...

Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?
Patentes: ¿Son realmente una medida
efectiva para la innovación?
1
Patents: Are they really an effective measure for innovation?
Patentes: Elas são realmente uma medida efetiva para a inovação?
Alejandro Aristizábal Mesa
Iván Alonso Montoya
Luz Alexandra Montoya
2
3
4
Resumen
Una de las medidas más destacadas para la innovación es el análisis de patentes. A pesar de la importancia relativa que se ha asignado al
estudio de las patentes, la literatura muestra una discrepancia respecto a la certeza de usarla como una medida de alcance de objetivos. En
el presente artículo se señalan los principales debates al respecto; mostrando estudios y evidencias que soportan el uso de las patentes como
medición de la innovación, y estudios y evidencias que van en contra de dicho uso. A partir de las evidencias encontradas, se concluye que
la efectividad de la medición de innovación mediante patentes es altamente dependiente de múltiples factores y, por lo tanto, las patentes
no son adecuadas para medir la innovación. Se sugiere el uso de indicadores derivados de las patentes para aprovechar la información que
éstas contienen.
Palabras clave: innovación, investigación y desarrollo, patentes, medición.
Abstract
Resumo
Patent analysis is one of the most highlighted innovation measures.
Despite the relative importance given to patent studies, the reviewed
literature shows disagreement regarding its certainty as a measure
to achieve goals. In this document, the main discussions towards
this topic are reviewed. It shows studies and evidences that support
patent use as an innovation measurement, and likewise, it shows
studies and evidences that contradict its use for the purpose
mentioned above. From the evidences collected, we conclude that
the effectiveness of patents to measure innovation is highly dependent on multiple factors, so they are not an adequate tool for this
purpose. The use of alternate patent indicators is recommended in
order to take advantage of the information that patents contain.
Uma das medidas mais destacadas para a inovação é a análise de
patentes. Apesar da importância relativa que tem sido atribuída
ao estudo das patentes, a literatura mostra uma discrepância com
respeito à confiança de usá-la como uma medida de alcance dos
objetivos. No presente artigo, assinalam-se os principais debates
ao respeito, mostrando estudos e evidências que sustentam o uso
das patentes como medição da inovação, e estudos e evidências que
vão contra este uso. A partir das evidências encontradas, conclui-se
que a efetividade da medição de inovação mediante patentes é altamente dependente de múltiplos fatores e, portanto, as patentes não
são adequadas para medir a inovação. Sugere-se o uso de indicadores derivados das patentes para aproveitar a informação que elas
contêm.
Keywords: Innovation, patents, research and development, measurement.
Palavras-chave: Inovação, pesquisa e desenvolvimento, patentes,
medição.
Recibido el 12/03/2014 Aprobado el 21/05/2014
1. Artículo de investigación. Grupo de Investigación Modelamiento y análisis energía, ambiente y economía. Universidad Nacional de Colombia. Medellín.
2. Magíster en Ingeniería Administrativa, Facultad de Minas, Universidad Nacional de Colombia, Medellín, E-mail: [email protected]
3. PhD en Ciencias Económicas, Profesor Asociado, Facultad de Minas, Universidad Nacional, Medellin. E-mail: [email protected]
4. PhD en Ciencias Económicas, Profesora Asociada, Facultad de Minas, Universidad Nacional, Medellin. E-mail: [email protected]
Alejandro Aristizábal MesaIván Alonso MontoyaLuz Alexandra Montoya
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
58
Introducción
Una patente es un derecho de propiedad intelectual
otorgado a un inventor. Según la Oficina de Patentes
de Estados Unidos una patente tiene como objetivo
“(…)excluir a otros de hacer, usar, ofrecer para la
venta, o vender la invención en los Estados Unidos o
importar la invención a los Estados Unidos” (2014).
Las patentes han sido utilizadas como un indicador de
innovación a diferentes niveles, pero se ha discutido
intensamente su pertinencia para tal fin (Acs, Anzelin,
2002), (Archibugi, Pianta, 1999), (Conelly, Dismukes,
Sekhar, 2010), (Gallini, 2002), (Mcaleer, 2005), (Poop,
2005), (Sakakibara, 1999). Entre los primeros trabajos
que estudiaron la relación entre las patentes y el crecimiento económico se encuentra el de Schmookler en
1954. Sin embargo, la correlación entre ambas variables no fue significativa (Grilches, 1990); de modo que
Schmookler, en su afán de descubrir la utilidad de las
patentes como indicadores económicos, las visualizó
como indicadores de actividades de invención, bajo
una definición de invención sumamente estrecha
(solamente aquellos productos o procesos totalmente
nuevos, sin incluir el mejoramiento de los ya existentes) (Grilches, 1990).
Posteriormente, (Pakes & Grilhes, 1984) encontraron
una fuerte relación entre la Investigación y desarrollo
(I+D) y el número de patentes recibidas a nivel de sectores
industriales. El coeficiente (suele citarse de este modo,
ver de corregir en otras partes del texto) R2 medio fue
del orden de 0.9 lo cual indica que las patentes pueden
ser un buen indicador de las actividades de I+D en los
sectores de la industria. No sucede lo mismo a nivel de
empresa, puesto que sólo se obtuvo un coeficiente de
0.3, siendo mucho mejor la correlación para empresas
por encima de un tamaño mínimo. En general puede
señalarse que si bien se demuestra que el análisis de las
patentes como indicadores de innovación es acertado
(Acs & Anzelin, 2002), (Mcaleer, 2005), (Buesa, Heijs,
& Baumert, 2010), (Chen, Yang, Shu, Hu, Meyer, &
Bhattacharya, 2009), (Poop, 2005); hay evidencia que
en otras ocasiones no son lo suficientemente sólidos
para realizar dicha evaluación (Chudnovsky, López,
& Pupato, 2006), (Global Innovators, 2005), (Sakakibara, 1999), (Crespi, & Zuniga, 2011), por lo cual resulta
bastante arriesgado usarlos indiscriminadamente sin
tener en cuenta sus limitaciones para tal fin.
Este documento recoge los principales argumentos a
favor y en contra del uso de las patentes como indicadores de innovación. Se muestra cómo en ciertos casos,
las patentes correlacionan los datos de innovación, así
como otros en los que no hay correlación significativa.
Esta falta de consistencia en el indicador, señala las
debilidades para usarlo como medida de innovación,
pues su significacia depende de diferentes factores
como el sector, la tecnología que se estudie, el nivel
de análisis, la región, la etapa en el ciclo de producción en la que se encuentre el producto 1(Connelly,
Dismukes, & Sekhar, 2011) entre otros. Al pretender
medir la innovación a cualquier nivel, es muy improbable contar con toda la información que soporte a las
patentes como una medida eficaz de la innovación y
por lo tanto, puede deducirse que no deben ser utilizados como único indicador.
Metodología
La metodología utilizada se centró en un proceso
sintético, basado en una adaptación y simplificación
de la metodología de sistemas suaves, propuesta por
Checkland (1999). La metodología seguida implica
que un observador identifica un “todo” con propósito
definido a partir de la observación de una situación
no estructurada en el mundo real, que aparece como
compleja. El observador reconoce diferentes formas de
sistemas de actividad humana que aluden a su pregunta
sobre la realidad, en variados entornos y busca la definición básica del sistema identificado o pregunta y
la elaboración de representaciones del mismo, para
compararlos con la realidad (Spitzer, 2007) y proponer
acciones deseables en cuanto al alcance de transformación que se le propone al sistema sobre el mundo
real ( Checkland & Scholes, 1994). En la adaptación
propuesta, se reconoció como pregunta si las patentes
se constituyen en un indicador de la innovación y
para constituir las definiciones básicas, se procedió
a distinguir los aspectos centrales de las medidas de
innovación; seguido de ello se reconocieron casos en
los que las medidas de innovación mediante patentes
fueron encontradas como exitosas; luego, se contrastaron estos casos de éxito con fracasos y dificultades
halladas en la literatura; finalmente se discutieron los
hallazgos y se obtuvieron las conclusiones al respecto.
Aspectos centrales de las medidas de
innovación mediante patentes
Según (Spitzer, 2007), “la innovación es demasiado
importante como para no medirla correctamente”.
La importancia de la innovación no se evidencia solo
a nivel de países o regiones, sino también, a nivel de
la empresa (Hall & Jones, 1999) (Orozco & Chavarro,
2010). Sin embargo, no hay una “medida mágica” de la
innovación (Spitzer, 2007). La medición de la innovación
toma particular importancia en la gerencia estratégica
de las empresas, ya que estos procesos generalmente se
encuentran soportados en su sistema de medición, como
se muestra en la Figura 1: “ninguna organización puede
ser mejor que su sistema de medición” (Spitzer, 2007).
›› Número de nuevos productos o servicios
›› Ganancias
obtenidas a partir de nuevos
productos o servicios
›› Número de ideas
›› Número de patentes
›› Inversión en innovación
›› Tiempo para el lanzamiento de un producto o servicio
›› Cronogramas de proyectos
›› Presupuesto de proyectos
›› Costo de proyectos (Spitzer, 2007).
›› Las de segunda generación: complementan las
variables de entrada con salidas intermedias
como las actividades en ciencia y tecnología.
›› Las de tercera generación: se enfocan en indica-
dores múltiples obtenidos mediante encuestas e
información pública. Las patentes pertenecen a
esta generación.
›› Las de cuarta generación: se soportan en una
economía basada en conocimiento a través de redes.
Para Albornoz (2009), el corazón del problema de
medición en la innovación es la definición de qué se
quiere impulsar y con qué tipo de estímulos.
Las patentes han sido utilizadas como un indicador de
innovación a diferentes niveles (de empresa, sectorial,
regional, nacional), pero se ha discutido fuertemente
su pertinencia para tal fin ( Asc & Anzelin, 2002),
(ArchibugI & Pianta, 1996), (Connelly, Dismukes, &
Sekhar, 2011), (Chen, Yang, Shu, Hu, Meye, & Bhattacharya, 2009). Sin embargo, diferentes autores (Poop,
2005), (Buesa, Heijs & Baumert, 2010), (Mcaleer, 2005)
han encontrado en las patentes una medida adecuada
de la innovación.
Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?
Spitzer ha identificado que las variables comúnmente
usadas para medir la innovación son precisamente las
menos innovadoras, debido a que existe una tendencia
a medir lo que es más fácil y seguro de medir y no necesariamente lo que es más importante. Las siguientes
son las medidas más usadas para la innovación:
Evidencias y argumentos a favor
de las patentes como medida de
innovación
La medición de la innovación no es una tarea sencilla.
De acuerdo con Archibugi & Pianta (1996), tres
aspectos deben ser tenidos en cuenta a la hora de
medir la innovación:
1. El cambio tecnológico se soporta tanto en
conocimiento tácito como codificado
2. Las fuentes de innovación pueden ser tanto
internas como externas a la empresa
3. El conocimiento de las innovaciones puede
estar contenido en bienes o productos; o puede
estar en forma de conocimiento en patentes,
licencias, diseños, actividades de I+D o habilidades del personal.
Es claro entonces que la innovación tiene una naturaleza compleja y heterogénea (Archibugi & Pianta,
1996). Las métricas de innovación han evolucionado en al menos cuatro generaciones (Milbergs &
Vonortas, 2004), (Rose, Shipp & Lal, 2009):
›› Las de primera generación: reflejan una concep-
ción lineal de la innovación y se enfocan en
variables de entrada como la inversión en I+D.
(Comanor & Scherer, 1969), (Nelson, 2009) investigaron
la correlación existente entre el número de patentes
entre 1952 y 1957, y las introducciones de productos
entre 1955 y 1960. En su estudio, encontraron que las
patentes son un predictor adecuado de las innovaciones. Dentro de las evidencias que soportan el uso de
patentes como indicadores de innovación se encuentra
también el trabajo de (Pakes & Griliches, 1984). Estos
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
Figura 1. Relación del sistema de medición con los procesos
de la empresa. (Spitzer, 2007).
Las patentes como derechos de propiedad y reflejo
de los procesos de innovación, ofrecen diversas
ventajas como indicador de innovación. Entre estas,
se destacan (Archibugi & Pianta, 1996): i) al ser un
resultado directo del proceso inventivo, especialmente
de las invenciones que se espera que tengan impacto;
ii) son muy apropiadas para comprender la competencia dentro de la dimensión tecnológica puesto que
las patentes son desglosadas en campos técnicos, de
manera que indican no solo la intensidad de la actividad inventiva, sino también, su dirección; iii) las
patentes son documentos públicos y por lo tanto es
muy sencillo acceder a ellas; iv) sus estadísticas están
disponibles en grandes cantidades y durante largos
períodos de tiempo.A diferencia de otros indicadores
como la inversión en I+D, las patentes tienen la ventaja
de ofrecer detalles de cada invención. “El investigador
puede identificar la nacionalidad y residencia del
inventor, leer una descripción de la invención y ver
citaciones a patentes anteriores (Poop, 2005).”.
59
Alejandro Aristizábal MesaIván Alonso MontoyaLuz Alexandra Montoya
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
60
autores encontraron una fuerte relación entre la I+D y
el número de patentes recibidas a nivel de sectores. El
R2 medio fue del orden de 0.9, lo cual indica que las
patentes pueden ser un buen indicador las actividades
de I+D en los diferentes sectores de la industria. No
sucedió lo mismo a nivel de empresa, puesto que sólo
se obtuvo un coeficiente de 0.3, siendo mucho mejor la
correlación para empresas por encima de un tamaño
mínimo (Pakes & Grilches, 1984).
Las patentes son buenos indicadores de la inversión en I+D
(Grilches, 1990); de manera que son indicadores no sólo
de los resultados de las actividades de innovación, sino
también, de las actividades en sí mismas (Poop, 2005).
a)
(Acs & Anzelin, 2002) usaron un modelo de la forma:
log(K) = α +β log(R)+γ log(U) +δ log(Z)+ε (1)
Para estudiar la relación entre patentes e innovaciones;
K es el número de patentes o innovaciones según el caso,
R corresponde a la intensidad de I+D en la industria,
U a la intensidad en I+D en las universidades, y ε un
término de error estocástico. El término Z corresponde
a una medida de la concentración de determinada actividad, tales como las redes externas de innovación y las
actividades de servicio a los negocios en la economía
local (Acs & Anzelin, 2002).
Los autores encontraron que mediante un modelo de
este tipo, las patentes son una medida bastante razonable de las actividades de innovación en diferentes
zonas geográficas a lo largo de los Estados Unidos,
puesto que al sustituir K como número de patentes
por innovaciones en la Ecuación 1, encontraron resultados similares en los coeficientes del modelo (Acs &
Anzelin, 2002). ( Buesa, Heijs & Baumert, 2002). Obtuvieron resultados similares para Europa, corroborando
el uso de patentes como medida de las innovaciones.
Es importante resaltar que las mediciones de innovación basadas en patentes no sólo se limitan al
conteo de patentes en una tecnología o sector determinado. Índices modificados como las citaciones de
las patentes y otros derivados han venido tomando
fuerza. (McAleer, 2005) propuso el índice de éxito de
las patentes (número de aplicaciones exitosas dividido
el número total de aplicaciones) como un mejor indicador de la innovación y cambio tecnológico que el
conteo de patentes.
Lo interesante del estudio, es que a diferencia de los
indicadores de patentamiento tradicionales, el índice
de éxito de patentes tiene un comportamiento oscilatorio a través del tiempo, en lugar de creciente como
el simple conteo de patentes, (ver Figura 2). Además
dicho indicador presenta una mejor correlación con el
crecimiento económico.
b)
Figura 2. Índice de éxito de las patentes como indicador de
la innovación. a) conteo de patentes, b) índice de éxito de las
patentes. (McAleer, 2005).
(Conelly, Dismukes & Sekhar, 2010) estudiaron el
patentamiento y producción de 50 materiales diferentes
alrededor del mundo, encontrando correlación entre
ambas variables para la mayoría de ellos. Encontraron
que las patentes son una buena medida de la innovación para materiales que se encuentran en la Etapa III
de ciclo de vida de la producción como se muestra en la
Figura 3 (Etapa III equivale a crecimiento rápido de la
demanda, antecedido por el valle de la muerte).
Figura 3. Curva de producción y patentamiento de Aluminio.
Después del “valle de la muerte” en 1946, la producción
creció continuamente al igual que el patentamiento, indicando innovación continua (Conelly, Dismukes & Sekhar, 2011).
Una de las grandes ventajas que ofrecen las patentes
es que permiten rastrear la difusión (Poop, 2005). El
trabajo de (Genet, Erraby & Gauthier, 2011) para desarrollar un modelo de transferencia en nanotecnología
es un claro ejemplo.
La información de las patentes permitió a (Genet,
Erraby & Gauthier, 2012), mediante un análisis de
redes de co-patentamiento, determinar que los agentes
centrales en la generación de conocimiento alrededor
de la nanotecnología son las grandes empresas. Sería
sumamente complicado obtener este tipo de información si no se contara con las patentes, puesto que habría
que consultar a las fuentes primarias o acceder a información menos tratada para el fin, como las encuestas
de innovación.
La utilidad de las patentes para predecir comportamientos de innovación y cambio tecnológico no
termina allí. Por ejemplo, (Kim & Kim, 2012), sugieren
un método para analizar la convergencia tecnológica
mediante las citaciones de las patentes, lo cual puede
ayudar a solucionar discusiones alrededor de la hipótesis de convergencia.
Recientemente, el número de patentes registradas es
considerado por los analistas de negocios como una
medida inadecuada de la innovación. (Hutter, 2010),
(Soler, 2013), (Díaz, Giraldez, Armas, 2013).
(Matsumoto, Kiyonori & Masaharu, 2013) y (Sakakibara, 1999) estudiaron las diferencias en los
indicadores de innovación en Japón luego de establecerse una reforma que aumentó el alcance de las
patentes, haciéndolo similar al de Estados Unidos. A
pesar de esto, no hubo un aumento significativo del
gasto en I+D. Aunque el número de patentes disminuyó su crecimiento, el número de peticiones en cada
una de ellas aumentó significativamente como se
muestra en la Figura 4.
Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?
Dichos autores, se valieron de las bases de datos de
patentes para poder clasificar las patentes de acuerdo
con el tamaño de la empresa que solicitó la patente,
su ubicación y antigüedad, entre otros. El estudio de
patentes permite identificar el proceso de difusión
tecnológica, por medio del cual es posible identificar el
papel que juega cada uno de los agentes.
a)
Evidencias y argumentos en contra
de las patentes como medida de
innovación
›› No todas las invenciones son patentables, como
ocurre en el caso del software, que se protege
mediante derechos de autor.
›› Muchas veces las empresas deciden usar otros
métodos de protección como el secreto industrial.
b)
›› Las empresas tienen diferentes tendencias a
patentar en su mercado local y en países extranjeros, lo cual depende de las expectativas que
tengan de explotar las invenciones.
›› Aunque existen acuerdos internacionales de
patentamiento entre la mayoría de países, cada
oficina tiene sus propias características, lo cual
afecta los costos, duración y efectividad de la
protección.
A pesar de que las patentes han sido usadas en
múltiples estudios como indicadores de innovación
(Mauleón & Bordons, 2014), “la literatura existente ha
sido unánime en reconocer los límites de las estadísticas de patentes como una medida de los resultados
de innovación en las empresas” (Beneito, 2006).
c)
Figura 4. R esultados de la reforma de patentes en 1988. a)
número de aplicaciones a patentes, b) número de peticiones
por patente, c) gastos de I+D. (Sakakibara, 1997).
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
De acuerdo con (Archibugi & Pianta, 1996), las
patentes tienen las siguientes dificultades a la hora de
medir la innovación:
61
Alejandro Aristizábal MesaIván Alonso MontoyaLuz Alexandra Montoya
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
62
En este sentido, no es claro qué efecto puede tener
una reforzamiento de los derechos entregados por las
patentes. Si bien cuando una patente es reforzada, el
investigador tiene una mayor protección contra un
inventor posterior; el investigador también puede
resultar como infractor frente a las patentes anteriores
(Gallini, 2002). Es por esto que no resulta obvia la
relación entre patentes e innovaciones. (Global innovators, 2005) encontraron que no existe correlación
estadística entre el número de patentes de una organización y sus resultados a nivel de negocio. Sugieren que
“cuando una compañía busca crecer mediante innovación, es más importante desarrollar un modelo de
negocios robusto y funcionalidad cruzada que incrementar el presupuesto de I+D”, (Booz & Company,
2005), (Wetfeet, 2009). En este mismo sentido, Hutter
afirma que “el número de patentes de una compañía
no es nada sin una estrategia que lo acompañe” (2010).
(Chen, Yang, Shu, Hu, Meyer, & Bhattacharya, 2009),
estudiaron la capacidad de innovación tecnológica en
ocho sectores económicos de China con base en aplicaciones de patentes. El estudio terminó, sin embargo,
resaltando unas falencias de la medición mediante
patentes, pues se encontró que la participación de las
Universidades era pobre, pues estas se enfocan en la
publicación científica, lo cual distorsionó los resultados.
(Nelson, 2009) califica a las citaciones directas de
patentes para medir los spillovers de conocimiento
como la medida más restrictiva de difusión, debido
a que capta información de un pequeño porcentaje
de las organizaciones. En el caso de la tecnología de
ADN recombinante estudiada por Nelson, las citaciones directas de patentes pierden un 88% de las
organizaciones, además de que en el 62% de los casos,
las patentes no están relacionadas con un producto
real lanzado al mercado. “Las citaciones directas de
patentes parecen ser una medida “ruidosa”, capturando un significativo número de empresas que nunca
lanzarán productos relacionados con las patentes”
(Nelson, 2009), (Jales, 2006) correlacionó diferentes
indicadores relacionados con las innovaciones y el
ingreso per cápita para 28 países entre 1980 y 2005.
Entre los indicadores estudiados, incluyó el número de
patentes por cada 100 habitantes. Encontró una correlación no significativa entre el número de patentes
por cada 100 habitantes y el ingreso per cápita. Sin
embargo, hay suficientes pruebas de que la innovación
afecta positivamente el crecimiento económico (Hall
& Jones, 1996), (Mairesse & Mohnen, 2010), (Orozco
& Chavarro, 2010) de manera que es posible afirmar
que las patentes tienen falencias a la hora de medir la
innovación. (Jalles, 2010), atribuye esto a que los datos
no son armonizados entre los diferentes países, no
todas las invenciones se patentan, su relación con las
estrategias empresariales y la dificultad para comparar
patentes entre áreas tecnológicas diferentes.
En numerosos casos, las patentes son usadas como
un arma para contrarrestar el posicionamiento de los
competidores y no para proteger una innovación como
tal, lo cual distorsiona su utilidad para medir la innovación en determinado campo. Un ejemplo de esto fue
la oferta de Google por 3.15 millones de dólares para
comprar el portafolio de patentes de Nortel (Londsdale, 2014), no por su interés en las invenciones del
portafolio, sino para usarla en su guerra de patentamiento contra Apple.
El portafolio finalmente fue comprado por 4.5
millones de dólares por una coalición entre Apple,
EMC, Ericsson, Microsoft, Research in Motion y Sony.
“Google es el líder de la tecnología y sus competidores
usan las leyes de propiedad intelectual para detenerlo”
(Londsdale, 2011).
Las patentes como medida de la innovación muestran
su mayor debilidad al analizar los países en desarrollo.
La Figura 5 muestra las diferencias en intensidad de
patentamiento entre los países latinoamericanos y los
países de la OCDE (Parra, 2011).
Figura 5. Número de patentes por cada 1.000 habitantes,
puntaje normalizado. (Parra, 2011).
Figura 6. Distribución del gasto en Innovación. (Parra, 2011).
Esta diferencia en la intensidad de patentamiento
entre los países desarrollados y América Latina, se
debe al atraso de los últimos frente a los primeros. En
Latinoamérica, los gastos en innovación se invierten
principalmente en maquinaria y equipos debido a su
Discusión de resultados y conclusiones
Para el caso de América Latina, donde las patentes
juegan un papel secundario en las actividades de
innovación, es claro que las patentes para la región son
una medida ineficaz de las innovaciones. Realmente
en América Latina, ocurren innovaciones a nivel de la
empresa, y son pocas las innovaciones que se patentan
(Parra, 2011). Entretanto (Gallini, 2002), afirma que
las patentes pueden ser un instrumento demasiado
amplio para aplicar a todas las tecnologías, y que la
garantía de las medidas se obtendrían levantando
regímenes de propiedad intelectual especializados.
Si se ha demostrado que las patentes tienen tantas
falencias para medir la innovación, ¿por qué es un
indicador tan ampliamente usado? La respuesta a
ello, es que existen muy pocas alternativas para reemplazar las patentes como medida de la producción de
conocimiento. La mejor medida sería el número de
innovaciones comercializadas, sin embargo, la imposibilidad para trabajar con esta variable se debe a la
falta de disponibilidad de información (Buesa, Heijs,
& Baumert, 2010).
Es innegable la cantidad de información y la relativa facilidad con que se pueden obtener los datos
de patentes, y es esta una de sus mayores ventajas a
la hora de usarlas como indicadores de innovación.
La modificación de los índices derivados de patentes
constituye un interesante futuro de la información
obtenida a partir de éstas. El índice de éxito de las
patentes de (Mcaleer, 2005) el trabajo de (Nelson,
2009), comprueban cómo se puede mejorar la medida
a partir de patentes al usar otros indicadores derivados
pero no consisten en el mero número de patentes
otorgadas o citaciones directas. En su estudio, Nelson
(2009) aumentó el número de organizaciones o firmas
captadas, extendiendo el indicador a licencias y publicaciones para medir la innovación.
Las patentes pueden ser un buen indicador para medir
la innovación a nivel de regiones en países desarrollados, pero no lo son para medir las innovaciones a
nivel de empresa u organización. La eficacia de las
patentes como medida de la innovación está asociada
a múltiples factores, muchos de los cuales pueden
estar aún por determinar. Entre ellos se destacan: los
sectores, las regiones, el tipo de producto en estudio y
su etapa en el ciclo de vida de la industria. Al medir
la innovación mediante patentes, es difícil saber si la
medición será acertada o no, todo ello debido a su alta
dependencia a diferentes factores. Las patentes no son
una medida confiable de la innovación.En países en
desarrollo las patentes son una mala medida de la
innovación. En ellos, las actividades de innovación
están enfocadas a la imitación y no a la invención.
Las patentes proporcionan información que otros
indicadores no pueden proporcionar, además de que
son de fácil acceso. La construcción de indicadores
derivados (no directos) de las patentes, como el índice
de éxito de las patentes, o el uso combinado con publicaciones y licencias, dan un mejor resultado de la
medición; a la vez que se aprovecha la valiosa información contenida en las patentes. Se recomienda para el
futuro, estudiar la correlación entre nuevos indicadores
derivados de las patentes con otros indicadores de innovación frecuentemente usados.
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
Una de las mayores debilidades que tienen las patentes
como medida de innovación es la cobertura que
obtienen. De acuerdo con (Arundel & Kabla, 1998),
la tendencia a patentar las innovaciones, dependen
del sector, siendo 35.9% el promedio, variando entre
8.1% para los textiles y 79.2% para los fármacos.
Como se puede observar en las evidencias mostradas,
las patentes muestran en general un buen comportamiento para medir innovaciones al nivel de industrias
y regiones, pero no al nivel de empresa u organización.
A pesar de esto, la medición tiene una alta dependencia del tipo de industria que se estudia. En sectores
en los que las invenciones no suelen ser patentadas, las
patentes son una medida muy pobre de la innovación;
como ocurre en sectores como alimentos, tabaco,
metales básicos, automóviles, entre otros. Otra de las
grandes falencias de las patentes para medir las innovaciones, es su baja capacidad para medir el sector de
los servicios. La economía británica, por ejemplo, ha
tenido un cambio dramático de manufactura hacia
servicios como la banca y producciones cinematográficas. Los indicadores tradicionales de innovación
como las patentes y la inversión en I+D no dan cuenta
de los esfuerzos en innovación. Es esta la razón por
la cual el National Endowment for Science, Technology
& Arts (NESTA), se encuentra trabajando en la elaboración de un índice de innovación que sea específico
de cada industria y muestra realmente los esfuerzos
realizados en el área (Beck, 2008).
Sin embargo, no existe una “medida mágica de la
innovación” (Spitzer, 2007).
Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?
atraso, y no en I+D como en la caso de la OCDE (ver
Figura 6), de manera que las invenciones en los países
en desarrollo toman una menor importancia que en los
países desarrollados. Predecir los datos de innovación
en Latinoamérica a partir de patentes, resulta absurdo,
puesto que el foco no es la generación de nuevo conocimiento, sino introducir innovaciones ya desarrolladas,
lo cual sigue siendo considerado innovación a nivel
de empresa de acuerdo al (Manual de Oslo, 2005). Por
lo tanto, la información de patentes es casi irrelevante
en los países en desarrollo, debido a que muy pocas
empresas innovan por fuera de la misma (Chudnovsky,
López, & Pupato, 2005), (Crespi & Zuñiga, 2012).
63
Alejandro Aristizábal MesaIván Alonso MontoyaLuz Alexandra Montoya
Para el caso de América Latina y países en vía de desarrollo, se recomienda el uso de indicadores diferentes a
las patentes, puesto que los esfuerzos están enfocados
en la asimilación de invenciones internas y no externas.
Antes de realizar una medición de innovación mediante
patentes, se recomienda realizar una búsqueda en la
literatura con el fin de identificar si se ha comprobado
su eficacia en el sector y región de análisis.
Bibliografía
ACS, Z & ANSELIN, L. (2002). Patents and innovation counts as measures of regional production of
new knowledge. Research policy, 31(7). Pp. 1069–
1085. Doi: 10.1016/S0048-7333(01)00184-6
ALBORNOZ, M. (2009). Indicadores de innovación 
: las dificultades de un concepto en
evolución. Revista cts, 5 (13). Pp. 9–25. Disponible
en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S185000132009000200002&script=sci_arttext
ARCHIBUGI, D & PIANTA, M. (1996). Measuring technological through patents and innovation
surveys. Technovation, 16 (9). Pp. 451–468.
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
Arundel, A & Kabla, I. (1998). What percentage of
innovations are patented ? empirical estimates for
European firms. Research Policy (27). Pp. 127–141.
64
BECK, E. (2014). How to measure innovation.
Bloomberg Businessweek. Retrieved. Disponible
en:
http://www.businessweek.com/innovate/
content/jul2008/id20080716_335504.htmf
BENEITO, P. (2006). The innovative performance
of in-house and contracted R&D in terms of
patents and utility models. Research Policy, 35 (4).
Doi:10.1016/j.respol.2006.01.007
BOOZ & COMPANY. (2005). Money doesn’t
buy results, Booz & Company Global Innovation 1000 Study.
BUESA, M, HEIJS, J & BAUMERT, T. (2010). The
determinants of regional innovation in Europe:
A combined factorial and regression knowledge
production function approach. Research Policy,
39(6). Pp. 722–735. Doi:10.1016/j.respol.2010.02.016
CHECKLAND, P & SCHOLES, J. (1994). La metodología de sistemas suaves en acción. Colección
Megabyte. Ed. Noriega. México.
CHECKLAND, P. (1999). Soft systems methodology: a 30-year retrospective. Ed. Noriega. México.
CHEN, Y; YANG, Z; SHU, F, HU, Z, MEYER, M
& BHATTACHARYA, S. (2009). A patent based
evaluation of technological innovation capability in
eight economic regions in PR China. World Patent
Information. 31(2). PP. 104–110. Doi:10.1016/j.
wpi.2008.06.010
CHUDNOVSKY, D, LÓPEZ, A & PUPATO, G.
(2005). Innovation and productivity in developing
countries: A study of Argentine manufacturing
firms’ behavior (1992–2001). Research Policy, 35
(2). PP. 266–288. Doi:10.1016/j.respol.2005.10.002
COMANOR, W & SCHERER, F. (1969). Patent
statistics as a measure of technical change. Journal
of Political Economy, 77. pp. 392–398.
GLOBAL INNOVATORS COMPANY. (2011). B.
&.1000 Global innovators. Retrieved from http://
www.booz.com/media/file/Money_Doesnt_Buy_
Results_11_2005.pdf
CONNELLY, M, DISMUKES, J & SEKHAR, J.
(2012). New relationships between production and
patent activity during the high-growth life cycle
stage for materials. Technological Forecasting and
Social Change, 78(2), 2011, 303–318. doi:10.1016/j.
techfore.2010.10.004
CRESPI, G & ZUNIGA, P. (2012). Innovation and
productivity: Evidence from Six Latin American
Countries. World Development, 40(2). Pp. 273–290
Doi:10.1016/j.worlddev.2011.07.010
DÍAZ, P, GIRÁLDEZ, R & ARMAS, A. (2013).
Análisis de patentes de América Latina. Centro de
Información y Gestión Tecnológica. CIGET Pinar
del Río Vol. 15, No. 4 octubre-diciembre, 2013.»
Revista Avances Vol 15, No. 4. pp. 410.
GALLINI, N.( 2002). The economics of patents :
lessons from recent U. S. Patent Reform. The Jorunal
of Economic Perspectives, 16(2). Pp. 131–154.
GENET, C, ERRABI, K & GAUTHIER, C. (2012).
Technovation which model of technology transfer
for nanotechnology ? A comparison with biotech
and microelectronics. Technovation, 32(3-4). Pp.
205–215. doi:10.1016/j.technovation.2011.10.007
GRILICHES, Z. (1990). Patent statistics as
economic indicators: a survey. Journal of Economic
Literature, 28(4). Pp.1661–1707.
HALL, R & JONES, C. (1999). Why do some countries produce so much more output per worker
than others? he Quarterly Journal of Economics,
1(114). Pp. 83–116.
HUTTER, J. (2010). Inventiveness and patents do
not equal innovation. Innovation Excellence.
JALLES, J. (2010). How to measure innovation
new evidence of the technology–growth linkage.
Research in Economics, (64). Pp. 81–96. Retrieved
from:
http://www.sciencedirect.com/science/
article/pii/S109094430900057X
LONDSDALE, J.(2011). Patents no longer measure
innovation - Unpleasant Facts. Unpleaseant Facts.
Retrieved June 10, 2014, from http://unpleasantfacts.com/patents-no-longer-measure-innovation
MAIRESSE, J & MOHNEN, P. (2010). Using innovation surveys for econometric analysis. Cirano
- Scientific Publication, NBER worki (15). Pp. 1–42.
MATSUMOTO, Y; KIYONORI, S & MASAHARU, T. (2013). How do Science and Technology
Intersect in Complex Products? An Analysis of
LCD-Related Patents.
MAULEÓN, E & BORDONS. M. (2014). Indicadores de actividad tecnológica por género en España
a través del estudio de patentes europeas. Revista
Española de Documentación Científica 37, N. 2.
MCALEER, M. (2005). A new measure of innovation: The patent success ratio. Scientometrics. pp.
63. Retrieved from http://www.akademiai.com/
index/M554V35113572M55.pdf
MILBERGS, E & VONORTAS, A. (2004). Innovation metrics: measurement to insight. National
innovation initiative. 21th Century. Center for
Accelerating Innovation and George Washington
University. National Innovation Initiative 21st
Century Working Group.
desde el comportamiento organizacional. Iinnovar,
20(37). Pp. 101–116.
PAKES, A & GRILICHES, Z. (1984). Patents and R
& D at the firm level: A First Look. National Bureau
of Economic Research, 84(1). Pp. 55–72.
PARRA, M. (2011). Exenciones fiscales para la
I+D+i: Experiencias en América Latina y retos
pendientes. Banco Interamericano de Desarrollo.
POPP, D. (2005). Lessons from patents: Using
patents to measure technological change in environmental models. Ecological Economics, 54 (2-3).
pp. 209–226. Doi:10.1016/j.ecolecon.2005.01.001
ROSE, S, SHIPP, S & LAL, B. (2009). Frameworks
for measuring innovation: Initial Approaches.
Science and Technology Policy Institute. Retrieved
from http://scholar.google.com/scholar?hl=en&bt
nG=Search&q=intitle:Frameworks+for+Measurin
g+Innovation+:+Initial+Approaches#0
Patentes: ¿Son realmente una medida efectiva para la innovación?
KIM, M & KIM, C. (2012). On a patent analysis
method for technological convergence. Procedia Social and Behavioral Sciences, (40). Pp. 657–663.
Doi:10.1016/j.sbspro.2012.03.245
SAKAKIBARA, M. (1999). Do stronger patents
induce more innovation? evidence from the 1988
Japanese patent law reforms. The rand Journal of
Ecnomics, 32(1). Pp. 77–100. Retrieved from http://
www.nber.org/papers/w7066
SALNER, M. (2000). Beyond checkland & Scholes:
Improving SSM. Occasional papers on Systemic
Development, University of Western Sydney (11).
Pp. 23-44.
Schmookler, J. (1954).The level of inventive activity.
Rev. Econ. Statist, 36(2). Pp.183–90.
SOLER, V. (2013). Patent Box: Conceptos y estrategias de aplicación. 3C Empresa 2, No. 5.
ORGANIZACIÓN PARA LA COOPERACIÓN Y DEL
DESARROLLO. (2005). Manual de Oslo. 3 ed. pp. 162.
Patents: uspto 2014. Retrieved from http://www.
uspto.gov/patents/index.jsp
OROZCO, L & CHAVARRO, D. (2010). Los departamentos de I + D y la innovación en la industria
manufacturera de Colombia : análisis comparativo
WETFEET (Firm). Booz & Company. Wetfeet,
Inc., 2009 http://www.phd2consulting.com/booz-company.html
SPITZER, D. (2007). Rethinking innovation
measurement. IBM Corporation.
Cuadernos Latinoamericanos de Administración » Volumen X » Número 18 » Págs. 57-65
NELSON, A. (2009). Measuring knowledge spillovers: What patents, licenses and publications reveal
about innovation diffusion. Research Policy, 38(6).
pp. 994–1005. Doi:10.1016/j.respol.2009.01.023
65
Fly UP