...

Donde se cuenta lo que le sucedió a don Quijote

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Donde se cuenta lo que le sucedió a don Quijote
CAPÍTULO VIII
Donde se cuenta lo que le sucedió a don Quijote yendo a ver su
señora Dulcinea del Toboso
«¡Bendito sea el poderoso Alá!», dice Hamete Benengeli al comienzo
deste octavo capítulo. «¡Bendito sea Alá!», repite tres veces, y dice
que da estas bendiciones por ver que tiene ya en campaña a don
Quijote y a Sancho, y que los letores de su agradable historia pueden
hacer cuenta que desde este punto comienzan las hazañas y donaires
de don Quijote y de su escudero; persuádeles que se les olviden las
pasadas caballerías del ingenioso hidalgo y pongan los ojos en las
que están por venir, que desde agora en el camino del Toboso
comienzan, como las otras comenzaron en los campos de Montiel, y
no es mucho lo que pide para tanto como él promete; y, así,
prosigue, diciendo:
Solos quedaron don Quijote y Sancho, y apenas se hubo apartado
Sansón, cuando comenzó a relinchar Rocinante y a sospirar el rucio,
que de entrambos, caballero y escudero, fue tenido a buena señal y
por felicísimo agüero; aunque, si se ha de contar la verdad, más
fueron los sospiros y rebuznos del rucio que los relinchos del rocín, de
donde coligió Sancho que su ventura había de sobrepujar y ponerse
encima de la de su señor, fundándose no sé si en astrología judiciaria
que él se sabía, puesto que la historia no lo declara: solo le oyeron
decir que cuando tropezaba o caía se holgara no haber salido de
casa, porque del tropezar o caer no se sacaba otra cosa sino el
zapato roto o las costillas quebradas; y aunque tonto, no andaba en
esto muy fuera de camino. Díjole don Quijote:
—Sancho amigo, la noche se nos va entrando a más andar, y con
más escuridad de la que habíamos menester para alcanzar a ver con
el día al Toboso, adonde tengo determinado de ir antes que en otra
aventura me ponga, y allí tomaré la bendición y buena licencia de la
sin par Dulcinea; con la cual licencia pienso y tengo por cierto de
acabar y dar felice cima a toda peligrosa aventura, porque ninguna
cosa desta vida hace más valientes a los caballeros andantes que
verse favorecidos de sus damas.
—Yo así lo creo —respondió Sancho—, pero tengo por dificultoso que
vuestra merced pueda hablarla ni verse con ella, en parte a lo menos
que pueda recebir su bendición, si ya no se la echa desde las bardas
del corral, por donde yo la vi la vez primera, cuando le llevé la carta
donde iban las nuevas de las sandeces y locuras que vuestra merced
quedaba haciendo en el corazón de Sierra Morena.
—¿Bardas de corral se te antojaron aquellas, Sancho —dijo don
Quijote—, adonde o por donde viste aquella jamás bastantemente
alabada gentileza y hermosura? No debían de ser sino galerías, o
corredores, o lonjas o como las llaman, de ricos y reales palacios.
—Todo pudo ser —respondió Sancho—, pero a mí bardas me
parecieron, si no es que soy falto de memoria.
—Con todo eso, vamos allá, Sancho —replicó don Quijote—, que,
como yo la vea, eso se me da que sea por bardas que por ventanas,
o por resquicios, o verjas de jardines, que cualquier rayo que del sol
de su belleza llegue a mis ojos alumbrará mi entendimiento y
fortalecerá mi corazón, de modo que quede único y sin igual en la
discreción y en la valentía.
—Pues en verdad, señor —respondió Sancho—, que cuando yo vi ese
sol de la señora Dulcinea del Toboso, que no estaba tan claro, que
pudiese echar de sí rayos algunos; y debió de ser que como su
merced estaba ahechando aquel trigo que dije, el mucho polvo que
sacaba se le puso como nube ante el rostro y se le escureció.
—¡Que todavía das, Sancho —dijo don Quijote—, en decir, en pensar,
en creer y en porfiar que mi señora Dulcinea ahechaba trigo, siendo
eso un menester y ejercicio que va desviado de todo lo que hacen y
deben hacer las personas principales, que están constituidas y
guardadas para otros ejercicios y entretenimientos, que muestran a
tiro de ballesta su principalidad! Mal se te acuerdan a ti, ¡oh Sancho!,
aquellos versos de nuestro poeta donde nos pinta las labores que
hacían allá en sus moradas de cristal aquellas cuatro ninfas que del
Tajo amado sacaron las cabezas y se sentaron a labrar en el prado
verde aquellas ricas telas que allí el ingenioso poeta nos describe,
que todas eran de oro, sirgo y perlas contestas y tejidas. Y desta
manera debía de ser el de mi señora cuando tú la viste, sino que la
envidia que algún mal encantador debe de tener a mis cosas, todas
las que me han de dar gusto trueca y vuelve en diferentes
figuras que ellas tienen; y, así, temo que en aquella historia que
dicen que anda impresa de mis hazañas, si por ventura ha sido su
autor algún sabio mi enemigo, habrá puesto unas cosas por otras,
mezclando con una verdad mil mentiras, divertiéndose a contar otras
acciones fuera de lo que requiere la continuación de una verdadera
historia. ¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma de las
virtudes! Todos los vicios, Sancho, traen un no sé qué de deleite
consigo, pero el de la envidia no trae sino disgustos, rancores y
rabias.
—Eso es lo que yo digo también —respondió Sancho—, y pienso que
en esa leyenda o historia que nos dijo el bachiller Carrasco que de
nosotros había visto debe de andar mi honra a coche acá, cinchado,
y, como dicen, al estricote, aquí y allí, barriendo las calles. Pues a fe
de bueno que no he dicho yo mal de ningún encantador, ni tengo
tantos bienes que pueda ser envidiado; bien es verdad que soy algo
malicioso y que tengo mis ciertos asomos de bellaco, pero todo lo
cubre y tapa la gran capa de la simpleza mía, siempre natural y
nunca artificiosa; y cuando otra cosa no tuviese sino el creer, como
siempre creo, firme y verdaderamente en Dios y en todo aquello que
tiene y cree la santa Iglesia Católica Romana, y el ser enemigo
mortal, como lo soy, de los judíos, debían los historiadores tener
misericordia de mí y tratarme bien en sus escritos. Pero digan lo que
quisieren, que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano;
aunque por verme puesto en libros y andar por ese mundo de mano
en mano, no se me da un higo que digan de mí todo lo que quisieren.
—Eso me parece, Sancho —dijo don Quijote—, a lo que sucedió a un
famoso poeta destos tiempos, el cual, habiendo hecho una maliciosa
sátira contra todas las damas cortesanas, no puso ni nombró en ella
a una dama que se podía dudar si lo era o no; la cual, viendo que no
estaba en la lista de las demás, se quejó al poeta diciéndole que qué
había visto en ella para no ponerla en el número de las otras, y que
alargase la sátira y la pusiese en el ensanche: si no, que mirase para
lo que había nacido. Hízolo así el poeta, y púsola cual no digan
dueñas, y ella quedó satisfecha, por verse con fama, aunque infame.
También viene con esto lo que cuentan de aquel pastor que puso
fuego y abrasó el templo famoso de Diana, contado por una de las
siete maravillas del mundo, solo porque quedase vivo su nombre en
los siglos venideros; y aunque se mandó que nadie le nombrase, ni
hiciese por palabra o por escrito mención de su nombre, porque no
consiguiese el fin de su deseo, todavía se supo que se llamaba
Eróstrato. También alude a esto lo que sucedió al grande emperador
Carlo Quinto con un caballero en Roma. Quiso ver el Emperador aquel
famoso templo de la Rotunda32, que en la antigüedad se llamó el
templo de todos los dioses, y ahora con mejor vocación se llama de
todos los santos, y es el edificio que más entero ha quedado de los
que alzó la gentilidad en Roma, y es el que más conserva la fama de
la grandiosidad y magnificencia de sus fundadores: él es de hechura
de una media naranja, grandísimo en estremo, y está muy claro, sin
entrarle otra luz que la que le concede una ventana, o, por mejor
decir, claraboya redonda, que está en su cima; desde la cual mirando
el Emperador el edificio, estaba con él y a su lado un caballero
romano, declarándole los primores y sutilezas de aquella gran
máquina y memorable arquitetura; y habiéndose quitado de la
claraboya, dijo al Emperador: «Mil veces, Sacra Majestad, me vino
deseo de abrazarme con vuestra majestad y arrojarme de aquella
claraboya abajo, por dejar de mí fama eterna en el mundo». «Yo os
agradezco —respondió el Emperador— el no haber puesto tan mal
pensamiento en efeto, y de aquí adelante no os pondré yo en ocasión
que volváis a hacer prueba de vuestra lealtad; y, así, os mando que
jamás me habléis, ni estéis donde yo estuviere.» Y tras estas
palabras le hizo una gran merced. Quiero decir, Sancho, que el deseo
de alcanzar fama es activo en gran manera. ¿Quién piensas tú que
arrojó a Horacio del puente abajo, armado de todas armas, en la
profundidad del Tibre? ¿Quién abrasó el brazo y la mano a Mucio?
¿Quién impelió a Curcio a lanzarse en la profunda sima ardiente que
apareció en la mitad de Roma? ¿Quién, contra todos los agüeros que
en contra se le habían mostrado, hizo pasar el Rubicón a César? Y,
con ejemplos más modernos, ¿quién barrenó los navíos y dejó en
seco y aislados los valerosos españoles guiados por el cortesísimo
Cortés en el Nuevo Mundo? Todas estas y otras grandes y diferentes
hazañas son, fueron y serán obras de la fama, que los mortales
desean como premios y parte de la inmortalidad que sus famosos
hechos merecen, puesto que los cristianos, católicos y andantes
caballeros más habemos de atender a la gloria de los siglos
venideros, que es eterna en las regiones etéreas y celestes, que a la
vanidad de la fama que en este presente y acabable siglo se alcanza;
la cual fama, por mucho que dure, en fin se ha de acabar con el
mesmo mundo, que tiene su fin señalado. Así, ¡oh Sancho!, que
nuestras obras no han de salir del límite que nos tiene puesto la
religión cristiana que profesamos. Hemos de matar en los gigantes a
la soberbia; a la envidia, en la generosidad y buen pecho; a la ira, en
el reposado continente y quietud del ánimo; a la gula y al sueño, en
el poco comer que comemos y en el mucho velar que velamos; a la
lujuria y lascivia, en la lealtad que guardamos a las que hemos hecho
señoras de nuestros pensamientos; a la pereza, con andar por todas
las partes del mundo, buscando las ocasiones que nos puedan hacer
y hagan, sobre cristianos, famosos caballeros. Ves aquí, Sancho, los
medios por donde se alcanzan los estremos de alabanzas que consigo
trae la buena fama.
—Todo lo que vuestra merced hasta aquí me ha dicho —dijo Sancho—
lo he entendido muy bien, pero, con todo eso, querría que vuestra
merced me sorbiese una duda que agora en este punto me ha venido
a la memoria.
—Asolviese quieres decir, Sancho —dijo don Quijote—. Di en buen
hora, que yo responderé lo que supiere.
—Dígame, señor —prosiguió Sancho—: esos Julios o Agostos, y todos
esos caballeros hazañosos que ha dicho, que ya son muertos, ¿dónde
están agora?
—Los gentiles —respondió don Quijote— sin duda están en el
infierno; los cristianos, si fueron buenos cristianos, o están en el
purgatorio, o en el cielo.
—Está bien —dijo Sancho—, pero sepamos ahora: esas sepulturas
donde están los cuerpos desos señorazos ¿tienen delante de sí
lámparas de plata, o están adornadas las paredes de sus capillas de
muletas, de mortajas, de cabelleras, de piernas y de ojos de cera? Y
si desto no, ¿de qué están adornadas?
A lo que respondió don Quijote:
—Los sepulcros de los gentiles fueron por la mayor parte suntuosos
templos: las cenizas del cuerpo de Julio César se pusieron sobre una
pirámide de piedra de desmesurada grandeza, a quien hoy llaman en
Roma «la aguja de San Pedro»; al emperador Adriano le sirvió de
sepultura un castillo tan grande como una buena aldea, a quien
llamaron moles Hadriani, que agora es el castillo de Santángel en
Roma; la reina Artemisa sepultó a su marido Mausoleo en un sepulcro
que se tuvo por una de las siete maravillas del mundo. Pero ninguna
destas sepulturas ni otras muchas que tuvieron los gentiles se
adornaron con mortajas, ni con otras ofrendas y señales que
mostrasen ser santos los que en ellas estaban sepultados.
—A eso voy —replicó Sancho—. Y dígame agora: ¿cuál es más,
resucitar a un muerto o matar a un gigante?
—La respuesta está en la mano —respondió don Quijote—: más es
resucitar a un muerto.
—Cogido le tengo —dijo Sancho—. Luego la fama del que resucita
muertos, da vista a los ciegos, endereza los cojos y da salud a los
enfermos, y delante de sus sepulturas arden lámparas, y están llenas
sus capillas de gentes devotas que de rodillas adoran sus reliquias,
mejor fama será, para este y para el otro siglo, que la que dejaron y
dejaren cuantos emperadores gentiles y caballeros andantes ha
habido en el mundo.
—También confieso esa verdad —respondió don Quijote.
—Pues esta fama, estas gracias, estas prerrogativas, como llaman a
esto —respondió Sancho—, tienen los cuerpos y las reliquias de los
santos, que con aprobación y licencia de nuestra santa madre Iglesia
tienen lámparas, velas, mortajas, muletas, pinturas, cabelleras, ojos,
piernas, con que aumentan la devoción y engrandecen su cristiana
fama. Los cuerpos de los santos, o sus reliquias, llevan los reyes
sobre sus hombros, besan los pedazos de sus huesos, adornan y
enriquecen con ellos sus oratorios y sus más preciados altares.
—¿Qué quieres que infiera, Sancho, de todo lo que has dicho? —dijo
don Quijote.
—Quiero decir —dijo Sancho— que nos demos a ser santos y
alcanzaremos más brevemente la buena fama que pretendemos; y
advierta, señor, que ayer o antes de ayer (que, según ha poco, se
puede decir desta manera) canonizaron o beatificaron dos frailecitos
descalzos, cuyas cadenas de hierro con que ceñían y atormentaban
sus cuerpos se tiene ahora a gran ventura el besarlas y tocarlas, y
están en más veneración que está, según dicen, la espada de Roldán
en la armería del Rey nuestro Señor, que Dios guarde. Así que, señor
mío, más vale ser humilde frailecito, de cualquier orden que sea, que
valiente y andante caballero; más alcanzan con Dios dos docenas de
diciplinas que dos mil lanzadas, ora las den a gigantes, ora a
vestiglos o a endriagos.
—Todo eso es así —respondió don Quijote—, pero no todos podemos
ser frailes, y muchos son los caminos por donde lleva Dios a los suyos
al cielo: religión es la caballería, caballeros santos hay en la gloria.
—Sí —respondió Sancho—, pero yo he oído decir que hay más frailes
en el cielo que caballeros andantes.
—Eso es —respondió don Quijote— porque es mayor el número de los
religiosos que el de los caballeros.
—Muchos son los andantes —dijo Sancho.
—Muchos —respondió don Quijote—, pero pocos los que merecen
nombre de caballeros.
En estas y otras semejantes pláticas se les pasó aquella noche y el
día siguiente, sin acontecerles cosa que de contar fuese, de que no
poco le pesó a don Quijote. En fin, otro día al anochecer,
descubrieron la gran ciudad del Toboso, con cuya vista se le
alegraron los espíritus a don Quijote y se le entristecieron a Sancho,
porque no sabía la casa de Dulcinea, ni en su vida la había visto,
como no la había visto su señor; de modo que el uno por verla y el
otro por no haberla visto estaban alborotados, y no imaginaba
Sancho qué había de hacer cuando su dueño le enviase al Toboso.
Finalmente, ordenó don Quijote entrar en la ciudad entrada la noche,
y en tanto que la hora se llegaba se quedaron entre unas encinas que
cerca del Toboso estaban, y llegado el determinado punto, entraron
en la ciudad, donde les sucediócosas que a cosas llegan.
Fly UP