...

Las mujeres, los hombres y el cambio en el medio ambiente: la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Las mujeres, los hombres y el cambio en el medio ambiente: la
Ne x o s
P
O
P
U
L
A
T
I
O
N
R
E
F
E
R
E
N
C
E
B
U
R
E
A
U
LAS MUJERES, LOS HOMBRES Y EL CAMBIO EN
EL MEDIO AMBIENTE:
La dimensión del género en las políticas y programas ambientales
En Tailandia, los silvicultores invitaron a un grupo de hombres de las aldeas a una reunión para planear un proyecto forestal comunitario. Los
hombres dijeron que necesitaban árboles de madera dura para fabricar muebles y objetos tallados que pudieran vender, pero cuando les proporcionaron 3.000 árboles jóvenes, los mismos murieron. ¿Por qué? Pues porque en dicho lugar las mujeres son quienes se ocupan de los viveros y prefieren especies de madera blanda para leña y forraje. Nadie les había dicho de la llegada de estos árboles. En la siguiente reunión se las incluyó lo que
permitió a los silvicultores aprender cuáles eran los papeles de ambos sexos y sus preferencias. Más adelante el proyecto envió árboles jóvenes de
ambos tipos, quedando tanto los hombres como las mujeres, satisfechos1.
P
or razón de su sexo, las mujeres y los hombres tienen diferentes papeles y responsabilidades respecto a
sus vidas, familias, hogares y comunidades. Tienen
diferente conocimiento de los recursos naturales, diferente
control y acceso a los mismos, y diferentes oportunidades
para participar en la toma de decisiones sobre su uso. Por
ello es importante entender la relación de ambos sexos con
el medio ambiente para crear soluciones que permitan utilizar los recursos naturales de forma más sostenible; si no
se tiene en cuenta dicha relación, existirá un conocimiento
distorsionado del efecto de los seres humanos sobre el
medio ambiente.
Esta edición de Temas normativos emergentes en
población, salud y medio ambiente, examina cómo los
papeles de uno y otro sexo afectan el uso de los recursos
naturales, así como las diferentes formas en que el agotamiento de los recursos afectan a los hombres y mujeres,
y lo que se ha venido haciendo en todo el mundo para
integrar los intereses de ambos en la planificación
ambiental.
Forma en que el género influye en el
uso de los recursos naturales
Género en este contexto se refiere a los diferentes papeles
sociales que tienen los hombres y mujeres, y las relaciones
de poder entre ellos. El género influye en la forma en que
están estructuradas las comunidades, los hogares y las instituciones, así como el modo en que se toman las decisiones y el uso que se hace de los recursos. Para entender qué
tiene que ver el género con las actividades que influyen en
el medio ambiente, es necesario examinar los papeles y
responsabilidades de ambos sexos, su conocimiento, acceso
y control sobre los recursos, y su autoridad para tomar
decisiones sobre el uso de los mismos.
Papeles y responsabilidades
En la mayoría de las regiones del mundo, los hombres juegan un mayor papel que las mujeres en la explotación de
los recursos naturales con fines comerciales: industria
La fotografía no aparece
debido a restricciones de
derechos de autor.
Los diferentes papeles y responsabilidades de los hombres y las
mujeres forma en la que usan y manejan los recursos naturales.
maderera, pastoreo, pesca, explotación minera y extracción
de diversos productos forestales.
Si bien tanto los hombres como las mujeres participan en actividades económicas como la agricultura, las
mujeres tienen responsabilidades adicionales de orden
doméstico, como la preparación de la comida, la obtención de agua y leña, el cuidado de los niños y el mantenimiento de la salud familiar. Las tareas domésticas de los
hombres pueden ser pocas.
Un importante indicador de los diferentes papeles es
la forma en que uno y otro sexo reparten su tiempo. La
figura 1 (página 2) presenta datos de un estudio en Côte
d’Ivoire que muestra dicha distribución, y las distintas
funciones y responsabilidades de los sexos. El estudio concluyó que las mujeres trabajan fuera y dentro del hogar,
pero los hombres lo hacen casi exclusivamente fuera del
mismo. Las responsabilidades de las mujeres incluyen el
cuidado del hogar, cocinar y recoger agua y leña. Los
hombres se encargan principalmente de recoger y almacenar la cosecha, mantener en buen estado las herramientas,
y también de la caza, la pesca y la recolección. Ambos
sexos trabajan en la agricultura para asegurar la producción de alimentos.
2
PRB
Nexos
2002
Figura 1
Tiempo que los hombres y mujeres dedican a diversas
actividades, Côte d’Ivoire
No. de horas/semana
Cocinar
Labores del hogar
Rocoger agua
Mantenimiento de equipo
16
0
12
0,4
6
1
1
5
3
Cosecha
7
Caza, pesca y recolección
0,5
Almacenamiento de la
cosecha
0,5
2
Mujeres
Hombres
2
James A. Levine, Robert Weisell, Simon Chevassus, Claudio D. Martínez, B. Burlingame y
W. Andrew Coward, “The work burden of women”, Science 294 (2001): 812.
FUENTE:
La migración afecta la carga de las mujeres. Los grandes índices de emigración masculina de áreas rurales en
busca de empleo han incrementado el trabajo que la mujer
realiza. En Nepal, por ejemplo, un estudio realizado en
tres aldeas por el Instituto Asiático de Tecnología en 1999
reveló que dicha emigración duplicaba el trabajo físico de
las mujeres, especialmente entre las que no tenían hijos
varones mayores. Asimismo las mujeres a la cabeza de
familias agricultoras sufrían apuros cuando no podían contratar a hombres para que hicieran las tareas tradicionalmente masculinas, como el arado, que, según dijeron, se
considera tabú en las mujeres y les estaba prohibido2.
La emigración de los hombres a áreas urbanas no sólo
afecta los papeles de los sexos, sino que puede obrar cambios en el medio ambiente. En Ghana, la falta de mano de
obra masculina para desbrozar el terreno hizo que se retrase la rotación de cultivos en campos que debían haberse
dejado en barbecho después de uno o dos años. Ello reduciendo la fertilidad y el rendimiento de la tierra, y la erosión del suelo aumentó3.
Acceso y control de los recursos
Existen restricciones económicas, sociales, institucionales y
legales que limitan el derecho de los hombres y las mujeres
a la propiedad de la tierra y el control de los recursos. En
2001 más de 1.200 millones de personas vivían con
menos de un dólar diario. La mayoría de los pobres son
mujeres; y en todo el mundo el 70% de los pobres depen-
den de la tierra, el agua y los bosques para su subsistencia
y ganacias4. Explotan los recursos naturales para obtener
leña y madera como combustible y albergue, así como
plantas y animales silvestres para su alimento y sustento,
pero la mayoría carecen de acceso garantizado a dichos
recursos o control sobre los mismos (los bosques quizás
sean del gobierno y pueden existir leyes que prohiban la
pesca en los estuarios, por ejemplo).
La condición social de la mujer, especialmente en los
países en desarrollo, reduce su capacidad de acceso garantizado e independiente a la tierra. En muchos países los
derechos de la mujer van ligados a su estado civil y frecuentemente los pierde si se divorcia o enviuda. Incluso en
las naciones donde la ley garantiza igual derecho a la propiedad de la tierra al hombre y a la mujer, puede que las
mujeres no sean conscientes de sus derechos, o que por
costumbre se vean desposeídas de lo que les corresponde.
En Zimbabwe, Burkina Faso y Camerún, por ejemplo, las
mujeres pueden ser dueñas del terreno y los árboles legalmente, pero en la práctica los hombres controlan casi toda
la propiedad5.
Dicha inseguridad en la propiedad de la tierra afecta la
forma en que diferentes grupos utilizan los recursos naturales. Las mujeres y los pobres, así como otros grupos marginados, tienden a no invertir tiempo o recursos en prácticas
agrícolas sostenibles, desde un punto de vista ecológico, en
terrenos que no son suyos. Unos investigadores en la zona
este de la República Democrática del Congo observaron
que los hombres normalmente plantan árboles de cosecha
permanente, como cafetales, en el terreno familiar que tienen en propiedad garantizada. Los cultivos de las mujeres se
ven relegados a terreno alquilado o a colinas con mucha
pendiente y erosión del suelo. Debido a que las mujeres no
tienen asegurada propiedad, su incentivo para invertir en la
conservación del suelo es poco6. En Zimbabwe, hubo investigadores que también descubrieron que es mucho menos
probable que las mujeres planten árboles para obtener alimentos, medicinas y leña en lugares donde no hay garantía
de que puedan tener acceso futuro7.
Estas restricciones sobre el derecho de la mujer a la
tierra también limitan su capacidad para obtener información y otros recursos. Al no poder utilizar dicha propiedad
como aval para sacar préstamos, difícilmente están en condiciones de adoptar nueva tecnología o contratar mano de
obra cuando la necesitan. Asimismo pueden carecer de
acceso a otros servicios de apoyo, como programas de
extensión o capacitación sobre enfoques innovadores en el
ordenamiento de la tierra. Existen estudios sobre muchos
países que muestran que los agentes de extensión agrícola
tradicionalmente se han concentrado en la población agrícola masculina, incluso cuando los hombres estén trabajando lejos de las fincas y sean las mujeres quienes se
encarguen primordialmente de su cultivo8.
PRB
Base de conocimientos
Tanto las mujeres como los hombres son fuentes de
información sobre prácticas de explotación sostenible de
los recursos, pero la información, al igual que sus actividades, posiblemente sea de diferente tipo. En Brasil, las
encuestas etnobotánicas realizadas en el Parque Nacional
de Jaú mostraron que las parteras conocen unas plantas y
los médicos yerberos otras9.
Las diferencias de conocimiento entre los sexos varían asimismo con la clase, la edad y el grupo étnico, lo
que indica su complejidad. Un hombre mayor, perteneciente a un grupo indígena, puede tener diferente forma
de trabajar con la tierra y los bosques, que un hombre
joven que vive lejos de su comunidad nativa; lo mismo
ocurre con las mujeres10. El ser consciente de las diferencias en el conocimiento de los hombres y mujeres en
diversas circunstancias socioeconómicas, ayuda a saber
qué intervenciones serán adecuadas y sostenibles.
2002
Recuadro 1
Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer
Plataforma de Acción, Capítulo IV: La mujer y el medio ambiente
La Plataforma de Acción de Pekín recomienda reforzar la participación de la mujer
y su capacidad de líder, dentro de un enfoque integral, multidisciplinario e intersectorial de gerencia ambiental, bien concebido. Entre las acciones que deben
tomarse, la Plataforma de Acción propone que los gobiernos
■ garanticen la existencia de oportunidades para que las mujeres (incluidas las
mujeres indígenas) participen en la toma de decisiones sobre el medio ambiente, a todos los niveles;
■ faciliten e incrementen el acceso de las mujeres a la educación y fuentes de
información, para elevar su conocimiento, destrezas y oportunidades de participar en la toma de decisiones sobre el medio ambiente; y
■ tomen medidas para introducir una perspectiva de género en el diseño y aplicación, entre otras cosas, de mecanismos para la explotación sensible y sustentable de los recursos naturales, técnicas de producción y el desarrollo de la
infraestructura en zonas rurales y urbanas.
Participación pública en la toma de decisiones
La participación pública en el manejo ecológico se considera cada vez más un componente esencial de la política
ambiental. En varias de las principales conferencias de las
Naciones Unidas en el decenio de 1990, incluidas la de
Medio Ambiente y Desarrollo (en Río de Janeiro, en
1992) y la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer
(Beijing, 1995), se reconocieron las contribuciones de la
mujer a dicha gerencia y se propusieron acciones para fortalecer su papel en la toma de decisiones (ver el recuadro
1), si bien la participación de la mujer en la formulación,
planificación y ejecución de la política ambiental continúa
siendo baja a todos los niveles, desde los puestos locales, a
los cuadros de mando donde se establecen las políticas
nacionales e internacionales.
Cuando las mujeres contribuyen a la gerencia ecológica, lo hacen generalmente en el ámbito local. En muchos
países, como en Ucrania, Bangladesh, Rusia y México, las
mujeres han participado en la planificación y gestión de
los recursos de agua dulce. Se han congregado en grupos y
cooperativas, movilizado a las comunidades y recabado
recursos, para poner de relieve problemas acuciantes en
zonas industriales, y ayudar a conservar y proteger el suministro de agua limpia de fácil acceso11.
Esta participación limitada en la toma de decisiones
hace que las perspectivas, necesidades, conocimiento y
soluciones propuestas por las mujeres con frecuencia se
ignoren. Asimismo, al no tomar en cuenta las diferentes
actividades de los hombres y mujeres, y al no incluir a
ambos en el proceso de toma de decisiones, se adoptan
políticas que hacen ilegal la actividad de la mujer sin cambiar su comportamiento. Por ejemplo, en El Salvador los
líderes comunitarios limitaron la recolección de madera en
zonas costeras y la pesca en los estuarios, con el propósito
de conservar el sistema de manglares que se veía amenaza-
Nexos
do. En dicho lugar los hombres pescan en su mayoría en
alta mar, mientras que las mujeres recogen leña y pescan
en los estuarios y en la costa. Las mujeres no fueron consultadas cuando se habló de la veda, pero resultaron las
más afectadas. Al valorar la supervivencia de sus familias
por encima de cualquier penalización posible, continuaron
sus actividades a escondidas12.
Los efectos de la degradación ambiental
sobre las mujeres y los hombres
No sólo difieren las mujeres y los hombres en la forma en
la que usan y conservan los recursos del medio ambiente,
sino que la degradación de los recursos naturales les afecta
de forma diferente. La deforestación, la escasez de agua, el
agotamiento del suelo, y la exposición a compuestos químicos de uso agrícola e industrial y a contaminantes orgánicos les afectan de forma diferente.
Más tiempo y energía para las tareas
La cantidad de tiempo que las personas emplean en las
tareas del hogar puede incrementar considerablemente
cuando se agotan los recursos. En el distrito de Limbang,
en Malasia, la explotación forestal comercial hace que los
hombres tengan que recorrer grandes distancias en el bosque, en busca de materiales de construcción para el hogar.
Debido asimismo a la degradación forestal, las mujeres tienen mayor dificultad en recolectar hierbas, frutas silvestres
y medicinas naturales13. Dada la diversa interacción diaria
de las mujeres con el medio ambiente para satisfacer las
necesidades de sus hogares, con frecuencia son ellas las más
afectadas por el deterioro ambiental. En Sudán la deforesta-
3
4
PRB
Nexos
2002
Figura 2
Promedio de exposición diaria a contaminantes en
interiores, a causa de la quema de combustibles
orgánicos en áreas rurales de la India
mg/m3 de partículas totales
en suspensión
Invierno
Verano
2
1,3
1
0,8
0,7
0,5
0,3
Mujeres
Niños
Jóvenes
0,3
de las viviendas, contaminado por los combustibles tradicionales, y la presencia de infecciones respiratorias agudas
en los niños, así como bronquitis crónica y asma, cáncer
de pulmón y problemas en el embarazo. Se calcula que la
exposición a dichos contaminantes causa la muerte de más
de 2,2 millones de personas cada año, teniendo lugar el
98% de los casos en los países en desarrollo16. Un estudio
en Gambia descubrió que los lactantes expuestos al humo
de las estufas tienen seis veces más probabilidades de sufrir
infecciones respiratorias agudas, que quienes no lo están.
Estudios en la India, Nepal y Papua-Nueva Guinea muestran que las mujeres no fumadoras, que han cocinado con
estufas de combustible orgánico durante muchos años,
registran mayor prevalencia de enfermedades pulmonares
crónicas (asma y bronquitis crónica). La exposición a altos
niveles de humo en interiores también está relacionada
con problemas del embarazo, como menor peso al nacer y
fetos que nacen muertos17.
Hombres
En este estudio los niveles diarios de exposición a contaminantes en
interiores, procedentes de la quema de combustibles orgánicos en áreas rurales
de la India, excedieron los límites aceptables en dicho país y a nivel mundial.
(El límite en áreas residenciales en la India es de 0,10 mg/m3, y el establecido
por la Organización Mundial de la Salud oscila entre 0,10 y 0,15 mg/m3.) Las
mujeres y los niños están más expuestos que los jóvenes y los hombres a los
contaminantes de dicha combustión orgánica, por su mayor presencia durante
la preparación de los alimentos.
N O TA :
S. Saksena, R. Prasad, R.C. Pal y V. Joshi, “Patterns of daily exposure to TSP and CO in the Garhwal Himalaya”, Atmospheric Environment (26A,
1992): 2125-34.
FUENTE:
ción en la última década ha cuadruplicado el tiempo que
las mujeres emplean en recoger leña14; y, debido a que las
niñas suelen ser las encargadas del agua y la leña, la escasez
de agua y la deforestación también contribuyen a que un
mayor número de niñas abandone las escuelas.
Al tener que recorrer mayores distancias para obtener
leña, forraje y agua, ambos sexos gastan mayor cantidad
de energía. La Organización Mundial de la Salud (OMS)
calcula que, en el caso de la mujer, dicha energía equivale
a una tercera parte de las calorías que ingiere diariamente.
En áreas donde el agua es especialmente escasa, puede que
el gasto sea mayor, lo que eleva el riesgo de malnutrición
en lugares de pocos recursos15.
Mayor exposición a contaminantes en el hogar
El hollín producido al quemar combustibles orgánicos
(como la madera, el carbón vegetal o residuos agrícolas),
para cocinar y calentarse, afecta principalmente a las
mujeres y a los niños, porque pasan más tiempo bajo
techo que los hombres (ver la figura 2). Los estudios epidemiológicos en los países en desarrollo han observado
una relación entre la exposición al ambiente en el interior
Menor nutrición en las familias
Las mujeres y los hombres con frecuencia se ven obligados
a cambiar los hábitos de alimentación de sus familias,
cuando la fertilidad del suelo queda reducida drásticamente (debido a exceso de cultivo y pastoreo, o a la erosión), o
si falta leña o agua potable. La nutrición sufre cuando hay
escasez de leña y las familias, para ahorrar combustible,
tienen que recurrir a alimentos menos nutritivos, que pueden ingerirse crudos o poco cocinados (y que quizás resulten tóxicos), o bien a comer sobras (que quizás se hayan
echado a perder en climas tropicales), o a saltarse
comidas18. Aunque dichos cambios en la alimentación
afectan a todos los miembros del hogar en cierto grado,
las mujeres y las niñas tienen más que perder en lugares
donde son las últimas en comer y comen menos.
Mayor riesgo reproductivo
La exposición a ciertos productos químicos agrícolas e
industriales y contaminantes orgánicos hace que las mujeres sean más vulnerables durante el embarazo y el parto, y
puede ocasionar enfermedad y muerte en los niños. En un
estudio en el Sudán central, los investigadores encontraron que la exposición a pesticidas estaba ligada a una tasa
de fetos que nacieron muertos de 22% en hospitales, y
que el efecto en la mortalidad perinatal era especialmente
alto entre las mujeres agricultoras (35%)19. También existen indicios de mayor riesgo de defectos genéticos cuando
los padres están expuestos a pesticidas20. Otra consecuencia es el efecto en la salud reproductiva de los hombres; la
exposición a pesticidas se ha relacionado con el cáncer de
testículos y un bajo número de espermatozoides21.
PRB
Políticas y programas ambientales que
responden a la diferenciación de
género
Se trata de políticas y programas que buscan fines ecológicos teniendo explícitamente en cuenta las opiniones, necesidades e intereses de ambos sexos. Dichas políticas se
basan en investigación social, sanitaria y ambiental, y proporcionan una visión más integral de la forma en que los
seres humanos afectan las condiciones ecológicas, y se ven
afectados a su vez por los cambios en el medio ambiente.
Una serie de países han tomado la iniciativa de aplicar las
siguientes acciones, para adoptar una perspectiva de género
en las políticas y programas sobre el medio ambiente:
Recolección y análisis de información correspondiente a ambos sexos por separado
Este es un primer paso para elaborar políticas y programas
que respondan a la diferenciación de género. La información que facilita conocimiento sobre la forma en que los
hombres y las mujeres utilizan los recursos y su acceso a los
mismos, así como su participación en la toma de decisiones
sobre el medio ambiente, contribuye al establecimiento de
políticas sensatas. En la actualidad raramente se aplica este
tipo de información segregada en políticas o programas
nacionales sobre el medio ambiente, pero algunos organismos han comenzado a recopilarla a nivel local.
En Brasil, una organización de preservación de recursos naturales, Fundação Vitória Amazônica, utilizó una
“evaluación de los interesados” para conocer las necesidades de la gente, diseñar intervenciones apropiadas y evaluar los efectos de las políticas y programas en el Parque
Nacional Jaú. Los entrevistadores utilizaron diferentes
cuestionarios para hombres y mujeres, junto con otros instrumentos (incluido un cuestionario en que recuerdan sus
actividades en las últimas 24 horas y un perfil de actividades), para entender mejor la interacción de los residentes
del lugar con la ecología del parque22. El gobierno de
Túnez también ha combinado los datos obtenidos a nivel
local con la información de sondeos recopilada normalmente, con objeto de diseñar un programa de acción que integre
a las mujeres en el noveno Plan Quinquenal del país23.
Fortalecimiento de la participación de la mujer en
la toma de decisiones sobre el medio ambiente
En todo el mundo la mujer carece de suficiente representación en los gobiernos y entidades donde se toman decisiones. Esta falta de representación limita su influencia
sobre políticas y programas públicos. Las mujeres necesitan conductos oficiales para expresar sus necesidades y
tener voz en la toma de decisiones normativas sobre el
medio ambiente. Varios países lo han logrado, reservando
escaños para las mujeres, con objeto de garantizar su participación en los organismos de toma de decisiones y geren-
Nexos
“La promoción de la igualdad entre los sexos, cambiando
los diversos impedimentos sociales y económicos que restan voz y poder a las mujeres, puede ser también uno de
los mejores medios para preservar el medio ambiente.” 24
—Amartya Sen, 1998 Premio Nobel de Economía
cia ecológica. En el decenio de 1990 una serie de países,
incluidos la India, Uganda, Brasil y las Filipinas, reservaron formalmente un porcentaje de escaños para las mujeres a nivel nacional y local. En Jamaica el cambio en
estrategias de contratación ha resultado en un aumento en
el liderazgo de las mujeres en la gerencia de recursos naturales y del medio ambiente; como resultado las mujeres
constituyen hasta más de una tercera parte del personal
técnico en el Departamento Forestal. En Túnez las mujeres ostentan el 19% de los puestos de gerencia de alto
nivel en el Ministerio del Medio Ambiente25.
Declaraciones normativas respecto al género
El compromiso de abordar las inquietudes de ambos sexos
tiene que reflejarse en los niveles más altos. Varios gobiernos en todo el mundo han tomado medidas para introducir una perspectiva de género en sus políticas nacionales
sobre el medio ambiente. Es importante que existan declaraciones normativas respecto a ambos sexos, porque
demuestran el deseo de los gobiernos de abordar sus preocupaciones específicas, además de servir como documento
de referencia para el personal técnico que trabaja en los
programas y políticas nacionales, y de proporcionar una
base de acción para mejorar la capacidad de los hombres y
mujeres para hacer frente a sus propias áreas de interés (ver
el recuadro 2, página 6). El Plan Nacional de Uganda
sobre el Medio Ambiente, adoptado en 1995, apoya el uso
de enfoques participativos y análisis de género en la planificación ambiental. En una sección de la Política
Ambiental Nacional de Malawi se hace un llamado a la
integración de los intereses de género, así como los de la
juventud y los niños, en la planificación y toma de decisiones sobre el medio ambiente a todos los niveles27.
Asimismo, en la División de Recursos Naturales y Medio
Ambiente de las Filipinas se ha establecido un Punto de
Enfoque sobre Género y Desarrollo, para promover la planificación y programación teniendo en cuenta los intereses de ambos sexos28.
Firma de acuerdos internacionales
Es esencial aprovechar el ímpetu creado por las conferencias de las Naciones Unidas durante el decenio de 1990
2002
5
6
PRB
Nexos
2002
Recuadro 2
Declaraciones regionales sobre el género y el
medio ambiente
Los cambios normativos e institucionales que han tenido lugar
en Mesoamérica –es decir, México y los países centroamericanos (Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras,
Nicaragua y Panamá)– han redundado en una mayor atención
sobre cuestiones de género en el establecimiento de políticas a
altos niveles. La Unión Mundial de la Conservación de la
Naturaleza colaboró con los gobiernos de dichos países en el
establecimiento de una declaración normativa que promete
tener en cuenta el género en las políticas nacionales sobre el
medio ambiente. Dicha declaración expresa el compromiso de
cada ministerio de establecer políticas ambientales sensibles a
los intereses de ambos sexos y sentar la base para contar con
planes de acción concretos, con objetivos y estrategias definidos. Por ejemplo, tres países (El Salvador, Costa Rica y México)
han creado dentro de sus ministerios de medio ambiente unidades de atención a cuestiones de género, para la vigilancia y evaluación de programas de atención a los intereses de ambos
sexos. Dichos esfuerzos llevaron a los países de Mesoamérica a
hacer una declaración conjunta sobre la importancia de introducir cuestiones de género en proyectos y políticas sobre el
medio ambiente para promover el desarrollo sostenible26.
para llevar a la práctica los compromisos adoptados a nivel
internacional. Los documentos de dichas conferencias (que
con frecuencia pedían el establecimiento de plataformas,
programas o planes de acción) constituyen declaraciones de
la política común a todas las naciones participantes en el
proceso (recuadro 2). Los acuerdos de las conferencias pueden servir de catalizador para la acción nacional: al influir
sobre la política gubernamental por “presión entre iguales”;
al servir a los promotores de causas para que ejerzan presión sobre los gobiernos, para obtener financiamiento o
apoyar acciones en cumplimiento de dichos acuerdos; y, los
objetivos y puntos de referencia establecidos en los documentos también pueden servir de instrumentos para vigilar
y estimular los avances y acciones a nivel nacional29. En el
repaso quinquenal que tuvo lugar en Nueva York, en el
2000, sobre lo propuesto en la Cuarta Conferencia
Mundial sobre la Mujer, se encontró que, si bien se habían
hecho considerables avances en la aplicación del acuerdo
de 1995, continuaban existiendo importantes obstáculos
para lograr mayores oportunidades económicas y autonomía para la mujer. La Cumbre Mundial sobre el Desarrollo
Sostenible, en Johannesburgo, Sudáfrica, es un gran
momento para reconsiderar el progreso y las lecciones
aprendidas al tratar de traducir en soluciones equitativas y
sustentables la Plataforma de Acción de la Conferencia de
las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el
Desarrollo de 1992.
Conclusiones
Los diferentes papeles y responsabilidades de los hombres y
mujeres están estrechamente ligados al cambio ecológico,
tanto en lo que respecta a la forma en que ambos sexos
afectan al medio ambiente en su actividad económica y en
el hogar, como en las consecuencias que dicho cambio ecológico tiene, a su vez, para el bienestar de ambos. El conocimiento de estas diferencias de género es una parte
esencial del establecimiento de políticas destinadas a mejorar tanto el medio ambiente, como la salud y el bienestar.
La experiencia y la investigación sugieren una serie de
acciones que pueden ser adoptadas por las autoridades normativas y de planificación, para mayor inserción de las
inquietudes de ambos sexos en el ordenamiento ecológico:
■ Mejorar la recopilación de información sobre la forma
en que ambos sexos usan los recursos, así como su
conocimiento, acceso y control sobre los mismos, y su
oportunidad de participar en la toma de decisiones al
respecto.
■ Capacitar a personal y gerentes para que entiendan la
importancia de las cuestiones de género en los resultados ecológicos.
■ Establecer procedimientos para incorporar una perspectiva de género en la planificación, vigilancia y evaluación de proyectos del medio ambiente.
■ Garantizar oportunidades para la participación de la
mujer en la toma de decisiones sobre políticas y programas ambientales, a todos los niveles (como en el
diseño, planificación, aplicación y evaluación).
■ Promover a todos los niveles (local, nacional e internacional) la conciencia de que la integración de los intereses de ambos sexos en las políticas y programas
redunda en un desarrollo más equitativo y sostenible.
Para lograr estos objetivos se necesita un compromiso continuo y aumento en la capacidad a todos los niveles de la
sociedad.
PRB
Referencias
1
Vicki L. Wilde y Arja Vainio-Matilla, “How forestry can
benefit from gender analysis”, en Gender Analysis and Forestry
International Training Package, Section A (Roma: Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
[FAO], 1995): 4.
2
Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD),
Gender and household food security, visto en línea en
www.ifad.org/gender/ learning/role/workload/24.htm, el 4 de
diciembre del 2001.
3
FAO, Mujeres: Llave de la seguridad alimentaria (Roma:
FAO, Dirección de la Mujer y la Población, Departamento de
Desarrollo Sostenible, 1990).
4
Banco Mundial, Informe sobre el Desarrollo Mundial
2000/2001 (Washington, DC: Banco Mundial, 2000).
5
Rekha Mehra, Women, land, and sustainable development,
International Research Center on Women Working Paper,
Vol. 1 (Washington, DC: ICRW, 1995).
6
Melissa Leach y Robert Mearns, Poverty and the environment
in developing countries: an overview study, informe para el
Economic and Social Research Council and Overseas
Development Administration (Reino Unido) (Brighton,
Inglaterra: Institute for Development Studies, 1991).
7
Louise Fortmann, Camille Antinori y Nontokozo Nabane,
“Fruits of their labors: gender, property rights, and tree planting in two Zimbabwe villages”, Rural Sociology 62, no. 3
(1997): 295-314.
8
Agnes R. Quisumbing, Improving women’s agricultural productivity as farmers and workers, education and social policy
Department discussion paper (Washington, DC: Banco
Mundial, 1994); y Truong Chi et al., Impact of IPM training
on the male and female farmer’s knowledge and pest control
behavior: a case study of Vietnam, Working paper (Manila:
International Rice Research Institute, 1998).
9
Regina Oliveira y Elza S. Anderson, Gender, conservation
and community participation: the case of the Jaú National Park,
Brasil, Case study no. 2, Gender, Community Participation
and Natural Resource Management Series (Gainesville,
Florida: Universidad de Florida, Managing Ecosystems and
Resources with Gender Emphasis (MERGE), 1999).
10
Mary Hill Rojas, Jon Dain y Constance Campbell,
Community conservation and protected area management with a
gender perspective: a synthesis (Washington, DC: WIDTECH,
2001): 2.
11
Minu Hemmati y Rosalie Gardiner, Gender Equity and
Sustainable Development, Gender Equity Briefing Paper, Social
briefing paper no. 2: towards Earth Summit 2002 (UNED
Forum 2001): 10, visto en línea en www.earthsumit2002.org/
es/issues/gender/gender.htm, el 12 de diciembre del 2001.
12
Manuel Benítez et al., A platform for action for the sustainable management of mangroves in the gulf of Fonseca
(Washington, DC: ICRW, 2000).
13
Susan Joekes et al., “Gender, environment and population”,
Development and Change 25 (1994): 137-65.
14
Naciones Unidas, Desarrollo humano: informe 1995 (New
York: Oxford University Press, 1995): 93.
15
Mayling Simpson-Hébert y la Organización Mundial de la
Salud (OMS), “Water, sanitation and women’s health: the
health burden of carrying water”, Environmental Health
Newsletter 25 (1995).
16
Fondo de Población de Naciones Unidas (FNUAP), El Estado
de la población mundial 2001: Huellas e hitos: Población y cambio
del medio ambiente (Nueva York: UNFPA, 2001): 43-44.
17
Banco Mundial, Indoor air pollution: energy and health for
the poor, Issue 1 (septiembre del 2000).
18
Bina Agarwal, “Environmental action, gender equity and
women’s participation”, Development and Change 28 (1997):
1-39.
19
T.E. Taha y R.H. Gray, “Agricultural pesticide exposure and
perinatal mortality in central Sudan”, Bulletin of the World
Health Organization 7, No. 3-4 (1993): 317-21.
20
Shelia Hoar Zahm y Susan S. Devesa, “Childhood cancer:
overview of incidence, trends, and environmental carcinogens”, Environmental Health Perspectives 103, supplement 6
(1995): 177-84.
21
Alejandro Oliva, Alfred Spira y Luc Multigner,
“Contribution of environmental factors to the risk of male
infertility”, Human Reproduction 16 (2001): 1768-76.
22
Oliveira y Anderson, Gender, conservation, and community
participation: 5.
23
FAO, From farmer to planner and back: harvesting best practices (Roma: FAO, 2000).
24
Amartya Sen, “Population and gender equity”, The Nation
(24-31 de julio del 2000): 16-18.
25
Departamento de Información Pública de las Naciones
Unidas (UNDPI), La mujer y el medio ambiente, Nota informativa No. 11 (Nueva York: UNDPI, 2000), visto en línea en
www.un.org/womenwatch/daw/followup/session/presskit/fs11
.htm, el 30 de noviembre del 2001.
26
Lorena Aguilar, La ineludible corriente (Costa Rica: Unión
Mundial de la Conservación de la Naturaleza, 2000).
27
South African Research and Documentation Centre
(SARDC), Estado do ambiente na bacia do Zambeze 2000
Sumário (Harare, Zimbabwe: SARDC, 2000), visto en línea
en www.sardc.net/imercsa/zambezi/zambezi2000/summary/
gender.html, el 12 de diciembre del 2001.
28
Thais Corral y Pamela Ransom, Women and information for
participation and decision making in sustainable development in
developing countries, trabajo encargado por el Foro de UNED
como contribución al taller de “Gender perspectives for Earth
Summit 2002. Energy, transport, information for decisionmaking”, Berlin, Alemania, 10-12 de enero del 2001
(Londres: Foro de UNED, 2001).
29
Lori S. Ashford, “Políticas de población: avances en los
derechos de la mujer”, Population Bulletin 56, no. 1 (marzo
2001): 5.
Re c o n o c i m i e n t o s
Justine Sass preparó este documento informativo sobre políticas, con ayuda de colegas y del personal de PRB. Se agradece
la colaboración de Roger-Mark De Souza, Nancy Yinger, Liz
Creel, Lori Ashford y Katie Igrec, del PRB; Michal Avni, de la
Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional;
Lorena Aguilar, de la Unión Mundial de la Conservación de la
Naturaleza (IUCN); Constance Campbell y Angela Martin, de
Nature Conservancy; Mary H. Rojas, de WIDTECH; y
Juanita Roca, de Conservation International, quienes revisaron
los borradores y contribuyeron comentarios útiles.
Este trabajo ha sido financiado por la Agencia de los
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, bajo el proyecto MEASURE Communication (HRN-A-00-98-000001-00).
Foto: World Bank Photo Library
Traducción: Ángeles Estrada
© Mayo 2002, Population Reference Bureau
100% FIBRA RECUPERADA TOTAL
100% FIBRA POSTCONSUMO
PRINTED WITH
SOY INK
Impreso con tinta de soja
TM
Nexos
2002
7
EL PROGRAMA DE POBLACIÓN, SALUD Y MEDIO AMBIENTE
DEL PRB
Proporciona información esencial, tanto a las autoridades normativas como al
público en general, sobre cómo las tendencias en población,
salud y medio ambiente se relacionan entre sí y afectan nuestras vidas.
E
l objetivo del Programa de población, salud y
medio ambiente (PSMA) del Population
Reference Bureau (PRB) es mejorar la vida de la
gente en todo el mundo, haciéndonos más conscientes
de los nexos trascendentales entre dichos factores y promoviendo un mejor entendimiento de sus causas y consecuencias y las formas cómo tratarlos.
El programa se basa en el conocimiento científico
actual y emergente, así como en las formas singulares
en que la información demográfica y la colaboración
estratégica pueden contribuir al debate sobre normativa
ambiental.
En concreto, el Programa sobre población, salud
y medio ambiente del PRB:
■ aumenta el uso de datos y análisis para que las políticas y decisiones al respecto estén mejor fundadas;
■ identifica temas de importancia estratégica para
lograr los objetivos de población, medio ambiente y
desarrollo en países de todo el mundo; y
■ explora enfoques tácticos para cerrar la brecha entre
los investigadores y los encargados de la formulación de
políticas en estos temas.
Al trabajar con socios influyentes en Estados
Unidos y a nivel internacional en América Latina, Asia
y África, el programa contribuye a facilitar el establecimiento de redes de contactos y eleva la capacidad de
dichos colaboradores internacionales para comunicar
los resultados de sus investigaciones y proyectos a las
autoridades normativas. Por ejemplo, en colaboración
con el Consejo nacional para la ciencia y el medio
ambiente (National Council for Science and the
Environment), el programa PSMA apoya el sitio en la
Web de PopPlanet (www.popplanet.org) y proporciona
información en línea sobre población, salud y medio
ambiente, en inglés, español y francés. PopPlanet promueve el intercambio de información y el establecimiento de redes de contactos sobre dichos temas, y
sirve de portal a los recursos sobre una serie de países en
diferentes regiones.
En años recientes el Programa de PSMA del PRB
ha recibido fondos de las fundaciones Compton,
Geraldine R. Dodge, John D. y Catherine T.
MacArthur, David y Lucile Packard, Summit y Turner,
así como de la Agencia de los Estados Unidos para el
Desarrollo Internacional.
Para mayor información visiten el sitio Web de
PRB (www.prb.org) o escríbannos a [email protected]
PRB ha producido diversos folletos, cuadros de
datos, documentos informativos, boletines de información especializada, paquetes didácticos y guías de estudio, así como artículos de noticias sobre la relación
entre la población, la salud y el medio ambiente. Para
más detalles visiten la dirección de PRB en Internet.
El Population Reference Bureau fue fundado en
1929, y está a la vanguardia en proporcionar información objetiva y oportuna sobre las tendencias de población nacionales e internacionales, y sus consecuencias.
Mediante una gran variedad de actividades (como
publicaciones, servicios de información, conferencias,
talleres y apoyo técnico), el PRB mantiene informadas a
las autoridades normativas, educadores, medios de
comunicación y ciudadanos de todo el mundo interesados en velar por el bien público. Nuestra labor es financiada mediante contratos gubernamentales, donaciones
de fundaciones, contribuciones de empresas y particulares, y la venta de publicaciones. PRB está regido por un
Consejo de administración cuyos miembros representan
diversos intereses profesionales y de la comunidad.
POPULATION REFERENCE BUREAU
MEASURE Communication
1875 Connecticut Ave., NW, Suite 520, Washington, DC 20009 EE.UU.
Tel.: (202) 483-1100 ■ Fax: (202) 328-3937 ■ E-mail: [email protected] o [email protected]
Sitio Web: www.measurecommunication.org o www.prb.org
Fly UP