...

II. Las estrategias de igualdad entre mujeres y hombres

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

II. Las estrategias de igualdad entre mujeres y hombres
1
Primera edición: diciembre, 1998
Foto portada: Juan Bartolomé (Dar al-Barka, Mauritania).
© Ministerio de Asuntos Exteriores, 1998
Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica.
Traducción al español de las siguientes publicaciones de la OCDE, a partir de las versiones originales en inglés y
francés/Originally published by the OECD in English and in French under the titles:
DAC Guidelines for Gender Equality and Women’s Empowerment in Development Co-operation/Lignes directrices
du CAD pour l’égalité homme-femme et le renforcernent du pouvoir des femmes dans le cadre de la coopération pour
le développement.
Copyright, OECD, 1998.
DAC Source Book on Concepts and Approaches Linked to Gender Equality/ Compendium du CAD sur les notions et
approches relatives à l’égalité homme-femme.
Copyright, OECD, 1998.
NIPO: 028-98-034-8
ISBN: 84-7232-818-X
Depósito Legal: M-47.566-1998
Editado por Cyan, Proyectos y Producciones Editoriales, S.A.
Para cualquier comunicación relacionada con este trabajo, dirigirse a:
Oficina de Planificación y Evaluación
Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica
Ministerio de Asuntos Exteriores de España
Plaza de la Provincia, 1. 28012 Madrid
Teléfono: (34) 91 379 92 23 – Fax: (34) 91 366 39 94
Correo electrónico: [email protected]
2
Índice
Presentación................................................................................................................................ 6
La Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económicos (OCDE) ......................................................................................... 9
DIRECTRICES DEL CAD PARA LA IGUALDAD ENTRE
MUJERES Y HOMBRES Y EL EMPODERAMIENTO DE
LA MUJER EN LA COOPERACIÓN PARA EL DESARROLLO........................................ 10
Prólogo .................................................................................................................................... 11
Resumen ejecutivo.................................................................................................................... 13
I. La igualdad entre mujeres y hombres y el desarrollo eficaz,
sostenible y centrado en la persona............................................................................... 16
La igualdad entre mujeres y hombres como objetivo del desarrollo.......................... 17
La transformación de la cooperación para el desarrollo............................................. 17
Las ventajas para el desarrollo que ofrecen la igualdad entre
mujeres y hombres y el empoderamiento de la mujer................................................ 17
Un enfoque que tenga en cuenta la especificidad de cada sexo ................................. 18
La necesidad de enfoques más integrales ................................................................... 18
La igualdad entre mujeres y hombres no es un
“sector” ni un “tema de mujeres” ............................................................................... 19
II. Las estrategias de igualdad entre mujeres y hombres .......................................................... 20
Los nuevos énfasis de las Directrices ........................................................................ 20
Las estrategias de igualdad entre mujeres y hombres
apoyan y refuerzan los enfoques del CAD ................................................................. 20
La integración de la perspectiva de género como
estrategia clave para apoyar la igualdad entre mujeres y hombres............................. 21
El empoderamiento de la mujer.................................................................................. 21
III. La igualdad entre mujeres y hombres y las asociaciones para el desarrollo....................... 22
Un compromiso común con la igualdad entre mujeres y hombres ............................ 22
Las asociaciones para el desarrollo dedicadas a la igualdad
entre mujeres y hombres............................................................................................. 22
Dos responsabilidades complementarias para los miembros del CAD ...................... 23
Las asociaciones para el desarrollo con organizaciones multilaterales ...................... 23
La coordinación interna y entre los miembros del CAD............................................ 23
Se requieren conocimientos específicos
para apoyar las iniciativas de los socios ..................................................................... 24
IV. La igualdad entre mujeres y hombres y los enfoques
de la cooperación para el desarrollo ........................................................................... 25
Los objetivos de la igualdad entre mujeres y hombres
son aplicables a todos los enfoques de la cooperación para el desarrollo .................. 25
El apoyo a los socios .................................................................................................. 26
3
El diálogo sobre políticas ........................................................................................... 26
Los análisis y las estrategias por países...................................................................... 26
La ayuda por programas ............................................................................................. 27
Reforma y reestructuración sectorial.......................................................................... 27
Los proyectos bilaterales ............................................................................................ 28
El fortalecimiento institucional y de capacidades ...................................................... 28
La ayuda humanitaria y de emergencia ...................................................................... 29
Los proyectos de las organizaciones no gubernamentales ......................................... 30
Los contratistas públicos y privados .......................................................................... 30
V. Las estrategias de los miembros del CAD en materia
de igualdad entre mujeres y hombres ......................................................................... 31
La necesidad de una innovación permanente ............................................................. 31
La supervisión: metas, indicadores e impacto............................................................ 31
El liderazgo y la responsabilidad................................................................................ 32
Los conocimientos del personal y el apoyo especializado ......................................... 32
Procedimientos y metodologías institucionales ......................................................... 33
VI. La supervisión de los avances de las Directrices en el seno del CAD ............................... 34
Mecanismos del CAD que permitan aprender de la experiencia................................ 34
Los memorandos anuales por países .......................................................................... 34
El proceso de examen a los miembros del CAD ........................................................ 35
Los exámenes por países ............................................................................................ 35
Un índice de igualdad entre mujeres y hombres que incorpora
la participación de la mujer en el desarrollo............................................................... 36
Las responsabilidades compartidas ............................................................................ 36
VII. La igualdad entre mujeres y hombres y la agenda
de cooperación para el desarrollo de cara al siglo XXI .............................................. 37
El objetivo de la igualdad entre mujeres y hombres debe formar parte
de la definición de otros objetivos del desarrollo....................................................... 37
Democratización e igualdad entre mujeres y hombres............................................... 38
Derechos humanos e igualdad entre mujeres y hombres............................................ 38
Conflictos e igualdad entre mujeres y hombres ......................................................... 39
Bienestar económico
Pobreza e igualdad entre mujeres y hombres ............................................................. 39
Desarrollo económico e igualdad entre mujeres y hombres....................................... 40
Desarrollo social
Educación e igualdad entre mujeres y hombres ......................................................... 41
Salud e igualdad entre mujeres y hombres ................................................................. 42
Sostenibilidad medioambiental
Sostenibilidad medioambiental e igualdad entre mujeres y hombres ........................ 42
Anexo 1
La igualdad entre mujeres y hombres:
hacia un desarrollo sostenible centrado en la persona .............................................................. 44
4
Anexo 2
La Declaración de Pekín........................................................................................................... 51
GUÍA DEL CAD DE CONCEPTOS Y ENFOQUES
RELATIVOS A LA IGUALDAD ENTRE MUJERES Y HOMBRES................................... 56
Introducción.............................................................................................................................. 57
SECCIÓN I: COMENTARIOS Y REFERENCIAS ................................................................ 58
El análisis institucional desde la perspectiva de género ........................................................... 59
Ayuda por programas ............................................................................................................... 62
Capacitación sobre género........................................................................................................ 65
El compromiso de plena integración de la perspectiva de género
en la Plataforma para la Acción de Pekín................................................................................. 68
Cultura e igualdad entre mujeres y hombres ............................................................................ 73
Desvanecimiento de políticas durante la planificación y el ciclo de gestión............................ 76
Diálogo sobre políticas ............................................................................................................. 80
Empoderamiento....................................................................................................................... 84
Enfoques participativos ............................................................................................................ 88
Evolución del pensamiento y de los enfoques sobre igualdad
entre mujeres y hombres........................................................................................................... 91
Los hombres ............................................................................................................................. 95
Justificación .............................................................................................................................. 98
Mecanismos nacionales dedicados a la Mujer........................................................................ 101
ONG y cuestiones de igualdad ............................................................................................... 105
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional .................... 108
La programación regional en apoyo a los objetivos
de la igualdad entre mujeres y hombres ................................................................................. 111
Resistencia .............................................................................................................................. 113
Responsabilidad...................................................................................................................... 117
Supervisión y evaluación........................................................................................................ 120
SECCIÓN II: SÓLO REFERENCIAS ................................................................................... 124
Agricultura.............................................................................................................................. 125
Conferencias de las Naciones Unidas..................................................................................... 125
Conflictos y resolución de conflictos ..................................................................................... 126
Cooperación para el desarrollo, organizaciones
e igualdad entre mujeres y hombres ....................................................................................... 127
Derechos humanos.................................................................................................................. 128
Desarrollo participativo, democracia y buen gobierno........................................................... 128
Desarrollo social ..................................................................................................................... 129
Educación ............................................................................................................................... 129
Estadísticas sobre género........................................................................................................ 129
Evaluaciones de estrategias y de políticas de Mujer y Desarrollo.......................................... 130
Formulación de políticas económicas..................................................................................... 132
5
Gestión de recursos hídricos................................................................................................... 132
Movimientos de mujeres (internacionales) ............................................................................ 134
Prácticas óptimas: Cooperación para el desarrollo
e igualdad entre mujeres y hombres ...................................................................................... 134
Salud .................................................................................................................................. 134
Sostenibilidad medioambiental............................................................................................... 136
6
Presentación
La igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es un compromiso de dimensión
global aplicable tanto a los Estados respecto a sus habitantes, como a las relaciones
internacionales. Las Declaraciones sobre los derechos humanos y las Conferencias de
las Naciones Unidas son manifestaciones significativas del carácter mundial de este
principio.
En el marco de la acción exterior de España, la política de cooperación internacional
para el desarrollo constituye un aspecto fundamental en relación con aquellos países que
no han alcanzado nuestro nivel de desarrollo. El amplio consenso político y social, a
escala nacional, sobre nuestra política de cooperación se demostró con la aprobación de
la Ley de Cooperación Internacional para el Desarrollo, de 7 de julio de 1998. En ella se
contempla, entre sus principios, la promoción de un desarrollo humano global,
incluyendo el enfoque de género; establece, a nivel de los objetivos, el fomento de los
recursos humanos en los países más desfavorecidos y de una mayor participación
democrática en el marco del respeto a los derechos humanos y las libertades
fundamentales de mujeres y hombres; y define, como una de las prioridades sectoriales,
la igualdad de oportunidades, la participación y la integración social de la mujer.
El primer Plan Director cuatrienal, que establece el desarrollo de esta Ley, coloca la
promoción de la igualdad entre mujeres y hombres como una de las tres orientaciones
básicas de carácter transversal (junto a la lucha contra la pobreza y la defensa del medio
ambiente). Esto significa que se trata de un enfoque que debe estar presente en todas las
acciones de la cooperación, cualquiera que sea el ámbito en el que ésta se despliegue.
Este planteamiento expresa claramente la decisión de trasladar el enfoque de género a la
planificación, a la metodología de gestión de los proyectos, a la evaluación de éstos y,
en definitiva, al nivel de los resultados prácticos. De este modo, se contribuye a que la
Cooperación Española avance hacia su consolidación, adaptándose y coordinándose con
la de los principales donantes del mundo. Éste fue uno de los principales objetivos del
ingreso de España en el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la Organización para
la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en diciembre de 1991.
La Oficina de Planificación y Evaluación, dentro de la Secretaría de Estado para la
Cooperación Internacional y para Iberoamérica, es la encargada de planificar y evaluar
la ayuda española de cooperación para el desarrollo, así como de coordinar la
representación de la Cooperación Española en el CAD.
Esta Oficina considera que una de sus principales líneas de actuación es aumentar y
reforzar nuestra participación en el CAD, intensificando las contribuciones a los trabajos
que realizan los diversos grupos en él constituidos. Se traduce de este modo la
relevancia que concedemos a los esfuerzos de coordinación y de presentación de las
mejores prácticas extraídas de las experiencias de los distintos donantes. También se
estima que, a pesar de la relativamente breve trayectoria de la Cooperación Española,
podemos realizar aportaciones de interés en diversas áreas.
7
La participación española en el Grupo de Trabajo del CAD para la igualdad entre
mujeres y hombres (hasta 1998 denominado “de Mujer y Desarrollo”) ha corrido a cargo
de la persona responsable del Programa de Mujer y Desarrollo dentro de la Agencia
Española de Cooperación Internacional. Asimismo, de manera coordinada, ha
intervenido en los trabajos de este grupo una representante del Instituto de la Mujer, del
Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. En 1998 se aprobaron los dos documentos
que ahora se presentan en su versión española.
Desde el momento de la publicación de estos trabajos por parte del CAD, la Oficina de
Planificación y Evaluación consideró que su difusión en todos los ámbitos que abarca la
Cooperación Española resultaría no sólo de utilidad sino coherente con el contenido de
los nuevos instrumentos de planificación y gestión de que se está dotando nuestra
cooperación para el desarrollo. Por ello se solicitó a la OCDE autorización para traducir
los textos y para su consiguiente publicación por la Secretaría de Estado para la
Cooperación Internacional y para Iberoamérica, del Ministerio de Asuntos Exteriores.
Obtenida ésta, se incluye bajo el título de síntesis Directrices y Guía de conceptos del
CAD sobre la igualdad entre mujeres y hombres los documentos titulados Directrices
del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de la mujer en
la cooperación para el desarrollo y Guía del CAD de conceptos y enfoques relativos a
la igualdad entre mujeres y hombres.
A pesar de que la Guía sea, en su origen, una recopilación de materiales utilizados
durante el proceso de elaboración de las Directrices, se decidió también su traducción al
considerar que, además de otros contenidos de interés (como ejemplos prácticos o
bibliografía especializada), aporta luz a la definición de conceptos profusamente
utilizados al tratar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Aunque en
algunos casos la delimitación de los contenidos no resulta completamente satisfactoria
—debido, sobre todo, a que aún se encuentran en proceso de consolidación y no
coincide exactamente el significado que les otorgan los distintos especialistas o los
miembros del CAD—, se estimó que debería aprovecharse esta oportunidad para
realizar un esfuerzo de precisión terminológica en castellano.
Con este fin se tuvieron presentes las opciones de traducción de términos ya tomadas en
el campo de las ciencias sociales y de la cooperación internacional para el desarrollo, así
como las traducciones al español de publicaciones anteriores sobre este tema. De modo
especial, se tomó como referente el Instituto de la Mujer, pero también se consultaron
las traducciones realizadas por las Naciones Unidas, la Comisión Europea, organismos
de la Administración española y organizaciones no gubernamentales. Naturalmente, en
ocasiones hubo que efectuar una elección, procurando mantener el respeto a nuestro
idioma. En esta labor de traducción se contó con el valioso asesoramiento de José
Antonio Sanahuja, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad
Complutense de Madrid.
Un ejemplo de término muy usado en este ámbito es el “empoderamiento” (que
corresponde a la palabra inglesa “empowerment”). No creemos que pueda considerarse
un neologismo en castellano ni una concesión a la traducción literal. Aunque en desuso,
según la Real Academia Española, el verbo “empoderar” sí existe y su derivado que
aquí se trata responde a las reglas gramaticales. Además, su acepción de verbo
8
pronominal da perfecta cabida a la dimensión del “empoderamiento” que significa la
toma de conciencia del poder que individual y colectivamente tienen las mujeres.
Más allá de los conceptos íntimamente relacionados con el enfoque de género, se ha
cuidado la traducción de otros utilizados de modo general en el ámbito de la
cooperación. Éste es el caso, por ejemplo, de la palabra inglesa “partnership”, optándose
—en el contexto de la cooperación internacional— por el término “asociación para el
desarrollo”. También puede ser oportuno explicar que se mantiene el nombre tradicional
en español de la capital china, en lugar de Beijing, precisamente por esa tradición,
avalada por el propio sistema de transcripción de sonidos en vigor en China, que
establece como excepciones a su aplicación los nombres de lugares históricos o
geográficos que tengan ya una ortografía habitual en otros idiomas.
El presente libro, perteneciente a la serie de publicaciones que la Secretaría de Estado
para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica dedica a los principales temas de
la cooperación para el desarrollo, ofrece pautas internacionalmente homologadas de
trabajo y análisis respecto a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y
pretende contribuir a aumentar la eficacia y la calidad de la Cooperación Española en
este campo.
Oficina de Planificación y Evaluación
Diciembre, 1998
9
La Organización para la Cooperación
y el Desarrollo Económicos (OCDE)
En virtud del artículo lº de la Convención firmada en París el 14 de diciembre de 1960,
y que entró en vigor el 30 de septiembre de 1961, la Organización para la Cooperación y
el Desarrollo Económicos (OCDE) tiene por objeto la promoción de políticas dirigidas
a:
•
•
•
Fomentar la expansión de la economía y del empleo y el aumento de nivel de
vida en los países miembros, manteniendo la estabilidad financiera y
contribuyendo así al desarrollo de la economía mundial.
Contribuir a una sana expansión económica en los países miembros, así como en
los no miembros, en vías de desarrollo económico.
Contribuir a la expansión del comercio mundial sobre una base multilateral y no
discriminatoria, de acuerdo con las obligaciones internacionales.
Los países miembros originarios de la OCDE son: Alemania, Austria, Bélgica, Canadá,
Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia,
Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía.
Los siguientes países se han convertido posteriormente en miembros, por adhesión, en
la fecha que se indica en cada caso: Japón (28 de abril de 1964), Finlandia (28 de enero
de 1969), Australia (7 de junio de 1971), Nueva Zelanda (29 de mayo de 1973), México
(18 de mayo de 1994), República Checa (21 de diciembre de 1995), Hungría (7 de mayo
de 1996), Polonia (22 de noviembre de 1996) y Corea (12 de diciembre de 1996). La
Comisión de las Comunidades Europeas participa en los trabajos de la OCDE (artículo
13 de la Convención de la OCDE).
Para que la OCDE pueda realizar sus objetivos se han creado una serie de comités
especializados. Uno de ellos es el Comité de Ayuda al Desarrollo, cuyos miembros han
decidido, en común, tratar de conseguir un crecimiento en el volumen total de recursos
puestos a disposición de los países en desarrollo y mejorar su eficacia. A tal fin, los
miembros examinan, conjunta y periódicamente, el volumen y la naturaleza de sus
contribuciones a los programas de ayuda establecidos a título bilateral y multilateral, y
se consultan sobre otras cuestiones importantes de su política de ayuda.
Los miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo son: Alemania, Australia, Austria,
Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia,
Japón, Luxemburgo, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Portugal, Reino Unido,
Suecia, Suiza y la Comisión de las Comunidades Europeas.
10
Directrices del CAD para la igualdad entre mujeres
y hombres y el empoderamiento
de la mujer en la cooperación para el desarrollo
11
PRÓLOGO
Los miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE vienen reconociendo
desde hace mucho tiempo que el desarrollo sostenible debe reflejar plenamente las
necesidades tanto del hombre como de la mujer. En 1983 el CAD adoptó los Principios
Rectores de los organismos de ayuda para apoyar el papel de la mujer en el desarrollo,
procediendo a su revisión en 1989. En un apéndice de los Principios Rectores revisados
se identificaron áreas de especial preocupación donde la falta de oportunidades para la
mujer perjudicaba su participación y dificultaba los esfuerzos de desarrollo.
Tanto los Principios Rectores originales como los revisados servían como un valioso
hilo conductor en la promoción de cuestiones de género en los programas de
cooperación para el desarrollo de los miembros del CAD. Por otra parte, ayudaron a
elaborar un programa muy productivo de trabajo para lo que hasta hace poco se
denominaba Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y Desarrollo (Women in
Development-WID). Estos Principios Rectores y el correspondiente trabajo del Grupo
de Expertos del CAD han contribuido de manera importante a los considerables avances
logrados en dar prioridad a los temas de género en la elaboración y realización de los
programas de cooperación para el desarrollo.
La experiencia de la aplicación de los Principios Rectores ha contribuido a la conciencia
cada vez mayor de la necesidad de adoptar un enfoque nuevo y más amplio para
asegurar un desarrollo justo y eficaz. Los Principios se habían centrado
fundamentalmente en la incorporación de conocimientos, proyectos y actividades
especiales relacionados con Mujer y Desarrollo en las políticas y programas de
cooperación para el desarrollo. Lo que se requiere ahora es poner un énfasis mucho
mayor en la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo del desarrollo, y en la
integración plena de los temas de género en las estrategias de desarrollo de los actores
locales.
Este cambio de énfasis se manifestó en dos declaraciones políticas adoptadas por el
CAD en mayo de 1995, Hacia una asociación para el desarrollo en el nuevo contexto
mundial y, más concretamente, La igualdad entre mujeres y hombres: Hacia un
desarrollo sostenible centrado en la persona. (Un resumen de la última constituye el
anexo 1 del presente documento.)
En la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre las Mujeres, celebrada en
Pekín en septiembre de 1995, los gobiernos participantes se comprometieron a poner en
marcha una plataforma integral para la acción con la intención de garantizar, en palabras
de la Declaración de la Conferencia, “que todas nuestras políticas y programas reflejen
una perspectiva de género”. (Se reproduce la Declaración de Pekín en el anexo 2 del
presente documento.)
De conformidad con la Plataforma para la Acción de Pekín y con las declaraciones del
CAD sobre políticas, la estrategia de las asociaciones para el desarrollo orientadas a
resultados, adoptada por el CAD en 1996, incluía expresamente la igualdad entre
mujeres y hombres como una de sus metas. La estrategia del CAD, recogida en el
12
informe titulado El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo
XXI, que marcó un hito, representa un enfoque, ampliamente compartido, de la
asociación para la cooperación al desarrollo. A medida que la comunidad internacional
avance en la aplicación de este enfoque, se evidenciará la necesidad de nuevas
orientaciones para asegurar la incorporación efectiva de la igualdad entre mujeres y
hombres como objetivo transversal presente en todos los aspectos de la cooperación
para el desarrollo.
El antiguo Grupo de Expertos del CAD, que en 1998 cambió su nombre a Grupo de
Trabajo sobre Igualdad entre Mujeres y Hombres, ha prestado un valioso servicio,
reuniendo una serie de directrices prácticas para promover las metas identificadas por el
CAD y por la Conferencia de Pekín en materia de igualdad entre mujeres y hombres.
Las siguientes Directrices del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer en la cooperación para el desarrollo se inspiran en las
enseñanzas de la experiencia e incluyen ejemplos ilustrativos de una mayor eficiencia,
eficacia y coherencia en la cooperación para el desarrollo.
Los temas tratados están especialmente relacionados con el diseño y la ejecución de
estrategias asumidas por los actores locales para el desarrollo sostenible centrado en la
persona. Incluyen desde cuestiones amplias de política hasta temas sectoriales
específicos. Hacen recomendaciones específicas para donantes y también reconocen el
papel de otros actores. El capítulo final relaciona la igualdad entre mujeres y hombres
con otras metas de tipo económico, social y medioambiental que figuran en la agenda de
cooperación para el desarrollo para el siglo XXI. En el transcurso de la elaboración de
las Directrices, los autores acumularon una valiosa colección de material de consulta
que recogieron en una publicación aparte. La Guía del CAD de conceptos y enfoques
relativos a la igualdad entre mujeres y hombres, al igual que las Directrices, ha sido
aprobada por el CAD y difundida ampliamente.
Los futuros avances y experiencias en programas de cooperación al desarrollo
indudablemente nos proporcionarán, a medida que cambien las circunstancias, nuevos
elementos para su mejor comprensión. Llegará el momento de revisar y modificar estas
Directrices, tal y como se hizo con las anteriores. Para el futuro previsible, sin embargo,
constituirán una herramienta de gran utilidad para todos los que se dedican al desarrollo
orientado a resultados y centrado en la persona. Todos debemos nuestro agradecimiento
a las personas que han colaborado en la elaboración de las Directrices (y en la
correspondiente Guía), sobre todo a la dirección del Grupo de Trabajo del CAD sobre
Igualdad entre Mujeres y Hombres y a los miembros del Secretariado de la OCDE.
James H. Michel
Presidente del Comité
de Ayuda al Desarrollo
13
RESUMEN EJECUTIVO
El objeto de las Directrices
Las presentes Directrices ofrecen a los miembros del CAD unas orientaciones para:
•
•
•
Facilitar el cumplimiento de los compromisos asumidos en la Declaración y
Plataforma para la Acción de Pekín (1995).
Poner en práctica la Declaración de la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995
sobre la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo esencial del desarrollo
y de la cooperación para el desarrollo.
Elaborar y poner en marcha políticas y programas que concuerden plenamente
con los compromisos tanto internacionales como nacionales en materia de
igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer en la
cooperación para el desarrollo.
Estas Directrices reflejan el paso de un enfoque de “Mujer y Desarrollo” a uno más
amplio basado en el género.
El porqué de las Directrices
La igualdad entre mujeres y hombres
es un tema esencial para el desarrollo
y la cooperación al desarrollo.
No será posible lograr el pleno desarrollo mientras las mujeres y los recursos que ellas
representan no estén integrados en el proceso de desarrollo. Es fundamental invertir en
la igualdad entre mujeres y hombres y en el empoderamiento de la mujer para mejorar,
dentro del marco del desarrollo sostenible, las condiciones económicas, sociales y
políticas de los países en desarrollo. La prioridad otorgada a la igualdad entre mujeres y
hombres y al empoderamiento de la mujer en la cooperación para el desarrollo sirve
para aumentar la eficacia total de la ayuda. Los conocimientos, las reflexionesy la
experiencia tanto de los hombres como de las mujeres son necesarios para asegurar un
desarrollo eficaz a la vez que sostenible.
Los nuevos énfasis de las Directrices
Las presentes Directrices se apoyan en los logros y la experiencia obtenidos hasta la
fecha. Reflejan la evolución de los mecanismos y prioridades de la cooperación para el
desarrollo. Entre los principales aspectos que se quiere ahora resaltar, se encuentran:
•
Un cambio de enfoque que implica centrar la atención en la igualdad entre
mujeres y hombres como objetivo del desarrollo en lugar de en las mujeres como
grupo objetivo.
14
•
•
•
El énfasis en la integración de los temas de igualdad entre mujeres y hombres en
los procedimientos de elaboración de políticas, planificación y evaluación, y
toma de decisiones.
El establecimiento de relaciones eficaces de cooperación con las autoridades
locales, sociedades civiles y socios externos para asegurar la adopción de
estrategias por parte de la población local en este ámbito.
La insistencia en el papel de apoyo de los miembros del CAD en la promoción
de la puesta en práctica de los acuerdos internacionales.
Las presentes Directrices están diseñadas para dar contenido a los enfoques de la
cooperación oficial para el desarrollo con los países en desarrollo y los países en
transición.
Las asociaciones para el desarrollo en materia
de igualdad entre mujeres y hombres
De conformidad con la declaración del CAD sobre El papel de la cooperación para el
desarrollo en los albores del siglo XXI, estas Directrices se basan en un enfoque de
asociación que concede prioridad a la iniciativa de los gobiernos de los países asociados
y de los agentes sociales nacionales. Estas relaciones conllevan dos responsabilidades
complementarias para los miembros del CAD:
•
•
Asegurar la integración de las cuestiones de igualdad en sus propios procesos y
productos (tales como análisis, políticas, documentos de políticas).
Apoyar a los países asociados en sus esfuerzos por promover la igualdad
(incluido el refuerzo de la capacidad de sus socios para integrar las cuestiones de
igualdad en sus políticas, estrategias y programas).
Las consecuencias para los organismos
de cooperación para el desarrollo
La Declaración del CAD sobre la igualdad entre mujeres y hombres (1995) reconoce
que la adopción de la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo estratégico para
el desarrollo sostenible centrado en la persona implica un enfoque más integral que el
seguido hasta ahora por la cooperación para el desarrollo. Las Directrices examinan dos
ámbitos principales: métodos de cooperación para el desarrollo y estrategias internas de
igualdad. Por otra parte, el capítulo VII ofrece unas orientaciones para la igualdad entre
mujeres y hombres y el empoderamiento de la mujer en la cooperación para el
desarrollo, mostrando su relación con los temas fundamentales de la agenda para el
desarrollo: pobreza, desarrollo económico, procesos democráticos, derechos humanos,
educación, salud, medio ambiente y conflictos. El capítulo VII, concretamente,
demuestra las consecuencias que conlleva la integración de la igualdad entre mujeres y
hombres en cada uno de estos ámbitos y ofrece unas sugerencias para posibles
modalidades de programación. También demuestra la necesidad de un enfoque basado
en la igualdad entre mujeres y hombres y en el empoderamiento de la mujer como
factores esenciales para lograr otros objetivos de desarrollo, además de por derecho
propio.
15
La igualdad entre mujeres y hombres
y los enfoques de la cooperación para el desarrollo
El logro de los objetivos de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de
la mujer en la cooperación para el desarrollo depende de la capacidad de los miembros
del CAD para incorporar cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres en todas las
fases de la cooperación para el desarrollo. Las Directrices examinan una serie de formas
de enfocar el desarrollo y muestran cómo los temas de igualdad entre mujeres y
hombres pueden ser integrados. Las Directrices ponen de manifiesto la relación entre la
igualdad entre mujeres y hombres y las distintas modalidades de programación, y
refuerzan el argumento de que la igualdad entre mujeres y hombres es un tema relevante
no solamente en los proyectos, sino en todas las actividades y medios tales como el
diálogo sobre políticas, fortalecimiento de instituciones y ayuda de emergencia.
Las estrategias de los miembros del CAD en materia
de igualdad entre mujeres y hombres
Una de las responsabilidades de los miembros del CAD en sus asociaciones para el
desarrollo consiste en asegurar que existan capacidades suficientes en materia de
igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer. Las Directrices
establecen cuatro grandes áreas que requieren atención interna:
•
•
•
•
Liderazgo y responsabilidad; un liderazgo sólido y coherente es esencial para
la ejecución eficaz de las políticas.
Personal competente y apoyo especializado; reconocimiento de la variedad de
aptitudes necesarias para trabajar con una estrategia integral, incluyendo
aptitudes generales y unidades especializadas.
Procedimientos y metodologías institucionales; el análisis de género cobra
mayor
eficacia cuando forma parte integral de los procesos de elaboración de
políticas, planificación, supervisión y evaluación, en lugar de considerarse como
una actividad más.
Supervisión: metas, indicadores e impacto; es fundamental que los miembros
del CAD fijen metas, objetivos cuantificables y estrategias, tanto a nivel
institucional general como para cada proyecto o programa específico.
La supervisión de los avances de las Directrices
Los miembros del CAD deben comprometerse a supervisar la puesta en práctica de estas
Directrices, tanto a nivel individual como a través de los mecanismos del CAD —como
el proceso anual de memorandos y de exámenes por país (donantes), los exámenes de la
ayuda por países (receptores), la presentación de estadísticas y los grupos de trabajo—.
16
I. La igualdad entre mujeres y hombres
y el desarrollo eficaz, sostenible
y centrado en la persona
Objetivo aprobado por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“La igualdad entre mujeres y hombres es un objetivo estratégico global para
promover el papel de la mujer y, por lo tanto, para un desarrollo sostenible
centrado en la persona.”
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“... para que las estrategias de desarrollo tengan éxito deben integrar varios
elementos clave. Requieren un marco firme y estable de políticas, un énfasis en el
desarrollo social y una mayor participación de la población local y, sobre todo, de
las mujeres...”
Las presentes Directrices ofrecen a los miembros del CAD unas orientaciones para:
•
•
•
Facilitar el cumplimiento de los compromisos asumidos en la Declaración y
Plataforma para la Acción de Pekín (1995).
Poner en práctica la Declaración la Reunión de Alto Nivel del CAD del 1995
sobre la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo esencial del desarrollo
y de la cooperación para el desarrollo.
Desarrollar y poner en práctica políticas y programas totalmente acordes con los
compromisos internacionales y nacionales en materia de igualdad entre mujeres
y hombres y empoderamiento de la mujer en la cooperación para el desarrollo.
Estas Directrices reflejan el cambio de orientación de “Mujer y Desarrollo” a un
enfoque más amplio de género.
Compromiso de la Plataforma para la Acción de la IV Conferencia Mundial de las
Naciones Unidas sobre las Mujeres, Pekín, 1995:
“El avance de la mujer y el logro de la igualdad entre mujeres y hombres son una
cuestión de derechos humanos y una condición para la justicia social, y no deben
encararse aisladamente como un problema de la mujer. Únicamente después de
alcanzados esos objetivos se podrá instaurar una sociedad viable, justa y
desarrollada. El empoderamiento de la mujer y la igualdad entre mujeres y
hombres son condiciones indispensables para lograr la seguridad política, social,
económica, cultural y ecológica entre todos los pueblos.”
17
La igualdad entre mujeres y hombres como
objetivo del desarrollo
En la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre las Mujeres, celebrada en
Pekín, en 1995, tanto los miembros del CAD como los países asociados asumieron
compromisos con la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de la
mujer. La Declaración y la Plataforma para la Acción de Pekín, adoptadas en la
Conferencia, se cimientan en las perspectivas y estrategias definidas en conferencias
anteriores de las Naciones Unidas sobre Educación, Jomtien (1990); Medio ambiente,
Río de Janeiro (1992); Derechos humanos, Viena (1993); Población, El Cairo (1994); y
Desarrollo social, Copenhague (1995). Se basa en principios de derechos humanos y
justicia social. Reconoce claramente que la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer son esenciales para abordar los temas principales de
desarrollo —la pobreza y la inseguridad— así como para lograr un desarrollo sostenible
centrado en la persona.
La transformación de la cooperación para el desarrollo
La globalización, el papel cambiante de los Estados, la degradación del medio ambiente,
el papel creciente de la sociedad civil, la disminución de los recursos oficiales
disponibles y los conflictos militares constituyen desafíos y oportunidades para la
cooperación para el desarrollo. En este contexto, el enfoque de igualdad entre mujeres y
hombres y empoderamiento de la mujer ofrece un punto de partida constructivo para
transformar la agenda para el desarrollo. La incorporación de los conocimientos, las
reflexiones y la experiencia tanto de hombres como de mujeres se ha reconocido
internacionalmente como requisito para asegurar un desarrollo eficaz y sostenible.
Las ventajas para el desarrollo que ofrecen
la igualdad entre mujeres y hombres
y el empoderamiento de la mujer
La Reunión de Alto Nivel del CAD celebrada en 1995 confirmó que la igualdad entre
mujeres y hombres es una meta fundamental del desarrollo y de los esfuerzos de la
cooperación para el desarrollo. Es importante invertir en la igualdad entre mujeres y
hombres y en el empoderamiento de la mujer, no sólo como fin en sí mismo, sino como
condición esencial para lograr el crecimiento económico sostenible y otros objetivos del
desarrollo. El compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer es un factor clave para alcanzar la amplia visión del
desarrollo que los miembros del CAD han definido en El papel de la cooperación para
el desarrollo en los albores del siglo XXI.
18
Un enfoque que tenga en cuenta la especificidad de cada sexo
Las desigualdades entre mujeres y hombres
Las diferencias biológicas entre la mujer y el hombre no cambian. Sin embargo, los papeles
sociales que se les exigen varían según la sociedad y la época de la historia. La expresión
“desigualdades entre mujeres y hombres” se refiere a los atributos económicos, sociales,
políticos y culturales y a las oportunidades asociados con ser hombre o mujer. En la mayoría de
las sociedades existen diferencias entre hombres y mujeres con respecto a las actividades que
desempeñan, su acceso a los recursos y al control de los mismos, y su participación en la toma
de decisiones. En la mayoría de las sociedades las mujeres como colectivo tienen un menor
acceso a los recursos, a las oportunidades y a la toma de decisiones que los hombres. Estas
desigualdades son un impedimento para el desarrollo porque limitan las posibilidades de la
mujer de desarrollar y ejercer plenamente sus capacidades, tanto en beneficio propio como para
el bien de la sociedad en general. La naturaleza de las definiciones de mujer y de hombre (lo
que significa ser mujer o hombre) y las estructuras de esa desigualdad varían según la cultura y
cambian con el paso del tiempo. El reconocimiento de esta variabilidad facilita el análisis de
las relaciones y contextos socioeconómicos y de las posibilidades de cambio.
La necesidad de enfoques más integrales
En la Declaración de la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995 sobre igualdad entre
mujeres y hombres se reconocía que la promoción de la igualdad implica un enfoque
más integral que el seguido previamente tanto por los gobiernos de los países asociados
como por los miembros del CAD. La Declaración apunta la necesidad de identificar las
causas estructurales de las desigualdades entre mujeres y hombres y de desarrollar
estrategias para corregir los desequilibrios.
La igualdad entre mujeres y hombres
La igualdad entre mujeres y hombres requiere que ambos disfruten en condiciones de igualdad
de los bienes, oportunidades, recursos y recompensas valorados por la sociedad. La igualdad no
implica que hombres y mujeres lleguen a ser idénticos, sino que sus posibilidades y
oportunidades en la vida sean iguales. La importancia concedida a la igualdad entre mujeres y
hombres y al empoderamiento de la mujer no presupone un modelo determinado de igualdad
aplicable a todas las sociedades y culturas, sino refleja la preocupación que mujeres y hombres
disfruten de las mismas oportunidades para elegir el significado de la igualdad y trabajar
conjuntamente para lograrla. Debido a las diferencias existentes, resulta insuficiente el
tratamiento igual de mujeres y hombres como estrategia para lograr la igualdad. Un tratamiento
igual en un contexto de desigualdad puede contribuir a perpetuar la falta de igualdad. Para
lograr la igualdad entre mujeres y hombres será necesario modificar las prácticas
institucionales y las relaciones que refuerzan y mantienen la desigualdad. También requiere
que las mujeres manifiesten con firmeza su voluntad para determinar el desarrollo de sus
sociedades.
19
La igualdad entre mujeres y hombres no es un
“sector” ni un “tema de mujeres”
La perspectiva y los compromisos contenidos en la Plataforma para la Acción de Pekín
(1995) y los objetivos aprobados por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995
manifiestan claramente que la lucha por lograr la igualdad entre mujeres y hombres no
es un “sector” a considerar aparte, sino un tema transversal amplio que implica a todos
los sectores. La promoción de la igualdad entre mujeres y hombres no es un “tema de
mujeres” sino una cuestión social amplia que deben tratar mujeres y hombres
conjuntamente.
20
II. Las estrategias de igualdad entre
mujeres y hombres
Los nuevos énfasis de las Directrices
La adopción de la igualdad entre mujeres y hombres como meta explícita del desarrollo
exigirá cambios en las políticas y prácticas de la cooperación para el desarrollo. Las
presentes Directrices han sido elaboradas para ayudar al personal en todos los niveles de
las organizaciones de los países miembros del CAD y, particularmente, a los altos
cargos a emprender estos cambios. Las Directrices reemplazan los Principios Rectores
para Mujer y Desarrollo adoptados en 1983 y modificados en 1989. Se apoyan en los
éxitos y en la experiencia logrados hasta la fecha y reflejan los cambios introducidos en
las prioridades y mecanismos de la cooperación para el desarrollo. Entre los principales
aspectos objeto de énfasis en las Directrices, se pueden destacar los siguientes:
•
•
•
Un cambio de enfoque que implica centrar la atención en la igualdad entre
mujeres y hombres como objetivo del desarrollo en lugar de en las mujeres como
grupo objetivo.
El énfasis en la integración de las cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres en la elaboración de políticas, metodologías de planificación y
evaluación, estructuras institucionales y procedimientos de toma de decisiones.
La insistencia en el apoyo que han de desempeñar los miembros del CAD en la
facilitación de cambios a través de las asociaciones para el desarrollo,
fundamentalmente mediante la promoción de la puesta en práctica de los
acuerdos internacionales.
Las Directrices tienen por objeto dar contenido a los enfoques de la cooperación oficial
para el desarrollo con países en desarrollo y con países en transición.
Las estrategias de igualdad entre mujeres y hombres
apoyan y refuerzan los enfoques del CAD
La experiencia demuestra que las estrategias eficaces de igualdad entre mujeres y
hombres son aquéllas que se basan y se apoyan en la adhesión a las declaraciones y
principios políticos adoptados por los miembros del CAD, incluidos:
•
•
Un desarrollo centrado en la persona. Conceder importancia a la dimensión
humana del desarrollo es una condición fundamental de la igualdad entre
mujeres y hombres.
Un modelo de asociación para el desarrollo que privilegia la dirección local
y las estrategias de los actores locales. El renovado énfasis otorgado por los
miembros del CAD al protagonismo de los agentes locales favorece la prioridad
de sus esfuerzos a la hora de definir problemas y soluciones, la adopción por
21
parte de las poblaciones de intervenciones en favor de la igualdad entre mujeres
y hombres, y el apoyo al fortalecimiento de las capacidades locales para llevar a
cabo actuaciones eficaces en cuestiones de desigualdad entre mujeres y hombres.
La integración de la perspectiva de género
como estrategia clave para apoyar
la igualdad entre mujeres y hombres 1
Compromiso de integración en la Plataforma para la Acción de Pekín (1995):
Epígrafe 202
“...los gobiernos y otros agentes deben fomentar la formulación de políticas
activas y visibles para la incorporación de una perspectiva de género en todas las
políticas y programas de modo que, antes de que se adopten las decisiones, se
realice un análisis de sus posibles efectos para uno y otro sexo.”
La integración de la perspectiva de género es la estrategia global adoptada en Pekín para
apoyar el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres. Una estrategia de integración
tiene dos vertientes principales:
•
•
La integración de cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres en el análisis
y elaboración de todas las políticas, programas y proyectos.
Iniciativas que permitan a las mujeres, además de a los hombres, elaborar y
expresar sus puntos de vista y participar en la toma de decisiones en todos los
ámbitos del desarrollo.
Esta estrategia no excluye las iniciativas dirigidas a la mujer en concreto. Son
igualmente necesarias y complementarias las iniciativas centradas específicamente en el
hombre, siempre que promuevan la igualdad entre mujeres y hombres.
El empoderamiento de la mujer
Un aspecto crucial de la igualdad entre mujeres y hombres es la participación equitativa
de unas y otros en la toma de decisiones sobre las prioridades sociales y orientaciones
del desarrollo. En términos generales, el empoderamiento de la mujer se refiere al
reconocimiento del hecho de que las mujeres están legítimamente capacitadas para
desempeñar un papel eficaz, y que deben ejercerlo, tanto individual como
colectivamente, en los procesos de toma de decisiones que determinan sus sociedades y
sus propias vidas.
1. “Mainstreaming as the key strategy in support of gender equality”, en inglés.
22
III. La igualdad entre mujeres
y hombres y las asociaciones
2
para el desarrollo
Objetivos aprobados por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“Centrar la atención en la capacidad de las comunidades locales para identificar
prioridades de género y apoyar acciones en colaboración con los organismos de
ayuda.”
“Ayudar a los socios a fortalecer su capacidad institucional para incorporar
acciones que favorezcan a la mujer y para desarrollar nuevos instrumentos que
permitan tratar la cuestión de la igualdad entre mujeres y hombres.”
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“El desarrollo sostenible, basado en estrategias integradas que incorporen
elementos económicos, sociales, medioambientales y políticos fundamentales,
debe ser asumido por los actores locales.”
Un compromiso común con la igualdad
entre mujeres y hombres
La Plataforma para la Acción de Pekín (1995), junto con otros acuerdos
internacionales, constituye un marco común para las asociaciones entre los miembros
del CAD y los gobiernos de los países asociados que les permite luchar por la igualdad
entre mujeres y hombres y por el empoderamiento de la mujer. La Plataforma para la
Acción manifiesta claramente que corresponde a los gobiernos nacionales promover la
igualdad entre mujeres y hombres y formular estrategias nacionales para poner el
práctica los compromisos de Pekín. También define los papeles de otros agentes
sociales, como las organizaciones no gubernamentales e internacionales.
Las asociaciones para el desarrollo dedicadas
a la igualdad entre mujeres y hombres
De conformidad con la declaración del CAD sobre El papel de la cooperación para el
desarrollo en los albores del siglo XXI, las presentes Directrices se basan en un modelo
de asociación que concede protagonismo a los gobiernos de los países asociados y a los
2
“Gender equality and development partnerships”, en inglés.
23
agentes sociales de esos países. En estas asociaciones, los gobiernos son los principales
responsables, mientras que el papel que desempeñan los miembros del CAD debe ser de
apoyo. El ritmo local de impulsar cambios, como demuestran los compromisos
asumidos en la Plataforma para la Acción de Pekín y la fuerza de los movimientos
femeninos en los países asociados, ofrece una buena base para el diálogo y para la
identificación de iniciativas de cooperación para el desarrollo.
Dos responsabilidades complementarias
para los miembros del CAD
En su relación con los países asociados, los miembros del CAD deben asumir dos
responsabilidades complementarias:
•
•
Asegurar la integración de la igualdad entre mujeres y hombres en sus propios
procesos y productos.
Apoyar los esfuerzos de los países asociados por promover la igualdad entre
mujeres y hombres.
Los miembros del CAD sólo podrán apoyar los esfuerzos de los países asociados si sus
propias políticas y procedimientos reflejan verdadero interés por la promoción de la
igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de la mujer.
Las asociaciones para el desarrollo con
organizaciones multilaterales
Los órganos de las Naciones Unidas, las instituciones financieras internacionales y las
organizaciones regionales para el desarrollo, incluidas las instituciones financieras, son
socios importantes para los miembros del CAD. Una proporción considerable de la
ayuda oficial al desarrollo se canaliza a través de estas organizaciones. Las
responsabilidades de los miembros del CAD en estas relaciones incluyen:
•
•
•
en
Aunar esfuerzos para asegurar que las organizaciones multilaterales promuevan
la igualdad entre mujeres y hombres en toda su gama de actividades.
Asegurar que las valoraciones institucionales y las evaluaciones realizadas por
las organizaciones multilaterales tengan en cuenta de forma sistemática la
igualdad entre mujeres y hombres.
Intensificar el diálogo y la coordinación con las organizaciones multilaterales
relación con proyectos específicos e iniciativas para la igualdad entre mujeres y
hombres.
La coordinación interna y entre los miembros
del CAD
La coordinación, tanto a escala nacional como internacional, es una cuestión importante
para los miembros del CAD. Supone:
24
•
•
•
Coordinación entre los funcionarios de cada país Miembro del CAD para que la
igualdad entre mujeres y hombres forme parte integrante del desarrollo de todos
los sectores de intervención.
Coordinación entre las unidades o representantes del Miembro del CAD en los
distintos grupos de trabajo y otros órganos internacionales para garantizar un
tratamiento coherente de la igualdad entre mujeres y hombres en todos los
mensajes, declaraciones y presentaciones.
Coordinación entre los miembros del CAD que elaboren programas dirigidos a
un país determinado.
La coordinación de conceptos, políticas y principios es facilitada por el CAD y sus
órganos subsidiarios y contará con la ayuda del Marco de Acción del CAD sobre
igualdad entre mujeres y hombres.
Se requieren conocimientos específicos para
apoyar las iniciativas de los socios
Para apoyar al máximo las iniciativas de los socios, los miembros del CAD necesitan
mejorar sus conocimientos. Para ello, deben asegurar, entre otras cosas, que sus propias
políticas y prácticas, así como los conocimientos y aptitudes de su personal, les
permitan desempeñar un papel eficaz en la promoción de la igualdad entre mujeres y
hombres. Es igualmente fundamental comprender los aspectos de la igualdad entre
mujeres y hombres en todos los ámbitos del desarrollo.
25
IV. La igualdad entre mujeres
y hombres y los enfoques
de la cooperación para el desarrollo
Objetivos aprobados por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“Reconsiderar el impacto que tienen sobre la mujer otras formas de cooperación
que no sean proyectos, tales como programas sectoriales, ajustes estructurales y
exámenes del gasto público.”
“Incluir las consecuencias de la perspectiva de género en los análisis, políticas y
estrategias nacionales y sectoriales.”
“Ayudar a los socios a fortalecer su capacidad institucional para incorporar
acciones encaminadas a favorecer a la mujer y para desarrollar nuevos
instrumentos que permitan abordar las cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres.”
“Intensificar el diálogo político con los países asociados.”
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“...las estrategias y objetivos de desarrollo asumidos en el ámbito local deben
surgir del diálogo abierto y cooperativo de las autoridades locales con la sociedad
civil y con los socios externos sobre sus objetivos comunes y sus respectivas
aportaciones a la empresa conjunta.”
Los objetivos de igualdad entre mujeres
y hombres son aplicables a todos los enfoques
de la cooperación para el desarrollo
Reconociendo que los gobiernos de los países asociados son los principales
responsables de las prioridades y programas, los miembros del CAD se sirven de
mecanismos cada vez más diversos para prestar su apoyo. Entre estos mecanismos se
incluye la asistencia fuera de proyecto, el diálogo sobre políticas y la subcontratación de
la ejecución. La capacidad de los miembros del CAD para poner en práctica sus
compromisos con la igualdad entre mujeres y hombres depende de la medida en que
todos los métodos y procesos de la cooperación para el desarrollo reflejen y potencien
los objetivos de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer,
incluyendo todos los métodos y procesos que se describen a continuación y cualquier
enfoque nuevo que pueda surgir.
26
El apoyo a los socios
En los siguientes párrafos se muestra cómo los miembros del CAD pueden servirse de
distintos mecanismos de cooperación para el desarrollo con el fin de apoyar los
esfuerzos de sus socios por integrar las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres.
Si bien los socios son los principales responsables de las iniciativas en materia de
cooperación para el desarrollo, estos enfoques brindan a los miembros del CAD unas
oportunidades importantes para defender la promoción de la igualdad entre mujeres y
hombres y para reforzar las capacidades de sus socios en este campo.
El diálogo sobre políticas
El diálogo entre los miembros del CAD y los países asociados sobre políticas incluye
tanto las discusiones formales como los contactos regulares, menos estructurados. Se
recurre cada vez más al diálogo para promover las cuestiones fundamentales de las
políticas de cooperación al desarrollo. Este diálogo ofrece a los miembros del CAD un
medio importante para demostrar su compromiso con la igualdad entre mujeres y
hombres, y para fomentar relaciones constructivas entre socios. En este contexto, los
miembros del CAD deben:
•
•
•
•
Emplear el diálogo sobre políticas para impulsar activamente la igualdad entre
mujeres y hombres.
Preparar el terreno para el diálogo sobre políticas, aunando esfuerzos con los
socios
para analizar el impacto de las iniciativas propuestas sobre la mujer y
sobre el hombre, y para identificar oportunidades de promover la igualdad entre
mujeres y hombres.
Asegurar que todos los puntos a tratar en el orden del día para el diálogo sobre
políticas incorporen aspectos de igualdad entre mujeres y hombres.
Alentar a los gobiernos nacionales a incluir en el diálogo sobre políticas las
organizaciones femeninas y los defensores de la igualdad entre mujeres y
hombres.
Los análisis y las estrategias por países
Una estrategia eficaz de integración requiere establecer la igualdad entre mujeres y
hombres como un objetivo que oriente y dé contenido a las decisiones básicas. Es
importante que tanto los miembros del CAD como los gobiernos de los países asociados
tengan en cuenta la igualdad entre mujeres y hombres en las fases iniciales de la
planificación, ya que las decisiones tomadas en aquel momento limitan las posibilidades
de elección en las etapas posteriores. Los miembros del CAD utilizan los análisis y
estrategias por países para definir el campo de actuación, las metas, las prioridades y la
asignación de recursos de su cooperación bilateral. Las decisiones tomadas sobre la
orientación general de la cooperación para el desarrollo (relacionadas con frecuencia a
las prioridades sectoriales) influyen en las posibilidades de trabajar en apoyo a la
igualdad entre mujeres y hombres y al empoderamiento de la mujer. Para incorporar los
27
objetivos de igualdad entre mujeres y hombres en los programas por países, los
miembros del CAD deben aunar esfuerzos con sus socios para:
•
•
•
Preparar análisis de antecedentes económicos, sociales y políticos en los que se
describa y compare la situación de mujeres y hombres y se identifiquen las
desigualdades basadas en el sexo.
Identificar políticas y estrategias nacionales para el empoderamiento de la mujer
y la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres y analizar las
capacidades de las instituciones para incorporar temas de igualdad entre mujeres
y hombres en las políticas y programas públicos.
Identificar a defensores de la igualdad entre mujeres y hombres en el país y
consultarles las prioridades y asuntos a abordar.
La ayuda por programas
La ayuda por programas, en general, y otras formas de ayuda que no sean proyectos
(según la definición oficial del CAD) están estrechamente vinculadas con la reforma
económica, entendiéndose como tal los programas de reestructuración económica, la
reforma del gasto público y la liberalización. La ayuda por programas es importante
desde el punto de vista de la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de
la mujer debido a su gran impacto sobre las condiciones económicas y sociales y, por
tanto, sobre la vida de la mujer y del hombre. Los miembros del CAD han acordado que
los objetivos de igualdad entre mujeres y hombres deben reflejarse en las iniciativas de
ayuda por programas y en el análisis de posibles políticas de reestructuración
económica. Los miembros del CAD han empezado a desarrollar métodos para la
realización de análisis económicos por países teniendo en cuenta este compromiso. Los
miembros del CAD deben:
•
•
•
Promover el diálogo y los esfuerzos de colaboración entre economistas, expertos
en ciencias sociales y especialistas en materia de género en el seno de sus
respectivas organizaciones, en las deliberaciones del CAD y en las instituciones
asociadas, apoyando así los enfoques integrales al desarrollo social y los análisis
económicos que tengan en cuenta las cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres.
Desarrollar unos métodos de valoración para las propuestas de ayuda por
programas que incluyan un estudio del impacto de las distorsiones basadas en el
sexo sobre la economía y sobre el programa de reforma económica (incluidas las
derivadas de la discriminación contra la mujer en el acceso a recursos y
servicios, el trabajo no remunerado realizado por mujeres, e intercambios
desiguales dentro del hogar).
Impulsar la incorporación de una amplia gama de participantes en el diálogo
sobre políticas para el diseño de iniciativas de ayuda por programas, incluyendo
los defensores de la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de la
mujer, tanto gubernamentales como no gubernamentales.
Reforma y reestructuración sectorial
28
Los miembros del CAD apoyan los programas orientados a la reforma y
reestructuración sectorial. Estos programas implican con frecuencia la intervención de
varios donantes en la reestructuración de las políticas, gastos e instituciones sectoriales
nacionales y pueden ser puestos en práctica mediante distintas combinaciones de ayuda
por programas, cooperación técnica y actividades de proyecto. Al asumir estas
iniciativas, los miembros del CAD deben:
•
•
•
Promover la aceptación, por parte de los países asociados y todos los donantes
implicados, de la importancia de la igualdad entre mujeres y hombres y del
empoderamiento de la mujer en la reforma de las políticas e instituciones
sectoriales.
Asegurar que los análisis realizados como base de las reformas aborden la
cuestión de igualdad entre mujeres y hombres como parte integrante de las
mismas.
A la hora de sopesar alternativas y apoyar el diseño de programas, impulsar unas
orientaciones y reformas institucionales que tengan un impacto positivo en la
igualdad entre mujeres y hombres y en el empoderamiento de la mujer (esto
podría suponer, por ejemplo, la supresión de los obstáculos que dificultan el
acceso de la mujer a los recursos en el sector, o la mejora de la capacidad de las
instituciones para responder equitativamente a las necesidades de la mujer y del
hombre).
Los proyectos bilaterales
Incluso en el caso de los nuevos métodos de cooperación para el desarrollo, los
proyectos bilaterales constituyen un mecanismo importante en el reparto de la ayuda.
Existe en la actualidad gran número de listas de control, directrices y otros recursos que
permiten identificar las cuestiones y estrategias de igualdad entre mujeres y hombres en
los distintos sectores. Además de continuar con sus esfuerzos por asegurar el uso eficaz
de estos conocimientos, los miembros del CAD deben:
•
•
•
Fortalecer los vínculos existentes entre los responsables del proyecto y de la
formulación de políticas dentro de sus organizaciones, con el fin de asegurar la
coherencia de los objetivos de las políticas de igualdad entre mujeres y hombres,
las actividades apoyadas y el consiguiente impacto.
Ayudar a los socios a mejorar la supervisión y la valoración del impacto del
proyecto para que comprendan cómo los proyectos pueden contribuir al logro de
los objetivos de igualdad entre mujeres y hombres, cómo los obstáculos pueden
superarse y cómo puede mejorarse el diseño del proyecto.
Realizar análisis comparativos de los puntos fuertes y débiles de las distintas
intervenciones llevadas a cabo en sectores puntuales, para conocer mejor
aquellas estrategias que obtengan resultados positivos y que sean rentables.
El fortalecimiento institucional y de capacidades
Los miembros del CAD se ocupan cada vez más de aumentar las capacidades nacionales
de los países asociados, particularmente en cuanto al fortalecimiento de la capacidad
29
institucional para desarrollar políticas, ejecutar programas y, en general, para la gestión
de éstos. Un elemento importante de estas capacidades, según destaca la Plataforma
para la Acción de Pekín, consiste en poder identificar y responder a las necesidades
relacionadas con el género y elaborar enfoques que sirvan para reducir las desigualdades
entre mujeres y hombres. Para contribuir a este proceso, las iniciativas para el
fortalecimiento institucional apoyadas por los miembros del CAD deben:
•
•
•
•
Dar prioridad a las iniciativas centradas en la capacidad de los países asociados
para analizar políticas, programas y culturas institucionales, y para desarrollar
estrategias de cambio que contribuyan a la igualdad entre mujeres y hombres.
Ayudar a los socios a examinar la representación de hombres y mujeres en el
seno de sus organizaciones y a identificar estrategias para aumentar la
representación femenina en la formulación de políticas y toma de decisiones.
Apoyar la modificación de los sistemas nacionales y sectoriales de recopilación
de datos para asegurar una mayor disponibilidad de datos desagregados por sexo.
Apoyar los trabajos de investigación sobre la igualdad entre mujeres y hombres
realizados por instituciones sectoriales, organismos de investigación y grupos de
defensa para incrementar los recursos nacionales de los socios en este campo.
La ayuda humanitaria y de emergencia
Los miembros del CAD conceden una importancia prioritaria a la ayuda humanitaria y
de emergencia. A pesar de que este tipo de ayuda se preste rápidamente y en
condiciones de peligro, existe un reconocimiento cada vez mayor de que estas
exigencias deben atenderse sin perjuicio para la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer. Por otro lado, son las organizaciones no gubernamentales
(ONG) y las organizaciones multilaterales las que proporcionan gran parte de esta
ayuda, siendo limitada la aportación directa de los miembros del CAD o países
asociados. La capacidad de estas instituciones para integrar la igualdad entre mujeres y
hombres en las políticas y estrategias y en el diálogo es condición esencial para dar la
debida importancia a la igualdad entre mujeres y hombres en este tipo de cooperación
para el desarrollo. Los miembros del CAD deben:
•
•
•
Centrarse en la capacidad institucional de las organizaciones que prestan ayuda
de emergencia para asegurar la participación de mujeres y hombres, así como
para incorporar objetivos de igualdad entre mujeres y hombres en su
programación.
En lugar de considerar a las mujeres como “víctimas” en una situación de
emergencia, adoptar un enfoque que tenga en cuenta las distintas
vulnerabilidades del hombre y de la mujer, además de sus distintas capacidades y
estrategias para hacer frente a dichas situaciones.
Apoyar el desarrollo y uso de metodologías creativas que aseguren la
participación de mujeres, además de hombres, en programas de ayuda
humanitaria y de emergencia y que les permitan expresar sus propias necesidades
y prioridades.
30
Los proyectos de las organizaciones no gubernamentales
Los miembros del CAD suministran considerable ayuda al desarrollo a través de las
ONG. Este apoyo se presenta generalmente en consonancia con las propuestas de
proyectos desarrolladas por las ONG, sin que el Miembro del CAD juegue un papel
directo en el diseño o ejecución del proyecto. Por tanto, debe fomentarse la coherencia
entre las propias políticas de los miembros del CAD en materia de igualdad entre
mujeres y hombres o de empoderamiento de la mujer y las actividades de las ONG,
mediante una relación continuada en la que se procure desarrollar una comprensión
común de las metas y de los métodos. Los miembros del CAD deben:
•
•
Impulsar el proceso de aprendizaje mutuo entre los miembros del CAD, ONG y
gobiernos, y facilitar un diálogo sobre prácticas óptimas para promover la
igualdad ntre mujeres y hombres en proyectos y programas.
Centrar su atención en la capacidad institucional de las ONG para incorporar
metas de igualdad en sus políticas, procedimientos y relaciones con las
organizaciones asociadas y apoyar el desarrollo de capacidades en este ámbito
cuando sea necesario.
Los contratistas públicos y privados
Los contratistas, tanto públicos como privados, desempeñan papeles diversos. Con
frecuencia elaboran estudios y evaluaciones para los miembros del CAD. También
pueden apoyar el diseño y puesta en marcha de proyectos ya negociados entre los
miembros del CAD y sus socios. Sólo se lograrán las metas de igualdad entre mujeres y
hombres si se definen claramente los papeles y responsabilidades respectivos y los
contratistas asumen la responsabilidad de los resultados. Para asegurar que esto ocurra,
los miembros del CAD deben:
•
•
Desarrollar criterios para evaluar la capacidad de los contratistas en cuestiones
de igualdad entre mujeres y hombres.
Asegurar que los contratos y mandatos definan claramente las responsabilidades
y establezcan unas expectativas específicas con relación a los resultados a
obtener en materia de igualdad entre mujeres y hombres.
31
V. Las estrategias de los miembros
del CAD en materia de igualdad
entre mujeres y hombres
Objetivo aprobado por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“Poner el énfasis en el desarrollo de conocimientos, la responsabilidad de los
cuadros directivos, la rendición de cuentas y en una adecuada supervisión e
información de resultados.”
La necesidad de una innovación permanente
En los últimos veinte años, los miembros del CAD han avanzado en la elaboración de
políticas, estructuras y procesos institucionales que faciliten su trabajo de apoyo a la
igualdad entre mujeres y hombres. Los enfoques futuros se beneficiarán de lo aprendido
hasta la fecha. Para una acción eficaz, las organizaciones de los miembros del CAD
requerirán una serie de innovaciones:
•
•
•
•
•
Estrategias de asociación que se apoyen en las responsabilidades de los socios y
respalden el desarrollo de sus capacidades, reconociendo, al mismo tiempo, la
necesidad de contar con los conocimientos por parte de los miembros del CAD
de los asuntos de igualdad entre mujeres y hombres.
Procesos de elaboración de políticas y de planificación que incorporen las
consideraciones de igualdad entre mujeres y hombres.
Procesos y conocimientos que permitan evaluar el impacto de las actividades de
cooperación para el desarrollo, incluyendo el impacto sobre la igualdad entre
mujeres y hombres.
Procesos de aprendizaje mutuo basados en la reflexión conjunta y en el
intercambio de experiencias entre los miembros del CAD y con los países
asociados.
Flexibilidad y capacidad para responder a los cambios producidos en el entorno
y a las enseñanzas adquiridas en el proceso de puesta en práctica.
Dichas innovaciones suponen cambios en las culturas y estructuras institucionales,
además del desarrollo de nuevos instrumentos y metodologías.
La supervisión: metas, indicadores e impacto
Es necesario mejorar los mecanismos de supervisión y evaluación para determinar si las
iniciativas de cooperación para el desarrollo cumplen los objetivos de igualdad entre
mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer. Una condición esencial para la
evaluación del progreso y del impacto logrados consiste en fijar metas medibles
32
(cuantitativas y cualitativas) que sirvan de criterios para la evaluación. Los miembros
del CAD deben:
A) En el seno de sus propias organizaciones
i)Formular políticas y estrategias que estipulen claramente las metas y
herramientas que permitan evaluar el progreso global de las actuaciones en
apoyo a la igualdad entre mujeres y hombres y al empoderamiento de la mujer.
ii)Mejorar su capacidad de evaluación y supervisión, poniendo particular énfasis
en la integración de la igualdad entre mujeres y hombres en todos los procesos.
iii)Realizar valoraciones periódicas para determinar si los objetivos
institucionales fijados han sido alcanzados.
iv)Mejorar su propia capacidad de supervisar y de evaluar los progresos logrados
en la integración de la igualdad entre mujeres y hombres.
B) A nivel de programa y proyecto
i)Apoyar los esfuerzos de los socios por definir unas metas claras y
cuantificables y una previsión de resultados en materia de igualdad entre mujeres
y hombres y de empoderamiento de la mujer (prestando atención a su incidencia
sobre el desarrollo en lugar de únicamente a la realización de actividades).
ii)Respaldar la capacidad de los socios para supervisar y evaluar los resultados
obtenidos con respecto a los proyectos, programas e instituciones, y para
comprender las razones de su éxito o fracaso.
El liderazgo y la responsabilidad
Un liderazgo firme y coherente es fundamental para la eficaz puesta en marcha de las
políticas. Los cuadros directivos y el resto del personal deben responsabilizarse de la
ejecución de las políticas. Cuando se toman en serio la igualdad entre mujeres y
hombres y el empoderamiento de la mujer a nivel directivo, los avances pueden ser
considerables. Los máximos responsables de la política y de los programas de
cooperación para el desarrollo en los países miembros del CAD deben:
•
•
•
Garantizar la supervisión periódica de los resultados de las estrategias y metas de
igualdad entre mujeres y hombres, concediendo un papel relevante a esta
cuestión y recompensando las contribuciones destacadas por parte del personal.
Garantizar la sensibilización permanente tanto del personal como de otras
personas ante la importancia de la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer como objetivos estratégicos del desarrollo en las
discusiones sobre políticas, documentos y entrevistas públicos y presentaciones.
Asignar recursos suficientes para la puesta en marcha de las políticas.
Los conocimientos del personal y el apoyo especializado
Si bien las estrategias de desarrollo de recursos humanos han sido centradas en
familiarizar al conjunto de personal con los marcos analíticos de base, se reconoce hoy
en día que hacen falta unas aptitudes diversas para tratar las cuestiones de igualdad entre
mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer. Todos los agentes deben poseer
33
unas aptitudes generales, pero ciertos problemas sectoriales o metodológicos pueden
requerir personal especializado en las oficinas centrales y en el terreno. Sigue siendo
necesario contar con unas unidades especializadas dedicadas a la sensibilización
permanente ante la igualdad entre mujeres y hombres a medida que evolucionen las
políticas, metodologías y temas a tratar. Los miembros del CAD deben:
•
•
•
Identificar las aptitudes que deben poseer todos los miembros del personal para
ºtrabajar en apoyo a la igualdad entre mujeres y hombres en sus campos
específicos de trabajo, incluyendo la capacidad de identificar las cuestiones de
igualdad entre mujeres y hombres en su sector, discutir las metas políticas con
sus socios y encontrar ayuda experta en caso de necesidad.
Desarrollar en sus propias organizaciones conocimientos especializados en
materia de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer,
y reconocer que se trata de un conocimiento profesional legítimo para la
planificación del desarrollo.
Mantener un servicio o estructura que sirva de catalizador para facilitar la puesta
en marcha de las políticas por parte de la organización en su conjunto.
Procedimientos y metodologías institucionales
La estrategia de integración de la perspectiva de género también tiene ciertas
consecuencias para los procedimientos institucionales de los miembros del CAD. Los
temas de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer deben
formar parte de las rutinas y procedimientos habituales del trabajo cotidiano. Un análisis
de género cobra mayor eficacia cuando forma parte de los procesos de elaboración de
políticas, planificación, seguimiento y evaluación, en lugar de ser una actividad distinta
y aislada. La perspectiva de género debe tenerse en cuenta en todos los análisis
realizados. Los miembros del CAD deben:
•
•
•
•
•
Asegurar que las guías y manuales de procedimiento tengan en cuenta las
cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres en los métodos a seguir por el
personal, dando prioridad a la promoción del análisis de género en las fases
iniciales del proceso de planificación.
Asegurar que el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres se refleje en el
desarrollo de procedimientos para una gestión basada en el logro de resultados,
incluyendo la especificación de los resultados perseguidos, indicadores para el
seguimiento de los logros, y criterios de evaluación.
Asegurar que las medidas e indicadores de igualdad entre mujeres y hombres
formen parte de la estructura general de los informes y de los procesos de
evaluación en lugar de constituir un sistema aparte.
Desarrollar y mantener sistemas estadísticos y de seguimiento de proyectos que
proporcionen unos datos desagregados por sexo.
Asegurar que las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres formen parte
de todas las iniciativas de formación y desarrollo de recursos humanos.
34
VI. La supervisión de los avances de
las Directrices en el seno del CAD
Objetivo aprobado por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“Poner el énfasis en el desarrollo de los conocimientos, la responsabilidad de los
cuadros directivos, la rendición de cuentas y en una adecuada supervisión e
información de resultados.”
Mecanismos del CAD que permitan aprender
de la experiencia
La eficacia de la cooperación para el desarrollo se ve reforzada continuamente por los
esfuerzos desplegados por los miembros del CAD, tanto individual como
colectivamente a través del CAD, por aprender de la experiencia. El CAD dispone de
varios mecanismos para facilitar este proceso: los memorandos anuales por país, el
proceso de exámenes realizados por unos miembros del CAD a otros, los exámenes de
la ayuda a los países beneficiarios, la presentación de estadísticas y los grupos de
trabajo. Las Directrices para la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento
de la mujer en la cooperación para el desarrollo son válidas para todos estos
mecanismos y para los métodos adoptados para supervisar la puesta en marcha de las
orientaciones definidas en El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores
del siglo XXI.
Los memorandos anuales por países
Los países miembros elaboran memorandos anuales que se presentan al CAD. Estos
documentos permiten al CAD estar al corriente de los avances logrados en los países
miembros y de los temas de interés para sus políticas, sean de actualidad u otros nuevos
que surjan. También constituyen una gran aportación al proceso de examen. En la
elaboración de sus memorandos anuales por país, los miembros del CAD deben:
•
•
Asegurar el trato sistemático del objetivo de igualdad entre mujeres y hombres a
lo largo del documento.
Incluir una discusión de las acciones llevadas a cabo para poner en práctica estas
Directrices y una valoración del correspondiente impacto.
Los delegados ante el CAD deben estar preparados para presentar y comentar los
progresos realizados en la aplicación de las Directrices.
35
El proceso de examen a los miembros del CAD
El proceso de exámenes del CAD permite intercambiar experiencias y enriquecer las
discusiones sobre estrategias y prácticas eficaces. Para asegurar el tratamiento
sistemático de las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres en este proceso, los
países examinadores, en colaboración con la Secretaría del CAD, deben:
•
•
•
•
Integrar la valoración de las políticas y acciones en apoyo a la igualdad entre
mujeres y hombres en todo el proceso de examen.
Consultar con especialistas en materia de igualdad entre mujeres y hombres y
defensores de la misma en la elaboración de las preguntas para el examen.
Dar prioridad a la igualdad entre mujeres y hombres como tema a examinar en
las inspecciones sobre el terreno.
Examinar las estrategias y los progresos realizados en materia de igualdad entre
mujeres y hombres con los cuadros directivos del Miembro del CAD examinado.
Posibles preguntas para los exámenes a los miembros del CAD
¿Cómo se reflejan estas Directrices en las políticas o estrategias temáticas y sectoriales
del Miembro del CAD? (Por ejemplo, en las declaraciones sobre políticas o sobre
estrategias para cuestiones como democratización, educación o resolución de conflictos,
¿consiguen establecer el vínculo entre aquellas cuestiones y los objetivos de igualdad?)
¿Cómo se reflejan las presentes Directrices en los procesos y metodologías seguidos por
el Miembro del CAE ? (Por ejemplo, ¿cuál ha sido la experiencia del Miembro del CAD
en el tratamiento de los objetivos de igualdad en el diálogo sobre políticas, formulación
de estrategias de país, iniciativas para la reforma sectorial, etc.?)
¿De qué mecanismos dispone el Miembro del CAD para responder a los planes de sus
socios para la puesta en marcha de la Plataforma para la Acción de Pekín y para las
prioridades identificadas por las organizaciones femeninas en los países asociados?
¿Cuáles son las metas específicas establecidas por el Miembro del CAD con relación a
los objetivos de igualdad, y cómo lleva a cabo la supervisión de su ejecución e impacto?
¿Puede el Miembro del CAD identificar las enseñanzas adquiridas y/o prácticas óptimas
que contribuyen a una mayor comprensión del trabajo en apoyo a la igualdad entre
mujeres y hombres? Estas enseñanzas podrían referirse a procesos (¿cuáles son las
técnicas o metodologías que facilitaron resultados positivos?) o al impacto (¿cuáles son
las intervenciones específicas que contribuyeron con mayor éxito a las metas específicas
de desarrollo?)
Los exámenes por países
Los exámenes de la ayuda a los países beneficiarios brindan a los miembros del CAD la
oportunidad de evaluar la coherencia y consistencia de las acciones llevadas a cabo en
un país asociado en apoyo a las estrategias locales de igualdad entre mujeres y hombres.
En caso de seguir con este tipo de ejercicio, el CAD debe:
36
•
•
•
•
Consultar a las organizaciones del país asociado, incluyendo las organizaciones
femeninas y los defensores de la igualdad entre mujeres y hombres tanto en
círculos gubernamentales como de la sociedad civil, sobre las cuestiones a tratar
en el examen.
Determinar, en colaboración con las partes interesadas en el ámbito local,
incluyendo las organizaciones femeninas y los defensores de la igualdad entre
mujeres y hombres, hasta qué punto los miembros del CAD facilitan el logro de
los objetivos nacionales de igualdad entre mujeres y hombres y de
empoderamiento de la mujer y la ejecución de la Plataforma para la Acción de
Pekín (1995).
Determinar el grado de coordinación en cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres entre los miembros del CAD con presencia activa en el país, así como
la pertinencia, consistencia y complementariedad de sus esfuerzos.
Determinar si los miembros del CAD que intervienen en el país están aplicando
las presentes Directrices en su diálogo sobre políticas y en sus programas.
Un índice para la igualdad entre mujeres
y hombres que incorpora la participación
de la mujer en el desarrollo
3
El índice del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres que incorpora la
participación de la mujer en el desarrollo se basa en las intenciones en la fase de diseño.
El índice permite a cada Miembro del CAD supervisar sus propios progresos en el
esfuerzo por alcanzar los objetivos de igualdad entre mujeres y hombres. El índice les
proporciona una medida de los sectores y tipos de actividad que merecen mayor
atención en la lucha por alcanzar la meta de igualdad entre mujeres y hombres. Los
miembros del CAD utilizan el índice en sus informes periódicos al CAD.
Las responsabilidades compartidas
El Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y Desarrollo dirige el intercambio de
experiencias y enseñanzas entre sus miembros en materia de igualdad entre mujeres y
hombres y de empoderamiento de la mujer. La adopción del Marco de acción del CAD
sobre igualdad entre mujeres y hombres permitirá compartir mejor la responsabilidad de
la coordinación y supervisión. Todos los representantes de los miembros del CAD que
participan en los grupos de trabajo, en los exámenes de otros miembros, en los
exámenes en los países beneficiarios y el mismo CAD son responsables de la
supervisión de las políticas y acciones encaminadas a alcanzar el objetivo de igualdad
entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer. Los delegados permanentes
ante el CAD en París juegan un papel importante para asegurar que las presentes
Directrices se reflejen en todas las deliberaciones del CAD.
3
“Policy marker”, en inglés.
37
VII. La igualdad entre mujeres
y hombres y la agenda de cooperación
para el desarrollo de cara al siglo XXI
Objetivos aprobados por la Reunión de Alto Nivel del CAD de 1995:
“Poner nuevamente el énfasis en los aspectos socioculturales del desarrollo y en la
necesidad general de adoptar un enfoque más centrado en la persona y que integre
los análisis sociales, económicos y políticos.”
“Poner el énfasis en estos principios, tanto en los ámbitos tradicionales como en
los emergentes de la cooperación, particularmente en el desarrollo participativo y
el buen gobierno, los derechos humanos y la resolución de conflictos.”
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“Una mejor calidad de vida supone una mayor autonomía de las personas para
decidir sobre su propio futuro. El esfuerzo por alcanzar esta visión amplia se
centrará en muchas tareas incompletas... entre ellas, la superación de la pobreza
extrema, el logro de la seguridad alimentaria, el aumento de la eficacia de las
economías de mercado y la eficiencia del gobierno, el fomento de la cooperación
regional, el refuerzo de la participación de todos los ciudadanos, destacando la de
las mujeres, y la reducción de la dependencia de las poblaciones y de los países
más pobres aumentando su capacidad para la independencia.”
Se exponen a continuación los principales temas y metas descritos en El papel de la
cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI.
El objetivo de la igualdad entre mujeres
y hombres debe formar parte de la definición
de otros objetivos del desarrollo
El desarrollo sostenible centrado en la persona es la meta general de la cooperación
entre los miembros del CAD y sus socios. Los desafíos son considerables: pobreza
generalizada, enfermedades, educación deficiente, desigualdades sociales, conflictos
armados y fragilidad del medio ambiente. Los conocimientos, reflexiones y experiencia
tanto de las mujeres como de los hombres son necesarios para resolver estos problemas.
38
Democratización e igualdad entre mujeres
y hombres
La democratización es indispensable para el desarrollo sostenible centrado en la
persona, ya que permite tanto a la mujer como al hombre participar en la toma de
decisiones que determinen las condiciones de sus vidas y pedir responsabilidades a las
instituciones públicas. El carácter democrático de los procesos de toma de decisiones se
ve disminuido por la sistemática subrepresentación de las mujeres. Con un porcentaje
mayor de mujeres, las instituciones públicas y políticas representarían mejor los puntos
de vista e intereses de la comunidad, además de ser más sensibles a los intereses y
preocupaciones de la mujer. Para llevar a cabo una labor eficaz con sus socios, los
miembros del CAD pueden fomentar la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer en los procesos de democratización de muchas maneras:
•
•
•
Apoyando las campañas informativas que faciliten la participación de las
mujeres en los procesos electorales como votantes y candidatos
Reforzando la eficacia de las organizaciones de defensa de la mujer en aumentar
la visibilidad de las preocupaciones femeninas, mediante la formación en
técnicas de dirección y defensa de la mujer.
Animando y ayudando a todos los socios a consultar con mujeres y
organizaciones femeninas y a comprender que incumbe tanto a los hombres
como a las mujeres atender a las cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres.
Derechos humanos e igualdad entre mujeres
y hombres
La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos celebrada en Viena,
en 1993, subrayó la interdependencia entre derechos humanos, democracia y desarrollo.
También reconoció claramente que la discriminación y la violencia contra la mujer son
cuestiones importantes en el ámbito de los derechos humanos, como lo son otros
factores que impiden a la mujer ejercer sus derechos civiles y políticos. Los miembros
del CAD pueden promover los derechos humanos de la mujer en sus iniciativas con los
países asociados, por ejemplo:
•
•
•
Ayudando a los gobiernos a analizar las formas de modificar sus legislaciones
nacionales y los mecanismos de aplicación de las mismas para dar cumplimiento
a la normativa internacional sobre los derechos humanos de la mujer (incluyendo
el derecho a la personalidad jurídica independiente, el derecho a los bienes
inmuebles, a la protección contra la violencia y a la participación en la vida
política).
Respaldando los esfuerzos de los gobiernos y organizaciones no
gubernamentales dirigidos a comprender las causas de la violencia contra las
mujeres, a trabajar con las víctimas y los autores de la violencia, y a mejorar la
seguridad personal de las mujeres en el ámbito doméstico y laboral.
Aumentando la sensibilización respecto a los derechos humanos de la mujer por
parte de las personas que ostentan cargos públicos clave o sean responsables de
39
la toma de decisiones, tales como políticos, altos cargos de la policía, del poder
judicial y funcionarios públicos.
Conflictos e igualdad entre mujeres
y hombres
Los miembros del CAD han reaccionado ante la multiplicación de los conflictos
armados centrando su atención en la prevención y resolución de conflictos, en la
rehabilitación y en la reconstrucción. En general, las mujeres y los hombres
experimentan los conflictos de forma distinta: los soldados armados suelen ser hombres,
se emplean las violaciones de mujeres como táctica de guerra y las poblaciones de
refugiados se componen principalmente de mujeres y niños. Es necesario que tanto
mujeres como hombres participen en los procesos de paz y de desarrollo. En la mayoría
de los casos son hombres los que negocian la paz, pero se reconocen cada vez más las
aportaciones de las mujeres como negociadoras formales o informales y como
miembros de grupos de presión o de defensa. Las iniciativas de los miembros del CAD
pueden reflejar el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento
de la mujer de distintas maneras:
•
•
•
Apoyando la participación de las mujeres y de organizaciones femeninas en la
toma de decisiones y en la resolución de conflictos al potenciar su acceso a la
información y sus capacidades de liderazgo y negociación.
Fortaleciendo las normas y prácticas internacionales sobre derechos humanos
mediante el apoyo a los esfuerzos por investigar los actos de violencia contra las
mujeres en situaciones de conflicto armado y durante el período subsiguiente, y
mediante la formación y otros tipos de ayuda que permitan a los funcionarios,
fiscales y jueces dar un tratamiento adecuado a estos casos.
Dando prioridad a los procesos participativos con el objeto de asegurar que las
experiencias y necesidades de las mujeres, además de las de los hombres, formen
parte integrante de los procesos de reconstrucción.
Bienestar económico
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“La proporción de personas que vive en situaciones de pobreza extrema en los
países en desarrollo debe reducirse por lo menos a la mitad antes de 2015.”
Pobreza e igualdad entre mujeres
y hombres
La pobreza sigue suponiendo el reto principal para los países asociados y para la
cooperación al desarrollo. La igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de
la mujer son aspectos fundamentales del cambio de orientación desde una estrategia
basada en la asistencia social a otros enfoques más sostenibles. La falta de ingresos,
alimentos, asistencia médica, educación y oportunidades que caracteriza a la pobreza
afecta a más mujeres que a hombres, y los esfuerzos de las mujeres por superar la
40
pobreza se ven limitados aún más por la discriminación que sufren en el acceso a los
recursos sociales y económicos. Para incrementar la capacidad de los hombres y mujeres
pobres de determinar los procesos y decisiones que afectan a sus vidas, será necesario
prestar atención a las restricciones específicas con las que se enfrentan las mujeres en el
ejercicio de sus derechos y en la reivindicación de recursos. Además de mejorar su
propio conocimiento de los vínculos existentes entre pobreza y igualdad entre mujeres y
hombres, los miembros del CAD pueden apoyar los esfuerzos de los socios por elaborar
estrategias de lucha contra la pobreza de las siguientes maneras:
•
•
•
Identificando estrategias macroeconómicas que ataquen de raíz las causas del
número desproporcionado de mujeres pobres.
Identificando los cambios administrativos y de política que propicien la igualdad
de acceso de las mujeres a los recursos económicos y a las oportunidades
(incluyendo propiedad de la tierra, créditos, formación, acceso a las estructuras
del mercado, empleo) y al control de los mismos.
Aumentando la participación de las mujeres, expertos en temas de género y
defensores de la igualdad en los debates y en la toma de decisiones sobre
estrategias de lucha contra la pobreza.
Desarrollo económico e igualdad entre mujeres
y hombres
Reconociendo que una política económica sólida es la base del desarrollo, los miembros
del CAD han centrado sus esfuerzos en crear unos entornos macroeconómicos propicios
al crecimiento. Hasta ahora, ni los miembros del CAD ni sus socios han prestado
suficiente atención a los aspectos de género en la política macroeconómica, a pesar de
los estudios cada vez más numerosos que indican que la desigualdad puede ser un
impedimento para el crecimiento económico. Si bien el desarrollo equitativo requiere
crecimiento, también requiere unas políticas que generen medios seguros de vida tanto
para las mujeres como para los hombres, que aseguren un reparto equitativo de
oportunidades y beneficios, y que apoyen la participación y cohesión sociales. Los
miembros del CAD pueden aunar esfuerzos con sus socios para incorporar los objetivos
de igualdad entre mujeres y hombres en las políticas e iniciativas económicas,
apoyando, por ejemplo:
•
•
•
El uso de mecanismos como los exámenes del gasto público para evaluar el
impacto de las asignaciones presupuestarias en los hombres y en las mujeres, y
en sus respectivos intereses, necesidades y prioridades.
El desarrollo de capacidades entre los responsables de la planificación
económica para evaluar el impacto de la política económica por sexos,
incluyendo el impacto sobre el nivel de pobreza, el acceso a los bienes
productivos, las oportunidades de empleo y las condiciones domésticas.
Las iniciativas encaminadas al desarrollo de mecanismos de contabilidad para
los trabajos no remunerados e indicadores que permitan supervisar el impacto de
las políticas por sexo.
41
Desarrollo social
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“Deben lograrse avances considerables en la educación primaria, igualdad entre
mujeres y hombres, asistencia médica básica y planificación familiar; a) Todos los
países deben asegurar la educación básica universal antes del 2015; b) Los avances
en el logro de la igualdad entre mujeres y hombres y en el empoderamiento de la
mujer deben manifestarse en la eliminación de desigualdades entre hombres y
mujeres en la educación primaria y secundaria antes del 2005 ...”
Educación e igualdad entre mujeres
y hombres
La educación es un elemento esencial de la capacidad para participar plenamente en la
vida social, económica y política, y del desarrollo de la sociedad en general. Las
desigualdades educacionales entre mujeres y hombres y entre niñas y niños son
problemas importantes del desarrollo. Unas tasas inferiores de alfabetización, de
asistencia escolar y de nivel de estudios entre las mujeres resultan un impedimento para
la mujer como individuo y restringen la productividad y el progreso de la sociedad. Los
miembros del CAD pueden apoyar la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer en el sector de la educación mediante las siguientes
actuaciones, entre otras:
•
•
Ayudando a los gobiernos a formular y poner en marcha estrategias para
aumentar la participación de las niñas en los niveles primario y superior de la
enseñanza, y permitiendo a los gobiernos mantener sus inversiones en estos
ámbitos en el contexto de la reforma económica y el ajuste estructural.
Apoyando el desarrollo de programas de estudios y de material didáctico que
promuevan actitudes positivas hacia la mujer, los derechos humanos de la mujer
y las relaciones hombre-mujer basadas en la igualdad.
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“c) La tasa de mortalidad de los recién nacidos y de los niños menores de cinco
años debe reducirse, en cada país en vías de desarrollo, en dos tercios, partiendo
del nivel de 1990, y antes del 2015. La tasa de mortalidad materna debe reducirse
en tres cuartos durante el mismo período ... d) Todos los individuos en edad de
procrear deben tener acceso, a través del sistema de asistencia médica básica, a los
servicios de salud reproductiva, incluyendo métodos seguros y fiables de
planificación familiar, a la mayor brevedad posible y a más tardar en el año
2015...”
42
Salud e igualdad entre mujeres
y hombres
La salud, incluyendo la salud sexual y reproductiva, es un componente esencial del
bienestar humano. Debido a la presencia muy extendida de las mujeres en el sistema de
asistencia sanitaria como personal asistencial y como clientes, existe la creencia
generalizada de que las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres y de
empoderamiento de la mujer están ya resueltas. Sin embargo, las desigualdades entre
mujeres y hombres son evidentes en el ámbito de la salud individual, tanto en el acceso
a los servicios sanitarios y su uso como en la estructura de las instituciones sanitarias y
de empleo. Los miembros del CAD pueden ayudar a los socios a incorporar la igualdad
entre mujeres y hombres en el sector sanitario mediante iniciativas que apoyen, por
ejemplo:
•
•
•
Una planificación y unos servicios sanitarios que reconozcan las necesidades
sanitarias de las mujeres y de las jóvenes a lo largo de su ciclo de vida, y no
solamente con relación a la maternidad y cuidado de los niños.
Unas políticas y programas basados en el reconocimiento de la salud sexual y
reproductiva y de los derechos correspondientes de las mujeres y de los hombres,
así como en el reconocimiento de los vínculos existentes entre la igualdad y el
ejercicio de estos derechos.
Unas estrategias orientadas tanto a los hombres como a las mujeres para
actividades relacionadas con la salud infantil, la regulación de la fertilidad y las
prácticas sexuales sin riesgo, que reconozcan los derechos y responsabilidades de
los hombres en estas áreas.
Sostenibilidad medioambiental
El papel de la cooperación para el desarrollo en los albores del siglo XXI, OCDE,
1996:
“Debe existir en cada país, antes del año 2005, una estrategia nacional para el
desarrollo sostenible en vías de ejecución, para lograr invertir realmente, tanto a
nivel global como nacional, antes del 2015, la tendencia actual de pérdida de
recursos medioambientales: bosques, recursos pesqueros, agua dulce, clima, suelo,
biodiversidad, ozono estratosférico, la acumulación de sustancias peligrosas y
otros indicadores importantes.”
Sostenibilidad medioambiental e igualdad
entre mujeres y hombres
La sostenibilidad medioambiental depende de la gestión del medio ambiente y de los
recursos naturales por parte de los hombres y mujeres en el ámbito local, así como de
las políticas nacionales y de la conducta empresarial. Una gestión eficaz depende de la
identificación precisa de los intereses complementarios y opuestos respecto al uso de los
43
recursos. Las diferencias y desigualdades entre mujeres y hombres son elementos
importantes para la identificación de intereses e incentivos para una gestión efectiva del
medio ambiente. Los miembros del CAD pueden ayudar a sus socios a incorporar estas
perspectivas en las iniciativas relacionadas con la gestión y regeneración
medioambiental, apoyando, entre otras, las siguientes actividades:
•
•
•
El desarrollo de procedimientos participativos de planificación que permitan
tanto a las mujeres como a los hombres manifestar sus puntos de vista y
preocupaciones, y que aumenten las oportunidades de participación en la toma
de decisiones en los ámbitos nacional y comunitario.
La formulación de políticas y programas que consideren tanto a las mujeres
como a los hombres como gestores, productores y consumidores de los recursos
medioambientales.
El desarrollo y uso de metodologías de valoración medioambiental que
reconozcan los distintos papeles, responsabilidades, oportunidades y limitaciones
de la mujer y del hombre en la gestión de los recursos naturales en los ámbitos
doméstico y comunitario.
44
Anexo 1
La igualdad entre mujeres y hombres:
hacia un desarrollo sostenible centrado en la persona
La Reunión de Alto Nivel del Comité de Ayuda al Desarrollo de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos, celebrada en mayo de 1995, estableció la
igualdad entre mujeres y hombres como meta fundamental del desarrollo y de los
esfuerzos de ayuda al desarrollo. A continuación se presenta un resumen de los
principios e imperativos generales enumerados por el CAD.
Un nuevo consenso
Existe la idea cada vez más extendida de que para lograr un desarrollo sostenible
centrado en la persona es esencial avanzar hacia la igualdad de los papeles femeninos y
masculinos. Este consenso se basa en numerosas evidencias:
•
•
•
Invertir en la educación de las jóvenes producirá posiblemente mayor
rentabilidad que cualquier otra inversión.
Las mujeres se encuentran entre las personas más afectadas por los problemas
originados por la pobreza. Está claro que como agentes económicos son también
un elemento clave para disminuir la pobreza y mejorar la eficacia de los
programas de ajuste estructural.
Debido al importante papel que desempeñan las mujeres como gestoras de los
recursos naturales, su participación activa en la planificación medioambiental es
condición esencial para el éxito de los esfuerzos por proteger y hacer un uso
sostenible del medio ambiente.
Para hacer realidad estas reflexiones, es necesario cambiar radicalmente de óptica:
•
•
Siguen siendo tan necesarias como siempre actuaciones concretas encaminadas a
potenciar el papel de la mujer en el desarrollo, pero hay que ampliar el enfoque
para comprender los papeles tanto de la mujer como del hombre y sus
responsabilidades, necesidades y acceso a los recursos y toma de decisiones,
además de las relaciones sociales entre mujeres y hombres.
Resulta cada vez más evidente la importancia de prestar atención a los papeles
masculinos y al grado y forma de control que ejerce el hombre respecto a los
recursos y la toma de decisiones. Por ejemplo, en el ámbito de la salud sexual,
reproductiva y de la población, es obvio que centrarse exclusivamente en la
mujer no es suficiente.
45
•
Por tanto, es fundamental centrarse en las actitudes y en el comportamiento
masculino para atacar las causas y no solamente los síntomas de los problemas
de la mujer en los ámbitos económicos y sociales.
En la última década, los países en desarrollo experimentaron importantes cambios en la
toma de conciencia y en la adopción de nuevos enfoques. Hoy en día, la mayoría de
estos países cuenta con:
•
•
•
Políticas nacionales sobre Mujer y Desarrollo.
Grupos dinámicos de defensa de los derechos de la mujer e instituciones de
investigación que trabajan sobre temas de igualdad entre mujeres y hombres.
Visiones y prioridades locales cada vez más definidas.
El logro de la igualdad entre mujeres y hombres será una estrategia clave en el
marco de las Naciones Unidas durante el próximo decenio:
•
•
•
•
Los temas de género han sido reconocidos como indicadores y fundamentos del
desarrollo social y económico eficaz en las conferencias de las Naciones Unidas
sobre medio ambiente (1992), derechos humanos (1993), población y desarrollo
(1994) y desarrollo social (1995).
La IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre las Mujeres: Acción
para la Igualdad, Desarrollo y Paz (1995), en Pekín, brinda la oportunidad de
desarrollar un conjunto coherente de estrategias acordadas internacionalmente y
que deben plasmar las orientaciones concretas a seguir para lograr las metas
fijadas por las anteriores conferencias de las Naciones Unidas.
La Plataforma para la Acción de Pekín pone el énfasis en el poder compartido y
en unas relaciones más equitativas entre mujeres y hombres como condiciones
políticas, sociales y económicas esenciales para el desarrollo sostenible centrado
en la persona.
Las redes —que suponen nuevas asociaciones entre mujeres del norte y del sur—
han contribuido de forma importante a la preparación y dirección de estas
Conferencias internacionales que indican las prioridades de acción.
Las consecuencias para los organismos
de cooperación al desarrollo de la igualdad entre
mujeres y hombres como objetivo estratégico
La igualdad entre mujeres y hombres, como objetivo estratégico del desarrollo
sostenible centrado en la persona, implica un enfoque más amplio del tema de Mujer y
Desarrollo que el adoptado hasta ahora, tanto por los gobiernos como por los
organismos de ayuda. Aun continuando con los esfuerzos por integrar a las mujeres en
el desarrollo, el objetivo de la igualdad entre mujeres y hombres reconoce la necesidad
fundamental de que mujeres y hombres, trabajando juntos en condiciones de igualdad,
asuman la responsabilidad de definir la agenda para el desarrollo, fijar la visión y metas,
y elaborar estrategias.
46
•
•
•
•
Esto supone transformar la agenda para el desarrollo para incluir las visiones,
intereses y necesidades tanto de la mujer como del hombre.
Las estrategias de la próxima década han de identificar las diferencias
estructurales y posibles desequilibrios entre los sexos, y las causas estructurales
de las desigualdades entre hombres y mujeres.
Es igualmente importante identificar las raíces culturales de las desigualdades
entre los sexos.
Esto supondrá reconocer en las actividades económicas las distorsiones
fundamentales basadas en el sexo y tomar medidas para remediarlas,
promoviendo una participación mayor y equitativa de las mujeres en la gestión
pública y en la sociedad civil, y defendiendo el respeto a los derechos humanos
de la mujer.
La adopción de la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo estratégico
supone un cambio de enfoque, de modo que en lugar de considerarse como un
“tema de mujeres” se perciba como una cuestión esencial para la sociedad:
•
•
•
•
•
•
Todos los actores, tanto hombres como mujeres, deben compartir la
responsabilidad de luchar por la igualdad entre mujeres y hombres.
En el seno de las instituciones y organizaciones, esto supone pasar de considerar
la igualdad entre mujeres y hombres como responsabilidad de un grupo reducido
de especialistas, en su mayor parte mujeres especializadas en ciencias sociales, a
identificar las responsabilidades de analistas, planificadores, gestores de políticas
y personal encargado de los programas, incluyendo economistas y técnicos.
Esto sólo puede lograrse si los cuadros directivos apuestan firmemente por la
igualdad entre mujeres y hombres y desarrollan métodos que garanticen la
responsabilidad del personal y de los consultores.
Seguirán siendo necesarios los especialistas en temas de género, pero hay que
modificar su papel, orientándolo hacia las funciones catalizadora, consultiva y de
apoyo.
Será esencial profundizar en el análisis de género, metodologías de planificación
e indicadores cualitativos de impacto para lograr la igualdad entre mujeres y
hombres.
Esto requiere, a su vez, una mejor estructuración de enfoques “centrados en la
persona” dentro del pensamiento sobre el desarrollo, integrando los análisis
socioculturales y económicos.
Resulta fundamental la adopción de disposiciones institucionales y financieras
adecuadas para alcanzar el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres:
•
•
En el seno de los organismos de ayuda al desarrollo, se requiere compartir más
ampliamente las tareas y la responsabilidad respecto a la igualdad entre mujeres
y hombres, así como un mayor número de especialistas en temas de género que
proporcionen los consejos y el apoyo necesarios.
Es indispensable aumentar los recursos financieros para desarrollar las
metodologías e instrumentos necesarios y para asegurar que el personal de los
organismos disponga de los conocimientos requeridos.
47
Los miembros del CAD han realizado ya una labor considerable en la innovación del
análisis y en la elaboración de políticas y programas, así como en el ámbito
institucional. Esta labor está documentada en la Valoración de los Programas y Políticas
de los miembros del CAD en materia de Mujer y Desarrollo, elaborada por el Grupo de
Expertos del CAD sobre la Evaluación de la Ayuda. Pueden seguir siendo pioneros en el
diseño y ejecución de compromisos respecto a la participación de la mujer en el
desarrollo.
Consecuencias para las políticas
Hasta ahora, los temas de género han sido tratados con mayor eficacia en la elaboración
de proyectos que en la formulación de políticas y programas:
•
•
•
Se ha centrado la atención en ajustar el diseño de los proyectos para incorporar
temas de género, o para atenuar los efectos negativos después de haber tomado
las decisiones cruciales sobre prioridades, asignación de recursos y tipos de
intervención.
Sin embargo, los importantes logros de los miembros del CAD al tratar el tema
de género hasta la fecha deben constituir una base sólida para abordar las
políticas a realizar y los programas a formular en el futuro.
Podría conseguirse un mayor fortalecimiento de las capacidades de los
organismos en estos aspectos mediante una redistribución de los presupuestos
técnicos y de formación.
Es importante corregir aquellas debilidades metodológicas de la cooperación para el
desarrollo que impiden prestar una atención adecuada y eficaz a la mujer en los temas de
desarrollo y género. Se trata principalmente de:
•
•
•
La tendencia persistente a definir la cooperación para el desarrollo en términos
técnicos, económicos o sectoriales estrechos.
El papel insuficiente de los aspectos socioculturales.
La perjudicial separación entre los análisis sociales y los económicos.
Hay que reconocer las importantes aportaciones del enfoque de género hasta el
presente y desarrollarlas:
•
•
En cuanto a los proyectos, el enfoque de género ha dado lugar a considerables
innovaciones en las técnicas de análisis de poblaciones objetivo en sus contextos
socioeconómicos, así como en las metodologías para impulsar su consulta y
participación.
Los trabajos que incorporan la perspectiva de género han estado a la vanguardia
de los esfuerzos emprendidos para tratar los aspectos socioeconómicos y
humanos del desarrollo, y han contribuido de manera significativa a la
sensibilización y a la mejora del conocimiento de estos temas.
48
El diálogo sobre políticas se emplea cada vez más para promover las grandes
cuestiones como la reestructuración económica, el desarrollo participativo y el
buen gobierno, y el fortalecimiento de capacidades:
•
•
•
La inclusión de género y mujer entre los temas de desarrollo en este nivel de
consultas es un nuevo modo de centrar la atención en estas cuestiones, tanto en
la elaboración de políticas nacionales como para lograr que se preste suficiente
atención a la igualdad entre mujeres y hombres tras las conferencias
internacionales importantes.
El objetivo global de la igualdad entre mujeres y hombres debe reflejarse en el
enfoque de la ayuda por programas, por ejemplo en el análisis de posibles
políticas de reestructuración económica.
El diálogo y la programación sobre el fortalecimiento de las instituciones y el
desarrollo de capacidades nacionales deben acompañarse de los conocimientos
necesarios para identificar y satisfacer las necesidades específicas de los dos
sexos y para reducir las desigualdades entre hombres y mujeres.
La Reunión de Alto Nivel del CAD aprobó los siguientes objetivos para los
organismos de ayuda al desarrollo de los miembros del CAD:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Apoyar la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo estratégico global
para potenciar el papel de la mujer y, por tanto, el desarrollo sostenible centrado
en la persona.
Renovar el énfasis en los aspectos socioculturales del desarrollo y en la
necesidad general de un enfoque más centrado en la persona que integre los
análisis sociales, económicos y políticos.
Reexaminar el impacto en la mujer de otras formas de cooperación que no
sean proyectos, como la ayuda sectorial por programas, los ajustes estructurales
y el examen del gasto público.
Incorporar las consecuencias del enfoque de género en los análisis, políticas y
estrategias nacionales y sectoriales.
Conceder un papel importante a estos principios, tanto en los ámbitos
tradicionales de cooperación como en los nuevos, en particular, en el
desarrollo participativo y el buen gobierno, los derechos humanos y la resolución
de conflictos.
Ayudar a los socios a fortalecer su capacidad institucional para incorporar
acciones encaminadas a favorecer a la mujer y para desarrollar nuevos
instrumentos que permitan luchar por la igualdad entre mujeres y hombres.
Intensificar el diálogo sobre políticas con los socios.
Centrarse en las capacidades de las comunidades locales para identificar
prioridades de género y apoyar acciones conjuntas con los organismos de ayuda.
Hacer hincapié en el desarrollo del conocimiento sobre estas cuestiones, la
responsabilidad de la dirección, la rendición de cuentas y la adecuada
supervisión y elaboración de informes. Ello podría suponer aumentar los
compromisos financieros y replantear las funciones y responsabilidades de cada
cargo para incluir criterios de género.
49
Las consecuencias para el CAD
Como foro de consulta para la elaboración de políticas y para analizar la calidad y
eficacia de las asociaciones para el desarrollo, el CAD puede jugar un papel principal en
la promoción de la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo estratégico de la
cooperación para el desarrollo.
Hasta ahora, las consultas e iniciativas en materia de igualdad entre mujeres y hombres
han sido llevadas a cabo bajo los auspicios del Grupo de Expertos sobre Mujer y
Desarrollo. El Grupo de Expertos ha asumido la responsabilidad de asegurar que el
CAD, sus órganos subsidiarios (el Grupo de Trabajo sobre Aspectos Financieros de la
Ayuda al Desarrollo, el Grupo de Trabajo sobre Problemas Estadísticos, el Grupo de
Trabajo sobre Ayuda al Desarrollo y Medio Ambiente, el Grupo de Expertos sobre la
Evaluación de la Ayuda, el Grupo de Trabajo Ad Hoc sobre Desarrollo Participativo y
Buen Gobierno) y el Secretariado sean conscientes de las cuestiones de género
relacionadas con sus deliberaciones sobre políticas y temas sectoriales y dispongan de
los recursos necesarios para tratarlas.
El establecimiento de la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo
estratégico global
•
•
Hará recaer la responsabilidad sobre el mismo CAD, sus órganos subsidiarios y
el Secretariado.
Para el Grupo de Expertos sobre Mujer y Desarrollo significará un nuevo papel
de catalizador, asesor y de apoyo.
La Reunión de Alto Nivel aprobó las medidas y principios que han de guiar al CAD en
el establecimiento de las prioridades de género e igualdad entre mujeres y hombres
como objetivo estratégico del desarrollo. El CAD elaborará un plan de género para
incorporar de forma sistemática las cuestiones de género en su labor.
El Plan de género:
•
•
•
•
Especificará los pasos, calendarios, responsabilidades, recursos y plazos
necesarios para tratar las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres, por
ejemplo, en la elaboración de políticas, en el proceso de examen de la ayuda, en
el desarrollo de principios y prácticas, y en los informes estadísticos.
Llevará a todos los órganos subsidiarios del CAD a revisar sus mandatos y
programas de trabajo teniendo en cuenta el objetivo de igualdad entre mujeres y
hombres.
Asegurará, de acuerdo con las especificaciones del Plan de género, que las
reuniones del CAD sobre temas de actualidad y sectoriales dispongan de los
análisis substantivos necesarios para suscitar la atención suficiente a las
cuestiones de género.
Permitirá a los organismos de ayuda al desarrollo de los miembros del CAD, en
el transcurso de su trabajo, realizar consultas sobre las consecuencias de la
Conferencia y Plataforma para la Acción de Pekín, incluyendo las disposiciones
institucionales y financieras.
50
•
Conducirá a una revisión de los Principios Rectores del CAD para Mujer y
Desarrollo, basada en los resultados de la valoración del CAD, las enseñanzas
adquiridas y la Conferencia de Pekín.
Conclusiones
El marco de políticas del CAD y de sus miembros descrito en las páginas anteriores
refleja la opinión cada vez más generalizada a nivel internacional de que la igualdad
entre mujeres y hombres, incluyendo la atención específica a las mujeres en el
desarrollo, es indispensable para lograr el desarrollo sostenible centrado en la persona.
El CAD puede seguir enseñando el camino a los organismos dedicados a la cooperación
para el desarrollo y proporcionando mecanismos para movilizar y apoyar los esfuerzos
de sus miembros. Al promover la cuestión de la igualdad entre mujeres y hombres, el
CAD pretende prestar un apoyo concreto a sus miembros y a sus socios, y sentar unas
bases sólidas para las acciones concretas encaminadas a dar una continuidad a la
Conferencia de Pekín. El CAD subraya la importancia de llevar a cabo esta misión
mediante nuevas y duraderas asociaciones con los países en desarrollo.
51
Anexo 2
La Declaración de Pekín4
1.
Nosotros, los Gobiernos que participamos en la IV Conferencia Mundial sobre
las Mujeres;
2.
Reunidos en Pekín en septiembre de 1995, año del cincuentenario de la
fundación de las Naciones Unidas;
3.
Decididos a promover los objetivos de igualdad, desarrollo y paz para todas las
mujeres del mundo, en interés de toda la humanidad;
4.
Reconociendo las aspiraciones de las mujeres del mundo entero y teniendo en
cuenta la diversidad de las mujeres y de sus funciones y circunstancias,
rindiendo homenaje a las mujeres que han allanado el camino, e inspirados por la
esperanza que reside en la juventud del mundo;
5.
Reconocemos que la situación de las mujeres ha experimentado avances en
algunos aspectos importantes en el último decenio, pero también que este
progreso no ha sido homogéneo, que persisten las desigualdades entre mujeres y
hombres y que sigue habiendo obstáculos importantes que entrañan graves
consecuencias para el bienestar de todos los pueblos;
6.
Reconocemos asimismo que esta situación se ha visto agravada por una creciente
pobreza, que afecta a la vida de la mayoría de la población mundial, en particular
a mujeres y a niñas y niños, y que tiene sus orígenes en el ámbito nacional y en
el ámbito internacional;
7.
Nos comprometemos sin reservas a combatir estas limitaciones y obstáculos y a
promover así el avance y el empoderamiento de las mujeres en todo el mundo y
convenimos en que esta tarea exige una acción urgente, con espíritu decidido, de
esperanza, cooperación y solidaridad, ahora con la vista puesta en el próximo
siglo.
Reafirmamos nuestro compromiso de:
8.
Defender la igualdad de derechos y la dignidad humana inherente de mujeres y
hombres, así como los demás propósitos y principios consagrados en la Carta de
4
Por considerar conveniente la coherencia terminológica entre esta Declaración y los dos documentos del
CAD ahora editados en castellano, para la presente traducción, realizada a partir del texto en inglés, se han
tenido en cuenta los aciertos y las mejores opciones de las versiones de las Naciones Unidas y, sobre todo,
del Instituto de la Mujer.
52
las Naciones Unidas, en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en
otros instrumentos internacionales de derechos humanos, en particular, la
Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra
las Mujeres y la Convención sobre los Derechos de Niñas y Niños, así como la
Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y la
Declaración sobre el Derecho al Desarrollo;
9.
Garantizar la plena aplicación de los derechos humanos de las mujeres y las
niñas como una parte inalienable, integral e indivisible de todos los derechos
humanos y libertades fundamentales;
10.
Construir sobre el consenso y los progresos alcanzados en anteriores
conferencias y cumbres de las Naciones Unidas: sobre las Mujeres, celebrada en
Nairobi en 1985; sobre la Infancia, celebrada en Nueva York en 1990; sobre el
Medio ambiente y el desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992; sobre los
Derechos humanos, celebrada en Viena en 1993; sobre la Población y el
Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994; y en la Cumbre Mundial sobre
Desarrollo social, celebrada en Copenhague en 1995, con el objetivo de lograr la
igualdad, el desarrollo y la paz;
11.
Conseguir la aplicación plena y efectiva de las Estrategias de Nairobi Orientadas
hacia el Futuro para el Avance de las Mujeres;
12.
Promover el empoderamiento y el avance de las mujeres, incluyendo el derecho
a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religión y de creencias, lo que
contribuye a la satisfacción de las necesidades morales, éticas, espirituales e
intelectuales de las mujeres y de los hombres, individualmente o en comunidad
con otras personas, por lo que les garantiza la posibilidad de realizar su pleno
potencial en la sociedad, configurando sus vidas de acuerdo con sus propias
aspiraciones.
Estamos convencidos de que:
13.
El empoderamiento de las mujeres y su plena participación en condiciones de
igualdad en todas las esferas de la sociedad, incluyendo la participación en los
procesos de toma de decisiones y el acceso al poder, son fundamentales para el
logro de la igualdad, el desarrollo y la paz;
14.
Los derechos de la mujer son derechos humanos;
15.
La igualdad de derechos, de oportunidades y de acceso a los recursos, el reparto
igualitario de las responsabilidades respecto de la familia y una relación
armoniosa entre hombres y mujeres son indispensables, tanto para su bienestar y
el de sus familias, como para la consolidación de la democracia;
16.
La erradicación de la pobreza basada en el crecimiento económico sostenido, en
el desarrollo social, en la protección del medio ambiente y en la justicia social,
requiere la participación de las mujeres en el desarrollo económico y social, la
igualdad de oportunidades y la participación plena y en pie de igualdad de
53
mujeres y hombres en calidad de agentes y de beneficiarios de un desarrollo
sostenible centrado en la persona;
17.
El reconocimiento explícito y la reafirmación del derecho de todas las mujeres a
controlar todos los aspectos de su salud, en particular su propia fecundidad, es
básico para su empoderamiento;
18.
La paz local, nacional, regional y mundial es alcanzable y está inextricablemente
vinculada al avance de las mujeres, las cuales son una fuerza fundamental para el
liderazgo, la resolución de conflictos y la promoción de una paz duradera a todos
los niveles;
19.
Es esencial diseñar, aplicar y hacer el seguimiento, con la plena participación de
las mujeres, de políticas y programas eficaces, eficientes y que se refuercen entre
sí desde una perspectiva de género, incluyendo las políticas y programas de
desarrollo, y a todos los niveles, para favorecer el empoderamiento y el avance
de las mujeres;
20.
La participación y contribución de todos los agentes de la sociedad civil, en
particular de los grupos de mujeres, las redes y otras organizaciones no
gubernamentales y organizaciones populares, con pleno respeto de su autonomía
y en cooperación con los gobiernos, son importantes para una aplicación y
seguimiento eficaces de la Plataforma para la Acción;
21.
La aplicación de la Plataforma para la Acción requiere el compromiso de los
gobiernos y de la comunidad internacional. Al asumir compromisos de acción a
escala nacional e internacional, incluidos los asumidos en la Conferencia, los
Gobiernos y la comunidad internacional reconocen la necesidad de tomar
medidas prioritarias para el avance y el empoderamiento de las mujeres.
Estamos decididos a:
22.
Intensificar los esfuerzos y las acciones para conseguir, antes de que termine el
siglo, las metas de las Estrategias de Nairobi Orientadas hacia el Futuro para el
Avance de las Mujeres;
23.
Garantizar a las mujeres y a las niñas el pleno disfrute de todos los derechos
humanos y libertades fundamentales y tomar medidas eficaces contra las
violaciones de estos derechos y libertades;
24.
Adoptar todas las medidas que sean necesarias para eliminar todas las formas de
discriminación contra las mujeres y niñas y suprimir todos los obstáculos para la
igualdad entre mujeres y hombres y para el avance y el empoderamiento de las
mujeres;
25.
Alentar a los hombres para que participen plenamente en todas las acciones
encaminadas hacia la igualdad;
54
26.
Promover la independencia económica de las mujeres, incluyendo el empleo, y
erradicar la persistente y cada vez mayor carga de la pobreza que recae sobre las
mujeres, combatiendo las causas estructurales de esta pobreza mediante cambios
en las estructuras económicas, garantizando la igualdad de acceso para todas las
mujeres, como agentes vitales del desarrollo —incluidas las de las zonas
rurales— a los recursos productivos, a las oportunidades y a los servicios
públicos;
27.
Promover un desarrollo sostenible centrado en la persona, incluyendo el
crecimiento económico sostenido, a través de la enseñanza básica, de la
educación permanente, de la alfabetización y capacitación y de la atención
primaria de la salud para niñas y mujeres;
28.
Adoptar medidas positivas con el fin de garantizar la paz para el avance de las
mujeres y, reconociendo la función rectora que han desempeñado las mujeres en
el movimiento en pro de la paz, trabajar activamente hacia el desarme general y
completo bajo control internacional estricto y eficaz, y apoyar las negociaciones
para la concertación, sin demora, de un tratado de alcance universal de
prohibición de los ensayos nucleares, verificable multilateral y eficazmente, que
contribuya al desarme nuclear y a la prevención de la proliferación de las armas
nucleares en todos sus aspectos;
29.
Prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas;
30.
Garantizar la igualdad de acceso y la igualdad de trato de hombres y mujeres en
la educación y la atención a la salud y promover tanto la salud sexual y
reproductiva de las mujeres como su educación;
31.
Promover y proteger todos los derechos humanos de las mujeres y de las niñas;
32.
Intensificar los esfuerzos para garantizar el disfrute, en condiciones de igualdad,
de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, a todas las mujeres y
las niñas que se enfrentan con múltiples barreras para su empoderamiento y
avance por factores tales como la raza, la edad, el idioma, el origen étnico, la
cultura, la religión o la discapacidad, o porque son población indígena;
33.
Garantizar el respeto del derecho internacional, incluido el derecho humanitario,
a fin de proteger a las mujeres y a las niñas en particular;
34.
Desarrollar el pleno potencial de las niñas y de las mujeres de todas las edades,
garantizar su plena participación, en condiciones de igualdad, en la construcción
de un mundo mejor para todas las personas y promover su papel en el proceso de
desarrollo.
Estamos decididos a:
35.
Garantizar el acceso de las mujeres en condiciones de igualdad a los recursos
económicos, incluidos la tierra, el crédito, la ciencia y la tecnología, la formación
profesional, la información, las comunicaciones y los mercados, como medio
55
para promover el avance y el empoderamiento de las mujeres y niñas, incluso
mediante el aumento de su capacidad para disfrutar de los beneficios de la
igualdad de acceso a esos recursos, para lo que se recurrirá, entre otros medios, a
la cooperación internacional;
36.
Garantizar el éxito de la Plataforma para la Acción, lo cual exigirá un fuerte
compromiso de los Gobiernos y de las organizaciones e instituciones
internacionales a todos los niveles. Estamos firmemente convencidos de que el
desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente
son elementos interdependientes y sinérgicos del desarrollo sostenible, que es el
marco de nuestros esfuerzos para lograr una mejor calidad de vida para todas las
personas. Un desarrollo social equitativo que reconozca el empoderamiento de
las personas pobres —en particular de las mujeres que viven en la pobreza—
para utilizar los recursos ambientales de manera sostenible, es una base necesaria
del desarrollo. Reconocemos también que el crecimiento económico sostenido de
base amplia, en el contexto del desarrollo sostenible, es necesario para apoyar el
desarrollo social y la justicia social. El éxito de la Plataforma para la Acción
también requerirá una movilización adecuada de recursos para el avance de las
mujeres, tanto a escala nacional como internacional, así como recursos nuevos y
adicionales para los países en desarrollo procedentes de todos los mecanismos de
financiación disponibles, incluidas las fuentes multilaterales, bilaterales y
privadas; recursos financieros para fortalecer la capacidad de las instituciones
nacionales, subregionales, regionales e internacionales; el compromiso de lograr
la igualdad de derechos, la igualdad de responsabilidades y la igualdad de
oportunidades, así como la igualdad de participación de las mujeres y los
hombres en todos los órganos y procesos de determinación de políticas a escala
nacional, regional e internacional; el establecimiento o fortalecimiento de
mecanismos en todos los niveles para rendir cuentas a las mujeres del mundo;
37.
Garantizar también el éxito de la Plataforma para la Acción en los países con
economías en transición, lo que exigirá cooperación y asistencia internacionales
constantes;
38.
Por la presente, adoptamos y nos comprometemos en calidad de Gobiernos a
aplicar la siguiente Plataforma para la Acción, garantizando que en todas
nuestras políticas y programas quede reflejada la perspectiva de género. Instamos
al sistema de las Naciones Unidas, a las instituciones financieras regionales e
internacionales, así como a las demás instituciones regionales e internacionales
relevantes, a todas las mujeres y todos los hombres, así como a las
organizaciones no gubernamentales, con pleno respeto de su autonomía, y a
todos los sectores de la sociedad civil a que, en cooperación con los Gobiernos,
se comprometan plenamente y contribuyan a la aplicación de esta Plataforma
para la Acción.
56
Guía del CAD
de conceptos y enfoques
relativos a la igualdad
entre mujeres y hombres
57
Introducción
El Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y Desarrollo (que en 1998 cambió su
nombre a Grupo de Trabajo sobre Igualdad entre Mujeres y Hombres) ha elaborado una
serie de directrices prácticas para promover las metas identificadas por el Comité de
Ayuda al Desarrollo5de la OCDE y por la Plataforma para la Acción de Pekín (1995) en
materia de igualdad entre mujeres y hombres y de empoderamiento de la mujer. Las
Directrices del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres y el empoderamiento de
la mujer en la cooperación para el desarrollo (1998) se inspiran en las enseñanzas de la
experiencia e incorporan ejemplos ilustrativos de una mayor eficiencia, eficacia y
coherencia en la cooperación para el desarrollo. En el transcurso de la elaboración de las
Directrices, los autores desarrollaron una valiosa colección de definiciones de conceptos
y enfoques clave que permitirán al lector orientar y profundizar su comprensión de las
cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres y de las formas de abordarlas. Estos
conceptos han sido recogidos en la presente Guía del CAD de conceptos y enfoques
relativos a la igualdad entre mujeres y hombres.
Este documento consta de dos secciones básicas. La primera contiene varios
comentarios ordenados por temas y en orden alfabético. Cada entrada está dividida en
tres epígrafes:
Comentario
Breve presentación de las principales cuestiones y temas de reflexión.
Ver también
Enumeración de otros temas relevantes de la Guía de conceptos.
Referencias
Lista de documentos incluida para animar a los lectores a la consulta de la literatura
especializada, que no cesa de aumentar, publicada por defensores de la igualdad entre
mujeres y hombres, profesores universitarios y por los propios organismos de
cooperación para el desarrollo. Hemos restringido la lista de referencias para incluir
únicamente fuentes ya publicadas y aquéllas a las que se pueda tener acceso a través de
los miembros del CAD.
La segunda sección proporciona una lista de referencias, ordenadas según los temas, y
sin ningún comentario.
Esta Guía, sin embargo, no es exhaustiva y las listas de referencias son meramente
indicativas. Puede haber documentos que no figuren en las listas aquí elaboradas.
5
Esta publicación está disponible en: http://www.oecd.org/dac.
58
Sección I
Comentarios y referencias
59
El análisis institucional desde
la perspectiva de género
Comentario
Cuestiones
La capacidad de las instituciones (ministerios, organizaciones para-estatales, ONG, etc.)
para incorporar una perspectiva de igualdad en su trabajo es uno de los pilares de las
estrategias de integración. No obstante, las iniciativas de cooperación para el desarrollo
han pasado por alto la capacidad de las instituciones para tener en consideración el
análisis de género a la hora de realizar su labor, o se han limitado a incrementar el
número de mujeres en puestos directivos. Aunque el fortalecimiento institucional es, en
la actualidad, uno de los objetivos principales de muchos proyectos de cooperación para
el desarrollo, fortalecer la capacidad de las instituciones para que apoyen los objetivos
de igualdad en contadas ocasiones es una prioridad.
En los últimos años, los analistas han centrado su atención en tratar de comprender las
instituciones y organismos desde una perspectiva de género (por ejemplo, Goetz (1995a)
y Calás y Smircich (1996)), examinando las maneras en las que las relaciones entre
mujeres y hombres influyen en la propia constitución de las instituciones y el hecho de
que las instituciones continúan elaborando políticas y programas que no reconocen las
necesidades de la mujer. Queda por determinar en detalle las consecuencias de estos
análisis para las iniciativas de cooperación para el desarrollo.
Las relaciones entre mujeres y hombres en el seno las instituciones pueden verse
reflejadas en el orden práctico o físico, en el estilo de gestión, en la ideología organizativa y
en la expresión del poder. En términos prácticos, estas relaciones podrían haberse
establecido conforme a la medida en que los intereses y características de las personas y
grupos sociales que conformaron tales instituciones en el momento de su constitución
reflejasen sus necesidades y capacidades físicas y sociales. El monopolio real y físico
ejercido por el hombre sobre los espacios de organización públicos implica que las pautas
del trabajo cotidiano se estructuren en función de sus necesidades y capacidades físicas. En
particular, su capacidad para lograr una relativa liberación del cuidado de los hijos y de las
responsabilidades domésticas. Goetz (1995:5).
De la preocupación por la igualdad surgen dos cuestiones básicas que hay que
plantear con relación a las instituciones:
•
•
¿Tiene la institución la capacidad para valorar todos sus programas, políticas y
normas desde la perspectiva de género? (En otras palabras, ¿puede valorar el
distinto impacto que su política tiene sobre mujeres y hombres e intentar reducir
las desigualdades de género?)
¿Cuál es el perfil de las mujeres y los hombres que ocupan puestos directivos?
(¿Hay igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres en cuanto a
empleo, formación, promoción y prestaciones? ¿Hay medidas concretas para
60
promocionar a las mujeres y aumentar su participación en los puestos de alta
dirección?)
Temas a explorar
A la hora de tratar de comprender la capacidad de las instituciones para incorporar
objetivos de igualdad en su trabajo y de fortalecer esa capacidad, es importante tener en
cuenta los siguientes temas:
•
•
Los estatutos de la institución y su ámbito de trabajo. Es necesario establecer
unos vínculos claros y explícitos entre el ámbito de actuación de la institución y
el objetivo de igualdad entre mujeres y hombres. Muchos responsables de la
elaboración de políticas dan por sentado que su trabajo es neutro en cuanto a
género y que tendrá el mismo impacto en todas las personas. No son capaces de
ver la superposición entre sus objetivos (incrementar la productividad de los
cultivos, desarrollar una política fiscal o construir una infraestructura de
transportes) y las desigualdades entre mujer y hombre. Las personas que trabajan
en una institución específica deben ser conscientes de cómo y por qué la
igualdad es un asunto relevante en su área de especialización.
Historia y cultura de la organización. Las normas que guían el
funcionamiento de la institución, tanto formales como no formales, son
importantes. Una política dirigida a cambiar las prioridades del personal en su
trabajo para incorporar consideraciones de igualdad tiene pocas posibilidades de
ser eficaz si no se respetan las políticas en general. Algunos de los factores que
podrían incrementar las posibilidades de éxito en la integración de las
consideraciones de igualdad son:
– Flexibilidad y una actitud abierta ante las nuevas ideas en general.
– Voluntad de cambiar y de incorporar las aportaciones de los diversos sectores
de la población.
– Estructuras de responsabilidad dentro de la institución que aseguren que el
personal cumpla con las directrices políticas de la misma.
– Reconocimiento y valoración de gran variedad de aptitudes profesionales (por
ejemplo, la institución está dotada de personal, al que considera necesario,
especializado en el análisis social, además de personal experto en ingeniería o
medicina).
•
Conocer al personal. Es importante saber a nivel general quién trabaja y qué
puesto
ocupa en la institución —tanto para comprender la situación como
para facilitar los cambios—. ¿Tienen todos los altos directivos la misma edad,
antecedentes y puntos de vista? ¿Cuál sería la mejor forma de ayudarles a
comprender las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres relacionadas con
su trabajo? ¿Hay una fuente potencial de “innovadores” que podrían estar a la
cabeza de los esfuerzos por dar más relieve a las cuestiones de igualdad entre
mujeres y hombres? ¿Qué nuevos conocimientos especializados serían de mayor
utilidad para cada persona en cada puesto concreto? ¿Podrían adquirirlos los
empleados con los que ya cuenta el organismo o habría que contratar a personal
nuevo?
61
•
•
Procedimientos y rutinas organizativos. Una lección clave aprendi da de los
recientes estudios sobre las iniciativas de igualdad dentro de los organismos de
cooperación para el desarrollo es que las buenas prácticas en materia de
desarrollo —tales como una buena planificación, unos procedimientos sólidos de
supervisión y de elaboración de informes, la consulta con los grupos objetivo—
apoyarán, en el mejor de los casos, la integración de objetivos de igualdad entre
mujeres y hombres y, cuando menos, crearán un entorno donde la integración sea
más probable. Por ello es importante comprender las normas y procedimientos
de la organización. También es importante comprobar si existe o no suficiente
flexibilidad para modificar los procedimientos rutinarios de modo que los
objetivos de igualdad puedan lograrse con mayor facilidad.
Entorno y presiones externas. Cada institución tiene un margen de maniobra
distinto y su propia independencia del entorno político general. Por ejemplo, un
ministerio de planificación central o un ministerio de economía tienen, por lo
general, más “poder” dentro de la estructura política que un ministerio creado
para ocuparse de los problemas medioambientales. Algunas instituciones poseen
mayor flexibilidad para actuar, mientras otras son más influenciables por las
presiones externas.
La experiencia demuestra que, para suscitar interés en las cuestiones de igualdad en el
seno de las instituciones, no basta con impartir un pequeño curso para personal
seleccionado. Será necesario esforzarse por comprender la actividad de la organización
y su funcionamiento con el fin de identificar los puntos de acceso, y desarrollar
estrategias para asegurar que las consideraciones de igualdad entre mujeres y hombres
formen parte de la rutina diaria.
Ver también
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
El compromiso de plena integración de la perspectiva de género en la Plataforma para
la Acción de Pekín.
Referencias
CALÁS, M.B. Y SMIRCICH, L. (1996); “From the ‘Woman’s’ Point of View:
Feminist Approaches to Organization Studies”, Handbook of Organizational Studies. S.
Clegg, C. Hardy y W. Nord (eds.). Sage. Londres.
GOETZ, A.M. (1995); “Introduction-Institutionalizing women’s interests and gendersensitive accountability in development”, IDS Bulletin 26(3):1-10.
GOETZ, A.M. (ed.) (1995a); “Getting Institutions Right for Women in De velopment”,
IDS Bulletin 26(3).
GOETZ, A.M. (1992); “Gender and Administration” IDS Bulletin, 23(4).
KARDAM, N. (1995); “Conditions of Accountability for Gender Policy: the
Organizational, Political and Cognitive Contexts” Anne Marie Goetz (ed.) “Getting
Institutions
Right for Women in Development”, IDS Bulletin 26(3), julio.
62
STAUDT, K. (1990); “Gender Politics in Bureaucracy: Theoretical Issues in
Comparative Perspective”, Kathleen Staudt (ed.) Women, International Development
and Politics: The Bureaucratic Mire. Temple University Press. Filadelfia.
Ayuda por programas
Comentario
Definición del CAD de ayuda por programas
Los Principios del CAD para la ayuda por programas contienen la siguiente definición
6
de la ayuda por programas .
La característica general de la ayuda por programas es que no está vinculada a
actividades específicas de proyecto. Se han identificado cuatro grandes subcategorías de
ayuda por programas:
1.Ayuda general por programas. Ayuda por programas puesta a disposición de un país
en desarrollo, sin ser asignada a un sector determinado sino para fines generales del
desarrollo, como financiación de la balanza de pagos, apoyo general de tipo
presupuestario y ayuda en mercancías.
2. Ayuda sectorial por programas. Ayuda por programas orientada a un sector
económico o social específico, como agricultura, educación o desarrollo local.
3. Ayuda alimentaria por programas.
4. Condonación de deuda.
Iniciativas del CAD para reflejar el objetivo de igualdad en la ayuda por
programas
Los Principios del CAD para la ayuda por programas hacen referencia en varias
ocasiones a la relación entre este tipo de ayuda y las cuestiones políticas relativas a la
situación de la mujer (ver epígrafes 247(h), 258 y 263), pero no aconsejan cómo tratar
este tema en el diseño y puesta en práctica de la ayuda por programas.
Las Directrices del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres y el
empoderamiento de la mujer en la cooperación para el desarrollo definen el siguiente
enfoque para la ayuda por programas:
El diálogo entre los miembros del CAD y los países asociados sobre políticas incluye
tanto las discusiones formales como los contactos regulares, menos estructurados. Se
6
Véase, Manual de ayuda al desarrollo. Principios del CAD para una ayuda eficaz. OCDE/ MundiPrensa (1995). Madrid. Pág. 121.
63
recurre cada vez más al diálogo para promover las cuestiones fundamentales de las
políticas de cooperación al desarrollo. Este diálogo ofrece a los miembros del CAD un
medio importante para demostrar su compromiso con la igualdad entre mujeres y
hombres y para fomentar relaciones constructivas entre socios. En este contexto, los
miembros del CAD deben:
•
•
•
•
Emplear el diálogo sobre políticas para impulsar activamente la igualdad entre
mujeres y hombres.
Preparar el terreno para el diálogo sobre políticas, aunando esfuerzos con los
asociados para analizar el impacto de las iniciativas propuestas sobre la mujer y
sobre el hombre, y para identificar oportunidades de promover la igualdad entre
mujeres y hombres.
Asegurar que todos los puntos a tratar en el orden del día para el diálogo sobre
políticas incorporen aspectos de igualdad entre mujeres y hombres.
Alentar a los gobiernos nacionales a incluir en el diálogo sobre políticas
organizaciones femeninas y defensores de la igualdad entre mujeres y hombres.
Un equipo de trabajo del Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y Desarrollo está
examinando las formas de enfocar la incorporación de las cuestiones de género en la
ayuda por programas. Hay un breve resumen de las cuestiones que aborda este equipo
de trabajo y del seguimiento previsto en el artículo de Elson y McGee (1995), que
aparece en las referencias.
Bajo la supervisión del Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y Desarrollo, se están
preparando unos documentos de trabajo sobre informes económicos nacionales que
tengan en consideración factores de género, incluido uno sobre conceptos y fuentes, y
tres monografías sobre países, aplicando el marco definido.
Iniciativas llevadas a cabo a nivel nacional en los países asociados
Bajo la dirección de los ministros de la Commonwealth responsables de la Mujer, el
Secretariado de la Commonwealth está coordinando una iniciativa para desarrollar:
“... metodologías y herramientas analíticas específicas para generar presupuestos
nacionales, que serán posteriormente puestas a prueba en países específicos antes
de ser adoptadas definitivamente. Estas herramientas comprenderán una serie de
opciones políticas para la integración de la perspectiva de género en las políticas
y procedimientos presupuestarios nacionales.”
Las metodologías y herramientas analíticas se emplearán en las siguientes áreas: estudio
de beneficiarios (datos desagregados por sexo); análisis de impacto del gasto público
(datos desagregados por sexo); evaluación política del gasto público en función del
sexo; resúmenes presupuestarios desglosados por sexo; análisis desagregados por sexo
de las interacciones entre los presupuestos financieros y los estudios periódicos; y
políticas económicas a medio plazo que tengan en cuenta el sexo.
Esta iniciativa también incluirá el diálogo sobre políticas entre ministerios de finanzas,
planificación económica y de la mujer, ministerios claves en el gasto de fondos públicos
y otras partes interesadas. El resultado será estudiado por los ministros de Finanzas de la
64
Commonwealth. (Extracto de una declaración de la División de Género y Juventud del
Secretariado de la Commonwealth, Londres, Reino Unido).
Ver también
Formulación de políticas económicas (sección II).
Referencias
BAKKER, I. (1994); The Strategic Silence: Gender and Economic Policy. Zed Books
en colaboración con el North South Institute. (Disponible a través de Women, Ink.)
BANCO MUNDIAL (1993); Paradigm Postponed: Gender and Economic Adjustment
in Sub- Saharan Africa. Nota técnica, División de Recursos Humanos y Pobreza,
Departamento Técnico, África, Banco Mundial.
ELSON, D. (1993); “Gender-aware analysis and development economics”, Journal of
International Development 2(2):237-247.
ELSON, D., EVERS, B. Y GIDEON, J. (1996); Gender Aware Country Economic
Reports. Working Paper 1, Concepts and Sources. Elabo rado en apoyo al DAC/WID
Task Force on Gender Guidelines for Programme Aid and Other Forms of Economic
7
Policy Related Assistance. Borrador para comentarios. Noviembre .
ELSON, D Y MCGEE, R. (1995); “Gender equality, bilateral programme assistance and
structural adjustment: policy and procedures”, World Development 23(11):1987-1994.
PALMER, I. (1991); Gender and Population in the Adjustment of African Economies:
Planning for Change. OIT. Ginebra.
WENTHOLT, W., ZOOMERS, A. Y JANSEN, L. (1995); “A critical review of
structural adjustment and increasing women’s economic participation”, Advancing
women’s status: women and men together? Critical Review and Annotated
Bibliographies Series, Royal Tropical Institute (KIT), Amsterdam, Países Bajos.
(Disponible a través de Women, Ink.)
7
Esta serie incluye otros tres documentos: Working Paper Number 2 - Uganda (por Diane Elson y Barbara
Evers), Working Paper Number 3 - Pakistan (por Diane Elson y Barbara Evers) y Working Paper Number
4 - Nicaragua (por Diane Elson y Jasmine Gideon).
65
Capacitación sobre género
Comentario
Antecedentes
Los organismos miembros del CAD y las ONG (en países desarrollados y en
desarrollo), organizaciones multilaterales y organizaciones femeninas han recurrido muy
a menudo a la capacitación sobre género. Hasta la fecha han sido varios los objetivos de
esta capacitación:
•
•
•
Fomentar el apoyo a las políticas de Mujer y Desarrollo y de género.
Proporcionar al personal de los organismos de cooperación un marco y un
vocabulario común para facilitar la discusión y aplicación de las diversas
políticas.
Dotar al personal de los organismos de cooperación de unos conocimientos
especializados que sirvan para el diseño y la ejecución de los diversos
programas.
Se han desarrollado numerosos modelos de formación (por ejemplo, Overholt et al.,
1985; Moser, 1993; Williams, 1994; y Parker, 1993). Los organismos han modificado
las estructuras básicas, desarrollando estudios de casos concretos. Se han celebrado dos
conferencias internacionales para compartir experiencias y avances en materia de
capacitación sobre género (Rao et al., 1991 y 1994).
Cuestiones
•
•
Ha resultado difícil valorar la eficacia de la capacitación sobre género. A pesar
del gran número de programas de capacitación llevados a cabo, no ha sido fácil
establecer una correlación entre la capacitación y los cambios experimentados
por los organismos. Además, es difícil valorar qué tipo de capacitación ha sido
más eficaz.
Los cursos impartidos en todos los niveles de los organismos de cooperación han
sido un primer paso muy importante para ir consiguiendo apoyo para lograr los
objetivos de la igualdad entre mujeres y hombres. En muchos casos, lo que hace
falta en estos momentos es diseñar un tipo de capacitación más personalizado,
que trate los temas o tareas específicos directamente relacionados con las
necesidades y funciones del personal al que está dirigido. Para conocer el caso
concreto de un trabajo realizado conjuntamente entre responsables de
planificación económica y especialistas en género, ver Pearson (1995).
66
•
•
•
Muchos modelos de capacitación han intentado trasformar al personal en
“expertos en género” en poco tiempo. Sin embargo, la experiencia ha
demostrado que el personal no adquiere todos los conocimientos necesarios en
un curso de corta duración; es más, este tipo de planteamiento podría haber
contribuido a subestimar los conocimientos necesarios para trabajar
específicamente en temas de igualdad.
Es preciso analizar las aptitudes que requieren los distintos tipos de personal.
Los analistas también han argumentado que las distintas actitudes del personal
hacia las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres influyen en su manera
de actuar (o de no actuar) a la hora de aplicar las políticas de igualdad (Lothe
rington y Flemmen, 1991). Por tanto, la eficacia de un mismo curso impartido a
todo el personal es muy cuestionable.
La formación es más eficaz cuando es considerada como un componente más
dentro de una estrategia institucional. Muchos de los obstáculos a los que tienen
que hacer frente los responsables de programas cuando intentan integrar los
objetivos de igualdad entre mujeres y hombres en sus proyectos —obstáculos
tales como la falta de apoyo por parte de los cuadros directivos o por prácticas
internas que dificultan la innovación— no pueden superarse mediante la
capacitación.
En consonancia con una estrategia de integración, los organismos podrían
ocuparse de otorgar una mayor importancia al análisis de género en otros cursos
de formación que imparte el organismo. Por ejemplo, los cursos sobre derechos
humanos podrían integrar los derechos de la mujer como aspecto de los derechos
humanos a lo largo de la sesión. Si se emplea esta estrategia, es importante
presentar el análisis de la situación de la mujer como parte integrante del análisis
global, no como un módulo separado.
Ver también
Evaluaciones de estrategias y de políticas de Mujer y Desarrollo (sección II).
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
Referencias
ANDERSON, M.B. (1991); Does Gender Training Make A Difference: An Approach to
Evaluating the Effectiveness of Gender Training. Ponencia presentada en la conferencia
“Gender Training and Development Planning: Learning from the Experience”,
organizada por el Population Council, USA y el Chr. Michelsen Institute, Noruega, y
celebrada en Bergen, Noruega, 13-15 de mayo.
HANNAN-ANDERSSON, C. (Gender Office) (1991); Experiences with Gender
Training-How did it work and how was it used? Some experiences from the Swedish
International Development Authority-SIDA, 1988-1991. Ponencia presentada en la
conferencia “Gender Training and Development Planning: Learning from the
Experience”, organizada por el Population Council, USA y el Chr. Michelsen Institute,
Noruega, y celebrada en Bergen, Noruega, 13-15 de mayo.
67
KABEER, N. (1992); Triple Roles, Gender Roles, Social Relations: The Political SubText of Gender Training. Institute of Development Studies, Discussion Paper 313. IDS.
Sussex.
LOTHERINGTON, A.T. Y BRITT FLEMMEN, A. (1991); “Negotiating Gender: the
case of the International Labour Organization, ILO”, Gender and Change in Developing
Countries, 273-307. Kristi Anne Stole & Mariken Vaa (eds.). Norwegian University
Press/Oxford University Press. Oslo.
MOSER, C.O.N. (1993); Gender Planning and Development: Theory, Practice and
Training. Routledge. Londres. Edición en castellano: Planificación de Género y
Desarrollo: Teoría, Práctica y Capacita ción. Red entre mujeres / Flora Tristán ediciones
(1995). Lima.
OVERHOLT, C., ANDERSON, M., CLOUD, K. Y AUSTIN, J. (1985); Gender Roles
in Development Projects: A Case Book. Kumarian Press. West Hartford, CN.
PARKER, A.R. (1993); Another Point of View: A Manual of Gender Analysis Training
for Grassroots Workers. UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través de Women, Ink)
PEARSON, R. (1995); “Bringing it all back home: Integrating Training for Gender
Specialists and Economic Planners”, World Development 23(11):1995-1999.
RAO, A. (1991); “Incorporating Gender Issues in Development Training”, Women’s
Studies International: Nairobi and Beyond. Aruna Rao (ed.). The Feminist Press, 122131. Nueva York.
RAO, A. et al. (1991); Gender Training and Development Planning: Learning From
Experience (Conference Report-May 1991, Bergen, Noruega, co-hosted by the
Population Council and the Chr. Michelsen Institute).
RAO, A., APPEL, M., MOORE, M. Y SIMS FELDSTEIN, H. (1994); Reflections and
Learnings: Gender Trainers Workshop Report, Amsterdam June 1993. Royal Tropical
Institute Amsterdam, The Population Council, Nueva York.
WILLIAMS, S. (1994). The Oxfam Gender Training Manual, con la colaboración de
Janet Seed y Adelina Mwan Oxfam (Reino Unido e Irlanda) Oxford.(Disponible a
través de Women, Ink)
68
69
El compromiso de plena integración
de la perspectiva de género en
la Plataforma para la Acción de Pekín
Comentario
¿Qué supone el compromiso de integración?
Principales epígrafes de la Plataforma para la Acción en los que se hace hincapié en la
integración de la perspectiva de género:
79 educación
105 salud
123 violencia
141 conflictos
164 actividad económica
189 poder y toma de decisiones
202 mecanismos institucionales para el avance de la mujer
229 derechos humanos
238 medios de comunicación
252 gestión de recursos naturales y medio ambiente
273 infancia y juventud
Al suscribir la Plataforma para la Acción de Pekín, los gobiernos asumieron el
compromiso de iniciar una estrategia de plena integración de las perspectivas de género
en los procesos de elaboración de políticas y de planificación. El elemento más
importante del “compromiso de integración” incluido en todas los apartados importantes
de la Plataforma para la Acción es el siguiente:
“... los gobiernos y otros agentes sociales deberían promover una política activa y
visible de integración de una perspectiva de género en todas las políticas y
programas, a fin de que se analicen, antes de adoptar decisiones, sus posibles
efectos en las mujeres y los hombres”.
El énfasis en la integración de la perspectiva de género en todos los sectores supone el
reconocimiento de que los intereses y necesidades de la mujer (además de los del
hombre) deben constituir un objetivo permanente en la formulación de todas las
políticas y programas de los gobiernos. Es decir, la consideración a las cuestiones de
igualdad no puede limitarse al sector llamado “desarrollo de la mujer” o a programas
marginales o aislados dentro de un sector determinado. Por el contrario, los organismos
gubernamentales deben reconocer que las mujeres son una parte esencial de la población
que gobiernan y sirven. Para que los gobiernos sirvan debidamente tanto a la mujer
como al hombre y cumplan sus compromisos de reducir la desigualdad entre ellos, la
70
perspectiva de género ha de formar parte del proceso de formulación, ejecución y
valoración de políticas y programas.
Con la adopción de la Plataforma para la Acción, el compromiso de integrar la
perspectiva de género implica obligaciones a varios niveles. En primer lugar, por
supuesto, está la obligación de los gobiernos de aplicar este enfoque. En segundo lugar,
dentro del contexto de la cooperación para el desarrollo, los organismos de cooperación
para el desarrollo deben tener en cuenta este compromiso de su gobierno en los
programas y actividades de asistencia técnica —no sólo a los ministerios de asuntos de
la mujer, sino también a los ministerios e instituciones centrales de planificación y
sectoriales—. El objeto del compromiso de integrar la perspectiva de género guarda
estrecha relación con ciertas prioridades de los miembros del CAD, concretamente el
fortalecimiento de capacidades y el buen gobierno.
Cuestiones relacionadas con la capacidad
de los gobiernos asociados
Para los gobiernos asociados, la puesta en práctica de la integración de la perspectiva de
género exigirá que los ministerios y las instituciones estatales revisen sus mecanismos
de toma de decisiones, los datos e información disponibles para tomar tales decisiones,
y la capacidad analítica y de planificación de su personal. El apartado titulado
“Elementos de la capacidad de integrar la perspectiva de género”, que se presenta a
continuación, resume las cuestiones más importantes surgidas de la revisión de la
capacidad de uno de los gobiernos asociados para integrar la perspectiva de género en
sus políticas y programas.
Algunas de las dificultades que podría encontrar un gobierno asociado a la hora de
poner en práctica este compromiso son las siguientes:
•
•
•
•
•
•
La lentitud en la transmisión dentro de los ministerios, y al personal encargado
de la planificación, de la información sobre los compromisos adquiridos por el
gobierno en la Plataforma para la Acción de Pekín, y la falta general de
entendimiento de lo que supone para el personal y la dirección de los organismos
el compromiso de integrar la perspectiva de género.
La tendencia a ver a las mujeres como un “sector” —esto es, la creencia de que
las iniciativas centradas en la mujer o en la igualdad deben encauzarse a través
del instituto de la mujer y no de los Ministerios de Economía, Educación,
Agricultura, etc.
La experiencia y la capacidad limitadas de los ministerios sectoriales para
realizar análisis que comparen la incidencia de una política o de un programa
determinado en hombres y mujeres, o las distintas posibilidades de hombres y
mujeres de beneficiarse de esa política o programa.
Insuficiencia de los datos proporcionados por los servicios estadísticos centrales
y de sistemas sectoriales de gestión de datos, a la hora de valorar las políticas y
programas en función de su incidencia en hombres y mujeres.
Los débiles lazos existentes entre los ministerios estatales y las organizaciones
de mujeres, grupos defensores de la igualdad y centros de estudios de la mujer.
Demasiadas expectativas, y exigencias, puestas en el instituto de la mujer
(mecanismos nacionales para el avance de las mujeres).
71
Cuestiones relacionadas con las propuestas
de los organismos de cooperación para el desarrollo
El compromiso de integración supone un acicate para que se produzca un cambio en las
prioridades de los organismos de cooperación para el desarrollo. Muchos organismos
han llevado a cabo varias iniciativas para destinar mayores recursos a la mujer y para
fomentar una mayor atención a las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres en
los programas y proyectos que patrocinan. No obstante, si las instituciones de los países
asociados no poseen ni los procedimientos ni la capacidad para tratar temas de igualdad,
los esfuerzos desplegados en los diversos proyectos de cooperación para el desarrollo no
dejarán de ser iniciativas aisladas con un impacto muy limitado a largo plazo. Las
iniciativas de los organismos de cooperación para el desarrollo encaminadas a
incrementar la capacidad de los gobiernos para tener en cuenta la igualdad entre mujeres
y hombres en su planificación se han concentrado, en su mayor parte, en la misma
cuestión de género o en los ministerios o institutos de la mujer. De este modo, los
organismos de cooperación para el desarrollo a menudo fracasan al tratar de incorporar
la preocupación por el género en la planificación económica, en la gestión de los
recursos agrícolas o en la mejora de las bases de datos estadísticas. No obstante,
empieza a reconocerse que los propios miembros del CAD deben dar la debida
importancia a esta preocupación, asegurando que forme parte integrante de sus propias
iniciativas en el ámbito del buen gobierno y de la reforma de la administración pública.
Los organismos de cooperación para el desarrollo tienen muchas oportunidades de
ayudar a los gobiernos asociados a poner en práctica el compromiso de plena
integración.
•
•
El diálogo sobre políticas es un medio importante que permite a los gobiernos
seguir
concediendo importancia a los compromisos asumidos por los
gobiernos asociados de integrar las perspectivas de género en todos sus procesos
de formulación de políticas y de planificación, y demostrar la importancia de
esta preocupación.
El compromiso de integrar la perspectiva de género es válido para todas las
iniciativas de fortalecimiento institucional y de capacidades —en la definición de
la capacidad institucional del país asociado debe incluirse la capacidad para
identificar y encarar las necesidades de género y para reducir las desigualdades
entre mujeres y hombres—. Una iniciativa para aumentar la capacidad de
planificación del Ministerio de Agricultura, por ejemplo, puede incluir las
informaciones y técnicas de análisis necesarias para examinar las diferencias
entre mujeres y hombres en las actividades y recursos del sector agrícola y
determinar cómo estas diferencias podrían conducir a definir las necesidades que
se re quieren para el logro de objetivos tales como el incremento de la renta y de
la productividad. Una iniciativa para incrementar la capacidad del poder judicial
para hacer respetar la ley podría incluir elementos que sensibilicen a todos los
funcionarios de justicia (tanto hombres como mujeres) respecto de las leyes
nacionales e internacionales sobre los derechos de las mujeres, y apoyen el
desarrollo de la capacidad de interpretar las leyes y las pruebas judiciales de un
modo que apoye la igualdad entre mujeres y hombres.
72
•
Las iniciativas para reforzar la base informativa de la planificación también
brindan oportunidades. Los estudios de investigación, el desarrollo de
instituciones consultivas políticamente independientes y las medidas para
potenciar y apoyar el desarrollo de las competencias locales, son todos ellos
medios susceptibles de incorporar elementos para el fortalecimiento de las
capacidades y recursos locales tendentes a la integración de las cuestiones de
igualdad en las políticas y procesos de planificación.
Muchos miembros del CAD pueden inspirarse en nuevas experiencias que han sido
llevadas a cabo en sus propios países para integrar la perspectiva de género en las
políticas y procesos de planificación. Esto incluiría, por ejemplo, la experiencia de sus
propios organismos de es tadística nacionales en el desarrollo de metodologías de
recogida de datos desagregados por sexo o sensibles al género; o planteamientos
elaborados por los distintos ministerios o instituciones sectoriales para incorporar
preocupaciones de género en los análisis de programas y de políticas; o mecanismos
para entablar un diálogo constructivo entre el gobierno y las ONG sobre cuestiones de
género. Al mismo tiempo, los organismos de cooperación para el desarrollo deben
reconocer el valor y la necesidad del intercambio de experiencias entre los miembros del
CAD y los países asociados en cuanto a la integración de las cuestiones de igualdad en
la política gubernamental y en los procesos de planificación, al tratarse de un ámbito
donde, hasta la fecha, los éxitos de muchos países, tanto del CAD como socios, han sido
muy modestos.
Elementos de la capacidad de integración
8
de la perspectiva de género
“En el Examen Institucional se estudiaron diversos aspectos de la capacidad de aplicar
un enfoque [de integración de la perspectiva de género]. Entre los principales elementos
analizados en los diversos estudios se encuentran:
•
•
•
•
Comprensión y compromiso: claridad en cuanto a que el objetivo sea la
igualdad de la mujer y su desarrollo en todos los niveles de gobierno, tanto de
toma de decisiones como de funcionamiento, y el compromiso por parte de los
individuos y de las instituciones de esforzarse por lograr esta meta.
Estructuras y mecanismos: para asegurar que en los procesos de planificación
y toma de decisiones se traten las cuestiones de desarrollo de la mujer, para
establecer conexiones intersectoriales, para supervisar los progresos y para
responsabilizar a los organismos en cuestiones de desarrollo de la mujer.
Información, datos e investigación: disponibilidad de la información necesaria,
como por ejemplo los trabajos de investi gación sobre la situación de la mujer y
datos adecuados desagregados por sexo que respalden la formulación de políticas
y programas.
Capacidad de análisis, planificación y gestión: para identificar y responder a
las cuestiones de desarrollo de la mujer que sean de la competencia del
organismo.
8
En este epígrafe se reproduce parte del Institutional Review of WID Capability of the Government of
Bangladesh. Final Report: Mainstreaming Women’s Development, un proyecto conjunto del Ministerio de
Asuntos de la Mujer y de la Infancia de Bangladesh y de varios de sus socios para el desarrollo
(Dinamarca, Canadá, Reino Unido, UNICEF, Noruega, Holanda, Suecia y PNUD). 1996.
73
•
Mecanismos de participación: mediante los cuales las mujeres y los defensores
del desarrollo de la mujer puedan participar en la toma de decisiones sobre la
formulación y evaluación de políticas y programas.”
“Distintas clases de organismos requieren una combinación distinta o una aplicación
diferente de los elementos arriba mencionados, de acuerdo con sus conocimientos
generales. Por tanto, en el Examen Institucional se hicieron a los distintos organismos
preguntas distintas relativas a su capacidad. Por ejemplo:
•
•
•
•
•
El organismo específico responsable de la promoción de la mujer a nivel
nacional: ¿está capacitado para asumir una dirección eficaz en las cuestiones
relativas al desarrollo de la mujer? y ¿para motivar y apoyar a otros organismos
en el cumplimiento de sus responsabilidades relacionadas con la integración de
las cuestiones de desarrollo de la mujer en la planificación y en los programas ya
en curso?
Las autoridades responsables de la planificación central: ¿son capaces de
incorporar las cuestiones relativas al desarrollo de la mujer en la formulación de
unos marcos políticos nacionales, y de orientar a los departamentos ministeriales
en la planificación de las estrategias y proyectos sectoriales?
Departamentos ministeriales: ¿pueden asumir las cuestiones relativas al
desarrollo de la mujer a un nivel sectorial y asegurar que las estrategias y
programas sectoriales sirvan de modo igual a mu jeres y hombres?
Órganos locales de gobierno: ¿está la mujer representada de un modo
equitativo en los órganos responsables de tomar decisiones en el ámbito local?
¿Son estos órganos capaces de responder a las prioridades y necesidades de la
mujer en la planificación de sus programas?
Institutos de formación: ¿son capaces de sensibilizar a los funcionarios sobre
las cuestiones de desarrollo de la mujer y de proporcionarles los conocimientos
necesarios para tratarlas?”
Ver también
Mecanismos nacionales dedicados a la mujer.
Diálogo sobre políticas.
Ayuda por programas.
Referencias estadísticas.
74
Cultura e igualdad entre mujeres
y hombres
Comentario
Antecedentes
Uno de los argumentos principales esgrimidos contra la lucha por la igualdad entre
mujeres y hombres es que constituye una injerencia en la cultura local de los países
asociados. Los organismos de cooperación para el desarrollo han procurado evitar ser
acusados de pretender “imponer el feminismo occidental”. Aunque los gobiernos de
todo el mundo han reconocido que la igualdad entre hombres y mujeres es un asunto
prioritario (como se evidenció en la Plataforma para la Acción de Pekín), en muchos
niveles sigue habiendo preocupación por lo que podría considerarse injerencia cultural.
Suele ser interesante preguntarse quién esgrime estas objeciones a la igualdad entre
mujeres y hombres y por qué presentan la cuestión de esta forma. ¿Por qué se recurre a
este argumento para defender unas relaciones de desigualdad cuando no se emplea
contra otros cambios que ya están materializándose?
¿Por qué cuando alguien pone en entredicho las desigualdades de género se percibe como
una manipulación de las tradiciones culturales, y por tanto, un tabú, pero no se opina lo
mismo cuando se cuestionan las desigualdades en términos de riqueza o de clase? Mehta
(1991).
Cuestiones9
Contra la afirmación de que apoyar los esfuerzos por lograr la igualdad entre mujeres y
hombres es culturalmente inapropiado, se pueden esgrimir cinco argumentos
principales:
•
•
Primero, casi toda la cooperación para el desarrollo tiene que ver con cambios de
uno u otro tipo, sean en la estructura económica, en las costumbres agrícolas, en
el acceso a los medios de comunicación o en el ejercicio de los derechos
humanos. Todos estos cambios tienen repercusiones culturales.
Segundo, la cooperación para el desarrollo se concentra en ayudar a los
gobiernos a poner el práctica los compromisos internacionales sobre igualdad
entre mujeres y hombres que ya han asumido (como la Plataforma para la
9
Este comentario se inspira en un borrador preparado por la Unidad de Igualdad de Género de la
Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional-SIDA, (Draft Think Piece on Gender and Gender
Methodologies), de Beth Woroniuk, Johanna Schalkwyk y Helen Thomas,1997.
75
•
•
•
Acción de Pekín, y la Convención sobre la eliminación de todas las formas de
discriminación contra la mujer).
Tercero, cada vez es mayor la demanda de cambio por parte de las mujeres que
viven en los países en desarrollo. En la última década se ha visto una eclosión en
el número de organizaciones femeninas y de mujeres que ha salido en defensa de
la igualdad entre mujeres y hombres. Todas estas mujeres están articulando
demandas que exigen un cambio. Ya no es posible argumentar que las exigencias
de igualdad provienen sólo de los países occidentales. Desgraciadamente, las
voces de estas mujeres no siempre son escuchadas por los representantes de los
organismos de cooperación para el desarrollo, que no les piden opinión, ni por
los principales medios de comunicación, funcionarios o políticos de sus países.
Cuarto, sobre la cultura se ejercen muchas influencias. Debido a la creciente
globalización de la economía y al flujo internacional de imágenes en los medios
de comunicación y de imágenes culturales, casi todas las culturas están
cambiando. Las imágenes que impulsan los cambios de identidad sexual no sólo
las generan los programas de desarrollo sino otras fuentes, como los programas
de televisión extranjeros, las películas americanas, la música pop o los anuncios
de Coca-Cola. Las imágenes culturales también son manipuladas por
movimientos religiosos y políticos. ¿A la cultura de quién se refieren los que se
quejan? ¿Quién ha definido estos elementos como los elementos cruciales que
han de ser protegidos?
Finalmente, un principio básico de las estrategias de cooperación para el
desarrollo en materia de igualdad entre mujeres y hombres es el de ampliar los
procedimientos de toma de decisiones, de manera que tanto las mujeres como los
hombres tengan pleno derecho a contribuir a la definición de lo que es
importante y de qué necesidades deberían tener prioridad. El “argumento
cultural” se esgrime demasiado a menudo por parte de hombres (tanto en el
Norte como en el Sur) que se oponen a ese objetivo básico.
"Algunas mujeres prefieren ignorar las injusticias que sufren en virtud de su sexo.
Por ejemplo, muchas habitantes de Zimbabwe declararán que es un hecho cultural
que las mujeres permanezcan subordinadas a los hombres. ¿Qué hay de “cultural”
en que una mujer se pase todo el día cultivando los campos y preparando después
la comida para sus hijos y su marido, mientras éste se pasa bebiendo toda la
jornada? ¿Es “cultural” sufrir una paliza tremenda y proteger después al hombre
que la ha propinado? Las preguntas podrían seguir sin cesar —hay una vasta
literatura acerca del sufrimiento de las mujeres en nombre de la cultura—. Las
actitudes que consideran a la mujer como un ser humano inferior en todos los
niveles se ven reforzadas, directa o indirectamente, de muchas maneras complejas.
Las personas que oprimen a otras tienden a compartir la creencia de su propia y
“natural” superioridad; es de hecho la “cultura” la que justifica tales creencias.
Muchos hombres piensan que el hecho de serlo les da derecho a ser dueños de las
mujeres y a oprimirlas de modos muy diversos, desde considerarlas como
propiedad suya hasta maltratarlas o violarlas para demostrar su poder sobre ellas y
humillarlas." Chitsike (1995:20-21).
76
Ver también
Responsabilidad.
Empoderamiento.
Los hombres.
Resistencia.
Referencias
CHITSIKE, C. (1995); “NGOs, gender, culture and multiculturalism - a Zimbabwean
view”, Gender and Development 3(1):19-24.
HÉLIE-LUCAS, M.A. (1993); “Women Living Under Muslim Laws”, Ours by Right:
Women’s Rights as Human Rights. Joanna Kerr (ed.). North-South Institute and Zed
Books. Ottawa.
MEHTA, M. (1991); “Gender, Development and Culture”, Changing Perceptions:
Writings on Gender and Development. Tina Wallace (ed.) y Candida March. Oxfam.
Oxford.
MUKHOPADHYAY, M. (1995); “Gender relations, development practice and
‘culture”, Gender and Development Oxfam 3(1):13-18.
77
10
Desvanecimiento de políticas durante
la planificación y el ciclo de gestión
Comentario
¿Qué significa el “desvanecimiento de políticas”?
En las dos últimas décadas, todos los miembros del CAD han adoptado políticas sobre
la participación de la mujer en el desarrollo o sobre la igualdad entre mujeres y
hombres. La mayoría de los países asociados también ha asumido compromisos
políticos mediante declaraciones nacionales específicas sobre la situación de la mujer o
la igualdad, la ratificación de la Convención de la ONU sobre la eliminación de todas
las formas de discriminación contra la mujer, o la adopción de declaraciones
internacionales como la Plataforma para la Acción de Pekín.
Sin embargo, como dijo Longwe (1995), estos compromisos políticos con frecuencia
“se desvanecen” a la hora de formular y poner en práctica políticas y programas.
•
•
10
En los organismos de cooperación para el desarrollo, en el curso de la
planificación y del ciclo de gestión de los instrumentos de cooperación, no se
presta atención de forma sistemática a los compromisos políticos en materia de
participación de la mujer o de igualdad entre mujeres y hombres. Las
declaraciones temáticas y sectoriales sobre cuestiones como buen gobierno,
necesidades básicas o medio ambiente puede que tan sólo se refieran de pasada a
la mujer o a la igualdad como tema de preocupación. Los análisis elaborados
para la formulación de estrategias de país y sectoriales o para respaldar la
formulación de un proyecto pueden incluir referencias a estos compromisos pero
en muchos casos se presentan en una sección aparte en lugar de como parte
integrante del análisis. El compromiso político va perdiendo visibilidad a medida
que avanza el proceso de determinación de los objetivos del proyecto, de los
resultados esperados y de las estrategias de ejecución y de la evaluación. El
compromiso amplio de mejorar la posición relativa de la mujer y de reducir las
desigualdades de género, en muchos casos, se queda en un “componente mujer”
que tiene poca prioridad en la adjudicación de los recursos para proyectos, o en
un enfoque consistente en enumerar las mujeres que participan en distintas
actividades.
Sucede algo parecido en los países asociados. Los compromisos de alto nivel
asumidos por los gobiernos con frecuencia no se reflejan en las políticas
sectoriales. En muchos casos, la atención prestada a las cuestiones relativas a
mujer e igualdad se limita a “un sector de desarrollo de la mujer” y no queda
reflejada en los procesos habituales de análisis sectorial, formulación de
programas y seguimiento de su ejecución. En muchos países, los mecanismos
“Policy evaporation”, en inglés.
78
nacionales dedicados a la mujer tienen una influencia limitada y dificultades en
conseguir que se preste más atención a los compromisos políticos.
Cuestiones que requieren atención
•
•
•
•
•
Un liderazgo coherente y exigencias al personal. Los altos respon sables
indican la prioridad relativa asignada a las distintas cuestiones a través de sus
peticiones al personal con respecto al análisis, información y puesta al día de los
progresos realizados. Cuando no se realizan estas peticiones y el personal no
tiene la obligación de rendir cuentas de sus acciones con respecto a cuestiones de
igualdad, existen pocos incentivos para que el personal actúe.
Cultura organizativa y actitudes. Se hace cada vez más evidente que la
participación de la mujer en el desarrollo o la igualdad entre mujeres y hombres
no es simplemente una cuestión de técnicas o aptitudes, también influye la
cultura organizativa de los organismos de cooperación para el desarrollo y las
actitudes del personal en la lucha por alcanzar estos objetivos. Existen puntos de
vista contradictorios en lo que a la igualdad y las relaciones entre mujeres y
hombres en el seno de los países del CAD se refiere, lo cual influye en los
organismos de estos países y en su personal. En las evaluaciones de estrategias
de Mujer y Desarrollo y de igualdad se ha observado que la indiferencia, la
ambigüedad y la resistencia dificultan su puesta en práctica y que los progresos
realizados hasta ahora se han debido al compromiso personal de un número
relativamente pequeño del personal.
Un enfoque que destaque la dimensión humana y la interacción entre las
dimensiones económica, cultural y social. En muchas organizaciones de
cooperación para el desarrollo existe una tendencia muy marcada a definir las
estrategias y los proyectos en términos técnicos y sectoriales. Sin embargo, a no
ser que se tenga muy presente la dimensión humana, no es posible considerar los
intereses y necesidades de la mujer o las consecuencias de la desigualdad entre
mujeres y hombres. En este sentido, son cada vez más importantes los análisis
macroeconómicos. No obstante, en muchos casos se les da un enfoque técnico,
centrado en las instituciones y en variables agregadas, y resulta difícil conseguir
que se estudie la interacción entre los factores económicos y los sociales y
culturales. Será necesario adoptar un enfoque más global y centrado en la
persona para tratar correctamente las cuestiones de igualdad, además de otros
temas de política que figuran en la agenda de la cooperación para el desarrollo.
Procesos separados. En muchos casos, los procesos institucionales para
incorporar las cuestiones de igualdad se llevan a cabo de forma paralela a los ya
existentes. Por ejemplo, además de un manual general de procedimiento, un
organismo puede disponer de manuales, directrices y listas de control sobre la
inclusión de las cuestiones de género en las distintas fases del ciclo del proyecto.
También puede exigir la realización de un análisis de género que se adjunte a los
documentos del programa o del proyecto, o bien puede ofrecer un curso separado
sobre análisis de género. Estos pasos y procesos separados pueden ser necesarios
para llamar la atención sobre los temas de género, pero existe el peligro de
convertir el tema en algo marginal si no forma también parte de los procesos
centrales de la organización.
Simplificación de las cuestiones. El personal responsable de la formulación de
políticas, programas y proyectos, así como los dedicados a su ejecución, se
79
•
•
•
enfrentan a múltiples tareas. La complejidad del trabajo de estas personas se ve
aumentada por el número cada vez mayor de áreas y preocupaciones
transversales que deben tenerse en cuenta. Ante esta situación, el personal suele
simplificar. Esto se refleja en la reiterada solicitud de “herramientas” y de guías
específicas de tipo “cómo lograr...” que identifiquen qué es lo que hay que
analizar o hacer en una situación determinada. También es prueba de ello la
tendencia a concentrarse en los proyectos o en los componentes relativos a la
mujer que sean concretos, manejables y susceptibles de un tratamiento
independiente. Sin embargo, las diferencias de género y la desigualdad entre
mujeres y hombres son cuestiones complejas que no pueden tratarse mediante
unas “herramientas” fáciles y fuera del contexto de otros temas y enfoques del
desarrollo.
Utilización de consultores. Podría decirse que la tendencia a recurrir a
consultores como apoyo al trabajo en cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres es más pronunciada que en el ámbito de otras políticas y temas.
Algunas de las tareas de las que se ocupan habitualmente los consultores son:
asesoramiento en el desarrollo de las políticas, análisis de apoyo a las estrategias
nacionales y sectoriales, análisis de género para la formulación de proyectos o
asesoramiento en estrategias de género, etc. Esto podría interpretarse como un
factor positivo, una manera de asegurar una aportación experta en un área donde
se ha identificado una necesidad; o bien como un factor negativo, una indicación
de que el personal considera que las cuestiones de género no forman parte de sus
propias responsabilidades profesionales. La utilización frecuente de consultores
de poca experiencia parece confirmar la segunda interpretación. Una
consecuencia general de la dependencia de consultores externos es la falta de
continuidad en el ciclo del programa o proyecto (que garantice un seguimiento
posterior de las cuestiones y estrategias identificadas en una fase determinada) y
la ausencia de una “memoria institucional” sólida de lo que funciona y por qué.
Requisitos para contratistas y ejecutores. La experiencia demuestra que es
improbable que los contratistas y ejecutores den un seguimiento a las cuestiones
de igualdad si éstas no se reflejan en los objetivos fijados para la iniciativa o
acuerdo negociados. De igual modo, se concede poca atención a las cuestiones
de igualdad en los procesos de supervisión y evaluación, a no ser que dichas
cuestiones formen parte explícita de los objetivos del proyecto, o de los términos
de referencia de la supervisión en curso o del proceso de evaluación. En general,
no se selecciona a los contratistas y ejecutores según su concocimiento, aptitudes
o experiencia contrastada en lo que a la consecución de los objetivos de igualdad
se refiere. De ahí la necesidad de asegurar que los objetivos de igualdad se
reflejen en los documentos oficiales del proyecto, de desarrollar criterios para
valorar la capacidad de los contratistas en cuestiones de igualdad, y de garantizar
que los contratos y los términos de referencia estipulen claramente los resultados
esperados.
Permitir el “desvanecimiento de políticas” a nivel nacional. Los funcionarios
de los organismos de cooperación para el desarrollo suelen ser reacios a plantear
o a dedicar sus esfuerzos a las cuestiones de igualdad cuando éstas no figuran en
la agenda elaborada por los socios, sobre todo cuando el organismo valora la
“sensibilidad” y el liderazgo local a la hora de establecer la agenda. Sin embargo,
esta actitud subestima los compromisos adquiridos tanto por los países miembros
del CAD como por sus socios en los acuerdos sobre la Plataforma para la
80
Acción, además de los compromisos individuales de cada parte. Los esfuerzos de
los miembros del CAD por plantear cuestiones de igualdad en el curso del
diálogo sobre las políticas y en la planificación de los programas puede dar una
mayor legitimidad e impulso al ritmo de cambio que ya existe en los países
asociados. Los compromisos adquiridos por los gobiernos asociados constituyen
una base sólida para el diálogo sobre estrategias y programas conjuntos y para
explorar las oportunidades en distintos sectores de la cooperación. Asegurar que
los procesos de diálogo incluyan los mecanismos nacionales dedicados a la
mujer, a las ONG de mujeres y a los defensores de la igualdad constituye una
manera de contribuir a identificar prioridades y estrategias.
Ver también
Igualdad entre mujeres y hombres y cultura.
El análisis institucional desde una perspectiva de género.
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
Supervisión y evaluación.
Diálogo sobre políticas.
Resistencia.
Referencias
HARRISON, E. (1995); “Fish and feminists”, IDS Bulletin 26(3):39-47 (Special Issue:
Getting Institutions right for Women in Development).
LONGWE, S.H. (1995); “The evaporation of policies for women’s advancement”, A
Commitment to the World’s Women. Perspectives on Development for Beijing and
Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través de Women,
Ink.)
LOTHERINGTON, A.T., HAUG, M. Y BRITT FLEMMEN, A. (1991);
Implementation of Women-In-Development (WID) Policy. University of Oslo, Centre
for Development and the Environment. Oslo, Noruega. (Proyecto de investigación de
FORUT, contratado por NORAD, project 4069.01-91).
ROSARIO, V. DEL (1995); “Mainstreaming gender concerns: aspects of compliance,
resistance and negotiation”, IDS Bulletin 26(3):102-109 (Special Issue: Getting
Institutions Right for Women in Development).
81
Diálogo sobre políticas
Comentario
¿Qué es el diálogo sobre políticas?
La Declaración sobre igualdad entre mujeres y hombres de la Reunión de Alto Nivel del
CAD de 1995 y las Directrices del CAD para la igualdad entre mujeres y hombres y
empoderamiento de la mujer en la cooperación para el desarrollo subrayan la
importancia del diálogo sobre políticas como medio para lograr la igualdad.
Existen varias formas de diálogo sobre políticas practicadas entre los miembros del
CAD y los gobiernos asociados:
•
•
•
•
Discusiones formales entre un organismo de cooperación de un país miembro del
CAD y el gobierno de un país asociado sobre el entorno global de las políticas y
los temas y sectores de cooperación.
Discusiones formales entre el personal de un organismo y sus homólogos en el
proceso de fijación de prioridades, negociación de programas y proyectos
específicos, y en el examen de los progresos.
Contactos periódicos menos formales entre el personal del organismo y del
proyecto y sus contrapartes en las instituciones públicas.
Discusiones multilaterales entre altos representantes de los miembros del CAD y
representantes ministeriales en las reuniones del Grupo Consultivo.
Demostrar mediante el diálogo sobre políticas
que la igualdad es una preocupación importante
El diálogo sobre políticas permite a los organismos de cooperación para el desarrollo
proponer cuestiones importantes de política y determinar el margen de maniobra
disponible para tratarlas. Los participantes en el diálogo pertenecientes a los países
asociados suelen hacer lo mismo. En el proceso de diálogo y negociación, los
organismos de cooperación para el desarrollo deberían ser capaces de demostrar,
mediante la forma de tratar este tema en las discusiones, que la igualdad entre mujeres y
hombres es una cuestión relevante. Algunos elementos importantes a tener en cuenta
podrían ser:
•
Adquirir los conocimientos y aptitudes necesarios para poder debatir temas de
igualdad entre mujeres y hombres a la hora de tratar los distintos puntos del
orden del día relativos a las políticas, y no solamente cuando se aborden puntos
centrados específicamente en la mujer o en la igualdad (es decir, habría que
introducir esta preocupación en relación con la política macroeconómica, la
democratización, el buen gobierno, la educación, etc.).
82
•
•
•
•
Asegurar que el trabajo preparatorio del diálogo sobre políticas (como la
elaboración de análisis de los antecedentes sociales, económicos y políticos)
incorpore cuestiones de igualdad como elemento indispensable para una visión
integral.
Abordar constantemente las cuestiones de igualdad en los análisis de problemas
sectoriales, políticas, instituciones y reformas potenciales.
Buena disposición para experimentar y ser flexibles en la ejecución de
estrategias y para asignar recursos adicionales a la investigación, evaluación y
reflexión sobre los logros de las mismas.
Una cierta humildad por parte de los países miembros del CAD respecto a sus
conocimientos y logros a la hora de tratar las desigualdades entre mujeres y
hombres (es decir, los gobiernos de los países miembros del CAD también se
encuentran elaborando formas de enfrentar los problemas de la desigualdad y no
son necesariamente modelos de éxito en este campo).
Lograr el éxito en el diálogo sobre políticas
Para que el diálogo sobre políticas tenga éxito, los donantes necesitan tener presencia en
el país receptor, ya que se trata de un proceso a largo plazo. Antes de iniciar el diálogo
con el gobierno de un país asociado, los donantes deben haber trabajado juntos para
acordar las cuestiones a tratar, las prioridades transversales de este país y la mejor forma
de proceder en el contexto local. La colaboración entre donantes puede ser una
herramienta poderosa para centrar la atención en áreas específicas. Los donantes deben
preocuparse tanto por cuestiones regionales como por las nacionales. El diálogo debe
celebrarse a todos los niveles —con el gobierno (nacional y estatal), ministerios,
comisiones planificadoras, agentes sociales, ONG, corporaciones públicas, organismos
multilaterales, los medios de comunicación y grupos de presión adecuados—. Resulta
particularmente valioso plantear cuestiones al más alto nivel. A la hora de plantear
cuestiones de género, es importante fomentar un enfoque en el que todos salgan
ganando, para que los agentes sociales locales comprendan las ventajas que supone para
ellos corregir las desigualdades entre mujeres y hombres.
Sugerencias prácticas
•
•
•
Basar el diálogo en informes y estrategias de ejecución nacionales y en los
discursos presentados en Pekín por el país asociado.
Antes de iniciar el diálogo político con los gobiernos asociados, celebrar
reuniones con otros donantes para determinar los objetivos y preocupaciones
compartidos.
Asegurar que los donantes hayan realizado análisis de situación, y que
compartan los conocimientos.
Al fomentar la coordinación nacional:
•
•
•
Proporcionar un foro de coordinación entre los gobiernos y los organismos de
cooperación nacionales y las organizaciones multilaterales.
Promover las consultas con ONG y redes.
Continuar celebrando reuniones como grupo local de coordinación entre
donantes y acordar políticas y estrategias para trabajar con el gobierno.
83
Extracto de Las consecuencias de la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas
sobre las Mujeres (Pekín) para la Cooperación para el Desarrollo en el sur de Asia.
Seminario Regional, Madras, 23-25 de abril de 1996. Resumen elaborado por ODA para
el Grupo de Expertos sobre Mujer y Desarrollo de CAD/OCDE (1996).
Medios para el diálogo sobre políticas de igualdad
entre mujeres y hombres
El diálogo sobre políticas puede contribuir a un entorno político que propicie la igualdad
entre mujeres y hombres, y a establecer puntos de coincidencia para esfuerzos
conjuntos. Los miembros del CAD pueden hacer uso de los siguientes medios, entre
otros, para dar contenido y apoyar el diálogo sobre políticas de igualdad:
•
•
•
•
Acuerdos internacionales. Los miembros del CAD y los gobiernos asociados
han asumido unos compromisos amplios con la igualdad entre mujeres y
hombres al adoptar la Plataforma para la Acción de Pekín y otros acuerdos
establecidos en foros internacionales recientes. Muchos miembros del CAD y
gobiernos de países asociados han ratificado la Convención de la ONU sobre la
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW).
Estos compromisos constituyen un marco amplio para la discusión de cuestiones
de igualdad, además de justificar el planteamiento de las mismas.
Políticas nacionales de los gobiernos de los países asociados. Muchos países
asociados también han adoptado políticas nacionales sobre la posición de la
mujer o sobre igualdad entre mujeres y hombres, en las que se establecen
principios generales, además de objetivos para sectores específicos. Estos
compromisos nacionales constituyen un importante punto de partida para el
diálogo sobre el modo en que la cooperación para el desarrollo puede contribuir
a promover objetivos ya especificados por los gobiernos asociados.
Mecanismos nacionales dedicados a la mujer. La mayoría de los países
asociados ha creado un ministerio o instituto para la mujer cuya función consiste
en defender la igualdad entre mujeres y hombres y pedir una respuesta más
consistente por parte de todos los ministerios e instituciones a las necesidades y
preocupaciones de la mujer. Un medio para identificar los compromisos y
prioridades nacionales es la consulta a estas instituciones dedicadas a la mujer.
También pueden desempeñar un papel de gran utilidad en el diálogo sobre
políticas con contrapartes sectoriales, como los responsables de agricultura,
obras públicas o gestión medioambiental. La ampliación del diálogo sobre
políticas para que incluya los mecanismos nacionales dedicados a la mujer
también proporciona mayor legitimidad a estos organismos y a su mandato.
Organizaciones femeninas, grupos de defensa de la igualdad y centros de
estudios sobre la mujer. Estas organizaciones no gubernamentales se han
multiplicado y han ido adquiriendo experiencia en las últimas dos décadas.
Consultarlas puede proporcionar una visión valiosa de la situación de la mujer y
del ritmo de cambio en el país, y puede contribuir a identificar prioridades para
el diálogo sobre políticas y para el desarrollo de programas.
84
Ver también
El compromiso de plena integración de la perspectiva de género en la Plataforma para la
Acción de Pekín.
Mecanismos nacionales dedicados a la mujer.
Conferencias de las Naciones Unidas (sección II).
Referencias
KARDAM, N. (1993); “Development Approaches and the Role of Policy Advocacy:
The Case of the World Bank”, World Development 21 (11):1773-1786.
85
Empoderamiento
Comentario
Antecedentes
El término “empoderamiento” se encuentra en muchos documentos, publicaciones
informativas y políticas sobre cooperación para el desarrollo. Sin embargo, las
definiciones son escasas y los indicadores para medir los progresos logrados en el
terreno del empoderamiento más escasos todavía.
Declaración de Pekín
El empoderamiento de las mujeres y su plena participación en condiciones de igualdad en
todas las esferas de la sociedad, incluyendo la participación en los procesos de toma de
decisiones y el acceso al poder, son fundamentales para el logro de la igualdad, el desarrollo
y la paz (epígrafe 13).
Más que intentar alcanzar una definición concluyente de empoderamiento que sea del
agrado de todos y aplicable a cualquier situación, este comentario pone de relieve
ciertos aspectos de la discusión del empoderamiento de la mujer que son útiles para
aquéllos que trabajan en la cooperación para el desarrollo.
Cuestiones
•
•
El empoderamiento no implica una acción llevada a cabo por un agente externo
y de la que la mujer es objeto. Las iniciativas de cooperación para el desarrollo
serían demasiado ambiciosas y estarían condenadas al fracaso si pretendieran
“empoderar a las mujeres”. Se trata más bien de programas que pueden ayudar a
crear las condiciones necesarias para que las mujeres puedan convertirse en
agentes de su desarrollo y empoderamiento.
Un aspecto clave del empoderamiento es la participación de la mujer en las
instituciones políticas. Este requisito fue reconocido en una de las áreas cruciales
de preocupación de la Plataforma para la Acción de Pekín, “la mujer en el
ejercicio del poder y en la toma de decisiones”. Cuando firmaron este
documento, los gobiernos acordaron:
– Tomar medidas para asegurar la igualdad de acceso de la mujer a las
estructuras de poder y de toma de decisiones y su plena participación en ellas.
– Incrementar la capacidad de la mujer para participar en la toma de decisiones y
en los puestos directivos.
86
•
Según afirma una definición de un enfoque del empoderamiento, se trata de un
planteamiento que “cuestiona algunas de las suposiciones fundamentales
concernientes a la interrelación entre el poder y el desarrollo (...) se propone
identificar al poder no tanto en términos de dominación sobre los demás (con la
suposición implícita de que un logro para la mujer implica una pérdida para el
hombre) sino más bien en términos de la capacidad de la mujer para aumentar su
propia independencia y fuerza interna” (Moser, 1993:74). Otras definiciones de
empoderamiento van más allá, argumentando que implica “la alteración radical
de los procesos y estructuras que reproducen la posición subordinada de la mujer
como género” (Young, 1993).
Las ONG y las organizaciones femeninas asumen asimismo un lugar
preeminente en muchas discusiones acerca del empoderamiento. Dado el énfasis
puesto en el desarrollo de la capacidad y conciencia de la mujer y en la
articulación colectiva de intereses, da la impresión de que las ONG ofrecen más
posibilidades de apoyar este proceso que las instituciones estatales. Sin embargo,
como mantiene Moser (1993), las ONG y las organizaciones femeninas también
tienen sus debilidades y es importante distinguir entre las distintas
organizaciones y comprender sus puntos fuertes y limitaciones en este proceso.
Un concepto muy útil introducido en las discusiones sobre el empoderamiento
por Kate Young (1993:157) es el de potencial de transformación:
•
•
“El elemento crucial en el pensamiento transformador es la necesidad de
transformar la posición de la mujer de tal modo que el progreso pueda
consolidarse. Es igualmente importante que las mujeres sientan que ellas mismas
han sido los agentes de la transformación, que han ganado por sí mismas un nuevo
espacio para la acción. Pero también es importante que la mujer se dé cuenta de
que con cada paso que da en el camino hacia un mayor control sobre su vida irán
surgiendo nuevas necesidades y contradicciones que habrán de resolverse a su
vez...
En el concepto de potencial de transformación subyace la noción de que el proceso
por el que las mujeres trabajen juntas y resuelvan sus problemas según un método
de prueba y error, aprendiendo mediante la acción, identificando a sus aliados y
fraguando alianzas cuando sea necesario, llevará al empoderamiento a nivel
individual y colectivo.”
•
Si bien algunas definiciones de empoderamiento tienden a poner el acento en el
fortalecimiento de la independencia económica de la mujer (mediante el aumento
de sus ingresos y de su autonomía individual), parece más útil reconocer los
múltiples roles e intereses de la mujer y las interrelaciones entre ellos. Aunque la
división de la vida de la mujer en distintos roles (por ejemplo: productivo,
reproductor y de gestión comunitaria, Moser, 1993) puede resultar útil a efectos
de análisis, hay que volver a unificar los papeles con el fin de comprender que
las mujeres no actúan y participan sólo como madres, sólo como trabajadoras o
sólo como activistas que se movilizan para reclamar unas infraestructuras de
agua corriente para su vecindario.
El empoderamiento de la mujer puede contemplarse como un continuo de varios
componentes que se relacionan y refuerzan entre sí:
y
de
al
Sensibilización ante la situación y discriminación de la mujer y ante sus derechos
oportunidades como paso hacia la igualdad entre mujeres y hombres. La creación
87
una conciencia colectiva proporciona un sentido de identidad de grupo y de poder
trabajar como grupo.
Ver también
Los hombres.
Enfoques participativos.
Desarrollo participativo, democracia y buen gobierno.
Movimientos de mujeres (internacionales) (sección II).
Referencias
CARR, M., CHEN, M. Y JHABVALA, R. (eds.) (1996); Speaking Out: Women’s
Economic Empowerment in South Asia. Intermediate Technology Publications Ltd para
la Aga Khan Foundation Canada y el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para
la Mujer (UNIFEM). Londres.
KABEER, N. (1994); “Empowerment from below: learning from the grassroots”, en
Naila Kabeer, Reversed Realities: Gender Hierarchies in Development Thought. Verso.
Londres.
KARL, M. (1995); Women and Empowerment: Participation and Decision-Making. Zed
Books y el Servicio de Enlace con las ONG de las Naciones Unidas. Londres.
MOSER, C.O.N. (1993); Gender Planning and Development: Theory, Practice &
Training. Routledge. Nueva York. Edición en castellano: Planificación de Género y
Desarrollo: Teoría, Práctica &Capacitación. Red entre mujeres / Flora Tristán ediciones
(1995). Lima.
PRICE, J. (1992); “Who determines need? A case study of a women’s organisation in
North India”, IDS Bulletin 23(1):50-57 (Special Issue: Gender and Primary Health Care:
Some Forward Looking Strategies).
ROWLANDS, J. (1997); Questioning empowerment. Working with Women in
Honduras. Oxfam. Oxford.
WIERINGA, S. (1994); “Women’s interests and empowerment: gender planning
reconsidered”, Development and Change 25:829-848.
YOUNG, K. (1993); Planning Development with Women: Making a World of
Difference. Macmillan. Londres.
88
Enfoques participativos
Comentario
Se considera en la actualidad que el desarrollo participativo es un componente vital de
las prácticas correctas en el ámbito del desarrollo. “Para algunos, es una cuestión de
principios; para otros, de método; y también hay quienes lo consideran un fin en sí
mismo” (Banco Mundial, 1995). En estos momentos existen diversas técnicas y
metodologías en las que inspirarse, incluyendo una valoración de la participación en
zonas rurales.
El desarrollo participativo que fracase a la hora de incorporar y de comprender las
desigualdades de género no conducirá a unas relaciones entre mujeres y hombres más
igualitarias. Según el Banco Mundial (1995:139):
“No puede darse por sentado que las mujeres se verán automáticamente
beneficiadas por los esfuerzos hechos para involucrar a los pobres en el diseño de
los proyectos y en su ejecución. La experiencia, por el contrario, ha demostrado
que a no ser que se den pasos específicos para asegurar que las mujeres participen
y obtengan beneficios, lo normal es que no se beneficien. El Banco Mundial ha
evaluado 121 proyectos de suministro de agua a zonas rurales y ha averiguado que
incluso en un sector en el que la mayor parte de responsabilidad recae sobre las
mujeres, éstas sólo se beneficiaron en primera instancia de un 17% de los
proyectos que habían sido diseñados específicamente para incluirlas.”
Sin embargo, la participación y la inclusión de las mujeres no son conceptos exentos de
ambigüedad. La participación puede suponer la inclusión de hombres y mujeres en la
ejecución de los proyectos (por ejemplo, el trabajo físico en la construcción de
carreteras), pero la mayoría de los responsables de la planificación del desarrollo
aduciría que es necesario ir más allá de ese nivel y alcanzar la participación en las
iniciativas de concepción y diseño de los proyectos. Surgen así tensiones importantes en
los enfoques de participación11:
•
Puede no haber consenso entre las partes consultadas acerca de “lo que
debería hacerse”. Las mujeres y las organizaciones femeninas no siempre
comparten las mismas necesidades e intereses. Puede haber grandes desacuerdos
sobre las prioridades y estrategias. Según Mayoux:
11
Este análisis se basa en parte en Mayoux (1995), tal como fue adaptado y utilizado por Beth
Woroniuk y Jane Fuller en su trabajo para OXFAM-CANADA.
89
“El desarrollo participativo se basa en la posibilidad de que haya consenso entre
los participantes en cuanto a las necesidades y objetivos. En muchos casos, es
probable que esto resulte problemático. En primer lugar, es probable que surjan
problemas a la hora de definir las “necesidades” y decidir si conviene afrontar de
inmediato, y en qué medida, las necesidades “prácticas” evidentes sin encarar
también las desigualdades profundas de las que éstas emanen. En segundo lugar,
es probable que las prioridades de los distintos participantes difieran y que el
consenso no sea posible.”
•
La consulta puede suponer una carga para aquéllos a quienes se consulta.
Es frecuente que las mujeres tengan poco “tiempo libre” y que las
organizaciones femeninas sufran de escasez de personal y se vean presionadas
por las múltiples exigencias de su trabajo. La inclusión en los procesos
participativos tiene un precio. Mayoux también se ocupa de este tema:
“El desarrollo participativo se basa en la asunción de que los beneficios de la
participación son evidentes y no suponen ningún coste para los participantes. No
obstante, incrementar la participación requiere, en muchos casos, tiempo, recursos
y capacidad organizativa. La relación entre las exigencias de la participación y sus
beneficios raramente es directa y los costes suelen ser mayores para los más
desfavorecidos.”
•
•
•
Estos costes son elevados para una organización que tenga lazos de financiación
y de otro tipo con diversas ONG u organismos de varios países. No es del todo
absurdo imaginar una organización que emplee tanto tiempo ocupándose de
cumplir los requisitos de los programas de los organismos de desarrollo que
apenas pueda dedicarse al propio programa.
Con el fin de cumplir con su objetivo de mejorar los programas de
desarrollo, la participación debería verse acompañada de una transmisión
de poder desde los organismos que financian los programas a los receptores.
La participación es un proceso carente de sentido si no se ve acompañada de
cambios en lo que se refiere a quien toma las decisiones y a la forma de
tomarlas. Carece de sentido preguntar a las personas “qué necesitan”, o en qué
preferirían que se concentrara un programa, si no se les ceda el poder a la hora de
la toma de decisiones. La consulta o la participación no cambian el hecho de
que sigue siendo el organismo del Norte el que decide a qué prestar atención y a
qué no, dentro del procedimiento consultivo, o qué es posible hacer una vez
realizada la consulta.
Para ser eficaz, la participación exige recursos y aptitudes especiales.
Debido a las complejidades arriba mencionadas, se ha llegado a la conclusión de
que se requieren capacidades muy concretas que faciliten la participación de
todos los implicados. Las personas encargadas de coordinar el proceso de
participación deben saber escuchar, convocar debates sin influir excesivamente
en ellos y llegar al consenso. Estas capacidades son a menudo difíciles de
encontrar.
Un organismo debe tener tanto la capacidad como la voluntad de responder a las
cuestiones que surjan del proceso de participación, así como la posibilidad de
incorporarlas a su política. La participación no es una cuestión independiente de
la cultura organizativa y de la flexibilidad de un organismo. La participación será
un proceso carente de sentido si el organismo no posee la flexibilidad o la
90
capacidad institucional de responder a los resultados de la consulta (por
ejemplo, falta de acceso a la financiación, un ciclo de programación demasiado
rígido o una estructura de toma de decisiones poco abierta a las aportaciones
externas).
Estas tensiones indican que bajo este planteamiento subyace un problema todavía mayor
—en muchos casos impuesto por “agentes externos”—. Como aduce Mayoux: “los
organismos externos seleccionan o fomentan unas actividades y no otras, unas formas
de organización y no otras. Inevitablemente, se efectúan elecciones implícitas acerca de
qué y a quién financiar...” (Mayoux, 1995). Es frecuente que no se pongan en duda los
beneficios que obtendrán los participantes, lo que indica que se da poca importancia a
los recursos que se les exigen para poder participar en esta forma de plantear las
iniciativas para el desarrollo.
Por tanto, la participación no es una cuestión tan sencilla como podría parecer en un
principio. Las mujeres no se beneficiarán automáticamente de un enfoque participativo.
Las metodologías participativas plantean muchas cuestiones sobre la autoridad, el poder,
las necesidades y la toma de decisiones. Con esto no se pretende argüir en contra de la
participación, sino pedir que se lleve a cabo con cuidado y de una forma que apoye los
objetivos de igualdad.
Ver también
Empoderamiento.
ONG y cuestiones de igualdad.
Referencias
BANCO MUNDIAL (1995); World Bank Participation Sourcebook. Washington:
Environment Department, Social Policy and Resettlement Division.
BRIDGE (1994); Annotated bibliography on gender, rapid rural appraisal and
participatory
rural appraisal. IDS. Recopilada para la División de Medio Ambiente,
Mujer y Desarrollo y Otras Cuestiones Globales, Departamento de Planificación,
Agencia Japonesa para la Cooperación Internacional.
MAYOUX, L. (1995); “Beyond Naivety: Women, Gender Inequality and Participatory
Development”, Development and Change. 26(2):235-258.
MOSSE, D. (1994); “Authority, Gender and Knowledge: Theoretical Reflections on the
Practice of Participatory Rural Appraisal”, Development and Change 25(1994): 497526.
ROBINSON-PANT, A. (1997); “PRA and Gender: an Overview”, en Susan Joekes (ed.)
“Retreat or Advance? Mainstreaming gender analysis at the Institute of Development
Studies,” Journal of International Development 8(5):697-727.
91
Evolución del pensamiento
y de los enfoques sobre igualdad
entre mujeres y hombres
Comentario
Evolución del pensamiento
La evolución de las ideas en cuestiones de igualdad en la cooperación para el desarrollo
fue resumida como sigue en el documento de la OCDE, Valoración de las políticas y
programas sobre Mujer y Desarrollo de los miembros del CAD: Informe general:
“Gracias a la experiencia adquirida desde que los miembros del CAD comenzaron
a ocuparse de la participación de la mujer en el desarrollo, se ha logrado una
considerable evolución en las ideas acerca de cómo conceptualizar la cuestión y lo
que habría que hacer para lograr un cambio real en la posición de la mujer.
Inicialmente, los análisis se concentraban en la mujer y en su relación con la
economía y los procesos de desarrollo, mientras que las iniciativas se centraban en
las medidas compensatorias que permitieran una mayor participación de la mujer.
La investigación teórica y empírica dio lugar al desarrollo de otro marco analítico
centrado no en la mujer sino en los procesos y relaciones que reproducen y
refuerzan las desigualdades entre mujer y hombre. Se establecía una distinción
entre las diferencias biológicas entre mujer y hombre y las diferencias entre sexos,
esto es, el distinto significado social que tiene el hecho de ser mujer u hombre en
una sociedad determinada. El énfasis se ponía en las desiguales relaciones entre
los sexos, que determinan una experiencia social distinta según se sea mujer u
hombre. Se cuestionó hasta qué punto una mayor integración de la mujer en un
proceso de desarrollo no igualitario aliviaría su posición subordinada si no se
profundizaba más en los aspectos cuestionables de la agenda del desarrollo. Esto
dio lugar a un énfasis cada vez mayor en la participación de las mujeres en la toma
de decisiones y en su propio empoderamiento para desarrollar y poner en marcha
estrategias dirigidas a mejorar su situación y a determinar el cambio social (pág.
29).”
Hoy en día se suele aceptar que:
•
•
•
El problema no es la integración de la mujer en el desarrollo, o su falta de
formación, crédito o recursos, sino los procesos e instituciones sociales que dan
lugar a las desigualdades entre los sexos y perjudican más a la mujer.
Las desigualdades entre mujeres y hombres no afectan únicamente a las mujeres,
sino también al desarrollo en su conjunto; por tanto, la desigualdad debe
considerarse como una cuestión social en lugar de “un tema de la mujer”.
Hay que tener en cuenta aspectos técnicos y políticos a la hora de hacer frente a
las desigualdades: no se trata sólo de “incorporar a más mujeres” a los procesos
y programas existentes, sino de llevar a cabo reformas para asegurar que éstos
reflejen las visiones, intereses y necesidades de la mujer y apoyen la igualdad
entre mujeres y hombres.
92
Consecuencias para los enfoques
En este epígrafe se resumen algunas de las consecuencias de esta nueva línea de
pensamiento de los organismos de cooperación para el desarrollo a la hora de formular
planteamientos.
•
•
•
El énfasis ha de ponerse en la reforma del enfoque básico, no en
la
realización de más actividades paralelas. La estrategia de integración de la
perspectiva de género definida en la Plataforma para la Acción de Pekín
reconoce que lo que se logró con los esfuerzos por mejorar la situación de la
mujer, mediante iniciativas específicas o mediante la inclusión de componentes
dedicados a la mujer en proyectos más amplios, fue que los intereses de la
mujer no se vieran reflejados en los objetivos y actividades globales del
desarrollo. Como consecuencia de lo anterior, se continuaba pasando por alto a
la mujer en la asignación de la mayoría de los recursos para el desarrollo, y las
iniciativas tuvieron poco impacto en una estructura donde dominaba la
desigualdad. Por tanto, las estrategias de integración tratan de asegurar que las
actividades básicas se estructuren de tal forma que fomenten una distribución
equitativa de oportunidades y beneficios entre mujeres y hombres y reduzcan la
discriminación sexual. Las estrategias de integración también se proponen
asegurar que los puntos de vista, intereses y necesidades de la mujer se vean
reflejados en la definición de las políticas y estrategias de desarrollo.
Que el objetivo sea la igualdad, y no las mujeres como grupo. Los enfoques
que consideraban a las mujeres como grupo objetivo han conducido a algunas
iniciativas innovadoras y de gran efecto catalizador. Sin embargo, en otros casos
se planteaban las actividades para la mujer como un fin en sí mismas, sin que
guardaran ninguna relación con el contexto social o con otros objetivos más
amplios. Muchas iniciativas específicas orientadas a la mujer recibieron críticas
por marginar a la mujer o por relegar su participación a actividades aisladas. El
cambio de planteamiento hacia la igualdad como objetivo favorece un examen
más riguroso de las iniciativas específicas para la mujer que permite determinar
si contribuyen a la igualdad entre mujeres y hombres. Además, proporciona un
marco para identificar las iniciativas dirigidas a los hombres o a los cambios
institucionales como medios para avanzar en el logro de la igualdad entre la
mujer y el hombre. Siendo la igualdad un objetivo del desarrollo, todas las
estrategias e iniciativas deben examinarse minuciosamente con el fin de valorar
su impacto en las desigualdades entre mujeres y hombres en cuanto al acceso a
los recursos, a las oportunidades y a la capacidad para decidir sobre su futuro.
Concentrarse en el contexto institucional y político, y no sólo en las
iniciativas de proyecto. En las discusiones sobre los esfuerzos de cooperación
para el desarrollo, se observa con frecuencia que los beneficios o el impacto de
un proyecto determinado pueden verse eclipsados por los problemas o cambios
en el entorno político o institucional. Lo mismo sucede con respecto a las
iniciativas en materia de igualdad. Por ejemplo, el hecho de que por motivos de
política macroeconómica se reduzca el número de puestos de trabajo en sectores
en los que predomina la mujer tendrá mayores consecuencias que cualquier
proyecto concreto de crédito o de generación de ingresos. Si las instituciones
locales y nacionales no tienen capacidad suficiente para identificar y tratar
93
•
•
•
cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres a la hora de desarrollar sus
políticas y proyectos, las actuaciones de los organismos de cooperación para el
desarrollo en el entorno de sus proyectos particulares no dejarán de ser
iniciativas aisladas y con resultados muy limitados a largo plazo.
Ir más allá de una simple respuesta a las diferencias entre hombres y
mujeres y prestar mayor atención a la reducción de las desigualdades. Los
organismos de cooperación, gracias a diversas técnicas para el análisis de género,
han dado pasos fundamentales en la identificación de las diferencias entre
hombres y mujeres. Este hecho ha supuesto un importante avance hacia la
identificación de estrategias que tengan en cuenta las respectivas actividades de
mujeres y hombres y proporcionen oportunidades y beneficios para ambos
colectivos. El siguiente paso, al que se está prestando más atención, gracias al
reconocimiento de la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo
estratégico del desarrollo, consiste en identificar las oportunidades de reducir las
desigualdades entre mujeres y hombres y de apoyar cualquier avance hacia unas
relaciones más igualitarias entre los dos sexos.
Prestar mayor atención a las organizaciones y redes de mujeres y a las
fuerzas impulsoras del cambio en los países asociados. El punto de vista de
las mujeres del Sur ha tenido gran importancia a la hora de reconsiderar las
estrategias para el desarrollo y de reflexionar sobre la situación de la mujer. La
organizaciones de mujeres crecen en número y son cada vez más efectivas en la
articulación de las necesidades e intereses de la mujer. La consulta de algunas
cuestiones con estas organizaciones puede ser muy beneficiosa para los
organismos de cooperación para el desarrollo a la hora de realizar análisis o
iniciar el diálogo sobre asuntos y problemas a tratar en los programas por país y
en la elaboración de programas. Dado que la mujer sigue teniendo insuficiente
representación en las instituciones y procesos de toma de decisiones de los países
asociados, las organizaciones de mujeres pueden, asimismo, beneficiarse del
apoyo de los organismos de cooperación para desarrollar
sus aptitudes y
oportunidades para la investigación, presión y defensa, y para desarrollar unas
redes más amplias de contactos.
Prestar mayor atención a los hombres. Es evidente que las mujeres y los
hombres no viven aislados unos de otros: sus actividades, su comportamiento en
los ámbitos familiar y público, etc., son, en gran medida, interdependientes. Por
otra parte, es necesario que las estrategias de igualdad tengan en cuenta la
manera en que la identidad sexual del hombre afecta a la mujer y al logro de los
objetivos del desarrollo. Los esfuerzos también deben ir encaminados a implicar
a un número cada vez mayor de hombres en los objetivos, convirtiéndolos en
socios y aliados a la hora de formular y poner en marcha las estrategias para
lograr una sociedad más equitativa.
Ver también
Evaluaciones de estrategias y de políticas de Mujer y Desarrollo (sección II).
Empoderamiento.
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
Los hombres.
Conferencias de las Naciones Unidas (sección II).
94
Referencias
GOETZ, A.M. (1994); “From feminist knowledge to data for development: the
bureaucratic management of information on women and development”, IDS Bulletin
25(2):27-36.
LONGWE, S. (1990); “From Welfare to Empowerment: the Situation of Women in
Development in Africa. A Post-UN Women’s Decade Up-date and Future Directions”,
Women in International Development, Michigan State University, Working Paper 204.
LYCKLAMA À NIJEHOLT (1992); Women and the Meaning of Development:
Approaches and Consequences. Silver Jubilee Paper 7, Institute of Development
Studies.
RAZAVI, S. Y MILLER, C. (1995); From WID to GAD: Conceptual Shifts in the
Women and Development Discourse. Ginebra: United Nations Research Institute for
Social Development (UNRISD), Occasional Paper. 1, IV Conferencia mundial sobre la
Mujer.
YOUNG, K. (1993); Planning Development with Women: Making a World of
Difference. Macmillian. Londres.
95
Los hombres
Comentario
Ha habido cierta tendencia a considerar las cuestiones relativas a la participación de las
mujeres en el desarrollo y la igualdad como un “tema de mujeres” en el que las
iniciativas en su mayor parte son impulsadas por y para mujeres. La experiencia y la
adopción más generalizada del concepto de “género” han traído consigo un mayor
reconocimiento de la necesidad de reflexionar sobre el hombre y su identidad sexual y
de implicar al hombre en el esfuerzo por lograr cambios. Sin embargo, se manifiesta con
frecuencia cierta confusión respecto a la forma de relacionar al hombre con las
estrategias de igualdad entre mujeres y hombres.
•
•
•
Algunos hombres (y mujeres) han cuestionado el énfasis puesto en la mujer,
diciendo que si se trata de “género” ¿no debe prestarse la misma atención a
mujeres y a hombres? Esta perspectiva no tiene en cuenta la razón por la que el
género ha sido identificado como un tema de cooperación para el desarrollo: las
desigualdades entre mujeres y hombres que resultan en un menor acceso de las
mujeres a los recursos de desarrollo de una sociedad y al poder de decisión en
todos los niveles de la sociedad. No deja de ser necesario considerar las
necesidades de desarrollo tanto de la mujer como del hombre. Las estrategias de
igualdad entre mujeres y hombres sirven para conseguir que se preste una mayor
atención a las necesidades de desarrollo de las mujeres, que han sido en gran
parte ignoradas, y para dirigirlas hacia los procesos que siguen manteniendo las
estructuras de la distribución desigual de recursos y de oportunidades en
perjuicio de las mujeres.
Sin embargo, abordar el tema de la mujer de forma aislada, sin tener en cuenta
las relaciones con los hombres, puede socavar las estrategias empleadas para
lograr distintos objetivos de desarrollo, incluido el de reducir las desigualdades
entre mujeres y hombres. Un análisis de género debe considerar no solamente las
diferencias entre mujeres y hombres, sino también las desigualdades en las
relaciones entre los sexos y su incidencia en las posibilidades y en la acción de
distintos colectivos de mujeres y hombres. Por ejemplo, las desigualdades entre
mujeres y hombres, y las relaciones no equitativas entre ellos, inciden en la toma
de decisiones sobre fertilidad y sexualidad. Por tanto, es necesario tener en
cuenta la identidad sexual y el comportamiento del hombre para desarrollar
estrategias eficaces.
Las identidades sexuales de la mujer y del hombre están estrechamente
relacionadas entre sí. Prueba de ello es la división del trabajo por género. Ciertas
tareas y responsabilidades se asignan a mujeres, y otras a hombres —la misma
división del trabajo crea interdependencia—. Los cambios para la mujer
conllevan cambios para el hombre también. En términos más generales, la
igualdad entre mujeres y hombres no puede lograrse simplemente cambiando los
papeles y responsabilidades atribuidos a las mujeres. Hasta ahora, son demasiado
96
•
pocos los hombres que se han ocupado de considerar cómo sería una sociedad
más equitativa y de trabajar conjuntamente con las mujeres en la definición y
puesta en práctica de estrategias para la igualdad. Esto puede reflejar, en parte,
resistencia a las consecuencias del cambio. Sin embargo, se puede argumentar
también que los defensores de la igualdad han de redoblar sus esfuerzos por
desarrollar alianzas con aquellos hombres que apoyen los esfuerzos por construir
una sociedad más equitativa.
Para algunas personas dedicadas a la cooperación, el hecho de que la misma
proporción de mujeres y de hombres participe en un programa o iniciativa
determinados indica el éxito de las estrategias de igualdad entre mujeres y
hombres. La igualdad de trato y de oportunidades para mujeres y hombres es un
objetivo importante. No obstante, la experiencia demuestra que una participación
equitativa a este nivel no es siempre la manera más válida o eficaz de asegurar
que un programa o una iniciativa apoyen el objetivo de la igualdad entre mujeres
y hombres. Las estrategias de igualdad están incorporando estas enseñanzas de
dos formas relacionadas entre sí:
– Centrándose en el impacto en lugar de en las actividades/aportaciones,
considerando cómo la iniciativa global afectará al hombre y a la mujer y a la
igualdad entre mujeres y hombres, directa o indirectamente.
– Centrándose en la igualdad como objetivo en lugar de en las mujeres como
grupo objetivo, considerando la forma de seleccionar y de diseñar iniciativas
susceptibles de apoyar la igualdad como objetivo, incluyendo, por ejemplo,
cambios en las prácticas institucionales, legislación y metodologías de
planificación, y que incluyan tanto a hombres como a mujeres.
Sobre el hombre y las estrategias de igualdad entre
mujeres y hombres en la cooperación para el desarrollo
¿Por qué las estrategias de género se centran en la mujer?
Las organismos de cooperación para el desarrollo y gran número de países asociados
han elaborado políticas y estrategias de igualdad entre mujeres y hombres precisamente
porque no existe la igualdad entre mujeres y hombres. Dado que son las mujeres las que
suelen sufrir la exclusión o las carencias en lo que a recursos sociales y económicos y
toma de decisiones se refiere, los esfuerzos por identificar y corregir los desequilibrios
se han centrado en la situación y en los puntos de vista de la mujer. Por otra parte, la
mayoría de los que luchan por cambiar las desigualdades en las relaciones entre los
sexos son mujeres. Pero existe un reconocimiento cada vez más generalizado de que las
estrategias para lograr cambios verdaderos deben centrarse en el hombre además de en
la mujer, y en las relaciones entre hombres y mujeres.
Y a los hombres, ¿no les afecta también el tema de la igualdad?
Con frecuencia la igualdad entre mujeres y hombres se considera un asunto ajeno a la
identidad social del hombre. Esto es debido a la tendencia a considerar las
características y atributos masculinos como la norma, y los femeninos una variante de la
norma. Pero las vidas y las actividades tanto de los hombres como de las mujeres están
muy influidas por los estereotipos sexistas. En la mayoría de las sociedades, los
hombres suelen tener unas posibilidades más amplias, mayores oportunidades y mayor
acceso a los recursos de la sociedad en comparación con las mujeres. Esto se debe a un
97
marco legislativo, político e institucional que incorpora las actitudes y prácticas
relativas a lo que significa ser hombre o mujer en una sociedad determinada.
Las normas y prácticas culturales relacionadas con la masculinidad y las expectativas de
los hombres como líderes, maridos, hijos y amantes —es decir, lo considerado propio de
su especificidad sexual— contribuyen de manera importante a determinar lo que se
exige de los hombres y de su conducta. En muchas sociedades, determinan que los
hombres han de llevar armas y luchar por defender la nación o la comunidad, o
concentrarse en las necesidades materiales de sus familias en lugar de en las relaciones
de criar y cuidar a la familia atribuidas a las mujeres. Por tanto, las pautas que marcan
las diferencias entre los sexos también suponen desventajas y costes para los hombres.
¿Cuál es el papel que corresponde al hombre en el logro de la igualdad entre mujeres
y hombres?
El logro de la igualdad entre mujeres y hombres conlleva cambios tanto para los
hombres como para las mujeres. Para que se logren unas relaciones más equitativas,
éstas han de basarse en una nueva definición de los derechos y las responsabilidades de
la mujer y del hombre en todos los ámbitos, incluyendo los entornos doméstico y
laboral, y en la sociedad en general. Uno de los retos que supone avanzar en este sentido
será el de motivar a más hombres para que sean copartícipes en el proceso de definición
de las visiones y estrategias que aseguren una sociedad más equitativa.
Adaptación de varios borradores elaborados para la Unidad para la Igualdad entre
mujeres y hombres de la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional-SIDA, por
Johanna Schalkwyk, Beth Woroniuk y Helen Thomas, 1997.
Ver también
Evolución del pensamiento y de los enfoques de igualdad entre mujeres y hombres.
Participación.
Referencias
COCKBURN, C. (1991); In the Way of Women: Men’s Resistance to Sex Equality in
Organisations. Ithaca. ILR Press. Nueva York.
WHITE, S. (1994); “Making men an issue: gender planning for ‘the other half”, Gender
Planning in Development Agencies: Meeting the Challenge. Mandy Macdonald (ed.).
Oxfam Publications. Oxford.
98
Justificación
Comentario
Antecedentes
Los defensores de la igualdad entre mujeres y hombres se han servido de varios
argumentos para convencer, entre otros, a los políticos, a otros miembros del personal y
a los dirigentes de sus propios organismos de que la igualdad no sólo es importante, sino
vital.
Generalmente, los argumentos esgrimidos han sido de dos tipos distintos:
•
•
Argumentos basados en la eficiencia: aunque estos argumentos han adoptado
muchas formas, el razonamiento esencial es que “apoyar la igualdad es bueno
para el desarrollo, ya que contribuirá al logro de grandes objetivos del desarrollo,
tales como la reducción del crecimiento de la población y un mayor crecimiento
económico”.
Argumentos de equidad: desde estos argumentos el razonamiento básico es que
hay que apoyar los objetivos de igualdad porque no hacerlo supondría una gran
injusticia. Como parte integrante de cualquier agenda de desarrollo, deben
adoptarse medidas activas para corregir las desigualdades.
Un estudio de la aplicación de las políticas de igualdad en tres organismos
internacionales de desarrollo (Kardam, 1991) señala que sus defensores tuvieron
cuidado de enmarcar los argumentos a favor de la consideración de las cuestiones de
igualdad entre mujeres y hombres dentro de las metas de la organización:
“Por ejemplo, el objetivo del Banco Mundial es promover el crecimiento
económico de los países en vías de desarrollo (confiando en los mecanismos del
mercado). Las cuestiones de Mujer y Desarrollo se consideraron aceptables en la
medida en que se presentaron y justificaron como instrumentos necesarios para
lograr estos objetivos (Kardam, 1995:13).”
Cuestiones
•
Los defensores de la igualdad que trabajan en los organismos de cooperación
para el desarrollo afrontan el reto de convertir las cuestiones de igualdad entre
mujeres y hombres en temas relevantes para un conjunto heterogéneo de
compañeros de trabajo, cuyos intereses y especializaciones son muy distintos.
Para ello, con frecuencia emplean la estrategia de variar el argumento según la
situación, demostrando la relación entre las preocupaciones por la igualdad y los
intereses delsector o especialización concreta de la persona con quien estén
tratando. En este caso, conviene tener una serie de argumentos a la que se pueda
99
•
recurrir según la ocasión y desarrollar un sentido táctico con el fin de servirse del
argumento más apropiado en cada ocasión.
Dicho esto, es importante señalar que hay que tener cuidado cuando se recurra a
los argumentos basados en la eficiencia, ya que pueden implicar ciertos riesgos
que es necesario evitar.
Hay que procurar asegurarse de que la enunciación del argumento no se vuelva en
contra del mismo, con un impacto negativo sobre las mujeres. Según la economista
Diane Elson (1995:203):
“Con diferencia, el modo más fácil de persuadir a los políticos de que deben
considerar una planificación basada en cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres es presentar a la mujer como un recurso que se suele infrautilizar, cuando
no pasar por alto, y que puede ser movilizado para facilitar la aplicación de la
política existente... Sin embargo, el problema que afecta a todas las mujeres,
excepto un número reducido que disfruta de una posición acomodada, no es que
sean un recurso infrautilizado, sino, al contrario, que son un recurso explotado en
demasía.
Existe el peligro de que abogando por la igualdad se consiga todo lo contrario:
maximizar la utilización del tiempo y del trabajo de la mujer.”
•
Si los objetivos de igualdad tratan de justificarse basándose únicamente en
argumentos de eficiencia, la argumentación fracasará cuando se presente alguna
evidencia en contra de ellos:
“... Las evidencias en contra pueden rebatir los argumentos basados en la
eficiencia y en los méritos de la mujer si se demuestra que la productividad de la
mujer puede ser considerablemente menor que la del hombre. En ese caso,
siguiendo la lógica del mercado, merecerá menores recursos. (Goetz 1994:32).”
•
•
La argumentación que justifica la incorporación de la igualdad entre mujeres y
hombres en los programas y políticas medioambientales aduciendo la “relación
especial” de la mujer con la naturaleza también tiene sus riesgos. Leach (1992) y
otros han señalado que “se puede caer en una trampa cuando se concibe el papel
de la mujer en relación con el medio ambiente de una manera parcial, estrecha o
estática; cuando se estudia este papel aisladamente, sin tener en cuenta el del
hombre; o cuando se suponen unos lazos muy estrechos entre la mujer y la
‘naturaleza”. Los que comparten esta llamada de atención afirman que sería
recomendable realizar un análisis de género para cada situación, con el objeto de
estudiar las diversas actividades, derechos y responsabilidades de hombres y
mujeres en la gestión de los recursos naturales.
Los análisis recientes también han arrojado dudas sobre la viabilidad de los
intentos de asegurar el apoyo a los objetivos de la igualdad entre mujeres y
hombres mediante argumentos de “sinergia”, según los cuales la política de
igualdad entre mujeres y hombres y cualquier otra política siempre obtendrán
mejores resultados cuando se apliquen conjuntamente. Como ejemplo, Jackson
(1996) argumenta que es necesario “rescatar las cuestiones de género de la
trampa de la pobreza”. Aduce que la subordinación de la mujer no se resolverá
concentrándose en los problemas de las mujeres víctimas de la pobreza y que
100
•
hace falta considerar las cuestiones de igualdad de un modo explícito dentro de
los programas de desarrollo. “Las políticas de lucha contra la pobreza no son
necesariamente apropiadas para abordar las cuestiones de género, porque no es la
pobreza la causa de la subordinación de la mujer.”
Es importante ser realista a la hora de considerar lo que puede lograrse mediante
la justificación argumentativa. Hay muchos obstáculos para lograr la igualdad
entre mujeres y hombres y son muchas las formas de resistencia. Un
razonamiento sólido no podrá vencerlos todos. Por citar de nuevo a Diane Elson
(1995:203):
“... sería utópico volcar toda nuestra fe en la justificación argumentativa como
medio para superar los prejuicios masculinos en el proceso sobre las políticas. Las
personas encargadas de la formulación de políticas tienen otras metas además de la
aplicación de esa política, y preservar los privilegios masculinos bien podría ser
uno de ellos.”
Ver también
Desvanecimiento de políticas.
Resistencia.
Referencias
ELSON, D. (1995). “Overcoming male bias”, Male Bias in the Development Process.
Diane Elson (ed.). Manchester University Press. Manchester.
GOETZ, A.M. (1997); “The Gender mainstreaming dilemma in research and policy:
integrating gender into poverty assessments and public expenditure reviews”, Susan
Joekes (ed.) “Retreat or Advance? Mainstreaming gender analysis at the Institute of
Development Studies”, Journal of International Development 8(5):697-727.
GOETZ, A.M. (1994); “From feminist knowledge to data for development: the
bureaucratic management of information on women and development”, IDS Bulletin
25(2):27-36.
JACKSON, C. (1996); “Rescuing Gender from the Poverty Trap”, World Development
24(3):489-504.
KARDAM, N. (1995); “Conditions of accountability for gender policy: the
organisational, political and cognitive contexts”, IDS Bulletin 26(3):11-22 (Special
Issue: Getting Institutions Right for Women in Development).
KARDAM, N. (1991); Bringing Women in: Women’s Issues in International
Development Programs. Lynne Rienner Publishers. Boulder, CO.
LEACH, M. (1992); “Gender and the environment: traps and opportunities”,
Development in Practice 2(1):12-22.
MOSER, C.O.N. (1993); Gender Planning and Development: Theory, Practice &
Training. Routledge. Nueva York. Edición en castellano: Planificación de Género y
Desarrollo: Teoría, Práctica &Capacitación. Red entre mujeres / Flora Tristán ediciones
(1995). Lima.
101
Mecanismos nacionales dedicados
a la Mujer
Comentario
Antecedentes
El término “mecanismos nacionales” se refiere a los distintos tipos de institutos o de
ministerios establecidos por los gobiernos del Norte y del Sur en las dos últimas décadas
dedicados a la mujer. Las declaraciones internacionales adoptadas en las cuatro
conferencias de las Naciones Unidas sobre las mujeres han instado a los gobiernos a que
establezcan y refuercen los mecanismos nacionales para que puedan desempeñar un
papel efectivo dentro del gobierno. La Plataforma para la Acción de Pekín hace
hincapié en el papel de los mecanismos nacionales en apoyar una estrategia de
integración, declarando que:
Epígrafe 201
Los mecanismos nacionales para el avance de la mujer son los organismos
centrales de coordinación de políticas de los gobiernos. Su tarea principal es
prestar apoyo a la incorporación de la perspectiva de la igualdad entre mujeres y
hombres en todas las esferas de política y en todos los niveles de gobierno.
La Plataforma para la Acción también define una serie de acciones que deben tomar los
gobiernos para fortalecer los mecanismos nacionales. Estas acciones incluyen:
Epígrafe 203
(a) Velar por que la responsabilidad de las cuestiones relacionadas con el avance
de la mujer recaiga en las esferas más altas de gobierno que sea posible; en
muchos casos esta tarea podría estar a cargo de un ministro del gabinete.
(b) Crear, sobre la base de un sólido compromiso político, un mecanismo nacional,
cuando no exista, y fortalecer, según proceda, los mecanismos nacionales
existentes para el avance de la mujer en las instancias más altas de gobierno que
sea posible; el mecanismo debería tener mandatos y atribuciones claramente
definidos; la disponibilidad de recursos suficientes y la capacidad y competencia
para influir en cuestiones de políticas y formular y examinar la legislación serían
elementos decisivos; entre otras cosas, debería realizar un análisis de políticas y
llevar a cabo funciones de fomento, comunicación, coordinación y vigilancia de la
aplicación.
Cuestiones
La Plataforma para la Acción también reconoce los problemas con los que se enfrentan
los mecanismos nacionales:
102
Epígrafe 196
Los mecanismos nacionales adoptan formas diversas y tienen una eficacia
desigual, y en algunos casos se han reducido. Marginados a menudo en las
estructuras nacionales de gobierno, estos mecanismos se ven, con frecuencia,
perjudicados debido a mandatos poco claros, falta de personal, capacitación, datos
adecuados y recursos suficientes y un apoyo insuficiente de los dirigentes políticos
nacionales.
Con frecuencia se subestima la complejidad de los retos a los que se enfrentan los
mecanismos nacionales.
•
•
El mecanismo nacional suele ser el eje central del seguimiento de la Plataforma
para la Acción de Pekín y el organismo que debe dirigir la puesta en práctica de
las políticas del gobierno sobre mujeres y igualdad. Para ello, necesita
desempeñar un papel de catalizador de la acción de otros ministerios del
gobierno, además de ser el organismo que refuerza la capacidad de los otros
ministerios del gobierno para responder mejor a las necesidades y a los intereses
de las mujeres. Ha de asumir esta función de fortalecimiento de la capacidad
tomando como objetivo otras instituciones y funcionarios, reforzando, al mismo
tiempo, su propia capacidad en un campo donde existen pocos modelos y
metodologías. Un organismo de este tipo requiere unas aptitudes políticas y
burocráticas sofisticadas para poder desarrollar estrategias coherentes y para
conducir la defensa de la política de igualdad a través de sus relaciones con otras
instituciones.
La función de catalizador ofrece pocas recompensas políticas. Trabajar dentro de
la administración para asegurar que otros ministerios adapten sus procedimientos
de planificación, programas y asignación de recursos para que reflejen las
necesidades y los intereses de la mujer es un proceso a largo plazo en el que los
logros son lentos y paulatinos. No proporciona notoriedad al ministro ni al
personal, y en general es difícil demostrar avances o atribuirse méritos. Por
tanto, esta empresa es, con frecuencia, una tarea poco atractiva para los políticos
y burócratas con experiencia.
También significa que el organismo está sometido a mucha presión para llevar a
cabo programas que atañen directamente a la comunidad, para ganar notoriedad y
demostrar unos resultados concretos. Sin embargo, la identificación de los
programas susceptibles de ser ejecutados puede estar más influenciada por el tipo
de iniciativas que están dispuestos a financiar los donantes que por una estrategia
coherente que combine las funciones de ejecución y defensa de la política de
igualdad entre mujeres y hombres. La ejecución de programas también absorbe
considerables recursos administrativos y desvía la atención de las actividades más
complejas y menos gratas de defensa de las políticas.
Debido a las debilidades reales y percibidas de los ministerios e instituciones que
componen los mecanismos nacionales dedicados a la mujer, algunos organismos de
cooperación para el desarrollo se muestran reacios a trabajar con ellos. Puede tener más
sentido invertir en los mecanismos nacionales si se perciben como un aspecto del interés
dirigido hacia los objetivos de gobernabilidad y buen gobierno, en lugar de como un
103
medio que permite a los programas y servicios llegar a la mujer directamente. Si los
organismos de cooperación para el desarrollo se esfuerzan por fortalecer las
instituciones nacionales y su capacidad para el desarrollo eficaz y equitativo de las
políticas y de la aplicación de los programas, no pueden ignorar los mecanismos
nacionales dedicados a la mujer. La capacidad de las instituciones nacionales de
desarrollar unos mandatos coherentes y factibles, y de aplicarlos con eficacia, será un
factor importante para lograr progresos sostenibles en el cumplimiento de los objetivos
de igualdad, con los que se han comprometido tanto el gobierno nacional como los
organismos de cooperación para el desarrollo.
Ver también
El compromiso de plena integración de la perspectiva de género de la Plataforma para
la Acción de Pekín.
Referencias
ÁLVAREZ, S. (1990); “Contradictions of a ‘women’s space’ in a male-dominated state:
the political role of the commissions on the status of women in post-authoritarian
Brazil”, Women, International Development and Politics. The Bureaucratic Mire.
Kathleen Staudt (ed.). Temple University Press. Filadelfia.
BROUWERS, R., LINGEN, A. Y TEMPELMAN, C. (1992); “Support to National
Machinery for Women in Developing Countries: Efforts of OECD/DAC Members”,
Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, Programa Especial de Mujer y
Desarrollo, y el Grupo de Expertos del CAD/OCDE sobre Mujer y Desarrollo.
BYRNE, B. Y KOCH LEIER, L. (1996); National Machineries for women in
development: Experiences, lessons and strategies for institutionalising gender in
development policy and planning. Bridge Report 35. Informe elaborado para la
Comisión Europea, Dirección General para el Desarrollo (DGVIII) con la colaboración
de Sally Baden y Rachel Marcus
GOETZ, A.M. (1995); The Politics of Integrating Gender to State Development
Processes. Trends, Opportunities and Constraints in Bangladesh, Chile, Jamaica, Mali,
Morocco and Uganda. Occasional Paper 2, IV Conferencia Mundial de las Naciones
Unidas sobre las Mujeres, UNRISD, Ginebra.
GORDON, SH. (ed.) (1984); Ladies in Limbo. The Fate of Women’s Bureaux. Six Case
Studies from the Caribbean. Commonwealth Secretariat. Londres.
HIRSCHMANN, D. (1990); “The Malawi case: enclave politics, core resistance, and
‘Nkhoswe 1”, Women, International Development and Politics. The Bureaucratic Mire.
Kathleen Staudt (ed.). Temple University Press. Filadelfia.
NORAD (1995); A world wide co-operation. Norwegian support to selected national
machineries for the advancement of women. A Review prepared by Women in
Development Consulting (WIDCO). NORAD. Oslo.
ROWAN CAMPBELL, D. (1995); “National machineries for women: a balancing act”,
A Commitment to the World’s Women. Perspectives on Development for Beijing and
Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York.(Disponible a través de Women,
Ink.)
104
SAWER, M. (1996); Femocrats and Ecorats. Women’s Policy Machinery in Australia,
Canada and New Zealand. United Nations Research Institute for Social Development
(UNRISD), Occasional Paper 6, IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre
las Mujeres.
SUMMERS, A. (1986); “Mandarins or missionaries: women in the federal
bureaucracy”, Australian Women: New Feminist Perspectives. Norma Grieves and Aisa
Burns (eds.). Oxford University Press. Melbourne.
TORRES, AMARYLLIS, T. Y ROSARIO, R. S. del et. al. (1994); Gender and
development. Making the bureaucracy gender-responsive. A sourcebook for advocates,
planners and implementors. UNIFEM (y la National Commission on the Role of
Filipino Women).
VALDEAVILLA, E. (1995); “Breakthrough and challenges of making the Philippine
government work for gender equality”, IDS Bulletin 26 (3):94-101 (Special Issue:
Getting Institutions Right for Women in Development).
105
ONG y cuestiones de igualdad
Comentario12
Antecedentes
Los organismos de cooperación para el desarrollo se enfrentan a ciertos retos al trabajar
con ONG (organizaciones no gubernamentales) en sus propios países. Muchas ONG son
extremadamente independientes, les molesta que se interfiera en sus asuntos cotidianos
y guardan las distancias con la organización estatal para el desarrollo. En estas
relaciones complicadas, la concordancia de políticas (incluso tratándose de metas como
la igualdad) puede ser una cuestión polémica.
Actualmente los organismos de cooperación para el desarrollo suelen financiar a las
ONG a través de subvenciones globales o de fondos para programas más que mediante
la aprobación proyecto a proyecto. Por tanto, un sistema para examinar a fondo
proyectos individuales tiene poco sentido. En su lugar, los organismos pueden trabajar
con ONG (mediante el diálogo, incentivos, evaluaciones, directrices formales,...) con el
objeto de mejorar su capacidad institucional para trabajar en cuestiones de igualdad y
para desarrollar estrategias acordes con los características específicas de cada ONG.
Cuestiones
En las discusiones con las ONG, el personal del organismo puede plantear cuestiones
relativas tanto a la organización institucional de la ONG como a sus programas
(Woroniuk et al., 1996).
Cuestiones institucionales
•
•
12
Muchas ONG han elaborado políticas de igualdad entre mujeres y hombres
en las que analizan la situación y determinan lo que esperan conseguir y cómo.
Sin embargo, la experiencia demuestra que la existencia de una política no es
suficiente para asegurar su puesta en práctica. También es importante conocer
los progresos que ha logrado la ONG en asegurar que todos sus programas y
proyectos tengan en consideración las cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres.
A pesar de la falta de consenso sobre cuál es “la mejor” estructura institucional
para apoyar la ejecución de las políticas de igualdad entre mujeres y hombres, es
evidente la necesidad de un mecanismo que sirva como catalizador y como
defensor de las metas de igualdad. Las políticas de género no son “autoejecutables”. Hacen falta medios.
Este comentario se inspira en gran parte en Woroniuk, et al. (1996).
106
•
•
La integración de objetivos de igualdad entre mujeres y hombres en los
programas de las ONG requiere unas aptitudes específicas por parte del
personal y del voluntariado. Tradicionalmente, se ha subestimado la necesidad
de estas aptitudes, ya que con frecuencia se delegaba la responsabilidad de la
política de igualdad entre mujeres y hombres a un grupo de mujeres poco
cualificadas para que trabajaran en ella durante su hora de comer. Si bien el
compromiso básico con la cuestión supone un importante punto de partida,
también se requieren experiencia y conocimientos técnicos.
Como parte del proceso de fortalecimiento de su trabajo en cuestiones de
igualdad, algunas ONG han recurrido al examen de sus propias estructuras y
culturas de trabajo. Han cuestionado algunos aspectos del poder en el seno de
su organización y la posición relativa de las mujeres y los hombres dentro de la
misma.
Cuestiones de programación
•
•
•
•
Dado que las ONG casi siempre trabajan en colaboración con otras ONG del
Sur, estas relaciones constituyen un eje importante de las discusiones sobre
cuestiones de igualdad. El enfoque más fructífero parece ser aquél en que todas
las partes se sientan a discutir sin ideas preconcebidas y dispuestas a aprender
unas de otras. También resulta útil ampliar las discusiones para incluir
organizaciones femeninas y defensores de la igualdad, ya que ambos han sufrido
muchas veces la marginación en las relaciones entre ONG de Norte y Sur.
El reconocimiento de la igualdad como objetivo estratégico del desarrollo
también supone un desafío para las ONG, las cuales deben asegurar la existencia
de vínculos claros entre la igualdad y otras prioridades y áreas del desarrollo. Si
la igualdad se trata como algo “accesorio”, las probabilidades de éxito serán
escasas. Muchas ONG han tratado los “proyectos de mujer” como un sector o un
área de actividad separados. Puede resultar difícil superar este enfoque y
convertirlo en estrategia de integración.
Algunas ONG sostienen que sus iniciativas están orientadas a la mujer y con eso
basta. Aun siendo importante aumentar su participación, esto no conduce
automáticamente a unas relaciones más equitativas entre hombres y mujeres.
Implicar a más mujeres como beneficiarias puede no servir para corregir las
desigualdades, mientras no se traten las cuestiones de poder y no se involucre en
pie de igualdad a las mujeres en el proceso de toma de decisiones.
Las ONG desempeñan un papel importante en dar participación a los ciudadanos
en los temas de desarrollo y en informarles sobre los mismos. Las cuestiones de
igualdad entre mujeres y hombres también son un elemento importante de las
actividades de información pública y en las campañas para recaudar
fondos. Los programas de educación pueden integrar la perspectiva de género en
la discusión de todas las cuestiones (resolución de conflictos, ajuste
estructural,...) y se puede poner cuidado en evitar transmitir imágenes
estereotipadas de la mujer como víctima en las campañas de recaudación de
fondos.
107
Ver también
Empoderamiento.
El análisis institucional desde una perspectiva de género.
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
Enfoques participativos.
Movimientos de mujeres (internacionales) (sección II).
Referencias
MACDONALD, M. (ed.) (1994); Gender Planning in Development Agencies: Meeting
the Challenge. OXFAM. Oxford.
NATIONAL ALLIANCE OF WOMEN’S ORGANISATIONS (1993); Equality and
Development: Report of Survey and Research on Gender Policies of Aid and
Development Agencies in the UK. Londres.
PLEWES, B. Y STUART, R. (1992); Gender Work is Never Done: A Study of
Canadian NGO Capacity in Gender and Development. Canadian Council for
International Co-operation y Canadian International Development Agency. Ottawa.
PLEWES, B. Y STUART, R. (1991); Developing an Organizational Gender Policy CUSO: A Case Study. MATCH International Centre. Ottawa.
SIDDHARTH, V. (1995); “Gendered Participation: NGOs and the World Bank”, IDS
Bulletin 26( 3), julio.
WORONIUK, B., SCHALKWYK, J. Y THOMAS, H. (1996); Gender Equality and
Swedish Non-Governmental Organizations: Overview and Talking Points. Elaborado
para la Division for Co-operation with NGOs (SEKA) y la Gender Equality Unit,
SIDA, Estocolmo.
108
La plena integración de la perspectiva
de género como estrategia
13
institucional
Comentario
Antecedentes
Los organismos de cooperación para el desarrollo están adoptando estrategias de
integración como vía para apoyar los esfuerzos por lograr la igualdad entre mujeres y
hombres. Esto se debe, en parte, a su insatisfacción con el énfasis puesto por estrategias
anteriores en llevar a cabo proyectos separados sobre la mujer. Aunque algunos de estos
proyectos fueran innovadores y dinámicos, la mayoría no pasaron de ser pequeñas
iniciativas aisladas, cuya contribución a paliar las desigualdades entre mujeres y
hombres fue mínima. Por tanto, los defensores de la igualdad (tanto dentro como fuera
de los organismos de cooperación para el desarrollo) argumentaron que era necesario
considerar el problema de la desigualdad en la elaboración de políticas, en la selección
de áreas prioritarias y en el diseño general de los programas. Más que ir transformando
los componentes relativos a la problemática de la mujer en proyectos de gran
envergadura, se trata de que el contenido de los objetivos y prioridades de tales
proyectos incluya el objetivo global de la igualdad.
A pesar del uso cada vez más extendido del término “mainstreaming”, sigue habiendo
confusiones sobre su significado y los organismos lo utilizan en varios sentidos.
Algunos organismos se resisten a emplear este término, ya que lo encuentran confuso y
difícil de traducir a otras lenguas. Otras instituciones, sin embargo, lo han encontrado
útil a la hora de resumir lo que intentan hacer.
Dada la gran prioridad concedida a las estrategias de plena integración de la perspectiva
de género en la Plataforma para la Acción de Pekín, y en la Declaración de la Reunión
de Alto Nivel del CAD-OCDE de 1995, resulta fundamental comprender los desafíos y
las ventajas de la adopción de un enfoque de este tipo.
Tres cuestiones
•
Distinguir entre medios y fines. Una manera de entender la plena integración
de la perspectiva de género consiste en distinguir tres objetivos o áreas de
actuación diferentes (Schalkwyk et al., 1996). Con la adopción de este enfoque,
un organismo puede esforzarse por promover cambios en:
–
13
El país asociado (sus instituciones, leyes, políticas y programas
gubernamentales, siempre con el objetivo de favorecer la igualdad entre
mujeres y hombres).
“Mainstreaming as an Institutional Strategy”, en inglés.
109
–
–
El programa de cooperación para el desarrollo (con los gobiernos de los
países asociados o con los organismos multilaterales).
El propio organismo (sus procedimientos y estructuras).
A veces, los organismos han tendido a confundir estas tres áreas y han perdido de vista
el hecho de que el objetivo principal consiste en lograr cambios en los países asociados.
Muchos organismos de cooperación para el desarrollo se han concentrado en sus propios
procedimientos y mecanismos internos. Aun siendo importantes, los cambios llevados a
cabo en un organismo y en sus programas son, sobre todo, medios para apoyar la
igualdad en los países asociados y no fines en sí mismos.
•
Cuestionar la agenda para el desarrollo. Quienes critican las estrategias de
integración han señalado que, en algunos casos, la integración podría consistir
simplemente en incorporar a la mujer a un proceso de desarrollo desigual e
insostenible, cuando lo que se hacía necesario era replantear ese proceso del
principio al fin. Ésta es una preocupación legítima.
Con el fin de evitar que esto suceda, Rounaq Jahan (1995:13) ha argumentado
que es importante distinguir entre dos tipos distintos de estrategias de
integración:
– El enfoque de incorporación: este enfoque incorpora las cuestiones de
igualdad entre mujeres y hombres en los modelos de desarrollo existentes.
“Plasmar las cuestiones de mujer y género en un amplio espectro de sectores es
la estrategia clave de este concepto: la agenda general del desarrollo no se
transforma, sino que cada tema se adapta para tener en cuenta las cuestiones de
mujer y género.”
– El enfoque de un nuevo diseño de la agenda: este enfoque implica la
transformación de la actual agenda para el desarrollo mediante la perspectiva de
género. “La principal estrategia de este enfoque es la participación de la mujer en
la toma de decisiones sobre las prioridades del desarrollo: las mujeres participan
en todas las decisiones concernientes al desarrollo y mediante este proceso
llevan a cabo un cambio fundamental en el modelo de desarrollo existente.”
•
En el enfoque de un nuevo diseño de la agenda, concentrado en el
empoderamiento de las mujeres y en su mayor participación en las decisiones
tomadas a todos los niveles, radica el mayor potencial en favor de la igualdad
entre mujeres y hombres.
Iniciativas específicas que apoyen los objetivos de igualdad. Una estrategia de
integración no descarta la financiación de proyectos que tienen por objeto lograr
la igualdad. De hecho, las iniciativas innovadoras, estratégicas y dinámicas
desempeñan un papel fundamental. Estos proyectos pueden dirigirse hacia la
mujer, hacia el hombre o hacia las instituciones. El requisito fundamental es que
apoyen explícitamente la igualdad entre mujeres y hombres. Por ejemplo, los
proyectos podrían incluir la financiación de las organizaciones femeninas que se
ocupen de que los gobiernos cumplan los compromisos adquiridos en Pekín;
campañas informativas dirigidas a los hombres y encaminadas a informarles de
sus papeles, responsabilidades y derechos en relación a la salud sexual y
reproductiva; o el fortalecimiento de la capacidad de su Ministerio de Justicia
110
para poner en práctica las reformas legales de acuerdo con la Convención sobre
la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.
Una advertencia: los proyectos dirigidos exclusivamente a la mujer no tienen por qué
apoyar necesariamente objetivos de igualdad. Por ejemplo, sin una cuidadosa
consideración de las estructuras de género y una planificación económica exhaustiva,
los proyectos de “generación de ingresos” pueden, sin hacerlo intencionadamente,
añadir una carga mayor al trabajo desarrollado por la mujer sin que ésta obtenga una
compensación significativa.
Ver también
Evolución del pensamiento y de los enfoques sobre igualdad entre mujeres y hombres.
El compromiso de plena integración de la perspectiva de género en la Plataforma para
la Acción de Pekín.
Referencias
ANDERSON, M.B. (1993); Focusing on Women: UNIFEM’s Experience in
Mainstreaming. UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través de Woman, Ink.)
GOETZ, A.M. (ed.) (1995); “Getting Institutions Right for Women in Development”,
IDS Bulletin 26(3), julio.
JAHAN, R. (1995); The Elusive Agenda: Mainstreaming Women in Development. Zed
Books Ltd. Londres.
KARDAM, N. (1991); Bringing Women In: Women’s Issues in International
Development Programs. Lynne Rienner Publishers. Boulder, Colorado.
RAZAVI, SH. Y MILLER, C. (1995); Gender Mainstreaming: A Study of Efforts by
the UNDP, the World Bank and the ILO to Institutionalize Gender Issues. UNRISD
Occasional Paper - IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre las Mujeres.
(Disponible a través de Woman, Ink.)
SCHALKWYK, J., THOMAS, H. Y WORONIUK, B. (1996); Mainstreaming: A
Strategy for Achieving Equality Between Women & Men-A Think Piece. Estocolmo:
SIDA (Department for Policy and Legal Services).
111
La programación regional en apoyo
a los objetivos de la igualdad entre
mujeres y hombres
Comentario
La programación regional puede desempeñar un papel importante en las estrategias para
lograr la igualdad entre la mujer y el hombre, sobre todo cuando es difícil tratar las
cuestiones de igualdad en un ámbito local.
Esta cuestión se planteó en un seminario posterior a la conferencia de Pekín organizado
en el sur de Asia bajo los auspicios del Grupo de Expertos del CAD sobre Mujer y
Desarrollo. Al seminario acudieron los representantes de los organismos donantes
convocados por los expertos en igualdad entre mujeres y hombres de los organismos
regionales (incluyendo, por ejemplo, ESCAP, IWRAW, la Asociación para Estudios
sobre la Mujer del Sur de Asia y DAWN). El resumen de los asuntos más importantes
tratados por los expertos regionales incluía lo siguiente:
Cuestiones regionales. Cada vez son más importantes las cuestiones regionales.
Los donantes deberían tratar de encontrar modos de apoyar las redes regionales,
aunque el apoyo se limite a la financiación de las actividades nacionales en un
contexto regional. A escala regional, la cofinanciación puede lograr un gran
impacto. Es necesario que los donantes consideren posibilidades creativas de
financiación para grandes cuestiones regionales. Por ejemplo, las consecuencias
del VIH-SIDA son simultáneas para la salud, la educación, la pobreza y la
migración transfronteriza.
Cuestiones relativas a los derechos humanos. A menudo, los donantes prestan una
mejor asistencia a las mujeres en países “difíciles”, así como a mujeres
pertenecientes a grupos minoritarios marginados mediante redes regionales que a
través de una relación “de gobierno a gobierno”. Los propios donantes pueden
sensibilizarse entre ellos sobre las situaciones en que la mujer se encuentra
discriminada (como en Afganistán), y pueden compartir información acerca de
asuntos tales como los efectos cada vez mayores que sobre las mujeres tienen
todas las formas de integrismo religioso.
El informe del seminario también alentaba a los asistentes a que consideraran las
iniciativas nacionales en un contexto regional:
Los donantes necesitan considerar las iniciativas nacionales en un contexto más
regional y compartir información sobre asuntos que tengan trascendencia respecto
a la igualdad entre mujeres y hombres. Podrían trabajar conjuntamente en temas
comunes de ámbito regional (tales como el tráfico ilegal, la droga o la mujer en
situaciones de conflicto).
112
Referencias
Las consecuencias de la IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre las
Mujeres (Pekín) para la Cooperación para el Desarrollo en el sur de Asia. Seminario
Regional, Madras, 23-25 de abril de 1996. Resumen elaborado por ODA para el Grupo
de Expertos sobre Mujer y Desarrollo del CAD/OCDE (1996).
113
Resistencia
Comentario
Antecedentes
Establecer relaciones más equitativas entre la mujer y el hombre es un proceso lento. Es
necesario comprender y asimilar las muchas formas de resistencia que se movilizan ante
cualquier cambio. La resistencia puede ser consciente o inconsciente; puede producirse
en distintos niveles (personal y burocrático); y sus agentes pueden ser tanto mujeres
como hombres.
Formas de resistencia
Dentro del esfuerzo por tratar las distintas formas de resistencia y desarrollar maneras de
superarlas, Sara Longwe (1990, 1995) inició el proceso de identificar estrategias
específicas de resistencia. La siguiente lista de estrategias se basa en su trabajo.
Negación
Esta estrategia puede emplearse a distintos niveles. Por ejemplo, a nivel general, alguien
puede argumentar que la igualdad entre mujeres y hombres no es un tema de
preocupación para su país (o región, o comunidad). O puede tratarse de una negación
más limitada, consistente en decir que un programa determinado no discrimina a las
mujeres.
Elección de una acción simbólica
Los que emplean esta estrategia reconocen que algo hay que hacer respecto a las
cuestiones de igualdad, pero son reacios a considerar cambios importantes. Por tanto,
seleccionan un proyecto específico (o componente dentro de un proyecto). En muchos
casos, este proyecto se basa en una valoración limitada de las desigualdades entre los
sexos y es posible que considere a las mujeres como un “grupo vulnerable”. Así, al ser
preguntados sobre sus actuaciones en el terreno de la igualdad entre mujeres y hombres,
quienes utilizan esta estrategia señalan el proyecto específico para demostrar que están
haciendo “algo”. Sin embargo, no apuestan seriamente por la igualdad como objetivo.
Defensores de boquilla
Esta estrategia familiar consiste en reconocer la cuestión a nivel de retórica, pero sin
llevar a cabo ninguna acción significativa.
114
Encargar estudios
En vez de actuar, los que emplean esta estrategia pretenden retrasar las decisiones
mediante el encargo de un estudio que les proporcione más información. Con frecuencia
esperan que, cuando esté terminado el estudio, el problema haya dejado de existir.
Hablar en nombre de “la mujer”
Esta estrategia presupone que las mujeres son un colectivo homogéneo con un solo
punto de vista y un conjunto determinado de intereses. Una o dos experiencias se
convierten en una afirmación general aplicable a todas las mujeres:
“Ayer me reuní con un grupo de mujeres y me dijeron que su preocupación
principal era que se construyera un colegio para sus hijos. Por tanto, nuestro
programa de cooperación debe centrarse en este aspecto.”
Archivar el asunto
Con esta estrategia, se aplaza o retrasa la actuación en el terreno de la igualdad, en
espera de un proceso o unas decisiones de planificación más amplios.
“Gracias por sus comentarios. Estamos desarrollando un plan director para el
desarrollo en esta región. Tendremos en cuenta este informe, junto con todos los
otros informes sobre temas importantes.”
Compartimentación
Los que emplean esta estrategia no reconocen que las cuestiones de igualdad son
transversales y delegan todas las acciones al responsable oficial del “desarrollo de la
mujer”. Como consecuencia, la preocupación por la igualdad se convierte en sector.
Mala interpretación de lo que significa la integración de la perspectiva de género
En este caso, se interpreta erróneamente la estrategia de integración de la perspectiva de
género. En lugar de situar la igualdad entre mujeres y hombres como objetivo de la
estrategia de integración, se concentra la atención en el proceso de involucrar a las
mujeres muchas veces en actividades y programas en las que, tradicionalmente, su
aportación es mínima. Los funcionarios argumentan que no hay programas específicos
para la mujer, ya que las mujeres participan (o se les invita a que participen) en todas las
actividades del programa.
“Las mujeres de esta región ya trabajan muy duro en la agricultura y cumpliendo
sus responsabilidades familiares. Sería irresponsable por nuestra parte pedirles que
participaran en más actividades de proyecto.”
Nombramientos simbólicos
Se nombra a una o a dos mujeres para que formen parte de comités, o se les invita a que
participen en un proceso de toma de decisiones. Una variante de esta estrategia es
seleccionar a mujeres que tengan poco interés en cuestiones de igualdad entre mujeres y
hombres, precisamente por esta razón. Otra consiste en invitar a una mujer
115
comprometida con la lucha por la igualdad a participar, pero que tenga poco peso en el
proceso global.
Contrarrestar la resistencia
En su trabajo para UNICEF (1994), Longwe examinó una serie de estrategias básicas
para contrarrestar la resistencia:
Contra la negación
Presentar pruebas empíricas sólidas (estadísticas, historias orales, investigación bien
fundada) que documenten las desigualdades de género y prácticas discriminatorias.
Contra la elección de una acción simbólica
Comprobar que se conceda atención prioritaria a las cuestiones de igualdad en todas las
fases del proceso de planificación (no solamente en la identificación del problema).
Preguntar sobre el impacto y los resultados previstos de la iniciativa y quién se
beneficiará de ella (qué mujeres y qué hombres).
Contra los compromisos de boquilla
Insistir en los sistemas de supervisión y evaluación del impacto sobre la igualdad entre
mujeres y hombres en todos los programas.
Contra la desviación vía estudios
Se puede reconocer la necesidad de nuevas investigaciones sin tener por ello que aplazar
las acciones hasta la conclusión de aquéllas. Podría desarrollarse un proyecto piloto para
explorar la cuestión; además, existen bases de datos y fuentes de información
importantes que no se utilizan actualmente.
Contra la estrategia de “hablar en nombre de la mujer”
Proveerse de estudios ya concluidos cuyos objetivos hayan sido analizar tanto los
intereses comunes como la diversidad de las mujeres. Argumentar que es necesario
comprender cada situación e insistir en el uso de métodos participativos sensibles al
género.
Si quieren archivar el proyecto
En el caso de que se trate de un proyecto prioritario, presentarlo a otra institución o a
otro nivel del sistema. Buscar aliados dispuestos a defender el proyecto.
Contra la compartimentación
Insistir en la necesidad de prestar una atención global a las cuestiones de género,
abarcando la planificación, la ejecución y la evaluación. Explicar en términos concretos
116
cómo y por qué las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres están relacionadas
con el trabajo de un ministerio específico o con un proyecto determinado.
Contra las malas interpretaciones de la integración
Procurar dirigir la atención hacia el impacto de la iniciativa y preguntar quiénes serán
los beneficiarios. ¿Aumenta el proyecto las desigualdades entre mujeres y hombres?
¿Tiene posibilidades de contribuir a unas relaciones más equitativas entre los dos sexos?
Contra los nombramientos simbólicos
Insistir en una mayor transparencia en el proceso de toma de decisiones y, en general, en
una mayor aportación a este proceso por parte de las personas afectadas por las
decisiones. Cuando se es “la mujer florero”, buscar aliados (tanto dentro como fuera de
la estructura formal).
Ver también
La plena integración de la perspectiva de género como estrategia institucional.
Los hombres.
Enfoques participativos.
Desvanecimiento de políticas.
Referencias
LONGWE, S.H. (1995); “The Evaporation of Policies for Women’s Advancement”, A
Commitment to the World’s Women: Perspectives on Development for Beijing and
Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York.
LONGWE, S.H. (1990); From Welfare to Empowerment: The Situation of Women in
Development in Africa, a Post-UN Women’s Decade Update and Future Directions.
Working Paper 204, Women in International Development, Michigan State University.
Marzo.
MORGAN, N. (1988); The Equality Game: Women in the Federal Public Service
(1908-1987). Canadian Advisory Council on the Status of Women. Ottawa.
ROSARIO, V. del (1995); “Mainstreaming gender concerns: aspects of compliance,
resistance and negotiation”, IDS Bulletin 26(3):102-109 (Special Issue: Getting
Institutions Right for Women in Development).
STAUDT, K. (1990); “Gender politics in bureaucracy: theoretical issues in comparative
perspective”, Women, International Development and Politics. The Bureaucratic Mire.
Kathleen Staudt (ed.). Temple University Press. Filadelfia.
UNICEF (1994); Gender Equality & Women’s Empowerment. Junio. (Material para un
curso de formación.)
117
Responsabilidad
14
Comentario
Antecedentes
De la lenta aplicación de las políticas de igualdad entre mujeres y hombres ha surgido la
cuestión de cómo y por qué puede llegar el personal de las organizaciones de
cooperación para el desarrollo a distinguir entre políticas importantes y políticas
opcionales. Esta aparente “jerarquía entre políticas” ha impulsado a los analistas a
reclamar unas estructuras de responsabilidad más sólidas que aseguren que el personal
llegue a poner en práctica las políticas en cuestión y se ocupe de los compromisos sobre
la igualdad de la mujer asumidos por su gobierno y por los organismos competentes.
Aun así, ha quedado demostrado que la responsabilidad en el sentido de “rendición de
cuentas” es un concepto complejo y difícil. Aunque todos suelen estar de acuerdo acerca
de la necesidad de establecer responsabilidades, a menudo es difícil esclarecer el
significado de tal afirmación y definir su aplicación en la práctica.
Cuestiones
En la discusión que se sostiene en la actualidad acerca de las responsabilidades, surgen
varias cuestiones. En primer lugar hay cuestiones relacionadas con la responsabilidad
dentro de las organizaciones de cooperación para el desarrollo:
•
•
14
La responsabilidad está ligada a la existencia de objetivos institucionales
relativos a la igualdad entre mujeres y hombres. Para lograr que el personal se
haga responsable de la ejecución de una determinada política, es esencial
establecer un plan claro con objetivos cuantificables. Sin un plan de este tipo, es
difícil delimitar las responsabilidades del personal.
En la valoración anual del rendimiento del personal, al menos una organización
ha incluido como experimento una evaluación de los progresos logrados en
cuestiones de igualdad. Sin embargo, en la práctica el experimento no logró lo
que se esperaba de él, ya que fue difícil evaluar los progresos llevados a cabo y
dar a las cuestiones de igualdad cierta importancia en el amplio proceso de
valoración del personal, en el que entran en juego muchas otras cuestiones.
Los cuadros directivos como factor clave para asegurar la responsabilidad.
Numerosos analistas señalan la necesidad de un liderazgo claro en temas de
igualdad en el seno de los organismos. Si la dirección no demuestra ningún
interés en las cuestiones de igualdad entre mujeres y hombres, es muy poco
probable que las políticas correspondientes pasen de lo meramente retórico.
“Accountability”, en inglés.
118
•
•
Sin embargo, definir qué tipo de liderazgo hay que asumir es difícil. No basta
con que la dirección afirme que la igualdad es una cuestión importante para el
organismo en cuestión. También debe demostrar esta importancia a la hora de
asignar recursos, y poniendo sobre la mesa cuestiones de igualdad en la
discusión de otras políticas y exigiendo progresos por parte de los funcionarios
superiores. Según Kardam (1995:20), “el liderazgo es una cuestión empresarial;
implica una combinación de imaginación al idear opciones institucionales y
habilidad para hacer de intermediario de los intereses de los diversos agentes a la
hora de organizar el apoyo a tales opciones”.
La responsabilidad en cuestiones de igualdad será difícil de establecer si en
el propio organismo las responsabilidades no están bien delimitadas. No es
realista esperar que el personal “se haga” responsable de la ejecución de una
política de igualdad, cuando resulten todavía escasas las cuestiones en las que
haya asumido esa obligación de rendir cuentas. No obstante, se tiene la
esperanza de que este proceso se vea beneficiado por una gestión basada en la
obtención de resultados o en el rendimiento.
En segundo lugar, surgen otras cuestiones cuando se amplía la discusión del
tema de la responsabilidad. Se plantea a quién deben rendir cuentas los
organismos de cooperación para el desarrollo y demás instituciones, y por qué,
en general, hasta la fecha se ha fracasado a la hora de hacerlos responsables de
las necesidades e intereses de las mujeres.
Kardam (1995) y Ford-Smith (1989) han tratado la cuestión del desequilibrio de
poder entre los beneficiarios de los programas de cooperación para el
desarrollo y los propios organismos encargados de llevarlos a cabo. Señalan
que en muchos casos la responsabilidad no se dirige hacia los beneficiarios, sino
a los donantes y a sus dirigentes políticos. Kardam indica que el personal de los
organismos rara vez obtiene alguna recompensa por mostrarse receptivo a las
condiciones locales. En otro ejemplo, Ford-Smith señala un ejemplo específico
de las consecuencias de esta relación de poder en el colectivo teatral Sistren,
formado por mujeres jamaicanas:
“Las relaciones con los organismos internacionales nos ayudaron a sobrevivir en
un período muy difícil. Nos ayudaron a ampliar e intensificar nuestro contacto con
los hombres y mujeres de Jamaica y del resto del mundo. Al mismo tiempo,
tuvieron un enorme impacto tanto en la clase de trabajo que hicimos como en
nuestra administración interna. Dos de los aspectos más importantes de la labor
que Sistren se proponía llevar a cabo, concretamente ciertos servicios para un
grupo de mujeres jamaicanas y la formación de una organización de auto-ayuda
que hiciera posible mejorar la vida de sus miembros, quizás perdieron fuerza por
las estructuras y exigencias de nuestra relación con dichos organismos. Las
peticiones de esos organismos exigieron del grupo una energía que podría haberse
empleado tratando directamente la cuestión de la responsabilidad entre los
miembros de Sistren por un lado, y entre Sistren y las mujeres a las que pretendía
ayudar por otro. Evitó que tuviéramos que enfrentarnos a la precariedad de nuestra
situación económica y a la importancia que suponía definir nuestra
responsabilidad con el grupo de población del que nos ocupábamos y cumplir con
ella mediante una programación con objetivos claros y coherentes. (68-9)”
•
A largo plazo, la responsabilidad de las estructuras estatales con respecto a las
demandas e intereses de las mujeres sólo se verá asegurada mediante un
119
movimiento femenino fuerte e independiente que pueda exigir
responsabilidades a los políticos elegidos a través de las urnas y que pueda
articular opciones políticas claras. A pesar de los muchos logros alcanzados en
este terreno en las dos últimas décadas, se ha señalado que, hasta la fecha, el
proceso político formal no siempre ha reconocido o apoyado los intentos de las
mujeres por organizarse, expresar sus intereses y proponer nuevas agendas de
objetivos. Como Goetz (1995:10) concluye: “lo que demuestra un examen a
fondo de las organizaciones es que hay muchos puntos en los que se puede
intervenir positivamente, pero las relaciones sociales implicadas en la
administración pública no pueden resolverse simplemente mediante un programa
estructural correcto; al final, se trata de una cuestión de lucha política”.
Ver también
Empoderamiento.
Enfoques participativos.
Referencias
FIERLBECK, K. (1995); “Getting representation right for women in development:
accountability and the articulation of women’s interests”, IDS Bulletin 26(3):23-30
(Special Issue: Getting Institutions Right for Women in Development).
FORD-SMITH, H. (1989); Ring Ding in a Tight Corner: A Case Study of Funding and
Organizational Democracy in Sistren, 1977-1988. Women’s Program, ICAE. Toronto.
GOETZ, A.M. (1996); Minimum-Optimum Scenarios: Institutional Strategies for donor
accountability to women in the development process. Estudio elaborado para el
Programa Especial sobre Mujer y Desarrollo (DST/VR), Dirección General para la
Cooperación Internacional, Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos.
Noviembre.
GOETZ, A.M. (1995); “Institutionalizing women’s interests and accountability to
women in development”, IDS Bulletin 26(3):1-10 (Special Issue: Getting Institutions
Right for Women in Development).
KARDAM, N. (1995); “Conditions of accountability for gender policy: the
organisational, political and cognitive contexts”, IDS Bulletin 26(3):11-22 (Special
Issue: Getting Institutions Right for Women in Development).
NACIONES UNIDAS (1995); Technical Assistance and Women: From Mainstreaming
Toward Institutional Accountability. Commission on the Status of Women, 39th
Session. Documento número: E/CM.6/ 1995/6, elaborado por Kathleen Staudt
(19/12/1994).
WORONIUK, B., THOMAS, H. Y SCHALKWYK, H. (1996); Gender Equality Action
Plans: A Think Piece. Sida. Estocolmo.
120
Supervisión y evaluación
Comentario
La problemática de los datos sobre cuestiones
de igualdad generados por los procesos de supervisión
y evaluación
La supervisión, la elaboración de informes y la evaluación son procesos indispensables
para valorar y mejorar las actividades de desarrollo y su impacto. En estudios recientes,
se han planteado ciertas preocupaciones sobre la contribución de estos procesos a la
consecución de progresos y logros en la ejecución de estrategias de igualdad.
•
•
•
El hecho de que, en las prácticas de seguimiento, elaboración de informes y
evaluación, se conceda más importancia a los procedimientos y a la aportación
de datos que a los resultados e impactos limita las posibilidades de aprender
cómo los organismos de cooperación o proyectos determinados afectan a la vida
de las personas. Se trata de una preocupación que surge en relación con estos
procesos en general, y no solamente con la capacidad de verificar si la
cooperación para el desarrollo está incidiendo positivamente sobre las mujeres.
No obstante, parece que la tendencia a concentrarse en el proceso, en la
aportación de datos y en las actividades es especialmente marcada en las
evaluaciones de la ejecución de políticas de Mujer y Desarrollo y de igualdad,
tanto al nivel de los organismos de cooperación como al de los proyectos.
A falta de objetivos o metas específicos relacionados con la participación de la
mujer y la igualdad entre mujeres y hombres (tanto a nivel de organismo como a
nivel de proyecto), se dispone de pocos criterios para medir los progresos o
logros. Las evaluaciones son, por tanto, algo subjetivas, basándose muchas veces
en los valores y suposiciones implícitas sobre género y igualdad de la persona
que realiza la evaluación.
En general, sólo se presta atención a las cuestiones de política del organismo de
cooperación en materia de mujer y género si existe una discusión explícita de
ellas en los documentos de proyecto. Estas discusiones son con frecuencia
suprimidas en los documentos de proyecto, a pesar de que las directrices del
órgano estipulen su integración a lo largo del ciclo del proyecto. Muchas veces
existe una resistencia a supervisar elementos que no estén incluidos en los
objetivos del proyecto, ya que al supervisión supondría rebasar los límites
legítimos de lo que puede esperarse de los organismos o contratistas encargados
de su ejecución. Sin embargo, incluso si no se evalúan los resultados logrados
por éstos en áreas no especificadas en los objetivos del proyecto, los organismos
de los miembros del CAD sí tienen un interés legítimo en evaluar la medida en la
que el proyecto se ajusta a los objetivos políticos del organismo, así como los
problemas o los logros habidos en este área, puesto que se trata de datos a
aportar a la planificación de futuros proyectos.
121
•
•
Las cuestiones de participación de la mujer y de igualdad entre mujeres y
hombres se consideran con frecuencia como “accesorias” en la supervisión y
evaluación de proyectos, y en muchos casos no se incluyen en la discusión
general de la iniciativa. Esto puede llevar a que se llegue a conclusiones sobre
los beneficios para las mujeres, a pesar del escaso porcentaje de recursos
dirigidos a ellas en el proyecto, mientras que los hombres salen
considerablemente más beneficiados. (Un reparto de beneficios muy desigual
puede significar que el impacto global sobre la igualdad sea negativo, a pesar de
un cierto nivel de beneficios para las mujeres).
En muchos casos, las interesantes iniciativas emprendidas dentro de un proyecto
no se reflejan en los informes del proyecto, desperdiciando así la oportunidad de
compartir experiencias en el seno del organismo.
Lecciones aprendidas de la experiencia
“La valoración de las políticas y programas sobre Mujer y Desarrollo de los miembros
del CAD” ofrece varias lecciones sobre la supervisión y la evaluación de iniciativas
específicas:
•
•
•
Los términos de referencia. Los términos de referencia de la evaluación deben
incluir directrices explícitas y factibles para analizar las cuestiones de igualdad,
de modo que se incluyan en el correspondiente informe y que éste resulte de
utilidad en la planificación futura. Las cláusulas habituales de atención a las
cuestiones de género (por ejemplo: las cuestiones de género se tendrán en cuenta
en todas las fases de la evaluación) son insuficientes. Son demasiado imprecisas
para servir de orientación y fáciles de ignorar. Las cuestiones relativas a la
igualdad y a las relaciones entre mujeres y hombres deben adaptarse al proyecto
específico y a lo que la agencia y/o gobierno asociado necesita aprender de la
evaluación a efectos de la planificación futura.
Expertos. La selección de un equipo de evaluación que incluya un miembro
especializado en cuestiones de igualdad, al que se le asigne el tiempo necesario
para llevar a cabo esta función, asegurará el tratamiento más eficaz de la
igualdad en las evaluaciones a realizar.
Análisis e interpretación. Han de aplicarse unas pautas más rigurosas en el
examen de los análisis y de las conclusiones del equipo de evaluación. Los
exámenes en los que se estudian la participación de las mujeres o los beneficios
obtenidos por las mujeres de forma aislada sin tener en cuenta el contexto son
inapropiados y engañosos. En lugar de dedicar una página o un capítulo aparte al
tema de la mujer, deben realizarse comparaciones entre los hombres y mujeres
del grupo objetivo en todas las fases del examen, respaldando las conclusiones
sobre beneficios o resultados con datos y análisis.
Cuestiones que requieren una mayor atención
•
Especificación de los resultados e indicadores correspondientes. Muchos
organismos pretenden centrarse más en los resultados e impactos de la
cooperación para el desarrollo mediante la adopción de una gestión basada en los
resultados. Será importante asegurar que el objetivo de la igualdad se refleje en
la especificación de los resultados buscados (a nivel de organismo y de
122
•
•
proyecto), en los indicadores empleados para la supervisión de los resultados y
en los criterios de evaluación.
“Éxitos” y “prácticas óptimas”. Tanto la dirección como el personal dedicados
a los programas de los organismos de cooperación para el desarrollo han pedido
más ejemplos de “éxitos” y “prácticas óptimas” que demuestren lo que se ha
logrado y que den una idea más concreta de cómo sería una iniciativa que
incorporase la perspectiva de género. Un factor que ha dificultado la
identificación de ejemplos es la ausencia de unas metas o criterios claros para el
éxito en este ámbito, a nivel de organismo y de proyecto. Otros factores han sido
los informes deficientes y la falta de modelos o mecanismos para la recogida de
documentación, la redacción de informes o la difusión de información sobre las
estrategias, y las lecciones aprendidas.
Análisis comparativo de estrategias para problemas específicos. En muchos
casos, la información disponible sobre prácticas óptimas y las lecciones
aprendidas está centrada en estrategias y procesos. A pesar de ser valiosa, sirve
poco para orientar la selección de estrategias específicas para tratar problemas
sectoriales específicos. Un buen ejemplo de un examen comparativo con relación
a un problema específico es el de Bellew y King (1993), que pasa por el tamiz
los ejemplos disponibles sobre las estrategias para aumentar la participación de
las mujeres en la enseñanza primaria seguidas en una variedad de condiciones
distintas. Este estudio señala que la tarea se complicó debido a la falta de datos
sobre estas iniciativas y por la ausencia de una evaluación rigurosa. Asimismo, a
efectos de identificar estrategias de coste-efectividad, subraya la importancia de
una cuidadosa documentación y de una valoración que determine qué funciona y
en qué condiciones para identificar estrategias rentables. Más exámenes de este
tipo contribuirían a avanzar en las estrategias de igualdad.
“Los criterios de evaluación para los proyectos parecían con frecuencia limitados
por la lógica original del proyecto, en lugar de orientados por unos objetivos más
amplios de política tales como los compromisos de Mujer y Desarrollo. En los
casos en que no se abordaban explícitamente las cuestiones relativas a la
participación de las mujeres en el proyecto o a su participación en la comunidad,
estas cuestiones no solían surgir en la evaluación. En algún caso se presentaba un
buen análisis de la posición de la mujer y su papel en la comunidad. Sin embargo,
el enfoque más frecuente consistía en aludir a las diferencias culturales como
barreras infranqueables a la ejecución, con poco o ningún análisis y sin proponer
alternativas.
Los evaluadores rara vez cuestionaban aspectos de la lógica del proyecto o
presunciones que podían afectar la capacidad de participación de la mujer. Incluso
cuando los evaluadores planteaban los logros o las limitaciones de la inclusión de
las mujeres en un proyecto, este análisis pocas veces dio lugar a recomendaciones;
tampoco constan estas cuestiones en los resúmenes ejecutivos.
Si bien la muestra de evaluaciones indica que es cada vez mayor la
proporción de evaluaciones que presta algo de atención a la posición de la mujer,
no es todavía una práctica habitual y en raras ocasiones es de peso. Por otra parte,
este proceso está generando escasa información para el desarrollo de políticas y
proyectos.
La tendencia a tratar las cuestiones de Mujer y Desarrollo según van
surgiendo en las evaluaciones de proyectos es problemática, ya que indica que los
evaluadores no están tomando en serio las cuestiones de Mujer y Desarrollo o que
el diseño y puesta en práctica de las evaluaciones en general (y no solamente con
123
respecto a Mujer y Desarrollo) no permiten a los organismos de ayuda al
desarrollo aprender ni mejorar sus estrategias aplicadas a los proyectos.”
La Valoración de las políticas y programas sobre Mujer y Desarrollo de los
miembros del CAD, OCDE. Informe Global, p.13-14
Ver también
Prácticas óptimas: Cooperación para el desarrollo e igualdad entre mujeres y hombres
(sección II).
Evaluaciones de estrategias y de políticas de Mujer y Desarrollo (sección II).
Participación.
Referencias
BECK, T. (1994); Literature Review of Social Gender Indicators. Elaborado para Marie
Powell, especialista en Mujer y Desarrollo, delegación de Asia, CIDA.
BELLEW, R.T. Y KING, E.M. (1993); “Educating women: lessons from experience”,
Women’s Education in Developing Countries: Barriers, Benefits and Policies. Elizabeth
M. King y M. Anne Hill (eds.). Johns Hopkins University Press para el Banco
Mundial.Washington.
CIDA (1996); Guide to Gender-Sensitive Indicators. Ottawa.
CIDA (1996a); A Project Level Handbook: The Why and How of Gender-Sensitive
Indicators. Ottawa.
CIDA (1996b); WID/GE Performance Review. Best Practices Study. Final Report.
Elaborado para la Performance Review Division, CIDA, por Goss Gilroy Inc. y Helen
Trevor Thomas Consulting.
LEXOW, J., SAMSET, K., HAMMAR, A., BEZBOURAH, R. Y BASU, R. (1995);
Empowering Women: Thirteen Lessons from Thirteen Swedish-funded Projects.
SASDA (Secretariat for Analysis of Swedish Development Assistance). Working Paper
42. Estocolmo.
CAD/OCDE (1994); La valoración de las políticas y programas sobre Mujer y
Desarrollo de los miembros del CAD, OCDE. Informe Global. Informe elaborado bajo
los auspicios del Grupo de Expertos del CAD sobre Evaluación por Johanna Schalkwyk.
Y el estudio que proporcionó datos para dicho informe, Theme III. WID as a Crosscutting Issue in Development Aid Evaluation. Elaborado por Julia Paton, Marsters
Associates, para la Canadian International Development Agency.
OVERSEAS DEVELOPMENT ADMINISTRATION (1993); Social Development
Handbook: A Guide to Social Issues in ODA Projects & Programmes. Social
Development Department. Londres.
124
Sección II
Sólo referencias
125
Agricultura
DEPARTMENT FOR INTERNATIONAL DEVELOPMENT CO-OPERATION,
MINISTRY FOR FOREIGN AFFAIRS OF FINLAND (1995); Looking at Gender,
Agriculture and Rural Development. Helsinki.
DIRECTORATE GENDER FOR INTERNATIONAL CO-OPERATION, MINISTRY
OF FOREIGN AFFAIRS (1989); Women and Agriculture: Policy on an operational
footing-main points and checklist. Sector Paper, Women and Development, 1. Países
Bajos.
QUISUMBING, A.R., BROWN, L.R., FELDSTEIN, H. S., HADDA, L. Y PENA C.
(1995); Women: the key to food security. Food Policy Report, IFPRI, Washington.
HIRSCHMANN, D. (1995); “Managing equity and gender in an agricultural programme
in Malawi”, Public Administration and Development 15:21-40.
THOMAS, H., WORONIUK, B. Y SCHALKWYK, J. (1997); Handbook for the
Integration of a Gender Perspective in the Agricultural Sector. Sida. Agriculture
Division y Gender Equality Unit. Estocolmo. Elaborado por
WHITEHEAD, A. Y BLOOM, H. (1992), “Agricultura”, Género y desarrollo. Lise
Ostergaard (ed.). Guía práctica. Instituto de la Mujer/ Comisión de las Comunidades
Europeas, 75-99. Madrid.
Conferencias de las Naciones Unidas
DAWN (1995); “Rethinking social development: DAWN’s vision”, World
Development 23(11): 2001-2004.
BUNCH, CH. (1995); “Women’s human rights and development: a global agenda for
the 21st century”, A Commitment to the World’s Women. Perspectives on
Development for Beijing and Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York.
(Disponible a través de Women, Ink.)
HEYZER, N. (ed.) (1995); A Commitment to the World’s Women. Perspectives on
Development for Beijing and Beyond. UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través
de Women, Ink.)
SEN, G. Y BARROSO, C. (1995); “After Cairo: Challenges to women’s organisations”,
A Commitment to the World’s Women. Perspectives on Development for Beijing
and Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través de
Women, Ink.)
VAJRATHON, M. (1996); “Beijing ‘95 United Nations Fourth World Conference on
Women”, Development (Journal of SID). 1996(3):70-78.
Convenios internacionales y Conferencias
de las Naciones Unidas
IV Conferencia mundial sobre las Mujeres (Pekín) 1995 [se adopta la Plataforma para la
Acción]. Ver Declaración de Beijing y Plataforma para la Acción. IV Conferencia
mundial sobre las mujeres. Beijing (China), septiembre de 1995. Instituto de la
Mujer, Ministerio de Asuntos Sociales, 1996. Madrid.
126
Cumbre mundial sobre Desarrollo social (Copenhague) 1995 [el compromiso de
asegurar la plena igualdad].
Conferencia internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo) 1994 [el
empoderamiento de la mujer es considerado como parte integrante del desarrollo].
Conferencia mundial sobre los Derechos humanos (Viena) 1993 [la violencia contra la
mujer y otras cuestiones relativas a los derechos humanos de la mujer se incorporan a
la agenda y a las actividades globales de las Naciones Unidas en materia de derechos
humanos].
Declaración sobre la eliminación de la violencia contra las Mujeres, adoptada por la
Asamblea General de las Naciones Unidas 1993.
Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio ambiente y el Desarrollo (UNCED)
(Río de Janeiro) 1992 [reconoce el papel esencial de la mujer en la preservación y en
la gestión del medio ambiente].
III Conferencia mundial sobre las Mujeres (Nairobi) 1985 [adopción de las Estrategias
de Nairobi Orientadas hacia el Futuro para el Avance de la Mujer hasta el año 2000].
II Conferencia mundial sobre las Mujeres (Copenhague) 1980.
Convenio sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres
(CEDAW) adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas 1979.
Publicado por Instituto de la Mujer, Serie documentos, 18. Ministerio de Asuntos
Sociales. Madrid, 1995.
Tribuna del Año internacional de la Mujer (México) 1975 [se proclama el primer
Decenio para la mujer: igualdad, desarrollo y paz].
Conflictos y resolución de conflictos
BRIDGE (1996); “Issue 3: Conflict and development.” IDS BRIDGE Development and
Gender in Brief, Quarterly Update. Disponible en Internet en
http://www.ids.ac.uk/ids/publicat/gender.html
BERNARDS, R. (1993); “Forging Across the Borders of Conflict: Women’s
Diplomacy,” en Gay Young, Vidyamali Samarasinghe y Ken Kusterer (eds) Women
at the Centre: Development Issues and Practices for the 1990s. West Hartford, CN:
Kumarian Press.
BYRNE, B. (1996), “Towards a Gendered Understanding of Conflict.” IDS Bulletin.
Thematic Issue: War and Rural Development in Africa. Vol 27, 3: 31-40.
BYRNE, B. (1996a); Gender, conflict and development - Volume I: Overview.
BRIDGE Report 34. Elaborado a petición del Programa Especial de Mujer y
Desarrollo de los Países Bajos, Ministerio de Asuntos Exteriores, en una conferencia
del Vrouwenberaad Ontwikkelingssamenwerking sobre género, conflicto y
desarrollo.
BYRNE, B., MARCUS, R. Y POWERS-STEVENS, T. (1996); Gender, conflict and
development-Volume II: Case Studies (Cambodia, Rwanda, Kosovo, Algeria,
Somalia, Guatemala and Eritrea). BRIDGE Report 35. Elaborado a petición del
Programa Especial de Mujer y Desarrollo de los Países Bajos, Ministerio de Asuntos
Exteriores, en una conferencia del Vrouwenberaad Ontwikkelingssamenwerking
sobre género, conflicto y desarrollo.
ENLOE, C. (1993); The Morning After: Sexual Politics at the End of the Cold War.
University of California Press. Berkeley.
127
NACIONES UNIDAS. DIVISION PARA EL AVANCE DE LAS MUJERES (1995);
“The Role of Women in United Nations Peace-Keeping”, Women 2000. Diciembre
1995 1:1995.
NACIONES UNIDAS. DIVISION PARA EL AVANCE DE LAS MUJERES E
INTERNATIONAL PEACE RESEARCH INSTITUTE (1996); Expert Group
Meeting on Political Decision-Making and Conflict Resolution: The Impact of
Gender Difference. Santo Domingo, República Dominicana, 7-11 octubre 1996.
EGM/PRDC/1996/REP.1, 7 noviembre. Oslo.
UNHCR (1995); Sexual Violence Against Refugees. Guidelines on Prevention and
Response. Ginebra: UNHCR.
VICKERS, J. (1993); Women and War. Londres: Zed Books Ltd.
WORONIUK, B., SCHALKWYK, J. Y THOMAS, H. (1997); Overview: Gender
Equality and Emergency Assistance/Conflict Resolution. Sida. Division for
Humanitarian Assistance and the Gender Equality Unit. Estocolmo.
Cooperación para el desarrollo, organizaciones
e igualdad entre mujeres y hombres
BERGER, M. (1995); “Gender Equity and Changing Institutions”, Women in the
Americas: Bridging the Gender Gap. (Distribuido por Johns Hopkins University
Press. Washington DC.)
BUVINI, M., GWIN, C. Y BATES L.M. (eds.) (1996); Investing in Women. Progress
and Prospects for the World Bank. Overseas Development Council/International
Council for Research on Women. Washington. (Disponible a través de Women, Ink.)
HIMMELSTRAND, K. (1989); “Can an aid bureaucracy empower women? The case of
SIDA”, Issue. A Journal of Opinion. XVII(2):37-43.
KABEER, N, Y SUBRAHMANIAN, T. (1996); Institutions, Relations and Outcomes:
Framework and Tools for Gender-Aware Planning. IDS Discussion Paper 357.
Brighton.
LINGEN, A. (1995); WID Policies of CIDA, DANIDA, the Netherlands, the World
Bank and the DAC. SASDA (Secretariat for Analysis of Swedish Development
Assistance), Working Paper 41. (Disponible a través de Women, Ink.)
MURPHY, J. (1995); Gender Issues in World Bank Lending. Banco Mundial.
Washington.
RAZAVI, SH. Y MILLER, C. (1995); Gender Mainstreaming. A Study of the Efforts
by the UNDP, the World Bank and the ILO to Institutionalise Gender Issues.
Occasional Paper 4, IV Conferencia mundial de las Naciones Unidas sobre las
Mujeres, UNRISD, Ginebra. (Disponible a través de Women, Ink.)
SNYDER, M. (1995); Transforming Development: Women, Poverty and Politics.
Intermediate Technology Publications. Londres.
SNYDER, M., BERRY, F. Y MAVIMA, P. (1996), “Gender Policy in Development
Assistance: Improving Implementation Results”, World Development 24(9):14811496.
WORONIUK, B., THOMAS, H. Y SCHALKWYK, J. (1996); Gender Equality Action
Plans: A Think Piece. Sida. Estocolmo. [Contiene una amplia bibliografía.]
128
Derechos humanos
AFKHAMI, M. (ED.) (1995); Women’s Human Rights in the Muslim World. I.B.
Tauris Publishers. Faith and Freedom. Londres y Nueva York. (Disponible a través
de Women, Ink.)
ALFREDSSON, G. Y TOMASEVSKI, K (1995); A Thematic Guide to Documents on
the Human Rights of Women. The Raoul Wallenberg Institute Human Rights
Guides, Martinus Nijhoff Publishers. Estocolmo.
ASHWORTH, G. (1992); “Women and human rights”. Elaborado como documento
preparatorio para la reunión anual del Grupo de Expertos del CAD-OCDE sobre
Mujer y Desarrollo, mayo de 1992.
KERR, J. (ed.) (1993); Ours by Right. Women’s Rights as Human Rights. Londres: Zed
Books en colaboración con el North-South Institute.
TOMASEVSKI, K. (1993); Women and Human Rights. Zed Books y el Servicio de
Enlace con las ONG de las Naciones Unidas. Londres.
Desarrollo participativo, democracia
y buen gobierno
CAD/OCDE. Grupo de Expertos sobre Mujer y Desarrollo (1994); “Gender matters in
participatory development and good governance.” DAC/DAC/WID(94)6.
CARILLO, R. (1992); Battered Dreams: Violence Against Women as an Obstacle to
Development. UNIFEM. Nueva York.
D’AMICO, F. Y BECKMAN, P.R. (1995); Women in World Politics: An Introduction.
Bergin & Garvey. Westport, CN.
HIRSCHMANN, D. (1995); “Democracy, gender and US foreign assistance: guidelines
and lessons”, World Development 23(8):1291-1302.
HIRSCHMANN, D. (1993); Democracy and Gender: A Practical Guide to USAID
Programmes. Genesys Special Study 9. United States Agency for International
Development, Office of Women in Development.
NZOMO, M. (1993); “The gender dimensions of democratisation in Kenya: some
international linkages”, Alternatives 18:61-73.
RATHGEBER, E.M. (1992); Women’s Legal Rights in the 90s: An Umbrella Project to
Support National Capacity Building. Elaborado para la reunión del Grupo de
Expertos del CAD-OCDE sobre Mujer y Desarrollo, París, 18-21 de mayo.
WEEKES-VAGLIANI, W. (1994); Participatory Development and Gender: Articulating
Concepts and Cases. OECD Development Centre Technical Papers 95. Elaborado
como parte del programa de investigación sobre “El factor humano en el desarrollo”,
febrero.
WAYLEN, G. (1994); “Women and Democratisation: Conceptualising Gender
Relations in Transition Politics”, World Politics 46(4): 327-354.
129
Desarrollo social
OVERSEAS DEVELOPMENT ADMINISTRATION (nd). A Guide to Social Analysis
for Projects in Developing Countries. Londres.
Educación
BELLEW, R.T. Y KING E.M. (1993); “Educating women: lessons from experience”,
Women’s Education in Developing Countries: Barriers, Benefits and Policies.
Elizabeth M. King and M. Anne Hill (eds.). Publicado por Johns Hopkins University
Press para el Banco Mundial. Washington DC.
HERTZ, B., SUBBARAO, K. Y RANEY, L. (1991); Letting Girls Learn: Promising
Approaches in Primary and Secondary Education. Discussion Paper 133. Banco
Mundial. Washington DC.
IWRAW (International Women’s Rights Action Watch) (1993), Education for
Participation. A Resource Guide on Women’s Education and Participation in Public
Life. University of Minnesota, Hubert H. Humphrey Institute of Public Affairs.
(Disponible en IWRAW, Humphrey Institute, 301-19th Avenue South, Minneapolis,
Minnesota, 55455, USA.)
JONGEPEIR, M. Y APPEL, M. (1995); “A critical review of education and training”,
Advancing women’s status: women and men together? Critical Review and
Annotated bibliographies Series, Royal Tropical Institute (KIT), Amsterdam, Países
Bajos. (Disponible a través de Women, Ink.)
MBILINYI, M. Y MBUGHUNI, P. (eds.) (1991); Education in Tanzania with a Gender
Perspective. Summary Report. Sida. Education Division Documents 53.
STROMQUIST, N.P. (1994); Gender and Basic Education in International
Development Co-operation. UNICEF Staff Working Papers Number 13. UNICEF,
Nueva York.
Estadísticas sobre género
Metodologías
EVANS, A. (1991); “Estadísticas”, en Lise Ostegaard (coord.), Género y Desarrollo.
Guía Práctica. Instituto de la Mujer. Ministerio de Asuntos Sociales. Madrid. Pág.
34-74.
BRIDGE (1994); Annotated bibliography on statistical methodologies for the collection,
analysis and presentation of gender-disaggregated data. Elaborada para la British
Council Regional Office for West Africa. BRIDGE Bibliography 8. IDS. Brighton.
FAO (1992); Improving gender disaggregated data on human resources through
agricultural censuses. FAO. Roma.
HEDMAN, B., PERUCCI, F. Y SUNDSTRÖM, P. (1996); Engendering Statistics. A
Tool for Change. Statistics Sweden. Estocolmo. (Puede pedirse a: Statistics Sweden,
Publication Services, S-701 89, Orebro, Suecia.)
130
NACIONES UNIDAS (1996); Handbook for Producing National Statistical Reports on
Women and Men. Naciones Unidas. Nueva York.
PNUD-Programa de las Naciones Unidas para el Desarrolo (1995); “Medición de la
desigualdad en la condición de hombres y mujeres”, Informe sobre Desarrollo
Humano de 1995, 80-97.
Recopilaciones
SIVARD, R. (1995); Women: A World Survey. World Priorities. (Disponible a través
de Women, Ink.)
NACIONES UNIDAS (1995); WISTAT: Women’s Indicators and Statistics Database.
Publicaciones de las Naciones Unidas, Version 3, CD-ROM. (Disponible a través de
Women, Ink.)
NACIONES UNIDAS (1996); The World’s Women 1970-1995: Trends and Statistics.
PNUD-Programa de las Naciones Unidas para el Desarrolo (1995); Informe sobre
Desarrollo Humano de 1995.
VALDES, T., GOMARIZ, E. et. al. (1995); Mujeres Latinoamericanas en Cifras. Tomo
Comparativo. Instituto de la Mujer, Ministerio de Asuntos Sociales de
España/Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Madrid, 1995.
Referencias a las estadísticas sobre sexos
en la Plataforma para la Acción de Pekín
Los epígrafes 209-212 de la Plataforma para la Acción de Pekín enumeran las acciones
que han de adoptar los gobiernos nacionales, la ONU y los organismos de
cooperación para el desarrollo en apoyo al objetivo estratégico global de: “generar y
difundir datos desagregados por sexo e información para la planificación y
evaluación”.
Otros elementos de la Plataforma se refieren a requisitos específicos relacionados con el
desarrollo de metodologías y la recopilación y análisis de datos:
epígrafes 69 y 70 metodologías e investigación en materia
de pobreza.
epígrafe 130
violencia contra la mujer.
epígrafe 167
trabajo y empleo.
epígrafes 192 y 195
participación en la toma de decisiones.
Evaluaciones de estrategias y de políticas de Mujer
y Desarrollo
OCDE/CAD, 1994
Valoración de las políticas y programas sobre Mujer y Desarrollo de los miembros del
CAD, OCDE, Informe Global. Informe elaborado bajo los auspicios del Grupo de
Expertos del CAD sobre Evaluación por Johanna Schalkwyk. Basado en tres estudios
temáticos:
131
Theme I. Review of the Integration of Gender Concerns in the Work of the DAC.
Elaborado por Ria Brouwers (ISSAS) para la Unidad de Examen de Operaciones
(IOV) de la Dirección General de Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos.
Theme II. Assessment of Policies and Organisational Measures in Women and
Development Adopted by DAC Member Countries. Elaborado por Rounaq Jahan,
Columbia University, para la Dirección de Cooperación para el Desarrollo y Ayuda
Humanitaria, Suiza, y la United States Agency for International Development.
Theme III. WID as a Cross-cutting Issue in Development Aid Evaluation. Elaborado por
Julia Paton, Marsters Associates, para la Canadian International Development
Agency.
Canadá, 1996
WID/GE Performance Review. Performance Review Division, Canadian International
Development Agency, marzo 1996.
Best Practices Study.
Survey of Southern Women.
Implementation of WID&GE and Follow-up to the 1992 WID Evaluation Study.
Methods on Impact Study.
Audit Component-Preliminary Survey.
Canadá, 1992
Gender as a Cross-cutting Theme in Development Assistance-An Evaluation of CIDA’s
WID policy and Activities, 1984-1992.
Audit and Evaluation Division, Canadian International Development Agency.
Executive Summary, julio 1993.
Final Report, julio 1993.
Working papers:
1. WID Evaluation Phase II Report.
2. Six WID Country Case Studies.
3. WID Policies in Selected Development Agencies.
4. CIDA’s WID Training for its own Staff.
Dinamarca, 1994
Evaluation Report. Evaluation of the Implementation of DANIDA’s WID Policy.
DANIDA, Ministry of Foreign Affairs.
Volume I.
Volume II.
Volume III.
Volume IV.
Main Report (Synthesis) (Cowiconsult Development Associates).
Desk Study (Nordic Consulting Group A/S Development Associates)
Evaluation of Specific WID Projects-Economic Theme.
Evaluation of Specific WID Projects-Institutional and Legal Theme
132
Nueva Zelanda, 1994
Integration of Women in Development in New Zealand’s Official Development
Assistance. A Preliminary Assessment. Appraisal, Evaluation and Analytical Support
Unit, Development Co-operation Division, Ministry of Foreign Affairs and Trade.
Formulación de políticas económicas
AFSHAR, H. Y DENNIS, C. (eds.) (1992); Women and Adjustment Policies in the
Third World. Macmillan. Basingstoke.
AGARWAL, B. (1994); “Gender and Command Over Property: A Critical Gap in
Economic Analysis and Policy in South Asia”, World Development 22(10):14551478.
BAKKER, I. (ed.) (1994); The Strategic Silence: Gender and Economic Policy. ZED
Books en colaboración con el North-South Institute. Londres.
BENERÍA, L. Y FELDMAN, SH. (eds.) (1992); Unequal Burden: Economic Crises,
Persistent Poverty, and Women’s Work. Westview Press. Boulder, Colorado.
BENERÍA, L. (1992); “Accounting for Women’s Work: The Progress of Two
Decades”, World Development 20(11):1547-60.
ELSON, D. (ed.) (1995); Male Bias in the Development Process. (Second Edition)
Manchester University Press. Manchester.
ELSON, D. (1993); “Gender-Aware Analysis and Development Economics”, Journal of
International Development 5(2):237-247.
ELSON, D. (1992); “From Survival Strategies to Transformation Strategies: Women’s
Needs and Structural Adjustment”, Unequal Burden. Benería & Feldman, 26-48.
HEYZER, N. Y SEN, G. (1994); Gender, Economic Growth and Poverty: Market
Growth and State Planning in Asia and the Pacific. Asian and Pacific Development
Centre. Kuala Lumpur.
MOSER, C.O.N. (1996); Confronting Crisis: A Comparative Study of Household
Responses to Poverty and Vulnerability in Four Poor Urban Communities.
Environmentally Sustainable Development Studies and Monographs Series 8. Banco
Mundial. Washington DC.
SPARR, P. (ed.) (1994); Mortgaging Women’s Lives: Feminist Critiques of Structural
Adjustment. ZED Books Ltd. Londres.
VICKERS, J. (1991); Women and the World Economic Crisis. Zed Press. Londres.
WORLD DEVELOPMENT (1995); 23 (11) Special Edition on Gender, Adjustment and
Macroeconomics.
WARING, M. (1989); If Women Counted: A New Feminist Economics. Harper Collins.
Nueva York. Edición en español: Si las mujeres contaran: Una nueva economía
feminista. Vindicación Feminista (1994). Madrid.
Gestión de recursos hídricos
CECELSKI, E.W. (1991); “Practical Strategies and Approaches to Addressing Gender
Issues at Planning Stages in the Energy and Water Sectors: Lessons from
International Experience”. Ponencia presentada en el seminario/curso de formación
sobre la mujer en el desarrollo de recursos hídricos y de energía, Nepal, Water and
133
Energy Commission Secretariat (WECS), Institutional Support Project (WISP), 1722 de noviembre de 1991. Katmandu, Nepal.
CIDA (1992); Women, Water and Sanitation. A Guide to the Main Issues and Existing
Resources. Elaborado por Hilary Syme.
DIRECTORATE GENERAL FOR INTERNATIONAL CO-OPERATION, Ministry of
Foreign Affairs (1989); Women, Water and Sanitation Policy on an Operational
Footing: Main Points and Checklist. Sector Papers Women and Development 2,
Países Bajos.
FINNIDA (1994); Looking at Gender: Water Supply and Sanitation. Helsinki.
GREEN, C. Y BADEN, S. (1995); “Integrated water resources management: a gender
perspective”, IDS Bulletin 26(1).
HANNAN-ANDERSSON, C. (1995): A gender perspective on water resources
management. Elaborado para INSTRAW/DDSMS Special Event on Women and
Natural Resources Management organizado con relación a la IV Conferencia mundial
sobre la Mujer, Pekín.
INTERNATIONAL WOMEN’S TRIBUNE CENTRE (1990); Women and Water: A
collection of IWTC newsletters on Issues, Activities and Resources in the Area of
Women, Water and Sanitation Needs. USA, IWTC.
IRC International Water and Sanitation Centre (1994); Together for Water and
Sanitation Tools to Apply to a Gender Approach. The Asian Experience. Eveline
Bolt. IRC International Water and Sanitation Centre. La Haya, Países Bajos.
IRC International Water and Sanitation Centre (1994); Working with Women and Men
on Water and Sanitation: An African Field Guide. IRC International Water and
Sanitation Centre. La Haya, Países Bajos.
MELCHIOR, S. (1989); Women, Water and Sanitation or Counting Tomatoes Instead
of Pumps. USA, PROWWESS/PNUD.
MINISTRY OF EDUCATION, GUIDANCE AND COUNSELLING DIVISION
(1994); A Teacher’s Guide to Work with Water. Publicado por el Gobierno de
Botswana. Gabarone, Botswana.
MINISTRY OF EDUCATION, GUIDANCE AND COUNSELLING DIVISION
(1994); Work With Water. A Guide to Careers with Water, Waste Water and
Environmental Protection. Gobierno de Botswana. Gabarone, Botswana.
NARAYAN, D. (1993); Focus on Participation: Evidence from 121 Rural Water Supply
Projects. UNDP-Banco Mundial Water Supply and Sanitation Program, TWUWS, y
Social Policy and Resettlement Division. Banco Mundial, Washington, D.C.
PNUD/Banco Mundial (1993); Gender Issues Sourcebook for the Water and Sanitation
Sector. Elaborado por Wendy Wakeman [Working Group on Gender issues of the
Water and Sanitation Collaborative Council]. Junio.
READ, G. Y KUDAT, A. (1992); “Why a Women in Development Component Should
Be Part of a Rural Water Project and What Such a Component Should Comprise: The
Case of Sindh, Pakistan”, Infrastructure Notes, W & S WS-8, Infrastructure and
Urban Development Department. Banco Mundial.
SIDA (1994); Workshop on Gender and Water Resources Management: Lessons
learned and Strategies for the Future. (Volume I: Report from the Workshop)
(Volume II: Papers presented at the Workshop). Seminario celebrado en Estocolmo,
1-3 de diciembre de 1993.
THOMAS, H., SCHALKWYK, J. Y WORONIUK, B. (1997); Handbook for the
integration of a Gender Perspective in the Water Resources Management Sector.
Sida. Department for Natural Resources and the Environment and the Gender
134
Equality Unit. Estocolmo. United Nations International Research and Training
Institute for the Advancement of Women (INSTRAW) (1993). Report of the
Interregional Workshop on Women, Water Supply and Sanitation. Seminario
celebrado en Bangkok, el 21-25 de septiembre de 1992. Santo Domingo, INSTRAW.
ZWARTEVEEN, M. (1994); Gender Issues, Water Issues. A Gender Perspective to
Irrigation Management. International Irrigation Management Institute (IIMI),
Working Paper 32. Colombo, Sri Lanka.
Movimientos de mujeres (internacionales)
AFSHAR, H. (ed.) (1991); Women: Development & Survival in the Third World.
Longman Group UK Limited. Burnt Mill, Harlow, Essex.
BYSTYDZIENSKI, J. (ed.) (1992); Women Transforming Politics: Worldwide
Strategies for Empowerment. Indiana University Press. Bloomington.
JAQUETTE, J. S. (ed.) (1994); The Women’s Movement in Latin America:
Participation and Democracy. (2nd edition). Westview Press. Boulder, CO.
MOHANTY, CH. T.; RUSSO A. Y TORRES L. (eds.) (1991); Third World Women
and the Politics of Feminism. Indiana University Press. Bloomington.
ROWBOTHAN, SH. Y MITTER S. (eds.) (1994); Dignity and Daily Bread: New
Forms of Economic Organising among Poor Women in the Third World and the
First. Routledge. Londres.
WIERINGA, S. (ed.) (1995); Subversive Women: Women’s Movements in Africa,
Asia, Latin America and the Caribbean. Zed Books y Kali para Women. Londres.
Prácticas óptimas: Cooperación para el desarrollo
e igualdad entre mujeres y hombres
CIDA (1996); WID/GE Performance Review-Best Practices Study FINAL REPORT.
Performance Review Division. Ottawa. Elaborado por Goss Gilroy Inc. y Helen
Trevor Thomas Consulting Limited.
LEXOW, J., SAMSET, K., HAMMAR, A., BEZBOURAH, R. Y BASU, R. (1995);
Empowering Women: Thirteen Lessons from Thirteen Swedish-funded Projects.
SASDA (Secretariat for Analysis of Swedish Development Assistance). Working
Paper 42. Estocolmo.
Salud
BANCO MUNDIAL (1994); A New Agenda for Women’s Health and Nutrition.
Development in Practice Series. Banco Mundial. Washington, DC.
CORRÊA, S. Y REICHMANN, R. (1994); Population and Reproductive rights.
Feminist Perspectives from the South. Zed Books en colaboración con DAWN.
Londres.
DESJARLAIS, R., EISENBERG, L., GOOD, B. Y KLEINMAN, A. (1995); “Women”,
World Mental Health. Problems and Priorities in Low-Income Countries. Robert
Desjarlais et. al. Oxford University Press. Nueva York y Oxford.
135
ERDSTRÖM, J. (1992); “Indicators for women’s health in developing countries: what
they reveal and what they conceal”, IDS Bulletin 23(1):38-49 (Special Issue: Gender
and Primary Health Care: Some Forward Looking Strategies).
GERMAIN, A. (1995); “Ensuring women’s sexual and reproductive health and rights”,
A Commitment to the World’s Women. Perspectives on Development for Beijing
and Beyond. Noeleen Heyzer (ed.). UNIFEM. Nueva York. (Disponible a través de
Women, Ink.)
GLOBAL COMMISSION ON WOMEN’S HEALTH (1994); Women’s Health.
Towards a Better World. Report of the first Meeting of the global commission on
Women’s Health, April 1994. OMS. Ginebra.
GORDON, G, Y KANSTRUP, C. (1992); “Sexuality-the missing link in women’s
health”, IDS Bulletin 23(1):29-37 (Special Issue: Gender and Primary Health Care:
Some Forward Looking Strategies).
HAMBLIN, J. Y REID, E. (1991); “Women, the HIV epidemic and human rights: a
tragic imperative”, UNDP, HIV and Development Programme, Issues Paper 8.
(Disponible en Internet en http://www.undp.org/hiv/ip8.htm.)
HARDON, A. (1995); “A critical review of sexual and reproductive health”, Advancing
women’s status: women and men together? Critical Review and Annotated
Bibliographies Series, Royal Tropical Institute (KIT), Amsterdam, Países Bajos.
(Disponible a través de Women, Ink.)
LESLIE, J. (1992); “Women’s time and the use of health services”, IDS Bulletin
23(1):4-7 (Special Issue: Gender and Primary Health Care: Some Forward Looking
Strategies).
KOBLINSKY, M., TIMYAN, J. Y GAY, J. (eds.) (1993); The Health of Women: A
Global Perspective. Westview Press. Boulder, CO.
OMS-Organización Mundial de la Salud (1992); Women’s Health: Across Age and
Frontier. OMS. Ginebra.
OSTERGAARD, L. (1991); “Sanidad”, Género y desarrollo. Guía práctica. Lise
Ostergaard (coord.), Instituto de la Mujer/Comisión de las Comunidades Europeas.
Madrid.
RAIKES, A. (1992); “Gender and the production of health care services: issues for
women’s roles in health and development”, IDS Bulletin 23(1):19-28 (Special Issue:
Gender and Primary Health Care: Some Forward Looking Strategies).
SIDA (1996); “Love and Violence”, Sida Guidelines for Promotion of Sexual and
Reproductive Health and Rights in International Development. Health Division, Sida.
Estocolmo.
SIDA (1996); Handbook for the Integration of a Gender Perspective in the Health
Sector. Health Division and Gender Equality Unit. Estocolmo. Elaborado por
Johanna Schalkwyk, Beth Woroniuk y Helen Thomas.
SIDA Working Group on Gender and Health (February 1995); Health, Gender and
Development: Background, Prominent Issues and the Need for Action. Gender
Discussion Paper Series 4, Development Studies Unit, Department of Social
Anthropology, Stockholm University.
WELBOURN, A. (1992); “Rapid rural appraisal, gender and health-alternative ways of
listening to needs”, IDS Bulletin 23(1): 8-18 (Special Issue: Gender and Primary
Health Care: Some Forward-Looking Strategies).
136
Sostenibilidad medioambiental
BELL, J.K. (1992); “Women, Environment and Urbanization in a Third World Context:
A Guide to the Literature”, Women & Environment 13(2) Primavera.
BRAIDOTTI, R., CHARKIEWICZ, E., HÄUSLER, S. Y WIERINGA S. (1994);
Women, the Environment and Sustainable Development: Towards a Theoretical
Synthesis. ZED Books (en colaboración con INSTRAW).
GREEN, C. (1994); Poverty, Population and Environment: Does ‘Synergism’ Work for
Women? Brighton: Institute of Development Studies Discussion Paper 343.
HARCOURT, W. (ed.) (1994); Feminist Perspectives on Sustainable Development.
ZED Books Ltd. Londres. En colaboración con la Society for International
Development (Roma).
IDS (1995); “New thinking on gender and the environment.” IDS Policy Briefing Issue
5. (Disponible en Internet en: http://www.ids.ac.uk/ ids/publicat/briefs.html.)
JACKSON, C. (1993); “Doing What Comes Naturally? Women and Environment in
Development” World Development 21(12):1947-1963.
JACKSON, C. (1993a); “Environmentalism and Gender Interests in the Third World,”
Development and Change 24(4):649-677.
JACKSON, C. (1993b); “Questioning synergisms: win-win with women in population
and environment policies?” Journal of International Development 5(6):651-668.
JOEKES, S., GREEN, C. Y LEACH M. (1996); Integrating Gender into Environmental
Research and Policy. IDS Working Paper 27. Brighton.
LEACH, M. (1992); “Gender and the environment: traps and opportunities”,
Development in Practice 2(1): 12-22.
MIES, M. Y SHIVA, V. (1993); Ecofeminism. ZED Books. Londres.
SONTHEIMER, S. (ed.) (1991); Women and the Environment: A Reader-Crisis and
Development in the Third World. Earthscan Publications. Londres.
SWEDISH INTERNATIONAL DEVELOPMENT AUTHORITY (1992); Gender,
environment and development: Some interlinkages. (Informe de un seminario
organizado en Estocolmo el 15 de octubre de 1991 en preparación para la
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (UNCED)
Brasil 1992) Swedish International Development Authority. Estocolmo.
WARREN, S.T. (ed.) (1992); Gender and Environment: Lessons from Social Forestry
and Natural Resource Management - A Source Book. Aga Khan Foundation Canada.
Toronto.
137
Fly UP