...

Por qué Japón no puede decir

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Por qué Japón no puede decir
23. ¿Por qué Japón no puede decir “No” a Estados Unidos?
*Hay un refrán en Japón que conocen hasta los niños: “Si Estados Unidos
tose, Japón se resfría.” Esto recuerda otro refrán algo chistoso, pero en tono
más trágico: “Si empieza a llover en Moscú (en la época del comunismo), los
polacos abren sus paraguas.” A pesar del distinto sistema político, hay un
punto en común entre las dos frases, es decir, el grado de su autonomía está
muy mermado hasta convertirse en un enano político.
**Japón está permanentemente sometido a la presión americana. ¿Por qué?
-La Constitución Japonesa, aunque la más bella del mundo por no permitir
nunca la tenencia de un ejercito y por abandonar la guerra para siempre, ya
no se adapta a la realidad. Es una Constitución medio forzada por parte de la
Fuerza Militar de Ocupación americana con el fin de que nunca más Japón
levante la cabeza militarmente. A consecuencia de ello, Japón no tiene otro
remedio que ir a refugiarse permanentemente bajo la protección militar
americana. Aún más, si se tiene en cuenta que la paz en el extremo oriente
deja todavía mucho que desear.
-La prosperidad económica japonesa está estrechamente ligada a la
americana. El mercado americano es vital para la economía de Japón o vice
versa.
-Los políticos japoneses son responsables de la situación actual, por haber
fijado solo la comodidad económica como su objeto político, en vez de
buscar la dignidad de un país. Un país no puede estar siempre sometido a un
chantaje político visible o invisible de otro país.
***Hay datos concretos que indican que Japón ha incesantemente cedido a
la presión americana.
-El nivel de las normativas de construcción había bajado hasta el mínimo
para permitir los beneficios de los proveedores de madera americanos, lo que
provocó en Japón, en vez de hacer respetar la seguridad, la tendencia hacia la
preferencia de los costes baratos y la velocidad. El viejo y tradicional método
de construcción por parte de los carpinteros “artísticos”, asegurando la
seguridad contra el seísmo, fue sencillamente descartado del principal
método de construcción.
-La carne de la vaca loca, a pesar de que la importación de la carne bovina
fue suspendida durante un año como medida de seguridad, sigue siendo
alarmante, puesto que el proceso de control en Estados Unidos no se aclara
satisfactoriamente y la solución política pasó antes que la salud de la
población.
-La globalización financiera con el estándar americano provocó en Japón la
intrusión masiva financiera americana, lo que provocó la quiebra de algunos
bancos y su compra por el grupo financiero americano, llamado “águila”. La
medida política del llamado Big Bang financiero (liberalización financiera o
estándar global) en su mayoría sólo ha beneficiado a Estados Unidos.
-400 billones de déficit de la financiación pública que gastó el gobierno
japonés durante ochos años y cuya consecuencia ahora sufre, solo se deben a
la presión de Estados Unidos que exigió que se dedicara esta cantidad de
dinero a las obras públicas mayoritariamente en carreteras con el fin de
fomentar la consumo interior.
-Hay solo veinte mil abogados en Japón mientras un millón en Estados
Unidos. Con la facilidad para ser abogados en su país, Estados Unidos exigió
facilitar la entrada de los abogados americanos en Japón. Ya es posible que
actúen en Japón a partir de abril 2005. De aquí en adelante, será imaginable
que los japoneses que se habrán graduado en derecho sean empleados en la
ofician de abogacía en Estados Unidos y vuelven a actuar en Japón.
-El sistema operativo del ordenador, Tron (The Real-time Operating system
Nucleus), gratuito, “completamente abierto”, inventado por el profesor
Sakamura Ken, estaba a punto de aplicarse en Japón, pero descartado en el
último minuto por la presión americana, cuando estaba Ryutaro Hashiomoto
en el ministerio de Industria. Mientras tanto, el sistema operativo Windows
iba a hacer estragos en el mercado japonés. Si fuera aplicado este sistema
operativo japonés, Bill Gates no hubiera tenido tanto éxito como ahora.
Japón por su propia culpa política se había quitado la gran posibilidad de la
informática.
-La industria japonesa de aeronáuticas y del espacio está muy vigilada y bajo
la permanente presión americana. Los aviones del modelo YS-11 de
fabricación japonesa fueron obligados a desaparecer del mercado bajo la
presión americana al final del año 1971, lo que dañó fatalmente la industria
aeronáutica japonesa. Los americanos saben perfectamente la capacidad de
Japón por haber visto durante la guerra los aviones cazadores japoneses de
buena calidad.
-El gobierno japonés había comprado una gran cantidad de bonos públicos
americanos equivalentes a ochenta billones de yens, así sustentando la
economía americana. Es una cantidad que corresponde casi al presupuesto
anual de Japón. Cuando pronunció erróneamente el ex-primer ministro
Hashimoto Ryutaro que le gustaría vender los bonos americanos, provocó
una tremenda caída memorable en la Bolsa de Nueva York, lo que significa
la importante cantidad de los bonos americanos en posesión del gobierno
japonés. La clase muy rica americana a través del “fondo águila”,
beneficiándose de la política de aligeramiento impositivo de su país, ya ha
empezado a desembarcar en Japón con el fin de comprar cualquier negocio
rentable. Todo esto, a fin de cuentas, gracias al gobierno japonés.
***¿Qué tiene que hacer el gobierno japonés? La respuesta es fácil:
comportarse como una persona digna o a lo mejor como un samurái, en vez
de comportarse como un comerciante vulgar que solo busca los beneficios
rápidos y que no quiere nunca pensar en los demás, ni mucho menos en su
población o el mundo entero.
Toshio OKADA
BARCELONA, marzo 2007
Fly UP