...

LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
ISBN: 978—1—933550—88—6
Copyright 2010 por el Ludwig Von Mises Institute y publicado bajo una licencia
Creative Commons Attribution License 3.0
http://creativecommons.org/licenses/by/3.0
Para solicitar información, escriba al Ludwig Von Mises Institute, 518 West Magnolia
Avenue
Auburn, Alabama 36832. Mises.org
Traducido del original inglés por:
Translated from the original english by:
Juan José Gamón Robres
e—mail: [email protected]
marzo/march 2015
Lecciones para el Joven
ECONOMISTA
ROBERT P. MURPHY
LvMI
MISES INSTITUTE
Índice de contenido
1.Pensando como un economista..................................................................................17
Pensando como un economista..................................................................................17
¿ Es la Economía una Ciencia ?.....................................................................................19
El alcance y los límites de la ciencia económica........................................................20
¿Porqué estudiar Economía?........................................................................................21
2.Cómo desarrollamos principios económicos.............................................................27
Acción deliberada frente a comportamiento irreflexivo...........................................27
Las ciencias sociales frente a las ciencias naturales.................................................29
El éxito de las ciencias naturales frente a las ciencias sociales...............................31
Cómo se desarrolla la Economía básica.....................................................................36
3.Los conceptos económicos implicados en la acción.................................................43
Introducción...................................................................................................................43
Solo los individuos actúan............................................................................................44
Los individuos tienen preferencias.............................................................................48
Las preferencias son subjetivas...................................................................................49
Las preferencias son una clasificación, no una medición........................................50
Las preferencias de los distintos individuos no pueden acumularse.....................54
4.La Economía de "Robinson Crusöe"............................................................................61
Introducción...................................................................................................................61
Crusöe crea bienes utilizando su intelecto................................................................62
Bienes de consumo frente a bienes de producción..................................................64
Tierra, Trabajo y Bienes de Capital..............................................................................65
Renta, ahorro e inversión.............................................................................................66
Los bienes se valoran uno a uno.................................................................................70
Dándole a todo sentido: ¿Qué debe Crusöe hacer con su vida?.............................72
5.La institución de la propiedad privada........................................................................83
La sociedad requiere de reglas....................................................................................83
Capitalismo: 'esto es propiedad privada'....................................................................84
La economía de mercado y la libre empresa.............................................................86
6.Intercambio directo y precios de trueque..................................................................93
Porqué intercambia la gente........................................................................................93
El Intercambio directo o trueque.................................................................................94
Los Precios.....................................................................................................................95
¿Cómo se forman los precios en el trueque?.............................................................96
Más negociadores hacen bajar los precios..............................................................103
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero...................................................111
Las limitaciones del intercambio directo..................................................................111
Las ventajas del intercambio indirecto.....................................................................112
Las ventajas del dinero...............................................................................................116
¿Quién inventó el dinero?...........................................................................................118
vii
viii
8.La división del trabajo y la especialización...........................................................125
División del trabajo y Especialización...................................................................125
¿Porqué la especialización consigue que el trabajo sea más productivo?.......127
Enriquecer a todos con ventajas comparativas..................................................129
9.Emprendimiento y Competencia..........................................................................135
Emprendimiento: los empresarios.......................................................................135
La competencia protege a los clientes.................................................................137
La competencia protege a los trabajadores........................................................138
10.Renta, ahorro e inversión.....................................................................................145
Renta, ahorro e inversión......................................................................................145
La inversión aumenta los ingresos futuros.........................................................146
Jubilación.............................................................................................................148
Cómo el ahorro y la inversión aumentan la producción futura de la economía.
.................................................................................................................................. 151
11. Oferta y Demanda...............................................................................................157
Oferta y Demanda: su Finalidad...........................................................................157
El concepto de Demanda; la Ley de la Demanda................................................158
El concepto de Oferta; la Ley de la Oferta...........................................................162
Utilizando oferta y demanda para explicar el precio de mercado....................164
Utilizando oferta y demanda para entender los cambios de precios..............167
Ejemplo 1: una reducción de la Oferta............................................................168
Ejemplo 2: un aumento de la oferta................................................................171
Ejemplo 3: una disminución de la demanda...................................................172
Ejemplo 4: un aumento de la demanda..........................................................173
Ejemplo 5: un cambio simultáneo en la oferta y la demanda......................174
12.Interés, crédito y deuda.......................................................................................181
Intereses: es cuestión de tiempo..........................................................................181
Ahorro, inversión y crecimiento económico........................................................183
Operaciones normales de crédito........................................................................185
Bonos u obligaciones.........................................................................................186
Bancos.................................................................................................................186
Tarjetas de crédito..............................................................................................188
Los pros y contras de tener deudas.....................................................................189
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias...............................................................199
Las Pérdidas y Ganancias guían a los Empresarios............................................199
Intereses frente a beneficios.................................................................................201
La función social de la Contabilidad de Pérdidas y Ganancias.........................202
Los límites de la Contabilidad de Pérdidas y Ganancias....................................207
14.La bolsa: el mercado de valores..........................................................................217
La bolsa: el mercado de valores............................................................................217
¿Por qué emitir acciones? (Deuda frente a Capital)............................................218
La función social de la especulación bursátil......................................................221
ix
15.Los fallos de la teoría del socialismo..................................................................233
La concepción estrictamente socialista...............................................................233
El problema de los incentivos en un sistema socialista.....................................234
¿Quién recogería la basura?..............................................................................235
La asignación de “capital" a nueva “empresas"...............................................237
Un enorme monopolio......................................................................................239
El problema del cálculo económico bajo el Socialismo......................................241
¿Se puede resolver el problema del cálculo?..................................................244
16.Los fracasos del socialismo: su Historia.............................................................251
Teoría Económica e Historia..................................................................................251
Comunismo frente a Fascismo..............................................................................253
Las víctimas del Socialismo...................................................................................254
Las cifras, en general..........................................................................................255
Casi un experimento controlado......................................................................257
17.El Control de Precios.............................................................................................269
El intervencionismo................................................................................................269
Precios máximos.....................................................................................................270
Genera un desabastecimiento inmediato.......................................................270
A largo plazo disminuye la oferta.....................................................................273
El racionamiento de la oferta disponible tienen lugar por medios distintos al
sistema de precios.............................................................................................274
Se produce una disminución de la calidad......................................................274
Precios mínimos......................................................................................................275
Causan una inmediata aparición de excedentes............................................276
Se reduce la demanda a largo plazo................................................................278
Se produce una competencia no salarial........................................................279
Empeoran las condiciones laborales...............................................................280
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta..............................................287
El gasto público.......................................................................................................287
Cómo se financia el gasto público........................................................................291
El Impuesto sobre las Ventas................................................................................292
El Impuesto sobre la Renta....................................................................................294
19.Aranceles y cuotas a la importación...................................................................303
El Mercantilismo......................................................................................................303
Los argumentos a favor del libre comercio.........................................................304
Los Aranceles..........................................................................................................309
Los aranceles son impuestos a los ciudadanos nacionales..........................311
Un arancel no aumenta el empleo, sólo lo reorganiza..................................312
Si las barreras arancelarias son buenas, los bloqueos navales deben ser
fantásticos ¿O no?..............................................................................................314
Las cuotas a la importación...................................................................................314
20.La economía de la Prohibición............................................................................319
x
La prohibición de las drogas: su concepto..........................................................319
La prohibición corrompe a los funcionarios........................................................321
El concepto de "crímenes sin víctimas"...........................................................326
La corrupción como causa y consecuencia.....................................................327
Las prohibición de las drogas favorece la violencia............................................328
La prohibición del alcohol en Estados Unidos................................................328
La prohibición de las drogas aumenta los beneficios marginales cuando se
recurre a la violencia..........................................................................................330
La prohibición de las drogas reduce el coste marginal de la violencia........332
El circuito de retro-alimentación de la violencia.............................................333
La violencia del consumidor.............................................................................333
La prohibición de las drogas reduce la seguridad de los productos............333
21.La inflación.............................................................................................................339
La inflación monetaria frente a la inflación de precios......................................339
¿Cómo es que los Estados hacen subir los precios?...........................................343
El ascenso del dinero fiduciario (el dinero 'fiat').............................................344
El precio del dinero fijado por la oferta y la demanda...................................347
El peligro de la inflación monetaria de precios...............................................349
¿La inflación de precios ha sido contenida con previsiones adecuadas?....352
22.Deuda del Estado..................................................................................................359
El déficit público y la deuda...................................................................................359
Los intereses de la "Deuda Nacional"..............................................................361
La deuda Pública y la Inflación..............................................................................363
La Deuda Pública y las generaciones futuras......................................................366
23.El Ciclo Económico................................................................................................373
El Ciclo Económico..................................................................................................373
Porqué son los Estados quienes causan los ciclos económicos.......................375
El crecimiento económico es sostenible cuando es el mercado quien lo
impulsa................................................................................................................375
El crecimiento económico impulsado por el Estado es insostenible...........377
La inevitable caída que sigue a un auge artificial...............................................380
Las causas del desempleo masivo........................................................................381
Glosario de términos..................................................................................................389
L
Agradecimientos
a decisión de escribir este libro se tomó en una reunión de Doug French
con Jeff Tucker, ambos del Instituto Mises. Durante su redacción consulté
a cada paso a Zachariah Crosse, un profesor de Historia que hizo revisar
los capítulos de la muestra por sus propios alumnos (de Instituto) para estar
seguro de que el tono y el lenguaje eran los adecuados.
Brian Shelley y Blake Stephenson suministraron retro—alimentación útil
respecto de un primer borrador. Tim Terrell repasó el manuscrito en su
integridad e hizo muchas sugerencias para mejorarlo. Finalmente, me gustaría
agradecer a Sam Torode por el trabajo artístico, que no solo realizó de forma
excelente sino con gran rapidez (ya que no le hice el encargo con la suficiente
antelación).
PARTE I: FUNDAMENTOS.
LECCIÓN 1
1.Pensando como un economista
En esta lección aprenderéis ...

Qué significa pensar como un economista

El tipo de cuestiones que la Economía puede explicar

Porqué es importante que todos entendamos Economía Básica.
Pensando como un economista
E
ste libro es un manual para una nueva forma de ver el mundo. Tras
dominar las lecciones contenidas en estas páginas, estaréis preparados
para captar los acontecimientos desde perspectivas que ignoran
quienes carecen de esta formación. La habilidad de pensar como economistas es
un componente crucial de vuestra educación. Solo podréis entender como
funciona el mundo cuando sepáis pensar como economistas. Para poder tomar
decisiones responsables, tanto en lo concerniente a las grandes ideas políticas
como en los aspectos más mundanos de vuestro trabajo y finanzas domésticas,
tenéis primero que aprender Economía básica.
A lo largo de la Historia humana, ha habido pensadores agudos y originales
que han desarrollado distintas disciplinas para comprender como funciona el
mundo. Cada disciplina ofrece su propia perspectiva para explicar como ha
evolucionado la Historia. Para tener una formación integral, el estudiante debe
familiarizarse con algunos de los más importantes avances de cada campo del
saber. La Economía ha demostrado ser universalmente merecedora de estudio.
Todo alumno que aspire a tener una buena educación no solo ha de haber
estudiado álgebra, Dante y la fotosíntesis, sino que también tiene que ser capaz
de explicar porqué suben los precios.
17
18
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Cada materia que estudiéis contendrá un conjunto de conocimientos que se
consideran importantes en sí mismos así como aplicaciones prácticas que
pueden ser útiles en vuestra vida diaria. Por ejemplo, cada estudiante debe
tener una comprensión básica de Astronomía, puesto que da idea de la
amplitud del universo; pero la Astronomía básica también puede ser útil para
guiar a un navegante extraviado que ha perdido de vista la línea de costa.
Considerad a las Matemáticas como otro ejemplo. El estudio del Cálculo
Avanzado premia con la pureza de su elegancia (aunque algunos estudiantes
podrían estimar que la recompensa es insuficiente en vista del esfuerzo
requerido). Pero todos necesitamos saber Aritmética básica para poder
desenvolvernos en sociedad.
La Economía trata de ...
La Economía trata de las acciones que realiza gente de carne y hueso.
Sus leyes no se refieren ni a hombres ideales ni a hombres perfectos,
ni al fantasma de un fabuloso hombre económico (homo
oeconomicus) ni a la noción estadística del hombre promedio ... El
hombre, con todas sus debilidades y limitaciones, cada hombre
según vive y actúa, es el objeto de estudio de la Economía.
- Ludwig Von Mises "La Acción Humana" págs. 646-47
(Ludwig Von Mises Institute, 1998; Auburn, Alabama,)
Veremos que las mismas pautas son de aplicación al campo de la Economía.
En una palabra, sencillamente es fascinante descubrir que tanto en la antigua
Roma, como en la Unión Soviética o en una feria del condado en Boise, Illinois,
existen "leyes" o principios subyacentes que explican cómo opera una
economía. Pero la Economía también tiene mucho que ofreceros en la forma
de conduciros en la práctica, en vuestra vida diaria. El conocimiento de la
Economía, por si solo, no os hará ricos, pero podéis estar seguros de que
ignorar las lecciones de este libro os mantendrá en la pobreza.
Los economistas miran al mundo de una forma única. Imaginaros una cola
de gente esperando para subirse a una montaña rusa de un popular parque
de atracciones. Un biólogo que vea la escena podría darse cuenta de que la
gente empieza a sudar conforme se acerca su turno para subir. Un físico
podría percatarse de que la primera montaña va a ser la más alta. Un
sociólogo podría advertir que el primero y el último coche tienen colas mucho
más largas que las otras, probablemente porque a la gente no le gusta esperar
pero también porque prefiere ir o en la cabecera o al final del convoy.
1.Pensando como un economista
19
La perspectiva económica no es útil siempre, en todas las situaciones. En el
campo de fútbol o en la fiesta de promoción, las lecciones de este libro no
serán tan importantes. Pero en vuestra vida os encontraréis con muchas
situaciones de importancia crítica en las que vuestras decisiones tendrán que
estar inspiradas en firmes fundamentos económicos. No es necesario que os
hagáis todos economistas. Es importante que aprendáis todos a pensar como
economistas.
¿ Es la Economía una Ciencia ?
En este libro consideramos que la Economía constituye una ciencia
independiente, con la misma seguridad que la Química y la Biología son
campos de estudio separados. Conforme vayamos avanzando por las
lecciones de este libro, lo haremos de una forma científica, lo que quiere decir
que utilizaremos un conjunto objetivo de herramientas para nuestro análisis,
que no descansa sobre consideraciones de índole cultural o ética. Los
principios o leyes de la Economía son las mismas, tanto si el economista es
republicano como si es comunista y ya viva en Nueva Zelanda o en Somalia.
¡Cuidado! Cuando decimos que la Economía es una ciencia, no queremos
decir que realizamos experimentos para verificar las leyes económicas, de la
forma en que un físico nuclear estudia los resultados de las colisiones de
átomos en un acelerador de partículas. Hay importantes diferencias entre las
Ciencias Sociales, como la Economía, y las Ciencias Naturales como la Física.
Explicaremos esto con más detalle en la lección 2, por ahora tan solo
queremos señalar que los principios básicos de la Economía se pueden
descubrir a través del razonamiento mental. No tendría sentido querer
realizar pruebas de las leyes de la Economía, del mismo modo que carece de
sentido emplear una regla para comprobar las distintas demostraciones que
podríais aprender en una clase de Geometría. El resultado de todo esto es que
las lecciones de este libro resistirán la prueba del tiempo —no hay peligro de
que nuevos experimentos las desvirtúen mañana—. En la práctica, los
economistas profesionales hacen todo tipo de conjeturas, muchas de las
cuales acaban siendo erróneas. Pero el núcleo del cuerpo de Teoría
Económica —el tipo de leyes y conceptos contenidos en este libro— no es
susceptible de "comprobación experimental"; es tan solo una forma de ver el
mundo.
A pesar de la posible confusión entre la Ciencia Económica y las Ciencias
Naturales, seguimos empleando el término Ciencia porque es importante
recalcar que existen leyes objetivas de la Economía. Cuando los políticos
ignoran las enseñanzas de la Economía, sus programas acaban en desastre —
¡Imaginad el caos que provocaría que la NASA ignorase las leyes de la Física!—.
20
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El alcance y los límites de la ciencia económica.
Es un error bastante común considerar que "La Economía es el estudio del
dinero". Sí, la Economía, obviamente, tiene mucho que decir acerca del dinero,
y, de hecho, uno de los propósitos básicos de la Economía es explicar los
distintos precios —que se expresan en unidades monetarias— de los
diferentes productos y servicios que se venden en el mercado.
Pero el campo de la Economía es mucho más amplio que el sustentado por
esa popular creencia. En su sentido más amplio, la Economía puede ser
definida como el estudio de los intercambios. Esto incluiría a todos los
intercambios que tienen lugar en un entorno normal de mercado
determinado, en el que el vendedor entrega un objeto físico o presta un
servicio y a cambio de ello el comprador le entrega una cantidad determinada
de dinero. Pero la Economía, también estudia los casos de trueque, en los que
los comerciantes intercambian directamente bienes y servicios unos con otros,
sin utilizar el dinero en absoluto.
Llevado este argumento al extremo, la Economía tiene mucho que decir
incluso en los casos en los que una persona aislada realiza acciones para
mejorar su situación. Esto con frecuencia se llama "Economía de Robinson
Crusöe", por referencia al personaje de ficción que naufragó y terminó en una
isla (aparentemente) desierta. Estudiaremos la Economía de Robinson Crusöe
en la lección 4. Quedará claro que incluso una persona aislada se comporta
"económicamente" porque toma lo que la naturaleza le ha dado y cambia el
statu quo para conseguir un entorno que él espera que le será más favorable.
La cuestión transversal a todos estos ejemplos de intercambio es el
concepto de escasez. La escasez se puede explicar sucintamente por la
observación de que los recursos son limitados y los deseos ilimitados. Incluso
Bill Gates ha de hacer frente a disyuntivas; no puede hacer literalmente lo que
quiera. Si lleva a su esposa a un restaurante elegante, ha reducido sus
opciones (aunque solo sea levemente) y ha reducido sus posibilidades de
comprar otras cosas en el futuro. Podemos describir la situación diciendo que
"Bill Gates tiene que economizar sus recursos porque son finitos".
Es el hecho universal de la escasez lo que ha dado lugar a lo que la gente ha
denominado el "problema económico": Como sociedad ¿Cómo hemos de
decidir qué bienes y servicios producir, con los limitados recursos de que
disponemos? En la lección 5 veremos como la institución de la propiedad
privada resuelve este problema. Pero, en primera instancia, es la escasez la
que plantea el problema.
¡Cuidado! La Economía no estudia a un hipotético "hombre económico" al
que solo le preocupa adquirir posesiones materiales o ganar dinero. Ésta es
otra mala interpretación que es muy común acerca del objeto del que trata la
1.Pensando como un economista
21
Economía. Desgraciadamente hay cierta verdad en este estereotipo porque
muchos economistas sí que construyen modelos de la Economía que están
repletos de imágenes de personas que son muy egoístas y que solo actúan de
forma altruista si se les fuerza a ello. Pero en este libro, no aprenderéis
ninguna teoría de este tipo. Por el contrario, las lecciones de este libro no
dependen de que la gente sea tacaña; las leyes que desarrollaremos en estas
páginas se aplican tanto a Madre Teresa de Calcutta como a Donald Trump.
La ciencia económica, tal como se enseña en este libro, no dice a los
trabajadores que deben optar por el empleo que les proporcione más dinero,
ni les dice a los dueños de las empresas que deben tener en cuenta solo
cuestiones financieras cuando dirigen sus operaciones. Estos puntos
quedarán aclarados durante la exposición de estas lecciones, pero debemos
insistir desde el principio en que en las páginas que siguen no hay un "hombre
económico"; siempre estamos tratando de los principios que explican las
elecciones de gente real enfrentada al fenómeno de la escasez. Los principios
parten del hecho de que la gente tiene deseos y que está enfrentada a
recursos limitados para atenderlos, pero los principios son lo bastante
amplios para abarcar cualesquiera deseos que la gente pueda llegar a tener.
Los estudios de Economía tratan de explicar cómo realiza intercambios la
gente. Un marino náufrago quiere "intercambiar" algunos palos y dos piedras
por un fuego que chisporrotea, mientras que un misionero quiere cambiar su
tiempo libre por un penoso viaje a una jungla remota cuyos habitantes nunca
han visto una Biblia. Una Teoría completa de los intercambios tiene también
que abarcar esos casos, no solo el más familiar ejemplo de un agente de
cambio y bolsa que vende 100 acciones por 2.000 dólares.
¿Porqué estudiar Economía?
Una de las razones por las que merece la pena estudiar Economía es
simplemente porque es interesante. Cuando os paráis a pensar en todo lo que
sucede a diario en una economía moderna, os tiene que quitar la respiración.
Considerad el ajetreo de una metrópolis como Manhattan: millones de
personas trabajan en esa pequeña isla que tiene menos de 23 millas
cuadradas de superficie. Obviamente no se produce suficiente comida en esa
isla como para alimentar a semejante horda. A primera vista, algunos lectores
pueden no comprender esta observación —¡Algunos de los mejores
restaurantes del mundo están en Manhattan!—. Pero esos exquisitos
restaurantes son aprovisionados por proveedores que les proporcionan las
materias primas para producir sus carísimos platos. Si unos invasores de
Marte colocaran una burbuja impenetrable de plástico alrededor de
Manhattan (provista de pequeños orificios de ventilación), en dos meses,
cientos de miles de Neoyorquinos habrían muerto de inanición.
22
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Sin embargo en el mundo real —donde no existen burbujas marcianas que
obstaculicen el comercio—, la producción de las granjas, de las refinerías de
gasolina y de otros productos se envía a diario a Manhattan, lo que no solo
permite sobrevivir a sus habitantes sino que en realidad les hace prosperar.
Los trabajadores de la pequeña isla de Manhattan transforman los materiales
de que disponen en algunos de los bienes y servicios más preciados del
planeta —pensad en la carísima joyería, ropa, servicios financieros, servicios
jurídicos y representaciones teatrales de Broadway que son "producidos" en
Manhattan—. Considerando la increíble complejidad de esos procesos, es
maravilloso que su funcionamiento sea tan perfecto que los demos por hecho.
Las lecciones de este libro arrojarán algo de luz sobre como logra la economía
de mercado realizar esas proezas, día sí y día también.
Otra razón para estudiar Economía es que os ayudará a tomar decisiones en
vuestra vida personal y profesional. Por supuesto, solo con el estudio de las
lecciones de este libro no os haréis ricos. Más bien os proporcionarán una
estructura para ayudaros a analizar vuestros planes de forma que sea más
probable que consigáis vuestros objetivos. Por buscar una analogía, el estudio
de la Geometría por si solo no permitirá que os convirtáis en ingenieros
profesionales y que seáis capaces de diseñar puentes de cuatro carriles. Pero
nadie querría circular sobre un puente diseñado por alguien que no supiera
Geometría.
Más allá de su intrínseca belleza y de sus aplicaciones prácticas en vuestra
propia vida, la Economía es una disciplina esencial porque vivimos en una
sociedad que sufre la plaga de tener un Estado intervencionista. A diferencia
de otras disciplinas científicas, las verdades básicas de la Economía deben
enseñarse a un número suficiente de personas porque va en ello la
supervivencia de la sociedad misma. En realidad, no importa si el hombre de
la calle piensa que la Física Cuántica es una broma pesada; los físicos pueden
continuar sus investigaciones sin necesitar de la aprobación de la gente
corriente. Pero si la mayoría de la gente cree que las leyes de salario mínimo
ayudan a los pobres o que los bajos tipos de interés curan una recesión,
entonces, los economistas no pueden hacer nada para evitar los daños que
esas políticas causarán a la sociedad.
Por esta razón, aprender Economía básica es una obligación de todo joven
adulto. Las lecciones de este libro os ayudarán a conseguirlo.
1.Pensando como un economista
Recapitulación de la lección...
• Este libro os enseñará a pensar como economistas. Las distintas
materias o disciplinas (la Química, la Biología, etc ...) ofrecen
diferentes perspectivas del mundo. En determinadas circunstancias
o situaciones, algunas perspectivas son más útiles que otras. La
Economía es un campo diferenciado, una Ciencia, y proporciona
importantes puntos de vista respecto de cómo funciona el mundo
social.
• La Economía consiste en el estudio de los intercambios. En una
economía moderna, los intercambios más habituales implican el
empleo del dinero, pero los principios económicos son aplicables a
cualquier tipo de intercambio.
• Cada ciudadano debe entender Economía básica por lo peligrosas
y destructivas que pueden llegar a ser las políticas de los Estados
cuando ignoran las lecciones de este libro.
23
24
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Trueque: Situación que se da cuando la gente intercambia directamente
bienes y servicios sin utilizar dinero en una transacción intermedia.
Escasez: Condición que tiene lugar cuando los deseos exceden los recursos
disponibles para satisfacerlos. La escasez es un hecho universal que obliga a la
gente a realizar intercambios.
Trade—offs: Lo que se ha de sacrificar a cambio o en compensación (trade—
off) de algo. El hecho desafortunado (causado por la escasez) de que una
elección implica renunciar a todas las demás opciones posibles, las demás
posibles elecciones dejan de estar disponibles.
1.Pensando como un economista
25
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1.
2.
3.
4.
¿Estudiar Economía puede hacerte rico?
¿Es la Economía una ciencia? ¿Porqué?
¿Afecta la escasez a todo el mundo?
¿Las leyes de la Economía siguen siendo aplicables en una prisión de
máxima seguridad?
5. * Considerando que gran parte de las investigaciones que se llevan a cabo
en el campo de la Física de partículas son financiadas por el Estado ¿No
sería igual de importante que la gente entendiese de Física de partículas
que de Economía?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 2
2.Cómo desarrollamos principios económicos
En esta lección aprenderéis ...

La diferencia entre una acción deliberada frente a un comportamiento
irreflexivo.

La diferencia entre las ciencias sociales y las ciencias naturales.

Porqué los métodos utilizados para desarrollar la Economía básica son
diferentes de los utilizados por la Física o la Química.
Acción deliberada frente a comportamiento irreflexivo
C
uando miramos el mundo e intentamos encontrarle algún sentido, una
de las distinciones más básicas y fundamentales que todos hacemos —
generalmente sin ni siquiera darnos cuenta— es la diferencia entre
acción deliberada, o dirigida a lograr un propósito, y comportamiento irreflexivo.
Cuando describimos la trayectoria de una pelota de baseball, podemos
mencionar cosas como la masa, la velocidad y la fricción del aire. No decimos
que la pelota "quiere moverse en una parábola" o "que la pelota se aburre de ir por
el aire y decide aterrizar". Ésta sería hoy una forma de hablar carente de sentido y
nos haría pasar por muy poco científicos. Pero suponed que en vez de una
pelota de baseball, estamos describiendo los movimientos de un avión a
reacción. En ese caso, no tendríamos inconveniente en decir que "el piloto quiere
evitar la turbulencia" o que "le queda poco combustible y decide aterrizar".
Esta diferencia en cómo describimos esos dos eventos refleja una decisión
fundamental que hacemos cuando interpretamos el mundo que tenemos a
nuestro alrededor. Cuando observamos los acontecimientos que suceden,
podemos atribuirlos a fenómenos naturales o explicarlos (al menos
27
28
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
parcialmente) por referencia a las intenciones de un ser consciente. En
resumen, podemos optar por creer que existe otra voluntad, que hay otra
mente y que está actuando.
Estamos tocando cuestiones filosóficas muy profundas y obviamente no voy
a decir la "última palabra" en esta corta lección. Pero para que la Teoría
Económica tenga sentido, para darle un fundamento sólido, tenemos que ser
conscientes de la distinción entre acción deliberada y comportamiento
irreflexivo. Las leyes económicas son aplicables a la primera no a este último.
Como veremos en la lección 3, la Economía siempre presupone que, por lo
menos, existe un ser que está actuando, es decir una inteligencia que tiene
objetivos conscientes y que intentará influir sobre el mundo material para
conseguirlos.
La diferencia entre acción deliberada y comportamiento irreflexivo es no
solamente lo que diferencia a los seres humanos de la materia "inanimada".
Varios movimientos del cuerpo físico de un ser humano pueden ser ejemplo
de un comportamiento irreflexivo. Por ejemplo, cuando digo: "Te daré 20
dólares si levantas la pierna derecha", entonces interpretaremos tu
comportamiento posterior como una respuesta intencionada, en la que tú
moviste tu pierna intencionalmente porque querías el dinero. Pero si tu
médico golpea tu pierna derecha con un martillo para comprobar tus reflejos,
el movimiento resultante de tu pierna no sería un ejemplo de acción
intencional. Aunque tu sistema nervioso y tu cerebro participaron, en realidad
no diríamos que tu mente intervino (Observad que cerebro y mente son dos
cosas muy distintas, y esa diferencia es esencial para esta lección).
Las lecciones de este libro son aplicables a las acciones deliberadas de gente
consciente que tiene objetivos en mente. A veces la línea fronteriza entre lo
que es "acción consciente" y "comportamiento reflejo" puede ser tenue, pero
eso no invalida los principios de este libro. Es verdad, un jugador de baseball
del equipo contrario podría no ser plenamente consciente de las operaciones
mentales que realiza cuando lanza la bola a la segunda base. Pero está
indudablemente intentando expulsar del juego al que corre, porque quiere
que su equipo gane la partida.
Incluso si "falla" (el lanzamiento) y rebasa la base, todas las lecciones de este
libro siguen siendo aplicables a su acción intencionada, porque es un ser
consciente que intenta cambiar una situación por otra que considera más
deseable.
Los principios económicos de este libro no van dirigidos a "gente que sea
perfectamente racional". Las lecciones de estas páginas son aplicables a la
gente de verdad que todos los días utiliza su cerebro para realizar cambios en
el mundo real.
2.Cómo desarrollamos principios económicos
29
Las ciencias sociales frente a las ciencias naturales.
La Economía es una "ciencia social", lo que quiere decir que estudia a la
gente y ciertos aspectos de la vida social. Otras ciencias sociales incluyen a la
Psicología, a la Sociología y a la Antropología. Las ciencias naturales, en
cambio, estudian aspectos del mundo natural. Las ciencias naturales incluyen
a la Física, la Química, la Biología, la Astronomía y la Meteorología.
Debido a su distinto objeto, las ciencias sociales estudian la acción
deliberada, tal como se describió en la sección precedente, mientras que las
ciencias naturales estudian el comportamiento irreflexivo. Aunque el científico
social no sea consciente de ello, sus explicaciones y teorías, aunque sea
implícitamente, descansan sobre la hipótesis de que intervienen otras mentes
que influencian los acontecimientos. En acusado contraste con ello, con la
notable excepción de la Biología, los científicos naturales no se refieren
típicamente a una inteligencia consciente cuando explican los fenómenos del
campo en el que son expertos.
La percepción de que hay otras mentes, de que intervienen otros seres
humanos dotados de raciocinio y que tienen sus propias motivaciones forma
parte integrante de las ciencias sociales. Y esa idea tampoco sirve solo para
construir teorías que expliquen la realidad: incluso los más simples
"elementos fácticos" de las ciencias sociales son ellos mismos constructos
mentales y no solo hechos o fenómenos naturales o físicos. Por ejemplo, un
sociólogo podría aportar una teoría que relacionara un aumento de la
criminalidad con un incremento en el número de divorcios. Pero para que el
sociólogo pudiera obtener datos para verificar esa teoría, "debería penetrar en
las mentes de otras personas" para poder saber qué acontecimientos se
tendrían que clasificar como crímenes y cuales como divorcio; ésos no son
simples hechos naturales.
30
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Incluso los "hechos" de las ciencias sociales se
relacionan con la mente.
Considerad cosas como las herramientas, los alimentos, las
medicinas, las armas, las sentencias, las comunicaciones y los actos
de producción ... Creo que son buenos ejemplos del tipo de objetos
de la actividad humana que se presentan constantemente en las
ciencias sociales. Se aprecia fácilmente que todos esos conceptos ...
no se refieren a algunas propiedades objetivas que esas cosas
tienen o que el observador pueda descubrir en ellas, sino a
perspectivas que alguna otra persona tiene respecto de ellas. Esos
objetos no pueden ni siquiera ser definidos en términos físicos,
porque no existe una única propiedad física que cualquier miembro
de una clase (de objetos) deba tener .... Tan solo pueden definirse
expresando relaciones entre tres conceptos: un propósito, alguien
que tiene ese propósito y un objeto que esa persona considera que
es un medio apropiado a ese propósito.
Friedrich A. Hayek, “Individualismo y Orden Económico“
(University of Chicago Press, 1948), págs. 59-60
Por ejemplo, si Sally atropella a Joe y éste muere, esto podría o no ser
constitutivo de un homicidio. Si Sally hubiera sufrido un ataque al corazón
cinco segundos antes del accidente, probablemente no sería un crimen, sino
solo un accidente. Por otro lado, si la policía llega al lugar del accidente y oye a
Sally gritar: "¡Ésta es la última vez que me engañas!" habría llegado el momento
de leerle a Sally sus derechos. Apréciese como en última instancia es la mente
de Sally la que marca la diferencia; el sociólogo necesita construir una
hipótesis acerca de lo que Sally intentó conscientemente hacer para saber si
cometió o no un crimen. No hay ninguna descripción física que permita por si
misma resolver la cuestión, excepto en la medida en que la descripción arroje
luz sobre lo que Sally estaba pensando cuando el coche alcanzó a Joe. La
intención que tenía en mente tiene el poder de transformar un coche en un
arma mortífera. Para enfatizar este punto una vez más: no hay nada físico que
cambie en la composición del coche durante esta transformación; el químico y
el físico no observarán ningún cambio en las moléculas que conforman el
auto. Por el contrario, cuando decimos que Sally "convirtió el coche en un arma
mortal", estamos haciendo un juicio respecto de algo intangible, el estado
directamente no observable de la mente de Sally. Los movimientos físicos de
2.Cómo desarrollamos principios económicos
31
las manos y los pies de Sally cuando manejaba el auto no son la cuestión
crucial; es su intención consciente la que determina si hemos de añadir un
homicidio más al total de la lista.
Como muestra el ejemplo del coche de Sally que atropella a Joe, incluso los
"simples datos fácticos" de las ciencias sociales están teñidos por nuestra
interpretación de las mentes ajenas. En contraste con ello, en las ciencias
naturales, ni los fenómenos ni las teorías desarrolladas para explicarlos,
descansan sobre una interpretación de las intenciones de otros seres
pensantes. El naturalista o científico de la naturaleza puede analizar el mundo
físico e intentar dar una explicación a su "irreflexivo" comportamiento.
El éxito de las ciencias naturales frente a las ciencias
sociales.
Hay una gran diferencia entre ciencias como la Física, la Química y la
Biología y otras como la Psicología, la Sociología y la Antropología. La gente se
refiere a las primeras como las ciencias "puras" o duras y a las segundas como
las ciencias blandas y —¡Especialmente entre los científicos "puros"! — hay un
sentimiento general de que las así llamadas ciencias "puras" son más
rigurosas y "científicas" que las denominadas ciencias blandas. Generalmente
hablando, los científicos más inteligentes y más célebres del mundo se
encuentran en las ciencias puras; además del obvio icono que fue Einstein, los
físicos Richard Feynman y Stephen Hawking también han capturado la
imaginación popular. En contraste, ganar premios de Psicología no es ni de
lejos tan prestigioso, y poca gente puede siquiera nombrar a uno de los
destacados sociólogos del siglo pasado. Aunque cierta gente condene a la
Física porque permitió crear la bomba atómica, una mayoría abrumadora la
defiende. Pero en agudo contraste, mucha gente muestra escepticismo,
cuando no abierta hostilidad, frente a algunas de las ciencias sociales,
particularmente ante la Economía y la Psiquiatría.
¿Qué está pasando aquí? Si no supiésemos ya la respuesta podríamos haber
esperado que las cosas fueran a la inversa y que la opinión pública
reverenciara a los científicos que estudian a la gente y no a partículas
inanimadas.
Una posible respuesta es que las ciencias sociales han contribuido a
justificar algunas cosas bastante horribles, como la aplicación de la terapia de
electrochoque a los encarcelados contra su voluntad y el sacrificio de millones
de cerdos durante la gran depresión mientras los norteamericanos morían de
hambre. Así que quizás este tipo de episodios son la razón por la que mucha
gente desconfía de los psiquiatras y de los economistas. ¿Pero, porqué no
32
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
condena la gente a los físicos por Hiroshima y a los químicos por haber
inventado la pólvora?
Entendemos que la razón se encuentra en que los conocimientos físicos y
químicos que hicieron posible la fabricación de poderosas armas eran
correctos. Los físicos dijeron a los militares, "si Ustedes lanzan este objeto desde
un avión, producirá una reacción de fisión que liberará una increíble cantidad de
calor". Y los físicos estaban siendo perfectamente precisos en sus
predicciones. En abierto contraste, los psiquiatras dijeron a los jueces, "Dad—
nos autoridad para encarcelar a quienes consideremos enfermos mentales y
permitid—nos que les administremos medicación y experimentemos con ellos. Les
pondremos bien y os daremos una sociedad cuyos miembros no mostrarán
conductas aberrantes y comportamientos antisociales". Muchos de los
economistas supuestamente más brillantes de los siglos XX y XXI también
dijeron a los políticos: "Dad—nos el control sobre la creación de dinero y le
ahorraremos al mundo las depresiones destructivas y la rampante inflación de
precios". Obviamente los resultados obtenidos por los psiquiatras y los
economistas más influyentes no son ni de lejos comparables a los de los
científicos del campo de las ciencias naturales o experimentales.
Por alguna razón, parece que incluso los genios más destacados de las
ciencias sociales pueden llevar a sus respectivas disciplinas a un callejón sin
salida y a que cada vez más expertos (y el público en general) empiecen a
considerar que los "logros obtenidos" fueron inútiles, una pérdida de tiempo.
Mucha gente estaría de acuerdo en que "la Psiquiatría estaba cobijando
buenos resultados ... hasta (que llegó) Sigmund Freud" o que "la Economía
tomó una ruta completamente errónea al aparecer en escena John Maynard
Keynes". Mientras que prácticamente nadie diría que "Isaac Newton hizo un
gran trabajo en Física, hasta que el aguafiestas de Einstein apareció y arruinó
su obra".
Una razón importante para que exista esta enorme diferencia de éxito y
prestigio entre las ciencias experimentales, de un lado, y los mediocres
resultados y el descrédito de las ciencias sociales, de otro, es que los objetos
de estudio de las ciencias naturales son bastante simples y su
comportamiento parece estar gobernado por un conjunto de reglas precisas.
Por eso las "ciencias puras" pueden (típicamente) apoyarse en experimentos
controlados para evaluar sus teorías. Es por ello que es mucho más
improbable que la Física acabe en un callejón sin salida como mucha gente
cree que le ocurrió a la Psicología Freudiana o a la Economía Keynesiana. Las
teorías de la Física hacen predicciones acerca de objetos del mundo material.
En una ciencia pura (como la Física) sería muy difícil que una teoría más
moderna, que fuera de inferior calidad, acabara arrastrando a la profesión,
porque su inferioridad sería repetidamente demostrada con experimentos. Así
2.Cómo desarrollamos principios económicos
33
es sabido que Einstein se opuso a algunas de las implicaciones de la Teoría de
la Física Cuántica pero ningún físico, él mismo incluido, se atrevió a discutir la
exactitud de las predicciones resultantes de mediciones experimentales
hechas con subpartículas atómicas.
Dado que las subpartículas atómicas (hasta donde sabemos) no tienen
mente, para comprender su comportamiento —para "explicar" a las
subpartículas atómicas— no se le puede pedir a una teoría del campo de la
Física más que: que permita predecir, con la mayor exactitud y precisión, que
harán esas partículas bajo distintas circunstancias. Ahora bien, hemos de
destacar que en la práctica, en la Física de todos los días, las cosas no son tan
simples. Una teoría puede conducir a mejores predicciones con ciertos
experimentos mientras que otra teoría puede ser más simple y más elegante.
Algunos físicos pueden tener fe en la teoría más elegante y buscar posibles
fallos en los experimentos para poner en duda las teorías favoritas. Incluso
así, en ciencias puras, a la larga, una teoría que, sistemática y claramente,
logre mejores predicciones, terminará eventualmente desplazando a las
teorías rivales.
La mayor parte de los profesionales de las ciencias sociales piensa que el
mismo método —el "método científico"— debe utilizarse en su campo
también. Sin embargo, el problema es que sus respectivos objetos de estudio
tienen, lo que literalmente, podría calificarse de: vida propia. Se ha puesto de
manifiesto que es endiabladamente difícil obtener un conciso conjunto de
leyes que permita predecir con precisión el comportamiento de la gente bajo
variadas circunstancias. En las ciencias sociales, especialmente en Economía,
las cosas son mucho más complicadas, hasta el punto que en muchos casos
es simplemente imposible realizar un experimento auténticamente
controlado.
Para ilustrar esta importante diferencia entre las ciencias naturales y la
ciencia económica, supongamos primero que dos grupos de físicos están
discutiendo acerca de la potencia de la carga eléctrica de una determinada
partícula. Después de llevar a cabo un experimento empleando una nueva
técnica revolucionaria, un grupo en Australia anuncia que las estimaciones
previas deben ser revisadas. Sin embargo, el grupo rival de físicos argumenta
que el experimento australiano tiene un fallo, porque la proximidad al polo
sur del laboratorio alteró sus mediciones. Resuelven la disputa realizando el
mismo experimento en varias diferentes latitudes, para ver si los resultados
de las mediciones se aproximan o no a las estimaciones previas según el
laboratorio se vaya acercando al ecuador. Las premisas fundamentales de
todas estas investigaciones son que las leyes subyacentes que gobiernan las
partículas son las mismas y que los experimentadores pueden mantener
constantes todos los demás factores (relevantes) cuando aíslan los efectos del
34
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
campo magnético que emana de los polos terrestres. La historia que
acabamos de contar da una idea de porqué la Física parece "funcionar" tan
bien; hay realmente buenas razones para suponer que con los años los físicos
desarrollarán teorías que serán cada vez más acertadas a la hora de predecir
como funciona el mundo físico.
Las cosas no son ni de lejos tan claras cuando dos grupos de economistas
discuten sobre teorías rivales. Por ejemplo, un grupo de economistas —los
Keynesianos— creen que la gran depresión fue causada por un colapso de la
"demanda agregada" y que el Presidente Herbert Hoover y después Franklin D.
Roosevelt (FDR) tenían que haber impulsado déficits masivos —gastando
dinero prestado— para contrarrestar la caída. Un distinto grupo de
economistas —los Austriacos— están en completo desacuerdo, y creen en
cambio que el crash inicial de 1929 fue causado por un previo "boom"
diseñado y puesto en práctica por la Reserva Federal, que es el Banco Central
norteamericano establecido por el Estado. Según estos últimos, Hoover y
Roosevelt alargaron la depresión durante más de una década con sus
erráticas políticas intervencionistas. Los Austriacos niegan la teoría keynesiana
del déficit, señalando que Hoover y FDR aprobaron durante sus respectivas
administraciones lo que, para la época, fueron unos excesivos déficits
presupuestarios (en tiempo de paz) que coincidieron en el tiempo con la
recuperación más lenta y agónica de la historia económica de los Estados
Unidos Los keynesianos responden que, por grandes que fueron los déficits,
los Estados "obviamente", no se endeudaron y gastaron bastante, como
evidencia el persistente desempleo.
En este capítulo inicial del libro, aún no dominamos los conceptos
suficientes para seguir con la exposición de esta disputa (en las próximas
lecciones, aprenderéis a utilizar las herramientas necesarias para valorar con
más fundamento las dos posiciones enfrentadas). De momento, la cuestión es
que esa disputa sigue sin haber sido resuelta y ello a pesar de que la profesión
lleva más de setenta años estudiando las causas de la Gran Depresión. La
controversia no terminará, porque las exactas condiciones de la economía
mundial en los años veinte fueron únicas. Los economistas no pueden
comprobar la teoría keynesiana manteniendo, por ejemplo, todas las variables
constantes y duplicando el déficit presupuestario federal de 1932 para
observar sus efectos sobre la tasa de desempleo.
2.Cómo desarrollamos principios económicos
35
Déficits presupuestarios federales versus Desempleo, 1930 — 1939.
Déficit
Ppstario.
(% PNB)
Tasa de
desempleo
1930
1931
1932 1933
—0,8%
0,6
4,0
15,9
23,6
1934
1935
1936
1937
1938
1939
4,5
5,9
4,0
5,5
2,5
0,1
3,2
24,9
21,7
20,1
17,0
14,3
19,0
17,2
(superávit)
8,9
Los economistas no pueden ponerse de acuerdo
sobre la mejor medicina
"El mandato de un gobierno en una depresión es el de reducir el
gasto presupuestario y no intervenir en la economía". (Escuela
Austriaca de Economía, Murray Rothbard).
"Como fue el ahorro lo que nos llevó a la depresión, tenemos que
gastar para salir de ella". (Virgil Jordan, economista de la revista
Business Week, escrito de 1932).
Citas contenidas en la obra de Robert P. Murphy titulada "The
Politically Incorrect Guide to the Great Depression and the New Deal"
(Washington, D.C.: Regnery, 2009), págs. 52, 57
Fuente: The American Presidency Project
(http://www.presidency.ucsb.edu/data/budget.php) y el Bureau of Labor Statistics.
Es indudablemente cierto que los economistas que, por razones morales o
políticas, favorecen un mayor gasto público tenderán a suscribir los
argumentos Keynesianos respecto de las causas de la Gran Depresión.
También es cierto que quienes se oponen a la existencia de un Estado grande
tenderán a verse atraídos por las doctrinas económicas que enfatizan los
beneficios de una baja fiscalidad y presupuestos estatales reducidos.
Pero es esta incapacidad para realizar experimentos controlados la que
hace posible que persistan teorías económicas tan diametralmente opuestas,
en la que ambos campos están firmemente convencidos de que ellos son
quienes tienen la razón y que son sus oponentes quienes son deshonestos o
faltos de rigor. Estas pasiones se encuentran mucho más contenidas en las
ciencias naturales puras, porque en esas disciplinas los hechos "hablan por si
mismos" en mucha mayor medida que en las ciencias sociales.
36
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Afortunadamente no todo está perdido. Aunque los métodos de las ciencias
naturales son de uso limitado en Economía, existen otras formas de descubrir
los principios o leyes económicas que se apoyan en técnicas que no están al
alcance del físico o del químico. Conforme vayáis dominando las lecciones de
este libro, desarrollaréis gradualmente una nueva herramienta para
interpretar el mundo. Cosas que parecían antes incoherentes tendrán para
vosotros pleno sentido. Y como veréis, las lecciones de este libro no recurrirán
a resultados experimentales o incluso de tipo histórico para probar su validez.
Una vez hayáis captado los puntos esenciales de cada lección, serán vuestros
para siempre. Podréis decidir hasta qué punto los conceptos son más o
menos importantes para vosotros pero nunca habréis de temer que nuevas
investigaciones económicas recién publicadas los invalide ¿Cómo es esto
posible? Lo estudiaremos en el apartado siguiente.
Cómo se desarrolla la Economía básica.
Tal y como expusimos más arriba, los teóricos de la Economía se tienen que
enfrentar a dos grandes problemas: los objetos de su estudio tienen mente
propia y es mucho más difícil realizar un experimento controlado en Economía
que en ciencias naturales como es el caso de la Química. Esas diferencias
explican parcialmente porqué las así llamadas ciencias "puras", por su
objetividad y por sus éxitos, disfrutan de una mucho mejor reputación que las
blandas, entre las que se incluye a la Economía.
Sin embargo, el economista cuenta con una gran ventaja sobre el científico
experimental: el teórico de la Economía es él mismo un ser pensante que
tiene objetivos conscientes. Como tiene una experiencia de primera mano
porque él mismo es un ser que actúa en el mundo económico, el economista
puede entender más fácilmente las motivaciones y las restricciones a las que
se enfrentan los demás actores que intervienen en la vida económica. En
contraste, el físico de partículas no tiene ni idea "de lo que es ser un quarck", y
de esta forma el físico debe apoyarse exclusivamente en las técnicas empíricas
que le son familiares para comprender el comportamiento de los quarcks.
Anteriormente, en esta lección, nos centramos en la importante distinción
que existe entre acción deliberada y comportamiento irreflexivo, porque esa
diferencia es clave para desarrollar principios económicos útiles. Los
principios económicos que vamos a desarrollar en este libro son todos
implicaciones lógicas del hecho de que hay otras personas dotadas de una
mente racional que intentan lograr sus propios fines. En otras palabras, si
nosotros, como científicos sociales, decidimos adherirnos a la "teoría" de que
hay otras mentes que operan en el mundo —del mismo modo en que cada
uno de nosotros puede experimentar directamente su propia racionalidad—
entonces esa "teoría" empieza a producir otros elementos de conocimiento
2.Cómo desarrollamos principios económicos
37
que son consecuencia de ella. Probablemente os sorprendáis cuando
expliquemos en la lección 3 cuanta Economía hay en la simple observación de
que "John Doe está actuando intencionadamente". De momento no
expondremos ninguno de esos resultados, porque primero debéis entender
exactamente qué es lo que haríais y que estudiaremos en esa lección.
En vez de buscar una guía sobre cómo desarrollar buenos principios
económicos en la Física o en la Química, un mucho mejor modelo lo ofrecería
la Geometría. En Geometría Euclidiana, comenzamos con algunas definiciones
básicas y con asunciones que parecen lo bastante razonables. Por ejemplo,
definimos los conceptos de punto y de línea, explicamos lo que significa un
ángulo formado por la intersección de dos líneas y así sucesivamente.
Una vez disponemos de las definiciones iniciales y contamos con los
presupuestos necesarios, podemos utilizarlos para empezar a construir
"teoremas" que es un término para designar la deducción lógica de las
consecuencias de nuestras definiciones originales y asunciones previas. Un
libro de Geometría comenzará con los teoremas más básicos y utilizará cada
nuevo resultado para deducir algo aún más complicado. Por ejemplo, un
teorema podría rezar como sigue: "Si empezamos con cuatro líneas que forman
un rectángulo, entonces podemos dibujar una nueva quinta línea que lo divida en
dos triángulos idénticos". Una vez ese muy sencillo teorema ha sido
demostrado, puede añadirse a la caja de herramientas y sucesivos y más
difíciles teoremas pueden invocar este previo teorema para construir uno de
sus pasos.
El procedimiento o método de la Geometría es bastante similar a lo que
haremos en este libro para construir unos principios económicos básicos. En
la próxima lección definiremos algunos conceptos (como el de beneficios y
costes) y mostraremos su relación con nuestra asunción fundamental de que
los eventos del mundo social son dirigidos por acciones que persiguen
propósitos. Según vayamos exponiendo las lecciones, seguiremos añadiendo
nuevas ideas, construyendo sobre las lecciones previas e introduciendo
nuevos escenarios sobre los que podremos aplicar nuestros resultados
previos.
Llegados a este punto, hay dos importantes observaciones que hemos de
hacer respecto del ejemplo de la Geometría. Primero, daros cuenta de que no
tiene sentido pedirle a un matemático que realice pruebas para demostrar la
corrección de los teoremas de un libro de Geometría. Por ejemplo, considerad
el teorema de Pitágoras, que es probablemente el más famoso de todos los
producidos en Geometría. El teorema de Pitágoras dice que si tienes un
triángulo con un ángulo de 90 grados, y asignas una letra a cada lado,
entonces la siguiente ecuación será:
38
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Ilustración 1: Teorema de Pitágoras
c
a
b
a2 + b2 = c2
Una vez hayáis visto una prueba real del teorema de Pitágoras,
comprenderéis que tiene que ser cierto. Para divertiros podéis coger una regla
y un compás (utilizado para medir ángulos) y "comprobar" el teorema a partir
de triángulos dibujados en una hoja de papel. Sin embargo, veréis que en la
práctica el teorema no parecerá que se cumple exactamente; podríais
descubrir que el lado izquierdo de la ecuación suma 10.2 pulgadas mientras
que el lado derecho arroja un total de 10.1 pulgadas. Pero si calcularais esos
"errores" del teorema y se las presentarais a un matemático, os explicaría que
el triángulo que medisteis en realidad no tenía un ángulo de exactamente 90
grados (quizás tenía 89,9 grados) y que la regla que utilizasteis para medir las
líneas era una herramienta imprecisa, ya que solo cuenta con n muescas y en
la práctica estabais hasta cierto punto midiendo cada línea "a ojo".
La cuestión relevante es que el matemático sabe que el teorema de
Pitágoras se cumple, porque lo puede demostrar utilizando indiscutibles
deducciones lógicas que se obtienen paso a paso a partir de las asunciones
iniciales.
Ésta es una buena analogía acerca de cómo obtenemos principios o leyes
económicas. Empezamos con algunas definiciones y asumimos que existe un
agente dotado de una mente que está funcionando y a partir de ahí
empezamos a deducir lógicamente ulteriores resultados. Una vez hemos
probado una determinada ley o principio económico, podemos guardárnoslo
en el bolsillo trasero y utilizarlo en el futuro para que nos ayude a demostrar
un resultado aún más complicado. Y si alguien nos preguntase si los datos
"confirmaban o rechazaban" nuestro principio económico, podríamos
contestar que la pregunta carecía de sentido. Una aparente "falsificación" de la
ley económica tan solo significaría que los presupuestos iniciales no se vieron
satisfechos. Por ejemplo, aprenderemos en la lección 11 la Ley de la Demanda
que establece que "a igualdad de condiciones, un aumento en el precio de un
producto o servicio llevará a una reducción en la cantidad que se demande de
dicho producto o servicio". Si intentamos ahora "demostrar" la Ley de la
2.Cómo desarrollamos principios económicos
39
Demanda, podremos sin duda encontrar episodios históricos en los que a
pesar de que la gente compraba menos cantidades de cierto bien o producto,
su precio aumentó. Ese hecho no invalida la Ley de la Demanda; el economista
simplemente concluirá que "seguramente fue porque, algunas otras cosas, no se
mantuvieron invariables".
Pasemos ahora a examinar la segunda observación importante que se debe
extraer de nuestra discusión sobre Geometría: el hecho de que se pueda
llegar a conclusiones mediante la lógica deductiva a partir de definiciones y
presupuestos previos (a veces denominados axiomas) no es óbice para que las
proposiciones resultantes puedan proporcionar informaciones importantes y
útiles acerca del mundo real. Enfatizamos este punto porque mucha gente
piensa que un campo de estudio solo puede ser "científico" y aportar
"información respecto del mundo real" si sus proposiciones pueden, al menos
en principio, ser refutadas mediante experimentos o mediciones. Este
requerimiento no se cumple obviamente en el caso de la Geometría, y, sin
embargo, todo el mundo está de acuerdo en que es útil estudiar Geometría.
Un ingeniero que se proponga construir un puente podrá hacerlo mucho
mejor si ha estudiado previamente las comprobaciones lógico—deductivas en
una clase de Geometría, aún cuando (en cierto sentido) todos los teoremas de
su libro de texto sean "meras" transformaciones de la información ya
contenida en las premisas iniciales.
Lo mismo ocurre (¡O al menos eso esperamos!) con los principios y leyes
económicas contenidos en este libro. No necesitaréis salir ahí afuera a hacer
'pruebas' para ver si vuestras proposiciones son ciertas, porque cualquier
aparente falsedad solo significará que las particulares asunciones utilizadas en
la prueba no se cumplían en el momento de efectuar la "comprobación". Pero
os daréis cuenta de que conseguir ese conocimiento “calentándose la cabeza"
mediante una cuidada introspección y razonamiento lógico, os permitirá
captar el mundo real en toda su complejidad. Navegaréis mejor por las aguas
de la Economía una vez consigáis dominar la lógica (la metodología) que se
expone en las lecciones de este libro (aún cuando no sea susceptible de
pruebas o comprobaciones).
40
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la lección ...
• Una acción deliberada es realizada por un ser consciente dotado
de una mente que intenta lograr un objetivo. El comportamiento
irreflexivo se refiere a los movimientos del mundo físico que son el
mero resultado de la naturaleza y no de las intenciones de otro ser
pensante.
• Entre las ciencias naturales, se incluye la Física, la Química y la
Meteorología. Estudian el mundo natural e intentan deducir las
"leyes de la naturaleza". Las ciencias sociales incluyen a la
Sociología, la Psicología y la Economía. Estudian distintos aspectos
del comportamiento humano, incluyendo nuestras interacciones en
sociedad.
• Las ciencias naturales desarrollan teorías que intentan predecir
con cada vez mayor precisión el comportamiento de objetos que
carecen de una mente. Tienen éxito porque esos objetos parece que
obedecen a un conjunto inmutable de reglas bastante simples y
porque en muchos casos se puede realizar experimentos
controlados con ellos. En las ciencias sociales, incluida la Economía,
los objetos de estudio están provistos de una mente propia y es
mucho más difícil llevar a cabo experimentos controlados. Para
desarrollar principios económicos, el economista se basa en su
propia experiencia respecto de lo que son acciones deliberadas y
deduce de ello las implicaciones lógicas. En este sentido, la
Economía se halla más próxima a la Geometría que a la Física.
2.Cómo desarrollamos principios económicos
41
NUEVOS TÉRMINOS
Acción deliberada: una actividad realizada por una razón consciente;
comportamiento dirigido a obtener un fin.
Economía Keynesiana: una escuela de pensamiento (inspirada en John
Maynard Keynes) que prescribe el déficit presupuestario del Estado como una
forma de levantar la economía para sacarla de una recesión y poder así
conseguir el pleno empleo.
Déficit Presupuestario: el dinero que el Estado debe tomar prestado cuando
gasta más de lo que ingresa con los impuestos y demás fuentes de ingresos.
Economía Austriaca: una escuela de pensamiento (inspirada por Carl
Menger y otros de nacionalidad austriaca) que sustenta que las recesiones son
resultado de la intervención de los Estados en la economía y recomienda
recortes en los impuestos y en el gasto para ayudar a una economía en
recesión.
Deducción lógica: una forma de razonamiento que parte de uno o más
axiomas y avanza paso a paso hasta lograr una conclusión.
Axiomas: las asunciones iniciales o fundamentos de un sistema lógico—
deductivo. Por ejemplo, el método utilizado para construir una línea recta
entre dos puntos podría ser un axioma de un libro de texto de Geometría. Los
axiomas no se tienen que demostrar, pero se asumen como ciertos para
poder demostrar otras conclusiones menos obvias.
42
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Si alguien estornudase cuando se le echara pimienta a la cara, estaríamos
ante una acción deliberada?
2. ¿Una "acción deliberada" incluye a los producidos por error o no?
3. * Son el cerebro y la mente términos intercambiables o sinónimos?
4. ¿Podemos realizar experimentos para probar teorías económicas?
5. ** ¿Clasificarías a la Teoría del Diseño Inteligente como una ciencia natural
o como una ciencia social?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 3
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
En esta lección aprenderéis ...

Por qué son los individuos y no los colectivos quienes realizan elecciones.

Cómo los economistas utilizan las preferencias para explicar las elecciones
individuales.

La forma correcta de pensar acerca de las preferencias.
Introducción
E
n la lección precedente insistimos en la distinción que existe entre la
acción deliberada y el comportamiento irreflexivo. La Economía estudia
a las primeras; todo en Economía está en última instancia conectado al
hecho de que nosotros, como analistas externos, estamos imputando motivos
conscientes a los eventos que tratamos de describir. Ni siquiera podemos
calificar a un objeto físico como "dinero" —y menos aún dar una explicación
respecto de su poder adquisitivo— sin "penetrar en la mente" de la persona que
está transfiriendo ciertas unidades monetarias a otra (¡Al fin y al cabo, la gente
también se transmite gérmenes de una a otra, pero no los consideramos
dinero!).
La Economía consiste en el estudio metódico o científico de los intercambios.
Un intercambio —en el sentido que le damos en este libro— es, en definitiva.
una acción que persigue un propósito. En esta lección vamos a extraer algunas
de las consecuencias lógicas que se derivan del estudio de los intercambios.
Reiterando el mensaje de la lección anterior: no vamos a construir nuestra
"teoría" de los intercambios conscientes para hacer unas cuantas previsiones y, a
43
44
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
continuación, comprobar mediante observaciones si esas predicciones se han
cumplido o no en la realidad.
No. Veréis que todo lo que en la práctica estamos haciendo en esta lección
es extraer todo el contenido ya comprendido en el concepto mismo de "acción
deliberada". Si aceptamos la idea de que es correcto describir a las personas
como seres que tienen un comportamiento orientado a lograr propósitos,
entonces comprenderéis con toda naturalidad las elaboraciones que vamos a
desarrollar en la presente lección a partir de esa idea. Por otra parte, carecería
de sentido intentar aplicar los conceptos que se exponen en esta lección a un
proceso puramente mecánico, como es la caída de una piedra por un
precipicio —sencillamente porque explicar el comportamiento de una piedra
como producto de una acción deliberada no parece aportar nada, no es útil—.
Solo los individuos actúan
Si nosotros, como economistas, vamos a explicar un evento por referencia a
una acción deliberada, esto obviamente implica que existe algún sujeto que
ejecuta la acción, un agente. Después de todo, decir que una inteligencia
consciente ha influido sobre lo que ha pasado, implica que debe haber algún
ser inteligente que posee esa conciencia.
Pero no necesitamos en realidad conocer la precisa identidad del agente
para concluir que un individuo ha realizado una acción deliberada. Un
detective puede examinar una cocina ensangrentada y decir: "Alguien mató a
esta pobre mujer" —Ese cuchillo de cocina no la mató por un extraño accidente
—". El detective puede por tanto explicar el estado físico de la cocina
suponiendo que otro ser inteligente decidió conscientemente actuar para
matar a la víctima. Esta sería una hipótesis perfectamente válida, aunque el
detective no supiese (hasta entonces) nada más acerca del auténtico asesino.
Pero si que sabe que el asesino tenía un objetivo en mente —no importa lo
enrevesadas que puedan ser las circunstancias concurrentes, nadie va a
creerle cuando diga: "Estaba sujetando el cuchillo cuando sucedió, pero créanme
fue un accidente"—.
Tan solo para que entendáis realmente el concepto hacemos notar que el
"agente" de la acción no necesariamente ha de ser humano. Muchos
sostienen que su mejor explicación para lo que les pasó es que fueron
abducidos por alienígenas y sometidos a toda clase de desagradables
experiencias sensoriales. De nuevo nuestra regla nos dice que: esas personas
no están atribuyendo lo que ocurrió a fenómenos naturales, por el contrario,
nos están diciendo que seres inteligentes influyeron sobre los
acontecimientos. Por la razón que fuera los alienígenas tuvieron el propósito
de poner a prueba a Billy Bob cuando condujo su camioneta a casa una noche
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
45
y son los alienígenas quienes hicieron que tuviera esa idea. Otro ejemplo sería
el de una persona religiosa que interpretase que la repentina desaparición del
cáncer que padecía se debió a la intervención divina. En este caso también
estaría explicando los acontecimientos del mundo físico por referencia a la
acción deliberada de un ser inteligente –solo que se trata de un ser carente de
un cuerpo físico—.
Cuando decidimos interpretar un evento como acción deliberada, estamos
necesariamente suponiendo que debe haber un ser inteligente que lleva a
cabo la acción (No puede haber una acción sin un actor). De modo que la
conexión entre una acción y un actor es una conexión lógica, que emana del
concepto mismo de "acción deliberada". En la práctica, nuestro intento de
vincular una acción específica con un determinado actor se basa en algo más
que la simple lógica. Por ejemplo, cuando el detective decide que "esto es un
homicidio", está lógicamente implicando que debe haber intervenido un
asesino (por lo menos uno). Pero puede utilizar pruebas de ADN erróneas
para acabar arrestando a un inocente. Así que vemos que hay que emplear
algo más que deducción lógica si queremos arrestar al verdadero asesino.
Pero la cuestión importante a nuestros efectos es si la decisión del detective
de considerar una cocina ensangrentada como escena de un crimen
necesariamente implica que debe haber un asesino (o asesinos). Pero para
pasar de esta conclusión lógica a la siguiente e identificar a determinada
persona como asesina se precisa de algo más que solo lógica.
Para entender las sutiles interconexiones que existen entre los
razonamientos lógico y empírico podemos considerar un ejemplo más
elaborado. Supongamos que un psiquiatra ve una pluma en la mano izquierda
de una de sus pacientes con la que está escribiendo algo sobre lo que parece
ser un cheque. El psiquiatra califica esto como una acción intencionada y
lógicamente debe también entender que existe alguna conciencia individual
que está ejecutando esa acción. Sin embargo, el psiquiatra podría pensar,
"Esta es mi dulce paciente Sally que me está pagando mis servicios de esta
semana, mediante los que intento ayudarla con su síndrome de doble
personalidad" cuando en realidad es el “alter ego" de Sally, Snippy, que no está
para nada extendiendo un cheque sino que está escribiendo "ES USTED
DEMASIADO CURIOSO" sobre una hoja de papel antes de entregársela a su
psiquiatra. En este ejemplo, de nuevo hemos de tener en cuenta los límites de
la lógica deductiva. Una vez que el psiquiatra decide interpretar los
movimientos de la mano sobre le papel como una acción deliberada —en
contraposición a un mero reflejo— entonces debe lógicamente concluir que
hay un ser inteligente provisto de una intención que está moviendo la pluma
para lograr un objetivo. Pero si el psiquiatra concluye que el ser inteligente es
la persona que identifica como Sally y que está utilizando la pluma para
46
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
pagarle sus servicios entonces está rebasando los límites que impone la lógica
deductiva y podría estar equivocado.
Como demuestran esos ejemplos, en la vida cotidiana hacemos mucho más
que basarnos solo en meras deducciones lógicas cuando decidimos
interpretar un evento como acción intencionada. Utilizamos toda clase de
evidencias empíricas para refinar nuestra comprensión de lo que observamos.
Pero la teoría económica se centra en el conocimiento que podemos deducir
simplemente de la acción intencionada misma, sin que en el caso concreto
dispongamos del resto de evidencias empíricas, que puedan o no llevarnos a
una explicación más completa.
Prescindiendo de casos extraños, como los de personalidades múltiples o el
control hipnótico, si hablamos en general, asociamos cada cuerpo humano a
una mente (y viceversa). De modo que cuando vemos el cuerpo físico asociado
a "Bill" bebiéndose una lata de coca—cola, describimos esto con toda
naturalidad como que "Bill estaba sediento y decidió beber algo". Aunque no
nos paramos generalmente a pensarlo, cuando hablamos así estamos
refiriéndonos a algo inmaterial, a una voluntad consciente llamada "Bill" que
intenta lograr sus fines influyendo sobre un amasijo de células que
etiquetamos como "cuerpo de Bill".
Estamos una vez más tocando profundas cuestiones filosóficas, que van
mucho más allá el alcance de un libro sobre principios económicos. En esta
sección solo tenemos que mencionar una cosa más: como una acción
intencionada está asociada a un individuo determinado (a saber, el actor o
agente), significa que cuando un economista intenta explicar un evento por
referencia a acciones intencionadas, debe en última instancia desmenuzarlo
para descubrir las motivaciones u objetivos de los individuos involucrados.
Esta afirmación suena a obvia, pero sorprende ver con qué ligereza la gente
ignora esa regla —incluso respetados científicos sociales lo hacen—.
Por ejemplo, un historiador podría escribir: "En 1941 Japón atacó a Estados
Unidos". Hablando con rigor esto es un sin sentido: "Japón" no es una persona
y, por consiguiente, no puede ejecutar acciones intencionadas (como la de
bombardear Pearl Harbor). Unos aviones pilotados por japoneses atacaron
barcos pertenecientes a la Marina de los Estados Unidos. La frase "Stalin
ocupó Alemania del Este" tiene por lo menos sentido porque Stalin fue una
persona, pero es con todo incorrecta si se interpreta literalmente. Lo que
sucedió realmente es que Joseph Stalin dio órdenes a sus subordinados, que a
su vez las transmitieron a sus propios subordinados y así sucesivamente, de
forma que muchísimos soldados optaron por obedecerlas y llevaron a cabo
acciones deliberadas conducentes a una nueva y temible situación política
para la gente que vivía en Alemania del Este.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
47
En muchos casos este descuidado uso del lenguaje es suficiente; no hay
peligro de confusión cuando un fanático deportivo grita desde su silla en la
oficina: "¡Chicago acaba de lograr un 'touch down' y empata el partido!". Todo el
mundo sabe lo que quiere decir con esa frase. Nadie entenderá que de alguna
manera un emplazamiento geográfico inanimado se las arreglase para frenar
lo bastante a unos hombres corpulentos en sus intentos por impedir que otro
rebasara una raya pintada en el suelo con un trozo de cuero de cerdo entre las
manos.
Solo los individuos actúan
La primera verdad que se ha de descubrir acerca de la acción
humana es que solo la pueden realizar actores individuales. Solo los
individuos tienen fines y pueden actuar para lograrlos. No existen
cosas como fines o acciones de "grupos", "colectivos" o "Estados",
que no sean obra de varios individuos concretos. Las "sociedades" o
"grupos" no tienen existencia independiente y separada de las
acciones de sus miembros individuales. Por ende, decir que los
"gobiernos" actúan es meramente una metáfora; en realidad, ciertos
individuos, se encuentran en ciertas relaciones con otros y actúan
de una forma que tanto ellos como los demás individuos reconocen
como "modos gubernamentales de actuación".
Murray Rothbard, "Man, Economy and State" (Auburn, Alabama:
Ludwig Von Mises Institute, 2004), págs. 2-3.
Sin embargo, en muchos casos este uso descuidado del lenguaje es muy
peligroso y lleva a que la gente llegue a conclusiones erróneas sobre el
mundo. Por ejemplo, muchas personas avalan la siguiente declaración: "¡Qué
incompetente y estúpido es el Estado! Por un lado paga a los agricultores para que
cultiven tabaco, mientras que por otro paga anuncios de las agencias de
publicidad para que lleven a cabo campañas contra el tabaco ¡Aclaraos!"
En realidad, el Estado no está dotado de una mente propia que pueda
realizar acciones con un propósito. Por el contrario, lo que existe son
individuos —políticos, jueces, burócratas, etc... — que pertenecen al Estado y
que gozan de privilegios especiales por su condición. Diferentes grupos
formados por algunos de esos individuos toman decisiones conscientes para
destinar dinero de los impuestos a los cultivadores de tabaco y a las
campañas contra el tabaco. El enfoque simplista de ver estos programas como
acciones tomadas por "el Estado" no sólo es técnicamente incorrecto, sino que
48
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
es en realidad peligrosamente engañoso. Después de leer las lecciones de
este libro, os daréis cuenta de que las acciones de los agentes del Estado son
perfectamente razonables. Sus acciones a menudo no tienen ningún sentido
si se comparan con las justificaciones oficiales, pero hay una explicación
sencilla para eso también: los gobernantes mienten de forma rutinaria (notad
que la mentira es en sí una acción intencionada).
Los individuos tienen preferencias
Además de la obvia cuestión de que una acción requiere de un actor,
podemos extraer nuevas deducciones. Cuando decimos que un individuo
realiza una acción intencionada, queremos decir que tiene un propósito o un
objetivo en mente. Recordad, no decimos que la pelota de béisbol "quiera
volver a caer al suelo". Pero si que diríamos: "el piloto aterrizó el helicóptero
porque quería ir al aseo".
Así vemos que cuando tratamos de las acciones intencionadas decididas por
los demás, estamos implícitamente diciendo que tienen opiniones o deseos
sobre cómo debe funcionar el mundo. En Economía, utilizamos la palabra
preferencias para describir estos sentimientos; las personas actúan de la
manera que lo hacen porque prefieren que el mundo se desarrolle de una
manera, en lugar de de otra. Por ejemplo, cuando decimos, "Bill bebió el
refresco porque tenía sed", automáticamente también estamos diciendo
(incluso si no empleamos esas palabras) que "Bill prefiere no tener sed".
Después de todo, no tendría mucho sentido decir: "Bill bebió el refresco porque
2 más 2 son 4". La razón de que tenga sentido decir: "Bill bebió el refresco
porque tenía sed" es que podemos leer entre líneas, por así decirlo, y adivinar
el reclamo no expresado por Bill, que está de mal humor porque tiene sed.
Como ya habréis notado, hay otra verdad tácita, que está implícita en
nuestra sencilla afirmación, del ansia que tiene Bill por tomarse un refresco.
Cuando decidimos clasificar su comportamiento como una acción
intencionada, también estamos decidiendo que el propio Bill debe creer que
beber refrescos puede aliviar su sed. Después de todo una caja de refrescos
podría caer de un avión e ir a parar a un pueblo primitivo y podría suceder
que quienes la descubrieran no supieran que podrían aliviar su desagradable
sensación de sed abriendo una lata y vertiendo el oscuro líquido en su boca (y
tampoco sabrían lo mucho que esa bebida podría estropearles los dientes).
Por el contrario, esa tribu podría considerar a las latas de refresco como algo
sagrado (ya que cayeron de un objeto volador gigante que nunca habían visto
antes) o sus músicos podrían incorporarlas a otras formas de acción
intencionada, que no tuvieran nada que ver con la sed.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
49
Es importante darse cuenta de que una persona puede estar equivocada en
sus creencias y aún así motivar una acción intencionada. Por ejemplo, si nos
pudiéramos remontar atrás en el tiempo y observásemos a un médico en la
década de 1800 colocando sanguijuelas a sus pacientes, diríamos "que lo está
haciendo a propósito, porque prefiere que los pacientes estén sanos en lugar de
que estén enfermos y porque cree que el derramamiento de sangre es un
tratamiento efectivo" (Por otro lado, alguien provisto de un conocimiento
médico más preciso podría colocar sanguijuelas sobre su enemigo porque lo
prefiere débil y sabe que lo debilitará desangrándolo).1
Vamos a desarrollar la cuestión con más detalle en la siguiente lección, por
ahora baste señalar que la gente utiliza los elementos que el mundo le ofrece
para conseguir sus metas. Los filósofos lo describen diciendo que la gente
utiliza medios para lograr sus fines. Los economistas lo describen diciendo
que la gente utiliza bienes y servicios para satisfacer sus preferencias.
Las preferencias son subjetivas.
Como las preferencias son particulares a cada individuo, decimos que son
subjetivas. En términos generales, la diferencia entre una afirmación subjetiva
frente a una declaración objetiva, es similar a la diferencia entre una opinión
frente a un hecho. Tiene sentido decir: "María prefiere el helado de vainilla al de
chocolate pero Juan prefiere el helado de chocolate al de vainilla". Estas dos
declaraciones son perfectamente compatibles porque las preferencias (en
este caso, las preferencias por helados de distintos sabores) son subjetivas y
pueden variar de persona a persona.
Por el contrario, no tiene sentido decir: "el helado tiene 300 calorías para
María pero 280 calorías para Juan". El número de calorías en una ración de
helado es un hecho objetivo; no puede variar de persona a persona. María y
Juan podrían estar en desacuerdo acerca de cuántas calorías tiene el helado,
pero en ese caso, al menos uno de ellos simplemente estaría equivocado. Sin
embargo, sería correcto que María dijera: "El de Vainilla tiene mejor sabor que el
de chocolate". Y que Juan dijera lo contrario. Una vez más, María y Juan pueden
estar en desacuerdo sobre qué helado sabe mejor —sin que ninguno de los
dos esté equivocado— porque las preferencias son subjetivas. A diferencia de
lo que sucede cuando se pregunta cuántas calorías hay en una ración de
helado (que es algo definitivo y objetivamente demostrable) no hay una
“respuesta concluyente" a la pregunta de qué helado sabe mejor.
¡Cuidado! Muchos críticos de la Economía —tanto de la progresiva "ala
izquierda" como de la religiosa "ala derecha"— malinterpretan por completo
1
Hay casos aparentemente extraños en los que incluso los médicos modernos recomendarían
la sangría como un tratamiento efectivo, pero es evidente que la práctica anterior no era, en
general, buena para el paciente.
50
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
lo que los economistas quieren decir cuando afirman que las preferencias son
subjetivas. Estos críticos piensan que los economistas están apoyando de
alguna manera el relativismo moral o que están diciendo que nadie puede
juzgar las acciones de otro. Pero estas quejas son infundadas, porque los
economistas para nada dicen eso.
Recordad: estamos simplemente examinando las implicaciones lógicas de
nuestra decisión de clasificar el comportamiento observado como una acción
intencionada. Si vemos a María ir hasta el mostrador y elegir el helado de
vainilla mientras vemos a Juan acercarse al mostrador y pedir el de chocolate,
solo podemos concluir que María y Juan tienen gustos diferentes cuando se
trata de elegir sabores de helados. Como veremos más claramente en la
Lección 6, la única forma satisfactoria de explicar los precios de mercado es
reconocer primero que las preferencias son subjetivas. Este reconocimiento
de ninguna manera justifica las preferencias de los individuos particulares.
Por ejemplo, un economista no puede explicar el precio del tabaco sin
reconocer que algunas personas prefieren gastar su dinero en cigarrillos más
que en otros productos. Una vez que el economista ha llegado a esta
conclusión fáctica, puede, con toda coherencia castigar sin salir a su hijo
adolescente cuando le pilla fumando en el garaje con los gamberros de sus
amigos. Si aún no habéis visto la distinción que existe entre análisis
profesional y creencias personales, olvidaros de la Economía y considerad un
puesto como investigador del FBI para descubrir a asesinos en serie. Para
atrapar a un asesino en serie, el detective necesita "pensar como el asesino" y
tratar de entender qué móviles llevaron al asesino actuar de la manera que lo
hizo. Obviamente este análisis no significa que el detective sea neutral con
respecto a las acciones que el asesino toma o que el asesinato "sea una
elección personal".
Resumiendo: Cuando las personas se involucran en acciones con un
propósito, están motivadas por deseos que no son necesariamente idénticos
de una persona a otra. Con el fin de explicar los intercambios, los economistas
deben reconocer que las preferencias son subjetivas.
Las preferencias son una clasificación, no una medición.
Como las preferencias están unidas a los intercambios que realizan las
personas suponen una clasificación de objetivos. Cuando María elige helado
de vainilla en vez de helado de chocolate, esta acción intencionada sólo indica
que prefiere el de vainilla. No podemos determinar "cuánto" prefiere María el
de vainilla al de chocolate; de hecho, esa declaración no significa exactamente
esto en términos de lógica económica estricta.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
51
En la conversación cotidiana, todos sabemos lo que significa decir que
"María realmente prefiere la vainilla al chocolate, pero a su hermana Juana le
gusta un poco más la vainilla que el chocolate". Pero es importante que veáis
que esta forma de hablar no tiene sentido desde la perspectiva del concepto
de preferencias que utilizamos en el razonamiento económico. 2
Después de todo, ¿Qué es lo que realmente significa decir —desde el punto
de vista de la lógica económica pura— que María tiene una preferencia por la
vainilla frente al chocolate? Lo único que significa es que, ante una elección
entre los dos sabores, María escogería vainilla. Pero eso es lo mismo que
podemos decir de su hermana Juana, cuyos amigos aseverarán que tiene sólo
una "ligera" preferencia por la vainilla. Cuando Juana se enfrente a una
elección, ella también escogería la vainilla en vez del chocolate. Por lo que, en
cuestión de deducciones lógicas que podamos extraer de las acciones
intencionadas de una persona, lo único que podemos decir como
economistas, es que ambas niñas muestran una preferencia por la vainilla
frente al chocolate.
Vamos a profundizar en esta línea de pensamiento hasta el final de la
lección. Aunque Juana diga: "¡La vainilla solo me gusta un poquito más que el
chocolate!" eso no daría a un economista la capacidad de concluir que su
preferencia por la vainilla es "menos intensa" que la de María. No. No haría
más que llevarle a pensar que Juana prefiere pronunciar esa frase en vez de
otra o en vez de callarse. Recordad, estamos utilizando la noción de
preferencias subjetivas de una persona para explicar las acciones concretas
que la persona realiza. Vale que alguien pronuncie una declaración que
informe a los economistas sobre cuales son sus preferencias, pero sólo en la
medida en que el hecho mismo de hacerla ya suponga en sí mismo, por sí
solo, una acción intencionada.3
Para ayudaros a recordar los puntos de esta lección, considerad la analogía
de la amistad. Por ejemplo, Sally podría tener tres amigos, por lo que
podríamos decir que mentalmente experimenta sentimientos de amistad para
cada uno de ellos. Podemos ir más allá y pedirle a Sally que clasifique a sus
amigos. Podría decir que Bill es su mejor amigo, que María es su segunda
mejor amiga y que Joe es su tercer mejor amigo. Esa conversación tiene pleno
sentido.
2
3
No estamos diciendo que la gente está utilizando el lenguaje de una manera negligente en la
conversación diaria, estamos simplemente señalando que el término preferencias tiene un
significado muy preciso en Economía. Por analogía, en Física la palabra trabajo tiene un
significado muy preciso, científico también, y no se confunde con el uso cotidiano del vocablo
trabajo en las conversaciones.
A estas alturas del libro, estos ejemplos pueden parecer tediosos, pero son importantes para
que podáis comprender el asunto antes de que expliquemos cómo se forman los precios en
lecciones posteriores.
52
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Pero ¿Y si luego preguntamos a Sally cuan mejor amigo es Bill más que
María? Ahora las cosas empiezan a sonar un poco raro. Y si le preguntamos:
"¿Es Bill al menos un 30 % más amigo tuyo que Joe?" habríamos entrado en el
terreno de lo absurdo. La moraleja de esta historia es que tiene sentido
clasificar a los amigos, pero aún así, en el fondo, no disponemos de algo
objetivo que constituya una “unidad de medida de la amistad" con la que
clasificar.
Lo mismo ocurre con las preferencias en general, al menos tal y como las
utilizamos en Economía. Como aprenderéis en las próximas lecciones, para
comprender y describir los intercambios, tenemos que asumir que la gente
tiene una clasificación de metas o fines. La gente realiza acciones para
satisfacer su preferencias más importantes o para alcanzar sus metas más
altas. No tenemos que decir que la gente tiene una "función de utilidad"
matemática que busca maximizar, a pesar de que esa forma de hablar sea
común en otros textos de Economía. Este enfoque alternativo es sólo útil para
obtener respuestas concretas a artificiosos problemas numéricos; en realidad
no ayuda a comprender el proceso de intercambio. De hecho, el uso de las
funciones de utilidad matemática es muy perjudicial para el aprendizaje de los
principios básicos de Economía, ya que, en primer término, a menudo hace
que el estudiante olvide de donde proviene la noción de preferencia.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
Un enfoque diferente
Incluso los economistas profesionales no siempre tienen claro el
principio de que las preferencias suponen una clasificación, no una
medición. Por ejemplo, los economistas suelen utilizar el término
utilidad para describir la cantidad de placer o satisfacción que una
persona recibe de una situación particular. Por lo que podrían
describir nuestro escenario diciendo: "María escogió helado de
vainilla, ya que le proporcionó una utilidad mayor que la que habría
obtenido del helado de chocolate".
Hasta ahí estamos de acuerdo. Pero después muchos libros de
Economía van más lejos y comienzan a asignar cifras para medir el
grado de utilidad, de modo que (por ejemplo) María obtiene "55
utilidades" de vainilla pero sólo "34 utilidades" de chocolate y así
sucesivamente. Con el fin de "maximizar la utilidad" ella obviamente
elige la vainilla. Si estás asistiendo a una clase de Doctorado, el
manual de la asignatura te dirá que las "utilidades" no existen
realmente, que no pueden equipararse a los "kilogramos", que son
una unidad objetiva de peso, ni a los "metros", que son una unidad
objetiva para medir la altura. En cambio, el manual del curso de
doctorado explicará que los economistas pueden utilizar funciones
matemáticas de utilidad como un recurso conveniente para
describir la clasificación de las preferencias. Así que cuando la
función asigna "55 utilidades" a una copa de helado de vainilla, pero
sólo "34 utilidades" a la de chocolate, lo único que en realidad
significa es que María preferiría la primera a la segunda. La función
de utilidad podría muy bien haber asignado "18,7 utilidades" a la
vainilla y "2,3 utilidades" al chocolate; lo importante es que María
actúa "como si" estuviera maximizando esta arbitraria función
matemática.
En este libro, no vamos a utilizar la terminología confusa de
"utilidades" y no vamos a realizar cálculos con "funciones de
utilidad" como hacen otros manuales de Economía. Estas prácticas,
aunque comunes, son peligrosas porque pueden inducir al error de
pensar que estamos midiendo el grado de satisfacción psíquica que
un individuo obtiene de sus acciones particulares.
53
54
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Pudiera ser que un neuro-investigador descubriese un día una
forma objetiva de medir el grado de felicidad y que pudiera afirmar
coherentemente que a María le hacía "el triple de contenta" que a
Bill. Pero incluso si algo así fuese posible, la cuestión seguiría siendo
la misma: en el campo de la Economía, esa conversación no tiene
sentido. En Economía, utilizamos términos como "preferencias"
como una forma de explicar o describir las acciones individuales
que se dirigen a lograr un propósito. Cuando alguien elige una cosa
en vez de otra, lo único que podemos concluir es que la persona
prefiere el elemento elegido al elemento descartado. Los psicólogos
o neurólogos (o incluso el sentido común) podrían arrojar más luz
sobre el caso, pero la lógica económica por sí sola no puede ir más
allá. El economista no puede pretender tener todas las respuestas;
¡Ni mucho menos! Cuando en un caso como éste, el economista
reconoce los límites de lo que el razonamiento económico puede
explicar respecto de un determinado suceso, está siendo muy
humilde. En la lección 6, veremos cómo las clasificaciones de
preferencias subjetivas interactúan unas con otras hasta producir
precios objetivos de mercado. En ese momento, entenderéis mejor
por qué hacemos hincapié en esta lección sobre estos puntos.
Las preferencias de los distintos individuos no pueden
acumularse.
Si las preferencias son subjetivas para cada individuo y ni siquiera pueden
ser medidas o cuantificadas individualmente, entonces, es evidente que no
tendría ningún sentido que intentáramos combinar, acumular o agregar
preferencias individuales para formar preferencias "sociales". Por desgracia,
incluso los economistas profesionales se enzarzan a menudo en este tipo de
razonamiento. Muchas personas intentan justificar la imposición progresiva
sobre la renta, por ejemplo, afirmando que "un dólar significa más para una
persona pobre que para una rica". La idea es que si Bill Gates pagase un millón
de dólares la utilidad que obtiene no se vería mermada, mientras que la
entrega de 1.000 dólares a un millar de personas sin hogar aumentaría en
gran medida la utilidad de cada uno de los perceptores. Por consiguiente,
según el típico argumento, la redistribución de una parte de la riqueza de
Gates ha aumentado la utilidad total o “social".
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
55
En la lección 18 examinaremos las consecuencias de los impuestos
progresivos sobre la renta. Por ahora nos limitaremos a señalar que la típica
justificación que de ellos se hace es absurda. No se puede sumar diferentes
cantidades de utilidad de varias personas. De hecho, si utilizamos el término
alternativo preferencias se hará más evidente por qué la combinación de las
utilidades de diferentes personas es una tarea imposible. Tiene sentido
preguntar: "¿Cuál es el peso total de la población?" o "¿Cuál es el promedio de
edad de la población?" pero no lo tiene preguntar "¿Cuáles son las
preferencias totales de la población?" o "¿Cuál es la cantidad promedio de
utilidad por persona?"
Para estar seguros de que entendéis lo absurdo que es el intento de realizar
operaciones aritméticas con las clasificaciones de preferencias de diferentes
personas, una vez más, vamos a recurrir a la analogía de la amistad.
Supongamos que Sally y Larry tienen las siguientes clasificaciones de
"amistad":
Puntuaciones de Amistad
Sally
Larry
Primero (mejor amigo): Bill
Primero (mejor amigo): Joe
Segundo: María
Segundo: Bill
Tercero: Joe
Tercero: (nadie)
Cuarto: Tom
Cuarto: (nadie)
Quinto: Adrián
Quinto: (nadie)
Antes de continuar, aseguraos de que entendéis la tabla: Sally tiene un total
de cinco amigos. Su mejor amigo es Bill, su segunda mejor amigo es María y
así sucesivamente. Larry, por el contrario, sólo tiene dos amigos. Su mejor
amigo es Joe y Bill es su segundo mejor amigo. Observad como incluso entre
sus amigos compartidos, Sally y Larry no tienen el mismo orden de
clasificación. Sally piensa que Bill es mejor amigo que Joe, mientras que Larry
piensa que Joe es mejor amigo que Bill. No hay nada extraño en esto, porque
las preferencias son subjetivas.4
4
Para explicar la diferencia en las puntuaciones de amistad, ni siquiera tenemos que asumir
que Joe y Bill actúen de manera distinta en función de si están con Sally o con Larry. Incluso si
Joe y Bill se comportan siempre igual y fueran siempre "la misma persona" cuando salen con
Larry o con Sally, seguiría siendo perfectamente razonable que fuesen clasificados de forma
distinta porque —como habréis adivinado— las preferencias son subjetivas. Quizás Joe
siempre esté haciendo ruidos groseros con la axila y Sally piense que es repugnante, mientras
56
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Ahora supongamos que un entrometido director de escuela se presentara y
dijera: "¡Esto es terrible! El pobre Larry no tiene tantos amigos como la popular
Sally! Tengo una gran idea para conseguir que las cosas sean más justas. Voy a
escribir una nota imitando la letra de Sally que diga: ¡Hueles mal!". Y la pondré en
la bolsa del almuerzo de Adrián. Eso provocará una grave discusión entre Adrián y
Sally y él dejará de ser amigo suyo. A continuación, me las arreglaré para que
Adrián se siente cerca de Larry en el autobús escolar. Eventualmente se harán
amigos. No puedo predecir si Adrián se convertirá en el primero, segundo o tercer
mejor amigo de Larry pero sea como fuere, como amigo estará mejor valorado por
Larry de lo que lo era Sally. Con mi benévola intervención, habré aumentado la
cantidad total de amistad entre los niños"
Obviamente la historia anterior es bastante boba, pero hemos utilizado una
historia simple para demostrar la estupidez de tratar de sumar las
preferencias individuales subjetivas Esperemos que ahora podáis ver que el
intento de aumentar la "utilidad social" quitando dinero a un hombre rico para
dárselo a un pobre es algo que simplemente absurdo. Quizás los defensores
de los impuestos progresivos puedan justificarlo por otros motivos, pero no lo
consiguen apelando al concepto económico de preferencias (o utilidad).
que a Larry le haga gracia.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
Recapitulación de la Lección ...
• Una vez que decidamos clasificar a ciertos eventos como acciones
con un propósito, podremos hacer ulteriores deducciones lógicas.
Por ejemplo, por cada acción tiene que haber un actor, una persona
inteligente que realice la acción. Aunque las personas puedan
actuar en combinación con otras, cualquier particular acción, se
lleva a cabo por una sola persona.
• Interpretamos la acción de alguien diciendo que él o ella tiene
preferencias. Son los objetivos que una persona trata de lograr a
través de sus acciones.
• Los economistas dicen que las preferencias son subjetivas, lo que
significa que son únicas para cada persona. Al decir que las
preferencias son subjetivas ni las criticamos ni las alentamos, solo
reconocemos que las personas tienen gustos diferentes.
57
58
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Preferencias: objetivos o deseos de un individuo. Los economistas
interpretan las acciones de una persona como intentos de satisfacer sus
preferencias.
Bienes: elementos físicos escasos que un individuo valora porque pueden
ayudarle a satisfacer sus preferencias.
Servicio: la ejecución de una tarea por una persona que otra persona valora
porque le ayuda a satisfacer sus preferencias. Los servicios son los "bienes"
que la gente crea a través del esfuerzo de su trabajo.
Subjetivo: único para cada individuo; "según el parecer del sujeto".
Utilidad: es un término común en los manuales de economía para describir
la cantidad de valor o grado de satisfacción que una persona obtiene de un
bien o servicio.
Impuesto sobre la renta progresivo: un impuesto que grava a las personas
naturales o jurídicas a tipos más altos cuanto mayores sean sus ingresos.
3.Los conceptos económicos implicados en la acción
59
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Por qué es cuestionable decir, "Alemania atacó a Francia"?
2. ¿Por qué las declaraciones acerca de las acciones de un hombre también
involucran (implícitamente) sus creencias?
3. ¿Puede una acción intencionada basarse en una creencia errónea?
Proporcionad algunos ejemplos.
4. ¿Qué significa cuando los economistas dicen que las preferencias son
subjetivas?
5. * ¿Desde un punto de vista económico, tiene sentido dar dinero para
obras de caridad?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 4
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
En esta lección aprenderéis...
 Que para dar ejemplos de categorías y conceptos económicos basta una
economía en la que exista un único hombre.
 La importancia del ahorro y de la inversión.
 Cómo explican los economistas las elecciones individuales.
Introducción
E
n las tres primeras lecciones aprendisteis que la Economía consiste en el
estudio de los intercambios y que la —en apariencia— sencilla decisión
de considerar el comportamiento humano como una "acción decidida"
lleva a muchas ideas que nos ayudarán a explicar cómo operan las economías de
mercado modernas. En la Parte II de este libro, iniciaremos un análisis en toda
regla de lo que es una economía de mercado en la que hay compradores y
vendedores que utilizan dinero en sus transacciones. Esto es lo que la mayoría
de la gente probablemente piensa que un libro sobre Economía se supone que
debe hacer.
Sin embargo, antes de sumergirnos en la parte más profunda, en la presente
lección —la última de nuestra sección de "Fundamentos"— vamos a esbozar
algunas de las verdades económicas básicas que se aplican incluso al caso muy
simple de una sola persona abandonada en una isla remota. Hay un
sorprendente número de conclusiones que podemos sacar, incluso de un
supuesto tan extremadamente limitado.
61
62
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
A lo largo de los años, muchos críticos han ridiculizado la llamada Economía
de "Robinson Crusöe", en honor del náufrago de la famosa novela de Daniel
Defoe.1 Obviamente, no estamos diciendo que una persona aislada constituya
una descripción exacta de una economía moderna. Más bien, lo que decimos
es que antes de analizar una economía integradapor miles de millones de
personas que interaccionan entre sí, debemos comenzar con una sola
persona y asegurarnos de que entendemos qué es lo que la impulsa.
Como podréis ver, en esta lección estamos desarrollando principios
generales respecto de las acciones de los individuos en un entorno de escasez:
esos principios generales seguirán siendo válidos aún después de que Crusöe
sea rescatado y haya regresado a la civilización. Pero para evitar abrumar a los
estudiantes nada más empezar, comenzaremos examinando el caso más
simple: el de Crusöe solo y abandonado a su suerte y que tiene que hacer algo
si quiere mejorar su situación.
Crusöe crea bienes utilizando su intelecto.
Solo por completo en su isla tropical, Crusöe se da rápidamente cuenta de
que no le gusta la forma en que las cosas se están desarrollando. Su
estómago está empezando quejarse, tiene la garganta seca, siente comezón
en los labios y no ve ningún refugio natural que le cobije de las terribles
tormentas que de vez en cuando asolan la isla. En vez de resignarse a su
suerte, decide tomar medidas para alterar el curso de la historia, para que los
acontecimientos discurran de forma más a su gusto.
Antes de que pueda tomar una decisión sensata sobre cómo proceder,
Crusöe primero tiene que ver con qué cuenta. Se sube a la cima de una colina
y observa la isla. Ve que hay un montón de cocoteros así como algunos
arroyos a lo lejos. Hay piedras de distintos tamaños y unas lianas robustas. Su
cabeza le empieza a zumbar mientras decide qué hacer primero
Llegados a este punto, podemos detenernos y describir la situación en
términos de conceptos económicos. Probablemente os distéis cuenta, al igual
que lo hizo Crusöe, de porqué los concretos elementos mencionados en el
párrafo anterior son pertinentes a su situación y serían los datos a los que
prestaríais atención si os hallarais en su situación. En la jerga económica, hizo
un inventario de los bienes a su disposición. Es decir, evaluó cuales eran los
escasos bienes o elementos físicos de que podría disponer y en qué
cantidades.
Después de todo Crusöe podría haberse dicho con razón: "Hum, esta isla
está sujeta a la atracción gravitacional de la tierra, lo que significa que no voy a la
1
Los lectores más jóvenes podrían identificarse mejor con el personaje protagonizado por Tom
Hanks en la película del año 2000 titulada “Cast Away".
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
63
deriva hacia el espacio exterior y a la muerte por congelación. Hay un suministro
abundante de oxígeno aquí, lo que significa que no voy a asfixiarme y la presencia
de una atmósfera es muy conveniente para facilitar la transmisión de las ondas
sonoras y que yo pueda oír cuando una tormenta se acerca". Estos atributos de la
isla también son muy útiles para él y contribuyen al logro de sus fines, pero
no los consideraría al formular sus planes, porque no son escasos. Esas
condiciones generales del entorno no le llevan a tener que economizar como
debe hacerlo cuando se trata de cocos, lianas y demás.
La marca distintiva de la escasez es que implica ventajas e inconvenientes.
Hasta que encuentre otra fuente de alimentos (como el pescado después de
que consiga fabricar algunas herramientas), Crusöe tiene que asegurarse de
que no se come sus cocos demasiado deprisa (Tampoco puede permitirse
quemar cocoteros para divertirse). Si decide utilizar algunas piedras para
construir un refugio, no podrá emplearlas para hacer una hoguera. E incluso si
el suministro de lianas es abundante, tendrá que ser cuidadoso cuando las
corte para fabricar una red con la que pescar, ya que ha de dedicar tiempo a
caminar en lo profundo de la selva para encontrar nuevas lianas.
Como todos estos ejemplos demuestran, Crusöe tiene que pensar en las
consecuencias de sus actos cada vez que sus planes incluyan el empleo de
piedras, cocos, lianas, etc... Debido a que estos artículos son escasos, podría
más tarde lamentar haberlos gastado ya que eso podría reducir su capacidad
para satisfacer objetivos futuros. Los artículos o elementos que pueden
ayudar a una persona a lograr sus metas y que podrían ayudarla a lograr aún
más metas si hubiera más de esos elementos disponibles, se llaman bienes.
Por el contrario, los presupuestos de fondo como la gravedad y el oxígeno no
son (normalmente) bienes en el sentido económico, porque ninguna de sus
acciones hará que sean menos útiles para el logro de sus metas. Él no tiene
que preocuparse por correr demasiado rápido y con ello "consumir todo el
oxígeno" y no tendrá que renunciar y entregar algo a cambio cuando
descuelgue cocos con una percha.2 Además, no hay ningún objetivo que
pudiese lograr, si tuviese "más oxígeno" o hubiese "una gravedad mayor". Así
que aunque el oxígeno y la fuerza de gravedad son necesarios para poder
vivir, no tiene que economizar al utilizarlos y por lo tanto no se pueden
concebir como bienes económicos.
Es importante que os déis cuenta de que un objeto se convierte en un bien
cuando una persona lo incorpora a sus planes. Un coco en una isla tropical no
es un bien por sus características físicas, por si mismo, sino más bien porque:
(a) puede servir para aliviar el hambre, (b) Crusöe preferiría no pasar hambre y
2
Si Crusöe utiliza el palo que emplea como percha para hacer leña y lo quema para encender
su hoguera, entonces no podrá desprender cocos. Pero la fuerza de gravedad seguirá
teniendo los mismos efectos con independencia de las acciones que él lleve a cabo.
64
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
(c) Crusöe es consciente del punto (a). Si Crusöe ignorase el hecho de que los
cocos son comestibles, entonces podría no considerarlos como bienes. Por
dar un ejemplo diferente, ciertas plantas de la isla podrían tener propiedades
medicinales, pero si él no lo sabe, entonces esas plantas no tendrán la
condición de bienes económicos.
Bienes de consumo frente a bienes de producción.
Ahora que sabemos lo que constituye un bien en general, podemos
empezar a hacer algunas distinciones. Por un lado, Crusöe reconoce que hay
elementos escasos que pueden ayudarle a lograr directamente sus objetivos,
por ejemplo, el agua del arroyo puede saciar su sed inmediatamente y los
cocos pueden saciar directamente su hambre. Los economistas llaman a este
tipo de bienes: bienes de consumo.
Por otro lado, hay elementos que son ciertamente útiles y que le permitirían
lograr sus metas en mayor medida cuantos más elementos de ese tipo tuviera
—de ahí que sean bienes para él— pero no le son directamente útiles sino que
lo son sólo indirectamente porque le permitirán obtener más bienes de
consumo. Por ejemplo, un palo largo, de por sí, no sirve para nada, y, si fuera
el único objeto en la isla, Crusöe no lo consideraría ni siquiera un bien; pero
como hay cocos colgando de las palmeras y algunos están fuera de su alcance,
de repente, el palo adquiere indirectamente valor. Crusöe ahora considera al
palo como un bien a pesar de que no sacie directamente su hambre porque
indirectamente le ayudará a alcanzar sus metas. Los economistas llaman a
elementos como el palo que hemos imaginado: bienes, factores o medios de
producción.
Al igual que ocurre con los bienes en general, la distinción entre bienes de
consumo y bienes de producción depende de la intención de la persona que
actúa. Por ejemplo, si el Increíble Hulk, hallándose en la isla de Crusöe,
quisiera darse una ducha, podría considerar la pértiga como un artilugio ideal
para poder llegar hasta ese difícil punto entre sus anchos omóplatos. Para
Hulk el palo sería un bien o artículo de consumo.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
65
Tierra, Trabajo y Bienes de Capital
Incluso dentro de la clase o categoría de los bienes de producción, podemos
hacer más distinciones.
Los bienes de producción que son un regalo directo de la naturaleza como
ocurre típicamente con la tierra o con los recursos naturales y entre los que se
incluyen tanto elementos más o menos permanentes, como un arroyo por el
que fluye agua o una palmera que producirá indefinidamente un flujo de
cocos como recursos no renovables como un pequeño depósito o yacimiento
de estaño que Crusöe puede utilizar para hacer ollas de cocina y anzuelos.
El bien de producción más importante y versátil es el propio trabajo de
Crusöe, que es el flujo de servicios productivos que obtiene haciendo uso de
su cuerpo. En términos de lógica y de principios económicos, sería
perfectamente razonable agrupar el trabajo con otros recursos naturales que
proporcionan un flujo indefinido de servicios (con un mantenimiento
adecuado). Sin embargo, los economistas han otorgado históricamente un
tratamiento especial al trabajo, porque el trabajo es el factor primario de la
producción que cada individuo posee y también porque el trabajo es el factor
de producción que se requiere en todo proceso productivo. Cuando Crusöe
dedica sus esfuerzos físicos a la satisfacción indirecta de sus metas, está
trabajando. Por otro lado, si consigue satisfacer directamente sus metas
mediante el control de sus manos, de su cerebro, etc... entonces a eso los
economistas lo llaman ocio. Crusöe repartirá su energía corporal entre
actividades laborales y de ocio, con el fin de satisfacer los objetivos que
considera más importantes. Históricamente, los economistas se han referido a
la des—utilidad del trabajo para subrayar el hecho de que los seres humanos
disfrutan del ocio directamente, le dedican tiempo y energía porque para ellos
es un fin en sí mismo pero sólo los aplican al trabajo cuando con ello
66
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
consiguen satisfacer (indirectamente) fines más importantes que el ocio que
sacrificaron a cambio.3
Por último, los bienes de capital son factores de producción creados por los
seres humanos.4 Cada bien de capital se produce combinando trabajo con
recursos naturales (al menos con uno de ellos). La mayoría de los bienes de
capital también se producen con la ayuda de otros bienes de capital (pre—
existentes).5 Para Crusöe en su isla, ejemplos de bienes de capital serían una
red para pescar, fabricada con lianas y con su esfuerzo, o un refugio que
construyese con piedras, barro, ramas y hojas y con su trabajo.
Renta, ahorro e inversión.
Ahora sabemos que Crusöe puede clasificar los escasos objetos con los que
cuenta en su mundo agrupándolos en las siguientes clases o categorías:
recursos naturales, trabajo, bienes de capital y bienes de consumo (entre los
que se incluye el ocio). En conexión con todos ellos se encuentra el paso del
tiempo y el hecho de que Crusöe sea consciente de que sus acciones actuales
pueden alterar su felicidad futura. En concreto, Crusöe puede optar por
ahorrar e invertir hoy con el fin de elevar su ingresos futuros.
Por ingresos se refiere al flujo de nuevos bienes (y servicios) de consumo
que un individuo tiene el potencial de adquirir durante un período de tiempo.
6
El ahorro se produce cuando alguien consume menos de lo que ingresa; si
"vive por debajo de sus posibilidades". La inversión tiene lugar cuando lo
producido se destina a generar ingresos futuros en vez de a consumo
inmediato.
En la lección 10 trataremos con mucho mayor detalle la relación entre
ingreso, ahorro e inversión en una economía de mercado moderna en la que
3
4
5
6
Daros cuenta de que el ocio no implica necesariamente descansar en la playa y el trabajo no
implica necesariamente un esfuerzo físico. A Crusöe podría gustar nadar en el mar lo que le
permitiría realizar una muy buena sesión de ejercicios y podría incluso dejarle los músculos
doloridos al día siguiente, pero antes de que pueda disfrutar de esta actividad, primero debe
dedicarse a la tarea, físicamente poco exigente pero extremadamente aburrida, de recoger
ramitas para encender el fuego de la noche.
Ambos componentes de esta definición son importantes. Si Crusöe creara bienes que no
fuesen factores de producción, no serían bienes de capital sino de consumo. Y si Crusöe
tuviera bienes que fuesen factores de producción, pero que él no hubiese creado, entonces
no serían bienes de capital sino que serían recursos naturales.
Lógicamente, el primer bien de capital producido en la historia humana, debió obtenerse
cuando alguien transformó con su trabajo los primarios dones de la naturaleza en un factor
de producción.
Técnicamente, el ingreso bruto se refiere a la cantidad máxima de consumo durante un
intervalo de tiempo especificado, mientras que el ingreso neto es la cantidad máxima de
consumo posible, después de haber hecho una inversión suficiente para mantener los
ingresos brutos al mismo nivel en el período siguiente.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
67
la mayoría de los intercambios implican el uso de dinero. Por ahora nos
limitaremos a dar ejemplos de estos conceptos avanzados en la sencilla
economía de Crusöe.
Es más fácil explicarlo con un ejemplo numérico. Obviamente hemos
elegido los siguientes ejemplos numéricos por su sencillez y sólo sirven para
que el escenario que describimos sea lo suficientemente concreto como para
que podáis realmente apreciar los compromisos a los que Crusöe se enfrenta.
Desde esa perspectiva, supongamos que Crusöe puede encontrar una
palmera apropiada a la que subirse y que con sus manos puede derribar un
coco por hora. Si dedica 10 horas al día a trabajar, dejando el resto del día
para el ocio (que incluye el sueño), eso significa que puede conseguir 10 cocos
por día con los recursos naturales de que dispone en la isla. Afortunadamente,
10 cocos al día le proporcionan suficiente alimento para mantenerse en un
estado de salud bastante decente. Pero trabajar 10 horas por día, sin fines de
semana, difícilmente es un estilo de vida ideal. Además de lo agotador de
semejante régimen de vida, Crusöe sabe que si alguna vez se pusiera enfermo
o se lesionara, podría morir fácilmente por la vulnerabilidad a la que se
expone al tener que procurarse diariamente el alimento para subsistir.
Existe una solución. Como es un hombre disciplinado y con muchas
habilidades, se da cuenta de que su capacidad de ahorrar e invertir puede
mejorar en gran medida su nivel de vida. Poco después de evaluar su situación
en la isla, empieza a ahorrar un 20 % de sus ingresos todos los días. En otras
palabras, sigue trabajando 10 horas al día, día tras día, y obtiene una cosecha
diaria o ingreso de 10 cocos. Pero sólo se come (consume) 8 cocos cada día y
aparta 2 cocos (ahorra o guarda) de su cosecha diaria.
Después de vivir por debajo de sus posibilidades de esta manera durante 25
días, ha acumulado una reserva de 50 cocos. A partir de ese momento, de
nuevo se come 10 cocos por día –—y consume completamente su renta diaria
cada día—. La principal razón por la que dejó de acumular cocos adicionales
es que descubrió que su sabor comenzaba a empeorar cinco días después de
haberlos desprendido de la palmera. Por lo tanto, Crusöe ha establecido una
cómoda rutina: cada día recoge un nuevo lote de 10 cocos y los amontona en
un extremo de su almacén. Durante el día, se come los 10 cocos más antiguos
situados en el otro extremo de su almacén. Con esta rotación, aún disfruta
diariamente de un total de 10 cocos (que aún tienen un sabor bastante
pasable) pero también tiene un fondo de reserva (un ahorro) de 50 cocos del
que hacer uso en caso de emergencia. Por ejemplo, si contrajera una
enfermedad tropical que le incapacitara para trabajar, habría ahorrado lo
suficiente para comer medias raciones durante diez días. 7 Gracias a su
7
Podemos asumir que los cocos no saben tan bien pero aún se pueden comer transcurridos
diez días desde que cayeron del cocotero.
68
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
decisión de trabajar duro y conservar (literalmente) sus frutos, Crusöe ha
mejorado en gran medida su posición material en comparación con su
situación original. En vez de vivir al borde de la inanición, tiene ahora reservas
para diez días.
El simple hecho de ahorrar y acumular bienes de consumo es muy útil, pero
se da cuenta de que puede hacer mucho más. Después de inspeccionar los
materiales a su disposición, Crusöe se dispone a invertir sus ahorros en una
empresa de largo alcance, que espera que aumente de forma permanente su
futuro flujo de ingresos diarios. Confiando en su remanente de 50 cocos
decide dejar de trepar a los árboles para derribar nuevos cocos para su
despensa y se toma dos días de descanso.
¡Pero no es porque nuestro héroe vaya a disfrutar de unas merecidas
vacaciones! Por el contrario, pasa el primer día —las 10 horas— vagando por
la isla, recogiendo ramas de la longitud y grosor adecuados. El proceso es
lento porque cuando Crusöe divisa un buen ejemplar, tiene que usar una
piedra afilada para cortarla y desprenderla del árbol sin dañarlo. 8 Durante el
primer día se come 10 cocos, reduciendo sus existencias a 40 cocos. A pesar
de que ha trabajado todo el día, no ha conseguido nuevos cocos con su
esfuerzo. En cambio, sólo tiene un montón de sólidas y largas ramas, que ha
transformado a partir de su forma y emplazamiento originales.
Durante el segundo día, emplea otras 5 horas en preparar las ramas
utilizando unas piedras afiladas y luego se pasa 2 horas cortando lianas y
traiéndolas de vuelta al campamento. Por último, en el resto de las 3 horas de
la segunda jornada de trabajo, pone las ramas en el suelo, uniéndolas por sus
extremos, pero formando un haz con varias de ellas utilizando lianas para
atarlas perfectamente unas con otras. Al final del segundo día, sus existencias
han disminuido a 30 cocos. Pero además de esta reducción de sus existencias
de ahorro, Crusöe tiene un nuevo bien de capital: una percha larga y
resistente.
Al día siguiente se va a dar una vuelta con su nuevo bien de capital.
Descubre con gran satisfacción que en una sola hora de trabajo con la ayuda
de su nueva herramienta, elemento de capital, su rendimiento es de 5 cocos.
Esto supone una ventaja tan tremenda para su productividad que Crusöe
ahora cree que ha estado trabajando demasiado. En lugar de trabajar 10
horas al día recolectando alimentos, ahora pasará sólo 4 horas por día
derribando cocos. Eso le proporcionará un flujo diario de 20 cocos, el doble de
los que "obtenía" con sus manos. Dispuesto a reponer su reserva de cocos
hasta el límite máximo que aún le permita disfrutar de cocos sabrosos,
guarda parte de su nueva cosecha durante unas semanas, hasta que su
8
Daros cuenta de que la piedra afilada es un recurso natural que Crusöe utiliza junto con su
trabajo para producir un bien de capital, la rama aserrada.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
69
reserva ha aumentado a 100 cocos.9 Vuelve a tener el equivalente a raciones
completas para cinco días, solo que ahora una "ración completa" equivale a 20
cocos por día. En el nuevo equilibrio, Crusöe emplea 4 horas al día en derribar
20 nuevos cocos que añade a su reserva. Durante ese mismo día, se come los
20 cocos más antiguos (más maduros) de su reserva.
Las cosas están obviamente yendo bien para el Señor Crusöe. Antes, tenía
que dedicar 10 horas por día a un trabajo bastante intenso; es difícil trepar a
los árboles todo el día. A cambio de todo lo que trabajó, disfrutó de 10 cocos
cada día, pero después de su sabia inversión en la fabricación de un bien de
capital, descubre que sólo tiene que pasar 4 horas al día derribando cocos con
la percha —una tarea mucho más fácil que subir a un árbol y cogerlos con sus
propias manos—. Además puede ahora disfrutar del doble de cocos por día
de los que obtenía antes, lo cual es francamente el límite máximo de la
cantidad de cocos que podría comerse.
Hay un importante detalle adicional. Si Crusöe quiere mantener
permanentemente el alto nivel de vida de que disfruta ahora, no puede
permitirse 20 horas de ocio al día. No, además de pasar 4 horas por día
trabajando en la recogida de nuevos cocos, también debe dedicar parte de su
escaso tiempo a mantener su percha en buenas condiciones de uso. Por
ejemplo, supongamos que después de usar el palo durante una semana
completa, los nudos de las ramas que la componen empiezan a aflojarse y a
soltarse y los extremos de la percha están bastante estropeados. Eso significa
que tras utilizar su nuevo bien de capital durante siete días, Crusöe tendrá que
dedicar cierto tiempo a sustituir las ramas de las dos puntas, así como a
enrollar toda la percha con nuevas lianas.
Si ahora sólo trabaja el mínimo de 4 horas al día recogiendo cocos, sólo
puede aflojar la marcha durante siete días. En la mañana del octavo día, se
encontraría con una percha inservible, y tendrá que dedicar (pongamos que) 7
horas de ese día trabajando en recoger nuevas lianas y dos nuevas ramas y en
recomponer el palo o pértiga. Por otra parte, además de trabajar tantas horas,
mientras tanto, tendría que sustentarse con los cocos que tuviera guardados
ya que no podría recoger nuevos cocos ese día.
En vez de optar por ese horario de trabajo —de siete días de trabajo ligero
que rinde muchos cocos y un octavo día de trabajo intenso y sin cocos—,
Crusöe puede suavizar las cosas. En un típico día, conforme a su nuevo
arreglo, puede pasar 4 horas derribando 20 nuevos cocos a añadir a su
almacén (mientras que, por supuesto, se comerá los 20 más maduros de su
9
A partir de su primer día de uso del palo, Crusöe tiene 30 cocos acopiados. Si sólo consume
15 de los 20 que recolecta a diario, le llevará dos semanas enteras acumular una reserva de
100 cocos. Llegado a ese punto —es decir, a los quince días después de haber construido la
percha— Crusöe puede comenzar a consumir la totalidad de los 20 cocos que recoge al día.
70
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
reserva de 100). Pero también dedicará una quinta hora de trabajo cada día a
la conservación de su bien de capital. De esta manera, después que hayan
pasado siete días de una semana típica, habrá realizado las siete horas de
trabajo necesarias para restaurar la pértiga después de que se haya
desgastado tras una semana de uso.10
En la jerga Económica, podemos dar un paso atrás y describir lo que ha
hecho Crusöe. Al consumir menos de lo que ingresa a diario y vivir por debajo
de sus posibilidades pudo acumular cocos con el fin de constituir un fondo
para protegerse contra interrupciones súbitas en sus ingresos futuros.
Además, después invirtió sus recursos en crear un bien de capital que
aumentó en gran medida su productividad laboral. Luego, una vez terminada
la percha, Crusöe sólo consumió sus ingresos netos diarios puesto que invirtió
una parte de sus ingresos brutos en reponer la depreciación sufrida por su
bien de capital.
Los bienes se valoran uno a uno.
Uno de los avances más importantes de la Teoría Económica se dio cuando
se constató que las personas valoran las mercancías considerándolas
individualmente, una a una, en vez de comparar categorías o clases enteras de
bienes. En su jerga, los economistas dicen que la gente valora los bienes en
función de su utilidad marginal.
El ejemplo clásico de esta nueva manera de pensar es la denominada
"paradoja diamante—agua". A primera vista, parece extraño que el precio del
agua deba ser tan bajo —los restaurantes la sirven gratis—. Y que, en cambio,
el precio de los diamantes sea tan alto (prueba a pedirle al camarero que te
traiga una copa llena de diamantes). Si los economistas piensan que el valor
10 Para hacer que el ejemplo de nuestra historia tenga sentido, técnicamente Crusöe tendría
que usar la quinta hora de trabajo del séptimo día, al igual que la primera hora de trabajo del
primer día (de la siguiente semana), con el fin de cambiar las dos ramas estropeadas de los
extremos de la percha y sujetar las ramas que la forman envolviéndolas de nuevo con lianas.
Esta complicación viene del hecho de que a pesar de que Crusöe dedica 7 horas a reparar la
percha estropeada, no puede distribuir uniformemente el trabajo de forma que la última
hora de cada día durante el transcurso de una semana le baste, ya que las últimas tareas —
las que consisten en cambiar las ramas de los extremos y atarlas todas juntas— llevan más
de una hora, según la descripción que dimos antes. Si eres un purista y realmente deseas
trazar exactamente lo que Crusöe haría con su tiempo durante cada día del ciclo, tendrías en
cuenta que Crusöe tiene la opción de dedicar más de 4 horas de un día determinado a
recoger cocos (sin dejar de consumir 20 ese día), de manera que la reserva exceda
temporalmente de los 100 cocos. A continuación, un día más tarde, cuando Crusöe tiene que
dedicar más de la quinta hora al mantenimiento del palo, podría sustentarse con cargo a sus
reservas. Con una planificación adecuada, todos los números salen: las reservas nunca caen
por debajo de 100 unidades y Crusöe nunca necesita comer un coco guardado por más dee
cinco días.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
71
de los bienes está, en última instancia, relacionado con las metas subjetivas
que los seres humanos tratan de satisfacer ¿Cómo es posible que los
diamantes puedan ser más valiosos que el agua? Al fin y al cabo, si te mueres
de sed no vas a conseguir cumplir ninguna de tus metas.
En la década de 1870, tres economistas diferentes elaboraron de forma
independiente la solución a este problema: sí, es cierto que la forma de
explicar el valor de un objeto, es penetrando en la cabeza de la persona que lo
valora para entender cuales son sus objetivos. Pero cuando esta persona
toma decisiones reales en el mundo real, nunca se enfrenta a la disyuntiva de
elegir entre "toda el agua" frente a "todos los diamantes". Si ésa fuese
realmente la elección, entonces la persona lo más probable es que optara por
el agua; pero en la vida normal, es tanta el agua disponible que un litro
cualquiera de ella tiene un valor muy bajo. Por el contrario, no hay diamantes
suficientes para satisfacer todos los usos que las personas tienen para ellos.
Por eso un diamante concreto cualquiera es bastante valioso. Los economistas
dirían que los diamantes son más escasos que el agua
Este principio de valoración de los bienes por las unidades individuales se
aplica también en el mundo de Robinson Crusöe. Por ejemplo, supongamos
que una noche se despista y se queda dormido mientras que de su fogata se
desprenden algunas brasas que se lleva el viento y que una de ellas va
justamente a caer sobre su humilde choza (construida con lianas, ramas y
hojas). Cuando se despierta, su cabaña está envuelta en llamas.
Se da cuenta de que tiene que darse prisa en salir antes de que el refugio se
derrumbe sobre él pero aún le da tiempo de coger una sola cosa y rescatarla
del infierno. Los únicos objetos que tiene en su morada son un coco fresco y
el reloj que llevaba cuando naufragó ¿Qué objeto debe coger antes de salir
corriendo y escapar del fuego?
Una conjetura superficial sería que "Crusöe debería llevarse el coco al asumir
que el objetivo de escapar al hambre es más importante para él que mantener un
recuerdo inútil de la civilización".
Pero esa respuesta es errónea. En especial, porque ese concreto coco no
supone la diferencia entre morir de hambre o tener alimento. En efecto, aún
cuenta con una reserva de 99 cocos más que no están al alcance del fuego. En
el peor de los casos, lo más que podría sacrificarse sería teniendo que
conformarse con comer un día solamente 19 cocos (ni siquiera tendría que
privarse al día siguiente) en vez de sus 20 habituales. De hecho, puede
simplemente decidir trabajar durante 12 minutos más en algún momento 11
para derribar 21 cocos y reemplazar el que perdió en el incendio.
11 Recordad que con su caña, Crusöe puede reunir 5 cocos por hora, lo que significa que reúne
1 coco cada 12 minutos.
72
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El principio general es que Crusöe evalúa los bienes uno a uno. Cuando está
decidiendo lo valioso que es cierto coco en comparación con un objeto
concreto —como por ejemplo un reloj— considera en qué medida se verán o
no afectadas sus metas por esos artículos en particular. Para Crusöe es
completamente irrelevante que 100 cocos sean más valiosos para él que 100
relojes; ésa no es la decisión a la que se enfrenta al tener que salir corriendo
de la choza incendiada. No, lo que tiene que decidir es si un coco es más
valioso que un reloj. Y como hemos visto, la pérdida de un coco en particular
no es algo irreparable en absoluto. Solo supone que tendrá que comer un
poco menos en algún momento o que tendrá que trabajar un poco más. Los
economistas dirían que, marginalmente, la pérdida de un coco es bastante
insignificante. Es por eso que es perfectamente razonable que Crusöe coja
antes el reloj, que él considera valioso por razones sentimentales.
Dándole a todo sentido: ¿Qué debe Crusöe hacer con su
vida?
Por fin estamos en condiciones de explicar cómo se comporta Crusöe en
realidad.
Por decirlo simplemente, Crusöe toma decisiones con el fin de alcanzar sus
metas más importantes. En el lenguaje de la Economía, decimos que actúa
para conseguir realizar, de entre todas sus preferencias, aquéllas a las que
concede mayor prioridad, las que son más importantes para él. Algunos
economistas dirían que intenta "maximizar su utilidad".
Sin embargo, hay que hacer una salvedad importante. Cuando Crusöe elige,
no puede solamente considerar los beneficios, tal como él los percibe
subjetivamente. También debe tener en cuenta los costos. El costo de una
decisión particular es el valor que Crusöe da a la meta u objetivo de mayor
importancia que no va a ser capaz de conseguir, al que ha de renunciar o que
debe sacrificar como consecuencia de su decisión. Los economistas a menudo
expresan esta idea utilizando la expresión costo de oportunidad que definen
como el valor subjetivo puesto en la siguiente mejor alternativa que debe ser
sacrificada como consecuencia de una elección.
Hasta ahora en esta lección, hemos explicado la naturaleza de las
compensaciones o compromisos a los que Crusöe ha de enfrentarse al tomar
decisiones a diario. Si no percibimos las relaciones que existen entre sus
distintas opciones, no seríamos capaces de dar mucho sentido a las
decisiones que toma en la práctica. Por ejemplo, reconsideremos las acciones
de Crusöe cuando salió corriendo de la choza que se quemaba. Dijimos que se
enfrentó a una elección, entre conservar un coco o un reloj. Pero en realidad,
hicimos un poco trampa. Nos adelantamos porque consideramos
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
73
anticipadamente cual era la verdadera disyuntiva a la que se enfrentaba. En
realidad Crusöe tenía todo tipo de opciones a su disposición. En lugar de
coger el coco o el reloj, podría haber decidido utilizar sus manos para darse de
bofetadas. O podría haber elegido llevarse el coco, pero para luego tirarlo
sobre el techo en llamas. De hecho, dimos por sentado que lo primero que
haría es abandonar la cabaña en llamas. Ciertamente tenía la opción de
comerse con calma su último coco antes de desmayarse por inhalación de
humo.
Cuando examinamos sus acciones luego de que dejara tontamente que su
choza se incendiara, no nos molestamos en considerar todas las insensateces
que acabamos de mencionar. Sabíamos que, ante todo y por encima de todo,
optaría por salvar su vida y por salir corriendo de la choza, porque (asumimos)
que atribuyó a su propia conservación un valor muy alto en su lista de
resultados preferidos (Era mucho mucho mayor que, por ejemplo, "conseguir
unos minutos más de sueño"). Y en ese contexto, sabíamos que se enfrentaba a
la decisión posterior de coger y llevarse un solo objeto antes de salir. No nos
molestamos en comparar los beneficios de salvar el reloj, frente al costo
inherente a no poder darse de bofetadas con ambas manos. Esa no habría
sido una descripción precisa del verdadero costo de su acción, ya que "la
alegría de darse de tortas" no es probablemente muy prioritaria en la lista de
preferencias de Crusöe (ni de nadie).
En cambio, cuando se trata de entender la decisión a la que Crusöe
realmente se enfrentó, nos fijamos en la que era la siguiente mejor opción, lo
que tendría que renunciar o sacrificar a cambio de su decisión de llevarse el
reloj. En nuestra historia, hemos supuesto que la próxima mejor alternativa de
Crusöe era llevarse el coco. 12 Un economista explicaría su acción de la
siguiente manera: decidió que los beneficios de tener el reloj superaban al
costo de tener un coco menos. Esto equivale simplemente a utilizar diferentes
palabras para decir que los objetivos que Crusöe podría conseguir con un reloj
y 99 cocos eran más importantes para él que los que podría alcanzar sin un
reloj pero con 100 cocos.
Las otras decisiones que Crusöe toma son más complicadas, pero el
principio básico es el mismo: él siempre elige la opción en la que los beneficios
superan a los costos. Por ejemplo, cuando decide un día trabajar una quinta
hora más con el fin de reunir más lianas, es porque cree que los beneficios
que obtendrá con ello superan a los costos que se le ocasionan. En este caso
concreto, el beneficio sería (en última instancia) el placer adicional que
obtendrá de consumir más cocos en el futuro (recordad que necesita
mantener su percha en buenas condiciones para que sea apta para derribar
12 En otras palabras, si el reloj ya había estado fuera de la cabaña, Crusöe habría elegido salvar
el coco.
74
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
cocos y para lograrlo necesita lianas con las que atar las ramas que la forman).
El costo es el valor que asigna a la meta más importante que ahora no va a
poder lograr. Por ejemplo, supongamos que, hallándose en camino para ir a
cortar lianas, se encuentra con un montón de lianas perfectamente cortadas,
tiradas en el suelo y que han caído allí a causa de una tormenta eléctrica. En
ese caso, podría decidir disfrutar de una hora más de ocio. Lo cual significa
que para él, el costo de su decisión original (pasar una hora cortando lianas)
equivale al valor que confiere al hecho de disfrutar ese día de 20 horas de ocio
en vez de 19.13 El último punto de esta lección es que todas las acciones de
Crusöe se guían por sus expectativas, lo cual es tanto como decir de sus
predicciones acerca del futuro. Cuando Crusöe toma una decisión particular,
está realmente eligiendo el resultado que espera que le proporcione más
beneficios que costos. Bien podría estar equivocado. Por ejemplo, Crusöe
podría pasar varias semanas recogiendo ramas y otros materiales con el fin de
construir una balsa. Pensad que podría utilizarla para llegar a alta mar, donde
esperaría que alguien le rescatase. Los beneficios de esta pequeña
oportunidad de escapar son más importantes para él que el ocio al que está
renunciando mientras construye la balsa.
Sin embargo, después de muchos intentos, se da cuenta de que el océano
no le permitirá escapar de la isla en su balsa ya que, por desgracia, no puede
encontrar nada en la isla que le sirva para fabricar una gran vela. Se da cuenta
con gran pesar, que los esfuerzos dedicados a la balsa fueron una completa,
pérdida de tiempo. O más exactamente, una completa pérdida de tiempo
libre, de ocio.
A pesar del error de Crusöe, como economistas todavía explicamos sus
opciones originales diciendo que considera los beneficios de salir a la mar
como mayores que el costo de sacrificar muchas horas de ocio. A pesar de
que ésta no era la verdadera solución de compromiso, él creía que lo era, y
son, en última instancia, sus creencias (y sus preferencias) las que guían sus
decisiones.
13 Recordad que Crusöe dedica las primeras cuatro horas del día a recoger cocos. En ese
momento del día, le quedan 20 horas en el día. Si trabaja una quinta hora recogiendo lianas,
sólo le quedan 19 horas para el ocio —y eso incluye dormir—.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
Recapitulación de la lección ...
• Podemos aprender muchos conceptos y principios económicos
básicos mediante el estudio de una "economía" imaginaria formada
por una sola persona. Después de dominar las herramientas en un
entorno simplificado, podemos aplicarlas a situaciones más
complicadas (y realistas) que involucran a muchas personas.
• Una de las decisiones más importantes que una persona ha de
hacer es si va a dedicar tiempo y otros recursos al presente o al
futuro y en qué medida. A través del ahorro y de la inversión, las
personas renuncian a disfrutar en el momento presente, para poder
disfrutar mucho más en el futuro.
• Los economistas dicen que un individuo dedicará más y más
"unidades" a una actividad, siempre y cuando los beneficios
subjetivos que de ello espere obtener superen a los costos.
75
76
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Economizar: el acto de tratar un recurso con cuidado porque es escaso y
sólo puede satisfacer un número limitado de necesidades o preferencias.
Bienes y servicios de consumo: artículos físicos o servicios, que siendo
escasos, satisfacen directamente las preferencias de una persona.
Bienes de Producción, factores o medios de producción: artículos físicos o
servicios escasos que satisfacen indirectamente preferencias, ya que pueden
ser utilizados para producir bienes y servicios de consumo.
Recursos naturales/tierras: factores de producción que son dones de la
naturaleza.
Trabajo: la contribución a la producción que emana del cuerpo de una
persona.
Ocio: un tipo especial de bien de consumo que resulta de usar el cuerpo de
uno (y su tiempo) para satisfacer directamente sus preferencias, en oposición
a cuando trabaja.
Des—utilidad del trabajo: término que emplean los economistas para
describir el hecho de que las personas prefieran el ocio al trabajo. La gente
sólo participa en el trabajo por sus beneficios indirectos.
Bienes de capital: los bienes de producción que son generados por los seres
humanos; no son regalos directos o dones de la naturaleza.
Ingresos: el flujo de bienes y servicios de consumo que una persona tiene el
potencial de disfrutar durante un período específico de tiempo.
Ahorro: consumir menos de lo que a uno le permitirían los ingresos que
tiene; vivir por debajo de las posibilidades de uno.
Inversión: el desvío de recursos en proyectos que se espera que aumenten
los ingresos futuros.
Productividad: la cantidad de producto generada por un factor de
producción en un período de tiempo, se utiliza a menudo en referencia a la
mano de obra.
Equilibrio: una situación estable después de que todas las alteraciones o
cambios hayan concluido.
Depreciación: el desgaste o "agotamiento" que sufren los bienes de capital
durante el curso de la producción.
La utilidad marginal: es un término técnico que se refiere a las ventajas
subjetivas de una unidad adicional de un bien o servicio.
4.La Economía de "Robinson Crusöe"
77
Beneficios: las ventajas subjetivas que resultan de una serie de acciones.
Costo de oportunidad: los beneficios de la siguiente mejor alternativa a una
acción determinada.
Expectativas: las previsiones de un individuo respecto del futuro, que
implican su comprensión de "cómo funciona el mundo" y por lo tanto guían
sus acciones actuales.
78
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Supone la Economía que las personas actúan de forma aislada del resto
de la sociedad?
2. ¿Qué significa decir que Crusöe crea bienes con sus "facultades mentales"?
3. ¿Puede el ocio ser físicamente más exigente que el trabajo?
4. ¿Porqué tiene Crusöe que preocuparse por la depreciación de sus bienes
de capital?
5. ¿Cómo afectan sus expectativas a las decisiones de los demás?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
PARTE II: CAPITALISMO: LA
ECONOMÍA DE MERCADO.
LECCIÓN 5
5.La institución de la propiedad privada.
En esta lección aprenderéis ...
 Las razones por las que la sociedad requiere de instituciones para hacer frente a
la escasez.
 Los tres principales ámbitos institucionales a los que este libro aplicará el análisis
económico.
 Las características esenciales de un sistema capitalista, también conocido como
economía de mercado.
La sociedad requiere de reglas
H
asta ahora, en este libro, hemos explicado que los intercambios son el
objeto de los estudios de Economía y que la Economía básica
simplemente se desarrolla a partir de las implicaciones lógicas de
acciones que persiguen un propósito. En la Lección 4 definimos algunos de los
conceptos básicos de la Economía y los aplicamos a un hipotético hombre
aislado en una isla tropical. Las leyes o principios que hemos desarrollado para
nuestro Robinson Crusöe tienen validez en todos los demás casos y son tan
aplicables en una bulliciosa metrópolis como a la isla de Crusöe. Pero en esos
entornos más complicados, la economía nos mostrará patrones de conducta que
no podríamos haber observado en el simple escenario de Crusöe.
No obstante, una vez que se pasa de una persona aislada a un mundo con dos
o más personas, se pone de manifiesto que nuestro análisis es insuficiente: ¿Qué
sucede cuando dos personas quieren usar la misma unidad de un bien en
formas incompatibles? En el caso de Crusöe, podríamos decir que, en cierto
sentido, estaba "intercambiando con" la naturaleza misma. Por ejemplo, Crusöe
83
84
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
renunciaría a cinco horas de su tiempo libre cada día y, a cambio, la naturaleza
le aseguraría un flujo diario de 20 cocos. Dadas las realidades físicas de la isla,
ésos eran los "términos de uso" que se le ofrecían.
En un nivel abstracto, la situación es la misma cuando Crusöe es rescatado y
regresa a la civilización. Examina su entorno, descubre los distintos
intercambios que tiene disponibles y toma las decisiones que le dan el mayor
beneficio con el mínimo costo. Sin embargo, al mismo tiempo, la Economía
nos dice que todos los demás agentes están haciendo lo mismo.
Completamente solo en su isla, Crusöe era el único ser inteligente, por lo que
sólo él estaba evaluando el valor de varias unidades de cocos, piedras, lianas,
etc...
En una ciudad grande, todos los elementos físicos que pueden satisfacer
metas humanas están siendo evaluados por millones de mentes diferentes. Si
un hombre ve un coco, la cuestión que se le plantea ya no es la de valorar si
meece o no la pena el esfuerzo de ir a recogerlo. Porque si ese coco ya forma
parte de las existencias que alguien ha ahorrado, los objetivos de ambas
personas no puede cumplirse simultáneamente.
En la sociedad, el problema económico de la escasez conduce al conflicto.
No hay suficientes unidades de bienes para satisfacer las metas o las
preferencias de todos. Además de las ventajas y desventajas y las limitaciones
impuestas por la naturaleza, en la sociedad existen restricciones adicionales
impuestas por todos y cada uno de los miembros de la misma sobre los
demás.
Capitalismo: 'esto es propiedad privada'.
En este libro nos centraremos en tres instituciones diferentes que los seres
humanos han utilizado históricamente para tratar con el conflicto social
causado por la escasez económica. En esta II parte del libro, vamos a aplicar
los conocimientos de la Economía en el ámbito del capitalismo, o lo que se
llama una economía de mercado. En la Parte III, exploraremos brevemente el
intento socialista de hacer frente a la escasez, un sistema en el que el Estado
es dueño de todos los bienes o al menos todos los bienes de producción, y,
por último, en la parte IV, utilizaremos a la Economía para analizar lo que
sucede en la llamada economía mixta, en la que el Estado interfiere
activamente con una subyacente economía de mercado, a fin de corregir sus
supuestas deficiencias.
El término capitalismo fue originalmente una expresión despectiva utilizada
por Karl Marx, que quería transmitir la idea de que se trataba de un sistema al
servicio de los intereses egoístas de los capitalistas. Sin embargo, como
veremos en lecciones posteriores, el sistema capitalista enriquece a todos sus
5.La institución de la propiedad privada.
85
miembros, mientras que el sistema socialista concentra un increíble poder en
manos de las élites privilegiadas.
Un sistema capitalista se basa en la propiedad privada. Con este arreglo
institucional, los bienes y servicios son propiedad de ciudadanos particulares,
individualmente considerados, o de grupos de ciudadanos. En un sistema
capitalista puro, no sólo cada casa y el coche, sino cada tractor, las parcelas de
tierras de cultivo y las líneas de montaje son todos ellos propiedad de
ciudadanos privados, a veces organizados en grupos. El propietario de un bien
es la persona dotada de la autoridad jurídica para decidir cómo se utilizará. De
modo que en un sistema capitalista, cuando un hombre ve un coco, no le está
(legalmente) permitido consumirlo, a menos que sea su propietario o a menos
que tenga permiso de su dueño.1
En la práctica, no hay ejemplos en el mundo real de un sistema capitalista
puro. Además del sector privado, todas las principales economías de hoy
tienen un sector público (del gobierno o del Estado 2). Al mismo tiempo, desde
la caída de la Unión Soviética, no hay grandes economías hoy que puedan
siquiera pretender que operan bajo un sistema de socialismo puro. En su
lugar hay un espectro de sistemas en los que Estado y sector privado tienen
distinto alcance relativo.
1
2
Al menos en los Estados Unidos, el término "propiedad privada" significa a veces: "¡No te
acerques!". Por ejemplo, si tú y tus amigos os paseáis por el bosque y atravesáis una cerca de
alambre de púas con un letrero que diga: "¡No pasar! Propiedad privada",es probable que no
queráis meteros con el tipo que ha escrito el signo. Pero en términos del capitalismo frente al
socialismo, incluso el estacionamiento de un centro comercial es "propiedad privada". El (o
los) propietario(s) del centro comercial está(n) simplemente dando un permiso en general a
todos los clientes potenciales para que utilicen su propiedad cuando vayan a comprar. Por
supuesto, si tú y tus amigos estáis ensuciando el estacionamiento y acosáis a los clientes que
en él aparcan, los propietarios del centro comercial tendrán legalmente derecho a expulsaros
de su propiedad.
La palabra inglesa “government" (gobierno) salvo cuando se emplea en sentido técnico y se
restringe al ejecutivo o al gobierno federal de los Estados Unidos es equiparable a Estado y se
ha traducido como Estado (N. del T.).
86
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
La Propiedad es Fundamental.
“La propiedad no existe porque haya leyes, sino que las leyes
existen porque existe la propiedad"
(Frédéric Bastiat, "Propiedad y Derecho" (1848).
http://bastiat.org/en/property_law.html
Pero no porque yo lo diga.
"No robarás".
(El Señor Dios, citado en el Éxodo 20:15).
Los teóricos de la Política y los economistas han argumentado
extensamente acerca de cual sería para ellos la posición ideal dentro de este
espectro, incluyendo sus dos extremos de capitalismo puro frente a socialismo
puro. Como este libro es solo una introducción a los conceptos básicos de
Economía, en lugar de un Tratado de Filosofía Política, expondremos tres
posiciones: las de los dos extremos y la intermedia.
La economía de mercado y la libre empresa
En esta sección del libro (Parte II), vamos a esbozar el funcionamiento de un
sistema capitalista puro en el que todos los bienes y servicios son de
propiedad privada y se intercambian en el mercado. Simplemente
supondremos que quienes participan en el mercado respetan los límites que
impone el respeto al derecho de propiedad. Otros libros pueden proporcionar
un análisis económico para ayudar a formar una opinión sobre la función
propia del Estado en cuanto a la prestación de servicios judiciales, policiales y
de defensa que podrían ser necesarios para hacer observar un respeto
estricto de la propiedad privada.
Los economistas a menudo se refieren al "mercado" como si fuera un ente
dotado de una mente independiente. Por ejemplo, los economistas que
desconfían de la injerencia política podrían decir: "¡Los burócratas deben
ocuparse de sus asuntos y dejar estas decisiones al mercado!"
Sin embargo, el término mercado o economía de mercado se refiere
simplemente a toda la red de intercambios que las personas hacen con sus
propiedades. Cuando los economistas dicen cosas como: "el mercado
suministró más profesores a la ciudad cuando su población en edad escolar
5.La institución de la propiedad privada.
87
aumentó", esto es sólo una forma abreviada de decir que los incentivos en una
sociedad basada en la propiedad privada llevaron a que ciertos individuos,
que eran profesores, eligieran trasladarse a esa ciudad en particular. En
lecciones posteriores aprenderéis cómo operan estos incentivos en la
economía de mercado, pero por ahora sólo deberíais tener claro que "el
mercado" no es una persona o incluso un lugar, sino que se refiere a las
interacciones entre los titulares de propiedades particulares.
Las personas a menudo describen un sistema capitalista como aquél en el
que existe libertad de empresa, esto significa que los individuos (o grupos de
individuos) son libres de entrar en cualquier ocupación si así lo deciden. En la
época medieval, la entrada a las diferentes profesiones se reguló
estrictamente por los gremios. Por ejemplo, nadie podía anunciar sin más que
él era mejor sastre o carpintero que los demás profesionales de la ciudad y
competir con ellos. Pero en una economía de mercado, cualquier persona que
quiera entrar en una determinada profesión puede hacerlo. Por supuesto,
tiene que respetar los derechos de propiedad privada de los demás: si alguien
quiere operar en una tienda, tendrá que alquilar el espacio o comprarlo y si
quiere ser un sastre de éxito, tendrá que convencer a sus clientes potenciales
para que intercambien voluntariamente su dinero por sus productos y
servicios. El elemento fundamental de la libre empresa es que no hay ningún
obstáculo adicional que el aspirante a sastre tenga que sortear; todo lo que
tiene que hacer es convencer a otros propietarios privados de que se pueden
mutuamente beneficiar si hacen tratos con él en su condición de sastre.
Por último observamos que la propiedad más importante que todos
tenemos es nuestro propio cuerpo. Tanto si se trata de Crusöe en su isla o del
neurocirujano de una ciudad importante, los servicios prestados por los seres
humanos, son algunos de los elementos más valiosos de la economía. En un
sistema capitalista, éstos también se tienen que asignar a los propietarios
privados. La esclavitud se da allí donde algunos individuos tienen un derecho
legal sobre los cuerpos y los servicios que prestan otros individuos. Tanto por
razones morales como por razones prácticas, la esclavitud no forma parte de
un sistema capitalista puro. En una economía de mercado, los trabajadores
tienen libertad para elegir a sus empleadores —o para convertirse en
empresarios—, lo que es una consecuencia natural que deriva del hecho de
que son dueños de sus propios cuerpos.
88
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección...
• La sociedad exige a las instituciones que establezcan normas y
procedimientos para que las personas puedan interactuar entre sí
en paz y evitar conflictos por los escasos recursos.
• Este libro va a estudiar tres ámbitos institucionales: el capitalismo,
el socialismo y la economía mixta.
• Un sistema capitalista, también conocido como una economía de
mercado, cuenta con la propiedad privada de los recursos. Las
personas son libres de elegir sus propias ocupaciones e iniciar
cualquier empresa que quieran, pero cualquier recurso que las
empresas utilicen los han de comprar o alquilar a sus propietarios.
5.La institución de la propiedad privada.
89
NUEVOS TÉRMINOS
Instituciones: relaciones y prácticas sociales que permiten a las personas
interaccionar unas con otras. Las instituciones proporcionan un marco de
previsibilidad a la vida en sociedad.
Capitalismo: un sistema económico que depende de la propiedad privada y
la libre empresa. Ni una sola persona o grupo controla el sistema en su
conjunto
Socialismo: un sistema económico en el que los funcionarios del Estado
deciden cómo se utilizarán los recursos de la sociedad para producir ciertos
bienes y servicios.
Economía mixta: un sistema que permite que los ciudadanos particulares
sean legalmente dueños de los recursos, pero en el que los funcionarios del
Estado establecen normas que limitan las opciones en cuanto a lo que los
propietarios legales pueden hacer con sus bienes.
Los capitalistas: personas que en una sociedad capitalista controlan
(grandes cantidades de) la riqueza financiera. Los capitalistas muy ricos
ejercen un alto grado de control sobre las empresas.
Propiedad privada: un sistema en el que los recursos son propiedad de
personas ajenas al Estado.
Propietario: la persona que tiene la autoridad legal para decidir cómo se
utilizará una unidad particular de un bien o recurso. El propietario por lo
general puede transferir la propiedad a otra persona.
Sector privado: la porción de una economía que está controlada por
personas ajenas al Estado (por ejemplo, una tienda de comestibles pertenece
al sector privado).
Sector público: la porción de una economía que está controlada por el
Estado (por ejemplo, la estación de policía local se encuentra en el sector
público)
Economía de mercado/El mercado: puede ser un sinónimo de capitalismo.
También se refiere al conjunto de intercambios voluntarios que se producen
en un sistema capitalista.
Libre empresa: un sistema en el que los individuos pueden elegir sus
propias ocupaciones y son libres de iniciar cualquier negocio que desean. No
necesitan un permiso especial de cualquier persona para entrar en una
industria.
90
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Gremios: la organización de las ocupaciones en el período medieval, antes
de la era capitalista. Una persona que quería ser herrero o carpintero tenía
primero que ser aceptado por otros miembros del gremio.
Esclavitud: un sistema en el que algunos seres humanos son legalmente
considerados propiedad de otros.
5.La institución de la propiedad privada.
91
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Necesita Crusöe de la institución de la propiedad privada?
2. ¿Por qué la escasez económica conduce a un posible conflicto en la
sociedad?
3. ¿Cuáles son los tres principales ámbitos institucionales que estudiaremos
en este curso?
4. ¿Es el esbozo de una economía de mercado pura una representación
realista de los Estados Unidos?
5. ¿Qué significa que un economista diga: "Debemos dejar que el mercado
decida"?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 6
6.Intercambio directo y precios de trueque
En esta lección aprenderéis ...
•
Porqué intercambia la gente
•
Las definiciones de intercambio directo y trueque.
•
Cómo se forman los precios en el trueque.
Porqué intercambia la gente.
E
n la lección 4 aprendimos mucho de Economía tan solo estudiando los
"intercambios" que Robinson Crusöe hacía con la naturaleza. Sin
embargo, el meollo de la Economía se encuentra en el estudio de los
intercambios que afectan a más de una persona. Para entender una economía
de mercado, tenemos primero que entender los concretos intercambios que se
producen entre dos personas, porque esos concretos intercambios son los
bloques de construcción de la economía de mercado en su conjunto.
Cada "intercambio" que Robinson Crusöe hacía con la naturaleza estaba
pensado para que le resultase de provecho. Él solo elegía aquellas alternativas
en las que juzgaba que los beneficios excedían a los costos.
Lo mismo sucede cuando una persona intercambia, no con la naturaleza, sino
con otra persona. Dado que (en la parte II de este libro) asumimos que existe
una economía de mercado en la que se respetan los derechos de propiedad,
sabemos que en un intercambio voluntario ambas partes esperan que los
beneficios del negocio superen a los costos. En otras palabras, ambas partes
esperan obtener ventajas del negocio, salir de él en mejor situación que la que
tenían antes de acordarlo.
93
94
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
¿Cómo puede ser esto posible? Algunos críticos del capitalismo piensan que
si una persona gana en un negocio, debe ser a expensas de otra; creen que los
beneficios de un hombre se traducen en pérdidas para otro ¡Pero esas críticas
son erróneas! Recordad que las preferencias son subjetivas. Supongamos que
Tina viene al colegio con una naranja para el almuerzo y Samuel viene con una
manzana. No resultaría extraño que Tina prefiriese la manzana en vez de su
naranja, mientras que, al mismo tiempo, Samuel prefiriese la naranja a su
manzana. Si Samuel y Tina llegasen a conocer las preferencias de cada uno,
podrían intercambiarlas y estar así más contentos.
A menudo, la gente comete errores en sus previsiones respecto de lo que la
hará feliz. Por ejemplo, puede que Samuel tenga acidez y comer naranjas le dé
una sensación de quemazón, de forma que acabe tirándola después de
comerse dos gajos. En ese caso, Samuel se arrepentirá de haberla cambiado
con Tina. Pero aún así, el punto importante hasta ahora es que en el momento
de realizar el intercambio, ambas partes de una transacción voluntaria
(esperan) beneficiarse de ella. Mientras los intercambios sean voluntarios y
honestos, en otras palabras, mientras los intercambios no sean forzados o
estén basados en el engaño, la gente puede conseguir satisfacer más y mejor
sus objetivos si tiene la posibilidad de intercambiar sus propiedades con las de
los demás.
El Intercambio directo o trueque.
En última instancia queremos explicar los intercambios que implican el uso
de dinero. Para la mayoría de los lectores, esto supondrá explicar los precios
de los bienes y servicios cuando se cambian por dólares, euros, yenes y demás
divisas ... Explicaremos esos principios en la próxima lección. En lo que queda
de ésta, explicaremos los principios que alientan los intercambios que no
implican el uso de dinero. Específicamente, vamos a centrarnos en lo que los
economistas llaman intercambio directo o lo que es lo mismo: el trueque.
En un intercambio directo ambas partes tienen un uso "directo" para el bien
que reciben a resultas del negocio. Nuestra historia de Tina y Samuel
implicaba un intercambio directo, porque cada uno de los escolares quería la
pieza de fruta del otro, para consumirla.
El intercambio directo o trueque puede implicar no solo a bienes de
consumo sino también a bienes productivos (repasad la lección 4 si no os
acordáis de la diferencia). Por ejemplo, el granjero Brown podría dar una libra
de tocino al granjero Jones, a cambio de un saco de semillas de tomate. El
granjero Jones valora el tocino como un bien de consumo; lo freirá y lo comerá
para desayunar esa misma mañana ¡Pero el granjero Brown no quiere
comerse las semillas de tomate que obtuvo a cambio! No, para él son un bien
6.Intercambio directo y precios de trueque
95
productivo, porque las mezclará con otros bienes (como tierra y fertilizante)
para producir tomates en el futuro. No os confundáis: aunque podríais decir
que el granjero Brown no se beneficia directamente de las semillas de tomate,
el intercambio sigue siendo un "intercambio directo" (o trueque) porque
ambos granjeros quieren utilizar personalmente los artículos que reciben en la
transacción.
Tan solo dejamos el ámbito del trueque para dar paso al cambio indirecto
cuando alguien recibe un bien a resultas de un intercambio y no pretende
utilizarlo para sí, ya sea para consumo o para producción. Lo que sucede en
este caso es que planea intercambiarlo con alguien en el futuro. Esto es lo que
ocurre en cada transacción en la que interviene dinero. Cuando empleas unas
horas de tu tiempo libre en cortar la hierba del vecino por 20 dólares, te
involucras en un intercambio indirecto. No tienes el propósito de comerte el
billete de 20 dólares ni lo vas a combinar con otros materiales para fabricar o
producir algo. La razón por la que le concedes valor es que esperas encontrar
(en el futuro) a alguien que te venderá algo, que directamente valoras, a
cambio de tu dinero. Desarrollaremos la teoría del intercambio indirecto en la
siguiente lección. Aquí, estamos explicando el intercambio directo (o trueque),
en el que ambas partes intentan utilizar los objetos de un contrato para su
consumo o producción (pero no para un intercambio subsiguiente).
Los Precios
En cualquier intercambio de los que tienen lugar en el mercado, las
unidades de un bien (o servicio) se cambian por unidades de otro bien (o
servicio). El precio es la ratio de esas unidades. Por ejemplo, si el precio de un
aparato reproductor DVD es de 20 dólares, significa que el comprador debe
entregar 20 unidades de dólar mientras el vendedor entrega un aparato DVD.
En el trueque, la distinción habitual entre comprador y vendedor
desaparece, porque no hay dinero. Por ejemplo, cuando el granjero Brown le
entrega una libra de tocino al granjero Jones a cambio (digamos) de 100
semillas de tomate, Brown es al mismo tiempo un comprador de semillas y un
vendedor de tocino (Por supuesto, Jones es lo contrario: un comprador de
tocino y un vendedor de semillas). También podemos decir que el precio de
una libra de tocino es de 100 semillas de tomate y el precio de una semilla de
tomate es de 1/100 de una libra de tocino.
Como veremos en la siguiente lección, parte del atractivo de la economía
monetaria es que no tenemos que utilizar precios de trueque, ni tenemos que
disponer de una lista completa de tasas de intercambio para todos y cada uno
de los bienes (y servicios) de una economía respecto de todos los demás. Por
ejemplo, si hay 20 tipos distintos de bienes y todos se intercambian con todos
96
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
los demás, entonces, un intercambio en una economía de puro trueque
precisaría (en principio) que se registraran (20x19)/2=190 distintas tasas de
intercambio, o precios de trueque. Pero si tan solo hay un tipo de bienes
involucrado en cada transacción —y eso es precisamente lo que consigue el
dinero— entonces tan solo hay que registrar 20 precios: el tipo de cambio de
cada uno de los 20 bienes contra unidades monetarias. Pero antes de que
podamos examinar (en la próxima lección) el caso especial de cómo se forman
los precios cuando se utiliza dinero en cada transacción, tenemos antes que
comprender el caso más general del trueque. Examinamos esta cuestión en el
apartado siguiente.
¿Cómo se forman los precios en el trueque?
En el resto de esta lección utilizaremos un ejemplo numérico para ilustrar
por qué los intercambios que se producen en el trueque tienen precios
específicos. Por supuesto que no hay nada mágico en los números que vamos
a utilizar; la idea es tan solo la de ofrecer concretos ejemplos para estar
seguros de que podéis captar principios más generales1.
Nuestro ejemplo gira en torno a tres hermanos —Alice, Billy y Christy— que
llegan a casa en Halloween después de pasar la tarde pidiendo chucherías de
casa en casa. Cada uno empieza con distintas cantidades de barritas de
chocolate de las marcas Snickers y Milky Way. Como veremos, debido a que
tienen distinto número de esas golosinas y a sus diferentes gustos, los chicos
podrán beneficiarse del intercambio. En otras palabras, mediante
intercambios voluntarios, todos los niños saldrán de su pequeño mercado
más contentos que cuando entraron en él. En nuestro hipotético ejemplo, en
última instancia queremos demostrar porqué surge una tasa específica de
intercambio entre las barritas Snickers y las Milky Way. En otras palabras,
queremos comprender cómo las disponibilidades iniciales de cada uno de los
niños y sus preferencias respectivas conducirán a un específico "precio en
Snickers" de las Milky Ways, o (correlativamente) un específico "precio en Milky
Way" de las Snickers.
Para ilustrar mejor el ejemplo, necesitaremos en primer lugar encontrar una
forma adecuada de presentar la información. El cuadro siguiente representa
las preferencias de Alice respecto de varias combinaciones de barritas
Snickers y Milky Way. Para mantener las cosas a una escala manejable, solo
1
Puede ser que encontréis parte del contenido de esta lección demasiado difícil para
entenderlo en su totalidad. Si ése fuera el caso, limitaros a leerlo y a absorber el máximo
posible. El mensaje importante con el que os tenéis que quedar no es el de saber como
explican los economistas exactamente los precios reales de los intercambios, tan solo basta
con que sepáis que pueden hacerlo si conocen el rango de preferencias de los potenciales
autores de esos intercambios (y hacen algunas suposiciones).
6.Intercambio directo y precios de trueque
97
consideraremos los casos en los que los niños pueden tener como mucho
cuatro barritas de cada tipo. Eso significa que, en nuestro ejemplo, cada niño
podría tener 25 posibles combinaciones (Una posibilidad sería tener 4
Snickers y 4 Milky Ways. Una segunda posibilidad sería tener 3 Snickers y 0
Milky Ways. Una tercera posibilidad sería tener 1 Snickers y 2 Milky Ways. Y así
sucesivamente, hasta las 25 posibilidades).
Antes de proceder, asegurémonos de que entendéis la información
mostrada en el cuadro de la página siguiente. Hemos seleccionado las cifras
de forma que haya una opción en la que a Alice claramente "le gusten más las
Snickers que las Milky Ways". Por ejemplo, si Alice no tiene inicialmente
Snickers y tiene que elegir solo una barrita, cogerá Snickers. El cuadro
siguiente así nos lo indica, porque la combinación (0 Snickers, 0 Milky Ways)
tiene la posición más baja, mientras que la combinación (1 Snickers, 0 Milky
Ways) ocupa la posición 23ª, por encima de la combinación (0 Snickers, 1 Milky
Ways) que se sitúa en penúltimo lugar.
Sin embargo, es importante que recordéis que la gente valora las cosas
unitariamente, una a una (o "marginalmente"). Es verdad que si Alice
inicialmente tiene cero de cada uno de los dos tipos de barrita, preferirá
recibir una barrita Snickers antes que una barrita Milky Way. Ahora bien,
supongamos que Alice empieza teniendo 1 barrita Snickers. Ahora, si alguien
le ofrece la opción entre una barrita (adicional) de Snickers frente a una Milky
Way, elegirá esta última. Esto es debido a que Alice valora la combinación (1
Snickers, 1 Milky Way) en la 17ª posición, que está considerablemente por
encima de la combinación (2 Snickers, 0 Milky Ways) que viene debajo, en el
puesto 21.
98
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Preferencias de Alice respecto de distintas combinaciones de
Snickers (S) y Milky Ways (M)
1
4S , 4M
2
4S , 3M
3
3S , 4M
4
3S , 3M
5
4S , 2M
6
2S , 4M
7
3S , 2M
8
2S , 3M
9
4S , 1M
10
1S , 4M
11
2S , 2M
↑ Combinaciones preferidas ↑
12
3S , 1M
13
1S , 3M
14
2S , 1M
15
1S , 2M
16
4S , 0M
17
1S , 1M
18
0S , 4M
19
3S , 0M
20
0S , 3M
21
2S , 0M
22
0S , 2M
23
1S , 0M
24
0S , 1M
25
0S , 0M
Hemos construido la lista ordenada de preferencias de Alice de forma que
sea sistemática; en esencia le gustan más las Snickers que las Milky Way, y le
gusta tener cuantas más golosinas mejor. Pero observad que Alice también
prefiere la variedad. Por ejemplo, tendría antes 1 Snicker y 1 Milky Way –
combinación posicionada en el lugar 17— que 3 Snickers y 0 Milky Ways (en la
posición 19 de la lista). En esta específica comparación, a primera vista parece
que Alice está violando dos de las reglas aplicables a sus gustos (¡Está optando
por menos golosinas y menos barritas Snickers!). Pero no hay en absoluto
nada extraño aquí. La combinación situada en la 17ª posición le proporciona
una mezcla equilibrada de Snickers y de Milky Ways, mientras que la
combinación 19ª, aunque tiene una barrita suplementaria, está integrada solo
por Snickers. Así que no hay nada raro o "irracional" en que Alice prefiera la
combinación de 1 barrita de cada tipo. Del mismo modo que no podemos
decir que la gente valore más el agua que los diamantes, por la misma razón
tampoco podemos realmente decir que Alice valora más las Snickers (o más
barritas de golosina) más que Milky Ways (o menos barritas).
Todo depende del número de unidades de cada cosa con que Alice cuente
en un principio cuando debe enfrentarse a una concreta decisión.
6.Intercambio directo y precios de trueque
99
Si os paráis unos momentos a examinar el cuadro anterior, veréis que hay
una pauta en sus preferencias. En el mundo real, las preferencias de la gente
no obedecen mecánicamente a un simple conjunto de "reglas", pero a la hora
de seleccionar los datos del orden de preferencias nos guiamos por criterios
de sentido común para que fuese más fácil comprender el ejemplo.
Ahora que entendemos las preferencias de Alice, podemos añadir a su
hermano Billy. Supondremos que sus gustos son idénticos a los de Alice. Sin
embargo, como los niños empiezan con combinaciones distintas, todavía
salen ganando con el intercambio. Esta información (y alguna más) viene
recogida en el siguiente cuadro.
De nuevo, hemos optado por que el orden de preferencias de Billy sea como
el de Alice para que podáis ver mejor los efectos de que los niños empiecen
con distintas combinaciones de golosinas. En el mundo real, naturalmente, la
gente no es una copia idéntica de otra, especialmente cuando sus
preferencias pueden abarcar no meramente 25 posibilidades distintas, sino un
enorme número de combinaciones de muy diferentes bienes y servicios.
Aunque los niños tienen los mismos gustos para varias combinaciones de
barritas Snickers y Milky Ways, vuelven a casa después de pedir golosinas con
diferentes combinaciones. Alice viene con 4 Snickers y 0 Milky Ways, mientras
que su hermano aparece con 0 Snickers y 4 Milky Ways. Un simple exámen de
sus preferencias pone de manifiesto que pueden mejorar con el trueque. En
otras palabras, recombinando sus respectivas propiedades, Alice y Billy
pueden acabar teniendo los dos una combinación Snickers y Milky Ways que
cada uno prefiera a la combinación con la que empezó.
Con todo, la lógica económica por si sola no puede decirnos los términos
exactos en los que Alice y Billy acordarán realizar sus intercambios. Para
mantener las cosas simples, asumamos que no partirán barritas de golosina,
de forma que tan solo pueden comerciar o intercambiar barritas enteras.
Dada la información de la tabla ¿Qué podemos decir respecto de sus
intercambios?
100
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Posibles intercambios de Snickers por Milky Ways entre Alice y
Billy
Rango de
Alice
Clave
Billy
preferencia
1
4S , 4M
4S , 4M
2
4S , 3M
4S , 3M
3
3S , 4M
3S , 4M
4
3S , 3M
3S , 3M
5
4S , 2M
4S , 2M
6
2S , 4M
2S , 4M
7
3S , 2M
3S , 2M
8
2S , 3M
2S , 3M
9
4S , 1M
4S , 1M
10
1 S , 4 M Combinación Inicial 1 S , 4 M
11
2S , 2M
Precio: 1S por 1M
2S , 2M
12
3S , 1M
Precio: 2S por 1M
3S , 1M
13
1S , 3M
Precio: 1S por 2M
1S , 3M
14
2S , 1M
Precio: 1S por 3M
2S , 1M
15
1S , 2M
1S , 2M
16
4S , 0M
4S , 0M
17
1S , 1M
1S , 1M
18
0S , 4M
0S , 4M
19
3S , 0M
3S , 0M
20
0S , 3M
0S , 3M
21
2S , 0M
2S , 0M
22
0S , 2M
0S , 2M
23
1S , 0M
1S , 0M
24
0S , 1M
0S , 1M
25
0S , 0M
0S , 0M
El primer principio que hay que recordar es que en un intercambio
voluntario, ambas partes se benefician. Si asumimos —y ésta puede ser una
presunción no realista— que los niños no se quitarán golosinas unos a otros,
entonces sabemos que cualquier intercambio debe hacer que Alice y Billy
salgan ganando. Eso significa que podemos excluir que Alice, si nos atenemos
a sus preferencias, acabe teniendo cualquiera de las combinaciones listadas
en las posiciones 17ª a 25ª; y podemos excluir que Billy termine con una
combinación de golosinas como las listadas bajo las posiciones 19ª a la 25ª si
tenemos en cuenta sus preferencias. Siempre es una opción que se abstengan
de realizar intercambios y que cada uno se coma las golosinas que recibieron
personalmente, así que cada niño acabará al menos tan contento después del
intercambio a como lo estaba antes de llevarlo a cabo.
Como nuestro ejemplo es tan sencillo, podemos examinar fácilmente los
distintos posibles resultados de los intercambios experimentando con
distintos "precios". Supongamos que Alice y Billy intercambian Snickers y Milky
Ways en proporción de 1 por 1 ¿Habría intercambios que fueran mutuamente
ventajosos a ese precio?
6.Intercambio directo y precios de trueque
101
Veamos primero las preferencias de Alice. Empieza en la casilla 16ª con 4
Snickers y 0 Milky Ways. Así que la cuestión es: ¿Estará Alice dispuesta a
intercambiar una o más barritas Snickers a cambio de un idéntico número de
Milky Ways ? Podemos ver que la respuesta es afirmativa. Podría entregar una
Snicker a cambio de una Milky Way y terminar con la combinación (3S, 1M)
que ocupa la posición 12ª. Pero aún podría salir mejor librada intercambiando
otra unidad adicional, con lo que subiría hasta la combinación situada en la
posición 11ª que viene integrada por 2 unidades de cada tipo de barrita.
Un análisis similar puede hacerse respecto de Billy. Podría ascender de la
combinación que ocupa la posición 18ª hasta la 13ª entregando 1 Milky Way a
cambio de 1 Snickers. Pero aún podría mejorar intercambiando una unidad
adicional con lo que subiría hasta la posición 11ª de su escala de preferencias.
Para esta lección, no profundizaremos demasiado en el procedimiento
exacto que Alice y Billy utilizan cuando realizan trueques. Podéis imaginar que
Alice primero entregará a Billy 1 Snicker a cambio de 1 de sus Milky Ways y a
continuación hará una pausa para re—evaluar. O podéis imaginar a Alice
ofreciendo directamente, de buenas a primeras, 2 Snickers a cambio de 2
Milky Ways de Billy. La cuestión importante es que si fijamos el precio a razón
de 1 a 1, entonces, el único punto de parada estable —la única posición de
equilibrio— ocurre cuando Alice y Billy han reorganizado sus barritas de
golosina de forma que ambos acaben teniendo 2 de cada marca. Alice no
cedería una tercera barrita Snicker para adquirir otra Milky Way, porque eso la
devolvería a la combinación de la posición 13ª (1S, 3M).
¡Tened cuidado! Puede parecer como si acabáramos de "probar" que Alice y
Billy acabarán cada uno teniendo 2 unidades de cada marca de barrita, pero
solo hemos demostrado que ése es el punto lógico de parada si intercambian
Snickers por Milky Ways en proporción de 1 a 1 (precio). Hay otros precios que
también les permitirían realizar intercambios mutuamente beneficiosos.
Por ejemplo, supongamos que Alice le dice a Billy, "Te daré 1 de mis barritas
Snickers si me das 2 de tus Milky Ways. Ese es el único intercambio que estoy
dispuesto a hacer. Lo tomas o lo dejas". ¿Es éste un buen negocio? Es desde
luego bueno para Alice. Le permitirá acabar con 3 Snickers y 2 Milky Ways, la
7ª mejor combinación de su rango de preferencias2.
2
Alice también querría embarcarse en otros negocios en esos mismos términos, y que la
llevarían a la 6ª de las combinaciones que ella prefiere, la formada por 2 Snickers y 4 Milky
Ways. Analizando el punto de vista de Billy, sabemos que eso no ocurrirá. Algunos
economistas podrían decir que, por consiguiente, la ratio de precios de 1 Snicker por 2 Milky
Ways no lleva a un auténtico equilibrio, ya que Alice solo puede completar parcialmente las
transacciones que desea realizar a ese precio (un razonamiento similar es aplicable a Billy, en
el caso del hipotético ratio de precios de 2 Snickers por 1 Milky Way). Esta complicación
adquirirá más sentido una vez hayáis estudiado las curvas de oferta y de demanda en la
lección 11.
102
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El intercambio también mejorará la situación de Billy. Terminará teniendo 1
Snickers y 2 Milky Ways, un resultado que está situado tres posiciones más
arriba, éso es mejor para él que no intercambiar nada. Pero no se
comprometerá en el mismo intercambio una segunda vez ya que entonces se
quedaría con (2S, 0M), una posición por debajo en su rango de preferencias.
Por otra parte, Billy podría haber dirigido un ultimátum similar a Alice,
diciéndole que le daría 1 de sus Milky Ways a cambio de 2 de sus Snickers o,
sino se llevaría su recaudación de Halloween a su cuarto y cerraría la puerta
dando un portazo. Si Alice se creyera la amenaza, podría mejorar su posición
aceptando el trato. Las celdas de color gris oscuro de la tabla de más arriba
indican las combinaciones últimas a un precio de 1:2.
Aún queda una cuarta posibilidad. Suponed que Alice es particularmente
atrevida y pide 3 Milky Ways a cambio de solo 1 de sus Snickers. Como señala
la celda blanca, ésta también sería una posibilidad —si Billy realmente se
creyera que ése sería el "precio actual", mejoraría su lote desplazándose desde
la posición 18ª a la posición 17ª—.
Podéis comprobar que si seguimos asumiendo que los niños solo
intercambian barritas enteras no hay otros precios que funcionen. Fijaros que
aún cuando la ratio del precio de 1:3 funciona, lo contrario no: Alice antes
conservaría su combinación original que entregaría 3 Snickers por una triste
Milky Way, así que Billy nunca llegaría a tener la posibilidad de aceptar tal
oferta.
Resumiendo: ¿Qué hemos aprendido? Hemos visto que el rango de
preferencias subyacentes y las combinaciones iniciales de barritas de
golosinas nos permiten identificar 4 puntos de equilibrio o puntos estables de
descanso. Otra forma de describir nuestros resultados es decir que hemos
identificado 4 distintos resultados en los que las ventajas del intercambio
quedarían agotadas. También hemos señalado que por cada una de esas
cuatro posiciones, hay un precio distinto.
La lógica económica por si sola no puede decirnos —con esos concretos
números— cuantas barritas tendrán Alice y Billy cuando abandonen sus
sesiones de intercambio. No podemos afirmar con seguridad si cambiarán
Snickers por Milky Ways a una ratio de 1:1, 1:2 ó 1:3. El resultado real
dependerá de factores que están más allá del ranking de simples preferencias
y de la distribución inicial de golosinas.
Por ejemplo, si Alice adopta una posición dura de negociación y Billy es
relativamente débil, entonces es posible que consiga sacar adelante el
intercambio de 1 de sus Snickers por 2 ó 3 de los Milky Ways. por otra parte, si
Alice y Billy tienen habilidades parecidas en el arte de la negociación, entonces
quizás tenga lugar un reparto igualado.
6.Intercambio directo y precios de trueque
103
En el mundo real, es posible que Alice y Billy no realicen intercambio alguno,
incluso si la tabla anterior describe correctamente sus preferencias y sus
posesiones de golosinas. Supongamos que Alice dice "Dame 2 Milky Ways y te
daré 1 barrita Snicker o sino me marcho". Pero Billy se cree que es un farol y
dice: "No, mi mejor oferta es cambiar las barritas a razón de una por una". En
este caso, es ciertamente posible que Alice se vaya, cumpliendo así su
amenaza. A efectos de nuestro análisis, diríamos que ése no es un resultado
que lleva a una posición de equilibrio, porque aún podrían obtenerse
ganancias de ulteriores intercambios que no se han explotado —Alice y Billy
pueden todavía salir ganando si intercambian sus posesiones con terceros. Así
que tened cuidado en no darle demasiada importancia al concepto económico
de equilibrio— En el mundo real, ¡ el desequilibrio se suscita continuamente!
Más negociadores hacen bajar los precios.
A pesar de las complicaciones, el ejemplo expuesto más arriba establece
algunos principios para entender cómo se forman los precios en un mercado
de trueque. En esta última sección, mostraremos cómo añadir a otro
negociador al proceso de intercambio puede provocar que se reduzca alguno
de los potenciales precios originales. Para este nuevo efecto, mirad la tabla
siguiente, que reproduce los mismos rangos de preferencias para Alice y Billy,
pero añade información sobre un tercer participante, Christy:
104
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Añadir un tercer niño puede reducir el número de resultados estables
Rango
de
prefere
ncia
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
Alice
4
4
3
3
4
2
3
2
4
1
2
3
1
2
1
4
1
0
3
0
2
0
1
0
0
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
4
3
4
3
2
4
2
3
1
4
2
1
3
1
2
0
1
4
0
3
0
2
0
1
0
Clave
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M Combinación Inicial
M
Precio: 1S por 1M
M
Precio: 2S por 1M
M
Precio: 1S por 2M
M
Precio: 1S por 3M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
Billy
4
4
3
3
4
2
3
2
4
1
2
3
1
2
1
4
1
0
3
0
2
0
1
0
0
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
4
3
4
3
2
4
2
3
1
4
2
1
3
1
2
0
1
4
0
3
0
2
0
1
0
Christy
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
4
4
3
4
3
4
3
2
2
3
2
4
1
2
1
3
1
1
2
1
0
0
0
0
0
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
S
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
,
4
3
4
2
3
1
2
4
3
1
2
0
4
1
3
0
2
1
0
0
4
3
2
1
0
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
M
Observad como las preferencias de Christy por barritas de golosina no son
las mismas que las de Alice y Billy. Lo mismo que ellos, Christy prefiere más
golosinas que menos, y a ella también le gusta la variedad, a igualdad de
condiciones. Sin embargo, en el lenguaje cotidiano, la gente diría que “a
Christy le gustan las barritas Snickers mucho más que a Alice y a Billy". Por
ejemplo, Christy antes tendría una única barrita Snicker que 4 Milky Ways !
(Mirad las preferencias 20ª y 21ª de su rango).
Por supuesto que, como personas formadas en pensamiento económico,
sabéis que existen situaciones en las que Christy entregaría barritas Snickers
para obtener Milky Ways. Por ejemplo, si empezó con 4 Snickers, estaría
dispuesta a dar 2 de ellas para adquirir 2 Milky Ways, como demuestran las
posiciones 11ª y 12ª de su escala de preferencias. Pero si comparamos sus
preferencias con las de Alice o Billy, es fácil advertir que cualquier persona
diría que "A Christy le gustan más las Snickers que a los otros" o quizás que "a
Christy no le gustan las Milky Ways tanto como a los demás".
6.Intercambio directo y precios de trueque
105
En las anteriores secciones vimos los distintos resultados posibles y los
precios de trueque con solo Alice y Billy ¿Que sucedería si Christy se
presentara a la mesa de negociación antes de que hubiera tenido lugar
acuerdo alguno y llevase 1 barrita Snickers y 4 Milky Ways?
Antes de empezar el análisis, establezcamos las reglas básicas acerca de
cómo estamos describiendo el proceso de intercambio. Para mantener las
cosas lo más simple posible, vamos a ver los resultados en los que hay un solo
precio para todos los intercambios; en otras palabras, Alice no puede pedir a
Christy más Milky Ways que los que le exige a Billy. Vamos también a descartar
cualquier intercambio en el que uno de los niños se opusiera e hiciera una
mejor oferta a una de las partes. Así que cuando Christy entra en la escena,
algunas de las posibles "posiciones de equilibrio" de las que tratamos
anteriormente se hacen inviables.
Por ejemplo, supongamos que Alice y Billy están de acuerdo en intercambiar
Snickers por Milky Ways a razón de una ratio de precios de 1:1. Si Christy
nunca hubiera aparecido, ya establecimos que Alice y Billy acabarían teniendo
cada uno 2 barritas de cada clase. A un precio de 1:1, a Christy le encantaría
participar. Después de que Billy y Alice hubiesen cambiado 2 Snickers por 2
Milky Ways, Christy podría decir: "Vale, genial chicos, estoy dispuesta a cambiar
hasta 3 de mis Milky Ways por 3 barritas Snickers de cualquiera de vosotros"
(estos sucesivos intercambios llevarían a Christy de la combinación situada en
la posición original 13ª de sus preferencias a las combinaciones que ocupan
los lugares 9º, 7º y 6º).
Cuando Alice y Billy contestaran que habían realizado todos los
intercambios que deseaban hacer a una ratio de 1:1, Christy estaría
decepcionada. Podría preguntarle a Alice "¿Por qué razón cambiaste tus
Snickers a un precio tan bajo? Te habría dado gustosamente el doble de lo que
Billy te dió".
A efectos de nuestro análisis en esta lección, vamos a decir que este tipo de
situación no trae consigo un resultado estable o de equilibrio. Si se diera la
ratio de precios de 1:1 y Alice y Billy acordaran intercambiar como lo habrían
hecho de estar solo ellos dos, ambos lamentarían el resultado. Hablando con
ligereza diríamos que Christy apareció en escena y "tumbó" el precio de
intercambio 1:1.
Un razonamiento similar "tumba" el otro resultado estable (original) en el
que Alice ofrecía 2 Snickers a cambio de recibir 1 Milky Way. Sería una locura
que Alice intercambiara con Billy con semejante desventaja, cuando Christy le
haría una mucho mejor oferta.
Las otras dos ratios de precio "subsisten" a la llegada de Christy. A una ratio
de precio de 1:3, Christy sigue sin influir para nada. Ve que Alice propone 1 de
106
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
sus Snickers por 3 de las Milky Ways de Billy. A él le tienta la oferta —es mejor
que nada— pero se vuelve hacia Christy y le pregunta: "¿Puedes mejorar la
oferta de Alice?". Christy contesta que no, no querrá cambiarle su única
Snickers por tan solo 2 Milky Ways. [No las hemos incluido por limitaciones de
espacio, pero la combinación (0S, 6M) estaría clasificada muy por debajo de
(1S, 4M) en las preferencias de Christy]. Del mismo modo, después de que el
intercambio con Billy se llevase a cabo, Alice podría decirle a Christy: "Estaría
dispuesta de darte una de mis Snickers por 3 de tus Milky Ways", pero Christy
rechazaría esa oferta también. Así que vemos que 1:3 es todavía un precio
estable o de equilibrio, pero es un precio con el que Christy prefiere "quedarse
al margen del mercado" y comerse las golosinas que le dieron en la colecta.
El escenario verdaderamente interesante es la ratio de precio de 1:2.
Supongamos que Christy entra en escena y observa que Alice va a cambiar 1
Snickers por 2 de las Milky Ways de Billy. Christy podría decir: "¡Yo también
quiero !" y Alice estaría contenta de que fuera así. Después de completar la
transacción, Alice terminaría en la posición 6ª de sus preferencias, mientras
que Billy acabaría en su posición 15ª y Christy en la 11ª. Una vez distribuidas
las barritas de esta manera, ya nadie podría obtener más ventaja de nuevos
intercambios.
En este último escenario, el "precio de equilibrio" sería de 1 Snickers por 2
Milky Ways. A ese precio: (a) Alice vendió 2 Snickers y compró 4 Milky Ways, (b)
Billy vendió 2 Milky Ways y compró 1 Snickers y (c) Christy vendió 2 Milky Ways
y compró 1 Snickers. Daros cuenta de que el número total de Snickers
vendidas es igual al número total comprado, y lo mismo sucede con las Milky
Ways. Daros cuenta también de que al precio de equilibrio, cada niño consigue
realizar los intercambios que quería3.
Como en el análisis cuando había solo 2 niños, aquí no podemos utilizar
solo la lógica económica para decir cual sería el precio resultante de
Snickers:Milky Ways. Lo que podemos decir es que —con esos concretos
números— la presencia de Christy afectó al rango de precios posibles.
Intuitivamente, Christy se presentó con una gran cantidad de barritas Milky
Ways y una fuerte demanda de Snickers, y eso excluyó algunos de los posibles
precios en los que las Snickers eran bastante baratas (a saber 1:1 y,
especialmente, 1:2).
Obviamente el ejemplo de Halloween no era realista en muchos sentidos y
había muchas consideraciones del mundo real que se ignoraban. Hemos visto
3
En este punto, de nuevo hemos de tener cuidado ya que Alice solo puede completar
parcialmente los intercambios que desea al precio de 1 Snickers por 3 Milky Ways. Aunque no
lo mostramos por limitaciones de espacio, Alice podría muy posiblemente preferir la
combinación (2S, 6M) a la (3S, 3M), lo que significa que preferiría otra ronda de intercambios
en el equilibrio de la zona gris.
6.Intercambio directo y precios de trueque
107
principios importantes que serán examinados en posteriores lecciones,
después que expongamos el dinero y nos centremos en la oferta y la
demanda en los mercados. Hablando en general, en un mercado amplio con
muchos compradores y vendedores, hay un rango muy estrecho de precios
potenciales que sean estables en el sentido que hemos expuesto más arriba.
En aras a la simplicidad, normalmente hablaremos solo del precio de
equilibrio, tal y como viene determinado por las preferencias y por las
dotaciones iniciales de todos los agentes o negociadores que intervienen en el
mercado. Examinamos la historia de Halloween en esta lección para
enseñaros los fundamentos básicos sobre los que descansa la presentación
más estándar —con curvas de oferta y demanda que miden precios en
dólares—.
108
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la lección ...
• La gente realiza intercambios porque espera obtener ventajas de
ellos.
• Mientras un intercambio sea voluntario y honesto, ambas partes
esperan beneficiarse de él. El intercambio lleva a un resultado en el
que ambas partes salen ganando algo.
• Si un economista conoce el rango de preferencias de un grupo de
potenciales negociadores, puede describir en qué términos
acordarán intercambios.
6.Intercambio directo y precios de trueque
109
NUEVOS TÉRMINOS
Dinero: un bien que es aceptado por todos en la economía y que se
encuentra en un lado de todo intercambio.
Intercambio directo/trueque: intercambio que sucede cuando la gente
cambia bienes a los que da un valor directo.
Intercambio indirecto: intercambio que ocurre cuando por lo menos una de
las partes acepta un artículo que él o ella no pretende utilizar personalmente
pero que cambiará por otra cosa en el futuro.
Precio: los términos de un intercambio, que significa cuantas unidades de
un artículo se entregarán para adquirir una unidad de otro artículo.
Beneficios del intercambio: una situación en la que ambas partes pueden
obtener beneficios (subjetivos) de intercambiar sus respectivas propiedades.
Posición de equilibrio: una situación estable en la que no pueden obtenerse
más feneficios de realizar nuevos intercambios.
Desequilibrio: una situación inestable en la que al menos dos personas
esperan beneficiarse si llevan a cabo un intercambio adicional.
110
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Cómo es posible que ambas partes se beneficien en un mismo
intercambio?
2. * Si un bien intermedio sólo proporciona beneficios indirectamente,
puede obtenerse a través de intercambio directo?
3. Supongamos que la economía tiene sólo cuatro productos: manzanas,
naranjas, plátanos y uvas. En un trueque, ¿Cuántas ratios independientes
de precios existirían? Por ejemplo, la ratio entre manzanas—naranjas no
sería independiente de la ratio naranjas—manzanas).
4. Si a Alicia le gusta Snickers más que Milky Ways, ¿Significa que ella siempre
elegiría una barrita Snickers antes que Milky Way, si se le ofreciera elegir
entre una y otra?
5. *¿En qué sentido la llegada de Christy impide que se formen algunos de
los posibles precios de equilibrio que podrían haber surgido entre Alice y
Billy?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 7
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
En esta lección aprenderéis ...

Las limitaciones del intercambio directo

Las ventajas del intercambio indirecto y del dinero

El origen del dinero.
Las limitaciones del intercambio directo.
E
n la lección 6 hemos visto los inmensos beneficios del intercambio
directo. El intercambio es beneficioso porque con frecuencia la gente
tiene distintos gustos (o preferencias) y porque a menudo empieza por
tener distintas cantidades de diferentes bienes. La gente puede así cambiar
voluntariamente sus propiedades con los demás de forma que todos acaben
teniendo bienes que valoren en mayor medida que las propiedades que tenían
originalmente.
Sin embargo, aunque el intercambio directo beneficie a todos los que
participaron en él, su eficacia es limitada. De hecho es difícil imaginar un mundo
en el que la gente solo participe en intercambios directos, a diferencia de lo que
sucede con los intercambios indirectos (de los que hablaremos en la próxima
sección). Pero a los efectos de apreciar la importancia de esa diferencia,
imaginemos un mundo en el que la gente solo hiciese intercambios directos.
Recordad que en un intercambio directo cada persona debe querer utilizar
directamente el objeto que adquiere. Así que excluimos cualquier supuesto en el
que alguien cambia algo que poseía originalmente para adquirir algo que planea
entregar después a una tercera persona a cambio de otra cosa. Resulta que esta
limitación es bastante restrictiva.
111
112
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Por ejemplo, supongamos que un granjero va a la ciudad para reparar sus
maltrechos zapatos y para comprar una nueva camisa. Lleva consigo varias
docenas de huevos con la esperanza de hacer un negocio. Nuestro pobre
granjero no solo ha de encontrar a un zapatero que sepa arreglar su calzado
sino que ha de tratarse de un zapatero que esté queriendo comprar huevos
ese mismo día. Lo mismo le ocurre a nuestro granjero con respecto a la nueva
camisa que desea adquirir. Necesita encontrar a alguien que tenga una camisa
que sea del gusto del granjero, y que esté dispuesto a cambiarla por los
huevos del granjero (a un precio aceptable).
Pero si creéis que las cosas son difíciles para el granjero, aún lo son más
para el tipo cuyo negocio consiste en construir coches de caballos. Cuando
consigue llevar una carreta terminada al mercado, espera conseguir una gran
variedad de bienes y servicios a cambio de un artículo tan valioso. Pero si la
gente se viera limitada a realizar intercambios directos, sería improbable que
pudiera llegar a encontrar una contrapartida apropiada. No solo tendría que
encontrar a alguien que tuviese una aceptable cantidad de carne, huevos,
camisas, leche, munición, etc ... que nuestro carpintero prefiriese a sus carros,
sino que esa persona especial también debería estar buscando un carro "en el
mercado" ¿Qué posibilidades habría de que eso sucediese?
En realidad, en un mundo limitado a los intercambios directos no habría
fabricantes de carros y probablemente ni tan siquiera zapateros. La gente no
podría especializarse en ciertas profesiones, porque sería demasiado
arriesgado. Por ejemplo, un profesor podría instruir a los niños en aritmética y
gramática, a cambio de leche, pan y keroseno que los padres de varios niños
estuviesen dispuestos a proporcionarle. Pero si un año, no hubiese ningún
carnicero que tuviera niños en edad escolar ¡ El maestro tendría que privarse
de carne un año entero !
Así que vemos que en un mundo de intercambios directos, en esencia, la
gente probablemente viviría como Robinson Crusöe. Como regla, tendría que
procurarse su propio abanico de necesidades directamente, adquiriendo su
propia comida, haciéndose su propia ropa, construyendose un techo para
cobijarse y demás. Su nivel de vida sería muy superior gracias a los beneficios
derivados del comercio con los demás pero la especialización intensiva y las
operaciones de producción a gran escala serían impracticables.
Las ventajas del intercambio indirecto.
Hemos visto las ventajas del intercambio directo. Esas limitaciones pueden
superarse cuando la gente empieza a realizar intercambios indirectos. En un
intercambio indirecto, al menos uno de los que en él interviene entrega sus
propios bienes a cambio de algo que espera permutar en el futuro por otra
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
113
cosa distinta. Una vez admitimos esta posibilidad, las limitaciones del
intercambio directo desaparecen.
Por ejemplo, recordad a nuestro granjero que se marcha a la ciudad con
unas pocas docenas de huevos, en busca de una nueva camisa y de alguien
que le remiende los zapatos. Supongamos que el único zapatero de la ciudad
le dijese "lo siento pero de momento no necesito huevos". Con intercambio
directo, ahí acabaría la cosa.
Pero, con la posibilidad de llevar a cabo intercambios indirectos, el granjero
podría preguntar:"¿Qué estarías dispuesto a recibir a cambio de tus servicios de
reparación de calzado?". Suponed que el zapatero contestase: "Te arreglaría los
zapatos si me dieras por lo menos 6 libras de mantequilla ó 4 barras de pan
francés o una libra de tocino. Esas son las cosas que en realidad me interesan
ahora".
Esto le da esperanzas al granjero. Ahora puede pasearse por la ciudad (con
sus zapatos andrajosos) en busca de alguien que quiera huevos, y esté
dispuesto a cambiar mantequilla o barras de pan francés o tocino por ellos. En
vez de necesitar encontrar al hombre perfecto —un zapatero que esté
buscando huevos ese mismo día— el granjero puede ahora añadir a tres
candidatos potenciales que le harían el papel.
De hecho, dependiendo de cuanto tiempo esté dispuesto a emplear en el
proyecto, el granjero puede llevar las cosas un paso adelante. Suponed que
encuentra a un carnicero que tiene tocino de sobra y que está deseando
venderlo, pero el carnicero (como el zapatero) no está interesado en conseguir
más huevos ese día. El carnicero dice que necesita algo de pescado. Unos
minutos más tarde, el granjero se encuentra a un pescador que acaba de
regresar de una larga travesía y que está deseando comerse una enorme
tortilla. Si alguna vez habéis jugado a juegos de rol en vuestro ordenador no
necesitamos explicaros la oportunidad que esto representa para nuestro
granjero.
Con intercambio directo, el granjero necesitaba encontrar un encaje
perfecto, a saber, un zapatero que quisiera sus huevos. El intercambio
indirecto, abre un vasto nuevo rango de beneficiosos intercambios, en
especial si los agentes intervinientes están dispuestos a operar a "varios
niveles" de "indirectividad". Las tremendas ventajas del intercambio indirecto
radican en que facilita reajustes de propiedades entre múltiples individuos,
haciendo que todos mejoren, incluso aunque alguna de las partes requeridas
hubiese vetado un particular intercambio. El siguiente diagrama lo ilustra:
114
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
Preferencias
Zapatero
Granjero
Carnicero
1ª
Tocino
Zapatos
remendados
Huevos
2ª
Ocio
Huevos
Tocino
3ª
Huevos
Tocino
Zapatos
remendados
115
Para que sea más sencillo, en el diagrama anterior hemos quitado al
pescador; hemos supuesto que el granjero conseguiría encontrar a un
carnicero que quisiera huevos a cambio de su tocino. Como indica el
diagrama, los tres hombres están más contentos cuando (1) el zapatero
arregla los zapatos del granjero (2) el granjero le da los huevos al carnicero y
(3) el carnicero entrega su tocino al zapatero. Sabemos que todos han
mejorado porque han pasado de encontrarse en su segunda mejor opción a la
primera (sus posesiones originales vienen sombreadas).
No obstante, observad que con intercambio directo, este beneficioso
reajuste de propiedades (y rendimiento de los servicios) no podría haber
ocurrido. Ya sabemos por la historia que hemos contado, que el intercambio
entre el zapatero y el granjero no proporciona ventajas directas; el diagrama
anterior refleja este hecho, porque el zapatero valora su tiempo de ocio más
que los huevos que el granjero le puede ofrecer. El diagrama también muestra
que el carnicero valora más su tocino que la reparación de sus zapatos, y, por
consiguiente, no hay beneficios a obtener del intercambio directo entre esos
dos. Por último, no hay beneficios directos del intercambio entre el granjero y
el carnicero porque el deseo directo del granjero por el tocino está
posicionado en tercer lugar. Si el granjero y el carnicero fueran las únicas
personas involucradas, entonces el granjero no aceptaría el cambio.
La elegancia del intercambio indirecto reside en que hace posible que las
universalmente beneficiosas transferencias de propiedad (y de servicios)
salven los "cuellos de botellas" impuestos por el intercambio directo. Como
ilustra el caso de nuestro hipotético granjero, el intercambio indirecto permite
que todos se desplacen mucho más arriba en el rango de sus preferencias aún
cuando sufran un "impacto" temporal que se producirá en el futuro cuando se
deshagan del objeto que es (directamente) inferior. En cuanto a las ventajas
derivadas de los reajustes de propiedades, el intercambio indirecto facilita el
principio consistente en "dar un paso atrás y dos adelante".
116
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Las ventajas del dinero
Hemos visto las ventajas del intercambio directo y las aún mayores ventajas
del intercambio indirecto. Sin embargo, incluso si la gente empieza a
comerciar con cosas planeando cambiarlas por lo que en última instancia
desea, este proceso aún puede ser bastante incómodo. Para ver porqué, basta
con que recordéis la ilustración del granjero de los zapatos andrajosos: aún
cuando todo acabó al final cuadrando, aún tuvo que vagar por la ciudad,
buscando a alguien que estuviera vendiendo los artículos que el zapatero
quería adquirir.
Aparte del esfuerzo físico que esto requiere, también hemos de destacar el
esfuerzo mental que los comerciantes tendrían que emplear en el
seguimiento de docenas o posiblemente incluso de cientos de ratios de
precios importantes. Por ejemplo, revisemos nuestra historia del granjero que
intenta encontrar a un comprador para sus huevos de forma que pueda darle
al zapatero bastante tocino para que le remiende los zapatos. En la versión de
la historia que contamos antes, simplemente dimos por sentado que cuando
el granjero encontró al pescador, eso sería el fin del asunto.
Pero en realidad, nuestro granjero podría haber resistido para obtener un
mejor trato. Si el pescador estaba deseando cambiar 3 peces por 6 huevos y el
carnicero estaba queriendo cambiar una libra de tocino por 3 peces, entonces
el granjero habría reparado en que "Vale, en última instancia puedo conseguir
reparar mis zapatos dando 6 de mis huevos".
Si esta fuera su única opción, el granjero pensaría que bien valdría el precio.
¿Pero qué sucedería si la ciudad fuera bastante grande, con muchos y
distintos comercios y profesionales? Suponed que el granjero pudiera
encontrar a un panadero dispuesto a darle 4 barras de pan francés por solo 5
huevos. En este caso, nuestro granjero constataría que: "Vale, ahora puedo
conseguir que me arreglen mis zapatos dando 5 de mis huevos". Observad que le
resulta 1 huevo más barato (en sentido literal) que recurrir a la opción
consistente en cambiar huevos por pescado.
Es posible que ya os hayáis perdido en todos los detalles. Pero en el mundo
real, la gente empezaría a llevar un registro de las ratios de intercambio de los
distintos bienes respecto de los demás para así poder saber si estaban o no
haciendo un buen negocio en cualquier concreto canje. Vemos que la
posibilidad de intercambio indirecto es por tanto una bendición y también una
maldición: es una bendición porque permite a mucha gente realizar
complicados (aunque unánimemente beneficiosos) reajustes de sus
propiedades. Pero también puede ser una maldición porque la gente ahora no
puede consultar sus preferencias respecto del uso directo de los bienes
cuando decide negociar y cuanto negociar. Antes de entregar algo, con
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
117
ocasión de un trato que pudieran encontrar personalmente inaceptable,
deben primero preguntarse, "¿Cuanto podría obtener por esto si encontrase a
otro comprador?"
Lo que hace la pregunta anterior particularmente difícil de contestar es que
los agentes tengan que indagar dos, tres o incluso más pasos adelante para
descubrir el "precio" último del objeto que quieren comprar. En nuestra
historia del granjero, mirad cuanto se le complicaron las cosas, incluso
después de introducir tan solo a un puñado de comerciantes con sus
respectivas ofertas. En teoría para que nuestro granjero pudiera estar seguro
de conseguir los servicios del zapatero—remendón al precio más barato
posible (medido en huevos) tendría que encuestar a toda la ciudad, anotando
las voluntades de todos y cada uno respecto de la compra y la venta de los
distintos tipos de bienes. Después necesitaría la ayuda de un mago de las
matemáticas para resolver un problema complejo, que le indicara la (quizás
muy larga) cadena de intercambios individuales a través de los que nuestro
granjero podría entregar el menor número de huevos para, en última
instancia, adquirir 6 libras de mantequilla, 4 barras de pan francés ó 1 libra de
tocino (que el zapatero le exigiría por reparar sus zapatos).
Por supuesto, en el mundo real no hemos de realizar esa gimnasia mental
cada vez que queremos comerciar. Para evitarlo, utilizamos al dinero, que
podemos definir formalmente como "un medio de cambio generalmente
aceptado". En lenguaje llano, el dinero es un bien que se encuentra en un lado
de (virtualmente) cada transacción. En vez de intercambiar otros bienes,
directamente, con los demás, la gente vende primero todas sus cosas para
obtener dinero, y entonces utiliza el dinero para comprar todos los artículos
deseados.
Cuando la gente de una comunidad utiliza dinero, mantiene todas las
ventajas del intercambio indirecto pero reduce considerablemente sus
desventajas. En vez de hacer un seguimiento de docenas e incluso centenares
de ratios de precios de varios bienes ofertados y deseados por varias
personas, gracias al dinero los comerciantes pueden simplemente hacer el
seguimiento del precio más alto y más bajo —cifrados en dinero— de los
artículos en los que están interesados.
Por ejemplo, si la ciudad de nuestra historia utiliza la plata como dinero,
nuestro granjero de los zapatos andrajosos tiene ahora una tarea simple.
Cuando llega a la ciudad, primero busca a la persona que le ofrezca la mayor
cantidad de plata por sus huevos. Entonces con la plata en la mano, el
granjero busca a la persona que le arreglará los zapatos por la menor plata
posible. Mientras todos en la ciudad compren y vendan utilizando plata, el
procedimiento descrito asegura que el granjero conseguirá que le arreglen los
zapatos (y cualquier otra cosa que quiera adquirir) sacrificando el menor
118
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
número de huevos. Ya no necesita anotar los deseos de cada persona con la
que se encuentre —en realidad no le importa lo que los otros quieran
comprar— y ya no necesita a un mago de las matemáticas que resuelva un
complicado problema de optimización1.
¿Quién inventó el dinero?
La escueta respuesta es: "nadie". Como ocurre con una sucia senda del
bosque, la lengua inglesa, el rock and roll, las reglas del ajedrez y los secadores
de pelo en los años 80, no hay nadie que se levantara un día e inventase el
dinero. En cambio, el dinero surgió gradualmente con el tiempo como
resultado acumulado de las acciones de mucha gente. La institución del
dinero es un clásico ejemplo de lo que el economista austriaco Friedrich
Hayek denominó el orden espontáneo, lo que da a entender que el uso del
dinero es una práctica muy compleja y útil, aunque no fuese conscientemente
planeada por un experto o incluso un grupo de expertos. Parafraseando al
filósofo moral escocés Adam Ferguson, Hayek describió los órdenes
espontáneos (incluyendo al dinero y las lenguas habladas) como "producto de
la acción humana sin ser un diseño humano".
Hoy casi todo el mundo concibe el dinero como trozos de papel emitidos
por los Estados. Sin embargo, esto no fue siempre así. Históricamente, el
dinero apareció primero en los mercados, como un producto de intercambios
voluntarios entre comerciantes habituales. Los reyes y otros dirigentes
políticos vieron los expolios que podían lograrse y gradualmente se
apropiaron de esta institución que el mercado había creado, como
explicaremos con mayor detalle en la lección 21.
Pero sin la intervención de un rey sabio ¿Cómo pudo ser que la sociedad
adoptase el uso del dinero? ¿Cómo pudo decidir la gente qué utilizar como
dinero? Después de todo, los investigadores nos dicen que a lo largo de la
historia diferentes culturas han utilizado toda clase de cosas como dinero:
conchas, piedras, ganado, sal, tabaco, oro, plata e incluso cigarrillos (en los
campos de prisioneros de guerra durante la segunda guerra mundial) ¿Cómo
pudo ponerse de acuerdo un grupo de gente en emplear una particular
mercancía como dinero sin recurrir a un proceso político?
La respuesta es que fue probablemente un resultado natural derivado de
los esfuerzos de gentes como nuestro hipotético granjero que buscaba quien
le arreglase los zapatos. Recordad que aunque el granjero no tenía ningún uso
1
Estrictamente hablando, el astuto comerciante mantendrá sus ojos bien abiertos para
detectar oportunidades de arbitraje incluso en una economía monetaria. Pero aún en ese
ámbito, los cálculos serán mucho más sencillos que en una economía que no disponga de un
único medio de cambio en un lado de cada transacción. Uno de los ejercicios del manual del
profesor destaca esta diferencia".
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
119
directo para el pescado o el tocino —no se marchó a la ciudad para conseguir
ninguno de esos dos productos—. acabó cambiando sus huevos por algo de
pescado para cambiar el pescado por tocino, para así intercambiar éste por
los servicios del zapatero. Observad cómo desde la perspectiva del pescador y
del carnicero, se produjo un aumento del mercado para sus productos. En
otras palabras, además de toda la gente que quería comprar pescado para su
propio consumo directo, el pescador tenía un cliente potencial en el granjero
que quería utilizar indirectamente el pescado como un medio de intercambio.
Este proceso pudo acelerarse hasta convertirse en una bola de nieve. Al
principio, cuando la gente intercambiaba bienes por otros bienes en un estado
de puro intercambio directo, algunos artículos (pollos, huevos, sal, etc ...)
serían ampliamente deseados en el comercio, mientras que muy pocas
personas aceptarían otros artículos (telescopios, caviar, davicordios, etc ...).
Conforme las ventajas del intercambio indirecto se hicieron obvias para más y
más gente, los bienes que fuesen inicialmente más comercializables
experimentarían un gran avance en su comerciabilidad. Incluso quienes, al
principio, no los querían, porque no los necesitaban para utilizarlos
directamente, los acabaron aceptando a pesar de todo en sus tratos
comerciales al ser conscientes de que les sería fácil cambiarlos por lo que
fuera que, en última instancia, desearan. Cuando el proceso de expansión de
la bola de nieve llegaba al punto en que un bien concreto era aceptado en el
comercio por casi todos los miembros de la comunidad, se convertía en dinero
—"un medio de intercambio ampliamente admitido"—.
Para comprender porqué algunos bienes se convirtieron históricamente en
dinero, y otros no, podemos listar algunas consideraciones prácticas como: (1)
la facilidad de transporte, (2) la divisibilidad, (3) la durabilidad y (4) un
conveniente valor de mercado. Cuando analizamos esos cuatro criterios,
vemos porqué el oro y la plata han demostrado ser tan excelentes candidatos
para convertirse en el dinero que el mercado ha creado. Por ejemplo, el
ganado no es muy práctico como dinero porque genera hedionda suciedad,
ocupa mucho espacio y no se puede partir un novillo en dos para "obtener
cambio" en una transacción. Los helados tampoco aguantarían la prueba del
tiempo como dinero ya que se funden si no se conservan correctamente.
Finalmente, un metal como el bronce participa de muchas de las excelentes
cualidades que como dinero tienen el oro y la plata pero como es tan
abundante, el bronce tiene un valor de mercado muy inferior. Lo que significa
que un comerciante debería transportar mucho más bronce en sus bolsillos (o
en una carreta) cuando hiciera una importante compra, en comparación con
las monedas y lingotes de oro y plata que necesitaría para realizar el mismo
negocio.
120
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Nada hay en Economía que nos diga que el oro y la plata deban ser dinero,
o que son la única forma "natural" de dinero. En un mercado voluntario, los
comerciantes terminarán adoptando el dinero o dineros que satisfagan mejor
sus necesidades. Solo estamos explicando porqué fue históricamente
frecuente que los comerciantes, cuando alcanzaron cierta sofisticación,
adoptaran el oro y la plata como dinero.
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
Recapitulación de la lección ...
• Aunque el intercambio directo es útil porque hace posible
acuerdos en los que ambas partes salen beneficiadas, es limitado
porque un comerciante necesita encontrar a alguien que tenga el
producto deseado y esté dispuesto a aceptar el bien que aquél
desee entregarle a cambio. Esta limitación hará muy difícil que la
gente pueda especializarse en sus ocupaciones: un dentista que
quiera carne necesitaría encontrar a un carnicero con dolor de
muelas.
• El intercambio indirecto expande las oportunidades de realizar
intercambios mutuamente beneficiosos. Reajustes más complicados
pueden tener así lugar, que mejoran la posición de cada
participante. El intercambio indirecto eventualmente conduce al uso
del dinero, que hace mucho más fácil a la gente planificar sus
actividades de intercambio.
• Nadie inventó el dinero. Surgió espontáneamente, casi "por
accidente", a resultas de las acciones de la gente orientadas a
mejorar sus transacciones utilizando el intercambio indirecto.
121
122
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Dinero: un bien que es aceptado por todos en una economía en un lado de
cada intercambio. En la jerga económica, es un medio de intercambio
generalmente (o universalmente) aceptado.
Orden espontáneo: un modelo predecible que no es planificado por nadie.
Ejemplos incluirían las reglas de la gramática de la lengua inglesa, el estilo de
vestimenta que caracterizó los clubes disco de los años 70 y el empleo del
dinero.
Oportunidad de arbitraje: la habilidad de obtener una "ganancia segura"
cuando el mismo bien se vende a precios distintos al mismo tiempo.
Medio de Intercambio: un objeto que es aceptado en una transacción, no
porque la persona que lo recibe lo quiera usar directamente, sino porque
quiere cambiarlo en el futuro para adquirir otra cosa. Cada intercambio
indirecto requiere un medio de intercambio, que es el bien merced al cual el
intercambio último ocurre (del mismo modo, que las ondas sonoras requieren
de un medio para viajar a través del mismo hasta tus oídos. Cuando se trata
de ondas de sonido el medio será normalmente el aire, pero también puede
serlo el agua si estás en una piscina con la cabeza debajo de la superficie).
7.El intercambio indirecto y la aparición del dinero
123
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Cual es la diferencia entre intercambio directo e indirecto?
2. ¿Porqué no sería práctica la especialización en un mundo en el que solo
hubiera intercambios directos?
3. ¿Cómo es que el intercambio indirecto facilita la estrategia consistente
en “dar un paso atrás y dos adelante“?
4. ¿Cuales son las desventajas del intercambio indirecto sin dinero?
5. * Describe una sociedad en la que la gente realiza intercambios
indirectos pero en la que aún no se ha desarrollado el dinero.
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 8
8.La división del trabajo y la especialización
En esta lección aprenderéis ...
• Las definiciones de la división del trabajo (especialización) y la productividad
del trabajo.
• Las ventajas de la división del trabajo.
• El principio de la ventaja comparativa.
División del trabajo y Especialización
E
n la última lección aprendisteis que el uso del cambio indirecto, sobre
todo cuando la práctica se llevaba a su conclusión lógica con el uso de
dinero, aumenta en gran medida el alcance de las transacciones
mutuamente provechosas. Sin embargo, una economía monetaria no se limita a
facilitar la reordenación de los productos terminados ya existentes. Una de sus
ventajas principales es fomentar la división del trabajo, lo que significa, en
primer lugar, que las personas se especializan en diferentes tareas con el fin de
producir los bienes.
Por decirlo en otras palabras, en la lección anterior estábamos dando por
sentado que había una persona llamada "carnicero", que se dedicaba a la
preparación y venta de carnes, y una persona llamada "zapatero" que se pasaba
todo el día vendiendo zapatos (y los servicios de reparación de calzado). Sin
embargo, esto era poner el carro delante de los bueyes porque sin intercambio
indirecto, y sobre todo, el uso del dinero, las posibilidades de comerciar serían
tan limitadas que las personas tendrían que ser en gran medida auto—
suficientes. En otras palabras, si una comunidad de personas sólo participa del
intercambio directo, entonces nadie podría probablemente permitirse el lujo de
125
126
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
ser zapatero —podría enfermar de escorbuto si quienes cultivaran verduras
no necesitaran que les remendara los zapatos en unos pocos meses—.
Como hemos visto, el uso del dinero supera estas limitaciones. Se pueden
organizar muy complejas cadenas de producción y comercialización ya que, a
cada paso, los vendedores pueden desprenderse de su mercancía a cambio
de dinero para luego buscar los precios más bajos en su papel como
compradores. Un zapatero puede comprar bienes y servicios de docenas de
otros profesionales, a pesar de que algunos de ellos pueden no necesitar los
servicios del zapatero. En efecto, el uso del dinero permite al zapatero hacer
un "favor" a un tercero (por ejemplo, a un dentista) que luego le hace un
"favor" al carnicero (al arreglarle la boca) que a su vez hace un "favor" al
zapatero (dándole un poco de su tocino). Sólo a través de la utilización de
dinero se pueden realizar muy complejos “intercambios de favores" lo que
hace que sea práctico para la gente "dividir el trabajo" que hay que hacer y
permitir que los individuos se especialicen en determinadas tareas.
Para comprender lo importante que es la división del trabajo, imaginad un
mundo sin ella. En lugar de gente especializada en distintas ocupaciones que
produzca mucho más de lo que necesita personalmente, la gente intentaría
ser perfectamente auto—suficiente. Cada persona (o cada hogar, por lo
menos) produciría su propia comida, haría su propia ropa, construiría sus
propios muebles, realizaría sus propios procedimientos dentales y médicos, y
así sucesivamente. Es evidente que en un mundo así, la mayor parte de la
población actual del mundo moriría en un mes o dos y el pequeño grupo de
sobrevivientes viviría una existencia primitiva, sobre todo porque las
herramientas que utilizasen se deteriorarían, las máquinas se romperían y los
suministros de gasolina se agotarían.
¿Porqué la civilización moderna colapsaría sin división del trabajo? La
inmediata respuesta es que la productividad del trabajo se desplomaría.
Recordad que Robinson Crusöe, solo en su isla desierta, fue capaz de mejorar
su suerte — fue capaz de lograr una vida que él consideraba más agradable –
empleando su trabajo para transformar su medio ambiente—. Vimos que
gracias al ahorro y la inversión (con el fin de crear una percha con ramas y
lianas), Crusöe pudo aumentar considerablemente la productividad de su
trabajo, lo que significó que le permitió aumentar el número de cocos que
podía conseguir con cada hora de trabajo.
Pero el ahorro y la inversión son sólo una de las maneras de aumentar la
productividad del trabajo. Otra forma es a través de la división del trabajo, en
la que "el trabajo" se divide en diferentes tipos de tareas, y los trabajadores
individuales se especializan en una o unas pocas tareas. En lugar de que cada
persona cultive sus alimentos, se confeccione su propia ropa, se arregle su
dentadura, etc ..., con la especialización, algunas personas producen todos los
8.La división del trabajo y la especialización
127
alimentos y algunas otras personas hacen todo el trabajo dental, etc ... En
nuestra sociedad, disponemos de denominaciones específicas para estos dos
grupos de personas: agricultores y dentistas.
La productividad del trabajo aumenta enormemente cuando se "divide" de
esta manera. En pocas palabras, la gente puede producir más cosas cuando se
especializa en sus tareas, en lugar quede todo el mundo intente producir una
pequeña porción de cada elemento de la enorme cantidad de cosas que se
necesitan. Con división del trabajo, al haber personas especializadas, que se
dedican exclusivamente a la agricultura y otras exclusivamente a la
odontología, se produce más comida y se arreglan más caries al año de lo que
sería posible sin ella y hay más cosas para todos, todo el mundo puede comer
más, tener más ropa y así sucesivamente.
¿Porqué la especialización consigue que el trabajo sea
más productivo?
La mayoría de las personas están de acuerdo en que si tuvieran que cultivar
sus propios alimentos, confeccionar su propia ropa, etc ..., estarían sumidas
en la pobreza más absoluta. A pesar de que esa conclusión es sensata, resulta
útil explicar algunas de las razones específicas por las que la especialización
hace que el trabajo sea mucho más productivo:

Menos tiempo perdido cambiando entre tareas. Imaginaros algo tan
simple como tres niños limpiando la mesa después de la cena. Lo más
probable es que los niños puedan hacer el trabajo más rápidamente si se
dividen las tareas y se especializan, por la sencilla razón de que así
reducen pasos innecesarios. Por ejemplo, un niño podría limpiar los platos
de desperdicios echándolos a la basura y llevar los platos al fregadero, un
segundo chico podría fregarlos y el tercero podría secarlos. Este sistema
es mucho más eficiente —todos acabarían mucho antes la tarea— que si
cada niño cogiera un plato, lo limpiase, lo llevase al fregadero y lo fregase,
diese un paso a la derecha para secarlo y finalmente lo guardara. El mismo
principio se aplica a otras operaciones productivas.

Promueve la automatización. Al tomar una tarea compleja y
descomponerla en sus componentes, la división del trabajo promueve el
uso de la automatización (maquinaria). Si todo el mundo cultivase sus
alimentos en el patio trasero de casa no tendría sentido que alguien
fabricase tractores. Incluso si sólo consideramos una fábrica en particular,
su producción será mayor si los trabajadores se especializan en sus
puestos de trabajo dentro de la fábrica porque es entonces más fácil de
incorporar maquinaria y herramientas para ayudarles.
128
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA

Las economías de escala. Esta es una generalización de los dos primeros
principios. Para muchas operaciones, hay economías de escala por lo
menos hasta un cierto nivel de producción. Este principio significa que una
duplicación de 'inputs' más que duplica los 'outputs'. Por ejemplo, si un
chef cambia de hacer pasta suficiente para alimentar a una persona a
hacerla para alimentar a medio centenar de personas, el tiempo dedicado
a la preparación de la salsa, hervir el agua, y así sucesivamente, sin duda
no aumentaría cincuenta veces. Este principio por si solo explica porqué
tiene sentido que compañeros de piso se turnen en la preparación de las
comidas, en lugar de que cada compañero de piso prepare una cena
completa para él solo todas las noches Otro ejemplo cotidiano de las
economías de escala viene implícita en la preparación de una taza de café:
Si queréis hacer una taza o cuatro, el trabajo de preparación es en gran
parte el mismo, por eso la gente suele preguntar: "Estoy haciendo café
¿Quiere alguien una taza?"

Aptitud natural. Hasta ahora nuestros principios han demostrado que
incluso si en el mundo solo hubiera personas idénticas, la especialización
aún ofrecería ventajas. En la realidad por supuesto, las personas no son
idénticas. Algunas personas han nacido para ser mejores agricultores que
las demás —y esta ventaja natural puede incluir factores geográficos—.
Por ejemplo, un chico robusto de Idaho probablemente sería capaz de
producir más patatas al año que un chico de Idaho que estuviese
postrado en la cama enfermo, pero al mismo tiempo, un muchacho fuerte
de Florida podría producir más naranjas al año que nuestro chico robusto
de Idaho. Y el niño enfermo de Idaho podría nacer con un don maravilloso
para el lenguaje y ser mucho mejor corrector de textos o novelista que
cualquiera de los dos muchachos sanos que están mucho mejor dotados
para ser agricultores.

Aptitud adquirida. Las verdaderas ventajas de la división del trabajo se
producen cuando las personas desarrollan sus aptitudes naturales
mediante la formación y la práctica, práctica y más práctica. Alguien que
siempre tuviese una "habilidad para los números" en la escuela, haría más
tarde un trabajo mejor en una empresa de contabilidad una vez acabados
sus estudios de secundaria, en comparación con otro graduado de escuela
secundaria que siempre hubiera tenido problemas con las matemáticas.
Pero si el estudiante con buenas habilidades matemáticas fuese luego a la
universidad y se especializase en contabilidad, su superioridad sería aún
más pronunciada. Por último, si seguimos a esa misma persona y la
evaluásemos cuando hubiera cumplido 50 años de edad, después de
pasar veintiocho años trabajando como contable, entonces,
evidentemente, sería mucho más eficiente en el trabajo —es decir, su
8.La división del trabajo y la especialización
129
trabajo sería mucho más productivo que cualquier otro ser humano que
no tuviese esa experiencia previa—.
La lista anterior no pretende ser exhaustiva, sino que expone algunas de las
principales razones por las que el trabajo es mucho más productivo merced a
la especialización
Enriquecer a todos con ventajas comparativas.
Es importante destacar que los beneficios de la especialización sólo pueden
lograrse cuando las personas pueden comerciar con otras. Si algunas
personas se centran en el cultivo de alimentos, mientras que otras se dedican
a la construcción de viviendas, en adelante, esta disposición sólo funcionará si
los agricultores pueden intercambiar sus excedentes de alimentos a cambio
de algunas de las casas que les sobren a los constructores. De lo contrario, los
agricultores se congelarán y los constructores se morirán de hambre. Sin la
capacidad de movilizar los bienes por toda la economía el enorme aumento
de la "producción total" (que la división del trabajo hace posible) sería un logro
inútil.
Es bastante fácil ver los mutuos beneficios de la especialización y del
comercio cuando dos personas tienen diferentes áreas de especialización. Por
ejemplo, si Joe es muy bueno en la siembra y cosecha de trigo, mientras que
Bill es un experto en coser pantalones, entonces es obvio que los dos
disfrutarán de un nivel de vida más alto si Joe se concentra en la producción
de trigo, mientras que Bill se concentra en la producción de pantalones.
Sin embargo, los economistas han descubierto que este principio se aplica
incluso a los casos en los que una persona es mucho más productiva en todas
las formas posibles. En la jerga de la Economía, podemos decir que incluso si
una persona tuviese una ventaja absoluta en todas las líneas de producción,
aún sería para él beneficioso si se especializara en aquello para lo que contase
con una ventaja comparativa, que es el campo en el que su superioridad sería
relativamente mayor.
El principio de la ventaja comparativa se ha utilizado tradicionalmente para
ilustrar los beneficios del libre comercio de mercancías entre distintos países,
pero para nuestros propósitos podemos aplicarlo muy fácilmente a un
ejemplo de dos personas en una economía monetaria. Considérese la tabla
siguiente:
130
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Tiempo que se necesita para realizar tareas en tienda de ropa:
Tareas
Limpiar la tienda al
final del día
Convencer al cliente
para que compre
John (personal contratado)
60 minutos
120 minutos
Marcia (propietaria)
30 minutos
15 minutos
En la tabla anterior, vemos los tiempos de rendimiento hipotético en una
tienda de ropa en el centro comercial para John (personal contratado) y Marcia
(propietaria de la tienda). Como indican los números, Marcia es más eficaz en
ambas tareas, tanto para vender como para ordenar y limpiar la tienda al final
del día y dejarla lista para el día siguiente.
Debido a que Marcia tiene la ventaja absoluta tanto en la realización de
ventas como en poner la tienda en orden, es posible que en un primer
momento pensáramos que es más eficiente que distribuya su jornada laboral
entre las dos tareas por igual, en lugar de considerar que dispone de John,
pero cometeríamos un error. Contratando a John para que se concentre en
sacar la basura, fregar los suelos, etc..., al final del día, Marcia podría
concentrarse en su ventaja comparativa, que es vender. En otras palabras,
delegando en John la tarea de poner el necesario orden en la tienda, Marcia
podría dejar que los clientes se quedasen más tiempo en la tienda
examinando el género (para realizar así más ventas).
Si Marcia gestionara su negocio en una economía monetaria, sería muy
sencillo para ella averiguar si tiene sentido contratar ayuda externa (John) o si
debería cerrar la tienda temprano para ponerla ella misma en orden. Por
ejemplo, supongamos que la compra de un cliente típico genera para Marcia
ganancias netas de 20 dólares 1. Eso significa que por cada 15 minutos que
Marcia dedica a ayudar a los clientes en la tienda, obtiene un extra de 20
dólares, que es un dinero que se queda ella. Si Marcia tiene que sacar a los
clientes antes de tiempo , para dedicar sus últimos 30 minutos de cada día a
poner la tienda en orden, en promedio, de esta manera pierde 40 dólares en
ingresos potenciales de su negocio.
¿Tiene sentido para Marcia contratar a John, que dirige un servicio de
catering de limpieza de tiendas en el centro comercial? Depende de lo que
John le cobrase por sus servicios, ya que siempre que estuviese dispuesto a
1
Por ejemplo, Marcia podría vender ropa al detalle por valor de 50 dólares, pero a su vez,
tendría que gastar 30 dólares (todo incluido) para comprar esa ropa en términos del precio al
por mayor original, así como los gastos generales de alquiler de espacio para la tienda, el
pago de la factura de electricidad, etc... En un libro de texto más avanzado podréis aprender
las concretas formas que las empresas tratan a los diferentes gastos y calculan las ganancias
de una determinada venta.
8.La división del trabajo y la especialización
131
cobrar menos de 40 dólares por venir a limpiar la tienda de Marcia al final del
día, para Marcia tendría sentido delegar esas sencillas tareas en John que
siendo un chico joven sin una gran formación, estaría contento cobrando
solamente 15 dólares por hora de trabajo. Como estos números hipotéticos
demuestran, este negocio proporcionaría elevadas ganancias a Marcia y a
John. A ella le conviene pagar a alguien hasta 40 dólares para que se ocupe de
poner en orden su tienda, mientras que John estaría encantado de hacer el
trabajo, —que le cuesta una hora— y ganar más de 15 dólares. A cualquier
precio dentro de ese rango, tanto Marcia como John considerarían el trato
bastante atractivo.
Por completar la explicación, observad que no tendría sentido que Marcia
contratara a John para que la ayudase con la ventas, o para John abandonar el
negocio de limpieza y entrar en el de venta de ropa al por menor. Como John
es un vendedor menos eficaz que Marcia, puesto que necesita dos horas (120
minutos) para cerrar una típica venta, eso quiere decir que si John quisiera
replicar el negocio de Marcia y se dedicase a la venta de ropa, sus ganancias
netas serían de una media de 20 dólares cada dos horas o tan sólo 10 dólares
por hora. John puede ganar mucho más que eso, limpiando.
Nuestro ejemplo ha ilustrado el principio de la ventaja comparativa: aunque
Marcia sea más productiva tanto en poner en orden su tienda como en
vender, aún le resulta provechoso asociarse con John. Marcia tiene la ventaja
absoluta en ambas tareas, pero la ventaja comparativa en la realización de
ventas (John no tiene la ventaja absoluta en ninguna tarea, pero tiene la
ventaja comparativa en la limpieza).
La especialización y el comercio aportan cuantiosos beneficios a todos los
que participan de ellos, incluso cuando uno es técnicamente más capaz que
los otros. Como veremos en la lección 19, el principio de la ventaja
comparativa se aplica al comercio internacional, tanto como a Marcia y a John
2
. Un país rico y productivo como los Estados Unidos todavía se beneficia de
comerciar con un país "atrasado", donde los trabajadores son menos
productivos en todas las línea de trabajo y de producción.
2
El Manual del profesor contiene un ejercicio que ilustra explícitamente la aplicación de la
ventaja comparativa al comercio internacional en la Lección 19.
132
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la lección …
• Una de las ventajas de utilizar dinero es que permite a las
personas especializarse en diferentes ocupaciones.
• La división del trabajo (especialización) mejora en gran medida la
productividad del trabajo. Hay más producción cuando algunas
personas se concentran en el cultivo de alimentos, otros se
concentran en la construcción de casas, otros se concentran en el
tratamiento de las enfermedades y así sucesivamente.
• Incluso alguien que es más productivo en cualquier actividad aún
se puede beneficiar de comerciar con personas que no son tan
productivas. Incluso en este caso, ambas partes deben centrarse en
las áreas en las que tienen una relativa superioridad -la ventaja
comparativa- e intercambiar parte de la producción resultante.
8.La división del trabajo y la especialización
133
NUEVOS TÉRMINOS.
División del trabajo/especialización: la situación en la que cada persona
trabaja en una o unas pocas tareas y luego comercia para obtener las cosas
que producen otros.
Productividad de la mano de obra: la cantidad de producción que un
trabajador puede producir en un determinado período de tiempo.
Economías de escala: Una condición en la que la producción aumentará más
que proporcionalmente a medida que se incrementen los insumos. Por
ejemplo, hay economías de escala cuando duplicando la cantidad de insumos
se triplica la producción.
Ventaja absoluta: Se produce cuando una persona puede producir más
unidades por hora en una tarea en particular, en comparación con otra
persona.
Ventaja comparativa: se produce cuando una persona tiene una
superioridad relativa en una tarea en particular, teniendo en cuenta todas las
demás tareas (Jim puede tener una ventaja comparativa en una determinada
tarea, incluso si María tiene la ventaja absoluta, porque María podría tener
una ventaja absoluta aún mayor haciendo otra cosa).
134
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO.
1. ¿Cuál es la conexión entre la especialización y la productividad del trabajo?
2. * Si el mundo estuviera lleno de gente idéntica, podría ser la
especialización todavía útil?
3. ¿Por qué es importante para la división del trabajo del comercio?
4. * Explicad la siguiente afirmación: "Los beneficios del comercio en un caso
de ventaja absoluta son evidentes, pero pueden ser muy sutiles en un
caso de ventaja comparativa".
5. ¿Por qué está Marcia dispuesta a pagar hasta 40 dólares por tener a
alguien que se ocupe de limpiar su tienda al final del día?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 9
9.Emprendimiento y Competencia.
En esta lección aprenderéis ...

El papel de los empresarios en una economía de mercado.

Cómo la competencia orienta a los empresarios.

Porqué la tendencia que rige en el mercado es la de retribuir a los
trabajadores por el total valor de su contribución.
Emprendimiento: los empresarios.
E
l empresario es el motor de la economía de mercado. Es el empresario
quien se da cuenta de que algo falta en el mercado y decide iniciar un
nuevo negocio o desarrollar un nuevo producto. El empresario utiliza
ahorros (ya sea propios o prestados por capitalistas 1) para contratar a
trabajadores, alquilar tierra y maquinaria y comprar materias primas,
electricidad, productos semielaborados y otros insumos. El empresario da
entonces instrucciones al personal contratado, para que —utilizando las
herramientas, maquinaria y demás insumos— produzca bienes y servicios con el
fin de venderlos a los clientes.
Los clientes de una empresa en particular pueden ser otros empresarios o el
consumidor final. Por ejemplo, un empresario podría abrir una panadería, donde
1
En el mundo real, la distinción entre empresarios y capitalistas es borrosa. Si un préstamo
comercial estuviera verdaderamente libre de riesgo, entonces el préstamo del capitalista le
aseguraría un beneficio y estaría vendiendo "servicios" a cambio de un precio pactado como la
empresa que vende electricidad al empresario. Sin embargo, en realidad, el capitalista que hace
un préstamo a un nuevo negocio siempre participa del riesgo empresarial de la empresa.
Independientemente de las condiciones del contrato, siempre es posible que el negocio fracase
y que el capitalista pierda el dinero prestado.
135
136
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
se utilizase un gran horno, harina, agua y se empleara a unos cuantos jóvenes
para producir un pan francés crujiente para las familias de la comunidad, pero
habría otro empresario cuya actividad sería la fabricación de hornos a escala
industrial y sus clientes serían otros empresarios, como el panadero y el
dueño de un restaurante.
La Contribución del Emprendedor
"Lo que distingue al empresario y promotor de éxito de otras
personas es precisamente el hecho de que él no se deja llevar por
lo que pasó y lo que pasa ahora, sino que acomoda sus asuntos
considerando su opinión respecto de que pasará en el futuro. Él ve
el pasado y el presente, como hacen los demás; pero juzga el futuro
de una manera diferente".
Ludwig von Mises, “La Acción Humana", pág. 582.
Ingresos son el dinero que los clientes pagan al empresario por sus
productos y servicios. Gasto es el dinero que el empresario paga a los
trabajadores, proveedores, propietarios y a otras personas para poder
producir bienes y servicios. Cuando los ingresos son superiores a los gastos, el
empresario obtiene una ganancia monetaria. Si los gastos son mayores que
los ingresos, el empresario sufre una pérdida monetaria. Aunque los
empresarios pueden estar motivados por factores distintos de las ganancias y
pérdidas monetarias, cuando la gente se refiere a un "negocio exitoso", quiere
decir que es rentable.2 Por otra parte, si alguien dirigiese un negocio que año
tras año sufriera continuamente pérdidas monetarias sin expectativa de dejar
de tenerlas, la operación sería probablemente un pasatiempo o una obra de
caridad, en vez de un verdadero negocio y el pretendido empresario sería en
realidad un consumidor.3
2
3
Estamos refiriéndonos a la pérdida y a la ganancia monetaria para evitar la confusión con los
conceptos más amplios de pérdida o ganancia subjetiva (o psíquica) que es en última
instancia de lo que el empresario se preocupa. Por ejemplo, si un empresario pasa 60 horas a
la semana dedicado en cuerpo y alma a un nuevo negocio y acaba teniendo ganancias
monetarias de 100 dólares al mes, entonces probablemente abandonará el negocio a pesar
de que esté ingresando más dinero del que paga, porque su costo de oportunidad de utilizar
su trabajo de esa manera es bastante alto y el empresario podría ganar mucho más de 100
dólares al mes cerrando su negocio y trabajando para otro, es decir, al servicio de un
empresario de más éxito!
Una vez más, la distinción entre estos roles puede ser borrosa en el mundo real. Por ejemplo,
un jubilado podría tener un campo de béisbol para organizar pequeños campeonatos y
podría cobrar a los niños pequeños un precio módico para sufragar los gastos de
contratación de árbitros y la compra de camisetas, pero todo su esfuerzo podría ser
puramente recreativo para él, porque simplemente le gustase el béisbol. Especialmente si
hubiese transformado su (enorme) patio trasero en un campo de béisbol con su propio
dinero, quedaría claro que la operación no era realmente un negocio con fines de lucro y que
9.Emprendimiento y Competencia.
137
La competencia protege a los clientes.
Si los empresarios son la fuerza motriz de la economía de mercado, la
competencia es lo que los gobierna y motiva. La competencia asegura que los
empresarios se esfuercen constantemente para ofrecer a los clientes
productos y servicios con la calidad que quieren y por el precio más bajo
posible.
En una economía de mercado pura cada transacción es voluntaria. No
importa cuán rico un empresario particular consiga ser, no puede literalmente
obligar a un cliente a que le compre productos a él. Los clientes siempre
tienen la opción de llevar su negocio a otra parte, lo que significa que incluso
los empresarios más exitosos deben ganarse continuamente su lealtad, día
trás día.
El proceso de competencia se desarrolla a través de un proceso de imitación
e innovación. Un empresario perspicaz examina el statu quo y tiene una buena
idea para mejorar la forma en que otros empresarios están ahora tratando a
sus clientes. La idea podría ser grandiosa, como la invención de un producto
completamente nuevo, pero a menudo la innovación es bastante modesta,
como el cambio a una botella de plástico (irrompible) para el ketchup o el
cambio del sistema de asientos para pasajeros de las aerolíneas. Muchas
innovaciones también se producen en el ámbito de la producción, cuando un
empresario descubre una fuente barata de materias primas o descubre un
uso para los subproductos que se habían venido desechando. Cuando esos
detalles se magnifican y se realizan con operaciones a gran escala, hasta
pequeñas reducciones en los gastos pueden traducirse en grandes diferencias
en las ganancias.
La historia no termina ahí. Cuando a un empresario particular se le ocurre
una innovación y ésta tiene éxito, obtiene unos beneficios que son
comparativamente elevados. Otros empresarios al ver su éxito, comienzan a
imitarlo —al tiempo que intentan busca nuevas formas de hacer ligeras
modificaciones e introducir aún más innovaciones—. El mundo de los
negocios nunca duerme. Incluso aquellas empresas que “lideran" sus
respectivas industrias, están constantemente buscando nuevas formas de
mantenerse por delante de la competencia. Con el tiempo, existe una
tendencia que conduce a las empresas a producir bienes y servicios de mayor
calidad a un menor precio.
Los beneficiarios últimos del proceso de competencia no son los
empresarios sino sus clientes. Cuando un empresario particular introduce una
innovación con la que tiene éxito y consigue ganancias extraordinarias, el éxito
es temporal. Con el tiempo, sus competidores descubren cómo reducir sus
el hombre no estaba buscando una ganancia monetaria con su inversión.
138
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
gastos o mejorar la calidad del producto, como él ha hecho. Muchos críticos
de la economía de mercado se horrorizan ante los enormes "márgenes de
beneficios" que a veces se dan, lo que significa que hay una gran diferencia
entre el precio que suele cobrar un empresario de un producto, en
comparación con el dinero que él mismo tuvo que pagar para producirlo. Pero
siempre que haya competencia, la ganancia monetaria (y por tanto, el
"margen") se verá reducida conforme los competidores traten de ganar cuota
de mercado ofreciendo un producto similar a un precio ligeramente inferior.
Sólo mediante la constante introducción de nuevas innovaciones puede un
empresario particular disfrutar de una corriente continua de beneficios
monetarios.
En la práctica, la mayoría de los empresarios están motivados por el deseo
de obtener beneficios monetarios. Sin embargo, en una economía de
mercado, la única manera de obtener beneficios es servir a los clientes
(manteniendo gastos reducidos). Uno de los aspectos más atractivos de la
economía de mercado es que consigue movilizar a algunas de las personas
más egoístas, ambiciosas y talentosas de la sociedad, para que, al perseguir
directamente la satisfacción de sus propios intereses económicos, se tengan
que pasar las noches en vela intentando imaginar cómo mejor complacer a los
demás. Los empresarios impulsan la economía de mercado pero la
competencia entre los empresarios hace que tengan que ser honestos.
La competencia protege a los trabajadores.
En la sección anterior vimos que la competencia protege a los consumidores
frente a precios arbitrariamente altos. Si un empresario particular estuviera
cargando a sus clientes un margen elevado en relación con sus gastos, en un
mercado libre no podría impedir que un competidor que ofreciese el mismo
producto a un precio un poco más bajo se llevara a la larga a sus clientes; la
competencia asegura que los clientes no "pagarán de más" por los bienes y
servicios que desean. Los clientes pagan un precio "justo" para los productos y
servicios en el sentido de que en el momento de la venta, algunas de las
mentes más brillantes de la sociedad aún no han descubierto la forma de
suministrar esos artículos a precios aún más bajos a pesar de que, de haberlo
conseguido, se habrían llevado las recompensas financieras a ello inherentes. 4
Además, por otro lado, la competencia protege a los trabajadores de las
empresas frente al riesgo de percibir salarios arbitrariamente bajos. Es cierto
4
Hemos escrito "justo" entre comillas porque en una economía de mercado pura, cada
transacción es voluntaria y justa en un sentido muy importante. Incluso si un empresario
vende un producto a un precio mucho más alto que la cantidad de dinero que gastó en
adquirirlo, el cliente sigue valorando el producto que compra más que el dinero que entrega
por él, tanto el cliente como el empresario subjetivamente se benefician de la compraventa.
9.Emprendimiento y Competencia.
139
que un trabajador, —especialmente si tiene una familia que alimentar—
puede no tener mucho "poder de negociación" y tendrá que aceptar un salario
muy bajo si ésa es su única oferta disponible. Sin embargo, en una economía
de mercado pura, un empleador tacaño no puede impedir que se presente un
competidor y ofrezca un salario ligeramente superior para llevarse a los
trabajadores mal pagados, lo que, en última instancia, acabará expulsando del
mercado al empresario mezquino. A largo plazo, la competencia garantiza que
los empleadores no "paguen menos" por los servicios de sus empleados —y
por los demás recursos— que deban contratar o comprar para llevar adelante
sus operaciones.
Para poder juzgar si a un empleado se le paga un salario "justo", tenemos
que comprender cual es la contribución real 5del empleado. Después de todo,
algunos empleados son más productivos (y por lo tanto más valiosos) que
otros, así que tiene sentido que a los diferentes empleados se les paguen
salarios diferentes: ¿Cómo decide entonces un empleador lo que está
dispuesto a pagar a un nuevo empleado potencial?
Los economistas dicen que el empresario debe intentar calcular la
productividad marginal del potencial nuevo trabajador: esto significa que el
empleador debe examinar cuál sería su producción total con y sin el nuevo
trabajador. Hecho esto, el empleador utilizará esta información para calcular
el importe de los ingresos adicionales que su utilización supondría para la
empresa. Estos cálculos proporcionan un techo, un límite superior respecto de
cuanto estará dispuesto a pagar el empleador por el nuevo trabajador.
Por supuesto, en la práctica, el empresario tratará de pagar menos que la
productividad marginal de un potencial nuevo trabajador —al igual que en la
práctica va a tratar de cobrar a sus clientes un amplio margen de beneficio —.
Pero la competencia asegura que no pueda salirse con la suya
"infraremunerando" a sus empleados mucho tiempo, al igual que le impide
"cobrar en exceso" a sus clientes por mucho tiempo.
Por ejemplo, supongamos que Rita tiene un restaurante que siempre está
lleno. Rita se da cuenta de que uno de los importantes cuellos de botella de
sus operaciones es la limpieza de las mesas después de que los clientes las
dejan libres. En cualquier momento dado, hay varias mesas en el restaurante
que están sucias, lo que significa que la anfitriona tiene que pedir a los
clientes que acaban de entrar que esperen unos minutos antes de sentarse.
Rita se da cuenta de que para ella tiene sentido contratar a un ayudante de
camarero adicional para que ayude a los demás camareros a limpiar las mesas
y a prepararlas para los nuevos clientes.
5
De nuevo hemos puesto "justo" entre comillas porque en un mercado libre todos y cada uno
de los contratos de trabajo son justos, en el sentido de que son voluntarios y los trabajadores
valoran subjetivamente los salarios más que el placer que sacrifican al aceptar trabajar.
140
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Rita encuentra a un candidato, Roberto, quien ha tenido experiencia previa
como ayudante de camarero en un restaurante muy concurrido y que parece
ser muy cortés y formal. Rita estima que si le ofrece a Roberto el puesto de
ayudante de camarero, después de una semana de tiempo para
acostumbrarse al nuevo trabajo, su presencia permitirá a su restaurante, en
promedio, servir 2 mesas más cada hora (quizás en vez de que haya 4 mesas
sucias en cualquier momento, ahora habrá sólo 3, y a cada turno de
comensales le costará un promedio de 30 minutos hacer su pedido, comer y
abandonar el local). Si en promedio una típica mesa de clientes paga 26
dólares a Rita por una comida que le cuesta 20 dólares preparar —sin contar
el sueldo que le da a Roberto— entonces Rita estaría dispuesta a pagar a
Roberto hasta 12 dólares por hora.
Por supuesto, Rita espera poder contratar a Roberto por menos de 12
dólares la hora, pero si le ofreciese sólo 4 dólares, entonces Roberto podría
seguramente vender sus servicios a un restaurante competidor por,
pongamos, 5 dólares la hora. En última instancia, el único límite se alcanzaría
cuando a Roberto se le pagara de acuerdo a la cantidad adicional de dinero
que sus servicios proporcionaran a su empleador. 6 La competencia entre los
empresarios hace que éstos tiendan a pagar a los trabajadores por su
respectiva contribución a los ingresos de la empresa.
6
La cosas no son tan simples como hicimos que parecieran en el supuesto descrito
anteriormente. En algunos casos hay varios factores que son indispensables para que se
pueda conseguir el resultado final, por lo que es difícil aislar la "productividad marginal" de
un solo factor (¿Cómo deberían haber repartido los Beatles las ganancias de sus conciertos y
contratos discográficos? Sería inútil preguntarse: "¿Cuánto costaría en términos de caída de
ventas que Paul McCartney no tocase?" porque tanto McCartney como Lennon parece que
merecerían llevarse más de la mitad de los ingresos). Otra complicación es que la adición de
más trabajadores puede cambiar la productividad marginal de los trabajadores originales, lo
que significa que la competencia modificará sus salarios aún cuando previamente se les
hubiese estado pagando un salario "justo". Finalmente existe la complicación de que los
trabajadores no tienen la misma productividad marginal en diferentes empresas. Por
ejemplo, si Roberto, el camarero, diera a ganar 12 dólares a Rita, pero sólo 10 dólares al
siguiente restaurante que necesitase de un ayudante de camarero, la competencia en
realidad sólo aseguraría que a Roberto se le pagaran por lo menos 10 dólares. Tendréis que
consultar un libro más avanzado de Economía para descubrir cual sería la solución a estas
complicaciones.
9.Emprendimiento y Competencia.
Recapitulación de la Lección...
• Los empresarios son la fuerza motriz de la economía de mercado.
Contratan a los trabajadores y compran recursos, con el fin de
producir bienes y servicios para venderlos a los consumidores.
• La competencia empuja a los empresarios a producir bienes y
servicios que sus clientes valoran y a cobrarles el precio más bajo
posible para el nivel de calidad que los clientes desean.
• La competencia también empuja a los empresarios a pagar a los
trabajadores el valor total de su contribución a la empresa. Si les
pagaran menos, otra empresa —que lo único que busca es ganar
más dinero—, podría llevárselos con mejores salarios.
141
142
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Emprendedor/empresario/empleador: la persona que en una economía de
mercado contrata trabajadores y compra recursos con el fin de producir
bienes y servicios.
Ingresos: la cantidad de dinero que los clientes gastan en comprar
productos de un empresario durante un período de tiempo.
Gastos: La cantidad de dinero que un empresario emplea en pagar por la
mano de obra, materias primas y otros insumos durante un período de
tiempo.
Ganancia monetaria o beneficio monetario: la cantidad en que los ingresos
son mayores que los gastos.
Pérdida monetaria: la cantidad en que los gastos son mayores que los
ingresos.
Competencia: la rivalidad que existe entre los empresarios que tienen la
opción de contratar a los mismos trabajadores y de comprar los mismos
recursos, con el fin de producir bienes y servicios que luego venden a los
mismos clientes.
Productividad marginal: el aumento de los ingresos que deriva de la
contratación de un trabajador adicional.
9.Emprendimiento y Competencia.
143
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Porqué el empresario es el "motor" de la economía de mercado?
2. * En el mundo real, ¿Porqué todos los capitalistas son también
empresarios?
3. ¿Qué es lo que motiva y gobierna a los empresarios en una economía de
mercado?
4. ¿Cómo es que "la imitación y la innovación" desarrollan el proceso
competitivo?
5. ¿De qué manera protege a los trabajadores la competencia?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 10
10. Renta, ahorro e inversión.
En esta lección aprenderéis ...

Los conceptos de renta, ahorro e inversión en una economía monetaria.

Cómo el ahorro y la inversión aumentan la renta futura de la gente.

Cómo el ahorro y la inversión aumentan la producción futura en una
economía.
Renta, ahorro e inversión
E
n la lección 4, vimos que incluso Robinson Crusöe, aislado en su isla y
sin nadie con quien hacer intercambios (excepto con la naturaleza),
podría categorizar sus acciones bajo los conceptos de renta, ahorro e
inversión.
En una economía moderna con muchas personas que utilizan dinero, los
conceptos son similares pero son más fáciles de definir. Para un individuo, la
renta típicamente se refiere a la cantidad de dinero que puede gastar en
consumo durante un cierto período de tiempo con los ingresos que obtenga de
prestar sus servicios laborales y con los procedentes de los activos que el
individuo posea. Para una empresa, la renta (su beneficio) se define como la
diferencia positiva entre sus ingresos y sus gastos. Recordemos de la lección
anterior que los ingresos son la cantidad total de dinero que los clientes gastan
en adquirir los productos y servicios de la empresa. Los gastos son la cantidad
total de dinero que la empresa gasta en la producción de esos bienes y
servicios.1
1
Tened en cuenta que debido a que todavía estamos en la sección del libro que describe una
economía 'pura' de mercado, no estamos considerando a los impuestos. En el mundo real,
145
146
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Cuando un individuo gasta menos en consumir que la renta que obtiene en
un cierto período, la diferencia se convierte en ahorro (si el ahorro es negativo
—lo que significa que el individuo consume más que lo que ingresa—
entonces se llama endeudamiento, descapitalización o des—ahorro). Cuando
el individuo gasta parte de sus ahorros con el fin de generar más ingresos en
el futuro, se llama inversión.2 3
La inversión aumenta los ingresos futuros.
La desventaja del ahorro (y de la inversión) es que reduce la cantidad que se
puede consumir hoy. Por otra parte, el beneficio del ahorro (y de la inversión)
es que aumenta la cantidad que se puede consumir en el futuro. Las tablas de
la página siguiente ilustran los pros y los contras de la inversión examinando a
dos personajes de ficción: Pródigo Paul y Frugal Freddy.
2
3
existen varias definiciones de renta en función de que su cálculo se haga antes o después de
impuestos.
Las empresas también pueden invertir con el fin de impulsar las ganancias futuras. Sin
embargo, no hablamos de esto en el texto ya que conduciría rápidamente a muchos
tecnicismos contables que están más allá del alcance de esta exposición.
En cualquier período de tiempo, la inversión no puede ser mayor que el ahorro. Sin embargo
algunos economistas sostienen que la inversión puede ser inferior al ahorro. Por ejemplo, si
alguien tiene unos ingresos de 100.000, consume 80.000 dólares e invierte 15.000 dólares en
bolsa, entonces algunos economistas dirían que los restantes 5.000 dólares depositados en la
cuenta bancaria forman parte del ahorro, pero no forman parte de la inversión. Sin embargo,
otros economistas argumentan que la inversión es necesariamente siempre igual al ahorro.
En nuestro ejemplo, dirían que la persona tenía 20.000 dólares ahorrados e invirtió 15.000
dólares en valores bursátiles y conservó 5.000 dólares en "efectivo". Este sutil debate es
relevante cuando los economistas discuten sobre si una economía puede quedar atrapada en
una situación en la que el ahorro sea superior a la inversión.
FINANZAS DE PRODIGO PAUL
AÑO
1
2
3
4
…
25
26
27
…
48
48
49
Valor total de mercado de los activos
$
0
2.500
5.006
7.519
61.757
64.411
67.072
121.712
124.517
127.328
Nómina
Rentabilidad de los activos (5% de interés)
Renta total
$
$
$
50.000
0
50.000
50.000
125
50.125
50.000
250
50.250
50.000
376
50.376
50.000
3.088
53.088
50.000
3.221
53.221
50.000
3.354
53.354
50.000
6.086
56.086
50.000
6.226
56.226
50.000
6.366
56.366
Consumo (95 % de la renta)
Ahorro (5 % de la renta)
$
$
47.500
2.500
47.619
2.506
47.738
2.513
47.857
2.519
50.433
2.654
50.560
2.661
50.686
2.668
53.282
2.804
53.415
2.811
53.548
2.818
Inversión en activos (=Ahorro)
$
2.500
2.506
2.513
2.519
2.654
2.661
2.668
2.804
2.811
2.818
Valor total de mercado de los activos
$
0
15.000
30.225
45.678
429.503
450.945
472.710
983.526
1.013.279
1.043.478
Nómina
Rentabilidad de los activos (5% de interés)
Renta total
$
$
$
50.000
0
50.000
50.000
750
50.750
50.000
1.511
51.511
50.000
2.284
52.284
0
50.000
51.475
101.475
50.000
22.547
72.547
50.000
23.635
73.635
0
50.000
49.176
99.176
50.000
50.664
100.664
50.000
52.174
102.174
Consumo (70 % de la renta)
Ahorro (30 % de la renta)
$
$
35.000
15.000
35.525
15.225
36.058
15.453
36.599
15.685
0
0
71.033
30.443
50.783
21.764
51.545
22.091
0
0
69.423
29.753
70.465
30.199
71.522
30.652
Inversión en activos (=Ahorro)
$
15.000
15.225
15.453
15.685
21.443
21.764
22.091
29.753
30.199
30.652
FINANZAS DE FRUGAL FREDDY
148
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Las tablas hacen un seguimiento de las actividades financieras de Paul y
Freddy a lo largo de sus vidas. Tienen empleos comparables y ganan un
sueldo fijo de 50.000 dólares cada año que obtienen de su trabajo. Sin
embargo ambos ahorran parte de sus ingresos y los invierten en activos por
los que reciben el 5 % de interés anual. Vamos a examinar los pagos en
concepto de deuda e intereses con mayor detalle en la Lección 12, pero por
ahora sólo tenéis que saber que en un año determinado, además de los
salarios que Paul y Freddy obtienen, perciben ingresos en concepto de
intereses que equivalen al 5 % del valor total de mercado de sus inversiones.
La situación financiera de Paul y Freddy se asemeja excepto por la
proporción de ingresos que ahorran. Pródigo Paul sólo ahorra un 5 % de sus
ingresos cada año y consume el resto —saliendo a cenar, comprando joyas,
yéndose de vacaciones a Tahití, etc...—. Frugal Freddy, en cambio, ahorra el 30
% de su renta anual y destina ese dinero a invertirlo en activos financieros.
Las tablas ilustran los diferentes estilos de vida que provocan esas
decisiones de ahorro. En los primeros años, Paul disfruta de un mayor
consumo que Freddy. Asiste a más fiestas, viste mejor, y, en general, se
divierte más. Sin embargo, a medida que pasan los años, la brecha entre los
dos hombres se agranda continuamente ya que aunque Frugal Freddy
siempre consume una proporción mucho menor de sus ingresos, su propia
renta está creciendo mucho más deprisa que la de Pródigo Paul. De hecho,
transcurridos 26 años, el consumo de Freddy, 50.783 dólares, es mayor que el
consumo de Paul, que es de 50.560 dólares. A partir de ese momento en
adelante, Freddy puede gastar más en placeres inmediatos que lo que Paul se
puede permitir. Recordad, los dos hombres tienen anualmente ingresos
idénticos por sus servicios laborales —perciben el mismo salario y tienen la
misma nómina por su trabajo—. Pero en sus años de madurez la situación de
Freddy es mucho más desahogada, por haber sido tan austero en sus
primeros años de trabajo.
Una última observación interesante es que tras 48 años desde el inicio de su
carrera, los activos financieros de Freddy superan la marca del millón de
dólares. Mucha gente piensa que sólo "los ricos" pueden conseguir ganar un
millón de dólares. Pero como muestra la evolución que la tabla describe,
incluso alguien que gana solo 50.000 dólares por año y que invierte en activos
moderadamente seguros, con el tiempo puede acumular un millón de dólares
si ahorra habitualmente una gran parte de sus ingresos —¡Al menos en un
mundo sin impuestos!—.
Jubilación
En el siguiente conjunto de tablas nos fijamos en lo que sucede cuando Paul
y Freddy se jubilan y sus salarios caen a cero dólares.
FINANZAS DE PRODIGO PAUL
AÑO
50
51
52
53
…
63
64
65
…
74
75
Valor total de mercado de los activos
$
130.146
132.972
135.804
127.594
19.169
5.128
0
0
0
Nómina
Rentabilidad de los activos (5% de interés)
Renta total
$
$
$
50.000
6.507
56.507
50.000
6.649
56.649
6.790
6.790
6.380
6.380
958
958
256
256
0
0
0
0
0
0
Consumo (95 % de la renta)
Ahorro (5 % de la renta)
$
$
53.682
2.825
53.817
2.832
15.000
-8.210
15.000
-8.620
15.000
-14.042
5.384
-5.128
Inversión en activos (=Ahorro)
$
2.825
2.832
-8.210
-8.620
-14.042
1.074.130 1.105.242 1.136.821
1.123.662
???
???
???
0
0
0
-5.128
0
0
0
949.875 927.368
903.737
630.133
591.640
31.507
31.507
29.582
29.582
FINANZAS DE FRUGAL FREDDY
Valor total de mercado de los activos
$
Nómina
Rentabilidad de los activos (5% de interés)
Renta total
$
$
$
50.000
53.707
103.707
50.000
55.262
105.262
56.841
56.841
56.183
56.183
Consumo (70 % de la renta)
Ahorro (30 % de la renta)
$
$
72.595
31.112
73.683
31.579
70.000
-13.159
Inversión en activos (=Ahorro)
$
31.112
31.579
-13.159
47.494
47.494
46.368
46.368
45.187
45.187
70.000
-13.817
70.000
-22.506
70.000
-23.632
70.000
-24.813
70.000
-38.493
70.000
-40.418
-13.817
-22.506
-23.632
-24.813
-40.418
-40.418
0
0
150
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
(Suponemos que esto sucede 52 años después de haber empezado a
trabajar). Ambos hombres ahora empiezan a des—ahorrar, lo que significa
que cada año consumen más de lo que ingresan. Esto es posible debido a que
han acumulado una reserva de activos financieros. No sólo pueden gastar el
dinero que consiguieron por los intereses devengados por esos activos, sino
que también pueden vender una parte de sus activos y consumir el producto
de su venta (esto se llama reducir el valor de los activos, descapitalizarse o
gastar los ahorros que uno tiene).
Llegados a este punto es cuando vemos realmente los beneficios de la
relativa frugalidad de Freddy. Durante sus años de jubilación, puede darse el
lujo de mantener un nivel constante de consumo de 70.000 dólares al año.
Esto es un poco más bajo de lo que estaba acostumbrado antes de retirarse,
pero todavía es un tren de vida bastante desahogado —¡Y es un 40 % mayor
que el salario que cobraba cuando trabajaba!—.
Por el contrario, Pródigo Paul tiene que reducir bruscamente su consumo
una vez que deja de trabajar. Pasa a destinar 15.000 dólares a su consumo
anual. La razón por la que se encuentra en una situación tan apurada es que,
en el momento de la jubilación, sólo había acumulado alrededor de 136.000
dólares en activos, mientras que Frugal Freddy tenía más de un millón de
dólares. Así que Freddy durante la jubilación no sólo tiene un ingreso anual
mucho mayor, que procede de las ganancias de sus inversiones, sino que
también tiene una reserva mucho mayor de activos de la que 'ir tirando' y con
la que financiar su estilo de vida una vez jubilado.
Como muestran las tablas, la verdadera crisis de Paul llega en el año 64. En
este punto, ni siquiera puede destinar a consumo 15.000 dólares al año
porque ha agotado todos sus activos financieros. Después de vivir ese año con
un presupuesto austero de 5.384 dólares, Paul está en la ruina. Si no quiere
volver a trabajar, tendrá que conseguir dinero para cubrir su consumo
pidiéndolo a sus familiares, a la parroquia o a alguna otra organización
filantrópica (aún estamos describiendo una economía de mercado pura, en la
que no hay programas de ayuda del Estado).
De nuevo, en marcado contraste, Frugal Freddy pudo seguir llevando un
tren de vida muy cómodo durante su jubilación y hasta su muerte, ocurrida a
los 75 años de empezar a trabajar. La frugalidad de Freddy no solo le permitió
financiar su propia jubilación sin tener que depender de la generosidad de los
demás, sino que incluso llegó a acumular casi 592.000 dólares para sus
herederos.
10.Renta, ahorro e inversión.
151
Cómo el ahorro y la inversión aumentan la producción
futura de la economía.
Todos los que han tenido un trabajo y una cuenta bancaria saben que existe
un beneficio potencial en posponer el consumo actual con el fin de disfrutar
de mayor consumo en el futuro. Sin embargo, mucha gente —si se le pregunta
— explicaría este aumento de la renta del ahorrador por la correlativa
reducción de renta que sufre algún prestatario situado en otro sector de esa
misma economía.
Es ésta, ciertamente, una posibilidad. Por ejemplo, si Bill (el prestatario) se
olvida de su dinero para el almuerzo del lunes, podría decirle a Sally, su
compañera de trabajo (la ahorradora): "¿Me puedes prestar 10 dólares hoy y
te doy 11 mañana?". Si Sally está de acuerdo, entonces está claro que el dólar
que percibe en concepto de intereses del préstamo personal que hizo a Bill se
pagó con la reducción de ingresos que este último tuvo ese mes. En otras
palabras, si el sueldo que se lleva a casa Bill fuera de 5.000 dólares, entonces,
ese mes en realidad sólo cobraría 4.999 dólares, debido al gasto de un dólar
que le tuvo que pagar a Sally y que empleó en "adquirir un préstamo". De
igual modo, si el sueldo normal de Sally fuera también de 5.000 dólares,
entonces ese mes en particular en realidad percibiría 5.001 dólares, al ganar
un dólar por haber facilitado o prestado "servicios financieros" a Bill.
En el ejemplo anterior, lo que básicamente sucedió es que Bill financió su
consumo con un "adelanto" hecho por Sally. El lunes en que Bill se olvidó la
cartera en casa, Sally debía tener en el bolso suficientemente efectivo para
poder prestar 10 dólares a Bill. Tal vez por ello tuvo que reorganizar sus planes
de ese día, o quizás simplemente supuso que Sally tuviera que llevar más
dinero en el bolso del que originalmente le habría gustado llevar. En cualquier
caso, Sally indudablemente le proporciona un servicio a Bill. Teniendo en
cuenta su olvido, ambas partes se beneficiaron de la operación de préstamo y
por eso la acordaron libre y voluntariamente a pesar de que pudiese
superficialmente parecer que Bill perdiera y Sally ganara; en realidad, ambas
partes se beneficiaron. En cierto sentido el consumo total mensual de Bill fue
menor, pero prefirió tener un dólar menos en el futuro con el fin de disfrutar
hoy lunes de su habitual almuerzo de 10 dólares. No hay nada irracional o
"anti—económico" en la decisión de Bill de pagar un dólar por el préstamo de
Sally.
Hacer préstamos para que los prestatarios puedan financiar su consumo
presente (a expensas del consumo futuro) es, en efecto, parte de lo que
sucede a gran escala en una economía de mercado; constituye una gran parte
de la industria de tarjetas de crédito. Sin embargo, no se debe concluir por ello
que todos los ahorros y todas las inversiones son de ese tipo. Cuando
152
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
consideramos el plan de ahorro descrito en la sección anterior, no tiene
porqué haber uno o más prestatarios que con el paso del tiempo aumenten
continuamente su deuda. De hecho, en una economía de mercado cada
persona puede planificar, durante su carrera laboral, cómo ahorrar e invertir
lo necesario para disfrutar de un retiro cómodo.
¿Cómo es esto posible? Por cada Sally que ahorra y obtiene cada vez
mayores ingresos por intereses ¿No tiene que haber un Bill por ahí que pida
prestado y haga frente a cada vez mayores gastos? Sí y no. La clave es que los
préstamos o inversiones se podrán conceder a las empresas que sean
productivas, en lugar de prestarse simplemente a individuos que los utilicen
en aumentar su consumo presente. Si los ahorros se canalizan hacia la
expansión de la producción (en lugar de limitarse a la financiación del
consumo), entonces la "producción total" crecerá con el tiempo; lo que, en
principio, permitirá que todos los miembros de la sociedad disfruten de
mayores ingresos, de una mayor renta.
En la lección 12 examinaremos el funcionamiento del crédito y del
endeudamiento con más detalle, pero por ahora sólo tenemos que entender
el esquema general de lo que pasaría si en una sociedad todo el mundo, de
repente, decidiera ahorrar una gran parte de sus ingresos. Cada persona
reduciría su consumo con el fin de ahorrar más. Eso significa que la gente
gastaría menos en restaurantes de lujo, coches deportivos, aparatos
electrónicos y ropa de diseño. Al mismo tiempo, aumentaría la cantidad de
dinero que la gente podría prestar e invertir en empresas, ya fuera
directamente (a través de la compra de acciones corporativas o bonos) o
indirectamente (depositando su dinero en cuentas bancarias que los bancos
podrían entonces anticipar a las empresas).
Estas grandes oscilaciones en cómo las personas gastan sus ingresos —
dejando de emplearlos en bienes de consumo y canalizándolos hacia
inversiones— en última instancia causarían que los trabajadores y los demás
recursos de las industrias dedicados al consumo inmediato fuesen a parar a
las industrias que sostuvieran la producción a largo plazo. Por ejemplo, las
tiendas al por menor y las de joyería de alta gama verían cómo se reducen sus
ventas y tendrían que despedir a sus trabajadores y reducir sus inventarios.
Los restaurantes de lujo también despedirían a sus trabajadores y cerrarían
algunos locales.
Los trabajadores despedidos podrían buscar trabajo en otras industrias y
esta competencia adicional empujaría a la baja los salarios en esos otros
sectores o industrias. Con salarios más bajos, las empresas de esas otras
industrias estarían dispuestas a contratar a los trabajadores desplazados.
Otros recursos, además de los trabajadores despedidos, serían también
redireccionados a nuevos usos. Por ejemplo, los propietarios de los edificios,
10.Renta, ahorro e inversión.
153
ahora vacíos (porque solían albergar tiendas de ropa y a otros minoristas)
podrían reducir los alquileres que piden, lo que facilitaría que otras empresas
ampliaran sus operaciones ocupando los edificios vacantes.
Si no tenemos en cuenta las interrupciones en la vida real de las personas
motivadas por los ajustes que se producen durante la transición, incluso un
aumento grande y repentino en la tasa de ahorro no afectaría al "gasto total".
Es cierto que el gasto de consumo sería (inicialmente) mucho más bajo, pero
el gasto de inversión por parte de las empresas se vería incrementado de
forma correspondiente. El número total de puestos de trabajo (con el tiempo)
también sería el mismo, porque los camareros despedidos y los empleados de
los centros comerciales ahora estarían trabajando en la fabricación de
herramientas y de retro—excavadoras.
La idea esencial es que un aumento repentino del ahorro permite que la
producción de la economía se desplace de los bienes de consumo a los bienes
de capital. Así como Robinson Crusöe fue capaz de mejorar su condición
gracias al empleo racional del ahorro y de la inversión —aunque no tenía a
nadie a quien "prestar" en su isla— también puede la población en su
conjunto mejorar la productividad de cada uno de los tipos de trabajo
mediante la canalización de más recursos hacia la producción de maquinaria y
herramientas. No hay aquí ningún "truco". Con los años, los ingresos de la
colectividad pueden crecer más cuando la creciente acumulación de bienes de
capital hace que todos seas físicamente más productivos.
En la lección 12 daremos una explicación más extensa acerca de cómo se
determinan los tipos de interés. Es un campo muy complejo. Por ejemplo, la
acumulación de bienes de capital aumenta directamente los ingresos de los
trabajadores a través de salarios más altos (ya que cada hora de trabajo—con
mejores herramientas— ahora generará mayor producción). En la presente
lección, sólo estamos destacando lo importante que es que todos puedan
hacerse más ricos a través del ahorro. No es cierto que un prestamista se
enriquezca sólo cuando un prestatario se hace más pobre.
154
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulando la Lección ...
• Gracias al incentivo que proporcionan los intereses, un individuo
puede decidir ahorrar e invertir hoy, con el fin de aumentar sus
ingresos en el futuro. Una pequeña disminución en el consumo
actual puede conducir a una mucho mayor cantidad de consumo
futuro.
• Cuando los individuos ahorran e invierten, la economía se
transforma físicamente. En lugar de canalizar la mano de obra y
otros recursos hacia la fabricación de aparatos de televisión y DVD,
la producción se redirige hacia la de herramientas y equipos. Esto
reduce la cantidad de bienes de consumo producidos en el
presente, pero las nuevas herramientas harán a los trabajadores
más productivos en el futuro.
• El ahorro y la inversión de una persona no fuerzan a otra persona
a asumir cada vez mayores deudas. Es posible que cada persona en
la economía pueda ahorrar grandes sumas de dinero y disfrutar de •
unos ingresos mucho mayores en el futuro.
10.Renta, ahorro e inversión.
155
NUEVOS TÉRMINOS
Ingresos (individuales): la cantidad de dinero que uno puede gastar en
bienes de consumo en un determinado período de tiempo, y que obtiene con
la venta de su trabajo y con los ingresos de otros activos (como las acciones).
Ingresos/ganancias (de negocios): Los ingresos menos los gastos.
Ahorros: la cantidad en que los ingresos exceden al gasto en consumo.
Endeudamiento/descapitalización o des—ahorro: la cantidad en que el
gasto de consumo es mayor que los ingresos.
Inversión: los ahorros que se gastan con la esperanza de aumentar los
ingresos futuros.
Intereses: ingresos obtenidos durante un período de tiempo de prestar los
ahorros a los demás. El interés se suele determinar como un porcentaje del
principal (la cantidad de dinero prestado originalmente) que se percibe
anualmente. Por ejemplo, si alguien presta 1.000 dólares hoy y cobra 1.050
dólares doce meses más tarde, entonces el principal es de 1.000 dólares, el
interés ganado es de 50 dólares y la tasa o tipo de interés es del 5 %.
156
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO.
1.
2.
3.
4.
¿Puede la inversión ocurrir sin que exista ahorro?
¿Cuáles son los pros y contras de ahorrar una gran parte de tus ingresos?
¿Cuál es la conexión entre el ahorro y la jubilación?
Si alguien pide prestado para poder comprar hoy en lugar de esperar para
poder pagar en efectivo mañana ¿Es éste un ejemplo de comportamiento
anti—económico?
5. * ¿Es posible que cada individuo en la comunidad pueda acumular activos
para su jubilación —o el aumento de la riqueza de una persona se traduce
en que otro tenga que aumentar sus deudas—?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 11
11. Oferta y Demanda.
En esta lección aprenderéis ...

Los conceptos de oferta y demanda.

Las leyes de oferta y demanda.

Cómo los economistas aplican los conceptos de oferta y demanda para
explicar los precios de mercado.
Oferta y Demanda: su Finalidad.
U
na vieja broma dice que si se le enseñase a un loro a decir: "oferta y
demanda" sería capaz de contestar cualquier pregunta sobre
Economía. Podríamos decir que es verdad —pero para ser
verdaderamente un buen economista, también se le debería enseñar al loro a
estar en desacuerdo con la mitad de los demás loros—.
Las lecciones incluidas en este libro están diseñadas para proporcionar unos
base sólidos fundamentos de teoría económica. Sus páginas no están llenas de
gráficos como los que encontraríais en un típico manual de Economía. La única
excepción a esta regla es el famoso gráfico de oferta y demanda. Además de los
conceptos que subyacen en el gráfico, ofrecemos diagramas que hacen que
algunos de los puntos sean más fáciles de entender. Sin embargo, nunca se debe
atribuir demasiada importancia a las curvas de oferta y demanda que
dibujaremos en la presente y en posteriores lecciones. Son solo una manera
conveniente de dar ejemplos concretos para explicar ciertas cuestiones, al igual
que los ejemplos numéricos específicamente utilizados en algunas de las
historias incluidas en las lecciones anteriores no eran esenciales para exponer
los principios generales de Economía que estábamos ilustrando.
157
158
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Tened en cuenta que los economistas no se basan en una teoría de la oferta
y la demanda sino que más bien las utilizan como una herramienta. Los
conceptos de oferta y demanda son formas de ver el mundo. Permiten a los
economistas agrupar diferentes fuerzas o causas en dos categorías diferentes,
con el fin de pensar clara y sistemáticamente sobre los cambios que ocurren
en el mundo y en cómo van a afectar a los precios de mercado.
Debido a que oferta y demanda son herramientas conceptuales, no una
teoría empírica, nunca habrá pruebas que demuestren que sean de alguna
manera falaces. Lo que podría pasar es que en el futuro los economistas
decidieran que los conceptos de "oferta y demanda" ya no proporcionan el
enfoque más útil para pensar sobre los precios. Pero por ahora, prácticamente
todos los economistas los utilizan para explicar los precios de mercado, ya que
no se han descubierto aún mejores instrumentos.
El concepto de Demanda; la Ley de la Demanda.
La demanda es la relación entre los distintos hipotéticos precios de mercado
para un bien o servicio y el número total de unidades que los consumidores
quieren comprar a cada hipotético precio. Para acordarnos de que la
demanda no es un número específico, sino más bien una relación entre
muchos números, los economistas suelen utilizar el término tabla de
demanda. Una tabla de demanda se puede construir para una persona o para
muchas. La siguiente tabla muestra la tabla de demanda de Jennifer en cuanto
a la gasolina.
La curva de la demanda que sigue relaciona las cantidades de gasolina que
Jennifer compraría a distintos hipotéticos precios. Hemos hecho hincapié en
que ésta es un instantánea en el tiempo, es decir, una tarde de un Martes
cualquiera. Es importante recordar que la demanda de una persona por un
bien o servicio puede cambiar de un momento a otro, dependiendo de las
preferencias subjetivas de la persona, así como de otros factores.
La situación que teníamos en mente para los números que siguen es que el
coche de Jennifer casi no tiene gasolina y que ella planea detenerse en una
estación de servicio de camino a casa, a la vuelta del trabajo. A un precio de 4
dólares o más por galón, Jennifer no compraría gasolina, porque le parecería
un precio inusualmente alto y preferiría esperar y repostar en una estación
diferente al día siguiente. Para justificar las demás cifras, hemos asumido
además, que Jennifer sólo tiene 16 dólares en la cartera y que su coche tiene
un depósito en el que caben 15 galones (y que está casi vacío).
11. Oferta y Demanda.
159
Demanda de Gasolina de Jennifer
un Martes por la tarde
Precio
(dólares/galón)
Cantidad
(galones)
$ 5.00
0.0
$ 4.00
0.0
$ 3.50
1.5
$ 3.00
2.5
$ 2.50
4.0
$ 2.00
8.0
$ 1.50
10.7
$ 1.00
14.7
$ 0.50
14.7
Con precios de 3.50 dólares y 3.00 dólares por galón, Jennifer sólo
compraría una pequeña cantidad de gasolina, la suficiente para poder volver a
casa e ir al trabajo al día siguiente (aunque carga un poco más, por si acaso, a
ese precio un poco más bajo). A 2.50 dólares compraría más gasolina al ser
una oferta mejor, mientras que a 2.00 dólares y a 1.50 dólares se gastaría todo
el dinero que llevara encima. Finalmente, a 1.00 dólar/galón y a 0.50
dólares/galón, llenaría completamente el depósito.
La única "regla" que la tabla de demanda anterior sigue es la Ley de la
Demanda, la cual establece que, a igualdad de condiciones, un precio más
bajo dará lugar a que un consumidor compre la misma o una mayor cantidad
del bien o servicio considerado.1
1
Algunos economistas consideran a la "Ley" de la Demanda como una tendencia empírica,
similar a cuando un físico observa que: "La gravedad tiende a hacer que las cosas caigan".
Según este punto de vista, hay algunas excepciones ocasionales a la Ley de la Demanda, ya
que podemos imaginar a alguien comprando menos lingotes de plata si su precio fuera muy
bajo o que comprase menos unidades de un bolso de un diseñador famoso si su precio fuera
demasiado bajo y por lo tanto dejara de ser un símbolo de estatus. Otros economistas
interpretan la ley de la demanda como lo que es, una ley. Para ellos, no es una tendencia
empírica, en referencia a los objetos físicos y a las cifras de ventas. Para ellos la Ley de la
Demanda se tiene que cumplir pensando en términos de lógica de la acciones económicas.
Cuando un consumidor compra más unidades de un bien, cada unidad sucesiva es menos
importante para él por lo que es natural que un consumidor que gasta su dinero con el fin de
satisfacer sus más importantes objetivos, necesariamente comprará por lo menos la misma
cantidad de unidades cuando el precio de un bien disminuya. Los ejemplos que en apariencia
contradicen esta afirmación se explican siempre por emplear en realidad "bienes distintos";
porque no son las propiedades físicas de un bolso de diseño lo que importa sino la felicidad
subjetiva que proporciona al comprador. En este libro no vamos a adoptar una posición
sobre esta controversia y evitaremos cualquier confusión al utilizar siempre tablas y curvas de
160
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
En la tabla siguiente, mantenemos la demanda de Jennifer, pero añadimos
las tablas de demanda de varias personas:
Demandas individuales y de mercado de Gasolina un Martes por la tarde.
Precio en $
Jennifer
Beth
Jim
Dave
Hank
Jill
MERCADO
7.00
0.00
0.00
0.5
1.0
13.00
0.00
14.5
6.50
0.00
0.00
0.5
1.5
13.00
0.00
15.00
6.00
0.00
0.00
1.00
2.50
13.00
0.00
16.5
5.50
0.00
0.00
1.00
3.00
13.00
0.00
17.00
5.00
0.00
0.00
1.00
3.00
13.00
0.00
17.00
4.50
0.00
0.00
2.00
5.00
13.00
0.00
20.00
4.00
0.00
0.00
2.00
5.00
13.00
0.00
20.00
3.50
1.50
0.00
2.00
5.00
13.00
0.00
21.50
3.00
2.50
0.00
4.00
15.00
13.00
0.00
34.50
2.50
4.0
0.00
4.00
15.00
13.00
0.00
36.00
2.00
8.0
0.00
8.00
15.00
13.00
0.00
44.00
1.50
10.7
6.30
8.00
15.00
13.00
0.00
53.00
1.00
14.7
6.30
8.00
15.00
13.00
0.00
57.00
0.50
14.7
6.30
8.00
15.00
13.00
0.00
57.00
0.00
14.7
6.30
8.00
15.00
13.00
0.00
57.00
Una vez más, la única regla específica que la tabla anterior sigue es la Ley de
la Demanda. Puesto que se cumple en cada caso individualmente
considerado, también será aplicable a la demanda del mercado de gasolina,
en conjunto debido a que "el mercado" es simplemente la suma de los
individuos. Los únicos comentarios explicativos para los números de la tabla
son que Hank está de viaje por carretera, ha sido enviado por su empresa y
sus gastos de viaje le serán reembolsados, por lo que llena el depósito de su
coche, independientemente del precio. Jill, no tiene coche, así que como no
compra gasolina no le importa su precio.
Una vez que tenemos la tabla de demanda del mercado, solo falta trazar
puntos para representar gráficamente la curva de demanda del mercado:
oferta y demanda que obedezcan a sus respectivas "leyes".
11. Oferta y Demanda.
161
Demanda en el mercado de Gasolina
8
7
6
Dólares
5
4
Precio en $
3
2
1
0
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
Gasolina
El gráfico de arriba no tiene una atractiva apariencia. Es por eso que los
economistas hacen trampa cuando utilizan curvas de demanda genéricas y
dibujan algo como esto:
Ilustración 2: Curva de Demanda Genérica
P
D
Q
o bien
162
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Ilustración 3: Curva de demanda genérica
P
Q
D
El concepto de Oferta; la Ley de la Oferta.
Una vez que entendáis el concepto de demanda, el de oferta es fácil de
explicar: la oferta es la relación entre los distintos precios de mercado
hipotéticos de un bien o servicio y el número total de unidades que los
productores están dispuestos a vender a cada hipotético precio. Al igual que
con la demanda, podemos construir una tabla y una curva de oferta para
ilustrar esta relación para un individuo o un grupo de individuos, en un
determinado instante. La siguiente tabla muestra cual era la tabla de oferta de
nuestra supuesta comunidad (el mismo martes por la tarde), seguida de la
curva de oferta correspondiente.
Oferta de suministro de gasolina individual y de mercado (martes por la tarde)
Precio en $
Quik Mart
Fill'Er Up
Farmer Jim
MERCADO
7.00
50.0
200.0
20.0
270.0
6.50
50.0
200.0
20.0
270.0
6.00
0.0
200.0
20.0
270.0
5.50
50.0
180.0
0.0
230.0
5.00
50.0
160.0
0.0
210.0
4.50
50.0
130.0
0.0
180.0
4.00
40.0
115.0
0.0
155.0
3.50
35.0
95.0
0.0
130.0
3.00
25.0
85.0
0.0
110.0
2.50
10.0
26.0
0.0
36.0
2.00
0.0
10.0
0.0
10.0
1.50
0.0
5.0
0.0
5.0
11. Oferta y Demanda.
163
1.00
0.0
0.0
0.0
0.0
0.50
0.0
0.0
0.0
0.0
0.00
0.0
0.0
0.0
0.0
Oferta de Gasolina en el mercado
sub-title
8
7
6
Dólares
5
Precio en $
4
3
2
1
0
0
50
100
150
200
250
300
Gasolina
La explicación que resulta de los expuestos es que en la ciudad solo hay dos
estaciones de servicio que disponen de una sola bomba cada una: Quik Mart y
Fill 'Er Up. Los propietarios han previsto lo necesario para que periódicamente
se llenen sus tanques de combustible subterráneos —uno de ellos tiene una
capacidad de 50 galones y el otro de 200 galones— asumiendo un precio de
mercado entre $ 2.50 y $ 3.00 por galón. Si el precio descendiera demasiado,
simplemente cerrarían sus tiendas con la esperanza de que la situación
cambiara a mejor en un futuro próximo. A medida que aumentara el precio,
utilizarían diversas técnicas para vender mayores cantidades —como no
cerrar a la hora de comer, mantener la tienda abierta más tiempo y salir
corriendo a atender cada vez que un cliente se detuviese para cargar gasolina,
no cobrar suplementos (y dejar la bomba lista para el siguiente cliente
potencial)—. A un precio 6.00 ó más dólares por galón, el granjero Jim
descubre que vale la pena entrar en el mercado. Tiene gasolina de reserva
disponible para hacer funcionar su maquinaria y a un precio lo
suficientemente alto dejaría de trabajar en su granja, abriría una estación de
servicio de carretera y vendería gasolina a otros automovilistas.
164
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Nuestros imaginarios cálculos obedecen la Ley de la Oferta, que establece
que si el precio de mercado de un bien o servicio sube, los productores
ofrecerán el mismo o mayor número de unidades del mismo.
Así es como se vería una curva de oferta genérica:
Ilustración 4: Curva de oferta genérica
O
P
Q
o bien
Ilustración 5: Curva de oferta genérica
P
O
Q
Utilizando oferta y demanda para explicar el precio de
mercado.
Todo el propósito de utilizar los conceptos de oferta y demanda es organizar
nuestro pensamiento en torno a diferentes cambios y cómo afectarán a los
precios de mercado. Cuando algo cambia —como los gustos de los
consumidores o la disponibilidad de un determinado recurso— recorremos
metódicamente los impactos que eso tendría sobre la oferta y la demanda de
un bien o servicio en particular y entonces podemos medir el impacto final
11. Oferta y Demanda.
165
sobre el precio de mercado. Pero antes de dar algunos ejemplos (en la
siguiente sección), primero tenéis que ver la demostración estándar de cómo
curvas estables de oferta y demanda proporcionan una referencia al precio de
mercado.
Vamos a continuar con nuestro ejemplo del mercado de la gasolina de más
arriba. En la tabla a continuación, hemos combinado la información de la
demanda y oferta de todo el mercado y también hemos añadido dos nuevos
cálculos para cada hipotético precio:
Mercado de gasolina (Un Martes por la tarde)
Precio en $
Oferta
Demanda Excedente Escasez
7.00
270.0
14.5
255.5
0.0
6.50
270.0
15.0
255.0
0.0
6.00
270.0
16.5
253.5
0.0
5.50
230.0
17.0
213.0
0.0
5.00
210.0
17.0
193.0
0.0
4.50
180.0
20.0
160.0
0.0
4.00
155.0
20.0
135.0
0.0
3.50
130.0
21.5
108.5
0.0
3.00
110.0
34.5
75.5
0.0
2.50
36.0
36.0
0.0
0.0
2.00
10.0
44.0
0.0
34.0
1.50
5.0
53.0
0.0
48.0
1.00
0.0
57.0
0.0
57.0
0.50
0.0
57.0
0.0
57.0
0.00
0.0
57.0
0.0
57.0
Un superávit (o "exceso") se produce cuando los productores están
intentando vender más unidades de un bien o servicio que las que los
consumidores están dispuestos a comprar (a un precio determinado). La
escasez se produce cuando los consumidores quieren comprar más unidades
que las que los productores desean vender (a un precio determinado). En este
contexto, el precio de equilibrio (o el precio de equilibrio del mercado) es
aquél en que la cantidad suministrada se iguala exactamente con la cantidad
demandada. Si el mercado está en equilibrio, ni hay excedente ni hay escasez.
En nuestro ejemplo, el precio de equilibrio del mercado es de 2.50 dólares
por galón de gasolina. Este precio decimos que es un precio de equilibrio
porque equilibra las presiones de los consumidores y los productores (En
Física, una esfera que está en reposo sobre una mesa se encuentra en
166
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
equilibrio porque la fuerza de gravedad que la empuja hacia abajo es
exactamente contrarrestada por la fuerza de la mesa que impulsa la bola
hacia arriba). La idea es que si el precio por alguna razón subiera a 2.50
dólares por galón, las fuerzas del mercado lo empujarían hacia abajo.
Por ejemplo, si los productores creen que el precio de mercado esa tarde de
martes será de 3.50 dólares el galón, a ese precio planean vender un total de
130 galones de gasolina. Pero a ese precio resulta que los consumidores sólo
empiezan a comprar a un ritmo tal que supondrá un total de 21.5 galones a lo
largo del día. Si los propietarios de Quik Mart y Fill'er Up se empeñan en
mantener el precio en 3.50 dólares, tendrán un superávit de 108.5 galones
que creían que iban a poder vender. El concepto de oferta (a distintos precios)
equivale a la cantidad de unidades que los productores venderían si
realmente recibieran ese hipotético precio por cada unidad suministrada.
Debido a que los dueños de dichas gasolineras pronto se darían cuenta de
que habían estimado erróneamente el mercado —o sea de que no serían
capaces de vender entre ambos un total de 130 galones a 3.50 dólares—
reducirían el precio de la gasolina y revisarían sus ambiciosas proyecciones de
ventas.2
Por otra parte, si esa tarde de martes el precio de mercado tuviera que bajar
a menos de 2.50 dólares, las fuerzas del mercado tenderían a empujarlo hacia
arriba. En especial, los propietarios de las gasolineras se darían cuenta de que
los clientes estarían comprando gasolina en mayores cantidades que las que
habían planeado vender a ese bajo precio. En consecuencia, las gasolineras
podrían subir el precio anunciado, con lo que podrían aumentar sus
beneficios y evitarían la incómoda situación de tener que cerrar la tienda
temprano y dejar a los clientes sin poder repostar gasolina.
Nuestros intuitivos argumentos demuestran que el único precio "estable" o
precio de equilibrio para la gasolina es de 2.50 dólares por galón.
Especialmente si asumiéramos que la programación de la oferta y de la
demanda fuera a mantenerse bastante estable en nuestra imaginaria
comunidad, esperaríamos que en la práctica el precio real de mercado fuera
de 2.50 dólares (o muy aproximado a él). A ese precio, los productores
querrían vender exactamente tantos galones como los consumidores querrían
comprar —36 galones con nuestros números—. Ésa sería la cantidad de
equilibrio.
2
Por supuesto, en el mundo real, los diferentes mercados tienen diferentes grados de
“adherencia" o rigidez de los precios. Una estación de servicio en realidad puede cambiar
precios muy rápidamente, incluso minuto a minuto si es necesario. En otros mercados, como
la vivienda, por lo general los cambios de precios son mucho más lentos. Se aplican los
mismos principios, pero para ser realista la historia implicaría que el vendedor de una casa
bajaría el precio de venta después de (digamos) transcurridos varios meses sin encontrar
compradores.
11. Oferta y Demanda.
167
En un gráfico de oferta y demanda genéricas, el precio y la cantidad de
equilibrio se alinean en la intersección de las curvas, como mostramos a
continuación. En muchos libros de texto, estos elementos se identifican como
P* y Q*
Ilustración 6: Oferta y Demanda genéricas
P
O
P*
D
Q
Q*
También podemos utilizar el gráfico genérico para ilustrar un superávit (de un
P precio demasiado alto) y la escasez (de un P B precio que es demasiado bajo).
El tamaño del excedente y de la escasez también vendrían indicados con las
respectivos llaves.
A
Ilustración 7: Excedente y escasez
P
EXCEDENTE
O
PA
P*
PB
ESCASEZ
Q*
D
Q
Utilizando oferta y demanda para entender los cambios
de precios.
Las personas no educadas en la forma de razonar propia de los
economistas con frecuencia se confunden cuando intentan analizar algún
acontecimiento mundial y su impacto sobre los precios. Por ejemplo, si los
168
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
países de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anuncian
que están reduciendo su producción de petróleo, muchas personas —a veces
hasta los mismos periodistas— dirán tonterías como ésta:
"El anuncio de la OPEP significa una reducción en la oferta de petróleo, lo que
elevará los precios. Sin embargo, a precios más altos, habrá menos demanda de
petróleo, lo que hará bajar los precios".
Así que, al parecer, la conclusión que se extrae es que el anuncio de la OPEP
hará subir los precios del petróleo y al mismo tiempo también los hará bajar.
Ahora que estamos provistos de unas herramientas de análisis como son los
conceptos de oferta y demanda, podemos evitar decir bobadas como ésa.
Primero nos ocuparemos de dos ejemplos de cambios en el lado de la oferta y
luego nos ocuparemos de dos ejemplos de cambios en el de la demanda.
Nuestro quinto ejemplo implicará cambios simultáneos en la oferta y la
demanda.
Ejemplo 1: una reducción de la Oferta.
Para este primer ejemplo, vamos a tratar con el caso del petróleo que se
acaba de exponer. Supongamos que los países de la OPEP anuncian que están
reduciendo su producción de petróleo en varios cientos de miles de barriles al
día ¿Qué efecto tendrá esto en el mercado del petróleo?
Si lo que queremos averiguar es la dirección que tomarán los precios de
equilibrio al reducirse la cantidad ofrecida, podemos servirnos de las
genéricas curvas de oferta y demanda (esta será nuestra estrategia para todos
los ejemplos del resto de esta lección). Primero dibujamos dos curvas
arbitrarias en las que P * y Q * describen la situación existente justo antes del
anuncio de la OPEP:
Ilustración 8: Mercado de Petróleo
P
O
P*
D
Q*
Q
11. Oferta y Demanda.
169
Ahora queremos examinar el impacto del anuncio de la OPEP ¿Su decisión
afecta a la curva de oferta, a la curva de demanda o a ambas?
Los ministros de la OPEP están claramente reduciendo el suministro de
petróleo. Podemos traducir su declaración de la siguiente manera: "Antes
teníamos diversas cantidades de barriles de petróleo que venderíamos o no,
dependiendo del precio del petróleo. Ahora hemos cambiado de opinión y para
cada hipotético precio venderemos menos barriles de los que habríamos vendido
ayer". Los economistas se refieren a esto como una reducción en la oferta o
un desplazamiento a la izquierda de la curva de oferta. La razón de ser de esta
última frase es bastante simple: gráficamente, una reducción en el suministro
se muestra como un desplazamiento hacia la izquierda en la curva de oferta.
Lo que está realmente pasando es que estamos dibujando una nueva curva
pero visualmente la nueva curva se parece a la antigua curva solo que está
"desplazada a la izquierda".
Antes de dibujar nuestro nuevo gráfico, deberíamos preguntarnos: ¿El
anuncio de la OPEP afectará a la demanda de petróleo? Aquí tenemos que
tener cuidado. Cuando pensemos en la "demanda", hemos de recordar que
equivale a la integridad de la relación que existe entre los precios y las
distintas hipotéticas cantidades —no es simplemente un número—
(pensemos en la programación de la demanda, es decir, en toda la tabla, para
poder entender bien el concepto). Como veremos, el anuncio de la OPEP sin
duda afectará a la cantidad de equilibrio del petróleo comprado, pero por sí
mismo no significa que la demanda se haya desplazado. No, la gran mayoría
de los compradores de petróleo no se preocupan directamente de cuántos
barriles está produciendo la OPEP. Esta información sólo es relevante para
ellos porque (como entienden de Economía básica) son conscientes de que la
decisión de la OPEP afectará al precio del petróleo. Pero en cuanto a su
disposición a comprar más o menos barriles a distintos hipotéticos precios —
es decir, de la programación de su demanda— el anuncio de la OPEP
probablemente no tendrá mucho efecto. 3 Así que en el gráfico siguiente,
mantendremos la misma curva de demanda.
Como el siguiente gráfico indica, el desplazamiento hacia la izquierda de la
oferta lleva a un precio (de equilibrio) del petróleo más alto y a una menor
cantidad (de equilibrio) de petróleo producido y vendido. Para ser más
precisos, los economistas dirían que la demanda de petróleo se mantuvo
3
En realidad, podríamos idear historias complicadas sobre por qué algunos compradores de
petróleo —en particular los especuladores que podrían acaparar petróleo en función de sus
estimaciones de precios futuros— podrían cambiar sus programas individuales de demanda
a causa del anuncio de la OPEP. Sin embargo, es un mecanismo sutil que se encuentra fuera
del alcance de una exposición introductoria como la del presente texto. Es evidente que el
anuncio de la OPEP supone mucho más un desplazamiento de la oferta que un
desplazamiento de la demanda.
170
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
constante, pero la cantidad demandada se redujo. Otra forma de hacer esta
esencial distinción es decir que se ha desplazado la curva de oferta, cuando en
realidad solo se ha movido a lo largo de la misma curva de demanda. Nuestro
supuesto periodista de antes —que terminó concluyendo que el anuncio de la
OPEP llevaría a precios de petróleo a la vez más altos y más bajos— se
confundió en este punto esencial; confundió un cambio en la demanda, con
un desplazamiento a lo largo de la curva de demanda.
Ilustración 9: Mercado de Petróleo
P
O2
O1
P2
P1
D
Q2
Q1
Q
Ya vemos las importantes ventajas que se obtienen cuando se definen con
cuidado oferta y demanda. Lo que los economistas han hecho básicamente es
considerar inicialmente todo lo que podría afectar a las decisiones de los
productores a la hora de vender diversas cantidades de un bien. Esta lista de
causas podría ser muy larga, incluyendo el clima, las previsiones de los
productores respecto del comportamiento futuro de los clientes e incluso la
posibilidad de una guerra civil. Una vez confeccionada la lista de todos los
diferentes factores que podrían influir en las decisiones de los productores
sobre cuanto vender, los economistas mantienen constante cada una de esas
influencias a excepción del precio del bien, que dejan que fluctúe. La
programación o previsión de la oferta (y la curva de oferta) consiste entonces
en un ejercicio mental en virtud del cual sólo se deja que cambie el precio del
bien mientras se mantienen constantes todas los demás factores influyentes.
Por decirlo una vez más, los economistas no están diciendo que el precio de
un bien sea lo único que afecta a la cantidad que los productores quieren
vender. Pero cuando los economistas construyen una tabla de oferta o
dibujan una curva de oferta, están manteniendo constante el resto de factores
con el fin de aislar los efectos de la variación del precio.
Del mismo modo, la previsión de demanda (y la curva de demanda) consiste
en un ejercicio mental mediante el cual los economistas mantienen
constantes todos los factores que podrían afectar a los deseos de los
11. Oferta y Demanda.
171
consumidores respecto a comprar o no determinadas cantidades de un bien,
excepto el precio del bien. Variando ese elemento y manteniendo todo lo
demás constante, los economistas pueden trazar la demanda de ese bien.
Cuando tratamos de analizar el impacto de algún cambio, lo que estamos
haciendo es intentar averiguar a quién afecta ese factor ¿Es algo que va a
influir en los productores en cuánto a qué cantidad estarían dispuestos a
vender del bien en cuestión? ¿Es un factor que influye en la cantidad que los
consumidores estarían dispuestos a comprar del bien en cuestión? ¿O a los
dos? Pasemos a otro ejemplo.
Ejemplo 2: un aumento de la oferta.
Supongamos que el clima es muy benigno y la cosecha de naranja es
extraordinariamente abundante ¿Qué efecto tendrá esto en el precio de las
naranjas?
El inusual buen tiempo significa que los agricultores tendrán más naranjas
de las que normalmente obtienen con su cosecha. En consecuencia, es
probable que estén dispuestos a vender más naranja a distintos precios
hipotéticos de la que estarían dispuestos a vender en el caso de que el clima
hubiera sido el habitual. En otras palabras, la oferta ha aumentado, es decir, la
curva de oferta se ha desplazado a la derecha.
Al mismo tiempo, el clima en sí probablemente no tiene un gran efecto
sobre la disposición de los consumidores a comprar naranja a distintos
precios. A todos los efectos prácticos, podemos decir que un clima inusual no
influirá en la demanda de naranja.
Como muestra el gráfico, un desplazamiento hacia la derecha de la oferta,
junto con una demanda estable, conduce a un precio (de equilibrio) más bajo
y a una cantidad (de equilibrio) más alta:
Ilustración 10: mercado para la naranja
P
O1
P1
O2
P2
D
Q1
Q2
Q
172
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Ejemplo 3: una disminución de la demanda.
Sigamos con el ejemplo anterior y supongamos que el buen tiempo en
Florida ha producido una abundante cosecha de naranja ¿Qué efecto, si lo hay,
tendrá esto en el precio de mercado de las manzanas, si asumimos que las
plantaciones de manzanos tienen un año normal?
La perfecta combinación de sol y precipitaciones en Florida, por supuesto,
no se traduce en una mayor cosecha de manzana de los principales
productores. Es difícil ver cómo la cosecha de naranja afectaría directamente a
la tabla de oferta de manzana, así que vamos a asumir que se mantiene igual.
Sin embargo, sí que tiene sentido pensar que el clima de Florida afectará a
los consumidores y a la demanda de manzana. Para muchos consumidores,
manzanas y naranjas son sustitutos, lo que significa que una u otra puede
satisfacer las mismas necesidades últimas de los consumidores (en este caso,
el deseo de comer fruta). 4 Cuando el precio de un bien baja, la demanda de
sus sustitutos baja también. En nuestro caso, el flujo de causa—efecto
funciona así: el clima inusual conduce a una notable cosecha de naranja en
Florida, lo que aumenta la oferta de naranja y no afecta a la demanda de
naranja. Esto significa que el precio de la naranja baja. El menor precio de la
naranja no afecta a la oferta de manzana, pero sí que afecta a la demanda de
manzana, desplazándola hacia la izquierda.
Este es un punto sutil que a veces confunde a la gente cuando se inicia en el
estudio del pensamiento económico. Recordad que las curvas de oferta y de
demanda hacen que varíe el precio del bien en cuestión siempre que se
mantenga todo lo demás igual. Y uno de los elementos de "todo lo demás" es
el precio de otros bienes. Por decirlo con otras palabras: cuando el precio de
las manzanas cambia, esto no afecta a la demanda de manzanas; todo lo que
sucede es que nos desplazamos a lo largo de la curva de demanda de
manzanas. Sin embargo, cuando el precio de las naranjas cambia, esto puede
de hecho desplazar (a la izquierda) a la curva de demanda de manzanas en su
totalidad.
En la siguiente tabla se muestra el efecto de una reducción de la demanda
genérica mientras que la oferta se mantiene constante:
4
Por otra parte, un bien complementario es un bien que va unido a otro. Por ejemplo, la
mantequilla de cacahuete es un complemento de la mermelada. Si otras influencias
permanecen igual, una caída en el precio de la mermelada incrementará la demanda de
mantequilla de cacahuete por lo que la relación entre el precio y la demanda de los bienes
complementarios es la contraria de la que existe entre bienes que son sustitutos unos de
otros.
11. Oferta y Demanda.
173
Ilustración 11: Mercado de Manzana
P
O
P1
P2
D1
D2
Q2
Q
Q1
Ejemplo 4: un aumento de la demanda.
Supongamos que el actor Robert Pattinson se muda a un complejo de
apartamentos. ¿Cuál será su probable efecto en el alquiler de apartamentos
en dicho edificio?
En este caso el análisis es sencillo. La oferta de apartamentos del edificio no
ha cambiado; el propietario del edificio no puede vender más unidades de las
que físicamente existen y la decisión de Pattinson de alquilar una de las
unidades no permite suponer que el dueño decidirá alquilar un menor
número de unidades. Por otro lado, hay un montón de consumidoras (en su
mayoría serán mujeres) a las que les encantaría vivir en el mismo edificio que
la estrella de Crepúsculo. El hecho de que ahora viva en el edificio aumentaría
la demanda en el mercado de apartamentos de ese complejo:
Ilustración 12: Mercado de apartamentos.
P
O
P2
P1
D2
D1
Q1, Q2
Q
174
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
La única complicación en nuestro diagrama de arriba es la forma irregular
de la curva de oferta. Con este ejemplo estamos aprovechando la
oportunidad, no sólo de mostrar los efectos de un aumento de la demanda,
sino también la posibilidad de mostrar una oferta fija (que no cambia). Con
una curva de oferta más típica, un aumento de la demanda mueve hacia
arriba el precio y la cantidad, pero en nuestro ejemplo, sólo el precio ha
aumentado, ya que la cantidad de apartamentos no puede aumentar, al
menos no a corto plazo.5
El gráfico anterior muestra también que si el precio baja lo suficiente, el
propietario del edificio no se molesta en alquilar las unidades a inquilinos. En
su lugar, prefiere mantener el edificio vacío y evitar los dolores de cabeza
causados por tener que tratar con clientes que se quejan de que no hay agua
caliente, por las fiestas ruidosas y demás. Pero como el propósito de tener el
edificio es ganar dinero, incluso a un precio relativamente bajo, el propietario
estará dispuesto a alquilar todas las unidades.
Ejemplo 5: un cambio simultáneo en la oferta y la demanda.
En los ejemplos anteriores hemos analizado situaciones en las que un
cambio tuvo un gran efecto en la oferta o en la demanda, pero un impacto
menor en la otra variable. ¿Qué sucede cuando un cambio tiene un impacto
significativo a la vez en la oferta y en la demanda?
Por ejemplo, supongamos que un nuevo informe médico demuestra que los
zapatos de cuero plantean graves riesgos de salud a quienes mantienen un
frecuente contacto con ellos ¿Qué pasaría con el precio de equilibrio y la
cantidad de calzado de cuero?
El nuevo estudio (eventualmente) haría que la curva de oferta de zapatos de
piel se desplazara a la izquierda.6 Los empresarios que se dedicasen a la venta
de zapatos, no querrían vender tantos pares al día como antes. Pero incluso si
se limitaran a contratar a otros para que vendieran zapatos, aún tendrían que
pagar salarios más altos porque los trabajadores preferirían cambiar de
ocupación y dedicarse a otra más segura. Los mayores costes salariales
aumentarían el coste de los zapatos que venden, por lo que la curva de oferta
se desplazaría hacia la izquierda.
5
6
Un libro de texto de Economía estándar suele distinguir entre las curvas de oferta a corto y a
largo plazo. No vamos a seguir ese camino, ya que implicaría un análisis gráfico más extenso.
Decimos finalmente que la curva de oferta se desplazará a la izquierda porque es posible que
los propietarios de calzado de cuero más paranoicos intenten deshacerse de su inventario el
mismo día del anuncio al precio que puedan obtener. Ésto técnicamente constituye un
desplazamiento hacia la derecha en la curva de oferta. Pero en el texto nos estamos
centrando en la situación más permanente, mirando a los productores que continúan en el
negocio y siguen vendiendo zapatos meses después del anuncio inicial.
11. Oferta y Demanda.
175
Pero por obvias razones, el informe médico también afectaría
significativamente a la demanda de zapatos, desplazándola hacia la izquierda
también. En este caso, podemos decir con confianza que la cantidad de
equilibrio disminuiría, pero no sabemos lo que pasaría con el precio de
equilibrio de los zapatos de cuero. El desplazamiento de la oferta hacia la
izquierda tendería a hacer subir el precio, pero el desplazamiento de la
demanda hacia la izquierda tendería a bajarlo. Sólo si tuviéramos números
exactos podríamos decir cual efecto sería mayor. Genéricamente hablando,
una reducción simultánea de la oferta y de la demanda puede hacer que el
precio de equilibrio suba o que baje:
Ilustración 13: Mercado de Calzado
P
O
2
O1
P2
P1
Q2
Q
Q1
O bien:
Ilustración 14: Mercado de calzado
O2
P
O1
P1
P2
D1
D2
Q2
Q1
Q
En los ejercicios que acompañan a esta lección vamos a trabajar sobre otras
combinaciones de cambios en la oferta y la demanda que se producen
176
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
simultáneamente. En cada uno de esos supuestos, el precio o la cantidad se
moverán en una dirección determinada pero el comportamiento de la otra
variable será incierto.7
7
En otras palabras, en un ejercicio dado seréis capaces de decidir: (a) que la cantidad
decididamente aumentará, pero que no se sabe a ciencia cierta de qué manera afectará eso a
los precios; (b) que la cantidad decididamente disminuirá, pero no se sabe cual será su efecto
sobre el precio; (c) que el precio sin duda subirá, pero no se sabe en qué dirección se moverá
la cantidad; (d) que el precio sin duda bajará, pero no se puede estar seguro de en qué
sentido se desplazará la cantidad disponible.
11. Oferta y Demanda.
Recapitulación de la Lección ...
• Los economistas utilizan oferta y demanda para explicar los
precios de mercado y las cantidades de bienes y servicios
producidas. La oferta y la demanda no son "teorías", pero
proporcionan una estructura mental para comprender cómo
afectarán los cambios en la economía a los precios y a las
cantidades.
• Las previsiones de oferta y demanda (y sus gráficos o "curvas")
ilustran los efectos hipotéticos de permitir que el precio cambie
manteniendo constantes las demás influencias. Volvemos a decir
que esto no es una "teoría" sobre qué cosas influyen sobre las
personas en una economía, proporciona solo un marco para que los
economistas puedan organizar sus ideas.
• La ley de la oferta dice que si otras influencias permanecen igual,
entonces un aumento en el precio va a llevar a que los productores
vendan más unidades, mientras que una disminución en el precio
va a llevar a los productores a vender menos unidades. La ley de la
demanda dice que si otras influencias permanecen igual, entonces
un aumento del precio llevará a los consumidores a comprar menos
unidades, mientras que una reducción del precio hará que compren
más unidades.
177
178
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Demanda: la relación entre el precio de un bien (o servicio) y el número de
unidades que los consumidores quieren comprar a cada precio hipotético.
Previsión de demanda: una tabla que ilustra la relación de la demanda, ya
sea para un individuo o un grupo.
Ley de demanda: si otras influencias permanecen igual, entonces un precio
más bajo será llevar a los consumidores a comprar varias unidades de un bien
(o servicio), mientras que un precio más alto dará lugar a que compren menos
unidades.
Curva de demanda: una ilustración gráfica de la relación de la demanda con
el precio colocado en el eje vertical Y (o eje de ordenadas) la cantidad en el eje
horizontal X (eje de abscisas). A veces una curva de demanda genérica se
dibuja como una línea suave, curvada o incluso como una línea recta simple.
Las curvas de demanda tienen una "pendiente negativa", lo que significa que
comienzan en la parte superior izquierda y se mueven hacia abajo y hacia la
derecha.
Oferta: la relación entre el precio de un bien (o servicio) y el número de
unidades que los productores quieren vender a cada precio hipotético de ese
bien.
Previsión de oferta: una tabla que ilustra la relación de ofertas, ya sea para
un individuo o grupo de productores.
Curva de oferta: una ilustración gráfica de la relación de oferta o suministro,
con el precio colocado en el eje vertical Y (eje de ordenadas) y la cantidad en el
eje horizontal X (abscisas). A veces una curva de oferta genérica se dibuja
como una línea curva suave o incluso como una simple línea recta y tiene una
"pendiente positiva", lo que significa que comienza en la parte inferior
izquierda y se mueve hacia arriba y hacia la derecha.
Ley de la Oferta: si otras influencias permanecen igual, un precio más alto
llevará a los productores a vender más unidades de un bien (o servicio),
mientras que un precio más bajo les llevará a vender menos unidades.
Exceso/Excedentes: una situación en la que los productores quieren vender
más unidades de un bien (o servicio) que los consumidores quieren comprar.
Esto ocurre cuando el precio real es mayor que el precio de equilibrio de
mercado.
11. Oferta y Demanda.
179
Escasez: una situación en la que los consumidores quieren comprar más
unidades que los productores quieren vender. Esto ocurre cuando el precio
real es inferior al precio de equilibrio de mercado.
Precio de equilibrio/precio de mercado: el precio al que los productores
quieren vender exactamente el número de unidades que los consumidores
quieren comprar. En un gráfico, el precio de equilibrio se produce en la
intersección de las curvas de oferta y demanda.
Cantidad de equilibrio: el número de unidades que los productores quieren
vender y los consumidores quieren comprar al precio de equilibrio. En un
gráfico, la cantidad de equilibrio se produce en la intersección de las curvas de
oferta y demanda.
Reducción de la oferta/desplazamiento hacia la izquierda de la curva de
oferta: situación en la que un cambio del precio de un bien (o servicio) además
provoca que los productores reduzcan el número de unidades que quieren
vender, a distintos posibles precios. En un gráfico este cambio hace que la
misma curva de oferta se desplace a la izquierda (De manera similar, un
aumento de la oferta o desplazamiento a la derecha de la curva de oferta se
produce cuando un cambio hace que los productores aumenten el número de
unidades que quieren vender, a distintos posibles precios).
Reducción de la demanda/desplazamiento hacia la izquierda de la curva de
demanda: una situación en la que un cambio en el precio de un bien (o
servicio) hace que los consumidores reduzcan el número de unidades que
quieren comprar, a distintos posibles precios. En un gráfico este cambio hace
que la misma curva de demanda se mueva a la izquierda.
Bienes sustitutivos: bienes (o servicios) que los consumidores utilizan para
propósitos similares. Por ejemplo, Coca—Cola y Pepsi—cola podrían ser
sustitutos si alguien va a la tienda a comprar refrescos. Un cambio en el precio
de un bien tiende a causar un cambio en la misma dirección en la demanda de
su sustituto (una reducción en el precio de la Coca—cola probablemente
causará una reducción en la demanda de Pepsi—cola).
Bienes complementarios: bienes (o servicios) que los consumidores utilizan
juntos. Por ejemplo, los perritos calientes y la mostaza pueden ser
complementarios si alguien va a comprar para hacer una barbacoa. Un
cambio en el precio de un bien tiende a causar un cambio en la dirección
opuesta en la demanda de un complementario (una reducción en el precio de
los perritos calientes probablemente causará un aumento en la demanda de
mostaza).
180
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Por qué dice el texto que la oferta y la demanda nunca puede
demostrarse que son falsas?
2. ¿Por qué según el texto la demanda es una instantánea en el tiempo?
3. ¿Cómo se pasa de curvas de demanda o de oferta individuales a
previsiones de mercado de oferta y de demanda?
4. Explica cómo el proceso de mercado tiende a empujar los precios hacia
sus niveles de equilibrio.
5. Si la oferta aumenta mientras disminuye la demanda, ¿Qué podemos decir
de sus efectos sobre el precio (de equilibrio) ? ¿Qué pasa cuando cambia la
cantidad (de equilibrio)?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 12
12. Interés, crédito y deuda.
En esta lección aprenderéis ...

La función de interés en una economía de mercado.

Los tipos comunes de operaciones de crédito.

Los pros y contras de tener deudas
Intereses: es cuestión de tiempo.
C
omo ya hemos aprendido en la lección 10, el interés es la cantidad de
dinero que se le paga a un prestamista por encima de lo que se le ha de
devolver en concepto de principal del préstamo. Por ejemplo, si alguien
presta a otro 1.000 dólares y recibe 1.080 dólares un año más tarde, el principal
será de 1.000 dólares y el prestamista habrá ganado 80 dólares en intereses. Por
lo general, la gente habla del tipo de interés, que es el interés expresado como
un porcentaje del principal, que se calcula generalmente para un período anual.
En nuestro ejemplo, el préstamo lleva aparejado un tipo de interés anual del 8 %.
El tema del interés y la explicación de cómo los mercados determinan los
concretos tipos de interés, puede ser una de las áreas más complicadas de la
Teoría Económica. En la presente lección, obviamente, sólo explicaremos lo
básico. En esencia, el interés tiene que ver con el tiempo. Los prestamistas deben
ser compensados (con intereses) por renunciar a tener dinero disponible ahora,
a cambio de la promesa de que les será devuelto un dinero que no tendrán
disponible hasta una fecha futura. Por otra parte, la razón por la que los
prestatarios están dispuestos a pagar intereses se debe a que valoran el tener
dinero (y las cosas que puede comprar) ahora, en este momento, en lugar de
posponer sus compras y tener que realizarlas en el futuro. Un tipo de interés
181
182
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
positivo implica una preferencia temporal, esto es, el deseo (a igualdad de
condiciones) de disfrutar de los bienes antes, en vez de tener que esperar a
más tarde.
El tipo de interés nos dice lo mucho que el mercado valora un dólar actual
comparado con un dólar futuro. Ahora mismo, el "precio de mercado" de un
billete de 100 dólares es, por supuesto, de 100 dólares ¿Pero cuánto vale
ahora mismo la estricta garantía de que un billete de 100 dólares me será
devuelto dentro de exactamente un año? Sin duda no vale 100 dólares.
Excepto en circunstancias muy inusuales, nadie daría un billete de 100 dólares
hoy a cambio de recibir el mismo billete de 100 dólares dentro de 12 meses.
Sabemos que en la práctica, la gente paga menos de 100 dólares hoy, a
cambio de la promesa —incluso la promesa de un prestamista muy fiable— de
recibir un pago futuro de 100 dólares. El tipo de interés de mercado nos
muestra exactamente a cuanto asciende el descuento en dólares futuros o
cuál es la prima en dólares corrientes. Por ejemplo, a un tipo de interés del 5
%, la gente pagaría alrededor de 95,24 dólares hoy, a cambio de una promesa,
con garantías, de recibir 100 dólares dentro de exactamente un año. 1
En cierto sentido, el tipo de interés es un tipo de cambio entre monedas,
excepto que las dos monedas (que se intercambian) son dólares americanos
“actuales" y dólares americanos "futuros". Un tipo de cambio normal muestra
cuántos dólares americanos se cambian por un euro o por un peso mexicano,
mientras que un tipo de interés muestra el número de dólares del año "2010"
que se cambiarían por un billete de un dólar del año "2011", si el año actual es
2010.
Una empresa tiene que utilizar los tipos de cambio cuando opera en varios
países con el fin de llevar sus cuentas con arreglo a un común denominador.
Por ejemplo, si una empresa compra ciertos componentes chinos, cuyos
precios cotizan en yuanes, paga pesos a sus trabajadores de México que
montan las piezas de los productos terminados y finalmente vende estos
últimos en los Estados Unidos a cambio de dólares, entonces los contables de
la empresa tendrán que traducir las tres monedas a un denominador común
(supuestamente dólares) para saber si su empresa está obteniendo un
beneficio o realizando una pérdida.
Del mismo modo, los tipos de interés para varias duraciones o vencimientos
permiten a las empresas hacer un seguimiento de sus cuentas respecto de
operaciones que se desarrollan durante varios años (no países). Si la empresa
compra las materias primas de los proveedores de Estados Unidos en 2010 y
luego paga a los trabajadores estadounidenses para procesar los materiales
durante el año 2011, y, finalmente, vende los productos terminados
gradualmente a lo largo del año 2012, los contables de la empresa no pueden
1
Puedes comprobar que 95.24 x 1.05 = 100.00 dólares.
12.Interés, crédito y deuda.
183
ignorar el elemento tiempo para los distintos gastos e ingresos. Los dólares
pagados por las materias primas en el año 2010, así como los dólares pagados
a los trabajadores en 2011, tienen un valor de mercado superior a los dólares
recibidos de los clientes en 2012, por lo que los contables tienen que
descontar ese valor del dinero que recibirán más tarde. Los tipos de interés de
mercado ayudan a determinar el descuento apropiado a aplicar con el fin de
analizar unas operaciones que abarcan, en conjunto, tres años y dar respuesta
a la pregunta: "¿Tuvimos beneficios?".
Es importante señalar que cuanto mayor sea el tipo de interés, más
orientadas hacia el presente serán las operaciones. Si hay una operación a
muy largo plazo, que requiere continuos insumos de mano de obra y materias
primas durante muchos años antes de que se pueda conseguir el producto
acabado, entonces, cuanto mayor sea el tipo de interés menos rentable será la
operación. Esto se debe a que el empresario que ejecuta la operación va a
tener que gastar dinero hoy y durante muchos años con la esperanza de tener
ingresos en una fecha que se encuentra en el distante futuro. Cuanto mayor
sea el tipo de interés, mayor será la "penalización" impuesta por la larga
duración de la operación y mayor el incentivo que el mercado proporcionará a
los empresarios para que conviertan rápidamente sus recursos en bienes
finales para sus clientes.
Por otra parte, un tipo de interés bajo da "luz verde" a los empresarios para
iniciar procesos de producción más largos. Aún manteniéndose invariables
todos los precios de los materiales y tratándose del mismo producto final, un
proyecto dado puede parecer poco rentable a un tipo de interés alto, pero
rentable a un tipo de interés más bajo. Como el resto de precios del mercado,
los tipos de interés guían a los empresarios a invertir sus limitados recursos
de manera eficiente.
Ahorro, inversión y crecimiento económico
Recordad que en la Lección 10 vimos cómo un aumento del ahorro permite
una mayor inversión y un crecimiento económico más rápido. Ahora estamos
en disposición de mostrar cómo el tipo de interés de mercado ayuda a este
proceso.
En primer lugar, imaginemos un escenario inicial en el que el tipo de interés
es del 8 %. Podemos utilizar las curvas de oferta y demanda (como se explica
en la Lección 11) para ilustrar el tipo de interés de equilibrio inicial en el
mercado de recursos disponibles para ser prestados:
184
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Ilustración 15: Mercado crediticio
P
O
10 %
8%
6%
D
Q
Observad que el eje X del gráfico se refiere a la cantidad total de dinero que
se está pidiendo prestado (dinero demandado) y se está dispuesto a prestar
(dinero ofertado). El eje Y se refiere al precio del préstamo, que es igual al tipo
de interés. Algunas personas dicen que el interés es el "precio del dinero",
pero eso es inexacto; es el precio de tomar dinero prestado. En nuestro
ejemplo, tomar 100 dólares prestados durante un año tiene un precio de 8
dólares; quien haya tomado dinero prestado, una vez haya devuelto el
principal del préstamo, aún tendrá que desembolsar 8 dólares más en
concepto de intereses.
Ilustración 16: Mercado crediticio
P
O1
O2
10 %
8%
6%
4%
Q1
Q2
Q
El tipo de interés es el precio de equilibrio que iguala la cantidad de dinero
que se pide en préstamo con la cantidad de dinero ofrecida en préstamo. Si el
tipo de interés fuese bastante alto, entonces los prestamistas estarían
dispuestos a prestar más dinero del que los prestatarios querrían pedir
prestado (Estad seguros de que a tipos de interés más altos —en igualdad de
12.Interés, crédito y deuda.
185
condiciones— los prestamistas querrían ofrecer más fondos mientras que los
prestatarios exigirían menos fondos). Por otro lado, si en el gráfico anterior el
tipo de interés estuviera por debajo de 8 %, entonces habría escasez de
fondos disponibles para ser prestados ya que los prestatarios intentarían
conseguir más dinero prestado (aumentaría el monto total expresado en
dólares) del que los prestamistas estarían colectivamente dispuestos a
prestar. Con nuestras curvas de oferta y demanda, como se muestra más
arriba, sólo a un tipo de interés del 8 % es posible que tengamos un equilibrio
en el que los prestamistas querrán proporcionar exactamente tanto dinero
para préstamos como la gente desee pedir prestado. Ahora bien: ¿Qué pasa si
la mayoría de los miembros de la comunidad decide ahorrar más? En un
marco de oferta y demanda, ilustramos este cambio desplazando a la derecha
la curva de oferta de fondos, porque a cada hipotético tipo de interés (precio)
los proveedores estarán dispuestos a aportar al mercado una mayor cantidad
del dinero que tengan ahorrado para dedicarlo a préstamos. Supongamos que
la mayor inclinación que muestra la comunidad hacia el ahorro conduce a una
bajada del tipo de interés (el precio de un préstamo) hasta el 6 % y a un
aumento en la cantidad total de dólares prestados y tomados a préstamo.
Ahora disponemos de una imagen más completa para comprender mejor el
proceso descrito en la Lección 10. Cuando una comunidad, en general, ahorra
más, esto presiona hacia abajo los tipos de interés y conduce a que haya más
fondos disponibles para los prestatarios. Los menores tipos de interés envían
una señal a los empresarios para que participen en proyectos a largo plazo
que ahora serían rentables. En la lección 10 ya vimos que cuando en una
comunidad, la gente, en promedio, reduce su consumo presente (el gasto en
comidas en restaurantes, vacaciones, productos electrónicos, etc ...) esta
austeridad libera recursos físicos y permite una mayor inversión en
maquinaria, en herramientas y en otros bienes de capital, lo que,
eventualmente, aumentará la producción futura. Pero ahora vemos cómo el
tipo de interés de mercado desempeña un papel a la hora de ayudar a los
empresarios a adaptarse a las nuevas preferencias de sus clientes y los guía
en el cambio de toda la estructura de producción para que se oriente más
hacia el futuro.
Operaciones normales de crédito
En una operación de crédito simple, una de las partes entrega el dinero que
ha ahorrado a cambio de la promesa, que le hace la otra parte, de darle en
pago una cantidad especificada de dinero en una fecha futura o una serie de
pagos de dinero en varias fechas determinadas. 2
2
Tenga en cuenta que si un comerciante permite a un cliente comprar mercancía "a crédito",
se puede descomponer la transacción global en dos eventos distintos: en primer lugar el
186
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
En los ejemplos que se discuten en esta sección, las operaciones de crédito
no crean dinero, simplemente transfieren dinero de un titular a otro. 3 Cuando
alguien compra un paquete de chicles, no crea dinero; el comprador entrega
dinero a cambio del paquete de chicles. De la misma manera, una operación
de crédito sencilla tampoco crea dinero —el prestamista entrega el dinero a
cambio de un pagaré del prestatario—. Debido a este hecho, las operaciones
de crédito por sí mismas no tienden a “hacer subir los precios" como mucha
gente cree. El prestatario puede gastar más en el momento presente de lo que
de otro modo sería capaz de gastar, eso es verdad, pero a costa de que el
prestamista pueda gastar menos en la misma medida. En el momento de la
devolución, el prestatario debe restringir su gasto con el fin de devolver el
capital y pagar los intereses, pero esa afluencia de dinero le da mucha más
capacidad de gasto al prestamista.
Bonos u obligaciones
Cuando una empresa desea pedir dinero prestado, vende un bono o una
obligación, que es un título jurídico que da derecho al tenedor del bono a
percibir una corriente o flujo de ingresos que le tiene que pagar quien emite el
bono (es decir, la empresa). No hay nada misterioso en el hecho de "emitir" un
bono; simplemente es un contrato estandarizado en el que una empresa pide
prestado dinero a otras personas de la comunidad. La persona que "compra el
bono", su tenedor, no está haciendo realmente nada más que prestar dinero
(el precio del bono) a cambio de la promesa oficial de la compañía de pagarle
intereses a intervalos regulares y, finalmente, de devolverle el principal
prestado.
Bancos
Cuando una persona quiere pedir dinero prestado puede llegar a acuerdos
individuales con varias personas. Sin embargo, en muchos casos, los
prestatarios utilizan los servicios de un intermediario financiero, tal como un
banco. El banco es un intermediario entre los prestamistas finales y los
prestatarios en el mercado de dinero. En primer lugar, el banco actúa como
prestatario, cuando los depositantes prestan sus fondos al banco (y perciben
cierto tipo de interés por sus depósitos). En segundo lugar, el banco utiliza
estos fondos para actuar como prestamista de quienes deseen pedir prestado
dinero en el mercado de crédito (que tendrán que pagar un tipo de interés
mayor por el dinero que les preste el banco).
3
comerciante presta dinero al cliente en ciertos términos y luego el cliente utiliza el dinero
prestado para comprar mercancía del comerciante.
En la actualidad, la mayoría de los Estados han institucionalizado la práctica de la banca de
reserva fraccionaria, en la que los bancos realmente crean nuevo dinero cuando conceden un
préstamo. Este es un tema complejo que no vamos a discutir en este libro introductorio.
12.Interés, crédito y deuda.
187
Un banco que tenga éxito es el que sea capaz de ganar suficiente dinero con
el margen (la diferencia entre la tasa de interés que cobra a los prestatarios y
la tasa de interés que paga a los depositantes, sus prestamistas) con el fin de
pagar a su personal y otros gastos, así como proporcionar un ingreso al
empresario o empresarios que gestionan el banco. Una de las principales
razones de que el banco sea capaz de mantener este diferencial es que los
diferentes prestatarios tienen distintos grados de riesgo crediticio.
Considerad el caso de una pareja de jóvenes que desean obtener un
préstamo con garantía hipotecaria para comprar una nueva vivienda por
200.000 dólares. En última instancia, van a pedir prestado el dinero de
diversos ahorradores repartidos por toda la comunidad. Pero si los
prestatarios potenciales fuesen llamando de puerta en puerta, tratando de
encontrar a 200 personas que les dieran 1.000 dólares cada una a cambio de
que la pareja estampara su firma en un contrato de préstamo, probablemente
no encontrarían a muchos voluntarios. Y de hallarlos, el tipo de interés que les
cobrarían sería bastante alto. El problema es que el ahorrador individual no
conoce realmente muy bien a la pareja y, aunque sus integrantes sean muy
trabajadores y sinceros, un despido laboral o un problema de salud podría
provocar que no pudiesen devolver el préstamo.
Ahora entendemos la función que desempeña un intermediario financiero,
como un banco. Los miembros de una comunidad están dispuestos a
depositar su dinero en un banco porque es mucho menos probable que
pierdan sus ahorros que si se los entregan a cualquier prestatario individual.
Así que están dispuestos a prestar el dinero a un tipo de interés contractual
mucho más bajo del que hubieran exigido a la pareja que quería comprar la
casa. Por otro lado, el banco puede permitirse prestar a la pareja porque
cuenta con expertos cuyo trabajo consiste en evaluar las probabilidades de
que atiendan los vencimientos de la hipoteca en plazo. Al hacer posible los
préstamos hipotecarios no sólo a una pareja, sino a cientos o miles de
compradores de viviendas, el banco reduce el perjuicio asociado al impago de
cualquier préstamo en particular. En tanto que el banco haya estimado
adecuadamente los riesgos de impago de los créditos concedidos a sus
diferentes prestatarios, podrá absorber el número esperado de impagados y
fallidos como parte del coste de hacer negocios. Los tipos de interés que
cobran de sus distintos contratos hipotecarios y de otros préstamos ya habrán
descontado el riesgo asociado a cada prestatario.
Cuando los ahorradores que hay en una comunidad prestan su dinero a los
prestatarios valiéndose de intermediarios financieros, como son los bancos,
esto permite que los riesgos se agrupen y se distribuyan de manera más
uniforme. Si, por ejemplo, el 1 % de las parejas que piden dinero prestado
para comprar una casa no pagan la hipoteca, la pérdida no recae totalmente
188
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
sobre el desafortunado 1 % de los prestamistas que pierde los ahorros de su
vida. Por el contrario —asumiendo que los bancos hayan hecho un buen
trabajo—, las pérdidas derivadas del impago de las hipotecas contratadas se
distribuyen uniformemente entre todos los prestamistas, lo que se refleja en
el hecho de que perciben un tipo de interés más bajo de sus depósitos
bancarios que el tipo que los prestatarios finales están pagando por sus
hipotecas.
Tarjetas de crédito
Una forma popular de transacción crediticia viene hoy en día implícita en el
uso de una tarjeta de crédito. Cuando un cliente compra, por ejemplo, un par
de zapatos en el centro comercial y desliza su tarjeta de crédito por el lector
de tarjetas, lo que realmente sucede es que el emisor de la tarjeta de crédito
anticipa el dinero a la tienda y carga el préstamo en la cuenta del cliente. Al
igual que con las demás operaciones descritas anteriormente, tampoco en
este caso se crea ningún dinero nuevo. En principio, la transacción equivaldría
a una operatoria que consiste en que un representante de la compañía
emisora de la tarjeta de crédito entre en la tienda y le entregue el dinero al
cliente a cambio de que éste le firme una promesa de devolvérselo con
intereses y a que, acto seguido, el cliente entregue el dinero recién prestado al
empleado de la tienda. El uso de tarjetas de crédito de plástico, que no es tan
familiar, es sólo una cuestión de conveniencia que permite que ese engorroso
proceso de dos pasos se pueda realizar en cuestión de segundos.
Al igual que los demás prestamistas, los emisores de tarjetas de crédito
deben tener cuidado al prestar dinero. Cuando alguien solicita una tarjeta de
crédito, la empresa que la emite revisará el historial de crédito del solicitante
para juzgar las probabilidades de que pueda reembolsar el dinero que se le
preste. Hay distintas empresas que ofrecen el servicio consistente en llevar un
registro histórico actualizado de las deudas contraídas y de la reputación
crediticia de quienes solicitan préstamos. Estas empresas venden a los
prestamistas "calificaciones crediticias" de cada solicitante para que sea más
fácil al prestamista determinar si es probable que el prestatario pague a
tiempo. Los solicitantes con “buenas referencias crediticias" (lo que significa
una alta puntuación crediticia) han demostrado que son responsables y se
puede confiar en que pagarán los saldos de sus tarjetas de crédito. Por otro
lado, un solicitante que tenga una deuda elevada con otras empresas y cuente
con antecedentes de vencimientos impagados tendrá un historial de "crédito
deficiente" (lo que significará una baja puntuación crediticia) y no se le podrá
autorizar una nueva tarjeta o se le autorizará una tarjeta, pero con un límite
de crédito muy modesto. Por paradójico que pueda parecer, al no haber
antecedentes que el emisor pueda revisar para ver cómo maneja sus deudas,
12.Interés, crédito y deuda.
189
alguien que nunca haya tenido una tarjeta de crédito o que nunca haya
tomado dinero prestado, puede tener dificultades a la hora de conseguir que
se le autorice una tarjeta con un límite de crédito alto.
Los pros y contras de tener deudas
Es comprensible que algunas personas adviertan que "nunca se debe tener
deudas" y que "si no puedes pagar en efectivo para comprar algo, entonces es
mejor que no te lo permitas". De hecho hay mucho de verdad en esta
advertencia y mucha gente puede atestiguar que las deudas excesivas que
acumularon en sus tarjetas de crédito arruinaron sus vidas. En un mercado
libre, cuando un consumidor opta por comprar a crédito es una acción
voluntaria en la que el consumidor cree que los beneficios de disponer de
inmediato de lo comprado superan a los costos de tener que pagar el
préstamo (con intereses) en el futuro. De modo que cuando algunos critican
las compras a crédito, se basan en el hecho de que las personas a menudo
pueden lamentar sus decisiones anteriores, por muy voluntarias que fueran.
En lo relativo a las compras a crédito de los consumidores, existe una
distinción importante entre las que están aseguradas y las que no. Un
préstamo asegurado cuenta con una garantía que lo respalda, a menudo ésta
viene constituida por el propio bien adquirido gracias al préstamo. Ejemplos
típicos incluyen una hipoteca, en la que la casa (y el solar que ocupa) sirve
como garantía o un préstamo para comprar un coche en el que el propio
vehículo hace de garantía. Aunque sean también operaciones a crédito,
indudablemente nuestra valoración de la conveniencia de acometer
semejantes operaciones será distinta sabiendo que la elevada deuda se
contrajo para adquirir un valioso nuevo activo. Por ejemplo, si alguien pidió
prestados 10.000 dólares para irse de crucero, no le quedaría nada después
(excepto los recuerdos) mientras que alguien que pidiese prestados 10.000
dólares para comprar un coche nuevo podría vender el coche y pagar la mayor
parte de la deuda restante en el caso de que sus circunstancias cambiaran. 4
El ejemplo más evidente de lo que se llama deuda productiva tiene lugar
cuando un empresario pide dinero prestado a fin de ampliar sus operaciones
mercantiles. Por ejemplo, una gran empresa puede emitir 10 millones de
4
En sentido estricto, la distinción entre un préstamo asegurado y un préstamo sin garantía no
coincide perfectamente con los distintos fines a los que se puede destinar el dinero prestado.
Por ejemplo, alguien podría obtener un préstamo garantizándolo con su coche (que compró
previamente con dinero en efectivo) que serviría así de garantía para, a continuación, gastar
el dinero recibido en préstamo en un crucero de vacaciones. Por otra parte, un dentista
podría utilizar su tarjeta de crédito personal con el fin de comprar una nueva computadora
para la recepcionista de la clínica. Sigue siendo cierto, sin embargo, que la valoración del
riesgo crediticio de una persona le penalizará en mayor medida si una determinada deuda no
está asegurada y no existen activos "en garantía" del préstamo.
190
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
dólares en nuevos bonos para poder financiar la construcción de una nueva
fábrica. Siempre y cuando las cosas vayan según lo previsto, lo que pasará es
que la empresa habrá tomado prestado 10 millones de dólares de los
ahorradores de la comunidad, que empleará en comprar materias primas y
equipos y en pagar salarios a los trabajadores. Cuando la fábrica se ponga en
marcha, los ingresos de la empresa serán mayores de los que habría tenido y
con ese excedente la empresa podrá realizar pagos periódicos de intereses a
los nuevos tenedores de bonos, y, eventualmente, eliminar por completo la
deuda al reembolsar el principal. En muchos aspectos, el recurso al
endeudamiento constituye una de las formas que tienen las empresas para
obtener fondos con los que financiar nuevas inversiones, siendo otro de los
posibles procedimientos la emisión de acciones, un tema que abordaremos en
la Lección 14.
Las personas físicas también pueden contraer deudas productivas cuando
reciben préstamos para ir a la universidad o para estudiar la carrera de
medicina. La característica esencial de la deuda productiva es que el dinero
prestado se invierte con el fin de aumentar los ingresos futuros del
prestatario, por lo que el pago del préstamo no será una carga.
12.Interés, crédito y deuda.
Recapitulación de la Lección ...
• En una economía de mercado, los tipos de interés ayudan a
coordinar las preferencias de los consumidores a la hora de decidir
si optan por consumir más pronto o más tarde, ayudan también a
los productores con sus inversiones a la hora de decidir si acometen
proyectos que tarden más o menos tiempo en completarse. Si la
gente está impaciente por gastar su dinero, entonces el tipo de
interés tendrá que ser alto y los productores invertirán en proyectos
que tengan un plazo relativamente corto. Si la gente está dispuesta
a posponer la gratificación inmediata de sus deseos y a ahorrar el
excedente, entonces el tipo de interés será bajo y los productores
podrán invertir en proyectos a más largo plazo.
• Las operaciones ordinarias de crédito incluyen los casos en que las
empresas piden prestado dinero mediante la emisión de bonos, a
los compradores que solicitan y contraen préstamos hipotecarios
con los bancos y a los casos de individuos que pagan por sus
compras mediante el uso de tarjetas de crédito.
• Hay pros y contras en el hecho de contraer deudas. En el lado
positivo, la deuda permite al prestatario no tener que esperar para
hacer compras, hacerlas antes. En el lado negativo, una mayor carga
de deuda obliga al prestatario a dedicar una mayor proporción de
sus ingresos al pago de intereses (o "gastos financieros") a la
entidad crediticia, dejando menos ingresos disponibles para su
disfrute actual o futuro. En algunas situaciones asumir una deuda
puede ser "productivo" si el dinero prestado se invierte en vez de
dedicarlo al consumo inmediato.
191
192
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Preferencia temporal: el grado en que las personas prefieren consumir más
temprano a más tarde en el tiempo; un indicador de la impaciencia de las
personas a la hora de disfrutar o aprovechar los recursos.
Descuento: el porcentaje que se deduce al valorar una cantidad de dinero
actual por el hecho de que no se percibirá realmente hasta una fecha futura.
Tipo de cambio: el "precio" de una moneda en términos de otra, o cuántas
unidades de una moneda se cambiaría por una unidad de otra moneda.
Madurez: la duración de un préstamo específico y la tasa de interés que se
se le aplica (los préstamos y sus correlativas obligaciones pueden tener
vencimientos más cortos o más largos).
Mercado crediticio: el mercado en el que los prestamistas dan dinero a los
prestatarios a una tasa de interés pactada.
Transacción crediticia: un intercambio mediante el que una persona
renuncia actualmente a algo (como el dinero) mientras que otra se
compromete a renunciar a algo (como el dinero) en el futuro.
Bonos u obligaciones: de una empresa (IOU) 5, que es una promesa
jurídicamente vinculante de devolver el dinero prestado más los intereses. El
comprador de un bono da dinero a la empresa hoy, con la esperanza de
recibir el principal más los intereses en el futuro.
Reserva Bancaria Fraccionaria: la práctica típica mediante la cual los bancos
no mantienen todos los depósitos de sus clientes en su caja fuerte. En otras
palabras, todos los clientes del banco tienen más dinero depositado del que el
banco tiene en efectivo en su caja fuerte.
Intermediario financiero: una persona u organización que hace de
"intermediario" entre prestamistas y prestatarios.
Banco: el intermediario financiero más común, que tiene depósitos de
muchos prestamistas diferentes y otorga préstamos a muchos prestatarios
diferentes.
Depositantes: Las personas que depositan su dinero en un banco.
Margen comercial: la diferencia entre el tipo de interés que percibe un
intermediario financiero (como un banco) de sus prestatarios, en comparación
con el tipo de interés que paga a sus acreedores o depositantes. Un diferencial
5
IOU: en inglés son las iniciales de la frase “I Owe You" que se traduciría como un
reconocimiento de deuda “Yo Te Debo" (Nota del Traductor).
12.Interés, crédito y deuda.
193
positivo permite que el intermediario financiero pueda obtener ingresos de
sus actividades, siempre y cuando haya calculado correctamente la
probabilidad de impago de sus prestatarios.
Riesgo de crédito: la probabilidad de que un prestatario no pueda pagar un
préstamo.
Hipoteca: un tipo especial de préstamo en el que el prestatario destina los
fondos prestados a comprar una casa (u otros bienes inmuebles). Por lo
general la propiedad sirve como garantía del préstamo hipotecario.
Impago: una situación que se produce cuando un prestatario no devuelve
un préstamo a su vencimiento.
La morosidad: casos en los que el prestatario no está en buenos términos
con el prestamista (como con un banco) al no haber atendido los pagos al
serles requeridos en sus vencimientos respectivos.
Tarjeta de crédito: es un sistema que permite al prestatario conseguir
préstamos prácticamente de forma instantánea de la empresa que emite la
tarjeta de crédito al realizar compras.
Historial crediticio: registro histórico
comportamiento de pago de una persona.
del
endeudamiento
y
del
Puntuación crediticia: puntos que una agencia asigna a una persona en base
a su historial de crédito, lo que ayuda a los potenciales prestamistas a evaluar
el grado de riesgo de prestar dinero a la persona.
Límite de crédito: la cantidad máxima de dinero que una persona puede
pedir prestado con cargo a una fuente pre—aprobada (como mediante una
tarjeta de crédito).
Préstamo garantizado: un préstamo que tiene un activo (tal como una casa,
coche, etc...) que se comprometió como garantía, para el caso de que el
prestatario no pagara. La ventaja para el prestatario es que el tipo de interés
es más bajo de lo que lo sería en un préstamo comparable concedido sin
garantía.
Préstamo sin garantía: un préstamo que no tiene ninguna garantía que le
sirva de respaldo. Si el prestatario no paga, al prestamista no le quedan otras
opciones. La ventaja para el prestatario es que ninguno de sus demás bienes
puede ser embargado (o "recobrado") en caso de incumplimiento.
Colateral o garantía: un activo que un prestatario "aporta en garantía" al
solicitar un préstamo. Si el prestatario no paga, el prestamista puede tomar
posesión de la garantía para resarcirse (Por ejemplo, si un prestatario quiere
dinero para comprar una casa o un coche, estos elementos por sí mismos
pueden servir como garantía, lo que significa que si el prestatario deja de
194
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
hacer algún pago en los plazos previstos, el prestamista puede tomar el
control de la casa o el coche).
Deuda productiva: la deuda utilizada para financiar inversiones. Idealmente,
los ingresos adicionales derivados de una inversión permitirán que el
prestatario pueda hacer frente a los pagos de intereses resultantes del
aumento de la deuda, por lo que el mayor endeudamiento es algo que
"merece la pena".
12.Interés, crédito y deuda.
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Por qué hemos titulado el primer apartado "Intereses: es cuestión de
tiempo"?
2. ¿Cuál es la relación entre las tasas de interés y los tipos de cambio de
divisas?
3. ¿Por qué un tipo de interés bajo da "luz verde" a los procesos de
producción largos?
4. ¿Qué es objeto de una operación de crédito?
5. ¿Qué deuda es "deuda productiva"?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
195
LECCIÓN 13
13. Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
En esta lección aprenderéis ...

La distinción entre intereses y beneficios.

La función social de la contabilidad de pérdidas y ganancias.

Los límites de la contabilidad de pérdidas y ganancias.
Las Pérdidas y Ganancias guían a los Empresarios
E
n las lecciones anteriores hemos demostrado cómo en una economía de
mercado los precios de mercado guían las acciones de todo el mundo.
Por ejemplo, si una ola de frío inesperado reduce la cosecha de naranja,
entonces la caída repentina de la oferta hará que los precios de las naranjas y del
zumo de naranja aumenten1, lo que a su vez llevará a que los consumidores
compren menos naranjas y cartones de zumo de naranja. Por emplear otro
ejemplo diferente, si aumenta la preocupación de las personas por tener los
dientes alineados, la demanda de correctores aumentará, lo que en última
instancia llevará a que más estudiantes elijan una carrera en ortodoncia. 2 Los
1
2
Estamos hablando a grandes rasgos. Técnicamente, una ola de frío por sí misma no hace que los
precios suban e incluso una reducción en el suministro físico tampoco causa que los precios
suban. Más exactamente, deberíamos decir que la ola de frío cambia la situación de los
productores de naranja por lo que después sus nuevas valoraciones subjetivas interaccionan
con las valoraciones subjetivas originales de los compradores en el mercado, de manera que el
precio de equilibrio de las naranjas será más alto de lo que era antes. Pero es obviamente
mucho más fácil decir que "la oferta cayó por lo que el precio subió".
Como siempre, estos ejemplos deben interpretarse como tendencias que sólo conducirán a
cambios reales en tanto que otras cosas se mantengan iguales. Si la caída de la oferta de naranja
se acompaña de un nuevo estudio que demuestra que el zumo de naranja causa cáncer,
entonces el precio del zumo de naranja podría terminar bajando. Por otra parte, incluso aunque
199
200
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
precios de mercado actúan como señales que dan cuenta de la existencia de
cambios subyacentes, tanto en el mundo físico como en las preferencias
subjetivas, permitiendo que las personas ajusten su comportamiento a la luz
de las nuevas realidades.
Los empresarios no responden a los precios, sino más bien a la diferencia
entre determinados precios. En concreto, los empresarios estiman las
cantidades que deben gastar en los ingredientes o insumos de su producción
(trabajadores contratados, materias primas, factura de electricidad, etc.) y
después pronostican los ingresos totales que recibirán de los clientes con la
venta de sus productos o servicios terminados. En pocas palabras, los
empresarios estiman si el curso de acción que se han propuesto dará lugar a
una ganancia o a una pérdida, este cálculo implica tomar en consideración los
precios actuales y futuros del mercado.
En términos generales, las actividades que generan altos beneficios
(monetarios) atraerán a más empresarios, mientras que las que causan
pérdidas repelerán a los empresarios. En una economía de mercado con una
competencia abierta, hay una tendencia a que las ganancias y pérdidas
monetarias se vean minoradas con el paso del tiempo, conforme los
empresarios vayan adaptándose a la situación. Cuando más empresarios se
reúnen en una actividad altamente rentable, sus esfuerzos para comprar los
insumos necesarios provocan que sus precios suban, mientras que el
aumento de la producción del bien o servicio final hace que el precio para el
consumidor caiga. La brecha entre los dos conjuntos de precios –que son los
que estaban impulsando los altos márgenes de rentabilidad originales—
tiende a contraerse, por lo que las ganancias monetarias desaparecen
también.
Lo contrario ocurre cuando una actividad está plagada de pérdidas
recurrentes. Los nuevos empresarios evitarán esa industria y los que estaban
originalmente en ella reducirán sus operaciones o la abandonarán y se
trasladarán a una línea de trabajo diferente. La demanda total de los
empresarios para los insumos necesarios caerá, dando lugar a precios más
bajos para los trabajadores, las materias primas y los demás elementos
utilizados en esa actividad en particular. Por otro lado, la menor oferta de los
bienes o servicios finales tenderá a elevar el precio que el consumidor tendrá
que pagar. Este proceso continuará hasta que el precio final se haya elevado
lo suficiente y los precios de los insumos hayan caído lo bastante para que los
empresarios que sigan en activo en la industria ya no sufran pérdidas en la
producción del bien o servicio en cuestión.
los ingresos de los dentistas se eleven a causa de una mayor demanda de correctores, puede
que un menor número de estudiantes entre en la profesión si una leyenda urbana presenta a
los dentistas como gente que hace un trabajo sucio e insatisfactorio.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
201
Intereses frente a beneficios
Hemos explicado que cuando un empresario calcula si su negocio está
dando o no beneficios debe tener en cuenta los precios de los diversos
insumos que utiliza en sus operaciones. Por ejemplo, si dirige una fábrica que
produce aparatos de televisión, tiene que tener en cuenta: (a) los salarios que
paga a sus trabajadores de la línea de montaje; (b) los precios de los metales y
plásticos que compra a granel; (c) e incluso los pagos que haga a la empresa
que le abastece la electricidad que su funcionamiento requiera. Su negocio
sólo será rentable si los ingresos que gana de la venta de aparatos de
televisión es suficiente para cubrir estos elevados gastos.
Sin embargo, hasta ahora hemos ignorado un "input" muy importante en
cualquier operación comercial a largo plazo: el capital financiero invertido en
ella y el "precio" asociado a esta inversión, según lo expresado por el pago de
intereses. Para ver como influyen los pagos de intereses en la rentabilidad, lo
más fácil es usar un ejemplo concreto.
Supongamos que alguien puede gastar 10.000 dólares en enero para
comprar una parcela de terreno que contiene una plantación de abetos
jóvenes para venderlos en Navidad. El nuevo propietario no necesita gastar
más dinero. Todo lo que tiene que hacer es esperar hasta diciembre cuando
podrá vender los 100 árboles ya crecidos a un promedio de 30 dólares cada
uno. Después de que todos los árboles hayan sido vendidos, también podrá
vender la parcela vacía por 7.300 dólares. Con los ingresos de los árboles y de
la venta del terreno, el empresario habría transformado su inversión original
de 10.000 dólares en 3.000 + 7.300 = 10.300 dólares, que es sin duda más
dinero del que tenía cuando empezó ¿Podemos concluir que el negocio de los
árboles de Navidad fue rentable?
Antes de responder a la pregunta, nuestro silvicultor debería tener en
cuenta el pago de intereses. Por ejemplo, si originalmente tomó prestado
10.000 dólares de alguien a un tipo de interés anual del 5 %, entonces
realmente perdió dinero con todo este asunto. Con sus 10.300 dólares en
mano, tiene que pagar al acreedor que le prestó el dinero y se encuentra con
que todavía debería un saldo de 200 dólares.3
Aún cuando el silvicultor hubiese utilizado sus propios ahorros, para la
mayoría de los economistas todavía habría perdido dinero en el caso de que
las inversiones alternativas arrojaran una tasa de rendimiento más alta (y
fuesen menos arriesgadas) que el implícito 3 % de rentabilidad del negocio de
3
Estamos ignorando deliberadamente un supuesto que complicaría la cuestión y que se
suscitaría si el empresario devolviese la mayor parte del préstamo antes de que hubiesen
transcurrido 12 meses, en cuyo caso el gasto por intereses no sería de un total de 500
dólares, sino algo menor.
202
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
los árboles de Navidad. Por ejemplo, si en enero hubiese podido invertir
10.000 dólares de sus ahorros comprando un bono corporativo a 12 meses
que le rentase un 5 % — y si considerase a esta inversión al menos como igual
de "segura" que gastar su dinero arando su parcela para plantar abetos—
entonces en cierto sentido sería 200 dólares más pobre por haber invertido el
dinero en plantar árboles. En este caso, la "pérdida" monetaria no aparecería
en los sus libros oficiales de contabilidad, porque los 500 dólares de intereses
perdidos del bono corporativo que no compró habrían sido un costo de
oportunidad, en lugar de un gasto explícito salido de su propio bolsillo.
En la Lección 12 aprendimos que la gente, por lo general, concede un valor
superior a los dólares actuales (y a otras formas de dinero) que a los dólares
futuros, lo que significa que los tipos de interés son positivos. Tenemos que
tener esto en cuenta cuando hablamos de la competencia y su impacto sobre
los márgenes de beneficio. Incluso a largo plazo, no es cierto que la
competencia elimine completamente la diferencia entre los ingresos que un
empresario recibe de vender sus productos o servicios y lo que ha gastado de
su bolsillo en insumos como son la mano de obra y las materias primas. Esto
es debido a que una parte de lo que se llama margen bruto (o beneficio
contable) debe ir a pagar intereses sobre el capital financiero invertido en el
negocio. Cuando decimos que los elevados beneficios atraen a más
empresarios a un sector, nos referimos a los elevados beneficios netos (o
beneficio económico), es decir, el beneficio que se obtiene después de incluir
los intereses implícitos sobre el capital invertido como uno de las insumos de
las operaciones.4
La función social de la Contabilidad de Pérdidas y
Ganancias
Para muchos ingenuos observadores de la economía de mercado, la
preocupación por los "resultados" responde a un mero convencionalismo que
consideran arbitrario. A estos críticos les parece absurdo que una fábrica que
produce, por ejemplo, medicamentos o zapatos para niños detenga la
fabricación en el momento en que el propietario estime que ha maximizado el
beneficio. Sin duda, sería físicamente posible producir más botes de aspirinas
o más zapatos de tamaño 3T, pero el jefe no lo permite porque hacerlo
supondría "perder dinero". Por otro lado, en una economía de mercado se
producen a diario muchos productos que son aparentemente superfluos y
4
La mayoría de los economistas también incluirían el salario implícito que el empresario se
"abona a sí mismo", como un elemento que debe restarse de los beneficios brutos o de la
cuenta de resultados, para calcular el beneficio económico neto, pero en el ejemplo del árbol
de Navidad, asumimos que el propietario no tiene que hacer trabajo alguno sino que le basta
con esperar 12 meses para que los árboles crezcan.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
203
muchos artículos de lujo innecesarios por el hecho de ser rentables. Los que
se indignan ante este sistema podrían adoptar el lema: "Se tiene que producir
para la gente, no para tener beneficios!".
Estos críticos no aprecian el servicio indispensable que la cuenta de
pérdidas y ganancias ofrece a los integrantes de una economía de mercado.
Cualquiera que sea el sistema social establecido, el hecho lamentable es que
el mundo material es un mundo de escasez —no hay suficientes recursos para
producir todos los bienes y servicios que la gente desea—. A causa de esa
escasez, toda decisión económica implica compromisos, renuncias, en
definitiva, hacer concesiones. Cuando, por ejemplo, los escasos recursos se
dedican a producir más botes de aspirina, quedan necesariamente menos
recursos disponibles para producir todo lo demás. No basta con preguntar:
"¿No sería el mundo un lugar mejor si dispusiéramos de más medicamentos?".
La pregunta pertinente sería esta otra: "¿Sería el mundo un lugar mejor si
hubiese más medicinas y menos de los demás bienes y servicios —que
tendrían que sacrificarse y a los que tendríamos que renunciar para poder
producir más medicinas—?".
En los libros de texto introductorios estándar, a menudo se define el
problema económico como la decisión de la sociedad respecto de cómo
asignar los escasos recursos disponibles a la producción de bienes y servicios.
En realidad, la "sociedad" no decide nada; son los miembros de la sociedad
quienes, al tomar decisiones, interaccionan con los demás para determinar el
destino final de todos los recursos de que dispone la humanidad. En la
economía pura de mercado que estamos estudiando en esta sección del libro,
todos los miembros de la sociedad respetan las leyes de propiedad privada
que asignan títulos de propiedad sobre concretos recursos. En este contexto,
los precios de mercado se forman cuando los individuos intercambian
voluntariamente sus propiedades entre sí. Los precios resultantes a su vez
proporcionan a los empresarios la posibilidad de calcular los beneficios
(estimarlos) y las pérdidas (cuantificarlas) de diversas posibles actividades. Es
la interacción de los dueños de los recursos cuando se involucran en
intercambios voluntarios lo que "determina" qué bienes y servicios deben
producir, pero las señales les son proporcionadas por los precios de mercado,
—y por los cálculos de pérdidas y ganancias que de ellos resultan— ya que
ayudan a los propietarios a tomar decisiones informadas.
Podría ser útil dar un paso atrás para tener una visión panorámica. Los
empresarios ofrecen dinero a los propietarios de servicios, bienes de capital y
recursos naturales. Los empresarios utilizan esos insumos para producir
bienes y servicios que venden a los consumidores a cambio de dinero (véase
el gráfico de la página siguiente).
204
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El cliente siempre tiene razón
Los verdaderos jefes (en el sistema capitalista) son los
consumidores. Al comprar y al abstenerse de hacerlo, deciden quién
ha de ser el dueño del capital y quien debe dirigir las fábricas.
Determinan qué debe producirse y en qué cantidad y calidad. Sus
actitudes tienen como resultado, la pérdida o la ganancia del
empresario. Vuelven pobres a los ricos y ricos a los pobres. No son
patronos amables. Están llenos de caprichos y fantasías, son
cambiantes e impredecibles. No les importan nada los méritos del
pasado. Tan pronto como se le ofrece algo que les guste más o sea
más barato, abandonan a sus antiguos proveedores.
Ludwig von Mises, “Burocracia", pág. 227
Cuando un proyecto empresarial concreto fracasa, lo que significa, en última
instancia, es que los consumidores no estaban dispuestos a gastar el
suficiente dinero en su producción final, de forma que se pudieran cubrir las
concesiones que el empresario tuvo que hacer con el fin de adquirir los
escasos recursos por los que pujaban otros empresarios para dedicarlos a sus
propias empresas.
Para ver este principio más concretamente, emplearemos un ejemplo
sencillo. Supongamos que un constructor de éxito muere y traspasa su
empresa a uno de sus hijos y que éste resulta ser un necio. Al hijo se le ocurre
la brillante idea de construir nuevos edificios de apartamentos recubiertos de
oro puro. Acertadamente estima que habría una gran demanda de
apartamentos en los que hubiera ascensores, pasillos y bancos de cocina
chapados en oro. De hecho, el hijo podría alquilar sus viviendas por un precio
mensual mucho más alto que los propietarios de apartamentos normales
situados en zonas similares.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
205
206
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Por supuesto, aquí no acaba la historia. A pesar de que sus ingresos son
muy altos, los costos de producción del tonto del hijo son astronómicos.
Además de los costos laborales, de la madera, del hormigón y de otros
muchos artículos, tiene que gastar cientos de millones de dólares en la
compra de grandes cantidades de oro. Sus contables le informan de que a
pesar de los mayores ingresos, está perdiendo cantidades increíbles de dinero
a causa de su decisión de forrar los apartamentos con oro. El hijo tendrá que
espabilar rápidamente o echará a perder toda su fortuna. Sea como fuere, no
construirá apartamentos revestidos en oro por mucho tiempo.
Ahora bien, si fuéramos a entrevistar al hijo y a preguntarle qué sucedió, él
podría decir: "Es demasiado caro utilizar oro en este negocio". Pero nótese que
esto no puede ser verdad para todos los empresarios. Después de todo, la
razón de que el oro sea tan caro es que otros compradores están pagando
precios más elevados por él. Por ejemplo, a los joyeros todavía les resultaría
rentable comprar oro para hacer collares y pendientes y a los dentistas
todavía les resultaría rentable utilizar el oro para sus arreglos. Ningún joyero
diría: "Es demasiado caro emplear oro en mi negocio".
En términos generales, el sistema de pérdidas y ganancias traslada los
deseos de los consumidores a los propietarios y empresarios de recursos que
deciden qué y cuantos recursos destinar a cada línea potencial de producción.
En última instancia, no son los dueños de las minas de oro ni los capitanes de
la industria quienes determinan cómo se utilizará el oro en una economía de
mercado. En su lugar, estas decisiones están guiadas en gran parte por las
decisiones de gasto de los consumidores. Es la demanda de los consumidores
de apartamentos normales frente a la de los que desean apartamentos
revestidos en oro, junto con la demanda de gargantillas chapadas en oro en
vez de collares de plata lo que lleva a la conclusión de que sea ridículo forrar
apartamentos con oro mientras sea perfectamente sensato fabricar collares
de oro.
La evaluación de las pérdidas y de las ganancias proporciona estructura al
sistema de libre empresa. La gente tiene libertad para iniciar nuevos negocios
y vender sus recursos (incluyendo sus servicios laborales) a quien quiera. En
un mercado basado en la institución de la propiedad privada, las ganancias se
producen cuando un empresario toma recursos a un determinado valor de
mercado y los transforma en productos terminados (o servicios) de un valor
de mercado superior. Es de esta importante forma como los empresarios que
ganan dinero proporcionan un servicio decisivo a los demás en la economía.
Sin la retroalimentación que proporciona el cálculo de las pérdidas y de las
ganancias, los empresarios no tendrían ni idea de si están o no haciendo un
uso económico de los recursos que utilizan en sus operaciones comerciales.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
207
La función social de los beneficios
"En una economía libre, en la que los salarios, los costos y los
precios se dejan al libre juego de la competencia del mercado, la
perspectiva de ganancias decide qué artículos se harán y en qué
cantidades y qué artículos no se harán en absoluto. Si no hay
beneficio en la fabricación de un artículo, es una señal de que el
trabajo y el capital dedicados a su producción están mal dirigidos:
el valor de los recursos que deben ser utilizados en la fabricación
de un objeto es mayor que el valor del artículo en sí".
"Una de las funciones de los beneficios, en resumen, es guiar y
canalizar los factores de producción con el fin de repartir la
producción relativa de miles de diferentes productos en función
de la demanda existente para cada uno de ellos. Ningún
burócrata, por muy brillante que sea, puede resolver este
problema de manera arbitraria"
Henry Hazlitt, “La Economía en una lección"
(Nueva York: Crown Trade Paperbacks, 1979), págs. 161-62
Los límites de la Contabilidad de Pérdidas y Ganancias.
El cálculo de pérdidas y ganancias no determina las acciones de las
personas en una economía de mercado, sino que simplemente les sirve de
guía. Las reglas de la contabilidad son una herramienta mental similar a la
herramienta más fundamental de la aritmética. Los jóvenes estudiantes se ven
obligados a memorizar las tablas de multiplicar, pero la mayoría de la gente
reconoce que no hay nada arbitrario en estas "reglas" —son simplemente
atajos para expresar verdades objetivas acerca de la realidad—. Los adultos
son libres de ignorar la multiplicación si quieren, pero probablemente no
llegarán muy lejos en la vida si lo hacen. Si muchas personas decidieran que
ya no "creen en" la aritmética, la civilización se vendría abajo.
Análogamente, los empresarios (o sus contables o los programadores que
diseñan el software comercial) deben aprender la forma correcta de construir
un balance y una cuenta de resultados para poder saber si sus empresas son
o no rentables. Estas técnicas no son arbitrarias y expresan verdades sobre el
mundo físico así como acerca de las preferencias (subjetivas) de otras
personas. Cualquier empresario particular puede elegir ignorar su cuenta de
resultados si lo desea, pero, si lo hace, no seguirá mucho tiempo en el
208
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
negocio. Y si muchos empresarios siguieran este camino, pronto habría una
hambruna generalizada.
A pesar de la enorme importancia de las herramientas mentales como la
aritmética y la contabilidad financiera, existen límites a su utilidad. Después de
todo, los jóvenes estudiantes aprenden mucho más que matemáticas —
dependiendo de su formación, también podrían memorizar los Diez
Mandamientos, leer a Aristóteles y estudiar la Revolución Francesa para
convertirse así en miembros responsables de la sociedad—. La Aritmética (o
las Matemáticas, más en general) ayudan a guiar las decisiones de la gente,
pero es evidente que este conocimiento tiene sus límites en lo que nos puede
decir.
Una limitación similar se aplica a la contabilidad financiera y a la prueba de
las pérdidas y ganancias. Los empresarios en una economía de mercado no
son esclavos de la maximización de las ganancias; el propietario de una
empresa puede cerrar la tienda la víspera de Navidad hasta Fin de Año y pasar
las vacaciones con su familia. Un empresario también es perfectamente libre
de hacer descuentos a los ancianos o de prestar servicios de forma gratuita a
los indigentes, como actos de caridad. No hay nada "anti-económico" o
"ineficiente" en todas esas decisiones.
Sin embargo, la cuestión fundamental es que la contabilidad financiera
permite a los empresarios darse cuenta de lo caras que resultan esas
decisiones. Alguien que posea una sala de cine probablemente no la cerrará
durante la temporada de vacaciones, simplemente porque los ingresos
potenciales son muy lucrativos. 5 Sin embargo, este hecho aparentemente
deplorable —¡Que el afán de lucro "fuerce" a algunos comerciantes a trabajar
incluso en Navidad!—, en realidad, es sólo reflejo de lo mucho que los
consumidores disfrutan de ir al cine durante las vacaciones.
En términos de una institución social, la propiedad privada (y sus
ramificaciones en el sistema de precios de mercado y la cuenta de pérdidas y
ganancias) es muy beneficiosa para la humanidad, ya que proporciona
coherencia a las actividades económicas. Reconocer este hecho no quiere
decir que el "Beneficio" lo justifique todo. Por ejemplo, muchos consumidores
pueden estar dispuestos a gastar grandes sumas de dinero en cosas que son
inmorales y la rentabilidad que se obtiene de producir esos artículos o prestar
tales servicios no limpia su pecado. La Economía no dice: "Un estudio de cine
debe producir películas violentas porque generan más ingresos". En la práctica, lo
que pasará probablemente es que los empresarios entrarán en una industria
5
Por supuesto, el propietario podría contratar a trabajadores para que llevaran el teatro
mientras él se queda en casa con su familia. En este caso, hemos de entender porqué les
resulta "rentable" a los trabajadores aceptar semejante permuta en vez de pasar el día de
Navidad con sus propias familias.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
209
y producirán lo que les proporcione mayores beneficios, pero en rigor la
ciencia económica no impulsa a los empresarios a que dediquen sus vidas a
acumular la mayor cantidad de dinero posible.
Incluso en los casos de actividades rentables que muchas personas
consideran inmorales, no es el afán de lucro de por sí el culpable sino más
bien las demandas de los consumidores cuando persiguen fines inicuos. Por
ejemplo, es cierto que grandes superficies de tierras de cultivo se dedican a
cultivar tabaco en lugar de a cultivar tomates. Pero en última instancia, no es
el sistema capitalista el que “fuerza" a los agricultores a plantar tanto tabaco,
sino que es la voluntad de los muchos consumidores que quieren gastar su
dinero en cigarrillos, en lugar de ensaladas, la que causa ese efecto. Los
críticos de este resultado no saludable realmente tienen un problema, no con
la propiedad privada en sí, sino con las opciones voluntarias de los fumadores.
En la vida, no todo es ganar dinero y no todo puede reducirse a dólares y
centavos. Sin embargo, los precios, expresados en dinero, que se forman en
una economía de mercado, permiten a los individuos poner sus asuntos en
perspectiva, con el fin de darse cuenta de lo mucho que están ignorando los
deseos de los demás cuando utilizan sus propiedades de ciertas formas.
210
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección …
• Los intereses son los rendimientos normales derivados de prestar
o invertir los ahorros en un proyecto, ingresos que podrían muy
bien haberse obtenido dedicando el dinero a otros proyectos. El
beneficio económico se refiere al rendimiento que un empresario
obtiene de un proyecto en particular, en lo que exceda de lo
necesario para pagar un interés normal por el capital invertido y
que podría haber ganado en proyectos similares.
• Las pérdidas y ganancias sirven de guía a los empresarios para que
utilicen los escasos recursos de manera que satisfagan mejor las
preferencias de sus clientes. Si una actividad es rentable, es una
señal de que el empresario está transformando recursos en bienes
y servicios de mayor valor. Si un empresario está perdiendo dinero,
es una señal de que los consumidores preferirían que esos recursos
no se destinasen a las operaciones que están generando esas
pérdidas y que se dedicaran, en cambio, a crear productos y
servicios que ellos consideran que son más valiosos.
• Las Pérdidas y Ganancias contables sólo pueden reflejar los
aspectos monetarios de una operación. Un empresario podría
continuar operando un negocio que "perdiese dinero", porque le
proporcionara un disfrute personal y no habría nada "antieconómico" en esta decisión. Aun así, una contabilidad ajustada de
las pérdidas y ganancias permite a los empresarios tomar
decisiones informadas sobre el uso de los escasos recursos; les
permite tener en cuenta las preferencias de otras personas respecto
de cómo deben utilizarse los recursos que emplean.
13.Contabilidad de Pérdidas y Ganancias
211
NUEVOS TÉRMINOS
Beneficio bruto/beneficio contable: el exceso de ingresos sobre los gastos. A
esto se refieren los periódicos cuando hablan de los “resultados" obtenidos
por una empresa durante un período de tiempo determinado.
Beneficio neto/beneficio económico: la porción de las ganancias brutas una
vez descontado el interés normal para retribuir al capital invertido.
Problema económico: cómo asignar los escasos recursos de la sociedad
(incluyendo a la mano de obra) para producir la combinación de bienes y
servicios que mejor satisfaga las preferencias de la gente.
212
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. Explica: "Los empresarios no responden a los precios, sino más bien a la
diferencia entre determinados precios."
2. Explica: "En una economía de mercado con una competencia abierta, hay
una tendencia a que las ganancias y pérdidas monetarias se vean
reducidas con el paso del tiempo, conforme los empresarios se adapten a
la situación."
3. ¿Cómo se relacionan los intereses con los beneficios, específicamente la
diferencia entre la resultado contable y resultado económico?
4. ¿En qué sentido son los consumidores —y no los "capitanes de la
industria"— quienes guían las decisiones de producción en una economía
de mercado?
5. ¿Puede decirse que una economía de mercado fuerza a los empresarios
para que se dediquen a lo que proporciona mayor beneficio?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
215
LECCIÓN 14
14. La bolsa: el mercado de valores.
En esta lección aprenderéis ...

La definición del mercado de valores.

La diferencia entre obligaciones y acciones.

La función social de la especulación bursátil.
La bolsa: el mercado de valores.
E
n la conversación cotidiana, la gente a menudo se refiere al "mercado" y
se pregunta si "ha subido o ha bajado". No se refieren a la economía en
su conjunto, sino más bien a la bolsa, al mercado de valores. El mercado
de valores es un mercado particular en el que los compradores y vendedores
comercian con acciones representativas del capital de sociedades mercantiles,
que son legalmente fracciones transferibles de la propiedad de las sociedades.
Por ejemplo, si alguien es dueño de 50 acciones de Acme Corporation y ésta
tiene un total de 1.000 títulos en circulación entonces esa persona posee el 5 %
de Acme Corporation. Él y los demás accionistas tienen proporcionalmente
derecho a los activos y a los ingresos propiedad de Acme Corporation.
Las compras y las ventas de acciones tienen lugar en los mercados bursátiles,
como la Bolsa de Valores de Nueva York (ubicada en el número 11 de la calle Wall
Street en la ciudad de New York, NY) o la Bolsa de Londres. Probablemente
hayáis visto a los agentes de bolsa gritando ofertas desesperados mientras los
precios de las acciones se desplazan por una gran pantalla. Con el desarrollo de
Internet, se ha vuelto mucho más fácil para la gente corriente comprar y vender
acciones (a través de intermediarios bursátiles) sin tener que visitar físicamente
una bolsa de valores. Cuando la gente se refiere al precio de una acción en
217
218
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
particular, por lo general significa el precio al que se realizó la última
operación. En muchos negocios no relacionados con el mercado de valores, un
vendedor fijará un precio y esperará mucho tiempo para ver cuánto vende,
antes de reajustar su precio. Por ejemplo, una pareja que quiera vender una
casa pondrá precio y, probablemente, esperará al menos un mes antes de
considerar bajarlo. Una tienda de comestibles podría actualizar el precio que
cobra por la leche o los huevos con mucha más frecuencia, pero incluso en
este caso, un comprador no suele ver que los precios de estos elementos
cambien de hora en hora. Las cosas son diferentes en el mercado de valores,
donde miles de millones de acciones de valores individuales pueden cambiar
de manos todos los días, y donde los precios pueden ser extremadamente
volátiles, cambiando en un momento a medida que nueva información llega
"al mercado".
¿Por qué emitir acciones? (Deuda frente a Capital).
En la Lección 12 aprendimos que los empresarios a veces piden prestado
dinero a otros con el fin de acelerar la expansión de sus negocios. Si el negocio
es una empresa unipersonal, el propietario individual que quiere fondos
externos podría pedir dinero prestado a amigos y familiares, valiéndose de
contratos informales y gracias a la confianza que despierta su carácter.
Sin embargo, un método alternativo es reunir capital mediante la venta de
títulos de propiedad de la empresa. En este caso, el propietario o propietarios
existentes pueden hacerla pública constituyendo una sociedad mercantil por
acciones y vender las acciones al público mediante una oferta pública inicial
(OPI). O bien, una sociedad existente puede recaudar más capital mediante la
venta de acciones adicionales (diluyendo así los títulos de propiedad de los
accionistas originales).
Hay varias razones de índole legal legal y fiscal que favorecen la creación de
sociedades sobre otras formas de negocio para algunas empresas. En esta
lección, nuestro objetivo no es más que entender la distinción básica entre
que una sociedad o corporación obtenga nuevos fondos mediante la emisión
de deuda o que lo haga emitiendo acciones. Esta última medida supone
participar en el capital o patrimonio neto de la sociedad y confiere la
propiedad de la empresa (de la que la sociedad es titular).
Concretando: imaginemos que Acme Corporation está funcionando
bastante bien y quiere recaudar 100 millones de dólares para ampliar sus
operaciones. Una forma de hacerlo es vender nuevos bonos a prestamistas, a
los que (por ejemplo) se les promete un interés del 5 % anual, y devolverles el
dinero prestado, el principal, en diez años. De esta forma Acme consigue sus
anhelados 100 millones de dólares de inmediato y luego debe hacer diez
14.La bolsa: el mercado de valores.
219
pagos anuales de 5 millones de dólares antes de pagar 100 millones para
retirar los bonos de circulación (si Acme no quiere tener que pagar los 100
millones de dólares en ese momento futuro puede, por supuesto, intentar
refinanciar la deuda mediante la emisión de nuevos bonos —esto es lo mismo
que cuando el dueño de una casa refinancia su deuda—).
Hay pros y contras para que Acme recaude fondos mediante la emisión de
nueva deuda. Si las cosas salen según lo planeado, la inyección de nuevos
fondos por valor de 100 millones de dólares (para gastarlos en una nueva
planta, publicidad, contratando a un equipo de gestores cualificados, etc ...)
permitirá a Acme impulsar sus ingresos cada año en más de 5 millones, lo que
significa que la emisión de deuda se "amortizará por sí sola". Esto es tanto
como decir que el aumento de los ingresos de Acme permitirá más que cubrir
los pagos de intereses, por lo que a la larga los propietarios de Acme (es decir,
los accionistas) serán más ricos gracias a su decisión de emitir deuda. Tanto si
el resultado de la decisión es meramente aceptable como si es un éxito, Acme
solo tendrá que hacer frente a los mismos pagos fijos en concepto de
intereses a razón de un 5 % del dinero prestado.
La desventaja de asumir una deuda adicional es que Acme tiene que pagar a
sus acreedores (es decir, a los tenedores de bonos) tanto si la expansión es
rentable como si no lo es. Si después resulta que los 100 millones de dólares
en nuevos fondos no permiten a Acme generar al menos esos 5 millones de
dólares adicionales al año (en promedio), los propietarios de la sociedad se
verán empobrecidos por su desacertada decisión. De haber anticipado
correctamente el futuro de la empresa, no habrían acordado pedir prestado
dinero a un tipo de interés del 5 %, pero una vez que han vendido los bonos ya
no pueden eludir sus obligaciones contractuales. Tienen que pagar esos 5
millones dólares de intereses, independientemente de cual sea la salud
financiera de Acme.1
En lugar de emitir nueva deuda, Acme Corporation podría vender nuevas
acciones. Por ejemplo, supongamos que en un principio Acme tiene 2 millones
de acciones en circulación, propiedad de varias personas de la comunidad. Si
Acme emite 2 millones de nuevas acciones a razón de 50 dólares cada una,
conseguirá la deseada suma de 100 millones de dólares en nuevos fondos
para su expansión. Pero ahora que el número total de acciones de Acme ha
aumentado a 4 millones, la participación que proporcionalmente tienen los
accionistas originales se ha diluido. Por ejemplo, si Bill Johnson tenía un
paquete de 200.000 acciones, originalmente poseía el 10 % de Acme. Pero
1
Estamos ignorando complicaciones tales como la posibilidad de que los bonos de Acme sean
reembolsables anticipadamente, lo que significa que Acme tiene la facultad contractual de
pagar los 100 millones de dólares antes de los 10 años especificados en el calendario de
vencimientos y podría así evitar encontrarse atrapada a un tipo del 5% durante toda la
duración del contrato.
220
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
después de la nueva emisión de acciones, las 200.000 acciones originales de
Bill sólo representan (200.000 / 4.000.000) el 5 % de Acme. 2
El aumento en el número de propietarios de la propia Acme, resultado de la
emisión de nuevas acciones, no obliga a la sociedad a pagar una sucesión de
pagos fijos (como sucede con los bonos u obligaciones). Como propietarios de
una parte de la sociedad los nuevos accionistas comparten las ganancias si la
expansión va bien y la sociedad obtiene beneficios sustanciales, pero por otro
lado, sufrirán pérdidas proporcionales si a Acme le va mal en los próximos
años. Como los accionistas tienen un derecho subordinado, sus acciones les
darán derecho a una parte de la propiedad de los activos de Acme sólo
después de que las deudas de los acreedores hayan sido satisfechas. Por
ejemplo, de sus ingresos en un año determinado, los gestores de Acme
tendrán primero que pagar intereses contractuales a sus bonistas antes de
satisfacer un dividendo a los accionistas.
Los economistas y otros analistas financieros tienen diferentes teorías y
reglas para explicar el equilibrio ideal entre deuda y capital de una sociedad. A
nuestros efectos basta que entendáis que una nueva emisión de deuda (frente
a una ampliación de capital) podría, eventualmente, aumentar los retornos
futuros de los accionistas de la compañía, pero conllevaría un mayor riesgo.
Por el contrario, si los accionistas existentes decidieran emitir más acciones y
difundir la propiedad de la sociedad entre más gente, entonces sus
posibilidades de obtener elevadas rentabilidades se verían reducidas, pero al
mismo tiempo podrían compartir el sufrimiento de las pérdidas, si las hubiera,
con más gente también.
El apalancamiento de una empresa se refiere al tamaño relativo de su
deuda en comparación con el capital en manos de los propietarios. Cuanto
mayor sea el apalancamiento de la empresa, mayores serán los beneficios
potenciales para sus propietarios, pero mayores serán las posibilidades de
que quiebre. En el mundo financiero, las empresas difieren en el volumen de
deuda que asumen. Ciertos inversores compran acciones (o prestan dinero) a
2
Tened en cuenta que el valor de mercado de las acciones de Bill podría muy bien aumentar a
causa de la decisión de ampliar capital, a pesar de que su participación proporcional en la
propia Acme se redujera con ello. Es cierto que los activos de Acme ahora se tienen que
repartir entre 4 millones de acciones en vez de 2 millones, y, que, en ese sentido, se espera
que el precio de mercado de cada acción baje. Por otro lado, la nueva emisión de acciones
trajo consigo 100 millones de dólares adicionales que los ejecutivos de Acme tienen la
intención de utilizar en hacer que la empresa sea más productiva. Esto tendería a hacer subir
el precio de las acciones y por lo tanto el valor de mercado de las 200.000 acciones de Bill.
Sólo el tiempo dirá si la decisión de Acme fue acertada, pero la cuestión para nuestros
propósitos es que los actuales accionistas no necesariamente verán perjudicados sus
intereses financieros con cada nueva emisión de acciones de su compañía. Por desgracia los
artículos que leemos en la prensa financiera con frecuencia hacen esa lectura cuando una
compañía emite nuevas acciones.
14.La bolsa: el mercado de valores.
221
empresas conservadoras poco endeudadas, mientras que otros inversores
más agresivos están interesados en empresas que acumulan elevadas deudas
pero con un buen plan de negocios.
La función social de la especulación bursátil.
Desde el punto de vista del inversionista individual, las acciones de una
compañía son una particular forma de colocar sus ahorros. En lugar de
guardar el dinero bajo el colchón o prestárselo a un banco, el inversor puede
optar por comprar acciones de una o más empresas. Su esperanza es que el
valor de mercado de su inversión crecerá con el tiempo, ya sea por el pago de
dividendos periódicos —cuando la empresa distribuye parte de sus beneficios
a sus accionistas— y/o debido a que el precio de mercado de su acción suba.
Mucha gente invierte al menos una parte de sus ahorros en acciones
corporativas porque normalmente ofrecen una rentabilidad mayor que los
bonos.3
Aunque no haya de hecho una clara línea divisoria, la gente a menudo
distingue entre quienes invierten en acciones y quienes se dedican a especular
en bolsa. Un especulador compra una acción en particular no por el
crecimiento a largo plazo del potencial de la sociedad, sino porque espera que
el precio de la acción suba en un futuro próximo. El especulador no busca
compañías sólidas para invertir, sino más bien busca acciones infravaloradas
para obtener algún beneficio rápido. 4 A ojos de muchas personas, la inversión
en acciones es una característica perfectamente respetable y de hecho crucial
en una economía de mercado, mientras que la especulación se considera
inmoral y perjudicial.
Esta popular condena de la especulación no tiene en cuenta la verdadera
contribución de esta actividad. En la lección 13 aprendimos que el empresario
3
4
Por supuesto, las acciones de las sociedades mercantiles entrañan siempre un riesgo mayor
que los bonos. El precio de mercado de una acción puede ser muy volátil, mientras que la
rentabilidad de los bonos está contractualmente fijada, lo que significa que el inversionista
(prestamista) sólo debe hacer frente al riesgo de que el emisor del bono entre en una
situación de morosidad o insolvencia (el tenedor de un bono también se enfrenta a un riesgo
de tipo de interés, que es el riesgo de que el tipo de interés cambie y de que eso afecte al
precio actual de mercado de los bonos que posea. Pero siempre que un inversor tenga en su
poder un bono pendiente de amortización su flujo de ingresos estará asegurado mientras el
emisor no incumpla su obligación).
Incluso en este caso, la distinción es borrosa ya que alguien podría pensar que una acción en
particular está infravalorada porque la empresa tiene unos "fundamentos" tan sólidos que es
probable que tenga fuertes ganancias en el futuro. Esa persona podría ser tachada de
especulador si hubiera comprado las acciones, no porque quisiera participar en una larga
sucesión de cobros en concepto de dividendos, sino porque esperase que otros
inversionistas viesen pronto las cosas desde su punto de vista y pujaran por las acciones,
haciendo así subir su precio.
222
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
de éxito compra recursos a un precio bajo y los transforma en bienes y
servicios finales que le permiten obtener un precio más alto. Cuanto mayores
sean los beneficios de un empresario, más grande tendrá que haber sido la
brecha o diferencia existente entre el coste de los recursos empleados y los
precios de los artículos vendidos. El empresario cumple así una función social
vital al canalizar recursos escasos a aquellas actividades con las que (hablando
en términos generales) se puede acumular el mayor valor.
Un especulador es sólo un tipo especial de empresario. Después de todo, el
lema del especulador es "comprar barato y vender caro". El especulador
astuto identifica las acciones que están infravaloradas antes que otros noten
el problema y se beneficia en el momento en que otros inversores comienzan
a ver las cosas como él. Por ejemplo, supongamos que las acciones de Acme
se venden a 40 dólares por acción, pero Sam, el especulador, cree que es un
precio demasiado bajo y que subirá a 45 dólares al final de la semana en
cuanto se haga público un nuevo informe (el informe tendrá noticias
favorables que harán que muchos inversionistas revisen sus expectativas de
ganancias futuras de Acme. Estas distintas expectativas llevarán a los
inversores a pujar más en ese momento por los valores de Acme, debido a
que esas acciones representan derechos de propiedad sobre una parte de los
resultados futuros de Acme). En previsión de esta apreciación, Sam compra
10.000 acciones de Acme. Si su corazonada es correcta y el informe hace que
el precio de las acciones se eleve a 45 dólares, Sam entonces podrá vender sus
acciones y embolsarse los 50.000 dólares de ganancia de su especulación. Por
supuesto, si Sam se hubiera equivocado y las acciones hubiesen caído a 35
dólares, sufriría una disminución patrimonial de 50.000 dólares si vendiera sus
participaciones al final de la semana.
Muchos observadores comparan la especulación con un puro juego de azar,
pero hay una diferencia esencial: cuando alguien apuesta 1.000 dólares al rojo
en la ruleta, esta acción no influye en el giro de la rueda ¡ Al menos no en un
casino honesto ! Sin embargo, cuando el especulador Sam compra 10.000
acciones de Acme porque cree que su precio de 40 dólares es demasiado bajo,
su misma actuación tiende a empujar al alza el precio de los valores de Acme.
Después de todo, la demanda de acciones de Acme ha aumentado
repentinamente mientras que la oferta de acciones es la misma, y así (ceteris
paribus) el precio de la acción de Acme subirá. Vemos por tanto que cuando
los especuladores creen que una acción va a aumentar en el futuro, su intento
de sacar provecho de su predicción hace que las acciones infravaloradas
aumenten de precio.
Por otro lado, si los especuladores creen que una determinada acción está
sobrevalorada, entonces su conducta tenderá a empujar el precio a la baja.
Por ejemplo, supongamos que un accionista de Acme, cree que a 40 dólares
14.La bolsa: el mercado de valores.
223
su acción es demasiado cara. Podría vender sus 10.000 acciones para luego
volverlas a comprar cuando su precio bajara a 38 dólares. Acabaría teniendo
en su poder el mismo número de acciones de Acme, pero también se
embolsaría 20.000 dólares adicionales gracias al acierto de su especulación 5.
También en este caso, los esfuerzos del especulador por obtener un beneficio
personal acaban desplazando el precio de las acciones en la dirección
correcta, porque (ceteris paribus) su venta a 40 dólares la acción tendería a
hacer bajar el precio de las acciones de Acme.
Resumiendo, los especuladores bursátiles de éxito identifican y corrigen los
errores de valoración en el precio de las acciones. Aunque es de suponer que
la motivación que les mueve sea su beneficio económico personal, sin
embargo, sus actividades son socialmente útiles por varias razones. La
primera y la más obvia, es que los especuladores —si tienen éxito— en
realidad reducen la volatilidad de los precios de las acciones. Después de todo,
su actuación hace que suban los precios de las acciones cuando son
demasiado bajos y los hacen bajar cuando son demasiado altos. Los
especuladores evitan que los precios de las acciones se alejen demasiado de
donde tienen que “estar", y, en ese sentido, reducen las oscilaciones diarias de
los precios de las acciones. La presencia de los especuladores hace que, en su
conjunto, el mercado de valores esté más y mejor ordenado y sea más seguro
para los inversores corrientes, que no tendrán que preocuparse tanto de que
una determinada acción caiga un 30 % tras un anuncio "sorpresa" —los
especuladores por lo general se habrán olido la historia con semanas de
antelación y ya habrán actualizado los precios en consecuencia—.
Más fundamentalmente, es importante que el precio de las acciones se fije
con exactitud porque representan algo real —son derechos sobre parte de las
propiedades de las empresas, que a su vez poseen activos físicos escasos y
producen bienes y servicios para sus clientes—. Recordemos que el precio
relativamente alto del mercado del oro actúa como una señal que indica a los
empresarios: "utilizadme sólo para proyectos muy importantes en los que el
cliente esté dispuesto a pagar mucho más por poder utilizar oro". Del mismo
modo, una compañía muy valiosa necesita tener un precio de mercado muy
alto (es decir, precio de una acción multiplicado por el número total de
acciones) lo que garantiza que acabará en manos de propietarios serios que
tomarán decisiones acertadas que afectarán al destino de la compañía.
Por poner un ejemplo tonto: Si por alguna razón las acciones de Microsoft
de repente se desplomasen de manera que con un mísero dólar un inversor
5
Incluso los especuladores que originalmente no tuviesen acciones de Acme se podrían
beneficiar de una percibida sobre—valoración. Podrían participar en una venta a corto en la
que tomaran prestadas las acciones de sus actuales propietarios, las vendiesen y cobrasen el
precio de mercado actual de 40 dólares para después volverlas a comprar a un precio menor
con el fin de devolvérselas a sus dueños originales.
224
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
pudiese comprar un bloque entero de un millón de acciones, entonces eso
significaría que alguien podría comprar a la propia Microsoft si estuviera
dispuesto a desembolsar aproximadamente 9.000 dólares. Por lo tanto el
destino de cientos de millones de usuarios de ordenadores personales estaría
a merced de cualquiera que, teniendo 9.000 dólares, se le ocurriera alguna
idea para “gestionar mejor Microsoft". En realidad, por supuesto, el valor de
mercado de Microsoft era (cuando se escribió este libro) de cientos de miles
de millones de dólares. Sus principales accionistas pueden cometer errores
críticos cuando designan a los miembros de un Consejo de Administración y
deciden sobre otras cuestiones, pero el elevado precio de sus participaciones
garantiza que las personas que tomen este tipo de decisiones asumirán sus
responsabilidades muy seriamente.6
Por último, recordad lo que aprendimos en la sección anterior: una de las
maneras en que una empresa puede obtener nuevos fondos es emitiendo
más acciones. Al mejorar con su actuación la valoración del precio de las
acciones de las compañías, los especuladores ayudan a distribuir el flujo de
nuevos ahorros hacia las empresas ya que las empresas que tienen mejores
perspectivas terminan teniendo precios más altos y por lo tanto tienden a ser
las que reciben más fondos para su expansión.
6
Incluso los inversores muy ricos, si no son buenos conocedores de la industria informática, es
probable que solo quieran tener una parte relativamente pequeña de Microsoft. En vez de
tener una gran participación en la empresa (y tener que votar en las decisiones importantes
que afectan el desarrollo de software y demás) tales inversores probablemente diversificarán
sus ahorros en acciones de muchas otras empresas, dejando la toma de decisiones a quienes
sean los auténticos expertos en cada una de ellas en particular.
14.La bolsa: el mercado de valores.
Recapitulación de la Lección ...
• El mercado de valores (que opera en emplazamientos físicos y
también en redes informáticas) reúne a compradores y vendedores
de participaciones en la propiedad de las empresas. El mercado de
valores determina qué personas o grupo de personas se convierten
en los auténticos dueños de las empresas, y quienes, por tanto, son
los responsables de la gestión de esas organizaciones.
• Cuando una empresa emite deuda, vende bonos con el fin de
obtener fondos en préstamo de los prestamistas. En virtud del
contrato, se obliga a pagar ciertas sumas en concepto de intereses y
tiene que devolver el principal del préstamo, independientemente
del éxito de la empresa. Por otro lado, cuando una empresa o
sociedad emite acciones, las vende con el fin de recaudar fondos de
los inversores. Estos inversores tienen derecho a una parte de las
ganancias de la compañía o corporación, los cuales están ligados al
éxito (o fracaso) de la misma.
• Quienes especulan con acciones intentan "comprar barato y
vender caro" (o "vender caro y comprar barato"). Los especuladores
que tienen éxito contribuyen a ajustar los precios de las acciones,
porque con su actuación hacen subir la acción que está
infravalorada y hacen bajar la acción que es demasiado cara.
225
226
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Mercado de valores: un tipo especial de mercado en el que compradores y
vendedores intercambian acciones de sociedades mercantiles.
Acciones de empresas o sociedades: los derechos de propiedad de una
parte de una empresa. Si una sociedad tiene 100.000 acciones, alguien que
compra 5.000 acciones posee el 5 % de la sociedad misma.
Bolsas de valores: ciertos emplazamientos físicos o lugares donde las
acciones se negocian. El ejemplo más famoso es la Bolsa de Nueva York,
situada en Wall Street.
Agentes o intermediarios bursátiles o brokers: empresas que ayudan a las
personas que compran y venden acciones. El corredor actuará en nombre del
cliente y ejecutará sus órdenes para comprar y vender acciones.
Empresa unipersonal: una empresa propiedad de una sola persona.
Ampliación de capital: el proceso de obtención de fondos para un negocio
en crecimiento con la venta de una parte de la propiedad de la empresa a
inversores externos.
Sociedad Cotizada o Pública: consiste en permitir que el público en general
pueda comprar acciones de una sociedad, en oposición a restringir la
propiedad a las personas específicamente invitadas por los propietarios.
Constitución de una sociedad por acciones: la transformación de una
empresa en una sociedad de manera que su propiedad se asigne mediante
acciones.
Oferta pública inicial de adquisición de acciones (IPO): la subasta de
acciones al público en general cuando una empresa decide hacerse pública
por primera vez.
Emisión de deuda: la recaudación de fondos mediante la venta de bonos a
los prestamistas.
Emisión de acciones: la recaudación de fondos mediante la venta de
acciones a los inversores.
Refinanciar la deuda: pagar a un conjunto de bonistas con el dinero
obtenido de la emisión de nuevos bonos.
Refinanciar (una hipoteca): la situación que se produce cuando un
propietario obtiene una nueva hipoteca del banco (tal vez a un tipo de interés
más bajo o con pagos mensuales más bajos) y lo utiliza para pagar la hipoteca
actual.
14.La bolsa: el mercado de valores.
227
Bonos redimibles: bonos que el emisor (prestatario) tiene derecho a pagar
antes de lo previsto.
Acreedores subordinados: se refiere a que los accionistas solo tienen
derecho a cobrar dividendos de una sociedad después de que se haya pagado
a los demás acreedores.
Dividendo: el desembolso de una parte de las ganancias netas de una
corporación a los accionistas.
Apalancamiento: la mejora de los rendimientos potenciales de una inversión
mediante el empleo de dinero prestado.
Quiebra: la situación que se produce cuando una empresa tiene pasivos
superiores a sus activos.
Especulador: una persona que compra un activo (tal como una acción
corporativa) pensando que su precio subirá o que vende un activo pensando
que su precio bajará.
Riesgo de tipos: el riesgo al que se enfrentan los tenedores de bonos de que
se produzca un aumento de los tipos de interés que reduzca el valor de
mercado de sus bonos.
Venta a corto: una operación en la que una persona toma prestado un
activo (tal como una acción) de su propietario, con el fin de venderla al precio
actual. La persona debe volver a comprar el activo para, pasado el tiempo
convenido, devolverlo a su dueño original.
228
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. Si Jim posee 200 acciones de una sociedad, podemos calcular qué parte de
la empresa posee Jim?
2. ¿Cuáles son las dos opciones básicas de una empresa para recaudar
nuevos fondos?
3. ¿Quién tiene preferencia sobre los ingresos de una empresa: los tenedores
de bonos o los accionistas?
4. Si una empresa está altamente apalancada ¿Para quién serán más
atractivas sus acciones: para un inversor conservador o para uno agresivo?
5. * ¿Cómo consiguen los especuladores exitosos reducir la volatilidad de los
precios de las acciones?
* Material difícil.
** Material más difícil todavía.
PARTE III.— SOCIALISMO: LA
ECONOMÍA PLANIFICADA
LECCIÓN 15
15. Los fallos de la teoría del socialismo
En esta lección aprenderéis ...
• Las definiciones de socialismo y de una economía dirigida.
• El problema de los incentivos en un sistema socialista.
• El problema de cálculo económico que asola al socialismo.
La concepción estrictamente socialista.
E
n la segunda parte de este libro, explicamos la estructura básica y el
funcionamiento de una economía de mercado pura. En esta lección,
vamos a explicar la idea de una economía dirigida pura, o lo que
también se denomina economía centralizada, planificada o dirigida y también
economía de mando y control. Recordad que en una economía de mercado pura,
la propiedad de los recursos se dispersa entre los ciudadanos privados y los
resultados económicos derivan de la combinación de las medidas adoptadas por
todos los propietarios de recursos. Por el contrario, en una economía planificada
pura, el Estado es dueño de todos los recursos y toma todas las decisiones sobre
qué producir con ellos. Dependiendo del autor, los teóricos socialistas han
propuesto diferentes métodos por los que los gobernantes podrían tomar esas
decisiones, que permitirían —según ellos— tener en consideración los deseos de
los trabajadores y las preferencias de los consumidores. Sin embargo, en última
instancia, en una economía planificada pura es el Estado quién asigna los
puestos de trabajo a los trabajadores y quien da instrucciones a las fábricas y a
los agricultores.
233
234
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Aunque el otorgamiento de tan increíbles poderes a los gobernantes 1 pueda
parecer a muchos lectores que es algo aterrador, históricamente el atractivo
de una economía centralizada radica en que habría permitido evitar los
resultados aparentemente injustos de un sistema basado en la propiedad
privada. De hecho, la propia terminología utilizada implica una carga
emocional: a la economía de mercado se la denomina capitalismo, mientras
que a la economía planificada, de comando y control o centralizada, se la
llama socialismo. Tales etiquetas implican que existe una economía de
mercado que sirve a los intereses de la pequeña clase de capitalistas (es decir,
a los grandes propietarios) frente a una economía planificada que se supone
que organiza la estructura de producción para servir a los intereses de toda la
sociedad. Al igual que las revoluciones políticas barrieron las estructuras de
poder monárquicas y aristocráticas que habían favorecido a una élite
minoritaria, también lo hizo el campeón de las reformas socialistas, la
democracia económica, en la cual las decisiones económicas importantes
serían tomadas por el pueblo (representado por su Estado) y no por una rica
minoría que acaparase la mayor parte de las propiedades (privadas).
A pesar de las buenas intenciones de muchos reformadores socialistas,
existen serios fallos en sus propuestas. En la presente lección, vamos a
explicar los principales problemas teóricos que plantearía una sociedad que
abandonase la institución de la propiedad privada y tratara de reemplazarla
con un sistema socialista. En otras palabras, haciendo uso de nuestros
conocimientos de Economía vamos a reflexionar acerca de lo que supondría el
socialismo y a poner de relieve algunos importantes problemas que se
presentarían en cualquier momento de su implantación.
En la siguiente lección, vamos a examinar brevemente los antecedentes
históricos para ver lo que realmente pasó cuando algunos países intentaron
llevar a la práctica reformas socialistas. Como veremos, los resultados variaron
de malos a horribles y ayudarán a confirmar los argumentos teóricos que
hacemos a continuación.
El problema de los incentivos en un sistema socialista
El problema más obvio del socialismo es que altera los incentivos a los que
se enfrentan productores y consumidores, lo que podría paralizar el
1
Hay algunos pensadores socialistas que también son anarquistas, lo que significa que
proponen la abolición del Estado junto con la abolición de la propiedad privada. Obviamente
este tipo de socialista no aboga por que el Estado tome el control de todos los recursos. Por
simplificar asumiremos en el texto que estamos tratando con los problemas que suscitan los
controles estatales, pero gran parte del análisis económico se aplicaría a las propuestas
"anarco-socialistas" también. Tenéis que ser conscientes, sin embargo, de que muchos de los
que se auto-califican de socialistas negarán que su sistema implique que el Estado detente el
poder sobre los trabajadores.
15.Los fallos de la teoría del socialismo
235
funcionamiento de cualquier economía socializada. Si un Estado quisiera
realmente poner en práctica el lema marxista, "De cada cual según su
capacidad, a cada cual según sus necesidades", lo más probable es que, en
comparación con lo que pasaría en un entorno capitalista, la mayoría de la
gente con el tiempo no se esforzaría tanto en el trabajo.
Uno de los principios fundamentales de un sistema socialista puro es la
separación de la producción del consumo, lo que significa que, primero, los
trabajadores utilizan recursos para producir y luego el Estado distribuye los
bienes producidos (como por ejemplo, viviendas) a los diferentes destinatarios
en función de criterios considerados justos o razonables (por ejemplo, en
función del tamaño o del número de miembros de la familia). Sin embargo,
muchos observadores dirán que la propia naturaleza humana supone que las
personas no se esforzarán tanto para ayudar a la sociedad en general a como
lo harán cuando puedan apropiarse de los frutos de su esfuerzo. Si estos
críticos tienen razón, entonces, un sistema socialista podría distribuir la
riqueza de una forma más "justa" que un sistema capitalista ya que se
realizaría conforme a los criterios establecidos por el reformador, pero habría
mucho menos riqueza que distribuir.
¿Quién recogería la basura?
El problema de persuadir a los trabajadores para que dediquen largas horas
al trabajo se relaciona con el problema de los trabajos que son desagradables.
En pocas palabras, en un sistema socialista: ¿Quién recogería la basura y
limpiaría los aseos públicos? En una economía de mercado, los salarios
pueden ajustarse para atraer a más trabajadores a una determinada
ocupación. Es verdad que ningún chico de 8 años dice "Cuando yo sea mayor
quiero ser conserje", pero la razón por la que algunas personas se convierten
en trabajadores de la limpieza es que ese trabajo se paga mejor que muchos
otros empleos que exigen una educación y experiencia similares.
Bajo un sistema socialista puro —al menos en uno como el enunciado en el
famoso eslogan de Marx— lo que la gente consuma no debe guardar ninguna
relación con lo que produzca en su condición de trabajador. Esto elimina el
método más obvio para que un Estado socialista pueda conseguir
"voluntarios" para los trabajos desagradables y que a fin de cuentas alguien
tendrá que hacer. Naturalmente, los teóricos socialistas han propuesto otros
sistemas de compensación, como premiar con más días de vacaciones al año
o con más tiempo libre para comer para los camaradas que trabajen en las
minas de carbón .
Esto podría servir en parte, pero podría llevar a situaciones absurdas en
cuanto al empleo de los escasos recursos laborales se refiere. Por ejemplo,
una economía de mercado podría inducir a 100 hombres de una ciudad para
236
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
que voluntariamente se comprometieran a levantarse cada mañana para ir a
recoger la basura durante 8 horas seguidas porque a cambio se les pagaría un
dinero suficiente como para que se pudiesen permitir un estilo de vida
desahogado. En esencia, en una economía de mercado, los demás miembros
asumen un compromiso en virtud del cual convienen en que: "si te ocupas de
mi basura cada semana, yo te prestaré servicios médicos o yo te prepararé una
cena a base de carne o enseñaré álgebra a tus hijos, etc ...".
Una vez más, los dirigentes socialistas, al apartarse de los métodos del
capitalismo y de la propiedad privada, no pueden recurrir a este tipo de
pactos voluntarios. Si la cantidad que una persona puede consumir ha de
basarse en consideraciones distintas de su contribución como trabajador a la
producción total, en otras palabras, si hay que recompensar a los trabajadores
mediante formas distintas a como se les recompensaría en un sistema
capitalista, en ese caso los líderes, si quieren reclutar un número suficiente de
voluntarios para cada ocupación, tienen que recurrir a otras características de
los puestos de trabajo. Por ejemplo, en lugar de tener a 100 hombres
dispuestos a recoger la basura y que ganen suficiente dinero para poder
comprarse un coche de lujo, puede ser que el sistema socialista necesite que
200 hombres se dediquen a recoger la basura, que sólo trabajen 4 horas al día
y que conduzcan un vehículo igual al de cualquier otro trabajador. Aunque el
problema de la recogida de la basura podría resolverse de esta manera —
reduciendo horas de trabajo—, en comparación con un sistema capitalista, los
dirigentes socialistas tienen ahora a 100 trabajadores menos para cualquier
otra ocupación. Esto es sólo una manifestación particular de un problema de
más entidad: que con socialismo, es probable que muchos, o la mayoría de los
trabajadores, no quieran dedicar el mismo esfuerzo que en un sistema
capitalista, porque en éste, su estilo de vida está directamente vinculado a su
rendimiento en el trabajo.
Por supuesto, una "solución" obvia a los problemas de productividad y al de
encontrar trabajadores que realicen los trabajos indeseables sería que el
Estado simplemente obligara a las personas a cumplir con tareas particulares.
Al igual que los dirigentes socialistas tienen autoridad para decidir qué debe
plantarse en cada hectárea de tierras de cultivo, en principio, también podrían
decirle a cada "unidad de trabajo" cuál sería su misión en el gran plan de
producción de toda la economía. Históricamente, algunos de los reformadores
más ingenuos pensaron que un Estado socialista respetaría el derecho de los
trabajadores a escoger su ocupación, pero otros pensadores fueron aún más
cándidos respecto de los deberes de los trabajadores en una sociedad
socialista.
Sin embargo, aún admitiendo el recurso al castigo, un Estado socialista aún
tendría que enfrentarse al problema de la caída de la producción general por
15.Los fallos de la teoría del socialismo
237
la falta de cooperación de muchos de sus trabajadores. En una economía de
mercado, la perspectiva de grandes recompensas económicas estimula a los
mejores y más brillantes a destacar entre la multitud, por así decirlo, y a
demostrar su talento y ambición. Incluso si estuviesen dispuestos a aplicar
sanciones draconianas, los gobernantes socialistas no podrían identificar el
potencial de producción de un Bill Gates, ni de otros veinteañeros como él, ni
aún teniéndolos delante de las narices. Podrían haber amenazado con azotar
o encarcelar al joven Bill Gates si no despachara un número suficiente de
informes estadísticos por hora, pero no se les habría ocurrido decirle: "será
mejor que se te ocurran algunas ideas para revolucionar el mundo de la
informática o de lo contrario mataremos a tu familia". Esto se debe a que nadie
tenía la menor idea de la clase de genio que latía en el joven Bill Gates (o en
Thomas Edison, Henry Ford, etc...) hasta que decidió dar un paso al frente y
demostrarlo en una economía de mercado.
La asignación de “capital" a nueva “empresas".
Todo el mundo reconocería inmediatamente el problema potencial de la
falta de incentivos de los trabajadores bajo el socialismo, de su tendencia al
escaqueo y de su baja productividad laboral. En un sistema socialista un
problema igual de importante, aunque mucho menos obvio que el de los
incentivos, es el de asignar "capital" a las nuevas "empresas". Estamos
poniendo los términos entre comillas, porque en rigor no hay capital
financiero en un sistema puramente socialista y no hay tampoco empresas
independientes. Bajo el socialismo, los planificadores estatales originalmente
tan solo cuentan con una masa de recursos naturales, bienes de capital y
trabajadores con distintas habilidades y es con esos medios con los que han
de elaborar un complejo plan aplicable a toda la economía.
Aun así, los planificadores socialistas se enfrentarían a desafíos similares a
los resueltos por los mercados financieros del capitalismo. Por ejemplo, en
una economía de mercado los científicos empleados por una empresa
petrolera podrían convencer a sus directivos de que vale la pena gastar 2.000
millones de dólares en la construcción de una plataforma marina a ubicar en
un lugar determinado del Golfo de México (y con medidas de seguridad
adicionales en vista de la marea negra protagonizada por la empresa BP). Los
administradores tendrían a su vez que llevar el caso a sus superiores, y así
sucesivamente, hasta que finalmente los accionistas dieran, ya sea explícita o
implícitamente, su aprobación. Si la empresa no tuviera suficientes fondos
disponibles, tendría que emitir más obligaciones o acciones con el fin de
financiar el proyecto. Sin embargo, tanto si el proyecto se hubiera financiado
internamente o con ayuda externa, en última instancia, tendría que haber
capitalistas dispuestos a arriesgar sus ahorros con la esperanza de que el
238
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
proyecto llevara nuevo petróleo al mercado en cantidad suficiente como para
justificar los enormes gastos realizados.
Tened en cuenta que en un sistema socialista el proyecto de construcción de
una plataforma petrolífera presenta los mismos riesgos y beneficios
potenciales; no son ingenios exclusivos de una economía de mercado. Los
planificadores socialistas no son omniscientes; ellos también tienen que
confiar en el consejo de científicos y de otros expertos para estimar el número
de barriles de petróleo que una nueva plataforma pondrá en el futuro a
disposición de los planificadores económicos. Sin embargo, ahora vemos cual
es el quid de la cuestión: ¿Cómo pueden los planificadores socialistas
seleccionar de manera responsable a los “mejores" proyectos de entre las
miles de otras propuestas? Al fin y al cabo, hay muchas maneras de poner a
disposición de los planificadores del mañana un mayor número de barriles de
petróleo —o de energía bajo otras formas distintas—, pero los planificadores
de hoy, obviamente, no pueden "financiarlos" todos, ya que no existen
suficientes recursos para hacerlo. De nuevo, el problema de elegir los
proyectos y las arriesgadas aventuras que se tienen que aprobar y las que se
deben vetar pone de manifiesto los distintos incentivos que alientan a una
economía socialista y a una economía capitalista.
Para ver porqué, supongamos que los planificadores estatales
ingenuamente decidieran financiar aquellos proyectos que prometiesen el
mayor rendimiento a cambio de una estandarizada contribución de recursos
actuales (ya se midiera el rendimiento en barriles de petróleo, auto-caravanas
montadas, galones de leche ordeñada, etc ...). Esto simplemente daría a los
gerentes de los proyectos un incentivo para exagerar los méritos de sus
propuestas favoritas. Tened en cuenta que ni siquiera estarían
necesariamente mintiendo —aunque algunos obviamente lo harían— sino
que estarían comprensiblemente proponiendo los estudios más favorables y
no pedirían a su personal que dedicase mucho tiempo a pensar en las
posibles debilidades de sus propuestas. El resultado llevaría a un despilfarro
de los escasos recursos de la sociedad, ya que éstos se movilizarían de
acuerdo con un plan central que se habría elaborado confiando en previsiones
realizadas por los promotores menos escrupulosos y/o más imprudentes.
Por otra parte, los planificadores del Estado también se enfrentarían al
peligro de establecer un sistema de incentivos que ahogase la creatividad y la
asunción de riesgos. Por ejemplo, los planificadores podrían seguir un
procedimiento mediante el cual considerasen la opinión de un consejo
formado por científicos formalmente capacitados en varias materias y por
otros expertos objetivamente elegidos, pero si alguna vez el consejo errase
gravemente en alguna de sus predicciones, de entonces en adelante, los
planificadores nunca volverían a permitir que esos expertos en particular
15.Los fallos de la teoría del socialismo
239
influyeran en el diseño de los grandes planes económicos. Una regla
semejante permitiría sin duda deshacerse de los 'vendedores de humo' pero
también haría que los buenos consejeros fuesen demasiado conservadores.
Las personas con ideas audaces tendrían miedo a romper el consenso de sus
compañeros, especialmente, si fuese probable que su idea fracasara aunque
tuviera una pequeña posibilidad de convertirse en un gran éxito.
Por supuesto, los planificadores socialistas podrían intentar evitar ambos
extremos estableciendo incentivos que a su vez animaran a quienes fuesen
prudentes y asumieran riesgos razonables al tiempo que eliminaran a los
demostrablemente incompetentes. Por ejemplo, los planificadores podrían
tomar la cantidad total de recursos que pretendieran dedicar al "desarrollo de
nuevos proyectos" y asignar la responsabilidad de una cierta fracción de los
recursos a un experto individual basándose en el registro histórico de
rendimiento de ese experto. Cualquier error particular no descalificaría a un
experto siempre y cuando sus éxitos más que compensaran sus fracasos. Para
motivar a los expertos a asumir riesgos cuando creyeran en la posibilidad de
alcanzar una gran rentabilidad, los planificadores podrían también estipular
que el nivel de vida de los expertos fuese a su vez proporcional a su historial
general en el manejo de los recursos escasos de la sociedad.
Espero que os hayáis dado cuenta de lo que está pasando aquí. En su
esfuerzo por corregir los distintos fallos inherentes a la implantación del
socialismo,
nuestros
imaginarios
planificadores
centrales
están
2
encaminándose paso a paso hacia la reinvención del … capitalismo.
Un enorme monopolio
Hasta ahora nos hemos centrado en el problema de los incentivos al que se
tendría que enfrentar un Estado socialista para motivar a sus ciudadanos a
participar de la manera deseada en el plan económico. Pero hay enormes
problemas de incentivos que van en sentido inverso. Son especialmente los
funcionarios del Estado quienes tendrían pocos incentivos a la hora de tomar
en consideración las preferencias de los ciudadanos (tanto en su vertiente de
trabajadores como en su condición de consumidores) al elaborar su grandioso
plan económico. Es una gran ironía que muchos reformadores socialistas
adviertan los peligros de los "monopolios" capitalistas en concretos sectores y
que para evitarlos recomienden que se establezca un gigantesco monopolio —
del Estado— que controle a todos los sectores de actividad económica.
Incluso en países formalmente capitalistas, podemos ver hoy en día cómo
opera este principio. Por ejemplo, en Estados Unidos es comúnmente motivo
2
El gran economista austriaco Ludwig von Mises sostuvo este argumento en su obra clásica
“Socialismo", escrita originalmente en alemán en 1922 (Indianapolis: Liberty Fund, 1981, págs.
192—94).
240
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
de broma que el Departamento de Vehículos a Motor (DVM) no esté atendido
por empleados demasiado amables. En muchas ciudades, las instalaciones de
metro se encuentran en diversos grados de deterioro. Las condiciones de los
hospitales para veteranos militares que administra el gobierno —y ya no
digamos los dedicados a pacientes psiquiátricos— pueden ser abiertamente
escandalosas. Como último ejemplo, observad que durante los meses de
verano, las fábricas de cerveza y las empresas de aire acondicionado dan la
bienvenida al gran volumen de negocio que se avecina con los brazos
abiertos, mientras que las empresas de servicio público reguladas por el
Estado castigan a los clientes que consumen mucha electricidad o demasiada
agua.
Hay una explicación simple a este innegable patrón: los empleados de las
agencias gubernamentales (o las organizaciones del sector privado
favorecidas por el Estado) que suministran bienes y prestan servicios al
público no pueden ser despedidos. La gente tiene que ir al DVM para renovar
sus licencias y demás ..., no puede solicitar la licencia a un negociado que
cuente con personal más amable. El gerente de una tienda de comestibles
tiene un incentivo para mantener a los empleados antipáticos alejados de los
clientes, pero el director de una sucursal del DVM no tiene la misma
motivación. Si sus superiores estuvieran realmente interesados en la
satisfacción del cliente, podrían establecer un sistema de compensación por el
que a cada gerente o gestor de sucursal del DVM en una ciudad en particular
se le pagase un bono proporcional a la cantidad de residentes que decidieran
llevar su "negocio" a la concreta sucursal asignada a ese gestor. Pero esto no
haría más que trasladar el problema: ¿Porqué iban los superiores del
responsable de la sucursal a preocuparse por mantener a los automovilistas
contentos con todas las demás cosas de las que se tienen que ocupar? El
gobierno de la ciudad, o sea el Ayuntamiento, no va a recaudar más ingresos
de quienes decidan convertirse en conductores gracias a la amabilidad de los
empleados del DVM.3
No hay duda de que en una sociedad socialista si la gente viviese en una
democracia podría elegir a nuevos gobernantes y, en última instancia, podría
llevar a cabo una revolución violenta, sin que importara en este caso la forma
de Estado. Tanto en un Estado limitado presidido por una economía en gran
parte de mercado como en un Estado socialista de corte totalitario y dirigido
por una dictadura, los gobernantes quieren, en términos generales, que el
pueblo esté contento. Aún así, la diferencia en los incentivos que inspiran a las
personas que tienen a su "cargo" una economía de mercado pura y una
economía planificada pura es colosal. Lo peor que un "tirano" capitalista
3
Incluso si esto llegara a suceder, tampoco los responsables de compensar a los gerentes de
sucursales del DVM podrían ellos mismos embolsarse los ingresos adicionales derivados de
emitir más licencias.
15.Los fallos de la teoría del socialismo
241
puede hacerte (si eres un empleado) es despedirte o (si eres un cliente) no
venderte ciertos bienes o no prestarte determinados servicios. Por el
contrario, si el Estado toma todas las decisiones de contratación en toda la
economía y controla a todas las tiendas de alimentación, puede intimidar a los
críticos bastante eficazmente enviándolos a trabajar a Siberia o matándolos
de hambre. Y no esperéis que los periódicos u otros medios de comunicación
publiquen los abusos —son también propiedad del Estado—.
El problema del cálculo económico bajo el Socialismo
En los debates históricos sobre el socialismo, sus oponentes plantearon los
problemas de incentivos descritos anteriormente (o de otras formas) y sus
proponentes usualmente replicaron con el argumento de que las personas
que crecieran en un paraíso socialista aprenderían a trabajar en beneficio de
sus vecinos. Afirmaron que un nuevo "hombre socialista" emergería, que no
sería egoísta como lo era la gente en un sistema capitalista. La idea central era
que en su estado natural los seres humanos eran benevolentes y altruistas
pero que la institución de la propiedad privada les condicionaba a convertirse
en seres codiciosos y crueles. Quizás si los trabajadores no tuvieran que
preocuparse de mantener a sus familias —argumentaron los socialistas— no
tendrían ningún reparo en ir todos los días a las fábricas para servir al bien
común.
En este contexto, los adversarios del socialismo desarrollaron una crítica
mucho más fundamental.4 Aunque no hubiese problemas de incentivos —de
forma que los trabajadores realizasen con agrado cualquier tarea que se les
asignara y los planificadores socialistas verdaderamente solo tuviesen las
mejores intenciones para con sus conciudadanos— el socialismo todavía haría
un trabajo muy pobre a la hora de utilizar los recursos de la sociedad de
manera eficiente.
Como el Estado socialista sería dueño de todos los recursos, no habría
ningún mercado para ellos. En otras palabras, la gente no estaría
intercambiando dinero por tractores, parcelas de tierras cultivables, barriles
de petróleo, etc... Esto significa que bajo un sistema socialista puro no habría
precios para los recursos naturales, para la mano de obra y para los bienes de
capital. Sin precios para sus insumos, los planificadores socialistas no tendrían
forma de estimar el costo económico de sus proyectos. Por consiguiente no
tendrían la menor idea de si un particular proyecto supondría o no una buena
utilización de los recursos que consumiera o de si sería mejor para sus
ciudadanos que se cancelara dicho proyecto y se emplearan los recursos
liberados en producir alguna otra cosa.
4
Ludwig von Mises expuso sistemáticamente la objeción del problema del cálculo económico,
de la que estamos a punto de hacer un resumen en el texto, en un artículo de 1920.
242
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recordad que en una economía de mercado, los contables pueden utilizar
los precios de mercado para determinar si una operación particular es
rentable o si está ocasionando una pérdida. Esta vara de medir proporciona
una señal que indica si otros propietarios (implícitamente) están de acuerdo
con la decisión de un empresario de dedicar los escasos recursos a sus
operaciones. Un beneficio indicaría que los clientes estaban dispuestos a
pagar más por el producto terminado de lo que el empresario necesitaba
gastar para adquirir los insumos necesarios para producirlo. Por el contrario,
una pérdida indicaría que los clientes estarían gastando más dinero en otros
bienes, lo que permitiría a los empresarios que los produjeran presentar
ofertas al alza respecto de los precios de los insumos requeridos para
producirlos y "castigaría" al empresario que decidiera seguir adelante con su
fallido plan de negocio. En resumen, los empresarios en una economía de
mercado reciben orientación constante y cuentan con la retro-alimentación
que les proporciona su cuenta de resultados (la prueba o vara de medir de la
cuenta de pérdidas y ganancias), lo que sólo es posible cuando todos los
diferentes insumos requeridos tienen precios de mercado.
Los planificadores en un sistema socialista no tendrían esa orientación.
Ingenieros, químicos, y otros expertos podrían explicarles las posibilidades
tecnológicas de utilizar sus existencias de insumos en producir diversas
combinaciones de bienes y servicios finales. Sin embargo, aunque los
planificadores sabrían cuando un proyecto podría ser tecnológicamente
viable, no sabrían cuando lo sería económicamente. Sin poder conectar
precios de mercado a cada unidad de insumo, así como a cada unidad de
producto terminado, los planificadores no podrían reducir las entradas totales
y las salidas totales a un denominador común y ver si la operación en su
conjunto crearía o destruiría riqueza. Por lo tanto, incluso si dejásemos de
lado los enormes problemas de incentivos, los planificadores socialistas
también se enfrentarían a un problema de cálculo insuperable.
Para comprender la naturaleza del problema del cálculo económico, hay que
dedicar unos momentos a reflexionar sobre la fantástica complejidad de una
economía moderna. Nada más empezar a elaborar su grandioso plan
económico, el primer día, los dirigentes socialistas tendrían a su disposición a
millones de trabajadores con diferentes habilidades y capacidad de trabajo;
yacimientos de petróleo, carbón, diamantes y otros minerales; varias fábricas,
almacenes, laboratorios de investigación y centros educativos; miles de
millones de tractores individuales, herramientas de mano y otros equipos, con
distinto grado de obsolescencia; y, por último, diversas infraestructuras,
incluidas las líneas eléctricas, líneas telefónicas y de datos, carreteras y
puentes, etc ... Asimismo, recordad que para hacer un plan económico
coherente, a los dirigentes socialistas no les bastaría con confeccionar una
15.Los fallos de la teoría del socialismo
243
larga lista de las diversas aportaciones disponibles, también tendrían que
conocer el emplazamiento geográfico de cada una de ellas. Por ejemplo, si el
plan requiriese que cierto mecánico en la mañana del martes reemplazase los
neumáticos usados de un remolque de tractor: ¡El mecánico, los neumáticos
nuevos y el remolque del tractor tendrían que estar en la misma ciudad el
martes por la mañana!
Sin embargo, aunque los planificadores pudieran de alguna manera
procesar toda esta información —y hacerlo con la suficiente rapidez para
actualizar el plan económico en tiempo real en respuesta a las cambiantes
condiciones— ni siquiera así serían capaces de superar el problema del
cálculo. En consulta con los expertos, podrían determinar varias alternativas o
combinaciones de distintos productos finales que podrían producir con todos
los recursos a su disposición. Sin embargo, aún cuando su solo objetivo fuese
conseguir que sus ciudadanos fueran lo más felices posibles: ¿Cómo decidirían
exactamente qué hacer?
Los críticos socialistas de la economía de mercado señalan ciertos "abusos"
y creen que un grupo de expertos podría ofrecer mejores resultados que un
sistema capitalista descentralizado. A estos críticos les parece indignante, por
ejemplo, que algunas personas posean 10 coches deportivos y un yate,
mientras que otras personas pasen hambre. Pero esta aspiración ética no
basta para diseñar un plan económico alternativo. Podemos admitir que los
planificadores socialistas no usaran los recursos de la sociedad con el fin de
producir enormes desigualdades en el nivel de vida de la gente. Y ya es mucho
conceder. Pero éso aún dejaría sin responder la pregunta: ¿Qué conjunto de
bienes y servicios debe recibir cada persona? Incluso si los planificadores
decidieran que los ciudadanos han de tener el mismo número de coches —tal
vez ajustado al número de miembros de la unidad familiar que tengan cierto
rango de edad y al emplazamiento o ubicación de los puestos de trabajo de
las personas que comparten hogar— todavía tendrían que decidir el número
total de vehículos a producir y con qué grado de sofisticación fabricarlos. Al fin
y al cabo, a los ciudadanos les gustaría conducir coches muy cómodos y
elegantes con 'airbags', aire acondicionado y altavoces de alta fidelidad. Pero
para dedicar más recursos a esta finalidad se debería dedicar menos recursos
a otras cosas que los ciudadanos también disfrutan, como más reproductores
de DVD o casas más grandes o más centros de distribución (es decir, lo que se
llamaría "centro comercial" en una economía de mercado).
244
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El término "Planificación" está sobrevalorado ...
La paradoja de la "planificación" es que no se puede planificar a
causa de la imposibilidad del cálculo económico. Lo que se llama
economía planificada no es economía en absoluto. Es sólo un
sistema para andar a tientas en la oscuridad. No hay duda de que es
posible realizar una elección racional de los medios para el mejor
logro posible de los fines últimos que se persiguen. Lo que se llama
planificación consciente supone precisamente la supresión de toda
acción intencional y consciente.
Ludwig von Mises, “La Acción Humana", pág. 696
¿Se puede resolver el problema del cálculo?
Naturalmente, los planificadores socialistas podrían idear diversos medios
para conocer la opinión de la gente y poderla servir mejor. Una innovación
evidente sería la de permitir que los individuos o familias dispusieran de
algunos medios para influenciar el grandioso plan económico. Sería
obviamente un desperdicio producir literalmente la misma combinación
exacta de bienes y servicios para cada persona, ya que ni los vegetarianos
estarían interesados en recetas de carne ni los no fumadores querrían un
cartón de cigarrillos. Sin embargo, para evitar las desigualdades de un sistema
capitalista, los planificadores aún querrían asegurar de alguna forma a cada
persona o familia la misma "cantidad" de consumo, independientemente de
como se defina éste.
Por ejemplo, podrían asignar a cada persona o familia una cuota
determinada de puntos para votar cada mes, que utilizarían al pedir los
diferentes bienes y servicios. Artículos tales como televisores y vehículos 4X4
restarían más puntos de la cuota de una familia que elementos como una lata
de refresco o una barra de pan, porque, obviamente, se tendría que dedicar
"más" recursos para producir los primeros que los segundos (En otras
palabras, no sería justo que una familia pudiese recibir 10 aparatos de
televisión, mientras que otra recibiera solamente 10 latas de atún. Es evidente
que la primera familia estaría consumiendo más recursos que la segunda).
Con el fin de asignar el número "correcto" de puntos a cada tipo de bien, los
planificadores tendrían que basarse en los comentarios de los gerentes que
dirigen los centros de distribución. Si las estanterías estuvieran llenas de
televisores y los suministros de latas de atún se hubieran agotado, los
planificadores podrían reducir el número de puntos que una familia
necesitaría tener para pedir un aparato de televisión al tiempo que
15.Los fallos de la teoría del socialismo
245
incrementarían el número de puntos necesarios para pedir una lata de atún.
Esto reduciría el exceso de existencias de televisores e impediría que se
agotasen los suministros de atún.
Por desgracia este truco sólo se ocupa de los excedentes o de las carencias
en el suministro después de que se hayan producido. Para hacer previsiones
de futuro, los planificadores todavía tendrían que ajustar su grandioso plan
económico y decidir si producen más o menos aparatos de televisión (o latas
de atún) para el siguiente período. Con los comentarios que recibieran de los
gerentes de los centros de distribución, podrían hacerse una idea de cuántos
nuevos pedidos de televisores habría en función de los varios posibles puntos
asignados a un televisor. Pero eso todavía no les diría si la decisión correcta
sería: (a) fabricar más televisores para el próximo período y asignarles una
puntuación menor o (b) fabricar menos televisores para el próximo período y
asignarles una puntuación mayor.
Para resolver esta cuestión, los planificadores podrían hacer que el sistema
de votación evolucionase a una etapa más avanzada. Consistiría en asignar
puntos a los directores de las distintas fábricas, de forma que pudiesen pedir y
utilizar distintas cantidades de mano de obra, gasolina, electricidad y demás.
Al igual que las familias, podrían utilizar sus votos para solicitar diferentes
combinaciones de productos terminados, los productores de aparatos de
televisión y de latas de atún utilizarían sus votos para encargar diferentes
combinaciones de insumos. Lo que permitiría asegurar que el productor de
televisores no “acaparase" recursos injustamente a expensas del fabricante de
latas de atún.
Pero esto tampoco resolvería totalmente el problema del cálculo, como los
planificadores no tardarían en constatar. Aunque podría parecer adecuado
obligar a cada individuo a consumir la misma "cantidad" de bienes asignando
a todo el mundo la misma cantidad de puntos, sería claramente absurdo
insistir en que cada director de fábrica recibiese la misma cantidad de
recursos para su funcionamiento. En otras palabras, si los planificadores
diesen cada mes el mismo número de puntos al productor de televisores y al
productor de atún, estarían asegurando que la sociedad dedicara los mismos
recursos a la producción de televisores que a la de atún enlatado. Pero
¿Porqué razón deberíamos suponer que, para conseguir que los ciudadanos
fueran lo más felices posible, éso sería lo que debería hacerse con los escasos
recursos de la sociedad?
Con el fin de llegar a una forma coherente y objetiva de resolver esta
complicada cuestión, los planificadores podrían conceder puntos a cada
director de fábrica, proporcionalmente a la cantidad de puntos que los
ciudadanos destinasen a cada una de esos productos en los centros de
distribución. En otras palabras, si los ciudadanos utilizasen cinco veces más
246
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
"puntos de consumo" para pedir televisores que para pedir latas de atún, en el
ejercicio o período siguiente los planificadores socialistas podrían conceder
cinco veces más puntos a los directores de fábricas de aparatos de televisión
que a los productores de latas de atún. Esta regla haría posible que los
ciudadanos informasen a los planificadores no sólo respecto de la suficiencia y
adecuación de las existencias de producto terminado sino también a la hora
de decidir cuántas unidades de cada bien producir para períodos futuros.
Ya os habréis dado cuenta de a dónde nos lleva nuestra discusión. La forma
en que los planificadores socialistas pueden resolver el problema del cálculo
es haciendo que su sistema funcione cada vez más como el capitalista.
15.Los fallos de la teoría del socialismo
Recapitulación de la Lección ...
• Para la concepción propia del socialismo puro, el Estado debe ser
propietario de todos los recursos y dirigir a todos los trabajadores
según un plan unificado, centralizaEstadodo para toda la economía.
Los socialistas piensan que este sistema sería mucho más eficiente
y justo que la "anárquica" y desorganizada economía de mercado.
• El socialismo sufre de un problema de incentivos, porque no es
probable que mucha gente trabaje tanto y tan duro cuando su
recompensa individual no está vinculada a su desempeño personal.
Si el Estado quisiera poner en práctica la regla según la cual "de cada
cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades", la
producción total podría reducirse drásticamente.
• El socialismo también sufre de un problema de cálculo. Sin precios
de mercado de los diferentes recursos y de las horas de trabajo a
emplear en un proyecto de producción, los planificadores socialistas
no tendrían ni idea acerca de cuan eficientemente se estarían
utilizando esos recursos. Quizás fuese conveniente dedicarlos a
otros proyectos con el fin de producir bienes y servicios que los
ciudadanos prefiriesen, pero los planificadores no tendrían
suficiente información para guiarse.
247
248
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Economía
planificada/centralizada/economía
de
comando
y
control/socialismo: Un arreglo institucional en el que el Estado es dueño de
todos los principales recursos y dirige el trabajo, de acuerdo con un plan
central unitario.
Democracia económica: una analogía política que los socialistas
(democráticos) utilizan frecuentemente para justificar el socialismo. A la
mayoría de las personas no les gustaría un sistema aristocrático en el que
unas pocas élites tomasen todas las decisiones políticas, sino que preferirían
se aplicase la regla "un hombre, un voto" del sistema democrático. Los
socialistas sostienen que su programa no hace más que aplicar esta lógica a la
actividad económica, quitaría el poder a un pequeño grupo de capitalistas
ricos y se lo daría a las masas.
Anarquistas: gente que cree que no debe haber ningún Estado.
Baja productividad laboral, tendencia al escaqueo: trabajar deliberadamente
por debajo del potencial de uno.
Problema del cálculo económico: la objeción que Ludwig von Mises planteó
contra el socialismo, que consiste en que como los planificadores socialistas
carecen de precios de mercado para los recursos, no pueden determinar si un
proyecto en particular consume más recursos de los que produce en forma de
bienes y servicios. Aunque los planificadores fuesen ángeles, no tendrían ni
idea de si estaban utilizando los escasos recursos de una manera eficiente
para servir mejor a los ciudadanos.
15.Los fallos de la teoría del socialismo
249
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. Explica el concepto de economía centralizada.
2. ¿Cuál es el problema de los incentivos inherentes al lema, "De cada cual
según su capacidad, a cada cual según sus necesidades"?
3. ¿Podría un Estado socialista utilizar el castigo para superar el problema de
la falta de productividad de los trabajadores?
4. ¿Qué tienen que ver las empresas de cerveza y las compañías eléctricas
con el socialismo?
5. * ¿Por qué razón o razones una economía de mercado no padece el
mismo problema de cálculo que afecta a los planificadores socialistas?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 16
16. Los fracasos del socialismo: su Historia
En esta lección aprenderéis ...
•
La relevancia de la evidencia histórica de la teoría económica.
•
La similitud económica entre el comunismo y el fascismo.
•
La pobreza extrema y los muertos que acumulan muchos regímenes
socialistas.
Teoría Económica e Historia
E
n la lección 2 explicamos la diferencia entre la Economía y las Ciencias
Naturales "puras" como la Física y la Química. En Economía, la teoría
básica no se desarrolla a través de un proceso de hipótesis que luego
son refutadas o confirmadas por la observación empírica. Por el contrario, los
principios básicos establecidos en este libro son principalmente ejercicios lógicos
que simplemente enseñan a pensar de cierta y particular forma. El análisis
económico básico no consiste en descubrir un conjunto de relaciones en un
laboratorio o en estudiarlas después detenidamente partiendo de un montón de
datos de precios. Más bien, las lecciones de este libro proporcionan una
estructura mental para interpretar los datos de precios y otras evidencias
históricas.
Con este espíritu, por tanto, en la presente lección no vamos a intentar
"demostrar" el análisis del socialismo que desarrollamos en la lección 15. En
sentido estricto, independientemente de los antecedentes históricos de los
regímenes socialistas, los argumentos económicos que se exponen en la lección
anterior seguirían siendo válidos —suponiendo que no hayamos incurrido en un
error de bulto en nuestro razonamiento—. Sin embargo, siempre sería posible
251
252
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
que nuestros resultados, aunque válidos, no fuesen relevantes. Por ejemplo,
podría perfectamente ocurrir que los gobernantes socialistas sufrieran el
problema del cálculo para determinar el mejor uso de los recursos de su país,
y también podría ser cierto que los trabajadores en un sistema socialista no
tuviesen los mismos incentivos para trabajar tan duro a como lo harían en un
sistema capitalista.
Sin embargo, ¿Qué pasa si estos factores sólo significaran que el cambio de
un sistema capitalista puro a uno socialista puro, supusiera que las personas
fuesen, en promedio, un 1% más pobres? O peor aún, supongamos que los
problemas del socialismo que hemos señalado fueran correctos, pero que
fuesen contrarrestados por algunas virtudes que omitimos en nuestra
exposición. Entonces podríamos preguntarnos si este libro hace un uso
eficiente de los recursos al dedicar toda una lección al tema del socialismo en
lugar de dedicarlo a analizar lo económico que puede llegar a ser no bajar la
tapa del inodoro.
Como pronto veremos, los registros históricos sugieren que hay una
enorme diferencia entre los países socialistas y capitalistas. Para ser francos,
las pruebas no son concluyentes, en el sentido de que puedan imponerse a la
Teoría Económica o incluso que podamos ahora estar seguros de que los
argumentos de la Lección 15 deban "obviamente" ser correctos. Recordad, los
principios o leyes de la Economía están formulados en términos de tendencias
básicas. Cuando examinamos el impacto que cierto cambio tendrá en la
economía, lo hacemos “a igualdad de condiciones", es decir, suponiendo que
las demás variables se mantengan constantes.
En lo referente a los antecedentes históricos y a la Teoría Económica, el
mero hecho de que un determinado país experimentara una hambruna
generalizada después de que se implantaran en él políticas socialistas no
prueba que el socialismo fuera un mal sistema económico. Después de todo,
es posible que las políticas socialistas hubieran inaugurado una era de riqueza
sin precedentes, de no haber casualmente coincidido la revolución obrera con
un devastador terremoto o una erupción volcánica.
Pero como veréis, el registro histórico va mucho más allá y no se limita a las
simples anécdotas de calamidades que temporalmente experimentaron
determinados regímenes socialistas. La Historia del siglo XX evidencia con
bastante claridad que los regímenes que aplicaron el socialismo no tuvieron
éxito en su promesa de proporcionar a su pueblo un mayor nivel de vida y una
sociedad exenta de injustos privilegios sociales. Por el contrario, la
proliferación de Estados oficialmente socialistas fue de la mano con algunos
de los episodios más oscuros de la Historia humana.
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
253
Comunismo frente a Fascismo
En las típicas discusiones políticas, la ideología de un régimen o de sus
dirigentes se puede colocar en un simple espectro que va de izquierda a
derecha. En la extrema izquierda estarían comunistas como Joseph Stalin y
Mao Tse Tung, mientras que en la extrema derecha fascistas como Adolf Hitler
y Benito Mussolini. Con arreglo a esta estructura convencional, otras
ideologías y líderes mucho menos extremistas se situarían por ello a maedio
camino entre esos extremos. Por ejemplo, Barack Obama estaría a la derecha
de Stalin pero a la izquierda de Ronald Reagan, quien a su vez sería un
"izquierdista" en comparación con Hitler.
Aunque hay varias formas de clasificar las ideologías políticas, este espectro
estandarizado entre la izquierda y la derecha tiene desde un punto de vista
económico poco sentido. Porque, aunque difieran en otros aspectos
importantes, el comunismo y el fascismo (extremo) son dos formas de
socialismo. El comunismo busca establecer la propiedad estatal de los medios
de producción a través de una revolución de la clase obrera. El fascismo
también busca establecer el absoluto control del Estado sobre los medios de
producción, aunque la institución de la propiedad privada se mantiene
simbólicamente. En la práctica, sin embargo, el fascismo extremo es
socialismo, porque el Estado establece normas explícitas que rigen la forma
en que los propietarios pueden utilizar "su" propiedad. De hecho, el propio
término “nazi" viene de nacional-socialismo. El término significa que la
diferencia entre los comunistas y los nazis no descansaba en la inviolabilidad
de los derechos de propiedad privada, sino más bien en la distinta filosofía
que inspiraba a sus gobernantes, todos ellos socialistas, al dirigir la economía
al servicio del bien colectivo. Los comunistas tendían a estar más preocupados
por la lucha internacional de clases mientras que los fascistas estaban más
preocupados por la fuerza de sus naciones individuales (y los nazis, en
particular, con la pureza racial de sangre).
Por consiguiente, cuando de lo que se trata es de evaluar los frutos de las
diversas ideologías, los horrores, tanto de la Rusia soviética como de la
Alemania nazi, se pueden atribuir al socialismo. Podéis decir lo que queráis de
lo desigual e implacable que es una economía de mercado pura, el Holocausto
no habría sido posible en una sociedad en la que los derechos de propiedad
privada fuesen sacrosantos. Los sabios del pensamiento político siempre han
advertido que si los gobernantes tienen el poder de hacer mucho bien,
también lo tienen para hacer mucho daño. La experiencia del siglo XX, con sus
totalitarismos de "izquierda" y de "derecha", demuestra que no fue una
advertencia gratuita.
254
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Las víctimas del Socialismo
En esta última sección revisaremos brevemente algunas de las estadísticas
generales de los crímenes cometidos por los distintos regímenes socialistas
durante el siglo XX. Aunque es cierto que los Estados de los países capitalistas
participaron en los asesinatos en masa —como los muy tristemente famosos
bombardeos atómicos norteamericanos de Hiroshima y Nagasaki o también
los bombardeos convencionales aliados de ciudades alemanas y japonesas
que mataron a cientos de miles de civiles—; los países capitalistas participaron
también en grandes injusticias históricas como la trata de esclavos africanos,
el exterminio de los pueblos indígenas y la explotación imperialista de las
colonias. Naturalmente, un defensor de la economía de mercado pura nos
recordaría, con toda corrección, que estas acciones fueron: (a) medidas
necesarias de autodefensa para proteger vidas y propiedades y/o (b)
desviaciones del principio de la propiedad privada, y, por lo tanto, no
constituyen una acusación contra el capitalismo como institución. Pero si
hemos de absolver al capitalismo de los crímenes cometidos bajo su bandera,
entonces ¿No deberíamos brindar la misma cortesía al socialismo? Después
de todo, ningún profesor marxista de Harvard ha deseado que el pueblo ruso
sufriese las purgas de Stalin. Y le bastaría con argumentar que en realidad los
gobernantes soviéticos nunca llevaron a la práctica el auténtico socialismo.
Una diferencia importante entre los crímenes de los regímenes capitalistas
frente a los socialistas —importante, al menos desde la perspectiva de
evaluarlos como sistemas económicos— es que los crímenes de los regímenes
capitalistas afectaron en gran medida a víctimas externas, mientras que las
muertes, que documentaremos a continuación, ocurrieron entre las propias
poblaciones de los regímenes socialistas. Si un determinado grupo de,
digamos, 10 millones de ciudadanos tuviera que decidir entre abrazar la
institución de la propiedad privada, por un lado, o confiar su suerte a un
grupo de expertos que planificaran la economía, de otro, podrían estar
particularmente interesados en saber que, si la Historia sirve de guía, esos
gobernantes podrían muy bien volverse contra ellos y sacrificar a 500.000 de
sus miembros. Es cierto que la gente podría tomar medidas para protegerse y
que históricamente ha habido casos de regímenes socialistas democráticos
que no acabaron matando a su propio pueblo, pero el hecho de que con el
socialismo quepa esa posibilidad es sin duda algo importante sobre lo que el
grupo de ciudadanos en cuestión debería reflexionar antes de dar respuesta
definitiva.
Otra diferencia importante en los antecedentes penales de los distintos
regímenes es la diferencia en las cifras. Muchos pensadores "izquierdistas"
argumentarían que el dictador chileno Augusto Pinochet fue el análogo
capitalista de dictadores marxistas ya que Pinochet derrocó a un socialista
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
255
elegido democráticamente y luego ejecutó una "terapia de choque" a base de
reformas económicas con el asesoramiento de economistas formados en la
Universidad de Chicago. Sin embargo, incluso si aceptamos esta comparación,
el saldo sigue siendo favorable al capitalismo. Por muy brutal y asesino que
fuera el régimen de Pinochet, no mató a una cuarta parte de la población
chilena en menos de cuatro años, como hizo el régimen comunista de los
Khmer Rojos de Pol Pot en Camboya.
Obviamente, el asesinato premeditado, aunque sea de una única persona
ejecutado a iniciativa de un Estado, es inaceptable. El contenido de este
capítulo, sin duda no pretende excusar o minimizar los crímenes y las
atrocidades cometidas por los Estados que dicen defender las instituciones de
la propiedad privada y del mercado libre. Sin embargo, hay muchas personas
que sencillamente nunca han conocido estos hechos y no se dan cuenta de
que los regímenes socialistas totalitarios del siglo XX se convirtieron en
máquinas de matar a una escala que los coloca en una división
completamente distinta.
Las cifras, en general.
Sin duda conocéis las atrocidades cometidas por los nacional socialistas en
Alemania bajo el liderazgo de Adolf Hitler. Pero puede que no seáis
conscientes de que las cifras de los regímenes comunistas fueron en realidad
mucho peores. El “Libro Negro del Comunismo" es una respetada colección de
ensayos publicados por la Harvard University Press. Muchos de sus autores
fueron antiguamente historiadores comunistas y exponen con detalle las
actividades de los regímenes comunistas que se conocieron tras la caída de la
URSS cuando se hicieron públicos sus archivos secretos. Para que os hagáis
una rápida idea de su contenido, citaremos tres extractos de la Introducción:
“Después de cometer crímenes individuales y masacres ad—
hoc a pequeña escala, los regímenes comunistas, con el fin de
consolidar su control del poder, convirtieron al crimen masivo en
un sistema de gobierno en toda regla. Tras períodos variables,
que van desde unos pocos años en el Este de Europa a varias
décadas en la URSS y China, el terror se fue apagando y los
regímenes se acomodaron a una rutina consistente en
administrar a diario medidas represivas, la censura de todos los
medios de comunicación, el control de las fronteras y la expulsión
de los disidentes. Sin embargo, el recuerdo del terror hizo posible
que la amenaza de represión siguiera siendo creíble y por lo tanto
eficaz. Ninguno de los regímenes comunistas hoy en boga en
Occidente es una excepción a esta regla —ni la China del "Gran
Timonel", ni la Corea del Norte de Kim Il Sung, ni siquiera el
256
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Vietnam del "buen viejo tío Ho" o la Cuba del extravagante Fidel
Castro flanqueado por la línea dura del Ché Guevara (págs. 2—3).
Hemos delimitado los crímenes contra la población civil como
la esencia del fenómeno del terror. Tales delitos tienden a
ajustarse a un patrón reconocible incluso si las prácticas varían en
cierta medida en cada régimen. El patrón incluye la ejecución por
diversos medios, como los pelotones de fusilamiento, la horca, el
ahogamiento, las palizas, y, en ciertos casos, el gaseamiento, los
envenenamientos o "los accidentes de tráfico"; la aniquilación de
la población por hambre, a través de hambrunas artificiales, la
privación de alimentos, o ambos; la deportación, durante la cual
se puede producir la muerte en tránsito ... en el lugar de
residencia de uno o mediante períodos de trabajo forzoso …
Períodos descritos como tiempos de "guerra civil" son más
complejo —ya que no siempre es fácil distinguir entre los eventos
causados por los combates entre los gobernantes y los rebeldes y
acontecimientos que bien pueden describirse como una masacre
de la población civil—.
Sin embargo, tenemos que empezar por algún sitio. La
siguiente aproximación, basada en estimaciones no oficiales, da
una idea de la magnitud y la gravedad de estos delitos:
•
URSS: 20 millones de muertes.
•
China: 65 millones de muertes.
•
Vietnam: 1 millón de muertes.
•
Corea del Norte: 2 millones de muertes.
•
Camboya: 2 millones de muertes.
•
Europa del Este: 1 millón de muertes.
•
América Latina: 150.000 muertes.
•
África: 1,7 millones de muertes.
•
Afganistán: 1,5 millones de muertes (pág. 4).
Una característica particular de muchos regímenes comunistas
[fue] el uso sistemático que hicieron del hambre como arma. El
régimen pretendía controlar el suministro total de alimentos
disponibles y, con enorme ingenuidad, quería distribuir los
alimentos puramente sobre la base de los "méritos" y "deméritos"
de los individuos. Esta política era una receta segura para
extender el hambre a una escala masiva. Recuérdese que en el
período posterior a 1918, solamente los países comunistas
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
257
experimentaron esas hambrunas, que llevaron a la muerte a
cientos de miles de personas y en algunos casos a millones de
personas. Y de nuevo en la década de 1980, dos países africanos
que se proclamaban marxista-leninistas, Etiopia y Mozambique,
fueron los únicos que sufrieron esas hambrunas mortales (pág.
8)".
Casi un experimento controlado
Como señalamos al comienzo de esta lección, es verdad que en las Ciencias
Sociales en general y en Economía en particular no puede haber experimentos
controlados. La gente no puede estar completamente controlada por el
experimentador, por lo que es imposible reproducir un concreto experimento
bajo las mismas condiciones iniciales a excepción de un pequeño ajuste.
Cuando se trata del horrible legado de los regímenes comunistas, algunos
apologistas han argumentado que los crímenes fueron el resultado de un
pueblo particularmente violento u oprimido. Por ejemplo, algunos han
argumentado que después de haber sido oprimidos por los Zares durante
tanto tiempo, no era de extrañar que los revolucionarios bolcheviques, una
vez alcanzado el poder, llevaran las cosas demasiado lejos. Pero si el
socialismo se aplicara en toda regla en una sociedad civilizada y democrática,
los socialistas podrían lograr que las cosas fueran muy distintas.
Lo más que podemos acercarnos a demostrar esa afirmación es contemplar
el caso de regiones que fueron muy similares en todos los aspectos a
excepción de su marco institucional. Un ejemplo sería Berlín Occidental frente
al Berlín Oriental durante la Guerra Fría. Dado que ésta fue una partición
realizada en tiempo de guerra de una misma ciudad, claramente, tanto las
costumbres como el idioma, las opiniones religiosas y demás … eran
inicialmente bastante similares a ambos lados del "Telón de Acero". Sin
embargo, con el tiempo, la brecha en el nivel de vida se ensanchó
sustancialmente y la sociedad capitalista superó a la comunista. Y como
muchos cínicos señalaron durante la época de la Guerra Fría, una llamativa
diferencia entre el Berlín Este y el Berlín Oeste era que los guardias en el lado
soviético del muro estaban ostensiblemente allí para mantener a la gente
dentro del paraíso de los trabajadores mientras que los guardias fronterizos
de los países capitalistas tenían la misión de impedir entrar a los inmigrantes
ilegales.
Un ejemplo aún más claro de la diferencia entre el socialismo extremo y el
capitalismo moderado es el caso de Corea (después de la Segunda Guerra
Mundial, la Unión Soviética estaba estrechamente asociada a la comunista
Corea del Norte, mientras que las fuerzas estadounidenses se quedaron en
Corea del Sur). La periodista Barbara Demick nos proporciona algunas
258
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
evidencias anecdóticas y convincentes de ello en su libro “Nada que envidiar",
que escribió a partir de entrevistas que realizó a los desertores de Corea del
Norte. He aquí un extracto del primer capítulo:
“Si os fijáis en las fotografías nocturnas del lejano oriente
tomadas desde satélites, veréis una gran mancha curiosamente
ausente de luz. Esta zona de oscuridad es la República Popular
Democrática de Corea.
Junto a este misterioso agujero negro, Corea del Sur, Japón y,
ahora, China brillan de prosperidad. Incluso a cientos de
kilómetros por encima, los rótulos, los faros y las farolas, los
anuncios de luces de neón de las cadenas de comida rápida
aparecen como pequeños puntos blancos lo que significa que allí
hay gente dedicada a sus quehaceres como consumidores de
energía del siglo XXI.
De repente, en medio de todo esto, aparece una gran extensión
de negrura casi tan grande como Inglaterra. Es desconcertante
ver cómo una nación de 23 millones de personas puede aparecer
como algo tan vacío como los océanos. Corea del Norte es
simplemente un espacio en blanco.
Corea del Norte se desvaneció en la oscuridad a principios de
1990. Con el colapso de la Unión Soviética, que había apoyado a
su antiguo aliado comunista con petróleo barato, la
desastrosamente ineficiente economía de Corea del Norte se
derrumbó. Centrales eléctricas se oxidaron y arruinaron. Las
luces se apagaron. La gente se encaramó a los postes de
electricidad para robar trozos de cable de cobre y cambiarlo por
alimentos con los que apagar su hambre. Cuando el sol se pone,
el paisaje se desvanece y pasa a gris y la noche engulle las
achaparradas y diminutas casas. Aldeas enteras desaparecen en
la oscuridad. Hasta en partes de la capital Pyongyang, que sirve de
escaparate, se puede pasear por el medio de una avenida
principal durante la noche sin ser capaz de ver los edificios que se
levantan a ambos lados.
Cuando los extranjeros miran fijamente en el vacío que es la
actual Corea del Norte, piensan en aldeas remotas de África o del
sudeste asiático donde la mano civilizadora de la electricidad aún
no ha llegado. Pero Corea del Norte no es un país
subdesarrollado; es un país del mundo desarrollado que ha
dejado de serlo. Puede verse la prueba de lo que fue y lo que se
ha perdido colgando a lo largo de cualquier carretera principal: el
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
oxidado esqueleto del tendido eléctrico que en el pasado se
extendió por todo el país.
Los coreanos del norte de mediana edad recuerdan bien
cuando tenían más electricidad (y a estos efectos, alimentos) que
sus primos pro-estadounidenses de Corea del Sur, lo que agrava
la indignidad de tener que pasar sus noches sentados en la
oscuridad. Allá por los años noventa del siglo pasado, los Estados
Unidos se ofrecieron a ayudar a Corea del Norte con sus
necesidades energéticas si renunciaban a su programa de armas
nucleares, pero el acuerdo fracasó después de que el gobierno de
Bush acusara a los coreanos del norte de incumplir sus
promesas. Los norcoreanos se quejan amargamente de la
oscuridad, que todavía hoy atribuyen a las sanciones impuestas
por los Estados Unidos, y que les impide leer por la noche. De
que no puedan ver la televisión. 'No podemos tener cultura sin
electricidad', me dijo una vez en tono acusador un corpulento
guardia de seguridad norcoreano.
Pero la oscuridad tiene en sí misma ventajas, especialmente
cuando eres un adolescente que quieres estar con alguien sin ser
visto.
Cuando los adultos se van a la cama, a veces, en invierno, tan
pronto como a las siete de la tarde, es bastante fácil salir de casa.
La oscuridad confiere grados de privacidad y de libertad que son
tan difíciles de conseguir en Corea del Norte como lo es la
electricidad. Envuelto en un manto mágico de invisibilidad,
puedes hacer lo que quieras sin tener que preocuparte de las
miradas indiscretas de los padres, de los vecinos o de la policía
secreta.
Conocí a muchos coreanos del norte que me dijeron lo mucho
que habían aprendido a amar la oscuridad, pero era la historia de
una adolescente y su novio la que me impresionó más. Tenía
doce años cuando conoció a un joven de un pueblo vecino tres
años mayor que ella. Su familia era de rango humilde en el
sistema bizantino de controles sociales vigente en Corea del
Norte. Como ser vistos en público juntos dañaría las perspectivas
de carrera del niño y la reputación de joven virtuosa de ella, sus
encuentros consistían enteramente en largos paseos en la
oscuridad: no había nada más que hacer de todos modos;
cuando empezaron a salir en serio en la década de 1990, ninguno
259
260
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
de los cines o restaurantes estaba operando por falta de
electricidad".1
Al hablar de su libro en la National Public Radio (NPR), Demick contó la
historia de un desertor que, por irónico que parezca, decidió irse de Corea del
Norte tras ver la propaganda de su gobierno contra su vecino del sur. La foto
mostraba a trabajadores en huelga de Corea del Sur que se encontraban en
una protesta y el objetivo perseguido era demostrar la condición miserable de
los trabajadores en la explotadora sociedad capitalista. Pero el norcorerano
contó a Demick que tres cosas de esa foto le llamaron la atención hasta el
punto de impulsarle a arriesgar la vida para huir del país.
En primer lugar, la foto mostraba que la gente corriente en Corea del Sur
tenía coche. Este no era el caso de Corea del Norte. En segundo lugar, la foto
mostraba que el trabajador huelguista —aunque se le veía claramente
enfurecido pues blandía un puño cerrado que agitaba en el aire— llevaba una
pluma en el bolsillo de la camisa. Esto también era inaudito entre la gente
corriente de Corea del Norte en aquel entonces. En tercer lugar, la
manifestación mostraba que los trabajadores en Corea Sur de Corea podían
protestar. Eso también era un concepto extraño para los coreanos del norte.
Como el caso de Corea del Norte quizás evidencia con más claridad que
cualquier otra sencilla comparación, el socialismo tiene el poder de devastar
economías enteras y de hacer que literalmente se mueran de hambre (ya sea
intencional o accidentalmente) millones de personas. Las preocupaciones
teóricas que hemos planteado en la Lección 15 son muy reales y muy
importantes. Entender de Economía, de la buena, es crucial; la propia
civilización está en juego.
1
Barbara Demick, “Nada que envidiar: vidas corrientes en Corea del Norte" (Nueva York: Spiegel &
Grau, 2009), págs. 3-5.
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
La Fatal Arrogancia
"En la década de 1980, Kim Il-Sung o [su hijo favorito] Kim Jong-Il,
quien estaba asumiendo cada vez más funciones de su padre,
ofrecieron 'orientación sobre el terreno' para hacer frente a los
problemas del país. Padre e hijo eran expertos en absolutamente
todo, ya fuese Geología o Agricultura. 'Las instrucciones in situ de Kim
Jong-Il y su cálida benevolencia están provocando un gran avance en la
reproducción y en la producción de productos lácteos de cabra',
opinaba la Agencia Central de Noticias de Corea después de que
Kim Jong-Il visitase una granja de cabras cerca de Chongjin. Un día
decretaría que el país debía consumir patatas en vez de arroz como
alimento básico; al día siguiente decidiría que la cría de avestruces
era la cura para la escasez de alimentos en Corea del Norte. El país
se tambaleó pasando de un régimen descabellado a otro".
Barbara Demick, “Nada que envidiar: Vidas corrientes en Corea del
Norte" (Nueva York: Spiegel & Grau, 2009), pág. 65
261
262
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección ...
• La evidencia histórica no puede probar o refutar las leyes
económicas. Sin embargo, a pesar de que es posible que hayamos
desarrollado unas leyes y principios económicos precisos mediante
el razonamiento lógico, en la práctica, su influencia podría ser
menor, en comparación con otros factores que nuestro
razonamiento ha pasado por alto. Por esta razón, es útil
complementar nuestra crítica teórica del socialismo examinando
ejemplos del mundo real.
• La Teoría Política al uso coloca al Comunismo en la "extrema
izquierda" del espectro, al contrario del Fascismo que es situado en
la "extrema derecha". Sin embargo, desde el punto de vista
económico que se ofrece en este libro, tanto la Alemania nazi como
la Rusia Estalinista fueron regímenes socialistas, en los que se
subordinaban los derechos de propiedad privada a la voluntad del
dictador.
• Durante el siglo XX, los regímenes comunistas mataron
literalmente a decenas de millones de sus habitantes; estas cifras no
incluyen las bajas causadas por guerras en el extranjero. Los
apologistas de estos regímenes podrían atribuir las muertes a la
hambruna, pero hambrunas masivas no se produjeron en los países
capitalistas y existe amplia evidencia de que estas "hambrunas"
fueron herramientas políticas conscientemente utilizadas para
consolidar el poder del régimen. Y cuando se comparan regiones
inicialmente muy similares, como Berlín Oriental y Berlín Occidental
o Corea del Norte y Corea del Sur, se constata que su nivel de vida
se distanció considerablemente después de que una de sus mitades
cayera en manos del Comunismo.
16.Los fracasos del socialismo: su Historia
263
NUEVOS TÉRMINOS
Comunismo: una ideología económica y política que pretende establecer la
propiedad estatal de los medios de producción (en nombre de los
trabajadores) a través de una revolución violenta.
Fascismo: una ideología económica y política que también persigue una
extensa regulación estatal de todos los recursos al servicio del bien colectivo,
aunque el Fascismo (a diferencia del Comunismo) permite a los particulares
conservar oficialmente la propiedad de las fábricas y de otros bienes de
capital.
264
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. * ¿Demuestran los registros históricos que el socialismo es un sistema
económico viciado?
2. ¿Qué hay de malo en el espectro convencional "izquierda/derecha" según
el cual Stalin sería el polo opuesto de Hitler ?
3. ¿Mataron alguna vez los Estados que oficialmente apoyan al capitalismo a
gente inocente?
4. Según lo expuesto ¿Qué Estado masacró al mayor número de civiles?
5. * Explica este inciso: "Es casi un experimento controlado."
* Material difícil.
** Material más complicado aún.
PARTE IV.— LA ECONOMÍA MIXTA.
LECCIÓN 17
17. El Control de Precios.
En esta lección aprenderéis ...
•
La definición de intervencionismo.
•
Ejemplos y consecuencias de los precios máximos y precios mínimos.
•
Cómo analizar los controles de precios utilizando gráficos de oferta y
demanda.
El intervencionismo
E
n la Parte II de este libro, explicamos la estructura básica y el
funcionamiento de una economía de mercado pura. En la Parte III,
expusimos los problemas teóricos del socialismo puro y documentamos
algunos de los horrores que el sistema socialista produjo en la práctica.
En esta parte final del libro, vamos a examinar algunos de los elementos más
populares del intervencionismo, que consiste en una aproximación a la
Economía política que busca superar los supuestos fallos del capitalismo puro y
del puro socialismo. Un Estado intervencionista no tolerará los resultados de un
mercado puramente libre, pero por otro lado, no suprimirá completamente la
propiedad privada. El objetivo de las políticas intervencionistas es retener las
obvias ventajas de un sistema de libre empresa, mientras que al mismo tiempo
se moderan los "excesos" del capitalismo puro a través de diversas medidas
correctivas.
Las siguientes lecciones demostrarán que la intervención gubernamental en la
economía de mercado conduce a consecuencias no deseadas, que muy a
menudo hacen que la "cura" sea peor que la enfermedad, incluso desde la
perspectiva de los objetivos oficiales de las intervenciones. Es posible que os
269
270
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
sorprenda saber que muchos de los problemas de la sociedad moderna son
exacerbados o que incluso son causados por la intervención del Estado. El
ejemplo utilizado en esta lección es el relativo al control de precios con que el
Estado impone un precio diferente al precio de equilibrio del mercado.
Dividiremos la explicación tratando separadamente los precios máximos y los
precios mínimos.
Precios máximos
Un precio máximo es un máximo legal que el Estado fija para los precios de
mercado de un determinado bien o servicio; la idea es que un precio puede
aumentar hasta que alcanza un máximo a partir del cual ya no se permite que
suba más. Típicamente la justificación oficial que se da generalmente para
establecer un límite máximo a los precios es que hace posible que los artículos
esenciales sean asequibles para los pobres; un ejemplo clásico sería el control
de los alquileres con el que el Estado impone límites a las rentas procedentes
de ciertos arrendamientos. En situaciones específicas, pueden imponerse
temporalmente precios máximos para evitar que algunos se enriquezcan
aprovechando el desamparo de la gente en tiempos de necesidad. Por
ejemplo, después de un desastre natural el gobierno local o estatal podría
imponer controles de precios a productos como el agua embotellada, los
generadores eléctricos y la gasolina, en su esfuerzo por prevenir que los
comerciantes se "aprovecharan" de la situación.
Aunque el público en general aplaude tales restricciones —si no fuesen
populares no serían tan frecuentes—, nuestro conocimiento de cómo
funcionan los mercados demostrará que los precios máximos, de hecho,
perjudican precisamente a las personas a las que se supone que pretenden
ayudar. La siguiente lista no es exhaustiva, pero menciona algunas de las
consecuencias más perjudiciales de los precios máximos.
Genera un desabastecimiento inmediato
Si se quiere que tenga algún impacto, un precio máximo debe establecerse
por debajo del precio de mercado. Pero en circunstancias normales, el precio
real de mercado tenderá a estar cerca del precio de equilibrio del mercado,
que (como recordaremos de la Lección 11) es el precio al que la cantidad
ofrecida se iguala a la cantidad demandada. Ahora bien, si el Estado obliga a
que el precio baje imponiendo un precio máximo, provocará una escasez del
bien o servicio en cuestión. El siguiente diagrama lo ilustra:
17.El Control de Precios.
271
Ilustración 17: Mercado de viviendas en alquiler
P
O
800 $
650 $
ESCASEZ
9.000 10.000 12.000
D
Q
En el diagrama anterior, el precio original de 800 dólares es el precio de
equilibrio para alquilar un apartamento en cierto barrio de una ciudad. A ese
precio, los consumidores quieren alquilar un total de 10.000 apartamentos y
los propietarios están dispuestos a ofrecer 10.000 apartamentos en alquiler. El
mercado se equilibra y todo el mundo se involucra en cuantas transacciones
desea, a ese precio.
Pero entonces el Estado impone un precio máximo de 650 dólares,
alegando que "la gente corriente no se puede permitir" pagar alquileres más
altos y amenaza con imponer fuertes multas a los arrendadores si descubre
que están cobrando más. A ese menor precio, la cantidad de apartamentos
demandada aumenta hasta 12.000, mientras que la cantidad suministrada
desciende a 9.000.1 Ahora hay una escasez de 3.000 unidades, lo que significa
que 3.000 personas que quieren alquilar un apartamento en el barrio al precio
ahora vigente no pueden encontrar ninguno disponible.
La escasez es bastante grave porque hace que el bien o servicio no esté
disponible precisamente para las mismas personas a las que supuestamente
se pretendía ayudar con el control de precios. Es cierto, las 9.000 personas
que todavía tienen un apartamento podrían estar agradecidas ya que se están
1
Incluso aunque (a corto plazo) el número físico de unidades de apartamentos no disminuya,
el número de propietarios interesados en recurrir al mercado de alquiler puede
definitivamente disminuir a causa de la nueva ley de control de rentas. Y lo que es aún más
obvio, los propietarios de viviendas que estaban dispuestos a alquilar una habitación
sobrante a un extraño por 800 dólares al mes, podrían optar por dejarla vacía (y disponible
para sus hijos cuando regresen en los descansos de la universidad o para invitados de fuera
de la ciudad) si sólo pueden cobrar 650 dólares. Hasta los propietarios de edificios de
apartamentos dedicados al alquiler podrían preferir alquilar únicamente algunas de las
unidades al precio más bajo a un conjunto de inquilinos que hayan pasado más rigurosos
controles de crédito y demás...
272
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
ahorrando 150 dólares al mes en alquileres (aunque si entendieran todos los
aspectos implicados —y que se expondrán seguidamente— quizás no lo
estuvieran). Sin embargo, hay ahora 1.000 personas de la comunidad que
habrían tenido un apartamento a los precios fijados por el mercado, pero que
ahora no tienen ningún apartamento en absoluto a causa del precio máximo.
Sabemos que preferirían pagar 800 dólares por un apartamento en lugar de
no tener ninguno (puesto que la cantidad total demandada sería de 10.000 al
precio de 800 dólares), por lo que están claramente en peores condiciones a
consecuencia del control de rentas.2
En esta primera parte de nuestro análisis, por lo tanto, tenemos que
sopesar el beneficio que representa para los 9.000 inquilinos (que ahorran 150
dólares al mes) con el perjuicio, presumiblemente más traumático, que sufren
los 1.000 inquilinos que, aunque tienen los 800 dólares extra al mes
necesarios, no pueden acceder a un apartamento en alquiler. Incluso si
ignorásemos por completo la situación de los propietarios —que están
claramente en peores condiciones con el control de rentas— y nos
centrásemos exclusivamente en ayudar a los inquilinos, no está claro que el
precio máximo en realidad favorezca al grupo en su conjunto.
La desventaja es aún más sorprendente en otras situaciones de precios
máximos. Por ejemplo, supongamos que un huracán azota la ciudad, produce
un corte en el suministro de electricidad y provoca inundaciones que
contaminan el agua potable. Si se deja que los precios fluctúen libremente, los
precios de mercado del agua embotellada y de los alimentos enlatados
tenderían a dispararse a causa del fuerte aumento de la demanda ante una
oferta invariable. Si el gobierno local aprueba una ordenanza para multar a los
comerciantes que suban los precios de los artículos de “primera necesidad" en
respuesta a la emergencia, la medida no dará lugar a que todo el mundo
(incluidos los pobres) pueda acceder a los artículos. Por el contrario, lo que
pasará es que las primeras personas que lleguen a la tienda, vaciarán los
estantes y cargarán agua embotellada y comida envasada a los precios
anteriores a la crisis. Las personas que lleguen a la tienda un par de horas
después se irán sin agua ni comida. Para esos desgraciados, los razonables
precios oficiales son poco consuelo. Preferirían haber pagado 5 dólares cada
uno por 10 botellas de agua a que sus familias tengan que beber Coca-cola
durante una semana.
Otro ejemplo es la gasolina. La gente que vive en la costa en áreas
amenazadas por un huracán que se acerca intentará subir los niños al coche y
2
Hay también 2.000 personas que se sienten frustradas a causa de la escasez, pero en cierto
sentido no salen realmente perdiendo (a excepción de sus dolores de cabeza y el tiempo
dedicado a la búsqueda infructuosa de un apartamento). Si se permitiera que el precio
subiera hasta su nivel de equilibrio de mercado, estarían fuera del mercado y tampoco
habrían conseguido un apartamento en ese escenario.
17.El Control de Precios.
273
dirigirse hacia el interior. En consecuencia, la demanda de gasolina en las
ciudades costeras mostrará temporalmente un pico, que normalmente
causaría un fuerte aumento de los precios, digamos a 7 dólares por galón.
Este inusualmente alto precio haría que los residentes que huyen compraran
sólo la gasolina suficiente para conseguir llegar hasta la carretera interestatal
donde buscarían estaciones de servicio que cobrasen precios más bajos. El
alto precio de mercado habría racionado efectivamente el suministro
disponible de gasolina de la ciudad (cuando se hiciera pública la noticia de la
llegada del inminente huracán) entre todos los que intentaran salir de la
misma.
Sin embargo, si el gobierno de la ciudad amenazara a los propietarios de las
gasolineras con multas o incluso con la cárcel por "especular con los precios",
entonces, la primera ola de automovilistas llenaría sus depósitos y vaciaría las
gasolineras. Los que llegaran después recorrerían la ciudad en busca de
gasolina para llenar el depósito y se encontrarían letreros indicando "no hay
gasolina" en todas las gasolineras. Tendrían que conseguir llegar a la carretera
interestatal, tal vez con muy poca gasolina en sus depósitos, a riesgo de
quedarse tirados por el camino. Si el objetivo es conseguir que la mayor
cantidad de personas se alejen de la trayectoria del inminente huracán de la
mejor manera posible, imponer precios máximos para la gasolina es una idea
horrible.
A largo plazo disminuye la oferta
Además de la reducción inmediata en la cantidad suministrada a corto
plazo, una precio máximo también suprimirá la oferta a largo plazo, conforme
empresarios e inversionistas respondan a las nuevas realidades y cambien sus
esfuerzos y recursos a otras líneas de producción que no sufran de controles
de precios. Por ejemplo, si las leyes de control de rentas se aplican en una
zona urbana importante, habrá un inmediato desabastecimiento. Sin
embargo, el problema puede empeorar con el tiempo, cuando aumente la
población sin que los inversores hayan notado que alquilar apartamentos
baratos sea un proyecto muy lucrativo.
Por poner un ejemplo diferente, los comerciantes que viven en una ciudad
sujeta a inundaciones no mantendrían un inventario de botellas de agua y
otros bienes tan grande, si supieran que el Estado iba a imponer precios
máximos en situaciones en las que, de no ser el caso, podrían triplicar sus
precios. Por lo tanto la expectativa de controles de precios afecta
negativamente a una de las características principales de una economía de
mercado —que los empresarios que pueden prever las posibles crisis (escasez
de agua) y saber cómo mejorar esas situaciones (almacenando más botellas
de agua en tiempos normales), no hagan uso de esa capacidad de previsión,
274
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
porque el Estado suprima la recompensa que el mercado proporciona
habitualmente a quienes observan esa clase de comportamiento—.
El racionamiento de la oferta disponible tienen lugar por
medios distintos al sistema de precios
Una de las funciones del sistema de precios de mercado (cuando no se le
distorsiona) es que raciona la oferta disponible de un bien entre los
demandantes que compiten por él. En esencia, si alguien quiere más unidades
del bien, tiene que pujar y ofrecer más dinero por ellas. Muchos advierten que
esto es algo injusto ya que da una clara ventaja a los ricos.
Sin embargo, imponiendo un precio máximo, el Estado no elimina el hecho
de la escasez; aún habrá más personas que quieran utilizar el bien en cuestión
que unidades disponibles de dicho bien. Todo lo que sucede es que el
racionamiento se ha de efectuar mediante mecanismos distintos a los precios.
Esta realidad podría llegar a ser más desagradable para los defensores del
control de precios que el racionamiento que se realiza por el sistema de
precios al que pretende sustituir.
Por ejemplo, con controles de precios de los alquileres, los propietarios
podrían ser mucho más selectivos a la hora de adjudicar los apartamentos
disponibles. Podrían insistir en cobrar varios meses por anticipado en
concepto de fianza, verificar exhaustivamente el historial de los demandantes
y requerir cartas de recomendación de propietarios anteriores. También
podrían preferir a los inquilinos que se movieran en sus mismos círculos
sociales o que proviniesen de un mismo grupo étnico, ya sea por un sesgo que
les llevara a discriminar o porque inconscientemente se sintiesen más
cómodos dejando que se mudara al edificio alguien que (por ejemplo)
perteneciera a su mismo credo religioso. En semejante entorno, las minorías
étnicas y los recién inmigrados, sobre todo si no hablan bien el lengua nativa,
estarían en gran desventaja y podría ser muy difícil que encontraran un sitio
donde vivir. Este resultado es exactamente el opuesto al que persigue la
mayoría de los que defienden los controles de precios.
Se produce una disminución de la calidad
Otro efecto insidioso de los precios máximos es que reducen la calidad del
bien o servicio que se regula. Cuando un precio máximo obliga a los
vendedores a recibir una cantidad inferior de dinero por unidad vendida,
tienen menos incentivos para hacer que el bien o servicio sea deseable.
Por ejemplo, las leyes de control de alquileres favorecen la aparición de
arrendamientos de viviendas o de habitaciones de categoría inferior, en inglés
el término slumlord evoca a oscuros y crueles propietarios de apartamentos
17.El Control de Precios.
275
baratos en alquiler. En un mercado normal, un comerciante que
habitualmente tratara con mala educación a sus clientes o se negara a cumplir
sus obligaciones contractuales, no tardaría en ser expulsado del negocio. Pero
con controles de precios sobre los alquileres, los propietarios están sometidos
a una presión competitiva mucho menor a la hora de complacer a sus clientes.
Incluso si el inquilino de la unidad 3-A se harta y decide irse, el propietario
sabe que hay una larga lista de posibles inquilinos con ganas de mudarse allí.
En esencia, los precios máximos proporcionan un margen para que los
vendedores puedan reducir la calidad del bien o servicio sin perjudicar sus
ventas totales. Con los números del ejemplo anterior sobre control de rentas
de los arrendamientos vemos que los propietarios estarán en condiciones de
reducir la calidad de sus apartamentos mientras haya inquilinos dispuestos a
gastar 650 dólares en alquilarlos. Los propietarios podrían tardar en
reemplazar una bombilla fundida del pasillo, podrían dejar que la pintura se
agrietase y se desprendiera del inmueble en vez de aplicar una nueva capa
regularmente y es seguro que no iban a levantarse a media noche para
resolver el problema del calentador de agua de uno de sus inquilinos. Por lo
tanto, no es del todo cierto decir (en nuestra explicación del gráfico sobre
oferta y demanda) que los 9.000 inquilinos están mejor porque solo tienen
que pagar 650 dólares por una unidad de apartamento que antes costaba 800
dólares. Esto se debe al hecho de que no estarían disfrutando de la misma
“unidad de apartamento" en ambas situaciones.
Precios mínimos
Un precio mínimo es un mínimo legal, el Estado lo que hace es no permitir
que el precio de un bien o servicio caiga por debajo de cierto “suelo". Los
compradores que se descubriera pagando menos que el precio oficial se
enfrentarían a multas u otras formas de castigo. La justificación pública para
los precios mínimos es que ciertos vendedores merecen un precio mayor por
sus productos o servicios del que recibirían en una economía de mercado
pura.
En la actualidad, en los países occidentales el trabajo es el principal
merecedor de precios mínimos.3 En especial, cuando el Estado impone un
salario mínimo con lo que se convierte en ilegal que un empresario pague a
3
Los agricultores y ganaderos son también beneficiarios de ayudas en forma de precios
mínimos, mediante los que el Estado les asegura un precio mínimo garantizado para
determinados productos agrícolas. Sin embargo, normalmente el Estado establece ese suelo
recurriendo al uso de dinero público para aumentar artificialmente la demanda de los
productos beneficiados. En vez de castigar a las personas que pagan menos de 10 dólares
por bushel de trigo, el Estado interviene en el mercado comprando trigo (y almacenándolo en
silos) cuando el precio de mercado baja por debajo de 10 dólares. El análisis de este tipo de
"precio mínimo" es muy diferente de la situación que estamos analizando en el texto.
276
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
un trabajador menos de una cierta cantidad de dinero por hora. Debido a que
éste es el ejemplo más popular y reconocible de un precio mínimo, vamos a
dedicar el resto de esta lección a estudiarlo con detenimiento. 4 El análisis
generalmente es también aplicable a otros bienes o servicios.
Al igual que con los precios máximos, los precios mínimos tienen muchas
consecuencias no deseadas, que deberían hacer reconsiderar a los defensores
de los salarios mínimos si realmente están ayudando a los trabajadores no
cualificados. Las consecuencias incluyen:
Causan una inmediata aparición de excedentes.
El precio de equilibrio del mercado de mano de obra no cualificada (su
salario) iguala la cantidad demandada por los empleadores con la cantidad
ofrecida por los trabajadores no cualificados. Si el Estado establece un suelo
por encima del nivel de equilibrio del mercado, entonces lo que hará es
inducir a que se genere un excedente de mano de obra no cualificada. Habrá
un exceso de oferta, lo que significa que más trabajadores estarán intentando
encontrar puestos de trabajo al salario vigente que empleadores dispuestos a
contratarlos. A esta situación se la conoce más popularmente como
desempleo. El siguiente diagrama ilustra los efectos de una ley de salario
mínimo.
En el diagrama, el salario de equilibrio es de 5 dólares por hora. Con este
salario, los empresarios están dispuestos a contratar a 100.000 trabajadores y
100.000 personas solicitan puestos de trabajo de baja cualificación de esta
clase. Cuando viene el Estado y eleva artificialmente el salario a 8 dólares la
hora, la cantidad de trabajadores que buscan empleo se eleva a 120.000,
mientras que la cantidad de trabajadores demandada baja a 80.000. Por lo
tanto habrá una escasez de 40.000 trabajadores. Estas 40.000 personas no
cualificadas están dispuestas a trabajar al salario vigente de 8 dólares la hora,
pero no importa cuantas solicitudes presenten, sencillamente les será
imposible conseguir un puesto de trabajo.
4
Nuestro análisis de un piso o suelo salarial aplicado explícitamente por el Estado se aplica en
gran medida al caso en que un sindicato amenaza con violencia o destrucción de propiedad
para elevar los salarios de sus miembros por encima del nivel de equilibrio del mercado.
Muchos economistas ven esto como una forma de intervención del Estado, porque los
Estados no suelen castigar a los sindicatos por intimidación criminal como castigarían otros
intentos (de los empleadores durante las negociaciones laborales, por ejemplo) dirigidos a
perturbar transacciones voluntarias. Sin embargo, en el texto nos limitaremos a examinar las
formas más puras de intervención que provienen directamente de la acción del Estado.
17.El Control de Precios.
277
Ilustración 18: Mercado laboral de baja cualificación
P
DESEMPLEO O
8$
5$
D
80.000 100.000 120.000
Q
Incluso en este caso, no está claro que la ley de salario mínimo ayude a los
trabajadores no cualificados. Es cierto que las 80.000 personas que conservan
su puesto de trabajo ahora ganan 3 dólares más por hora pero hay 20.000
personas que estarían contentas trabajando por 5 dólares la hora y que, sin
embargo, ahora no pueden conseguir trabajo en absoluto. Además, hay otras
20.000 personas que se sienten frustradas por la imposibilidad de encontrar
un trabajo a 8 dólares la hora, pero que no trabajarían de todas formas ya que
5 dólares la hora es algo inaceptable para ellas.
Es fundamental tener en cuenta que la ley de salario mínimo no obliga a un
empleador a contratar a un solicitante de baja cualificación. Simplemente
establece que es ilegal contratarlo por menos del salario mínimo. Lejos de
penalizar el rechazo de una solicitud de empleo, la ley del salario mínimo en
realidad lo que hace es que sea más caro para los empresarios proporcionar
un empleo a alguien.
Descartando los casos de filantropía o de otros ámbitos no comerciales, un
empresario contrata a un trabajador porque espera que el trabajador le
proporcione suficientes ingresos adicionales para justificar el sueldo que ha de
pagarle (si el empresario no lo creyese, estaría perdiendo dinero con la
transacción y no tendría ningún incentivo para contratarlo). Al elevar
artificialmente el listón del salario mínimo, el Estado efectivamente hace que
sea imposible que personas con productividades bajas, por debajo de cierto
nivel, puedan conseguir un puesto de trabajo.
Tened en cuenta que algunos trabajadores no cualificados simplemente no
producen 8 dólares de valor de producción adicional por cada hora que están
en el trabajo. Si el trabajo que alguien produce es, por ejemplo, solo de 7
dólares de producción por hora, entonces un salario mínimo de 8 dólares por
278
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
hora obligaría a un empleador a perder 1 dólar por cada hora que esta
persona trabajara. Si el empleador quiere maximizar sus beneficios, sería más
inteligente no contratar a esa persona.
Se reduce la demanda a largo plazo
Si el Estado promulga una ley de salario mínimo que pilla a los empleadores
por sorpresa, responderán de inmediato reduciendo el número de
empleados.5 A largo plazo (mientras esperen que el salario mínimo
permanezca en vigor), los empleadores introducirán cambios en sus empresas
para adaptarlas a la nueva situación reduciendo su demanda de trabajo. 6 Por
ejemplo, los empresarios podrían instalar más equipos y mejores
herramientas para que cada uno de los trabajadores (retenidos) realizase más
tareas. Lo que incrementaría su productividad marginal; un trabajador
cualquiera podría producir una mayor cantidad de producto por hora si su
puesto de trabajo dispusiera de más maquinaria.
Por ejemplo, un moderno restaurante de comida rápida puede ser atendido
por un puñado de personas y aún así ser capaz de servir cientos de comidas
en un solo turno, mientras que la misma hazaña habría requerido a muchos
más trabajadores en un restaurante de comida rápida de la década de 1950.
Parte de la diferencia viene de los enormes avances en la automatización
ocurridos en los últimos 60 años. Una trabajadora bien entrenada puede
llenar un vaso de refresco pulsando un botón del dispensador automático de
bebidas al tiempo que valiéndose de una cuchara especial vuelca una ración
de patatas fritas en un envase de cartón colocado sobre un soporte
especialmente diseñado, mientras escucha por los auriculares como le hacen
un nuevo pedido y lo teclea pulsando botones que seleccionan el precio de
cada plato. Si el cliente necesita cambio, la empleada ni siquiera puede tener
que contar las vueltas, ya que la máquina automáticamente escupe la
combinación apropiada de monedas de 25, de 10, de 5 y de 1 céntimo.
Por tanto, en lugar de tener que retener (digamos) a 8 trabajadores
pagando 8 dólares por hora que era el sistema vigente con la configuración
5
6
O al menos, desearían hacerlo, tan pronto como sus obligaciones contractuales se lo
permitieran. En la práctica podría haber otras restricciones, como la desmoralización de los
empleados si el jefe permitiese que un 10 % de la plantilla se marchara a consecuencia de
una subida del salario mínimo. Con todo, a igualdad de condiciones, un aumento del salario
mínimo reducirá la rentabilidad por empleado (de los poco cualificados) en una empresa
dada.
Decir que la demanda (no sólo la cantidad demandada) disminuye a largo plazo significa dos
cosas: en primer lugar, con un salario mínimo constante, el número de trabajadores que
puede encontrar trabajo disminuirá. Segundo, incluso si el Estado finalmente retirase el
salario mínimo, el número de equilibrio de trabajadores contratados (en ese momento) sería
inicialmente menor que el número original de trabajadores empleados antes de que se
impusiera el salario mínimo.
17.El Control de Precios.
279
original, el dueño del restaurante podría ahora gastar muchos miles de
dólares instalando equipos de última generación y mejorando el diseño de la
planta del local. Esta inversión le permitiría obtener el mismo resultado, pero
con sólo 5 trabajadores, ahorrando así 24 dólares por hora. A lo largo de
cientos de turnos, la inversión en la remodelación del restaurante se
amortizaría por sí sola.7 Pero después de las reformas el restaurante
necesitaría permanentemente a un menor número de seres humanos para
realizar el trabajo.
Se produce una competencia no salarial
El "problema" que las leyes de salario mínimo buscan resolver es que la
demanda de mano de obra no sea lo suficientemente alta como para que
cada trabajador dispuesto a trabajar pueda encontrar un trabajo que le
proporcione un generoso salario. Al promulgar un salario mínimo, el Estado
no hace que cambie esa realidad subyacente. Los trabajadores todavía tienen
que competir entre sí por cada oferta de empleo, lo que ocurre únicamente es
que el salario mínimo elimina un aspecto de la negociación. Irónicamente esta
función de las leyes de salario mínimo perjudica precisamente a los grupos
que son más vulnerables y que más necesitan tener un empleo.
Por ejemplo, un inmigrante de 20 años de edad, que no habla la lengua y no
tiene experiencia de trabajo no podría competir por un puesto de trabajo de
una fábrica frente a estudiantes universitarios de clase media (que estuvieran
en casa disfrutando de las vacaciones de verano) y que pertenecieran al
mismo club deportivo que la familia del propietario de la fábrica, si los dos
candidatos tuvieran que recibir el mismo salario, pero si en cambio se
permitiese al inmigrante ofertar un salario más bajo que el solicitado por los
estudiantes universitarios nativos, podría conseguir el empleo. El empleador
podría aprovechar la oportunidad y contratar al inmigrante que no sabe bien
inglés a, pongamos, 4 dólares por hora, para ver si trabaja duro y se le puede
formar rápidamente. Pero si el Estado exige que todos los nuevos empleados
reciban 8 dólares por hora desde el primer día, el inmigrante nunca podrá
descollar y conseguir una historia laboral (legal), que le permita ascender por
los peldaños de la escala salarial.
Las leyes de salario mínimo privan a los trabajadores poco cualificados de la
capacidad de competir por los puestos de trabajo reduciendo sus
pretensiones salariales. Los empleadores por lo tanto cubrirán el menor
número de puestos de trabajo que ofrezcan utilizando otros criterios. Para
7
Daros cuenta de que con el salario inicial de 5 dólares por hora, la renovación sólo permitiría
al propietario ahorrar 15 dólares por hora en costes laborales reducidos. Dependiendo del
coste de actualización (adecuada contabilización de los intereses y de la depreciación del
nuevo equipo), la ley del salario mínimo condicionaría la decisión entre diseñar un
restaurante para ser gestionado por 8 empleados frente a 5.
280
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
conseguir un trabajo habrá que conocer a alguien, estar emparentado con
alguien que ya trabaje en la empresa y otras cosas por el estilo. Los
trabajadores que no cumplen estos criterios son en gran parte los que los
defensores de los salarios mínimos creen estar ayudando.
Empeoran las condiciones laborales.
Al obligar a los empleadores a pagar más por hora y asegurar que siempre
exista una larga fila de trabajadores dispuestos a reemplazar a quien renuncie,
las leyes de salario mínimo reducen los incentivos para que los empleadores
hagan atractivos los puestos de trabajo en otros aspectos. Por ejemplo, un
empresario podría reducir los tiempos de descanso, no proporcionar comida
sin cargo en el comedor y subir la temperatura del termostato en verano y
bajarla en invierno. El empresario podría tardar más tiempo en reemplazar las
bombillas fluorescentes y (en un entorno de oficina) podría gastar menos
dinero en mobiliario de oficina. Quizás los baños estén provistos de papel
higiénico muy barato y el jabón de manos tenga olor a hospital.
Contra toda lógica, las leyes de salario mínimo impiden que surjan
potenciales acuerdos que harían que los empleadores y los trabajadores
estuviesen más contentos. Supongamos que 3.000 personas ganan 8 dólares
la hora trabajando en una fábrica y que pasan mucho calor ya que sólo hay
instalados ventiladores de techo como toda refrigeración. El propietario de la
fábrica hace encuestas a los trabajadores y constata que, por unanimidad,
preferirían ganar 7.50 dólares la hora y que la empresa pusiera una instalación
centralizada de aire acondicionado. Por su parte, el dueño de la fábrica
reconoce que con 1.000 personas que trabajan en un turno determinado, el
recorte propuesto le ahorraría 500 dólares por hora en costes laborales.
Investiga un poco y llega a la conclusión de que puede instalar aire
acondicionado centralizado y pagar los mayores costes de electricidad ya que
en conjunto representarían un gasto adicional de 450 dólares por hora.
Es evidente que es una propuesta con la que todos salen ganando ya que es
verdad que los trabajadores asumen una ligera reducción salarial pero
prefieren tener un salario inferior y no pasar 8 horas al día sudando. El
propietario por el contrario tiene que desembolsar miles de dólares por
adelantado para instalar la nueva unidad de aire acondicionado, pero, con el
paso del tiempo, los menores gastos salariales que de ello resultan más que le
compensan ese inicial desembolso (y los mayores consumos eléctricos). Pero
si el salario mínimo se fija en 8 dólares por hora, esta sensata propuesta
nunca llegaría a producirse porque sería ilegal. De esta forma los trabajadores
trabajarían en condiciones miserables con la ropa empapada en sudor y el
dueño de la fábrica obtendría 50 dólares menos por hora de funcionamiento
de la fábrica. Aunque este último ejemplo es un poco artificial, ilustra un
17.El Control de Precios.
281
defecto importante de las leyes de salario mínimo: un trabajo es atractivo por
muchas razones, su retribución económica es sólo una de ellas. Al establecer
arbitrariamente un suelo salarial, el Estado podría perversamente inducir a
que empeorasen otras características del puesto de trabajo de manera que
incluso los trabajadores que mantuvieran sus puestos de trabajo acabaran
viéndose perjudicados —aparte de los trabajadores que no consiguieran
empleo—.
282
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección …
• El intervencionismo es una combinación de socialismo y
capitalismo. Los particulares conservan oficialmente la propiedad
sobre la mayor parte de sus recursos, pero el Estado regula el uso
de "su" propiedad.
• Los precios máximos llevan a la escasez, a una reducción de la
oferta a largo plazo, al racionamiento por medios ajenos a los
precios y a una reducción de la calidad. Los precios mínimos
provocan excedentes, una menor demanda a largo plazo, la
competencia por medios distintos a los precios y a una reducción de
las cualidades no monetarias de la oferta disponible para los
compradores.
• Los gráficos de oferta y demanda ilustran eficazmente los
desabastecimientos y los excedentes causados por los precios
máximos y mínimos.
17.El Control de Precios.
283
NUEVOS TÉRMINOS
Intervencionismo: es la filosofía que inspira la llamada economía mixta, en
la que el Estado interviene fuertemente en el sistema capitalista para regular
cómo pueden los individuos utilizar su propiedad privada.
Los controles de precios: políticas que castigan a las personas que
intercambian bienes y servicios a precios diferentes de la gama de precios
aceptable prescrita por el Estado.
Precio máximo: un tipo de control de precios sobre un determinado bien o
servicio que establece la cantidad máxima que un comprador puede pagar a
un vendedor.
El control de alquileres: un precio máximo que se impone a los
arrendamientos de viviendas.
Slumlord o propietario de casas baratas en alquiler: el término poco
halagador aplicado a un propietario que no mantiene adecuadamente la
calidad de los apartamentos y que por lo general es alguien desaprensivo.
Precio mínimo: un tipo de control de precios sobre un determinado bien o
servicio que establece la cantidad mínima que un comprador debe pagar a un
vendedor.
Salario mínimo: un suelo de precio en los salarios de los trabajadores.
Soportes de Precios: políticas gubernamentales que mantienen un precio
mínimo considerado como deseable pero lo hacen no por el expediente de
amenazar a los compradores que pagan demasiado poco, sino haciendo que
el Estado compre directamente el bien o servicio siempre que su precio de
mercado descienda por debajo del precio suelo (los efectos de sostenimiento
de los precios son diferentes de los efectos de los precios mínimos).
Desempleo: un superávit o exceso en el mercado laboral, lo que significa
que algunos trabajadores no pueden encontrar trabajo a pesar de que están
dispuestos a trabajar por el mismo salario y pueden realizar el trabajo tan bien
como las personas que sí que están empleadas.
284
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Qué es lo que se mezcla en el término economía mixta?
2. ¿Cómo puede reducirse la cantidad de apartamentos ofrecidos en alquiler,
incluso a corto plazo? ¿No hay un número fijo de unidades de
apartamentos disponibles en cualquier momento dado?
3. ¿Cómo podría ser que el establecimiento de precios máximos para la
gasolina impidiese la evacuación de una ciudad amenazada por un
inminente huracán?
4. * ¿Cómo pueden las leyes de salario mínimo reducir la demanda de mano
de obra a largo plazo (No sólo a corto plazo)?
5. ¿Cómo puede un salario mínimo realmente perjudicar incluso a los
trabajadores que conservan su empleo?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 18
18. Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
En esta lección aprenderéis ...
•
El impacto general de los gastos del Estado.
•
Las tres típicas formas mediante las que el Estado paga sus gastos.
•
El especial impacto de los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
El gasto público
U
na de las maneras más profundas mediante las que el Estado altera la
economía afectando a los resultados que derivan del libre
funcionamiento del mercado es a través de sus programas de gasto.
En esta lección vamos a examinar algunas de las formas en las que estas
actividades causan distorsiones económicas, a la luz de nuestro conocimiento de
cómo funciona una economía de mercado pura. Recordad que hay que tener en
cuenta que el análisis económico por sí solo no puede decidir por nosotros si
una política del Estado es buena o mala. Sin embargo, un análisis económico
objetivo puede mostrarnos que las justificaciones típicas para las políticas
intervencionistas no son válidas. Esto se debe a que las propias intervenciones
llevan a un resultado peor desde la óptica de los propios criterios que avanzan
quienes las promueven.
Independientemente de cómo obtenga sus fondos el Estado, cuando gasta
dinero detrae necesariamente recursos del sector privado y los dedica a las
líneas o programas de gasto elegidos por las autoridades políticas. Por ejemplo,
cuando el Estado decide gastar 100 millones de dólares en la construcción de un
puente, sabemos que afectará a la economía, aunque no sepamos de donde
saldrá el dinero. Para construir físicamente un puente, el Estado debe contratar
287
288
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
trabajadores y comprar suministros como hormigón y acero. Una vez que
escasos recursos, como son la mano de obra y los materiales de construcción,
se aplican a la construcción del puente, ya no están disponibles para el sector
privado. Un trabajador cualquiera, individualmente considerado, es
físicamente incapaz de construir la fábrica que necesita una empresa privada,
mientras esté trabajando construyendo el puente que el Estado ha encargado.
Y obviamente el hormigón y el acero que se incorporaran al puente, no
podrán utilizarse para levantar otros edificios que quisieran construir
empresarios privados.
Si la autoridad política simplemente declara que gastará el dinero público en
aquello que estime que hará más feliz a la gente, la Ciencia económica no
tiene nada que decir al respecto. Al fin y al cabo, es lo mismo que hacen los
dueños de Disneyland cuando deciden construir un puente que conecte dos
zonas de su parque temático ya que también están utilizando recursos y
haciendo que no estén disponibles para el resto de la economía. Luego
¿Dónde está el problema si el Estado hace lo mismo?
La diferencia fundamental es que los propietarios de Disneyland están
operando en la economía de mercado voluntariamente y están constrñidos
por una cuenta de pérdidas y ganancias. Cuando gastan 100 millones de
dólares, no en su consumo personal (en casas de lujo y potentes automóviles),
sino para conseguir que el parque Disney sea más atractivo para sus clientes,
cuentan con información objetiva. Sus contables les podrán decir muy pronto
si el parque está recibiendo más visitas (y por lo tanto está teniendo más
ingresos) tras instalar una nueva atracción o realizar nuevos proyectos de
inversión.1 Recordad que es la Cuenta de Pérdidas y Ganancias construida con
precios de mercado lo que guía a los empresarios a la hora de conseguir una
gestión cuidadosa de los recursos escasos de la sociedad.
En contraste, los gobernantes no pueden confiar en la información objetiva
proporcionada por precios de mercado, debido a que el Estado opera (al
menos parcialmente) fuera del mercado. El intervencionismo es efectivamente
una mezcla de capitalismo y socialismo, y, por lo tanto, padece (parcialmente)
los defectos del socialismo. En la medida en que el Estado tiene que comprar
los recursos que precisa a propietarios privados —en lugar de dictar
simplemente órdenes a los trabajadores requiriéndoles que dediquen tiempo
1
En sentido estricto, los contables no podrían atribuir la rentabilidad (o falta de ella) a una
decisión específica de los gestores. Por ejemplo, supongamos que un escándalo de apuestas
arruinó el buen nombre de Mickey Mouse, justo en el momento en que Disneylandia
inaugurase una nueva atracción. Es posible que los ingresos por la venta de entradas cayeran
un 10% tras abrir la nueva atracción, cuando habrían caído un 20% si Disneylandia no la
hubiera instalado (lo que parcialmente compensó el impacto del escándalo que involucraba a
Mickey). Aún así , los contables pueden declarar objetivamente si el negocio está logrando
una ganancia o una pérdida económica en términos absolutos.
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
289
a construir puentes sin derecho a remuneración o confiscar hormigón y acero
para que sirvan a los propósitos del Estado—, el presupuesto estatal
proporciona un límite a la cantidad de recursos que el Estado puede desviar
del sector privado (en el socialismo puro, todos los recursos de toda la
economía están sujetos a las instrucciones de los gobernantes políticos).
Sin embargo, como el Estado no es una empresa, no consigue aumentar sus
recursos obteniéndolos de "consumidores" que demanden voluntariamente
sus servicios. Por lo tanto, a pesar de que las autoridades políticas en una
economía intervencionista son conscientes de la importancia relativa de los
recursos que están utilizando en su programas —debido a los precios de
mercado asociados a cada unidad que deben comprar—, sin embargo, no
tienen ninguna medida objetiva de lo mucho (o poco) que sus ciudadanos se
benefician de esos gastos. Sin esa retro-alimentación, incluso si las
autoridades tan sólo quisieran ayudar a su gente todo lo posible, estarían
"volando a ciegas" o, en el mejor de los casos, volando con un ojo tapado.
Por ejemplo, supongamos que el Estado decide construir una biblioteca
pública para que la comunidad tenga acceso gratuito a los libros y a Internet.
Como el Estado sólo tiene un presupuesto limitado, no va a hacer algo
ridículamente derrochador como revestir las paredes de la biblioteca con oro
o llenar las estanterías con muy raras primeras ediciones facsímiles de las
novelas de Steinbeck y Hemingway. Supongamos que el Estado intenta ser
sensato,2 licita varios contratos públicos con contratistas de buena reputación
y consigue que se construya una modesta biblioteca por 400.000 dólares.
Sin embargo, incluso si los auditores externos o los periodistas de
investigación no pudieran encontrar nada corrupto o llamativo en el
procedimiento seguido, la pregunta seguiría siendo: ¿Valió la pena gastar
400.000 dólares en la construcción de esta concreta biblioteca y abrirla en ese
particular emplazamiento? La cuestión esencial es que sabemos que una cosa
es cierta: ningún empresario pensaba que podría conseguir suficientes
ingresos montando una empresa rentable dedicada a prestar libros. Lo
sabemos, porque la biblioteca no existía hasta que el Estado empleó sus
propios fondos en construirla.
Una manera de concebir el gasto público es que necesariamente se destina
a producir bienes y a prestar servicios que el sector privado no ha considerado
2
Reconocemos que estamos violando nuestra propia regla que nos obliga a vincular la acción
a su agente: En realidad, "el Estado" no construye la biblioteca. Sino que ciertas personas
toman decisiones que ponen en marcha determinados efectos que resultan de la autoridad
de quienes toman esas decisiones y de la obediencia que les es debida por las demás
personas de la comunidad, pero en aras a la brevedad vamos a menudo a decir que es "el
Estado" quien gasta dinero, quien sube los impuestos, etc ...
290
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
que valga la pena producir.3 Cuando el Estado gasta dinero, desvía recursos de
los destinos a los que las decisiones privadas de gasto los dirigirían y los
destina a proyectos que no serían rentables de haberlos acometido
empresarios privados valiéndose de financiación de origen voluntario. 4
Por lo tanto las autoridades políticas en una economía intervencionista se
enfrentan a una parte del problema del cálculo económico que aqueja a un
sistema socialista. Incluso si descartamos esas consideraciones partiendo de
la premisa de que "las preferencias de los ricos respecto del empleo de los
recursos son irrelevantes", a las autoridades políticas aún les queda el
problema de averiguar cual sería la mejor manera de ayudar a los pobres,
desfavorecidos, etc... Por ejemplo ¿Es mejor gastar 400.000 dólares en una
biblioteca pública o es mejor utilizar ese dinero en comprar vacunas contra la
gripe y proporcionarlas gratuitamente a todos los niños que se encuentren
por debajo del umbral de pobreza? En casos como éste, el Estado, en esencia,
es una gigantesca organización caritativa dedicada a repartir donaciones.
Incluso los ciudadanos partidarios de esta idea deberían preguntarse: ¿Porqué
necesitamos canalizar nuestras donaciones a través del proceso político? ¿Por
qué no descentralizar las decisiones y permitir que cada persona reparta su
dinero entre las diversas organizaciones de beneficencia o de caridad como
mejor le parezca?
¿Por qué los burócratas tienen tan mala reputación?
Un burócrata se diferencia de un no-burócrata precisamente porque
está trabajando en un campo en el que es imposible valorar el
resultado del esfuerzo de un hombre en términos de dinero.
Ludwig von Mises, “Burocracia", pág. 53
3
4
Hay algo sutil en esta afirmación: Muy a menudo sucede que los particulares se abstienen de
realizar inversiones porque prevén que el Estado intervendrá. Por ejemplo, si el Estado
financia la construcción de un nuevo estadio deportivo, la gente suele decir: "este estadio no
podría haber existido sin la ayuda del Estado". Es posible, sin embargo, que la razón por la
que los inversores privados "necesitaran" la ayuda del Estado es porque sabían que podrían
desviar algunos de sus gastos y cargarlos sobre las espaldas de los contribuyentes.
Tened en cuenta que las organizaciones del sector privado pueden recibir donativos y recurrir
a la caridad para obtener ingresos y no tienen porqué financiarse sólo con ingresos
comerciales derivados de sus ventas. Una economía de mercado pura es perfectamente
compatible con comedores y albergues sociales y otras cosas por el estilo. La diferencia
fundamental es que en una economía de mercado pura, los propietarios de estas
instituciones tendrían que solicitar donaciones voluntarias en lugar de recibir fondos
públicos, que a fin de cuentas no se obtienen de forma puramente voluntaria.
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
291
Sin duda, los partidarios de la intervención del Estado podrían ofrecer
respuestas (algo técnicas) a estas preguntas.5 Aun así, en el mejor de los casos,
se convierte en un ejercicio dirigido a escoger la solución menos mala.
Independientemente de sus posibles beneficios, el gasto público participa del
problema que aflige al cálculo económico en el socialismo. El sistema permite
a un grupo selecto de autoridades políticas anular la participación de los
particulares en la forma en que debe utilizarse (una parte de) su riqueza a la
hora de destinarla a financiar diversos proyectos. Este es un inconveniente
muy grave para cualquiera que sea partidario del intervencionismo como
instrumento para aumentar el "bienestar general", independientemente de
cómo se defina éste.
Cómo se financia el gasto público.
Además de la distorsión económica que causa el gasto público per se
(comparando sus resultados con los de una economía de mercado pura), se
introducen nuevas distorsiones en función de cual sea la fuente de los
ingresos públicos. Tradicionalmente hay tres vehículos principales a través de
los que el Estado recauda dinero: los impuestos, los déficits presupuestarios y
la inflación. Cuando el Estado recauda impuestos, ordena a los individuos y a
las empresas que le paguen ciertas sumas de dinero con arreglo a
determinadas reglas. Cuando el Estado tiene un déficit, toma dinero prestado
de los particulares, de las empresas o de otras instituciones y les entrega unos
títulos de deuda pública o bonos. El Estado está obligado legalmente a
devolver esos préstamos con intereses. Finalmente, cuando el Estado se
financia por medio de la inflación, crea nuevo dinero (“por arte de
birlibirloque, de la nada, del aire") y lo utiliza para pagar sus gastos.
Este libro se ocupa más adelante del déficit público y de la inflación. En el
resto de esta lección, nos centraremos en dos de las principales fuentes de
ingresos fiscales: los impuestos sobre las ventas y los impuestos sobre la
renta.
Antes de continuar, hemos de enfatizar una vez más que las distorsiones
que se discuten a continuación son adicionales a las causadas por la
5
Por ejemplo, hay situaciones en las que la empresa privada puede considerarse que no es la
solución adecuada, como para la provisión de defensa militar. También hay situaciones en las
que podemos imaginar que una mayoría de personas “acepten ser forzadas" a contribuir con
dinero a una causa determinada, siempre y cuando todo el mundo esté obligado en igual
medida. Por ejemplo la mayoría de los residentes de una ciudad probablemente no vería
como "robo" que el Estado Municipal cobrase 10 dólares al año a todos los residentes con el
fin de instalar papeleras “gratuitas" (en los chaflanes de calles transitadas) o farolas. Debido a
este tipo de consideraciones, muchos economistas, que por lo demás son conscientes de los
defectos inherentes al gasto público, no obstante, sostienen que existe un margen para
ciertos gastos públicos.
292
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
transferencia de recursos de manos de empresarios privados (sujetas al
mecanismo de retro-alimentación proporcionado por la cuenta de pérdidas y
ganancias) para ser canalizados a través del proceso político. Lo que
demostraremos a continuación es que el Estado distorsiona la economía no
sólo cuando gasta dinero, sino también y en primera instancia, cuando lo
recauda vía impuestos.
Para comprender la diferencia, imaginad un caso extremo en el que el
Estado establece un impuesto sobre la renta del 200 %, lo que significa que
por cada dólar que uno gana legalmente está obligado a pagar 2 a la Agencia
Tributaria Estatal. En ese escenario ridículo, es evidente que muy pocas
personas trabajarían o al menos muy poca gente lo haría de forma oficial
declarando sus ingresos en los plazos legales. En consecuencia, el Estado
recaudaría muy pocos ingresos y no podría gastar mucho extrayendo recursos
y desviándolos de sus usos más rentables. Sin embargo, seguramente sería
erróneo concluir que esta economía de ficción sufra muy leves distorsiones
económicas a causa de las intervenciones estatales. En este escenario, todo el
mundo tendría que dejar su empleo oficial y se vería obligado a vivir de la
tierra o a trabajar clandestinamente en el mercado negro en actividades que
se pudieran ocultar a las autoridades. Una legislación fiscal represiva como
ésa haría que la economía descendiera a un estado de extrema privación
además de procurar muy pocos ingresos al Estado y no le permitiría contar
con un gran presupuesto.
En suma, los Estados distorsionan la economía (en relación con los
resultados que genera una economía de mercado puro), tanto cuando gastan
como cuando ingresan dinero. Examinaremos ahora las distorsiones
específicas causadas cuando el Estado recauda dinero a través del impuesto
sobre las ventas y del impuesto sobre la renta.
El Impuesto sobre las Ventas.
Con un impuesto sobre las ventas, el Estado ordena que una parte del
dinero destinado al pago de determinadas operaciones se deba entregar al
Estado. Por ejemplo, si existe un impuesto sobre las ventas del 5 % que grava
todas las comidas en restaurantes, entonces, los comensales que gasten 100
dólares en alimentos y bebidas a los precios del menú, deberán pagar 100
dólares al restaurante, pero también 5 dólares adicionales al Estado. En la
práctica, el restaurante cobra 105 dólares a los comensales al terminar el
almuerzo y guarda esos 5 dólares para dárselos al Estado a intervalos
periódicos.
El impuesto sobre las ventas distorsiona la economía, porque obliga a los
consumidores a hacer frente a precios incorrectos. En nuestro ejemplo de la
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
293
comida en un restaurante, los comensales deben pagar en última instancia,
105 dólares por la combinación particular de alimentos y bebidas que
tomaron cuando en realidad el restaurante sólo tenía que cobrar 100 dólares
para cubrir lo gastado en salarios de empleados, compras de carne cruda,
jarabe de soda y otros recursos utilizados para producir la comida. Esta
distorsión es evidente considerando el caso de un Estado que imponga un
elevado impuesto sobre las ventas de algunos artículos, tales como bebidas
alcohólicas, mientras que exima por completo del impuesto a otros artículos
como la fruta que se vende en los supermercados. Este desequilibrio en los
tipos del impuesto sobre las ventas hace que los bienes penalizados parezcan
artificialmente caros, ofreciendo a los consumidores un incentivo para
comprar menores cantidades de los bienes penalizados y mayores de los
bienes exentos.
Por supuesto muchos reformadores dirían, "¡Por eso lo hacemos! Porque
queremos que la gente deje de beber alcohol". Tal juicio se basa en que los
reformadores deciden que se debe dar preeminencia a sus propias
preferencias frente a las de los consumidores cuando estos últimos deciden
gastar su propio dinero en el mercado. La ciencia económica no puede decir si
tal paternalismo es bueno o malo, sino simplemente señalar que los propios
consumidores considerarían que se encuentran en peor situación, por muy
estrechos de miras que fuesen. La imposición de un elevada fiscalidad a las
bebidas alcohólicas sólo resta opciones a los consumidores. Las personas que
quieran comer sano siempre tienen la opción de no gastar en licores, sin que
el Estado tenga que aumentar artificialmente su precio.
Muchos economistas pragmáticos aconsejan a los Estados adoptar
impuestos sobre las ventas uniformes, con tipos marginales de gravamen
bajos, con el fin de minimizar este tipo de distorsiones. Por ejemplo, en lugar
de establecer un impuesto especial sobre las ventas del 10 % que gravase la
mitad de los artículos del mercado, la mayoría de los economistas sugieren
que, en su lugar, es mejor que el Estado recaude un impuesto general sobre
las ventas del 5 % sobre todos los artículos del mercado. Este cambio
proporcionaría más o menos la misma cantidad de ingresos públicos 6 y
6
En realidad, el movimiento tendente a "reducir" el tipo del impuesto sobre las ventas
probablemente permitiría recaudar más ingresos totales, porque aumentarían las ventas
gravadas con tipos más bajos y porque en el escenario original los consumidores habrían
cambiado sus compras huyendo de las gravadas al 10 % hacia las gravadas al 0 %. Por
consiguiente, en la nueva situación (cuando todos los bienes se gravan de manera uniforme
al 5 %), en cifras, las ventas de artículos gravados serían probablemente más del doble de las
habidas en la situación original, lo que compensaría con creces la reducción a la mitad del
tipo de gravamen del impuesto sobre las ventas. (Tened en cuenta que sólo estamos
hablando de tendencias generales, podríamos inventar ejemplos numéricos específicos en
los que un tipo plano del 5 % del impuesto aplicado sobre todas las ventas recaudase menos
ingresos que un 10 % de impuesto especial sobre las ventas de la mitad de los artículos. Por
294
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
eliminaría las arbitrarias desventajas impuestas a determinados sectores de la
economía.
Sin embargo, debemos recordar que en una economía de mercado pura, los
precios tienen una razón de ser. Son indicadores de la relativa escasez de los
bienes. En consecuencia, aunque el Estado recaudase un impuesto sobre las
ventas a un tipo fijo considerado "justo" y que se aplicara de manera uniforme
a todos los bienes y servicios, aún así distorsionaría la economía, ya que los
consumidores, de entrada, aún tendrían el incentivo de no ganar tanto dinero.
Para ver esto, vamos a considerar el ejemplo ridículo de un Estado que
establece un tipo de gravamen uniforme del 100 % en el impuesto sobre las
ventas aplicable con carácter general a todos los artículo del mercado. Que
todos los sectores se vean impactados por semejante impuesto, no es
obviamente ningún consuelo. Los consumidores acabarán comprando menos
artículos en total y dejarán que sus ingresos monetarios disminuyan
trabajando menos (y disfrutando de más tiempo libre). Además de este
impacto obvio, también concurre la cuestión más sutil de que es imposible
aplicar un impuesto sobre las ventas verdaderamente uniforme. Por ejemplo,
un impuesto del 100 % sobre las ventas de chicle haría que un paquete de 1
dólar costase 2 dólares, mientras que un coche deportivo de 50.000 dólares se
convertiría en un coche de 100.000 dólares. Las ventas de chicle
probablemente caerían menos que las ventas de coches deportivos.
Hasta ahora, hemos supuesto una sociedad en la que todos cumplen las
leyes fiscales, pero en la realidad, cuanto mayor sea la cuota del impuesto
sobre las ventas y se aplique a más bienes, más comerciantes y consumidores
realizarán sus operaciones en el mercado negro, lo que significa que
participarán en transacciones voluntarias sin declararlas al fisco, ni efectuar
los pagos de impuestos legalmente requeridos. Esta reacción es otra
distorsión causada por los impuestos sobre las ventas, ya que algunos
artículos (por ejemplo, cartones de cigarrillos) son mucho más fáciles de
vender en el mercado negro que otros (por ejemplo, los automóviles).
El Impuesto sobre la Renta.
Cuando el Estado impone un impuesto sobre la renta, requiere que los
individuos y las empresas transfieran al Estado una parte de los ingresos que
hayan obtenido durante un período determinado. Generalmente se expresan
como porcentajes y con frecuencia se gradúan, lo que significa que distintas
porciones de los ingresos (antes de impuestos) de un contribuyente tributan a
ejemplo, si el tipo del impuesto originalmente aplicado a los alimentos y cigarrillos es del 10
%, mientras que el tipo del 0 % se aplica originalmente a yates y pendientes de diamantes,
entonces el cambio de ese sistema a un suelo del 5 % de impuesto de ventas que gravase la
venta de todos los artículos probablemente proporcionaría menos ingresos fiscales totales).
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
295
tipos de gravamen diferentes. Por ejemplo, supongamos que un impuesto
sobre la renta tiene dos tramos de forma que se aplica un tipo del 10 % a los
ingresos de hasta 10.000 dólares y del 20 % a los ingresos por encima de
10.000 dólares. Una persona con un beneficio antes de impuestos de 100.000
dólares debería pagar al Estado (10 % x 10.000 $ + 20 % x 90.000 $) = 1.000 $+
18.000 $ = 19.000 $.7
En la medida en que el impuesto sobre la renta exime a determinadas
fuentes de ingresos, provoca distorsiones entre los distintos sectores. Por
ejemplo, los intereses devengados a partir de la compra de bonos municipales
(emitidos por gobiernos locales) pueden estar exentos del impuesto, mientras
que los ingresos por intereses devengados por los bonos corporativos estén
gravados. Esto, en igualdad de condiciones, lleva a los inversores a prestar
más dinero a los gobiernos locales y menos a las empresas y distorsiona la
asignación de capital.
Otro ejemplo de este tipo de distorsiones está relacionado con los
problemas de la prestación de los servicios de salud en los Estados Unidos. En
el marco de la legislación del impuesto sobre la renta actual, cuando los
empleados son beneficiarios de un seguro de salud como algo anexo a su
contrato de trabajo, este beneficio no cuenta como ingreso imponible. Sin
embargo, si el empleador retuviese el dinero, que de otra forma habría
gastado en el pago de la prima del seguro de salud del empleado, y lo
entregara directamente al empleado en forma de un cheque por salarios de
más importe, entonces estaría gravado —lo que impide que el empleado
pueda conseguir ese beneficio bajo la forma de un mayor salario—. En otras
palabras, es mucho más barato para el empleador (en función del tipo de
gravamen del impuesto sobre la renta correspondiente) contratar un seguro
de salud para el empleado a que sea el empleado quien lo contrate. Esta es
una de las principales razones de que el seguro de salud esté tan vinculado a
una nómina, mientras que la gente puede normalmente comprar su propio
seguro del coche y su seguro contra-incendios.
Además de la exención de determinadas fuentes de ingresos, otra gran
distorsión de la legislación fiscal procede del hecho de que se permita que
determinados gastos queden excluidos (o se deduzcan) de la renta sujeta a
gravamen. Por ejemplo, los propietarios pueden deducir los intereses que
pagan por la hipoteca de su vivienda en su declaración del impuesto federal
sobre la renta por lo que alguien con una renta antes de impuestos de
100.000 dólares, pero que paga 5.000 dólares en intereses por el préstamo
7
Tened en cuenta que el tipo del 20 % se aplica sólo a la parte de los 90.000 dólares de renta
incluida en la franja del segundo tramo; el mayor tipo no se aplica a la totalidad de los
100.000 dólares de renta. Es por eso que (en circunstancias normales) no aprecias que
realmente la paga que recibes haya aumentado tras un aumento salarial que "eleva tu renta
hasta un tramo o escalón de renta superior".
296
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
que recibió del banco para comprar su casa, sólo declarará a Hacienda una
base imponible de 95.000 dólares en el impuesto. Los tipos impositivos
aplicables a los distintos tramos o escalones de esa renta se aplicarán después
sobre esa menor cantidad, no sobre la totalidad de los 100.000 dólares de
ingresos. Semejante “agujero legal" en el código impositivo podría decirse que,
en conjunto, aproxima el resultado al de la economía de mercado (al limitar la
aplicación del distorsionador impuesto sobre la renta), pero está claro que
ocasiona grandes distorsiones entre los distintos sectores económicos,
especialmente si los tipos marginales del impuesto sobre la renta son altos. En
el caso de la deducción de intereses hipotecarios, la distorsión ofrece a la
gente un incentivo artificial para prolongar la duración de su hipoteca y
destinar su dinero a otras cosas en vez de a amortizar el préstamo lo antes
posible, como sería, de lo contrario, el caso.8
La más grande de todas las distorsiones que introduce la legislación del
impuesto sobre la renta se refiere a la decisión de cuanto dinero ganar.
Obviamente la gente trabajará menos si la recompensa por su trabajo (es
decir, sus ingresos económicos) se ve sometida a una mayor tributación. Los
estudiantes universitarios pueden prolongar sus estudios y los trabajadores
de más edad pueden jubilarse antes. En el conjunto de la economía, el
número total de horas trabajadas —en especial, los turnos doblabos durante
días festivos— se reducirá debido al cambio en los incentivos. Esto sucederá,
tanto porque la gente en realidad trabajará menos (y dedicará más tiempo al
ocio) como porque trabajará “en negro" y no declarará sus ganancias al fisco.
Debido a que algunas clases de ingreso son más fáciles de ocultar que otras,
este estímulo de la actividad hacia el mercado negro también distorsiona a la
economía, en comparación con los resultados propios de un mercado
puramente libre.
Finalmente, expondremos algunos efectos de las leyes del impuesto sobre
la renta que muchos analistas ignoran. Algunas personas argumentan que un
aumento del impuesto, siempre que sea modesto, no tendrá un impacto
notable en la actividad económica, ya que "la gente tiene que trabajar". Por
8
La gente suele decir que la deducción de los intereses hipotecarios proporciona un incentivo
para comprar una casa en lugar de alquilarla, pero los precios se ajustan y acaban eliminando
buena parte de este impacto. Si un empresario compra una casa y luego la alquila, los
intereses pagados por el dinero prestado para comprar la casa son un gasto del negocio y,
por tanto, son también deducibles de impuestos. La competencia entre empresarios en el
mercado de alquiler de vivienda tendería a hacer bajar las rentas a los inquilinos para reflejar
esta característica de la legislación tributaria. Al mismo tiempo, los precios de las casas serían
probablemente más altos de lo que lo serían si los propietarios no pudieran deducir los
pagos por intereses hipotecarios, por lo que aunque la gente a menudo asume que la
deducción fiscal de la hipoteca favorece enormemente la propiedad de la vivienda frente al
alquiler, las distorsiones en este tipo de decisiones no son tan graves como podría parecer a
primera vista.
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
297
ejemplo, supongamos un Estado que originalmente no cuenta con un
impuesto sobre la renta pero como necesita aumentar sus ingresos crea uno
con un tramo impositivo del 20 % sobre toda la renta por encima de 80.000
dólares. Muchos observadores podrían pensar que esto tendría poco efecto
en la economía, ya que las personas que ganasen más de 80.000 dólares
¡Seguramente no dejarían de trabajar a causa del nuevo impuesto!
Sin embargo, este análisis no tiene en cuenta el hecho de que la retribución
económica del puesto de trabajo es sólo un componente de lo que hace que
ese empleo sea, en general, más o menos atractivo para un trabajador.
Supongamos que alguien, que es jefe de contabilidad de una empresa de
renombre en una ciudad somnolienta del Medio Oeste, gana 80.000 dólares al
año. Ha solicitado un puesto de trabajo en la ciudad de Nueva York en una
empresa mucho más grande donde el salario es de 140.000 dólares al año. Sin
embargo, la desventaja es que el hombre tendría que mudarse, tendría que
pagar precios mucho más altos para alquilar una vivienda o apartamento, el
trabajo en esa gran empresa sería mucho más estresante y tendría que
dedicar diariamente dos horas adicionales al trayecto. Antes del impuesto
sobre la renta, el hombre tendría que decidir si esos 60.000 dólares
adicionales de salario anual le compensarían los inconvenientes del trabajo en
la gran ciudad.
Después de que entrase en vigor el nuevo impuesto sobre la renta, la
ventaja del flamante puesto en la ciudad de Nueva York se habría reducido
considerablemente, pues si el hombre aceptara el trabajo, su salario antes de
impuestos saltaría a 140.000 dólares, pero tendría que enviar al Estado un
cheque de 12.000 dólares. Por lo tanto sus ingresos después de impuestos
serían sólo de 128.000 dólares, en comparación con su sueldo de 80.000
dólares de su trabajo actual (que está justo por debajo de la cantidad sujeta a
gravamen). Ahora el hombre tendría que decidir si una renta adicional de
48.000 dólares, no de 60.000 dólares anuales, compensaría la molestia del
traslado, la mayor carestía de la vivienda, la mayor tensión y los
desplazamientos más largos. Aún cuando ese hombre en particular decidiera
mudarse de todos modos, está claro que en una economía con millones de
trabajadores, un elevado impuesto sobre la renta distorsionaría sus decisiones
acerca de qué trabajos aceptar. Así el impuesto sobre la renta —
especialmente cuanto más altos sean sus tipos de gravamen—, interfiere con
la capacidad de la economía de mercado para atraer a los trabajadores hacia
los canales apropiados con sueldos y salarios más altos. La “señal" enviada por
los empresarios pujando más por los empleados se encuentra con la
interferencia de la ley tributaria.
298
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Los Impuestos desalientan la producción
"Hay un efecto [desalentador] cuando los ingresos personales
tributan al 50, al 60 o al 70 por ciento. La gente empieza a
preguntarse para qué tiene que dedicar cada año seis, ocho o nueve
meses a trabajar para el Estado y sólo seis, cuatro o tres meses para
sí misma y sus familias. Si pierde, lo puede perder todo pero si gana
solo puede quedarse con una parte [debido a los impuestos], decide
que es absurdo asumir riesgos con su capital. Además, el capital
disponible para ser destinado a inversiones arriesgadas se reduce
enormemente. Está siendo gravado antes de que pueda llegar a
acumularse. En resumen, el capital para proporcionar nuevos
empleos desaparecerá antes de llegar a existir y la parte que llegue
a existir será después disuadida de iniciar nuevas empresas.
Cuando los gobernantes gastan son precisamente ellos quienes
crean el problema del desempleo que profesan resolver."
Henry Hazlitt, “Economía en una lección", pág. 38
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
Recapitulación de la Lección ...
• No importa cómo se financie, el gasto público siempre desvía
recursos físicos de los proyectos determinados por el sector
privado hacia los proyectos seleccionados por el proceso político.
• El Estado normalmente paga por sus compras a través de
impuestos, con endeudamiento y mediante inflación.
• Todos los impuestos distorsionan la economía, en relación con
el resultado de un mercado libre. Los impuestos sobre las ventas
favorecen a algunos bienes sobre los demás cuando los tipos no
son uniformes. Incluso un impuesto sobre las ventas uniforme
aminora la recompensa de trabajar, lo que fomenta
artificialmente que la gente opte por tener más tiempo libre. Un
impuesto sobre la renta penaliza el trabajo de forma aún más
inmediata y anima artificialmente a la gente a elegir puestos de
trabajo que ofrezcan ventajas no monetarias.
299
300
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Fiscalidad: el proceso en virtud del cual el Estado se apodera de una parte
de los ingresos o de otros activos de los particulares.
Déficits presupuestarios: el exceso del gasto del Estado sobre los ingresos
fiscales. El déficit es la cantidad que el Estado tiene que pedir prestado para
saldar sus cuentas en un período determinado.
Inflación: la creación de más dinero, lo que hace subir los precios.
Mercado negro: el sistema de transacciones ilegales que violan las
regulaciones del Estado.
Impuesto sobre las ventas: un impuesto que se aplica a los bienes y
servicios cuando son vendidos a los clientes. Se aplican generalmente en
forma de porcentajes sobre los importes expresados en dinero antes de
impuestos.
Paternalismo: anular los deseos de otra persona porque no se la considera
competente para tomar la decisión correcta.
Impuesto sobre la renta: un impuesto que se aplica a los ingresos de un
individuo o de una empresa o sociedad. Los impuestos sobre la renta se
aplican generalmente en forma de porcentajes de los ingresos antes de
impuestos expresados en términos monetarios.
Impuesto progresivo sobre la renta: un impuesto sobre la renta que aplica
tipos más altos a los niveles más altos de ingresos.
Tramos o escalones de renta: los umbrales de renta que tributan a varios
tipos. Por ejemplo, el escalón más bajo el impuesto podría incluir a los
ingresos que van desde 0 a 10.000 dólares, que se gravan a un 3 %, mientras
que el siguiente tramo podría incluir los ingresos que van desde 10.001 a
20.000 dólares, y que se gravan con un 5 %.
Deducción fiscal: una disposición en la legislación tributaria que permite
que un gasto en particular (por ejemplo, los gastos médicos o el precio de
compra de un nuevo panel solar) se reste de la renta imponible de un
individuo. Esto significa que los elementos deducibles de los impuestos se
pagan con dinero "antes de impuestos", lo que permite a un individuo
comprar más con su renta.
Base imponible: la parte de la renta realmente sujeta a los tipos de
gravamen oficiales del impuesto para cada escalón o tramo. La renta gravada
es la renta original una vez descontadas todas las deducciones y practicados
otros ajustes.
18.Los impuestos sobre las ventas y sobre la renta.
301
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. * ¿Llega la Economía a la conclusión de que el gasto público es malo?
2. ¿Cómo sabemos que el gasto público desvía recursos del sector privado?
¿Importa cómo el Estado obtiene sus ingresos?
3. ** Si el Estado construye una biblioteca, ¿Sabemos que el sector privado
no habría construido una biblioteca en su lugar?
4. Si el Estado recauda una modesta cantidad de dinero a través de
impuestos ¿Cómo podemos saber si la presión fiscal es leve o no?
5. Mientras la gente siga trabajando, ¿El impuesto sobre la renta tiene poco
efecto sobre la economía?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 19
19. Aranceles y cuotas a la importación.
En esta lección aprenderéis ...

Lo que es el mercantilismo.

Los argumentos generales en defensa del libre comercio.

Cómo los aranceles y las cuotas vuelven a los países más pobres.
El Mercantilismo
E
l mercantilismo es una filosofía o doctrina económica que sostiene que
un país se enriquece mediante el fomento de las exportaciones
(vendiendo bienes y servicios a extranjeros) y desalentando las
importaciones (no comprando bienes y servicios a extranjeros). De acuerdo con
el mercantilismo, un superávit comercial (cuando se exporta más que se
importa) es bueno para la economía de un país, mientras que un déficit
comercial (cuando se importa más que se exporta) es malo. Si las tesis del
mercantilismo fueran correctas, los países solamente podrían tener éxito
implementando políticas dirigidas a empobrecer al vecino, porque uno o más
países pueden tener un superávit comercial sólo cuando otros países incurren en
un déficit. En otras palabras, no es posible que un país cualquiera pueda vender
más bienes al extranjero que los que compra en él. 1 Cuando los gobernantes
actúan inspirados por ideas mercantilistas, ven a otros países como potenciales
amenazas a los intereses de su propia nación. Según esta forma de pensar, el
1
Por supuesto, los países de por sí no importan o exportan mercancías, son las personas dentro
de un país quienes lo hacen. Pero en sus tratos comerciales es difícil transmitir la esencia del
mercantilismo sin hablar de los distintos países como unidades colectivas.
303
304
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
comercio internacional es un juego de suma cero, lo que significa que las
ganancias de un país deben provenir de las pérdidas impuestas a otros países.
El mercantilismo fue la filosofía dominante entre las principales potencias
mundiales del siglo XVI hasta el XVIII. Durante ese período, cuando los países
utilizaban el oro y la plata como base de sus operaciones, parecía algo
evidente que los superávits comerciales hicieran a un país más rico. Al fin y al
cabo, teniendo más exportaciones que importaciones de forma sostenida en
el tiempo, las existencias de oro y plata de un país aumentan, ya que las
"mayores" o "menores" exportaciones e importaciones se miden en términos
de su valor oro o plata.2 Superficialmente, tiene mucho sentido pensar que el
camino hacia la riqueza nacional pasa por acumular cantidades crecientes de
dinero, sobre todo cuando el dinero es algo físico como el oro y la plata.
Los economistas clásicos británicos, destacadamente David Hume y Adam
Smith, destruyeron la justificación intelectual de las políticas mercantilistas en
sus obras (vamos a revisar algunos de los problemas del mercantilismo en las
siguientes secciones). Es posible que os sorprenda saber que las principales
potencias llevaron realmente a la práctica esos nuevos conocimientos.
Durante el siglo XIX, el mundo disfrutó de un período de comercio
relativamente libre, durante el cual los Estados revocaron sustancialmente las
políticas que en el pasado habían obstaculizado a las importaciones y
alentado las exportaciones.
Como podéis ver hoy, los Estados no apoyan de verdad el libre comercio. A
pesar de firmar acuerdos comerciales que responden a la voluntad declarada
de aprovechar las ventajas del comercio, todavía existen en el mundo entero
grandes barreras a la circulación de mercancías. Los líderes políticos no
defienden abiertamente el mercantilismo por su nombre, pero, no obstante,
apoyan políticas proteccionistas similares, que favorecen (a ciertas) industrias
nacionales frente a sus competidoras extranjeras. Dado que los países ya no
utilizan el oro y la plata como moneda común, la justificación retórica de las
restricciones al comercio de hoy se basa en "salvar los puestos de trabajo" en
las industrias nacionales protegidas (en lugar de acumular riquezas tangibles).
Los argumentos a favor del libre comercio
Los economistas clásicos británicos —el más famoso fue Adam Smith con su
obra “La Riqueza de las Naciones" publicada en 1776— destrozaron las ideas
del mercantilismo haciendo una sólida defensa del libre comercio. Con el paso
de los años, los pensadores económicos han generalizado estos argumentos y
2
Por ejemplo, si Francia exportara vino por valor de 100 onzas de oro a Gran Bretaña mientras
que sólo importase 80 onzas de oro en libros de ese país, de ello se seguiría (de ser éstas las
únicas transacciones) que habría habido un flujo neto de 20 onzas de oro que habrían salido
de Gran Bretaña con destino a Francia.
19.Aranceles y cuotas a la importación.
305
también han ideado maneras más simples e intuitivas de explicar las ventajas
del libre comercio entre las naciones. En esta sección, vamos a revisar la
fundamentación del libre comercio, y, en las secciones restantes de esta
lección, vamos a explorar sus problemas específicos con dos tipos de
restricciones comerciales, a saber: los aranceles y las cuotas a la importación.
Económicamente hablando, la separación resultante de los límites políticos
que distinguen los bienes "extranjeros" de los bienes "nacionales" es algo que
carece de importancia. Del mismo modo que un nacional de los Estados
Unidos comercia con otros nacionales de su propio país para conseguir
alimentos, comprar ropa, reparar su automóvil y obtener servicios médicos,
no hay nada "anti-económico" en el comercio global de los Estados Unidos con
Japón.
De hecho, la confusión primaria que subyace en las falacias proteccionistas
(es decir, los argumentos erróneos) derivan de ver a los "Estados Unidos"
importando mercancías procedentes de "Japón". En realidad, son los
individuos residentes en los Estados Unidos quienes compran mercancías de
vendedores individuales que viven en Japón; cuando se habla de "las
importaciones estadounidenses" se piensa únicamente en la suma de todas
estas compras individuales. Cuando decimos "Estados Unidos tiene un déficit
comercial con Japón", lo único que significa es que las personas que residen en
los Estados Unidos, colectivamente, han gastado más dinero en comprar
bienes a vendedores que se encuentran en Japón, en comparación con la
cantidad de dinero que los japoneses han dedicado a comprar bienes de
vendedores situados en los Estados Unidos No hay nada más intrínsecamente
peligroso o insostenible en esta situación de lo "problemático" que pueda ser
el hecho de que los Tejanos compren más a los habitantes de Florida que
viceversa. Sin embargo, nunca escuchamos decir a los Tejanos que están
preocupados porque Texas tiene un "déficit comercial" con Florida.
Es cierto que hay argumentos a favor de las barreras comerciales
proteccionistas que tienen distintos grados de sofisticación. Por ejemplo, a
alguien podrían preocuparle los déficits comerciales con China y podría no
perder el sueño por los déficit comerciales interestatales dentro de las
fronteras de los Estados Unidos —motivados por específicas políticas
monetarias o porque exista una legislación laboral relativamente permisiva en
China—. En este libro, no vamos a abordar tales justificaciones particulares
para las restricciones comerciales. Estamos aquí sólo intentado conseguir que
veáis la lógica general que hay detrás de la defensa del libre comercio y que
entendáis porqué el déficit comercial (que es un término con una carga
emocional) en sí mismo no es un problema.
Recordemos de la Lección 8 los beneficios de la especialización y el
concepto de la ventaja comparativa, ya que se aplican entre los individuos de
306
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
una economía de mercado pura. En el caso del libre comercio entre las
naciones, supone simplemente una concreta aplicación de estos principios
generales. Restringir las importaciones de automóviles procedentes de Japón
con el fin de "crear empleo" para los trabajadores estadounidenses en Detroit,
sería tan absurdo como que un hombre se negase a ir a un dentista para
poder así "dar trabajo" a su esposa y que sea ella quien le limpie la boca y le
busque las caries.
En la lección 8 exploramos la percepción, que es de sentido común, de que
las personas pueden disfrutar de un nivel de vida mucho más alto
especializándose en una o en varias actividades y cambiando sus excedentes
de producción con otras personas especializadas en otras cosas distintas. Al
enfocarse en sus fortalezas (relativas), cada persona de la comunidad puede
disfrutar de más bienes y servicios involucrándose en intercambios
voluntarios.
La misma lógica se aplica a los países. En lugar de tener que producir de
todo internamente (es decir, dentro de las fronteras geográficas del país), la
gente de cada país (en general) sale ganando cuando tiene la posibilidad de
comerciar con personas de otras naciones. Debido a la desigual distribución
de los recursos naturales —entre los que se incluye no solo a los depósitos de
petróleo o diamantes sino también cosas como el número de días lluviosos y
soleados— regiones diferentes del mundo tienen ventajas comparativas en la
producción de diferentes bienes, como barriles de crudo o bushels de trigo.
Existen diferencias regionales que surgen de fuentes menos obvias que los
recursos naturales. Por ejemplo, por diversas razones históricas, las ciudades
de Nueva York y Londres son los principales centros financieros, que atraen a
algunas de las mayores instituciones financieras. Dadas estas realidades, es
natural (y eficiente) que una gran parte de las transacciones financieras del
mundo fluya a través de estos centros —así como es natural (y eficiente) que
Arabia Saudita venda petróleo al resto del mundo—.
Debido a las enormes diferencias entre las regiones, tanto en sus recursos y
dimensiones naturales como por motivos históricos y culturales, la producción
mundial total (y por lo tanto la producción media por persona) es mayor
cuando las diferentes regiones se especializan en sus ventajas comparativas
(petróleo, naranjas, trigo, automóviles, chips de ordenador, etc ... ) y los
producen en cantidades que exceden las que sus propios residentes desean
comprar. Acto seguido, el exceso se exporta a otras regiones, las que, a su vez,
exportan los bienes que les sobran. Aunque un país concreto puede tener un
déficit comercial con otro país individualmente considerado, el mundo, como
un todo, estará siempre en equilibrio comercial; déficits y superávits
individuales siempre suman cero.
19.Aranceles y cuotas a la importación.
307
Todos los países del mundo (en conjunto) compran siempre exactamente
tantos bienes y servicios como todos los países del mundo venden (en
conjunto).3
Imaginad que existiera un entorno inicial favorable al libre comercio en el
mundo entero y que después un país concreto decidiera "proteger" sus
industrias nacionales y "salvar puestos de trabajo" impidiendo que bienes
extranjeros cruzasen sus fronteras. En esa situación, sus residentes se
volverían mucho más pobres (en general). 4 Esto pasaría por la misma razón
que las personas que viven bajo un mismo techo, se verían reducidas a una
pobreza extrema si su excéntrico padre anunciara de repente que ya no les
estaba permitido gastar dinero en comprar cosas que vendiera alguien que
viviese fuera del hogar.
A veces la gente no ve la conexión entre (a) el comercio entre los países y (b)
el comercio entre las personas que viven en el mismo país. Es verdad que las
restricciones a la entrada de bienes en el país no serían tan devastadoras
como las restricciones de un padre a la entrada de bienes en su casa, pero la
diferencia no es más que una cuestión de grado, no de clase. En cierto
sentido, las personas que viven en un país están en una casa gigantesca y por
eso no es tan agobiante que un "padre" (es decir, el Estado) diga que ya no se
puede comerciar con personas de fuera de casa.
Visto de otra manera, nuestro imaginado padre ha impedido a sus hijos
comerciar con casi toda la población de la tierra. Por el contrario, si el
Presidente cerrase las fronteras y prohibiese las importaciones, sólo estaría
impidiendo a los estadounidenses comerciar con personas que viviesen fuera
de los Estados Unidos Los cientos de millones de personas que viven dentro
de las fronteras de los Estados Unidos aún podrían beneficiarse del comercio
3
4
Si eres un lector avanzado, debemos hacer hincapié en la cuestión técnica de que un
determinado país (como los Estados Unidos) puede tener un déficit comercial con un país
(como China) y al mismo tiempo un superávit comercial con otro país (como Australia). Sin
embargo, estos déficits y superávits no tienen porqué compensarse, para cualquier país en
particular. Los Estados Unidos, por ejemplo, tienen un déficit comercial neto con el resto del
mundo. Esto es posible porque la gente de fuera de los Estados Unidos puede invertir en
activos estadounidenses. Por ejemplo, si un inversor japonés compra un bono corporativo
emitido por IBM, esta compra "devuelve dólares a los Estados Unidos" y ayuda a equilibrar el
flujo neto de dólares a Japón resultante del déficit comercial en bienes y servicios (tened en
cuenta que los activos financieros —tales como acciones y bonos—, no forman parte de las
exportaciones de un país).
Hemos añadido el calificativo "(en general)" porque técnicamente, la imposición de un
obstáculo al comercio puede hacer que algunas personas de un país mejoren su situación —a
saber, las personas que compiten con las importaciones que están ahora viéndose
penalizadas—. Pero como veremos en la siguiente sección, las posibles ganancias para los
productores protegidos son más que compensadas por las pérdidas que se inflige a todos los
demás residentes del país.
308
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
entre ellas y aprovechar la especialización y sus ventajas comparativas. Es por
eso que las restricciones comerciales extremas impuestas al país no serían tan
destructivas como las impuestas a un solo hogar dentro de los Estados
Unidos. Con todo, si sois capaces de ver lo muy beneficioso que sería que el
excéntrico padre permitiese a sus hijos comerciar con otros estadounidenses,
también entenderéis porqué sería increíblemente beneficioso que el Estado
permitiese a sus ciudadanos participar en un comercio sin trabas con
extranjeros.5
Antes de pasar a ocuparnos de las específicas medidas proteccionistas
(principalmente los aranceles y cuotas), debemos enfatizar un punto
importante: los argumentos económicos 6 avanzados en defensa del libre
comercio son unilaterales. En otras palabras, la defensa del libre comercio no
dice que: "Un país se beneficia de reducir sus barreras comerciales, pero sólo si
otros países hacen lo mismo y permiten las exportaciones del primero en sus
propios mercados". No. Como la discusión anterior debería haber dejado claro,
cuando un Estado crea barreras comerciales, resta opciones de cambio a su
propio pueblo. Por consiguiente, eliminar los obstáculos —proporciona a sus
ciudadanos más oportunidades para realizar transacciones ventajosas— los
hace más ricos (per cápita). Por supuesto aún sería mejor que los Estados
extranjeros desecharan sus propias restricciones para que los consumidores
extranjeros tuvieran más opciones a la hora de importar bienes de aquel otro
país. Pero independientemente de lo que los Estados extranjeros hagan con
sus propias políticas comerciales, un Estado en particular puede hacer a su
propio pueblo más rico.
Es cierto que si China mantiene barreras comerciales frente a las
exportaciones estadounidenses, vuelve a los estadounidenses más pobres.
Pero eso es completamente irrelevante a los efectos de que los Estados
Unidos reduzcan sus propias barreras comerciales frente a China (y de otros
países). Si los Estados Unidos adoptasen una política propia orientada al libre
comercio, los estadounidenses se harían mucho más ricos (per cápita), al igual
que otras personas alrededor del mundo (per cápita), ya que ahora tendrían
5
6
Debe quedar claro que aquí estamos centrándonos en exponer los argumentos económicos
generales a favor y en contra del libre comercio. Si alguien sostuviera que, por ejemplo, a los
productores estadounidenses de misiles balísticos no se les debe permitir comerciar con
personas que vivan en Corea del Norte, ése no es un argumento específicamente económico,
sino más bien una restricción militar. En el texto se trata de la muy popular —pero errónea—
creencia de que las barreras comerciales hacen a un país más rico al estimular la economía
nacional.
Los denominamos argumentos económicos en justificación del libre comercio, para
distinguirlos de otros tipos de argumentos. Por ejemplo, alguien versado en la Teoría del
Derecho Natural podría afirmar que, incluso si el libre comercio hace a los países más pobres,
aún así sería la política correcta, porque el Estado no tiene derecho a restringir cómo la gente
usa su propiedad privada.
19.Aranceles y cuotas a la importación.
309
más oportunidades para comerciar. 7 Esta afirmación es cierta tanto si los
demás Estados hacen lo mismo y levantan sus propias restricciones
comerciales como si no. La retirada unilateral de sus propias barreras
comerciales por parte de los Estados Unidos, probablemente proporcionaría
una fuerte presión diplomática a otros países para que siguieran su ejemplo, y,
si algo así sucediera, sería miel sobre hojuelas para los norteamericanos. Pero
que los demás países "nos devuelvan el favor" no es algo indispensable para
defender el libre comercio, porque, en realidad, la eliminación de las barreras
comerciales estadounidenses en absoluto equivale a "hacer un favor". Sí, hace
que los extranjeros estén en mejor situación, pero también hace que los
estadounidenses estén mejor.
Ahora que hemos esbozado las razones que en general aconsejan abogar
por la defensa del libre comercio, vamos a examinar las formas típicas que los
Estados utilizan para restringir el flujo de mercancías a través de sus fronteras.
Los Aranceles
Un arancel (o tasa) es un impuesto con el que los Estados gravan las
importaciones extranjeras. Aunque un Estado podría imponer un arancel con
el simple propósito de recaudar más ingresos, por lo general la justificación
oficial para implantar una nueva tarifa (o para aumentar un arancel ya
existente) es que va a ayudar a los productores nacionales de bienes
importados. Es esta última afirmación —que un arancel a las importaciones
extranjeras ayuda a los trabajadores de la industria protegida en el país— lo
que examinaremos en esta sección.
Para hacer el análisis más fácil, vamos a trabajar con un ejemplo concreto,
que involucra a los Estados Unidos y Japón, utilizando cifras irreales pero
redondas. Supongamos que en un principio el comercio entre los dos países
no es completamente libre y que el precio de equilibrio del mercado es de
10.000 dólares para un sedán de serie, sin extras. A ese precio, los fabricantes
estadounidenses pueden producir de manera rentable algunos vehículos,
7
Hay que añadir el calificativo per cápita porque en teoría, podemos imaginar que existan
determinados y concretos individuos que se vean perjudicados por la eliminación de las
barreras comerciales. Sabemos que si China aplicara una política de libre comercio, la
producción china total y el consumo subirían, lo que significa que en promedio las personas
en China se beneficiarían de la medida. Pero si hubiera ciertos productores, favorecidos por
las barreras comerciales, que quebrasen a causa de las importaciones extranjeras, sus
pérdidas individuales como productores posiblemente serían mayores que las que
obtendrían como consumidores por disponer de muchas más opciones (y de precios más
bajos) en las tiendas. Subrayamos este punto principalmente para que se pueda entender
mejor la justificación económica del libre comercio. En el mundo real, la plena adopción del
libre comercio —en lugar de eliminar las barreras individuales de una en una—
probablemente haría que casi todo el mundo mejorase, especialmente a largo plazo.
310
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
pero no los suficientes para satisfacer la demanda de los consumidores
estadounidenses. Los coches restantes son suministrados por los productores
japoneses por lo que los consumidores estadounidenses pueden comprar
exactamente el número de coches que desean a un precio de 10.000 dólares
unidad.
Los fabricantes de automóviles de Estados Unidos envían a sus lobistas a
Washington. Éstos explican allí que los costes laborales son más bajos en
Japón, que el Estado japonés ofrece subsidios injustos a sus empresas de
automóviles, etc ... y que Washington necesita "nivelar el terreno de juego".
Según ellos con que el gobierno federal impusiera un arancel del 10 % a las
importaciones japonesas, los productores estadounidenses podrían ampliar
sus operaciones de forma rentable y ofrecer más puestos de trabajo a los
trabajadores Estadounidenses.
Los políticos, que están más que contentos con la propuesta, deciden cargar
un 10 % en concepto de arancel a los automóviles japoneses que entren en el
mercado estadounidense. Esto significa que si un consumidor quiere comprar
un coche japonés, ahora tendrá que pagar un total de 11.000 dólares de su
bolsillo: 10.000 dólares irán al fabricante japonés de automóviles (como
antes)8 y los 1.000 dólares restantes, a Washington, en la forma de ingresos
arancelarios. Como los consumidores estadounidenses tienen ahora que
pagar 11.000 dólares para poder comprar sedanes japoneses, significa que los
productores norteamericanos también pueden elevar sus propios precios ¡Y
he aquí que los grupos de presión estaban en lo cierto! Al precio más alto de
11.000 dólares, los productores se desplazan a lo largo de su curva de oferta y
fabrican más coches montados en plantas americanas por trabajadores
estadounidenses. El empleo sube en Detroit y otras ciudades con fábricas de
automóviles de Estados Unidos, como predijeron los grupos de presión ¿De
modo que quiere ello decir que el nuevo arancel es un éxito económico?
La mayoría de los economistas dirían que no. Es cierto que los trabajadores
y accionistas de la industria automotriz estadounidense se benefician de la
8
Una nota técnica: desde el punto de vista de los productores japoneses, la demanda
estadounidense de sus coches se ha reducido, es decir, al mismo precio de 10.000 dólares
por coche, ahora los estadounidenses no quieren comprar tantos coches japoneses como
antes de que se aprobase la tarifa. Para simplificar las cosas, estamos suponiendo que esta
caída de la demanda estadounidense de vehículos importados no baja el precio de equilibrio
de 10.000 dólares para los coches japoneses en el mercado mundial. Si vas a estudiar
economía más avanzada, aprenderás que esta sutileza puede dar lugar a la posibilidad
teórica de que haya un "arancel óptimo" con el que un gran país como Estados Unidos podría
salir ganando (al tiempo que perjudicaría al resto del mundo) mediante el empleo estratégico
de tarifas reducidas. En la práctica es un argumento escurridizo, aunque no sea más que por
la razón de que no se puede confiar en que los políticos mantengan esa estructura
arancelaria "óptima". Pero si vais a estudiar Economía, debéis ser conscientes de este
tecnicismo
19.Aranceles y cuotas a la importación.
311
nueva tarifa, pero también es cierto que los compradores de automóviles se
ven perjudicados por ella. Después de todo, los estadounidenses que querían
comprar un coche, antes podían haberlo conseguido por 10.000 dólares y
ahora tienen que pagar 11.000 dólares con lo que están claramente en peores
condiciones con el cambio. También los consumidores que solo "compran
producto americano" se ven perjudicados, ya que los precios de los
automóviles estadounidenses han aumentado en 1.000 dólares. En términos
bastante generales es fácil demostrar que los beneficios de los fabricantes de
automóviles se ven más que compensados por las pérdidas que sufren los
compradores de automóviles.9 En términos netos, por lo tanto, la tarifa o
arancel hace a los estadounidenses más pobres.
En un libro introductorio como éste, no vamos a profundizar más. En
cambio intentaremos tres enfoques intuitivos para demostrar que una nueva
tarifa hace que el país en general se empobrezca.
Los aranceles son impuestos a los ciudadanos nacionales
Tal vez la manera más obvia de apreciar que los aranceles hacen a un país
más pobre es darse cuenta de que los aranceles son impuestos que gravan a
los ciudadanos nacionales, no a los productores extranjeros. En nuestro
ejemplo numérico, en realidad es engañoso decir que "el gobierno de Estados
Unidos impone un impuesto a los fabricantes de automóviles japoneses" porque
el impuesto se aplica en realidad a los compradores estadounidenses de
automóviles. Los posibles ingresos que el Estado recaude de la nueva tarifa
habrán salido de los bolsillos de los norteamericanos. 10
Todo lo que dijimos acerca de los efectos distorsionadores de los impuestos
sobre las ventas en la lección 18 se aplica aquí también, porque un arancel no
es más que un impuesto sobre las ventas de bienes producidos en el
extranjero. El precio de mercado original de 10.000 dólares por auto era una
señal que orientaba a los consumidores y a los productores en cuanto a la
manera más eficiente de utilizar los recursos. La tarifa interfiere con esa señal
y hace que los estadounidenses actúen como si el resto del mundo fuese
menos capaz de producir coches de lo que realmente es. Los que abogan por
las barreras arancelarias para "proteger" a la industria americana en realidad
9
La nueva tarifa también perjudica a algunos otros productores estadounidenses como
veremos en el texto.
10 En la práctica, si la nueva tarifa provocase que cayeran los precios de mercado (antes de
impuestos) de los coches japoneses, entonces, en cierto sentido, el pago de los ingresos
arancelarios sería compartido entre los consumidores estadounidenses y los productores
japoneses, debido a que el coste de importación para los estadounidenses no subiría en la
misma cantidad que la totalidad de la tarifa soportada por coche. Incluso en ese caso, vale la
pena subrayar que son los consumidores de Estados Unidos quienes realmente se gastan el
dinero que recauda el arancel.
312
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
están diciendo que el aumento de impuestos a los estadounidenses es el
camino hacia la prosperidad.
Un arancel no aumenta el empleo, sólo lo reorganiza.
Quizás el error más grande en el enfoque proteccionista es creer que un
nuevo aumento de tarifas hace crecer el empleo total. Pero esta creencia es
errónea, ya que una nueva tarifa no crea de repente nuevos trabajadores de la
nada. En nuestro ejemplo, si la nueva tarifa permite a la industria automotriz
de Estados Unidos ampliar la producción y contratar a más trabajadores, otras
industrias estadounidenses necesariamente deberán reducir la suya y
producir con menos trabajadores.11
Las personas que piensan que los aranceles son una buena manera de
impulsar la economía generalmente se centran estrictamente en los trabajos
que se "crean" en el sector protegido y después toman en consideración todos
los empleos adicionales que se "crean" cuando esos nuevos trabajadores
gastan sus salarios. En el centro comercial, en restaurantes, etc... Y es
innegable en nuestro ejemplo que después de que se apruebe la nueva tarifa
el empleo no sólo aumenta en las fábricas de automóviles, sino también en las
empresas conexas.
Sin embargo, lo que este análisis miope omite es que otros empleos serían
destruidos en otros sectores repartidos por todo el país. De entrada, a quien
comprara un coche nuevo le costaría 1.000 dólares más caro en comparación
con la situación previa a la tarifa. Ese comprador de coche tendría ahora
menos dinero para gastar en restaurantes, cines, etc ... de su barrio, por lo
que los comerciantes de la zona sufrirían por ello.
El proteccionista inteligente podría señalar que estamos aquí centrándonos
en minucias, ya que la (supuesta) gran bonanza para la industria
norteamericana provendría de traspasar negocio a los productores nacionales
a expensas de los productores japoneses. En otras palabras, en lugar de
centrarnos en el aumento de 1.000 dólares en los precios que soportan los
compradores de automóviles (los compradores norteamericanos de
automóviles “pierden" 1.000 dólares por auto, mientras que los fabricantes de
automóviles norteamericanos ganan esa misma cantidad 12) nos tenemos que
11 La única posible excepción a esta regla es que la tasa de desempleo podría caer. En otras
palabras, es posible que una industria se expanda, mientras que otras mantienen sus niveles
originales de empleo si los trabajadores recién contratados provienen de las filas de los
desempleados (o provienen de sectores que luego repusieron los trabajadores perdidos con
desempleados). En la lección 23 vamos a explorar el ciclo económico y veremos que esta
complicación no cambia las conclusiones expuestas en el texto anterior.
12 ¿Qué pasa con los pagos arancelarios 1.000 dólares enviados al gobierno de Estados Unidos
para todos los autos japoneses que los estadounidenses todavía deciden comprar? Bueno, si
el Estado gasta ese dinero, entonces esto constituye una distorsión adicional al resultado
19.Aranceles y cuotas a la importación.
313
fijar en el hecho de que por cada coche adicionalmente producido por
trabajadores estadounidenses, hay 10.000 dólares que se mantienen "en el
país", en lugar de ser "remitidos a Japón". Por tanto, seguramente lo
importante es este efecto y lo que demuestra que el país en su conjunto se
beneficia de la nueva tarifa ¿Sí o no?
En realidad no. El análisis de nuestro inteligente proteccionista todavía
olvida un enorme efecto de la tarifa: penalizando a las importaciones, el
arancel penaliza simultáneamente las exportaciones de Estados Unidos. En
concreto, por cada auto fabricado en Detroit —en vez de Japón— que se
compra, los ciudadanos japoneses tienen ahora 10.000 dólares menos para
gastar en bienes fabricados en Estados Unidos. Por lo tanto la expansión del
negocio de nuestros productores de automóviles se ve compensada por la
reducción en las ventas de los productores estadounidenses de trigo, software
y otros productos para la exportación.
Un principio fundamental es recordar que un país, en última instancia, paga
sus importaciones con sus exportaciones. Así como un hogar individual no
podría (a la larga) seguir comprando bienes y servicios del mundo exterior sin
producir algo a cambio, por la misma razón todo un país no podría seguir
importando automóviles, productos electrónicos, suéteres y todo tipo de
golosinas de los extranjeros, a menos que ese país les enviara bienes y
servicios a cambio.13 Por decirlo sin rodeos: el proteccionista supone
implícitamente que los fabricantes de automóviles japoneses son idiotas, que
están dispuestos a matarse trabajando y a utilizar sus escasos recursos para
fabricar flamantes y hermosos automóviles para los estadounidenses a
cambio de trozos de papel que llevan impresos con tinta de color verde los
retratos de los presidentes de Estados Unidos.
Antes de dejar este apartado, hay que destacar un punto importante:
centrarse en las cantidades expresadas en dólares puede ser algo engañoso,
porque en última instancia son los bienes y servicios reales lo que proporciona
el nivel de vida que los ciudadanos disfrutan. En los párrafos anteriores
"seguimos el dinero" sólo para mostrar lo que pasan por alto los habituales
argumentos proteccionistas y lo que los productores por lo general olvidan. En
puro en el mercado, por las razones expuestas en la lección 18 el mejor de los casos para el
proteccionismo es asumir que el Estado utiliza los ingresos arancelarios para reducir otros
impuestos sobre americanos En el texto nos están ignorando esta complicación porque
queremos centrarnos en las otras distorsiones causadas por la nueva tarifa
13 Hemos añadido el calificativo "en el largo plazo", porque un hogar individual podría
incrementar su deuda para consumir más de lo que produce, al menos por un tiempo. De la
misma manera, un país en su conjunto puede tener un déficit comercial neto si los
extranjeros están dispuestos a invertir en sus activos financieros (como en la compra de
acciones o bonos de empresas del país que tiene déficit comercial). Pero incluso en este caso,
lo que realmente está sucediendo es que el país que incurre en déficit comercial se está
efectivamente endeudando en detrimento de su producción futura.
314
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
realidad, el significado de un arancel no es el efecto que tiene sobre los
billetes de dólar (el número de billetes de dólar no cambia por una ley
arancelaria y en última instancia, no son pedazos de papel de color verde lo
que hace a los estadounidenses ricos o pobres). No, lo que hace a los
estadounidenses más ricos o más pobres es cuánto pueden producir con su
propia mano de obra y otros recursos y cuánto pueden consumir ya sea por la
compra de la producción de los productores nacionales o por los excedentes
de producción procedentes del comercio con extranjeros.
Una nueva tarifa desvía trabajo y otros recursos de las industrias en las que
tienen una ventaja comparativa hacia industrias en las que no. Obstaculiza las
ventajas de la especialización entre las naciones. Así como los acuerdos que
son mutuamente beneficiosos hacen que ambas partes mejoren su situación,
también el libre comercio deja a todas las naciones participantes en mejor
situación. Cuando un Estado interfiere con los resultados que derivan del libre
mercado imponiendo una nueva tarifa, perjudica no sólo a los países
extranjeros sino también a la población nacional.
Si las barreras arancelarias son buenas, los bloqueos navales
deben ser fantásticos ¿O no?
Tal vez el argumento más simple para demostrar lo absurdo de las barreras
arancelarias se le ocurrió a Henry George, quien observó que en tiempos de
paz las naciones imponen aranceles con el fin de mantener fuera a los
productos extranjeros, mientras que en tiempos de guerra imponen bloqueos
navales a otros países para impedirles recibir mercancías del exterior. Si los
argumentos proteccionistas fuesen correctos ¿Acaso no prosperarían los
países enemigos cuando fuesen sometidos a bloqueos navales?
Las cuotas a la importación
Un contingente o cuota a la importación es otra forma popular de
interferencia del Estado en el comercio internacional. Con este mecanismo, no
se interfiere directamente con el precio de la mercancía importada, sino que
en su lugar se establece un límite en las cantidades que se puede importar.
Por ejemplo, en lugar de imponer un arancel del 10 % a los coches
japoneses y permitir que sea el (distorsionado) mercado quien determine en
última instancia el monto total de las importaciones, el Estado podría imponer
una cuota de 100.000 vehículos. A los productores japoneses se les permitiría
vender hasta 100.000 coches en el mercado nacional y se les permitiría recibir
el (distorsionado) precio de mercado sin que ningún dinero fluyera a las arcas
del fisco de los Estados Unidos. Pero después de que se alcanzase la cuota,
19.Aranceles y cuotas a la importación.
315
sería ilegal que ningún otro automóvil japonés entrara en los Estados Unidos
para ser vendido.
El principal efecto de una cuota a la importación es el mismo que el de un
arancel. Si los legisladores de Estados Unidos supieran de antemano cuántos
vehículos japoneses se van a importar tras imponer un arancel del 10 %,
entonces los legisladores podrían lograr, en principio, aproximadamente, el
mismo resultado sobre la economía de los Estados Unidos estableciendo una
cuota sobre las importaciones igual a esa cantidad de vehículos. En ese caso,
los principales efectos económicos serían más o menos los mismos y nuestro
análisis del apartado anterior sería igualmente aplicable al caso.
Sin embargo, en la práctica, los contingentes a la importación son
probablemente incluso más peligrosos que los aranceles, porque parece que
perjudican más a los productores extranjeros que a los ciudadanos nacionales
y porque no es tan evidente la magnitud del daño que causan en relación con
el resultado de un mercado puro. Por estas razones, los políticos pueden ser
más propensos a imponer unas cuotas a la importación increíblemente
onerosas, en lugar de unos aranceles equivalentes.
Para comprender esta posibilidad, tened en cuenta que con un arancel del
50 %, es bastante fácil ver hasta qué punto el Estado está penalizando a los
productores y gratificando (en particular) a concretos productores nacionales.
La gente puede ver cual es el precio de importación original y darse cuenta de
que está pagando un 50 % más que va directamente a parar al fisco de
Estados Unidos, pero si el Estado simplemente impone un contingente a la
importación, no es tan fácil ver hasta qué punto el patrón distorsionado de
producción difiere del que resultaría del funcionamiento de un mercado
puramente libre, especialmente con el paso del tiempo y el cambio de las
condiciones. Si los productores extranjeros introdujeran innovaciones que, por
ejemplo, les permitieran reducir los precios, entonces los consumidores
norteamericanos aún se beneficiarían, aunque hubiera una tarifa, porque el
precio (tarifa incluida) bajaría. Pero con unas rígidas cuotas sobre las
importaciones, los consumidores americanos no se beneficiarían tanto de las
innovaciones extranjeras que redujeran precios.
316
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección ...
• El mercantilismo es una filosofía económica que considera la
acumulación de dinero como el camino a la prosperidad nacional. El
mercantilismo busca alentar las exportaciones y restringir las
importaciones con el fin de mantener el dinero en el país y dar
trabajo a la industria nacional.
• La defensa del libre comercio entre los países es simplemente una
aplicación del caso general de los mercados libres. Un grupo de
personas sólo puede beneficiarse cuando se les da más opciones. El
libre comercio no obliga a la gente a importar bienes de los
productores extranjeros, meramente elimina los obstáculos. Tiene
perfecto sentido que los individuos se especialicen en determinadas
ocupaciones e intercambien sus excedentes de producción con los
demás y, por la misma razón, tiene perfecto sentido que diferentes
regiones del mundo se especialicen en determinadas actividades y
comercien con sus excedentes de producción con otras.
• Los aranceles y las cuotas son artificiales restricciones de los
Estados sobre las importaciones extranjeras. Contrariamente a las
afirmaciones de sus partidarios, los aranceles y cuotas hacen, en
general, más pobre a la población del país (una tarifa o cuota podría
beneficiar a individuos particulares en un país, pero sus ganancias
son más pequeñas que los daños que impone a todos los demás). En
el largo plazo, los aranceles y las cuotas no "crean puestos de
trabajo", simplemente reorganizan el empleo desplazando
trabajadores de industrias más eficiente hacia otras que lo son
menos.
19.Aranceles y cuotas a la importación.
317
NUEVOS TÉRMINOS
Mercantilismo: doctrina económica que considera a la acumulación de
riqueza como el camino a la prosperidad nacional. Fomenta las exportaciones
y desalienta las importaciones.
Exportaciones: bienes (y servicios) que la gente de un país vende a los
extranjeros.
Importaciones: bienes (y servicios) que la gente de un país compra a los
extranjeros.
Superávit comercial: la cantidad en que las exportaciones superan a las
importaciones, medida en dinero.
Déficit comercial: la cantidad en que las importaciones superan a las
exportaciones, medida en dinero.
Políticas dirigidas a empobrecer al vecino: políticas (normalmente
instrumentadas mediante devaluaciones de las monedas y restricciones
comerciales) que hacen a otros países más pobres, en el intento de hacer al
propio país más rico.
Juego de suma cero: una situación en la que la ganancia de una persona (o
país) se corresponde con una pérdida equivalente de otra persona (o país). Un
un juego de suma cero no puede ser mutuamente ventajoso, los resultados
con los que ambas partes ganan no son posibles. Hay ganadores y
perdedores.
Libre comercio: entorno en el cual los Estados no imponen restricciones
artificiales sobre el flujo de bienes y servicios entre sus ciudadanos y
extranjeros.
Proteccionismo: la filosofía que utiliza las restricciones comerciales del
Estado en un intento de ayudar a los trabajadores del país de origen. La razón
es que mediante la restricción de las importaciones extranjeras, el Estado va a
animar a los consumidores a "comprar local", creando así empleo para los
trabajadores locales.
Arancel (derecho): un impuesto que grava las importaciones extranjeras.
Contingentes o cuotas a las importaciones: un límite máximo en la cantidad
de un bien particular que puede importarse durante un cierto período de
tiempo.
318
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. * ¿Podría cada Estado implementar con éxito políticas mercantilistas?
2. ¿Qué papel histórico jugó Adam Smith con respecto al mercantilismo?
3. Explicar el significado (no la causa) de esta declaración: "Estados Unidos
tuvo un déficit comercial con Japón el año pasado."
4. Explica: "El argumento económico para el libre comercio es unilateral."
5. Explica: "Una tarifa no aumenta el empleo, sólo lo reorganiza."
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 20
20. La economía de la Prohibición
En esta lección aprenderéis ...

La prohibición de las drogas: su concepto.

¿Por qué la prohibición de las drogas fomenta la corrupción y la violencia de
las bandas criminales.

¿Por qué la prohibición de las drogas reduce la seguridad del producto.
La prohibición de las drogas: su concepto.
L
a prohibición de las drogas se refiere a las severas sanciones que a
menudo imponen los Estados al consumo y sobre todo la producción y
venta de ciertas drogas. La prohibición de las drogas es cualitativamente
diferente del empleo de impuestos disuasorios o punitivos por el gobierno
federal de los Estados Unidos y los gobiernos locales (impuestos muy elevados
sobre las ventas) dirigidos a desalentar a la gente de la compra de licores y
cigarrillos. En el sistema de prohibición de las drogas vigente en los Estados
Unidos, la posesión y, en especial, la distribución comercial de drogas, como la
cocaína y la heroína, son pura y simplemente delitos que se castigan con
enormes multas y con largas penas de prisión.
Como el título dice claramente, en esta lección vamos a examinar los aspectos
económicos de la prohibición de las drogas. Utilizando las herramientas que
hemos desarrollado en este libro vamos a ser capaces de entender por qué la
prohibición de drogas conduce a un patrón de resultados que nos es familiar. En
contraste, alguien que no tenga conocimientos de Economía sería incapaz de
explicar ese patrón. A sus ojos, los resultados de la prohibición de las drogas
319
320
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
serían sucesos aleatorios que nada tienen que ver con las políticas de los
Estados.
Hemos de destacar, en primer lugar, que el análisis económico por sí solo
no puede juzgar si la prohibición de las drogas es una buena o una mala
política. En última instancia, los ciudadanos y los responsables políticos deben
incorporar sus juicios de valor antes de decidir si es bueno o malo que el
Estado, por ejemplo, castigue a los traficantes de cocaína condenándolos a
penas de prisión de 25 años. Sin embargo, para que los ciudadanos y los
responsables políticos tomen decisiones informadas, deben entender las
consecuencias de la prohibición de las drogas.
Cuando se trata de las drogas ilícitas, la pregunta que hay que hacer no es:
"¿Sería mejor vivir en una sociedad con o sin cocaína?". Esa particular pregunta
no es relevante ya que el Estado no tiene el poder necesario para acabar por
completo con el consumo de cocaína. Más bien, la pregunta clave sería la
siguiente: "¿Es mejor vivir en una sociedad que castigue severamente el consumo
de cocaína o en una que no lo haga?" Con el fin de imaginar lo que la sociedad
sería en uno y otro caso es importante aprender lo que el análisis económico
dice acerca de los efectos de la prohibición de las drogas. Recordad que hay
una diferencia entre decir que algo es inmoral frente a decir que debería ser
ilegal. El hecho de que alguien sostenga que engañar a su esposa no debe
castigarse con una pena de cárcel, no significa que esa persona apruebe el
adulterio.
Una advertencia final antes de sumergirnos en el análisis: en el resto de esta
lección nos centraremos en las consecuencias negativas (generalmente
olvidadas) de la prohibición de las drogas. Estamos haciendo esto porque las
consecuencias positivas de la prohibición de las drogas son evidentes y
visibles: muchas personas creen que el uso de ciertos medicamentos es
personal y socialmente destructivo, por lo que concluyen que las políticas del
Estado que desalientan fuertemente este comportamiento son (a igualdad de
condiciones) beneficiosas. El siguiente análisis está diseñado para mostrar que
cuando el Estado se dedica a prohibir las drogas hay otras cosas que se ven
alteradas. Los beneficios que resultan de una reducción y estigmatización del
consumo de drogas deben ser contrastados con los daños de la corrupción
policial, la guerra de bandas criminales y las muertes por sobredosis, cosas
que la mayoría de la gente también considera personal y socialmente
destructivas.1
1
Al igual que con el análisis de otros tipos de intervención estatal, en esta lección nos
interesan los argumentos pragmáticos por lo que examinamos las consecuencias de la
prohibición de las drogas. Ignoramos argumentos (a favor o en contra) concebidos sobre la
base de determinado código moral o sobre una cierta concepción del derecho de propiedad y
de cual ha de ser el alcance concreto de la acción estatal. Estos puntos de vista son sin duda
importantes, pero están fuera del alcance de un libro de Economía básica como éste.
20.La economía de la Prohibición
321
La prohibición corrompe a los funcionarios
En este contexto, la corrupción se refiere a los funcionarios estatales que no
cumplen sus deberes legales porque secretamente están siendo sobornados
por quienes se dedican al tráfico de drogas que supuestamente tienen que
combatir. La mayoría de los estadounidenses son conscientes de la corrupción
generalizada en los Estados de México y Colombia, pero muchos
estadounidenses se sorprenderían al saber que también en los Estados
Unidos existe un problema de corrupción (aunque sea menos grave que en
aquéllos) que azota a los tribunales y departamentos de policía.
La explicación sencilla de la conexión que existe entre la prohibición de las
drogas y la corrupción es que la prohibición conduce a enormes beneficios
económicos en la industria de la droga, lo que ofrece a los productores de
drogas la capacidad (y por supuesto la motivación) para pagar enormes
sobornos a los funcionarios públicos. Un simple análisis económico ilustra
porqué.
Normalmente, los Estados tratan de acabar con el tráfico de drogas
imponiendo penas mucho más severas a los proveedores en vez de a los
consumidores. Este énfasis se debe a dos razones principales: (1) si el objetivo
es limitar el consumo total de drogas, constituye un mejor uso de los recursos
limitados de la policía detener a uno de los principales proveedores en lugar
de a los miles de clientes potenciales que recurren a él y (2) al público no le
importan las duras sanciones para los narcotraficantes profesionales pero se
resiste al castigo draconiano de consumidores ocasionales. Estos dos factores
explican porqué es característico que los Estados aprueben sanciones mucho
más severas para los distribuidores de drogas que para quienes son
sorprendidos con pequeñas cantidades destinadas a su uso personal.
Además de las penas más altas a los productores de drogas frente a los
consumidores, también debemos considerar que la probabilidad de ser
arrestado en realidad es mucho mayor para un narcotraficante profesional,
que para un cliente ocasional. 2 Al fin y al cabo, el distribuidor profesional de
drogas (especialmente cuanto más importante sea la operación) debe lidiar
con muchos otros miembros de su industria, tanto traficantes a gran escala
como minoristas de poca monta.
2
Hemos de aclarar que la probabilidad de que un traficante profesional de drogas fuese
arrestado frente a que lo fuera uno de sus clientes sería mucho mayor de no ser por los
sobornos ("dinero de protección") pagados con regularidad a la policía. Estamos tratando de
entender cómo la prohibición de las drogas altera los resultados originales que produciría el
mercado y luego veremos los efectos de la corrupción.
322
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
La corrupción policial: No es sólo un problema para
México
Los siguientes extractos de un artículo de noticias del año
2008 sobre un golpe del FBI en el área de Chicago ilustran la
conexión que existe entre el tráfico de drogas y la corrupción
policial:
Diecisiete personas —incluyendo a 15 policías de la zona
residencial sur— han sido acusados en una investigación federal
de proporcionar seguridad armada a operaciones de tráfico de
drogas a gran escala. Los funcionarios al parecer pensaron que
estaban protegiendo a traficantes de drogas de alto nivel.
Resultó que en realidad eran agentes del FBI.
Los 17 fueron acusados el martes de conspiración para
poseer y distribuir kilogramos de cocaína y/o heroína en ocho
denuncias penales separadas que se hicieron públicas después
de las detenciones en la madrugada del martes, según un
comunicado de la oficina del Fiscal de Estados Unidos.
Diez funcionarios de centros correccionales dependientes del
sheriff —personal que prestaba servicios bajo juramento en
cárceles y celdas— han sido acusados de conspiración criminal.
Los federales dicen que los funcionarios del sheriff junto con
cuatro agentes de policía de Harvey y un policía de Chicago
fueron capturados en una operación encubierta del FBI.
"Un agente encubierto del FBI fue capaz de corromper no a uno
ni dos sino a quince agentes del orden público diferentes que
vendieron su insignia por pura codicia [sic] ayudando a que los
narcotraficantes hicieran sus negocios", dijo el Fiscal Federal
Patrick Fitzgerald.
Los fiscales dicen que los funcionarios se llevaron hasta 4.000
dólares por actuar como vigilantes y por prestar protección
mientras llegaban quienes ellos creían que eran grandes
traficantes de drogas.
Siete de las denuncias fueron respaldadas por una sola
declaración jurada del FBI, de 61 páginas, que describe una
investigación encubierta que involucra a agentes de policía
dedicados a actividades de protección en juegos de póquer con
elevadas apuestas y a proteger el transporte de grandes
cantidades de dinero en efectivo y a dos agentes de la ley por
vender cocaína en polvo, además de su actividad rutinaria
20.La economía de la Prohibición
consistente
en
proporcionar
seguridad
a
presuntas
transacciones de narcóticos, según el texto del comunicado.
Según el comunicado, un avión bimotor de hélice de seis
pasajeros voló el 13 de mayo al aeropuerto DuPage, situado en
la zona residencial oeste, donde tres hombres esperaban su
llegada. Dos de ellos … acompañaban a alguien que creían iba a
realizar una compra de drogas a gran escala, pero que, de
hecho, era un agente encubierto del FBI, según se relata en
dicho comunicado. Abordaron el avión, operado por otros dos
agentes encubiertos y comenzaron a contar paquetes de lo que
presuntamente eran al menos 80 kilogramos de cocaína que
iban dentro de cuatro bolsas de deporte.
[Los dos funcionarios de prisiones del condado de Cook] y el
agente encubierto retiraron las bolsas del avión y se las llevaron
atravesando el vestíbulo del aeropuerto hasta el maletero del
coche del agente en el estacionamiento, según se alega en la
declaración jurada. [Los dos funcionarios], en un coche por
separado, siguieron al agente a un estacionamiento cercano,
donde el agente aparcó y se metió en el vehículo de los
funcionarios. Una vez juntos, los tres vieron como otro agente
encubierto llegó, sacó las bolsas de deporte y se fue. El agente
del FBI que se hizo pasar por traficante de drogas después pagó
[a los funcionarios] 4.000 dólares a cada uno —supuestamente
su día más rentable en la corrupta relación que comenzaron con
el agente encubierto, al menos, un año antes—.
De los 17 acusados, 10 son funcionarios de prisiones del
Sheriff o Alguacil del Condado de Cook, cuatro son policías de
Harvey y uno es un oficial de la policía de Chicago.
Supuestamente aceptaron entre 400 y 4.000 dólares cada uno
en una o más ocasiones por hacer de vigilantes y estar listos
para intervenir en caso de que policías reales o traficantes de
droga rivales intentaran interferir con las ventas de cocaína y
heroína, según la declaración jurada.
"Idealmente, debería ser difícil encontrar a un policía corrupto y
nunca debe ser fácil encontrar a 15 que supuestamente utilicen sus
armas e insignias para proteger a personas a sabiendas de que
estaban vendiendo droga en lugar de arrestarlos", dijo el Fiscal
Federal Patrick Fitzgerald en el comunicado. "Y la participación
de algunos en la descarga y la entrega de lo que pensaban que eran
323
324
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
grandes cargamentos de drogas transportadas en avión es
particularmente chocante".
Fuente: CBS 2, "15 policías acusados en un golpe del FBI,
Investigación sobre tráfico de drogas", 2 de diciembre de 2008.
http://cbs2chicago.com/local/harvey.police.raid.2.877798.html.
Por ejemplo, un miembro de la banda de narcotraficantes podría ejecutar
una operación en la que comprase la cocaína de Colombia a "mayoristas",
contratara a conductores de camiones mexicanos para el contrabando a
través de la frontera con Estados Unidos y luego vendiese parte de lo que
consiguiera a través de los jefes de las bandas regionales de drogas en
California. Si la fuerzas antidroga —colombiana, mexicana, o estadounidense
— pudieran penetrar en cualquier parte de esa extensa operación, el
distribuidor en particular podría ser vulnerable al arresto. Toda su jornada
laboral implica la violación habitual de leyes anti-droga. Por el contrario, el
cliente ocasional sólo está realmente en peligro cuando tiene que comprar
más producto y sólo negocia con "peces pequeños" como un distribuidor de
barrio. Hay muchas menos probabilidades de que su vida se vea arruinada
porque el Estado le castigue por su participación en el negocio de la droga.
A causa de estas disparidades en las sanciones efectivas a las que se
enfrentan los productores de drogas frente a los consumidores, la oferta de
drogas ilegales cae mucho más que la demanda, en relación con un mercado
no regulado inicialmente. Esto empuja hacia arriba el nuevo precio de
equilibrio de las drogas ilegales, lo que significa que el "margen de beneficio"
económico —la diferencia entre los gastos monetarios para producir el
producto, en comparación con el pago real que los usuarios finales dan a
cambio— se hace muy alto. El siguiente diagrama ilustra un hipotético
mercado no regulado de cocaína frente a uno prohibido.
20.La economía de la Prohibición
325
Ilustración 19: Mercado de cocaína
P
O2
100 $
O1
1$
D2
10.000 gramos
D1
1.000.000 gramos
Q
En el diagrama anterior, vemos que el precio del mercado no regulado de la
cocaína es inicialmente de 1 dólar por gramo. A ese precio, los productores
están dispuestos a vender 1 millón de gramos de cocaína y los consumidores
a comprar 1 millón de gramos.
Tras la imposición de estrictas leyes contra el tráfico de estupefacientes, las
curvas de oferta y demanda de cocaína se desplazan hacia la izquierda. Esto
es, a un precio de la cocaína de 1 dólar/gramo, los productores están
dispuestos a ofrecer una cantidad mucho menor que antes (ya que ahora
corren el riesgo de ir a la cárcel) y los consumidores tampoco están dispuestos
a comprar tantas cantidades. Sin embargo, el cambio cuantitativo es mucho
mayor en el lado de la oferta que en el de la demanda. Es por ello que el
nuevo precio de equilibrio (con la prohibición) es de 100 dólares el gramo, que
es el precio al que los productores están dispuestos a suministrar 10.000
gramos y los consumidores a comprar la misma cantidad.
Un punto crucial es que el beneficio económico seguirá siendo alto, incluso
años después de que la prohibición de las drogas haya entrado en vigor. La
curva de oferta en el diagrama anterior se desplaza hacia la izquierda debido a
los riesgos, de índole no financiera, inherentes a permanecer en el negocio de
la cocaína. Por lo tanto, el precio más alto pagado por los clientes no se
traducirá en precios más elevados para los agricultores colombianos que
cosechan la planta de coca. No. El margen de beneficio debe seguir siendo
enorme para que valga la pena (a los ojos de algunos) seguir siendo
productores de cocaína aún a riesgo de sufrir importantes condenas.
En el nuevo equilibrio, no es correcto decir que "convertirse en distribuidor de
cocaína es ahora más atractivo que antes". La gente elige ocupaciones
basándose en muchos factores, sólo uno de ellos es la cantidad de dinero que
normalmente obtendrá. Es más exacto decir que a consecuencia de las nuevas
sanciones (y, presumiblemente, al estigma social a ellas asociado), la
"remuneración" de los traficantes de drogas tendría que dispararse para
326
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
poder compensarles por los nuevos inconvenientes de la profesión. Este
principio no es exclusivo de los traficantes de drogas prohibidas (los mineros
de carbón y los taxistas —que a menudo sufren robos— recibirán un
complemento de peligrosidad implícito, respectivamente, en su salario y en el
precio de sus servicios). La diferencia es que para los traficantes de drogas
ilegales, los peligros no vienen de la naturaleza o de los atracos sino del
sistema judicial y policial del Estado.
El concepto de "crímenes sin víctimas".
Es importante tener en cuenta que la corrupción causada por la prohibición
de las drogas es mucho mayor que la resultante de delitos más tradicionales
como el homicidio y el robo. En efecto, en los Estados Unidos, hablar de un
"policía corrupto" es casi sinónimo del que cobra dinero del narcotráfico;
nadie pensaría que el término podría referirse a un policía que recibe
regularmente dinero de quienes se dedican al oficio de sicario por encargo
para que les deje asesinar impunemente 6 días por semana. Sin embargo, las
bandas criminales sí que pagan de forma rutinaria a la policía y a otros
funcionarios del Estado para asegurarse protección oficial (aunque, por
supuesto discreta) en las grandes operaciones de tráfico de drogas.
Para entender esta disparidad, tenemos que reflexionar sobre la
observación común de que el tráfico de drogas ilegales es un "crimen sin
víctimas". Naturalmente los partidarios de las leyes contra las drogas
rechazarían esta frase que tacharían de cliché inexacto, ya que los niños
sufren y son sin duda las víctimas si su padre abusa de las drogas y a causa de
su adicción pierde su trabajo. En este sentido, las drogas causan víctimas que
son cualitativamente distintas de las de delitos tradicionales como el
homicidio, la violación y el robo a mano armada. El tráfico de drogas es un
"crimen sin víctimas" (como en los Estados Unidos lo son también el juego y la
prostitución) porque todos los que participan en él lo hacen voluntariamente.
Esta característica tiene dos implicaciones importantes que ayudan a explicar
la conexión entre la prohibición de las drogas y la corrupción.
En primer lugar, está el simple hecho de que los agentes de policía, jueces y
otros funcionarios del Estado no se sentirán tan mal "mirando para otro lado"
cuando alguien suministra productos deseados a clientes que pagan
voluntariamente por ellos, como cuando ignorasen sus responsabilidades
oficiales para impedir la comisión de delitos no consentidos contra las
persona o contra la propiedad.
Segundo, el tráfico de drogas es después de todo un negocio. Hay muchos
millones de personas en los Estados Unidos que voluntaria y regularmente
gastan su dinero en drogas ilegales. De acuerdo con la Oficina de Política
Nacional de Control de Drogas, una encuesta realizada en el año 2007 concluyó
20.La economía de la Prohibición
327
que un 6 % de los adultos jóvenes reportaron haber consumido cocaína
durante el año anterior y el 2 % había consumido cocaína en el último mes. 3
Sencillamente hay mucho más dinero metido en el negocio de la droga que en
las “empresas" de matones a sueldo o incluso del atraco a bancos. Como es un
delito sin víctimas en el importante sentido definido anteriormente, el tráfico
de drogas puede pasar desapercibido mucho más fácilmente que crímenes
con víctimas ya que éstas pedirían auxilio a la policía (y podrían contactar con
alguien que no estuviera en la nómina de los delincuentes) o, en su defecto,
podrían acudir a exponer su caso a los medios de comunicación.
Mencionamos estas diferencias para desvirtuar la defensa que
habitualmente se hace de la prohibición de las drogas según la cual: "Bueno, si
hay que legalizar las drogas a causa de la corrupción, ¿Por qué no legalizar el
asesinato también?". Como hemos demostrado anteriormente, el alcance de la
corrupción con origen en la prohibición de las drogas es mucho mayor que
para los delitos tradicionales y la diferencia se debe a la naturaleza "sin
víctimas" de los delitos que tienen que ver con las drogas. Esta diferencia por
sí sola no justifica que las drogas deban ser legalizadas, pero evidencia que
existe un problema con la prohibición de las drogas que en otros tipos de
delitos no es ni de lejos tan grave.
La corrupción como causa y consecuencia.
La mayoría de las personas detestan la sistemática corrupción
gubernamental porque rompe el tradicional respeto por la ley y vuelve a los
ciudadanos más proclives a cometer delitos. Sin embargo, en el contexto de la
prohibición de las drogas, se da una dinámica mucho más específica. La
corrupción estatal es a la vez causa y consecuencia del tráfico ilegal de
estupefacientes.
Así es como funciona el ciclo de retro-alimentación: ya hemos visto como
cuando se prohíbe la droga oficialmente, por lo general, aumenta su precio de
mercado, debido a que la curva de oferta se desplaza mucho más a la
izquierda que la curva de demanda. Este precio, que se pone por las nubes,
permite a los empresarios ganar millones de dólares al año,
proporcionándoles los medios para sobornar a funcionarios públicos que de
otro modo podrían arrestarlos. Este es el sentido en el que decimos que la
corrupción es una consecuencia del tráfico ilícito de drogas.
3
Véase
http://www/whitehousedrugpolicy.gov/drugfact/cocaine/cocaineff.html#extentofuse
Respecto de la Marijuana, una encuesta realizada entre 2006 y 2007 encontró que más de un
diez por ciento de los entrevistados norteamericanos manifestaron haber utilizado la droga
durante el último año. Véase http://economix.blogs.nytimes.com/2009/08/11/drug—use—
across—the—United—States—or—rhode—island—needs—more—rehab/
328
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Sin embargo, también es cierto que la corrupción es un componente
necesario del tráfico ilegal de drogas y en ese sentido es una de sus causas. En
regímenes verdaderamente opresivos (como Afganistán bajo los talibanes) el
tráfico de drogas puede ser erradicado. Si las sanciones fuesen lo
suficientemente severas y se aplicaran de forma consistente, entonces la
oferta y la demanda podrían reducirse tanto que la nueva cantidad de
equilibrio, por ejemplo la de producción y consumo de cocaína, llegara a ser
cero. Sin embargo, en la práctica, esto rara vez sucede, porque el Estado no es
capaz de contener a sus propios empleados, cuando los traficantes pueden
ofrecerles literalmente cientos de miles de dólares por año para que
incumplan sus obligaciones oficiales.
La corrupción generalizada permite a los narcotraficantes eludir las pesadas
condenas que las leyes imponen y así la curva de oferta de las drogas ilegales
no cambia tanto a como lo haría en ausencia de corrupción. Por decirlo en
pocas palabras: en las sociedades relativamente libres la prohibición de las
drogas desplaza la curva de oferta hasta el nuevo precio de equilibrio del
mercado que es lo suficientemente alto como para que los productores, que
aún están en activo en el mercado (no encarcelados), puedan permitirse
incorporar a sus nóminas a jueces y a agentes de la División de narcóticos.
Las prohibición de las drogas favorece la violencia
Todo el mundo sabe que el comercio ilegal de drogas está inmerso en una
desmedida violencia, que a menudo toma la forma de guerras entre bandas.
Peor aún, transeúntes inocentes mueren a menudo como consecuencia de
daños colaterales causados en las luchas territoriales entre traficantes de
drogas rivales. Un esporádico observador podría concluir que drogas como la
cocaína y la heroína son intrínsecamente malas y van intrínsecamente unidas
a la violencia. Sin embargo esta explicación es incorrecta. Tanto la teoría
económica como la Historia de Estados Unidos demuestran que la prohibición
de las drogas causa la violencia, no las drogas en sí mismas.
La prohibición del alcohol en Estados Unidos
La evidencia histórica es suficientemente clara en el caso de la prohibición
del alcohol. De 1920 a 1933, bajo la Decimoctava Enmienda a la Constitución 4
la venta, fabricación y transporte de alcohol (para fines de consumo) era ilegal
en los Estados Unidos. Sin embargo, a pesar de la ilegalidad oficial, el alcohol
siguió siendo producido y distribuido por contrabandistas y quienes gustaban
beber siguieron reuniéndose socialmente en bares clandestinos.
4
La Decimoctava Enmienda fue realmente ratificada en 1919, pero la prohibición del alcohol
no entró en vigor hasta 1920.
20.La economía de la Prohibición
329
Aunque la prohibición no eliminó el consumo de alcohol, sí que dio lugar a
que la industria cayera bajo el control de la delincuencia organizada. Durante
el período de la prohibición (a menudo llamado el "noble experimento")
mafiosos como Al Capone —con sede en Chicago— consiguieron significativas
ganancias con el comercio de alcohol ilícito que emplearon en sobornar a
funcionarios del Estado y en contratar a "soldados" y a otros secuaces para
sus redes criminales.
Para nuestros propósitos, la característica importante de la prohibición del
alcohol fue que su comercio fue tan violento como el tráfico de heroína o
cocaína lo es hoy. La infame masacre del día de San Valentín de 1929 fue un
golpe del hampa que Al Capone organizó para asesinar a siete miembros del
clan rival de Bug Moran. Los historiadores citan varias motivaciones para los
asesinatos, pero todos coinciden en que Capone y Moran eran enemigos
debido en parte a su rivalidad comercial en el mercado de contrabando.
Si habéis visto películas o leído relatos reales (de no ficción) sobre los
crímenes cometidos por los bandidos de la época de la Prohibición, estos
acontecimientos históricos os serán familiares y no os causarán ningún
asombro. Sin embargo, superficialmente, debería sorprenderos descubrir que
empresarios rivales intentaran matarse unos a otros a causa del alcohol ¿Os
imagináis encender la televisión mañana y enteraros de que los distribuidores
de Budweiser ordenaron dar un golpe a los distribuidores de Heineken? Eso
sería inconcebible.
El alcohol ya no es controlado por el crimen organizado sino por auténticos
empresarios. Ahora que el alcohol es legal, los productores tratan de ganar
cuota de mercado mediante la mejora de la calidad del producto o reduciendo
su precio. No se les ocurriría utilizar la violencia para ganar más clientes.
Por otro lado ¿Qué actividades son las que vemos que están en manos de
organizaciones criminales? Incluyen a las droga —como la heroína y la cocaína
—, la prostitución, el juego y la usura.5 En resumen, todas las áreas que aún se
encuentran prohibidas o fuertemente reguladas por los Estados (a diferencia
del alcohol desde que se derogó la Prohibición, la llamada Ley Seca).
El episodio histórico de la prohibición del alcohol proporciona pruebas muy
convincentes de que la violencia, que actualmente asociamos con las drogas
ilegales, se debió a su prohibición legal, no a la naturaleza de los productos
prohibidos. En el resto de esta sección vamos a explicar esta innegable
conexión utilizando el razonamiento económico.
5
Un usurero se refiere a alguien que hace préstamos a corto plazo a muy altos tipos de interés
(que puede violar las leyes de usura) y recurre popularmente a castigos físicos con el fin de
asegurar el pago.
330
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
La prohibición de las drogas aumenta los beneficios marginales
cuando se recurre a la violencia
Ya hemos visto cómo la prohibición eleva los ingresos monetarios de los
traficantes de drogas. Entre otras consecuencias, de este aumento de los
precios se sigue un beneficio mucho mayor por las superiores cifras de ventas
que obtiene quien controla una buena parte del mercado minorista.
En un mercado normal, legal, la competencia tiende a reducir el precio hasta
que los ingresos monetarios son comparables a los de otros proyectos
empresariales. Debido a que, por lo general, hay un "margen" pequeño entre
los gastos de producción y el precio de venta, los empresarios no obtienen un
aumento significativo de sus beneficios económicos por el hecho de "robarles"
unos pocos clientes a sus competidores.
En contraste, un traficante de cocaína conseguiría un enorme aumento de
sus ingresos económicos si pudiera añadir un puñado de usuarios habituales
a su base de clientes. Esto se debe a que los gastos de su negocio son en gran
parte fijos, lo que significa que son los mismos tanto si vende 10 gramos de
cocaína por día como si vende 100. Y daros cuenta que esta función se
amplifica en gran medida por la propia prohibición, ya que cuando la
distribución de cocaína es ilegal, los principales "costes de la empresa" son
psicológicos y resultan de la inquietud y el estrés que padece el traficante por
los riesgos de ir a la cárcel o de ser asesinado por un traficante rival.
Al hacer que los clientes individuales sean mucho más rentables, la
prohibición de las drogas aumenta los beneficios (marginales) de recurrir a la
violencia para intimidar o matar a los competidores. Esta es una de las
principales explicaciones de por qué las industrias prohibidas tienden a atraer
a la gente más violenta y a multiplicar las acciones violentas, mientras que los
auténticos empresarios casi nunca recurren a la violencia como medio para
competir.
En la típica explicación de la Economía de la prohibición de las drogas, su
autor a menudo razona que los agentes que intervienen en mercados de
productos prohibidos no pueden confiar en la protección de la policía y en que
se cumplan los contratos por lo que deben recurrir a la violencia privada para
proteger su negocio. Las explicaciones de este tipo a menudo citan a la
industria de la droga como una de las que sufren el "abandono del Estado" y
esta anarquía es la que atrae a los violentos mafiosos.
Tales explicaciones son erróneas, ocurre justamente lo contrario. Hay un
montón de relaciones comerciales en la vida cotidiana que no están
protegidas por los jueces y tribunales del Estado. Utilizando eBay, Amazon y
otros mecanismos, los estadounidenses gastan miles de millones de dólares
en comprar artículos (con frecuencia valiosos) de extraños que pueden vivir en
20.La economía de la Prohibición
331
cualquier parte del país. En principio alguien podría presentar una demanda
en caso de fraude pero en la práctica estas transacciones son en gran parte
"auto-controladas" por agentes del sector privado y el sistema de reputación,
a veces bastante elaborado, que han desarrollado.6
Es totalmente erróneo querer ver a las industrias prohibidas como
actividades que sufren una falta de control policial y judicial porque es
justamente al revés. Son precisamente esas industrias las que reciben la
mayor atención del Estado. Simplemente no es cierto que la policía ignore a
los traficantes de drogas cuando operan en el interior de las ciudades. Si fuera
cierto, entonces el precio de mercado de las drogas en esas áreas caería a
(casi) los costos de producción monetarios y los jóvenes adolescentes
encontrarían que convertirse en distribuidor no sería tan lucrativo como
convertirse en repartidor de periódicos. En determinados barrios plagados de
droga, los policías no son considerados como amigables servidores públicos,
sino que hacen cumplir eficazmente las leyes contra la droga, aunque sólo lo
hagan de forma esporádica (es por eso que el precio de mercado se mantiene
alto, lo que permite a los distribuidores de drogas comprar coches de lujo y
joyas caras).
Es cierto que, dada la prevalencia de narcotraficantes violentos, cualquiera
que se atreva a entrar en la industria y quiera ganar cantidades importantes
de dinero tendrá que armarse fuertemente y labrarse una reputación de
hombre cruel y despiadado ya que no puede contar con la protección de la
policía. Pero una vez más, seguramente esta observación es incidental. De
entrada, no explica por qué la industria de la droga está plagada de violencia.
Al dueño de una simple tintorería no le preocupa que un rival de la otra punta
de la ciudad ametralle su tienda; su confianza en que eso no puede ocurrir no
viene solo del hecho de que pueda llamar a la policía estatal y encontrar y
castigar, con su intervención, a los autores.
6
En efecto, si los narcotraficantes pudieran llevar a cabo grandes operaciones utilizando pagos
electrónicos encaminados a través de un tercero universalmente respetado, el número de
transacciones de drogas de carácter violento que "salieran mal" se desplomaría. En lugar de
llevar maletas de dinero en efectivo (junto con guardaespaldas fuertemente armados) a
aparcamientos en el silencio de la noche, un minorista de la cocaína podría depositar
1.000.000 de dólares con una institución financiera de confianza, que estaría de acuerdo en
transferir los fondos a un comerciante colombiano una vez que el minorista hubiera recibido
sus mercancías (el proceso podría desarrollarse en etapas si los colombianos quisieran
asegurarse de no ser traicionados). La razón por la que narcotraficantes no pueden
actualmente operar de esta manera no es que teman que un banco les robe su dinero y
luego no puedan acudir a la policía. En cuanto algo así ocurriese —nadie incluso gente no
relacionada con el comercio de droga— utilizaría ya a ese banco. En realidad los
distribuidores de drogas no puede utilizar el sencillo mecanismo que hemos descrito, por el
riesgo de que el Estado se apodere de sus fondos por ser "dinero de la droga". Así vemos que
no es la negligencia del Estado,sino la aplicación de las leyes estatales contra la droga, lo que
hace más atractiva la violencia en el tráfico de drogas.
332
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
No, la verdadera razón de que las tintorerías no compitan utilizando la
violencia es que no vale la pena. En contraste, la prohibición de las drogas
hace que para los productores de cocaína "valga la pena" matarse entre ellos.
La prohibición de las drogas reduce el coste marginal de la
violencia.
Otro aspecto a la conexión entre la violencia y la prohibición de las drogas
es que, marginalmente, la prohibición reduce el coste de un acto violento
individual. Considerad lo siguiente: parte de la razón por la que un importante
distribuidor como Budweiser no encargaría la muerte de su rival Heinneken es
que tal acción transformaría por completo su vida. Como empresario legal,
puede desenvolverse dentro de círculos sociales respetables, y, suponiendo
que haya pagado sus impuestos correctamente, no vive bajo la amenaza de ir
a la cárcel el resto de su vida. En esta situación, cometer el crimen atroz de
pagar a alguien para que asesine a otra persona es algo muy arriesgado.
Por el contrario, el jefe de una red de distribución de cocaína, en caso de
perder el favor de los policías que tuviera en nómina o de convertirse en el
blanco de funcionarios gubernamentales de más alto rango y a los que no
pudiera sobornar, ya habría cometido más que suficientes crímenes como
para acabar en la cárcel de por vida. Como tuvo que asociarse con otros
delincuentes habituales, no le preocupa tanto que los actos violentos arruinen
su posición social en ciertos respetables círculos puesto que ya perdió la
posibilidad de ingresar en ellos cuando decidió convertirse en traficante de
drogas a gran escala.
Otra consideración importante es que el traficante de drogas ilegales debe
desarrollar una red de relaciones con los delincuentes, ya que le permitirá
contratar con mucha más facilidad a "soldados" o a sicarios profesionales para
llevar a cabo ataques violentos contra sus rivales. Por el contrario, el
empresario legítimo probablemente no tendría ni idea de cómo hacer que
alguien fuera asesinado con pocas posibilidades de ser descubierto; no parece
que vaya a buscar un "asesino a sueldo" en Google y que vaya a seleccionarlo
de entre los que le devuelva la consulta del buscador.
Por último, la naturaleza del mercado negro hace que la violencia sea una
opción mucho más práctica. Si la cocaína y otras drogas pudieran venderse
legalmente, entonces, las tiendas minoristas podrían operar con seguridad,
incluso en el más conflictivo de los barrios, utilizando medidas de seguridad
tales como cristales antibalas que separasen a los clientes de los empleados.
En contraste, con la prohibición de las drogas los "empleados" que trafican con
drogas a menudo operan en la calle, lo que hace menos costoso para sus
competidores acabar con ellos.
20.La economía de la Prohibición
333
El circuito de retro-alimentación de la violencia.
Al igual que ocurre con la corrupción, con el narcotráfico existe una
dinámica que lleva a que la violencia engendre más violencia. Al discutir los
distintos costes y beneficios de la violencia, podríamos suponer que existe
cierta gente que vendería droga, con o sin prohibición, y que lo que le impulsa
a recurrir a la violencia es la política represora del Estado que hace que de ser
afables ejecutivos se conviertan en jefes de despiadadas bandas criminales.
Obviamente, ésa no es la historia real. En la práctica lo que sucede es que la
prohibición de las drogas expulsa a la gente honesta y no violenta de la
industria. A medida que abandonan el negocio en números cada vez mayores,
la oferta de drogas (ilegales) se reduce más y más lo que eleva su precio. Sin
embargo, esto crea una oportunidad para que nuevos empresarios ingresen
en ese mercado. No son necesariamente los mejores empresarios, definidos
convencionalmente; ya que probablemente no podrían competir y tener éxito
en un mercado normal. Sin embargo, en lo que sí que son buenos es en ser
más listos y en tener más músculo que sus competidores y en saber cómo
corromper a los funcionarios del Estado. En la industria de las drogas
prohibidas, ésas son habilidades indispensables. Gente que en otros ámbitos
de la vida nadie habría empleado, de repente, tiene la oportunidad de utilizar
sus "talentos" para ganar millones de dólares.
Debido a que el comercio de las drogas prohibidas atrae a individuos
violentos que piensan en beneficios inmediatos y hacen caso omiso de las
consecuencias a largo plazo, no debe ser ninguna sorpresa que con los años,
la prohibición fomente una subcultura de guerra de bandas.
La violencia del consumidor
Hasta ahora nos hemos centrado en analizar la violencia en el ámbito del
narcotráfico que causan los productores, pero asímismo conviene destacar
que la violencia de los consumidores de drogas también tenderá a aumentar
con la prohibición, simplemente a causa de la enorme subida de precios.
Mientras haya adictos dispuestos a hacer cualquier cosa para conseguir su
próxima dosis, los ciudadanos deberían pensarlo mejor antes de recomendar
políticas estatales que encarezcan el precio de la cocaína hasta 1.000 veces
más en comparación con el que habría sin ellas.
La prohibición de las drogas reduce la seguridad de los
productos
Sin embargo, otra consecuencia no deseada de la prohibición de las drogas
es el aumento de las lesiones o muertes causadas por las impurezas del
producto o por mala praxis a la hora de consumirlo. Por ejemplo, en 1920, —el
334
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
año en que la prohibición de alcohol se introdujo en los Estados Unidos—, a
escala nacional, el número de muertos por envenenamiento resultante de la
adulteración de licores fue de 1.064 personas. Cinco años más tarde, las
muertes por adulteración de licores se habían cuadruplicado hasta alcanzar la
cifra de 4.154 fallecidos. Tales resultados llevaron a Will Rogers a comentar en
tono de broma que "los Estados solían matar con bala y ahora lo hacen con
cuartos de galón".7
La explicación económica de este patrón es sencilla. Con la prohibición, los
relativamente adictos fabrican el producto clandestinamente, a menudo en
sus hogares (dependiendo del tipo de droga). Esto hace difícil el control de
calidad y reduce la pureza del producto. Otro problema es que las drogas
ilegales son típicamente transportadas en envases genéricos. No existe nada
mejor que un bote sellado con la palabra "Tylenol" estampada en él para
acreditar la seguridad de su contenido y explicar claramente la dosis
adecuada. Por la dificultad de labrarse una reputación de marca, los
productores de drogas (ilegales) verdaderamente seguras no pueden capturar
una parte tan grande del mercado comparada con la que tendrían de no
existir la prohibición. En consecuencia, los consumidores tienen que
arriesgarse con la esperanza de que lo que compren no acabe matándolos.
Otro factor que explica el aumento en el número de muertes por sobredosis
es que los consumidores de drogas ilegales tienden a buscar formas más
potentes para conseguir su dosis. Con el fin de minimizar el número de
compras ilegales, así como para hacer más fácil la ocultación, un bebedor
durante la prohibición podía pasarse de la cerveza al whisky. Este efecto
también funciona —y probablemente de forma mucho más contundente—
del lado de la producción. Por ejemplo, alguien que cultiva marihuana en un
armario sólo dispone de ese espacio para trabajar. Tenderá a cultivar las
variedades más potentes y por lo tanto el precio de mercado será más alto
por unidad de peso. Por poner un ejemplo, si el Estado decidiera prohibir la
venta y el consumo de gambas, en el mercado negro la proporción de
"gambas de gran tamaño" en comparación con la de gambas de tamaño
normal probablemente aumentase, a diferencia de lo que sucedería en un
mercado legal en el que los minoristas podrían almacenar sus gambas en
grandes refrigeradores.
7
Estadísticas de muerte y cita de Will Rogers que recoge Mark Thornton en su artículo: “Alcohol
Prohibition was a failure" ("La Ley Seca fue un fracaso") publicado en el número 157 del
ejemplar del 17 de Julio de 1991 de la revista 'Cato Institute Policy Analysis'. Puede
descargarse de: http://www.cato.org/pubs/pas/pa157.pdf
20.La economía de la Prohibición
335
Las consecuencias imprevistas de la prohibición del
alcohol
Irving Fisher fue un famoso economista de la Universidad de
Chicago y un firme partidario de la prohibición del alcohol. Sin
embargo, el propio Fisher declaró: "Se me informa, y lo creo, que un
leve y muy conservador examen situaría los efectos tóxicos de las
bebidas que se consumen en bares clandestinos en comparación
con los licores que se expenden como licores medicinales en las
farmacias en un ratio de diez a uno; es decir, se requeriría sólo una
décima parte del licor de contrabando para producir el mismo grado
de embriaguez que causaría un licor como el vendido antes de la
prohibición. La razón, por supuesto, es que el licor de contrabando
está muy concentrado y casi invariablemente contiene otros y más
mortíferos venenos que el simple alcohol etílico".
Irving Fisher, citado en Marcos Thornton, "Alcohol Prohibition was a
failure", Cato Institute Policy Analysis No. 157, 17 de julio 1991.
336
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la Lección ...
• Existe una importante distinción entre las actividades que son
inmorales y las que son ilegales. En el caso de las drogas ilícitas, es
perfectamente coherente estar a favor de su legalización y condenar
personalmente su uso (alguien podría pensar que la infidelidad no
debería llevar aparejada una pena de cárcel, sin por ello aprobar el
adulterio).
• La prohibición eleva el precio de mercado de las drogas, lo que
lleva a enormes beneficios económicos. Debido a que el comercio
ilegal de drogas es tan lucrativo y porque es un "crimen sin víctimas"
la prohibición conduce a la corrupción policial.
• Para los traficantes de drogas, la prohibición de las drogas
aumenta los beneficios marginales y reduce los costes marginales
de recurrir a la violencia para eliminar competidores. Además los
incentivos inherentes a la prohibición desplazan a los productores y
a los consumidores hacia las drogas "duras" lo que conduce a un
mayor número de sobredosis y otros problemas de salud.
20.La economía de la Prohibición
337
NUEVOS TÉRMINOS
Prohibición de drogas: sanciones severas que el Estado impone al consumo
y sobre todo a la producción y venta de ciertas drogas.
Impuestos represivos: impuestos altos sobre la venta de productos como los
cigarrillos y los licores que se imponen no sólo para aumentar los ingresos,
sino también para animar a la gente a reducir sus compras de estos artículos
dudosos.
Corrupción: en el contexto del comercio de drogas, el fracaso de la policía y
otros funcionarios del Estado a la hora de realizar sus funciones, ya sea
porque estén aceptando sobornos de traficantes de drogas o porque ellos
mismos son traficantes de sustancias prohibidas. En algunos casos los agentes
de policía simplemente han robado dinero a los traficantes de drogas a punta
de pistola a sabiendas de que éstos últimos no tenían ningún recurso.
Compensación de los riesgos: las ganancias más altas necesarias para atraer
a los trabajadores en una industria que es más peligrosa que otras.
Usura: la práctica de prestar dinero a altos tipos de interés y el uso de
métodos ilegales para obtener su reembolso.
Las leyes de usura: los precios máximos de los tipos de interés.
Costes Fijos: gastos monetarios que no aumentan cuando un negocio
expande la producción, por ejemplo, la factura mensual de agua de una
peluquería será aproximadamente la mismo si proporciona 1 corte de pelo o
100 cortes de pelo por día, por lo que éste es un costo fijo.
338
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Qué papel juega la ciencia económica en el análisis de la prohibición de
las drogas?
2. ¿En qué sentido los traficantes de cocaína (bajo un régimen de prohibición
de las drogas) aumentan sus ganancias gracias al plus de peligrosidad?
3. ¿Cuál es la conexión entre la corrupción y un "crimen sin víctimas" como la
distribución de cocaína?
4. La prohibición de las drogas: ¿De qué manera hace que aumenten los
beneficios marginales de los traficantes de drogas cuando recurren a la
violencia?
5. ¿Cómo puede contribuir la prohibición de las drogas a que se produzcan
más sobredosis mortales?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN 21
21. La inflación
En esta lección aprenderéis ...

La diferencia entre la inflación monetaria y la inflación de precios.

¿Cómo la intervención del Estado hace que los precios suban.

Los perjudiciales efectos de la inflación.
La inflación monetaria frente a la inflación de precios
L
a gente usa el término inflación todo el tiempo, y sin embargo no
siempre está de acuerdo sobre lo que significa el término.
Históricamente, el término inflación se refiere a un aumento en la
cantidad de dinero en la economía.1 Sin embargo, a lo largo del siglo XX el
término gradualmente llegó a significar el aumento general de los precios de los
bienes y servicios en una economía. Para evitar confusiones, en este capítulo
vamos a utilizar los términos más específicos de inflación monetaria y de
inflación de precios.
1
Algunos economistas dirían que el término inflación se refiere a una expansión de la cantidad de
dinero y de crédito en la economía. Este es un tema muy técnico que tiene que ver con el hecho
de que los bancos están legalmente autorizados a conceder más dinero en préstamo del que
realmente tienen en su caja fuerte. Este arreglo se conoce como sistema bancario de reserva
fraccionaria .Vamos a ignorar esta complicación.
339
340
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
El viejo y repentino cambio
La palabra "inflación" originalmente se aplicaba únicamente a la
cantidad de dinero. Significaba que el volumen de dinero se había
inflado o expandido demasiado. No es mera pedantería insistir en
que la palabra se debe utilizar sólo en su sentido original. Utilizarla
para significar "un aumento de los precios" busca desviar la
atención de la verdadera causa de la inflación y de su verdadera
cura.
Henry Hazlitt, “Lo que deberías saber de la inflación“
(New York D. Van Nostrand, 1965, pág. 2
Los dos fenómenos —unas existencias de dinero 2 crecientes y un aumento
general de los precios— van típicamente de la mano. De hecho, después de
documentar las muy estrechas correlaciones históricas que ha habido a lo
largo de los siglos en todo el mundo, el economista Milton Friedman resumió
su famosa investigación declarando que: "La inflación es siempre y en todas
partes un fenómeno monetario".
Lo que Friedman estaba diciendo es que siempre que en sus investigaciones
había detectado que en cierto momento y lugar se había producido una
rápida y duradera subida de precios, también había descubierto que allí había
aumentado la cantidad de dinero. La gente suele atribuir la inflación de
precios a la codicia de las empresas, a la agresividad de los sindicatos o a un
Estado que incrementa su deuda. Pero lo que Friedman había establecido era
que, históricamente, una inflación de precios sostenida en el tiempo sólo
ocurría allí donde la cantidad de dinero de una economía crecía.
En la siguiente sección vamos a repasar los fundamentos económicos de la
inflación de precios, con el fin de dar sentido a las correlaciones que
Friedman (y otros) han encontrado entre (a) el crecimiento de la masa
monetaria y (b) el crecimiento de los precios de la mayoría de los bienes y
servicios. Debemos recalcar que no hay una precisa relación uno a uno entre
dinero y precios. Por ejemplo, si la cantidad de dinero se incrementa en un 10
por ciento en un año, no podemos asumir automáticamente que los precios
de todos o incluso de la mayoría los bienes y servicios se incrementarán en
2
A lo largo de este capítulo, vamos a utilizar el término “existencias de dinero” en lugar de
“oferta de dinero" que se emplea habitualmente, con el fin de evitar confusiones. Cuando la
gente compara el dinero con los precios, casi siempre se refiere al número real de unidades
monetarias que hay en la economía; no se refiere a la "curva de oferta de dinero", un
concepto que, en realidad, sería difícil de definir, incluso en las economías modernas, donde
el Estado ha intervenido tan intensamente en todo lo relacionado con el dinero.
21.La inflación
341
una cantidad comparable. Nos limitamos a afirmar que a lo largo de la
Historia en todos los países cuando ha habido un período de alza de los
precios a largo plazo, también ha habido una expansión a largo plazo de la
cantidad de dinero de esa economía.
La siguiente tabla muestra la relación entre el dinero y los precios en los
Estados Unidos durante un período de 50 años:
En el gráfico anterior, el IPC (la línea gris) se refiere al Índice de Precios al
Consumo, que es un índice estándar utilizado para medir el movimiento de los
precios. El IPC toma un promedio de los precios de los artículos típicos que los
consumidores compran en los Estados Unidos (como alimentación, gasolina,
etc...) con el fin de llegar a una comparación aproximada respecto del "nivel de
precios" en diferentes años. La línea oscura del gráfico es la M1, que es una
medida particular de la oferta monetaria que incluye el efectivo, o sea el papel
moneda real, así como el importe total de los saldos de los depósitos
bancarios en manos del público en los Estados Unidos.
Las unidades del eje vertical de la gráfica son un índice, se establece en 100
para el primer punto del gráfico, es decir, los valores de la CPI y de la M1 en
enero 1960. El gráfico muestra que durante los primeros 24 años (desde 1960
hasta 1984) el IPC y la M1 crecieron en proporciones similares. La cantidad de
dinero creció un poco más rápido —su valor inicial de 1960 se había duplicado
342
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
a finales de 1975, mientras que los precios no se duplicaron hasta principios
de 1977— pero la conexión parece bastante sólida entre ambas series.
Observad en particular, que la rápida inflación de precios de finales de 1970
se corresponde con un aumento comparable en la cantidad de dinero. Para
ser exactos, desde enero de 1975 hasta enero de 1980, el IPC subió un 49%,
mientras que la M1 aumentó un 40 %. Para estar seguros de que entendéis lo
que significan estos números, estamos diciendo que, en general, algo que
cuesta 10 dólares a principios de 1975 costaría alrededor de 15 dólares tan
sólo cinco años más tarde, con una tasa media anual de inflación de precios
de más de 8 % durante cinco años seguidos.3
Ahora imaginaros a un economista que fuera también experto en Historia
monetaria de los Estados Unidos (medida por la M1) y que conoce los precios
de 1983. De remontarse desde ese momento hasta 1960, pensaría que hay
una conexión muy estrecha entre la M1 y el IPC. Es cierto que, a veces, una de
las series aumenta más deprisa que la otra, pero las diferentes tasas de
crecimiento tienden a equilibrarse, de manera que después de transcurridos
23 años, las dos series se han incrementado en casi exactamente la misma
proporción. Alguien que pensara que la Economía consiste en realizar
cuidadosas mediciones y buscar correlaciones estadísticas podría pensar que
había descubierto el equivalente económico de la carga del electrón.
Sin embargo, el gráfico muestra lo que sucedió. Desde mediados de la
década de 1980, las existencias de dinero —por lo menos, medidas por la M1
— han aumentado mucho más rápidamente (en términos porcentuales) que
los precios, al menos los que mide el IPC. Y por supuesto, la conexión entre las
dos series se rompe completamente durante la crisis financiera de 2008,
cuando la M1 se dispara bruscamente mientras que el IPC se reduce.
Estamos examinando el gráfico anterior para asegurarnos de que entendéis
las lecciones y las limitaciones del trabajo empírico en cuanto a la inflación
monetaria y de precios. A lo largo de la Historia, siempre que hubo una
significativa inflación de precios —especialmente durante episodios de
hiperinflación en los que los precios aumentaron a tasas inconcebibles, como
un millón por cien (o más!) por año— se constata que la cantidad de dinero
aumentó significativamente durante el mismo período.
Sin embargo, como el gráfico muestra muy bien, no existe una regla
mecánica que conecte los precios con la cantidad de dinero. En última
instancia, todo lo que sucede en una economía se debe a acciones humanas
3
En caso de que seas un genio de las matemáticas, hemos de puntualizar que hemos
calculado las tasas compuestas anualizadas de crecimiento. En otras palabras, no nos hemos
limitado a considerar el porcentaje total de crecimiento y a dividirlo por 5, sino que tuvimos
en cuenta el crecimiento exponencial involucrado (multiplicando porcentajes por
porcentajes).
21.La inflación
343
individuales que están guiadas por valores y creencias subjetivas de la gente.
Si los valores y las creencias de la gente sobre ciertas cosas siguen siendo más
o menos constantes a lo largo de un período de años, entonces los
estadísticos podrían descubrir que existen en apariencia "leyes" que conectan
entre sí a las diversas magnitudes que resultan de medir la actividad
económica. Sin embargo, esas leyes se pueden desvirtuar en un instante nada
más que seres humanos de carne y hueso deciden cambiar sus preferencias o
sus creencias respecto del futuro.
En un libro introductorio como éste, no vamos a intentar explicar
exactamente cuales son los patrones que intervienen en la gráfica anterior.
Sin embargo, en la siguiente sección, aprenderéis cómo las herramientas
básicas de la Economía se pueden aplicar al dinero y a los precios, lo que, por
lo menos, proporcionará el marco para una comprensión más completa.
¿Cómo es que los Estados hacen subir los precios?
En la Lección 7 dimos una explicación general del papel del dinero en una
economía de mercado pura. Vimos que los mismos principios de la Economía
eran aplicables a bienes como el oro y la plata cuando se convirtieron en
dinero, es decir, en medios de intercambio generalmente aceptados.
Es probable que no os sorprenda saber que, históricamente, los
gobernantes nunca permitieron que el "mercado del dinero" operase por sí
solo, libremente. Por el contrario, los gobernantes a lo largo de los siglos, han
degradado sistemáticamente la moneda —lo que significa que redujeron el
valor de mercado de cada unidad monetaria— al tiempo que se enriquecían.
Por ejemplo, los Césares de la antigua Roma recurrieron al siguiente
procedimiento: tomaban las monedas de oro que se pagaban como tributo y
las fundían. Luego añadían algún metal más vil y mandaban acuñar más
monedas de las que había al principio, manteniendo, sin embargo, las mismas
marcas oficiales que tenían las monedas originalmente. Con el tiempo, este
proceso garantizó que las monedas de "oro" que se utilizaban en el comercio
en realidad contuvieran cantidades cada vez más pequeñas de oro. 4 Los
comerciantes se dieron cuenta de esto y ajustaron sus precios en
consecuencia, de modo que lo que antes costaba "una moneda de oro" a la
larga vino a costar varias "monedas de oro".
El objetivo de este proceder, por supuesto, era que, al menos inicialmente
—antes de que los comerciantes se dieran cuenta del verdadero alcance de la
4
Observad que incluso antes de ser envilecidas, las monedas de oro no eran de oro puro, ya
que eso las hacía demasiado maleables. Cierta cantidad de metales inferiores se agregaba
para que las monedas fuesen duraderas y útiles y sirviesen para cumplir las funciones del
dinero.
344
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
devaluación—, el Estado romano podía permitirse el lujo de comprar más
cosas que las que podría haber pagado sin degradar la moneda. Por ejemplo,
si el Estado originalmente recaudaba 1.000 monedas de oro en impuestos, sin
recurrir a la devaluación podía permitirse comprar bienes por valor de 1.000
monedas de oro. Pero mediante el truco descrito anteriormente, si el Estado
transformaba las monedas originales en 1.100 monedas que superficialmente
parecían ser iguales que las del lote original, entonces, evidentemente, el
Estado podría comprar más bienes y servicios de los productores de la
comunidad.
Una vez que los comerciantes comenzaron a darse cuenta de la estafa, se
desencadenó una especie de carrera de armamentos. Los comerciantes
podían elevar sus precios en espera de mayores devaluaciones, pero no había
nada que impidiera al Estado romano acelerar el ritmo de dilución del metal.
El inevitable resultado fue que los precios dentro de las fronteras del imperio
romano aumentaron bastante rápido.
El ascenso del dinero fiduciario (el dinero 'fiat').
Como probablemente habréis notado, los Estados de todo el mundo se
fueron poco a poco apartando de los sistemas monetarios anclados en
metales preciosos. Hoy todas las grandes economías se basan en el dinero
fiduciario (del latín “fiat", fiado, basado en la confianza) que se refiere al dinero
patrocinado por los Estados y que no está "respaldado" por ninguna
mercancía. Por ejemplo, en los Estados Unidos el dinero oficial es el dólar de
Estados Unidos. El gobierno de Estados Unidos y el Banco Central, la Reserva
Federal, controlan estrictamente el número de unidades de billetes verdes de
varias denominaciones y (en menor medida) el total de los saldos que tienen
las cuentas corrientes bancarias que se cuantifican en dólares
estadounidenses. Pero no hay nada que "garantice" el valor del dólar.
Un dólar americano es solo un dólar. El dólar no da derecho a su tenedor a
ninguna otra cosa —no es un contrato jurídico o el título representativo de un
crédito frente al gobierno estadounidense, de ninguna manera—. Si uno se
presenta en el Tesoro de Estados Unidos o en un Banco de la Reserva Federal
y entrega un billete de veinte dólares diciendo: ¿Y ahora qué me dais por uno
como éste? Te contestarán: "Dos de diez, cuatro de cinco o 20 de a uno ¿De
cuáles quiere?
Es éste un muy raro montaje, si pensamos en ello. La gente está dispuesta a
trabajar largas horas en una sofocante fábrica, a robar bancos e incluso a
matarse unos a otros, todo con el fin de tener en sus manos más de estos
trozos de papel verde que son intrínsecamente inútiles. Es decir, un billete de
100 dólares por sí mismo no sirve para gran cosa, aparte de servir de señal de
lectura —y encima, una señal plagada de gérmenes—. Así que
21.La inflación
345
superficialmente, es muy raro que estos pequeños trozos de papel verde sean
algunas de las cosas más codiciados del planeta.
Por supuesto, la razón por la que los trabajadores estén dispuestos a
renunciar a su tiempo libre y de que los comerciantes estén dispuestos a
vender sus productos a cambio de dólares, es simplemente ésa ... que
esperan que los demás hagan lo mismo en el futuro. En otras palabras, la
razón por la que un hombre pasará 40 horas a la semana recibiendo órdenes
de un hombre al que no soporta es que conseguirá un fajo de dólares a
cambio de sus servicios. Él o ella creen que más tarde, otras personas
recibirán, a su vez, sus órdenes gracias a ese montón de billetes verdes que
tienen en su poder. Entrarán en un edificio y la gente les prestará atención, les
limpiarán una mesa sólo para él o para ella y luego les traerán todo tipo de
deliciosos manjares y bebidas. Una persona se humillará lo bastante como
para presentarse por su nombre y decirles que está a su servicio. El hombre o
la mujer dirán: "Tráeme unos huevos" y he aquí que la gente del edificio les
obedecerá. La posesión de los trozos de papel verde les permite ser los jefes y
es por esa misma razón por la que ellos también aceptaron las órdenes de un
bocazas en su propio puesto de trabajo.
Es evidente que quien pueda crear estos trozos de papel verde tiene a su
disposición un mecanismo muy ingenioso. Para el gobierno de los Estados
Unidos es extremadamente fácil imprimir más dólares; el costo es de sólo
unos centavos para comprar el papel y la tinta necesaria y el Estado puede
imprimir muchos ceros en esos papelitos y conseguir cualquier cantidad de
dinero nuevo a un costo insignificante. Éste es un poder inmenso como para
dejarlo en manos de unos pocos y es interesante examinar cómo fue posible
que las cosas llegaran hasta ese punto.
Aunque las economías modernas se basan en el dinero fiduciario, no fue
siempre así. En la Lección 7 vimos cómo ciertas mercancías (el oro y la plata)
surgieron espontáneamente de una economía inicial de trueque y
eventualmente se convirtieron en dinero. En una situación como ésa, es cierto
que parte de la razón de que la gente trabajara duro por una onza de oro fue
simplemente que otros trabajarían duro para obtener esa mismo onza de oro
en el futuro. Pero más allá de eso, el oro, la plata y otras materias primas
utilizadas como dinero eran y son en sí mismas mercancías tangibles y reales
que se intercambian en el mercado y a las que las personas dan un valor
subjetivo aún antes de haber alcanzado la condición de dinero. En una
economía de mercado pura, no hay un único agente encargado del “dinero".
No. Varias personas podrían poseer minas de oro, por ejemplo, y por lo tanto
la cantidad total de dinero en la economía la establecería el mercado a través
de la oferta y la demanda; de la misma forma que tampoco hay una agencia
estatal que establezca la cantidad total de bicicletas que hay que fabricar.
346
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Históricamente los Estados asumieron el control del dinero, primero,
mediante la emisión del papel moneda que estaba vinculado al oro y/o a la
plata. Por ejemplo, desde 1834 a 1933 (con algunas breves excepciones), los
estadounidenses sabían que 20,67 dólares en moneda estadounidense les
darían derecho a una onza de oro. Esto no era una simple predicción o una
esperanza, el Estado estaba obligado legalmente a entregar oro físico a las
personas que se presentaran con dólares de papel. Por lo tanto los dólares de
papel en sí no eran el verdadero dinero, sino que eran resguardos o
certificados que daban derecho a su titular a obtener el dinero real, esto es, el
oro.5
En 1933 después de su toma de posesión en plena Gran Depresión, el
Presidente Franklin D. Roosevelt terminó formalmente con la promesa del
Estado de redimir dólares por oro. Después, durante varias décadas, otros
Estados (y sus bancos centrales) aún pudieron entregar dólares y cambiarlos
por oro, pero Richard Nixon cerró incluso esta posibilidad acabando
oficialmente con la convertibilidad del dólar por oro en 1971. A partir de ese
momento en adelante, el dólar ha sido una auténtica moneda fiduciaria, sin
respaldo alguno. Como en ese momento todas las demás principales
monedas estaban vinculadas al dólar estadounidense, significaba que toda la
economía mundial estaba ahora sometida a un régimen de dinero fiat.
En términos de Economía básica, la importancia de un dinero fiat frente a un
dinero mercancía es que con el primero es mucho más fácil aumentar la
cantidad de dinero que hay en la economía. Una grande y rápida inflación de
precios sería muy poco probable, por ejemplo, si todo el mundo utilizase oro,
dinero sólido, del bueno, por la razón práctica de que es difícil desenterrar
más oro. Por otra parte, con dinero fiduciario los Estados tienen la capacidad
de aumentar la cantidad de dinero un millón de veces en muy poco tiempo —
de hecho, con la banca electrónica moderna, lo pueden hacer con unas pocas
pulsaciones en el teclado de un ordenador—. Todos los ejemplos históricos de
hiperinflación —en los que una moneda fue destruida porque perdió su valor
rápidamente— ocurrieron porque los Estados entraron en un círculo vicioso
donde los precios siguieron subiendo y los Estados imprimiendo más y más
dinero para pagar sus facturas.
Los debates al uso sobre la "política monetaria" que sería más adecuada,
pasan por alto esta importante característica que nuestro mundo tiene desde
1971: las personas que tienen la responsabilidad de la moneda de sus
5
La historia de la regulación del oro y de la plata en los orígenes de los Estados Unidos es
bastante complicada y se encuentra fuera del alcance de este libro introductorio. La cuestión
importante es que, incluso antes de que se escribiese la Constitución, los colonos ya
utilizaban monedas de oro y plata como dinero. Los norteamericanos empezaron a utilizar
pedazos de papel emitidos por el gobierno de Estados Unidos sólo porque originalmente
eran resguardos canjeables por el dinero-mercancía preexistente.
21.La inflación
347
respectivos países, literalmente, tienen el poder de destruirla en una sola
noche. Por supuesto, esto no sucede en la práctica porque es de presumir que
los gobernantes no tienen interés en arruinar sus propias economías (aunque
no es posible estar seguros de ello, a juzgar por sus decisiones). Pero la
mayoría de la gente no daría a un puñado de personas, y menos a una sola de
ellas, la posibilidad de, por ejemplo, acabar con toda la colección de libros o
con todo el contenido de los discos duros de un país, con sólo pulsar unas
pocas teclas. Sin embargo, este es el estado actual de nuestro mundo con
respecto al que es, quizás, el bien más importante: el dinero.
El precio del dinero fijado por la oferta y la demanda
Ya tengamos un dinero-mercancía como el oro, o una moneda fiduciaria,
como los dólares de hoy, su precio de mercado viene fijado por la oferta y la
demanda. Por supuesto con un dinero-mercancía, la oferta del mercado se
compone de los suministros individuales de todos los diferentes productores
que hay en el sector privado. Por el contrario, con el moderno dinero
fiduciario, los Estados (o los organismos gubernamentales por ellos
designados) determinan las cantidades de dólares, euros, pesos y demás
monedas.6 A pesar de esta diferencia, las mismas herramientas de la oferta y
la demanda pueden explicar el precio de las onzas de oro, así como el precio
de los papelitos con retratos de color verde de Benjamin Franklin.
La relación importante a la hora de analizar la oferta y de la demanda en
esta lección es que el "precio" del dinero se comporta de forma opuesta a
como estamos acostumbrados a pensar en el caso de los demás precios. Por
ejemplo, supongamos que estamos analizando el mercado de automóviles de
cierta ciudad. Con la oferta y la demanda originales, imaginemos que el precio
de equilibrio es de 20.000 dólares y la cantidad de equilibrio es de 1.000
coches. Entonces se abre una nueva tienda lo que provoca que la curva de la
oferta de coches se desplace hacia la derecha. En el nuevo equilibrio, el precio
ha caído a 15.000 dólares y la cantidad de autos se ha duplicado a 2.000
vehículos. No estamos más que repasando aspectos básicos ya explicados.
Ahora bien: ¿Qué sucede si analizamos este mismo mercado, pero desde el
punto de vista del dinero? Después de todo, incluso el dinero fiduciario es un
bien económico, por lo que debemos ser capaces de utilizar nuestras
herramientas de análisis. El problema se plantea aquí cuando queremos fijar
el "precio" de los dólares. En términos del mercado de automóviles,
6
En sentido estricto, el gobierno de Estados Unidos y la Reserva Federal no tienen un control
completo sobre la cantidad de dólares si se incluyen los saldos de cuentas de cheques como
parte del total. La posibilidad que tienen los bancos comerciales de conceder préstamos y de
los particulares a la hora de pedir dinero prestado, juegan su papel aquí también. Pero a
todos los efectos prácticos, el gobierno de Estados Unidos y su agencia, la Reserva Federal,
controlan la "curva de oferta de dólares".
348
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
podríamos decir que, en un principio, el precio de un billete de 1 dólar es de
1/20.000 de un coche, pero tras la apertura del nuevo concesionario, el precio
de un billete de 1 dólar habría aumentado a 1/15.000 de un coche.
Así vemos que el movimiento en el precio del dinero va en la dirección
opuesta al precio de los coches. En otras palabras, si se necesitan menos
billetes de un dólar para comprar un coche, eso es lo mismo que decir que se
necesita una mayor proporción o parte de un coche para comprar un billete
de un dólar. Esta forma de hablar puede parecer extraña al principio, pero en
esencia el vendedor de automóviles los vende para comprar dólares. Sus
clientes están en el otro lado de la transacción; están vendiendo dólares para
comprar coches.
Si los billetes de dólar y los coches fueran los únicos bienes en la economía,
ya habríamos acabado. Sin embargo, el objetivo de tener dinero es que éste
se encuentra en uno de los lados de cada transacción que implica a muchos
miles de diferentes tipos de productos. Así que no es realmente cierto decir
que el precio del dinero es de 1/20.000 ó 1/15.000 de un coche. También
tenemos que pensar en la cantidad de billetes de dólar que hay que cambiar
por paquetes de chicles, galones de gasolina, horas de trabajo de un
carpintero y demás.
Por ejemplo, supongamos que un chicle cuesta originalmente 25 centavos
de dólar, pero más tarde se duplica a 50 centavos de dólar. Una expresión
equivalente sería decir que el precio de un billete de 1 dólar era originalmente
igual a 4 chicles y luego bajó a la mitad: 2 chicles. Es éste un punto crucial:
cuando el precio (expresado en dólares) de un bien o servicio cualquiera sube,
esto es lo mismo que decir que el valor de mercado del dólar baja. Cuando el
"precio del dinero" cae, significa que los precios en dólares de los demás
bienes están subiendo.
En el mundo real, los precios de los distintos bienes y servicios no suben
todos en la misma medida, y, de hecho, algunos precios suben mientras otros
bajan. Es por eso que la definición de lo que entendemos por "precio del
dinero" sea algo muy discutido. Los economistas han ideado varias "cestas" de
productos para proporcionar una idea aproximada, como el Indice de Precios
al Consumo (IPC), que es una de esas medidas. A nuestros efectos, el punto
importante es que entendáis que el aumento de los precios (medidos en
dinero) equivalen a una reducción del valor del dinero o una reducción del
"poder de compra" del dinero.
Una vez que entendamos la relación que existe entre los distintos precios y
el "precio" del dinero, es fácil ver lo que causa la inflación de precios: todo lo
que hace que el precio del dinero baje. Utilizando nuestras herramientas
estándar, eso significa que no puede haber dos causas para un aumento
21.La inflación
349
general en los precios de los bienes y servicios de una economía: (1) que la
oferta de dinero haya aumentado y/o (2) que la demanda de dinero haya
caído.
Con esta idea, podemos volver a examinar algunos de los puntos
mencionados anteriormente en esta lección. Por ejemplo, el colapso total de
algunas monedas —cuando el poder adquisitivo o el precio del dinero cayeron
prácticamente hasta cero muy rápidamente—, se produjo cuando los
respectivos Estados comenzaron a crear una enorme cantidad de nueva
moneda (es decir, la oferta de unidades monetarias aumentó). Una vez que
comenzó este proceso, el público empezó a tener dudas sobre la capacidad de
la moneda para comprar bienes y servicios en el futuro, por lo que no quería
conservarlo; con ello la demanda de dinero empezó a reducirse. El proceso
desencadenó una bola de nieve hasta que hizo que el precio del dinero se
redujera hasta prácticamente cero, lo que significaba que las unidades
monetarias de esa moneda (el marco alemán) no servían para comprar
absolutamente nada en el mercado.
Por otro lado, también podemos explicar lo que sucedió en los Estados
Unidos a mediados de la década de los 80. Como mostraba antes el gráfico
incluido en esta lección, la cantidad de dinero (medida por la variable
estadística M1) creció muy rápidamente a pesar de que los precios (medidos
por el IPC) no aumentaran tanto. En otras palabras, a partir de mediados de la
década de los años 80 en adelante, se produjo en los Estados Unidos un
importante aumento de la cantidad de dinero y una reducción mucho menor
en el precio del dinero. La explicación que generalmente se da a este patrón
es simple: la oferta de dólares aumentó pero también lo hizo la demanda. Las
razones específicas del aumento de la demanda —entre las que
probablemente se incluyen la fortaleza de la economía de los Estados Unidos
y el éxito en la reducción de las tasas de inflación de precios de los peligrosos
niveles de finales de 1970—, están más allá del alcance de nuestra discusión.
Lo relevante es que partiendo del número de dólares que hay en el mercado
no se puede calcular mecánicamente lo que pasará con los precios, debido a
que el valor de mercado del dinero lo fijan la oferta y la demanda.
El peligro de la inflación monetaria de precios
La inflación de precios no es la única consecuencia de la intervención del
Estado, incluso en una economía de mercado pura con un dinero metálico
basado en el oro, una enorme afluencia de oro (de las minas recién
descubiertas o de países extranjeros recién descubiertos) podría hacer que los
precios de la mayoría de los bienes y servicios (medidos en onzas de oro)
aumentasen. En teoría, si los alquimistas medievales hubiesen tenido éxito y
encontrado una manera de convertir el plomo en oro, entonces el precio de
350
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
mercado del oro habría caído hasta que la rentabilidad de los alquimistas
hubiera sido igual a la de otras industrias. En otras palabras (dependiendo del
exacto proceso empleado por los alquimistas), el precio del oro
probablemente disminuiría hasta que se aproximase al plomo. En un
escenario de fantasía como ése, la gente en una economía de mercado pura
probablemente cambiaría a otra forma de dinero, por la misma razón por la
que históricamente la gente nunca utilizó el plomo como dinero-mercancía. 7
En la práctica, sin embargo, la gran amenaza para la estabilidad de precios
no ha venido del dinero mercancía impulsado por el mercado, sino del dinero
controlado por el Estado, y, en particular, del dinero fiduciario. 8 Por ejemplo,
cuando el dólar estaba firmemente ligado al oro a razón de 20,67 dólares la
onza, el poder adquisitivo del dólar fue bastante estable durante largos
períodos de tiempo. Pudo caer durante una guerra y subir durante una crisis
económica, pero, generalmente hablando, el dólar podía comprar la misma
cantidad de bienes en un año cualquiera que los que permitía comprar en
décadas pasadas. Por ejemplo, durante la que posiblemente fue la década
más próspera de la Historia de Estados Unidos, de 1922 a 1.929, el IPC estuvo
prácticamente plano. Los compradores estadounidenses no vieron
movimientos significativos en los precios de la leche, los huevos y la carne a lo
largo de ese período a pesar de que la economía estaba en pleno auge.
Esto ya no es el caso; sobre todo desde que Richard Nixon "cerrara la
ventana de convertibilidad oro del dólar" en 1971 y formalmente cortase la
relación del dólar con el oro, se ha producido una disminución constante y
prácticamente ininterrumpida en el poder adquisitivo del dólar. En otras
palabras, los precios de los bienes y servicios en Estados Unidos aumentaron
7
8
Incluso en este caso, el "colapso" de la moneda de oro sería un arma de doble filo, no un
desastre absoluto. Es cierto que sería muy perjudicial para la economía mundial si el dinero
—el oro—, de repente, viese caer su valor bastante bruscamente a causa del descubrimiento
de los alquimistas. Por otro lado, sería maravilloso si los alquimistas hicieran tal
descubrimiento y pudiésemos tener todo ese nuevo oro. Además de la caída de los precios
de las joyas, los consumidores podrían arreglarse la boca por mucho menos dinero
(empastes de oro, etc...), tratarse la artritis sería más asequible (por los tratamientos en los
que se inyecta oro en el cuerpo) y habría un abaratamiento de los precios de las aplicaciones
industriales del oro. A diferencia de una moneda fiduciaria, un dinero que sea al mismo
tiempo una mercancía y para la que haya un mercado, es realmente útil por razones distintas
a su estatus como medio de intercambio; y tan repentinos aumentos en la oferta son
beneficiosos a esos efectos.
Hemos de señalar que, técnicamente, los economistas han imaginado una moneda fiduciaria,
incluso en una economía de mercado pura, y han escrito libros y artículos que describen la
mecánica de un sistema de este tipo. En el texto anterior no haremos caso de esta
complicación y asumiremos que el dinero fiduciario es siempre resultado de la intervención
del Estado en una economía de mercado. Que esto sea o no cierto es en teoría un tema
controvertido incluso entre los economistas, pero la conexión entre Estados y dinero
fiduciario en la práctica es del todo correcta.
21.La inflación
351
incesantemente a medida que la economía se alejaba del dinero-mercancía
(oro) para pasar a basarse en una moneda fiduciaria. La gente joven hoy en
día tiene que aguantar aburridas charlas de sus padres y abuelos sobre lo
baratas que eran las cosas "cuando yo era niño". De lo que esos jóvenes —y
posiblemente, incluso sus padres y abuelos— no se dan cuenta es que esta
erosión constante del dólar no es un fenómeno natural, es el resultado de la
intervención del Estado en la economía, cuando decide monopolizar la
cantidad de dinero y suministrarla continuamente nuevos dólares.
Además de dar pié a las aburridas historietas del abuelo, el daño que causa
la persistente inflación de precios consiste en que, primeramente, elimina en
parte las ventajas de utilizar el dinero. Recordad que la gran ventaja de
disponer de dinero es que ayuda a la gente a hacer planes y a coordinar sus
actividades en el mercado. Los empresarios pueden determinar si están
realizando un negocio exitoso sumando los precios de los productos que
compran y comparando esta suma total con la suma de los precios,
expresados en dinero de las cosas que venden a sus clientes. Los trabajadores
puedan tomar una decisión informada acerca de si deben aceptar un nuevo
puesto de trabajo en otra parte del país examinando los precios de
importantes bienes (como el de los alimentos y las viviendas) en la nueva zona
en comparación con los precios típicos en su residencia actual y hacer lo
mismo con las diferencias salariales entre las dos localidades. Una pareja de
jubilados que está planeando unas vacaciones de lujo por Europa puede evitar
morir de hambre veinte años después consultando a un asesor financiero
para asegurarse de que ha invertido suficiente dinero para asegurarse un
futuro desahogado. Tener una moneda sólida —que equivale a un dinero cuyo
valor no oscila de forma errática y que no pierde su poder adquisitivo con el
tiempo—, hace que todas estas actividades estén mucho mejor ordenadas.
Una moneda fiduciaria (generalmente) aunque no es sólida es aún mejor que
nada; pero en condiciones extremas, los Estados pueden hacer que su dinero
sea tan inútil que el público abandone literalmente su empleo y adopte otros
artículos como medio de intercambio.
Una de las funciones oficiales de la Reserva Federal —el banco central
establecido por el Gobierno Federal de los Estados Unidos—, es mantener la
estabilidad de precios. Desde la fundación de la Reserva Federal en 1913, el
dólar ha perdido cerca del 95 % de su poder adquisitivo. Por expresarlo de
otra manera, las cosas que costaban un dólar en el mercado en 1913 cuestan
hoy alrededor de 22 dólares. Pero más allá de esta caída sostenida en el
"precio" del dólar (en comparación con la mayoría de los bienes y servicios), se
encuentra el hecho de que la caída haya sido increíblemente errática. Los
precios aumentaron muy rápidamente durante la Primera Guerra Mundial y
luego se derrumbaron en 1920 y 1921. Después se mantuvieron estables de
352
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
nuevo durante la década de 1920, para derrumbarse otra vez durante los
primeros años de la Gran Depresión. Desde el final de la Segunda Guerra
Mundial, los precios han aumentado de manera constante, pero el ritmo de
aumento ha sido irregular. En particular, los precios subieron rápidamente al
final de la década de 1970, antes de disminuir hasta tasas de crecimiento
mucho más bajas en los años de la década de los ochenta del siglo pasado.
Actualmente (2010), los inversores estadounidenses están divididos en sus
previsiones sobre el futuro de la inflación de precios. Algunos esperan un
colapso de los precios, comparable a los primeros tiempos de la Gran
Depresión. Otros esperan un aumento de los precios, comparable (aunque no
tan extremo) al reciente caso de Zimbabwe. 9 A causa de esta incertidumbre
sobre un aspecto muy importante del futuro —esto es, respecto del poder de
compra de los dólares americanos en el futuro— los norteamericanos, y, de
hecho, la gente de todo el mundo, tiene que desatender sus negocios,
prescindir de jugar con sus hijos y de ver películas de kung fu, porque tiene
que dedicar tiempo a investigar sobre las reuniones de la Reserva Federal y
ocuparse constantemente de sus carteras de inversiones financieras para
incluir más oro o más bonos. Toda esta actividad tiene sentido a nivel
individual, dado el pésimo historial de la Federal Reserva en su misión oficial
de mantener la estabilidad de los precios, pero en términos de todo el sistema
económico, es un enorme derroche. En una economía de mercado pura con
una moneda sólida, la gente podría centrarse en las cosas más importantes
que ofrece la vida (como ver películas de kung fu).
¿La inflación de precios ha sido contenida con previsiones
adecuadas?
Algunas personas restan importancia a los efectos nocivos de la inflación de
precios. Admiten que si las subidas de precios tomaran a todo el mundo por
sorpresa, entonces sí que serían un problema. Pero llegados a este punto,
dirían algunos, todo el mundo sabe que el dólar (y otras monedas fiduciarias)
perderán su poder adquisitivo con el tiempo. Cuando las empresas piden
prestado dinero y los trabajadores de más edad deciden sobre su jubilación
tienen en cuenta este fenómeno. Es más, en las economías modernas existen
9
La situación se volvió tan absurda en Zimbabwe que su banco central finalmente emitió 100
billones de billetes de dólar. En una conferencia durante la primavera de 2010, alguien con
sentido del humor dio al autor de este libro de texto una "propina" que era un billete de
"CINCUENTA billones de dólares", emitido por el Banco de la Reserva de Zimbabwe. El
bromista había adquirido este ejemplar de billete —que cuenta con un "5", seguido de 13
ceros impresos en él— en eBay por muy poco dinero. De acuerdo con Steve Hanke, en
noviembre de 2008 Zimbabwe estaba sufriendo de una tasa de inflación mensual de 79,6 mil
millones por ciento. A este ritmo inconcebible, los precios en Zimbabwe se estaban
duplicando cada 25 horas (Ver http://www.cato.org/zimbabwe).
21.La inflación
353
instrumentos financieros sofisticados que permiten a los inversores
protegerse contra la inflación de precios a través de diversos medios. En
resumen, las personas en una economía mixta no están a la merced del
Estado cuando éste interviene aumentando la oferta de dinero. Pueden
contrarrestar sus efectos y protegerse recurriendo a otros instrumentos de la
economía de mercado.
Todo esto es verdad, pero notad que podríamos decir lo mismo si el Estado
inyectara un virus a la gente o incendiara sus casas al azar. La gente no se
quedaría quieta y aceptaría pasivamente la nueva realidad; por el contrario,
tomaría contra-medidas activas (vacunas, alarmas de humo, etc...) y compraría
una protección más económica a través de pólizas de seguros médicos y
contra incendios. Pero sería absurdo decir que estas medidas defensivas
neutralizan por completo los efectos nocivos provocados por los
diseminadores de virus y los pirómanos de nuestro Estado imaginario.
El mismo principio se aplica a la inflación estatal de precios. Es cierto que el
perjuicio puede mitigarse mediante reacciones defensivas del mercado. Pero
aún así la sociedad acabaría siendo más pobre en comparación con la
situación que se daría si el Estado dejara el dinero al cuidado del sector
privado.
Sea como fuere, la inflación monetaria que provoca el Estado ha de
distorsionar la economía en relación con los resultados de un mercado puro.
Esto es debido a que el Estado y el banco central siempre utilizan el nuevo
dinero para comprar cosas, ya sean bienes tangibles (como tanques y
bombarderos durante la guerra) o activos financieros (como una garantía
hipotecaria a raíz del pánico financiero de 2008).
Ya hemos visto en la lección 18 que el Estado distorsiona la economía
cuando extrae recursos del control de manos privadas y los coloca bajo la
discreción de los funcionarios del Estado. Este proceso dañino se produce
necesariamente cuando el Estado crea dinero nuevo, es decir, cuando se
dedica a crear inflación monetaria.
No importa lo que haga el público para defenderse. Cuando el Estado
controla la plancha de imprimir billetes, la gente no puede evitar que el Estado
gaste en bienes y activos reales (barriles de petróleo, bonos corporativos,
etc...). Bajo un sistema de dinero fiduciario, los billetes de 100 dólares recién
impresos por el Estado son tan de curso legal como el dinero que ya está en
las billeteras y monederos de los ciudadanos corrientes. Por esta razón,
incluso si un episodio particular de inflación monetaria no conduce de
inmediato a una inflación de precios, 10 aún así la intervención del Estado
10 Tened en cuenta que la inyección de dinero nuevo del Estado podría apuntalar los precios
que de otro modo habrían caído. Por ejemplo, el Estado podría imprimir nuevo dinero para
354
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
distorsiona la economía con respecto al resultado que produciría un mercado
puramente libre.
comprar productos para los que la demanda (del sector privado) hubiese caído. En este caso,
la inflación monetaria seguiría causando inflación de precios, pero desde un punto de partida
más bajo. Así pues, los precios observados podrían no subir, pero sería erróneo concluir que
la inflación monetaria no tuvo ningún efecto sobre los precios.
21.La inflación
Recapitulación de la lección...
• La inflación monetaria se refiere a la expansión del dinero; en
nuestra economía el término se refiere a un aumento en el número
total de dólares. La inflación de precios se refiere a un aumento
general de los precios de los bienes y servicios, medido en unidades
monetarias.
• La intervención del Estado conduce a una inflación sistemática.
Todos los grandes Estados han utilizado diversos medios para
obligar a sus súbditos a dejar de utilizar el dinero-mercancía (como
el oro y la plata) y sustituir las monedas por dinero fiduciario. Es
mucho más fácil aumentar la cantidad de dinero fiduciario que
extraer más oro y plata.
• A gran escala la persistente inflación de precios puede devastar
una economía. Cuando el poder adquisitivo del dinero se erosiona
rápidamente y de forma irregular se reducen los beneficios de
utilizar dinero y se empuja a la sociedad a recurrir al trueque. Sin
una moneda sólida, la gente tiene menos incentivos para ahorrar y
tomar decisiones de inversión a largo plazo.
355
356
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
NUEVOS TÉRMINOS
Inflación: un término que originalmente se refería a la inflación monetaria,
pero hoy en día tiende a referirse a la inflación de precios.
La inflación monetaria: una expansión en la cantidad total de dinero
existente en una economía.
Inflación de precios: un aumento general de los precios de los bienes y
servicios. Equivale a una caída en el poder adquisitivo del dinero.
Stock de dinero: la cantidad total de dinero que existe en una economía en
un momento determinado.
Índice de Precios al Consumo (IPC): evaluación que realiza una institución
estatal 11 del "nivel de precios" que afecta a los hogares corrientes. El IPC es un
promedio (ponderado por su importancia relativa) de los precios de la
gasolina, los alimentos y otros artículos comunes.
M1: una medida popular de la cantidad total de dinero que hay en una
economía. La M1 incluye el dinero en manos del público (el que tienen en la
cartera y el que pueden obtener de cajeros automáticos) y también la cantidad
total que tienen depositada en cuentas bancarias a la vista (debido al sistema
bancario de reserva fraccionaria, la M1 es mayor que el número de dólares
impresos en papel moneda. Si todo el mundo intentara retirar su dinero de
sus cuentas de depósitos bancarios al mismo tiempo no habría suficiente
efectivo para hacerlo. Es por eso que la M1 representa una suma de dinero
mayor que la cantidad total de papel moneda existente).
Hiperinflación: una inflación muy severa. No existe una frontera precisa
entre la inflación y la hiperinflación, pero en una hiperinflación la gente
compra lo que sea con el fin de deshacerse del dinero que pierde
inmediatamente valor.
Devaluación o envilecimiento del dinero: una política del Estado orientada a
debilitar el valor del dinero, su poder de compra. Cuando las monedas se
valoraban por su contenido de metales preciosos, envilecimiento significaba la
fusión de las monedas y las re-acuñación con un metal más vil (de menor
valor). Con el dinero fiduciario, la degradación implica la rápida creación de
nuevo dinero, lo que reduce el valor de una sola unidad monetaria.
Dinero fiduciario: el dinero de papel que no está "respaldado" por nada. La
única razón por la que la gente acepta dinero fiduciario en el comercio, es que
espera que tenga poder de compra en el futuro.
11 Nota del Traductor: un índice de precios calculado en los EEUU por una institución estatal
denominada “The Bureau of Labor Statistics" (Oficina de Estadísticas Laborales); en España es
el “Instituto Nacional de Estadística" (INE).
21.La inflación
357
Reserva Federal: el banco central de los Estados Unidos, fundado en 1913, la
"Fed" es responsable de la política monetaria estadounidense, y tiene el doble
mandato de proporcionar un crecimiento económico estable (lo que implica el
pleno empleo) con una baja inflación de los precios.
358
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Cuáles son los dos significados del término inflación?
2. ¿Acaso existe una estrecha conexión entre el crecimiento del dinero y los
aumentos de precios?
3. ¿Qué lleva a los trabajadores a vender su trabajo a cambio de trozos de
papel intrínsecamente inútiles representativos de lo que se conoce como
dinero fiduciario?
4. Si el stock de dinero aumenta, ¿Qué le ocurre al "precio del dinero” en
igualdad de condiciones? ¿Qué implica esto para los precios de los bienes
y servicios?
5. ¿Cuales son los efectos perjudiciales de la inflación de precios que provoca
el Estado?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN AVANZADA 22
22. Deuda del Estado
En esta lección aprenderéis ...

La diferencia entre el déficit y la deuda.

La conexión entre la deuda pública y la inflación.

Cómo la deuda pública vuelve más pobre a las generaciones futuras.
El déficit público y la deuda
C
omo cualquier empresa, el Estado tiene ingresos que utiliza para pagar
sus gastos. Así como una empresa a veces puede atravesar períodos en
los que sus gastos sean mayores que sus ingresos, lo mismo le ocurre
al Estado. En cualquier ejercicio presupuestario concreto, el Estado puede querer
gastar más dinero en programas sociales, militares, etc ... que el que ha
recaudado en impuestos, en virtud de tasas por la utilización de los parques
públicos, etc ... Cuando el Estado gasta más de lo que ingresa, se produce un
déficit presupuestario.
En la mayoría de informes y comentarios financieros, los déficit públicos se
miden sobre una base anual, por ejemplo, un crítico de Ronald Reagan podría
decir, "en los Estados Unidos El déficit presupuestario federal casi se triplicó durante
la década comenzada en 1980, pasando de alrededor de 74 mil millones de dólares
en 1980 a 221 mil millones dólares en 1990".1 En sentido estricto, esta frase sólo
1
Las finanzas del gobierno federal de los Estados Unidos por lo general se registran por año fiscal,
que no coincide con los años naturales. Por ejemplo, el año fiscal 1990 se desarrolló a caballo
entre dos años diferentes; por ejemplo, el ejercicio fiscal de 1990 se extendió del 1 de octubre de
1989 al 30 de septiembre de 1990. Los 221 mil millones de dólares de déficit fueron la diferencia
entre los ingresos y los gastos habidos entre esas dos fechas.
359
360
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
refiere las finanzas del gobierno federal en dos años distintos; el déficit de
1980 era la diferencia entre los ingresos y los gastos en ese año y el déficit en
1990 la brecha que presentaban diez años después.
A veces los periodistas utilizan un lenguaje impreciso al informar sobre un
nuevo programa estatal. Por ejemplo, podrían decir: "Debido a que la nueva ley
de reforma del sistema público de salud aumentará el gasto federal en 900 mil
millones de dólares, mientras que el aumento de los impuestos será tan sólo de
800 mil millones de dólares, se añadirán 100 mil millones de dólares al déficit
durante los próximos diez años". Pero como la mayoría de la gente emplea la
expresión déficit en el sentido de una falta de coincidencia entre los ingresos y
los gastos de un solo año, la afirmación de nuestro reportero es confusa. Sería
como si un locutor de béisbol dijera que un gran bateador, que estaba
bateando en ese momento, tenía un promedio de bateo de 3.000 golpes
durante sus primeros diez años en las Grandes Ligas.
El déficit del Estado mide la diferencia entre el gasto y los ingresos durante
un lapso temporal determinado; es una variable de flujo que ocurre durante
un período (por ejemplo, un año). Por el contrario, la deuda pública se refiere
a la cantidad total de dinero que el Estado debe a otras organizaciones o
individuos.2 La deuda es una variable referida al saldo o a las existencias
actuales lo que significa que su valor viene definido en un momento
cualquiera del espacio temporal. Por ejemplo, tiene sentido preguntar: "¿Cuál
era la deuda acumulada del Estado el lunes a mediodía?" Pero no tendría sentido
preguntar: "¿Cuál fue el déficit del presupuesto federal a mediodía del lunes?" a
menos que implícitamente se tuviese mentalmente un punto de partida
previo, de forma que lo que realmente se estuviera preguntando fuese
"¿Cuánto ha gastado el Estado entre el punto inicial y el lunes al mediodía, frente a
la cantidad que ha recaudado en impuestos durante el mismo período?"
Cuando el Estado tiene un déficit, lo cubre, como podría hacerlo cualquier
empresa, emitiendo deuda, lo que significa que el Estado vende Bonos del
Tesoro a inversores externos.3
2
3
Hay diferentes elementos que se podrían incluir en esta cifra, lo que haría la "deuda federal"
mayor o menor. Por ejemplo, una cifra menor de deuda podría referirse exclusivamente a los
bonos emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos. Una cifra mucho mayor incluiría no sólo
a los bonos, sino también a los vencimientos esperados de compromisos futuros del
gobierno federal en programas tales como la seguridad social, en el que los pagos esperados
en algún momento superarán a las "contribuciones" de los trabajadores y por lo tanto
supondrán una sangría para los ingresos fiscales en su conjunto que contribuirá a
incrementar el endeudamiento general del Estado.
El Tesoro de los Estados Unidos es el brazo financiero del gobierno federal. El Tesoro recauda
los impuestos y efectúa los pagos. Cuando el gobierno federal tiene un déficit, el Tesoro toma
prestado dinero de prestamistas poniendo bonos a la venta.
22.Deuda del Estado
361
Los intereses de la "Deuda Nacional"
Cuando el Estado pide dinero prestado a los prestamistas a cambio de
venderles bonos del Tesoro, tiene que pagarles intereses. En concreto, lo que
sucede es que los inversores compran el bono pagando una cantidad inferior
a su valor nominal,4 y es esa diferencia o descuento la que proporciona los
intereses (o el rendimiento) implícitos en el bono. Por ejemplo, un inversor
compra un pagaré emitido por el gobierno federal de Estados Unidos que lleva
aparejada la promesa de pagarle 10.000 dólares dentro de exactamente un
año, pero el inversor para comprarlo sólo tiene que pagar (aproximadamente)
9.524 dólares por él, con lo que obtiene una ganancia o rentabilidad del 5 %
de su dinero, porque 9.524 $ x 1,05 = 10.000 $ (aproximadamente).
A medida que el déficit del presupuesto federal crece, los pagos de intereses
al servicio de esa deuda (normalmente) crecen también. 5 Cuando la gente
habla de la enorme deuda nacional —término que, por lo general, casi
siempre identifican con la deuda del gobierno federal de los Estados Unidos—
podría quejarse de que los pagos por intereses son una de las principales
categorías de gasto, lo que deja menos dinero disponible para otros
programas gubernamentales.
La tabla de la página siguiente ilustra las finanzas de un Estado hipotético en
un período de tres años. Estudiándola comprenderéis mucho mejor los
conceptos de déficit público, deuda pública e interés.
4
5
En el texto hemos restringido nuestra atención a los bonos "cupón cero", que se aplican a la
deuda del Tesoro cuyo período de madurez (plazo que resta hasta su vencimiento) es de un
año o menos. Si el Estado (u otra entidad) emite deuda a largo plazo, con frecuencia llevará
aparejados pagos periódicos de intereses ("cupones"). En este caso, el prestamista entregará
el importe nominal total del bono por adelantado, ya que los cobros de intereses se
gestionan por separado (Pero para los bonos que no conllevan el cobro de cupones, el
inversionista tiene que percibir su interés mediante un descuento de lo que inicialmente paga
por el bono).
Si los tipos de interés bajan, entonces el Estado podría beneficiarse de unos pagos por
intereses más bajos aunque su deuda aumentara.
362
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
2010
Ingresos fiscales:
Gastos:
Déficit:
Deuda al inicio:
Deuda al final:
1.000.000,00
1.100.000,00
-100.000,00
0,00
-100.000,00
GASTOS
Militares:
300.000,00
Sociales:
800.000,00
Intereses:
0,00
FINANCIACIÓN
2011
2012
1.000.000,00 Ingresos fiscales:
1.000.000,00
1.000.000,00
Gastos:
975.000,00
0,00
Superávit
25.000,00
-100.000,00
Deuda al inicio:
-100.000,00
-100.000,00
Deuda al final:
-75.000,00
GASTOS
GASTOS
Militares:
280.000,00
Militares:
270.000,00
Sociales:
715.000,00
Sociales:
700.000,00
Intereses:
5.000,00
Intereses:
5.000,00
FINANCIACIÓN
FINANCIACIÓN
Ingresos fiscales:
Gastos:
Déficit:
Deuda al inicio:
Deuda al final:
El Estado no tiene bonos que
amortizar de años anteriores
El Estado tiene que amortizar 10.500.000
bonos a su valor nominal de 10.000 $,
pagando 105 mil millones de $.
El Gobierno vende (emite) 10.500.000 El gobierno vuelve a emitir 10.500.000 bonos
bonos (nominal de 10.000 $ c/u.)
a 9.523,81 $ c/u., para ingresar 100 mil
millones de $
El Estado tiene que amortizar 10.500.000
bonos a su valor nominal de 10.000 $,
pagando 105 mil millones de $.
El gobierno vuelve a emitir 7.875.000 bonos
a 9.523,81 $ c/u., para obtener 75 mil
millones de $. Retira de circulación 25 mil
millones de deuda.
(Importes expresados en millones de dólares)
La tabla anterior incluye una gran cantidad de información, pero si dedicáis
unos minutos a aprender cómo funciona, tendréis una buena comprensión de
los mecanismos de financiación de la deuda pública.
He aquí algunos puntos generales:

En un año determinado (cada columna vertical), los ingresos fiscales son
de 1 billón de dólares, mientras que los gastos varían. Sin embargo, los
gastos siempre son iguales a la suma de los gastos militares, de los
derivados de programas sociales y de los correspondientes a los intereses
de la deuda.

Si la recaudación tributaria es superior a los gastos, hay un excedente o
superávit. Si los ingresos son más bajos, hay un déficit. Si son iguales, el
presupuesto está equilibrado.

La deuda pública cambia en función del superávit o del déficit de ese año.

Cuando el Estado se endeuda, una parte de sus ingresos fiscales deben
destinarse a pagar intereses de la deuda. Incluso si el Estado equilibra su
presupuesto en un año en particular, tiene menos dinero disponible para
los programas militares y sociales si soporta deuda de años anteriores.

Cuando el Estado se limita a emitir nueva deuda para amortizar la deuda
que vence, no contabiliza ningún gasto. En la tabla, eso es lo que pasa en
el año 2011. El Estado tiene un presupuesto equilibrado, a pesar de que
técnicamente tiene que pagar un total de 1,1 billones de dólares mientras
que los ingresos fiscales son de sólo 1 billón de dólares. De los 105 mil
millones de dólares que el Estado tiene que pagar a los tenedores de
22.Deuda del Estado
363
bonos (que compraron bonos en 2010), sólo 5 mil millones de dólares se
consideran un gasto del Estado —esto es, un gasto por intereses— del año
2011. Los otros 100 mil millones, el Estado simplemente los refinancia
emitiendo nuevos bonos con vencimiento a un año y librados por la
misma cantidad.

En un momento dado, la deuda pública viva es simplemente el valor actual
de mercado de los bonos del Estado en poder del público. Esta cifra es
inferior a la suma del valor nominal de todos los bonos en circulación,
debido a que el Estado no está obligado a pagar el valor nominal total
hasta que los títulos maduren, es decir hasta que venza el plazo de
amortización. Cuando ese evento es aún un evento futuro, aún no ha
ocurrido, el valor de las obligaciones contractuales del Estado se calcula
descontando de ellas el tipo de interés (5 % en nuestro ejemplo).
En nuestro ejemplo, la deuda del Estado siempre consiste enteramente en
bonos a un año. En el mundo real, el Estado reparte su deuda entre los bonos
con vencimientos variables (a 1 mes, 3 meses, 6 meses, 1 año, 5 años, etc... ).
Esto le permite planificar sus finanzas con mayor precisión y “bloquear" o
asegurarse tipos de interés a plazos superiores al año, cuando pide dinero
prestado.
La deuda Pública y la Inflación
Es muy común entre sofisticados analistas de las finanzas públicas e incluso
entre los legos asociar la deuda pública con el aumento de los precios. Cada
vez que el gobierno de Estados Unidos tiene un déficit presupuestario muy
elevado, por ejemplo, mucha gente dirá: "esto perjudicará al dólar y causará
inflación [de precios]".
Ciertamente hay algo de verdad en esta popular asociación y también hay
una cierta (aunque no muy estrecha) correlación histórica entre la deuda
federal de los Estados Unidos y el IPC:
364
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Sin embargo, a pesar de que aparentemente hay una conexión general
entre la deuda pública y el aumento de los precios, es importante utilizar una
teoría económica sólida para entender por qué tiene que suceder así. El
primer punto importante es que un déficit presupuestario del Estado por sí
mismo NO es inflacionario. Cuando el Estado tiene un déficit y pide dinero
prestado mediante la emisión de nuevos bonos, eso no insufla nuevo dinero
en la economía. Por el contrario, si el Estado tiene un déficit de (digamos) 200
mil millones de dólares, significa que otras personas en la economía disponen
de mucho menos dinero. Entregan 200 mil millones de dólares en dinero al
Estado, a cambio de pagarés emitidos por el Tesoro de los Estados Unidos. Los
bonos del Estado son activos financieros (negociables) muy líquidos, pero no
son dinero, no son dólares. En este estrecho sentido, un déficit del
presupuesto federal no es más inflacionario que la decisión de una empresa
privada de pedir prestado dinero al público.
Pero hay más en esta historia. Todo lo que realmente hemos establecido es
que, por sí mismo, un déficit presupuestario del Estado no crea nuevos
dólares y por lo tanto no debe tener ninguna influencia directa sobre los
precios de los bienes y servicios en los Estados Unidos. En la práctica, sin
embargo, el déficit presupuestario del Estado proporciona un fuerte incentivo
para que la Reserva Federal cree más dólares. En primer lugar, porque la
inflación de precios tiende a aligerar la carga "real" de la deuda. Al elevar los
22.Deuda del Estado
365
precios de una economía —incluyendo los de los sueldos y salarios—
mediante la creación de nuevos dólares, la Reserva Federal puede aumentar
indirectamente los ingresos fiscales del gobierno federal. Esto hace que le sea
más fácil afrontar los pagos en dólares fijos de la deuda, especialmente los de
la deuda a largo plazo que fue emitida originalmente muchos años antes. 6
La conexión más básica entre la deuda pública y la inflación es simple:
cuando el Estado quiere gastar una cantidad increíble de dinero —por
ejemplo, durante una guerra mundial— los impuestos solamente le permiten
recaudar una cierta cantidad. Además, recurriendo al endeudamiento podría
conseguir ingresos adicionales. Pero llegados a este punto, si el Estado aún
quiere gastar más dinero, recurre a la plancha de imprimir.
Supongamos que el Estado quiere gastar 6 billones de dólares y sólo tiene
ingresos fiscales por valor de 2 billones de dólares. En principio, podría pedir
prestado los restantes 4 billones de dólares, pero los inversionistas se
pondrían nerviosos con una deuda tan grande y podrían exigir una retribución
mucho más alta que el tipo de interés normal. Además, el público podría
resistirse a un déficit tan grande (que podría ser igual a una fracción del
presupuesto total) y podría insistir en que el Estado recortase su gasto. En un
entorno como ése el Estado podría pedir prestado 1 billón de dólares para
después, literalmente, crear 3 billones de dólares suplementarios en nuevos
fondos para poder pagar sus gastos. El Estado estaría explotando su condición
de monopolista del dinero exactamente de la misma forma en que lo haría un
falsificador de moneda del sector privado.
Ahora bien, en el sistema financiero de Estados Unidos, el Estado en
realidad no se comporta de esta forma tan descarada. Por el contrario, si el
Estado, para ayudar a cubrir un déficit, quiere recurrir a la imprenta, sigue un
proceso muy complicado: en primer lugar, el Tesoro emite deuda que destina
a ciertos operadores del sector privado que son quienes la compran y lo
hacen en cuantía suficiente como para cubrir completamente el déficit
presupuestario oficial. Y esos compradores privados se contentan con muy
bajos tipos de interés por esos préstamos masivos porque la Reserva Federal
interviene rápidamente comprándoles los bonos del Tesoro recién emitidos. A
tal fin, la Reserva Federal les paga no con ahorros que haya acumulado
previamente sino con nuevos dólares que crea por arte de magia.
6
Es cierto que los inversores tendrán en cuenta esta dinámica a la hora de prestar dinero al
Estado; insistirán en percibir un rendimiento (tipo de interés) superior, a sabiendas de que el
poder adquisitivo del dólar probablemente caerá con el paso del tiempo. Aún así, sigue
siendo cierto que cuando la Reserva Federal genera inflación, hace que sea más fácil para el
gobierno federal atender al servicio de la deuda preexistente. Si la Reserva Federal parase
repentinamente y dejara de inflar por completo, le sería más difícil al Estado atender al
servicio de su deuda en comparación con el escenario esperado.
366
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Cuando todo este proceso concluye, la Reserva Federal tiene nuevos bonos
del Tesoro contabilizados en sus libros, mientras que los compradores
privados de tales bonos han vuelto a sus posiciones iniciales (consiguiendo un
poco de dinero por las comisiones de las transacciones que han realizado). Si
damos un paso atrás y obviamos a los intermediarios (es decir, a quienes
operan en el mercado primario de deuda), lo que sucede en última instancia
es que la Reserva Federal crea nuevos dólares y se los presta al Tesoro, que
luego los gasta en sus diversos programas. 7 Así que aunque el proceso es
complicado, el control gubernamental de los sistemas monetario y bancario le
brinda al Estado la opción de crear nuevos dólares con el fin de tapar un
agujero en su presupuesto. Es éste un importante mecanismo a través del
cual los déficits públicos pueden generar inflación monetaria y, en última
instancia, provocar subidas de precios.
La Deuda Pública y las generaciones futuras.
En discusiones populares, quienes se oponen a los déficits públicos a
menudo afirman que representan un robo a las generaciones futuras. La idea
es que si el Estado gasta 100 mil millones de dólares adicionales para
conseguir que los votantes estén contentos, pero sin tener que "pagar por
ello" mediante un aumento de impuestos, la generación actual habrá
conseguido disfrutar de 100 mil millones de dólares adicionales, mientras que
los futuros contribuyentes tendrán que asumir el coste ¿Es esta típica
afirmación realmente cierta?
Al igual que con la asociación popular de la deuda pública con la inflación, la
respuesta debe ser matizada: sí, es cierto que los déficit públicos empobrecen
7
Si sois lectores avispados podríais pensar que aquí, en realidad, no solamente se está
imprimiendo nuevo dinero para cerrar un déficit presupuestario porque el gobierno federal
aún debe los intereses y ha de devolver el principal a los tenedores de la deuda que emitió.
Pero pensad que la Reserva Federal es el destinatario de esos pagos (ya que la Reserva
Federal fue quien compró los bonos a los intermediarios privados) y que es práctica habitual
que la Reserva Federal remita la totalidad de sus ganancias al Tesoro. En otras palabras,
después de que la Reserva Federal haya pagado sus recibos de la luz, a sus empleados y
todos los demás gastos..., cualquier dinero sobrante es entregado al Tesoro. Así que aunque,
técnicamente hablando, el Tesoro no obtuvo ese nuevo dinero sin condiciones, a todos los
efectos prácticos sí que lo hizo ya que los intereses de la deuda que cobra la Reserva Federal
vuelven (en su mayor parte) al Tesoro quien los acumula al principal de la deuda en
circulación. Un ejemplo parecido sería que gastarais más dinero del que ganáis y que en ese
caso pudierais pedir prestado a vuestros padres (a un tipo de interés contractual) sabiendo
de antemano que nunca os iban a exigir devolver el capital y que, además, el día de vuestro
cumpleaños y en Navidad los papás os dieran el dinero necesario para cubrir todos los
"intereses" a pagar por lo prestado. Entonces firmar un contrato de préstamo con ellos sería
una broma. Gastaríais con temerario abandono, que es exactamente lo que los políticos de
Washington D.C. han hecho y continúan haciendo.
22.Deuda del Estado
367
a las generaciones futuras, pero no lo hacen por las razones superficiales que
la mayoría de la gente cree.
Al pensar en cualquier deuda, ya sea gubernamental o privada, tened en
cuenta que todos los bienes se producen con los recursos actuales. No hay
una máquina del tiempo que permita que la gente que vive hoy pueda viajar
en el tiempo para ir a quitarle la pizza o el DVD a alguien que vaya a vivir en el
futuro, pongamos dentro de 50 años. Si el Estado gasta 100 mil millones de
dólares adicionales repartiendo ese dinero por correo y realizando un único
pago a cada votante para que lo gaste en un centro comercial, no importa si el
gasto se financia a través de aumentos de impuestos, con préstamos o de
cualquier otra forma; es la generación actual (en conjunto) quien lo paga.
Ahora bien, por supuesto, en la práctica hay una diferencia en la forma en
que esa carga se comparte por parte de la generación actual; y ésa es la única
razón de que sea popular incurrir en déficits presupuestarios. Si el Estado
aumentara los impuestos a los ciudadanos para devolverles después el dinero
recaudado con ese incremento entregándoles un cheque, semejante acción
no tendría ningún sentido. Pero si en cambio, el Estado toma prestados 100
mil millones de dólares de un pequeño grupo de inversionistas y luego reparte
por correo ese dinero a todo el mundo, el votante corriente se sentirá más
rico.
Una forma de ver la falsedad del habitual análisis según el cual "estamos
viviendo a expensas de nuestros hijos" es darse cuenta de que los inversores de
hoy a su muerte transmitirán sus bonos a sus hijos. Es cierto que los déficits
actuales del Estado serán más altos lo que supone que en el futuro los
estadounidenses tendrán que soportar más impuestos (necesarios para el
servicio de la deuda y para amortizar las nuevas emisiones de bonos del
Estado), pero por la misma razón, los déficits más altos de hoy significan que
los futuros estadounidenses heredarán más activos financieros (¡Esos mismos
bonos del Estado!) de sus padres, que les darán derecho a percibir unas rentas
en concepto de intereses y a cobrar cuando se les devuelva el capital
prestado.8
Así que, ¿Qué significa todo esto? ¿Son los déficits públicos masivos en
realidad inocuos? No, no lo son. Los críticos tienen razón: los déficits
gubernamentales vuelven más pobre a las generaciones futuras. Pero las
razones son más sutiles que el hecho evidente de que las deudas más altas de
8
Las cosas se complican más si tenemos en cuenta que los inversores extranjeros podrían ser
los que financiaran la deuda del gobierno de Estados Unidos. En ese caso, los
estadounidenses actuales, de hecho, estarían viviendo por encima de sus posibilidades y con
este proceso forzarían a los futuros estadounidenses a vivir por debajo de las suyas. Pero si
por "generación actual" entendemos todos los seres humanos y por "generaciones futuras" a
todos los seres humanos del futuro, entonces volvemos al análisis del punto anterior.
368
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
hoy conducen a mayores pagos de intereses en el futuro, ya que (como
acabamos de explicar) los pagos de intereses van directamente a parar a los
bolsillos de futuras generaciones. Así que estas que veremos ahora son las
dos razones principales por las que los déficits públicos hacen al país más
pobre a largo plazo:
9

Efecto de expulsión. Cuando el Estado tiene un déficit presupuestario, la
demanda total de fondos disponibles para préstamos se desplaza hacia la
derecha lo que empuja hacia arriba el tipo de interés de mercado y hace
que algunas personas ahorren más (desplazándose a lo largo de la curva
de oferta de crédito disponible), pero también significa que otros
prestatarios terminan con menos.9 En efecto, el Estado compite con otros
prestatarios potenciales por los escasos fondos disponibles. Los
economistas dicen que el endeudamiento del Estado expulsa a la
inversión privada. Al tipo de interés más alto, los empresarios invierten
menos recursos en la fabricación de nuevas fábricas, en la compra de más
equipo, etc … Mientras asumamos como un hecho muy plausible que el
Estado no utilice el dinero prestado tan productivamente como los
prestatarios privados, eso significa que las generaciones futuras
heredarán una economía con un menor número de fábricas, menos
bienes de equipo, etc ... Es éste un factor importante en la explicación de
porqué los déficit públicos se traducen en más pobreza en el futuro.

Las transferencias del Estado son un juego de suma negativa. Otra forma
en que la deuda del Estado vuelve más pobre a las generaciones futuras
es a través de los efectos de los incentivos perversos de los futuros
impuestos necesarios para pagar esa deuda. Por ejemplo, si el Estado
tiene un déficit hoy, y ha de pagar 100 mil millones de dólares a los
acreedores en 30 años, éso, en efecto, hace al país más pobre en ese
momento. Pero el problema no es el pago de los 100 mil millones de
dólares per se —que salen de los bolsillos de los contribuyentes e irán a
parar a los de las personas que hereden los bonos del Estado—. Más bien,
el problema es que con el fin de recaudar los 100 mil millones de dólares,
el Estado probablemente aumentará los impuestos (en lugar de recortar el
Algunos economistas argumentarían que en conjunto, los déficit públicos son en gran medida
irrelevantes, porque los contribuyentes racionales se darán cuenta de que tienen que ahorrar
más dinero para pagar el servicio de la deuda futura. En otras palabras, dicen estos
economistas que cuando el Estado cambia la demanda de fondos disponibles para
préstamos, el sector privado responde racionalmente desplazando la curva de oferta
también. Y por lo tanto la tasa de interés de mercado sigue siendo la misma y lo que el
Estado entrega a los contribuyentes con su mano derecha, es lo que toma prestado de ellos
con su mano izquierda. Sin embargo, en la práctica esta visión no puede estar en lo cierto,
porque de lo contrario el déficit público no sería tan popular.
22.Deuda del Estado
369
gasto) y esta acción podría causar trastornos a la economía más allá de los
inherentes a la simple recaudación de los ingresos.10

Optar por préstamos conduce a un gasto mayor. Sin embargo, otro peligro
de los déficits públicos es que tientan al Estado a gastar más de lo que de
otro modo gastaría. Recordemos de la Lección 18 que todo el gasto del
Estado, no importa cómo se financie, extrae escasos recursos de los
empresarios y los dirige hacia los canales elegidos por los funcionarios del
Estado. Debido a que el público normalmente se resiste al nuevo gasto
gubernamental con menos vigor cuando se paga a través de déficits más
altos, la posibilidad de emitir bonos del Estado conduce a que el gasto
público sea más elevado de lo que ocurriría si el Estado se viera obligado a
aprobar siempre un presupuesto equilibrado (y por lo tanto a una peor
asignación de recursos, en comparación con el resultado en un mercado
puro).
Vemos así que los déficit públicos realmente hacen que todos se
empobrezcan más (en promedio), pero los mecanismos son más sutiles que el
simple aumento de la cantidad de dinero que el gobierno federal debe a los
diversos acreedores. Sin embargo, como hemos expuesto en los puntos
anteriores, la manera de aliviar estos problemas de déficit es recortando el
gasto ¡ No subiendo los impuestos a la generación actual ! En otras palabras, si
los problemas reales de los déficits públicos son que toman recursos de los
actuales mercados de capitales y hacen que sea más probable que el Estado
aumente los impuestos en el futuro, entonces, no sería ninguna "solución"
colmar un déficit presupuestario aumentando los impuestos presentes. El
remedio sería peor que la enfermedad.
10 Recordemos nuestro experimento mental de la Lección 18: Si el Estado promulgase tipos de
gravamen ridículamente altos para los impuestos sobre la renta y sobre las ventas,
prácticamente toda la actividad económica podría pasar a la clandestinidad y el Estado se
quedaría de hecho sin ingresos fiscales. Pero está claro que estas políticas serían muy
perjudiciales para el economía, a pesar de la aparentemente baja "carga tributaria", medida
por los ingresos fiscales. Este principio explica cómo el verdadero daño de un aumento en
100 mil millones de dólares de los impuestos (necesario para pagar la deuda del Estado) es
mayor que la simple extracción de esa cantidad de dinero a los contribuyentes.
370
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la lección ...
• Un déficit presupuestario del Estado es la cantidad de dinero que
gasta por encima de lo que recauda con sus ingresos fiscales en el
transcurso de un período determinado de tiempo (por ejemplo,
durante el año 2010). La deuda total es la cantidad total que el
Estado debe a sus prestamistas en un momento determinado (tal
como el 14 mayo de 2010). La deuda es el resultado acumulativo de
todos los déficits y superávits anteriores.
• El déficit gubernamental por sí mismo no crea nuevo dinero y no
contribuye directamente al aumento de los precios. Sin embargo, en
un proceso muy sutil, los déficit públicos permiten que la Reserva
Federal compre más bonos del Tesoro, una práctica que es
inflacionaria.
• Los déficit públicos no empobrecen a las generaciones futuras en
la forma simple que muchas personas creen. Si el Estado toma un
préstamo de 50 mil millones de dólares para construir tanques hoy,
esos recursos (acero, chips de computadora, horas de trabajo, etc...)
son proporcionados por la generación actual. No los "pagarán
nuestros nietos" como si de una máquina del tiempo se tratara. Sin
embargo, los déficit públicos absorben recursos reales que quedan
indisponibles para la inversión del sector privado y resultan en una
menor herencia para las generaciones futuras. Es en este sentido
que los déficits actuales hacen más pobre a las generaciones
futuras.
RECAPITULACIÓN DE LA LECCIÓN
22.Deuda del Estado
371
NUEVOS TÉRMINOS
Variable de flujo: un concepto que se mide durante un período de tiempo.
Por ejemplo, la tasa de flujo de un tubo de riego podría ser de 100 galones por
minuto. Esta medición no se refiere a la cantidad total de galones contenida
en toda la tubería, sino que se remite a cuántos galones pasaron a través de
una sección particular de la tubería cada 60 segundos.
Variables de estado: un concepto que se mide en un punto específico en el
tiempo. Por ejemplo, el peso de un hombre a las 9:00 horas A.M. el día 11 de
mayo 2010 podría ser 90 kilos. Esta medida no se referiría a la cantidad de
kilos que el hombre hubiese ganado o perdido recientemente, sino que se
referiría a su peso en ese mismo momento.
Valor nominal de un bono: la cantidad de dinero que el emisor del bono
promete pagar al tenedor del bono en la fecha de vencimiento.
La deuda nacional/deuda pública: por lo general se refiere al valor total en
circulación de los bonos emitidos por el Tesoro de Estados Unidos. En mayo
de 2010, la "deuda pública" era casi igual a 13 billones de dólares, pero gran
parte de esta suma consiste en bonos del Tesoro en poder de otros
organismos gubernamentales (tales como el "fondo fiduciario" de la
Administración de la Seguridad Social). Cuando los economistas comparan los
niveles de deuda de los distintos Estados, por lo general excluyen el
"endeudamiento intragubernamental" e informan sólo de la deuda pública en
manos del público. En mayo de 2010 esta cifra para el Tesoro de Estados
Unidos
era
de
casi
8,5
billones
de
dólares:
(véase
http://www.treasurydirect.gov/govt/reports/pd/mspd/2010/opds052010.pdf).
Efecto de Expulsión: la reducción de la inversión del sector privado que
resulta del déficit público. La demanda de crédito del Estado reduce los fondos
susceptibles de ser prestados, lo que hace que la tasa de interés de equilibrio
sea más alta de lo que sería. Con tipos de interés más altos, las empresas del
sector privado se endeudan menos para financiar gastos de inversión.
372
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. * Explica: "El déficit público es una variable de flujo, mientras que la deuda
es una variable de estado".
2. Cuando el Estado gasta más de lo que recauda en los ingresos fiscales,
¿Qué podemos decir del presupuesto?
3. * ¿Es posible que el Estado venda nuevos bonos en un año determinado,
incluso si el presupuesto tiene superávit?
4. ¿Son los déficits
inflacionarios?
presupuestarios
de
los
Estados
directamente
5. * ¿Ayuda a las generaciones futuras, aumentar los impuestos ahora para
cerrar un déficit presupuestario?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
LECCIÓN AVANZADA 23
23. El Ciclo Económico
En esta lección aprenderéis ...

Los elementos típicos del ciclo económico.

Porqué la intervención del Estado causa los ciclos económicos.

Las causas del desempleo masivo.
El Ciclo Económico
E
l ciclo económico, también conocido como ciclo de auge y caída, se
refiere al ritmo periódico que parece plagar a las economías de
mercado. En lugar de disfrutar de un crecimiento ininterrumpido, por
alguna razón, las personas que viven en las economías capitalistas experimentan
períodos, que se van alternando, de prosperidad y recesión. En la fase
ascendente o alcista del ciclo económico, las empresas se expanden y contratan
trabajadores, los salarios y los precios suben, la bolsa también sube y hay un
sentimiento general de euforia. Sin embargo, por alguna razón, llega un
momento en que la economía decae y se produce una recesión lo que significa
que los trabajadores pierden sus empleos, las ventas de las empresas y los
salarios caen en picado y las cotizaciones bursátiles bajan o incluso se hunden.
La mayoría de la gente, incluidos muchos partidarios del capitalismo, creen
que los ciclos económicos son una característica inherente a una economía de
mercado pura. De hecho, debido a esa percepción generalizada, es muy popular
que el Estado participe en políticas anti-cíclicas, mediante las que se supone que
puede atenuar los comportamiento extremos del mercado. Por ejemplo, muchos
analistas dirían que los programas de bienestar social y los impuestos sobre la
renta progresivos, más allá de sus otros posibles méritos, también sirven para
373
374
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
"amortiguar" los excesivos altibajos de los ciclos económicos. Durante el
período de auge, las personas se ven empujadas a tramos impositivos más
altos (debido al aumento de sus ingresos) y por lo tanto el Estado recauda
ingresos adicionales, lo que le ayuda a formar un colchón de reserva para
tiempos difíciles y también ayuda a "enfriar" una economía "recalentada". 1
Luego, cuando llega la recesión, existen programas gubernamentales como
las prestaciones por desempleo y los cupones de alimentos que sirven para
proporcionar automáticamente los ingresos que las personas que han perdido
sus puestos de trabajo necesitan. Con estos mecanismos —según ese popular
mito— la caída de la actividad empresarial no se produce en un viciosa espiral
descendente, donde una serie de despidos conduce a que los consumidores
tengan menos dinero para gastar, lo que a su vez perjudica aún más las ventas
de las empresas y así sucesivamente. El concepto de políticas anti-cíclicas
refleja uno de los temas que orienten las discusiones convencionales de
política económica; a saber, que el Estado (y la Reserva Federal) deben utilizar
sus variados poderes para conducir a la economía por las procelosas aguas de
la recesión hacia la prosperidad. Según este extendido punto de vista, la meta
o el deber del Estado y de la Reserva Federal es proporcionar a los ciudadanos
un aumento constante y sostenido de su nivel de vida, evitando las grandes
oscilaciones que presuntamente se producen en un mercado totalmente libre.
A estas alturas, cuando casi habéis terminada la lectura de este libro,
deberíais ser escépticos ante este tipo de afirmaciones según las cuales las
intervenciones del Estado tendría la capacidad de “arreglar" los problemas de
la economía. Ya hemos visto varios ejemplos en los que no era el libre
mercado sino la intervención del Estado la que causaba ciertos problemas
sociales —entre los que se incluían los alquileres de viviendas en pésimo
estado, la violencia de las bandas de traficantes de drogas y la escasez de
viviendas en las grandes ciudades—.
De hecho, cuando se trata de la macro-conomía —o sea de estudiar a la
economía en su conjunto, en lugar analizar concretos mercados como el
mercado laboral—, existe un punto de vista alternativo que atribuye los ciclos
económicos a la intervención de los Estados. Según esta escuela de
pensamiento,2 el Estado causa un período de falsa prosperidad cuando
artificialmente hace que los tipos de interés bajen por debajo del nivel que
tendrían en un mercado libre propiamente dicho, pero la ilusión no puede
durar indefinidamente, y, en algún momento, ese castillo de naipes en que la
1
2
En esta común analogía, la economía se asemeja a un motor, donde el "sobrecalentamiento"
genera una alta inflación de precios y un aumento aparentemente irracional en los precios de
las acciones y de otros activos.
Si tenéis curiosidad en leer más sobre este tema, estamos presentando aquí los conceptos
básicos de la llamada "teoría austriaca del ciclo económico", desarrollada por el economista
Ludwig von Mises y elaborada por Friedrich Hayek.
23.El Ciclo Económico
375
economía se ha convertido, se derrumba, lo que lleva a todas las
consecuencias que asociamos con la "recesión".
En un libro de introducción como éste solamente podemos ofrecer un
esbozo de esta explicación de los ciclos económicos. Hemos reservado este
tema para la lección final ya que se basa en varios conceptos de las lecciones
anteriores. Aunque parte del material restante puede ser un poco demasiado
avanzado para vosotros, os insto a digerirlo tanto como podáis ya que es
fundamental para entender las causas del ciclo económico. Si la teoría
presentada en las siguientes páginas es correcta, eso supone que los Estados
no sólo crean ciclos económicos, sino que la "medicina" que administran
durante la fase de recesión es en realidad un veneno.
Porqué son los Estados quienes causan los ciclos
económicos
Para entender cómo es que las intervenciones del Estado podrían ser las
causantes de las fases de auge y caída características de los ciclos económicos,
examinaremos primeramente lo que sucede en una economía de mercado
pura cuando los consumidores deciden aumentar sus ahorros.
El crecimiento económico es sostenible cuando es el mercado
quien lo impulsa.
En la Lección 4 explicamos cómo el pobre Robinson Crusöe, hallándose
completamente solo en su isla tropical, podría mejorar su nivel de vida con
disciplina y previsión. Al ahorrar (en lugar de consumir) algunos de los cocos
que recogía con sus propias manos a diario, Crusöe podría constituir una
reserva con la que, finalmente, podría comenzar a invertir su tiempo y otros
recursos de la isla en procurarse bienes de capital como una larga pértiga. Con
ese instrumento y otros bienes de capital, la productividad del trabajo
personal de Crusöe aumentaría enormemente en el futuro, con lo que podría
disfrutar de más cocos, de más pescado, de abrigo y de más tiempo libre, en
comparación con su situación cuando desembarcó por primera vez en la isla.
En la lección 10 tomamos esas ideas básicas sobre el mundo de Crusöe y las
aplicamos a una economía de mercado moderna. Vimos que en ese entorno
también era posible que las personas recortasen su consumo presente con el
fin de ahorrar e invertir, lo que les permitiría disfrutar permanentemente de
un mayor nivel de vida en el futuro.
Recordemos el papel específico que juegan los tipos de interés en todo este
proceso: cuando en una economía la mayoría de la gente decide que quiere
reducir su gasto presente con el fin de asegurarse una jubilación (o para
proporcionar una herencia mayor a sus herederos) sus decisiones provocan
376
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
una bajada de los tipos de interés. 3 Unos tipos de interés más bajos
proporcionan una señal a los empresarios para solicitar más dinero prestado e
invertir en proyectos a más largo plazo. Esto se debe a que un proyecto de
inversión dado —que requiere que se invierta dinero en él durante cierto
número de años antes de que se pueda vender un producto acabado y
recuperar con ello la inversión realizada— parecerá más o menos rentable en
función de los tipos de interés utilizados para evaluar la programación de sus
ingresos y gastos. A medida que los tipos de interés de mercado bajan, los
proyectos a más largo plazo se ven cada vez menos penalizados, por así
decirlo, y a los empresarios se les da luz verde para contratar trabajadores y
comprar materias primas para lanzar esos proyectos.
Lo crucial es recordar que cuando se produce una expansión sostenible e
impulsada por el mercado —donde el tipo de interés baja porque la gente está
consumiendo menos y ahorra más— los recursos adicionales que
desembocan en los nuevos proyectos de inversión vienen de los sectores que
están sufriendo una reducción de sus ventas. Por ejemplo, si los
consumidores están reduciendo lo que gastan en restaurantes y en compras
de DVDs con el fin de ahorrar más todos los meses, más adelante los
restaurantes tendrán que despedir a los camareros y algunas fábricas de
DVDs podrían tener que cerrar. Estos trabajadores y los demás recursos
quedarán entonces "disponibles" para ser absorbidos por los sectores en
expansión, es decir, por aquellas industrias que crezcan a causa de los
menores tipos de interés.
Lo que realmente ocurre en una expansión sostenible, como la impulsada
por el mercado, es que los trabajadores y otros recursos se redistribuyen y
son transferidos de los bienes de consumo hacia los bienes de capital. Ocurre
lo mismo que cuando Crusöe dedica algunas de sus horas de trabajo, no a
recoger cocos, sino a fabricarse un palo. En ambos casos, el objetivo final, por
supuesto, es disfrutar de más bienes de consumo, pero a causa de la escasez,
a corto plazo compensa reducir el consumo real presente con el fin de
financiar la fabricación de más bienes de capital. Eventualmente, esta
abstención más que compensa por sí sola pero es importante recordar que la
prosperidad sostenible y el crecimiento económico dependen de la disciplina y
la paciencia. En ausencia de un nuevo invento tecnológico o del
descubrimiento de nuevos puntos de suministro de recursos naturales, no hay
forma mágica de aumentar la productividad del trabajo para que todos
puedan consumir más de forma inmediata y permanente.
3
En cuanto a los diagramas, la curva de oferta de fondos disponibles para préstamos se
desplaza hacia la derecha, empujando hacia abajo la tasa de interés de equilibrio.
23.El Ciclo Económico
377
El crecimiento económico impulsado por el Estado es
insostenible
Ahora supongamos que los gobernantes no tienen la paciencia que se
requiere para conseguir un crecimiento económico sostenible; quieren las
ventajas de una mayor inversión sin los sacrificios que exige un mayor ahorro
(es decir, sin abstenerse de consumir). Con este fin, el banco central (la
Reserva Federal de los Estados Unidos) empuja a la baja los tipos de interés
hasta situarlos por debajo del nivel que tendrían en un mercado libre. El
mecanismo específico que la Reserva Federal utiliza es bastante técnico, pero
para nuestro propósito podéis simplemente imaginar que imprime nuevos
billetes de 100 dólares y acude al mercado de crédito ofreciendo prestar el
nuevo dinero a tipos de interés inferiores al tipo vigente en el mercado. En
efecto, la Reserva Federal se convierte en proveedor de nuevo crédito (con
dinero que procede de la plancha de imprimir) lo que desplaza la curva de
oferta hacia la derecha.
Ilustración 20: Mercado crediticio
P
O1
6%
O2
Inflación del
Banco Central
4%
D
Q1
Q2
Q
Superficialmente, los resultados de esta operación se asemejan a una
expansión impulsada por el mercado. Con un tipo de interés más bajo, se da
luz verde a los empresarios para que inicien proyectos a largo plazo,
contratando trabajadores y comprando materias primas para empresas que
parecían poco rentables a los tipos de interés de mercado originales, pero que
ahora tienen sentido dado el "crédito barato" suministrado por la Reserva
Federal.
Sin embargo, a diferencia de la expansión impulsada por el mercado, en la
versión impulsada por el Estado no hay una correspondiente reducción del
gasto de consumo en restaurantes, DVDs y otros sectores al por menor. Por el
contrario, estas empresas siguen disfrutando de un aumento en las ventas,
378
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
porque con la reducción de los tipos de interés, las personas tienen menos
incentivos para ahorrar y gastan más en consumo presente. En otras palabras,
mientras que los empresarios que fabrican bienes de capital están viendo que
sus empresas se expanden, lo mismo sucede en los sectores de consumo. Por
lo tanto, parece que todos los sectores disfrutan de crecimiento. La
competencia para contratar a nuevos trabajadores lleva a que aumenten los
salarios lo que contribuye aún más a la sensación general de bienestar.
Pero sabemos que esta percepción de euforia tiene que ser una ilusión. El
Estado no descubrió una nueva fórmula científica ni encontró un yacimiento
de petróleo desconocido; todo lo que hizo fue imprimir trozos de papel de
color verde para después entregárselos a los empresarios. Esta acción por sí
sola no altera la subyacente situación de escasez. Es físicamente imposible
que la economía pueda producir la misma cantidad de tractores y de aparatos
de televisión, y todo lo demás, con la misma cantidad de trabajadores,
materias primas y equipos. En una expansión impulsada por el mercado, los
consumidores tendrían que recortar su gasto en televisores (y otros bienes de
consumo) con el fin de hacer posible que hubiera más tractores. Sin embargo,
en la expansión impulsada por el Estado, en un principio parece como si la
economía pudiese proporcionar de todo sin hacer sacrificios, que pudiera
producir más bienes de capital y más bienes de consumo, sin tener que
esperar ¿Qué está pasando?
La respuesta es que la distorsión del tipo de interés impulsada por el Estado
lleva a los empresarios a tomar decisiones erróneas. Recordad que una de las
funciones de los precios en un mercado libre es que proporciona señales que
ayudan a coordinar la actividad económica. El Estado, al hacer que sea
artificialmente barato obtener capital, hace creer a los inversores que pueden
comportarse como si hubiera más ahorro del que realmente existe. Por
consiguiente lo que los empresarios en un sector de la economía están
intentando hacer con los recursos no encaja con lo que otros empresarios
están tratando de hacer en otras áreas de la economía y ninguno de esos
planes coincide con la forma en que los consumidores planean gastar su
dinero.
Podríamos pensar que semejante confusión y el divorcio que existe con la
realidad económica serían inmediatamente evidentes. Al fin y al cabo si los
técnicos de la NASA construyen un cohete aplicando leyes físicas o cálculos
erróneos, se darían enseguida cuenta de su error. Pero cuando se trata de la
falsa prosperidad que genera un auge inducido por el Estado, a veces pueden
pasar años antes de que la realidad asome la cabeza.
Se hace posible esta reacción retardada porque el empleo del capital lleva
su tiempo. En otras palabras, en realidad sí que es posible que la economía
23.El Ciclo Económico
379
produzca repentinamente y al mismo tiempo más bienes de capital 4 (tractores,
taladros, postes de madera) y más bienes de consumo (televisores, iPods,
bicicletas), al menos durante cierto tiempo. Los efectos negativos pueden
posponerse temporalmente si los empresarios ignoran el agotamiento de los
bienes de capital existentes.
Con el fin de hacer cualquier cosa, ya se trate de un bien de consumo o de
capital, los empresarios tienen que utilizar las herramientas y equipos
existentes. Su utilización regular causa su depreciación por el desgaste que
resulta de su empleo. Incluso después de que su ahorro e inversión iniciales
hayan dado sus frutos, Robinson Crusöe aún tendrá periódicamente que
arreglar su bastón para mantenerlo en buenas condiciones de uso y tendrá
que fabricar uno nuevo para sustituirlo cuando esté muy estropeado. Lo
mismo ocurre en una economía de mercado moderna. Solo para mantener el
nivel de vida actual, es preciso que por lo menos una parte de la producción
anual se destine a sustituir los bienes de capital agotados con la producción
de ese año.
Ahora deberíais ser capaces de comprender las líneas generales de porqué
es posible que el Estado impulse una falsa expansión. Los falsos precios
(causados por la impresión de nuevo dinero y su inyección en los mercados
financieros) pueden inducir a error a los empresarios, de manera que
inconscientemente acometan proyectos a largo plazo para los que en realidad
no hay suficientes ahorros. La farsa puede continuar durante años, durante
los que todo el mundo parece disfrutar de un nivel de vida más alto, logrado a
base de "comerse la semilla" y no dedicar suficientes nuevos recursos al
mantenimiento de la estructura productiva existente. Por supuesto la gran
mayoría de la gente no se da cuenta de que éso es precisamente lo que está
pasando (sobre el papel los empresarios están obteniendo beneficios récord, y
4
En sentido estricto, si el falso auge permite un aumento en el consumo, entonces la inversión
total —si se mide correctamente— tiene que caer, ya que la imprenta no da a la sociedad la
posibilidad de crear más bienes y servicios. Sin embargo, "la inversión total" es un concepto
sutil que necesita precios del mercado para poder ser calculada. Durante el boom artificial e
insostenible, los productores de muchos tipos de bienes de capital pueden ver que su
producción aumenta a pesar de que la economía en su conjunto no está invirtiendo lo
suficiente en su estructura de capital para compensar la depreciación Por ejemplo, el
propietario de una fábrica podría aplazar su operatoria habitual consistente en parar la
fabricación cada mes con el fin de lubricar la maquinaria, etc ..., ya que "sobre el papel"
estaría teniendo más beneficios sacando pedidos de sus clientes. Sin embargo, en unos
pocos meses, cuando su equipo se hubiese agotado con el uso intensivo y necesitara
comprar unidades de reemplazo, se encontraría con la sorpresa de que los precios de los
equipos se habrían disparado. Hasta que llegara ese momento, el dueño de la fábrica habría
pensado que estaba aumentando su riqueza y por lo tanto su "capital acumulado" pero en
realidad estaba consumiéndolo porque su aumento de la producción de bienes de capital (la
producción de su fábrica) no era suficiente para compensar el fallo que tuvo al no ocuparse
del mantenimiento su equipo.
380
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
están aumentando el valor de sus empresas). Pero cuando llega la caída, o sea
el ciclo depresivo, y los precios de mercado cambian rápidamente a cifras más
realistas, todo el mundo se da cuenta de que se comportó como un necio
durante el período de auge.
La inevitable caída que sigue a un auge artificial
En el ciclo comercial normal, la (aparente) prosperidad va menguando una
vez que el aumento de la inflación de precios hace que el banco central suba
los tipos de interés. Recordad que en la Lección 21 aprendimos que la
inflación monetaria (ceteris paribus, o sea a igualdad de condiciones) genera
inflación de precios. Esta relación de causa a efecto aún sigue produciéndose
independientemente de cual sea la finalidad a la que vaya dirigida la creación
del nuevo dinero. Cuando el banco central (la Reserva Federal en los Estados
Unidos) crea nuevo dinero con el fin de aumentar la oferta de crédito
disponible, genera dos grandes distorsiones: (1) un auge artificial creado por la
bajada del tipo de interés que (falsamente) anuncia un aumento en la
disponibilidad de ahorros y (2) un aumento de los precios.
A medida que el auge progresa, el Banco Central generalmente tendrá que
continuar bombeando cada vez más cantidades de nuevo dinero en el
mercado de crédito si se quiere mantener el "estímulo". En primer lugar, una
sola inyección de dinero nuevo (una expansión de, por ejemplo, mil millones
de dólares en el transcurso de una semana) se abriría rápidamente paso hasta
la economía general a través del mercado crediticio. Los tipos de interés
bajarían, pero sólo temporalmente. Si el banco Central quisiera que el tipo de
interés se mantuviese por debajo del nivel que tendría en un mercado libre,
debería alimentarlo continuamente con nuevo dinero.
Sin embargo, incluso una corriente continua, aunque estable, de nuevo
dinero podría perder rápidamente su capacidad para alimentar un auge
económico porque los empresarios se ajustarían a las nuevas condiciones
compensado en gran medida su impacto en sus cálculos. También está el
hecho evidente de que una cantidad dada de dinero (por ejemplo mil millones
de dólares a la semana de dinero recién creado) tendría cada vez menos
impacto, conforme crecieran con el tiempo las existencias de dinero. Por
último y tal vez lo que es más importante: cuando los problemas "reales" de la
expansión insostenible comenzaran a aparecer, cada vez sería necesaria una
mayor inflación monetaria para ocultar los crecientes desequilibrios en la
estructura de la producción.
Por todas estas razones, cuanto más tiempo quiera el Banco Central
mantener la apariencia de prosperidad, mayores serán normalmente las
cantidades de nuevo dinero que necesitará crear. Pero esto a la larga
23.El Ciclo Económico
381
conduciría a agudas subidas de algunos precios, subidas que tal vez afectarían
primero a los mercados financieros y de materias primas, pero que finalmente
se harían aparentes en los precios de todo lo que se vende en los
supermercados. Conforme la inflación de precios se volviera progresivamente
más alta, cada vez más analistas, e incluso el público en general, cuestionaría
las políticas de "crédito barato" y "dinero fácil" del Banco Central.
Por consiguiente, en algún momento —tal vez varios años después de
iniciada la expansión monetaria— el Banco Central se asustaría y por lo
menos retrasaría algo la inyección de nuevo dinero en el mercado crediticio.
Los tipos de interés comenzarían a subir, acercándose a su verdadero precio
de mercado. Como los precios de mercado serían más reales, muchos
empresarios pensarían que se habían equivocado al hacer sus previsiones y
re-evaluarían sus grandiosos proyectos a medio terminar constatando así que
era evidente que nunca deberían haberlos iniciado. Estos empresarios harían
lo que pudiesen para salvar su mala situación. Algunos tendrían que cerrar
inmediatamente, despedir a todos sus trabajadores y vender su equipo e
inventario al mejor postor, para que se incorporasen a empresas que no
estuvieran tan completamente cegadas por la falsa apariencia del período de
auge. Otras empresas podrían permitirse el lujo de seguir en activo, pero
sufrirían grandes pérdidas y tendrían que apretarse el cinturón.
Las causas del desempleo masivo
El aspecto más importante del ciclo económico en términos políticos y
humanos es el desempleo masivo que se produce durante la fase de crisis o
recesión. Sin embargo, irónicamente —y perversamente— las mismas
políticas gubernamentales que la mayoría de la gente recomienda para
"ayudar" a la difícil situación de los desempleados, en realidad, prolongan la
recesión y siembran las semillas del próximo auge insostenible.
La prosperidad artificial del período de auge fue impulsada por las
intervenciones del Estado que empujaron a la baja el tipo de interés. El falso
precio del crédito llevó a los empresarios a pedir prestado más de lo que era
prudente, atendido el verdadero ahorro disponible. Recordad de la lección 12
que la tasa de interés de un mercado puro sirve para racionar los ahorros
disponibles entre todos los prestatarios que compiten por ellos y que el
proceso no es simplemente cuestión de dinero. También hay recursos reales y
físicos implicados. Si los trabajadores y los materiales se dedican a la
construcción de una nueva fábrica de automóviles, que requerirá dos años de
trabajo hasta su terminación, esos recursos quedarán “bloqueados" en el
proyecto por lo menos durante dos años, hasta que empiecen a "dar fruto" en
forma de coches nuevos.
382
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Durante el auge artificial, muchos de estos proyectos a largo plazo se inician,
porque el falso tipo de interés es demasiado permisivo. Pero la mera
impresión de nuevo dinero en realidad no ha creado más trabajadores u otros
recursos adicionales. Pero el caso es que se ha abierto una nueva fábrica de
coches y que ésta absorbe recursos que podrían utilizarse en otros sitios y
usos. Si durante las primeras etapas del auge se inician demasiados proyectos,
entonces es físicamente imposible que todos ellos lleguen a completarse.
Cuanto antes se amedrente el Banco Central y permita que los tipos de interés
vuelvan a su nivel apropiado, mejor, porque entonces los empresarios se
darán cuenta antes de sus errores y dejarán de enterrar recursos en sus
fallidos proyectos.
Cuando la fase de expansión decae y se convierte en una crisis, hay un
período de confusión durante la cual todo el mundo necesita re-evaluar su
situación en el mercado, al descubrir de repente que los planes que se
hicieron durante la fase de auge eran erróneos y, en algunos casos, muy muy
desacertados. Si damos un paso atrás y pensamos en el proceso de ajuste, en
el que la economía vuelve a una senda de crecimiento sostenible, debe ser
algo como esto: aquellos recursos que se asignaron a proyectos o sectores no
rentables durante el período de auge, ahora tienen que ser redirigidos a otra
parte. Y esa exigencia incluye los recursos de mano de obra, lo que significa
que personas que estaban trabajando en empresas muy poco rentables (pero
que parecían rentables durante el auge) tienen que perder sus puestos de
trabajo una vez que se produce la crisis.
Por ejemplo, se han iniciado los trabajos y dedicado seis meses a las obras
de construcción de una fábrica de automóviles que precisará de otros 18
meses antes de poder ser completada, pero a la luz de la nueva información
disponible resulta que los coches que tienen que producirse en ella no
tendrán compradores en número suficiente para mantenerla en
funcionamiento; entonces, obviamente, lo correcto sería parar su construcción
de inmediato. Desde el punto de vista de la economía en su conjunto, lo
"compasivo" no es que el Estado, por ejemplo, utilice dinero de los impuestos
para subsidiar a la empresa propietaria de la fábrica con el fin de evitar que
los trabajadores empleados en su construcción sean despedidos y "crear"
puestos de trabajo en una fábrica de automóviles que nadie querrá comprar.
Lo correcto sería permitir que los trabajadores y otros recursos (que se
puedan salvar) fluyan a otros proyectos o sectores que sean realmente
rentables.
Por supuesto que el problema de esta recomendación de "crueldad por
amor" es que se necesita tiempo para que la economía se re-equilibre
espontáneamente después de un auge artificial, especialmente si la fase
expansiva hubiese durado años. En consecuencia en la estela de la crisis
23.El Ciclo Económico
383
algunos de los trabajadores desplazados, pueden pasar meses e incluso más
tiempo sin encontrar un nicho productivo en la menguada economía. En lugar
de esperar a que la medicina del "laissez faire" funcione, muchos prefieren que
el Estado intervenga y proporcione alivio inmediato.
Sin embargo, incluso en este caso, es importante darse cuenta de la función
que desempeña en realidad un prolongado período de desempleo a gran
escala. Recordad cual era el fallo crítico de la planificación centralizada, es
decir, del socialismo puro: sin precios de mercado y sin la vara de medir que
proporciona la cuenta de pérdidas y ganancias, el planificador central no
puede saber cómo hacer un uso eficiente de los recursos puestos a su
disposición. En los Estados Unidos de hoy, por ejemplo, un aspirante a
planificador central no tendría ni idea de cuantas personas "deberían"
convertirse en neurocirujanos, trabajar en la construcción o dedicarse a
ejercer de maestro de escuela y mucho menos el número de personas, dentro
de cada una de esas amplias categorías profesionales, que se necesitaría en
cada concreta ciudad de los Estados Unidos.
Por la misma razón entonces, al producirse el colapso de la etapa de auge,
ninguna persona —ni grupo de expertos— podría saber cual sería la forma
"correcta" de ajustar la economía. Por ejemplo, considerad a los trabajadores
de la construcción que construyeron casas en Las Vegas durante el gran auge
de la vivienda que allí se produjo a partir de la década de 2000 hasta 2006. Es
obvio que había entonces en esa ciudad demasiados trabajadores (y
demasiados recursos de otro tipo, como madera y clavos) en el sector de la
construcción residencial y lo "correcto" habría sido que dedicaran su tiempo y
energías a hacer otra cosa.
¿Pero específicamente a qué? Cada trabajador de la construcción en el área
de Las Vegas era, y es, un individuo único, con diferentes habilidades,
intereses y circunstancias personales. La solución "correcta" para un
trabajador podría ser: subir a un autobús con destino a Texas para trabajar en
una refinería de petróleo. La solución correcta de otro podría ser: volver a la
universidad y terminar su Doctorado en Literatura. Y atendiendo a que su
esposa disfrutaba de un buen empleo como asistente personal de un exitoso
abogado de Las Vegas, quizás la solución correcta de un tercer trabajador
podría ser: aceptar un empleo peor remunerado, quizás freír hamburguesas, a
la espera de que el mercado inmobiliario se recuperase.
Ahora que tenemos una cierta idea de la magnitud del problema, vemos
que una economía de mercado pura es la mejor manera de solucionarlo.
Después de producirse el hundimiento característico tras la fase alcista,
muchos trabajadores se dan cuenta de que no pueden ganar el mismo sueldo
al que se habían acostumbrado. Eso es lo que significa decir que la
prosperidad de los años de auge fue ilusoria —la gente no era realmente tan
384
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
rica como pensaba—. Lo que sucede entonces es que los trabajadores
despedidos empiezan a buscar trabajo con la esperanza de encontrar un
nuevo empleo que les ofrezca un salario y otras características comparables a
su anterior puesto de trabajo y que no les obligue a mudarse o que (por lo
menos) no les obligue a mudarse a un zona que no les guste nada.
Buscar un nuevo empleo lleva tiempo. Cuanto más tiempo dedique un
desempleado a buscar un nuevo empleo tanto más probable será que
encuentre uno mejor. Sin embargo, el inconveniente de las búsquedas más
largas es que mientras dedica tiempo a buscar, el desempleado no está
contribuyendo directamente en nada al sistema económico y tiene que vivir
de lo que otros producen.
Observad que en una economía de mercado pura todas estas cuestiones
reciben la debida atención. Cada trabajador desplazado tiene libertad de
elegir su nuevo trabajo sobre la base de todos los factores que son para él
relevantes; ningún funcionario del Estado decide en su lugar "donde ha de ir
ahora". Al mismo tiempo, como no existen programas estatales contra el
desempleo que (por decirlo sin rodeos) premien a la gente por no encontrar
trabajo, quienes se retrasen en encontrar un nuevo empleo son quienes
padecen las consecuencias.
Como hemos subrayado en este libro, el análisis económico por sí solo no
puede decidir qué políticas del Estado son buenas y cuáles son malas. Pero
puede arrojar luz sobre los resultados de concretas políticas para que los
ciudadanos y los gobernantes puedan tomar decisiones informadas. En el
caso del desempleo masivo, la cuestión no es simplemente una cuestión de
crueldad y de solidaridad o compasión. Estableciendo un sistema de ayudas
para los desempleados, por ejemplo, el Estado reduce los ingresos de los
trabajadores por cuenta ajena y hace que, en cuanto asome la recesión, sea
menos atractivo ampliar plantilla para las empresas que ganan dinero.
El Estado no crea riqueza, sino que simplemente la redistribuye. Si no
existiera un sistema público de seguro de desempleo, a los particulares y a las
empresas aún les quedaría la opción de destinar sus mayores salarios y
beneficios (al no haber contribuciones al fondo para la lucha contra el
desempleo) a constituir unos ahorros con los que disponer de un colchón
para cuando llegaran tiempos de dificultades económicas. Quizás el colchón
así formado, por iniciativa del libre mercado, en la práctica fuese menor y sus
fondos no durasen lo que duran las prestaciones en un sistema público de
desempleo, pero, de nuevo, lo que la Economía nos muestra es que hay que
hacer una elección que involucra unos costes. La duración de la situación de
desempleo es una cuestión económica y por tanto no es un hecho
comparable a los que se dan en los campos de la Ingeniería o de la Química.
23.El Ciclo Económico
385
Por ejemplo, está claro que sería descabellado que el Estado aprobara una
norma que estableciera que cualquier persona despedida de su trabajo
tuviera derecho a cobrar un salario equivalente al 95 % de su salario anterior
durante un máximo de 20 años hasta que encontrase un nuevo empleo.
Incluso los más fervientes defensores del sistema público de protección frente
al desempleo admiten que esa política sería desastrosa y que, de hecho,
considerada en su conjunto, perjudicaría a los trabajadores. Pero con los
conocimientos básicos de Economía con los que ya contamos, nos damos
cuenta de que las prestaciones por desempleo podrían llegar a ser demasiado
“generosas" y vemos que es difícil justificar la decisión del Estado de conceder
mayores beneficios que los que admitiría una economía de mercado
puramente voluntaria.
Por último, si el Estado realmente estuviera interesado en ayudar a los
desempleados, dejaría de utilizar al Banco Central para reprimir
artificialmente los tipos de interés. Si el Estado y el público pudieran resistir a
la tentación de entrometerse durante una recesión y simplemente dejaran
que los precios correctos de mercado redirigieran a los trabajadores y a los
recursos hacia las actividades que fuesen sostenibles, no habría necesidad de
nuevas deslocalizaciones. Por desgracia, en la práctica, el Banco Central a
menudo "cura" una recesión simplemente auspiciando la aparición de otro
auge insostenible.
386
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Recapitulación de la lección ...
• El ciclo económico es el patrón normal en las economías de
mercado en las que hay un par de años de expansión que es una
fase que se caracteriza por un reducido desempleo, un aumento de
los salarios y de los beneficios empresariales y la expansión de
muchas empresas. Después del boom hay una crisis o recesión, que
se caracteriza por elevado desempleo, estancamiento o incluso
caída de los salarios y de los beneficios de las empresas, así como la
liquidación de muchas empresas.
• El Estado, a través de su Banco Central, provoca los ciclos de auge
y caída al interferir con el tipo de interés de mercado. Cuando el
Banco Central crea nuevo dinero y lo libera en los mercados de
crédito, esto disminuye artificialmente el tipo de interés, dando una
señal falsa a los empresarios para que amplíen sus operaciones e
inviertan en proyectos a largo plazo. La gente se siente más rica
durante el auge, pero la prosperidad es una ilusión, porque no se
basa en auténticos ahorros sino en inflación. El accidente inevitable
es en realidad el deseable reajuste del mercado a las realidades
subyacentes.
• Durante un auge insostenible (generado por la inflación en los
mercados de crédito) muchos trabajadores y otros recursos se
emplean en empresas y proyectos equivocados. Después, cuando
llega la recesión, el mercado debe re-asignarlos a actividades
adecuadas. Este desplazamiento de los trabajadores puede llevar
tiempo y se manifiesta con elevadas tasas de desempleo. Los
esfuerzos del Estado para "ayudar" —por ejemplo, con los subsidios
por desempleo— prolongan la duración del período de elevado
desempleo.
23.El Ciclo Económico
387
NUEVOS TÉRMINOS
Ciclo económicos/ciclos de auge y caída: el patrón regular en las economías
de mercado, donde un período —caracterizado por un bajo nivel de
desempleo y prosperidad— es seguido por una etapa de "crisis" o recesión —
caracterizada por altas tasas de paro y de negocios fallidos—.
Las políticas anticíclicas: las políticas que siguen los Estados y la Reserva
Federal que se supone que contrarrestan los movimientos del mercado libre.
Por ejemplo, los economistas keynesianos justificarían déficits públicos
durante una recesión como una forma de estimular el gasto total y de
impulsar el empleo.
Macroeconomía: la subdivisión de la economía que se centra en cuestiones
económicas generales, tales como la inflación de precios y el ciclo económico.
Agotamiento del capital: conseguir (temporalmente) un mayor nivel de vida
dejando de invertir lo suficiente en el mantenimiento de los bienes de capital.
Metafóricamente hablando "comerse la semilla".
388
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
PREGUNTAS DE ESTUDIO
1. ¿Por qué se le llama a veces al ciclo económico ciclo de auge y caída?
2. Explica: "En una expansión sostenible impulsada por el mercado —en la
que los tipos de interés caen porque la gente está consumiendo menos y
ahorrando más— los recursos adicionales que desembocan en los nuevos
proyectos de inversión provienen de los sectores que están
experimentando una caída de las ventas".
3. * ¿Es típico que los Bancos Centrales consigan reducir los tipos de interés
imponiendo un precio máximo (análogo al control de alquileres)?
4. * ¿De qué manera el consumo de capital crea la ilusión de que una
economía puede proporcionar de todo sin hacer sacrificios?
5. ¿Cómo un auge insostenible lleva al desempleo masivo?
* Material difícil.
** Material más complicado todavía.
Glosario de términos
Lección 1
Trueque: Situación que se da cuando la gente intercambia directamente bienes
y servicios sin utilizar dinero en una transacción intermedia.
Escasez: Condición que tiene lugar cuando los deseos exceden los recursos
disponibles para satisfacerlos. La escasez es un hecho universal que obliga a la
gente a realizar intercambios.
Trade—offs: Lo que se ha de sacrificar a cambio o en compensación (trade—
off) de algo. El hecho desafortunado (causado por la escasez) de que una
elección implica renunciar a todas las demás opciones posibles, las demás
posibles elecciones dejan de estar disponibles.
Lección 2
Acción deliberada: una actividad realizada por una razón consciente;
comportamiento dirigido a obtener un fin.
Economía Keynesiana: una escuela de pensamiento (inspirada en John
Maynard Keynes) que prescribe el déficit presupuestario del Estado como una
forma de levantar la economía para sacarla de una recesión y poder así
conseguir el pleno empleo.
Déficit Presupuestario: el dinero que el Estado debe tomar prestado cuando
gasta más de lo que ingresa con los impuestos y demás fuentes de ingresos.
Economía Austriaca: una escuela de pensamiento (inspirada por Carl Menger y
otros de nacionalidad austriaca) que sustenta que las recesiones son resultado
de la intervención de los Estados en la economía y recomienda recortes en los
impuestos y en el gasto para ayudar a una economía en recesión.
Deducción lógica: una forma de razonamiento que parte de uno o más
axiomas y avanza paso a paso hasta lograr una conclusión.
389
390
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Axiomas: las asunciones iniciales o fundamentos de un sistema lógico—
deductivo. Por ejemplo, el método utilizado para construir una línea recta
entre dos puntos podría ser un axioma de un libro de texto de Geometría. Los
axiomas no se tienen que demostrar, pero se asumen como ciertos para
poder demostrar otras conclusiones menos obvias.
Lección 3
Preferencias: objetivos o deseos de un individuo. Los economistas
interpretan las acciones de una persona como intentos de satisfacer sus
preferencias.
Bienes: elementos físicos escasos que un individuo valora porque pueden
ayudarle a satisfacer sus preferencias.
Servicio: la ejecución de una tarea por una persona que otra persona valora
porque le ayuda a satisfacer sus preferencias. Los servicios son los "bienes"
que la gente crea a través del esfuerzo de su trabajo.
Subjetivo: único para cada individuo; "según el parecer del sujeto".
Utilidad: es un término común en los manuales de economía para describir
la cantidad de valor o grado de satisfacción que una persona obtiene de un
bien o servicio.
Impuesto sobre la renta progresivo: un impuesto que grava a las personas
naturales o jurídicas a tipos más altos cuanto mayores sean sus ingresos.
Lección 4
Economizar: el acto de tratar un recurso con cuidado porque es escaso y
sólo puede satisfacer un número limitado de necesidades o preferencias.
Bienes y servicios de consumo: artículos físicos o servicios, que siendo
escasos, satisfacen directamente las preferencias de una persona.
Bienes de Producción, factores o medios de producción: artículos físicos o
servicios escasos que satisfacen indirectamente preferencias, ya que pueden
ser utilizados para producir bienes y servicios de consumo.
Recursos naturales/tierras: factores de producción que son dones de la
naturaleza.
Trabajo: la contribución a la producción que emana del cuerpo de una
persona.
Ocio: un tipo especial de bien de consumo que resulta de usar el cuerpo de
uno (y su tiempo) para satisfacer directamente sus preferencias, en oposición
a cuando trabaja.
Glosario de términos
391
Des—utilidad del trabajo: término que emplean los economistas para
describir el hecho de que las personas prefieran el ocio al trabajo. La gente
sólo participa en el trabajo por sus beneficios indirectos.
Bienes de capital: los bienes de producción que son generados por los seres
humanos; no son regalos directos o dones de la naturaleza.
Ingresos: el flujo de bienes y servicios de consumo que una persona tiene el
potencial de disfrutar durante un período específico de tiempo.
Ahorro: consumir menos de lo que a uno le permitirían los ingresos que
tiene; vivir por debajo de las posibilidades de uno.
Inversión: el desvío de recursos en proyectos que se espera que aumenten
los ingresos futuros.
Productividad: la cantidad de producto generada por un factor de
producción en un período de tiempo, se utiliza a menudo en referencia a la
mano de obra.
Equilibrio: una situación estable después de que todas las alteraciones o
cambios hayan concluido.
Depreciación: el desgaste o "agotamiento" que sufren los bienes de capital
durante el curso de la producción.
La utilidad marginal: es un término técnico que se refiere a las ventajas
subjetivas de una unidad adicional de un bien o servicio.
Beneficios: las ventajas subjetivas que resultan de una serie de acciones.
Costo de oportunidad: los beneficios de la siguiente mejor alternativa a una
acción determinada.
Expectativas: las previsiones de un individuo respecto del futuro, que
implican su comprensión de "cómo funciona el mundo" y por lo tanto guían
sus acciones actuales.
Lección 5
Instituciones: relaciones y prácticas sociales que permiten a las personas
interaccionar unas con otras. Las instituciones proporcionan un marco de
previsibilidad a la vida en sociedad.
Capitalismo: un sistema económico que depende de la propiedad privada y
la libre empresa. Ni una sola persona o grupo controla el sistema en su
conjunto
Socialismo: un sistema económico en el que los funcionarios del Estado
deciden cómo se utilizarán los recursos de la sociedad para producir ciertos
bienes y servicios.
392
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Economía mixta: un sistema que permite que los ciudadanos particulares
sean legalmente dueños de los recursos, pero en el que los funcionarios del
Estado establecen normas que limitan las opciones en cuanto a lo que los
propietarios legales pueden hacer con sus bienes.
Los capitalistas: personas que en una sociedad capitalista controlan
(grandes cantidades de) la riqueza financiera. Los capitalistas muy ricos
ejercen un alto grado de control sobre las empresas.
Propiedad privada: un sistema en el que los recursos son propiedad de
personas ajenas al Estado.
Propietario: la persona que tiene la autoridad legal para decidir cómo se
utilizará una unidad particular de un bien o recurso. El propietario por lo
general puede transferir la propiedad a otra persona.
Sector privado: la porción de una economía que está controlada por
personas ajenas al Estado (por ejemplo, una tienda de comestibles pertenece
al sector privado).
Sector público: la porción de una economía que está controlada por el
Estado (por ejemplo, la estación de policía local se encuentra en el sector
público)
Economía de mercado/El mercado: puede ser un sinónimo de capitalismo.
También se refiere al conjunto de intercambios voluntarios que se producen
en un sistema capitalista.
Libre empresa: un sistema en el que los individuos pueden elegir sus
propias ocupaciones y son libres de iniciar cualquier negocio que desean. No
necesitan un permiso especial de cualquier persona para entrar en una
industria.
Gremios: la organización de las ocupaciones en el período medieval, antes
de la era capitalista. Una persona que quería ser herrero o carpintero tenía
primero que ser aceptado por otros miembros del gremio.
Esclavitud: un sistema en el que algunos seres humanos son legalmente
considerados propiedad de otros.
Lección 6
Dinero: un bien que es aceptado por todos en la economía y que se
encuentra en un lado de todo intercambio.
Intercambio directo/trueque: intercambio que sucede cuando la gente
cambia bienes a los que da un valor directo.
Glosario de términos
393
Intercambio indirecto: intercambio que ocurre cuando por lo menos una de
las partes acepta un artículo que él o ella no pretende utilizar personalmente
pero que cambiará por otra cosa en el futuro.
Precio: los términos de un intercambio, que significa cuantas unidades de
un artículo se entregarán para adquirir una unidad de otro artículo.
Beneficios del intercambio: una situación en la que ambas partes pueden
obtener beneficios (subjetivos) de intercambiar sus respectivas propiedades.
Posición de equilibrio: una situación estable en la que no pueden obtenerse
más feneficios de realizar nuevos intercambios.
Desequilibrio: una situación inestable en la que al menos dos personas
esperan beneficiarse si llevan a cabo un intercambio adicional.
Lección 7
Dinero: un bien que es aceptado por todos en una economía en un lado de
cada intercambio. En la jerga económica, es un medio de intercambio
generalmente (o universalmente) aceptado.
Orden espontáneo: un modelo predecible que no es planificado por nadie.
Ejemplos incluirían las reglas de la gramática de la lengua inglesa, el estilo de
vestimenta que caracterizó los clubes disco de los años 70 y el empleo del
dinero.
Oportunidad de arbitraje: la habilidad de obtener una "ganancia segura"
cuando el mismo bien se vende a precios distintos al mismo tiempo.
Medio de Intercambio: un objeto que es aceptado en una transacción, no
porque la persona que lo recibe lo quiera usar directamente, sino porque
quiere cambiarlo en el futuro para adquirir otra cosa. Cada intercambio
indirecto requiere un medio de intercambio, que es el bien merced al cual el
intercambio último ocurre (del mismo modo, que las ondas sonoras requieren
de un medio para viajar a través del mismo hasta tus oídos. Cuando se trata
de ondas de sonido el medio será normalmente el aire, pero también puede
serlo el agua si estás en una piscina con la cabeza debajo de la superficie).
Lección 8
División del trabajo/especialización: la situación en la que cada persona
trabaja en una o unas pocas tareas y luego comercia para obtener las cosas
que producen otros.
Productividad de la mano de obra: la cantidad de producción que un
trabajador puede producir en un determinado período de tiempo.
Economías de escala: Una condición en la que la producción aumentará más
que proporcionalmente a medida que se incrementen los insumos. Por
394
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
ejemplo, hay economías de escala cuando duplicando la cantidad de insumos
se triplica la producción.
Ventaja absoluta: Se produce cuando una persona puede producir más
unidades por hora en una tarea en particular, en comparación con otra
persona.
Ventaja comparativa: se produce cuando una persona tiene una
superioridad relativa en una tarea en particular, teniendo en cuenta todas las
demás tareas (Jim puede tener una ventaja comparativa en una determinada
tarea, incluso si María tiene la ventaja absoluta, porque María podría tener
una ventaja absoluta aún mayor haciendo otra cosa).
Lección 9
Emprendedor/empresario/empleador: la persona que en una economía de
mercado contrata trabajadores y compra recursos con el fin de producir
bienes y servicios.
Ingresos: la cantidad de dinero que los clientes gastan en comprar
productos de un empresario durante un período de tiempo.
Gastos: La cantidad de dinero que un empresario emplea en pagar por la
mano de obra, materias primas y otros insumos durante un período de
tiempo.
Ganancia monetaria o beneficio monetario: la cantidad en que los ingresos
son mayores que los gastos.
Pérdida monetaria: la cantidad en que los gastos son mayores que los
ingresos.
Competencia: la rivalidad que existe entre los empresarios que tienen la
opción de contratar a los mismos trabajadores y de comprar los mismos
recursos, con el fin de producir bienes y servicios que luego venden a los
mismos clientes.
Productividad marginal: el aumento de los ingresos que deriva de la
contratación de un trabajador adicional.
Lección 10
Ingresos (individuales): la cantidad de dinero que uno puede gastar en
bienes de consumo en un determinado período de tiempo, y que obtiene con
la venta de su trabajo y con los ingresos de otros activos (como las acciones).
Ingresos/ganancias (de negocios): Los ingresos menos los gastos.
Ahorros: la cantidad en que los ingresos exceden al gasto en consumo.
Endeudamiento/descapitalización o des—ahorro: la cantidad en que el
gasto de consumo es mayor que los ingresos.
Glosario de términos
395
Inversión: los ahorros que se gastan con la esperanza de aumentar los
ingresos futuros.
Intereses: ingresos obtenidos durante un período de tiempo de prestar los
ahorros a los demás. El interés se suele determinar como un porcentaje del
principal (la cantidad de dinero prestado originalmente) que se percibe
anualmente. Por ejemplo, si alguien presta 1.000 dólares hoy y cobra 1.050
dólares doce meses más tarde, entonces el principal es de 1.000 dólares, el
interés ganado es de 50 dólares y la tasa o tipo de interés es del 5 %.
Lección 11
Demanda: la relación entre el precio de un bien (o servicio) y el número de
unidades que los consumidores quieren comprar a cada precio hipotético.
Previsión de demanda: una tabla que ilustra la relación de la demanda, ya
sea para un individuo o un grupo.
Ley de demanda: si otras influencias permanecen igual, entonces un precio
más bajo será llevar a los consumidores a comprar varias unidades de un bien
(o servicio), mientras que un precio más alto dará lugar a que compren menos
unidades.
Curva de demanda: una ilustración gráfica de la relación de la demanda con
el precio colocado en el eje vertical Y (o eje de ordenadas) la cantidad en el eje
horizontal X (eje de abscisas). A veces una curva de demanda genérica se
dibuja como una línea suave, curvada o incluso como una línea recta simple.
Las curvas de demanda tienen una "pendiente negativa", lo que significa que
comienzan en la parte superior izquierda y se mueven hacia abajo y hacia la
derecha.
Oferta: la relación entre el precio de un bien (o servicio) y el número de
unidades que los productores quieren vender a cada precio hipotético de ese
bien.
Previsión de oferta: una tabla que ilustra la relación de ofertas, ya sea para
un individuo o grupo de productores.
Curva de oferta: una ilustración gráfica de la relación de oferta o suministro,
con el precio colocado en el eje vertical Y (eje de ordenadas) y la cantidad en el
eje horizontal X (abscisas). A veces una curva de oferta genérica se dibuja
como una línea curva suave o incluso como una simple línea recta y tiene una
"pendiente positiva", lo que significa que comienza en la parte inferior
izquierda y se mueve hacia arriba y hacia la derecha.
Ley de la Oferta: si otras influencias permanecen igual, un precio más alto
llevará a los productores a vender más unidades de un bien (o servicio),
mientras que un precio más bajo les llevará a vender menos unidades.
396
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Exceso/Excedentes: una situación en la que los productores quieren vender
más unidades de un bien (o servicio) que los consumidores quieren comprar.
Esto ocurre cuando el precio real es mayor que el precio de equilibrio de
mercado.
Escasez: una situación en la que los consumidores quieren comprar más
unidades que los productores quieren vender. Esto ocurre cuando el precio
real es inferior al precio de equilibrio de mercado.
Precio de equilibrio/precio de mercado: el precio al que los productores
quieren vender exactamente el número de unidades que los consumidores
quieren comprar. En un gráfico, el precio de equilibrio se produce en la
intersección de las curvas de oferta y demanda.
Cantidad de equilibrio: el número de unidades que los productores quieren
vender y los consumidores quieren comprar al precio de equilibrio. En un
gráfico, la cantidad de equilibrio se produce en la intersección de las curvas de
oferta y demanda.
Reducción de la oferta/desplazamiento hacia la izquierda de la curva de
oferta: situación en la que un cambio del precio de un bien (o servicio) además
provoca que los productores reduzcan el número de unidades que quieren
vender, a distintos posibles precios. En un gráfico este cambio hace que la
misma curva de oferta se desplace a la izquierda (De manera similar, un
aumento de la oferta o desplazamiento a la derecha de la curva de oferta se
produce cuando un cambio hace que los productores aumenten el número de
unidades que quieren vender, a distintos posibles precios).
Reducción de la demanda/desplazamiento hacia la izquierda de la curva de
demanda: una situación en la que un cambio en el precio de un bien (o
servicio) hace que los consumidores reduzcan el número de unidades que
quieren comprar, a distintos posibles precios. En un gráfico este cambio hace
que la misma curva de demanda se mueva a la izquierda.
Bienes sustitutivos: bienes (o servicios) que los consumidores utilizan para
propósitos similares. Por ejemplo, Coca—Cola y Pepsi—cola podrían ser
sustitutos si alguien va a la tienda a comprar refrescos. Un cambio en el precio
de un bien tiende a causar un cambio en la misma dirección en la demanda de
su sustituto (una reducción en el precio de la Coca—cola probablemente
causará una reducción en la demanda de Pepsi—cola).
Bienes complementarios: bienes (o servicios) que los consumidores utilizan
juntos. Por ejemplo, los perritos calientes y la mostaza pueden ser
complementarios si alguien va a comprar para hacer una barbacoa. Un
cambio en el precio de un bien tiende a causar un cambio en la dirección
opuesta en la demanda de un complementario (una reducción en el precio de
Glosario de términos
397
los perritos calientes probablemente causará un aumento en la demanda de
mostaza).
Lección 12
Preferencia temporal: el grado en que las personas prefieren consumir más
temprano a más tarde en el tiempo; un indicador de la impaciencia de las
personas a la hora de disfrutar o aprovechar los recursos.
Descuento: el porcentaje que se deduce al valorar una cantidad de dinero
actual por el hecho de que no se percibirá realmente hasta una fecha futura.
Tipo de cambio: el "precio" de una moneda en términos de otra, o cuántas
unidades de una moneda se cambiaría por una unidad de otra moneda.
Madurez: la duración de un préstamo específico y la tasa de interés que se
se le aplica (los préstamos y sus correlativas obligaciones pueden tener
vencimientos más cortos o más largos).
Mercado crediticio: el mercado en el que los prestamistas dan dinero a los
prestatarios a una tasa de interés pactada.
Transacción crediticia: un intercambio mediante el que una persona
renuncia actualmente a algo (como el dinero) mientras que otra se
compromete a renunciar a algo (como el dinero) en el futuro.
Bonos u obligaciones: de una empresa (IOU) 1, que es una promesa
jurídicamente vinculante de devolver el dinero prestado más los intereses. El
comprador de un bono da dinero a la empresa hoy, con la esperanza de
recibir el principal más los intereses en el futuro.
Reserva Bancaria Fraccionaria: la práctica típica mediante la cual los bancos
no mantienen todos los depósitos de sus clientes en su caja fuerte. En otras
palabras, todos los clientes del banco tienen más dinero depositado del que el
banco tiene en efectivo en su caja fuerte.
Intermediario financiero: una persona u organización que hace de
"intermediario" entre prestamistas y prestatarios.
Banco: el intermediario financiero más común, que tiene depósitos de
muchos prestamistas diferentes y otorga préstamos a muchos prestatarios
diferentes.
Depositantes: Las personas que depositan su dinero en un banco.
Margen comercial: la diferencia entre el tipo de interés que percibe un
intermediario financiero (como un banco) de sus prestatarios, en comparación
con el tipo de interés que paga a sus acreedores o depositantes. Un diferencial
positivo permite que el intermediario financiero pueda obtener ingresos de
1
IOU: en inglés son las iniciales de la frase “I Owe You" que se traduciría como un
reconocimiento de deuda “Yo Te Debo" (Nota del Traductor).
398
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
sus actividades, siempre y cuando haya calculado correctamente la
probabilidad de impago de sus prestatarios.
Riesgo de crédito: la probabilidad de que un prestatario no pueda pagar un
préstamo.
Hipoteca: un tipo especial de préstamo en el que el prestatario destina los
fondos prestados a comprar una casa (u otros bienes inmuebles). Por lo
general la propiedad sirve como garantía del préstamo hipotecario.
Impago: una situación que se produce cuando un prestatario no devuelve
un préstamo a su vencimiento.
La morosidad: casos en los que el prestatario no está en buenos términos
con el prestamista (como con un banco) al no haber atendido los pagos al
serles requeridos en sus vencimientos respectivos.
Tarjeta de crédito: es un sistema que permite al prestatario conseguir
préstamos prácticamente de forma instantánea de la empresa que emite la
tarjeta de crédito al realizar compras.
Historial crediticio: registro histórico
comportamiento de pago de una persona.
del
endeudamiento
y
del
Puntuación crediticia: puntos que una agencia asigna a una persona en base
a su historial de crédito, lo que ayuda a los potenciales prestamistas a evaluar
el grado de riesgo de prestar dinero a la persona.
Límite de crédito: la cantidad máxima de dinero que una persona puede
pedir prestado con cargo a una fuente pre—aprobada (como mediante una
tarjeta de crédito).
Préstamo garantizado: un préstamo que tiene un activo (tal como una casa,
coche, etc...) que se comprometió como garantía, para el caso de que el
prestatario no pagara. La ventaja para el prestatario es que el tipo de interés
es más bajo de lo que lo sería en un préstamo comparable concedido sin
garantía.
Préstamo sin garantía: un préstamo que no tiene ninguna garantía que le
sirva de respaldo. Si el prestatario no paga, al prestamista no le quedan otras
opciones. La ventaja para el prestatario es que ninguno de sus demás bienes
puede ser embargado (o "recobrado") en caso de incumplimiento.
Colateral o garantía: un activo que un prestatario "aporta en garantía" al
solicitar un préstamo. Si el prestatario no paga, el prestamista puede tomar
posesión de la garantía para resarcirse (Por ejemplo, si un prestatario quiere
dinero para comprar una casa o un coche, estos elementos por sí mismos
pueden servir como garantía, lo que significa que si el prestatario deja de
Glosario de términos
399
hacer algún pago en los plazos previstos, el prestamista puede tomar el
control de la casa o el coche).
Deuda productiva: la deuda utilizada para financiar inversiones. Idealmente,
los ingresos adicionales derivados de una inversión permitirán que el
prestatario pueda hacer frente a los pagos de intereses resultantes del
aumento de la deuda, por lo que el mayor endeudamiento es algo que
"merece la pena".
Lección 13
Beneficio bruto/beneficio contable: el exceso de ingresos sobre los gastos. A
esto se refieren los periódicos cuando hablan de los “resultados" obtenidos
por una empresa durante un período de tiempo determinado.
Beneficio neto/beneficio económico: la porción de las ganancias brutas una
vez descontado el interés normal para retribuir al capital invertido.
Problema económico: cómo asignar los escasos recursos de la sociedad
(incluyendo a la mano de obra) para producir la combinación de bienes y
servicios que mejor satisfaga las preferencias de la gente.
Lección 14
Mercado de valores: un tipo especial de mercado en el que compradores y
vendedores intercambian acciones de sociedades mercantiles.
Acciones de empresas o sociedades: los derechos de propiedad de una
parte de una empresa. Si una sociedad tiene 100.000 acciones, alguien que
compra 5.000 acciones posee el 5 % de la sociedad misma.
Bolsas de valores: ciertos emplazamientos físicos o lugares donde las
acciones se negocian. El ejemplo más famoso es la Bolsa de Nueva York,
situada en Wall Street.
Agentes o intermediarios bursátiles o brokers: empresas que ayudan a las
personas que compran y venden acciones. El corredor actuará en nombre del
cliente y ejecutará sus órdenes para comprar y vender acciones.
Empresa unipersonal: una empresa propiedad de una sola persona.
Ampliación de capital: el proceso de obtención de fondos para un negocio
en crecimiento con la venta de una parte de la propiedad de la empresa a
inversores externos.
Sociedad Cotizada o Pública: consiste en permitir que el público en general
pueda comprar acciones de una sociedad, en oposición a restringir la
propiedad a las personas específicamente invitadas por los propietarios.
400
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Constitución de una sociedad por acciones: la transformación de una
empresa en una sociedad de manera que su propiedad se asigne mediante
acciones.
Oferta pública inicial de adquisición de acciones (IPO): la subasta de
acciones al público en general cuando una empresa decide hacerse pública
por primera vez.
Emisión de deuda: la recaudación de fondos mediante la venta de bonos a
los prestamistas.
Emisión de acciones: la recaudación de fondos mediante la venta de
acciones a los inversores.
Refinanciar la deuda: pagar a un conjunto de bonistas con el dinero
obtenido de la emisión de nuevos bonos.
Refinanciar (una hipoteca): la situación que se produce cuando un
propietario obtiene una nueva hipoteca del banco (tal vez a un tipo de interés
más bajo o con pagos mensuales más bajos) y lo utiliza para pagar la hipoteca
actual.
Bonos redimibles: bonos que el emisor (prestatario) tiene derecho a pagar
antes de lo previsto.
Acreedores subordinados: se refiere a que los accionistas solo tienen
derecho a cobrar dividendos de una sociedad después de que se haya pagado
a los demás acreedores.
Dividendo: el desembolso de una parte de las ganancias netas de una
corporación a los accionistas.
Apalancamiento: la mejora de los rendimientos potenciales de una inversión
mediante el empleo de dinero prestado.
Quiebra: la situación que se produce cuando una empresa tiene pasivos
superiores a sus activos.
Especulador: una persona que compra un activo (tal como una acción
corporativa) pensando que su precio subirá o que vende un activo pensando
que su precio bajará.
Riesgo de tipos: el riesgo al que se enfrentan los tenedores de bonos de que
se produzca un aumento de los tipos de interés que reduzca el valor de
mercado de sus bonos.
Venta a corto: una operación en la que una persona toma prestado un
activo (tal como una acción) de su propietario, con el fin de venderla al precio
actual. La persona debe volver a comprar el activo para, pasado el tiempo
convenido, devolverlo a su dueño original.
Glosario de términos
401
Lección 15
Economía
planificada/centralizada/economía
de
comando
y
control/socialismo: Un arreglo institucional en el que el Estado es dueño de
todos los principales recursos y dirige el trabajo, de acuerdo con un plan
central unitario.
Democracia económica: una analogía política que los socialistas
(democráticos) utilizan frecuentemente para justificar el socialismo. A la
mayoría de las personas no les gustaría un sistema aristocrático en el que
unas pocas élites tomasen todas las decisiones políticas, sino que preferirían
se aplicase la regla "un hombre, un voto" del sistema democrático. Los
socialistas sostienen que su programa no hace más que aplicar esta lógica a la
actividad económica, quitaría el poder a un pequeño grupo de capitalistas
ricos y se lo daría a las masas.
Anarquistas: gente que cree que no debe haber ningún Estado.
Baja productividad laboral, tendencia al escaqueo: trabajar deliberadamente
por debajo del potencial de uno.
Problema del cálculo económico: la objeción que Ludwig von Mises planteó
contra el socialismo, que consiste en que como los planificadores socialistas
carecen de precios de mercado para los recursos, no pueden determinar si un
proyecto en particular consume más recursos de los que produce en forma de
bienes y servicios. Aunque los planificadores fuesen ángeles, no tendrían ni
idea de si estaban utilizando los escasos recursos de una manera eficiente
para servir mejor a los ciudadanos.
Lección 16
Comunismo: una ideología económica y política que pretende establecer la
propiedad estatal de los medios de producción (en nombre de los
trabajadores) a través de una revolución violenta.
Fascismo: una ideología económica y política que también persigue una
extensa regulación estatal de todos los recursos al servicio del bien colectivo,
aunque el Fascismo (a diferencia del Comunismo) permite a los particulares
conservar oficialmente la propiedad de las fábricas y de otros bienes de
capital.
Lección 17
Intervencionismo: es la filosofía que inspira la llamada economía mixta, en
la que el Estado interviene fuertemente en el sistema capitalista para regular
cómo pueden los individuos utilizar su propiedad privada.
402
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Los controles de precios: políticas que castigan a las personas que
intercambian bienes y servicios a precios diferentes de la gama de precios
aceptable prescrita por el Estado.
Precio máximo: un tipo de control de precios sobre un determinado bien o
servicio que establece la cantidad máxima que un comprador puede pagar a
un vendedor.
El control de alquileres: un precio máximo que se impone a los
arrendamientos de viviendas.
Slumlord o propietario de casas baratas en alquiler: el término poco
halagador aplicado a un propietario que no mantiene adecuadamente la
calidad de los apartamentos y que por lo general es alguien desaprensivo.
Precio mínimo: un tipo de control de precios sobre un determinado bien o
servicio que establece la cantidad mínima que un comprador debe pagar a un
vendedor.
Salario mínimo: un suelo de precio en los salarios de los trabajadores.
Soportes de Precios: políticas gubernamentales que mantienen un precio
mínimo considerado como deseable pero lo hacen no por el expediente de
amenazar a los compradores que pagan demasiado poco, sino haciendo que
el Estado compre directamente el bien o servicio siempre que su precio de
mercado descienda por debajo del precio suelo (los efectos de sostenimiento
de los precios son diferentes de los efectos de los precios mínimos).
Desempleo: un superávit o exceso en el mercado laboral, lo que significa
que algunos trabajadores no pueden encontrar trabajo a pesar de que están
dispuestos a trabajar por el mismo salario y pueden realizar el trabajo tan bien
como las personas que sí que están empleadas.
Lección 18
Fiscalidad: el proceso en virtud del cual el Estado se apodera de una parte
de los ingresos o de otros activos de los particulares.
Déficits presupuestarios: el exceso del gasto del Estado sobre los ingresos
fiscales. El déficit es la cantidad que el Estado tiene que pedir prestado para
saldar sus cuentas en un período determinado.
Inflación: la creación de más dinero, lo que hace subir los precios.
Mercado negro: el sistema de transacciones ilegales que violan las
regulaciones del Estado.
Impuesto sobre las ventas: un impuesto que se aplica a los bienes y
servicios cuando son vendidos a los clientes. Se aplican generalmente en
Glosario de términos
403
forma de porcentajes sobre los importes expresados en dinero antes de
impuestos.
Paternalismo: anular los deseos de otra persona porque no se la considera
competente para tomar la decisión correcta.
Impuesto sobre la renta: un impuesto que se aplica a los ingresos de un
individuo o de una empresa o sociedad. Los impuestos sobre la renta se
aplican generalmente en forma de porcentajes de los ingresos antes de
impuestos expresados en términos monetarios.
Impuesto progresivo sobre la renta: un impuesto sobre la renta que aplica
tipos más altos a los niveles más altos de ingresos.
Tramos o escalones de renta: los umbrales de renta que tributan a varios
tipos. Por ejemplo, el escalón más bajo el impuesto podría incluir a los
ingresos que van desde 0 a 10.000 dólares, que se gravan a un 3 %, mientras
que el siguiente tramo podría incluir los ingresos que van desde 10.001 a
20.000 dólares, y que se gravan con un 5 %.
Deducción fiscal: una disposición en la legislación tributaria que permite
que un gasto en particular (por ejemplo, los gastos médicos o el precio de
compra de un nuevo panel solar) se reste de la renta imponible de un
individuo. Esto significa que los elementos deducibles de los impuestos se
pagan con dinero "antes de impuestos", lo que permite a un individuo
comprar más con su renta.
Base imponible: la parte de la renta realmente sujeta a los tipos de
gravamen oficiales del impuesto para cada escalón o tramo. La renta gravada
es la renta original una vez descontadas todas las deducciones y practicados
otros ajustes.
Lección 19
Mercantilismo: doctrina económica que considera a la acumulación de
riqueza como el camino a la prosperidad nacional. Fomenta las exportaciones
y desalienta las importaciones.
Exportaciones: bienes (y servicios) que la gente de un país vende a los
extranjeros.
Importaciones: bienes (y servicios) que la gente de un país compra a los
extranjeros.
Superávit comercial: la cantidad en que las exportaciones superan a las
importaciones, medida en dinero.
Déficit comercial: la cantidad en que las importaciones superan a las
exportaciones, medida en dinero.
404
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
Políticas dirigidas a empobrecer al vecino: políticas (normalmente
instrumentadas mediante devaluaciones de las monedas y restricciones
comerciales) que hacen a otros países más pobres, en el intento de hacer al
propio país más rico.
Juego de suma cero: una situación en la que la ganancia de una persona (o
país) se corresponde con una pérdida equivalente de otra persona (o país). Un
un juego de suma cero no puede ser mutuamente ventajoso, los resultados
con los que ambas partes ganan no son posibles. Hay ganadores y
perdedores.
Libre comercio: entorno en el cual los Estados no imponen restricciones
artificiales sobre el flujo de bienes y servicios entre sus ciudadanos y
extranjeros.
Proteccionismo: la filosofía que utiliza las restricciones comerciales del
Estado en un intento de ayudar a los trabajadores del país de origen. La razón
es que mediante la restricción de las importaciones extranjeras, el Estado va a
animar a los consumidores a "comprar local", creando así empleo para los
trabajadores locales.
Arancel (derecho): un impuesto que grava las importaciones extranjeras.
Contingentes o cuotas a las importaciones: un límite máximo en la cantidad
de un bien particular que puede importarse durante un cierto período de
tiempo.
Lección 20
Prohibición de drogas: sanciones severas que el Estado impone al consumo
y sobre todo a la producción y venta de ciertas drogas.
Impuestos represivos: impuestos altos sobre la venta de productos como los
cigarrillos y los licores que se imponen no sólo para aumentar los ingresos,
sino también para animar a la gente a reducir sus compras de estos artículos
dudosos.
Corrupción: en el contexto del comercio de drogas, el fracaso de la policía y
otros funcionarios del Estado a la hora de realizar sus funciones, ya sea
porque estén aceptando sobornos de traficantes de drogas o porque ellos
mismos son traficantes de sustancias prohibidas. En algunos casos los agentes
de policía simplemente han robado dinero a los traficantes de drogas a punta
de pistola a sabiendas de que éstos últimos no tenían ningún recurso.
Compensación de los riesgos: las ganancias más altas necesarias para atraer
a los trabajadores en una industria que es más peligrosa que otras.
Usura: la práctica de prestar dinero a altos tipos de interés y el uso de
métodos ilegales para obtener su reembolso.
Glosario de términos
405
Las leyes de usura: los precios máximos de los tipos de interés.
Costes Fijos: gastos monetarios que no aumentan cuando un negocio
expande la producción, por ejemplo, la factura mensual de agua de una
peluquería será aproximadamente la mismo si proporciona 1 corte de pelo o
100 cortes de pelo por día, por lo que éste es un costo fijo.
Lección 21
Inflación: un término que originalmente se refería a la inflación monetaria,
pero hoy en día tiende a referirse a la inflación de precios.
La inflación monetaria: una expansión en la cantidad total de dinero
existente en una economía.
Inflación de precios: un aumento general de los precios de los bienes y
servicios. Equivale a una caída en el poder adquisitivo del dinero.
Stock de dinero: la cantidad total de dinero que existe en una economía en
un momento determinado.
Índice de Precios al Consumo (IPC): evaluación que realiza una institución
estatal 2 del "nivel de precios" que afecta a los hogares corrientes. El IPC es un
promedio (ponderado por su importancia relativa) de los precios de la
gasolina, los alimentos y otros artículos comunes.
M1: una medida popular de la cantidad total de dinero que hay en una
economía. La M1 incluye el dinero en manos del público (el que tienen en la
cartera y el que pueden obtener de cajeros automáticos) y también la cantidad
total que tienen depositada en cuentas bancarias a la vista (debido al sistema
bancario de reserva fraccionaria, la M1 es mayor que el número de dólares
impresos en papel moneda. Si todo el mundo intentara retirar su dinero de
sus cuentas de depósitos bancarios al mismo tiempo no habría suficiente
efectivo para hacerlo. Es por eso que la M1 representa una suma de dinero
mayor que la cantidad total de papel moneda existente).
Hiperinflación: una inflación muy severa. No existe una frontera precisa
entre la inflación y la hiperinflación, pero en una hiperinflación la gente
compra lo que sea con el fin de deshacerse del dinero que pierde
inmediatamente valor.
Devaluación o envilecimiento del dinero: una política del Estado orientada a
debilitar el valor del dinero, su poder de compra. Cuando las monedas se
valoraban por su contenido de metales preciosos, envilecimiento significaba la
fusión de las monedas y las re-acuñación con un metal más vil (de menor
2
Nota del Traductor: un índice de precios calculado en los EEUU por una institución estatal
denominada “The Bureau of Labor Statistics" (Oficina de Estadísticas Laborales); en España es
el “Instituto Nacional de Estadística" (INE).
406
LECCIONES PARA EL JOVEN ECONOMISTA
valor). Con el dinero fiduciario, la degradación implica la rápida creación de
nuevo dinero, lo que reduce el valor de una sola unidad monetaria.
Dinero fiduciario: el dinero de papel que no está "respaldado" por nada. La
única razón por la que la gente acepta dinero fiduciario en el comercio, es que
espera que tenga poder de compra en el futuro.
Reserva Federal: el banco central de los Estados Unidos, fundado en 1913, la
"Fed" es responsable de la política monetaria estadounidense, y tiene el doble
mandato de proporcionar un crecimiento económico estable (lo que implica el
pleno empleo) con una baja inflación de los precios.
Lección 22
Variable de flujo: un concepto que se mide durante un período de tiempo.
Por ejemplo, la tasa de flujo de un tubo de riego podría ser de 100 galones por
minuto. Esta medición no se refiere a la cantidad total de galones contenida
en toda la tubería, sino que se remite a cuántos galones pasaron a través de
una sección particular de la tubería cada 60 segundos.
Variables de estado: un concepto que se mide en un punto específico en el
tiempo. Por ejemplo, el peso de un hombre a las 9:00 horas A.M. el día 11 de
mayo 2010 podría ser 90 kilos. Esta medida no se referiría a la cantidad de
kilos que el hombre hubiese ganado o perdido recientemente, sino que se
referiría a su peso en ese mismo momento.
Valor nominal de un bono: la cantidad de dinero que el emisor del bono
promete pagar al tenedor del bono en la fecha de vencimiento.
La deuda nacional/deuda pública: por lo general se refiere al valor total en
circulación de los bonos emitidos por el Tesoro de Estados Unidos. En mayo
de 2010, la "deuda pública" era casi igual a 13 billones de dólares, pero gran
parte de esta suma consiste en bonos del Tesoro en poder de otros
organismos gubernamentales (tales como el "fondo fiduciario" de la
Administración de la Seguridad Social). Cuando los economistas comparan los
niveles de deuda de los distintos Estados, por lo general excluyen el
"endeudamiento intragubernamental" e informan sólo de la deuda pública en
manos del público. En mayo de 2010 esta cifra para el Tesoro de Estados
Unidos
era
de
casi
8,5
billones
de
dólares:
(véase
http://www.treasurydirect.gov/govt/reports/pd/mspd/2010/opds052010.pdf).
Efecto de Expulsión: la reducción de la inversión del sector privado que
resulta del déficit público. La demanda de crédito del Estado reduce los fondos
susceptibles de ser prestados, lo que hace que la tasa de interés de equilibrio
sea más alta de lo que sería. Con tipos de interés más altos, las empresas del
sector privado se endeudan menos para financiar gastos de inversión.
Lección 23
Glosario de términos
407
Ciclo económicos/ciclos de auge y caída: el patrón regular en las economías
de mercado, donde un período —caracterizado por un bajo nivel de
desempleo y prosperidad— es seguido por una etapa de "crisis" o recesión —
caracterizada por altas tasas de paro y de negocios fallidos—.
Las políticas anticíclicas: las políticas que siguen los Estados y la Reserva
Federal que se supone que contrarrestan los movimientos del mercado libre.
Por ejemplo, los economistas keynesianos justificarían déficits públicos
durante una recesión como una forma de estimular el gasto total y de
impulsar el empleo.
Macroeconomía: la subdivisión de la economía que se centra en cuestiones
económicas generales, tales como la inflación de precios y el ciclo económico.
Agotamiento del capital: conseguir (temporalmente) un mayor nivel de vida
dejando de invertir lo suficiente en el mantenimiento de los bienes de capital.
Metafóricamente hablando "comerse la semilla".
Fly UP