...

¿Un puente demasiado lejano? - Institución Fernando el Católico

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

¿Un puente demasiado lejano? - Institución Fernando el Católico
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO?
FASCISMO, FALANGE Y FRANQUISMO EN LA FUNDACIÓN
Y EN LA AGONÍA DEL RÉGIMEN1
FERRAN GALLEGO
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA
La crisis terminal de un régimen siempre revela su carácter originario. No me
refiero sólo a las virtudes explicativas del momento final de su caída, sino al proceso más dilatado de declive, crisis y quiebra de aquellas condiciones de cohesión
que permitieron constituirlo y extender su existencia durante un largo periodo.
Esto sucede de un modo más claro cuando el caso que examinamos es el de
una dictadura formada en la época de entreguerras y capaz de sobrevivir durante una etapa tan duradera como la que ocupó el franquismo. Por un lado, la
crisis se presentó en forma de una dispersión de corrientes cuya vinculación a
una sola cultura política original se defendía, desde las instancias del poder, por
los mismos sectores que progresivamente quisieron destacar sus diferencias, hasta llegar a identificarse por su mutuo antagonismo a medida que se avanzaba en
el proceso de ruptura democrática. Por otro, las circunstancias agónicas del régimen fueron dando paso a la elaboración y proyección de una radicalidad del
cambio que trataba de favorecer, desde los sectores reformistas, dos percepciones
sociales aparentemente contradictorias. Así, mientras se señalaba la rotunda liquidación de las instituciones franquistas, se hacía de esta ruptura el resultado directo de una evolución producida por la misma lógica de la dictadura, incluyendo
las previsiones sucesorias y el flexible margen de maniobra ofrecido por el entramado normativo que se caracterizó como una «constitución abierta». Ciertamente,
el debate sobre la profundidad, el ritmo y el protagonismo de los cambios determinaron espacios de conflicto que, al tiempo que manifestaban distintas versiones de la reforma, indicaban una diversidad más honda, que hundía sus raíces y
su identidad en el desarrollo de la trayectoria completa del régimen.
El proceso de dispersión provocado por la crisis —y, a la vez, causa de la
gravedad de la misma— permite considerar cuáles fueron aquellos factores que
permitieron una integración en torno al proyecto durante la guerra civil que no
1
Este trabajo se enmarca en la investigación realizada en el proyecto HAR2011-25749, «Las alternativas a la quiebra liberal en Europa: socialismo, democracia, fascismo y populismo (1914-1991), financiado
por el Ministerio de Economía y Competitividad.
[ 77 ]
FERRAN GALLEGO
fue posible articular en los años terminales del franquismo, cuando el Movimiento llevó adelante una ofensiva destinada a adquirir un papel exclusivo en el proceso de institucionalización del régimen en la etapa sucesoria. No sólo el proceso de desguace final del régimen permite realizar esta reflexión, sino también una
etapa en la que el fascismo muestra su carácter revocable, al ingresar el sistema
en una etapa que había liquidado sus principales apoyos internacionales, dejando
la era del fascismo como un proyecto y una cultura restringidos al periodo comprendido entre el final de la Gran Guerra y los estertores de la segunda guerra
mundial. La capacidad de integración del falangismo y su liderazgo en la caracterización doctrinal y el control político del régimen pasó por vicisitudes que
nunca supusieron la marginación de los falangistas del control del partido único,
aunque pudieran implicar la revisión de la función de éste e incluso su conversión en un «movimiento» integrado en las instituciones, que, sin embargo, nunca
se deseó contemplar como una opción administrativa. Precisamente el examen
de la ofensiva lanzada por el Movimiento en los últimos años de Franco, con un
apoyo claro del propio Caudillo, puede indicar la permanencia de una voluntad
totalizadora que no se basaba en aspectos ilusorios, sino en la conciencia de un
poder central en el aparato del Estado y una referencia doctrinal inexcusable
para la definición política del franquismo.
Este trabajo propone reflexionar sobre los dos momentos críticos del franquismo —la etapa fundacional y la agonía previa a la desaparición del dictador—,
señalando el papel fundamental desempeñado por el falangismo como doctrina
y como organización, para ofrecer un marco de convergencia que proporcionara
al régimen una sola cultura política. De una parte, el momento crítico inicial,
caracterizado por el escenario de la guerra civil y la conjunción de diversos sectores en la opción más congruente con las circunstancias y objetivos de la sublevación, pasa a subrayar como carácter de toda experiencia fascista la capacidad
integradora de esta cultura, que consigue incluir en un solo movimiento a amplios sectores de la derecha, obteniendo la representación de una movilización
social heterogénea, pero encauzada en un proyecto en el que los factores de
unidad son más relevantes que aquellos conflictos inherentes a una diversidad
inevitable, si es que quería llevarse a cabo la movilización de todas las facetas
contrarrevolucionarias bajo un solo proyecto, con recursos ideológicos y políticos
para absorberlas. Por otro lado, el momento crítico final, en el que el esfuerzo
desarrollado para sostener esta unidad bajo el renovado liderazgo del Movimiento Nacional resultó bloqueado por las propias condiciones políticas en que se
desarrollaba el intento de supervivencia del régimen. Las expectativas puestas en
la capacidad de control del aparato del Estado y la movilización del partido único trataron de reiterar aquellas condiciones de agregación y renovación política,
creyendo que la situación era más ventajosa que la que se experimentaba en la
guerra civil. La recuperación de la iniciativa política parecía posible en una men[ 78 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
talidad formada en la prolongada permanencia de un régimen y en la función
aglutinadora que el falangismo creía estar en condiciones de proporcionar. Y
tales expectativas no dejaron de basarse en la confianza en una cultura que, en
las circunstancias vividas cuarenta años atrás, había permitido la victoria y el
proceso constituyente del Nuevo Estado.
LA
CONSTITUCIÓN DEL FASCISMO ESPAÑOL: UNIDAD Y HETEROGENEIDAD
Las discrepancias internas y la aceptación de un proyecto común fueron factores indisolubles en la fundación y evolución del franquismo. Ambos factores
caracterizaron las limitaciones de las crisis que experimentó el régimen, incluyendo las que se produjeron en el mismo proceso constituyente2. Los conflictos se
reiteraron sin ponerlo nunca en peligro, dado que las propuestas siempre se produjeron como expresión de una diversidad interna, y se legitimaron por su compromiso esencial con el proyecto político del 18 de julio. Podría decirse que tal
diversidad se sostenía por la vehemencia con la que cada una de las tendencias
en conflicto manifestaba ser la auténtica plasmación de lo que habían sido los
motivos esenciales de la sublevación y de la guerra civil. Así, la legitimidad proporcionada por la guerra civil y la victoria era buscada como un elemento de
identidad de la que todos los sectores enfrentados deseaban apropiarse.
Los conflictos entre los sublevados y luego vencedores fueron distintos a episodios circunstanciales y recursos tácticos, que empezaban y concluían en una
confrontación efímera. Eran distintos también a un sistema plural que tuviera que
dar satisfacción a los integrantes de una coalición política, cuyos diversos proyectos reclamaban la visibilidad de su conquista de espacios de poder. Ni la condición accidental y transitoria de las querellas, ni la definición de una cultura política del régimen, sustituida por la convivencia de proyectos diversos e incluso
antagónicos, da cuenta adecuada de su carácter. De hecho, ni siquiera ofrece una
aproximación satisfactoria al perfil de cada una de las corrientes que convivieron
bajo el mismo sistema. El principio de unidad bajo el que se gestionó la movilización de un heterogéneo sector antirrepublicano en julio de 1936 no fue nunca
un elemento instrumental, destinado a disciplinar a los sectores que participaron
en la sublevación. Lejos de responder meramente a las exigencias de una guerra
a gran escala, la unidad se esgrimía como el motivo fundamental de la movilización y la condición sobre la que podría construirse el Nuevo Estado. La unidad
de los españoles, fragmentada por la cultura liberal, amenazada por el socialismo,
desafiada por el nacionalismo catalán o el vasco, pasó a ser el factor más impor2
SAZ, I.: «Mucho más que crisis políticas. El agotamiento de dos proyectos enfrentados», Ayer, 68,
2007 (4), pp. 137-163.
[ 79 ]
FERRAN GALLEGO
tante de identificación de un bando que adoptó el nombre de «nacional» no sólo por
su deseo de extranjerizar cualquier actitud de resistencia a la sublevación, sino
por la ambición de estar procediendo a la constitución de un proyecto político total3.
Tal voluntad y capacidad de encaje en una movilización unitaria había de
convivir con una heterogeneidad que reforzaba la capacidad de convocatoria, la
integración y la operatividad de un proyecto político compartido. A la constitución del movimiento salvador se acudía desde experiencias políticas distintas,
desde tradiciones que se habían expresado durante la etapa republicana —y aun
en los años anteriores— creando sus propios espacios organizativos y siendo
fieles a una genealogía doctrinal distintiva. Si, en las condiciones de la república,
la radicalización de la derecha española ya había ido mermando la percepción de
la autonomía de sus diversos componentes, procediéndose a la colaboración política y, lo que era más significativo, al intercambio de motivos ideológicos, las
condiciones de la guerra civil dejaron atrás una simple complicidad para dar paso a la construcción de un mismo movimiento y de unas instituciones representativas de todos aquellos que participaban en la sublevación. La guerra civil,
considerada con frecuencia como una alternativa a la conquista del poder por el
fascismo fue, en cambio, el marco para que se produjera la masificación de este
movimiento y la construcción de un nuevo Estado, fabricado desde la misma raíz,
aprovechando la destrucción del orden institucional previo. El proceso de fascistización desembocó en un movimiento, un régimen y una cultura política fascistas,
como resultado del encuentro, en esa fase catalizadora, de diversas respuestas al
doble desafío de la decadencia de España y de la amenaza de los sectores que
la aprovechaban. Todo aquello que representaba la modernización promovida
por la anti-España debía ser respondido por la movilización que conduciría a una
nueva nacionalización de las masas, a una vía española a la modernidad cuyos
indicios exclusivos se habían dado ya en la defensa de la comunidad cristiana
universal por el imperio, y cuya actualización en el siglo XX se realizaba en la
capacidad aglutinadora del fascismo4.
Esta última cuestión es fundamental para comprender el proceso de fascistización, por el que la cultura fascista pasa a ser no sólo hegemónica, sino aquella
en la que se insertan los distintos sectores de la derecha radical. Si esta virtud de
convertirse en cauce común se da en todas las experiencias europeas, en el caso
3
He planteado algunas de estas cuestiones en «Sobre héroes y tumbas. La guerra civil y el proceso
constituyente del fascismo español», en MORENTE, F. (ed.): España en la crisis europea de entreguerras.
República, fascismo y guerra civil. Madrid, Los libros de la catarata, 2011, pp. 249-268.
4
Las motivaciones del bando sublevado han sido recogidas en un número de trabajos que superan
en mucho la posibilidad de ser citados aquí, como se verá en otros temas relacionados con esta reflexión.
Sin embargo, creo que la mejor aproximación a este tema es la de NUÑEZ SEIXAS, X.M.: ¡Fuera el invasor!
Nacionalismos y movilización bélica durante la guerra civil española (1936-1939). Madrid, Marcial Pons,
2006, pp. 178-327.
[ 80 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
español el fascismo podía beneficiarse precisamente de lo que en sus inicios
como organización autónoma habían sido obstáculos a su desarrollo. De hecho,
la «llegada tardía» del partido fascista5, supuso que el espacio fascista estuviera
definido más allá de lo que limitaba el área de la organización nacionalsindicalista. Por ello, la influencia del fascismo español estuvo muy lejos de limitarse a la
que pudiera ejercer políticamente Falange de las JONS. En el momento en que
se produjo la crisis final del régimen republicano y cuando se decidió pasar a una
vía armada, que podía tomar la forma de un golpe de Estado con considerable
intervención civil o la de una sublevación, el fascismo disponía de dos factores
que le permitieron convertirse en aglutinador del movimiento nacionalista. Por un
lado, la importancia adquirida, en un proceso de mutua contaminación, por
el área fascistizada, de la cual formaba parte la misma FE de las JONS6. La relación entre el partido fascista y las organizaciones de la derecha española más
extrema había sido de colaboración y de impregnación doctrinal, que respondía
a la existencia de un clima común, ya expuesto como crisis del parlamentarismo
y voluntad de un Estado nuevo por los sectores alfonsinos, confirmando la denuncia del liberalismo por los carlistas, aunque en una trayectoria doctrinal distinta, mucho más cercana al clasicismo maurrasiano que al integrismo, regionalismo e incluso populismo tradicionalista7. De hecho, la fusión entre falangistas y
jonsistas ya había supuesto una primera síntesis entre los sectores nacionalsindi5
CHUECA, R.: El Fascismo en los comienzos del régimen de Franco. Un estudio sobre FET-JONS.
Madrid, CIS, 1983; JIMÉNEZ CAMPO, J.: El fascismo en la crisis de la Segunda República. Madrid, Turner,
1979.
6
José Calvo Sotelo afirmaba en El pueblo manchego, el 7 de mayo de 1936, que «El ambiente fascista actual es enorme en toda la nación. (…) Es una disposición de espírtu, más que un movimiento reflexivo. (…) Pero acabará tomando plenitud íntima, trabazón perfecta y radiación nacional». («A propósito
del fascismo», Obras Completas. Madrid, Actas, 2009, vol. V-1, pp. 393-395).
7
Esta posición alfonsina podía detectarse ya en la forma en que sus futuros dirigentes afrontaron la
crisis ideológica derivada de la Gran Guerra. Quien sería el más destacado dirigente de Renovación Española, Antonio Goicoechea, afirmaba en 1925, tras comparar la actitud de Mussolini ante el parlamento
con las condiciones en que se desarrolló la Asamblea Nacional francesa: «Aquel entusiasmo que ponía,
según la expresiva frase de Taine, al servicio de una retórica de pedantes un énfasis de energúmenos, se
ha extinguido en el transcurso de un siglo… 1789 es la aurora de un régimen; 1922 inicia su crepúsculo.»
(GOICOECHEA, A.: La crisis del constitucionalismo moderno. Madrid, Voluntad, 1925, p. 32). Esa evolución, en el marco político de la Dictadura de Primo de Rivera puede seguirse en QUIROGA FERNÁNDEZ
DE SOTO, A.: Haciendo españoles. La nacionalización de las masas en la Dictadura de Primo de Rivera.
Madrid, CEC, 2008. Las actitudes de este sector a favor de una posición análoga de diversos sectores de la
derecha en busca de un nuevo orden puede verse en «Hacia un Estado Nuevo», Acción Española (42, 1 de
diciembre de 1933), pp. 513-516. La discrepancia fundamental entre Acción Española y el fascismo ha sido
destacada con un examen riguroso, aunque yo no comparta sus conclusiones, por Pedro Carlos González
Cuevas en su exhaustivo trabajo Acción Española. Teología política y nacionalismo autoritario en España
(1913-1936). Madrid, Tecnos, 1998. Téngase en cuenta, sin embargo, que el propio González Cuevas
considera que Falange no era una organización fascista, sino cristiana y autoritaria. Puede encontrarse una
serie de estudios sobre personalidades que convergerán en este punto en QUIROGA FERNÁNDEZ DE
SOTO, A. y ARCO BLANCO, M.A. del: Soldados de Dios y Apóstoles de la Patria. Las derechas españolas en
la Europa de entreguerras. Granada, Comares, 2010.
[ 81 ]
FERRAN GALLEGO
calistas más avanzados y quienes sólo se decidieron a constituir una organización
de este tipo a partir de 1933, como resultado de una evolución que se consideraba natural entre las posiciones iniciales de un monarquismo autoritario clasicista
y las de un fascismo menos proclive a la organización de masas que a la exaltación
de una minoría rectora. El segundo aspecto favorable se refiere a la flexibilidad
doctrinal del fascismo y al tipo de organización y estrategia subversiva que permitía la incorporación a su estrategia de los diversos sectores de la derecha en
proceso de radicalización. El fascismo español podía presentarse como defensor
de la causa del catolicismo sin desmentir uno solo de sus postulados fundacionales, sino corroborando lo que era una concepción de la nación y del Imperio
inseparable de la defensa del catolicismo de la contrarreforma8. Podía, además,
realizar el llamamiento a las masas que había ido estado presente en todas las
actitudes de la derecha española9, mientras rechazaba las veleidades románticas
de otras experiencias como el nacionalsocialismo, eligiendo el camino de un
nacionalismo clasicista, partidario de una tradición consolidada en el Estado y
manteniendo la condición aristocrática de una política al servicio de España10.
Ofrecía una versión de la política de unidad que no se encontraba en los elementos de disidencia de ninguna otra fuerza política de la derecha —en especial, los
factores dinásticos—, mientras aseguraba la militarización de la conquista del
poder que era la vía más coherente para la captura u organización del Nuevo
Estado, aunque la violencia estuviera muy lejos de ser un patrimonio exclusivo
del fascismo. Por todos estos motivos, el fascismo español cumplía esas condiciones que no sólo se referían a su capacidad de reunir coyunturalmente a diversas
culturas políticas, sino de capturar un espacio totalizado por su doctrina y por su
estrategia.
Las tensiones entre continuidad y ruptura fueron características del nuevo régimen, junto a la heterogeneidad de sus componentes. Podían observarse en el
propio discurso que legitimaba la sublevación, siendo siempre capaz de presentarse como síntesis entre una tradición actualizada y una revolución cuyo objetivo
8
Un especialista en el pensamiento de Víctor Pradera como José Luis Orella ha podido indicar, en
la presentación a la edición en un volumen de la revista Jerarquía, que «Finalmente, España se había
partido en dos y sus regeneradores también, pero aquella pugna podía dar la oportunidad esperada de
conciliar el catolicismo substancial de la entraña española con el espíritu regenerador y juvenil, similar a
lo que había pasado en el país cisalpino.» (ORELLA, J.L.: «Introducción», Jerarquía. La revista negra de la
Falange. Pamplona, 1936-1938. Madrid, Barbarroja, 2011, p. 14).
9
Incluso de un Calvo Sotelo, que el 6 de octubre de 1935 escribía: «Hace falta sumar la tradición a
la masa. Masa sin tradición es ruptura y caos. Tradición sin masa sería, probablemente, aniquilamiento.
Pero el sufragio desenfrenado es la masa sin tradición. Necesitamos, pues, al pueblo. Como el pueblo
necesita la tradición augusta de una continuidad histórica afianzada.» (Alborada, 6 de octubre de 1935, en
Obras Completas… volumen V-1, pp. 450-453). Como correspondía a la ideología fascista, Calvo Sotelo
señalaba en ese mismo lugar que el destino del pueblo no era gobernar, sino ser bien gobernado.
10 PRIMO DE RIVERA, J.A.: «España y la barbarie», Obras Completas, Madrid, Vicesecretaría de Educación Popular, 1945, pp. 37-43.
[ 82 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
era restaurar la esencia de una España eterna, rompiendo con aquellos factores
del pasado reciente que habían impedido su realización histórica. Más allá de ese
discurso, existían los elementos de una continuidad que no pueden despreciarse,
ya que sin ellos nunca habría existido una movilización con la magnitud suficiente para enfrentarse a las condiciones bélicas de la conquista del poder. Tal continuidad no se expresaba sólo en la capacidad de incorporar a sectores sociales
que deseaban volver a disponer de las instituciones como un patrimonio desafiado por la experiencia republicana. Se refería, también, a la asunción de diversas
genealogías culturales que habían de reconocerse como complementarias. En
ambos sentidos, esa permanencia modificada por las condiciones de la conquista
del poder resultó conflictiva, porque debía canalizarse a través de una organización de la dominación social distinta a la existente antes del periodo republicano.
Debía competirse en un espacio que no era el de una mera devolución de los
mecanismos de control social y de preservación de los privilegios políticos, sino
el establecimiento de nuevos cauces de promoción y de un nuevo discurso político que les diera coherencia y capacidad de movilización. Si las capas desplazadas de los instrumentos de poder político en 1931 pudieron regresar, directa o
indirectamente, a ejercer su influencia, hubieron de hacerlo en circunstancias
nacionales que se habían modificado radicalmente, por las condiciones de la
guerra y por el proyecto que había ido definiéndose en su desarrollo, estimulado
por quienes disponían de una mayor capacidad de movilización y de definición
de objetivos políticos generales congruentes con las necesidades del Nuevo Estado11. Por otro lado, si podía establecerse un proyecto coherente, había de hacerse sobre la capacidad sintética y los amplios recursos de movilización ofrecidos
por la Falange, cuyo fascismo originario ya disponía de elementos de comunicación ideológica y de combinación de estrategias con otros sectores de la derecha
radical española antes del 18 de julio. Se trataba de una Falange cuyo catolicismo
11 Sobre la incorporación al Nuevo Estado a través de la disciplina política militarizada por la guerra,
CENARRO, Á.: «Instituciones y poder local en el “Nuevo Estado”», en JULIÁ, S. (coord.): República y guerra
en España (1931-1939). Madrid, Taurus, 2006, pp. 421-447; la defensa de los elementos de continuidad ha
tenido un excelente planteamiento en CAZORLA, A.: Las políticas de la victoria. La consolidación del Nuevo Estado franquista (1938-1953). Madrid, Marcial Pons, 2000. Julián Casanova ha destacado que los
conflictos bien documentados por las experiencias locales nada tenían que envidiar a los que se producían
en Alemania o Italia, en «Una dictadura de cuarenta años», CASANOVA, J., ESPINOSA, F., MIR, C. y MORENO, F.: Morir, matar, sobrevivir. La violencia en la dictadura de Franco, 2004. Un espléndido trabajo sobre
la construcción del Estado a escala local y las relaciones entre los sectores tradicionales y el nuevo marco
político es el de ARCO BLANCO, M.A. del y GÓMEZ OLIVER, M.: «Los franquistas del campo. Los apoyos
sociales rurales del régimen de Franco (1936-1951)», en ORTEGA LÓPEZ, T. y COBO ROMERO, F. (eds.): La
España rural, siglos XIX y XX. Aspectos políticos, sociales y culturales. Granada, Comares, 2011, pp. 257-287.
Es indispensable, por su capacidad de llevar el análisis local a una reflexión nacional, el trabajo de ORTEGA
LÓPEZ, T. y COBO ROMERO, F.: Franquismo y posguerra en Andalucía oriental. Universidad de Granada,
2005, que ofrece un inteligente, documentado y estimulante estudio sobre la formación del poder local, la
ruptura con el pasado y las inercias presentes en el régimen modificadas por el fascismo, relacionándolo con
lo que sucede en las experiencias similares del continente.
[ 83 ]
FERRAN GALLEGO
esencial y fundacional pasó a ser profundizado y expuesto como un factor peculiar del nacionalismo fascista español. Del mismo modo, el tradicionalismo se reconocía en una genealogía cuya actualización se encontraba en el falangismo, capaz
de incorporar a los diversos sectores reaccionarios que habían abandonado cualquier veleidad liberal desde los años veinte12. Actitud que fue respondida por un
impulso unitario similar de las otras corrientes que convergieron en la sublevación
de julio de 1936 y que, desde el punto de vista doctrinal, no dudaron en insertar
el pensamiento joseantoniano en una corriente integradora del pensamiento contrarrevolucionario español que desembocaba en el Movimiento Nacional.
Ni la heterogeneidad ni las tensiones entre continuidad y ruptura que se dieron en España pueden considerarse elementos que aíslen esta experiencia de las
que se produjeron en los movimientos y los regímenes fascistas europeos. Lo que
puede destacarse es la forma de realización de ambas características comunes en
las condiciones fundacionales del Nuevo Estado. La construcción de las instituciones del Estado y de los servicios del partido único en una fase de guerra fue
un elemento determinante y distintivo, como lo fue establecer los elementos radicales de exclusión e integración de acuerdo con la lógica de la contienda, capaz
de crear estructuras transversales que separaban a vencedores y vencidos. El movimiento fascista español, a diferencia de lo que sucedió en Alemania o Italia, no se
creó y desarrolló al margen de un Estado que debía ser ocupado, creciendo con
más o menos lentitud, acumulando fuerzas para llevar adelante un pacto con los
sectores tradicionales anclados en las instituciones y presentes en espacios sociales
paralelos. El proceso de fascistización de la comunidad política se había realizado
tanto en el interior de la burocracia estatal conservadora como —sobre todo— en
el exterior de las instituciones. En tales experiencias, sin embargo, el fascismo como
movimiento de masas —y, por tanto, como factor relevante desde el punto de
vista histórico y como posibilidad política de la captura del poder—obedeció también a un proceso de integración de sectores que continuaron manteniendo, en el
seno de una organización unitaria y en el marco de un régimen totalitario, sus
propias motivaciones para ingresar en un mismo movimiento, su propia percepción
de lo que era la revolución nacional y su conciencia de preservarlas en situación de
conflicto no sólo con otras corrientes del movimiento, sino también con actitudes
dispersas en la sociedad. Lo decisivo fue siempre la capacidad de integración de la
que el fascismo hizo gala, única forma de obtener el respaldo de quienes no se
12 La definición de los dos proyectos nacionalistas en competencia y colaboración, aunque en posiciones antagónicas de fondo, fue definido por Ismael Saz en España contra España. Los nacionalismos
franquistas. Madrid, Marcial Pons, 2002. La evolución de ambas culturas, aunque indicando un mayor
nivel de complicidad, en JULIÁ, S.: Historias de las dos Españas. Madrid, Taurus, 2004, pp. 275-355. Sobre
el proceso de fascistización, GONZÁLEZ CALLEJA, E.: Contrarrevolucionarios. Radicalización violenta de
las derechas durante la Segunda República, 1931-1936. Madrid, Alianza, 2011. La porosidad entre los diversos sectores de la derecha radical fue propuesto hace bastantes años por P. Preston en Las derechas
españolas en el siglo XX: autoritarismo, fascismo y golpismo. Madrid, Sistema, 1986.
[ 84 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
habían inclinado a favor del partido original en el momento de su fundación. El
fascismo resultante —algo distinto a la tradicional división entre fascismo/régimen
y fascismo/movimiento, ya que se produjo también en la etapa previa a la conquista del poder— fue siempre receptor de un aluvión de adhesiones, aceleradas en
momentos de profunda y decisiva crisis nacional13.
La similitud se refiere, además, a la realización de una función social semejante, en la que la necesidad de enfrentarse a la democratización de la sociedad y
sus amenazas de pérdida de privilegios, prestigio e identidades culturales, puestos en peligro por los procesos políticos que siguieron a la Gran Guerra, se concretó en la creación, durante un largo proceso, de una alternativa política presentada como respuesta simultánea al liberalismo, a la democracia y a la revolución
social. Por ello mismo, las cosas iban mucho más lejos que la articulación de un
simple «frente común» circunstancial. Por el contrario, había de manifestarse una
voluntad de permanencia sólo imaginable en un afán totalizador y una percepción de que los conflictos siempre se subordinaban a un espacio ideológico
compartido y a un origen legitimador que a todos pertenecía. Las divergencias
pueden examinarse como luchas por espacios de poder, pero deben ser analizadas también —y, quizá, sobre todo— como reflejo de la capacidad representativa
del movimiento y del régimen fascista. Cualquier sector que se enfrentaba a otro
en la lucha por adquirir una mayor visibilidad en esta representación de la comunidad nacionalizada lo hacía siempre afirmando la mayor autenticidad de su
forma de entender el fascismo. Si algo distinguía el proceso político español fue la
radicalización acelerada y el marco de estímulo a la unidad que se propició en
la guerra civil, su nivel de militarización de masas y la posibilidad de inclusión y
exclusión radicales, bajo la sombra de una violencia que sustituía las combinaciones de movilización de secuaces y negociación con otros espacios de la derecha
tradicional, que había caracterizado el ascenso del fascismo en Europa14. La lógica de la guerra civil no estableció un fascismo deficiente ni, mucho menos, una
alternativa al fascismo en España. La contienda y la victoria crearon las condiciones específicas de su realización, nunca de su frustración. El fascismo no fue algo
que el régimen contenía como una cultura entre otras, y disponiendo de unos
representantes de la misma capaz de ganar espacios de mayor o menor influencia
en el sistema. El régimen era fascista en su totalidad, aun cuando no todos los
sectores que se identificaban con el Nuevo Estado fueran fascistas del mismo
modo y, podríamos decirlo con unas palabras sólo alusivas, con la misma inten13 Para un mayor detalle de mis posiciones en este campo, «Fascismo, antifascismo y fascistización.
La crisis de 1934 y la definición políttica del periodo de entreguerras», en ANDREASSI, A. y MARTÍN RAMOS, J.L. (coords.): De un octubre a otro. Revolución y fascismo en el periodo de entreguerras, 1917-1934.
Barcelona, El Viejo Topo, 2010, pp. 281-354.
14 RODRIGO, J.: Hasta la raíz. Violencia durante la guerra civil y la dictadura franquista. Madrid,
Alianza, 2008.
[ 85 ]
FERRAN GALLEGO
sidad. Los sistemas fascistas establecieron siempre, por su misma capacidad y
necesidad de una movilización amplia de sectores heterogéneos, una pluralidad
que nunca tuvo el carácter de una coalición. Se reconoció por todos que la cultura política fascista vertebraba el régimen, además de señalar que los instrumentos de poder desarrollados por éste, incluyendo todo el material discursivo y
simbólico de persuasión de masas y la voluntad de su moderna nacionalización,
correspondían a la actualización de las opciones contrarrevolucionarias a través
del fascismo. La relación conflictiva no se estableció entre quienes eran fascistas
y quienes los aceptaban, sino entre quienes comprendieron el proyecto fascista
de acuerdo con las motivaciones sociales e ideológicas diversas que condujeron
a ese proceso de integración, sin que el proyecto fuera contemplado nunca desde el exterior15.
Para un sector importante de la historiografía española, el proceso de fascistización no concluyó en el fascismo. La fascistización había sido una impregnación
que afectó a todas las culturas políticas de la derecha radical española, en un
proceso que ni siquiera había partido de la capacidad falangista de convencer a
los sectores conservadores españoles, sino de una transformación cultural más
amplia, radicada en la atención a un fenómeno «de época», que provocaba mutaciones en la radicalización de la derecha a escala europea. Según esto, lo que
caracterizó al franquismo fue la cohabitación de culturas políticas en conflicto
permanente o una coalición de distintos proyectos en la defensa de los mismos
intereses sociales. El propio desarrollo e incluso la persistencia del régimen se
explica, desde este punto de vista, por una capacidad de convocatoria que debía
anular las pretensiones hegemónicas del sector fascista de los sublevados para
lograr la adhesión de quienes siempre se consideraron ajenos a esta cultura política, a pesar de ser miembros del partido unificado en 1937. Estas apreciaciones
no descartan la existencia de heterogeneidad en los regímenes fascistas, pero la
consideran de naturaleza distinta al proceso de fascistización español, en especial
porque en España se produce algo más que una pluralidad, superada por el antagonismo entre culturas políticas irreconciliables16.
15 El cumplimiento de esa función social común puede verse, por ejemplo, en CENARRO, Á.: La
sonrisa de la Falange. Auxilio Social en la guerra civil y en la posguerra. Barcelona, Crítica, 2006; CASANOVA, J.: «La sombra del franquismo: ignorar la historia y huir del pasado», en AA.VV.: Del pasado oculto.
Fascismo y violencia en Aragón, 1936-1939. 2ª ed., Zaragoza, Mira, 1999, pp. 13-38; MOLINERO, C.: La
captación de las masas. Política social y propaganda en el régimen franquista. Madrid, Cátedra, 2005.
16 Tales posiciones son las que han marcado el desarrollo de la historiografía acerca del fascismo
español desde el trabajo pionero de PAYNE, S.G.: Falange. Historia del fascismo español. París, Ruedo
Ibérico, 1965. La definición de régimen fascistizado y el antagonismo de dos culturas nacionalistas ha sido
propuesta por I. Saz desde los años noventa y, en especial, en España…, otra visión de la pluralidad
fundamental e incluso antagónica del régimen, en las obras de SÁNCHEZ RECIO G.: Los cuadros políticos
intermedios del régimen franquista, 1936-1959. Diversidad de orígenes e identidad de intereses. Alicante,
Instituto Gil-Albert, 1991; ÍD.: Sobre todos Franco. Coalición reaccionaria y grupos políticos. Barcelona, Flor
del Viento Ediciones, 2008; THOMÀS, J. M.: La Falange de Franco. Barcelona, Plaza y Janés, 2001, LAZO, A.:
[ 86 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
Tales cuestiones nos llevan a la congruencia entre los elementos discursivos
del régimen y su capacidad de organizar su dominación política. Conducen a
valorar dónde se emplazan los factores simbólicos, pero también los recursos de
movilización de los que se dota un partido cuya ideología se fijó en el proceso
de síntesis doctrinal realizada durante la guerra civil y la inmediata posguerra. No
se trata de una mera teoría cobijada en los textos doctrinales o cínicamente expuesta en una retórica apartada de la realidad y destinada a su permanente falsificación, sino de una práctica discursiva destinada a cohesionar a una masa social
que se ha unido a la sublevación y que habrá de hacerlo con algo más que con
palabras, pero pasando necesariamente por ellas. Ese discurso es utilizado en los
mecanismos de socialización indispensables para perpetuar el régimen e incluso
para llevarlo a la generación que no ha hecho la guerra, pero que debe ser integrada en esa experiencia a través de la permanencia de una legitimidad de origen
del Nuevo Estado. Es el discurso «combatiente» que se ofrece a la juventud, a las
mujeres, a los atendidos por los mecanismos asistenciales, a los encuadrados en
los sistemas de control sindical, a los estudiantes universitarios a los que se infunde una misión en forma de un discurso sobre las tareas del SEU, pero también,
en aquellas facultades dedicadas a la formación de profesionales del derecho, de
la economía o de la administración pública, a las razones jurídicas del Estado
nacionalsindicalista. El carácter penitencial de la exclusión recalcada por los sectores más tradicionales y el afán integrador que exhala la retórica falangista no
pueden presentarse como un rasgo que escinde a los vencedores. En primer lugar, porque ni siquiera el sincretismo fascista español puede eludir el cedazo
selectivo de su propia ideología, cuyo sentido totalizador se considera suficiente
para la redención de los equivocados. Además, porque los límites de las conversiones aceptadas pueden seguirse, desde el principio, en las publicaciones falangistas más cercanas a estos planteamientos, y porque ese sentido penitencial está
incluido en sus actitudes de condena aparentemente amable y siempre asimétrica
de las dos Españas superadas por el triunfo en la guerra civil. La hegemonía falangista siempre se mantuvo, en tiempos de afirmación plena de su relación con
el fascismo europeo, sobre la base de una asimilación en su proyecto de la genealogía del tradicionalismo y de la catolicidad de un horizonte político que
mereciera el atributo de la españolidad17.
Una familia mal avenida. Falange, Iglesia y Ejército. Madrid, Síntesis, 2008; ELLWOOD, S.: Prietas las filas.
Historia de Falange Española, 1933-1983. Barcelona, Crítica, 1984; RODRÍGUEZ JIMÉNEZ, J.L.: Historia de
Falange Española de las JONS. Madrid, Alianza, 2000, por citar sólo estudios a escala nacional.
17 GALLLEGO, F.: «Construyendo el pasado. La identidad del 18 de julio y la reflexión sobre la historia moderna en los años cuarenta», en GALLEGO, F. y MORENTE, F. (eds.): Rebeldes y reaccionarios. Intelectuales, fascismo y derecha radical en Europa. Barcelona, El Viejo Topo, 2011, pp. 281-337; otra visión
en MUÑOZ SORO, J.: «Entre héroes y mártires: la síntesis católica de Joaquín Ruiz Giménez, 1939-1951», Ibid.,
pp. 339-369.
[ 87 ]
FERRAN GALLEGO
«ESPAÑOLIZACIÓN»
Y DESFASCISTIZACIÓN DEL MOVIMIENTO Y EL RÉGIMEN
La españolización del 18 de julio fue uno de los elementos claves de legitimación del franquismo y de creación de una cultura política que llegaba a persuadir
a la sociedad de su carácter excepcional, ajeno a las vicisitudes de la crisis europea de entreguerras. Esta autoevaluación no se realizó desde las posiciones
opuestas al falangismo, sino por el conjunto del régimen, incluyendo a una Falange que empezó muy pronto a considerar, primero, sus rasgos específicos y,
después, su oposición tajante a las doctrinas y los Estados fascistas. Los mismos
ideólogos que habían definido el nacionalsindicalismo como un movimiento y
una propuesta política que respondía a la crisis de la sociedad y el Estado liberal,
sin dejar de establecer su normalidad en una movilización europea que estaba
haciendo un camino equivalente, pasaron a hacer del falangismo una «forma de
ser» estrictamente española, una solución exclusiva desde la que se aleccionaba
al débil liberalismo vencedor en la segunda guerra mundial18. Si puede plantearse un debate acerca del carácter de la fascistización española, no cabe duda de
la existencia de un proceso de desfascistización impulsado, paradójicamente, por
quienes son aceptados como los únicos verdaderos fascistas españoles, ya que es
impensable que la rectificación ideológica y política realizada a partir de 19421943 se hiciera al margen de quien disponía de los recursos más importantes de
orientación política en el Nuevo Estado.
Este proceso pudo adquirir los rasgos de verdadera obscenidad, en manos de
los propagandistas del régimen y, en especial, en boca de los antiguos defensores
del nuevo orden europeo. Por ejemplo, al señalar que el pensamiento joseantoniano había sido, desde su misma exposición, una alternativa al fascismo, y que
el nacionalsindicalismo había tenido mucho más que ver con el cristianismo social que con los regímenes del Eje. Lo que en la inmediata posguerra se presentaba como «aportación española» a un movimiento «de las juventudes europeas»,
como había de definir Laín Entralgo el catolicismo esencial de Falange19, pasó a
ser aquello que diferenciaba la comunidad cristiana y el Estado católico defendido por ésta de los regímenes totalitarios que habían empezado a caer en 1943. Si
el nacionalsindicalismo pasaba a diferenciarse del fascismo desde antes de la
guerra civil, los adversarios de la Falange en el seno del régimen pronto empezaron a destacar su propia y exclusiva oposición a las actitudes políticas sospechosas de esa complicidad. La deformación llegó, así, al nivel de poder expresar
18 Entre los casos más vistosos están LEGAZ LACAMBRA, L.: cuyos trabajos de «desfascistización»
pueden leerse en los estudios reunidos en Horizontes del pensamiento jurídico. Barcelona, Bosch, 1947, o
de CONDE, J.: Introducción al Derecho Político actual. Madrid, Escorial, 1942; ÍD.: Representación política
y régimen español. Madrid, Subsecretaría de Educación Popular, 1945.
19 LAÍN ENTRALGO, P.: Los valores morales del nacionalsindicalismo. Madrid, 1941, pp. 19-20.
[ 88 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
la existencia de un antifascismo franquista, basado precisamente en la existencia
de quienes habían permanecido leales al régimen a pesar de la presencia dominante de los falangistas. Una afirmación que difícilmente puede considerarse
gratuita cuando una reciente biografía de José Enrique Varela se refiere, en el
mismo título, nada menos que «al general antifascista de Franco»20. La obscenidad
no reside en afirmar, como lo hace una amplia, rigurosa y respetable gama de
historiadores, la existencia de sectores no fascistas en el régimen de Franco; se
encuentra en el paso del no fascismo al antifascismo, que debe referirse a la
oposición al régimen en su conjunto. Difícilmente podemos conceder el atributo
de antifascista a quienes se sentaron en el Consejo Nacional, en el Gobierno o
fueron capaces de ocupar cargos de alcaldes o gobernadores civiles asumiendo,
a la vez, su condición de jefes locales o provinciales del partido. Liquidada la
insultante paradoja, sin embargo, la cuestión sigue en pie: la naturaleza del nacionalsindicalismo, el carácter del partido único, la evolución de los diversos
modos de ser falangista en la España que avanza en la fase histórica de la posguerra y la distinta relación con el falangismo de los componentes del régimen.
Para quienes consideramos que el régimen es incomprensible en su fundación y
en su desarrollo fuera del espacio del fascismo, la clave no reside en los conflictos en sí mismos, sino en su carácter antagónico o no, que determina la pertenencia a la cultura fascista de sus sectores en competencia.
Aun cuando el debate acerca de la dinámica política del régimen y, por tanto,
de su naturaleza, se establece en la definición de sus orígenes, el factor que provoca una aproximación más compleja es la quiebra del panorama europeo en el
que se produjo la constitución del Nuevo Estado. El análisis del franquismo no
puede realizarse, en el periodo más prolongado de su consolidación, comparándolo con experiencias contemporáneas, dada la caducidad política de los regímenes fascistas fundamentales, acompañada de una marginación del campo de las
ideologías que proyecta determinados anacronismos sobre el vigor y el prestigio
del fascismo en los años anteriores a 1945. A este inconveniente, se suman los
factores de turbación del análisis que provoca la propia evolución política del
régimen, cuyo desarrollo se produce en el seno de este proceso de desfascistización, pero aceptándose generalmente una permanencia del fascismo en su seno,
cuya mayor o menor marginalidad varía según el punto de vista de los historiadores. Mi posición es que el franquismo, siendo fascista en su fase originaria,
tuvo que ir dejando de serlo en un contexto en el que no sólo se arriesgaba al
repudio exterior, sino también a la posibilidad de una fractura de su cohesión
interna en caso de mantenerse las condiciones de sus primeros años. Y esto
significa que debemos referirnos a la forma en que evolucionaron quienes habían
prestado su apoyo al régimen, sirviendo a un proyecto cuyos presupuestos ideo20
MARTINEZ RODA, F.: Varela. El general antifascista de Franco. Madrid, La esfera de los libros, 2012.
[ 89 ]
FERRAN GALLEGO
lógicos, instrumentos de movilización, mecanismos de socialización, fórmulas de
liderazgo y vías de representación institucional eran equivalentes a los de los
regímenes fascistas europeos. Ese proyecto incluía la voluntad de un sector del
fascismo español de dotar al partido de un poder que resultó derrotado, si se
esperaba la absorción de la sociedad y la anulación de cualquier forma de vida
pública alternativa, pero que estuvo muy lejos de plantear la frustración permanente de la totalidad del fascismo. La imposibilidad de satisfacer todas las aspiraciones que se atribuían a la Falange fundacional supuso siempre un acicate para
procurar la mayor integración entre Estado y Partido, afirmando una lealtad a la
jefatura máxima del Estado que era, en sí misma, obediencia al caudillo máximo
del partido único. Además, claro está, de presentarse como un útil material retórico, destinado a conjugar el amplio control de elementos claves de la sociedad
con la permanente justificación de un horizonte obstaculizado por sectores tibios
y oportunistas, lastre que estuvo presente en la retórica del falangismo hasta el
final del régimen21. Tal acusación, que era respondida con los reproches de demagogia y exclusivismo, lanzados muchas veces desde el propio aparato del
Movimiento Nacional, fue característica del fascismo italiano y del nacionalsocialismo alemán, donde el enfrentamiento entre «moderados» y «radicales» —para
simplificar las cosas de un modo más que insatisfactorio— se produjo en el interior y en el exterior del partido. Afectó, además, a aspectos nada secundarios,
como lo indican los conflictos entre las agencias nacionalsocialistas y el gobierno
por el control del sistema de seguridad o por el de las relaciones laborales, o el
enfrentamiento, en el seno del fascismo italiano, por definir el Estado corporativo
o la función esencial o contingente del partido. Factores a los que puede añadirse el modo en que Franco quiso preservar el espacio de actuación del falangismo
tanto al principio como al final del régimen y que no creo que responda a una
instrumentalización inicial y a una radicalización postrera en las orientaciones
políticas del Caudillo.
La desfascistización nos permite comprender en qué consistió su fenómeno
inverso, el proceso aglutinante y sintetizador de la fascistización previa. Y, aún
más, cuando el abandono de este campo se produce a través de la persistencia
y consolidación del régimen nacido gracias a esa dinámica generadora del fascismo. Tal persistencia no sólo se produce en un ecosistema internacional hostil,
sino en unas condiciones españolas en las que los conflictos entre las diversas
corrientes insertadas en un proyecto impulsado por la guerra civil han de preservar el acuerdo fundamental entre los adictos al Nuevo Estado. Aun cuando no
podamos establecer un elemento de comparación con un futurible de manifiesta
21 Esta posición resulta especialmente visible en las intervenciones públicas del ministro secretario
general y luego ministro de la Vivienda José Luis Arrese (ARRESE, J.L.: Escritos y discursos. Madrid, Vicesecretaría de Educación Popular, 1943; Hacia una meta institucional. Madrid, Ediciones del Movimiento, 1957:
en esta colección, destaca «Misión de la Falange en la hora actual», fechado en 1945).
[ 90 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
inutilidad —qué habría sucedido en el caso de que el régimen de Mussolini se
hubiera mantenido en el poder tras la segunda guerra mundial, por ejemplo—,
existen factores que, con la debida cautela, pueden sugerir aportaciones interesantes sobre lo que ocurrió realmente con el fascismo europeo como corriente
política y como un conjunto de valores compartidos por sectores de la sociedad
similares a los que dieron su apoyo al franquismo.
La crisis del fascismo italiano indica que la quiebra interna del movimiento
condujo a que ninguno de los sectores en pugna pudiera ofrecer una salida política, provocando la caducidad del fascismo en su conjunto. En plena crisis nacional, el fascismo había perdido capacidad representativa y lo expresó con su
propia quiebra interna, que demostraba la imposibilidad de restaurar un movimiento de convergencia e integración como el que se había dado después de la
Gran Guerra. La actitud del falangismo español, dividido entre su apoyo a la resistencia de los repubblichini o la defensa de la actitud moderada de Bottai o
Grandi, indica cómo se refleja esa diversidad en un momento en que en España
se está alentando el proceso de construcción de una identidad integradora alternativa al fascismo europeo22. De forma más confusa, menos propagada en el
exterior y menos investigada por los historiadores, la crisis nacional de Alemania
llevará a una quiebra de la relación entre el proyecto político y la sociedad, así
como a una exasperación de líneas de conflicto ya expresadas antes en el seno
de la dirección del Estado y del partido. La defensa del concepto de «guerra total»
de Goebbels enfrentará una concepción «socialista» de la cultura nazi que hallará
crecientes espacios de conflicto con la dictadura tecnocrática de Speer o con la
utopía racial de Himmler. La ruptura en la dirección del Estado, provocada por
las adversidades de una guerra perdida, llevará también a una disgregación que
recorre verticalmente la organización política nazi y los diversos motivos de adhesión al movimiento y al régimen por parte de la sociedad alemana de los años
treinta.
Pero podemos y debemos ir algo más allá, entrando en una etapa que coincidirá en el tiempo con la madurez del régimen franquista y que tiene una estrecha
relación con los mecanismos de continuidad social y cultural en una fase de
ruptura política. Como he destacado en otro lugar, el desarrollo de un «neofascismo» con capacidad de convocatoria electoral se produce siempre en condiciones
de una búsqueda de la reintegración de todos los espacios que constituyeron los
movimientos y regímenes de este tipo antes de 1945, aun cuando la opinión generalizada sea que tales expresiones políticas sólo muestran el aspecto más radical
22 Resulta muy significativo comparar el análisis de la caída del régimen fascista y el elogio de los
«moderados» publicado por Juan Ramón Masoliver en la revista Destino, el 31 de julio de 1943, con el
título de «Ni tanto ni tan calvo» con el de HERRÁIZ, I.: en Italia, fuera de combate. Buenos Aires, Atlas,
1944.
[ 91 ]
FERRAN GALLEGO
y sectario de aquella experiencia. Se confunde, por ejemplo, el Movimiento Social
Italiano con un área de rescate y supervivencia de los reduci de Saló, en torno a
los principios antiburgueses de la Carta de Verona, cuando la trayectoria misina fue
una constante petición de ingreso en una gran coalición de la extrema derecha, la
derecha liberal y la democracia cristiana. Una actitud que necesitaba, además, presentar el rostro de una contestación antisistémica que flanqueaba la estrategia del
inserimento. Lo mismo podría decirse de los esfuerzos aglutinadores de quienes se
consideran herederos de la experiencia nacionalsocialista en diversos grupos que
llegaron a alcanzar resonancia especial en la segunda mitad de los sesenta, con la
formación del Partido Nacionaldemócrata23. Y, sobre todo, debería considerarse
la manera en que estas propuestas no obtienen un apoyo más amplio por el giro
político producido en unas clases medias homogeneizadas por el fascismo, pero que
se orientaron hacia propuestas transversales de carácter conservador, como supo
definirlo con suma precisión Sandro Setta al analizar la parábola de la derecha italiana de la posguerra y su relación con el ventennio mussoliniano24. Puede decirse,
por tanto, que contamos con un elemento de comparación que se refiere a quienes
no sólo se consideraban una herencia directa del fascismo, sino que veían en el
régimen de Franco una referencia mítica, un polo de resistencia en una Europa
dominada por los vencedores en la segunda guerra mundial. Y tales movimientos
no se expresaron como una de las tendencias en pugna en el seno del fascismo
«clásico», sino como la aspiración a reunir de nuevo todo lo que éste había sido
capaz de conjugar, construyendo experiencias políticas que mantuvieron siempre las
tensiones de su heterogeneidad, aunque inclinándose de un modo mucho menos
tímido hacia una defensa de los valores nacionales de las clases medias como identidad integradora propia que les era disputada por los partidos hegemónicos de la
derecha.
El proceso de desfascistización en España se realizó en el seno del propio sistema y, por tanto, careció de la escisión entre la permanencia de núcleos fascistas y
la construcción de un Estado democrático. La permanencia del régimen franquista
ha podido ser presentada como la lógica evolución de un sistema que nunca fue
fascista —algo que, como hemos observado, los falangistas afirmaban de su propia
doctrina de un modo generalizado ya desde las postrimerías de 1942— o como el
retroceso de la capacidad fascistizadora de Falange en el seno del Movimiento Nacional y de las instituciones estatales. La consolidación del régimen obedece, según
esto, a una disgregación de sus componentes, que entrarán en permanentes conflictos no sólo en lo que se refiere a la conquista de espacios de poder, sino también
23 GALLEGO, F.: Neofascistas. Democracia y extrema derecha en Francia e Italia. Barcelona, Plaza y
Janés, 2004; ÍD.: De Auschwitz a Berlín. Alemania y la extrema derecha. Barcelona, Plaza y Janés, 2005.
24 La Destra nell’Italia del dopoguerra. Roma, Laterza, 1995, pp. 18-22. La relación de un falangista
ortodoxo con este panorama puede seguirse en MORENTE, F.: «Corresponsal en Roma. Dionisio Ridruejo
y la Italia de la guerra fría (1948-1951), en MORENTE, F. y GALLEGO, F. (eds): Rebeldes…, pp. 371-433.
[ 92 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
en su voluntad de definir la cultura política del franquismo a través de sus propias
ideologías antagónicas. Ello implica, por tanto, la inexistencia de una cultura política del régimen, sustituida por el liderazgo absoluto de Franco como autoridad indiscutible, un caudillismo destinado a equilibrar los distintos proyectos, cuya coexistencia permitía dotar de cohesión al régimen y facilitar su carácter representativo.
Creo que el origen, desarrollo y crisis final del franquismo tienen un hilo conductor distinto, que se refiere necesariamente al carácter de un falangismo que
evolucionó en los límites que permitía la conservación de su identidad y los intereses generales del sistema. Aquello que caracterizaba a la Falange no era, fundamentalmente, su naturaleza de «versión social» de la cultura del 18 de julio. Aun
cuando ésta no dejó de reivindicarse como un elemento distintivo del nacionalsindicalismo joseantoniano, pasó a formar parte de una posición de mayor importancia en la percepción que se deseaba acreditar para el falangismo: su voluntad de
integración nacional. La insistencia en una necesaria política social del régimen,
que siempre fue la del control de las masas en un proceso de nacionalización antiliberal, era una consecuencia de aquel afán de representación totalitaria de la
nación, que encajaba perfectamente en el proceso de militarización de la sociedad y de recuperación de la identidad católica de España. Los aspectos «revolucionarios» de la guerra civil no agotaban el horizonte falangista más que comprendiéndolos como instrumento para que la unidad de la patria pudiera recuperarse
anulando cualquier forma de nacionalismo de raíz liberal. El falangismo no se
mostraba generoso en su deseo de integrar en la España victoriosa a los vencidos,
sino que expresaba la forma más abyecta de sectarismo: el expolio de todas las
actitudes de regeneración nacional presentes en la crisis de la Restauración y su
realización histórica necesaria en el marco del proyecto nacionalsindicalista. Por
otro lado, esa voluntad integradora se orientaba con mayor entusiasmo a los sectores que podían aceptar en la unidad del 18 de julio la actualización de los
ideales de la contrarrevolución. Sobrados motivos para complacer esta percepción podían hallarse en los discursos y los escritos de algunos de sus más destacados intelectuales y dirigentes políticos, que no dejaron de manifestar tales esfuerzos de síntesis, cosa que se acompañaba por la evidente colaboración de
diversos sectores del falangismo y católicos de distinta trayectoria en las publicaciones de unos y de otros. Los conflictos que se produjeron en múltiples direcciones, a la hora de interpretar una cultura política común basada en la aceptación
de una misma legitimidad de origen del régimen, no fueron apagados ni en los
aspectos doctrinales que se deseaban destacar como propios del 18 de julio en su
conjunto, ni en los referidos a la competencia por espacios de poder. Lo que
sostuvo el régimen en pie no fue la identidad diversa de sus dirigentes, sino el
proyecto político que les unía incluso en la discrepancia. Por otro lado, tales
conflictos ideológicos y tales luchas institucionales evolucionaron a través de
recambios generacionales, mientras la legitimación del régimen iba realizándose
[ 93 ]
FERRAN GALLEGO
sobre la eficacia de su propia capacidad evolutiva, sobre el mantenimiento de una
amplia base de apoyo social transversal y sobre una perspectiva permanentemente actualizada del valor simbólico del 18 de julio y la guerra civil.
Esta evolución se refirió siempre a la forma en que la Falange interpretaba esa
voluntad integradora —y, por tanto, exclusivista—, algo que resultó evidente cuando
el falangismo pasó a ser identificado con el Movimiento Nacional, trasladando a éste
sus nada gratuitos elementos simbólicos y señalando que la superación del concepto
del Partido en nada traicionaba los fundamentos doctrinales del viejo falangismo republicano. Por el contrario, la concepción movimentista permitía la integración de la
organización política en las instituciones del Estado, sin que debiera existir tensión
alguna entre ambos factores. Si no puede hablarse de la «conquista del Estado» por
el partido fascista español, cabrá considerar la importancia de esta paradoja que hace
del instrumento partidista un elemento defectuoso y contingente, mientras procura
preservar el espacio en el que el Estado define su estrategia política y actualiza sus
principios ideológicos. De hecho —como se ha apuntado antes—, en la experiencia
fascista del periodo de entreguerras se había planteado esa integración como un
elemento que consumaba la utopía fascista. Los «revisionistas» del fascismo italiano
pudieron ver en el movimiento una fuerza dinamizadora que se agotaba en el cumplimiento de la revolución y en su creación de un Estado corporativo autosuficiente,
mientras en el nacionalsocialismo se desarrollaban actitudes favorables a un Führerstaat basado en la progresiva homogeneización de la comunidad nacional-popular,
encarnada en Hitler y organizada en agencias específicas carentes de cualquier coordinación objetiva, más allá del poder discrecional del propio Führer. En España, la
defensa del Movimiento como organización, dotado de un Consejo Nacional que
actuaba como cámara de dirección político-ideológica del régimen, se opuso al intento de presentarlo como un mero espacio de comunidad de principios. Tal defensa de la vigencia institucional de los órganos del partido metamorfoseados en instrumentos del Estado fue apoyada de forma decisiva por Franco en los años sesenta,
cuando el debate sobre la Ley Orgánica del Estado se acompañó de una discusión
muy significativa sobre la Ley Orgánica del Movimiento Nacional y su Consejo25.
La ambición integradora del fascismo falangista se expresó también en conflictos de carácter doctrinal con otros sectores del régimen, aun cuando el ideal de
una reconciliación se encuentra en espacios no estrictamente falangistas, llegándose a poder presentar la intransigencia fascista como un elemento que la podía
dificultar, como se hará cuando la caducidad del totalitarismo europeo sea presentado como prueba de su fracaso en la construcción de una nación. La reorientación se producirá desde 1942-1943, proponiendo una superación de las condiciones ideológicas de la guerra civil y la inmediata posguerra como resultado de
25 MOLINERO, C. e YSÀS, P.: Anatomía del franquismo. De la supervivencia a la agonía, Barcelona,
Crítica, 2007, pp. 95-137.
[ 94 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
una evolución de todos los sectores del régimen, empezando por los propios
fascistas de Falange, cuya complicidad con ideólogos de Acción Católica o monárquicos procedentes de Acción Española se hace patente en reflexiones como
las que van publicándose en aquellos momentos. La Revista de Estudios Políticos
es un laboratorio especialmente significativo para mostrarlo, con los elogios de
Corts Grau a los textos de Laín sobre Menéndez Pelayo, con las condenas del
totalitarismo a causa de su contradicción con el sentido católico del Estado planteadas por García Valdecasas o Fernández Cuesta, o con la voluntad de separar
la guerra civil de cualquier contexto europeo expresando, al mismo tiempo, la
unidad esencial de todos los integrantes de la sublevación, como lo hará José
María de Areilza26. La síntesis del 18 de julio, realizada de la mano del pensamiento de José Antonio, será defendida por un Gómez de la Serna que había elogiado
la resistencia de los combatientes de Saló en una de sus novelas27, actitud que se
completará con un análisis del caudillaje unificador de Franco por parte de este
ensayista que tan bien refleja la evolución del falangismo al atravesar los años
cuarenta28. La tan destacada actitud de Laín Entralgo en torno al problema de
España y la polémica a que dio lugar con un grupo de presión muy concreto
dentro del régimen —y cuyo manifiesto fundacional es una de las pocas propuestas culturales articuladas que se dan en aquel momento al margen de Falange,
aunque siempre tratando de integrar el falangismo en una corriente contrarrevolucionaria de mayor envergadura—29 se acompañó, al final de la década, de aspectos que tienen importancia en esos mismos puntos de encuentro culturales
que no han dejado de estar presentes desde la misma guerra civil. Por poner un
solo ejemplo, la participación de Laín Entralgo y Tovar en la Finisterre, una revista dirigida por un católico tan caracterizado como Leopoldo Eulogio Palacios,
en la que Laín escribió nada menos que sobre la relación entre medicina y teología30.
La identidad falangista tuvo otros aspectos de evolución que deben destacarse
para comprender algo que va más allá de una legitimidad de origen, para permitirnos entender determinadas actitudes del reformismo en el franquismo tardío.
Si es bien sabido que en los ambientes falangistas pudieron formarse nuevas
generaciones de españoles que trasladaron su fervor crítico joseantoniano a una
ruptura con el franquismo, no lo es menos que la cultura falangista creó otra
26 La mejor reflexión sobre este paso en el seno del IEP corresponde a SESMA, N.: Antología de la
Revista de Estudios Políticos. Madrid, CEPC, 2010, pp. 59-85.
27 GÓMEZ DE LA SERNA, G.: Después del desenlace. Madrid, Revista de Occidente, 1945.
28 GÓMEZ DE LA SERNA, G.: «El discurso de Franco», Revista de Estudios Políticos (1945), pp. 213230; ÍD.: «Síntesis y sectarismo en el 18 de julio», Ibid. (1949), pp. 171-180.
29 CALVO SERER, R.: «Una nueva generación española», Arbor (1947), pp. 333-348.
30 LAÍN ENTRALGO, P.: «’Medicus Pius’ o el problema de las relaciones entre la Religión y la Medicina a comienzos del siglo XIX», Finisterre (1948), pp. 291-313.
[ 95 ]
FERRAN GALLEGO
dinámica menos destacada, o considerada una especie de exabrupto ideológico
sin relevancia. Para los cuadros que comenzaron sus carreras políticas en el franquismo de finales de los años cincuenta y de los sesenta, el falangismo pudo ser
asumido como una representación legítima del pueblo español, que deseaba
superar aquellas condiciones de conflicto que habían llevado a la guerra civil,
siendo sus manifiestos responsables el liberalismo —entendido como la propuesta política experimentada a lo largo de la Restauración— y el comunismo. Estos
cuadros, procedentes del SEU en buena parte, con formación universitaria y vinculación paralela a organizaciones católicas, percibieron el falangismo como un
movimiento de integración nacional, una vía de modernización que cancelaba las
culturas políticas que habían llevado a España al desastre de la República y la
guerra civil. Su actitud no era —o no lo era exclusivamente— un cínico aprovechamiento de las condiciones de una promoción con competencia tan restringida,
sino una sincera concepción del Estado como un ámbito capaz de representar la
unidad de los españoles, afirmada doctrinalmente en los principios joseantonianos y ejecutada con brillantez por la capacidad de adaptación demostrada por el
Caudillo, gerente de una progresiva constitucionalización del régimen, cuya culminación habría de ser la apertura de cauces de participación del pueblo en un
esquema representativo auténtico, que dejara de lado cualquier veleidad neocanovista. Para ellos, la «liberalización» del régimen, en caso de comprenderse como
un regreso a un sistema liberal-conservador, sólo podía ser entendida como una
renuncia a un patrimonio unitario que debía prevalecer a causa de la severa advertencia de la guerra civil, y por arriesgar a que el esfuerzo de movilización e
integración nacional fuera desbaratado a favor de una renovada fragmentación
política y social. Tales actitudes de ortodoxia habrían de mantenerse en el seno
del llamado «reformismo azul», sin el que resulta incomprensible, según creo, la
capacidad del Movimiento Nacional de proporcionar una estrategia de cambio
político en España, cuando la crisis del franquismo se expresó no tanto en el
agotamiento de las diversas tendencias por separado como en la extenuación de
todas ellas, que siempre se habían necesitado mutuamente para configurar la
unidad que permitió la supervivencia del régimen. Un agotamiento que habría de
llegar, además, por algo que no se producía en el interior del régimen, y que era
la masiva presencia de unos actores políticos cuya razón de ser era la oposición
a la totalidad del franquismo. Sin querer plantear aquí que la transición a la democracia se produjo como resultado del potencial existente en el falangismo más
reciente, creo que debe considerarse, precisamente para abortar la confianza en
otros aperturismos, la importancia que esta percepción del Movimiento como
representación leal de todos los españoles tuvo en cuadros del régimen, llegando
[ 96 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
a estar presente de forma decisiva en el complejo mundo de la administración
del Estado en la fase terminal del franquismo31.
Esta percepción del Movimiento Nacional y del falangismo en su seno como
garantía de la representación popular, de la unidad de la nación, de la permanente integración social y política de los españoles, se expresó de formas diversas en
la etapa de crisis del régimen. Esto fue así porque precisamente en aquellos momentos en que se preveían las circunstancias de una inquietante sucesión, y
porque se observaba la posibilidad y urgencia de tomar decisiones políticas de
futuro, el lugar preferente correspondía a los instrumentos del Movimiento, empezando por su secretaría general y su Consejo Nacional. La identidad del 18 de
julio como equivalente a la identidad falangista fue entendiéndose de modo distinto en una evolución que implicó el desguace progresivo del Movimiento y sus
desplazamientos en direcciones opuestas, que llegaron a la exasperación cuando,
tras la muerte de Franco, el factor político decisivo fue la aceptación de una negociación con la oposición democrática, un elemento ausente en cualquier crisis
anterior del régimen.
LA
OFENSIVA DEL
MOVIMIENTO
EN LA CRISIS FINAL DEL RÉGIMEN
No hizo falta que se produjera la desaparición física del dictador para que el
debate sobre la institucionalización del proceso sucesorio se presentara en un
contexto cubierto de dramatismo, por el asesinato de Carrero Blanco el 20 de
diciembre de 1973. La muerte del presidente del gobierno se produjo cuando el
falangismo podía sentir su posición política más deteriorada, tras la crisis de octubre de 1969 y la llegada al poder de los gobiernos más controlados por la
fuerte personalidad del almirante, apoyado en quienes contemplaban el futuro
del sistema, más allá de la muerte de Franco, como una combinación entre la
democracia orgánica y el poder de la tecnocracia. Las aptitudes de ésta habían
empezado a ser denunciadas desde diversos sectores, para quienes la combinación de la crisis, el aire de despolitización y pérdida de tuétano ideológico, los
indicios de una crisis económica profunda y el impulso de las movilizaciones
sociales llevaban a criticar la debilidad del carrerismo o bien la frustración de las
tímidas expectativas aperturistas de finales de la década de los sesenta. El debate
31 A este respecto, es importante destacar la ofensiva realizada en la Colección Horizonte, en la década de los sesenta, para presentar una visión de desarrollo político integrador y original del régimen.
Miguel Ángel Ruiz Carnicer ha planteado una más que interesante reflexión en esta línea, tan poco frecuentada y, que como él mismo señala acertadamente, es indispensable para comprender el paso del falangismo a posiciones distintas a un mero conservadurismo con aires «liberales» y, menos aún, al espacio
de extrema derecha aliancista de 1976. (RUIZ CARNICER, M.Á.: «La vieja savia del Régimen. Cultura y
práctica de Falange», en MATEOS, A. (ed.): La España de los años cincuenta. Eneida. 2008, pp. 277-304.)
[ 97 ]
FERRAN GALLEGO
sobre la tecnocracia pudo referirse a la primacía de la administración sobre la
política, pero en el marco de un enroque autoritario que, desde 1970, llegaba a
incluir el desarrollismo enfrentado a la crisis con la clausura de las propuestas
reformistas que se habían ido apuntando en los debates del Consejo Nacional en
los años sesenta, como lo demuestran los escritos de Fraga contra el pretendido
«crepúsculo de las ideologías» que sostenían tecnócratas como Fernández de la
Mora32. En ellos, el inmovilismo más duro pudo refugiarse —lo cual indica la transversalidad de actitudes que caracterizó al régimen en toda su trayectoria— tanto
en las posiciones doctrinarias de quienes hablaban en nombre de la ortodoxia
falangista, como entre quienes decían querer superarla a través de una defensa
ultramontana de las Leyes Fundamentales. Otros sectores podían enarbolar la
reivindicación del potencial no desarrollado del proyecto político del régimen, en
el campo de la representación política y el perfeccionamiento institucional, mientras que algunas corrientes, que habrían de estar en las posiciones más abiertas
y lúcidas del «reformismo azul», plantearon la necesidad de llevar adelante un
proceso de apertura política basado en las posibilidades de la Ley Orgánica del
Estado. De hecho, ni siquiera esta clasificación permite el adecuado encaje de
sectores muy diversos, que fueron evolucionando de forma llamativa a medida
que las condiciones políticas nacionales fueron modificándose33.
El nombramiento del nuevo presidente del gobierno, Carlos Arias Navarro,
parecía apartar a quien, en su calidad de secretario general del Movimiento, Torcuato Fernández-Miranda, ostentaba la representación de la ortodoxia del régimen y, en especial, una vinculación más clara con la tradición falangista. Sin
embargo, poca confianza podía inspirar en estos sectores quien había sido denunciado por la prensa más dura por haber jurado su cargo sin vestir la camisa
azul —hasta ese punto llegaba la potencia acreditadora de los elementos simbólicos del régimen— y que había sido fiel portador de los estandartes de un endurecimiento de la vida política al servicio del proyecto carrerista. En este aspecto, el claro «inmovilismo» de Fernández Miranda podía contrastar con la
«movilización» solicitada por otros al servicio de la permanencia de las instituciones, en dos caras de una defensa del régimen del 18 de julio que habían entrado
en clara confrontación en 1969. La reducción del conflicto político de esta fase
de la historia de España a las querellas entre «aperturistas» e «inmovilistas» guarda
no sólo una insuficiencia, sino una falsificación que tendrá consecuencias políticas en el futuro. Pues tal juego binario ignora que el conflicto fundamental, el
que conduce precisamente a esa confrontación en el seno del régimen, se pro32 FRAGA, M.: El desarrollo político. Barcelona, Bruguera, 1975 (1ª ed. 1971); ÍD.: Legitimidad y representación. Barcelona, Grijalbo, 1973.
33 Sobre la conciencia de la disfuncionalidad del régimen ante una sociedad evolucionada, véase
YSÀS, P.: Disidencia y subversión. La lucha del régimen franquista por su supervivencia, 1960-1975, Barcelona, Crítica, 2004.
[ 98 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
duce entre el sistema franquista y la oposición democrática, siendo este factor el
que convierte el debate en algo cada vez más áspero e irresoluble en el seno de
las instituciones del régimen, del mismo modo que conflictos previos de singular
dureza habían podido resolverse por la ausencia de esa función relevante de la
oposición34.
Si Arias Navarro fue recibido por la prensa falangista como un «franquista puro» que no representaba a ninguna de las corrientes del régimen, especialmente
por su pragmatismo35, tales publicaciones también se apresuraron a saludar a
José Utrera Molina, nuevo secretario general del Movimiento, como quien mejor
representaba la superación de un gabinete técnico y el retorno de la política
cuando se presentaban horas trascendentales36. Todos los comentaristas de este
sector se felicitaron por la apertura de una etapa cuyo horizonte fundamental era
el reforzamiento de las instituciones solicitado por Franco en su discurso navideño de 197337. Y la llegada de un falangista ferviente a la secretaría general resultaba un rasgo destacable de cuál era la voluntad del Caudillo en el designio del
futuro y de cuáles eran las oportunidades que se abrían para una ofensiva reformista del Movimiento38. Las esperanzas de esta reactivación se consolidaron tras
escuchar el discurso de Utrera en su toma de posesión, que se editó con el pomposo título de Derecho a la esperanza39. Tan pomposo como el discurso de Utrera, que recalcó en aquella ocasión las habituales referencias a la legitimidad de
origen del régimen, basada en un 18 de julio «unitario, pero no uniforme». A lo
que se añadía la voluntad de un perfeccionamiento institucional que hallaba en
el propio proceso constituyente del régimen, iniciado en la guerra civil, su lógica
indestructible. Sin embargo, Utrera había de manifestar algo que, en las condiciones de comienzos de 1974, se presentaría como el indicio de los problemas que
llegaría a crear al presidente Arias, siendo el eje de la particular propuesta de
movilización expresada desde la dirección del partido. Por un lado, el Movimiento no podía considerarse «una simple declaración de nobles y exactos principios».
Debía tener —y, de hecho, recuperar— su carácter de «vanguardia de unos efectivos humanos resueltos, entusiastas y sacrificados»40. Además, su misión era la de
devolver al pueblo su intervención en la política activa, a través de una intensa
34 GALLEGO, F.: El mito de la transición. La crisis del franquismo y los orígenes de la democracia
(1973-1977). Barcelona, Crítica, 2008, pp. 19-47.
35 SUEVOS, J.: «Un Jefe», Arriba, 13 de enero de 1974.
36 «Continuidad básica», Arriba, 4 de enero de 1974; VAN-HALEN, J.: «El gobierno del presidente
Arias», El Alcázar, 4 de enero de 1974.
37 «La sólida continuidad» y «Protagonista, el pueblo» El Alcázar 4 y 7 de enero de 1974; ÓNEGA, F.:
«Reforzar las estructuras políticas», Arriba, 3 de enero de 1974.
38 VASALLO, J.: «Un permanente cuatro de marzo»; ÓNEGA, F.: «Política en Movimiento», Arriba, 9 de
enero de 1974.
39 UTRERA MOLINA, J.: Derecho a la esperanza. Madrid, Ediciones del Movimiento, 1974.
40 Ibid., p. 16.
[ 99 ]
FERRAN GALLEGO
movilización canalizada a través de los servicios y las jerarquías del partido. «Tenemos que caldear de nuevo la ilusión de nuestro pueblo. Sin emoción, sin vivo
contenido popular, el Movimiento no es nada41.»
Utrera Molina planteaba un desafío cuya envergadura no pudo más que atisbarse en aquel momento como la habitual retórica de los actos de toma de posesión, en la que el «estilo Solís» llegó a poner en boca del nuevo ministro
confesiones tan sorprendentes como su creencia en los trigos y en las auroras,
lo que debió provocar el sarcasmo implacable de un Torcuato Fernández Miranda que era desplazado por aquel verbo digno de un coplista de campamento
de la OJE. La pulsión lírica joseantoniana no resultaba gratuita, al excavar en unas
formas que buscaban la recuperación de una apariencia enérgica, soñadora, revolucionaria, juvenil y populista. Así quiso comprenderlo de inmediato la prensa
más cercana. Para Fernando Ónega, lo que se requería era «la savia vieja y nueva,
pero siempre virgen, que los haga auténticos»42. Al Movimiento le correspondía
«estimular y albergar»43, apretando «el paso de acuerdo con el momento actual, sin
abdicar de lo que fuimos», lo que obligaba a «la fuerza, el apogeo de la base» y a
asumir adecuadamente la consigna de «caldear la ilusión del pueblo44.» Algo que
sólo podía hacerse reconociendo el liderazgo político del Consejo Nacional, y con
una exigente conciencia de la participación popular45.
Poco podía objetarse a esta posición de principio desde el entorno más próximo al presidente del gobierno. De hecho, el propio Arias Navarro había de actuar
de acuerdo con una estrategia común de la elite del franquismo en aquel momento: dar la impresión de que el impulso al cambio político era idéntico a la
consolidación institucional del régimen. Su discurso del 12 de febrero establecía
esas mismas bases de evolución controlada, leal a los principios fundacionales,
promotora de una sucesión sin rupturas, alentadora de la participación en los
cauces de reconocido pluralismo del sistema, dejando que el «contraste de pareceres» diera paso a un sistema asociativo de perfil aún difuminado, pero tajantemente definido por incluir en exclusiva a quienes aceptaran el carácter irrevocable de los principios del régimen. El cambio había de ser escenificado por el propio
gobierno como autoridad capaz de velar por las aspiraciones del pueblo y por la
mejor forma de preservar un sistema que había logrado la paz, el desarrollo y la
41
Ibid., p. 18.
ÓNEGA, F.: «Derecho a la esperanza», Arriba, 17 de enero de 1974.
43 ÓNEGA, F.: «El lugar del Movimiento», Arriba, 18 de enero de 1974.
44 ÓNEGA, F.: «Movimiento amplio e integrador», Arriba, 19 de enero de 1974.
45 ÓNEGA, F.: «La razón de ser», Arriba, 22 de enero de 1974; «La hora del pueblo», Ibid., 23 de enero
de 1974; ÓNEGA, F.: «Los ‘papeles’ de la participación», Ibid., 27 de enero de 1974; «Serenidad como método»,
Ibid., 29 de enero de 1974; «No al inmovilismo», Ibid., 2 de febrero de 1974. Una de las muchas posiciones
reticentes a esa defensa del Movimiento como partido, en La Vanguardia Española, «Apertura y participación», 20 de enero de 1974.
42
[ 100 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
permanente lealtad a un liderazgo personal, que debía ser capaz de ser sustituido
por una legitimidad puramente institucional46. Nada había contrario a una ortodoxia formal que, sin embargo, la prensa del régimen había de leer de forma distinta, subrayando los factores de continuidad o los de apertura que se formulaban
en el mismo discurso47. No podía hablarse, por tanto, de un conflicto entre proyectos que justificara la destitución de Utrera en la primavera de 1975.
Las discrepancias que surgieron de forma cada vez más clara se debieron a un
factor fundamental en cualquier escenario de cambio político: no sólo el ritmo y
el sentido de la reforma, sino también —y sobre todo— quién había de diseñarla.
Tanto Arias como Utrera remarcaban el control inflexible del cambio que consolidara las instituciones del régimen en el proceso de sucesión. Lo que pasó a ser
prioritario fue asegurar ese proceso a través de una dirección exclusiva del presidente del gobierno o bien de una entrega de su orientación básica al secretario
general y al Consejo Nacional del Movimiento. El conflicto se produjo ante la
fundada impresión de Arias —sometido a presiones muy fuertes de sectores destacados del inmovilismo y, a la vez, de quienes demandaban más audacia en el
cambio político— de que Utrera Molina contemplaba su propio discurso como
una alternativa a la mezcla de timidez de convocatoria popular y posibles excesos aperturistas que podían expresarse en la estrategia de Arias. Era por tanto la
exclusividad del Movimiento entendido en su versión más partidista lo que condujo al enfrentamiento, en especial cuando a esta cuestión de liderazgo se sumó
una percepción del cambio a realizar, que adquiría una versión populista, de
movilización de las estructuras ya existentes, frente a la imagen de carácter autoritario y sustitutivo de ese rearme y reactivación que se ofrecía desde la instancia
presidencial. Un conflicto que reiteraba el que se había dado en la trayectoria del
franquismo, que se había producido en las experiencias fascista y nacionalsocialista en condiciones históricas muy diferentes, y el que seguía produciéndose en
los espacios herederos del fascismo en la Europa de los años setenta.
La ofensiva desplegada por Utrera Molina a lo largo de la primavera, el verano
y el otoño de 1974 mereció tal apreciación del presidente del gobierno, cuya
autoridad y autoría se veían constantemente quebrantadas por las intervenciones
46 Discurso del Presidente del Gobierno Carlos Arias a las Cortes Españolas, 12-II-1974. Madrid, Ediciones del Movimiento, 1974. «La más exacta y cabal manifestación de lealtad consiste en saber actualizar
la vigencia de unos Principios Fundamentales permanentes (…), savia vivificadora de una realidad dinámica y no letra muerta; punto de partida y firme cabeza de puente para abordar los horizontes más ambiciosos y no ancla en el pasado. (…) El consenso nacional en torno a Franco se expresa en forma de adhesión.
El consenso nacional en torno al Régimen en el futuro habrá de expresarse en forma de participación. (…)»
(pp. 17 y 26).
47 «Nueva etapa y convocatoria», Arriba, 13 de febrero de 1974; «El marco político», Ibid., 14 de febrero de 1974 subrayan la legitimidad originaria y la función crucial del Movimiento; Fuerza Nueva manifestó, en «Un discurso» (23 de febrero de 1974) su hostilidad de principio a las palabras de Arias. ABC habló
de «Lealtad al futuro» (14 de febrero de 1974) y de «Integración de la juventud» (26 de febrero de 1974).
[ 101 ]
FERRAN GALLEGO
públicas de un secretario general que parecía recoger temores, insatisfacciones y
esperanzas de un posible cambio que llevara aparejada la entrega al falangismo
—al falangismo de 1974— de la representación más viva y eficaz del régimen. La
actividad infatigable de Utrera respondía a un proceso abierto de recuperación
de espacios y de revitalización de estructuras inertes. Y se realizaba, además, en
las condiciones de una ofensiva realizada desde otros puntos, que salían en defensa de la inmovilidad del régimen con argumentos diversos, pero que manifestaban el temor despertado en la elite más radical del franquismo por la coincidencia de la apertura política en España con circunstancias nacionales e
internacionales de alto riesgo. Durante todo el año, no dejaron de lanzarse severas advertencias y amenazas desde estos sectores que sólo podemos mencionar
aquí de pasada: el «manifiesto» de José Antonio Girón publicado en el diario
Arriba a fines de abril; la «clarificación» del discurso del 12 de febrero ante los
cuadros del Movimiento en Barcelona por parte de Arias en el mes de junio; la
sonora ruptura de la revista Fuerza Nueva con el presidente —y, de hecho, con
el gobierno entero— a mediados de septiembre; la crisis de gobierno provocada
por la destitución de uno de los «rostros» de la apertura, Pío Cabanillas, el 28 de
octubre, que se sumaba a la previa destitución del Teniente General Díez Alegría;
y la organización de la Confederación de Combatientes en noviembre, con una
actitud de estado de emergencia nacional dirigido no sólo contra la subversión,
sino contra la pasividad del gobierno.
El ambiente de inseguridad y la necesidad de tomar decisiones que aseguraran
el futuro político del régimen espolearon la actividad febril de Utrera, flanqueada
por la dureza de las exposiciones realizadas por distintos oradores en actos conmemorativos que formaban parte de los rituales de identificación del Estado:
fundamentalmente, los discursos en los aniversarios de la fusión de Falange y las
JONS, el 4 de marzo, o del acto del Teatro de la Comedia, el 29 de octubre. Utrera podía moverse como un leal ministro de un gobierno que deseaba realizar una
obra de regeneración que cumpliera las expectativas de participación popular
deseadas por el falangismo fundacional, en el marco de una reactivación y movilización que había sido descartada en los años anteriores. Mientras procuraba
distanciar su discurso del que podía promoverse entre los seguidores de Blas
Piñar, su situación sólo podía caracterizarse por la cuidadosa ambigüedad con la
que trataba de estar en los dos lugares al mismo tiempo, precisamente en una
voluntad de integración de todos los sectores del régimen a través del Movimiento,
ofreciendo a unos la seguridad de la apertura en la participación política del pueblo
y a otros la lealtad al 18 de julio, que nadie podía preservar de modo más firme que
la tradición falangista.
Esta ambivalencia se apoyaba en algunos factores distintivos sobre los que se
construyó la identidad del reformismo de Utrera Molina, ya fuera en la ocupación de
áreas de poder institucional incontestable, ya fuera en la congruencia entre su discur[ 102 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
so y las condiciones de un cambio en la continuidad y en la reivindicación permanente del 18 de julio. El legitimismo originado en la guerra civil, el discurso generacional orientado a la movilización de una juventud groseramente adulada en su
espíritu «rebelde», el justicialismo, el catolicismo integral, la defensa de la democracia
orgánica frente al liberalismo y, siempre, la presentación de un reformismo original,
del único reformismo posible que no llevara a viejas catástrofes al pueblo español,
eran piezas de un universo doctrinal fácilmente convertible en consignas ambiguas,
polisémicas, adaptables a percepciones tanto de los defensores de la integridad del
sistema como de quienes eran conscientes de la necesidad de una reforma sin riesgos
que respondiera, al mismo tiempo, a la posibilidad de reactivación del Movimiento.
A este universo se sumaban las condiciones institucionales desde las que se hacían
las propuestas, una posición simbólica y legal que otorgaba indudables ventajas a la
estrategia de Utrera. La autoridad de la jefatura del Movimiento no se refería sólo a
Utrera, sino a Franco y al Consejo Nacional. Por otro lado, la posesión de un aparato administrativo ingente, construido para el control político de la población española y utilizable para una posible resistencia movilizada, ofrecía perspectivas alentadoras al proyecto de Utrera. Naturalmente, la perspectiva de la que disponemos puede
indicar hasta qué punto tales previsiones iban erradas, pero lo que nos interesa es
que en aquel momento se contemplaban como posibles, congruentes con la coyuntura política, alejadas de cualquier anacronismo, en una inercia de representación
totalitaria de los españoles que se había experimentado durante los suficientes años
como para consolidar una impresión de impunidad y de marginación definitiva de
quienes se oponían al régimen.
Las intervenciones de Utrera en la primavera, verano y otoño de 1974 fueron
avanzando implacablemente en esta dirección. En el mes de marzo, Utrera realizaba
un viaje a Cataluña, cumpliendo con su compromiso de rescatar «en provincias» la
materia menos burocratizada del Movimiento, viaje al que seguirían otros a diversos
puntos del país, y que subrayarían esa ambición de recuperar el contacto con las
organizaciones locales, revitalizadas por la presencia directa del ministro o por
las reuniones en Madrid de los jefes locales y provinciales48. A comienzos de abril,
Jesús Fueyo sustituyó a Luis Legaz Lacambra en la dirección del Instituto de Estudios Políticos, ocasión que sirvió para que el nuevo presidente del principal
laboratorio doctrinal del régimen indicara la necesidad de un giro que situara las
actividades del IEP bajo la dirección clara del Consejo Nacional y al servicio del
48 «Hacia una gran política», Arriba, 14 de marzo de 1974; «Sin alardes», Id., 15 de marzo de 1974;
IZQUIERDO, A.: «Ni ruido ni nueces», Id. 24 de marzo de 1974; «Desde la solidez y la vigencia»; Id., 28 de
marzo de 1974; «El Movimiento, factor integrador de las energías nacionales», Id., 31 de marzo de 1974;
«Ante una nueva etapa», Id., 6 de abril de 1974; «Rearme doctrinal», Id., 9 de abril de 1974; «Movimiento y provincias», Id., 10 de abril de 1974; «Misión de los Consejos Locales», Id., 11 de abril de 1974; «Pueblo y sistema
político», Arriba, 12 de abril de 1974; «Inyectar dinamismo y eficacia al desarrollo político», Id., 17 de abril de
1974; «La Constitución y la sociedad», Id., 19 de abril de 1974.
[ 103 ]
FERRAN GALLEGO
control de la reforma política49. A fines del mismo mes, Utrera acudía al homenaje de los falangistas caídos en la sierra de Alcubierre: el lugar era propicio para
señalar el vínculo directo y permanente que se establecía entre el falangismo y la
guerra civil. El recuerdo constante de las víctimas de aquel «holocausto» (sic) había de realizarse con el coraje de la actualización de las ideas que defendieron
hasta la muerte. Ello suponía evitar que el Movimiento quedara convertido en un
magma administrativo sin principios, o en un factor ornamental del Estado, renunciando a la necesidad que el régimen y el pueblo tenían de una verdadera
vanguardia integradora, capaz de construir una comunión de ideales y una elite
política al mismo tiempo50. El XXVII Consejo Nacional de la Sección Femenina,
en junio, volvió a dar ocasión al ministro secretario general para defender las
tareas exigidas por «la audacia de la continuidad, la urgencia de nuestra modernización y perfeccionamiento y, sobre todo, la necesidad de avanzar sin titubeos,
sin pausas y sin claudicaciones, por el camino de la libertad, la unidad y la
justicia»51. En aquellos mismos momentos, aun cuando no surgiera directamente
de la secretaría general, se iniciaría una campaña en el diario El Alcázar perfectamente complementaria, al convertirse en portavoz de la legitimidad del 18 de
julio en su aspecto más demagógico: oponer la reforma política a las condiciones
materiales logradas por el régimen gracias a una política social que había dejado
el parlamentarismo en manos de una casta de señoritos52. Una posición que flanqueaba las declaraciones de Utrera apoyando con entusiasmo las declaraciones
del ministro a favor de una reactivación de los instrumentos políticos del régimen
basados, entre otras cosas, en la posibilidad de movilizar al «auténtico» pueblo
frente a los acomodados defensores de la «partitocracia.»
49 Una ocasión fundacional. Discursos de José Utrera Molina, Jesús F. Fueyo Alvarez y Luis Legaz
Lacambra en la toma de posesión del nuevo presidente del Instituto de Estudios Políticos. Madrid, Ediciones
del Movimiento, 1974, pp. 14-15 : «José Utrera Molina (…) acomete la resuelta dinámica del Movimiento
con vistas al perfeccionamiento funcional de las Instituciones, a la justicia de nuestras soluciones políticas
y a la convocatoria al pueblo eterno y joven de España. (…) Es por esto (…) que la directriz mental y casi
estratégica de la reorganización es dar, en primer lugar, con un método de trabajo en la cumbre del Instituto que asegure al Consejo Nacional, pieza clave en el edificio constitucional del Régimen, la asistencia
más metódica y funcional en la elaboración de sus decisiones».
50 UTRERA MOLINA, J.: El Movimiento, vanguardia integradora. Madrid, Ediciones del Movimiento,
1974.
51 UTRERA MOLINA, J.: El compromiso renovador del Movimiento. Madrid, Ediciones del Movimiento,
1974, p. 15.
52 «Economía para el hombre», El Alcázar, 2 de abril de 1974; «Odres nuevos», Id., 15 de abril de 1974;
«IV Plan de Desarrollo», Id., 20 de abril de 1974; «Fariseos de la libertad», Id., 30 de abril de 1974; «Los
elegidos», Id., 25 de mayo de 1974; «La otra participación», Id., 8 de junio de 1974; «El verdadero problema»,
Id., 27 de junio de 1974; «Empezando por la empresa», Id., 28 de junio de 1974; «Reforma social», Id., 29
de junio de 1974; «Desarrollo político, desarrollo social», Id., 5 de julio de 1974; «Revolucionarios de Ateneo», Id., 1 de agosto de 1974; «Objetivo político», Id., 16 de septiembre de 1974; «Unidad para el desarrollo», Id., 17 de septiembre de 1974; «Apertura, pero de verdad», Id., 4 de octubre de 1974; «Falsa imagen»,
Id., 11 de octubre de 1974; «A espaldas del pueblo», Id., 18 de noviembre de 1974; «El objetivo de los trabajadores», Id., 11 de diciembre de 1974.
[ 104 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
El punto nuclear del conflicto, y que llevaría a la ruptura definitiva entre Arias
y Utrera, provocando su posterior destitución, fue el esfuerzo y el éxito obtenido
por el ministro al obtener el control de las asociaciones políticas. Aprovechando
lo que la misma legislación del régimen permitía, Utrera recalcó la función que
correspondía al Consejo Nacional del Movimiento en lo referente a la participación política y el encauzamiento del pluralismo. El 22 de julio, Utrera se dirigió
al Consejo Nacional donde debía elaborarse un texto-base del derecho de asociación. El ministro secretario general indicó que el proyecto de Arias expuesto el
12 de febrero debía encontrar en el Movimiento «su protagonista y su más leal
intérprete»53. La apertura política sólo podía entenderse como culminación del 18
de julio, correspondiendo al Movimiento su institucionalización. El Movimiento,
en exclusiva, «acoge e integra la dimensión puramente política del hombre en
nuestro Sistema», por lo que sólo en él «el desarrollo político ha de tener origen
y legitimación»54. Mientras Arias trató de que el control de las asociaciones políticas dependiera del gobierno y de su presidente, Utrera Molina logró convencer
a Franco de los riesgos que se asumían en caso de que la orientación del desarrollo político quedara en manos distintas a las del Consejo Nacional. En septiembre, Arias Navarro pudo mostrar su irritación con Utrera, modificando la posición
tomada en el mes de junio en Barcelona y recalcando la voluntad reformista de
su gobierno, ante los obstáculos puestos por sectores inmovilistas55. La respuesta
inmediata fue la declaración de guerra de Fuerza Nueva que, tras romper con el
gobierno, llamaba en noviembre a la constitución de un frente en defensa del 18
de julio56. En el mismo momento, se incrementaba la radicalización de los sectores próximos a Girón, inicialmente próximo a Arias y a Utrera. Nombrado presidente de la Confederación integrada por antiguas asociaciones de excombatienes,
en el congreso celebrado entre el 18 y el 20 de noviembre, Girón llamó a la actualización del combate realizado en la guerra civil, superando los rituales simbólicos para establecer la equivalencia política entre las necesidades patrióticas
de 1936 y de 197457.
Mientras se producía esa captura de los espacios públicos de la extrema derecha del régimen, futuros integrantes de la «Alianza Nacional del 18 de julio»,
Utrera Molina seguía planteando desde el gobierno su propia estrategia reformista, destinada a reforzar el Movimiento Nacional aprovechando los objetivos de
53 UTRERA MOLINA, J.: Desarrollo político. Consejo Nacional del Movimiento, 22 de julio de 1974.
Madrid, Ediciones del Movimiento, p. 17. El único voto en contra del documento-base fue el de Blas Piñar
(«No», Fuerza Nueva, 3 de agosto de 1974).
54 Ibid., p. 25.
55 «Unas declaraciones consecuentes», ABC, 12 de septiembre de 1974. «Un programa político de alcance», La Vanguardia Española, 11 de septiembre de 1974.
56 Fuerza Nueva, 23 de noviembre de 1974.
57 El Alcázar, 18 de noviembre de 1974; «En orden de paz», Ibid., 19 de noviembre de 1974; «Las
eternas banderas», Ibid., 27 de noviembre de 1974.
[ 105 ]
FERRAN GALLEGO
participación política que habían identificado la trayectoria del sistema a lo largo
de aquel año. La condena de Arias a los obstáculos que encontraba a sus propuestas fue respondida por el ministro con concentraciones de jóvenes como las
realizadas el 1 de septiembre —poco antes de las declaraciones de Arias, pero ya
en una línea abierta de enfrentamiento— o, sobre todo, la que se realizó ante
Franco el 10 de diciembre. Si, en la primera ocasión, el diario Arriba manifestaba
que «Podemos afrontar el futuro sin incertidumbres», dedicando la portada a la
concentración, en la segunda podía destacar la imagen del Caudillo, titulando:
«Franco: mi confianza está en vosotros». Ese ejercicio de un poder paralelo y visible, que tendía puentes directos al Jefe del Estado y se presentaba como alternativa fiable frente al aperturismo de Arias, dotándolo de la aparente energía de
una base movilizada y joven, acabó por señalar su capacidad de fuego con la
aprobación del Estatuto de Asociaciones por el Consejo Nacional el 16 de diciembre, convirtiéndose en decreto-ley cinco días más tarde. En su discurso ante el
Consejo Nacional, Utrera Molina quiso destacar que este organismo había hecho
lo que le correspondía, entregando al gobierno un texto para su tramitación administrativa, lo que daba una perfecta imagen no sólo de las limitaciones que iba
a tener el documento, sino de cuáles eran las relaciones de poder entre ambas
instancias y, de hecho, en qué había de consistir la dinámica del régimen desde
ese momento en que se había recuperado el «verdadero» espíritu de la Ley Orgánica del Estado58.
EPÍLOGO. EL
AGOTAMIENTO DE UN RÉGIMEN
La actitud consternada con la que Arias Navarro comunicó el contenido del
decreto al país, así como su impresión de haber sido ampliamente desafiado por
un plan que presentaba la reforma estrictamente desde las posiciones del falangismo movimentista, habían condenado ya a Utrera a un pulso final que sólo
podía acabar con su destitución o con la del presidente del gobierno. La crisis del
mes de marzo, que llegó tras el fracaso del intento de integrar a Fraga, Silva o
Areilza en la estrategia asociacionista, se realizó por la única vía que le quedaba
al presidente: arrebatar la dirección del Movimiento Nacional y su simbólica defensa a quienes, como Utrera, habían logrado mantener esa bandera desde la
muerte de Carrero Blanco. La propuesta que plantearía el breve mandato de Herrero Tejedor, concluido abruptamente con su muerte en el mes de junio de 1975,
reposaba en un giro del conjunto del régimen hacia la derecha, y en la oferta al
país de un marco asociativo que reiteraba la existencia del Movimiento a través
58 Asociaciones políticas. Discurso del vicepresidente del Consejo Nacional del Movimiento José Utrera
Molina, 16 de diciembre de 1974. Madrid, Ediciones del Movimiento, 1975.
[ 106 ]
¿UN PUENTE DEMASIADO LEJANO? FASCISMO, FAL ANGE Y FRANQUISMO EN L A FUNDACIÓN Y EN L A AGONÍA DEL RÉGIMEN
de una pluralidad asociativa ficticia, hegemonizada por la Unión del Pueblo Español. La ofensiva desencadenada por Utrera no había sido una estrategia en el
vacío, una insensata cabalgata hacia el pasado o el inútil intento de alcanzar,
como planificaron las tropas aliadas en uno de los episodios más desdichados de
las últimas fases de la guerra, en el frente, holandés, un puente demasiado lejano:
el lugar en el que podía transitarse desde la orilla de las condiciones políticas de
los años setenta a la coyuntura de 1936, enarbolando la bandera legitimadora del
18 de julio, hasta la de la situación de dominio político que se ejercía en 1974.
No era una ilusión emanada de la atmósfera viciada de los laboratorios del régimen, sino una percepción social cuyo incumplimiento conocemos a posteriori y
cuyos deficientes análisis podemos contemplar hoy con mejor resolución. Se
disponía de los recursos del Estado y del apoyo de una población formada en
una cultura autoritaria, dispuesta a transitar por las vías de la evolución que se
marcaran desde el gobierno. Pero, en los dos últimos años de la vida de Franco,
ya no podía realizarse una tarea de este tipo sin contar con quienes se hallaban
fuera del régimen, a medida que la capacidad de integración en los cauces del
sistema quedaba deteriorada por la modernización social y cultural, además de
por la movilización y progresiva coordinación de una oposición masificada en
puntos neurálgicos del país. La oposición disponía de factores de influencia que
provocaban efectos opuestos: la radicalización de los sectores más ortodoxos del
régimen y la aceptación por otros —incluyendo poderosos medios de comunicación— de la necesidad de que la instauración de la monarquía se hiciera dotándose de una nueva legitimidad. Sin ese factor que perturbaba la acción libre del
régimen, la apuesta realizada por el Movimiento habría podido tener otro destino
y, de hecho, la percepción de quienes la propusieron se basaba en una visión
del país construida sobre la tradicional capacidad de dominación política y presunción de consenso que había inculcado en la elite del régimen tan larga permanencia en el poder.
El margen de maniobra para todos se había agotado ya a aquellas alturas. La
propuesta de apertura había quebrado la unidad de la elite franquista en unas
condiciones de conflicto que nada tenían que ver con aquellas producidas en los
treinta años anteriores, cuando podían plantear alternativas políticas dentro del
régimen. Ahora, por el contrario, los enfrentamientos internos habían ido radicalizándose y mostrando algo mucho peor que el agotamiento de una u otra tendencia. Señalaban lo que había sido obvio desde la etapa fundacional del régimen y que era común a todas las experiencias fascistas: la imposibilidad de que
el sistema pudiera sobrevivir a la pérdida de cualquiera de sus componentes. La
voluntad integradora del falangismo se había basado en una perspicaz mirada
que iba más allá de sus propios intereses como parte del régimen, para desear
identificarse con su lógica de poder. La identidad del 18 de julio sólo podía actualizarse del mismo modo en que se había planteado en 1936: siendo capaz de
[ 107 ]
FERRAN GALLEGO
que todos los sectores antidemócratas se vieran igualmente representados en
aquella propuesta. La ofensiva falangista encabezada por Utrera habría de mostrar
un aspecto de ese esfuerzo de recuperación de la unidad, mucho más que el
deseo de marcar las diferencias. Y tendría un final sólo aparentemente paradójico
cuando, tras la muerte de Franco y la caída del primer gobierno de la monarquía,
la formación de Alianza Popular permitiera reconstruir esa unidad en el marco de
una alianza electoral en la que tecnócratas, «democristianos», falangistas y tradicionalistas creyeron poder representar de nuevo a una media España que representaba a la auténtica comunidad nacional.
[ 108 ]
Fly UP