...

Aborto por naciemiento parcial: un puene demasiado lejano

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Aborto por naciemiento parcial: un puene demasiado lejano
Creados. Amados. Redimidos por Dios. Valiosísimos.
Programa Respetemos la Vida
Aborto por nacimiento parcial: un puente demasiado lejano
Susan E. Wills, J.D., LL.M.
En 1992 el Dr. Martin Haskell presentó un documento titulado:
“Dilatación y extracción para abortos al final del segundo
trimestre”1 en un seminario de la Federación Nacional de Abortos
(NAF). Allí explicaba el método de aborto “D&X” que él empleaba “rutinariamente” para matar niños no nacidos entre las 20 y
las 24 semanas de gestación (y a veces hasta de 26 semanas). En
un año, el aborto D&X se dio a conocer fuera de la industria del
aborto. En marzo de 1996, una enfermera en un contundente
testimonio ante el Congreso como testigo ocular de un “aborto
por nacimiento parcial” (como vino a ser llamado) le puso rostro
–específicamente “el más perfecto rostro angelical” a un bebé de
26 1/2 semanas de gestación. El Dr. Haskell recibió al niño vivo,
por los pies hasta su cuello, entonces clavó unas tijeras en la base
del cráneo, insertó un tubo de succión y le succionó el cerebro.2
La defensa de la industria de abortos de este procedimiento tan
grotesco trae a la mente el desastroso atentado de los soldados
aliados para atravesar las líneas alemanas en Arnhem. Fue la
última victoria de los nazis en el frente occidental que dio como
resultado la pérdida de 18,000 aliados. Poco antes de la
operación, un comandante delegado de la armada le había dicho
al mariscal de campo Montgomery: “Creo que estamos cruzando
un puente demasiado lejano”.
Posiblemente nadie previno al Dr. Haskell antes de subir a la
tribuna en el seminario NAF, pero el aborto por nacimiento
parcial es indudablemente el “puente demasiado lejano” para la
industria del aborto. Y aunque la equivocación en los cálculos de
Montgomery sobre la fortaleza nazi no cambió el resultado de la
II Guerra Mundial, la defensa del aborto por nacimiento parcial
está ya minando el régimen establecido por la Corte Suprema de
los Estados Unidos en Roe v. Wade. Al final, el aborto por
nacimiento parcial puede ser la ruina de Roe.
¿Es el asesinato más ilícito, o solamente tan ilícito como otros
métodos de aborto?
Algunas personas han sido admirablemente honestas acerca de la
naturaleza del aborto por nacimiento parcial. El finado senador
Daniel Patrick Moynihan, por ejemplo, dijo refiriéndose a este
procedimiento: “no solamente es demasiado cercano al infanticidio; es infanticidio, y uno solo sería demasiado.”3 Pero muchos
otros no están de acuerdo. En términos filosóficos, es el reductio
ad absurdum de la premisa de que una mujer tiene el derecho
constitucional de permitir que un médico mate a su vástago por
razones económicas o sociales al principio de su embarazo. Una
vez que aceptas la premisa de que la ley debe permitir que niños
vivos no nacidos pueden ser exterminados, no hay un punto final
lógico –ni “viabilidad”, ni 4/5 en camino al parto, ni después de
que el niño haya nacido, y ni siquiera durante los turbulentos años
de los niños cuando empiezan a andar y de la adolescencia. En
verdad, comparando la breve inconveniencia de un embarazo con
el prolongado reto de vivir bajo el mismo techo con nuestros hijos
adolescentes, ¡se podría extender la licencia para abortar, por
ejemplo, hasta el 83º trimestre!
Pero algunos jueces han defendido el aborto por nacimiento parcial arguyendo que no hay diferencia moral o lógica entre éste y
el método alternativo, igualmente espantoso de aborto durante el
segundo trimestre, descuartizando a un niño en el vientre y
extrayendo las partes de su cuerpo una a una. Como ha dicho el
Juez Superior Richard Posner de la Corte de Apelaciones del
Séptimo Circuito:
Desde el punto de vista del feto y, yo pienso, de cualquier persona
racional, no hay ninguna diferencia si, cuando se aplasta el cráneo, el
feto está completamente en el útero o si sus pies están fuera. Sin
embargo, la posición de los pies es la única diferencia entre cometer
una felonía [si la prohibición del aborto por nacimiento parcial en el
estado hubiera sido aprobada] y ejecutar un acto que los estados
consideran goza de inmunidad constitucional.4
El Juez de la Corte Suprema Paul Stevens secundó este punto de
vista al estar de acuerdo en su opinión en Stenberg v. Carhart, el
caso 2000 de la Corte Suprema de Estados Unidos que derribó la
prohibición del aborto por nacimiento parcial en Nebraska.
Junto con la Juez Ruth Bader Ginsburg observaron:
Aunque mucha tinta se ha derramado hoy describiendo la
grotesca naturaleza del procedimiento del aborto en etapa
avanzada, esa retórica no me ofrece una razón para creer que el
procedimiento que Nebraska quiere prohibir es más brutal, más
horrendo o demuestra menos respeto por la ‘vida potencial’ que
el igualmente horrendo procedimiento que Nebraska afirma
permitir todavía. La noción de que cualquiera de estos dos procedimientos igualmente horrendos efectuados en esta avanzada
etapa de gestación se asemeja más a un infanticidio que el otro, o
que el Estado agrega algún legítimo interés al prohibir uno pero
no el otro, es simplemente irracional. [Énfasis en el original]
Quizá es irracional oponerse al aborto por nacimiento parcial y
no tratar con igual rigor de prohibir el aborto por desmembramiento en el segundo y último trimestre. Pero no fue la
comunidad por la vida o el público estadounidense quien creó
una ley que permite el desmembramiento de niños no nacidos, en
primer lugar. Esa política fue endosada en el país por la Corte
Suprema en 1973 en sus decisiones en Roe v. Wade y Doe v.
Bolton, que trazó una línea arbitraria entre la vida humana y la
vida (meramente) “potencial” en el conducto pélvico.
Los médicos que realizan abortos en la etapa avanzada han expresado claramente su punto de vista. Para ellos, la diferencia entre matar
a un niño nacido parcialmente y matar a uno nacido por completo
es un tecnicismo legal. El Dr. Mitchell Creinin, por ejemplo, testificó
cándidamente en el 2004, (en un caso que la Corte Suprema de los
Estados Unidos ha estado de acuerdo en revisar):
“Si yo tuviera un feto de 24 semanas y suficiente dilatación para
sacarlo intacto, lo retendría para ejecutar la acción que matara al
feto”. [Comentando sobre el testimonio en los argumentos concluyentes, un abogado del Departamento de Justicia observó:]…
Y “ustedes se preguntan porqué el Congreso concluyó que este
procedimiento se asemeja mucho a un infanticidio en su práctica.
El testimonio del Dr. Creinin lo comprueba. Un feto de
24 semanas que puede salir puede tener oportunidad de
sobrevivir [y] él lo retendría, para matarlo.”5
Gracias a ocho años de audiencias y debates en el Congreso, a
esfuerzos educativos en defensa de la vida y a la proliferación de
fuentes alternativas de información particularmente en Internet,
los estadounidenses han aprendido mucho sobre el aborto por
nacimiento parcial, y más de un 70% quiere prohibirlo. La
presentación del Dr. Haskell en 1992 ha tenido consecuencias de
largo alcance, incluyendo las siguientes.
Diez consecuencias del aborto por nacimiento parcial
1. Al menos un servicio telegráfico, una importante compañía de
encuestas y muchos periódicos importantes todavía representan
erróneamente a Roe como legalizando el aborto únicamente “en los
tres primeros meses de embarazo”.6 De modo que para muchos
estadounidenses, enterarse de que se efectúan abortos en el segundo
y tercer trimestre del embarazo, y son legales por alguna razón
durante todo el embarazo, ha sido una noticia alarmante.7
2. Los horribles detalles del aborto por nacimiento parcial
cambiaron el enfoque del debate público apartándolo de las a
veces difíciles circunstancias sociales y económicas que las
mujeres enfrentan debido a un embarazo no planeado, hacia el
acto en sí. Con el creciente empleo del ultrasonido, muchos estadounidenses comenzaron a ver al niño. La obvia humanidad de
la criatura cambió el debate del “derecho a escoger” de la mujer
a la pregunta: ¿Cómo puede cualquier circunstancia que confronte una mujer embarazada ser justificación para matar a su
criatura?
3. Encuestas en toda la nación han mostrado cambios dramáticos
hacia posiciones pro vida. De 1991 a 1995, las encuestas mostraban
que 32% de estadounidenses, en promedio, favorecían el aborto sin
restricciones.8 A mediados de 1996, cuando se esparció el conocimiento sobre el aborto por nacimiento parcial, el apoyo bajó a
un 25%.9 En una encuesta en abril del 2005 por la compañía de
encuestas, inc.™ que ofrecía seis posibles opiniones sobre la legalidad del aborto, solamente un 10% dijo que el aborto debería ser
“legal en cualquier momento y por cualquier razón”, comparado
con un 17% que respondió “nunca legal”, 14% que dijo “solamente
legal cuando la vida de la madre peligra”, y 31% que permitiría el
aborto únicamente cuando la vida de la madre está en peligro y en
caso de violación e incesto.
4. Durante años parecía que los periodistas escribían sus noticias
basándose solamente en los despachos de prensa de Planned
Parenthood y de la National Abortion Federation. Inicialmente,
algunos periodistas reportaron que el procedimiento de aborto por
nacimiento parcial era extremadamente raro y que se hacía solamente en casos de severas anomalías en el feto o por serias razones
de la salud materna.10 Sin embargo, publicaciones como Medical
News y The Record [Bergen County] hicieron sus propias investigaciones y descubrieron que miles de ese tipo de abortos se hacían
anualmente mayormente en madres sanas y bebés sanos.11 La gente
comenzó a notar que periodistas perezosos o parcializados no
habían informado toda la verdad sobre el aborto en general.
5. La fuerte reacción pública contra el aborto por nacimiento
parcial dio como resultado la promulgación de leyes que prohíben
el procedimiento en 30 estados entre 1996 y 2000. Esfuerzos del
Congreso para prohibir el aborto por nacimiento parcial en toda la
nación fueron obstaculizados por dos vetos del Presidente Clinton
y, en junio del 2000, por la Corte Suprema cuando declaró inconstitucional la ley de Nebraska. Los estadounidenses vieron como
algunos gobernantes pueden hacer caso omiso y tergiversar la
voluntad del pueblo sobre este asunto.
6. El aborto por nacimiento parcial probablemente también ha
tenido influencia en las elecciones. NARAL Pro-Choice America
(NARAL), en su informe del 2006 sobre derechos reproductivos,
identifica 24 estados que tienen legislaturas pro-vida, 19 de los
cuales tienen también un gobernador pro vida; el informe expresa que nueve estados tienen una legislatura mayoritaria a favor
de la opción, y solamente cuatro de ellos tienen también un
gobernador a favor de la opción. Una encuesta en marzo del
2006 por Zogby Internacional, que interrogó a más de 30.000
participantes en 48 estados, hizo que John Zogby concluyera que
los candidatos que apoyan la elección “tendrán dificultad para
conseguir una ventaja política usando un asunto que conlleva
tantas emociones como el aborto”, porque casi todas las preguntas obtuvieron una mayoría o muchas respuestas pro vida.
7. El reporte de NARAL también describe una ráfaga de
actividad legislativa pro-vida en los estados. Cincuenta y ocho
medidas pro vida fueron aprobadas en 2005 solamente, de las
614 medidas pro-vida consideradas ese año. Por eso, NARAL
dio a la nación la calificación de “D-menos” en protección de los
“derechos reproductivos.”
8. En los últimos dos años, muchas autoridades y eruditos legales
pro-elección han publicado mordaces análisis de las deficiencias
legales y políticas de Roe v. Wade. Ellos ahora recomiendan que el
aborto sea regulado por los estados, como era antes de que la Corte
Suprema lo desvirtuara en 1973.12
9. Un número creciente de jueces federales está criticando abiertamente la jurisprudencia de la Corte Suprema sobre el aborto por,
entre otras cosas, normas poco claras e incoherentes que con frecuencia contradicen las normas aplicadas en otros contextos legales.
Entre quienes criticaron el manejo del aborto por la Corte Suprema
están la Juez Edith Jones13 del 5º Circuito de la Corte de
Apelaciones; el Juez J. Harvie Wilkinson III14 y el Juez Paul
Niemeyer15 del 4º Circuito; y el Juez Superior John Walter, Jr.16 y el
Juez Chester Straub17 del 4º Circuito.
10. Quienes apoyan el aborto han urgido por largo tiempo a los
senadores para que impongan una “prueba decisiva” en candidatos
judiciales, exigiendo que demuestren total fidelidad a Roe v. Wade.
Porque el sistema Roe de aborto solicitado durante todo el embarazo no está bien fundado en la Constitución ni en el sentimiento
público, preservarlo exige la aprobación de jueces que estén a favor
de esa decisión. Pero los estadounidenses ahora se oponen rotundamente a tal prueba decisiva usando tácticas dilatorias para mantener
en la banca a candidatos calificados que no estén a favor del
aborto.18 La opinión pública en contra de la prueba decisiva y de
tácticas dilatorias puede haber contribuido a las recientes confirmaciones por la Corte Suprema del Juez Superior John Roberts y del
Juez Samuel Alito, puesto que ninguno de los dos juristas es conocido por apoyar públicamente a Roe v. Wade. Y dada la disposición
que ya habían demostrado de decidir casos basados en lo que la
Constitución realmente dice, las tambaleantes bases de Roe pueden
ser objeto de renovado escrutinio.
Prospectos de prohibición del aborto por nacimiento parcial
La decisión de la Corte Suprema en el 2000 en el caso Stenberg v.
Carhart19 declaró inconstitucional la prohibición del aborto por
nacimiento parcial en Nebraska, y como consecuencia las prohibiciones en otros 29 estados fueron anuladas. Más tarde, las cortes de
tres distritos federales declararon inconstitucional la Ley federal de
2003 que prohíbe el aborto por nacimiento parcial basados en
Stenberg. Tres cortes federales de apelación han estado de acuerdo
(aunque la decisión en el 2º Circuito no fue unánime). Aunque nadie
puede predecir las decisiones de la Corte Suprema, particularmente
en el área de aborto, hay razones para esperar que la Corte Suprema
apoye la prohibición federal del aborto por nacimiento parcial
cuando considere el caso de Gonzalez v. Carhart este otoño. Por las
siguientes razones:
Primero, el procedimiento de aborto se define en forma más precisa
y limitada en la prohibición federal. La oposición federal prohíbe
matar al infante cuando él o ella está “substancialmente fuera del
cuerpo de la madre en puntos anatómicos especificados”20 –“en el
caso de que la cabeza se presente primero, toda la cabeza está fuera
del cuerpo de la madre, o en la caso de un nacimiento de nalgas,
cualquier parte del tronco del feto por encima del ombligo está
fuera del cuerpo de la madre”.21 No puede haber confusión entre
este procedimiento y cualquier otro método de aborto; no se
diferencia en absoluto de un infanticidio.
Segundo, ni Roe v. Wade ni la decisión de 1992 que lo afirmó y
modificó, Planned Parenthood v. Casey, ofrecen protección constitucional por matar a una criatura que está substancialmente fuera
del cuerpo de su madre. La nota número 1 al pie de la decisión de
Roe explícitamente excluye de esta ley la sección del Código Penal
de Texas (“Art. 1195. Destrucción de un niño no nacido”) lo cual
dice: “Todo aquel que durante el parto de la madre destruye la
vitalidad o la vida de un niño al momento de nacer pero antes
del nacimiento en sí, cuando el niño hubiera nacido vivo, será
encarcelado a cadena perpetua o por no menos de cinco años.”
Tercero, al promulgar la prohibición federal del aborto por
nacimiento parcial, el Congreso dio fallos específicos. Ocho años
de audiencias y debates demostraron que el aborto por nacimiento parcial “no es nunca médicamente necesario” para
preservar la salud de la madre y, de hecho, “presenta graves
riesgos a la salud” de la mujer.
¿La caída de Roe?
El aborto por nacimiento parcial no solamente ha mostrado la
depravación del aborto en las últimas etapas y su semejanza a un
infanticidio. También ha demostrado que fallas en nuestro sistema
legal han impedido que el pueblo estadounidense suspenda esta
horrible práctica. Esas fallas han evitado que el país proteja a los
niños no nacidos de acuerdo con la Constitución y con las aspiraciones morales del pueblo estadounidense, guiado por las evidentes
verdades de nuestra Declaración de Independencia.
Hemos aprendido bastante desde que fueron promulgadas las
decisiones Roe y Casey, y no debemos dejar de mencionar la carga
física y emocional que dejan en las mujeres. Ha sido frustrante ver
cómo los hechos, la verdad, no parecían importar cuando se trataba
del aborto.22 Esperemos que la Corte Suprema revise el caso
Gonzales v. Carhart con mentes que armonicen con la
Constitución, y corazones abiertos a la verdad acerca de la vida
humana.
Susan Wills es directora adjunta para educación del Secretariado
para Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos
de EE.UU.
Traducción: Marina A. Herrera, Ph.D.
Notas finales
Se encuentra en http://www.vanderbilt.edu/SFL/partial-birth_abortion.htm; última vista
el 20 de mayor de 2007.
Testimonio de Brenda Pratt Shafer, R.N. al Comité Judicial del Congreso de EE.UU.,
Subcomité sobre la Constitución, 21 de marzo de 1996, se encuentra en
http://judiciary.house.gov/legacy/215.htm; última visita el 21 de mayo de 2006.
3
Meet the Press, NBC teledifusión del 2 de marzo de 1997.
4
Disidente en Hope Clinic v. Ryan, 195 F.3d 857, 879 (7th Cir. 1999) [énfasis en el original].
5
Copia, Carhart v. Gonzales, Argumento final, 119-120 (2 de junio de 2004).
6
Para la documentación, vea http://www.nrlc.org/abortion/Roedistort112904.html ; última visita el 20 de mayo de 2006.
7
Casi en todas las ocasiones en que el Secretariado para Actividades Pro Vida de USCCB
ha tratado de colocar afiches en el sistema de tránsito para educar al público sobre la
legalidad del aborto en cualquier momento del embarazo, nuestro personal ha tenido
que presentar documentos a los abogados del sistema de tránsito para convencerlos de
que nuestros datos son exactos.
8
http://www.nrlc.org/abortion/Roedistort112904.html; última visita el 20 de mayo de
2006.
9
Ibid.
10
El periodista Edwin Chen del Los Angeles Times citó que anualmente sólo se realizaban doscientos abortos por nacimiento parcial, “típicamente… para salvar la vida de la
madre o después de haber detectado serías anomalías en el feto”. Chen, “House Votes to
Ban Rare Form of Abortion,” LA Times, Nov. 2, 1995, p.A1; vea también Tamar Levin,
“Study on a Late Term Abortion Finds Procedure Is Little Used,” New York Times,
Dic.11, 1998, p. A12.
11
Vea, p. ej., Diane Gianelli, “Shock-tactic ads target late-term abortion procedure,”
American Medical News, July 5, 1993. Dr. Haskell dijo a un entrevistador de American
Medical News: “probablemente un 20% son por razones genéticas. Y el otro 80% son
1
2
Programas modelo
En su Plan Pastoral de Actividades Pro Vida (2001) los
obispos católicos de los Estados Unidos llaman a todos
en la Iglesia a seguir un programa de cuatro puntos en
defensa de la vida humana: Información y Educación;
Cuidado Pastoral; Políticas Públicas; Oración y Culto
Educación
Manténgase informado y actualizado en los asuntos pro
vida que enfrenta nuestra nación. Edúquese, sostenga
conversaciones familiares sobre estos tópicos; y sugiérale
a su grupo parroquial que tome esto como una actividad.
Comience en: www.usccb.org/provida, luego visite las secciones sobre aborto por nacimiento parcial y Roe v. Wade.
Helping Pregnant Woman and Those Harmed by Aborto
[Ayudando a mujeres embarazadas y a los perjudicados
por el aborto]
¿Ayuda su parroquia a las mujeres embarazadas necesitadas El Proyecto Gabriel es un excelente programa parroquial para ayudar a mujeres embarazadas (vea
www.gabrielproyecto.com; comuníquese con Marcella
Colbert, en el 866-4AN-ANGEL o [email protected]).
Ayude al ministerio post aborto anunciando sus servicios
en boletines, colocando folletos en los vestíbulos de edificios y oficinas, contestando teléfonos, etc.
Ofrézcase de voluntario en un centro local para mujeres
embarazadas.
Recaude fondos con un Luau por la vida
Organice un luau por la vida, una colecta de fondos a
favor de un centro local de cuidado de embarazadas.
Anuncie la actividad en los boletines de la parroquia y en
el periódico diocesano; venda boletos después de la misa.
Alquile una piscina pública grande (con secciones para
niños) para varias horas en una tarde de un viernes en el
verano. Asegúrese de tener una “fecha alterna” para la
siguiente tarde/noche. Contrate bailarines hawaianos por
una hora; el resto del tiempo toque música hawaiana
grabada. Entréguele guirnaldas plásticas a cada persona
al llegar. Los trabajadores querrán lucir camisas
puramente por libro opción.” Se encuentra en
http://www.nrlc.org/abortion/pba/AmericanMedicalNews1993.pdf; última visita el 22 de
mayo de 2007). Vea también Ruth Padawer, “The Facts on Partial-Birth Abortion,” The
Sunday Record (Bergen County, N.J.), Sept. 15, 1996. Al menos hasta recientemente,
Kansas ha sido el único estado que requiere que las clínicas abortistas presenten
informes anuales sobre los abortos por nacimiento parcial que han realizado, incluyendo
el número, motivos y tiempo de gestación (pre- o post-viabilidad). De los 182 abortos
por nacimiento parcial que ocurrieron en Kansas in 1999, 182 fueron realizados posviabilidad y por motivos de “salud mental”.
12
Citas de sus artículos se pueden ver en
http://www.usccb.org/prolife/issues/abortion/roevwade/index.shtml; última visita el 20 de
mayor de 2006.
13
McCorvey v. Hill, 385 F.3d 846 (5th Cir. 2004) (Jones, J., asintiendo).
14
Richmond Medical Center v. Hicks, 422 F.3d 160 (4th Cir. 2005) (Wilkinson, J., asintiendo).
15
Richmond Medical Center v. Hicks, 409 F.3d 619 (4th Cir. 2005) (Niemeyer, J. disidiendo).
16
National Abortion Federation v. Gonzales, 437 F.3d 278, 291 (2nd Cir. 2006)
(Walker,C.J., asintiendo).
17
National Abortion Federation v. Gonzales, 437 F.3d 278, 296 (2nd Cir. 2006) (Straub,
J., disidiendo).
18
La encuesta de Zogby en marzo de 2006 encubrió que los estadounidenses se oponen
al uso de las tácticas dilatorias cuando la persona nominada se oponen al aborto más de
dos a uno (59% a 28%). Sólo el 18% de encuestados dijo que sólo aquellos nominados
que están a favor de la “pro opción” deberían ser confirmados para la Corte Suprema; el
71% no están de acuerdo.
19
530 U.S. 914 (2000).
20
“Brief Amicus Curiae of the United States Conference of Catholic Bishops and Other
Religious Organizations in Support of Petitioner,” May 20, 2006, p. 4.
21
18 U.S.C. sec. 1531(b)(1)(A).
22
McCorvey v. Hill, supra note 13 (Jones, J., asintiendo).
hawaianas o muumuus. Sirva alimentos a la parrilla, de
un suplidor local, y regale muchos premios.
Pegantinas e insignias de solapa también son formas
fáciles de atestiguar la vida. Americans On Call
[Americanos listos], por ejemplo, es un esfuerzo de base a
escala nacional para enlazar a mujeres en crisis por
embarazos con recursos locales que pueden ayudarlas a
llevar sus embarazos a término. Los miembros del grupo
se identifican con insignias de solapa que tienen una cruz
blanca en fondo púrpura. Visite
www.americansoncall.org.
Advocate for Life in the Public Square
NCHLA [Abogue por la vida en la plaza pública]
El Comité Nacional por una Enmienda a favor de la Vida
Humana (NCHLA) le da seguimiento a la legislación federal y los récords de votación sobre aborto y temas relacionados; también asiste en el establecimiento de programas de base efectivos en apoyo a políticas legislativas pro
vida. Para más información consulte www.nchla.org, y
contacte a su director diocesano de Pro Vida. Solicite que
lo incluyan en la red legislativa pro vida. Sugiera a su
diócesis que invite a NCHLA a hablar con grupos parroquiales sobre cómo organizarse eficazmente
Inscríbase ahora, vote y sugiérale a su parroquia que
organice una campaña de registro de votantes.
Oración y culto
Rece el Rosario por la causa de la vida, solo, con su
familia o círculo de amigos. Encontrará meditaciones pro
vida con los misterios del rosario en
www.usccb.org/provida/liturgy.
El 22 de enero (o 23 cuando el 22 cae domingo) ha sido
designado por los obispos de los Estados Unidos, como
día de oración y penitencia por la vida. Destaque estas
prácticas en su parroquia. Pida a su párroco que ofrezca
una Hora Santa por la Vida con las lecturas, peticiones,
letanías y meditaciones que puede encontrar en
www.usccb.org/provida/liturgy.
Copyright © 2006, United States Conference of Catholic Bishops, Washington, D.C. All rights reserved.
Materiales
Documentos para la enseñanza
El Evangelio de la Vida, Juan Pablo II (1995)
Vivir el Evangelio de la Vida: Reto a los católicos de
Estados Unidos
National Conference of Catholic Bishops (1998)
Plan Pastoral para actividades pro-vida
United State Conference of Catholic Bishops (2001)
Otros materiales impresos
La realidad de Roe
USCCB Pro-Life Secretariat, 2005. Folleto de 8 páginas a
color, con argumentos contra los mitos y mentiras generalizados sobre Roe con datos bien documentados. Lo
puede ver en http://www.secondlookproject.org/postcards/Spanish4pgWebsite.pdf
Internet
www.usccb.org/prolife USCCB Secretariat for Pro-Life
Activities.
www.nchla.org National Committee for a Human Life
Amendment. Vea el enlace a la campaña de USCCB para
“Poner Fin al uso de Roe como Prueba Decisiva” en
www.endroe.org.
www.nrlc.org National Right to Life Committee.
www.ru486facts.org datos médicos y otra información
sobre el fármaco RU-486 para el aborto.
www.hopeafterabortion.com/hope.cfm?sel=H59B Apoya
el proyecto Raquel de la Iglesia que trata de ayudar a
mujeres y a hombres que sufren a causa de un aborto.
Relatos personales e información para la comunicación.
www.noparh.org National Office of Post-Abortion
Reconciliation & Healing (Project Rachel national
office).
Fly UP