...

La violencia de los jóvenes en la familia: Una aproximación a los

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La violencia de los jóvenes en la familia: Una aproximación a los
D O C U M E N T O S
D E
T R A B A J O
INVESTIGACIÓN
(Investigación propia)
La violencia de los jóvenes
en la familia:
Una aproximación
a los menores denunciados
por sus padres
Autores
Francisco Romero Blasco
Anna Melero Merino
Carme Cànovas Amenós
Montserrat Antolín Martínez
Año 2005
D O C U M E N T O S
D E
T R A B A J O
INVESTIGACIÓN
(Investigación propia)
La violencia de los jóvenes
en la familia:
Una aproximación
a los menores denunciados
por sus padres
Autores
Francisco Romero Blasco
Anna Melero Merino
Carme Cànovas Amenós
Montserrat Antolín Martínez
Año 2005
2
Índice
1. Presentación .................................................................................................. 8
2. Introducción: marco teórico y conceptual ..................................................... 12
2.1. Marco Jurídico ....................................................................................... 14
2.2. La familia y los jóvenes en la sociedad actual ....................................... 18
2.3. Algunos elementos explicativos sobre la violencia y la
agresión ................................................................................................. 26
3. Objetivos de la investigación ........................................................................ 29
4. Metodología................................................................................................. 32
4.1. Calendario de la investigación .............................................................. 32
4.2. Población objeto de estudio.................................................................. 33
4.3. Instrumentos de recogida de información ............................................. 34
4.3.1. Las fuentes de información. Registros y documentación
dónde encontrar los datos de la población estudiada...................... 34
4.3.2. Diseño de las variables............................................................... 35
4.3.3. Cuestionario para los profesionales............................................. 40
4.4. Procesamiento de datos ....................................................................... 41
Análisis de resultados ...................................................................................... 44
5. Los menores denunciados por violencia en el ámbito familiar ..................... 46
5.1. Las características personales de los jóvenes...................................... 46
5.1.1.
Datos demográficos ................................................................ 47
5.1.2. Entorno a qué actividades se organizan los jóvenes .................. 51
5.1.3. Aspectos relacionales i conductuales ......................................... 59
5.1.4.
Circunstancias personales del joven ....................................... 65
5.2. Las características de la familia ............................................................. 73
5.2.1.
Núcleo de convivencia del joven en el momento de la
denuncia.......................................................................................... 73
5.2.2 Aproximación a la composición de les familias ............................ 78
5.2.3. Los padres. Algunos datos sociodemográficos........................... 82
3
5.2.4. Los padres. Relaciones y conflictos............................................. 85
5.2.5. Los padres como referente educativo.......................................... 89
5.3. La violencia en la familia....................................................................... 97
5.3.1. Variables analizadas.................................................................... 97
5.3.2. Miembro de la familia que hace la denuncia.............................. 106
5.3.3. Motivos que originan la denuncia .............................................. 109
5.3.4 Características y secuencia de la agresión................................ 116
5.3.5. Actitud ante el hecho. Joven y víctima...................................... 122
5.4. Cuando el delito no está centrado únicamente en el ámbito
familiar ................................................................................................. 126
5.5. El procedimiento judicial ...................................................................... 130
5.5.1 Los límites, la ley ........................................................................ 130
5.5.2. El equipo técnico, propuestas educativas.................................. 135
5.5.3. Resoluciones y medidas ............................................................ 138
5.5.4. Intervenciones con el joven de los diferentes ámbitos
profesionales ................................................................................. 155
5.6. Reincidencia. El conflicto no resuelto .................................................. 159
5.6.1. La reincidencia de los jóvenes en los delitos de
violencia familiar ............................................................................ 159
La opinión de los profesionales ...................................................................... 163
6. Percepción del delito de violencia doméstica ............................................. 165
6.1. Las características sociodemográficas de los profesionales
encuestados ........................................................................................ 167
6.1.1. El aumento de los delitos de violencia doméstica, y
cómo se contemplaban éstos antes de la aplicación de la
LORPM.......................................................................................... 168
6.1.2. Los conocimientos necesarios para abordar el delito de
violencia doméstica ....................................................................... 169
6.1.3. La actuación diferenciada en los delitos de violencia
doméstica ...................................................................................... 170
4
6.1.4. La imagen de los profesionales sobre el joven agresor
y la víctima .................................................................................... 171
6.1.5. Las expectativas de la familia que hace la denuncia ................ 174
6.1.6. El grado de comprensión del menor y la familia sobre
las actuaciones de los profesionales ............................................. 174
6.2. Las diferencias de opinión entre los profesionales .............................. 176
6.2.1. Las diferencias según los ámbitos de actuación de los
profesionales ................................................................................. 176
6.2.2. Las diferencias según el tiempo que los profesionales
llevan en el trabajo ........................................................................ 185
6.3. Algunos elementos de conclusión ....................................................... 191
7. Síntesis de resultados, conclusiones y propuestas .................................... 197
7.1. Síntesis de resultados.......................................................................... 197
7.1.1. Objetivo 1................................................................................... 197
7.1.1.1. Aspectos personales .............................................................. 197
7.1.1.2. Aspectos sociofamiliares ........................................................ 201
7.1.1.3. Aspectos de la denuncia........................................................ 203
7.1.2. Objetivo 2................................................................................... 206
7.1.3. Objetivo 3................................................................................... 209
7.1.4. Objetivo 4................................................................................... 215
7.2. Conclusiones y propuestas.................................................................. 216
Bibliografia...................................................................................................... 218
Anexos ........................................................................................................... 223
9.1 Anexos de metodología ........................................................................ 225
9.1.1 Base de registro de datos ........................................................... 227
9.1.2. Las variables utilizadas en el estudio......................................... 231
9.1.3 Cuestionario a los profesionales ................................................. 247
9.2 Anexo de resultados ............................................................................. 253
Frecuencias de las variables utilizadas para el análisis de los
menores............................................................................................... 255
Características personales .................................................................. 257
Escolaridad .......................................................................................... 258
5
Situación laboral .................................................................................. 259
Ocio ..................................................................................................... 260
Grupos de referencia ........................................................................... 261
Precocidad Relaciones Sexuales ........................................................ 261
Violencia escolar / iguales / medio social ............................................ 262
Consumo regular de sustancias .......................................................... 263
Etapas de desarrollo............................................................................ 264
Núcleo familiar ..................................................................................... 265
Situación económica............................................................................ 267
La fatria................................................................................................ 269
Cambios núcleo convivencia ............................................................... 271
Estilos educativos ................................................................................ 273
La violencia en casa ............................................................................ 276
Aspectos jurídicos ............................................................................... 279
Motivo de la agresión........................................................................... 282
Secuencia en la agresión .................................................................... 284
Actitud del menor ante los hechos....................................................... 285
Procedimiento judicial. Los límites de la ley ........................................ 285
Propuestas del equipo técnico............................................................. 287
Resoluciones y medidas...................................................................... 288
Intervenciones ..................................................................................... 290
El segundo delito de violencia doméstica ............................................ 294
Relación de tablas del estudio........................................................................ 299
Relación de tablas de frecuencias del Anexo................................................. 304
6
Agradecimientos
Agradecemos la confianza que el Centre d’Estudis Jurídics i Formació
Especialitzada de la Generalitat de Catalunya ha depositado en los autores
para llevar a cabo la investigación sobre un tema de tanta actualidad y
preocupación como es el de la agresión de los menores a sus padres.
Agradecemos haber contado con el soporte de la Direcció General de Justícia
Juvenil y, de forma específica, con el del Servei de Mediació i Assessorament
Tècnic del que formamos parte. Han colaborado tanto responsables como
compañeros con los que, en el día a día y en el contacto directo con los
jóvenes y sus familias, compartimos trabajo y reflexiones técnicas.
Hemos contado con la participación directa de diferentes colectivos
profesionales implicados en el trabajo con menores, que a través de sus
respuestas a un cuestionario nos han permitido conocer sus percepciones en
relación a esta temática. También nos ha resultado de gran ayuda la
colaboración de algunos compañeros y responsables de los diferentes grupos
profesionales para hacer llegar el cuestionario al resto de miembros de su
equipo o el de otros.
Agradecemos muy especialmente la tarea realizada por Antonio Ruiz,
psicólogo y experto en metodología y análisis estadístico, en todo lo que al
tratamiento de los datos estadísticos se refiere, así como el soporte y apoyo
que nos ha brindado a lo largo de todo el estudio.
7
1. Presentación
Todo lo que hace referencia a los aspectos de la violencia en el ámbito
doméstico es objeto de amplio debate en nuestra sociedad. Son numerosos los
estudios y los planes de intervención que abordan esta problemática desde
diferentes contextos.
Estos estudios hacen referencia al hecho de que aproximadamente un 14% de
los casos denunciados por este tipo de violencia son protagonizados por
menores de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años, que agreden a
sus padres. De este porcentaje, un número que empieza a ser significativo
empieza a materializarse en denuncias en la Jurisdicción de Menores.
Nos preguntamos qué causas pueden haber motivado el aumento de estas
denuncias. Algunos de los aspectos que consideramos influyentes, entre otros,
son los siguientes:
ƒ
Las dificultades de los padres para ejercer el rol parental según los
parámetros tradicionales, hecho que les lleva a buscar el apoyo de
agentes externos.
ƒ
Las dificultades de muchos adolescentes para aceptar las normas en
diversos contextos, además del de la familia.
ƒ
La posible presencia de algunos trastornos o dinámicas de relación
patológicas.
ƒ
La gravedad del conflicto supera la capacidad de intervención del
ámbito comunitario.
ƒ
Los discursos de la crisis de la adolescencia como síntoma de una
sociedad en crisis.
La especificidad y complejidad del conflicto que motiva la denuncia, así como la
multiplicidad de variables que coexisten en él (relaciones de parentesco,
vinculación afectiva, género, edad, etc.), hacen necesario analizar las
actuaciones de los diferentes actores interventores: policía, fiscalía, abogados,
8
jueces y los equipos técnicos multidisciplinares que asesoran las instancias
judiciales y ejecutan los diferentes programas de intervención de la Direcció
General de Justícia Juvenil (de ahora en adelante, DGJJ). También, se hace
patente la necesidad de reflexionar acerca de las características de estos
jóvenes que emplean la violencia en el ámbito familiar.
De esta forma, hemos creído conveniente centrar nuestra investigación en una
serie de preguntas que, como profesionales que formamos parte del engranaje
de la jurisdicción de menores, nos hacemos ante lo que parece un aumento
progresivo de las denuncias de madres y padres (y algún otro miembro de la
familia) por agresiones de sus hijos.
Dejando a un lado la pregunta esencial de “por qué” llegan a Justicia este tipo
de conflictos, nos planteamos muchas otras cuestiones, entre las que
podríamos enumerar las siguientes:
ƒ
¿Qué tipo de conflictos paternofiliales pueden motivar la denuncia
pública de un problema que pertenece a la esfera privada?
ƒ
¿Es la Justicia el ámbito adecuado al que deben dirigirse las familias, o
simplemente se trata de la última salida que encuentran?
ƒ
¿Cómo son estas familias? ¿Y los hijos?
ƒ
¿Por qué, por lo que parece, no se habían denunciado hasta ahora este
tipo de situaciones?
ƒ
¿Existen determinadas condiciones sociales y/ o familiares previas? ¿En
algunas familias, la violencia que se ejerce en el entorno incide y
determina la violencia familiar?
Esta investigación, que se inicia el mes de mayo de 2004 con la concreción del
encargo por parte del Centre d’Estudis i Formació Especialitzada, comprende el
estudio de los expedientes calificados como actos de violencia doméstica por
las Fiscalías de Menores de Catalunya (de Barcelona, Tarragona, Lleida y
Girona). En dichos hechos delictivos, los menores resultan imputados como
presuntos autores, y sus familias, como las víctimas.
9
La investigación incluye el análisis de todos los expedientes abiertos y
calificados desde el 1 de enero del año 2001 hasta el 31 de diciembre del 2003,
coincidiendo en la práctica con la entrada en vigor de la Ley Orgánica de
Responsabilidad Penal del Menor 5/2000, de 12 de enero del 2000 (de ahora
en adelante, LORPM).
Volviendo a lo ya mencionado, un nuevo hecho empieza a tener relevancia en
nuestra actividad profesional. Las cifras hablan por sí mismas de una realidad
cambiante. Con la calificación de violencia física sobre familiares, se abrieron
23 expedientes en el año 2001 en toda Catalunya, 43 expedientes en el año
2002 y 63 en el 2003. Con la calificación de violencia psíquica sobre familiares
o maltrato familiar se abrieron en el año 2001 tres expedientes, seis en el 2002
y cuatro en el año 2003. Este crecimiento exponencial hacía necesario y,
además sin “pararnos”, hacer el análisis de una realidad que hasta no hace
mucho desconocíamos.
Aunque el año 2004 ya no es objeto de análisis del presente estudio, cabe
decir que se abrieron 95 expedientes por “maltrato familiar” y 83 por “violencia
física sobre familiares”. Éstos suman un total de 178 expedientes1, lo cual nos
muestra las dimensiones que están adquiriendo este tipo de denuncias.
El punto de partida de la investigación es el abordaje de los casos de las
intervenciones que se realizan en los equipos técnicos del Servei de Mediació y
Assessorament Tècnic, de la Direcció General de Justícia Juvenil de la
Generalitat de Catalunya. Sin ánimo de insinuar que las posibilidades de
conocimiento de los temas que se analizan en este estudio ya quedan
agotadas, creemos que también se sugieren muchos otros puntos, dignos de
ser considerados en futuras investigaciones.
En el momento en el que los jóvenes pasan por éste servicio, la información
que tenemos procede de las diligencias policiales (qué dice la víctima y qué
1
En este aumento se debe tener presente el cambio de legislación y la nueva tipificación que se deriva de
la Ley Orgánica 11/2003, de 29 de septiembre, de medidas concretas en materia de seguridad ciudadana,
violencia doméstica e integración de los extranjeros.
10
dice el infractor) y, en el caso de que existan antecedentes previos, del
expediente de la DGJJ (si ha habido otras denuncias, informes sobre
intervenciones anteriores, etc.).
Analizando esta documentación, así como las exploraciones que se llevan a
cabo, nos hemos encontrado con los datos que se describirán en adelante.
Estos datos se han ordenado por bloques temáticos. En estos bloques se
agrupan los datos referidos a los diversos protagonistas del conflicto y a sus
circunstancias personales y relacionales (menor/ agresor, familiar/ víctima).
También se describe el proceso judicial y las intervenciones que se realizan.
El procedimiento judicial suele incluir la participación de muchos profesionales,
que, desde diferentes disciplinas y un lugar de trabajo que determina su
intervención, intentan comprender y atender a las personas. La denuncia es el
factor que sirve de nexo entre los diferentes agentes, que, desde su ámbito
específico, han intervenido o intervendrán en el conflicto. Nos referimos a los
agentes de los cuerpos policiales, los profesionales de los campos de las
ciencias humanas y sociales y del ámbito educativo y sanitario, y los
profesionales del derecho y de los estamentos judiciales. Todos estamos
implicados en una tarea que empieza y acaba siendo conjunta.
Por este motivo, hemos querido incorporar la percepción que, desde los
diferentes colectivos intervinientes, se tiene de este tipo de problemática; más
concretamente, qué planteamientos nos hacemos, qué nos preocupa, qué
necesidades tenemos para entender mejor estos procesos y qué podemos
aprender de las diferentes intervenciones.
Desde el momento que se inicia la regulación de la responsabilidad penal de
los menores infractores se invita a todos los actores intervinientes a definir y
delimitar los respectivos procedimientos de actuación. Es por ello que
consideramos que este estudio no es más que el punto de partida para
posteriores análisis e investigaciones sobre esta temática.
11
2. Introducción: marco teórico y conceptual
Para abordar cualquier fenómeno social o psicológico siempre se parte de una
visión inicial sobre el hecho a estudiar. La intervención en los casos de
violencia familiar incluye una serie de aspectos que la hace diferente de lo que
viene siendo la práctica habitual. En esta actuación, todos los agentes que
intervenimos en los diferentes momentos que forman el proceso nos
encontramos tratando a la vez a agresor y víctima.
Se trata de la intervención en una situación de conflicto, pero un conflicto muy
especial por la carga emocional que implican los vínculos de parentesco entre
los implicados. Deben abordarse cuestiones difíciles de expresar desde lo
racional,
ya
que
tienen
que
ver
con
sentimientos
de
desencanto,
desentendimiento e impotencia, en los aspectos más profundos de la relación
entre padres e hijos. Por lo tanto, se trata de una intervención sobre hechos
dolorosos.
Según el tiempo de persistencia del conflicto y la evolución que éste presenta,
nuestra intervención se llevará a cabo o en la fase aguda, en plena
manifestación de la crisis, o bien en la fase estabilizada, en la que las partes
pueden reflexionar, dialogar y llegar a negociar.
A la hora de analizar el objeto de la intervención, los aspectos emocionales
movilizados añaden complejidad a las dificultades habituales, debido a la
dinámica que genera el juego de transferencias y contratransferencias.
Cuando los padres han delegado su responsabilidad en la Ley, la intervención
de la Justicia aporta una nueva dimensión al conflicto. Es, entonces, desde la
Justicia dónde se debe valorar si la familia, el joven y la dinámica relacional
generada conservan suficientes elementos preservados para poder encontrar
la manera de resolver la crisis y recuperar el equilibrio (ya sea por si mismos o
con el apoyo de profesionales del medio), o, si por el contrario, es necesario
asumir la responsabilidad de decidir qué tipo de medida es la más adecuada.
12
Al tratarse de una problemática que ha emergido recientemente, nos
encontramos ante una falta de estudios y un cuerpo teórico que considere el
tema en toda su complejidad.
En nuestra práctica habitual atendemos los casos de violencia familiar entre
otros muchos tipos penales, pero las características que aquellos presentan,
las inquietudes que provocan y la resonancia, que progresivamente están
generando, nos llevaron a considerar la necesidad de hacer una reflexión al
respecto, así como un abordaje sistemático del tema.
A continuación presentamos los planteamientos teóricos que han servido para
ubicarnos, y que fundamentan el marco de referencia del estudio que nos
ocupa. Sin embargo, no se pretende hacer una exposición exhaustiva, sino
más bien, ofrecer unas pinceladas que puedan enfocar el tema.
En este apartado, seguiremos los bloques temáticos siguientes:
ƒ
Una primera parte, en la cual se expone el marco legal.
ƒ
Un segundo bloque, en el que se hablará de los jóvenes desde las
perspectivas de la psicología y la sociología y, en concreto, de algunos
rasgos generales de la adolescencia y las relaciones familiares.
ƒ
Finalmente, haremos un breve resumen de los conceptos de la violencia
y la agresión, desde una perspectiva sociológica y psicosocial.
13
2.1. Marco Jurídico
La entrada en vigor de la LORPM, el 12 de enero de 2001, representó una gran
cantidad de cambios. Aunque posteriormente se citará esta ley con más
detalle, en este momento debemos hacer referencia a uno de los cambios más
trascendentes respecto a la ley anterior (Ley 4/922): el cambio de franja de
edad de la población a la cual se aplica. En la Ley 4/92, la franja de edad de los
menores sujetos de actuación dentro de la jurisdicción de menores comprendía
de los 12 a los 16 años, la LORPM, en cambio, la nueva ley fija la edad entre
los 14 y los 18 años. En la franja de 16-18 años nos encontraremos con
jóvenes con procesos más consolidados, en lo que a actuaciones o conflictos
se refiere.
En nuestra tarea profesional es habitual tratar con conflictos de las relaciones
familiares, bien sea por problemas entre adultos, de los adultos respecto a los
hijos, o bien de éstos últimos respecto a sus padres. Estos últimos conflictos,
en los que se sitúa a los jóvenes como presuntos autores y a sus padres o
parientes más cercanos como víctimas, empiezan a tener trascendencia como
tipo penal específico, tal como refleja el número de expedientes abiertos por
esta causa.
El marco de actuación para los profesionales y para los jóvenes viene regido
por la LORPM, pero consideramos que puede ser de utilidad para aquellas
personas que no están directamente relacionadas con el ámbito de la
jurisdicción de menores presentar esquemáticamente el procedimiento que
sigue la Ley (desde que se pone una denuncia hasta la resolución en el acto de
la audiencia ― que es cómo se llama en la LORPM el equivalente al acto del
juicio en la legislación de adultos ―).
En el siguiente esquema se puede ver de forma sintetizada el procedimiento,
desde el momento de la denuncia hasta la resolución judicial:
2
Ley Orgánica 4/92, de 5 junio, Reguladora de la Competencia y el procedimiento en los
Juzgados de menores.
14
Hecho delictivo no
detectado
Archivo
Vía judicial
Hecho delictivo
detectado
Ministerio
fiscal
Decreto de incoación
de expediente
Petición de informes
al equipo técnico
Vía extrajudicial
(Mediación-Reaparación)
Resolución
judicial
En el apartado 1 del artículo 27 de la LORPM se señala que “durante la
instrucción del expediente, el ministerio fiscal ha de precisar del equipo técnico,
que a tales efectos depende funcionalmente de aquel, sea cual sea su
dependencia orgánica, la elaboración de un informe o la actualización de los
emitidos anteriormente, que se les ha de entregar en el plazo máximo de diez
días, prorrogable a un período no superior a un mes en casos de gran
complejidad, sobre la situación psicológica, educativa y familiar del menor, así
como sobre su entorno social, y en general sobre cualquier otra circunstancia
relevante a los efectos de la adopción de alguna de las medidas que prevé esta
Ley. ”
En el mismo artículo 27, el apartado 3 continúa así: “de la misma manera, el
equipo técnico ha de informar, si lo considera conveniente y en interés del
menor, sobre la posibilidad de que éste efectúe una actividad reparadora o de
15
conciliación con la víctima, de acuerdo con lo que dispone el artículo 193 de
esta Ley, con indicación expresa del contenido y la finalidad de la actividad. En
este caso, no es necesario elaborar un informe de las características y los
contenidos del apartado 1 de este artículo”.
El procedimiento se pone en marcha con la denuncia. Si el presunto delito tiene
la suficiente gravedad el joven puede estar detenido en fiscalía hasta 48 horas,
tiempo en el que se decide si hace falta adoptar alguna medida cautelar de las
previstas en la ley.
En el caso de que en el hecho imputado existan indicios racionales de la
comisión de un delito, según los supuestos previstos en el apartado 1 del
artículo 28 de la LORPM, el ministerio fiscal solicitará al equipo técnico un
informe sobre la conveniencia de adoptar una medida cautelar: “El ministerio
fiscal, cuando haya indicios racionales de la comisión de un delito o el riesgo de
eludir u obstruir la acción de la justicia por parte del menor, puede solicitar al
juez de menores, en cualquier momento, la adopción de medidas cautelares
para la defensa y la custodia del menor objeto del expediente. Estas medidas
pueden consistir en internamiento en un centro (en el régimen adecuado), en
libertad vigilada o en convivencia con otra persona, familia o grupo educativo.
El juez, una vez escuchado al letrado del menor, así como al equipo técnico y a
la representación de la entidad pública de protección o de reforma de menores,
que han de informar especialmente sobre la naturaleza de la medida cautelar,
han de emitir la resolución sobre la propuesta tomando en consideración
3
Artículo 19. Sobreseimiento del expediente por conciliación o reparación entre el menor y la
víctima.
1) El Ministerio Fiscal también puede desistir la continuación de la tramitación del expediente,
considerando la gravedad y las circunstancias de los hechos y del menor; de manera particular,
la falta de violencia o intimidación graves en la comisión de los hechos, y la circunstancia de
que, además, el menor se haya conciliado con la víctima, haya asumido el compromiso de
reparar el daño causado (a la víctima o al perjudicado por el delito), o se haya comprometido a
cumplir la actividad propuesta por el equipo técnico en su informe. El desistimiento en la
tramitación de la continuación del expediente sólo es posible cuando el hecho imputado al
menor constituye un delito menos grave o falta.
2) A efectos de lo que dispone el apartado anterior, se entiende que se ha producido la
conciliación cuando el menor reconoce el daño causado, se disculpa ante la víctima y ésta
acepta las disculpas. Se entiende por reparación el compromiso asumido por el menor con la
víctima, o el perjudicado, de llevar a cabo determinadas acciones en beneficio de aquellos o de
la comunidad, seguido de realización efectiva…/…
16
especialmente el interés del menor. La medida cautelar adoptada se puede
mantener hasta el momento de la celebración de la audiencia que prevén los
artículos 31 y siguientes de esta Ley o durante la sustentación de los recursos
eventuales.”
Otra actuación concreta del equipo técnico está especificada en el artículo 37
de la LORPM, el cual se refiere a la “Celebración de la audiencia”. En el
apartado 2 del artículo 37 dice: “Seguidamente se iniciará la práctica de la
prueba propuesta y admitida, y la que, previa declaración de su pertenencia,
ofrecerán a las partes por su práctica al acto, escuchando así mismo al equipo
técnico sobre las circunstancias del menor. A continuación, el Juez escuchará
al Ministerio Fiscal y al letrado del menor sobre la valoración de la prueba, su
calificación jurídica y la procedencia de las medidas propuestas; respecto a
este último punto se escuchará también al equipo técnico. Por último, el Juez
escuchará al menor, dejando la causa vista para sentencia”.
Finalmente, cabe destacar las reformas legislativas del Código Penal del año
20034, que introducen importantes cambios en la tipificación de los delitos. Por
lo que respecta al estudio, esta reforma afecta únicamente a los últimos cuatro
meses del año 2003.
Debemos aclarar que la calificación realizada por la fiscalía durante
prácticamente la totalidad de los casos analizados se corresponde a la
aplicación de la legislación existente hasta entonces. Posiblemente, las
modificaciones legales en esta materia tengan una incidencia relevante del año
2004 en adelante, pero esto ya se comprobará en estudios posteriores.
4
Ley orgánica 11/2003, de 29 de septiembre, de medidas concretas en materia de seguridad
ciudadana, violencia doméstica e integración de los extranjeros.
17
2.2. La familia y los jóvenes en la sociedad actual
Son muchos los conceptos que se interrelacionan en el presente estudio y que
pueden ser analizados desde diferentes disciplinas, según dónde situemos a
los sujetos y a sus características: los adolescentes, los adultos y las relaciones
de parentesco, sus interacciones en el actual marco social, sus conflictos (que
se concretan en conductas violentas de los unos hacia los otros) y la pauta
social que marca lo que está, o no, permitido.
Entendemos la familia como el contexto originario en el que se inicia el proceso
de socialización y aprendizaje de los diferentes aspectos que conforman la
identidad y personalidad. Es el marco, en el que se desarrollan e integran los
aspectos biológicos, psicológicos y sociales del individuo.
Para mantener su continuidad, la familia ha de combinar firmeza y plasticidad,
para resistir como estructura flexible que se adapta a los diferentes cambios y
necesidades externas e internas. Es el punto, en el que confluyen lo externo, el
marco normativo y social, con lo interno, la privacidad y las emociones.
La familia es un ámbito en el que es fácil proyectar aspectos ideológicos y
expectativas sociales. En cambio, resulta difícil definir sus límites y
distanciarnos, ya que todos estamos inmersos en él. La familia es, también, la
que recrea y da el sentido a la norma.
En nuestra sociedad se entiende, mayoritariamente, como unidad familiar el
grupo social formado por dos o más personas vinculadas por un lazo de
parentesco y que viven juntas. Constituyen un hogar.
No obstante, el concepto de familia es más amplio; también hace referencia al
parentesco5. Se trata de una red de vínculos que trasciende el hogar, las
5
COMAS D’ARGEMÍ, D. “La família contemporània. Canvis i continuïtats”. Revista del Col·legi
Oficial de Psicòlegs de Catalunya (1994); núm.10.
18
relaciones pueden ser más activas o permanecer latentes, pero resulta un
referente que se activa o intensifica en momentos de crisis.
La familia extensa constituye un marco simbólico, hace de refuerzo, aporta
elementos de identidad y proporciona soporte y protección en momentos de
fragilidad personal o de cambios socioeconómicos. En el ámbito de menores, la
familia extensa puede compartir las funciones parentales o asumirlas por
completo.
Más allá del parentesco, la familia también consolida otros aspectos de la
identidad, como son las relaciones e interacciones que se establecen con el
grupo social de referencia. Éste último puede rodear y acompañar al núcleo
familiar en la diversidad de experiencias que haya de afrontar, con funciones
protectoras y amortiguadoras.
En nuestra sociedad ha disminuido el número de personas que forman la
familia nuclear; no acostumbran a convivir más de dos generaciones y las
familias tienen menos hijos. Al mismo tiempo, ha cambiado la trama social en la
que se encuentra insertada la familia: los nuevos modelos socioeconómicos,
basados en estilos de relación de tipo competitivo, no favorecen la integración y
vinculación con la red social más cercana y los recursos del entorno.
También, hemos pasado del modelo familiar único y estable a gran variedad de
modelos. La vida en común se encuentra organizada según variados patrones
de convivencia: separaciones y divorcios que generan familias monoparentales
o reconstituidas, hogares unipersonales y otras opciones más recientes, como
la legalización de las parejas homosexuales o la reproducción asistida, que aún
no tienen tanta presencia social.
No sabemos el alcance que pueden tener las nuevas configuraciones
familiares, al ejercicio de los roles parentales, a la formación de la identidad
individual y, en definitiva, a la construcción de lo subjetivo y lo social. Nos
encontramos inmersos en una diversidad de modelos y se está modificando el
sistema de valores. Ésta situación genera incertidumbre y hace dudar sobre las
19
prácticas y costumbres, sin que aún podamos valorar la consistencia que
puede tener la diversidad como modelo alternativo.
Si aceptamos la necesidad de contar con códigos y referentes normativos
como base para mantener la vida en común y, mientras consolidamos la
convivencia en la diversidad y el dinamismo social, debemos centrar la
observación en los aspectos funcionales o disfuncionales de la realidad
familiar.
En el ámbito de lo privado, la familia también evoluciona en función de los
cambios que introduce el devenir del tiempo. Durante el ciclo vital familiar, la
pareja pasa por diferentes etapas desde su formación, el nacimiento de los
hijos y su crianza; cada momento tiene diferentes expectativas, requiere
nuevas estrategias y el consenso y la reciprocidad entre los diferentes
miembros del núcleo familiar.
La convivencia se fundamenta en la consanguinidad y la afectividad; los
vínculos que se establecen permiten la evolución hacia la individuación, en un
proceso constante de negociación entre padres e hijos. El modelo de relación
en el hogar y la calidad del vínculo afectivo entre los integrantes del grupo
familiar dependen del bagaje personal de todos y cada uno de sus
componentes. Las características y la calidad que configuran la unidad
originaria son la que nos llevan a interpretar y dar sentido a la figura del hijo; se
inicia el proceso de reciprocidad y de formación de la autoimagen que
constituirá el individuo6.
La familia es el punto de encuentro de la interacción entre padres e hijos. Los
progenitores establecen sistemas de relación y modelos educativos, en función
de cómo pautan y regulan el control y la autoridad con sus expresiones de
emoción y de afecto. La funcionalidad de la familia depende del grado de
equilibrio conseguido entre todos los factores de la relación.
6
Tizón, J. Apuntes de una psicología basada en la relación. [S.l.]: Editorial Hora, 1982.
20
El hogar se ha regulado tradicionalmente según un consenso antiguo, arcaico,
sagrado, que ordenaba la convivencia de acuerdo con los criterios parentales.
El poder del padre ha sido fundamento de la conciencia moral y el orden
social7.
Los padres disponían de un poder acatado por todo el grupo familiar, que debía
rendir respeto y obediencia. Así lo constatan los mandamientos (“honrarás a tu
padre y a tu madre”) o los dichos populares (“es más feo que pegarle a un
padre”). Las distorsiones en el orden familiar no trascendían, sólo eran
competencia parental.
Pero los cambios sociales han introducido, entre otros, modificaciones en el
sistema de valores y atribución de roles. El orden social asume ahora funciones
que habían sido exclusivas de los padres, los cuales, al reconocer o aceptar la
rebeldía del hogar, pueden delegar en la ley la capacidad para regular u
ordenar su vida familiar.
El estudio que presentamos es sobre denuncias de situaciones de violencia de
los hijos hacia sus padres. Lo hacemos a partir de la intervención con jóvenes y
adolescentes. Se trata de una población que, evolutivamente, se encuentra en
fase de autoafirmación frente a la norma y el vínculo en el ámbito privado y
social, y en un momento en el que hay importantes transformaciones tanto
físicas como psíquicas.
Existe un consenso generalizado entre los autores que se ocupan de la
psicología evolutiva en considerar la adolescencia como un período de tránsito
entre la infancia y la vida adulta. Este periodo queda claramente delimitado en
su inicio por los cambios puberales, seguidos de otros cambios de tipo
psicológico y social que se interrelacionan y conducen a los chicos y chicas a la
conformación de su personalidad. Las áreas que más nos interesan para
nuestro trabajo se refieren al desarrollo cognitivo y psicosocial.
7
Freud, S. (1972). Tótem i Tabú. Obras Completas. Tomo V. Biblioteca Nueva.
21
A la hora de hablar del desarrollo cognitivo en la adolescencia, debemos hacer
referencia a las aportaciones de J. Piaget, que denomina este periodo “estadio
de las operaciones formales” (se correspondería con la etapa escolar de la
enseñanza secundaria obligatoria, de los 11/12 años hasta los 15).
Según Piaget, el adolescente adquiere, progresivamente, la capacidad de
realizar operaciones desligadas de la acción, que implican manipulaciones
mentales de ideas y situaciones o de proposiciones abstractas; a diferencia de
los niños y niñas del estadio anterior, que realizan operaciones mentales
directamente sobre los datos de la realidad y efectúan categorías. Esto
permitirá a aquellos utilizar instrumentos intelectuales nuevos, que se situarían
entre la capacidad general del sujeto (o competencia subyacente) y la
capacidad de actuación en tareas específicas del sujeto psicológico8.
A medida que se avanza en el desarrollo, aumentan las diferencias intra- e
interindividuales en las capacidades formales, así como en las posibilidades de
emplearlas. Esto se explica por las diferencias intrapsicológicas, en relación a
los estilos cognitivos de los sujetos (aspectos motivacionales, preferencias,
deseos, formas en las que el individuo organiza conceptualmente el entorno y
que condicionan el conocimiento y funcionamiento de la personalidad – Witkin y
Goodenogh, 19819 –), por las diferencias de origen sociocultural (el grupo
social, el entorno familiar, las diferencias individuales y su interrelación con el
nivel de escolarización) y por las competencias lingüísticas (el lenguaje como
instrumento regulador de los procesos de pensamiento).
No se pueden separar los aspectos cognitivos de los psicosociales, en la
construcción del conocimiento de uno mismo y de las relaciones con los otros,
así como en la progresiva adquisición de autonomía. Schantz (1982)10 habla
del conocimiento social a partir del conocimiento de uno mismo, de los otros y
de la sociedad.
8 9 10
, , Citatdo en: TRIADÓ, C. (coord.) Psicologia Evolutiva. Textos per educadors. Barcelona:
Eumo Editorial,1993
22
Respecto a las relaciones sociales, debe decirse que pueden ser tanto diádicas
(amistad, autoridad, etc.) como de grupo. Las primeras merecen atención
porque forman parte de los sistemas normativos que implican asumir roles y
diferencias, y las segundas, por el conocimiento que proporcionan sobre los
sistemas sociales más amplios (la familia, el colegio, las instituciones, etc.).
Las experiencias de interacción social dan paso a las normas y principios que
orientan el desarrollo moral. Kohlberg11 describe los estadios de desarrollo
moral, estableciendo seis niveles que tienen en cuenta las relaciones que se
establecen entre el yo, las reglas y las expectativas de la sociedad. A partir del
primer estadio, que empieza para todos en la primera infancia (lo que está bien
y mal viene determinado por agentes externos, por lo que el único freno posible
es el castigo), se va pasando a estadios superiores a lo largo del desarrollo;
aunque no por parte de todos los individuos.
Comentamos aquí los estadios que corresponden al nivel convencional:
En el período adolescente se da una situación de tránsito, siendo el sujeto
capaz de diferenciar su “yo” de las reglas y expectativas de los otros
(especialmente, de los que se consideran autoridades), y de definir sus propios
valores en función de los principios que ha escogido (los otros tendrán valores
y opiniones diferentes que podrá entender y relativizar). El individuo descubre,
progresivamente, la importancia de respetar las reglas del juego; ya no por
miedo al castigo, ni por respeto a los otros, sino por egoísmo mutuo.
A partir de la adolescencia aparece un factor afectivo que humaniza las
relaciones con los otros, por el deseo de gustar y ser aceptados. Por este
motivo, se vive durante este estadio un conflicto de expectativas; los padres
esperan una cosa del adolescente y los amigos la contraria.
11
RUBIO CARRACEDO, J. “La psicología Moral (de Piaget a Kohlberg)”. A: CAMPS, V. Historia de
la ética 3. La ética contemporánea. 2a ed. Barcelona: Crítica, 2000.
23
Es también a esta edad cuando comienza a dibujarse una forma de actuar de
acuerdo con el compromiso y la responsabilidad.
La conciencia progresiva del “yo” y la capacidad para reflexionar sobre sí
mismos (fruto de los avances en el desarrollo cognitivo) está relacionada con la
habilidad para dirigir la propia conducta, pensamientos y sentimientos. Su
evaluación revertirá en su autoestima, autoconfianza y sentimientos de
seguridad, y todo junto conformará su identidad personal.
La familia y las relaciones entre padres e hijos son uno de los factores que
condicionan la dependencia e independencia del adolescente; es decir, su
autonomía. Estudios sobre este tema muestran que los adolescentes que han
podido mantener relaciones democráticas, con un control moderado y
razonable de los padres, suelen tener más autoconfianza y seguridad en ellos
mismos, y consiguen mayor grado de independencia y responsabilidad que en
los grupos familiares en los que las relaciones se han basado en la autoridad o
la permisividad. “La ayuda y el soporte paterno, la interacción afectiva positiva
y el establecimiento de controles razonables sobre los hijos favorece la
adquisición progresiva de la autonomía12”.
Otro tipo de relación diádica a tener en cuenta durante este período es la que
se da en las relaciones entre iguales, que primero consiste sobretodo en la
realización de actividades comunes, y, más adelante, se basa en una
experiencia más relajada y compartida con el propio sistema de creencias y
valores. Estos valores se refieren a principios normativos que regulan el
comportamiento de las personas en un momento o situación, y que están
relacionados con las competencias morales de las que hablábamos
anteriormente.
Los procesos de individuación y autoconocimiento transcurren paralelos a los
procesos de socialización a través de las relaciones de reciprocidad y
cooperación con los otros.
12
Triadó, C. (coord.). Psicologia Evolutiva. Textos para educadores. Barcelona: Eumo Editorial,
1993.
24
Partiendo de la premisa que cada juventud es un producto de su época, nos
gustaría aportar la visión crítica de Moral i Ovejero (2004) sobre los jóvenes de
la sociedad actual13. Es general la opinión que la llamada sociedad
posmoderna es una sociedad adolescente en crisis, cuya sintomatología es
transmitida al adolescente. En el mencionado artículo se destaca el hecho de
que “vivimos en unas condiciones en las cuales se asiste a un debilitamiento de
los sistemas referenciales y dónde se cuestionan ciertas verdades asumidas
como tales. Dónde se diluye y reconstituye cada vez en más instancias
legitimadas (familia, escuela, grupos de pertenencia y referencia, medios de
comunicación, etc.) el poder socializador/ normalizador, y en las cuales se
siguen necesitando certezas y apoyos en un sistema y entorno referencial en
aparente agudización de sus crisis”. “El joven contemporáneo no emigra hacia
la condición de adulto en el tiempo en el que la naturaleza social parecía
dictarlo como conveniente, sino que permanece en un tiempo de conflictos y
en una tierra de nadie. O bien nos encontramos con jóvenes que quieren
madurar y que viven su tiempo de espera como púberes sociales, o con
aquellos que no quieren madurar ni vivir como adultos".
13
MORAL JIMÉNEZ, M.; OVEJERO BERNAL, A. (2004). “Jóvenes, globalización y posmodernidad:
crisis de la adolescencia social en una sociedad adolescente en crisis”. Revista del colegio
Oficial de Psicólogos. Papeles del Psicólogo (2004), núm. 87 [Vol.25].
25
2.3. Algunos elementos explicativos sobre la violencia y la
agresión
A continuación veremos algunos aspectos relacionados con la violencia y la
agresión, entendida ésta última como un posible resultado de la interacción
entre dos personas. Pasamos a recoger lo que nos dice la investigación teórica
sobre este tema, sin olvidar los protagonistas de nuestro trabajo: el agresor y la
víctima, con las peculiaridades de cada uno; el primero porque es un
adolescente y la segunda, porque es un adulto del entorno familiar.
El término violencia se define en el Diccionario de Sociología14 de la siguiente
manera “aquella interacción social como resultado de la cual hay personas o
cosas que resultan dañadas de manera intencionada, o sobre las que recae la
amenaza creíble de padecer una agresión”. En esta definición destacan
algunos elementos a tener en cuenta: el hecho de que se trate de una acción
con un componente físico (aunque sin descartar el impacto psicológico), sobre
un sujeto que recibe esta acción contra su voluntad.
La violencia como expresión de algún conflicto social puede manifestarse de
diferentes formas, según cuáles sean los propósitos, los actores individuales o
colectivos, la planificación o espontaneidad de la agresión y el contexto social
de grandes o pequeños grupos.
Un tipo específico de violencia es la llamada violencia doméstica. En el
Diccionario de Sociología15 queda definida así “es violencia doméstica si va
dirigida contra miembros del propio hogar, un dramático y extendido abuso del
cual son especialmente víctimas las mujeres, los niños y los ancianos”.
Desde la psicología social se analiza la violencia como un comportamiento
destinado a prolongar o incrementar la superioridad de un sujeto sobre el otro.
14
Giner, S; Lamo de Espinosa, E. Torres, C. (eds.). Diccionario de Sociología. Madrid: Alianza
Editorial, 1998.
15
Giner, S; Lamo de Espinosa, E. Torres, C. (eds.). Diccionario de Sociología. Madrid: Alianza
Editorial, 1998.
26
El estudio de este fenómeno se asocia generalmente al de la agresión, aunque
una conducta puede ser agresiva pero no violenta. El concepto de agresividad
hace referencia a motivaciones, actitudes, rasgos de personalidad, emociones
y conducta.
Actualmente, las investigaciones sobre la agresividad consisten en un vaivén,
desde posiciones micro y macrosociales, pasando por la institución familiar.
Entre las divergencias que surgen entre los diferentes autores, Archer y
Browne (1989)16 proponen una serie de características comunes:
1. La existencia de una intención de causar daño. Éste puede ser físico, en
sentido estricto, o bien puede consistir en impedir el acceso a un recurso
necesario.
2. Provocar daño real, no un simple aviso o advertencia de provocación.
3. La existencia de una alteración del estado emocional, de manera que la
agresión pueda ser calificada como colérica, más allá del cálculo
instrumental.
Para Geen (1990)17 la agresión puede concretarse en cuatro puntos
principales:
1. La
existencia
de
variables
predisponentes
(fisiológicas,
temperamentales, de personalidad, expectativas socioculturales y
aprendizaje vicario).
2. Existencia de variables de situación que crean condiciones de estrés,
activación y cólera, frente a las cuales la agresión es una reacción. El
autor incluye aquí la violación de normas, la frustración, el ataque, el
conflicto familiar, los estresores ambientales y el dolor.
3. Las variables situacionales por sí solas no provocan agresión de forma
automática, ya que son las personas las que las evalúan e interpretan.
La agresión solamente se producirá si las personas consideran la
16
ARCHER, J.; BROWNE, K. Human aggressions: Naturalistics Approaches. Londres: Routledge
and Kegan Paul, 1989.
17
GEEN, R.G. Human agresión. Pacific Grove: Brooks/Cole, 1990.
27
condición en cuestión como arbitraria, maliciosa o intencional. Esto se
produce así, porque esta condición produce estrés, activación o cólera.
4. Sin embargo, cuando todo parece favorecer el hecho de que se
produzca la agresión, ésta puede no darse si existen otras respuestas
alternativas que permitan una mejor solución de la situación.
La agresión entendida (o tratada) como violación de las normas – tal y cómo la
plantean Mummendey y cols. (1984) – no se trata de un hecho aislado, ya que
cualquier tipo de interacción entre dos o más personas es un acto o episodio en
la secuencia de una interacción. La interpretación mutua de la conducta
comporta la elaboración de juicios sobre si la conducta del otro es, o no,
apropiada y si ha existido intención de perjudicar o hacer daño. Por lo que
respecta a la adecuación o no de la conducta, los autores señalan que se
establece en relación al conjunto de normas que se consideran válidas en una
situación de interacción determinada.
28
3. Objetivos de la investigación
Considerando los encargos que la Ley del Menor hace al equipo técnico
(algunos de los cuales se han citado textualmente en los párrafos anteriores),
el abordaje, análisis y orientación de la medida educativa en los casos de
violencia doméstica presentan para los profesionales características diferentes
a otros tipos de delitos. De entrada, se da la circunstancia de que el presunto
responsable y la víctima conviven en el mismo domicilio y comparten un vínculo
de parentesco (mayoritariamente son padres e hijos). Además, han de
compartir las actuaciones legales pertinentes: la víctima acompaña al agresor a
la comisaría de policía, en la declaración ante el fiscal, en la entrevista con el
equipo técnico; en definitiva, a prácticamente todas las actuaciones.
Cuando intervenimos asesorando o ejecutando una medida tenemos,
prácticamente siempre, las dos partes delante. Se trata, como es evidente, de
una situación que implica – como ya se ha dicho – una importante carga
emocional. Podemos pensar que los padres han dado el paso de denunciar a
los hijos después de haber agotado todos los recursos personales y, a menudo,
también los comunitarios. Esto hace que depositen todas las expectativas de la
resolución del conflicto en la Justicia.
El planteamiento de objetivos se concreta a partir del tipo de investigación que
nos hemos planteado. Por tratarse del vaciado y análisis de los expedientes de
los jóvenes atendidos por delitos de violencia hacia su familia, durante el
periodo comprendido entre el 2001 y el 2003, se ha planteado como una
investigación exploratoria (primera aproximación a las variables relevantes) y
descriptiva (obtención de datos que nos permiten extraer algunas tipologías y
conclusiones).
Un primer paso ha sido plantearnos los posibles ámbitos de estudio, teniendo
en cuenta los diferentes momentos e intervenciones profesionales a lo largo del
procedimiento.
29
Posibles ámbitos de estudio
Familiar privado
Características sociodemográficas y
psicosociales del agresor y del resto de
miembros del núcleo familiar
Familiar público
Ámbito de apoyo social:
- Relaciones con familiares cercanos
- Relaciones con otros interventores del
ámbito social
Policial
Contenido de las diligencias policiales
Intervención de otras instituciones
Aspectos de la intervención
Intervención judicial
Características del proceso judicial
Representación de la problemática, por
parte de los profesionales que intervienen
a lo largo del procedimiento judicial
Exploración de las creencias, actitudes e
imágenes de los profesionales frente a la
problemática y la intervención
Los aspectos a analizar, concretados en forma de objetivos, son los siguientes:
a) Conocer las características de los menores denunciados por el tipo
penal violencia física o violencia psíquica sobre familiares, y describir su
perfil: aspectos personales, familiares, sociales y judiciales.
b) Distinguir las características de dos grupos diferenciados:
ƒ
Aquellos casos que se tratan de un hecho aislado, y sólo han sido
denunciados por este tipo de delito.
ƒ
Aquellos en los que la conducta denunciada forma parte de una
carrera delictiva más amplia.
c) Identificar posibles causas o motivos de este tipo de conducta:
ƒ
Si hay un aprendizaje de modelos de relación
ƒ
Si predominan aspectos personales y/ o psicopatológicos, tanto del
menor como de la familia.
30
d) Valorar la percepción que tienen los profesionales de los diferentes
estamentos que actúan a lo largo del procedimiento judicial: jueces,
fiscales, equipos técnicos, policía, letrados; teniendo en cuenta la
especificidad que implica que agresor y víctima formen parte de la
misma situación de exploración e intervención.
Nos planteamos un último objetivo: poder identificar las expectativas que la
denuncia genera en los padres y la respuesta que esperan del ámbito de la
Justicia, y que no habían encontrado con anterioridad. Dicho objetivo no se ha
podido analizar, ya que nos faltaba esta información directa de los implicados
(sólo nos consta como impresión de los profesionales).
31
4. Metodología
En este apartado describimos el proceso seguido para alcanzar los objetivos de
la investigación. Definimos la población objeto de estudio, a la cual se harán
extensivas las conclusiones, el proceso de recogida de datos y los
instrumentos de medida que constituyen los indicadores de las variables que se
pretenden estudiar.
4.1. Calendario de la investigación
Segundo cuatrimestre 2004
(mayo- agosto)
Elaboración de las variables según los objetivos
planteados.
Pilotaje, revisión y modificación del registro.
Elaboración de la base de datos
Tercer cuatrimestre 2004
Trabajo de campo de análisis de los expedientes
(septiembre- diciembre)
Introducción de datos
Inicio del análisis estadístico.
Análisis estadístico y depuración de los datos.
Primer cuatrimestre 2005
Diseño, aplicación y análisis del instrumento para
(enero- abril)
conocer la percepción que tienen los profesionales
sobre la temática objeto de estudio.
Segundo cuatrimestre 2005
Discusión de resultados y elaboración del informe.
(mayo- junio)
Presentación de la investigación.
32
4.2. Población objeto de estudio
La población, en nuestro caso, es finita y es el conjunto de todos los individuos
sobre los que se quiere llevar a cabo el análisis. Se han analizado todos los
expedientes calificados como violencia en el ámbito doméstico, que constan
registrados en la base de datos de la DGJJ bajo el epígrafe de “violencia
doméstica en el ámbito familiar”, “maltrato familiar” y “violencia psicológica
sobre familiares”. En la base de datos se registra la calificación del hecho
delictivo, tal y como consta en el oficio de petición del informe que hace la
Fiscalía de Menores al equipo técnico.
Se ha escogido la opción de analizar sólo los expedientes que están
registrados en la base de datos de la DGJJ con esta nomenclatura. Somos
conscientes de que existen otros más que, aunque tienen elementos propios de
delitos de violencia doméstica, se habían calificado desde la fiscalía como
daños, lesiones, robos y, en un caso, homicidio. La manera de discriminar
estos casos nos pareció poco operativa, teniendo en cuenta que encontrar esta
información suponía hacer una lectura de miles de expedientes en las
diligencias policiales, o bien pedir a todos los profesionales de los equipos
técnicos de la DGJJ que hicieran un listado de estos casos que no habían sido
calificados directamente por la fiscalía.
Así pues, la población objeto de estudio ha quedado delimitada en 116 sujetos;
chicos y chicas con edades comprendidas entre los catorce y los dieciocho
años. Respecto a estos sujetos, la Fiscalía de Menores ha abierto en el ámbito
territorial de Catalunya (Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona) uno o más
expedientes desde el 1 de enero del año 2001 al 31 de diciembre del año 2003,
–según las tipificaciones penales que se refieren exclusivamente a este tipo de
hecho delictivo – haciendo un total de 138.
Es importante considerar que el número de procedimientos abiertos no es el
mismo que el de menores; es decir, algunos chicos o chicas pueden ser
33
reincidentes y tener dos o más expedientes. Es por esto que el número de
individuos es siempre inferior al de procedimientos.
4.3. Instrumentos de recogida de información
Para recoger los datos se necesita un instrumento de nueva creación, o alguno
ya existente que esté validado. En nuestro caso, teniendo en cuenta cuáles
eran las fuentes de información y la especificidad de la temática teníamos que
crear uno nuevo. Esta justificación sirve tanto para la recogida de información
de los casos, como para explorar el parecer de los profesionales, tal y como
veremos a continuación.
4.3.1. Las fuentes de información. Registros y documentación dónde
encontrar los datos de la población estudiada
La información que queremos obtener está registrada de forma permanente, en
papel, en el expediente personal que cada menor tiene abierto a la DGJJ. La
otra fuente son los registros informatizados de la base de datos, también uno
para cada joven.
En el expediente personal del menor nos encontramos, por regla general, la
siguiente documentación:
a) Las diligencias policiales, donde están registradas las declaraciones de la víctima,
el agresor y los testimonios (cuando hay), en la comisaría. Consta una descripción de
la actuación policial: el lugar de los hechos, recogida y reseña de objetos o cualquier
otro efecto que tenga que ver con la situación motivo de la intervención de la policía.
b) Parte de lesiones. Cuando éstas se han valorado desde un servicio sanitario.
c) Declaraciones de la víctima i del encausado, ante la fiscalía.
d) Oficio de fiscalía solicitando al Equipo Técnico el informe y la autorización, si se
tercia, para el ofrecimiento de participación en el programa de Mediación- reparación.
e) Informe de valoración de la posible viabilidad de la Mediación– reparación.
f) Informe realizado por el Equipo Técnico, de acuerdo con la petición de fiscalía
contemplada en el artículo 27.1 de la LORPM.
34
g) Resolución judicial, en la que constan los hechos probados y la resolución
motivada de medida. Resoluciones de archivo definitivo por: Mediación- reparación,
aplicación del artículo 27.4 de la LORPM, por prescripción de los hechos o archivo
provisional.
h) Programa de ejecución de la medida impuesta, y aprobación del programa por
parte del Juzgado de Menores.
i) Informe de ejecución de la medida y de las incidencias que se producen.
j) Informe final de cumplimiento de la medida.
Otra fuente documental es la base de datos de la DGJJ, que es el registro
informatizado, donde se introduce toda la documentación que genera el
procedimiento judicial para cada caso: datos sobre el menor, actuaciones de
fiscalía y judiciales, programas de intervención y situación de los mismos,
profesional responsable, informes y descriptores para cada programa,
incidencias, contactos, etc.; todo fechado y permanentemente actualizado.
Merece la pena decir que para extraer la información de los expedientes nos ha
resultado de gran utilidad el sistema de registro de datos cualitativos que se
utiliza desde los diferentes programas de la DGJJ, los llamados “descriptores”.
Éstos han sido transformados y ampliados para hacer un registro exhaustivo de
todos los aspectos que queríamos tener presentes en el análisis, y que
veremos en el siguiente apartado del diseño de las variables.
4.3.2. Diseño de las variables
En este punto debemos hacer referencia a una serie de consideraciones que
nos planteamos al inicio, al definir la información que queríamos registrar y
decidir qué instrumento necesitábamos para sistematizar su recogida.
Esta
sistematización
supone
poder
transformar
datos
cualitativos
en
cuantitativos, y a esto, ya de por sí difícil en las ciencias humanas, se suma la
diversidad y “subjetividad” (entendida como estilo propio de cada profesional)
de la información de la cual partimos.
35
Los documentos que recogen la información son elaborados a partir de
registros o entrevistas que, aunque siguen el guión propio de cada profesional
que interviene en el caso (policía, fiscal, equipo técnico, etc.), tienen la
característica de ser abiertos o semiestructurados.
La información contenida en los diferentes registros no es homogénea, ni
igualmente exhaustiva en todos los casos, porque depende del momento del
procedimiento judicial (pre-sentencial, sentencial), del marco teórico-legal y de
los objetivos del programa (Mediación- reparación, Asesoramiento Técnico,
ejecución de medidas) que se hayan de llevar a cabo18. Esto ha supuesto que
en un considerable número de variables no se haya podido registrar ningún
dato de las categorías que se contemplaban como posibles, y que definían la
variable en cuestión. Así mismo, y teniendo en cuenta que la intervención
empieza en el mismo momento en que se pone la denuncia, el hecho de contar
con registros alternativos como las diligencias policiales, las declaraciones ante
la Fiscalía, los partes médicos, etc. nos ha facilitado la tarea de recogida de
información.
La posibilidad de consultar directamente a los profesionales que habían
contactado en cada momento con los menores nos habría proporcionado una
información de primera mano y unas aportaciones muy valiosas, pero resultaba
prácticamente imposible llevarlo a cabo por lo que se ha comentado
anteriormente en el punto 4.2. Sin embargo, no debería descartarse la
posibilidad de tomarlo en consideración para una investigación ulterior con
otros objetivos, por ejemplo con una aplicación predictiva.
Finalmente – y también relacionado con la gran cantidad de información que
hemos intentado recoger y la variabilidad de la misma –, una vez obtenidos los
resultados brutos de los registros, hemos tenido que proceder a la depuración
de las variables. Esto quiere decir, seleccionar aquella información relevante,
18
Documentos de trabajo vigentes de la Dirección General de Justicia Juvenil sobre: Principios
rectores de la intervención de DGJJ, Programas de Asesoramiento, Mediación, Ejecución de
Medidas.
36
sintetizar al máximo los datos en categorías más genéricas que representen
características comunes, crear espacios temporales, reorganizar la información
categorizada, eliminar las categorías residuales, etc.
En conclusión, el conjunto de variables ha quedado tal y como se refiere en el
anexo 9.1.2. Se agrupan en cuatro bloques de análisis que pretenden describir
las características de los implicados en el proceso, del conflicto, del proceso
judicial y de las intervenciones que se llevan a cabo.
Bloque I: Variables referidas al menor
Las variables referidas al menor se han pensado para dibujar el perfil de los
sujetos objeto del presente estudio. Comprenden los siguientes aspectos:
1. Variables demográficas
Se refieren a los datos biográficos y demográficos de la población
estudiada: sexo, edad, país y comunidad autónoma de nacimiento, y
lugar de residencia en la fecha en la que se realiza la exploración del
menor con motivo de la primera denuncia por maltrato familiar.
2. Variables sobre las circunstancias personales del joven
Incluyen sus características personales, las circunstancias destacables
de su desarrollo (o que le han afectado) y la actitud del joven frente al
procedimiento judicial y el profesional que informa.
3. Variables sobre las actividades que realiza el joven
Hacen referencia a la escolarización y su trayectoria, su situación laboral
(si le corresponde por edad) y las actividades que realiza en el tiempo
libre.
4. Variables sobre aspectos relacionales i conductuales
37
Sobre las características del grupo de referencia, la posible presencia de
conductas violentas en los diferentes ámbitos de relación (colegio, medio
social de iguales y/ o adultos), consumo de substancias estupefacientes
y datos sobre su conducta sexual (maternidad- paternidad precoces,
conductas contra la libertad sexual, etc.)
Bloque II. Variables sociofamiliares
Este bloque de variables hace referencia a todas aquellas circunstancias que
caracterizan a la familia del joven. Se circunscriben, sobretodo, al momento en
el que se denuncian los hechos y se realiza el informe de asesoramiento; no
obstante, también se han intentado recoger cambios previos. De este modo,
hay un registro sobre:
1. Variables sociodemográficas i económicas
Número de hermanos; edad, profesión y formación de los padres; situación
laboral; cambios de residencia; miembros que configuran la familia y la
posición que ocupa el joven.
2. Características del núcleo de convivencia
Se recogen aquellas variables que hacen referencia a los cambios que se
han producido (separaciones, parejas reconstituidas, convivencia con la
familia extensa, etc.). También se consideran otras circunstancias que
añaden datos nuevos sobre aspectos que pueden afectar a la dinámica
familiar y a los modelos que siguen los adultos en su rol parental y
educativo (problemas graves de salud, adicciones, conflictos relacionales
crónicos, etc.)
3. Aspectos de la dinámica relacional
Imagen que tienen los padres de los hijos, modelos educativos implícitos en
las pautas educativas y de relación que mantienen las figuras parentales, y
38
aspectos de la propia dinámica familiar que tienen que ver con la
prevalencia de relaciones de violencia entre los miembros.
4. Intervenciones profesionales
Respecto a la problemática familiar detectada.
Bloque III. Variables sobre el procedimiento judicial
Dentro de este apartado, aunque aquí hacemos referencia a él como un único
bloque, hemos querido diferenciar dos partes:
1.- Aspectos relacionados con la denuncia
Las variables pretenden describir la distribución de la población en función
del número de denuncias que tiene; quiénes son las partes en conflicto;
cuál es el motivo que origina el conflicto, el contexto y las circunstancias
bajo las que se produce la agresión; y la actitud que toman autor y víctima
frente a los hechos.
2.- Procedimiento judicial
Cuyas variables permiten hacer un seguimiento de las actuaciones
relativas al hecho imputado. Éstas empiezan con la calificación del hecho
delictivo por parte de la fiscalía y finalizan con la resolución judicial. A
dichas variables se les ha añadido un grupo para destacar otras
intervenciones (previas, paralelas y posteriores) y otros datos judiciales/ de
procedimiento que conocemos del joven, a parte de los referentes al delito
objeto de estudio.
Con el conjunto de variables descritas se ha confeccionado un protocolo de
registro (anexo 9.1.1), que ha sido cumplimentado para cada uno de los 138
expedientes incoados por la fiscalía durante el período de tiempo estudiado.
39
4.3.3. Cuestionario para los profesionales
La elaboración de un cuestionario específico dirigido a los profesionales que
intervienen a lo largo del procedimiento judicial era el instrumento necesario
para analizar uno de los objetivos de la investigación: conocer la percepción
que se tiene de este conflicto y la imagen acerca de los autores y las víctimas;
dada la singularidad de un delito en el que ambas partes implicadas se incluyen
en la misma situación de exploración y de intervención.
El cuestionario19 consta de 8 preguntas cerradas, en las cuales sólo hay dos
opciones de respuesta, o bien se debe escoger entre una escala numérica de
preferencias del 1 al 7 (tipo Likert). Se ha dejado, además, una pregunta
abierta para aportar opiniones y sugerencias que puedan contribuir a la
comprensión del tema que nos ocupa.
Una parte del cuestionario tiene como objetivo conocer la detección y
sensibilidad de los diferentes colectivos sobre esta temática, los conocimientos
que se valoran como necesarios para abordarla, la manera idónea de actuar y
la imagen concreta que nos hemos formado sobre los menores agresores, las
víctimas y el conflicto en su paso por el ámbito judicial. Hemos utilizado una
escala tipo diferencial semántico, que consiste en presentar un concepto (en
nuestro caso “el joven” y “la víctima”) y un conjunto de escalas con adjetivos
bipolares. El profesional ha de responder teniendo en cuenta tanto el adjetivo
escogido, como la intensidad del mismo (escala numérica).
El cuestionario se ha hecho llegar a todos los colectivos que intervienen en
algún momento del procedimiento: mossos d´esquadra de la comisaría de
Barcelona, letrados, fiscales y jueces de menores de Barcelona, Tarragona,
Lleida y Girona, equipos técnicos y responsables adscritos a las fiscalías de
menores de Catalunya, educadores de medio abierto, equipos directivos,
técnicos y educadores de los centros educativos de la DGJJ.
19
Anexo 9.1.3
40
El cuestionario se ha entregado personalmente y vía correo interno, y ha sido
contestado por un total de 175 profesionales. Una vez introducidos en la base
informatizada, se han descartado seis cuestionarios por falta de respuestas
suficientes (no respuesta a la mitad de variables). Por tanto, finalmente, los
cuestionarios que se han empleado para el análisis han sido 169.
4.4. Procesamiento de datos
Para explicar el proceso que se ha llevado a cabo en los procesamientos de los
datos recogidos y exponer de forma comprensible los pasos que hemos
seguido
en
el
tratamiento
de
las
informaciones
recopiladas,
hemos
confeccionado el Gráfico 4.1.
Gráfico 4.1
Datos de los
profesionales
Introducción de las informaciones
recogidas en una base informatizada
(Access)
Datos de los
jóvenes
Fase de depuración
Verificación y ajuste
Tratamiento estadístico
univariante y bivariante
1. Frecuencias
2. Pruebas de análisis de la
varianza unifactorial
Tratamiento estadístico
univariante y bivariante
Conversión de los datos al
paquete estadístico SPSS
1. Frecuencias
2. Pruebas de Chi-cuadrado
Recodificación de variables
Tratamiento estadístico
multivariante
1. Clasificación automática
2. Clasificación por
segmentación
Conversión de los datos al
paquete estadístico SPADN
41
Tratamiento estadístico
multivariante
Clasificación por
segmentación
Una vez reunidos todos los datos, los de los profesionales y los de los
menores, se han introducido en bases informatizadas.
La primera fase ha consistido en la depuración y ajuste de todas las variables.
En el caso de los menores, se han revisado las informaciones temporales
―fechas de nacimiento, delitos y medidas―, y en el de los profesionales, se ha
controlado el número de respuestas omitidas en el archivo (razón por la que se
han eliminado 6).
En la segunda fase, tal como se puede ver en el gráfico 4.1, se ha procedido a
la conversión de ambos archivos al formato del paquete estadístico que hemos
utilizado para el tratamiento; el SPSS20. Así mismo, en esta fase se han
reorganizado aquellas variables con gran cantidad de categorías (es el caso de
las que eran de naturaleza textual), y se han creado nuevas a partir de las
iniciales (creación de las variables temporales: tiempo entre delitos, entre
denuncias y medidas).
En la tercera fase se ha llevado a cabo el análisis estadístico. Inicialmente se
hace el recuento de todas las variables recogidas; después se procede a
buscar la relación de aquellas variables que hemos considerado pertinentes
pero que no se han utilizado para hacer inferencias estadísticas, sino para la
descripción.
Finalmente, en los últimos análisis hemos trabajado con el paquete estadístico
SPADN, y se han hecho pruebas estadísticas multivariadas, de tipo
exploratorio. En concreto, hemos utilizado el análisis de clasificación por
segmentación21, tanto para los menores como para los profesionales.
Este tipo de análisis es muy parecido en su procedimiento a las técnicas de
regresión múltiple paso a paso. No se trata de poner de manifiesto las clases o
20
FERRÁN ARANAZ, M. SPSS para Windows. Programación y análisis estadístico. Madrid: Mc.
Graw-Hill / Interamericana de España, 1997.
21
GONZÁLEZ LÓPEZ-VALCÁRCEL, B. Análisis multivariante. Aplicación al ámbito sanitario.
Barcelona: S.G. Editores, 1991.
LEBART, I.; MORINEAU, A.; FÉNELON, J. Tratamiento estadístico de datos. Métodos y programas.
Barcelona: Marcombo, 1985.
42
grupos, sino de buscar los grupos de individuos más explicativos de las
modalidades de una variable cualitativa determinada. Por tanto, el análisis
busca la dicotomía (inducida por la variable) más relacionada o asociada con la
variable escogida, o variable criterio.
En el caso de las opiniones de los profesionales, se ha recurrido, además, a un
tratamiento de análisis de clasificación automática (no segmentada). La
diferencia con el tipo anterior se centra en el hecho de que los grupos no son
definidos por una variable criterio. De esta forma, podemos conocer a partir de
todas las respuestas de los profesionales qué grupos homogéneos (respuestas
similares) caracterizan al colectivo.
43
Análisis de resultados
44
45
5. Los menores denunciados por violencia en el
ámbito familiar
Los datos que se relacionan a continuación corresponden a los expedientes
registrados como actos de violencia doméstica en el ámbito familiar. Se trata de
116 chicos y chicas que durante el periodo estudiado, 2001- 2003, han sido
denunciados por estos hechos: 94 de ellos tienen una única denuncia, 18 han
reincidido en una ocasión y 4 han reincidido más de una vez después de la
denuncia inicial.
Abordaremos los diferentes aspectos en tres grandes apartados, con tal de
tratar con detalle las características del joven, de sus familias y del
procedimiento judicial.
5.1. Las características personales de los jóvenes
La mayoría de los aspectos que se tratan en este bloque referido al menor
podrían ser comunes, si no a toda, a una parte de la población de la DGJJ. La
diferencia radica en cómo se interrelacionan, se superponen y se combinan
todas las variables. Probablemente, muchas referencias nos resultarán
familiares, pero habría que hacer una lectura diferente de las mismas, teniendo
en cuenta el delito que estamos analizando.
Mientras que en el delito que denominamos “común” el comportamiento aún
puede mantenerse al margen de las relaciones de convivencia familiares, en
los actos de violencia contra algún miembro de la familia se ha roto – tanto para
el agresor, como para la víctima– algo más que el dialogo que permite la
convivencia... Es por esto que nos interesa conocer cómo el joven continúa
funcionando (o no haciéndolo) en los otros ámbitos de su vida pública, fuera del
hogar; entendiendo hogar como la unidad de convivencia y espacio dónde se
vive en intimidad con la familia y se desarrolla la vida privada.
46
5.1.1. Datos demográficos
El género y la edad
En los estudios de delincuencia la diferencia porcentual entre hombres y
mujeres es muy elevada, ya sea de adultos o jóvenes. Así pues, en el estudio
realizado sobre menores que habían llevado a cabo algún tipo de acto tipificado
como delito, los porcentajes daban un resultado de un 12,8% para las chicas y
un 87,2% para los chicos (Funes, J. et alt., 1996).
Para situar estos porcentajes en datos más recientes, una referencia de utilidad
son los datos de la memoria del año 200322 de la Dirección General de Justicia
Juvenil. En el estudio sobre violencia doméstica están recogidos los
expedientes de tres años; aunque la comparación que hacemos respecto al
género se refiere únicamente al año 2003, los datos reflejan una ligera
variación.
Comparando los datos del estudio de 1996 con la memoria citada, ya se
observa un aumento del número de chicas. Siete años después, esta cifra
crece hasta el 14,39% y la de los chicos disminuye hasta el 85,81%.
En la investigación sobre violencia doméstica el número de chicas es el 20,7%,
por lo que representa un aumento de más de seis puntos en el porcentaje. El
porcentaje de los chicos en nuestra investigación es del 79,3%. En vista de
estos datos, podemos decir que en este tipo de delito la condición de género
presenta una tendencia al alza, en comparación con otros tipos de delitos (Ver
tabla 5.1.1).
22
Datos extraídos de la Memoria de la Dirección General de Justicia Juvenil del año 2003.
47
Tabla 5.1.1. Porcentajes según el género
Género
Estudio reincidencia.
1996
Memoria DGJJ
2003
Estudio violencia
doméstica 2001-2003
Chicos
87,2 %
85,61 %
79,3 %
Chicas
12,8 %
14,39 %
20,7 %
Total
100,0 %
100,0 %
100,0%
Considerando que estamos hablando de un tipo delictivo específico, este
primer dato del estudio nos sitúa ante posibles factores diferenciales respecto a
otros tipos. Su especificidad nos hace pensar en cuáles podrían ser las
diferencias que marca el género, qué variables determinan un perfil diferencial
que nos pueda explicar la razón por la que población femenina experimenta un
aumento respecto a la población masculina.
Para situar a los jóvenes imputados por violencia doméstica dentro del ámbito
global de la Justicia de menores, nos referiremos nuevamente a la memoria del
año 2003. Comparamos, a continuación, las edades en las que se inician las
actuaciones judiciales y los porcentajes totales de los casos de violencia
doméstica en ese año, con los datos del resto de delitos (Gráfico 5.1.2).
Tabla 5.1.2. La edad de los menores denunciados.
Edad
Violencia doméstica (%)
Otros tipos delictivos (%)
- Memoria 2003 -
14 años
7,8
15,51
15 años
20,7
23,75
16 años
31,9
28,68
17 años
39,7
31,58
No consta
0,0
0,49
100,0
100,0
Total
Para la franja de edad de 14 años, el 15,51% del total de expedientes abiertos
representa otros tipos de hechos delictivos, mientras que el porcentaje de los
de violencia doméstica se reduce prácticamente a la mitad (el 7,8%).
Para el tramo de edad de entre 15 y 16 años los datos porcentuales son
similares: Para los chicos de 15 años el porcentaje de delitos de violencia
doméstica se sitúa en 20,7%, frente al 23,75% de otros tipos delictivos.
48
A los 16 años, estos mismos datos son 31,9% y 28,68% respectivamente, lo
cual muestra una proporción sin demasiadas variaciones.
A los 17 años el número de expedientes abiertos por violencia doméstica
aumenta porcentualmente más de 8 puntos (39,7%). Los otros hechos
delictivos representan en esta edad el 31,58%.
Se observa un aumento en la comisión de delitos de violencia doméstica por
parte de los jóvenes según se aproximan a la mayoría de edad penal, mientras
que se produce un descenso en la comisión del resto de delitos. Un posible
freno para las conductas transgresoras podría ser la sanción penal que implica
la jurisdicción de adultos en el caso de otros tipos de delitos, y que parece que
no opera igual en los de violencia doméstica.
¿Cómo se concreta esta variable si diferenciamos entre chicos y chicas? (Tabla
5.1.3). A los 14 años, el porcentaje de chicos es casi el doble que el de chicas;
a los 15 se iguala; y a partir de los 16 empieza a diferenciarse otra vez,
aumentando el porcentaje de chicas más rápidamente y en mayor proporción
que el de los chicos.
Tabla 5.1.3. Las edades en las que se denuncia ¿son diferentes en los chicos y las chicas?
Edad
Hombre
Mujer
N
%
N
%
14 años
15 años
16 años
17 años
8
19
29
36
8,7
20,7
31,5
39,1
1
5
8
10
4,2
20,8
33,3
41,7
Total
92
100
24
100
Los adolescentes en su proceso de individuación adoptan un rol de
confrontación con su entorno. Pero, ¿qué es lo que hace que la oposición y el
cuestionamiento del rol de los adultos y, en concreto de los padres, se
convierta en un enfrentamiento grave en el que predomina la “acción” como
reacción impulsiva en la resolución del conflicto, en lugar del diálogo y la
cooperación?
49
Esta pregunta respecto a la población general que llega a Justicia Juvenil,
cambia cuando consideramos la variable género, ya que crece el número de
chicas a medida que aumenta la edad. Esto nos hace pensar en la posible
concurrencia de situaciones relacionales de los padres y madres con las chicas
que retardarían la denuncia, ya sea por sus características personales, por la
atribución de un rol más débil que los chicos (en los cuales la adopción de una
posición dominante en la relación puede venir determinada por la toma de
conciencia del propio desarrollo físico), o por el predominio de un tipo de
agresión más verbal o psicológica que física.
A lo largo del estudio se retomará el análisis de algunas variables en función
del género, ya que pueden dibujar interesantes diferencias entre los perfiles de
chicos y chicas.
Lugar de nacimiento y lugar de residencia
Como ya se explica a la introducción, esta investigación tiene por objetivo
analizar la población que tiene expedientes abiertos en las cuatro
demarcaciones judiciales de menores de Catalunya, y que corresponden a los
Juzgados de Menores de Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. Debemos
referirnos, entonces, al lugar de residencia de los jóvenes y sus familias.
Antes de detenernos en el número de jóvenes según la provincia de residencia,
daremos dos datos que informan del país y de la comunidad autónoma de
nacimiento.
En lo que respecta al país de origen de los jóvenes, el 91,4% ha nacido en el
Estado Español, de los cuales el 81,9% ha nacido en Cataluña y el 9,5% en
otra comunidad autónoma. El 8,6% de la población estudiada ha nacido en
otros países, la mayoría extracomunitarios: 5 jóvenes en Marruecos, 1 en
Guinea, 1 en Francia, 1 en Rumania, 1 en Perú y 1 en la República
Dominicana.
50
Dado el número de poblaciones que corresponde a la demarcación judicial de
los juzgados de Barcelona, la mayoría de los menores imputados tiene la
residencia en Barcelona o en el área metropolitana. En el gráfico 5.1.4 se
puede ver esta distribución.
Gráfico 5.1.4. Provincia de residencia 23
75,9%
13,8%
8,5%
Barcelona
1,7%
Girona
Lleida
Tarragona
Tal como refleja la tabla, la gran mayoría de jóvenes con expediente abierto por
violencia en el ámbito familiar vive en Barcelona o en las poblaciones de
alrededor. Esto nos sugiere que aquellos conflictos que llegan a Justicia
pertenecen a un entorno urbano.
5.1.2. Entorno a qué actividades se organizan los jóvenes
El colegio y el trabajo. Dos ámbitos de socialización
Una primera aproximación a las características de los jóvenes con expedientes
por violencia doméstica la buscamos en dos ámbitos esenciales para el
desarrollo y la adaptación social de los sujetos: El colegio, como transmisor de
conocimientos y de valores, y el trabajo que proporciona estabilidad y medios
para vivir.
23
Los jóvenes con expediente abierto en Lleida son únicamente dos. A efectos de análisis
estadístico quedarían excluidos, ya que el programa utilizado no realiza ninguna relación si el
número de registros en una categoría es inferior a 5. Por tanto, para poder llevar a cabo el
procesamiento de datos, éstos se han sumado a los de Girona.
51
El análisis de las actividades que realiza el joven, pero sobretodo de las
circunstancias que marcan su paso por el colegio, puede tener cierta relevancia
si tenemos en cuenta que el procedimiento judicial de menores tiene un
carácter no sólo responsabilizador, sino también eminentemente educativo.
Con la recogida de datos referentes a la escolarización de estos jóvenes se
pretende conocer la relación que el chico mantiene con esta institución
educativa. Sin, ni mucho menos, agotar todas las posibilidades de análisis, esto
supone poder acceder al tipo de estrategias individuales de estos chicos frente
a la educación, las cuales influirán determinantemente en su adaptación
psicosocial. Las actitudes que presentan en el colegio dependen del grado de
identificación con la cultura escolar.
Podemos hablar de identificación expresiva con el colegio (componentes
socioculturales del alumno y la familia que los hacen más cercanos o distantes
a la institución escolar) y de identificación instrumental (expectativas que tiene
el
individuo
respecto
a
la
institución
educativa
para
su
progreso
socioeconómico y profesional)24.
Hemos utilizado tres variables (nivel escolar conseguido, rendimiento escolar y
trayectoria escolar) para recoger la información relativa a la escolaridad de los
jóvenes. Por un lado, el nivel escolar alcanzado por el menor –teniendo en
cuenta que el 28,4% de la población estudiada aún se encuentra en la etapa de
escolaridad obligatoria–; y por el otro, aspectos más valorativos (rendimiento
expresados en forma de motivación, hábitos de trabajo y resultados
académicos) y aspectos sobre su adaptación a la institución escolar.
Por lo que respecta al nivel escolar alcanzado, debemos señalar algunas
cuestiones:
En primer lugar, en todos los grupos de edad hay un porcentaje de chicos, que
oscila entre el 11% y el 16%, de los cuales desconocemos este dato. En los
24
FERNÁNDEZ ENGUITA, M. La escuela a examen. Madrid: Pirámide, 1995.
52
casos en los que esta información está registrada puede haber una ligera
desviación entre la fecha de comisión del delito y la realización del informe, lo
que explicaría que no haya correspondencia exacta entre la edad y el último
curso realizado. Sin embargo, sí que podemos dar unos datos sobre si el último
curso se corresponde a la edad del menor, o si ha habido un abandono precoz
de los estudios.
En segundo lugar, se intenta hacer (tabla 5.1.5) una representación de la
correspondencia entre la edad y el nivel escolar alcanzado. Los porcentajes
escritos en negrita son aquellos en los que hay una correspondencia correcta
entre la edad y el curso.
En algunos casos consideramos que puede darse un cierto margen de
discordancia; más concretamente, cuando los menores cumplen años durante
el primer semestre del año. Así pues, los porcentajes con sombreado son
aquellos en los que la correspondencia entre la edad y el último curso no es
correcta.
Tabla 5.1.5. Último curso alcanzado, por edades
14
15
16
17
N
%
N
%
N
%
N
%
No consta
1
11,1
3
12,5
6
16,2
5
10,9
1r Ciclo de l’ESO
1
11,1
5
20,8
4
10,8
3
6,5
3r. ESO
5
55,6
7
29,2
5
13,5
11
23,9
4º ESO
1
11,1
4
16,7
14
37,8
11
23,9
Bach.1/ Módulos Grado
Medio
---
---
1
4,2
5
13,5
3
6,5
Bach.2/ Módulos Grado
Superior
---
---
2
8,3
---
---
2
4,3
Escuela Taller
---
---
---
---
2
5,4
3
6,5
Garantía Social
1
11,1
2
8,3
1
2,7
8
17,4
Total
9
100
24
100
37
100
46
100
Tal como se observa en la tabla, las edades en las que se produce un mayor
retraso se sitúan en los 15 años (20,8%), los 16 (24,3%) y los 17 años (30,4%).
Todos ellos pueden presentar un atraso de uno o dos cursos escolares, aunque
53
en el caso de los que ya no están en edad escolar obligatoria esto indicaría que
han abandonado los estudios.
En los dos extremos observamos: los que están haciendo una formación
postobligatoria (tanto de tipo académico- profesional, como formativoocupacional), que suman una cuarta parte de la población, y los que no la
hacen.
Debemos hacer hincapié en el alto porcentaje de chicos, de todas las edades
analizadas, que se encuentra en el primer ciclo de la ESO. Esta cifra es
preocupante, teniendo en cuenta que la edad mínima de llegada a la Justicia
de menores es de 14 años. Reflejaría, en el caso de los que son mayores de
edad, un importante atraso escolar o abandono precoz de la escuela.
La valoración del rendimiento escolar se describe en la siguiente tabla, en la
que se recoge el alto índice de fracaso escolar de la población estudiada;
considerando que las valoraciones “regular” y “malo” suponen el 67,3% del
total. El 14,7%, en cambio, ha tenido un proceso escolar que se considera sin
dificultades.
Estos datos no se han encontrado registrados en la documentación consultada
en el 18,1% del total de la muestra.
Tabla 5.1.6. Valoración del rendimiento escolar
Rendimiento escolar
N
%
No consta
21
18,1
Muy bueno/ bueno
17
14,7
Regular
25
21,6
Malo
53
45,6
Total
116
100,0
La trayectoria escolar incluye aspectos que se refieren al grado de adaptación
del menor en la dinámica escolar, así como a los aspectos que se ven más
54
afectados y que influyen determinantemente (sea de forma positiva o negativa)
en la trayectoria del joven.
A la hora de categorizar, ha sido difícil poder recoger algunas características
que no estaban informadas. Lo que sí se ha registrado es la frecuencia con la
que los jóvenes cambian de centro escolar, sus dificultades de adaptación y de
aprendizaje y el absentismo; tal como consta en la tabla 5.1.7.
También queríamos contabilizar los casos que han precisado de una
adaptación del currículum académico en la formación obligatoria; tanto en el
propio centro (consideraciones de metodología y materiales y/o modificación de
objetivos y contenidos), como cuando la escolarización se comparte con una
Unidad de Escolarización Externa o Unidad Médica Educativa. Esta
información sólo constaba en tres casos, razón por la que no se ha valorado,
ya que muy probablemente no sea representativa de la situación real.
Tabla 5.1.7. Trayectoria escolar
Trayectoria escolar
N
%
Sin dificultades
15
12,9
Dificultades de adaptación
8
6,9
Dificultades de aprendizaje
15
12,9
Dificultades de adaptación y aprendizaje
7
6,0
Dificultades de adaptación, de aprendizaje y absentismo
29
25,0
Dificultades de adaptación, de aprendizaje y cambios de centro
14
12,1
Dificultades de adaptación, de aprendizaje, absentismo y cambios de
centro
13
11,2
Sin información
15
12,9
Total
37
100
Exceptuando el 12,9% que no presenta o no ha presentado dificultades, ni
cambios en su trayectoria, en la mayoría de menores se cumple más de una
categoría.
55
Podemos ver dónde se agrupan un mayor número de casos:
ƒ
Los jóvenes que tienen dificultades de aprendizaje y/o dificultades de
adaptación, los cuales suman un total de 25,8%.
ƒ
Junto a las dificultades de adaptación y/o aprendizaje, también se da
absentismo (que vendría a reforzar la idea de falta de adaptación al
entorno escolar) en la cuarta parte de la población (25%).
Nos ha sorprendido otro aspecto de la escolarización de los jóvenes que
aparece en multitud de informes, el hecho de que algunos chicos y chicas
hayan cambiado frecuentemente de escuela.
ƒ En un 12,1% de casos, los cambios han estado ligados a dificultades en
el aprendizaje y en la adaptación.
ƒ Y en un 11,2%, se añade absentismo escolar.
En total, el 74,1% de los jóvenes acumulan diversas incidencias; todas ellas
significativas como para condicionar e incidir negativamente en las variables de
“rendimiento escolar” y “curso superado”. Es evidente, por ejemplo, que el
absentismo es una dificultad añadida a los problemas de adaptación a la
escuela que presentan estos menores. Pero, ¿es esto lo que provoca los
cambios de centro, como resultado de sanciones o intentos de reconducir los
problemas
escolares,
a
través
de
recursos
formativos
y
educativos
alternativos? O bien, ¿el gran número de cambios previos ha hecho que la
trayectoria del menor se desestabilizase y se produjera una involución?
Sólo en seis de los casos, los cuales representarían aproximadamente un 5%,
se hace en los informes referencia explícita a una clara implicación de la familia
en el proceso escolar del menor. Esto significa que en muy pocos casos la
identificación expresiva de la familia con la escuela tendría un signo claramente
positivo.
Recuperando la idea que planteábamos al principio sobre el tipo de estrategias
que estos jóvenes utilizan en la institución educativa, podríamos concretar que
56
una gran parte desarrollaría estrategias de rechazo frente a la educación. De
esta forma, el joven, el medio social, el grupo de iguales, y quizás también la
familia, se mantendrían en una posición distante respecto al centro educativo y
a sus expectativas en lo que a la educación de los jóvenes se refiere.
Tal como veremos en el siguiente punto, este grupo “antiescuela” acostumbra a
buscar estrategias de compensación que, en el mejor de los casos, pueden ser
una alternativa favorecedora para su adaptación (trabajo). En el peor de los
casos, éstas pueden provocar mayor riesgo de desadaptación y exclusión
social; como por ejemplo, predominancia del tiempo de ocio, conductas al
margen de las normas, maternidad/ paternidad precoz (que en el caso de la
población estudiada es de un 4,5%), etc.
Por lo que respecta al trabajo, el otro ámbito influyente en el proceso de
adaptación personal y social, podemos decir que el 71,6% del total de la
población estudiada está en edad laboral, mientras que el resto aún no está en
edad de empezar a trabajar (Tabla 5.1.8).
De los jóvenes de 16 años, un 24,3% trabaja, un 13,5% ha trabajado (pero
ahora no trabaja) y un 37,8% no trabaja. En los chicos de 17 años la cifra de
los que trabajan se mantiene muy similar (23,9%), en cambio, aumenta la de
aquellos que ahora no trabajan pero lo habían hecho con anterioridad (15,2%),
y la de los que trabajan (43,5%). Es relevante el alto porcentaje de jóvenes que
con diecisiete años no ha trabajado nunca. En cambio, el total de jóvenes de
diecisiete años que trabajan o han trabajado es similar al que se da a los
dieciséis años.
Tabla 5.1.8. Situación laboral y edad
16 años
17 años
N
%
N
%
No consta
9
24,3
8
17,4
Trabaja
9
24,3
11
23,9
Ha trabajado
5
13,5
7
15,2
No trabaja
14
37,8
20
43,5
Total
37
100
46
100
57
Algunos de los jóvenes que no trabajan podría ser que no estuvieran en paro,
también podrían estar estudiando, lo cual haría que formaran parte de la
población activa. Esto reduciría un poco los datos. Sin embargo, no podemos
proporcionar datos exactos al respecto, porque lo que se ha registrado es el
último curso superado, sin discriminar si éste es el curso que el joven está
realizando en el momento en el que se elaboran los informes.
En general, las condiciones de trabajo son inestables, ya que se trata de
contractos temporales y en algunos casos, incluso, trabajos sin contrato.
Predominan, por tanto, unas condiciones laborales bastante precarias y
desalentadoras para los jóvenes.
Cabe decir que la mayoría de casos de paro se ha producido por causas
ajenas al propio joven, y que sólo en algún caso consta que la pérdida de
trabajo es atribuible a él mismo; sea por abandono o despido.
En este punto, también nos gustaría plantear nuevas cuestiones para un futuro:
La posibilidad de correlacionar la situación laboral con el tiempo que estos
jóvenes permanecen en el circuito escolar (y si han participado, o no, en otro
tipo de actividades y organizadas), y estos mismos aspectos con otras
variables personales y sociofamiliares (o contextuales) del menor. Esto nos
daría información sobre la situación de estabilidad o inestabilidad que vive el
sujeto, así como sobre los elementos de protección o de riesgo con los que
cuenta para lograr una adecuada adaptación. Dichos datos relacionados con su
situación familiar específica, además, nos podrían proporcionar una idea sobre
la existencia de factores protectores internos al sujeto y/ o externos al contexto.
El tiempo libre y las actividades de ocio
Si recordamos los datos referidos a la trayectoria escolar, que mostraban un
considerable número de incidencias a lo largo de la misma, fácilmente
deduciríamos que este grupo de jóvenes tiene mucho tiempo al margen de
58
cualquier actividad organizada. Por eso nos preguntamos, ¿qué hacen durante
este tiempo? ¿Cómo se organizan, cómo se divierten, cómo se relacionan?
En referencia a los resultados obtenidos, podemos decir que más de la mitad
de los jóvenes (63,8%) no tiene el tiempo libre organizado entorno a
actividades. De éstos, la mayor parte (43,5%) explica que pasa su tiempo en la
calle y las plazas, en espacios más o menos fijos, y/o dando vueltas por alguna
superficie comercial. El resto (29,4%) dedica una parte de este tiempo a
navegar por internet, jugar con videojuegos o chatear en los cíbers. Los fines
de semana acostumbran a frecuentar bares o discotecas.
Sólo el 12,9% hace actividades de forma regular y bajo la supervisión de
adultos en su tiempo libre. No existen diferencias por sexos, entre el porcentaje
de los hacen alguna actividad y los que no la hacen.
Comparando las edades, se puede observar cómo progresivamente los
jóvenes van abandonando la participación en actividades organizadas;
pasando de sumar un total de 22,2% a los 14 años, a un 6,5% a los 17.
5.1.3. Aspectos relacionales i conductuales
El grupo de iguales
Un factor relevante en la formación de la personalidad es el grupo de amigos;
cómo se influyen los unos a los otros, cómo compensan sus necesidades y
cómo se organizan para conseguir superar las etapas y circunstancias vitales
del periodo que analizamos. Además de los vínculos que generan las
experiencias compartidas, autores como Coleman (1985)25 hacen también
referencia al hecho de que el proceso de vinculación con el grupo de iguales se
ve potenciado por la progresiva desvinculación de la familia. La relación con los
amigos permite canalizar muchas de las dificultades que plantea el proceso de
reestructuración de las relaciones familiares.
25
Referencia extraída de Triadó, C. (coord.). Psicologia evolutiva. Textos per educadors.
Barcelona: Eumo Editorial, 1993.
59
El significado que se da a las relaciones va cambiando a lo largo de la
adolescencia. Al principio, se basa más en la realización de actividades
comunes que en la interacción entre compañeros. Más adelante, ya implican
relaciones de lealtad y confianza, hasta llegar, finalmente, a una experiencia
más relajada y compartida.
En la tabla 5.1.9 vemos cómo se caracterizan los grupos de pertenencia de los
jóvenes objeto de este estudio.
Tabla 5.1.9. Características del grupo de referencia
Grupo de referencia
N
%
No consta
18
15,5
Grupo exento de problemática
27
23,3
Falta de relación
10
8,6
Grupo disocial
54
46,6
Grupo violento disocial
7
6,0
116
100
Total
Teniendo en cuenta que en un 15,5% de los casos no hay información al
respecto, casi la cuarta parte de la población (23,3%) forma parte de un grupo
que se caracteriza por la ausencia de dificultades o problemáticas, ya sean
personales o con la norma social.
En un 61,2%, la relación del joven con los iguales es disfuncional por diferentes
causas:
ƒ
El 8,6% de jóvenes no se relacionan de forma espontánea con otros
chicos y chicas de su edad. Su forma de relacionarse se caracteriza
porque, aunque no están aislados, las relaciones que mantienen son
escasas o muy pobres.
ƒ
Un 46,6% pertenece a grupos de iguales que presentan problemas de
adaptación social. Las relaciones se caracterizan, sobretodo, por una
tendencia a transgredir las normas socialmente establecidas.
60
ƒ
Finalmente, un 8,6% de los jóvenes pertenece a grupos que, además de
ser disociales, se caracterizan por la existencia de violencia en su
dinámica y funcionamiento, así como en la base de las relaciones entre
los integrantes.
Partiendo de la descripción que se ha hecho al inicio del presente apartado,
sobre cómo va cambiando la concepción de la amistad a lo largo de este
periodo, nos gustaría hacer un apunte en relación con el grupo concreto de
jóvenes que estudiamos: Con mucha frecuencia nos hemos encontrado con
relatos, que ponen de manifiesto que estos menores desconocen la realidad de
sus amigos, más allá del momento presente que comparten (“los amigos son
individuos con los que se pueden hacer cosas”).
La manifestación de conductas violentas fuera del ámbito familiar
Todos los jóvenes objeto del estudio han sido denunciados por violencia en el
ámbito familiar, pero queríamos saber si, además de manifestar violencia con
los suyos, también la empleaban en otros lugares y con otras personas.
Los datos que hemos encontrado son los siguientes (Ver la tabla 5.1.10):
Tabla 5.1.10. Conductas violentas fuera del ámbito familiar
En la escuela
En el medio social
Hacia los iguales
Hacia los adultos
N
%
N
%
N
%
Sí
41
35,3
28
24,1
15
12,9
No
31
26,7
37
31,9
36
31,0
Se desconoce
44
37,9
51
44,0
65
56,0
Total
116
100,0
116
100,0
116
100,0
61
Por género, estas conductas quedarían distribuidas de la siguiente manera:
Tabla 5.1.11. Conductas violentas fuera del ámbito familiar según el género
En el medio social
En la escuela
Hombre
Hacia los iguales
Hombre
Mujer
Mujer
Hacia los adultos
Hombre
Mujer
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
Sí
30
32,6
11
45,8
20
45,8
8
33,3
11
12,0
4
16,7
No
28
30,4
3
12,5
32
34,8
5
20,8
30
32,6
6
25,0
Se desconoce
34
37,0
10
41,7
40
43,5
11
45,8
51
55,4
14
58,3
Total
92
100
24
100
92
100
24
100
92
100
24
100
Tenemos algunos elementos que caracterizan a este grupo de jóvenes. La
categoría que nos puede aportar más datos, y datos más contrastados, es la se
refiere al hecho de que el joven manifieste conductas agresivas y/o violentas en
el contexto escolar (35,3%); sea con los compañeros o con los profesores.
Aunque en un alto porcentaje de casos no se conoce esta información, parece
que este tipo de conductas está más presente en el caso de las chicas.
El porcentaje de menores que ha manifestado conductas violentas en su medio
social disminuye significativamente. La diferencia entre estos datos puede
residir en el tipo de fuente de información. Se ha de tener en cuenta que la
valoración de las conductas del joven en el medio social parte de la información
aportada por él mismo, su familia y, en algunos casos, por los servicios
comunitarios.
Así pues, podemos decir que en el 24,1% de los casos el joven ha utilizado la
agresión y/ o la violencia cuando ha tenido algún conflicto con los iguales,
mientras que un 31,9% no ha manifestado este tipo de conductas.
En la relación con los adultos, la cifra aún se reduce más: en un 12,9% se dan
conductas violentas, mientras que en un 31% no se producen.
62
El consumo de drogas legales e ilegales
Dentro de las conductas de riesgo que pueden mantener los menores se
incluye el consumo de sustancias tóxicas, ya sean legales o ilegales. En
nuestro análisis hemos querido valorar si este consumo tiene que ver con las
conductas violentas o con otras actuaciones que impliquen transgresiones y/ o
delitos.
En la tabla 5.1.2 se puede ver el número de jóvenes del estudio que mantienen
un consumo regular de algún tipo de droga.
Tabla 5.1.12. Consumo regular de sustancias
Consumo de drogas
N
%
Alcohol y/o tabaco
5
4,3
Sustancies ilegales
26
22,4
Ilegales y alcohol y/o tabaco
37
31,9
Sin consumo
48
41,4
Total
116
100,0
Pretendíamos ver si las conductas violentas en casa estaban relacionadas con
el consumo de drogas, es decir si el conflicto se daba bajo el efecto de tóxicos,
pero este dato era muy difícil de obtener. Sólo aparece en los relatos de
algunas declaraciones que se hacen al interponer la denuncia.
Por esta razón hemos decidido abordar este aspecto de una forma indirecta:
analizando la relación entre el consumo regular de sustancias y la
manifestación de conductas violentas en la escuela y en el medio social hacia
iguales y adultos.
En todos los casos en que se dan conductas violentas el porcentaje de sujetos
que consumen (tanto sustancias legales como ilegales) es superior al del grupo
que no presenta este tipo de conductas.
La tabla nos muestra dos grupos claramente diferenciados: por un lado, un
58,6% que tiene un consumo regular de algún tipo de droga; por otro, un 41,4%
que no consume.
63
Las siguientes tablas (5.1.13, 5.1.14 y 5.1.15) ponen de manifiesto que el dato
que se mantiene más constante (entre el 31% y el 37%) es que “si no hay
consumo, es menos frecuente que aparezcan conductas violentas”. Respecto a
los otros datos, hay bastante variabilidad, predominando la relación entre el
consumo de sustancias ilegales y/ o legales y la manifestación de conductas
violentas en las escuela y en el medio social hacia los iguales.
Tabla 5.1.13. Consumo de sustancias y manifestación de conductas violentas en la escuela
Consumo de
alcohol y/ o tabaco
Consumo de
sustancias ilegales
Consumo
combinado
Sin consumo
N
%
N
%
N
%
N
%
Con conducta violenta
—
—
10
38,5
19
51,4
12
25,0
Sin conducta violenta
3
60,0
6
23,1
7
18,9
15
31,3
Conducta desconocida
2
40,0
10
38,5
11
29,7
21
43,8
Total
5
100
26
100
37
100
48
100
Tabla 5.1.14. Consumo de sustancias y manifestación de conductas violentas en el medio
social hacia los iguales
Consumo de
alcohol y/ o tabaco
Consumo de
sustancias ilegales
Consumo
combinado
Sin consumo
N
%
N
%
N
%
N
%
Con conducta violenta
—
—
7
26,9
13
35,1
8
16,7
Sin conducta violenta
3
60,0
7
26,9
9
24,3
18
37,5
Conducta desconocida
2
40,0
12
46,2
15
40,5
22
45,8
Total
5
100
26
100
37
100
48
100
Tabla 5.1.15. Consumo de sustancias y manifestación de conductas violentas en el medio
social hacia los adultos
Consumo de
alcohol y/ o tabaco
Consumo de
sustancias ilegales
Consumo
combinado
Sin consumo
N
%
N
%
N
%
N
%
Con conducta violenta
—
—
5
19,2
5
13,5
5
10,4
Sin conducta violenta
3
60,0
6
23,1
9
24,3
18
37,5
Conducta desconocida
2
40,0
15
57,7
23
62,2
25
52,1
Total
5
100
26
100
37
100
48
100
La otra lectura de los datos es el tipo de drogas que consumen los jóvenes. Si
consideramos porcentualmente los datos obtenidos, observamos que en primer
lugar, un 26,7% son consumidores de cannabis y hachís; el 14,7% son
consumidores de cocaína y otras drogas; un 9,5% combina las drogas de
64
diseño con el cannabis y el hachís; el 3,4% utiliza psicofármacos, inhalantes y
drogas de diseño; el 4,3% son consumidores de drogas legales; y, finalmente,
está el grupo sin consumo, formado por el 41,4%, tal como hemos visto al
principio de este apartado.
La politoxicomanía es el rasgo que caracteriza al grupo de consumidores, que
suman un total de 54,3%, puesto que la mitad de este total (27,6%) consume
diversas sustancias. También se corrobora una incidencia significativa del
consumo de cocaína (14,7%).
5.1.4. Circunstancias personales del joven
Algunos aspectos a considerar en su desarrollo
En este punto trataremos aquellos aspectos que se han producido durante la
primera y la segunda infancia del joven, y que pueden haber influido en su
desarrollo físico y emocional.
Con tal de dar cabida a todas las situaciones que reflejaban los informes,
elaboramos una variable abierta, en la que incluir todas las descripciones que
se hacían. Para el análisis, hemos agrupado y clasificado los datos más
significativos y/ o que se han encontrado con mayor frecuencia, y hemos
formado categorías.
En un 27,6% de casos no consta ningún dato registrado acerca de esta
variable. En un 9,5% no hay alteraciones significativas; es decir, hay una
referencia que explicita que no se ha producido ningún hecho destacable
durante el desarrollo del joven. En la categoría con alteraciones significativas,
dónde se recogen posibles factores de riesgo durante el desarrollo, se han
registrado un 62,9% de los casos.
Analizando con más detalle cuáles han sido estos aspectos significativos de la
historia de los jóvenes, nos encontramos con los resultados de la tabla 5.1.16.
65
Tabla 5.1.16. Aspectos destacables del desarrollo
Aspectos del desarrollo
N
%
Ningún dato
32
27,6
Sin alteraciones significativas
11
9,5
Abandono/ Carencias
12
6,9
Institucionalizado. DGAIA
8
6,9
Muerte de pariente/ Enfermedad
6
5,2
Problemas Conductuales/ Emocionales
30
25,9
Disminución. Retraso mental
8
6,9
Hospitalización Psiquiátrica
9
7,8
116
100,0
Total
Aunque, esta categorización es bastante heterogénea, podríamos hacer las
siguientes consideraciones respecto a los datos que se obtienen:
ƒ
Podemos describir un primer grupo en el que se dan algunas
circunstancias influyentes en el desarrollo del joven, pero que están
motivadas por causas o factores externos relacionados con su ámbito
familiar y las relaciones que se establecen. Nos referimos a aquel
número de jóvenes con una historia previa de carencias afectivas y falta
de la atención material necesaria, tanto por ausencia como por
negligencia de los adultos de referencia (6,9%); aquellos menores con
problemáticas familiares y situación de riesgo suficiente como para que
las instancias de protección valoren una situación de desamparo (6,9%);
y aquellos que han sufrido, durante un periodo prolongado, la pérdida o
ausencia de figuras significativas y próximas en su entorno inmediato.
ƒ
En un segundo grupo incluiríamos aquellas circunstancias que
consideraríamos
intrínsecas
al
propio
joven.
Nos
referimos
a
problemáticas a lo largo del desarrollo, en las áreas cognitiva (déficit
acreditados mediante la valoración de un Centro de Atención a
Disminuidos), conductual (fugas de casa, accidentes, agresividad,
tendencia
hiperactiva,
impulsividad,...)
emocional
(retraimiento,
aislamiento, labilidad emocional, conductas autolíticas) y a trastornos
orgánicos que han dejado secuelas.
66
ƒ
Este grupo suma un total de 32,8%. En un 7,8% ha habido un
agravamiento de las problemáticas personales que ha llevado a la
atención e internamiento desde el ámbito de la salud mental.
Es interesante considerar este apartado teniendo en cuenta las intervenciones
previas que se habían llevado a cabo antes de interponer la denuncia, y la
problemática a la que atendían (Tabla 5.1.17). Aunque en muchos casos no
consta ningún dato sobre el desarrollo de los jóvenes, destaca el elevado
porcentaje de casos (43,8%) que ha presentado alteraciones significativas de
diversa índole, y que ha estado atendido, primero, desde diferentes Servicios
Comunitarios y, después, desde el ámbito de la Justicia (24,7%).
Tabla 5.1.17. Aspectos del desarrollo e intervenciones previas de la DGJJ
Aspectos del desarrollo
Con alteraciones
significativas
Sin alteraciones
significativas
Intervenciones previas de la
DGJJ
N
%
N
%
N
%
Ninguna intervención previa
18
24,7
9
81,8
17
53,1
Salud Mental, DGAIA, Servicios
Sociales
32
43,8
1
9,1
11
34,4
Justicia Juvenil, Salud Mental,
DGAIA, Servicios 26
18
24,7
---
---
4
12,5
Justicia Juvenil
5
6,8
1
9,1
---
---
Total
73
100
11
100
32
100
Se desconoce
Características personales
Paralelamente a los aspectos y situaciones vividas durante la primera y
segunda
infancia,
se
van
perfilando
unas
características
personales
determinadas. El joven ya tiene la edad en la que penalmente se le exige
26
La categoría Justicia Juvenil hace referencia a aquellas intervenciones que lleva a cabo la
DGJJ a partir de la ejecución de una medida impuesta por sentencia firme por un Juez de
Menores, de acuerdo con aquello que dispone la LORPM.
Intervenciones de Salud Mental son aquellas que se realizan en el ámbito sanitario por parte de
servicios especializados en salud mental infantil y juvenil, tanto de la red pública como privada.
Intervenciones DGAIA (Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia) son
aquellas que se realizan desde el ámbito de protección, en aquellas funciones que le son
propias.
67
responsabilidad respecto a sus conductas, aunque con las consideraciones que
requiere el periodo evolutivo en el que se encuentra.
En este apartado se pretenden categorizar aquellos aspectos que hacen
referencia a las características de la personalidad del joven y a sus conductas.
La personalidad conforma las estrategias que desarrolla el individuo en su
interacción con el entorno y consigo mismo, a la hora de buscar mecanismos
de defensa para la integración y defensa del yo27.
Después de analizar (en los informes que constan en los expedientes sobre la
población estudiada) todos aquellos aspectos que hacen referencia a su
autoimagen, actitudes, valores y conductas, hemos podido distinguir toda una
serie de aspectos de la personalidad de estos jóvenes que resultan adecuados
o inadecuados para su adaptación social.
Para la dimensión desadaptativa nos ha sido útil el modelo que plantea
Achenbach28 a partir del estudio de las disfunciones clínicas en el contexto de
la maduración y el estudio de las disfunciones en sí mismas, o de la trayectoria
evolutiva del desarrollo de las conductas alteradas.
La dimensión desadaptativa puede oscilar entre dos polos opuestos: Por un
lado, la internalización, que se refiere a conductas inadecuadas que conducen
al sujeto a replegarse sobre si mismo, y que afectan al propio sujeto y le crean
conflicto personal. Son conductas que ponen de relieve un excesivo control
interno y, habitualmente, son consideradas como respuestas conductuales de
orden emocional (ansiedad- depresión, aislamiento y quejas somáticas). En el
otro extremo, la externalización, que se refiere a conductas distorsionadoras de
la relación social, tales como la agresividad y la delincuencia. Un cúmulo de
Intervenciones desde los Servicios Sociales son aquellas que se realizan, en primera instancia,
en el entorno comunitario más cercano, a raíz de las demandas y necesidades de los propios
usuarios (familias y jóvenes), o por derivación de otros servicios.
27
Referencia extraída del temario sobre Psicodiagnóstico desde la teoría de T. Millon del
posgrado de Psicopatología Clínica de la Universidad de Barcelona (2002- 2003). Aguirre, G. El
modelo de Millon, aplicación a la evaluación y al diagnóstico.
28
Referencia extraída del temario sobre Infància i Adolescencia del posgrau de Sicopatología
clínica de la Universitat de Barcelona (2002- 2003). Foros, M. Tema 1: Taxonomías cínicas
versus taxonomías empíricas, la propuesta de Achenbach.
68
este tipo de conductas crea insatisfacción o perturbación en el entorno en el
que se producen. Al contrario que las conductas internalizantes, las
externalizantes se dirigen hacia o contra los demás, y son fruto de una falta de
control.
Así pues, las características personales de los jóvenes denunciados por
violencia familiar han quedado clasificadas en las categorías que constan en la
tabla 5.1.18.
Tabla 5.1.18. Características personales
N
%
Tendencia a la externalización
28
24,1
Tendencia a la internalización
12
10,3
Limitaciones cognitivas
4
3,4
Trastornes emocionales y conductuales
11
9,5
Sin alteraciones y/o actitudes responsables
19
16,4
No consta
42
36,2
Total
116
100,0
Dejando a un lado el 36,2% de casos en los que no consta esta información,
sólo el 16,4% son jóvenes de los cuales se destacan sus capacidades, sus
recursos personales y/ o la inexistencia de alteraciones en su conducta. En sus
historiales no se describen alteraciones significativas, y mantienen una actitud
responsable ante su actuación. Esto significa que se muestran afectados y
reconocen que su comportamiento ha sido inadecuado.
El grupo más numeroso (47,3%) queda repartido entre aquellos que muestran
una conducta desadaptada, la cual, como vemos en la tabla puede
manifestarse de diferentes formas:
ƒ
En un 24,1% encontramos lo que hemos llamado tendencia
a la
externalización: Joven que destaca por una actitud poco colaboradora,
oposicionista,
distante
y
prepotente.
Se
describen,
también,
comportamientos impulsivos, agresivos y poca capacidad de reflexión.
69
ƒ
En un 10,3% encontramos jóvenes con tendencia a la internalización; es
decir, predominancia de actitudes relacionadas con la tristeza, la apatía,
la soledad o el aislamiento. Los jóvenes muestran un comportamiento
general inhibido, con dificultades de introspección y de capacidad para
relatar su propia trayectoria (también pueden mostrarse desorientados y
confusos).
ƒ
Este grupo se aproxima en proporción al de los menores diagnosticados
con algún tipo de trastorno mental (9,5%)29.
ƒ
Finalmente, queda como categoría residual (el 3,4%) el número de
jóvenes cuyas dificultades están básicamente motivadas por sus déficits
cognitivos.
Todos ellos tendrían en común el hecho de presentar problemas a la hora de
interiorizar normas, de respetar límites y de asumir responsabilidades.
Teniendo en cuenta el conflicto que nos ocupa y valorando la actitud del joven
con el profesional que lo entrevista, podemos decir que la mayoría de menores
con tendencia a la externalización e internalización se muestran participativos y
respetuosos ante la intervención profesional. No obstante, estos sujetos
presentarían menos capacidad de reflexión y de introspección que el resto (el
30,4% frente al 16,7%) a la hora de enfrentarse con el motivo que los ha
llevado a Justicia y a la intervención.
La mayoría de menores que conforma el grupo que no presenta alteraciones
muestra un comportamiento responsable, mejor comprensión del proceso en el
que están inmersos y una actitud más conectada con el proceso que se lleva a
cabo que el resto de sujetos (sujetos con algún tipo de desadaptación).
A modo de reflexión y de apunte final de este bloque, nos parece interesante
comentar las relaciones entre esta variable que estábamos describiendo,
(referente a las características personales de los menores) y algunas otras que
se habían analizado antes. Lo haremos a través de las correspondientes tablas
29
No es objetivo de este apartado describir, desde una perspectiva psicopatológica, las
circunstancias personales de este tipo de jóvenes. Además, esta información diagnóstica se ha
70
resumen, aunque tenemos presente que no se disponen datos de un elevado
porcentaje de sujetos.
Tabla 5.1.19 Las características personales, según el género
Características personales
Chicos
Chicas
N
%
N
%
Tendencia externalizante
21
22,8
7
29,2
Tendencia internalizante
11
12,0
1
4,2
Limitaciones cognitivas
3
3,3
1
4,2
Trastornos mentales
9
9,8
2
8,3
Sin alteraciones
16
17,4
3
12,5
No consta
32
34,8
10
41,7
Total
92
100
24
100
Aunque en ambos sexos predominan las conductas distorsionadoras de la
relación social, nos llama la atención el hecho de que el porcentaje sea
ligeramente superior en las chicas. En cambio, en la categoría de las conductas
están más presentes los chicos.
Tabla 5.1.20. Las características personales y la edad
Características personales
14 años
N
%
15 años
N
%
16 años
N
%
17 años
N
%
Tendencia externalizante
4
44,4
4
16,7
9
24,3
11
23,9
Tendencia internalizante
1
11,1
4
16,7
2
5,4
5
10,9
Limitaciones cognitivas
-
-
1
4,2
1
2,7
2
4,3
Trastornes mentales
-
-
2
8,3
1
2,7
8
17,4
Sin alteraciones
-
-
2
8,3
10
27,0
7
15,2
No consta
4
44,4
11
45,8
14
37,8
13
28,3
Total
9
100
24
100
37
100
46
100
Consideramos que lo más destacado de estos datos, que describen la
población estudiada tal y como consta en los registros (por tanto, somos
conscientes de que los datos son susceptibles a cierta variabilidad), es que la
tendencia a la externalización está muy presente a los 14 años. La
internalización parece una tendencia con menos variabilidad a lo largo de las
encontrado sólo excepcionalmente en los expedientes analizados, por lo que no se
71
edades analizadas. La presencia de los trastornos mentales se hace más
presente hacia los 17 años.
Tabla 5.1.21. Les características personales y los aspectos destacables del desarrollo
Aspectos del desarrollo
Con alteraciones
en el desarrollo
Sin alteraciones
en el desarrollo
N
%
N
%
N
%
Tendencia externalizante
19
26,0
3
27,3
6
18,8
Tendencia internalizante
8
11,0
-
-
4
12,5
Limitaciones cognitivas
3
4,1
1
9,1
-
-
Trastornos mentales
10
13,7
-
-
1
3,1
Sin alteraciones
12
16,4
-
-
7
21,9
No consta
21
28,8
7
63,6
14
43,8
Total
73
100
11
100
32
100
Características
personales
Ningún dato
De esta tabla, querríamos comentar dos datos referentes a los menores con
alteraciones del desarrollo, que nos llaman la atención: La mayoría de sujetos
de los que tenemos información presenta alguna problemática en sus
características personales. Pero también conviene señalar que un 16,4%,
aunque presenta ciertos factores de riesgo en el desarrollo, en este momento
no muestra alteraciones significativas de sus características personales.
Cuando no hay alteraciones a lo largo del desarrollo y, en cambio, aparecen
actitudes y conductas con tendencia a la externalización (27,3%), podríamos
hablar de aspectos conductuales reactivos ligados a la etapa adolescente.
Tabla 5.1.22. Características personales y conductas violentas en la escuela
Conductas violentas a la escuela
Características personales
Tendencia externalizante
Tendencia internalizante
Limitaciones cognitivas
Trastornes mentales
Sin alteraciones
No consta
Total
Sí
N
12
5
4
5
3
2
41
No
%
29,3
12,2
9,8
12,2
7,3
29,3
100
correspondería a la realidad.
72
N
8
2
3
5
13
31
Se desconoce
%
25,8
6,5
9,7
16,1
41,9
100
N
8
5
3
11
17
44
%
18,2
11,4
6,8
25,0
38,6
100
Hay un alto porcentaje de menores de los que se desconoce esta relación
(relación entre las características personales y las conductas violentas en la
escuela). En el resto hay una coincidencia entre las conductas violentas en la
escuela y las dificultades de adaptación personal: la suma de todos aquellos
que presentan algún tipo de dificultad en su adaptación personal es igual a
63,5%.
El porcentaje es mucho menor cuando se relaciona la violencia en la escuela
con la presencia de comportamientos adaptados (7,3%). Comparando este
dato con la distribución de las características personales de los jóvenes
denunciados por violencia doméstica (tabla 5.1.18), encontramos que en éstos
últimos hay un porcentaje más alto de menores que tiene conductas
desadaptivas en casa, pero no en sus otros ámbitos de relación (el 16,1% no
presenta
alteraciones).
¿Cómo
podríamos
entender,
entonces,
estos
comportamientos agresivos en casa? ¿Qué factores intervendrían para llevar al
límite del conflicto la relación con algún miembro de la familia?
5.2. Las características de la familia
5.2.1. Núcleo de convivencia del joven en el momento de la denuncia
Nos referimos a la familia como institución social que procura el desarrollo de
sus miembros, con vínculos y modelos que favorecen la construcción de la
identidad adaptada a la realidad social. La familia se convierte en un referente
educativo que ejerce funciones de control, supervisión y soporte, con tal de
conseguir sus objetivos. Como toda estructura, la familia, para conseguir sus
objetivos, necesita mantener su presencia y existir durante el tiempo suficiente
que permita a sus integrantes establecer vínculos estables y significativos.
Uno podría preguntarse si los núcleos familiares de los jóvenes objeto de este
estudio presentan un tipo de organización y una trayectoria que no coincide con
las tendencias de la población general. Con tal de responder a esta pregunta,
73
veremos a continuación las características familiares de los jóvenes atendidos
en Justicia Juvenil por delitos de violencia familiar.
En la tabla 5.2.1 podemos observar la composición familiar de estos jóvenes:
Tabla 5.2.1. Núcleo de convivencia del joven en el momento de la denuncia
N
%
Familia-Nuclear
Monoparental – Madre
Monoparental – Padre
Reconstituida- Madre
Convivencia Familia Extensa
Centro DGAIA o solo
51
31
3
13
14
4
44,0
26,7
2,6
11,2
12,1
3,4
Total
116
100
En conjunto, se observa que si bien hay un 44% de chicos que convive en el
núcleo familiar originario, el 56% restante vive en diferentes organizaciones
familiares fuera del núcleo originario. Este 56% restante está formado por un
29,3% de familias monoparentales: el 2,6% son familias monoparentales
formadas por el padre y los hijos, y el 26,7% restante, por la madre y los hijos.
En este estudio, el porcentaje de las familias monoparentales integradas sólo
por la madre y los hijos es inferior al porcentaje que se da en la población
general. Catalunya es la comunidad, en la que el porcentaje es más elevado,
superior al 35%30.
El 11,2% corresponde al grupo en el que la madre ha formado una nueva
pareja, y el joven convive con la madre y su compañero. En las separaciones,
la gran mayoría de los hijos se queda a vivir con la madre.
En el 12,1% de casos la convivencia es con la familia extensa; generalmente,
el joven vive en casa de los abuelos, y, a veces, también vive allí la madre u
otros parientes.
Finalmente, el 3,4% corresponde a los jóvenes que han estado internados en
un centro de la Direcció General d´Atenció a la Infància (Hay un caso, en el que
30
Boletín informativo del I.N.E. m17947-2001
74
el joven ya había sido desinternado y vivía en ese momento en una pensión).
Se trata del grupo en el que los jóvenes pueden vivir de manera independiente,
o bien la Administración asume la tutela y ejerce las funciones parentales.
Al hacer el análisis multivariable (clasificación por segmentación31) de estas
organizaciones familiares, hemos encontrado asociaciones que nos permiten
establecer características comunes (p < 0,05) en cada una de las tipologías
familiares previamente perfiladas.
En las familias nucleares se observa:
ƒ
ausencia de cambios significativos previos en el núcleo familiar.
ƒ
las víctimas han sido el padre y la madre (también pueden serlo los
hermanos). El padre hace la denuncia, pero acompañan al joven los dos
progenitores.
ƒ
el joven presenta una actitud correcta y colaboradora durante la
entrevista.
ƒ
el estilo educativo del padre es adecuado y tiene estudios superiores.
ƒ
ambos progenitores asocian a su hijo con dificultades relacionadas con
una problemática conductual.
En las familias monoparentales– madre, se observa:
ƒ
la presencia de cambios significativos en el núcleo originario se concreta
en la separación de los padres.
ƒ
en el hogar hubo conflictos entre los progenitores y distanciamiento del
padre.
ƒ
la víctima es la madre, y también es ella la que hace la denuncia.
ƒ
el joven no trabaja, no presenta conductas violentas entre los iguales, y
muestra conductas desadaptadas con tendencia “externalizante”.
ƒ
31
el grupo de referencia es de características disociales.
Análisis realizado con el SPAD-N.
75
En la categoría de familias monoparentales- padre, se observa:
ƒ
la presencia de expedientes anteriores y posteriores al de violencia
familiar, que son contra las personas.
ƒ
ha habido cambios de residencia en la misma población.
ƒ
el joven se relaciona con grupos de características violentas y disociales.
ƒ
el último curso ha sido de garantía social.
ƒ
el motivo que genera el conflicto y la posterior denuncia es la discusión y
el aumento de la violencia. Además, el joven considera que la
responsabilidad en el conflicto es del otro.
En la categoría de familia reconstituida- con madre, se observa:
ƒ
los cambios anteriores en el núcleo familiar se refieren a la separación
de los padres y a la remodelación familiar.
ƒ
las víctimas son la madre y su pareja. La madre puede acompañar al
joven a la entrevista.
ƒ
la madre presenta un estilo educativo adecuado.
ƒ
el joven ha superado hasta 4º de ESO con un rendimiento regular.
En la categoría de familia en convivencia con familia extensa se observa:
ƒ
las víctimas son los abuelos; también pueden serlo la madre y otros
parientes.
ƒ
el joven consume alcohol y tabaco.
ƒ
el joven ha sufrido abandono y carencias en su desarrollo, que han
llevado a la intervención de los Servicios Sociales, los Servicios de
Salud Mental y/o a residir con la familia extensa.
En conjunto, se observa que la figura paterna sólo aparece en dos grupos
familiares, que presentan características muy diferenciadas según esté, o no,
presente la figura materna. La familia monoparental- padre se encuentra
asociada a una serie de factores que reflejan bastante problemática.
76
Cambios de residencia
Al tratar el tema de la transformación de los hogares, uno de los factores que
se debe considerar es el grado de movilidad o estabilidad del lugar de
residencia. En la tabla 5.2.2 se observa cómo se presenta esta variable.
Tabla 5.2.2. Cambios de residencia
N
%
Ningún cambio
Diferentes poblaciones
Misma población
Proceso migratorio
No consta
43
36
7
11
19
37,1
31,0
6,0
9,5
16,4
Total
116
100,4
El grupo más numeroso, con un 37,1%, es el que no ha vivido cambios de
residencia. Va seguido del 31,0%, que corresponde a las familias en las que el
cambio de residencia les ha implicado dos o más traslados de población; se ha
de decir que estos traslados están bastante centrados en el área de Barcelona,
que es dónde vive la mayor parte de la población objeto de estudio. El 6,0%
corresponde a familias que han hecho dos o más cambios de residencia sin
salir de la misma localidad.
En conjunto, podemos valorar que el 37,1% presenta una trayectoria estable,
frente a la movilidad que presenta el 37,0% de los grupos familiares que han
realizado cambios de residencia, y el 9,5% de familias que han seguido un
proceso migratorio. Es decir, el 46,5% de la población estudiada ha afrontado
los diversos aspectos asociados al cambio, la pérdida de referentes y la
adaptación a nuevos entornos (aunque con las diferencias oportunas).
Se trata de un porcentaje suficientemente elevado, puesto que casi la mitad de
la población estudiada presenta una trayectoria que no les facilita el arraigo. La
movilidad no favorece la estabilidad ni la consolidación de vínculos con el
entorno social más cercano. Estas familias presentan elementos que no
77
favorecen la consecución de vínculos de pertenencia con el grupo o la
comunidad, los cuales pueden ejercer funciones de soporte a través de las
relaciones. El exceso de movilidad, en cambio, puede predisponer al
desarraigo y al aislamiento social.
5.2.2 Aproximación a la composición de les familias
Con tal de tener elementos para el análisis y el trabajo desde el ámbito
profesional, describiremos más ampliamente las características de las familias
de los jóvenes. A continuación, observaremos la configuración de estas
familias: el número de hijos, el orden de nacimiento, la existencia de posibles
hermanastros, etc.
En la tabla 5.2.3 se puede ver cómo son las familias de los jóvenes.
Tabla 5.2.3 Número de hermanos
N
%
Hijo único
1 hermano
2 o más hermanos
34
54
13
29,3
46,6
11,2
Total
116
100,0
El porcentaje más alto, el 46,6%, corresponde a la situación familiar en la que
el joven tiene un hermano (son dos hermanos); en el 29,3% de casos el joven
es hijo único; y en el 11,2% de familias tiene dos, o más, hermanos, es decir,
son tres hijos o más. Se trata de una distribución similar a la que sigue la
población general.
El porcentaje de jóvenes que son hijos únicos, el 29,3%, no es el más elevado,
pero tiene suficiente relevancia por lo que significa. Se trata de una realidad
familiar en la que recaen sobre el hijo todas las demandas y expectativas
parentales. El joven dispone, también, de menos oportunidades para compartir
y establecer límites con otros iguales. Esta situación dificulta al joven
diferenciarse de los padres, que pueden tener actitudes sobreprotectoras y
78
propiciar en el hijo el egocentrismo y las actitudes de exigencia hacia el
entorno. Esto le dificultaría la interacción y la consideración hacia el otro.
A medida que aumenta el número de hijos en la composición familiar, las
relaciones se modifican. Los progenitores han de ejercer el control y la
supervisión entre un número mayor de hijos y, a menudo, se delegan funciones
parentales en los hijos mayores.
También queremos hacer mención a los datos referidos a los hermanastros
como elementos indicadores: Éstos se relacionan con la modificación de la
composición del núcleo de convivencia, resultado de las separaciones y la
formación de nuevas parejas por parte de padres y madres.
El 20,7% de jóvenes tiene un hermanastro, el 7,8% tiene dos o más, y el 71,6%
no tiene ninguno. Se trata de datos referidos a situaciones familiares en las que
los integrantes han pasado por fases de pérdida y crisis, han tenido que
establecer nuevas estrategias de convivencia y construir una nueva identidad
familiar.
Posición en la fatria
En este apartado queremos abordar con detalle la distribución que tienen los
hijos en las familias estudiadas, en función del lugar que ocupan por orden de
nacimiento32. Nos gustaría, más adelante, intentar comprobar si la conducta
violenta tiene algún tipo de relación con el lugar que se ocupa en la fatria.
Tabla 5.2.4 Posición en la fatria
N
%
Primero
Segundo
Tercero o superior
66
36
14
56,9
31,0
12,1
Total
116
100,0
32
TOMAS, J; BARGADÀ, M; AMPUDIA, M.Valoración de la familia en situación de crisis. Barcelona:
Editorial Laertes, 1996 (Cuadernos de Paidopsiquiatría, 1).
79
Al observar la tabla 5.2.4 encontramos que, de los jóvenes que tienen abierto
un expediente por violencia familiar, el 56,9% ocupa el primer lugar en la fatria,
el 31,0% el segundo lugar y el 12,1% el tercer lugar o uno superior.
El dato más destacado es que el 56,9% son jóvenes que ocupan el primer lugar
en la fatria, siendo el hijo único o el hijo mayor de la familia. Se trata de un dato
que se refiere a los hijos con los que los padres se inician en sus funciones
parentales, y que acostumbran a ser depositarios de las angustias y la
inseguridad que genera ejercer un nuevo rol; los padres prueban estrategias
con el hijo y pueden presentar prácticas poco variadas y consistentes.
El nacimiento del primer hijo puede coincidir, también, con una etapa que
puede resultar incierta y poco estable en lo que a economía familiar se refiere.
Al mismo tiempo, el hijo mayor tiende a interiorizar con más intensidad las
pautas y los modelos familiares; al nacer un hermano deja de ser hijo único y
ha de rehacer su identidad de acuerdo con el nuevo estatus.
Al comparar la distribución de las posiciones que ocupan estos jóvenes en las
fatrias según su género, observamos lo siguiente:
Tabla 5.2.5. Las fatrias según el género
Chicos
Chicas
N
%
N
%
Primero
54
58,7
12
50
Segundo
27
29,3
9
37,5
Tercer
11
12,0
3
12,5
Total
92
100
24
100
En la primera posición de la fatria, cómo sabemos, se encuentra la mayor
incidencia de casos, con una diferencia de ocho puntos de los chicos sobre las
chicas. En la segunda posición, el porcentaje para ambos géneros disminuye.
Se mantiene la diferencia entre los dos grupos, pero en sentido inverso: las
chicas por encima de los chicos. En la tercera, los porcentajes son mucho
inferiores y equivalentes para ambos grupos.
80
En este punto nos gustaría comentar la existencia de algunos elementos
influyentes en la distribución de los porcentajes. En concreto, hablamos de dos
factores:
ƒ
El primero es el hecho de que ocupar el segundo lugar, tercero, o más,
de la fatria tiene efectos diferentes dependiendo de si coincide, o no, con
ser el hijo pequeño. El benjamín recibe un modelo familiar diversificado
entre las figuras de los hermanos: puede quedar anulado, o sobresalir
con actitudes de exigencia sobre los otros.
ƒ
El segundo factor, se refiere a cómo la segunda posición en la fatria
tiene efectos diferentes según si el género coincide, o no, con el del
hermano mayor. Esto está relacionado con el sistema de atribuciones de
los padres y el sistema de interrelaciones que se generan.
En el análisis multivariable referente a la posición de los jóvenes en las fatrias,
observamos que las asociaciones más consistentes son:
En la primera posición:
ƒ
Es hijo único, se muestra responsable.
ƒ
Viene acompañado por el padre.
ƒ
Realiza actividades de tiempo libre organizadas.
ƒ
Ha realizado cambios de residencia en la misma población.
ƒ
El estilo educativo del padre es permisivo/ liberal.
ƒ
La representación que los padres tienen del hijo es que presenta
problemática conductual.
En la segunda posición :
ƒ
El joven tiene una hermana.
ƒ
La denuncia la hacen el padre y la madre.
ƒ
Los cambios en la familia se concretan con la muerte de una persona
significativa.
ƒ
El joven consume alcohol y tabaco.
81
En la tercera posición o superior :
ƒ
Tiene dos o más hermanas y dos o más hermanastras.
ƒ
El último curso realizado ha sido de garantía social.
ƒ
Tiene relación con jóvenes de características disociales.
ƒ
Los cambios a la familia han sido experiencias de accidentes y
enfermedades y convive en familia monoparental.
ƒ
Ha habido intervención desde los servicios sociales en la problemática
familiar.
ƒ
La representación que tienen los padres de él es que presenta
problemática relacional.
ƒ
Tiene más expedientes judiciales anteriores y posteriores .
Creemos que el conjunto de datos descritos y relacionados permite entender
que, en relación a los hechos de violencia familiar, el lugar que se ocupa en la
fatria es una variable que refleja características personales con trayectorias
diferenciadas. Se trata de un factor que, junto con otros, incide en la conducta y
evolución de los jóvenes estudiados y, probablemente, también influye en el
pronóstico de esta problemática.
5.2.3. Los padres. Algunos datos sociodemográficos
Se trata de la información que nos permite conocer las edades, los estudios y
los ingresos económicos de los padres, así como las circunstancias que
caracterizan a la familia del joven; éstas se refieren mayoritariamente al
momento en el que se denuncian los hechos, aunque también a otras etapas
previas. Las hemos escogido en función de los objetivos de la investigación,
pero como no se habían registrado de forma sistemática, algunos datos no
aparecen con todo el detalle que quisiéramos.
Consideramos la edad de los padres o tutores como una de las variables que
nos podía permitir identificar características familiares, expectativas hacia los
82
hijos u otros aspectos ideológicos33 y generacionales34. También pensamos
que podríamos identificar aquellos progenitores que fueron padres y madres
muy jóvenes.
La tabla 5.2.6 ofrece un resumen de la edad de los padres (Se ha registrado la
edad de la persona que vive con el joven).
Tabla 5.2.6. Edades de los padres o compañeros en el momento de la denuncia
Madre/ Tutora
Padre/ Tutor
N
%
N
%
Menos de 40 años
31
26,7
-
-
40- 45 años
37
31,9
26
22,4
46- 50 años
14
12,1
16
13,8
51- 60 años
15
12,9
16
13,8
No consta
19
16,4
58
50,0
Total
116
100,0
116
100,0
En principio, los datos más relevantes a efectos del estudio son las respuestas
en las que no consta la información, ya que hay una importante diferencia
según sean padres o madres: Mientras que no sabemos la edad de un 16,4%
de las madres, desconocemos la edad del 50% de los padres. Esto se
explicaría porque es la madre quién acostumbra a acompañar el joven en las
actuaciones que tienen en ver con todo el procedimiento y, lógicamente, su
edad queda registrada en diversos documentos.
En la problemática estudiada, el padre queda como un referente ausente o con
poca presencia; como una figura secundaria, con mucho menos protagonismo
y responsabilización que la madre.
En relación a la formación o a los estudios de los padres, los datos registrados
son muy escasos. No consta esta información en el 66,4% de los padres, la
cifra respeto a las madres es del 61,2%.
33
GELVAN DE VEINSTEN, S. B. Violencia y agresión hacia los padres. Buenos Aires: Marymar,
1998.
34
SÁNCHEZ, A; SOUZA, A. M. La crisis de los padres. Aportes para una reflexión en orientación
vocacional. Argentina: Universidad Nacional Tucumán, 2000.
83
Respeto al nivel de formación, consideramos “estudios básicos” el periodo de
escolaridad obligatoria. Tienen este nivel el 27,6% de los padres y el 32,8% de
las madres. En el caso de los estudios superiores, encontramos un 6,0% de
padres y madres que tienen formación universitaria.
Se trata de unos resultados que no admiten demasiados comentarios. En todo
caso, constatar que la problemática estudiada, si bien tiene mayor presencia en
jóvenes cuyos progenitores tienen formación básica, también se da (en menor
medida) en jóvenes con padres con formación universitaria.
Los datos referidos a los ingresos económicos de estas familias indican que no
hay diferencias significativas con los de la población general. Así pues, la
situación económica se define como suficiente en el 69,0% de las familias,
viven en una situación de precariedad el 11,2%, y el 6,8% tienen unos ingresos
elevados.
Los ingresos familiares provienen, en un 54,3% de los padres del trabajo
asalariado, en un 6,9% de las pensiones, y no consta información en el 38,8%
de casos restantes. El 47,4% de madres trabajan, el 7,8% recibe algún tipo de
pensión, y no consta esta información en el 39,7% .
Analizando ahora el tipo de sector económico al que pertenecen los trabajos de
los padres, observamos lo siguiente: únicamente el 5,2% trabaja en el sector
primario, el 22,4% trabaja en el sector secundario, otro 22,4% lo hace en el
sector de servicios y no consta ningún dato en el 50,0% de casos.
El sector económico en el que trabajan más madres es el terciario, un 34,5%.
La mayoría de madres que trabaja en este sector lo hace en la limpieza,
generalmente por horas y en domicilios particulares; por lo tanto, en economía
sumergida. Otras madres trabajan en la hosteleria, en el sector secundario se
encuentra el 6,9%, en el primario el 2,6% y no consta información en el 56,0%
de los casos.
84
En conjunto, podemos decir que la mayoría de las familias estudiadas dispone
de una situación económica que les permite cubrir las necesidades básicas.
Otra cuestión sería poder concretar las características de las condiciones
laborales, el tipo de contrato, la distribución horaria y algunos otros factores
relacionados con el trabajo que, más allá del sueldo y del nivel de vida que
proporcionan, estabilizan o desestabilizan a la familia, condicionan la
organización familiar e influyen en el clima de convivencia.
5.2.4. Los padres. Relaciones y conflictos
Ya hemos visto que los jóvenes objeto de este estudio presentan un desarrollo
y una trayectoria con un considerable grado de incidencias. Probablemente, se
trata de aspectos que también aparecen en los núcleos familiares.
Se ha recogido información sobre aquellos acontecimientos y/o experiencias
que han implicado cambios en la vida familiar, bien sea porque han modificado
la estructura de configuración del núcleo, o bien la trayectoria personal de
alguno de sus componentes.
La tabla 5.2.7 nos proporciona elementos para poder concretar los cambios
familiares anteriores al hecho de violencia doméstica, referentes a los padres.
Tabla 5.2.7. Cambios en el núcleo familiar anteriores al hecho de violencia
N
%
Sí
89
76,7
No
27
23,3
Total
116
100,0
Estos datos pueden explicarse sin necesidad de una gráfica porque resultan
muy claros: el 76,7% de las familias de los jóvenes ha vivido alguna situación
que ha transformado su realidad familiar y el 23,3% no ha vivido nada que sea
relevante.
85
Tipos de cambios en el núcleo de convivencia
Si queremos detallar los cambios más significativos que se han producido en
las familias de los jóvenes, encontramos los siguientes:
Tabla 5.2.8. Tipo de cambios en el núcleo de convivencia
N
%
Accidentes y enfermedades
7
6,0
Cambios convivencia. Separación y nueva pareja
15
12,9
Núcleo monoparental. Separación. Nueva pareja
7
6,0
Emigración
6
5,2
Muerto. Nueva pareja
10
8,6
Muerto
7
6,0
Problemas relación hijos
5
4,3
Separación y nueva pareja
32
27,6
Ningún cambio
27
23,3
Total
116
100,0
De los datos de la tabla, hay dos cifras que son muy claras: el 23,3% de las
familias no ha sufrido nada significativo y el 76,7% restante ha vivido
incidencias diversas, que detallamos de forma agrupada:
ƒ
El 46,5% de las familias ha vivido experiencias de separación de los
progenitores. Algunas de ellas con la posterior formación de nuevas
parejas, y/o cambios de residencia.
ƒ
El 14,6% ha padecido la muerte de uno de los progenitores o de alguna
persona significativa.
ƒ
El 6,0% ha vivido algún proceso de larga enfermedad o de separación
prolongada de alguna persona significativa.
ƒ
El 5,2% ha seguido un proceso migratorio.
ƒ
El 4,3% refiere problemas en las relaciones con los hijos.
Se trata de datos suficientemente relevantes, en cuanto a un conjunto de
experiencias en la historia de los progenitores, que han debido influir en el
ambiente familiar y en la evolución del joven.
86
Otras circunstancias familiares
Para poder conocer el mayor número posible de las situaciones que se dan en
las familias de los jóvenes, recogimos otras circunstancias o experiencias
importantes en una nueva variable: Se trata de información más focalizada en
determinadas características personales, relaciones de convivencia, presencia
de consumo de tóxicos u otros aspectos que detallamos a continuación:
ƒ En el 17,3% de familias hay problemas de relación. El 12,1% de los
mismos refiere dificultades para aceptar la remodelación del hogar, ya
que el joven no acepta la nueva pareja del progenitor.
ƒ
El 13,8% de los padres presenta problemas de salud; mayoritariamente
problemas de salud mental en la madre.
ƒ
El 8,6% de los progenitores presenta adicciones, con una mayor
incidencia de alcoholismo en la figura paterna.
Si consideremos estos datos globalmente, encontramos un porcentaje
considerable de progenitores afectados por una problemática personal
limitadora del ejercicio de las funciones parentales, que condiciona y
compromete las relaciones con los hijos.
ƒ
Los problemas de salud mental, que convierten a la madre en una figura
frágil, pueden ser fuente del conflicto en la relación con el hijo, o bien un
efecto del mismo.
ƒ
En el 5,2% de las familias, el padre se muestra distante respecto a la
dinámica familiar.
Al hacer una valoración global, sabemos que el conjunto de todas estas
circunstancias da como resultado que el 62,1% de jóvenes vive en una familia
con importantes dificultades asociadas a las interrelaciones; bien sea por la
presencia de importantes déficits de los progenitores, por el estilo de relaciones
establecidas o bien por la presencia de factores distorsionantes. Los jóvenes
que no presentan este tipo de problemas representan el 37,9% .
87
Intervenciones en la problemática familiar
El grado y la cantidad de dificultades y conflictos que presentan la mayoría de
familias afectadas por el problema de la violencia hace que se traspase el
ámbito estrictamente familiar. Se han realizado intervenciones desde diferentes
ámbitos en el 68,2% de las familias, en el 19,0% no se ha producido ninguna
intervención, y en el 12,9% no consta dicha información. El número de
intervenciones se puede comprobar en la tabla 5.2.9.
Tabla 5.2.9. Intervenciones en la problemática familiar
N
%
Servicios Sociales
35
30,2
Salud mental
27
23,3
Servicios sociales y Salud mental
17
14,7
No consta
15
12,9
Cabeza
22
19,0
Total
116
100,0
Observamos que ha habido intervenciones desde los Servicios Sociales en un
30,2% de las familias, y desde Salud mental en el 23,3%. En el 14,7% de casos
ha habido intervención simultánea desde ambos servicios.
Se trata de cifras y porcentajes importantes, que reflejan la respuesta de los
agentes comunitarios a las necesidades de estas familias. Sin embargo, no
conocemos aspectos relevantes de las características de las intervenciones
realizadas, tales como la duración o la continuidad de las intervenciones, el
grado de compromiso de las familias u otros factores importantes que no hayan
permitido reconducir el conflicto y/o evitar su paso por la Justicia.
88
5.2.5. Los padres como referente educativo
En este apartado queremos centrarnos en las figuras de los progenitores como
piezas esenciales en el proceso de socialización de los hijos35.
Si la tarea educativa ya de por si no resulta fácil, aún lo es menos cuando ésta
debe llevarse a cabo en condiciones no favorables, como son las diversas
circunstancias familiares conflictivas referidas en las páginas anteriores.
Hemos intentado concretar las estrategias y las pautas utilizadas por los padres
(o la ausencia de las mismas) en la interacción con los hijos. Ha sido una
variable que se ha visto bastante afectada por lo comentado con anterioridad,
el hecho de que la información se obtenga de documentos e informes
elaborados
con
otros
objetivos.
Esta
cuestión
ha
limitado
nuestras
expectativas, aunque aporta de todas formas información valiosa.
Para intentar determinar cuáles han sido las prácticas educativas empleadas
por los padres, hemos definido cuatro categorías: adecuado, autoritario,
permisivo/ liberal y negligente/ ausente. En la tabla 5.5 puede verse
cuantificada la distribución resultante.
Tabla 5.2.10. Estilo educativo de los padres y/ o parejas
Madres
Padres
Parejas
No consta
N
25
%
21,6
N
39
%
33,6
N
97
%
83,6
Adecuado
15
12,9
10
8,6
5
4,3
Autoritario
14
12,1
23
19,8
7
6,0
Permisivo/ Liberal
33
28,4
9
7,8
3
2,6
Negligente/ Ausente
29
25,0
35
30,2
4
3,4
Total
116
100,0
116
100,0
116
100,0
En el estilo adecuado hay suficiente equilibrio entre el grado de control y el de
exigencia hacia los hijos, así como un buen nivel de reciprocidad, intercambio
de información, muestras de afecto y acompañamiento. Las normas son claras,
instauradas desde el consenso y la flexibilidad y se facilita el diálogo. Dentro de
35
SOBRAL, J; ROMERO, E; LUENGO, A. (te al.). Personalidad y conducta antisocial: amplificadores
individuales de los efectos contextuales. [S.l.]: Universidad de Santiago, 2000.
89
este estilo encontramos el 12,9% de las madres, el 8,6% de los padres y el
4,3% de las nuevas parejas del progenitor, que en su mayoría es la madre.
En el estilo autoritario la actuación del adulto presenta un grado de control y
exigencia muy alto y un grado de comunicación y de manifestación de afecto
bajo. Las normas pueden ser claras, pero se imponen y se basan en la
obediencia, el control y la sanción. No se facilita el diálogo y las relaciones
resultan muy rígidas. Responden a un patrón autoritario el 12,1% de las
madres, el 19,8% de los padres y el 6,0% de las nuevas parejas.
En el estilo permisivo/ liberal el grado de control y exigencia es bajo, pero hay
un importante grado de comunicación y de manifestación de afecto. Hay
tolerancia hacia las conductas y la expresión espontánea de impulsos, sin
disciplina ni normativa. Las madres lo presentan en un 28,4%, los padres en un
7,8% y las nuevas parejas formadas por uno de los progenitores en un 2,6%.
En el estilo negligente/ ausente la actuación se concreta en poca implicación e
indiferencia hacia los hijos, ausencia de exigencia y control. Los progenitores
son referentes distante, que delegan en otros las funciones parentales. Se da
este estilo educativo en el 25,0% de madres, el 30,2% de los padres y el 3,4%
de las nuevas parejas.
En el apartado no consta hay un 21,6% de madres y un 33,6% de padres de
los que no se ha registrado ningún dato en los informes consultados. Sin duda,
se trata de un vacío importante, pero éste y otros aspectos que afectan a
nuestras expectativas iniciales ya los hemos comentado con anterioridad.
Podemos observar que los porcentajes más elevados aparecen:
ƒ
en las madres, el 28,4% en el estilo permisivo/ liberal y el 25,0% en el
negligente/ ausente.
ƒ
en los padres, el 30,2% en el estilo negligente/ ausente y el 19,8% en el
autoritario.
90
En el análisis multivariable de los estilos educativos que predominan en los
padres de los jóvenes (padre y madre) se observa:
Estilo educativo autoritario:
ƒ
PADRE. Hay violencia intraparental, la madre es la víctima, su estilo
educativo es permisivo/ liberal y en el hogar hay tres o más hijos.
ƒ
Según los padres, el joven presenta problemas de relación. Tiene
hermanas que son, junto con la madre, víctimas.
ƒ
MADRE. El joven es hijo único o con hermanas y el estilo educativo
paterno es permisivo/ liberal.
Estilo educativo permisivo/ liberal:
ƒ
PADRE. El joven presenta dificultades de adaptación en la escuela y ha
realizado diversos cambios de escuela.
ƒ
MADRE. EL estilo educativo del padre es autoritario, la economía
familiar resulta insuficiente y se han realizado intervenciones en el
medio. La víctima es la madre y/ o los hermanos. El joven presenta
conductas violentas hacia los iguales y consumo de alcohol.
Estilo educativo negligente/ ausente:
ƒ
PADRE. EL estilo de la madre es negligente/ ausente. La familia ha
vivido accidentes y enfermedades, o bien muertes, separaciones y
cambios de residencia. Se ha intervenido en el medio desde servicios
sociales y salud mental. El joven presenta rasgos carenciales y de
abandono y, también, patología mental. No participa en actividades
organizadas y consume alcohol y/ o drogas ilegales.
ƒ
MADRE. EL estilo del padre también es negligente/ ausente, la familia
ha vivido procesos de muerte y separación, los padres presentan
problemas de alcoholismo y se han realizado intervenciones en el
medio. El joven presenta rasgos carenciales y de abandono y un mal
91
rendimiento escolar. Suele ir con jóvenes de perfil disocial y no realiza
actividades organizadas.
Estilo educativo adecuado:
ƒ
PADRE. EL estilo de la madre también es adecuado, ambos
progenitores son víctimas y acompañan al chico, viven en familia nuclear
y no han vivido cambios con anterioridad. El joven se considera
responsable del hecho y se autoriza la mediación.
ƒ
MADRE. EL estilo del progenitor o del compañero también es adecuado,
viven en familia reconstituida-madre y disponen de recursos económicos
suficientes. El joven se considera responsable del hecho.
En resumen, podemos decir que las relaciones en el hogar se establecen y se
mantienen por razones de vínculo, que genera y presenta funciones y
contenidos diferenciados, asociados a las diferentes atribuciones que se hacen
a los roles maternos y paternos. Por ello, un mismo estilo educativo no reúne
características equivalentes y puede generar dinámicas familiares diferentes,
en función de las características personales del padre y la madre.
Por la misma razón, los estilos educativos de los progenitores constituyen el
estilo educativo familiar, según la combinación de modelos que presenta cada
uno. Esta combinación también viene condicionada por quién presenta cada
estilo educativo, la madre o el padre36. A mayor predominio de prácticas
adecuadas, se da un mayor grado de coherencia entre los progenitores, lo cual
favorece la convivencia y las relaciones y proporciona un ambiente de equilibrio
que facilita el proceso de individuación.
Al relacionar las variables referentes a los estilos educativos del padre y la
madre, observamos lo siguiente (tabla 5.2.11):
Tabla 5.2.11. Coincidencia de los estilos educativos de los padres
36
CASTRO, J. Estilo educativo y psicopatología. Barcelona: Editorial Laertes, 1996 (Cuadernos
de Paidopsiquiatría, 1).
92
N
%
No coincidencia de estilo
65
56,0
Hay coincidencia de estilo
29
25,0
Sin información
22
19.0
Total
116
100
En el conjunto de las familias hay un 56,0% de padres que no presentan
coincidencia en el estilo educativo y un 25% que sí presentan coherencia. Hay
un 19% de familias de las que no nos consta ningún dato.
Del 25,0% de familias en las que se da coincidencia interna de estilos
parentales, un 6,0% de progenitores (padre y madre) presenta estilos
adecuados. Un porcentaje relevante lo suman los casos, en los que la madre
presenta estilo permisivo y el padre autoritario (11,2%). Se trata de una
combinación en la que, si bien puede haber un vínculo afectuoso con la madre,
la actitud del padre sabemos que implica violencia intrafamiliar, de la que
esposa e hijos son víctimas. Sin embargo, el porcentaje más alto lo configuran
las familias en las que ambos progenitores presentan actitudes negligentes/
ausentes (el 14,7%). Se trata de una situación familiar, en la que predominan
actitudes de desentendimiento de las atribuciones propias de las funciones
parentales. Los hijos acostumbran a presentar importantes rasgos de
abandono y suelen estar atendidos por la familia extensa o por la
Administración.
Representación que tienen los padres del hijo
Esta variable recoge las expresiones, las vivencias, las manifestaciones de los
padres o los referentes adultos y los aspectos más significativos de la
personalidad del joven durante las diferentes etapas evolutivas. La información
se recoge en respuestas abiertas, que hemos agrupado y definido en las
categorías que se observan en la tabla 5.2.12.
93
Tabla 5.2.12. Representación que tienen los padres del hijo
N
%
No consta
25
21,6
Problemas desde pequeño
29
25,0
Problemática conductual
35
30,2
Problemática relacional
16
13,8
Causas externas
11
9,5
Total
116
100,0
En el 21,6% de los casos no consta ningún dato relacionado con estos
aspectos.
ƒ
Problemas desde pequeño, que incluye al 25,0% de los jóvenes de este
estudio. Se refiere a la manifestación temprana (ya desde la primera
infancia) de dificultades para integrar al joven en el núcleo familiar; los
adultos muestran dificultades para rescatar aspectos positivos del joven,
que no satisface sus expectativas. Se detecta un importante grado de
rechazo, implícito o explícito.
ƒ
Problemática conductual, en el 30,2% de los casos analizados. Las
expresiones de los adultos de referencia hablan de conductas
observables - que parecen propias de la etapa evolutiva - con bastantes
componentes coyunturales; como por ejemplo no respetar los límites o la
norma, no respetar las figuras de autoridad, uso de mentiras,
agresividad, rebeldía, impulsividad y descontrol.
ƒ
Problemática relacional, que incluye al 13,8% de los casos. Hace
referencia a vivencias específicas que la familia interpreta como
dificultades en el trato con el chico, producto de la dinámica relacional
(separación de los padres, celos de los hermanos, identificación con uno
de los progenitores, influencia de algún familiar, etc.).
ƒ
Causas externas. Representa el 9,5% del total. Los padres atribuyen la
causa de las acciones del hijo a influencias ajenas a la familia; es decir,
94
los problemas se sitúan fuera de la familia. Los responsables pueden ser
los amigos o las casualidades.
Hemos querido hacer una aproximación a lo que refieren los padres sobre los
hijos, con la intención de averiguar si tienen una imagen suficientemente
ajustada a aquello que le pasa a su hijo o si, por el contrario, la tienen
distorsionada. Con este objetivo hemos establecido una relación con la variable
características personales, cuyos resultados se pueden observar en la
siguiente tabla:
Tabla 5.2.13. Representación de los padres acerca del hijo / Características personales
Problemas
desde pequeño
Problemática
conductual
Problemática
relacional
Causas
externas
No consta
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
Tendencia externalizante
10
34,5
11
31,4
5
31,3
1
9,1
1
4,0
Tendencia internalizante
4
13,8
2
5,7
2
12,5
1
9,1
3
12,0
Limitaciones cognitivas
2
6,9
1
2,9
-
-
1
9,1
-
-
Patología mental
3
10,3
3
8,6
3
18,8
1
9,1
1
4,0
Sin alteraciones y/ o actitud
responsabilizadora
1
3,4
7
20
1
6,3
3
27,3
7
28,0
No consta
9
31,0
11
31,4
5
31,3
4
36,4
13
52,0
Total
29
100
35
100
16
100
11
100
25
100
La tabla muestra, entre otros aspectos, que tres de las categorías de la variable
representación de los padres acerca del hijo presentan los porcentajes más
elevados, coincidiendo con la categoría tendencia externalizante de la variable
características personales: el 34,5% son de la categoría problemas desde
pequeño, el 31,4% de problemática conductual y el 31,3% de problemática
relacional. Podemos entender que un porcentaje suficientemente relevante de
las atribuciones que hacen los padres (distribuidas en diferentes categorías)
coinciden con conductas de tipo externalizante, con predominio de actuaciones
impulsivas y distorsionadoras con el entorno.
95
También, cabe destacar la asociación de las categorías causas externas y sin
alteraciones y/ o actitud responsabilizadora, formada por el 27,3% de casos.
Refleja la situación de los jóvenes que presentan características personales sin
conflictos o bien de jóvenes que, aunque las tengan, éstas no afectan al hecho
de que puedan asumir actitudes responsabilizadoras. Podríamos decir que hay
cierto grado de coincidencia entre ambas categorías, de variables diferentes.
Si consideremos el análisis multivariado, podemos observar las asociaciones
más relevantes de las categorías de la variable representación que los padres
tienen del hijo.
En la categoría “problemas desde pequeño”:
ƒ
El joven presenta conductas violentas en la escuela y consume
cannabis/ hachís. Tiene una hermana.
ƒ
El estilo educativo del padre es negligente/ ausente
ƒ
Se da violencia intrafamiliar en el hogar.
ƒ
Hay intervenciones previas en la problemática familiar.
ƒ
El joven tiene expedientes anteriores y posteriores.
ƒ
El motivo de la denuncia es amenaza con cuchillo.
En “problemática conductual” :
ƒ
El joven es el hijo mayor, tiene dos hermanos y presenta un rendimiento
escolar regular.
ƒ
Vive en familia nuclear.
En “problemática de relación”:
ƒ
El joven ocupa el tercer lugar o más en la fatria. Tiene dos o más
hermanas y dos o más hermanastros.
ƒ
Es un joven que trabaja al acabar el procedimiento, las actividades de
tiempo libre son en la calle y consume cannabis y otras drogas.
96
ƒ
El estilo educativo del progenitor es autoritario, los padres presentan
problemas de salud física y/ o mental y hay intervenciones previas en la
familia desde salud mental.
En conjunto podemos concluir que el prototipo de joven descrito en la categoría
problemas desde pequeño, de la variable representación de los padres acerca
del hijo, es el que peor pronóstico presenta en el ámbito de Justicia. Entre otros
factores, creemos que resulta relevante el hecho de que, al cruzarlo con la
categoría
sin
alteraciones
y/
o
actitud
responsable
(de
la
variable
características personales), resulte un porcentaje muy bajo; el 3,4% de
jóvenes. Precisamente esta categoría da como resultado un porcentaje
bastante elevado, un 20%, cuando se relaciona con la categoría problemática
conductual, en la cual parece que el paso por Justicia sea testimonial.
Posiblemente, el porcentaje de jóvenes con capacidad de asumir actitudes
responsabilizadoras sea un factor relevante.
En la categoría problemática relacional, el prototipo de joven descrito presenta
problemas asociados al ámbito de la salud mental, como bien se observa en su
cruce con la categoría patología mental. Se trata de un grupo en el que se
realizan intervenciones desde Salud Mental.
5.3. La violencia en la familia
5.3.1. Variables analizadas
Como hemos visto en el apartado anterior, los jóvenes se han desarrollado en
una familia donde las expectativas que habían depositado en ellos no siempre
eran favorecedoras ni potenciadoras de un proceso o desarrollo adecuado.
Las relaciones que mantienen los adultos dentro del marco familiar tienen
influencia y se reflejan en las actuaciones y la transmisión de valores a los
hijos. Si la relación es de respeto, de aceptación del otro, de escucha y de
ayuda, seguramente las dificultades se afrontarán y resolverán de manera
97
respetuosa. En cambio, si en las relaciones familiares alguno de los miembros
ha ejercido algún tipo de violencia hacia el otro, lo que debía ser un lugar
dónde encontrar afecto y comprensión, así como un marco de referencia
estable, se puede volver un espacio de sufrimiento y de transmisión de esta
forma de interrelación.
Para intentar encontrar elementos que nos ayuden a explicar por qué los
jóvenes llegan a tener conductas violentas con sus familiares, se registraron,
en diversas variables, posibles situaciones de violencia de los adultos; entre
ellos y de éstos hacia a los hijos. Con ello queríamos comprobar si puede
plantearse la influencia de algún modelo de relación, y si éste es aprendido por
los hijos. Esta idea sería contraria a aquellas teorías que apoyan el origen
innato de la agresión maligna, afirmación que sustentan las ideologías que
justifican la destructividad.37
Con dicho propósito hemos analizado cuatro variables:
ƒ
la violencia denunciada intraparental
ƒ
la violencia no denunciada intraparental
ƒ
la violencia de padres a hijos
ƒ
la violencia de los jóvenes hacia sus hermanos o hermanastros.
Variable 1. Violencia denunciada intraparental
Se trata de comprobar si hay denuncias en la familia por violencia entre los
padres o adultos, y si ésta llega a traspasar la privacidad del núcleo familiar, o
continúa estando encubierta en la privacidad del hogar.
Encontramos que la violencia denunciada ejercida por los adultos está poco
registrada en la documentación consultada. Así pues, un primer dato nos indica
que 4 padres, el 3,4% del total, han sido denunciados por violencia hacia sus
37
ROJAS MARCOS, L. Las semillas de la violencia. Madrid: Espasa Bolsillo, 1998.
98
mujeres en la jurisdicción penal de adultos, y no nos consta en 112 casos, que
forman el 96,4%.
Se trata de ver si hay denuncias en la familia por violencia entre los padres o
adultos, como dato que nos aproxima a la idea de si se ha dado, o no,
previamente violencia denunciada, que haya traspasado, por tanto, el ámbito
de privacidad del núcleo familiar.
Variable 2. Violencia denunciada intraparental
Aquí hemos registrado si hay violencia intraparental, aunque no esté
denunciada, y quién es la víctima de la misma. En este caso, el resultado es
que 19 mujeres, el 16,4%, manifiestan que son maltratadas por sus
compañeros y no consta información al respeto en 97 casos, el 83,6%. Vemos
que aunque es un porcentaje bajo, es importante el hecho de que la propia
implicada lo expresase al profesional que le atiende.
Variable 3. Violencia de padres a hijos
También hemos recogido información de la violencia de padres a hijos, para
averiguar si algunos de estos menores, que ahora llegan a Justicia como
presuntos agresores por una denuncia de violencia doméstica, habían sufrido
previamente, en primera persona, algún tipo de acto violento por parte de sus
progenitores.
De los resultados se desprende que los hijos también son víctimas de los
adultos, ya que en la documentación consultada aparece que el progenitor
ejerce violencia hacia el menor. De los jóvenes denunciados, 11 hermanos y/ o
hermanas, el 9,5%, han sido objeto de maltratos. Esta cifra aumenta cuando se
refiere al joven denunciado: 16 jóvenes, el 13,8%, han sido maltratados. No
constan datos en el 76,7% de casos.
99
Variable 4. Violencia de los jóvenes hacia sus hermanos o hermanastros
Finalmente, hemos tenido también en cuenta el hecho de que existiese
previamente violencia en la familia; en concreto, si aparecían conductas
agresivas por parte del joven denunciado hacia sus hermanos y hermanastros.
De los datos obtenidos, vemos que en 22 casos, el 19,0%, los jóvenes han
manifestado violencia hacia sus hermanas; en 11 casos, el 9,5%, hacia los
hermanos; y en 4 casos, el 3,4%, hacia los hermanos y hermanastros. No
consta esta información en 79 casos, que representan el 68,1% del total.
Dentro del marco de la familia suceden muchas cosas, y todo cuanto tiene que
ver con situaciones de violencia tiene, generalmente, un recorrido bastante
prolongado hasta que sale del ámbito privado. En concreto, cuando se decide
poner la primera denuncia suele haber una manifestación, por parte de quién la
está poniendo, bien elocuente: había pasado otras veces y no lo habían
denunciado. Esto ha pasado en 108 casos, el 93,1%. Sólo en 8 casos, el 6,9%
del total, se puso denuncia en las primeras manifestaciones de violencia.
Este dato ha sido obtenido mayoritariamente de las declaraciones realizadas
por los familiares al interponer la denuncia, en momentos de mucha tensión y
carga emocional. Eso nos puede hacer pensar (si partimos de nuestros
interrogantes iniciales) que cuando los familiares denuncian tal vez sea porque
se sienten verdaderamente desbordados para afrontar el problema, y acuden a
Justicia cuando ya habían intentado otras alternativas.
Otra cuestión que examinamos es si hay relación entre la existencia de
violencia intraparental y, a la vez, violencia de padres a hijos; es decir, si ya
había habido situaciones de violencia en el núcleo familiar con anterioridad.
Como vemos en la tabla 5.3.1, en un 55,6% de los casos se da violencia de
padres a hijos y a la vez intraparental; y en un 44,4% de los casos se da
violencia de padres a hijos, pero no intraparental.
100
Tabla 5.3.1. Violencia padres- hijos/ Violencia intraparental
Se da violencia padres a
hijos
N
%
No se da violencia padres a
hijos
N
%
Se da violencia intraparental
15
55,6
6
6,7
No se da violencia
intraparental
12
44,4
83
93,3
Total
27
100
89
100
Para concluir este apartado referido a la violencia que se produce en el núcleo
familiar del joven hemos querido averiguar en qué miembros concretos de la
familia se centra la violencia de padres a hijos, así como la violencia entre los
progenitores.
En la siguiente tabla quedan recogidos los resultados obtenidos.
Tabla 5.3.2. Violencia padres- hijos / Violencia intraparental
Violencia intraparental
Violencia padres- hijos (víctima)
Hermanos/ as
Joven denunciado
No consta
N
%
N
%
N
%
Madre
8
72'7
6
37'5
5
5'6
Padre
-
-
1
6'3
1
1'1
No consta
3
27'3
9
56'3
83
93'3
Total
11
100
16
100
89
100
Del cruce de variables realizado, observamos que el dato más destacable es
el referido a la violencia familiar centrada en la figura de los hermanos/ as y,
a la vez, violencia intraparental centrada en la figura de la madre. El
porcentaje de estos casos se eleva a un 72,7%. No constan datos de la
existencia de violencia hacia los hermanos/ as y, al mismo tiempo, de
violencia intraparental centrada en la figura del padre.
En un 27,3% de los casos no disponemos de información acerca de la
existencia de violencia de padres a hermanos/ as y de violencia
intraparental.
Se produce violencia de los padres hacia el joven denunciado y, a la vez,
violencia intraparental en la figura de la madre en un 37,5% de los casos.
101
Los casos de violencia de padres a hijos, junto con violencia intraparental
centrada en la figura del padre se dan en un 6,3% de las familias analizadas.
No constan datos en un 56,3% de los casos.
Así pues, de los resultados obtenidos, destaca una mayor concentración de
la violencia en la figura de la madre y de los hermanos/ as.
Como resumen de este punto, hemos realizado un análisis de clasificación
por segmentación, del que se desprende que las características más
asociadas a la violencia de los padres hacia los hijos son las siguientes:
Hacia los hermanos/ as:
ƒ
La madre aparece como víctima de violencia intraparental, y el estilo
educativo del progenitor como autoritario. En cambio, el estilo educativo
que ejerce la madre, en cambio consta como negligente/ ausente.
ƒ
En el núcleo de convivencia han habido, con anterioridad, cambios que
consisten en separaciones y/o nuevas parejas. Se ha producido
violencia denunciada, centrada en la figura de los adultos.
ƒ
Los jóvenes denunciados tenían, anteriormente a la denuncia, dos o tres
expedientes abiertos por delitos que no son de violencia doméstica. El
número de hermanos más asociado es uno.
Hacia el joven denunciado:
ƒ
En el núcleo familiar, se da violencia de los padres hacia el joven
denunciado, así como violencia intraparental hacia la figura de la madre.
ƒ
Se trata de un núcleo en el que hay un único hijo y hermanastros, en
concreto, aparece una hermanastra mujer.
ƒ
La comunidad de nacimiento es extranjera y los ingresos del padre
provienen de pensiones. Es frecuente que en las circunstancias
familiares aparezca un proceso migratorio.
102
ƒ
En el núcleo de convivencia se habían dado, con anterioridad, cambios
configurados por muertes, separaciones y establecimiento de nuevas
parejas.
ƒ
En el primer delito aparecen como víctimas la madre y la pareja de la
madre, y también núcleos compuestos por madre abuelos/parientes.
ƒ
El sexo que aparece como más asociado es el de mujer.
ƒ
Como características personales, aparece la categoría de responsable.
ƒ
Se da un tiempo de violencia no denunciada en el núcleo familiar de 1
año y medio a 2 años y medio.
ƒ
La Fiscalía no autoriza en el primer delito la Mediación- reparación.
El tiempo de violencia no denunciada:
Ya hemos visto que desde que se inician los conflictos hasta que se tramita
una denuncia, generalmente, transcurre un tiempo considerable; muchas
veces, porque se han probado otras alternativas hasta que llega el momento en
que se pasa la barrera y se toma la decisión de denunciar. El tiempo del que
hablan las personas que interponen la denuncia es lo que hemos registrado, lo
que nos ha resultado especialmente útil para situarnos en el proceso.
Hemos querido registrar el margen de tiempo previo en el que ya se daban
situaciones de violencia y tensión, pero en el que aún no se había tomado la
decisión de denunciar. Esta información queda, principalmente, recogida en los
atestados policiales. Allí declaran las personas que interponen la denuncia, y
suelen proporcionar bastante información sobre el tiempo durante el que se
han dado situaciones de tensión (previas a la denuncia).
103
En la tabla 5.3.3 puede verse esta información.
Tabla 5.3.3. Tiempo de violencia no denunciada
N
%
Menos de 6 meses
8
6,9
6 meses- 1 año y 6 meses
26
22,4
1 año y 6 meses- 2 años y 6 meses
20
17,2
2 años y 6 meses- 3 años o más
14
12,1
Sin información
48
41,4
Total
116
100,0
Vemos en los resultados de la tabla cómo nos encontramos ante un conflicto
arraigado en el tiempo. Para el 6,9% de los jóvenes, la respuesta de denuncia
ha sido muy rápida, ya que se interpuso ante los primeros signos de conflicto.
En el 22,4%, el tiempo comprende un periodo más amplio, que llega al año y
medio. En el 17,2% de casos, el tiempo se prolonga hasta los dos años y
medio. Por último, el 12,1% llega hasta los tres años o más.
Como hemos visto, en un 58,6% de los casos se habían dado situaciones de
violencia previa que no se habían denunciado, mientras que en un 41,4% de
los casos se desconoce este dato o no consta información del mismo.
Ahora veremos si existen diferencias en el tiempo de violencia no denunciada,
según el género de los jóvenes.
En la tabla 5.3.4 se pueden observar los datos obtenidos. En el caso de las
chicas se dan situaciones de violencia no denunciada durante más tiempo que
en los chicos, y más cuanto más aumenta el margen temporal. De estos datos,
destacamos la existencia de un 45,8% de chicas, frente a un 25% de chicos,
que sufren violencia no denunciada, en un periodo de tiempo comprendido
entre el año y medio y los tres años o más. Si nos fijamos en el periodo que va
hasta el año y medio, encontramos que hay un 30,4% de hombres, frente a un
25% de mujeres; datos un tanto inferiores a los del otro periodo de tiempo
comentado.
104
Tabla 5.3.4. Tiempo de violencia no denunciada/ Género
Hasta 1 año y 6 meses
Más de 1 año y 6 meses
N
%
N
%
Chicos
28
30,4
6
25,0
Chicas
23
25,0
11
45,8
No consta
41
44,6
7
29,2
Total
92
100
24
100
Ahora intentaremos ver que sucede con la edad, respeto al tiempo de violencia
no denunciada. Podemos observar en la tabla 5.3.5 que el dato más destacable
es que, a medida que aumenta la franja de edad (nos referimos a los jóvenes
de 16 y 17 años), aumenta también el tiempo de violencia no denunciada.
Tabla 5.3.5 Tiempo de violencia no denunciada/ Edad
Hasta 1 año y 6
meses
Más de 1 año y 6
meses
No consta
N
%
N
%
N
%
14 años
2
5.9
2
5,9
5
10,4
15 años
4
11,8
9
26,5
11
22,9
16 años
16
47,1
8
23,5
13
27,1
17 años
12
35,3
15
44,1
19
39,6
Total
34
100
34
100
48
100
En la franja de edad que comprende los 14 y 15 años hay un 17,7% de jóvenes
con un tiempo de violencia no denunciada que llega hasta el año y medio, y un
82,4% en la franja de los 16 a los 17 años. Con un periodo de más de 1 año y
medio de violencia no denunciada hay: un 32,4% de casos en la franja de edad
de 14 y 15 años, y un 67,6% en la franja de los 16 y 17 años.
El análisis multivariado respeto al tiempo de violencia no denunciada nos revela
como datos más asociadas los siguientes:
ƒ
Cuando hace menos de 6 meses que se da violencia no denunciada en
el núcleo, aparecen el padre y la madre como víctimas de la violencia
doméstica. Éstos también son quienes acompañan al joven a la
entrevista.
105
ƒ
Los jóvenes están realizando el cuarto curso de la ESO y no tienen
expedientes anteriores ni posteriores al de violencia doméstica.
ƒ
No interviene ningún colectivo con posterioridad al primer delito, y no
consumen ninguna sustancia tóxica.
ƒ
Se autoriza la Mediación – reparación por parte de Fiscalía.
Cuando hace de 2 años y medio a 3 años o más, se pone de manifiesto una
problemática más crónica. Aparecen como rasgos más destacados los
siguientes:
ƒ
Los ingresos del padre provienen de su trabajo. Los padres tienen
problemas físicos y mentales.
ƒ
La situación económica de la familia es suficiente.
ƒ
En el caso de las familias reconstituidas, el estilo educativo del
compañero aparece como permisivo/ liberal.
ƒ
No existen intervenciones en la problemática familiar, pero, en el
momento del primer delito, otros colectivos intervienen con el joven
(Servicios Sociales y Salud mental).
ƒ
La edad más asociada es la de 15 años, y como características
personales aparecen conductas desadaptadas con tendencia a la
internalización (respuestas conductuales de orden emocional). Aparecen
alteraciones significativas durante el desarrollo del joven, así como
ingresos y hospitalizaciones psiquiátricas.
ƒ
La Fiscalía no autoriza la posibilidad de participar en el programa de
Mediación- reparación.
5.3.2. Miembro de la familia que hace la denuncia
Como puede comprobarse en la tabla 5.3.6, la persona que acostumbra a
denunciar con más frecuencia, con un porcentaje muy superior al resto, es la
madre del joven. Ésta es la que da el paso en 75 ocasiones de las consultadas,
el 64,7% de los casos.
106
Tabla 5.3.6. Miembro de la familia que hace la denuncia
N
%
Madre- Padre
12
10,3
Madre
75
64,7
Padre
16
13,8
Pareja madre/ padre
6
5,2
Otros familiares
7
6,0
116
100.0
Total
El padre sólo lo hace en el 13,8% de los casos, y el padre y la madre
conjuntamente en el 10,3% de las denuncias. Las parejas del padre o de la
madre han presentado la denuncia en el 5,2% de los casos y, finalmente, otros
familiares (tíos, abuelos, etc.) en el 6,0%.
Miembros de la familia que son víctimas en el primer expediente por violencia
doméstica
Concretando algo más, puede comprobarse (tabla 5.3.7) que, en ocasiones, las
situaciones de violencia se generalizan y repercuten a otros miembros del
núcleo de convivencia.
Tabla 5.3.7. Miembro de la familia que es la víctima
N
4
3
5
19
7
18
4
49
7
116
Abuelos
Hermanos
Madre. Abuelos. Parientes
Madre. Hermanos
Madre. Padre. Hermanos
Madre. Padre
Madre. Pareja madre
Madre
Padre y/ u otro miembro
Total
107
%
3,4
2,6,
4,3
16,4
6,0
15,5
3,4
42,2
6,0
100,0
En la tabla se observa como en prácticamente la totalidad de los casos la
madre es la víctima. La madre es la única víctima en el 42,2 % de los casos. Es
la víctima, junto con los hermanos del joven denunciado, en el 16,4%;
conjuntamente con el padre en el 15,5%; con otros familiares, como son los
abuelos, en el 4,3%; y con la nueva pareja que ha formado (la madre), en el
3,4%. En conclusión, podemos decir que en un 87,8% de los casos aparece la
madre como la víctima, sola o acompañada de otros miembros del grupo de
convivencia.
Víctimas únicas y directas son los abuelos en el 3,4%, y los hermanos en el
2,6% de los casos.
Los datos que aportamos a continuación corresponden a la persona que
acompaña al joven a la entrevista con el equipo técnico:
Hay que tener en cuenta, que los jóvenes con expediente abierto por
violencia familiar son menores de edad y, por tanto, deben estar
acompañados por algún adulto en las diferentes actuaciones que
conforman el procedimiento establecido en la ley de menores
(declaración en fiscalía, entrevistas con el equipo técnico, audiencias y
comparecencias ante el juez, etc.). Excepcionalmente, puede darse el
caso de que el delito lo realizase siendo menor de edad, pero que
cuando se realiza la exploración ya hubiese alcanzado la mayoría de
edad.
La madre acompaña al joven en 48 ocasiones (el 41,4%), el padre y la
madre juntos en 23 casos (el 19,8%), y el padre solo en 14 (el 12,1%).
Tenemos que considerar que víctima y agresor están juntos durante todo
el procedimiento, del mismo modo que lo están en casa, aún después de
haber presentado la denuncia. Así pues, la persona que aparece
principalmente como víctima del delito, es la que también acompaña al
joven en el proceso de exploración.
108
Todas las intervenciones de aquellos profesionales que realizan alguna
actuación en algún momento del procedimiento están cargadas de un
fuerte componente emocional. En un momento, quedan al descubierto
muchos aspectos personales y familiares que, hasta entonces,
pertenecían a la esfera privada. Aunque los profesionales de
asesoramiento
siempre
abordamos
estos
aspectos
en
nuestra
exploración, en el caso de estos delitos, la posición de ayuda en la que
nos movemos, así como el asesoramiento que debemos otorgar a
agresor y víctima (al mismo tiempo), hacen que este tipo de
intervenciones nos hagan cuestionarnos muchos aspectos de nuestra
tarea profesional.
5.3.3. Motivos que originan la denuncia
El motivo de intervención comienza con la denuncia. Es por ello que hemos
querido describir qué tipo de conflictos la originan, cuáles son sus
características y qué es lo que hace que el familiar dé el paso de interponer la
denuncia (con todo lo que ésta representa y conlleva).
Hasta ahora, hemos visto que en la historia familiar se han dado numerosas
circunstancias, relacionadas tanto con los padres como con los hijos. La
víctima reproduce, detalladamente, en su declaración ante la policía el suceso
que ha desencadenado la agresión física o verbal.
Para poder recoger con la mayor diversidad posible los diferentes comentarios
que hace la persona que interpone la denuncia, hemos utilizado un registro
abierto, que le permite explicar lo ocurrido, cuando aún todo es muy reciente y
está bajo gran tensión. Por tanto, creemos que, en esta primera declaración
ante la policía, las víctimas y los agresores exponen muchas sensaciones y
vivencias con una elevada carga emotiva y sin una racionalización previa.
109
Otro momento en el que los equipos técnicos participan en esta tensión
máxima que genera el conflicto, es en las entrevistas que se realizan al menor
detenido para la posible adopción de una medida cautelar.
Ha sido necesario agrupar los diferentes motivos que aparecen en las
declaraciones, para poder hacerlos operativos para el análisis. La agrupación
es la siguiente:
a) Pide dinero y no quiere cumplir las normas.
Un motivo habitual de discusión es la exigencia de dinero para el
consumo de cosas que, generalmente, son prescindibles. La segunda
parte del título de esta categoría (no quiere cumplir las normas) es la
más repetida en este punto y en el d), y tiene que ver con la pérdida de
autoridad de los adultos. Se han agrupado las dos ideas, porque así es
cómo lo plantean las personas que interponen la denuncia.
b) Pide dinero.
Los motivos son los mismos que los expuestos en el punto anterior, pero
son citados en la declaración como la causa que desencadena el
conflicto.
c) Discusión y aumento de la violencia.
Se inicia una discusión, y ni una parte ni la otra tienen suficiente
habilidad o recursos para reconducirla. Va aumentando el tono, hasta
que, en ocasiones, se llega a la violencia.
d) No acepta la autoridad y no quiere cumplir normas.
El joven presenta un estilo de vida que dificulta la convivencia, y no
cumple las normas que los referentes familiares le intentan imponer; no
acepta la autoridad y se enfrenta.
Estos argumentos explican únicamente una parte del conflicto. Los problemas y
las dificultades están mucho más arraigados, tanto en las historias de los
110
jóvenes como en las de sus padres, y, normalmente, el conflicto está motivado
por un cúmulo de circunstancias.
En la tabla 5.3.8 se presentan los resultados obtenidos al relacionar el motivo
que origina la denuncia con el tiempo de violencia no denunciada.
Tabla 5.3.8. Tiempo de violencia no denunciada/ Motivo que origina el conflicto
Motivo del conflicto
Tiempo violencia no denunciada
Hasta 1 año
Más 1 año
No consta
y 6 meses
y 6 meses
N
%
N
%
N
%
Pedir dinero y no cumplir normas
5
14,7
5
14,7
8
16,7
Pedir dinero
7
20,6
6
17,6
7
14,6
Discusión-aumento violencia
4
11,8
3
8,8
7
14,6
No acepta autoridad
18
52,9
20
58,8
26
54,2
Total
34
100
34
100
48
100
Vemos como el hecho de no aceptar la autoridad se da en un porcentaje muy
similar en todas las categorías de la variable tiempo de violencia no
denunciada, tanto cuando el tiempo de violencia no denunciada es de hasta 1
año y medio (52,9%), como cuando hace es superior (58,8%). Este motivo de
conflicto es el que se registra de forma más generalizada.
Los otros motivos alegados se dan en porcentajes parecidos, tanto en el
periodo de tiempo que comprende hasta el año y medio, como en el que
supera el año y medio de violencia no denunciada.
Para intentar arrojar algo de luz sobre este hecho hemos realizado el análisis
multivariado de los motivos de la denuncia. Las categorías que aparecen más
asociadas a la variable que estamos comentando son las siguientes:
Cuando el motivo es pedir dinero y no cumplir con la normativa.
111
ƒ
Consta que existe demanda de informe por medidas cautelares por
parte de la Fiscalía, y que se impone una medida cautelar.
ƒ
El estilo educativo del referente parental masculino aparece como
negligente/ ausente.
ƒ
No consta la existencia de violencia entre hermanos.
ƒ
Si hay un segundo delito, la resolución es de libertad vigilada o de
Prestación en beneficio de la comunidad.
Cuando el motivo es la demanda de dinero.
ƒ
La madre aporta ingresos mediante trabajos de economía sumergida.
ƒ
Hay hermanastros, tanto chicos como chicas.
ƒ
La denuncia del primer delito la interponen el padre y la madre, y existen
delitos asociados a éste. En la agresión se amenaza con cuchillo.
ƒ
Aparecen alteraciones significativas en el proceso de desarrollo.
ƒ
En la trayectoria escolar aparecen absentismo, dificultades de
aprendizaje y de adaptación y cambios de centro. El último curso
realizado es tercero de ESO, y aparecen conductas violentas en la
escuela.
ƒ
Tiene de dos a tres delitos anteriores por delitos de violencia no
doméstica. Por estos delitos, ha habido intervención previa desde
Justicia juvenil.
ƒ
Han pasado de 3 a 6 meses desde la resolución judicial a la
interposición de la medida.
ƒ
Con posterioridad al primer delito, intervienen otros colectivos.
Cuando el motivo es por discusión/ aumento de la violencia.
ƒ
El núcleo familiar actual es monoparental- padre.
ƒ
Aparecen,
como aspectos característicos del desarrollo, rasgos
carenciales y de abandono.
ƒ
Ponen la denuncia otros miembros de la familia.
ƒ
En el primer delito por violencia doméstica hay intervención por parte de
la Justicia.
112
ƒ
Los jóvenes tienen otros expedientes anteriores y posteriores, por delitos
que no son de violencia doméstica.
Cuando el motivo es la no aceptación de la autoridad y no cumplimiento de
normas.
ƒ
El padre o tutor tiene estudios superiores. La madre trabaja. El estilo
educativo del progenitor aparece como autoritario.
ƒ
No aparecen dificultades en las etapas de desarrollo. La trayectoria
escolar no presenta dificultades. Aparece cuarto de ESO como último
curso realizado, y el rendimiento escolar es valorado como bueno o muy
bueno. Al finalizar el procedimiento, el menor realiza una actividad
laboral.
-
El grupo de referencia aparece como exento de problemática. No se dan
conductas violentas hacia los iguales en la escuela, ni hacia los adultos.
-
En el segundo delito, el motivo de conflicto y posterior denuncia es una
discusión con escalada de violencia.
-
La resolución del primer delito es Libertad Vigilada.
Es interesante ver el tipo de núcleo familiar, así como el motivo que
desencadena el conflicto, para intentar averiguar si se daba algún tipo de
convivencia que promoviese más una problemática que otra.
Tal y como puede observarse en la tabla 5.3.9, el conflicto que se da en mayor
porcentaje en todos los tipos de familias analizadas es el de no aceptación de
la autoridad y el de no cumplimiento de la normativa.
113
Tabla 5.3.9. Motivo que origina el conflicto/ Tipología familiar
Motivo denuncia
Núcleo familiar actual
Nuclear
Monop
Madre
Monop.
Padre
Reconst.
Madre
Fami.
Extensa
Centro
DGAIA
Sol
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
Pedir dinero y no
cumplir normas
7
13,7
5
16,1
-
-
4
30,8
1
7,1
1
33,3
-
-
Pedir dinero
12
23,5
5
16,1
-
-
1
7,7
2
14,3
-
-
-
-
5
9,8
2
6,5
2
66,7
1
7,7
3
21,4
1
33,3
-
-
27
52,9
19
61,3
1
33,3
7
53,8
8
57,1
1
33,3
1
100
51
100
31
100
3
100
13
100
14
100
3
100
1
100
Discusión-Escalada
de violencia
No acepta autoridadNo cumple normas
Total
Hicimos el mismo planteamiento respecto al motivo que origina el conflicto y el
tipo de características personales de los menores. Los resultados obtenidos
muestran (tabla 5.3.10) que en todas las categorías referentes a las
características personales del menor, con la excepción de una, el motivo que
destaca como desencadenante del conflicto es la no aceptación de la autoridad
y el no cumplimiento de la normativa.
Únicamente cuando existe patología mental, aumenta el porcentaje de
conflictos que están motivados por la demanda de dinero y el no cumplimiento
de la normativa. Un 36,4% de menores con patología mental pide dinero y no
cumple la normativa, frente a un 18,2% de casos con patología mental que no
acepta la autoridad y no cumple las normas familiares.
114
Tabla 5.3.10. Motivo que origina el conflicto/ Características personales
Motivo denuncia
Características personales
Tendencia
externaliz.
N
%
Pedir dinero y no cumplir
normas
Pedir dinero
Discusión-Escalada de
violencia
No acepta autoridadNo cumple normas
Total
Tendencia Limitac. Patología Responsab No consta
internaliz. cognitivas mental
Sin alter.
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
7
25,0
1
8,3
-
-
4
36,4
4
21,1
2
4,8
4
14,3
3
25,0
1
25,0
3
27,3
2
10,5
7
16,7
2
7,1
1
8,3
-
-
2
18,2
2
10,5
7
16,7
15
53,6
7
58,3
3
75,0
2
18,2
11
57,9
26
61,9
28
100
12
100
4
100
11
100
19
100
42
100
Si relacionamos las variables del motivo desencadenante del conflicto con el
género de los jóvenes, vemos (tabla 5.3.11) que en todas las circunstancias
descritas se da un porcentaje similar en el caso de los chicos y las chicas. En
los chicos el motivo que más destaca es la no aceptación de la autoridad y el
no cumplimiento de la normativa y, en el de las chicas, la demanda de dinero y
el no cumplimiento de la normativa. Así pues, ambos destacan en la misma
categoría de no aceptar la autoridad y no cumplir las normas.
Tabla 5.3.11.Motivo que origina el conflicto/ Género
N
Chicos
%
N
Chicas
%
Pedir dinero y no cumplir normas
13
14,1
5
20,8
Pedir dinero
16
17,4
4
16,7
Discusión- Escalada de violencia
11
12,0
3
12,54
No acepta autoridad- No cumple normas
52
56,5
12
50,0
Total
92
100
24
100
Si observamos en la tabla 5.3.12 la relación entre el motivo que origina el
conflicto y la edad podemos decir que en todas las edades (14, 15, 16 y 17
años) la no aceptación de la autoridad y el incumplimiento de las normas son
las categorías, en las que se centran los porcentajes más elevados. Destaca la
franja de 16 años con un 62,2%.
115
Tabla 5.3.12. Motivo que origina el conflicto/ Edad
Pedir dinero y no cumplir normas
Pedir dinero
Discusión-Escalada de violencia
No acepta autoridad-No cumple normas
Total
14 años
N
%
2 22,2
3 33,3
4 44,4
9
100
15 años
N
%
2
8,3
5 20,8
5 20,8
12 50,0
24 100
16 años
N
%
8 21,6
3
8,1
3
8,1
23 62,2
37 100
17 años
N
%
6 13,0
9 19,6
6 13,0
25 54,3
46 100
De los 138 expedientes abiertos por esta causa, todos excepto dos se han
producido en la casa donde conviven autor y víctima. Los dos casos que no se
habían producido en casa, habían sucedido en la calle.
5.3.4 Características y secuencia de la agresión
Para analizar la denuncia y todo aquello que tiene que ver con el hecho
concreto de la agresión, queremos acabar de repasar cuáles han sido las
circunstancias que rodearon la agresión y comprobar cómo ésta se produjo (si
ha hubo contacto físico, si se utilizó algún tipo de objeto, etc.)
Se evidencian situaciones muy elocuentes con tan sólo dos valores: En el
78,4% de casos hubo contacto físico en la agresión, como pueden ser
puñetazos, patadas, empujones, intentos de estrangulamiento, etc. En el 21,6%
de casos restantes la agresión ha consistido en insultos y vejaciones, utilizando
como medio la palabra (Es evidente que en los primeros casos mencionados
este tipo de descalificaciones y de insultos también se daban).
En las diligencias policiales, vimos que se referían conductas de amenaza con
cuchillo en varias de las denuncias realizadas por los familiares. Cabe destacar
el uso de cuchillo como elemento de agresión en 16 casos, el 13,8% del total.
Parece ser que, en los casos analizados, el cuchillo fue utilizado únicamente
como elemento intimidador, ya que no consta ningún parte de lesiones por este
tipo de arma.
116
Al relacionar el miembro de la familia que es la víctima con la existencia de
amenaza con cuchillo, vemos (en la tabla 5.3.13) los siguientes datos: Destaca
como dato más relevante el 40,0% de casos en los que las víctimas son madre/
abuelos/ parientes, frente a un 60,0% de casos en los que éstos no lo son.
También, destacan los casos en los que las víctimas de este tipo de amenaza
son el padre y la madre (el 16,7% de casos).
Tabla 5.3.13. Miembro de la familia víctima/ Agresión- amenaza con cuchillo.
Amenaza con cuchillo
Sí
No
Total
N
%
N
%
N
%
Abuelos
-
-
4
100
4
100
Hermanos
-
-
3
100
3
100
Madre- Abuelos- pariente
2
40
3
60
5
100
Madre- hermanos
4
21,1
15
78,9
19
100
Madre- padre- hermanos
1
14,3
6
85,7
7
100
Madre- padre
3
16,7
15
83,3
18
100
Madre
5
10,2
44
89,8
49
100
Padre- Hermano
-
-
1
100
1
100
Padre
-
-
3
100
3
100
Pareja madre o padre
-
-
3
100
3
100
Si cruzamos las variables contacto físico en la agresión con miembro de la
familia víctima de esta situación, vemos (tabla 5.3.14) que en casi todas las
posibles víctimas que se han considerado se ha producido contacto físico en la
agresión.
117
Tabla 5.3.14. Miembro de la familia víctima de la agresión- Contacto físico (en la agresión)
Sí
%
75,0
Contacto físico
No
N
%
1
25,0
N
4
Total
Abuelos
N
3
%
100
Hermanos
2
66,7
1
33,3
3
100
Madre- Abuelos- Pariente
4
80,0
1
20,0
5
100
Madre- Hermanos
13
68,4
6
31,6
19
100
Madre- Padre- Hermanos
7
100
-
-
7
100
Madre- Padre
12
66,7
6
33,3
18
100
Madre
12
66,7
6
33,3
18
100
Padre- Hermano
1
100
-
-
1
100
Padre
2
66,7
1
33,3
3
100
Pareja madre o padre
2
66,7
1
33,3
3
100
También nos planteamos la posibilidad de que en la comisión de la agresión
hubiese tenido alguna influencia el consumo de sustancias tóxicas. De los
datos obtenidos vemos que el 9,5% estaban bajo el efecto de alguna droga.
Esta información consta en las diligencias policiales y la aporta la persona que
interpone la denuncia. En la documentación examinada, el familiar que realiza
la declaración acostumbra a diferenciar si en el momento de la agresión el
joven estaba bajo el efecto de alguna droga o si habitualmente consume alguna
sustancia.
En la tabla 5.3.15 puede verse la relación que se da entre la amenaza con
cuchillo y la comisión del primer delito de violencia doméstica bajo efectos
tóxicos: Vemos que en un 10,0% de los casos la amenaza es con cuchillo y
bajo efectos tóxicos, frente a un 90,0% de jóvenes que amenazaron con
cuchillo sin estar bajo el efecto de tóxicos.
118
Tabla 5.3.15. Agresión amenaza cuchillo/ Efectos tóxicos
Amenaza cuchillo
SÍ
NO
Sí
N
1
%
10,0
N
15
%
14,2
No
9
90,0
91
85,8
Total
10
100
106
100
Tabla 5.3.16. Contacto físico en la agresión/ 1r.delito bajo efecto tóxicos
Contacto físico
SÍ
NO
N
%
N
%
Sí
7
7,7
3
12,0
No
84
92,3
22
88,0
Total
91
100
25
100
En la tabla 5.3.16 podemos ver la existencia de contacto físico en la agresión,
según si ésta se realiza, o no, bajo el efecto de tóxicos. Observamos que en un
7,7% de casos el delito se produce bajo el efecto de tóxicos y, a la vez, existe
contacto físico en la agresión. Por el contrario, un 12,0% de casos, presenta
agresión sin contacto físico, pero bajo el efecto de tóxicos.
En el relato sobre cómo se produjo la agresión38 hemos encontrado secuencias
que hemos reorganizado en dos bloques: por una parte, si aparece contacto
físico, y, por el otro, si hay amenaza con cuchillo. A continuación veremos la
relación de estos tipos de agresión con algunas características personales de
los menores y de su familia.
Considerando el género de los jóvenes respecto al hecho de que haya habido,
o no, amenaza con cuchillo, vemos lo siguiente (tabla 5.3.17):
38
Así vemos que padres e hijos refieren diferentes formas de maltrato, violencia y agresión
que provocan la interposición de la denuncia. Silvia B. Gelvan de Veinsten, a Violencia y
agresión hacia los padres, realiza una clasificación para registrar las diferentes formas de
violencia, desde les que se presentan cuanto más leves a les que son reconocidas como
agresión hasta las más graves. Habla de la violencia y la agresión en el lenguaje y la
expresión, donde incluye alusiones críticas indirectos, descalificaciones en el tono, en el gesto
y en la palabra, insultos (distingue entre los insultos ocasionales y los de omisión), etc.
En segundo lugar, clasifica la violencia y la agresión con objetos, ya sea hacia cualquier tipo de
objeto o bien hacia objetos escogidos.
Finalmente, distingue entre acciones violentas y agresivas hacia seres vivos.
119
Tabla 5.3.17. Agresión- amenaza cuchillo/ Género
Chicos
Si
No
Total
N
11
81
92
%
12,0
88,0
100
Chicas
N
5
19
24
%
20,8
79,2
100
En un 12,0% de los casos es un hombre el que realiza este tipo de conductas,
frente a un 20,8% de mujeres.
Del análisis multivariado realizado observamos como datos más destacados los
siguientes:
En los casos en que consta amenaza con cuchillo.
ƒ
Los padres presentan problemática de alcohol y drogas. En la familia
hay hermanastros hombres y mujeres.
ƒ
Son jóvenes con falta de relación con el grupo de iguales.
ƒ
El motivo del conflicto y de la posterior denuncia es la demanda de
dinero.
ƒ
Se solicita informe por medidas cautelares y se impone una medida
cautelar.
ƒ
La Resolución del primer delito es la de centro.
ƒ
En el segundo delito se da amenaza con cuchillo, lo cual sería un
indicador de un aumento del nivel de violencia.
ƒ
Con posterioridad al primer delito, otros colectivos intervienen con el
joven (Servicios sociales, salud mental, etc.).
ƒ
En el primer delito hay intervención desde Justicia juvenil con medidas
de Mediación- reparación o de Prestación de beneficios a la comunidad.
Cuando relacionamos la agresión con amenaza con cuchillo (Tabla 5.3.18) con
la edad, observamos que este tipo de conductas no se da en ninguno de los
jóvenes de catorce años. Sí se da en un 12,5% en jóvenes de 15 años, en un
10,8% de jóvenes de 16 años y en un 19,6% de jóvenes de 17 años. Así pues,
el porcentaje más elevado lo presentan los menores de diecisiete años.
120
Tabla 5.3.18. Agresión amenaza cuchillo/ Edad
Amenaza
cuchillo
SÍ
NO
Total
N
%
N
%
N
%
14 años
-
-
9
100
9
100
15 años
3
12,5
21
87,5
24
100
16 años
4
10,8
33
89,2
37
100
17 años
9
19,6
37
80,4
46
100
Al comprobar si se ha dado, o no, contacto físico en la agresión en función del
género de los jóvenes (tabla 5.3.19) podemos destacar que se da contacto
físico en un 81,5% de los hombres, mientras que en las mujeres se da en un
66,7%. Así pues, en este tipo de conducta el porcentaje es superior en el caso
de los hombres. Anteriormente, en cambio, hemos visto cómo al relacionar la
amenaza con cuchillo con el género de los jóvenes el porcentaje era superior
en el caso de las chicas.
Tabla 5.3.19. Contacto físico en la agresión/ Género
Contacto
Chicos
Chicas
N
%
N
%
Sí
75
81,5
16
66,7
No
17
18,5
8
33,3
Total
92
100
24
100
Si nos fijamos en la tabla 5.3.20, podemos comprobar la relación existente
entre el contacto físico en la agresión y la edad. Tenemos que destacar que el
contacto físico en la agresión se da en porcentajes bastante elevados en todas
las edades analizadas, aunque sobresale un poco el porcentaje de chicos de
dieciséis años (89,2%).
121
Tabla 5.3.20. Contacto físico en la agresión/ Edad
Contacto físico
SÍ
NO
Total
N
%
N
%
N
%
14 años
5
55,6
4
44,4
9
100
15 años
19
79,2
5
20,8
24
100
16 años
33
89,2
4
10,8
37
100
17 años
34
73,9
12
26,1
46
100
5.3.5. Actitud ante el hecho. Joven y víctima
La percepción del conflicto que tienen los diversos actores, como es lógico, es
diferente en función de su rol. A continuación, expondremos la actitud que
éstos muestran, según lo que registró el profesional que atendió a la víctima y
al joven.
En lo que concierne a la actitud ante el hecho, el joven lo reconoce como
responsabilidad propia en 21 casos (18,1%). En esta misma categoría,
encontramos aquellos casos en los que la víctima asume la responsabilidad (10
casos, esto es, un 8,6%).
En la categoría responsabilidad atribuida al otro, encontramos que 84 víctimas,
el 72,4% se considera sin responsabilidad en el desarrollo de los hechos. En el
caso de los jóvenes, vemos cómo 56 de ellos, el 48,3%, adoptan esta misma
postura.
En corresponsabilidad hallamos aquellos casos en los que lo que joven y
víctima piensan que aquello que ha pasado tiene que ver con la forma que
tienen de relacionarse. Mantienen esta posición un 25,0% de jóvenes y el
19,0% de las víctimas. No consta ningún dato en el 8,6% de menores.
122
Tabla 5.3.21. Actitud del menor ante los hechos
Responsabilidad propia
N
21
%
18,1
Responsabilidad del otro
56
48,3
Corresponsabilidad
29
25,0
No consta
10
8,6
Total
116
100
Responsabilidad del otro
N
84
%
72,4
Responsabilidad propia
2
1,7
Corresponsabilidad
22
19,0
No consta
8
6,9
116
100
Tabla 5.3.22 Actitud de la víctima ante los hechos
Total
De la tabla 5.3.22, destacamos que la víctima atribuye la responsabilidad a la
otra parte implicada en el conflicto en un 72,4%. Dicho porcentaje es un tanto
superior al de los menores que atribuyen la responsabilidad a la otra parte: un
48,3% (tabla anterior).
Del cruce de variables realizado entre la actitud del menor frente los hechos y
la actitud de la víctima (Tabla 5.3.23), observamos como dato más destacado
que en un 91,1% de casos hay coincidencia de actitudes: Menor y víctima no
se consideran responsables a sí mismos, sino que atribuyen la responsabilidad
del conflicto a la otra parte implicada. Nos referimos aquí al hecho de que los
dos actores atribuyan su implicación en los hechos a causas externas, lo cual
apuntaría hacia una difícil solución. La atribución de la responsabilidad como
compartida coincide en ambas partes en un 51,7% de casos.
La asunción de responsabilidad propia es más frecuente en el menor que en la
víctima. Así, nos encontramos con un 66,7% de familias en las que el menor se
siente responsable y la víctima no, mientras que en la situación inversa el
porcentaje es tan sólo del 1,8%.
123
Tabla 5.3.23. Actitud del menor frente los hechos/ Actitud de la víctima frente a los hechos
Actitud de la víctima
frente a los hechos
Actitud del menor frente a los hechos
Responsab.
propia
Responsab.
otra
Corresponsabilidad
No consta
Responsab. propia
N
1
%
4,8
N
1
%
1,8
N
-
%
-
N
-
%
-
Responsab. otro
14
66,7
51
91,1
14
48,3
5
50,0
Corresponsabilidad
6
28,6
1
1,8
15
51,7
-
-
No consta
-
-
3
5,4
-
-
5
50,0
21
100
56
100
29
100
10
100
Total
Respecto al género y la actitud del menor frente a los hechos podemos decir
que el 28,3% de chicos y el 12,5% de chicas tienen una actitud de
corresponsabilidad. También, aparece que el 44,6% de chicos y el 62,5% de
las chicas atribuyen la responsabilidad a los otros. Los chicos reconocen
aspectos de responsabilidad propia en un 16,3% de los casos y las chicas en
un 25,0%.
Tabla 5.3.24. Actitud del menor frente los hechos/ Género
Chicos
Chicas
N
%
N
%
Responsab. propia
15
16,3
6
25,0
Responsab. otro
41
44,6
15
62'5
Corresponsabilidad
26
28,3
3
12,5
No consta
10
10,9
-
-
Total
92
100
24
100
En el análisis multivariado sobre los aspectos que hemos comentado hasta
ahora, podemos destacar las siguientes características:
Cuando el menor atribuye la responsabilidad como propia.
ƒ
No se han dado cambios anteriores en el núcleo de convivencia y el
estilo educativo del progenitor consta como adecuado. Tampoco han
habido intervenciones en la problemática familiar. El joven tiene la
124
primera posición en la fatria. El estilo educativo de la madre aparece
como adecuado.
ƒ
No consta el último curso realizado por los menores, así como tampoco
las actividades de ocio que realiza.
ƒ
La resolución adoptada en el primer delito es la de sobreseimientoarchivo por Mediación- reparación, que es la propuesta que también
realiza el equipo técnico en su informe.
ƒ
La actitud ante el profesional es correcta, colaboradora y conectada con
el proceso.
ƒ
Las víctimas del delito de violencia doméstica son el padre y la madre.
ƒ
No constan expedientes anteriores ni posteriores al de violencia
doméstica.
ƒ
El menor, finalizada la medida, continúa una intervención de tipo
terapéutico.
Cuando el joven atribuye la responsabilidad a la otra parte implicada en el
conflicto.
ƒ
La valoración del rendimiento escolar es negativa. Consta que se dan
conductas violentas en la escuela.
ƒ
El último curso realizado que consta es el primer ciclo de la ESO.
ƒ
El tipo de actividades de ocio es de calle.
ƒ
El joven consume alcohol y tabaco.
ƒ
No realiza actividades organizadas, y el grupo de referencia consta
como disocial.
ƒ
La víctima atribuye la responsabilidad de los hechos del primer delito de
violencia doméstica a la otra parte implicada.
ƒ
El estilo educativo de la madre y del padre constan como negligente/
ausente. Los padres presentan problemática personal.
ƒ
La situación de la economía familiar es insuficiente, y se han dado
cambios anteriores en el núcleo de convivencia.
ƒ
Entre la primera resolución y la medida pasa menos de un mes,
posiblemente porque es cautelar.
125
ƒ
Se solicita el asesoramiento por medida cautelar y la resolución es la de
centro.
ƒ
El menor, finalizada la medida, no continúa con ningún tipo de
intervención.
ƒ
Constan un promedio de 2- 3 expedientes por delitos de no violencia
doméstica.
ƒ
Consta un tiempo de violencia no denunciada de 6 meses a 1 año y 6
meses.
ƒ
En el segundo delito, el miembro de la familia que hace la denuncia es la
madre.
Cuando la actitud es de corresponsabilidad.
ƒ
Constan expedientes posteriores de no violencia y no constan
expedientes anteriores.
ƒ
La actitud ante el profesional es correcta, colaboradora y conectada.
ƒ
Aparecen dos hermanos varones o más, y no se dan alteraciones
significativas en el proceso de desarrollo. No constan hermanastros
varones.
ƒ
Características del menor sin alteraciones.
ƒ
En el primer delito la resolución judicial es por Sobreseimiento o
Mediación.
5.4. Cuando el delito no está centrado únicamente en el ámbito
familiar
En este apartado hemos querido ver la tendencia que siguen diversas variables
en función de si los jóvenes tienen únicamente denuncias por violencia
doméstica o si también las tienen por otros delitos. En el caso de que tuviesen
otros, queríamos ver cuántos y de qué tipología eran; si se trataba de delitos
que implicaban violencia hacia los otros o si eran delitos contra la propiedad.
126
Hemos visto que algunos de los 116 jóvenes con expedientes por violencia
doméstica también los tienen por otro tipo de delitos. Una parte de la población
analizada tiene expedientes abiertos por delitos contra la propiedad y contra las
personas, que se han producido antes, después, o paralelamente al de
violencia doméstica. Estos datos se aprecian con mayor claridad en la tabla
5.3.24.
Tabla 5.3.24. Expedientes por otros delitos que no son de violencia doméstica
N
%
Sin expedientes
54
46,6
Con expedientes anteriores
20
17,2
Con expedientes posteriores
20
17,2
Con expedientes anteriores y posteriores
22
19,0
Total
116
100,0
Consideramos que el primer dato de la tabla es muy clarificador, ya que
prácticamente divide a la población que estamos estudiando en dos. La primera
categoría (sin expedientes), que reúne al 46,6%, corresponde a aquellos
jóvenes que tienen expedientes abiertos únicamente por violencia doméstica.
El resto, el 53,4%, son jóvenes que ya están en el circuito de la Justicia juvenil
por otros tipos penales diferentes.
Antes de que se les abriera el primer expediente por violencia familiar, el 17,2%
de casos ya tenía expedientes abiertos en la Jurisdicción de Menores, también
el 17,2% tenía expedientes posteriores al primer delito de violencia y,
finalmente, el 19,0% tenía expedientes anteriores y posteriores a la denuncia
de violencia doméstica.
Uno de los objetivos iniciales de nuestro trabajo era distinguir las
características de los dos grupos anteriormente comentados. Esto es, distinguir
los casos en los que el acto de violencia doméstica es un hecho aislado de los
que presentan esta conducta dentro de una carrera delictiva más amplia.
Creíamos que el análisis nos permitiría obtener elementos para poder elaborar
127
pautas para el estudio y diagnóstico de las situaciones particulares, así como
de las orientaciones más adecuadas para la intervención.
Para poder alcanzar el objetivo anteriormente mencionado hemos realizado un
análisis multivariado de los jóvenes que tienen expedientes anteriores, los que
tienen expedientes anteriores y posteriores y los que no tienen.
En el análisis multivariado se observan los rasgos más comunes de los 22
jóvenes con expedientes anteriores y posteriores. Son los siguientes:
ƒ
Tienen expedientes anteriores y posteriores contra la propiedad y
expedientes posteriores contra las personas. En el momento de la
denuncia hay intervenciones previas de Justicia Juvenil.
ƒ
El estilo educativo de la madre es negligente/ ausente, y la situación de
la economía familiar es insuficiente. El núcleo familiar actual es
monoparental- padre.
ƒ
El motivo expuesto en comisaría para la interposición de la denuncia es
una discusión en la que se produce una escalada de violencia.
ƒ
Consumen cocaína y otras drogas ilegales, y alcohol como droga legal.
No
trabajan
y
han
presentado
una
trayectoria
escolar
con
manifestaciones de absentismo y de otras dificultades. También
presentan conductas desadaptadas con tendencia a la externalización y
se relacionan con grupos de características disociales.
ƒ
La resolución judicial que se acuerda es la de Internamiento en centro.
De los 54 jóvenes que constan sin expedientes (ni anteriores ni posteriores)
aparece menos información registrada. Esto pensamos que tiene que ver con
el hecho de que se trate de jóvenes respecto a los que no se propone
intervención, o bien de jóvenes que participan, mayoritariamente, en un
programa de Reparación a la víctima. Es por ello que la información que se
recoge aquí es más limitada.
128
ƒ
En estos casos no consta el estilo educativo ejercido por la madre. El
estilo educativo del progenitor consta como adecuado. El sexo que
aparece más asociado es el de mujer.
ƒ
No constan intervenciones previas desde ningún otro servicio. La actitud
que mantiene el joven ante el profesional es correcta, colaboradora y
conectada con el proceso.
ƒ
No consta que se hayan dado intervenciones a nivel familiar, ni tampoco
cambios anteriores en el núcleo de convivencia.
ƒ
El tiempo de violencia registrado es de menos de 6 meses, y la
trayectoria escolar consta como “sin dificultades”.
ƒ
El grupo de referencia aparece como exento de problemática.
ƒ
Sólo hay un delito de violencia doméstica. La edad es de 16 años.
Acompañan al joven el padre y la madre, que también son las víctimas.
El recuento de la actividad delictiva de los jóvenes que tienen expedientes por
otros hechos delictivos antes del primer expediente por violencia familiar es la
que se expone a continuación (tabla 5.3.25):
Tabla 5.3.25. Número de expedientes anteriores al primer hecho de violencia familiar
Nº exped. anteriores
0
N
74
%
63,8
1
20
17,2
2- 3
10
8,6
4-7
6
5,2
8 o más
6
5,2
116
100,0
Total
Los datos de la tabla nos muestran un grupo de jóvenes, el 36,2% de los casos
analizados, que tienen más de un expediente. Por tanto, podemos pensar que
presentan conflictos, tanto en el ámbito familiar, como en su adaptación social.
Tienen conductas transgresoras, con un expediente anterior, el 17,2% de los
casos; con 2- 3 expedientes anteriores, el 8,6%; con 4- 7 expedientes, el 5,2%
y con más de 8, el 5,2%.
129
Finalmente, haremos un breve resumen del número de expedientes posteriores
que presentan los menores. Los expedientes posteriores deben entenderse
como aquellos que hacen referencia a delitos cometidos después del de
violencia doméstica (tabla 5.3.26).
Tabla 5.3.26. Número de expedientes posteriores al primer delito de violencia familiar
Nº de expedientes
posteriores
N
%
0
74
63,8
1
19
16,4
2- 4
13
11,2
5 o más
10
8,6
Total
116
100,0
5.5. El procedimiento judicial
5.5.1 Los límites, la ley
Desde el inicio de la conducta conflictiva del joven hasta que se interpone la
denuncia, ya hemos visto que a veces parece ser que pasa demasiado tiempo;
tiempo en el que las intervenciones de otros agentes sociales han estado
presentes y han intentado ayudar a modificar aspectos o pautas de la relación
familiar. En un 62,1% de los jóvenes con expediente por violencia doméstica,
ya se había realizado alguna intervención por parte de los profesionales del
propio medio social, y en algunos casos también desde la DGJJ, aunque por
otros tipos delictivos. En cambio, en un 37,9% de casos la primera intervención
en la problemática familiar y personal del joven se inicia con la denuncia de
este hecho.
Para un porcentaje estimable, un conflicto que pertenecía al ámbito privado de
la familia traspasa este límite al pasar a la esfera pública, al juzgado. Para el
otro grupo más numeroso, las intervenciones que se realizan en el propio
medio no consiguen frenar la dinámica conflictiva, y llegan también al juzgado.
130
En ambos grupos, la representación simbólica que tenemos de la ley, como
límite para aquello que no podemos contener, posiblemente opera como una
de las razones por las que se da el paso decisivo y se pone la denuncia.
Evidentemente, hay muchas más razones que ésta para no permitir ser objeto
de maltrato: cambio de valores, cambio de los roles de los miembros de la
familia y de la sociedad, etc.
El hecho de que las situaciones de violencia familiar, sea quién sea el autor o la
víctima, dejen de estar puertas adentro y estén en el lugar adecuado
(entendiendo como lugar adecuado la intervención profesional, dirigida a
ayudar a todos los implicados en el conflicto a superar estas dificultades) puede
ser un elemento significativo para modificar este tipo de comportamiento.
También está claro que la sanción que prevé la ley es preciso aplicarla cuando
corresponda, pero con el consecuente dispositivo de ayuda y de apoyo
profesional.
Una vez iniciado el procedimiento judicial, los plazos y las actuaciones de todos
los que intervenimos tienen un tiempo prefijado, tanto en lo que concierne a la
actuación de los profesionales, como en las acciones que pueden iniciarse
hacia los jóvenes imputados en los hechos.
Independientemente de la adopción, o no, de medidas cautelares, la LORPM
indica que es preceptivo que el equipo técnico elabore un informe, para aportar
elementos sobre las características del joven imputado y sobre la medida
educativa más adecuada; tanto si ésta continúa por la vía judicial, como por la
extrajudicial (Mediación- reparación).
Esta intervención del equipo técnico se inicia a instancias del Ministerio Fiscal,
cuando se solicita el informe. En esta petición constan: los datos de
identificación del joven, la calificación del hecho, y la indicación expresa de si
se autoriza la Mediación- reparación, o no se permite por la entidad del hecho.
También se adjuntan las diligencias policiales y la declaración ante la Fiscalía,
tanto del joven como de la víctima.
131
En las peticiones de informe de los casos analizados en el estudio, constaban
las siguientes calificaciones: El 26,7% de expedientes se definían como
maltratos en el ámbito familiar; el 69,8% como violencia física sobre familiares;
y el 3,4% como violencia psíquica sobre familiares.
La relación entre el hecho o la actuación del joven y la calificación del fiscal
puede verse en la tabla siguiente, la tabla 5.5.1.
Tabla 5.5.1. Contacto físico en la agresión/ Calificación del hecho por el fiscal
Contacto físico en la
agresión
Sí
No
Total
Calificación del hecho por el fiscal
(primer delito)
Maltrato ámbito
Violencia física
Violencia
familiar
sobre familiares
psicológica
N
%
N
%
N
%
26
5
31
83,9
16,1
100
63
18
81
77,8
22,2
100
2
2
4
50,0
50,0
100
Tal como puede observarse en la distribución de porcentajes de la tabla, en la
mayor parte de casos abiertos por Fiscalía se ha producido contacto físico
entre agresor y víctima, aunque el tipo penal que se designa posteriormente
posiblemente tenga que ver con la intensidad o el daño físico ocasionado (no
se tiene información sobre la intensidad del contacto físico; es decir, se registra
de idéntica manera un empujón que una bofetada).
En ocasiones, se pasa de los insultos a la agresión física; “Empujones,
puñetazos, intentos de asfixia” son las descripciones registradas en las
diligencias. Concretamente, nos hemos encontrado con los resultados que se
muestran en la tabla 5.5.1: Hay contacto físico en el 83,9% de los expedientes
calificados como maltrato familiar y en el 77,8% de los calificados como
violencia física.
Cuando el agresor amenaza con un cuchillo, es lógico suponer que hay un
aumento del riesgo y que ya se han sobrepasado muchas barreras por parte de
todos los implicados. En los casos de amenaza con cuchillo, el fiscal otorgó las
calificaciones que se recogen en la tabla siguiente (Tabla 5.5.2.):
132
Tabla 5.5.2. Agresión, amenaza con cuchillo/ Calificación del hecho por el fiscal
Amenaza con cuchillo
Calificación del hecho por el fiscal
(primer delito)
Maltrato ámbito
Violencia física
Violencia
familiar
sobre familiares
psicológica
Sí
N
7
%
22,6
N
9
%
11,1
N
-
%
-
No
24
77,4
72
88,1
4
100,0
Total
31
100
81
100
4
100
Bajo el punto de vista del derecho, parece ser que la valoración cambia cuando
hay amenaza con cuchillo: Un 22,6% de los casos se ha calificado como
maltrato familiar, frente a un 11,8% calificado como violencia familiar.
Otro aspecto que consideramos es si en el momento de los hechos que nos
ocupan se produjeron otros delitos simultáneos. En el 10,3% de los casos se
abrieron diligencias por otros hechos que se produjeron simultáneamente.
Destacan enfrentamientos con la policía calificados como: atentados contra la
autoridad, resistencia, robos con violencia (en un grado mucho inferior) y
delitos contra la salud pública (un único caso). A efectos penales, puede
significar que al hecho asociado le corresponda una medida educativa más
dura que por el de violencia doméstica.
El Ministerio Fiscal pidió un informe de medidas cautelares en el 24,1% de los
expedientes abiertos, y se continuó con el procedimiento ordinario en el 75,9%
de los casos.
Respecto a las demandas de Asesoramiento para la posible adopción de
alguna de las Medidas cautelares previstas en la LORPM, el equipo técnico
propuso la adopción de Medidas cautelares en su informe en el 19,8% de los
casos, informó que no era adecuado imponer una Medida cautelar en el 4,3%
de los casos y no pidió informe de Medidas cautelares en el 75,9%.
Estos datos pueden comprobarse en la tabla 5.5.3.
133
Tabla 5.5.3. Medidas cautelares adoptadas
Con Medida cautelar
N
23
%
19,8
No es conveniente Medida cautelar
5
4,3
Sin petición de Medida cautelar
88
75,9
Total
116
100
Estas peticiones de informes, por parte de Fiscalía, sobre la posible adopción
de medidas cautelares se concretaron en las que se describen en el siguiente
punto. Las resoluciones de las medidas cautelares adoptadas por los jueces de
Menores, se recogen en la tabla 5.5.4.
Tabla 5.5.4. Medidas Cautelares adoptadas y tipos
Internamiento en centro
N
12
%
10,3
Libertad vigilada
11
9,5
No es conveniente Medida cautelar
5
4,3
Sin petición de Medida cautelar
88
75,9
Total
116
100
Las medidas cautelares que prevé la Ley son: “Internamiento en centro (en el
régimen adecuado), Libertad vigilada, o convivencia con otro persona, familia o
grupo educativo”. Para el 10,3% de los jóvenes se acordó una Medida cautelar
de Internamiento en un centro. Para el 9,5% se acordó una medida de Libertad
vigilada. Así pues, en total se concretó una Medida cautelar para el 19,8% de
los jóvenes.
Únicamente se acordaron medidas de Internamiento y de Libertad vigilada,
aunque una de las medidas que prevé la ley, convivencia con otra persona o
grupo educativo, parece ser adecuada para algunos de los casos. Una
separación temporal del lugar de tensión facilitaría el análisis de la situación
para ambas partes.
134
Hemos visto en el capítulo que analiza las relaciones familiares y los estilos
educativos que algunos jóvenes son objeto de maltrato o de pautas educativas
no demasiado adecuadas en su desarrollo.
El hecho de imponer una medida de Internamiento puede generar en el joven
un sentimiento de maltrato, de culpabilidad y de no sentirse atendido en sus
necesidades. A pesar de que debe darse una respuesta al hecho imputado, la
situación y el momento concreto de la actuación violenta responde, en
ocasiones, a una dilatada historia, que sugiere una atención diferenciada a la
de otros jóvenes con carrera delictiva.
Siempre y cuando sea posible, la alternativa de convivencia en familia ajena o
grupo educativo que plantea la LORPM es otra medida a considerar.
5.5.2. El equipo técnico, propuestas educativas
Una vez que el Ministerio Fiscal ha incoado el expediente al joven,
preceptivamente, tiene que solicitar al equipo técnico un informe sobre el joven,
según determinado en el artículo 27 de la LORPM. Esta tarea es
la que
explicaremos en este punto. En este informe el equipo técnico puede elevar la
propuesta de intervención hacia el menor.
Las propuestas que el equipo técnico elevó a la Fiscalía en sus informes de los
casos estudiados se muestran en la tabla 5.5.5:
Tabla 5.5.5. Propuestas del equipo técnico.
No aparece propuesta
Propuesta a concretar en la audiencia
No intervención (art. 27.4)
Mediación- reparación
Total
135
N
21
58
16
21
116
%
18,1
50,0
13,8
18,1
100,0
No aparece propuesta en el informe de asesoramiento en el 18,1%. Es decir,
no se hace ninguna indicación de intervención. Es preciso interpretar esto
como la voluntad de que la propuesta se haga en el acto de audiencia, con la
intención de no prejuzgar la responsabilidad del joven hasta que no se haya
practicado la prueba en el acto de la audiencia.
Propuesta a concretar en el acto de audiencia. Esta misma frase se usa en los
informes de Asesoramiento para indicar que es preciso una intervención desde
el ámbito de Justicia, pero que la indicación de la medida concreta se deja para
el momento en que, procesalmente, el técnico deba explicitarla en la Audiencia.
Representa el 50% de los casos.
No intervención (art. 27.4) El punto 4 del artículo 27 dice textualmente: “Así
mismo podrá el equipo técnico proponer en su informe la conveniencia de no
continuar la tramitación del expediente en interés de los menores, por haber
sido expresado suficientemente el reproche al mismo a trabas de los trámites
ya practicados, o por considerar inadecuado por interés del menor cualquier
intervención, dado el tiempo transcurrido desde la comisión de los hechos.....”.
La propuesta para este supuesto se ha realizado en el 13,8% de los casos.
Mediación- reparación. Esta propuesta se ha hecho para 21 jóvenes (que
representan el 18,1% de casos de la investigación). El Ministerio Fiscal indicó
la posibilidad de desistir la continuación del expediente si el joven se conciliaba
y/o reparaba a la víctima en 48,3% de los casos, y no lo autorizó en el 51,7%
de casos restantes.
Una vez realizado el proceso de Mediación, el resultado final es el siguiente:
Tabla 5.5.6. Resultado final de la Mediación
Viabilidad
N
21
%
18,1
No viabilidad
35
30,2
Sin autorización de fiscalía
60
51,7
Total
116
100,0
136
El informe del equipo técnico en cuanto a la Mediación- reparación tiene unas
características que lo diferencian de las ya comentadas. Éstas vienen descritas
en el apartado 3 del artículo 27 de la ley, que dice: “el equipo técnico informará,
si lo considera conveniente y en interés del menor, respecto a la posibilidad de
que éste efectúe una actividad reparadora o de conciliación con la víctima”. La
valoración de la posibilidad de llevar a cabo la Mediación, como alternativa a la
continuidad del expediente es potestad del Ministerio Fiscal, que así lo hace
constar en su solicitud de informe. La resolución favorable del proceso de
Mediación, puede dar como resultado el sobreseimiento y archivo de las
actuaciones y, por tanto, dar solución al expediente con una alternativa
extrajudicial.
La Mediación implica ponerse en el lugar del otro, reconocer la participación en
el hecho imputado, así como la propia responsabilidad, encontrarse con la
víctima, ser capaz de pedir disculpas y buscar (si es preciso) una forma de
reparar el daño causado.
De todos los casos de Mediación, el 18,1% se han encontrado agresor y
víctima. De éstos, prácticamente en un tercio de los casos la Reparación fue
por iniciativa de las partes; esto quiere decir que cuando el joven y la víctima
son entrevistados ya han solucionado el conflicto. El mediador, cuando
comprueba que esto es así, informa a la Fiscalía del proceso para que lo
resuelva.
Las características de los jóvenes que han seguido el programa de Mediación
según el análisis multivariado son las siguientes:
ƒ
No hay intervenciones en la problemática familiar.
ƒ
El joven se concilió con la víctima.
ƒ
La conciliación ha sido a iniciativa de las partes.
ƒ
El joven asume su responsabilidad en los hechos.
ƒ
Se ha mostrado correcto y colaborador con el profesional.
ƒ
La calificación del hecho ha sido de maltrato familiar.
ƒ
El joven se muestra arrepentido.
137
ƒ
El joven no tiene expedientes por otros delitos en Justicia de menores.
Por las propias características del Programa de Mediación (que valora si el
joven asume la responsabilidad en los hechos, así como su interés y su
motivación para reflexionar sobre la acción y aportar soluciones) tanto la
entrevista, como el informe para la Fiscalía, tienen un contenido diferente al
que debe elaborarse en el caso de que se planteen otras propuestas de
intervención.
En este punto del procedimiento hemos explicado, las tareas propias del
equipo técnico y de Fiscalía; cómo se conjugan las actuaciones desde la
Justicia y las aportaciones del Equipo Técnico para intentar ofrecer elementos
que permitan comprender mejor las circunstancias del menor y darle (desde
Justicia de menores) la mejor respuesta posible.
5.5.3. Resoluciones y medidas
Finalizada la fase de instrucción (descrita en el punto anterior) con la
conclusión de la instrucción del expediente, el fiscal lo remite al juez con alguna
de las dos propuestas siguientes:
ƒ
Sobreseimiento de la causa. Una de las razones para el sobreseimiento
es haber realizado el programa de Mediación- reparación.
ƒ
Informe de alegaciones con la valoración jurídica de los hechos y
propuesta de medida educativa en respuesta a los mismos.
En el acto de audiencia, el juez informa al menor de los hechos imputados y de
la medida solicitada por el fiscal. Si el menor se declara autor de los hechos y
está de acuerdo con la medida propuesta por el fiscal se dicta una resolución
de conformidad. Si no hay conformidad, se practican las pruebas propuestas
por las partes, y se escuchan las alegaciones del equipo técnico sobre las
circunstancias del menor. A continuación, el Ministerio Fiscal, y después el
abogado, hace la calificación definitiva de los hechos y presenta su propuesta
138
de resolución judicial. En este momento de la audiencia, el equipo técnico tiene
nuevamente la palabra para exponer la procedencia de la medida educativa
demandada por las partes. Por último, el juez concede la última palabra al
menor y el caso queda “visto para resolución”.
Resoluciones por violencia doméstica
Las medidas acordadas por los Juzgados de menores de Catalunya en el
periodo de tiempo que comprende el estudio (desde el 1 de enero del año 2001
hasta el 31 de diciembre del año 2003) se pueden ver en la siguiente tabla:
Tabla 5.5.7. Resoluciones por violencia doméstica
Internamiento en centro
N
23
%
19,8
Libertad Vigilada
25
21,6
Prestación beneficio comunidad
5
4,3
Mediación- reparación
21
18,1
No intervención (art. 27.4)
14
12,1
Archivo por prescripción
5
4,3
Archivo definitivo o provisional
10
8,6
Pendiente
6
5,2
Otras medidas
7
6,0
116
100,0
Total
Como puede comprobarse en la tabla 5.5.7, las medidas dictadas que
representan el porcentaje más elevado, con una notable diferencia, son
Internamiento, con un 19,8%, y Libertad vigilada, con un 21,6%. En segundo
lugar, encontramos las resoluciones de Mediación- reparación (el 18,1%) y, en
tercer lugar, la no intervención, que representa el 12,1% de los casos.
En las categorías archivo por prescripción y archivo definitivo o provisional,
están incluidos los casos que han agotado los plazos legales y han prescrito los
hechos y aquellos, en los que aún queda alguna actuación por realizar. Estas
139
dos categorías se han agrupado en una sola, para posteriores análisis, bajo el
título “archivos varios”.
En otras medidas están incluidas diversas medidas de limitada entidad y que
representan una respuesta puntual al hecho (siempre de poca entidad).
Representan el 6,0% del total. Las Prestaciones en beneficio de la comunidad
suman un 4,3%.
Resolución judicial. Representación de los padres acerca del hijo
Seguidamente, hemos querido analizar la relación entre las informaciones
relativas al menor, sus circunstancias sociofamiliares y la resolución judicial
que se toma finalmente (tabla 5.5.8).
Tabla 5.5.8. Resolución judicial/ Representación de los padres acerca del hijo
Internamiento
Libertad Vigilada
No consta
Problemas
desde
pequeño
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
1
4,3
10
43,5
6
26,1
5
21,7
1
4,3
100
2
8,0
6
24,0
9
36,0
6
24,0
2
8,0
100
Problemática
Problemática
relacional
Causas
Externas
Total
La correlación entre la variable problemas desde pequeño, de la categoría
representación que tienen los padres del hijo, y la medida que se impone a los
jóvenes (tabla 5.5.8) da como resultado un porcentaje elevado. El 43,5% de
jóvenes que ingresan en centros presentaban problemas desde pequeños. Sus
padres ya habían destacado en la valoración los aspectos negativos del joven,
y pronosticaban que las cosas irían mal. Se mantiene también una proporción
elevada (el 26,1%) de jóvenes internados que presentan problemática
conductual, asociada a conductas relacionadas con la etapa evolutiva, como no
respetar los límites ni la norma. El 21,7% de internados presenta problemática
relacional, que se manifiesta en sus relaciones familiares; ya sea por la
dificultad de aceptar cambios en la composición familiar, por problemas en la
relación con los hermanos o por una identificación excesiva con alguno de los
progenitores. Finalmente, el 4,3% de jóvenes con resolución judicial de
Internamiento tiene padres que adoptan una posición de protección con
140
respecto a ellos, ya que depositan la responsabilidad de los problemas del hijo
en influencias ajenas a la familia.
Utilizando los mismos parámetros (la relación entre las expectativas de los
padres y la resolución judicial) pero hablando ahora de los jóvenes con
resolución judicial de Libertad vigilada, se pueden ver cambios interesantes.
Cuando se trata de una medida de Libertad vigilada, el valor más elevado lo
conforman los padres que refieren problemática conductual (36,1%). En las
otras dos categorías, problemas desde pequeño y problemática relacional,
encontramos el mismo valor: 24,0%. El 8,0% de jóvenes está incluido en la
categoría causas externas, que tiene que ver con depositar la responsabilidad
del problema fuera del ámbito familiar.
Las resoluciones de Mediación- reparación y de no intervención, junto con las
de Internamiento y de Libertad vigilada, representan el 60,6% del total de
resoluciones, por lo que les dedicaremos una mayor atención en el análisis.
Acto seguido, ampliaremos el punto referido a la representación que tienen los
padres de sus hijos, relacionando ahora la variable con las resoluciones de
Mediación- reparación y de no intervención. Las representaciones de los
padres acerca de sus hijos muestran rasgos diferentes a anteriores análisis (de
Internamiento y Libertad vigilada), tal como se muestra en la tabla 5.5.9:
Tabla 5.5.9 Resolución judicial/ Representación de los padres acerca del hijo
No consta
Mediación -reparación
No intervención
Problemas
desde
pequeño
N
%
N
%
12
57,1
2
3
21,4
3
Problemática
conductual
Problemática
relacional
Causas
Externas
Total
N
%
N
%
N
%
9,5
2
9,5
2
9,5
3
14,3
100
21,4
2
14,3
2
14,3
4
28,6
100
En cuanto a las resoluciones de Mediación- reparación, el dato que más
destaca es un 57,1% de casos sin información de la representación que los
padres tienen de sus hijos. Ya hemos explicado la intervención desde el
proceso de Mediación- reparación se centra y justifica en la motivación e
interés del joven para reflexionar sobre su acción y aportar soluciones al
141
problema. El resto de categorías tienen el mismo valor, el 9,5%. Respecto a las
causas externas el porcentaje es de un 14,3%, cuyo significado explicaremos
en el siguiente punto para no repetir argumentos.
En la resolución referida a la no intervención, el valor más alto está
representado por la categoría causas externas, con un 28,6%. Una posible
interpretación de este dato, es que exista la intención por parte de los padres
de derivar la responsabilidad de las acciones del hijo a influencias externas a la
familia. Otra interpretación posible es un intento de proteger al hijo de la
intervención que se pondrá en marcha desde el ámbito de Justicia.
Resolución judicial y “carrera delictiva”
Acto seguido, analizaremos si existen diferencias en las resoluciones que el
juez de menores adopta cuando los jóvenes tienen otros expedientes abiertos
en Justicia de Menores, por hechos diferentes al de violencia doméstica (Tabla
5.5.10).
Tabla 5.5.10. Resolución judicial/ Con expedientes anteriores- posteriores (de no violencia
familiar)
Internamiento
Libertad Vigilada
Mediaciónreparación
No intervención
Sin
expedientes
N
%
Expedientes
anteriores
N
%
Expedientes
posteriores
N
%
Anteriores y
Posteriores
N
%
5
7
14
21,7
28,0
66,7
5
8
1
21,7
32,0
4,8
4
6
5
17,4
24,0
23,8
8
4
1
39,1
16,0
4,5
100
100
100
11
78,6
3
14,3
-
-
1
4,5
100
Total
Los jóvenes con “carrera delictiva” (esto es, que tienen expedientes por otros
delitos antes y después del de violencia doméstica), seguramente con una
problemática personal y familiar más compleja, están representados en un
extremo de la tabla, con el 39,1% de las medidas de Internamiento. En el otro
extremo, se encuentran los jóvenes cuyo único delito es el de violencia
doméstica, pero que (por la entidad del hecho) les correspondía esta medida
(21,7%).
142
Los otros datos de la tabla más relevantes pertenecen a los jóvenes que han
realizado el programa de Mediación- reparación, y no tienen más expedientes
que el de violencia doméstica (el 66,7% de los casos). En los casos de no
intervención, el dato más destacado también corresponde a los jóvenes cuyo
único expediente abierto es el de violencia doméstica (el 78,6%). Este grupo de
jóvenes, presenta unos rasgos diferentes a los anteriores, y la respuesta
educativa y penal responde a dichas diferencias.
Resolución judicial y motivo del conflicto
Continuando aún con el apartado referente a las circunstancias propias del
ámbito familiar, pero centrándonos ahora en los motivos del conflicto y su
relación con la medida judicial, se obtienen los siguientes datos (Tabla 5.5.11).
Tabla 5.5.11. Resolución judicial/ Motivo del conflicto
Pide dinero y no
acepta normas
Pide dinero
Discusión y
escalada
violencia
No acepta
autoridad y no
acepta normas
N
%
N
%
N
%
N
%
Internamiento
Libertad Vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente
Otras medidas
6
1
4
4
1
2
-
33,3
5,6
22,2
22,2
5,6
11,1
-
7
3
1
4
2
1
2
35,0
15,0
5,0
20,0
10,0
5,0
0
10,0
3
3
1
2
1
1
1
2
21,4
21,4
7,1
14,3
7,1
7,1
7,1
14,3
7
18
3
11
7
4
8
3
3
10,9
28,1
4,7
17,2
10,9
6,3
12,5
4,7
4,7
Total
18
100
20
100
14
100
64
100
Los datos de la tabla 5.5.11 hacen pensar que los vínculos establecidos por los
padres hacia los hijos han tenido un componente basado en aspectos
materiales. Cabe mencionar que, una vez establecido un estilo de relación,
evidentemente, es difícil cambiarlo. Además, parece ser que los jóvenes no
están demasiado acostumbrados a la espera y quieren una respuesta
inmediata a sus demandas.
143
Resolución judicial. Contacto físico en la agresión
Otro factor a considerar es el contacto físico en la agresión, y como éste se
relaciona con el tipo de resolución judicial. En la tabla 5.5.12 se representa esta
relación.
Tabla 5.5.12 Resolución judicial/ Contacto físico en la agresión
Internamente
Libertad Vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente 39
Otras medidas
Total
Con contacto físico
Sin contacto físico
N
%
N
%
18
17
4
18
11
5
8
3
7
91
19,8
18,7
4,4
19,8
12,1
5,5
8.8
3,3
7.7
100
5
8
1
3
3
2
3
25
20,0
32,0
4,0
12,0
12,0
8,0
12,0
100
En un primer momento, la lectura de los datos de la tabla 5.5.12 puede generar
alguna duda, si hablamos de un mayor de la violencia. Puede sorprender el
hecho de que las medidas que se adoptan cuando hay contacto físico (primera
columna de la izquierda) tengan valores similares a las otras resoluciones en
las que no hay contacto físico.
Debemos
considerar
tanto
la
calificación
de
Fiscalía,
ya
explicada
anteriormente, como el hecho de que en la aplicación de la ley es un principio
fundamental “el interés superior del menor”. La voluntad de conjugar una
respuesta penal adecuada con las necesidades y posibilidades educativas del
joven es la que permite hacer un uso flexible de la norma.
Otro elemento de la resolución judicial a considerar es si se utiliza, o no, algún
tipo de arma; en este caso, un cuchillo. Si consideramos que prácticamente la
39
A efectos del cómputo de medidas, se han incluido en esta variable los jóvenes pendientes
de resolución. Es evidente que no había resolución firme respecto a estos jóvenes cuando se
cerró la recogida de datos de la investigación.
144
totalidad de las agresiones han sucedido en domicilio familiar, es lógico pensar
que lo que el joven tiene más a mano es un cuchillo de cocina.
Resolución judicial. Amenaza con cuchillo
En la tabla 5.5.13 puede verse la relación que hay entre la utilización de un
arma en la amenaza y la resolución judicial.
Tabla 5.5.13 Resolución judicial/ Amenaza con cuchillo
Con amenaza
Sin amenaza
Internamiento
Libertad Vigilada
PBC
Mediación reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente 40
Otras medidas
N
9
3
2
1
1
%
56,3
18,8
12,5
6,3
6,3
N
14
22
5
19
14
4
10
6
6
%
14,0
22,0
5,0
19,0
14,0
4,0
10,0
6,0
6,0
Total
16
100
100
100
De los jóvenes que han utilizado un arma en la agresión, encontramos que el
56,3% tiene una resolución judicial de Internamiento. El mayor grado de
violencia que implica la utilización de un arma, así como el menor nivel de
control, probablemente aconsejan que la intervención educativa sea de máxima
intensidad, como ocurre en el caso de la medida de Internamiento. El siguiente
porcentaje más elevado corresponde a la resolución judicial de Libertad
vigilada, con un 18,8%. El porcentaje disminuye en el resto de categorías.
Resolución judicial. Hechos asociados
Otra situación que se observa en 12 de los casos analizados, es que en el
momento de la detención o se produce un enfrentamiento con los cuerpos de
40
A efectos del cómputo de medidas, hemos incluido en esta variable los jóvenes pendientes
de resolución. Al cerrar la recogida de datos de la investigación, es evidente que no había
resolución firme respeto a estos jóvenes.
145
seguridad, o bien otro delito, como robo o tenencia de drogas en casa. Como
puede comprobarse en la tabla 5.5.14, en estas situaciones las resoluciones
más aplicadas han sido Internamiento, en un 41,7%, y Libertad vigilada, en un
25,0%.
Tabla 5.5.14. Resolución judicial/ Hechos asociados
Con hechos asociados
Sin hechos asociados
N
%
N
%
Internamiento
Libertad vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo por prescripción
Sobreseimientos varios
Pendiente
Otras medidas
5
3
2
1
1
41,7
25,0
16,7
8,3
8,3
18
22
5
19
13
5
10
6
6
17,3
21,2
4,8
18,3
12,5
4,8
9,6
5,8
5,8
Total
12
100
104
100
De un mayor grado de peligrosidad y falta de autocontrol por parte del joven, se
deriva una intervención educativa más intensa. La mayoría de estos hechos
asociados, se califican como “resistencia a la autoridad”.
Actitud del joven ante los hechos
Uno de los aspectos que el equipo técnico explora para hacer la propuesta
educativa es la responsabilidad del joven ante los hechos, que no debemos
confundir con su responsabilidad en la autoría de los hechos.
Si nos encontramos ante un problema personal, el primer paso para subsanarlo
es reconocer que lo tenemos. Éste es el sentido que tiene para el equipo
técnico saber cómo se sitúa el joven ante el hecho, y cuáles son las
alternativas que se plantea para que no vuelva a pasar.
Es interesante hacer una lectura de la tabla siguiente, dónde pueden
comprobarse los aspectos educativos de la Ley. Más concretamente, cómo una
actitud reflexiva del joven, que le permita reconocer sus dificultades, facilita una
146
aplicación de la Ley diferente a la que se da cuando éste mantiene una actitud
rígida y no reconoce sus problemas.
En la tabla 5.5.15 se puede observar la relación existente entre la resolución
judicial y la actitud del joven ante los hechos.
Tabla 5.5.15 Resolución judicial/ Actitud del joven ante los hechos
Responsabilidad
propia
Internamiento
Libertad vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente
Otras medidas
Total
Responsabilidad
otras
Corresponsabilidad
No consta
N
%
N
%
N
%
N
%
2
1
1
12
3
2
21
9,5
4,8
4,8
57,1
14,3
9,5
100
16
14
3
8
2
4
4
5
56
28,6
25,0
5,4
14,3
3,6
7,1
7,1
8,9
100
2
7
1
9
3
1
3
2
1
29
6,9
24,1
3,4
7,8
10,3
3,4
10,3
6,9
3,4
100
3
3
2
1
1
10
30,0
30,0
20,0
10,0
10,0
100
Cuando hay reconocimiento de la propia responsabilidad en el hecho, la
resolución judicial que se ha dictado mayoritariamente (57,1%) es la de
Mediación- reparación, seguida de la de propuesta de no intervención, en el
14,3% de los casos.
Si no hay reconocimiento de la propia responsabilidad en el conflicto,
responsabilidad de otros, el mayor número de resoluciones pertenecen a
Internamiento (el 28,6%) y a Libertad vigilada (el 25,0%). En este apartado se
puede volver a aplicar el comentario anteriormente apuntado, respecto a la
mayor intensidad educativa de determinadas medidas, en función de las
características del joven, y no únicamente del delito.
En los casos en que hay reconocimiento de corresponsabilidad, tanto por parte
del joven como de su familia, destaca un 24,1% de jóvenes con resoluciones
de Libertad vigilada.
147
Perfiles de los jóvenes segundos la resolución judicial
Para concluir todos los aspectos referidos a las medidas y hacer una
aproximación a los perfiles de estos jóvenes, utilizaremos nuevamente el
sistema de análisis multivariado. También, haremos la misma descripción para
las medidas que aparecen al final de cada tabla y que no hemos comentado
hasta ahora para poder centrar nuestra explicación en aquellas resoluciones
más numerosas y con mayor incidencia en el proceso del joven. Las
resoluciones que aún no habíamos detallado son: Archivo por prescripción,
archivos varios y otras medidas (esta última categoría incluye resoluciones
como Internamiento de fin de semana, Tareas socioeducativas, etc).
Las características más comunes en los jóvenes con medida de Internamiento
son las siguientes:
ƒ
El joven presenta alguna patología mental.
ƒ
Es politoxicómano.
ƒ
Los padres recuerdan al hijo problemático desde pequeño.
ƒ
Los padres presentan problemas de consumo de alcohol y otras drogas.
ƒ
La situación económica es insuficiente. El padre trabaja en el sector
terciario.
ƒ
El rendimiento académico es malo.
ƒ
No realizaba ninguna actividad organizada en su medio, sino actividades
de ocio en la calle. También presentaba conductas violentas en la
escuela y hacia los iguales.
ƒ
El joven ha trabajado.
ƒ
Fiscalía pide una medida cautelar, y el juzgado resuelve el Internamiento
cautelar. La resolución firme también es de Internamiento.
ƒ
La responsabilidad en el hecho es de los otros.
ƒ
Tiene un segundo delito de violencia doméstica. Entre el primero y el
segundo delito han transcurrido más de 6 meses y menos de 12.
ƒ
El motivo del conflicto es que el joven pide dinero.
ƒ
Hay amenaza con cuchillo.
ƒ
La calificación del hecho se de “violencia física sobre familiares”.
ƒ
Son víctimas de la violencia la madre, el padre y los hermanos.
148
ƒ
El joven tiene expedientes anteriores y posteriores, por tipos delictivos
que no son de violencia doméstica.
ƒ
En el momento de la denuncia hay intervenciones desde Justicia juvenil.
Los jóvenes con medida de Libertad vigilada tienen en común las siguientes
características:
ƒ
Conductas desadaptadas (impulsividad, oposicionismo).
ƒ
Consumos de alcohol y tabaco.
ƒ
Ha habido cambios en el núcleo de convivencia: muerte, separación y
nuevas parejas.
ƒ
Intervenciones en la problemática familiar, principalmente de carácter
terapéutico.
ƒ
Las actividades de ocio son de calle.
ƒ
El motivo que originó el conflicto es que el joven no acepta la autoridad,
ni las normas.
ƒ
La calificación de Fiscalía es de violencia física sobre familiares.
ƒ
Cuando hay un segundo delito por violencia doméstica, éste tiene lugar
después de 12- 18 meses del primero.
ƒ
Tiene 2- 3 expedientes anteriores al de violencia doméstica, por otros
tipos delictivos.
ƒ
Tras la medida judicial, se lleva a cabo una intervención de carácter
terapéutico.
Las características que definen al grupo de jóvenes con resolución de
Mediación- reparación son las siguientes:
ƒ
No hay consumo de tóxicos.
ƒ
Es hijo o hija único/a
ƒ
Ante los hechos la víctima y el joven se perciben corresponsables.
ƒ
El joven es correcto y colaborador con el equipo técnico.
ƒ
La Reparación es a iniciativa de las partes.
ƒ
La calificación del hecho por Fiscalía es de maltratos en el ámbito
familiar.
149
ƒ
El tiempo que pasa entre la denuncia y la resolución judicial es de entre
6 y 12 meses.
Las características comunes entre los jóvenes con resolución de no
intervención son:
ƒ
Mayoritariamente, tienen 16 años en el momento de los hechos.
ƒ
Los ingresos económicos de la madre provienen del trabajo.
ƒ
El sector económico en el que trabaja el padre es el secundario.
ƒ
Los padres consideran que el comportamiento inadecuado del hijo es
por causas externas.
ƒ
En su tiempo de ocio el joven realiza actividades organizadas.
ƒ
El grupo de referencia está exento de problemática.
ƒ
Al finalizar el procedimiento, el joven realiza actividades formativas.
ƒ
El último curso en el que aparece matriculado es 4º de ESO.
ƒ
El joven se muestra ante el equipo técnico correcto y colaborador.
ƒ
No tiene expedientes por otros hechos delictivos.
ƒ
Las víctimas de la violencia familiar son el padre y otros miembros de la
familia.
ƒ
No existe ninguna intervención posterior a la resolución judicial.
ƒ
El tiempo que transcurre entre la denuncia y la resolución judicial es
inferior a 6 meses.
Para los jóvenes con resolución de Prestación en beneficio de la comunidad,
las características más comunes son:
ƒ
La madre trabaja en economía sumergida.
ƒ
En el núcleo de convivencia ha habido accidentes y enfermedades.
ƒ
El último curso que ha realizado es 1º de bachillerato o módulos de
grado medio.
ƒ
El rendimiento escolar ha sido bueno o mucho bueno.
ƒ
El tiempo de violencia no denunciada es de entre 1 año y 6 meses a 2
años y 6 meses.
150
ƒ
El tiempo que transcurrió entre la denuncia y la resolución, es de entre
12 y 18 meses.
Las características de los jóvenes que aparecen en los archivos por
prescripción, son las que destacamos a continuación:
ƒ
El joven no consume sustancias.
ƒ
Dice que no sabe quién le ha denunciado.
ƒ
El miembro de la familia que hace la denuncia es el padre.
ƒ
Las víctimas de la violencia son la madre, el padre y los hermanos.
ƒ
En el informe del equipo técnico no hay propuesta.
ƒ
Fiscalía no autorizó la Mediación- reparación
ƒ
El tiempo transcurrido entre la denuncia y la resolución judicial fue de
entre 12 y 18 meses.
Aquellos que están incluidos en “archivos varios” se caracterizan por los
siguientes rasgos:
ƒ
Los padres lo definen como “problemático conductual”.
ƒ
El padre y la madre son víctimas de la violencia del hijo.
ƒ
El joven presenta problemas de adaptación escolar, y ha cambiado de
centro en varías ocasiones.
ƒ
La situación económica familiar es elevada.
ƒ
El estilo educativo del padre es permisivo- liberal.
ƒ
El padre tiene estudios superiores.
Los jóvenes recogidos en la categoría otras medidas, que incluye resoluciones
como Internamiento de fin de semana, Tareas socioeducativas, etc., presentan
mayoritariamente las siguientes características:
ƒ
En el desarrollo del joven se han producido alteraciones significativas,
personales y/ o familiares.
ƒ
Según los padres, el joven presenta problemática conductual.
ƒ
Remodelaciones en el núcleo de convivencia.
151
ƒ
El padre trabaja en el sector secundario.
ƒ
El estilo educativo del compañero de la madre es adecuado.
ƒ
El tiempo que transcurre entre la resolución y el inicio de la medida es
superior a los 6 meses.
Tiempo transcurrido desde la denuncia a la resolución judicial
Ya hemos visto en los otros capítulos que hasta que se da el paso de hacer
público el problema perteneciente al ámbito familiar y pedir ayuda, en
ocasiones pasa mucho tiempo. Es preciso analizar también las actuaciones de
los diferentes profesionales que actuamos en el ámbito de la Justicia de
menores. En la tabla 5.5.16 se pueden leer los datos globales acerca del
número de medidas, firmes y cautelares, y el tiempo transcurrido desde que se
interpuso la denuncia en la comisaría hasta que se dicta la resolución judicial.
Tabla 5.5.16. Tiempo transcurrido entre la denuncia del primer delito de violencia doméstica y
su Resolución
N
%
Pendientes de resolución
Menos de 6 meses
6- 12 meses
12- 18 meses
18 meses o más
6
38
45
21
6
5,2
32,8
38,8
18,1
5,2
Total
116
100,0
Como puede comprobarse en la tabla 5.5.16, 38 casos (el 32,8%) se
resolvieron en un periodo de tiempo razonable, antes de 6 meses. Sin duda,
tienen mucho que ver las resoluciones de medidas cautelares (recordemos que
éstas se adoptaron en un total de 19,8%, respeto del total de jóvenes de la
población analizada).
Seguidamente en orden de importancia, destaca el 38,8% que se resuelve en
un periodo de tiempo de entre 6 y 12 meses. Después, encontramos el 18,1%
de los expedientes que se resuelven entre los 12 y los 18 meses. Y finalmente,
el 5,2% de los casos, que tienen que esperar más de un año y medio para
verse resueltos.
152
Posiblemente sea interesante ir más allá, para ver estos datos en función del
tipo de medida y el tiempo que se ha necesitado para aplicarla.
A continuación, mostraremos el tiempo que transcurre desde que se interpone
la denuncia en la comisaría de policía a la resolución firme o cautelar del
juzgado.
Hemos contabilizado el tiempo que transcurre entre la fecha de la denuncia y la
resolución, independientemente de que ésta sea una medida firme o cautelar
(Tabla 5.5.17).
Tabla 5.5.17. Tiempo transcurrido desde la denuncia/ Resolución judicial
Pendiente
resolución
N
%
Menos 6
meses
N
%
N
%
N
%
Internamiento
Libertad vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente
Otras medidas
6
100
12
9
4
8
4
1
10,5
21,1
10,5
2,6
9
12
2
13
2
3
4
20,0
26,7
4,4
28,9
4,4
6,7
8,9
2
4
3
3
3
3
2
1
9,5
19,0
14,3
14,3
14,3
14,3
9,5
4,8
1
1
2
1
1
16,7
16,7
33,3
16,7
16,7
Total
6
100
38
100
45
100
21
100
6
100
31,6
23,7
6-12
meses
12-18
meses
18 meses o
más
N
%
Las medidas de Internamiento y Libertad vigilada que se inician en menos de
seis meses corresponden mayoritariamente a medidas cautelares. El resto, las
que superan los seis meses, estarían comprendidas dentro del procedimiento
ordinario. Cuando se superan estos seis meses, posiblemente, no se esté
dando la respuesta más adecuada, teniendo en cuenta la problemática de la
que estamos hablamos, así como la franja de edad de los jóvenes.
153
Tiempo desde la resolución hasta la ejecución de la medida
Una vez acordada la medida judicial corresponde ejecutarla. Así pues, es
preciso comprobar también el tiempo que transcurre entre la fecha en la que se
emite la resolución firme y el inicio de su ejecución (Tabla 5.5.18).
Tabla 5.5.18. Tiempo que transcurre, en meses, desde la fecha de la resolución judicial firme
hasta el inicio de su ejecución
N
%
No medida
Menos de 1 mes
1- 3 meses
3- 6 meses
Más de 6 meses
Pendientes de resolución
53
24
18
8
7
6
45,7
20,7
15,5
6,9
6,0
5,2
Total
116
100,0
El primer dato de la tabla, no medida, corresponde a los casos de archivo con
resoluciones de Mediación- reparación, no intervención y archivos varios.
En el 20,7% de casos se inicia la medida en menos de un mes, lo cual nos
indica que a una parte significativa de estos jóvenes les ha correspondido una
medida cautelar. Un 15,5% de jóvenes ha iniciado la medida educativa, desde
la fecha de la sentencia firme, en menos de un mes y antes de los tres. El 6,9%
ha iniciado el cumplimiento de la medida entre los 3 y los 6 meses siguientes a
la resolución. El 5,2% ha tardado más de 6 meses en comenzar.
La relación existente entre el tiempo que transcurre desde la resolución judicial
hasta el inicio de la medida y el tipo de medida la podemos comprobar en la
tabla siguiente:
154
Tabla 5.5.19. Tiempo desde la resolución judicial hasta el inicio de la medida educativa
No medida
Menos 1
mes
1- 3
meses
3- 6
meses
Más 6
meses
Pendiente
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
N
%
Internamiento
Libertad vigilada
PBC
Mediación- reparación
No intervención
Archivo/ prescripción
Archivos/ varios
Pendiente
Otras medidas
1
21
14
5
10
2
1,9
39,6
26,4
9,4
18,9
3,8
15
9
-
62,5
37,5
-
4
11
3
-
22,2
61,1
16,7
-
3
1
2
2
37,5
12,5
25,0
25,0
1
3
3
14,3
42,9
42,9
6
-
100
-
Total
53
100
24
100
18
100
8
100
7
100
6
100
Las medidas de Internamiento se inician antes que el resto; tenemos que
considerar el factor de las medidas cautelares. El resto son medidas que se
ejecutan en el propio medio del menor, siendo el profesional el educador del
medio abierto. Posiblemente, el aumento de las medidas a llevar a cabo, a raíz
de la aplicación de la Ley 5/ 2000, no ha permitido que se inicien muchas de las
medidas con mayor rapidez. Recordemos, además, que muchas de estas
actuaciones son de dos años atrás.
5.5.4. Intervenciones con el joven de los diferentes ámbitos profesionales
Hemos comprobado cómo se trata de dos grupos de jóvenes diferenciados:
Unos tienen un historial en Justicia Juvenil y los otros el único hecho que han
cometido es el de violencia doméstica.
Un repaso a las intervenciones realizadas por los diferentes profesionales nos
ofrece los resultados que se presentan a continuación.
155
Intervenciones previas al primer delito de violencia doméstica
Tabla 5.5.20. Intervenciones previas
N
%
Previos (otros)
Previos (Justicia Juvenil- Otros)
Previos (Justicia Juvenil)
Ninguna intervención previa
44
22
6
44
37,9
19,0
5,2
37,9
Total
116
100,0
Previamente al primer delito de violencia doméstica habían intervenido: otros
profesionales, en el 37,9% de los casos; la DGJJ más otros profesionales, en el
19,0%, y únicamente la DGJJ, en el 5,2%. No se había intervenido previamente
en el 37,9% de los jóvenes.
Intervenciones en el momento de los hechos
Tabla 5.5.21. Intervenciones en el momento de los hechos
N
%
Momento (otros)
Momento (Justicia Juvenil- Otros)
Momento (Justicia Juvenil)
Ninguna intervención momento denuncia
36
7
10
63
31,0
6,0
8,6
54,3
Total
116
100,0
En el momento en el que se producen los hechos están interviniendo con los
jóvenes los siguientes profesionales: otros profesionales que no son de la
DGJJ, en el 31,0% de los jóvenes; la DGJJ más otros profesionales, en el 6,0%
de los jóvenes, y únicamente la DGJJ, en el 8,6%. No había ninguna
intervención en el 54,3% de casos.
156
Intervenciones posteriores a la finalización del procedimiento, por el delito de
violencia doméstica
Tabla 5.5.22. Intervenciones posteriores
N
%
Posterior (otros)
Posteriores (Justicia Juvenil otros)
Posteriores (Justicia Juvenil)
Ninguna intervención posterior
33
17
14
52
28,4
14,7
12,1
44,8
Total
116
100,0
Con posterioridad a la finalización del procedimiento por los temas relacionados
con el hecho de violencia doméstica, intervienen los siguientes profesionales:
otros profesionales, en el 28,4% de los jóvenes; la DGJJ más otros
profesionales, en el 14,7%, y sólo la DGJJ en el 12,1%. No se interviene, una
vez finalizada la medida judicial, en el 44,8% de los casos.
Un buen indicador de la buena evolución de una medida educativa es que, una
vez finalizada, el joven continúe realizando tareas formativas o laborales,
dependiendo de la edad que tenga.
Como se puede observar en la tabla 5.5.23, esta situación favorable se da en
porcentajes bastante elevados.
Tabla 5.5.23. Actividades que realizan los jóvenes cuando finalizan el procedimiento
N
%
Ninguna
Formativa
Laboral
No consta
36
41
25
14
31,0
35,3
21,6
12,1
Total
116
100,0
Más de la mitad de los jóvenes de los que disponemos información, continúan
con tareas organizadas, personal y socialmente favorecedoras del proceso de
superación de las dificultades y de mejora de su desarrollo.
Ya hemos visto el porcentaje de jóvenes respecto los cuales no había
intervenciones previas al hecho de violencia familiar. Una vez finalizadas las
157
medidas impuestas desde Justicia de menores, hay una continuidad en las
intervenciones en el propio medio.
Es razonable deducir que, aunque (tal y como hemos visto anteriormente) no
había intervenciones en la problemática familiar, tanto los padres como los
jóvenes tenían dificultades o falta de estrategias para solventar los conflictos.
Una vez finalizada la medida impuesta desde el ámbito de Justicia, de
obligatorio cumplimiento, comprobamos como un número considerable de
jóvenes, un 36,2%, continúa vinculado de forma voluntaria a recursos de ayuda
en servicios terapéuticos, así como en otros servicios de tipo social (el 6,0%).
Tras finalizar la medida, continúan con intervenciones los siguientes jóvenes
(Tabla 5.5.24):
Tabla 5.5.24. Intervenciones posteriores a la finalización de la medida
N
%
Ninguna
37
31,9
Terapéutica
Social
No consta
42
7
30
36,2
6,0
25,9
Total
116
100,0
Con el inicio de estas intervenciones en el propio medio, por parte del joven,
finaliza la tarea desde el ámbito de Justicia. También finalizaría aquí el análisis
de los datos de la investigación, sino fuera porque hay unos cuantos jóvenes
que no han aprendido de la experiencia y han vuelto a hacerlo otra vez. Han
reincidido.
Este tema, la reincidencia en los delitos de violencia doméstica, se analizará en
el siguiente apartado.
158
5.6. Reincidencia. El conflicto no resuelto
Este capítulo está dedicado a analizar el proceso que han seguido los jóvenes
que han reincidido. Hablamos de reincidentes porque el hecho delictivo es el
mismo, violencia familiar, y hay una resolución judicial condenatoria.
Las variables utilizadas para analizar la reincidencia, se han limitado a aquellas
necesarias para evaluar los motivos de la agresión: cómo se había producido la
agresión, la actitud del joven y de la víctima ante los hechos, las actuaciones
del Ministerio Fiscal, de los jueces y del equipo técnico y las intervenciones de
los profesionales en el medio social del joven.
Otra puntualización a tener en cuenta es que jóvenes con un tercer delito de
violencia familiar hay 4. Este número no se ha tenido en consideración a
efectos del análisis estadístico.
5.6.1. La reincidencia de los jóvenes en los delitos de violencia familiar
Durante el periodo de tiempo que comprende la investigación, tres años, el
porcentaje de reincidencia en estos casos ha sido del 19,0%.
Es interesante comparar este resultado, la tasa de reincidencia en violencia
familiar (19,0%), con el estudio de 1996 de Funes, J. Luque, E. y Ruiz, A. que
analiza la reincidencia de los jóvenes en un periodo también determinado,
aunque con otra ley y otra franja de edad (12- 16 años): La tasa de reincidencia
con un tiempo de seguimiento de 15 meses era de 18,5%, y cuando el
seguimiento se prolongaba a 22 meses la cifra llegaba al 33,3% de los casos.
En la tabla 5.6.1 puede observarse el número de jóvenes reincidentes en
delitos de violencia doméstica.
159
Tabla 5.6.1. Jóvenes reincidentes en delitos de violencia doméstica
Número delitos
N
%
No reincidentes
Reincidentes (2 delitos)
Reincidentes (3 delitos)
94
18
4
81,0
15,6
3,4
Total
116
100,0
El tiempo que transcurre entre el primer delito por violencia y el siguiente en los
jóvenes analizados en la investigación se puede observar en la siguiente tabla:
Tabla 5.6.2. Periodo, en meses, entre el primer delito de violencia doméstica y el siguiente
N
%
Sin segundo delito
Hasta 12 meses
Entre 12 y 18 meses o más
94
11
11
81,0
9,5
9,5
Total
116
100,0
Los datos muestran dos grupos de reincidentes iguales en número, con el
9,5%. La diferencia entre éstos viene dada por el tiempo transcurrido hasta que
cometen el segundo delito de violencia doméstica: en un grupo se ha producido
en un periodo de 12 meses y en el otro grupo en un periodo de 12 a 18 meses
o más.
Llegados a este punto, nos planteamos si pueden darse diferencias a nivel de
género (entre chicos y chicas) en la reincidencia.
Tabla 5.6.3. Reincidencia en violencia doméstica/ Género
No reincidentes
Reincidentes
Chicos
N
%
78
84,8
14
15,2
Chicas
N
%
16
66,7
8
33,3
Total
92
24
100
100
Del cruce entre variables realizado, la reincidencia en violencia doméstica y el
género de los jóvenes, el dato más destacado es que las chicas aparecen más
reincidentes que los chicos. Ellas son reincidentes en un 33,3%, frente a
un15,2% de chicos reincidentes (Tabla 5.6.3).
160
La relación entre la edad y la reincidencia se refleja a en la tabla 5.6.4:
Tabla 5.6.4. Reincidencia en violencia doméstica/ Edad
No reincidentes
N
%
Reincidentes
N
%
14 años
15 años
16 años
17 años
6
20
27
41
6,4
21,3
28,7
43,6
3
4
10
5
13,6
18,2
45,5
22,7
Total
94
100
22
100
De los datos obtenidos, podemos destacar la franja de edad de los 16 años
como la edad con mayor reincidencia (un 45,5%), seguida los 17 años, con un
22,7%. Así pues, los jóvenes de más edad aparecen también como los más
reincidentes.
Para concluir el punto referido a la reincidencia y analizar las características
más comunes de este grupo de jóvenes, hemos llevado a cabo el análisis
multivariado. Los resultados son los siguientes:
ƒ
En las chicas se da más reincidencia.
ƒ
Presentan tendencia externalizante.
ƒ
El motivo del conflicto es la no aceptación de normas, discusión y
escalada de violencia.
ƒ
Actitud frente a los hechos: responsabilidad de otros.
ƒ
El joven tenía conductas violentas en la escuela y en su medio hacia los
iguales.
ƒ
El grupo de relación del joven presenta rasgos disociales.
ƒ
Las víctimas son la madre y los otros miembros de la familia.
ƒ
La víctima considera que son otros los responsables de la conducta del
joven.
ƒ
La situación económica familiar es insuficiente.
ƒ
El miembro de la familia que hace la denuncia es la madre.
ƒ
Calificación del fiscal: violencia física sobre familiares y, en algunos,
maltrato en el ámbito familiar.
161
ƒ
La reincidencia se da, en unos casos, en un periodo de tiempo que
comprende hasta los 12 meses y, en otros, entre los 12 y los 18 meses.
ƒ
Los jóvenes están cumpliendo en el momento del hecho una medida de
Libertad vigilada.
ƒ
Las resoluciones por el segundo delito son de Internamiento.
ƒ
Hay consumo de diversas sustancias, legales e ilegales. El hecho se
produce bajo el efecto de sustancias.
ƒ
Hay amenaza con cuchillo.
ƒ
Tienen expedientes por otros delitos, tanto contra las personas como
contra la propiedad.
162
La opinión de los profesionales
163
164
6. Percepción del delito de violencia doméstica
Tal y como hemos expuesto con anterioridad, el hecho de poder conocer la
opinión de los profesionales implicados en la atención de los menores que han
cometido este tipo de delitos es muy importante, ya que nos puede
proporcionar elementos que son, muchas veces, claves para poder atender de
forma más eficaz a este colectivo de jóvenes. Es decir, conocer los aspectos
(elementos) simbólicos permite ser más eficaz, en cualquier intervención o
cambio que se pueda producir.
Somos conscientes, por otra parte, que la muestra que presentamos no es
representativa (a nivel estadístico41) de todos el colectivos que trabajan en
Justicia Juvenil; no se pueden extrapolar los datos obtenidos a toda la
población. Sin embargo, esto no resta validez a los elementos que hemos
hallado y que podemos aportar. Además, nuestra pretensión no era
proporcionar una muestra representativa, sino una prospección de la
representación que se tiene sobre este tema.
Como ya hemos comentado, el cuestionario pretende explorar una serie de
temáticas, como son:
ƒ
El aumento de delitos de violencia doméstica, y de cómo se
contemplaban éstos antes de la aplicación de la nueva ley.
ƒ
Qué conocimientos son necesarios para abordar el delito de violencia
doméstica.
ƒ
La imagen que tienen los profesionales sobre el joven agresor y la
víctima.
ƒ
Las expectativas, que según el profesional, tiene la familia que hace la
denuncia.
ƒ
El grado de comprensión o de percepción del menor y la familia sobre
las actuaciones de los profesionales.
41
De todas formas, en la muestra de 169 profesionales, y según las Tablas estadísticas de
Arkim y Colton, podríamos estar hablando de un margen de error inferior al 10%, (margen de
confianza del 95,5%).
165
Para exponer las informaciones obtenidas, presentaremos los resultados
siguiendo la misma distribución temática que utilizó en el cuestionario.
-
En este apartado se tratan, en primer lugar, las características
sociodemográficas que consideraba el cuestionario.
-
En segundo lugar, veremos las frecuencias que se dan en cada uno de
los bloques temáticos considerados.
-
En el tercero, se exponen las diferencias que se han encontrado al
considerar los colectivos de profesionales. Los colectivos se han
formado teniendo en cuenta el grado de contacto que los profesionales
pueden llegar a mantener con los jóvenes que han cometido un delito de
violencia doméstica. Hemos procedido de esta forma, en base a la teoría
de las representaciones sociales42, que considera que el contacto con el
objeto social es un elemento discriminador de la representación que se
tiene del objeto. En nuestro caso, en concreto, se han formado 6 tipos
de colectivos profesionales: Mossos d'esquadra, abogados, fiscales y
jueces, equipo de asesoramiento y profesionales de intervención en
Medio Abierto y en centros educativos. De la misma manera, también se
han formado grupos en función del tiempo que los profesionales llevan
en el trabajo: hasta 5 años, de 6 a 12 años y más de 12 años.
-
Por último, se muestran algunos elementos que pueden tenerse en
cuenta para una posible discusión.
Respeto al análisis, se ha utilizado el paquete estadístico SPSS, tanto para el
recuento de variables, como para la comparación entre los diferentes grupos
considerados (análisis de la varianza de un factor). Así mismo, como elementos
de conclusión, se han utilizado análisis mutivariados de clasificación
(automática y de segmentación).
42
Ver: ELEJABARRIETA, F.; PERAL, S.; RUIZ, A. Tratamientos penitenciarios por fases. La visión
de los afectados. Barcelona: Centre d’Estudis Jurídics i Formació Especialitzada, 1991.
166
6.1. Las características sociodemográficas de los profesionales
encuestados
Las características que hemos recogido hacen referencia al sexo, la edad, el
tiempo que llevan en el trabajo (expresada en años) y, finalmente, el ámbito de
actuación (sería el grupo creado a partir de las variables profesión, cargo y
puesto de trabajo; se ha hecho de esta manera porque eran variables de baja
tasa de respuesta, tomadas de forma aislada).
Respecto al género de los encuestados, el 48,5% son hombres y el 51,5%
mujeres. El promedio de edad es 39,1 años, siendo el tiempo medio que llevan
en el trabajo 10,2 años. La gráfica siguiente muestra cómo se distribuyen los
encuestados según los ámbitos a los que pertenecen.
Gráfico 6.1.
Ámbitos de intervención
Policial
11,2%
C. Educativo
30,8%
Abogados
14,2%
Juez- Fiscal
10,7%
Medio abierto
11,2%
E. Asesorm.
21,9%
En la muestra que hemos utilizado, se observa cómo la mayoría de
encuestados pertenece al ámbito de los Centros, mientras que el porcentaje
menor corresponde al ámbito policial y a los profesionales de Medio abierto.
En cuanto al tiempo que llevan en el trabajo, podemos observar en el Gráfico
6.2, cómo los grupos están mucho más igualados a nivel de porcentaje.
167
Gráfico 6.2.
Tiempo en el trabajo
Más de 12
años
30,2%
Hasta 5 años
33,7%
6-12 años
36,1%
6.1.1. El aumento de los delitos de violencia doméstica, y cómo se
contemplaban éstos antes de la aplicación de la LORPM
Éstas son las primeras cuestiones que se plantean en el cuestionario. La
siguiente tabla (Tabla 6.1) muestra el número de profesionales que ha
detectado un aumento significativo de denuncias por violencia doméstica.
Tabla 6.1.:Percepción de un aumento significativo de denuncias por violencia doméstica
Sí
No
N
%
N
%
¿Ha detectado un aumento?
130
76,9
39
23,1
¿Tiene datos cuantificados? (*)
22
16,9
108
83,1
¿Utiliza un registro específico? (*)
31
23,8
99
76,2
Análisis sistemático (*)
5
3,8
125
96,2
(*) Únicamente los que han detectado aumento
Podemos comprobar cómo la mayoría de profesionales (76,9%) afirma haber
detectado un aumento significativo de las denuncias por violencia doméstica,
siendo los años en que han comenzado a detectarlo, mayoritariamente, el 2003
(38,5%), seguido del 2004 (27,7%). En cuanto al resto de años, el 17,7% ha
detectado el aumento en 2002, el 10,8% en 2001, y el 5,4% en el año 2000.
168
En esta misma pregunta se ha intentado indagar sobre la base (más o menos
empírica) de este aumento, según los profesionales. Como puede observarse
en la tabla 6.1, los elementos empíricos que se han expuesto como alternativas
de respuesta son la utilización de datos cuantificados, la utilización de registros
específicos y el análisis sistematizado de la información. La gran mayoría de
los profesionales no utiliza dichos elementos empíricos para explicar el
aumento. El 16,9% dice que tiene datos cuantificados, y el 23,8% utiliza un
registro específico.
Cuando se pregunta cómo se contemplaban, antes de la nueva Ley, los delitos
de violencia doméstica se obtienen las siguientes respuestas (Tabla 6.2):
Tabla 6.2. Detección de los delitos de violencia doméstica antes de la entrada en vigor de la
LORPM
Sí
Se detectaba esta problemática
La agresión en la familia se daba al mismo
tiempo que otras conductas delictivas
denunciadas
También se denunciaba como violencia
doméstica
No
Ns/ Nc
N
%
N
%
N
%
78
46,2
58
34,3
33
19,5
116
68,6
27
16
26
15,4
28
16,6
110
65,1
31
18,3
En la columna izquierda de la tabla 6.2 puede apreciarse cómo los
profesionales que afirman haber detectado ya antes esta problemática hacen
un total de prácticamente la mitad; frente a, aproximadamente, un tercio que no
la detectaba. Los profesionales piensan, de forma mayoritaria, que la agresión
en la familia se daba al mismo tiempo que otras conductas. Por último, a la
pregunta de si estos tipos delictivos se denunciaban como violencia doméstica,
la respuesta más común es “no”.
6.1.2. Los conocimientos necesarios para abordar el delito de violencia
doméstica
Debemos recordar en este apartado que las respuestas se medían en una
escala de 7 puntos, que iba de “poco” a “muy necesario”. Por tanto, a mayor
169
puntuación, más necesario se consideraba un conocimiento al respeto. En el
gráfico 6.3 puede observarse la puntuación media de cada uno de los
conocimientos propuestos. Los conocimientos sociológicos son vistos por los
profesionales como los más importantes para abordar de forma satisfactoria la
problemática de la violencia familiar. Les siguen, los conocimientos
psicológicos, y por último, los jurídicos.
Gráfico 6.3.
7
6
5
4
3
6,3
4,81
2
5,91
1
0
Sociológicos
Jurídicos
Psicológicos
6.1.3. La actuación diferenciada en los delitos de violencia doméstica
Lo primero que podemos decir es que un 94,1% de los encuestados cree que
tendría que haber una actuación diferenciada en los delitos de violencia
doméstica. En cuanto al grado de importancia que deberían tener los ámbitos
de actuación propuestos, destaca como más importante (Gráfico 6.4) el ámbito
de la salud mental- familiar. En segundo lugar de importancia, encontramos la
salud mental- individual. El ámbito con menor importancia a la hora de una
actuación diferenciada, según el conjunto de los profesionales, es el ámbito
jurídico.
170
Gráfico 6.4
Importancia para una actuación diferenciada
Judicial
4,48
Mediación comunitaria
4,91
Educativo escolar
5,46
Sociocomunitaria
5,3
S.Mental-familiar
6,1
S.Mental-individual
5,8
0
1
2
3
4
5
6
7
6.1.4. La imagen de los profesionales sobre el joven agresor y la víctima
En el cuestionario se presentaban dos escalas, una para el joven y el otro para
la víctima, para poder conocer, a partir de adjetivos polarizados, cuál es la
imagen que se tiene de los principales actores de los delitos de violencia
doméstica.
Para una mayor clarificación de la lectura, se han dirigido, previamente, todos
los adjetivos en un único sentido, puesto que esto permite una mayor
posibilidad de interpretación. En concreto, todos aquellos adjetivos que podían
definir al joven o la víctima, van de más a menos positivo. Por tanto, a menor
puntuación, más positivo será el adjetivo (y a mayor puntuación, más negativo).
Los resultados que mostramos a continuación son las puntuaciones medias de
cada uno de los adjetivos utilizados en el cuestionario. En el gráfico 6.5 se
recogen las puntuaciones de los adjetivos propuestos para el joven.
171
Gráfico 6.5
Imagen del joven
4,59
Seguro-Temeroso
4,51
Cercano- Distante
5,14
Altruista- Egoísta
4,45
Colaborador- "Pasota"
4,38
Víctima- Agresor
5,36
Con autocontrol- Con descontrol
5,53
Reflexivo- Impulsivo
Preocupado- Despreocupado
4,27
Bueno- Malo
4,29
5,31
Pacifíco- Agresivo
5,18
Dócil- Dominante
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
4,5
5
5,5
6
Media
Si nos fijamos, podemos comprobar cómo el conjunto de los profesionales tiene
una imagen del joven, en términos generales, que corresponde a puntuaciones
en la escala superiores a 4. Por tanto, la tendencia se sitúa más próxima a los
adjetivos de carga negativa. Como primer apunte, podemos decir que los
profesionales ven al joven impulsivo, con descontrol, agresivo, dominante y
egoísta.
La imagen que los profesionales tienen de la víctima puede verse en el gráfico
6.6. Lo primero que destaca es que los adjetivos se centran, de forma
mayoritaria, en el polo positivo.
172
Gráfico 6.6
Imagen de la víctima
5,34
Seguro-Temeroso
3,7
Cercano-Distante
4,18
Altruista-Egoísta
3,27
Colaborador-Pasota
3,14
Víctima-Agresor
4,44
Con autocontrol-Con descontrol
4,15
Reflexivo-Impulsivo
2,75
Preocupado-Despreocupado
3,65
Bueno-Malo
3,8
Pacifíco-Agresivo
3,35
Dócil-Dominante
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
4,5
5
5,5
6
Media
Observamos, sin embargo, que el único adjetivo del polo negativo es temeroso.
De esta manera, verían a la víctima como preocupada, víctima, colaboradora,
dócil y temerosa.
173
6.1.5. Las expectativas de la familia que hace la denuncia
El gráfico 6.7 muestra lo qué, según los profesionales, espera la familia que
interpone la denuncia (son puntuaciones medias).
Gráfico 6.7
Apoyos que espera la familia
4,85
Sanción
Trat. Psicológico
víctima
4,26
Trat. Psicológico
menor
5,57
AsesoramientoOrientación
5,58
5,53
Protección
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
4,5
5
5,5
6
Media
Los apoyos que, según los profesionales, espera más la familia son el
tratamiento psicológico al menor, el asesoramiento u orientación y la
protección, todos ellos con un grado de importancia muy parecido. El apoyo
que los profesionales consideran que se espera menos (por parte de la familia)
es el tratamiento psicológico a la víctima.
6.1.6. El grado de comprensión del menor y la familia sobre las
actuaciones de los profesionales
En cuanto a la comprensión de las actuaciones que se llevan a cabo, que los
profesionales atribuyen a los menores, destacan (a nivel de media) los
resultados y las consecuencias que comporta todo el proceso judicial. En lo
que a las dos otras actuaciones se refiere, debemos apuntar que los
profesionales consideran que la comprensión de la denuncia es algo mayor que
174
la comprensión del proceso que se lleva a cabo. Esto se puede observar en el
gráfico 6.8.
Gráfico 6.8
Comprensión que tiene el menor de las actuaciones
Resultados y
consecuencias del
proceso
3,72
El proceso que se
lleva a cabo
3,46
3,59
Significado denuncia
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
Media
Gráfico 6.9
Percepción que tiene la familia sobre las función de las
intervenciones
Resultados y
consecuencias del
proceso
4,15
El proceso que se
lleva a cabo
4,16
4,34
Significado denuncia
1
1,5
2
2,5
3
3,5
4
4,5
5
Media
Según los profesionales, lo que más comprende la familia del menor es el
significado de la denuncia; seguido del proceso que se lleva a cabo; y por
último, de los resultados y las consecuencias del proceso (Gráfico 6.9).
En cuanto al grado de comprensión de las actuaciones que se llevan a cabo,
podemos decir que, en opinión de los profesionales, tanto la familia como el
175
menor comprenden mejor aquello que les es más propio; es decir, lo que ellos
mismos sufren.
6.2. Las diferencias de opinión entre los profesionales
Hasta ahora, hemos descrito las opiniones generales de los profesionales, pero
¿qué sucede cuando se intenta averiguar cuáles son las opiniones de los
diferentes grupos de profesionales? Esta cuestión es la que intentaremos tratar
en este apartado, sin embargo, para poderlo hacer debemos definir
previamente los colectivos o grupos de profesionales. Tal y como hemos
expuesto en la presentación de este apartado, hemos optado por crear los
grupos a partir de dos criterios. El primero, se refiere al ámbito genérico de
actuación del encuestador. En concreto, hemos considerado 6 grupos: Los
abogados, los profesionales de los centros educativos de menores, los jueces y
fiscales que trabajan en los juzgados, los profesionales de Medio Abierto, los
mossos d'esquadra y los miembros de los equipos de asesoramiento. El
segundo criterio es el tiempo que lleva el profesional en el trabajo.
Concretamente, se han configurado 3 grupos: hasta 5 años, 6- 12 años y más
de 12 años.
Para detallar las posibles diferencias entre los grupos definidos, hemos
empleado el análisis de varianza de un factor. En las siguientes tablas se
presentan las puntuaciones medias que ha obtenido cada uno de los grupos y,
si existen diferencias estadísticamente significativas, se muestra dónde se dan.
En el caso de que no haya diferencias, expondremos, de forma breve, cuáles
son los grupos que presentan resultados más altos a nivel de medias.
6.2.1. Las diferencias
profesionales
según
los
ámbitos
de
actuación
de
los
Comenzaremos a comentar los resultados obtenidos por los grupos de
profesionales formados a partir de su ámbito de actuación, utilizando como
176
criterio de comparación las respuestas dadas en las escalas que aparecen en
el cuestionario.
Por último, veremos los grupos de profesionales formados según el tiempo que
llevan en el trabajo.
Los conocimientos necesarios para abordar el delito de violencia doméstica
En la tabla 6.3, puede observarse que no hay diferencias estadísticamente
significativas entre los grupos. Respecto al conocimiento sociológico, a nivel de
media, son los jueces y los fiscales los que le dan mayor importancia, y los
abogados, los que menos.
Tabla 6.3. Conocimientos que los profesionales valoran como más necesarios en la
problemática de violencia doméstica, según su ámbito de actuación.
Grupo1
(n=24)
Grupo
2
Grupo 3
Grupo 4
Grupo 5
Grupo 6
Prueba
(n=18)
(n=19)
(n=19)
(n=37)
Scheffe
F
Sig.
(n= 52)
Conocimiento
sociológico
Med.
5.92
6.40
6.72
6.05
6.05
6.46
Sd.
1.28
0.72
0.57
1.39
0.91
0.84
Conocimiento
jurídico
Med.
4.79
5.13
4.61
3.95
5.21
4.70
Sd.
1.38
1.55
1.85
1.35
1.23
1.41
Conocimiento
psicológico
Med.
5.54
6.31
5.61
5.42
5.47
6.22
Sd.
1.44
10.94
1.61
1.35
≠
2.180
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
≠
1.65
0.92
N.S.
≠
(No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo 1 =Abogados; Grupo 2 =Centro Educativo; Grupo 3 =Juez-Fiscal; Grupo 4
=Medio Abierto; Grupo 5 =Policial; Grupo 6 =Equipo Asesoramiento.
En cuanto al conocimiento jurídico, son los grupos de los Centros educativos y
los mossos d'esquadra los que creen que es más necesario.
Los grupos que consideran que el conocimiento psicológico es muy necesario
son, en primer lugar, los profesionales de los Centros educativos y, en segundo
lugar, los de los el equipo de asesoramiento.
177
La actuación diferenciada: la importancia de los ámbitos de actuación
No se han encontrado diferencias estadísticamente significativas entre los
grupos de profesionales, respecto a la importancia de los diferentes ámbitos en
una actuación diferenciada de los delitos de violencia doméstica. En la tabla 6.4
se observa cómo los grupos profesionales que otorgan más importancia a la
salud mental individual del menor y a la salud mental de la familia, son los de
los Centros educativos y los del equipo técnico. Los grupos de jueces y
fiscales, y los de Medio Abierto, dan mayor importancia al ámbito
sociocomunitario.
El ámbito educativo y escolar es muy importante por los grupos que trabajan en
el ámbito jurídico: los jueces y fiscales, y los abogados.
En referencia a la mediación comunitaria, los grupos de profesionales que
consideran que ésta es más importante son los Jueces y los fiscales, seguidos
de los del equipo de asesoramiento.
Los grupos de mossos d'esquadra y los de Centro educativo son lo que dan
mayor importancia a la actuación judicial.
178
Tabla 6.4. Grado de importancia de los ámbitos de actuación en la actuación diferenciada
Salud mental
Individual
Salud mental
Familiar
Sociocomunit
aria
EducativoEscolar
Mediación
comunitaria
Judicial
Grupo
1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n=22)
(n=46)
(n=17)
(n=19)
(n=19)
(n=36)
Med
5.45
6.17
5.53
5.47
5.79
5.83
Sd
1.57
0.80
1.12
1.22
1.18
1.34
Med
5.77
6.28
5.53
5.95
5.95
6.39
Sd
1.27
0.72
1.33
1.08
0.97
0.60
Med
5.09
5.37
5.71
5.42
4.74
5.36
Sd
1.15
1.14
1.26
1.39
1.19
1.10
Med
5.64
5.48
5.94
5.00
5.42
5.36
Sd
1.22
1.26
1.14
1.37
1.30
1.13
Med
4.64
4.83
5.71
4.84
4.84
4.89
Sd
1.47
1.40
1.26
1.68
1.12
1.51
Med
4.59
4.72
4.35
3.79
4.89
4.31
Sd
1.74
1.31
1.54
1.51
1.41
1.58
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
F
Sig.
1.758
N.S.
Prueba
Scheffe
≠
1.485
N.S.
1.190
N.S.
1.269
N.S.
1.477
N.S.
≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo1= Abogados; Grupo 2= Centro Educativo; Grupo 3= Juez-Fiscal; Grupo 4=
Medio Abierto; Grupo 5= Policial; Grupo 6= Equipo Asesoramiento.
179
La imagen del joven y la víctima, y los grupos de ámbito de actuación
En
este
bloque
temático
sí
que
hemos
encontramos
diferencias
estadísticamente significativas entre los grupos de profesionales considerados.
La primera diferencia que constatamos (tabla 6.5) es la que hace referencia a
la dimensión pacífico- agresivo: los abogados son el colectivo que valora al
joven como menos agresivo.
Tabla 6.5. La imagen del joven según los ámbitos de actuación
Dócil Dominante
PacíficoAgresivo
BuenoMalo
Grupo
1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n=24)
(n=52)
(n=18)
(n=19)
(n=19)
(n=37)
Med
4.38
4.98
5.72
4.79
5.68
5.68
Sd.
1.56
1.45
0.96
1.58
1.29
1.27
Med
4.13
5.23
5.56
5.47
6.00
5.65
Sd.
1.60
1.11
1.04
1.02
0.75
1.01
Med
3.75
4.42
4.33
4.16
4.84
4.22
1.07
0.85
0.69
0.76
1.07
0.75
Sd.
PreocupadoDespreocupa
do
Med
5.08
4.25
3.89
4.21
5.00
3.59
Sd.
1.35
1.51
1.23
1.55
1.86
1.38
ReflexivoImpulsivo
Med
4.96
5.23
5.61
5.58
5.68
6.19
Sd.
1.81
1.08
1.42
1.30
1.53
0.94
Con
AutocontrolCon descontrol
Med
5.08
4.92
5.11
5.68
5.74
5.89
Sd.
1.56
1.44
1.75
1.29
1.37
1.07
VíctimaAgresor
Med
.
4.25
4.79
4.06
4.32
5.16
3.68
Sd.
1.48
1.42
1.26
1.73
1.34
1.31
Med
4.58
4.33
4.44
4.47
5.42
4.03
Sd.
1.67
1.15
1.20
1.35
1.35
1.21
Med
4.42
5.37
5.11
5.21
5.74
4.95
Sd.
1.38
1.25
1.37
1.27
1.15
0.94
Med
4.08
4.60
4.61
4.37
5.37
4.27
Sd.
1.74
1.29
1.42
1.38
1.26
1.52
Med
4.88
4.35
4.61
4.95
4.26
4.73
Sd.
1.62
1.03
0.98
1.27
1.28
1.37
ColaboradorPasota
AltruistaEgoísta
CercanoDistante
SeguroTemeroso
Sig.
Prueba
Scheffe
7.760
.000
1<
2,3,4,5,6
3.799
.003
1< 5
4.157
.001
1< 6
F
≠
≠
2.868
N.S.
4.005
.002
6 < 2,5
3.064
.011
6<5
3.182
.009
1<5
2.088
N.S.
1.299
N.S.
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas); ≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo1 =Abogados; Grupo 2 =Centro Educativo; Grupo 3 =Juez-Fiscal; Grupo 4 =Medio
Abierto; Grupo 5 =Policial; Grupo 6= Equipo Asesoramiento.
180
En el caso de la dimensión bueno- malo, el grupo policial es el que considera al
menor como más “malo”. Los abogados son los que ven al menor como más
preocupado (dimensión preocupado- despreocupado).
Los grupos del equipo técnico y los de Centro educativo son los que ven al
joven como menos “agresor”. En cambio, el grupo policial es el que lo percibe
como más “agresor”.
En la dimensión colaborador- pasota, las diferencias se encuentran entre el
grupo policial y el equipo técnico: los mossos d'esquadra son los que ven al
joven más “pasota”.
El grupo policial, en comparación al de los abogados, es también el que
considera al joven más egoísta.
Respecto a la visión que los diferentes grupos tienen sobre la víctima, podemos
constatar (tabla 6.6) que no hay diferencias estadísticamente significativas.
De todas formas, fijándonos en los promedios y tomando cada una de las
dimensiones, podemos decir lo siguiente:
Por lo que respecta a la dimensión dócil- dominante, los que ven a la víctima
más dócil son los profesionales que pertenecen al grupo policial, y los que la
ven menos dócil son los del grupo del equipo técnico. Los abogados son los
que la consideran más pacífica, y los que menos el equipo Técnico. En la
dimensión bueno- malo, los abogados, comparados con el equipo técnico, son
los que ven a la víctima como más “buena”. Son también los abogados los que
la ven más preocupada, y los jueces y fiscales como más reflexiva. Con mayor
descontrol la ven los profesionales del equipo técnico, y la consideran más
“víctima” los jueces y fiscales. Los abogados la perciben más “colaboradora”, y
el equipo de asesoramiento más egoísta. Como más distante, la ven los
abogados. El grupo policial es el que la califica como más temerosa.
181
Tabla 6.6. La imagen de la víctima según los ámbitos de actuación
Grupo
1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n= 24)
(n= 52)
(n= 18)
(n= 19)
(n= 19)
(n= 37)
DócilDominante
Med
3.50
3.10
3.28
3.37
2.42
4.11
Sd.
1.72
1.29
1.36
1.21
1.07
1.76
PacíficaAgresiva
Med
3.33
3.56
3.72
3.95
3.37
4.65
Sd.
1.61
1.18
1.13
0.85
1.12
1.09
BuenaMala
Med
3.21
3.62
3.72
3.68
3.79
3.86
Sd.
1.10
1.01
0.67
0.58
0.63
0.54
PreocupadaDespreocupa
da
Med
3.33
2.85
2.50
2.74
2.47
2.49
Sd.
1.63
1.42
1.20
1.15
1.35
1.24
ReflexivaImpulsiva
Med
4.04
3.98
3.78
4.21
3.84
4.76
Sd.
1.40
1.04
1.26
0.79
1.12
1.34
Autocontrola
daDescontrolad
a
Med
4.04
4.37
4.17
4.63
4.47
4.84
Sd.
1.55
1.14
1.47
0.90
1.43
1.30
VíctimaAgresora
Med
3.21
3.08
3.44
3.26
2.42
3.32
Sd.
1.61
1.28
1.15
1.05
1.07
1.43
Colaboradora
- Pasota
Med
.
3.83
3.33
3.00
3.00
3.05
3.22
Sd.
1.37
1.22
1.14
0.88
1.18
1.18
AltruistaEgoísta
Med
4.17
3.96
4.22
4.26
4.16
4.43
Sd.
1.52
1.07
0.94
0.81
1.07
1.04
CercanaDistante
Med
4.25
3.63
3.83
3.47
3.42
3.62
Sd.
1.48
1.47
1.10
0.70
1.22
1.34
SeguraTemerosa
Med
4.63
5.46
5.28
5.53
5.63
5.43
Sd.
1.86
1.09
0.96
0.96
1.21
1.30
F
Sig.
Prueba
Scheffe
≠
≠
≠
1.497
N.S.
≠
1.452
N.S.
1.552
N.S.
1.628
N.S.
0.827
N.S.
1.215
N.S.
≠
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas); ≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo 1= Abogados; Grupo 2= Centro Educativo; Grupo 3= Juez- Fiscal; Grupo 4= Medio
Abierto; Grupo 5= Policial; Grupo 6= Equipo de Asesoramiento
182
Las expectativas de la familia
Respecto a la percepción que tienen los profesionales acerca de las
expectativas de la familia, observamos cómo las diferencias intergrupales
estadísticamente significativas se dan en las que se refieren a la sanción. El
grupo de profesionales que considera que las expectativas de sanción de la
familia son más elevadas es el grupo del equipo técnico. Por el contrario, el
grupo que cree que la familia espera menos la sanción es el de jueces y
fiscales.
Tabla 6.7. Las expectativas de la familia que hace la denuncia
Grupo
1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n= 24)
(n=52)
(n=18)
(n=19)
(n=19)
(n=37)
Med
5.54
5.62
4.78
5.53
5.84
5.59
Sd
1.59
1.24
1.99
1.26
1.17
1.59
AsesoramientoOrientación
Med
5.50
5.69
4.72
5.74
6.42
5.38
Sd
1.10
1.15
1.71
0.81
0.61
1.38
Trat. Psicol. al
menor
Med
4.83
5.77
5.72
5.21
5.84
5.73
Sd
1.88
1.25
1.49
1.27
1.01
1.19
Trat. Psicol. a
la víctima
Med
4.46
4.67
3.89
3.95
4.74
3.65
Sd
1.93
1.56
1.75
1.22
1.56
1.78
Med
5.00
4.85
3.50
4.68
4.84
5.49
Sd
1.91
1.51
2.04
1.63
1.64
1.28
Protección
Sanción
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
F
Sig.
Prueba
Scheffe
≠
≠
≠
2.360
N.S.
3.729
.003
6 <3
≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo 1= Abogados; Grupo 2= Centro Educativo; Grupo 3= Juez- Fiscal;
Grupo 4= Medio Abierto; Grupo 5= Policial; Grupo 6= Equipo de Asesoramiento.
La comprensión y percepción de las actuaciones
La comprensión de las actuaciones que los profesionales atribuyen a los
menores puede observarse en la tabla 6.8. Encontramos diferencias
estadísticamente significativas entre el grupo de profesionales de los Centros
educativos, que son los que creen que el menor comprende menos el
significado de la denuncia, y el de jueces y fiscales, que piensan que lo
entiende más.
183
En la tabla 6.9 se muestran las puntuaciones medias de los grupos de
profesionales, respecto a lo que éstos consideran que piensa la familia sobre
las
intervenciones.
Aunque
no
existen
diferencias
estadísticamente
significativas, a nivel de medias, el grupo policial es el que considera que la
familia comprende mejor el significado de la denuncia y el proceso que se lleva
a cabo. Los profesionales que creen que la familia entiende más los resultados
y las consecuencias de las intervenciones, pertenecen al grupo del equipo de
asesoramiento.
Tabla 6.8. Comprensión del menor respecto a las actuaciones
Grupo
1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n=24)
(n=52)
(n=18)
(n=19)
(n=19)
(n=37)
Med
3.92
3.15
4.39
3.63
3.42
3.65
Sd
1.32
1.23
1.58
1.26
1.61
1.38
Proceso que se
lleva a cabo
Med
2.83
3.12
3.72
4.16
3.16
4.00
Sd
1.17
1.23
1.53
1.12
1.77
1.33
Resultado y
consecuencias
Med
3.88
3.42
3.83
4.26
3.37
3.86
Sd
1.65
1.24
1.38
1.05
1.77
1.46
Significado
denuncia
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
F
Sig.
Prueba
Scheffe
2.657
.024
3 <2
≠
1.441
N.S.
≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo 1= Abogados; Grupo 2= Centro Educativo; Grupo 3= Juez- Fiscal;
Grupo 4= Medio Abierto; Grupo 5= Policial; Grupo 6= Equipo de Asesoramiento.
Tabla 6.9. Percepción de la familia sobre la función de las intervenciones
Grup
o1
Grupo
2
Grupo
3
Grupo
4
Grupo
5
Grupo
6
(n=24)
(n=52)
(n=18)
(n=19)
(n=19)
(n=37)
Significado
denuncia
Md
3.71
4.19
4.06
4.58
5.00
4.65
Sd
1.37
1.40
1.70
1.17
1.33
1.30
Proceso que se
lleva a cabo
Md
3.46
4.29
3.83
4.32
4.63
4.27
Sd
1.22
1.36
1.62
1.16
1.30
1.28
Resultado y
consecuencias
Md
3.88
4.25
3.78
4.21
4.11
4.35
Sd
1.30
1.40
1.63
1.27
1.33
1.46
F
Sig.
2.643
N.S.
2.242
N.S.
0.654
N.S.
Prueba
Scheffe
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas); ≠ (No homogeneidad varianza)
GRUPOS DE COMPARACIÓN: Grupo 1= Abogados; Grupo 2= Centro Educativo; Grupo 3= Juez- Fiscal;
Grupo 4= Medio Abierto; Grupo 5= Policial; Grupo 6= Equipo de Asesoramiento
184
6.2.2. Las diferencias según el tiempo que los profesionales llevan en el
trabajo
En este apartado continuaremos exponiendo la misma temática que hemos
tratado en el punto anterior, pero con los grupos de profesionales configurados
según el tiempo que llevan en su lugar de trabajo. Así pues, hemos creado tres
grandes grupos: Los que llevan 5 años o menos, los de 6-12 años y los que
hace más de 12 años que están en ese trabajo.
Los conocimientos necesarios
No encontramos diferencias intergrupales estadísticamente significativas, en
función del tiempo que los profesionales llevan en el trabajo y de los
conocimientos que consideran necesarios para abordar los delitos de violencia
doméstica. Tal y como puede observarse en la tabla 6.10, el grupo que
considera que los conocimientos sociológicos son más importantes es el
colectivo de los profesionales que llevan más de 12 años en el trabajo. En
cambio, este grupo es el que piensa que los conocimientos jurídicos y
psicológicos son menos necesarios. Por el contrario, los conocimientos
jurídicos y psicológicos son considerados como los más importantes por el
grupo de profesionales que lleva entre 6 y 12 años en el trabajo.
Tabla 6.10. Conocimientos que los profesionales consideran necesarios para abordar la
problemática de la violencia doméstica
Conocimiento sociológico
Conocimiento jurídico
Conocimiento psicológico
Hasta 5
años
6- 12
años
(n= 57)
(n= 61)
Med
6.19
6.26
6.45
Sd.
.97
1.10
0.76
Med
4.93
5.03
4.41
Sd.
1.52
1.48
1.46
Med
5.88
6.00
5.84
Sd.
1.18
1.17
1.50
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas).
185
más 12 años
F
Sig.
0.995
N.S.
2.692
N.S.
0.238
N.S.
(n= 51)
Prueba
Scheffe
La actuación diferenciada
En la tabla 6.11 vemos que la única diferencia estadística es la siguiente: El
grupo de más de 12 años piensa que el ámbito de Mediación comunitaria es
menos importante, en comparación con el grupo de profesionales que lleva
hasta 5 años en el trabajo.
Si observamos las puntuaciones medias de cada uno de los ámbitos que se
consideran importantes en la actuación diferenciada de los delitos de violencia
doméstica, vemos que el colectivo de profesionales que lleva más tiempo en el
trabajo valora, en orden de importancia: El ámbito de la Salud mental- familiar,
el de salud mental- individual, el sociocomunitario, el educativo- escolar y el
judicial. En cambio, los que llevan menos tiempo en el trabajo dan más
importancia a los ámbitos de salud mental individual, salud mental familiar y
mediación comunitaria. Por su parte, el grupo que lleva entre 6 y 12 años en el
trabajo piensa que los ámbitos más importantes son el sociocomunitario, el
educativo- escolar y el judicial.
Tabla 6.11. Grado de importancia de los ámbitos de actuación en la actuación diferenciada
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
Med.
5.96
5.65
5.78
Sd
1.02
1.40
1.14
Med
6.20
6.09
5.92
Sd
0.91
1.01
1.00
Med
5.31
5.33
5.24
Sd
1.25
1.17
1.18
Med
5.40
5.62
5.35
Sd
1.29
1.19
1.23
Med
5.27
4.93
4.49
(n=55)
Salud mental- individual
Salud mental- familiar
Sociocomunitario
Educativo- escolar
Mediación comunitaria
Judicial
(n=55)
(n=49)
Sd
1.30
1.43
1.50
Med
4.49
4.62
4.31
Sd
1.61
1.48
1.43
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas).
186
F
Sig.
0.924
N.S.
1.101
N.S.
0.066
N.S.
0.717
N.S.
4.016
.020
0.554
N.S.
Prueba
Scheffe
+12a.
<
Hasta
5a.
La imagen del joven y la víctima
En este apartado, únicamente haremos referencia a las diferencias
intergrupales significativas de la imagen que los profesionales tienen del joven
y la víctima, según el tiempo que éstos llevan en el trabajo. En la tabla 6.12 se
muestran los resultados obtenidos.
Tabla 6.12 La imagen que tienen los profesionales del joven, según los años que llevan en el
trabajo
Dócil- Dominante
Pacífico- Agresivo
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
(n= 57)
(n= 61)
(n= 51)
Med.
5.07
5.07
5.45
Sd.
1.47
1.40
1.46
Med.
5.33
5.03
5.63
Sd.
1.24
1.28
1.09
Med
4.46
4.15
4.27
Sd.
1.05
0.89
0.70
PreocupadoDespreocupado
Med.
4.21
4.31
4.27
Sd.
1.53
1.58
1.56
Reflexivo- Impulsivo
Med
5.39
5.46
5.78
Bueno- Malo
AutocontroladoDescontrolado
Víctima-Agresor
Colaborador-Pasota
Altruista- Egoísta
Próximo- Distante
Seguro-Temeroso
F
Sig.
1.254
N.S.
3.346
.038
1.749
N.S.
0.063
N.S.
1.337
Sd.
1.56
1.32
1.06
Med.
5.19
5.26
5.65
Sd.
1.51
1.40
1.38
Med.
4.44
4.28
4.43
Sd.
1.64
1.46
1.35
Med.
4.40
4.57
4.35
Sd.
1.47
1.32
1.20
Med.
4.77
5.08
5.61
1.554
0.215
0.428
Sd.
1.45
1.16
0.96
Med.
4.25
4.70
4.59
Sd.
1.46
1.53
1.34
Med.
4.65
4.82
4.25
Sd.
1.17
1.27
1.29
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
187
6.472
1.569
2.945
Prueba
Scheffe
+12a. <
6-12a.
N.S.
N.S.
N.S.
N.S.
.002
N.S.
N.S.
+12a. <
Hasta 5a.
Como puede observarse en la tabla, se encuentran diferencias significativas en
las dimensiones pacífico- agresivo y altruista- egoísta. Estas diferencias se dan
en dos sentidos: Por un lado, los profesionales que llevan más años en el
trabajo ven al joven más agresivo que los del grupo que lleva 6-12 años. Por el
otro lado, los que llevan más tiempo en el trabajo piensan que los jóvenes son
más egoístas que los profesionales que llevan menos tiempo.
En cuanto a la imagen de la víctima, en la tabla 6.13 puede verse entre qué
grupos existen diferencias significativas. En concreto, encontramos 3 atributos
que son valorados de forma diferente por los grupos de profesionales: con
control- descontrol, altruista- egoísta y seguro- temeroso.
Tabla 6.13. La imagen que los profesionales tienen de la víctima, en función de los años que
llevan en el trabajo
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
Med.
3.39
3.28
3.39
Sd.
1.49
1.58
1.48
Med.
3.61
3.79
4.04
Sd.
1.22
1.43
1.08
Med.
3.60
3.62
3.75
Sd.
0.86
0.92
0.72
PreocupadoDespreocupado
Med.
2.89
2.62
2.73
Sd.
1.41
1.23
1.48
Reflexivo- Impulsivo
Med.
3.82
4.34
4.27
Sd.
1.18
1.15
1.25
Med.
4.05
4.51
4.80
Sd.
1.14
1.36
1.28
Med.
3.19
2.98
3.25
Sd.
1.30
1.40
1.26
Med.
3.37
3.28
3.16
Sd.
1.22
1.23
1.16
Med.
3.86
4.41
4.25
Sd.
0.93
1.16
1.13
Med.
3.68
3.69
3.73
Sd.
1.21
1.41
1.34
Med.
5.00
5.43
5.63
Sd.
1.39
1.35
0.98
(n=57)
Dócil- Dominante
Pacífico- Agresivo
Bueno- Malo
Con Autocontrol- Descontrol
Víctima- Agresor
Colaborador-Pasotismo
Altruista- Egoísta
Cercano- Distante
Seguro- Temeroso
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas);
188
(n=61)
(n=51)
F
Sig.
0.103
N.S.
1,541
N.S.
0.472
N.S.
0.587
N.S.
3.208
N.S.
4.862
.009
0.661
N.S.
0.418
N.S.
4.017
.020
0.016
N.S.
3.527
.032
Prueba
Scheffe
+12a. <
Hasta 5a.
6-12a. <
Hasta 5a.
+12a. <
Hasta 5a.
En el caso de la dimensión autocontrol- descontrol, son los profesionales que
llevan más tiempo en el trabajo los que, comparados con los del grupo que
lleva menos tiempo, consideran a la víctima más descontrolada. En el caso de
las dimensiones altruista- egoísta y seguro- temeroso, también encontramos
diferencias entre los mismos colectivos, siendo los que han estado más tiempo
en el trabajo los que ven a la víctima más egoísta y temerosa.
Las expectativas de la familia
La tabla 6.14 muestra las diferencias de opinión de los diferentes grupos de
profesionales, en lo referente a las expectativas que éstos atribuyen a las
familias. Únicamente hemos encontrado diferencias significativas entre el grupo
de profesionales que llevan menos años en el trabajo y el de aquellos que
llevan entre 6-12 años. Esta diferencia se concreta en el hecho de que el
tratamiento psicológico al menor es más importante para los profesionales que
hace menos años que trabajan que para aquellos que llevan entre 6 y 12 años.
Tabla 6.14. Las expectativas de la familia que hace la denuncia, según los diferentes grupos de
profesionales
Protección
Asesoramiento- Orientación
Trat. Psicol. al menor
Trat. Psicol. a la víctima
Sanción
Med.
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
(n= 57)
(n= 61)
(n= 51)
5.46
5.56
5.57
F
Sig.
Prueba
Scheffe
N.S.
0.099
Sd.
1.45
1.57
1.37
Med.
5.88
5.44
5.41
Sd
1.24
1.18
1.30
Med.
5.88
5.18
5.69
Sd.
1.24
1.62
1.09
Med.
4.33
4.31
4.12
Sd.
1.90
1.60
1.56
Med.
4.79
5.00
4.73
Sd.
1.70
1.64
1.73
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas)
189
2.497
N.S.
4.211
.016
0.261
N.S.
0.415
N.S.
6-12a. <
Hasta
5a.
La comprensión y percepción de las actuaciones
No hemos encontrado diferencias estadísticamente significativas entre las
opiniones de los grupos de profesionales en lo referente al grado de
comprensión de las actuaciones que éstos atribuyen al menor, ni tampoco en lo
que consideran que la familia piensa de las intervenciones que se llevan a
cabo.
En la tabla 6.15 se pueden observar los promedios que presenta cada uno de
los grupos respecto a la comprensión de las diferentes actuaciones que
atribuyen al menor. En este sentido, podemos decir que los colectivos que
perciben en el menor una mayor comprensión de la denuncia son los que
llevan más de 12 años en el trabajo. En cambio, en el caso de la comprensión
del proceso que se lleva a cabo, y de los resultados y las consecuencias, el
grupo de los que llevan menos años en el trabajo es el que percibe una mayor
comprensión.
El grupo de entre 6 y 12 años es el que piensa que la comprensión del joven
sobre las actuaciones es menor, en las tres opciones propuestas: en el
significado de la denuncia, en el proceso que se lleva a cabo y en los
resultados y consecuencias.
Tabla 6.15. Comprensión del menor respecto a las actuaciones, según los profesionales
Significado denuncia
Proceso
Resultado y consecuencias
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
(n= 57)
(n= 61)
(n= 51)
Med.
3.56
3.48
3.75
Sd.
1.41
1.29
1.51
Med.
3.61
3.20
3.59
Sd.
1.44
1.26
1.50
Med.
3.89
3.49
3.78
Sd.
1.48
1.36
1.42
F
Sig.
0.529
N.S.
1.646
N.S.
1.269
N.S.
Prueba
Scheffe
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas)
Respecto a las valoraciones que los profesionales hacen de la percepción de la
familia sobre la función de las intervenciones, hemos obtenido los resultados
que se muestran en la tabla 6.16. En ésta se observa, en el apartado del
190
menor, como el colectivo de profesionales que considera que el joven
comprende mejor el significado de la denuncia es el que lleva más tiempo en el
trabajo. El grupo de menos tiempo en el trabajo es el que presenta mayores
medias en lo que respecta tanto a la percepción de la familia sobre el proceso
que se lleva a cabo, como a sus resultados y consecuencias. Por el contrario,
los profesionales del grupo 6-12 años son los que creen que la familia
comprende menos la función de las intervenciones.
Tabla 6.16. Percepción de la familia sobre la función de las intervenciones, según los grupos
de profesionales
Significado denuncia
Proceso que se lleva a cabo
Resultado y consecuencias
Hasta 5 años
6-12 años
más 12 años
(n= 57)
(n= 61)
(n= 51)
Med.
4.47
4.10
4.49
Sd.
1.40
1.40
1.42
Med.
4.47
3.89
4.14
Sd.
1.28
1.36
1.37
Med.
4.39
4.00
4.06
Sd.
1.39
1.40
1.39
F
Sig.
1.448
N.S.
2.867
N.S.
1.280
N.S.
Prueba
Scheffe
Med. (Medias); Sd. (Desviaciones típicas).
6.3. Algunos elementos de conclusión
Para poder obtener elementos que nos muestren un panorama global de las
opiniones que los profesionales han expresado en el cuestionario, hemos
utilizado una serie de análisis que tratan todas las respuestas de forma
conjunta.
Uno de los primeros análisis que veremos es la clasificación de los
profesionales en función de sus respuestas más comunes (Clasificación
automática - Cluster Análisis -). Por tanto, tendremos grupos que comparten
opiniones y esquemas de pensamiento, independientemente del grupo
profesional al que pertenecen o del tiempo que llevan en el trabajo. Este
análisis caracteriza a los grupos en función de las variables recogidas, si éstas
191
son estadísticamente significativas sobre el total, con una probabilidad de
p<.01.
Del análisis realizado se pueden caracterizar 5 grupos de profesionales, según
sus opiniones en el cuestionario administrado.
Un primer grupo, que representa el 42,6% del total, se caracteriza por afirmar
haber detectado un aumento de delitos de violencia familiar. Este grupo utiliza
un registro específico, pero no tiene datos cuantificados, y tampoco se ha
analizado la información. Ven al joven como agresor, dominante, distante y
agresivo, y a la víctima como dócil, pacífica y como “víctima”. El ámbito
profesional más asociado es el policial- mossos d'esquadra, que considera que
la familia comprende el significado de las actuaciones que se llevan a cabo y
espera mucho de la sanción. El tiempo que llevan en el trabajo es como
máximo de 5 años, y tienen una edad de entre 21 y 30 años.
El segundo grupo representa el 30,7% del total de los profesionales, y las
categorías más asociadas respecto a la imagen de la víctima son: dominante,
agresiva, impulsiva y con cierto descontrol. El ámbito profesional más común
es el equipo técnico. Respecto al joven, las categorías son: (más bien) cercano;
víctima y colaborador. Estos profesionales han detectado un aumento de los
delitos de violencia doméstica, pero no analizan la información, ni tampoco
utilizan un registro específico. Piensan que la familia espera poco del
tratamiento psicológico a la víctima y, en cambio, espera mucho de la sanción.
El tercer grupo, que representa el 5,33%, se caracteriza por pensar que no hay
un aumento de los delitos de violencia doméstica. Ven a la víctima como una
persona agresiva, impulsiva, dominante y agresora.
El cuarto grupo lo forman el 15,4% de los profesionales. Los aspectos que
están más asociados son que no detectan un aumento de los delitos de
violencia y que pertenecen al ámbito de los Centro educativos.
192
Por último, el quinto grupo, que representa el 5.9% del total, se caracteriza
porque los profesionales piensan que no debería haber diferenciación entre los
delitos de violencia doméstica y los otros tipos de violencia.
El segundo análisis realizado se concreta en averiguar qué es lo que
caracteriza a los diferentes grupos considerados en las páginas anteriores; es
decir, los grupos generados en función del momento en el que intervienen los
profesionales (que hemos llamado ámbito profesional) y en función del tiempo
que llevan trabajando en el ámbito de Justicia de menores. El tipo de análisis
ha sido de clasificación por segmentación (las variables criterio son los grupos
de profesionales descritos).
Debemos aclarar que los resultados que presentaremos a continuación son
estadísticamente significativos, con un grado de significación de p< 0,05.
Los grupos de profesionales formados según su ámbito de actuación presentan
como elementos más asociados los que se especifican a continuación:
Abogados
Llevan 6-12 años en el trabajo y tienen una edad de 31- 40 años. Ven al joven
como bueno, pacífico, altruista y reflexivo, pero despreocupado. Por el
contrario, perciben a la víctima como segura, distante, buena y con pasotismo.
Centro Educativo
Los profesionales de los Centro Educativos, tienen edades comprendidas entre
los 21 y los 30 años. No han detectado un aumento de delitos de violencia
doméstica y utilizan un registro específico. Piensan que la perspectiva
psicológica (del agresor y de la víctima) es bastante necesaria para abordar
satisfactoriamente los delitos de violencia doméstica. Consideran que, con
anterioridad a la Ley, los delitos se producían al mismo tiempo que otras
conductas denunciadas. Mantienen la opinión de que no hay necesidad de una
193
actuación diferenciada en los delitos de violencia doméstica. A la víctima la
perciben como “mala” y creen que los agresores son mayoritariamente
hombres.
Jueces– Fiscales
Detectaron un aumento de los delitos de violencia doméstica en el año 2004,
pero no tienen datos cuantificados al respeto. Creen que la familia espera poca
sanción y poco asesoramiento/ orientación y que, en la actuación diferenciada
de los delitos de violencia doméstica, es muy importante la mediación
comunitaria. Piensan que el joven comprende bien el significado de la
denuncia.
Medio Abierto
Estos profesionales dan poca importancia a los conocimientos jurídicos para
poder abordar de forma satisfactoria los delitos de violencia doméstica.
Atribuyen al menor una adecuada comprensión del proceso que se lleva a cabo
y de los resultados y las consecuencias de la intervención. Creen que la familia
espera tratamiento psicológico a la víctima. Finalmente, en la actuación
diferenciada de los delitos de violencia dan mucha, o bastante, importancia a
los ámbitos sociocomunitarios y de salud mental individual.
Policial– Mossos
Según este sector, la imagen más asociada al joven es la de agresor, con
pasotismo, agresivo, “malo” y distante. Creen que los agresores son
mayoritariamente hombres. La percepción que tienen de la víctima se concreta
en los adjetivos: dócil y “víctima”. Piensan que la familia espera mucho del
Asesoramiento y la Orientación. Por el contrario, creen que el menor
comprende poco el proceso que se lleva a cabo, así como los resultados y las
consecuencias de la intervención. En la intervención diferenciada de los delitos
de violencia doméstica dan bastante importancia al ámbito sociocomunitario.
194
Equipo técnico
Los profesionales del equipo técnico piensan que la víctima presenta las
siguientes características: dominante, agresiva, impulsiva y con descontrol. Al
joven lo ven como impulsivo, agresivo y preocupado. Detectan un aumento de
este tipo de delitos, no utilizan registros específicos y no han analizado la
información de forma sistemática. Sin embargo, piensan que ya se detectaba la
problemática antes de la aplicación de la Ley. Dan poca importancia al ámbito
de la Mediación comunitaria en la actuación diferenciada, y mucha importancia
a la salud mental familiar. Creen que la familia espera poco el tratamiento
psicológico a la víctima, y mucho la sanción.
El análisis de los grupos generados en función del tiempo que llevan los
profesionales en el trabajo rebela los siguientes datos:
Hasta 5 años
La edad de estos profesionales es de 21- 30 años. No responden a la pregunta
de si detectaban la problemática con anterioridad a Ley, ni a la de si, entonces,
ya se denunciaba como violencia doméstica. Ven al joven altruista, pero “malo”.
Dan mucha importancia a la Mediación comunitaria como ámbito de actuación
diferenciada en los delitos de violencia doméstica. Piensan que la familia
espera la sanción. También ven importante la salud mental familiar, para la
actuación diferenciada en este tipo de delitos.
De 6 a 12 años
El ámbito profesional más asociado es el de los abogados, y la edad más
común de los profesionales se sitúa entre los 31 y los 40 años. La
característica descriptiva más asociada al joven (de las dimensiones plantedas)
es la de “bueno”, mientras que la de la víctima es altruista.
195
Más de 12 años
Son profesionales con edades comprendidas entre los 41 y los 50 años, que
afirman que ya se detectaba la problemática con anterioridad a la Ley, pero
que, entonces, no se denunciaba como violencia doméstica. Ven al joven
egoísta y a la víctima descontrolada. Sí han detectado el aumento de estos
delitos, pero no tienen datos cuantificados, ni han analizado la información.
Creen que el conocimiento jurídico es poco necesario para el abordaje de los
delitos de violencia doméstica. Finalmente, piensan que el menor comprende
bien el proceso que se lleva a cabo.
196
7. Síntesis de resultados, conclusiones y propuestas
7.1. Síntesis de resultados
A lo largo de estas páginas se han ido describiendo las características de estos
jóvenes, tanto a nivel individual, familiar y de dinámica relacional, como de las
consecuencias de la interposición de la denuncia y el procedimiento judicial.
Partiendo de esto, creemos que hemos podido encontrar bastantes elementos
que nos permitan responder a los objetivos planteados en un principio: en
primer lugar, la caracterización global de la población estudiada, y, en segundo
lugar, las descripciones de perfiles más específicos.
7.1.1. Objetivo 1
Conocer las características de los menores denunciados por el tipo penal de
“violencia física o violencia psíquica sobre familiares” y describir su perfil; esto
es, los aspectos personales, familiares, sociales y judiciales.
7.1.1.1. Aspectos personales
ƒ
De los 116 casos, el 79,3% son chicos y el 20,7% chicas, habiendo una
tendencia al alza en el caso de las chicas y a la baja en el caso de los
chicos, en comparación con otros tipos penales.
ƒ
En la población estudiada, hay mayor porcentaje de jóvenes a medida
que va aumentando la edad de éstos.
ƒ
La mayoría de estos jóvenes ha nacido en el Estado Español (91,4%),
de los cuales un 81,9% es de Catalunya. De jóvenes extranjeros hay un
8,6%.
ƒ
Tres cuartas partes de la población son residentes en las comarcas de
Barcelona, concretamente en la capital y en el área metropolitana.
197
Siguen por orden, pero con un número más reducido, Tarragona (13,8%)
y Girona y Lleida, que entre las dos provincias suman el 10,3%.
Respecto a las actividades entorno a las que se organizan estos jóvenes:
ƒ
Escolarización: El 28,4% está en edad escolar. Los últimos cursos
realizados por parte de esta población de jóvenes se concentran en 3º y
4º de ESO (24,1% y 25,9%, respectivamente). El 25,8% de jóvenes de
más de dieciséis años ha accedido a una formación posobligatoria. El
11,2% de jóvenes está en el primer ciclo de la ESO, lo cual
representaría un atraso escolar importante, teniendo en cuenta la edad
de inicio de la responsabilidad penal de menores.
ƒ
De los menores escolarizados, se valora que en un 67,2% el rendimiento
escolar ha sido regular o malo, con una importante acumulación de
diferentes incidencias a lo largo de la trayectoria escolar (74,1%); como
son dificultades de adaptación, de aprendizaje, absentismo y cambios de
centro.
ƒ
Trabajo: Del total de jóvenes en edad de trabajar (71,6%), trabajan o han
trabajado alguna vez el 37,8% de jóvenes de dieciséis años y el 39,1%
de jóvenes de diecisiete años. Menos homogénea es la distribución de
aquellos que no han trabajado nunca: el 37,8% de dieciséis y el 43,5%
de diecisiete años.
ƒ
Un 63,8% de los jóvenes no participa en actividades organizadas de ocio
durante su tiempo libre. El 12,9% sí que mantiene actividades
organizadas.
ƒ
El grupo de iguales con el que el joven se relaciona está exento de
problemática en un 23,3%, mientras que en un 61,2% el grupo presenta
alguno tipo de disfuncionalidad, predominantemente, características
disociales (46,6%).
198
Las circunstancias que se han producido en su desarrollo, y los aspectos
significativos de la conducta actual se caracterizan de la siguiente forma:
ƒ
En un 62,9% de jóvenes se ha producido circunstancias que han tenido
alguna incidencia significativa en su desarrollo. El 32,8% refiere
problemas conductuales, emocionales y/o cognitivos con inicio precoz.
En el 7,8% las problemáticas han sido extremas, lo cual ha requerido un
internamiento en una unidad especializada de psiquiatría. El otro gran
grupo presenta dificultades relacionadas con la ausencia, pérdida o
atención, cuidado y afecto deficitarios por parte de las figuras parentales
(22,4%). En un 9,5% no se han detectado alteraciones significativas a lo
largo del desarrollo, y en un 27,6% no hay datos disponibles.
ƒ
Las características personales de los jóvenes se agrupan entorno a un
47,3% que muestra un conjunto de conductas que se pueden calificar
como desadaptadas. De éstos, un 24,1% presenta conductas con
tendencia a la externalización, con una serie de comportamientos
distorsionadores de la relación social (impulsividad, oposicionismo);
dándose esto con más frecuencia en el grupo de chicas. En el 27,3% de
estos casos, en los que, además, no hay incidencias significativas a lo
largo del desarrollo, podría hablarse de estas características como de
aspectos conductuales reactivos al momento evolutivo.
Un 10,3% presenta tendencia a la internalización, con respuestas
conductuales de orden emocional. Son sujetos en los que predomina la
apatía, la inhibición y el bloqueo, características que están más
presentes en las chicas.
Sólo se ha diagnosticado algún tipo de trastorno mental en un 9,5%, y en
un 3,4% predomina alguno tipo de déficit cognitivo.
Todos estos grupos tienen en común las dificultades para interiorizar
normas y asumir responsabilidades.
199
ƒ
En el otro extremo se mantendría un 16,4% de jóvenes, de los cuales
destacan sus capacidades y recursos personales, no hay importantes
alteraciones en sus conductas y muestran responsabilidad con respecto
a la inadecuación de su comportamiento. De un 36,2% no hay datos.
ƒ
Un dato bastante frecuente ha sido la presencia de conductas violentas
en el ámbito social, aparte del familiar. Así pues, tenemos un 35,3% que
manifiesta conductas violentas en la escuela, y un 26,7% que no las
presenta. Entre los primeros, hay bastante coincidencia entre este tipo
de conducta y algunas dificultades en su adaptación personal. En la
calle también tenemos constancia de la existencia de conductas
violentas tanto hacia los iguales (24,1%), como hacia los adultos,
aunque hacia estos últimos en menor proporción (12,95%).
ƒ
Finalmente, otro aspecto de la conducta de los jóvenes que pensamos
puede estar influyendo en el mantenimiento de conductas agresivas y
violentas es el consumo de drogas. Sin consumo nos hemos encontrado
a un 41,4%. El porcentaje de sujetos que consume drogas en todos los
casos en los que se dan conductas violentas en los diferentes ámbitos
de relación es superior. Si el consumo está asociado o es la causa de la
conducta, los datos son muy variables; sólo puede considerarse como
porcentaje constante el hecho de que si no hay consumo, es menos
frecuente la aparición de conductas violentas. Los tipos de consumo de
sustancias ilegales que predominan son el cannabis, solo o con otro tipo
de drogas (36,2%), y la cocaína junto a otras sustancias (14,7%).
Merece especial atención el perfil que presenta el grupo de chicas, ya que se
caracteriza por la frecuencia con la que se produce un segundo delito de
violencia doméstica. En cambio, no hay expedientes anteriores ni posteriores a
la denuncia por otros hechos delictivos. Así pues, las características más
comunes son:
200
ƒ
El motivo del conflicto y de la segunda denuncia es la falta de aceptación
de normas. No hay contacto físico en la agresión. La víctima es la
madre. El tiempo previo de violencia no denunciada va desde el año y
medio a los dos años y medio. No ha pasado más de un año desde la
primera denuncia. Hay intervenciones previas desde Justicia y desde
otros servicios comunitarios.
ƒ
La actitud de la menor hacia los hechos es la de responsabilizar al otro.
Las resoluciones que se han tomado en la mayoría de los casos han
sido de Libertad vigilada y Prestaciones a la comunidad.
ƒ
El conflicto se da en el núcleo familiar, que se caracteriza por ser una
familia reconstituida por la madre (pareja y hermanastros). El nuevo
compañero de la madre adopta un estilo educativo autoritario. Un
aspecto destacado es el hecho de que, con frecuencia, la joven
denunciada ha sido víctima de violencia por parte del padre.
ƒ
Una característica propia de este grupo de chicas es el hecho de que no
hagan ninguna actividad al acabar el procedimiento, así como que las
actividades de ocio se hagan en locales como discotecas y bares, o en
la calle.
7.1.1.2. Aspectos sociofamiliares
ƒ
En el 44% de las familias la convivencia tiene lugar en el núcleo familiar
originario y en el 66% restante en diferentes organizaciones familiares
fuera del núcleo originario. El 26,7% convive en una familia
monoparental- madre, el 2,6% en una monoparental- padre, el 11,2% en
una familia reconstituida -madre, el 12,1% vive con su familia extensa y
el 3,4% en un centro de la Administración, o solo.
ƒ
En cuanto al número de hijos, en el 46,6% de las familias hay dos hijos,
en el 29,3% sólo hay uno y en el 11,2% hay tres o más. A la vez, en el
201
20,7% de los núcleos familiares reconstituidos hay un hermanastro y en
el 7,8% hay dos o más.
ƒ
En función del orden de nacimiento, hemos observado que hay mayor
incidencia
de
casos
asociados
al
primer
lugar
de
la
fatria,
concretamente, el 58,7% de los chicos y el 50% de las chicas; en el
segundo lugar encontramos el 29,3% de los chicos y el 37,5% de las
chicas; y en el tercer lugar el 12% de los chicos y el 12,5% de las chicas.
ƒ
El 37,1% de las familias presenta una trayectoria estable, mientras que
el 46,5% ha afrontado diversos tipos de cambios: el 37% de familias ha
realizado cambios de residencia, mayoritariamente centrados en el área
de Barcelona, y el 9,5% ha seguido un proceso migratorio.
ƒ
El 76,7% de las familias ha vivido experiencias que han modificado las
características del núcleo familiar (separación de los progenitores,
formación de nuevas parejas, muerte o distanciamiento de uno de los
progenitores, problemas de relación con los hijos, etc.). El 23,3% de las
familias no ha tenido este tipo de experiencias.
ƒ
En el 62,1% de las familias también han habido dificultades por déficits
de las figuras parentales, por el estilo de relaciones establecido o por la
presencia de factores distorsionantes (problemas de salud física y/o
mental, adicciones, no aceptación de la nueva pareja del progenitor,
etc.).
ƒ
La situación económica familiar se define como suficiente en el 69% de
las familias, el 11,2% vive en situación de precariedad y el 6,8% tiene
ingresos elevados.
ƒ
El 27,6% de los padres y el 32,2% de las madres tienen un grado de
formación básica, y el 6% de padres y madres tienen formación
universitaria.
202
ƒ
Los progenitores como referentes educativos:
ƒ
-
El 8,6% de padres y el 12,9% de madres presentan un estilo
educativo
adecuado; el 19,8% de padres y el 12,1% de madres
tienen un estilo autoritario; el 7,8% de padres y el 28,4% de
madres permisivo/ liberal; y el 30,2% de padres y el 25% de
madres negligente/ ausente. En un 33,6% de padres y un 21,6%
de madres no nos consta este dato.
-
El 25% de progenitores presenta coincidencia de estilos
educativos, el 56% no presentan coincidencia y en el 19% no nos
consta esta información.
-
Sobre la representación que los padres tienen del hijo, el 25%
piensa que éste tiene problemas desde pequeño, el 30,2% que
presenta
problemática
conductual,
el
13,8%
que
tiene
problemática relacional y el 9,5% dice que presenta dificultades
por causas externas. No consta esta información en un 21,6%.
7.1.1.3. Aspectos de la denuncia
ƒ
De la información recogida principalmente en los atestados policiales por
parte de las personas que interponen la denuncia, vemos que en un
58,6% de los casos consta el tiempo de violencia previa no denunciada y
en un 41,4% de los casos no consta información al respecto.
ƒ
En el caso de las chicas se dan situaciones de más tiempo de violencia
no denunciada que en el caso de los chicos, y más cuanto más aumenta
el margen temporal (en un periodo de tiempo entre el año y medio hasta
los tres años o más).
203
ƒ
La persona que acostumbra a denunciar con más frecuencia es la
madre, que es la que da el primer paso en el 64,7% de los casos. El
padre lo hace en el 13,8% de los casos, y el padre y la madre
conjuntamente en el 10,3% de las denuncias. Las parejas del padre o de
la madre han presentado la denuncia en el 5,2% de los casos y,
finalmente, otros familiares (como tíos y abuelos) en el 6,0% de los
casos.
ƒ
En el 87,8% de los casos aparece la madre como víctima, sea sola o
acompañada de otros miembros del grupo de convivencia. La madre
aparece sola como víctima en un 42,2% de los casos. Víctimas directas
y únicas son los abuelos en el 3,4%, y los hermanos en el 2,6% de los
casos.
ƒ
Hemos establecido la siguiente agrupación en relación al tipo de
conflicto entorno al cual se ha originado la denuncia y a las
características que tienen del análisis realizado:
-
Demanda de dinero y no cumplimiento de las normas. Esta
situación se da en un 15,5% de los casos.
-
Demanda de dinero. En un 17,2% de los casos.
-
Discusión y aumento de la violencia. En un 12,1% de los casos.
-
No aceptación de la autoridad y no cumplimiento de las normas.
En un 55,2% de los casos.
ƒ
En el análisis de las características y la secuencia de la agresión vemos
que en el 78,4% de los casos ha habido contacto físico en la agresión,
como
son
puñetazos,
patadas,
empujones
e
intentos
de
estrangulamiento. En el 21,6% de los casos hay insultos y vejaciones,
utilizando como medio la palabra.
ƒ
Tenemos que destacar como elemento intimidador en la agresión el uso
de cuchillo en 16 casos, el 13,8% del total.
204
ƒ
En un 9,5% de los casos vemos que los jóvenes estaban bajo el efecto
de alguna sustancia tóxica.
ƒ
Respecto a la actitud que adopta la víctima ante los hechos, se han
obtenido los siguientes resultados: Ésta atribuye la responsabilidad a la
otra parte implicada en el conflicto en un 72,4% de los casos, adopta
una actitud de corresponsabilidad en el 19,0% de los casos y se atribuye
la responsabilidad (responsabilidad propia) sólo en el 1,0% de los casos.
ƒ
El joven reconoce el conflicto como responsabilidad propia en el 18,1%
de los casos, atribuye la responsabilidad a la otra parte implicada en el
48,3% de los casos y adopta una actitud de corresponsabilidad en el
25,0% de los casos.
ƒ
De la relación establecida entre las dos variables, la de la actitud de la
víctima frente a los hechos y la del menor frente a los hechos, vemos
como dato más destacado que en un 91,1% de los casos hay una
coincidencia de actitudes: menor y víctima no se consideran
responsables, sino que atribuyen la responsabilidad del conflicto a la
otra parte implicada. Los dos actores atribuyen a factores externos su
implicación en los hechos, lo cual apuntaría a una difícil solución.
ƒ
La atribución de la responsabilidad compartida coincide en ambas partes
en un 51,7% de casos.
ƒ En cuanto a la relación existente entre la actitud y el género, el dato más
destacable
es
que
tanto
unos
como
otros
atribuyen
más
la
responsabilidad a la otra parte implicada, aunque destacan las chicas
con un porcentaje un tanto superior.
205
7.1.2. Objetivo 2
Distinguir las características de dos grupos diferenciados:
ƒ
Aquellos casos en los que se trata de un hecho aislado, y sólo han sido
denunciados por este tipo de delitos.
ƒ
Aquellos casos en los que la conducta forma parte de una trayectoria
delictiva más extensa.
De los jóvenes que tienen expediente abierto por violencia doméstica, podemos
concluir que hay dos grupos diferenciados:
ƒ
En el 46,6% de jóvenes con expediente abierto en Justicia de menores
consta como único delito el de violencia doméstica.
ƒ
El 53,4% presenta una “carrera delictiva” más amplia. De este
porcentaje, un 17,2% tiene expedientes abiertos en Justicia de menores
por otros tipos penales, antes del de violencia doméstica. De un 17,2%
de jóvenes se han abierto expedientes posteriores al de violencia
familiar. Un 19,0% había cometido actos delictivos antes y después del
de violencia doméstica.
Respecto al primer grupo de jóvenes, que han cometido como único hecho
delictivo el de violencia doméstica, nos encontramos con la dificultad de que
hay pocos datos en los informes o en los otros registros utilizados en las
intervenciones de los profesionales. Es por ello que no ha sido posible
cumplimentar las categorías de las variables, tal como las había planteado la
investigación (se trata, sobretodo, de aquellas referentes a aspectos del menor
y de la familia).
ƒ
Las resoluciones judiciales para este grupo de jóvenes han sido de
sobreseimiento, con propuestas de no continuación del procedimiento o
de participación en el programa de Mediación- reparación, y de archivos.
206
ƒ
La mayoría son “chicos” que trabajan (por tanto tendrían 16 o 17 años).
Una característica bastante asociada es la falta de consumo de
sustancias tóxicas.
ƒ
Las familias de estos jóvenes son las que presentan un patrón más
normalizado o adaptado socialmente (no ha habido cambios en el núcleo
de convivencia y el estilo educativo del progenitor consta como
adecuado).
ƒ
La situación de conflicto con anterioridad a la denuncia, tiene una
duración de menos de seis meses. En el momento de la denuncia no
constaba en los informes si se había pedido ayuda a los profesionales
del medio.
ƒ
Ante el conflicto con el hijo, la mayoría de los padres optan por
denunciarlo.
ƒ
No hay reincidencia.
Respecto a los jóvenes con “carrera delictiva”, las características más
asociadas son las siguientes:
ƒ
Este grupo de jóvenes se caracteriza por tener expedientes, tanto
anteriores como posteriores, contra las personas y contra la propiedad.
ƒ
En cuanto a las características personales del joven, se aprecia una
tendencia a la externalización, y algunos aspectos del desarrollo
coinciden con un déficit cognitivo.
ƒ
Presentan consumo de sustancias legales (alcohol) e ilegales (cocaína y
otros).
ƒ
Se dan conductas violentas en la escuela y hacia los iguales.
ƒ
La característica principal del grupo de referencia es la disociabilidad.
ƒ
La trayectoria escolar se caracteriza por absentismo y cambios de
centro.
ƒ
El joven no trabaja y al acabar el procedimiento no realiza ninguna
actividad formativa o laboral.
207
ƒ
Han habido intervenciones previas desde Justicia y desde otros ámbitos.
ƒ
También hay intervenciones durante y posteriormente a la denuncia.
ƒ
Si ha habido una segunda denuncia de violencia doméstica, la medida
que se cumple es de Libertad vigilada.
ƒ
La situación familiar destaca por una situación económica insuficiente,
con cambios en el núcleo de convivencia. El estilo educativo de la madre
consta como negligente/ ausente.
Es preciso hacer un apartado especial para aquellos jóvenes que son
reincidentes en el mismo delito de violencia doméstica, ya que en muchos
aspectos coincidirían con el grupo anteriormente descrito:
ƒ
La reincidencia se ha producido en un periodo de entre seis meses y un
año y medio. Han habido dos reincidencias. Las víctimas han sido la
madre y otros miembros de la familia. La madre es la que hace la
denuncia. El menor responsabiliza a los otros del conflicto.
ƒ
En el momento de la segunda denuncia, si hay intervención es de
Libertad vigilada. En el caso de que no haya, las intervenciones previas
se han hecho tanto desde Justicia como desde otros servicios.
ƒ
La resolución judicial, mayoritariamente, es de Internamiento (puede ser
cautelar), seguida de Libertad Vigilada.
ƒ
Hay otros expedientes judiciales (posteriores a la primera denuncia por
violencia doméstica), tanto contra las personas, como contra la
propiedad.
ƒ
Respecto a las características familiares, la situación económica se
presenta como insuficiente y con la pérdida de una figura parental.
ƒ
En lo que concierne a las características del joven, el conjunto de
categorías agrupadas entorno a la reincidencia por este delito es más
común en el grupo de chicas que en el de chicos.
208
ƒ
Las características personales de los jóvenes apuntan hacia una
tendencia a la externalización. Como conductas distorsionadoras de la
relación social se presentan las siguientes:
-
Se dan conductas violentas en los tres ámbitos estudiados
(escuela, ámbito social hacia los iguales y hacia los adultos).
-
El grupo de referencia tiene características disociales. Hay
consumo de sustancias.
7.1.3. Objetivo 3
Identificar posibles causas o motivos de este tipo de conducta y de conflicto:
ƒ
Si hay un aprendizaje de modelos de relación.
ƒ
Si predominan aspectos de índole personal y/ o psicopatológica, tanto
del menor como de la familia.
La posibilidad de responder a la primera parte del objetivo, esto es, si la
violencia es, o no, un modelo aprendido, se ha visto limitada por la falta de
información acerca de estas situaciones registrada en los informes. Por tratarse
de aspectos referidos a la parte más privada de las relaciones familiares, la
exploración de estas situaciones únicamente nos ha permitido obtener los
siguientes datos:
ƒ
El 13,8% de los jóvenes denunciados por violencia doméstica han sido
maltratados por el padre.
ƒ
El 9,5% de los hermanos del joven denunciado han sido maltratados por
el padre.
ƒ
El 16,4% de las madres informa de que ha sido objeto de maltrato por su
compañero.
Para intentar completar esta pregunta hemos analizado cuatro variables: la
existencia de violencia intraparental denunciada, la de violencia intraparental no
209
denunciada, la violencia de padres a hijos y, por último, la violencia de los
jóvenes hacia sus hermanos o hermanastros.
En el caso de la violencia intraparental denunciada nos constan 4 casos, el
3,4% del total, en los cuales los padres han sido denunciados por violencia
hacia sus mujeres en la jurisdicción penal de adultos. No nos consta esta
información en 112 casos, el 96,4%.
En los datos obtenidos, vemos que también aparecen conductas agresivas por
parte del joven denunciado hacia sus hermanos y hermanastros. Éstas
aparecen hacia sus hermanas en 22 casos (el 19,0%), hacia sus hermanos en
11 casos (el 9,5%), y hacia hermanos y hermanastros en 4 casos (el 3,4%). No
consta esta información en 79 casos, que representan el 68,1% del total.
Una cuestión que hemos examinado mediante el análisis de relación entre dos
variables es la existencia de violencia intraparental. También, si se da al mismo
tiempo violencia de padres a hijos, esto es, si ya había situaciones de violencia
en el núcleo familiar con anterioridad. Vemos que en un 55,6% de los casos se
da violencia de padres a hijos y a la vez violencia intraparental, y en un 44,4%
violencia de padres a hijos, pero no intraparental.
Además, hemos querido concretar en qué miembros de la familia se centra la
violencia de padres a hijos, así como la que se produce entre los progenitores.
El dato más destacable es que el porcentaje de casos en los que existe
violencia familiar centrada en la figura de los hermanos/ as y, a la vez, violencia
intraparental centrada en la figura de la madre aumenta hasta un 72,7%.
Se da violencia de los padres hacia el joven denunciado y, a la vez, violencia
intraparental hacia la figura de la madre en un 37,5% de los casos. Así pues,
en los resultados obtenidos destaca una mayor concentración de violencia en
la figura de la madre y de los hermanos/as.
Respecto a la segunda parte del objetivo, describiremos los perfiles según las
características personales más comunes, atendiendo a dos grupos principales:
los que presentan conductas inadecuadas y los que no las presentan:
210
El 16,4% sin alteraciones significativas y/ o actitudes responsables
ƒ
No hay intervenciones previas de Justicia, y el primer delito de violencia
doméstica se resuelve con una Mediación.
ƒ
La actitud del joven es de corresponsabilidad ante el conflicto.
ƒ
El joven no tiene otros expedientes por otros delitos.
ƒ
Tiene dieciséis años y trabaja.
El 47,3% con alteraciones en su comportamiento
ƒ
El 24,1% se caracteriza por mostrar conductas desadaptadas con
tendencia a la externalización. Se trata de un joven que destaca por una
actitud
poco
colaboradora,
distante
y
oposicionista;
con
comportamientos que se describen como impulsivos, agresivos y con
poca capacidad de reflexión.
ƒ
Son reincidentes en este tipo de delito (con un intervalo de un año a un
año y medio) y, además, tienen delitos anteriores y posteriores por otros
tipos penales.
ƒ
Este joven se desarrolla en un núcleo familiar monoparental- madre. La
madre puede haber iniciado una nueva relación de pareja.
ƒ
Los ingresos proceden de una pensión o de ayuda asistencial.
ƒ
Los referentes adultos adoptan un estilo educativo negligente/ ausente.
ƒ
Ha habido intervenciones previas con su familia por parte de los
Servicios sociales.
ƒ
El joven no trabaja, el último curso ha sido de garantía social y en la
trayectoria escolar ha habido dificultades de aprendizaje.
ƒ
Puede haber habido intervenciones previas de Justicia por otros delitos.
El 10,3% se caracteriza por manifestar conductas desadaptadas con tendencia
a la internalización. Es un joven en el que predominan actitudes de tristeza,
apatía o aislamiento; que muestra un comportamiento inhibido; con dificultades
de introspección y dificultades para relatar la propia trayectoria; y que puede
mostrarse desorientado y confuso.
211
ƒ
Las víctimas pueden ser la madre y/ o las hermanas. Denuncia la madre.
ƒ
Este joven tiene expedientes posteriores por otros delitos diferentes. El
tiempo de violencia no denunciada es de larga duración (de dos años y
medio a tres).
ƒ
En el núcleo de convivencia se han dado cambios, problemática parental
y distanciamiento del padre.
ƒ
La trayectoria escolar se caracteriza por absentismo y cambios de
centro.
ƒ
El joven trabaja al acabar el procedimiento.
El 3,4% presenta limitaciones cognitivas
ƒ
Se han dado conductas violentas en la escuela y hacia los iguales.
ƒ
El joven presenta consumo de sustancias ilegales.
ƒ
Si hay intervenciones previas de Justicia son de Libertad vigilada.
El 9,5% presenta trastornos emocionales y conductuales
ƒ
En los casos en los que hay trastorno mental, el grupo se caracteriza
porque la edad predominante son los diecisiete.
ƒ
Tienen alteraciones significativas en el desarrollo, y ha habido
hospitalizaciones psiquiátricas.
ƒ
Consumo de drogas legales e ilegales y conductas violentas hacia los
adultos. Durante su tiempo libre está en la calle.
ƒ
Hay delitos anteriores contra las personas y contra la propiedad.
ƒ
Ha habido intervenciones previas y durante el procedimiento de Justicia
juvenil.
ƒ
El padre tiene entre 51 y 60 años, con estilo educativo negligente/
ausente e ingresos como pensionista.
ƒ
Pueden ser las víctimas tanto el padre, como la madre y los hermanos.
ƒ
El expediente de violencia doméstica se resuelve con Internamiento.
Para concluir, haremos algunas consideraciones más sobre lo que nos
habíamos planteado con este objetivo.
212
En referencia al aprendizaje de modelos de relación, podemos considerar la
influencia de los estilos educativos parentales como generadores de déficits y
de problemática con los hijos, o bien como elementos amplificadores de las
características personales de los jóvenes. Así pues:
ƒ
El 19,8% de padres presenta un estilo de relación de patrones
autoritarios, asociados a un clima de convivencia familiar marcado por la
violencia intraparental. Los jóvenes presentan “problemática relacional”.
Este patrón de conducta puede generar en los hijos, entre otro tipo de
sintomatología, conductas agresivas.
ƒ
El
30,2% de padres y el 25% de madres presentan una actitud
negligente/ ausente hacia los hijos. Se trata de núcleos familiares que
han sufrido experiencias traumáticas de accidentes y muertes, cambios
de residencia y separaciones. En los hogares en los que es el padre el
que presenta este estilo y, a la vez, se dan en la relación aspectos
carenciales y de abandono, se potencia la posibilidad de que los hijos
desarrollen una patología mental o de que presenten consumo de
alcohol y de drogas ilegales. En estos casos suele haber intervención
desde Salud mental y desde Servicios sociales.
En el hogar en el que es la madre la que presenta estas características,
ambos progenitores tienen problemas de alcoholismo, y se han realizado
intervenciones previas desde el medio.
ƒ
El 28,4% de madres presenta un estilo de relación permisivo/ liberal, que
va asociado, mayoritariamente, a una figura paterna autoritaria; la
economía familiar resulta insuficiente y se hace intervención desde el
medio. El joven también presenta conductas violentas entre los iguales y
consumo de alcohol.
ƒ
La representación de los padres acerca de los hijos, el peso de sus
atribuciones y las expectativas paternas depositadas en él son factores
213
que pueden favorecer, o no, la construcción de una personalidad
adaptada:
La categoría problemática relacional, que incluye un 13,8% de los casos, se
asocia a familias en las que el padre es autoritario, ambos progenitores
presentan problemática de salud física y/o mental y se han realizado
intervenciones previas en la familia desde Salud mental. El joven ocupa el
tercer lugar, o más, en la fatria. Tiene como mínimo dos hermanas y dos, o
más, hermanastros. El joven, al acabar el procedimiento, trabaja, sus
actividades de tiempo libre son en la calle y consume cannabis y otras
drogas.
Si valoramos los datos relacionados con la intervención llevada a cabo desde
los servicios comunitarios, observamos que:
ƒ
En el 68,2% de las familias se han realizado intervenciones desde
diferentes ámbitos, en el 19,0% no se ha realizado ninguna intervención
y en el 12,9% no consta esta información.
ƒ
El 30,2% de las intervenciones se ha realizado desde Servicios sociales,
el 23,3% desde Salud mental y el 14,7% se ha llevado a cabo,
simultáneamente, desde Salud mental y desde Servicios sociales.
ƒ
En un 38,0% de las familias se ha hecho algún tipo de intervención
desde el ámbito de salud mental. Estas familias aparecen asociadas,
entre otros, a los siguientes patrones:
-
el colectivo de progenitores con un patrón educativo negligente/
ausente: Además de intervenciones desde los servicios comunitarios
(por diversos factores), han habido también intervenciones desde el
ámbito de la salud, ya que los hijos presentan patología mental.
-
el grupo que, según las atribuciones parentales, corresponde a la
categoría problemas relacionales: El padre presenta una actitud
autoritaria, ambos progenitores presentan problemáticas de salud
214
física y/o mental y se han realizado intervenciones previas en la
familia desde el ámbito de Salud mental.
7.1.4. Objetivo 4
Valorar la percepción que tienen los profesionales de los diferentes estamentos
que actúan a lo largo del procedimiento judicial (jueces, fiscales, equipos
técnicos, policía, letrados),.atendida la especificidad que implica que agresor y
víctima formen parte de la misma situación de exploración y de intervención.
De todos los datos recogidas a las encuestas de los profesionales que
intervenimos al ámbito de la Justicia de menores, consideremos que los más
relevantes son las siguientes:
ƒ
El 94,1% considera que la intervención con los jóvenes por un delito por
violencia doméstica debe ser diferente a la que se hace por otras
conductas delictivas.
La importancia de esta actuación diferenciada se considera que debe realizarse
según los siguientes valores:
ƒ
Salud mental familiar: 6,1
ƒ
Salud mental individual: 5,8
ƒ
Marco educativo escolar: 5,46
ƒ
Sociocomunitario: 5,3
ƒ
Mediación comunitaria: 4,91
ƒ
Cono última opción la respuesta desde el ámbito judicial: 4,48
215
7.2. Conclusiones y propuestas
Como síntesis de los datos aportados, podemos concretar una serie de puntos
que deben permitirnos dar continuidad a la tarea iniciada.
Conclusiones
Existen, en este tipo de delitos, dos
perfiles diferenciados de jóvenes
infractores:
Propuestas
Dar respuestas diferenciadas a cada
grupo:
ƒ al primero, se le deben dar
respuestas desde el ámbito de la
salud mental, el ámbito social y la
mediación comunitaria.
ƒ los que sólo han cometido este
tipo de delitos.
ƒ los que tienen una trayectoria
delictiva más amplia.
ƒ al segundo grupo, se le debe dar
una respuesta judicial diferente a
la que se da en las otras
conductas delictivas.
Todos los casos comparten el mismo tipo delictivo. Sin embargo, en el segundo
grupo el tratamiento debería implicar una intervención judicial diferenciada (a
pesar de que el comportamiento se presenta paralelamente a otras conductas
delictivas), ya que la problemática trasciende a la conducta individual del joven.
Todos los equipos utilizamos métodos y metodologías específicas y útiles, tal
como se refleja en los datos aportados. En el caso de los equipos técnicos,
éstas tienen una correspondencia directa con la resolución judicial concreta
para cada menor, y con su evolución.
Tras una intervención y una decisión concreta hay un conocimiento teóricopráctico que orienta el caso objeto de estudio. Creemos que, para plantearse
aspectos de evaluación, predicción y prevención, sería mucho útil poder contar
con un registro común que tradujera la información relevante, a partir de la cual
poder operar desde cada intervención específica.
216
Conclusiones
Propuestas
No existe un protocolo específico
para este tipos de casos, en lo
referente a:
ƒ
la recogida de información
ƒ
su tratamiento
ƒ
la toma de decisiones
ƒ
Elaborar un protocolo
ƒ
Validar la existencia de los dos
perfiles
ƒ
Establecer procedimientos
diferenciados de intervención
para cada uno de ellos
La percepción que los profesionales tienen del objeto de trabajo y de los
objetivos a alcanzar en el desarrollo de sus funciones aporta datos para el
análisis de los procesos de trabajo. Se ha hecho muy evidente que el contacto
con el objeto social es un elemento discriminador de la representación que se
tiene de éste.
Conclusiones
Propuestas
La percepción de los profesionales es
muy diferente en cuanto:
ƒ
a los implicados
ƒ
al procedimiento
ƒ
a las necesidades a atender
ƒ
a los lugares donde atenderlos
217
ƒ
Elaborar el protocolo de
intervención a partir de un
equipo interdisciplinar formado
por todos los estamentos
implicados, y expresamente
creado para hacer este
encargo.
ƒ
Implementar y evaluar el
seguimiento.
Bibliografia
218
ACHENBACH, T.M.; CONAUGH, MC. Empirically based assessment of child and
adolescent psychopathology. Practical applications. Newbury Park: Sage, 1987.
ARCHER, J.; BROWNE, K. Human aggressions: Naturalistics Approaches.
Londres: Routledge and Kegan Paul, 1989.
BETTELHEIM, B. No hay padres perfectos. Barcelona: Crítica, 1994 (Drakontos)
BISQUERRA ALZINA, R. Introducción a la estadística aplicada a la investigación
educativa. Barcelona: Promociones y Publicaciones Universitarias, 1987.
CARBALLO, R.Violencia y ternura. Madrid Espasa Calpe, 1988 (Colección
Austral).
CASTRO, J. Estilo educativo y psicopatología. Barcelona: Editorial Laertes, 1996.
(Cuadernos de Paidopsiquiatría, 1).
COMAS D’ARGEMÍ, D. “La família contemporània. Canvis i continuïtats”. Revista
del Col·legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya (1994); núm.10.
ECHEBURUA, E.; CORRAL, P. Manual de violencia familiar. Madrid: Siglo veintiuno
de España Editores, 1998.
ELEJABARRIETA, F.; PERERA, S.; RUIZ, A.Tractaments penitenciaris per fases. La
visió dels afectats. Barcelona: Centre d’Estudis Jurídics i Formació
Especialitzada, 1991.
ETXEBERRIA, J.; JOARISTI, L; LAZASOAIN, L. Programación y análisis estadísticos
básicos. Madrid: Paraninfo, 1990.
FERNÁNDEZ ENGUITA, M. La escuela a examen. Madrid: Pirámide, 1995.
FERRÁN ARANAZ, M. SPSS para Windows. Programación y análisis estadístico.
Madrid: Mc. Graw-Hill / Interamericana de España, 1997.
FREUD, S. “Tótem i Tabú”. A: Obras Completas. Tomo V. [S.l.]: Biblioteca
Nueva, 1972.
FUNES, J.; LUQUE, E.; RUIZ, A. (et al.). Reincidència en la justícia de menors.
Avaluació internacional. Barcelona: Centre d’Estudis Jurídics i Formació
Especialitzada, 1996 (Justícia i Societat, 15).
GARCÍA FERRANDO, M. Socioestadística. Introducción a la estadística en
sociología. Madrid: Alianza Universidad Textos, 1992.
GARCÍA FERRANDO, M.; IBÁÑEZ, J.; ALVIRA, F. (comp.). El análisis de la realidad
social. Métodos y técnicas de investigación. Madrid: Alianza Editorial,1989.
GEEN, R.G. Human agresión. Pacific Grove: Brooks/ Cole, 1990.
219
GELVAN DE VEINSTEN, S.B. Violencia y agresión hacia los padres. Buenos Aires:
Marymar, 1998.
GINER, S; LAMO DE ESPINOSA, E; TORRES, C. (eds.). Diccionario de Sociología.
Madrid: Alianza Editorial,1998.
GONZÁLEZ LÓPEZ-VALCÁRCEL, B. Análisis multivariante. Aplicación al ámbito
sanitario. Barcelona: S.G. Editores,1991.
LEBART, I.; MORINEAU, A.; FÉNELON, J. Tratamiento estadístico de datos.
Métodos y programas. Barcelona: Marcombo, 1985.
LUQUE, E.; FERRER, M.; CAPDEVILA M. La reincidència penitenciària a Catalunya.
Barcelona: Centre d’Estudis Jurídics i Formació Especialitzada, 2005 (Justícia i
Societat, 25).
MACIONIS, J.; PLUMMER, K. Sociologia. Madrid: Prentice Hall, 1999.
Martín, E. “Los procesos de integración social de convivencia intercultural, una
propuesta desde la educación no formal”. Revista de estudios de la juventud
(2003), núm. 60.
MILLON, T.; EVERLY, G.S. La personalidad y sus trastornos. Barcelona: Martínez
Roca, 1985.
MOLINUEVO, B.; PARDO, Y.; ANDION, O. (et al.). Els estils educatius familiars com
a factors de risc per a la inadaptació social i la conducta delictiva. Barcelona:
Centre d’Estudis Jurídics i Formació Especialitzada, 2004.
MORAL JIMÉNEZ, M.; OVEJERO BERNAL, A. (2004). “Jóvenes, globalización y
posmodernidad: crisis de la adolescencia social en una sociedad adolescente
en crisis”. Revista del colegio Oficial de Psicólogos. Papeles del Psicólogo
(2004), núm. 87 [Vol.25].
OSGOOD, CH.; SUCI, G.; TANNENBAUM, H. La medida del significado. Madrid:
Editorial Gredos, 1976.
RODRÍGUEZ, E. (et al.). Jóvenes y relaciones grupales. Dinámica relacional para
los tiempos de trabajo y ocio. Madrid: Instituto de la Juventud/ Fundación de
ayuda contra la drogadicción, 2002.
ROJAS MARCOS, L. La ciudad y sus desafios. Madrid: Espasa Bolsillo,1999.
ROJAS MARCOS, L. Las semillas de la violència. Madrid: Espasa Bolsillo, 1998.
RUBIO CARRACEDO, J. “La psicología Moral (de Piaget a Kohlberg)”. A: CAMPS,
V. Historia de la ética 3. La ética contemporánea. 2a ed. Barcelona: Crítica,
2000.
220
SÁNCHEZ, A; SOUZA, A. M. La crisis de los padres.Aportes para una reflexión en
orientación vocacional. Argentina: Universidad Nacional Tucumán, 2000.
SÁNCHEZ CHAMORRO, M. Psicoterapia dinámica en la delincuencia juvenil.
Barcelona: Ed. Herder, 1981.
SOBRAL, J; ROMERO, E; LUENGO, A. (et al.). Personalidad y conducta antisocial:
amplificadores individuales de los efectos contextuales. [S.l.]: Universidad de
Santiago, 2000.
TIZÓN, J. Apuntes de una psicología basada en la relación. [S.l.]: Editorial Hora,
1982.
TOMAS, J; BARGADÀ, M; AMPUDIA, M. Valoración de la familia en situación de
crisis. Barcelona: Editorial Laertes, 1996 (Cuadernos de Paidopsiquiatría, 1).
TRIADÓ, C. (coord.). Psicologia Evolutiva. Textos per educadors. Barcelona:
Eumo Editorial,1993.
TRUJILLO, F.; FORTES, M.R. Violencia doméstica y coeducación. Un enfoque
multidisciplinar. Barcelona: Octaedro, 2002.
WINICOTT, D.W. (1984). Deprivación y delincuencia. Barcelona: Paidós, 1984
(Psicología Profunda).
221
222
Anexos
223
224
9.1 Anexos de metodología
225
226
9.1.1 Base de registro de datos
227
228
229
230
9.1.2. Las variables utilizadas en el estudio
231
232
Características del joven
233
IDESPAD Identificador de SPAD-N
IDENTIF1 Identificador archivo original
ZTREBALL Situación laboral global
1 No consta
2 Trabaja
3 Ha trabajado
4 No trabaja
EXPEDIEN Expediente Justicia
ZSEXE Sexo
1 Hombre
2 Mujer
TOTOCIW Tipos de actividades de ocio
1 No
2 No consta
3 Ocio en la calle
4 Ocio discoteca/ bar.
5 Ocio discoteca/ bar- Videojuegos- Calle
6 Ocio discoteca/ bar- Videojuegos
7 Ocio deportivo-Calle
8 Ocio deportivo- Disco/ bar- calle
9 Ocio deportivo
11 Ocio formativo- Deportivo - Calle
12 Ocio formativo- Deportivo- Lúdico -Calle
13 Ocio formativo- Lúdico- Disco/ bar
14 Ocio lúdico- Calle
15 Ocio lúdico organizadas- calle
16 Ocio videojuegos- Calle
17 Ocio videojuegos
ZEDACATE Edad categorizada
1 14 años
2 15 años
3 16 años
4 17 años
ZNAIX1 País nacimiento global
1 España
2 Extranjero
ZNAIX2 Comunidad de nacimiento-global
1 Catalunya
2 Fuera de Catalunya
3 Extranjero
PROVINX Provincia residencia
1 Barcelona
2 Girona
3 Lleida
4 Tarragona
ZOCIGLOB Global- Actividades de Ocio
1 No se conocen
2 Actividades Organizadas
3 Actividades No-organizadas
ZGRUREF Características grupos de referencia1 No constan
2 Exentos Problemática
3 Carencia de relación
4 Grupos disociales
5 Grupos violentos- disociales
ZNIVACAX Último curso realizado
1 No consta
2 1er Ciclo ESO
3 ESO-3
4 ESO-4
5 Bachillerato -1/ Módulos Grado Medio
6 Bachillerato-2/ Módulos Grado Superior.
7 Escuela Taller
8 Garantía Social
PRECOZX Precoz en las Relaciones Sexuales
1 No consta
2 Si
3 No
ZSITESCO Valoración del rendimiento escolar
1 No consta
2 Muy bueno/ bueno
3 Regular
4 Malo
ZGLOFIDE Etapas globales del desarrollo
1 Con alteraciones significativas
2 Sin datos
3 Sin datos significativos
SITESCOX Valoración del rendimiento escolar
1 No consta
2 Muy bueno
3 Bueno
4 Regular
5 Malo
ZFITEDES Agrupaciones de metas de desarrollo
1 Abandono o Carencial
2 Ningún dato
3 DGAIA
4 Disminución o Retraso Mental
5 Hospital .Psiquiatría
6 Muerte- enfermedad
7 Probl. Conductual/ Cognitivo/ Emocional y/o fugas
8 Sin alterar el significado
ZTRAYEC Trayectoria escolar
1 Absentismo- Cambio centro- Dif. Adaptación- Dif.
Aprendizaje
2 Absentismo- Dif. Adaptación- Dif. Aprendizaje
3 Cambio centro- Dif. Adaptación- Dif. Aprendizaje
4 Dif. Adaptación - Dif. Aprendizaje
5 Dif. Adaptación
6 Dif. Aprendizaje
7 Sin Dificultades
8 Sin información
ZSITNO Situaciones de violencia en la familia NO
denunciadas
1 SI
2 NO
ZTMVIOL Tiempo de violencia en la familia NO-denunciada
1 menos de 6 meses
2 6 meses– 1año y 6 meses.
3 1 año y 6 meses– 2 años y 6meses
4 2 años y 6 meses– 3 años o más
5 Sin información
6 Se desconoce
SITLABZ Situación laboral actual
1 Paro
2 Contrato indefinido
3 Varios trabajos
4 Estudiante
5 Ha trabajado
6 No consta
7 No trabaja
8 Trabaja contrato temporal.
9 Trabaja sin contrato
ZAMSOL1 Se dan conductas violentas en el medio
social hacia los iguales
ZAMESCO Conductas violentas en la escuela
1 Sí
2 No
3 Se desconocen
SILEGALX Tipo de consumo regular de drogas
1 No consume
234
1
2
3
Sí
No
Se desconoce
2
3
4
ZAMSOL2 Se dan conductas violentas en el medio
social hacia los adultos
1 Sí
2 No
3 Se desconoce
Alcohol
Alcohol/ Tabaco
Tabaco
ZPERSONL Características personales
1 Tendencia a la externalización.
2 Tendencia a la internalización.
3 Limitaciones cognitivas
4 Trastornos emocionales y conductuales
5 Sin alteraciones y/o actitudes responsables.
6 X- No consta
ZCONSUM Consumo regular de sustancias
1 Alcohol y/ o tabaco
2 Sustancias ilegales
3 Sustancias Alcohol y/ o Tabaco
4 Sin consumo
ACTIPROC Actitud ante el profesional
1 Colaborador- Conectado
2 Colaborador
3 Correcto- Colaborador- Conectado
4 Correcto- Colaborador
5 Correcto
6 No consta
ZTIPILEG ILEGALES- Tipo de consumo regular de
drogas ilegales
1 Cocaína y otros
2 Cannabis/ Hachís– Drogas de Diseño
3 Cannabis/ Hachís
4 Drogas de Diseño/ Inhalador/ Psicofármacos
5 No consume drogas ilegales
6 Sin consumo
ZACTPROF Actitud ante el profesional
1 Correcto- Colaborado- Conectado
2 Correcto- Colaborador
3 No consta
235
Bloque temático: Características de la familia del joven
FNUCLIX Núcleo familiar actual
1 Sin Información
2 Familia Nuclear
3 Monoparental- Madre
4 Monoparental- Padre
5 Familia Reconstituida madre
6 Convivencia con la Familia Extensa
7 Centro DGAIA
8 Solo
ESTIL2X Estilo educativo Progenitor
1 No consta
2 Adecuado
3 Autoritario
4 Permisivo/ Liberal
5 Negligente/ Ausente
ESTIL3X Estilo educativo Compañero
1 No consta
2 Adecuado
3 Autoritario
4 Permisivo/ Liberal
5 Negligente/ Ausente
ZNGERMA Total- HERMANOS
1 0
2 1
3 2
4 3 o más
ESTIL4X Estilo educativo Compañera
1 No consta
2 Adecuada
3 Negligente/ Ausente
ZNGEDON Nº HERMANOS- MUJERES
1 0
2 1
3 2 o más
ZREPRESE Representación Padres del hijo
1 No consta
2 Problemas desde pequeño
3 Problemática conductual
4 Problemática relacional
5 Causas externas
ZGEHOM Nº HERMANOS- HOMBRES
2 1
3 2 o más
ZNNASTRE Total- HERMANASTRAS
1 0
2 1
3 2 o más
ZVINTRA1 Violencia del padre hacia el hijo (víctima)
1 Hermanos-as
2 Joven denunciado
3 No consta
ZNASDON Nº HERMANASTRAS- MUJERES
1 0
2 1
3 2 o más
ZVINTRA3 Violencia intraparental (víctima)
1 Madre
2 No consta
3 Padre
ZNASHOM Nº HERMANASTROS- HOMBRES
1 0
2 1 o más
ZVINTRA4 Violencia Hermanos (víctima)
1 No consta
2 Hermanas
3 Hermanos
4 Hermanos y hermanas
5 Hermanastras
ZFATRIA FATRIA- posición
1 Primero
2 Segundo
3 Tercero o superior
VINTRA5X Maltratos previos padres (QUI) (recodificada)
1 Madre
2 No consta
ZJUNTGER Tipología hermanos- hermanastras
1 Con hermanos
2 Con hermanas/ Hermanastras
3 Hijo/a Único/a/ Hermanastros
4 Hijo/a Único/a
ZFAMCAVI Cambios ANTERIORES en el Núcleo de
convivencia
1 Sí
2 No
ZTIPCAM Tipos de cambios anteriores en el núcleo de
convivencia
1 Accidentes/ Enfermedad
2 Cambios de convivencia– Separación nueva Pareja
3 Desaparición del núcleo monoparental-Separación
nueva Pareja
4 Emigración
5 Muerte- Separación nueva pareja
6 Muerte
7 Pobl. relación con los hijos
8 Separación nueva pareja
9 X- Ninguno
ESTIL1X Estilo educativo de la madre
1 No consta
2 Adecuado
3 Autoritario
4 Permisivo/ Liberal
236
ZALTESDE Recodificación Otras circunstancias familiares
1 Ninguna
2 Diferencias socioeconómicas
3 Probl con otros miembros
4 Probl Padres (alcohol- drogas)
5 Probl Padres (distanciamiento figura paterna)
6 Probl Padres (físicos-mentales)
7 Probl Padres (maltratos)
8 Probl Padres (relaciones entre ellos)
9 Remodelación familiar
ZEDPARE Edad del Padre/Tutor en el momento de la
denuncia
1 40- 45 años
2 46- 50 años
3 51- 60años
4 No consta
ZEDMARE Edad Madre/ Tutora en el momento de la
denuncia
1 Menos de 40 años
2 40- 45 años
3 46- 50 años
4 51- 60 años
5 No consta
5
Negligente/ Ausente
ESPAREX Estudios del PADRE/ TUTOR
1 Básicos
2 Superiores
3 No consta
SECTOR2X Madre/ Tutora SECTOR ECONÓMICO
1 Primario
2 Secundario
3 Terciario
4 No consta
ESMAREX Estudios de la MADRE/ TUTORA
1 Básicos
2 Superiores
3 No consta
CANRESIX Cambios de RESIDENCIA
1 Ninguno
2 En diferentes poblaciones
3 En la misma población
4 Procesos migratorios
5 No consta
SITECOX Situación económica FAMILIAR
1 Alta
2 Suficiente
3 Insuficiente
4 No consta
DENFPAR Denuncia PADRES/ ADULTOS FAMILIA
1 Sí
2 No
ZINGRES1 Ingresos del Padre/ Tutor
1 Trabajo
2 Pensionista
3 No consta
ZGLINFAM Intervenciones globales con problemática
familiar
1 Sin intervenciones
2 Con intervenciones
SECTOR1X Padre/ Tutor SECTOR ECONÓMICO
1 Primario
2 Secundario
3 Terciario
4 No consta
ZINTFAMI Intervenciones con problemática familiar
1 Servicios sociales
2 Salud mental
3 Ninguna
4 No consta
5 Servicios sociales/ Salud Mental
ZINGRES2 Ingresos de la Madre/ Tutora
1 Trabajo
2 Pensionista o ayuda asistencial
3 Economía sumergida
4 No consta
237
Bloque temático: Aspectos del joven en el ámbito judicial
CARRERA Con expedientes anteriores o
posteriores de
No violencia
1 Sin Expedientes
2 Con Expedientes Anteriores
3 Con Expedientes Posteriores
4 Con Expedientes Anteriores y Posteriores
ZCONTFIS Contacto físico en la agresión
1 Sí
2 No
ZNEXALT ANTERIORES- Nº de EXPEDIENTES
de NO-VIOLENCIA
1 0
2 1
3 2- 3
4 4- 7
5 8 o más
ZCONDROG Conflicto bajo efecto de Tóxicos
1 Sí
2 No
DOMICI Conflicto en el Domicilio familiar
1 Sí
2 No
ZNPERSO1 ANTERIORES- Nº EXPEDIENTES
CONTRA LAS PERSONAS
1 Sin Expedientes anteriores
2 1 Expediente
3 2 o más Expedientes
4 Sin Exped. Contra las Personas
ZNPROPI1 ANTERIORES- Nº EXPEDIENTES
CONTRA LA PROPIEDAD
1 Sin Expedientes Anteriores
2 1
3 2 o más
4 Sin Exped. Contra la Propiedad
ZNEXALT2 Recodificación POSTERIORES- Nº
EXPEDIENTES de NO-VIOLENCIA
1 0
2 1
3 2- 4
4 5 o más
ZPERSO2X POSTERIORES- Nº EXPEDIENTES
CONTRA LAS PERSONAS
1 Sin Expedientes Posteriores
2 1
3 2
4 3 ó más
5 Sin Exped. Contra las Personas
ZNPROPI2 POSTERIORES- Nº EXPEDIENTES
CONTRA LA PROPIEDAD
1 Sin Expedientes posteriores
2 1
3 2 ó más
4 Sin Exped. Contra la Propiedad
ZNDELITW Nº Delitos de violencia doméstica
1 1 Delito
2 2 Delitos
3 3 Delitos
ZREINCID Reincidentes de Violencia doméstica
1 No Reincidente
2 Reincidente
ZMOTIVO Recodificación- Motivo del conflicto y
posterior denuncia
1 Pide dinero- No cumple normas
2 Pide dinero
3 Discusión/ Aumento de violencia
4 No acepta la autoridad/ No cumple normas
ZGAVINET Amenaza con cuchillo en la agresión
1 Sí
2 No
238
ZQUIDEN1 1º Delito del miembro familiar que hace la
denuncia
1 Madre-Padre
2 Madre
3 Padre
4 Pareja madre/padre
5 Otros familiares
QUIDENZ 1º Delito- Miembro de la familia que hace la
denuncia
1 Abuelo o Abuela
2 Pareja del joven
3 Hermana
4 Madre- Hermana
5 Madre- Padrastro
6 Madre- Padre
7 Mare-Pareja madre
8 Madre
9 Padre
10 Pareja madre
11 Pareja padre
12 Sin Información
13 Tía
ZQUIVIC1 1º Delito- Miembro familiar que es víctima
1 Abuelos
2 Hermanos
3 Madre- Abuelos/ Parientes
4 Madre- Hermanos
5 Madre- Padre- Hermanos
6 Madre- Padre
7 Madre- Pareja madre
8 Madre
9 Padre-Hermano
10 Padre
11 Pareja Madre/ Padre
SAP 1er DELITO- EL MENOR SABE QUIÉN LE
DENUNCIA
1 Sí
2 No
ZACOPA1 1er DELITO- Quién acompaña al joven
1 Sin información
2 Abuelo
3 Educador
4 Madre- Padrastro
5 Madre- Padre- Hermano
6 Madre- Padre
7 Madre- Tía
8 Madre
9 Padre
10 Solo
ZACFET1 1er DELITO- Actitud del menor frente a los
hechos
1 Responsabilidad propia
2 Responsabiliza de otros
3 Corresponsabilidad
4 No consta
ZACFET2 1er Delito- Actitud Víctima frente a los
hechos
1 Responsabilidad propia
2 Responsabilidad de otros
3 Corresponsabilidad
4 No consta
ZRESOLU1 1er Delito- Resolución Judicial
1 C. Abierto
2 C. Semiabierto
3 C. Cerrado
4 Fin de Semana
5 Centro Día
6 Internamiento Terapéutico
7 Libertad Vigilada
8 P.B.C.
9 Sobreseimiento/ Archivo (definitivo)
10 Sobreseimiento/ Archivo (Mediac./ Reparación.)
11 Sobreseimiento/ Archivo (No Inter. Art-27.4)
12 Sobreseimiento/ Archivo (prescripción)
13 Sobreseimiento/ Archivo (provisional)
14 Tareas socioeducativas
15 Tratamiento terapéutico ambulatorio
16 X- Absolución
17 X- Anulación
18 Z- Pendiente
ZFETFIS1 1er Delito– Calificación hecha por
Fiscalía
1 Maltratos ámbito familiar
2 Violencia física sobre familiares
3 Violencia psíquica sobre familiares
ZFISASS1 1er DELITO- Tipo hechos asociados
1 No hay
2 Con delitos asociados
ZTOXFET 1er Delito Con Violencia- Bajo efectos
tóxicos
1 Sí
2 No
ZPETICAU 1er Delito- Petición informe Medidas
Cautelares
1 Sí
2 No
ZCAUTELA 1er Delito- ¿Con Medidas cautelares?
1 Con medida cautelar
2 No es conveniente ninguna medida
3 X- No Petición
ZRESOCAU 1er Delito– Tipo de Medida Cautelar
1 Centro Cerrado
2 Centro Terapéutico
3 Libertad vigilada- Tratamiento terapéutico
4 Libertad vigilada
5 No es conveniente ninguna medida
6 X- No Petición
ZTMRESO1 Categorías- Meses 1ª Denuncia-1ª
Resolución
1 Pendiente resolución
2 Menos de 6 meses
3 6- 12 meses
4 12- 18 meses
5 18 meses o más
TMREEDUX Categoría - Meses Resolució1º-Mesura1º
1 No mesuras
2 Menos 1 mes
3 1-3 meses
4 3- 6 meses
5 Más 6 meses
6 Pendiente resolución
ZMEDIF1 1er Delito- Fiscalía- AutorizaciónMediación- reparación
1 Sí
2 No
ZMEDIF2 1er Delito- Fiscalía- Resultado final
Mediación
1 Viabilidad
2 No viabilidad
3 Sin autorización de Fiscalía
ZTMDEL12 Categoría - Meses Delicte1º-Delicte2º
1 Sin 2º delito
2 Menos 6 meses ó 6-12 meses
3 12-18 meses o más
ZRMED1 1er Delito- Conciliación víctima
1 Sí
2 No
ZRMED3 1er Delito- Reparación Conciliación por
iniciativa de las partes
1 Sí
2 No
ZMEDIAS2 1er Delito- Propuesta Informe Equipo
técnico
1 No aparece propuesta
2 Concretar audiencia
3 Derivación DGAIA
4 No intervención
5 Mediación- reparación
ZRESOL1X 1er Delito- Agrupada- Resolución Judicial
1 Centro
2 Libertad vigilada
3 P.B.C.
4 Sobreseimiento /Archivo (Mediac.-Reparación)
5 Sobreseimiento /Archivo (No interv. Art.27.4)
6 Sobreseimiento/ Archivo (Prescripción)
7 Sobreseimiento/ Archivo (Definitivo o Provisional)
8 Pendiente
9 Otras medidas
TMDEL23X Categoría- Tiempo (meses) 2º Delito-3er
Delito
1 Sin 2º Delito- 3er Delito
2 Sin 3er Delito
3 Menos de 6 meses
4 6- 12 meses
5 Más de 18 meses
ACTFIN1X Actividades que hace el menor al acabar el
procedimiento
1 Ninguna
2 Formativa
3 Laboral
4 No consta
MESUFI1X Finalizada la Medida el menor continúa con
algún tipo de intervención
1 Ninguna
2 Terapéutica
3 Social
4 No consta
239
ZJUSTI1P 1er DELITO- Previas Intervención en J.J
1 Asistencia Centro de Día
2 Asesoramiento
3 Centro Abierto
4 Centro Cerrado
5 Centro Semiabierto
6 Libertad vigilada
7 Mediación/ Reparación
8 P.B.C.
9 Ninguna
10 Ninguna intervención previa
INTALT1Z Previos OTROS colectivos intervienen
1 Ninguna
2 DGAIA
3 Psicol- Psiquiátrica- DGAIA
4 Psicol- Psiquiátrica- EAIA
5 Psicol- Psiquiátrica- Justicia juvenil
6 Psicol- Psiquiátrica- Servicios sociales
7 Psicol- Psiquiátrica
8 Servicios sociales
9 Psicol- Psiqui.- S.sociales- DGAIA
10 Ninguna intervención previa
ZATENCIO 1er DELITO- Previos Intervención J. J.
1 Previos (Otras)
2 Previos (Justicia J.-Otras)
3 Previos (Justicia J.)
4 X- Ninguna intervención previa
ZINTEDEN 1º DELITO - Intervenciones Momento
de hacer la Denuncia
1 DGAIA
2 Justicia juvenil
3 Psicol.- Psiquiátrica- Justicia juvenil
4 Psicol.- Psiquiátrica- S. Sociales
5 Psicol.- Psiquiátrica
6 Servicios de atención a la víctima
7 Servicios sociales- Justicia juvenil
8 Servicios sociales
9 X-Ninguno en el momento de la Denuncia
ZATENCI2 1er DELITO-Intervenciones-MOMENTO
1 Otras
2 Justicia. Juvenil- Otras
3 Justicia Juvenil
4 X- Ninguna (en el Momento de la Denuncia)
ZINTALT3 - POSTERIORES- OTROS
COLECTIVOS INTERVIENEN
1 Posteriores (Otros)
2 Posteriores (Justicia-Otros)
3 Posteriores (Justicia Juvenil)
4 Ninguno posterior
ZQUIDEN2 2º DELITO- Miembro de la familia que
denuncia
1 Sin 2º Delito
2 Madre
3 Madre- Padre
4 Padre/ Padrastro
5 Madre- Abuelo
ZQUIVIC2 2º DELITO- Víctima Miembro de la familia
1 Sin 2º Delito
2 No consta
3 Madre
4 Madre– Padre
5 Madre– Hermana/ Hermano
6 Padre
ZMOTIV2 2º DELITO- Motivo Conflicto y Posterior
denuncia
1 Pide dinero- No acepta normas
2 Pide dinero
3 Discusión- Agresión
4 No acepta normas
5 X- Sin 2º Delito
ZGAVIN2 2º DELITO- Amenaza con cuchillo en la
agresión
1 Sí
2 No
3 Sin 2º Delito.
4 No consta
ZCONTFI2 2º DELITO - Contacto físico en la agresión
1 Sí
2 No
3 Sin 2º Delito
4 No consta
JUSTI2Z Tipo de intervención J.J en el momento d.
1 Asesoramiento
2 Internamiento Semiabierto
3 Libertad Vigilada
4 P.B.C.
5 Sin especificar
6 Tareas socioeducativas
7 X- Ninguna intervención en el momento
IMTALLT2 1er DELITO– OTROS COLECTIVOS
INTERVIENEN- DURANTE
1 DGAIA
2 Justicia juvenil
3 Psicol.- Psiquiátrico- Servicios sociales- J JToxicomanía
4 Psicol.- Psiquiátrico- Servicios sociales- J. J
5 Psicol.- Psiquiátricos- Servicios sociales
6 Psicol.- Psiquiátrico
7 Servicios sociales
8 X- Ninguna intervención de la denuncia
Segundo delito violencia
doméstica
ZDOMIC2 2º DELITO- CONFLICTO EN EL NÚCLEO
FAMILIAR
1 Sin 2º Delito
2 SI
3 NO
ZCONDRO2 2º DELITO- CONFLICTO BAJO EFECTOS
TÓXICOS
1 Sin 2º Delito
2 SI
3 NO
SAP2 2º DELITO - SABE QUIÉN LE HA
DENUNCIADO
1 Sin 2º Delito
2 SI
ZACOPA2 2º DELITO- QUIÉN ACOMPAÑA AL JOVEN
A LA ENTREVISTA
1 Sin 2º Delito
2 Madre
3 Madre/ Padrastro
4 Solo
5 No consta
6 Padre
7 Madre/ Padre
ZACFET12 2º DELITO- ACTITUD DEL MENOR
FRENTE A LOS HECHOS
1 Sin 2º Delito
2 RESPONSABILIDAD PROPIA
3 RESPONSABILIDAD OTROS
4 CORRESPONSABILIDAD
5 NO CONSTA
240
ZACFET22 2º DELITO - ACTITUD VICTIMA FRENTE
A LOS HECHOS
1 Sin 2º Delito
2 RESPONSABILIZA A LOS OTROS
3 CORRESPONSABILIDAD
4 No consta
ZFETFIS2 CUALIFICACIÓN DEL HECHO FISCAL
1 Sin 2º Delito
2 Maltratos ámbito familiar
3 Violencia Física sobre Familiares
FISASO2 2º DELITO –TIPOLOGÍA DE OTROS
HECHOS ASOCIADOS
1 Sin 2º Delito
2 Sin
3 Robo intimidación
4 Tenencia ilícita de armas
ZTOXFET2 2º DELITO - BAJO EFECTO TÓXICOS
1 Sin 2º Delito
2 SI
3 NO
ZPETICA2 2º DELITO- PETICION INFORME
MEDIDAS CAUTELARES
1 Sin 2º Delito
2 SI
3 NO
ZRESOCA2 2º DELITO- TIPO MEDIDA CAUTELAR
1 Sin 2º Delito
2 Internamiento Semiabierto
3 Internamiento Abierto
4 Internamiento
5 Sin medidas cautelares
ZMEDFI12 2º DELITO- FISCALIA- AUTORIZACIÓN
MEDIACIÓN/ REPARACIÓN
1 Sin 2º Delitos
2 SI
3 NO
ZMEDFI22 2º DELITO- FISCALIA- RESULT MEDIAC.
1 Sin 2º Delito
2 VIABILIDAD
3 NO VIABILIDAD
4 No autoriza Fiscal
RMEDI12 2º DELITO- CONCILIACIÓN VICTIMA
1 Sin 2º Delito
2 SI
3 No- viabilidad
4 No- Autorización Fiscal
REMEDI22 2º DELITO- CONCIL. CON ACUERDO
1 Sin 2º Delito
2 NO CRIDAR/ NO EMPENT
3 No viabilidad
4 No- Autorización Fiscal
RMEDI32 2º DELITO- REPARACIÓN
CONCILIACIÓN POR INICIATIVA DE LAS PARTES
1 Sin 2º Delito
2 NO
3 No- viabilidad
4 No- Autorización Fiscal
ZMEDIA22 2º DELITO- PROPUESTA INFORME
equipo técnico -VIOLENCIA DOMESTICA
1 Concretar Audiencia
2 Mediación (conciliación con acuerdos)
3 No intervención
4 Sin 2º Delito
ZRESOLU2 2º DELITO- RESOLUCIÓN JUDICIAL
1 A- Sin 2n DELITO
2 Centro Cerrado
3 Fin de Semana
4 Centro abierto
5 Centro Semiabierto
6 Libertad Vigilada
7 P.B.C.
8 Pendiente
9 Sobreseimiento/ Archivo (Libre)
10 Sobreseimiento/ Archivo (Mediación- Reparación)
11 Sobreseimiento/ Archivo (No intervención- Art.27.4)
ZTMREED2 Meses Resolución 2º-Medida 2º
1 1-3 meses
2 A-Sin 2º Delito
3 Menos 1 mes
4 Más de 12 meses
5 Pendiente inicio medida
6 Pendiente Resolución
7 Sin medidas
ZPREVIS2 2º DELITO - Intervenciones Previas
1 Sin 2º Delito
2 Previas (Otras)
3 Previas (Justicia- Otras)
4 Previas (Justicia)
5 Previas ninguna
ZINTEDE2 2º DELITO- INTERVENCIONES EN EL
MOMENTO DE LA DENUNCIA
1 Momento (Justicia J.)
2 Momento ninguna
3 Momento (Justicia Otras)
4 Momento (Otras)
5 X-Sin 2º Delito
ZJUSTI22 2º DELITO – TIPOS DE INTERVENCIONES
JUSTICIA JUVENIL MOMENTO DE LA DENUNCIA
1 Ninguna
2 Libertad vigilada- Internamiento abierto
3 Libertad vigilada
4 Tratamiento ambulatorio
5 X- Sin 2º Delito
Tercer delito violencia doméstica
QUIDÉN3 3er DELITO– MIEMBRO DE LA FAMILIA QUE
DENUNCIA
1 Sin 3º Delito
2 MADRE
QUIVIC3 3er DELITO– MIEMBRO FAMILIA- Víctima
1 Sin 3er Delito
2 Madre- Hermana
3 MADRE
MOTIV3 MOTIVO CONFLICTO Y DENUNCIA
1 Sin 3er Delito
2 Pide dinero
3 No acepta la autoridad
TPAGRE3 3ª DELITO- Secuencia de la agresión
1 Sin 3º Delito
2 Golpes
3 Quema el sofá
4 Gritos- golpes- escupir - patadas
5 No consta
DOMICI3 3º DELITO- CONFLICTO Núcleo familiar
1 Sin 3º Delito
2 SI
3 No consta
241
CONDROG3 3er DELITO- CONFLICTO BAJO EFECTO
TOXICOS
1 Sin 3er Delito
2 NO
3 No consta
SAPQ3 3er Del. SABE QUIÉN LE HA DENUNCIADO
1 Sin 3er Delito
2 SI
3 NO
ACOPA3 3er DELITO - QUIEN ACOMPAÑA AL
JÓVEN A LA ENTREVISTA
1 Sin 3er Delito
2 SE HACE ACTUALIZACION. ESTA INGRESADO
3 MADRE
4 No consta
5 PADRE/ MADRE
ACTFET13 3er DELITO- ACTITUD MENOR FRENTE A
LOS HECHOS
1 Sin 3er Delito
2 RESPONSABILIZA A OTROS
3 CORRESPONSABILIDAD
ACTFET23 3er DELITO- ACTITUD DE LA VICTIMA
FRENTE A LOS HECHOS
1 Sin 3er Delito
2 RESPONSABILIZA A OTROS
3 CORRESPONSABILIDAD
FETFIS3 3er DELITO- CALIFICACIÓN DEL HECHO
POR EL FISCAL
1 Sin 3er Delito
2 Maltrato Familiar
3 Violencia física familiares
FISASO3 3er DELITO- Tipología hechos asociad.
1 Sin 3º Delito
2 Ninguna
TOXIFET3 3er DELITO- BAJO EFECTO TOXICOS
1 Sin 3º Delito
2 NO
3 No consta
PETCAUL3 3er DELITO- PETICIÓN INFORME DE
MEDIDAS CAUTELARES
1 Sin 3er Delito
2 SI
3 NO
RESOCA3 3er DELITO- TIPO DE MEDIDAS
CAUTELARES
1 Sin 3er Delito
2 INTERNAMIENTO
3 Sin Medidas cautelares
MEDIFI13 3er DELITO- FISCALIA-AUTORIZACIÓN
MEDIACIÓN- REPARACIÓN
1 Sin 3er DELITO
2 SI
3 NO
4 No consta
MEDIFI23 3er DELITO- FISCALIA-RESULTADO FINAL
MEDIACIÓN
1 Sin 3er Delito
2 NO VIABILIDAD
3 No consta
RMEDI13 3er DELITO- CONCILIACIÓN VICTIMA
1 Sin 3er Delito
2 No consta
242
RMEDI23 3er DELITO- CONCILIACIÓN CON ACUERDO
1 Sin 3º Delito
2 Sin Información
RMEDI33 3er DELITO - REPARACIÓN CONCILIACIÓN
POR INICIATIVA PARTES
1 Sin 3º Delito
2 No consta
MEDIDE23 3er DELITO- PROPUESTA INFORME Equipo
Técnico - VIOLENCIA DOMESTICA
1 Sin 3º Delito
2 CONCRETAR AUDIENCIA
3 No consta
RESOL3 3er DELITO- RESOLUCIÓN JUDICIAL
1 Libertad Vigilada
2 Pendiente
3 Sin 3er Delito
4 Sobreseimiento/ Archivo (Definitivo)
5 Sobreseimiento/ Archivo (Libre)
INTERPR3 3er DELITO- INTERVENCIONES PREVIAS
CON EL JOVEN
1 Sin 3º Delito
2 DGAIA
3 PSICOL. Y PSIQUIÁTRICA
4 Psicología / psiquiátrico- Servicios sociales-DGAIA
5 No consta
JUSTI13 3er DELITO– TIPO DE INTERVENCIONES
PREVIAS EN JUSTICIA JUVENIL
1 Sin 3º Delito
2 ASESORAMIENTO
3 LIB. VIGILADA
4 MEDIACION/ PBC
5 No consta
INTEDE3 3er DELITO- INTERVENCIONES EN EL
MOMENTO DE LA DENUNCIA
1 Sin 3er Delito
2 Psicología/ Psiquiátrico- Servicios sociales- DGAIA
3 No consta
4 PSICOLOGÍA Y PSIQUIÁTRICO
5 TERAPIA FAM/ JUSTICIA JUVENIL/ DGAIA
JUSTI23 3er DELITO- TIPO DE INTERVENCIONES DE
JUSTICIA JUVENIL EN EL MOMENTO DENUNCIA
1 Sin 3er Delito
2 LIBERTAD VIGILADA- CAUTELAR
3 No consta
4 PENDIENTE INGRÈSO EN ANAGRAMA
FITESDEX ETAPAS EN EL DESARROLLO
1 Abandono- DGAIA— Problemas conductuales/
cognitivos/ emocionales- Fugas
2 Abandono– DGAIA– Hospital Psiquiátrico–Problemas
conductuales/ cognitivos/ emocionales
3 Abandono- Muerte/ Enfermedad –Problemas
conductuales/ cognitivos/ emocionales
4 Abandono- Probl. conductuales/ cognitivos/
emocionales- Fugas
5 Abandono – Probl .conduct./ cognitivos/ emoc.
6 Abandono
7 Ningún dato
8 DGAIA- Hosp. Psiquiátrico- Muerte/ Enfermedad
9 DGAIA- Hosp. Psiquiátrico
10 DGAIA
11 Disminución/ Retraso Mental- Fugas
12 Disminución/ Retraso Mental- Problemas
conductuales/ cognitivos /emocionales.
13 Disminución/ Retraso Mental
14 Fugas
15 Hosp. Psiquiátrico- Prob. conductuales/ cognitivos/
emocionales
16 Hosp. Psiquiátrico
17 Muerte/ Enfermedad- Fugas
18 Muerte/ Enfermedad– Problemas conductuales/
cognitivos/ emocionales.
19 Muerte/ Enfermedad
20 Problemas conductuales/ cognitivos/ emocionalesFugas
21 Problemas conductuales/ cognitivos/ emocional.
22 Abandono– Problemas conductuales/ cognitivos/
emocionales- Fugas
23 Sin alterar el significado
Variables recodificadas
NAIX1Z País de nacimiento
1 España
2 Francia
3 Guinea Ecuatorial
4 Marruecos
5 Perú
6 Rep. Dominicana
7 Rumania
NAIX2Z Comunidad nacimiento
1 Andalucía
2 Asturias
3 Baleares
4 C. Valenciana
5 C. Castilla– la Mancha
6 Cataluña
7 Galicia
8 Navarra
9 País Vasco
10 Extranjero
NIVACAX Último curso realizado
1 No consta
2 ESO-1
3 ESO-2
4 ESO-3
5 ESO-4
6 BACHILLERATO-1
7 BACHILLERATO-2
8 MODULOS DE GRADO MEDIO
9 MODULOS DE GRADO SUPERIOR
10 ESCUELA TALLER
11 GARANTIA SOCIAL
12 ESCOLARIZACIÓN COMPARTIDA
13 FORMACIÓN NO REGLADA
TRAYECX Trayectoria Escolar
1 Absentismo- Cambio de centro- Dif. Adaptación- Dif.
Aprendizaje
2 Absentismo - Cambio de centro- Dif. Adaptación
3 Absentismo - Cambio centro
4 Absentismo- Dif. Adaptación– Dif. Aprendizaje
5 Absentismo- Dif. Adaptación
6 Absentismo- Dif. Aprendizaje
7 Absentismo
8 Cambio centro- Dif. Adaptación- Dif. Aprendizaje
9 Cambio centro- Dif. Adaptación
10 Cambio centro- Dif. Aprendizaje
11 Cambio centro
12 Dif. Adaptación- Dif. Aprendizaje
13 Dif. Adaptación
14 Dif. Aprendizaje
15 Sin Dif.- Cambio centro
16 Sin Dificultades
17 Sin información
TIPPREX Tipo de precocidad sexual
1 Sin precocidad o Información
2 ABANDONO/ DESCONTROL CONDUCTUAL
3 DENUNCIA CONTRA LIB. SEXUAL
4 EMBARAZO
5 HA CONVIVIDO EN PAREJA/ TIENE UNA HIJA
6 INTENTOS de ABUSO a HERMANOS
7 POR SU CULTURA NO- TIENE UNA HIJA
8 PROMISCUIDAD/ EMBARZO/ RELACIONES
SEXUALES DE RIESGO
TPILEGAX ILEGALES- Tipo consumo regular drogas
1 Cannabis/ Hachís- Cocaína- Drogas diseñoPsicofármacos- Inhaladores
2 Cannabis/ Hachís- Cocaína- Drogas diseño
3 Cannabis/ Hachís- Cocaína- Heroína-Psicofármac.
4 Cannabis/ Hachís- Cocaína
5 Cannabis/ Hachís- Drogas Diseño
6 Cannabis/ Hachís- POLICONSUMO
7 Cannabis / Hachís- Psicofármacos
8 Cannabis/ Hachís
9 Cocaína- Drogas diseño
10 Cocaína- Psicofármacos
11 Drogas Diseño
12 Se desconoce el tipo
13 Inhalantes
14 No consumo ilegal
15 Psicofármacos
16 Sin consumo
17 Cannabis/ Hachís- Cocaína- Psicofármacos
NGERMAX Total- HERMANOS
1 0
2 1
3 2
4 3
5 4
6 6
NGERDOX Nº HERMANOS- MUJERES
1 0
2 1
3 2
4 3
5 4
NGERHOX Nº HERMANOS- HOMBRES
1 0
2 1
3 2
4 3
5 4
243
NNASTREX Total- HERMANASTRAS
1 0
2 1
3 2
4 3
NNASDOX Nº HERMANASTRAS- MUJERES
1 0
2 1
3 2
4 3
NPROPI1W ANTERIORES- Nº EXPEDIENTES CONTRA
LA PROPIEDAD
1 Sin Expedientes Anteriores
2 1
3 2
4 3
5 4
6 5
7 6
8 8
9 9
10 16
11 17
12 Sin Expedientes Contra la Propiedad
NNASHOX Nº HERMANASTROS- HOMBRES
1 0
2 1
3 3
NEXALT1X ANTERIORES- Nº EXPEDIENTES DE NOVIOLENCIA
1 0
2 1
3 2
4 3
5 4
6 5
7 6
8 7
9 8
10 9
11 16
12 17
13 19
NPERSO1X ANTERIORES- Nº EXPEDIENTES CONTRA
LAS PERSONAS
1 Sin Expedientes anteriores
2 1
3 2
4 3
5 4
6 5
7 6
8 12
9 Sin Expedientes Contra las Personas
TIPPER1Z ANTERIORES - TIPO de Delitos Contra las
PERSONAS
1 Sin Expedientes Anteriores
2 Agresión Sexual
3 Amenazas- Coacciones- Lesiones- Robo e intimidaciónAtentado autor
4 Amenazas- Injurias- Atentado contra la autoridad
5 Amenazas- Lesiones- Agresiones
6 Amenazas– Lesiones- Violencia
7 Amenazas- Robo intimidación
8 Amenazas
9 Contra la Salud Pública- Atentado contra la autoridad
10 Daños
11 Desobediencia hacia la autoridad
12 F. Amenazas- Lesiones
13 Injurias– Lesiones- Robo con violencia
14 Injurias
15 Injurias/ Vejaciones
16 Lesiones- Abusos sexuales
17 Lesiones- Amenazas
18 Lesiones– Robo con violencia
19 Lesiones- Robo con intimidación - Atentados contra la
autoridad
20 Lesiones- Robo con intimidación- Atentados contra la
autoridad
21 Lesiones
22 Robo con intimidación- Atentados contra la autoridad
23 Robo con intimidación
24 Robo con violencia
25 Sin Delitos Contra Personas
244
TIPPRO1X ANTERIORES -TIPO Delitos Contra la
PROPIEDAD
1 Daños– Hurto- Robo por la fuerza
2 Daños- Hurtos (5)
3 Daños- Robo por la fuerza
4 Daños- Violación domicilio
5 F. Daños
6 Hurto
7 Hurto de uso
8 No consta
9 Robo por la Fuerza- Hurto- Apropiación indebida
10 Robo Fuerza- Hurto
11 Robo Fuerza- Hurto ciclomotor
12 Robo Fuerza- Hurto de Uso
13 Robo Fuerza- Robo uso vehículo
14 Robo Fuerza
15 Robo Fuerza (3)- Hurtos (3)
16 Robo Fuerza a vehículo
17 Sin Delitos Contra la Propiedad
18 Usurpación
19 X- Sin Expedientes Anteriores
NEXALT2X POSTERIORES- Nº EXPEDIENTES DE NOVIOLENCIA
1 0
2 1
3 2
4 3
5 4
6 5
7 6
8 7
9 12
10 13
11 17
NPERSO2W POSTERIORES- Nº EXPEDIENTES
CONTRA LAS PERSONAS
1 Sin Expedientes Posteriores
2 1
3 2
4 3
5 4
6 15
7 Sin Expedientes Contra las Personas
TIPPER2Z POSTERIORES- TIPO Delitos Contra las
PERSONAS
1 Sin Expedientes posteriores
2 Amenazas- Contra la Seguridad
3 Amenazas– Injurias- Lesiones
4 Amenazas- Injurias- Robo con Violencia- Obstrucción
de la Justicia
5 Amenazas- Lesiones- Atentados Autoridad
6 Amenazas- Lesiones
7 Amenazas- Robo Intimidación
8 Amenazas
9 Contra la Salud Pública- Robo con Violencia
10 Contra la Salud Pública
11 Coacciones- Lesiones
12 Intimidación- Detenciones ilegales
13 Lesiones- Desobediencia
14 Lesiones– Robo con Violencia - Conducción temeraria
15 Lesiones– Robo Violencia intimidación
16 Lesiones
17 Robo con Violencia
18 Sin Contra Personas
19 Violación Domicilio
20 Violencia
NPROP2X POSTERIORES- Nº EXPEDIENTES CONTRA
LA PROPIEDAD
1 Sin Expedientes posteriores
2 1
3 2
4 3
5 4
6 5
7 6
8 8
9 13
10 Sin Expedientes Contra Propiedad
TIPPRO2Z POSTERIORES- Tipos Delito Contra la
PROPIEDAD
1 Sin Expedientes Posteriores
2 Apropiación indebida
3 Daños- Apropiación indebida
4 Daños- Desorden público
5 Daños– Robo con Fuerza
6 Daños
7 Hurto– Robo con Intimidación
8 Hurto– Robo con Vehículo a motor
9 Hurto
10 Robo con Vehículo a motor
11 Robo con Fuerza- Robo con intimidación
12 Robo con Fuerza
13 Robo con Fuerza- Estafa
14 Sin Delitos Contra Propiedad
ELEAGREX Elementos en la agresión
1 Golpes–Daños a objetos
2 Golpes– Empujones
3 Golpes– Insultos– Daños a objetos
4 Golpes– Insultos– Empujones– Daños a objetos
5 Golpes– Insultos– Empujones
6 Golpes– Insultos
7 Golpes
8 Empujones
9 Cuchillo– Daños objeto
10 Cuchillo– Golpes– Daños a objetos
11 Cuchillo– golpes– Insultos- Daños a objetos
12 Cuchillo– Golpes– Insultos- Empujones
13 Cuchillo– Golpes– Insultos
14 Cuchillo– Golpes
15 Cuchillo– Empujones
245
16
17
18
19
20
21
22
23
24
Cuchillo– Insultos– Daños a objetos
Cuchillo– Insultos– Empujones
Cuchillo– Insultos
Cuchillo
Insultos– Daños a objetos
Insultos– Empujones– Daños a objetos
Insultos– Empujones
Insultos
No consta
FISASSOX 1er DELITO- Tipo de hechos asociados
1 No hay
2 Atentado contra la autoridad
3 Contra la Salud Pública
4 Resistencia a la autoridad
5 Robo con violencia- Resistencia autoridad
6 Robo con violencia
7 Robo con Violencia con uso de instrumentos
TAGRE2 2º DELITO- Secuencia en la Agresión
1 Sin 2º Delito
2 Amenazas con navaja
3 Golpes– Empujones- Gritos
4 Golpes– Intento de ahogo
5 Empujones– Golpes
6 Insultos– Amenazas
7 Insultos–Golpes
8 Tirar objetos– Gritos– Empujones
9 No consta
JUSTI12 2º DELITO– TIPO DE INTERVENCIONES
PREVIAS DE JUSTICIA JUVENIL
1 Asesoramiento
2 Internamiento- Asesoramiento
3 Internamiento (Cautelar)
4 Libertad Vigilada- Internamiento
5 Libertad Vigilada- Internamiento Centro Cerrado
6 Libertad Vigilada- Internamiento Centro Cerrado
(Cautelar)
7 Libertad Vigilada- P.B.C.
8 Libertad Vigilada
9 Libertad Vigilada (Cambio Internamiento Terapéutico)
10 Mediación
11 No consta
12 P.B.C.
13 X- Sin 2n delito
246
9.1.3 Cuestionario a los profesionales
247
248
1- ¿A partir de la entrada en vigor de la Ley (enero 2001), habéis detectado un aumento
significativo de denuncias por violencia familiar?
Sí [ ] → A- ¿A partir de qué año comienza a detectar este aumento?________________________
No [ ]
B- ¿Tiene datos cuantificados de este aumento?
Sí [ ] → ¿Qué información (datos) cuantifica? _________________________________
No [ ]
C- ¿Utiliza algún tipo de registro específico?
Sí [ ] → ¿Qué tipo? _______________________________________________________
No [ ]
D- ¿Se ha analizado sistemáticamente la información recogida?
Sí [ ] → ¿Qué tratamiento sistemático se ha utilizado? _________________________
No [ ]
2.- ¿Cómo creéis que se contemplaban los hechos de violencia familiar, con anterioridad a la
aplicación de la Ley 5/ 2000?
- Se detectaba esta problemática
Sí [ ] No [ ]
- Las agresiones en la familia se producían al mismo
tiempo que las conductas delictivas denunciadas
Sí [ ] No [ ]
- También se denunciaba como violencia familiar
Sí [ ] No [ ]
3.- ¿De los siguientes aspectos, cuáles consideráis que son conocimientos necesarios para
abordar satisfactoriamente la violencia familiar?
Innecesario
Muy necesario
- Los comportamientos sociológicos actuales
1 2 3 4 5 6 7
(Estructura familiar, marco educativo, valores, etc.)
- El marco jurídico establecido
- La perspectiva psicológica (de los agresores y la víctima)
1
1
2
2
3
3
4
4
5
5
6
6
7
7
4.- ¿Pensáis que hace falta una actuación diferenciada en los delitos de violencia familiar?
Sí [ ]
No [ ]
4.1 ¿En caso afirmativo, qué importancia otorgaríais a los siguientes ámbitos en la actuación
diferenciada?
Poco Importante
Muy Importante
- Salud Mental- individual
1 2 3 4 5 6 7
- Salud Mental- familiar
1 2 3 4 5 6 7
- Sociocomunitaria
1 2 3 4 5 6 7
- Educativo- escolar
1 2 3 4 5 6 7
- Mediación comunitaria
1 2 3 4 5 6 7
- Judicial
1 2 3 4 5 6 7
249
5.- ¿Desde su actuación profesional, cuáles son los rasgos generales, de las siguientes
dimensiones, que observáis en los menores? (las dimensiones van de 1 a 7 puntos, para referirse
a la palabra de la izquierda, o bien a la de la derecha)
EL JOVEN
Dominante
Pacífico
Bueno
Despreocupado
Reflexivo
Con autocontrol
Agresor
Pasota
Altruista
Distante
Seguro
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
5
5
5
5
5
5
5
5
5
5
5
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
7
7
7
7
7
7
7
7
7
7
7
Dócil
Agresivo
Malo
Preocupado
Impulsivo
Con descontrol
Víctima
Colaborador
Egoísta
Cercano
Temeroso
6.- ¿Desde su actuación profesional, cuáles son las características generales, de las siguientes
dimensiones, que observáis en las víctimas? (las escalas van de 1 a 7 puntos, para referirse a la
palabra de la izquierda, o bien a la de la derecha)
LA VÍCTIMA
Dominante
Pacífico
Bueno
Despreocupado
Reflexivo
Con autocontrol
Agresor
Pasota
Altruista
Distante
Seguro
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
5
5
5
5
5
5
5
5
5
5
5
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
7
7
7
7
7
7
7
7
7
7
7
Dócil
Agresivo
Malo
Preocupado
Impulsivo
Con descontrol
Víctima
Colaborador
Egoísta
Cercano
Temeroso
7.- ¿Las familias (o víctimas familiares) que denuncian, en qué grado creéis que esperan los
siguientes tipos de soporte/ apoyo?
Muy Poco
Muchísimo
- Protección
1 2 3 4 5 6 7
- Asesoramiento/ Orientación
1 2 3 4 5 6 7
- Tratamiento psicológico al menor
1 2 3 4 5 6 7
- Tratamiento psicológico a la víctima
1 2 3 4 5 6 7
- Sanciones
1 2 3 4 5 6 7
8.- ¿Cuál es el grado de comprensión del menor de las diferentes actuaciones profesionales, en lo
que respecta a…?:
Muy Poco
Muchísimo
- El significado de la denuncia
1 2 3 4 5 6 7
- El proceso que se lleva a cabo
1 2 3 4 5 6 7
- Los resultados y consecuencias de los procesos (intervención)
1 2 3 4 5 6 7
250
9.- ¿Creéis que la familia (y/ o la víctima) percibe el sentido de las funciones de vuestra
intervención, en cuanto a…?:
Muy Poco
Muchísimo
- El significado de la denuncia
1 2 3 4 5 6 7
- El proceso que se lleva a cabo
1 2 3 4 5 6 7
- Los resultados y consecuencias del proceso (intervención)
1 2
3 4 5 6 7
- ¿Hay algún aspecto que quisierais añadir o alguna consideración a tener en
cuenta?_____________________________________________________________________________
- Hombre [ ] Mujer [ ]
- Lugar de trabajo: ______________________________
- Edad: ________
- Profesión: ______________________________
- Tiempo en el cargo (años): ___________
- Cargo: ___________________
GRACIAS POR VUESTRA COLABORACIÓN
251
252
9.2 Anexo de resultados
253
254
Frecuencias de las variables utilizadas para el análisis de los
menores
255
256
Características personales
Género
Frecuencia
%
% válido
% acumulado
Hombre
92
79,3
79,3
79,3
Mujer
24
20,7
20,7
100
Total
116
100
100
Frecuencia
%
% válidos
% acumulado
14 años
9
7,8
7,8
7,8
15 años
24
20,7
20,7
28,4
16 años
37
31,9
31,9
60,3
17 años
46
39,7
39,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
% acumulado
España
106
91,4
91,4
91,4
Extranjeros
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Edad
País de nacimiento
Lugar de procedencia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Catalunya
95
81,9
81,9
81,9
Resto de
España
11
9,5
9,5
91,4
Extranjeros
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
257
Provincia de residencia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Barcelona
88
75,9
75,9
75,9
Girona
10
8,6
8,6
84,5
Lleida
2
1,7
1,7
86,2
Tarragona
16
13,8
13,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
Escolaridad
Último curso realizado
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
15
12,9
12,9
12,9
1r Ciclo ESO
13
11,2
11,2
24,1
ESO-3
28
24,1
24,1
48,3
ESO-4
30
25,9
25,9
74,1
Bachillerato - 1/ Módulos Grado
Medio
9
7,8
7,8
81,9
Bachillerato -2/ Módulos Grado
Superior
4
3,4
3,4
85,3
Escuela Taller
5
4,3
4,3
89,7
Garantía Social
12
10,3
10,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
No consta
21
18,1
18,1
18,1
Muy
2
1,7
1,7
19,8
Bueno
15
12,9
12,9
32,8
Regular
25
21,6
21,6
54,3
Malo
53
45,7
45,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Valoración rendimiento escolar
258
Trayectoria escolar
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
Ausentismo- Cambio centro- Dif.
Adaptación- Dif. Aprendizaje
13
11,2
11,2
11,2
Ausentismo- Dif. Adaptación-Dif.
Aprendizaje
29
25,0
25,0
36,2
Cambio de centro- Dif.
Adaptación- Dif. Aprendizaje
14
12,1
12,1
48,3
Dif. Adaptación- Dif. Aprendizaje
7
6,0
6,0
54,3
Dif. Adaptación
8
6,9
6,9
61,2
Dif. Aprendizaje
15
12,9
12,9
74,1
Sin Dificultades
15
12,9
12,9
87,1
Sin información
15
12,9
12,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Paro
2
1,7
1,7
1,7
Contrato indefinido
1
,9
,9
2,6
Diversos trabajos
2
1,7
1,7
4,3
Estudiante
1
,9
,9
5,2
Ha trabajado
10
8,6
8,6
13,8
No consta
26
22,4
22,4
36,2
No trabaja
53
45,7
45,7
81,9
Trabaja contrato temporal
17
14,7
14,7
96,6
Trabaja sin contrato
4
3,4
3,4
100,0
116
100,0
100,0
Situación laboral
Situación laboral actual
Total
259
Situación laboral Global
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
Trabaja
Ha trabajado
No trabaja
26
22
12
56
22,4
19,0
10,3
48,3
22,4
19,0
10,3
48,3
22,4
41,4
51,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No
10
8,6
8,6
8,6
No consta
17
14,7
14,7
23,3
Ocio en la Calle
40
34,5
34,5
57,8
Ocio Disco / Bar -Calle
28
24,1
24,1
81,9
Ocio Disco/ Bar- VideojuegosCalle
2
1,7
1,7
83,6
Ocio Disco/ Bar- Videojuegos
1
,9
,9
84,5
Ocio Disco/ Bar
1
,9
,9
85,3
Ocio Deportivo- Calle
2
1,7
1,7
87,1
Ocio Deportivo- Disco/ Bar-Calle
2
1,7
1,7
88,8
Ocio Deportivo
4
3,4
3,4
92,2
Ocio Formativas- EsportivasCalle
2
1,7
1,7
94,0
Ocio Formativas- EsportivasLúdicas- Calle
1
,9
,9
94,8
Ocio Formativo- Lúdico- Disco/
Bar
1
,9
,9
95,7
Ocio Lúdico- Calle
2
1,7
1,7
97,4
Ocio Lúdico organizadas- Calle
1
,9
,9
98,3
Ocio Videojuegos- Calle
1
,9
,9
99,1
Ocio Videojuegos
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Ocio
Tipos Actividades de ocio
Total
260
Actividades de ocio - Global
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
No se conoce
Actividades organizadas
Actividades no organizadas
27
15
74
23,3
12,9
63,8
23,3
12,9
63,8
23,3
36,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Grupos de referencia
Características de los grupos de referencia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
18
15,5
15,5
15,5
Exentos problemática
27
23,3
23,3
38,8
No hay relación
10
8,6
8,6
47,4
Grupos disociales
54
46,6
46,6
94,0
Grupos violentos- disociales
7
6,0
6,0
100,0
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
69
59,5
59,5
59,5
Sí
8
6,9
6,9
66,4
No
39
33,6
33,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Total
Precocidad Relaciones Sexuales
Precocidad Relaciones Sexuales
261
Violencia escolar / iguales / medio social
Se dan conductas violentas en la escuela
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Si
41
35,3
35,3
35,3
No
31
26,7
26,7
62,1
Se desconocen
44
37,9
37,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Se dan conductas violentas en el medio social hacia los iguales
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Si
28
24,1
24,1
24,1
No
37
31,9
31,9
56,0
Se desconocen
51
44,0
44,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Se dan conductas violentas en el medio social hacia los adultos
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Si
15
12,9
12,9
12,9
No
36
31,0
31,0
44,0
Se desconocen
65
56,0
56,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
262
Consumo regular de sustancias
Consumo regular de sustancias
Frecuencia
%
% validos
%
acumulados
Alcohol y/o Tabaco
5
4,3
4,3
4,3
Sustancias ilegales
26
22,4
22,4
26,7
Ilegales y Alcohol y/o Tabaco
37
31,9
31,9
58,6
Sin consumo
48
41,4
41,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Cocaína y Otras
17
14,7
14,7
14,7
Cannabis/ Hachís- Drog. Diseño
11
9,5
9,5
24,1
Cannabis/ Hachís
31
26,7
26,7
50,9
Drog. Diseño/ Inhalado/
Psicofármacos
4
3,4
3,4
54,3
No consume ilegales
5
4,3
4,3
58,6
Sin consumo
48
41,4
41,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Consumo regular de sustancias ilegales
Consumo regular de sustancias legales
%
% válidos acumulados
Frecuencia
%
No consume
75
64,7
64,7
64,7
Alcohol
21
18,1
18,1
82,8
Alcohol/ Tabaco
10
8,6
8,6
91,4
Tabaco
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
263
Etapas de desarrollo
Etapas de desarrollo global
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Con Alteraciones Signif.
73
62,9
62,9
62,9
Ningún dato
32
27,6
27,6
90,5
Sin alterar el Signif.
11
9,5
9,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumuladas
Abandono/ Carencial
12
10,3
10,3
10,3
Ningún Dato
32
27,6
27,6
37,9
DGAIA
8
6,9
6,9
44,8
Disminución/ Retraso
Mental
8
6,9
6,9
51,7
Hospital Psiquiátrico
9
7,8
7,8
59,5
Muerte/ Enfermedad
6
5,2
5,2
64,7
Problemas conductuales/
cognitivos / emocionales.
30
25,9
25,9
90,5
Sin alteraciones
significativas
11
9,5
9,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% validos
%
acumulados
Tendencia a la
externalización
28
24,1
24,1
24,1
Tendencia a la
internalización
12
10,3
10,3
34,5
Limitaciones cognitivas
4
3,4
3,4
37,9
Trastornos emocionales y
conductuales
11
9,5
9,5
47,4
Sin alteraciones y/ o
actitudes responsables
19
16,4
16,4
63,8
No consta
42
36,2
36,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Metas de desarrollo agrupadas
Fugas
Características personales
264
Actitud ante el profesional
Frecuencia
%
% validos
%
acumulados
Correcto- ColaboradorConectado
41
35,3
35,3
35,3
Correcto - Colaborador
36
31,0
31,0
66,4
No consta
39
33,6
33,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Núcleo familiar
Núcleo familiar actual
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Familia- Nuclear
51
44,0
44,0
44,0
Monoparentalidad- Madre
31
26,7
26,7
70,7
Monoparentalidad- Padre
3
2,6
2,6
73,3
Reconstituida- con la madre
13
11,2
11,2
84,5
Conviviv.- Familia Extensa
14
12,1
12,1
96,6
Centro DGAIA
3
2,6
2,6
99,1
Solo
1
,9
,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Edad padre/ tutor en el momento denuncia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
40- 45 años
26
22,4
22,4
22,4
46- 50 años
16
13,8
13,8
36,2
51- 60 años
16
13,8
13,8
50,0
No consta
58
50,0
50,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
265
Edad madre/ tutora en el momento denuncia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
40- 45 años
31
26,7
26,7
26,7
46- 50 años
37
31,9
31,9
58,6
51- 60 años
14
12,1
12,1
70,7
No consta
15
12,9
12,9
83,6
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Básicos
32
27,6
27,6
27,6
Superiores
7
6,0
6,0
33,6
No consta
77
66,4
66,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Básicos
38
32,8
32,8
32,8
Superiores
7
6,0
6,0
38,8
No consta
71
61,2
61,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Estudios padre/ tutor
Estudios madre/ tutora
266
Situación económica
Situación económica familiar
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Alta
8
6,9
6,9
6,9
Suficiente
80
69,0
69,0
75,9
Insuficiente
13
11,2
11,2
87,1
No consta
15
12,9
12,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Trabaja
63
54,3
54,3
54,3
Pensiones
8
6,9
6,9
61,2
No consta
45
38,8
38,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Primario
6
5,2
5,2
5,2
Secundario
26
22,4
22,4
27,6
Terciario
26
22,4
22,4
50,0
No consta
58
50,0
50,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Trabaja
55
47,4
47,4
47,4
Pensiones o Ayuda
Asistencial
9
7,8
7,8
55,2
Economía sumergida
6
5,2
5,2
60,3
No consta
46
39,7
39,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Ingresos Padre/ Tutor
Sector económico del padre/ tutor
Ingresos de la madre/ tutora
267
Sector económico de la Madre/ Tutora
Frecuencia
%
% válidos
% acumulada
Primario
3
2,6
2,6
2,6
Secundario
8
6,9
6,9
9,5
Terciario
40
34,5
34,5
44,0
No consta
65
56,0
56,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Ninguno
43
37,1
37,1
37,1
En diferentes poblaciones
36
31,0
31,0
68,1
En la misma población
7
6,0
6,0
74,1
Proceso migratorio
11
9,5
9,5
83,6
Total
116
100,0
100,0
Cambios de residencia
268
La fatria
Total hermanos
Frecuencia
%
% válidos
% acumulado
0
34
29,3
29,3
29,3
1
54
46,6
46,6
75,9
2
15
12,9
12,9
88,8
3 o más
13
11,2
11,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
0
68
58,6
58,6
58,6
1
34
29,3
29,3
87,9
2 o más
14
12,1
12,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
0
66
56,9
56,9
56,9
1
42
36,2
36,2
93,1
2 o más
8
6,9
6,9
100,0
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
0
83
71,6
71,6
71,6
1
24
20,7
20,7
92,2
2 o más
9
7,8
7,8
100,0
116
100,0
100,0
Núm. hermanos - mujeres
Núm. hermanos - hombres
Total
Total hermanastros
Total
269
Núm. hermanastros – mujeres
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
0
95
81,9
81,9
81,9
1
16
13,8
13,8
95,7
2 o más
5
4,3
4,3
100,0
116
100,0
100,0
Total
Núm. hermanastros - hombres
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
0
99
85,3
85,3
85,3
1 o más
17
14,7
14,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Posición en la fatria
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
Primero
66
56,9
56,9
56,9
Segundo
36
31,0
31,0
87,9
Tercero o superior
14
12,1
12,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tipología hermanos- hermanastros
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Con Hermanos
67
57,8
57,8
57,8
Con Hermanos/
Hermanastros
18
15,5
15,5
73,3
Hijo-a único/ Hermanastros
15
12,9
12,9
86,2
Hijo/a único
16
13,8
13,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
270
Cambios núcleo convivencia
Cambios anteriores en el Núcleo de convivencia
Frecuencia
%
% válidos
% acumulados
Sí
89
76,7
76,7
76,7
No
27
23,3
23,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tipo de cambios anteriores en el núcleo de convivencia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Accidentes/ Enfermedad
7
6,0
6,0
6,0
Cambios de convivenciaSeparación nueva pareja
15
12,9
12,9
19,0
Desen. núcleo monoparentalSeparación nueva pareja
7
6,0
6,0
25,0
Emigración
6
5,2
5,2
30,2
Muerte- Separación nueva
Pareja
10
8,6
8,6
38,8
Muerte
7
6,0
6,0
44,8
Problemas Relación hijos
5
4,3
4,3
49,1
Separación nueva pareja
32
27,6
27,6
76,7
Ninguna
27
23,3
23,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Otras Circunstancias Familiares (recodificada)
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Ninguna
44
37,9
37,9
37,9
Dificultades socioeconómicas
7
6,0
6,0
44,0
Prob. con otros miembros
6
5,2
5,2
49,1
Prob. Padres (alcohol-drogas)
10
8,6
8,6
57,8
Prob. Padres (distanciamiento
figura paterna)
6
5,2
5,2
62,9
Prob. Padres (físico- mental)
16
13,8
13,8
76,7
Prob. Padres (relaciones
entre ellos)
13
11,2
11,2
87,9
Remodelación familiar
14
12,1
12,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
271
Intervenciones globales de la problemática familiar
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Sin intervenciones
37
31,9
31,9
31,9
Con intervenciones
79
68,1
68,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervenciones de la problemática familiar
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Servicios sociales
35
30,2
30,2
30,2
Salud mental
27
23,3
23,3
53,4
Ninguna
22
19,0
19,0
72,4
No consta
15
12,9
12,9
85,3
S. sociales/ Salud Mental
17
14,7
14,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
272
Estilos educativos
Estilo educativo Madre
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
25
21,6
21,6
21,6
Adecuado
15
12,9
12,9
34,5
Autoritario
14
12,1
12,1
46,6
Permisivo / liberal
33
28,4
28,4
75,0
Negligente / ausente
29
25,0
25,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
39
33,6
33,6
33,6
Adecuado
10
8,6
8,6
42,2
Autoritario
23
19,8
19,8
62,1
Permisivo / liberal
9
7,8
7,8
69,8
Negligente / ausente
35
30,2
30,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Estilo educativo Progenitor
Coincidencia estilo educativo (Madre- Padre)
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No
65
56,0
56,0
56,0
N.s./ N.c.
22
19,0
19,0
75,0
Sí
29
25,0
25,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
273
Estilo educativo Compañero
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
No consta
97
83,6
83,6
83,6
Adecuado
5
4,3
4,3
87,9
Autoritario
7
6,0
6,0
94,0
Permisivo / liberal
3
2,6
2,6
96,6
Negligente / ausente
4
3,4
3,4
100,0
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
% válido
%
acumulado
No consta
114
98,3
98,3
98,3
Adecuado
1
,9
,9
99,1
Negligente / ausente
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
Estilo educativo Compañera
Total
274
Estilo educativo Madre vs. Padre
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Adecuado- Adecuado
7
6,0
6,0
6,0
Adecuado- Autoritario
2
1,7
1,7
7,8
Adecuado- Negligente
3
2,6
2,6
10,3
Adecuado- Ns/ Nc
3
2,6
2,6
12,9
Autoritario– Adecuado
2
1,7
1,7
14,7
Autoritario– Autoritario
1
,9
,9
15,5
Autoritario- Negligente
5
4,3
4,3
19,8
Autoritario- Ns/ Nc
3
2,6
2,6
22,4
Autoritario– Permisivo
3
2,6
2,6
25,0
Negligente- Autoritario
7
6,0
6,0
31,0
Negligente- Negligente
17
14,7
14,7
45,7
Negligente- Ns/ Nc
4
3,4
3,4
49,1
Negligente– Permisivo
1
,9
,9
50,0
Ns/ Nc- Adecuado
1
,9
,9
50,9
Ns/ Nc- Negligente
2
1,7
1,7
52,6
Ns/ Nc
22
19,0
19,0
71,6
Permisivo- Autoritario
13
11,2
11,2
82,8
Permisivo– Negligente
8
6,9
6,9
89,7
Permisivo- Ns/ Nc
7
6,0
6,0
95,7
Permisivo- Permisivo
5
4,3
4,3
100,0
116
100,0
100,0
Total
Representación de los padres respecto a los hijos
Frecuencia
%
% válidos
%
acumuladas
No consta
25
21,6
21,6
21,6
Problemas desde pequeña
29
25,0
25,0
46,6
Problemáticas conductuales
35
30,2
30,2
76,7
Problemáticas relacionales
16
13,8
13,8
90,5
Causas externas
11
9,5
9,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
275
La violencia en casa
Denuncias por año
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
2001
34
29,3
29,3
29,3
2002
37
31,9
31,9
61,2
2003
45
38,8
38,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
Situaciones de violencia no denunciada en la
familia
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Sí
108
93,1
93,1
93,1
No
8
6,9
6,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
¿Se da Violencia Padre- Hijos?
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulados
Sí
27
23,3
23,3
23,3
No
89
76,7
76,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Violencia Padre- hijo (víctima)
Frecuencia
%
% válidos
%
Acumulados
Hermanos-as
11
9,5
9,5
9,5
Joven denunciado
16
13,8
13,8
23,3
No consta
89
76,7
76,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
276
¿Se da violencia intraparental?
Frecuencia
%
% válidos
%
Acumulado
Sí
21
18,1
18,1
18,1
No
95
81,9
81,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Violencia intraparental (víctima)
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
Madre
19
16,4
16,4
16,4
No consta
95
81,9
81,9
98,3
Padre
2
1,7
1,7
100,0
116
100,0
100,0
Total
Violencia Hermanos (víctima)
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
No consta
79
68,1
68,1
68,1
Hermanas
22
19,0
19,0
87,1
Hermanos
11
9,5
9,5
96,6
Hermanos/ Hermanas
2
1,7
1,7
98,3
Hermanastras
2
1,7
1,7
100,0
116
100,0
100,0
Total
Padres Previo Maltratados (QUIÉN) –recodificada–
Frecuencia
%
% válidos
%
acumulado
1
,9
,9
,9
No consta
115
99,1
99,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Madre
277
Padres denunciados por violencia doméstica
Frecuencia
%
% válidos
% acumulado
Sí
4
3,4
3,4
3,4
No
112
96,6
96,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tiempo de violencia no denunciada (hasta la denuncia)
Frecuencia
%
% válidos
%
Acumulado
Hasta 1año y 6 m.
34
29,3
29,3
29,3
Más de 1año y 6 m.
34
29,3
29,3
58,6
No consta
48
41,4
41,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tiempo de violencia no denunciada
Frecuencia
%
% válidos
%
Acumulado
Menos de 6 meses
8
6,9
6,9
6,9
6m.- 1año y 6m.
26
22,4
22,4
29,3
1año y 6m.- 2 años 6m.
20
17,2
17,2
46,6
2años y. 6m.- 3 a. o más
14
12,1
12,1
58,6
Sin información
40
34,5
34,5
93,1
Se desconoce
8
6,9
6,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
278
Aspectos jurídicos
Carrera delictiva con expedientes anteriores/ posteriores de noviolencia
Frecuencia
%
% válidos
%
Acumulado
Sin Expedientes
54
46,6
46,6
46,6
Con Exped .Anteriores
20
17,2
17,2
63,8
Con Exped. Posteriores
20
17,2
17,2
81,0
Con Exped. Anteriores y
Posteriores
22
19,0
19,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Núm. Expedientes anteriores de no-violencia
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
0
74
63,8
63,8
63,8
1
20
17,2
17,2
81,0
2-3
10
8,6
8,6
89,7
4-7
6
5,2
5,2
94,8
8 o más
6
5,2
5,2
100,0
116
100,0
100,0
Total
Núm. Expedientes anteriores Contra las personas
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin Expedientes anteriores
74
63,8
63,8
63,8
1 Expediente anterior
16
13,8
13,8
77,6
2 Expedientes o más
14
12,1
12,1
89,7
Sin Expedientes Contra las
Personas
12
10,3
10,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
279
Núm. Expedientes anteriores Contra propiedad
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin Expedientes anteriores
74
63,8
63,8
63,8
1 Expediente
13
11,2
11,2
75,0
2 Expedientes o más
16
13,8
13,8
88,8
Sin Exped. Contra Propiedad
13
11,2
11,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Núm. Expedientes anteriores Contra la propiedad
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
0
74
63,8
63,8
63,8
1
19
16,4
16,4
80,2
2- 4
13
11,2
11,2
91,4
5 o más
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Núm. Expedientes posteriores de no-violencia –recodificada–
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
0
74
63,8
63,8
63,8
1
19
16,4
16,4
80,2
2- 4
13
11,2
11,2
91,4
5 o más
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Núm. Expedientes posteriores de no-violencia –recodificadaFrecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin Expedientes Posteriores
74
63,8
63,8
63,8
1
11
9,5
9,5
73,3
2
11
9,5
9,5
82,8
3 o más
9
7,8
7,8
90,5
Sin Exp. Contra las Personas
11
9,5
9,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
280
Núm. Expedientes posteriores Contra la Propiedad
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin Expedientes posteriores
74
63,8
63,8
63,8
1
12
10,3
10,3
74,1
2 o más
11
9,5
9,5
83,6
Sin Exp. contra Propiedad
19
16,4
16,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
1 Delito
94
81,0
81,0
81,0
2 Delito
18
15,5
15,5
96,6
3 Delito
4
3,4
3,4
100,0
116
100,0
100,0
Delitos de violencia doméstica
Total
Reincidentes Violencia doméstica
Frecuencia
%
No Reincidentes
94
81,0
81,0
81,0
Reincidentes
22
19,0
19,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
281
% válidos % Acumulado
Motivo de la agresión
Motivos del conflicto y posterior denuncia (recodificada)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Pide dinero -No cumple
normas
18
15,5
15,5
15,5
Pide dinero
20
17,2
17,2
32,8
Discusión/ Escalada de
violencia
14
12,1
12,1
44,8
No acept. autoridad/ No
cumple normas
64
55,2
55,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Miembro familia que hace la denuncia (recodificada)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Madre- Padre
12
10,3
10,3
10,3
Madre
75
64,7
64,7
75,0
Padre
16
13,8
13,8
88,8
Pareja madre/ padre
6
5,2
5,2
94,0
Otros familiares
7
6,0
6,0
100,0
116
100,0
100,0
Total
Delito- Miembro de la familia que hace la denuncia
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Abuelo o Abuela
3
2,6
2,6
2,6
Hermana
3
2,6
2,6
5,2
Madre- Hermana
1
,9
,9
6,0
Madre- Padrastro
1
,9
,9
6,9
Madre-Padre
11
9,5
9,5
16,4
Madre-Pareja madre
2
1,7
1,7
18,1
Madre
74
63,8
63,8
81,9
Padre
16
13,8
13,8
95,7
Pareja madre
3
2,6
2,6
98,3
Pareja padre
1
,9
,9
99,1
Tía
1
,9
,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
282
Delito- Miembro de la familia que es la víctima
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Abuelos
4
3,4
3,4
3,4
Hermanos
3
2,6
2,6
6,0
Madre- Abuelos/ parientes
5
4,3
4,3
10,3
Madre- Hermanos
19
16,4
16,4
26,7
Madre/ Padre- Hermanos
7
6,0
6,0
32,8
Madre- Padre
18
15,5
15,5
48,3
Madre- Pareja madre
4
3,4
3,4
51,7
Madre
49
42,2
42,2
94,0
Pareja- Hermano
1
,9
,9
94,8
Padre
3
2,6
2,6
97,4
Pareja madre/ padre
3
2,6
2,6
100,0
116
100,0
100,0
Total
Delito– ¿Sabe el menor quién denuncia?
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
111
95,7
95,7
95,7
No
5
4,3
4,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Delito- ¿Quien acompaña al joven?
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
Sin información
23
19,8
19,8
19,8
Abuelo
1
,9
,9
20,7
Educador
2
1,7
1,7
22,4
Madre- Padrastro
1
,9
,9
23,3
Madre- Padre- Hermana
1
,9
,9
24,1
Madre- Padre
21
18,1
18,1
42,2
Madre- Tía
1
,9
,9
43,1
Madre
47
40,5
40,5
83,6
Padre
14
12,1
12,1
95,7
Solo
5
4,3
4,3
100,0
Sin información
23
19,8
19,8
19,8
Total
116
100,0
100,0
283
Secuencia en la agresión
Amenaza con cuchillo en la agresión
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
16
13,8
13,8
13,8
No
100
86,2
86,2
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
91
78,4
78,4
78,4
No
25
21,6
21,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
114
98,3
98,3
98,3
No
2
1,7
1,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
11
9,5
9,5
9,5
No
105
90,5
90,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
Contacto físico en la agresión
Conflicto en el domicilio familiar
Conflicto en el domicilio familiar
284
Actitud del menor ante los hechos
Conflicto en el domicilio familiar
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Responsabilidad propia
21
18,1
18,1
18,1
Responsabilidad de los otros
56
48,3
48,3
66,4
Corresponsabilidad
29
25,0
25,0
91,4
No consta
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Procedimiento judicial. Los límites de la ley
Calificación de los hechos por el fiscal
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Maltratos en ámbito familiar
31
26,7
26,7
26,7
Violencia física sobre familiares
81
69,8
69,8
96,6
Violencia psíquica sobre
familiares
4
3,4
3,4
100,0
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
No hay
104
89,7
89,7
89,7
Con delito asociado
12
10,3
10,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Total
Tipo de hechos asociados
Petición informe Medidas cautelares
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
Sí
28
24,1
24,1
24,1
No
88
75,9
75,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
285
Medidas cautelares
Frecuencia
%
%
válidos
%
acumulados
Con medidas cautelares
23
19,8
19,8
19,8
No conviene ninguna medida
5
4,3
4,3
24,1
No Petición
88
75,9
75,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Centro Cerrado
9
7,8
7,8
7,8
Centro Terapéutico
3
2,6
2,6
10,3
3
2,6
2,6
12,9
Libertad Vigilada
8
6,9
6,9
19,8
No conveniente ninguna medida
5
4,3
4,3
24,1
No Petición
88
75,9
75,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tipo de medida
Libertad VigiladaTratamiento Terapéutico
286
Propuestas del equipo técnico
Propuesta informe equipo técnico- 1r delito violencia doméstica
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
No aparece propuesta
20
17,2
17,2
17,2
Concretar en audiencia
58
50,0
50,0
67,2
Derivación DGAIA
1
,9
,9
68,1
No Intervención
16
13,8
13,8
81,9
Mediación- reparación
21
18,1
18,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Autorización de Fiscalía para la Mediación- reparación
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
Sí
56
48,3
48,3
48,3
No
60
51,7
51,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Resultado final de la Mediación autorizada por Fiscalía
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Viabilidad
21
18,1
18,1
18,1
No viabilidad
35
30,2
30,2
48,3
Sin autorización Fiscalia
60
51,7
51,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Conciliación víctima
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
Sí
13
11,2
11,2
11,2
No
103
88,8
88,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
Reparación por conciliación a iniciativa de las partes
Frecuencia
%
% válidos
% Acumulado
Sí
8
6,9
6,9
6,9
No
108
93,1
93,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
287
Resoluciones y medidas
Resolución judicial
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
C. Abierto
2
1,7
1,7
1,7
C. Semiabierto
7
6,0
6,0
7,8
C. Cerrado
11
9,5
9,5
17,2
Fin de Semana
1
,9
,9
18,1
Centre de Día
1
,9
,9
19,0
Internamiento Terapéutico
3
2,6
2,6
21,6
Libertad Vigilada
25
21,6
21,6
43,1
P.B.C.
5
4,3
4,3
47,4
Sobreseimiento / Archivo (definitivo)
8
6,9
6,9
54,3
Sobreseimiento / Archivo (Mediación/
Reparación)
21
18,1
18,1
72,4
Sobreseimiento / Archivo (No interv. Art.
27.4)
14
12,1
12,1
84,5
Sobreseimiento/ Archivo (prescripción)
5
4,3
4,3
88,8
Sobreseimiento/ Archivo (provisional)
2
1,7
1,7
90,5
Tareas socioeducativas
1
,9
,9
91,4
Tratamiento terapéutico ambulatorio
2
1,7
1,7
93,1
Absolución
1
,9
,9
94,0
Anulación
1
,9
,9
94,8
Pendiente
6
5,2
5,2
100,0
116
100,0
100,0
Total
288
Resolución judicial (agrupada)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Centro
23
19,8
19,8
19,8
Libertad vigilada
25
21,6
21,6
41,4
P.B.C.
5
4,3
4,3
45,7
Sobreseimiento / Archivo (Mediaciónreparación)
21
18,1
18,1
63,8
Sobres./ Archivo (No intervención
Art.27.4)
14
12,1
12,1
75,9
Sobres./ Archivo (Prescripción)
5
4,3
4,3
80,2
Sobres./ Archivo (Definitivo o
Provisional)
10
8,6
8,6
88,8
Pendiente
6
5,2
5,2
94,0
Otras medidas
7
6,0
6,0
100,0
116
100,0
100,0
Total
Tiempo entre la 1ª denuncia y su resolución (en intervalos)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Pendiente de resolución
6
5,2
5,2
5,2
Menos de 6 meses
38
32,8
32,8
37,9
6- 12 meses
45
38,8
38,8
76,7
12- 18 meses
21
18,1
18,1
94,8
18 meses o más
6
5,2
5,2
100,0
116
100,0
100,0
Total
Tiempo entre la 1ª denuncia y la medida (en intervalos)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
No medida
53
45,7
45,7
45,7
Menos de 1 mes
24
20,7
20,7
66,4
1- 3 meses
18
15,5
15,5
81,9
3- 6 meses
8
6,9
6,9
88,8
Más de 6 meses
7
6,0
6,0
94,8
Pendiente de resolución
6
5,2
5,2
100,0
116
100,0
100,0
Total
289
Intervenciones
Intervención previa de J.J en el 1r delito de violencia doméstica
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Asistencia Centro de Día
3
2,6
2,6
2,6
Asesoramiento
7
6,0
6,0
8,6
C. Abierto
1
,9
,9
9,5
C. Cerrado
2
1,7
1,7
11,2
C. Semiabierto
1
,9
,9
12,1
Libertad vigilada
11
9,5
9,5
21,6
Mediación/ Reparación
2
1,7
1,7
23,3
P.B.C.
1
,9
,9
24,1
Ninguna
44
37,9
37,9
62,1
Ninguna intervención previa
44
37,9
37,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervención de otros colectivos previamente al 1r delito de violencia
doméstica
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Ninguna
6
5,2
5,2
5,2
DGAIA
2
1,7
1,7
6,9
Psicol.- Psiquiátrico- DGAIA
2
1,7
1,7
8,6
Psicol.- Psiquiátrico- EAIA
1
,9
,9
9,5
Psicol.- Psiquiátrico - Justicia juvenil
1
,9
,9
10,3
Psicol.- Psiquiátrico- Servicios sociales
9
7,8
7,8
18,1
Psicol.- Psiquiátrico
32
27,6
27,6
45,7
Servicios sociales
17
14,7
14,7
60,3
Psicol.-Psiquiátricos- S. sociales- DGAIA
2
1,7
1,7
62,1
Ninguna intervención pública
44
37,9
37,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
290
Previos al 1r delito en J.J
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Previos (Otros)
44
37,9
37,9
37,9
Previos (Justicia J.- Otros)
22
19,0
19,0
56,9
Previos (Justicia J.)
6
5,2
5,2
62,1
Ninguna intervención previa
44
37,9
37,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervenciones en el Momento de la Denuncias del 1r delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
DGAIA
4
3,4
3,4
3,4
Justicia juvenil
11
9,5
9,5
12,9
Psicología- Psiquiátrico - Justicia juvenil
1
,9
,9
13,8
Psicol. Psiquiátrico - S. Social
3
2,6
2,6
16,4
Psicol. Psiquiátrico
22
19,0
19,0
35,3
Servicios de Atención a la víctima
2
1,7
1,7
37,1
Servicios sociales - Justicia juvenil
4
3,4
3,4
40,5
Servicios sociales
6
5,2
5,2
45,7
En ningún momento Denuncia
63
54,3
54,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervenciones en el momento de la denuncia del 1r delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Asesoramiento
1
,9
,9
,9
Internamiento Semiabierto
1
,9
,9
1,7
Libertad Vigilada
12
10,3
10,3
12,1
P.B.C.
1
,9
,9
12,9
Sin especificar
1
,9
,9
13,8
Tareas socioeducativas
1
,9
,9
14,7
Ninguna intervención en el momento de
la denuncia
99
85,3
85,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
291
Intervenciones en el momento de la 1ª denuncia
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Otros
36
31,0
31,0
31,0
Justicia. J.- Otros
7
6,0
6,0
37,1
Justicia. J.
10
8,6
8,6
45,7
No denuncia en ningún momento
63
54,3
54,3
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervención de otros colectivos durante la intervención por el primer
delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
DGAIA
4
3,4
3,4
3,4
Justicia juvenil
3
2,6
2,6
6,0
Psicol.- Psiquiátrico- Servicios socialesJusticia juvenil- Toxicomanía
1
,9
,9
6,9
Psicol.- Psiquiátrico- Servicios socialesJusticia juvenil
1
,9
,9
7,8
Psicol.- Psiquiátricos- Servicios sociales
5
4,3
4,3
12,1
Psicol.- Psiquiátricos
19
16,4
16,4
28,4
Servicios sociales
8
6,9
6,9
35,3
Ninguna intervención durante
75
64,7
64,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
Intervenciones posteriores a la intervención por el primer delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Otros
33
28,4
28,4
28,4
Justicia- Otros
17
14,7
14,7
43,1
Justicia J.
14
12,1
12,1
55,2
Ninguna
52
44,8
44,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
292
Actividades que hace el menor al finalizar el procedimiento
Frecuencia
%
%
válidos
% Acumulado
Ninguna
36
31,0
31,0
31,0
Formativa
41
35,3
35,3
66,4
Laboral
25
21,6
21,6
87,9
No consta
14
12,1
12,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Finalizada la medida ¿continua algún tipo de intervención?
Frecuencia
%
%
válidos
% Acumulado
Ninguna
37
31,9
31,9
31,9
Terapéutica
42
36,2
36,2
68,1
Social
7
6,0
6,0
74,1
No consta
30
25,9
25,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
293
El segundo delito de violencia doméstica
Miembro de la familia que interpone la denuncia en el 2º delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Madre
17
14,7
14,7
95,7
Madre- Padre
1
,9
,9
96,6
Padre/ padrastro
3
2,6
2,6
99,1
Madre- Abuelo
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
Miembro de la familia en el 2º delito que es la víctima
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
No consta
1
,9
,9
81,9
Madre
11
9,5
9,5
91,4
Madre- Padre
4
3,4
3,4
94,8
Madre- Hermana/ Hermano
4
3,4
3,4
98,3
Padre
2
1,7
1,7
100,0
116
100,0
100,0
Total
Amenaza con cuchillo en la agresión del 2º delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sí
3
2,6
2,6
2,6
No
9
7,8
7,8
10,3
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
91,4
No consta
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
294
Contacto físico en la agresión del 2º delito
Frecuencia
%
% válidos % Acumulado
Sí
6
5,2
5,2
5,2
No
6
5,2
5,2
10,3
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
91,4
No consta
10
8,6
8,6
100,0
Total
116
100,0
100,0
Conflictos que se dan en el núcleo familiar en el 2º delito
Frecuencia
%
% válidos % Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Sí
21
18,1
18,1
99,1
No
1
,9
,9
100,0
Total
116
100,0
100,0
Conflicto bajo efecto de tóxicos en el 2º delito
Frecuencia
%
%
válidos
% Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Sí
5
4,3
4,3
85,3
No
17
14,7
14,7
100,0
Total
116
100,0
100,0
¿Sabe quién denuncia por el segundo delito?
Frecuencia
%
%
válidos
% Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Sí
22
19,0
19,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
295
2º delito- ¿Quien acompaña al joven en la entrevista?
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Madre
7
6,0
6,0
87,1
Madre/ Padrastro
1
,9
,9
87,9
Solo
1
,9
,9
88,8
No consta
11
9,5
9,5
98,3
Padre
1
,9
,9
99,1
Madre/ Padre
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
2º Delito- Actitud del menor frente a los hechos
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Responsabilidad propia
1
,9
,9
81,9
Responsabilidad de los otros
13
11,2
11,2
93,1
Corresponsabilidad
3
2,6
2,6
95,7
No consta
5
4,3
4,3
100,0
116
100,0
100,0
Total
2º Delito- Actitud de la víctima frente a los hechos
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Responsabilidad propia
16
13,8
13,8
94,8
Responsabilidad de los otros
3
2,6
2,6
97,4
Corresponsabilidad
3
2,6
2,6
100,0
116
100,0
100,0
Total
296
2º Delito- Calificación del hecho por el fiscal
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Maltrato en el ámbito familiar
8
6,9
6,9
87,9
Violencia física sobre familiares
14
12,1
12,1
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Sin
20
17,2
17,2
98,3
Robo con intimidación
1
,9
,9
99,1
Tenencia ilícita de armas
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Sí
3
2,6
2,6
83,6
No
19
16,4
16,4
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tipo de hechos asociados al 2º delito
Total
Bajo efecto de tóxicos en el 2º delito
Petición informe Medidas cautelares en el 2º delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Sí
6
5,2
5,2
86,2
No
16
13,8
13,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
297
Tipo de medidas cautelares en el 2º delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º Delito
94
81,0
81,0
81,0
Internamiento semiabierto
1
,9
,9
81,9
Internamiento abierto
1
,9
,9
82,8
Internamiento
4
3,4
3,4
86,2
Sin medida cautelar
16
13,8
13,8
100,0
Total
116
100,0
100,0
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
No Reincidente
94
81,0
81,0
81,0
Reincidente
22
19,0
19,0
100,0
Total
116
100,0
100,0
Reincidente con violencia doméstica
Meses que transcurren desde el 1r delito hasta el 2º Delito.(recodificada en dos categorías)
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º delito
94
81,0
81,0
81,0
Menos de 6 meses ó 6- 12
meses
11
9,5
9,5
90,5
12- 18 meses o más
11
9,5
9,5
100,0
Total
116
100,0
100,0
Tiempo en meses desde el 2º delito hasta el 3r delito
Frecuencia
%
%
válidos
%
Acumulado
Sin 2º ni 3er Delito
94
81,0
81,0
81,0
Sin 3er Delito
18
15,5
15,5
96,6
Menos de 6 meses
2
1,7
1,7
98,3
6- 12 meses
1
,9
,9
99,1
Más de 18 meses
1
,9
,9
100,0
116
100,0
100,0
Total
298
Relación de tablas del estudio
Tabla 5.1.1. Porcentajes según el género.................................................. 48
Tabla 5.1.2. La edad de los menores denunciados. .................................. 48
Tabla 5.1.3. Las edades en las que se denuncia ¿son diferentes
en los chicos y las chicas?.................................................. 49
Tabla 5.1.5. Último curso alcanzado, por edades ...................................... 53
Tabla 5.1.6. Valoración del rendimiento escolar ........................................ 54
Tabla 5.1.7. Trayectoria escolar................................................................. 55
Tabla 5.1.8. Situación laboral y edad ........................................................ 57
Tabla 5.1.9. Características del grupo de referencia ................................ 60
Tabla 5.1.10. Conductas violentas fuera del ámbito familiar...................... 61
Tabla 5.1.11. Conductas violentas fuera del ámbito familiar según
el género............................................................................. 62
Tabla 5.1.12. Consumo regular de sustancias........................................... 63
Tabla 5.1.13. Consumo de sustancias y manifestación de
conductas violentas en la escuela ...................................... 64
Tabla 5.1.14. Consumo de sustancias y manifestación de
conductas violentas en el medio social hacia los
iguales ................................................................................ 64
Tabla 5.1.15. Consumo de sustancias y manifestación de
conductas violentas en el medio social hacia los
adultos ................................................................................ 64
Tabla 5.1.16. Aspectos destacables del desarrollo................................... 66
Tabla 5.1.17. Aspectos del desarrollo e intervenciones previas de
la DGJJ ............................................................................... 67
Tabla 5.1.18. Características personales................................................... 69
Tabla 5.1.19. Las características personales, según el género ................. 71
Tabla 5.1.20. Las características personales y la edad ............................. 71
Tabla 5.1.21. Les características personales y los aspectos
destacables del desarrollo .................................................. 72
Tabla 5.1.22. Características personales y conductas violentas en
la escuela............................................................................ 72
Tabla 5.2.1. Núcleo de convivencia del joven en el momento de la
denuncia ............................................................................. 74
Tabla 5.2.2. Cambios de residencia........................................................... 77
Tabla 5.2.3 Número de hermanos ............................................................. 78
299
Tabla 5.2.4 Posición en la fatria................................................................. 79
Tabla 5.2.5. Las fatrias según el género .................................................... 80
Tabla 5.2.6. Edades de los padres o compañeros en el momento
de la denuncia .................................................................... 83
Tabla 5.2.7. Cambios en el núcleo familiar anteriores al hecho de
violencia.............................................................................. 85
Tabla 5.2.8. Tipo de cambios en el núcleo de convivencia ........................ 86
Tabla 5.2.9. Intervenciones en la problemática familiar ............................ 88
Tabla 5.2.10. Estilo educativo de los padres y/ o parejas .......................... 89
Tabla 5.2.11. Coincidencia de los estilos educativos de los padres .......... 92
Tabla 5.2.12. Representación que tienen los padres del hijo..................... 94
Tabla 5.2.13. Representación de los padres acerca del hijo /
Características personales ................................................. 95
Tabla 5.3.1. Violencia padres- hijos/ Violencia intraparental.................... 101
Tabla 5.3.2. Violencia padres- hijos / Violencia intraparental................... 101
Tabla 5.3.3. Tiempo de violencia no denunciada..................................... 104
Tabla 5.3.4. Tiempo de violencia no denunciada/ Género ....................... 105
Tabla 5.3.5. Tiempo de violencia no denunciada/ Edad .......................... 105
Tabla 5.3.6. Miembro de la familia que hace la denuncia ........................ 107
Tabla 5.3.7. Miembro de la familia que es la víctima ............................... 107
Tabla 5.3.8. Tiempo de violencia no denunciada/ Motivo que
origina el conflicto ............................................................. 111
Tabla 5.3.9. Motivo que origina el conflicto/ Tipología familiar................. 114
Tabla 5.3.10. Motivo que origina el conflicto/ Características
personales ........................................................................ 115
Tabla 5.3.11. Motivo que origina el conflicto/ Género .............................. 115
Tabla 5.3.12. Motivo que origina el conflicto/ Edad.................................. 116
Tabla 5.3.13. Miembro de la familia víctima/ Agresión- amenaza
con cuchillo. ...................................................................... 117
Tabla 5.3.14. Miembro de la familia víctima de la agresiónContacto físico (en la agresión) ........................................ 118
Tabla 5.3.15. Agresión amenaza cuchillo/ Efectos tóxicos ...................... 119
Tabla 5.3.16. Contacto físico en la agresión/ 1r.delito bajo efecto
tóxicos............................................................................... 119
Tabla 5.3.17. Agresión- amenaza cuchillo/ Género ................................. 120
Tabla 5.3.18. Agresión amenaza cuchillo/ Edad ...................................... 121
300
Tabla 5.3.19. Contacto físico en la agresión/ Género .............................. 121
Tabla 5.3.20. Contacto físico en la agresión/ Edad.................................. 122
Tabla 5.3.21. Actitud del menor ante los hechos ..................................... 123
Tabla 5.3.22 Actitud de la víctima ante los hechos .................................. 123
Tabla 5.3.23. Actitud del menor frente los hechos/ Actitud de la
víctima frente a los hechos ............................................... 124
Tabla 5.3.24. Actitud del menor frente los hechos/ Género ..................... 124
Tabla 5.3.24. Expedientes por otros delitos que no son de
violencia doméstica .......................................................... 127
Tabla 5.3.25. Número de expedientes anteriores al primer hecho
de violencia familiar .......................................................... 129
Tabla 5.3.26. Número de expedientes posteriores al primer delito
de violencia familiar .......................................................... 130
Tabla 5.5.1. Contacto físico en la agresión/ Calificación del hecho
por el fiscal........................................................................ 132
Tabla 5.5.2. Agresión, amenaza con cuchillo/ Calificación del
hecho por el fiscal ............................................................. 133
Tabla 5.5.3. Medidas cautelares adoptadas ............................................ 134
Tabla 5.5.4. Medidas Cautelares adoptadas y tipos ................................ 134
Tabla 5.5.5. Propuestas del equipo técnico. ............................................ 135
Tabla 5.5.6. Resultado final de la Mediación ........................................... 136
Tabla 5.5.7. Resoluciones por violencia doméstica ................................. 139
Tabla 5.5.8. Resolución judicial/ Representación de los padres
acerca del hijo................................................................... 140
Tabla 5.5.9. Resolución judicial/ Representación de los padres
acerca del hijo................................................................... 141
Tabla 5.5.10. Resolución judicial/ Con expedientes anterioresposteriores (de no violencia familiar) ................................ 142
Tabla 5.5.11. Resolución judicial/ Motivo del conflicto ............................ 143
Tabla 5.5.12 Resolución judicial/ Contacto físico en la agresión ............. 144
Tabla 5.5.13 Resolución judicial/ Amenaza con cuchillo......................... 145
Tabla 5.5.14. Resolución judicial/ Hechos asociados ............................ 146
Tabla 5.5.15. Resolución judicial/ Actitud del joven ante los
hechos .............................................................................. 147
Tabla 5.5.16. Tiempo transcurrido entre la denuncia del primer
delito de violencia doméstica y su Resolución.................. 152
Tabla 5.5.17. Tiempo transcurrido desde la denuncia/ Resolución
judicial............................................................................... 153
301
Tabla 5.5.18. Tiempo que transcurre, en meses, desde la fecha de
la resolución judicial firme hasta el inicio de su
ejecución........................................................................... 154
Tabla 5.5.19. Tiempo desde la resolución judicial hasta el inicio de
la medida educativa .......................................................... 155
Tabla 5.5.20. Intervenciones previas ....................................................... 156
Tabla 5.5.21. Intervenciones en el momento de los hechos .................... 156
Tabla 5.5.22. Intervenciones posteriores ................................................. 157
Tabla 5.5.23. Actividades que realizan los jóvenes cuando
finalizan el procedimiento ................................................. 157
Tabla 5.5.24. Intervenciones posteriores a la finalización de la
medida .............................................................................. 158
Tabla 5.6.1. Jóvenes reincidentes en delitos de violencia
doméstica ......................................................................... 160
Tabla 5.6.2. Periodo, en meses, entre el primer delito de violencia
doméstica y el siguiente.................................................... 160
Tabla 5.6.3. Reincidencia en violencia doméstica/ Género...................... 160
Tabla 5.6.4. Reincidencia en violencia doméstica/ Edad ........................ 161
Tabla 6.1.:Percepción de un aumento significativo de denuncias
por violencia doméstica .................................................... 168
Tabla 6.2. Detección de los delitos de violencia doméstica antes
de la entrada en vigor de la LORPM................................. 169
Tabla 6.3. Conocimientos que los profesionales valoran como más
necesarios en la problemática de violencia
doméstica, según su ámbito de actuación. ....................... 177
Tabla 6.4. Grado de importancia de los ámbitos de actuación en la
actuación diferenciada ...................................................... 179
Tabla 6.5. La imagen del joven según los ámbitos de actuación ............. 180
Tabla 6.6. La imagen de la víctima según los ámbitos de
actuación .......................................................................... 182
Tabla 6.7. Las expectativas de la familia que hace la denuncia .............. 183
Tabla 6.8. Comprensión del menor respecto a las actuaciones.............. 184
Tabla 6.9. Percepción de la familia sobre la función de las
intervenciones................................................................... 184
Tabla 6.10. Conocimientos que los profesionales consideran
necesarios para abordar la problemática de la
violencia doméstica .......................................................... 185
Tabla 6.11. Grado de importancia de los ámbitos de actuación en
la actuación diferenciada .................................................. 186
302
Tabla 6.12. La imagen que tienen los profesionales del joven,
según los años que llevan en el trabajo............................ 187
Tabla 6.13. La imagen que los profesionales tienen de la víctima,
en función de los años que llevan en el trabajo ................ 188
Tabla 6.14. Las expectativas de la familia que hace la denuncia,
según los diferentes grupos de profesionales................... 189
Tabla 6.15. Comprensión del menor respecto a las actuaciones,
según los profesionales .................................................... 190
Tabla 6.16. Percepción de la familia sobre la función de las
intervenciones, según los grupos de profesionales ......... 191
303
Relación de tablas de frecuencias del Anexo
Género ........................................................................................................... 257
Edad............................................................................................................... 257
País de nacimiento......................................................................................... 257
Lugar de procedencia..................................................................................... 257
Provincia de residencia .................................................................................. 258
Último curso realizado .................................................................................... 258
Valoración rendimiento escolar ...................................................................... 258
Trayectoria escolar......................................................................................... 259
Situación laboral actual .................................................................................. 259
Situación laboral Global ................................................................................. 260
Tipos Actividades de ocio............................................................................... 260
Actividades de ocio - Global ........................................................................... 261
Características de los grupos de referencia ................................................... 261
Precocidad Relaciones Sexuales ................................................................... 261
Se dan conductas violentas en la escuela ..................................................... 262
Se dan conductas violentas en el medio social hacia los iguales................... 262
Se dan conductas violentas en el medio social hacia los adultos .................. 262
Consumo regular de sustancias ..................................................................... 263
Consumo regular de sustancias ilegales ........................................................ 263
Consumo regular de sustancias legales......................................................... 263
Etapas de desarrollo global ............................................................................ 264
Metas de desarrollo agrupadas ...................................................................... 264
Características personales ............................................................................. 264
Actitud ante el profesional .............................................................................. 265
Núcleo familiar actual ..................................................................................... 265
Edad padre/ tutor en el momento denuncia ................................................... 265
Edad madre/ tutora en el momento denuncia................................................. 266
Estudios padre/ tutor ...................................................................................... 266
Estudios madre/ tutora ................................................................................... 266
Situación económica familiar.......................................................................... 267
Ingresos Padre/ Tutor..................................................................................... 267
Sector económico del padre/ tutor.................................................................. 267
Ingresos de la madre/ tutora........................................................................... 267
Sector económico de la Madre/ Tutora .......................................................... 268
Cambios de residencia................................................................................... 268
Total hermanos .............................................................................................. 269
Núm. hermanos - mujeres .............................................................................. 269
Núm. hermanos - hombres............................................................................. 269
304
Total hermanastros ........................................................................................ 269
Núm. hermanastros – mujeres ....................................................................... 270
Núm. hermanastros - hombres....................................................................... 270
Posición en la fatria ........................................................................................ 270
Tipología hermanos- hermanastros................................................................ 270
Cambios anteriores en el Núcleo de convivencia........................................... 271
Tipo de cambios anteriores en el núcleo de convivencia ............................... 271
Otras Circunstancias Familiares (recodificada) .............................................. 271
Intervenciones globales de la problemática familiar ....................................... 272
Intervenciones de la problemática familiar ..................................................... 272
Estilo educativo Madre ................................................................................... 273
Estilo educativo Progenitor............................................................................. 273
Coincidencia estilo educativo (Madre- Padre) ................................................ 273
Estilo educativo Compañero........................................................................... 274
Estilo educativo Compañera........................................................................... 274
Estilo educativo Madre vs. Padre .................................................................. 275
Representación de los padres respecto a los hijos ........................................ 275
Denuncias por año ......................................................................................... 276
Situaciones de violencia no denunciada en la familia .................................... 276
¿Se da Violencia Padre- Hijos?...................................................................... 276
Violencia Padre- hijo (víctima)........................................................................ 276
¿Se da violencia intraparental? ...................................................................... 277
Violencia intraparental (víctima) ..................................................................... 277
Violencia Hermanos (víctima)......................................................................... 277
Padres Previo Maltratados (QUIÉN) –recodificada– ...................................... 277
Padres denunciados por violencia doméstica ................................................ 278
Tiempo de violencia no denunciada (hasta la denuncia)................................ 278
Tiempo de violencia no denunciada ............................................................... 278
Carrera delictiva con expedientes anteriores/ posteriores de no-violencia..... 279
Núm. Expedientes anteriores de no-violencia ................................................ 279
Núm. Expedientes anteriores Contra las personas ........................................ 279
Núm. Expedientes anteriores Contra propiedad............................................. 280
Núm. Expedientes anteriores Contra la propiedad......................................... 280
Núm. Expedientes posteriores de no-violencia –recodificada– ...................... 280
Núm. Expedientes posteriores Contra la Propiedad....................................... 281
Delitos de violencia doméstica ....................................................................... 281
Reincidentes Violencia doméstica.................................................................. 281
Motivos del conflicto y posterior denuncia (recodificada) ............................... 282
Miembro familia que hace la denuncia (recodificada) .................................... 282
Delito- Miembro de la familia que hace la denuncia ....................................... 282
Delito- Miembro de la familia que es la víctima .............................................. 283
305
Delito– ¿Sabe el menor quién denuncia? ...................................................... 283
Delito- ¿Quien acompaña al joven? ............................................................... 283
Amenaza con cuchillo en la agresión ............................................................. 284
Contacto físico en la agresión ........................................................................ 284
Conflicto en el domicilio familiar ..................................................................... 284
Conflicto en el domicilio familiar ..................................................................... 284
Conflicto en el domicilio familiar ..................................................................... 285
Calificación de los hechos por el fiscal........................................................... 285
Tipo de hechos asociados.............................................................................. 285
Petición informe Medidas cautelares.............................................................. 285
Medidas cautelares ........................................................................................ 286
Tipo de medida............................................................................................... 286
Propuesta informe equipo técnico- 1er delito violencia doméstica ................. 287
Autorización de Fiscalía para la Mediación- reparación ................................. 287
Resultado final de la Mediación autorizada por Fiscalía ................................ 287
Conciliación víctima........................................................................................ 287
Reparación por conciliación a iniciativa de las partes .................................... 287
Resolución judicial.......................................................................................... 288
Resolución judicial (agrupada) ....................................................................... 289
Tiempo entre la 1ª denuncia y su resolución (en intervalos) .......................... 289
Tiempo entre la 1ª denuncia y la medida (en intervalos)................................ 289
Intervención previa de J.J en el 1er delito de violencia doméstica ................. 290
Intervención de otros colectivos previamente al 1er delito de
violencia doméstica ........................................................................................ 290
Previos al 1er delito en J.J ............................................................................. 291
Intervenciones en el Momento de la Denuncias del 1r delito ......................... 291
Intervenciones en el momento de la denuncia del 1r delito............................ 291
Intervenciones en el momento de la 1ª denuncia........................................... 292
Intervención de otros colectivos durante la intervención por el primer delito . 292
Intervenciones posteriores a la intervención por el primer delito.................... 292
Actividades que hace el menor al finalizar el procedimiento .......................... 293
Finalizada la medida ¿continua algún tipo de intervención? .......................... 293
Miembro de la familia que interpone la denuncia en el 2º delito..................... 294
Miembro de la familia en el 2º delito que es la víctima ................................... 294
Amenaza con cuchillo en la agresión del 2º delito ......................................... 294
Contacto físico en la agresión del 2º delito..................................................... 295
Conflictos que se dan en el núcleo familiar en el 2º delito.............................. 295
Conflicto bajo efecto de tóxicos en el 2º delito ............................................... 295
¿Sabe quién denuncia por el segundo delito? ............................................... 295
2º delito- ¿Quien acompaña al joven en la entrevista? .................................. 296
2º Delito- Actitud del menor frente a los hechos............................................. 296
2º Delito- Actitud de la víctima frente a los hechos ........................................ 296
306
2º Delito- Calificación del hecho por el fiscal.................................................. 297
Tipo de hechos asociados al 2º delito ............................................................ 297
Bajo efecto de tóxicos en el 2º delito.............................................................. 297
Petición informe Medidas cautelares en el 2º delito ....................................... 297
Tipo de medidas cautelares en el 2n delito .................................................... 298
Reincidente con violencia doméstica ............................................................. 298
Meses que transcurren desde el 1r delito hasta el 2º Delito.- ........................ 298
Tiempo en meses desde el 2º delito hasta el 3r delito ................................... 298
307
Fly UP