...

en torno a la misma mesa - colegio cervantes bosque

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

en torno a la misma mesa - colegio cervantes bosque
EN TORNO A LA MISMA MESA
La vocación de los laicos maristas de Champagnat
1
PRESENTACION
Queridos miembros de la familia marista:
El campus de la Universidad neoyorkina de Columbia es el lugar elegido por
Chaim Potok para su novela The Promise. El libro narra la historia de
Reuven Malter, un joven curioso y reflexivo que estudia para rabino, y su
amigo Danny Saunders, a quien las decisiones que ha ido tomando en su
vida han terminado por apartarle de la comunidad judía hasídica a la que
pertenece.
A lo largo del relato, Potok invita a los lectores a peregrinar con Reuven y
Danny, acompañándoles en sus luchas y en los conflictos que surgen,
inevitablemente, cuando las tradiciones de su fe chocan con los valores del
mundo de los años 50. The Promise tiene mucho que ver con el tema de la
identidad –aunque el autor no usa nunca este término- y el camino que
todos hemos de recorrer para alcanzar la propia.
Desde los tiempos del Concilio Vaticano II, muchos católicos laicos que
pugnan por encontrar un nuevo espacio dentro de la Iglesia han venido
realizando un viaje que no es muy distinto del de los personajes de la obra
de Potock. Las razones son obvias. Antes de aquel histórico acontecimiento
eclesial, existía la idea de que sólo los sacerdotes y los religiosos “tenían
vocación”, como solía decirse, en tanto que los miembros del laicado no
habían recibido ninguna llamada específica en sus vidas. Afortunadamente,
para cuando llegó el momento de la clausura del Concilio esta concepción
errónea estaba ya corregida, y el laicado, al menos en teoría, había sido
devuelto a su debido lugar en la Iglesia.
A partir de entonces, se ha trabajado mucho en la línea de clarificar la
identidad de los laicos y su función en la Iglesia. Cueste lo que cueste, ésta
es una tarea que hemos de llevar a buen término, porque los documentos
conciliares son absolutamente diáfanos a este respecto: la llamada a la
santidad es universal; por la gracia del bautismo todos y cada uno de
nosotros tenemos parte activa en la única misión de la Iglesia, que es la de
proclamar el Reino de Dios y su inmanencia.
En los años posteriores al Concilio, no pocas personas que trataban de
resolver la cuestión de su identidad hallaron en el carisma de una u otra
congregación religiosa un puerto seguro. También los religiosos y religiosas
iban tomando conciencia de que los carismas que habían inspirado a sus
institutos durante tanto tiempo eran, en realidad, dones de Dios para toda
la Iglesia.
Creo que el documento En torno a la misma mesa – La vocación de los
laicos maristas de Champagnat contribuirá en gran manera a iluminar
nuestros diálogos sobre la vocación del laicado en la Iglesia. Y, lo que es
más importante, nos ayudará a todos a dar pasos decididos hacia una
mayor estima del papel relevante que el laicado marista desempeña hoy al
2
compartir con los hermanos la vivencia del carisma y el impulso apostólico
que vino a nuestra Iglesia a través de san Marcelino Champagnat.
En el documento, elaborado por los miembros de la comisión redactora, se
incluyen las reflexiones de un grupo mucho más amplio de laicos maristas.
Su contenido se basa también en la experiencia diaria vivida por hombres y
mujeres procedentes de todas las partes del Instituto. Todo ello da al texto
un sabor rico e internacional; los múltiples testimonios personales que
jalonan estas páginas llevan al lector a sentir más cercanos los temas
presentados.
Dios ha suscitado, visiblemente, en nuestros días vocaciones de laicos
maristas. Ellos encontrarán en este opúsculo una guía que les ayudará a
apreciar, cada vez más, el regalo que han recibido de Dios, y les brindará la
oportunidad de analizar en profundidad al menos tres elementos que
caracterizan significativamente su llamada: misión, espiritualidad y vida
compartida.
Yo os animo a leer este documento y a reflexionarlo, tanto de manera
personal como en grupo. Ojalá sea la primera de una larga serie de
publicaciones escritas por maristas laicos de todo el mundo. Ojalá nos sirva
a todos como recordatorio de la vitalidad y viabilidad del carisma que llegó
a la Iglesia por medio de Marcelino, y del cual extraemos cada uno nuestra
propia identidad de maristas hermanos y laicos.
Doy las gracias a los miembros de la comisión redactora por este excelente
trabajo: Annie Girka (L‟Hermitage), Bernadette Ropa (Melanesia), Carlos
Navajas (América Central), José María Pérez Soba (Ibérica), Sergio Schons
(Rio Grande do Sul), y los hermanos Afonso Murad (Brasil Centro-Norte) y
Rémy Mbolipasiko (Afrique Centre-Est). Gracias, igualmente, a Anne Dooley
(Melbourne) que formó parte de la comisión durante una buena parte del
proceso, así como a Noel Dabrera (South Asia) que también colaboró en
esta tarea, pero falleció antes de poder verla acabada.
Gracias, de un modo especial, al hermano Pau Fornells que coordinó este
proyecto de principio a fin. Dudo que sin su esfuerzo, unido al de sus
compañeros, este documento hubiera visto alguna vez la luz del día. Todos
ellos han demostrado mucha paciencia y constancia elaborando los textos,
repasando las cosas una y otra vez, revisando la redacción, asegurándose
de que se cumplían los plazos previstos. Ciertamente ha sido un trabajo
realizado con mucho amor.
Quiero expresar también mi gratitud al hermano Pedro Herreros y a los
componentes de la Comisión de Laicado del Consejo general, y
posteriormente a los hermanos Emili Turú, Pedro Herreros, Juan Miguel
Anaya y César Henríquez, miembros de la reestructurada Comisión de
Misión y Laicado, por sus acertados consejos y por el apoyo constante que
ofrecieron a los que participaban en el proyecto. Mi agradecimiento,
igualmente, al hermano Antonio Martínez Estaún, Director de
comunicaciones del Instituto, que recogió en imágenes las labores de la
Comisión e hizo el diseño de la publicación.
3
Reuven Malter y Danny Saunders, los dos jóvenes amigos que protagonizan
la novela de Chaim Potok, llevaron a cabo una larga y difícil peregrinación
en búsqueda de su identidad. Los que amamos el estilo marista de vida y
misión hemos recorrido todo un camino desde el Concilio Vaticano II para
construir nuestras identidades respectivas, y sólo ahora está empezando a
dar sus frutos. El documento En torno a la misma mesa – La vocación de los
laicos maristas de Champagnat es una clara muestra de esa realidad. Mi
deseo es que su contenido enriquezca vuestra comprensión de la vida y
misión maristas y estimule vuestra fe.
Con afecto,
Hermano Seán D. Sammon, FMS
Superior general
Roma, 6 de junio de 2009
San Marcelino Champagnat
4
INTRODUCCION
Este documento nace de la vida. La fuerza que lo anima y la iniciativa de la
que parte, es la experiencia de muchos laicos y laicas de todo el mundo que
sienten que Dios les llama a una vocación: ser laicos maristas.
Es el fruto de un largo camino de escucha y reflexión que el mundo marista
ha ido recorriendo desde hace décadas. Las inquietudes de asociaciones de
ex alumnos que buscaban su identidad en una Iglesia renovada, los cursos
de espiritualidad para educadores y padres de alumnos, los procesos de
pastoral juvenil y de solidaridad, la aparición del Movimiento Champagnat
de la Familia Marista, la profundización en la misión compartida, la
canonización de Champagnat – un carisma para toda la Iglesia -, el proceso
de la Asamblea internacional de la misión marista que culminó en Mendes
(Brasil), han sido algunos de los acontecimientos más importantes que han
ayudado a ir comprendiendo, cada vez más claramente, lo que el Espíritu
estaba suscitando en muchos corazones laicos.
El Consejo general, dando cauce a las líneas de acción del 20º Capítulo
general, ha querido plasmar toda esta experiencia en un documento que,
por una parte, certifica la realidad de la vocación laical marista y, por otra,
la impulsa a seguir creciendo. A tal fin, el Consejo creó una comisión
internacional formada por siete laicos y tres hermanos, de distintas lenguas,
culturas e historias personales, que ha trabajado durante tres años en su
elaboración.
Este documento quiere ser una respuesta a la vida de los laicos de
Champagnat. Por eso, se ha elaborado partiendo de su experiencia:
noventa y dos testimonios de laicos de todo el mundo, algunos de los cuales
aparecen en el texto, han sido el material básico desde el que hemos
descrito la vocación laical marista y los elementos que la componen. Las
observaciones de otros laicos de cada unidad administrativa, así como lo
aprendido en la Asamblea internacional de la misión marista y en los
recientes encuentros de formación conjunta y vitalidad carismática, han
ayudado a mejorar los sucesivos borradores del documento.
Nuestro deseo ha sido recoger lo que ya está sucediendo en muchos
corazones, presentarlo al mundo marista y animar a todos a construir el
futuro. Hemos redactado desde el “nosotros” porque es una confesión, una
experiencia compartida. Por eso mismo, el lenguaje no pretende tanto ser
riguroso como sugerente, no apela sólo a la razón sino, sobre todo, al
corazón. A veces será necesario ir más allá de las palabras, siempre
limitadas, para llegar a la vitalidad que se quiere reflejar.
Este documento, aunque centrado en la vocación laical marista, está
dirigido a todos, hermanos y laicos. No importa si están en búsqueda, si
conocen la vida marista desde hace poco o si la viven desde hace años.
Queremos ofrecer un instrumento para experimentar, para interrogarse,
para profundizar en lo que se vive, para decidir y seguir caminando.
5
El texto sigue un esquema sencillo. Partimos de la constatación base del
documento: Dios ha suscitado vocaciones de laicos maristas (primer
capítulo). Esta vocación se expresa en tres elementos carismáticos - una
misión, una espiritualidad y una vida compartida -, que se integran en una
única forma de vivir: ser laico marista (capítulos 2, 3 y 4). La vocación laical
marista da lugar, hoy, a diversas vinculaciones con el Instituto de los
hermanos, depositarios del carisma fundacional (capítulo 5) y, como toda
vocación, debe ser promovida, formada y cuidada durante toda la vida
(capítulo 6).
Estas páginas no quieren ni pueden cerrar el proceso de crecimiento del
laicado marista. Su misión es ayudar a que el Espíritu, que sopla donde
quiere1, siga empujando nuestra historia personal e institucional hacia el
sueño de Dios.
Por ello, creemos que el mejor modo de apreciar el documento es trabajarlo
en grupo, sea de laicos o de hermanos. En realidad puede ser una buena
oportunidad para que unos y otros estén juntos, compartiendo vida. Al
acabar cada capítulo, ofrecemos unas sencillas preguntas, que pueden
servir de guía para estos encuentros.
El documento se titula En torno a la misma mesa. La imagen y la
experiencia de la mesa compartida es el gran símbolo que propuso Jesús
para explicar el Reino de Dios. La mesa de la Eucaristía nos reúne en torno
a Él y le hace presente después de dos mil años. De modo semejante, la
mesa sencilla de La Valla representa para nosotros, maristas, el comienzo
de nuestra vocación. Hermanos en torno a la misma mesa, compartimos el
trabajo, la oración y la fraternidad; como en la mesa de nuestras familias,
nos reunimos para celebrar la vida. Hay, en estas páginas, un deseo de
invitar a más personas a sentarse a esa mesa, a tener parte en esta familia
marista que Dios quiere seguir bendiciendo.
Los miembros de la comisión de redacción hemos formado una auténtica
comunidad de fe, de misión, de vida a lo largo de tres años. Ciertamente ha
sido un tiempo de gracia para nosotros. Hemos sido transformados por la
misión encomendada: la fuerza y el ejemplo de los testimonios de todo el
mundo, la riqueza de la diversidad y, a la vez, de lo común, la enorme
vitalidad del carisma marista en el mundo entero, nos han convertido el
corazón. Nuestro deseo es que el fruto de este trabajo ayude a otros a vivir
esa misma experiencia, y contribuya a robustecer y extender el carisma
marista, abriendo nuevos horizontes, trayendo un optimismo renovado al
mundo marista, y multiplicando los lazos de fraternidad entre todos.
Pedimos al Señor que, a pesar de las limitaciones de este trabajo que les
presentamos, sea Él quien abra nuestros corazones y encienda en ellos la
pasión por vivir y transmitir el regalo precioso del carisma marista. Que
María, nuestra Buena Madre, os acompañe en vuestra lectura, reflexión y
oración.
La Comisión
6
Nota: Este documento está dedicado, de una manera especial, a D. Noel
Dabrera, laico marista de Sri Lanka, miembro de esta comisión, hombre
bueno que nos espera ya en la mesa del Padre.
7
1
LA VOCACIÓN LAICAL MARISTA
Un hermano se acercó a mí y me preguntó: “¿También tú eres marista?”
(Creo que me quería preguntar si era hermano marista). Y yo le respondí:
“Sí, soy marista”. Esta expresión me salió de lo más hondo del alma y me
sentí reconocido al decirlo de esa manera. (España)
Hijos de nuestra época
1. Nuestra época, como todos los períodos de la Historia, es una mezcla de
luces y sombras. Así como ha aumentado la sensibilidad en torno a
cuestiones como la paz, la justicia, la ecología y la espiritualidad, también
hemos de reconocer que la Tierra se agota, millones de personas sufren la
miseria o viven desde la superficialidad y el deseo de poder.
2. Nosotros, cristianos laicos, compartimos los gozos y esperanzas, las
tristezas y angustias2 de las personas de nuestro tiempo y, seducidos por el
Dios de Jesús, queremos vivir y dar testimonio hoy de la Buena Noticia del
evangelio. Hijos del espíritu renovador del concilio Vaticano II3, hemos
redescubierto nuestra vocación de bautizados y nos sentimos impulsados a
transformar este mundo en un lugar más justo y humano, caminando tras
las huellas de Jesús.
3. En este despertar de la vocación laical, algunos hemos descubierto que
nuestra identidad alcanzaba su plenitud a través de los carismas de órdenes
o institutos religiosos4. Su espiritualidad y misión nos han cautivado y
sentimos que Dios nos llama a compartir su herencia para impulsarla hacia
el futuro. Muchas familias religiosas han acogido este don con alegría.
4. Así ha sido también entre nosotros, los maristas. El carisma de san
Marcelino Champagnat, presente en el Instituto de los hermanos, ha
arraigado entre los laicos. A algunos de nosotros, Dios nos ha tocado y nos
ha dado un corazón marista. Ciertamente, más que decisión nuestra, ha
sido iniciativa de Dios. No podemos vivir de otra manera, somos maristas.
Puedo decir que me siento realizada y orgullosa de ser una mujer laica con
corazón marista. Ha sido una revelación en la que Dios, poco a poco, se me
ha ido manifestando con nuevas llamadas, iniciativas, sueños; una historia
llena de vida que nunca se termina de escribir. (Brasil)
Los laicos en la Iglesia, Pueblo de Dios
Cuando me acerqué a la institución marista, sólo iba en busca de trabajo,
pero Dios me salió al paso y descubrí el eco de la intuición de Marcelino
dentro de mi propio corazón. De alguna manera entendí que esta llamada
también era para mí, que trabajar con los niños y niñas era algo que me
llenaba, me daba ilusión, tocaba mi vida. Siento que esto es algo que puedo
hacer el resto de mis años. Y debo hacerlo bien. (El Salvador)
8
5. La vida laical nace, como toda vocación cristiana, de la respuesta al
encuentro con Dios, que nos ama infinitamente. Es fruto del bautismo que
nos envía a la única misión cristiana: hacer presente el Reino de Dios en
este mundo.
6. Cristo nos reúne como Pueblo de Dios, iguales en dignidad y diferentes en
servicios y estados de vida. Todos y cada uno trabajamos en la única y
común viña del Señor con carismas y ministerios diversos y
complementarios5. Somos un Pueblo de hermanos porque somos hijos de
un mismo Padre.
7. Dentro de esta comunión eclesial, el Espíritu ha hecho brotar, entre los
laicos, carismas que nacieron, en origen, en institutos religiosos. El don del
carisma compartido inaugura un nuevo capítulo, rico de esperanzas6 en el
camino de la Iglesia. El carisma de san Marcelino Champagnat se expresa
en nuevas formas de vida marista. Una de ellas es la del laicado marista.
Los laicos maristas
Puedo escuchar claramente esta llamada en mi vida, como si esa vocación
hubiese sido pensada especialmente para mí. Hablo de una llamada que
impregna toda mi vida, una vocación que me ayuda a ser más persona,
más feliz y más completa. Es una vocación que me desafía constantemente
y que, cada vez que respondo con un „Sí‟, me vuelve mejor, en las diversas
situaciones que mi condición laical me invita a vivir. (Brasil)
Diferentes formas en que los laicos se sitúan ante al carisma
8. El mundo del laicado se relaciona con lo marista a través de una variedad
de expresiones. Muchas personas entran en contacto, de diversas maneras,
con la vida y misión de los hermanos maristas. Alumnos, educadores,
catequistas, personal de administración y servicio, ex alumnos, padres y
amigos, conocen a los hermanos y han oído hablar del carisma marista.
De esta relación con los hermanos, surgen diferentes actitudes:
9. Algunos viven identidades diferentes a la marista; unos, porque han hecho
opciones vitales distintas a la cristiana; otros, porque ya han encontrado su
propio lugar en la Iglesia. Nosotros acogemos y respetamos las diversas
opciones y caminos, compartimos con todos los valores humanos y
cristianos, unimos fuerzas para trabajar en la construcción de un mundo
mejor y damos gracias a Dios por todo lo que recibimos de los demás.
10. Otros laicos se han sentido atraídos por el testimonio de los hermanos:
admiran su vida y quieren vincularse de algún modo a su espiritualidad o a
su misión, sin entenderlo como una vocación compartida. Es posible que
algunos no hayan reflexionado suficientemente en el significado de esta
vinculación, y necesiten espacios de acompañamiento que les permitan
descubrir lo que Dios quiere de ellos.
11. Existe un tercer grupo de personas que, después de un camino personal de
discernimiento, han decidido vivir la espiritualidad y la misión cristianas al
9
estilo de María, siguiendo la intuición de Marcelino Champagnat. Estos
somos los laicos maristas.
Los laicos maristas: una vocación cristiana
Fue en estos años cuando empecé a sentir la presencia de Jesús
acompañándome, dándome fuerza e ilusión, y esperándome. Me di cuenta
de que necesitaba detenerme a estar con Él para que pudiera encontrarle.
¡Y ya lo creo que le encontré! Hacía tiempo que me hablaba en los niños, en
los jóvenes y en los más desfavorecidos, pero no le entendía del todo. Así
que “me llevó al desierto y me habló al corazón” y me hizo ver que me
quería para Él, para seguir construyendo el Reino con todo mi ser. (España)
12. Los laicos maristas somos cristianos y cristianas que hemos escuchado en
nuestra vida la llamada de Dios a vivir el carisma de Champagnat y, desde
el estado de vida laical, respondemos a ella.
13. La iniciativa de nuestra vocación viene de Dios. Él nos ama y quiere nuestra
plenitud, por eso nos invita a cada uno a recorrer un camino único. De este
modo, la vocación laical marista no nace como una necesidad en momentos
de crisis vocacional de los hermanos, ni como una manera de manifestar el
afecto hacia ellos. Es una llamada personal a una forma específica de ser
discípulos de Jesús.
14. La vocación laical marista, como toda vocación, nace y se desarrolla
leyendo la propia vida a la luz del Espíritu. Este discernimiento tiene
diferentes etapas; por eso, se debe acompañar a cada persona respetando
su ritmo.
15. Cristianos y cristianas con historias y culturas muy diferentes, compartimos
la llamada a vivir el carisma marista a través del estado laical. Agradecemos
a Dios el regalo de formar parte de una familia que habla muchas lenguas y
tiene un solo corazón.
La vocación laical marista y la vocación del hermano
16. Laicos y hermanos tenemos mucho más en común que de específico en
nuestra vocación: unos y otros compartimos la belleza y los límites de la
condición humana en este momento histórico, vivimos una misma vocación
cristiana por el bautismo, y hemos sentido la llamada de Dios que nos atrae
hacia el carisma marista.
17. Tenemos la certeza de que nuestras vocaciones respectivas se iluminan
mutuamente. Así como vamos descubriendo quiénes somos al relacionarnos
con los demás, la identidad específica de hermano y laico marista se
clarifica y enriquece al compartir vida: espiritualidad, misión, formación…7
Había algo más en aquel hermano: su dedicación, la actitud de acogida
para con todos, la manera de dirigirse a los pacientes, el espíritu renovado
que percibía yo en cada enfermo después de que él le prodigara sus
cuidados, la espontaneidad en la defensa de los sin voz. Todos estos
10
detalles iban más allá del cumplimiento de sus deberes profesionales. Él era
diferente. (Brasil)
18. En respuesta a una llamada de Dios, los hermanos son personas que optan
por un estado de vida reconocido en la Iglesia como vida religiosa o vida
consagrada. Ellos nos aportan su testimonio del seguimiento de Jesús a
través de sus compromisos públicos.
19. La opción por el celibato, vivido en fraternidad y sin haberse escogido,
expresa el amor de Dios como comunidad de hermanos abiertos a todos. La
vida en pobreza, renunciando a poseer bienes materiales propios,
manifiesta la libertad evangélica que supera el afán de posesión y se abre al
servicio de los demás. El compromiso de obediencia a Dios, a través de las
mediaciones humanas8, hace significativa la disponibilidad por el Reino.
20. Los hermanos nos ofrecen su forma propia de cultivar la espiritualidad, que
nos anima a crecer juntos en la fe. El estado de vida del hermano es un
signo profético especial para el mundo y los demás cristianos, que nos
recuerda nuestra propia llamada a la radicalidad y pasión por Cristo.
A veces, en encuentros o intervenciones oigo la expresión „colaboradores‟
cuando se habla de los laicos, ya también lo veo escrito en algunos
documentos. Eso me suena como si los laicos fuesen los que dan de lo que
les sobra, los que ayudan cuando tienen tiempo, los que están en los
lugares donde los hermanos no están, los que hacen las labores que ya no
pueden realizar los hermanos… ¡Qué dolor experimento en mi corazón
cuando escucho la palabra „colaboradora‟, porque siento que me dejan
fuera! Yo me veo a mí misma como laica marista vocacionada, parte de la
familia. (Venezuela)
21. Los laicos aportamos nuestra forma específica de vivir el carisma marista.
Nuestra identidad no se reduce a ser colaboradores de los hermanos.
22. El amor de pareja transparenta la fidelidad y pasión de Dios, y recuerda la
pasión y fecundidad que debe animar toda vocación cristiana9. De igual
manera, el amor de los padres por sus hijos es imagen viva del amor
incondicional que Dios nos tiene10.
23. El compromiso con las realidades del mundo nos hace signos de Dios en los
diferentes ambientes sociales, económicos y políticos en que nos movemos,
a la vez que nos capacita para descubrir, con una mirada propia, las
llamadas de Dios en esas situaciones.
24. La profesión es una forma de realización personal y de servicio al Reino. La
necesidad de buscar el sustento diario, así como la inestabilidad inherente a
la condición laical, nos permiten un contacto más directo con la realidad.
25. La vivencia del carisma marista desde la perspectiva de la mujer, nos invita
a todos a integrar en nuestras vidas elementos marianos como la tenacidad,
la resistencia, el cariño maternal, la ternura, la atención en los detalles y la
intuición en nuestra experiencia cotidiana.
11
26. Laicos y hermanos profundizamos en nuestras vocaciones específicas a
medida que nos encontramos unos con otros en un camino que se abre al
futuro y del que ya hemos descubierto rasgos significativos.
La transmisión de un don: el carisma marista.
Llegar a conocer a Marcelino Champagnat, superando la visión de aquel
apuesto joven que veía en el cuadro de la pared, no fue cosa fácil.
Finalmente me di cuenta de que aquí, en Nueva Zelanda, tenemos a
nuestro propio y verdadero Marcelino, en la persona del hermano N. Él
trabaja incansablemente; tiene un corazón generoso y mucho sentido del
humor; es afable y paciente; cuando te habla, te hace sentir como si fueras
la única persona que hay en una sala llena de gente; se relaciona con todos
sin que le importe su edad o condición; disfruta con la sencillez; está
disponible en cuanto puede; y sabe sacar lo mejor de todo aquel que le
trata. (Nueva Zelanda)
27. La vocación religiosa de los hermanos ha inspirado nuestra propia vocación
laical. La experiencia de su acogida, sencillez y presencia entre los jóvenes
nos ha fascinado y nos anima a ser testigos de Cristo hoy.
28. También el ejemplo de muchos laicos, que han vivido y viven el carisma
marista con sencillez, nos ha llevado a tomar conciencia de nuestra
vocación. Ellos han escrito con sus vidas lo que hoy formulamos con
palabras.
29. La vitalidad de un carisma se manifiesta cuando se recibe, se recrea a la luz
de los signos de los tiempos y se transmite a otros. Junto con los hermanos,
somos responsables, de impulsar y extender este don de Dios caminando
hacia el futuro.
San Marcelino Champagnat, nuestra inspiración para seguir
a Jesús.
Creo que lo que más me sorprende de Marcelino es que, a pesar de todos
los obstáculos que se le presentaron, perseveró y siguió adelante porque
era un hombre de fe. Dios debió tocarle muy adentro, y él, como María, dijo
“Sí”. Yo me quedo admirado de su afabilidad y su decisión, su lealtad, su
confianza, su firmeza, su sueño de un mundo mejor para los jóvenes.
(Australia)
30. Marcelino es nuestra inspiración para seguir a Jesús. En él encontramos un
modelo de vida cristiana que nos conmueve, nos seduce, nos impulsa cada
día a superarnos en el seguimiento del único Maestro.
31. La mesa de La Valla y la casa de L‟Hermitage son símbolos que encarnan el
don de Dios que nos transmite Marcelino, y siguen siendo para nosotros
fuente de inspiración para recrear el carisma marista en nuestros días.
Compartiendo el pan y construyendo una casa, sentimos que Marcelino nos
invita hoy, también a nosotros, a ser comunidad para la misión.
32. Champagnat, que se inició en el sacerdocio con dificultades en los estudios,
que vivió toda su vida en aldeas, que se desgastó hasta la muerte para que
12
los niños y jóvenes experimentaran el amor de Dios, es hoy un ejemplo que
no sólo inspira a la familia marista. La Iglesia, al proclamarle santo, lo ha
declarado modelo para todos los cristianos.
33. La Iglesia reconoce que la intuición de san Marcelino sigue viva hoy en
nosotros y es un regalo de Dios para el mundo. La misión marista está
llamada a multiplicarse hasta que, en todas las diócesis del mundo, los
niños y jóvenes saboreen la ternura de Dios11. Los laicos maristas creemos
que Dios nos llama a prolongar en la historia esta intuición, como
seguidores de Cristo al estilo de Champagnat.
Tres dimensiones de una sola vida: misión, vida compartida,
espiritualidad
Lo primero que me cautivó del carisma fue su intencionalidad educativa,
sentir que „lo marista‟ es una forma de ser cristiano en el mundo y para el
mundo, situación nada común en los movimientos religiosos. Pero lo que
me llevó a elegir ser marista, fue el verme confirmada en mi condición de
mujer, en mi condición de educadora, en mi condición de miembro de la
iglesia, dentro de una comunidad en la que se respira un aire de familia. Y
esto se percibe en la profundidad y sencillez de los vínculos, en el
acompañamiento, en la presencia constante y liberadora, en las
dificultades y en los desacuerdo, como en toda familia. (Uruguay)
34. Ser hoy seguidores de Cristo al estilo de Champagnat, significa
comprometerse con las tres dimensiones fundamentales cristianas y
maristas: la misión, la vida compartida y la espiritualidad. Sentimos que
estas dimensiones como inseparables: la espiritualidad se vive en y para la
misión; la misión crea y anima la vida compartida; la vida compartida es, a
su vez, fuente de espiritualidad y de misión.
35. Las tareas apostólicas pueden ser distintas en la misión; los acentos en la
espiritualidad son variados; la vida compartida se traduce en múltiples
formas. Misión, espiritualidad y comunión son tres tonalidades que aparecen
en un único rayo de luz: el carisma marista. Dependiendo de contextos y
momentos, cobrará mayor relieve una u otra de estas dimensiones, pero es
imposible caminar en una de ellas sin encontrarse con las otras dos.
13
2
LA MISIÓN
En mi mente veo dos imágenes: la del pan, que se parte y reparte para
que alcance a todos, para que todos se alimenten; y la de la vela, que,
ofreciendo lo mejor de sí – la luz –, se gasta, como el ideal de vida del
hermano Basilio Rueda, “quemar mi vida por Cristo”, aunque en ello se
consuma la propia vida. (Venezuela)
Cristo nos envía: la misión de los laicos
36. Los laicos, desde el bautismo, somos enviados por Cristo a la única misión
de la Iglesia: anunciar la Buena Noticia, ser sacramento y fermento del
Reino de Dios en la humanidad.
37. Somos evangelizadores del mundo, viviendo en medio del mundo. Como sal
en la comida, manifestamos la profundidad que se esconde en la vida
cotidiana, e inmersos en ella, testimoniamos las tres dimensiones de la
misión de Cristo: consagrar el mundo a Dios, ser profeta de un futuro
distinto y estar al servicio de los demás.
38. Por nuestro compromiso bautismal:
-
Somos signos de Dios para los demás. Injertados en Cristo, que hace
nuevas todas las cosas, vivimos la encarnación en las realidades
terrenas, ayudando a vincularlas con su verdadera raíz, el amor. Así
consagramos el mundo a Dios.
-
Como profetas, anunciamos un mundo de paz basada en la justicia, y
denunciamos las causas de explotación y exclusión que viven millones
de personas, generando la esperanza de que otro mundo es posible12.
-
A través del trabajo y de las relaciones humanas construimos un mundo
más fraterno y reconciliado, donde el más grande es el que se hace
servidor de los demás13.
39. Como cristianos laicos estamos atentos a los signos de los tiempos,
manteniéndonos a la escucha de lo que el Espíritu nos dice por medio de la
historia, la sociedad, las personas. Encarnados en la realidad, vivimos en
continuo diálogo con el mundo, mostrando el rostro amoroso de Dios.
40. Esta triple dimensión de la misión subraya la universalidad de la llamada a
la santidad de todos los cristianos. La consagración bautismal genera una
comunidad de hermanos y hermanas que son iguales en dignidad y
responsabilidad dentro de la misión de la Iglesia.
Con la pasión de Marcelino: la misión laical marista
María y Marcelino me animan y me dan el valor para entregarme de lleno a
esta misión recibida, que consiste en acoger, escuchar y acompañar a los
14
jóvenes, a pesar de mis limitaciones y las de aquellos que están empeñados
conmigo en esta misión. En los momentos de duda, cuando me vienen
ganas de tirar la toalla, les miro a los dos. Y ellos me dan fuerza para hacer
realidad el “Sí” que pronuncié una noche en la capilla de Nuestra Señora de
L‟Hermitage. (Francia)
41. Nuestro corazón late en sintonía con la pasión de Marcelino, que se
manifiesta hoy en las palabras que el H. Seán Sammon, Superior, dirige a
los hermanos: Vivir y trabajar en medio de los jóvenes; evangelizar
primariamente a través de la educación y a veces por otros medios; y
demostrar una preocupación particular por los niños y jóvenes pobres, los
que viven en las orillas de la sociedad14.
42. Esta es nuestra misión: contribuir a que las nuevas generaciones descubran
el rostro de Dios y tengan vida en abundancia15. Siguiendo las huellas de
Champagnat, también nosotros debemos responder al grito de los
Montagne16 que tenemos alrededor. No podemos ver un niño sin amarle y
decirle cuánto le ama Dios17.
-
Consagramos el mundo ayudando a los jóvenes a descubrir el sentido
de su existencia y a ser capaces de tomar la vida en sus manos, a la luz
de la fe.
-
Somos profetas con los jóvenes anunciándoles que la vida en sí misma
es maravillosa, que vale la pena luchar por construir un mundo mejor.
Les animamos a ser críticos con la sociedad que les rodea y les
invitamos a comprometerse a transformar ese sueño en realidad.
-
Somos también servidores de los jóvenes, estando junto a ellos y siendo
referencia para sus vidas, permaneciendo atentos a sus necesidades y
acompañándoles en sus aciertos y errores, en sus dudas y aspiraciones.
43. La misión marista es única, realizada a través de una diversidad de tareas,
ya sea el ejercicio de la profesión, la dedicación voluntaria, la familia o la
oración. La pluralidad laical hace que las labores sean muy múltiples.
Podemos compartir la misión marista en cualquier trabajo, vivido desde la
fe.
44. Cada acción individual, comunitaria o institucional es un hilo con el que
entretejemos la red de la misión marista. Lo fundamental es que vibremos
con esta misión única y que nos mantengamos unidos a ella con la fuerza
de la oración.
Corresponsables en la misión común
Juntos en la misión
Estar con los niños menos favorecidos, trabajar en medio de ellos, estar
atentos a sus necesidades, son realidades que vivo con los monitores,
monitoras y hermanos. Ahí estamos, los unos para los otros y todos para
los niños, formando una gran familia. (Canadá)
15
45. Laicos y hermanos hemos recibido el don del carisma de Marcelino. Por
tanto, somos compañeros en la misión marista, y corresponsables ante Dios
de llevarla a cabo.
46. La corresponsabilidad abarca todos los niveles: toma de decisiones,
planificación, realización y evaluación. Compartimos la riqueza que los
dones de cada uno y los diversos estados de vida aportan a la misión
común.
47. Para los laicos maristas, las tareas en las que se concreta la misión son más
amplias que las obras de los hermanos. Algunos sienten que, en
determinado momento de su vida, deben dedicarse más al cuidado y
educación de sus hijos. Otros viven la misión trabajando en obras
educativas que dependen de las instancias oficiales o de otras comunidades
de la Iglesia. Y hay quienes comparten su vida y su tiempo en otros
campos. En esta diversidad, propia de la vida laical, cultivamos la comunión
y buscamos juntos nuevos caminos de expresión de la misión marista.
La relación laboral
Para mí, la escuela se convirtió en mi segunda casa y la comunidad marista,
en mi segunda familia. Aunque recibíamos un modesto salario, no
medíamos el coste de lo que hacíamos. (Filipinas)
48. Muchos laicos maristas viven la misión trabajando como profesionales en
obras del Instituto. Esta relación laboral es fuente de fecundidad y puede ser
también, en ocasiones, origen de tensiones.
49. Es fuente de fecundidad:
-
Para la obra, porque juntos podemos profundizar en su identidad
marista y animar con más energía y creatividad su acción
evangelizadora.
-
Para los hermanos, que encuentran así apoyo y ven enriquecida su
vocación y su tarea.
-
Para los laicos, que concretamos la misión marista en un ámbito que
sentimos especialmente nuestro y vemos también enriquecida nuestra
vocación en la relación con los hermanos.
-
Para los niños y jóvenes, que experimentan la vitalidad de la presencia
marista desde diversas vocaciones.
50. Se pueden suscitar tensiones:
-
Por diferencias de criterio o una concepción personalista de la gestión,
que, a veces, dan lugar a injusticias, heridas y hasta la exclusión de
laicos identificados con el carisma.
-
Por la actitud de profesionales que no responden con la debida
competencia u honestidad a sus obligaciones, o que usan sus
responsabilidades en las obras para beneficio personal.
16
-
Por una deficiente articulación de las relaciones laborales. Para una
adecuada dinámica entre empleador y empleado se requieren
condiciones de trabajo claras y justas, que no sólo vayan acordes con la
legislación vigente, sino que estén inspiradas en el evangelio y la
doctrina social de la Iglesia.
La relación de voluntariado
En la sencillez de vida de tantos hermanos y laicos me he dado cuenta que
la vida marista no es sólo para pedagogos; que cada uno desde su
profesión, desde su oficio, cualquiera que sea éste, estamos en capacidad
de dar amor a muchas personas que lo necesitan, especialmente a los
niños, y así educarlos como buenos cristianos y virtuosos ciudadanos.
(Colombia)
51. Otros laicos maristas participan en obras del Instituto como voluntarios,
tanto en obras sociales como pastorales. También esta relación puede ser
fuente de fecundidad.
-
Su fecundidad es la misma que la que existe en la relación laboral, tanto
para la obra, como para los laicos o hermanos. La singularidad radica en
la fuerza del testimonio cristiano, que da gratis lo que se ha recibido
gratis18. La entrega de tiempo y esfuerzo es una imagen privilegiada del
amor de Dios.
-
Este amor se muestra de forma especial en aquellos que abandonan su
tierra y su familia para servir como voluntarios en otras partes del
mundo con un amor sin fronteras.
52. La relación de voluntariado también puede ser, en ocasiones, causa de
tensiones. A las ya citadas anteriormente, podemos añadir las siguientes:
-
No es fácil encontrar un sano equilibrio entre la entrega personal
voluntaria y las exigencias de la vida profesional o familiar.
-
La entrega voluntaria no puede ser utilizada para suplir el trabajo
profesional, cuando éste se requiere.
-
Puede existir la tentación de hacer uso de esta dedicación gratuita para
satisfacer intereses personales o familiares, ir en búsqueda de poder,
prestigio u otras motivaciones.
Gestión y corresponsabilidad
Sabemos que hay mucho camino por recorrer, que quedan metas por
alcanzar en la búsqueda de autonomías y complementariedades. Participar
es poder: poder decir, poder hacer, poder decidir, poder ser y ser con los
otros, poder ser digno hijo e hija de Dios donde deseamos estar, poder
saber, poder disfrutar. (Argentina)
53. La gestión de una obra debe ser reflejo de la espiritualidad que
testimoniamos. Cuando el espíritu de familia preside nuestras relaciones
laborales y de voluntariado, e inspira un modelo de gestión corresponsable,
disminuyen las tensiones internas y aumenta la fecundidad de la obra.
17
54. Los laicos y hermanos que ejerzan cargos de corresponsabilidad deben
tener capacidad profesional, junto con una formación actualizada
permanentemente, y han de caracterizarse por el respeto y solidaridad para
con las personas, así como por una vivencia profunda de la espiritualidad19.
55. Todos debemos poner nuestra parte para superar las tensiones e injusticias
que puedan surgir. Esto exige: crear o desarrollar estructuras de gestión
participativa, establecer con claridad el perfil y las atribuciones de cada
función, evaluar de forma sistemática desde criterios transparentes, y
garantizar procesos y políticas comunes más allá de los cambios que
puedan producirse en los equipos de animación y gobierno de las obras o de
la provincia.
56. Sintiéndonos corresponsables de la misión, mostramos disponibilidad para
asumir las tareas que se requieran, de acuerdo a nuestras capacidades y
situaciones vitales, viviéndolas como un servicio y sin apegarnos a ellas.
57. Por amor a la misión, los laicos maristas estamos comprometidos en una
formación permanente que contribuya a mejorar la acción educativa y
pastoral. La institución marista está atenta a proporcionar los medios
adecuados para que esta formación llegue a todos de manera efectiva.
Apasionados por multiplicar la misión
Pienso jubilarme de la enseñanza el próximo año, pero espero seguir
dedicándome a la evangelización explícita con la ayuda de Dios. No hay
jubilación para una marista comprometida. (Nigeria)
58. El amor de Dios enciende en nuestros corazones la pasión por llegar a más
niños y jóvenes, y hacer que vivan en plenitud. Especialmente, escuchamos
hoy las voces que nos piden:
-
anunciar la Buena Noticia de Jesús, sobre todo en los lugares donde no
se conoce, haciéndolo con amor ardiente, celo apostólico y métodos
renovados;
-
denunciar y comprometernos a luchar contra las nuevas formas de
pobreza;
-
educar a las nuevas generaciones en amor y respeto a la creación;
-
educar en la igualdad de género, en la diversidad cultural, religiosa y
étnica, insertos en los mundos juveniles;
-
erradicar las causas de la exclusión y explotación de los niños y jóvenes,
a través de nuestro compromiso socio-político;
-
ser solidarios con la realidad de los pueblos, más allá de nuestras
propias fronteras.
59. Estas llamadas nos piden no sólo que atendamos más obras, sino también
que nos abramos a nuevos estilos de presencia y nuevos espacios, donde
no hemos estado hasta ahora. El deseo de atender las necesidades de los
niños y los jóvenes nos hace innovadores y nos ayuda a salir de la inercia y
de la comodidad. Hoy disponemos de más oportunidades de formación, y
18
más recursos humanos y materiales, que los que tuvo Marcelino. Su
audacia nos inspira a usar estos medios con creatividad y profecía.
60.
Los laicos podemos aportar una nueva forma de animar la vida marista en
las obras. Junto a los hermanos, podemos formar comunidades locales que
sean el corazón de la misión y la garantía de su identidad marista
evangelizadora. Estas comunidades pueden ser la semilla de una nueva
vitalidad de la misión, que no se basa sólo en el número o la presencia de
hermanos en el lugar.
61.
La vocación laical marista nos impulsa a colaborar en la evangelización de
las nuevas fronteras de la misión universal: las periferias de las ciudades,
las víctimas de la exclusión social, los medios de comunicación social, la
promoción de la paz, la lucha a favor de la justicia y la salvaguardia de la
creación20.
62.
La Asamblea Internacional de la Misión Marista, celebrada en septiembre
de 2007, en Mendes (Brasil), ha sido el símbolo del camino recorrido y del
horizonte hacia el que nos dirigimos, laicos y hermanos, animados por el
Espíritu. En ella hemos sido invitados a empeñarnos en una educación
evangelizadora, una educación comprometida con la solidaridad y la
transformación social, atenta a las culturas y al respeto del medio
ambiente; una educación sin discriminación, que crea espacios para aquello
que carecen de ella21.
63.
La Misión Ad Gentes, revitalizada en estos últimos años por los hermanos,
es también para nosotros, los laicos, una llamada que nos invita a abrir
nuestras mentes y corazones a nuevas formas de presencia y generosidad,
hasta ahora insospechadas.
64.
Juntos, desde nuestra especificidad y misión común, buscamos descubrir
el sueño de Dios. Él nos llama a revitalizar la misión, ampliándola y
abriéndola a nuevos desafíos, y nos envía a convertir su sueño en realidad.
19
3
LA VIDA COMPARTIDA
En los meses de sufrimiento e incertidumbre, con nuestro hijo pequeño en
el hospital, acompañado en su cama por su muñeco Champi (Champagnat),
he sentido a nuestra familia marista sufrir con nosotros, rezar por nosotros
y alegrarse con nosotros. Hemos conocido el auténtico significado de la
comunión. Si esto no es compartir vida, ¿qué otra cosa puede ser? (España)
Dios es comunión en la diversidad
65. Dios nos ha revelado que su corazón es comunión en la pluralidad: es uno
y trino; es amor, amante y amado22, una fuerza amorosa siempre amando.
Hijos de ese Dios, anhelamos salir de nosotros mismos para ir al encuentro
de los demás y vivir la dinámica del mismo ser de Dios.
66. La Iglesia, signo del Reino de Dios, vive de ese amor trinitario. Por ello,
refleja en su interior el rostro uno y plural de la humanidad, y, fiel a su
misión, crea unidad en la diversidad.
67. Nosotros, maristas laicos, que queremos seguir a Cristo al estilo de María,
también participamos de esta forma de vida a través de una sensibilidad
específica: el espíritu de familia.
Nuestra experiencia de comunión: el espíritu de familia
Es posible la belleza, la ternura, el respeto y el cuidado del otro, hay un pan
horneado, un lugar en la mesa de nuestra casa para descansar en el
camino, hay abrazo fraterno. Por eso seguimos tantos hermanos y laicos
optando por este sueño. (Argentina)
68.
Marcelino Champagnat transmitió a los primeros hermanos un modo de
relacionarse basado en el ejemplo de María. Vivían un ambiente familiar, de
hogar, de cercanía. Ese sentimiento de fraternidad iba con ellos allá donde
fueran y formaba parte del estilo educativo de sus escuelas. A esta forma
de relación, la llamamos espíritu de familia y es para nosotros parte
fundamental de la herencia que nos legó Marcelino. Es la característica de
nuestro carisma que, desde el primer momento, más atrae a las personas,
la que nos dota de singularidad. Es nuestro gran signo profético.
69.
El espíritu de familia es una forma de ser que nos sana como personas y
nos transforma. Nos hace confiar en el otro, aceptar los propios límites y
sacar a la luz lo mejor que Dios nos ha dado. Cuando no hay nada que
aparentar, sólo queda disfrutar del encuentro con el otro.
70.
De este espíritu, nacen los detalles con los demás, que nos caracterizan.
Como Marcelino, cultivamos entre nosotros las pequeñas virtudes23:
perdonar las ofensas diarias, comprender las razones del otro y ponerse en
su lugar, estar alegres, prever las necesidades de los demás y ser solícitos
20
en el servicio con sencillez, ser pacientes y afables, saber dejar paso a los
otros cuando les toca actuar… De esta manera se nutre nuestra vida diaria y
va ganando en profundidad.
71.
A través del espíritu de familia, trasparentamos a Dios Trino y acogemos
con ternura a quienes se sienten lejos de cualquier hogar. Por eso, nuestra
pastoral marista debe estar impregnada de esta forma de ser que nos
caracteriza y que empapa nuestra misión.
72.
Como María, salimos al encuentro de quien nos necesite, vamos a visitar a
Isabel, nos gozamos en la mutua compañía y creamos familia juntos24.
Estamos atentos a los novios en Caná, ofrecemos nuestra ayuda con
sencillez y nos unimos en la celebración del vino bueno25. Oramos unos por
otros en Jerusalén, vivimos la fraternidad y engendramos así una
comunidad en el Espíritu26.
La familia, signo de comunión
Doy gracias a Dios porque siento cómo mi relación familiar, nacida del amor
a mi esposa y a mis hijos, alimenta y enriquece mi relación con una
comunidad más amplia. La vida de familia, en un mundo tan ajetreado
como el de hoy, puede resultar exigente y, a veces, hasta fatigosa. Pero mi
mujer y mis hijos son para mí una fuente de comprensión, de crecimiento,
de verdadera alegría. Ellos me infunden ternura de corazón. (Estados
Unidos)
73. La familia es el primer lugar donde vivir la comunión. En ella crecemos
como personas y seguidores de Jesús. Junto a las normales dificultades y
conflictos que surgen en la vida de las familias, en ellas madura también la
comprensión en la pareja, la abnegación en el cuidado de los hijos y de los
mayores o enfermos, la acogida de cada uno en sus las diferencias, la unión
para que todos puedan vivir dignamente y cada uno encuentre su propio
lugar, el cultivo de la fidelidad, la seguridad de que siempre habrá un sitio
en la mesa esperando al ausente.
74.
Para muchos de nosotros, el matrimonio es parte fundamental de nuestra
vocación laical. En nuestra mutua entrega de esposos transparentamos el
amor de Dios, siempre fiel, en medio del mundo. Queremos que nuestras
familias, a ejemplo de Nazaret y La Valla, sean familias abiertas,
manantiales abundantes que multiplican la vida en los hijos, en la misión y
en la cercanía a los que nos necesitan.
75.
Los laicos solteros cuidan de sus propias familias con especial delicadeza,
buscando ser fermento de unión entre los hermanos, fuente de comprensión
y cuidado para los padres, y referencia amorosa para las nuevas
generaciones de la familia.
76.
Reconocemos que hay nuevas formas de familia entre nosotros. Los laicos
maristas, sean cuales sean las circunstancias, queremos vivirlas como un
hogar cristiano, donde el amor y la comprensión sean el centro de las
relaciones.
21
77.
Los maristas, sea cuál sea nuestro estado de vida, cuidamos de nuestras
familias como un regalo único, y somos fecundos construyendo la familia
desde nuestras respectivas vocaciones.
Generar comunión en toda la vida
Nada me da más alegría que dedicar mis esfuerzos para que hermanos y
laicos podamos incendiar los corazones y quemar nuestras vidas a fin de
entusiasmarnos mutuamente, haciendo realidad el sueño de Marcelino.
(México)
La mesa de La Valla…
78.
La fuerza del espíritu de familia congrega a los que vivimos el carisma
marista en una nueva familia de seguidores de Cristo al estilo de María. La
mesa de La Valla es un símbolo de la relación que nos une.
79.
La comunión entre laicos y hermanos complementa y enriquece nuestras
vocaciones específicas y diferentes estados de vida. No sólo hay lugar para
unos y otros en la mesa, sino que nos necesitamos mutuamente al lado.
80.
Este compartir requiere tiempos en común. En torno a la mesa se reúnen
las personas para hablar, para reír, para estar juntos. Es necesario buscar
esos momentos y espacios de comunicación en profundidad, encuentros de
calidad que nos unan en lo esencial. Así, será más fácil comprender las
diferentes formas de pensar y actuar, aceptando los límites propios y ajenos
en un clima de fraternidad.
... nos une al mundo entero
81.
La mesa de La Valla se ensancha y acoge a todas las personas de nuestro
entorno. Queremos ser instrumentos de paz en nuestras profesiones, en la
vida cotidiana, en nuestro mismo corazón. El esfuerzo de cada día nos
puede llevar, a veces, a distanciarnos y enfrentarnos a otras personas; pero
deseamos vivir las dificultades, desde Dios, con paz y serenidad, tratando
de unir en lugar de dividir.
82.
La mesa sencilla de los primeros hermanos nos mantiene en comunión con
la Iglesia, Pueblo de Dios, y con otras iglesias cristianas que caminan con
nosotros siguiendo a Cristo. Además, nos une a otras personas, no
creyentes o de otras religiones, con los que compartimos el compromiso de
construir un mundo más justo.
83.
Hermanos y hermanas en humanidad, buscamos crear redes de apoyo
mutuo como forma de hacer visible la interdependencia de todas las
personas. Jesús nos invita a cuidar de nuestro planeta como la casa común,
en la que habitan todos los seres.
Del compartir nace la comunidad
22
La vida en comunidad me ha sacado de mi espacio reservado de comodidad
y me ha llevado a reunirme y vivir con gente a la que, de otro modo, ni
siquiera conocería. Así he aprendido a tener en cuenta a los otros antes que
a mí misma. Sin duda alguna, la comunidad me ha ayudado a ensanchar el
horizonte de mi vida y me ha proporcionado una visión más positiva de las
cosas. (Nueva Zelanda)
84.
El espíritu de familia propicia espacios y tiempos para compartir la fe y la
vida: engendra comunidad. A ejemplo de Jesús, María y Marcelino, nos
reunimos con otros para caminar juntos, compartiendo y ayudándonos a
crecer en la fe y la misión.
85.
Vivimos realidades muy diferentes, por ello las formas concretas de cada
comunidad son también diversas. El modelo de comunidad en la que todos
viven bajo el mismo techo y todo se tiene en común, es una posibilidad que
se abre ante nosotros, pero no constituye el único ideal marista laical.
86.
En el mundo marista existen hoy diversas formas de expresión de esta
vida en común: El Movimiento Champagnat de la Familia Marista, las
comunidades de vida de hermanos y laicos, y otros grupos maristas.
El Movimiento Champagnat de la Familia Marista
Formo parte de una fraternidad marista junto con mi familia. ¡Qué suerte
que naciera este movimiento! Mi esposo, mis hijos y yo tenemos en él una
fuente de agua viva y inspiración constante para manifestar que nuestra
vida sólo adquiere sentido desde la fe. Este vínculo que nos une
estrechamente a los hermanos y al el Instituto, nos lleva a la reflexión de
nuestra vida cristiana, y a dar testimonio en nuestro trabajo y en la
comunidad en la que estamos insertos. (Brasil)
87. El Movimiento Champagnat es una forma de organización reconocida por el
Instituto para las comunidades maristas laicales. Aprobado por el 18º
Capítulo general (1985) y alentado por el H. Charles Howard, Superior
general, como respuesta a lo que percibía como una auténtica llamada del
Espíritu27, cuenta hoy con miles de miembros en todo el mundo y, en pocas
décadas, ha hecho surgir una red de fraternidades que empiezan a
articularse a nivel regional y continental.
88.
Su Proyecto de Vida28 es un camino fecundo para desarrollar la vida
comunitaria y fuente de inspiración para que el Movimiento afronte los retos
que tiene ante sí en estos nuevos tiempos: crecer en autonomía y
responsabilidad dentro de la propia vocación laical marista; entrar en
relación con las nuevas generaciones; transmitir la pasión por la vocación
marista, tanto de hermano como de laico; implicarse en nuevas formas de
misión; y articularse de manera más efectiva con otras realidades del
mundo marista.
89. El Movimiento Champagnat, como prolongación del Instituto29, ha dado
muchos frutos en la espiritualidad y la misión, ha multiplicado la vocación
marista y es una esperanza para el futuro de nuestro carisma. Es necesario
23
que el Movimiento permanezca atento para actualizar su Proyecto de vida y
seguir creciendo en vitalidad30.
Comunidades de vida de hermanos y laicos
Tuvimos unos días de retiro, hermanos y laicos. Fue entonces, al vernos
todos juntos, cuando surgió en mí la llamada a continuar todo el año con lo
que experimentamos en aquel retiro de vacaciones: vivir en comunidad,
hermanos y laicos, al servicio de los jóvenes. (Francia)
90.
Hoy existe un significativo número de comunidades maristas donde
hermanos y laicos comparten la vida en torno a una misión. Algunas han
surgido para ayudar en el discernimiento vocacional de jóvenes adultos;
otras, para el trabajo de inserción social; otras desarrollan proyectos desde
la vida y la misión compartidas. Unas tienen carácter temporal, otras son de
mayor duración. Todas ellas son ejemplo de la riqueza comunitaria
generada por personas de distintos estados de vida.
91.
Estas comunidades surgen también en otros institutos religiosos y en
diversos movimientos que desean promover nuevas formas de vida eclesial.
Aportan nueva vitalidad al carisma, siempre que sean iniciadas y
acompañadas por ambas partes, vida religiosa y laicado, mediante un
adecuado discernimiento.
Otros grupos de laicos maristas
El espíritu de familia que siento a través de mi compromiso con el grupo de
laicos maristas, me impulsa a manifestar mi vivencia del carisma marista en
la comunidad escolar, en medio de los compañeros y los estudiantes.
(Australia)
92.
En bastantes lugares, los laicos experimentan la vida de comunidad en
diferentes estructuras y obras del Instituto (comunidades educativas en
escuelas y obras sociales, comisiones provinciales, equipos de animación) y
en otros grupos maristas, aportando su propio color al arco iris de
expresiones del carisma.
93.
La vida compartida laical, animada por el Espíritu, está creciendo y
adquirirá nuevos estilos en el futuro. Si estamos abiertos a aprender unos
de otros, fortaleceremos juntos la misión y la espiritualidad maristas.
Nuevas estructuras de comunión
A veces tengo la sensación de pertenecer al mundo marista porque los
hermanos me lo han permitido, y que debiera estar agradecido por lo
mucho que me han dado. Aún siendo esto cierto, en parte, me gustaría ser
reconocido marista desde mi propia opción, porque me siento marista y
laico por vocación, o sea, corresponsable de lo que significa ser maristas,
como iguales, partícipe de una misma espiritualidad y misión desde un
estado de vida diferente. (España)
24
94.
Están surgiendo en muchas provincias nuevas estructuras en las que se
manifiesta la comunión de laicos y hermanos. Uno de los espacios donde se
percibe más claramente esta novedad es la misión.
95.
La corresponsabilidad en la misión ha dado impulso a asambleas,
capítulos, comisiones y equipos provinciales donde laicos y hermanos
trabajan codo a codo. En otros lugares, se han creado estructuras donde se
comparte la gestión y animación provincial. Los laicos no sólo se implican en
la misión sino que participan en su planificación conjunta. También se han
instituido consejos provinciales ampliados, en los que se trabaja unidos para
responder mejor a las necesidades actuales.
96.
Las comunidades maristas laicales ofrecen un escenario renovado de vida
marista, un marco de referencia para el carisma que puede dar un nuevo
impulso a la misión aunque, en estos momentos, el número de hermanos
disminuya.
97.
La comunión va más allá de la misión. Jesús nos llama a beber juntos del
agua viva31, a reunirnos para orar, a compartir la espiritualidad desde el
corazón. Necesitamos seguir desarrollando estructuras que impulsen esta
dimensión, como retiros de laicos y hermanos, experiencias de formación
conjunta y vitalidad carismática, u otros apoyos.
98.
Los encuentros entre laicos y hermanos son un espacio privilegiado para
conocernos mejor, aceptarnos como somos y vivir en la comunión de Dios,
que nos envía, hoy más que nunca, a hacer presente el carisma de
Marcelino en el mundo.
99.
A medida que vamos caminando juntos, surgirán nuevas formas de
relación, cada vez más profundas, que exigirán nuevas estructuras que
acojan e impulsen la vitalidad. Juntos también, podemos pensar cómo
queremos que sea el hogar, amplio y luminoso, del futuro marista.
25
4
LA ESPIRITUALIDAD
¡Qué mejor estilo de vida y propuesta a nuestro mundo de hoy que la
espiritualidad marista! El amor a María, el espíritu de familia, la sencillez, el
trabajo y la presencia en las familias que más nos necesitan, nos lanzan al
reto de vivir, día a día, paso a paso, con gran confianza en Dios, siempre
con la sonrisa en los labios, el anuncio de la Buena Nueva: ¡Que Jesús nos
ama! (México)
Vivir en el Espíritu
100. Espiritualidad es vivir en y desde Dios. La espiritualidad es como la savia
del árbol. No está a la vista, pero sostiene, hace crecer y da fruto. De igual
manera, los cristianos experimentan que la fuerza del Espíritu da sentido a
su existencia, alimenta sus convicciones e impulsa sus acciones.
101. Espiritualidad es querer vivir desde la raíz, no sólo en la superficie. El ser
humano abierto a la espiritualidad descubre que cada instante es un tiempo
de oportunidad. Es capaz de mantener la esperanza en la alegría y el dolor,
apuesta por vivir a fondo cada instante de esta existencia maravillosa y
difícil. Esto no se confunde con una religiosidad ritualista, sino que conduce
a un cambio real de vida.
102. Marcelino y los primeros hermanos vivieron en el Espíritu. La tradición
marista ha recogido sus experiencias y enseñanzas, su herencia32, y la ha
ido transmitiendo, de generación en generación, de manera fiel y renovada.
El manantial de esta tradición es hoy un río caudaloso que fecunda pueblos
y culturas de todo el mundo. A él contribuimos también nosotros, los laicos
maristas, aportando nuestra propia experiencia de Dios.
103. La espiritualidad marista está en sintonía con la vida laical porque es
práctica y empapa lo cotidiano. Su lugar está entre los niños, en el hogar,
en el trabajo. Las personas y sus circunstancias son el libro de Dios en el
que aprendemos, y con el que enseñamos a leer la vida. Es una
espiritualidad contagiosa, fácil de dar y de recibir, que nos conecta con las
esperanzas de nuestros niños y jóvenes.
Seguir a Jesús, el centro de la vida del laico marista
Mi estilo de vivir la espiritualidad marista cambió cuando un hermano me
dijo: “Marcelino quería para nosotros los primeros lugares en el Pesebre, al
pie de la Cruz y junto a la mesa de la Eucaristía”. (Brasil)
104. Nuestra espiritualidad está centrada apasionadamente en Cristo. Somos
discípulos suyos y queremos seguir sus pasos, iluminando la familia, la
profesión y todas nuestras relaciones desde Él. Al integrar las distintas
facetas de nuestra realidad en Dios, crecemos en intimidad con Jesús.
26
105. De Marcelino, hemos aprendido a fundamentar nuestra existencia en
Jesucristo, haciéndole presente en tres momentos de su vida: el Pesebre, la
Última Cena y la Cruz.
106. La encarnación de Cristo, el pesebre, nos enseña a compartir las
alegrías y sufrimientos de nuestras gentes, en medio del mundo; a volver a
lo esencial, adoptando un estilo sencillo de vida; a admirarnos de los niños
y a descubrir, en su fragilidad, el rostro de Dios.
-
Allí está Dios, en los niños y jóvenes, especialmente en los que no tienen
sitio en la posada33. Allí queremos contemplarle todos los días.
107. La Última Cena, el altar de la Eucaristía, nos enseña a vivir el sueño de
Dios para la humanidad, la mesa compartida de hijos e hijas en torno al
Padre34; a celebrar la fiesta de la vida; a comprometernos en la lucha contra
las fuerzas históricas de la exclusión.
-
Allí está Dios, reconciliando a todos y a todo, en el pan y el vino de su
vida entregada. Allí queremos contemplarle, en la mesa del banquete del
Reino35.
108. La Cruz, la entrega definitiva de Jesús, nos enseña a ser fieles al amor
hasta la muerte, porque sólo el amor es digno de fe36; nos enseña la
donación de cada día donde se esconde la felicidad sin fin; el abrazo que
acompaña el dolor del otro.
-
Allí está Dios, invitándonos a esa fidelidad al amor y a creer en la
victoria de la Resurrección. Allí queremos adorarle, enjugando todas las
lágrimas37.
109. Vivir la espiritualidad marista es, en definitiva, descubrir la fuente diaria de
la pasión de Marcelino por el Reino y, como él, responder „Sí‟. Es reavivar el
amor primero, renovar nuestro compromiso con Jesús, al estilo de María.
Como María
María es el modelo al que me siento llamada a imitar: mujer laica abierta a
la presencia de Dios, que comparte las preocupaciones, dichas y penas de
la gente de su pueblo. Creo firmemente que María sigue siendo nuestro
recurso ordinario y que ella lo hace todo entre nosotros. (España)
110. María es nuestro modelo de seguimiento de Jesús. Ella abre su vida para
que Dios la modele como arcilla entre sus manos: Hágase en mí, según tu
palabra38. Primera discípula, guardaba todas las cosas, meditándolas en su
corazón39. Escucha, acoge y da fruto. Hacemos presente a Jesús a través de
los rasgos de María.
111. María, mujer laica, es también para nosotros modelo de vida sencilla y
laboriosa. Junto a ella y a José, Jesús aprende a relacionarse, a ver el
mundo y a descubrir su vocación. Como ella, evangelizamos y educamos
con la presencia. En nuestras familias, en los lugares de trabajo, en el
encuentro con los amigos y vecinos, hacemos visible el rostro materno de la
Iglesia al estilo de María.
27
112. Comprometidos en los procesos de liberación de los excluidos,
proclamamos el Magníficat de María, sabiendo que Dios es el que impulsa y
sostiene nuestros esfuerzos por conseguir un mundo en el que los
hambrientos son colmados de bienes40.
113. La imagen de María que Marcelino eligió para sus hermanos es también
nuestro símbolo: la Buena Madre. Queremos que nuestras relaciones estén
impregnadas de su ternura y cercanía. Con esas entrañas de misericordia,
presentamos al mundo el gran don de Dios hecho niño.
114. Sentimos una confianza especial en María. Como Marcelino, confesamos
que ella lo ha hecho todo entre nosotros41, y es nuestra costumbre ir a
Cristo a través de su amor de Madre. La devoción a María nos centra en
Jesús y nos sostiene en el camino del evangelio.
Un estilo de vida en el Espíritu
El estilo marista no es una experiencia que se viva en ciertos momentos, o
en tal o cual lugar, sino algo que uno interioriza y vive continuamente, no
importa donde se esté, un verdadero y propio estilo de vida. (Sudáfrica)
115. Seducidos por Jesús, queremos vivir en intimidad con Él. De Marcelino,
aprendemos el ejercicio de la presencia de Dios, que acompaña y da
sentido a nuestro quehacer cotidiano. A lo largo del día nos brota del
corazón, de forma espontánea, la oración de acción de gracias, de petición,
de abandono en sus manos.
Yendo a hacer una visita a la capilla del colegio, todas las mañanas, aprendí
a poner mi vida en las manos de Dios por medio de nuestra Buena Madre. Yo
veo en los hermanos maristas una expresión del amor que Dios me tiene.
Fue a través de ellos cómo me fui acercando a Dios día a día, hasta
abandonarme en Él el resto de mi vida. (Sri Lanka)
116. Nos valemos de muchos medios para crecer en esa presencia42: ponemos
la jornada en manos de Dios y la revisamos a la luz del evangelio,
participamos con la comunidad cristiana en la Eucaristía semanal y otros
sacramentos, meditamos y oramos la Palabra de Dios, compartimos la
oración y tenemos tiempos de encuentro con María, rezando el rosario o a
través de otras prácticas marianas.
117. De esta intimidad con Dios brota, como don y tarea, nuestra forma de ser
característica, la sencillez43. Amados infinitamente por Él, queremos ser
transparentes: conocemos nuestras debilidades y nos aceptamos con ellas.
Por eso, nuestras relaciones humanas tienden a ser fraternas y acogedoras.
118. La sencillez es la fuente de nuestro sentido del humor, que no ofende
sino que convierte lo cotidiano en fiesta. Nos ayuda a superar las
dificultades y a afrontar la vida desde una nueva perspectiva más amplia, la
perspectiva de Dios.
119. También el amor al trabajo nace de la sencillez. Apasionados por el
Reino, estamos disponibles para la misión, dentro de nuestras capacidades
y situaciones de la vida. Asumimos cualquier tarea que sea necesaria y,
28
como Marcelino, nos mostramos dispuestos a arremangarnos para tomar el
pico y la pala. Sabemos que lo fundamental es vivir al servicio de los
demás.
120. El ejercicio de la profesión no es sólo para nosotros una forma de
sustento, sino que constituye, además, nuestro compromiso con el Reino, la
forma de ser corresponsables en la construcción de un mundo mejor.
Intentamos superar un concepto del trabajo como elemento alienante y
destructor de la naturaleza, y lo convertimos en un espacio de
humanización.
121. De este modo, nuestra vida adquiere una dimensión profética que rompe
con algunos ideales sociales centrados en el propio yo. El éxito, el prestigio,
el nivel de consumo, tienen para nosotros un sentido diferente desde la
experiencia de Dios, al estilo de Marcelino.
Circularidad entre misión, vida compartida y espiritualidad
Yo creo que la espiritualidad integra todos los aspectos de nuestra vida. No
consiste solamente en lo que llamaríamos el elemento religioso, sino que
es, más bien, una búsqueda de Dios en cada dimensión de la vida. Cuando
me pongo a pensar en la manera en que la espiritualidad marista ha
inspirado mi vida, me doy cuenta de que esa espiritualidad no ha surgido en
el vacío; sino en el concreto momento de mi historia personal. Así fue como
Marcelino tuvo su propia experiencia de Dios y dio su respuesta. (Australia)
122. La espiritualidad no nos separa de la realidad, sino que ahonda en ella y
nos permite experimentarla desde la fuente: como Moisés en el desierto,
hace brotar agua de la roca44. Por ello es, necesariamente, una
espiritualidad apostólica: en ella descubrimos a Dios en el mundo y el
mundo nos remite a Dios45.
123. Nuestra vida se unifica en torno a Cristo en las tres dimensiones del
carisma: la espiritualidad nos envía a la misión y engendra vida compartida;
la comunión nos fortalece en la misión y plenifica la espiritualidad; la misión
nos descubre nuevas facetas de la espiritualidad y nos hace vivir la
fraternidad.
29
5
FORMAS DE RELACIÓN
CON EL CARISMA MARISTA
No sé lo que nos deparará el futuro, pero yo me siento ilusionado ante el
reto de que aparezcan nuevas formas de ser marista. (Estados Unidos)
Juntos, testigos del carisma
124. La vocación de los laicos maristas es una nueva expresión del carisma
de Champagnat. Por eso, solamente podemos comprendernos en comunión
con el Instituto de los hermanos, forma original del carisma en el que
hemos descubierto el tesoro de nuestra identidad.
125. La vida laical se manifiesta en multitud de contextos y caminos personales.
Por tanto, la forma en que los laicos maristas se relacionan con el Instituto
y con otros grupos maristas se encuentra en constante evolución, y es
diferente según las culturas y la historia de cada lugar. Ante esta
diversidad, lo esencial es mantener la fraternidad, cumpliendo el deseo de
Marcelino: Que se pueda decir de vosotros…. mirad cómo se aman46.
126. Esa misma fraternidad nos une también a otras personas que viven el
carisma marista desde otros estados de vida, como el sacerdocio diocesano,
la vida religiosa femenina u otras formas de asociación religiosa. Del mismo
modo, hay personas de otras confesiones cristianas que comparten con
nosotros la llamada carismática y nos enriquecen con sus vidas.
127. El carisma marista, don del Espíritu, que sopla donde quiere47, toca hoy el
corazón de hombres y mujeres de otras religiones o convicciones48.
Nosotros, laicos y hermanos maristas, acogemos a estas personas que
encuentran en el carisma de Champagnat un camino para vivir más
profundamente su propia experiencia religiosa y su compromiso con la
humanidad.
En relación con otras congregaciones maristas
128. Desde su origen, el carisma marista de Champagnat mantiene una especial
relación con la Sociedad de María: Padres Maristas, Hermanas Maristas,
Hermanas Maristas Misioneras y Tercera Orden Marista. Tenemos en común
una parte de nuestra historia y camino espiritual con María hacia Jesús. En
algunos lugares del mundo, nos encontramos juntos en la misión, lo que
refuerza nuestros lazos. Deseamos estrechar y enriquecer esta relación,
aportando nuestra identidad de laicos maristas de Champagnat49.
129. De igual forma, nos sentimos familia con las diversas asociaciones de fieles
y congregaciones diocesanas nacidas del carisma de Champagnat, en
30
especial con las Hermanitas Maristas de Champagnat (Guatemala) y las
Hijas Maristas de Jesús el Buen Pastor (Nigeria).
130. Además, en algunos lugares, compartimos con sacerdotes diocesanos que
sienten como propio el carisma marista, lo que nos aporta una riqueza
especial. Ellos, desde su vocación específica, muestran también un nuevo
rostro marista.
En relación con el Instituto de los Hermanos Maristas
Desde que conocí a Marcelino, he crecido constantemente, conociéndome
mejor a mí misma y haciéndome capaz de sentir en comunidad con los
maristas. Antes era más independiente. Lo mejor que me ha sucedido,
desde que conocí a los hermanos, es haber alcanzado a ver que lo que Dios
quiere para mí es lo que también quiere de ellos. Él me ha dado un lugar al
cual pertenecer. (Australia)
131. Compartir el carisma con el Instituto implica, sobre todo, construir una
relación fluida, donde se da una comunicación efectiva entre los laicos y los
hermanos. El carisma marista fundacional nace con el Instituto de los
hermanos; es ahí donde hemos encontrado nuestra vocación y queremos
compartir nuestro caminar.
132. Esta relación debe profundizarse en las realidades locales, superando las
dificultades que se presenten. Buscamos momentos de encuentro para
conocernos mejor y fortalecer nuestras propias vocaciones. Tanto los
grupos laicales como las comunidades de hermanos debemos abrirnos
mutuamente las puertas, testimoniando así que pertenecemos a una misma
familia y que nos une un mismo corazón.
133. En un mundo cada día más global, los encuentros y experiencias nacionales
e internacionales revelan que el carisma marista supera las fronteras y
ayuda al diálogo entre culturas y tradiciones. Son una oportunidad para
conocer diferentes formas en las que se encarna hoy el carisma marista y
aportan nuevas intuiciones para recrearlo.
134. Aunque lo decisivo de nuestra relación se juega en la comunicación
interpersonal espontánea, también se da, entre hermanos y laicos maristas,
una dimensión institucional. Gracias al rico proceso vivido en estas últimas
décadas, ha llegado el momento de impulsar nuevas estructuras que
permitan profundizar mejor esa relación institucional.
Vinculación y sentido de pertenencia
Junto con otros laicos, decidimos empezar a dar pasos para lograr conectar
toda la vida marista que existe a nivel laico en Catalunya. A este proyecto
le damos el nombre de “Movimiento Laico Marista” y a él dedicamos buena
parte de nuestras energías, acompañados por los hermanos. Entendemos
que el laicado tiene múltiples formas de expresión y que el carisma marista
está en muchos corazones que laten en esa sintonía. (España)
31
135. El Instituto de los hermanos, a lo largo de su historia, ha conservado una
rica tradición de laicos y laicas que se han sentido atraídos por el carisma
marista. Así nacieron las Asociaciones de Ex Alumnos Maristas, las
cuales, desde su propia identidad, iniciaron una reflexión sobre la
participación de los laicos en la espiritualidad y misión maristas, que ha
llevado a algunos a descubrir su vocación laical marista.
136. Los Afiliados al Instituto son personas (laicos, sacerdotes o religiosos),
a quienes el Instituto ha hecho partícipes de los bienes espirituales de la
familia religiosa de los hermanos50, porque han demostrado un excepcional
amor y apoyo a la obra marista. Tienen ya un reconocimiento formal del
Instituto.
137. El Movimiento Champagnat de la Familia Marista está vinculado a las
provincias y distritos maristas a través de la aprobación expresa de cada
una de las fraternidades por el hermano provincial. Manteniendo su
autonomía, existen en cada lugar diferentes espacios y estructuras que
garantizan la relación con la provincia.
138. Las comunidades de vida de hermanos y laicos suponen otra forma de
relación con el Instituto. Los laicos comparten vida, espiritualidad y misión
con los hermanos, y suelen figurar explícitamente en la organización de las
comunidades de la provincia o del distrito.
139. Otros grupos de laicos maristas, con su propia historia y recorrido,
viven su relación con el Instituto de múltiples formas. Lo fundamental de
una vocación laical marista es su vinculación al carisma, de la que nace la
comunión con los hermanos. Esta comunión no conlleva, en todos los casos,
el deseo de pertenencia al Instituto.
Reconocimiento de la vocación
Fui invitada a un retiro espiritual, cuyo tema central era el papel del
hermano y del laico marista en la refundación. En la eucaristía final se
celebró la renovación de votos de los hermanos y el compromiso de los
laicos. En esta ceremonia formalicé mi opción de vida de seguir a Jesús en
el servicio a los demás como lo hizo san Marcelino, desde y en la
cotidianidad. (Colombia)
140. Toda vocación cristiana nace en y para la Iglesia, y está al servicio del
mundo. Por eso, nuestra vocación de laicos maristas, como la de los laicos y
laicas que se sienten atraídos por otros carismas fundacionales, tiende a ser
reconocida por la comunidad eclesial.
141. Según el Proyecto de Vida del Movimiento Champagnat51, las fraternidades,
después de adecuados procesos de discernimiento personal y grupal, ven
refrendada su vocación marista a través del reconocimiento del hermano
provincial.
142. Otras personas y grupos sienten la necesidad de pedir el reconocimiento de
su vocación a su provincia marista, al Instituto o a la Iglesia diocesana. Pero
32
existen también quienes, experimentando como suya la vocación marista,
no creen necesario este reconocimiento.
143. Vivimos un momento de creatividad, interesante y complejo. En algunas
provincias se están llevando a cabo nuevos procesos de acogida de la
vocación laical marista. Laicos y hermanos debemos discernir juntos las
mejores maneras de dar cauce a la vitalidad que está brotando. La
articulación de las iniciativas, nacidas desde las provincias, contribuirá a
consolidar este reconocimiento.
Hacia un nuevo modelo marista en la Iglesia.
Mi marido y yo deseamos reflexionar sobre nuevos proyectos que permitan
la integración de los laicos en el Instituto. Soñamos con una comunidad
marista en la que se agrupen hermanos, laicos solteros, parejas casadas y
sus familias, sacerdotes… todos con el deseo de comprometerse a vivir el
carisma marista. Nos preguntamos cómo pueden las personas como
nosotros vivir este sentimiento de pertenencia y una unión real con la gran
familia marista que es el Instituto, sin tener su apoyo, reconocimiento y
vínculos concretos. (Canadá)
144. Impulsados por el Espíritu, estamos ayudando a que nazca un nuevo
modelo eclesial, basado en la igual dignidad de todas las vocaciones
cristianas y en la imagen de la Iglesia como Pueblo de Dios en comunión.
145. La experiencia de compartir el carisma nos lleva a repensar el modelo
institucional que hasta ahora ha encarnado el carisma marista en la Iglesia.
La realidad parece indicar que no sólo necesitamos ensanchar la tienda52 del
Instituto, sino construir juntos una tienda nueva donde todos, laicos y
hermanos, encontremos nuestro lugar53.
33
6
ITINERARIOS DE CRECIMIENTO
EN LA VOCACIÓN
El futuro, y mi deseo, es que la familia marista siga creciendo, que quien
nos observe diga: “Mirad como se aman”, y al ver la fraternidad que existe
entre nosotros, aumenten las vocaciones de hermanos y laicos para que se
haga extensivo el Reino de Dios, cumpliendo el sueño de Champagnat.
(México)
La vocación, camino de fe
146. La vocación es la respuesta afirmativa a la llamada amorosa de Dios. No
abarca sólo las decisiones iniciales de un proyecto de vida cristiana, sino
también la fidelidad renovada al Señor en las circunstancias cambiantes de
la vida.
147. Amamos nuestra vocación laical como amamos la vocación de hermano, y
nos comprometemos a difundir ambas. Apasionados por el carisma,
participamos de la responsabilidad de animar una pastoral vocacional
marista conjunta y específica que multiplique los miembros de nuestra
familia.
148. María es nuestro ejemplo en el camino de la vocación. Ella nos enseña a
integrar la vida en torno a Jesús, seguirle hasta al pie de la cruz54 y
saborear la alegría de la resurrección55.
Momentos del camino
Con mucha emoción puedo decir que mi experiencia de laica marista es un
camino sin retorno. (Chile)
Descubrimos la llamada de Dios
Cuando era estudiante me sentía muy gratamente impresionado por la
manera que tenía el hermano director de tratar a las personas. Estoy
seguro de que aquello influyó conscientemente en mi elección de carrera.
Para mí fue muy importante que él depositara en mí una confianza
incondicional. Sin su apoyo, yo no me habría convertido en un laico marista.
(Alemania)
149. Muchos laicos no son conscientes aún de su propia vocación cristiana. En
algunas sociedades, el peso de ciertas tradiciones los han llevado a ser
sujetos pasivos en la Iglesia. No se sienten llamados a una vocación, porque
nadie les ha ayudado a descubrirla.
150. Es necesario invitar a los laicos a iniciar un camino vocacional abierto a los
diferentes carismas y ministerios de la Iglesia. Por ello, hay que crear
espacios de evangelización que ayuden a crecer en la relación personal con
34
Dios. Esto implica la puesta en marcha de un plan de formación básica
humana, cristiana y marista, para todos los laicos y laicas interesados.
151. En estos espacios de evangelización nos encontramos con personas que
muestran interés por la vida marista en sus distintas formas. A estas
personas, las invitamos a iniciar un proceso de discernimiento.
152. Un lugar especialmente importante para la toma de conciencia vocacional
son los procesos de pastoral juvenil. Laicos y hermanos nos hacemos
presentes en ellos, dando testimonio de nuestra propia vocación cristiana y
marista. Viviendo entre los jóvenes, compartiendo sus inquietudes y
necesidades, los animamos a encontrarse con Dios y a responderle con
generosidad.
Discernimos la opción de vida marista
Muchas veces tuve dudas de que mi vocación estuviese realmente
encaminada hacia la espiritualidad marista. Pero Dios sigue escribiendo su
historia, incluso por caminos contrarios. Me llevó mucho tiempo percibir lo
sencilla que es la vocación marista, y, a la vez, tan comprometedora. Poco
a poco me fui dando cuenta de esa llamada en mi vida, como si esa
vocación hubiese sido pensada especialmente para mí. (Brasil)
153. Como toda vocación, la vida marista nace de un proceso de
descubrimiento: hemos sido seducidos por el camino cristiano de Marcelino
y por la comunidad de los que viven su carisma, y comprendemos que Dios
nos invita a formar parte de esta familia.
154. Para llegar a este punto, es necesario un discernimiento que supone tres
momentos: ser conscientes de la propia historia a la luz de Dios, separar lo
accesorio de lo esencial en la vida y optar con decisión.
155. En este proceso es necesario contrastar nuestra vida con compañeros de
camino. Por ello, vivimos y ofrecemos acompañamiento personal, ayudando
a los demás a tomar sus propias decisiones desde la fe. Así, como frente a
un espejo, pueden encontrar su verdadero rostro, su vocación.
Y vivimos juntos en constante crecimiento
Tuve que reconocer que el deseo de cambiar a las personas y de ser
exigente con los demás no es el camino, que se trata tan sólo de guiar y
comprender el proceso de crecimiento que cada uno tiene, tal vez como el
mío propio. Todos tenemos nuestro tiempo. (Perú)
156. Hermanos y laicos somos responsables de la vitalidad del carisma; por eso,
los procesos de formación conjunta son imprescindibles. Diseñamos,
llevamos a cabo y evaluamos estos procesos que nos enriquecen
mutuamente. Las experiencias vividas en este campo han sido muy
fecundas y nos invitan a seguir siendo creativos, generando nuevas y
mejores iniciativas.
35
157. La formación conjunta se complementa con la formación propia de cada
vocación específica. El crecimiento en la vocación laical conlleva profundizar
momentos vitales característicamente nuestros, desde la perspectiva
marista: el noviazgo y el matrimonio, el cuidado de los hijos, los ancianos y
enfermos de la familia, el trabajo, las opciones y militancias políticas, las
diferentes crisis de la vida, la jubilación y la vejez.
158. En determinados momentos de la formación específica, el aporte de los
otros estados de vida puede desvelar perspectivas inesperadas56, a las que
quizás no éramos suficientemente sensibles.
Características fundamentales del camino
159. Los procesos de formación deben ser vividos en comunidad. Los demás nos
ayudan a crecer. Sin su riqueza compartida y su corrección fraterna
quedamos encerrados en nosotros mismos y nuestra vocación se debilita.
160. El objetivo de la formación es revitalizar nuestra historia personal. Creemos
en la experiencia como camino de crecimiento: experiencia leída,
interpretada y compartida en comunidad.
161. Estos procesos son integrales, abarcando las diferentes dimensiones
humanas, cristianas y maristas, y son también integradores, ayudando a
unificar nuestra vida en Cristo.
162. La formación incluye también la toma de conciencia de las causas de
exclusión de tantas personas en nuestras sociedades y el compromiso con
la justicia y la sostenibilidad.
Se hace camino al andar: formación permanente.
Para mi crecimiento y discernimiento es crucial el amor por la Buena Madre;
la vida de Marcelino, que me sirve de ánimo y modelo en el día a día; la
experiencia de comunidad en la pastoral del colegio y en la fraternidad; la
experiencia de Iglesia y de apertura a todos los demás movimientos; la
experiencia de amor con mi mujer y de ser padre; y el contacto diario con
los jóvenes, que tanto me nutre y me habla de Dios. (España)
163. La vida marista laical genera su propia sabiduría. Compartir la fe en
comunidad y reflexionar sobre ella, fortalece nuestra vocación cristiana y
marista. En este sentido, las comunidades laicales deben llegar a ser
comunidades formativas.
164. La formación permanente se complementa con planes formativos maristas
a nivel provincial e internacional, que nos hacen mirar más allá de nuestros
grupos y descubrir nuevos horizontes para nuestra fe57.
165. Estos itinerarios deben ser creados y animados por personas que saben
acompañar procesos. Nos ayudan a hacernos preguntas y nos invitan a
descubrir nuestras propias respuestas.
36
166. La creación de redes de personas y comunidades laicales es fundamental
para el desarrollo de la vocación laical y para aprender de otras
mentalidades y culturas58.
167. Compartir con la Iglesia local y universal es imprescindible para crecer en
la fe. Nos ayuda a contrastar nuestra vida con la gran comunidad eclesial y
a tener la certeza de nuestra fidelidad al camino de Jesús.
168. También el encuentro con personas de otras confesiones cristianas, otras
religiones y no creyentes, nos desvela nuevas llamadas del Espíritu y nos
enseña a ser más profundamente humanos y cristianos59. Queremos
conocerles más y mejor, y participamos con ellos en encuentros
interconfesionales e interreligiosos.
169. Los laicos maristas nos implicamos, junto a los hermanos, en nuevas y
audaces iniciativas de formación. Tenemos ante nosotros el desafío de
ayudar a nacer la aurora60 de una nueva vida marista y fortalecer la que
existe, haciéndola más creativa, fiel y dinámica. De nuestra respuesta
depende el futuro.
37
Carta abierta
Hoy nos sentimos parte de una familia. Nos sentimos contentos, dichosos y
agradecidos porque unidos, hermanos y laicos, podemos compartir la
misma espiritualidad y la misma misión. Una nueva experiencia de Iglesia
ha nacido hoy. (Bolivia)
Estimados hermanos y hermanas:
Nos hace muy felices presentaros esta carta. Somos un grupo de personas
que, siendo muy diferentes entre sí, nos sentimos profundamente llamados
a ser laicos maristas, y queremos compartir con vosotros la vivencia gozosa
de que:
Dios nos ha regalado la vocación marista
Hemos experimentado que el Dios de Jesús de Nazaret nos ama
infinitamente y hemos quedado seducidos por su amor. Por ello, queremos
ser, ante todo, seguidores de Jesús, apasionados servidores de su Reino.
En este seguimiento, y gracias al ejemplo de muchos hermanos, hemos
descubierto que Dios nos llama a vivir el carisma marista como una
vocación personal. Y, como María, hemos respondido „Sí‟.
Esta vocación nos une a los hermanos y nos lleva a compartir con ellos
misión, espiritualidad, formación… la vida. Tenemos la certeza de que
nuestras vocaciones específicas, sin confundirse, se iluminan mutuamente;
y somos los unos para los otros una constante fuente de riqueza.
Nos sentimos llamados a ser seguidores de Cristo al estilo de Champagnat.
San Marcelino es nuestra inspiración. Él nos lleva a Jesús a través de María,
nuestra Buena Madre y Recurso ordinario. Con la Iglesia, creemos que él es
un don de Dios para el mundo, que nos impulsa a prolongar su carisma en
la historia.
El carisma marista empapa nuestra existencia. No sabemos ser de otra
forma. Nuestra vida se multiplica y se fortalece en la misión, se nutre de la
espiritualidad y se enriquece en la vida compartida marista. Misión,
espiritualidad y vida compartida son los tres colores que, juntos en una sola
armonía, nos caracterizan y nos hacen confesar: ¡Somos maristas!
Nos queman las necesidades de los niños y jóvenes, y soñamos que
la misión marista se multiplica y se recrea con vigor entre hermanos
y laicos.
Sentimos que el sueño de Marcelino está más vivo que nunca. Millones de
niños y jóvenes están abandonados, explotados, olvidados… Sus gritos son
los clamores del Espíritu de Dios, que nos queman, nos sacan de nuestras
comodidades y nos envían a servirles.
38
Por eso, sentimos que nuestra presencia marista, tanto de hermanos como
de laicos, debe multiplicarse ya, sin demora. Debemos llegar hasta el último
rincón del mundo donde se nos necesite.
Maristas todos, somos corresponsables de responder a esta misión común,
en tareas diferentes. Juntos, queremos decidir, planificar, llevar a cabo y
evaluar lo que Dios nos pide:
Evangelizar a los niños y jóvenes allí donde se encuentran, en sus
formas propias de ser, en medio de una cultura plural, compleja,
donde muchas veces no ven esperanza alguna de futuro mejor o
donde el consumo y la superficialidad absorben su vida.
Trabajar sin descanso por un mundo más justo, donde ninguna
persona quede excluida, donde la miseria no tenga lugar, donde
todos podamos desarrollarnos como lo que somos, hijos e hijas de
Dios.
Hacer crecer entre nosotros y en la sociedad nuevas relaciones de
reciprocidad entre hombres y mujeres, aprendiendo a valorar al otro
en lo que es y educando a una nueva generación para un mundo de
iguales y diferentes.
Profundizar en el diálogo interreligioso y ecuménico, porque
escuchando a nuestros hermanos y hermanas de otras iglesias y
religiones, escuchamos al Espíritu que nos espera en ellos para
llevarnos juntos hacia Dios.
Difundir una nueva relación con la naturaleza, más evangélica, que
nazca del deseo de respetarla y cuidarla, y que permita a nuestros
jóvenes maravillarse ante la creación y vivir un estilo de vida que
haga posible la sostenibilidad del planeta.
Es por todo esto que nos comprometemos, con toda el alma, a dejar lo
mejor de nosotros mismos en esta misión.
Queremos vivir en el Espíritu al estilo marista
Como cristianos, queremos vivir en el Espíritu. Hemos aprendido de
Marcelino a encontrarnos con Jesús en el Pesebre, la Eucaristía y la Cruz. La
espiritualidad marista:
-
nos anima a la constante presencia de Dios en nuestra vida diaria;
nos invita a vivir la sencillez, la transparencia que nace del sentirse
amado por Dios, sin condiciones, lo que de suyo ya es un signo
profético en medio del mundo;
nos llena de alegría y de creatividad, haciendo que apreciemos cada
día como una oportunidad;
nos transforma en servidores de todos, apasionados del trabajo por
el Reino;
39
Ser discípulos de Jesús, al estilo de Marcelino, nos enseña a vivir un espíritu
de familia, que nos reúne en comunidad y que nos une a los hermanos en
una gran familia marista.
María de Nazaret es nuestro modelo. Ella nos enseña a vivir en familia, a
evangelizar con la presencia, a comprometernos con los pobres y a ser
acogedores con todos aquellos que viven a nuestro lado. Queremos vivir en
Cristo, a través de su amor de madre. María, compañera de camino, nos
lleva a Dios.
Queremos caminar junto a los Hermanos y revitalizar el carisma
marista
Juntos, compartiendo vida, misión y espiritualidad, nos conocemos cada vez
mejor. Respondiendo a la llamada de Dios, descubrimos y disfrutamos tanto
lo que nos une como lo que nos diferencia. Constatamos con alegría que
nuestra fraternidad se multiplica y se enriquece, que una tienda nueva se
construye entre todos.
Ahora es el momento de dar los pasos que nos pide el Espíritu. No podemos
defraudarle. Creemos que nos llama a:
Mostrar, juntos, el rostro de Dios. Laicos y hermanos vivimos
formas de vida que se complementan. Los laicos, insertos en las
realidades temporales, consagramos el mundo a Dios. Los hermanos,
por sus compromisos religiosos, son profecía del Reino. Juntos
mostramos el rostro de Dios al mundo.
Crear más espacios de comunicación profunda entre nosotros,
que nos permitan compartir la vida en todas sus facetas: disfrutar de
la convivencia, proyectar la misión, orar juntos, compartir nuestra
historia y formación… Todo esto nos hace crecer en fraternidad y ser
una auténtica familia.
Aprender a perdonarnos es imprescindible. No siempre las
relaciones son positivas. Hay personas doloridas, heridas por cerrar.
No deben asustarnos los conflictos. Lo importante es saber sanar las
heridas, comprender y aceptar las limitaciones de cada uno y
reconciliarnos en torno a la misma mesa.
Cuidar, multiplicar y revitalizar la vocación marista. La
propuesta y acompañamiento de la vocación marista, de hermano y
de laico, es para nosotros una urgencia, porque nos quema la misión
encomendada: los niños y los jóvenes nos esperan.
Por ello, nos comprometemos a implicarnos en procesos de
formación de ambas formas de vocación marista. Queremos que
nuestro testimonio atraiga a muchas más personas, contagiar nuestra
ilusión. Estamos enamorados y deseamos que más personas
disfruten de este amor que hace plena nuestra vida.
40
Estimado hermano y hermana, queremos decirte que hoy Dios ha bendecido
a esta familia suscitando una nueva forma de vida marista: la vida laical
marista. Le damos gracias por este don y le pedimos que convierta nuestros
corazones para estar a la altura de la llamada.
Con sencillez, pedimos a Dios que nos ayude a ser fieles toda la vida. Junto
a los hermanos, nos sentimos enviados por Él a extender y vivir con mayor
hondura el carisma de Champagnat para bien de los niños y jóvenes, para
bien de la Iglesia y del mundo. Estamos invitados a soñar, rezar y vivir
juntos el sueño de Dios.
Sueño con unas obras maristas donde la persona siempre esté por encima
de todo lo demás. Donde la misión compartida sea tan real que se
proyecte, se trabaje y se decida en común, en corresponsabilidad.
Sueño con que seamos cada día más valientes y arriesgados en la opción
por los más desfavorecidos.
Sueño con una familia de laicos y hermanos donde nos demos apoyo y nos
responsabilicemos, unos junto a otros, en el servicio mutuo. Una familia
donde Jesús sea, de verdad, el centro de nuestra vida. (España)
Esto es, en verdad, una Buena Noticia.
Gracias Jesús,
por llamarme a seguirte.
Gracias María,
por tu presencia tierna, cercana.
Gracias Marcelino,
por contagiarme tu pasión
y permitir que me sume a tu proyecto.
Gracias hermanos,
por compartir vuestro tesoro,
invitarnos a soñar juntos,
en fraternidad;
viviendo, con un solo corazón,
la misma misión.
Gracias a todos,
hermanos y laicos maristas,
por enseñarme
que uno puede ser más feliz
cuando sabe trabajar y amar:
trabajar por lo que se ama
y amar aquello en que se trabaja.
Amén.
(Uruguay)
41
NOTAS
1
Jn. 3,8
2
Gaudium et Spes, 1
3
Cf. Lumen Gentium, 4
4
Cf. Vita Consecrata, 54-55
5
Christifideles Laici, 55
6
Vita Consecrata, 54
7
XX Capítulo General, Optamos por la vida, 26
8
Por amor a la voluntad de Dios y deseo de cumplirla toda la vida, aceptamos una serie de mediaciones.
(Constituciones, 40)
9
Cf. Os. 2,16-25 y todo el Cantar de los Cantares.
10
Cf. Lc. 15,11-32
11
Cuaderno 4 del P. Champagnat. AFM 132.4, p. 33, nº 6
12
Título del documento final del Foro Social Mundial de Porto Alegre (Brasil, 2001)
13
Cf. Mc. 9,35
14
H. Seán D. Sammon, SG, Dar a conocer a Jesucristo y hacerlo amar: la vida apostólica marista hoy.
Circulares del Superior General de los Hermanos Maristas, volumen XXXI (3), 6 junio 2006, p. 72
15
Jn. 10,10
16
Jean-Baptiste Montagne era un adolescente pobre, sin ningún conocimiento de Dios, que vivía en la
parroquia de La Valla, y que fue atendido por Marcelino horas antes de su muerte. Se ha convertido en
el arquetipo de todos aquellos niños y jóvenes a los que debe dirigirse la misión marista. (Cf. Jean
Coste, SM, Origines Maristes, IV, p. 120)
17
Cf. H. Juan Bautista, Vida de José-Benito-Marcelino Champagnat. Ed. del Bicentenario, Edelvives,
1989, p. 504.
18
Cf. Mt. 10,8
19
Cf. Misión Educativa Marista, 51 b y 165
20
Cf. Redemptoris Missio, 37
21
Asamblea Internacional de la Misión Marista (Mendes-Brasil, septiembre 2007): Documento final,
elemento 4º.
22
Cf. San Agustín, De Trinitate, VIII, 10, 14
23
Cf. Juan Bautista Furet, Crónicas Maristas. III. Sentencias (Enseñanzas espirituales), cap. XXVIII,
Edelvives, Zaragoza, 1989, pp. 261-266. Aquí hemos querido redactar una versión más laical de las
pequeñas virtudes, pero que coinciden en lo esencial con las descritas por el H. Juan Bautista.
24
Cf. Lc. 1,39-56
25
Cf. Jn. 2,1-11
26
Cf. Hch. 1,12-14
27
Cf. H. Charles Howard, SG, El Movimiento Champagnat de la Familia Marista: una gracia para todos
nosotros (Proyecto de vida). Circulares del Superior General de los Hermanos Maristas, volumen XXIX
(7), 15 octubre 1991, p. 358.
28
Cf. H. Charles Howard, SG, Idem, pp. 419-428
42
29
Constituciones, 167.4
30
Somos conscientes de que el documento final deberá venir de vuestros propios corazones, de vuestra
propia fe, de vuestra propia experiencia, de vuestra vivencia de la espiritualidad de Champagnat.
Consideramos este documento como el primer paso de un proceso que vosotros mismos completaréis en
los años venideros. (Cf. H. Charles Howard, SG: Idem, p. 416)
31
Cf. Jn 4,10
32
Cf. Constituciones, 49
33
Cf. Lc. 2,7
34
Cf. Lc. 15,11-32
35
Cf. Lc. 14,15-24
36
Cf. Urs Von Balthasar, Sólo el amor es digno de fe, Salamanca, 1975 (Título de la obra)
37
Cf. Ap. 21,4
38
Lc. 1,38
39
Lc. 2,19
40
Lc. 1,53
41
H. Juan Bautista, Idem, p. 96.
42
Cf. Agua de la Roca, 80-87
43
Cf. Agua de la Roca, 33-41
44
Cf. Ex 17,1-7
45
Cf. Agua de la Roca, 124
46
H. Juan Bautista, Idem, p. 243.
47
Jn. 3,8
48
Cf. Redemptoris Missio, 55
49
Cf. Asamblea Internacional de la Misión Marista de Mendes (Brasil): Idem, elemento 2º. Aparece por
primera vez la expresión Maristas de Champagnat, aplicada a todos los estados de vida que siguen el
carisma de san Marcelino.
50
Cf. Constituciones, 8
51
Cf. Proyecto de vida, 6 y 22 (H. Charles Howard, SG: Idem, pp. 421 y 427)
52
XX Capítulo general, Optamos por la vida, 26
53
Cf. Agua de la Roca, 114
54
Cf. Jn. 19,25-27
55
Cf. Hch. 1,14
56
Cf. Vita consecrata, 54
57
Cf. H. Benito Arbués, SG: Caminar en paz pero de prisa. Circulares del Superior General de los
Hermanos Maristas, volumen XXX (1), 8 noviembre 1997, p. 36. El H. Benito cuenta una bella leyenda
americana:
Se trata de una tribu india acampada desde tiempo inmemorial al pie de una gran montaña. Su jefe,
gravemente enfermo, llamando a sus tres hijos, les dice: “Subid a la montaña santa. Quien me traiga el
más bello regalo me sucederá como jefe”.
43
Uno de los hijos le trajo una rara y hermosa flor. El otro le entregó una hermosa piedra multicolor. El
tercero le dice al padre: „Yo no traigo nada. Desde la cumbre de la montaña pude ver en su otra
vertiente maravillosas praderas y un lago cristalino. Tan impresionado quedé que no pude traer nada;
pero vengo obsesionado por ese nuevo emplazamiento para nuestra tribu‟. Y el anciano jefe replicó: „Tú
serás el jefe porque tú me has traído como regalo la visión de un futuro mejor para nuestra tribu‟.”
58
Asamblea Internacional de la Misión Marista (Mendes-Brasil, septiembre 2007): Idem, elemento 2º
(Vocación 4 y Misión 4) y elemento 4º (4).
59
Cf. Redemptoris Missio, 28-29
60
H. Basilio Rueda: Discurso de apertura de la I Conferencia general (Meditación en voz alta de un H.
Superior general a sus HH. Provinciales). Circulares de los Superiores generales de los Hermanos
Maristas, volumen XXV, 1 julio 1971, p. 314. (Citando a Yves Congar)
44
GUÍA DE TRABAJO
1
LA VOCACIÓN LAICAL MARISTA
1. ¿Cómo se ha ido haciendo presente el carisma marista a lo largo de tu
vida?
2. Los laicos se sitúan de diferentes formas ante el carisma marista. ¿Cómo
te sitúas tú? ¿Por qué?
3. En mi experiencia de laico / hermano marista, ¿qué te han aportado los
hermanos / laicos? ¿Qué les has aportado tú?
2
LA MISIÓN
1. Describe (comparte) tu experiencia de participación en la misión
marista.
2. ¿Qué luces y sombras has experimentado al compartir la misión marista?
3. ¿Cuáles son las nuevas presencias, estilos, lugares, a que te sientes
llamado en el servicio a la misión marista?
3
LA VIDA COMPARTIDA
1. ¿Qué es lo que te motiva para hacer que tus relaciones sean auténticas,
sencillas, acogedoras, adecuadas para vivir el espíritu de familia?
2. El elemento comunitario forma parte de la vocación laical. ¿Cómo vives
esta dimensión? ¿Qué desearías en lo referente a este aspecto?
3. ¿Cómo y dónde vives el encuentro entre hermanos y laicos? ¿En qué
podemos avanzar en este terreno, como personas, como provincia, como
Instituto?
4
LA ESPIRITUALIDAD
1. ¿Dónde te encuentras más fácilmente con Dios? ¿Cuáles son los
principales obstáculos que experimentas en este camino? ¿Cuentas con
alguien que te ayude y acompañe?
45
2. ¿En qué sentido María es modelo para tu vida? ¿Cuáles son las actitudes
de ella que más te atraen? ¿En cuáles de ellas crees que debes
profundizar?
3. En concreto, ¿cómo vives la presencia de Dios en tu ambiente habitual,
familia, trabajo, grupo de vida, Iglesia local, etc.?
Nota: la misma pregunta se puede hacer respecto de otras
características de la espiritualidad: sencillez, sentido del humor, amor al
trabajo…
Pregunta de unificación de capítulos 2, 3 y 4:
4. ¿Cómo sientes en tu vida la relación entre misión, vida compartida y
espiritualidad? ¿Logras unificar así tu vida en Cristo?
5
FORMAS DE RELACIÓN CON EL CARISMA MARISTA
1. Para laicos: Describe (comparte) cómo te ves en las relaciones que,
personalmente o dentro de un grupo de laicos, mantienes con el
Instituto y/o con el carisma marista.
Para hermanos: Describe (comparte) cómo te sientes ante los laicos
que, personalmente o como grupo, desean una relación más intensa con
el Instituto y/o con el carisma marista.
2. ¿Consideras importante que haya un reconocimiento de la vocación
marista laical? ¿Por qué? ¿Qué caminos juzgas más adecuados para
llegar a este reconocimiento? ¿Qué supondría finalmente ese logro?
3. Mirando tu propia experiencia marista (laico o hermano), ¿hacia qué
nuevo modelo marista, nos está guiando el Espíritu Santo,
personalmente y como grupo?
6
ITINERARIOS DE CRECIMIENTO EN LA VOCACIÓN
1. Reflexiona sobre tu propio camino de fe. ¿Cuáles son los pasos o etapas
de tu camino de fe, que te han permitido ir descubriendo tu vocación
marista de laico o de hermano?
2. ¿Qué realidades de nueva visión y vitalidad del carisma marista te están
interpelando en estos momentos? ¿Qué estilo de formación sería
adecuado para ayudarnos a afrontar estos desafíos?
3. Todos y cada uno de nosotros hemos tenido cerca a personas que nos
han ayudado de manera significativa a descubrir, crecer y vivir nuestra
propia vocación marista. Reflexiona y comparte lo que los laicos y
hermanos podríamos hacer juntos para promover ambas vocaciones.
46
AGRADECIMIENTO
A todos aquellos laicos maristas que nos enviaron sus testimonios
vocacionales y posibilitaron el alma de este documento:
África Austral:
Caron Darby, Hugh Fynn, Michelle de Rosnay Parker, Valerie Vella
(Sudáfrica).
Amazônia:
Aldemízia Magalhães, Alice, Edilene Petry, Éster Aquino, Gisalda Mariano,
Sernizia Araújo, Vânia Magalhães (como grupo de laicos), Maria de Nazaré
do Nascimento (Brasil).
América Central:
Lilian Cobar (El Salvador), Francisco Porres (Guatemala), Víctor Quiñones –
Miranda (Puerto Rico).
Brasil Centro-Norte:
Geraldinho Costa, José Jorge Ribeiro, Layza Gomes, Maria da Conceição
Santana, Maria de Lourdes Leal, Silas Rodrigues (Brasil).
Brasil Centro-Sul:
Ivete Maria Piai Nascimento, Karin Eliana Lacerda, Lúcia Lima Coelho
(Brasil).
Canada:
Adrienne Rainville, Claude Harvey, Claude Prégent, Linda Corbeil (Canadá).
Compostela:
Carmina Romo, Roberto González, Sonia Calvete (España).
Cruz del Sur:
Feno y Mónica Larrambebere, Magdalena Peychaux (Argentina), Ana Karina
Parente (Uruguay).
East Asia:
Charita Y. Salibio, Ladislao Flores, Olimpia S. Cristobal (Filipinas), Gabriel
Khoo, Joseph Chua (Singapur).
Ibérica:
Ana Sarrate, Andrés Gil, Andrés Larrambebere, Lucila Lobo, Manuel Ángel
Poyatos (España).
L’Hermitage:
Josep Buetas (España), Catherine Demougin, Jean-Marie Weibel, Pierre y
Mireille Reynaud (Francia), Dimitri Kostas (Grecia).
47
Madagascar:
Pauline Ramampiandra, Rufine Lalatiana, Solonirina J. Rahantamalala
(Madagascar).
Mediterránea:
Carlos Ares, Carlos y Mercedes Ramos, Dolores Moreno (España).
Melanesia:
Benedict Tooming (Papúa-Nueva Guinea).
Melbourne:
Barbara Radford, Gail Coates, Maria Outtrim, Peter Chalkley (Australia).
México Central:
Alba Guerrero, Héctor G. Flores, Pedro Chinchilla (México).
México Occidental:
Luis H. Medrano, María de los Ángeles Noriega, Patricia C. Ríos (México).
New Zealand:
Ami Aukusitino (Nueva Zelanda).
Nigeria:
Achi Godwin Chibueze, Andrew Chukwuka Okwuo, Ohawuchi Anthonia Eje
(Nigeria).
Norandina:
Claudia Rojas, Francisco Murillo, María Eugenia Muñetón, Ruperto Lasso y
Teresa Hernández (Colombia), Peggy Vivas (Venezuela).
Paraguay:
Emilio Tomás Delgado, Marisa Armoa (Paraguay).
Rio Grande do Sul:
Edison Jardim de Oliveira, Reni Giaretta Oleksinski, Rosani Brochier Nicoli
(Brasil).
Santa María de los Andes:
Ricardo y Silvia Miño (Bolivia), Carolina Vargas (Chile), Doris Castillo (Perú).
South Asia:
D.A. Siyambalapitiya, G.K.L. Jayanthya Fernando, W.T.A. Leslie Fernando
(Sri Lanka)
Sydney:
Carmel Luck, John Pestana, Tania Pestana, Mark Tuffy (Australia)
United States of America:
Alice J. Miesnik, Kate Authenrieth, Pedro Garcia-Casals, Vincent Andiorio
(Estados Unidos).
48
West Central Europe:
Aiden Clarke (Irlanda), Alfred Urban (Alemania), Tony McLean (Reino
Unido).
INDICE
PRESENTACIÓN
INTRODUCCION
1
LA VOCACIÓN LAICAL MARISTA
Hijos de nuestra época
Los laicos en la Iglesia, Pueblo de Dios
Los laicos maristas
-
Diferentes formas en que los laicos se sitúan frente al carisma
Los laicos maristas: una vocación cristiana
La vocación laical marista y la vocación del hermano
La transmisión de un don: el carisma marista
San Marcelino Champagnat: nuestra inspiración para seguir a Jesús
Tres dimensiones de una sola vida: misión, vida compartida, espiritualidad
2
LA MISIÓN
49
Cristo nos envía: la misión de los laicos
Con la pasión de Marcelino: la misión laical marista
Corresponsables en la misión común
-
Juntos en la misión
La relación laboral
La relación de voluntariado
Gestión y corresponsabilidad
Apasionados por multiplicar y fortalecer la misión
3
LA VIDA COMPARTIDA
Dios es comunión en la diversidad
Nuestra experiencia de comunión: el espíritu de familia
La familia, signo de comunión
Generar comunión en toda la vida
-
La mesa de La Valla
Nos une al mundo entero
Del compartir nace la comunidad
-
El Movimiento Champagnat de la Familia Marista
Comunidades de vida de hermanos y laicos
Otros grupos de laicos maristas
Nuevas estructuras de comunión
4
LA ESPIRITUALIDAD
Vivir en el Espíritu
Seguir a Jesús: el centro de la vida del laico marista
Como María
Un estilo de vida en el Espíritu
Circularidad entre misión, vida compartida y espiritualidad
5
FORMAS DE RELACIÓN CON EL CARISMA MARISTA
Juntos, testigos del carisma
En relación con otras congregaciones maristas
En relación con el Instituto de los Hermanos Maristas
Vinculación y sentido de pertenencia
Reconocimiento de la vocación
50
Hacia un nuevo modelo marista en la Iglesia
6
ITINERARIOS DE CRECIMIENTO EN LA VOCACIÓN
La vocación, camino de fe
Momentos del camino
-
Descubrimos la llamada de Dios
Discernimos la opción de vida marista
Y vivimos en constante crecimiento
Características fundamentales del camino
Se hace camino al andar: formación permanente
Carta Abierta
NOTAS
GUÍA DE TRABAJO
AGRADECIMIENTO
51
Fly UP