...

La primera guerra mundial

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La primera guerra mundial
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
1
que sais-je?
EN LENGUA CASTELLANA
N.o 78
LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL
POR
PIERRE RENOUVIN
Miembro del «Institut de France» Decano honorario de la Facultad de Letras y Ciencias
Humanas de París
¿que sé?
oikos-tau, s. a. – ediciones
APARTADO 5347 - BARCELONA
VILASSAR DE MAR - BARCELONA - ESPAÑA
ISBN 84-281-0201-5
Depósito Legal: B-37.254-1989
Traducción de Jordi García Jacas
Primera edición en lengua castellana 1972
Segunda edición en lengua castellana 1983
Tercera edición en lengua castellana 1990
Título original de la obra:
«LA PREMIÈRE GUERRE MONDIALE»
par Pierre Renouvin
Copyrigth
Presses Universitaires de France 1972
Derechos reservados para todos los países de habla castellana
No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni la compilación en un sistema informático, ni la
transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro o por
otros medios, ni el préstamo, alquiler o cualquier otra forma de cesión del uso del ejemplar, sin el permiso previo y por
escrito de los titulares del Copyright.
Printed in Spain - Impreso en España
oikos-tau, s. a. - industrias gráficas y editorial Montserrat 12-14 - 08340
Vilassar de Mar (Barcelona)
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
2
Que sais-je?
EN CASTELLANO
«Cuando a comienzos de agosto de 1914 estalló la "Gran Guerra", Europa no había vivido
ningún conflicto general desde las guerras napoleónicas. ¿Por qué después de un siglo todas las
grandes potencias se vieron envueltas en una lucha "total"? Las circunstancias de una crisis
diplomática no bastan para explicarla. Ante todo hay que tener en cuenta el estado de las relaciones
internacionales en los diez años precedentes, en que la paz estuvo vacilando constantemente. Las
causas profundas de esta precariedad radican por una parte en las manifestaciones del sentimiento
nacional en forma de los movimientos protestatarios de las "minorías nacionales", o de los
nacionalismos expansionistas de los grandes Estados; por otra, en la rivalidad de los intereses
económicos y financieros. Estas corrientes del sentimiento nacional y estos intereses materiales
habían contribuido, al mismo tiempo que las crisis políticas, a formar las mentalidades...» Con estas
palabras inicia esta obra Pierre Renouvin, quien con mano maestra nos relata la azarosa historia de
la Primera Guerra Mundial.
Algunas webs que contienen información e imágenes sobre la primera guerra mundial:
http://www.ww1-propaganda-cards.com/
http://www.nzhistory.net.nz/media_gallery/tid/131
http://www.firstworldwar.com
http://netmole.blogspot.com/2008/09/collection-of-german-first-world-war.html
http://www.world-war-pictures.com/
http://www.teacheroz.com/wwi.htm
Las ilustraciones de esta edición no corresponden al libro original (salvo los dos mapas); las
fuentes de las mismas son las páginas webs que aparecen reseñadas más arriba [Nota del
escaneador].
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
3
INTRODUCCIÓN
Cuando a comienzos de agosto de 1914 estalló «la Gran Guerra», Europa no había conocido
ningún conflicto general desde el fin de las guerras napoleónicas. ¿Por qué después de un siglo
todas las grandes potencias se vieron de nuevo envueltas en una lucha «total»? Las circunstancias
de una crisis diplomática —la de julio de 1914— no bastan para explicarla. Ante todo, es necesario
tener en cuenta el estado de las relaciones internacionales en el curso de los diez años precedentes.
Entre 1904 y 1914, en cuatro ocasiones, Europa había visto surgir la amenaza de una guerra
general: en 1905-1906, con ocasión de las iniciativas tomadas por Alemania para dificultar la
expansión francesa en Marruecos; en febrero-marzo de 1909, a consecuencia de la anexión de
Bosnia-Herzegovina por Austria-Hungría; en julio-agosto de 1911, con ocasión de la nueva crisis
marroquí provocada por la política alemana; y en 1912-13, durante las dos guerras balcánicas, las
cuales habían enfrentado peligrosamente los intereses de Rusia y de Austria-Hungría. Salvo en 1907
y en 1910, la paz había estado vacilando constantemente.
¿Cuáles eran las causas profundas de esta precariedad? Por una parte, las vigorosas
manifestaciones del sentimiento nacional, bajo la forma de los movimientos protestatarios de las
«minorías nacionales», o bien de los nacionalismos expansionistas de los grandes Estados; por otra,
la rivalidad de los intereses económicos y financieros.
Estas corrientes del sentimiento nacional y estos intereses materiales habían contribuido, al
mismo tiempo que las crisis políticas, a formar las mentalidades.
Mentalidad de los jefes de Estado o de gobierno: pensaban que esta guerra general, cuatro veces
amenazadora, no tardaría en estallar. Unos la creían probable y otros necesaria (Guillermo II empleó esta
palabra en una entrevista con el rey de Bélgica en noviembre de 1913). Tenían tendencia a razonar y a obrar
como si la corriente fuera invencible. La mayor preocupación de cada uno era, pues, reforzar sus alianzas en
interés de su seguridad.
Mentalidad de los estados mayores: tenían el deber de poner su ejército y su flota en posición de
afrontar esta guerra; por lo tanto, querían aumentar los recursos en material y acrecentar los efectivos del
tiempo de paz para reducir el plazo necesario a la movilización. La carrera de armamento terrestre entre
Alemania, Francia y Rusia, y de armamento naval entre Alemania y Gran Bretaña, había sido la consecuencia de la tensión diplomática, pero también había contribuido a agravarla, pues los gobiernos, para hacer
aceptar los nuevos impuestos militares, habían sido inducidos a hacer vibrar la «cuerda» nacionalista. En esta
carrera de armamentos, el que poseía una superioridad y que sabía que esta ventaja sería tan sólo
momentánea, estaba tentado de aprovecharla. Este era el estado de ánimo del estado mayor general alemán
en 1913.
Mentalidad de los pueblos: prestaban más atención a la propaganda nacionalista que a los llamamientos
pacifistas; después de estas alarmas repetidas, iban a experimentar una resignación fatalista ante la
perspectiva de la guerra; ciertos medios pensaban incluso que, para escapar de la tensión nerviosa, sería
mejor «ponerle fin». Después de un largo período de paz —aunque una paz un tanto inquieta—, estos
pueblos no se daban cuenta de lo que iba a significar la llamada a las armas.
Era una atmósfera favorable para la explosión de un conflicto. No obstante, ¿parecía inminente esta
guerra? Ciertamente, no. En los primeros meses de 1914, la «tensión» en las relaciones internacionales era
menor que durante el año precedente. El embajador de Francia en Berlín escribía, el12 de junio: «Estoy lejos
de imaginar que en este momento haya en el aire algo que represente una amenaza para nosotros; todo lo
contrario».
Pero, quince días más tarde, el asesinato por un bosnio del archiduque heredero de Austria-Hungría,
Francisco Fernando, en Sarajevo —por consiguiente, un individuo austríaco, pero serbio por el sentimiento
nacional—, abre la crisis internacional que conducirá a la guerra europea. El gobierno austrohúngaro
reprocha al gobierno serbio una «complicidad indirecta» en el atentado, pues las armas del asesino provenían
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
4
de los arsenales de Belgrado; envía un ultimátum a Serbia después de tres semanas de reflexión, en el que
pide, entre otras condiciones, la participación de agentes de la policía austríaca en la investigación
emprendida en Belgrado para encontrar a los cómplices del atentado; cuando el gobierno serbio rechazó esta
cláusula, Austria-Hungría le declaró la guerra (28 de julio).
La guerra austro-serbia provocó un conflicto austro-ruso: el gobierno del zar había anunciado, el 24 de
julio, que no dejaría «aplastar a Serbia»; ante la noticia del bombardeo de Belgrado, decretó una
movilización parcial, dirigida sólo contra Austria-Hungría (29 de julio); pero, como fuese que Alemania,
aliada de Austria-Hungría desde hacía 35 años, declarara que no toleraría «la continuación de las medidas
militares rusas», el zar promulgó, al día siguiente, la orden de movilización general (30 de julio).
Entonces, el conflicto austro-ruso se convierte en europeo. Alemania proclama el estado de «peligro de
guerra» y el 31 de julio dirige un ultimátum a Rusia para exigir la retirada de las medidas de movilización; al
mismo tiempo, pide a Francia, aliada de Rusia desde hacía 22 años, la promesa de permanecer neutral en una
guerra germano-rusa. El gobierno francés rehúsa dar esta promesa, y decide, al mismo tiempo que el
gobierno alemán, la movilización general. El 10 de agosto, por la noche, Alemania declara la guerra a Rusia.
El 2 de agosto intima a Bélgica, a pesar del estatuto internacional de neutralidad que la protege, para que dé
paso a sus ejércitos. El día 3 envía la declaración de guerra a Francia. Por la violación de la neutralidad
belga, Gran Bretaña decide entrar en la guerra al lado de Francia y Rusia, mientras que Italia, aunque desde
1882 es aliada de Austria-Hungría y de Alemania, declara su neutralidad.
¿Por qué esta crisis no pudo ser solucionada por vía diplomática? El gobierno austrohúngaro quiso
aprovechar la ocasión que le ofrecía el atentado de Sarajevo para destrozar por la fuerza el movimiento
nacional serbio. El gobierno ruso no consiente que Serbia sea aplastada, puesto que Austria-Hungría habría
adquirido una situación preponderante en toda el área balcánica, la cual, desde hacía casi un siglo, era el
teatro de una lucha de influencia entre los dos imperios. Alemania y Francia creyeron que la conservación de
sus alianzas era indispensable. Gran Bretaña fue consciente de que sus intereses generales le pedían cerrar el
camino a una hegemonía alemana sobre el continente.
En esta crisis de julio de 1914, ni los movimientos de opinión, ni la presión de los intereses económicos,
llevarían a los gobiernos hacia la guerra; sólo las preocupaciones de seguridad, de potencia o de prestigio
orientaron las decisiones. Ciertamente, ninguno de estos gobiernos había premeditado la guerra general. Pero
Austria-Hungría y Alemania habían establecido un plan de acción de fuerza que, en una Europa inquieta,
comportaba el riesgo de un gran conflicto; ellas fueron las que rehusaron toda solución diplomática; también
fueron ellas las que, cuando se afirmó la resistencia de Rusia, prefirieron la guerra general antes que
abandonar su plan.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
5
CAPÍTULO PRIMERO
LAS POTENCIAS EUROPEAS FRENTE A FRENTE
En el momento de empezar las hostilidades, los dos Imperios Centrales (Alemania y AustriaHungría) tienen como contrincantes a las potencias de la Entente: Francia, Rusia, Gran Bretaña (que
el 5 de septiembre de 1914 se unieron en un pacto, en el que se comprometieron «a no firmar
ninguna paz por separado en el curso de la presente guerra»), Bélgica y Serbia. De un lado, un
bloque compacto de unos 120 millones de hombres que ocupan territorios contiguos. Del otro, 238
millones de hombres, pero repartidos geográficamente en tres masas separadas por grandes
distancias.
La suerte de la guerra está directamente unida a la potencia de los medios militares y navales y al
valor de los combatientes y de sus jefes. Pero la cantidad y la calidad de los armamentos dependen
de la fuerza de producción y, por consiguiente, de los recursos económicos; el coraje y la voluntad
de los soldados dependen, en gran parte, de la mentalidad colectiva; por último, cada una de las
coaliciones se esfuerzan en atraerse nuevos Estados. Esfuerzos diplomáticos, fuerzas económicas y
fuerzas morales son inseparables de la historia militar y naval de la guerra. ¿Cómo han
evolucionado todas estas fuerzas en el curso del período «europeo» de la guerra, es decir, antes de
que la intervención de Estados Unidos y el desfallecimiento de Rusia cambiaran el curso del
conflicto?
I. — Las fuerzas militares y navales
En agosto de 1914, los dos Imperios Centrales pudieron alinear 147 divisiones de infantería
activa o en la reserva y 22 divisiones de caballería. Las potencias de la Entente, a pesar de sus
recursos demográficos, durante las primeras semanas de las operaciones sólo disponían de 167
divisiones de infantería (activa y reserva) y de 36 divisiones de caballería: Gran Bretaña, cuyo
ejército permanente era muy modesto, sólo pudo alinear 5 divisiones de infantería; Rusia, a causa
de la insuficiencia de su red ferroviaria, no pudo trasladar rápidamente al frente de combate las
divisiones estacionadas en Siberia, Turquestán o en el Cáucaso y, a causa de la escasez de sus
mandos, sólo pudo llamar a filas alrededor de un tercio de los hombres en edad militar. De hecho,
los ejércitos alemán y francés, el valor de cuyos soldados y el de los mandos eran análogos, fueron
los que estuvieron llamados a llevar la carga esencial de las operaciones: uno tiene 87 divisiones de
infantería y 11 divisiones de caballería; el otro, 73 divisiones de infantería y 10 divisiones de
caballería. El ejército alemán posee, además, una neta superioridad en artillería pesada de campaña,
ametralladoras y vehículos automóviles1.
Por supuesto, esta relación de las fuerzas militares sufrió incesantes modificaciones en el curso
de los dos años siguientes. Los Imperios Centrales tenían reservas humanas que podían proveerlos
fácilmente de armamentos. Rusia disponía de reservas mucho más importantes, pero tenía dificultad
para utilizarlas, falta de oficialidad y de armamento. Gran Bretaña reclutó, por alistamientos
voluntarios, un millón de hombres entre agosto de 1914 y abril de 1915. Únicamente Francia,
puesto que soportó el peso principal de la lucha durante los primeros meses, no pudo aumentar
1
Francia, aunque su población es inferior en más del 50 % a la de Alemania, consigue alinear fuerzas militares que tan
sólo son inferiores en el 20 % a las de su adversario: este simple hecho permite medir la importancia del esfuerzo
realizado por la nación francesa durante los años que precedieron a la guerra.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
6
sensiblemente el número de sus divisiones.
Hasta 1916 no aparece una sensible debilitación de los efectivos en este desarrollo de las fuerzas
armadas, por lo menos en los dos Estados que proporcionan el mayor esfuerzo. Alemania, donde las
tropas son alistadas sin cesar, empieza a encontrar dificultades de reclutamiento. Francia, para
mantener en línea el mismo número de divisiones, multiplica las medidas destinadas a «recuperar»
para el servicio de armas los exentos, los considerados inútiles al ser llamados a filas, o los hombres
enrolados en el servicio auxiliar; es decir, que el ejército cuenta con un buen número de
combatientes cuya condición física es mediocre. Por el contrario, el ejército ruso, a pesar de las
considerables pérdidas sufridas, aumenta sus efectivos combatientes a medida que recibe en verano,
por los puertos de la costa septentrional, el material enviado por Gran Bretaña o Francia y los
pedidos de armamento hechos al extranjero, a Japón y, sobre todo, Estados Unidos, que son
transportados por el Transiberiano. El ejército británico se torna importante: en la primavera de
1916 tiene 70 divisiones en campaña; pero la oleada de alistamientos voluntarios, que había
empezado a descender a fines de 1915, cesa rápidamente. Para formar nuevas divisiones es
necesario establecer el servicio militar obligatorio, contrario a todas las tradiciones nacionales y a la
doctrina del partido liberal, cuyos jefes están a la cabeza del gobierno. El Parlamento se resigna a
ello y, por lentas etapas, toma medidas que, sin embargo, dejan subsistir numerosos casos de
exención. La potencia de los armamentos después de dos años de guerra se ve, pues, acrecentada
sensiblemente por doquier.
En cuanto a los armamentos navales, la relación de las fuerzas es evidentemente favorable a las
potencias de la Entente. La marina de guerra rusa (8 acorazados y 22 cruceros) sólo puede tener un
papel pasivo, ya que está encerrada en el mar Negro y en el Báltico. Francia ha concentrado en el
Mediterráneo, en virtud de los acuerdos franco-británicos, casi la totalidad de sus fuerzas navales:
21 acorazados y 30 cruceros. En cualquier otra parte, la marina de guerra británica es la dueña de
los mares gracias a sus bases navales y a sus cruceros: la Gran Flota, es decir, el grupo de escuadras
que están preparadas para librar una batalla decisiva .en el mar del Norte, cuenta con 28 acorazados,
4 cruceros de batalla y 8 cruceros acorazados. ¿Pueden los Imperios Centrales pensar en buscar el
combate? En el Mediterráneo, las fuerzas navales austrohúngaras, aunque han sido reforzadas por 2
navíos alemanes, representan sólo la mitad, en acorazados y en cruceros de batalla, de las fuerzas
francesas. La flota alemana, que desde 1900 había realizado considerables progresos bajo el
impulso del almirante Tirpitz, es, no obstante, muy inferior a la flota inglesa: 40 acorazados contra
64, 4 cruceros de batalla contra 10, 50 pequeños cruceros contra 108; la flota de alta mar —la que
tendrá que medirse con la Gran Flota británica el día en que reciba la orden— cuenta con 23
grandes unidades, mientras que el adversario tiene 32. Esta relación de las fuerzas sólo podría ser
modificada muy lentamente teniendo en cuenta los largos plazos necesarios para la construcción de
los grandes navíos de batalla. Y, los astilleros navales británicos, ¿no tenían una capacidad de
producción superior a la de los astilleros alemanes? El almirantazgo alemán llevará su esfuerzo
hacia la guerra submarina, pero serán precisos dos años y medio para que llegue a poseer recursos
importantes en este terreno.
II. — Las perspectivas diplomáticas
Cada una de las dos coaliciones piensa, desde el principio de la guerra, en arrastrar al conflicto a
algunos países neutrales europeos para intentar modificar en su provecho la balanza de las fuerzas.
Ningún Estado neutral podía permanecer indiferente a la gran lucha de la que era espectador, ya que
una modificación importante del estatuto territorial del continente y un cambio profundo del
equilibrio entre las grandes potencias no dejarían de afectar su seguridad o sus intereses. Pero
algunos tienen motivos inmediatos para seguir el curso de los acontecimientos con particular
atención: estos son los que se quieren liberar de un dominio extranjero, una «minoría nacional»2, y
2
Ver pág. 18.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
7
unir el territorio donde vive este grupo de poblaciones a su soberanía ¿Qué posibilidades ofrecen a
los beligerantes los intereses nacionales de estos neutrales?
Turquía tiene sobrados motivos para temer la política rusa. El gobierno, dominado por el Comité
«Jóvenes Turcos», el 2 de agosto de 1914 firma un tratado secreto de alianza con Alemania. Para ejecutar
este tratado espera haber terminado sus preparativos militares. El 10 de noviembre de 1914 entra en la guerra
y lanza a los pueblos islámicos una llamada a la guerra santa, que se torna peligrosa para los territorios
extraeuropeos de Francia y Gran Bretaña, pero que, de hecho, sólo provoca conflictos locales.
Rumanía (7.500.000 habitantes) mira hacia las poblaciones de lengua rumana que viven en territorio ruso
(Besarabia) o en territorio austrohúngaro (Transilvania, Banat de Timisoara, Bukovina). Los Imperios
Centrales, desde el comienzo de las hostilidades, prometen Besarabia al gobierno rumano si ejecuta el tratado
de alianza que le ataba desde 1883 a Austria-Hungría. La Entente le deja entrever que podría obtener
Transilvania si toma partido a su favor. La declaración de neutralidad hecha por este gobierno el 3 de agosto
de 1914 deja la puerta abierta a negociaciones con los dos grupos beligerantes, que van a proseguir hasta el
verano de 1916.
Bulgaria (4.700.000 habitantes), derrotada en 1913 en la segunda guerra balcánica, no ha perdido la
esperanza de un desquite: mira hacia Dobrudja, que debió ceder a Rumanía, pero principalmente hacia la
Macedonia griega o serbia. Al encontrarse Serbia en una situación crítica, no es sorprendente que la política
búlgara busque aprovecharse. Los Imperios Centrales están dispuestos a ofrecerle estas ventajas, mientras
que Rusia sólo puede invocar los recuerdos históricos y la solidaridad eslava. La neutralidad búlgara no es
más que una posición de espera, que terminará en otoño de 1915.
Grecia (4.800.000 habitantes) quiere defender, contra las codicias búlgaras, los territorios que ha
adquirido en Macedonia; pero mira también hacia las poblaciones de lengua griega que, en las regiones
litorales de Tracia oriental, de Asia menor y en las islas del mar Egeo, viven bajo el dominio turco: «liberar»
estas poblaciones era la «gran idea» que había inspirado, luego de la formación del Estado griego moderno,
la reivindicación nacional. Estos sentimientos y estos intereses deberían, pues, orientar la política griega
hacia las potencias de la Entente: tal es la política del presidente del Consejo, Venizelos, que sólo ve en la
neutralidad un expediente provisional. Pero el rey Constantino, cuñado de Guillermo II, está convencido de
que la guerra europea concluirá con una victoria alemana; estima que la neutralidad está conforme con los
intereses fundamentales de su Estado.
La actitud de Italia presenta una importancia distinta, puesto que este gran Estado (36 millones de
habitantes) posee una fuerza militar y tiene en el Mediterráneo una posición estratégica esencial. Todos los
medios políticos italianos estiman que la guerra europea ofrece la ocasión a las aspiraciones nacionales, ya
que puede obligar a Austria-Hungría a abandonar la parte de sus territorios cuya población es italiana. Pero
unos se contentarían con obtener la cesión del Trentino, y quizá también la concesión de un estatuto de
autonomía a la ciudad de Trieste, creyendo posible conseguirlo por una negociación, sin tener que correr los
riesgos de una guerra. Otros proponen la intervención al lado de la Entente, único medio de liberar todas las
tierras «irredentas» y obtener el dominio del Adriático. La opinión pública está dividida: los partidarios de la
intervención se reclutan entre los liberales de derecha, los francmasones, los demócrata-cristianos (que sólo
son un grupo reducido), los socialistas reformistas o disidentes (Mussolini) y los republicanos; los
neutralistas son los liberales de izquierda, el grueso de los católicos y la mayor parte de los socialistas y de
los sindicalistas. El Parlamento se encuentra sensibilizado por la influencia de Giolitti, que ha dominado
durante 12 años la vida política y apoya con toda su autoridad el movimiento neutralista. El gobierno, que
preside Salandra, declara que sólo se inspirará en el «egoísmo sagrado» de Italia. A comienzos de 1915
negocia, pues, en los dos lados. Después de cuatro meses de ásperas negociaciones toma su decisión. No
habiendo aceptado el gobierno austrohúngaro su programa adriático, firma con la Entente el tratado secreto
del 26 de abril de 1915, que promete a Italia, además de los territorios de Austria-Hungría cuyas poblaciones
son de lengua italiana, la mayor parte de la costa dálmata. Cuando la mayoría parlamentaria parece dispuesta
a desaprobar tales compromisos, un movimiento de la opinión pública rompe esta resistencia. Italia es el
único país donde se organizan, en las grandes ciudades, manifestaciones populares al grito de «Viva la
guerra». El 20 de mayo de 1915, el Parlamento se resigna a votar los créditos militares.
III. — Las fuerzas económicas
Durante los primeros meses del conflicto, la actividad económica queda muy disminuida en
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
8
todos los Estados beligerantes, donde se cree en una guerra corta: cada uno cuenta con vivir de sus
reservas. La perspectiva de una guerra larga descubre bruscamente graves problemas. Es preciso
crear con toda urgencia una industria de guerra, pues el ejército sufre en todas partes una crisis de
municiones y de material. Es necesario asegurar a la población civil los artículos alimenticios y los
vestidos, a pesar de la enorme sangría que las necesidades del ejército efectúan sobre los recursos.
En seguida aparece la escasez de mano de obra, ya que la movilización ha quitado del trabajo la
mayor parte de los hombres de edad activa, tanto en la industria como en la agricultura. Por
consiguiente, no puede contar con el libre juego de los intereses individuales para satisfacer las
necesidades esenciales. Son necesarios la movilización de una gran parte de los recursos
económicos y el control del Estado sobre todas las formas de producción.
No obstante, en esta movilización económica la participación no es la misma. Entre los beligerantes, unos
deben vivir esencialmente de sus propios recursos o de los de sus vecinos más cercanos, mientras que los
otros pueden recurrir ampliamente a las reservas de artículos, de materias primas e, incluso, a los medios de
producción industrial que poseen los neutrales, sobre todo Estados Unidos. El dominio del mar asegura esta
ventaja, y este dominio pertenece a Gran Bretaña y a Francia.
Gracias a su superioridad naval, estos dos Estados pueden declarar a los Imperios Centrales «en estado de
bloqueo» y obstaculizar su avituallamiento en artículos alimenticios y en materias primas. Tienen el medio
de destruir a los navíos mercantes enemigos que se aventuraran a salir de los puertos; desde el comienzo de
las hostilidades someten a los navíos mercantes neutrales a un derecho de visita en alta mar para embargar
las mercancías «destinadas al enemigo», incluidos los artículos alimenticios, sin respetar las reglas del
Derecho fijadas en 1909 por una conferencia internacional. El gobierno alemán replica con una «guerra de
corso» llevada a cabo por los submarinos.
La lucha económica prosigue, pues, «a expensas de los neutrales». Los armadores escandinavos,
holandeses, incluso los americanos, se exponen a ver sus cargamentos apresados por los cruceros británicos y
sus navíos torpedeados por los submarinos alemanes. Sus protestas son particularmente vehementes con
respecto a Alemania, puesto que los submarinos no perdonan vidas humanas.
En esta guerra económica, Alemania es la más perjudicada. Y aunque es la mayor potencia industrial del
continente, se ve privada de una gran parte de las importaciones que recibía en tiempos de paz. Desde 1915
se ve obligada a establecer un racionamiento en los artículos alimenticios.
IV. — Las fuerzas morales
El esfuerzo de los combatientes debe ser sostenido por un esfuerzo de la nación. ¿Conservará
esta, a través de largas pruebas, la voluntad de vencer? ¿Está dispuesta a olvidar las querellas
políticas o religiosas y los conflictos sociales, que la desviarían del esfuerzo esencial? En todos los
Estados beligerantes, los gobiernos hacen, al mismo tiempo en que se empiezan las hostilidades, un
apremiante llamamiento a la unión, el cual es generosamente escuchado.
¿Será duradera esta «unión sagrada»? Ciertamente, las divergencias de opinión deben afirmarse
inevitablemente cuando se trata de apreciar las iniciativas del gobierno en el dominio económico o
los métodos adoptados para la dirección de la guerra; tienen su eco en los debates parlamentarios;
pero esta oposición no discute la necesidad del esfuerzo de guerra, sino al contrario: reprocha al
gobierno de vacilar en tomar iniciativas más enérgicas. Al margen de estas dificultades menores,
dos grandes fuerzas pueden amenazar la cohesión nacional. Una es la de los grupos de población
que se consideran extranjeros en el Estado donde viven, porque no hablan la lengua o no practican
la religión de los otros habitantes, porque no poseen el mismo patrimonio de recuerdos históricos y
de tradiciones, o porque han sido atados a este Estado por la conquista: son las «minorías
nacionales». La otra es el ideal internacionalista del socialismo.
La cuestión de las «minorías nacionales» tiene, desde los primeros meses de la guerra, un papel
activo. Francia es el único de los Estados beligerantes que ignora estas dificultades. Alemania tiene
en su territorio 5 millones de alógenos: alsacianolorenos, polacos de Posnania y de Prusia
occidental y daneses de Slesvig septentrional; pero estas minorías son numéricamente muy débiles
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
9
para pasar de la resistencia moral a la resistencia armada. Gran Bretaña se preocupa de la situación
en Irlanda, donde la aplicación del estatuto de autonomía votado por el Parlamento británico había
provocado en la primavera de 1914 una amenaza de guerra civil entre la provincia del Ulster,
poblada mayoritariamente de protestantes, y las otras tres provincias, cuya población es católica;
entre los nacionalistas de la Irlanda católica, ¿no intentarán los extremistas, aprovechando la crisis
internacional, obtener no sólo la aplicación de la Home Rule, sino la independencia? En el imperio
ruso viven de 25 a 30 millones de alógenos —polacos, letones y lituanos, finlandeses, rumanos de
Besarabia y turcotártaros del Volga—, sin contar los numerosos judíos de las provincias del oeste;
ahora bien, los dos grupos que tienen la conciencia nacional más activa ocupan las zonas limítrofes
donde se van a desarrollar las operaciones militares. Por último, Austria-Hungría es el «Estado de
nacionalidades» por excelencia. Las minorías nacionales —checos de Bohemia, polacos y rutenos
de Galitzia, rumanos de Transilvania, eslovacos de Hungría septentrional, serbios, croatas y
eslovenos de Hungría meridional, italianos del Trentino y de Istria—forman la mitad de la
población; en su mayoría tienen una conciencia nacional activa y poseen una tradición política; ¿no
pueden intentar, aprovechando la crisis internacional, liberarse del dominio de los alemanes de
Austria o de los magiares de Hungría?
Estos movimientos nacionales ofrecen, pues, a los Estados beligerantes, un terreno de acción.
Son las potencias de la Entente las que, en este campo de acción, encuentran las perspectivas más
favorables, porque pueden atizar o explotar las fuerzas de disociación que amenazan a la monarquía
austrohúngara.
La doctrina socialista internacional está en quiebra abierta. El Buró socialista internacional había
pedido, el 29 de julio de 1914, a todas las organizaciones socialistas en los Estados amenazados por
la guerra, que se lanzaran a vigorosas demostraciones para impedir el conflicto; no obtuvo nada. Por
doquier las masas socialistas y casi todos sus jefes habían sido animados por un impulso patriótico:
el sentimiento nacional había sumergido de golpe el ideal de solidaridad internacional de las clases
obreras. Las grandes centrales sindicales no habían preparado huelgas ni manifestaciones. Los
partidos socialistas habían dado su apoyo a sus respectivos gobiernos y votado los créditos de
guerra. La adhesión de los grupos parlamentarios a la «unión sagrada» había sido unánime, tanto en
París como en Berlín; en Londres, había sido casi unánime (sólo cuatro voces disidentes), a pesar de
que el jefe del partido, Ramsay MacDonald, se declarara «neutralista»; en San Petersburgo, sólo
algunos socialistas extremistas —una decena— habían votado contra la guerra: los representantes
de la fracción extremista del partido socialdemócrata ruso, los bolcheviques, cuyo jefe, Lenin, vivía
en el exilio. El Buró socialista internacional, consciente de su impotencia, no había intentado
reaccionar.
La reanudación de las relaciones socialistas internacionales se efectúa, sin embargo, en
septiembre de 1915. La iniciativa pertenece a socialistas neutrales, que reciben el apoyo de los
dirigentes socialistas italianos (el único de estos dirigentes que hizo pasar el sentimiento nacional
delante del internacional —Benito Mussolini— fue excluido del partido en enero de 1915). El
grupo de bolcheviques refugiados en Suiza alrededor de Lenin o en París alrededor de Trotsky, los
apoyan en seguida. Estos promotores quieren formar una nueva organización, que sustituiría al
Buró socialista internacional, cuyo «desfallecimiento» es evidente, y que uniría a los socialistas
fieles a la doctrina de la solidaridad obrera. Tal es el hito de la conferencia reunida en Zimmervald,
cerca de Berna, del 5 al 8 de septiembre de 1915. No agrupa más que a un pequeño número de
militantes, una treintena, reclutados en Alemania dentro del grupo socialista independiente, en Gran
Bretaña entre disidentes del partido laborista que han formado el Independant Labor Party, y en
Francia entre los redactores del diario La vie ouvrière. No obstante, el Manifiesto que establece va a
tener una gran difusión:
La guerra, «gigantesco matadero de hombres», es «el producto del imperialismo»; sólo puede conducir a
«la quiebra de la civilización, a la depresión económica y a la reacción política», dice el Manifiesto. Los
partidos socialistas y las organizaciones obreras que han aceptado la «unión sagrada» han faltado a su deber.
Los miembros de la conferencia «que han permanecido fieles a la solidaridad internacional del proletariado y
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
10
a la lucha de clases» quieren reanudar la lucha «por la fraternidad de los pueblos, por el socialismo» y, también, la «lucha por la paz». Esta paz deberá pactarse «sin anexiones ni indemnizaciones de guerra», pero
deberá respetar «el derecho de los pueblos a disponer de sí mismos», que es «el fundamento inquebrantable
en el orden de las relaciones de nación a nación».
Este texto, redactado por Trotsky, fue considerado «timorato» por Lenin, que habría querido lanzar la
consigna de «huelgas políticas» e, incluso, de «guerra civil». No obstante, Lenin no rehúsa participar en el
nuevo movimiento, que tiene por órgano permanente una Comisión Socialista Internacional establecida en
Berna (incluso no ha rehusado firmar el Manifiesto), pero organiza un grupo distinto, la «izquierda
zimmervaldiana»: la lucha por la paz —declara en su diario, el Sozialdemokrat— sólo es «fraseología» si no
va ligada a la lucha de clases, a la lucha «revolucionaria» del proletariado.
Sin embargo, estas fuerzas de disociación que amenazan la unanimidad nacional, en 1914 y 1915 sólo
tienen un papel episódico. La influencia de los «zimmervaldianos» está restringida a pequeños grupos de
militantes que son más pacifistas que revolucionarios. Las «minorías nacionales», incluso en AustriaHungría, no son aún focos de resistencia activa. Estos gérmenes no pueden desarrollarse hasta la segunda
mitad de 1916. Hasta entonces, la opinión pública, que se manifiesta en una prensa sometida a la censura, se
adhiere, sin resistencias aparentes, al esfuerzo de la guerra. En los Estados que llevan el peso principal del
conflicto, los medios políticos, la mayoría de los intelectuales y los representantes de los grandes intereses
económicos, estiman que la nación debe legítimamente esperar del éxito de este esfuerzo un acrecentamiento
de su potencia y de su prestigio. En Alemania, sobre todo, es donde se establece un amplio programa de
anexiones y da lugar a importantes iniciativas. No es sorprendente, pues, que a partir de entonces el «mapa
de guerra», a pesar del fracaso del primitivo plan del estado mayor alemán, sea ampliamente favorable al
Reich.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
11
CAPÍTULO II
EL FRACASO DEL PLAN DE GUERRA ALEMÁN
(AGOSTO-NOVIEMBRE DE 1914)
El plan de guerra alemán, fijado desde hacía 15 años, había previsto una gran ofensiva que sería
dirigida inmediatamente contra Francia a través del territorio neutral de Bélgica: esta ofensiva
desbordaría por el norte la línea de las fortalezas francesas y podría «en seis semanas» conducir a
una victoria completa; seguidamente, todas las fuerzas alemanas se lanzarían contra Rusia. El Gran
Estado Mayor concentra, pues, en su frente occidental, 78 divisiones que se van a enfrentar a 83
divisiones (72 francesas, 5 británicas y 6 belgas), emplazadas bajo tres mandos diferentes; ha dejado
sólo 9 divisiones en su frente oriental, contando con las austrohúngaras para mantener a los rusos a
raya hasta el momento en que se consiga la victoria en Francia. Está convencido de que la guerra
será corta: cinco o seis meses a lo sumo; después de la derrota francesa, bastarán algunas grandes
batallas en el frente oriental para resolverlo todo.
I. — La batalla de las fronteras
La primera parte de la maniobra —el envolvimiento estratégico— se desarrolla según las
previsiones del estado mayor alemán.
El 18 de agosto, el ala derecha alemana, después de la toma de Lieja, empieza a desplegarse por Bélgica,
hacia Bruselas y Namur, mientras que el grueso del ejército belga se repliega hacia el campo atrincherado de
Amberes. El comandante en jefe francés, general Joffre, había establecido un plan de concentración, el «Plan
XVII», en el que los ejércitos de primera línea tenían sus cuarteles generales en Rethel, Verdún, Neufchâteau
y Epinal. Sin embargo, esperaba la violación de la neutralidad belga, pero pensaba que el ala derecha
alemana se limitaría a penetrar en las Ardenas y no rebasaría el Mosa. ¿Por qué había llegado a esta
convicción? Porque había subestimado la fuerza de esta ala derecha: no había considerado que las divisiones
de reserva enemigas pudiesen ser alineadas desde las primeras batallas. También había previsto que
provocaría dos ofensivas, una entre los Vosgos y el Mosela en la zona de las lagunas de Lorena y otra en el
Luxemburgo belga. La toma de Lieja, la marcha de los alemanes hacia Bruselas y las advertencias del
general Lanrezac, que manda el ala izquierda (el Quinto Ejército), no fueron suficientes para mostrarle su
error: se limita a sacar de sus tropas de Lorena dos cuerpos de ejército para enviarlos al Mosa, en la región de
Marienburgo. El movimiento envolvente de las fuerzas alemanas desborda, pues, ampliamente, el dispositivo
francés: al norte de Thionville los alemanes tienen 52 divisiones y los franceses 32.
Sin embargo, Joffre mantiene su decisión de ofensiva: supone que, para extender su ala derecha
hasta Bruselas, el enemigo ha debilitado seguramente los otros sectores del frente. En tres días se
desvanecen sus esperanzas. Mientras que en Lorena el 20 de agosto las tropas de Castelnau se
enfrentan en Morhange con posiciones organizadas que no puede cortar y retrocede hacia el GrandCouronné de Nancy, las tropas de Langle de Cary libran el 22 de agosto la batalla de las Ardenas:
aunque disponen de una neta superioridad numérica, estas tropas se consumen en vanos ataques en
un terreno cubierto de árboles, donde la acción del mando es difícil; al día siguiente se ven
obligadas a replegarse hacia el Mosa. El plan francés de ofensiva ha fracasado.
Al mismo tiempo, el mando alemán lanza su gran operación: la que debe asegurar el éxito del
movimiento envolvente. Es la batalla de Charleroi (21 al 23 de agosto). El general Von Bülow, que
manda el ala derecha alemana, dispone de 30 divisiones. Las tropas de Lanrezac están apoyadas por
4 divisiones británicas y 1 división belga: en total, 19 divisiones. Por la tarde del 23 de agosto
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
12
Lanrezac teme ser rodeado, ordena cesar el combate y repliega sus fuerzas hacia Givet.
La «batalla de las fronteras» acaba, pues, en todas partes, con una victoria alemana. Los ejércitos
franceses conservan sólo un eje sólido en Lorena; en todo el resto del frente están en plena retirada.
El general Von Moltke, comandante en jefe, da la orden de persecución el 27 de agosto. En 8 días
de marchas forzadas, los ejércitos alemanes llegan al Marne. Sin embargo, el mando no ha obtenido
el resultado que consideraba más importante: «tomar» el flanco izquierdo del adversario. Las tropas
de Lanrezac y el cuerpo expedicionario británico se le han escapado. El 26 de agosto en Cateau y el
29 en Guise, estas fuerzas francobritánicas han conseguido librarse; el 31 pueden franquear el
Marne en Château-Thierry antes que la vanguardia enemiga alcance los puentes. La victoria
alemana es incompleta, dado que las fuerzas adversarias, a pesar de una agotadora retirada, han
conservado su cohesión.
Sin embargo, Moltke mantiene la esperanza de envolver «la masa principal» de las fueras
francesas. El 2 de septiembre da a sus tropas la orden de «empujar a los franceses lejos de París, en
dirección sudeste». Para protegerse de la amenaza que constituye para su flanco la presencia del
campo atrincherado de París, cuenta con el ala derecha de su ejército —el Primer Ejército
(Kluck)—, que debe colocarse «escalonado hacia atrás», es decir, mantener la línea del Ourcq sin
rebasar el Marne. De hecho, Kluck se limita a colocar en guardia de flanco uno de sus cuerpos de
ejército y continúa la marcha adelante.
II. La batalla del Marne
Es entonces cuando empieza a perfilarse la réplica francesa. Desde el 25 de agosto, Joffre ha
aprendido la lección de la «batalla de las fronteras»: ha buscado restablecer el equilibrio reforzando
su ala izquierda. Gracias a ir sacando unidades de los otros sectores del frente, ha formado en el
campo atrincherado de París, cuya guarnición estaba formada solamente por «reservistas», un nuevo
ejército, el del general Maunoury, que el 10 de septiembre engloba 11 divisiones: este ejército tiene
la misión de atacar por el flanco el ala alemana en ruta, cuando las circunstancias sean favorables.
¿En qué momento? El 3 de septiembre Joffre aún no lo sabe: piensa continuar la retirada
«durante algunos días», pero conservando en las dos extremidades del frente —París y Verdún—
los puntos de apoyo que permitirán reemprender la ofensiva. Al día siguiente advierte la aventurada
situación del Primer Ejército alemán, cuya guardia de flanco es insuficiente. La ocasión es, pues, favorable. Es preciso aprovecharla inmediatamente. Joffre examina la posibilidad de llevar las tropas
de Maunoury al sur del Marne, mientras que a Galliéni, comandante del campo atrincherado de
París, quiere instalarlo al norte del río. En el primer caso, la batalla empezaría el día 7; en el
segundo, el 6. Joffre, después de asegurarse de que el Quinto Ejército, en el que Lanrezac acaba de
ser reemplazado por Franchet d'Espérey, y el cuerpo expedicionario británico están listos para
reemprender la ofensiva, termina por aceptar el plan Galliéni. A las 22 horas del 4 de septiembre da
su orden general: «Conviene aprovechar la situación aventurada del Primer Ejército alemán para
concentrar en él los esfuerzos de los ejércitos aliados del flanco izquierdo».
En este mismo instante, Moltke, informado de las reducciones de fuerzas francesas en Lorena,
comprende la gravedad de «la tempestad que marcha hacia París». Deja a sus tropas del centro
continuar su marcha adelante, pero da la orden de ponerse «cara al este» a sus ejércitos del ala
derecha (Kluck y Bülow). La formación de este frente defensivo no puede, sin embargo, ser
inmediata, pues la mayor parte de las divisiones alemanas ya han franqueado el Marne, mientras
que las tropas de Maunoury están preparadas para la acción al norte de este río.
A la hora en que se va a empezar la batalla del Marne, los dos adversarios tienen alineadas
fuerzas más o menos iguales: Moltke tiene 75 divisiones; Joffre, 79. Pero los datos estratégicos dan
ahora una clara ventaja a los francobritánicos. Mientras que en Charleroi los dos ejércitos alemanes
de la derecha tenían 30 divisiones contra las 19 divisiones francobritánicas, ahora aquellos sólo
tienen 20, mientras que los Aliados tienen 30. ¿Por qué estos dos ejércitos, cuya misión era
decisiva, fueron privados de una gran parte de sus medios? Los alemanes enviaron 4 divisiones
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
13
frente a Amberes, reducto de la defensa belga; dejaron 3 frente a Maubeuge para sitiar la plaza y,
por último, el 26 de agosto, pusieron a disposición del Gran Cuartel General 4 divisiones, enviadas
el 29 como refuerzo hacia Prusia oriental. Sin duda habrían podido recibir, como compensación,
unidades sacadas de los ejércitos de Lorena. Pero hasta el 4 de septiembre Moltke ignora los
desplazamientos de fuerzas efectuados por Joffre, y no toma ninguna iniciativa a este respecto.
Deslumbrado por los primeros éxitos, y convencido de que la derrota francesa era un hecho, debilitó
su ala derecha sin prever la amplitud de la amenazadora réplica.
El 5 de septiembre por la tarde empieza la gran batalla, cuando en las elevaciones al oeste del Ourcq las
tropas de Maunoury atacan la guardia de flanco del ejército de Kluck; en la tarde del 9, la victoria francesa es
evidente. De hecho, en estos cuatro días en que los dos ejércitos se enfrentan con todas sus fuerzas, de las
avanzadas de París a Verdún y de Verdún a los Vosgos, se distinguen perfectamente dos teatros de
operaciones:
Al este del campo de Mailly, en el frente de Argonne, de los altos del Mosa y del Grand-Couronné de
Nancy, los alemanes atacan en dirección sur; atacan también en la línea del Mosela y del Meurthe, de este a
oeste; si estas dos ofensivas triunfaran, todo el saliente que forma el frente francés en Verdún estaría
amenazado de ser rodeado. El día 8, durante algunas horas, el mando alemán cree en el éxito: se abre una
brecha entre el Cuarto y Tercer Ejército francés, pero es subsanada por la entrada en liza de un cuerpo de
ejército sacado tres días antes del frente de Lorena.
En la parte oeste del frente, los ejércitos franceses y el cuerpo expedicionario británico toman la ofensiva.
De pronto, la situación de los dos ejércitos alemanes del ala derecha es difícil. Kluck, volviendo a traer a
toda prisa sus divisiones al norte del Marne para evitar el ataque de Maunoury, abre una gran brecha entre
sus tropas y las de Bülow: la línea del Petit-Morin es conservada por una simple cortina de caballería, que
puede ser fácilmente arrasada. Los dos generales alemanes conocen bien este peligro, pero esperan que una
acción vigorosa en los dos extremos de su frente de combate logre arrancar la victoria antes de que la brecha
sea abierta. En el Ourcq, Kluck intenta envolver a las tropas de Maunoury por el norte; Bülow confía su
mayor esfuerzo a su ala izquierda, a través de los pantanos de Saint-Gond, contra las divisiones de Foch.
Estos esfuerzos alemanes no sirven para nada, pues el día 8 la línea del Petit-Morin es abierta, y el 9 por la
mañana el cuerpo expedicionario británico atraviesa el Marne. Desde entonces, el Primer Ejército alemán
está en peligro de ser atacado por la espalda y el Segundo por su flanco izquierdo. La retirada de estos dos
ejércitos es inevitable.
Esta derrota sufrida por su ala derecha obliga a Moltke a detener su ofensiva en Lorena y a retrasar sus
tropas del centro. El 10 cede todo el frente alemán. Pero la orden de persecución dada por Joffre no puede
ejecutarse a la perfección, ya que la infantería y la caballería acusan el esfuerzo que han efectuado sin tregua
desde la batalla de las fronteras, y en la artillería escasean las municiones. La entrada en combate de un
nuevo ejército alemán, formado de divisiones sacadas de Lorena y de tropas que la capitulación de
Maubeuge (8 de septiembre) ha devuelto disponibles, detiene la persecución francesa en la línea del Aisne.
Entonces, los comandantes en jefe de los dos lados se apresuran a extender su frente de combate hacia el
noroeste y después hacia el norte, efectuando un desplazamiento lateral de sus fuerzas. Ambos se esfuerzan
tanto en desbordar al adversario como en evitar esta amenaza. Es la «carrera hacia el mar».
Joffre alinea un nuevo ejército al sur de Amiens, que es rechazado el 25 de septiembre en el Somme; unos
días más tarde lanza sin éxito, entre Arras y Béthune, nuevas fuerzas, y prepara en seguida otra ofensiva en
la región de Lille, con la ayuda de las divisiones belgas que acaban de evacuar Amberes. Falkenhayn, que ha
reemplazado a Moltke, toma la ofensiva a su vez, queriendo alcanzar los puertos del Pasde-Calais, cuya
posesión le permitiría amenazar seriamente a Gran Bretaña y dificultar la llegada de nuevas tropas británicas
a territorio francés. En la batalla, lanza cinco cuerpos de ejército formados por nuevos reclutas y por
voluntarios. El 19 de octubre da la orden de atacar la línea del Yser, donde las tropas belgas apenas acaban
de establecerse. Durante tres semanas lanza ataques sucesivos, primero en Dixmude, luego en Ypres y en
Messines, mientras los belgas han abierto las compuertas de Nieuport e inundado el valle del Yser; pero todo
es en vano.
Los ejércitos contendientes se encuentran en lo sucesivo cara a cara, sin ninguna posibilidad de intentar la
maniobra envolvente, la única que podría, en la estrategia clásica, permitir obtener un gran éxito. Del mar a
la frontera suiza se establece un frente continuo. El mando alemán había tenido la firme esperanza de
terminar con la resistencia francesa en una sola campaña: en seis semanas al principio; después, en algunos
meses; pero se vio obligado a reconocer su fracaso. Todo su plan de guerra se hunde.
A este resultado decisivo, el ejército ruso también aportó su parte. Los acuerdos concertados entre los
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
14
estados mayores y destinados a completar el acuerdo militar francorruso habían previsto que las tropas rusas
tomarían la ofensiva a partir del decimocuarto día de la movilización, a fin de aligerar la presión que habrían
de soportar los ejércitos franceses. Esta promesa fue cumplida: el mando ruso hizo entrar uno de sus ejércitos
en Prusia oriental incluso antes de haber terminado la concentración de sus fuerzas, obteniendo el resultado
esperado, puesto que Moltke se vio obligado a retirar 4 divisiones del teatro principal de operaciones y
enviarlas al frente oriental. La ofensiva rusa facilitó, por lo tanto, la victoria del Marne, pero fue rápidamente
quebrada en la batalla de Tannenberg. A fines de septiembre, mientras en el frente de Francia se desarrolla la
«carrera hacia el mar», en la curva del Vístula los rusos y los austroalemanes toman uno después de otro la
iniciativa: inician maniobras envolventes sin obtener unos ni otros ningún resultado positivo. Todos estos
esfuerzos sólo tienen un destino secundario, puesto que el mando alemán no ha logrado poner «fuera de
combate» a las fuerzas francesas.
III. — El balance de la campaña de 1914
¿Cuál ha sido el momento decisivo de la campaña de 1914 y cuáles han sido los factores
determinantes en esta batalla del Marne? ¿Los efectivos? Poco más o menos eran los mismos en los
dos campos. ¿La calidad de los combatientes? En estos cuatro días de combates, las dos infanterías,
después de doce días de marchas forzadas, efectuaron un esfuerzo extraordinario e hicieron gala del
mismo valor. El soldado de infantería alemán, puesto que había vivido desde el comienzo de la
campaña con la euforia de la victoria, estaba llevado por su ímpetu; el soldado de infantería francés,
que acababa de sufrir la prueba de la retirada, reencontró, después de recibir la orden de hacer
frente, todo su ardor. Esta reacción fue lo que sorprendió más al adversario. ¿El armamento? La
superioridad alemana en artillería pesada no tuvo un papel importante en esta guerra de
movimientos, donde el cañón francés de 75 mm conservaba sus ventajas rapidez y precisión de tiro)
sobre la pieza alemana de 77. ¿El mando? Es aquí, sin duda, donde es preciso buscar la explicación.
Moltke era reflexivo, escrupuloso, pero no le gustaba el riesgo: lo había probado el 26 de agosto
cuando debilitó su ala en marcha decidiendo enviar refuerzos a Prusia oriental. Durante la batalla
mantuvo su gran cuartel general en Luxemburgo, demasiado lejos del frente, y recibió los informes
con una tardanza tal, que tuvo que dar a sus jefes de ejército una amplia iniciativa, uno de los
cuales, al menos —Klucklo aprovechó para tomar peligrosas iniciativas. En el último momento, uno
de sus colaboradores, el coronel Hentsch, recibió la misión de ir a inspeccionar en el mismo lugar la
situación de las tropas del ala derecha y fue él quien dio la orden de repliegue. Moltke no dirigió,
pues, la batalla. Joffre, aunque cometió graves errores al principio de la campaña y sufrió pesadas
derrotas, mantuvo la calma. Supo establecer un plan de enderezamiento cuando sus ejércitos se
encontraban en plena retirada. No previó la hora de la batalla, pero cuando sus colaboradores le
mostraron que había llegado el momento favorable, supo tomar la decisión. Durante los cuatro días
decisivos dirigió sin cesar a los comandantes de las tropas, y mantuvo entre ellos una estrecha
solidaridad. Sin poseer la intuición, la fuerza de irradiación y el ardor comunicativo de los grandes
guerreros, dominó por su sangre fría, su lucidez y la firmeza de su ánimo.
El fracaso del plan de guerra alemán abre la perspectiva de una guerra larga, que exigirá a todos
los beligerantes un esfuerzo total. El estado mayor alemán se verá obligado a llevar una «lucha en
dos frentes», cuyo peligro había previsto desde hacía mucho tiempo. Los recursos económicos van a
jugar en lo sucesivo un importante papel en la capacidad de ofensiva o de resistencia de los
beligerantes y, en este campo, Gran Bretaña y Francia, puesto que tienen el dominio de los mares,
van a poseer una ventaja1. Sin embargo, en Alemania la opinión pública aún no ha tomado
conciencia de estas amenazas a largo plazo. Aunque los resultados militares no hayan llenado todas
sus esperanzas, tiene los ojos puestos en el mapa de las operaciones: toda Bélgica, el nordeste de
Francia y parte de la Polonia rusa están ocupadas. ¿Tienen serias inquietudes los medios dirigentes?
Para juzgarlo, basta mirar cómo consideran las «reivindicaciones».
1
Ver págs. 16-17
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
15
El canciller Bethmann-Hollweg, no obstante ser un «moderado», había establecido en el momento mismo
de la batalla del Marne, pero antes de conocer el desenlace, un programa de paz ampliamente anexionista,
teniendo en cuenta las sugerencias que le habían hecho algunos grandes industriales.
Francia debería ceder Belfort, la línea de las fortalezas de Lorena, de Verdún a Toul y Epinal, la costa de
Dunkerque a Boulogne y, sobre todo, la cuenca de mineral de hierro de Briey-Longwy, indispensable para el
desarrollo de la industria metalúrgica alemana; por último, firmaría un tratado comercial que la pondría
«bajo la dependencia económica de Alemania». Bélgica debería ceder Lieja y, quizás, Amberes; se
transformaría en un «Estado vasallo» que mantendría guarniciones alemanas y entraría en el «sistema
económico» alemán. Luxemburgo se reintegraría al imperio alemán. Los Países Bajos permanecerían, en
principio, independientes, pero deberían contraer «estrechas relaciones» con el imperio. Al este, los pueblos
«no rusos» (polacos, lituanos, rutenos) serían separados del imperio ruso y formarían una zona de estados
tapón que mantendrían a Rusia «apartada» de las fronteras alemanas. En Europa central, Alemania establecería una unión aduanera que englobaría no sólo Austria-Hungría, sino también Francia, Bélgica, Países
Bajos, Dinamarca y los territorios polacos. África central se convertiría en colonia alemana.
Los dirigentes alemanes no abandonan este programa a pesar del resultado de la batalla del
Marne. En un informe del 6 de octubre, el embajador austrohúngaro en Berlín constata que nadie,
en estos medios, renuncia a la convicción de que Alemania podrá vencer no sólo a Francia, sino
también a Rusia y a Gran Bretaña.
En París, Londres y San. Petersburgo, la victoria del Marne ha despertado esperanzas que se
prolongan incluso al final de la «carrera al mar». En las conversaciones de París entre el ministro de
Asuntos Exteriores Delcassé y el embajador de Rusia, y en San Petersburgo entre Nicolás II y el
embajador de Francia, las deliberaciones efectuadas dan fe de tales ilusiones. Francia —dice
Delcassé— no quiere solamente recuperar Alsacia-Lorena, sino que desea «la destrucción del
imperio alemán»;
Rusia desearía adquirir una parte de Prusia oriental, Posnania, Galitzia y el norte de Bukovina, y
espera arreglar en su provecho la cuestión de los estrechos otomanos; además, cuenta con la
«desmembración» de Austria-Hungría.
En Francia y en Rusia nadie piensa en la paz, a pesar del equilibrio de fuerzas que acaban de
establecerse en el frente de batalla después de las peripecias que han finalizado por neutralizarse
mutuamente.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
16
CAPÍTULO III
LA GUERRA DE POSICIONES (1915-16)
En el invierno de 1914-15 la lucha militar toma nuevos giros que alteran las previsiones de los
estados mayores y que paralizan en gran parte los conceptos estratégicos. Sin embargo, el esfuerzo
prosigue con el mismo encarnizamiento en los dos campos, al precio de los más duros sacrificios.
Las iniciativas alemanas aún continúan dominando durante 18 meses; a partir de julio de 1916, los
ejércitos de la Entente intentan tomar ventaja. Pero ninguno de los adversarios consigue asegurarse
una ventaja decisiva.
I. — Las nuevas formas de la batalla
La experiencia de la «carrera hacia el mar» ha demostrado que, ante un adversario que ha tenido
suficiente tiempo para organizar una posición defensiva, es decir, establecer obstáculos —
alambradas principalmente— que obligan al asaltante a marchar lentamente bajo la metralla y
protegerse del fuego cavando trincheras, el ímpetu de la infantería, por muy ardiente que sea, acaba
por romperse. En las tropas enfrentadas, la instalación de un frente defensivo continuo se convierte
en la preocupación inmediata; este frente se equipa rápidamente, preparándolo para recibir
perfeccionamientos, tanto en densidad como en profundidad.
Poco a poco queda constituido por dos posiciones paralelas, separadas por una distancia de 3 ó 4
km. El sistema defensivo se completa con centros de resistencia, cuyos defensores pueden operar,
mediante fuegos de flanco, contra la infantería enemiga si esta consiguiese tomar la primera
posición.
En lo sucesivo, la ofensiva choca con grandes dificultades. Para que el asalto de infantería pueda
triunfar, es preciso que sea abierta, una brecha en las alambradas para permitirle el paso, que el
fuego de los ocupantes de la trinchera enemiga sea momentáneamente neutralizado, y que los
hombres amontonados en los refugios no tengan tiempo de salir. La artillería es la que debe realizar
esta preparación del ataque. Pero los progresos de la fortificación dejan pronto los refugios a prueba
de obuses ligeros, y el tiro tendido de la artillería de campaña está mal adaptado para la destrucción
de las alambradas o de las trincheras. Es necesario desarrollar la artillería pesada y crear una
«artillería de trinchera» que utilice aparatos de tiro curvo. El mismo armamento de la infantería ya
no se adapta a las nuevas condiciones del combate: la granada de mano es el arma indispensable
para alcanzar, a corta distancia, al adversario protegido en su trinchera. Por último, la aviación, que
durante la campaña de 1914 sólo había cumplido misiones de exploración, debe hacer frente a
nuevas tareas: es la encargada de fotografiar las posiciones enemigas, del reglaje de tiro de la
artillería, de vigilar en la retaguardia enemiga los indicios que puedan revelar la preparación de una
ofensiva, de bombardear los depósitos de material y de municiones, los convoyes de abastecimiento
y, por supuesto, las tropas cuando se ven obligadas a moverse durante el día.
Antes de que la ofensiva pueda reencontrar todas sus posibilidades, es necesario realizar nuevos
esfuerzos en la técnica y en la fabricación de los armamentos, cuyos resultados sólo pueden
aparecer lentamente.
El problema esencial es, pues, en lo sucesivo, obtener la «ruptura» del frente adverso. ¿Cómo
«perforar» las posiciones? ¿Cómo explotar este éxito antes de que la brecha sea cerrada por la
llegada de refuerzos? ¿Cómo intentar seguidamente alcanzar, al otro lado de estas posiciones, los
centros de abastecimiento y después los nudos de comunicaciones, cuya conquista obligaría al
enemigo a replegarse en un frente mucho más extenso y permitiría volver a poner en práctica los
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
17
«movimientos envolventes», es decir, la esencia del arte militar? Estas preguntas someten a prueba
la imaginación del alto mando y la de los técnicos, pero imponen, sobre todo, duros sacrificios a los
soldados de infantería, que tienen que hacer su aprendizaje de los métodos del «combate cuerpo a
cuerpo» y la sangrienta experiencia de las tentativas de perforación.
II. — La campaña de 1915
En la marcha general de las operaciones, los beligerantes se ven conducidos ante todo a llevar su
esfuerzo hacia las regiones donde las posiciones enemigas carecen de una sólida organización. El
alto mando alemán, después de la penosa experiencia sufrida en el Yser, se decide a adoptar en el
frente de Francia una actitud defensiva: la guerra de posiciones le permite mantener este frente con
pocas fuerzas. Por el contrario, en la inmensidad del frente ruso la organización de las posiciones
defensivas no es continua; ni en densidad, ni en profundidad, ni en equipo, estas posiciones se
pueden comparar con las del frente occidental. El problema de la «perforación» es, pues, más fácil
de resolver. El alto mando francés se da cuenta, después de dos tentativas vanas, que es incapaz de
abrir una brecha suficientemente ancha y profunda en las posiciones alemanas, por lo que mira
hacia nuevos teatros de operaciones.
La ejecución del nuevo plan de guerra alemán —la gran ofensiva contra Rusia— es el que toma
el aspecto esencial en la campaña de 1915. Desde fines de noviembre de 1914, Falkenhayn empezó
a enviar hacia su frente oriental las tropas que la guerra de posiciones en el frente occidental dejaba
disponibles. En abril de 1915, la masa de maniobra que reunió contaba con una treintena de
divisiones. El comandante en jefe de las tropas alemanas en este frente, Hindenburg, y su cuartel
maestre general, Ludendorff, esperan obtener un éxito decisivo. Los recuerdos históricos, los de la
campaña de 1812, no debilitan su confianza. Uno de los principales colaboradores de Hindenburg
decía: «Si Napoleón hubiera tenido los ferrocarriles, el teléfono, los convoyes automóviles, el
telégrafo y los aviones, actualmente aún se encontraría en Moscú». Sin duda Falkenhayn tiene
dudas en cuanto a la amplitud de los resultados, pero espera obtener suficientes éxitos para llevar al
gobierno ruso a las negociaciones.
El primer ataque se lanza el 2 de mayo en un frente de 80 km de extensión, entre el Vístula y los
Cárpatos. En 48 horas se efectúa la «perforación». El día 6, en todo este frente los rusos se encuentran en
plena retirada, escapando, no obstante, al envolvimiento, e intentan restablecerse en la línea del San y del
Dniester. Pero en junio esta línea se rompe: los austroalemanes se apoderan de Przemysl, después de
Lemberg; en dos meses toda Galitzia ha sido liberada de la ocupación rusa.
En seguida el mando alemán lanza un segundo ataque para intentar envolver a las fuerzas rusas, que
resisten en la curva del Vístula, al oeste de Varsovia, por dos acciones simultáneas: una, dirigida de norte a
sur, en el Narev, hacia Varsovia; otra de sur a norte, a lo largo del Vístula medio, hacia Ivangorod. El éxito
táctico de la operación, empezada el 13 de julio, es completo; sin embargo, los ejércitos rusos también
escapan esta vez al envolvimiento gracias a una retirada rápida, en el curso de la cual abandonan Varsovia y
la fortaleza de Novogeorgievsk. Toda Polonia se encuentra en manos de los austroalemanes.
Inmediatamente se efectúa un tercer ataque en la extremidad septentrional del frente, en la línea del
Niemen, el 8 de agosto. En 6 semanas permite a las tropas alemanas adueñarse de Kovno, Vilna y alcanzar la
línea del Beresina. Toda Lituania está ocupada. Por un instante el mando tiene la esperanza de poder actuar
sobre las líneas de comunicación enemigas al este de Vilna, pero la caballería que lanza en la brecha es
rechazada.
Cuando a fines de septiembre los ejércitos austroalemanes cesan en su empeño, ocupan un frente casi
rectilíneo que va del Báltico al Dniester; en el centro del mismo han avanzado más de 150 km. En el curso de
estos 5 meses el ejército ruso ha sufrido enormes pérdidas: 151.000 muertos, 683.000 heridos y 895.000
prisioneros, es decir, ha perdido la mitad, o casi, de sus combatientes. Durante varios meses no estará en
condiciones de volver a tomar la iniciativa de las operaciones. En cada uno de los tres ataques, los
austroalemanes han obtenido la «perforación», porque las posiciones adversas no estaban sólidamente
organizadas y porque el mando ruso, sin aviación, no estaba informado de las concentraciones de tropas. Y
pudieron sacar provecho de estas perforaciones porque el adversario, al no poder dar fusiles a los hombres
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
18
que se concentraban en masa en la retaguardia, no disponían de reservas generales importantes y, a falta de
una red suficiente de líneas férreas, no conseguían llevarlas rápidamente hacia los puntos sensibles. De
hecho, el estado mayor ruso se mostró incapaz de maniobrar: se limitó a intentar neutralizar las brechas
abiertas en su frente de combate sin llegar a encontrar a su vez el punto débil del adversario. Sin embargo,
los austroalemanes, aunque habían acumulado victorias, no pudieron realizar la operación de gran
envergadura que les habría permitido «destruir» al adversario: los ejércitos rusos han logrado, en un nuevo
frente, restablecer su cohesión. Y tampoco han obtenido el resultado político esperado por Falkenhayn: el
gobierno ruso no ha podido ser obligado a la paz.
¿Por qué no ha sido posible obtener resultados militares decisivos? Desde las primeras semanas de esta
gran ofensiva, el ejército austrohúngaro debió enfrentarse a un nuevo adversario: la intervención de Italia,
que alineó 37 divisiones de infantería, le obligó a formar un frente defensivo en el Carso y el Isonzo. Las
fuerzas necesarias fueron sacadas, sobre todo, de las que estaban alineadas contra Serbia; sin embargo, el
frente de Galitzia suministró varias divisiones. Sin esta intervención italiana, la presión sufrida por los
ejércitos rusos aún habría sido más acusada. Además, en el tercer ataque el ejército alemán no consiguió
todos los medios de acción de los que habría podido disponer si Falkenhayn hubiera trasladado a su frente
oriental los refuerzos reclamados por Hindenburg: en octubre, los dos hombres se lanzan mutuos reproches.
En el fondo, Falkenhayn no creyó posible aniquilar un enemigo que se escapaba en retirada.
Pero la suspensión de las operaciones en el frente ruso no significaba que los austroalemanes renunciaran
a la ofensiva: Falkenhayn llevó el esfuerzo contra Serbia, la cual, con la ayuda de Bulgaria, fue totalmente
conquistada en 6 semanas.
Mientras que Alemania y Austria-Hungría acumulan estas victorias, ¿qué réplicas intentan oponer
Francia, Gran Bretaña y su nueva aliada Italia? Joffre tiene las tropas francesas ocupadas en múltiples
acciones locales, sangrientas y vanas; en dos ocasiones, sin embargo, el 9 de mayo en Artois, y
principalmente el 25 de septiembre en Champagne, intentan romper el frente enemigo y obtienen resultados
locales, sin poder ensanchar la brecha. Las tropas italianas atacan en julio el Carso y en octubre en el sector
de Gorizia. Los británicos y los franceses intentan sin resultados, por medio de una acción naval (18 de
marzo) y después terrestre, forzar el paso de los Dardanelos para restablecer comunicaciones permanentes
con Rusia; también intentan en vano socorrer a los serbios. Estos esfuerzos permanecen sin una trascendencia sensible, al menos a corto plazo. Pero la presencia de tropas francesas en Salónica es importante para el
futuro.
Esta campaña de 1915, a pesar de la intervención italiana y de la entrada en combate de nuevos divisiones
británicas, valió a los ejércitos austroalemanes estrepitosas victorias. El «mapa de la guerra» es cada día más
favorable a los Imperios Centrales, cuyas tropas ocupan Bélgica, el nordeste de Francia, la Polonia rusa,
Lituania y Serbia, mientras que sus adversarios sólo ocupan el valle de Thann, en la Alta Alsacia, y una parte
del valle del Isonzo, en los confines austro-italianos. Sin embargo, los resultados conseguidos no fueron
decisivos: ni el ejército ruso ni el ejército serbio han sido eliminados, y la esperanza alemana de disolver la
coalición enemiga por medio de una paz separada se desvanece, aunque el gobierno alemán intentara, en dos
ocasiones, tomar contacto con el gobierno ruso. Las potencias de la Entente sufrieron duras pruebas y
dolorosas decepciones, sin conseguir, en el verano de 1915, establecer una coordinación eficaz entre sus
estados mayores, ni siquiera concretar un plan preciso para el año siguiente: la conferencia militar interaliada
de Chantilly, reunida en diciembre de 1915, se limitó a manifestar la esperanza de que los Aliados podrían
empezar una ofensiva simultánea en el verano de 1916, pero sin llegar a fijar una fecha, puesto que el
ejército ruso no sabía el tiempo que necesitaría para reorganizarse. Sin embargo, la Entente dispone aún en
Rusia y en Gran Bretaña de importantes reservas de hombres, y gracias al dominio de los mares no tiene por
qué temer un agotamiento de sus recursos económicos; puede, pues, llevar una «guerra de desgaste».
III. — La campaña de 1916
Esta «estrategia de desgaste» es el rasgo dominante en la campaña de 1916; en el frente francés
se aplica por los dos mandos adversos. En todo el primer semestre del año, la iniciativa continúa
perteneciendo a los ejércitos austroalemanes, que quieren sacar provecho en los meses en que el
ejército ruso se encuentra convaleciente, pero no logran llevar a cabo una acción ajustada. En
seguida, a partir de julio, los ejércitos de la Entente emprenden ofensivas simultáneas por primera
vez. En el frente de Italia, el ataque italiano obtiene un éxito —la toma de Gorizia— pero es
sofocado en una decena de días. En el frente oriental, las grandes operaciones duran más tiempo —
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
19
unas 10 semanas— y toman durante un momento el aspecto de una «batalla de ruptura». Pero en el
frente de Francia la lucha prosigue sin respiro de febrero a octubre, con más encarnizamiento que
nunca, en dos grandes batallas, una de las cuales dura 4 meses y 3 la otra. De esta campaña de 1916,
Verdún, el Somme y Lutsk son los grandes momentos.
1. La batalla de Verdún. — ¿Cuál es el plan de Falkenhayn al entablar la batalla de Verdún? Lo
expuso en una memoria dirigida al emperador en diciembre de 1915. La fuerza esencial de la
Entente es —dice— Gran Bretaña, de la cual el ejército francés es el «instrumento». Alemania
podrá, más tarde, amenazar directamente las Islas Británicas, cuando posea un número suficiente de
submarinos. Mientras espera, puede cansar a este adversario obligándolo a llevar, incluso en las
operaciones terrestres, el peso principal. Para conseguir este propósito, es preciso «abatir» el
ejército francés; pero sería inútil intentar una ofensiva que pretendiese la ruptura del frente adverso,
pues las experiencias hechas en 1915 por el ejército francés demostraron que este resultado estaba,
de momento, fuera de lugar. El medio que sugiere el comandante en jefe es una «batalla de
desgaste», en la que el mando francés se verá obligado a empeñar poco a poco todas sus reservas.
¿Cómo obligarle a ello? Eligiendo un objetivo que no tenga únicamente una importancia
estratégica, sino que represente un valor al cual la mentalidad colectiva, en Francia, sea sensible. El
mando francés no podrá, pues, escaparse por medio de un repliegue parcial, sino que se verá
obligado a defender el terreno palmo a palmo, sin importar las pérdidas. Este objetivo debe ser
Verdún. La ofensiva se presentará en condiciones favorables porque el frente francés forma,
alrededor de esta plaza fortificada, un saliente que puede ser atacado en los dos flancos, y porque
las tropas francesas sólo podrán ser abastecidas por una vía férrea de interés local —la línea de Barle-Duc a Verdún—, cuyo tránsito es muy débil.
Para Falkenhayn, lo esencial no es «tomar Verdún». Lo importante es fijar las fuerzas enemigas
en este campo de batalla, donde serán «diezmadas». Este plan supone, naturalmente, que las tropas
alemanas sufrirán mucho menos que las tropas francesas. Falkenhayn estima que la infantería
atacante, apoyada por una considerable densidad de artillería, podrá adueñarse sin demasiadas
dificultades de los principales puntos de apoyo y dejar que el adversario se agote en vanos
contraataques; cree que las pérdidas alemanas no sobrepasarán las dos quintas partes de las pérdidas
francesas.
Tal será la «batalla de desgaste» en la mente del comandante en jefe alemán.
En una primera fase de la batalla, del 21 de febrero al 10 de marzo, los ataques alemanes obtienen los
resultados esperados: alcanzan los principales puntos de apoyo en las posiciones francesas, el fuerte de
Douaumont en la orilla derecha del Mosa, el Mort-Homme y el bosque de Avocourt en la orilla izquierda.
Pero se organiza la defensa bajo la dirección del general Pétain, a quien Joffre confió el mando el 25 de
febrero. Durante más de 2 meses, alemanes y franceses lanzan alternativamente, para la conquista o
reconquista de los puntos de apoyo, ataques parciales que no resuelven nada.
En junio empieza la segunda fase crítica de la gran batalla. Con las 20 divisiones de que ahora dispone,
las tropas del Kronprinz obtienen nuevos éxitos: el fuerte de Vaux se toma el 7 de junio, después de una
vigorosa resistencia; el 11 de junio cae el punto de apoyo de Thiaumont; y el 23 de junio el fuerte de
Souville, último centro de resistencia que cubre Verdún, se encuentra amenazado. Al día siguiente, sin embargo, Falkenhayn se resigna a suspender el ataque, pues se espera una ofensiva francesa en el Somme:
reduce, pues, los efectivos que había alineado frente a Verdún.
La suerte de la gran batalla está echada. La «estrategia de desgaste» ha fracasado. Las pérdidas alemanas
han sido de unos 240.000 hombres, mientras que el ejército francés ha perdido 275.000. Es el fracaso de los
cálculos de Falkenhayn.
Durante más de 4 meses el encarnizamiento de la lucha ha impuesto a las tropas el más heroico esfuerzo.
En un campo de batalla transformado por los tiros de artillería, los soldados de infantería, cuyas trincheras y
refugios han sido destrozados, se agachan en el suelo, en los agujeros de los obuses; los enlaces están
destruidos; en el curso de los penosos trabajos de abastecimiento y de los relevos a través de las zonas castigadas por un bombardeo implacable, las pérdidas son a menudo tan grandes como en las tropas alineadas.
Los combatientes, aislados por las barreras de artillería, escapan a la acción del mando. Es una lucha dirigida
por los jefes de batallón, de compañía, a veces por grupos aislados. En ninguna parte la tenacidad, la
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
20
abnegación y la resistencia nerviosa del soldado fueron puestas a pruebas tan duras. En ninguna parte el
soldado de infantería conoció tantos sufrimientos.
2. La batalla del Somme. — El 10 de julio el mando francés lanza su réplica. En febrero Joffre
había establecido el plan de una gran ofensiva al norte y al sur del Somme, en un frente de 70 km; el
18 de febrero —tres días antes del principio de la batalla de Verdún— obtuvo el consentimiento del
nuevo comandante en jefe británico, Douglas Haig. No había pensado realizar este plan antes del
verano, porque quería esperar el desarrollo de las fabricaciones de artillería. Además, ni los rusos ni
los italianos podían estar preparados antes. La ofensiva debería conducirse según un método preconizado por Foch: una serie de ataques con objetivos limitados que, lanzados a cortos intervalos,
serían proseguidos en el mismo frente durante varias semanas; estos ataques podrían triunfar sin
demasiadas pérdidas si la preparación de la artillería fuese suficiente, y debilitarían poco a poco la
resistencia enemiga; el enemigo, hostigado sin tregua, destrozado por las ráfagas de artillería, obligado a mantener en la proximidad de las líneas importantes efectivos para neutralizar las brechas,
terminaría por experimentar un momento de desconcierto, que daría la ocasión propicia a un ataque
«de ruptura». Es, pues, una «batalla de desgaste», como la de Verdún; sin embargo, el frente es
mucho más amplio, y el objetivo no es sólo agotar las reservas del enemigo, sino obligarlo a
retirarse. La densidad de los tiros de
artillería será análoga a la que los
alemanes llevaron a cabo en el
primer ataque ante Verdún; es decir,
teniendo en cuenta la extensión del
frente, el número total de baterías
alineadas deberá ser mucho más
importante.
Joffre mantuvo este plan a pesar
de la batalla de Verdún. No quiso, a
pesar de la insistencia a veces
vehemente de Pétain, dejarse
«absorber» por las peripecias de la
lucha entablada en el Mosa. A fines
de abril decide que el ejército de
Verdún quedará limitado a 24
divisiones, y sólo concede un
refuerzo de 4 divisiones durante la
crisis de junio. Guarda, pues, a su
disposición, medios suficientes para
preparar la batalla del Somme, a
condición, no obstante, de reducir el
frente ofensivo a 40 km y de confiar
la mayor parte a las fuerzas
británicas: las tropas de Foch, que
ataca al sur del Somme en un frente
de 15 km, son 14 divisiones, 900
piezas de artillería pesada y 1.100
cañones de trincheras. En esta
«batalla
de
material»,
los
francobritánicos pueden emplearse a
fondo, mientras que el mando
alemán, obligado a enviar refuerzos
hacia su frente oriental, donde los
rusos acaban de reanudar la
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
21
ofensiva, no puede lanzar grandes ataques.
Sin embargo, esta vez aún no se consigue la ruptura del frente alemán.
La brecha que el asalto francés practicó el primer día al sur del Somme fue rápidamente neutralizada. La
táctica de machacamiento aplicada durante 15 días sin el menor respiro permitió a los francobritánicos
arrebatar únicamente algunos puntos de apoyo: Thiepval, Biaches y el bosque de Mametz. Después de una
corta tregua, la lucha se reemprende paso a paso, durante 6 semanas, alrededor de los mismos pueblos, pero
el ataque sólo obtiene escasos resultados. El 27 de agosto el mando francobritánico está a punto de
abandonar la ofensiva. Sin embargo, decide hacer un último esfuerzo: en el curso de la primera semana de
septiembre, lanza aún tres importantes ataques, en Cléry, en Bouchavesnes y en Sailly-Saillisel. Los éxitos
son mínimos. Finalmente, a principios de octubre, después de 3 meses de lucha, se detiene la ofensiva.
El método de Foch no dio, por lo tanto, resultados más eficaces que el de Falkenhayn. La experiencia de
esta nueva batalla de desgaste confirmó que la superioridad de los efectivos y la abundancia de material
podían asegurar éxitos parciales, pero que estos éxitos, incluso repitiéndose en breves intervalos, no bastaban
para implicar la ruptura del frente. Sin embargo, el ejército alemán conoció la prueba más dura. El frente sólo
aguantó al precio de un esfuerzo encarnizado de la tropa, y las pérdidas fueron grandes: 267.000 soldados y
6.000 oficiales. La infantería alemana, cuyos mandos fueron diezmados, ya no tendrá, después del Somme, la
misma calidad de antes. Recordemos que los resultados adquiridos en Verdún fueron anulados en gran parte,
a fines de octubre, cuando un ataque francés reconquistó fácilmente el fuerte de Douaumont y, mucho más
penosamente, el fuerte de Vaux.
3. La ofensiva de Luck. — En el frente oriental, los austroalemanes se encuentran, por primera
vez, ante una ofensiva enemiga de gran envergadura. El ejército ruso, gracias a la ayuda de sus
aliados y a los pedidos hechos al extranjero, casi ha superado la crisis de material de artillería. El
comandante en jefe, el general Alexeiev, ha concentrado en su frente sudoeste 4 cuerpos de ejército
que dirige el general Brusilov.
El 4 de junio se lanza el ataque en un frente de 150 km, arrebatando, en una amplitud de 50 km alrededor
de Lutz, las posiciones enemigas, y obliga a los austrohúngaros a batirse en retirada hacia la línea del Seret y
los Cárpatos meridionales: un retroceso de 100 km. Sólo a principios de julio unas divisiones alemanas
lanzan una contraofensiva en el flanco del Octavo Ejército ruso, en Kovel; no da resultado: las tropas
alemanas son rechazadas en el Stockod. El 28 de julio, un nuevo ataque ruso en el centro del frente, en
Brody, obtiene otro éxito que obliga a los austrohúngaros a retirarse de nuevo. El mando ruso intenta
entonces un doble movimiento envolvente, en las dos extremidades del frente: en el ala norte, en la región de
Kovel, lanza sus mejores tropas; en el ala sur intenta abrirse un paso en los Cárpatos, en el paso de los
Tártaros. Pero, falto de aviación, la preparación de la artillería es mediocre. El fracaso de estos ataques lleva
a Brusilov, a mediados de agosto, a detener la ofensiva que, en 2 meses, conquistó Bucovina y una parte de
la Galitzia, y que costó a los austroalemanes 378.000 prisioneros.
Estos éxitos no fueron decisivos, aunque excedieron en mucho las esperanzas del mando ruso.
Acarrearon, sin embargo, un resultado político: la intervención de Rumanía, que el 17 de agosto firmó un
tratado de alianza con Rusia, Francia y Gran Bretaña; pero, en diciembre, Alemania, mediante una
fulminante ofensiva, conquistó casi todo el territorio rumano.
Al término de esta campaña de 1916, en que todos los esfuerzos ofensivos en el frente de Francia
resultaron vanos, pero en que la gran sorpresa fue la «resurrección» del ejército ruso, el mapa de la guerra es
aún más favorable que un año antes a los Imperios Centrales. Pero el futuro es inquietante para ellos en el
aspecto de la conducción general de la guerra.
El ejército alemán está amenazado por una crisis de efectivos, ya que las pérdidas sufridas durante las
batallas de Verdún y del Somme fueron más importantes que las de las campañas de 1914 y 1915; atraviesa,
además, una crisis de material: en el Somme la artillería alemana estuvo, por primera vez, en estado de
inferioridad. Para evitar estas amenazas, la ley del 2 de diciembre de 1916 sobre el «servicio auxiliar
patriótico» obliga a todos los hombres que sobrepasan o no llegan a la edad militar, a tomar un empleo en los
servicios administrativos o en las fábricas; esta mano de obra de reemplazo permitirá, manteniendo, e incluso
desarrollando, el programa de fabricaciones de guerra, enviar al ejército un buen número de obreros que
fueron puestos en sobreseimiento de llamada.
El bloqueo sigue siendo una seria amenaza. Para intentar escapar de él, el Almirantazgo alemán intenta
debilitar la potencia naval británica: a pesar de la desproporción de fuerzas, decide que la flota de alta mar
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
22
saldrá al mar del Norte y entablará combate si encuentra sólo una parte de la armada británica. En la batalla
de Jutlandia, el 31 de mayo de 1916, este plan se frustró, pues las fuerzas alemanas entraron en lucha con el
grueso de las fuerzas británicas: sin duda la marina de guerra alemana obtuvo un éxito relativo, ya que
infligió al adversario pérdidas mayores que las suyas. Pero debió regresar rápidamente a sus bases y, en lo
sucesivo, no osó correr nuevos riesgos.
En este momento (verano de 1916) Francia y Gran Bretaña agravan el bloqueo: limitan las importaciones
de los Estados neutrales europeos que hasta entonces habían suministrado productos alimenticios a
Alemania. Así, las raciones cotidianas —las que indican las cartillas de racionamiento— se reducen, en
Berlín, a 200 gr. de pan, 40 gr. de carne y 400 gr. de patatas (excepto para los obreros de trabajos pesados).
No hay duda, pues, de que la población urbana sufre.
Las potencias de la Entente aún tienen, por el contrario, abundantes recursos en hombres, tanto en Rusia
como en Gran Bretaña. Pueden disponer, gracias al dominio de los mares, de los recursos económicos del
mundo entero, tanto para el abastecimiento de las poblaciones como para las fabricaciones de guerra.
Encuentran en los bancos americanos los recursos necesarios para financiar las compras que efectúan a
Estados Unidos1. Son ventajas cuya importancia no cesa de acrecentarse a medida que la lucha se prolonga.
1
Ver págs. 70-71.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
23
CAPÍTULO IV
LA EUROPA BELIGERANTE A FINES DE 1916
Después de dos años y medio de guerra, las largas pruebas y los sacrificios cada vez más pesados
(las batallas de la «guerra de desgaste» fueron más sangrientas que nunca) llevaron a los pueblos a
preguntarse sobre el sentido o la eficacia de un esfuerzo del que nadie podía prever el final. Los
estados mayores buscaban nuevos métodos por medio de los cuales pudiesen obtener la «decisión».
Los gobiernos, en ambos campos, sentían la necesidad de llegar a un acuerdo para determinar las
reivindicaciones que pedirían en esta guerra, o para afirmarlos, en el momento en que por primera
vez la palabra «paz» se pronunciase en las declaraciones públicas.
I. — Las mentalidades colectivas
El peso de las pruebas no quebrantó la firmeza de ánimo de los combatientes. El impulso
patriótico que los animó en 1914 decayó, sin lugar a dudas: dejó sitio a una especie de sumisión
fatalista al destino; pero el espíritu de sacrificio permaneció intacto. La camaradería de combate
estableció, en el seno de las unidades, un sentimiento de solidaridad, un sentido del deber y, a veces,
un amor propio «profesional» que eran potentes resortes de la acción individual. Pero las familias
de estos soldados —y ¡cuántas de entre ellas ya han perdido a uno de los suyos!— soportaron cada
vez más penosamente una angustia permanente: en esta guerra interminable, ¿cómo podrán
sobrevivir por mucho tiempo aquellos a quienes la muerte ha perdonado hasta ahora? La «zaga»
empezó a dar síntomas de fatiga moral.
En la opinión pública, por lo menos en aquella que se manifestó —puesto que las masas
campesinas apenas demostraron más que su resignación—, surgen dos corrientes.
Unos demuestran su impaciencia y ponen en entredicho los métodos adoptados por los políticos
en la conducción militar o diplomática de la guerra. Por lo tanto, dirigen sus críticas a los gobiernos.
Para obtener resultados más eficaces y para abreviar la duración de las pruebas y de los
sufrimientos, bastaría —dicen— con tomar iniciativas más vigorosas, practicar una acción más
firme. Quizás estos llamamientos a la energía sean, en el fondo, el indicio de una decepción, de una
perplejidad e, incluso, de una profunda inquietud. Al menos indican la voluntad de continuar la
lucha hasta la victoria.
Los otros —sólo son aún una minoría en la mayor parte de los Estados beligerantes—
manifiestan dudas sobre la necesidad de este inmenso esfuerzo, discutiendo incluso su razón de
existir.
Los signos de impaciencia se manifiestan por doquier, en los medios políticos, y encuentran un
eco en los debates parlamentarios en Alemania, donde los partidos de derecha, sostenidos por el
Gran Cuartel General, reprochan al canciller Bethmann-Hollweg su «debilidad»; en Francia, donde
la Cámara de Diputados, reunida en comité secreto, durante diez sesiones critica tanto la
conducción de la política exterior como los métodos de la acción militar; y en Gran Bretaña, donde
el primer ministro Asquith es sustituido por Lloyd George, que llega al poder el 6 de diciembre
encabezando un gabinete de coalición.
Estas críticas de la conducción de la guerra y de los métodos de gobierno sólo adoptan una forma
grave en Rusia.
Desde 1915, la oposición liberal había criticado abiertamente en la Duma, la incapacidad e incluso la
venalidad de los servicios de la administración de la guerra, la «dulce anarquía» de las oficinas ministeriales
y la carencia del gobierno. En septiembre de 1915, esta oposición parlamentaria asoció, bajo el nombre de
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
24
«bloque progresista», tres partidos: constitucionales-demócratas, progresistas y «octubristas»; agrupaba ya
los dos tercios de los diputados y había reivindicado la formación de un ministerio compuesto de miembros
del Parlamento. Estos grupos políticos habían recibido el apoyo de la Unión de los Zemtvos y de la Unión de
las Ciudades, es decir, de comités centrales designados por los cuerpos administrativos de los distritos o de
los «gobiernos» y por las municipalidades. En el seno de esta oposición «burguesa» estaban asociados
comerciantes o industriales, intelectuales y miembros de profesiones liberales, sostenidos por ciertos
elementos de la nobleza provinciana. Pero el zar no se resignó a compartir su poder con el Parlamento.
En noviembre de 1916 estalla la crisis política: ataques vehementes en la Duma contra la apatía del poder
y contra las «potencias ocultas» que actúan alrededor del zar, en particular la de un aventurero, el monje
Rasputín, cuya presencia en la corte compromete la dignidad de la familia imperial. La oposición quiere
obtener la formación de un ministerio que se responsabilice ante el Parlamento y que se muestre capaz de
«dirigir la guerra». El Consejo del Imperio y la Asamblea de la Nobleza se unen a esta reivindicación el 9 y
el 14 de diciembre, respectivamente. Sin duda esta oposición permaneció hasta entonces en la legalidad. Pero
el 29 de diciembre Rasputín es asesinado por el príncipe Yusupov: la exasperación se torna peligrosa.
La «descomposición» del poder impresiona a todos los observadores políticos extranjeros. ¿Intentará el
zar romper la oposición por la fuerza, o será él mismo derribado por un golpe de Estado? Este golpe de
Estado empiezan a soñarlo ciertos miembros de la Duma, y entre ellos Gucbkov, jefe del partido
«octubrista».
Al mismo tiempo, pero en otros medios, la propia guerra es puesta en entredicho. Esta oposición procede,
más o menos conscientemente, de la iniciativa tomada por los socialistas internacionalistas durante la
conferencia de Zimmervald1. Una nueva conferencia, reunida por iniciativa de la Comisión Socialista
Internacional en Kienthal (Suiza) en abril de 1916, no se contenta con establecer principios; dirige un
llamamiento no sólo a todos los partidos socialistas, sino «a los pueblos a los que se destroza y se mata»,
para predicar la acción directa: declinar toda participación en el gobierno, rechazar el voto de los créditos
militares, reclamar un armisticio inmediato, e imponer la paz «sin anexiones ni indemnizaciones». «Acabad
por todos los medios a vuestro alcance con la carnicería mundial». Esta Comisión intenta, pues, propagar una
consigna de orden revolucionario, y ya no vacila en hacer suya la idea básica de Lenin: preparar la guerra
civil para poner fin al conflicto internacional.
Este manifiesto de Kienthal encontró entre los militantes socialistas y las masas obreras un eco muy
desigual.
En Rusia los socialistas están divididos en dos tendencias —los «socialdemócratas», que son marxistas, y
los «socialistas revolucionarios», cuyo programa está orientado principalmente hacia la cuestión agraria. En
el seno del grupo socialdemócrata, la controversia está viva entre los intransigentes —los bolcheviques— y
los moderados: los mencheviques. Los jefes bolcheviques, que conservan relaciones secretas con Lenin y los
emigrados que lo rodean en Suiza, adoptan el programa de la «Izquierda Zimmervaldiana»; los otros
socialistas no van tan lejos, pero retienen la consigna revolucionaria en la medida en que se puede aplicar a
la situación política de su país: la ocasión parece favorable para derribar el régimen zarista, debilitado por la
oposición que dirige el bloque progresista. Tal es el sentido de la llamada lanzada el 29 de diciembre de 1916
por los partidos socialistas a los partidos «burgueses»: «Si continuáis combatiendo a este gobierno por
medios legales, os parecéis a Don Quijote, que luchaba contra molinos de viento. Actualmente, el deber
cívico es desobedecer la ley».
En Italia, el partido socialista había manifestado su hostilidad a la entrada en guerra y expulsó a aquellos
de sus miembros que, con Mussolini, seguían animados por la idea nacional; había declarado que «separaba
su responsabilidad de la de las clases dirigentes», pero que, sin embargo, no «sabotearía» la defensa
nacional. En el invierno de 1916-17, esta relativa moderación está fuertemente discutida: en el congreso del
partido, los «zimmervaldianos» son 14.000 contra 17.000.
En Alemania y en Gran Bretaña, por el contrario, en su gran mayoría los socialistas sostienen la política
de unión nacional. El partido laborista aceptó, desde mayo de 1915, la participación en el poder y, en
diciembre de 1916, apoya al gabinete de coalición formado por Lloyd George. El partido socialdemócrata
alemán, aunque no fuese invitado a colaborar con el gobierno, permanece fiel a la «unión sagrada». Pero en
los dos Estados se crea un partido de oposición a la unión nacional: el partido «laborista independiente»,
representado en la conferencia de Zimmervald; el partido «independiente» en Alemania fue formado en
mayo de 1916, y los extremistas del mismo, agrupados en el Spartakusbund, predican con Liebknecht una
resistencia activa a la guerra.
La situación es diferente en Francia, donde el partido socialista unificado, que da su colaboración al
1
Ver pág. 21.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
25
gobierno, no ha sufrido ninguna escisión; pero la línea de conducta adoptada después de agosto de 1914 es, a
fines de 1916, abiertamente criticada por una gran parte de los militantes. En el congreso socialista nacional
de diciembre, 1.407 votos (contra 1.537) se pronuncian en favor de reemprender las relaciones con los
partidos socialistas de todos los países, y 1.372 (contra 1.637) se declaran hostiles a la participación de
miembros del partido en el gobierno de unión nacional. Los socialistas «minoritarios», sin seguir todos los
artículos del programa zimmervaldiano, adoptan la idea de paz «sin anexiones ni indemnizaciones». No
obstante, se inclinan ante la disciplina del partido. ¿Por qué tomarían la iniciativa de una escisión, ahora que
pueden esperar llegar a ser pronto «mayoritarios»?
Austria-Hungría es el único de los grandes Estados beligerantes donde el partido socialista no tiene
ocasión de ejercer una acción política importante. Este partido tiene efectivos muy débiles en Hungría. En
Austria dispone de una fuerza parlamentaria, pero no ocupa un asiento en el Parlamento. El asesinato, el 21
de octubre de 1916, del presidente del Consejo austríaco por el secretario del partido socialista, es el acto de
un aislado que sus amigos desaprueban.
En conjunto, los progresos de una oposición socialista a la unión nacional y a la guerra son evidentes. La
convicción doctrinal y el apego a la idea de solidaridad internacional del proletariado fueron los que
orientaron la acción de los militantes. En cuanto a las masas obreras, se sensibilizaron sin duda con los
sufrimientos materiales que eran consecuencia de la guerra. En todas partes las dificultades del abastecimiento y la inflación monetaria provocaron una subida del coste de la vida, que no tuvo como corolario una
subida equivalente de los salarios. La diferencia es particularmente sensible en Alemania, donde, a
consecuencia del bloqueo, el precio de los artículos alimenticios se duplicó con creces entre 1914 y 1916,
mientras que en numerosos oficios los salarios sólo aumentaron el 25 %. Aproximadamente lo mismo ocurre
en Gran Bretaña: los artículos no faltan, pero los costes de compra en Estados Unidos y los costes de
transporte aumentan rápidamente. En Francia, donde la necesidad de importación de productos alimenticios
es menos importante, el índice de los precios (1914 =100) alcanza, según los artículos, de 145 a 165 en el
segundo semestre de 1916, mientras que el índice medio de los salarios es de 125. En Italia, donde la crisis
de vida cara se desarrolla más lentamente, la disminución del «salario real» es algo menor. Estas dificultades
económicas contribuyeron en gran manera a debilitar el ímpetu patriótico y acrecentaron el deseo de poner
fin a la guerra. Aun es preciso abstenerse de establecer una correlación directa: el progreso del ideal
internacionalista fue más sensible en Italia y en Francia que en Alemania, donde, no obstante, el alza de precios y la crisis de abastecimiento fueron mucho más graves.
II. — Las reivindicaciones de los beligerantes
A fines de 1916, en el momento en que en los Estados beligerantes el peso de las decepciones
debilita la unión nacional, es cuando los gobiernos toman partido por la idea de paz. Los Imperios
Centrales lanzan la iniciativa: el 12 de diciembre proponen a sus adversarios entablar
negociaciones, pero sin indicar cuáles serían sus condiciones; es, pues, sólo un gesto destinado a
mejorar la situación moral de Alemania de cara a los neutrales y al mayor de ellos: Estados Unidos.
Algunos días más tarde, el 20 de diciembre, la idea es adoptada por el presidente Wilson, quien por
dos veces, en enero de 1915 y febrero de 1916, ya había buscado una ocasión de mediación: pide a
los beligerantes que den a conocer sus condiciones de paz, esperando que no serán «incompatibles».
Pero, a pesar de la lasitud de los pueblos, ninguno de los gobiernos beligerantes consiente en
examinar verdaderamente la eventualidad de la paz: Alemania ha acumulado demasiadas victorias
para aceptar una vuelta al statu quo ante, y las potencias de la Entente no admitirían la idea de una
«paz blanca». El hecho sólo tiene importancia en la medida en que lleva a estos gobiernos a mostrar
sus «reivindicaciones».
En una nota enviada el 10 de enero de 1917 al presidente de Estados Unidos y publicada
seguidamente, la Entente indica sus fines:
Los Imperios Centrales y sus aliados deberán evacuar Bélgica, Serbia y Montenegro, Polonia, Lituania y
nordeste de Francia, así como conceder compensaciones financieras por los perjuicios sufridos; deberán
devolver Alsacia-Lorena a Francia, liberar del dominio austrohúngaro las poblaciones eslavas, italianas y
rumanas, y del dominio otomano las poblaciones no turcas; deberán también aceptar una «reorganización de
Europa», que aseguraría «tanto a los pequeños como a los grandes Estados» la seguridad y la libertad de
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
26
desarrollo económico.
Esta nota no sólo exige, pues, que el «mapa de guerra» se borre, sino que pide a Alemania la
cesión del «suelo imperial», y anuncia su voluntad de destruir Austria-Hungría y el imperio
otomano2. Por último, un mes más tarde, se empezó una negociación franco-rusa sin que Gran
Bretaña se enterase; esta concluiría, el 14 de febrero de 1917, con un acuerdo secreto, que definía
las reivindicaciones de guerra de los dos Estados en caso de victoria completa:
Francia podría recuperar Alsacia-Lorena, anexionarse «la cuenca hullera del valle del Sarre» y separar del
imperio alemán los territorios de la orilla izquierda del Rhin, que formarían «un Estado autónomo y
neutralizado»; Rusia tendría «toda la libertad de fijar a su antojo sus fronteras occidentales», es decir, que los
polacos no tendrían ningún medio de hacerse escuchar en la Conferencia de la Paz.
El gobierno francés, que temía una paz separada de Rusia, creyó necesario ofrecer al zar ventajas
bastante importantes para que mantuviera su interés en permanecer en la coalición.
El 26 de diciembre, el gobierno alemán rehusó declarar públicamente sus reivindicaciones de
guerra; sin embargo, un mes más tarde las comunicó al presidente Wilson:
Exige, por supuesto, la restitución de sus colonias, ocupadas casi todas por los británicos y los franceses
(sólo conserva el este africano). Reivindica, directa o indirectamente, todos los territorios de Rusia
occidental: el 5 de noviembre, los Imperios Centrales anunciaron que los territorios polacos que tienen
ocupados desde 1915 formarían, una vez terminada la guerra, un Estado «independiente», al que impondrían
un estatuto de vasallaje; asimismo, sería necesaria una extensión de territorio hacia el este «para proteger a
Alemania y a Polonia económica y estratégicamente de Rusia». Quiere obtener «una modificación» de la
frontera franco-alemana en Lorena: la anexión de la cuenca minera de Briey. Finalmente, si admitiese la
«restauración» de Bélgica, sería a condición de que el gobierno belga firmase «garantías especiales para la
seguridad de Alemania»: ocupación duradera de las fortalezas de Lieja y Namur, control alemán de las redes
ferroviarias y supresión del ejército.
Resumiendo, el gobierno alemán mantiene lo esencial de las reivindicaciones de guerra que
estableció el canciller Bethmann-Hollweg antes del desenlace de la batalla del Marne3. Al mismo
tiempo los alemanes, al igual que sus adversarios, se preparan para continuar la lucha económica
después del fin de las hostilidades: el Gran Cuartel General mandó hacer un informe sobre las 4.000
fábricas de la Francia ocupada para evaluar los daños sufridos, tiempo necesario para repararlos y
apreciar qué partido podrá sacar la industria alemana de esta ruina de productores, cuya
competencia la estorbó antes de 1914.
En los dos grupos beligerantes, uno de los cuales, de hecho, ha realizado grandes conquistas,
mientras que el otro ha soportado invasiones, ambos gobiernos tienen programas anexionistas.
¿Están verdaderamente convencidos de que podrán conseguir estas reivindicaciones de guerra?
Gran parte de la opinión pública francesa es favorable a la reivindicación de Alsacia-Lorena, que
ciertamente no aparece como una anexión, sino como una restitución; por el contrario, no desea
verdaderamente la destrucción de Austria-Hungría, a la que una parte de la opinión se muestra
incluso netamente hostil; en cuanto a la eventualidad de una autonomía de los territorios renanos del
imperio alemán, es una reivindicación de ciertos ambientes políticos, que el presidente del Consejo,
Briand, no tomó en cuenta hasta después de muchas indecisiones. La opinión pública británica
nunca manifestó interés alguno por tales reivindicaciones. El gobierno francés tuvo sin duda la
intención de demostrar al mundo, al indicar un vasto programa de transformaciones territoriales,
que, a pesar de las decepciones, mantuvo la certeza de vencer.
En Alemania, por el contrario, los proyectos anexionistas encuentran un punto de apoyo en la
2
En marzo-abril de 1915, el gobierno ruso obtuvo de Gran Bretaña y de Francia la promesa de que, después de la
victoria, podría anexionarse Constantinopla y asegurarse ala total posesión» de los estrechos otomanos. Además, en
1916, acuerdos secretos franco-anglo-rusos previeron el reparto de la Turquía asiática.
3
Ver págs. 32-33.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
27
mayoría de la opinión pública: partidos políticos, agrupaciones de intereses económicos y
asociaciones patrióticas; además, el Gran Cuartel General, sobre todo después de que Hindenburg,
ayudado por Ludendorff, reemplazó a Falkenhayn el 26 de agosto, defendió con vigor este
programa. El canciller Bethmann-Hollweg, en su fuero interno, es más reticente, pero no puede
oponerse a la corriente dominante.
En todo caso, incluso haciendo caso omiso de la exageración táctica, aparece claramente que las
respectivas reivindicaciones de guerra son «incompatibles», a pesar de la esperanza que manifestó
el presidente Wilson. La eventualidad de una paz diplomática está prácticamente descartada por los
medios dirigentes.
III. — La búsqueda de la «decisión»
¿Cómo espera imponer su voluntad al adversario cada una de las coaliciones?
En los últimos meses de 1916, la Entente persiste en dar su confianza al esfuerzo militar, mientras que los Imperios Centrales, conscientes de que «en tierra» la balanza de fuerzas no les permiten
seguir esperando la victoria, deciden emprender una nueva forma de guerra, en la cual los
submarinos van a desempeñar el papel esencial.
El plan de campaña de la Entente se fijó el 18 de noviembre de 1916 en la conferencia
interaliada de Chantilly: los ejércitos de la coalición deberán estar preparados para emprender
ofensivas de conjunto «desde la primera quincena de febrero de 1917», con miras a anticiparse a
toda iniciativa alemana. A decir verdad, en esta fecha la nieve aún dificultará las operaciones en los
frentes ruso e italiano; pero el ejército británico anuncia su intención de lanzar una ofensiva en el
frente del Somme en febrero si las condiciones atmosféricas lo permitieran; el ejército francés debe
atacar, 15 días después, en el frente del Aisne, entre Craonne y Reims. No se trata de reanudar una
batalla de desgaste, puesto que los procedimientos de «machacamiento» sólo dieron decepciones. El
método que preconiza el general Nivelle, que en diciembre reemplaza a Joffre en el mando de los
ejércitos franceses, es el que aplicó, a fines de octubre, cuando reconquistó a los alemanes, en
Verdún, las fortalezas de Vaux y de Douaumont: un asalto lanzado audazmente, después de una
corta preparación de artillería, puede arrebatar de un solo golpe las posiciones adversas; si se lleva
con una rapidez tal que el enemigo no tenga tiempo de desplazar sus reservas, podrá obtener
resultados que los estados mayores, en los dos campos, no han podido realizar en el frente de
Francia desde el otoño de 1914. «Romperemos el frente alemán cuando queramos —escribe el
nuevo comandante en jefe en una nota del 14 de enero de 1917—, a condición de atacar el punto
más débil y de efectuar la operación por sorpresa y en tropel, en 24 ó 48 horas.» Nivelle obtiene el
visto bueno de Douglas Haig. Varios generales no comparten esta aseveración y temen todos los
riesgos de una aventura; pero ninguno osa manifestar una oposición absoluta a un proyecto que
quizá lleva en sí una posibilidad de éxito.
El plan de los Imperios Centrales lo fijan los estados mayores alemanes, imponiéndolo al canciller Bethmann-Hollweg y luego al gobierno austro-húngaro. La guerra submarina llevada por
Alemania a título de represalias en 1915, fue concebida como un medio de obtener el aligeramiento
del bloqueo4. No consiguió su propósito, pero tuvo graves consecuencias en las relaciones con los
neutrales: el torpedeo de los barcos británicos Lusitania (7 de mayo de 1915) y Sussex (24 de marzo
de 1916) causaron la muerte de ciudadanos americanos, por lo que el gobierno de Estados Unidos
amenazó con romper las relaciones diplomáticas. Ante esta amenaza, el 4 de mayo de 1916 el
gobierno alemán tuvo que dar la orden a los comandantes de sus submarinos de no torpedear más
«sin aviso»: significaba, de hecho, suspender la guerra submarina. Ahora bien, a partir de octubre
de 1916, el estado mayor de la marina, que dispone ahora de más de 100 submarinos5, afirma la
voluntad de reanudarla y conducirla, esta vez, «a ultranza», lo cual es sostenido vigorosamente por
4
5
Ver pág. 17.
En febrero de 1917, 106; en marzo, 120
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
28
el estado mayor del ejército. El canciller protesta contra esta intervención de los estados mayores en
un asunto que compromete directamente la marcha de la política exterior, puesto que concierne a las
relaciones con Estados Unidos; pero la mayoría del Reichstag no le hace caso.
El estado mayor de la marina piensa dirigir esta guerra submarina contra la navegación
comercial neutral o enemiga, alrededor de las Islas Británicas y a lo largo de las costas francesas. Es
necesario paralizar el abastecimiento de víveres a Gran Bretaña. Los expertos dicen que es posible
conseguirlo si el tonelaje hundido por los submarinos alemanes alcanza las 600.000 toneladas
mensuales: en seis meses, Gran Bretaña habría perdido un tercio de su flota mercante y no podría
contar con las flotas mercantes neutrales, ya que no querrán arriesgarse a ser torpedeadas. Si esta
crisis del abastecimiento de artículos alimenticios pudiera coincidir con la «soldadura», es decir, el
período que precede a la comercialización de la cosecha, la población británica padecería hambre.
La situación sería tanto más grave si también faltaran las materias primas industriales, el algodón
americano sobre todo, ya que muchos obreros se encontrarían en paro. La guerra submarina «a
ultranza» debe empezar, pues, a principios de febrero de 1917: en agosto Gran Bretaña se verá
obligada a capitular. Poco importa saber si Estados Unidos se resignarán o no tolerar la guerra
submarina, ya que no tienen ejército y no podrán, al menos antes de un año, conseguir uno capaz de
tomar parte en la batalla de Europa. La guerra habrá terminado antes de que la intervención de
Estados Unidos pueda modificar la suerte de las operaciones militares. Esta es la tesis de los
expertos.
Sin embargo, ¿confirmará estos cálculos el «rendimiento» de la guerra submarina? Y la
población británica, incluso si padece hambre, ¿capitulará rápidamente? El canciller manifiesta sus
dudas. En todo este asunto sólo ve una cosa casi cierta: la entrada de Estados Unidos en la guerra.
El 9 de enero de 1917 el emperador toma su decisión y firma las órdenes: la guerra submarina se
reemprenderá el 10 de febrero y será «sin restricciones»; la notificación a los neutrales se efectuará
la víspera.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
29
CAPÍTULO V
EL MOMENTO CRUCIAL DE LA GUERRA
En 15 días, entre el 16 de marzo y el 2 de abril de 1917, las previsiones establecidas por los
estados mayores se vieron trastornadas por dos grandes acontecimientos, totalmente independientes
uno del otro: la caída del régimen zarista y la intervención de Estados Unidos. La abdicación de
Nicolás II fue el primer acto de un movimiento revolucionario que 9 meses más tarde llevará a
Rusia a dejar las armas. La entrada de Estados Unidos en la lucha aporta a los Estados de la Entente
una ayuda que será decisiva. Es necesario situar bien estos dos hechos en la historia de la guerra.
I. — La primera revolución rusa
A finales de 1916 la oposición política en Rusia tomó un grave aspecto1. «En todo momento —
escribía el embajador británico— las llamas pueden brotar del fuego que está latente.» El
movimiento revolucionario que derribará el régimen estalla en marzo de 1917.
1. El fin del régimen zarista. — El punto de partida de estas inquietudes revolucionarias es un
motín de abastecimiento.
A causa del rigor invernal, que aumenta las dificultades de transporte, las reservas de harina en la capital
están casi agotadas. A fines de febrero el gobierno se ve obligado a establecer un estricto racionamiento y las
panaderías se ven incapaces de «canjear» todos los cupones. Los primeros movimientos son de grupos de
gente hambrienta. Al mismo tiempo, y por las mismas razones, las reservas de carbón se vuelven
insuficientes para asegurar la marcha de las fábricas, que se ven obligadas a despedir a los obreros por
millares. La protesta obrera se manifiesta en la calle mediante desfiles de parados, y en las fábricas de guerra
aún activas, mediante amenazas de huelga, a lo cual la dirección de los grandes establecimientos
metalúrgicos Putilov responde con un lockout. El 9 de marzo2 se producen los primeros choques entre los
huelguistas y la policía.
A partir del día siguiente cambia el carácter del movimiento, sin duda porque los militantes socialistas
han tomado la dirección: los manifestantes ya no se contentan con protestar contra la incuria de los servicios
administrativos, que no han sabido evitar esta crisis de abastecimiento, sino que atacan al régimen político:
«¡Abajo la autocracia!». Entonces los jefes de la oposición burguesa —los líderes del «bloque progresista»—
intentan aprovechar las circunstancias para obtener la formación de un ministerio parlamentario; el gobierno
replica cerrando la Duma. Es la prueba de fuerza.
En dos días sobreviene el desenlace: la defección de la guarnición de Petrogrado, donde el grueso de los
efectivos está formado por reservistas sensibles a la propaganda de los militantes, paraliza la resistencia de
los poderes públicos. En la noche del 12 de marzo dimiten todos los ministros. El zar, que se encuentra en el
Gran Cuartel General, en Mohilev, no toma ninguna iniciativa.
En el momento en que desaparece el gobierno, se constituyen dos poderes en la capital, después de alguna
indecisión, ya que incluso los mismos revolucionarios se sorprenden de su victoria. Uno es el «comité
provisional» de la Duma, que representa los puntos de vista de la oposición liberal, y que al principio sólo
pensó en imponer al zar el régimen parlamentario. El otro es de inspiración socialista: el «comité ejecutivo
provisional», que manifiesta los puntos de vista del «Soviet de los obreros y soldados», formado a imagen y
semejanza de las agrupaciones revolucionarias de 1905; reclama de golpe el fin del sistema monárquico. Los
dos poderes negocian. En la noche del 14 se ponen de acuerdo sobre la formación de un gobierno
provisional.
El 15 de marzo el zar recibe en el cuartel general del frente del norte, en Pskov, a dos delegados de la
1
2
Ver pág. 53.
Las fechas indicadas en el texto son según el calendario «occidental».
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
30
Duma, que le piden que abdique. Para intentar resistir sería necesario que pudiese contar con la fidelidad de
las tropas y de sus jefes, y que empezara una operación militar contra la capital: para el enemigo, esto sería la
guerra civil. El jefe del estado mayor general y los comandantes de los cuerpos de ejército deciden
unánimemente descartar esta eventualidad y aconsejan la abdicación, con el fin de restablecer la unidad
nacional. El zar se somete; sin embargo, intenta salvar la monarquía y designa como sucesor a su hermano, el
gran duque Miguel; pero este, advertido por el presidente de la Duma, rehúsa a la corona. El 17 de marzo
Rusia se convierte, de hecho, en república.
2. El alcance de la revolución. — ¿Cuál va a ser el alcance de este hecho para la suerte de la
guerra europea? Es lo que en seguida se preguntan los beligerantes y, ante todo, los aliados de
Rusia.
En el primer momento, el hundimiento de un régimen que no supo dar a la organización militar un
vigoroso impulso ni rodearse de las fuerzas vivas del país, tranquiliza a los gobiernos aliados de Rusia, que
temían ver al zar poner fin a la guerra incluso por una paz separada, para escapar a las amenazas de la crisis
interior y salvar su corona. El gobierno republicano, ya que tendrá por fundamento el consentimiento popular
y estará apoyado por un vasto movimiento de opinión, no tendrá dificultades en obtener un gran esfuerzo del
país. En París y en Londres se espera, pues, que Rusia se convertirá en una aliada más segura y más eficaz.
Un gran patriota, Miliukov, es ministro de Asuntos Exteriores del gobierno provisional. Principal orador del
«bloque progresista» en la Duma, aprobó calurosamente las reivindicaciones de guerra de la Rusia zarista,
aunque criticando ásperamente los métodos del gobierno. El 17 de marzo manifiesta en una nota a los
Aliados el deseo de «respetar de una forma inquebrantable las obligaciones internacionales contraídas por el
régimen derribado», incluyendo los acuerdos secretos firmados con Francia y Gran Bretaña3, y de «combatir
al enemigo común hasta el fin y con decisión». La alianza permanece, pues, intacta, y el gobierno ruso
parece animado por una firme voluntad.
Pero bastan pocos días para disipar estas ilusiones. La revolución fue obra de dos fuerzas cuya
colaboración no podía durar: la burguesía liberal y el socialismo. Pronto las posiciones de estas dos fuerzas
se vuelven incompatibles: el 24 de marzo, el Soviet de Petrogrado vota una moción en la que se pide la
inmediata apertura de negociaciones de paz y el abandono de todo programa de anexiones. Desde primeros
de abril se entabla, pues, una lucha entre el ministro de Asuntos Exteriores y el Soviet sobre la cuestión de la
guerra y de la paz. Miliukov no cuenta ni con el apoyo de todos sus colegas, pues el ministro de Justicia,
Kerensky, que se encuentra en el extremo del socialismo, y que pronto se adherirá al partido socialista
revolucionario, en este asunto comparte la opinión del Soviet. Tampoco cuenta con el apoyo de la masa, ya
que la población obrera sigue las consignas del Soviet y los campesinos quieren «olvidar la guerra» para
mirar solamente la perspectiva de una reforma agraria.
En esta dualidad del poder, ¿podrá el gobierno seguir siendo dueño de la situación? El 4 de mayo empieza
una revuelta. El gobierno provisional reprime este movimiento, pero no se ve capaz para arriesgar una nueva
prueba de fuerza: el 15 de mayo decide destituir a Miliukov. El 19 de mayo declara desear una paz general
«sin anexiones ni indemnizaciones, sobre la base del derecho de los pueblos a disponer de sí mismos».
Al mismo tiempo, el ejercicio está profundamente debilitado por la dimisión de generales y de oficiales
de carrera adeptos al régimen zarista, y sobre todo por el nuevo concepto de los «derechos del soldado». El
15 de marzo, en un Llamamiento a la guarnición de Petrogrado, el Soviet decidió la formación de comités
de soldados en las unidades, encargados de controlar los «actos políticos» del ejército y arbitrar en las
«diferencias entre oficiales y soldados». Esta medida fue tomada para asegurar el éxito del movimiento
revolucionario en la capital, pero pronto se aplicó a las tropas en campaña, donde mina la autoridad de los
mandos. El comandante en jefe comunica a los aliados que, por el momento, no puede pensar en dar a sus
tropas una orden de ataque. El ejército ruso ya no es una fuerza con la cual se pueda confiar.
Apenas un mes después de la caída del zar, Francia, Gran Bretaña e Italia se convencen de que la
revolución rusa no ha terminado. Y pueden apercibirse de las consecuencias inmediatas: no se podrá realizar
el gran plan de campaña previsto para 1917, puesto que la participación del ejército ruso es, al menos,
improbable, si no inverosímil; la cuestión de la paz, que los Aliados descartaron de su horizonte en diciembre
de 1916, va a replantearse de manera urgente en términos tales, que las «reivindicaciones de guerra» de los
Estados occidentales corren el riesgo de ser desaprobados por la opinión pública rusa. Empieza a aparecer la
eventualidad de una divergencia profunda en el seno de la coalición y de un desfallecimiento del aliado ruso.
3
Ver pág. 57.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
31
Para los Imperios Centrales, la revolución rusa es un buen augurio: reanima la esperanza de una paz
separada. En 19151916 esta paz fue un objetivo permanente de la política alemana, pero el zar había
guardado fidelidad a sus compromisos4. Ahora Alemania puede jugar con la dualidad del poder y con la
influencia del Soviet. Y lo hace. Cuando el 23 de marzo el embajador alemán en Berna se entera de que
Lenin y el grupo de bolcheviques instalados en Suiza desean regresar lo más rápidamente posible a Rusia, el
gobierno y el Gran Cuartel General se ponen inmediatamente de acuerdo para concederles la autorización de
atravesar el territorio alemán y darles un vagón que los transportaría con un estatuto de extraterritorialidad.
El secretario de Estado de Asuntos Exteriores escribe: «Tenemos interés en ver que la influencia del ala
radical de los revolucionarios tome la dirección en Rusia». Efectivamente, a su llegada a Petrogrado el 16 de
abril, Lenin lanza una consigna de paz. La prensa alemana anuncia que su gobierno está dispuesto a negociar
con el gobierno ruso una paz de aseguraría a todos los pueblos «la existencia, el honor y la libertad de
desarrolle».
II. — La intervención de Estados Unidos
Al principio de la guerra europea, el 19 de agosto de 1914, el presidente Wilson anunció en un
Llamamiento al pueblo americano una política de estricta neutralidad e, incluso, recomendó a sus
ciudadanos no manifestar preferencia por ninguno de los grupos beligerantes. No veía ningún
motivo para desear antes que una victoria alemana una victoria de la Entente, ya que pensaba que
podría conducir a una «hegemonía de Rusia sobre el continente europeo». Temía, sobre todo, que la
opinión pública americana se dividiese profundamente: en las regiones del este se manifestaba una
corriente de simpatía hacia la Entente; en el centro, muy indiferente ante los asuntos europeos, la
propaganda de los germanoamericanos y la de los inmigrados irlandeses, adversarios de Gran
Bretaña, o de los inmigrados polacos, adversarios de Rusia, actuaban en sentido inverso. La
neutralidad recomendada por el presidente no fue aceptada por nadie. ¿Cómo fue que 30 meses más
tarde Estados Unidos entrara en el conflicto?
1. La práctica de la neutralidad. — En agosto de 1914 la neutralidad política tuvo por
corolario una neutralidad económica y financiera: el gobierno recomendó a los bancos no otorgar
facilidades financieras a los beligerantes. Al principio esta consigna fue fácilmente respetada, pues
los beligerantes, durante los primeros meses del conflicto, creyeron en una guerra corta y vivían de
sus reservas5. Pero, a partir del otoño de 1914, los exportadores americanos recibieron, a un ritmo
cada vez más rápido, pedidos de material de guerra, de materias primas y de artículos alimenticios;
de hecho, esta corriente comercial se estableció casi únicamente con Gran Bretaña y Francia, puesto
que Alemania se encontraba bajo bloqueo. En 1915, el desarrollo de las exportaciones americanas
fueron considerables, y todos los productores, agrícolas o industriales, se beneficiaron ampliamente.
Pero este desarrollo no habría sido posible si el gobierno de Estados Unidos hubiese continuado
practicando la neutralidad financiera, pues los compradores europeos no habrían podido conseguir
los medios de pago. Entonces el presidente autorizó a los bancos americanos a conceder créditos a
estos compradores. Admitió incluso la emisión de un gran préstamo francobritánico en octubre de
1915 sobre el mercado americano. Estados Unidos se había convertido, pues, en proveedor y
prestamista, principalmente en provecho de uno de los grupos beligerantes. Estableció con Gran
Bretaña y Francia lazos económicos y financieros que aseguraban a la mayoría de la población
americana una gran prosperidad.
La amplitud de estas relaciones comerciales entrañaron dificultades políticas. Estados Unidos,
gran exportador, tuvo gran interés en mantener la libertad de navegación por el Atlántico: reclamó,
pues, el principio de la «libertad de los mares». El presidente Wilson protestó contra el bloqueo
francobritánico a causa del ejercicio del «derecho de visita», pero sobre todo contra la guerra
submarina, que no perdonaba vidas humanas; dirigió a Alemania una amenaza de ruptura de las
4
5
Ver págs. 40 y 57.
Ver pág. 16.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
32
relaciones diplomáticas y, en mayo de 1916, obtuvo la suspensión de la guerra submarina en el
Atlántico. Sin embargo, sólo fue un resultado precario, constantemente discutido por el
almirantazgo alemán6.
La perspectiva de una agravación de estas dificultades políticas y la intención de prevenirlas,
condujeron al presidente Wilson al deseo de ver la guerra europea acabada. Si el conflicto se prolongaba, ¿no correría Estados Unidos el riesgo de ser arrastrado hacia una intervención armada para
proteger los derechos de los neutrales? Sin embargo, pensaba mantener la línea de conducta que
había seguido y proseguir a Estados Unidos «al margen de la guerra», asegurando al mismo tiempo
la prosperidad económica, es decir, la libertad de navegación por el Atlántico. Cuando fue reelegido
en la presidencia el 7 de noviembre de 1916, se declaró, al igual que su competidor republicano
Hughes, firmemente «neutralista». El 22 de enero de 1917, en un mensaje al Senado, expresa el
deseo de que ninguno de los beligerantes pueda «aplastar» a su adversario y que la guerra termine
con «una paz sin victoria». «Somos la única de las grandes naciones blancas que permanece al
margen de la guerra; sería un crimen contra la civilización tomar parte en ella», declaró a su amigo
el coronel House.
2. La decisión de intervención. — La guerra submarina alemana determinó el cambio de frente.
El cuerpo electoral americano, en ocasión de la elección presidencial de noviembre de 1916, se
afirmó «neutralista»; pero dio la mayoría a quien podía gloriarse de haber asegurado la prosperidad
económica; ahora bien, desde que los submarinos practicaron «a ultranza» la guerra contra la
navegación comercial en el Atlántico, las exportaciones destinadas a Gran Bretaña, a Francia y a
sus aliados, que formaban las tres quintas partes de las exportaciones totales, corrían el riesgo de ser
gravemente dificultadas. Pero, sobre todo, lo que se perjudicaba era el prestigio nacional: ¿podía
Estados Unidos aceptar que Alemania se desprendiera de la promesa que dio el 4 de mayo de 1916,
y destruyera dotaciones americanas? El presidente Wilson, desde la declaración alemana del 31 de
enero de 1917, anuncia, el 3 de febrero, la ruptura de las relaciones diplomáticas con Alemania y
declara que, si los submarinos alemanes hunden un navío americano, Estados Unidos defenderá por
medio de las armas la libertad de los mares.
¿Por qué todavía demora dos meses la decisión final? Porque, dice a sus colaboradores, a través
de la simple amenaza aún espera «que Alemania vuelva a la razón». Pero también porque cree que
sólo un «acto manifiesto» —el torpedeo de un buque— permitirá evitar todo titubeo de la opinión
pública. La gran preocupación del presidente— escribe el embajador de Gran Bretaña— es «no
intervenir hasta que el país apruebe unánimemente esta acción». Wilson sabe que las poblaciones
del centro y del oeste, que observan de lejos los asuntos europeos, y que se creen indiferentes a la
suerte de la navegación comercial en el Atlántico, son menos sensibles que las del este a la declaración alemana de guerra submarina a ultranza; quiere, pues, darles tiempo para que tomen conciencia de los intereses nacionales.
A lo largo del mes de febrero de 1917 empezó a manifestarse esta evolución de la opinión
pública.
El primer motivo de esta evolución es la «congestión económica» que sufren los puertos americanos del
Atlántico: los armadores, ante la amenaza que pesa sobre sus navíos, deciden detener el tráfico en la zona
donde ha sido decretado el bloqueo submarino; las mercancías en espera de transporte se amontonan en los
muelles y en los almacenes, mientras los exportadores se apresuran a suspender sus compras en los centros
de producción; los agricultores del Middle West y los plantadores de algodón del sur comprenden, pues, que
la guerra submarina daña la prosperidad de Estados Unidos. Para estimular la reanudación del tráfico, el 26
de febrero el presidente recomienda al Congreso decidir que los navíos comerciales llevarán cañones con el
fin de defenderse contra el ataque de los submarinos; el 12 de marzo, este armamento de la marina mercante
es un hecho.
El otro motivo es la revelación de una oferta hecha por el gobierno alemán al gobierno mexicano:
Alemania, previniendo la guerra con Estados Unidos, propone a México una alianza, prometiéndole la
6
Ver págs. 61-72.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
33
reconquista de los territorios anexionados por la Unión americana en 1845 (Texas, Nuevo México y
Arizona); el telegrama cifrado, expedido de Berlín a México vía Nueva York, fue captado y descifrado por el
Servicio de Informaciones británico y remitido el 24 de febrero al presidente Wilson, quien, el 10 de marzo,
se decide a publicar este documento para hacer sentir a cada uno el carácter de la amenaza alemana. El
movimiento de indignación que sacude la opinión pública es profundo, sobre todo en los estados del oeste y
del sudoeste.
Estados Unidos adopta, pues, una actitud de «neutralidad armada»: basta que un navío mercante
americano sea atacado y entable combate con un submarino alemán para que empiecen las hostilidades. La
nación se encuentra ahora preparada para aceptar la guerra.
El 19 de marzo se produce el «acto manifiesto»: el torpedeo del Vigilentia, cuya tripulación perece. El día
20 el presidente decide convocar al Congreso en sesión extraordinaria y se declara resuelto a la guerra. El 2
de abril el Congreso aprueba por una gran mayoría el mensaje que anuncia esta decisión7. Y la opinión
pública se muestra efusiva.
El simple examen de los hechos conduce, pues, a pensar que la declaración de guerra submarina a
ultranza fue la causa directa de la intervención de Estados Unidos. Tal era también, en 1917, la opinión del
embajador alemán en Washington. Algunos años más tarde, después de terminada la guerra, los adversarios
de la política wilsoniana intentarán, no obstante, acreditar otra versión, según la cual la declaración alemana
no fue la causa, sino la ocasión, de la intervención americana: los grandes intereses bancarios que estaban
relacionados con Gran Bretaña y Francia deseaban la intervención; habían dado la impresión de un gran
movimiento de opinión subvencionando una campaña de prensa y el presidente cedió a esta petición, tanto
más por cuanto deseaba representar un papel de árbitro en la Conferencia de la Paz. Pero, si esta tesis fuese
exacta, ¿cómo se explica que la influencia de los intereses bancarios no se ejerció en la prensa del centro y
del oeste, que al principio era reticente? Y, ¿cómo explicar las largas indecisiones del presidente, constatadas
por todos sus inmediatos colaboradores?
3. La trascendencia de la intervención americana. — Estados Unidos, dijo el presidente
Wilson en el Congreso, entra en la guerra «con todas sus fuerzas». ¿Cuál fue el sentido de este
acontecimiento para el destino de la guerra europea? Desde el punto de vista militar, la intervención
americana transforma las condiciones de la lucha, pues la Unión posee recursos en hombres muy
superiores a los de los Imperios Centrales, y puede fabricar fácilmente toda clase de armamento. Se
tiene la certeza, pues, de que el equilibrio de las fuerzas en Europa se romperá. Pero serán
necesarios 12 ó 15 meses, como mínimo, para decidir el servicio militar obligatorio, establecer
listas de reclutamiento, formar mandos, instruir a las tropas, constituir grandes unidades dotadas de
un personal de estado mayor y transportar a Europa, a pesar de los submarinos alemanes, los
primeros elementos de este ejército.
La intervención aporta inmediatamente a las potencias de la Entente cuatro importantes ventajas.
Ventaja naval: la participación de la marina americana acrecienta los medios de lucha contra la guerra
submarina en el Atlántico, donde 35 cazatorpederos americanos reforzarán desde junio, para el servicio de
las patrullas y de los convoyes, el centenar de unidades británicas en servicio.
Ventaja económica: el gobierno de Washington embarga las exportaciones destinadas a los Estados
neutrales, acrecentando así el rigor del bloqueo dirigido contra Alemania; pero, sobre todo, dispone del
medio de presión necesario que le permite obligar a los navíos mercantes noruegos, suecos, daneses u
holandeses, a continuar navegando por cuenta de Gran Bretaña y de Francia, a pesar del riesgo de ser torpedeados; por fin, el ejemplo de Estados Unidos lleva a Bolivia, Perú, Brasil, Uruguay y a las pequeñas
repúblicas de América Central a entrar en guerra, es decir, a poner a disposición de la Entente su flota
mercante y los navíos alemanes refugiados en sus puertos desde el comienzo del conflicto. Esta aportación
de navíos desmiente los cálculos del estado mayor naval alemán sobre la eficacia de la guerra submarina.
Ventaja financiera: Gran Bretaña y Francia recibirán en lo sucesivo del gobierno americano, y no de los
bancos, las sumas necesarias para el financiamiento de las compras de material de guerra, de materias primas
y de artículos alimenticios que efectuaban a Estados Unidos; se libran, pues, de las dificultades que
encontraba sin cesar su llamada al crédito privado.
Ventaja moral: la intervención de Estados Unidos tiene gran trascendencia en la mentalidad colectiva,
pues, por primera vez, un Estado neutral entra en la guerra sin regateos previos y sin promesa de
7
En el Senado, por 82 votos contra 6 y, en la Cámara de los Diputados, por 373 contra 50.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
34
compensación. Defender los derechos de los neutrales contra métodos de guerra que son «un desafío a la
humanidad» y combatir la «voluntad alemana de dominio» son, según el presidente Wilson, los únicos
deseos americanos. En las naciones de la Entente esto refuerza un sentimiento de superioridad moral.
Verdaderamente, el idealismo wilsoniano puede dificultar, por el contrario, las iniciativas de estas
naciones en materia de «reivindicaciones de guerra». Estados Unidos no se adhiere al pacto8 del 5 de
septiembre de 1914; no es el «aliado», sino el «asociado» de la Entente, y se reserva el derecho a retirarse de
la guerra si lo cree oportuno. Evidentemente, el presidente Wilson no se encuentra ligado a los acuerdos
secretos estipulados entre los beligerantes europeos y se aparta de los programas de anexiones territoriales;
está convencido de que en Alemania la «camarilla militar» es, en el fondo, desaprobada por un movimiento
«liberal» que aún no ha podido expresarse. Los puntos de vista que lo separan de los Estados de la Entente
son, pues, evidentes. El 21 de julio de 1917, Wilson escribe al coronel House: «Cuando la guerra termine, les
podremos imponer nuestra manera de ver las cosas».
En lo sucesivo, para obtener la victoria, los Imperios Centrales deberán obtener éxitos decisivos antes de
la entrada del ejército americano en batalla. El gobierno alemán confió en la guerra submarina, pero la
presión que Estados Unidos puede ejercer sobre los neutrales europeos desmiente pronto todas las
previsiones hechas sobre los posibles resultados de esta forma de guerra. En adelante, sólo le queda la
esperanza de una disolución del ejército ruso y de una paz separada. En la política de Gran Bretaña y de
Francia, una defección rusa se vuelve también preocupación esencial. El 2 de junio de 1917, en el comité
secreto de la Cámara de los Diputados, uno de los interpelantes —Victor Augagneur, ex ministro de
Marina— la presenta en términos apremiantes: Rusia no quiere batirse más; si se encuentra «desfalleciente»,
o si sólo da una ayuda militar muy reducida, «¿podemos esperar continuar la guerra hasta la victoria, y por
qué medios?». Ciertamente, «queda Estados Unidos». Pero, «¿cuándo y en qué medida» Francia podrá
contar con el concurso de su ejército?
8
Ver pág. 9.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
35
CAPÍTULO VI
LAS CRISIS DE 1917
En el momento en que se abren estas nuevas perspectivas, la opinión pública, en los grandes
Estados que llevan el peso principal del esfuerzo de la guerra, aún no miden sus consecuencias. En
abril de 1917, la intervención efectiva de las tropas americanas está muy lejos para suavizar en
Francia, Gran Bretaña e Italia, las preocupaciones y los sufrimientos inmediatos; la perspectiva de
una paz separada rusa sólo es una eventualidad para el pueblo alemán. En todas partes esta opinión
pública permanece dominada por las esperanzas próximas: en Francia sobre todo, pero también en
Gran Bretaña, se espera la gran ofensiva, que debe, según el alto mando, obtener éxitos «decisivos»;
Alemania sigue confiando en los resultados de la guerra submarina. Sólo cuando se hunden estas
esperanzas se empiezan a dar, en todos los países, signos de inquietud o de irritación. En estas
turbias horas de la primavera y del verano de 1917, el espectáculo de la revolución rusa juega un
papel importante, a veces esencial. La crisis política es también una crisis social. Incluso los
gobiernos, en toda la Europa beligerante, buscan la ocasión de negociar la paz o, por lo menos, no
rechazan ya tal idea. En estas horas de desfallecimiento, los principales aspectos son: decepciones
estratégicas, dificultades sociales y políticas y gestiones de paz.
I. — Las decepciones estratégicas
El general Nivelle se había mostrado seguro de romper el frente alemán con ataques franceses y
británicos convergentes. El almirante Holtzendorff había asegurado que, en 6 meses, la guerra
submarina llevaría a Gran Bretaña a capitular. ¿Cómo y por qué fueron desmentidas tales
esperanzas?
1. La batalla del 16 de abril de 1917. — El plan de campaña de la Entente, que había previsto
ofensivas simultáneas, fue desmantelado por la caída del régimen zarista. El comandante en jefe
francés mantiene sin embargo, con el asentimiento reticente de su colega británico, la orden de
ofensiva, con la que espera una «desorganización completa» del enemigo. El 6 de abril el gobierno
francés, a pesar de la insistencia del ministro de la Guerra, Paul Painlevé, no osa tomar la
responsabilidad de renunciar a la ofensiva y deja al comandante en jefe libertad de acción,
recomendando, sin embargo, no sacrificar a «esperanzas estratégicas» la preparación del éxito
táctico. En 10 días se fija la suerte de esta ofensiva.
El 9 de abril, las tropas británicas lanzan un gran ataque que permite conquistar la cresta de Vimy, pero
que no puede romper el sistema defensivo alemán. El 12, las tropas francesas intentan, en dirección a SaintQuentin, en un frente mucho más estrecho, una operación destinada a tantear la solidez de las posiciones en
la zona donde las tropas alemanas efectuaron, un mes antes, un movimiento de retirada preventiva. Por fin, el
16 de abril, en un frente de 70 km, del Oise a la montaña de Reims, 30 divisiones francesas ejecutan la
ofensiva de la que Nivele espera los más halagüeños resultados: Cambrai, Douai y Vervins son los objetivos
designados. El asalto toma en casi todas partes la primera posición alemana, pero, salvo en un punto, fracasa
ante la segunda; una nueva arma, los carros de asalto, intentan en vano ampliar la estrecha brecha abierta
entre Craonne y Berry-au-Bac. Estos resultados son tan inferiores a las previsiones, que Nivele renuncia
alinear las divisiones de reserva. El 19 se da la orden de suspender la gran ofensiva y ejecutar solamente
algunos ataques parciales, que tienen lugar el 4 y el 5 de mayo, con resultados modestos.
El plan de Nivelle sufrió, pues, un grave revés. El error del comandante en jefe fue considerar como cierta
la conquista de las dos posiciones alemanas y de pensar, sobre todo, en la fase de «explotación» de la
ruptura. Basaba sus cálculos en el éxito de las experiencias de ataque brusco que hizo en otoño de 1916 ante
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
36
Verdún. Ahora bien, estas operaciones fueron conducidas sobre frentes muy estrechos —unos pocos
kilómetros—, donde fue posible concentrar una considerable densidad de artillería. En un frente de ataque de
70 km las condiciones eran muy diferentes. A decir verdad, este fracaso no sorprendió a los gobiernos
francés y británico ni a los principales jefes militares, que en su mayoría habían manifestado su escepticismo.
Pero la opinión pública, principalmente en Francia, queda muy afectada. Esta decepción de la «retaguardia»
no es, sin embargo, la mayor consecuencia: lo más grave es la sacudida moral que sufren los combatientes
cuando comprueban que su esfuerzo ha sido vano. Durante 3 semanas, del 20 de mayo al 10 de junio, en numerosos regimientos que se encuentran descansando detrás del frente, se registran negativas de obediencia en
el momento en que llega la orden de «volver a primera línea»: estos motines, que hacen pesar sobre el
ejército la amenaza de una disgregación moral, tienen como causa profunda el fracaso de la ofensiva, dando
un argumento a la propaganda pacifista. La depresión moral y el peso de las pérdidas sufridas el 16 de abril
son razones que llevan al nuevo comandante en jefe, el general Pétain, a pensar que en 1917 el ejército
francés no puede hacer un nuevo esfuerzo. «Espero —dijo— a los americanos y a los tanques.»
En el frente francés, quien entabla operaciones ofensivas es el ejército británico; la principal —la serie de
ataques llevados a partir del 22 de julio en la región de Flandes—sólo da éxitos locales. Los esfuerzos
italianos en el frente del Carso, en mayo, y en el frente del Isonzo en julio, obtienen buenos resultados
iniciales, pero no consiguen obtener la «ruptura». Tal es también el caso de los ataques lanzados en mayo por
el cuerpo expedicionario de Salónica, en la curva del Cherna. El acontecimiento significativo en el curso de
este verano de 1917, en el plano militar, es la ofensiva llevada el 1° de julio por el general Brusilov, con 23
divisiones, sobre el frente de la Zlota Lipa, en dirección a Lemberg; ella atestigua la voluntad del gobierno
provisional ruso de intentar devolver a los soldados su ardor combativo, pero muestra también lo vano de su
esfuerzo; el ataque, después de haber tomado la primera posición enemiga, se detiene pronto, ya que unas
divisiones de refuerzo rehúsan entrar en combate. El ejército ruso —constata el agregado militar británico—
«ya no vale nada como organización combatiente».
2. La guerra submarina. — La guerra submarina a ultranza, empezada el 10 de febrero de
1917, según las previsiones del estado mayor alemán, debía conducir a Gran Bretaña a la
capitulación en 6 meses si el tonelaje hundido alcanzaba una media de 600.000 toneladas
mensuales. Ahora bien, los resultados efectivos fueron: en febrero, 540.000 toneladas; en marzo,
578.000; en abril, 874.000; en mayo, 591.000; en junio, 695.000; y en julio, 550.000. La media —
638.000 toneladas mensuales—fue, pues, superior a las previsiones. Sin embargo, Gran Bretaña
(aunque experimentó grandes temores en abril, cuando aún no tenía a punto sus métodos de
defensa), no quedó a su merced. ¿Por qué los pronósticos de los expertos alemanes fueron
desmentidos? Porque contaban con que los armadores neutrales, ante el riesgo de ser torpedeados,
renunciarían navegar por cuenta de Gran Bretaña. Esta esperanza casi la consiguieron en febreromarzo. No podía ser de otro modo, después de los grandes éxitos obtenidos en abril por los submarinos alemanes: este mes, sobre 874.000 toneladas, el tonelaje «neutral» alcanzaba 192.000
toneladas. Pero el embargo en las exportaciones americanas decidida por el gobierno de Estados
Unidos obligó a los neutrales europeos a responder al llamamiento de Gran Bretaña. Y la
confiscación por los gobiernos sudamericanos de los navíos alemanes que se encontraban en sus
puertos acrecentó el tonelaje disponible por los adversarios de Alemania1. De hecho, las cinco
sextas partes de la marina mercante del mundo estaban, o podían estar, al servicio de la Entente.
Sin duda Alemania, aunque no alcanza el fin esencial, continúa la guerra submarina para agravar, por
medio de una acción de larga duración, las dificultades económicas del enemigo. Pero, ¿qué podía esperar en
lo sucesivo? La eficacia de los medios de defensa establecidos por el Almirantazgo británico (barreras de
minas en el mar del Norte, patrullas de caza que cuentan con 8.000 embarcaciones ligeras y formación de
convoyes de navíos mercantes escoltados por torpederos), aumenta de mes en mes, después del periodo de
sorpresa; en agosto, el «rendimiento» de la guerra submarina —con 508.000 toneladas— es más bajo que en
febrero y, en septiembre (351.000 toneladas), declina rápidamente. Desde que el rendimiento se establece en
los alrededores de 300.000 toneladas y que el tonelaje global disponible es de 30 millones de toneladas más o
menos, es evidente que el arma submarina ya no puede ser un instrumento de victoria.
De estas comprobaciones, el diputado Erzberger, importante miembro del Centro, saca los elementos del
1
Ver pág. 76.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
37
informe que pronuncia el 6 de julio en la sesión secreta de la comisión principal del Reichstag contra el
estado mayor de la Marina. «¿No podemos, pues —concluye—, agruparnos para decir al gobierno qué
estamos dispuestos a firmar la paz bajo la base de 1914?»
II. — Las amenazas a la cohesión nacional
Mientras que en tierra y en los mares sigue, pero a un ritmo moderado, la vana batalla, todos los
Estados beligerantes conocen en su política interior horas turbulentas.
Es en Rusia, ciertamente, donde la crisis moral, social y política es más grave. Después de la
dimisión de Miliukov2, los socialistas tuvieron representantes en el seno del ministerio, la mayoría
de miembros del cual son burgueses liberales. La influencia dominante es la del ministro de la
Guerra, Kerensky, miembro del partido «socialista revolucionario». Kerensky no es marxista,
mientras que el Soviet de Petrogrado está animado por las iniciativas rivales de los
«socialdemócratas», mencheviques y bolcheviques. Tiene la voluntad de mantener a Rusia en la
guerra, a condición de que sus aliados acepten un programa de paz «democrática», es decir, una paz
«sin anexiones», que tendría por base el derecho de «libre disposición» de los pueblos. Pero el
gobierno está en lucha con cuestiones agrarias y económicas, a las que no llega a proponer
soluciones. Reserva incluso a la Asamblea Constituyente, cuya convocatoria está fijada para el 30
de octubre, el cuidado de hacer las reformas fundamentales; es decir, que demora cinco meses tales
reformas.
Esta impotencia es provechosa para los bolcheviques, que han rehusado tomar parte en el poder.
La propaganda bolchevique despierta el ardor revolucionario del proletariado, el cual, el 17 de julio,
en un gran movimiento insurreccional, reclama «todo el poder para los Soviets». El gobierno
permanece dueño de la situación, gracias al ejército, y sin duda gracias también a la actitud de los
jefes bolcheviques, que consideraron este movimiento como prematuro. Pero son los «socialistas
revolucionarios» quienes, después de una nueva modificación del ministerio (24 de julio),
consiguen en lo sucesivo la mayoría en el gobierno provisional, del cual Kerensky toma la
presidencia. Este ministerio, al igual que su predecesor, tampoco consigue contener la crisis
económica y financiera ni apaciguar las revueltas agrarias.
Ante esta disgregación que arriesga abrir las puertas a los bolcheviques, las fuerzas de derecha
buscan reagruparse. Los industriales, los notables y los miembros del antiguo personal político
eliminado después de la caída del zar, encuentran el apoyo de los generales y de la Unión panrusa
de los oficiales. El 9 de septiembre, el generalísimo Kornilov intenta un golpe de Estado y hace
marchar sobre Petrogrado un cuerpo de caballería cosaca. Este alzamiento fracasa en una semana,
porque la mayor parte de las tropas rehúsan su participación. Pero el gobierno provisional, aunque
ha conseguido detener tanto a la insurrección de derechas como a la insurrección de izquierdas,
permanece sin autoridad.
La influencia de la revolución rusa, del movimiento de ideas y de las esperanzas que ha creado,
sensibiliza a todos los países beligerantes.
No es sorprendente que los Estados, donde la «unión sagrada» nunca se realizó, conozcan horas
inquietantes. En Italia, donde la crisis de los transportes marítimos debida a la guerra submarina provoca una
escasez de artículos alimenticios, en mayo las manifestaciones obreras son violentas en Milán, y en agosto
toman, en Turín, una grave tendencia, pues la propaganda socialista, dicen los gobernadores civiles, explota
las dificultades de abastecimiento. En Austria-Hungría, las noticias de Rusia encuentran un profundo eco
entre las poblaciones eslavas; el emperador Carlos, que acaba de suceder a Francisco José, querría intentar
satisfacer a las «minorías nacionales» por medio de reformas de la estructura política y administrativa, pero
no encuentra a los hombres capaces de realizar este deseo.
Las dificultades son menos serias en Francia, Gran Bretaña y Alemania, donde, sin embargo, la protesta
obrera se manifiesta: en mayo, huelgas francesas arrastran en París a 100.000 obreros y obreras, y tienen por
2
Ver pág . 68.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
38
causa principal el alza de precios de los artículos alimenticios; huelgas británicas en las que, sobre todo en
las fábricas de guerra, 230.000 obreros «cualificados» quieren oponerse al empleo masivo de los obreros «no
cualificados»; y huelga en las fábricas de guerra alemanas en abril, a causa de la escasez de artículos
alimenticios. Las consecuencias políticas son desiguales. En Alemania, los socialistas, gracias al apoyo del
Centro, el 19 de julio hacen votar al Reichstag una resolución que pide «una paz de armonía y de
reconciliación duradera entre los pueblos» y condena las «conquistas territoriales obtenidas por la fuerza»;
pero este gesto no sirve para nada. En Francia, donde el gobierno niega a los socialistas la autorización de ir
a la conferencia socialista internacional convocada en Estocolmo por los socialistas holandeses,
escandinavos y rusos, se rompe la «unión sagrada» cuando, el 7 de septiembre, el partido socialista rehúsa
mantener su participación en el poder. En Gran Bretaña, por el contrario, en un contexto análogo, el partido
laborista sigue participando en el gobierno.
Estas agitaciones dan testimonio de un desconcierto moral. ¿Serán capaces los gobiernos de enderezar la
situación? Sólo el primer ministro británico, Lloyd George, atraviesa estas horas difíciles sin que vacilara su
autoridad. En Italia, el presdiente del Consejo, Boselli, se contenta con vivir al día; en Alemania, BethmannHollweg, impelido a la dimisión por el Gran Cuartel General, ha sido reemplazado por hombres sin gran
autoridad: Michaelis y, después, Hertling; en Francia, por el contrario, cuando el 13 de noviembre el sucesor
de Alexandre Ribot, Paul Painlevé, es derribado por una coalición momentánea de la derecha y de los
socialistas, toma el poder Georges Clemenceau, apoyado por una gran parte de la opinión pública: algunas
semanas más tarde, el nuevo presidente del Consejo provoca la caída del ministro del Interior, Malvy, de
quien reprocha la debilidad ante la propaganda pacifista; afirma la voluntad de «mantener la moral del
pueblo francés a través de la peor crisis de toda su historia» y de «conducir la guerra con redoblado
esfuerzo».
III. — Las tentativas de paz
En este período en que la fuerza de las armas parece desfalleciente, en que los pueblos
manifiestan sus inquietudes y su cansancio, y en que uno de los gobiernos beligerantes anuncia un
programa de paz «sin anexiones», no es sorprendente el impulso que toma la acción diplomática.
Sobre todo, merecen retener la atención cuatro tentativas:
Sin saberlo Alemania, el emperador Carlos entra en contacto en tres ocasiones, por medio de la
intervención de su cuñado, el príncipe Sixto de Borbón-Parma, con el gobierno francés; el 24 de marzo
declara que desea la paz y que usará su «influencia personal» para apoyar ante el gobierno alemán las «justas
reivindicaciones francesas con respecto a Alsacia-Lorena»; pero, en lo que concierne a Austria-Hungría, el 9
de mayo indica que la paz deberá mantener «la integridad territorial» de la Doble Monarquía, y que, por lo
tanto, no puede admitir ninguna cesión de territorio a Italia, salvo por vía de compensación. El gobierno
italiano, valiéndose de las promesas que le fueron dadas en 19153, elude toda conversación. También Francia
y Gran Bretaña dejan sin respuesta la oferta del emperador.
El gobierna alemán toma dos iniciativas. En junio hace llegar a Petrogrado, por medio de la intervención
del socialista suizo Robert Grimm, importante miembro del movimiento zimmervaldiano, una oferta de
negociación; parece dispuesto a aceptar la paz «sin anexiones» formulada por el gobierno provisional ruso, y
propone un «acuerdo con Polonia, Lituania y Curlandia», tomando en consideración el «derecho de los
pueblos a disponer de sí mismos». Pero se trataba de una paz separada. El gobierno provisional quiere ser
fiel a sus compromisos para con sus aliados y expulsa a Grimm. En septiembre, después de una lenta
preparación efectuada por importantes personalidades belgas, el Ministerio alemán de Asuntos Exteriores
propone una entrevista en Suiza entre el jefe de la sección política del gobierno general alemán en la Bélgica
ocupada, Lancken, y Aristide Briand, que en este momento no tiene responsabilidad directa en el gobierno
francés, pero que, ex presidente del Consejo, conserva una gran autoridad en los medios políticos. Briand
acepta la cita, pues cree que la negociación permitiría obtener algo en la cuestión de Alsacia-Lorena; sin
embargo, renuncia ir ante las objeciones del ministro de Asuntos Exteriores y del presidente de la República,
quienes temen que un intento de negociación estimule la propaganda pacifista y no creen que Alemania esté
dispuesta a abandonar Alsacia-Lorena.
Finalmente, el papa Benedicto XV, que ya manifestó varias veces su deseo de trabajar por la paz, el 14 de
3
Ver pág. 15.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
39
agosto publica una nota que envía a los gobiernos beligerantes, proponiendo afirmar el principio de la
libertad de los mares, arreglar por medio de «compromisos razonables» las reivindicaciones francesas e
italianas, restaurar la «plena independencia política, militar y económica» de Bélgica y arreglar «en un
espíritu de equidad y de justicia» las cuestiones relativas a los «territorios que integran el antiguo reino de
Polonia». Sólo el gobierno británico parece dispuesto a escuchar la oferta pontificia, haciendo hincapié en la
cuestión belga. Pero el gobierno alemán no quiere admitir devolver a Bélgica una independencia real. La
iniciativa de Benedicto XV no sirve, pues, para nada.
¿Cuál es el espíritu que anima estas iniciativas? El Papa deseaba sinceramente la paz general por motivos
humanitarios, pero también para afirmar la misión universal de la Iglesia católica y para poner fin a los
riesgos de discordia que le hacía correr la exasperación de los nacionalismos; finalmente, no deseaba dejar al
socialismo internacional el beneficio moral de una acción pacifista. El gobierno alemán, a pesar del voto de
la «resolución de paz» del Reichstag, no admitía renunciar a sus pretensiones anexionistas; solamente había
esperado, con sus iniciativas, obtener informes sobre el estado de ánimo de los rusos y de los franceses, y
quizás abrir la vía a negociaciones de paz separada con unos u otros. El emperador Carlos deseaba
ardientemente la paz y estaba preparado para abandonar los territorios ocupados por sus tropas. ¿Se trataba
de una paz general, o de una paz separada pactada a pesar de Alemania? El príncipe Sixto decía «paz
separada», y no vacilaba, para hacerla efectiva, remitir a París el 9 de mayo una traducción inexacta del
documento que le había sido enviado a Viena. El gobierno austrohúngaro sólo pensaba en obtener el
consentimiento de su aliado para una proposición de paz que satisfaría a Francia: Alemania restituiría
Alsacia-Lorena, y encontraría una compensación en la Polonia rusa que le cedería Austria-Hungría por completo. No consiguió convencer al gobierno alemán. Tal vez el emperador no descartaba, en el fondo, la idea
de una paz separada, pero nunca dijo nada en tal sentido. En cuanto al gobierno francés, bajo el impulso de
Poincaré y de Ribot adoptó una actitud casi constantemente negativa y, salvo en el caso de la nota pontificia,
estuvo plenamente de acuerdo con Gran Bretaña. ¿Dejó pasar la ocasión de una paz favorable? Nada permite
pensarlo. En Francia, una gran parte de la opinión deseaba obtener la restitución de Alsacia-Lorena. Ahora
bien, en ningún momento el gobierno alemán estuvo dispuesto a renunciar: los documentos alemanes
actualmente conocidos dan la prueba indiscutible. Lo máximo que los dirigentes alemanes consentían revisar
era una «rectificación de frontera» en el ángulo sudoeste de Alsacia (es decir, en el valle de Thann, ocupado
por las tropas francesas desde septiembre de 1914), a condición de que Francia cediera a cambio a Alemania
la cuenca de mineral de hierro de Briey. Manteniéndose resueltamente en su decisión de obtener la
restitución de Alsacia-Lorena, el gobierno francés corrió, en verdad, el riesgo de ver producirse una
defección de Rusia antes de la entrada en combate de las fuerzas americanas, riesgo que asumió
conscientemente.
En octubre de 1917 cesan las «gestiones de paz». La solidaridad austroalemana, que parecía debilitada en
primavera, se restablece. El ministro de Asuntos Exteriores declara ahora en Viena: «Combatimos por
Alsacia-Lorena, al igual que Alemania combate por Trieste». El gobierno austro-húngaro ha recobrado la
confianza después de que la descomposición del poder en Rusia le da nuevos motivos de esperar una paz
separada. Desde que el emperador Carlos da públicamente esta prueba de fidelidad a la alianza, el alto
mando alemán, que siempre rechazó hasta entonces enviar tropas al frente italiano, consiente en revisar su
actitud y en preparar en este frente una gran ofensiva austroalemana. El 24 de octubre de 1917, en 24 horas
se rompe el sistema defensivo italiano en Caporetto. La retirada se torna en derrota. Sólo 15 días más tarde,
el ejército italiano, después de haber perdido 293.000 prisioneros, más de 3.000 cañones y retroceder 140
kilómetros, consigue establecer un nuevo frente en el Piave, apoyado por algunas divisiones francesas y
británicas; escapó a un desastre total, pero se encuentra fuera de combate para unos seis meses cuando menos
para tomar parte en operaciones ofensivas.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
40
CAPÍTULO VII
LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE Y LA DEFECCIÓN DE RUSIA
La posible defección de Rusia se convirtió —después de que la impotencia del gobierno
provisional se agravara1— en el rasgo esencial de la situación militar y diplomática. La
eventualidad se torna en una cuasi-certeza a principios de noviembre de 1917, cuando la segunda
revolución rusa lleva al poder a los bolcheviques.
I. — El golpe de Estado bolchevique
El gobierno provisional fue abandonado por aquellos de sus miembros que pertenecían a la
burguesía liberal: después del 8 de octubre, sólo estaba formado por socialistas revolucionarios y
mencheviques; tenía que afrontar la abierta hostilidad de los bolcheviques, que habían adquirido la
mayoría en el Soviet de Petrogrado, y ya no podía contar con el ejército, cuyos mandos superiores
fueron simpatizantes de Kornilov. Kerensky veía ascender la anarquía. ¿Podría dominarla hasta el
momento en que las elecciones de la Asamblea Constituyente, fijadas, al fin, para el 6 de diciembre,
darían quizás una posición menos frágil a su poder?
Lenin estima cercano el «momento decisivo». El 28 de octubre vuelve a Petrogrado desde
Finlandia, donde se había refugiado después del fracaso del movimiento insurreccional del 17 de
julio. La Asamblea Constituyente —dice al comité central de su partido, «evidentemente no estará
con nosotros». Es preciso, pues, que los bolcheviques se apoderen antes del poder mediante un
golpe de fuerza. El partido puede contar con los soldados si se les ofrece «mañana» la paz, y con los
campesinos si se les ofrece el reparto de las tierras «inmediatamente». En cuanto a las masas
obreras, se muestran indiferentes —afirma— a la suerte del gobierno provisional. El 10 de
noviembre, en un artículo que titula Carta a los camaradas, lanza públicamente un llamamiento al
golpe de Estado.
El gobierno provisional sabe que la guarnición de Petrogrado es adicta a los bolcheviques. El 2
de noviembre el ministro de la Guerra, el general Verkhovsky, declara a sus colegas que, para quitar
a la propaganda bolchevique su principal medio de acción, es indispensable anunciar la paz
próxima. Kerensky rehúsa y prepara la resistencia in extremis: echa mano de los regimientos de
caballería que deben ser conducidos al frente y ordena cerrar las imprentas de los diaros
bolcheviques; el 6, anuncia la voluntad de «liquidar de una forma inmediata, decisiva y definitiva»
todo intento de insurrección. Aquella misma noche, Lenin da a los destacamentos bolcheviques de
la guarnición la orden de derribar el gobierno «a toda costa».
En la noche siguiente y el día 7 de noviembre (25 de octubre en el calendario ruso), triunfa el golpe de
Estado: todos los «puntos estratégicos» (estaciones, centrales telefónicas y telegráficas, centrales eléctricas)
caen, sin casi disparar un tiro, en manos de los bolcheviques, pues los regimientos cosacos que el 17 de julio
salvaron al gobierno rehúsan atacar, y los refuerzos de caballería esperados del frente no llegan; el Palacio de
Invierno, sede del gobierno provisional, defendido por los alumnos de las escuelas militares, sólo resiste
hasta la noche. El Congreso de los Soviets decide formar un nuevo gobierno, el «Consejo de Comisarios del
Pueblo», cuyo presidente es Lenin. Kerensky consigue llegar a las afueras e intenta organizar un contragolpe,
al mismo tiempo que la municipalidad de Petrogrado forma un Comité de Salud Pública que intenta agrupar
a los adversarios de los bolcheviques. Pero el comandante en jefe del ejército y el comandante del grupo de
ejércitos del norte, el más cercano a la capital, rehúsan sostener esta tentativa, y los empleados de
1
Ver pág. 84.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
41
ferrocarriles no quieren asegurar el transporte de las escasas tropas que se han prestado a ayudar a Kerensky.
Entonces el jefe del gobierno provisional se refugia en Rusia meridional. La conquista del poder se ha
conseguido.
El nuevo gobierno se apresura, para consolidar su situación y obtener el apoyo, o por lo menos la
neutralidad, de las masas populares y obreras, a dictar los primeros grandes decretos orgánicos: poner las
tierras del Estado, de la Iglesia y de los «ricos propietarios» a disposición de los «comités agrarios cantonales
y de los Soviets de diputados campesinos»; confía a los obreros «el control de las fábricas»; pero, sobre todo,
por un decreto del 9 de noviembre, proclama la voluntad de «empezar inmediatamente las negociaciones
encaminadas a una paz equitativa y democrática», es decir, una paz sin anexiones ni indemnizaciones de
guerra. Admite, no obstante, que Rusia puede ceder territorios si los habitantes expresan tal deseo «de forma
precisa y sin violencia». La realización de este programa de paz es un hecho esencial para el destino de la
guerra mundial.
II. — La paz separada rusa
El Consejo de Comisarios del Pueblo declara en seguida que pretende una paz general. El 21 de
noviembre pide a los representantes diplomáticos de la Entente que se asocien a las negociaciones
de armisticio, pero no recibe respuesta. Francia, Gran Bretaña e Italia se dirigen al comandante en
jefe, el general Dukhonin, y le piden «mantener al ejército ruso cara el enemigo común». En suma,
oponen al nuevo gobierno, del que no reconocen el poder, el Gran Cuartel General. Dukhonin
responde a esta llamada y lanza una proclama a sus tropas en nombre de la «fidelidad a las
alianzas», pidiéndoles que apoyen la formación de un gobierno que representara la «verdadera
democracia rusa». El Consejo de Comisarios del Pueblo lo revoca inmediatamente, sin que su
llamada despierte eco en el ejército. El 26 de noviembre se envía la oferta de armisticio a los
Imperios Centrales, siendo en seguida aceptada por Alemania y Austria-Hungría.
El 15 de diciembre, después de rápidas negociaciones, la convención de armisticio entre Rusia y
los Imperios Centrales entra en vigor. Deja a los ejércitos en presencia en el frente que ocupan —es
decir, que las tropas alemanas continúan teniendo una parte importante del territorio ruso— y prevé
la apertura inmediata de las negociaciones de paz. En vano los diarios no bolcheviques protestan de
la traición, y los miembros del antiguo gobierno provisional lanzan un llamamiento en el que declaran «vergonzosa y perniciosa» esta marcha hacia la paz separada: la masa de la población no
reacciona. Esta masa no es, sin embargo, adicta al nuevo régimen: las elecciones de la Asamblea
Constituyente, que tienen lugar en ese mismo momento, dan casi 21 millones de votos a los
socialistas revolucionarios (es decir, al partido al cual pertenece Kerensky), contra 9.500.000 a los
bolcheviques y 4.500.000 a los partidos «burgueses». Pero, al igual que los soldados, tiene prisa en
terminar la guerra.
¿Cuáles son las respectivas posiciones en la negociación que se empieza el 20 de diciembre de
1917 en Brest-Litovsk?
Tan pronto obtiene el armisticio, el gobierno soviético consigue el resultado que ardientemente
deseaban las masas obreras y campesinas. No considera en ningún caso reemprender las
hostilidades, y decide empezar la desmovilización. ¿Puede olvidar que toda la propaganda
bolchevique desde abril tiene por centro la palabra «paz»? ¿Puede perder de vista un solo instante la
precariedad de su poder? (Se encuentra en lucha con una fuerte oposición, a la que replica el 19 de
enero de 1918 disolviendo la Asamblea Constituyente.) Pero no tiene ninguna razón para acelerar la
firma de un tratado que no aumentará ciertamente su prestigio, puesto que esta paz comportará
inevitablemente unos abandonos de territorio. También quiere mantenerse en los principios que ha
proclamado: paz «sin anexiones», pero derecho para los pueblos del antiguo imperio ruso de
disponer libremente de su suerte. En consecuencia, aunque admite la formación de Estados
independientes en el área territorial que formó la Rusia zarista, no acepta transferir territorios a
Alemania.
En principio, los Imperios Centrales renuncian a reivindicar la anexión de todo o parte de los
territorios rusos que ocupan, pero cuentan con la cláusula de «libre disposición» para ejercer un
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
42
dominio indirecto sobre estos territorios a través de la formación de Estados que, después de
separarse de Rusia, contraerían con Alemania y Austria-Hungría un vínculo de vasallaje. Tal es la
aspiración de la diplomacia austroalemana. Sin embargo, en la práctica el comportamiento de los
dos aliados es diferente: en Berlín, los medios dirigentes —y sobre todo el Gran Cuartel General—
intentan imponer este programa integralmente, incluso si esta intransigencia condujera a romper las
negociaciones y a reemprender las hostilidades; en Viena, donde la agitación de las minorías
nacionales se acrecienta y la crisis del abastecimiento se agrava, el gobierno se prestaría, para
alcanzar la paz, a considerar amplios compromisos.
En el centro del debate se encuentra, pues, de golpe, el ejercicio del derecho de «libre
disposición». ¿Cómo expresarán su voluntad las poblaciones polacas, bálticas y lituanas? La
delegación rusa dice que por medio de plebiscito, y este debe ser un plebiscito «libre», es decir, que
la votación sólo podrá tener lugar después de la retirada de las tropas de ocupación, cuya presencia
daría a los austro-alemanes unos medios de presión inadmisibles. El gobierno alemán declara
admitir, en rigor, un plebiscito, pero rehúsa la evacuación previa, pues ciertamente no tiene la
intención de abandonar las garantías territoriales que retiene; el gobierno austrohúngaro, en su
deseo de terminar, estaría dispuesto a consentirlo, pero no se atreve a separarse de su aliado. El
desacuerdo es, pues, irreductible. La Conferencia de la Paz se demora, a partir del 28 de diciembre.
Reemprende sus sesiones el 7 de enero, sin más éxitos, y se demora de nuevo.
¿Cómo salir de este callejón sin salida?
El gobierno soviético cree poder esperar, con la esperanza de que, en el intervalo, la influencia de la
revolución rusa actuará en el campo adversario y que los austroalemanes vacilarán en reanudar las
hostilidades. Esta esperanza parece confirmarse por los acontecimientos: a mediados de enero, los jefes
sindicalistas deciden, en Austria, una huelga general de 24 horas para protestar contra la insuficiencia del
abastecimiento; a fines de mes, durante 8 días, 500.000 obreros de las fábricas de guerra hacen una huelga en
Alemania bajo una consigna dada por los socialistas independientes, que pusieron a la cabeza de sus
reivindicaciones la «paz sin anexiones». Sin embargo, estos movimientos mueren al nacer.
El Consejo de Comisarios del Pueblo persiste en su táctica. Pero, si los austroalemanes denuncian el
armisticio y ponen en marcha sus tropas, habrá llegado la hora de ceder, ya que la lucha es imposible: ha
empezado la desmovilización del ejército ruso.
Después de un mes de espera, los gobiernos alemán y austríaco y los estados mayores quieren terminar,
pues mientras no se firme la paz con Rusia, no tendrán plena libertad de acción para reemprender la ofensiva
contra Francia, Gran Bretaña e Italia. Buscan ejercer presión sobre el gobierno soviético negociando con el
gobierno de la República de Ucrania, que rehusó reconocer los resultados de la «Revolución de Octubre» y
se encuentra amenazada por los bolcheviques. El 9 de febrero se firma el tratado de paz entre Ucrania y los
Imperios Centrales en Brest-Litovsk. Pero, el mismo día, la capital —Kiev— cae en manos de los
bolcheviques, que no quieren reconocer la validez del tratado. Este incidente conduce a la delegación rusa a
abandonar Brest-Litovsk: las negociaciones de paz separada rusa están, por consiguiente, rotas. Sin embargo,
el gobierno soviético se guarda bien de denunciar el armisticio. El alto mando alemán es el que se decide, y
el 13 de febrero obtiene, a pesar de la resistencia del ministro de Asuntos Exteriores, el consentimiento del
emperador. Las tropas alemanas avanzan sin encontrar resistencia por las provincias bálticas: el 26 de
febrero de 1918 alcanzan Narva, a 150 km de Petrogrado.
El gobierno soviético, debido a la reanudación de las hostilidades, se apresura a capitular. Sin embargo,
antes de decidirse vacila durante algunos días, ya que los alemanes acrecientan sus exigencias. Lenin acaba
por obtener del Comité Central del partido, gracias a abstenciones, un voto favorable a la paz inmediata. Lo
que importa ante todo —dice— es «salvar la revolución»: Rusia perderá territorios y se inclinará ante la
fuerza, pero el bolchevismo conservará sus posiciones «esperando el levantamiento del proletariado
internacional».
El 3 de marzo de 1918 se firma el tratado de Brest-Litovsk. Rusia reconoce la paz firmada entre Ucrania y
los Imperios Centrales, renuncia a su soberanía sobre Polonia, Lituania y Curlandia, y abandona también
Livonia y Estonia, poniendo en manos de los Imperios Centrales la suerte de tales territorios. «Sí —declara
Lenin ante el Congreso Panruso de los Soviets—, esta paz es una humillación inaudita para el poder
soviético; pero no estamos en condiciones de forzar la historia.»
¿Han intentado evitar esta paz separada los «Aliados y asociados»? No consideraron un solo instante
participar en la negociación, ya que estimaban que el gobierno bolchevique, llegado al poder por un golpe de
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
43
fuerza, no tenía «ningún título» para hablar en nombre del pueblo ruso. Ante el programa de paz alemana,
sólo presentaron el suyo. El presidente Wilson, en un mensaje al Senado el 8 de enero, define los «Catorce
Puntos», que deberían ser —dijo— las bases de una paz «justa y duradera»: respeto del derecho de las
nacionalidades en Alsacia-Lorena, en Rusia, en Austria-Hungría y en el imperio otomano; y, además, la
formación de una «Sociedad de Naciones», que daría a todos los Estados garantías de «independencia
política y de integridad territorial». Los gobiernos británico y francés se adhieren a estos principios. A última
hora, sin embargo, el embajador de Francia en Petrogrado, en el momento en que Alemania acababa de
reanudar las hostilidades, ofrece al gobierno bolchevique la ayuda militar y el apoyo financiero de Francia
por si decide resistir. El Comité Central acepta, por una débil mayoría, <da ayuda de los bandidos del
imperialismo francés contra los bandidos alemanes». Al mismo tiempo, el gobierno británico ha enviado un
cuerpo expedicionario a la costa murmana para apoyar a los bolcheviques si se presentara el caso. Pero esta
asistencia, en la cual Estados Unidos no tenía intención de tomar parte, ¿habría podido intervenir a tiempo
para impedir el hundimiento del poder ante el movimiento ofensivo de las tropas alemanas? Lenin no lo
pensó.
III. — Las consecuencias militares de la defección de Rusia
La defección de Rusia, seguida inmediatamente por la de Rumania (preliminares de la paz de
Buftea, el 5 de marzo de 1918), abre nuevas perspectivas. El secretario de Estado de Estados
Unidos piensa que va a «prolongar la guerra 2 ó 3 años», pero Alemania espera ahora obtener una
victoria militar contra Francia y Gran Bretaña. Desde la firma del armisticio del 15 de diciembre de
1917, el alto mando alemán ha transportado hacia el frente occidental una gran parte de sus tropas
del frente oriental. A principios de marzo está preparado para entablar el esfuerzo decisivo. Sin
embargo, no espera llegar al éxito de un solo golpe. «La lucha —declara Ludendorff al Consejo de
la Corona el 13 de febrero— será formidable; empezará en un punto, proseguirá en otro y exigirá
mucho tiempo.» Ahora bien, este tiempo está medido: en julio, las tropas americanas se encontrarán
en línea y podrán representar un papel importante en la batalla; es necesario, pues, vencer antes de
esta fecha. También es necesario empezar la ofensiva en marzo, tan pronto lo permitan las
circunstancias atmosféricas.
El ejército alemán, aunque mantiene numerosas tropas de ocupación en Rusia y en Rumanía —
casi un millón de hombres—, alinea en este momento en el frente occidental 192 divisiones de
infantería, posee una artillería pesada considerable —500 baterías— y una aviación que se
desarrolla rápidamente; le faltan, a decir verdad, carros de combate, porque el Gran Cuartel General
no reconoció a tiempo la importancia de esta nueva arma, y medios de transporte automóviles,
puesto que el bloqueo impide el abastecimiento de caucho: estas lagunas en el equipo ofensivo no
impedirán el éxito de los «ataques de ruptura», pero dificultarán un poco la explotación de tales
éxitos.
Durante dos meses y medio, el ejército alemán irá de victoria en victoria sin obtener, no obstante,
todos los resultados calculados.
El primer ataque empieza el 21 de marzo de 1918, con 65 divisiones en el punto de unión del frente
francés con el frente británico, en la región de Saint Quentin. Desde el primer día se obtiene la ruptura en la
línea del canal Crozat, mantenida por las tropas británicas. El objetivo que Ludendorff asigna en seguida a su
ofensiva es separar las fuerzas británicas de las fuerzas francesas y repeler ambas «en abanico». El 24 de
marzo está en vías de conseguirlo: la brecha se ensancha entre los dos ejércitos aliados, cuyos comandantes
en jefe, absortos por las preocupaciones inmediatas, conducen cada uno su propia batalla sin asegurar la
cohesión. Mientras que Pétain espera antes que nada «mantener sólidamente el armazón del ejército
francés...; después, si es posible, conservar la unión con los ejércitos británicos», y quiere, si la retirada debe
alargarse, «cubrir» la ruta de París, Haig considera combatir en retirada, «cubriendo los puertos del Pas-deCalais», donde están sus bases de abastecimiento. Las fuerzas alemanas podrían, pues, introducirse entre los
dos ejércitos. Para detener el peligro, es preciso entregar a un solo jefe la dirección de las operaciones. El día
26, la conferencia francobritánica de Doullens encarga a Foch «coordinar la acción de los ejércitos aliados en
el frente oeste». Las órdenes dadas inmediatamente por Foch prescriben que la unión entre franceses y
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
44
británicos debe ser restablecida a toda costa. Ello asegura la formación de un frente defensivo delante de
Amiens, en el que tropezará el empuje alemán. Pero las tropas francobritánicas han retrocedido 60 km y han
perdido 90.000 prisioneros.
El segundo ataque alemán es de menor envergadura. El 8 de abril, la ofensiva, conducida con 36
divisiones de infantería, se lanza contra el frente británico, de Armentières a La Bassée; el objetivo
inmediato es adueñarse de las colinas de Cassel; el objetivo a largo plazo es alcanzar los puertos de la
Mancha, es decir, amenazar gravemente el abastecimiento del ejército británico, tanto en hombres como en
material. Pero este ataque, llevado por tropas cansadas o por divisiones de mediocre calidad, no obtiene la
«ruptura»; sólo consigue la conquista del monte Kemmel.
El tercer ataque se prepara en seguida. El objetivo es la posición del Chemin des Dames, al norte del
Aisne, entre Laffaux y Craonne. En este frente de 50 km, mantenido solamente por 9 divisiones francesas y
británicas, el mando alemán lanza 30 divisiones apoyadas por 1.150 baterías de artillería. El 27 de mayo, de
un solo asalto, este ataque arrebata la posición y llega a la línea del Aisne sin gran dificultad, ya que las
reservas francesas que Foch ha mantenido al norte del Somme no pueden intervenir. Ludendorff da orden de
dirigirse rápidamente a los puentes del Marne, de Dormans a Château-Thierry, adonde sus tropas llegan el
31. En este momento la situación es tan grave que Pétain teme verse obligado a una retirada general. Pero en
las dos alas de la zona donde se desarrolla el ataque alemán, las fortificaciones de resistencia —la montaña
de Reims y las mesetas de la zona de Soissons— se mantienen firmes. El 5 de junio, Ludendorff, sin querer
emplear las reservas de que aún dispone, detiene la ofensiva, que ha realizado un avance de 60 km y
capturado 50.000 prisioneros.
Tres veces vencedor, el mando alemán ha demostrado que era capaz de realizar la «ruptura»; sin
embargo, no ha obtenido la «decisión». Ludendorff no se ha empleado a fondo, pues sólo ve en
estos éxitos el prefacio de la ofensiva general con la que espera la victoria. Esta ofensiva calcula
lanzarla contra el ejército británico en el frente de Flandes. No obstante, antes de llegar allí, siente la
necesidad de completar los resultados obtenidos en la batalla del 27 de mayo, apoderándose del
dique de resistencia que es la montaña de Reims, y estableciendo sólidamente cabezas de puente al
sur del Marne, pues el frente alcanzado por sus tropas dibuja una «hernia» inquietante. Pero, ¿tendrá
fuerzas suficientes para llevar a cabo su programa? Para arrancar la victoria le faltan, dice, 200.000
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
45
hombres. Y, sobre todo, ¿tendrá tiempo? Él mismo dijo, antes de empezar sus ofensivas, que
Alemania, teniendo en cuenta la llegada de las fuerzas americanas, debería vencer antes de finales
de julio: sólo le quedan, pues, 6 semanas. Sin embargo, se obstina, y afirma al gobierno que
Alemania podrá «dictar la paz».
¿Es sensata esta obstinación? ¿Es posible contar con un resultado decisivo? ¿No sería mejor, en
el plano diplomático, sacar partido de la ventaja moral adquirida por los recientes éxitos? En los
medios militares alemanes más elevados, unos piensan y dicen que no es posible obtener la victoria
y que es necesario negociar antes de jugar las últimas cartas. El secretario de Estado de Asuntos
Exteriores, Richard von Kühlmann, comparte estas ideas; querría intentar entablar una negociación
con Gran Bretaña sobre la base del statu quo ante en el oeste, es decir, renunciando obtener
«garantías» en Bélgica; si el gobierno británico aceptase estas bases de paz, Alemania conservaría
las ventajas obtenidas con el tratado de Brest-Litovsk, y saldría de la guerra como vencedora. Para
preparar a la opinión pública en la idea de una paz de compromiso con Gran Bretaña, el 24 de junio
declara en el Reichstag: «Apenas se puede contar con que una solución absoluta pueda obtenerse
sólo por decisiones militares y sin negociaciones diplomáticas». Hindenburg y Ludendorff
protestan: en un comunicado a la prensa expresan su sorpresa y su pesar de ver a un ministro dudar
de la victoria completa; declaran al canciller que, en lo sucesivo, rehúsan ocupar un asiento al lado
de este ministro en un consejo de gobierno. El 8 de julio, el emperador cede a la presión de los
grandes jefes militares y pide la dimisión de Kühlmann.
En Francia y en Gran Bretaña, donde las derrotas provocaron en la opinión pública una corta
debilitación, y provocaron en los medios parlamentarios vivas criticas contra el alto mando, la
firmeza de los gobiernos ha superado las amenazas de crisis moral. Cuando el 9 de mayo la
oposición pide la constitución de una comisión de encuesta, Lloyd George, responde con rigor y
obtiene que la Cámara de los Comunes se abstenga de «controversias paralizantes». Cuando el 4 de
junio una parte de la Cámara de los Diputados reclama sanciones «contra los generales
responsables», Clemenceau, en una vibrante intervención, rehúsa pedirles incluso «explicaciones».
En Londres, la oposición sólo reúne un tercio de los votos; en París, no llegó ni a un cuarto.
Al mismo tiempo, los gobiernos de la Entente estimulan en Austria-Hungría los movimientos de
protesta de las minorías nacionales: prometen a estas minorías la independencia, con la esperanza
de provocar una acción revolucionaria que paralizaría el esfuerzo militar de la Doble Monarquía. El
presidente Wilson, yendo más allá de lo que dijera en sus «Catorce Puntos», el 29 de mayo se
decide a hacer las mismas promesas.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
46
CAPÍTULO VIII
EL HUNDIMIENTO DE LOS IMPERIOS CENTRALES
El 8 de julio Ludendorff descartaba toda eventualidad de negociación y aun afirmaba que
llegaría a arrancar la «decisión». Un mes más tarde tiene ya conciencia de que la guerra está
perdida. El 18 de julio marca en la lucha militar el «giro» de los acontecimientos. Los Aliados y
asociados están ya seguros de vencer. Sin embargo, a fines de julio Foch no cree aún poder obtener
la victoria antes del invierno, pero la rapidez de los éxitos desborda pronto sus previsiones. Dos
meses son suficientes para que la derrota de los Imperios Centrales sea evidente, y tres meses para
obtener la capitulación.
I. — La «decisión» militar
1. La batalla del 15 de julio de 1918. — En el mismo momento en que el alto mando alemán se
prepara a lanzar sobre el Marne, el 15 de julio, la ofensiva que debería consagrar el declive de las
fuerzas francesas y permitir emprender contra los británicos la batalla final, el comandante en jefe
de los ejércitos aliados prepara una réplica. Desde finales de marzo, su gran preocupación fue
economizar reservas para detener el próximo choque alemán, del cual nunca supo prever el lugar ni
la fecha. Ahora, la presencia de las tropas americanas le da más libertad. Cuando recibe de su
servicio de informaciones la indicación de las intenciones del adversario (la próxima ofensiva
alemana tendrá lugar el 15 de julio en Champagne), decide, a propuesta de Pétain, una maniobra
«defensiva-ofensiva»: romper el impulso del ataque alemán evacuando la primera posición y
trasladando la principal línea de defensa a la segunda posición; luego, cuando el fracaso de este
ataque sea evidente, lanzar una ofensiva francesa sobre el flanco de la «hernia» que dibuja, del Oise
al Marne, el frente alemán.
Este plan se ejecuta exactamente. El 15 de julio el ataque alemán fracasa en Champagne. Desde
el 16, y aunque sus tropas hayan conseguido atravesar el Marne cerca de Epernay y avanzar 5 km
más allá, Ludendorff comprende que el efecto sorpresa ha fallado. La contraofensiva francesa está a
punto. No obstante, Pétain está a punto de renunciar a ella, pues necesita todas sus reservas para
detener el avance alemán al sur del Marne. Pero Foch mantiene su decisión. El 18 de julio, las
tropas del general Mangin, concentradas en el bosque de Villers-Cotterêts, van al ataque y, desde el
primer día, toma las posiciones enemigas en un frente de 40 km; amenazadas de envolvimiento, las
tropas alemanas al sur del Marne se ven forzadas a batirse en retirada en difíciles condiciones; sin
embargo, el 2 de agosto consiguen establecer un nuevo frente en la línea del Vesla, de Soissons a
Reims. En esta segunda batalla del Marne el ejército alemán escapa de un desastre, pero la alarma
es mayúscula.
Esta vez Alemania perdió toda esperanza de victoria. El Kronprinz de Prusia, en un informe que
envía a su padre, declara que «es preciso negociar», pues las fuerzas alemanas en lo sucesivo van
decreciendo, mientras que las del adversario aumentarán sin cesar gracias a la entrada en línea de
los americanos. Sin embargo, Ludendorff espera aún que Foch se limitará a ataques parciales y que
el ejército alemán podrá reemprender la iniciativa, si no para «ganar terreno», al menos para
«golpear al enemigo»: el esfuerzo militar ya no puede, pues —reconoce—, dar importantes
resultados; no es más que un medio de cansar, quizás, al adversario.
2. Las ofensivas de Foch. — «Ha llegado el momento —escribe entonces el comandante en jefe
interaliado— de dejar la actitud defensiva impuesta hasta ahora por la inferioridad numérica y pasar
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
47
a la ofensiva.» A fines de julio el mando alemán dispone en el frente de Francia de 205 divisiones,
13 más que en marzo; pero las «tropas de asalto» encargadas de ejecutar las operaciones de ruptura
han sido diezmadas. Los ejércitos francés, británico y belga consiguen alinear 194 divisiones, a las
que se unen 2 divisiones italianas y 2 divisiones portuguesas; pero ahora tienen el apoyo de 20 divisiones americanas colocadas bajo las órdenes del general Pershing, y pueden contar con certeza
que cada mes vendrán otras a reforzarlas. El margen de superioridad de los «Aliados y asociados»
se acrecentará inexorablemente. ¿Cómo podría Alemania conjurar la derrota? El 24 de julio Foch
indica a los comandantes en jefe francés, británico y americano su plan de campaña: en el curso del
verano cuenta asestar al enemigo repetidos golpes en breves intervalos en diversos sectores del
frente para «despejar las vías férreas indispensables para las ulteriores maniobras» (París-Amiens y
París-Avricourt) y liberar la cuenca minera del Pas-de-Calais. Si se consiguen estos resultados antes
de que la temporada esté muy avanzada, consideraría el planteamiento de una gran ofensiva; estima
prematuro decir nada más.
Ahora bien, la primera de estas ofensivas obtiene un éxito evidente: entablada el 8 de agosto en
el sector de Montdidier con potentes medios en carros de asalto, se apodera de toda la posición
alemana y obliga a Ludendorff a replegar a sus tropas en la «línea Sigfrido» (Saint Quentin - La
Fère), es decir, a abandonar, de golpe, el terreno conquistado en primavera.
Ante estos resultados, Foch (recibió el 7 de agosto el bastón de mariscal) decide preparar inmediatamente la acción general de la que, hasta entonces, no había podido prever la fecha. El 3 y el
8 de septiembre da sus órdenes. Del 25 al 28 de septiembre lanzará tres grandes ofensivas a
intervalos de 24 horas: por ambos lados de la región de Argonne en dirección a Méziéres; en el
norte del Oise contra la «línea Sigfrido»; y en Flandes contra las posiciones de Passchendaele, en
dirección a Brujas. En esta ofensiva general, los «Aliados y asociados» dispondrán de una
superioridad numérica aumentada: entrarán en combate 22 devisiones americanas, mientras que el
ejército alemán, falto de refuerzos para cubrir sus pérdidas, debe disolver 14 divisiones. El propio
Ludendorff, después de la batalla del 8 de agosto, reconoce que la guerra está perdida. El
emperador, escuchando su comunicado, concluye: «Veo que es preciso presentar nuestro balance;
estamos en el límite de nuestras fuerzas».
Al mismo tiempo que el ejército alemán empieza a tambalearse en Francia, los Aliados y
asociados consiguen establecer, por primera vez desde el comienzo de la guerra, un plan a escala
europea e incluso mundial. Pero su ejecución es desigual.
Francia y Gran Bretaña persuaden a Estados Unidos de que es preciso reconstituir un frente de combate
en Siberia destinado a «fijar» los efectivos alemanes que aún se encuentran en los territorios del antiguo
imperio ruso. Este cuerpo expedicionario está formado principalmente por tropas japonesas apoyadas por la
legión checa, formada de ex prisioneros de guerra liberados por el tratado de Brest-Litovsk.
En junio, el ejército italiano probó que había terminado su reorganización y recuperado sus cualidades
combativas: rompió una ofensiva austríaca en la línea del Piave. El 6 de agosto, aunque sus poderes de
mando no se extendían al frente italiano, Foch pide al comandante en jefe, el general Diaz, que prepare una
gran ofensiva con el fin de sacar partido sin tardanza «del giro obtenido en la situación militar». Diaz acepta
el principio, pero no fija fecha. Contra un enemigo superior en número, establecido en sólidas posiciones,
vacila en meterse a fondo en una aventura que podría ser prematura. Solamente seis semanas más tarde,
después de las derrotas alemanas, empieza los preparativos de una ofensiva.
El estado mayor británico, que en diciembre de 1917 emprendió una operación en Palestina para poner el
canal de Suez al abrigo de las tropas turcas y ocupado Jerusalén, desea tomar la ofensiva en Siria contra los
turcos, apoyándose en las poblaciones árabes. El general Allenby, comandante de este cuerpo
expedicionario, gracias a la aportación de contingentes llegados de la India puede alinear fuerzas cuatro
veces superiores a las del adversario. El objetivo no es sólo vencer al imperio otomano, sino también
establecer una zona de ocupación británica y tener una garantía que asegure el éxito de las reivindicaciones
británicas cuando se celebre la Conferencia de la Paz. El 19 de septiembre, un ataque por sorpresa hunde el
frente turco en el norte de Jerusalén: la caballería se mete en la brecha y corta las líneas de retirada del
enemigo en Tiberíades. De los tres ejércitos turcos que actuaban en este frente, dos son rodeados y capitulan;
el tercero huye precipitadamente hacia Alepo.
El gobierno francés quiere reanimar el frente balcánico, donde el ejército interaliado, formado por
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
48
contingentes franceses, británicos, serbios e italianos, ha sido reforzado por contingentes griegos después de
que la intervención de un cuerpo de desembarco francés apremió al rey Constantino, en julio de 1917, a
abdicar, permitiendo a Venizelos tomar el poder. Las posiciones enemigas en el valle del Vardar y en las
zonas montañosas que lo rodean están ocupadas casi únicamente por tropas búlgaras, cuya inferioridad
numérica es sensible. Las perspectivas estratégicas son importantes: en el caso de que este frente búlgaro se
hundiera, las fronteras meridionales de Austria-Hungría podrían quedar abiertas a la ofensiva interaliada.
Empezada el 15 de septiembre, esta ofensiva obtiene de golpe la ruptura del frente: es la batalla del
Dobropolio. Ocho días más tarde el ejército búlgaro es cortado en dos y la caballería francesa, lanzada en la
brecha, marcha hacia Uskub, nudo de comunicaciones del enemigo.
Entre el 26 y el 28 de septiembre la crisis militar se agudiza gravemente para los Imperios Centrales. El
26 empieza el gran ataque llevado por las tropas francesas y americanas en Champagne, así como entre
Argonne y el Mosa; al mismo tiempo, el comandante en jefe del ejército búlgaro pide el armisticio. El 27, el
ataque británico «hiere» en varios puntos la posición Sigfrido. El 28, la ofensiva aliada se extiende al frente
de Flandes. El 29, se firma el armisticio búlgaro. ¿Qué medios encontrará Ludendorff para intentar detener la
invasión que amenaza a Austria-Hungría en su frontera meridional, cuando en el frente de Francia las
divisiones alemanas hacen frente a ofensivas convergentes? Sin duda sería posible trasladar de Ucrania las
20 divisiones que aún se encuentran allí, pero esto sería renunciar a tomar de allí los recursos alimenticios
indispensables para el abastecimiento de Austria-Hungría y de Alemania. Y, por otra parte, en algunos días
el ejército de Franchet d'Esperey puede alcanzar el Danubio: estos refuerzos llegarían, pues, demasiado tarde.
II. — Las peticiones de armisticio y de paz
Entonces se manifiestan las consecuencias de las derrotas militares.
El ministerio «Jóvenes Turcos», que en agosto de 1914 firmó la alianza de Turquía con
Alemania, está en pleno desconcierto desde la noticia de la defección búlgara; espera ver el ejército
de Franchet d'Esperey penetrar en Tracia oriental, marchar sobre Constantinopla y la flota
francobritánica atacar los Dardanelos, mientras sólo dispone de 8 divisiones para resistir, pues sus
tropas se encuentran en Siria o en los confines del Cáucaso. Está acorralado. El 7 de octubre dimite.
El nuevo ministerio está dirigido por Izzet Bajá, adversario muy antiguo de la política de los
Jóvenes Turcos. Sólo tiene un deseo: apresurarse a firmar un armisticio separado en la esperanza de
que obtendrá, si hace defección, condiciones menos duras. El general británico Townshend,
prisionero de guerra, es liberado el 18 de octubre para llevar esta demanda al comandante de la
escuadra británica en el mar Egeo. El 31 de octubre, el armisticio de Mudros, negociado por los
británicos, pone en manos de los aliados los principales puntos estratégicos del imperio otomano,
incluyendo el Bósforo y los Dardanelos.
Después de haber proseguido una vana discusión con el gobierno alemán, el ministro
austrohúngaro de Asuntos Exteriores, Burian, por medio de una nota hecha pública el 14 de
septiembre, intentó, sin conseguirlo, entablar negociaciones. Quince días más tarde, el
derrumbamiento de Bulgaria hace pesar sobre la Doble Monarquía la amenaza de una invasión. Las
«minorías nacionales», a las que los aliados y asociados prometieron la independencia, ya no
vacilan en tomar la dirección de movimientos separatistas. El emperador, sin medios, intenta evitar
la dislocación de sus Estados concediendo a las nacionalidades, en Austria (pero no en Hungría,
donde el presidente del Consejo rehúsa), un estatuto de autonomía. En una nota al presidente
Wilson, pide que esta autonomía sea aceptada como «base de la paz». El gobierno de Estados
Unidos responde que es demasiado tarde: las poblaciones de Austria-Hungría son las únicas que
tienen el derecho en lo sucesivo para determinar la extensión de sus aspiraciones nacionales. Esta
respuesta hace «saltar el chasis de la monarquía». Los checos, los eslavos del sur, los rumanos de
Transilvania y los magiares mismos, proclaman o anuncian su independencia. «El imperio austrohúngaro ha muerto.»
Evidentemente, es el momento favorable para la ofensiva que el mando italiano prepara desde
hace un mes. Este ataque, lanzado el 24 de octubre, choca con un ejército en pleno desorden: ¿por
qué los eslavos o los rumanos debían sacrificarse para defender a un Estado del cual no querían
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
49
formar parte? El 28 de octubre se rompe el frente del Piave; la derrota se torna en ruina. El 29, el
emperador Carlos solicita directamente del mando italiano el armisticio, mientras que los nuevos
Estados independientes se constituían sobre las ruinas de la monarquía austrohúngara. ¿Cómo este
gobierno, que incluso ni tiene ya la apariencia del poder, podía discutir las condiciones de la
capitulación? Y él fue el que firmó el armisticio de Villa Giusti el 3 de noviembre: el ejército
austrohúngaro queda disuelto y debe entregar la mitad de su material; los ejércitos aliados tienen el
derecho de atravesar el territorio austríaco para atacar el sur de Alemania.
En Alemania, la petición de negociación fue enviada el 4 de octubre al presidente de Estados
Unidos. La decisión fue tomada a instancias del alto mando. El 29 de septiembre, Hindenburg y
Ludendorff habían declarado al emperador y al canciller que el ejército no podía ya continuar la
lucha; insistieron para que el gobierno, después de un arreglo necesario (pues importa poner a su cabeza un hombre «nuevo» que no esté mezclado en las reivindicaciones anexionistas), solicite
inmediatamente el armisticio y la paz: «Cada hora de retraso agrava el peligro». Durante 48 horas
ambos generales enviaron al emperador ansiosos llamamientos: la ruptura del frente —decían—
podría «sobrevenir en cualquier instante»; el 3 de octubre repitieron por escrito al nuevo canciller,
el príncipe Max de Baden, que era indispensable «terminar el combate». Es indiscutible, pues, que
el alto mando tomó la decisión, y que la impuso al gobierno con una insistencia a veces vehemente.
Sin embargo, durante más de 3 semanas, el gobierno y los grandes jefes militares no se
resignaron aún a aceptar las consecuencias lógicas de esta decisión, porque la moderación ejercida
por los acontecimientos militares es un poco menos urgente (las tropas alemanas se baten en
retirada por doquier, pero sin desorden), y también porque cuentan obtener de Estados Unidos
alguna indulgencia. Pero la política americana corta esta esperanza. Después de mandar al gobierno
alemán una primera nota bastante anodina, el presidente Wilson, en dos notas del 14 y del 23 de
octubre, expresa sus puntos de vista de forma categórica: las condiciones del armisticio serán de tal
forma, «que una reanudación de las hostilidades por parte de Alemania sea imposible, y las
condiciones de paz sólo podrán negociarse con "representantes del pueblo alemán" y no con
"aquellos que hasta ahora fueron los jefes"». Exige, pues, una capitulación militar y, al mismo
tiempo, una transformación radical de las instituciones políticas.
¿Puede Alemania pensar en romper la negociación? Ludendorff, que tres semanas antes atravesó una
crisis de pesimismo excesivo, ostenta ahora un optimismo sorprendente. El armisticio —declara el 25 de
octubre al gobierno— debe ser tal, que el ejército alemán pueda, si llega el caso, reanudar las hostilidades:
«la respuesta de Wilson pide la capitulación militar; ello es inaceptable para nosotros, soldados». Propone
traer de Rusia y de Rumanía las 24 divisiones que aún están allí, y recuperar, además, 600.000 hombres,
suprimiendo las prórrogas concedidas a los obreros de las industrias de guerra, es decir, condenando al
ejército a vivir de sus reservas de material. Así la resistencia podría prolongarse durante algunos meses. ¿Y
después? Los efectivos americanos, evaluados por el momento en 1.200.000 hombres, aumentarán en más de
un millón en el curso del invierno. El desequilibrio de las fuerzas irá, por consiguiente, aumentando. Pero,
afirma Ludendorff, «no se perderá nada, no puede haber nada peor». «Oh, sí —replica el canciller—,
invadirán Alemania y devastarán el país». Por lo demás, el gobierno no piensa que el estado moral de la
población permita hacer un llamamiento a la lucha a ultranza. El emperador, bajo el requerimiento expreso
del canciller, pide la dimisión de Ludendorff. El 27, el gobierno acepta las condiciones impuestas por el
presidente de Estados Unidos.
Sólo entonces es cuando el presidente Wilson consulta con sus «asociados». El acuerdo se establece sin
demasiada dureza para las cláusulas militares: el ejército alemán deberá evacuar en 15 días no sólo los
territorios belgas, luxemburgueses o franceses que aún ocupa, sino los territorios alemanes de la orilla
izquierda del Rhin, así como una zona de 10 km de anchura en la orilla derecha; además entregará, 5.000
cañones y 25.000 ametralladoras. La flota entregará 26 grandes navíos de combate y todos sus submarinos.
El bloqueo se mantendrá hasta la firma de la paz, salvo «en la medida reconocida como necesaria» por los
Aliados y asociados. El interés que podría haber para rehusar el armisticio, invadir el territorio alemán y
proseguir las hostilidades hasta el aplastamiento total del enemigo, no se toma en consideración. Desde el
momento en que Alemania está «a merced» de los vencedores, ¿por qué continuar batiéndose? «No tenemos
derecho —dijo más tarde Clemenceau— a exponer la vida de un solo hombre en una cuestión militar ya
resuelta.» Y Foch, en este punto, está de acuerdo con el presidente del Consejo.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
50
Las cláusulas políticas dan lugar a discusiones más vivas, pues el presidente Wilson quiere tomar como
base de la negociación con Alemania sus «Catorce Puntos», a los que Clemenceau, Lloyd George y Sonnino
querrían evitar adherirse completamente. Para empujar a los «asociados» a inclinarse, el coronel House,
representante personal de Wilson en París, deja entrever que Estados Unidos, en caso de rechazo, podría
firmar con Alemania una paz separada. Estas discusiones dejan presagiar los desacuerdos que aparecieron
durante la Conferencia de la Paz.
Alemania ya no se halla en estado de aprovecharse de estas divergencias de puntos de vista. En el frente,
el ejército está bajo la amenaza de una ofensiva aliada inminente, en Lorena. En Baviera, la frontera está
abierta a la invasión desde la derrota de Austria-Hungría. En la flota de guerra, el 3 de noviembre, cuando
reciben la orden de prepararse para una «salida» en el mar del Norte, las dotaciones se amotinan. El día 8
este movimiento revolucionario comienza a extenderse por algunas ciudades; el 9 llega a Berlín, donde se
proclama la República. El emperador huye del Gran Cuartel General y pasa a los Países Bajos. El día 7, la
delegación alemana que ha ido a pedir a Foch las condiciones del armisticio recibe del nuevo gobierno la
orden de firmar, incluso en el caso de que no pueda obtener ningún atenuante. El 11 de noviembre a las
cinco, en Rethondes, se capitula.
Han transcurrido cinco semanas entre la petición de armisticio (4 de octubre) y esta capitulación. ¿Por qué
ha terminado hundiéndose la resistencia alemana?
Las condiciones económicas sólo han representado un papel secundario. Sin duda los efectos del bloqueo
habían contribuido a trastornar la moral de la población; pero en ningún momento tal escasez fue invocada
en las deliberaciones gubernamentales como un motivo para poner fin a la guerra.
Fueron más importantes las circunstancias de la política interior. Pero la resistencia del ejército de ningún
modo quedó paralizada por los trastornos revolucionarios; de hecho, estos no comenzaron a extenderse hasta
el 8 de noviembre y, en ese momento, la comisión alemana para el armisticio estaba ya en Rethondes.
Las causas militares, y sólo ellas, fueron las determinantes. El alto mando temía la ruptura del frente de
un día a otro. La firma del armisticio corroboró la derrota, pero permitió evitar el completo desastre.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
51
CONCLUSIÓN
Austria-Hungría dejó de existir en noviembre de 1918. Alemania, Bulgaria y Turquía, firmando
los armisticios, suscribieron cláusulas militares que las dejaban sin posibilidad de reemprender la
lucha. En el reglamento de la paz sólo cuenta prácticamente la voluntad de los vencedores. Pero
entre estos vencedores la solidaridad del combate terminó y las divergencias de los puntos de vista,
al igual que las oposiciones de intereses, se manifestaron netamente, a veces ásperamente. Sería imposible, en el marco de este libro, dar una historia, incluso muy resumida, de los debates
diplomáticos en el curso de los cuales la Conferencia de la Paz elaboró los tratados. Lo que importa
indicar son los resultados generales de la guerra y del reglamento de la paz para Europa y para el
mundo.
Europa está jadeante. Las pérdidas en vidas humanas debidas a la guerra alcanzaron alrededor de
8.500.000 hombres, pertenecientes casi todos a la población activa: Rusia, Alemania, y Francia
sobre todo, que perdió el 20 % de su población activa, fueron los Estados castigados más
duramente. En la vida económica, el rasgo dominante fue una crisis de subproducción: agotamiento
de las reservas de materias primas, falta de abonos químicos, desgaste o destrucción del equipo
mecánico, desorganización de los transportes y escasez de mano de obra. Sin embargo, más que
estas consecuencias demográficas y económicas de la guerra, lo que es necesario observar es la
transformación del mapa político del continente.
De los tres grandes imperios que existían en 1914 en el continente, uno desapareció y Tos dos
restantes perdieron una parte importante de sus territorios. Alemania cedió Alsacia-Lorena, las
provincias prusianas de población polaca, Slesvig del Norte —cuya población era de lengua
danesa— y los pequeños territorios de Eupen y Malmedy, reivindicados por Bélgica; Rusia
abandonó sus territorios polacos y los países bálticos. En el dominio territorial que antes de la
guerra fuera de estos tres imperios, intentan sobrevivir 9 nuevos Estados1. Este desmenuzamiento,
cuyo rasgo esencial fue la balcanización de la Europa danubiana, se basó en el principio de las
nacionalidades y en el derecho de «libre disposición de los pueblos» adoptados por el presidente
Wilson en sus «Catorce Puntos». Antes de 1914, la masa global de las poblaciones que en Europa
protestaban contra su subordinación a un dominio extranjero, era del orden de 60 millones, o sea,
una quinta parte de la población total; en 1919-20 quedó reducida a alrededor de 30 millones. Pero
en los jóvenes Estados el nacionalismo es exasperado, agresivo. Las regiones donde cohabitan, en
una mezcla a menudo inextricable, poblaciones diferentes por su lengua, su religión y sus
tradiciones, ofrecen ocasiones favorables a este choque de los nacionalismos rivales: el litoral
septentrional y oriental del Adriático, Macedonia, los límites de Polonia y los de Rumania, las zonas
de contacto entre Rusia y los nuevos Estados formados en el territorio del antiguo imperio de los
zares en 1919-20, son los puntos sensibles en este desencadenamiento de convulsiones.
Allende estas dificultades, que ponen a ruda prueba los principios wilsonianos2 y reservan al
arbitraje de los vencedores unos penosos momentos, el porvenir del estatuto territorial establecido
por los tratados depende en gran medida del comportamiento de Alemania y de Rusia.
Alemania, a pesar de su derrota militar, de las pérdidas de territorios y de los movimientos
insurreccionales que ha sufrido, salvaguarda su unidad. Perdió 1.800.000 hombres y se encuentra, a
consecuencia del bloqueo, en un estado de escasez económica, pero no ha sufrido ninguna invasión
(salvo en Prusia oriental, durante el primer mes de la guerra) y ha escapado pues, casi enteramente,
de las destrucciones: su utillaje industrial está intacto. Ahora bien, el Tratado de Versalles, que le ha
arrebatado territorios en nombre del derecho de las nacionalidades, le ha negado la aplicación de
este mismo derecho cuando le debía beneficiar, es decir, en el caso de los alemanes de Austria y de
1
2
Polonia, Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Checoslovaquia, Yugoslavia, la República de Austria, y Hungría.
Ver pág. 98.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
52
los alemanes de los Sudetes. El mismo Tratado ha establecido la obligación de reparar «los daños
sufridos por los gobiernos aliados y sus ciudadanos a consecuencia de la guerra que les fue
impuesta por la agresión de Alemania y de sus aliados»; el cumplimiento de esta deuda de
reparaciones debe extenderse, por anualidades, durante medio siglo. Estas estipulaciones refuerzan
en los alemanes la voluntad de liberarse de las cláusulas del Tratado. Desde fines de 1919, los
medios políticos alemanes calculan que las divergencias entre los intereses de los vencedores les
permitirán obtener una revisión progresiva del Tratado de Versalles.
Rusia está «ausente» del reglamento establecido por este Tratado. Desde el verano de 1918, las
potencias Aliadas y asociadas llevaron, de hecho, una política de intervención en la guerra civil
rusa3. No quisieron, sin embargo, llegar hasta una acción masiva, que sin duda habría provocado la
caída del gobierno bolchevique en provecho de los rusos «blancos». «Si el elemento militar y
reaccionario de la antigua Rusia vuelve a adquirir preponderancia, el peligro de un acercamiento
entre Rusia y Alemania será grande», decía Lloyd George. En suma, los vencedores no consiguen
definir una política en las relaciones con Rusia. Se limitan a mantenerla al margen y a establecer en
sus límites un «cordón sanitario». Pues este gran Estado, que está poniendo en marcha las bases de
un nuevo orden social y de una nueva doctrina de la organización de la producción, establece un
régimen político fundado en la omnipotencia del Estado y en la subordinación total del individuo a
este poder; y pone el Estado al servicio de una clase. Por su sola existencia, por su ejemplo, y
también por la propaganda de la Tercera Internacional, creada en enero de 1919, Rusia soviética
agrava en toda Europa la inestabilidad de las relaciones entre las clases sociales, al mismo tiempo
que conmueve las ideas liberales y parlamentarias. ¿Cómo creer que no buscará, cuando haya
recuperado sus fuerzas, reencontrar el acceso al mar Báltico y, sin duda, también reanudar la
política de los zares a costa de Polonia?
Frente a estas inquietudes o amenazadoras perspectivas, Francia, Gran Bretaña e Italia tienen
puntos de vista e intereses divergentes. Estos disentimientos entre los aliados de la víspera son una
profunda causa de incertidumbre en la aplicación de la paz. ¿Es posible, para mantener el nuevo
orden establecido por los tratados, que a falta de un entendimiento entre los vencedores se pueda
contar con una nueva organización de las relaciones internacionales? La Sociedad de Naciones,
cuyo pacto constitutivo ha sido establecido bajo la iniciativa del presidente Wilson, debe conceder
una garantía a la integridad territorial y a la independencia de todos sus miembros. Teniendo en
cuenta que ni Rusia ni Alemania son llamadas en 1919 para formar parte de la Sociedad, esta cláusula de garantía va en provecho de los Estados vencedores. Pero el Senado de Estados Unidos se
niega a ratificar el pacto de la Sociedad de Naciones, al mismo tiempo que el Tratado de Versalles.
Este repliegue de Estados Unidos hacia el aislacionismo es la esencial fuente de precariedad en la
aplicación de la paz.
A escala mundial, los resultados esenciales de esta guerra son, por una parte, el declive de Europa
occidental y central y, por otra, la «ascensión» de la potencia de Estados Unidos y de Japón.
Los Estados de Europa occidental y central —Gran Bretaña, Francia y Alemania principalmente— habían
ocupado a fines del siglo XIX y a principios del siglo XX, un lugar aventajado en el desarrollo económico
del mundo; habían impulsado la explotación de los recursos de los «países nuevos» con sus técnicas y con
sus inversiones de capitales, al mismo tiempo que en Asia y en África habían establecido colonias o zonas de
influencia. Este papel se ha visto acusadamente debilitado en el curso de los años de la guerra. Los
exportadores europeos han perdido mercados porque la industria, absorbida por las necesidades militares, no
ha podido suministrar los productos; las inversiones de capital han cesado.
En 1919, la crisis de subproducción y la crisis financiera no permiten emprender en breve plazo el
esfuerzo de expansión económica y financiera. La influencia política está amenazada más directamente aún,
pues los colonizados, cuando han visto a los colonizadores destrozándose, han entrevisto la esperanza de
escapar del dominio de los europeos. Estas aspiraciones de independencia han sido alentadas tanto por la
difusión de los principios wilsonianos de «libre disposición de los pueblos», como por la doctrina comunista;
las ideologías americana y soviética, tan opuestas entre sí, tienen ahora un punto de convergencia, que es la
condena del «colonialismo». De hecho, movimientos de resistencia al dominio de los Estados europeos se
3
Ver pág. 109.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
53
han manifestado en 1919 en la India, Egipto, Unión Sudafricana, África del norte e Indias neerlandesas, al
mismo tiempo que se desarrollaban movimientos dirigidos contra la influencia política de los «occidentales»
en China y entre las poblaciones turcas y árabes del ex imperio otomano. Casi por doquier los europeos han
permanecido dueños de la situación. Pero estos primeros intentos de «descolonización» señalan la entrada
del mundo en una nueva etapa.
Mientras aparecen estos signos del declive de Europa, los dos grandes competidores que la expansión
europea en el mundo había encontrado ya en los primeros años del siglo XX, están en pleno desarrollo.
Entre 1914 y 1918 Japón ha adquirido grandes ventajas políticas: en China ha obtenido, en mayo de 1915,
amplios privilegios económicos y financieros, y ha ocupado la provincia de Chantung; en Siberia, toda la
parte occidental se encuentra, desde 1918, bajo una ocupación interaliada, que es, de hecho, una ocupación
japonesa; en el Pacífico, corren la misma suerte los archipiélagos alemanes situados al norte del ecuador. En
Extremo Oriente se ha instalado, pues, una hegemonía nipona. En la mentalidad colectiva, se apoya en un
vigoroso nacionalismo, y se beneficia de la crisis interior que sacude China, desde 1918 en guerra civil. Sin
embargo, las bases económicas son frágiles.
Estados Unidos, en su papel de proveedor de los Estados beligerantes que ha representado durante dos
años y medio, ha acrecentado a un ritmo rápido su producción industrial, cuadriplicando el tonelaje de su
flota mercante y en 4 años ha obtenido en su balanza comercial un excedente igual al que había realizado
entre 1787 y 1914. Poseedor de la mitad de las reservas mundiales de oro, ha prestado 10.000 millones de
dólares a los Estados europeos y rescatado una gran parte de los títulos americanos que se encontraban en
manos de capitalistas extranjeros. Finalmente, mientras que hasta 1914 fue siempre importador de capitales,
se ha convertido en exportador, tomando ahora un sitio de primer orden en la vida financiera mundial.
¿Se resignarán a ello los grandes Estados industriales europeos? Tan pronto puedan reorganizar su vida
económica se esforzarán por recuperar las posiciones que habían perdido en el comercio mundial. Sin
embargo, no llegarán a recuperar el puesto que tuvieron antes de 1914. Su influencia política saldrá
perjudicada con ello. Las iniciativas de Estados Unidos y el resplandor de Rusia comunista serán, en lo
sucesivo, factores esenciales en la vida del mundo.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
54
BIBLIOGRAFÍA SUMARIA
Las obras generales que tratan de todos los principales aspectos del conflicto son poco
numerosas. Ver:
Crutwell, J., A History of the Great War, Oxford, 1934.
Erdmann, K. D., Die Zeit der Weltkriege, Stuttgart, 1959.
Halévy, E., L'ére des tyranies. Etudes sur le socialisme et la guerre, París, 1938.
Renouvin, P., La crise européenne et la première guerre mondiale (1904-1918), col. «Peuples et
Civilisations», PUF, París, 1969.
SOBRE ASUNTOS MILITARES
Daille, Duffour, Hellot y Tournès, generales, Histoire de la guerre mondiale, 4 vols., Payot,
París, 1934-36.
Gambiez, general, y Suire, coronel, Histoire de la première guerre mondiale, 2 vols., París,
1968.
Laurens, A., Histoire de la guerre sous-marine allemande, París, 1930.
Schwarte, M., Der grosse Krieg, resumen de una obra del mismo autor en 10 vols., Berlín, 1932.
SOBRE ASUNTOS DIPLOMÁTICOS
Fischer, F., Griff nach der Weltmacht, Dusseldorff, 1961.
Pingaud, A., Histoire diplomatique de la France pendant la guerre, 3 vols., París, 1938.
Potemkine, V., Histoire de la diplomatie, 3 vols., París, 1947.
Wheeler Bennett, J., Brest-Litovsk: the forgotten Peace, Londres, 1938.
SOBRE ASUNTOS ECONÓMICOS
Siney, M. C., The Allied Blockade of Germany, Ann Arbor, 1957.
SOBRE ASUNTOS SOCIALES
Kriegel, A., Histoire du mouvement ouvrier français (1914-1920), 2 vols., París, 1964.
Van der Slice, A., International Labor diplomacy and Peace, Filadelfia, 1941.
SOBRE LA REVOLUCIÓN RUSA
Coquin, F. X., La révolution russe, col. «Que sais-je?», núm. 986, PUF, París.
Ferro, M., La révolution de 1917. La chute da tsarisme et les origines d'octobre, París, 1967.
Pares, B., The Fall of the Russian Monarchy, Nueva York, 1939.
Trotsky, L., Istorii rouskii revoloutsii, 2 vols., Berlín, 1933.
Pierre Renouvin
La primera guerra mundial
55
SOBRE LA ENTRADA EN GUERRA DE ESTADOS UNIDOS
Duroselle, J. B., De Wilson à Roosevelt. La politique extérieure des Etats-Unis (1913-45), Colin,
París, 1960.
Seymour, C., American Diplomacy during the World War, Baltimore, 1934.
Spencer, 5. R., Decision for War, 1917, Rindge, 1953.
SOBRE LOS ARMISTICIOS
Renouvin, P., L'armistice de Rethondes, 11 novembre 1918, París, 1968.
La primera guerra mundial
Pierre Renouvin
56
ÍNDICE*
INTRODUCCIÓN
I.
II.
III.
IV.
V.
VI.
VII.
VIII.
*
Las potencias europeas frente a frente
El fracaso del plan de guerra alemán (agosto-noviembre de 1914)
La guerra de posiciones (1915-16)
La Europa beligerante a fines de 1916
El momento crucial de la guerra
Las crisis de 1917
La revolución bolchevique y la defección de Rusia.
El hundimiento de los Imperios Centrales
5
9
23
35
51
65
79
91
105
CONCLUSIÓN
117
BIBLIOGRAFÍA SUMARIA
124
La paginación hace referencia al libro impreso [Nota del escaneador].
Fly UP