...

Trabajando más alla de las fronteras: Un

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Trabajando más alla de las fronteras: Un
Trabajando más allá de las fronteras:
Un manual para proyectos transfronterizos en salud
Derechos reservados de El Colegio de Sonora, ISBN 968-6755-47-0
El Colegio de Sonora
Rectora: Dra. Catalina Denman Champion
D. R. © 2004 El Colegio de Sonora
Obregón 54, Centro
Hermosillo, Sonora, México
C. P. 83000
ISBN 968-6755-47-0
Impreso y hecho en México/Printed and made in Mexico
Contenido
Introducción
¿Por qué queremos trabajar de manera conjunta?
3
5
Para reflexionar: conflictos y tensiones
8
Antecedentes de la salud en la frontera
9
¿Qué queremos hacer?
¿Qué es (y no es) la colaboración?
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
¿Cómo son los actores binacionales?
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
11
12
16
19
24
Modelo de una fogata transfronteriza
24
Los elementos esenciales del trabajo binacional
28
Algo en qué pensar: motivación
28
Algo en qué pensar: confianza y respeto
29
Algo en qué pensar: consideraciones culturales
30
Consideraciones y estrategias para solucionar problemas en el trabajo binacional
31
Conclusiones
35
Bibliografía
36
Trabajando más allá de las fronteras:
Un manual para proyectos transfronterizos en salud
1Catalina Denman
2Jill de Zapien
1Elsa Cornejo
2Katie Careaga
3Diane Dodendorf
Introducción
P
or medio de este manual, buscamos compartir los resultados de “Colaboración
binacional en salud en la frontera México – Estados Unidos”, un proyecto de investigación realizado por el Programa Salud y Sociedad de El Colegio de Sonora,
en colaboración con el Colegio de Salud Pública Mel y Enid Zuckerman de Arizona, con
financiamiento de la Fundación Ford. El objetivo del proyecto fue llevar a cabo una investigación conjunta acerca de los elementos esenciales de la colaboración binacional en
la región fronteriza e identificar aquellos elementos que facilitan u obstaculizan el trabajo de colaboración, para mejorar la calidad de las relaciones colaborativas en el campo
de la salud reproductiva. El proyecto inició con una búsqueda bibliográfica extensa, seguida por una serie de entrevistas a profundidad, análisis de las entrevistas, y difusión
de los resultados.
Con base en los resultados del análisis, este manual fue desarrollado para ser utilizado por organizaciones locales de la frontera México – Estados Unidos que realizan esfuerzos de cooperación para mejorar la salud y el bienestar de sus comunidades. También
puede ser útil para investigadores(as) interesados(as) en utilizarlo como marco para entender el proceso del trabajo transfronterizo. Dependiendo del propósito, algunas partes
del manual serán más útiles que otras. En su totalidad, proporcionan una visión del proceso general del trabajo transfronterizo, tal y como ha sido descrito según las experiencias de organizaciones comunitarias e intituciones gubernamentales de México y Estados
Unidos. Además de una breve introducción en torno a los antecedentes de la frontera y
sus principales problemas de salud, el manual presenta dos modelos que describen el tipo de personas y organizaciones que trabajan de manera binacional en salud en la frontera entre Sonora y Arizona, así como las diferentes relaciones que han construido a lo
largo de la historia del trabajo binacional exitoso en la región. Las secciones finales del
manual incluyen una serie de preguntas y observaciones que buscan estimular la discu1 El Colegio de Sonora
2 University of Arizona
3 University of Nebraska
Introducción
3
sión entre las personas y organizaciones que actualmente realizan trabajo binacional, así
como entre aquellas que buscan colaborar por primera vez.
Dedicamos este manual a las personas y organizaciones que a través de los años han
mostrado un compromiso persistente con el trabajo binacional. Agradecemos a las personas que fueron entrevistadas para el proyecto de investigación original, así como a las organizaciones e instituciones cuyo apoyo ha sido decisivo para este trabajo: El Colegio de
Sonora, The Mel and Enid Zuckerman Arizona College of Public Health, y El Consorcio
Transfronterizo para la Investigación y Acción en Género y Salud en la Frontera México –
Estados Unidos. Además, agradecemos a un grupo clave de colegas que participaron en
nuestras primeras discusiones, y quienes contribuyeron de manera decisiva a guiar el análisis: Eva Moya, Francisco Lara, Janice Monk, Joel Meister y Pat Manning. Por último, agradecemos a la Fundación Ford por el apoyo financiero al proyecto de investigación que hizo posible esta publicación.
4
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
¿Por qué queremos trabajar de manera conjunta?
¿Cómo y por qué trabajan de
manera conjunta las
organizaciones e
instituciones que
atienden cuestiones de salud
en la frontera
México – Estados Unidos?
L
a pregunta que este manual busca responder parece sencilla: ¿Cómo y por qué
trabajan de manera conjunta las organizaciones e instituciones que atienden las
cuestiones de salud en la frontera México – Estados Unidos? La razón por la cual
nos hacemos esta pregunta viene de la creencia histórica de que la salud y el medio
ambiente no respetan fronteras nacionales, y para poder solucionar los problemas
relacionados con la salud y el medio ambiente a menudo se requiere cooperación entre
gobiernos, instituciones académicas, y organizaciones comunitarias/no-gubernamentales
(ONGs) de ambos lados de la frontera. Dada su proximidad geográfica, las ciudades
hermanas de la frontera México-Estados Unidos comparten problemas ambientales y
sociales relacionados con la salud.
Simplemente no se puede evitar la cooperación si
ambos lados quieren resolver estos problemas. Por lo tanto, y a pesar de enormes
barreras, hay un reconocimiento general, aunque limitado, entre proveedores de
servicios de salud y tomadores de decisiones en la frontera de que la cooperación es
esencial para enfrentar ciertos problemas claves como la tuberculosis y otras
enfermedades transmisibles, la salud ambiental, y la salud prenatal. Frente a los retos
cotidianos de la vida fronteriza, este reconocimiento parece ser más amplio, y el
entendimiento de la necesidad de cooperación parece ser más profundo, entre las
personas que viven y/o trabajan en las localidades fronterizas o cercanas a la frontera.
A pesar de la complejidad de la cooperación y el tiempo y recursos necesarios para
hacerla funcionar (sin dejar de lado el riesgo de fracasar), hay personas que la siguen
utilizando para lograr sus metas, ya que las recompensas pueden ser grandes. El poder
de la cooperación —entendida como el compartir recursos y capacidad de toma de
decisiones, más que el simple acto de reunirse para compartir perspectivas— es que les
permite a los contrapartes llegar a un nuevo nivel de entendimiento acerca de sí mismos
¿Por qué queremos trabajar de manera conjunta?
5
y de su contexto común que no era aparente antes. Este nuevo nivel de entendimiento
proporciona una base sólida para la acción a nivel local.
Más allá de las justificaciones teóricas para la colaboración, hay una historia de
trabajo binacional en la frontera Sonora-Arizona que confirma la efectividad de resolver
los problemas de salud pública desde un enfoque colaborativo. Existen recursos,
relaciones de redes y conocimientos disponibles que hacen viable la colaboración para
cualquier proyecto incipiente. Los gobiernos de México y Estados Unidos tienen una
historia de cooperación para enfrentar los retos de salud pública en la frontera:
Historia de trabajo binacional en la frontera
1889 — creación de la Comisión Internacional de Límites y Aguas
1942 — la Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece
su oficina de campo en El Paso
1943 — se establece la Asociación Fronteriza Mexicano - Estadounidense
de Salud (AFMES)
1959 — se establece la Comisión Sonora-Arizona / Arizona-Mexico Commission
1991 — inician actividades los Consejos Binacionales de Salud (COBINAS)
de la AFMES
1995 — se establecen la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (COCEF)
y el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN)
2000 — se firma el convenio entre la Secretaría de Salud de México y la Secretaría de
Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos para establecer la Comisión de
Salud Fronteriza México – Estados Unidos (USMBHC, por sus siglas en inglés)
La región fronteriza México – Estados Unidos está caracterizada como interdependiente.
Algunas investigaciones han mostrado que la frontera política obstaculiza más que facilita
la comunicación y el diálogo entre comunidades fronterizas que luchan por solucionar
problemas comunes ambientales, económicos, de migración y de narcotráfico. Asimismo,
los gobiernos federales en el Distrito Federal y en Washington, D.C., tratando de proteger
la soberanía nacional y centralizar el poder, autorizan medidas unilaterales para
6
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
problemas fronterizos que en algunos casos no hacen más que agravarlos. Sin embargo,
a pesar de las políticas federales, algunas organizaciones locales ubicadas en la región
fronteriza establecen soluciones y vínculos informales que les permiten enfrentar los
problemas locales de manera más efectiva. Además, debemos considerar que las regiones
fronterizas son distintas a los centros de poder de sus países respectivos en cuanto a
cultura, sociedad y política; la región fronteriza México – Estados Unidos ha sido
caracterizada como un “tercer país” por algunos académicos.
Aunque en este manual podemos llegar a utilizar términos como “binacional” y
“transfronterizo” de manera intercambiable, debemos advertir que “binacional” se refiere
a la intervención de dos países, mientras que “transfronterizo” se refiere al flujo de
personas, bienes e información de un lado a otro de la línea divisoria entre ambos países,
así como a las redes sociales y culturales entrelazadas que resultan de este movimiento.
Este manual se enfoca en la cooperación que hay a nivel local entre organizaciones
dentro de una región geográfica compartida: el área fronteriza. Los vínculos locales a
menudo son caracterizados por su informalidad y muchas veces se establecen entre
organizaciones comunitarias / no-gubernamentales, pero también pueden incluir al
gobierno local. Este tipo de colaboración local también puede ser definida como
“transfronteriza”, aunque el concepto mismo de “frontera” puede resultar complejo.
La región fronteriza se define generalmente como los 44 condados estadounidenses y
80 municipios mexicanos inmediatamente contiguos al límite político entre ambos países,
o la franja de 100 kilómetros en cada lado de la línea divisoria. Los censos de México y
Estados Unidos para el año 2000 indican que hay cerca de 13 millones de habitantes en
la región fronteriza, 6.4 millones en México y 6.6 millones en los Estados Unidos. La
mayoría de esta población —que se ha doblado desde 1970 y podría alcanzar 9.8
millones del lado estadounidense, y tanto como 12.6 millones del lado mexicano para
2020— se concentra en los 14 pares de comunidades hermanas a lo largo de la frontera
[VER MAPA DE LA REGIÓN FRONTERIZA]. El crecimiento rápido de la población se
atribuye principalmente al desarrollo económico acelerado en ambos lados de la frontera
que estimula el flujo migratorio continuo, así como una población relativamente joven
con un alto índice de natalidad.
¿Por qué queremos trabajar de manera conjunta?
7
Para reflexionar: conflictos y tensiones
Consideramos importante acentuar que hay conflictos y tensiones particulares a la frontera México – Estados Unidos que siempre subyacen
en cualquier relación binacional o proceso transfronterizo. Un ejemplo son las cuestiones de migración : el flujo de trabajadores documentados
e indocumentados, por ejemplo, es una fuente constante de discusión, y situaciones como el gran número de los inmigrantes indocumentados
que han muerto al intentar cruzar, o los asesinatos de indocumentados por parte de vigilantes estadounidenses, sólo exacerban la situación.
La asimetría histórica entre ambos países también es un factor decisivo en cualquier relación binacional o proceso transfronterizo. Esta
asimetría se refiere no solamente al contraste económico entre un país y el otro —que afecta la cantidad de financiamiento disponible para
los esfuerzos binacionales de salud, entre otros— sino también a los contrastes entre diversos segmentos de la población, sin importar el origen nacional. Mientras que los condados fronterizos estadounidenses tienen generalmente un nivel inferior de ingreso que los Estados Unidos en su totalidad, los municipios mexicanos de la frontera han tenido históricamente un ingreso más alto que el resto de México. Esto significa que, por ejemplo, los migrantes del centro y sur de México que llegan a la frontera mexicana norteña están a menudo en una desventaja comparados con la población ya establecida. La asimetría económica, que se convierte en una diferencia de poder que ha beneficiado
históricamente a los Estados Unidos, también influye en la percepción histórica —dentro de los Estados Unidos— del idioma inglés y de la
cultura estadounidense, e incluso el color más pálido de la piel, como “mejor”, de modo que cuando el Tratado de la Mesilla definió el límite internacional tal y como lo conocemos hoy, los mexicanos que ahora vivían del lado de Estados Unidos se sintieron presionados a abandonar su idioma y cultura en favor de la integración. Hoy en día, este prejuicio se manifiesta en la presunta supremacía de la tecnología estadounidense y su capacidad de solucionar todos los problemas sociales, y en la visión de que la manera estadounidense de abordar un problema siempre es la mejor. Del lado mexicano, esto genera una gama de estrategias de resistencia —formales e informales— para evitar que
los proyectos binacionales sean unilaterales en cuanto a su financiamiento y alcance. Puede también generar hostilidad absoluta cuando no
se hace un esfuerzo por eliminar el estereotipo del estadounidense que siempre intenta imponer su voluntad.
Aunque estas cuestiones que generan conflicto no necesariamente fueron abordadas de manera explícita en las entrevistas para este proyecto, las opiniones de las personas entrevistadas aluden directa o indirectamente a cómo el conflicto afecta su contexto; muchos también mencionaron las estrategias específicas para navegar con éxito dentro de este contexto. Asimismo, aunque este manual no enfoca mucho el conflicto,
la discusión sobre las estrategias eficaces para el trabajo binacional considera que las tensiones, el conflicto, la asimetría, y las diferencias de poder son parte del ámbito binacional. Necesitamos estudiar a profundidad cómo se maneja el conflicto , así como los esfuerzos fracasados de colaboración, además de esfuerzos en otras áreas geográficas de la región fronteriza para redondear nuestras observaciones y modelos.
8
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Antecedentes de la salud en la frontera
En 1999, el índice de mortalidad ajustado por edad para la región fronteriza de Estados
Unidos fue 506 por 100,000, comparado al índice nacional de 570 por 100.000. En
México, el índice de mortalidad ajustado por edad para la población de la frontera fue
649 por 100,000, comparado al índice nacional de 620. Las causas principales de
mortalidad en la región fronteriza son comparables para ambos lados, y las enfermedades
del corazón representan la causa de muerte más importante en ambos lados de la
frontera, igual que a nivel nacional para México y Estados Unidos.
Causas principales de mortalidad
Mexico, 2000
Causa de mortalidad
Nacional Estados
front.
Estados Unidos, 1999
Municipios Causa de mortalidad
front.
Nacional Estados
front.
Condados
front.
1. Enfermedades del corazón
69.0
87.5
81.3
1. Enfermedades del corazón
132.1
124.3
111.6
2. Diabetes mellitus
46.8
47.6
52.8
2. Neoplasmas malignos
123.2
113.6
106.4
3. Accidentes
35.5
39.4
47.1
3. Enfermedades cerebrovasculares
27.9
28.3
25.7
4. Neoplasmas malignos
55.2
65.3
59.3
4. Enfermedades crónicas pulmonares
23.6
23.9
22.0
5. Enfermedades cerebrovasculares
25.5
27.0
24.3
5. Accidentes
29.1
28.2
27.6
6. Enfermedades originadas en el periodo perinatal
19.5
16.7
23.0
6. Diabetes mellitus
14.3
14.4
15.5
7. Enfermedad crónica del hígado y cirrosis
27.5
19.9
23.6
7. Alzheimer’s
6.0
6.3
8.1
8. Neumonía e influenza
12.4
10.7
11.2
8. Neumonía e influenza
10.2
8.4
9.1
9. Enfermedades crónicas pulmonares
11.0
11.9
8.6
9. Enfermedad crónica del hígado y cirrosis
7.1
9.0
10.2
9.6
8.5
9.
10. Suicidio
9.1
8.9
9.0
10. Anormalidades congénitas
Fuente: USMBHC 2002, con datos de, en México: Dirección General de Epidemiología, SSA; muertes por cada 100,000 habitantes, estimación de CONAPO. En Estados Unidos: National Center
for Health Statistics, CDC; muertes por cada 100,000 habitantes. Los índices de E.U.A. están ajustados por edad a la población estándar de E.U.A. en 2000.
En cuanto a enfermedades infecciosas, los patrones migratorios de los residentes de
la frontera dificultan los esfuerzos concertados para prevenir su dispersión, aunque la cobertura creciente de la vacunación (que continúa siendo más alta en el lado mexicano)
ha ayudado a suprimir algunas enfermedades y a disminuir otras.
¿Por qué queremos trabajar de manera conjunta?
9
Casos e incidencia de enfermedades infecciosas
Enfermedad
Dengue
Estados fronterizos
mexicanos
Condados fronterizos
estadounidenses
Casos
Casos
3.4
Tasa*
572
Gonorrea
Tasa*
6
0.1
3069
46.6
Hepatitis A
20.5
3411
722
11.0
Hepatitis B
1.3
216
410
6.2
VIH+
3.1
510
607
9.2
SIDA
Malaria
4.7
784
Salmonelosis/Shigelosis
Tuberculosis
25.7
4277
15
0.2
1880
28.6
653
9.9
Fuente: USMBHC 2002, con datos de, en México: Dirección General de Epidemiología, SSA; en
E.U.A.: State Health Departments of Arizona, California, New Mexico, Texas.
* Casos por cada 100,000 habitantes.
En los últimos cinco años, la incidencia de la hepatitis A en la región ha disminuido 25%
en el lado mexicano y más de 60% en el lado estadounidense. Comparado con las tasas
nacionales, las tasas de la frontera son las siguientes: en la frontera estadounidense, la
incidencia de hepatitis A (11.0) es dos veces la tasa nacional (4.8.), mientras que en México
las tasas son casi iguales para la frontera y a nivel nacional. La incidencia de los casos de
infección por VIH en la frontera mexicana ha aumentado 30% desde 1995 (a nivel nacional
el índice se ha doblado), mientras que en la frontera estadounidense la incidencia de casos de
SIDA ha disminuido 62% (comparado a 47% a nivel nacional). El índice de tuberculosis
pulmonar también ha disminuido en ambas naciones en años recientes: 5% en los estados
fronterizos mexicanos (comparado con 15% a nivel nacional), y 40% en los estados fronterizos
de Estados Unidos (comparado con 33% a nivel nacional). La tasa de la tuberculosis en la
frontera en ambos países es substancialmente más alta que a nivel nacional: 15.7 a nivel
nacional comparado con 25.7 en la frontera mexicana, y 5.8 a nivel nacional comparado con
9.9 en la frontera estadounidense.
10
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
¿Qué queremos hacer?
E
Hay diferencias entre
relaciones informales
de trabajo y la
colaboración formal.
l propósito de un proyecto binacional —en cuanto a por qué las personas de
cualquier lado de la frontera desean trabajar de manera conjunta— puede parecer bastante sencillo, es decir, las personas implicadas saben cuál es la meta del
proyecto o de la actividad y generalmente tienen una idea de por qué están trabajando
juntos. Sin embargo, cuando nos preguntamos “¿Qué queremos hacer?” nos estamos refiriendo no solamente a las metas y a las tareas específicas, sino también al tipo de relación que deseamos construir y la motivación detrás de ella. Lo que generalmente definimos ampliamente como “trabajo” “binacional” puede ser muy diverso, y es importante
definir algunos conceptos claves para asegurar que no estamos dando por sentado el significado de estos términos.
Por muchos motivos, generalmente el trabajo binacional más exitoso ocurre a nivel
local. Comúnmente la cooperación transfronteriza surge de relaciones informales entre
colegas en ambos lados de la frontera; proporciona la informalidad necesaria en ausencia de una infraestructura claramente definida —es decir, acuerdos de cooperación documentados— para una colaboración más formal. Esta falta de formalidad y pequeñez
de la escala muchas veces da lugar a una invisibilidad de los esfuerzos exitosos de cooperación transfronteriza en el ámbito académico. Muy poco se escribe acerca del proceso cotidiano de la cooperación que ocurre en la frontera, porque podría exponer actividades que se regulan de manera ambigua, que son polémicas o que sortean las normas
establecidas. Es más probable encontrar información acerca de relaciones de colaboración más formalizadas. Al parecer, mucho del trabajo binacional local ocurre entre las organizaciones no-gubernamentales (ONGs), aunque el papel de las ONGs puede parecer más amplio de lo que es, ya que otros tipos de organizaciones suelen canalizar financiamiento por medio de las ONGs para evitar las reglamentaciones que limitan su
propia capacidad de utilizar fondos en el otro lado de la frontera.
¿Qué queremos hacer?
11
Uno de los aspectos importantes de la salud en la frontera implica la capacidad de diferentes tipos de organizaciones, provenientes de diversos sectores, para iniciar proyectos de colaboración entre sí. Los esfuerzos transfronterizos —sean intervenciones en la
comunidad o proyectos de investigación, o ambos— comúnmente implican una combinación de los siguientes tipos de organizaciones: agencias gubernamentales de salud, organizaciones con base en la comunidad, instituciones académicas, y proveedores de servicios directos, por mencionar los más ubicuos. Hay un reconocimiento cada vez mayor
del valor de los acercamientos multidisciplinarios a las cuestiones de salud. Hay también
un reconocimiento cada vez mayor del valor de tener representantes de la comunidad
como participantes activos en los procesos de investigación y las intervenciones comunitarias, donde “participación comunitaria” no se refiere simplemente a una consulta comunitaria, sino a involucrar a los representantes de la comunidad en el diseño del proyecto, el análisis de los datos y su utilización, para que no sean simples receptores pasivos de
los resultados de investigación y de las intervenciones.
Un modelo de cooperación transfronteriza exitosa y efectiva necesita ser multi-facética,
dinámica, y adaptable. Uno de los propósitos de este manual es explorar las maneras en
que las organizaciones pueden desempeñar un trabajo binacional más eficaz sin la necesidad de invertir cantidades desorbitadas de recursos, tiempo o esfuerzo.
¿Qué es (y no es) la colaboración?
Hay una gran variedad de relaciones binacionales e inter-institucionales, una variedad de
definiciones de qué es “colaboración”, así como una diferencia entre conceptos como
“cooperación” y “colaboración”. Para este proyecto, exploramos las definiciones de varios autores como Arthur Himmelman, Francisco Lara, y Peter Senge, así como las modificaciones que The Good Neighbor Environmental Board hizo al modelo de Himmelman.
Los resultados de nuestra investigación nos han indicado que el concepto de “colaboración” es parte de un continuo, y que la colaboración verdadera se distingue de otros
tipos de relaciones de trabajo conjunto.
Arthur Himmelman define la colaboración con relación a otros tres tipos de trabajo
conjunto: trabajo en redes, coordinación, y cooperación.
12
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Hay un creciente
reconocimiento del
valor de los abordajes
mutlidisciplinarios en
cuestiones de salud.
El continuo de colaboración de Himmelman
Trabajo en redes
intercambiar información para beneficio mutuo
Coordinación
intercambiar información y alterar actividades para beneficio mutuo y para
lograr un objetivo común
Cooperación
intercambiar información, alterar actividades, y compartir recursos para
beneficio mutuo y para lograr un objetivo común
Colaboración
intercambiar información, alterar actividades, compartir recursos, y
fortalecer la capacidad de la otra organización para beneficio mutuo y
para lograr un objetivo común
Según Himmelman, los diferentes tipos de relaciones conllevan barreras y factores de crecimiento
específicos a cada tipo de relación. Conforme una relación se vuelve más colaborativa, requiere un mayor compromiso de todos los participantes. Por ejemplo, cuando el objetivo de la relación es intercambiar información o realizar esfuerzos coordinados para un evento específico, cada organización puede
realizar sus propias tareas o cumplir con sus propios compromisos sin necesariamente compartir poder, responsabilidad, o una visión común con las demás organizaciones. La colaboración verdadera implica compartir poder (en la forma de recursos, por ejemplo) así como compartir responsabilidades,
toma de decisiones y rendición de cuentas, para lograr un mismo objetivo con base en una visión
común.
De manera semejante, The Good Neighbor Environmental Board define “cooperación” como
“compartir información, alterar actividades y compartir recursos para beneficio mutuo y para lograr
un propósito común” y “colaboración” como “intercambiar información, alterar actividades, compartir recursos, y fortalecer las capacidades de la otra organización para beneficio mutuo y para lograr un
propósito común”. K. B. Johnston también contrasta el concepto de “cooperación” con el de “colaboración”: “La colaboración exige mutualidad y equidad en el transcurso del proyecto, mientras que la
cooperación permite que las responsabilidades y labores de cada organización estén más diferenciadas”. La colaboración requiere que la toma de decisiones sea en conjunto, mientras que la cooperación
¿Qué queremos hacer?
13
puede ser iniciada por una sola organización, y las demás organizaciones participantes
proporcionan ayuda y servicios según sea necesario.
Himmelman y The Good Neighbor Environmental Board hacen una distinción entre
el “mejoramiento colaborativo” que origina y se conduce desde instituciones que no son
de base comunitaria, y el “empoderamiento colaborativo”, definido como la capacidad de
fijar las prioridades y controlar los recursos que son esenciales para fortalecer la autodeterminación de la comunidad. El empoderamiento colaborativo surge desde la comunidad y se lleva a las instituciones públicas, privadas, o no lucrativas.
Nuestros resultados de investigación indican que el concepto definido por Himmelman
como “colaboración” no funciona en el contexto de la frontera. También hemos
observado que la colaboración en la frontera funciona en términos de etapas o grados, no
como un incremento lineal de desarrollo. Está implícito en Himmelman que la colaboración
es “mejor” y por lo tanto todas las relaciones de trabajo conjunto deben trabajar hacia esa
meta. Sin embargo, nuestros resultados demuestran que la multiplicidad de necesidades y
las barreras que implica la frontera —así como la multiplicidad de actores— exigen
relaciones que se adapten a organizaciones y resultados específicos; por lo tanto, una
relación de redes puede ser la mejor opción en ciertos casos, dependiendo de las metas
que se necesitan lograr a corto, mediano y largo plazo. Asimismo, si vemos el continuo
de redes-colaboración en términos de graduaciones y sin un juicio de valor agregado, los
conceptos que Himmelman define como “factores de crecimiento” y “barreras” funcionan
mejor para el trabajo binacional cuando se perciben simplemente como “factores”, sin
una connotación positiva o negativa. Puesto que la colaboración verdadera es tan difícil
de mantener en el contexto binacional, muchas organizaciones utilizan las relaciones de
trabajo en redes como base para establecer relaciones de coordinación y cooperación
cuando hay recursos disponibles para el trabajo binacional; una vez finalizado el proyecto,
retoman su trabajo en redes hasta que se presente otra oportunidad para realizar trabajo
conjunto.
Siguiendo de la observación mencionada anteriormente, también hemos comenzado
a reconocer que los conceptos “mejoramiento” y “empoderamiento” son multifacéticos y
no dicotómicos: en el contexto de la frontera, uno no es necesariamente mejor que el
otro. Un ejemplo de una intervención de “mejoramiento” que proporciona ventajas subs-
14
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
¿Cuál es la diferencia
entre mejoramiento y
empoderamiento?
Los conceptos de
“mejoramiento” y
“empoderamiento” son
multifacéticos y no
docotómicos: en el contexto
de la frontera, uno no es
necesariamente mejor
que el otro.
tanciales a la comunidad y que no necesariamente sería más efectiva si tuviera un
enfoque de “empoderamiento” es el modelo para las campañas de vacunación que
se originaron en México y ahora se utiliza en muchas comunidades de la frontera
estadounidense. Por otra parte, un buen ejemplo de un proceso de “empoderamiento” que ha sido muy importante para las comunidades fronterizas es la capacitación de promotoras de salud, miembros de la comunidad que se convierten en
educadoras y agentes de cambio sostenible.
Hay diferencias más pragmáticas entre las relaciones binacionales que implican diferencias en el tipo de personal, de recursos, de tiempo, de esfuerzo y de
otros elementos que cambian según el tipo de relación. Podemos citar algunos
ejemplos de la multiplicidad de relaciones y proyectos: una relación que tiene como fin realizar un proyecto binacional con plazo fijo, recursos finitos y parámetros específicos, que al finalizar el proyecto puede convertirse en una relación de
trabajo en red; relaciones de trabajo en red como las COBINAS (consejos binacionales) que pueden ser un cimiento para proyectos de colaboración; acuerdos institucionales que son cooperativos, es decir, agencias que incluyen a sus contrapartes en
ciertos esfuerzos (campañas, estrategias de prevención, etc.) de manera “permanente”, o con base en un acuerdo permanente (aunque puede ser tácito) de cooperar.
¿Qué queremos hacer?
15
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
E
ntre los recursos que hacen posible la cooperación transfronteriza, es esencial
considerar el papel que juegan los “actores binacionales” : las personas que
funcionan como convocantes, catalizadores y conductos para el proceso binacional. Nuestra investigación nos permitió identificar áreas comunes de conocimiento y experiencia entre los entrevistados, de las cuales derivamos un modelo descriptivo de lo
que definimos como “binacionalismo” (diferente de “binacionalidad”, que comúnmente
se refiere a la doble ciudadanía). Usando el modelo de binacionalismo, las organizaciones pueden identificar mejor qué recursos humanos están disponibles para un proyecto,
así como determinar si pueden fomentar las cualidades y características biculturales de
sus empleados para que sean más capaces de iniciar y sostener relaciones binacionales.
La región fronteriza México – Estados Unidos generalmente se considera como el lugar
donde chocan dos culturas, el punto de encuentro entre el Primer y el Tercer Mundo.
Sin embargo, la misma naturaleza de la frontera —una frontera física que, a pesar de los
esfuerzos de militarización, sigue siendo bastante porosa, y una frontera cultural que está
en un estado constante de cambio— proporciona a sus habitantes la oportunidad de
escoger de entre una abundancia de diferentes tradiciones e influencias para construir
sus propias identidades culturales. Estas identidades culturales se pueden basar en la
pertenencia étnica o el estado migratorio (entendido como el contacto con ambos lados
de la frontera, no sólo la ciudadanía), pero tanto la pertenencia étnica de una persona
como su contacto con ambas culturas nos remite a cuestiones más amplias que exploran
cómo la identidad personal se construye con referencia a una percepción de la “otredad”.
El indicador más obvio de la identidad cultural de una persona puede ser su raza o
pertenencia étnica, aunque el uso del las características externas de las personas para
asignar cualquier clase de valor interno pierde cada vez más credibilidad, especialmente
en el entorno de la frontera, donde el aspecto exterior no necesariamente coincide con
16
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
La misma naturaleza de la
frontera proporciona a sus
habitantes la oportunidad
de escoger entre una
abundancia de diferentes
tradiciones e influencias
para construir sus propias
identidades culturales
Uno de los factores
principales que hace de la
cooperación
transfronteriza un
esfuerzo tan desafiante es
la existencia de
identidades fronterizas
diversas y a menudo
contradictorias.
la identificación étnica, nacional o cultural. La identificación por raza como indicador de la
afiliación cultural se vuelve más irrelevante conforme las personas y las culturas de ambos
lados de la frontera se mezclan, como lo han estado haciendo por siglos. La posibilidad de
ser expuesto a dos o más culturas, entonces, se convierte en un factor clave en la
construcción de la identidad fronteriza.
El proceso de aculturación en la frontera implica un proceso continuo y flexible de
conocimiento y aceptación culturales, no sólo de la cultura nacional, sino también de las
influencias transnacionales. En un extremo de este continuo se ubican los individuos que
viven en la frontera pero esencialmente no son afectados por ella, y en el otro están las
personas cuyas vidas mismas personifican el entorno de la región fronteriza. Éstas últimas
se pueden categorizar como fronterizos del núcleo, a diferencia de los fronterizos de la
periferia. Las personas del núcleo son bilingües y biculturales, y tienen un alto grado de
contacto con el otro lado de la frontera. Las de la periferia son monolingües y monoculturales, y sus lazos con extranjeros o con paisanos de diferente raza, etnia o cultura son mínimos o inexistentes. Según Óscar Martínez, en su libro Border People: Life and Society in
the U.S.-Mexico Borderlands [Gente fronteriza: Vida y sociedad en la frontera México-Estados Unidos], la mayoría de la población de la región fronteriza oscila entre estos dos
polos en un proceso que no es lineal, y su ubicación en el continuo puede variar en cualquier momento de acuerdo a su mayor o menor interacción transnacional o transcultural.
Uno de los factores principales que hace de la cooperación transfronteriza un
esfuerzo tan desafiante es la existencia de identidades fronterizas diversas y a menudo
contradictorias. Para que cualquier proyecto binacional sea exitoso, los participantes
tendrán que adquirir un marco para funcionar, e incluso prosperar, en un ambiente de
diferencias culturales. Este marco comúnmente se define como “etnorelativismo”,
“biculturalismo” o “multiculturalismo”.
Milton Bennett precisa que el etnorelativismo es contra-intuitivo, ya que históricamente
las personas no hemos tenido la misma necesidad de interactuar entre diferentes culturas
como lo hacemos actualmente. Históricamente, la forma más frecuente de interacción
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
17
transfronteriza ha sido de violencia, por lo cual la cooperación transfronteriza exige un
nuevo paradigma para ser exitosa: el etnorelativismo. ¿Pero qué significa y cómo se llega a ser “etnorelativo”? En el artículo “Towards Ethnorelativism: A Develop-mental Model
of Intercultural Sensitivity [Hacia el etnorelativismo: Un modelo de desarrollo de la sensibilidad intercultural]”, Bennett describe una serie continua de seis etapas que se extiende desde el etnocentrismo (primeras tres etapas) hasta varios grados de etnorelativismo
(últimas tres etapas). Las etapas identificadas son: Negación, Defensa, Minimización,
Aceptación, Adaptación, e Integración. Para poder avanzar en el continuo, es importante reconocer en qué etapa estamos y cuáles son los desafíos específicos que nos hacen
retroceder hacia el etnocentrismo, o impiden avanzar hacia el etnorelativismo. El modelo de Bennett nos proporcionó un buen punto de partida para empezar a ver cómo el
etnorelativismo de diversos actores sociales (o la carencia del mismo) contribuye al éxito
o fracaso de los proyectos binacionales. Otro artículo, “Multicultural Minds: A Dynamic
Constructivist Approach to Culture and Cognition [Mentes multiculturales: Un acercamiento constructivista dinámico a la cultura y a la cognición]” consolidó nuestra comprensión
de lo que significa ser bicultural o multicultural. En este artículo, usando un diseño experimental, Ying-yi Hong y colegas definen a los individuos biculturales como aquellos que
“han interiorizado dos culturas hasta el punto de que ambas culturas sean parte íntegra
de sí mismos”, aunque indican que la interiorización de dos (o más) culturas no implica
que las culturas están mezcladas, y que interiorizar una cultura nueva no implica sustituir la original. Más bien, los autores exploran cómo las personas biculturales mantienen
paradigmas múltiples entre los cuales se pueden desplazar según señales contextuales
(“frame switching” o cambios de marco de referencia).
Para complementar esta información, desarrollamos nuestro modelo de biculturalidad
—la escala de “binacionalismo”— con base en un sistema de graduación numérica. La
escala asigna puntos que representan comportamientos, conocimiento, experiencia y
actitudes hacia otras culturas. Cada área tiene un continuo de puntos entre 1 y 5, en el
cual 5 indica más binacionalidad/biculturalidad y 1 indica menos. El modelo ayuda a que
los actores binacionales exploren la relación entre su conocimiento cultural y su
capacidad de funcionar con éxito en un proyecto binacional.
18
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
¿Cómo son los actores binacionales?
Nivel
1
2
3
4
5
Nivel
1
2
3
4
5
Bilingüismo
Habla solamente español o inglés.
Comprende el otro idioma pero habla poco.
Se comunica en ambos pero prefiere el materno.
Domina ambos pero prefiere el materno, particularmente en situaciones más formales.
Domina ambos y utiliza uno u otro dependiendo
de la necesidad o la situación.
Lazos fronterizos
No cruza la frontera, prefiere no cruzar, o no
puede cruzar.
Pocos contactos con el otro lado, con vínculos
menos estrechos.
Pocos contactos, pero vínculos más estrechos.
Más contactos y diferentes tipos de vínculos en
ambos lados.
Muchos contactos, de tipo personal y profesional, y vínculos estrechos con ambos lados.
La primera característica considerada por el modelo es el bilingüismo . Poder comunicarse en el idioma de nuestros contrapartes no sólo hace posible la comunicación entre
las organizaciones, también implica el conocimiento de sus costumbres y convenciones
comunicativas, lo cual facilita la interacción binacional. En muchos escenarios binacionales, los miembros bilingües frecuentemente actúan como traductores improvisados, especialmente en eventos más formales que requieren conocimiento de terminología técnica
o especializada. Según nuestro modelo, a una persona monolingüe se le considera en el
nivel 1, mientras que una persona en el nivel 5 tiene dominio completo de ambos idiomas tanto para las situaciones formales como las informales.
Los lazos fronterizos , la segunda característica definida por nuestro modelo, se refieren al número de vínculos personales y/o profesionales que tiene un actor binacional
con el otro lado de la frontera. Muchos entrevistados mencionaron las dificultades que
implica cruzar la frontera, y consideran que la frontera es una barrera a la comunicación
eficaz. Sin embargo, la mayoría de los actores binacionales tienen alguna conexión con
personas del otro lado; muchos tienen amigos y parientes en ambos lados de la frontera, otros tienen colegas con quienes han forjado lazos profesionales fuertes al pasar los
años, lazos que a su vez se han convertido en amistades. Muchos de los vínculos “informales” son el cimiento para el trabajo de colaboración formal, puesto que el conocimiento acerca de ambos lados hace más probable que una persona inicie contacto con un colega en el otro lado de la frontera, y que considere el trabajo binacional como algo viable.
El concepto de “lazos fronterizos” definido por nuestro modelo incluye la disposición de
los actores binacionales para cruzar la frontera y adaptarse a un estilo de trabajo y entorno cultural diferente al propio, y por lo tanto de adaptarse a las necesidades específicas del trabajo binacional.
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
19
Otra característica que consideramos importante para el trabajo binacional y que fue
identificada por los entrevistados es si la persona ha vivido o ha trabajado en otro país
(sin importar cuál), especialmente si la persona vivió en un país donde tuvo que aprender otro idioma o tuvo que adaptarse a una cultura diferente. Sin embargo, para reflejar
las experiencias de los entrevistados, los niveles 4 y 5 se aplican solamente a los que vi vieron (como extranjero) en los Estados Unidos o México por más de dos años, lo cual
les proporcionaría más oportunidad de familiarizarse con el idioma y las costumbres del
otro país. Algunos entrevistados reportaron haber vivido en otros países latinoamericanos, pero generalmente fue por un periodo menor a un año.
20
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Nivel Experiencia en otro país
1
Ninguna experiencia de haber vivido en otro país.
2
Experiencia de 1 año o menos en otro país
(de habla hispana o habla inglesa).
3
Experiencia de 1 a 2 años en otro país (México o
Estados Unidos).
4
Experiencia de 2 a 5 años en otro país (México o
Estados Unidos).
5
Experiencia de más de 5 años en otro país (México
o Estados Unidos).
Nivel
1
2
Familiar de diferente origen étnico o nacional
Ninguno.
Padre, madre o pareja de diferente origen étnico o
nacional al propio.
En la frontera —particularmente del lado estadounidense— muchas familias tienen
miembros de diversas p r ocedencias étnicas o nacionales . Los entrevistados definieron
su propia procedencia, así como la de sus padres y pareja. Originalmente se pensó que
esto nos daría más información al equipo de investigación en cuanto a la incidencia de
“etnicidad cruzada” en el ámbito familiar de las personas entrevistadas, tanto en la
actualidad como en su infancia y niñez. Nuestra hipótesis era que las personas de hogares
“biculturales” estarían más dispuestas a actuar como agentes culturales en los procesos del
trabajo binacional. Sin embargo, fue difícil ubicar la procedencia étnica en un continuo de
cinco niveles. Para empezar, no consideramos a otras personas —como amigos, hijos, u
otros familiares— con diferentes antecedentes culturales que pudieron haber cohabitado
con las personas entrevistadas en cualquier otro momento de sus vidas además del
presente. Asimismo, y aún más importante, el concepto de la etnicidad es difícil de
precisar. Los entrevistados respondieron si el padre, la madre o la pareja eran
estadounidenses, mexicanos, o mexicano-americanos, pero no se les pidió especificar si
se referían a ciudadanía, origen nacional, o identificación cultural. Por ejemplo, una
persona que nació en México pero tiene ciudadanía estadounidense tiene la opción de
identificarse a si misma como cualquiera de los tres, dependiendo de la cultura con la que
mejor se identifique. De igual manera, muchas personas que nacieron y se criaron en Estados Unidos pero cuyos padres —o incluso abuelos— son de origen mexicano se identifican como “mexicanos”, y no “mexicano-americanos”. Aunque esta cuestión no se toma
en cuenta en México, muchos mexicanos no distinguen entre “estadounidense” y “mexicano-americano”, y utilizan “estadounidense” (y sus análogos) para referirse a cualquier
persona que nació en Estados Unidos. Por todas estas razones, el equipo de investigación
decidió simplificar la escala de diversidad étnica en la familia a dos niveles, de modo que
el nivel 1 se refiere a una persona que no tiene padre, madre o pareja de origen nacional o étnico diferente al propio, y el nivel 2 se refiere alguien que sí.
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
21
El proceso del transculturación también se consideró un factor que influye en la capacidad de los actores binacionales para actuar como agentes culturales en relaciones
transfronterizas —y así facilitar el proceso del trabajo binacional. Inicialmente, el equipo
de investigación pensaba que simplemente conocer cómo trabajan e interactúan las personas del “otro lado” haría más probable que los actores binacionales iniciaran y mantuvieran contacto con alguna contraparte del otro país. Sin embargo, a manera que progresó la
discusión, nos dimos cuenta que la simple familiaridad no implica necesariamente una
asimilación del conocimiento acerca del “otro” al sistema de valores propio. Según las conclusiones del equipo de investigación, esto limitaría la capacidad de que una relación binacional fuera verdaderamente colaborativa, puesto que un marco flexible —que incluye
la capacidad para asimilar al proceso los estilos de trabajo y las idiosincrasias culturales de
ambos países— es esencial para la cooperación transfronteriza. Según las entrevistas, una
persona con poco conocimiento del otro lado comúnmente se centrará más en las diferencias “institucionales” entre los dos países —diferencias en los sistemas de salud o en la burocracia, por ejemplo— o en las diferencias más manifiestas en la interacción —la hora de
la comida es más tarde en México que en Estados Unidos, los mexicanos se saludan con
un beso, los estadounidenses son menos efusivos, entre otras. Además, una persona con
poco conocimiento del otro lado comúnmente tendrá una opinión más general del otro
país, y la opinión será a menudo más maniquea: todo es “bueno” o todo es “malo”. Muchos entrevistados expresaron que algunas personas que trabajan de manera binacional
por primera vez creen, por ejemplo, que “en México todo es corrupto” o que “los estadounidenses siempre quieren imponer su voluntad ante los mexicanos”. Conforme aumenta el
conocimiento del “otro lado” y de los contrapartes binacionales, las apreciaciones se vuelven más complejas, y se adquiere una comprensión más compleja de las fortalezas y debilidades de ambos países y culturas. Esto permite que los actores binacionales integren a
su marco de referencia los sistemas de valores de sus contrapartes sin sacrificar el propio.
Debemos enfatizar que iniciar un proyecto con actores binacionales que ya son biculturales facilita bastante este proceso.
22
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Nivel
1
2
3
4
5
Transculturación
No hay conocimiento del “otro”, y hay poco interés.
Poco conocimiento y ninguna identificación con
el “otro”.
Empieza a reconocer la complejidad de la otra cultura.
Un conocimiento considerable motiva la aceptación de
las diferencias y la adaptación.
Hay conocimiento de las complejidades de ambas
culturas y adaptación total.
Nivel
1
2
3
4
5
Tiempo vivido en la frontera
Tiempo limitado; pocos cruces al otro lado y sólo
de visita o de compras.
Más tiempo vivido en la zona fronteriza, pero no en
la frontera misma.
Más tiempo en la frontera, más cruces por
más motivos.
Tiempo considerable en la frontera, cruces
frecuentes por diversas razones.
Tiempo extenso en la frontera, cruces múltiples
por razones múltiples.
Una consideración final fue la cantidad de tiempo que una persona ha vivido en
una ciudad fronteriza y/o en una ciudad que se encuentra en la zona fronteriza (definida como “estado fronterizo” para nuestro modelo), lo cual afecta directamente el proceso de transculturación. Aparte del número de años que una persona ha vivido en la
frontera o en la zona fronteriza, el modelo considera la frecuencia de cruces fronterizos,
así como los motivos para cruzar. La razón más común que tienen los habitantes de la
frontera para cruzar es para hacer compras o adquirir servicios en el “otro lado”, aunque
otras razones incluyen: visitar a amigos y parientes, trabajar, estudiar, entre otros. Cuando los cruces son más frecuentes, cuando implican periodos de tiempo más largos, o
cuando las razones son variadas, hay más contacto con la cultura del otro país, lo cual
fomenta el entendimiento y, a su vez, promueve el respeto hacia aquello que de otra forma seguiría siendo “foráneo”.
Aunque esta descripción no es una receta, y ningún factor único determinará el éxito
de un proyecto transfronterizo, un análisis de estos factores puede darnos una idea de las
fortalezas y desafíos de un equipo binacional. La multitud de dificultades que implica este trabajo puede hacer de la cooperación transfronteriza un esfuerzo frustrante. Ha sido
nuestra experiencia que las personas que trabajan en proyectos binacionales deben ser
muy pacientes con el proceso y reconocer el valor y la complejidad del trabajo, entendiendo que vale la pena el esfuerzo.
¿Quiénes quieren trabajar de manera conjunta?
23
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
Modelo de una fogata transfronteriza
E
l fuego —en cualquiera de sus manifestaciones— siempre ha sido esencial para
la evolución de la humanidad. Diversos tipos de fuegos, dependiendo de la necesidad, se han utilizado históricamente para cocinar alimentos, iluminación, seguridad,
calor, forjar herramientas, incluso para la comunicación. En términos de la cooperación
transfronteriza, visualizar la construcción de una fogata como analogía a la construcción
de una relación binacional de colaboración permitió que el equipo de investigación explorara la necesidad de considerar la calidad de los elementos individuales (leña, yesca,
terreno) antes de que puedan ser combinados para realizar una tarea más compleja.
El trabajo binacional es como la construcción de una fogata en que diversos elementos (las personas indicadas, un ambiente propicio, una estructura adecuada de organización) deben coincidir para que el esfuerzo sea acertado [VER MODELO DE LA FOGATA
PARA EL TRABAJO TRANSFRONTERIZO]. Investigaciones previas acerca de los programas
binacionales han sido esencialmente descriptivas y con formato de lista o receta. Por ejemplo, la Comisión Suiza para la Asociación en Investigación con Países en Desarrollo (KFPE 1998) enumera 11 principios que los investigadores consideran críticos para establecer
vínculos de investigación entre las naciones industrializadas y los países en vías de desarrollo. Estos 11 principios presentan una visión unidimensional, y cada dimensión individual no se considera en cuanto a su importancia, ni en términos de su valor histórico.
Creemos que nuestro modelo da cuenta no sólo de los elementos esenciales para el trabajo binacional, sino que también describe las interacciones dinámicas que ocurren entre
las organizaciones y las personas en el proceso de cooperación transfronteriza. Otro modelo que influyó en la elaboración del nuestro fue el de Himmelman (2001), que describe
un continuo que abarca la creación de redes, la coordinación, la cooperación, y la colaboración. En el modelo de la fogata transfronteriza, este continuo se utiliza para definir la
calidad de la interacción, con base en cada elemento del modelo, como la leña (actores)
o el terreno (organizaciones).
24
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Las organizaciones que realizan
el trabajo binacional están
representadas en nuestro modelo
como el terreno en el cual
se construye una fogata.
Los actores binacionales que
trabajan en un proyecto
transfronterizo están
representados como leña,
el componente básico
de una fogata.
Las organizaciones que realizan el trabajo binacional están representadas en nuestro
modelo como el terreno en el cual se construye una fogata. Para determinar cuál es el
mejor terreno para una fogata binacional, consideramos elementos tales como la toma de
decisiones, visión común, compartir recursos, estructuras de poder, responsabilidad, flujo de información, y comunicación. Una de las observaciones importantes de este proyecto de investigación fue que la colaboración verdadera (según la define Himmelman) no
es posible en el ámbito binacional, puesto que las consideraciones de soberanía nacional
hacen casi imposible compartir poder o recursos de manera equitativa. La frontera física
también actúa como impedimento a la comunicación. Esto significa que las organizaciones involucradas en el trabajo binacional deben trabajar dentro de sus capacidades y limitaciones para diseñar proyectos según las metas particulares de sus comunidades, lo
cual hace que la estructura de trabajo para los proyectos binacionales cambie según se
persiga un efecto de mejoramiento o un efecto de empoderamiento.
Los actores binacionales que trabajan en un proyecto transfronterizo están representados como leña, el componente básico de una fogata. Una fogata se puede construir con
cualquier tipo de leña, siempre y cuando la leña esté seca. Para mantener una fogata, se
necesita tener una fuente constante de leña. Consideramos que los actores binacionales con
un alto índice de binacionalismo, según nuestra escala, son la “leña” ideal para una fogata transfronteriza. Para poder desplazarnos en el continuo de relaciones conjuntas, de
una relación de redes hacia la colaboración verdadera (y de un proceso de mejoramiento a un proceso de empoderamiento), los actores binacionales deben identificarse con
las comunidades y grupos de interés en ambos lados de la frontera, y deben trabajar para empoderar a su “comunidad transfronteriza” por medio de proyectos que incluyan financiamiento para ambos lados.
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
25
El oxígeno, necesario para mantener una fogata, representa los factores que se requieren para mantener el trabajo binacional a largo plazo. El oxígeno controla el tamaño de
la fogata y su consistencia; es una necesidad esencial para la fogata, además de la leña y
la yesca. El “oxígeno” del trabajo binacional incluye un compromiso permanente aún
cuando no hay fuente de financiamiento constante, compartir de manera consistente las
expectativas y evaluaciones de ambas partes, elaborar estrategias para fomentar la confianza y el respecto, recursos (monetarios o de otra especie) designados específicamente
para el trabajo binacional, y mecanismos para la resolución de conflictos.
La yesca representa el incentivo que impulsa el inicio de un proyecto o una relación
binacional. Nuestros entrevistados identificaron los siguientes catalizadores para su trabajo binacional: una problema crítico, como una epidemia; financiamiento de planeación específicamente designado para el trabajo binacional; reuniones regulares de los consejos
binacionales o de otros grupos que proporcionan oportunidades para crear redes; un plan
de trabajo o estrategias para incorporar el trabajo binacional a las actividades programadas de cada organización; una visión común de la zona fronteriza como una sola comunidad; la necesidad de producir datos epidemiológicos e investigación en general que
sean útiles para ambos lados; el apoyo de la comunidad y de líderes que animen a las or-
26
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
El oxígeno necesario para
mantener una fogata
representa los factores
que se requieren para
mantener el trabajo
binacional a largo plazo.
La yesca representa el
incentivo que impulsa el
inicio de un proyecto o
una relación binacional.
Las condiciones climáticas
que afectan a nuestra
fogata binacional
representan el contexto
fronterizo y las
condiciones globales
en general.
En el contexto de la
frontera, actualmente no
hay terreno que
sostenga una fogata de
colaboración.
ganizaciones a realizar trabajo conjunto, y que promuevan la percepción de que este
trabajo es efectivo.
Una consideración final son las condiciones climáticas que afectan nuestra fogata
binacional. El clima —que rodea a los demás elementos— representa en el modelo a las
características globales que abarcan todo el contexto de la frontera y las condiciones
globales en general. Estas características están más allá del control de las personas y de
las organizaciones que trabajan en proyectos binacionales. Una tempestad podría apagar
nuestra fogata, pero la tempestad como obstáculo puede ser superada construyendo una
cubierta sobre la fogata. Uno necesita saber las condiciones climáticas y elaborar un plan
con anticipación para sobrellevar las condiciones adversas. Los procesos políticos
federales, estatales y municipales son un ejemplo de condiciones climáticas que pueden
afectar nuestra fogata de manera positiva o negativa.
El tipo de fogata que se necesita, el terreno disponible, la calidad y la cantidad de leña,
la yesca, el oxígeno disponible, y el clima, todos determinan qué clase de fogata realmente
se puede construir. Una fogata para establecimiento de una red, como parte de un proceso
de mejoramiento, será una fogata alrededor de la cual las personas puedan reunirse para
preparar alimentos y protegerse del frío, para contar historias y construir cultura, para
aprender más acerca del mundo y de sí mismas, para compartir ideas. Entonces se convierte
en una fogata comunitaria, que requiere cooperación para su mantenimiento. Puede ser
utilizada para forjar herramientas o cocinar alimentos. Como parte de un proceso de
mejoramiento, permitirá que sus usuarios coman mejores y más variados alimentos. La
fogata como parte de un proceso de empoderamiento es el sueño de una llama eterna que
sea encendida y mantenida por todos y esté siempre disponible como recurso para todas
las personas. En el contexto de la frontera, actualmente no hay terreno que sostenga una
fogata de colaboración. Una fogata verdaderamente colaborativa tendría que existir en
ambos lados de la frontera, en terreno que abarque ambos países y sea accesible para todos.
Para propósitos prácticos, este modelo es útil al momento de considerar los elementos
disponibles para el trabajo conjunto y la manera en que se interactúa. Exhortando a que
los contrapartes de proyectos binacionales reflexionen acerca de sus fortalezas y retos,
con base en el modelo, esperamos estimular discusiones que les ayuden a consolidar su
relación binacional y lograr sus metas de manera exitosa.
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
27
Los elementos esenciales del trabajo binacional
En mucha de la bibliografía acerca de la colaboración, así como en las entrevistas que realizamos, se mencionan ciertos elementos que se pueden considerar preocupaciones dominantes, o incluso principios, del trabajo binacional exitoso. A continuación presentamos
una lista de temas que pueden estimular la discusión entre contrapartes binacionales y otras
personas involucradas en relaciones transfronterizas. Reflejan temas relacionados con la
motivación , la confianza y el r espeto , y las cuestiones culturales que afectan el trabajo binacional. Aunque hay muchos otros factores que los actores binacionales deben
considerar para poder realizar sus actividades con éxito, creemos que la discusión de estos tres proporciona una base sólida que fomenta la discusión de otras consideraciones,
incluyendo las asimetrías de poder y la rendición de cuentas.
No hay una respuesta definitiva para cada pregunta o tema presentado a continuación; más bien, la discusión que realice cada grupo de contrapartes o equipo binacional,
dependiendo de sus necesidades y contexto específicos, será la base para establecer los
parámetros de esa relación particular.
Algo en qué pensar: motivación
1. ¿Qué problemas comparten con sus contrapartes?
2. ¿Por qué quieren trabajar de manera conjunta?
3. ¿Sus objetivos y agenda de actividades reflejan un proceso de mejoramiento
o de empoderamiento?
4. ¿Qué tipo de relación es más efectiva para sus metas (trabajo en redes,
coordinación, cooperación, colaboración)?
5. ¿Se han discutido las metas y expectativas con todos los participantes:
a. a nivel personal?
b. a nivel de las organizaciones involucradas?
c. a nivel comunitario?
6. ¿Qué recursos están disponibles para este proyecto o actividad binacional
en particular (recursos económicos, humanos, de infraestructura)?
7. ¿Cómo se van a compartir los recursos?
28
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Notas:
Notas:
Algo en qué pensar: confianza y respeto
1. ¿Cómo definen confianza y respeto? ¿Pueden dar ejemplos de lo que consideran un
comportamiento sensible, cortés y amistoso?
2. ¿Cómo afecta la cuestión del respeto a otros factores de la relación transfronteriza?
3. ¿Cómo afecta la credibilidad al respeto? ¿Qué se ha hecho para establecer
credibilidad mutua?
4. ¿Consideran que las relaciones personales son comúnmente la base de las relaciones
binacionales, o son más valiosos los vínculos institucionales para este propósito?
5. ¿Hay una diferencia entre la confianza y el respeto a nivel institucional y a
nivel personal?
6. ¿Cómo afecta el origen étnico a la relación binacional? ¿Hay una confianza implícita
entre personas que se consideran mexicanas? ¿Hay tensiones entre personas mexicanas
y mexicano-americanas? ¿Comparten todos los hispanos los mismos valores y creencias?
7. ¿Qué tanto tiempo toma establecer el respeto y la confianza? ¿Qué pueden hacer para
fomentarlos en este momento? ¿Cómo piensan fomentar la confianza y el respeto a
largo plazo?
8. ¿Cuáles son las cuestiones de poder que deben considerarse para construir un ambiente de confianza y respeto en su relación binacional? ¿Hay diferencias en los recursos
u otras asimetrías de poder que deben ser atendidas?
9. ¿Han establecido mecanismos por medio de los cuales pueden mantener un diálogo
abierto con base en la comunicación constante y honesta, dentro de su propia
organización y entre contrapartes binacionales?
10. ¿Existen políticas (nacionales o a nivel de su organización) y/o tradiciones que deben
hacerse explícitas para que puedan ser respetadas por todas las personas involucradas?
11. ¿La diferencia de idiomas es una barrera para las relaciones transfronterizas personales y profesionales? De ser así, ¿cómo piensan adaptarse a esta situación para fomentar
la confianza y el respeto?
12. ¿Hay alguna diferencia entre el respeto y la tolerancia?
13. ¿Qué tan importante es tener credibilidad ante la comunidad? ¿Cómo se puede fomentar la confianza de la comunidad?
14. ¿Puede existir el respeto sin la confianza? ¿Cuál es primero?
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
29
Algo en qué pensar: consideraciones culturales
1. Definan su concepto de diferencia, u “otredad”.
2. ¿Cómo penetran las consideraciones culturales en otros aspectos del trabajo binacional?
3. ¿Hay diferencias de experiencia o formación profesional dentro de su equipo binacional? ¿Anticipan cómo esta situación puede afectar las expectativas, discusiones, y
actividades cotidianas del grupo?
4. ¿Hay diferencias entre México y Estados Unidos en cuanto a estilos de trabajo?
¿Se manifiestan estas diferencias en su equipo de trabajo?
a. ¿Cuáles son las diferencias administrativas y burocráticas entre las
organizaciones participantes?
b. ¿Tienen prioridades diferentes?
c. ¿Trabajan al mismo ritmo? (Por ejemplo, ¿siempre se programa la comida para
la misma hora en las reuniones conjuntas?)
5. ¿Hay diferencias en la tecnología y el acceso a los recursos entre México y Estados
Unidos que afecten a su trabajo?
6. ¿Cómo afecta a su trabajo el hecho de tener diferentes sistemas de salud en cada país?
7. ¿Definen la terminología clave de la misma manera? ¿Utilizan los mismos diagnósticos?
8. ¿Considera que su organización tiene una estructura (de toma de decisiones) vertical
u horizontal? ¿La organización de sus contrapartes es vertical u horizontal? ¿La
estructura afecta a su trabajo binacional?
30
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
Notas:
Consideraciones y estrategias para solucionar problemas en el trabajo binacional
Hay una gama de diversas estrategias que se utilizan para solucionar problemas
cuando las personas involucradas están comprometidas con un proyecto. También
hay ciertos elementos que parecen compartir los proyectos exitosos, no obstante la
diversidad de otras estrategias y esfuerzos. Algunas consideraciones específicas que
pueden ayudarle a alcanzar sus objetivos:
• Es necesario tener una estructura in dependiente para el trabajo bina ciona l —entre las organizaciones que
participan y dentro de cada organización— que considere e incluya a cada
contraparte, así como identificar a las
personas claves en un área temática
particular o en una comunidad, y determinar si los contrapartes son los indicados para poder lograr los objetivos
deseados.
• Aunque la importancia de la comuni cación en el proceso binacional puede ser obvia, generalmente se discute
en torno a las diferencias de idioma, es
decir, la dificultad de incluir tanto a las
personas que hablan español como a
las que hablan inglés. Los grupos que
participan en proyectos a largo plazo
descubren que las r euniones perió dicas contribuyen mucho a establecer
una comunicación eficaz. En caso de
que no sea posible programar reuniones a las que puedan asistir todos los
participantes, las llamadas telefóni cas en conferencia pueden ser una
alternativa. Mucha gente también empieza a utilizar los medios electrónicos
con mayor frecuencia. Los entrevistados en ambos lados sugirieron que aumentar el acceso al Internet —particularmente del lado mexicano— beneficiaría a la comunicación binacional y,
por lo tanto, al trabajo binacional.
• En términos de logística , establecer
cuándo y dónde reunirse es quizás el
factor más importante para asegurar
que todos los participantes puedan continuar con el proyecto. La ubicación de
las reuniones afecta quién puede asistir
(visas, cruces fronterizos, aduana, etc.).
También es importante tener una estructura fija para las reuniones que considere la cultura de ambos lados. Cuando hay necesidad de tener traducción,
consideraciones como hablar despacio
y usar material audiovisual (en ambos
idiomas) son importantes.
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
31
• Cruzar la frontera puede resultar difícil y puede implicar el desperdicio de
mucho tiempo. Muchos mexicanos no
pueden cruzar porque no tienen visa u
otra documentación de migración, y algunos estadounidenses prefieren no
cruzar por varias razones: perciben
que México es peligroso, que es demasiada molestia lidiar con la burocracia
en la frontera, etc. Sin embargo, el contacto personal es preferible porque facilita la interacción, aunque en términos prácticos el teléfono es el medio
de comunicación más común.
32
• En nuestras discusiones iniciales, suponíamos que un idioma tiende a dominar al otro en el proceso binacional, y
nuestra hipótesis original era que el inglés dominaba porque mucho del financiamiento y de la iniciativa para el
trabajo binacional viene de Estados
Unidos. Sin embargo, nos dimos cuenta que, aunque el inglés se prefiere en
algunos escenarios específicos, el español domina en las reuniones y actividades cotidianas de los grupos de
trabajo binacionales de la frontera Sonora-Arizona. La razón más obvia es
que hay más personas de origen hispano (que comúnmente hablan español)
en los Estados Unidos que personas
que hablan inglés en México. La mayoría de los grupos hacen un esfuerzo
por aprender el idioma de su contraparte y facilitar la participación de los
compañeros monolingües, y muchas
veces son los estadounidenses monolingües los que hacen el esfuerzo por
aprender español, puesto que están
conscientes de las diferencias de poder
entre Estados Unidos y México, y están
dispuestos a intentar disminuirlas.
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
• Un aspecto interesante de la comunicación que no considerábamos antes
de iniciar la investigación era el hecho
de que las personas que colaboran
dentro del mismo sector
se comunican con más facilidad entre sí mismos
que con personas de otro sector. Esto
significa que, por ejemplo, a un epidemiólogo le puede resultar más fácil comunicarse con un colega del otro lado
que con un antropólogo del mismo lado de la frontera. Esta cuestión es particularmente importante cuando las
instituciones gubernamentales o de investigación trabajan con organizaciones comunitarias, ya que los “profesionistas” de la salud y los académicos tienen diferentes formaciones, presunciones y expectativas que los activistas o
promotores comunitarios. En este caso
“hablar el mismo idioma” tiene una
nueva connotación que no se limite a
hablar español o inglés.
• Algunos entrevistados expresaron difi cultades de comunicación entre
mexicanos y mexicano-americanos
(incluso cuando hablan el mismo idioma), porque muchas veces la afinidad
y el conocimiento culturales se dan por
sentados cuando se percibe que las
personas comparten antecedentes culturales, lo cual puede resultar en malentendidos y falsas expectativas en
cuanto a comportamiento, discurso, etc.
• La burocracia en ambos lados también
fue considerada un obstáculo a la comunicación eficaz, especialmente cuando las personas involucradas no conocen ni entienden la estructura burocrática dentro de la cual sus colegas, y a
menudo ellos mismos, deben operar.
En general, los entrevistados acordaron
en que tener una relación de trabajo a
largo plazo reduce al mínimo éste y
otros obstáculos, tanto estructurales como lingüísticos.
• Algunos entrevistados opinaron que
hay más concordancia entre ciuda des hermanas que entre ciudades separadas por el espacio geográfico, sin
importar límites nacionales. Esto afecta
a menudo la toma de decisiones en las
políticas de salud pública. Como ya se
mencionó, también puede haber más
concordancia entre personas del mismo sector (es decir, gobierno, organizaciones comunitarias, academia, etc.)
que entre personas del mismo origen
nacional.
¿Cómo vamos a trabajar de manera conjunta?
33
• Los actores binacionales necesitan estar enterados del contexto político y
los cambios en el clima político —así
como los cambios en las políticas de
salud— en la frontera y deben intentar
incorporar mecanismos a la estructura
del trabajo binacional que permitan
que todos los integrantes respondan
con eficacia a estos cambios sin obstaculizar las metas del equipo y/o la relación misma. Un ejemplo concreto es
cómo el incremento en las seguridad
de la frontera después del 11 de septiembre afectó las prioridades de financiamiento y las actividades cotidianas
de los proyectos transfronterizos.
34
• El problema que implica la rotación de
personal también necesita ser abordado: las personas que participan en proyectos binacionales no sólo necesitan
capacitación técnica, sino también capacitación en cuestiones de conocimiento cultural, entre otras. Las áreas de
conocimiento identificadas por nuestra
escala de binacionalismo pueden ser inherentes a las personas que definimos
como “actores binacionales”, pero las
organizaciones necesitan fomentar la
capacitación y el de-sarrollo continuos
en estas áreas de modo que el trabajo
binacional no dependa de personas claves que facilitan el trabajo y que no son
fácilmente reemplazables.
Trabajando más allá de las fronteras: un manual para proyectos transfronterizos en salud
• El trabajo binacional generalmente requiere de más tiempo para realizarse
que el trabajo normal, debido a muchas
de las cuestiones antes mencionadas. El
tiempo es un elemento que afecta a la
mayoría de las otras consideraciones y
debe ser incluido en la discusión de todos los demás temas, aunque en un
principio parezca irrelevante. Entre las
actividades que toman más tiempo
cuando se trabaja de manera binacional, para dar solamente algunos ejemplos: establecer la confianza y el respeto, cruzar la frontera para las reuniones,
traducir los materiales y los informes.
• Cuando se identifiquen los r ecursos
binacionales y cómo deben ser compartidos, es importante definir “recursos” de manera que se incluyan no sólo los fondos monetarios sino también
el personal, las capacidades de la organización, las estrategias probadas, etc.
Conclusiones
Cada relación binacional es única en muchos aspectos y cambia conforme pasa el
tiempo, y este manual es un intento de armar un marco que estimule a los actores binacionales para que reflexionen acerca del proceso que implica su trabajo y
cómo mejorar la calidad del resultado final. Aunque reconocemos que en este trabajo no hay verdades inamovibles, hemos intentado incluir información y ejemplos específicos que podrían ser útiles para sus esfuerzos de colaboración.
La presencia de comisiones bilaterales es importante para el trabajo binacional, sobre todo porque su estructura está diseñada para el trabajo binacional y
pueden compartir recursos a través de la frontera. Sin embargo, es la cooperación
cotidiana de las organizaciones y los actores locales lo que, a fin de cuentas, logra
cambios significativos para las comunidades de la frontera. Por lo tanto, también
es muy importante seguir consolidando la participación y la capacidad de los actores locales para compartir recursos de manera binacional, realizar capacitaciones
conjuntas y campañas binacionales de prevención, y apoyarlos para que sigan estableciendo sus propias relaciones de colaboración sin tener que depender de las
grandes agencias binacionales. ¡Felicitamos a estos esfuerzos locales y esperamos
que este manual contribuya a sus esfuerzos!
Conclusiones
35
Bibliografía
Baker, E. A. et al. (1999), “Principles of Practice for Academic/Practice/Community Research Partnerships”,
American Journal of Preventive Medicine, vol. 16, no. 3S, pp. 86-93.
Bennett, M. J. (1993), “Towards Ethnorelativism: A Developmental Model of Intercultural Sensitivity”, en R. M. Paige (ed.),
Education for the Intercultural Experience, Yarmouth, Maine, Intercultural Press.
Coronado, I. (1998), Who Governs in a Binational Context?: The Role of Transnational Political Elites, Tucson, University of Arizona Press.
Denman, C. A., M. C. Castro y G. Salazar (eds.) (1998), “Salud reproductiva y cáncer cérvico uterino. Elementos básicos para una discusión”, Cuaderno de
Trabajo II del Consorcio Transfronterizo para la Investigación y Acción en Género y Salud Reproductiva en la Frontera México-Estados Unidos, Southwest
Institute for Research on Women-University of Arizona, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte.
Good Neighbor Environmental Board (1995), First Annual Report, [Report of the Presidential and Congressional Advisory Committee on
U.S.-Mexico Border Environmental and Infrastructure Issues].
Himmelman, A. (2001), “Collaboration for Change: Definitions, Models, Roles, and a Guide to Collaborative Processes” [artículo en red] actualizado
noviembre 2001, consultado agosto 2002, disponible en: http://www.bigpictureassociates.com/product/himmelman_article.pdf
Homedes, N. y A. Ugalde (2001), “Constraints to Binational US-Mexico Border Health Cooperation”, ponencia presentada en el
9o Congreso de Investigación en Salud Pública, Cuernavaca, Morelos, marzo 4-7, 2001.
Johnston, K. B. (1996), “This Issue”, Theory into Practice, vol. 35, no. 3, pp. 146-148.
Jones, E. y J. Nimmo (1999), “Collaboration, Conflict, and Change: Thoughts on Education as Provocation”, Young Children, vol. 54, no. 1, pp. 5-10.
KFPE (1998), Guidelines for Research in Partnership with Developing Countries. Berne,
Swiss Commission for Research Partnership with Developing Countries, disponible en: http://www.kfpe.ch/about/guidelines.html
Lara, F. (2000), “Transboundary Networks for Environmental Management in the San Diego-Tijuana Border Region”, en L. A. Herzog (ed.),
Shared Space: Rethinking the U.S.-Mexico Border Environment, La Jolla, Center for U.S.-Mexican Studies, University of California, San Diego, pp. 155-181.
36
Bibliografía
Lara-Valencia, F. (2002), “Institutional Reform and Transboundary Cooperation for Environmental Planning along the United States-Mexican Border”,
tesis que se presenta para obtener el grado de Doctor en Filosofía (Planeación Ambiental, Tecnológica y Urbana), University of Michigan Ann Arbor.
Martínez, O. J. (1994), Border People: Life and Society in the U.S.-Mexico Borderlands, Tucson, University of Arizona Press.
Mendoza, G. y J. R. Leus (s.f.), Bi-Border Cooperation in Public Health U.S.-Mexico Border, documento borrador.
Monk, J., P. Manning, y C. Denman (2002), “Working Together: Feminist Perspective on Collaborative Research and Action”,
ACME: An International E-Journal for Critical Geographies, http://www.acme-journal.org/index.html
Ojeda, N. (1998), “Investigación social interdisciplinaria y comunitaria en el contexto fronterizo: Implicaciones para la investigación y acción sobre género
y salud reproductiva”, Cuaderno de Trabajo III del Consorcio Transfronterizo para la Investigación y Acción en Género y Salud Reproductiva en la
Frontera México-E.U., Southwest Institute for Research on Women-University of Arizona, El Colegio de Sonora, El Colegio de la Frontera Norte.
Senge, P. et al. (1999), The Dance of Change: The Challenges to Sustaining Momentum in Learning Organizations, New York, Doubleday.
United States–Mexico Border Health Commission (2002), Healthy Border 2010: An Agenda for Improving Health on the United States – Mexico Border,
El Paso, United States–Mexico Border Health Commission.
Vila, P. (2000), Crossing Borders, Reinforcing Borders: Categories, Metaphors, and Narrative Identities on the U.S.-Mexico Frontier,
Austin, University of Texas Press.
Bibliografía
37
Fly UP