...

¡Deja el Hábito!

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¡Deja el Hábito!
La revista del PNUMA para los jóvenes
para los jóvenes · por los jóvenes · sobre los jóvenes
¡Deja el Hábito!
Abrir la puerta
al futuro
Genio tecnológico
¡Apaguen las
luces!
La cuenta del
carbono
Chic con bajo
carbono
El rol de los
bosques
Cada acción
vale
TUNZA, la revista del
PNUMA para los jóvenes.
Si desea consultar ediciones
actuales o anteriores de la
presente publicación, sírvase
acceder a www.unep.org
Programa de las Naciones Unidas
para el Medio Ambiente (PNUMA)
PO Box 30552, Nairobi, Kenya
Tel (254 20) 7621 234
Fax (254 20) 7623 927
Télex 22068 UNEP KE
E-mail [email protected]
www.unep.org
ISSN 1727-8902
Directora de la Publicación Naomi Poulton
Editor Geoffrey Lean
Colaborador especial Wondwosen Asnake
Redactores invitadas Karen Eng, Julie Kavanagh
Jefe, Dept. Infancia y Juventud del PNUMA
Theodore Oben
Directora de suscripciones Manyahleshal Kebede
Diseño Edward Cooper, Ecuador
Traducción Michelle Marx
Producción Banson
Colaboradores jóvenes Carlos Bartesaghi
Koc, Perú; Anne Bertucio, Estados Unidos de
América; Clare Easton, Australia; Richard Graves,
Estados Unidos de América; Claire Hastings,
Canadá; Rik Jacquemyn, Togo; Ruchi Jain, India;
Jairus Josol, Filipinas; Adam MacIsaac, Canadá;
Midori Kitahashi, Japón; Ben Mains, Estados
Unidos de América; Karthikeyan Natarajan,
India; Sara Svensson, Suecia; Dmitri Tasmali,
Turquía; Robert vanWaarden, Canadá
Otros colaboradores Catherine Candano,
PNUMA; Fred Pearce; Rosey Simonds y David
Woollcombe, Peace Child International
INDICE
Editorial
3
Abandonemos el vicio
4
Abrir la puerta al futuro
5
¡Apaguen las luces!
6
¡Adiós standby!
6
TUNZA contesta tus preguntas
7
Ciudades verdes
8
¿Cuán correcto es tu hábito de carbono?
9
Buenas ideas
10
Cada acción vale
10
La cuenta del carbono
12
Hora de cambiar
14
Anatomía de una campaña
15
Chic con bajo carbono
16
El rol de los bosques
18
Genio tecnológico
20
Siete maravillas
22
Impreso en el Reino Unido
El contenido de esta revista no refleja necesariamente las opiniones ni las políticas del PNUMA,
ni de los editores, ni constituye un boletín oficial.
Las designaciones utilizadas y la presentación no
implican la expresión de ninguna opinión por parte
del PNUMA sobre la situación legal de ningún país,
territorio o ciudad o sus autoridades, ni sobre la
delimitación de sus fronteras o límites.
El PNUMA promueve
prácticas favorables al medio
ambiente, mundialmente y en sus propias
actividades. Esta revista está impresa
en papel 100% reciclado, libre de cloro,
con tintas de base vegetal. Nuestra
política de distribución aspira a reducir la
huella de carbono del PNUMA.
2
TUNZA Tomo 6 No 1
El PNUMA y Bayer, la empresa internacional
con sede en Alemania dedicada a la salud,
la protección de cultivos y la ciencia de
materiales, están trabajando juntos para
fortalecer la conciencia medioambiental de
los jóvenes y atraer a niños y jóvenes para
participar en asuntos ecológicos en todas
partes del mundo.
El acuerdo de asociación, renovado hasta
el final del año 2010, establece una base
que permitirá al PNUMA y Bayer ampliar
su ya antigua colaboración para llevar
iniciativas exitosas a muchos países
alrededor del mundo y desarrollar nuevos programas juveniles. Los proyectos
incluyen: la Revista TUNZA, el Concurso
Infantil Internacional de Pintura y Dibujo
sobre Temas de Medio Ambiente, el Joven
Enviado Ambiental Bayer en Alianza
con el PNUMA, la Conferencia Juvenil
Internacional Tunza del PNUMA, redes
juveniles sobre medio ambiente en
Africa, América Latina, América del
Norte, Asia Occidental, Asia-Pacífico y
Europa, el foro Asia-Pacific Eco-Minds
y un concurso fotográfico –“Enfocando la
Ecología”– en Europa Oriental.
EDITORIAL
H
BUENO Y MEJOR
BUENO: Sustituir tu máquina de cortar césped que funciona con
gasolina por un cortacésped manual. Un cortacésped estándar
produce tanta contaminación en una hora como un coche en 200
a 500 kilómetros de marcha, de modo que cambiarlo por uno
que empujas a mano es una buenísima manera de reducir tus
emisiones, ¡y encima adelgazas tus caderas!
MEJOR: Energía orgánica. Si te avergüenza cortar el césped,
inspírate en los parques de Curitiba en el Brasil, o en Fort
Saskatchewan en Canadá y abre nuevo suelo para pastoreo. Si
en Canadá 50 ovejas mantienen 8 hectáreas de parque, ¿acaso
unos cuantos conejos no podrían mantener un pequeño césped
en tu jardín?
BUENO: Sentarte a leer tu revista medioambiental favorita,
TUNZA, en un cómodo café que sirve el café en tazas de
cerámica.
MEJOR: Llevar tu propia taza para usar en cafés de comida para
llevar, reduciendo el uso de tazas y envases desechables de
papel o plástico.
LO MEJOR DE TODO: Tomar una taza de té o café observando
cuál será el aspecto de nuestro mundo si se derritiesen las
capas polares. La taza de “Calentamiento de la Tierra” (Global
Warming mug) luce un mapa mundial que va disminuyendo a
medida que se la llena con un líquido caliente, simulando el alza
del nivel del mar.
BUENO: Poner a dormir tu ordenador en lugar de simplemente
apagar el monitor.
MEJOR: Apagar totalmente tu ordenador cuando has terminado
de usarlo.
a sido una flor de bonanza. Durante los últimos dos
siglos –y sobre todo durante los últimos 60 años– hemos
estado despilfarrando el vasto tesoro del antiguo sol del
planeta. Llevó millones de años formar el carbón, el petróleo y el gas
–combustibles fósiles hechos de la vida que floreció bajo el sol
de tiempos prehistóricos– pero los hemos quemado en una gigantesca juerga. Trajeron inimaginable prosperidad y movilidad a
una minoría de los habitantes de la Tierra, y cambiaron la misma
faz del planeta, cubriéndolo con asentamientos humanos que
alumbran el cielo nocturno con luz brillante. Pero ahora, la
bonanza está llegando a su fin.
Está aumentando la preocupación de que la producción de
petróleo –el más importante y versátil de los combustibles fósiles–
pronto alcanzará su nivel máximo, tornando lo que durante tan
largo tiempo fue una fuente de energía barata y abundante en
una fuente cada vez más escasa y costosa. De ocurrir tal cosa,
causará amplio trastorno económico, pues todavía no existe nada
preparado para reemplazarlo. Y más importante aún, el dióxido
de carbono (CO2) liberado al quemar los combustibles fósiles ya
está cambiando el clima irrevocablemente. El calentamiento de
la Tierra ya está produciéndose con rapidez mucho mayor de lo
previsto, y los científicos del mundo han advertido repetidamente
que, a menos que nos apresuremos a abandonar el hábito del
carbono, un cambio climático peligroso será inevitable.
Recae en nuestra generación emprender esta tarea, la transformación más fundamental jamás intentada de la manera en que
utilizamos nuestros recursos. Para el año 2050, será necesario
que el mundo emita no más que la mitad del CO2 que emite en
la actualidad. Y quienes hasta ahora han estado beneficiándose
de la bonanza de los combustibles fósiles –las naciones industrializadas y los ricos en los países en desarrollo– deberán hacer
reducciones mucho mayores aún a fin de dejar lugar a los países
pobres para desarrollarse. Y será necesario que detengamos
y volvamos reversible la deforestación, la segunda causa más
grande de las emisiones de CO2.
Esto es mucho pedir, pero es posible lograrlo, hasta mediante el uso de tecnologías que ya tenemos a mano. Ya están
desarrollándose rápidamente diversas fuentes de energía renovable, fuentes posibles de utilizar para combatir el cambio
climático, así como para sacar a los pobres de su pobreza. Ante
todo, existen tremendas posibilidades para cortar el desperdicio
de energía en forma dramática. En este número de TUNZA
explicamos algunas medidas prácticas que podemos tomar, pero
–en última instancia– la tarea empieza con nosotros. ¡Hagamos
un comienzo este Día Mundial del Medio Ambiente!
LO MEJOR DE TODO: Cambiar el computador por un laptop,
un ordenador portátil que usa la mitad de la energía de un PC
equivalente.
BUENO: Hacer llamadas telefónicas desde un teléfono activado
por agua. La firma Motorola se ha unido a Angstrom Power para
fabricar un móvil que funciona con tecnología de pila energética
de hidrógeno.
MEJOR: Revivir tu infancia y jugar con un pequeño coche
miniatura –el Horizon Fuel Cell H2, un coche de carrera impulsado por hidrógeno generado por energía solar– soñando con
correr hacia el horizonte en el futuro, cuando desarrollen un
coche a hidrógeno de verdad.
¡Deja el Hábito del CO2!
3
K. Tanumitardja/PNUMA/Topham
Abandonemos
el vicio
Fred Pearce
LA CIENCIA YA ESTA SEGURA. No cabe
duda de que estamos calentando la atmósfera en formas peligrosas para cierta
gente, y para muchas más personas en
el futuro. No se trata simplemente de la
temperatura. Para algunos un ambiente
más cálido podrá parecer agradable. Pero
es un tiempo caprichoso. En algunas partes hay más sequías, y más inundaciones en otras. Los agricultores no saben
qué cultivos plantar, o cuándo. Aunque
parezca mentira, es posible que dentro de
10 años no habrá hielo en el Océano Artico
en verano. A medida que van derritiéndose
las capas de hielo del mundo, los niveles
del mar están subiendo. Y esto no es más
que el comienzo.
Estas son las malas noticias. La buena
noticia es que podemos hacer algo para
cambiarlo. El calentamiento de la Tierra
no debería sorprendernos. Por 200 años,
los científicos han sabido que ciertos gases
en la atmósfera, como el CO2, atrapan el
calor del sol y calientan el aire. Si ponemos
más gases en la atmósfera –como estamos
4
TUNZA Tomo 6 No 1
haciendo– el mundo se calentará. Estamos
produciendo estos gases en grandes cantidades quemando combustibles de carbono
y destruyendo los bosques. Ellos también
están hechos de carbono, y su destrucción
causa alrededor de una quinta parte de las
emisiones.
Todos estamos contribuyendo. Toda vez
que enchufamos un ordenador y subimos
a un automóvil o calentamos nuestras
casas y compramos alimentos, estamos
usando energía producida por la quema
de carbono. Desde luego, no toda persona
es culpable en igual medida. Si vives en
Europa, América del Norte o Australia, tu
contribución será alrededor de tres veces
más alta que si vives en China, 10 veces
más alta que en la India, y hasta 100 veces
mayor que en Arica... si bien hasta la gente
rica en los países pobres está causando
emisiones altas.
Los gobiernos están emprendiendo
medidas para reducir las emisiones. El
primer acuerdo, el Protocolo de Kyoto,
ahora ha entrado en vigor. Y en diciembre
de 2007, en la isla de Bali en Indonesia, los
gobiernos acordaron iniciar conversaciones sobre un nuevo acuerdo, más estricto.
Pero el progreso es lento, mientras que
los científicos se han sorprendido por la
velocidad de los cambios climáticos. Todos
debemos emprender medidas y actuar.
Para la mayoría de nosotros, las
emisiones más grandes provienen de la
energía usada para calentar o refrigerar
nuestras casas. De modo que ajusta el
termostato, cualquiera sea la temperatura afuera. Si es invierno, ponte un jersey
bien grueso; y lleva pantalones cortos en
verano. En los climas fríos, evita que el
calor se escape aislando el edificio. Si
hace calor, evita que el sol entre a la casa,
cerrando las ventanas y oscureciendo el
cuarto hasta que el sol haya bajado y se
ha levantado una brisa; entonces abre las
ventanas para dejarla entrar.
Tus siguientes emisiones más grandes
probablemente provengan de los viajes en
coche: tal vez una sexta parte de tu total.
De manera que usa el auto menos. Si
puedes, ve al colegio o a las tiendas a pie.
O viaja en ómnibus o en tren. En ciertas
ciudades la gente vive perfectamente sin
auto. Pero si tu familia realmente necesita
un coche, la próxima vez trata de que elija
un vehículo pequeño de uso energético
eficiente. Verifica las características de lo
que ofrece el mercado (hoy día los fabricantes publican detalles de las emisiones de
CO2 por kilómetro de marcha). Pero no te
apresures. La fabricación de un coche crea
aproximadamente la misma cantidad de
emisiones como se emitirían conduciéndolo
durante dos años. Así que guarda el auto
viejo por tanto tiempo como puedas.
A continuación están todos los aparatos en el hogar. Los cinco artefactos
domésticos que consumen mayor energía
son los refrigeradores, las secadoras, los
ordenadores, la iluminación y las máquinas
de lavar. No uses una secadora a menos
que realmente haga falta. Cuelga la ropa
a secar al aire libre. Y usa la lavadora a
una temperatura baja, por ejemplo 30ºC.
Nunca laves medias coladas.
Los ordenadores portátiles (o laptops)
sólo usan la mitad de la energía necesaria
para los PC. Y puedes reducirla aún más
usando la función de sistema en espera.
Recuerda que cualquier aparato en modo
de reposo está usando electricidad. Creas
o no, un aparato de TV típico en standby
deja una pisada de carbono tan grande a
través de un año como una persona típica
en Burundi. De manera que apágalo, especialmente de noche. Y no olvides que los
cargadores para los teléfonos móviles usan
energía hasta cuando el aparato no está
conectado. Por regla general, si un enchufe
está tan sólo ligeramente caliente, aún está
usando energía.
¿Las lámparas de uso energético
Ahorros potenciales de CO2 que TU puedes hacer
Apagar los aparatos en modo de reposo
Cambiar el PC por un laptop
Operar la lavadora llena a 30ºC y eliminar la secadora
Usar lámparas de alto rendimiento energético
Aumentar la temperatura del hogar 2ºC en verano
Bajar la temperatura del hogar 2ºC en invierno
Comprar alimentos no-procesados
Mejorar el aislamiento en tu casa
Comprar electricidad verde
Comprar productos orgánicos
Dejar de volar
Cambiar el auto por a un coche híbrido u otro auto de baja emisión
0
0,5
1
1,5
2
2,5
Toneladas de CO2 por año
Abrir la puerta al futuro
Durante la Edad del Petróleo del último siglo el mundo se envició con la gasolina
barata. Peor aún, actuó como si el petróleo correría para siempre, encerrándonos
en un futuro de alto consumo, pese a que la escasez cada vez mayor y el creciente
cambio climático están dictando lo contrario.
Los centros comerciales fuera de la ciudad que requieren automóviles y congestionan las calles locales, la concentración en menos y más grandes hospitales,
la proliferación de autopistas a costa del ferrocarril, la construcción de centrales
eléctricas de carbón –y muchas otras políticas anticuadas– todos frustran diversos
intentos personales de dejar los hábitos del carbono. Una decisión de caminar o
andar en bicicleta, por ejemplo, puede flaquear si el supermercado, la escuela o el
consultorio médico se encuentra demasiado lejos. Y cada vez que se construye un
edificio nuevo de bajo rendimiento energético, un aeropuerto nuevo, o una central
eléctrica de combustible fósil, la infraestructura de alto carbono es perpetuada por
los muchos decenios de su futura vida útil.
De modo que, aparte de las medidas individuales para reducir las huellas de
carbono, hace falta un esfuerzo mayor para decarbonizar infraestructuras nacionales
y regionales. Varios países han hecho un buen comienzo en las maneras más efectivas
de encarar esta tarea, promocionando la difusión de energía renovable descentralizada y ofreciendo a los hogares generosas tarifas para cualquier electricidad excedente
que generan y pueden vender a la red de suministro de electricidad nacional. Así por
ejemplo, han ayudado a Alemania a convertirse en el mercado de las pilas solares de
más acelerado crecimiento en el mundo. Solamente en 2007 instaló más que el total
que ha instalado Estados Unidos en toda su historia.
Entre otras medidas cabe mencionar políticas para reactivar el comercio
minorista, abrir escuelas y clínicas locales, estimular y restablecer el transporte
público, la construcción de ferrocarriles de alta velocidad y estimular innovaciones
para concentrar la atención en la manufactura de productos para el mundo muy
diferente en el que muy pronto estaremos viviendo.
Duraciones de vida de personas, productos e infraestructura
Sistema de calefacción de distrito 40 años (UE/EE.UU.)
Autopista 20-50 años
Puente 30-75 años
Central eléctrica de carbón 30-75 años
Persona humana 70-82,5+ (UE)
Diseño de edificio comercial 50-100 años
La infraestructura que creamos
nos encierra en ciertos niveles
de emisiones de carbono por
todo el tiempo que durarán
los recursos, de modo que
cuanto más larga sea la vida
útil esperada de un servicio,
más deberíamos invertir en la
potenciación al máximo de su
eficiencia energética.
Fuente: Global Footprint Network/WWF
Automóvil 10-20 años (promedio UE)
Promedios de vida
eficiente? Por supuesto. También podemos ahorrar energía compartiendo cosas
–desde viajes en automóvil hasta equipo
costoso que no usas frecuentemente– y reciclando o vendiendo cosas cuando hemos
terminado de usarlas.
Además de usar menos energía, podemos tratar de usar electricidad que no
es producida con la quema de combustibles
de carbono. Muchos usamos electricidad de
la red de suministro nacional, de manera
que no es posible hacerlo directamente.
Pero algunas compañías eléctricas ofrecen
tarifas verdes, un sistema en que pagas
un poco extra. Estas empresas invierten
el recargo en cosas como la instalación
de turbinas de viento. Pero siempre chequea lo que estás comprando. ¡No sea que
estés subvencionando a la compañía para
cumplir con sus obligaciones legales!
Y no olvides los alimentos. Lo que
comes podría ser responsable de una
quinta parte de tus emisiones. La fabricación de fertilizantes químicos usa una
enorme cantidad de energía, y lo mismo
es el caso del transporte de alimentos
alrededor del mundo. La cría de animales
también puede ser de alto consumo
energético. Y los animales emiten metano,
otro gas que contribuye al calentamiento de
la Tierra. Los productos orgánicos evitan el
uso de fertilizante químico. Ser vegetariano
es bueno, si bien los productos lácteos no
son mejores en este respecto que la carne.
La compra de productos locales reduce el
transporte de alimentos.
En estas maneras, la mayoría de nosotros podemos cortar nuestras emisiones
por la mitad sin cambiar mucho nuestros estilos de vida. Con una excepción:
volar. Para gente que hace dos o tres
vuelos cortos por año, volar representa
menos de una décima parte del total
de sus emisiones. Pero un vuelo de ida
y vuelta entre, digamos, Europa y los
Estados Unidos, te hará responsable por
la misma cantidad de emisiones como
conduciendo un automóvil durante todo
el año. Para quienes vuelan con frecuencia
–ya sea gente de negocios, miembros
del “jet set” o adictos a las ofertas de vuelos de vacaciones baratas– los viajes por
avión constituyen su contribución más
grande al calentamiento del planeta.
Si debes volar, infórmate sobre las compañías que por unos pocos dólares extra
compensarán tus emisiones plantando
árboles o haciendo inversiones en energía
verde, por ejemplo energía eólica o solar.
Esto es sólo una segunda alternativa, pero
si necesitas volar, deberías hacerlo.
Por supuesto, todo esto sólo podrá
dar resultado si millones de nosotros tomamos medidas conscientes. Pero millones
de nosotros ahora nos preocupamos por
el clima. Y, como dijo el médico: ¡no dolerá
mucho!
Ferrocarril, vivienda, represa 50-150 años
2000
2050
2100
2150
¡Deja el Hábito del CO2!
5
¡Apaguen las luces!
Pocos inventos han beneficiado a la humanidad más que la bombilla incandescente.
Pero casi 130 años después de que Thomas Edison la hizo práctica para su uso amplio
en 1878, ahora está pasando de moda.
“Las incandescentes usan una tecnología inventada en la época de la máquina de
vapor,” dice el Ministro irlandés para el Medio Ambiente John Gormley. Y son más
o menos igualmente eficientes. Sólo aproximadamente un 5% de la energía que
consumen es convertida en luz; la mayor parte escapa como calor. La Agencia
Internacional de la Energía estima que un cambio mundial hacia una iluminación de
buen rendimiento cortaría el uso energético global en casi una décima parte.
La República de Irlanda las suprimirá progresivamente para enero de 2009. Brasil y
Venezuela, los primeros países en anunciar una prohibición, le seguirá para 2010.
Australia, Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos les siguen de cerca.
Por ahora, la alternativa más ampliamente disponible es la bombilla fluorescente
compacta, o FC, que usa una quinta parte de la energía y dura 10 veces más, ahorrando
la energía utilizada en fabricar bombillas nuevas. En efecto, ahorran hasta 2.000 veces
su propio peso en gases de invernadero.
No obstante, probablemente no sean más que una parada. Los diodos emisores de
luz (DELs o LEDs) son aún más eficientes (los científicos planean elaborar bombillas
16 veces mejores que las tradicionales para 2010) y hasta duran más que las bombillas fluorescentes compactas. Cabe esperar que dentro de poco estarán iluminando
el mundo.
¡Adiós
standby!
Zack Pedrick
El control remoto de la televisión apareció por primera vez
en los años 1950 bajo el eslogan “Lazy Bones” (perezoso).
A medida que se fue refinando la tecnología, la pequeña luz
roja del modo de reposa o standby se hizo cosa corriente y
algo conveniente. Pero ahora hemos alcanzado la sobrecarga
de standby: muchos aparatos en nuestros hogares absorben
energía sigilosamente durante todo el día, todos los días.
Algunos fabricantes han eliminado prácticamente cualquier
elemento accesible de “off” definitivo. Los modos “en reposo”,
“standby” y “dormido” todos son la misma cosa: el aparato
sigue usando electricidad. Se calcula que los productos standby
del mundo, que usan hasta un 10% del consumo energético
doméstico, son responsables de 1% de las emisiones mundiales
de CO2. Esto representa un costo tanto para nosotros como para
el planeta, financiera y ambientalmente.
Para empeorar las cosas, nuestra adicción al consumo de
aparatos electrónicos está aumentando rápidamente. La
Unión Europea pronostica, por ejemplo, que para el año
2020, el uso en Gran Bretaña de computadoras y productos
de entretenimiento en el hogar podría dar cuenta de hasta un
45% de su consumo de electricidad doméstico. Pronósticos
como éste están espoleándola a pasar a la acción en el asunto
del standby: sus 27 países miembro recientemente adoptaron
un marco directivo sobre ecodiseño en productos que usan
electricidad, que debería estimular un cambio.
Y existen artefactos o artilugios que tornan conveniente
apagar o desconectar. Por ejemplo, se han introducido controles remotos para apagar varios aparatos a la vez, o sea
una moderna especie de “Lazy Bones” favorable al medio
ambiente.
6
TUNZA Tomo 6 No 1
TUNZA contesta
tus preguntas
P. En el intento de reducir las emisiones de CO2, ¿qué tipo
de impacto haría el uso de biocombustibles? ¿Acaso es una
situación defendible el equilibrio ecológico de su producción y
transformación por un lado y la reducción de las emisiones de
CO2 por el otro?
R. Originalmente, el bioetanol y el biodiesel fueron acogidos por
algunos como una manera de reducir las emisiones de los coches
así como para ayudar a diversificar los medios de vida en regiones
rurales. Brasil, por ejemplo, tiene un impresionante récord de
producir combustible de caña de azúcar. Más recientemente, ha
aumentado la preocupación de que el cultivo de biocombustibles
podría causar la tala de bosques, liberando con ello mayor
cantidad de CO2 de la que ahorran, además de aumentar el precio
de los productos alimenticios mundialmente. Las esperanzas
están concentrándose ahora en una “segunda generación de
biocombustibles” con el uso de madera, hierbas y otras plantas
que crecen en tierras marginales. Los biocombustibles vienen en
muchas formas, y necesitamos estándares y planes de certificación
para asegurar que los que utilizamos con sostenibles.
R. La verdad es que el mundo desarrollado tiene una economía
basada en CO2, que consume enormes cantidades de recursos naturales y genera vastas cantidades de desperdicios
perjudiciales. Pero esto no significa que el mundo en desarrollo
tenga que seguir por la misma senda. Hay una alternativa
mejor: un proceso ambiental sostenible con mejores resultados
económicos y sociales. Pero únicamente se convertirá en realidad
mediante asociaciones, cooperación, inversiones y la transferencia
de tecnologías apropiadas.
?
P. Realísticamente, ¿qué posibilidades hay de que seremos
capaces de mantener el cambio del clima por debajo del umbral
de los 2ºC durante los próximos 50 años?
R. Será muy difícil, sobre todo en vista de que las emisiones del
pasado ya han comprometido al mundo a un aumento de 1,1ºC.
Pero es necesario que no ahorremos esfuerzos para alcanzar
esta meta, dado que es nuestra única oportunidad de evitar un
cambio climático peligroso. Y es posible hacerlo si los gobiernos y
el pueblo encaran la tarea resueltamente, con verdadera urgencia
y auténtico compromiso.
P. Están ocurriendo muchas cosas nuevas con la energía solar y la
energía eólica. ¿Pero por qué hay tan pocos planes de aprovechar
la energía de las mareas o de las olas, y acaso tiene verdadero
futuro el uso de esta fuente de energía renovable?
R. El calor del sol y la energía eólica son dos formas de energía renovable relativamente baratas, distribuidas ampliamente
–y en forma gratuita– por la naturaleza, y que además pueden aprovecharse en pequeña escala. De manera que no es
sorprendente que hayan sido los primeros renovables en
florecer. La energía de las mareas y de las olas está restringida
a relativamente pocos lugares, y requiere instalaciones mucho
más grandes y costosas. No obstante, si bien tarde, ahora se
ha empezado a darles seria atención. Está claro que, si hemos
de alcanzar nuestras metas, las necesitaremos, tanto como
necesitaremos la energía solar y eólica.
P. Históricamente, una alta proporción de las emisiones
mundiales de CO2 ha sido causada por un pequeño número
de naciones industrializadas. ¿Cómo sería posible cambiar el
comportamiento de estos países, y acaso es posible convencer
a los países en desarrollo que abandonen la idea de formar
economías basadas en el CO2?
P. Comprendemos que hace falta que se tomen medidas respecto
al cambio climático, y que la participación del público es la clave
para cualquier solución realista. ¿Acaso el PNUMA jugará un
papel en esto?
R. El Día Mundial del Medio Ambiente 2008 está dedicado al
abandono de nuestro vicio o hábito del carbono, y ésta no es
más que una de las actividades del PNUMA para aumentar la
conciencia pública y el entendimiento del cambio climático, y para
movilizar a la gente a tomar medidas concretas. Otras incluyen
nuestra Campaña de Mil Millones de Arboles, que catalizó la
plantación de 1.500 millones de árboles en 2007 y fue lanzada
nuevamente en 2008 para alentar la plantación de otros mil
millones más. Además, el PNUMA inició la creación de la Red de
Clima Neutral para ayudar a países, ciudades y corporaciones a
alcanzar la categoría “cero carbono”, y ha tomado la delantera en
el reverdecimiento de la forma en que trabaja la ONU.
P. ¿Qué cosas prácticas puede hacer cualquier persona para
dejar el hábito del carbono? ¿Y cómo pueden asegurar que los
gobiernos y los negocios lo hagan a su vez?
R. Guiando con el ejemplo y llevando un estilo de vida que no
comprometa la capacidad de futuras generaciones de vivir una
vida decente, incluso reciclando y reutilizando, cambiando al
uso de artefactos que ahorran energía, incluyendo bombillas,
apagando artefactos eléctricos, y caminando, andando en bicicleta
y usando transporte público. Los gobiernos necesitan nuestro
apoyo para introducir y poner en vigor políticas para proteger el
planeta. Los comercios requieren la presión del consumidor para
concentrarse en la sostenibilidad ambiental.
P. ¿Cómo pueden los países en desarrollo con pocos recursos
desempeñar su parte en el desafío de detener el cambio
climático?
R. El impacto del cambio climático sobre las regiones más pobres
y más vulnerables del mundo probablemente sería devastador.
Pero las naciones en desarrollo también tienen la obligación
de ocuparse de las causas del cambio del clima, y minimizar
las consecuencias. La comunidad internacional debe ayudar
a formar su capacidad para responder a los retos ofreciendo
entrenamiento y educación, y facilitando el aumento de las
posibilidades de compartir conocimientos y experiencia, proporcionando instrumentos para la evaluación, y, desde luego,
los fondos necesarios.
¡Deja el Hábito del CO2!
7
Ciudades verdes
I
maginen una ciudad de cero-carbono en que toda la
energía es proporcionada por el sol, el viento y por residuos
reciclados, en un desierto donde en verano las temperaturas
llegan a los 50ºC. Sus calles libres de coches están a la sombra,
y sus 50.000 habitantes van a su trabajo en un sistema de
ferrocarril ligero o en su módulo privado de tránsito rápido
sin conductor, ambos libres de emisión. En lugar de aire acondicionado que devora energía, los edificios –ninguno de ellos
más de cinco pisos de alto– son enfriados por torres eólicas
que capturan las brisas mientras expelen calor. El 99% de los
desperdicios de la ciudad es utilizado para fabricar energía o
abono, y los residentes usan agua desalinizada con energía solar
y reciclan todas sus aguas residuales.
¿Cosa de un futuro lejano? No. Esta ciudad es Masdar, que
los Emiratos Arabes Unidos están por construir en 7 kilómetros
cuadrados a las afueras de la ciudad de Abu Dhabi. Planeada
para ser completada en 2012, Masdar –“la fuente” en idioma
árabe– se ha fijado como meta ser la primera ciudad sostenible
del mundo, y un centro de investigación y desarrollo de energía
limpia.
Está en carrera con Dongtan, actualmente en construcción cerca de Shanghai, en una isla del tamaño de Manhattan
en la desembocadura del río Yangtze, cuya primera fase debe
estar completada en 2010. La ecociudad china producirá su
propia energía del viento y del sol, biocombustibles y residuos
municipales reciclados, y cultivará alimentos orgánicos. Los
coches serán prohibidos en el centro de la ciudad y el transporte
público marchará con combustible de pilas de hidrógeno. Se
espera que para 2040 Dongtan contará con una población de
medio millón de habitantes.
Inkognitoh/Flickr
CAMBIO DE HABITAT
En 2008, por primera vez, la humanidad se convertirá en una
especie urbana, con la mitad de los 6.600 millones de habitantes
viviendo en ciudades y metrópolis. Para 2013, estos 3.300 millones de residentes urbanos habrán aumentado a 5.000 millones.
Ya actualmente, si bien las ciudades sólo ocupan un 3% de la
tierra del mundo, consumen 75% de su energía y producen 80%
de sus emisiones de gases de efecto invernadero.
Sin embargo, las ciudades ofrecen gran potencial para una
vida sostenible. Dado que están densamente pobladas, pueden
tener sistemas de transporte público rentables, y tiendas,
escuelas y servicios a poca distancia de las viviendas. Es más
fácil utilizar la energía de manera eficiente mediante planes de
calefacción de distrito, y hasta las paredes compartidas ayudan a
ahorrar energía. Y las ciudades poseen los recursos y personas
para financiar e implementar políticas verdes.
En efecto, casi mil ciudades y centros urbanos en todas
partes del mundo ya han logrado hacer grandes reducciones en
sus emisiones de carbono.
MOVIENDO A LA GENTE
Curitiba, en el sur del Brasil, llevaba diez años de delantera en
esta carrera. En 1972, su gobierno cerró el bulevar Rua Quinze
de Novembro para todo tráfico, plantó flores, y volvió a abrirlo
dos días después como una zona urbana peatonal. Y esto no fue
más que el comienzo de lo que se convertiría en un sinónimo
8
TUNZA Tomo 6 No 1
Hiromi Watanabe/Emilio Ambasz
de urbanismo favorable al medio ambiente. Tan sólo sus autobuses reemplazan 27 millones de viajes en coche por año y sus
habitantes únicamente emiten dos tercios de la cantidad de CO2
per capita emitido en otras ciudades brasileñas similares.
En Londres, los conductores que entran a la zona céntrica
de la ciudad pagan una tarifa de 16 dólares por día, que financia
mejoras en el transporte público. Esta medida ha reducido el
volumen del tráfico por un 21%, aumentó el uso de las bicicletas
en un 43%, y produjo un cambio hacia el uso de transporte
público casi sin precedentes.
París dentro de poco tendrá un sistema de 2.000 coches
eléctricos alquilados para reducir la necesidad de los residentes
de tener su auto propio, y ya está ofreciendo 10.000 bicicletas
para alquilar en 750 puntos alrededor de la ciudad. Es su
propósito reducir el tráfico de coches en un 40% para 2020.
DeutscheBahn (Ferrocarriles Alemanes) opera un servicio de
CALOR Y LUZ
Los edificios son la fuente más grande de emisiones de CO2,
y los gobiernos están empezando ahora a ocuparse de ellos.
El Reino Unido se ha propuesto la ambiciosa meta que todas
las nuevas viviendas deberán ser carbono-neutrales para el
año 2016, y planea la construcción de 10 “ecociudades” de
cero carbono. Y Francia ha ido más allá todavía, con la decisión
que para 2020, todos los edificios deben ser carbono-positivos
–produciendo más energía renovable de la que consumen–
y está embarcándose en un programa de modificación de
400.000 viviendas existentes por año para reducir su consumo
energético en más de dos tercios.
En 2000, Barcelona hizo obligatorio el uso de energía solar
para proporcionar un 60% del agua corriente caliente en todos
los edificios nuevos o renovados, convirtiéndose en la primera
ciudad europea en contar con una ordenanza térmica solar e
inspirando a más de 60 otros municipios alrededor de España a
adoptar medidas similares.
Sydney, Australia, está construyendo unas instalaciones que
convertirán residuos de alimentos y otros residuos en biogás
para generar electricidad suficiente para 3.000 viviendas. En
el enorme barrio bajo de Kibera de Nairobi (Kenya) se están
introduciendo unas letrinas que producen biogás, conducido a
viviendas y escuelas como un combustible de baja emisión.
Y en Växjö, en el sur de Suecia, se utilizan los residuos de
los aserraderos locales para producir electricidad y calor para
calentar edificios, reduciendo –con la ayuda de muchas otras
medidas de rendimiento energético– las emisiones de CO2 per
capita de la ciudad a menos de 3,5 toneladas por año, comparadas con el promedio europeo de alrededor de 10 toneladas.
ALIADOS URBANOS
Cuarenta de las ciudades más grandes del mundo se han
unido para acelerar el ritmo de la reducción de las emisiones
de carbono y emprender medidas contra el cambio climático,
compartir mejores prácticas, empezar a aplicar tecnologías
limpias, y procurar artículos verdes. En muchas maneras con
frecuencia se adelantan a los gobiernos nacionales.
El Director Ejecutivo del PNUMA Achim Steiner expresa:
“Una ciudad únicamente puede tener verdadero éxito si es
capaz de demostrar en forma convincente sus credenciales
verdes, reconociendo sus bienes y ventajas naturales, creando
estructuras eficientes para su provisión de agua, energía y
transporte, y protegiendo a sus habitantes frente a los impactos
presentes y futuros del cambio climático.”
¿Cuán correcto
es tu hábito de
carbono?
1. Has reemplazado todas las antiguas bombillas incandescentes en tu casa con bombillas fluorescentes compactas.
Has invitado a varios amigos para una noche de películas y
pizza, y al ir y venir entre la cocina y el living, ¿deberías:
a. Apagar las luces aunque salgas sólo por unos segundos
b. Apagar las luces si dejas la habitación por más de 3 minutos
c. Dejarlas encendidas si volverás dentro de un cuarto de
hora?
2. La demanda para frutas y verduras fuera de su estación
puede aumentar nuestra huella de carbono. Como promedio,
el transporte por avión de los frutos de kiwi de Nueva Zelanda
a Europa produce emisiones de CO2 que totalizan cuántas
veces su peso?
a. 2 veces
b. 5 veces
c. 8 veces
3. Estás tomando una lata de naranjada mientras miras tu
programa de TV favorito. Si reciclas la lata, ¿ahorrarás energía
suficiente para hacer funcionar tu televisor durante cuánto
tiempo?
a. 30 minutos
b. 3 horas
c. 30 horas
4. Deseas reverdecer tu jardín para adecuarlo al resto de tu
estilo de vida. ¿Cuál(es) de los siguientes deberías aumentar si
quieres que tu jardín absorba la cantidad máxima posible de
CO2?
a. Plantas en cuadros
b. Arboles
c. Césped
5. El montón de ropa sucia está creciendo. ¿Cuál es la
manera más favorable para el medio ambiente de limpiar esas
prendas?
a. Lavarlas en la lavadora a 30°C
b. Llevarlas a la tintorería
c. Hervirlas en una gran olla de agua
6. ¿Cuál es el país que obtiene el porcentaje más alto de su
electricidad de energía generada por turbinas eólicas?
a. Irlanda
b. Dinamarca
c. Alemania
d. Finlandia
7. La turbina eólica de promedio tiene una vida útil de
unos 20 años. A través de este período, ¿qué cantidad de
energía generará, descontando la energía utilizada en su
construcción?
a. 15 veces más
b. 25 veces más
c. 35 veces más
d. 45 veces más
8. “¡OK! Lo admito! Casi nunca apago la computadora... ¡es
que tarda un siglo ponerla a marchar de nuevo!” ¿Cuántos
árboles hacen falta para absorber el CO2 emitido por tu
máquina constantemente encendida durante un año?
a. 50
b. 150
c. 370
d. 500
respuestas : 1-b, 2-b, 3-b, 4-b, 5-a, 6-b, 7-c, 8-d
bicicletas similar en seis ciudades alemanas, y Copenhague las
ofrece gratuitamente.
Otras ciudades operan su transporte público con combustibles de bajo CO2, incluyendo una flota de autobuses que
marchan totalmente con biodiesel en Graz, Austria, y un tren
a biogás que corre entre Linköping y Västervik en Suecia.
Pero probablemente sea Bayamo, en Cuba, la ciudad que
ha encontrado la solución más “orgánica” de todas. Esta
ciudad –en la cual en 2004 sólo un 15% de las personas que
viajan diariamente tenían acceso a vehículos motorizados– ha
empezado a operar un servicio de coches tirados por caballos,
que ahora satisface un 40% de las necesidades de transporte
locales.
Y la mejor excusa para organizar una fiesta callejera podría
encontrarse en Bogotá o en Seúl, que tienen días sin coches: en
la capital coreana, el “Día sin Coche” excluye hasta 2 millones
de automóviles de las calles.
¡Deja el Hábito del CO2!
9
Buenas ideas
TUNZA preguntó a sus lectores: “¿Qué están haciendo USTEDES
para ayudar a disminuir las emisiones de CO2?” Las respuestas
fueron inspiradoras, y –esperamos– motivarán a otros para
seguir vuestro ejemplo.
Estoy implementando un programa de cajas de vermicompost en
mi comunidad. Recogemos pequeños recipientes en desguaces,
en los que hacemos una apertura, agregamos lombrices, y los
distribuimos a las casas, donde los habitantes tiran sus desperdicios de cocina diariamente. Al final del mes recolectamos
el abono, y lo redistribuimos para utilizarlo en jardines o bien
lo vendemos a los viveros. Utilizando abono orgánico se reduce
la necesidad de fertilizantes de combustible fósil, que emite
CO2, y recicla desperdicio orgánico, lo cual evita emisiones de
metano. Además, cultivar productos “en casa” también reduce el
transporte de los alimentos. Ruchi Jain, India
CADA
ACCION
VALE
La acción medioambiental puede
ser tan simple y modesta como
plantar un árbol, o tan importante
como dirigir la palabra a una
conferencia internacional sobre el
clima. Pero los jóvenes de todas
las culturas y toda condición
están tomando la salud de la
Tierra en sus propias manos.
En la Universidad de Fordham en Nueva York hemos construido
seis turbinas de viento de imitación de 3 metros de altura y una
visualización que explica cómo la energía eólica baja las emisiones
de CO2. ¡Las turbinas son tan convincentes que muchas personas
creen que de verdad estamos generando energía eólica! Y el
proyecto indujo a los estudiantes a considerar su propia huella de
carbono. Actualmente estamos recibiendo numerosas preguntas
y solicitudes para exhibir el proyecto de todas partes del país.
Anne Bertucio, Estados Unidos de América
Para convencer a los jóvenes que protejan la Tierra, es necesario
ofrecerles experiencia directa del mundo natural. Esta es la
razón por la cual organizo excursiones para adolescentes en
Wollangarra (palabra aborigen que significa “jóvenes en lugares
altos”), un centro remoto para educación al aire libre en Victoria,
Australia. Nuestros visitantes viven sin electricidad y comen alimentos vegetarianos orgánicos de cosecha en el lugar. Metiendo
a la gente en la naturaleza tiene el efecto de cambiar sus actitudes
y su conducta, incluso una disminución de sus emisiones de CO2.
Clare Easton, Australia
Mi organización –Jeunes Volontaires pour l’Environnement–
promueve las cocinas solares, fáciles de fabricar con cartón y
papel de aluminio. En Togo, las mujeres ahora usan la luz del
sol para hervir agua para hacerla segura para beber y para cocer
alimentos, al mismo tiempo reduciendo las emisiones de CO2, ya
que se cortan menos árboles para leña. En vista de que son las
mujeres quienes utilizan la tecnología y enseñan a otras mujeres,
esto ha mejorado considerablemente la calidad de su vida y su
posición en la sociedad. ¡Hasta el Jefe les pide consejo en asuntos
de medio ambiente! Rik Jacquemya, Togo
10
TUNZA Tomo 6 No 1
“NUESTRO FUTURO ESTA EN JUEGO. La historia juzgará si
habéis hecho lo suficiente para dejarnos un planeta en el cual
vale la pena vivir. Al tomar estas decisiones, pensad un momento
en la razón por la cual están aquí. ¿Acaso para nosotros, para
vuestros hijos? Como líderes emergentes, los jóvenes están
movilizando al público, formando poderosos movimientos y
forjando coaliciones internacionales. Ya estamos heredando las
consecuencias de vuestras decisiones. El mundo está vigilando.
La juventud está haciéndose oír. ¡Asociaos a nosotros!”
Así habló la juventud del mundo –representada por Anna
Keenan, Karmila Parakkasi, Whit Jones y Bambou Chieppa–
provocando lágrimas y aplausos en la reunión plenaria de la
conferencia de la Convención Marco de las Naciones Unidas
sobre Cambio Climático (UNFCCC) en Bali, Indonesia. En la
ocasión, en diciembre de 2007, los gobiernos de más de 180
países discutieron el futuro de las negociaciones internacionales
sobre la reducción de las emisiones de gases de invernadero, la
ralentización del cambio climático y su adaptación al mismo.
El borrador de la declaración fue redactado por un grupo
integrado por más de 200 jóvenes procedentes de 30 países,
desarrollados y en vías de desarrollo. Actualmente, muchas
personas jóvenes participan en este tipo de conferencias internacionales, pero en Bali lograron crear un momento especial.
Numerosas compañías internacionales de noticias publicaron
fotos de los jóvenes activistas, entre ellas la BBC y el Washington
Post. La Conferencia contó con la aprobación de UNICEF, que
se refirió a ella como “el lanzamiento del movimiento medioambiental mundial de la juventud”.
En su médula se encuentran personas individuales ordinarias
y grupos, todo y cada uno haciendo lo suyo. Pero ahora, dijo Jairus
Josol, delegado de Filipinas y miembro de la Red Juvenil de Asia
Sudoriental para el Medio Ambiente del PNUMA, “la gente está
trabajando en cadena e intercambiando ideas. Gracias a sus
diversos orígenes y antecedentes, todos y cada uno tiene algo
valioso que contribuir”.
El grupo se reunió en Bali como una delegación auto-
Los estudiantes de mi escuela nos reunimos con otras escuelas
para encontrar soluciones a diversos problemas ambientales. Mi
comité, centrado en el calentamiento de la Tierra, decidió poblar
de árboles las escuelas públicas de Turquía. Recaudamos fondos
por medio del patrocinio de diversas empresas, y reunimos
dinero en ferias y de compañeros estudiantes. Luego pedimos
a la Fundación Turca de Forestación que nos aconsejara qué
convendría plantar. Hasta la fecha hemos plantado árboles en
ocho escuelas que no tenían árboles o plantas. Hicimos participar
a los alumnos en la plantación, explicando en qué forma los
árboles ayudarían al medio ambiente inmediato y ralentizarían el
calentamiento de la Tierra. Dimitri Tasmali, Turquía
Robert vanWaarden/vanwaardenphoto.com
organizada, reuniéndose diariamente en el “búnker juvenil”
–un espacio improvisado bajo el hueco de una escalera en el
centro de conferencias– para discutir estrategias, hacer planes
y redactar comunicados de prensa. La UNFCCC les ofreció
apoyo, reconocimiento y oportunidades para hablar en la
reunión plenaria. Además de trabajar juntos en la elaboración
de la declaración, los jóvenes llevaron a cabo demostraciones
–incluso la presentación del Premio del Día de los Fósiles a
varios países que en su opinión estaban bloqueando negociaciones– e hicieron declaraciones a la prensa. También ayudaron a abrir la Conferencia al mundo, poniendo al día a la gente
en sus respectivos países mediante blogs, vídeo online y correo
electrónico.
Las delegaciones juveniles de países individuales también
tenían sus propias agendas. Adam MacIsaac, de la delegación
juvenil canadiense, dijo: “Nuestra presencia aseguró que los
canadienses supieran lo que su Gobierno estaba haciendo en
Bali, y que nuestros negociadores gubernamentales prestaran
oídos a las preocupaciones de los jóvenes canadienses.
“Lo que nosotros queremos es un consenso internacional
para eliminar los combustibles fósiles dentro del espacio de
nuestra vida. Como personas jóvenes debemos trabajar juntos
con ahínco, a fin de que el cambio climático galopante no sea
parte de nuestro futuro.”
¿Pero qué pueden lograr los jóvenes realmente en eventos
como éste? “Podemos asumir el papel de conciencia moral,”
afirma Richard Graves, de SustainUS, una organización juvenil
estadounidense. “Los jóvenes están pidiendo a los líderes mundiales que escuchen a la generación que sufrirá las consecuencias de las decisiones tomadas hoy. Se trata de un asunto de
justicia intergeneracional.”
¿Curiosos de enterarse del creciente movimiento juvenil para
el clima?
Visiten www.youthclimate.org
y http://itsgettinghotinhere.org.
En Japón los jóvenes consideran que “están en la onda” si llevan
sus propios palillos para usar en los restaurantes en lugar
de aceptar palillos desechables. Más del 90% de los palillos
desechables en Japón están hechos con madera de árboles
en China, un país que se enfrenta con grave deforestación y
desertificación. Un eco-grupo universitario vende bolsitas de
algodón para alentar esta práctica, y los restaurantes hasta
ofrecen un descuento cuando la gente trae sus propios palillos.
¡Todos y cada uno puede cambiar las cosas con un pequeño
esfuerzo! Midori Kitahashi, Japón
Pongal, un festival de la cosecha celebrado en India del Sur, es
una importante tradición para los tamil. El primer día, la gente
limpia y ordena su casa y quema los artículos descartados en una
fogata ritual. Esto libera CO2, y algunos artículos, como bolsas
de plástico y neumáticos de goma, también liberan gases tóxicos.
Junto con mis compañeros estudiantes de silvicultura organicé
una campaña en nuestra ciudad, Mettupalayam, para explicar
los peligros de esta costumbre y pedir a la gente que reutilicen
o reciclen los artículos desechados. La población respondió bien,
y la municipalidad nos ayudó a recoger los desechos peligrosos.
El año próximo esperamos hacer correr la voz más lejos, en
los medios de comunicación y organizando otras campañas.
Karthikeyan Nataraja, India
Como estudiante de arquitectura, me especializo en gestión
sostenible. De manera que me alarmó la cantidad de papel que
consume mi departamento integrado por 400 personas: ¡7,7
toneladas por año entre mapas, modelos, dibujos, etc! De modo
que presenté una lista de estrategias, incluso ideas como imprimir
en hojas más pequeñas, usar el papel de ambos lados, recortar los
mapas para reutilizarlos como cuadernos de dibujo, usar modelos
digitales y reutilizar el cartón. Mis compañeros y maestros ahora
han comenzado a llevar las ideas a la acción. Como promedio,
la fabricación de una tonelada de papel produce un tercio de su
peso en emisiones de CO2, y sólo en Perú existen 22 departamentos como el nuestro. Está claro que nosotros, los estudiantes,
podemos hacer un importante impacto simplemente cambiando
nuestros hábitos. Mi próximo paso será difundir la noción entre
otros colegios y facultades. Carlos Bartesaghi Koc, Perú
¡Deja el Hábito del CO2!
11
La cuenta
del
carbono
El cambio del clima ya está ocurriendo –más rápidamente de lo esperado– y la culpa
la tienen las actividades humanas, con la emisión de gases de efecto invernadero que
actúan como un manto cada vez más espeso alrededor de la Tierra. La mayoría de estos
gases siempre han existido, manteniendo al planeta a una temperatura de unos 20ºC
más calurosa de lo que sería de otro modo y haciéndolo habitable. Pero no sorprende
que el mundo se esté calentando a medida que nuestras emisiones aumentan sus
concentraciones en la atmósfera.
El más importante de estos gases es el dióxido de carbono (CO2), responsable hasta la
fecha de aproximadamente un 70% del calentamiento inducido por el hombre. Por miles
de años sus concentraciones se mantuvieron más o menos estables, en alrededor de 280
partes por millón (ppm). La amplia quema de combustibles fósiles –desde la Revolución
Industrial impulsada por el carbón hasta la Edad del Petróleo de los últimos 60 años– ha
cambiado esto. En los últimos 300 años, la humanidad ha lanzado a la atmósfera unos
600.000 millones de toneladas de carbono extra (en forma de CO2) con la quema de com-
Emisiones totales de CO2 por año, incluso
cambio de uso de la tierra (toneladas)
Más de 1.000 millones
100 millones a 1.000 millones
50 millones a 100 millones
25 millones a 50 millones
10 millones a 25 millones
Menos de 10 millones
Los datos de los siguientes países excluyen
usos de la tierra: Armenia, Azerbaiyán,
Bélgica, Brunei Darussalam, Emiratos Arabes
Unidos, Eritrea, Georgia, Kazajstán, Kirguistán,
Luxemburgo, Macedonia, Mauritania, Moldova,
Tayikistán, Turkmenistán, Ucrania, Uzbekistán
2. Emisiones de CO2 per capita
Emisiones anuales de CO2 per capita
(hag*)
Más de 3
1,8 a 3,0
1,0 a 1,8
0,5 a 1,0
0,1 a 0,5
Menos de 0,1
* hag = una hectárea global es la superficie teórica
de bioproductividad requerida para absorber el CO2
generado por la quema de combustibles fósiles
Fuente: Global Footprint Network/WWF
12
TUNZA Tomo 6 No 1
1. Emisiones de CO2, incluso cambio de uso de la tierra
Fuente: Instituto de Recursos Mundiales
bustibles, y añadió más aún con la tala de bosques. Las concentraciones de CO2 han aumentado en más de un tercio a alrededor de 380 ppm y su acumulación está acelerando.
Estos dos mapas muestran de dónde proceden las emisiones más grandes. Estados
Unidos y China rivalizan por ser el país responsable de la mayor cantidad (Mapa 1).
Indonesia y Brasil encabezan la tabla de la liga para las mayores emisiones debido a
los cambios en el uso de la tierra –deforestación en su inmensa mayoría–, que ahora
contribuye más o menos una quinta parte del total mundial.
Pero esto no es más que parte de la historia. Un criterio más justo es considerar la
cantidad que los países emiten por cada uno de sus habitantes. El Mapa 2 usa una
medida todavía mejor, tomando en cuenta no sólo la cantidad de CO2 de la cual es
responsable un individuo para su propio país, sino el origen de su emisión en la
producción y el transporte de productos hechos en el exterior pero consumidos por una
persona en su propio país (por ej. ordenadores fabricados en la India pero utilizados
en Francia se agregan a las huellas francesas). Esto luego es expresado como el
área de tierra de productividad de promedio necesaria para absorber las emisiones
de CO2 de cada habitante. El promedio mundial es 1,06 hectáreas por persona, pero
esto esconde enormes diferencias. Las emisiones medias de cada persona en Africa
requieren apenas 0,26 hectáreas de tierra “de promedio” para ser absorbidas; las
emisiones medias en la Federación de Rusia requieren 2,64 y las de América del Norte
necesitan 5,66.
Será necesario cortar las emisiones en por lo menos la mitad para el año 2050 si
queremos dar oportunidad al mundo de evitar un cambio climático peligroso. Pero
quienes dejan huellas grandes también tendrán que hacer los cortes más grandes,
si hemos de lograr que las medidas para combatir el cambio de clima sean justas o
siquiera efectivas.
¡Deja el Hábito del CO2!
13
Hora de cambiar
S
i nunca has oído el nombre de
Leonardo DiCaprio y por casualidad
te encuentras con su sitio web, podrías pensar que has encontrado un conservacionista, y no una de las más célebres estrellas de Hollywood. En lugar de
unos llamativos clips de su último éxito de
taquilla, la primera página muestra fotos
de un arrecife de coral, la copa de los árboles de un bosque tropical y un gorila. El
sitio de noticias pide a los visitantes que:
“Tomen medidas: agreguen su firma a
nuestra promesa de abolir los plásticos”. Y
un rincón del texto anuncia modestamente el estreno internacional de La Ultima
Hora, una película documental de largo
metraje sobre la devastación ecológica
causada por el calentamiento de la Tierra.
Y es verdad que DiCaprio, conocidísimo en muchas partes del mundo como
actor, ha sido activista dedicada a asuntos
ambientales desde casi dos décadas, aunque solo tiene 33 años de edad. Primero
ganó la aclamación de la crítica por su
retrato de un chico autístico en ¿A Quién
Ama Gilbert Grape? (1993), interpretación que le ganó su primer nombramiento para un Oscar a los 19 años. Pero sólo
tres años más tarde estableció la Fundación Leonardo DiCaprio, una organización
que fomenta la conciencia de problemas
medioambientales como el calentamiento de la Tierra, las energías renovables y
la conservación de la biodiversidad de la
Tierra.
Papeles principales románticos en
Romeo y Julieta (1996) y Titanic (1997)
lo establecieron como un ídolo y un actor de primera fila, y en años recientes ha
ganado respeto con papeles como el del
millonario Howard Hughes en la película
El Aviador (2004) y el de un mercenario
africano en Diamante de Sangre (2006),
interpretaciones para las cuales recibió
nominaciones Oscar para Mejor Actor.
Pero al mismo tiempo, ha llevado una
vida como activista medioambiental. En
2000 presidió las celebraciones del Día
de la Tierra de los Estados Unidos, y entrevistó al Presidente Clinton en la televisión en horas de mayor audiencia sobre
sus políticas gubernamentales, y sobre las
formas en que sería posible alentar a los
habitantes y las empresas estadounidenses
a adoptar prácticas más verdes.
14
TUNZA Tomo 6 No 1
“Ya es hora de cambiar las cosas”, dijo
en su discurso del Día de la Tierra. “Es necesario que cambiemos el ambientalismo
para que deje de ser la filosofía de una
minoría apasionada y se convierta en un
modo de vida que automáticamente integre la ecología a la política gubernamental y a los estándares de vida normales.
Queramos o no, estamos entrando en una
edad medioambiental.”
Luego fue pionero en la creciente
moda hollywoodense de conducir el automóvil híbrido Prius –comprando el modelo para sí mismo así como para varios
miembros de su familia– lo cual ayudó
enormemente a elevar el perfil del automóvil. “Tenemos la tecnología para hacer
que todo automóvil producido en Norteamérica sea igualmente limpio, barato y
eficiente,” dijo.
Todo empezó con la televisión. Fue
gracias a la pantalla que DiCaprio experimentó por primera vez la belleza y la
fragilidad de la Tierra, creciendo en el
ambiente urbano de Los Angeles. “Desde
muy pequeño solía mirar documentales
sobre los bosques tropicales en el Brasil.
A medida que fui creciendo, aprendí cada
vez más sobre el impacto del hombre sobre nuestro planeta, y quise hacer algo
para cambiarlo”, dice.
El deseo de llevar el pensamiento
medioambiental a la corriente dominante
fue lo que motivó a DiCaprio a filmar
La Ultima Hora, que él produjo, y cuyo
guión también fue coescrito y narrado
por él mismo. Es la tercera película
documental sobre el medio ambiente
de DiCaprio. Ya había producido dos
cortos para una audiencia en la web:
El Calentamiento de la Tierra en 2001
y Planeta de Agua en 2004, que ambas
todavía pueden verse en su sitio. Para
su gran sorpresa, llovieron pedidos para
usar las películas como instrumentos de
enseñanza en muchas escuelas alrededor
del mundo.
La película La Ultima Hora adopta
un enfoque más cinematográfico hacia
los problemas medioambientales que la
de Al Gore, Una Verdad Inconveniente,
ilustrando sus afirmaciones con metraje
dramático de las maravillas naturales de la
Tierra, las inundaciones y los huracanes,
la industria pesada, etc. Es una película
Peter Youngblood Hills
de ritmo acelerado; la banda de sonido
hasta contiene bandas como Sigur Rós y
Coldplay.
Pero lejos de ser más estilo que sustancia, la médula de la película contiene
entrevistas de más de 50 de los principales pensadores mundiales de las ciencias, las políticas, la energía, la salud y
el diseño, incluso personalidades famosas como el físico Stephen Hawking, la
ganadora del Premio Nobel Wangari
Maathai, el ex-Presidente de la Unión
Soviética Mikhail Gorbachev y el filósofo medioambiental y radiodifusor David
Suzuki. Todos estos expertos presentan
explicaciones para comprender la historia de la relación del hombre con la
Tierra, el estado de los océanos, la tierra
y el aire, y los desafíos políticos, sociales
y tecnológicos –y las esperanzas– que
tenemos por delante.
El mensaje es que la actitud de la humanidad hacia el medio ambiente como
un recurso sin límites es equivocada, y es
necesario que cambiemos este modo de
pensar de inmediato si hemos de sobrevivir. La película destaca el hecho de que
54.000 especies están quedando extintas
cada año debido a los ecosistemas de la
Tierra que están destruyéndose, y advierte que Homo sapiens –es decir, nosotros
–también somos una especie en peligro.
Es la última hora de la humanidad, no de
la Tierra: el planeta continuará existiendo,
no importa qué le hagamos.
Una campaña –Acción Ultima Hora–
trata de “atraer y activar a los jóvenes
para emprender el liderazgo en el movimiento de la sostenibilidad”. “En los
Estados Unidos somos los que deberíamos dar un ejemplo”, dijo DiCaprio.
“Somos una de las más grandes democracias en el mundo, y también uno de los
más grandes contaminantes. Si nosotros
no emprendemos alguna medida, ¿cómo
podemos esperar que otros lo hagan?”
Actualmente DiCaprio está produciendo un programa de televisión titulado Eco-Town –que sigue a una ciudad
de Kansas devastada por un tornado a
medida que va reconstruyéndose como
un “modelo de vida verde”– entre sus
actuaciones en las siete películas que
tiene planeadas para los próximos dos
años. Entretanto, sus sitios online sirven
de recurso para posibles acciones y
para educación. Hasta existe un canal
YouTube en conjunción con la película
documental que invita a la gente a compartir videos sobre lo que está haciendo
para ayudar a la Tierra.
“Es necesario que ganemos a los chicos cuando son jóvenes”, dice DiCaprio.
“Así fue cómo empezó conmigo. Lo excitante es que esta generación podrá crear
un cambio total en el mundo.”
Anatomía de una campaña
E
l cambio climático es el problema más urgente de mi generación. Por tal
razón, mis coetáneos y yo deseamos aprender lo más posible sobre el medio
ambiente. La educación es la clave para informar, entusiasmar e inspirar a
otros a tomar medidas.
A fines de 2007, con cuatro amigos decidimos llevar a cabo una ambiciosa campaña
nacional de dos años sobre el cambio climático, que comenzaría en 2008. Esto podrá
parecer una tarea desmesurada, pero todos nosotros somos miembros activos de
Fältbiologerna (Naturaleza y Juventud Suecia), la más grande organización sueca
para estudios de la naturaleza y protección del medio ambiente dirigida por gente
joven. Fundada en 1947, hoy cuenta con 2.000 miembros entre 7 y 25 años de edad de
todas partes del país.
En marzo de 2008, los 30 miembros de Fältbiologerna que se ofrecieron como
voluntarios para operar esta campaña viajaron a Malmö en tren para participar en
una reunión de planeamiento de un fin de semana de duración. En realidad, si bien
la organización de la campaña era la meta última de la reunión, el primer punto de
la orden del día era adquirir una clara comprensión de lo que significa el cambio
climático, pues sin un verdadero conocimiento del problema, no lograremos obtener
éxito.
Un investigador de nuestra universidad local nos habló sobre la realidad y los mitos
de los cambios climáticos, la ciencia y posibles soluciones. A continuación hicimos
fondo común de nuestro conocimiento colectivo con un ejercicio de cartografía,
anotando problemas y soluciones en una gran hoja de papel. Con el problema central
“Cambio climático”, y “Causa X” titulada “Emisiones de CO2”, confeccionamos una lista
de diversas fuentes bajo la “Causa X”, por ejemplo “Quema de combustibles fósiles”
y “Deforestación”, etc. Luego volvimos atrás y preguntamos: ¿Por qué necesitamos
combustibles fósiles? Para vehículos, calor, etc., hasta llegar finalmente a causas
como consumo, estilo de vida, valores y actitudes.
Podrá parecer simplista, pero este útil instrumento ayuda a elaborar maneras
realistas de aminorar el ritmo del cambio del clima. El paso siguiente consistió en
idear estrategias basadas en lo que habíamos incluido en nuestro “mapa”, planes de
acción que pueden cubrir toda la gama desde peticiones a los concejales de la ciudad
de invertir dinero en una estructura para ciclismo, hasta operar una campaña de
ciclismo en el vecindario.
El último día, resumimos toda esta información para pensar en ideas para nuestra
campaña, así como para discutir cosas prácticas como quién conduciría cuál actividad,
financiación y programación. Aquí anoto algunas de las ideas que se nos ocurrieron.
Acción de los globos: Pedir a la gente inflar un globo con el CO2 de sus propios
pulmones y escribir un mensaje en ellos, para ser entregado luego a las autoridades
del gobierno, como por ejemplo: “Cierren las compañías aéreas domésticas”,
“Investiguen energía renovable”, etc.
Torneo de ciclismo: Organizar un grupo de ciclistas para ir de ciudad en ciudad en
Suecia durante dos semanas en verano, representando obras de teatro y cantando
canciones que se refieren a reducir el CO2 usando transporte alternativo.
Alimentos favorables al clima: Alentar a las escuelas y colegios a servir alimentos
producidos localmente y comidas vegetarianas en sus cafeterías.
Por supuesto, hay muchas otras maneras ¿Pero acaso será nuestra campaña capaz
de influenciar la manera en que la gente piensa y actúa en la vida diaria? Es una tarea
difícil, pero no imposible. El primer paso es asegurar que todos y cada uno de nosotros
comprenda exactamente cuál es el desafío, para luego convencer a los individuos
que, si bien se trata de un problema enorme, sus acciones son importantes. Nuestra
campaña tratará de demostrar que toda persona puede contribuir algo, y que es posible
lograr un verdadero cambio si todos los sectores actúan juntos. Y trataremos de hacer
comprender esto a la gente en una forma interesante y entretenida, demostrándoles
que ayudar al planeta puede ser positivo, divertido y atractivo.
Sara Svensson es integrante del Consejo de Asesoramiento Juvenil Tunza, representante
para Europa.
¡Deja el Hábito del CO2!
15
Chic
con bajo carbono
la silla “terra grass”
Muebles de jardín con una diferencia.
La silla de cartón se arma y se llena
con tierra y semillas, para hacer
crecer su propio tapizado, fresco y
confortable. Es biodegradable, dura
tanto tiempo como se lo mantiene
(igual que cualquier césped) y hasta
absorbe CO2.
el
trikke
el velómobil
Propulsado por el movimiento de
balaceo del ciclista, puede alcanzar
una velocidad de 30 kilómetros por
hora, sube al cordón de la vereda,
puede plegarse para viajar diariamente
al lugar de trabajo con facilidad y hasta
usarse cuesta arriba.
www.trikkestore.no
www.lazyboneuk.com
el reloj
de
cuerda
el
condominio
con gusanos
La idea de compartir tu cocina con
20.000 gusanos tal vez no tenga
atractivo inmediato, pero los gusanos
viven en este recipiente compacto,
no tienen olor, y convierten los
desperdicios de tu cocina en valioso
fertilizante. Mientras tanto, combaten
el cambio climático porque disminuyen
las emisiones de CO2 de los camiones
que transportan la basura de tu casa
y entregan abono a tu domicilio, y
reducen la contaminación por metano,
un gas de efecto invernadero aún más
potente, emitido a medida que van
pudriéndose los alimentos.
www.composters.com
Puntualidad antigua. Con un poco
de suerte, echando una ojeada a
una tienda de segunda mano –o al
altillo– podrías encontrar un auténtico
reloj retro. Sin necesidad de baterías
para reemplazar y crear desperdicio
innecesario. Chic, y preciso.
el bolso
de
cuero
Su exterior está hecho de cinturones
de cuero reciclados. Su interior
está forrado con corbatas de seda
recicladas. Y si lo cuidas, hasta podrás
pasarlo a tus hijos.
www.ecocentric.co.uk
16
TUNZA Tomo 6 No 1
Piensa en la salud de una bicicleta y
el refugio de un coche. ¿El resultado?
¡Pedaleas acostado! El velómobil, o
“bicicleta yacente” encierra al ciclista
en un módulo de fibra de vidrio u
otro material, corre a una velocidad
de hasta 48 kilómetros por hora en
terreno llano, y está haciéndose cada
vez más popular en Europa y América
del Norte.
www.leiba.de
la computadora
portátil
“XO”
Los niños en el Brasil, la India,
Nigeria, Perú, Tailandia y Uruguay
ahora obtienen esta computadora
(ordenador) portátil verde de bajo
consumo energético que incluye un
navegador de Internet, un procesador
de texto, y programas de música y
arte y juegos. Puede recargarse con
una variedad de artilugios, incluso un
panel solar, una manivela, un pedal y
una cuerda, así como un adaptador de
enchufe común.
fuseproject/www.laptopgiving.org
Hoy día es de buen tono actuar de manera sostenible, y estar en la onda mostrándose “carbono-neutro”. Y también es más
fácil. Cada vez más productos favorables al medio ambiente están llegando al mercado, a medida que la preocupación
por el cambio climático va aumentando entre productores y consumidores por igual.
Productos de toda clase, de papeleras hechas de periódicos reciclados a sofás hechos de botellas plásticas, pavas de
bajo uso energético a duchas que ahorran agua, de computadoras libres de sustancias tóxicas a juguetes eléctricos sin
baterías, están apareciendo en tiendas y hogares. Y lo mismo es el caso con productos sostenibles más extravagantes y
peculiares, lo cual demuestra que dejar el hábito del carbono no debe ser necesariamente algo triste. Aquí presentamos
algunos de los numerosos productos que te permitirán ser chic al mismo tiempo de saber que estás haciendo algo en
favor del planeta.
el grill
solar
Una barbacoa sin humo ni
carbonización. La hoja de metal
curva concentra el sol en
los alimentos, calentándolos
uniformemente en todos los lados.
Nada se quema, ¡y ni siquiera hace
falta dar vuelta la hamburguesa!
www.tammock.ch
la radio
AM/FM
autosuficiente
Cubre todas las bases energéticas
con un panel solar, una manivela
que provee por lo menos una hora
de funcionamiento con un minuto de
cuerda, y un adaptador para corriente
en caso de fallar todo lo demás. Todo
esto, más una lámpara LED.
Freeplay Energy PLC/www.freeplayenergy.com
la guitarra
“cyclotron”
Da la nota justa, hecha
de madera de acre
sostenible y plásticos
reciclables.
www.simonleeguitars.com
el triciclo
de
carga
La palabra “rickshaw” viene del
japonés jinrikisha, vehículo tirado por
un hombre. Una forma tradicional
de transporte no contaminante en
Asia, las bicicletas rickshaws ahora
han aparecido en algunas ciudades
de Occidente. Y en los Países Bajos
se está usando una variación del
vehículo para realizar las tareas de un
auto de familia. Este triciclo tiene un
sólido cajón entre las ruedas, usado
para meter todo, desde comestibles
y paquetes hasta varios niños
sujetados con correas en sus asientos
especialmente diseñados.
www.bakfiets.nl
el
“ecomedia
player”
Excéntrico pero práctico, el reproductor
de múltiples acciones fue inventado por
Trevor Bayliss, el mismo que tuvo la
idea de una radio que funciona dándole
cuerda con una manivela. El aparato
exhibe películas, toca radio y MP3s,
almacena y exhibe fotos, almacena
archivos, recarga tu teléfono móvil y
hasta graba sonido. Y con sólo darle un
minuto de cuerda funciona 40 minutos.
www.ecocentric.co.uk
el coche eléctrico
“tara tiny”
Producido ahora en la India, este coche
eléctrico de cuatro asientos tiene una
velocidad máxima de 69 kilómetros por
hora y cuesta tan sólo $2.500. No produce
gases de escape, y es auténticamente
verde si se lo recarga utilizando energía
generada por fuentes renovables.
Tara International
la
mochila
solar
Hecha de botellas plásticas
recicladas, proporciona energía
mientas tú estás activo. Su panel
solar incorporado de 200 gramos
de peso carga la mayoría de los
artefactos electrónicos pequeños
–por ejemplo cámaras fotográficas,
teléfonos móviles o reproductores de
MP3– en dos a tres horas.
www.esc-outdoor.co.uk
ecozapatillas
Las ecozapatillas disminuyen la huella
del calzado con su empeine de algodón
y suelas 100% de neumáticos de goma
reciclados, lo cual evita quemar los
neumáticos y liberar CO2 y dioxinas, o
verterlos en pilas que a menudo suelen
incendiarse.
www.planetshoes.com
¡Deja el Hábito del CO2!
17
El rol de los bosques
J. Sencoski/PNUMA/Topham
M
UY POCO QUEDA DE LOS BOSQUES originarios de la
Tierra. Alrededor de la mitad ha sido talada totalmente, y
de la mitad restante, sólo una quinta parte no ha sido alterada
por el hombre.
Esto es importante para el clima, dado que la tala de árboles es
la segunda causa más grande del creciente aumento de CO2 en
la atmósfera después de la quema de combustibles fósiles: es
responsable de alrededor de una quinta parte de las emisiones
de la humanidad. Los árboles absorben y almacenan enormes
cantidades de carbono del aire, y cortarlos no sólo significa que
dejan de hacer esta tarea crucial. Cada vez que se perturban –ya
sea por incendios naturales o por despejar la tierra para obtener
madera, para agricultura o para construir caminos– los bosques
liberan su carbono almacenado a la atmósfera.
Los bosques también contienen mucho de la biodiversidad del
planeta, purifican el aire y liberan agua de lluvia, estabilizan
el suelo y proporcionan los medios de vida para miles de
millones de personas. Y sin mencionar productos valiosos como
alimentos, goma, madera y medicinas.
LA PERSPECTIVA HISTORICA
La deforestación ha estado ocurriendo desde hace mucho
tiempo, en un comienzo denudando lo que ahora son los países
desarrollados del mundo. El 95% de los bosques que solían cubrir
los Estados Unidos de América fue cortado desde la llegada de
los primeros asentadores europeos; fuera de la Federación Rusa,
sólo 1% de los bosques originales de Europa queda en pie; y
países tan ampliamente dispersos como China, Haití, Afganistán
y Nigeria igualmente han perdido mucho de lo que poseían.
18
TUNZA Tomo 6 No 1
B. Buranabunpot/PNUMA/Topham
Lo que queda está desapareciendo aceleradamente. Más de
92.000 hectáreas de los bosques templados y boreales de
Canadá se talan cada año, así como 2 millones de hectáreas de
los bosques de la Federación Rusa, que contienen casi la mitad
del carbono terrestre del hemisferio norte. Y la Organización
para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas
(FAO) estima que anualmente también se pierden 13 millones
de hectáreas de las selvas pluviales del planeta, contribuyendo
dos tercios del CO2 emitido por la deforestación total.
CAUSAS MULTIPLES
Hay muchas causas para esta destrucción, incluyendo la
agricultura, la obtención de madera, la extracción de petróleo,
la construcción de diques y embalses y la minería, además de
los caminos y la infraestructura asociados. A medida que el
mundo come cada vez más carne, un 70% del área deforestada
del Amazonas es utilizado ahora para ganadería, y gran parte
del resto es debido a los cultivos, especialmente soya, utilizada
como pienso.
Entre otras, la segunda selva pluvial más grande del mundo –en
la Cuenca del Congo– es talada por sus valiosas maderas duras,
que también la abre para la agricultura y la caza de animales
para carne salvaje.
Vastas zonas forestales en Asia Sudoriental se están limpiando
para el cultivo de palmeras de aceite, cuyos frutos producen
un aceite vegetal barato, usado ampliamente en alimentos
como tartas, patatas fritas y margarinas, así como una cantidad
de otros productos, incluyendo jabones, cosméticos y tinta
de imprenta.
A. Bieber/PNUMA/Topham
R.A. McLaughlin/PNUMA/Topham
EL PROBLEMA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES
Irónicamente, la prisa para producir biocombustibles –para
reemplazar el petróleo y combatir así el cambio climático–
está empeorando las cosas, porque las palmeras son la fuente
más eficiente y rentable. Con el aumento de la demanda, los
cultivadores también han estado talando tuberas forestales,
árboles que crecen en profundas capas de vegetación muerta
demasiado húmeda para descomponerse. Se cree que las
tuberas de Asia Sudoriental contienen hasta 21% de los
almacenes de carbono basados en tierra del mundo, y cortar
sus árboles desencadena toda una serie de actividades que lo
libera. La tala emite CO2, como asimismo el drenaje y la quema
de tierra para despejarla, y los incendios que agarran la turba
seca. Se estima que Indonesia emite 6,5 veces la cantidad del
gas de tuberas degradadas como de la quema de combustibles
fósiles, convirtiéndola en uno de los más grandes emisores de
CO2 del mundo.
Sin embargo, como hace mucho los ambientalistas vienen
argumentando, los bosques son más valiosos en pie que
talados. El Banco Mundial ha calculado que valen cinco veces
más en pie que cortados. Y se calcula que los servicios ofrecidos
por los bosques boreales del Canadá –como almacenar carbono
y filtrar agua– valen alrededor de 2,5 veces tanto como su
ingeniería forestal, su hidroelectricidad, minería y extracción de
fósiles combinadas.
PROGRESO LENTO
Los gobiernos han sido lentos en llegar a un acuerdo
internacional sobre la reducción de la deforestación a fin de
salvar el clima. El mayor adelanto hasta la fecha fue alcanzado
K. Schultz/PNUMA/Topham
en diciembre de 2007 durante las negociaciones en Bali sobre el
futuro del Protocolo de Kyoto. Los países en desarrollo indicaron
claramente que estaban dispuestos a emprender medidas, y
los delegados acordaron que debieran ser compensados por el
ingreso que pierden al decidir dejar de talar sus bosques.
Este plan pionero para “reducir las emisiones debidas a la
deforestación y la degradación de los bosques en países en
desarrollo” (REDD, para abreviar) –originalmente presentado por
Costa Rica y Papua Nueva Guinea– garantiza un valor económico
a los bosques en pie. Podría hacer una enorme diferencia.
Podría aumentar la contribución de los países en desarrollo
a la lucha contra el cambio climático, haciendo posible acodar
metas mundiales más ambiciosas para cortar las emisiones de
CO2 y reducir el costo para alcanzarlas, y comprar tiempo para
desarrollar la tecnología para combatir el cambio climático.
ASUNTOS QUE RESOLVER
Aún quedan muchas preguntas –por ejemplo, sobre cómo
hacer cumplir y financiar el plan– y las naciones recién ahora
están calculando los detalles y diseñando los mecanismos
precisos a usar. Además también existe preocupación de
que el plan podría calmar la primordial necesidad de que las
naciones desarrolladas reduzcan sus propias emisiones
causadas por la quema de combustibles fósiles o –de hecho– su
demanda de madera y otros productos de bosques talados. Todo
esto llevará tiempo para establecer, pero por lo menos el mundo
finalmente está empezando a acordar a los bosques el valor
económico y ambiental que merecen y comenzando a ocuparse
de la enorme contribución al calentamiento de la Tierra hecha
por la deforestación.
¡Deja el Hábito del CO2!
19
Genio tecnológico...
La tecnología será indispensable para ayudar al mundo a dejar el hábito del carbono. ¿Pero cuán importante será el
papel que desempeñará? Las ideas van desde las mejoras en la energía renovable y el ahorro de energía hasta grandes
planes para quitar CO2 físicamente de la atmósfera. Algunos parecen totalmente beneficiosos, otros al parecer conllevan
peligrosos efectos colaterales. Para empezar presentamos tres ideas que están desarrollándose para mejorar algunas
tecnologías ya existentes.
Tinta solar
Nanosys/handout
el calentamiento de piedra caliza y otros materiales a más de
1.400ºC, produciendo media tonelada de CO2 por tonelada de
cemento, sin contar otro tercio de tonelada más, resultante de la
quema de combustible para calentar los hornos y transportar las
materias primas.
El cemento geopolimérico, desarrollado por su resistencia al
fuego en barcos de pasajeros y coches Formula 1, podría cambiar
esto. Es fabricado combinando álcali con silicatos (que contienen
silicona y oxígeno) y alúminas (que contienen aluminio y oxígeno),
que ambos pueden ser reciclados de desechos industriales, para
causar una reacción química llamada polimerización, que une
moléculas sin despedir CO2.
Ya está demostrando su utilidad en diversas aplicaciones,
desde patios a barreras del sonido en autopistas. Dado que se
trata de un material nuevo, no podemos estar seguros de su
resistencia durante decenios bajo presión, si bien en pruebas de
durabilidad a corto plazo da buenos resultados.
www.geopolymer.org
Resultados concretos
El hormigón, o concreto, el material de construcción más común
del mundo, es responsable de un masivo 8% de las emisiones
de CO2 del planeta. Utiliza cemento Pórtland, hecho mediante
20
TUNZA Tomo 6 No 1
Una ciencia pegajosa
lovelydead/Flickr
El sol podrá ofrecer su energía en forma gratuita, pero las
pilas solares siguen siendo una manera costosa de generar
electricidad, dado el alto costo de su fabricación. Ahora una
empresa californiana informa que ha hecho un adelanto que
producirá energía solar limpia tan barata como la electricidad
generada por carbón, altamente contaminante.
A fines del año pasado, Nanosolar –basada en Palo Alto
cerca de San Francisco– empezó a producir y exportar sus
revolucionarias pilas solares. Delgadísimas, flexibles y livianas,
su fabricación es posible gracias al desarrollo de una tinta
fotovoltaica especial impresa sobre una delgada hoja de aluminio.
Actualmente Nanosolar planea la construcción de fábricas en
California y Alemania y abriga la intención de convertirse rápidamente en uno de los más importantes fabricantes de pilas
solares en el mundo.
Los escépticos dudan que será posible lograr una pila al
bajo costo planeado por Nanosolar en breve, pero hay bastantes
inversionistas que respaldan la empresa –entre ellos Larry Page
y Sergei Brin, los fundadores de Google– que desea desarrollar
energías renovables más baratas que el carbón.
Isaac Berzin en realidad es un científico especializado en cohetes
espaciales, pero se le ocurrió la idea de convertir la contaminación
de las centrales eléctricas en un biocombustible. La tecnología
del profesor del Massachusetts Institute of Technology pasa los
gases a través de unos tanques que contienen algas ricas en
aceite, de rápido crecimiento en agua. Las algas los engullen y
crecen, y se cosechan y se procesan diariamente para extraer el
aceite para su conversión en biocombustible. Los remanentes
pueden utilizarse para producir etanol para más biocombustible
o bien como alimento para animales.
Las pruebas han demostrado que la tecnología funciona,
y podría producir biocombustible con 33 veces menos área de
tierra que la colza. La técnica extrae alrededor de un 40% del
CO2 de las emisiones, junto con 86% de los óxidos nitrosos.
Desde luego, la quema del biocombustible vuelve a liberar
estos gases. De modo que no es precisamente una tecnología
de limpieza, más vale una manera de reducir las emisiones en
forma más eficiente mediante la reutilización del carbono. No
es un sustituto para atrapar el carbono y mantenerlo fuera de la
atmósfera mediante su captura y almacenamiento.
A medida que los niveles de CO2 en la atmósfera van subiendo, y el cambio climático se produce más aceleradamente de lo
previsto, algunos científicos dicen que hagamos lo que hagamos, será poco y demasiado tarde, a menos que la humanidad
en efecto empiece a quitar el CO2 de la atmósfera. Los críticos objetan que los ambiciosos planes propuestos para hacer esto
plantean sus propios peligros para el planeta y podrían distraer de la necesidad de abandonar el hábito del carbono y reducir las
emisiones. Aquí presentamos cuatro de las propuestas más prominentes.
Arboles sintéticos
Peter Read, un académico neocelandés, ha venido proponiendo
durante años que debieran usarse plantas y árboles para
limpiar el CO2 de la atmósfera. Desde luego, las plantas y
los árboles absorben el gas a medida que van creciendo.
Podrían luego cosecharse, convertirse en biocombustibles,
y quemarse limpiamente en centrales eléctricas con captura
y almacenamiento de carbono, quitando de esta manera el
contaminante del aire y guardándolo seguramente.
Klaus Lackner, de la Columbia University ha ido más allá,
con el desarrollo de árboles sintéticos que podrían ser miles
de veces más eficientes. Estos árboles usan revestimientos
absorbentes sobre unas tiras para filtrar y capturar el gas
del aire y liberarlo como una corriente pura de CO2, que
luego puede almacenarse. Está trabajando actualmente en
el desarrollo de un artefacto que sería capaz de absorber
90.000 toneladas por año, y que, usado ampliamente, podría
ejercer un efecto dramático.
El enfoque ofrece una manera de abordar las vastas
cantidades de carbono emitidas del tubo de escape de los
coches y otras fuentes pequeñas, a las cuales no es posible
colocar artefactos de captura y almacenamiento de carbono.
Y, en vista de que el CO2 excedente se extiende sobre todo el
globo, es posible extraerlo de la atmósfera dondequiera que se
almacenará el gas.
Los críticos pretenden que la construcción y operación
de los árboles sintéticos llevaría tanta energía que se libraría
mayor cantidad de CO2 que la que se ahorraría. Y por supuesto,
sería necesario encontrar lugares dónde depositar todo el gas
en forma segura.
Sembrando los mares
En algunas partes de los océanos el crecimiento del plancton se
ve impedido por la falta de hierro en el agua. Los experimentos
han demostrado que sembrándolo con más hierro estimulará su crecimiento, absorbiendo carbono. Algunos científicos
–y empresas– desean hacer esto, arguyendo que el plancton
llevaría el carbono al fondo de los océanos en forma segura
cuando muere.
Varios eminentes científicos creen que se trata de una mala
idea. Dicen que es muy posible que el carbono no se hundiría, o
que no se quede en la profundidad en caso de hundirse. Arguyen
que podría agregarse a un alarmante proceso bajo el cual los
océanos están volviéndose cada vez más ácidos a medida que
van absorbiendo carbono del aire. Y además temen que es
probable que pondría en peligro otra vida marina.
Pozos tubulares
El discutido científico James Lovelock, el inventor de la teoría
de Gaia, y Chris Rapley, Director del Museo de las Ciencias
de Londres, han pensado en una manera más sofisticada de
fertilizar el plancton. Sugieren que se coloquen decenas de
miles de caños o tubos de 100 metros de largo en los mares.
La acción de las olas y unas válvulas de una sola dirección en el
interior de los caños haría fluir a la superficie aguas profundas,
ricas en nutrientes, nutriendo al plancton.
Por lo menos una compañía está trabajando ahora en la idea.
Pero valen objeciones muy parecidas a las correspondientes a
la siembra de hierro, con una complicación adicional: las aguas
más profundas también son ricas en CO2, de modo que traerlas
a la superficie podría empeorar las cosas.
Un volcán hecho en casa
Un enfoque totalmente diferente consiste en cortar la cantidad
de la energía del sol que llega a la Tierra. El plan más defendido
–respaldado por el ganador del Premio Nobel Paul Crutzen
entre otros– consiste en colocar partículas reflectoras de la luz
como sulfatos en la atmósfera para imitar las consecuencias de
erupciones volcánicas mayores, que han enfriado la Tierra.
Sin embargo, esto no hace nada para reducir los niveles de
CO2, de modo que la acidificación de los océanos continuaría.
Además, el polvo liberado por las erupciones volcánicas ha
causado estragos entre el régimen de las precipitaciones,
ocasionando diluvios y sequías.
¡Deja el Hábito del CO2!
21
7
maravillas
La energía de las velas
Según costumbre del mar, el vapor da paso a la vela, y ahora algo parecido está
sucediendo a medida que el costo del combustible aumenta y las medidas para combatir
el calentamiento de la Tierra van incrementando. El barco de carga de 10.000 toneladas
MS Beluga SkySails –que utiliza energía eólica con una cometa gigante– completó su
viaje inaugural de Bremen (Alemania) a Venezuela, los Estados Unidos de América y
Noruega, en marzo. La enorme vela “skysail” de 160 metros cuadrados, controlada
por computadoras, vuela hasta 300 metros sobre el nivel del mar, capturando los
vientos más regulares y más fuertes que soplan a esas alturas. La vela proporciona
un 35% de la energía del barco, con el resto contribuido por una máquina tradicional.
Se están desarrollando unas cometas de mayor tamaño para halar buques mucho
más grandes. Actualmente, los barcos, que transportan el 90% del comercio mundial,
son responsables del doble de las emisiones de la aviación, y se pronostica que esto
aumentará en un 75% dentro del espacio de las dos próximas décadas.
www.skysails.info
La marea está cambiando
Parece un molino de viento al revés, y podría presagiar una nueva era de energía
renovable fiable. En abril, la primera turbina del mundo –SeaGen– diseñada para
extraer energía de las mareas, fue instalada en Strangford Lough, Irlanda del Norte.
A diferencia de las plantas de energía maremotriz –que depositan la marea alta
detrás de un embalse, liberando el agua a través de turbinas– SeaGen, de 40 metros
de largo, está asentada dentro de las corrientes, permitiéndole girar sus velas bajo
el agua, con impacto muchísimo menor sobre el paisaje y la naturaleza. Desarrollada
por Peter Fraenkel, un pionero británico de energía renovable –a partir de una
tecnología que había probado para bombear agua en el Nilo– la primera turbina
producirá electricidad suficiente para dar energía a 1.140 viviendas. Si todo marcha
bien, el próximo paso será la construcción de un “parque maremotriz” de siete de
estos artefactos fuera de la costa de Anglesea en Gales; y existen planes de otra
instalación más en Canadá.
SeaGen Courtesy Marine Current Turbines Ltd
Alfombras mágicas
“Eres un soñador,” le dijo un ejecutivo colega a Ray Anderson, el fundador y presidente
de Interface Inc –la principal empresa fabricante de baldosas textiles del mundo– 14
años atrás cuando anunció sus planes de fabricar “la primera empresa industrial
que, a través de sus actos, demuestra al mundo industrial entero qué significa
sostenibilidad”. Sin embargo, desde 1996 la empresa, de alto uso de gasolina en el
pasado, ha reducido sus emisiones de gases de invernadero en un 88%, al mismo
tiempo de aumentar sus ventas en dos tercios y doblar sus ganancias, además de
ahorrar 372 millones de dólares gracias a cortar desperdicios. Anderson insiste en
que el empeño de lograr la sostenibilidad se encuentra en el mello del éxito de la
empresa, y dice que sin ese empeño tal vez hubiera sido incapaz de sobrevivir una
reciente recesión. Pero Interface Inc no ha terminado todavía. Se propone obtener
toda su energía de fuentes renovables, y que todos sus materiales sean renovables,
reciclados, o de base biológica para el año 2020.
www.thesamplecentre.com
22
TUNZA Tomo 6 No 1
Luces de la ciudad
Hasta cuando baja el sol al atardecer, ahora sigue alumbrando las calles. En la India,
Irak y Nigeria, entre otros países, están instalándose lámparas callejeras solares,
que usan bombillas o bujías LED, con una duración de hasta 20 años. Necesitan poco
mantenimiento y no dependen de la costosa infraestructura de una red eléctrica. Unos
paneles solares voltaicos encima de las luces absorben energía del sol, almacenada en
paquetes de batería para uso más tarde. Cuando el sol se pone, un sensor automático
enciende la luz y las calles son alumbradas para la noche: apenas cinco horas de sol
pueden mantener encendidas las lámparas durante 12 horas. La iluminación LED,
generada por cristales de uso energético eficiente en un chip superconductor, también
usa 40% menos energía que las luces callejeras actuales, pero proporciona el doble
de visión de lado a lado y elimina los charcos de oscuridad, con el resultado de calles
más seguras.
Lightron Lighting & Advancement
La carrera hacia cero
Cuatro países de tres Continentes –Nueva Zelanda, Noruega, Islandia y Costa Rica–
están compitiendo para ser el primero en lograr la neutralidad nacional de carbono.
Todos se han apuntado a la nueva Red de Clima Neutral del PNUMA. Islandia obtiene
el 99% de su electricidad de energía geotérmica e hidroeléctrica, y calienta sólo 1% de
sus casas con combustibles fósiles, y actualmente está ocupándose de sus coches y su
flota pesquera. Nueva Zelanda –por iniciativa de su Primera Ministro, Helen Clark– se
ha fijado la meta de generar 90% de su electricidad de fuentes renovables para 2025,
un aumento del 70% actual, y de cortar por la mitad sus emisiones de transporte
para 2040. Noruega se ha propuesto alcanzar la neutralidad de carbono para 2030.
Pero la meta más ambiciosa de todas fue establecida por Costa Rica, el único país en
desarrollo de los cuatro, que planea alcanzar la meta para 2021, año en que celebra el
segundo centenario de su independencia.
Paul Gipe/Still Pictures
Arbol-símbolo
En alguna parte del mundo crece un árbol joven –probablemente un cedro de Bermuda
o un olivo africano en Etiopía– como un extraordinario símbolo de esperanza y éxito.
Es el mil millonésimo árbol plantado en todas partes del mundo dentro del año,
desde que el PNUMA anunció en noviembre de 2006 –contra un trasfondo de cierto
escepticismo– que se proponía catalizar la plantación de ese número en 12 meses.
En efecto, la meta ha sido superada con creces, con más de 1.900 millones de árboles
plantados hasta la fecha y otros 1.500 millones más prometidos. Solamente Etiopía
–cuyas hambrunas de los años 1980 fueron causadas en parte por la erosión del suelo
que siguió a la deforestación– da cuenta de más de 700 millones. México ha plantado
más de 200 millones, Turquía 150 millones, y Kenya alrededor de 100 millones. La
Campaña de Mil Millones de Arboles del PNUMA –inspirada por la ganadora del
Premio Nobel Wangari Maathai– calcula que alrededor de la mitad fueron plantados
en pequeños números por familias o personas individuales.
R. Jules/PNUMA/Topham
¿Bananas?
No todo el mundo cultiva bananas en el corazón de las Montañas Rocosas, donde
la temperatura desciende a -44ºC. Pero Amory Lovins recientemente cosechó su
veinteoctava cosecha sucesiva en su oficina a más de 2.200 metros de altura en Mount
Snowmass, ¡y sin quemar un solo gramo de combustible fósil! Uno de los primeros y
más importantes defensores de la energía renovable, practica lo que predica, usando
energía solar. Lovins –quien a principios de los años 1980 fuera cofundador del Rocky
Mountain Institute como un gabinete estratégico dedicado a “pensar-y-actuar” para
crear alternativas de bajo uso energético– ha ejercido un impacto en todo el mundo. Ha
aconsejado a 18 jefes de Estado, fue nombrado una de las figuras más poderosas en
la industria automovilística después de inventar un coche híbrido capaz de cruzar los
Estados Unidos con un solo tanque de gasolina, y ha mostrado a Wal-Mart cómo cortar
por la mitad las emisiones de su enorme flota de camiones para 2015, ahorrando
690.000 toneladas de emisiones de CO2 por año.
Shahidul Alam/Majority World/Still Pictures
¡Deja el Hábito del CO2!
23
John McComb
CO2
¡Deja el hábito!
24
TUNZA Vol 5 No 4
Fly UP