...

Educar a nuestros hijos - Consejo General de Colegios Oficiales de

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Educar a nuestros hijos - Consejo General de Colegios Oficiales de
www.cop.es/colegiados/m-13106
[email protected]
EDUCAR A NUESTROS HIJOS
Guillermo Ballenato Prieto. Psicólogo
“Es imposible educar niños al por mayor;
la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual” Alexis Carrel
Me cuesta encontrar algo mas importante que nuestros hijos. Queremos lo mejor para ellos: que
sean felices, buenos, inteligentes, sociables, cariñosos, competentes. Por ello es esencial cuidar su
educación y desarrollar su autoestima. Que un niño aprenda a quererse a sí mismo le protegerá en el
futuro de algunos peligros que va a encontrar en la vida: alcohol, droga, delincuencia, malas
compañías, etc.
Los padres son tal vez las personas mas importantes en nuestra vida. Han influido de manera
decisiva en cómo nos sentimos hoy. A veces repetimos frases suyas de forma automática, sin recordar
los sentimientos que producían en nosotros: "verás como te pille", "porque yo lo digo". Los padres
hacemos que nuestros hijos se vean a sí mismos como inteligentes o torpes, dignos de aprecio o
despreciables. Necesitan nuestra atención y aprobación. Tal vez algunos de nosotros no la recibimos
cuando niños, pero podemos ofrecerla a nuestros hijos a través del aprecio, la valoración, la
aceptación, la consideración. Esto ayudará a su futuro equilibrio psicológico y contribuirá a que
tengan éxito en la vida. El niño aprende que es querido cuando le abrazamos, sabe que es gracioso
porque nos ve sonreír, que es importante porque le prestamos atención. Aprende sobre su valía. Si
aceptamos a nuestros hijos como son, lo bueno y lo menos bueno, se aceptarán a sí mismos y
superarán con más facilidad las decepciones, las frustraciones, las críticas.
En los primeros años tenemos mas influencia sobre nuestros hijos. Para un niño pequeño los
padres son todo en el mundo: afecto, seguridad, protección. Aprenden fijándose e imitando lo que nos
ven hacer a nosotros. Somos sus principales modelos. Después lo serán también los amigos, los
maestros, los héroes de la televisión, etc. Debemos ejercer lo mejor posible como modelos. Suele dar
poco resultado proponerle a nuestro hijo que no fume mientras tenemos en la mano el cigarro
encendido. Les enseñamos qué papel deben jugar en casa y en la vida, y a veces les "colgamos el
cartel" ya desde pequeños: el responsable, el rebelde, el alegre. Las expectativas que tenemos los
padres son muy importantes. Resulta difícil no responder a lo que se espera de uno.
Es importante mirar a nuestros hijos como realmente son, no como nosotros "quisiéramos que
fueran". Cada hijo es único. Nos podemos ahorrar las "comparaciones". Reconocer y descubrir sus
capacidades y su potencial, comprender su forma de actuar enmarcada en su mundo y no en el nuestro,
ayudarle a que sea auténtico y sincero, a que no oculte partes de sí mismo por miedo al rechazo. Los
niños tienen sus gustos, su música, su peinado, su ropa. Enredar en estos aspectos no esenciales puede
enturbiar nuestras relaciones. Tenemos que aprender a reconocer tanto sus cualidades positivas y
habilidades, como las negativas, las limitaciones y los malos hábitos.
Las cualidades positivas son las que debemos elogiar, reconocer, atender y premiar,
directamente a él o comentándolo a otras personas mientras él lo escucha: "Fíjate que trabajo más
fabuloso ha hecho para el colegio". Una frase así puede mejorar el rendimiento escolar futuro. Es
cuestión de prestar atención a aquello que queremos que se repita con más frecuencia. El elogio debe
usarse en cuanto se tenga oportunidad, pero en exceso o con exageración puede resultar molesto, y el
niño acaba haciendo justo lo contrario de lo que deseábamos.
Los aspectos negativos pueden tener una vertiente positiva sobre la que debemos reflexionar.
Una aparente "timidez", antes de ser criticada, puede interpretarse como capacidad de observación, de
análisis, de reflexión. Un niño que "no para quieto" es un niño con una gran energía que puede ser
canalizada positivamente en un equipo deportivo. Las conductas que puedan resultar perjudiciales para
ellos y que les aíslen o marginen de la sociedad son las que debemos cambiar. Un niño que se porta
mal nos está indicando algo. Quiere llamar nuestra atención o tal vez le hemos atendido en exceso. Si
queremos modificar alguna conducta concreta debemos buscar el mejor momento para decírselo, no
cuando estemos muy enfadados. Podemos proponerle conductas alternativas positivas, implicarle en la
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Guillermo Ballenato Prieto Psicología-Formación c/Magallanes, 9 5ºA 28015 Madrid Tel. 914456680 / 660648333 [email protected] www.cop.es/colegiados/m-13106
www.cop.es/colegiados/m-13106
[email protected]
búsqueda de soluciones y valorar cada pequeño progreso. Sólo el hecho de que lo intente, aún sin
éxito, merece aprobación. Ignorar las conductas que queremos que desaparezcan es probablemente la
técnica mas eficaz.
La disciplina y las normas son necesarias, pero es esencial la forma de proponerlas. Una
tolerancia demasiado indulgente puede convertir al niño en "insoportable". Un control muy represivo
le convierte en "demasiado bueno". Las imposiciones a secas no suelen dar resultado. Debe tratarse de
normas justas, conocidas, negociadas, y no arbitrarias. La trasgresión de las normas debe ocasionar un
resultado conocido y acordado, con el que seremos consecuentes.
Es necesario que nuestro hijo conozca de antemano qué premios y castigos van a seguir a
determinadas conductas. Ambos deben ser proporcionales e inmediatos a la conducta en cuestión. El
premio podrá ir demorándose progresivamente. El castigo no debe aplazarse. Conviene advertir que el
castigo no suele eliminar la conducta, sino que enseña al niño a ocultarla y a evitar a la persona que le
castiga. Debemos plantearlo como último recurso. Es como un medicamento con importantes efectos
secundarios. Una frase como "verás cuando venga tu padre" puede crear sentimientos de culpa,
vergüenza, miedo, humillación, impotencia. No prestar atención puede resultar el peor de los castigos.
En caso de tener que emplearlo debemos procurar que sea razonable y proporcional a la gravedad de la
falta.
Los padres, en mas de una ocasión, somos "machacones y plastas", no decimos las cosas en el
tono adecuado, somos los primeros y los últimos en hablar, intentamos "sonsacar" a los hijos. La
comunicación es vital. Lo esencial es escuchar de verdad, porque a veces lo que hacemos es "oír a
medias". Cansados de la jornada es difícil atender lo que nos quieren contar. Debemos buscar el
momento ideal para escuchar a nuestro hijo hasta el final, sin interrumpirle, cuando él desee contarnos
las cosas y no cuando lo impongamos nosotros. Podremos conocer lo que es importante para él, sus
dificultades, estado de ánimo, proyectos. Tenemos que saber guardarnos las sugerencias, soluciones y
consejos para cuando sean realmente imprescindibles. Lo importante es escuchar. Es una manera de
darle la oportunidad de encontrar la solución por sí mismo. Debemos incluso permitir que exprese
sentimientos negativos, como el rechazo a un hermano, por ejemplo. Si le obligamos a guardar estos
sentimientos para sí probablemente se enquisten y reaparezcan más adelante.
Que nuestro hijo se relacione con otros niños es esencial, y especialmente si es tímido. Podemos
procurarle ocasiones para ello. En la interacción con los demás aprenderá a compartir, cooperar,
negociar, ceder, dirigir, aceptar normas. Estas cualidades son necesarias en la edad adulta. Tenemos
que fomentar progresivamente su autonomía e independencia, darle libertad y responsabilidades
adecuadas a su edad, darle también confianza. Esto implica cumplir las promesas y no engañarle.
Nuestras mentiras hacen que pierda confianza en sí mismo, en nosotros y en el mundo. Es preferible
contarle lo que va a encontrarse en el médico el día de la vacuna, y no prepararle una encerrona.
Si surge alguna dificultad es mejor no esperar a que las cosas se compliquen más. Por ejemplo,
ante los primeros síntomas de bajo rendimiento escolar debemos analizar las posibles causas y buscar
soluciones antes de que el fracaso escolar sea una realidad. Los profesionales de los diversos campos
están para ayudarnos y orientarnos. Los padres lo hacemos lo mejor posible, eso está claro, pero
podemos hacerlo aún mejor. Nos equivocamos a veces; es cuestión de no desanimarse e intentarlo de
nuevo. Si no nos culpabilizamos o echamos la culpa a la pareja y lo hablamos con tranquilidad
podemos llegar a acuerdos y a encontrar soluciones creativas. El apoyo mutuo es básico. Eso es lo que
el niño prefiere ver en nosotros, no desorientación, descoordinación y enfrentamiento.
Es normal pasarse o quedarse corto. La educación, como otras muchas cosas, es cuestión de
encontrar el punto medio, la justa medida. No creo tampoco que la encontremos si decidimos jugar el
papel de esclavos de nuestros hijos. Es bueno que los padres nos demos algún respiro: salir con las
amistades algún día o ir a cenar con la pareja. Eso nos permitirá cargar la batería para volver con otra
actitud a la tarea de educar y convivir.
Un niño que es tratado con respeto, justicia, tolerancia, aprobación y afecto, aprende a quererse
y a querer y respetar a los demás, a ser justo y tolerante. Creo que algo parecido es lo que nos gustaría
para la sociedad del mañana. Manos a la obra.
________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
Guillermo Ballenato Prieto Psicología-Formación c/Magallanes, 9 5ºA 28015 Madrid Tel. 914456680 / 660648333 [email protected] www.cop.es/colegiados/m-13106
Fly UP