...

volví comunicaciones - Federación Espírita Española

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

volví comunicaciones - Federación Espírita Española
VOLVÍ
ÍNDICE
Págs.
Prologó del Traductor ...................................................................................................... 3
La Lucha Continúa .............................................................................................................. 9
De vuelta .............................................................................................................................. 11
Al frente de la muerte ..................................................................................................... 18
En pleno trance .................................................................................................................. 25
Vida nueva ............................................................................................................................ 32
Despedida ............................................................................................................................. 39
El pasaje................................................................................................................................. 46
Incidente en el viaje ......................................................................................................... 53
La llegada .............................................................................................................................. 60
Aclaraciones ........................................................................................................................ 67
Nueva morada espiritual ............................................................................................... 73
La lucha prosigue .............................................................................................................. 80
Entre compañeros ............................................................................................................ 87
Volviendo a ver círculos de trabajo.......................................................................... 94
Excursión confortadora .............................................................................................. 101
En el templo ...................................................................................................................... 108
La palabra del compañero ......................................................................................... 114
En la escuela de la iluminación ............................................................................... 121
Enseñanza inesperada ................................................................................................. 128
La sorpresa sublime ..................................................................................................... 136
Retornó a la tarea .......................................................................................................... 144
-1-
HERMANO JACOBO
FRANCISCO CÁNDIDO XAVIER
VOLVÍ
OBRA ESPIRITUAL Y CADA POR EL HERMANO JACOBO
QUINTA EDICIÓN
EDITORIAL KIER
-2-
VOLVÍ
PROLOGO DEL TRADUCTOR
Allan Kardec, al codificar en su tiempo la filosofía Espiritista, sabía, y
así lo afirmó, que no estaba diciendo la última palabra ni fijando conceptos
definitivos. Como toda enseñanza debe ser gradual, en su tiempo dio a conocer cuánto entonces era conveniente y prudente ofrecer a las masas, ansiosas de un conocimiento racional y satisfactorio sobre la razón de ser de la
vida humana.
No obstante, los seres del espacio, a través de distintas mediúmnidades, han venido descorriendo más y más el velo que nos oculta la vida en el
Más Allá, mediante una serie notabilísima de obras medianímicas, a cuyo
frente cabe el honor de hacer figurar esta obra "VOLVÍ", dictada por el espíritu que se ve en la necesidad de ocultar su verdadero nombre bajo el
pseudónimo de “HERMANO JACOBO”. En ella se comienza a replegar bastante la tupida cortina, permitiendo ir conociendo, cómo se desarrolla la
vida de las almas en las esferas espirituales que circundan el planeta Tierra.
Para avaluar, en cierto modo, cuanto en esta magnífica y ejemplar
obra "VOLVÍ" se afirma, por un espíritu que fuera en su última existencia un
asiduo militante espiritista y que se comprometiera consigo mismo a volver
tan pronto como le fuera posible, para descorrer hasta donde se le permitiera ese velo en beneficio de los hermanos que todavía quedan aquí, es que
deseamos transcribir algunos párrafos de obras de reconocida reputación,
que atestiguan, en variadas formas, que la vida en algunos planos del Astral
es tal como nos la da a conocer, con mayor amplitud, el querido Hermano
Jacobo, para con quien son deudores de gran gratitud los espiritistas brasileños, y ahora los espiritistas de habla española.
Haremos breves citas, pues, de distintos libros, comenzando por la
obra "Espiritismo", escrita por Sir Arturo Conan Doyle, cuya fama mundial
hace innecesaria aquí su presentación.
En la edición española, y refiriéndose a la notable mediúmnidad del
gran sabio sueco Manuel Swederiborg, dice lo siguiente:
-3-
HERMANO JACOBO
Página 13: "Encontró que el otro mundo consistía en un número de
esferas diferentes que representaban varios grados de luminosidad y felicidad, a cada una de las cuales vamos después de la muerte, según las condiciones espirituales que tenemos en vida. Allí somos juzgados de una manera
automática por una especie de ley espiritual que determina el resultado
último por el resultado total de nuestra vida, de suerte que la absolución o
el arrepentimiento en el lecho, de muerte son de poco provecho. Encontró
en aquellas esferas que la escena y las condiciones de este mundo estaban
reproducidas con fidelidad, así como el armazón general de la sociedad.
Halló casas en las cuales vivían familias, templos en los cuales se adoraba,
salones en los que la gente se reunía para fines sociales, palacios en los cuales habitaban soberanos".
Página 14: "No hubo detalle insignificante para su observación en las
esferas espiritistas. Habla de la arquitectura, del trabajo de los artesanos, de
las flores y los frutos, de los bordados, del arte, de la música, de la literatura,
de la ciencia, de las escuelas, de los museos, de los colegios, de las librerías y
de los deportes". "Tales son algunas muestras de la enorme masa de informes que Dios envió al mundo por medio de Swederiborg y que después
también han sido referidas por la palabra y por la pluma de muchos espiritistas iluminados. El mundo no les dio importancia estimándolas como concepciones sin sentido. Sin embargo, gradualmente, el nuevo conocimiento se
ha abierto camino y, cuando sea aceptado por completo, se reconocerá la
verdadera grandeza de la misión de Swederiborg" En la misma obra, Sir
Arturo Conan Doyle, mencionando al notabilísimo médium norteamericano
Andrés Jackson Davis, dice lo siguiente:
Página 43: "En su visión del Más Allá, Davis vio una disposición del
Universo que corresponde muy aproximadamente a la de Swedenborg, y a
lo que más tarde dijeron los espíritus y fue aceptado por los espiritistas. Vio
una vida que se parecía a la de la Tierra, una vida que puede llamarse semimaterial, con placeres y objetivos adaptados a nuestras naturalezas, que
la muerte no modifica en modo alguno. Vio estudio para los estudiosos, labor genial para los enérgicos, arte para los artistas, belleza para los amantes
-4-
VOLVÍ
de la Naturaleza, reposo para los cansados. Vio fases graduales en la vida
espiritual, a través de las cuales se asciende a lo sublime y a lo celestial".
Y en la Página 441, refiriéndose a lo dictado por el espíritu de Lester
Coltman, Sir Conan Doyle dice lo siguiente:
"Estimo perfectamente explicable y natural dice: (Lester Coltman) el
interés de los seres terrenos por averiguar la forma en que están constituidos nuestros hogares y los establecimientos en que se llevan a cabo nuestros trabajos, pero no es cosa fácil hacer la descripción de éstos en términos
terrenales". —Para progresar En mis estudios, visito frecuentemente un
laboratorio, donde encuentro facilidades tan completas como extraordinarias para llevar a cabo los experimentos. Tengo casa propia, verdaderamente deliciosa, con una biblioteca en la que hay toda clase de libros de consulta: históricos, científicos, de medicina y de todos los géneros de literatura.
Para nosotros estos libros son tan interesantes como para vosotros los de la
Tierra. Tengo tina sala de música con todos los instrumentos. “Tengo cuadros de rara belleza y muebles de exquisito gusto". "Desde mis ventanas
admiro un paisaje extraordinariamente bello que se extiende a lo lejos en
suaves ondulaciones, y cerca de la mía existe una casa comunal donde viven
en feliz armonía varios espíritus de los que trabajan en el laboratorio".
En la Página 443, Sir Arturo Conan Doyle dice: "En el mismo círculo
familiar que el autor recibiese también este mensaje:
Por amor de Dios, sacude y despierta a esas gentes que no quieren
creer. El mundo necesita saber lo que pasa aquí. “Si yo en la Tierra hubiese
sabido lo que aquí me esperaba, mi vida habría sido muy distinta".
"Os esperan infinidad de sorpresas, todas bellas y nobles, dulces y radiantes. La vida es solo una preparación para estas esferas. Sin esta preparación no habría podido yo entrar en este glorioso y admirable mundo. En la
Tierra nos aleccionamos y este mundo es el premio, nuestro verdadero
hogar, nuestra verdadera vida: el sol tras la lluvia".
Sir Oliver Lodge, el famoso científico inglés, en su célebre obra espiritista "Raymundo", en la que relata gran cantidad de las comunicaciones que
-5-
HERMANO JACOBO
directa e indirectamente obtuvo de su fallecido hijo de ese nombre, y en la
edición española, encontramos lo siguiente:
Página 129: "Lo que me tiene preocupado es cómo, estará hecho esto,
de qué estará compuesto. Aún no lo he descubierto, pero he conseguido una
teoría. No es una idea original mía. Me ayudaron a formarla las palabras
soltadas aquí y allí. "Las personas que creen que todo esto es creado por la
imaginación, están equivocadas. Eso pensé yo durante algún tiempo: que los
pensamientos de uno formaban los edificios, las flores, los árboles, y la tierra firme; pero hay algo más". "Hay algo que surge siempre del plano terrenal, — algo químico en la forma. — Según se eleva hacia nosotros pasa por
varias transformaciones y se solidifica en nuestro plano. Siento la seguridad
de que algo se desprende de la Tierra, que forma los árboles y las flores,
etc." '
Página 138: "Quiero que las gentes se den cuenta de que aquí pasa todo tan naturalmente como en el plano terrenal".
Página 139: "Quiero hacer saber a aquellos para quienes usted escribe, que aquí hallarán muchas facilidades si previamente adquieren conocimientos sobre estas cosas. Es terrible cuando llegan aquí y se niegan a creer
esto durante algunas semanas; creen estar soñando".
El Reverendo G. Vale Owen, en su notable libro "La Vida Más Allá del
Velo", cuya edición en portugués tenemos a la vista, relata las célebres comunicaciones que le dio el espíritu de la autora de sus días, sobre las condiciones de la vida en el Más Allá. Para no ser extensos, citaremos un solo
párrafo:
Página 48: ¿Puede hacerme el favor de describirme su casa, los paisajes, etc.?
— "Es la Tierra perfeccionada. En cierto modo, existe aquí lo que
llamáis la cuarta dimensión, pero no podemos describirla claramente. Nosotros tenemos montañas, ríos, bellas florestas y muchas casas; todo fue preparado por los que nos precedieron".
El gran periodista inglés Mr. William T. Stead, que fuera Director de la
famosa "Review of Rúviews", en su muy interesante libro titulado "Cartas de
-6-
VOLVÍ
Julia", en el que aparecen los dictados que a través de su propia, mediúmnidad hubo de hacerle el espíritu de Julia, que corroboran cuanto se deja expuesto, y en la Página 84 de la edición española, traducción del gran espiritista argentino Don Cosme Mariño, refiriéndose al célebre médium Stainton
Moses, transcribe lo siguiente:
"Pregunta: ¿las esferas son reales como en este mundo?"
"Respuesta: En todo semejantes. Solo el cambio de condiciones hace
la diferencia. Hay aquí flores, frutos, bellos paisajes, animales y pájaros como entre vosotros. Las condiciones materiales son diferentes. .."
Y de la gran obra medianímica "Arpas Eternas", tomo Tercero de la
segunda edición, transcribimos:
Página 1248: "Para formarse una idea más exacta del reino de las almas, podéis figuraros un infinito campo poblado de estancias y moradas, en
cada una de las cuales viven las inteligencias desencarnadas, realizando las
obras a que les lleva la vehemencia de sus afectos, sus convicciones y sus
anhelos".
Página 1273: -"Todas las manifestaciones de la vida en los planos físicos, son como una copia de lo que sucede en las eternas moradas donde
guarda el Creador sus secretos casi incomprensibles para la mente humana
terrestre".
Estimamos que lo que queda extractado sea más que suficiente para
que el lector se beneficie con la lectura y comprensión de cuanto el Hermano Jacobo tiene la bondad de darnos a conocer sobre la realidad de la vida
de las almas, en una de las esferas espirituales situadas en la atmósfera
psíquica que circunda nuestra Tierra, esfera a la que él, por sus relativos
méritos, fue conducido. No obstante, hay muchas más, sumamente variables, concordantes con el grado de evolución de los espíritus que han de ir a
habitarlas, y de capital interés, que el lector debe interesarse en conocer a
través de la lectura de obras medianímicas que, como 'VOLVÍ", merecen el
mejor concepto, tanto por la índole de los espíritus que las dictaron, como
por la seriedad y alta capacidad medianímica de los abnegados hermanos
que las psicografiarón.
-7-
HERMANO JACOBO
Y para terminar este modesto Prólogo, permítasenos repetir aquí lo
dicho por el espíritu de Lester Coltman (transcrito por Sir Arturo Conan
Doyle), con el ruego de que el lector lo medite profundamente:
"Por amor de Dios, sacude y despierta a esas gentes que no quieren
creer. E 1 mundo necesita saber lo que pasa aquí. SI YO EN LA TIERRA
HUBIESE SABIDO Lo QUE AQUÍ ME ESPERABA, MI VIDA HABRÍA SIDO MUY
DISTINTA".
De 1957.
Lic. Luis Guerrero Ovalle.
-8-
VOLVÍ
LA LUCHA CONTINUA
Mientras nos hallamos en el cuerpo material, no nos hacemos idea
exacta de lo que es, en realidad, la vida más allá de la muerte. Ni aún con lo
que el Espiritismo nos ayuda a pensar seriamente en ello, podremos calcular relativamente el futuro después del sepulcro,
Los cuadros sublimes o terribles en el plano externo, corresponden,
de algún modo, a nuestra expectativa pero los fenómenos morales dentro de
nosotros mismos, son siempre fuertes e inesperados.
Antes del tránsito, todo me parecía infinitamente simple.
La muerte, creía, vendría a ser una mera liberación del Espíritu, y nada más. Nuestra alma se dirigiría a esferas en las que sería juzgada, de donde volvería a reencarnar, en caso de no ser transferida a los Mundos Felices.
Comprendo hoy que aceptar esta fórmula sería lo mismo que menoscabar la existencia humana, declarando que el hombre apenas renacerá en
la Tierra, respirará entre las criaturas, y, seguidamente, se libertará del
cuerpo de densa condensación flúidica. ¡Cuántos conflictos, no obstante,
entre la llegada y la disgregación del vehículo carnal! ¡Cuántas lecciones
entre la infancia y el declinar de las fuerzas físicas!
Reconozco ahora, que las dificultades no son menores para el alma liberada, de lo que son los pesados fardos del plano material. Entre el acto de
perder el cuerpo físico y la iniciación de la reencarnación o de la elevación,
tenemos el tiempo, y el contenido de ese tiempo reside en nosotros mismos.
¡Cuántos óbices a vencer! ¡Cuántos enigmas a solucionar!
Creí que el fin de las limitaciones corporales trajese inalterable paz al
corazón, ¡pero no es así!
En el fondo, en nuestras organizaciones religiosas, somos una especie
de combatientes prontos a batallar a distancia de nuestra morada, y cuando
nos juzgamos en posesión de la victoria final, tornamos al círculo doméstico
para enfrentar, individualmente, la misma guerra dentro del hogar. Vestimos el ropaje de la carne con el fin de luchar y aprender y, si muchas veces
-9-
HERMANO JACOBO
sorbemos el desencanto de la derrota, en muchas ocasiones nos sentimos
triunfadores. Somos, pues, hijos de la turba distraída, compañeros de mil
compañeros, cooperadores de mil cooperadores.
Llega, entonces, el momento en que la muerte nos reconduce a la intimidad del hogar interior. Y si no hubo de nuestra parte la preocupación de
construir, ahí dentro, un santuario para las determinaciones divinas, ¿cuántos días no emplearemos en la limpieza, en el rea-Juste y en la iluminación?
¡Oh, mis amigos del Espiritismo que tanto amo!
Es para vosotros — miembros de la gran familia que tanto deseo servir — que dicté estas páginas, sin la presunción de convencer. ¡No se crean a
tono con la Ley, por haber atendido a pequeños deberes de solidaridad
humana; ni se supongan preparados para alcanzar el paraíso, por haber
recibido la manifiesta protección de un ser- espiritual! ¡Ayúdense a sí mismos en el desempeño de las obligaciones evangélicas! Espiritismo no es
solamente la gracia recibida; es también la necesidad de espiritualizarnos
para alcanzar las esferas superiores.
Les hablo hoy con experiencia más amplia.
Después de pasados muchos años en las lides de la Doctrina, estoy
ahora comenzando el aprendizaje, para no ser el compañero inadecuado o
el servidor inútil. Tengan la certeza de que el Evangelio de Nuestro Señor
Jesucristo no es solamente el conjunto brillante de enseñanzas sublimes,
propias para ser comentadas en nuestras adoctrinaciones; es Código de
Sabiduría Celestial, cuyos dispositivos no podemos confundir.
Agradezco, sensibilizado, la colaboración de los espíritus de Emmanuel y de André Luiz, en los registros humildes de mi renovación espiritual,
en estas páginas que dedico a mis hermanos de ideal y de servicio.
Y pidiendo a Jesús que nos fortalezca a todos en la tarea que nos ha
sido encomendada, a fin de que podamos entendernos, ruego también ayuda para mí mismo, a fin de que la Luz Divina me ilumine y auxilie en el nuevo camino de trabajo y de elevación, porque, si la experiencia carnal culmina y pasa, la vida prosigue y la lucha continúa.
HERMANO JACOBO.
Pedro Leopoldo, 19 de Febrero de 1948.
- 10 -
VOLVÍ
I
DE VUELTA
Hace muchas semanas que tengo permiso para escribirles, para darles
noticias del viejo compañero que ya se halla en el "otro mundo".
Desde luego, esto no constituye una novedad, ni para ustedes ni para
mí.
Cuando se iba desvaneciendo mi resistencia física, me hice el propósito de escribirles como amigo, tan pronto como la muerte me arrebatase.
El Espiritismo fuera para mí algo más que una simple creencia religiosa. Había sido el clima constante en que mi alma respiraba; constituía elemento integrante de mi propio ser. De ahí el entusiasmo vibrante con que
me entregaba a los servicios de la Doctrinación y la certeza con que esperaba el momento feliz de hacerme sentir por los hermanos de ideal, después
de mi desencarnación.
DIFICULTADES EN EL INTERCAMBIO
Más, el intercambio no es tan fácil como parece a simple vista. Podemos, ciertamente, visitar amigos e influenciarlos; pero para eso bastaría con
copiar los esfuerzos de los profesionales de la telepatía. Emitimos el pensamiento, gastando la potencia mental en dosis alta, y, si la persona elegida se
muestra sensible, a la manera del receptor que se sintoniza con la emisora,
nos es posible transmitirle ideas con relativa facilidad. A veces, la deficiencia del receptor, unida a las múltiples ondas que lo circundan, impide la
consumación de nuestros propósitos. Si el instrumento de intercambio
permanece absorto en las preocupaciones de la lucha común, es difícil establecer la preponderancia de nuestros deseos.
La mente humana atrae ondas de fuerza, que varían de acuerdo con
las emisiones que caracterizan sus actividades. En el aparato mediúmnico,
ese fenómeno es más vivo. Por la sensibilidad que marca las facultades re- 11 -
HERMANO JACOBO
gistradoras, el médium proyecta energías en busca de nuestro campo de
acción y las recibe de nuestra esfera con intensidad indescriptible.
Calculen, pues, los obstáculos naturales que cercenan nuestras intenciones. Si no hay combinación fluídico-magnética entre el espíritu comunicante y el receptor humano, nuestro intento solamente podrá realizarse
parcialmente.
Es casi imposible imponer nuestra individualidad completa.
Aún tratándose de materializaciones, el visitante del "otro mundo"
depende de las organizaciones que lo acogen.
Si el médium rehúye la obligación de mantener el equilibrio físicopsíquico, y si los compañeros que integran su grupo de trabajo se hallan
distraídos, sin la precisa comprensión de los deberes que les competen,
resulta impracticable el aprovechamiento de los recursos que nos ofrecen
para el bien.
Estoy recibiendo ahora preciosas lecciones al efecto, después de
haber cometido la liviandad de prometerme a mí mismo que proseguiría,
después del sepulcro, comunicándome regularmente con los lectores de mis
páginas doctrinarias.
Consideraba la escritura y la incorporación medianímicas, como cosas
corrientes en nuestras experiencias; no obstante, me tocó reconocer, en este
plano en que hoy me encuentro, la falta de atención con que estimamos semejantes dádivas. Esos hechos, ampliamente multiplicados en nuestras
agrupaciones, representan inmensos trabajos por parte de los Espíritus
protectores, con reducida comprensión por parte de los encarnados que a
ellas asisten.
Llegué a comprender el por qué de muchas promesas de amigos, que
no se realizaran.
Diversos compañeros habían partido antes que yo, convencidos de
que podrían volver cuando lo desearan, trayendo informaciones de la nueva
esfera, y, no obstante estar esperando su palabra aclaratoria en reuniones
respetables, la solución parecía olvidada indefinidamente.
- 12 -
VOLVÍ
El hombre encarnado es considerado en nuestros círculos espirituales, como simple arrendatario de las posibilidades terrestres, y en modo
alguno podemos absorberle la autoridad y la dirección de la experiencia física, máxime no siéndole posible determinar la zona de trabajo que nos es
propia.
En vista de eso, por más que lo deseemos, estamos obligados a depender de ustedes al intentar nuestras comunicaciones e interferencias.
Los amigos de la vida superior tienen necesidad de la cooperación
elevada, para poder manifestarse en las obras de amor y de fe, en la misma
forma en que las entidades dedicadas al mal reclaman concurso de baja
especie de las criaturas perversas o ignorantes, en el escenario carnal. Se
verifica la misma disposición en nuestra zona de servicio. Ustedes podrán
conseguir esto o aquello en nuestro ambiente, pero dependiendo para ello
de las entidades que puedan movilizar.
PONDERACIONES NECESARIAS
Volviendo a mí mismo después de haberme despojado del cuerpo material, la preocupación de regresar entre mis amigos, constituía un ansia
continua. Me habituara en mi última existencia, fértil en trabajo intensamente vivido, a concretar los menores deseos, en todo aquello que concernía a la lucha exterior.
El hombre práctico, que se mantiene en el cuerpo terrestre por más
de cincuenta años, se acostumbra a ser invariablemente obedecido.
Ese hábito le crea enormes prejuicios, por encerrarse instintivamente
en el círculo vicioso de preconceptos nocivos que van cristalizándosele vagamente, en su organización mental. Las insignificancias llegan a torturarlo.
La conveniencia la interpreta como falta de respeto, y la prudencia como
ingratitud.
Casi me consideré ofendido cuando mis bienhechores espirituales me
dificultaron el pronto retorno.
- 13 -
HERMANO JACOBO
Al final de cuentas, pensaba para conmigo mismo, lo que yo pretendía
no era, en modo alguno, la admiración ajena, ni deseaba aprovechar la oportunidad para ensalzar mi nombre. Lo que sí me interesaba era la prueba de
la supervivencia. Para lograr este objetivo, de serme posible, tocaría un
clarín más alto que el de una sirena festiva.
Amigas afectuosos, no obstante, me hicieron comprender que la falta
de prudencia en el ambiente espiritual, es tan perjudicial como la algazara
intempestiva en la vía pública. Y después de escuchar una larga serie de
ponderaciones conducentes a reajustarme en mis propósitos desordenados,
comprendí, gracias a Dios, que mis precipitaciones se originaban en la pura
ingenuidad.
PRIMERAS VISITAS
Las primeras visitas que llevé a cabo en los núcleos doctrinarios, se
verificaron, justamente, en Rio de Janeiro. Mi situación, entonces, era muy
diferente. Mientras estuve encarnado, solamente me había sido posible
identificar reducida porción del trabajo. Mientras que ahora, acompañado
de amigos espirituales que me conducían solícitos, observaba un mundo
nuevo, de aspecto indescriptible.
Veía los centros espiritistas, en función de estudio y de socorro, como
verdaderas colmenas de entidades desencarnadas. Algunas, en servicio y
actuación evangélica; otras, en gran número, asistían procurando alivio y
aclaración, haciéndonos recordar la multitud de víctimas de accidentes,
cuando concurren a las puertas de los hospitales de emergencia.
La importancia de las obligaciones se agigantaba a mi vista.
Comprendí, entonces, cuánta abnegación necesitábamos para poder
perseverar en el bien, de acuerdo con las enseñanzas de Jesús.
Mi primera impresión fue de carácter negativo. En el fondo, llegué a
admitir por algunos momentos, la incapacidad de la colaboración humana,
ante la inmensidad del servicio. Mas la palabra de los compañeros experimentados logró reanimarme.
- 14 -
VOLVÍ
Pequeño número de simientes llegan a producir toneladas de granos
para alimentar al mundo. De igual modo, los gérmenes de buena voluntad
improvisan actividades heroicas en la estructuración humana.
Esa conclusión me tranquilizó, y tuve la alegría de hacerme ver en varios centros del ideal, aprovechando la cooperación de algunos médiums
que interpretaron mi personalidad. Las oportunidades, no obstante, no me
ofrecían recursos para brindar noticias completas. Comencé a luchar por
lograr mi individualismo sobre salientes, más, examinando y reconociendo
el respeto que merecen los intereses ajenos, no me sentí suficientemente
dispuesto a establecer interferencias que redundasen en perjuicio del bien
general.
TENTATIVAS Y APRENDIZAJE
Después die varias experiencias, vine a la localidad de Pedro Leopoldo, por primera vez después de mi liberación.
¡Qué diferente me lucía ahora el grupo que yo visitara personalmente,
en Agosto de 1937, en compañía de mi querido amigo Watson!
Aquella casa humilde la veía ahora repleta de seres desencarnados.
Los compañeros que rodeaban la mesa, eran pocos. No excedía de
veinte el número de personas que se hallaban en el recinto. Las paredes,
luciendo como desmaterializadas, daban cabida a amplio conjunto de almas
necesitadas, que el orientador del centro, con la colaboración de muchos
auxiliares, procuraba socorrer con su palabra evangélica.
Entré, ladeando tres hermanos, y recibiendo abrazos acogedores.
Observando los cuidados del dirigente y previendo las particularidades de la reunión, recordé los espíritus controladores a que se refieren
comúnmente nuestros compañeros de Inglaterra.
Nos hallábamos ante un equilibrado orientador espiritual.
Todas las experiencias y realizaciones de la noche, se hallaban programadas.
- 15 -
HERMANO JACOBO
Incontables hilos de sustancia oscura, partían, como líneas móviles, de
las entidades perturbadas y sufrientes, intentando alcanzar a los componentes de la pequeña agrupación de encarnados; pero, bajo la supervisión del
mentor del grupo, se produjo un bello haz de luz en torno del cuadro a que
ellos se acogían, cuyo haz atraía las emanaciones de color plomizo, extinguiéndolas.
Me explicó un espíritu amigo que las personas angustiadas, fuera del
cuerpo físico, proyectan oscuras emanaciones, producto de la tristeza y de
la rebeldía, en los centros de fraternidad cristiana en los cuales se improvisan tareas de auxilio.
Mientras los encarnados allí presentes oraban y atendían a las solicitudes que se establecían entre los dos mundos, observé que los trabajadores
espirituales extraían de algunos elementos de la reunión, gran cantidad de
energías fluídicas, aprovechándolas en la materialización de beneficios para
los desencarnados que allí se hallaban en condiciones dolorosas. No me fue
posible analizar en toda su extensión, el servicio que allí se desarrollaba,
pero un atento espíritu compañero me aclaró que en todas las sesiones de fe
cristiana, consagradas al bien del prójimo, los cooperadores dispuestos a
auxiliar con entusiasmo son aprovechados por los mensajeros de los planos
superiores, quienes retiran de ellos los recursos magnéticos que Reichenbach bautizó con el nombre de "fuerzas ódicas” convirtiéndolos en elementos de preciosa utilidad para las entidades dementes y suplicantes. Mi mente, no obstante todo cuanto observaba, se interesaba en lograr la aproximación con el médium, fijo como me hallaba en la idea de valerme de él para
lograr contacto con el mundo material que había dejado.
Quebrantando las conveniencias, rogué la colaboración del superior
del grupo, no obstante el respeto que su presencia me inspiraba. Mi petición
no fue recibida por él con muestras de desagrado, pero me tocó en el hombro paternalmente, y me dijo, eludiendo:
— Mi buen amigo, es justo esperar un poco más. No tenemos aquí un
servicio de mero registro. Es conveniente ambientar la organización medianímica. La sintonización espiritual exige más tiempo.
- 16 -
VOLVÍ
Entonces, dentro de la imperfección y del egoísmo que aún me dominaban, recordé el caso del espíritu de André Luiz. El no fuera, como yo, espiritista; y no obstante, comenzara, bien pronto, a dar sus noticias del "otro
mundo". El director, liberal y comprensivo, fijó en mí sus penetrantes ojos,
como si estuviera leyendo en lo más recóndito de mi corazón, y sin que yo
hubiera exteriorizado lo que pensaba, agregó con humildad:
— No crea que André Luiz alcanzó la iniciación de improviso. Sufrió
mucho en las esferas purificadoras, y luego frecuentó nuestras tareas durante setecientos días consecutivos, para lograr afinidad con la mediúmnidad. Además de eso, el esfuerzo de él es impersonal y refleja la cooperación
indirecta de muchos bienhechores nuestros que viven en esferas más elevadas.
Y pasó a explicarme las dificultades, indicando los óbices que se anteponían al intercambio, relacionando aclaraciones científicas que no pude
retener en mi memoria. A continuación, me prometió que me auxiliaría en el
momento oportuno.
Realmente, me hallaba decepcionado, pero satisfecho.
Me estaba acercando a los amigos, sin capacidad suficiente para
hacerme percibir por ellos. Mientras tanto, comenzaba a comprender, no
solamente los inconvenientes naturales del intercambio entre ambas esferas, sino también la necesidad del desprendimiento y do la renuncia, en la
obra cristiana que el Espiritismo, bajo la égida de Jesús, está realizando en
favor del Mundo.
- 17 -
HERMANO JACOBO
II
AL FRENTE DE LA MUERTE
Todos los que, corno nosotros, estudian el Espiritismo consagrándole
las fuerzas del corazón, se ven comúnmente asediados por, la idea de la
muerte.
¿Cómo se produce la desencarnación? ¿Qué fuerzas actúan en el gran
momento? De cuando en cuando, abordamos la experiencia de personas
respetables, concluyendo siempre en la expectativa indagadora.
A mi vez, leyera descripciones y tesis magníficas sobre tan interesante
tema, incluso de Bozzano y André Luiz. De este último, recogiera informaciones que me sensibilizaron profundamente. Poco antes de recogerme en
el lecho de la muerte, meditaba acerca de sus narraciones sobre la desencarnación de algunos compañeros (1), y, ante los síntomas que observaba
en mí mismo, no tenía duda alguna. Se aproximaba para mí el fin del cuerpo.
PREPARATIVOS
No obstante el valor con que pasé a encarar la situación, y a pesar del
viejo hábito de invitar amigos para mi entierro, en observaciones chistosas
durante los días de buen humor, descansé el organismo extenuado, en posición horizontal, ya que me era totalmente imposible actuar de otro modo.
El Hermano Andrade, espíritu benemérito dedicado a la Medicina, con
quien tuve la alegría de colaborar durante algunos años, recomendara absoluto reposo; y tan insistente se hiciera el consejo, que fui obligado a abandonar las últimas actividades doctrinarias.
(1) "Obreros da Vida Eterna". — Nota del autor espiritual.
El reposo físico, por otra parte, agravaba mis preocupaciones mentales. La inamovilidad me imponía verdadera revolución íntima. En el silencio
de la habitación, me parecía que los pensamientos se evadían de mi cerebro,
- 18 -
VOLVÍ
situándose a mi lado para argumentar conmigo. Algunos convenientemente,
y otros, a la inversa.
— "Viejo Jacobo — expresaba en el fondo —, tú ahora dejarás las ilusiones de la carne. Viajarás de regreso a la realidad. Prepárate. ¿Qué posees
en tu bagaje? No te olvides de que la justicia todo lo ve, todo lo oye y todo lo
sabe."
Algunas veces, me interponía yo mismo recursos. La conciencia me
compelía a retroceder en la contemplación de los problemas en' los cuales
actuara con desacierto. Por otra parte, buscaba atenuantes a mis propias
faltas. Alegaba incertidumbres e imperativos de la vida.
Confieso, no obstante, que las incursiones dentro de Mi mismo, angustiaban mi ser. La vigilia, se tornaba menos agradable, y el sueño se me hacía
doloroso. No llegaba a penetrar realmente la región del sueño. Cuando me
disponía a dormir, me parecía ingresar en un modo inhabitual de ser, en el
que la verdad se me patentizaba con más claridad.
Me veía como en otro lugar, en otro clima, ante conocidos y desconocidos, como si me hallara ante enorme multitud de personas deseosas de
hacerse comprender de mí.
En otros momentos, mi memoria retrocedía en el tiempo. Reveía situaciones alegres y tristes, conforta doras y embarazosas, extinguidas desde
hacía mucho tiempo. Reintegrándome totalmente en el cuerpo exhausto,
sentía extremas dificultades para retener las imágenes y describirlas. El
cerebro tenía vida intensa, mas en lo relativo a la comunicación con el exterior, me sentía agotado, como un limón exprimido.
La fe preparaba mi espíritu, ante la gran transición, no obstante, los
recelos crecían, las preocupaciones aumentaban siempre.
MODIFICACIÓN
El desvanecimiento de la fuerza física determinaba en mi alma un
fenómeno singular.
- 19 -
HERMANO JACOBO
Me sorprendía al verme enternecido y sentimentalista. Me había acostumbrado a tratar con el mundo, dentro del mayor sentido práctico. Estimaba la observancia de la caridad, convencido, no obstante, de que la energía rígida era indispensable en las relaciones humanas.
Muchas veces, en la intimidad entre compañeros encarnados y entidades desencarnadas, me sintiera ríspido, contundente.
Me esforzaba frecuentemente por no desmerecer la confianza de los
que me estimaban, sin embargo, no siempre sabía ser dulce en la extensión
de la personalidad. Tal manera de ser individual, que las luchas duras de la
vida humana me impusieran, representaba motivo de no pocos sinsabores
para mí, porque, en lo íntimo, aspiraba a servir la fraternidad legítima, en
nombre del Cordero de Dios.
Ahora, postrado, sentía que una inesperada sensibilidad me dirigía.
La renovación del camino me obligaba a olvidar los negocios y los intereses terrenales.
Ya no me era posible gobernar el timón del barco material, y ese impositivo, a lo que parecía, me proporcionaba acceso a mí mismo.
Sentía la necesidad de ternura y de compasión, como si en aquellas
horas estuviera volviendo a la edad juvenil.
El hombre de actividad humana, obligado a defenderse y a preservar
el bien de los seres queridos, a través de mil modos diferentes, estaba pasando...
En cuanto a esto, la muerte gradual era una realidad.
Al fin, me reencontraba.
Yo ya no era el hombre común, reclamando socorro y cariño. Tenía el
corazón oprimido por aflicciones indecibles. Si la disnea me robaba la tranquilidad, los remordimientos poblaban mi espíritu de tristezas y de sombras. Jamás experimentara, hasta entonces, tan grande sensación de exilio y
desplazamiento.
En la Tierra, estaba envuelto en benditas atenciones por parte de las
queridas hijas y de los abnegados amigos; pero, realmente, no me seducía el
regreso a la juventud del cuerpo. ¿Serían nostalgias del Más Allá el factor
- 20 -
VOLVÍ
determinante de la inquietud que me torturaba? No. Reconocía mi condición de hombre imperfecto, que en modo alguno debía soñar con el paraíso.
Me esperaba, naturalmente, un laborioso futuro en cualquier parte en que
me encontrara.
No obstante, dolorosas ansiedades pesaban sobre mi alma abatida.
Yo, que había hecho guerra a las lágrimas, les reconocía, ahora, el sumo poder; se contenían en mis ojos, con frecuencia, cuando, a solas, me entregaba
a largas meditaciones. Oraba con fervor, pero en el curso de la oración solitaria, me sensibilizaba como una criatura.
Entrara en las vísperas de la total exoneración, en cuanto a los deberes terrenales. Me veía dispuesto a abandonar el nido planetario que me
abrigara por dilatados años...
¿A qué puerto me dirigiría? ...
EN EL GRAN DESPRENDIMIENTO
Recordando las experiencias del investigador De Rochas, me identificaba en singulares procesos de desdoblamiento.
Recluido, en la imposibilidad de recibir a los amigos para sostener con
ellos largas conversaciones y entendimientos, me vi en varias ocasiones
fuera del cuerpo exhausto, tratando de aproximarme a ellos.
En las últimas treinta horas, me reconocí en una posición más extraña. Tuve la idea de que dos corazones latían en mi pecho. Uno de ellos, el de
carne, en ritmo descompasado, casi a punto de paralizarse, como un reloj en
indefinible perturbación; y el otro, funcionando más equilibrado, más profundo...
Mi vista común se alteraba. En determinados instantes, la luz me invadía con claridades súbitas; pero, durante minutos de prolongada duración, me envolvía una densa neblina.
El confortamiento de la cámara de oxígeno, no lograba sustraerme a
las sensaciones de extrañeza.
- 21 -
HERMANO JACOBO
Observé que un frío intenso me hería las extremidades. ¿No sería la
integral extinción de la vida corpórea?
Procuré calmarme, orar íntimamente y esperar. Después de sincera
rogativa a Jesús para que no me desamparase, comencé a divisar a la izquierda la formación de un depósito de sustancia plateada semejante a una
gasa sutilísima.
No podía asegurar si era de día o de noche en torno mío, dada la neblina en que me sentía sumergido, cuando noté dos manos cariñosas que me
sometían a pases de fuerte corriente. A medida que se practicaban de arriba
hacia abajo, deteniéndose, particularmente en el tórax, disminuían mis sensaciones de angustia. Recordé con fuerza al espíritu del Hermano Andrade,
atribuyéndole aquel beneficio, y le imploré mentalmente se hiciese oír de
mí, ayudándome.
Cual si estuviera sufriendo delicada intervención quirúrgica bajo la
acción de pesada máscara, oí que alguien me confortaba: "¡No se mueva!
¡Silencio! Silencio. . ! "
Entonces consideré que la terminación de la resistencia orgánica era
cuestión de minutos.
No se extendió el alivio por mucho tiempo. Comencé a sentir sensaciones de opresión en el pecho.
Las manos espirituales del que me daba los pases, se concentraban
ahora en el cerebro. Demoraron su acción por casi dos horas en torno a la
cabeza. Me volvió a dominar una suave sensación de bienestar, y de pronto
sentí una conmoción indescriptible en la parte posterior del cráneo. No se
trataba, indudablemente, de un golpe. Se asemejaba a un choque eléctrico,
de vastas proporciones, en lo íntimo de la sustancia cerebral. Aquellas amorosas manos, ciertamente, habían roto algún lazo fuerte que me retenía unido al cuerpo material...
En el mismo instante, me sentí subyugado por energías devastadoras.
¿A qué podría comparar el fenómeno?
La imagen más aproximada que se me ocurre, es la de una represa cuyas compuertas fuesen arrancadas repentinamente.
- 22 -
VOLVÍ
Me vi, de repente, ante todo lo que yo había soñado, estructurado y
realizado durante mi vida. Tanto las insignificantes ideas que había emitido,
como cuantos actos había realizado, por mínimos que fueran, desfilaban,
absolutamente precisos ante mis ojos afligidos; como si me fuesen revelados de golpe por un extraño poder, por medio de una cámara ultra rápida
instalada dentro de mí mismo. Se me transformaba el pensamiento en un
film cinematográfico, en forma misteriosa e inopinadamente desarrollado,
desdoblándose, con espantosa elasticidad, para su creador asombrado, que
era yo mismo.
En la labor de comparación a que me veía obligado por las circunstancias, tuve la idea de que, hasta aquel momento, había sido el constructor de
un lago cuyas aguas crecientes se formaban de mis pensamientos, palabras
y actos, y sobre cuya superficie mi alma conducía, a su talante, el barco del
deseo; mientras las aguas parecían transportarse conmigo de una a otra
región, me veía en el fondo, cercado de mis propias creaciones.
No encuentro otras palabras más apropiadas para definir la situación
en que me hallaba. Recordé el libro de Ernesto Bozzano (1), en el que analiza el comportamiento de los moribundos; pero me veo forzado a asegurar
que todas las narraciones que poseemos, en este sentido, comentan pálidamente la realidad.
¡MI HIJA!
Sintiéndome relegado a mis propias obras ¿por qué no confesarlo?,
me sentí solo y amedrentado. Me esforcé por gritar implorando socorro,
pero los músculos ya no me obedecían.
Traté de ampararme en la oración, pero el poder de la coordinación
me faltaba.
No me era ya posible precisar si yo era un hombre que estaba muriendo o un náufrago debatiéndose en una sustancia desconocida, bajo extensa neblina.
- 23 -
HERMANO JACOBO
En aquel intraducible conflicto, recordé más intensamente el deber de
orar en las circunstancias difíciles... Rememoré el pasaje evangélico en que
Jesús calma la tempestad ante los compañeros llenos de pavor, rogando al
Cielo salvación y piedad...
Fuerzas de auxilio de nuestros protectores espirituales, hermanadas a
mi confianza, me sostenían en aquellas perturbaciones. Brazos poderosos,
aunque invisibles para mí, parecían reajustarme en el lecho. No obstante,
una aflicción asfixiante me oprimía íntimamente. Sentía ansias de libertarme. Lloraba conturbado, atado al cuerpo que sentía desfallecer, cuando una
tenue luz se hizo perceptible a mi vista. En medio de un sudor copioso, distinguí el espíritu de mi hija Marta extendiéndome los brazos. Estaba linda
como nunca. Intensa alegría se traslucía en su semblante tranquilo. Avanzó
hacia mí, cariñosa, me enlazó el busto, y me dijo con ternura a los oídos:
"Ahora, papaíto, es necesario descansar."
Intenté mover los brazos para retribuir su gesto amoroso, pero no
pude erguirlos. Los sentía como si estuvieran bajo el peso de una tonelada
de plomo.
Llanto de júbilo y de reconocimiento corrió abundantemente de mis
ojos. ¿Quién era Marta, en aquella hora, para mí? ¿Mi hija o mi madre? Pregunta difícil de contestar. Sabía, solamente, que su presencia representaba
un mundo diferente, en nueva revelación. Y me entregué plenamente confiado, a sus cariños, experimentando una felicidad imposible de describir.
(1) — 'Ta Crisis de la Muerte". — Nota del autor espiritual.
- 24 -
VOLVÍ
III
EN PLENO TRANCE
Amparándome en Marta, intenté proclamar en voz alta el júbilo que
me dominaba. Pero los miembros yacían tiesos y los órganos vocales descontrolados.
No tenía perfecto conocimiento del estado en que se hallaban mis familiares en aquellos momentos. Mis ojos seguían perturbados. Una sensación de estrujamiento recorría todo mi cuerpo; mientras tanto, ¿qué otra
cosa pedir más allá de aquella infinita ventura que la devoción filial de Marta me proporcionaba?
Intenté alinear mis ideas con el fin de agradecer la intervención de mi
querida hija; pero no lo conseguí,
Percibiendo mis dificultades, Marta acaricio mi frente y me dijo con
dulzura:
"Nuestros bienhechores desatan los últimos hilos. Mientras tanto,
hagamos nuestra oración".
EL SALMO 23
No me era posible, en aquellos momentos, coordinar pensamientos y
mucho menos pronunciar frase alguna. Mi respiración era opresora, como
en los últimos días de la lucha en el cuerpo físico. Con alegría, vi a mi hija
dirigirse a lo alto, repitiendo en voz pausada y conmovedora las expresiones
del Salmo 23, ampliando su contenido.
— "Oh Señor, tu: eres nuestro Pastor; nada nos faltará. Haz que hallemos refugios de esperanza; guíanos suavemente a las aguas del reposo.
"Reconforta nuestra alma, condúcenos por, los caminos de la justicia, en
la que confiamos por amor a Tu nombre.
- 25 -
HERMANO JACOBO
"Aunque vamos por el valle de la sombra y de la muerte no temeremos
mal alguno, porque El está con nosotros; y Su voluntad y su vigilancia nos
consuelan,
"Prepáranos mesa llena de bendiciones, aún en presencia de los enemigos que traemos dentro de nosotros mismos; unge nuestra cabeza de buen,
ánimo y transporta de júbilo nuestro corazón.
"Ciertamente la bondad y la compasión del Señor nos seguirán en todos
los días de la vida, y habitaremos en Su Casa Divina, por, largo tiempo. Así
sea."
A medida que su voz pronunciaba el texto antiguo, se multiplicaban mis
lágrimas abundantes y espontáneas, y crueles dolores asaltaban mi región
torácica.
Vine a saber, más tarde, que aquellos sufrimientos provenían de la extracción de residuos fluídicos que aún enlazaban la zona del corazón.
RECIBIENDO SOCORRO
Terminada la oración, que oí bajo indecible angustia, percibiendo la
manifiesta intención de mi hija, que procedía así tratando de alejar mi pensamiento de la intervención espiritual a que me hallaba sometido, noté que
los dolores se hacían menos fuertes. Ella permaneció inclinada amorosamente sobre mí, por más de una hora, en silencio.
Temía hablar y provocar con ello fenómenos desagradables; y por lo
que me pareció, Marta participaba igualmente de mis temores.
Llegó un momento durante el cual la respiración se hizo más normal,
y verifiqué que el corazón latía uniforme y regular.
Con la mirada, supliqué a mi hija, sin palabras, que reforzase el socorro que mi situación estaba exigiendo.
Vi que movía cuidadosamente su brazo derecho, pasando a continuación su diestra repetidamente sobre mi cabeza exhausta. Me di cuenta de
que me aplicaba fuerzas espirituales que yo todavía no podía comprender.
- 26 -
VOLVÍ
Pasaron algunos minutos más y percibí que el poder de la oración me
proporcionaba nuevamente facilidades. Encadenaba los pensamientos sin
mayores dificultades, y convencido de que podía intentar la oración con
éxito, improvisé una ligera súplica.
Mi labor tuvo excelente resultado. La armonía general comenzó a rehacerme, pese a la debilidad extrema que sufría.
Note que, de Marta hacia mí, se desprendían pequeños haces de luz,
en porciones inmensas, envolviéndome por completo, al paso que me veía
ahora rodeado de una atmósfera débilmente iluminada en tono anaranjado.
La respiración se normalizaba. Había desaparecido la carencia de aire.
Mis pulmones se robustecían como por encanto, y tan grande era el bienestar que me proporcionaban las prolongadas inhalaciones de oxígeno, que
tuve la sensación de inhalar alimento invisible, del aire ligero y puro.
A medida que se restablecía la fuerza orgánica, se fortificaba mi potencia visual.
La claridad color anaranjado que me envolvía, se iba mezclando con la
luz común.
Con todo, la mejoría que experimentaba no llegaba al extremo de restaurarme la facultad de hablar. Mi abatimiento era aún insuperable.
Con gran asombro, me vi por duplicado.
Yo, que tantas veces exhortara a los desencarnados a contemplar los
despojos de que se habían librado, miré mi cuerpo presto a endurecerse,
con espanto y amargura.
Miré a mi bija con suplicante humildad, imitando el gesto de una criatura miedosa. Me hallaba postrado, vencido. No me valía ninguna razón de
rebeldía; si me fuera posible, desearía apartarme. La contemplación de mi
cuerpo inmóvil, no obstante mi aguzado deseo de observar y aprender, me
ocasionaba aflicción. El cadáver me perturbaba con impresiones de muerte;
me imponía reflexiones desagradables y amargas. A distancia del mismo,
probablemente la idea de vida y de eternidad prevaleciera en mí mismo.
Marta comprendió lo que yo no podía expresar. Y con la mayor ternura, me dijo:
- 27 -
HERMANO JACOBO
—"Tenga calma, papá. Los lazos no se han roto totalmente. Necesitamos paciencia por algunas horas más."
EN DIFÍCIL POSICIÓN
Aguzando mi vista, verifiqué la existencia de un hilo plateado, que unía mi nuevo organismo a la cabeza material inmovilizada.
Torturante emoción se posesionó de mí.
¿Sería yo el cadáver, o el cadáver sería yo? ¿Por medio de qué boca
pretendía hablar? ¿Por la que se cerrara en el cuerpo o por la que me servía
ahora? ¿A través de qué oídos escuchaba las palabras de Marta?
Intentando ver por los ojos materiales, me sentí nuevamente sumergido en densa niebla.
Asustado, me reanimé mentalmente.
Aquel grillete tenue que me ligaba con los despojos, era realmente un
hilo de fuerzas vivas, uniéndome a la materia densa, semejante al cordón
umbilical que liga al recién nacido al seno femenino. Mirando entonces el
cuerpo reposado e inerte, simbolizando el templo materno de mi ser que
resurgía en la espiritualidad, recordé ciertamente inspirado por los amigos
espirituales que me prestaban allí su socorro, la enormidad de mis débitos
con la estructura material que me retuviera en el Planeta durante extensos
y benditos años. Le debía en cooperación, gran cantidad de conocimientos,
cuyo valor inestimable reconocía en aquella hora. Tenía que vencer el malestar y la repugnancia.
Me tranquilicé.' Comencé a considerar el cuerpo, enflaquecido y frío,
como valioso compañero del cual me apartarla definitivamente. Mientras
duró nuestra unión, me beneficiara al contacto de la lucha humana. Junto a
él, recogiera bendiciones inextinguibles. Sin él, ¿por qué procesos seguiría
mi aprendizaje? Lo miré enternecido, mas, aumentando así mi interés por la
carne inmóvil, incapaz de separar emociones y seleccionarlas, me sumergí
en impresiones de angustia. Mis energías parecían reintegrarse aceleradamente a aquella envoltura abandonada. Insoportable desasosiego me marti- 28 -
VOLVÍ
rizaba. Percibí los conflictos de la carne que se desorganizaba. La diferencia
que presentaban los órganos, me imponían desagrado.
Comprendiendo mis dificultades, Marta me informó bondadosamente:
. — "Recuérdese, papaíto, de la necesidad de concentrarse en la oración. No divague. Olvide la experiencia que terminó, sosteniendo la mente
en la oración."
Con gran esfuerzo retorné a mí mismo y me mantuve en el recogimiento necesario.
Mi objetivo, ahora, era no pensar.
Si avanzaba en el futuro, me asediaban extraños vértigos; si me demoraba analizando el vehículo físico, tan vigoroso e inesperado impulso me
reconducía a él.
¿Qué hacer de mí, reducido a minúsculo punto sensible situado entre
dos esferas?
Me tranquilicé y oré.
ENTRE AMIGOS ESPIRITUALES
Rogando a Jesús que me auxiliara para encontrar el mejor camino, observé que mi capacidad visual se dilataba. Curiosos fenómenos de óptica
afectaban mi retina vacilante. La noción de la perspectiva se me alteraba.
Parecía que la imagen del ambiente me penetraba. Los objetos y las luces,
¿permanecían dentro de mí o estaban a mí alrededor? En semejante indecisión, divisé dos figuras al lado de mi hija.
Centralicé cuanto me fue posible el propósito de ver con mayor exactitud, y vi mi esfuerzo compensado. Ambos espíritus se destacaban nítidos.
¡Qué alegría inundó mi ser!
En uno de ellos identifiqué, sin obstáculos, al venerable Bezerra de
Meneses, y en el otro, adiviné al benemérito Hermano Andrade. Por la sonrisa de comprensión que me dirigieron, reconocí que los dos habían notado
mi sorpresa indescriptible.
- 29 -
HERMANO JACOBO
Todavía mi júbilo del primer instante fue sustituido por la timidez.
Mientras nos debatimos en la lucha material, casi nunca recordamos que
nos hallamos seguidos por el testimonio del plano espiritual, aún en los más
mínimos actos de la existencia. Hablamos de los Espíritus con la desenvoltura de los niños que se dirigen a sus padres a propósito de insignificantes
juguetes. Me sentí repentinamente avergonzado.
¿Cuántos sacrificios había exigido de aquellos abnegados amigos?
A pesar de la natural timidez que la presencia de ellos me causaba,
hice todo lo posible por levantarme, para recibirlos con la veneración que
merecían. Pero lo intenté inútilmente.
Percibiendo mi intención se acercaron a mí.
Me cumplimentaron con palabras confortadoras y con cariñosas
bienvenidas.
Gentilmente, me explicó Bezerra que el proceso de la liberación se
desenvolvía normalmente; que rio me preocupase con la demora porque la
existencia que yo disfrutara fuera dilatada y activa. No era posible, dijo
bondadosamente, efectuar la separación del organismo espiritual con mayor rapidez. Aclaró que el ambiente doméstico estaba impregnado de cierta
sustancia que clasificó de "fluidos gravitantes", que dificultaban la liberación.
Más tarde, pude saber que los objetos de nuestro uso personal emiten
radiaciones que se ligan a nuestras ondas magnéticas, creando -elementos
de unión entre ellos y nosotros, reclamando mucho abandono de nuestra
parte, con el fin de que no nos retengan o perturben.
Después de instruirme con la mayor benevolencia, Bezerra me recomendó que olvidara el retraimiento en que me refugiara, confiándome a
pensamientos más elevados, para colaborar así con él a sustraerme al decúbito dorsal.
Me puse a reflexionar en la infinita bondad de Jesús, mientras el cuidadoso amigo me aplicaba pases, proyectando sobre mí, con sus manos dadivosas, abundantes rayos de luz.
Al terminar esa operación, se acentuaron mis energías.
- 30 -
VOLVÍ
Sin embargo, no pude ni levantarme ni hablar. Ambos bienhechores,
seguidos de Marta, que nos observaba con visibles muestras de alegría, me
retiraron del lecho, determinando que me amparase en ellos para una jornada de reposo.
— "Es necesario salir de algún modo, dijo Bezerra en tono grave; lo
conduciremos a la playa. Las vibraciones marítimas son portadoras de gran
beneficio para el reajuste general."
Me abracé con esfuerzo a los devotos obreros de la caridad, y no obstante observar que el último lazo aún me unía a las vísceras descontroladas,
me aparté de la zona doméstica, dándome cuenta de que era rápidamente
conducido por ellos a la orilla del mar.
- 31 -
HERMANO JACOBO
IV
VIDA NUEVA
La excursión, aunque de algunos pasos solamente, a pesar de haber
sido realizada con el auxilio de energías ajenas, acentuó mi abatimiento. No
obstante, no perdiera el placer de observar, dada la importancia de las sorpresas que se sucedían.
Recordando la ansiedad con que siempre esperara en la Tierra las
descripciones del momento de la muerte, por parte de los compañeros que
me habían antecedido, trataba de fijar todas las particularidades de la situación, con la esperanza de trasmitir noticias a los hermanos de la retaguardia.
Aquel contacto inesperado con la Naturaleza, me imponía, por tanto,
singular renovación. Los restos de los dolores físicos habían desaparecido.
La ausencia de ciertas impresiones desagradables me ampliaba la apatía. Me
encontraba intensamente aliviado, pero más débil.
BREVE REPOSO
Me asaltó un irresistible deseo de dormir.
Bezerra, Andrade y Marta eran bienhechores, y representaban la vida
diversa en que yo penetraría de ahora en adelante. Ciertamente, tendrían
mil informaciones preciosas que yo esperaba obtener de ellos, curioso y
feliz, mas, ¿cómo vencer el sueño que tanto pesaba sobre mi cerebro?
Extenuado, vacilante, noté que no portaba las mismas ropas que usaba habitualmente en la cama. Me envolvía en vasto ropón claro, de convaleciente.
Intenté preguntar, pero la debilidad de mis órganos vocales proseguía
sin variaciones. Era preciso aceptar los recursos tal como se me ofrecían. No
podía hacer pregunta alguna. Eran indispensables la serenidad y la paciencia.
- 32 -
VOLVÍ
Ante el mar, se me diferenciaba la posición orgánica. Aquellas ráfagas
de aire fresco que yo recibía encantado, regeneraban mis fuerzas. Parecían
portadoras de un alimento invisible. Inhalándolas, me sentía singularmente
sustentado, como si hubiera tomado un caldo sustancioso.
Marta, ahora sentada, me ofrecía su regazo acogedor, acariciándome
la frente.
Noté que el hermano Andrade comentaba las virtudes del mar para el
restablecimiento de las energías del periespíritu. Se refería a los casos de
socorro prestados a hermanos recién desencarnados, que habían sido conducidos con éxito frente a las aguas.
Desarrollaba el mayor esfuerzo para comprender sus expresiones,
cuando el benemérito amigo me dirigió la palabra con el mayor cuidado,
aconsejándome el sueño pacífico y reparador.
— No debe reaccionar contra el reposo, me dijo fraternalmente; y
agregó que no convenía sacrificar las necesidades del alma por la curiosidad, aunque ella fuera noble. Ya tendría tiempo de observar y aprender mucho; y por lo menos durante algunas horas, no debía rehuir el descanso imprescindible.
Comprendí el alcance del consejo y obedecí. Me entregué sin resistencia y perdí la noción del espacio y del tiempo, en un sueño bendito y reparador.
IMPRESIONES DIFERENTES
Al despertar, avanzado el día, no podía precisar el: tiempo durante el
cual había reposado.
Continuaba mi hija a mi lado, pero no había señal de ambos bienhechores. Me informó Marta, que se habían ausentado, pero que no tardarían en regresar. Me, confiaron a ella mientras me tranquilizaba, mas volverían a mi lado dentro de breves minutos.
Me sentía otro hombre. Moví los brazos y me levanté sin dificultad. Intenté hablar, y ¡qué alegría experimenté! Conversé con la hija querida a vo- 33 -
HERMANO JACOBO
luntad. Me explicó que yo no había reposado todo cuanto fuera de desear y
que tendría que volver a descansar en la primera oportunidad. Me preguntó
en seguida si me hallaba temeroso, y al demostrarle la firmeza de ánima que
poseía, me aseguró que Bezerra dentro de breves minutos cortaría los últimos lazos que me retenían aún, de cierto modo, al cuerno carnal, consultándome al mismo tiempo si no me inspiraría temor asistir, de al-aún modo, al
entierro de mis despojos.
Le respondí que estaba en ello muy interesado, pues todo lo que me
fuera posible aprender de nuevo, representaría enriquecer mis observaciones.
En verdad, me animaban otras disposiciones. Tenía la sensación de
haber rejuvenecido. Palpé mi nuevo cuerpo. Era ya mismo, de la cabeza a los
pies. El corazón y los pulmones funcionaban con regularidad. Lo que más
me fascinaba, con todo, era el nuevo aspecto del paisaje. Las casas, la vegetación y el mismo océano, parecían coronados de sustancia coloreada. ¡Qué
sugestiones sorprendentes me rodeaban! La claridad solar revelaba maravillosos cambiantes.
Me informó Marta que mientras nuestra mente funciona bajo determinadas condiciones, vemos solamente algunos aspectos del mundo. Y como la interrogara si todos los desencarnados se sorprendían con las vistas
que deslumbraban mis ojos, respondió negativamente. Muchos de los liberados de la envoltura física, aclaró, conservan tan fuerte afinidad con los
intereses terrenales, que la vista no se les modifica de pronto, y prosiguen
viendo la Tierra con las mismas expresiones con que la dejaron.
¡El cuadro era prodigioso!
Sentí un fuerte impulso de postrarme en señal de reconocimiento a la
Majestad Divina.
Era tan grande la ligereza que caracterizaba ahora mi organismo que,
contemplando asombrado las aguas próximas, me pareció que constituían
un pesado elemento. Pensé por consiguiente que si lo intentase, probablemente conseguiría caminar sobre la superficie líquida, aureolada a mi
vista, en sublime coloración.
- 34 -
VOLVÍ
Comprendiendo el estado de ánimo en que me hallaba, mi querida
hija se mostró satisfecha. Desde el primer momento de nuestro encuentro,
Marta revelaba ansiedad por verme tranquilo y contento.
Nos disponíamos a dejar aquel abrigo en que nos refugiáramos, cuando me di cuenta de que me hallaba en traje impropio. Arraigado a la idea de
que sería visto por algunos amigos encarnados, no oculté un gesto de disgusto.
A distancia del lecho, aquel ropón blanco no dejaba de ser algo escandaloso.
Marta, que observaba mis reflexiones, sonriente, se vestía con delicado gusto.
Iba a exponerle los recelos que me preocupaban, cuando se adelantó
asegurando que las preocupaciones de aquel momento atestiguaban mi
mejoría.
— Un hombre desalentado no piensa en la ropa, me dijo alegremente.
Agregó que Bezerra y el hermano Andrade no demorarían, y que la
solución del problema había sido prevista en la víspera.
En efecto, transcurridos algunos minutos, llegaron llenos de atenciones. La posibilidad de poder dirigirles la palabra, me llenó de inmenso júbilo. Los abracé con el mayor agradecimiento.
Me traían un traje color ceniza, muy semejante a los que yo prefería
en el verano.
El hermano Andrade me ayudó a ponérmelo.
Unos instantes más, y entre los dos bienhechores que me amparaban
a ambos lados, ofreciéndome sus brazos, nos apartamos de la playa.
El movimiento era enorme en las vías públicas. La misma diferencia
que observara en el mar, en las plantas y en las casas, la notaba ahora también en las personas. Cada una se revestía de un halo diferente. No obstante,
no me sentía con ánimo de hacer preguntas. Me asombraba con el propio
modo de andar, y ese problema naturalmente solucionado, bastaba, por
ahora, para mis ansias de analizar. Caminaba sin gran desenvoltura; pero la
- 35 -
HERMANO JACOBO
lentitud de mis pasos obedecía a mi inexperiencia y no a cualquier impedimento por parte de mi nuevo cuerpo, que reconocí ligero y ágil.
Aprovechaba aquella oportunidad para acentuar mis observaciones
en ese sentido, cuando una apresurada señora, cargando un bulto de notables proporciones embistió contra nosotros con la mayor indiferencia.
Grande fue el susto que llevé. Reculé, en un movimiento instintivo,
temiendo el choque, pero no tuve tiempo. La dama atravesó nuestro grupo,
sin darse cuenta de nuestra presencia.
Asustado, busqué la mirada de mis compañeros. Todos me miraban
sonrientes.
Este, mi querido Jacobo, dijo Bezerra con el mejor buen humor, es un
nuevo plano de la materia, que vibra en diferente grado.
Pasó por nosotros sin perturbarnos, exclamé.
Por nuestra parte, tampoco la perturbamos a ella, agregó el hermano
Andrade con satisfacción.
El incidente me chocó grandemente. Me veía perfectamente integrado
en el antiguo patrimonio orgánico.
¿No estaremos dentro de un cuerpo de ilusión?, osé interrogar.
Bezerra aclaró con la mayor delicadeza:
El poder de la vida, en la ilimitada Creación de Dios, es infinito, y la
mujer que pasó desapercibidamente por nosotros, cuyo cuerpo carnal camina hacia la muerte, podría hacer la misma pregunta.
Aquella pequeña ocurrencia me proporcionaba bastante material para reflexionar. Me agradaría cambiar comentarios y proponer cuestiones
diversas, pero mi abatimiento era todavía grande.
Me dejé, pues, conducir sin resistencia, de imprevisto en imprevisto.
DE VUELTA AL HOGAR
Gran movimiento de personas se observaba en torno del hogar en el
que mis ojos carnales se habían cerrado para siempre.
- 36 -
VOLVÍ
Una natural atracción me impulsaba a entrar precipitadamente. El
ambiente hogareño reclamaba mi espíritu como un poderoso imán. Sin embargo, fuerzas desconocidas me obligaban a retroceder.
Ante aquel fenómeno, muy afligido, miré a Bezerra, buscando aclaración.
El venerable amigo me contempló pacientemente y dijo:
Hace poco, observábamos que el cuerpo físico de una señora no había
afectado en nada nuestra organización; pero aquí nos vemos enfrentados
por materia de nuestro plano, envuelta en pensamientos agresivos y desfavorables en gran cantidad. Las proyecciones mentales de la mayoría de
nuestros amigos aquí congregados, forman energías contradictorias entre
sí. Algunos discuten, y muchos piensan en forma inadecuada al respeta que
se debe a un compañero fallecido. Para nosotros, habituados a atravesar los
obstáculos, esta compacta emisión de fuerzas antagónicas no constituye una
barrera infranqueable, pero es preciso reconocer las condiciones especialísimas en que usted se encuentra. Usted aún se halla en la condición del
pájaro que acaba de salir del nido, incapaz de volar libremente.
Me regocijé con la explicación; mas, no obstante, indagué con curiosidad:
¿Y si yo insistiese?
Sufriría cheques sumamente desagradables, aplazando el restablecimiento de sus fuerzas. Todo acto útil exige ejercicio.
No porfié. La simple vecindad de las conversaciones me infundía pronunciado malestar.
Bezerra recomendó al hermano Andrade y a Marta que me asistiesen,
mientras él cortaba el lazo que en cierta forma me retenía aún unido a las
vísceras cadavéricas.
El regreso a mi hogar, con todas las sorpresas que me estaba proporcionando, me ocasionaba penosas impresiones.
Tenía que esforzarme para no caer extenuado allí mismo.
Me había vuelto la disnea. Si la cama estuviese a mi disposición, con
seguridad buscaría en ella, sin demora, refugio confortable.
- 37 -
HERMANO JACOBO
Marta me ayudó, aclarándome que aquella hora se caracterizaba por
gran ansiedad en el corazón de los seres queridos que me consagraban sincero afecto en la Tierra, cuyos innumerables pensamientos de angustia convergían sobre mí, y que, por eso mismo, yo debía resistir, asegurando mi
propia tranquilidad.
Considerando lo que me decían, procuré calmarme.
Las fuerzas que me alcanzaban de lleno, irrefrenables e impetuosas,
me sorprendían dolorosamente, como si se tratara de una corriente eléctrica. Sentía que voces imprecisas llenaban mis oídos.
¿En dónde me encontraba? ¿Entre mis amigos, o en el centro de un
remolino de energías desconocidas, más furiosas que las de un viento huracanado?
El hermano Andrade percibió mi angustia y me sostuvo en sus brazos
con más cariño y mayor seguridad.
No ignoraba que se encontraban allí numerosos amigos míos; pero no
obstante el inmenso deseo de volver a verlos, me sentía imposibilitado de
semejante satisfacción. Mis ojos estaban turbios y mi mente se hallaba
atormentada.
- 38 -
VOLVÍ
V
DESPEDIDAS
En muchas ocasiones colaboré en los servicios de socorro a los recién
desencarnados, mayormente en las oraciones de recordación, pero estaba
lejos de calcular las luchas de un "muerto".
Amargado y afligido como me hallaba, ponderé los sufrimientos de los
que abandonan la experiencia física sin preparación alguna. Si yo, que había
consagrado largos años a los estudios espiritualistas, encontraba dificultades tan grandes, ¿qué no ocurriría a los hombres comunes, que no se
interesan en los problemas relativos al alma? Allí, al frente de mis propios
amigos, me sentía en un torbellino de contradictorias emociones. ¿A quién
apelar?
ATENCIONES PERTURBADORAS
Marta me acarició la cabeza exhausta y me pidió calma. Añadió que
las dificultades eran justas. Muchas personas se despiden del mundo carnal
sin obstáculos y sin desagradables incidentes. Innumerables almas duermen
larguísimos sueños, y otras nada perciben en la inconsciencia infantil en que
yacían sus impresiones. Conmigo, no obstante, la situación era distinta.
Adiestrara la mente para enfrentar la grande transición, en el campo de
servicio activo a que me dedicara. Me identificara con los problemas del
espíritu durante mucho tiempo, en esfuerzos diarios. Estableciera relaciones extensas entre encarnados y desencarnados. Pero no podía evitar que
ante el cuerpo inerte se concentrasen manifestaciones mentales heterogéneas. No todos los pensamientos allí congregados significaban amor y auxilio fraternales. Las opiniones sobre mí divergían grandemente, formando
corrientes de fuerza poco simpáticas. Algunos conocidos hablaban de mí en
términos que yo no merecía, mientras otros me acribillaban con espinas
punzantes. Me situaba, pues, en un cuadro de impresiones complejas.
- 39 -
HERMANO JACOBO
Las informaciones me las daba la querida hija, en suaves aclaraciones.
Añadió que no debía preocuparme grandemente. La perturbación era
pasajera. Cuando se dispersaran las atenciones centralizadas en el funeral,
respiraría contento.
Disgustado, observé las explicaciones, meditando sobre la enseñanza
que recibía.
La vida real para mí, ahora, era la del espíritu, la que comenzaba con
la extinción de la vida física.
¡Qué deseos experimenté de materializarme delante de todos, rogando la limosna de una oración sincera! ¡Cómo suspiré por la concesión de una
oportunidad para pedir disculpas por mis debilidades! Si los amigos presentes olvidasen mis errores y me auxiliaran con la oración sentida, evidentemente mi equilibrio se beneficiaría de inmediato. Vigorosos recursos sostenían mi corazón. Pero era ya tarde, para mostrar actitudes íntimas, de
caridad y de perdón.
Pensé en los que habían partido antes que yo, experimentando las
aflicciones que me asaltaban, y me consolé. Y no me olvidaba de que aquellos encarnados que allí me enjuiciaban con tanta facilidad en relación con
mi situación, serían a su vez llamados después, ante la verdad espiritual, tal
como me estaba ocurriendo a mí.
No debía reaccionar inútilmente por medio de la angustia. El tiempo
es nuestro bendito renovador:
DESLIGADO AL FIN
Pasaron algunos instantes difíciles, cuando una inopinada conmoción
estremeció todo mi ser. Me parecía que había sido proyectado a enorme
distancia. El Hermano Andrade y Marta, naturalmente prevenidos, me ampararon fuertemente.
Confieso que aquél choque me afectó con tan grande violencia, que
creí llegado el momento de "otra muerte".
- 40 -
VOLVÍ
Al poco tiempo, no obstante, el corazón se rehízo, se equilibró la respiración, y Bezerra surgió, sonriente, indagando si el desprendimiento se
realizara normalmente.
Los tres me abrazaron satisfechos.
Me explicó el respetable bienhechor, que hasta aquellos momentos,
mi cuerpo espiritual fuera como un "globo cautivo", pero que de ahora en
adelante, dispondría de verdadera libertad interior. Pensaría con claridad,
me movería sin obstáculos y tendría más precisas mis facultades.
En efecto, a pesar de sentirme débil y somnoliento, tenía más seguridad. Mis ojos y mis oídos especialmente, registraban imágenes y sonidos
con relativa exactitud. Las perturbaciones ya no me afectaban con la intensidad de unos minutos antes.
Aclaró Bezerra que en la mayoría de los casos no es posible liberar a
los que desencarnan con tanta prontitud; que la rápida solución del problema liberatorio, dependía, en gran parte, de la vida mental y de los ideales
a que se une el hombre durante su vida terrestre. Me recomendó que observara por mí mismo, las transformaciones de que era objeto.
Me examiné con detención y observé que, efectivamente, en lo íntimo,
me hallaba fortalecido y rejuvenecido, sin la carga de las heridas fisiológicas.
Aunque imperfectamente, conseguía ya moverme sin auxilio. Aspiraba el aire con alegría; y Marta señaló que mi júbilo sería mayor y mi sensación de ligereza más fascinante, cuando pudiera respirar el oxígeno de lo
alto, como el nadador que bebe el agua cristalina de la corriente purificada
distante del enturbiado líquido de las márgenes.
Francamente, la muerte del cuerpo constituía un milagroso baño de
rejuvenecimiento. Me sentía alegre, robusto, feliz.
Readquiriendo mis posibilidades de analizar con exactitud, pasé a reflexionar en los problemas de orden material.
¿Cómo se desenvolvería el futuro de mi hogar? ¿Qué providencias
podría hacer en beneficio de todos? Tal parecía que estas preocupaciones
- 41 -
HERMANO JACOBO
llevaban mi mente a un plano distinto. Mis fuerzas volvían a fallar nuevamente.
Bezerra se dio perfectamente cuenta de lo que me sucedía, me golpeó
el hombro amigablemente, y me aconsejó:
— Usted conoce ahora, como nunca, el poder del pensamiento. Procure lo Alto.
Comprendí la razón del consejo, y me modifiqué interiormente.
EN DIFICULTADES
Reanimado, observé que podía confrontar los conflictos de aquella
hora, sin grandes dificultades.
El Hermano Andrade agregó que, libre de los últimos lazos que me
unían al cuerpo carnal, podría aproximarme a mis amigos, sin choques de
gran importancia; aconsejándome, sin embargo, que no me aproximara demasiado a las vísceras cadavéricas, en cuya contemplación tal vez fuese
acometido por impresiones de desequilibrio.
Las novedades se sucedían unas a otras.
Aguijoneado por una visión más amplia, noté con estupefacción que
gran número de desencarnados se apiñaba alrededor.
Una entidad poco simpática, casi al lado nuestro, decía a otra semejante:
El entierro es de viejo Jacobo, aquél que nos adoctrinara hace tiempo.
¿No recuerda?
Me acuerdo perfectamente, respondió el interlocutor, añadiendo a
carcajadas: Daría cualquier cosa por verle ahora la "cara".
Y seguía riéndose con gran algazara.
Funcionando ya mi memoria sin entorpecimiento, ante sus observaciones sarcásticas, los recordé perfectamente.
Eran obsesores de una joven internada en una clínica de enfermos
mentales y evocaban las particularidades de la reunión en que me había
entendido con ellos. Me sentía sumamente débil. Pero aun así, tendría un
- 42 -
VOLVÍ
gran placer en contestarles. Recordé el interés con que yo recibiera la descripción que hiciera la médium vidente en relación con ambos espíritus, y
confirmaba, admirado, por mí mismo, los informes con que fueran presentados. Con gusto sacrificaría cualquier cosa por poder interpelados, haciéndoles sentir el error en que se hallaban; y me disizion.la a interferir, cuando
el Hermano Andrade controló mis impulsos diciendo:
¡No haga eso! Provocaría una contienda desagradable e inútil, Por
otra parte, ellos no nos ven. Se desenvuelven en otra onda vibratoria.
Realmente, procedían como si no nos viesen. Permanecían junto a nosotros, sin percibirnos, de igual modo que yo, en otro tiempo, me moviera al
pie de entidades desencantadas, sin notar su presencia.
Ya habrá tiempo, agregó el amigo con bondad y calma.
Notando mi coraje, me condujeron los tres a un lugar inmediato a
aquel en que permanecía mi cuerpo yerto.
No obstante las grandes mejoras que sentía, no logré atravesar la onda de fuerza que se improvisara a lo largo de los vehículos.
Deseaba ardientemente penetrar en el hogar, y por encima de todo,
distribuir entre los seres amados que quedarían distantes, mis pensamientos de amor, reconocimiento y esperanza. Bezerra, entretanto, me dijo con
prudencia:
No insista. No es aconsejable, por ahora, la pérdida de reservas.
Me contenté tratando de ver a algunos amigos dentro de los automóviles.
Un pequeño grupo de conocidos atrajo mi atención. Avancé hacia a
ellos, pero me vi obligado a alejarme decepcionado. Hablaban de política en
agresiva actitud. Envolvían sus mentes en disputas innecesarias.
Por vez primera, verifiqué que los espíritus inferiores no son únicamente los que se comunican en las sesiones de adoctrinamiento. La conversación, a pesar de ser discreta, presentaba notas de intercambio con el plano invisible, en cuyos dominios ingresaba va, receloso y encantado. Uno de
los amigos se refería a los problemas de la administración municipal, en
afinidad perfecta con una entidad poco evolucionada, que allí, ante mis ojos
- 43 -
HERMANO JACOBO
espantados, lo subyugaba casi por completo obligándolo a proferir frases
irrespetuosas y crueles.
Retrocedí instintivamente.
— Usted, Jacobo, dijo Bezerra en tono grave, todavía no puede soportar estos dardos mentales.
Nos encaminamos entonces, hacia otro ángulo de la calle.
Descubrí otro grupo de personas a las cuales había profesado profundo afecto. Me acerqué a ellas con ansiedad, seguido de mis benefactores.
¡Otra desilusión me esperaba! Se hablaba, en voz baja, sobre los grandes
gastos en que seguramente se incurriría con el entierro de mis despojos.
Emitían juicios aventurados, envolviendo mi nombre en impresiones de
desarmonía y de rudeza.
Retrocedí, nuevamente.
Bezerra me abrazó, lleno de comprensión, y me recomendó paciencia.
Me sentía invadir de profundo desaliento, cuando observé que no lejos, en cierto vehículo, se formaban preciosos círculos de luz.
El Hermano Andrade, viendo mi preocupación silenciosa, aclaró:
— En aquel automóvil, tenemos la claridad de la oración sincera.
Rogué a los protectores que me ayudaran a alcanzar aquel abrigo, a
toda prisa.
Lo alcancé y me regocijé. Varios compañeros me ofrecían el recurso
de la oración bienhechora. Fue tal mi reconocimiento hacia ellos, que casi
me arrodillé feliz.
Aquella rogativa que hacían a Jesús, en beneficio de mi alma, constituía para mí una dádiva celestial.
De aquel pequeño grupo emanaban energías confortadoras que penetraban mi alma a modo de lluvia balsámica.
La oración me influenciaba dulcemente.
Creo que los recién desencarnados casi siempre necesitan del pensamiento fraterno de los que quedan todavía en el plano terrenal.
- 44 -
VOLVÍ
Explicó Bezerra que los recién libertes comúnmente necesitan del socorro espiritual de los seres queridos, para desembarazarse sin demora de
las ligaduras que aún los unen al cuerpo físico.
Con el auxilio de los que quedan, los que parten siguen más libremente al encuentro del porvenir.
ANTE LA NECRÓPOLIS
Asistía, al fin, al enterramiento de mis vísceras cansadas. La solemnidad, a la que tantas veces me refiriera, se presentaba ahora a mi vista, presa
de asombro.
En unión con las relaciones afectivas del mundo, compacta asamblea
de desencarnados se puso en movimiento.
Nuestro grupo continuaba reducido, pero aumentaba. Otros amigos
espirituales se unieron a nosotros, abrazándome. Se manifestaban deseosos
de acompañare en el viaje a la esfera próxima.
Intensa curiosidad dominaba mis emociones cuando el cortejo paró.
Estábamos ya a la entrada del cementerio.
Todo aquel local estaba lleno de gente desencarnada.
Con resolución, intenté seguir hacia adentro, pero Bezerra, abrazándome fraternalmente, me recomendó compasivo: Amigo mío, no intente esa
lección ahora. Recordemos la parábola y dejemos a los muertos el cuidado
de enterrar los muertos.
Enseguida, pidió a los nuevos circunstantes que nos dejaran a solas
hasta el momento de la retirada definitiva.
Percibiendo mi desasosiego, me dijo con el mejor buen humor:
Usted no sabe lo que está deseando, Jacobo. Los entierros con mucha
concurrencia, imponen gran perturbación al alma. Además, no desconoce
que las vibraciones de aquellos que lo aman, han de alcanzarlo en cualquier
lugar en que se encuentre
En virtud de aquella respetable opinión, me aparté del cuerpo muerto,
en el momento en que penetraba en su nueva morada.
- 45 -
HERMANO JACOBO
VI
EL PASAJE
¡Cuántas veces juzgué que morir constituyese una mera liberación;
que el alma, al deshacerse de los lazos carnales, viajaría en plena atmósfera,
usando las facultades del vuelo! Pero, si resulta fácil dejar el vehículo físico,
es muy difícil abandonar la vieja morada del mundo.
Puedo hoy decir que los hilos morales son mucho más fuertes que las
ligaduras de la carne; y si el hombre no se preparó convenientemente para
renunciar a los hábitos antiguos y a las comodidades de las sentidas corporales, habrá que demorarse prendido al mismo campo de la lucha en que el
cuerpo físico se descompone y desaparece. Y si el hombre complicó el destino, asumiendo graves compromisos con sus semejantes, a través de acciones criminales, se debatirá, llorará y reclamará en vano, porque las leyes
que mantienen en cohesión los astros del Cielo y las células de la Tierra, determinan su encarcelamiento en sus propias creaciones interiores.
Si el bien salva e ilumina, el mal pierde y oscurece.
Librémonos del débito, para que no tengamos que sumergirnos en el
rescate laborioso, y rectifiquemos el error a tiempo, evitando la rectificación
muchas veces dolorosa.
EN LA EXPECTATIVA INQUIETANTE
Ahora que me desembaracé del cuerpo grosero, ya restituido a la Tierra, madre común de las formas mortales, me intrigaba mi propio destino.
Abandonamos el cementerio, y, preocupado, observé que Marta me
sonreía afablemente.
Bezerra y el Hermano Andrade se despidieron con afectuoso abrazo,
diciendo que nos esperarían dentro de dos horas, en determinado sitio frente al mar.
- 46 -
VOLVÍ
Mi hija respondió por mí, afirmando que no faltaríamos. Solos, ahora,
me preguntó si no querría decir adiós al antiguo hogar.
Accedí, muy contento.
¡Con qué ansiedad volví al ambiente familiar! Contemplé enternecido
todo lo que fuera reunido por la ternura de las hijas alrededor de mis necesidades de anciano, y, en medio del llanto que brotó abundante da mis ojos,
di rienda suelta a mis pensamientos de paz y de gratitud.
Visité el núcleo de trabajo en el que tantas veces había sido beneficiado por la gracia divina; abracé espiritualmente a algunos amigos, y nos pusimos en camino en dirección a la playa.
¿A qué destino me dirigía?
Desencarnado como me hallaba, ¿por qué motivo no venía a mi memoria, súbitamente, toda la trama de las reminiscencias del pasado? ¿Por
qué razones no me acordaba de mi existencia anterior? ¿En dónde estaría
mi nueva morada? ¿En la región europea en la que había encarnado, o en la
zona americana en la que fuera beneficiado con las benditas oportunidades
del servicio y de la experiencia?
Marta comprendió mi inquietud y rae recomendó paciencia.
Los problemas se me irían solucionando poco a poco. En rápidos minutos alcanzáramos la playa. ¿Para donde me dirigía?
ENTRE COMPAÑEROS
Pasada media hora, se reunía a nuestro lado un pequeño grupo. Los
espíritus protectores traían otras criaturas tan necesitadas de asistencia
como yo.
Me aclaró Marta que otros desencarnados, carentes de amparo, eran
reunidos allí, esperando también la oportunidad de dejar los círculos terrenales.
Con admiración, noté que se hallaban abatidos y cansados.
Con excepción de dos de aquellos quince "convalecientes de la muerte" que se aglomeraban junto a mí, bajo la protección de abnegados amigos,
- 47 -
HERMANO JACOBO
tenían la mirada vitrificada y se movían maquinalmente orientados per sus
bienhechores.
Creo que, a mi vez, mi aspecto exterior no era más atrayente; no obstante, no perdiera la facultad de analiza la situación.
Podía conversar a voluntad y aun confortar a uno de ellos, de los de
mejor posición psíquica, que simpatizó conmigo a primera vista.
El Hermano Andrade, de nuevo con nosotros, me aclaró con delicadeza que no todos aquellos socorridos habían desencarnado en la víspera.
Algunos habían sido liberados desde hacía algunos días, pero no habían
estado todavía en condiciones de seguir hacia adelante, hasta aquella noche
llena de hermosura y de paz. Afirmó que no era tan fácil abandonar solo, sin
mayor experiencia en la espiritualidad superior, el domicilio de los hombres. Innumerables entidades inferiores .cercan a los desencarnados, intentando encadenarlos a las sensaciones del plano físico. No resultaba justo,
por tanto, exponer amigos bien intencionados a tales ataques; y era por eso
que se formaban extensos cordones de vigilancia Me decía que los pensamientos desordenados de millones de personas encarnadas y desencarnados, del ambiente humano, crean verdaderos campos de imantación a los
cuales no se sustrae el alma fácilmente. Agregó que nuestra retirada, en
peligrosa circunstancia como aquella, en que la expedición conducía algunos hermanos casi inconscientes, se realizaría con más éxito sobre el campo
o sobre el mar. La atmósfera, sobre esos elementos, es más simple, más natural.
Tuve la impresión de que Bezerra era el supervisor del viaje, Organizó
los grupos, distribuyó instrucciones, y nos estimulaba vigorosamente a uno
por uno.
Se aproximó a mí y me informó que la primera jornada de los que se
libran de los lazos carnales, exige precauciones que garanticen su tranquilidad; haciéndome conocer que aún nos demoraríamos un tanto, esperando
una profesora que residía en un barrio distante.
Pasaron unos minutos, y una respetable señora, acompañada por dos
bienhechores, se acercó a nosotros.
- 48 -
VOLVÍ
Reconocí su elevación espiritual por la envidiable serenidad que revelaba. Una hermosa alegría se traslucía, de su semblante lleno de calma. Nos
saludó a todos, llena de simpatía y de felicidad. De todos los desencarnados
que allí nos reuníamos, era la única cuyo pecho irradiaba luz. Reconocí en
ella la verdadera humildad cristiana. La evidente superioridad que la distinguía de nosotros parecía afligirla,: tal era la modestia que reflejaba su actitud.
Bezerra la cumplimentó bondadosamente, y confié, lo que, observando aquella mujer de maneras sencillas' y afables, emitiendo-luminosidad
sublime, me asaltó el corazón inopinado sentimiento de envidia.
Marta me dirigió una mirada de dulce reprimenda.
Prontamente me tranquilicé, ponderando los sacrificios a que ciertamente habría sido llevada aquella bienaventurada criatura, que tan fuertemente me impresionaba, para conquistar aquel precioso tributo.
En posesión de enorme caudal de informaciones sobre los perjudiciales efectos de pensamientos indignos, traté de obtener mi propia recuperación, reconciliándome apresuradamente conmigo mismo, ante la venerable
educadora cuya superioridad casi me hirió. Reafirmé las ideas del bien,
dándoles intenso curso en mi actividad interna.
Mi hija sonrió, aprobando mi conducta, silenciosamente.
EL AVISO DE BEZERRA
Preparados ya cuanto era posible, Bezerra hizo uso de la palabra para
aconsejarnos y darnos a conocer los peligros del camino.
No puedo reproducir sus observaciones al pie de la letra, pero el gran
bienhechor anunció que nos esperaban sorpresas dolorosas si no sabíamos
mantener nuestra serenidad en el vuela. Con excepción de la hermana que
se nos había reunido últimamente, no teníamos el poder de la "irradiación
luminosa", condición de garantía para el éxito de la defensa contra cualquier
ataque de la región tenebrosa. Casi todos los recién desencarnados estábamos desprevenidos en cuanto a semejante recurso, así corno ajenos a la
- 49 -
HERMANO JACOBO
debida preparación interior, no obstante la amplitud de nuestra confianza
en Dios. Podríamos, por tanto, caer en afinidad con las fuerzas de la ignorancia, enemigas del bien. Nos conservábamos bajo la custodia de elevados
bienhechores que se interesaban por nosotros y por nuestros destinos. Si
bien es verdad que habíamos manifestado cierto esfuerzo en el servicio de
la creencia religiosa, habíamos sido más apasionados por la idea elevada,
que realizadores de ella en el mundo. Nos hallábamos ahora en un campo
diferente de la materia, en donde solamente los conquistadores de sí mismos, en el supremo bien al prójimo, alcanzaban posición de altura y de dominio. Mientras nos hallábamos en el plano carnal, podíamos gastar la sagrada forma de la vida lisonjeando los placeres de la plenitud física, olvidando de ejercitar y desarrollar las energías internas. Aquí, sin embargo,
éramos obligados a reajustar apresuradamente el caudal de nuestros recursos íntimos, centralizándolos en la sublimación de la vida, con vista al
porvenir, si no queríamos dilatar la permanencia en los círculos inferiores,
acentuando cualidades poco dignas. La jornada, pues, representaba la primera experiencia importante para nosotros, reclamando nuestra determinación de proseguir hacia lo alto, con el máximo de desprendimiento de la
vieja estrada de luchas que abandonábamos. De otro modo, probablemente
seríamos alcanzados por vibraciones negativas, que nos inclinarían al retorno.
La advertencia de Bezerra penetró profundamente en todos nosotros,
adquiriendo plena noción de la gravedad de aquella hora.
Observando que eran muchos los que permanecían como narcotizados, pregunté a Marta, discretamente, cómo se comportarían ellos ante el
severo aviso, informándome mi hija de que aquellos hermanos que se hallaban en "traumatismo psíquico", despertarían dentro de breves instantes,
tanto como les fuera posible, y que, en el fondo, cada cual registraba la advertencia a su modo, según les permitía la capacidad de comprensión, no
obstante la situación de semi-inconsciencia en que se hallaban.
- 50 -
VOLVÍ
Pretendía formular ligera pregunta sobre la "irradiación luminosa" a
que Bezerra se había referido, pero Marta me pidió bondadosamente que
dejase las preguntas para después.
LA PARTIDA
Breves minutos más, y ya nos hallábamos dispuestos. El Hermano
Andrade y Marta me sostenían con sus brazos, uno a cada lado.
De igual modo se habían formado otros grupos.
Los recién desencarnados, tal como me ocurría a mí, iban amparados,
uno a uno, por amigos espirituales, estimando yo que éstos constituían las
dos terceras partes de nuestra expedición.
La capacidad de volar está íntimamente asociada a la fuerza mental,
porque después de oír la oración del supervisor, comenzamos a flotar, por
encima del suelo, guardando para mí la nítida impresión de que el vigoroso
pensamiento de Bezerra nos comandaba.
El poder de la individualidad evolucionada y perfeccionada, en lo espiritual, debe asemejarse, en alguna forma, al poder de una dinamo generadora, en electricidad, porque sentía en mí, de modo inequívoco, el impulso
determinante del orientador que iba al frente.
No seguíamos en cordón continuo, sino en grupos de dos, tres y cuatro, unidos los unos a los otros.
A pesar de mi abatimiento, no quise perder el nuevo espectáculo.
Dentro de breves minutos, teníamos las aguas del mar a nuestros pies,
elevándonos lentamente, a modo de peces humanos en un mar aéreo.
¡Extraña observación! Juzgué que podríamos continuar viendo los edificios, la arboleda, los ríos y el océano, aunque el vuelo era nocturno, como
si contemplásemos el suelo desde la ventana de un avión común; pero la
sombra, abajo, se hacía asustadoramente más densa.
Pregunté al Hermano Andrade, cuál era el origen de aquel fenómeno,
y me contestó que la esfera carnal permanece cercada por vasta condensación de las energías inferiores diariamente libertadas por la mayoría de las
- 51 -
HERMANO JACOBO
inteligencias
desencarnadas,
del
mismo
modo
que
la
araña vive enredada en su propia tela, y que de lo alto, gracias al poder visual de que ya disponía, podía ver el material oscuro que rodeaba la morada
de los hombres.
Al preguntarle si acontecería lo mismo en el caso de que nuestro viaje
se realizara durante el día, contestó:
— No. Tal como acontece a los hombres, a los animales y a los árboles,
hay también "un movimiento de respiración para el mundo". Durante el día,
el hemisferio iluminado absorbe las energías positivas y fecundas del Sol
que bombardea pacíficamente las creaciones de la Naturaleza y del hombre,
amoldándolas al bendito trabajo evolutivo; pero por la noche, el hemisferio
que está en la sombra, magnetizado por el influjo absorbente de la Luna,
expele las vibraciones psíquicas retenidas durante la labor diurna, alcanzando principalmente los círculos de manifestación de la actividad humana.
El cuadro de emisión de esa sustancia es, no obstante, diferente sobre la
ciudad, sobre el campo y sobre el mar. En los polos del Planeta, permanece
el hielo, simbolizando la negación de ese movimiento. Más tarde, observará
Vd. que las mismas leyes que controlan el flujo y reflujo del océano, influencian igualmente el psiquismo de las criaturas.
Recordé las páginas de André Luiz, (1) narrando la vida en el Más Allá,
e intenté prolongar la curiosidad llana que llegaba a vencer mis impresiones
de abatimiento, pero el atento amigo me aconsejó silencio y oración, en vista de la expectativa inquietante de aquella hura difícil de nuestro retorno a
la vida espiritual.
(1) Una serie de obras dictadas por ese Espíritu, en las que hace maravillosas, descripciones de la
vida en el Más Allá, por cierto muy recomendable. (Nota del Traductor).
- 52 -
VOLVÍ
VII
INCIDENTE EN EL VIAJE
Si el hombre conociera la extensión de la vida que lo espera más allá
de la muerte del cuerpo, seguramente seguiría otras normas de conducta en
la Tierra.
No me refiero a los materialistas faltos de fe. Además, la mayoría de
los ateos no pasan de ser criaturas espirituales, necesitadas de protección y
enseñanza.
Me refiero, principalmente, a los que adoptan una creencia religiosa,
de labios para afuera, usando la palabra y las pasiones, sin cultivar en lo
íntimo las verdades renovadoras que sustentan.
Nosotros mismos, los que nos beneficiamos con el conocimiento de
los principios del Espiritismo Cristiano, especialmente los que oímos los
mensajes de los que moran en otros planos de la vida eterna, si habláramos
menos y cumpliéramos mejor en relación con las lecciones que recibimos y
trasmitimos, disfrutaríamos de mejores condiciones más allá del sepulcro;
porque la justicia nos apremia en todas partes, y porque llevamos con nosotros mismos, donde quiera que vayamos, las señales de nuestros defectos o
virtudes.
Después de la sepultura, sabemos, con exactitud, que el reino del bien
o el dominio del mal, moran dentro de nosotros mismos.
ATRAVESANDO SOMBRÍA REGIÓN
Seguíamos sin novedad, y poco a poco me adaptaba al vuelo, corno
alumno que aprovecha la prueba.
En torno nuestro oscurecía siempre, a pesar de las estrellas que brillaban en lo alto.
Tenía la absoluta noción de que viajábamos sobre un vasto abismo de
tinieblas. Observaba no obstante, con admiración, que no me parecía
- 53 -
HERMANO JACOBO
hallarme en proceso de ascensión. La idea de verticalidad estaba tan lejos
de nosotros, como la línea de esfericidad lo está a la apreciación del hombre
que habita en el globo terráqueo.
Reparé, con recelo, que no lejos de la ruta que recorríamos, aparecían,
aunque vagamente, señales de vida y de movimiento. De cuando en cuando,
nuestros oídos eran heridos por ruidos y voces desagradables. De espacio
en espacio, surgían a nuestra vista formas monstruosas, y, por lo que me era
dable percibir, flotaban sobre aquella región verdaderos volcanes cuyo
"suelo inestable" ofrecía erupciones en los más diversos puntos.
Lo que nos afligía verdaderamente, era la contemplación de seres en
lamentable aspecto, más allá de los márgenes del camino.
No estoy autorizado a describir lo que vi, pero puedo afirmar que las
figuras más siniestras de la Mitología, son poca cosa ante aquella realidad
que me sorprendía.
Observando el Hermano Andrade el temor que me asaltaba, me explicó, en voz baja, que los planos habitados por la mente encarnada, emitían,
en combinación con las creaciones de los espíritus inferiores desencarnadas, formas perturbadoras, cuando no horripilantes, toda vez que la mayoría de las personas terrestres, tanto encarnadas como desencarnadas, se
manifestaban, en lo íntimo, casi en forma irracional. En su información,
hizo sobresalir que la esfera próxima al hombre común, en razón de lo
expuesto, se halla poblada de un verdadero aluvión de seres extraños, caprichosos y muchas veces feroces. Llegó hasta decir que innumerables sabios de la espiritualidad superior clasifican tal región como la del "imperio
de los dragones del mar". Recordé la lectura de las páginas medianímicas
que había conocida antes de la muerte, y el atento compañero las confirmó,
declarando que la zona en que viajábamos constituía realmente el umbral
vastísimo entre la residencia de los hermanos encarnados y los círculos
vecinos,
Agregó que el pensamiento esparce vibraciones en todas las latitudes
del Universo, y que las proyecciones de la mente encarnada en el planeta
Tierra, por desgracia, no corresponden a los ideales superiores que inspiran
- 54 -
VOLVÍ
las leyes de la Humanidad. Los hombres, por fuera, añadió el espíritu protector, en las actividades de la vida social, aparentan caballerosidad y nobleza; mientras que por dentro, en la expresión real del ser, revelan cualidades poco dignas, muy próximas a los impulsos de los animales. En la manifestación libre del espíritu, prevalece la verdad del alma, no la apariencia
de la forma pasajera; y de ahí resulta el enorme cosmorama de zonas oscuras, de tortura y de dolor, que rodean el plano terrestre, en cuya sustancia,
igualmente sutil, operan las entidades perversas, al modo del lobo que puede beber en la misma fuente en que la mansa oveja sacia su sed.
Me di perfecta cuenta de que el bienhechor deseaba destacar que en
tales lugares tanto puede el emisario del amor ejercitarse en la práctica del
bien, como puede el malhechor de las sombras internarse en el crimen, en el
mal.
Comprendiendo realmente que sus atenciones se dividían entre el cariño que me tenía y la expectativa asfixiante del momento, frené el deseo de
seguir preguntando.
NUEVA ADVERTENCIA
¿Cuántas horas debíamos emplear viajando sobre él en tenso imperio
de las sombras?
Inútilmente trataba de adquirir la noción del tiempo. El abatimiento, y
las sorpresas entorpecían el control de mi mente.
Continuábamos sin novedades dignas de mención especial, a través
de aquella zona triste y oscura, cuando uno de los miembros de la expedición, que se hallaba al lado de Bezerra, le mostró un objeto semejante a la
brújula que conocemos en la Tierra, emitiendo impresiones que el supervisor escuchó con gran atención. Después, el venerable amigo determinó que
hiciéramos una pausa, y, congregándonos a todos a su alrededor, nos dijo en
voz baja y prudente, que nos estábamos acercando a un puente que daba
acceso a los círculos de actividad espiritual dignificada, en los que nos esperaban. Mientras tanto, el registro magnético del psiquismo de nuestro gru- 55 -
HERMANO JACOBO
po, señalaba el fenómeno que clasificó como de "inquietante media de pavor". Agregó que la importancia de aquel puente era tan grande, que,
comúnmente, muchos habitantes de las regiones perturbadas, se aglomeraban en la base que debíamos alcanzar dentro de poco, amenazando los candidatos conducidos al reino de la luz. Nos pidió calma y decisión, silencio y
oración, y, sobre todo, nos recomendó la obligación en que estábamos de
olvidar cualquier falta grave del pasado, a fin de que no cayéramos en afinidad con los espíritus ignorantes, penitentes o malhechores, que moraban en
aquellos dominios. Debíamos mantener armonía y serenidad en nosotros
mismos, porque de no ha- cerio así, podríamos interrumpir la corriente de
fuerza que sustentaba a los compañeros menos aptos para el servicio del
vuelo.
EL PUENTE ILUMINADO
No nos habíamos movido mucho tiempo, cuando un haz de luz sublime barrió el cielo, no lejos de allí, iluminando un puente cuya extensión no
pude, de momento, precisar.
Tan hermosa y sorprendente fue la revelación del próximo horizonte,
que muchos no pudimos reprimir el llanto. Aquella emotividad, no provenía
de la deslumbrante claridad que habían alcanzado nuestros ojos, sino del
conmovedor mensaje de amor que emanaba de aquellos rayos brillantes
que habían recorrido el firmamento a semejanza de un bello arco iris móvil.
Mientras muchos compañeros contenían con gran esfuerzo las notas
de asombro que nos dominaban, cerré los ojos, humildemente avergonzado.
Un temor súbito se apoderaba de mi alma.
¿Había cumplido yo con todos mis deberes? Sí debía comparecer ante
un tribunal de la vida superior, ¿estaba preparado para presentar una conciencia limpia de culpas? ¿Cómo serían examinados todos mis actos? ¿Bastaría la buena intención para justificar las propias faltas?
Aquella señal luminosa cortó rápidamente el cielo de nuevo.
- 56 -
VOLVÍ
Mi alegría ante la aproximación de un plano más elevado era inexplicable, pero la noción de responsabilidad en relación con las dádivas recibidas en el mundo que acababa de dejar, pesaba ahora mucho más intensamente sobre mí... ¿Merecería el ingreso en aquel lugar celestial?
Copiosas lágrimas corrían por mi rostro, cuando el grupo se paró. En
el mismo instante oí a uno de los recién desencarnados gritar en medio de
llanto convulso:
— ¡No! ¡No!; No puedo! ¡Yo maté en la Tierra! ¡No merezco la luz divina! ¡Soy un asesino! ¡Un asesino!
Aquellos gritos resonaran lúgubremente adentrándose en aquellas
sombras en las que todavía nos hallábamos.
Otras voces horribles respondieron:
— ¡Vigilemos el puente! ¡Los asesinos no pasan, no pasan!
Me pareció que multitud de fieras se preparaba para asaltarnos.
A corta distancia, la resplandeciente proyección del invisible faro
alumbraba el camino, como si fuera movido en "cámara lenta".
Entre nosotros surgían las emociones y las lágrimas, rodeando a un
compañero en crisis.
En torno, amenazas y lamentos extraños.
Bezerra, sereno, pero profundamente preocupado, rompió la expectación, recordándonos que debíamos olvidar los errores del pasado; y añadiendo que uno de los amigos, al dejarse influenciar demasiado por el recuerdo del mal, había causado discontinuidad en nuestro viaje. Agregó que
las reminiscencias de faltas transitorias no deberían perturbarnos, puesto
que bastaría sintonizamos excesivamente con el pasado para causar serios
perjuicios a otros y a nosotros mismos, en circunstancias tan delicadas como aquella en que nos entrábamos. Dijo que el hermano en crisis fuera
realmente un homicida en otra época, pero había trabajado en favor de su
propia regeneración y en bien de la Humanidad, con tanto valor en los
últimos años de su existencia, que había merecido cariñosa protección de
los orientadores de lo Alto, y que no debía llevar la penitencia tan lejos, por
lo menos en aquel momento, hasta el punto de amenazar el éxito de la ex- 57 -
HERMANO JACOBO
pedición. Necesitábamos atar el "hilo de la unión mental común", con el fin
de que nuestra capacidad de vuelo fuese mantenida en alto. De lo contrario,
la concentración en masa de entidades inferiores que se hallaba a] pie del
puente que se extiende sobre el abismo, tal vez dificultase nuestro pasaje.
Terminada aquella observación, Bezerra me señaló, pidiéndome orara
en voz alta, a fin de que nuestra corriente de energía espiritual se rehiciera.
EN ORACIÓN
Espantado con aquella designación superior, sentí miedo y vacilé. Iba
a pronunciar una frase cualquiera para eludir el encargo, pero Marta me
dirigió una mirada expresiva. En silencio, me pedía obedeciera la orden
recibida, prometiéndome ayudarme en el cometido.
Amparado por ella y por el Hermano Andrade, me dispuse a cumplir
lo ordenado.
¿Qué oración pronunciaría? Mi cerebro se mantenía incapacitado para
crear una oración verbal que fuera compatible con las aflicciones de aquel
momento. Escuchando los rugidos que provenían de las tinieblas, miré a mi
hijita, y recordé que Marta había repetido a mis oídos el Salmo 23 en los
inquietantes instantes de mi liberación de la carne. Copiaría su gesto. Y elevando mi mente a lo Alto, sintiendo que por momentos la emoción y el llanto entrecortaban mis palabras, repetí los versículos sagrados.
Alrededor, conspiraban, en perjuicio nuestro, la algazara y las amenazas. No obstante, cuando pronuncié las frases de confianza: "Aunque andemos por el valle de la sombra y de la muerte, no temeremos mal 'alguno,
porque EL, el Señor, está con nosotros; su voluntad y su vigilancia nos consuelan", nuestro grupo, con Bezerra al frente, se elevó sin dificultad y alcanzamos el puente, atravesándolo a pocos pies de altura por encima del arco
en que se estructuraba, conservando el espíritu en oración expectante, como si pesada fuerza de imantación nos atrajese fuertemente hacia el abismo.
- 58 -
VOLVÍ
¿Qué pluma del plano carnal conseguiría describir nuestra sensación
de contentura y de alivio?
Surgen momentos en la vida, en los que solamente el profundo silencio del alma consigue traducir la paz, la gratitud y la alegría.
- 59 -
HERMANO JACOBO
VIII
LA LLEGADA
¿Qué sería de la existencia humana si todos los hombres tuvieran la
certeza de que viven rodeados por la "nube de testigos espirituales"? ¿Cómo
actuaría la criatura en la vida doméstica y en el círculo social si estuviese
convencida de que amigos y seres afectivos la esperan en otro hogar?
Viajero inseguro, prefiriendo rutas inciertas, el espíritu encarnado casi nunca se recuerda de que es un simple huésped en la esfera que lo recibe.
Si no fuese un desmemoriado para las bendiciones divinas, el camino a
través de la carne le sería mucho más provechoso, y el regreso le resultaría
más fácil.
Esos pensamientos asaltaban mi cerebro ante los amigos acogedores.
¡Nos esperaban contentos, en el "otro lado", con el generoso abrazo de la
bienvenida!
¡Ninguno de nosotros, los que hacíamos aquella travesía por primera
vez después de demorada permanencia en la carne, quedó huérfano de
lágrimas venturosas! Las explosiones de cariño con que éramos recibidos
me hacían pensar que ingresaba en un paraíso.
EN DIFERENTE PAISAJE
El paisaje se había modificado después de trasponer el extenso puente. La oscuridad casi absoluta había quedado atrás en los caminos recorridos, y la atmósfera nocturna se hiciera más ligera, más clara. El aire estaba
impregnado de perfumes sutiles.
Moviéndose a nuestro lado, los amigos que nos esperaban después del
despeñadero, entonaban cánticos de júbilo. No había nota alguna de tristeza
en aquellos himnos de regocijo. Se basaban todos en soberana alegría, como
si estuviésemos regresando a la casa paterna, como el hijo pródigo de la
- 60 -
VOLVÍ
parábola. Algunos estaban acompañados por Marta, cuya voz cristalina me
ayudaba a combatir el cansancio y el abatimiento.
Muchos de los compañeros sostenían antorchas encendidas, y a su
claridad, se les veía el semblante iluminado y feliz.
El vuelo se hacía más agradable, más rápido.
El camino que recorríamos estaba marginado de flores. Algunas de
ellas parecían hechas de radiosa sustancia, haciendo aparecer el paisaje
como una copia del firmamento.
Los árboles próximos parecían cubiertos de estrellas.
Oyendo las melodías suaves que eran llevadas a lo lejos por el viento
fresco que nos soplaba levemente sobre el rostro, no podría expresar, en
modo alguno, la emoción que me dominaba.
¿A qué país, en realidad, fuera yo arrebatado por la muerte? ¿Habría
subido la Tierra al Cielo, o el Cielo habría bajado a la Tierra?
En verdad, insoportable deseo de dormir amplia y despreocupadamente, esclavizaba mis sentidos. Las aflicciones de naturaleza física habían
terminado; mas cierta fatiga sin dolor me dominaba enteramente.
No obstante, aquellas voces argentinas elevándose a lo alto alegremente, parecían embalsamar mi ser revigorizando mis energías. Los versos
conmovedores de los cantos y la música espiritualizada que vagaba en la
atmósfera, me arrancaban lágrimas inolvidables.
¿Qué había hecho yo en el mundo para merecer la devoción de los
amigos y las ternuras de mi hija?
¿Por qué no me había recordado con mayor frecuencia en la Tierra, de
que retornaría al Hogar Espiritual? Había pensado en la muerte, la esperara
con serenidad y providenciara cuanto juzgara justo para cuando mi cuerpo
exhausto bajara al sepulcro; pero no había supuesto que la vida, aquí, fuera
tan natural. Si lo hubiera sabido antes, me hubiera preocupado en sembrar
el bien y la luz más intensamente, en la causa que abrazamos.
- 61 -
HERMANO JACOBO
ENCUENTRO EMOCIONANTE
Meditando en las festividades cristianas de los tiempos del Evangelio,
noté Que un celeste bando de aves luminosas surgía a lo lejos, volando a
nuestro encuentro.
¿Qué pájaros serían aquellos? Había leído en varios dictados medianímicos, informes sobre la existencia de aves diferentes a las nuestras,
existentes en las esferas cercanas al plano físico; pero eran tan bellos aquellos seres alados que se revelaban a mis ojos, que no dudé en preguntar al
Hermano Andrade sobre su procedencia.
Ante mi interpelación, no ocultó la risa afable y aclaró:
— No son aves. Son criaturas. Tengo información de que vienen al encuentro de la hermana M...
Y designó la profesora cuyo cuerpo espiritual se caracterizaba por
hermosas radiaciones de luz.
Con la mayor atención, continuó diciendo:
— Algunos de esos espíritus infantiles recibieran de ella el sublime
calor de la maternidad.
Casi al mismo instante, se particularizaba aquella asamblea de niños.
Bajo la admiración de todos que habíamos interrumpido la marcha conmovidos, nos alcanzaran cantando un maravilloso himno de glorificación a la
tarea santificadora de la maternidad espiritual, que las educadoras humildes, muchas veces abnegadas y anónimas, abrazan en la Tierra.
Los pequeñitos la rodeaban felices, y uno de ellos, que había sido tierno hijo suyo en el mundo, se abrazó a su cuello gritando:
— ¡Mamá! ¡Mamá!
Observé que la venturosa mujer dominada por emotividad interior, se
hiciera más radiante y más bella, pareciéndome que tenía una estrella incrustada en el corazón.
Eran tan profundos los sentimientos que envolvían su alma, que se
prosternó de rodillas, sollozando.
- 62 -
VOLVÍ
El espíritu de una pequeña niña de ojos brillantes y aureolados de luz,
le comunicó que otra escuela mucho más linda la esperaba en una región
celestial.
¿Cómo no llorar todos ante aquellas manifestaciones de ternura?
Despidiéndose dichosa, rodeada por las criaturas que le fueran tan
amadas, oró en medio de lágrimas abundantes emocionando nuestros corazones.
Inmediatamente la vimos tomar rumbo diferente, amparada por los
amigos que la seguían desde el principio, y por los pequeños y tiernos espíritus, en un grupo iluminado y maravilloso que se remontó rápidamente
hacia una ignota región de la patria infinita.
VIEJOS AMIGOS
Nuestro grupo seguía volando...
La luz que de vez en cuando barría el cielo, lenta y sublime, en forma
de abanico, parecía más próxima.
Comenzamos a divisar encantadoras y espaciosas viviendas.
De distancia en distancia, comparecían pequeñas comisiones, que
venían al encuentro de sus amigos..
Los abrazos fraternales se distribuían a cada momento. Pero ninguna
otra despedida llegó a semejarse a aquella de la profesora desconocida llena
de devoción.
Proseguíamos ya en reducido número, cuando de un grupo de cuatro
personas que nos alcanzó, fue pronunciado mi nombre en alta voz:
— ¡Jacobo! ¡Jacobo!
Sonriendo, el espíritu de Bezerra determinó nueva pausa en la jornada, se volvió hacia mí, me dio un abrazo, y me condujo hacia ellas.
Las palabras no pueden describir las grandes emociones.
Sorprendido, lleno de júbilo, conteniendo malamente el llanto y la emotividad, di un grito de alegría. Eran Guillón y Cirne, Bittencourt y Sayáo (1).
(1) Ver las Notas que aparecen al final de este volumen. VOLVÍ
- 63 -
HERMANO JACOBO
Me abrazaron efusivamente, y, por las miradas graves y afectuosas
que me dirigían, demostraban saber cuánto pasaba por mi alma.
Me sentía en la situación del viajero que vuelve de lejos, con la bolsa
llena de novedades. No obstante la debilidad que me afligía, hubiera empleado horas y horas dándoles noticias de los compañeros que aún quedaban en la Tierra, como trabajadores de la retaguardia.
Pero ellos no parecían muy interesados en recibir mis informaciones.
Habló Cirne bondadosamente de las dificultades que sufrimos al desencarnar. Añadió que mi caso, no obstante, era agradable y pacífico, por la
forma en que había vivido los últimos tiempos de mi vejez octogenaria, destacando que a él no le había sucedido lo mismo debido al repentino ataque
de angina que sufriera.
Guillón interrumpió nuestra ligera conversación:
Dejemos libre a Jacobo, dijo con alegría; ya tendremos tiempo para
conversar.
Me dolía separarme de ellos, ante aquella oportunidad que se me figuraba de las mejores para cambiar impresiones.
¡Oh! Exclamé consternada. ¿Cuándo nos veremos de nuevo?
Guillón se rió ante mi gesto de angustia, añadiendo:
¡Vamos, Jacobo! ¿Se olvida de que es eterno? Vaya a descansar.
Se fueron contentos, alegando ocupaciones inmediatas. No podían
acompañarme. Me verían en la primera oportunidad.
Bezerra, paternal, se regocijaba. Menos preocupado con nuestro grupo, pues fueran muchos los componentes que habían sido encaminados a
diferentes destinos, el delicado supervisor se mantuvo a mi lado en conversación aclaratoria, comentando la extensión y la diversidad de las tareas
que nos separaban más allá del túmulo.
Explicaba cuidadosamente el desarrollo del Espiritismo en el Brasil,
cuando llegamos a una casa iluminada, de graciosa configuración.
— ¡Al fin!
El espíritu de Bezerra, entonces, indicó la entrada, me abrazó afectuosamente, y dijo:
- 64 -
VOLVÍ
— Descanse.
Intenté seguirlo, instintivamente, pero el estimado protector me prometió firmemente:
— Nos veremos más tarde.
EL REPOSO
El Hermano Andrade me acompañó con la mayor delicadeza.
Penetré en aquella casa acogedora, bajo fuerte impresión de paz y de
ventura.
Me era difícil determinar si me hallaba lejos de la vida terrestre. El
ambiente hogareño era perfecto, aunque muy acentuada la belleza de los
aspectos exteriores. Tapetes, muebles, adornos e iluminación, eran más bellos y más leves, y, a pesar de revelar magnífico gusta, no ostentaban netas
de lujo.
De las paredes estructuradas en sustancia semiluminosa, pendían varios retratos.
Una señora simpática y respetable nos recibió con exquisitas demostraciones de ternura. Ante mi falta de memoria, mi hija Marta dio su nombre. La abracé en un transporte de indefinible felicidad. ¿Cómo no recordarlo en los días inolvidables de la infancia? Había sido para mi hija, como para
mí, una segunda madre. La designaré con el nombre de "Mamá Frida", ya
que, por orden superior, no estoy autorizado a dar su nombre verdadero.
Intenté una conversación prolongada, haciendo preguntas oportunas,
pero observé que hallándome ya fuera del grupo en que viajara, y desligado
de la influencia vivificante del espíritu de Bezerra, mi cansancio se hacía
invencible.
Hasta allí, en aquella jornada de prolongado curso, me aclaró Marta,
estuve sustentado en gran parte por la cooperación magnética del conjunto
de los compañeros.
Traté de mantenerme en pie, pero la disnea me volvía angustiándome.
- 65 -
HERMANO JACOBO
El Hermano Andrade me condujo a una amplia habitación que mi hija
me había dispuesto, abrió una gran ventana a través de la cual pude contemplar las pálidas estrellas de la mañana que ya se anunciaba, me acomodó
en un lecho mullido, y después de aplicarme pases reconfortantes, me recomendó fraternalmente:
— Duerma tranquilo.
Y sin saber cómo, me entregué al reposo, encantado y feliz.
- 66 -
VOLVÍ
IX
ACLARACIONES
Despertando del extraño sopor en el que me sumergiera, no podría
precisar cuánto tiempo reposé. No calificaría como sueño común aquel estado en que permaneciera inmovilizado. Se trataba de un reposo desconocido para mí todavía. Mi cuerpo espiritual se hallaba postrado en un lecho
acogedor; no obstante, me hallaba en una atmósfera reveladora y sorprendente. Las imágenes no vagaban imprecisas como acontece en el sueño corriente, en el que la persona, terminado el sueño, es incapaz de obtener de
la memoria relaciones precisas.
Los cuadros que se habían sucedido unos a otros, claros y firmes,
permanecían ampliamente fijados en mi recordación.
Me vi de niño, en la tierra en que nací, y recordé mi peregrinación
desde el Viejo Mundo hacia la América, con una riqueza de particularidades
que me espantaba. Tal como si se tratara de acontecimientos sucedidos en
la víspera.
Reviví, en aquella maravillosa e inexplicable regresión de la mente,
afectos preciosos, y abracé a mis padres, viajando a través de lugares desconocidos.
REANIMADO
Al despertar, encontré al Hermano Andrade junto a mí. Estimo que me
había aplicado recursos fluídicos que vigorizaron mis energías.
No me hallaba repuesto del todo; mientras tanto, ¡qué alegre sensación de ligereza experimentaba ahora! Me sentía rejuvenecido, optimista y
contento. Marisa unió sus votos de felicidad al estimado bienhechor que me
prestaba su asistencia.
Al poco tiempo, noté admirado que sentía necesidad de alimentarme.
No experimentaba la aflicción de los estómagos hambrientos en la esfera
- 67 -
HERMANO JACOBO
carnal. Sentía, sí, determinada debilidad que sabía, de antemano, habría de
desaparecer al ingerir alguna sustancia líquida.
Mi hija comprendió lo que me estaba sucediendo, porque, pasados algunos instantes, me trajo un pequeño recipiente con ciertos jugos de plantas de mi nueva morada.
Lo tomé con alguna dificultad, encontrándolo de delicioso sabor.
Mi debilidad cedió como por encanto.
Me encontré de buen ánimo para hacer preguntas. No ignoraba que al
levantarme para contemplar el hermoso día que resplandecía allá afuera,
me esperaba otra vida intensa y diferente.
Interrogaciones inevitables me martillaban en el cerebro, y juzgué
oportuno valerme del favor del Hermano Andrade para formularlas sin demora.
Lo consulté sobre las posibilidades de solicitar las aclaraciones que yo
deseaba y de buen grado, se puso a mi disposición para corresponder a las
que fueran necesarias.
EL REPOSO MÁS ALLÁ DE LA MUERTE
Le conté que, al descansar, no tuviera la impresión de haber dormido,
como me sucedía mientras disponía del cuerpo carnal. Había permanecido
bajo una curiosa posición psíquica, durante la cual estuviera viajando lejos,
contemplando personas y paisajes diversos. Suponía, por tanto, no haber
dormido propiamente dicho.
Me escuchó con atención, explicándome que el repeso para los desencarnados varía hasta lo infinito.
El espíritu ligado en demasía a los intereses humanes, siente la necesidad de sumergirse ampliamente en la inconsciencia casi total, después de
la muerte. La falta de motivos nobles en los impulsos de la individualidad,
establece profunda incomprensión en el alma liberta de las redes fisiológicas, y se comporta, ante la grandeza de la espiritualidad superior, en igual
forma que lo haría un salvaje recientemente salido de la floresta, ante una
- 68 -
VOLVÍ
asamblea de inteligencias consagradas a las realizaciones artísticas: casi
nada entendería de lo que ve y de lo que oye, demostrando la necesidad de
un rápido regreso a la tribu de la cual del mismo modo se desligara vagamente para adaptarse a la civilización. En igual forma, los criminales y los
viciosos de todas clases, con el espíritu encarcelado en las gradas de las
propias obras esclavizadoras, no encuentran placer en las indagaciones
espirituales de naturaleza elevada, reclamando la inmersión en los fluidos
pesados de la lucha expiatoria, en la que el dolor sistemático va trabajando
el alma como un buril milagroso embellece la piedra. Para las entidades de
esa naturaleza, se impone un sopor casi absoluto, inmediatamente después
de la muerte, ante la falta de llamadas ennoblecedoras en la conciencia primitiva o delincuente. Terminada la lucha terrena, entran en el período de
sueño pacífico o de pesadilla torturante, conforme a la posición en que se
sitúan, cuyo período varía de acuerdo con el cuadro general de probabilidades de resurgimiento moral o de más aflictiva caída que los interesados
presentan. Terminada esa etapa, que podemos denominar de "hibernación
de la conciencia", los desencarnados de ese tipo son reconducidos a la carne
o recogidos en establecimientos educacionales en los círculos inferiores,
para el aprovechamiento de sus posibilidades en el servicio noble, no obstante ser de orden primario.
No ocurre lo mismo con el espíritu de tipo medio, de regular cultura
filosófico-religiosa y sin compromisos oscuros en la experiencia material.
Cuanto mayor sea el esfuerzo de las almas de esa naturaleza por atender los
designios divinos en el campo físico, más amplia es la lucidez a que se hacen
acreedores en las esferas del Más Allá.
Mientras la mente de las primeras se ve impelida al fondo de los
abismos de las impresiones humanas, a las cuales se adhieren como las ostras a su propia cubierta, la mente de las segundas trata de elevarse, en
proporción a lo que le permitan sus fuerzas y conocimientos. El descanso,
pues, más allá de la muerte, para las criaturas de condición más elevada,
deja así de ser inmersión mental en las zonas oscuras del mundo, para ser
vuelo de ascenso a los dominios superiores de la vida. Finalizando la res- 69 -
HERMANO JACOBO
puesta, el Hermano Andrade aseguró que ciertas individualidades, no obstante hallarse exhaustas en el supremo instante del trance final, se libertan
de la materia grosera y se sitúan en el camino de esferas divinizadas, con
absoluta lucidez y sin necesidad de cualquier reposo tonificante, como consecuencia del nivel de sublimación espiritual que ya alcanzaron.
RECIBIENDO EXPLICACIONES
Cuando cementé la dolorosa sorpresa que tuviera ante el panorama
oscuro y perturbador que atravesáramos, el Hermano Andrade me oyó sin
objeciones, afirmando que realmente eran desagradables los reflejos de la
mentalidad humana en torno de la Superficie Planetaria; agregando, no obstante, que ese hecho no ofrecía razones de alarma, toda vez que, si el hombre respira cercado por las emanaciones de sus propios pensamientos, el
Mundo, habitación de los hombres, se reviste de las emanaciones mentales
de la mayoría de sus habitantes. La residencia del siervo trabajador, revela
sus cualidades superiores en el trato y en el cuidado de su hogar, mientras
que el domicilio del obrero ocioso revela la ignorancia y la holgazanería, en
el abandono y en la suciedad con que se caracteriza. Viven encarnados en el
Planeta casi dos mil millones de individualidades humanas, aclaró el bienhechor, y más de mil millones son espíritus semicivilizados o bárbaros;
mientras que las personas aptas para la espiritualidad superior no pasan de
seiscientos millones, divididas entre las distintas familias continentales.
Es fácil, pues, considerar la extensión del servicio regenerador más
allá del túmulo, teniendo en cuenta que nadie se transforma instantáneamente.
De este modo se hacen comprensibles las sombras que rodean la morada de la mente encarnada y las extensas organizaciones de socorro en que
gran número de misionarios abnegados ejercitan el amor y la renuncia, la
piedad y la tolerancia, entre millones de espíritus de baja condición, en
atención a los beneficios de la ley reencarnacionista o en el aprendizaje de
virtudes rudimentarias.
- 70 -
VOLVÍ
Por tanto, me hice cargo del enorme alcance de los servicios redentores que se efectúan a distancia de la materia carnal, y experimenté inmenso
alivio.
Sí, había trabajo, trabajo, trabajo...
Meditando, reconocía que había perdido tiempo en la Tierra, pero
confiaba en que algún lugar de la vida nueva me reservaría servicio salvador.
¡Cuánto me reconfortaba semejante perspectiva! Pedí después, al
amigo que me instruía, aclaraciones en cuanto al vuelo espiritual.
Si nuestro grupo había conseguido mantenerse por encima de la sustancia inferior, flotando en dirección a lo Alto, ¿por qué no habíamos podido
volar sobre el abismo sin necesidad de utilizar el puente iluminado?
Con afabilidad, el Hermano Andrade me explicó que el hecho hubiera
sido perfectamente posible, si el grupo hubiese estado integrado solamente
por entidades adiestradas en la vida espiritual, con facultades de vuelo plenamente desarrolladas, mientras que la mayoría de los recién desencarnados que nos acompañaban, estaban muy lejos de ampliar sus propias posibilidades en ese aspecto, por la densidad de las pasiones, aunque en cierto
aspecto sublimadas, de que eran portadores.
En tales condiciones de desequilibrio, serían fácilmente atraídos por
las fuerzas temibles de las tinieblas, como náufragos que desconocen el arte
de la natación. En vista de eso, con Bezerra al frente y utilizando las energías de varios compañeros, se estableciera determinada medida de fuerza de
vuelo para todos los necesitados que se amparaban en los hermanos más
aptos, fenómeno que podía compararse al de la distribución de energías
valiosas, pero limitadas, de una dinamo eléctrica.
Y en la vida libre, concluyó el bienhechor pacientemente, el magnetismo personal divino, humano o perverso, es una fuente generatriz de las
más importantes, en las expresiones del bien o del mal.
- 71 -
HERMANO JACOBO
EL PROBLEMA DEL OLVIDO
Cuando el bienhechor terminó, me decidí a indagar sobre mi propio
estado íntimo. Una vez terminada mi actuación en el vehículo carnal, ¿por
qué no entrar en posesión del pasado? ¿Por qué no recordar el período anterior a mi última encarnación? ¿Por qué me sorprendía ahora ante el espectáculo de la vida libre, si de esta misma vida libre me había ausentado un
día con el fin de reencarnarme? ¿No era la muerte física un simple regreso al
hogar patrio? ¿Cuáles eran las causas de mi olvido?
El Hermano Andrade me oyó con serenidad y me informó que la reencarnación y la desencarnación constituyen vigorosos y renovadores choques para el ser, y que, en algunos casos, era posible el reajustamiento inmediato de la memoria cuando el individuo ya alcanzó un grado significativo de elevación; mientras que en la mayor parte de los casos, la reabsorción
de las reminiscencias se verifica muy lenta y gradualmente, con el objeto de
evitar perturbaciones destructivas.
Podemos simbolizar la mente como una casa susceptible de poblarse
de valores legítimos o de valores transitorios, o bien de inutilidades. Nutriéndose en la Tierra con muchas ideas y pasiones no perdurables, aprovechadas por el espíritu solamente con material didáctico (de no ser proceso
expiatorio para aligerarse del mal o de la ilusión), no le es posible sumergirse indiscriminadamente en el pretérito, por resultarle perjudicial, mayormente en los momentos en que se deshace del cuerpo denso de la carne.
Me explicó que algunos compañeros hacen uso de excitantes y de determinados procedimientos magnéticos para adquirir como un avance del
recuerdo del pasado; pero que, de acuerdo con su propia experiencia, me
aconsejaba someterme a los recursos de la Naturaleza para revivir el pasado con lentitud, sin alteraciones de consecuencias deplorables, hasta que un
día, plenamente iluminados, podamos conquistar la memoria integral en los
círculos divinos.
- 72 -
VOLVÍ
X
NUEVA MORADA ESPIRITUAL
Decididamente, el paraíso de contemplación inalterable no era creación para mí.
Las alegrías del retorno a la espiritualidad ennoblecida y el fortalecimiento de la conversación con el Hermano Andrade y con Marta, me proporcionaban, sin duda alguna, infinito júbilo; no obstante, allí mismo, reposando a todo lo largo en el lecho, sentía la necesidad de entrar en acción.
Sondeaba el reajustamiento de mis fuerzas, reconociendo que el cerebro no demostraba el cansancio de los últimos días mientras me hallaba en
el cuerpo carnal, y que las fatigas del corazón habían desaparecido. Dentro
de mí ser se operaba una bendita renovación.
Pretendía rogar que me dieran trabajo, aprovechando mis posibilidades de acción útil, pero me dominaba el recelo. Ignoraba si mi pobre tarea
en el mundo había sido aprobada por los poderes superiores. Y en lo íntimo,
yo no ignoraba mis propios errores.
¿Cómo solicitar ser admitido en las obras elevadas si no basta la buena intención para servir con eficiencia?
Deseaba salir de la habitación para ver el panorama, allá afuera.
Respiraría de ese modo el bendito clima de la actividad mental, observando de antemano cuales serían las posibilidades en el futuro próximo.
A pesar de los impositivos de trabajo que torturaban mi pensamiento, decidí callar.
Yo era, ahora, un hombre distanciado del lodo. Me asilara en otra embarcación y en otro mar, bajo la protección de la generosidad ajena.
COMENTARIOS FRATERNOS
El Hermano Andrade, que me distinguía con el mayor aprecio, comentó el desengaño de todas las criaturas que proceden de la Tierra espe- 73 -
HERMANO JACOBO
rando un cielo de contemplaciones baratas, haciendo resaltar que muchos
espíritus ociosos, en la falsa apreciación de la Justicia Divina, imploran inmerecido descanso en el paraíso, en la última hora de su vida terrestre, después de haber apurado todos los venenos del alma en la taza del cuerpo. Se
precipitan entonces en las tinieblas, revueltos de desesperación, y de indisciplina, después del sepulcro, tan pronto como se dan cuenta de la necesidad de continuar en el esfuerzo intensivo para lograr el autoperfeccionamiento. Muchos hermanos infelices, en estas protestas inútiles contra las leyes universales, caen en las garras de temibles organizaciones de
malhechores desencarnados, aprendiendo aflictivamente a deshacer los
pesados grilletes de la ignorancia y de la mala fe, al contacto con entidades
crueles que los dominan par tiempo indeterminado, tal como ocurre en la
esfera carnal de los hombres rebeldes e ingratos que pagan alto precio por
el ajuste espiritual de sí mismas en la ruta oscura de la desarmonía y de la
desilusión.
Consideró conmigo los imperativos de la acción, y haciéndome reír de
alegría, me notificó que mi colaboración sería examinada en la primera
oportunidad, aconsejándome por ahora mucha meditación y mucha calma, a
fin de no retornar en las construcciones de la espiritualidad con los perjuicios de la lucha humana.
Al preguntarle por el juicio que se haría de mis actos, me respondió
que la muerte no nos conduce ante tribunales vulgares, y si ante la propia
conciencia; y que dentro de mi mismo encontraría, de acuerdo con los conocimientos evangélicos practicados en el mundo, los puntos vulnerables de
mi espíritu, a fin de corregirlos.
Me puse colorado, sinceramente al ponderar sus observaciones.
Atenuando aquel choque con que me beneficiaba, aclaró que los desencarnados totalmente extraviados no conseguían acceso hasta allí, y que
no obstante entregarme a mi propio juicio, un amigo de esferas más alta
vendría a ayudarme a recomponer el sentimiento y el raciocinio.
- 74 -
VOLVÍ
Intrigado por no conocer el nombre del bienhechor anunciado y no
deseando ser indiscreto, pregunté al Hermano Andrade si él mismo no
podría auxiliarme en semejante juicio, a lo que replicó sorprendido:
— ¿Cómo podría hacerlo, Jarabo? También yo estoy luchando todavía
conmigo mismo. No puedo.
Ante esta revelación de humildad, me callé resignado.
EN LA INTIMIDAD DEL HOGAR
Pasados unos minutos, hallándose Marta ausente de la habitación, mi
bendito amigo me ayudaba a prepararme y a levantarme.
Antes de salir, le pedí que me acompañara en una oración breve, en la
que rogué al Todo Poderoso que me amparara en la nueva vida y bendijese
mis propósitos de progresar en la práctica del bien y en el conocimiento de
la Verdad.
El querido compañero me abrazó, aprobando mi súplica.
Unos momentos después, nos hallábamos junto a mi hija en una espaciosa sala de recibo.
Con gran emoción, vi un retrato de la familia adornado con flores.
Mis ojos se humedecieron al contemplarlo. ¿Cómo no recordar aquel
objeto afectivo? No menciono este hecho por su aspecto de afección personal. Lo hago solamente para que sirva de consuelo a aquellos que suponen
que con la muerte se destruyen por completo las dulces alegrías familiares.
La organización familiar, en las esferas elevadas más próximas al
hombre, son sumamente encantadoras.
Hice varias preguntas sobre aquellos parientes que yo esperaba volver a ver al regresar a la vida espiritual. Marta, para todas mis preguntas
tenía respuestas claras y felices.
Me informó sobre el destino de casi todos aquellos que estaban ligados a nuestro corazón.
Algunos asociados a mis experiencias se hallaban de vuelta en las regiones terrenales, disputando nuevos trofeos de redención, mientras otros
- 75 -
HERMANO JACOBO
se hallaban en círculos espirituales distantes. Muchos de ellos, encarnados o
no, podrían ser visitados por mí a su debido tiempo.
Notando mi gran interés por todas las novedades, mi hija me mostró
todo lo que constituía el hogar.
Cuadros y decoraciones, objetos y adornos, desfilaban ante mis ojos
encantados.
No todos los muebles eran semejantes a los que conocemos en la vida
de la Tierra, más la afinidad de todo lo que yo veía de nuevo, con el ambiente humano, era perfecto en el orden general.
Se detuvo contenta ante un piano de cola, armonioso y bello, más
completo que los del plano físico, afirmando, radiante, que allí mismo tuviera la satisfacción de tocar para la madre, años antes de mi venida.
Graciosa y dulce, ejecutó para mí un aria en la que dejaba transparentar su extrema delicadeza filial, y, tal vez porque me veía los ojos humedecidos por el llanto, rememorando las emociones de la paternidad terrestre,
abandonó el instrumento y me condujo al salón de lectura.
Me asombré ante el esmero con que eran conservadas las publicaciones. El arte gráfico alcanza aquí una perfección que no puede ser igualada
en la Tierra. Los tipos de imprenta son estructurados en material luminoso
y los grabados, en color natural, parecen animados y vivos.
Ojeé un libro de notables proporciones. Contenía bibliografía sobre
Beethoven, destacando las luchas en que fuera sorprendido en el mundo
para difundir entre los encarnados el mensaje musical de los planos superiores. Leyendo las primeras páginas, aprendí sublimes conceptos sobre la
mediumnidad divina entre las criaturas humanas,
Pregunté a mi hija sobre el lugar en que pudiera hallarse aquel gran
compositor, respondiéndome Marta que sabía se hallaba en una esfera superior, que aún no le fuera posible a ella alcanzar.
El Hermano Andrade se refirió a los festivales maravillosos de los
círculos o esferas sublimes, asegurando que los artistas ennoblecidos continúan creando la belleza y el bien para el desenvolvimiento de la vida pla-
- 76 -
VOLVÍ
netaria; y después de una encantadora conversación, salimos agradablemente de paseo.
EL PARQUE DE REPOSO
Me es muy difícil narrar la emoción que me dominó a medida que me
apartaba del ambiente doméstico.
Recordando los días fugaces en que intentaba descansar en la quietud
de una ciudad de la montaña, cuando aún me hallaba en el cuerpo físico, vi
presentarse a mis ojos deslumbrados el paisaje florido y brillante de una
ciudad feliz.
Las casas residenciales se distanciaban grandemente unas de otras,
revelando un programa previo de paz, al hacerlas surgir.
Variadas especies de plantas ostentaban flores maravillosas y perfumadas.
Estábamos en una extensa planicie, y a lo lejos se divisaba el caserío
que se iba haciendo más compacto.
Nos hallábamos, ciertamente, en la cercanía de la gran ciudad que
constituía mi nuevo plano.
Me informó Marta que ella había obtenido permiso de las autoridades
espirituales para que me hospedara allí, en aquel gran parque de educación
y rehabilitación en el que ella trabajaba. Se ocupaba en educar niños recientemente desencarnados, en aquella notable organización que visitaría muy
pronto.
Colaboraba en diversos trabajos de auxilio a los pequeños que habían
sido arrebatados a la experiencia de la vida material.
Algunos amigos cariñosos salían a recibirme, mientras mi hija querida
me aguardaba. Se disponía a conducirme a la escuela espiritual, de igual
modo que yo había tenido la felicidad de ofrecerle mi corazón paternal en
su vida física.
- 77 -
HERMANO JACOBO
Satisfaciendo mi curiosidad, me aclaró que los edificios del parque no
eran de la propiedad particular, sino patrimonio común, dirigido por la administración central de la colectividad.
Comprendiendo el asombro que me dominaba, Marta me aseguró que
en la Tierra los fundamentos de la propiedad son idénticos, variando solamente los aspectos de la retención provisional de las utilidades planetarias
por parte del hombre, en su carácter de usufructuario de los bienes de la
vida, porque, a pesar de las leyes respetables que rigen el caso entre los
encarnados, todo habitante de la Tierra ha de verse compelido un día por la
muerte, a dejar todas esas ventajas en la esfera física.
REENCONTRÁNDOME A MI MISMO
Atravesábamos extensas y hermosas avenidas marginadas por vegetación caprichosa y linda, cuando tuve la alegría de ver algunos pájaros de
peregrina belleza. Cantaban extasiados, como si fueran minúsculos seres
conscientes, glorificando la Divinidad.
Su plumaje luminoso imponía asombro.
Trinaban junto a nosotros, sin tememos. Me dijo entonces el amigo
Andrade, que los seres inferiores, donde quiera que se encuentren, reflejan
de algún modo las cualidades de los seres superiores entre los cuales se
hallan, y afirmó que los irracionales de la esfera carnal podrían ostentar
otras condiciones de adelanto, en su situación de conciencias incipientes, si
los hombres adoptasen una actitud mental más elevada durante la vida.
La armonía del ambiente recordaba una pastoral divina.
Pregunté a mi hija Marta, súbitamente, con la rudeza que me caracterizaba, si me sería posible visitar las autoridades administrativas que allí
residían, pera ella, amorosa y convincente, me pidió que esperase al gún
tiempo. Reparé en el halo de luz que la envolvía, y en los trazos brillantes
que rodeaban al espíritu de Andrade, fijándome, enseguida, en un demorado autoexamen.
- 78 -
VOLVÍ
Mi cuerpo espiritual era tan oscuro como el cuerpo carnal que había
dejado en la Tierra.
Comprendí el consejo de Marta, y poco faltó para que me abismara en
un abatimiento lamentable. No llevaba aún conmigo suficiente bagaje de luz
para buscar, confiado, la aproximación de los espíritus superiores.
- 79 -
HERMANO JACOBO
X I
LA LUCHA PROSIGUE
La vieja idea de que los desencarnados duermen narcotizados por un
placer barato, entre sueños de incienso contemplativo, se pierde por
completo para el espíritu de buena voluntad que atraviesa las fronteras
del sepulcro.
Si hay jueces y administradores en la tierra, cuyos cabellos se vuelven
blancos y que se cubren de arrugas, en difíciles actividades en favor del
bien y de la paz de sus semejantes, si hay hombres y mujeres que ya experimentan en el mundo el valor sereno de abandonar los lazos de la sangre,
situándose al encuentro de la Humanidad a través de las espinas del sacrificio y de la renunciación, ¿cómo aceptar un cielo en el que los escogidos
sonrían y gocen ante el infortunio ajeno?, ¿cómo entender un edén delicioso en que nadie trate de mejorar el purgatorio infernal, si un simple
político se preocupa en drenar el pantano que perjudica la ciudad?
ORGANIZACIÓN EDUCATIVA
Lo que yo veía en el parque dichoso, no era solamente la expresión encantadora y pacífica de la Naturaleza.
El interés en los servicios de progreso general, se mostraba inequívoco en todos los rostros.
La institución en la que mi hija prestaba concurso activo, me impresionó por su grandeza. Se trata de una universidad que sobrepasa en programa y en organización a cualquiera de los institutos europeos o americanos destinados a la formación y perfeccionamiento del carácter infantiljuvenil.
Los edificios centrales se congregaban inteligentemente bajo viejos
árboles, rodeados de fuentes transparentes.
Las criaturas no podrían encontrar un paraíso más dulce. Algunos
- 80 -
VOLVÍ
hermanos y numerosas hermanas las orientan y educan con singular devoción, preparándoles para la reencarnación en la Tierra.
Penetré al instituto, acompañado de Marta y del amigo Andrade,
en los momentos en que centenares de niños jugaban felices, en bandadas,
en los extensos jardines.
Gran parte de ellos corrió a nuestro encuentro. Abrazaron a mi hija
efusivamente y algunos me besaron las manos, llamándome abuelo.
Aquellas manifestaciones de alegría pura me hicieron mucho bien.
Diversos pequeñitos traían consigo mismo hermosos halos brillantes.
Marta me explicó que la institución asila hermanitos desencarnados, entre los siete y los doce años de edad; y al indagar yo sobre las
criaturas de más tierna edad, me aclaró Andrade que para ellas, cuando no
se trata de entidades excepcionalmente evolucionadas, inaccesibles al choque biológico de la reencarnación, hay lugares adecuados, en donde el tiempo y el reposo favorecen su despertar, con el fin de que no les sobrevengan
conmociones nocivas.
Me informó mi hija que las criaturas, no obstante vivir allí en comunidad, se dividen, en cuanto al esfuerzo educativo, en grupos afines. Se
caracterizan los grupos por distintos grados de elevación espiritual, y
las clases se subdividen de acuerdo con las aptitudes y tendencias, una vez
examinados los precedentes de cada una. Al preguntar si en la vida espiritual puede el niño desenvolverse y optar por el mal camino, replicó
Andrade que eso es perfectamente factible, considerando que en la
nueva esfera el alma recapitula las emociones del pasado con llamadas
íntimas de distintas especies; agregando además que, de modo general, los
niños estacionados en los parques de reajustamiento siempre se encaminan
a la reencarnación. Si el espíritu de orden elevado se deshace de los lazos de
la carne, habiendo cumplido con la ley que gobierna nuestros destinos, en
el período infantil readquiere de pronto las más altas expresiones de la propia individualidad y se eleva a más altos planos.
Marta me presentó lindos grupos, incluso algunas decenas de indígenas libertos del cuerpo material, todavía en fase primaria de cultura y
- 81 -
HERMANO JACOBO
de inteligencia.
Mi mayor sorpresa la experimenté cuando me dio a conocer la
asamblea de los niños orientadores . Son niños y niñas de pasado más
respetable y, por ello, más accesibles a las edificantes enseñanzas de la
institución. Siguen en el parque, a veces por mucho tiempo, aguardando
circunstancias favorables para la ejecución de proyectos de orden superior, y mientras permanecen ahí, desempeñan valiosas misiones junto
a otros niños y junto a adultos, entre las dos esferas, además de las tareas habituales de su incumbencia en la propia organización en la que
se mantienen estacionados. Constituyen, así, vasta colectividad de
pioneros del heroísmo espiritual, entre los cuales encontramos inapreciable estímulo y santo ejemplo.
AMBIENTE NUEVO
Encantado con lo que observara, seguimos en dirección al caserío central de la ciudad que me hospedaba.
Imposible resulta hacer la descripción del cariño y de la dedicación
de los habitantes para con el paisaje. Tanto las flores como los árboles,
evidentemente cuidados con vista al trabajo de espiritualización,
surgían bellos y enternecedores a cada paso. En determinados Jardines, las
flores luminosas llegaban a formar frases enteras de glorificación a la Divinidad.
Las casas no se aglomeraban como en las grandes ciudades terrestres;
ofrecían espacios regulares entre sí, como indicando que en aquel bendito
reducto de la fraternidad y auxilio cristiano, hay lugar para todos.
No vi establecimientos comerciales, pero, en compensación, identifiqué gran número de instituciones consagradas al bien colectivo.
Recordando la lectura de las narraciones del espíritu de André
Luiz y del Reverendo Vale Owen, pregunté al Hermano Andrade acerca de
las características del nuevo ambiente, informándome que nos hallábamos
- 82 -
VOLVÍ
en una colonia espiritual de emergencia, situada en planos menos elevados.
Varias comisiones de socorro dedicadas a múltiples trabajos de salvación, funcionaban allí, a beneficio no solamente de las criaturas encarnadas,
sino también de grandes multitudes de desencarnados sumidos en las sombras y en la desesperación.
Las vías públicas estaban llenas de transeúntes.
Muchos se agrupaban siguiendo en conversación activa, mientras otros pasaban aislados; pero en ninguno de aquellos rostros sorprendí expresiones de rencor, aflicción o desánimo. Tal parecía que la irritación no tenía acceso en aquel dominio de la tranquilidad constructiva.
Algunos me miraban con simpatía y bondad, percibiendo, naturalmente, mi condición de neófito; y dando a conocer al Hermano Andrade la
extrañeza con que observaba la serenidad de aquellas personas, me
explicó el estimado amigo que los habitantes de la colonia, aunque tengan fuertes motivos de preocupación, hacen cuanto les es posible por
conservar la paz con sinceridad, en atención a los designios de or den
divino.
EL MAGNIFICO SANTUARIO
Después de atravesar bellas avenidas, en las cuales la Naturaleza
cultivada ofrece sublimes espectáculos a la vista, me detuve admirado
ante hermoso y magnífico edificio, suponiendo que se trataba de un templo importante. Siete torres maravillosas, de algún modo semejantes a las
de la famosa Catedral de Colonia, invadían las alturas. En todo lo que mi
vista podía alcanzar, observaba primorosas manifestaciones de orfebrería, admirables por su finura y belleza.
Me indicó Marta que nos hallábamos ante el gran santuario de la
ciudad, en el que se desarrollaban los más destacados servicios espirituales de la vida colectiva.
Allí solamente tienen acceso, procedentes de la es fera carnal, las
- 83 -
HERMANO JACOBO
personas liberadas del estrecho dogmatismo religioso.
Los discípulos de cualquiera de las doctrinas, aherrojados por la cadena del cruel fanatismo, tienen que ser sometidos a períodos más o
menos largos de reparación en su vida mental, en círculos más bajos.
En aquel templo, por tanto, me explicó mi hija, comulgan en el amor y
en la veneración a Dios todos los Espíritus liberales que moran en la colonia espiritual o que se hallen de paso por allí. Aún ligados a las creencias
que los identificaban en la superficie terrestre, confraternizaban allí,
en torno al Evangelio de Nuestro Señor Jesús-Cristo, no hallando motivos para disensiones y disgustos.
Hay servicio diario en aquella casa divina cuya contemplación me
extasiaba y deslumbraba. Blancas puertas coronadas de luz la unían a
la ciudad, en todas direcciones, y, a través de ellas, entraban y salían largas hileras de seres bienaventurados de semblante plácido.
Ponderó Andrade que allí se recibían órdenes y bendiciones que
servían de estímulo a una vida más alta. Grandes servidores del
Altísimo se materializaban allí, procedentes de esferas sublimes y distantes, distribuyendo amor y sabiduría; y justamente, de aquellas
torres soberanas y venerables, es que parte, cada noche, el faro de luz
guiando a los viajeros en el mar de las tinieblas, tal como lo había
observado al atravesar el extenso puente sobre los despeñaderos.
Cuando intenté penetrar en el santuario por uno de los ángulos
próximos, ambos compañeros impidieron mi gesto. No era conveniente todavía, me dijeron. Yo era un simple recién llegado, con características indiscutibles del cuerpo terrestre, aunque me sintiera feliz y
confortado; informándome que, en la noche del trigésimo día después de mi desencarnación, sería recibido por muchos amigos en el
templo consagrado al servicio divino.
Hasta entonces, debía adquirir la necesaria preparación, a través
de las fuentes del pensamiento.
- 84 -
VOLVÍ
FENÓMENOS DE SINTONÍA ESPIRITUAL
El día transcurrió rápidamente, multiplicándose las sorpresas reconfortadoras alrededor de mis pasos; y por la noche, terminado
el culto doméstico de las Palabras Divinas, Marta me invitó al recogimiento, afirmando que la ciudad permanecía llena de atracciones y de
estudios propios para la noche, no obstante lo cual, me aconsejaba el
reposo a fin de evitar el exceso de impresiones en aquellas primeras
horas de mi contacto con el ambiente.
Sorprendiéndome, el amigo Andrade declaró que se quedaría a mi
lado aquella noche. Hizo resaltar que mis fuerzas se hallaban casi deshechas, que comenzaba a vivir la experiencia normal en aquella esfera nueva, y que, por tal motivo, posiblemente necesitaría instruc ciones fraternales.
No obstante hallarme intrigado, acepté satisfecho el gentil ofrecimiento.
Pasamos a la extensa cámara destinada al descanso, pero fue suficiente que me entregara al reposo, para que determinado fenómeno
auditivo y visual perturbase mis fibras más íntimas.
Vi perfectamente, tal como si estuviesen dentro de mí mismo,
las hijas queridas que permanecían todavía en la Tierra, y a algunos
pocos amigos de los que dejara en el mundo, dirigiéndome palabras
de nostalgia y de cariño.
— ¡Padre querido! ¡Dígame si usted vive todavía! ¡Deshaga mis
dudas, muéstreme el camino, venga hacia mí!
Aquella amorosa llamada amenazaba mi equ ilibrio. Mi razón
flaqueó por segundos. ¿En dónde me encontraba? Contemplaba a mis
hijas como si estuvieran a mi lado: quería besarles las manos, expresarles mi gratitud por su inmensa ternura, pero en vano trataba
de hallarlas.
Aún no había logrado reponerme de aquel inolvi dable y ex-
- 85 -
HERMANO JACOBO
traño momento, cuando apareció también en el cuadro de mi visión un
médium amigo mío.
— ¡Amigo mío! ¡Háblenos! ¡Confórtenos! ... rogó conmovidamente.
Mi corazón latió apresuradamente. ¿Cómo atender a aquellas llamadas?
Iba a gritar suplicando socorro, pero el Hermano Andrade, más ligero y prudente de lo que yo pudiera suponer, se acercó a mí y me aclaró que
aquel era el fenómeno de la sintonización espiritual, común a todos los
desencarnados que dejan lazos del corazón en la retaguardia. Añadió que
a través de semejante proceso, era posible comunicarse con el plano
físico, siempre que el intermediario terrestre pueda conservar la mente
en la onda de unión mental durante el tiempo indispensable. Me
informó que la entidad desencarnada es susceptible de mantener intenso intercambio mediante los recursos del pensamiento y que, por medio de esa comunión íntima, se encarcela el criminal en las sombras de
su propia obra, mientras el apóstol del bien vive los resultados felices de
su siembra sublime de renunciación y de salvación.
Me insufló fuerzas vigorosas, mediante pases de largo curso, y
recomendándome calma, me aseguró que dentro de poco tiempo sabría
controlar el fenómeno de las solicitaciones terrestres, canalizando las
posibilidades hacia la labor de elevación.
- 86 -
VOLVÍ
XII
ENTRE COMPAÑEROS
Constituye un inmenso consuelo pensar que la muerte no interrumpe
el trabajo sano y edificante.
Los ideales nobles poseen sus verdaderas raíces en la vida espiritual y
más allá del túmulo, podemos continuar en las labores que afinan con nuestras tendencias y esperanzas.
Si es verdad que los malos prosiguen a veces su camino, encadenados
a sus realizaciones oscuras, es cierta igualmente que la tarea del hombre
bien intencionado no sufre estancamiento en su desarrollo. Existen mil
ángulos diversos en cada misión de beneficencia, y la Providencia Divina
favorece en todas partes la determinación del hombre en su anhelo de cooperar en cualquier sector del bien.
Mis primeros contactos con los asociados de las labores espiritistas
cristianas representaron para mi espíritu un incentivo inapreciable.
¡Qué alegría, pensar en la continuidad de la colaboración digna! ¡Qué
satisfacción verificar que mis defectos no me anularon totalmente, para
continuar la obra doctrinaria que tanto amara en el mundo! No obstante las
graves imperfecciones de mi trato personal, seguía adelante, luchando, sirviendo .y aprendiendo...
La certidumbre de que podía continuar, sin violencia y sin saltos,
en mi propia regeneración y perfeccionamiento, me llenaba de optimismo y
de esperanzas.
VISITAS FRATERNALES
Encantado y dichoso con la asistencia fraternal de que era objeto,
en la segunda noche recibí dos visitas agradables y preciosas.
Guillan y Schutel vinieron a abrazarme.
- 87 -
HERMANO JACOBO
Presté mucha atención a la presencia y a la palabra de ambos,
con el fin de no perder el más mínimo detalle de las noticias que me
fuera posible trasmitir luego a los compañeros de la Tierra.
Los observaba rejuvenecidos y profundamente felices.
Aureolas de tenue luz irisada acentuaban su simpatía irradiante.
Indagaron con el mejor humor, sobre mis impresiones iníciales en mi
nueva experiencia, y cuando comencé a relacionarles mis sorpresas,
noté que hacían todo lo posible por sustraer mis pensamientos de los
asuntos de menor importancia.
Schutel mencionó el júbilo con que se entrega a la labor de su rica
siembra espiritual en Matáo, y habló de las bendiciones que continúa
recogiendo en la vida espiritual, con tanto entusiasmo que, francamente,
envidié su íntima situación.
Guillón, visiblemente satisfecho, se refirió a la alegría con que colabora en la extensión de los trabajos doctrinarios, bajo la orientación del
espíritu Ismael, y significó su inmensa satisfacción ante la posibilidad de
proseguir en espíritu junto a su esposa y a sus hijos queridos. Demostraba
enorme alegría por haber readquirido plenamente la vista. Sus ojos, en efecto, se mostraban más penetrantes, más lúcidos. (1)
Ambos me aseguraron que dentro de breve tiempo volvería a mis
actividades de adoctrinación, explicándome que no lejos de allí nos
esperaban infinito trabajo y cooperación.
OPINIÓN AUTORIZADA
Preguntando a Guillón sobre el motivo por el cual no se comunicaba con mayor frecuencia en nuestro medio espiritista brasileño, hizo un
gesto significativo, con aquella calma que era peculiar en él, y dijo:
(1) Guillón Ribeiro tenía cataratas en ambos ojos y, p rácticamente, se hallaba ciego, antes
de desencarnar.
- 88 -
VOLVÍ
— Mire, Jacobo, casi diariamente visito nuestras organizaciones, participando en los trabajos de abnegados servidores del Espiritismo en el
Brasil; no obstante, usted comprende los obstáculos del intercambio prematuro e inoportuno. Los compañeros de lucha deben actuar en campo
libre; como aconteció con nosotros, hacen su recorrido en la ruta de la
fe. Necesitan hacer uso de la propia razón y revelar sus propias fuerzas
en la concretización de las bendiciones que recibimos de Jesús. Y usted
reconocerá conmigo hoy, que no es justo interferir, no solamente con la
supervisión que recibimos de lo alto, de la influencia indirecta y sabia de
nuestros orientadores, sino también en los servicios de colaboración que se
efectúan en los círculos que nos son familiares. Siempre que me es posible,
coopero con los amigos en el desenvolvimiento del ideal que abrazamos;
aunque no es de imperiosa necesidad que tengan que observar mi presencia
personal en las tareas que les competen. La liberación del cuerpo material
no nos exonera de la obligación de servir en las filas del Espiritismo con
Jesús; mas aun así, podernos actuar sin necesidad de identificarnos. No
faltan medios para actuar sin aspavientos, y sí en forma más sustancial y
más provechosa, atentos, como debemos estar, a la victoria de la idea
cristiana y no al prevalecimiento indebido de nuestros puntos de vista. El
concurso del Brasil en la obra de cristianización del mundo es mucho más
importante de lo que parece, y, en esa bendita contribución, hay lugar
para todos los servidores del Evangelio, no obstante las divergencias
naturales en la interpretación de los textos sagrados. Nos hallarnos ante el
gigantesco esfuerzo de la educación, cuya grandeza estamos muy lejos de
apreciar todavía. Por tanto, es conveniente que utilicemos los recursos a
nuestro alcance, en beneficio de la fraternidad general, con sano y gradual
entendimiento de la Verdad y del máximo bien, situándoos lejos de
cualquier problema intrincado y desagradable de personalismo poco digno,
que solamente represente orgullo, egoísmo y vanidad. Es indispensable que
olvidemos los casos personales, para fijar la mente en el espíritu colectivo de la tarea redentora.
Y con una sonrisa que ponía muy de manifiesto sus altos atributos de
- 89 -
HERMANO JACOBO
psicólogo, concluyó:
— Es necesario evitar las complicaciones de "nuestra muerte".
INFORMACIONES SOBRE LA LUCHA ESPIRITUAL
Cuando les pregunté si moraban allí, en aquella misma colonia de
rehabilitación y de educación a la que yo había sido conducido por la ternura de mi hija, respondieron negativamente.
Guillón dijo que residía en un plano diferente, en compañía de la que
había sido su madre, que lo esperara más allá del túmulo con extremada
cariño, y desde el cual continuaba unido a los familiares inolvidables y a
los hermanos en labor, que aún seguían en los lazos de la carne; y Schutel
se situara en una extensa organización, destinada a proteger los intereses del Espiritismo evangélica, en el mismo núcleo en que Guillón
había sido compelido a situarse, atendiendo a dictados del corazón.
Ambos comentaron el servicio de espiritualización que se desarrollaba en todas las direcciones.
Se refirió Guillón a las fundadas impresiones que le causaban las
actividades de auxilio a los espíritus de las tinieblas, recordando con calor
las sesiones del Grupo Ismael, en las cuales muchos eclesiásticos, envenenados por el odio y ciegos por la ignorancia, san conducidos al conocimiento
cristiano, y nos contó que tantos sufrimientos e incomprensiones existen en
las zonas próximas a la morada de los hombres, que Bezerra y Say-áa,
con autorización para la sublime ascensión a los planos superiores, habían decidido renunciar a semejante gloria, en compañía de otros misioneros devotos al sacrificio personal, con el fin de consagrarse, por más
dilatado tiempo, a la transformación gradual de largas filas de infelices.
Es así que muchas instituciones de socorro y de enseñanza, son mantenidas en las regiones abismales, en las cuales la inteligencia de espíritus tiránicos y sagaces establece la esclavitud organizada, aunque temporalmente,
de gran número de desencarnados despreocupados y desviados de las Leyes Divinas, manteniéndose en mentidas exhibiciones de poder, tal como
- 90 -
VOLVÍ
sucede a muchos hombres destacados de la Tierra, que encierran a sus semejantes en las telas de sus creaciones mentales para el mal, en el que se
complacen, hasta que el Dominio Supremo los remueve.
La acción contra el crimen y contra la ignorancia, en las esferas
que rodean la experiencia carnal, es vigorosa e incesante.
Destacó la necesidad de lograr un mayor aprovechamiento de las
lecciones que el Espiritismo ofrece a las criaturas, y explicó que la obra
social que nuestra Doctrina Consoladora viene realizando en el Brasil,
constituye un valioso esfuerzo de vanguardia, toda vez que, en muchos
centros de evolución planetaria, la solidaridad humana, con comprensión y aplicación de las bendiciones divinas, solamente es susceptible de
intensificación en los círculos de trabajo más allá de la muerte. Encareció que el Espiritismo evangélico está llamado a desempeñar inmenso
apostolado de liberación de la mente humana encadenada a los más
oscuros y asfixiantes preconceptos que operan sobre millones de almas. Hizo hincapié en que no se debe morir sin alcanzar la íntima regeneración, porque nadie avanza un palmo en el camino de la eternidad sin
luz propia. He ahí por qué se debe seguir creyendo que el mejor servicio
que se puede prestar a la Doctrina, será siempre el de la propia conversión al Infinito Bien. Los fenómenos que suelen preceder al cambio
de las actitudes mentales, en el terreno de las convicciones, no tienen otra
finalidad que la de sacudir la conciencia, despertándola para la responsabilidad ante las leyes universales. Con la pérdida del cuerpo físico, no penetramos en un sistema de acceso indiscriminado al Reino
Divino, sino en el esfuerzo de extensión de ese mismo Reino en la misma
Tierra.
Ahora que nos hallábamos en "otra región vibra toria del
Planeta", podríamos aquilatar la extensión de la lucha.
Era tan común renacer en la materia física, corno morir en ella, y si
el ambiente de las esferas felices es una realidad que se podía alcanzar,
no es menos imperiosa y verdadera la obligación de perfeccionarnos a fin
de merecerlas.
- 91 -
HERMANO JACOBO
Cuando el hombre comprenda la grandeza de la vida y la rectitud
de la justicia, el cuadro terrestre se modificará, orientándose invariablemente hacia el Bien Supremo.
NOCHE DIVINA
Finalizada la palabra instructiva y larga, Guillón y Schutel me invitaron a visitar Rio de Janeiro en su compañía.
El Hermano Andrade, que me seguía de cerca, consultado por mi
mirada interrogativa, accedió prontamente.
La excursión habría de serme provechosa y no perturbaría mi rehabilitación. Nos acompañaría con placer.
Me despedí de Marta por primera vez después de haber ingresado en la nueva experiencia. Y al apartarme del ambiente hogareño acogedor, fui sorprendido por un paisaje encantador. Centenares de criat uras
jugaban bajo los frondosos árboles del parque ampliamente iluminado.
Muchas de ellas tenían la frente coronada de aureolas sublimes y brillantes. Cantaban con alegría, más en el fondo de aquel júbilo con que se daban
las manos unas a otras, en graciosos cordones como coros de ángeles, se
traslucía manifiesta nostalgia de las afecciones terrestres, porque sus versos
hermosos y cristalinos hablaban de la ternura de las madres distantes.
Las melodías simples y dulces se unían a los rayos de las estrellas
que fulguraban en torno de la Luna Creciente.
Guillón me indicó los pequeños juguetones comentando:
-- Para las madres angustiadas de los círculos terrestres, existen
aquí hijitos inquietos y nostálgicos.
Carros fulgurantes, muy diversos de los que conocemos en el mundo, adornados de flores radiantes, pasaban no muy lejos, rápidamente, tal
vez en busca de esferas próximas.
Las torres del santuario brillaban bajo el firmamento tranquilo.
Nos pusimos en camino, y confiado en la generosidad de los que
- 92 -
VOLVÍ
me asistían, osé formular una pregunta que procurara silenciar desde el
principio:
Guillón, exclamé dudoso, usted sabe que siempre dediqué amor y
veneración al espíritu de Bittencourt Sampaio... ¿En dónde se encuentra? ¿Podré encontrarlo?
El compañero me informó que nuestro respetable amigo colabora en
la supervisión del Espiritismo Evangélico, en plano superior; adelantándome, por tanto, que probablemente sería Bittencourt el mensajero de amistad que vendría de una esfera elevada a darme la bienvenida,
en la noche de mi recepción en el gran templo.
Reconfortado y feliz, decidí esperar.
- 93 -
HERMANO JACOBO
XIII
VOLVIENDO A VER CÍRCULOS DE TRABAJO
El regreso a Río de Janeiro me emocionaba.
No ignoraba que la mayoría de los recién libertos del plano físico no
se pueden mover con la eficiencia deseada.
Muchos espíritus permanecen como anestesiados e inconscientes,
otros se demoran en la incapacidad de adquirir cualquier apreciación sobre
sí mismos, inmovilizados por el choque o por el terror.
Conmigo, por tanto, la situación era diferente.
La sed de saber me renovaba las fuerzas.
Recordando mis últimos instantes en la materia, me volvía un malestar indefinible. La disnea parecía una entidad imaginaria pronta a individualizarse dentro de mí, cada vez que la evocaba con el pensamiento. Bastaba
que recordase ciertos síntomas de agotamiento que experimentara cuando
me hallaba en el cuerpo físico, para que los notara inmediatamente en mi
organismo espiritual.
Comprendí, por tanto, que la mente posee incalculable poder sobre
nuestro campo emotivo, y así como podía materializar ideas de enfermedad,
también debería crear ideas de salud y mantenerlas. Basada en esta convicción, procuré descifrar el problema en mi propio beneficio, y pasé a mentalizar el equilibrio y la esperanza, la alegría y el servicio. (*)
Estimulado por la protección de poderosos amigos, me cabía honrar
su cariño y su devoción. Invitado, pues, a seguirlos, me competía ostentar el
más alto nivel de energía, serenidad y comprensión.
(*) El traductor se permite llamar poderosamente la atención de los lectores sobre este punto
trascendental, instándolos a que lo observen siempre en beneficio propio. El ha tenido oportunidad de lograr sorprendentes resultados, aplicándolo continuadamente y con firmeza sobre sí
mismo.
- 94 -
VOLVÍ
OBSERVACIONES EN EL PLANO TERRENAL
En el regreso, no se verificaron las peripecias de' la ida. Al apartarnos
largamente del parque y hallándome amparado por los compañeros que me
ofrecían sus brazos acogedores, nos entregamos al vuelo pleno.
Perduraba en mí la impresión de que realizábamos el viaje en línea
horizontal, pero me recuerdo de haber contemplado, curiosamente, el gran
puente que el haz luminoso destacaba, de espacio en espacio, calculando
que íbamos, ahora, no solamente con gran rapidez, sino también a mayor
altura.
Guillón, robustecido y de buen humor, me aconsejó que estableciera
un paralelo entre el modo de trasportarnos que usábamos ahora y el pesado
cuerpo de carne que habíamos abandonado en la Tierra; y como ya alcanzáramos nuestro punto de destino en breves minutos, me aseguró que si bien
es cierto que hay rutas aéreas para los pájaros metálicos de la aviación planetaria, hay también rutas espirituales definidas que favorecen la instantánea conducción de las entidades menos adheridas a las sensaciones de la
vida física.
Observé que no habíamos alcanzado la ciudad como cohetes verticales caídos del cielo, y sí con la naturalidad de alguien que desciende por una
escala de vastísimos escalones, perfectamente diferenciados unos de otros.
Aposentado en el suelo, sentí una extraña diferencia. El contacto con
la tierra se asemejaba al de un magneto, lo que me obligó a admitir que el
vuelo espiritual solamente es posible con facilidad, en la superficie del
Mundo, a los espíritus más evolucionados y adiestrados en la movimentación de determinadas fuerzas fluídicas.
Comentó Schutel las sorpresas sufridas durante los primeros días por
el desencarnado en la vida extra-corpórea, alegando que los decenios transcurridos en el cuerpo carnal, imprimen hábitos que, efectivamente, pasan a
constituir una "segunda naturaleza" para la individualidad.
Cuando consideré la posibilidad de materializarnos, en plena avenida,
para dar un testimonio de la supervivencia, Guillón se rió, discreto, y me
- 95 -
HERMANO JACOBO
aseguró que si fuese probable tal acontecimiento, la perturbación alcanzaría
a mucha gente, toda vez que la propia claridad reveladora de la creencia,
para ser beneficiosa, debe penetrar gradualmente el templo interno de cada
uno, agregando que por eso mismo concede el Señor suficientes recursos a
la mente encarnada para aprovechar sus bendiciones en la renovación y en
la iluminación de sí misma. El progreso espiritual debe ser siempre gradual,
sin violencia y sin alarma.
ATRAVESANDO LA VÍA PUBLICA
Después de todo, era una novedad para mí devorar la distancia en las
vías públicas, en la noche, sin ser visto por los semejantes encarnados.
Al día siguiente de mi liberación, había hecho una pequeña caminata
en compañía de los amigos que me amparaban; pero la sensación de abatimiento no me había proporcionado ocasión de experimentar toda la extensión de la sorpresa de que me veía ahora poseído.
Lo que más me espantaba era la expresión espiritual de cada una de
las personas con que me cruzaba en el camino. Observé que muchas permanecían acompañadas por espíritus benignos o por señales luminosas, que
me permitían percibir el grado de elevación que ya habían alcanzado; pero
el número de entidades ansiosas por disfrutar las bajas sensaciones de la
vida física, siguiendo a sus víctimas de cerca, era francamente incalculable .
Me decía Guillón que era suficiente un breve examen para determinar
la naturaleza del vicio de cada una. Poco a poco, a pesar del poco tiempo,
verificaba por mí mismo, a través de los gestos con que se revelaban, los
espíritus prendidos todavía a las pasiones sexuales, a los tormentos del odio
y a los caprichos de la venganza. El Hermano Andrade, a cuya asistencia recurriera muchas veces en los últimos tiempos de mi humilde tarea de socorro a los alcohólicos inveterados, en casos difíciles en los cuales la obsesión
se caracterizaba perfectamente, me indicó algunos transeúntes torturados
por la dipsomanía. Se hallaban seguidos por verdaderos vampiros de forma
repugnante, algunos completamente embriagados de vapores; otros demos- 96 -
VOLVÍ
trando aflictiva sed, pálidos y cadavéricos. El cuadro más inquietante, no
obstante, estaba constituido por un morfinómano y por las entidades en
desequilibrio que se le unían. Parecía un hombre subyugado por tentáculos
de pulpos enormes. Viéndolo aprisionado por cordones oscuros, pregunté al
amigo Andrade cómo interpretar lo que teníamos ante la vista, aclarándome
él, entonces, que los hipnóticos, especialmente los más violentos, afectan los
delicados tejidos del periespíritu, proporcionando dulces venenos a los
amantes de la ociosidad. Los hilos negros son fluidos de unión entre las
"lampreas" invisibles y los plexos de la víctima encarnada.
Comprendí con más exactitud que el vicioso de cualquier especie se
ve compelido a procurar material emotivo para sí y para los que lo obsesionan, cayendo invariablemente en la insaciedad que lo caracteriza.
Miré a Guillón espantado, e indagué:
¿Qué acontecerá a uno de estos infelices si desencarna?
Si la muerte lo sorprende en tal situación, me contestó con serenidad,
vagará sin rumbo a voluntad de los verdugos que lo explotan con voracidad,
hasta que un día delibere modificarse íntimamente, para el bien de sí mismo.
AULA DE PREPARACIÓN ESPIRITUAL
Unos minutos más, y penetrábamos en una respetable institución, en
donde cooperaríamos en la transformación de entidades peligrosas por su
avanzada cultura desviada hacia el mal.
Conducido por Guillón a la amplia sala, me sorprendí fuertemente al
encontrar allí el espíritu de Leopoldo Cirne rodeado de decenas de entidades poco evolucionadas, que escuchaban su palabra con atención.
Era un aula perfecta en la que el viejo amigo preparaba futuros compañeros para la contribución espiritual de orden elevada.
Noté su preocupación en sintetizar, con el fin de ganar tiempo.
De los, tópicos registrados por mí, señalo, como más expresivo, el que
tenía por objeto la enseñanza de la cooperación.
- 97 -
HERMANO JACOBO
— Aun después de la muerte, decía, la fraternidad es el camino de la
salvación. Para que un criminal vuelva al sendero de la paz, urge regenerarse y socorrer a los hermanos ignorantes que tuvieran también el infortunio
de resbalar por el despeñadero del crimen; a fin de que el intemperante se
reajuste, es imprescindible que se cure, colocándose en la forma de poder
auxiliar a los que todavía no pudieran libertarse de los malos hábitos; si el
ingrato desea iluminar su propio camino, conviene que se dedique a reparar
sus propios errores en los que se sumergió inopinadamente, amparando al
prójimo de todo corazón, despertándolo a los beneficios de la gratitud. Es
ineludible, por tanto, la reforma íntima con el trabajo del autoperfeccionamiento, con el fin de que la dádiva de la reencarnación produzca frutos de
paz y de sabiduría.
Aquellos espíritus, revelando profundo interés, lo escuchaban con la
misma atención con que en la Tierra suelen atenderse los informes alusivos
al modo de ganar dinero fácilmente.
Sonriente, Guillón comentó la posición diversa en que nos hallamos
después de nuestro paso por el sepulcro. Mientras nos encontramos en el
mundo carnal, una aplastante mayoría de los hombres, menosprecia el alma, atendiendo únicamente las ventajas inmediatas del cuerpo. Al sobrevenir la muerte, se observa lo contrario; los indiferentes de ayer, en su mayoría, buscan el modo de olvidar las impresiones que les quedan de la experiencia física, procurando las ventajas del alma.
Nadie se eleva del suelo planetario, sobre alas ajenas; y de ahí la necesidad de numerosas organizaciones de asistencia y de socorro sobre la
misma Tierra.
Cirne es uno de los pioneros de esas escuelas de preparación espiritual. Terminada su clase, vino a reunirse con nosotros, pronta y amablemente.
Así que, le dije satisfecho, ¿orientando a nuestros hermanos hacia el
cielo?
Fijó en Mí aquellos mismos ojos relampagueantes que habíamos observado en otros tiempos, y me respondió:
- 98 -
VOLVÍ
No, Jacobo. No es precisamente eso. Si en la esfera carnal trabajamos
instruyendo al prójimo para que aprenda a morir bien, cooperamos ahora a
fin de que sepa renacer con provecho.
EN LA LABOR DE ADOCTRINAMIENTO
No tuve tiempo para contestar a su sabia respuesta. Schutel vino a
buscarnos para tomar parte en las labores de evangelización.
Los trabajos de socorro a los desencarnados endurecidos se habían
iniciado con la oración del orientador de la reunión.
Naturalmente, podrían ser instruidos en nuestra esfera de lucha,
afirmó Guillón comprensivo; pero los beneficios obtenidos por la colaboración alcanzarían particularmente a los amigos encarnados, aumentando
no solamente su conocimiento y su experiencia, sino también anulando sus
lamentables impulsos hacia el mal. Que aquellos infortunados que se hallaban allí en presencia nuestra, eran espíritus perseguidores y sombríos, no
cabía duda alguna. No podían ver los bienhechores que acudían allí para
mejorar sus condiciones, pero actuaban constreñidos por las fuerzas
magnéticas que de ellos emanaban, oyendo no obstante sus instrucciones y
advertencias edificantes, a través de aquellos mismos aprendices de las
aulas de Cirne.
Observé entonces, con dolor, la diferencia que existía entre mi espíritu y los de los benditos compañeros que me habían llevado. Mientras ninguno de ellos era visible a aquellos hermanos ignorantes y perturbados, a
pesar de las irradiaciones brillantes que revestían su personalidad, notaban
mi presencia entre los espíritus ayudantes e intermediarios, pertenecientes
a los cursos preparatorios de espiritualidad superior.
Una entidad me reconoció y gritó:
Aquel que está allí, ¿no es Jacobo?
Y mirándome de arriba a abajo, acentuó:
¿Qué es de su luz?
- 99 -
HERMANO JACOBO
Sintiendo la opacidad, de mi organización espiritual y avergonzado
con el incidente, me recogí en el silencio y en la inacción, recelando intervenir en las labores de aquella noche, en el desarrollo de las cuales no sobraba
tiempo para cualquier indagación ociosa de mi parte.
Terminada la tarea, expuse mi caso a Guillón, quien, golpeando mis
hombros fraternalmente, exclamó sin humillarme:
No se atormente, querido mío. Medite, ore, y, en el momento oportuno, recibirá las aclaraciones necesarias. No tenga duda de que obtendrá su
luz.
Semejantes palabras de reconfortamiento no consiguieron disminuir
la profunda tristeza que dominaba mi corazón.
- 100 -
VOLVÍ
XIV
EXCURSIÓN CONFORTADORA
¡Cuántas veces invocamos la luz en los círculos religiosos! Despreocupados, aconsejamos a los amigos que la procuren, y en muchas ocasiones,
inadvertidamente, la recomendamos a los hermanos que consideramos sumidos en las sombras. A través de conversaciones ociosas, señalamos a los
que no la poseen, y siempre que hacemos uso de la palabra en público, la
aconsejamos al mundo, en clamores altisonantes.
En realidad, semejante cooperación es oportuna y saludable cuando
se basa en la sinceridad y en la recta intención; más frecuentemente olvidamos la palabra del Señor, que nos recomendó aprovechar las oportunidades de la experiencia humana en la iluminación de nosotros mismos, a
través de la devoción al prójimo.
El problema se agrandaba en mis reflexiones.
Los amigos no me sugerían nada, no me reclamaban cosa alguna. Me
amparaban sonrientes y felices; mientras tanto, las irradiaciones brillantes
que de ellos emanaban, constituían una advertencia silenciosa.
Yo no procurara luz para mí mismo. Había conducido muchos desencarnados a la fuente sublime de las claridades evangélicas, pero había olvidado mis propias necesidades. Había adoctrinado, o había pretendido adoctrinar a mucha gente, y en toda mi actuación verbal de predicación cristiana,
había hecho sobresalir el imperativo de la luz para los corazones humanos.
No obstante, ahora que participaba de una sociedad espiritual, reconocía la
opacidad de mi alma. Mi periespíritu se mantenía en el mismo aspecto en
que se caracterizaba en la vida física.
¡Oh Señor!, ¿por qué no hacemos bastante silencio en nosotros mismos, para oír tus enseñanzas, mientras permanecemos en las luchas del
mundo?
- 101 -
HERMANO JACOBO
AMPARO FILIAL
A solas con Marta, toda vez que el Hermano Andrade volviera a las
obligaciones que le eran habituales, con el propósito de volver a reunirnos
por la noche, no disimulé la tristeza que me asfixiaba.
Viéndome en lágrimas, mi hija se esforzó en consolarme. Me hallaba
amargado, vencido, le dije. Albergado en un campo tranquilo, en donde me
sonreían todas las bendiciones de la amistad, me sentía indigno de tanto
auxilio y de tanta ternura.
No encendiera mi propia lámpara con vistas al futuro.
Allí nadie me acusaba, nadie proclamaba mis deficiencias; sin embargo, yo no era extraño a mi posición...
No le hablaba con la expresión caprichosa de la inadvertencia juvenil,
sino con el profundo sentimiento del hombre que se ve desencantado en un
momento determinado, engañado en sus mejores intenciones.
Marta me pidió que tuviera serenidad y reflexión. Me aseguró que innumerables personas desencarnan en mis condiciones, y que, en aquel
núcleo de trabajadores, nadie se juzgaba más importante.
Muchos compañeros revelaban densa oscuridad en sí mismos, y no
por eso dejaban de obrar, contentos y serviciales, en la conquista de más
nobles expresiones de la personalidad. No era lícito que me entregara de
aquel modo a la desesperación. Aunque hubiese perdido el tiempo por
completo, no cabía suponer que las lágrimas fueran suficientes para el trabajo reparador. Debía dedicarme al trabajo en incesante renovación para el
bien.
VIAJE FELIZ
Observando mi sincero propósito de reajustamient3, Marta, bondadosa, naturalmente interesada en consolarme, me propuso una rápida excursión. Disponía de varias horas para auxiliarme. Ella conocía mi íntimo deseo
- 102 -
1
VOLVÍ
de visitar California para satisfacer llamadas del corazón. Algunos seres
queridos aguardaban mi espíritu por aquella región.
Acaricié el proyecto con alegría casi infantil. La inquietud y la curiosidad que me habían caracterizado en la vida física, se hallaban íntegras en
mí. Además, la excursión tendría un carácter maravilloso bajo el esplendor
solar.
Disimulé las preocupaciones que me torturaban y me preparé.
Al poco tiempo, nos hallábamos fuera de la bendita colonia de servicio
y de rehabilitación.
A la claridad del día, la vecindad no presentaba otro aspecto que el de
una prolongada masa de materia opaca. En las cercanías no me fue dado
vislumbrar ni siquiera el puente que reconociera en la noche de la víspera y
distanciándonos de la población venturosa, noté que atravesábamos otras
colonias espirituales, llenas de vegetación y de viviendas, aunque menos
bellas. Respondiendo a mis interpelaciones, me informó mi hija que siempre
nos es posible visitar los planos inferiores y consultarlos, no sucediendo lo
mismo en cuanto a las esferas superiores, en relación con las cuales nos es
indispensable satisfacer la necesaria preparación.
Pienso que permanecería por mucho tiempo en los paisajes que tenía
a la vista, si Marta, dulcemente, no llamase mi atención hacia el objetivo de
nuestro viaje.
— En estos planos, me dijo mi hija, la unión mental con la Tierra es
todavía enorme. Muchas personas que "mataron el tiempo", están por ahí
con deseos de revivirlo. Son nostálgicos de la vida física, que estiman vivir
casi exclusivamente del pasado. No cometieran males graves, pero tampoco
se dedicaran a hacer el bien en la proporción en que debían. Se quejan de
mil infortunios, pero rehúsan emprender cualquier labor regenerativa.
Graciosamente añadió:
— Es el "personal de la omisión".
Suponía que nos hallábamos muy lejos de alcanzar nuestro punto de
destino, cuando la ternura filial me indicó el precioso paisaje de California.
Pensé que debíamos hallar primero los hermosos panoramas de la Sierra
- 103 -
HERMANO JACOBO
Nevada, contrastando con las soberbias aguas del Pacífico, pero ya nos
hallábamos pisando el suelo norteamericano.
¿Cómo describir el maravilloso viaje al lector hambriento de informaciones? No puedo tener la presunción de hacerlo.
Tenemos aquí en juego fuerzas y elementos inapreciables al sentido
contemporáneo; y sería tan difícil explicar mi rápido viaje al Oeste de los
Estados Unidos, como resultaría a un hombre común narrar a sus ve cipos
un viaje por el espacio, a una velocidad más o menos semejante a la de la luz
o a la del sonido.
Si un europeo culto necesita gran cuidado para comunicarse con un
esquimal, con el fin de no herir su condición mental y también para no ser
tomado por un mentiroso, ¿qué decir de las medidas que debe tomar un
espíritu desencarnado al comunicarse con un amigo que todavía se halla
encarcelado en el cuerpo terrestre?
VISITA SIGNIFICATIVA
Después de saciar mi sed afectiva junto a los corazones particularmente queridos a mi alma, surgió en mí cierto propósito invencible.
Rememorando mi estancia en las benditas tierras de Norte América,
recordé a alguien a cuya inteligencia y bondad nunca dispensara suficiente
admiración.
Mi hija me miró como si adivinara mis pensamientos. Y antes de que
me dirigiera la palabra, le consulté de improviso:
— Marta: ¿No sería posible ver a Tomás Edison? Ella sonrió comprensiva, me dio el brazo generoso, y tomamos la dirección del Norte.
Transcurridos algunos minutos, alcanzábamos sublime paisaje...
Hasta entonces, habíamos estado en relación con extensas comunidades ligadas a la herencia española, mientras que ahora penetrábamos en
vasto círculo de educación anglo-sajona.
Tuve necesidad de utilizar el idioma inglés para hacerme entender
mejor.
- 104 -
VOLVÍ
Marta me condujo a un gran edificio, exponiendo a un espíritu de respetable figura el propósito que abrigábamos; y con gran sorpresa oí decir al
interpelado que el gran benefactor ya fuera avisado sobre nuestra visita y
que se dirigía a nuestro encuentro. El informante aclaró que él habitada en
una esfera muy elevada, pero que vendría inmediatamente a recibirnos durante quince minutos. No disponía de más tiempo.
Acostumbrado en el. Brasil a largas conversaciones, aunque jamás
despreciase el valor del tiempo, intenté, disgustado, renunciar a la satisfacción que pidiera. El atento hermano que nos atendía, aclaró que durante el
año de 1947, el gran inventor había podido disponer de mayor porcentaje
de tiempo para recibir a sus amigos de otra época.
Mientras esperábamos, pregunté a mi hija sobre las barreras que había que franquear para la expresión verbal. ¿Continuaríamos, más allá de la
muerte, aislados unos de otros por las barreras lingüísticas? Los desencarnados del Brasil, ¿se verían impedidos de penetrar en los tesoros de las
civilizaciones de otros pueblos, a causa del idioma?
Marta me explicó con paciencia que el espíritu de los hogares nacionales continúa dominando en los círculos más inmediatos a la mente encarnada, y que, a medida que se va acentuando la elevación, se encuentran mayores demostraciones de entendimiento colectivo, hasta conseguir recursos
de acceso a la perfecta comunión espiritual, libres de cualquier Inhibición
en cuanto a las dificultades de intercambio. Significó que de las agrupaciones temporales en que nos estacionamos, la mayoría de los espíritus son
obligados a retornar a la carne, con el fin de que prosigan en su aprendizaje,
y que toda liberación y toda sublimación tienen su precio correspondiente
en el esfuerzo propio. Si nos hallamos en el estado "A", por más que deseemos avanzar al estado "B", no lograremos tal ventaja sin preparación, servicio y aplicación.
- 105 -
HERMANO JACOBO
LA PALABRA DE UN GRAN BENEFACTOR
Permanecíamos entretenidos en aquella conversación reconfortante,
cuando vimos a Edison en persona.
Era tal la luminosidad que coronaba su venerable cabeza, que tuve
ímpetus de arrodillarme. Avancé hacia él perturbado por el júbilo y quise
besarle las manos. Pero el inolvidable benefactor me abrazó sobre su pecho,
y esquivando mis homenajes recordó los últimos años del siglo pasado, refiriéndose al fonógrafo, en cuya vulgarización tuve el placer de acompañarlo.
Rememoré el centenario de su nacimiento, y el admirable científico
declaró que, no obstante hallarse desencarnado, continuaba trabajando sin
descanso al frente de los peligros que amenazan la actualidad terrestre.
Sumergido en los estudios y realizaciones de la Física en el plano espiritual,
no es ajeno al servicio glorioso que el Espiritismo viene efectuando en beneficio del mundo; añadiendo, además, que no es suficiente probar la supervivencia del alma individual después de la muerte, ni situar nuevos patrimonios de la Naturaleza a la disposición de la inteligencia del hombre, sino más
bien, promover inmediatos recursos de dignificación de la personalidad
humana. Extendiéndose en ese tópico, comentó, categóricamente, la necesidad de reajustar la razón a los fundamentos divinos de la vida, a fin de que
los procesos educativos en el mundo observen lo imprescindible respecto a
la Fuente de Creación Eterna. Declaró que la desintegración atómica, practicada en la América, es seguida con indecibles preocupaciones por las Fuerzas Tutelares del Planeta, afirmando que la Humanidad vive en estos momentos aflictivo período de transición, sin la menor perspectiva de paz duradera, en virtud de los sentimientos belicosos que orientan los corazones.
En ningún tiempo, aseguró sin afectación, hubo tan grande impositivo de
entendimiento y aplicación de las enseñanzas de Jesús; pero, hasta que los
principios del Cristianismo gobiernen a las criaturas, de manera general,
reinarán entre ellas, periódicamente, el hambre y la sed, la guerra y la enfermedad, la injusticia y el miedo, la destrucción y la ruina .
- 106 -
VOLVÍ
Sintiendo que el tiempo disponible tocaba a su fin, le pregunté si no
volvería a reencarnar, respondiendo afirmativamente. Pero sonriéndome,
hizo resaltar que sería en el momento oportuno. Le pregunté además sobre
la continuidad de sus inventos maravillosos, con especial mención sobre la
luz eléctrica, contestándome sonriente:
— El Creador es Dios, Nuestro Padre. Somos simples instrumentos de
los designios sabios y justos de Él. Las invenciones continúan en la esfera
pasada y en el círculo en que respiramos actualmente. Ahora, no obstante,
mi querido Jacobo, ¿no habrá llegado la ocasión de que inventemos una
lámpara divina y eterna que funcione para siempre dentro de nosotros
mismos?
Con tal observación delicada y constructiva, vino el abrazo final,
obligándonos a la despedida.
- 107 -
HERMANO JACOBO
XV
EN EL TEMPLO
Más allá de la muerte, se sitúan las esferas de la continuidad.
Si el hombre común consiguiese detener el curso de los pensamientos
de segundo orden, durante algunos minutos del día, para reflexionar en la
grandeza de la vida sondeando las realidades de la muerte, seguramente
evitaría las cadenas del mal que lo sujetan a las recapitulaciones expiatorias.
Aquí permanecemos sujetos a nuestras propias creaciones, en igual
forma que las piezas de determinada máquina se ajustan para su necesario
funcionamiento.
El que se aflige por la falta de posibilidades materiales o en la angustia
del tiempo, que haga el bien a sí mismo. El que se lamenta en el cautiverio
del crimen, que se esfuerce por huir de sus garras, dedicándose al socorro
de sus semejantes. El que se demora en el sueño del vicio, que honre la mano áspera que lo despierta y lo prepara para la caridad regeneradora.
Cada día que pasa para el hombre encarnado, parece gritar a sus oídos: ¡Aun es tiempo! ¡Aun es tiempo!
EN PREPARACIÓN
Después de prolongadas meditaciones, llegara el día en que yo debía
ser recibido en el gran templo.
Marta y los amigos habían tomado todas las medidas susceptibles de
intensificar mi felicidad.
Las criaturas del parque transportaran enormes cantidades de flores
blancas como la nieve; y en nuestra dichosa casa, se hizo oír elevada música
durante varias horas, advirtiéndome mi querida hija sobre la necesidad de
mantener la mente alejada de todas las preocupaciones alusivas a la vida
física.
- 108 -
VOLVÍ
Sería abrazado por muchos amigos; trazaría nuevas directrices para
la lucha, y la preparación adecuada debía ser un deber en mí, me aconsejaba
mi bondadosa hija.
Antes de la hora prevista, Andrade vino a nuestro encuentro, 'avisándonos que por la noche, efectivamente, quedaría solucionado mi problema
de trabajo. Volvería a ver a muchos compañeros; pero yo estaba muy lejos
de imaginar que volvería a encontrarme con la mayor parte de los espíritus
con los cuales había convivido personalmente en las sesiones de labores
realizadas en la Tierra.,
La muerte nos dirige a los objetivos que procuramos.
Los dictadores crueles no solamente tienen bajo su mando a los servidores que se corporifican en la Tierra, sino también a los asalariados invisibles que estimulan sus propósitos inferiores. El hombre que se convierte
en instrumento de la bondad y de la salvación, aunque no lo sepa, recibe el
concurso de muchos hermanos interesados en los servicios de elevación
propia
EN PLENO SANTUARIO
Por la noche, cuando las constelaciones aparecían en el cielo azul, todos, en blanco ropaje, nos dirigíamos al santuario.
En el fulgurante atrio, me esperaban muchos amigos del Espiritismo
brasileño. Me extendieron sus brazos, y no obstante hallarme avergonzado
por no poseer un halo brillante mientras todos ellos aparecían envueltos en
aureolas luminosas, penetré en el interior.
Subirnos y subimos, hasta que en un salón adornado y amplio, varios
hermanos, que yo no conocía, me recibieron generosamente.
Tal vez inspirado por Marta, un admirable grupo orquestal ejecutó la
obertura de "La Gazza Ladra", de Rossini.
¡Con qué emoción acompañé aquella música ejecutada con suave encanto! ¡Qué nostalgias de mi antiguo hogar terrestre! La esposa y las hijas,
educadas en la elevada comprensión del divino arte, se hallaban como vivas
- 109 -
HERMANO JACOBO
dentro de mí... ¡Qué inmensos deseos de reunirlas sobre mi pecho y continuar, así, unidos en espíritu eternamente!
No pude contener abundantes lágrimas.
Terminada la melodía, un gran grupo de niños-orientadores entonó
un hermoso himno titulado "El hermano que vuelve de lejos".
A pesar de las palabras amorosas de Bezerra, Guillén, Cirne y de Marta, yo nada podía responder. Tal parecía que algo atravesaba mi garganta.
Me sentía nuevamente un niño. En mi memoria, volvía a ver a mi abnegada
y valerosa madre, como si estuviésemos en la distante Europa. Sentía su
cariñoso abrazo y oía sus palabras de despedida:
— ¡Vete, hijo mío! ¡Trabaja dignamente, sé bueno para con Dios y para
con los hombres! Algún día volveremos a vernos de nuevo en el hogar.
Miraba a los niños que me sonreían mientras cantaban; escuchaba a
los compañeros que me estimulaban para que tuviera buen ánimo; observaba el ambiente dulce y afectivo, envuelto en radiosas filigranas, y me preguntaba a mí mismo si aquel no sería el hogar divino a que se refería mi
madre en mis días de la infancia...
Cientos de entidades se congregaban en torno, respetuosas, y al fondo, una centena de espíritus singularmente iluminados, se mantenían en
profunda meditación. Andrade me los indicó diciéndome:
— Aquellos son vanguardias de la pureza y de la sabiduría, que suministran fluidos para materializaciones de orden divino.
No logré contestarle sobre la impresión que me causaban, a causa del
llanto que embargaba mi voz. No obstante, noté que al lado de ellos, se prolongaba vasta cámara lirial, en la parte de la torre que ocupábamos.
Por las ventanas próximas dominaba con la vista gran parte de la ciudad, maravillándome en su contemplación en aquella noche hermosa y plena de paz, repleta de armonía y de luz.
- 110 -
VOLVÍ
NUEVA FAMILIA DE LABOR
Probablemente con el objeto de sustraerme de la extrema emotividad
que me dominaba, el Hermano Andrade me condujo a un apartado rincón
del recinto, presentándome a algunas decenas de compañeros tan oscuros
como yo, diciendo:
— Aquí, Jacobo, se alinean los cooperadores de su trabajo edificante,
que ha de proseguir con gran actividad.
Llovieron los abrazos de alegría y de camaradería.
Reconocí a muchos de ellos, que habían desencarnado años antes que
yo.
Surgió la conversación llena de júbilo y de discreción. Algunos me
preguntaban sobre mis últimos trabajos doctrinarios. Muchos se recordaban de nuestros encuentros y de nuestras reuniones en diversos lugares de
Río de Janeiro. Allí se hallaban también varios médiums conocidos míos.
La nota predominante en la conversación era la esperanza en el futuro.
Todos se lamentaban, como me ocurría a mí mismo, por no haber sabido aprovechar eficazmente las horas mientras se hallaran en el cuerpo
físico. Hubiéramos podido concretizar mucho más nuestro ideal cristiano en
la causa que abrazáramos, si hubiésemos procurado aplicarla con igual denuedo con que procurábamos enseñarla.
Enfermos en cuyo tratamiento había cooperado mediante pases, enaltecían la fe con que se había separado del cuerpo material y expresaban el
júbilo con que esperaban la oportunidad de auxiliar a los seres queridos que
aun quedaban en los círculos terrestres.
Dentro de todo mi ser vibraban nuevos incentivos.
No merecía semejantes demostraciones de confianza y de aprecio, pero me aplicaría las lecciones; y si las autoridades superiores nos permitiesen congregarnos para dedicarnos al servicio útil, podrían contar con mis
energías débiles y humildes.
- 111 -
HERMANO JACOBO
Cierto viejecito que aseguraba haber asistido a mis trabajos en Botafogo, me informó que muchos de los presentes eran elementos evangelizados en nuestras propias reuniones y oraciones. La mayoría había sido traída
de múltiples lugares, después de largas tareas de pruebas y de reajustes,
para que comenzáramos juntos nuevas labores.
Indicó Andrade que yo podría continuar reposando al lado de Marta
por más tiempo; y que en el momento oportuno prepararía el grupo de asistencia fraternal a la que me había dedicado en los últimos años de mi vida
carnal, con el fin de que la desencarnación no me impusiese un intervalo
ruinoso en mis actividades.
Abracé a los compañeros, uno a uno, extremadamente conmovido, y
les dije que no irían a trabajar conmigo, sino que era yo el que iría a trabajar
con ellos. Seríamos un conjunto de servidores del bien, procurando la luz en
el servicio digno. Constituiríamos una sola familia, en nombre del Eterno
Amigo, nuestro Señor Jesucristo.
MOMENTOS DIVINOS
Volviendo a la presencia de Guillón y de otros amigos, reparé que el
silencio se hiciera profundo e indefinible.
Bezerra, nimbado de intensa luz, tomó lugar entre la gran asamblea y
el conjunto de hermanos que oraban extáticos, y elevó al Divino Maestro
sentida oración.
Sus palabras caían en mi corazón como chispas de un fuego celeste
que me sacudían las fibras más íntimas, sin destruirlas.
Rogaba, magnánimo, a Jesús, que me fortaleciese y me inspirase, en el
nuevo ministerio.
Tan excelsas eran las expresiones de la súplica, que un fenómeno extraño se produjo ante mis asombrados ojos.
Al impulso cíe la oración, los amigos iluminados se hicieron más radiantes y más bellos, y las flores del recinto, como si estuvieran nimbadas
de un oculto esplendor, irradiaban ahora mayor brillo.
- 112 -
VOLVÍ
Las lámparas, allí, eran las almas inflamadas de amor, y la claridad
que se esparcía, intensa y divina, no alarmaba el corazón.
Pétalos de fluidificada sustancia azul comenzaron a caer sobre nosotros, portadores de delicado aroma, y se deshacían suavemente sobre nuestros frentes, como si obedeciesen a la amorosa apelación del sublime hermano. Marta me amparaba, porque las lágrimas de dicha, aunque tranquilas, me hacían temblar, abatido y trémulo.
Cuando Bezerra terminó, ¡oh intraducible maravilla!
En la blanca cámara, surgió, de repente, una estrella cuyos rayos llegaban a tocar el suelo. Eran tan conmovedoras las vibraciones que se esparcían por el recinto, que no pude soportar la compañía de aquellos seres
iluminados.
Me aparté, instintivamente, para el lugar en que se hallaban los compañeros de organismos opacos.
Marta me siguió, pareciendo un ángel guardián presuroso y dulce; y
recordando la hora en que la viera, cariñosa y linda, en las labores de materialización en Pará, en 1921, cuando todavía me hallaba en la Tierra, me
arrodillé humildemente, acompañándome ella en aquella acción.
Guillón y los otros me miraban con lágrimas en sus ojos, y contemplando la estrella que estaba comenzando casi imperceptiblemente a tomar
forma humana, grité, sollozando; diciendo que yo no era digno de aquellas
manifestaciones de aprecio y que tampoco era merecedor de aquella visita
divina que comenzaba a revelarse. Fortalecido por sobrehumano valor, confesé mis faltas y puse de relieve mis defectos, en voz alta, abiertamente, sin
omitir error alguno.
Declaré que por mí hablaba la sombra que me envolvía, y afirmé que
no debía ser examinado por un amigo, y sí juzgado en calidad de reo, merecedor de justa condenación.
Conmovidos tal vez por la exaltación a que me había entregado,
Guillón, Sayáo, Cirne y Schutel dejaron la posición que ocupaban, vinieron a
nuestro lado, y levantándonos a Marta y a mí, emocionados, nos sostuvieron
en pie entre sus brazos cariñosos y amigos.
- 113 -
HERMANO JACOBO
XVI
LA PALABRA DEL COMPAÑERO
Por más que intenten los mensajeros espirituales describir la grandeza de las demostraciones del alma eterna en los oídos del hombre que permanece en el mundo, jamás encontrará recursos con que expresar la realidad.
Sometido a saludables limitaciones, el espíritu encarnado es incapaz
de traducir la belleza celeste. La sensibilidad desarrollada en la ciencia o en
la virtud, la percibe como un relámpago fugaz, intentando aprisionarla en la
palabra, en el sonido y en el color accesible a la apreciación humana; pero
los artificios de la inteligencia no son suficientes para fijar la claridad divina.
Extático y asombrado, noté que la estrella se transformaba lentamente. De la nebulosa radiante, alguien se destacó nítido y reconocible para mí.
Era el magnánimo Bittencourt Sampaio, cuya expresión resplandeciente constituía lo que podía designarse como un ser angélico.
Lo rodeaban amplias aureolas rutilantes.
Sorprendido y avergonzado, traté de retroceder, pero no lo conseguí.
Intenté arrodillarme, pero Guillón me sostuvo en sus brazos.
Poniendo su diestra sobre mi frente, continuó diciendo con nobleza y
sinceridad:
— ¡Hiciste bien, Jacobo, relatando tus propias faltas en este plenario
fraternal!
La Infinita Sabiduría designa tribunales para juzgar a aquellos que no
la conocen, porque la ignorancia reclama lecciones, a veces rudas, de los
planos exteriores; pero los hijos del conocimiento santificante, se condenan
o se salvan a sí mismos.
Los sordos voluntarios exigen fenómenos clamorosos en el terreno de
la expiación, para que se les desarrolle la acústica; y los ciegos de ese jaez
- 114 -
VOLVÍ
piden medidas espectaculares, en los círculos del dolor, con el fin de que se
les dilate la visión.
Para nosotros, por tanto, que aceptamos la gracia de la Revelación Divina, semejantes providencias son inútiles.
La propia conciencia labra en nosotros irrevocables arrestos.
Somos el fruto de nuestra siembra.
Erramos y acertamos, aprendiendo, corrigiendo y perfeccionando
siempre, hasta lograr la conquista del Supremo Equilibrio.
No te aferres, pues, a las sombras destructoras del remordimiento o'
de la queja.
¿Quién ha pasado incólume sobre los precipicios de las pasiones
humanas, a no ser el Amado Maestro, Señor
Sin gestos convencionales, sin ninguna actitud que denotase afectación, saludó a la asamblea y se dirigió hacia mí, pronunciando frases que yo
no merecía...
EL JUICIO DE NOSOTROS MISMOS
¿Nuestro? ¿Qué aprendiz ha alcanzado todas las enseñanzas de una
sola vez?
¡Calma el corazón de discípulo y concentra tus esperanzas en los benditos días del futuro!
La muerte para todos nosotros, que aun no hemos alcanzado los más
altos niveles de la Humanidad, es una pausa bendita en la cual es posible
abrirnos a la prosperidad en los principios más nobles. Atesoramos aquí
para distribuir más tarde bendiciones de vida inmortal en las oscuras esferas de la reencarnación. Respiraremos ahora la armonía y la paz a que
hemos sido conducidos, a fin de portar después su sublime estandarte entre
los compañeros que, aun aherrojados en la carne, duermen en las tinieblas
de la discordia y de la ilusión.
Somas células de la Humanidad militante, en busca de la Humanidad
redimida.
- 115 -
HERMANO JACOBO
Herederos de muchos siglos de experiencia carnal, es imposible lograr la definitiva ascensión .de un día para otro.
Es indispensable planear el bien y realizarlo; sembrar la felicidad y
recogerla, a costa de sudor y sacrificio en el trabajo personal.
¡Abre el pensamiento al rocío del ánimo bueno!
¡No te detengas en la aflicción vacía!
Regresaremos a la escuela de la aplicación, en la carne distante, y se
hará necesario emplear nuevas energías en las recapitulaciones imprescindibles.
ANTE LAS BENDICIONES DE LA LABOR
Produciéndose un ligero intervalo en la palabra amorosa y venerable,
deseé preguntarle sobre la continuidad de mis trabajos, en vista de los informes que allí recibiera del Hermano Andrade; pero antes de que pudiese
expresarme verbalmente, confirmó generoso:
— te ocuparás en el servicio, de ahora en adelante, en compañía de los
mismos compañeros de la bendita lucha.
Los círculos de vida que poblamos ahora, son de continuación.
En la experiencia humana, tenemos la siembra. En la vida espiritual
que nos es accesible, comienza la cosecha.
El favoritismo no existe en el Gobierno Universal. La Infinita Sabiduría
solamente nos indica, a través de la Ley.
Hay espíritus que se preparan en el mundo para la bendita primavera
del trabajo pacífico en la esfera superior; y hay otros que se encaminan,
voluntariamente, hacia el invierno de las angustias y de las tinieblas, tan
pronto como dejan el cuerpo material.
Todos aquellos que de alguna manera estuvieron en tu compañía en la
fraterna, comunión de intereses espirituales, constituyen la legión afectiva
con la cual seguirás hacia adelante, distribuyendo el amor, la luz y la verdad.
- 116 -
VOLVÍ
Nuestra acción mental en las estrechas líneas de la vida física, es un
simple ensayo para las labores que esperan nuestra cooperación después de
la muerte.
Sobresalen, a nuestro alrededor, multitud de necesidades de iluminación redentora.
Es necesario no desanimarse ni estacionarse. Conquistaste valiosas
posibilidades de servir, por los conocimientos que adquiriste; y si las atenciones materiales terminaron con el atestado de óbito pasado al viejo cuerpo, las tareas edificantes prosiguen activas, reclamando tú dedicación.
Formamos la caravana que jamás se disuelve.
Con las manos entrelazadas en la labor del bien, no reposaremos sino
en el Maestro que de cerca sigue nuestra buena voluntad.
Es necesario, Jacobo, encontrar la paz dentro de nosotros mismos, en
la batalla por la victoria de la luz, tal como el Señor lo demostró perseguido
y crucificado.
Lejos de nosotros el descanso destructivo de los que procuran el Cielo
sin las credenciales del Reino Divino en sí mismos.
LAS OLVIDADAS VIRTUDES DE ILUMINACIÓN INTERIOR
Compadeciéndose de mis abundantes lágrimas, levantó mi rostro con
su diestra y mirándome bondadosamente, continuó:
— Lamentas no poseer, ya, más amplio desenvolvimiento de la luz interna; con todo, cualquier desaliento de nuestra parte en el esfuerzo salvador, significa indebida reacción de nuestra voluntad caprichosa contra los
soberanos y justos designios de Arriba.
No nos detengamos a examinar la exigüidad de nuestros recursos. Dilatémoslos utilizando las posibilidades que Jesús nos confió. En las tropelías
de la agitación carnal, casi siempre nos olvidamos de las virtudes susceptibles de ser encontradas en los carriles apagados y anónimos del valle. Nuestra visión, en tales circunstancias, está concentrada sobre el cúmulo de la
organización social provisional a la que servimos, y en la imaginaria monta- 117 -
HERMANO JACOBO
ña de los honores terrenales, coronada no obstante de ventajas respetables;
y esperamos el bienestar y el placer, la sagacidad y el dominio, las facilidades temporales y las consideraciones fantasiosas a nuestro personalismo
poco digno, olvidando por completo, a veces, los dones sagrados del deber
humilde y desconocido.
¡Cediendo a los impulsos que presiden nuestros instintos primitivos,
nos despreocupamos de adquirir simplicidad y amor, paciencia y renunciación, resignación y esperanza; dádivas de la vida eterna que el Héroe Celestial nos ofreció a los pies de la cruz!
Nos impresionamos con el Salvador en las claridades sublimes de la
Resurrección, pero olvidamos al Maestro Crucificado.
Nos agrada disponer, pero aborrecemos obedecer. Procuramos la autoridad, pero desdeñamos la disciplina.
Ejercemos severo examen sobre los actos ajenos, sin establecer la más
mínima vigilancia sobre nuestro propio corazón.
Nos entendemos perfectamente con el ruido y con la liviandad del
mundo que envuelve nuestros sentidos inferiores, pero raramente nos comunicamos con el Espíritu Sublime del Cristo, en la propia conciencia.
Sabemos caer de prisa, pero difícilmente nos decidimos a levantarnos.
Nos adornamos con las flores de un día y perdemos los frutos de la
eternidad.
Nos habituamos a pedir las bendiciones del Eterno, y, cuando las recibimos, nos disponemos a dormir indefinidamente.
_ Llenamos la Tierra de palabras brillantes, olvidando que la victoria
en el bien es más concreta en aquellos que oyen el consejo sabio y lo aplican.
Es por esto, amigo mío, que llegamos sin lámpara propia a las eminencias de la vida, incapaces de contemplar el brillo solar por nuestra deficiencia de luz.
Pero el Todo Misericordioso jamás nos cierra las puertas del servicio
de elevación.
- 118 -
VOLVÍ
Aquí también encontrarás las bendiciones de la lucha, en cuyo aprovechamiento encenderás la propia lámpara para la jornada.
Sin las cualidades que santifiquen el carácter, dignifiquen la personalidad, espiritualicen el raciocinio, e iluminen el corazón, es impracticable la
felicidad en los más gloriosos mundos.
La lámpara puede ser tímida y pobre; no obstante, si posee material
equilibrado y perfecto para sintonizarse con la Sed de la Fuerza, producirá
luz y belleza, en silencio.
Renovémonos así, embelleciendo nuestras posibilidades interiores,
para que podamos comunicarnos con el Supremo Donador de la Vida, a
través de los hilos invisibles de amor que lo unen con el Universo Infinito.
¡Deja, Jacobo, que rujan las tempestades en el mundo; olvida las recordaciones violentas del pasado; emerge del "hombre viejo", y dirígete
hacia lo alto!
¡Entonces ha de irradiar tu luz brillante y pura! ¡Amemos el trabajo
transformador!
¡La vida nada debe a los inútiles!
Somos ramas de la Vid Divina, y nuestra felicidad exige la savia inmortal que procede de las raíces profundas. Sin ese alimento, nos convertimos
en gajos secos e improductivos.
¡Atraviesa valeroso esta hora de transición¡ ¡Reanímate en el Señor, y
no desfallezcas!
VOLVÍA FINAL DE LA REUNIÓN
Inmediatamente, como si deseara sustraernos a la idea del ceremonial, pasó a conversar naturalmente con nosotros. Se refirió a los compañeros que compartían con él las actividades de la esfera en que se encontraba,
y entabló particular conversación con Guillón sobre la evangelización en el
Brasil, y las angustias del mundo moderno.
Cuatro entidades más, ligadas al fraternal mensajero, se habían materializado en forma armoniosa y fulgurante.
- 119 -
HERMANO JACOBO
Me abrazaron con cariño y cantaron con los niños-orientadores un delicado himno consagrado a Jesús.
En derredor mío los dulces entusiasmos de la Buena Nueva, trazaban
planos de sagrada cooperación con el Cristo. Se referían los amigos presentes a la multitud de espíritus fanatizados en el mal y a los sufrientes desencarnados de todos los matices, examinando recursos para iluminarlos,
ampararlos y auxiliarlos; pero, a pesar del interés con que observaba los
proyectos de renovación redentora, no tenía para conmigo mismo sino
lágrimas de compunción y de gratitud.
Otros cánticos se hicieron oír, conmovedores y hermosos; y cuando
Bittencourt Sampaio y los suyos se despidieron en deslumbramiento de
júbilo, sentí el principio de una revolución interior, de profundas consecuencias para mi futuro. Perdiera momentáneamente la curiosidad enfermiza que me orientara hasta entonces. La claridad de los otros había acentuado mi oscuridad. Mi inquietud característica se centralizara. ¿Por qué
avanzar en el conocimiento intelectual con el alma a oscuras? Tenía que
cambiar de rumbo. En realidad, fuera agraciado por la benevolencia de muchos amigos que rodeaban mi espíritu de atenciones y de ternura, pero en lo
recóndito de mi ser, estaban las señales de mi falta de adaptación al Reino
del Señor, que yo ambicionara servir; antes de extenderlo a los demás, era
indispensable construirlo dentro de mí mismo. A pesar de la belleza inolvidable de aquella noche de amor, las gracias recibidas me confirmaban, en el
fondo, las primeras impresiones de que yo no pasaba de ser un mendigo de
la luz.
- 120 -
VOLVÍ
XVII
EN LA ESCUELA DE LA ILUMINACIÓN
¡Bendita es la bondad del Señor, que no fuerza a la criatura a tener
que esperar siempre!
Si fuese fustigado por los amigos con palabras rudas, después de la
desencarnación; si me recordasen sin caridad mis errores, tal vez me refugiara en mi propia resistencia, acentuando las sombras que dominaban mi
alma. Probablemente inventaría recursos contra el servicio de la luz. Las
advertencias, sin embargo, llegaban a mí silenciosas. La asistencia de mi
hija, los cuidados del Hermano Andrade, la conversación de Guillón y la devoción de Bittencourt Sampaio, transbordaban amor que renueva y eleva
sin alarde.
Nadie me humillaba. Al contrario, de todos recibía incentivos para mi
propia mejoría.
Me alegraban saludables modificaciones, penetrando mi corazón silenciosamente.
En razón de todo esto, al siguiente día del encuentro con Bittencourt
en el gran santuario, tenía mi espíritu sumergido en graves y profundas
meditaciones.
¿Cómo podría recibir a mis compañeros para el trabajo, si me sentía
inapto y oscuro? En lo íntimo, pretendía absorberme en preocupaciones
aplastantes, ganar tiempo aprendiendo y sirviendo; no obstante, en lo recóndito de mi conciencia perseveraba el recuerdo de aquella enseñanza
evangélica alusiva al "ciego guiando ciegos". No. No debería precipitarme.
Me convenía meditar en oración, suplicando al Señor que desarrollara mi
visibilidad espiritual... Era ineludible mi reajuste, antes de entregarme a
nuevas empresas.
- 121 -
HERMANO JACOBO
INSTITUCIÓN RENOVADORA
En ese estado de alma, recibí la visita intencional de Guillón, que me
aseguró conocer cuánto me sucedía. Atribuyó mis dificultades a la transitoria inadaptación a la vida espiritual, y me aconsejó un curso rápido en una
de las escuelas de iluminación que allí había.
Y como le pidiese ayuda, me contestó sonriente que encauzaría la solución del problema, con el Hermano Andrade, añadiendo lealmente:
— En ese servicio nuevo, Jacobo, procure ser niño otra vez. No tenga
ideas preconcebidas. Olvide al hombre de negocios que fue, olvide su posición de jefe con los subordinados y las personas agradecidas a su posición.
Llega siempre el momento en que debemos devolver al Señor las dádivas
que nos hizo a título de préstamo. Con su mente limpia y fresca, usted
aprenderá mejor el sentido de la vida real. Saber comenzar aquí, es una
ciencia agradable y al mismo tiempo compleja.
Escuché atentamente el consejo, y después de breve intercambio con
mi hija, fui conducido por el Hermano Andrade a una de las dependencias
del mismo templo que visitáramos en la víspera.
Allí se hallaban algunas decenas de espíritus en contacto con los instructores.
Noté que las aulas estaban animadas; todavía no se revestían del
carácter solemne, y por ese motivo, se hacía difícil destacar los profesores
de los, alumnos.
Todo era simple y cordial.
Se caracterizaba el ambiente por su expresión acogedora.
Las disertaciones eran de carácter grave, pero dentro de la mayor fraternidad.
Andrade me confió a la protección de la oficina administrativa y se retiró, después de explicar que me dedicaría al aprendizaje por unas semanas
solamente, por el hecho de poseer cierto bagaje de conocimientos elevados,
obtenidos en la esfera carnal; considerando que la mayoría de los compañe-
- 122 -
VOLVÍ
ros allí estacionados en las lecciones diurnas, necesitaban, por tanto, algunos recursos rudimentarios de la espiritualidad superior.
INFORMACIONES ÚTILES
A solas con el instructor que me atendía, grabé en mi mente sus palabras estimulantes y afables.
Se mostraba sinceramente interesado en auxiliarme.
Conduciéndome a un amplio recinto de la organización, me dijo con
alegría y franqueza:
— Usted apreciará las enseñanzas y se valdrá de las posibilidades de
la escuela, con la eficiencia precisa, en medio de espíritus que le son desconocidos hasta ahora. En las enseñanzas iluminativas, las afecciones terrenales no siempre nos ayudan. Al contrario, comúnmente perturban. La conquista de la luz interior demanda cierta violencia a los intereses del "yo", y
los parientes y afines, a veces dominados por la afección exclusivista, provocan vibraciones de piedad mal entendida, de amor propio herido, de melindres innecesarios y celos nocivos. Esto, en la mayor parte de los casos,
envuelve el alma en una vibración de peligrosa ilusión, como si un material
aislante la apartase del clima real de la vida. Cada uno de nosotros es un
problema particular en la Creación Divina. Debemos enfrentarnos valerosamente con nuestros enigmas. Si es necesario libertar de las zonas inferiores el corazón, para unirlo a los planos más elevados, tengamos suficiente valor para hacerlo. En tareas como la que se va a iniciar, el estacionamiento de la mente en las formas más respetables de retención puede
ser perjudicial.
Miré a mi interlocutor, esperanzado y contento, y, quizás porque observase mi ansia juvenil de aprender con provecho, me golpeó paternalmente en los hombros, y me dijo sonriendo:
— ¡Que sea feliz! Recuérdese de su necesidad de transformación saludable y prosiga fortalecido y sereno.
A los pocos instantes, tomaba lugar entre los asistentes.
- 123 -
HERMANO JACOBO
Ningún conocido. Ningún lazo que me hiciera recordar mentalmente
el pasado.
Supe después que esa característica de la institución es providencial.
Aun no nos hallamos en un campo de amor equilibrado. La herencia
del "círculo consanguíneo", de la "simpatía incondicional", del "grupo sectario", o del "impulso preferente", todavía nos acompaña intensamente en la
esfera en que me reajusto. La autoridad superior nos permite conservar
semejante patrimonio en su forma venerable de inclinación constructiva,
durante el tiempo que deseemos; aunque en el régimen de aclaración espiritual, es prudente actuar contra cualquier situación exclusivista. De ahí la
conveniencia de la congregación de elementos neutros entre sí, porque la
amistad que ahí se establece no tiene los residuos de la pasión terrenal que,
aun en su aspecto hermoso y noble, en el cual se aprovecha la elevación de
nivel cultural y sentimental del mundo, funciona contra la armonía de la
mente, sin la cual es imposible encender la propia luz.
APRENDIENDO
En poco tiempo me había familiarizado en el curso. La organización se
dedica al suministro de valores educativos a los espíritus procedentes de la
esfera carnal, portadores de grandes compromisos en los desvíos del bien.
Es curioso observar que la mayoría de los alumnos se encuentran en
la situación del hombre necesitado de un metal precioso, que hubiese permanecido mucho tiempo junto al filón aurífero, olvidando su propio objetivo.
Los profesores son incansables en aclarar que en la reencarnación tenemos el más valioso instituto educativo, significando que en realidad todas
las luchas terrestres tienen por objeto redimir al espíritu e inflamado de
virtudes celestiales. Hacen mucho hincapié en que, una vez en el cuerpo
físico, el hombre olvida los imperativos de su permanencia en los distintos
grados de la preparación, y se dedica a la conquista de inutilidades o ventajas efímeras, cuando no se erige en un tirano o en un crítico de sus propios
- 124 -
VOLVÍ
hermanos de lucha. Vicia su mente en la ociosidad, ante la gloriosa bendición recibida, y, muchas veces, abandona la escuela de la carne en deplorables condiciones morales, por las deudas adquiridas en el mal uso del libre
albedrío ante las leyes ineludibles que gobiernan la vida.
En vez de respetar las materias de servicio redentor y utilizarlas en
beneficio de sí mismos, los aprendices de la sabiduría, en la actuación terrenal, las utilizan con indiferencia en perjuicio propio, cuando no las aprovechan lamentablemente en la perpetración de faltas criminales. Por tanto,
cuando el alma deja el plano terrenal seguida de valores intercesores de la
devoción fraterna', por la buena voluntad que demostró a sus semejantes, le
es permitido frecuentar las instituciones iluminativas más allá de la muerte,
con posibilidades en la acción práctica, entre los núcleos de entidades inferiores.
Se comprende, entonces, que todos los conflictos de la lucha carnal se
revisten de sublimes finalidades.
En la vida real del espíritu, el sufrimiento pierde el aspecto sombrío .
No es considerado tan solamente como un motivo expiatorio, sino también
como una bendición salvadora que perfecciona e ilumina siempre. El hombre que se aferra al placer fácil de un minuto, pierde la bendita siembra de
la eternidad; solamente por eso es que no saca del obstáculo, del dolor y de
las dificultades el resultado de alegría imperecedera que ofrecen al alma.
CONCEPTOS DE UNA CARTILLA PREPARATORIA
Del acervo de primorosos libros que me fuera permitido observar,
uno de los instructores sacó determinada cartilla de afirmaciones sintetizadas y destinadas a despertar la mente, recomendándome cuidadosa meditación en su lectura. De entre ellas, deseo destacar algunas que supongo
han de interesar de cerca a los compañeros que se dispongan a recibir mis
humildes noticias: "Cada espíritu es un mundo vivo con movimiento propio,
con sujeción a las causas que creó para sí mismo en el curso del Tiempo,
gravitando en torno de la Ley Eterna que rige la Vida Cósmica"
- 125 -
HERMANO JACOBO
"Dos terceras partes de las criaturas humanas en-, carnadas en la superficie de la Tierra, se demoran' en la jornada evolutiva que va de la Irracionalidad a la Inteligencia o de la Inteligencia a la Razón. La otra tercera
parte restante se halla en tránsito de la Razón a la Humanidad. Fuera del
cuerpo terrestre, pero ligados al mismo plano, evolucionan miles de millones de seres pensantes, en las mismas condiciones".
"En esferas más elevadas del Planeta, otros miles de millones de almas se dirigen de la Humanidad a la Angelitud"
"El proceso de la educación del ser hacia la Divinidad, tiene su base en
la reencarnación y en el trabajo incesante".
"El instituto de las compensaciones funciona igualmente para todos".
"Nadie elude las leyes universales".
Con sorpresa, vine a saber que así como el suelo bruto ayuda al labrador y lo educa mediante el trabajo que lo mejora y enriquece, así también
las inteligencias inferiores y rudas benefician a los espíritus superiores en
conocimientos y en virtud, cuando se interesan en la dilatación de sus propios poderes, tal como en una agremiación escolar el lucro legítimo pertenece a aquel que enseña y se dedica a la preparación de alumnos distraídos
o ingratos.
Los casos agrupados en la escuela son dignos de mención especial.
Los compañeros cuentan los más interesantes episodios en materia de fuga
en las ansias de la felicidad definitiva. Huyeron lejos del tesoro de la santificación íntima, deliberadamente, por infantil recelo de sufrimientos y humillaciones. Perdieron grandes y benditas oportunidades de ascensión a las
cumbres iluminadas; y ahora, tal como me ocurre a mí, reparan el tiempo
menospreciado por medio de labor más intensa.
"Los recursos de la dignificación de la individualidad permanecen a la
disposición de la comunidad planetaria en las diversas escuelas religiosas
de la Tierra; escuelas que se diferencian en el culto externo, de acuerdo con
los impositivos de espacio y tiempo, pero que, en el fondo y en esencia, se
hermanan en la Fuente de la Eterna Verdad, en que la integración del Alma
con la Luz Divina se realiza por intermedio del Supremo Bien".
- 126 -
VOLVÍ
"Jesús es el Ministro de lo Absoluto, junto a las colectividades que
progresan en los círculos terrenales. Los grandes instructores del mundo,
fundadores de distintos sistemas de fe representan mensajeros de El, que
nos gobierna desde el principio".
"Toda criatura humana posee en sí misma las semillas de la Sabiduría
y del Amor. Cuando ambiente esos divinos gérmenes dentro de sí misma, y
los desenvuelva ampliamente a través de los siglos incesantes, conquistará
las condiciones del Sabio y del Ángel, que se revelan en la sublime personalidad de los Hijos de Dios, en mayoría de edad divina".
Mientras estuve en el cuerpo material, muchas veces, apresuradamente como si devorase algún alimento sin masticarlo, adquirí conocimiento de las instrucciones de orden superior. Pero allí a la vista de las circunstancias en que me encontraba, la lectura me obligó a serios pensamientos.
- 127 -
HERMANO JACOBO
XVIII
ENSEÑANZA INESPERADA
Nadie podrá escapar a los imperativos del propio mejoramiento. El
ignorante podrá refugiarse en la intemperancia de los sentidos físicos, creyendo que la muerte es el fin de toda lucha; y el instruido podrá hojear
páginas preciosas, imaginándose exonerado de la obligación de ser útil al
prójimo en la devoción fraterna. No obstante, para todos aquellos que permanecen lejos de la acción edificante y renovadora, la vida espiritual vuelve
a abrir las puertas del esfuerzo personal imprescindible.
Los espíritus holgazanes atrasarán su marcha deteniéndose en la rebeldía o en la inercia, y serán aprovechados en la obra regeneradora o evolutiva, a la manera de corrosivos que sirven para las tareas de limpieza utilizados por manos hábiles. Pero los hijos del arrepentimiento y de buena voluntad, encontrarán mil modos de actuar y de servir, en el extenso campo
del bien.
En las altas cimas, se congregarán asambleas de venerables benefactores, en favor de millones de seres; pero ningún espíritu podrá sentarse en
un trono que no edificó, ni brillará con lámpara ajena.
Las llamadas y los consuelos de los campos nobles, no deben ser interpretadas exclusivamente como simple confortamiento de protección
efectiva, y sí, por encima de todo, como valiosas herramientas de servicio
redentor. Esta es una enseñanza que estoy aprendiendo a costa de muchos
esfuerzos y que los amigos esclarecidos de la Tierra posiblemente evitarán,
valiéndose de las oportunidades de elevación y perfeccionamiento que el
mundo les ofrece.
EXPERIMENTACIÓN
Cierto compañero de aprendizaje me invitó a experimentar prácticamente las lecciones de la escuela en que nos reajustamos.
- 128 -
VOLVÍ
Iríamos a Río de Janeiro, en donde habíamos recibido valiosas bendiciones de la fe. Procuraríamos algunos de los casos de adoctrinación y socorro, en los cuales actuáramos, y aplicaríamos entonces los principios recibidos.
El orientador a quien expusimos el proyecto, lo aprobó con evidente
satisfacción; pero consideró que debíamos ir en compañía de alguien más
apto que nosotros, a fin de que no se perdiera nuestra siembra. Indagó sobre las particularidades del propósito, y después de oír a mi colega, comenté
mi objetivo.
Antes de mi desencarnación, había luchado por mucho tiempo con un
peligroso obsesor de un alcohólico inveterado, sin haber conseguido convencerlo ni modificarlo. Me agradaría observar el caso "in loco" y, con las
precauciones a que me viera compelido, me prepararía para el servicio mayor que me esperaba.
El director me oyó con paciencia y no presentó ninguna objeción, recomendándonos, a continuación, a la custodia del Hermano Órnelas, veterano en trabajos de la especie que pretendíamos acometer.
Al poco tiempo, nos .hallábamos en la ciudad, al anochecer.
El compañero que nos seguía de cerca explicó que innumerables hermanos de otros círculos, imposibilitados por largos decenios de reencarnar,
se dedican a tareas oscuras y de sacrificio, entre las almas endurecidas o
sufrientes, con el fin de conquistar por la abnegación y por el heroísmo silencioso, la irradiación luminosa que les falta. Emplean largos años en el
esfuerzo de renunciación adquiriendo humildad en el trato de almas rebeldes y ásperas, como sembradores que buscan la dádiva de la flor y del
fruto al contacto del suelo bruto. En general, son hombres y mujeres que se
excedieron en la autoridad o en el uso del dinero, en la inteligencia o en la
belleza, asumiendo graves compromisos morales que se consagran después
del sepulcro, por largo plazo, al género de actividades que íbamos a intentar, en benditas peregrinaciones de auxilio a los semejantes, ostentando
aflictiva posición de servidores oscuros y anónimos para alcanzar mejor los
fines que se proponen.
- 129 -
HERMANO JACOBO
ANTE UN ESPÍRITU OBSESOR
El alcohólico, cuya situación me había hecho incurrir en diversos servicios de oraciones y de adoctrinaciones durante mis Últimos tiempos de
vida material, se hallaba en un bar suburbano, emborrachándose. Al lado de
él, el temible espíritu obsesor daba expansión a impulsos indignos. Cada
copa llena era una nueva taza de veneno fluido que él aspiraba con extraña
voluptuosidad.
Nos aproximarnos sin pérdida de tiempo.
Antes de actuar, el espíritu de Órnelas me advirtió que hallándonos
fuera de los lazos físicos, el socorro a los espíritus atrasados exige otros
recursos además del arma verbal. "Nos hallarnos aquí, aclaró con la mayor
atención, sin el elemento controlador de la mediumnidad. Cuando el instrumento encarnado está en las tinieblas de la ignorancia, la entidad desequilibrada se apodera de su cuerpo completamente, llegando a la posesión
casi absoluta, y entonces, verificamos en los círculos terrestres la exacta
reproducción del alma desorientada y falta de razón, ofreciendo intensa
sensación de locura. La mayoría de los médiums, por tanto, aun siendo
sonámbulos puros, controlan de algún modo a los espíritus comunicantes
irreflexivos y desdichados, ejerciendo hasta cierto punto determinada censura sobre las palabras rudas o inconvenientes que desean pronunciar. En
aquel instante me hallaba con un obsesor frente a frente. Debía prepararme
para demostrarle los mejores sentimientos de mi corazón, porque, por su
parte, me daría a conocer las notas más íntimas de su propia conciencia.
Nos acercamos a aquella pareja lamentable.
El verdugo miraba una copa cercana, de igual modo que un magnetizador interesado en su presa. Era una triste figura de vampiro que provocaría gestos de pavor en las personas allí presentes, si pudieran ver su- máscara diabólica.
Volviéndose hacia nosotros y sintiendo que lo observábamos con
calma, me pareció que se concentraba para ofrecernos mayor resistencia,
- 130 -
VOLVÍ
sonriendo con escarnio; y dirigiéndose de modo especial a mí, echó una
franca carcajada.
Al principio, me molesté. Experimenté un malestar intraducible.
Aquel espíritu endurecido envolviéndose en una nebulosa sombría,
enviaba contra mí fuerzas envolventes y perturbadoras.
Órnelas me sacudió los hombros vigorosamente y me dijo:
"Noto su inexperiencia, pero no tema. Centralice la voluntad y reaccione con todas las energías de que dispone. Prepárese para oír y hablar con
serenidad. Sus condiciones psíquicas surgirán a la superficie del rostro y de
la palabra. No se deje abatir. Yo lo ayudaré".
La advertencia me tranquilizó íntimamente, aunque en realidad no
llegara a conseguir refrenar mi recelo, en vista de la agresividad del obsesor, que se acercaba a mí con expresiones provocadoras.
DIALOGO SORPRENDENTE
Ante el temible verdugo y bajo su zona de influencia sin el concurso
de un médium, como me ocurriera en las adoctrinaciones de otro tiempo,
tuve el impulso de alejarme de aquella experiencia. ¿No sería mejor esperar
a que mi espíritu se fortaleciera más?
Órnelas, mientras tanto, con mirada severa, me impidió retroceder y
poniendo su diestra sobre mi frente, me aconsejó proseguir, prometiéndome inspirarme en las observaciones convenientes.
Me mantuve seguro y miré sin temor al obsesor. Percibiendo mi decisión, el infeliz recogió los puños cerrados con que me afrontara lleno de
cólera.
Mientras, la colaboración magnética de Órnelas me sustentaba, proporcionándome gran fortaleza.
Fue así mi primer diálogo, después de la muerte, con un espíritu desviado del bien:
Hermano mío, le dije emocionado, ¿no se decide a libertar a nuestro
amigo enfermo, ya de por sí tan miserable?
- 131 -
HERMANO JACOBO
Y usted, aun después de muerto, ¿no desiste de importunarme?, replicó el obsesor con rabia.
Sí, no desisto porque quiero ser su amigo y deseo proporcionar luz a
su espíritu.
Pero a Ud. no le veo luz alguna. ¿Cómo quiere usted dar lo que no tiene?...
Su respuesta me hirió profundamente y faltó poco para que no huyera. Pero la mano vigorosa de Órnelas me amparaba, y respondí:
Trabajaré sinceramente en el bien hasta que la Voluntad del Señor
ilumine mi alma.
El perverso interlocutor se rió con la mayor falta de respeto y prosiguió:
¿Por qué insiste? No adelantará nada...
Fuera de la caridad no hay salvación, le repliqué lleno de confianza.
¿No cree ser un deber nuestro ayudar al compañero de mente enferma,
aunque esté aún unido al cuerpo terrestre? ¿No conoce su familia respetable
que sufre grandemente?
Vaya, vaya, Jacobo, contestó contundente, usted se refiere a la caridad
con tanta seguridad...
¿Cómo no? ¿Qué será de nosotros sin la práctica del bien?
Según me consta, exclamó sarcásticamente, usted en la Tierra daba
gran preferencia al dinero, estimaba profundamente su propia fortuna...
En mis reacciones del "hombre viejo", quise decirle que era más justo
amar el dinero propio que los bienes ajenos, pero la expresión fisonómica
de Órnelas detuvo mi frase de autodefensa, y, en lugar de proferirla, dije con
serenidad:
Recogí las ventajas materiales alcanzadas por el esfuerzo digno, tal
como el mayordomo que retiene consigo, transitoriamente, las dádivas del
Señor. Lo que el Todo Poderoso me confió, lo dejé restituido, con la conciencia feliz, según sus sabios designios.
El verdugo hizo un ademán de odio y volvió a comentar:
- 132 -
VOLVÍ
No le reconozco autoridad alguna para dar consejos. Usted fue, siempre un hombre áspero, indisciplinado, voluntarioso. Muchas veces, acababa
de señalarnos el buen camino y seguía luego la senda contraria. Ahora quiere ser un apóstol...
Hizo un gesto ridículo, con el fin de torturarme, y continuó:
Frecuentemente, después de dejar los médiums a través de los cuales
cambiábamos ideas, yo seguía sus pasos con discreción, y notaba que Ud. no
actuaba de conformidad con sus propias enseñanzas.
Semejantes frases, dichas así a quema ropa, me desconcertaron.
Me ruboricé avergonzado; mientras, Órnelas me garantizaba la firmeza de ánimo.
Sí, concordé, reconozco mis debilidades. Pero mis deseos de renovación y de perfeccionamiento son sinceros. No podemos santificarnos de una
sola vez, y si todos los pecadores se negaran a trabajar en el bien, alegando
que se sienten malos e ingratos, ¿cómo podríamos esperar una vida mejor
en el mundo? Si los espíritus comprometidos con la Ley no se resuelven a
colaborar en el rescate de sus propias deudas, por el hecho de reconocerse
deudores, jamás alcanzaremos la liquidación de las cuentas humanas. Comprendo que no soy un ejemplo vivo de los conocimientos evangélicos, confiados a mi alma por la Compasión Divina. Mientras tanto, tenga la seguridad de que no descansaré hasta que consiga afinar mis actividades con los
ideales redentores que abracé.
El interlocutor no se alegró con mi argumentación. La lealtad de mis
declaraciones disminuía su cólera. Escuchó, enmudecido, y cuando se produjo el intervalo, consideró con menos ironía
Su caso, entonces, será como el del médico que debe restaurar primeramente su propia salud...
No niego semejante necesidad, añadí con sinceridad, haré todo cuanto
sea necesario para lograr mi propio restablecimiento espiritual. En el servicio bien sentido y aplicado encontramos la corrección de nuestros errores y
la redención del pasado, por más deplorable y delictuoso que sea. Tenga por
cierto que el enfermo que no es egoísta, buscará remedio y recurso tanto
- 133 -
HERMANO JACOBO
para sí como para los demás. Persistiendo en su actitud, es usted quien se
perjudica a sí mismo.
El desdichado, en una crisis de desesperación, me recordó en voz alta
ciertas faltas cometidas por mí en mi última existencia. Pero, auxiliado por
Órnelas, yo iba hallando medios de responder sin irritación, constructivamente.
Terminado el largo y desagradable diálogo en que me vi inesperadamente envuelto, aplicamos pases de socorro al hermano encarnado, que se
mantenía en aflictivas condiciones de enfermedad y de embriaguez. Después de enorme rebeldía, el terrible perseguidor consintió en que yo orase,
colocando su cabeza entre mis manos. Supliqué fervorosamente al Señor
que nos amparase a él y a mí, para que ambos pudiéramos mejorar nuestros
corazones y ascender en el conocimiento y en la práctica del bien.
Terminada mi primera práctica personal de servicio, el obsesor me
miró de diferente manera. Ya no me parecía tan agresivo. Se mostraba dispuesto a atender mi disposición fraternal. Viendo Órnelas que yo esperaba
un éxito mayor, habituado como estaba a la acción inmediata de la Tierra,
me sustrajo a mi expectación, exclamando:
No espere una rápida reacción de reajuste. Si la simiente exige tiempo, con el frío y el calor, con la lluvia y con el Sol, para germinar y producir,
¿cómo queremos exigir que de un momento a otro se obtenga la realización
de espiritualidad en un ser que es eterno? Los resultados de la buena iniciativa pertenecen a Dios. Nos es suficiente, querido mío, el placer de servir.
Volveremos sobre este caso en la primera oportunidad.
Admirado con la paciencia del compañero, lo seguí sin dudar.
INDICACIÓN SALUDABLE
Cuando el colega que iba con nosotros atendió por su parte a la tarea
que se había propuesto, Órnelas percibió la tristeza que me acometiera
súbitamente. En efecto, graves reflexiones acudían a mi pensamiento. Al
final de cuentas, ¿quién había adoctrinado en este caso? ¿Había sido yo el
- 134 -
VOLVÍ
que llevara socorro al espíritu infeliz, o fuera el espíritu sufriente quien me
beneficiara con la verdad?
Un sombrío velo de preocupaciones descendiera sobre mí.
¿Cómo proseguir? No ignoraba que un grupo de cooperadores decididos y fieles esperaban mi concurso.
El compañero de más experiencia, comprendiendo cuanto pasaba por
mí, se aproximó mientras regresábamos, en plena noche, y me dijo con cautivadora inflexión de bondad:
— Jacobo: en todas partes nos hemos de ver enfrentados por nuestra
propia conciencia. Si honramos a nuestros amigos por el incentivo y por el
júbilo que nos proporcionan, agradezcamos a nuestros adversarios gratuitos la osadía con que nos ponen de manifiesto nuestras necesidades. Los
que nos aman, destacan nuestras excelentes cualidades de servicio ya
hecho, en la individualidad imperecedera; y los que no nos tienen estimación, indican, con ruda franqueza, las imperfecciones que aun conservamos
con nosotros. Los que nos quieren y los que simpatizan con nosotros, se
callan con respecto a las sombras que nos rodean, pero los contendientes y
los desafectos, las develan en nuestro provecho, siempre que tengamos suficiente serenidad para buscar los intereses del Señor y no los nuestros. En
su capacidad de tolerar las observaciones amargas, reside la base de su
propia iluminación. El progreso es obra del esfuerzo mutuo. El hermano
perturbado se benefició intensamente con su concurso valioso, y gradualmente fijará en él mismo la limosna recibida. Por tanto, no es razonable que
Ud. pierda su parte. Conserve la enseñanza, medítela y guarde su valor. Es
probable que Ud. se sienta ahora afrentado y herido; pero los días pasarán
sobre los días, y más tarde, llegará a la conclusión de que no le hablo sin
sólida razón.
El consejo refrescó mi alma dilacerada. Por primera vez comprendí
que así como llega el momento en que los jueces del mundo son juzgados
por las obras que realizan, surge también el minuto en que los adoctrinadores de la Tierra son a su vez adoctrinados por los servicios que dejan
de hacer.
- 135 -
HERMANO JACOBO
XIX
LA SORPRESA SUBLIME
Aprender, será siempre valioso trabajo para el corazón.
Después de mi llegada, observando que el combate por la extensión
del bien se desdobla en todas direcciones, creí en la posibilidad de proseguir en el mismo diapasón de actividad a que me consagrara en la Tierra.
La luz interior revelada por varios amigos, sin que la más mínima
partícula apareciera en mí, constituyera la primera evidencia que sugería la
modificación de mi actitud mental. ¿De qué me valdría la actividad en demasía sin probabilidades de realización benéfica?
Allí, el servicio se pautaba en líneas diferentes.
En el nuevo plano, la garantía del éxito permanece exclusivamente en
el individuo.
Mi impulso de disputar cualquier tarea, había concluido.
Así como el vehículo necesita de combustible para desplazarse, de
igual modo necesitaba yo del factor cualidad para la nueva lucha que comenzaba.
Tal impresión estaba mal esbozada en mí cuando el encuentro con el
infeliz perseguidor me la impuso violentamente. De él había escuchado
amargas referencias que dilaceraron mi ser. No obstante, reconocí tanto
provecho en las reprimendas recibidas, que juzgué precioso servicio continuar registrando las impresiones de las almas perturbadas, sobre mí mismo. ¿No sería esa la mejor forma de trazar con seguridad mi propio plano
de realizaciones futuras?
Después de la muerte, el juicio, por desagradable que sea, es una bendición. Poco a poco, comprendí que era necesario oír con humildad, a fin de
actuar con provecho.
El contacto directo con un obsesor vulgar, aclarara mi conciencia. El
hiciera resaltar las sombras que aun me envolvían; sombras que los abnegados amigos de la primera hora velaban, movidos por la piedad evangélica.
- 136 -
VOLVÍ
Es imprescindible evitar la precipitación antes de emprender nuevas
obras.
REAJUSTAMIENTO
Deseando prepararme convenientemente para servir mejor, pasé a
visitar solo, o acompañado de otros colegas, las más diversas asociaciones
de espíritus endurecidos y sufrientes.
El Hermano Andrade, Marta y otros amigos que me otorgaban continua asistencia, atendiendo ahora a mis necesidades de adelanto, me dejaron
bajo el exclusivo cuidado de la escuela de iluminación, que seguí frecuentando cariñosamente. Cada lección era nueva página de sabiduría reveladora, impulsándome al deseable progreso espiritual.
Procuraba, pues, en las demostraciones prácticas, despertar mis
energías superiores, con la juvenil atención del universitario dedicado a los
libros, interesado en organizar concienzudamente su propio futuro.
¿Era preciso buscar humildad en el auto-conocimiento, a través de las
acusaciones merecidas o inmerecidas? No me faltaría valor para hacerlo.
Siempre que los intervalos naturales de los estudios y de las tareas
del instituto iluminativo me favorecían, me dirigía inmediatamente a las
zonas de los espíritus desviados, ejercitando mi capacidad de soportar.
De boca de innumerables infelices e ignorantes, escuché largas referencias a mis actos. Me criticaban acerbamente; discutían mis propósitos e
intenciones. Antiguas faltas de épocas remotas, que yo suponía olvidadas,
eran traídas a tono de los reproches verbales. Errores de la juventud, omisiones de la edad madura, gestos eventuales de aspereza, pequeñas promesas no cumplidas, problemas de sentimiento no liquidadas, todo, en fin, era
puesto de manifiesto por los enemigos del bien, a los cuales me aproximaba
en las mejores disposiciones de entendimiento fraterno.
En concordancia con las nuevas lecciones, almacenaba semejante material, con el cuidado del hombre prevenido que guarda linternas apropiadas para las horas oscuras. En muchas ocasiones, me aparté del campo de la
- 137 -
HERMANO JACOBO
lucha, bañado en lágrimas, considerando las alegaciones que me eran lanzadas al rostro. Pero. .. ¿Qué hacer? Ese, sin duda, era el mejor camino para la
identificación de los propios defectos y para lograr extirparlos.
Hay compañeros que no se resignan a ese género de esfuerzo; no obstante, para ganar tiempo, observé desde el primer momento que en ese proceso de aclaración es posible abreviar la propia renovación para el bien, y
limitar grandes luchas.
VIVIENDO LAS LECCIONES
Por más de doscientos días, me había venido consagrando a la teoría
de la iluminación en la escuela y a la práctica intensiva de las enseñanzas,
junto a los hermanos desventurados, cuando cierta noche, de regreso al
hogar espiritual, solo, fui asaltado por un furioso grupo de clérigos desencarnados, que evidenciaban, tanto en los gestos como en las palabras, profunda ignorancia y lamentable insensatez. Por lo que me pareció, venían
intencionalmente a mi encuentro, intentando infundirme desequilibrio y
terror. Embozados en capuchones tenebrosos, los conté uno a uno. Eran
dieciséis figuras de aspecto siniestro. Se acercaron a mí, violentos y sarcásticos. Rememoraban los ataques que a veces hiciera yo a los clericales. Me
cubrían de insultos y me amenazaban sin compasión. Recordé la antipatía
que indebidamente tuviera para esa clase respetable, y satisfecho, me reconocí transformado, diferente. Aquellos puños cerrados y levantados contra
mí, no me intimidaban y no me sugerían reacción. Me hallaba tranquilo,
aunque sorprendido.
Vinieron sí a mi memoria las lecciones evangélicas que aprendí a plenitud en el curso, y aislando mi mente de la gritería infernal, me puse en
meditación.
¿No nos aconsejara el Señor, orar por los que nos persiguen? ¿No
ejemplificara la permuta del bien por el mal? ¿No nos pidiera El ayudar a los
enemigos y amparar a los que nos calumnian y odian? Además, ¿no eran
aquellas almas dignas de ayuda y de piedad? Probablemente, distintas cir- 138 -
VOLVÍ
cunstancias habían conspirado en la existencia terrestre contra sus ideales
dignos de mejor suerte. Si la Providencia Divina no me ofreciese recursos de
más amplio conocimiento de la vida, si fuese obligado, en el inicio de la lucha humana, a retardarme en las fórmulas del fanatismo religioso, ¿habría
logrado suficiente energía para liberarme? ¿Y si el eclesiástico hubiera sido
yo? ¿Cómo habría soportado las disciplinas? ¿Habría tenido bastante valor
para soportar los obstáculos impuestos por las vanidades de la posición
concordante con los compromisos eclesiásticos? ¿Hubiera solucionado sin
perturbaciones, los problemas del partidarismo dogmático? Después de
todo, ¿por qué irritarme? ¿Quién merecía más compasión, ellos que se
hallaban en la desventura de ignorar al Cristo de la bondad y de la comprensión, o yo, que ya comprendía de algún modo la necesidad de trabajar,
luchar y sufrir por la redención propia?
Sintiendo sinceros deseos de auxiliarlos, me entregué a la oración, no
como otras veces que emitía palabras de elogio y de súplica con bases poco
profundas en el sentimiento. Intentaba, con toda el alma, ser útil a aquella
falange de entidades inconscientes. En realidad, no poseía nada de bueno en
mí mismo; pero Jesús permanece rico de bondad y de ternura durante todos
los días de la vida. Por tanto, nos atendería, vendría en recorro de nuestras
necesidades.
Pasados algunos minutos, observé que, al contemplarme en oración,
los circunstantes se apartaron un tanto, aunque continuaban acribillándome con denuestos y burlas.
Cuando me detuve en la rogativa al Divino Amigo, reportándome a las
aflicciones que aquellas almas infelices deberían experimentar naturalmente, a lo largo del camino regenerador, y reflexionando sobre las angustias
que sufren, un impresionante silencio se hizo en torno mío.
Nunca como en aquellos momentos me sintiera tan fuertemente interesado por alguien, como si estuviese disputando auxilio para hermanos o
hijos de mi propio ser.
- 139 -
HERMANO JACOBO
Cuando abrí mis párpados húmedos por la emotividad a la que la oración me había llevado, noté que los adversarios se apartaban cabizbajos y
vencidos.
Procuré rogarles que volvieran, para conversar fraternalmente, pero
la voz no lograba salir de mi garganta.
Había sobrevenido lo imprevisto.
Lleno de asombro, comprobé que una suave luz brillaba en torno mío.
¡Oh, Señor! ¿Cómo describir la conmoción del alma libre, a los compañeros que aun se encuentran prendidos a las limitaciones de la carne?
NUEVO DESPERTAR
Sorprendido con semejante luminosidad, me sentí sujeto al suelo.
¿Quién estaría irradiando luz a mi lado?
Cerré los ojos nuevamente para agradecer la presencia del benefactor
que por cierto allí debía encontrarse junto a mí. No obstante, a pesar de
reconcentrarme en mi propio "yo", seguía viendo los rayos de luz que se
renovaban en lo íntimo de mi ser.
Intrigado, me refugié de nuevo en la oración, silenciosamente, cuando
en medio de aquella masa de luz, distinguí a alguien que procuraba evidenciarse. Era Bittencourt Sampaio, estimulando mi corazón hacia el bien. No se
revelaba tan nítido como en aquella noche inolvidable de nuestro encuentro
en el santuario, pero no tuve dificultad alguna en reconocerlo.
— "Jacobo, me dijo después de pronunciar algunas palabras para saludarme y darme valor, no te admires de la claridad que te rodea.
Te pertenece. Nace de tus energías internas, orientadas ahora hacia la
Bondad Suprema.
La concentración de amor verdadero produce bendita claridad en el
alma. La luz es la sustancia divina generada en las fuentes superiores del
Espíritu Eterno. Feliz de ti, que comprendiste sin tibieza la necesidad de
arrojar los caprichos propios para que la Voluntad del Señor favorezca el
santuario de tu conciencia.
- 140 -
VOLVÍ
La mente que arroja fuera de sí el oscuro y pesado material de los intereses poco dignos, se prepara valerosamente para lograr la celeste señal
de la irradiación espontánea.
Las preocupaciones indeseables pasaron ya
Comenzaste a renunciar con sinceridad al "hombre viejo", y la "criatura nueva en Cristo", se va formando en tu corazón.
¡Bendita sea tu esperanza!
No te olvides de que el amor da siempre, principalmente de sí mismo,
de sus propias fuerzas y alegrías.
Por ahora, los rayos de tu buena voluntad brillaron en las horas culminantes de la fe, por la concentración de poderes espirituales en la oración. ¡Y a medida que te recojas en el ejercicio legítimo del amor cristiano,
en demostraciones genuinas de comprensión del Evangelio sentido, vivido y
aplicado, controlarás tu capacidad irradiante, según el dictamen de la propia alma!
¡Ama sin pasión, espera sin angustia, trabaja sin expectativa de recompensa, sirve a todos sin preguntar, aprende las lecciones de la vida sin
rebeldía, humíllate sin ostentación ante los designios superiores, renuncia a
tus propios deseos, sin lágrimas tempestuosas y la voluntad justa y compasiva del Padre, te iluminará constantemente el corazón fraterno y el camino
redentor!
¡Ora, vigila, muévete en el esfuerzo digno y sé feliz, amigo mío!
Tu luz aumentará con la dilatación de tu devoción al Bien Infinito!"
¿Qué expresiones terrenales podrían expresar la sublime sorpresa
que ofuscaba mi espíritu? No lograría contestar.
SABIO AVISO
Dulce e indefinible emoción me hacía curvar bajo el peso de lágrimas
de reconocimiento y de júbilo. Observando que el mensajero continuaba en
silencio a. mi lado, esperando que yo hablara, recordé la enseñanza evangélica, y repetí las palabras:
- 141 -
HERMANO JACOBO
— Hágase en el siervo la Voluntad del Señor.
Y vibrando en deseos de relatar mis nuevas experiencias a los compañeros de la retaguardia, supliqué lealmente:
— Bittencourt; amigo mío, en el plano terrenal, nuestros amigos tienen un concepto equivocado de elevación y de salvación. Muchos se creen
privilegiados por poseer un simple título de creencia religiosa, y otros suponen que es suficiente cumplir con el deber de asistencia caritativa y
mecánica para con el prójimo necesitado y sufriente, para subir inconscientemente a los mundos felices. Pocos se cuidan en cuanto a la necesidad de
perfeccionarse a sí mismos, con el fin de irradiar solamente el amor que el
Maestro nos legó. ¿Me será permitido darles noticias de la nueva esfera?
¡Tal vez mi experiencia personal sea provechosa a algunos de ellos para que
se decidan a practicar el Evangelio y a servirlo por encima de sí mismos, con
olvido de la vanidad y del orgullo, del egoísmo y de la discordia que muchas
veces nos queman el corazón!
— Sí, Jacobo, — concordó con la mayor atención, — serás autorizado
para hacerlo; pero por ahora, contén los impulsos que te sugiere la iniciativa. Evita las referencias personales en tu correo fraterno. En muchas circunstancias, la cita de un simple nombre provoca enormes perturbaciones
mentales en torno de la criatura a la que nos referimos. No intentes imponer
convicciones a espíritu alguno, ni aun tratándose de los que amas profundamente. Cuenta tu caso a los que puedan oírte lejos de la curiosidad enfermiza que nunca se anima en el trabajo serio, sin olvidar la función del
tiempo en la siembra de la fe. Aprende a esperar en el servicio edificante,
impersonalizando las buenas obras. Cuídate del mal deseo de decirlo todo
en un solo minuto. Hay distintas ocasiones para plantar y cultivar, coger y
seleccionar. La verdad es como la luz, que no siendo convenientemente dosificada, puede cegar en lugar de iluminar. Transmite, pues, tus noticias,
prudentemente, sin la presunción de obtener provecho y aceptación de inmediato, en la lucha humana; y cálmate sin demora, convencido de que toda
criatura, tal como aconteció con nosotros mismos, dejará un día el patrimonio de la carne con todo lo que supone en el campo de la ilusión educativa o
- 142 -
VOLVÍ
en la sombra devastadora. Ayuda la planta para que se desarrolle y florezca,
pero no violentes el germen, para que el fruto aparezca en el momento preciso.
Acto continuo, Bittencourt se despidió con palabras reconfortantes y
amigas, dejándome en la consoladora certeza de que me sería posible instruir a los hermanos de lucha y de ideal, sobre las sorpresas que había encontrado después de la muerte.
¿Qué alegría mayor podría caber a mi corazón de luchador?
- 143 -
HERMANO JACOBO
XX
RETORNO A LA TAREA
El trabajo es una de las mayores bendiciones de Dios en el campo de
las horas. En sus dádivas de realización para el bien, el triste se reconforta,
el ignorante aprende, el enfermo se rehace, el criminal se regenera.
Ahora que sentía dentro de mí mismo algunos rayos de luz, trataba de
penetrar la grandeza del acto de orar y de meditar.
Poco a poco, fui perdiendo el interés por las indagaciones de toda
suerte, y cuando me hallaba en conversación con los amigos de mi nuevo
círculo, sabía considerar la conveniencia de la palabra oportuna.
Comprendí que recibir distinciones es aumentar la responsabilidad
individual, y por ello, aprendí a honrar al Supremo Poder sin solicitaciones
particulares en mi propio beneficio. Comprendí que practicar el bien, dando
algo de nosotros mismos, en las adquisiciones de alegría y felicidad para los
otros, es el don sublime por excelencia, y en razón de eso, me preparaba
para ser más espontáneo y desinteresado en el concurso fraterno, más eficiente y pronto en la acción de servir.
Aquellas largas conversaciones sin ventajas fundamentales para la vida del espíritu, perdieron para mí la importancia que representaban en un
principio cuando interpelaba a Marta y al Hermano Andrade, sobre mil
asuntos diferentes.
Soportaba con serenidad las cumplidas conversaciones sostenidas
con entidades sufrientes, necesitadas de desahogo, valiéndome de tales ocasiones para suministrar enseñanzas redentoras a aquellos que se mostraban inclinados a ello, pero me sentía incapaz de tomar tiempo a los compañeros de servicio, con interrogaciones ociosas o prematuras.
Bezerra me aseveró, cierto día, que el entendimiento del alma es igual
que una lente minúscula en el seno de la Infinita Obra Universal, y que el
primer problema de la conciencia interesada en adquirir Amor y Sabiduría,
no es el de inquirir, con infantilidad y desesperación, los patrimonios de la
- 144 -
VOLVÍ
Vida: y sí el de enriquecer la lente de la propia comprensión, perfeccionando y dilatando su poder, con el fin de que pueda reflejar y diseminar la Eterna Grandeza del Señor, aprovechándola para sí y para los otros.
Acepté, feliz, el imperativo de recogimiento espiritual, y cuanto más
buscaba atender la pequeñez de mi alma y mis gigantescas necesidades de
auto-renovación, más confortamiento y paz obtenía de la oración, pues para
mi pensamiento constituía ahora vigoroso manantial de recursos, de cuyas
fuerzas irradiantes recibía dobladas posibilidades de emprender los servicios nuevos.
CONSEJO FRATERNAL
Sintiéndome incapaz de reiniciar la tarea, procuré a Bezerra para que
me aconsejara.
El gran orientador me recibió con su habitual bondad y me explicó,
gentilmente:
Jacobo, si nuestros hermanos ignorantes, di... pues de la muerte del
cuerpo, la mayor parte de las v e ces prosiguen encadenados a las acciones
ruinosas a que se dedicaron, nosotros a nuestra vez, continuamos en los
servicios de espiritualización a que nos hemos dedicado devotamente . Nos
sentimos abrasados en la sed de conquistar gloriosas cimas; pretendemos
más luz, más alegría y vida abundante, como modo de enriquecer la estrada
que trillamos. Entretanto, el milagro de nuestras antiguas concepciones
terrestres no existe. El Cielo está suficientemente iluminado y jubiloso, tratando de arrebatarnos. Compete a nosotros mismos descorrer los velos de
la sombra y eliminar las espinas del sufrimiento que surgen de nuestro desacuerdo con la Ley y conquistarlo, comenzando semejante servicio en nuestra propia alma. Su trabajo, pues, es de proseguimiento. Organice un entendimiento con los amigos de su buena tarea, y retorne a los procesos de auxilio. Cada sector de actividad cristiana, al lado de hermanos obsesados, enfermos, desorientados, ignorantes, criminales o infelices, tanto encarnados
como desencarnados, representa un ángulo de la construcción de su propio
- 145 -
HERMANO JACOBO
paraíso. El espíritu vale por las expresiones divinas que puede traducir en el
propio camino, porque el Creador atiende a la criatura, a través de la criatura. Regrese, contento, a sus casos de socorro. Ellos representan su mejor
oportunidad de servir al Señor. Ayudando, libertando e iluminando a los
otros, usted auxiliará, mejorará y se engrandecerá a sí mismo.
Al hacerle algunas preguntas en relación con el hecho de volver a comenzar, me sugirió que me concentrase con atención para recordar todos
los servicios de los últimos diez años, a fin de establecer un programa con
criterio y método.
Terminado nuestro intercambio, me aislé para lograr la rememoración necesaria.
¡Con qué inmensa claridad recordaba los incidentes!
Tuve la idea de que un maravilloso disco de imágenes accionaba dentro de mi imaginación, proyectando lentamente sobre mi retina todos los
cuadros vivos del último decenio.
Tomé nota de cuanto me era necesario para volver al ministerio que
comenzara al abrazar los principios evangélicos en la esfera carnal.
Después, con la colaboración del Hermano Andrade, preparé una reunión con todos los cooperadores en unión de los cuales se desdoblarían, de
ahora en adelante, mis humildes esfuerzos.
ANTE LOS NUEVOS SERVICIOS
La reunión con los amigos fue confortante e interesante. Tres cuartas
partes de las entidades presentes habían estado unidas a mí, a través de los
trabajos de adoctrinación en los círculos terrestres. Residuos renovados de
antiguas agrupaciones de espíritus obsesores, incapaces todavía de sintonizarse con planos más elevados, buscaban en mí protección y amparo, temerosos de la influencia de malhechores crueles que los tiranizaban.
Guardaba conmigo la responsabilidad de haberles descubierto los
horizontes de la vida superior, pero ellos continuaban necesitando el concurso de alguien que los ayudase en el desenvolvimiento de los recursos no
- 146 -
VOLVÍ
muy complejos de que eran detentores, de igual modo que mi situación reclamaba compañeros para las obligaciones que debía desempeñar. Permanecíamos todos en la posición de los discípulos de buena voluntad que, no
obstante la devoción a las lecciones, no consiguen actuar solos.
La palabra de los colaboradores, les exponía las esperanzas en el futuro, obligándome a reflexionar sobre los graves deberes que asumía. Esperaban la alegría de laborar en el propio perfeccionamiento. Disputaban fuerzas para la mejoría de sí mismos. Trazaban planes de servicio, con entusiasmo y con confianza. Se dirigían a mí, como si fuera para ellos un jefe
seguro.
Las nociones de responsabilidad, penetraban mi fuero interno.
No recibía las confidencias de los amigos, con el fácil optimismo de
otros tiempos. Recibía sus observaciones y opiniones, ponderando las dificultades que podían sobrevenir. Me hallaba realmente confortado, ante la
posibilidad de absorberme en la acción constructiva; pero por dentro, me
dominaban abrumadoras reflexiones.
Examinamos y discutimos varios casos de obsesiones, persecuciones
y enfermedades, en cuya zona sombría deberíamos penetrar. Recordamos el
imperativo de estimular la cooperación de diversos compañeros amenazados por las tinieblas del desánimo y de la discordia, con el fin de no
inmovilizar la mente y los brazos entre los sufrientes del mundo.
El amigo Andrade, presente en la reunión, aseveró sensatamente que
es tan difícil modificar las disposiciones de un espíritu perseguidor y vengativo, como levantar un hermano entregado al desaliento.
En esos momentos de sana fraternidad, recibí noticias directas de todos los procesos de socorro en los cuales tuviera la alegría de actuar en los
últimos años, y, resumiendo largas demostraciones verbales, llegamos a la
conclusión de que era imprescindible atacar el tra-bajo, sembrando el bien.
La muerte no interrumpe el buen combate de la luz contra las sombras: lo
intensifica dilatando además el conocimiento divino en torno del siervo
laborioso y fiel. Constituiríamos, pues, un conjunto de servidores del Evan-
- 147 -
HERMANO JACOBO
gelio de la Redención, interesados en extenderlo dentro del más amplio
dinamismo espiritual.
Residiríamos allí mismos, en el pequeño burgo en donde Marta me
aguardaba llena de cariño y dedicación.
Con los recursos intercesores de Bezerra, todos nuestros problemas
de localización y de movimiento de servicio fueron solucionados satisfactoriamente.
ASAMBLEA DE FRATERNIDAD
Fue así que designamos nueva fecha para trazar las bases definitivas
de la diferente fase de trabajo.
En el día señalado para esa tarea de fraternidad, los árboles acogedores que rodeaban nuestra morada, se mostraban también más hermosos y
más serenos, ofreciendo flores abiertas que parecían proclamar la esperanza en los frutos del porvenir. Pájaros alegres cantaban en las ramas, augurándonos sublime alegría.
Desde las primeras horas de la mañana comenzaran a llegar grupos
de amigos. Los minutos se deslizaran encantadores, y de mí, no sabría explicar el júbilo que dominaba las fibras más íntimas de mi ser. Al anochecer,
Bezerra, Sayáo, Guillón, Cirne, Ignacio Bittencourt, Rosenburg, Federico
Junior, Ulises, Tosta, Casimiro Cunha, Batuira, Romualdo de Seixas, Petitinga, Emmanuel, André Luiz y muchos otros trabajadores del Cristianismo
redivivo, en el Brasil, permanecían con nosotros, dando valor a nuestros
corazones.
Iniciados los trabajos de comunión fraternal, diversos orientadores
presentes nos exhortaron al ministerio de la acción evangélica; y Bezerra de
Meneses, haciendo el resumen, comentó la grandeza de la vida que se desdobla, infinita, en todos los ángulos del Universo y la divinidad del trabajo
constructivo que nombró por la escala iluminada cuyos escalones nos conducen ante la Fuente Augusta de la Creación. Se extendió ampliamente sobre los servicios que nos competerían de ahora en adelante, y se refirió a los
- 148 -
VOLVÍ
tesoros de buena voluntad, arrancándonos lágrimas de esperanza y de
alegría. Por fin, en un gesto que provocó el contento general, invitó a André
Luiz a hacer la oración para cerrar el acto, aludiendo a sus trabajos informativos sobre nuestra esfera de acción. El estimado médico de la espiritualidad
se levantó y oró grandemente conmovido:
"¡Señor Jesús¡”
Danos el poder de labrar nuestra propia conversión
Para que tu Reino de Amor sea irradiado
Del centro de nosotros mismos!...
¡Contigo en nosotros Convertiremos
La tiniebla en claridad, El dolor en alegría,
El odio en amor,
La falta de creencia en fe viva,
La duda en certeza, La maldad en bondad,
La ignorancia en comprensión y sabiduría,
La dureza en ternura, La debilidad en fuerza,
El egoísmo en cántico fraterno,
El orgullo en humildad,
El torvo mal en infinito bien!
¡Sabemos, Señor,
Que de nosotros mismos
Solamente poseemos la inferioridad
De la que debemos deshacernos...
Pero, unidos a Ti,
Somos gajos fructíferos En el árbol de los siglos
Que las tempestades de la experiencia jamás troncharán!...
¡Así, pues, Maestro Amoroso,
Dígnate ampararnos
A fin de que nos elevemos
Al encuentro de Tus manos sabias y compasivas, Que nos erguirán de la
inutilidad. Para el servicio de la Cooperación Divina, Ahora y para siempre.
Así sea!..."
- 149 -
HERMANO JACOBO
VOLVIENDO A COMENZAR
La oración terminó en un deslumbramiento de luminosidad y de
alegría, extendiéndose más allá, de nosotros...
¿Qué podría decir, en señale agradecimiento? De mi júbilo, hablaban
las copiosas lágrimas que brotaban de mis ojos.
Vinieran las despedidas, y al poco tiempo, mientras los compañeros
de mi nueva lucha reposaban en el domicilio que abrigaría nuestro pensamiento orientador, me vi solo, bajo el arbolado bañado por la luna. En los
cielos, brillaban aquellas mismas estrellas que, de cuando en cuando, me
habituara a contemplar en la Super-ficie de la Tierra, y, meditando, con el
alma feliz, sobre el siguiente día en que volvería a tomar el mismo bendito
trabajo que comenzara entre los hombres, rogué en silencio la bendición del
Eterno, para que no me faltasen la luz y la paz, el equilibrio 'y el valor, en la
tarea bendita de volver a comenzar.
FIN
- 150 -
Fly UP