...

La violencia sexual como arma de guerra.

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La violencia sexual como arma de guerra.
15
La violencia
sexual como arma
de guerra.
María Villellas Ariño
Septiembre de 2010
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
2
Quaderns de Construcció de Pau es una publicación de la Escola de Cultura de Pau
que tiene el objetivo de difundir y acercar al público interesado las investigaciones
que se llevan a cabo en esta institución en el ámbito de la construcción de la
paz. Los cuadernos de investigación seguirán tres líneas de trabajo fundamentales.
En primer lugar se ofrecerán documentos de análisis sobre diferentes temas
de actualidad, aportando reflexiones de carácter académico. En segundo lugar
se elaborarán documentos en los que se formularán propuestas que faciliten la
intervención de los actores implicados en los diferentes ámbitos de la construcción
de la paz. Finalmente se elaborarán monográficos de análisis de conflictos
armados, tensiones, procesos de paz o procesos de rehabilitación posbélica que
están teniendo lugar actualmente fruto del análisis sobre el terreno del personal
investigador de la Escola de Cultura de Pau.
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
3
Índice
Resumen
1. Introducción
2. El patriarcado y la violencia sexual en los conflictos armados
2.1. El cuerpo como escenario de los conflictos armados
2.2. La violencia sexual como arma de guerra
3. Respuestas ante la violencia sexual
3.1. La violencia sexual en el derecho internacional
3.2. Perspectivas críticas a las respuestas de la comunidad internacional
3.3. Las respuestas de las víctimas
4. Conclusiones
5. Bibliografía
4
5
6
7
8
10
10
11
12
13
14
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
4
RESUMEN
La violencia sexual es una de las armas de guerra más extendidas en los conflictos
armados contemporáneos. Su eficacia como instrumento de terror colectivo e
individual de manera simultánea explica en parte su presencia en un elevado número
de contextos afectados por la violencia armada y política. Desde que en la década
de los noventa, tras el genocidio de Rwanda y los conflictos armados que asolaron
la región de los Balcanes, la violencia sexual como arma de guerra se convirtiera
en una cuestión de interés público después de una larga historia de silenciamiento,
su presencia en los debates públicos sobre los conflictos armados y su impacto
en la población civil ha sido creciente. No obstante, esta mayor preocupación
pública –fruto en gran medida de los esfuerzos de las organizaciones de mujeres de
lugares afectados por esta violencia­– no siempre se ha traducido en respuestas que
hayan significado una mayor protección para las mujeres supervivientes. Tomando
como marco de referencia la perspectiva de género y las contribuciones feministas
al análisis de los conflictos armados, así como el enfoque psicosocial en el
acompañamiento a las víctimas de los conflictos, este cuaderno pretende aportar una
reflexión sobre las causas y el impacto de la violencia sexual como arma de guerra
contra las mujeres en los conflictos armados contemporáneos y analizar algunas
experiencias de respuesta frente a esta violencia, desde una perspectiva crítica.
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
1. Introducción
L
a violencia sexual es una de las armas de guerra más extendidas en los
conflictos armados contemporáneos. Su eficacia como instrumento de terror
colectivo e individual de manera simultánea explica en parte su presencia en un
elevado número de contextos afectados por la violencia armada y política. Desde
que en la década de los noventa, tras el genocidio de Rwanda y los conflictos
armados que asolaron la región de los Balcanes, la violencia sexual como arma
de guerra se convirtiera en una cuestión de interés público después de una larga
historia de silenciamiento, su presencia en los debates públicos sobre los conflictos
armados y su impacto en la población civil ha sido creciente (Skjelsbaek,
2001). No obstante, esta mayor preocupación pública –fruto en gran medida
de los esfuerzos de las organizaciones de mujeres de lugares afectados por esta
violencia­– no siempre se ha traducido en respuestas que hayan significado una
mayor protección para las mujeres supervivientes.
Este cuaderno toma como marco de referencia la perspectiva de género y las
contribuciones feministas al análisis de los conflictos armados, así como el enfoque
psicosocial en el acompañamiento a las víctimas de los conflictos.
Los conflictos armados son realidades profundamente marcadas por las estructuras
de género presentes en cualquier sociedad. En el transcurso de los conflictos
armados las divisiones de género acostumbran a exacerbarse en las sociedades que
los padecen. Las ideologías que legitiman la división sexual del trabajo se propagan
con el objetivo de reforzar los roles tradicionales para que las tareas asignadas a
hombres y mujeres queden perfectamente delimitadas. Sin embargo, la realidad es
mucho más compleja y la desestructuración social que acostumbra a acompañar a los
conflictos armados genera que los roles sociales sean intercambiables y cambiantes.
Adoptar la terminología y la perspectiva de género tiene unas consecuencias
metodológicas y políticas que es importante subrayar. En primer lugar, mediante el
análisis de género se desmonta la tradicional visión de los conflictos armados como
realidades neutras. Así pues, se pondría en cuestión el hecho de que la génesis de
los conflictos armados sea independiente de las estructuras de poder en términos
de género que existan en una determinada sociedad. En segundo lugar, desde esta
perspectiva también se plantearían serias dudas a las afirmaciones que pretenden
homogeneizar las consecuencias de los conflictos.
Sin embargo, muchos de los análisis sobre conflictos armados que se elaboran
actualmente no han incorporado la perspectiva de género y no logran reconocer
cómo las estructuras de poder tanto nacionales como internacionales y los patrones
de distribución de recursos parten de las desigualdades de género (Byrne, 2002).
Por otra parte, como señalan algunas autoras, cuando aparece el término género, a
menudo conlleva que las mujeres y las niñas sean consideradas como víctimas, que
han experimentado circunstancias ‘especiales’ y que tienen necesidades ‘especiales’,
mientras que los hombres son presentados como perpetradores (El Jack, 2003). Sin
embargo, la utilización del término género debería servir para poner de manifiesto
que hombres y mujeres desempeñan roles muy variados –sean estereotipados o
no- así como para entender que los cambios que se producen a consecuencia de los
conflictos armados en estos roles afectan a las relaciones de género (El Jack, 2003).
El poder es un elemento central en la perspectiva de género. Algunas autoras hablan
del género como la división sexual del poder, y sin duda cualquier cambio en el reparto
de poder tendría consecuentemente un impacto muy directo en las relaciones de género
(Strickland y Duvvury, 2003). El reparto de poder que caracteriza las relaciones
de género, en las que a las características biológicas se les atribuyen componentes
valorativos, influye de manera muy notable en el acceso de las mujeres a los recursos
y su control, sus posibilidades de implicación en la vida colectiva de una determinada
sociedad, e incluso las posibilidades de ejercer sus derechos fundamentales (Strickland
5
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
6
y Duvvury, 2003). Así pues, no puede entenderse la
dimensión de género sin poner en el centro del análisis
el reparto y el ejercicio del poder de hombres y mujeres.
Por tanto, es preciso señalar que cuando se utiliza
la perspectiva de género al hablar de los conflictos
armados, no se está hablando de las mujeres víctimas
de los conflictos armados. Éste es un elemento
importante, que no sólo no debe ser pasado por
alto sino que deber ser central en el análisis. La
mirada de género sobre estos conflictos devuelve una
fotografía más compleja, de roles que se imponen y
se intercambian, redes sociales y estructuras que se
rompen y se recomponen transformándose, divisiones
sociales que se acentúan. Los conflictos armados son
procesos de destrucción y de generación de víctimas,
pero también pueden ser acicates para la movilización
colectiva contra la violencia y conllevar, por tanto,
procesos de empoderamiento y de toma de conciencia.
Como señala Yolanda Aguilar (2000), “reconocer
el carácter sexual de la violencia ejercida contra las
mujeres, sitúa en el centro del debate el problema
estructural de la opresión de las mujeres y ubica
dicha problemática a partir de sus causas”.
Por otra parte, el enfoque psicosocial busca
contextualizar los comportamientos, emociones, y
pensamientos de las personas y los grupos, en el entorno
social y cultural en el que tienen lugar, partiendo de
la realidad local y buscando el intercambio frente
a aquellos modelos que ofrecen ayuda y respuestas
de manera unidireccional (Beristain et. Al., 1999).
Este enfoque, que pone el acento en la búsqueda del
bienestar individual y colectivo en su propio entorno,
parte de las capacidades propias de las personas para
hacer frente a los contextos adversos, desechando
las visiones inmovilistas y pasivas de las víctimas de
los conflictos, la violencia o los desastres naturales.
Así pues, en el centro de la acción psicosocial está
el reconocimiento de la capacidad de agencia de
cualquier sujeto, capacidad que puede ser potenciada
mediante el acompañamiento.
Además, se apunta también a la importancia de no
homogeneizar, sino reconocer que el impacto de los
hechos traumáticos vividos puede ser diferente en
cada persona, en función de diferentes aspectos,
como “la intensidad de la situación, la vivencia
individual condicionada por su origen social, su
grado de participación en el conflicto y por otras
características de su personalidad y experiencia”
(Martín Beristain y Paez Rovira, 2000: 121)
Este cuaderno pretende aportar una reflexión sobre
las causas y el impacto de la violencia sexual como
arma de guerra contra las mujeres en los conflictos
armados contemporáneos y analizar algunas
experiencias de respuesta frente a esta violencia,
desde una perspectiva crítica.
2. El patriarcado y la violencia sexual
en los conflictos armados
E
l uso de la violencia sexual en los conflictos
armados1 no es un fenómeno que haya hecho
aparición en las guerras contemporáneas. La violencia
sexual seguramente ha tenido lugar en todos los
conflictos armados a lo largo de la historia, si bien su
visibilización es muy reciente. Así, desde la leyenda
del rapto de las sabinas en los orígenes de la Roma
antigua, hasta las violaciones masivas de mujeres
alemanas por parte del ejército soviético –entre
100.000 y un millón de mujeres alemanas pudieron
haber sido víctimas de esta violencia–, o el fenómeno
de las “mujeres confort”, esclavas sexuales al servicio
del ejército japonés durante la Segunda Guerra
Mundial, la historiografía está plagada de episodios
de violencia sexual organizada en contextos bélicos.
Entre 80.000 y 200.000 mujeres, la inmensa mayoría
de ellas coreanas, fueron víctimas de la violencia
sexual en los burdeles militares japoneses extendidos
por toda Asia antes y durante la Segunda Guerra
Mundial. Estos burdeles fueron establecidos para
elevar la moral de las tropas y evitar que la violencia
sexual se produjera de manera descontrolada en los
territorios ocupados por el Ejército japonés, después
de la masacre de Nanking en 1937, durante la que
decenas de miles de mujeres fueron violadas a manos
de las tropas niponas (Chung, 2010).
Otro de los episodios históricos que ha sido revisado
con el objetivo de dar visibilidad a la experiencia
de las mujeres es el de la independencia de la India
y la partición del subcontinente que dio lugar a
la creación de India y Pakistán. 70.000 mujeres
pudieron ser víctimas de la violencia sexual durante
el periodo de la partición y otras muchas murieron
para evitar ser víctimas de la violencia sexual, bien
cometiendo actos de suicidio voluntaria –inducidas
por sus propias familias en un gran número de
ocasiones– o forzadamente, bien asesinadas por
sus propias familias o comunidades, como una
forma de evitar que el honor de la comunidad
fuera puesto en peligro. Además, miles de mujeres
fueron secuestradas y posteriormente torturadas
sexualmente. Las cifras oficiales reconocen que
1 Se entiende por conflicto armado todo enfrentamiento protagonizado por grupos armados regulares o irregulares con objetivos percibidos como incompatibles en el que el uso continuado y organizado de la
violencia: a) provoca un mínimo de 100 víctimas mortales en un año
y/o un grave impacto en el territorio (destrucción de infraestructuras
o de la naturaleza) y la seguridad humana (ej. población herida o
desplazada, violencia sexual, inseguridad alimentaria, impacto en la
salud mental y en el tejido social o disrupción de los servicios básicos);
b) pretende la consecución de objetivos diferenciables de los de la delincuencia común y normalmente vinculados a: demandas de autodeterminación y autogobierno, o aspiraciones identitarias; la oposición
al sistema político, económico, social o ideológico de un Estado o a la
política interna o internacional de un gobierno, lo que en ambos casos
motiva la lucha para acceder o erosionar al poder; o al control de los
recursos o del territorio (Escola de Cultura de Pau, 2010).
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
50.000 mujeres musulmanas fueron secuestradas en
la India y que 33.000 mujeres hindúes o sijs fueron
secuestradas en Pakistán (Menon y Bhasin, 1998).
También durante el conflicto que dio lugar a la
creación de Bangladesh como Estado independiente,
se estima que entre 200.000 y 400.000 mujeres
fueron víctimas de la violencia sexual. La mayoría de
ellas eran mujeres bengalíes agredidas por soldados
pakistaníes, en lo que según numerosos analistas fue
una estrategia organizada para sembrar el terror en
la población de Pakistán Este. Un gran número de
estas mujeres fueron asesinadas después de haber
sufrido graves abusos sexuales (Saikia, 2004).
Para entender el uso de la violencia sexual como
arma de guerra es importante tener en cuenta el
marco social patriarcal que legitima y da lugar a esta
violencia. La violencia sexual contra las mujeres es
una realidad presente en cualquier contexto social,
no únicamente en aquellos afectados por la violencia
política organizada, y por tanto es importante entender
el continuum que lleva de la violencia sexual en
contextos de “paz” a su uso en contextos de “guerra”.
El control del cuerpo femenino ha sido una constante
del patriarcado con muy diversas manifestaciones.
La más evidente de ellas, el control de su sexualidad y
la consideración del cuerpo de las mujeres como una
propiedad masculina. Mediante el establecimiento de
normas sociales y culturales que sancionan cuáles son
las conductas apropiadas para las mujeres, especial
y fundamentalmente en el campo de la sexualidad,
pero también en otros ámbitos, se produce un
férreo control social que posibilita la perpetuación
del sistema patriarcal. Así, el cuerpo femenino se
convierte en escenario de límites y fronteras entre lo
permitido y lo adecuado socialmente y aquello que
debe ser desterrado. De esta forma, las transgresiones
son castigadas con el ostracismo y la estigmatización
social, mientras que la aceptación y el acatamiento
de las normas conllevan el premio de la aprobación y
la inclusión en los parámetros de normalidad social.
Tradicionalmente las conductas apropiadas para
las mujeres se han inscrito dentro del ámbito de la
biología: la maternidad y crianza, y la satisfacción
de las necesidades básicas de la población. Estas
tareas han sido consideradas al mismo tiempo como
secundarias y de escaso valor para el progreso
social, puesto que como ya se señaló anteriormente,
únicamente el trabajo relacionado con el ámbito de
la racionalidad y del pensamiento han gozado de
prestigio en la organización de la sociedad patriarcal.
La reproducción social, sin embargo, por pertenecer a
la esfera de la naturaleza, ha carecido de valor social.
La incorporación de las mujeres al espacio público,
y por tanto, al ámbito masculino, no ha supuesto
un abandono del terreno de la reproducción social,
sino que ha acarreado una acumulación de tareas.
Es decir, se puede trabajar, participar en política
y generar opiniones, siempre que se mantengan al
mismo tiempo las tareas vinculadas al cuidado y
a la satisfacción de las necesidades básicas de la
población, tareas que si no son llevadas a cabo por
las mujeres no son asumidas (o sólo de forma muy
limitada) por los hombres o por el Estado.
Esta división sexual del trabajo ha llevado a la
socialización de los hombres en la no valoración –
cuando no en el desprecio- de la importancia del
sostenimiento de la vida, en un desapego hacia lo
que implica la atención hacia las necesidades básicas
del ser humano y el cuidado de las personas, puesto
que se concibe a las personas como autosuficientes
e independientes, características del ciudadano de
las sociedades liberales (Izquierdo, 2004:29). En
definitiva, se ha producido un distanciamiento del
cuerpo, de su realidad, que ha llevado a considerarla
como absolutamente secundaria. La precariedad
humana, su debilidad y sus necesidades no forman
parte del debate público, no entran dentro del
ámbito de las políticas públicas ni del conocimiento
científico. Serán las mujeres, ausentes en el espacio
público, o presentes simultáneamente en el espacio
público y privado quienes asumirán este trabajo, el
de cuidar los cuerpos.
2.1. El cuerpo como escenario de
los conflictos armados
E
l distanciamiento del cuerpo se trunca
violentamente en los conflictos armados, puesto
que la primera secuela de los conflictos armados tiene
lugar sobre los cuerpos, que son destrozados, mutilados
y violados. Sin embargo, algunos conflictos armados
se han justificado en ocasiones a través de la ficción
de que no existen víctimas, mediante perversiones del
lenguaje que hablan de daños colaterales en lugar de
muertos y heridos, de combatientes enemigos en lugar
de prisioneros de guerra, lo que permite dejar de lado
las normas internacionales que regulan el respeto a
la vida humana aun en tiempos de guerra. Bajo estas
nuevas denominaciones se permiten con frecuencia
prácticas como la tortura, el bombardeo de las
ciudades habitadas por población civil o la utilización
de armamento que tiene como objetivo mutilar a la
población civil o que incluso está específicamente
diseñado para dañar el cuerpo de los niños.
“En las guerras actuales se pone de manifiesto
de manera más explícita que nunca, que el
cuerpo, en el discurso militarista patriarcal, es
irrelevante. Al crear la abstracción descarnada
de la sofisticación tecnológica, al convertir en
objetivo central de la guerra el cercenamiento
de las condiciones de humanidad necesarias para
la vida de las poblaciones, se expresa una forma
7
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
8
de estar en el mundo que en el pensamiento
prescinde de los cuerpos” (Grau, 2002)
Sin embargo, los distintos conflictos armados que
están transcurriendo o que han tenido lugar en los
últimos años, ofrecen multitud de ejemplos de cómo
la población civil se convierte en víctima de estos
conflictos de manera constante. Las mutilaciones
que se produjeron durante el conflicto armado de
Sierra Leona; las torturas en Guatemala, Iraq y
Afganistán; la violencia y la esclavitud sexual en
República Democrática del Congo, Rwanda, Bosnia,
Darfur, Liberia, Sierra Leona e infinidad de otros
conflictos armados; los desplazamientos forzados de
población como arma de guerra en Sudán, Angola
o Sierra Leona; la utilización de minas antipersona
en Angola o Camboya; la destrucción de viviendas
en Palestina; los atentados suicidas en autobuses en
Israel; el reclutamiento de menores como soldados
en Sri Lanka, Sierra Leona o Uganda, son todos
ellos ejemplos de cómo se ejerce la violencia sobre la
población durante el transcurso de las guerras, cómo
el cuerpo de la población es utilizado para ejercer el
control y el poder sobre ésta. Como señalaba Foucault
(1975: 32-33),
“[...] el cuerpo está también directamente inmerso
en un campo político; las relaciones de poder
operan sobre él una presa inmediata; lo cercan, lo
marcan, lo doman, lo someten a suplicio, lo fuerzan
a unos trabajos, lo obligan a unas ceremonias,
exigen de él unos signos. [...] El cuerpo, en una
buena parte, está imbuido de relaciones de poder y
de dominación.”
Así pues, la violencia de la guerra se convierte en
una extensión de la violencia y el control que sobre
los cuerpos se ejerce en la sociedad patriarcal (Hooks
en Liss, 2004). En un contexto patriarcal, la cuestión
del cuerpo en las relaciones sociales (y por extensión
en los conflictos armados) gira en torno a dos ideas
fundamentales: por un lado el control sobre el cuerpo
(generalmente el control sobre el cuerpo de las mujeres),
y por otro lado el desprecio por el cuerpo, en una
sociedad que prioriza la racionalidad y lo intelectual,
lo que explicaría que este control se ejerza de un
modo fundamentalmente violento. En los conflictos
armados esta violencia se acentúa hasta el extremo.
2.2. La violencia sexual como arma de guerra
L
a violencia sexual tal vez sea el ejemplo que
mejor permite ilustrar esta doble realidad: la
del impacto sobre el cuerpo de la violencia armada,
porque éste se configura como un espacio a controlar,
y al mismo tiempo el desprecio que el cuerpo
despierta. Esta violencia se ha convertido en una de
las armas de guerra más utilizadas en los conflictos
armados de la posguerra fría. En la práctica totalidad
de estos conflictos armados se han documentado
episodios de violencia sexual, llegando a alcanzarse
proporciones endémicas en algunos de ellos.2
La violencia sexual es un arma de guerra mediante
la que se persiguen varios objetivos. En primer lugar,
tiene una dimensión individual: la del sometimiento
de la víctima mediante el terror que provocan los
abusos sexuales. Como se recoge en el testimonio
anónimo de una mujer bosnia, refugiada musulmana:
“El primer día de Bajram en la tele se dio la
noticia de que soldados serbios habían entrado en
Bijeljina. Violaron a una chica en una mezquita
delante de su abuelo. La gente que estaba
rezando en otra mezquita fue masacrada. Los
acontecimientos eran cada vez más terroríficos.”
(Panos Institute, 1995: 313)
Muchas de las mujeres que son víctimas de la violencia
sexual son convertidas también en esclavas sexuales
de los combatientes, perpetuándose así la violencia
sexual en el tiempo y acabando con cualquier atisbo
de autonomía personal o sexual de las mujeres. Como
afirma Aguilar (2000:4)
“La violencia sexual es considerada como síntesis
política de la opresión de las mujeres. Porque
implica apropiación y daño. Es un hecho político
que sintetiza un acto, la cosificación de la mujer y
la realización extrema de la condición masculina
patriarcal. Entre las formas de este tipo de
violencia, la violación es el hecho supremo de la
cultura patriarcal: la reiteración de la supremacía
masculina y el ejercicio del derecho de posesión y uso
de la mujer como objeto de placer y destrucción.”
El sufrimiento de las mujeres tiene lugar dentro de
un cuerpo, que es violable (Bocchetti, 1996), que se
presenta como un botín de guerra, lugar al que se
ha trasladado el campo de batalla en unos conflictos
armados en los que han desaparecido las trincheras.
Pero por otra parte, la violencia sexual tiene una
dimensión colectiva muy importante, puesto que
mediante su utilización se pretende humillar a
toda la comunidad enemiga y no sólo a la mujer
que es víctima de ésta. El cuerpo de la mujer, que
es considerado propiedad masculina y propiedad de
2 Las cifras que ofrece Naciones Unidas sobre la violencia sexual
como arma de guerra (<http://www.stoprapenow.org>) sobre algunos
de estos conflictos hablan por sí solas: una media de 40 mujeres son
violadas cada día en Kivu Sur (RD Congo); entre 20.000 y 50.000
mujeres fueron violadas en la década de los noventa en la guerra en
Bosnia y Herzegovina; entre 50.000 y 64.000 mujeres desplazadas
internas de Sierra Leona podría haber sido víctimas de la violencia
sexual cometida por los actores armados; entre 250.000 y 500.000
mujeres fueron violadas durante el genocidio de Rwanda en 1994.
Como evidencian estas cifras, no se trata de un fenómeno puntual
y aislado, sino por el contrario generalizado y extendido en un gran
número de conflictos armados.
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
la sociedad (Mackenzie, 2010: 202), es el medio
para transmitir un mensaje de humillación y poder
al enemigo. Es decir, que mediante el cuerpo de las
mujeres no sólo se ejerce un control sobre ellas, sino
que este control se hace extensivo a toda la sociedad
enemiga. Las mujeres víctimas de la violencia sexual
evidencian el poder que sobre su sociedad tiene el
enemigo. Los cuerpos de las mujeres se convierten en
transmisores de mensajes de humillación, control y
poder (Coomaraswamy, 1999). Así pues, la violencia
sexual, más que motivada por un deseo sexual del
victimario hacia la víctima, obedecería a la voluntad
de destruir el tejido social y familiar de una comunidad
determinada (Mackenzie, 2010: 208).
En muchas sociedades, las mujeres son consideradas
las depositarias del honor de la comunidad. Además,
las mujeres son las transmisoras de generación
en generación de los valores y las tradiciones
considerados propias de una cultura, puesto que
en ellas recae la socialización y educación de los
miembros de la comunidad (Kandiyoti, 2000).
Mediante la violación de las mujeres se logra romper
esta cadena de honor que se pasa de generación en
generación. Esta situación resulta de particular
importancia en los grupos etnopolíticos, en muchos
de los cuales se han controlado los límites del grupo
mediante el control de la sexualidad de la mujer: la
reproducción del grupo se produce dentro de unos
límites establecidos. Así pues, la violencia sexual y
los embarazos forzosos en los conflictos armados con
un componente étnico o nacionalista tiene también el
objetivo de romper estas fronteras creadas.
Olujic (1998) sostiene que la violencia sexual genera
sufrimiento en los hombres al poner de manifiesto
que no han sido capaces de “proteger su propiedad”,
que incluiría a las mujeres. Así, el ocultamiento de
la violencia sexual, tanto individual como social
buscaría proteger este honor masculino, puesto que
el reconocimiento público de la violencia sexual
conlleva reconocer que han fracaso en su tarea de
protectores. Esta autora añade que en tiempos de
guerra, el cuerpo individual deviene una metáfora del
cuerpo social, por lo que cualquier agresión contra un
cuerpo se convierte en un ataque a la familia o grupo
de esta persona, puesto que las nociones de pureza
asociadas a la identidad grupal y sexual se exacerban.
Dos de los ejemplos más claros tal vez sean los de
la guerra de Bosnia y Herzegovina y el genocidio
de Rwanda. Miles de mujeres bosnias fueron
violadas por serbios con la intención explícita de que
engendraran un hijo serbio. Además, muchas mujeres
fueron encarceladas en el transcurso de su embarazo
para garantizar que no abortarían (Rehn y Johnson
Sirelaf, 2002:16). Miles de mujeres rwandesas, en
su mayoría tutsis, fueron también víctimas de la
violencia sexual, como una más de las estrategias del
genocidio contra este grupo étnico (HRW, 1996) En
estos casos se puede hablar de un doble control sobre
el cuerpo de las mujeres: por un lado el que ejerce
la comunidad de origen al conferirle la obligación
de reproducirse dentro de los límites de su grupo de
referencia y siguiendo las pautas impuestas por dicho
grupo; en segundo lugar el control forzado por el
enemigo al obligarle a transgredir estos límites, que
además se convierte en el símbolo del control sobre
todo el grupo al que la mujer pertenece.
Hay que añadir que el proceso posterior a la violencia
sexual suele estar caracterizado por la marginación
y la estigmatización de las mujeres que han sido
víctimas de esta violencia (Mackenzie, 2010: 203), a
las que se culpabiliza y responsabiliza de lo ocurrido,
de no haber sido capaces de evitarlo, acusándolas
incluso de haber experimentado disfrute de la
experiencia sexual.3 Yolanda Aguilar señala que en el
caso del conflicto armado en Guatemala, el discurso
de la “mujer mala” fue utilizado para legitimar las
violaciones, con alusiones por parte de los victimarios
al disfrute sexual de las mujeres, homologándose la
seducción femenina con la violación masculina.
Como señalan Martín Beristain et Al. (1999),
mediante la culpabilización inducida de las víctimas
se busca generar un mecanismo de control social,
que permita justificar las atrocidades y mantener la
impunidad de los responsables reales. Este discurso
lleva también a que en algunos casos las mujeres se
consideren a si mismas también como responsables,
considerando que no hicieron lo suficiente para evitar
las agresiones, como afirma Rose, de Liberia:
“Nuestras leyes tradicionales no son iguales [que las
leyes estatales de Liberia]. La mujer es considerada
como una propiedad. Si la violan, el marido ya no
la quiere. Si tiene hijos ya no la mantendrá como
a sus otras mujeres. Si siente compasión [puede
seguir manteniéndola], pero ella se seguiría
sintiendo rechazada y mal. Piensa que ella misma
provocó la violación, a pesar de encontrarse
en una guerra.” (Panos Institute 1995: 58)
Esta estigmatización refuerza la invisibilidad en la que
acostumbra a tener lugar la violencia sexual, puesto que
3 El Panos Institute llevó a cabo en los años 1993 y 1994 un proyecto
de recogida de testimonios orales de 200 mujeres que se habían visto
involucradas en diferentes conflictos armados en doce países y que hablaban de las diferentes vivencias de lo que supone para las mujeres la
guerra. Estos testimonios han sido recogidos en la publicación Armas
para luchar, brazos para proteger. Las mujeres hablan de la guerra.
En este caso, Agnes, una mujer liberiana, habla sobre la culpabilización de las mujeres “Los hombres piensan que las mujeres tienen la
culpa de lo que pasó, dicen que lo hicimos por placer. Creen que somos
prostitutas. En aquella época ellos no sabían que hacer. Eran como
niños. Ya no eran capaces de cuidar a sus familias. Una mujer se tenía
que sacrificar, romper el contrato matrimonial, cualquier cosa, para
salvar a la familia, pero los hombres son lo agradecen. Dicen que las
mujeres liberianas son putas y que hacen cualquier cosa por dinero,
pero no nos podíamos quedar sentadas, rezando para que ocurriera un
milagro y mantuviera a nuestras familias.” (Panos Institute, 1995:51)
9
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
10
apenas es denunciada por el temor de las víctimas a
ser consideradas culpables. Esta invisibilidad perpetúa,
por un lado la impunidad de los agresores, y por otro
multiplica los obstáculos a los que debe hacer frente la
víctima para superar lo ocurrido, puesto que se restringe
el apoyo social con el que puede contar. Además, esta
estigmatización también tiene consecuencias de tipo
económico, puesto que generalmente lleva a la exclusión
del tejido social, laboral y productivo comunitario y, en
muchas ocasiones, al rechazo familiar de las mujeres
que han sufrido la violencia sexual. Por otra parte, en el
caso de las mujeres dependientes económicamente o con
muy escasos recursos, las dificultades para poder salir
de una situación de violencia son mucho mayores. Esta
situación se agrava todavía más en el caso de aquellas
personas que como resultado de la violencia sexual han
sido contagiadas de enfermedades de transmisión sexual,
como el VIH/SIDA. Anna, líder de una organización
de mujeres de Liberia, habla de esta invisibilización:
“Es muy raro encontrarte a alguien dispuesta a
admitir que ha sido violada. Reuní a mis mujeres
y les pedí que, por favor, fueran francas porque
todas somos mujeres y queremos ayudarnos
mutuamente. Al acabar la reunión una chica,
solamente una chica, se dirigió a mi y me dijo que
se había esperado a hablar conmigo porque le había
pasado algo así a su hermana. Dijo que en su tribu
[mandingo], era muy fácil que te expulsaran de
la familia por una así. Entonces intenté explicarle
que su hermana no tenía la culpa. Entonces ella
habló con su hermana y la convenció. La chica
recibió tratamiento. Pero la mayoría de la gente
no quiere hablar de ello. No quiere que sus amigos
o parientes lo sepan” (Panos Institute, 1995: 64).
Además de la estigmatización e invisibilización
en el nivel familiar y comunitario, también puede
producirse un ocultamiento social más amplio. Olujic
señala que en el caso de la violencia sexual contra
las mujeres croatas, la falta de reconocimiento oficial
de que estas agresiones estaban teniendo lugar puede
interpretarse como una forma de salvaguardar el
honor de los hombres croatas (1998: 44).
El propósito de la violencia sexual puede enmarcarse
dentro de las finalidades que busca la represión
política en cualquier contexto que sea aplicada:
romper el tejido colectivo y solidario, control del
enemigo interno, intimidar a la población, implantar
la impunidad y transformar la población (Martín
Beristain). Así pues, como se señaló anteriormente,
la dimensión individual y colectiva se refuerzan.
No obstante, la violencia sexual no debe entenderse
únicamente a partir del marco de la represión política,
sino que es necesario tener en cuenta la dimensión
de género específica de esta represión, mediante la
consideración del cuerpo de las mujeres como una
propiedad social y no individual de cada mujer.
3. Respuestas ante la violencia sexual
3.1. La violencia sexual en el derecho
internacional
L
a tipificación de los delitos de carácter sexual
cometidos en el transcurso de los conflictos
armados ha avanzado notablemente gracias a
los avances registrados por diferentes tribunales
internacionales, y de manera especial los Tribunales
Penales para Rwanda y la ex Yugoslavia, así
como gracias al Estatuto de Roma, que creó la
Corte Penal Internacional. Es a partir del trabajo
de los tribunales ad hoc para la ex Yugoslavia
y Rwanda que la violencia sexual empieza a ser
entendida como constitutiva de tortura, crímenes
de guerra y lesa humanidad e incluso de genocidio.
La sentencia Akaseyu del Tribunal Penal para
Rwanda representó un notable avance en este sentido,
al establecer una definición de violación mucho más
amplia que las consideradas jurídicamente hasta ese
momento, y considerar que las violaciones se cometen
no sólo mediante el uso de la violencia directa, sino
también en contextos coactivos como los que se
generan como consecuencia de los conflictos armados.
La definición de violación de la sentencia Akaseyu
sentó jurisprudencia para otros casos posteriores
de violencia sexual en el marco de los conflictos
armados. Esta sentencia conllevó el reconocimiento
formal de que los crímenes de género son usados de
manera sistemática como instrumentos de terror y de
guerra, con un impacto devastador que va más allá
de la víctima individual extendiéndose a las familias,
comunidades y la población en general (Askin, 2005).
Posteriormente, el estatuto de Roma también ha
representado un gran avance, en especial en lo que se
refiere a la cuestión de las pruebas en los juicios por
violencia sexual. De acuerdo con los procedimientos
establecidos para la CPI, las pruebas o evidencias que
hagan referencia al comportamiento sexual anterior o
posterior de la víctima o testigo no tendrán validez ni
tampoco se requerirá la corroboración del testimonio
de la víctima en los casos de violencia sexual. Se
trata de avances de suma importancia, puesto que
tradicionalmente a las víctimas de la violencia
sexual se las ha culpabilizado de esta violencia,
justificándose en muchas ocasiones a partir de la
vida íntima y sexual de la propia víctima, exonerando
así de responsabilidad a los perpetradores de la
violencia. El Estatuto de Roma de la CPI establece
que se entenderá por crimen de lesa humanidad
“cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa
como parte de un ataque generalizado o sistemático
contra una población civil y con conocimiento
de dicho ataque: […] Violación, esclavitud
sexual, prostitución forzada, embarazo forzado,
esterilización forzada u otros abusos sexuales de
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
gravedad comparable” (artículo 7), y por crimen
de guerra: “Cometer actos de violación, esclavitud
sexual, prostitución forzada, embarazo forzado,
[…], esterilización forzada y cualquier otra forma
de violencia sexual que constituya una violación
grave de los Convenios de Ginebra” (artículo 8).
Por otra parte, en el año 2008, a propuesta del
Gobierno de EEUU se debatió y se aprobó en el Consejo
de Seguridad de la ONU la resolución 1820 sobre
la violencia sexual en los conflictos.4 La aprobación
de esta resolución y su discusión en el Consejo de
Seguridad sucedieron a un creciente debate social e
institucional sobre la necesidad de poner fin a este
crimen de guerra, cuya utilización se ha documentado
en la práctica totalidad de los conflictos armados
actuales. La resolución 1820 reconoce que la población
civil es la principal víctima de los conflictos armados
y las mujeres y las niñas resultan particularmente
afectadas por la violencia sexual que puede llegar a
ser una táctica de guerra, persistiendo incluso después
del cese de las hostilidades. La resolución señala que
la utilización de la violencia sexual puede contribuir
a exacerbar los conflictos armados y por tanto, exige
a todas las partes enfrentadas que pongan fin sin
dilación a su utilización y que adopten con celeridad
medidas para proteger a los civiles, en particular a las
mujeres y las niñas. Además, se pide que esta violencia
quede excluida de las disposiciones de amnistía en los
procesos de paz y se insta a los países que participan en
las misiones de mantenimiento de la paz que aumenten
el nivel de formación de sus contingentes para dar
respuesta a esta violencia.
3.2. Perspectivas críticas a las respuestas de la
comunidad internacional
A pesar de que la consideración de la violencia
sexual como crimen de guerra por parte de diferentes
tribunales internacionales ha sido considerado como
un avance importante por parte de las organizaciones
de mujeres y organizaciones de víctimas que durante
años se han organizado para luchar contra la
impunidad y acompañar a las víctimas en sus procesos
de recuperación, es necesario valorar estos procesos
desde una perspectiva crítica. Si bien en el plano
formal si han representado un avance importante,
en el terreno de lo concreto los retos pendientes
son numerosos. Es importante tener presente que
los avances formales suelen conllevar procesos de
generación de expectativas muy elevadas que pueden
desembocar fácilmente en frustración y desencanto,
cuando las víctimas confrontan estos avances con los
resultados reales en la lucha contra la impunidad.
En su estudio sobre la provisión de justicia a las
víctimas de la violencia sexual durante el genocidio
4 S/RES/1820(2008) <http://www.un.org/Docs/journal/asp/
ws.asp?m=s/1820/2008>
de Rwanda por el Tribunal Penal Internacional para
Rwanda (TPIR), Binaifer Nowrojee concluye señalando
que ha sido muy poca la justicia que se ha hecho con
las víctimas de las violaciones sexuales, lo que además
ha contribuido a exacerbar su sufrimiento (20022003: 2, 25). Diez años después del genocidio, el 90%
de las sentencias del TPIR no incluían condenas por el
delito de violación. En el caso de las mujeres bosnias
que fueron víctimas de la violencia sexual durante el
conflicto armado, “las mujeres víctimas de violación
representan todavía una minoría no integrada en la
comunidad” (Zvizdic, 2007). En ambos casos, el
haberse visto involucradas en procesos penales y de
búsqueda de justicia ha tenido para ellas consecuencias
muy graves puesto que “la mayoría de las víctimas que
se han prestado a declarar como testigos, han tenido
que declarar una y otra vez y su identidad de una u
otra forma ha sido desvelada” (de Prada, 2007: 45).
En el caso de la resolución 1820, a pesar de que
en principio esta iniciativa pueda suponer un paso
importante en la lucha contra esta violencia que afecta
a centenares de miles de mujeres en todo el mundo,
destacadas activistas han puesto de manifiesto que
detrás de esta resolución se escondería la intención
de reducir el perfil político de la cuestión, y de
rebajar los compromisos que los Estados miembros
alcanzaron con la aprobación de la resolución 1325
del Consejo de Seguridad de la ONU.5
Algunas de las críticas apuntan a que el texto
aprobado a propuesta de EEUU supone una marcha
atrás sobre importantes hitos conseguidos, como el
reconocimiento de la violencia sexual como crimen
de guerra por los tribunales penales internacionales
para Rwanda y la Antigua Yugoslavia con. En el
texto de la resolución se afirma que la violencia
sexual “puede” constituir un crimen de guerra o
contra la humanidad, rebajando el reconocimiento
que los tribunales internacionales habían hecho
con anterioridad. Otros de los elementos criticados
hacen referencia a la cuestión de la prevención de
la utilización de la violencia sexual, ya que en la
nueva resolución únicamente se insta al personal de
Naciones Unidas a que reconozca y responda cuando
se produzcan estas situaciones, pero no se incorpora
un enfoque preventivo en el despliegue de las misiones
de mantenimiento de la paz.
5 Anderlini, Sanam y Weiss, Cora (2008), Working Draft US-sponsored Security Council Resolution on Sexual Violence in War: DOING
MORE HARM THAN GOOD. La resolución 1325, aprobada en el año
2000 La resolución 1325 hace referencia a dos grandes cuestiones.
Por una parte, reconoce el impacto específico de género de los conflictos armados sobre las mujeres y las niñas. Por otra parte, alude al
papel que éstas pueden jugar en la construcción de la paz, entendida
en un sentido amplio. Esta resolución es el fruto del trabajo previo por
parte de redes de organizaciones de mujeres locales e internacionales,
representa la institucionalización y asunción por parte de Naciones
Unidas y los Estados miembros de gran parte de las reivindicaciones y
propuestas de las organizaciones de mujeres de la sociedad civil en el
ámbito de la construcción de la paz con perspectiva de género.
11
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
12
La resolución sobre la violencia sexual señala
también que se debe invitar a las mujeres a participar
en las discusiones encaminadas a la resolución de los
conflictos cuando sea posible, rebajando la exigencia
que contemplaba la resolución 1325 en la que se insta
a la inclusión de las mujeres en todas las fases de la
prevención, resolución y reconstrucción, así como en
la implementación de los acuerdos de paz.
En definitiva, bajo la apariencia de un avance
destinado a abordar uno de los impactos más
importante de los conflictos armados desde una
perspectiva de género, la resolución sobre violencia
sexual podría suponer un retroceso con respecto a
compromisos adquiridos con anterioridad por los
Estados miembros. Por otra parte, la resolución
1325 supuso la adopción de un marco global que
implicaba que el trabajo sobre la cuestión de las
mujeres, la paz y la seguridad abordara en paralelo
todas las dimensiones y no trabajando de manera
fragmentada los diferentes ámbitos relevantes. La
adopción de esta resolución podría implicar una
rebaja en los compromisos adquiridos en el año 2000
por los países miembros de Naciones Unidas. La
revisión de compromisos adquiridos por la comunidad
internacional respecto a los derechos de las mujeres
rebajándolos, no es una situación nueva. Con motivo
del proceso de Beijing+10, mediante el que se revisó
la aplicación de la Plataforma de Acción de Beijing
10 años después de su aprobación, también fueron
varios los Estados, entre ellos EEUU, que quisieron
introducir modificaciones restrictivas de los derechos
sexuales y reproductivos de las mujeres.6
3.3. La respuesta de las víctimas
Con frecuencia se presupone que las víctimas
no tendrán capacidad de respuesta frente a
acontecimientos tan traumáticos como un hecho
de violencia sexual. Así, se refuerza la idea de las
mujeres como víctimas pasivas de los conflictos
armados, dejando la agencia y la autonomía en manos
masculinas. La narrativa tradicional de los conflictos
armados ha construido la figura de la mujer desvalida
que debe ser objeto de protección. Así pues, se parte
de concepciones infantilizadas del sujeto mujer,
que en una estructura social y familiar patriarcal
entregan sumisión e idolatría a cambio de protección.
De acuerdo con esta visión, si esta protección falla, la
mujer no es capaz de desarrollar una respuesta frente
a las agresiones externas. Sin embargo, como señala
Martín Beristain, “existe una construcción social de
las mujeres violadas ‘traumatizadas, avergonzadas,
silenciosas, incapacitadas para la actividad social’
que no corresponde con la realidad”.
6 Estas restricciones hacían referencia al derecho al aborto. Para
más información sobre esta cuestión, véase Escola de Cultura de Pau,
Alerta 2006! Informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de paz, Barcelona, Icaria, 2006.
Las ideologías de género que se fortalecen y exacerban
en los contextos de conflicto armado o de violencia
política organizada llevan con frecuencia a ignorar
o invisibilizar el hecho de que frente a un hecho
traumático las posibilidades de afrontamiento son muy
diversas y no tienen por qué necesariamente adecuarse
a los estereotipos que existen acerca de las respuestas
habituales ante sucesos estresantes y traumáticos.
(Vázquez et Al., 2000). Las víctimas pueden
presentar diferentes respuestas individuales frente a
la violencia sexual, y algunas de estas respuestas sí
pueden reflejar las dificultades para afrontar estos
hechos tan traumáticos. Azra, una mujer bosnia que
sufrió la violencia sexual, al ser preguntada si se
siente una víctima o una superviviente refleja esta
complejidad en la respuesta individual al afirmar que:
“Si sobreviví 1992, puedo sobrevivir cualquier
cosa. Me siento una superviviente, pero la situación
en Bosnia ahora es muy incierta. Es muy confusa.
Puedes sobrevivir a algo –sí, definitivamente
sobreviví y soy una superviviente– pero vivo mi vida
desde una distancia, sin saber realmente a dónde
voy con mi vida. El entorno y las condiciones de
vida aquí son muy extrañas, son muy duras. Sabes,
sé que sobreviví, pero no sé por qué” (Skjelsbæk,
2006: 384, 385)
No obstante, conviene recordar que si la violencia
sexual como arma de guerra ha entrado en la agenda
internacional de paz, derechos humanos y seguridad
desde la década de los noventa es fruto en gran parte
del trabajo de las organizaciones de mujeres víctimas
y supervivientes, es decir de la respuesta organizada
que surge de las experiencias individuales y colectivas
de violencia durante los conflictos armados.
Las víctimas también han vertido algunas de las
críticas más acertadas contra las respuestas que
desde la comunidad internacional se han dado a esta
violencia, mediante el establecimiento de tribunales
ad hoc en determinados países o la inclusión de la
violencia sexual como crimen de guerra en el Estatuto
de Roma. Como se señaló anteriormente, si bien se
trata de avances importantes, se muestran claramente
insuficientes ante la magnitud del fenómeno. Y lo que
es más importante, en un gran número de ocasiones
han contribuido a incrementar el sufrimiento de las
víctimas más que a proveer de justicia.
Como señala Nowrojee (2002-2003) en su artículo,
en el caso del TPIR, algunas víctimas prestaron
testimonios que después fueron desechados por
la corte, lo que representó para ellas exponer
experiencias humillantes sin obtener justicia a
cambio. Muchas de las víctimas no han tenido
información tampoco sobre el resultado de los
procesos judiciales, después de haber prestado su
testimonio en condiciones difíciles sin que muchas
veces se les haya explicado la complejidad de los
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
juicios. Por otra parte, en numerosas ocasiones se
han filtrado los nombres de las mujeres que han
testificado, cuando la opción de individual de muchas
de ellas había sido el no hacer pública su condición de
víctima de la violencia sexual. Además, el hecho de
que el TPIR no incluyera en muchos de los procesos
que llevó a cabo cargos por violencia sexual ha
contribuido al silencio generalizado en el país sobre
esta violencia, en lugar de a dar visibilidad.
Por otra parte, en muchas ocasiones las víctimas
no buscan una respuesta en el ámbito judicial, sino
recibir un acompañamiento de otro tipo. Estos
acompañamientos pondrían énfasis en la capacidad
que tiene cada persona para permita afrontar lo
vivido y generar respuestas, frente a una concepción
pasiva e inmovilista de las víctimas.
4. Conclusiones
L
os
conflictos
armados
son
fenómenos
profundamente atravesados por las divisiones de
género. Una de las manifestaciones más evidentes y
con más graves consecuencias es la utilización de la
violencia sexual como arma de guerra y de terror. La
violencia sexual busca generar un daño individual y
social con consecuencias que perduran durante mucho
tiempo. Sin embargo, es importante no considerar
este tipo de violencia como un fenómeno que surge en
contextos de violencia organizada a gran escala, sino
identificar los vínculos que existen con el ejercicio
de la violencia contra las mujeres en tiempos de paz.
La violencia contra la población civil en los conflictos
armados no puede entenderse desligada de aquella
violencia inherente al patriarcado, no sólo en tiempos
de guerra, sino también en ausencia de violencia
armada organizada. La violencia ha sido uno de los
pilares fundamentales del sistema patriarcal, en tanto
que le ha servido para su perpetuación como sistema
de estructuración social dominante. El desprecio
patriarcal por los cuerpos, al tiempo que éstos son
utilizados como escenario privilegiado para el control
social y político de la población, y especialmente de
las mujeres, puede servir para explicar al menos una
parte de este continuum de violencia.
En los últimos años, la violencia sexual como arma
de guerra ha alcanzado una cierta notoriedad
en la agenda internacional de paz y seguridad.
Desde la década de los noventa, este tema ha sido
crecientemente abordado por diferentes organismos
internacionales, lo que llevó a su consideración como
un crimen contra la humanidad y de genocidio, pero
es en la segunda mitad de la primera década del
siglo XXI que el debate se ha extendido más allá
de las consecuencias jurídicas. Esta notoriedad no
está exenta de riesgos, puesto que con demasiada
frecuencia viene acompañada de un enfoque
victimizador y paralizante sobre las mujeres que la han
sufrido en diferentes contextos de conflicto armado.
Así pues, es necesaria una perspectiva crítica sobre
la respuesta internacional que se ha generado en
torno a la violencia sexual como arma de guerra,
recordando que si bien es necesaria una visibilización
social del fenómeno que contribuya a la lucha contra
la impunidad, es necesario acompañarla de una
sensibilidad hacia los casos individuales en los que
las víctimas deciden no hacer públicas sus vivencias.
Además, es imprescindible reconocer y potenciar
las capacidades de las mujeres que han sufrido esta
violencia para hacer frente a lo vivido, dejando atrás
una visión patriarcal de las mujeres como víctimas
pasivas de los conflictos armados y la violencia.
La violencia sexual como arma de guerra, ha sido
considerada como un crimen de guerra y genocidio
gracias al esfuerzo de muchas mujeres, víctimas o
no, que han demostrado lo erróneo de este enfoque.
13
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
14
5. Bibliografía
Aguilar, Yolanda y Fulchiron, Amadine (2000), “El carácter sexual de la violencia contra las mujeres” en Las
violencias en Guatemala. Algunas perspectivas. UNESCO, Colección Cultura de Paz, nº10, Guatemala
Anderlini, Sanam y Weiss, Cora (2008), Working Draft US-sponsored Security Council Resolution on Sexual
Violence in War: DOING MORE HARM THAN GOOD
Askin, Kelly (2005) “Gender Crimes Jurisprudence in the ICTR Positive Developments” Journal of
International Criminal Justice, Vol. 3, n.º 4, pp. 1007-1018
Bocchetti, Andrea (1996), Lo que quiere una mujer, Ediciones Cátedra, colección Feminismos.
Byrne, Bridget (2002) “Towards a Gendered Understanding of Conflict” Gender and Peacekeeping Training
Course, DFID/DFAIT.
Chung, Haeng-Ja (2010) “The Comfort Women: Sexual Violence and Postcolonial Memory in Korea and
Japan by C. Sarah Soh” American Anthropologist, Vol. 112, Nº 2, pp. 337-338.
Cockburn, Cynthia (2000) “The anti-essentialist choice: nationalism and feminism in the interaction between
two women’s projects” Nations and Nationalism 6 (4), 611-29.
— (1998) The Space Between Us. Negotiating Gender and National Identities in Conflict, London, Zed Books.
De Prada, Jose Ricardo (2007) “Violencia sexual contra las mujeres en Bosnia y Herzegovina” Tiempo de Paz, nº 84.
El Jack, Amani (2003) Gender and Armed Conflict. Overview Report, Bridge.
Escola de Cultura de Pau (2010) Alerta 2010! Informe sobre conflictos, derechos humanos y construcción de
paz. Barcelona, Icaria.
Foucault, Michel (1975) Vigilar y Castigar. Madrid, Siglo XXI.
Grau, Elena (2002), “No prescindir de los cuerpos” en Boletín Red Contra la Violencia, nº 35 Abril-Julio, Isis Internacional.
Human Rights Watch (1996) Shattered Lives Sexual Violence during the Rwandan Genocide and its
Aftermath, Human Rights Watch.
Izquierdo, Maria Jesús (2004), Del sexismo y la mercantilización del cuidado a su socialización: hacia una
política democrática del cuidado. Emakunde.
Heineman, Elizabeth (2008) “The History of Sexual Violence in Conflict Zones: Conference Report” Radical
History Review, Issue 101.
Kandiyoti, Deniz (2000), “Guest Editor’s Introduction. The awkward relationship: gender an nationalism” en
Nations and Nationalism, Vol. 6, No. 4, pp. 491-99.
Liss, Sarah (2004), “Bell Hooks. African-American feminist icon fights fascism with love” en Now Toronto,
<http://www.nowtoronto.com/issues/2004-05-13/cover_story.php>
Mackenzie, Megan (2010) “Towards a theory of the utility of wartime sexual violence” International Feminist
Journal of Politics, 12:2, 202-221
Martín Beristain, Carlos, “Tendiendo puentes: La dimensión de la justicia en la cosmovisión de las víctimas.
¿Cómo evitar que la judicialización se convierta en una nueva forma de violación de derechos
humanos?” Seminario International “Justicia y Reparación para Mujeres Víctimas de Violencia Sexual
en contextos de conflicto armado interno
Martín Beristain, y Páez Rovira, Darío (2000) Violencia, apoyo a las víctimas y reconstrucción
social:experiencias internacionales y el desafío vasco. Editorial Fundamentos.
QUADERNS DE CONSTRUCCIÓ DE PAU Nº 15
La violencia sexual como arma de guerra.
15
Martín Beristain, Carlos Paez, Darío, Fernandez, Itziar, Perez-Sales, Pay, Doná, Giorgia (1999)
Reconstruir el tejido social. Un enfoque critico de la ayuda humanitaria.
Menon, Ritu and Bhasin, Kamla (1998) Borders & Boundaries: Women in India’s Partition. Piscataway, NJ:
Rutgers University Press.
Nowrojee, Binaifer (2002-2003) Your Justice is Too Slow: Will the ICTR Fail Rwanda’s Rape Victims? Boston
Consortium on Gender, Security and Human Rights, Working Paper No. 105
Olujic, Maria B. (1998) “Embodiment of Terror: Gendered Violence in Peacetime and Wartime in Croatia and
Bosnia-Herzegovina” Medical Anthropology Quarterly, New Series, Vol. 12, No. 1, The Embodiment of
Violence, pp. 31-50
Panos Institute (1995), Armas para luchar, brazos para proteger. Las mujeres hablan de la guerra, Barcelona,
Icaria Editorial.
Rehn, Elisabeth y Johnson Sirleaf, Ellen (2002), Women, War and Peace: The independent Experts’
Assessment on the Impact of Armed Conflict on Women and Women’s Role in Peace-building,UNIFEM.
Saikia, Yasmin (2004) “Beyond the archive of silence: Narratives of violence of the 1971 liberation war of
Bangladesh”. History Workshop Journal 58, 1, 275-87.
Skjelsbæk, Inger (2006) “Victim and Survivor: Narrated Social Identities of Women Who Experienced Rape
During the War in Bosnia-Herzegovina” Feminism & Psychology, vol. 16: pp. 373 - 403.
— (2001) “Sexual Violence and War: Mapping Out a Complex Relationship” European Journal of International
Relations, vol.7(2): pp. 211-237
Strickland, Richard y Duvvury, Nata, Gender Equity and Peacebuilding From Rhetoric to Reality: Finding the
Way Hard. A Discussion Paper, International Center for Research on Women, 2003.
Vázquez, C; Crespo, M; Ring JM (2000) “Estrategias de Afrontamiento popular” Medición Clínica en
Psiquiatría y Psicología. Ed. Masson. Barcelona.
Zvizdic, Nuna (2007) “¿Qué fue de las mujeres violadas en Bosnia y Herzegovina durante la Guerra?” Tiempo
de Paz nº 84.
Escola de Cultura de Pau (UAB)
La Escola de Cultura de Pau fue creada en 1999, con el propósito de organizar varias actividades académicas y de investigación relacionadas con la cultura de la paz, la prevención y transformación de conflictos,
el desarme y la promoción de los derechos humanos.
La Escola está financiada básicamente por el Gobierno de la Generalitat de Catalunya, a través de la
Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) de la Secretaría de Cooperación Exterior y del
Departamento para Universidades, Investigación y Sociedad de la Información. También recibe apoyos de
otros departamentos de la Generalitat, de ayuntamientos, fundaciones y otras entidades. La Escola está
dirigida por Vicenç Fisas, que a la vez es el titular de la Cátedra UNESCO sobre Paz y Derechos Humanos
de la Universitat Autònoma de Barcelona.
Las principales actividades que realiza la Escola de Cultura de Pau son las siguientes:
• La Diplomatura de Cultura de Paz (postgrado de 230 horas lectivas y 70 plazas).
• Las asignaturas de libre elección “Cultura de paz y gestión de conflictos”, y “Educar para la paz y en
los conflictos”.
• Iniciativas de sensibilización e intervención en conflictos, por las que se facilita el diálogo entre
actores en conflicto.
• Programa de Derechos Humanos, que realiza un seguimiento de la coyuntura internacional en
materia de derechos humanos, y en especial de aquellos ámbitos temáticos que actualmente marcan la
agenda mundial, como la incidencia del terrorismo en el disfrute de todos los derechos o la
responsabilidad social corporativa.
• Programa de Educación para la Paz, cuyo equipo promueve y desarrolla el conocimiento, los valores y
las capacidades de la Educación para la Paz.
• Programa de Música, Artes y Paz, que se centra en la investigación de iniciativas artísticas que
contribuyen a la construcción de la paz.
• Programa de Desarme, que trabaja diferentes temas del área del Desarme con una especial atención al
microdesarme, los programas de Desarme, Desmovilización y Reintegración (DDR) de ex combatientes y
el control de las exportaciones de armas.
• Programa de conflictos y construcción de paz, que realiza un seguimiento y análisis diario de
la coyuntura internacional, en materia de conflictos armados, situaciones de tensión, crisis
humanitarias, desarrollo y género, con objeto de realizar el informe anual Alerta!, informes quincenales,
mensuales y trimestrales.
• Programa de Procesos de Paz, que realiza un seguimiento y análisis de los diferentes países con procesos de paz o negociaciones formalizadas, y de aquellos países con negociaciones en fase exploratoria.
Dentro de este programa se enmarca el proyecto Colombia, dedicado a dar visibilidad a las iniciativas de
paz para este país.
• Programa de Rehabilitación Posbélica, desde el que se lleva a cabo un seguimiento y análisis de la
ayuda internacional en términos de construcción de la paz en contextos bélicos y posbélicos.
Escola de Cultura de Pau
Edifici MRA (Mòdul Recerca A)
Campus de la UAB
08193 Bellaterra (Cerdanyola del Vallès)
Barcelona, España
Tel.: +34 93 586 88 42 / Fax: +34 93 581 32 94
[email protected]
http://escolapau.uab.cat
Edifici MRA (Mòdul Recerca A)
Campus de la UAB
08193 Bellaterra
(Cerdanyola del Vallès)
Barcelona, España
Tel.: +34 93 586 88 48
Fax: +34 93 581 32 94
[email protected]
http://escolapau.uab.cat
Fly UP