...

feliz.

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Description

Transcript

feliz.
Este folleto es para ayudarles a usted y a su familia
a determinar los aspectos en lo que todo está bien,
y aquellos en lo que se pueda mejorar.
Se sugieren ideas que han probado ser muy exitosas
en el diario vivir familiar.
Quizás, el aspecto más importante en el que
su familia deba concentrarse sea el de
apartar tiempo para estar juntos.
Eso es difícil debido al ritmo acelerado del mundo actual, pero cuando
pasamos tiempo juntos como familia, se fortalecen los lazos familiares,
hay un intercambio de opiniones, se aprenden valores,
se cultiva el respeto mutuo y se disfruta de la compañía familiar.
Si la suya es como la mayoría de las familias,
es probable que haya habido algunos desacuerdos,
pero si se hace un esfuerzo por
mejorar la comunicación,
se notará un gran cambio:
menos rencillas y más unidad.
Además de ayudar a la familia a llevarse mejor,
los padres tienen el deber de
poner énfasis en los valores
que ayuden a los hijos a ser más responsables. Para tener éxito en la vida,
se requieren valores, que son normas basadas en la moralidad.
Le invitamos a poner en práctica las ideas que aquí
se ofrecen para que su familia
sea más unida y
más feliz.
Se trata de un esfuerzo de toda la vida que vale la pena.
Recuerde que aun pequeños cambios pueden tener un gran impacto.
Indice de temas
Introducción
7 Aparte tiempo para estar juntos
8 Aprovechen cada minuto al máximo
9 Aparten una noche por semana
Hagan algo juntos
10 Coman juntos
Dedíquele tiempo a cada uno
11 Interésese en las actividades de sus hijos
12 Apaguen el televisor
Ayude a sus hijos a cultivar sus talentos
13 Haga que los quehaceres domésticos
sean divertidos
Mejoren la comunicación 15
¿ Escucha realmente ? 16
Asegúrese de que los demás lo 17
comprendan a usted
Cree el entorno adecuado
Permita que sus palabras reflejen sus 18
sentimientos
Resuelva los problemas sin atacar 19
Establezca relaciones de confianza
Piense antes de hablar 20
Convierta su casa en un hogar
Fortalezca su matrimonio 21
23 Ponga énfasis en los valores
24 Dé responsabilidades a sus hijos
Dé un buen ejemplo
25 Ayude a sus hijos a fijar metas
26 Déle importancia a la historia familiar
Presten servicio juntos
27 Aprovechen al máximo las tradiciones familiares
Vigile lo que entra en su hogar
28 Busque momentos adecuados para easeñar
29 Incluya a sus hijos al tomar decisiones familiares
Enseñe valores familiares
Los lazos familiares se fortalecen cuando pasamos juntos el
mayor tiempo posible. Un orden de prioridades nos ayudará a tener
más tiempo:
* Determine qué es lo más importante en su vida.
* Analice a qué le dedica su tiempo en la actualidad.
* Destine tiempo suficiente para lo que tiene mayor
importancia.
Para mucha gente, pensar que no hay tiempo suficiente para
la familia es algo normal; por lo tanto, dedican a la familia sólo
el tiempo que les sobra después de atender a todo lo demás. Con
un poco de esfuerzo, nuestra familia pasará a ser una prioridad
si apartamos tiempo para ella.
Las agitadas exigencias de la vida cotidiana pueden nublar las
metas que su familia haya fijado a largo plazo. Cuando todos
van en diferentes direcciones, es fácil pensar que se ha perdido la
unidad familiar.
Muchas familias han descubierto que el programar una
noche de cada semana para estar juntos puede fortalecer los
lazos familiares y aumentar la unidad. Aproveche el tiempo
para divertirse y enseñar a sus hijos.
* Enseñen valores que sean importantes para su familia.
* Analicen temas de interés.
* Hagan planes para acontecimientos importantes.
* Compartan historias edificantes.
Al principio tal vez resulte difícil reunir a todos los miembros
de la familia, pero si están resueltos a pasar ese tiempo juntos cada
semana, los integrantes de la familia se harán el tiempo para estar allí.
Las familias unidas saben que una de las claves más importantes
es hacer algo todos juntos. Eso parece obvio, pero muy a menudo se
pasa por alto.
Ya sea que se trate de una actividad sencilla o de unas vacaciones
espléndidas, lo importante es estar juntos. A continuación se ofrecen
algunas ideas de actividades de las cuales su familia podría disfrutar:
* Música: asista a los recitales de música de sus hijos o a
presentaciones musicales de su localidad.
* Aire libre: vayan en una caminata, de campamento, observen
pájaros o trabajen juntos en el huerto.
* Prestar servicio: llévenle la cena a un vecino, participen en
actividades de servicio a la comunidad o ayuden con las
campañas de recaudación de fondos para organizaciones
caritativas.
* De carácter espiritual: vayan a la iglesia, lean las Escrituras
y oren juntos con regularidad.
* Social: salgan a comer helado, disfruten de un día de campo,
hagan fiestas con la familia y los amigos.
* Deportes: asistan a eventos deportivos, jueguen en el patio,
patinen sobre hielo o sobre ruedas, monten en bicicleta,
vayan a cazar, vayan de paseo en bote, bailen o esquíen.
* Trabajo: limpien y den mantenimiento a su casa y al huerto,
preparen las comidas, pinten una habitación, planten un árbol.
* Aprendizaje: visiten sitios históricos, museos, zoológicos,
planetarios o bibliotecas.
Junto con la familia, hagan el esfuerzo por reunirse para comer
juntos por lo menos una vez al día. Si eso es imposible, intenten hacerlo
unas cuantas veces por semana. Se darán cuenta de que la hora de la
comida es una ocasión excelente para que los miembros de la familia
conversen y se enteren de lo que está sucediendo en la vida de cada uno.
* Ayude a sus hijos a planear y a preparar algunas comidas.
* Hablen de planes y de acontecimientos familiares.
* Compartan historias o experiencias familiares favoritas.
* Inviten a los abuelos, los amigos o a otros familiares.
* Pregunte acerca de lo más gracioso que le haya sucedido a
cada uno durante el día.
* Hable con sus hijos de lo que hayan aprendido y que para
ellos haya sido motivo de sorpresa.
Cuando cultivamos una sólida relación entre padres e hijos,
ayudamos a nuestros hijos a sentirse valorados, amados y seguros
de sí mismos. El pasar tiempo con cada uno de nuestros hijos es
clave para establecer esa relación. Cuando usted y su hijo están solos,
usted escucha, las ideas se comparten y se pueden hacer preguntas
sin temor a lo que piensen los demás miembros de la familia.
* Participen en pasatiempos y actividades de interés para ambos.
* Relaten cuentos o canten canciones a la hora de dormir.
* Fije un tiempo para estar con cada uno de sus hijos en forma
individual.
* Lean las Escrituras juntos.
* Pregunte a sus hijos qué les gustaría hacer.
Si ustedes son como la mayoría de las familias, sus hijos tienen un
horario tan ajetreado como el suyo con clases de piano, deportes,
deberes y actividades escolares, y más.
Usted podría pasar más tiempo con sus hijos si les ayuda en las
diferentes actividades; de ese modo, sus hijos sabrán que tiene interés
en ellos y en lo que están haciendo.
* Preste servicio voluntario para ayudar con las actividades
escolares, deportivas o de algún club.
* Asista a actividades deportivas, a recitales y a otros eventos.
* Ayúdeles a practicar y a prepararse.
He aquí un dato entristecedor: estudios realizados demuestran que
los padres pasan alrededor de tres horas al día mirando la televisión
con sus hijos, pero pasan menos de treinta minutos con ellos en otras
actividades.
No permita que la televisión les quite ese tiempo importante que
podrían pasar juntos, ni tampoco que impida que los miembros de
su familia se comuniquen entre sí en forma eficaz.
* Establezcan reglas familiares para eliminar el ver programas
inapropiados o mirar televisión en exceso.
* Jueguen juntos.
* Ayude a sus hijos con los deberes escolares.
* Salgan a caminar juntos.
* ¡Conózcanse mejor!
Cada persona tiene una combinación única de talentos e
intereses. Gran parte de nuestra felicidad y productividad en la
vida depende de la forma en que descubrimos, magnificamos y
compartimos esos talentos de una manera equilibrada. Hay mucho
que usted, como padre o madre, puede hacer para ayudar a sus
hijos a cultivar sus talentos:
* Ayude a sus hijos a determinar cuáles son sus talentos.
* Apoye y aliente sus intereses y pasatiempos.
* Enséñeles a apreciar los talentos de otras personas.
* Ayúdeles a aprender a usar sus aptitudes y talentos para
ayudar a otras personas.
* Muéstreles la importancia de ser agradecidos por sus
talentos especiales.
En lugar de asignar quehaceres domésticos a cada integrante
de la familia por separado, considere la idea de hacerlo juntos.
El compartir los quehaceres da a cada uno un mayor sentido de
responsabilidad y unidad. Además, le ayuda a usted a efectuar los
quehaceres ¡más rápidamente!
* Después de las comidas, invite a todos a ayudar con la limpieza.
* Mientras trabajan, hable con sus hijos acerca de lo que les haya
sucedido durante el día.
* Enseñe a sus hijos, mediante el ejemplo, el valor que tiene
el trabajo.
* Pida a sus hijos que trabajen juntos para resolver problemas
relacionados con los quehaceres.
* Ayúdeles a buscar quehaceres que les gusten.
* Ayúdeles a tener éxito dándoles tareas que vayan de acuerdo
con su capacidad.
El escuchar es más que simplemente oír. Una manera importante
de expresar interés sincero en los integrantes de la familia es escucharlos
con atención. El escuchar lo que las personas sienten, al igual que lo que
dicen, requiere concentración y esfuerzo, pero las recompensas que se
reciben hacen que ese esfuerzo merezca la pena: los miembros de su
familia estarán más dispuestos a hablar abiertamente y decirle lo que
piensan y cómo se sienten.
Los siguientes pasos le pueden servir de aviada para escuchar más
eficazmente:
* Para demostrar que desea escuchar, mírelos cuando hablen.
* Evite interrumpir con sus propias experiencias y opiniones. Si la
persona que está hablando hace una pausa, no se apresure a
expresar sus propias ideas.
* Fíjese en las señales no verbales, tales como la expresión facial,
el tono de voz y la postura.
* Acepte la forma en que los integrantes de la familia describan
sus sentimientos, motivos y metas, sin sermonearlos diciéndoles
lo que deberían pensar o sentir.
* Para demostrar si usted entiende, describa cómo parece que ellos
se sienten: "Parece que te sintieras, parece que pensaras..."
* Cuando ofrezca una opinión y las opciones que haya para
determinado problema, explique las razones que tiene para
hacerlo; no obstante, a menos que se trate de asuntos
relacionados con la salud, la seguridad y la moralidad, los
padres prudentes, teniendo en cuenta la edad y madurez de sus
hijos, a menudo permiten que éstos tomen sus propias
decisiones y aprendan por experiencia propia.
Para tener una buena comunicación con los demás, es
importante cultivar la aptitud de hablar con eficacia. Cuando usted
se expresa en forma clara, eficaz y amorosa, mantiene los canales de
comunicación abiertos y son menos las posibilidades de que haya
disputas, malos sentimientos y malentendidos.
* Sea honesto. Esté dispuesto a decir lo que piensa y siente
realmente, y no lo que los demás quieran escuchar.
* Sea amable. Aprenda a expresar sus sentimientos sin culpar a
otros.
* Evite las generalizaciones. Los comentarios como "tú
siempre..." o "tú nunca..." o "ustedes siempre...", etc.,
son extremos.
Si demostramos interés, apoyo e imparcialidad, nuestros hijos
estarán más dispuestos a recibir nuestra ayuda y guía. Hay algunas
maneras sencillas de crear el entorno adecuado para la buena
comunicación:
* Fíjese en lo bueno que ellos hacen.
* Comparta sus inquietudes y esté dispuesto a considerar nuevas
ideas para resolverlas.
* Aun cuando tenemos que fijar límites, trate de buscar maneras
de ayudarles a satisfacer sus necesidades.
Los hijos creen en lo que los padres les dicen. Aun los
comentarios aparentemente insignificantes de un padre pueden
tener un gran impacto, bien sea positivo o negativo, en un hijo.
Los comentarios de un padre ayudarán a forjar la imagen que los
hijos tienen de sí mismos. El hijo a quien sus padres han calificado de
"inteligente", por ejemplo, es probable que tenga un mejor desempeño
en la escuela que un niño que ha sido tachado de "perezoso".
* Use palabras que demuestren aceptación y amor.
* Permita que sus hijos tengan su propia personalidad.
* Demuestre confianza en sus hijos.
* Aliéntelos a poner su mejor esfuerzo.
* Exprese agradecimiento por el esfuerzo que hacen.
Cuando los hijos cometen errores, los padres deben hablar acerca
del error teniendo cuidado de no condenar al hijo. Usted puede
hablar con sus hijos acerca de la conducta inaceptable sin hacerles
creer que ellos son malos. Es mejor decirle al hijo que se ha portado
de una manera inaceptable en lugar de decirle que él es malo.
Cuando discipline a sus hijos, piense en las palabras que emplea:
* ¿Está condenando a sus hijos o sus acciones?
* ¿Qué puede decir para que noten la diferencia?
* Si pudiera ver su rostro en un espejo, ¿cambiaría eso su manera
de hablarle a su hijo?
Los hijos llegan a respetar a los padres que son honrados
con ellos y pierden la confianza en los que no lo son. Usted
puede ayudar a sus hijos a desarrollar un buen carácter al
enseñarles principios de honradez y al ser constante en vivir
dichos principios.
* Esté dispuesto a disculparse. Los hijos valoran que los
padres admitan que han cometido errores. Mediante
su ejemplo sincero, los hijos aprenderán que todos
cometen errores y que todos pueden cambiar.
* Comparta sus metas. Hable con sus hijos acerca de sus
metas, sus sueños y las razones por las cuales usted
hace lo que hace. Si comparte abiertamente sus
pensamientos, sus hijos se sentirán más cómodos y
confiarán en usted.
Tener desacuerdos en la familia es algo normal, pero las emociones
que podrían surgir en un momento de tensión pueden hacer que se
diga algo que sea motivo para lamentar después. El analizar bien el
problema antes de reaccionar ayuda a los integrantes de la familia a
calmarse y a encontrar otras maneras de expresar sus sentimientos.
* Aléjese de la situación por un momento. Si tiene un altercado,
tómese un momento para calmarse. Salga a caminar, cuente
hasta diez o haga otra cosa que le ayude a recobrar el control.
* Póngase en el lugar de ellos. Imagínese que usted es el integrante
de la familia con quien esté teniendo el desacuerdo. ¿Qué
influencia tendrán sus palabras en esa persona? Recuerde: los
niños a menudo escuchan su tono de voz más que sus
palabras.
En una encuesta realizada en los Estados Unidos, los hombres
dijeron que lo que más querían en su hogar era la tranquilidad.
Más que los muebles costosos, un garaje bien equipado o un estudio
privado, deseaban paz y felicidad en el hogar.
Para todo miembro de la familia, el hogar debería ser un refugio
de las tribulaciones y los conflictos del mundo exterior. Debería ser
un lugar de aceptación y de fortaleza.
* Cree un ambiente de paz en su hogar.
* Resuelvan las diferencias rápidamente y en privado.
* Eviten las rencillas y las contiendas.
* Muestre a sus hijos la manera de resolver los conflictos mediante
su ejemplo amoroso.
* Busque oportunidades para demostrar aprecio por los miembros
de la familia.
* Demuéstreles —y dígales— que los ama.
* Deje notas o pequeños obsequios donde otros miembros
de la familia puedan encontrarlos.
* Pida a sus hijos que le ayuden con proyectos divertidos,
tales como hacer galletas o escribir cartas.
* Dé motivo a los miembros de la familia para que deseen
llegar a casa después de la escuela o del trabajo.
Los padres son la clave del éxito de la familia. La buena
comunicación entre los cónyuges puede ejercer una fuerte influencia
positiva en la comunicación dentro de la familia. El tener un matrimonio
fuerte requiere un esfuerzo continuo, paciencia y sabiduría.
Si aprenden a comunicarse el uno con el otro, los padres
resolverán conflictos en forma pacífica y contribuirán a un ambiente
familiar sano.
* Recuerden sus mejores momentos.
* Vea las cosas desde el punto de vista de su cónyuge.
* Aprenda de su cónyuge.
* Reconozca que es normal que haya desacuerdos.
* Fíjese en las cualidades positivas de su cónyuge.
* Pasen tiempo de esparcimiento juntos con regularidad.
* Demuestre amor de una manera que sea significativa para
su cónyuge.
Cuando enseña valores correctos a sus hijos, les ayuda a edificar
fundamentos sólidos sobre los cuales edificarán su carácter. Si uno
enseña y practica dichos valores, contribuye no sólo al bienestar de la
familia, sino a la sociedad en la que vive. La Biblia dice: "Instruye al
niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él"
(Proverbios 22:6). Dé responsabilidades a sus hijos pequeños para que
desarrollen un núcleo de valores morales y para que eso los guíe a
hacer lo justo.
Cuando los hijos participan en las tareas del hogar, aprenden
disciplina, responsabilidad y respeto por el trabajo. Asigne a los niños
tareas pequeñas y sencillas, y luego aumente sus responsabilidades a
medida que crezcan.
Su buen ejemplo es el mejor maestro. El dicho sin el hecho no trae
provecho, en particular en su relación con sus hijos. Ya sea que lo sepa
o no, lo que usted hace ejercerá una poderosa influencia en la conducta
de sus hijos durante toda su vida.
Los hijos aprenden a comportarse como adultos al observarlos a
ustedes como padres. Si usted lleva la clase de vida que quiere que sus
hijos lleven, eso ejercerá una influencia más positiva en ellos que todos
los sermones que les dé en cuanto a lo que ellos deberían hacer. Analice
su propio comportamiento y piense en cómo puede ser un maestro aún
mejor:
* Enseñe a sus hijos a tener bondad, consideración y gratitud
mediante la forma en que usted trata a los demás.
* Demuestre amor y servicio mediante su ejemplo de servicio.
* Enséñeles a respetar la ley al esforzarse por obedecerla.
* Demuestre a sus hijos la satisfacción del deber cumplido
mediante su propio trabajo arduo.
* Sea un ejemplo de madurez al admitir sus errores, disculpándose
y esforzándose por hacer las cosas de una mejor manera.
Sus hijos deben determinar el rumbo de su propia vida. Es
importante enseñarles que las decisiones que tomen en su juventud
tendrán un gran impacto en el futuro. Las decisiones relativas a la
salud, a la moralidad y a los estudios serán cruciales para sus vidas.
* Hable con sus hijos en cuanto a los planes que tengan para
el futuro.
* Pregúnteles acerca de sus intereses y aspiraciones.
* Demuestre confianza en su capacidad para tomar decisiones.
* Analice con sus hijos los valores que ellos hayan aprendido
en el hogar.
* Señale la influencia que esos valores tendrán en sus
decisiones futuras.
* Ayude a sus hijos a fijar metas a corto y a largo plazo.
Toda familia tiene una historia. A veces tenemos fácil acceso a
ella y a veces es necesario investigarla. El enseñar a sus hijos acerca
de la historia familiar, así como el mantener un vínculo con otros
familiares les da a los miembros de la familia un sentido de
pertenencia y un mejor entendimiento de sí mismos.
* Comparta con sus hijos los relatos acerca de la vida de sus
antepasados.
* Invite a sus familiares a que agreguen sus observaciones en
cuanto a la historia familiar.
% Asista a las reuniones familiares y visite con regularidad a sus
parientes.
* Dé a sus hijos copias de las historias, las fotos y los registros
que tengan que ver con sus antepasados.
Si la familia dedica tiempo y esfuerzo al servicio de los demás,
es más probable que los hijos aprendan valiosas lecciones acerca de
la bondad, del sacrificio, de la compasión y la generosidad. Hay
numerosas oportunidades de prestar servicio en toda comunidad,
tales como el ayudar en los comedores comunitarios o en los refugios
para desamparados, participar en la recolección de donaciones
caritativas, preparar comida para un vecino enfermo, ayudar a los
ancianos con los quehaceres domésticos y muchas otras cosas más.
* Póngase en contacto con las organizaciones de servicio o
de caridad.
* Pregunte en qué forma puede contribuir su familia.
* Esté atento a las oportunidades que se presenten en su
iglesia o en su vecindario.
Las tradiciones familiares son actividades que se hacen en
forma regular o acontecimientos que los miembros de la familia
han pasado de una generación a otra. A menudo, están relacionadas
con días festivos y tienen un significado especial para la familia
porque unen a padres e hijos en un legado común.
Al continuar —o al comenzar— sus propias tradiciones familiares,
usted fomentará la identidad, la unidad y un sentido de estabilidad
en su familia. Las tradiciones también sirven para inculcar valores
importantes en sus hijos. Por ejemplo, en la Nochebuena, muchas
familias cristianas leen la historia del nacimiento de Jesucristo.
Esa tradición une a los miembros de la familia y fortalece sus
valores y creencias religiosas
* ¿Cuáles son sus tradiciones familiares favoritas?
* ¿Qué hace que esas tradiciones sean significativas y divertidas?
* ¿Qué tradiciones desea transmitir a sus hijos?
* ¿Qué valores se fortalecen por medio de las tradiciones que
tienen?
Los diversos medios de comunicación con información al instante
que hay disponibles son sorprendentes, pero los videos, Internet, los
juegos de computadora y otros medios han disminuido el tiempo que
los miembros de la familia pasan juntos. Los medios de comunicación
no deberían tomar el lugar de los padres para forjar el comportamiento
y las actitudes de los hijos, ni tampoco deberían influir en la imagen que
los hijos tienen de sí mismos ni su percepción del mundo.
* Sea consciente de los medios de comunicación que usan sus hijos.
* Hable con sus hijos acerca de lo que ellos escuchan, miran y leen.
* Ayude a sus hijos a entender que muchas acciones
aparentemente inofensivas representadas en el cine y la
televisión, entre ellas el sarcasmo y la violencia, son una
manera inapropiada de tratar a los demás.
* Evalúe cuidadosamente con sus hijos la calidad y el
contenido de lo que escojan ver y oír a través de los
medios de comunicación.
* Controle el tiempo que pasan en actividades relacionadas
con los medios de comunicación.
* Ayúdeles a descubrir opciones satisfactorias, tales como la
lectura, los deportes y las buenas amistades.
* Proporcione a sus hijos otras formas de entretenimiento.
La buena crianza de los hijos requiere cuidadosa atención.
Debemos ser sensibles a las preocupaciones y los deseos de los hijos,
y buscar oportunidades para enseñarles la manera de gobernar su vida.
Estas oportunidades de enseñanza a menudo son experiencias de
la vida cotidiana. Por ejemplo, mientras estén trabajando en el
huerto, podría enseñarles varias lecciones sencillas, como la forma
debida de cuidar las cosas y cómo separar lo bueno de lo malo.
* Use frases conocidas u otras técnicas para ayudar a sus hijos
a recordar las lecciones que usted enseña.
* Enseñe a sus hijos a distinguir el bien del mal.
* Analicen las consecuencias de las buenas y las malas decisiones.
* Cuando sus hijos tomen malas decisiones, tome medidas de
inmediato para aplicar las consecuencias o deje que éstas
ocurran.
Se ha comprobado que los hijos a quienes se les permite
participar en la toma de decisiones familiares estarán más dispuestos
a obedecer las reglas de la familia.
Permita que sus hijos participen en el proceso de tomar
decisiones siempre que ese proceso sea apropiado para su edad
y nivel de responsabilidad. Ellos agradecerán el que usted escuche
sus ideas y valore sus opiniones. Juntos, llegarán a un mejor
acuerdo sin sacrificar los valores familiares.
A continuación, se sugieren algunas decisiones familiares que
podrían tomar juntos:
* Fijen una hora específica de llegar a casa.
* Establezcan reglas en cuanto a la invitación de huéspedes
a su casa.
* Planeen actividades y vacaciones familiares.
* Dividan y asignen los quehaceres domésticos.
Como padre de familia, el enseñar valores es una de sus
responsabilidades primordiales. Los valores básicos para tener una
vida feliz incluyen la bondad, la honradez, la gratitud, la integridad,
el valor del trabajo, la paciencia, la moralidad y el amor.
Enseñe a sus hijos que éstos son valores que se deben honrar,
que son esenciales para mantener buenas relaciones familiares y para
tener éxito con otras personas fuera del hogar.
Los valores se deben enseñar mediante el ejemplo que usted les dé.
También las sugerencias que se dan a continuación le servirán para
enseñar los valores:
* Asistan a la iglesia juntos.
* Oren juntos en familia.
* Dedique tiempo a enseñar valores en su hogar con
regúlahaaci.
Para hacer hincapié en la importancia de la familia,
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días publicó
una proclamación sobre la familia. A continuación
se encuentran algunos extractos de dicha proclamación*.
El esposo y la esposa tienen la solemne responsabilidad de amarse
y cuidarse el uno al otro, y también a sus hijos.
Los padres tienen la responsabilidad sagrada de educar a
sus hijos dentro del amor y la rectitud, de proveer para sus necesidades
físicas y espirituales, de enseñarles a amar y a servirse el uno al otro,
desuardar los mandamientos de Dios y de ser ciudadanos respetuosos
de la ley dondequiera que vivan.
*
Hay más posibilidades de lograr la felicidad en la vida familiar
cuando se basa en las enseñanzas del Señor Jesucristo.
*
Los matrimonios y las familias que logran tener éxito se establecen
y mantienen sobre los principios de la fe, la oración,
el arrepentimiento, el perdón, el respeto, el amor, la compasión,
el trabajo y las actividades recreativas edificantes.
El texto completo de esta proclamación está en www.mormon.org.
Para ponerse en contacto con nuestros representantes,
llame al 1-800-357-5511 (dentro de los Estados Unidos y Canadá).
Fly UP