...

Muchas culturas: sobre el problema filosófico y práctico de la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Muchas culturas: sobre el problema filosófico y práctico de la
Muchas Culturas.
Sobre el problema fílosófíco y práctico de
la diversidad cultural
MARIO TEODORO RAMÍREZ
Facultad de Fílosofía, Universidad Michoacana (México)
[email protected]ích.mx
Resumen
En este ensayo propongo distinguir con precisión dos tipos de oposiciones: la oposición
entre cultura abstracta y cultura concreta, y la oposición entre cultura universal y cultura
particular (o culturas particulares). Intento demostrar que la cultura (y cualquier cultura)
es necesariamente una realidad concreta y, como tal, una realidad particular. Sugiero
que desde este punto de vista se puede legitimar la necesidad y el valor del
reconocimiento de la diversidad cultural, sin tener que volver a posiciones uníversalístasuníformístas ni tener que caer en un pluralismo abstracto y condescendiente.
Abstract
In this paper I propose to distínguish with precisión two kinds of oppositions about the
concept of culture. First, the opposition between abstract culture and concrete culture,
second, the opposition between universal culture and particular culture (or particular
cultures). 1 attempt to demónstrate that Culture (and every culture) is necessarily a
concrete reality and, therefore, a particular reality. From this point of view, 1 suggest
that we can legítímíze the necessity and valué of cultural diversíty, without restoring a
uníversalistíc position ñor an abstract and triflíng pluralism.
1. D E LA CULTURA A LAS CULTURAS.
El antropólogo James Clifford hace notar que a fines del siglo XIX se produce
en el campo de la filosofia, las ciencias sociales y el pensamiento en general un
curioso e inédito acontecimiento relacionado con la palabra cultura: empieza a
utilizársela en la forma plural de «culturas».(cfr. Clifford, I995;pp. 119-145)
Este hecho tiene hondas significaciones y consecuencias. Para un hombre de la
modernidad clásica, para un ilustrado, hablar de «culturas» era casi un
contrasentido. La cultura era LA CULTURA: una, única y universal. Pero
diversas y novedosas reflexiones e investigaciones -en particular, provenientes
de la emergente ciencia antropológica- empezaron a poner en cuestión la idea
ilustrada de cultura y a introducir con la palabra «culturas» la visión de que
existe una diversidad de culturas o, al menos, de modos y realidades culturales.
Sin embargo, debemos recordar que la crítica a la idea ilustrada de cultura no
se dio solamente bajo la forma casi empírica de una toma de conciencia de la
diversidad cultural en las dimensiones temporales y espaciales. De hecho, junto
a la ilustración surge simultáneamente la crítica de la ilustración, por lo menos
de sus límites y peligros. En la Fenomenología del espíritu Hegel lanzaba ya un
agudo cuestionamiento al pensamiento ilustrado al afirmar que la consecuencia
final de la «libertad absoluta» ilustrada no había sido otra que «la muerte más
fría y más insulsa, sin otra significación que la de cortar una cabeza de col o la
74
IDEAS Y VALORES
N O . 102 DICIEMBRE 1996
BOGOTÁ, COLOMBIA
MUCHAS CULTURAS
de beber un sorbo de agua» (cfr. Hegel, 1966; p.347). En general, y aunque
Hegel no la reducía a su sentido meramente negativo, su definición de la cultura
como «el reino extrañado de sí mismo» del Espíritu, es decir, como la esfera de
la alienación universal, se convirtió a lo largo del siglo XIX en una idea dominante
en las diversos radicalizaciones críticas del proyecto ilustrado moderno.
Así, junto al desplazamiento pluralizante del término cultura que implicó la
nueva conciencia histórico-antropológica del siglo XIX, tenemos otro
desplazamiento, desde el concepto ilustrado de cultura -como cultura científicoracional, formal y objetiva-, hacia una concepción -a veces sólo indicadasustantiva, vital y subjetiva, desde Schiller hasta la Escuela de Frankfurt, pasando
por Marx, Nietzsche, Simmel y Scheler.
Estos dos desplazamientos, que podemos llamar «horizontal» -al que se mueve
de un centro hacia la periferia-, y «vertical» -al que se mueve de arriba a abajo
en la supuesta jerarquía de las facultades espirituales-, han seguido diversos
derroteros en nuestro siglo y de alguna manera están convergiendo en el
pensamiento de los últimos años (cabe recordar convergencias parciales
previamente dadas como la que se presentó en ciertos intereses antropológicos
de algunos surrealistas, críticos acérrimos del iluminismo (cfr. Clifford, 1995;
pp. 149-188). Por mi parte, considero que debemos tener claramente ubicados
los dos movimientos mencionados, sus diferencias, sus alcances y plausibles
convergencias, si es que deseamos tener hoy una comprensión cabal y precisa
de la problemática de la cultura y de la filosofía de la cultura en particular.
Así pues, respecto al concepto y los problemas de la cultura propongo que
distingamos con precisión dos tipos de oposiciones, que generahnente se entremezclan: a) laque opone «culturas» a «cultura» —diversidad o heterogeneidad contra
unidad u homogeneidad--; y b) la que opone cultura sustantiva o concreta a
cultura formal-abstracta —es decir, cultura como «proceso» a cultura como
«resultado» (en términos de Habermas podemos decir también: cultura como
Lebenswelt versus cultura como «Sistema» (cfr. Habermas, 1987; cap. VI).
Explicaré en seguida esta última oposición para después dar cuenta de la primera
y poder presentar, finalmente, una propuesta sobre la cuestión de «cultura y
diversidad».
2. CULTURA CONCRETA Y CULTURA ABSTRACTA.
En la explicitación de la segunda oposición mencionada la contribución de la
investigación antropológica ha sido igualmente decisiva. La célebre y luego
muy cuestionada defínición de «cultura» de Edward Tylor, uno de los padres
fundadores de la Antropología, incluía ya una extensión del concepto sin lo cual
su aplicación a otras realidades sociales distintas de las occidentales modemas
no parecía legítima. Recordemos una vez más la defínición de Tylor en su texto
de 1871: «La cultura o civilización, en sentido etnográfico amplio, es aquel todo
IDEAS Y VALORES
75
MARIO TEODORO RAMÍREZ
complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho,
las costumbres y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el
hombre en cuanto miembro de la sociedad» (cfr. Tylor en Kahn, comp. 1975, p.
29).
Aunque la crítica a la definición de Tylor, con la pretensión de obtener una
más rigurosa y esencial, se convirtió casi en un deporte para todo antropólogo
posterior que se respetara, esa definición expresaba sin embargo, en su espontánea
sencillez, un elemento esencial de la enseñanza antropológica a la conciencia
contemporánea: el reconocimiento de que la cultura no tiene porque ser
identificada con cierto orden restrictivamente privilegiado de productos de la
actividad humana. La expresión «todo es cultura» empezó a ser corriente en el
lenguaje contemporáneo, y resuena todavía en algunas consignas que no dejan
de señalar la exigencia de reconocimiento y valoración de ciertas prácticas o
manifestaciones culturales específicas mal o no bien valoradas y reconocidas.
Sin embargo, bajo una percepción demasiado empirista y descriptiva,
demasiado etnográfica podríamos decir, la expresión «todo es cultura» puede
llegar a ser equívoca, es decir, inducirnos a pensar que cualquier cosa es cultura,
y no, más bien, sentido que considero el correcto, que la cultura es lo que está en
todas partes, o, más exactamente, aquello a través de lo cual las «partes» se
interrelacionan y totalizan. «Todo es cultura» debe querer decir que la totalidad
es cultura y que la cultura es totalidad; no que cualquier cosa y una por una es
cultural de suyo.
:Ahora bien, decir que «cualquier cosa es cultura» implica simplemente y de
manera general afirmar que todo es producto de la actividad humana. Pero ¿en
qué consiste esa actividad productora? Si la concebimos meramente como la
capacidad del ser humano para producir objetos, suponemos de alguna manera
que la intención y la función, es decir, el sentido de estos objetos se encuentra
predeterminado de forma universal y apriori. Es decir, suponemos que la cultura
sólo es una prolongación de la Naturaleza. Ahora bien, el error de toda reducción
naturalista de la cultura estriba en que supone una gnoseología dogmática de la
ciencia natural: la idea o el prejuicio de que nuestro conocimiento de la naturaleza
es reflejo exacto de lo que ella es.' Pero si no asumimos este supuesto entonces
debemos reconocer que la actividad productora no sólo consiste en crear objetos
sino, primordialmente, en crear -instituir, dice Cornelius Castoriadis (cfr.
Castoriadis, 1989)- la significación, el sentido y la función de esos objetos. Esto
es lo que significa que la totalidad es cultura: que los distintos elementos y las
' El «naturalismo» es cuestionable por su carácter dogmático y acrítico. Por
otra parte, una concepción no objetivista ni dogmática de la naturaleza, es decir una
concepción fenomenológica -subjetiva, vital, humana, no «pre-cultural»- de la
naturaleza no sería contradictoria con unafílosofíade la cultura; desde esta perspectiva
podría replantearse el tema de las relaciones natura-cultura, en particular respecto a
la problemática ecológica. Ver mi trabajo: «La 'Filosofía de la Naturaleza' de MerleauPonty», Ciencia nicoíaita, 1 (1994): 5-12.
76
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
diversas dimensiones de la praxis humana deben ser analizados como expresiones-manifestaciones de determinadas significaciones, como realizaciones de la
capacidad humana de instituir sentidos, esto es, como modos o aspectos culturales
(concepto ontológico-semiótico de cultura). En este tenor es que han sido
necesarias las críticas y rectificaciones de la empirista definición tyloriana de
cultura, (cfr. Kahn, comp. 1975).
Por otra parte, hemos dicho también que «la cultura es totalidad», es decir,
que los diversos elementos que la constituyen se encuentran íntimamente
interrelacionados, que las significaciones no pueden ser captadas independientemente de sus expresiones, y que los sentidos -y también los valores, las ideas,
los propósitos- no subsisten más allá de la manera como son realizados,
interpretados, aplicados en ciertas experiencias subjetivas e intersubjetivas sociohistóricamente determinadas^ (concepto hermenéutico-pragmático de cultura).
Esta doble caracterización —el concepto ontológico-semiótico (la totalidad es
cultura) y el concepto hermenéutico-pragmático (la cultura es totalidad)— nos
permite conectamos con lo que hemos llamado la concepción concreta de la
cultura, es decir, la cultura considerada como una realidad viviente, vital, práctica
y activa; como el medio por excelencia de realización y autorrealización humana.
Tal concepción ha sido asumida por el pensamiento crítico moderno en sus
distintas variantes (nietzscheanas, marxistas y fenomenológico-hermenéuticas)
para oponerla a la concepción abstracta de la cultura. Ahora bien, entendemos
por concepción abstracta de cultura lo siguiente: a) una concepción^rma/, esto
es, la cultura concebida como una serie de significaciones, un código o una
estmctura general de funciones que pueden ser separadas de las formas de su
realización concreta; b) una concepción estática: la asunción de que esas
significaciones y estructuras poseen una definición más o menos unívoca y
estable; c) una concepción objetiva, donde la cultura se define más como un
conjunto de resultados, de «objetos», que como un conjunto de procesos, acciones
o vivencias subjetivas; y d) una concepción individualista, que coloca como
sujeto central de la acción cultural al individuo solitario y abstracto.
Correlativamente, resultan evidentes los rasgos de una concepción concreta
de la cultura: a) es una concepción sustantiva, según la cual las significaciones
o las estructuras culturales se encuentran inextricablemente relacionadas con
un plano de conducta y acción vital; b) es una concepción dinámica que insiste
en el carácter histórico, contextual y polisémico de las significaciones culturales,
y en particular, de la llamada «identidad» cultural; c) es una concepción subjetiva
que observa a la cultura desde el punto de vista del «participante», del sujeto
^ La cultura no es pura «idea» ni pura «conducta» sostiene Clifford Geertz:
«Descripción densa: hacía una teoría interpretativa de la cultura». La interpretación
de las culturas, Gedisa, México, 1987, pp. 19-40.
No. 102 DICIEMBRE 1996
77
irfl!!ü(s*a*-'íiii4^)'.!*H.i!^
MARIO TEODORO RAMÍREZ
creador de la cultura;^ y d) es una concepción comunitarista de acuerdo con la
cual el sujeto creador de cultura es inseparable del cúmulo de relaciones
intersubjetivas que lo constituyen, y que dan valor, sentido y realidad a su acción.
En suma, podemos decir, a la manera de Hegel, que la cultura en su ser concretoviviente, subjetivo y social es la sustancia y la verdad del «espíritu», y que la
cultura formal es sólo su representación abstracta y alienada. Es contra este
orden de representación alienada -el Saber, la Ley, el Poder, el Dinero- contra el
que se han enfilado la mayor parte de las críticas filosóficas, éticas y estéticas,
a la cultura moderna.
3. ¿UNA CULTURA O MUCHAS CULTURAS?.
Pasemos ahora a la otra oposición mencionada en relación al concepto de cultura:
la oposición entre la cultura como realidad única y la cultura como realidad
plural; en otras palabras, entre los conceptos de «universalismo» y «pluralismo» culturales. Esta oposición es la que se encuentra en boga en los últimos
años, y tiene que ver, por una parte, como ya he mencionado, con las repercusiones
de la investigación antropológica, y por otra parte, con las consecuencias del
movimiento de descolonización que se ha cumplido en nuestro siglo, y que ha
implicado, en principio, un ajuste de cuentas con el proceso total de colonización, proceso con el que arrancó históricamente el desarrollo mismo de la
Modernidad occidental, (cfr. Dussel, 1992).
En términos teórico-filosóficos estos acontecimientos han permitido despejar
la discusión sobre el problema de la diversidad cultural y sobre la cuestión de la
legitimidad o no de cualquier propósito de uniformización cultural, esto es, sobre
la idea de una cultura universal, básicamente única y uniforme.
Voy a presentar en seguida una idea sobre la diversidad cultural, a través,
primero, de una polémica con dos actitudes teóricas, que si bien no adjudico a
algunos autores en particular, sí considero que son básicas y comunes, por lo
menos resultan ser las posiciones que de manera natural pueden adoptarse
respecto a la cuestión de la diversidad cultural: la posición uniformista y la
posición pluralista. '
'
3.1 Crítica del uniformismo cultural.
El uniformismo puede definirse como una posición «no neutral sobre la diversidad
cultural». De acuerdo con esta perspectiva la diversidad constituye simplemente
una realidad «de hecho», y algo así como un «defecto» en la historia de la
especie humana. Se asume sin más que la diversidad cultural es una realidad
que será o tendrá que ser superada en algún momento futuro. En esta última
' Sobre la relación entre cultura objetiva y cultura subjetiva, su diferencia, su
complementariedad, y su trágica separación en la modemidad, cf Georg Simmel, El
individuo y la libertad. Ensayos de crítica de la cultura. Península, Barcelona, 1983;
y Sobre la aventura. Ensayosfilosóficos,Península, Barcelona, 1988, especialmente
el «El concepto y la tragedia de la cultura», pp. 204-232.
78
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
afirmación aparece ya el supuesto básico de este tipo de concepción: su visión
teleológica de la temporalidad en general y de la temporalidad humana en particular, es decir, su creencia en que existe un proceso uniforme y lineal en el
devenir de la historia al cual habrán de sacrificarse las diversas particularidades
culturales o en el cual ellas se disolverán necesaria y fatalmente.''
Conocemos dos formas básicas de la concepción teleológica del proceso cultural. En primer lugar se encuentra el llamado evolucionismo, que piensa ese
proceso bien desde una óptica biológica (como corolario de la «evolución natural») o bien desde una óptica positivista que analiza la historia humana desde la
lógica del proceso científico-tecnológico, supuesto un proceso objetivamente
evolutivo. En segundo lugar se encuentra el materialismo histórico o concepción
marxista de la historia, que sostiene que, concomitantemente con la evolución
tecnológica, se da una evolución en las formas de las relaciones sociales,
institucionales y humanas en general.' Resulta claro que en cualquier de sus dos
modalidades la concepción teleológica implica un concepto único y objetivo de
cultura, supuesto o postulado como modelo ideal-regulador para la definición y
reconstrucción de los procesos evolutivos.
La refutación de toda posición teleologista desde la perspectiva de una filosofía
de la cultura es bastante evidente. Pues, precisamente, el defecto del teleologismo
radica en que no se refiere estrictamente a la cuestión de la «cultura» sino a
aquello que podemos llamar «civilización», es decir, al proceso práctico-material y técnico de la evolución social, pues sólo respecto a este proceso cabe
proponer un concepto con pretensiones objetivas y universales. Sin embargo, no
concedemos que así sea efectivamente; es decir, no asumimos que el proceso
técnico-civilizatorio sea un proceso cuasi-»natural», irreversible e indiscutible.
Como diversos antropólogos y sociólogos han mostrado, la acción técnica, la
dimensión general del trabajo y la economía no es una instancia puramente
«objetiva» y axiológicamente neutral; no es un orden de necesidad irrebatible.
No existe noción apriori de utilidad, funcionalidad o racionalidad económica.
El ámbito general de la praxis técnico-económica no es un orden autónomo y
previo respecto a la cultura en tanto que realidad concreta y totalidad compleja.
Como lo explica Marshall Sahlins: la actividad técnico-económica «es algo
más que una lógica práctica de la eficacia material, y algo distinto de ella. Es
una intención cultural. El proceso material de la existencia física es organizado
como un proceso significativo de ser social, que representa para los hombres,
puesto que siempre están definidos culturalmente en determinadas formas, su
'' Sobre la crítica al evolucionismo, al historicismo y en particular a la idea de
progreso, cf. Claude Lévi-Strauss, «Raza e historia». Antropología estructural. Mito,
sociedad, humanidades, Siglo XXI, México, 1979, pp. 304-339.
* Para una defensa matizada del evolucionismo marxista, cf Antoine Pelletier
y Jean-Jacques Goblot, Materialismo histórico e historia de las civilizaciones, Grijalbo,
México, 1975.
No. 102 DICIEMBRE 1996
79
i p p w y ^ n i u i mw.u-..-..i
.1 Jii IIIjjn wj..
.••.^.vf-^:J>i^.frf..ir-¿'i»'!-
MARIO TEODORO RAMÍREZ
único modo de existencia» (cfr. Sahlins, 1988, p. 169) En fín, remata Sahlins,
«los efectos materiales dependen de su encuadre cultural» (cfr. Sahlins, 1988,
p. 204); la economía es una determinación, un ámbito de la cultura; no lo
contrario. Desde esta perspectiva resulta también cuestionable cualquier
afirmación de una lógica económica autónoma subyacente a la evolución
histórico-cultural.
Ahora bien, si no existe un concepto objetivo-material de cultura que nos
autorice a reconstruir y uniformar la diversidad cultural, ¿existe alguno que sí
nos lo permita, y si no es así, por qué no existe ni puede existir? La pregunta es,
pues, si existe un concepto único y básico de cultura, pero, precisamente, la
pregunta concreta y difícil es: ¿un concepto acerca de qué cosa? ¿A qué nos
referimos, pues, con la palabra cultura? Cuando dijimos hace un momento que
la cultura es totalidad y que la totalidad es cultura la definíamos ya como un
orden de significaciones, y, básicamente, agregamos ahora, como un orden de
significaciones fundamentales, esto es, primitivas, inaugurales e irreductibles.
Significaciones que, por una parte, no pueden ser deducidas de otras previas ni
de cualquier otro orden pre-existente, que son creadas, y, por otra parte, que nos
remiten a cuestiones que son esenciales para la sobrevivencia humana como tal,
tanto en el plano individual como en el colectivo (que las cuestiones esenciales
son «indecidibles» es una consecuencia que no podemos sino asumir).
En un reporte del panorama de la antropología contemporánea, Richard A.
Shweder ha propuesto, para el análisis cultural, distinguir entre los conceptos
de racionalidad, irracionalidad y «no racionalidad» (cfr. Shweder en Geertz,
Clifford y otros, 1992, p.78). El primero y el segundo se refieren a cualesquier
comportamientos evaluados que bien se ajustan (conducta racional) o bien no se
ajustan (conducta irracional), a criterios empíricos y/o criterios lógicos. Según
Shweder, el pensamiento iluminista es aquel que no nos deja más opción que
escoger entre estos dos tipos de conducta. Pero, justamente, la «no racionalidad»
se refiere a algo distinto: a los «casos en que los cañones de racionalidad, validez,
verdad y eficacia están simplemente fuera de lugar, ¡son irrelevantes! (...) ¿Qué
es esta posibilidad? Que el pensamiento es más que la razón y la evidencia -la
cultura, lo arbitrario, lo simbólico, lo semiótico- que muchas de nuestras ideas
y prácticas están más allá de la lógica y la experiencia» (Shweder, 1992, p.90).
Así, la esfera «no racional» es aquella que incluye todos los elementos del
pensamiento que se refieren a cuestiones «no decidibles»: aquellas para las cuales
no tenemos (y quizás no podemos tener) criterios que nos permitan resoluciones
definitivas y decisiones concluyentes. Son afirmaciones sobre el mundo «cuya
validez no se puede confirmar ni desconfírmar» (Shweder, 1992, p.92). Esta
esfera incluye todo lo que tiene que ver con presupuestos de nuestra experiencia
y conocimiento del mundo, con conceptos axiológicos y normativos básicos,
con la dimensión ilocucionaria de los actos comunicativos (definir, ordenar.
80
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
declarar, etc.), y con nuestras esquemas tipológicos y lingüísticos con los que
organizamos los datos de la realidad. Por ejemplo, detalla Shweder: «clasificaciones de parentesco, conceptos de amistad, principios de justicia, ideas acerca del
significado de los sueños, conceptos acerca de la persona, metáforas animistas
versus mecanicistas»...(ibid., p. 107). El orden de lo «no racional» es, pues, el
ámbito propio de lo que llamamos, exactamente, «cultura». Y es la singularidad
de cada forma de determinar (en realidad, de estatuir) lo «indecidible» lo que da
cuenta y razón de la «diversidad de culturas», de su necesidad y verdad.
Quizás se haya notado algo curioso en lo arriba expuesto: que el concepto de
cultura así definido se parece sorprendentemente al de filosofía. Diversos autores
coinciden en definir a esta disciplina de la misma manera. Por ejemplo, Isaiah
Beriin distingue dos tipos de preguntas características del pensamiento humano:
aquellas que pueden ser contestadas y aquellas que no; o más exactamente:
aquellas de las que sabemos cómo pueden o podrían ser contestadas (preguntas
empíricas y preguntas formales), y aquellas preguntas de las que no sabemos
cómo pueden o podrían ser contestadas, (cfr. Berlín, 1983, pp. 27-42). Las
segundas conforman las cuestiones propiamente filosóficas, que se refieren a un
ámbito que es a la vez esencial e indecibible (por primitivo, precisamente).
Resulta claro que el destino de ambos conceptos -filosofía y cultura- se juega
de una vez y de forma concomitante. Así por ejemplo, buscar un concepto único
de cultura sería tanto como buscar un concepto único de filosofía. Respecto al
pensamiento filosófico esto implicaría que pudiéramos anular la diversidad de
concepciones que lo constituyen a lo largo de su historia, lo cual sólo puede
hacerse de dos formas: a) imponiendo dogmáticamente, es decir, violentamente,
una concepción de filosofía; o bien b) resolviendo, «decidiendo» de forma
definitiva las cuestiones filosóficas, esto es, convirtiendo a la filosofía en una
ciencia. Claramente, ambas alternativas resultan caminos inviables. De forma
análoga, la diversidad cultural es insuperable e irresoluble, y no constituye una
cuestión de hecho sino una cuestión de derecho; no es el «defecto» sino la «virtud»
de la existencia histórico-social del hombre. Aunque empíricamente pudiéramos
anular la diversidad de culturas y actuar conforme a un solo modelo cultural,
este modelo sería necesariamente «hipotético», jamás podría ser considerado
definitivo y último. Si nos cuesta trabajo encontrar la estructura común de las
diversas culturas es porque en primer lugar nos cuesta trabajo encontrar la
estructura de nuestra propia cultura.* La cultura pertenece al campo de lo
«indecidible» -es la dimensión propiamentey?/oíó/?ca de la existencia socialhumana.
' Hago aquí un parangón de una idea de Maurice Merleau-Ponty sobre el
lenguaje y la posibilidad de una gramática universal (la cual que sería paradigmática
de una gramática de las culturas): «No sólo no hay -dice- un análisis gramatical que
descubra los elementos comunes a todas las lenguas, ni hay lengua alguna que posea
No. 102 DICIEMBRE 1996
81
-*,»Jl-J!
MARIO TEODORO RAMÍREZ
3.2 Crítica del pluralismo cultural.
Hemos presentado argumentos que fundamentan una valoración a priori (es
decir,fílosófica)de la diversidad cultural y que vuelven profundamente ilegítimo
cualquier intento de cancelarla o ignorarla. Sin embargo, queremos prevenir
también contra lo que sería una perspectiva inaceptable de la diversidad cultural, esto es, un mero y simple «pluralismo», una perspectiva abstracta y acrítica
de la pluralidad, ciega a precisiones y distinciones concretas, en particular ciega
para la forma histórica y los vectores políticos que caracterizan y atraviesan la
diversidad cultural del planeta. En fin, queremos prevenimos contra lo que sería
un pluralismo escéptico, amorfo, finalmente inmovilista.
Pero ¿cómo podríamos sostener una crítica al pluralismo cultural sin recaer
en una clase de uniformismo, de homogeneismo, alternativa que ya hemos
cuestionado? Precisamente se trataría, en principio, de entender la pluralidad
no como un conjunto de unidades atomistas (las «culturas»), plenamente
específicas, inmutables, cerradas y aisladas. A la vez, se trataría de fundar
filosóficamente, es decir, conceptual y éticamente, el valor de los rasgos
«diversidad» y «particularidad» culturales.' No se trataría simplemente de defender en sí y por sí el valor de las culturas particulares existentes, y todavía
menos, el de «nuestra» cultura; no se trataría pues de convalidar ninguna clase
de etnocentrismo, ni siquiera con el argumento de que toda cultura es una realidad
particular incomparable.
¿En qué consiste entonces el valor de la diversidad y la particularidad culturales?
Para contestar a esta pregunta retomamos ahora la primera dualidad que
manejamos sobre el concepto de cultura: la oposición entre cultura concreta y
cultura abstracta. Podemos decir que la cultura concreta es, necesariamente,
cultura particular, y que ésta vale y sólo vale, porque es laforma de realización
del ser concreto, real y verdadero de la cultura. En otras palabras: no son los
contenidos específicos, las peculiaridades, los valores o las ideas características,
los que definen y legitiman el valor de unas culturas particulares; es, más bien,
la forma, el procedimiento como en esas culturas se lleva a cabo el acto cultural
-en cuanto acto viviente, vital y vivido- lo que da cuenta de su valor y necesidad.
Como hemos afirmado, la cultura no es solamente un cierto orden de
significaciones, sino, todavía más, la manera como estas significaciones se
posea necesariamente el equivalente de los modos de expresión que se encuentran en
las otras (...) sino que ni siquiera pueden reducirse a sistema los procedimientos de
expresión de una lengua». La prosa del mundo, Taurus, Madrid, 1971, p. 55.
' Un planteamiento semejante, aunque bajo una perspectiva un poco distinta a
la aquí asumida, hace Luis Villoro. Cf en particular: «Autenticidad de la cultura» en
L. Villoro, El concepto de ideología y otros ensayos, FCE, Méxicp, 1985, pp. 171 y
ss.; y «Aproximaciones a una ética de la cultura», en L. Olivé, Etica y diversidad
cultural, FCE, México, 1993, pp. 131-154. Ciertamente, nos ha sido muy instructiva
la actitud -prudente y ponderada- que adopta Villoro sobre la polémica entre
universalismo y particularismo.
82
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
vuelven formas vivientes, acciones y conductas cotidianas en un espacio históricosocial determinado (lo que, por otra parte, marca la diferencia del concepto de
cultura con el de filosofia). En fin, la razón de la diversidad cultural es el carácter
necesariamente concreto del ser de la cultura, de toda cultura. La diversidad
cultural no consiste, ante todo, en una diversidad de «concepciones», de
«estructuras» teóricas o ideológicas, sino en una diversidad de modos de
realización de las «concepciones», de las estructuras, en una diversidad de modos
de ser, de modos de actuar, de sentir y de vivir.
Ahora bien, que la cultura es necesariamente una realidad particular, un
conjunto de significaciones a la vez originales (por originarias) y expresadas,
implica que la pregunta por una cultura universal en el sentido de una cultura
única y uniforme no tiene sentido. Las culturas no son «partes» de un «todo»
quien sabe dónde o cuándo dado -la diversidad cultural no es de tipo «analítico»,
«extensivo», sino «intensivo» o «sintético». El concepto de cuhura universal
está necesariamente distribuido. Desde este punto de vista el problema de las
identidades culturales se vuelve irrelevante o una cuestión mal planteada. En
realidad, el procedimiento de «identificar» a las culturas particulares sólo puede
hacerse desde un punto de vista externo a cada cultura o bajo la pretensión de
construir una cultura única. Desde el punto de vista intemo, concreto y dinámico
de cada cultura, la identidad es vivida, en esencia, como una interrogante o un
problema. Y en verdad, con poco que profundicemos en la supuesta peculiaridad
positiva última de una cultura -la mexicana, la colombiana, la francesa o
cualquiera- no encontraremos sino un rasgo que bien podría (o debería) predicarse
de cualquier ser humano. Toda cuestión sobre la identidad cultural pone en
juego en úhima instancia la cuestión sobre la identidad humana: en su irreductibilidad los diversos órdenes de significación que conforman a las distintas culturas
responden, sin embargo, a las mismas cuestiones básicas que todo ser humano
se plantea, a la cuestión universal humana: ¿qué somos? Pregunta fundamental
que tiene la singular característica de jamás poder ser contestada de modo
definitivo y último, o, de otra manera, de poder admitir, y seguir admitiendo
siempre, diversas y quizás infinitas respuestas. La misma razón que da cuenta
de la irreductibilidad de las culturas -la interrogación que las funda- da cuenta
también de la posibilidad y la necesidad de su mutua comunicación y comprensión.
De acuerdo con lo expuesto podemos enfrentar ahora el problema del
«pluralismo» en su versión más llana: ¿existen o no criterios para evaluar las
diversas culturas? ¿Tenemos o no la posibilidad de cuestionar el tipo de relaciones
que se da entre ellas? De acuerdo con el planteamiento que hemos venido haciendo
creemos que la respuesta a las anteriores preguntas es afirmativa, pero en un
sentido que es necesario precisar para evitar posiciones inadecuadas. Creemos
que es posible evaluar las diversas culturas y los procesos de interrelación cultural sin tener que negar la diversidad ni volver a una posición universalista y
uniformista.
No. 102 DICIEMBRE 1996
83
MARIO TEODORO RAMÍREZ
En principio, la respuesta a las anteriores preguntas depende de la posibilidad
de responder a una pregunta más fundamental y previa: ¿tenemos elementos
para evaluar críticamente nuestra propia cultura? ¿O es cierto que estamos
condenados a vivirla como una especie de cárcel conceptual, como una
«identidad» fija e inamovible de la que no podemos escapar? Todo parece indicar
que no es así, es decir, que siempre nos cabe -y es una de las prerrogativas de
toda cultura- la posibilidad de autocriticarnos, de reformarnos, y de buscar la
mejor realización de lo que somos. Ciertamente, no podemos cambiar a nuestro
arbitrio la cultura en que vivimos y somos (como no podemos cambiar de cultura
fácilmente), pero si podemos -dado que toda cultura hace jugar una dimensión
de posibilidad y plantea necesariamente el «ideal» de su propia realizaciónmejorarla, perfeccionarla, y perfeccionarnos en ella. Es que, como hemos
apuntado antes, en tanto que realidad concreta la cultura es devenir, proceso
dinámico, movimiento creador; no orden fijo, fórmula incorregible o sistema
inamovible. La cultura es antes cultura culturante que cultura culturada -o
ambas cosas siempre juntas. Por otra parte, dado que en el campo de la cultura
y en el de la experiencia humana en general no podemos construir conceptos
meramente descriptivos -pues siempre nos la estamos viendo con realidades que
nos comprometen íntimamente y que no pueden agotarse en una defmición unívoca
y simple-, cualquier concepto de cultura posee un carácter normativo, valorativo.
Así, desde el concepto de cultura que proponemos -como realidad particular y
concreta, como forma viva y creadora-, se pueden criticar todas las modalidades
de cultura abstracta, todos los mecanismos de enajenación cultural, de
instrumentalización y negación del ser cultural; y esta crítica puede extenderse
legítimamente a las demás culturas y al modo como se relacionan entre sí.
Como debe ser claro, la evaluación de las diversas culturas no prejuzga que
tales o cuales «órdenes de significación» (tales o cuales culturas) son más o
menos mejores, más o menos verdaderos. En cuanto sistema de significaciones
creadas, inéditas e irreductibles, todas las culturas son valiosas e incuestionables,
salvo en un caso: cuando se conciben a sí mismas no como significaciones
primigenias (artificiales) sino como significaciones «derivadas» de un orden
objetivo precultural que supuestamente las valida yfimdamentacomo verdaderas.
De esta posición, es decir, del supuesto de que una cultura se encuentra legitimada
a priori se siguen dos indeseables consecuencias: a) que esa cultura está
justificada para dominar y negar a las demás, para imponer su propia concepción
a todas las otras; y b) que el valor y la verdad de las significaciones que
caracterizan esa cultura no tiene nada que ver con el proceso concreto de su
realización -quien supone que las significaciones culturales se encuentran
legitimadas desde un orden pre-cultural puede considerar tranquilamente que la
realización, esto es, el modo concreto de expresión de esas significaciones, es
algo irrelevante para la valoración de la cultura (tan irrelevante como la existencia
de diversas culturas).
84
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
Así, podemos definir al menos dos criterios para evaluar las diversas culturas
y para criticar (y conducir) el proceso de las relaciones interculturales: I) ninguna
cultura puede suponerse mejor o superior a otras ni, por tanto, legitimada para
ignorarlas o dominarlas; y 2) la evaluación de las diversas culturas tiene que
darse desde el plano de la realización concreta -la cultura como totalidad- y no
sólo desde el plano de las normas y definiciones explícitas. Lo anterior significa
que una defensa congruente y radical, es decir, crítico-reflexiva del pluralismo
cultural conlleva intrínsecamente la asunción de ciertos principios normativos
básicos; significa que debemos distinguir entre el «pluralismo» como un hecho
y la «pluralidad» como una idea, como un ideal (un valor). Si la pluralidad es
una realidad indefectible y un valor innegable, resulta cuestionable toda pretensión
de destmiría, limitarla o cercenarla -y en esta posibilidad cabe tanto la posición
universalista-uniformista como las diversas formas de etnocentrismo nacionalista
y regionalista. Las culturas pueden criticarse unas a otras, complementar sus
puntos de vista, enseñarse cosas mutuamente y buscar las mejores condiciones
de su propio desarrollo.
Finalmente, el error común al universalista y al pluralista es que ambos parecen
colocarse en un plano «neutro», extra-cultural -para concluir que las culturas
son conmensurables o que son incomensurables necesitaría conocerlas a todas y
tenerlas a todas ante los ojos. En cambio, si veo el problema desde la posición
del sujeto cultural que soy -y jamás dejo de serlo- lo que se me plantea es lo
siguiente: mi propia cultura es una variante «privilegiada» de la «cultura universal», es en realidad la cultura universal que puede haber para mí; es desde
ella, y concebida así (es decir no concebida como un sistema cerrado y acabado,
«particular» y plenamente transparente para mí mismo), que puedo acceder y
accedo a «otras culturas»: tomándolas, en principio, como otras posibles
«respuestas» a las preguntas que me planteo. Al revelarse aquello que la otra
cultura tiene en común con la mía, se revela también lo que tienen de diferente,
y esto no me es defínitivamente inaccesible, porque viene a llenar un «vacío» o
una posibilidad que silenciosamente persistía en mi propia cultura. Esto signifíca
que en cada cultura particular existe, más allá del sistema preciso de
peculiaridades que la caracterizan, una estmctura virtual que la capacita en
principio para comprender cualquier elemento, cualquier peculiaridad de otra
cultura («¡Aja!, ellos los hacen así»). Ciertamente, no comprendemos e integramos
un elemento de otra cultura si no bajo la condición de «modificar» poco o mucho
nuestros propios marcos de referencia, y, suponemos, también lo inverso.
4. VERDADERA CULTURA. NUEVA CULTURA.
Desde la perspectiva que hemos presentado podemos ahora intentar una respuesta
al problema del «conflicto» intercultural, es decir, a la dimensión política de la
relación entre las culturas. En particular, podemos analizar una propuesta como
No. 102 DICIEMBRE 1996
85
! . ¿JL!.Í .'j.!'!' .. I ' .
.'
II'I H
.1
^
MARIO TEODORO RAMÍREZ
la que hace el antropólogo mexicano Guillermo Bonfil Batalla. Su tesis básica
es que la diversidad cultural tiene que ser analizada en el marco de la lógica de
colonización, que es, pues, la lógica de la dominación y la resistencia culturales.
Así, Bonfil Batalla propone, en el plano teórico, distinguir entre «culturas
dominantes» y «culturas dominadas», y en el plano práctico-político, promover
una lucha en favor de las segundas. Todavía más, me atreverería a poner sus
tesis en los siguientes términos:
a) Una «cultura dominada» -marginal, colonizada, pobre- debe ser defendida
no por simple piedad antropológica, sino, ante todo, porque ella pone enjuego
elementos esenciales de lo que es la verdadera cultura, la cultura concreta y
viviente. Esto significa a la vez que la «cultura dominante» es cuestionable
finalmente porque es «falsa cultura», cultura enajenada o cultura abstracta.
b) Específicamente sobre el caso de México (y probablemente de Latinoamérica
en general), la matriz civilizatoria indígena, «prehispánica», posee un valor cultural igual o superior al de la matriz civilizatoria occidental-moderna, lo que
justifica plenamente su actualización.
¿Cómo podrían defenderse estas tesis sin un acto de fe etnocentrista? Creo
que es posible bajo la perspectiva que he tratado de elaborar en este trabajo. En
principio, como lo he adelantado, se trata de redescribir las tesis de Bonfil sobre
el problema político de la interculturalidad en términos estrictamente culturales.
Desde este punto de vista, la tarea consistiría en sostener y mantener una crítica
cultural a la «dominación» —a las relaciones de poder en general—, más allá de
la crítica simplemente política, económica o ideológica. Es la alternativa que me
parece más plausible si queremos a la vez plantear el problema político de las
culturas y evitar quedar encerrados en la «lógica del poder».
Ahora bien, el propio concepto de cultura que está a la base de los análisis de
Bonfil Batalla posee las características de lo que hemos llamado concepto
concreto de cultura. Para Bonfil, este concepto se identifica además con el punto
de vista étnico sobre la cultura: las culturas son «etnias». Devenir cultural es
devenir etnia: comunidad o sociedad concreta donde «se reconoce un pasado y
un origen común, se habla una misma lengua, se comparte una cosmovisión y
un sistema de valores profundos, se tiene conciencia de un territorio propio, se
participa de un mismo sistema de signos y símbolos. Sólo con ello es posible
aspirar también a un futuro común» (cfr. Bonfil Batalla, 1991, p. 11). La cultura
es para Bonfil realidad histórica y social; es pasado común y presente colectivo.
Historia, sociedad y cultura resultan así conceptos esencialmente correlativos y
co-implicados. Esto significa que el carácter «social» de la cultura no es sólo un
«dato», no da cuenta sólo de un «hecho» -respecto al cual cabrían otras opciones.
Es un rasgo necesario y un principio normativo de lo que llamamos cultura y no
cualifica, por ende, a determinadas culturas sino a todas.
Pero no sólo por razones antropológicas y/o políticas insiste Bonfil en acentuar
el carácter social y comunitario de la cultura. En todo caso, no lo hace en razón
86
IDEAS Y VALORES
1
.1 |i I W I ' ' ^ ' ^ y * ' ' ^ g
MUCHAS CULTURAS
de un conservadurismo de la identidad, de un pmrito de la autenticidad o un
anti-individualismo a ultranza. Lo que constituye fundamentalmente a la cultura
es, según Bonfil, su carácter creador, su dinamismo creativo. Pero, justamente,
dada la enorme relevancia de este carácter, él debe ser claramente precisado y
ubicado. De aquí que la pregunta importante para Bonfil tenga que ver ante
todo con la defínición de las condiciones y consecuencias del acto cultural en
tanto que acto creador (op. cit., p. 15). ¿Cómo la creación cultural puede devenir
un proceso real, un acontecimiento con alcances y efectos reales, prácticos,
empíricos, vitales? Exactamente, si concebimos a la cultura como una realidad
concreta, si asumimos la creación cultural como un acontecimiento «social»,
«histórico» y «político», como un proceso activo y crítico: como acto de
resistencia.
¿Resistencia a qué? A la «cultura dominante», se supone. Pero en realidad a
algo más, y más relevante desde el punto de vista cultural, a la misma lógica de
dominación, a la racionalidad instrumental como norma general y única de la
vida social, al individualismo como valor incuestionable. En pocas palabras: a
la incultura como destino. Así, la lucha de las «culturas dominadas» contra las
«culturas dominantes» es en realidad (o ha de ser concebida así) la lucha de la
cultura viviente contra la incultura letal del Poder.* Es la lucha de la cultura
como forma de vida social y concreta, la cultura como diálogo y como esperanza,
contra la cultura como objeto o instrumento de propiedad, de poder o de
«prestigio» (como «simulación»). Es en este sentido, y de acuerdo con los criterios
normativos que expusimos arriba, que puede fundarse el valor de las «culturas
dominadas» y la legitimidad de su lucha: ellas valen y deben luchar no por ser
(ahora) dominadas ni por los rasgos específicos que las definen (que pueden ser
tan cuestionables como cualesquier otros). Valen porque ponen en juego un
elemento esencial de toda acción cultural: su función social y su significación
ética. La lucha por la cultura «propia» es ante todo lucha por la «cultura».
Más que otra cosa, lo que el proceso de dominación destruye -y destruye para
todos- es la posibilidad misma para los seres humanos de vivir conforme a un
sentido, a un proyecto, según ciertas decisiones y ciertos valores, ciertos
compromisos y convicciones: según la (su) cultura. Y es esta posibilidad lo que
un acto de «liberación», de «emancipación» debe ante todo defender y comenzar
a realizar.
Hacer de la lucha política una lucha cultural, y no lo contrario, puede ser
también un camino para superar la aporía con la que toda pedagogía y praxis de
liberación se encuentra en algún momento: ¿cómo liberar al «Otro» sin anular la
diferencia que ha trabajado y lo constituye? ¿cómo respetar la diferencia del
Otro sin condenarlo a la marginación, a la injusticia? Sólo planteado como un
proceso de autoafírmación y autovaloración cultural puede el acto de liberación
* Una tesis semejante defiende Rudolf Rocker, Nacionalismo y cultura.
Reconstruir, México (s.f)
No. 102 DICIEMBRE 1996
87
"s^JS
MARIO TEODORO RAMÍREZ
devenir auténtico y eficaz, es decir, evitar -negar en realidad- la suposición de
que para el dominado «liberarse» tiene que signifícar renegar de su ser cultural
particular para acceder «con plenos derechos» a los supuestos beneficios de la
«cultura dominante». Sólo podemos eludir esta indeseable consecuencia si
concebimos al proceso de liberación como una acción cultural autónoma, que
combate, en primer lugar, la presuposición de que existe para el ser humano un
camino único y correcto,' y, en segundo lugar, toda instrumentalización y
cosificación de la acción de cultura.
Es desde esta perspectiva que podemos reconocer también la verdad de la
segunda tesis de Bonfil, la que sostiene el valor insustituible de la civilización
indoamericana. Este valor -explica nuestro antropólogo- «se estructura en tomo
a los principios de reciprocidad en las relaciones sociales y entre los hombres,
la naturaleza y el cosmos; y de autosuficiencia, con los valores derivados que
privilegian la diversificación frente a la especialización y desestiman la
acumulación en beneficio de la igualdad, todo ello sustentado en una cosmovisión
en la que el hombre no es el centro del universo sino un integrante más que debe
encontrar formas de relación armónica con el resto»'° Pero realmente ¡éste y
ningún otro puede ser el concepto concreto-universal de cultura! Pues,
precisamente, lo que es criticable de una «cultura dominante», de la «sociedad
occidental modema» por ejemplo, es, primero, la exclusión que efectúa entre los
ámbitos social y cultural, y segundo, la subordinación del segundo al primero,
la reducción de la cuhura a un medio, un instrumento, un objeto: concepción
abstracta y negativa de la cultura. Por otra parte, estos últimos son los rasgos
que aquellos que defienden un universalismo homogeneizante bajo el molde de
la cultura occidental modema olvidan o deniegan. Ellos simplemente «comparan»
las diversas culturas en el plano abstracto de las normas y los contenidos explícitos
y concluyen la superioridad de la cultura occidental, de sus instituciones,
concepciones y valores. Pero el problema de cómo se realizan esas normas y
esos contenidos en el plano de la vida concreta y real, e incluso el problema de
las flagrantes contradicciones que se presentan entre ambos planos en una
sociedad modema es pasado totalmente por alto." Cómo viven, qué quieren,
qué buscan los miembros de «otras» culturas, cuál es su manera de responder a
la pregunta ¿qué es ser humano?; y, por otra parte, ¿qué está pasando en las
sociedades modemas, cómo estamos viviendo o dejando de vivir? ¿Hacia dónde
' «La acción liberadora debe consistir en liberamos de la idea de que exista
alguna opinión 'correcta', y por lo tanto de la idea de que se puedan 'corregir' las
opmíones equivopadas». Marcelo Dascal, «Diversidad cultural y práctica educacional»,
en León Olivé, Etica y diversidad cultural op. cit, p. 249.
'° Bonfil Batalla, op. cit, p. 83. Sobre este tema, cf el libro fundamental de
Bonfíl Batalla, México profundo. Una civilización negada, CNCA-Gríjalbo, México,
1987.
'' Aunque preocupado por el problema de las «minorías», Emesto Gómez Valdés
estmctura una propuesta para el problema del multiculturalismo en la que no se plantea
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
vamos y qué queremos? Nada de esto importa al universalista que sólo tiene
ojos para las definiciones y las estipulaciones, para las abstracciones (y para
ver la paja en el ojo cultural ajeno).
' ;.
Así pues, lo que el hecho de la diversidad y la particularidad plantea tiene que
ver con la cuestión del ser, el sentido y el destino de la cultura misma. Es esto lo
que está enjuego en la controversia cultural de nuestro días: no la fútil, necia
pregunta sobre cuál conjunto de definiciones y peculiaridades culturales es mejor
o superior, sino la cuestión esencial de si los seres humanos podemos vivir
todavía según ciertos valores, en función de ciertas solidaridades, de acuerdo
con razones que tomen en cuenta a los demás y a lo demás, según una
responsabilidad que jamás es solitaria. Es decir, si los seres humanos podemos
seguir siendo todavía sujetos de cultura y sujetos culturales.
Desde este punto de vista, el proceso de descolonización significa algo más
que una mera lucha política o que la oportunidad para la revelación de la variada
pluralidad cultural del planeta; signifíca en verdad el redescubrimiento de la
esfera de la cultura en cuanto esfera sustantiva y vital de los seres humanos.
Cuando Habermas usa en forma metafórica la pareja de términos «colonización-descolonización», para dar cuenta del tipo de relación que se da, en una
sociedad moderna, entre el orden de los sistemas funcionales y el orden del
mundo de la vida, (cfr. Habermas, 1987; ver cap. VIII), evita hacer cualquier
mención al significado primario, histórico y geopolítico, de estos términos, es
decir al proceso por el cual Europa colonizó (y destruyó) los diversos «mundos
de la vida» transeuropeos, y al proceso de descolonización que paulatinamente
ha vuelto la voz a la diversidad de tradiciones y culturas del mundo.'^ Más allá
de lo sintomática que pueda ser, la omisión de Habermas tiene graves
consecuencias. En realidad, el proceso de descolonización no ha concluido, y
quizás estará condenado al fracaso mientras no logremos una vinculación, una
alianza entre los dos sentidos mencionados de este proceso: es decir mientras la
descolonización anti-sistémica del mundo de la vida en una sociedad moderna
no se ligue decididamente a la lucha anti-colonial de las culturas periféricas
dominadas, y mientras la lucha de éstas no se realice, también decididamente,
el problema real de las culturas y se dan por válidos de forma acrítica los caracteres de
la cultura occidental-moderna. Ver: «El problema ético de las minorías émícas», en
León Olivé (comp.). Etica y diversidad cultural, UNAM-FCE, México, 1993, pp. 3158; y «La antinomia entre las culturas», en E. Garzón V., y F. Salmerón, Epistemología
y cultura. En torno a la obra de Luis Villoro, UNAM, México, 1993. La crítica que
hace León Olivé a la postura de Garzón Valdés, si bien matiza alguno de sus supuestos
universalistas, comparte igualmente los que hemos mencionado. Cf. León Olivé,
«Identidad colectiva», en L. Olivé y F. Salmerón (eds.). La identidad personal y la
colectiva, UNAM, México, 1994, pp. 65-84.
'^ Sobre la colonización como el concomitante modemo de la estrategia de
vaciamiento y destmcción del «mundo de la vida», cf Eduardo Subirats, El continente
vacío. La conquista del Nuevo mundo y la conciencia moderna, Anaya & Mario
Muchnik, Barcelona, 1994.
No. 102 DICIEMBRE 1996
89
PP,i,Pr.-U-J„ILJ.t.J
MARIO TEODORO RAMÍREZ
como una lucha por la cultura concreta (por la cultura) y contra cualquier
forma de reproducción en su seno de la lógica de dominación.
El problema del diálogo intercultural adquiere así una relevancia de primer
orden. Pues ya no consiste en una confrontación abstracta y meramente
cognoscitiva (científica), sino en un interrelación dinámica, recíproca, creativa
entre diversas «formas de ser y de vivir», de pensar, de preguntar y de inventar.
Igualmente, el asunto de la organización de una sociedad y un mundo
multiculturales adquiere un nuevo sentido. No se trataría de mantener entidades
culturales incomunicadas, mutuamente ignoradas y hasta enfrentadas, ni,
^simplemente, de imponemos normas de respeto abstracto o de condescendiente
tolerancia. En el caso de nuestro país se ha hablado por ejemplo de «integración» de las diversas culturas existentes. ¿Es ésta medida posible y necesaria?
¿Debemos o no integrar las distintas culturas? La pregunta no se puede contestar
o es irrelevante mientras no nos planteemos una pregunta previa y más fundamental: ¿integrarse, a qué? ¿Cuál es el modelo o el esquema cultural en torno al
cual deberá realizarse la integración? De acuerdo con lo que he expuesto a lo
largo de este texto mi respuesta es que ese modelo no puede identificarse con el
de ningún orden cultural existente y mucho menos con el de la sociedad occidentalmodema. Que ese modelo debe ser construido interculturalmente. Que debe ser
dialógicamente inventado sobre la base de una ética de la reciprocidad, de lo
que Charles Taylor llama el «verdadero reconocimiento» (cfr. Taylor, 1994),
que es «intercambio simbólico», aprendizajes mutuos, transformaciones
concomitantes y síntesis efectivas y efícaces, es decir, creadoras, entre diversas
culturas. La prueba de validez de este tipo de modelo es que él será siempre
irreductible a nada de lo que había antes, que, efectivamente, será algo nuevo, y
además, algo concreto, real, vivo y dinámico.
Todavía más, en el caso de nuestros países el problema se agrava, y esto a lo
largo de nuestra historia, porque los modelos de integración cultural que se han
propuesto han sido tomados irreflexivamente de otros espacios histórico-culturales sin más posibilidad para nosotros que la de su imposición forzada. Cuando
se plantea la cuestión de la integración la decisión ya está tomada: integrarse es
integrarse, sin más discusión, al modelo de la cultura occidental-moderna; O
bien hacer de las diversas culturas cotos impenetrables e incomunicables, lo
cual no pasa de ser una mistificación desesperada o un etnocentrismo a ultranza.
Considero que en cualquier proceso de interacción intercultural surgirá
necesariamente en algún momento el problema de la «mtegración», y que debemos
mejor enfrentar este problema de forma directa rehuyendo esas falsas salidas
que son el uniformismo apriorístico o el pluralismo atomista. Hemos de
enfrentarnos al hecho de que no hay otra forma interesante de realizar la
comunicación y la comprensión intercultural que bajo el ideal normativo y la
exigencia histórico-utópica de producir, de crear una nueva cultura.
90
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
¿En qué habrá de consistir esta nueva cultura? No, ciertamente, en una cultura
única y uniforme (algo finalmente imposible). Se trataría de promover el libre
encuentro de las diversas culturas y una productiva interacción entre ellas, sin
pretender anular ni destruir la diversidad, al contrario, desplegándola más,
complicándola más. Inventar incluso, a través de los múltiples procesos sintéticos,
nuevas culturas particulares. En fin, se trataría de construir particularidades
abiertas, comprometidas en un proceso a la vez de autoafírmación y de autocrítica.
Particularidades que funjan como focos de cruzamiento e intensificación cultural, donde la cultura pueda realizar todas sus potencias y todas sus virtudes:
promover los vínculos interhumanos comunitarios e intercomunitarios, permitir
el desarrollo pleno de las individualidades y llevar las capacidades humanas a
su máxima expresión. ¿Una utopía? Más que eso: muchas utopías.
Conclusión. - En este texto he tratado de mostrar la necesidad de ligar sistemáticamente las dos perspectivas críticas sobre la cultura que se han configurado en
nuestro tiempo -el antiobjetivismo y la idea de «cultura concreta» por una parte,
y el antiuniversalismo y la idea de «cultura particulan) por la otra- como condición
para tener hoy una concepción adecuada del concepto y los problemas de la
cultura. Ciertamente, ambas perspectivas plantean problemas distintos y en este
sentido son irreductibles. Pero, por lo mismo, ambas deben complementarse,
criticarse y corregirse mutuamente a fin de evitar las unilaterales implicaciones
de cada una: bien un subjetivismo estetizante o moralista, políticamente
irresponsable; bien un particularismo acrítico, éticamente cuestionable. La crítica
a la cultura abstracta y a las diversas formas de instrumentalismo cultural debe
colocarse en el amplio horizonte de los problemas de la pluralidad cultural y las
relaciones interculturales; a su vez, la reivindicación de la diversidad y la
particularidad culturales debe darse en el espacio de una reflexión crítica sobre
el ser y las posibilidades de la cultura en cuanto tal.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Beriin, L (1983)
«El objeto de la filosofía». Conceptos y categorías, México: FCE.
Bonfil Batalla, Guillermo (1991)
Pensar nuestra cultura, México: Alianza.
Bonfil Batalla, G. (1987)
México profundo. Una civilización negada. México: CNCA-Gríjalbo.
Castoriadis, Cornelius (1989)
La institución imaginaria de la sociedad. Vol. 2. El imaginario social y la institución, Tusquets,
• Barcelona, 1989.
No.
102 DICIEMBRE
1996
gggiPP—m*-jV - •M^lJ'ff^'^tüiffw'^"' •—•-"—--»—.»'I 'M.jfc. .-...i..r'.
•" !-^i..iét!mmi'>,^„M'-'
MARIO TEODORO RAMÍREZ
Clifford, James (1995)
"Sobre ia invemcíón etnográfica del sujeto: Conrad y Malinowski" en Dilemas de la cultura.
Antropología, literatura y arte en la perspectiva posmoderna, Barcelona: Gedisa, pp.l 19-145.
Clifford, James (1995)
"Sobre el surrealismo etnográfico", en Dilemas.., pp. 149-188.
Dascal, Marcelo (1993)
"Diversidad cultural y práctica educacional" en L. Olivé (1993).
Dussel Enrique (1992)
1492: El encubrimiento del Otro. Hacia el origen del mito de la modernidad, Madrid: Nueva
Utopía.
.
,
Garzón, V. y F. Salmerón (1993)
Epistemología y cultura. En torno a la obra de Luis Villoro, México: UNAM.
Geertz, Clifford (1987)
«Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura», en La interpretación de las
culturas, México: Gedisa.
Geertz, C , J. Clifford y otros (1992)
El surgimiento de la antropología posmoderna, Compilación de Carlos Reynoso, Barcelona:
Gedisa.
•
. t,,
Gómez Valdés, Ernesto (1993)
"El problema ético de las minorías étnicas" en L.Olivé (1993), pp. 31-58.
Gómez Valdés, E. (1993)
"La antinomia entre las culturas" en Garzón y Salmerón (1993).
Habermas, Jürgen (1987)
Teoría de la acción comunicativa, II. Crítica de la razón funcionalista, Madrid: Taurus.
Hegel, G. W. F. (1966)
Fenomenología del espíritu, México: FCE.
Kahn, J. S. (comp.) (1975)
El concepto de cultura: textos fundamentales, Barcelona: Anagrama.
Levi-Strauss, Claude (1979)
"Raza e Historia" en Antropología estructural Mito, sociedad, humanidades, México: Siglo
XXI.
Merleau-Ponty, Maurice (1971)
La prosa del mundo, Madrid: Taurus.
OLivé, León (comp.) (1993)
Ética y diversidad cultural, México: FCE.
92
IDEAS Y VALORES
MUCHAS CULTURAS
Olivé, L. (1994)
"Identidad colectiva" en La identidad personal y la colectiva. Olivé, L. y F. Salmerón (eds.)
México: UNAM.
Pelletier, A. y Goblot, J. (1975)
Materialismo histórico e historia de las civilizaciones, México: Grijalbo.
Ramírez, Mario Teodoro (1994)
«La 'Filosofía de la Naturaleza' de Merleau-Ponty», Ciencia nicoíaita, 7, pp. 5-12
Rocker, Rudolf (s.f.)
A'acío/ja/ú/no y c«//wrúi, México: Reconstruir.
,.'
Sahlins, Marshall, (1988)
Cultura y razón práctica, Barcelona: Gedisa.
Shweder, Richard A. (1992)
"La rebelión romántica de la antropología contra el iluminismo, o el pensamiento es más que
razón y evidencia" en Geertz, Clifford y otros (1992).
Simmel, G. (1983)
El individuo y la libertad. Ensayos de crítica de la cultura, Barcelona: Península.
Simmel, G. (1988)
"El concepto y la tragedia de la cutura" en Sobre la aventura. Ensayos filosóficos, Barcelona:
Península, pp. 204-232.
Subirats, Eduardo (1994)
El continente vacío. La conquista del Nuevo Mundo y la conciencia moderna, Barcelona:
Anaya & Mario Muchnik.
Taylor, Charles y otros (1994)
-' •"
El multiculturalismo y la politica del reconocimiento, México: FCE..
Taylor, Ch. (1994a)
Ética de la autenticidad, ^aict\ond,:?didós. •
Tylor, Edward B. (1975)
"La ciencia de la cultura" en Kahn (1975)
Villoro, L. (1985)
"Autenticidad de la cultura" en El concepto de ideología y otros ensayos, FCE, México.
Villoro, L. (1993)
'
"Aproximaciones a una ética de la cultura" en L. Olivé (1993), pp. 131-154.
N O . 102 DICIEMBRE 1996
93
Fly UP