...

La fe que practican los cristianos de hoy es la misma

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La fe que practican los cristianos de hoy es la misma
06
¿La fe que practican los cristianos de
hoy es la misma que practicaban los
primeros cristianos?
D
e entrada se puede dar una respuesta claramente afirmativa.
Bastaría simplemente compulsar la fe sintetizada en el Credo que recita actualmente la
Iglesia, con el Credo que se empleaba en la
comunidad cristiana en los primeros siglos.
Una simple lectura del Catecismo de la Iglesia Católica y de los escritos de los primeros
cristianos, como san Ignacio de Antioquía,
san Ireneo o san Ambrosio, nos ofrecen ya
una primera aproximación al tema, que se
puede corroborar, además, con los símbolos o formulaciones breves de la fe de los
primeros conci-lios.
Fijémonos, por ejemplo, en san Ireneo
de Lyón, que en el siglo II se enfrenta a unos
«intelectuales» llamados gnósticos, que
amenazaban a la Iglesia con una doctrina
contraria a la fe profesada por ella. Escribe
Ireneo una obra titulada Contra las herejías, donde demuestra que la «regla de fe»
coincide en la práctica con el Credo de los
Apóstoles y nos da la clave para interpretar
el Credo a la luz del Evangelio.
«De hecho –recuerda Benedicto XVI–,
el Evangelio predicado por san Ireneo es
el que recibió de san Policarpo, obispo de
Esmirna, y el Evangelio de san Policarpo
se remonta al apóstol san Juan, de quien
san Policarpo fue discípulo (…) El verdadero Evangelio es el transmitido por los
obispos que lo recibieron en una cadena ininterrumpida desde los apóstoles»
(Audiencia general, 28.03.2007). El propio Ireneo expresa de modo inequívoco
que, «habiendo recibido esta predicación
y esta fe [de los apóstoles], la Iglesia, aunque esparcida por el mundo entero, las
conserva con esmero, como habitando
en una sola mansión, y cree de manera
idéntica, como no teniendo más que una
sola alma y un solo corazón; y las predica,
las enseña y las transmite con voz unánime» (san Ireneo, Contra las herejías, I, 10,
1-2).
Conviene añadir, además, que la fe transmitida públicamente por los apóstoles tiene un criterio de validación en la enseñanza
de la Iglesia de Roma, a causa de su antigüedad y mayor apostolicidad. Sin duda, por
tener su origen en las columnas del colegio
apostólico, san Pedro y san Pablo:
«Todas las Iglesias –declara el Papa
Ratzinger– deben estar en armonía con
la Iglesia de Roma, reconociendo en ella
¿La fe que practican los cristianos de hoy es la misma que
practicaban los primeros cristianos?
la medida de la verdadera tradición apostólica».
Si miramos este inmenso regalo de la fe
que hemos recibido de la Iglesia en el momento presente, nuestra mirada agradecida trasciende nuestra propia individualidad. Si yo hago un acto de fe, lo hago dentro
de la misma comunidad que es la Iglesia.
Como se ha recordado recientemente, cuando cada domingo se reza el Credo,
«ese “creo” pronunciado individualmente,
se une al de un inmenso coro en el tiempo y
en el espacio, en el que todos contribuyen,
por así decirlo, a una polifonía armoniosa
de la fe» (Benedicto XVI, Audiencia general
31.10.2012).
Añadamos que, siguiendo a san Ireneo,
al profesar nuestra fe tenemos el aval del
Espíritu Santo, que nos permite superar las
limitaciones espacio-temporales:
«Esta fe que hemos recibido de la
Iglesia, la guarda-mos con cuidado, porque sin cesar, bajo la acción del Espíritu
de Dios, como un depósito valioso conservado en un vaso excelente, rejuvenece
y hace rejuvenecer al vaso mismo que lo
contiene. Donde está la Iglesia, allí está
también el Espíritu de Dios; y donde está
el Espíritu de Dios, allí está también la
Iglesia y toda gracia» (Ireneo, Contra las
herejías, III, 24, 1).
Por último, puesto que en la pregunta
se mencionaba la práctica de la fe, tanto de
los primeros cristianos como de los actuales, me parece suficiente argumento aludir
a la fe rubricada con el martirio, tanto en las
persecuciones romanas como en los actua-
06
les mártires de la India o de Nigeria. n
Para saber más:
Catecismo de la Iglesia Católica,
80-84, 185-197.
Domingo Ramos-Lissón
Fly UP