarse algunos resultados relevantes que contribuyen a la
mejor comprensión de la magnitud y particularidades que reviste este
problema en el estudiantado de Enseñanza Media en España.
En la Tabla 1 se presenta la proporción de chicos y chicas escolares entre
14 y 18 años que ha consumido cada una de las sustancias en los últimos
treinta días.
Como se observa, la sustancia que ocupa el primer lugar es el alcohol,
que una mayoría lo ha consumido en los últimos treinta días, seguida del
cigarrillo (alrededor de la tercera parte) y en tercer lugar, el cannabis.
Llama la atención algo que se manifiesta como una tendencia hace años y
es que las chicas están fumando tabaco en mayor proporción que los
varones. Asimismo, el alcohol, que últimamente se venía consumiendo en
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
1
proporciones similares por ambos sexos, o ligeramente menos por las
chicas, en 2008 aparece con un mayor consumo por parte de ellas. El
cannabis presenta un consumo algo superior por los varones, mientras que
en el resto de las sustancias ilegales, de mucho menor consumo por
ambos sexos, los chicos más que duplican a las chicas en porcentaje de
consumidores.
TABLA 1. PREVALENCIA POR SEXOS EN % DE CONSUMO DE SUSTANCIAS
PSICOACTIVAS
EN LOS ÚLTIMOS TREINTA DÍAS ENTRE LA POBLACIÓN
ESTUDIANTIL DE ENSEÑANZAS SECUNDARIAS DE 14 a 18 AÑOS, ESPAÑA, 2008
Alcohol
Tabaco
Cannabis
Extasis
Alucinógenos
Anfetaminas
Cocaína
Heroína
MASCULINO
57,7
30,9
23,0
1,5
1,7
1,5
2,7
1,4
FEMENINO
59,4
33,8
17,2
0,6
0,7
0,8
1,2
0,5
Fuente: Delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (2009)
ESTUDES 2008
En relación con el consumo de sustancias por escolares en nuestra
Comunidad Canaria, además de su representatividad en la Encuesta
estatal, los resultados de la Encuesta de 2006 del Gobierno de Canarias
(2007) reflejan una situación similar del consumo de sustancias, en cuanto
a prevalencia en ambos sexos, si bien se obtuvieron cifras algo más bajas
que las presentadas en la Encuesta Estatal.
Complementando esta información sobre prevalencia de consumo de
sustancias, la Encuesta Estatal ha encontrado que la proporción que
consume tabaco diariamente es del 13,3% para los chicos y del 16,4%
para las chicas. (Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre
Drogas. ʻESTUDES 2008ʼ, 2009).
Esta Encuesta nos ofrece también importante información sobre aspectos
del consumo de alcohol. La prevalencia de borracheras en los últimos 30
2
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
días es similar en varones (29,4%) y en chicas (28,7%), y aumenta en
gran medida con la edad (13,4% a los 14 años y 45,2% a los 18 años).
Con relación al “atracón” de alcohol (ʻbinge drinking’) un 41,4% del
alumnado (38,3% de chicas y 44,7% de chicos) han bebido alguna vez
durante los últimos 30 días, 5 o más cañas/copas de bebidas alcohólicas
en la misma ocasión o en un intervalo aproximado de dos horas. El 15,2%
lo ha hecho más de 4 días el último mes.
En relación con esto, es de señalar que la Encuesta nos revela que el
alumnado valora poco los riesgos del consumo de alcohol, básicamente del
“atracón”, que se ha demostrado ser un abuso de elevada nocividad para
el cerebro de chicas y chicos adolescentes.
Es necesario destacar también los resultados de la Encuesta con respecto
al marco de ocio y características en que se desarrolla el consumo de
alcohol de chicas y chicos entre 14 y 18 años. El consumo de alcohol se
concentra en el fin de semana y se bebe, sobre todo, en bares o pubs, en
espacios abiertos (calles, plazas, parques) o en discotecas. Del alumnado
que ha consumido bebidas alcohólicas en los últimos 30 días,
prácticamente la totalidad (99,8%) ha bebido en fin de semana, aunque un
39,3% lo ha hecho en días laborables. Un 23,0% del conjunto de chicas y
chicos encuestados bebe todos los fines de semana.
Esta situación conlleva una conducta arriesgada ante el volante en parte
de la población adolescente estudiada, al encontrarse que el 9,5% declara
haber conducido en los últimos doce meses un vehículo (coche, moto) bajo
los efectos del alcohol, cifra que asciende a un 23,5% a los 18 años.
De otra parte, es importante señalar que, según nos muestra la Encuesta
Estatal, la población estudiantil adolescente de Enseñanzas Secundarias
se inicia en el consumo de sustancias a una edad temprana. En 2008 el
tabaco, el alcohol y el cannabis comenzaron a consumirse entre los 13 y
los 14 años.
También se constató en la Encuesta Estatal el hecho conocido del
policonsumo de sustancias psicoactivas. Un 96,2% del alumnado que ha
fumado tabaco en los últimos 12 meses ha bebido también alcohol en el
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
3
mismo período, y en un 64,7%, ha consumido cannabis. (Delegación del
Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. ʻESTUDES 2008ʼ, 2009).
Paradójicamente, la Encuesta también evidenció otro hecho conocido, que,
a pesar del elevado consumo de sustancias adictivas en la población
estudiantil de 14-18 años de edad, la gran mayoría de chicos y chicas
afirma que están muy bien informados acerca de los efectos y problemas
que las mismas les pueden ocasionar.
Por otra parte, la Encuesta Estatal arroja información de valor sobre las
normas, disponibilidad y regulaciones del consumo de sustancias en
España. En cuanto al centro escolar, la permisividad con el hábito de
fumar tabaco, tanto por el alumnado, como por el profesorado, (que debe
ser modelo a imitar), está presente en una buena proporción de casos. Un
24,5% del alumnado refiere haber visto fumar a profesores dentro del
recinto de la escuela, más de la mitad de los días, (en los 30 días previos
a la encuesta), cifra que va, desde el 18,7% a los 14 años, a 32,4% a los
18 años. La proporción era bastante más elevada en la enseñanza pública
(28,7%) que en la privada (15,6%).
Asimismo, un 52,6% había visto fumar a estudiantes dentro del recinto del
centro educativo, más de la mitad de los días, en los 30 días previos a la
encuesta, cifra que va desde 3l 41,6% a los 14 años, a 61,2% a los
18años. En este caso, la proporción era algo más elevada también en la
enseñanza pública (57,4%) que en la privada (41,9%).
Con respecto a la disponibilidad percibida de sustancias, en 2008, al igual
que en años anteriores, las drogas percibidas por el alumnado como las
más disponibles o accesibles eran las de comercio legal y el cannabis. En
este sentido, un 90,8% pensaba que le sería fácil o muy fácil conseguir
bebidas alcohólicas si quisieran, y un 63%, el cannabis. Es de señalar
cuán accesibles son también el resto de las drogas ilegales, si se tiene en
cuenta que casi la tercera parte de estudiantes percibe facilidad en la
obtención de cocaína, más de la cuarta parte considera fácil conseguir
alucinógenos, anfetaminas y éxtasis y casi la cuarta parte, la heroína.
Se puede concluir, entonces, de la Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas
en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias, una realidad ampliamente
conocida acerca de las normas de aceptabilidad de las sustancias legales
y del cannabis, su amplia disponibilidad, el acceso a otras sustancias
4
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
ilegales y la poca aplicación de las regulaciones y legislaciones, que
conforman el contexto en que viven y se desarrollan los chicos y chicas
adolescentes españoles estudiantes de enseñanza media de 14 a 18
años, incluida la población adolescente de nuestra Comunidad Canaria.
Ante la realidad descrita en relación al consumo de sustancias psicoactivas
en población adolescente estudiantil y la evolución que ha tenido la
problemática, todo indica que las campañas de información y comunicación
de riesgos dirigidas específicamente a la población joven y las medidas y
acciones preventivas puestas en práctica en forma de intervenciones en la
escuela y la comunidad, y de políticas, legislaciones, normativas para
reducir la oferta y la demanda de sustancias legales e ilegales, no han
logrado reducir con mayor celeridad esta preocupante realidad.
Ello se agrava, si tenemos en cuenta la acumulación creciente de nueva
evidencia científica acerca de la nocividad del consumo de tabaco, alcohol
y cannabis para el organismo adolescente, señalando los nuevos daños y
riesgos que comportan para chicas y chicos la iniciación temprana y el
abuso de las sustancias, al estar su cerebro todavía en desarrollo y no
haber alcanzado la madurez completa (Breyer, J. et al. 2005) (López, B.
2008). Existen también nuevos resultados que refuerzan lo encontrado
sobre la mayor vulnerabilidad del organismo de las mujeres y de las
chicas, en particular, a los efectos y peligros del tabaco, el alcohol y el
cannabis, y en general, su mayor susceptibilidad a la nocividad y toxicidad
de todas las drogas y peores consecuencias de su uso y abuso (Buddy,
T., 2003).
Por todo lo anterior, se hace necesario diseñar e implementar medidas e
intervenciones “que funcionen”, las llamadas “mejores prácticas” basadas
en la evidencia científica, que resulten exitosas en disminuir entre nuestros
chicos y chicas adolescentes el consumo de tabaco, alcohol, cannabis y
otras drogas ilegales. Se requiere también, un enfoque de género que
tenga en cuenta las necesidades, particularidades y especificidades de
ambos sexos ante el consumo de sustancias psicoactivas.
A continuación, luego de presentar aspectos históricos, definiciones y
conceptos básicos sobre prevención universal efectiva, se ofrece una
panorámica de lo que ha demostrado éxito en reducir el consumo de
sustancias psicoactivas en la adolescencia en el ámbito de la escuela, la
familia, la comunidad y la sociedad en general, obtenida de una revisión de
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
5
la bibliografía actual que describe experiencias validadas que están
disponibles. El capitulo final se dedica al abordaje de las diferencias de
género, aspecto de muy reciente inclusión en esta temática.
1.2. PREVENCIÓN EFECTIVA DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS EN LA
ADOLESCENCIA:
Antecedentes
históricos,
organismos
internacionales implicados y definiciones
1.2.1. Antecedentes. La Prevención: de Arte a Ciencia
Sloboda Z. (2008) hace un recuento del desarrollo investigativo que
permitió fundamentar científicamente las intervenciones y programas
preventivos del uso y abuso de sustancias psicoactivas legales e ilegales
en la adolescencia y juventud. Plantea que antes de los años setenta había
poco conocimiento sobre el cual basar el desarrollo de los programas
preventivos en la Unión Europea. Los esfuerzos para prevenir o demorar
el inicio del consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales carecían de una
base de investigación. Sin embargo, expresa que, con la creación en 1974
del National Institute on Drug Abuse (NIDA, siglas en inglés) comenzó un
período de investigaciones importantes que sirvieron de base para mover
la prevención, de un arte, a una ciencia. En efecto, se financiaron estudios
de cohorte longitudinales que siguieron a menores y adolescentes a
través del tiempo y encuestas nacionales que fueron administradas en
intervalos regulares.
Estos esfuerzos investigativos, no solamente
brindaron evaluaciones más exactas de tendencias en el consumo de
sustancias, sino que, también, pudieron identificar aquellos factores
biológicos, individuales, familiares, escolares, de los iguales y de la
comunidad, que aumentaban la susceptibilidad de algunos chicos y chicas
al consumo de alcohol, tabaco, cannabis y otras drogas. Además, los
estudios de cohorte longitudinales mostraron una progresión de las
sustancias “legales” (tabaco y alcohol) a las drogas ilegales (cannabis y
cocaína). Estos hallazgos epidemiológicos influyeron grandemente en la
comunidad científica y en el personal profesional que desarrollaban
programas de prevención (Sloboda Z. 2008).
La mayor parte de los programas de prevención del abuso de sustancias
que fueron evaluados y encontrados efectivos nacieron de la investigación
sobre el inicio del consumo. Como tal, estos programas van dirigidos a
toda la población adolescente, no importa su nivel de susceptibilidad y se
6
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
dirigen específicamente al consumo de tabaco y alcohol, así como de
cannabis y otras drogas ilegales.
Según continúa planteando Sloboda Z. (2008), la transición desde la etapa
de examinar los elementos o principios de prevención, a una etapa de
programas y prácticas, comenzó cuando NIDA patrocinó la primera
conferencia sobre prevención de abuso de drogas en 1996. La meta de la
conferencia fue introducir los resultados de la investigación en prevención
en un estilo dirigido al sector profesional. El enfoque aplicado fue presentar
“principios” de prevención relacionados con contenido, estructura e
impartición.
El impacto positivo de implementar estrategias con resultados exitosos
demostrados ha hecho a las comunidades más responsables y, de esta
forma, más preocupadas en impartir estrategias de prevención que hayan
demostrado éxito. No sólo ha habido un fuerte énfasis en seleccionar
estrategias “basadas en la evidencia”, sino que la financiación depende
también de demostrar la necesidad, o de definir el problema de abuso de
drogas que tiene la comunidad en particular (Sloboda, Z. 2008).
1.2.2. Organismos e Instituciones Internacionales y Regionales y la
Implementación de Intervenciones Preventivas Efectivas con Jóvenes
Desde comienzos de este siglo XXI, los organismos internacionales y
regionales europeos relacionados con la salud y, específicamente, con el
control de las sustancias psicoactivas, se han implicado de modo decisivo
en orientar y solicitar de los Estados miembros la colaboración en la
prevención efectiva del consumo de sustancias en la adolescencia y
juventud. A continuación se hace referencia a los más relevantes:
Organización de Naciones Unidas (ONU):
Comisión de Estupefacientes del Consejo Social y Económico de las
Naciones Unidas (UNCND siglas en inglés)
En el informe de la UNCND: ʻReducción de la Demanda de Drogas:
Situación mundial en relación al abuso de drogas, en particular entre
menores y jóvenesʼ (UNCND, 2001), se plantea: “Como ya se ha
discutido, las décadas pasadas se han caracterizado por variadas
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
7
tendencias en el abuso de drogas en menores y jóvenes. En muchos
casos el abuso de drogas ha aumentado en mayor o menor medida. Al
mismo tiempo, existen indicaciones de que los esfuerzos de prevención
funcionan si son implementados de acuerdo a principios clave basados en
experiencias validadas que están disponibles. A pesar de que ciertamente
se están implementando en el mundo muchos programas y actividades
preventivas innovadoras y efectivas, en su mayoría son esfuerzos aislados
y pocos países pueden beneficiarse de dichas experiencias. Si se
documentara ejemplos de programas efectivos, analizados y diseminados
(las llamadas buenas prácticas) sería de enorme beneficio para todos
aquellos implicados en reducir la demanda general de drogas entre los
jóvenes, incluyendo, no solamente los propios jóvenes y los programas
que se dirigen a ellos, sino también los Estados miembros y las
organizaciones internacionales” (UNCND, 2001).
Oficina de Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (UNODC, siglas en
inglés)
En el documento “Prevención del Consumo de Drogas” de la Oficina de
Naciones Unidas para las Drogas y el Delito (UNODC, 2005), se plantea
que “se asiste a los Estados miembros en desarrollar actividades de
prevención que ofrecen a las personas, particularmente a los jóvenes,
información y habilidades, así como oportunidades para hacer elecciones
saludables, incluyendo la opción de evitar consumir drogas ilegales.”
Se expresa que “prevenir el consumo de drogas entre los jóvenes
funciona”. Establecen que los programas para prevenir el consumo de
drogas son efectivos cuando:
�� responden a las necesidades de una comunidad
�� implican a todos los sectores relevantes
�� se basan en la evidencia
�� los programas efectivos deberían también
componentes de monitoreo y evaluación.
incorporar
fuertes
Se continúa afirmando en el documento que esos programas también son
coste-efectivos. “Se ha mostrado que, para cada dólar invertido, los
buenos programas de prevención del consumo de drogas para los jóvenes
8
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
pueden ahorrar hasta nueve dólares. Si otros costes para la sociedad
pudieran contarse, tales como, los costes derivados del delito, del
desempleo y de la mala salud, el coste-efectividad de los programas
buenos de prevención del consumo de drogas probablemente sería
mayor.” (UNODC, 2005).
Se concluye en el documento que UNODC ha estado trabajando por
muchos años para identificar las buenas prácticas. Con la ayuda de otros
expertos (personal académico, profesionales de la salud y representantes
de las agencias de Naciones Unidas) han identificado lo que funciona en
prevención y lo que no funciona. (UNODC, 2005).
La Organización Mundial de la Salud (OMS)
En marzo de 2001, la OMS comenzó un proyecto de colaboración para
examinar “lo que funciona” en la prevención del daño relacionado con las
sustancias. La culminación de dicho proyecto fue la publicación
“Prevención del Consumo de Sustancias Psicoactivas. Una Revisión
Seleccionada de lo que Funciona en le Área de la Prevención” (WHO,
2002). Tuvo el propósito de documentar la evidencia para intervenciones
en el área de prevención del consumo de sustancias psicoactivas.
Fundamentan el trabajo afirmando que “la disponibilidad de información
compilada es un paso fundamental para la contribución de un cuerpo
creciente de evidencia que, consecuentemente, debería ayudar en el
desarrollo de programas basados en la evidencia. La diseminación de los
resultados de investigaciones puede motivar a los profesionales de la salud
y de otros sectores sociales a comprender su significado y llevar a cabo
investigación local que pueda prepararlos finalmente para hacer programas
preventivos y seleccionar estrategias que aborden de modo efectivo las
necesidades y problemas de la juventud.” (WHO, 2002).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
9
Organismos de la Unión Europea
Centro de Monitoreo Europeo para las Drogas y la Adicción a las Drogas
(EMCDDA, siglas en inglés)
El Centro de Monitoreo Europeo para las Drogas y la Adicción a las Drogas
(EMCDDA) fue inaugurado en Lisboa en 1995 y ofrece al sector político
una base de evidencia científica que es necesaria en los Estados
miembros de la Unión Europea para dictar leyes y establecer estrategias
que ayuden a profesionales e investigadores a que seleccionen las
mejores prácticas y nuevas áreas de análisis. En este sentido, se ha
creado en 2007 el Portal de las Mejores Prácticas (EMCDDA 2009), como
respuesta al Plan de Acción contra las Drogas de la Unión Europea (200509) que brinda orientación para una “diseminación efectiva de las mejores
prácticas evaluadas.”
1.2.3. Tipos de Intervenciones
Sustancias Adictivas
Preventivas
del
Consumo
de
Intervenciones dirigidas a las personas
En 1994 el Instituto de Medicina de EE.UU. propuso un nuevo marco para
clasificar la prevención en intervenciones universales, selectivas e
indicadas, lo cual remplazó los conceptos previos de prevención primaria,
secundaria y terciaria. El principio orientador de esta clasificación es la
población diana en lo concerniente a sus riesgos para el abuso de
sustancias (Sloboda, Z. 2008).
Las estrategias de prevención universal se dirigen a toda la población
(nacional, local, comunitaria, escolar) y su propósito es prevenir o demorar
la aparición del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas. Se les ofrece
información y habilidades necesarias para prevenir el problema a todos los
individuos, sin tamizaje alguno.
La prevención selectiva va dirigida a grupos que se conoce que son
consumidores de drogas o que tienen un elevado riesgo de desarrollar
problemas de abuso o dependencia de sustancias. Estos subgrupos
pueden distinguirse por características tales, como edad, género, historia
familiar o status económico.
10
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
La prevención indicada implica un proceso de tamizaje y tiene el propósito
de identificar a los individuos que exhiben signos tempranos de abuso de
sustancias y otros comportamientos problema. Los factores que se
identifican incluyen,
repetición de cursos, problemas conocidos de
consumo, o trastornos de conducta, alienación de los progenitores, de los
grupos de la escuela, de grupos de iguales positivos, etc.
Intervenciones dirigidas al ambiente
Las estrategias ambientales son estrategias de prevención dirigidas a
alterar los ambientes inmediatos culturales, sociales, físicos y económicos
en donde las personas toman sus decisiones sobre el consumo de
sustancias (Fisher D. 1998).
Esta perspectiva tiene en consideración el hecho de que las personas no
se implican con las sustancias solamente en base a sus características
individuales. Más bien, son influidas por un conjunto complejo de factores
en el ambiente, tales como, lo que se considera normal, esperado o
aceptado en las comunidades en donde viven, las reglas o regulaciones,
los impuestos de sus Estados, los mensajes publicitarios a los cuales están
expuestas y la disponibilidad de alcohol, tabaco y drogas ilegales. Debido
a que el abuso de sustancias es considerado como un producto del
sistema general, el objeto de las estrategias de prevención ambientales es
la comunidad en su totalidad como diana.
Más allá de aspectos de coacción y restricción, existen elementos de
promoción en las estrategias ambientales: en el sentido de ofrecer
oportunidades, estímulos y ánimo para los cambios, tanto a nivel escolar,
como comunitario (Fisher, D. 1998).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
11
1.2.4. Conceptos
Científicamente
de
Eficacia,
Efectividad,
Evidencia
Basada
En el apartado “Evidencia de Eficacia de las Intervenciones” del portal
“Mejores Prácticas” (EMCDDA 2009) se explican los conceptos siguientes:
Mientras que las buenas prácticas y las mejores prácticas pueden no tener
una evidencia basada científicamente, las prácticas basadas en la
evidencia son intervenciones que muestran consistentemente evidencia
científica.
La evidencia de la eficacia de las intervenciones es la información basada
en la evidencia sobre la efectividad de intervenciones en reducir el
consumo de sustancias integrando material disponible de expertos
individuales (opiniones de los expertos) con la mejor evidencia externa
disponible de la investigación sistemática.
La investigación sistemática se dirige a establecer la eficacia de la
intervención.
La eficacia es una medida de cuán bien funciona una intervención bajo
condiciones ideales de investigación. La eficacia está determinada
idealmente por llevar a cabo ensayos controlados, o ensayos controlados
empleado la selección al azar (investigación de nivel primario).
En años recientes, se ha comenzado a analizar estos ensayos en
revisiones sistemáticas o meta-análisis (nivel secundario de
investigación), debido al número creciente de ensayos controlados y
ensayos controlados con asignación al azar que se han publicado. Las
revisiones sistemáticas explicitan métodos para identificar, seleccionar y
evaluar críticamente los ensayos mencionados y para recoger y analizar
los datos resultantes. Estos resultados son incluidos, entonces, en la
revisión. Pueden ser empleados o no los métodos estadísticos (metaanálisis) para analizar y resumir los resultados de los estudios bajo
consideración.
Para poder sintetizar la evidencia disponible posteriormente, los
investigadores valoran de modo crítico las revisiones sistemáticas
relevantes disponibles y los meta-análisis. Estos constituyen el nivel
terciario de investigación (revisión de revisiones) y también aplican un
12
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
método sistemático y explícito para identificar las revisiones sistemáticas
disponibles y/o los meta-análisis.
La efectividad se refiere a si las intervenciones son efectivas en
condiciones “del mundo real” o escenarios “naturales”.
El término
efectividad se emplea también para describir si un programa logra las
metas establecidas y produce resultados medibles (EMCDDA 2009).
La OMS recomienda que la efectividad de un programa debería basarse en
su capacidad de cambiar las conductas relacionadas con el consumo de
sustancias. El personal científico y de evaluación deberían asegurar que,
al evaluar programas, se mantuviera una metodología de investigación
apropiada (WHO, 2002).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
13
II PROGRAMAS DE PREVENCIÓN UNIVERSAL EFECTIVOS BASADOS
EN LA ESCUELA
2.1. JUSTIFICACIÓN DE LA EDUCACIÓN EN SUSTANCIAS EN EL
MEDIO ESCOLAR
Se reconoce que las escuelas son un punto popular de comienzo para la
impartición de muchos esfuerzos de educación social y de prevención
dirigidos a una variedad de fenómenos sociales, como el consumo de
sustancias, la delincuencia, la actividad sexual y el embarazo adolescente
no deseado. Las escuelas son consideradas una plataforma apropiada y
conveniente desde donde lanzar esfuerzos en prevención de sustancias
psicoactivas. Las escuelas tienen la capacidad de llegar a un número
grande de escolares y los programas que se implementan en el horario
escolar son relativamente fáciles de poner en práctica, comparados con
otros programas no basados en instituciones, como programas con la
familia, o basados en la comunidad (Soole et al. 2008).
Según Sloboda, Z. (2008) la escuela es un marco apropiado para las
estrategias preventivas por un número de razones. La más obvia es que en
los países desarrollados es en la escuela donde la población adolescente
emplea la mayor proporción del tiempo. Además, la escuela permanece
siendo una institución fundamental de socialización para reforzar los
valores, normas y conductas aceptables de la sociedad. La escuela es un
ambiente protector para el alumnado. Traducir estos aspectos de la
escuela a la prevención plantea varios enfoques que pueden realizarse.
Como agente socializador, la escuela le brinda a la población estudiantil el
conocimiento y las habilidades para ser ciudadanos competentes y
refuerza las actitudes y comportamientos pro-sociales. Como ambiente
protector, la mayoría de las escuelas se supone que estén libres de
sustancias o drogas y que tengan actividades para relacionar a
progenitores y familias con el personal docente.
Los programas basados en la escuela comprenden una amplia variedad de
intervenciones. Algunas son estructuradas y utilizan el aprendizaje por los
iguales como una forma de comprometer al alumnado en una forma
interactiva. Otras buscan construir habilidades de resiliencia altamente
específicas, mientras que existen otras intervenciones que son más
14
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
pasivas y aspiran simplemente a ofrecer a la juventud información
educativa. Los programas de prevención basados en la escuela también
varían por el grado en que se imparte el programa, el nivel de intensidad e
interacción y el tipo de actitud o conducta que el programa busca modificar
(Paglia et al. 1998).
Sloboda, Z. (2008) plantea que la fundamentación de los programas
basados en la escuela para la prevención general universal es
convincente. Es económica porque se llega a una población grande,
mientras que son amplios los objetivos de salud: evitar consumir tabaco,
alcohol, drogas y la obesidad, por ejemplo. Al dirigirse a jóvenes, los
programas basados en la escuela intervienen en una población donde la
prevalencia es la más elevada y los beneficios potenciales para la vida
futura son los más elevados. Sin embargo, en la Unión Europea, continua
Sloboda, Z. (2008), la investigación económica del coste-efectividad de la
prevención permanece siendo rara y quizás, políticamente sensible.
Para presentar este capítulo de las intervenciones universales preventivas
efectivas en la escuela, se ha tomado información de los documentos de
las revisiones más importantes de la literatura existentes sobre el tema:
Paglia A. and Room R. (1998) Preventing Substance Use Problems Among Youth:
A Literature Review and Recommendations. Research Document No. 142
Addiction Research Foundation Division, Centre for Addiction and Mental Health,
Toronto, Canada.
World Health Organization. (2002) Prevention of Psychoactive Substance Use. A
Selected Review of What Works in the Area of Prevention.
Evans-Whipp. T.; Beyers, J.F.; Lloyd, S; Catalano, R.F. (2004) A review of school
drug policies and their impact on youth substance use. Health Promotion
International Vol. 19. No. 2 Oxford University Press
McGrath,Y. et al. (2006) Drug use prevention among young people: a review of
reviews. National Institute for Health and Clinical Excellence.
Sloboda, Z. (2008) EMCDDA (European Monitoring Centre for Drugs and Drug
Addiction). Moving towards evidence-based practice: school-based prevention of
substance use in the USA. In: A cannabis reader: global issues and local
experiences Chapter 12.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
15
Soole, D.V, Mazerolle, L, Romboutse, S. (2008) School-based drug prevention
programs: a review of what works Australian and New Zealand Journal of
Criminology, August.
EMCDDA (2009) Best Practice Portal. http://www.emcdda.europa.eu/themes/bestpractice/evidence
2.2.CONTENIDO DE LAS INTERVENCIONES
2.2.1 Enfoque Conocimiento/Información Solamente
La incorporación de conocimientos es el contenido más popular de las
intervenciones de prevención. El supuesto que lo fundamenta es que las
personas podrían cambiar su conducta cuando estén informadas sobre el
grado y la naturaleza del daño asociado con un comportamiento dado
(Paglia et al. 1998).
En base a que “el conocimiento es poder” se supone que una falta de
conocimientos deja a las personas expuestas al consumo de sustancias,
mientras que una conciencia de los hechos relevantes, les permite elegir
patrones de estilos de vida saludables.
Los primeros abordajes de la educación en sustancias brindaban
información sobre el alcohol, el tabaco y las drogas ilegales, basados en el
supuesto de que la juventud (y los adultos) se comportan de forma racional
y, dada la nueva información, van a alterar consecuentemente su
comportamiento. En la actualidad está claro que esa estrategia es
inefectiva. Aunque el brindar información aumenta el conocimiento y la
conciencia de los efectos adversos de las drogas y puede producir
actitudes negativas hacia las mismas, no tiene un impacto sobre la
conducta del consumo de sustancias. Para la prevención universal, la
impartición de información sola no se encontró que haya sido un
componente efectivo en ningún estudio y puede ser contraproducente en
el sentido de que, el ofrecer información sobre los peligros y riesgos puede
atraer a la juventud que busca la aventura y también provocar curiosidad
(Paglia et al. 1998).
16
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Sin embargo, como se plantea en todas las revisiones sobre este tema, la
impartición de conocimientos siempre debe ser una parte necesaria de
los programas efectivos de prevención de drogas.
La información sobre las sustancias debe balancearse y ser relevante para
la realidad social de la juventud. Por ejemplo, la información sobre los
efectos a corto plazo y los efectos sociales, (incluyendo los efectos
cosméticos, tales como, el efecto sobre la piel, el olor, el aliento, los
dientes por el tabaco, así como la conducta ridícula por el alcohol, la falta
de control de la agresividad por la cocaína, etc.), debería ser más
enfatizada que aquélla sobre los efectos para la salud a largo plazo.
Se concluye que, aunque el enfoque de solamente información no es
suficiente para afectar el consumo de sustancias, ofrecer hechos es un
componente necesario de cualquier currículo de educación en sustancias
(Pagial et al. 1998).
“Conocimiento de Utilidad”
En el documento de revisión de la OMS (WHO, 2002) se señala que la
impartición de conocimientos como parte de un enfoque de entrenamiento
en habilidades es un aspecto importante de un programa. El tipo de
conocimiento ofrecido, sin embargo, necesita ser relevante para chicas y
chicos, necesita ser aplicable a las experiencias de sus vidas y necesita
ser de un uso práctico inmediato para dicha población adolescente.
Un término empleado para este tipo de conocimiento es “conocimiento de
utilidad.” El papel del conocimiento de utilidad en un programa refuerza la
necesidad de asegurar que la planificación del programa incorpore el
aporte del alumnado para ayudar a identificar las cuestiones de
conocimiento relevantes para chicas y chicos.
Se plantea, asimismo, que la información de utilidad necesita estar
directamente vinculada al desarrollo de habilidades.
Se recomienda, entonces, que el conocimiento sea relevante a las
necesidades de chicas y chicos y que esté vinculado al desarrollo de
habilidades y a las metas del programa (WHO, 2002).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
17
2.2.2 Enfoque Solamente-Afectivo
El modelo afectivo de educación en sustancias asume que aquellas
personas que consumen sustancias tienen problemas personales, como,
baja autoestima, habilidades sociales inadecuadas y valores
escasos/confusos.
Los componentes de autoestima se basan en desarrollar sentimientos
individuales de su propia valía. En las intervenciones que abordan estos
aspectos, a chicas y a chicos se les enseña a que acepten y escenifiquen
fracasos y dificultades.
Se desestimula el auto-etiquetarse como
fracasado o fracasada. Por el contrario, se estimula una apreciación de las
fortalezas naturales o aquéllas que están desarrolladas. Se incluyen en
esta categoría tópicos de programas de auto-conocimiento y auto-imagen,
los cuales, aunque no van estrictamente dirigidos a mejorar la autoestima,
son incluidos en esta categoría. Los programas de autoestima a menudo
se basan en discusión y actividades en cuadernos de trabajo. Se incluye
a veces un reforzamiento por parte del grupo de las cualidades personales
que poseen (EMCDDA, 2009).
A pesar de su popularidad, su valor para la prevención universal del
consumo de sustancias es bajo. Los meta-análisis de los programas de
prevención no encontraron influencia de los componentes de autoestima
en la efectividad de las intervenciones preventivas. Por el contrario, con
frecuencia existe una relación positiva entre la autoestima y el inicio del
consumo de sustancias.
Esto puede deberse a la baja correlación entre baja autoestima y consumo
de sustancias, o porque esos programas no relacionan explícitamente la
formación de habilidades con situaciones específicas de consumo de
sustancias (EMCDDA, 2009).
2.2.3. Enfoques Psicosociales
Estas estrategias pertenecen al modelo de influencia social- que, según se
señala en las revisiones, es el modelo más promisorio de todos los
modelos de prevención del consumo de sustancias. La premisa básica es
que las chicas y chicos adolescentes que consumen sustancias lo hacen
debido a las presiones sociales de los iguales, la familia y los medios, así
18
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
como a las presiones internas (deseo de ser popular). Junto con un
componente de información sobre las consecuencias sociales y sobre la
salud, estos programas buscan enseñar métodos para contrarrestar esas
presiones e intentan motivar a chicos y a chicas a que se resistan a dichas
presiones.
Estas estrategias psicosociales comportan dos grandes áreas: el
ʻEntrenamiento en Habilidades para la Vidaʼ y la ʻEducación
Normativaʼ.
Entrenamiento en Habilidades para la Vida
Las ‘Habilidades para la Vida’ incluyen ʻHabilidades Sociales’, más
ʻHabilidades Personales’, más ʻConocimientos’.
En el portal “Mejores Prácticas” del Observatorio Europeo de Consumo de
Drogas y Toxicomanías (EMCDDA 2009) se describe y analiza este
enfoque con cierta amplitud. A continuación se presenta un resumen de
dicha información:
Habilidades Sociales
Las habilidades sociales son probablemente el componente más
importante de los programas de influencia social. Las habilidades sociales
pueden llevar a la juventud a implicarse en actividades de no consumo de
drogas y pueden implicarse en nuevos tipos de redes sociales que
contengan iguales o pares de bajo riesgo, en vez de iguales de alto riego.
Las habilidades más incorporadas en los programas han sido la
asertividad,
las habilidades de comunicación y las habilidades de
resistencia a la presión de los iguales/habilidades de rechazo.
La Asertividad
Es la habilidad o conjunto de habilidades necesarias para expresar
sentimientos, pensamientos y opiniones, en el momento oportuno y de la
forma adecuada, sin despreciar los derechos de las demás personas. Para
comportarse de modo asertivo se requiere el desarrollo de algunas
capacidades: distinguir entre aserción, agresión y pasividad, para expresar
de modo sincero un afecto y sentimientos positivos hacia los demás
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
19
(asertividad positiva), mostrar reacciones negativas, sentimientos de
desacuerdo con otras personas (asertividad negativa) o, expresar deseos y
sentimientos y, todo ello,
habiendo analizado la situación y los
sentimientos de las demás personas. En la medida en que las habilidades
asertivas puedan aumentarse con un adecuado entrenamiento, muchos
programas de prevención de sustancias incluyen en sus componentes
entrenamiento en asertividad, con el objetivo de ayudar a chicas y chicos
adolescentes a mantener su decisión de no consumir sustancias, aún
frente a la presión de iguales.
Habilidades de comunicación
Ejemplos de habilidades de comunicación serían:
rechazar
adecuadamente ofrecimientos de cigarrillos, alcohol, cannabis, hacer
cumplidos, mostrar empatía, mostrar capacidad para escuchar, coquetear,
ʻligarʼ, hacer contactos, comportarse en ambientes sociales desconocidos
(estar solo/a en una fiesta, en una aula nueva, etc.). (Por ejemplo, se ha
encontrado que existe una falta típica de capacidades en los varones para
conquistar a las chicas, lo cual explica parte de los patrones intensivos de
consumo alcohol/cannabis para poder ser capaces de conquistar a las
chicas).
El entrenamiento en habilidades para ʻligarʼ también es
considerado actualmente en Europa un ingrediente relevante. (EMCDDA
2009).
Habilidades de resistencia a la presión de los iguales/Habilidades de
rechazo
El entrenamiento en habilidades de resistencia es uno de los componentes
clásicos de los programas de Habilidades para la Vida. Cuando se aplican
al abuso de sustancias en chicas y chicos, se supone que el grupo de
iguales pone presión para conformarse a las normas del grupo, que
pueden incluir el consumo de sustancias. La persona objeto de la
supuesta presión es considerada como influida fácilmente y como pasiva
frente a la presión activa. El concepto ha contribuido al desarrollo de
estrategias de prevención primaria que enfatizan el entrenamiento en
habilidades para rechazar el ofrecimiento de sustancias.
Recientemente, han existido dudas y críticas de si este elemento
realmente un componente efectivo.
20
es
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Un punto de crítica es que, demasiada atención al concepto de “presión
de iguales” da la idea de que el consumo de sustancias por adolescentes y
jóvenes es enteramente, o, en gran medida, una cuestión de influencia de
iguales “dañinos”, sin tener en cuenta que la selección de amistades y el
sentimiento de pertenencia a un cierto círculo de iguales es un proceso
más complejo e interactivo que simplemente sucumbir a la presión de los
demás, debido a un déficit personal.
Habilidades Personales
Habilidades de Toma de Decisiones
Los programas de toma de decisiones enseñan un proceso de preguntarse
sobre decisiones racionales con respecto al consumo de sustancias.
Típicamente, enseñan a chicas y chicos una estrategia para identificar
problemas, crear soluciones y elegir entre alternativas. Puede también
abordarse el tomar decisiones sobre cuestiones más generales de la vida.
Los marcos de toma de decisiones pueden o no aplicarse directamente al
consumo de sustancias.
Los procesos mediadores que se esperan
cambiar como resultado de programas de toma de decisiones son las
habilidades para tomar decisiones racionales y la aplicación de
procedimiento racionales para manejar situaciones problema.
Establecimiento de Metas
Los programas de establecimiento de metas enseñan habilidades para
establecer y obtener metas y animan a la adopción de una orientación
hacia el logro. Existe un énfasis en identificar el consumo de drogas y
alcohol como incongruente con estas metas. El ʻEstablecimiento de Metasʼ
puede colocarse dentro de un marco realista de recursos, habilidades,
tiempo y recompensas. Los programas de ʻEstablecimiento de Metasʼ
utilizan una variedad de técnicas de instrucción, incluyendo instrucciones
didácticas y ejercicios en cuadernos de trabajo. Chicas y chicos pueden
completar proyectos fuera del aula, o pueden monitorear su ejecución para
una variedad de metas. Puede haber recompensas por los logros. Las
chicas y chicos también pueden ser entrenados en recompensarse por el
logro. Los programas de ʻEstablecimiento de Metasʼ son postulados para
efectuar cambios en el consumo de drogas y alcohol a través del desarrollo
de una orientación al logro y de una motivación para luchar por el logro.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
21
Auto-Eficacia
La auto-eficacia es la percepción de control sobre el completamiento
exitoso de una conducta en particular. Juega un papel crucial e
independiente en conformar las intenciones comportamentales. La ʻAutoEficacia para el Consumoʼ representa la habilidad para obtener drogas:
algunas chicas y algunos chicos consumirán drogas simplemente porque
pueden obtenerlas. Por el contrario, la ʻAuto-eficacia de Rechazoʼ
representa la habilidad de resistir la presión social para consumir drogas.
Los componentes que abordan la auto-eficacia han sido recomendados
para su uso en programas para estudiantes mayores dirigidos a aumentar
la competencia académica y social.
Existe alguna evidencia de un
impacto a largo plazo sobre la conducta del consumo de sustancias.
Auto-Control
La desinhibición neuroconductual comprende un conjunto de tendencias
emocionales, síntomas conductuales y problemas en la función cognitiva
que indican que una chica o un chico no han desarrollado adecuadamente
el auto control psicológico, una capacidad que depende del desarrollo
neurológico normal. En estas condiciones, la conducta desinhibida está
crónicamente fuera de la realidad con respecto a las demandas de la
situación. El chico o la chica pasan un mal rato satisfaciendo los
requerimientos del aprendizaje escolar y no se relacionan fácilmente, ni
con los adultos, ni con los iguales. Pueden implicarse en “conductas de
exteriorización”,
típicamente a través de una conducta llamativa y
desorganizadora en clase, agresión no provocada, desafío a la autoridad o
delincuencia. Esta conducta está también marcada por impulsividad y por
una incapacidad para persistir en perseguir sus metas. Los componentes
que abordan el auto-control han sido recomendados para su uso en
programas con estudiantes de primaria dirigidos a mejorar el aprendizaje
académico y socioemocional para abordar los factores de riesgo para el
consumo de sustancias, tales como, la agresividad temprana, el fracaso
académico y la deserción escolar.
22
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
La Educación Normativa
El apoyo de la comunidad científica al componente normativo de los
enfoques de influencias sociales en la educación en consumo de
sustancias es mayor que para el componente del entrenamiento en
habilidades de resistencia, por ejemplo. Se plantea que la incorporación
de la educación normativa debe implicar una valoración detallada de las
creencias de los grupos-diana para los tipos diferentes de sustancias y se
deben desarrollar estrategias para contrarrestar estas creencias
normativas (EMCDDA 2009).
Se reconoce por los resultados de las investigaciones, que la educación
normativa parece más importante en un enfoque de influencia social que el
entrenamiento en habilidades de resistencia; sin embargo, se reconoce
que surgen problemas cuando los datos de prevalencia funcionan en la
dirección opuesta a los propósitos de programas de abstención,
particularmente para el alcohol, y cuando chicas y chicos se van haciendo
mayores.
Actitudes, educación normativa y clarificación de valores
Especialmente para chicas y chicos, las percepciones de lo que es
normal socialmente, por ejemplo, la prevalencia del consumo de cannabis
experimental (prevalencia en la vida) y de la aceptación social (por
ejemplo, baja percepción de riesgo, disponibilidad percibida de sustancias)
juegan un papel fundamental en determinar sus valores y conductas.
Creencias normativas que corrigen sobreestimaciones de consumo en los
iguales
Tal como se continúa planteando en el portal “Mejores Prácticas” del
Observatorio Europeo de Consumo de Drogas y Toxicomanías (EMCDDA
2009) abordar las creencias normativas significa corregir la creencia muy
generalizada en la adolescencia de que el consumo de sustancias entre
los iguales es normal y frecuente. Ello se lleva a cabo ofreciendo
información de los datos de encuestas que muestran las tasas de
prevalencia real y a través de discusiones guiadas en el aula sobre las
opiniones acerca de las sustancias. La educación normativa busca socavar
las creencias populares de que el consumo de drogas está generalizado y
es aceptable. Se incluyen los componentes de poner de relieve las
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
23
normas sociales anti-drogas y se intenta conformar normas de no
consumo, discutiendo formas alternativas para lograr los beneficios
percibidos del consumo de sustancias.
También se deben exponer las tácticas de la publicidad de alcohol y tabaco
y se enseñan los contra-argumentos a esos mensajes. El corregir esas
falsas percepciones es potencialmente una poderosa estrategia para
cambiar el consumo de alcohol y drogas entre chicas y chicos. Además
de cambiar las creencias normativas individuales, puede también ser
posible hacer lo mismo dentro de los grupos. Los grupos que son
referentes en cuanto a normas y los líderes de opinión de su entorno, de
ambos sexos, de la misma edad, pueden ser objeto de las intervenciones
para establecer una norma conservadora de consumo como parte de la
identidad del grupo.
Las creencias normativas son especialmente importantes en la población
juvenil que consume cannabis, ya que tienden a extrapolar el nivel de
consumo de sus iguales inmediatos hacia la “normalidad”, y por ello
sobreestiman la prevalencia del consumo de sustancias. Esto puede
suceder especialmente a través de procesos de seleccionar iguales que
consumen sustancias. (EMCDDA 2009).
Clarificación de Valores y Discrepancia Cognitiva
Corrección de Mitos
Algunos mitos comunes sobre el consumo de sustancias pueden llevar a
creencias erróneas. Por ejemplo, la gente joven cree que el consumo de
sustancias va a crear aceptación en el grupo o les ayudará a afrontar los
problemas, cuando en realidad, el consumo de sustancias les evita
manejar activamente estas cuestiones. De hecho, la investigación reciente
ha mostrado que estas creencias erróneas constituyen un predictor
psicosocial fuerte del consumo de sustancias. El hacer una lista de los
pasos lógicos implicados en la construcción del mito del consumo de
sustancias puede ayudar a destruir su impacto en la conducta,
descubriendo las partes falsas del mito.
24
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Perspectivas actitudinales y reforzamiento con argumentos
Una actitud puede definirse como una predisposición general que se
adquiere a través del tiempo, que es empleada para juzgar a una persona,
evento o situación y por la que se actúa consecuentemente. Por ejemplo,
el punto de vista general de una persona joven hacia el consumo de
sustancias se desarrolla a través del tiempo, pero también es probable que
sea un resultado de la actitud que poseen la familia o el grupo de iguales,
por lo que, si la familia o el grupo de iguales tienen una actitud positiva
hacia el consumo de sustancias, es probable que el chico o la chica
tengan una actitud también positiva, lo cual puede considerarse como un
factor de riesgo para consumir sustancias.
A tal efecto, muchos
programas de prevención han incluido componentes que abordan el
cambio en las actitudes hacia el consumo de drogas, aunque reconocen
que una actitud es una predisposición/sesgo establecido que puede ser
difícil de modificar.
No obstante, muchos chicos y chicas que comienzan con actitudes
negativas hacia el consumo de alcohol y drogas, raramente tienen que
dar una explicación de sus actitudes hacia estas conductas y, por ello,
cuando son desafiados, sus actitudes son fácilmente socavadas.
Existen varias indicaciones de que la educación normativa y la clarificación
de valores son componentes muy potentes para la prevención universal.
Sin embargo, no han tenido mucho uso en Europa hasta el momento
(EMCDDA, 2009).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
25
Resumen de Aspectos de Contenido que han
Resultado Efectivos en la Educación en
Drogas Basada en la Escuela (Paglia A. et
al.1998)
�� Los enfoques de solamente-conocimientos y
solamente-afectivos no cambian las actitudes o la
conducta.
�� Discutir las razones del por qué las personas
consumen drogas, qué esperan obtener y otras
formas en que esto puede alcanzarse; presentar
conductas alternativas que permitirán a los
jóvenes recibir esos beneficios.
�� Presentar material honesto de hechos; si no
hay respuestas, debe admitirse; presentar tanto
los peligros como los beneficios de consumir y de
no consumir sustancias, con discusiones
enfocadas en los efectos a corto plazo; si la
información impartida es percibida por chicas y
chicos como contradictoria a sus experiencias
personales o reflejando una exageración y una
histeria adulta, entonces no se le hará caso.
�� Junto con el ofrecimiento de información,
discutir y corregir percepciones con relación al
consumo normativo.
�� El desarrollo de habilidades para la vida
puede también ser beneficioso (asertividad, toma
de decisiones y técnicas de comunicación).
26
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
2.3.
CARACTERÍSTICAS
INTERVENCIONES
DE
LA
IMPARTICIÓN
DE
LAS
A continuación se presenta la información básica sobre estos aspectos
contenida en la revisión de la OMS (WHO, 2002):
2.3.1. Programas interactivos, orientados a la actividad
Los programas interactivos son, como mínimo, dos veces más efectivos
que los programas no interactivos y hasta cuatro veces más.
Se ha encontrado que el intercambio de ideas y experiencias por parte del
alumnado, la oportunidad de practicar nuevas habilidades y de obtener
retroalimentación sobre la práctica de las mismas,
actúan como un
catalizador del cambio, más que cualquier rasgo de contenido crítico del
programa.
Se plantea
que,
si los programas actuales fueran
remplazados por programas interactivos, la efectividad de la educación en
consumo de sustancias en las escuelas aumentaría en un 8,5%.
Los beneficios de los programas interactivos han sido reforzados en
estudios
recientes.
Se ofrecen algunas consideraciones prácticas
importantes relacionadas con la implementación de programas interactivos
a nivel de escuela y a nivel de aula. Se plantea que los programas
interactivos son más difíciles de enseñar o de facilitar que los no
interactivos y que requieren que el profesorado posea habilidades
especializadas en enseñar y en manejo de la clase. Si no han recibido
entrenamiento en técnicas interactivas, entonces no es probable que el
personal docente implemente esos programas de modo efectivo.
La OMS recomienda que los programas educativos de consumo de
sustancias sean interactivos, implicando el intercambio de ideas y
experiencias en la población estudiantil a la que van dirigidos.
El
desarrollo de habilidades, la práctica de habilidades y la retroalimentación
son también elementos importantes de los programas educativos en
consumo de sustancias (WHO, 2002).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
27
2.3.2. Sesiones de Repetición (sesiones ‘booster’)
Se considera de valor incorporar sesiones de repetición durante un
número de cursos académicos a través de los años escolares. Las
sesiones de repetición ofrecen la oportunidad de reforzar y construir
mensajes durante un número de años adaptados a la edad y desarrollo del
alumnado (WHO, 2002).
El número de sesiones identificado en la literatura varía, pero comúnmente
implica un mayor número de sesiones en el año inicial y menos sesiones
en los siguientes años. Se plantea que la intensidad del programa sea de
una duración de 15 o más horas, incorporando 10 sesiones en el primer
año, seguidas de, por lo menos, 5 sesiones en el segundo año. En otras
publicaciones se sugieren menos sesiones en general, abarcando cuatro,
cinco, hasta ocho sesiones iniciales, seguidas de tres, cinco u ocho
sesiones de repetición y posiblemente una tercera fase de repetición
cuando los datos de prevalencia indiquen un aumento en el consumo, o
cuando el contexto de consumo cambie.
Se recomienda que los programas de educación en consumo de
sustancias en la escuela deberían conducirse por un número de años y
construir habilidades, conocimientos y experiencias en chicas y chicos en
la medida en que progresan a través del tiempo. Generalmente, un mayor
número de sesiones debe ofrecerse el primer año (4- 10 sesiones) con
seguimiento de 3-8 sesiones y de 5-8 sesiones en años siguientes.
Es importante que los programas sean sostenidos a través del tiempo para
la efectividad del cambio de comportamiento (WHO, 2002).
2.3.3. Enfocar el cambio de conducta- más que el conocimiento y/o las
actitudes
El determinante clave de los programas exitosos de educación en
sustancias en las escuelas es que el programa sea capaz de impactar
significativamente en la conducta de consumo de sustancias en chicos y
chicas.
Se muestra en la literatura revisada una preocupación general por el
hecho de que los efectos comportamentales se limitan a menudo a un
28
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
subgrupo de la población de interés y frecuentemente decaen con el
tiempo. En algunas revisiones se argumenta que el impacto reducido de
un programa en los años siguientes a su implementación no
necesariamente es una cosa negativa, puesto que el período en el que
está teniendo un impacto ofrece una ventana añadida de oportunidades de
prevención que no hubiera sido posible sin dicho programa. Además, el
alumnado objeto de las intervenciones puede tener mayor capacidad para
abandonar el consumo y puede haber una mortalidad y morbilidad
disminuida como resultado de este periodo de consumo reducido o
aplazado (WHO, 2002).
Por otra parte, se señala también en este documento de la OMS, que no
es sorprendente que los efectos de programas en educación en el
consumo de sustancias decaigan, dadas la baja intensidad y duración de
muchos programas. Quizás es ingenuo esperar que la educación en el
aula impacte más en la conducta del alumnado, que el tiempo en que está
implementado, particularmente, si se consideran las numerosas variables
externas a la escuela que influyen en la conducta de consumo de
sustancias. Aún así, en algunos casos, los efectos del programa se
extienden más allá de la implementación. Algunos estudios muestran
efectos comportamentales en, por lo menos, un año después de que se ha
completado la implementación de sesiones repetidas. Estos resultados
refuerzan el empleo de sesiones regulares de repetición que sean
apropiadas a la etapa de desarrollo de la población escolar y que estén
basadas en la realidad de los grupos-diana.
Se reconoce que la pobre metodología de investigación ha contribuido al
pequeño número de estudios que han aceptado revisar la efectividad de
los programas.
2.3.4. Dirigidos al multi-consumo de sustancias o al consumo de una
sola sustancia
Según se plantea en la revisión de la OMS (WHO, 2002), en algunos
documentos se apoya la idea de adoptar programas dirigidos a una sola
sustancia, porque sus resultados indicaron que los programas contra el
tabaco eran tres veces más efectivos que los programas que se dirigían a
múltiples sustancias dentro del mismo programa. Los programas antialcohol, aunque no son tan exitosos como los programas antitabáquicos,
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
29
resultaron más exitosos que los programas multi-sustancias. Estos
resultados son particularmente pertinentes al alumnado de más de doce
años de edad; la población escolar menor puede beneficiarse de una
educación general en sustancias. Existen otras opiniones, sin embargo, de
que esto debe ser guiado por los datos locales de prevalencia. Se
argumenta también que, por la diferente etiología del consumo de
sustancias en la juventud, los programas deben desarrollarse para tipos
individuales de sustancias; sin embargo, esta sugerencia puede crear
dificultades para las escuelas en relación con la hora del currículum.
Otra cuestión que puede orientar el desarrollo de los programas es la
sustancia que causa el mayor daño y costes en la comunidad y la que sea
más consumida (WHO, 2002).
2.3.5. Interacción con Iguales/Líderes Iguales
Varias revisiones han identificado el papel potencial de los iguales en
educación de sustancias basada en la escuela. Se ha encontrado que los
programas con estudiantes de la misma edad eran más efectivos que los
programas sin esos iguales.
Existen dificultades asociadas con iguales como líderes que faciliten la
actividad de la clase, incluyendo: la selección de chicas y chicos líderes
de grupos sociales que ya existen entre el alumnado; el entrenamiento y el
tiempo requerido para su adecuada preparación; el curriculo escolar ya
demandante que ofrece poca oportunidad para introducir a iguales de más
edad de otros sitios. Se necesita mucha investigación en la evaluación de
los procesos y de los resultados que puedan esperarse de iguales líderes,
en comparación con otras alternativas. Se requiere antes, que su
inclusión sea aceptada como parte de una educación regular en consumo
de sustancias en las escuelas.
Actualmente en algunos estudios se plantea que la presencia de iguales
líderes en una clase no hace un programa de iguales, sino que, más bien,
la interacción entre iguales es el componente clave del éxito. Es
importante que chicos y chicas tengan la oportunidad de interactuar en
actividades en pequeños grupos, para probar e intercambiar ideas de cómo
manejar las situaciones de consumo de sustancias y ganar
retroalimentación del grupo de iguales acerca de la aceptabilidad de sus
30
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
ideas, en un ambiente seguro, donde el líder, sea de uno u otro sexo,
actúe como facilitador, manteniendo la conducta dirigida a una tarea,
maximizando la oportunidad para el intercambio entre iguales, ofreciendo
información de utilidad, corrigiendo falsas concepciones y ofreciendo
práctica en habilidades.
La OMS, resume sus recomendaciones planteando que los programas
deberían brindar a chicos y chicas gran cantidad de tiempo para
interactuar e intercambiar ideas durante actividades dirigidas a la tarea
(WHO, 2002).
Se afirma también en este documento de la OMS, que se necesita más
investigación antes que sea recomendado el empleo de chicas y chicos
que actúen como líderes iguales facilitadores como parte de programas
educaciones de uso de sustancias.
Las chicas y chicos que funcionen como líderes iguales pueden participar,
por ahora, bajo la facilitación general del personal adulto ejecutor de los
programas (WHO, 2002).
2.3.6. Momento Ideal de las Intervenciones
En la revisión de la OMS (WHO, 2002) los expertos consideran que los
programas deberían ofrecerse en un momento apropiado del desarrollo
adolescente y, particularmente, cuando las intervenciones tengan la mayor
probabilidad de impactar el comportamiento de chicas y chicos.
Potencialmente existen tres períodos críticos en el desarrollo de la
conducta en que los efectos de las intervenciones pueden optimizarse
más:
Una fase de inoculación, la cual tiene el potencial de jugar un papel
importante en modificar patrones de conducta y respuestas de chicos y
chicas en situaciones de consumo de alcohol y otras sustancias.
Los programas deben también ser relevantes para las experiencias en la
vida de chicas y chicos durante el período en que la mayoría esté
experimentando una exposición inicial al consumo de sustancias. Esta fase
de relevancia temprana asegura que la participación en programas ocurra
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
31
cuando es más probable que la información y las habilidades
significado y aplicación práctica.
tengan
Finalmente, algunos estudios primarios recientes sugieren que
se
desarrollen los programas en una etapa de relevancia posterior cuando la
prevalencia del consumo aumenta y el contexto del consumo cambia; por
ejemplo, cuando chicas y chicos están bebiendo alcohol y conduciendo, o
cuando están expuestos a un grupo de iguales de más edad en pubs y
discotecas (WHO, 2002).
Los programas pueden ser mejor diseñados para un grupo poblacional
usando datos de prevalencia local. Los datos de prevalencia ofrecen
información sobre la edad común de iniciación, la edad en que la mayoría
de los jóvenes comienza a experimentar y las tasas de consumo a través
del tiempo para varias sustancias y regiones, en diferentes períodos de
tiempo. Esta información puede entonces ser usada para satisfacer los
momentos críticos mencionados anteriormente en la historia del consumo
de drogas de chicos y chicas y puede por ello adaptarse a fluctuaciones
en prevalencias a través del tiempo para las nuevas poblaciones de
jóvenes.
Como resumen, en el documento de la OMS (WHO, 2002), se recomienda
ofrecer una combinación de fase de inoculación y de fases de relevancia
temprana y posterior guiada por datos de prevalencia local.
En algunos estudios (Fisher D.1998) se plantea que la evidencia de un
ʻgrupo de edad óptimoʼ para la prevención no está clara, aunque los
resultados de la intervenciones en la adolescencia tardía (>17 años)
generalmente son más débiles. También sugieren que, como los patrones
problemáticos de consumo aparecen típicamente en la adolescencia media
(15-16 años), los intentos de modificar la conducta en esta edad pueden
ser más productivos. Requeriría más investigación un posible gradación
en campañas de prevención (edades tempranas: abstención, grupos
mayores: menos consumo y abandonar el consumo).
32
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
2.4. PROGRAMAS BASADOS EN LA ESCUELA QUE INVOLUCRAN A
LOS PROGENITORES
En una evaluación de programas que involucran a padres y madres
(Shepard y Carlson, 2003) se ofrece una panorámica de la evidencia para
la efectividad de los programas basados en la escuela que incorporan un
componente de implicación parental. Existe una variedad de formas en
que padres y madres pueden participar en los programas de prevención
de sustancias, que incluyen:
��
��
��
��
��
��
��
��
��
Educación de padres y madres
Entrenamiento en habilidades parentales
Actividades progenitores-hijos
Actividades sociales
Servicios de aconsejamiento
Aconsejamiento o solución de problemas en la casa
Grupos de padres y madres
Discusiones profesorado-progenitores
Boletines informativos periódicos para la familia
A pesar de que los autores introducen un número de estrategias
preventivas que incluyen a los progenitores, su efectividad relativa no ha
sido examinada.
De manera que la relativa efectividad de estas
intervenciones en prevenir el consumo de drogas o la conducta antisocial
no se conoce.
Los autores ofrecen alguna evidencia para un valor añadido de implicación
parental en programas multi-componentes, pero expresan que se necesita
más investigación debido a que factores, tales como, las tasas de
abandono y los sesgos de selección, pueden afectar los resultados del
programa.
Las descripciones de la metodología no están suficientemente detalladas
para conocer si los grupos experimental y control fueron comparables en la
línea base.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
33
2.4.1. Ejemplos de Programas Preventivos con Implicación de los
Progenitores:
Ejemplo 1. Programa: Ensayo Europeo de Prevención del Abuso de
Drogas (EU-Dap, siglas en inglés)
El Ensayo Europeo de Prevención del Abuso de Drogas (EU-Dap,
2006) comenzó en 2003 y continúa actualmente. El programa del
curriculum llamado “Desconectados”
se creó por un equipo de
profesionales de salud pública y de la investigación europeos, conocidos
como el Grupo de Planeación de la Intervención EU-Dap. El programa se
basa en el Modelo Integral de Influencia Social y se dirige a la prevención
universal.
Nueve centros en siete países coordinaron el estudio en sus respectivas
regiones. No se incluyó a España. Un mínimo de 15 escuelas fueron
reclutadas por cada centro. Un total de 150 escuelas y más de 700
estudiantes participaron en el Ensayo EU-Dap.
El proyecto EU Dap va dirigido a brindar a las escuelas y autoridades de
salud europeas información útil para implementar intervenciones efectivas
para la prevención del consumo de sustancias y con un método para
evaluar la efectividad de esas intervenciones basadas en la escuela. El
programa probado estuvo diseñado específicamente para las escuelas
europeas, empleando aquellos principios y métodos probados como más
útiles en prevenir el consumo de drogas.
Los resultados de la evaluación de la fase I demostraron que el programa
EU- Dap fue efectivo en reducir la aparición del hábito de fumar, la
borrachera y el consumo de otras drogas.
Los resultados han mostrado que los programas integrales de influencia
social ayudan a prevenir el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas. A
continuación se presenta una información resumida sobre dicho proyecto:
El programa “Desconectados” se administró a escuelas tomadas al azar
34
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
para la intervención, mientras que las escuelas control transcurrieron sin el
programa.
Las escuelas del grupo de intervención combinaron también la implicación
de padres y madres o el liderazgo de iguales del aula.
Se implementaron tres combinaciones en tres grupos de escuelas con
intervención:
Currículo básico: programa “Desconectados”, conducido por el personal
docente con el alumnado
��
Componente parental: programa “Desconectados”, además de la
implicación de padres y madres
��
Componente de Iguales del Aula: El programa “Desconectados” más la
implicación de los iguales.
��
El curriculum “Desconectados” consiste en 12 lecciones de una hora,
administrado por el personal docente de la escuela entrenado en una
sesión de formación de dos días y medios de duración.
Las doce lecciones:
1.
2.
3.
4.
5
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
Abriendo “Desconectados”
Estar o no estar en un grupo
Elegir- Alcohol riesgo y protección
Tus creencias, normas e información. ¿reflejan la realidad?
Fumando la sustancia tabaco. Infórmate
Exprésate
Levántate y párate
Tigre de la fiesta
Drogas- infórmate
Habilidades de afrontamiento
Solución de problemas y toma de decisiones
Establecimiento de metas
El currículo
(12 horas de clases) se condujo por personal docente
entrenado en las clases de intervención. Recibieron el manual para el
profesor.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
35
El Componente de los Progenitores incluía tres seminarios por las
noches, conducido por una persona experta de fuera del colegio, que fue
seleccionada por el personal coordinador local de EU-Dap.
El Componente Iguales del Aula se realizó por estudiantes designados
en cada aula con una supervisión mínima de los profesores.
Las lecciones del programa “Desconectados” fueron impartidas durante el
año escolar 2004-2005.
La implementación del programa, las dificultades experimentadas por el
personal docente en la aplicación de las unidades y las posibles
sugerencias para mejorar se registraron con modelos específicos de
monitoreo durante toda la fase de implementación.
La evaluación. El programa pretendía reducir el consumo de alcohol,
tabaco, cannabis y otras drogas. El equipo de investigación examinó las
diferencias entre consumo inicial y habitual entre los jóvenes en las
escuelas del grupo de intervención y del grupo control por medio de un
cuestionario autoadministrado.
Empleando el mismo cuestionario, una segunda evaluación tuvo lugar tres
meses después de completar el programa “Desconectados” (mayo-junio
2005). Un año después del primer seguimiento (septiembre-octubre 2006)
tuvo lugar un seguimiento para poder evaluar la efectividad a largo plazo
del programa “Desconectados”.
El programa “Desconectados” fue encontrado efectivo en prevenir la
aparición del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.
Los
componentes parental y de iguales no añadieron ninguna efectividad
adicional al programa “Desconectados”. Sin embargo, la retroalimentación
anecdótica de progenitores y personal docente indica que el componente
parental añade valor al programa.
36
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Ejemplo 2. Programa: ¡Ordago!. El desafío de vivir sin drogas.
Evaluación de la aplicación en la Comunidad Valenciana
Desde su creación en el País Vasco en 1995, a partir de la traducción y
adaptación al castellano del programa de origen canadiense PAVOT,
¡ÓRDAGO! (Melero, J.C., 2003) ha revelado un dinamismo que hace que
en la actualidad sea uno de los programas preventivos dirigidos a la etapa
de Educación Secundaria Obligatoria, que conoce una mayor
consolidación en España. El programa alimenta en estos momentos
iniciativas preventivas en ocho comunidades autónomas.
¡ÓRDAGO! articula sus aprendizajes en diversos ejes:
• Conocimientos sobre las drogas
• Desarrollo de valores y actitudes
• Adquisición de competencias de resistencia a la presión grupal
• Entrenamiento en procesos de toma de decisiones razonadas
Puesto que los objetivos del programa se dirigen esencialmente a
desarrollar habilidades, es necesario que chicas y chicos sean sujetos
activos de su propio aprendizaje, y que las actividades se basen, por tanto,
en métodos participativos: lluvia de ideas, grupos de discusión y debate,
role playing, análisis de noticias, etc.
Estos aprendizajes se suceden a lo largo de los cuatro años de la ESO, y
se concretan en un total de 20 sesiones, de una hora lectiva, a dinamizar
por el profesorado.
¡ÓRDAGO! ofrece una vía pedagógica paralela y vinculada a la que
siguen los escolares, a través de cuatro encuentros dirigidos a los padres y
madres, centrados en los siguientes contenidos:
• Información sobre drogas
• Reacciones emocionales ante el tema
• Reflexión acerca de las presiones que padecen
• Ayudarles a tomar decisiones
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
37
En la evaluación que se hizo después del curso 2001/2002 se encontró
que: el 26% de los escolares que se declaran fumadores, afirma haber
modificado su consumo de tabaco, ya sea por haberlo dejado (8%) o por
haberlo reducido (18%). Otro tanto cabe afirmar respecto al consumo de
alcohol, siendo el 22% de los escolares que se declaran consumidores
quienes afirman haber eliminado su consumo (3%) o haberlo reducido
(19%). El 19% de los escolares que dice consumir cannabis afirma haber
modificado su consumo, ya sea eliminándolo (6%) o reduciéndolo. (Melero,
J.C., 2003).
38
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Resumen de Aspectos de la Impartición y Estructura que han Resultado
Efectivos en la Educación en Drogas Basada en la Escuela (Paglia A. et
al. 1998) (NIDA, 2003)
�� El programa debería ser continuo, desde el pre-escolar hasta el último año
de bachillerado y debería ser especialmente intensivo en la secundaria, justo
antes de la mediana de edad del comienzo del consumo.
�� Los programas de corta duración no funcionan.
�� Las sesiones de repetición pueden ayudar a la efectividad, particularmente
para el cannabis.
�� Una intensidad más elevada del programa (10 lecciones o más) ofrece
poco beneficio añadido.
�� Se deberían emplear deferentes enfoques para varios subgrupos (diferente
sofisticación con las drogas, niveles de consumo, grupos demográficos)
cuando sea posible; estas estrategias con objetivo deberían estar basadas en
investigación formativa.
�� Los enfoques de habilidades sociales son generalmente más efectivos,
aunque el entrenamiento en habilidades de resistencia ofrece poca evidencia
de efectividad.
�� Implicar a los estudiantes en la planificación e implementación del currículo
�� Proporcionar una atmósfera tolerante, libre de tácticas moralizantes y de
temor; debe haber un diálogo abierto, no evaluativo entre la persona que
conduzca el programa y el alumnado.
�� Enfatizar el aprendizaje activo sobre los efectos de las drogas, no
descansar en conferencias pasivas y películas; los mejores son los métodos
interactivos de impartición, tales como, grupos de discusión pequeños y juego
de roles.
�� La persona que conduzca el programa, o líder, debe ser alguien en quien el
alumnado confíe, el cual presentará los hechos de modo exacto y de forma
no sesgada; el personal docente puede ejercer un liderazgo efectivo, con la
asistencia de líderes iguales.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
39
Mejores Prácticas que se Difunden en la Unión Europea
(OEDT, 2002).
1. Los países que han abordado expresamente la
prevención en las escuelas, mediante la inclusión de objetivos
concretos en sus estrategias nacionales y que cuentan con
una rigurosa organización logística de la ejecución y
financiación de las medidas de prevención, son los que han
obtenido los resultados más prometedores.
2. Los programas que arrojan buenos resultados se centran
en el fortalecimiento de las aptitudes interpersonales de los
jóvenes y de su capacidad crítica para tomar decisiones
razonadas y con fundamento sobre las drogas. La enseñanza
interactiva ha demostrado ser más eficaz.
3. Las acciones a corto plazo, de carácter aislado y
«moralizadoras» son contraproducentes.
4. El enorme margen de mejora del contenido de las
medidas de prevención de las drogodependencias en los
centros escolares de la UE reside en la formación intensiva de
profesionales y personal docente en habilidades de
prevención, de acuerdo con los logros suficientemente
documentados en algunos Estados miembros de la UE.
5. Los Estados miembros que disponen de sistemas de
información sobre el alcance de las medidas de prevención en
sus centros escolares pueden utilizar los datos recopilados
para orientar e intensificar sus políticas de prevención.
6. Con arreglo a un análisis comparativo de la experiencia
adquirida a nivel europeo, los ámbitos prioritarios de las
políticas de prevención son, la coordinación estrecha de las
instituciones y el establecimiento de sistemas de acreditación
de proyectos de prevención claramente basados en pruebas y
que sólo requieren un mínimo de evaluación y de presentación
de informes.
40
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
III ESTRATEGIAS AMBIENTALES EFECTIVAS
3.1. DEFINICIONES
AMBIENTALES
Y
VENTAJAS
DE
LAS
ESTRATEGIAS
3.1.2. Ambientes Individualizados y Ambientes Compartidos
El marco conceptual en el cual se desarrollan las estrategias ambientales
plantea que una forma de categorizar las estrategias de prevención es
considerar aquéllas que intentan alterar los ambientes en donde crecen,
aprenden y maduran las personas como individuos
(ambiente
individualizado) y aquéllas que intentan alterar el ambiente en donde
chicas y chicos encuentran amenazas a su salud-incluyendo las drogas
ilegales, el alcohol, el tabaco (ambiente compartido) (U.S. Dpt. of Health
and Human Services, 2000).
Los agentes de cambio en los ambientes individualizados pueden incluir
las familias, las escuelas y los servicios sociales y de salud. Generalmente,
las estrategias en este nivel buscan socializar, instruir, guiar y aconsejar a
chicas y chicos en formas que aumenten su resistencia a los riesgos para
la salud. Como se ha visto hasta ahora, existen programas específicos que
pueden entrenar en habilidades parentales a padres y madres o en
habilidades para la vida a chicas y chicos, educar a los progenitores y
menores sobre los riesgos para la salud, comunicar reglas y expectativas,
o brindar servicios especializados a la población adolescente y joven en
alto riesgo. Todas estas estrategias individualizadas buscan preparar y
asistir a chicas y chicos en afrontar un sin fin de tentaciones y amenazas
potenciales a su salud y bienestar. Estas son las amenazas a su salud en
el ambiente compartido. El ambiente compartido puede ser un barrio,
pueblo, ciudad, Estado, o la nación como un todo. Diseñado y manejado
de modo apropiado, el ambiente compartido puede apoyar la conducta
sana y bloquear la conducta arriesgada para toda la población joven, sin
tener en cuenta cuán bien preparada puede estar por los ambientes
individualizados.
En cuanto a los factores que conforman el comportamiento en el ambiente
compartido se señalan tres factores que moldean, tanto las conductas
positivas (saludables), como las negativas (que comprometen la salud):
Normas, disponibilidad y regulaciones.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
41
Las normas son orientaciones básicas relativas a “lo correcto o incorrecto”,
la aceptabilidad o no aceptabilidad y/o la desviación de conductas
específicas para un grupo específico de personas.
Por ejemplo, es incorrecto para cualquiera emplear drogas ilegales; es
correcto para los adultos beber alcohol con moderación. Las normas son
la base de una variedad de actitudes específicas que apoyan o socavan las
estrategias de prevención particulares que se desea implementar.
La disponibilidad puede definirse en términos de cuánto tiempo, energía y
dinero debe ser invertido en obtener un producto (alcohol, cannabis,
cigarrillos).
Mientras se requieran más recursos, menor es la
disponibilidad.
Las regulaciones son leyes, reglas y políticas formalizadas que sirven para
controlar la disponibilidad y codificar normas y que especifican las
sanciones por las violaciones de las mismas. Las regulaciones pueden ser
instituidas por gobiernos, agencias públicas (policía, sistemas escolares,
etc.), o por organizaciones privadas.
que comprometa la salud
La probabilidad de un comportamiento
disminuye en la medida en que existan regulaciones que desestimulen
dicho comportamiento y normas que lo desaprueben, y cuando los
productos necesitados para implicarse en la conducta no estén fácilmente
disponibles.
De este modo, la probabilidad de que la población adolescente consuma
alcohol se reduce cuando los miembros de la comunidad desaprueban
fuertemente que los adolescentes beban (normas), cuando los
establecimientos que expenden sustancias chequeen regularmente los
documentos de identidad de los menores (disponibilidad) y cuando las
políticas de la policía apoyen una aplicación de obligatoriedad rigurosa de
la venta a menores y demás leyes y regulaciones.
3.1.3. Ventajas de las estrategias de prevención ambiental
Fisher, D. (998) ofrece los argumentos esenciales para considerar las
ventajas de las estrategias de prevención ambiental. Plantea que las
mismas, como clase,
ofrecen un complemento promisorio
a las
estrategias preventivas dirigidas a los individuos. Considera que, debido a
42
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
que su propósito es cambiar los procesos contextuales subyacentes que
contribuyen al consumo de sustancias, tienen el potencial de generar
mayores efectos que la prevención dirigida a los individuos, porque
impactan mayor número de personas y pueden producir resultados más
sostenibles a bajos costes.
Comparada con la prevención enfocada en el individuo, que busca reducir
el riesgo individual interviniendo y creando cambio en una persona a la
vez, las estrategias enfocadas en el ambiente tienen la capacidad de llegar
a poblaciones enteras y reducir el riesgo colectivo. Al alterar el sistema
comunitario, pueden producirse pequeños cambios extendidos en la
conducta de grandes poblaciones que resultan en beneficios netos para la
sociedad en términos de problemas reducidos (Fisher, D. 1998).
La prevención que se dirige al ambiente también ofrece la oportunidad de
producir reducciones más duraderas en el riesgo, creando condiciones que
apoyan el no consumo de las sustancias ilegales y el consumo
responsable de las legales.
Los programas que abordan en sus
intervenciones a la población juvenil sin considerar los ambientes en donde
dicha población vive, pueden encontrar su efectividad severamente
mermada por procesos en el ambiente externo que son inconsistentes con
los mensajes del programa. Por ejemplo, programas que enseñan a la
juventud habilidades de resistencia pueden estar socavados en la medida
en que chicas y chicos estén expuestos a mensajes que le dan ʻglamourʼ al
consumo de alcohol, pueden fácilmente adquirir alcohol y percibir que no
existen penalidades para la población adolescente que bebe alcohol. Es
más probable que se consigan reducciones sustanciales y sostenidas en el
consumo cuando las influencias ambientales son consistentes y
mutuamente reforzadoras de los mensajes formales de prevención
dirigidos a la población adolescente y joven. (Fisher, D. 1998)
En la medida en que los procesos que influyen sobre el consumo de
sustancias son alterados exitosamente, los enfoques ambientales tienen el
potencial de efectividad a largo plazo y a corto plazo. Los cambios en las
circunstancias legales, económicas y sociales alrededor del consumo
pueden fomentar cambios importantes en actitudes que desestimulen el
consumo. Los efectos sinérgicos de las barreras ambientales al consumo,
unidos a un cambio normativo ampliamente extendido, pueden resultar en
la creación de un sistema sustancialmente modificado, que ofrece menos
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
43
oportunidades y presiones a consumir sustancias para las generaciones
actuales y futuras. Aún cuando las estrategias dirigidas a la juventud
fueran efectivas en crear cambios duraderos en chicas y chicos, por el
hecho de que fracasan en cambiar los procesos fundamentales que las
apoyan, deben repetirse para cada nueva generación.
Además de la efectividad potencial, los enfoques ambientales tienen los
beneficios de ser comparativamente fáciles de mantener y quizás menos
costosos que las estrategias dirigidas a poblaciones. Una vez que las
leyes y políticas estén en su lugar, pueden requerirse relativamente poco
esfuerzo o gastos para que funcionen. Mientras que la efectividad
potencial de cualquier política decae con el tiempo debido al inferior
cumplimiento o a inferior regulación o aplicación, las políticas continúan
teniendo algún efecto, aún sin refuerzo (Fisher, D. 1998).
3.2. UTILIZACIÓN DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVA
Durante varias décadas han sido utilizadas campañas en los medios
masivos de comunicación en un intento de disminuir el consumo de
sustancias en adolescentes y jóvenes. Ciertamente, las campañas tienen
el potencial de ser herramientas efectivas de comunicación y educación, ya
que se ha encontrado que la juventud reporta obtener la mayor parte de la
información sobre las drogas en la televisión, seguida de los progenitores y
de los medios impresos y que pueden también ser abordados los
subgrupos que son difíciles de alcanzar (por ejemplo, los que abandonan
la escuela) (Paglia A. et al.1998).
En el documento de la OMS (WHO 2002) se revisan ampliamente los
resultados de las campañas de comunicación masivas dirigidas a
desestimular el consumo de sustancias:
Se plantea que los medios de comunicación de masas han sido un medio
popular entre los encargados de las políticas para influir sobre el consumo
de sustancias, sean legales o ilegales. Sin embargo, a pesar de ser muy
populares, en parte por su amplia aceptación, ha sido menos fácil
demostrar su coste- efectividad. Ha habido relativamente pocos estudios
en donde se hayan registrado mediciones adecuadas pre-campaña y en
donde los efectos de la campaña, si es que se han registrado, puedan ser
atribuidos a la misma con confianza. En parte, esto refleja la dificultad en
44
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
obtener poblaciones de control adecuadas cuando se trata de algo tan
amorfo como los medios de comunicación y, en parte, refleja también, el
hecho que las campañas en los medios (si transcurren sobre un marco de
tiempo necesario), raramente son las únicas influencias que recaen sobre
la población-diana. A pesar de sus limitaciones, es probable que los
medios de comunicación masiva continúen siendo empleados en los
intentos de modificar el consumo de sustancias. Por ello es apropiado
resumir algunas de las conclusiones que pueden sacarse de un examen de
la literatura de investigación en esta área (WHO 2002).
Las campañas en los medios pueden tener una variedad de objetivos para
los cuales son apropiadas diferentes estrategias y diferentes audienciasdiana. Han mostrado ser efectivas en aumentar el nivel general de toma
de conciencia en relación a las sustancias y al consumo de sustancias y en
ofrecer apoyo a iniciativas de políticas en esta área. Su efectividad en
precipitar cambios en el comportamiento de las personas está menos
claramente demostrada.
Los cambios en la conducta individual parecerían requerir, tanto, la
provisión de información exacta, como la reducción de información
equivocada. En el caso de las sustancias legales, particularmente el
alcohol y el tabaco, la publicidad de estas sustancias concurrente y
omnipresente representa una influencia contraproducente, cuando no
hostil, cuya consecuencia puede ser que modifique los efectos de
cualquier mensaje de salud, si es que no los anula. En parte, debido a la
proliferación de los medios y a la existencia
de
influencias
contraproducentes, las expectativas de los resultados de campañas
mediáticas deben ser realistas y evaluadas separadamente.
La influencia de la publicidad y las prohibiciones sobre publicidad en la
percepción y consumo de sustancias legales ha sido objeto de
investigación extensa. Se ha encontrado que la publicidad de productos del
alcohol, particularmente de la cerveza y, especialmente si está asociada
con fortaleza deportiva, influye en las percepciones e intenciones futuras
de beber en la audiencia de menores en edades no autorizadas para
beber, particularmente en varones. Las prohibiciones en la publicidad por
radio y televisión de alcohol han mostrado estar asociadas con un
consumo per- capita inferior y menos accidentes de vehículos de motor.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
45
A pesar de las restricciones sobre la publicidad del alcohol en audiencias
de adolescentes y jóvenes, en algunos países los estudios han mostrado
que esas audiencias son conscientes de los anuncios de alcohol. La
percepción positiva de estos anuncios se asocia con la intención de beber
y de beber fuertemente en una etapa posterior. Esta tendencia es más
aparente para varones que para mujeres.
Un número de revisiones integrales de la literatura en esta área ha
identificado cuáles son los ingredientes efectivos de cualquier campaña de
medios de comunicación (WHO 2002). Incluyen:
�� la necesidad de un grupo- diana bien definido;
�� la realización de una investigación formativa pre-test para comprender
la audiencia diana y para los materiales de campaña;
�� el uso de mensajes que aumenten el conocimiento actual de los
audiencias y que satisfagan necesidades y motivos pre-existentes;
�� dirigirse al conocimiento y creencias que impiden la adopción de la
conducta deseada;
�� un plan de medios garantizado para asegurar la exposición a la
campaña; y,
�� un compromiso a largo plazo con esa campaña.
Tal como se plantea en otro documento revisado (Paglia A. et al.,1998), de
modo general, los estudios han mostrado que las campañas contra el
consumo/abuso de sustancias han tenido el mayor impacto en aumentar el
conocimiento y la toma de conciencia, pero un éxito modesto en afectar las
actitudes y las conductas. Se plantea que los mensajes a través de los
servicios públicos han fracasado en cambiar conductas debido a lo
siguiente:
�� fracaso en llegar a la audiencia;
�� mensajes que son dirigidos a segmentos de la audiencia no
identificados;
�� se basan en demasía en el temor y los mensajes morales;
�� la población que consume drogas y en riesgo de consumir tienden a
evitar los anuncios antidrogas públicos típicos; y,
�� una carencia de capacidad para estimular las discusiones
interpersonales en cuando al tema en cuestión.
46
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Existe coincidencia en considerar que una influencia directa de los
mensajes mediáticos, aunque plausible, es muy difícil de confirmar; los
medios tienden a ser más efectivos cuando se emplean
como
mecanismos para establecer una agenda. Los medios pueden utilizarse
para aumentar la conciencia de la comunidad y la motivación para
participar en programas a nivel de comunidad (por ejemplo,
aconsejamiento, servicios de ʻlínea calienteʼ), para aumentar el apoyo para
nuevas políticas.
En resumen, las siguientes son generalizaciones de cómo los medios de
comunicación masiva pueden ser usados con mayor efectividad en
promover la conducta en salud en los jóvenes: (Paglia A. et al., 1998)
�� Usar múltiples medios ayuda a promover una norma de estilo de vida.
�� Combinar las campañas mediáticas con varios otros esfuerzos
preventivos para ayudar a cambiar normas.
�� Utilizar los medios para estimular la discusión interpersonal sobre el
tema.
�� Utilizar programar el ocio con otra forma de evitar “la venta dura” y
promover normas de estilo de vida.
�� Dividir la audiencia (por ejemplo, subgrupos demográficos) y basar los
mensajes en investigación formativa con subgrupos para poder
comprender sus creencias, actitudes y valores.
�� Evitar las tácticas de temor y morales, evitar utilizar el logo de la
agencia de salud cuando sea posible; ser cauteloso con los mensajes
humorísticos- mientras que gustan a la juventud han probado ser
inefectivos.
�� No usar personajes célebres, puesto que la juventud es escéptica de
que sean genuinos.
�� Los mensajes deberían presentar información de manera honesta y
ofreciendo datos, enfatizando las consecuencias negativas a corto plazo,
más que a largo plazo. En ciertos casos, los efectos positivos del consumo
deberían ser reconocidos, brindando formas alternativas de alcanzar esos
beneficios.
Las campañas en los medios contra el consumo de tabaco en particular,
han sido más evaluadas.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
47
En el “Portal de Mejores Prácticas” (EMCDDA 2009), se analizan los
resultados de un estudio que se relaciona predominantemente con el
tabaco, con abordaje muy escaso del alcohol y nada sobre drogas
ilegales. El estudio aludido recomienda:
�� Emplear campañas en los medios para acompañar cualquier otra
medida, no aisladas.
�� Las campañas en los medios masivos en combinación con otros
componentes (programas basados en la escuela, basados en la
comunidad y nacionales) tienen efectos preventivos sobre el
comportamiento del consumo (en relación con el tabaco).
�� Las campañas de los medios de comunicación aisladas no reducen el
consumo (de tabaco). Las campañas en los medios orientadas a la
juventud son más efectivas como parte de programas nacionales, que
como parte de programas comunitarios.
�� Las campañas de los medios tienden a ser más influyentes en prevenir
el comienzo de fumar tabaco, que en promover el cese de fumar y también
tienden a ser más efectivas con jóvenes en la franja menor de edad.
�� Los factores que influyen en el éxito de las campañas en los medios de
comunicación son: género, influencias de los ambientes sociales,
intensidad de la campaña y la presencia relativa de publicidad pro-tabaco
vs. contra tabaco.
Las medidas efectivas en las campañas contra el consumo de tabaco
tienen las características siguientes: (EMCDDA 2009),(Shar, E. 2006).
�� desarrollan imágenes fuertemente emocionales
�� no son humorísticas
�� no hacen planteamientos ambiguos
�� no confrontan a la juventud con la decisión de consumir o no consumir
�� ponen al descubierto las maquinaciones de la industria tabacalera
�� sus mensajes son transmitidos por voceros jóvenes (en relación al
tabaco)
�� introducen nueva información persuasiva o nuevas perspectivas sobre
los riesgos para la salud en personas fumadoras y no fumadoras
�� emplean formatos de testimonios personales o dibujos gráficos que la
juventud encuentra emocionalmente comprometedores, pero no
autoritarios
48
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
�� ofrecen una adecuada exposición a los mensajes mediáticos durante
períodos significativos de tiempo
3.3. ETIQUETAS DE ADVERTENCIA DE DAÑOS PARA LA SALUD
En la revisión realizada por la OMS (WHO, 2002), se plantea que se ha
llevado a cabo un gran número de estudios en cuanto a la efectividad de
las advertencias de salud colocadas en los paquetes o en vallas. Si bien
se ha encontrado que es una forma efectiva de comunicar los peligros
asociados con ciertas sustancias legales, en cuanto a la población
consumidora habitual, que es la que debe tener mayor exposición a esas
advertencias, su efecto sobre la misma es menos efectivo, que el de otras
iniciativas económicas o ambientales.
Poner advertencias de daños a la salud en los paquetes de cigarrillos y
envases de bebidas alcohólicas es otra estrategia con intención de, por lo
menos, educar al público sobre las consecuencias potenciales del
consumo. Al igual que otros enfoques de información, la comunicación de
riesgo es un objetivo intermedio, mientras que el alterar la conducta se
considera la meta última.
Se ha encontrado que las advertencias en las botellas de bebida, como
medida aislada, no tienen efecto sobre el consumo de alcohol.
Existen muy pocos estudios que evalúen la efectividad de las advertencias
en los paquetes de cigarrillos entre la juventud. Generalmente los
resultados han mostrado que los mensajes han tenido algún impacto
positivo sobre la juventud. Son considerados una herramienta efectiva
para dar información, ya que se encontró una relación positiva entre
advertencias altamente recordadas y conocimiento de los correspondientes
problemas de salud.
Las etiquetas de advertencias puede que no sean un enfoque único
preventivo fuerte. Sin embargo, su empleo puede, por lo menos, servir
para informar al público y puede potenciar otros abordajes, si se emplea
como parte de un programa integral, combinado con otras iniciativas
económicas y ambientales (WHO, 2002).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
49
3.4. POLÍTICA DE LA ESCUELA
En el artículo de revisión de Evans et al. (2004) sobre las políticas
escolares contra el consumo de drogas y su impacto sobre el consumo de
sustancias en la población estudiantil, se trata sobre el papel de la
prevención en la escuela y se identifican las políticas efectivas en reducir el
consumo de sustancias en la población estudiantil. Se plantea que,
históricamente, la prevención del consumo de sustancias basada en la
escuela ha sido sinónimo de curricula dirigidos a afectar el conocimiento,
las actitudes y la conducta estudiantil. Al haberse apreciado de modo
creciente el impacto sobre el consumo de sustancias en la adolescencia,
las escuelas ahora están siendo más reconocidas no solamente como los
“lugares” para la impartición de esos programas, sino también como
importantes ambientes sociales. Las escuelas ofrecen a la población
estudiantil modelos de comportamiento, oportunidades para vínculos con
personas que tienen diferentes expectativas sobre el consumo de
sustancias y acceso a las mismas. “Las Escuelas Promotoras de Salud”,
un marco patrocinado por la OMS (WHO 1995) ampliamente apoyada
actualmente en Europa y Australia, reflejan las creencias de que las
escuelas deberían promover el desarrollo sano en la adolescencia tan
activamente como promueven el aprendizaje y, que las escuelas son
idóneas para influir sobre una amplia gama de áreas del desarrollo del
alumnado.
Las ʻescuelas promotoras de saludʼ adoptan muchas
estrategias para fortalecer la capacidad de las mismas como recintos
saludables, incluyendo los curricula, las prácticas docentes y las políticas
que promuevan el bienestar físico, mental y social de la población
estudiantil.
Tanto los curricula sobre educación en sustancias, como las políticas
escolares, se consideran componentes importantes de una promoción de
salud escolar amplia; sin embargo, el desarrollo, implementación y
evaluación de las políticas escolares frente al consumo de sustancias han
recibido mucha menos atención empírica que los curricula y programas de
educación en sustancias. Las políticas que influyen sobre el ambiente
social de la escuela juegan un papel crucial en establecer normas de
conducta y guías para el control de la conducta estudiantil.
En la revisión de Paglia A. et al. (1998) se plantea que una política
uniforme sobre el consumo de sustancias y la posición de las mismas en el
50
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
centro escolar es un componente importante para una estrategia
preventiva integral para la juventud.
Existen varios enfoques disciplinarios potenciales adoptados por las
escuelas para el consumo de sustancias por la población escolar:
1) Un enfoque ʻlaissez-faireʼ, estipulando que, a menos que trastorne el
orden en el aula o amenace la seguridad de los demás, la escuela no
tiene autoridad sobre chicos y chicas para que no consuman sustancias.
2) No se toma ninguna acción disciplinaria por nada que suceda fuera del
centro escolar.
3) Las escuelas pueden prohibir la posesión, venta o distribución de las
sustancias, castigar a los traficantes y ser menos duros con el alumnado
que consume.
4) Un enfoque general de línea dura que identifique a todos aquellos
chicos y chicas que consuman (mediante análisis de orina y búsquedas en
los baños), que les expulse y/o que requieran reportes de consumo a la
policía.
Los resultados de los estudios plantean que las políticas punitivas
escolares no han logrado prevenir o reducir el consumo de sustancias. El
imponer sanciones para el consumo puede también alienar a los
estudiantes que ya están “en la periferia de la comunidad escolar” (por
ejemplo, grupos en riesgo) y puede desestimular la búsqueda de ayuda por
aquellos chicos y chicas con problemas relacionados con las drogas. Las
políticas escolares punitivas en relación al consumo juvenil de cigarrillos y
alcohol pueden también servir para reforzar el “status de adulto” de esas
conductas llevando, por ello, a un aumento en la curiosidad, búsqueda de
sensaciones o deseo de probar “la fruta prohibida”.
Según Sloboda, Z. (2008), un área nueva interesante para la prevención
examina las políticas relacionadas con el consumo de sustancias dentro
del centro escolar. Los elementos comunes o principios de los enfoques
efectivos de políticas escolares incluyen:
�� reducir o eliminar el acceso y la disponibilidad de tabaco, alcohol y
otras drogas;
�� abordar las infracciones de las políticas, brindando aconsejamiento
o tratamiento y servicios especializados a chicos y chicas, más que
castigarlos con suspensión o expulsión;
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
51
�� seleccionar políticas que no interrumpan el funcionamiento
escolar normal y,
�� enfoques que aborden toda la gama de conductas de consumo de
drogas, desde la iniciación hasta la progresión, al abuso, la
dependencia y la recaída; especificación de las sustancias que son
abordadas
y que reflejen otros esfuerzos de prevención
comunitaria.
Existe una gran escasez de estudios que evalúen los efectos de la política
escolar y generalmente se ciñen a políticas anti-tabaco.
Por ejemplo, un estudio de casi 5 000 escolares de séptimo curso en tres
distritos escolares de California (citado por Evans et al. 2004). definieron
las políticas escolares antitabáquicas integrales mediante los siguientes
cuatro componentes:
�� No se permite fumar en el recinto escolar.
�� Se restringe el fumar cerca de los terrenos escolares.
�� Al alumnado no se le permite abandonar el recinto escolar durante el
día.
�� El desarrollo de un plan de educación en prevención del fumar.
El estudio mostró que las escuelas con esas políticas escolares integrales
antitabáquicas tuvieron tasas de prevalencia inferiores de reportes de
fumar por parte del alumnado y cantidades promedio inferiores de fumar
por cada chico o chica que fumaba, comparadas con las escuelas con tres
o menos de los componentes anteriores.
Los pocos estudios sobre impacto de políticas plantean que las políticas
escolares más integrales y que obligan más a su cumplimiento se asocian
como menos tabaquismo en la población estudiantil de enseñanza
secundaria.
Los estudios revisados también plantean que, cuando las políticas
escolares tienen un impacto, tienden a afectar un conjunto circunscrito de
conductas de consumo.
Específicamente, parecen disminuir las
violaciones abiertas de las políticas, pero no las encubiertas, y parecen
disminuir la frecuencia del fumar (por ejemplo durante la semana), pero no
la prevalencia del consumo de cigarrillos.
52
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Finalmente, Evans et al. (2004) plantean que hay mucho más que aprender
sobre lo que comprende las políticas efectivas escolares para limitar el
consumo de sustancias en la población escolar adolescente y que se
necesitan investigaciones que utilicen datos longitudinales para investigar
simultáneamente los efectos de múltiples componentes de políticas hacia
sustancias específicas sobre una variedad de resultados en el consumo de
sustancias en la población estudiantil.
En resumen, aunque existe una información insuficiente acerca de qué
componentes de la política escolar son más efectivos para prevenir y
reducir el consumo de sustancias entre chicas y chicos adolescentes, los
expertos parecen estar de acuerdo en que las escuelas deben tener y
aplicar activamente algún tipo de política integral. Las escuelas deberían
también ofrecer programas de abandono, así como aconsejamiento a los
chicos y chicas que abusan de las sustancias, o, por lo menos, cuando sea
necesario, propiciar remisiones a servicios especializados. (Paglia A. et al.
1998)
3.5. LEYES Y REGULACIONES
Existe consenso en las revisiones sobre estrategias ambientales de que
los enfoques legislativos y regulatorios pueden ser efectivos en
prevenir/reducir el consumo de sustancias en la juventud, así como en
reducir daños asociados. Existen varias políticas que han logrado uno o
ambos de estos objetivos. Éstas incluyen:
�� aumentar los impuestos
�� aumentar la edad legal mínima
�� establecer leyes de ventas a menores y,
�� reducir el límite legal de alcohol en sangre en los chicos y chicas que
conducen vehículos automotores.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
53
3.5.1. Impuestos
La población adolescente y joven tiende a ser particularmente sensible a
los precios. Por tal razón, aumentar el precio del alcohol y de los cigarrillos
ha sido una forma efectiva de reducir el consumo, especialmente la
iniciación y otros daños entre la juventud.
3.5.2. La Edad Mínima para Comprar
En la literatura revisada se ofrece el ejemplo de lo sucedido en Estados
Unidos de América. Durante la década de los ochenta, la edad legal de
beber alcohol en ese país fue incrementada hasta los veintiún años. Los
estudios han mostrado que este aumento en la edad legal, no sólo afectó
positivamente la conducta de beber, sino que también redujo otros
problemas relacionados con el alcohol en la juventud, como los suicidios y
las lesiones. Además, el consumo de cannabis no suplantó al consumo
de alcohol, como se piensa comúnmente que suceda cuando el alcohol se
hace menos disponible.
3.5.3. Enfoques Regulatorios para Prohibir las Ventas a Menores
Generalmente, la investigación demuestra que, por lo menos, a corto
plazo, establecer ordenanzas restringiendo las ventas a menores y/o
brindar educación, pueden reducir el número de ventas y se ha encontrado
en algunos estudios que se ha producido un consumo reducido de tabaco
entre la juventud. Otros estudios han evidenciado que chicos y chicas
adolescentes encuentran otras vías de obtención del tabaco o el alcohol,
por lo que la eficacia de las leyes de prohibición de ventas a menores
todavía no tiene resultados consistentes en cuanto a su efectividad en
disminuir el consumo de sustancias.
Por ello, la eficacia en hacer valer las leyes de ventas a menores, en
términos de reducir el consumo de tabaco en la juventud, permanece
equívoca en estos momentos. (Paglia A. et al. 1998)
54
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
3.5.4. Las Políticas Antitabáquicas en Espacios Cerrados
En años recientes se han publicado estudios que ponen de manifiesto los
efectos positivos en disminuir el consumo de tabaco en la juventud gracias
a las leyes que prohíben el fumar en espacios cerrados y lugares como
bares y restaurantes.
Wakefield M. et al. (2005) analizan la evidencia creciente de nuevos
beneficios de leyes sobre espacios interiores sin humo en relación a la
reducción del consumo de tabaco en la adolescencia.
Plantean que, así como ha crecido la evidencia de los riesgos a la salud
de la exposición pasiva al humo del tabaco, también han aumentado las
leyes y políticas para proteger de la misma al personal laboral, a menores y
a otros miembros de la comunidad. Las leyes de espacios libres de humo
gradualmente han devenido más comunes, inclusive en lugares
tradicionalmente difíciles de modificar, tales como los restaurantes y bares
y, en países como Irlanda, Noruega, Italia, la mayoría de los estados
australianos y estados y ciudades de Estados Unidos de América, han
promulgado leyes que eliminan el fumar dentro de interiores en esos
lugares públicos. Además de que son buenas noticias para proteger la
salud de la población no fumadora, se ha comenzado a documentar,
asimismo, otras consecuencias menos obvias, pero muy positivas, en
modificar las circunstancias en que las personas pueden fumar libremente.
Se ha demostrado que estas regulaciones han reducido el consumo de
tabaco en chicas y chicos. Relacionan este fenómeno con el cambio que
estas restricciones producen en las normas sociales sobre el hábito
tabáquico. (Wakefield M. et al. 2005 ).
En efecto, se plantea que, quizás más que cualquier otra estrategia de
control del tabaco, limitar el dónde las personas pueden fumar en la
comunidad, modifica sustancialmente las normas sociales para el consumo
de tabaco. Las normas sociales se relacionan con las percepciones más
amplias de la comunidad con respecto al comportamiento aceptable,
difiriendo de la influencia más directa (e importante) de la familia y las
amistades. Con la excepción de las políticas escolares, las leyes y
políticas que crean ambientes libres de humo se diseñan principalmente
para regular la conducta tabáquica de los adultos. Romper el nexo entre la
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
55
libertad para fumar y la adultez puede contrarrestar la asociación
normativa de fumar como una conducta adulta aceptable.
El fumar sin restricciones en lugares públicos puede influir sobre el fumar
en la adolescencia de cuatro formas: (Wakefield M. et al. 2005)
Primero, los adultos que pueden fumar libremente en cualquier lugar
aumentan las oportunidades de actuar como modelo de roles para la
juventud. En segundo lugar, en esos ambientes, la juventud es expuesta a
más oportunidades para fumar. Se sabe bien que las políticas de espacios
libres de humo limitan las oportunidades de fumar cigarrillos.
En tercer lugar, como consecuencia del punto Segundo, el fumar sin
restricciones permite oportunidades de intercambio social o no comercial
de cigarrillos entre la juventud. Los estudios han mostrado repetidamente
que los otros chicos y chicas son la fuente más importante de cigarrillos.
Las restricciones formales sobre dónde pueden fumar, así como la
desaprobación social del fumar en público, reduce sus oportunidades de
fumar en grupo.
Finalmente, si el fumar se permite libremente, se comunica implícitamente
que el fumar es un comportamiento aceptable para los miembros de una
sociedad. Consecuentemente, mientras más visible sea el fumar, más es
percibido por chicos y chicas como normal y socialmente aceptable. Por
ello, las leyes de locales libres de humo que incluyen espacios sociales
como restaurantes, pueden tener influencias indirectas sobre el fumar en la
adolescencia, mediante una influencia sustancial sobre el patrón del fumar
adulto en una comunidad.
De modo más general, se ha demostrado que las mediciones de normas
sociales relacionadas con el tabaco, tales como, la aceptabilidad social
percibida del fumar y la prevalencia percibida del hábito de fumar son
predictores significativos del consumo de sustancias en la adolescencia.
(Wakefield M. et al. 2005).
Por otro lado, Siegel, M. et al. (2005) publicaron los resultados del estudio
que examinó el efecto de las leyes antitabáquicas en los restaurantes
sobre las diferentes etapas del proceso de iniciación del consumo de
tabaco. Empleando un modelo jerárquico de mediciones repetidas que
56
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
examinó los factores individuales y contextuales que influyen en la
iniciación del consumo de tabaco, encontraron, no solamente que las
regulaciones fuertes antitabáquicas en los restaurantes estuvieron
asociadas con una disminución significativa en la probabilidad de
progresión a un hábito de fumar establecido, sino también que esta
asociación fue específica a la transición de la experimentación, hacia el
hábito establecido. Además, los efectos de las regulaciones antitabáquicas
parecieron ser más fuertes para las chicas y chicos en edades
comprendidas entre los doce y los diecisiete años.
Estos resultados tienen un número de implicaciones importantes de
políticas de salud pública. En primer lugar, plantean que las leyes
antitabáquicas en los restaurantes pueden hace disminuir en la juventud el
comenzar a fumar tabaco. Estos resultados se extienden al período de
seguimiento del estudio preliminar hasta cuatro años y mejoran el poder
general de lo análisis estadísticos. El 40% de reducción observado en las
probabilidades de progresión al hábito de fumar establecido en los pueblos
donde existen prohibiciones de fumar en los restaurantes locales,
plantearía que las políticas sobre espacios libres de humo pueden ser la
intervención disponible más efectiva para reducir el consumo de cigarrillos
en la juventud (Siegel, M. et al., 2005).
Hamilton, W. et al. (2008), de otra parte, plantean también que se ha
mostrado que el comportamiento tabáquico es influido por las percepciones
de las personas acerca de las normas sociales sobre el consumo de esa
sustancia. Su estudio examina si las regulaciones locales con relación al
prohibir fumar en espacios interiores y el acceso de la juventud al tabaco
están asociados con las percepciones posteriores de las normas acerca
del consumo tabáquico. Los datos se obtienen de encuestas a adultos y
jóvenes del Estado de Massachusetts, EE.UU, y de los registros de las
políticas locales de control del tabaco. Los índices de normas percibidas
sobre el consumo de tabaco se basaron en la prevalencia del consumo y
la aceptación comunitaria percibidas del hábito tabáquico.
Se probó la asociación entre las normas percibidas y la presencia de
regulaciones locales fuertes en cuatro áreas de políticas:
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
57
- prohibiciones de fumar en los restaurantes
- restricciones del consumo en otras áreas
- aplicación de leyes que prohíben la venta a menores, y
- restricciones en el mercado orientadas a la juventud.
Los resultados mostraron que los chicos y chicas percibían las normas
comunitarias significativamente más “antitabaco” si vivían en una ciudad
con fuertes regulaciones en solamente tres de las cuatro áreas. Para los
adultos, el tener fuertes regulaciones en una o dos áreas, se asoció con el
percibir las normas comunitarias como significativamente más anti-tabaco.
El implementar regulaciones locales y hacerles publicidad puede ayudar a
conformar percepciones de normas comunitarias hacia el consumo de
tabaco.
Las regulaciones antitabáquicas en los restaurantes parecieron ser menos
efectivas para la población juvenil mayor de 18 años (Hamilton, W. et al.,
2008).
Siguiendo esta línea de estudiar el efecto de las regulaciones y leyes sobre
el consumo de sustancias en la adolescencia, Botello-Hurbaum, M.T. et al,
(2009) examinaron el efecto de las políticas antitabáquicas que limitan la
venta de cigarrillos a menores y las políticas que restringen el fumar en
lugares públicos, como estrategias para detener a la juventud en su acceso
y consumo de cigarrillos. Encontraron que, comparados con estudiantes
que viven en estados con regulaciones estrictas, las chicas y chicos que
viven en estados con ninguna o mínimas restricciones, particularmente
estudiantes de enseñanza secundaria, tendieron más a fumar diariamente.
Se concluye en este trabajo que la legislación de control estricto del
tabaco podría disminuir el potencial de la juventud que experimenta con
cigarrillos o que adquieran el hábito tabáquico. Los resultados son
consistentes con la hipótesis de que las políticas antitabáquicas,
particularmente las de espacio libre de humo, reducen la prevalencia de
fumar cigarrillos en la población adolescente de enseñanza secundaria
(Hamilton, W. et al., 2008).
58
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
3.6. ESTRATEGIAS EFECTIVAS A NIVEL DE LA COMUINIDAD
3.6.1. Definiciones. Enfoques fuertemente basados en la ciencia,
enfoques basados en la ciencia de modo limitado, enfoques basados
en la lógica y enfoques simbólicos
En el portal “Mejores Prácticas” (EMCDDA 2009) se expone el fundamento
conceptual de las estrategias efectivas a nivel de comunidad. A
continuación se presenta la información resumida que se plantea al
respecto:
Se considera que un componente importante es la aplicación de la ciencia
de la prevención al nivel de la comunidad, es decir, la implementación de
estrategias en el ambiente compartido que la investigación haya mostrado
que son efectivas.
Una fuerte evidencia científica es aquélla que apoya un número de
iniciativas que las comunidades pueden implementar para reducir el
consumo en la juventud de alcohol, tabaco y drogas ilegales. Existen otras
estrategias para las que la evidencia científica positiva existe, pero que no
han sido extensivamente o rigurosamente estudiadas como enfoques
fuertemente basados en la ciencia. Constituyen los enfoques basados en
la ciencia de modo limitado.
Las comunidades deben apoyarse con fuerza en los enfoques basados
fuertemente en la ciencia y en los enfoques basados en la ciencia de modo
limitado.
Sin embargo, otros dos tipos de enfoques del ambiente compartido han
sido también importantes para la consideración de las comunidades. En
primer lugar, están las estrategias que, aunque no están basadas en la
investigación, reciben apoyo de una lógica convincente. Por ejemplo, la
lógica sugiere que la venta y consumo de cerveza en un área monitoreada
en una feria reducirá el número de jóvenes que no llegan a la edad legal de
consumir. Por supuesto, se necesitaría una investigación para determinar
con certeza que esta estrategia funciona y explorar las posibles
consecuencias. Pero, hasta que esa investigación no se realice, las
comunidades pueden desear considerar esas estrategias basadas en la
lógica. Esas estrategias son referidas como enfoques basados en la lógica.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
59
Finalmente, existen estrategias que la lógica o la ciencia sugieren que
probablemente tengan poco o ningún efecto.
Sin embargo, estas
estrategias pueden servir un propósito simbólico, demostrando la
solidaridad y decisión de la comunidad para abordar el consumo de
alcohol, tabaco y drogas ilegales en la juventud. Esos enfoques simbólicos
incluyen marchas, carreras, distribución de camisetas, etc. Es importante
señalar que, en algunas comunidades, un enfoque simbólico es todo lo que
pueden realizar inicialmente. Sin embargo, esos primeros pasos pueden
ser cruciales. Por ejemplo, la asociación de dueños de bares puede
resistirse a un entrenamiento a los empleados, pero pueden acceder a
colgar en el local carteles acerca de las ventas a menores en sus
establecimientos. A su vez, este primer paso puede llevar a un diálogo en
lo concerniente a enfoques más sustanciales (EMCDDA 2009).
3.6.2.Criterios empleados por la OMS para identificar la efectividad de
intervenciones basadas en la comunidad.
El documento de la OMS (WHO 2002) en la sección de estrategias
comunitarias revisa la literatura de la efectividad de los programas basados
en la comunidad diseñados para prevenir o reducir el daño relacionado con
el consumo de sustancias. Según se plantea en el documento, uno de los
requisitos principales para seleccionar literatura para esta sección lo fue el
identificar programas efectivos que han sido conducidos en una variedad
de marcos, para poder identificar aquellos componentes efectivos que
podrían ser potencialmente generalizables a una gama de contextos.
“Comunidad” fue interpretada en un amplio sentido, incluyendo
comunidades geográficas, sociales y culturales.
Se consideraron enfoques ʻde arriba abajoʼ, o ʻde abajo a arribaʼ (o una
combinación de ambas estrategias) y mediciones de efectividad que
incorporaran la construcción de capacidades, sostenibilidad o
institucionalización de aquella intervención que demostrara efectividad,
tanto a nivel científico, como a nivel comunitario.
En el documento se resumen los siguientes resultados:
Los programas comunitarios son parte de un todo integrado. Es un
enfoque “sistémico”. Dentro de estas perspectivas, los problemas son
considerados, no solamente como resultado de la conducta individual, sino
también como consecuencia del ambiente comunitario. Las intervenciones
60
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
basadas en la comunidad implican típicamente una relación entre la
policía, los líderes comunitarios, los servicios de salud, los sistemas de
justicia y una diversa gama de organizaciones comunitarias. Las
intervenciones que constituyen una respuesta comunitaria pueden llevarse
a cabo simultáneamente, haciendo difícil de determinar la eficacia sobre
las personas, como sucede con la ausencia frecuente de cualquier control
comunitario o, aún, de datos de línea base.
Como resultado, esos enfoques, con notables excepciones, en el mejor de
los casos, son descritos como promisorios, más que como ejemplares,
siendo muchos de los artículos revisados más proclives a recomendar
cómo se deben realizar las intervenciones comunitarias, que en demostrar
su eficacia.
Aunque existen pocos estudios que permiten una aseveración confiable de
éxito, hay un amplio acuerdo en cuáles son las características de
programas exitosos, aunque habría que preguntar sobre qué base de éxito
se asegura: (WHO 2002)
a) Que la iniciativa parta de la comunidad- diana parecería ser el
ingrediente de éxito más importante.
Esa propiedad incluirá la implicación de líderes clave de la comunidad, un
reconocimiento de las prioridades derivadas localmente, respeto y
participación local en la implementación del programa. Más que favorecer
los enfoques de ʻarriba abajoʼ o de ʻabajo arribaʼ, la literatura plantea que el
mejor enfoque es, a menudo, una combinación de esos enfoques
adaptados a las circunstancias locales.
La propia elección de la comunidad es un ingrediente importante de éxito,
con algunas comunidades caracterizadas por bajo apego, desorganización,
elevados grados de transición y baja capacidad, que presentan dianas
particularmente difíciles para el cambio.
b) Un segundo ingrediente en los enfoques comunitarios exitosos es la
determinación de construir capacidad, al mismo tiempo que se hace
uso de las redes y de los vínculos existentes entre las organizaciones
comunitarias, tanto gubernamentales, como no gubernamentales.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
61
De particular importancia es la necesidad de asegurar la sostenibilidad de
la iniciativa a través de la institucionalización de los enfoques tomados.
Un número de cuestiones de proceso se han
importantes (WHO 2002). Incluyen:
identificado como
�� la necesidad de ser flexibles, tanto en establecer metas, como en los
métodos empleados
�� una disposición a aprovechar las oportunidades que se brindan,
permitiendo suficiente tiempo para la consulta y negociación con la
comunidad, y
�� un mecanismo para manejar el conflicto y la tensión.
La literatura plantea que no es infrecuente que
el personal de
investigación y las personas líderes comunitarios tengan diferentes
percepciones de lo que funciona (las políticas de reducción de la oferta de
productos, por ejemplo, raramente son populares con las comunidades),
sugiriendo la necesidad de establecer una visión compartida de las metas
de los proyectos y de las mediciones de resultados.
Se ha encontrado que, una adherencia demasiado rígida al dictado
metodológico de demorar cualquier retroalimentación de la comunidad
hasta que el proyecto esté completo, socava la participación comunitaria,
planteándose que es necesario compartir y diseminar la información más
flexible en el transcurso del proyecto.
Se señala en el documento de la OMS (WHO, 2002), que la evaluación de
intervenciones basadas en la comunidad plantea problemas particulares.
La naturaleza múltiple de las intervenciones llevadas a cabo, la
modificación de esas intervenciones en el curso del proyecto, la dificultad
de asegurar controles adecuados (sean comunidades tomadas como
control, o datos de base antes de comenzar las intervenciones), la
necesidad de hacer evaluación en un período de tiempo y la necesidad de
combinar, tanto datos cuantitativos, como cualitativos, hacen de la
evaluación una tarea particularmente compleja.
De modo general, las iniciativas comunitarias han sido más exitosas en
influir sobre la percepción pública de los problemas, su base de
conocimiento y aceptación de alternativas de políticas, que en efectuar
62
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
cambios en los niveles individuales de consumo, planteando la necesidad
de mediciones de impacto y mediciones de resultados (WHO, 2002).
Aunque el enfoque comunitario incluye los problemas individuales dentro
del contexto de una comunidad, hay que reconocer que las comunidades
están situadas en ambientes sociopolíticos más amplios. Puede ocurrir
que algunas de las iniciativas que una comunidad pueda favorecer y
considere que son efectivas, pueden no estar dentro de sus posibilidades
de actuación (por ejemplo, cambios en las leyes sobre el alcohol),
poniendo en evidencia la necesidad de un enfoque realista en el
establecimiento de metas. Por otro lado, las comunidades pueden
favorecer enfoques que la evidencia sugiere que van a ser inefectivos,
precisamente porque son indiscutibles, por lo que se necesita considerar
iniciativas que estén basadas en la evidencia, más que aquéllas que
meramente disfrutan del apoyo popular. (WHO, 2002).
3.6.3. Intervenciones Comunitarias
Consumo de Sustancias
Específicas:
Alternativas
al
Según Paglia A. et al. (1998), los programas basados en las alternativas
ofrecen actividades que son consideradas incompatibles con el consumo
de sustancias. Estos programas ofrecen actividades estructuradas, así
como información sobre drogas e incentivos para participar en actividades
alternativas. Los programas basados en las alternativas pueden prevenir
el desarrollo del consumo de drogas reduciendo el tiempo de exposición a
las situaciones de riesgo y brindando las habilidades necesarias para
buscar actividades saludables que son incompatibles con el consumo de
sustancias. En teoría, chicas y chicos derivarían disfrute y satisfacción
personal de llevar a cabo actividades saludables y socialmente aceptadas
y, por ello, no necesitarían recurrir al consumo de drogas. Sin embargo,
ofrecer ocupaciones que ofrecen alternativas en tiempo de ocio en sí
mismas, no han probado efectos preventivos.
No obstante ello, el éxito de los programas basados en alternativas parece
depender del tipo y nivel de las actividades implicadas. Por ejemplo, no es
probable que la participación en una actividad única de ocio vaya a afectar
el conjunto de sustancias; sin embargo, si las actividades de ocio se
integran en un enfoque de comunidad más amplio, ello puede tener un
efecto en reducir el consumo de sustancias. Mientras más jóvenes sean
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
63
los chicos y chicas cuando se impliquen en enfoques basados en
alternativas, más probable es que se incorporen a actividades alternativas
en sus estilos de vida adolescentes y adultos. Sin embargo, los programas
basados en las alternativas son típicamente complejos, haciendo difícil
identificar y evaluar los componentes clave de tal programa.
Asimismo, las actividades alternativas pueden servir un propósito social
más general, al ofrecer oportunidades de desarrollo personal a jóvenes “de
alto riesgo” que tendrían menos oportunidades y, puede fortalecer los
factores protectores, tales como el vínculo pro-social; cualquier posible
efecto sobre el consumo de sustancias sería secundario a este propósito
social general.
Los grupos juveniles pueden ser considerados como una subcategoría de
programas de actividades alternativas que contribuyen a prevenir el uso y
abusos de sustancias. Generalmente esos grupos toman parte en varias
actividades recreativas, proyectos de servicios comunitarios y campañas
de sensibilización escuela/comunidad, al mismo tiempo que ofrecen
educación en sustancias.
Se señala que es necesario tener cuidado en los estudios de evaluación
con el problema metodológico de la auto-selección de chicos y chicas,
tanto para programas de actividades alternativas, como para grupos
juveniles, pues pueden ya presentar predisposición a un estilo de vida
sano antes de participar en los mismos (Paglia A. et al. 1998).
3.6.4. Enfoques de Comunidad Multi-componentes o Integrales
Se argumenta que los programas a gran escala o integrales son más
promisorios que las estrategias preventivas únicas o aisladas. Este tipo
de programa requiere la integración y participación de varios sectores:
escolares, familiares, de centros laborales, el gobierno y los medios de
comunicación.
En el portal “Mejores Prácticas” en marcos no escolares (EMCDDA, 2009a)
se resumen las conclusiones de diferentes autores acerca de la efectividad
del enfoque basado en la comunidad, integral, multi-componente.
64
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Se plantea que, desde una perspectiva teórica, el enfoque más
convincente es la prevención
basada en la comunidad, sistema
transversal, pero que hasta la fecha, han sido llevados a cabo muy pocos
estudios relevantes para producir cualquier valoración de su efectividad
basada en la evidencia para este tipo de intervención. Los resultados de
los pocos estudios a gran escala, de alta calidad, que han sido realizados,
son inconsistentes. Revisando los resultados de la literatura evaluativa
relacionada con otros campos de intervención, se puede especular sobre
las razones de la inconsistencia. De una parte, los enfoque integrales
(empleando, por ejemplo, tanto contextos escolares, como familiares) y los
enfoques que implican componentes adicionales, parecen demostrar su
valor, sugiriendo que los proyectos comunitarios deberían ser efectivos.
La complejidad para evaluar las muchas iniciativas que conforman
cualquier intervención basada en la comunidad ha significado que muy
pocas de esas intervenciones hayan sido evaluadas rigurosamente.
Aquéllas que han sido evaluadas tienden a enfocarse en un número
pequeño de variables de salida discretas, como las convicciones sobre
conducir habiendo bebido, y las que han empleado comunidades
apareadas o análisis de series de tiempo. Se han observado con mayor
frecuencia cambios en áreas, tales como, aceptación de políticas
orientadas hacia la salud y un aumento del conocimiento. Para que dichos
cambios sean sostenidos, se requiere que sean institucionalizados, lo cual
en sí mismo garantiza que las iniciativas sean apoyadas por las agencias
comunitarias relevantes (EMCDDA, 2009a).
Resumiendo, la teoría y la investigación plantean que las estrategias
integrales pueden ser las más promisorias para prevenir o demorar el uso y
abuso de sustancias en la adolescencia. Los mensajes simultáneos y
consistentes de varios sectores sociales, incluyendo las intervenciones de
políticas en la disponibilidad, así como los enfoques educacionales y
persuasivos, pueden ser los más efectivos. Esto probablemente se deba a
los cambios en las normas sociales aceptables y valores. Sin embargo,
todavía tienen que determinarse las estrategias clave específicas
necesarias para lograr estos cambios sociales más amplios.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
65
3.6.5. Ejemplos de Proyectos Comunitarios Integrales Efectivos
Ejemplo 1. El Proyecto Northland
El Proyecto Northland (Project Northland, 2006) es un ensayo
investigativo de prevención del consumo de alcohol en toda la comunidad,
que se fundamenta en la investigación de las dos décadas pasadas sobre
la prevención primaria del consumo de alcohol, tabaco y otras drogas en
chicos y chicas adolescentes.
�� Es el ensayo comunitario mayor con asignación al azar (comunidad
control y comunidad con intervención) que se haya realizado para la
prevención de consumo de alcohol en la adolescencia, involucrando 24
distritos escolares y 28 comunidades adyacentes en el noreste de
Minnesota, Estados Unidos de América.
El primer ensayo de prevención que vincula sistemáticamente y estudia
los curricula en las escuelas, los programas de implicación parental,
liderazgo extracurricular por parte de los iguales y esfuerzos de la
comunidad en su conjunto para adolescentes de 6to. a 8vo. cursos.
��
Los chicos y chicas escolares de la clase de 1998 de 24 distritos escolares
fueron el foco de la evaluación del Proyecto Northland. Los distritos
escolares y las comunidades fueron seleccionados al azar a la condición
intervención, o control, en 1991. La primera fase del Proyecto Northland
tuvo lugar en las escuelas y comunidades de la intervención desde 1991
hasta 1994. Las escuelas y comunidades de referencia emplearon sus
propios programas antes de recibir los programas del Proyecto Northland
en 1994.
Después de tres años de las actividades del Proyecto Northland, cuando
los chicos y chicas estaban al final del 8vo curso, el beber alcohol
mensualmente se redujo un 20% entre los de los distritos escolares de
intervención, comparados con la población escolar de los distritos de
control, y el beber alcohol semanalmente se redujo un 30%. El Proyecto
Northland ofrece un apoyo importante para los programas de prevención
primaria que involucran sistemáticamente a adolescentes, progenitores,
iguales y miembros de la comunidad (Project Northland, 2006).
66
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Ejemplo 2. “Comunidades que se Preocupan”
El Sistema Preventivo “Comunidades que se Preocupan” (SAMHSA,
2005) que forma parte del ʻEstudio de Desarrollo de la Juventud en la
Comunidadʼ. (Hawkins, J.D. et al. 2008), compara a la población
adolescente que vive en 12 pares de pueblos de tamaño mediano a
pequeño en varios estados de EE.UU. Con este proyecto les están dando
seguimiento a más de 4 400 estudiantes durante cinco años.
El sistema preventivo “Comunidades que se Preocupan” está
fundamentado en la investigación. Las áreas principales de investigación
son:
�� El enfoque de salud pública: un enfoque de la prevención integral, de la
comunidad en toda su amplitud
�� Factores demostrados de conductas problema y resultados positivos en
la juventud. Factores protectores organizados por la Estrategia de
Desarrollo Social y factores de riesgo.
�� Programas, políticas y prácticas efectivas probadas.
El enfoque comunitario es efectivo porque afecta a todo el ambiente social:
�� Influye en los valores, prácticas y políticas que promueven una
comunidad segura y sana.
�� Cambia las condiciones que ponen en riesgo a menores que se
encuentran en riesgo de problemas de salud y de comportamientos
problema en la adolescencia.
�� Desarrolla una amplia base de apoyo y trabajo en equipo.
�� Debido a que todos los segmentos de la comunidad están involucrados
todos tienen su papel que jugar.
�� Trae resultados duraderos.
�� Los programas, políticas y prácticas son integradas en servicios y
actividades de las organizaciones e instituciones existentes.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
67
�� Establecen que el desarrollo de la juventud y la prevención son un
importante parte de la misión de la comunidad.
�� Amplía la capacidad de la comunidad de desarrollar una iniciativa
exitosa, porque la financiación es ampliada más allá de una agencia u
organización única.
El resultado más importante en la evaluación es el relacionado con el
“atracón” de alcohol. Asimismo, reportaron niveles inferiores de consumo
de las siete sustancias medidas y las diferencias fueron estadísticamente
significativas para el alcohol. Hubo una reducción de un 23 por ciento de
adolescentes que bebían alcohol. La población joven en las comunidades
empleando el sistema de prevención tendieron significativamente a no
comenzar a fumar tabaco, ni a beber alcohol ni cometer actos delictivos
entre el quinto y el sexto cursos.
Plantean los autores que lo que hace este sistema diferente de otros
esfuerzos preventivos es que brinda a las coaliciones comunitarias
herramientas basadas científicamente con las cuales tomar decisiones en
lo que es importante para cada pueblo.
El programa ʻComunidades que se Preocupanʼ ofrece un menú de
políticas y programas probados y brinda un sistema para la re-evaluación
cada dos años, de manera que una comunidad pueda cambiar o modificar
su programa para lograr los resultados que desea (SAMHSA, 2005).
68
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
RESUMEN DE LO QUE FUNCIONA PARA PREVENIR Y DETENER EL
CONSUMO DE SUSTANCIAS EN LA ADOLESCENCIA EN BASE A
RESULTADOS DE EVALUACIONES EXPERIMENTALES RECIENTES
DE PROGRAMAS E INTERVENCIONES (Tawana, B. et al. 2008)
�� Los programas multi-componentes generalmente funcionan. Los
programas que intentan llegar a adolescentes y jóvenes a través de una
variedad de abordajes diferentes, tales como la escuela, la familia, la
comunidad, las actividades exteriores sociales y las campañas a través de
los medios de comunicación masiva, tienen un impacto en la prevención
del consumo de sustancias.
�� Los programas que abordan todas las formas de consumo de
sustancias en combinación, generalmente funcionan. Los programas
tienen impacto en el inicio del consumo de todas: alcohol, tabaco, cannabis
y otras drogas ilegales.
�� Cuando se aumenta el conocimiento de las consecuencias para la
salud del consumo de sustancias, aumenta la probabilidad de éxito en
abandonar el consumo de alcohol y otras sustancias. Todos los
programas revisados que brindaron información sobre las consecuencias y
riesgos del consumo de alcohol y otras sustancias tuvieron impactos en el
cese del consumo de sustancias.
�� Los programas diseñados para abordar los riesgos del consumo
de sustancias que son específicos para poblaciones particulares,
tales como aquéllas definidas por edad del desarrollo, género y etnia,
tienden a funcionar. Los programas más efectivos en prevención y
abandono del consumo de sustancias son los que se diseñan para
poblaciones específicas.
�� La evidencia inicial sugiere que la enseñanza por parte de los
iguales funciona cuando se combina con la facilitación por parte de
los adultos. Cuando se utiliza una estrategia de intervención conducida
por iguales, ello tiene un impacto sobre el consumo de sustancias, si se
combina con la contribución del profesorado o personal facilitador
entrenado.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
69
�� Los programas que ponen el énfasis en la resistencia a las
drogas y el refuerzo de actitudes antidrogas parece que funcionan.
Sin embargo, Tawana, B. et al. (2008) señalan que todavía está en su
infancia la investigación que se dirige exclusivamente al impacto de los
programas experimentalmente evaluados sobre los resultados del
consumo en la población adolescente y que muchos programas no han
sido evaluados en ninguna medida, y mucho menos valorados como parte
de una evaluación experimental de asignación al azar.
Asimismo, plantean que se necesita que la investigación se encamine a
las cuestiones siguientes, poco abordadas:
�� La duración optima de los programas de consumo de sustancias
para lograr impactos duraderos: Las evaluaciones que se examinaron
fueron de programas que variaban tanto en longitud, como en duración,
pero este elemento no se estudió experimentalmente.
�� La identificación de variables clave que contribuyen a prevenir y
detener el consumo de sustancias: es importante que se identifiquen los
rasgos críticos de un programa para ofrecer información para futuras
estrategias de intervención.
�� Factores del programa que contribuyan al éxito de una postintervención a largo plazo: Deben estudiarse los factores específicos
que influyen directamente en el éxito de la intervención a largo plazo.
�� Los determinantes de la transición del consumo al abuso de
sustancias y las formas en que las intervenciones de los programas
pueden afectar esa transición: Ninguna evaluación experimental ha
abordado hasta el momento las formas en que las intervenciones pueden
influir sobre la transición del consumo de sustancias al abuso de
sustancias.
70
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
IV ESTRATEGIAS PREVENTIVAS EFECTIVAS ESPECÍFICAS DE
GÉNERO
4.1. JUSTIFICACIÓN DE LA PREVENCIÓN UNIVERSAL ESPECÍFICA
DE GÉNERO
Hasta ahora la revisión general y actualizada que se ha presentado en este
documento corresponde a intervenciones preventivas universales efectivas
en evitar o reducir el consumo de sustancias en la adolescencia, tomando
la información que aparece en las publicaciones más relevantes al
respecto. Como se ha observado, estas intervenciones son “neutrales al
género”, es decir, van dirigidas a chicas y chicos, considerando que las
intervenciones se pueden ajustar igualmente a ambos sexos y que su
efectividad puede ser similar. Asimismo, hay que tener en cuenta que en
la evaluación de los resultados, aunque se segregan por sexo femenino y
masculino, no exploran con profundidad las diferencias encontradas, ni
aplican un enfoque de género.
Este ha sido el enfoque generalizado que han adoptado las agencias,
organismos e instituciones internacionales, regionales, nacionales y locales
al diseñar y poner en práctica la prevención universal del consumo de
sustancias en la adolescencia y juventud.
Sin embargo, ya desde comienzos de este siglo XXI, cobra fuerza el
reconocimiento de la realidad diferencial que presentan chicas y chicos en
cuanto a los efectos de las sustancias sobre sus respectivos organismos
biológicos, así como en cuanto a las motivaciones y contextos en que
surge, se desarrolla y se mantiene el consumo de sustancias en varones y
chicas. (García Averasturi, L. et al., 2008).
Ello trae como consecuencia la necesidad del enfoque “específico de
género”, que tome en consideración las particularidades del desarrollo de
la identidad femenina y masculina en la adolescencia, el papel que juega
en chicas y chicos el consumo de sustancias, así como los factores de
riesgo y protección para cada sexo. En este sentido, al diseñar y poner en
práctica las intervenciones preventivas universales deben tenerse en
cuenta las características y necesidades específicas de chicas y chicos
adolescentes, si se quiere aumentar la efectividad de las intervenciones.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
71
Un hecho que le está dando impulso al enfoque “específico de género” es
la constatación del creciente y elevado consumo de sustancias por chicas
adolescentes en países desarrollados occidentales. Como se ha señalado
en la Introducción de este documento, desde hace años se ha revertido el
patrón tradicional de un uso y abuso masculino superior de todas las
sustancias, hacia un modelo de consumo del tabaco más presente en las
chicas que en los varones y, asimismo, ya se observa en España que las
chicas estudiantes de escuelas secundarias de 14-18 años beben y se
emborrachan casi a la par que los chicos y que se acercan al consumo
masculino de cannabis. Por otro lado, para reforzar la necesidad de
estrategias preventivas específicas de género, las investigaciones médicas
de los últimos años han puesto de manifiesto la mayor vulnerabilidad de las
chicas a los efectos de las sustancias adictivas (García Averasturi, L. et al.,
2008).Todo esto ha hecho saltar las alarmas y poner ʻsobre el tapeteʼ la
urgencia de valorar a la población adolescente femenina en su
especificidad ante el consumo de sustancias, si se pretende reducir dicho
consumo.
Uno de los llamamientos más importantes lo fue la declaración de la OMS
(2003), en la XII Conferencia Mundial Sobre Tabaco o Salud, celebrada en
Helsinski, Finlandia, en que alertó que los fallecimientos por tabaquismo
en la población femenina pueden incrementarse “apreciablemente” en el
futuro, ante el aumento del consumo de tabaco entre las chicas jóvenes,
“que fuman casi tanto como los chicos”, según los responsables de la
institución. La OMS apeló a los gobiernos nacionales a afrontar el
problema con programas específicamente dirigidos a las mujeres. “Los
gobiernos pueden ayudar a afrontar esto a través de programas de
concienciación.” Las advertencias de la OMS se basan en la Encuesta
Mundial sobre Tabaco y Juventud, en la que han participado un millón de
adolescentes de 150 países.
Asimismo, una de las instituciones extranjeras especializadas, el Centro
Nacional de Adicción y Abuso de Sustancias de la Universidad de
Columbia, EE.UU. (CASA, siglas en inglés) elaboró el informe “CASA
Encuentra las Diferencias del Porqué las Chicas y los Chicos Consumen
Cigarrillos, Alcohol y otras Drogas” (CASA 2003) en que hace un
llamamiento para que se revisen las políticas de prevención y tratamiento.
A continuación se presenta la información principal que aparece en dicho
informe acerca de la problemática:
72
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Las chicas y mujeres jóvenes consumen cigarrillos, alcohol y otras drogas
por razones diferentes de los chicos, sus señales y situaciones de mayor
riesgo difieren y son más vulnerables al abuso de sustancias y a la
adicción y sus consecuencias. Más chicas están consumiendo sustancias
a edades
más tempranas,
casi tan pronto como los chicos.
Desafortunadamente, las chicas sufren consecuencias más allá de la de
los varones.
“Los programas preventivos unisex- básicamente desarrollados sin tener
en cuenta el género, a menudo con los chicos generalmente- fracasan en
incluir a millones de chicas y de mujeres jóvenes. Las mujeres americanas
han pagado un terrible precio en muerte prematura y vidas destrozadas por
nuestro fracaso en diseñar programas dirigidos a sus necesidades únicas.
El lanzamiento de programas de prevención diseñados para chicas y
mujeres jóvenes reducirá el número de mujeres que abusan o son adictas
a las sustancias. Una reducción del veinticinco por ciento solamente,
significaría un ahorro de ocho millones de mujeres adictas al tabaco, un
millón al alcoholismo y abuso del alcohol y medio millón de abuso y
adicción a drogas ilegales” (CASA 2003).
Entre los riesgos y consecuencias del fumar, beber y drogas, que el
informe CASA identifica como únicos para chicas y mujeres jóvenes son
(CASA 2003):
�� Las chicas que experimentan una pubertad temprana están en un
riesgo mayor de consumir antes sustancias, más frecuentemente y en
mayores cantidades que sus iguales que maduran más tarde; la pubertad
es un momento de mayor riesgo para chicas que para chicos.
�� Las chicas tienden más que los chicos a estar deprimidas, padecer
trastornos alimentarios o ser abusadas sexual o físicamente, todo lo cual
aumenta el riesgo de abuso de sustancias.
�� El consumo de sustancias puede caer en abuso y adicción más
rápidamente en las chicas y mujeres jóvenes, que en los chicos y hombres
jóvenes, aún cuando se emplee la misma cantidad o menos, de una
sustancia en particular.
�� Las chicas que consumen alcohol y drogas tienden más a intentar el
suicidio.
�� Las chicas y las mujeres jóvenes tienden más que los chicos y los
hombres jóvenes a experimentar consecuencias para la salud más
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
73
adversas, tales como mayor daño a los pulmones relacionados con el
tabaco. Las mujeres son más susceptibles al daño cerebral inducido por el
alcohol, a los problemas cardiacos y la enfermedad hepática, que sucede
más rápidamente y con niveles inferiores de consumo de alcohol, que en
los varones.
�� Las chicas tienden más que los varones a abusar de analgésicos,
estimulantes y tranquilizantes.
�� Las chicas que se mudan con más frecuencia de una casa o barrio a
otro están en riesgo mayor de consumir sustancias que los chicos que se
mudan frecuentemente.
�� Las transiciones de la escuela primaria a la secundaria, al bachillerato y
a la universidad, son momentos de riesgo aumentado para las chicas. Las
chicas que hacen transición del bachillerato a la universidad muestran los
mayores aumentos en fumar tabaco, cannabis y beber alcohol.
�� Las chicas tienden más a que se les ofrezca sustancias por una
conocida del sexo femenino, una parienta del sexo femenino o un novio y a
recibir ofrecimientos en marcos privados, mientras que los chicos tienden a
que se les ofrezcan drogas por conocidos masculinos, un joven pariente
masculino o progenitor o un extraño y a recibir estas ofertas en marcos
públicos.
�� La religión protege más a las chicas que a los chicos. (CASA 2003)
En 2006, esa misma institución, CASA, realiza un análisis de la situación
del consumo de alcohol en las chicas adolescentes en EE.UU. (CASA
2006):
En cuanto a lo que motiva a las chicas a beber alcohol:
Las chicas tienden a consumir alcohol o drogas para aliviar estados de
ánimo negativos, aumentar la confianza en sí mismas, reducir la tensión,
afrontar los problemas, perder inhibiciones, optimizar el sexo o perder
peso. Se presenta más información de por qué las chicas beben: (CASA
2006):
�� Baja Autoestima: Las chicas adolescentes con baja autoestima o baja
confianza en sí mismas tienen dos veces más probabilidad de reportar
consumo de alcohol, que aquéllas con una confianza superior en sí
74
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
mismas. Esta relación no se ha encontrado en el caso de los adolescentes
varones.
•
Presión de los Iguales: La presión de los iguales puede estar más
fuertemente asociada con el beber en chicas que en chicos. Las chicas de
Enseñanza Secundaria que reportan altos niveles de presión de iguales
para beber tienen el doble de probabilidad de consumir alcohol que las que
reportan menos presión de iguales; esta relación no ha sido encontrada en
chicos. Cuando varias de las amistades más cercanas de la chica fuman o
beben, tienen siete veces más probabilidades de beber alcohol (mientras
que los chicos tienen tres veces más probabilidades).
�� Auto-Medicación: Las chicas que consideran que beber alcohol alivia el
aburrimiento o les ayuda a manejar la tristeza o la depresión reportan más
consumo de alcohol que aquéllas que no. Las chicas parece que están
atraídas por los poderes de automedicación del alcohol, aún antes de que
comiencen a beber: tan temprano como en el 6to curso, las chicas tienden
más que los chicos a considerar que un efecto positivo del alcohol es su
capacidad de aliviar los estados de ánimo y sentimientos negativos. Las
chicas que beben mucho tienden más que los chicos que lo hacen, a
atribuir su consumo de alcohol al deseo de escapar de sus problemas, del
enfado o de la frustración.
�� Preocupaciones con el Peso y la Apariencia: sin tener en cuenta las
propiedades de ganar peso que tiene el alcohol, las chicas que se perciben
con sobrepeso, que están tratando activamente de perder peso, o que se
implican en comportamientos de hacer dietas excesivas y dañinas, beben
más alcohol que las chicas con actitudes y conductas más sanas
relacionadas con el peso.
En relación a los factores que aumentan el riesgo de beber de las chicas:
Una historia familiar de abuso de sustancias, exposición prenatal al
alcohol, relaciones incadecuadas y comunicación pobre e inadecuadaa
entre progenitores-hijas, trastornos de conducta, rebeldía, depresión,
ansiedad, problemas académicos, actitudes positivas hacia el alcohol,
estrés y habilidades pobres de afrontamiento, contribuyen al riesgo de que
la chica beba alcohol. Otros factores que pueden aumentar el riesgo en las
chicas, incluyen (CASA 2006):
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
75
�� Pubertad Precoz: Las chicas que experimentan pubertad temprana
están en riesgo aumentado de implicarse más temprano en consumo de
sustancias, con más frecuencia y en mayores cantidades que sus iguales
que maduran más tarde.
�� Abuso Sexual o Físico: Las chicas que han sido abusadas sexual o
físicamente tienen el doble de probabilidad de beber que las que no han
sido abusadas.
�� La Publicidad y los Medios: Los anuncios publicitarios dirigidos a chicas
hacen que el beber parezca divertido y ʻsexyʼ.
Consecuencias del beber para las chicas: Pueden incluir problemas
académicos, problemas menstruales, mala salud general, problemas de
salud mental, accidentes, así como el desarrollo de dependencia del
alcohol y otras drogas. El uso y abuso de sustancias durante la pubertad
puede influir adversamente en el crecimiento y la maduración normal de las
chicas (CASA 2006).
Otras consecuencias:
�� Suicidio. Se estima que el alcohol está implicado en el ocho por ciento
de los suicidios de las chicas adolescentes. Las chicas adolescentes que
beben frecuentemente tienen seis veces más probabilidad de intentar
suicidio que las chicas que nunca beben y las chicas a las que se les
diagnostica trastornos del consumo de alcohol, tienen dos veces más
probabilidad de haber intentado el suicidio. Un estudio de adolescentes
encontró que, para las chicas, los pensamientos y conductas suicidas
tendían a llevar al abuso del alcohol, mientras que sucedió lo contrario en
los chicos. Debido a que el alcohol es un depresor del sistema nervioso
central, puede aumentar el riesgo de suicidio en personas ya deprimidas o
suicidas. El beber puede reducir las inhibiciones y deteriorar el juicio de
alguien que está contemplando el suicidio, haciendo que los intentos de
suicido sean más probables.
�� Violencia: Las chicas adolescentes que beben están en un riesgo
aumentado de ser víctimas de violencia de pareja, tal como patadas,
76
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
puñetazos y violación. El alcohol también las coloca en riesgo de exhibir
conducta violenta; las chicas que se dan atracón de bebida tienen tres
veces más probabilidad que sus iguales que no beben, de haberse visto
implicadas en peleas físicas recientemente.
�� Relaciones sexuales no seguras: el consumo de alcohol es uno de los
mejores predictores de actividad sexual y conducta sexual arriesgada entre
las adolescentes; aquéllas que beben tienden más a tener relaciones
sexuales, tenerlas más temprano y tener sexo con más parejas que las
adolescentes que no beben. Las chicas adolescentes que beben tienden
más que las que no beben a tener relaciones sexuales no protegidas, lo
que las coloca en riesgo de embarazos no deseados y enfermedades de
transmisión sexual, incluyendo el SIDA (CASA 2006):
Paralelamente, además de instituciones como la anterior, que han
realizado una valoración bastante completa del problema del consumo de
sustancias en las chicas adolescentes de EEUU, en países como Canadá
y Australia, se han realizado estudios importantes para identificar la
especificad de variables que podrían explicar el consumo de sustancias en
las chicas adolescentes a diferencia de los varones, particularmente en el
caso del tabaco.
Un estudio donde se recogió información de 8 179 estudiantes de los
cursos 8vo. a 12vo. en veinte escuelas de enseñanza secundaria de la
Columbia Británica, Canadá (Mac Donald, M. et al. 2002), es un ejemplo
ilustrativo de este tipo de indagación. Para justificar el estudio, las
investigadoras plantean: “Hasta la fecha, pocos estudios han explorado en
profundidad las diferencias de género, pero sabemos que los varones y
las chicas adolescentes fuman por razones diferentes y que los programas
actuales para prevenir el tabaquismo pueden ser efectivos de modo
diferente, dependiendo del género”.
Las autoras del estudio exploran el papel del ambiente escolar como
influencia importante en el fumar de chicas adolescentes. En tal sentido, el
propósito del estudio fue explorar las diferencias de género en las
relaciones entre el consumo de cigarrillos y las experiencias de la
población estudiantil con relación a la atmósfera escolar y sus relaciones
con la escuela y los adultos significativos en sus vidas.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
77
Los resultados demostraron que las chicas adolescentes que fuman
cigarrillos tienden más que los varones o que las chicas no fumadoras, a
experimentar impotencia en el ambiente escolar y a sentir
considerablemente menos apego con la escuela. Las adolescentes
fumadoras tienen más que los varones o que las chicas no fumadoras a
implicarse en relaciones insatisfactorias, desafiantes, distanciadas con
adultos importantes en sus vidas, particularmente, con aquéllos en
posiciones de relativo poder y autoridad.
En el estudio realizado en Australia sobre el papel de “la reputación ante
los iguales”, el “auto-concepto” y las “habilidades de afrontamiento” (Snow,
P.C. et al. 2003), se afirma que es necesario estudiar separadamente a los
varones y chicas adolescentes en cuanto a estas posibles variables
implicadas en el consumo diferencial de cigarrillos por ambos sexos.
Los resultados de este estudio permitieron elaborar el perfil de las
fumadoras de cigarrillos de los cursos 9no y 10mo (en comparación con
fumadoras experimentales o no fumadoras)” (Snow, P.C. et al. 2003).
En primer lugar, tienden a tener menos confianza en sí mismas y a creer
que gustan menos a sus familias. También tienen menos confianza en
términos del auto-concepto físico que las que no fuman y menos confianza,
en términos del auto-concepto social. Sin embargo, no difieren de las no
fumadoras en términos del auto-concepto con las iguales.
Las fumadoras actuales tienden a emplear más estrategias de
afrontamiento no productivas (que pueden ser inefectivas o exacerbar la
situación), que las fumadoras experimentales o las no consumidoras.
Las fumadoras actuales también colocan un valor superior en la amistad y
en la membresía al grupo.
Las fumadoras actuales tienen mayores tasas de aprobación de las
actividades de tipo delictivo y se perciben y desean amistades que las
perciban como menos conformistas, que las fumadoras experimentales o
las no fumadoras.
Las fumadoras actuales se perciben a sí mismas como “mezquinas y
desagradables”, que causan problemas, no acatan reglas y son poco
confiables, y desean que ello sea así.
78
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Finalmente, las fumadoras actuales comunican a más personas los
eventos negativos en que se han implicado.
Como conclusiones, en el estudio se plantea que las valoraciones
cognitivas que las fumadoras adolescentes tienen de sí mismas en relación
con su familia, su cuerpo y sus vidas sociales son más negativas que las
de las no fumadoras (Snow, P.C. et al. 2003).
Por otro lado, otro estudio (Schinke, SP. et al. 2008), tuvo el propósito de
identificar los factores de riesgo para el consumo de sustancias de chicas
adolescentes.
En el artículo que describe el estudio se plantea que las tasas inquietantes
de consumo de alcohol y drogas en las chicas adolescentes reclaman que
se realicen investigaciones originales sobre factores de riesgo y protección
específicos de género. Particularmente importantes son los datos sobre
factores orientados por la teoría que pueden fundamentar los programas
preventivos.
En esta encuesta a 781 chicas adolescentes y sus madres, se encontró
una relación entre el consumo de alcohol de las chicas, de inhalantes y
medicamentos de prescripción y:
��
��
��
��
��
��
��
los lugares a los que acuden después de la escuela
la imagen corporal
la depresión
el consumo de sustancias de la mejor amiga
la conducta de beber de la madre
las interacciones madres-hijas y
las normas familiares alrededor del consumo de sustancias.
Se afirma como conclusión que los
resultados del estudio tienen
implicaciones para los programas preventivos específicos de género
(Schinke, SP. et al. 2008).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
79
4.2. INTERVENCIONES PREVENTIVAS EFECTIVAS DEL CONSUMO DE
SUSTANCIAS EN CHICAS ADOLESCENTES
4.2.1. Recomendaciones y Orientaciones
En varios documentos de instituciones especializadas se brindan
recomendaciones sobre los componentes de las intervenciones
preventivas efectivas del consumo de sustancias en las adolescentes y
jóvenes.
La institución estadounidense CASA (2003) ofrece una serie de
orientaciones:
�� Los programas preventivos deberían dirigirse a las chicas en momentos
de mayor riesgo y ser sensibles a las razones del porqué las chicas
consumen sustancias, cómo las obtienen y las enfermedades, como la
depresión, que aumentan su riesgo.
�� Se debería invertir recursos en la investigación, prevención y
tratamiento que enfocaran las necesidades especiales de las chicas y
las mujeres.
�� Los medios deben evitar presentar imágenes glamorosas de
mujeres fumando y bebiendo alcohol.
�� No deben hacer asociaciones positivas entre el fumar o beber y la
delgadez o el atractivo sexual; negarse a aceptar publicidad de alcohol
en televisión y en revistas con elevadas proporciones de lectoras
femeninas jóvenes, e incluir más programas y artículos que lleven
mensajes de prevención contra el tabaco, el alcohol, las drogas
ilegales.
En años posteriores, la propia institución CASA (2006) publica un
documento en que plantea que, mientras que pocos programas son
diseñados alrededor de factores que influyen específica y únicamente
en las chicas para refrenarse de consumir sustancias, la investigación
sí subraya algunos factores que pueden potenciar la efectividad de los
programas preventivos para chicas:
80
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
�� La Familia: aunque la supervisión familiar y el apoyo son
importantes en prevenir el consumo de sustancias en chicas y varones,
son especialmente importantes para las chicas.
�� La Escuela: Sentirse conectada con la escuela puede ser un
predictor más fuerte de desempeño escolar para chicas en alto riesgo
que para varones en alto riesgo. Esto es especialmente significativo
cuando se considera que el pobre desempeño escolar en la
adolescencia aumenta el riesgo de abuso de alcohol y drogas en la
adultez temprana.
�� Modelos de Roles Femeninos. Los programas que le ofrecen a
las chicas modelos de roles femeninos positivos pueden mejorar la
efectividad de las intervenciones con las chicas.
�� Habilidades para la Vida: Puesto que las relaciones y los apegos
a otros son centrales al crecimiento y desarrollo de las chicas, la
adquisición de habilidades para la vida y de habilidades sociales puede
ser de particular importancia en los programas de prevención para
chicas.
�� El Momento.
Los programas preventivos que comienzan
tempranamente, en los cursos 4to a 8vo., generalmente antes que las
chicas hayan comenzado a consumir sustancias, son especialmente
efectivos para las chicas. La evidencia sugiere que el lapso de tiempo
entre la aparición del consumo habitual de alcohol y la aparición del
beber problema es más corto para las mujeres que para los hombres,
por lo que la necesidad de la detección e intervención temprana es
crítica en el caso de las chicas.
Continuando en esta línea, recientemente se observan más estudios
publicados que ponen el énfasis el los programas preventivos para la
chicas.
Por ejemplo, en un estudio (Kumpfer, KL, et al. 2008) se plantea que el
abuso de sustancias en las chicas adolescentes es algo que ha
aumentado dramáticamente. En el artículo revisan las tendencias en
las tasas de consumo y las teorías etiológicas por género probadas
que sugieren que los factores protectores familiares tienen más
influencia en las chicas que en los varones. Plantean que una revisión
de la literatura revela que pocos programas preventivos han publicado
sus resultados por género o han desarrollado programas específicos
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
81
de género. Plantean que, cuando examinaron resultados de toda la
nación (EE.UU), encontraron efectos positivos en chicos, pero un
aumento del consumo de drogas en chicas adolescentes.
Para estos autores, los programas más efectivos son los que se dirigen
a la familia, abordando los vínculos familiares, la supervisión y la
comunicación. Los programas específicos de género recientes con
resultados positivos abordan el estrés, la depresión, la asertividad
social y la imagen corporal.
Los autores recomiendan investigaciones adicionales que pongan a
prueba programas por género y específicos de género versus
versiones genéricas de programas basados en la evidencia, para
determinar cómo mejorar la efectividad para las chicas de los
programas preventivos (Kumpfer, KL, et al. 2008).
4.2.2. Intervenciones Preventivas Empleando Internet
Resulta novedoso y promisorio la utilización de internet para la
educación en sustancias. En nuestra revisión se ha encontrado
también que se están desarrollando programas de intervenciones
específicas con chicas adolescentes, como el que utilizó la impartición
mediante ordenador de intervenciones con madres e hijas para
prevenir el consumo de sustancias en chicas adolescentes (Shinke,
SP. et al, 2009a y 2009b).
Se escogieron al azar 916 chicas de 12,7 años de edad y sus madres,
las cuales fueron asignadas al azar a un grupo de intervención y a otro
control. Las chicas del grupo de intervención y sus madres
interactuaron con un programa de ordenador dirigido a mejorar las
relaciones madre-hijas y a enseñarles a las chicas habilidades para
manejar el conflicto, resistir las influencias de los medios de
comunicación masiva, resistirse al alcohol y las drogas y corregir las
normas de los iguales acerca del beber antes de la edad permitida, del
consumo de cigarrillos y de drogas.
Los resultados mostraron que, dos meses después de la impartición
del programa, las chicas y madres del grupo de intervención habían
mejorado sus habilidades de comunicación madres-hijas y sus
82
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
percepciones y aplicaciones de la supervisión materna y del
establecimiento de reglas relativas al consumo de sustancias de las
chicas. También en el seguimiento, las chicas de la intervención
mejoraron el manejo de conflictos y las habilidades de resistencia al
consumo de alcohol, reportaron creencias normativas más sanas sobre
el fumar en edades no autorizadas, demostraron mayor auto-eficacia
sobre su capacidad de evitar el consumo de alcohol, reportaron menos
consumo de alcohol en los pasados siete días, treinta días y en el
último año y expresaron menos intenciones de beber alcohol como
adultas.
En el seguimiento a los dos años, las chicas del grupo de intervención
reportaron menos factores de riesgo relevantes y más factores
protectores, así como menos consumo en los pasados treinta días de
alcohol, de cannabis, y de inhalantes.
Las madres del grupo de intervención mostraron resultados más
positivos, dos años después, en variables relacionadas con riesgos
reducidos de consumo de sus hijas y las madres reportaron tasas
reducidas de consumo de alcohol.
Concluyen los autores del estudio que el programa preventivo
impartido para chicas adolescentes y sus madres fue efectivo en
modificar los factores de riesgo y protectores y la conducta de consumo
de sustancias de las chicas y de las madres. Continúan planteando que
los datos tienen implicaciones para el posterior desarrollo de enfoques
específicos de género para combatir los aumentos del consumo de
alcohol y de otras sustancias en las chicas adolescentes. (Shinke, SP.
et al., 2009a y 2009b).
4.3. ESTRATEGIAS ESPECÍFICAS DE GÉNERO EN LA UNIÓN
EUROPEA
En el documento del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías
sobre enfoques específicos de género en respuesta al consumo de
sustancias en la Unión Europea (EMCDDA 2006ª) se expresa que en
todos los Estados miembros, el trabajo de prevención relacionado con
el género permanece siendo poco común. Señalan que ello es algo
sorprendente puesto que se conoce bien que las chicas y los varones
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
83
experimentan diferentes problemas de desarrollo durante la
adolescencia y tienen diferentes recursos a su disposición para afrontar
estos problemas. Además, continúan afirmando los autores, por lo
menos en el caso de la prevención, la especificidad de género a
menudo es sinónimo de intervenciones para las chicas; solamente muy
raramente se dirigen acciones específicas a los varones, a pesar de su
conocido mayor riesgo, tanto de consumir drogas, como de desarrollar
problemas. Se considera en ese documento que los chicos pueden
representar una buena diana para este tipo de enfoque, puesto que
pueden ser más susceptibles a la influencia social y porque parecen
tener un umbral más elevado de búsqueda de ayuda. Aunque
actualmente están poco desarrolladas, plantean que las intervenciones
específicas de género para los chicos representan, por ello, un área
importante para la investigación y un área potencialmente valiosa para
el desarrollo de los servicios (EMCDDA 2006ª).
En la práctica, la mayoría de los proyectos de prevención específicos de
género (en Alemania, Austria y los países nórdicos), toma la forma de
talleres o seminarios separados para chicas y varones para estimular una
imagen corporal positiva, desarrollo de la identidad, auto confianza y
competencia en las acciones y para evitar la reiteración de estereotipos de
género. Bélgica y Dinamarca reportan que los proyectos específicos de
género son encontrados en su mayor parte dentro del sistema de
educación vocacional, en donde los problemas sociales como el consumo
de drogas son más frecuentes. En un esquema danés muchos chicos
sentían una sensación de alivio al ser capaces de tirar abajo la barrera y
hablar sobre sus propias experiencias, sintiendo que ellos no son los
únicos con estos problemas. Al comienzo del proyecto, las relaciones de
las chicas entre sí en las escuelas eran, en la mayoría de los casos,
bastante delicadas, pero durante el proyecto un sentido más fuerte de
solidaridad se creó entre las chicas. Varios programas escolares en
Alemania y Austria toman en cuenta aspectos específicos de género
(EMCDDA, 2006a).
Independientemente de esta descripción de la situación europea, muy
recientemente se han publicado los resultados de los efectos específicos
de género del Ensayo de Prevención EU-Dap del currículo europeo basado
en la escuela ʻDesconectadosʼ (Vigna-Taglianti F. et al. 2009) (que
describimos anteriormente en el capítulo segundo como ejemplo de
84
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
programa preventivo con implicación de los progenitores). Se plantea que
los estudios de la efectividad de la prevención del consumo indebido de
sustancias basada en la escuela generalmente han pasado por alto las
diferencias de género.
Los resultados obtenidos fueron los siguientes: al inicio, los varones
tendían más que las chicas a haber consumido cannabis y drogas ilegales,
mientras que las chicas tenían una prevalencia más elevada de consumo
de cigarillos.
En la encuesta de seguimiento, se encontró para los varones una
asociación significativa entre el programa y una inferior prevalencia en
todos los resultados de salida, pero no en el caso de las chicas. La edad y
la autoestima emergieron como modificadores posibles de estas
diferencias de género, pero los efectos no fueron estadísticamente
significativos. Como conclusiones, plantean los autores, que los curricula
integrales escolares de influencia social pueden funcionar de modo
diferente entre chicas y chicos, debido a factores de desarrollo y de
personalidad (Vigna-Taglianti F. et al. 2009).
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
85
RESUMEN DE CONCLUSIONES SOBRE LA PREVENCIÓN
EFECTIVA PARA CHICAS Y CHICOS ADOLESCENTES
(SAMHSA 2003)
La “Evaluación de los Programas para la Juventud de Alto
Riesgo” del ʻCentro para la Prevención del Abuso de Sustanciasʼ
(CSAP siglas en inglés) (SAMHSA 2003) ofrece una guía
basada en la ciencia para mejorar la política y práctica
preventivas. Obtuvieron resultados de una evaluación del
programa llevado a cabo con 10 5000 jóvenes de ambos sexos.
Conclusiones:
En general, los chicos y las chicas responden de modo diferente
a la prevención. Los chicos experimentan reducciones
significativas en las tasas de consumo de sustancias relativas a
las reducciones en los grupos de control a corto plazo (al final
del programa y a los seis meses después). Los beneficios para
las chicas surgieron después y duraron a través de todo el
período del estudio.
Los programas preventivos bien diseñados e implementados
empleando componentes múltiples basados en la ciencia,
producen reducciones positivas y duraderas en las tasas de
consumo de sustancias, tanto para chicas, como para chicos, en
relación con los grupos comparativos.
Sin embargo, los
programas que enfatizan habilidades comportamentales para la
vida son particularmente importantes para las chicas. Los
métodos interactivos de impartición son particularmente
importantes para los varones.
Los programas para chicas solamente, no son más efectivos en
reducir las tasas de consumo de sustancias en las chicas que los
programas con los sexos mezclados. Los programas sólo para
las chicas tienden a enfatizar un contenido afectivo en el
programa, lo cual no está asociado con fuertes resultados en
cuanto al consumo de sustancias.
Las chicas reportan más supervisión familiar que los chicos, lo
cual puede reducir las oportunidades de usar sustancias. El
consumo por los chicos adolescentes está más fuertemente
relacionado con los ambientes sociales del barrio que pueden
aumentar la oportunidad del uso.
La conectividad con la familia y la conectividad con la escuela
son factores protectores importantes, tanto para chicos, como
para chicas.
86
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
V
BIBLIOGRAFÍA
Botello-Harbaum, M.T. ; Haynie, D.L. ; Iannotti, R.J. (2009) Tobacco control
policy and adolescent cigarette smoking status in the United States
Nicotine & Tobacco Research 2009 11(7):875-885
Breyer, J.; Winters, K.C. (2005) Adolescent Brain Development:
Implications
for
Drug
Use
Prevention.
En
www.mentorfoundation.org/pdfs/prevention_perspectives/19.pdf. Extraído
el 5 de mayo 2008.
Buddy,
T.
(2003)
Female
Drinking
and Brain Damage.
En
Extraído el 25
http://alcoholism.about.com/cs/women/a/aa010219a.htm.
enero de 2008.
CASA. (2003) CASA Finds Differences in Why Girls vs. Boys Use
Cigarettes, Alcohol and Other Drugs February 5. The National Center on
Addiction
and
Substance
Abuse
at
Columbia
University.
www.casacolumbia.org Extraído el 15 de mayo de 2009.
CASA (2006) Girls and Alcohol. Adapted from WOMEN UNDER THE
INFLUENCE By The National Center on Addiction and Substance Abuse at
Columbia University
The Johns Hopkins University Press .
www.casacolumbia.org Extraído el 15 de mayo de 2009.
Delegación de Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas (2009)
Informe de la encuesta sobre uso de drogas en estudiantes de enseñanzas
secundarias
-ESTUDES
2008
http://www.pnsd.msc.es/Categoria2/observa/pdf/Estudes2008_Web.pdf.
Extraído, 3 de septiembre de 2009
EMCDDA European Monitoring Center for Drugs and Drug Addiction
(2006a) Gender-specific approaches in responses to drug use. Prevention:
universal and selective prevention for boys and girls. Annual Report.
Selected issues. http://issues06.emcdda.europa.eu/en/page018-en.html,
extraído, 18 de noviembre de 2008.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
87
EMCDDA (European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction)
(2006b) Annual report 2006: Selected issues Gender-specific approaches
in responses to drug use http://www.emcdda.europa.eu/themes/bestpractice/evidence Extraído 18 de noviembre de 2008.
EMCDDA (European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction)
(2006c). A cannabis reader: global issues and local experiences.
http://www.emcdda.europa.eu/publications/monographs/cannabis. Extraído
el 20 de junio de 2009
EMCDDA
(2009)
Best
Practice
http://www.emcdda.europa.eu/themes/best-practice/evidence
14 de julio de 2009.
Portal.
Extraído el
EMCDDA Best Practice Portal (2009a) Evidence based information on
universal
prevention
in
non-school
setting–an
overview
http://www.emcdda.europa.eu/themes/best-practice/evidence Extraído el
14 de Julio de 2009.
EU-Dap (European Drug Addiction Prevention Trial) (2006) ʻUnpluggedʼ An
Effective School-Based Program for the Prevention of Substance Use
Among
Adolescents.
Final
Technical
Report
n.1
http://www.eudap.net/details.html Extraído el 2 de junio de 2009.
EU-Dap (2008) Results of the Evaluation of a School-Based Program for
the Prevention of Substance Use Among Adolescents. Final Technical
Report n.2 http://www.eudap.net/details.html. Extraído el 2 de junio de
2009.
Evans-Whipp. T.; Beyers, J.F.; Lloyd, S; Catalano, R.F. (2004) A review
of school drug policies and their impact on youth substance use. Health
Promotion International Vol. 19. No. 2 Oxford University Press.
Fisher D. (1998) Environmental Strategies for Substance Abuse
Prevention: Analysis of the Effectiveness of Policies To Reduce Alcohol,
Tobacco, and Illicit Drug Problems. www.emcdda.europa.eu/.../att_2397
88
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Extraído, 3 de enero de 2008.
FUNCAPID. APRENDE. Enseñando a Crecer. Guía para Padres y
Madres. www.funcapid.es. Extraído el 5 de agosto de 2009.
García Averasturi, L.; González González, M.T. (2002) Consumo de
Sustancias en Chicas Adolescentes. Colegio Oficial de Psicólogos de Las
Palmas. Las Palmas de Gran Canaria. www.cop.es/delegaci/palmas.
Extraído el 14 de abril de 2009.
García Averasturi, L.; López Díaz, C: Egea Molina, E. (2008) Sustancias
Adictivas y Adolescencia. Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas.
Las Palmas de Gran Canaria. www.cop.es/delegaci/palmas. Extraído el 30
de enero de 2009.
Gobierno de Canarias (2005) II Plan Canario sobre Drogas 20052008.www.gobcan.es/sanidad/dgad/documentos/IIPlanCanario.pdf
Extraído el 5 de mayo de 2007.
Gobierno de Canarias (2007) Encuesta sobre Drogas en la Población
Escolar del año 2006. En funcapid.es/BC_EXP003Encuestdrog06_08.
Extraído el 10 de enero de 2008.
Hamilton, W.L.; Biener, L; Brennan R. T (2008) . Do local tobacco
regulations influence perceived smoking norms? Evidence from adult and
youth surveys in Massachusetts. Health Education Research 23(4):709-722
Hawkins, J.D., Brown, E.C., Oesterle, S., Arthur, M.W., Abbott, R.D., &
Catalano, R.F. (2008). Early effects of Communities That Care on targeted
risks and initiation of delinquent behavior and substance use. Journal of
Adolescent Health, 43, 15-22.
Kumpfer KL, Smith P, Summerhays JF.(2008) A wakeup call to the
prevention field: are prevention programs for substance use effective for
girls? Subst Use Misuse. Jul;43 (8-9):978-1001
López, B.; Schwartz, S.J.; Prado, G. (2008) Adolescent Neurological
Development and its Implications for Adolescent Substance Use
Prevention. J.Prmi.Prev.29 ():5-35
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
89
MacDonald, M.; Wright, N. (2002) Cigarette Smoking and the
Disenfranchisement of Adolescent Girls: A Discourse of Resistance?
Health Care For Women International, Volume 23, Number 3, pp. 281-305(25)
McGrath, Y. et al. . (2006) Drug use prevention among young people: a
review of reviews Evidence briefing update. National Collaborating Centre
for Drug Prevention, National Institute for Health and Clinical Excellence
www.cph.org.uk/showPublication.aspx?pubid=216 Extraído el 3 de marzo
de 2008.
Melero, J.C. (2003) ¡Ordago!. El desafío de vivir sin drogas. Evaluación
de la aplicación en la Comunidad Valenciana EDEX, editores.
NIDA (National Institute for Drug Abuse). (2003) Preventing Drug
Use Among Children and Adolescents. Second edition.
www.drugabuse.gov/pdf/prevention/RedBook.pdf. Extraído 10 de febrero
de 2008.
OEDT (Observatorio Europeo para las Drogas y la Toxicomanía) (2002).
Las drogas en el punto de mira. La prevención de las drogodependencias
en los centros escolares: visión de conjunto. Septiembre-octubre
www.emcdda.europa.eu/attachements.../att_33491_ES_Dif05es.pdf
Extraído el 5 de mayo de 2004.
OMS (Organización Mundial de la Salud) (2003) XII Conferencia Mundial
Sobre
Tabaco
o
Salud,
Helsinski,
Finlandia
http://www.who.int/es/index.html. Extraído el 5 de mayo de 2004.
Paglia A., Room R. (1998) Preventing Substance Use Problems Among
Youth: A Literature Review and Recommendations. Research Document
No. 142 Addiction Research Foundation Division, Centre for Addiction and
Mental Health, Toronto, Canada
Project Northland (2006) http://www.epi.umn.edu/projectnorthland/ Extraído
el 3 de agosto de 2009.
SAMHSA. (Substance Abuse and Mental Health Service Administration).
SAMHSA Health Information Network (2003) The National Cross-Site
Evaluation of High-Risk Youth Programs. Making Prevention Effective for
90
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
Adolescent Boys and Girls: Gender Differences in Substance Use and
Prevention.
Monograph
Series
No.
4
http://ncadi.samhsa.gov/govpubs/FO36/monograph4.aspx Extraído el 3 de
julio de 2009.
SAMHSA (Substance Abuse and Mental Health Service Administration).
(2005) Communities That Care Community Planning System.
http://ncadi.samhsa.gov/features/ctc Extraído el 3 de julio de 2009.
Schar, E. (2006) Tobacco Use Prevention Media Campaigns: Lessons
Learned from Youth in Nine Countries. C.D.C. Atlanta, U.S.A.
www.cdc.gov/tobacco/youth/report/pdfs/youthMedia.pdf. Extraído el 22 de
enero de 2008.
Schinke SP, Fang L, Cole KC. (2008) Substance use among early
adolescent girls: risk and protective factors. Journal of Adolescent Health,
;43(2):191-4
Schinke SP, Cole KC, Fang L. (2009a) Gender-specific intervention to
reduce underage drinking among early adolescent girls: a test of a
computer-mediated, mother-daughter program J Stud Alcohol Drugs.
Jan;70(1):70-7
Schinke SP, Fang L, Cole KC. (2009b) Computer-delivered, parentinvolvement intervention to prevent substance use among adolescent girls.
Prev Med. Aug 12.
Shepard J. and Carlson (2003) An Empirical Evaluation of School-Based
Prevention Programs that Involve Parents. Psychology in the Schools, vol
40 n6 p641-56 Nov.
Siegel M; Albers A.B. Cheng D.M. Biener L Rigotti N.A. (2005) Effect of
local restaurant smoking regulations on progression to established smoking
among youths. Tobacco Control ;14:300-306
Siegel, M.; Albers, A.B. ; Cheng, D.M.; Hamilton, W.L; Biener, L. (2008)
Local Restaurant Smoking Regulations and the Adolescent Smoking
Initiation Process Results of a Multilevel Contextual Analysis Among
Massachusetts Youth. Arch Pediatr Adolec Med/Vol 162 (No. 5)
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
91
Sloboda, Z. (2008) EMCDDA (European Monitoring Centre for Drugs and
Drug Addiction). Moving towards evidence-based practice: school-based
prevention of substance use in the USA. In: A cannabis reader: global
issues
and
local
experiences
Chapter
12
http://www.emcdda.europa.eu/publications/monographs/cannabis. Extraído
el 20 de junio de 2009
Snow P.C.; Bruce D.D. (2003) Cigarette smoking in teenage girls:
exploring the role of peer reputations, self-concept and coping Health
Education Research, Vol. 18, No. 4, 439-452
Soole, D.V, Mazerolle, L, Romboutse, S. (2008) School-based drug
prevention programs: a review of what works Australian and New Zealand
Journal of Criminology, August
Tawana Bandy, B.S., Moore K.A. (2008) What Works for Preventing and
Stopping Substance Use in Adolescents: Lessons from Experimental
Evaluations of Programs and Interventions. Childtrends, 2008
UNCND (United Nations Economic and Social Council. Commission on
Narcotic Drugs) (2001). Drug demand reduction: world situation with regard
to drug abuse, in particular among children and youth.
http://www.unodc.org/pdf/document_2000-12-06_1.pdf. Extraído el 12 de
marzo de 2009.
UNODC (United Nations Office for Drug and Crime) (2005) The Global
Initiative on Primary Prevention of Substance Abuse
http://www.unodc.org/globalinitiative/index.html. Extraído el 20 de enero de
2008-
U.S. Dpt.of Health and Human Services. (2000) Integrating Environmental
Change
Theory
Into
Prevention
Practice.
http://wch.uhs.wisc.edu/docs/PDF-Pubs/envchangetheory.pdf. Extraído el 5
de marzo de 2009.
Vigna-Taglianti F Vadrucci S Faggiano F Burkhart G Siliquini R Galanti
M R the EU-Dap Study Group (2009) Is universal prevention against
youthsʼ substance misuse really universal? Gender-specific effects in the
92
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
EU-Dap school-based prevention trial Journal of Epidemiology and
Community Health 63:722-728
Wakefield, M; Forster, J. (2005) Smoke-free laws. Growing evidence for
new benefit of clean indoor air laws: reduced adolescent smoking Tobacco
Control 14:292-293
WHO (World Health Organization) 1995 Global School Health Initiative,
http://www.who.int/school_youth_health/gshi/en/ Extraído el 10 de enero
de 2008.
WHO (World Health Organization). (2002) Prevention of Psychoactive
Substance Use. A Selected Review of What Works in the Area of
Prevention
http://www.who.int/mental_health/evidence/en/prevention_intro.pdf Extraído
el 10 de enero de 2008.
Prevención Efectiva del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Chicos y Chicas Adolescentes
93
Fly UP