...

MEANA, R.- Miedo hasta la patología

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

MEANA, R.- Miedo hasta la patología
Publicado en: Padres y maestros, Nº. 317, 2008
Enfermar de miedo
Rufino J. Meana. Psicólogo Clínico. Prof. de Psicopatología. Director UNINPSI. Universidad P. ComillasMadrid.
El miedo mata la mente.
El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total
(DUNE, Frank Herbert)
Intentar sintetizar en unas pocas páginas la relación entre miedo, psicología y psicopatología
es un asunto nada sencillo. El miedo ha captado el interés de no pocos pensadores, escritores,
religiosos, psicólogos, médicos, educadores incluso políticos. Unos movidos por el afán de
comprender la naturaleza humana; muchos, por el deseo de tratar de vencerlo. No pocos, con la
intención de utilizarlo como instrumento de poder. Sea como fuere, lo cierto es que se le ha definido
como la emoción más antigua y poderosa del ser humano tras, seguramente su mayor enemigo, la
capacidad de amar.
En la vida, el miedo es un compañero de camino que no ha sido invitado y no es bienvenido.
La vivencia de miedo nos recuerda nuestra fragilidad y vulnerabilidad. Eso no nos gusta. Con todo,
hay que reconocer que cumple su función: se trata de un sentimiento claramente al servicio de la
supervivencia de la especie que nos permite alterar nuestro comportamiento para evitar los peligros y
adaptarnos mejor al medio.
El miedo es útil hasta que toma el control, deja de estar al servicio de la persona y se
convierte en tirano. Cuando esto sucede, es despiadado, atenaza la voluntad, enturbia la conciencia,
contamina los afectos, entorpece el pensamiento. Nos resta libertad hasta la asfixia. A esta tiranía la
llamamos patología porque el ser humano dominado por el miedo –tanto si se da cuenta como si noestá enfermo. No es creativo, independiente, posibilista, entregado a una causa o a personas que ama.
Es profundamente infeliz y humanamente estéril.
Uno de nuestros mayores anhelos, si no el mayor, es vivir sin miedo, seguros. No temer el
futuro, ni lo incierto o lo desconocido. Nos gustaría no temer a lo más fuerte, ni a lo invisible o a lo
que, sin serlo, nos resulta amenazante. Nos gustaría no temer lo que sentimos que, en realidad,
somos y no aceptamos… La prueba es que, desde siempre, tendemos a admirar a quienes parecen
vivir sin este desagradable sentimiento. En la literatura, en los cómics, en el cine, en la mitología, en
la religión, en la prensa diaria, hayamos ‘héroes’ que parecen vivir libres de temor ¿Valientes? No
siempre. A veces, dada nuestra natural tendencia a engañarnos, tendemos a admirar a quienes
parecen vivir la vida libres de miedo: falsos héroes que viven ‘en la cresta de la ola’, plagados de
seguridades. Son los ‘mega-felices’, los ‘ultra-ricos’, o los relucientes, y retocados, cuerpos y rostros
que pueblan los medios. Se nos muestran como una meta fácil, y equivocada, para alcanzar la
anhelada seguridad. Eso no es vivir sin miedo o preocupaciones, es una ilusión inalcanzable y una
vía muerta hacia la felicidad. La vida nos lo demuestra implacablemente a cada instante, a nosotros y
a ellos. La felicidad en la vida no se alcanza por atajos fáciles.
Admirar e imitar a los valientes, es ‘harina de otro costal’. Tiene su dificultad porque los
valientes suelen ser gente común que tienen miedo pero no le permiten dictar las órdenes y lo
superan, a veces, con no poco sufrimiento. Viven la vida con conciencia de inseguridad, fragilidad o
vulnerabilidad pero centrados en su causa. Porque para ser valiente hace falta tener una causa. Un
horizonte de sentido. Algo por lo que luchar. El corazón ha de estar puesto en algo o alguien; dicho
de otro modo, no hay valentía sin amor. Sería simple osadía o insensatez. Es el único antídoto contra
el miedo porque nos hace olvidarnos de nosotros mismos para centrarnos en nuestra razón de ser.
Que se lo pregunten al que lucha por mantener a lo suyos o por una causa altruista.
Vivir de verdad no puede pasar por anular un sentimiento esencial como es el miedo, habrá
que ver cómo se maneja para que esté al servicio de la vida y no en contra. A nosotros aquí nos
1
interesan los modos de manejar el miedo que van a suponer una puerta al reino del enfermar.
Dejamos aparte el miedo puro y duro experimentado directa y justificadamente ante algo o alguien
específico porque, en principio eso no sería una patología.
MIEDO HASTA LA PATOLOGÍA
El miedo otorga largas sombras a las cosas pequeñas.
Proverbio sueco
No es infrecuente encontrarnos personas con patologías ligadas al miedo. En gran parte
porque habitamos una cultura, como pocas, en la que rige un ideal de perfección antropológica
enormemente apartado de la inseguridad, la finitud y la muerte y, por tanto, de nuestra propia
naturaleza. Nuestra civilización urbana-occidental ha hecho de la seguridad total una meta en todos
los órdenes (salud, economía, bienestar físico y psíquico, belleza, afecto…). Esto hace que crezca el
número de personas que se sientan asustados por no alcanzar esos niveles de seguridad. Esto es un
problema porque son expectativas frecuentemente inalcanzables y, por tanto, esas personas están
condenadas a padecer miedo. ¿Lo saben? No siempre.
Nuestro psiquismo está preparado para hacer como que no existen las sensaciones
desagradables. Unas veces lo hace más conscientemente, otras más automáticamente. Unas veces lo
logra del todo, otras se queda a medias. En el caso del miedo, es frecuente perder de vista el objeto o
la circunstancia que nos lo produce. Sin embargo podemos experimentar, con toda su fuerza, las
sensaciones físicas que acompañan a la vivencia de miedo. Son las alteraciones que hemos llamado
“hijas de la ansiedad”. Por otro lado, puede ocurrir que la personalidad entera se encuentre
organizada en torno al miedo por eso hablaremos de las ‘personalidades temerosas’. Por último, cabe
la posibilidad de que lo que se teme sea la existencia misma porque no se sabe por qué o para qué se
vive. Dedicaremos unas líneas a temor que brota del ‘sin-sentido’.
A.-Las hijas de la ansiedad
Las patologías más obvias y conocidas son las de la familia de la ansiedad. Usamos la
palabra ansiedad para referirnos a un conjunto de síntomas físicos que se describen cuando alguien
padece miedo ordinario pero que aparecen bien asociados a objetos o situaciones que no se merecen
el tal miedo (fobias), bien sin una causa conocida clara (ansiedades, angustias). Es la reacción que
tiene nuestro sabio organismo -como si tuviera un piloto automático- frente a ‘algo’ ante lo que hay
que estar listo para huir o para luchar. Sólo que no hay correspondencia realista entre la sensación y
lo que la produce.
1. Cuando el enemigo no se lo merece.
a. Fobias específicas
Todos hemos oído hablar de fobias. Se dice que alguien padece fobia cuando muestra un
temor acusado y persistente, que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia –real o
imaginada- de un objeto o situación específicos (p. ej., volar, precipicios, animales, inyecciones,
sangre). La presencia de ese ‘estímulo fóbico’ provoca casi invariablemente una respuesta inmediata
de ansiedad y tendemos a mitigar esa sensación evitando los tales estímulos. Huimos de las arañas,
la sangre o los aviones para que nuestro organismo no experimente automáticamente esa ansiedad.
Las fobias resultan más incómodas y perturbadoras cundo lo que se evita es algo con lo que tenemos
que manejarnos habitualmente, llegando a producir verdaderos desarreglos en la vida social o laboral
de quienes las sufren.
b. Fobia social-Timidez
Es un modo particular de fobia, muy común, que consiste en padecer temor acusado y
persistente ante situaciones sociales o actuaciones en público en las que la persona se ve expuesta a
la posible evaluación –real o imaginada- por parte de los demás. Las personas con este problema
2
temen mostrar síntomas de ansiedad o actuar de un modo que sea humillante o embarazoso. La
mirada de los otros se convierte en una amenaza que sumerge a la persona en mutismo o habla
entrecortada, sonrojo y, en definitiva, necesidad de salir de esa situación cuanto antes.
c. Stress postraumático
Ocurre cuando alguien ha estado expuesto a un acontecimiento que, porque le ha producido
miedo u horror intensos, resulta traumático. Al encarar situaciones que recuerden el acontecimiento
vivido, aunque éstas de ningún modo sean amenazantes, éste es reexperimentado persistentemente y
observaremos conductas de evitación de cualquier recuerdo asociado al acontecimiento traumático.
A menudo no es necesaria la presencia de algo que recuerde a lo vivido y aparecen ideas recurrentes
o sueños. En ocasiones la persona se ‘disocia’ –no es extraño en menores abusados- su psiquismo
aparta de la conciencia el acontecimiento vivido y padece amnesias o síntomas como desasosiego,
aislamiento social, incapacidad para tocar algunos temas sin saber exactamente la causa, etc.
2. Cuando no se sabe a qué se teme
a. Ansiedades
Nos encontramos ante un conjunto de síntomas que podríamos resumir como ‘expectación
aprensiva’ sobre una amplia gama de acontecimientos o actividades. Se experimentan de modos
diversos. Según cada quien, pueden incluir: inquietud o impaciencia, fatiga fácil, dificultad para
concentrarse o tener la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones del sueño. Son
esa sensación, pariente del vértigo, que surge ante la vida, lo inesperado, el porvenir, el no poder
responder adecuadamente a lo que tenemos delante… sin que haya razones claras y contrastadas que
justifiquen la misma.
b. Angustias
Para algunos es el grado máximo de la ansiedad. Se trata de un miedo intenso que aparecen
inesperadamente en forma de crisis –es decir de pronto y con duración variable- con síntomas como:
palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de falta de aliento, sensación de atragantarse,
opresión en el pecho, molestias abdominales, mareo, sensación de irrealidad, miedo a perder el
control o incluso a morir, escalofríos o sofocaciones. Uno experimenta varios de estos síntomas sin
saber por qué y con una aterradora sensación de descontrol. Son crisis de angustia que entre medias
dejan una persona cargada de ansiedad, desconcierto y terror ante la posibilidad de que se repita.
B.- Las personalidades moduladas en torno al miedo.
A veces el miedo se apodera de la persona de un modo subrepticio, insidioso y menos
sintomático que en los trastornos de ansiedad. La personalidad se construye alrededor de esquemas
cognitivos y de comportamiento que tienen como finalidad no experimentar la inseguridad que
produce bien el desarrollo humano (el proceso de hacerse persona muchas veces es arduo desde la
perspectiva del niño) o bien situaciones contextuales realmente duras. Esquemas de comportamiento
que, por razones diversas, se convierten en modos habituales de ser. Son las personas que padecen
modos de ser temerosos caracterizados por su incapacidad para encarar lo amenazante de un modo
satisfactorio y adaptado (evitativos, dependientes, obsesivos) pero también quienes resuelven su
conflicto produciendo temor en quienes les rodean (antisociales). Seguramente no lo notan
claramente pero son infelices y hacen infelices a quienes conviven con ellos.
1. Personalidades evitativas
Lo que más llama la atención es su inhibición social, pero también sus sentimientos de
inferioridad e hipersensibilidad a cualquier evaluación que sea o parezca negativa. Así las cosas,
evitan trabajos o actividades que impliquen un contacto interpersonal importante debido al miedo a
las críticas, la desaprobación o el rechazo. Son reacios a implicarse con la gente si no están seguros
3
de que van a agradar. Prefieren que las relaciones íntimas y las situaciones sociales novedosas sean
tan escasas como sea posible debido al miedo a ser avergonzado o ridiculizado. En general, tienden a
verse sí mismos socialmente ineptos, personalmente poco interesantes o inferiores a los demás.
2. Personalidades dependientes
En estas personas, lo más observable son sus comportamientos de sumisión, adhesión
incondicional y acrítica y/o temores de separación. Son personas que tienen dificultades para tomar
las decisiones cotidianas o a hacer las cosas a su manera si no cuentan con un plus de consejo y
reafirmación por parte de los demás o, al menos, de quien sea significativo para ellos. Debido a su
intenso temor a la pérdida de apoyo o aprobación, presentan dificultades para expresar sus
desacuerdos (si los hubiera, porque tienden a no tener opinión propia). Estas personas tenderán a
sentirse fácilmente incómodos o desamparados ante la soledad porque no se sienten capaces de
cuidar de sí. ¿Cómo vivir si su deseo siempre ha sido el deseo de otro/s? No es extraño que se
involucren en relaciones de pareja en las que la renuncia a desear y decidir de uno de los miembros
sea muy llamativa. Para todos menos para ellos. Todo con tal de evitar el aterrador abandono, la
asfixiante soledad.
3. Personalidades obsesivas
Lo que llama la atención de estas personas es su preocupación por el orden, el perfeccionismo.
El control. Son poco flexibles, poco espontáneos. Son personas a quienes les da pánico lo que no
está bajo su control, o lo que no está previsto, así que se vuelven puntillosos hasta el extremo.
Mostrarán tal preocupación por los detalles, las normas, las listas, el orden, la organización o los
horarios, que pueden llegar a perder de vista el objeto principal de la actividad así que, a la postre,
pueden resultar poco eficaces. Las actividades de ocio y amistad pasan a un segundo plano porque
‘hay que hacer lo que hay que hacer’. Eso sí, a su estilo. Les resulta muy difícil delegar a no ser que
el otro se someta exactamente a su manera de hacer las cosas. Pueden ser personas avaras; acumular
dinero calma sus ansiedades. Es lógico dado su temor a los imprevistos.
4. Personalidades Antisociales
Parecen decir, con sus actitudes, ‘mejor que tengan miedo los otros’. Muchas y muy variadas son
las descripciones de este tipo de personalidad. En general, se suele decir que se les ve como
desconsiderados, incapaces de ponerse en la piel del otro, de captar sus necesidades y sentimientos.
Es cierto pero, en ocasiones, hemos de añadir que, con frecuencia, experimentan un cierto grado de
satisfacción ante el sufrimiento, la angustia, el desconcierto o el miedo de otros. Ante ellos, uno se
siente atemorizado en distintos grados. Algunos pueden llegar a tener problemas legales pero no
siempre ocurre así. Muchos antisociales sobreviven en nuestra sociedad enmascarados como
exitosos hombres y mujeres de negocios que escalan puestos relevantes ‘a costa de lo que sea’. Casi
todos son impulsivos, viven el presente disfrutando a su modo, usando de los otros para alcanzar lo
que desean. Más allá de su posible deshonestidad, irresponsabilidad o incapacidad para adaptarse a
normas que no impongan ellos, llama la atención su ausencia de remordimientos. Su abuso de los
demás y sus derechos nunca es vivido con culpa y sensación de que, en ocasiones, hay que pedir
perdón e intentar cambiar. Se sienten seguros e invulnerables haciendo que quienes tienen alrededor
se sientan inseguros y débiles, como si dijeran “soy más porque tú eres menos”. No es extraño que
en su biografía haya episodios en los que se sintió humillado o aterrado y haya aprendido a usar el
miedo como instrumento de poder; es una auténtica inversión de roles en la que la víctima se
convierte en verdugo y experimenta fugazmente la sensación de que se desvanece el miedo que le
habita.
C. Miedo ante la vida.
Aventurarse causa ansiedad
pero no aventurarse es perderse a uno mismo
(KIERKEGAARD)
4
Hay un grupo de personas en las que no se aprecia una patología tan clara y bien descrita en
los manuales como las mencionadas, sin embargo les pesa la vida, para ellos no tiene sentido, nada
les satisface de verdad. Parientes cercanos de los deprimidos, en realidad temen la existencia.
Literalmente ‘Existir’ (ex-sisto: salir fuera) es el proceso de convertirse en un ser separado. Implica
individuación, autonomía, sostenerse sobre los propios pies, ser uno mismo, independencia… Y
estoes un reto, subraya Otto Rank, que puede producir intensa ansiedad. Fromm lo formulará como
‘miedo a la libertad’ porque ser libre supone enfrentarse a lo incierto, al cambio, a lo misterioso,
asumir la equivocación como señal tanto de falibilidad como de la necesidad de superarse a cada
paso. Vivir sintiéndose vivo supone atravesar esos retos que parecen amenazantes descubriendo que,
sin ellos, nunca se alcanza la Vida. Por eso Kavafis nos dice en su célebre “Itaca”: “Cuando
emprendas tu viaje a Itaca pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias
(…) y atracar, viejo ya, en la isla, enriquecido de cuanto ganaste en el camino sin aguardar a que
Itaca te enriquezca”. No se puede reservar uno para el futuro, la existencia en toda su intensidad es
la fuente de vida y de felicidad. El reto es encararla adecuadamente.
En este grupo de personas con problemas ligados al miedo encontramos a quienes tratan de
vivir ahorrándose los supuestos inconvenientes que el miedo les dicta, y se sumergen en la
insatisfacción de las insatisfacciones: el sinsentido de vivir a medias. En el mejor de los casos su
insatisfacción vendrá formulada en forma de preguntas sin respuesta: ¿Quién soy yo? ¿Qué hago y
qué he hecho con mi vida? ¿Por qué y para qué vivir? Y otras parecidas. Preguntas que, al menos,
ponen a la persona en contacto con su insatisfacción y por tanto en mejores circunstancias para
encontrar una salida que aquellos que ni siquiera se las hacen.
Sobre todo entre estos últimos no es extraño que nos encontremos con personas que viven el
malestar que les produce su sinsentido tomando opciones encaminadas a no darse cuenta de esa
desagradable sensación que se suele experimentar como aburrimiento, apatía o inutilidad. Son los
cazadores de ‘experiencias fuertes’ que les estimulen y les haga sentir vivos. Se involucran en
diversas actividades que van desde insípidas relaciones ‘de usar y tirar’ hasta absurdos consumismos
pasando por todo género de experiencias que les sitúen al límite, en un frenético y autodestructivo
intento de sentirse vivos. Unas veces son las drogas, el sexo o el juego; otras, los riesgos físicos,
económicos o personales de todo orden. A veces logran no experimentar su sinsentido refugiándose
en contextos sobre-protectores, que sirven de barrera a las amenazas de la vida y a tener que tomar
decisiones; o en identidades colectivas que suplen el tener que definirse personalmente. También en
grupos extremadamente ideologizados que les proveen de un discurso que poder vocear un rato con
la sensación de que es uno quien lo ha desarrollado. Discursos que suelen apuntalar la identidad de
quien no la tiene cuestionando la de otros, así surgen los racismos, los fundamentalismos religiosos
o los nacionalismos terroristas.
Las más de las veces, las personas de este grupo tienden a conformarse con poco por no
arriesgarse. Viven anodinamente para que, si hubiese caída, esta no sea dura. Cruzan el río de la vida
por las piedras para no mojarse y viven una existencia mediocre, decolorada, estereotipada,
previsible. En la que se sabe lo que hay decir o hacer para no sobresalir en los pequeños mundosrefugio a los que frecuentemente se define como ‘ideales alcanzados’ pero que, en el fondo, solo
producen una intensa insatisfacción.
Por cierto, que nuestra sociedad usa de este vértigo existencial ofreciendo ‘soluciones’ en el
mercado de consumo. Son muy rentables porque ofrecen formulaciones a lo que uno no sabe
formular y la respuesta más adecuada: “A ti lo que realmente te pasa es que no tienes un buen
coche”, “Lo que te ocurre es que los años se te notan mucho y claro…”, “Lo que necesitas es esta
colonia… y ya verás” y, así, un largísimo, y sutil, etcétera que suele terminar con un “nosotros
tenemos la solución”. A buen precio, claro. Y quien tiene problemas está encantado de escuchar
soluciones. Es un círculo que mueve economías.
Aquí termina el escueto recorrido por algunos de los más significativos problemas
psicológicos asociados al miedo que nos podemos permitir en estas páginas. Sin embargo, no
podemos acabar sin considerar que, más allá de clasificaciones y descripciones, queda una incómoda
pregunta en el aire: ¿porque nuestros contextos maravillosos, creativos, confortables, con un
nivel de calidad de vida nunca imaginado… son un caldo de cultivo tan adecuado para que
germinen, casi epidémicamente, las patologías de la inseguridad, la angustia, el miedo? ¿Por
qué nuestro organismo reacciona –ante no sabemos qué- con la respuesta que tiene preparada
para cuando sentimos miedo, para cuando nos sentimos en peligro? No son pocos los analistas
5
culturales, psicólogos y sociólogos que reflexionan sobre el carácter ansiógeno de los tiempos que
vivimos. En sus raíces no sólo está la estresante hiperactividad a la que nos somete la cultura urbana
occidental, también el bombardeo de tremendismos que recibimos de los medios (sólo es noticia lo
tremendo, tanto si lo es de verdad como si hay que exagerarlo) y el aislamiento social que supone la
consolidación de un modelo individualista de la felicidad y del desarrollo personal. Pero esto es otra
historia.
El reto está en plantear un modelo social (que va desde la política hasta la familia) que ayude
a vivir desde la realidad del ser humano, con sus virtudes y limitaciones, sin ofrecer fórmulas
engañosas para vivir sin riesgos o ideales inalcanzables. Sociedades que sostengan a los valientes
que se atrevan a mirar cara a cara a la vida sin dejarse invadir por los miedos; que nos inviten más a
pensar en que vivimos rodeados de oportunidades y no tanto de riesgos. Contextos que ayuden a sus
miembros a no parecer más asustados por la vida que por la muerte.
6
Fly UP