...

Subsidio de localización

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Subsidio de localización
Clave de Políticas Públicas
Serie: Vivienda Social en Chile
Abril 2014, Número 24
Subsidio de localización para los
condominios sociales. ¿Es realmente
efectivo?
Por Juan Correa Parra
Presentación
Inicios del subsidio
Durante los años 90 las políticas habitacionales de
Chile se centraron en reducir la carencia habitacional a
través de la construcción masiva de viviendas sociales.
Sin embargo, esta política, que se inicio en los 70, no
contempló mayores estándares de calidad urbanística.
Esto provocó, según admitió el propio Ministerio de
Vivienda en 2009, “un crecimiento desequilibrado
de las ciudades y el surgimiento de zonas periféricas
homogéneas en la condición desmejorada de sus
habitantes y con insuficiente dotación de servicios
urbanos”.
El Subsidio Diferenciado a la Localización se aprobó
en 2006 y consideraba las siguientes condiciones para
los proyectos habitacionales1:
Con la intención de evitar que las políticas públicas
siguieran contribuyendo a la segregación urbana, a
partir de 2000 se empezaron a reformular las políticas
de vivienda social. Una de las herramientas utilizadas
fue el Subsidio Diferenciado a la Localización, el
cual promueve la construcción de viviendas sociales
ubicadas en sectores favorables de la ciudad. A ocho
años de su implementación vale la pena revisar la
efectividad de este subsidio. ¿Cuán práctico ha sido
para realmente combatir la segregación urbana?
1. Un máximo de 150 viviendas.
2. Viviendas ubicadas en el área urbana de ciudades
de al menos 5.000 personas (según el último censo
disponible).
3.Acceso a servicios urbanos, bajo los siguientes
requisitos: a) transporte público a una distancia
recorrible peatonalmente no mayor a 500 metros;
b) educación temprana y básica con disponibilidad
de matrículas a no más de 1.000 metros recorribles
peatonalmente; c) establecimiento de salud primaria
a no más de 2.500 metros recorribles peatonalmente.
Según el censo de 2002, todas las ciudades chilenas
contaban con más de 5.000 personas, lo cual volvía
1. D. s. Nº 174, art. 35; 6.2.
1
ineficaz la especificación del segundo punto. Por ese
motivo, todos los proyectos de hasta 150 viviendas
pudieron adjudicarse este subsidio siempre y cuando
planificaran su construcción en sectores urbanos que
cumplieran con los criterios del punto 3. El problema
fue que estos últimos criterios eran demasiado
poco exigentes y el subsidio terminó utilizándose
prácticamente en todo terreno urbano disponible, lo
que causó una inflación artificial del precio del suelo.
En otras palabras, el Estado se estorbó a sí mismo
con esta política: intentando acceder a suelos bien
localizados, fabricó un sistema que los hizo cada vez
más inaccesibles, transformándose además en un agente
que subsidia a los dueños del suelo urbano.
El subsidio actual
En 2012 cambió la política de vivienda, incluyendo
algunas modificaciones al subsidio de localización. Las
más importantes fueron2:
1. Se otorga para proyectos en comunas, ya no ciudades,
con más de 5.000 habitantes (según la aproximación
del censo 2012, esto dejaría fuera a 46 de las 345
comunas del país).
2. Las viviendas deben emplazarse en el territorio
operacional de una empresa sanitaria.
3. Los terrenos deben deslindar con una vía local o de
rango superior, es decir aquellas calles donde pueda
circular el transporte público.
4. Los proyectos deben estar a no más de 1.000 metros
recorribles peatonalmente de un establecimiento de
educación pre-básica y básica o de un establecimiento
de educación básica y media. Es decir deben existir
a lo menos dos de los tres niveles educacionales.
Sin embargo, la nueva ley estipula que ya no es
necesario que existan matrículas disponibles en los
establecimientos educacionales cercanos.
A pesar de estas correcciones, los criterios siguen
siendo insuficientes. En primer lugar, si se observan
las 124 comunas en que se han construido viviendas
sociales desde 1950, ninguna de ellas está entre las
46 comunas que actualmente tienen menos de 5.000
habitantes. Ello sugiere, que esta medida estaría
intentando proteger a las viviendas de algo que nunca
ha sucedido: la construcción social en comunas con
densidad habitacional realmente baja. Si bien no está
demás incluir esta protección para futuros proyectos, lo
cierto es que el subsidio no aporta a la hora de reducir la
segregación de poblaciones vulnerables; a lo más podría
aspirar a mantener la distribución de condominios en
las comunas que actualmente se ubican.
En segundo lugar, la especificación de que los
condominios deben construirse en predios donde opere
una empresa sanitaria aporta muy poco a la indicación
previa de que se localicen en terrenos urbanos. De hecho,
la Superintendencia de Servicios Sanitarios indica que
la cobertura actual de agua potable en sectores urbanos
es de 99,9%. De igual forma, es muy improbable que en
los sectores urbanos existan terrenos que no deslinden
con alguna vía local o de rango superior.
Esta situación nos lleva, finalmente, a evaluar la
eficacia del subsidio a partir de sus componentes con
mayores posibilidades de discriminar: la distancia hacia
servicios de transporte, salud y educación. El mapa 1
representa los sectores de la Región Metropolitana que
actualmente obtendrían este subsidio considerando
los estándares estipulados en la ley. Las condiciones
modeladas gráficamente fueron:
1. Terrenos que queden a 500 metros o menos de una
red de transporte público.
2. Que además estén a 2.500 metros o menos de un
centro de salud primario.
3.Que queden a 1.000 metros o menos de algún
2. D. s. Nº 49, art. 5.
2
establecimiento de educación pre-básica, además de
educación básica y/o media.
La distancia “recorrible peatonalmente” se modeló a
partir de los caminos señalados por las redes viales de
toda la región.
Mapa 1
Sectores viables para el subsidio de localización
¿Es realmente efectivo el subsidio de localización?
Como puede observarse, aun considerando los criterios
de cercanía a transporte, salud y educación, prácticamente
toda el área urbana de Santiago está disponible para
este beneficio. Esto se debe a la falta de exigencia en
los criterios de transporte, que no estipulan distancias
urbanas más rigurosas, ni frecuencias o densidades
mínimas de los recorridos posibles de abordar, y también
a la poca severidad de los parámetros educativos, que
no consideran que la población beneficiaria difícilmente
podría acceder a un establecimiento de administración
particular, e incluso tiene dificultades para acceder a
institutos particulares subvencionados.
En suma, los criterios actuales del subsidio de localización
son todavía extremadamente laxos y aportan poco a la
construcción de condominios sociales integrados a la
ciudad. Incluso si observamos la ubicación de las 242
villas de blocks identificadas por TECHO - Chile en el
área metropolitana de Santiago, veremos que sólo 4,5%
de ellas (11 villas) no se encuentran en sectores viables
para este subsidio, lo cual contradice el diagnóstico ya
consensuado de que estos barrios tienen una localización
e integración urbana deficiente.
l Viviendas sociales posteriores al susidio de localización.
l Viviendas sociales previas al susidio de localización.
n Sectores que cumplen con el subsidio.
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de TECHO - Chile, Ministerio de
Educación, Ministerio de Salud y Dirección de Transporte Público Metropolitano.
exigencias de localización, no sólo en cuanto a distancias
hacia servicios públicos, sino también considerando la
capacidad de acogida de esa infraestructura en cuestión
y la posibilidad real de las familias de acceder a dichos
servicios. Es posible realizar importantes modificaciones
en las condiciones de localización, sin provocar una
disminución del área viable de ser subsidiada, a partir
de reglamentos como:
Propuestas para mejorar el subsidio de localización
1.Considerar las conexiones posibles del transporte
público. Los condominios de la Región Metropolitana
podrían localizarse a menos de 500 metros de un
paradero del Transantiago que disponga de 3 o más
recorridos.
Para que este subsidio efectivamente cumpla con su
propósito original, es necesario desarrollar mayores
2.Asegurar un acceso real de las familias a la
educación. Se podría dejar fuera de las condiciones
3
de localización la cercanía hacia colegios particulares
pagados.
El modelamiento del área de subsidio, con los cambios
señalados, se expresa en el mapa 2.
Mapa 2
Mayores exigencias para el subsidio de
localización
Además, también se pueden sumar otras variables para
mejorar el diseño del subsidio: se podrían considerar
solamente los territorios que accedan a paraderos con
una frecuencia y capacidad de transporte mínimos,
contabilizar únicamente los colegios particulares
subvencionados que tienen bajos aranceles (asegurando
la capacidad de pago de las familias más vulnerables)
y considerar sólo aquellos centros de salud primaria
que tienen suficiente capacidad de atención (evitando
promover la construcción en sectores donde ya exista
una sobredemanda por estos servicios). También
podría hacerse un filtro por la calidad de los institutos
educativos cercanos.
Al margen del transporte, la salud y la educación,
existen otros aspectos que podrían integrarse para
mejorar la eficacia de este subsidio. Por ejemplo, la
cercanía hacia fuentes de empleo, tales como centros
industriales, empresariales, de servicios y de proyección
metropolitana (mapa 3), y la lejanía con usos de suelo
no deseados, como plantas de tratamiento sanitario,
vertederos, cárceles o sectores industriales con elevados
niveles de contaminación (mapa 4). Todo esto aportaría
para proteger el valor de las viviendas sociales y facilitar
la movilidad social de las familias.
Conclusiones
El subsidio de localización es parte de la nueva política
habitacional que trata de subsanar las falencias en
materia habitacional y urbana que se han perpetuado
por más de 30 años en nuestro país. Sin embargo, esta
política no está cumpliendo sus objetivos, debido a que
sus parámetros de localización son poco exigentes y
permiten la ubicación de viviendas sociales en sectores
con acceso deficiente a redes de equipamientos,
l Viviendas sociales posteriores al susidio de localización.
l Viviendas sociales previas al susidio de localización.
n Propuesta Techo - sectores viables.
Fuente: Elaboración propia a partir de datos cartográficos de TECHO - Chile,
Ministerio de Educación, Ministerio de Salud, Dirección de Transporte Público
Metropolitano.
generando además una inflación artificial del precio de
suelo urbano.
A partir de ello, se propone al Ministerio de Vivienda
y Urbanismo actualizar los parámetros de localización
tomando en cuenta los siguientes criterios:
•Transporte. Incluir menores distancias a redes de
transporte público, teniendo en cuenta tanto la
cantidad de recorridos como su frecuencia.
•Educación: No considerar la cercanía hacia
colegios particulares. Se podrían considerar sólo
los establecimientos municipales y particulares
subvencionados que tienen bajos aranceles, y hacer una
ponderación por la calidad educativa de cada instituto.
4
•Salud. Considerar sólo la cercanía a centros primarios
que tienen suficiente capacidad de atención.
•Empleo. Puede considerarse la cercanía hacia
centros industriales, empresariales, de servicios y de
proyección metropolitana.
Mapa 4
Usos de suelo no deseados y viviendas
sociales
• Suelo no deseado. Puede incluirse la lejanía a
plantas de tratamiento sanitario, vertederos, cárceles
o sectores industriales contaminantes.
A partir de estas exigencias, se podrían restringir los
sectores efectivamente elegibles para el subsidio,
garantizando también una mejor localización de las
viviendas sociales respecto a la infraestructura urbana
y social. A modo de ejemplo, a continuación se muestra
una serie de mapas que modelan, para la Región
Metropolitana, tres alternativas que permitirían mejorar
el subsidio de localización en diferentes grados de
exigencia.
Mapa 3
Centros de empleabilidad
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de TECHO – Chile y Observatorio de
Ciudades UC.
Fuente: Elaboración propia a partir de datos de TECHO - Chile, Observatorio de
Ciudades UC y Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
5
Alternativa 1 (baja exigencia):
El subsidio se restringe a sectores localizados a:
•
•
•
•
500 metros de paraderos con 3 o más recorridos
del Transantiago.
2.000 metros hacia consultorios.
1.000 metros hacia jardines JUNJI o INTEGRA.
1.000 metros hacia colegios y liceos de
administración municipal y particular subvencionado.
Alternativa 2 (exigencia media):
Reúne las condiciones de la alternativa 1, eliminando las
áreas que pertenecen al 30% de la región con menor
densidad de centros de empleo, considerando entre ellos:
•
•
•
•
Sectores industriales.
Malls.
Enclaves empresariales.
Subcentros Metropolitanos.
Alternativa 3 (alta exigencia):
A la alternativa 2 se agregan restricciones por cercanía a
actividades no deseadas, eliminando del subsidio aquellos
sectores que se encuentren a 1.000 metros de:
•
•
•
•
Rellenos sanitarios.
Estaciones de transferencia de residuos.
Plantas de tratamiento de aguas residuales.
Centro Penitenciarios.
6
Referencias
Decreto Supremo N°174. 2006. Reglamento Programa del Fondo Solidario de Vivienda. Santiago, Chile:
Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
Rivera, Álvaro. 2012. “Historia de la política
habitacional en el área Metropolitana de Santiago”.
Revista CIS 16:27-44.
Decreto Supremo N°49. 2012. Reglamento Programa
del Fondo Solidario de elección de Vivienda. Santiago,
Chile: Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
Rodríguez, Alfredo y Ana Sugranyes. 2005. Los con
techo. Un desafío para la política de vivienda social.
Santiago, Chile: Ediciones SUR.
Del Campo, Cristián y Andrea Tokman. 2013.
Vivienda social integrada a la ciudad. En: Grupo Res
Pública Chile. 95 propuestas para un Chile mejor.
Santiago, Chile: Grupo Res Pública Chile.
Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).
2012. “Cobertura histórica del sector” http://www.
siss.gob.cl/577/w3-article-3683.html
Ministerio de Vivienda y Urbanismo. 2009. Déficit
urbano-habitacional: una mirada integral a la calidad
de vida y el hábitat residencial en Chile. Santiago,
Chile: Minvu.
7
Acerca del autor
Juan Correa Parra es coordinador
de Investigaciones Territoriales en el
Centro de Investigación Social (CIS) de
TECHO-Chile. Geógrafo de la Pontificia
Universidad Católica de Chile, se ha
desempeñado en diversas organizaciones
voluntarias como Jóvenes sin Fronteras y
Proyecto Juan Pablo II. Actualmente desarrolla investigación sobre
segregación urbana e indicadores de vulnerabilidad territorial,
con especial interés en campamentos y condominios de viviendas
sociales. En 2013 coordinó la Actualización del Catastro Nacional
de Campamentos de TECHO-Chile.
Acerca del Instituto
Información de Contacto
El Instituto de Políticas Públicas de la Facultad de Economía y
Empresa de la Universidad Diego Portales se orienta a generar
propuestas concretas para la solución de problemas de política pública
que enfrenta Chile actualmente y a la formación de policymakers de
alto nivel. Nuestro equipo de profesores e investigadores combina
excelencia académica con participación activa en el debate público
y el proceso de formación de políticas públicas en Chile.
Instituto de Políticas Públicas Facultad de Economía y Empresa
Universidad Diego Portales.
Avenida Santa Clara 797, Ciudad Empresarial, Huechuraba,
Santiago, Chile
Email: [email protected]
Fono: (56-2) 2213 0177
www.politicaspublicas.udp.cl
Todos los derechos reservados. Secciones breves del texto pueden ser citadas sin el permiso explícito si se identifica a los autores y se da reconocimiento
completo al Instituto de Políticas Públicas de la UDP. Las opiniones y conclusiones expresadas son de propiedad de los autores y no deben ser entendidas
como opiniones o políticas del Instituto de Políticas Públicas, de la Facultad de Economía y Empresa o de la Universidad Diego Portales.
8
MAGÍSTER EN POLÍTICAS PÚBLICAS, FACULTAD DE ECONOMÍA Y EMPRESA UDP
Perfil del Postulante
Profesionales con estudios en ingeniería, economía,
derecho, ciencias políticas, sociología, psicología,
educación, periodismo y ciencias de la salud, entre otras
áreas.
Grado
Magíster en Políticas Públicas
Requisitos
Grado académico de Licenciado o Título Profesional
equivalente.
Para mayor información sobre requisitos de postulación,
visita nuestra página web: http://www.politicaspublicas.
udp.cl/magister/
Costo
Sin costo de matrícula.
Arancel programa completo: UF 300.
Alianza Instituto de Políticas Públicas
UDP - Columbia University
El Instituto de Políticas Públicas tiene una alianza con
la Universidad de Columbia a través del Institute of
Latin American Studies (ILAS) y el Columbia Global
Centers Latin America de Santiago. Esta alianza busca
promover la discusión de políticas públicas entre
académicos, policymakers y líderes de opinión en
Chile y Estados Unidos, y se traduce en actividades
conjuntas como coloquios, seminarios e intercambio de
profesores.
Postulaciones abiertas. Cupos
Limitados
• Inicio del programa: Mayo 2014.
• Nivelación: Inicia el 31 de marzo, abril-mayo 2014
• Duración: 2 años (6 trimestres).
• Modalidad: Vespertino (18:00 a 20:45 hrs.).
“El Magíster en Políticas Públicas tiene como objetivo
formar a futuros líderes capaces de generar ideas y
proponer soluciones para los principales desafíos de
políticas públicas en Chile y América Latina.”
• Clases lunes, miércoles y jueves. Ayudantía opcional
en economía y estadísticas los martes durante el I y II
trimestre.
Contacto
• Cierre de postulaciones: 26 de marzo 2014.
[email protected]
(56 - 2) 2213 0157 · 2213 0159 · 2213 0177
9
Fly UP