...

Educación: El camino hacia adelante

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Educación: El camino hacia adelante
LA AIF EN ACCIÓN
Educación: El camino hacia adelante
C
uando faltan sólo un poco más de cinco años para 2015, el
plazo fijado en los objetivos de desarrollo del milenio (ODM)
de las Naciones Unidas (ONU), la educación mundial enfrenta
una encrucijada. Si bien hoy varios millones de niños más asisten
a la escuela respecto del año 2000, cuando se establecieron
las metas, demasiados jóvenes siguen sin acceso a educación
o a un aprendizaje que les permita dar un giro a su vida. Ahora es
el momento crucial para mantener los avances logrados en este
sector. La educación es una de las inversiones económicas y en
desarrollo humano más sensatas que puede hacer un país. En el
último decenio, prestar apoyo a este sector, y en particular al nivel
primario, ha sido una de las cuestiones más prioritarias para la AIF,
el fondo del Banco Mundial para los países más pobres del mundo.
La AIF es una de las principales fuentes de asistencia dirigida a la
educación disponible para los países de ingreso bajo y ha entregado
más de US$10.200 millones a unas 112 naciones para este efecto
desde 2000. Alrededor de la mitad de los fondos va en apoyo del
nivel básico, y por lo tanto, al cumplimiento de los ODM de ayudar
a los países a conseguir escolaridad primaria universal y remover las
disparidades de género en la instrucción antes de 2015.
Avances en los ODM relativos a educación
La consecución de los ODM ha registrado avances considerables:
• Desde 2000, los países que reciben el respaldo de la Asociación han expandido
su escolaridad como nunca antes en la historia. Hoy, 91 millones de niños más
tienen la posibilidad de matricularse en la escuela primaria.
• Más de 37 millones de los nuevos matriculados son niñas, con lo cual la
proporción de mujeres en la tasa bruta de matrícula ha aumentado del 76%
en 2000 al 95% en 2007.
Si bien queda mucho por hacer, los
países de ingreso bajo han conseguido
resultados claros en lo que respecta
a la educación primaria durante el
último decenio y la AIF ha cumplido
una función importante en ese sentido.
Mientras la economía mundial navega por
aguas turbulentas, la AIF lleva la delantera en
ayudar a los países de ingreso bajo a ampliar
el acceso a educación y mejorar los resultados
del aprendizaje. Estas naciones también están
pidiendo apoyo para aumentar las inversiones
en educación secundaria y terciaria y para
fortalecer la transición de la escuela al
mercado laboral. La crisis financiera mundial
puso de manifiesto la innegable importancia
y valor de la educación a la hora de sentar las
bases de una estabilidad permanente, generar
empleos y promover el crecimiento económico.
Al mismo tiempo, el actual trance amenaza
con hacer retroceder los avances conseguidos
en el nivel de matrícula en educación primaria
durante los últimos 10 años y pone en riesgo
el acceso a la enseñanza secundaria, un área
que suele requerir el apoyo financiero de las
familias. Permitiendo la continuidad de los
logros en educación, la AIF ayuda a garantizar
que los países en desarrollo puedan educar
a la próxima generación de trabajadores,
innovadores y líderes y transitar hacia un
mejor futuro para todos.
SITUACIÓN ACTUAL
DE LA EDUCACIÓN
La buena noticia es que el ritmo de los avances
en las tasas de matrícula y de terminación de
los estudios primarios en los países que pueden
recibir financiamiento de la AIF se ha acelerado,
sobre todo en los últimos cinco años. El Banco
Mundial ha trabajado con los países de la AIF
para respaldar directamente sus compromisos
nacionales con los objetivos de educación
y mejorar las políticas del sector.
En muchos países, los progresos en
la matrículación de los niños en las
escuelas (y en asegurar que completen
el nivel primario) han sido notables.
2
En el Cuadro 1 se presentan los 10 países
más importantes de los que pueden recibir
financiamiento de la AIF, ordenados según el
aumento reciente en las cifras de inscripción
escolar. Por ejemplo —entre 2000 y 2007—
25,5 millones adicionales de niños en edad
de cursar la escuela primaria tuvieron acceso
a educación en India. En la mayoría de los
casos, los progresos en lograr que los niños
asistan a la escuela y completen el nivel
primario también se han traducido en avances
considerables en la paridad entre los sexos.
En los últimos años, muchas de estas naciones
lograron aumentos en la tasa de terminación
en la escuela primaria que son superiores a los
obtenidos por países de la Organización para
la Cooperación y el Desarrollo Económicos
(OCDE) en etapas de industrialización similares
(Cuadro 2). Estos resultados demuestran el
lugar destacado que tiene la educación en las
prioridades nacionales de los países de la AIF
y el apoyo financiero y técnico prestado por la
institución y otros donantes al sector. También
reflejan la necesidad de seguir contando con
ese respaldo, especialmente en el contexto
de la crisis económica.
Cuadro 1: Matrícula en escuela primaria
(en millones)
País
2000
2007
Aumento
1
India
113.613
139.170
25.557
2
Etiopía
5.847
12.175
6.328
3
Pakistán
13.987
17.979
3.992
4
Afganistán
749
4.718
3.969
5
Tanzanía
4.382
8.317
3.935
6
Nigeria
19.151
22.267
3.116
7
Mozambique
2.544
4.564
2.020
8
Kenya
5.035
6.688
1.653
9
Madagascar
2.208
3.837
1.629
10
Sudán
2.567
3.959
1.392
Fuente: EdStats.
Economía de la educación
Sentar las bases para obtener resultados
en educación lleva tiempo. El constante
apoyo prestado por la AIF en los últimos
10 años se ha centrado en erigir estas
bases a través de capacitación docente,
actualización de los programas, construcción
de escuelas, distribución de textos de estudio
y mejoramiento del buen gobierno y la gestión
en las escuelas. Gran parte de los rápidos
adelantos conseguidos en los últimos años se
deben en cierta medida a estas inversiones
fundamentales.
Hasta el 30 de junio de 2009, el apoyo
de la AIF a la educación había llegado
a la cifra récord de US$1.650 millones
en 12 meses.
La entidad ha asumido el compromiso de
otorgar el financiamiento continuado y a largo
plazo que permita seguir avanzando de manera
constante (ver el gráfico 1). En el ejercicio
de 2009, la asistencia para aquellos países
que cumplen con los requisitos de la AIF llegó
a US$1.650 millones.
Este volumen récord en préstamos para
educación se debe en gran parte al apoyo
entregado a dos provincias pakistaníes por un
total de US$650 millones o 39% del respaldo
total de la AIF al sector. Las prioridades
respaldadas por la institución en 2009 incluyen
calidad de la educación y reforma curricular
(en Bangladesh, Etiopía y Viet Nam), educación
posprimaria (Bangladesh, Nigeria y Uganda),
participación de las niñas (Pakistán) y reconstrucción de emergencia de establecimientos
escolares (Haití). También fue prioridad el
apoyo para fortalecer los ministerios de
educación y otras instituciones educacionales.
Además, el sector recibió respaldo a través
de préstamos de la AIF para otros fines, como
las transferencias en efectivo condicionadas
a familias pobres, las que deben mantener
a sus hijos en la escuela para recibir la ayuda.
En el ejercicio de 2009, la entidad movilizó
fondos adicionales cuantiosos de otros organismos de desarrollo. El volumen más importante
provino de la Iniciativa de Vía Rápida de
Educación para Todos, con US$607 millones
para 11 operaciones.
Gráfico 1. Asistencia de AIF para educación — Aumento sostenido en millones de US$
1.800
millones de US$
1.400
1.246
1.160
1.200
1.023
1.000
885
800
600
1.647
1.601
1.600
578
632
Ej. 01
Ej. 02
941
455
400
200
0
Ej. 00
Ej. 03
Ej. 04
Ej. 05
Ej. 06
Ej. 07
Ej. 08
Ej. 09
Ejercicio
3
PRIORIDADES DE LA AIF
EN EDUCACIÓN ABORDAN
DESAFÍOS CLAVE
La AIF ayuda a los países en desarrollo a
enfrentar los desafíos más urgentes en materia
de educación. Desde 1995, el financiamiento
para el sector promedia los US$922 millones
anuales.
Entre sus principales objetivos, el financiamiento y la asistencia para esta área buscan
incorporar la educación a las estrategias
económicas nacionales y trabajar con los
países para desplegar sistemas de educación
ecuánimes enfocados en los resultados del
aprendizaje.
Las prioridades de la AIF en
educación incluyen:
• Aprendizaje de calidad para todos
• Habilidades y conocimientos que
contribuyan al crecimiento económico
y la competitividad
• Sistemas de educación que logren resultados
mensurables
Más de la mitad del financiamiento de la AIF en
este sector se destinó a educación primaria,
mientras que otro 24% apoyó las reformas del
sistema en general (vea recuadro 1).
El apoyo para educación secundaria en los
países de la AIF también va en aumento.
Las regiones de África y Asia meridional
representaron cada una cerca del 40% de
los recursos de la institución destinados
a educación desde 1995 (US$4.500 millones
en cada caso).
Educación primaria: Lograr
educación universal
Hoy, 91 millones más de niños en edad escolar
pueden asistir a la escuela que en 2000,
mientras que la proporción de niños que
terminan la primaria aumentó del 62% al 73%
entre 2000 y 2007. Estos progresos en acceso y
calidad se deben a la construcción de escuelas,
Recuadro 1. Educación y crisis financiera
La reciente recesión económica mundial pone en riesgo los avances conseguidos en educación por los países
de ingreso bajo al reducir la capacidad, tanto de los hogares como de los gobiernos, de invertir en educación
básica. Los niveles secundario y terciario también sufren, ya que se reduce el gasto privado en ambos.
Si se permite el deterioro de los niveles de matrícula y de aprendizaje a causa de la crisis, los países en desarrollo
no podrán aprovechar las ventajas en competitividad una vez que la economía se recupere. Por otra parte, la
matrícula escolar y los niveles de aprendizaje están en riesgo en los países afectados por la crisis. Los efectos
más notorios probablemente se harán sentir en los países y hogares más pobres, porque son ellos los que
sufrirán las consecuencias del recorte de los servicios básicos y la pérdida de empleos. Naciones como Sri
Lanka ya redujeron el gasto público en educación este año, mientras que los programas de alimentación escolar
también podrían verse afectados en la República Democrática Popular Lao.
Para mantener los avances en educación pese a la crisis, los países donantes deben continuar prestando apoyo
y trabajar con los países en desarrollo para mejorar la efectividad de la ayuda. Identificar la naturaleza y la
dimensión del impacto de la crisis en educación es un primer paso importante para responder de manera acertada.
Los datos sobre crisis anteriores identifican programas que podrían amortiguar los peores efectos en este sector.
En este sentido, el Banco Mundial trabaja con países de la AIF, como la República Democrática del Congo, para
incluir la educación en las medidas destinadas a aumentar los servicios sociales durante la recesión y también
en mejorar la eficacia en función del costo de los programas. Pese a los riesgos que plantea, la crisis puede
convertirse en una oportunidad a largo plazo y ofrecer algunas lecciones útiles.
4
Recuadro 2. AIF ayuda a entregar educación primaria de calidad a los niños de Pakistán
Con nuevos compromisos por US$650 millones para el sector educacional de Pakistán durante el presente
ejercicio, la AIF trabaja para asegurar que los niños de las provincias de Punjab y Sindh reciban una enseñanza
de buena calidad y dispongan de los recursos esenciales para aprender. Los estudiantes de nivel primario de
Punjab acaban de recibir más de 28 millones de textos de estudio de primera necesidad totalmente gratuitos,
gracias al apoyo de la AIF a la región. Estos fondos ayudan a que los niños y maestros pakistaníes se
desenvuelvan en aulas que cuentan con los materiales y el apoyo necesarios para obtener buenos resultados.
El tamaño y ámbito de estos nuevos proyectos reflejan una creciente demanda en Pakistán por educación
equitativa y de calidad, luego de 10 años de reformas educacionales realizadas con el apoyo de la AIF que dieron
lugar a un aumento sostenido en las tasas de matrícula y de finalización en la escuela primaria. También se
invierte en proyectos de Reforma del Sector Educación en Punjab y Sindh que mejoran los resultados a través de
seguimiento y evaluaciones de impacto. Estas iniciativas de segunda generación ayudan a perfeccionar la gestión
del sector y a realizar las mejoras necesarias en el acceso y la calidad.
Para muchos niños, y especialmente para las niñas, esto significa la oportunidad de asistir a la escuela
y aprender lo necesario para llevar una vida fructífera.
mejoramiento de los recintos y contratación
de nuevos maestros.
Aunque también se ha avanzado en el
fortalecimiento de las capacidades del
sistema educacional, todavía falta mucho por
hacer para garantizar que los niños reciban
educación de buena calidad, lo que a su vez
se traducirá en oportunidades para mejorar
su calidad de vida.
La AIF trabaja con los países para
mejorar la calidad de la educación
enfocándose en mejorar los resultados
del aprendizaje.
En muchos países beneficiarios, ello implica
garantizar la disponibilidad de aulas adecuadas
y escuelas bien administradas en todos
los niveles del sistema. En lugares como
Montenegro y Viet Nam, la clave está en los
programas de capacitación docente. Nepal ha
logrado avances en la gestión comunitaria de
las escuelas. En muchos países, la AIF apoya
la reforma curricular y las evaluaciones del
aprendizaje para hacer un seguimiento de la
calidad. En Pakistán, el apoyo se ha centrado
en fortalecer los sistemas de educación
y mejorar las políticas sobre la base de
rigurosas evaluaciones (vea recuadro 2).
Para atraer a los niños que aún no asisten
a la escuela, especialmente niñas, escolares
rurales, poblaciones indígenas y otros menores
en desventaja, se necesitan iniciativas
focalizadas. Algunos ejemplos de lo que hace
la AIF para apoyar la cobertura de estos grupos
son los programas de alimentación escolar
en Haití, India y Djibouti, y el trabajo con
algunas organizaciones no gubernamentales
(ONG) para abrir escuelas en zonas distantes
de Pakistán.
Educación secundaria:
El camino hacia adelante
Cuando aumenta el acceso, la matrícula y las
tasas de finalización del nivel primario, los
países enfrentan una nueva serie de desafíos.
Una vez que los niños se gradúan de la primaria,
¿qué sigue? En muchos países de ingreso
bajo, la oferta de educación posprimaria es
muy limitada, tanto en envergadura como
en capacidad.
La finalización universal de la
escuela primaria, junto con la
necesidad de contar con una fuerza
laboral calificada, genera nuevos
desafíos y oportunidades para la
educación secundaria.
5
Recuadro 3. Uganda ofrece más oportunidades en educación secundaria
Un nuevo proyecto de la AIF ayuda a expandir y mejorar las oportunidades de los estudiantes para cursar
estudios secundarios en Uganda. Durante el ejercicio de 2009, la institución se comprometió a aportar
US$150 millones para financiar el Proyecto de Educación Posprimaria y Capacitación del país.
Hoy, sólo el 58% de los estudiantes de nivel primario pasan a secundaria. Esta iniciativa apunta a aumentar
el acceso a la educación secundaria de primer ciclo y mejorar la calidad de su oferta. Para conseguir esos
objetivos, la AIF se concentra en ampliar la infraestructura escolar a fin de acoger a todos los estudiantes.
Además del espacio físico, el éxito de este nivel de educación depende de docentes bien capacitados.
En este marco, también se destinan fondos a ampliar el centro nacional de formación de docentes del país.
La calidad también depende del liderazgo escolar, así como del diseño y la disponibilidad de material didáctico.
Se destinarán fondos para capacitar al personal directivo de las escuelas, adquirir textos escolares, adaptar los
planes de estudio y crear y supervisar evaluaciones del rendimiento académico que midan los resultados en
cuanto a aprendizaje.
Por último, la mejor planificación estratégica de la educación secundaria en Uganda está sirviendo para trazar
nuevas rutas. En este sentido, se realizan iniciativas de comunicación y promoción que apoyen las gestiones
del Gobierno. También se planifica la futura expansión del sistema de formación profesional y enseñanza
secundaria del país.
Alrededor de 264 millones de jóvenes de
todo el mundo en edad de asistir a la escuela
secundaria hoy no están matriculados. Por otra
parte, la creciente demanda por instrucción
posprimaria tensiona aún más los recursos de
los sistemas de educación. El financiamiento
de la AIF ayuda a llenar este vacío y aporta
a los países los recursos necesarios para
mantener el impulso y satisfacer la creciente
demanda, especialmente durante la crisis
económica.
La AIF trabaja con los gobiernos en lugares
como Uganda para ampliar el acceso y mejorar
la calidad de la educación secundaria (vea
recuadro 3). Bangladesh logró aumentar la
matrícula en secundaria y reducir las tasas
de deserción gracias al uso de estipendios
y otros incentivos.
Educación terciaria: Vincular los
trabajadores altamente calificados
con el mercado laboral
En la mayoría de los países de ingreso bajo,
los sistemas de educación terciaria suelen
ser demasiado pequeños para satisfacer la
6
demanda de una economía en expansión.
A menudo se caracterizan por falta de equidad
en el financiamiento, baja calidad académica,
gestión ineficiente y un flujo insuficiente
de estudiantes, lo que significa que los
alumnos tardan más tiempo del requerido
en graduarse.
Es por ello que la AIF ha apoyado la expansión
y el perfeccionamiento de los sistemas de
educación superior en los países en desarrollo.
En Bangladesh, respalda los esfuerzos del
Gobierno destinados a mejorar la calidad
y pertinencia de sus programas de instrucción
e investigación. En Viet Nam, ayuda a formular
políticas gubernamentales para fortalecer el
funcionamiento de las universidades del país
para hacerlas más autónomas y permitir su
rápida adaptación a las cambiantes necesidades del mercado laboral (vea recuadro 4).
En Mozambique, la AIF apoya a tres importantes instituciones públicas de educación
superior en una amplia gama de disciplinas
y financió reformas a la educación técnica
y profesional para ayudarle a responder mejor
a las necesidades del mercado laboral.
Recuadro 4. Viet Nam moderniza su educación superior
Con la ayuda de la AIF, las universidades e institutos de Viet Nam están en un proceso de cambio y sientan
a su vez las bases del futuro de la educación superior en el país. A medida que esta nación deja atrás la
economía de planificación centralizada de las últimas décadas, desplaza también su foco de atención con el
fin de satisfacer la actual demanda por trabajadores altamente educados y capacitados. En este sentido, las
reformas se enfocan en descentralizar la educación superior para tener universidades más autónomas y que
puedan adaptarse a un mercado en constante cambio.
En los últimos años, la AIF ha destinado US$98 millones a mejorar la capacidad de las universidades
vietnamitas para ofrecer carreras de buena calidad, adecuadas y eficaces en función de los costos. Se
adjudicaron donaciones para el mejoramiento de la calidad a través de fondos concursables para aquellas
universidades que demuestran buenas aptitudes en el ámbito académico y de rendimiento financiero,
planificación estratégica y fiscalización del desempeño.
Las donaciones más recientes se destinaron a construir bibliotecas y laboratorios científicos y a actualizar los
sistemas computacionales y las tecnologías de la información. A través de incentivos basados en donaciones,
la AIF ayuda a las universidades vietnamitas a modernizar su oferta y su gestión.
MECANISMOS INNOVADORES
PARA ACELERAR EL PROGRESO
Iniciativa Vía Rápida de Educación
para Todos
La capacidad convocatoria de la AIF ayudó a los
líderes bilaterales de Canadá, Francia, Países
Bajos y Noruega a crear la Iniciativa Vía Rápida
de Educación para Todos (IVR) en 2002.
El Banco Mundial alberga a la Secretaría de
la IVR y administra su Fondo Catalizador
de US$1.540 millones y el Fondo para el
Desarrollo de Programas de Educación de
US$115 millones, creado por los donantes con
el propósito de respaldar la Iniciativa.
La IVR es una asociación basada
en resultados. Se centra en ofrecer
educación primaria a niños y niñas
de naciones en desarrollo a través del
compromiso de los países, el aumento
de la ayuda, una asistencia más eficaz
y la armonización de los donantes.
De los 35 países en condiciones de recibir
ayuda de la IVR, seis alcanzaron la terminación
universal del ciclo de educación primaria en
diciembre de 2008. Otros ocho están bien
encaminados para lograr la misma meta. Sin
embargo, los 21 restantes, principalmente en
África al sur del Sahara, enfrentan enormes
obstáculos y requieren más apoyo sostenido
de los donantes para que puedan retomar el
ritmo y lograr el objetivo.
Los datos de una serie de países que tienen
el apoyo de la IVR indican que sí es posible
avanzar de manera considerable en plazos
relativamente breves si se cuenta con el
compromiso sostenido del Gobierno y la
coordinación de la ayuda de los donantes
(vea recuadros 5−7).
VINCULAR LA EDUCACIÓN
CON LA LUCHA CONTRA
LA POBREZA
A través de la AIF, los equipos del Banco Mundial
ayudan a los países en desarrollo a formular
planes para los sectores educacionales como
parte de una estrategia más amplia de lucha
contra la pobreza y estímulo del desarrollo
económico. Ello ha sido decisivo a la hora de
ayudar a las naciones a generar aumentos
estables y sostenibles de financiamiento
interno destinado a educación.
7
Recuadro 5. Donantes más coordinados apoyan iniciativas de educación en Etiopía
La visión del Gobierno etíope sobre la educación pone en primer plano el mejoramiento de la calidad en todos
los niveles educacionales. Desde 1999, la matrícula en la enseñanza primaria aumentó en forma considerable.
La tasa neta de matrícula para el año escolar 2006—07 fue del 76% entre las niñas y del 83% entre los niños.
El Programa de Mejoramiento General de la Calidad de la Educación es una asociación única que contempla
el compromiso de US$50 millones de parte de la AIF, US$70 millones en primera instancia de la IVR
y US$100 millones en aportes de asociados bilaterales en el desarrollo, como Finlandia, Italia, los Países
Bajos y el Reino Unido por un total de US$220 millones.
Estas contribuciones son el reflejo del trabajo conjunto con el Gobierno etíope para abordar la calidad a través
de una reforma curricular, creación de textos de estudio, capacitación docente y mejor gestión y administración
a nivel de cada escuela.
Esta asociación disminuyó la complejidad y los costos típicos de los programas de múltiples donantes y permite
que tanto el Gobierno como sus socios pongan el foco de atención donde debe estar: en mejorar la educación.
Del mismo modo, la armonización de los donantes mejoró las relaciones de cooperación entre ellos,
estimulando el intercambio de lecciones aprendidas en programas e iniciativas ejecutados con anterioridad,
tanto en Etiopía como en otros países.
Recuadro 6. Escuelas para niños rurales en Mongolia
La escuela llegó a las familias de pastores de Mongolia rural. Ubicada en una gran carpa blanca, permite su
movilidad y es parte de los esfuerzos del país por llegar a este subgrupo de niños del campo que de lo contrario
no tendrían acceso permanente a la educación. La flexibilidad es un elemento necesario para integrar a estos
niños nómades al sistema escolar nacional y ello es posible gracias a la ayuda de la IVR.
Una donación de US$29,4 millones del Fondo
Catalizador de la IVR permitió extender los
programas de educación básica a las zonas más
distantes de Mongolia durante el período 2007—09.
En conjunto con la Iniciativa, el Banco Mundial y
otros donantes enfrentan mancomunadamente los
desafíos restantes.
Los fondos de la IVR se suman al apoyo que presta
la AIF en Mongolia. El Proyecto de Educación
y Desarrollo Rural de esta última entrega material
didáctico de buena calidad a las aulas mongolas.
Junto con innovaciones centradas en la enseñanza de la lectura a temprana edad y la capacitación docente,
la entrega de bibliotecas, computadoras de escritorio y libros infantiles digitales, este proyecto intenta ayudar
a Mongolia a superar la brecha digital y mejorar el aprendizaje.
8
Recuadro 7. Compartir lo que funciona bien en educación
El Banco Mundial apoya las investigaciones y el trabajo analítico en educación para ayudar a los países a
diseñar y ejecutar reformas viables. Los recientes resultados son:
• Evaluaciones del aprendizaje: El Banco Mundial publicó varios tomos de la serie National Assessments of
Educational Achievement (Evaluaciones nacionales del rendimiento escolar). El Tomo 5 de la serie se centra
en Using the Results of a National Assessment of Educational Achievement (Uso de los resultados de una
evaluación nacional del rendimiento escolar) — 2009.
• Reformas de la administración escolar centradas en la escuela: La AIF lidera los esfuerzos por lograr
que, en decenas de países, las decisiones se tomen más cerca de los niveles de prestación de servicios.
El trabajo más reciente se centra en hallazgos clave sobre el impacto de tales programas en todo el mundo.
• Asistencia a niños pobres a través de subvenciones mejor focalizadas: La Asociación ayuda a los
países a establecer subvenciones focalizadas para lograr que los niños desfavorecidos asistan a la escuela
y no abandonen los estudios, sobre todo en África al sur del Sahara y Asia meridional. El informe publicado
recientemente por el Banco, For Protection and Promotion (Para protección y promoción) entrega lecciones
sobre los efectos de las transferencias en efectivo condicionadas en la educación a partir de varios programas
en curso en diversos países. Otro informe, Rethinking School Feeding (Reconsiderar los programas de
alimentación escolar), analiza lecciones sobre el diseño y la ejecución de programas de alimentación
escolar y de cómo éstos pueden ayudar a los países a transitar de iniciativas impulsadas por los donantes
a programas nacionales sostenibles.
• Eliminación de la matrícula escolar: Los estudios analíticos del Banco Mundial y el diálogo sobre políticas,
tanto en materia de educación como de gestión fiscal, han alentado a los Gobiernos respaldados por la AIF
a reducir o eliminar los derechos de matrícula escolar en el nivel primario. Se trata de una política a menudo
decisiva para aumentar el acceso de los pobres y las niñas a la educación.
Muchos países que reciben financiamiento de
la AIF están adoptando enfoques integrales
o de alcance sectorial en educación para
mejorar los avances. Estas estrategias abarcan
una serie de iniciativas tendientes a ampliar el
acceso a educación al remover los obstáculos
a la participación en la escuela y ofrecer
apoyo específico a las poblaciones más
vulnerables. Dichos esfuerzos suelen incluir
inversiones coordinadas en abastecimiento
de agua cerca de las escuelas, campañas
de desparasitación, nutrición, alimentación
escolar y otras intervenciones sanitarias
a nivel escolar, y la reparación de caminos
para reducir los riesgos que enfrentan los
niños al trasladarse a la escuela.
Pero el apoyo a las reformas institucionales
y de las políticas —que a menudo se
brinda a través de servicios de asesoría
y financiamiento para políticas de desarrollo—
reviste igual importancia para el desarrollo
a largo plazo. Gran parte de este respaldo
tiene como objetivo vincular la educación
a estrategias nacionales de lucha contra la
pobreza más amplias. En este sentido, el apoyo
financiero más eficiente es el llamado “apoyo
presupuestario” destinado a los Gobiernos.
Éste permite solventar los costos recurrentes
vinculados con el salario de los maestros,
que a menudo representa la proporción más
grande del presupuesto total para educación.
A través de este tipo de apoyo, la AIF ayuda
a los países a eliminar los derechos de
matrícula y a asegurar que los niños más
pobres y desprotegidos, especialmente las
niñas, puedan asistir a la escuela.
CREACIÓN DE UN BANCO
DE CONOCIMIENTOS GLOBALES
El personal del Banco Mundial es una reserva
mundial de experticia en educación y garantiza
que el financiamiento de la AIF en este
9
sector vaya acompañado de sólidos estudios
analíticos, formación de capacidades y asesoría
en políticas fundados en la experiencia y los
conocimientos mundiales sobre cuáles son los
programas de educación más eficientes a la
hora de lograr buenos resultados.
El Banco Mundial también brinda
respaldo a los países que reciben
financiamiento de la AIF con
rigurosas evaluaciones de impacto
en el campo de la educación a fin de
recabar pruebas más sólidas sobre
lo que da resultado atendiendo a las
condiciones particulares de cada país.
Los préstamos de la AIF reúnen las mejores
prácticas cualitativas y cuantitativas para
conseguir los objetivos educacionales
propuestos por los países y apoyados por la
comunidad internacional.
En promedio, el Banco Mundial produce más
de 20 obras de análisis de gran envergadura
al año, todas centradas en cómo mejorar el
sector educacional en los países de la AIF.
Por ejemplo, el trabajo analítico realizado el
año pasado examinó los efectos de la crisis
financiera en el sector de la educación de los
países en desarrollo e investigó las maneras
a través de la cuales las naciones pueden
focalizar mejor las intervenciones en los más
perjudicados frente a un panorama de recursos
privados y públicos cada vez más limitados
y cambios en la demanda económica.
GENERAR EL IMPULSO
La AIF está activamente involucrada en
ayudar a los países a enfrentar los desafíos
10
clave en materia de educación. En el ciclo de
primaria, la institución entrega considerables
recursos estables y a largo plazo para ayudar a
los países “bien encaminados” a mantener su
progreso hacia la consecución de los objetivos
de desarrollo del milenio y está empujando a
las naciones que necesitan mejorar su ritmo
de avance.
Gracias al apoyo de mejores herramientas
de medición en el sector, la institución
también ayuda a los países a centrarse en
los resultados y en el mejoramiento de la
calidad. El creciente respaldo que se presta a
la educación secundaria ayuda a las naciones
a satisfacer el rápido aumento de la demanda
por este tipo de instrucción, a medida que
más niños terminan la escuela primaria y el
mercado laboral exige mano de obra más
calificada con capacitación adecuada, tanto
profesional como terciaria.
La AIF ha sido una de las principales fuentes
de asistencia en educación en los países de
ingreso bajo durante la última década. Gracias
a este apoyo, muchas naciones que pertenecen
a este grupo han conseguido resultados
evidentes. Aún falta mucho por hacer y el
respaldo constante de la AIF, especialmente
durante la crisis económica, servirá para que
muchos niños sigan asistiendo a la escuela y
proporcionará la ayuda financiera y técnica
necesaria, tanto para cumplir las metas
nacionales de educación como los objetivos
de desarrollo del milenio.
Julio de 2009.
www.bancomundial.org/aif
www.worldbank.org/education
Fly UP