...

Zippi había caminado una gran distancia por la sabana

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Zippi había caminado una gran distancia por la sabana
www.bookbox.com
Zippi
De Urmila Ellappan
Zippi había caminado una gran distancia por la sabana africana para llegar a
un pequeño lago. Él calmó su sed con impaciencia y se fue a descansar a la
sombra fresca de un árbol baobab.
Zippi intentó dormir pero, se sentía muy incómodo y con mucha comezón.
Hacía días que tenía aquellas pulgas pequeñitas en todo su cuerpo. Intentaba
quitarse las pulgas meneando su cola de un lado a otro, golpeando sus cuatro
patas de una en una en el suelo. Incluso, intentó golpear las cuatro patas
a la vez. Frotó todo su cuerpo contra el tronco del árbol. Intentó quitarse
algunas pulgas lamiéndose la cara con su larga lengua. ¡Pero, nada parecía
funcionar! ¡Simplemente las pulgas no se querían marchar! Ni meneándose,
ni lamiéndose, ni frotándose, ni golpeándose, podía conseguir que lo dejaran.
Al final se cansó y se irritó tanto, que se revolcó en el suelo con sus patas en
el aire.
Encaramados en una rama del magnifico baobab, vio a dos pajaritos. que
hacían mucho ruido. Se hicieron un guiño y se lanzaron abajo. “Aquello
fue impresionante. ¿Estás bien, Pico?” “¡Sí, Picotazo, estoy bien! ¡Hola, soy
Pico!” “Y yo soy Picotazo. ¡Hola!” Con una sonrisa vergonzosa, Zippi se puso
a sus pies. “Encantado de conocerle, soy Zippi.” “¡Encima de ti hay unas
pulgas deliciosas!” Pico y Picotazo se instalaron sobre Zippi. “¿Deliciosas?”
gimió Zippi, “¡Estoy lleno de bichos! No consigo quitármelos de encima, por
más que lo intento.”
www.bookbox.com
“Nosotros tenemos mucha hambre, Zippi, y nos gustan las pulgas. ¿Podemos
comernos todas estas... repugnantes criaturas?” preguntaron Pico y Picotazo.
“¡Seguro! ¡Sois mis invitados!” exclamó Zippi encantado.
Los pájaros empezaron. Picotearon las pulgas en la cara y en las patas,
limpiaron la barriga de Zippi y limpiaron su lomo. Zippi no se movió dejando
que los pájaros comieran lo que quisieran hasta cansarse. Y al final todos
estaban felices.
La cebra había sido liberada de las molestas pulgas y los dos pájaros habían
disfrutado de una comida espléndida. “Muchas gracias por picotear esas
repugnantes pulgas de mi cuerpo.” “¡Oh! Nosotros te damos gracias a ti
por darnos esa comida de pulgas gratis.” Cuando los animales se ayudan
mutuamente como Pico y Picotazo ayudaron a Zippi, se llama simbiosis.
El fin
© 2011 BookBox. All Rights Reserved.
www.bookbox.com
Click below to follow us:
Fly UP