...

Plaza Universal de todas ciencias y artes

by user

on
Category: Documents
7

views

Report

Comments

Transcript

Plaza Universal de todas ciencias y artes
The Works of Cervantes: Other texts <http://users.ipfw.edu/jehle/wcotexts.htm>
URL: http://users.ipfw.edu/jehle/CERVANTE/othertxts/Suarez_Figaredo_PlazaUniversal.pdf
PLAZA
UNIVERSAL
DE TODAS
CIENCIAS Y ARTES
Parte traducida de Toscano, y parte compuesta por el Doctor
CRISTÓBAL SUÁREZ
Texto preparado por
DE
FIGUEROA
ENRIQUE SUÁREZ FIGAREDO
2
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
3
ADVERTENCIA
E
L libro La piazza universale di tutte le professioni del mondo
(Venecia, 1585), de Tomaso Garzoni Bagnacavallo (1549-1589),
se publicó por primera vez en castellano en 1615 en Madrid,
impreso por Luis Sánchez. Corregidas las pruebas (según leeremos aquí)
por Gonzalo de Ayala, sujeto no menos culto que ingenioso, el libro
debió quedar impreso en julio y salir a la venta en agosto (según la fecha
de la Tasa), aunque Cristóbal Suárez de Figueroa (h. 1571 - h. 1645),
Doctor en Derecho Civil y Canónico, disponía desde 1612 de la
preceptiva Licencia de impresión y Privilegio por diez años a su favor.
Por determinadas erratas que copió, presumimos que Figueroa tradujo
un ejemplar de la edición de 1589, que apareció durante su primera
estancia en Italia. Regresó a Valladolid (h. 1604) doctoratus in utroque
(Universidad de Pavía), con una buena hoja de servicios a la Corona y su
traducción del Pastor fido (Nápoles, 1602) bajo el brazo: equipaje que de
bien poco le sirvió para encontrar colocación en la Corte. Hacia 1622-23
ya había regresado definitivamente a Italia acompañando al Duque de
Alba, nombrado Virrey de Nápoles.
De la erudición pedantesca y de dudosa utilidad contenida en libros
como éste pudo burlarse incluso el rústico Sancho Panza: Para preguntar
necedades y responder disparates no he menester yo andar buscando
ayuda de vecinos (Quijote, II-XXII). Contiene información diversa
acerca de infinidad de oficios y actividades del hombre, desde el príncipe
al mendigo, pasando por tiranos, cortesanos, alcahuetes, maldicientes,
rameras, sepultureros y soplones, trayendo a colación multitud de citas de
autores clásicos que autorizan el comentario, con sentencias a veces tan
elevadas como: Qui non laborat, non manducat. Se trata, pues, de un
libro para lectores particularmente curiosos, que encontrarán en él
muchos de los tópicos manejados por nuestros Clásicos Castellanos.
Figueroa tuvo mucho valor para acometer la traducción de la Piazza.
No es precisamente un libro fácil; en particular en lo que respecta a
nombres de las especialidades y de sus instrumentos, de personas y sus
gentilicios, de los pueblos y provincias. Garzoni ya hubo de toscanizar
muchos de ellos, a los que Figueroa aplicaría una castellanización
adicional (Vuequero = Wecker): el resultado es cierta dispersión en la
grafía, y no habremos corregido y/o regularizado todo lo necesario.
Intentando hacerlo lo mejor posible, hemos tenido a la vista una reciente
edición de la Piazza (a cura di Giovanni Battista Bronzini; L. S. Olschki
4
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Editore, Firenze, 1996) que hemos consultado cuando el pasaje en
castellano nos pareció suspecto.
Figueroa suplió nombres de españoles; y no sólo de personajes
insignes: también de espaderos, de representantes y actores teatrales, de
aprensadores…, y entre los bordadores, cita a Felices de Vega, padre de
Lope de Vega. La pluma de Figueroa corre fácil por sus páginas, dejando
alguna perla de las suyas en el Prólogo y en los finales de varios de los
más de cien Discursos en que está dividido el libro. Y en el que trata de
Geografía, llegando a España, se explaya, emocionado:
¿Es posible ose pasar por la jurisdición de tan noble señora, por los
límites de tan ilustre reina, sin algún aparato de salva, o tributo de
cortesía? ¡Salve pues emperatriz de poderosos reinos, en cuyo dilatado y
remoto dominio nace y muere el sol! ¡Salve España, patria felicísima,
región dichosa, y grandemente favorecida del cielo; envidiada siempre, y
jamás envidiosa de otras naciones! ¡Oh, quién pudiera evitar la
excepción, en que de ser tu hijo puedo incurrir, para celebrar de
propósito tus soberanas excelencias! Tu fértil sitio, como participante de
templado y alegre clima, goza de todo lo mejor y más estimado en el
mundo. Son sabrosísimos y sanos tus ganados y frutos, delgadas tus
aguas, preciosas tus sedas, linos y lanas; ricas tus minas de plata, oro,
hierro y azogue, y fecundísimos tus mares de regalados peces. Sobre todo
perfeta tu piedad, fe y religión, de quien eres sin cesar acérrima
defensora contra la pravedad herética y fuerzas infieles; y así tan temida
por tus armas, como buscada y servida por tus riquezas. Abundaste en
todos tiempos de santísimos varones, de constantes mártires, de
admirables vírgenes, de heroicos capitanes, de valientes soldados, y de
sujetos insignes en varias ciencias y artes. En ti parece animan las almas
superiormente. ¡Qué ingeniosos, gallardos y fuertes son tus hombres!
¡Qué briosas, gentiles y bizarras tus mujeres! ¡Qué prontas en agudezas;
qué singulares en hermosuras; qué atractivas; qué amorosas y suaves en
movimientos y acciones! Mas perdona madre querida, si corto aquí el
hilo de tus debidas alabanzas, que me aguarda la forzosa descripción de
las demás provincias. Tiempo vendrá en que mis deseos casi infinitos, se
vuelvan lenguas, para celebrar con todas tus triunfos, tus glorias y
trofeos.
¡Qué bien escribía Figueroa cuando soltaba la mano! No menos
sentimiento rezuma el Encomio al arte del ilustrado Doctor Raimundo
Lull, que sigue al Prólogo, que da la réplica a lo comentado por Garzoni
en el Discorso XXI: Dell’arte di Raimondo Lullio (la versión de Figueroa
salta del XX al XXII).
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
5
En vida de Figueroa reimprimió la Plaza por segunda vez el librero
Luis Roure, a su costa y a sugerencia de Hierónimo Perarnau Cavallero
Catalán, a quien va dedicada la edición, En la Fidelíssima Villa de
Perpiñán, Año 1630 (MDCXXIX en el colofón), revalidando la licencia
primitiva R. Llobet, Vicarius Generalis & Officialis – D. Michael Sala
Regens. Es un volumen en 4º, de 8 + 379 folios, cada página de unas 36
líneas, con pocas erratas malignas y buena puntuación.
Por tener un ejemplar propio, nuestro texto sigue esta segunda
edición, retocando la puntuación sólo en aquellos casos en que conducía
a confusión. Todas las imperfecciones gráficas que creímos advertir,
incluso las más claras erratas, las consultamos en la princeps (Biblioteca
Nacional: signaturas R-6815 y U-6162). En la Tabla al final de este
preámbulo reflejamos aquellos pasajes en que, por parecernos corruptos,
nos separamos de la lectura de la princeps; pero ignoramos las erratas de
ésta que quedarían corregidas en la siguiente edición.
Para obtener nuestro texto hemos empleado un programa de
reconocimiento de voz. A lo largo del proceso hemos aprendido
muchísimo sobre erratas de dictado: el programa se inventaba vocablos
que no habíamos leído; a veces, no entendiendo un sustantivo, editaba un
nombre de persona o lugar; no entendidos dos o tres vocablos
consecutivos, los cambiaba por otros parecidos; aparecían en el texto
conjunciones, preposiciones y artículos monosilábicos que no habíamos
pronunciado… Pese a que leíamos con particular cuidado, nuestro cajista
electrónico incurría en las erratas comunes en libros de nuestro Siglo de
Oro, incluso las impensables: aquellas que los especialistas rechazan
pudiera cometer un cajista de imprenta. Lamentablemente, no caímos en
la cuenta de registrar y tipificar esas erratas. Quizá en otra ocasión…
Nuestro ejemplar de 1630 contiene ocasionales anotaciones
marginales con caligrafía contemporánea del libro (o no muy posterior),
algunas muy originales, como cuando se lee que (fol. 94r) ...ningun
geometra hallo hasta aora la verdadera quadratura del circulo, diciendo
en el margen:
Quadróle despues|el comendador|Falcon, Poeta|valenciano,
que debe referirse a Jaume Joan Falcó, 1522-94, caballero de la Orden de
Montesa, quizá el poeta Falcón alabado por Miguel de Cervantes en el
Canto de Calíope contenido en la Galatea (fol. 338r):
Alzas, doctor Falcón, tan alto el vuelo,
que al águila caudal atrás te dejas,
pues te remontas con tu ingenio al cielo
y deste valle mísero te alejas.
6
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Por esto temo y con razón recelo
que, aunque te alabe, formarás mil quejas
de mí, porque en tu loa noche y día
no se ocupa la voz y lengua mía.
Y al dorso del último folio se encuentra la que parece nota de un médico
o boticario:
Para extrabasacion de Sangre interior|por cay da, Golpe. & es es pecifico,
singu|lar y no ay otro tan poderoso, como la|agua del cocimiento dela oja,
oraiz de|la Calaguala pronto dadoy desp ues,|continuado aprobado
muchissimas vezes y|si empre aprobado dibina mente.
Ni el hispanista J. P. Wickersham Crawford, autor del libro Life and
works of… Figueroa (Filadelfia, 1907), ni el erudito Narciso Alonso
Cortés, que lo tradujo al castellano (Vida y obras…, Valladolid, 1911),
mencionaron a quién dedicó Figueroa la Plaza universal, ni especificaron
ese detalle de la portada en la Bibliografía. Cuando, completado nuestro
borrador, acudimos a la Biblioteca Nacional y conocimos la portada de la
princeps del libro, inmediatamente recordamos ciertos versos de una
rabiosa sátira que Joaquín de Entrambasaguas (Una guerra literaria del
siglo de oro: Lope de Vega y los preceptistas aristotélicos, Madrid, 1932)
atribuyó al Fénix de los ingenios, en venganza de los ataques recibidos en
la Spongia (1617), libro que el ingenuo y pedante Pedro de Torres Rámila
habría escrito inducido por Figueroa:
¡Oh tú, Doctor que en tu papel te quemas!
…
acuérdate que a toda diligencia
ibas en una mula coja un día
no lejos de la Vera de Plasencia
para llevar a cierta señoría
la ditinción de un libro. ¡Oh buen Petrarca,
‘povera e nuda vai Philosophia’!
¡A fe que era el librazo de la marca
y que se han hecho dél hartos cartones!
J. Entrambasaguas conjeturó que el libro aludido en los versos sería
una traducción de Petrarca (pág. 154) y anotó (pág. 405):
Ditición: distinción; esto es, dedicatoria. La Vera… es un territorio… de la
provincia de Cáceres, donde debía habitar la ‘señoría’ a que se alude. Con tan
escasos datos… es imposible determinar quién fuera este personaje.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
7
Es evidente que aquel ‘librazo de la marca’ y aquella ‘señoría’
aludían a esta Plaza universal y a don Duarte de Portugal, primer
Marqués de Frechilla (1569 - 1627, hijo de don Juan, sexto Duque de
Braganza, y de la infanta dona Catarina de Portugal), cuyos dominios se
ubicaban: Villanueva de la Serena en Badajoz, Frechilla y Villarramiel en
Palencia, Malagón y Fernán Caballero en Ciudad Real, y Paracuellos del
Jarama en Madrid. Antes que con doña Guiomar Pardo y Tabera, Señora
de Malagón, don Duarte estuvo casado (1596) con doña Beatriz Álvarez
de Toledo y Pimentel, Marquesa de… Jarandilla de la Vera.
Que Figueroa se llevase a matar con varios de los literatos de su
tiempo, que le acusasen de poco inventivo, envidioso y murmurador, y
aun que participase en alguna de aquellas luchas soterradas en que,
escondiendo la mano, todos (¡ay, los artistas, tan modestos, tan buena
gente!) repartían a diestro y siniestro, no le hace necesariamente una
monstruosidad moral, como le calificó M. Menéndez Pelayo. Hay mucho
que decir sobre ello.
Como lo hay acerca de aquel escritor humanista (¡en el corazón de la
Mancha!) que guía a don Quijote a la cueva de Montesinos, y como lo
hay acerca de la visita de don Quijote a una imprenta barcelonesa donde
ve imprimirse el Quijote de Avellaneda, donde (pese a no haber visitado
nunca una) denuncia las argucias de impresores y libreros, donde se burla
de aquel traductor (y editor de sus libros, atento a la ganancia) que está
corrigiendo su Le bagatele (angelicalmente traducido como Los juguetes)
y donde de su boca sale un nombre: Figueroa. ¿Por qué será que aquel
humanista y este traductor se tragan sin rechistar las burlas y censuras de
don Quijote y de Sancho? ¿Quien calla otorga? Nos permitimos dirigir al
lector a nuestro libro Cervantes, Figueroa y el crimen de Avellaneda.
E. S. F.
Barcelona, octubre 2004
8
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
DISCURSOS DE LA VERSIÓN DE FIGUEROA
Y DEL ORIGINAL DE GARZONI
De los príncipes y tiranos
De los gobernadores
De los religiosos en general, y en
particular de los prelados, y
subditos: maestros de ceremonias.
De los canónigos, de los monjes y
frailes; de los caballeros. Y
finalmente de los predicadores
De los gramáticos, y maestros de
muchas obras
De los doctores de leyes, o
jurisconsultos
De los formadores de calendarios
De los cirujanos
De los formadores de pronósticos,
almanaques, reportorios y lunarios
De los profesores de empresas y
emblemas
De los escribanos y notarios
De los matemáticos en general
De los abogados, procuradores,
protectores, solicitadores, y
pleiteantes
De los alquimistas
De los académicos
De los arisméticos, o computistas, o
maestros de contar
De los médicos
De los canonistas, intérpretes de
concilios, y sumistas
De los nobles
De las bulas
1
2
1
2
3
3
4
4
5
5
6
7
6
7
8
8
9
9
10
11
10
11
12
12
13
14
13
14
15
15
16
16
17
17
18
18
19
19
20
21
De los profesores de secretos
De los simplicistas y herbolarios
De los geómetras, medidores, o
alarifes, y pesadores
20
22
22
23
23
24
De’Signori, o Prencipi, et de’Tiranni
De’Governatori
De’Religiosi in genere, et in
particolare de’Prelati, et Sudditi,
de’Ceremonieri, de’Superstitiosi,
de’Canonici, Monaci, e Frati,
de’Cavalieri, et finalmente
de’Predicatori
De’Grammatici, et Pedanti
De’Dottori di legge civile, o
Giurisconsulti, o Leggisti
De’Formatori de’klendarii
De’Cirugici
De’Formatori de’pronostichi, tacuini,
lunarii, et almanachi
De’Professori d’imprese, et
d’emblemi ancora
De’Nodari
De’Mathematici in genere
De’Procuratori, o Avocati, e de’
Protettori. e Sollicitatori, e Ligitanti
Degli Alchimisti
Degli Academici
Degli Arithmetici, o Computisti, o
Contisti, o Maestri d’Abaco
De’Beccari, o Macellari
De’Medici Fisici
De’Canonisti, Professori di Concilii,
et Sommisti
De’Nobilisti, overo Gentilhuomini
De’Bollari, overo delle bolle
Dell’arte di Raimondo Lullio (v.
‘Encomio… Raimundo Lull’ en Prels.
de Figueroa)
De’Professori de’secreti
De’Semplicisti, et Herbolarii
De’Geometri, Misuratori, o
Perticatori, et Pesatori
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
De los teólogos en universal, y en
particular de escolásticos, y
escritutarios, de intérpretes,
expositores, comentadores, o
glosadores de la Sagrada Escritura, y
otros libros
De los filósofos en general, y en
particular de los físicos, éticos, o
morales, económicos, políticos,
consejeros, secretarios, y metafísicos
De los oradores
Del arte de escribir de las cifras,
jeroglíficos, ortografía, y correctores
(v. 30 de Garzoni)
29
30
31
32
De’Theologi in universale, et in
particolare de’Theologi Scolastici, et
de’Scritturali, et così degli Interpreti,
o Ispositori, o Commentatori, o
Ghiosatori della Scrittura Sacra, et
d’altri libri
De’Filosofi in genere, et in particolare
de’Fisici, Ethici, o Morali,
Economici, Politici, Consiglieri, o
Secretari, e Metafisici
Degli Oratori
De’Scrittori, o Scrivani, e Cartari, e
Temperatori di penne, e Cifranti, e
Professori di hierogriflici, et Ortografi
De’Cabalisti
De’Correttori, o Censori (v. 27 de
Figueroa)
De’Logici, et Sofisti
De’Rethori
32
33
De’ Compositori de’libri
33
34
35
34
35
36
De’Scongiuratori
De’Perspettivi, overo Optici
Degli Anatomisti
36
37
De’Cosmografi, e Geografi, e
Dissegnanti, o Corografi, e Topografi
38
39
38
39
24
25
25
26
26
27
27
28
29
30
De los lógicos y sofistas
De los retóricos
De los que componen libros; y sus
mecenas o protectores
De los exorcistas o conjuradores
De las perspectivas
De los anatomistas
De los cosmografos, geógrafos,
corógrafos, y topógrafos [incluye
Australia]
De los históricos
De los astrónomos y astrólogos
40
41
De los músicos, así cantores, como
tañedores, y en particular de los
pífaros
9
40
42
Degli Historici
Degli Astronomi, et Astrologi
Degli Indovini in specie, cioè Profeti,
Sibille, Vati, Aruspici, Auspici,
Auguri, con le specie de’Tripudii,
omini, et osservationi superstitiose,
Professori dell’arte speculatoria, che
consiste in monstri, portenti, ostenti,
prodigii, e cose tali, pronosticanti, o
presagienti naturali, Professori di
oracoli, sortilegi, et massime
Lottatori, Interpreti di sogni,
Fisionomisti, Metoposcopi,
Piromanti, Hidromanti, Aeromanti,
Geomanti, Chiromanti, et altri simili
De’Maghi incantatori, o venefici, o
malefici, o Negromanti largamente
presi, et Prestigiatori, e Superstitiosi,
e Strie
De’Musici così cantori, come
suonatori, et in particolare de’Pifferi
10
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los sepultureros, funerales y
colgadores de iglesias
41
43
42
44
43
45
De los herreros en general; y en
particular de cerrajeros, caldereros,
cuchilleros, armeros, freneros; de
oficiales de estaño, hoja de lata,
peltre, linternas, candiles, fuelles,
agujas, y herradores
44
46
De los olleros
45
47
De los profesores de lenguas; y en
particular de intérpretes, traductores,
y comentadores de toda suerte
46
48
De los destiladores
De las fábulas, y de los que hacen
burlas, y contrahacen a otros
De los plateros, orífices y lapidarios
en común
De los que tratan en lino, o cáñamo,
de los que hacen cuerdas,
rastrilladores, urdidores, tejedores,
algodoneros, y toqueros
47
49
48
50
49
51
50
52
De los bordadores
51
53
De los pastores de diversos ganados
52
54
De los arrieros de varias bestias, y
mozos de caballos
53
55
De los sastres (v. 120 de Garzoni)
54
De los mensajeros, nuncios, correos,
postillones, y estafetas
De los danzantes, bailarines, y todas
suertes de tripudiantes y corredores
De los labradores, y en particular
del ejercicio de atender a las abejas
55
56
De los tutores
56
57
58
De los cazadores de fieras, cetrería,
y pescadores
57
59
De’Beccamorti, o Pizzigamorti, o
Monatti, o Sotterratori, et de’Funerali,
et de’Conzieri
De’Messi, o Noncii, o Corrieri, o
Postiglioni, o Portalettere
De’Saltatori, e Ballarini, e di tutte le
sorti di Tripudianti et de’Cursori
De’fabri in generale, et in particolare
de’Magnani, Calderari, Cortellari,
Spadari, Armaruoli, Chiavari,
Forbicciari, Arruotatori, Stagnarini, o
Peltrari, Lanternari, Lucernari,
Manticciari, Agucchiaruoli,
Conzalavezi, Morsari, Rigattinieri,
Strengari, o Ferrastrenghe, Ferrari, o
Marescalchi
De’Figuli o Vasari, o Pignattari, o
Boccalari
De’Professori delle lingue, overo
Linguaggi, et in particolare degli
Interpreti di lingue, e Tradottori, et
Commentatori d’ogni sorte
De’Distillatori
De’Burlieri, Fabulanti, et
Contrafattori
Degli Orefici
De’Linaruoli, e Canapari, Cordari,
Tessari, o Telaruoli, Pettinari,
Orditori, Bombagiari, Bombaginari,
Velettari, e Manganari
De’Riccamatori, o Fregiatori, et
Lavoranti a gucchia, e massime
Bottonanti, o Bottonieri
De’Pastori, cioè Pegorari, Caprari,
Boari, Buffalari, Porcari, e Casiaruoli,
o Formaggiari
De’Cavallari, Asinari, Mulattieri,
overo Somieri, o Somegini, e
Stabulari, e Servitori, o Famegli da
stalla, e Fabricatori di scove
Degli Agricoli, o Contadini, o Villani,
et del mestiero dell’attendere all’api
in particolare et de’Ceraiuoli, e
Travasatori, e Folatori, e Ogliari
De’Tutori
De’Giolieri
De’Cacciatori da fiere, Uccellatori, e
Pescatori
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
De los profesores de memoria
58
60
61
De los cortesanos y damas de corte
59
62
60
63
61
64
62
65
63
66
64
67
65
68
66
69
67
70
68
69
71
72
70
73
71
74
72
75
73
76
74
75
76
77
77
78
79
80
78
81
De los herejes, y del santo Tribunal
de la Inquisición
De los vidrieros, y de los que hacen
antojos, y vidrieras
De los mercaderes, cambios,
usureros, buhoneros, y almacenes
De los molineros, panaderos,
ahechadores, y maestros de harneros,
de cribas, y cedazos
De los mayordomos, o fatores
De los corredores de toda suerte: y
en particular de los casamenteros, y
padres de mozos, y mozas
De los jugadores en universal, y
particular
De los mineristas, metaleros,
fundidores en universal; y en
particular de los fundidores de
artillería, y campanas
De los hornos de cal, ladrillo, y yeso
De los pobres mendigantes
De los duelos y desafíos por carteles
y padrinos de campo
De las rameras, y de sus secuaces en
parte
De los alcahuetes
De los abridores de sellos, y de los
signáculos, o registros
De los reyes de armas, o araldos
De los mozos de silla
De los perfumadores
De los relojeros
De los picadores, domadores de
caballos, caballerizos, silleros, y
corredores de palio a caballo
De la destreza de las armas, y
luchadores, antiguamente atletas (v.
95 de Garzoni)
De la milicia en universal, y de los
capitanes, y soldados en particular, y
de los minadores
De los legados, embajadores, y
mensajeros
11
De’Professori di memoria
De’Tintori
De’Cortigiani, et delle Donne di
Corte insieme
Degli Heretici, et degli Inquisitori
De’Vetrari, o Biccherari, Occhialari,
et Finestrari
De’Mercanti, Banchieri, Usurari,
Fondaghieri, et Merciari
De’Molinari, e Pistrinari, e Crivelari,
e Maestri di vagli, Burati, e Sedacci,
overo Tamisi
De’Fattori, overo Negociatori d’altri
De’Sensari d’ogni sorte, et massime
de’Maritaggi, et de’metti massare, et
garzoni
De’Giocatori in universale, et in
particolare
De’Minerarii, Metallarii, Gettatori in
universale, et in particolare de’Fusori
d’artelarie, o Bombardieri, et
Campanari
De’Fornasari
De’Guidoni, o Furfanti, o Calchi
De’Duellanti, o Cartellanti, e Padrini
di campo
Delle Meretrici, et de’loro seguaci in
parte
De’Ruffiani, et delle Ruffiane
De’Sigillarii, overo Maestri di sigilli,
et dei Signacoli
Degli Araldi
De’Portaseggiette
De’Profumieri, overo Unguentarii
De’Maestri d’horologi
De’Cozzoni, overo Cavalcatori, o
Cavallerizzi, e de’Sellari, et
de’Corridori da pallio a cavallo
79
80
82
81
83
84
Della Militia in universale, et
de’Capitani, e Soldati in particolare,
et de’Minatori
De’Legati, o Ambasciatori, o
Messaggieri
De’Mascherari, et delle maschere
12
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
85
86
87
De los maldicientes
82
88
De los boticarios
83
89
De los pintores y illuminadores
84
90
De los criados, pajes, y esclavos
De los escultores, o entalladores en
piedra, madera, bronce, cobre,
marfil, plata, y oro, y de los
estatuarios, sinceladores, o
cortapiedras, aserradores de mármol,
formadores de imágines de yeso,
cera y tierra
85
91
86
92
87
98
99
De’Giostratori
94
95
96
De las centinelas, espías, y soplones
De los justadores, y torneantes de a
pie
88
89
97
De’Vetturini, o Nolesini, overo
Noleggianti
De’ Maestri delle Scienze, et costumi,
et de’putti che vanno a scuola, et
101
de’Dottori di estudio, et Scolari di
studio
De’Lanaruoli, o Lanefici, e Mercanti
da lana, Battilani o Verghezini,
Scardassini, Tonditori da lana,
Cernitori, Pettinatori, Tiratori,
Purgadori, Cimadori, Emendatori,
102
Filiere, Orditori, Tessari, Cardatori,
Folatori, Tintori di lana, Chiodaruoli,
Drappieri, Sargieri, Rascieri,
Tapezzieri, Berettari, Capellari, e
Materassari
100
De los maestros de ciencias, y
costumbres de niños. De los
catredáticos de escuelas: y sus
estudiantes
90
De’Scultori, o Intagliatori in pietra, in
legno, in rame, in avorio, in argento,
et oro, e Statuarii, Scarpellini, o
Tagliapietre, Segatori di marmi,
Formatori d’imagini di cera, e gesso,
e terra, et Lavoratori di stucco
De’Cuochi, et altri ministri simili,
come Scalchi, Guatari, Credenzieri,
Trincianti, Canevari, o Bottiglieri,
Servitori da tavola, Convivanti, etcaet
De’Muratori, o fabricatori, et
de’Biancheggiatori
De’Scrimiatori, et de’Lottatori, overo
Athleti (v. 79 de Figueroa)
De’Galanti, o Innamorati, o
Pennacchini, et de’Puttanieri
Delle Sentinelle, et Spie, o
Referendari
Degli Hosti, e Bettolieri
93
De los albañiles, de los que enyesan,
o blanquean
De’Maestri di Corami, overo
de’Cuoiai
De’Guantari, et Ballonari, e Ballieri
De’Pellegrini, o Viandanti, o
Passaggieri
De’Maldicenti, Detrattori, e
Murmuratori
De’Speciari, overo Aromatarii
De’Pittori, e Miniatori, et Lavoratori
di mosaico
De’Servitori, Paggi, et Schiavi
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
De los comediantes, y autores de
comedias
De los formadores de espectáculos
general, y en especial de los
charlatanes, y ciegos
De los carpinteros, torneros,
entalladores de madera, aserradores,
cortadores, partidores de leña,
cesteros, cajeros; y de los que labran
en hueso, marfil, y nácar
91
103
De’Comici, e Tragedi, così Auttori,
come Recitatori, cioè degli Histrioni
92
104
De’Formatori di spettacoli in genere,
et de’Ceretani, o Ciurmatori massime
93
105
106
De los arquitectos en universal,
fortificadores de fuerzas, y maestros
de máquinas, o ingenieros
De las coronas
De los espaderos
Del uso de cuellos, y de sus
abridores
13
94
95
96
107
108
109
110
De’Lignaiuoli, o Marangoni,
Tornidori, Bottari, Cadregari,
Intagliatori di legno, Intersiatori,
Sboscadori, Spezzazochi, Segarini,
Zoccolai, Cestari, o Canestrari,
Cassieri, Scatolieri, Lavoratori in
osso, in madri di perle, et simili
De’Carnefici, et Boii
Degli Architetti in universale, overo
maestri d’edificii, e Fortificatori di
fortezze, e maestri di machine, et
Mecanici in commune, overo
Ingegnieri
De’Tavernieri, e Golosi, et Ubbriachi
De’Moteggiatori, et Enigmatici
De’Coronieri
97
111
112
113
114
115
116
117
118
119
120
121
122
123
124
125
De’Bulli, o Bravazzi, o Spadacini, o
Taglianti, o Sgherri di piazza
De’Notatori
De’Piazzari, o Commandatori, o
Trombetti
De’Fachini, o Bastagi in genere, et in
specie de’Brentadori, e Carbonari,
Carriolari, et Cestaruoli
De’Ladri, o Rubbatori, et Furbi, o
Marioli di Piazza, o Tagliaborse, e
degli Assassini
De’Questori, o Tesorieri
Degli Otiosi di piazza, overo del
Mestiero Michelazzo
De’Banditi, et Fuorusciti
De’Buffoni, o Mimi, o Histrioni
De’Sartori (v. 54 de Figueroa)
De’Tamburini, e Tamburieri, o
Valigiari
De’Lardaruoli, overo Pizzigaruoli, et
Salsicciari, e Pollaruoli
De’Saponari, o Lavandiere, e
Bugandiere
De’Stufaruoli
Delle Filiere
14
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
126 De’Maestri de’dadi
De’Pelliciari, et Cuoiai (v. 109 de
127
Figueroa)
128 De’Librari (v. 110 de Figueroa)
129 De’Stampatori (v. 111 de Figueroa)
Delle Comari, et delle Balie, o Balii,
130
o Nutrici
131 De’Calzolari, o Caligari, et Ciavattini
132 De’Castradori, et de’Bracherari
De’Fornari, o Panattieri, et
133 Confertinari, et Zambellari, e Offelari,
e Cialdonari
134 De’Spazzacamini, e conza tetti
De’Cavatori da pozzi, o Purgatori, et
135
de’Curadestri
De’Fabricatori d’instromenti da
136
suonare
137 De’Domesticatori d’animali selvatici
De’Daciari, o Gabellieri, o Doganieri,
et de’Portonari, o Passaporti, et
138
de’Contrabandieri, o Sfrosatori di
dacii
139 De’Tricoli, overo Rivendroli
140 De’Barbieri
Degli Archari, et Ballestrari, e
141
Maestri da cazzafrusti, e Sagittarii
De los zapateros
98
De los barberos
99
De la casa de la moneda, y de sus
artífices
100 142 De’Maestri di Cecca, et de’Monetarii
De’Carrattieri, o Cocchieri, o
Carrocchieri, e Carrari, et Lettigarii
De’Maestri da Navigii, de’Naviganti,
o Marinari, o Nocchieri, Barcaruoli, e
101 144
Gondolieri, Passaporti, o Portonari, e
Zatteri, e Galiotti, e Pirati, o Corsari
102 145 De’Speculari, et Specchiari
143
De los maestros de navíos,
navegantes, marineros, pilotos,
banqueros, galeotes, y cosarios
De los espejos, y sus artífices
De los jueces, y procuradores
generales que llaman de cortes
De la seda, y sus artífices
103 146 De’Giudici, et de’Sindici
147 Degli Hortolani, et Giardinieri
De’Professori di Medaglie, et d’altre
148
anticaglie, Antiquarii detti
De’Tiratori da oro, argento, ferro,
rame, e ottone, e Battilori, e Filatori
149
da oro, et argento, e Macinatori da
oro, e Indoratori, et Inargentatori
De’Setaiuoli, ove si comprendono gli
Accavigliatori, Bavellari,
104 150
Aggiundilatori, Filatori, le Maestre, i
Tessitori e i Mercanti da seta
151 De’Sbirri, o Zaffi, o Agozini
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
15
152 De’Salinatori
153 De’Stracciaroli, overo Barattieri
De los poetas y humanistas (v. 155
De’Poeti in generale, et de’Formatori
105 154
de Garzoni)
d’epitaffi, e pasquinate in particolare
155 Degli Humanisti (v. 105 de Figueroa)
De los aprensadores
106
De los roperos
107
De los tundidores
108
De los pellejeros (v. 127 de Garzoni) 109
De los libreros (v. 128 de Garzoni)
110
De los impresores (v. 129 de
111
Garzoni)
16
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
POSIBLES ERRATAS Y PASAJES
CONFLICTIVOS.
Pag. Dcso.
En nuestra ed.
30 Dedic. puse la mira
48
D.U. Hestieo Póntico
57
1
ejemplo de Torcuato
58
1
Est specimen
61
1
Finalmente la belleza
61
1
Próculo Licio
62
1
Graechorum
66
1
Zopiro Asirio
85
3
la pretina de quien
91
3
Cosme de Médicis
92
3
Jarretera
108
4
Dionisio Licinio
108
4
Ludovico Dolce
109
4
Volcacio
109
4
Nicanor Alejandrino
109
4
Lucio Cicilio Epirota
112
4
Panepistemón
115
5
las leyes la vida y alma
116
5
tan celebrado Avicena
122
5
un Odofredo
130
6
hallar en Breviarios
132
6
año de la confusión
132
6
Juan Lucido
134
7
dentadas y serradas
134
7
en forma sólida, el …
137
8
descritas por Juan Damasceno
140
8
bueno para purgarse, y dañoso
es bueno hacer cualquiera de las
140
8
cosas dichas
141
8
signo de Capricornio
147
10 León Espeloneo
150
11 aplica Aristóteles
154
12 obrasen con diligencia
160
13 contra Algacel
163
13 bacías, alambiques
167
15 en su Algoritmo
168
15 fue llamado … el dos Hera
170
15 los Cabalistas
170
15 Pselo, … , Isidoro
171
15 el doblado, el Triplo
Eds. consultadas
puso …
Hestico …
… Torcato
Et …
Einalmente …
… Licis
Gracchorum
Copiro …
la pretina quien
… Medices
Xaratiera
… Licionio
Lucovico …
Vorcacio
Micanor …
… Epirata
Panepistmon
el alma la vida y alma
… Avicenas
… Ofredo
hablar …
… confesion
… Lucio
… cerradas
en forma, el …
escrita …
buena …
… hacer todo lo que se dijo arriba
en la 1
… do Capricornio
… Espolaneo
… Aristoles
orasen …
. Algazele
bocias …
… Algoridmo
… al dos …
… Cabilistas
Piselo, … , Ioidero
… Tripo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
172
176
176
176
185
192
199
200
205
205
206
208
209
209
210
211
211
211
213
227
227
229
231
231
233
233
233
234
236
237
240
241
243
244
244
245
246
253
254
15
16
16
16
17
18
20
20
22
22
22
23
23
23
23
23
23
23
23
24
24
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
25
26
26
254
26
254
254
254
254
255
255
26
26
26
26
26
26
los seis Binomios
está obligado a traer
Y así Galeno
Heresistrato Quioda
del Hostiense
Ángelo de Perusia
para que no vuelva
Jacobo Vuequero
Temisón Médico
Icesio Médico
Leonardo Fucsio
que tan bien delineó
Scilace Cariandeno
Teodoro Cireneo
paralelogramos, y trapecios
Carlo Bobilio
llamada Altimetría
Hermolao Bárbaro
Vuequero (v. 189)
tetraple … exaple … octaple
Melitón Sardo, Metodio
cosas elementales
tanta autoridad … su opinión
si bien se dice
Avicena, Algacel
Metrodoro su discípulo
Cicerón, Averroes
Heráclito Póntico
la Haecceidad
son las intelectuales y las morales
el espectáculo
Claudiano Emperador
se muda … en Oligarquía
Aristóteles dice: Mejores …
la llamaron Isonomía
Otán Persa
dice Angelgono
Licinio Calvo
Carisio, … , Cinea,
Nicóstrates Macedón, Ferécides
Siro,
Teopompo Gnidio
Dexipo
Cayo Cota
a Gorgias, que fue
Ésta fue (en la Cantiga)
llamar San Gerónimo a Tito
… Binemios
está obligado traer
… Galessio
. Choda
de …
… de Perusio
para que no vuelvan
… Vbequero / … Vequero
Temision …
y Cessio …
Leonarto …
… tambien …
Seilace …
… Cirerao
… trapecias
Cardo …
… Altrimetria
… Barbaso
Vbequero / Vequero
terraple …
Meliton, Metodio
… elementares
tanta antiguedad …
si bien dice
… , Algazael
Metrodo …
… , Averros
… Pontifico
el Echeita …
son intelectuales …
… expectaculo
Gaudiano .
… Olixarquia
Mejores …
… Isanomia
Otuhan Persion
… Anguelgono
Isicinio …
Carsia, … , Cenea,
Nicostrates Macedón Siro,
… Guidio
Dexipa
… Iota
a Gorgia, …
Esta fue
llamar a Tito
17
18
255
260
260
262
263
264
264
268
269
272
273
274
275
277
278
280
280
281
284
292
292
293
294
294
294
294
295
295
297
297
202
303
305
307
311
313
314
314
315
315
316
316
317
318
318
318
318
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
26
27
27
27
27
27
27
27
27
29
29
29
30
30
30
31
31
31
32
34
34
34
34
34
34
34
34
34
35
35
35
35
35
35
35
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
en el Areópago
rapándole la cabeza
desde la Z
Heraisco, gran maestro
Cinocéfalo
a quien dilatadamente
Graphia
fatigamus
caussa … cassus … divissio
Filargo
particularizaciones
Fosambruno
Evatio
de … en … corderos
erudiet … addet
Catón Censorino
Marciano Capela
Ramo … Denores … Valerio
haber comprado Aristóteles en
no se reflejan, ni quiebran
proyección de ambos ojos
difundiéndose en ellos
va a terminar al centro
va … en perpendicular
ángulos cercanos al recto
esta …fue llamada
estar quietas
engaños por la enfermedad
nota bien Albucasís
recta … división
gargueros
dicho por los Bárbaros
arteria magna, o aorta
pénulas o fibras
adiutorios … adiutorio
Belarmato
Jasón Denores
la palabra … significa
Siene
Borístenes
Ponto Euxino
hasta el Ponto
Sacios
Helesponto
metrópoli de Caria
Antioquía
Halicarnaso
en Areopago
rapanle …
…C
Herdisco …
Sinozefalo
… dilatamente
Graphios
faticamus
causa … casus … divisio
Pitargo
particulares acciones
Frosambuno
Evathlo
de … de … corderos
erudies …
… Censerino
Marino Capelo
Roma … de Noris … Valiero
haber comprado en
no se quedan, ni quiebran
proteccion …
defendiendose …
… el centro
va … y perpendicular
algunos …
… llamado
… inquietas
… infinidad
… Albucasi
recta … divisio
guargueros
… Barberos
… o arcta
… fisoras
auditorios … auditorio
Berlamato
… de Mores
las palabras …
Sien
Boristen
… Eugino
… Porto
Sacos
el Esponto
Metropolidi, Caria
Antioca
Alicarnaseo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
319
319
320
320
321
321
322
322
323
323
323
324
325
325
325
326
326
326
326
326
326
328
328
328
329
329
330
330
330
330
331
331
331
332
332
334
336
337
337
338
338
338
339
340
340
341
341
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
y Quilidonia
Rodiópoli
Trípoli
Seleucia Áspera
Sebastópoli
Albano
Osarena
Eufratisia
Damasco
Stratónica
lago Tiberiades
Doatim
ciudad. Sus regiones
río Baarsares
Tigris, Leuco
ciudades de Susiana
Ecbatana
Euleo, Moseo
Era, con muchas
o Califa, o Calife
por Mediodía
las siete islas de
hoy Turquestán
Margiana
Iasartes … Iasartes
termina por Occidente
al gran Can
Tienen Asabota
Asmireicos
la Gedrosia
Biamba
Omiza
Con los ríos
Pego
trabas de madera
llamada la Cesárea
Ciniso, Rionegro
comienza en aquel punto
Yacigos Metanastos
Océano Vergivio
Ambostrom … Ragrin
Hibernia, o Irlanda, y islas Orcadas
Nortvualia … Hilchestre
Carpetanos
Calatayud
Celtogalia
Loere, Sena
19
Equilidonia
Rodipoli
Tripol
Seleucia Assiria
Sebastapoli
Abano
o Sarena
Eufrulisia
Damasa
Stratonea
… Tiberiadis
Dotaim
ciudad, cuyas naciones
… Baasere
… Leneo
… Susania
Ecatana
Mosia, Euleo, Moseo
Eracon y muchas
… Calise
con …
siete, y las de
… Turquesta
Maga
Isartes … Isaartes
… con …
… Cam
Tienen a Sabota
Asmiericos
… Godrosia
Biaba
Omica
… los Irios
Pegu
trabes …
… Gesarea
Siniso …
comienza aquel punto
Iazijos
… Vergiuo
Ambrestoni … Ragtin
Hibernia, de Irlanda, o islas Orcadas
Nostubalia … Hilehestre
Carpentanos
Galatayud
Celsogalia
Leore, Sena
20
342
343
343
343
344
344
344
344
344
344
345
345
345
346
346
346
346
346
346
346
347
347
347
347
348
348
348
348
348
348
349
351
351
351
351
351
352
352
353
354
354
354
354
354
354
360
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
36
38
Saéz y Baieus
Fosas Marianas
Yacigos Metanastos
Retia, Nórica
Pomerania
Suecia, Slesia (a Polonia vicina),
Vratislavia
y Polonia
En Frisia
Vuitemberg
Címbrica Quersoneso
Sardónicos
y Drilón
Cemineo
Grecia Magna
Livorno
está Norcia
Trepérgole y Tiano
Laorina
río Aufidio
Manfredonia, Siponto
de Garda, o de Becano
Hebio
Colcio
Geraco
Paquino, o Cabo Pasaro
Alícuo, Vulcano… Vulcaneto
Rusia, Prusia
Borístenes
y Denuberg ciudad
Yacigos Metanastos
Yacigos Metanastos
Ática
puerto, y Pireo
Antogonia
Etolio
Cabo de Modón
Palocastro
Badoro
Glareano
Polemón Eládico
Scilace Cariandeno
Cosmografía
Francisco Mauro Licio
Balbasar
Francisco Balduino
Zosimo Gazeo
… Baxaux
Sofas …
Iazigios …
Retia, Norico
Pomeriana
Suecia, Apolonia, Licina,
Vratislavia
… Fiolonia
… Frisa
Vitemberg
Cimbria …
Hardonicos
Idrilon
Ceminco
Recia …
Liorno
estan Norcia
Trepergo, Retiano
la Urina
… Ausidio
… Lipento
de Garda el de Becano
Hebreo
Coleyo
Xercao
Paquino, Cabo Pasaro
Alieuo, Vlcano… Vlcaneto
Rosia …
Baristenes
Idenuberg ciudad
Xauios …
Xacigos … (2 veces)
Atic
puerto Ispireo
Antogenia
Etorio
… Modo
Palocraste / Palocrasto
Badro
Galdeano
Polemon, el Adico
Silace Cariansdeno
Gosmografia
Francisco Maurolico
Baltasar
… Valdiuno
Socimo …
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
360
361
361
361
362
362
362
363
363
363
363
363
363
363
363
363
364
366
370
370
370
371
371
371
371
371
375
375
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
38
39
39
375
39
375
375
378
379
379
380
381
391
394
397
400
403
403
405
405
407
408
39
39
39
39
39
39
39
39
39
40
40
40
40
40
40
40
40
Volcacio Galicano
Lampridio, Elio Spartiano
Tracanota
Rafael Volaterrano
hijo de Gorión
Juan Baptista Ronacosa
Roberto Fosardo
Juan Tucotio
Gilde Britano
Leónico Calcondila
Haytono Armenio
Aloisio Cadamusto
Rafael Volaterrano
Carón cartaginés
Sozomeno
Julio Cordo, Elio Espartiano
Beda, Helmando
Fosambruno
Metástenes Persiano, y Manetón
Cetesia
Argivos
Metodoro, y Patrocles
reprehendido … por Diódoro
Danudes
Celtas … Alanos … Getas
Argesilao … Éforo
Nigidio
Cleostrato
Justísimo Emperador y Máximo
Astrólogo, Arato,
Francisco Soizosio
Juan Garceo
Juan Marliano
Pleiados est
llamado Bazán
Ben Rodoam
Galeoto Marcio
Non cogitemus
Pedro Atendolo
atque haec
memoratur
Rafael Volterrano
tenet pretiumque
haeque canebat
flexanimun
Lamprocles
el Hiastio y el Eolio
21
Volgacio, y Galicano
Lampridio, Spartiano
Tarcanota
… Volaterano
… Corion
… Ranacosa
… Osardo
… Tucoito
Gil de Britano
… Calcocondila
… Armento
Gloisio …
… Volaterano
Coron …
Sazomeno
Julio Cordo Espartiano
… Mando
Fosembruno
Metástenes, Perusiano, y Maneron
Ceptesia
Archivos
Metadoro, y Patocles
reprehendido …, Diódoro
Damides
Cletos … Alacos … Gepidas
Agesilao … Eporo
Nigido
Cleotrasto
Justísimo Emperador, Máximo,
Arato,
… Ceotosio
… Carce
… Morliano
Plaetados …
… Bacan
Bernrodam
… Maria
… cogitemur
… Atendulo
… hae
memoratu
… Volterano
… pretioque
aeque …
flaxanimum
Lampocres
… Hiartio … Elio
22
417
420
420
420
422
424
427
432
433
434
434
434
438
439
439
443
446
447
449
457
459
462
464
465
474
475
478
480
484
491
495
499
499
501
502
502
502
503
507
509
509
513
513
515
518
534
534
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
43
43
43
43
44
44
44
46
46
46
46
46
46
46
46
48
49
49
49
52
52
53
54
54
55
55
55
56
57
59
59
60
60
60
60
60
60
60
61
62
62
62
62
62
63
67
67
la llamaba Aristófanes
Iuntino y Grillo Sicilianos
Reina de los Voscos
Ificlo
Esteropes
bruñidor, rascador
Pelagonio … Tiberio
Con Eupolemo
Epígenes
Obispo Nebiense
Juan Dietembergio
Scitopolitano
Vándalos
Daniel Bombergo
Juan Potken
ad id quo
Bitinia, llamada antes Tinea
cinceles…, buriles
Juan de Mandevil
Discurso LII
Titorno
Mefiboset
moza cuanto a … vestido
¿Tan bien proceden
a Aglao Sofidio
Tremelio Scrofa
como mala cosa
con las dichas palabras. No …
cercetas, cortezas, asisones
el Volterrano
la arte familiar
Carlos Tadio
opúsculo de Bucero
Eunomio
Aerio
Concilio Gangrense
Conrado
Filastro
Eae partes quasi
Soria
nuez moscada
Salaminos
accipias
quas qui … quicquid
Cedaceros
Pirotecnia
copelas, crisoles
llamaba …
… Siciliano
… Volscos
Hiplicon
Estoropes
bruñidos …
Telagonio … Timberio
… Eupolomo
Epiguenes
… Nebriense
… de Itembergio
Scitolitano
Vuandalos
… Bambergo
… Porkem
ad id de quo
… llamado …
cizeles…
… Mendevil
… LI
Titerno
Misboseft
… vertido
Tambien proceden
a Glauro Sofierio
Termelio Serosa
… casa
con estas palabras: No …
carcetas, corteças, …
… Bolterano
al …
Carlostadio
… Rucero
Enonio
Ereo
Grangrense
Corando
Filostrato
Hae …
Suria
… noscada
Salaminas
accipies
quasque … quidquid
Sedaceros
Pirotegnia
compelas …
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
535
540
542
547
548
548
550
553
553
555
556
556
557
561
566
568
569
52
579
582
583
588
588
589
590
591
594
594
599
603
603
605
607
609
610
613
618
619
619
620
620
623
623
623
624
627
629
67
68
69
70
70
70
70
70
70
71
71
71
71
71
72
72
72
74
76
77
77
78
78
78
79
79
79
79
80
80
80
81
81
82
82
83
84
84
84
84
84
85
85
85
85
85
86
según Cornazano
se pasa por cedazo
Damauderio
Frotón
Emilio General
y Tampra
Ferreto
entraban en el estacado
2.2, q. 95
Posidipo
Stratocles por Lamenes
Melisa
Cástor a Febe
Heráclides Lembo
Deilamia
Canidia … y Folia
le haga mensajes
los Cilicios
Persicos odi
aqua contemplare
Tesibio
Esta arte enseña
sobrerrienda
lib. 5 … y lib. 11
Ersenio y Pacidiano
Los ángulos … y los que
Clitomedes … Ificlo
a Filea y a Polidoro
darle batería
Jenócrates
fol. 634
ut iis subsidio
Cinea tan valeroso
Teofrasto Eresio
felle vivent
murria … salmia
escorzos, y perspectivas de
raro en la disposición
Timágoras
Arístides Tebano
Rafael de Urbino
las siervas … las amas
era además bajo un cabrahigo, por
Tutela, o Titula
Neera y Carmones
guardarropas
Lisistrato … Lisipo
… Cornacani
… sedazo
Danauderio
Floton
Embio …
… Trampa
Ferreo / Ferrao
entraban el …
… 93
Posidico
Stato …
Melesia
… Febo
… Lambo
Filamia
Cadinia … Hipholia
les …
… Silicios
Persidos …
… contemplarer
Hesibio
Esta enseña
sobrerienda
lib. 5 … lib. 11
Hercenio y Badiconio
… y lo que
Clitomenes … Ifilico
a Filia y Apolodora
dar la …
Socrates
fol. 364
vicis subsidio
Cineas …
… Elesio
… livent
muria … salnia
escorzos, y de
Zaro …
Pitagoras
Aristido …
… Urbina
… las mas
era mas, por
… Titulo
… Carbones
guardaropas
Liscio … Lipsio
23
24
629
629
630
632
633
633
633
634
636
642
650
654
654
654
657
662
664
664
667
667
668
671
672
674
676
676
684
687
688
691
691
691
691
692
692
694
695
697
700
714
714
715
718
719
719
721
722
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
86
86
86
86
86
86
86
87
88
89
90
91
91
91
91
93
93
93
94
94
94
94
95
95
95
95
98
100
100
101
101
101
101
101
101
101
101
101
102
104
104
105
105
105
105
105
105
arte Plástica
Preto y Alcón
Mariano Francés
el Sieno
Policleto
hubo tan gloriosos
Zenodoro
Hiperbio … Hestia
deducebantur
condiciones del cartel
Francisco Zavarela
en las cenas
Pilades
Publio Siro
del evento
de un cuadrado un redondo
Pseusipo
torno facilis
Pireo
óvalo
las interiores
Juan Zonara
bebiendo vino con exceso
Fileta … Siciones … Helótide
Volgango Lacio
Sexto Degicio
atildada … apariencia
Petronio
Foceses
Ptolomeo Sóter
Diódoro Siculo
se dijo cimba
Ilíricos … Samotraces
Pompilo … Nautilo
Tirrenos
el Cafáreo
Arturo y Osas
Levinio
se reflecta, o se quiebra
secar al Sol
palam signis
sammis hominibus
Licencio
Lucilo
Licofrón
regumque Poetae
Ferécides Siro
… Plasica
Bheto …
Marian …
… Sineo / Sinoe
Policreto
tuvo …
Zenodo
Hiparbio … Hiesta
ducebantur
… quartel
… Zaravela / Zarvela
… scenas
Piladres
… Ciro
de las ventas
de cuadrado …
Bseusipo
torna …
Pirteo
obolo / abolo
los interiores
… Zonaros
bebiendo con …
Filete … Sicion … Metolide
… Sacio
Sexo …
atilada …
Pretonio
Foseces
… Scter / Seter
… Sciatro
… cimbra
Hiricos … Somatraces
Pampilo … Nantilo
Tireni / Tereni
… Cefareo
… y cosas
Levino
se reflecte …
sacar …
palma …
summis …
Vincencio
Mucilo
Licafron
regnumque …
Fenices Lidio
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
722
722
722
722
724
725
726
730
733
733
734
734
739
740
105
105
105
105
105
105
106
108
109
109
109
109
111
111
Calpurnio
Pomponio, Proba
En los Mimos
Pentámetros
Resende
Moreto
buriles, cinceles
se cortaría
Zona pellícea
sacrificios de Baco
Suelen estar
hechas dos palas
desencierra
el Volterrano
Calpurino
Pomponia Proba
… Minos
Pentrametos
Resendi
Mureto
boriles …
le …
… pelicea
… Caco
Suele estar
echados palases / … palasas
desencentra
… Bolterano
25
26
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
PLAZA VNIVERSAL
DE TODAS CIENCIAS
PARTE
Y A R T E S,
TRADVCIDA
DE
Toscano , y parte compuesta
POR EL DOCTOR CHRISTOVAL
Suarez de Figueroa.
A Don Duarte, Marques de Frechilla, y Villarramiel, Marques de Malagon, Señor de las villas de Paracuellos,
y Hernancauallero, Comendador de Villanueua de la Serena.
CON PRIVILEGIO
E N M A D R I D , Por Luis Sanchez.
27
28
Y
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
T A S A.
O Juan de Jerez escribano de Cámara del Rey nuestro
Señor, y de los que residen en su Consejo, doy fe que
habiéndose visto por los Señores del dicho Consejo un libro
intitulado, Plaza Universal de todas las profesiones, traducido de
Toscano en Castellano, y compuesto por el Doctor Cristóbal
Suaréz de Figueroa, vecino desta villa de Madrid, que con
licencia de los dichos Señores fue impreso, le tasaron a cuatro
maravedís el pliego en papel, y a este precio y no a más
mandaron se venda, y que esta fe de tasa se ponga al principio
de cada un libro de los que ansí fuesen impresos. En verdad de
la dicha licencia, y para que dello conste, di esta fe, que es fecha
en la villa de Madrid a doce días del mes de Agosto de 1615
años.
Juan de Jerez.
T
Suma del Privilegio.
IENE privilegio el Doctor Cristóbal Suárez de Figueroa por
diez años para imprimir un libro que compuso, intitulado,
Plaza universal de todas las profesiones, con prohibición de que
otra persona lo pueda hacer. Su data en Aranjuez a 19 de Mayo
de 1612, ante Miguel de Ondarza Zabala escribano de Cámara
de su Majestad.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
P
29
Censura del Ordinario.
OR Comisión y mandado de los Señores del Consejo Real,
he hecho ver este libro: no hay cosa en él contra la Fe y
buenas costumbres, antes muchas muy importantes para todos
estados, por la generalidad de lo que se trata en él. Así siendo
como es utilísimo, se puede dar al autor licencia para
imprimirle. En Madrid a cuatro de Abril 1612.
El D. Gutierre de Cetina.
APROBACIÓN
del padre Juan de Dicastillo
de la Compañía de Jesús.
P
OR orden del Consejo Real he visto este libro, que con más
razón se puede decir compuesto todo, que traducido en
parte por el Doctor Cristóbal Suárez de Figueroa, por el modo
feliz con que hace tan proprio lo ajeno, realzándolo
admirablemente. Hállase lleno de erudición copiosa y esquisitas
elegancias. Las materias son utilísimas para todos estados; y así
digno su Autor no sólo de la licencia que pide para imprimirle,
sino de grandísimo premio, por lo mucho que ha trabajado en
él. En nuestro Colegio de la Compañía de Jesús de Madrid a
primero de Mayo 1612.
Juan de Dicastillo.
30
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
A DON DUARTE
Marqués de Frechilla, etc.
O
BRA tan general y digna, sólo a Vuestra
Excelencia
era
justo
consagrarla,
Príncipe
dignísimo, por su Real sangre (tan estendida por
los Reyes, y Potentados de Europa) por su grandeza,
magnanimidad y esplendor, de mayores reconocimientos.
Mi intento fue hacer algún beneficio a mi patria, con
representarle en su lengua el más fuerte enemigo de la
ignorancia, que es el conocimiento de todas ciencias, y
artes. Así, pues puse la mira en acertar, suplico a Vuestra
Excelencia le admita y ampare, consiguiendo el precioso
premio de su aceptación.
El Doctor Cristóbal Suárez
de Figueroa.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
PLAZA VNIVERSAL
D E T O D A S C I E N C I A S,
PARTE
Y A R T E S,
TRADVZIDA
Toscano , y parte compuesta
DE
P O R E L D O C T O R C H R I S T Oual Suarez de Figueroa.
A HIERONYMO
PERARNAV
Cauallero Catalan, Señor del Castillo y Lugar de la
Roca de Albera, en el Condado de Rossellon.
CON
LICENCIA
En la Fidelissima Villa de Perpiñan , por Luys Roure
Librero. Y à su costa.
31
32
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
DE RODRIGO SALDAÑA
Alguacil mayor de la Capitanía General,
a Luis Roure Librero.
V
UESTRA Plaza pasar plaza
puede en todo el orbe entero,
y más que a su Autor primero
debe el mundo a vuestra traza:
lo que el olvido amenaza
en sus aras sepultado
por vos ha resucitado,
pero siendo Universal
al mundo estuviera mal
a no ser vuestro cuidado.
Poco importara escribir
si todas las escrituras
se fueran quedando a escuras
sin quererlas imprimir:
fuera nacer y morir
sin tener pena ni gloria,
de nada hubiera memoria,
y así vengo a resolver
que se debe agradecer
resucitar una historia.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
33
A GERÓNIMO PERARNAU
C A B A L L E R O C A T A L Á N,
Señor del Castillo y Lugar de la Roca de Albera*,
en el Condado de Rosellón.
P
UES vuestra merced ha sido quien
muchas
veces
imprimiese
y
me
ha
resucitase
persuadido,
este
Libro
intitulado Plaza universal de todas ciencias,
y artes, por dar universal, y común provecho, y ser
muy importante para desterrar las ignorancias deste
siglo, sale otra vez a luz con su abono, y amparo,
suplicándole admita mi voluntad, en desempeño de
mis obligaciones, mientras procuro con mayores
alientos, ocasiones en que acredite lo que deseo servir.
Guarde Dios a vuestra merced muchos años, como su
mayor servidor desea.
Luis Roure.
* actual Laroque des Albères.
34
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
P R Ó L O G O.
T
RES cosas hallo bien repartidas en el mundo,
calidad, hermosura, y entendimiento. ¿Acaso hay
quien se tenga por bajo, por feo, o por ignorante?
Ninguno por cierto. Vistos pues los efetos de tal
ceguera, es lícito afirmar haber sido tan a
propósito, carecer de semejante conocimiento,
como del continuo imaginar en la muerte; porque
sin duda afligiera con tanto exceso, que quitara la
vida. Con este engaño tan dulce, son menos graves de sufrir los
defetos naturales, siendo el agrado de sí mismo, y lisonja propia,
epítima eficaz del más apretado corazón. Mas del sentir las dos cosas
primeras diferentes de lo que son, se sigue, si se considera bien, corto,
o ningún inconveniente; por resumirse cuando más, en deleite, o
consuelo del interesado. La última sola es a mi parecer de daño
gravísimo. Presumir el necio ser sabio, y querer ostentar con tal
presunción, es intento terrible, de quien brotan no pocos, ni pequeños
males, por la opinión del que pasa de falso, y el número de los que se
inficionan siguiendole, aplaudiendole, y dándole injustamente
crédito. Lo peor es, que por no admitir esta enfermedad pronto
remedio de desengaño, viene a ser no menos incurable que
contagiosa. Pero ¿de que sirven rodeos y circunloquios? digámoslo de
una vez: Mucho se ignora en todos estados. Es el hombre muy
soberbio; con poco saber se hincha y desvanece. Deslumbrado con
escasas luces, forma en sí un tribunal para engrandecer y ensalzar sus
cosas, sintiendo bajamente de las demás. Pues ¿qué si arrima los
labios a varias fuentes de ciencias? ¡Dios nos libre! Conviértese en un
Lucifer, y por diferentes caminos se hace de todo insufrible. Sale el
Jurisconsulto de su centro, y sin ser consumado en su facultad, pasa a
las de Filosofía, o Matemáticas, donde in omnibus nihil, mofa a pie
quedo de todos, y habla de los más sabios con asco y gestos. Mas este
error enmiendan los médicos, los que siempre oprimidos de
codiciosos deseos, obran tan a ciegas, que por lo menos confiesan de
sí, Non moriturus sanamus; y esto a bien librar, supuesto callan las
ignorancias, excesos, y descuidos con que matan los que por ventura
no habían de morir. Los Teólogos solamente como ocupados en
materias sólidas, no padecen alguna excepción, salvo si no los hace
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
35
despeñar la demasiada sutileza de sus ingenios. Bien es verdad que
muchos de los que atienden a la predicación, pasan en flores las más
horas del púlpito, olvidados del fruto que debrían hacer en él con la
palabra de Dios. No pocos déstos están en perpetuas asechanzas, por
desvalijar los sermonarios vulgares que suelen salir dos meses antes
de la Cuaresma, granjeo de los más estudiosos para lucir las celdas, y
llenar las bolsas de semejantes centones, y juntas de papeles. Llegada
pues la ocasión, se valen los noveles no sólo de la sustancia, sino de
todo el compuesto, transpalándole at pedem literae. Y si se les
preguntase, bonete, o capilla, ¿por qué sois mochuelos, pudiendo ser
águilas? ¿por qué dejais los mares por los arroyos? y en fin ¿por qué no
estudiáis, y revolvéis los sagrados Dotores, en quien hallaréis tantas riquezas
y tesoros? sé yo responderían, porque ignoramos mucho, y no alcanzamos
talento para recoger, elegir, y disponer. De modo que por nuestra
incapacidad podría bien ser sacásemos de aquellas flores y lindezas, antes
ponzoña que miel. Mas esto aparte, los que en sabiduría llevan a todos
conocidas ventajas, son los Poetas que se usan hoy, a quien con sólo
nombrar se me erizan los cabellos. Son éstos cierta generación (si no
canalla) tan presumida como ignorante, tan mordaz contra doctos,
como falta de suficiencia y espíritu en toda suerte de operación. Por
cuatro coplillas insulsas, intrincadas, y desnudas de arte y erudición
que componen, se quieren alzar con las Indias de las buenas letras, y
convocando en su favor otros mozuelos de su metal, mueren por
solicitar descréditos en los más bien opinados, pareciéndoles
consiguen lo que desean y no tienen, siendo clarines de ajenos
menoscabos. Mas tal vanagloria y jactancia, me parece oprime y
condena por estremo bien Valerio Máximo cuando dice:
Expedita est, et compendiaria via ad gloriam talis esse, qualis alteri videli
velis.
Finalmente habiendo yo más lleno de faltas que todos, y menos
entendido que el más rudo, pasado los ojos por el Libro en Toscano
de Tomás Garzón, título Plaza universal de todas profesiones, me
aficioné a su variedad, juzgándole digno de comunicación, como
careciese de algunas cosas, por ventura no bien corrientes en nuestro
vulgar. Éstas no puse elegida la tradución, y añadí otras donde
pareció convenía. Publícase pues ahora traducido, cercenado, y
añadido. Ojalá fuese antídoto contra el veneno de la crasa ignorancia
apuntada arriba. Por lo menos de su título se colegirá su provecho: Si
es Plaza, y rica de todo; bien corto será quien aquí dejare de feriar.
Trata de todas ciencias y artes, con tanto estudio y generalidad, que
36
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
podría adelantar los ingenios más remisos, y hacer filosofar a los de
menos elevación. Las gracias deste beneficio se deben a su Autor
primero, que gastó años en la fábrica destos discursos, poniendo
también yo de mi parte no poco tiempo y cuidado, para que cobrasen
la forma que hoy tienen, diferentísima de la antigua, por ser
compuesto este volumen de lo ajeno y mío, termino que usó sin otros
Anguilara con Ovidio. Ninguno se canse ponderando, si excedí, o
falté a la obligación de Intérprete. Porque en lo uno no es tan grande
el aumento, que cubra la parte aumentada; y en lo otro fue mi intento,
atender más a perficionar, que a traducir, escogiendo lo mejor de lo
recogido. Fácil fuera alterar el orden cuanto a la colocación de las
materias, mas pareció acertada su diversidad, porque las menores
entremetidas, sirviesen tal vez como de alivio y recreación en la
gravedad de las mayores.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
37
ENCOMIO AL ARTE
DEL ILUSTRADO
R
Doctor Raimundo Lull.
ESPETO de suponer tan sólido fundamento en el
arte deste glorioso mártir, que con ella se pueden
penetrar brevemente los altos secretos de todas
las ciencias y artes, he querido sirva la misma de
suntuosa portada en la fábrica insigne deste
libro. Compuso este señalado varón más de mil y
quinientos volúmenes en lengua Catalana,
Árabe, y Latina. En todos manifestó erudición
tan exquisita, y profunda, y modo de demonstrar tan nuevo y sutil,
que solicita admiración en los supuestos más curiosos y capaces. Al
paso que creció el cuidado, y consideración, echaron de ver todos se
aventajaba y excedía en tales obras a los más graves, Platónicos y
Peripatéticos, Griegos, y Latinos, que escribieron de los fundamentos,
structura, y teórica de ciencias y artes. Este artificioso método se
descubre principalmente en el Arte general, que compuso, inventiva
de toda verdad, científica, natural, moral, matemática, y divina, por
sus verdaderos y legítimos medios, de donde dedujo todos los demás
tratados. A los nueve principios transcendentes, con que
superiormente discursó sobre todas materias, llamó Bondad,
Grandeza, Duración, Potestad, Conocimiento, Voluntad, Virtud,
Verdad, y Gloria. Tiénese haya sido el mayor Filósofo de los que se
han conocido en el mundo. Manifestolo principalmente en la
transmutación de metales bajos en altos y ricos, y en la confección de
piedras preciosas de igual y mayor fineza que las naturales. En
consecuencia de esta verdad, hay infalible tradición, apoyada con la
autoridad de muchos Dotores graves, que hizo seis millones de oro
en Inglaterra. Diolos a Eduardo Sexto, sobre haber capitulado, había
de emprender con ellos la conquista de Tierra Santa. Déste se hicieron
después los escudos, a quien los Ingleses llaman Soberanos, como lo
muestran sus caracteres. Asimismo dejó hecho de su mano en
Londres un diamante de igual fineza a la de los naturales más finos,
siendo el mayor que se ha visto en Europa. Júzgase comúnmente,
38
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
sería acertado se entablase su dotrina en todas Universidades, por ser
más perfeta, entera, y metódica que la introducida con título de
Platónica, y Aristotélica. En esta conformidad afirmaba, sin otros, el
doctísimo Fray Luis de León, haberse hallado en el mundo solos tres
Sabios, Adán, Salomón, y Raimundo.
Nació este gran Maestro en Mallorca; oriundo del Principado de
Cataluña. Fueron sus padres de la ilustre casa y familia de los Lulls,
hijo de Ricohombre, título entonces de Grande. Criose en la casa del
esclarecido Rey Don Jaime, como Caballero que fue de su Cámara, su
Copero, y Senescal, de donde se trasladó a la vida eremítica,
profesada con insine santidad, en el hábito de la Tercera Orden del
Seráfico Padre San Francisco. Empleó muchos años de su gloriosa
vida, en procurar con gran conato la propagación de la Iglesia, la
exaltación de la santa Fe y Religión Católica, la extirpación de las
herejías y errores, que hasta su tiempo se habían excitado contra ellos.
Descubrió ansia crecida por la acquisición de los sagrados lugares
donde se obró nuestra redención, y la conversión de infieles y
Gentiles. Trató de todo con tan ardiente celo, que movió a muchos
Sumos Pontífices a que hiciesen solenes juntas, y a que congregasen
Concilios para tratar de los medios enderezados a la ejecución de su
santa intención en lo referido, especialmente el Vienense, donde hizo
admirables proposiciones sobre estas materias. Hizo tres viajes a la
Tierra Santa, y en ellos tres particulares descripciones de tres
diferentes caminos por mar y tierra, a fin de mostrar el mejor a los
Príncipes Cristianos para emprender su conquista. Pasó muchas
veces al África, donde con sus eficaces discursos y razones procuró
convencer todo género de idolatras y infieles, persuadiéndoles con
notable suavidad y dulzura los misterios de nuestra santa Fe. Tuvo
allí reducidos muchos de los más nobles, y de los que profesaban
algún género de letras, como Dialéctica, y Filosofía. Por el
consiguiente se vio muy inclinada a su devoción la voluntad de los
Reyes Moros, hasta que el demonio por medio de los Alfaquíes
levantó contra él grandes persecuciones, sintiendo mucho el estrago
que iba haciendo en la abominable secta Mahometana. El admirable y
copioso fruto del mucho número de almas que traía al verdadero
conocimiento y amor divino, ocasionó en la pérfida malicia de los
mismos Alfaquíes (junto con el temor de alguna grande caída suya) la
aceleración de su martirio, cuya preciosa corona, tras muchas y muy
apretadas aflicciones consiguió en Bugia, muriendo apedreado, año
mil trecientos y quince, víspera de los Apóstoles san Pedro y san
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
39
Pablo, a quien había imitado con celo tan intenso, hasta testificar con
la sangre, y dar la vida por la aseveración de la verdad Católica, que
con tan vehemente fervor, eficacia, y dulzura, y con tan notable
aplauso de los mismos infieles había predicado. Fue singular y
admirable la santidad de su vida, favorecida de muchas apariciones,
con que en diferentes tiempos le visitó Cristo Nuestro Redentor. Su
santo cuerpo tenido en Mallorca con toda veneración y decencia, hace
por instantes grandes milagros, queriendo Dios pase apenas día sin
honrarle con sus maravillas.
Mas era justo se acrisolara la excelencia de sus acciones, y modo
de vivir tan celestial, no sólo en vida con bárbaras persecuciones, sino
también en muerte, con hallarse quien esparciese veneno de mala
intención contra sus milagrosos libros. Mostrósele entre otros adverso
Nicolás Eymeric, hombre de opinión no sé si loable, por lo que se
colige de unas letras del Rey Don Juan el Primero de Aragón,
despachadas contra él, donde le da títulos y epítetos de menoscabo y
deshonor. Deseando pues éste deslustrar tan útiles escritos, intentó
calumniar algunos dellos, atribuyéndoles no sanos sentidos, de que al
fin vinieron a quedar libres por sentencia difinitiva, dada en su favor
por la Santa Sede, con que se manifestó triunfante la verdad de aquel
glorioso varón. También procuró morder esta dotrina Tomás Garzón
primer autor deste libro, pero arguye en contra tan flojamente, que no
merece respuesta, supuesto se cifra todo lo que dice en preguntar,
cómo es posible se discurra con ella sobre todas ciencias, y artes: cosa
en que no dudara si hubiera estudiado él cómo. Lo que más puede
causar admiración, es la ambigüidad con que el erudito y docto Juan
de Mariana trató este asumpto en su Historia general de España, Tomo
I, cap. 4, fol. 779, pág. 2. Allí con palabras menos dignas y graves que
se requería, parece quiere hacer juego de su pluma esta materia. Por
lo menos descubre en lo que escribe manifiestos indicios de mal
informado. Supone cuanto a lo primero, haber sido el ínclito
Raimundo mercader como sus padres, deseoso de acumular riquezas
con los negocios. Calla los cargos que sirvió en la casa Real. Habla en
lo del arte con ironía, y no poca indecencia, hasta decir que parecen
sus preceptos más deslumbramientos, y trampantojos, con que la
vista se engaña, y deslumbra, burla y escarnio de las ciencias, que
verdaderas ciencias y artes. Yerra en el número de los libros. Hácele
tan ignorante de letras, que afirma saber apenas la lengua Latina.
Toca el martirio aceleradamente con escaseza de loores, y corta
magnificencia de palabras. Olvida el afecto y devoción con que cuatro
40
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Reinos, Aragón, Valencia, Cataluña y Mallorca veneran sus reliquias
y memoria, procurando todos sin alguna intermisión en las Cortes de
Roma y Madrid, sea colocado, y puesto en el Catálogo de los Santos,
para que en toda la Iglesia Católica sea venerado, y se le den y
concedan los sagrados honores que es costumbre dar a los gloriosos
Doctores y Mártires. Semejantes demasías y omisiones, parece
provocaron indignación en los devotos y aficionados al Beato cuerpo
y obras deste tan santo varón, deste tan insigne y célebre mártir. Mas
lo que yo puedo asegurar es, procedieron estos agravios (si es lícito
llamarlos así) antes de corta noticia, que de mala intención, supuesto
en lo primero fue posible carecer de quien informase, y en lo último
no se debe imaginar participasen maliciosamente de alguna hiel
pecho y lengua tan eruditos y circunspectos, y que tan bien saben
disponer lo que toman entre manos. Confirmen últimamente esta
verdad tantos epítetos y títulos, con que varios Reyes y
Universidades ensalzaron al Santo mártir Raimundo. Llámanle los
Parisienses varón admirable y nuevo: los Reyes Católicos de Aragón,
gran Maestro en Filosofía, y Sacra Teología, inventor y autor de
maravillosas artes; Filipo Rey de Francia, Doctor ilustrado
divinamente. Mas vayan algunos en Latín, porque vulgarizados no
pierdan parte de su fuerza.
Ab Anglicis appelatus est ille magnus in Philosophia, et omni artium, et
scientarum encyclopedia Chatalanus. Ab Italis autor mirandae artis
generalis, ad omnia scibilia miro artificio contrahibilis. Ab aliis Radius
mundi lucidus, pro Raymundus Lullus. Ab aliis Publicae utilitatis
procurator, et Catholicae Fidei acerrimus deffensor, et indefessus
propagator. Ab aliis denique dicitur illustrator tenebrarum mundi,
sin otros muchos títulos con que es celebrado de varones doctísimos,
que por brevedad dejo de poner.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
41
DISCURSO
UNIVERSAL
EN ALABANZA DE LAS
ciencias, y artes liberales, y mecánicas
en común.
E
NTRE todas las partes, y ornamentos que con
admiración hacen agradable al elevado pequeño
mundo del hombre, por natural inclinación
apetecedor de gloria, y lleno de infinitos deseos de
grandeza; puede sin duda juzgarse el primero, y
más principal, la gloriosa posesión de las ciencias,
y artes; tan estimadas de Sabios, por verdadero
hábito de ánimo heroico, cuanto abatida, y
menospreciada de idiotas. No es menester valerse de sumo trabajo
para mostrar esta verdad; ni traer a este propósito más fuertes
razones, o más concluyentes argumentos: supuesto, si se pusiese la
mira en la perfección, provecho, y honra que produce, se reconocería
con singular evidencia, cuánto se engañan los ignorantes, en
condenar a las que son verdaderas riquezas; y se descubriría con
cuánto saber obran sus estudiosos, ricos siempre de calificado juicio,
y prudencia. Desto se infiere, cuán loco, y necio se mostró
Valentiniano Emperador, por haber perseguido las letras con tanto
exceso, que sufrieron mientras él imperó, más duro destierro, que las
virtudes en tiempo de Heliogábalo, y Cómodo, padres de cuantos
malvados tenía el mundo. Conócese también, con cuánta razón se
juzgó aborrecible aquella ignorante, y temeraria proposición de Tamo
Rey de Egipto, que osó llamar superfluos, y dañosos a los Letrados;
burlándose de las ciencias, como de cosa inútil, y profana. Mas ¿qué
mayor locura, o qué ignorancia más en su punto se puede referir, que
la del Emperador Licinio, que usó llamar a las letras, veneno, y peste
pública, dignísima de general aborrecimiento? A éste se deben
igualar, si no anteponer, los que fundados en el parecer de Platón
afirmaron, haber tenido origen las ciencias de cierto demonio llamado
42
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Theuto, y según Eusebio, nombrado por los Egipcios Toith, y por los
Alejandrinos Toth, y por los Griegos Mercurio; sin entender sinificaba
el divino Filósofo por demon, al Sabio, dicho así en Griego; como
también el nombre de Mago (odioso en lo aparente) tiene entre los
Persas la misma significación. Ignoraron asimismo haber sido las
letras (como alega el Beroaldo) halladas, o por Mercurio, o por los
Fenices (de quien las tomó Cadmo, y las llevó a Grecia;
trasladándolas después los Dardanos desde allí a Italia) o por los
Asirios, o por los Hebreos, como tienen muchos de los sagrados
escritores. Síguese pues, ser la perfección que ocasionan las ciencias, y
las artes, tan manifiesta, y clara, que Aristóteles habiendo comparado
el alma del hombre a una tabla rasa, por carecer al principio de
inteligencia, dijo, que se volvía por la aprehensión de las ciencias
sumamente perfeta. Así el gran comentador Averroes, donde el
Filósofo dice, que el entendimiento es en potencia toda cosa; y que no
se reduce a acto, sino por medio de la ciencia; expone, ser la propria,
la perfección del alma, que antes sin ella se hallaba ignorante, y del
todo rústica. Esto quiere sinificar Marco Tulio, comparando nuestro
ánimo sin dotrina, y enseñanza, a un campo fértil por naturaleza, que
sin la debida cultura produce con esterilidad. Este ejemplo trae
también Ovidio en aquellos versos:
Si acaso nuevo ser no recibiere
del solícito arado el campo fértil,
dará por fruto solamente abrojos.
Por eso concluye bien el Sabio, diciendo:
Egestas, et ignominia ei qui deserit diciplinam,
donde enseña, ser el desamparar las ciencias declarada desventura, y
público vituperio. Por otra parte es tan notorio el provecho que
comunican las mismas, que es menos patente el día, cuando más
resplandecen los rayos del sol. Las ciencias hacen al hombre entero y
adornado de acciones honestísimas, y de costumbres virtuosas.
En esta conformidad dijo Tulio:
Primus honestatis locus qui in veri cognitione consistit maxime attingit
naturam humanam.
Hacen por el consiguiente las ciencias al hombre semejante a Dios su
hacedor, lleno de infinita intelligencia, y saber; cosa que conoció
también Cicerón, cuando dijo:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
43
Nil est per quod magis Diis immortalibus assimilemur quam per ipsum
scire.
Así el demonio, astuto tentador de los primeros padres, propuso la
ciencia como verdadera semejanza divina, diciendo a nuestra gran
madre:
Eritis sicut Dii scientes bonum et malum.
De aquí es afirmar Aristóteles, que el hombre por el saber, y entender
se unía a Dios, y a las sustancias separadas. Demás emana de las
ciencias un bien estable, que jamás por cualquier accidente de
fortuna, se puede apartar de su profesor. Dícese de Biantes, uno de
los siete Sabios de Grecia, que habiendo sido (como refiere Valerio
Máximo) ganada de los enemigos su patria, y llevando consigo los
ciudadanos, cuando iban huyendo, sus más preciosos despojos,
exhortado de muchos a hacer lo mismo respondió con suma
gravedad:
Omnia mea mecum porto:
juzgando este Filósofo todo lo que no es ciencia, sujeto a infortunio, y
pérdida. Macrobio, amplificando la firmeza de las ciencias, apuntó:
Existima disciplinas multas multis esse pecuniis praestantiores: istae
quidem cito desinunt: illae vero per totum tempus permanent; scientiae
enim sola possessio est immortalis.
Platón fue también deste parecer, cuando preguntado, qué bienes se
han de adquirir para los hijos, respondió:
Los que no temen borrascas, vientos, crecientes de ríos, ni fuerzas de
hombres.
Así justamente concluyó Salomón cuando dijo;
Melior est acquisitio eius negotiatione auri, et argenti, et ipsa sola est
pretiosior cunctis opibus.
Por cierto singular estima es la de las ciencias; pues (como dice el
Angélico Dotor) illustran el entendimiento humano, y purgan el
afecto de su natural apetito, a quien se junta con tanta facilidad por su
depravada naturaleza. Si Gerónimo escribiendo a Rústico, explicó su
valor en esta parte diciendo:
Nunquam de manu et oculis tuis recedat liber, ama scientam
scripturarum, et carnis vitia non amabis,
lo mismo afirma Séneca a Lucilo:
44
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Scio (dice) neminem posse bene vivere sine sapientiae studio.
Pues ¿qué diré en su alabanza? Las ciencias son las que informan al
hombre de un espíritu generoso, y por estremo elevado. Así decían
los Estoicos, ser los Sabios de ánimo libre, y resuelto, cuya opinión
siguiendo Tulio, escribió,
Nullus vir doctus servus, aut ignobilis esse potest, nisi forte volutrabo
vitiorum fuerit infectus.
El Filósofo engrandeció esto mucho más, afirmando tienen las
personas sabias dominio sobre las otras. Por manera que no es
maravilla apetezcan todos naturalmente la excelencia en el saber,
según el dicho de Cicerón,
Omnes trahimur, et ducimur cognitionis scientae cupiditate, in qua
excellere pulcrum putamus.
De aquí (según Aulo Gelio) nació la ira del generoso Alejandro contra
su preceptor Aristóteles habiendo publicado sin su noticia los ocho
libros de la Filosofía natural, dando por razón de su queja aquellas
dignas palabras:
Ego non tam cupio, et delector opibus, et potentia alios excellere, quanto
literis et doctrina praestare.
No está lejos este parecer de lo que dijo Marcial:
Divitias et opes frequens donavit amicus,
qui velit ingenio cedere, rarus erit.
Tampoco es diferente el sentido de las palabras de Salomón, donde
hablando de la ciencia dice:
Praeposui eam regnis, et divitias nil esse dixi in comparatione illius; nec
comparavi illi lapidem pretiosum; quoniam omne aurum in
comparatione illius arena est exigua, et tanquam lutum aestimabitur
argentum in conspectu illius.
Ocúrreme haber leído en las Historias antiguas a este propósito, que
Filipo Rey de Macedonia disputó en una cena con muchos Filósofos,
sobre cuál era la mayor cosa que tenía el mundo. El gran Filósofo
Etna respondió que el agua; por la copia de que se ven llenos los
mares ríos, fuentes, lagos, estanques, pozos, y arroyos. Otro dijo que
el monte Olimpo, desde cuya cumbre altísima se descubrían casi
todas las comarcas de la tierra. Otro declaró ser el famoso Atlante,
sobre cuya sepultura estaba fundado un monte de grandeza
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
45
maravillosa. Otro propuso al gran poeta Homero, que en vida fue tan
insigne, y en muerte llorado con tanto sentimiento, que como apunta
Cicerón, los Colofonios, los Quíos, los Salaminos, y Smirneses
combatieron unos con otros, por tener, y conservar sus huesos. Al fin
el último sin duda más docto, y mucho más intelligente que los
demás dijo:
Sabrás Filipo, que ninguna cosa de las humanas es mayor, más digna, ni
más noble que el hombre Sabio.
Esto conviene con el dicho de Ptolomeo:
Sapiens dominabitur astris.
Así queriendo referir las obras de las ciencias, y de las artes, hecho de
ver, pongo un grande peso sobre mis hombros que me causará suma
fatiga: porque habiendo hecho enmudecer siglos atrás infinita turba
de hombres elocuentes, con más facilidad lo hará imposible a estilo
de sujeto como yo, tan desigual para tal asunto. Sábese ya por lo
menos, que
Scientia (como propone el Filósofo) est de numero bonorum
honorabilium.
Por otra parte, sin ciencia ¿que hay bueno en el hombre? ¿No es como
un caballo que carece de entendimiento?
Nolite fieri (dice David) sicut equus et mulus quibus, non est
intellectus.
Y en otro lugar:
Homo cum in honore esset, non intellexit: comparatus est iumentis
insipientibus, et similis factus est illis.
¿No es tronco insensible? ¿No es piedra como dice Diógenes? Este
Filósofo viendo un día a un ignorante sentado sobre una piedra, dijo
agudamente:
Lapis super lapidem.
Otra vez desde un lugar eminente exclamó:
Venite homines ad me.
Y acercándosele solamente los plebeyos, dijo en vituperio suyo:
Non vos sed homines quaero.
Por esta causa tenía por costumbre ir de día, y de noche por la ciudad
de Atenas, con la linterna en la mano, buscando un hombre Sabio,
46
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
por haber faltado en todos tiempos copia de personas científicas.
Entre los insignes dichos de Sócrates se halla, haber tanta distancia, y
diferencia de los doctos a los ignorantes, cuanta naturalmente hay de
los hombres a las piedras. Para mostrar más por extenso el honor de
las ciencias, y artes, son menester las autoridades de Casiodoro, y el
Sabio. El uno dice en sus epístolas:
Non potest in mundo aliqua esse fortuna, quam non augeat literarum
gloriosa notitia;
y el otro:
Venerunt michi omnia bona cum illa, et innumerabilis honestas per
manus illus.
Demás, los diversos ejemplos que acerca de las honras hechas a
varios profesores de letras alegan muchos, confirman, y manifiestan
lo mismo. Escribe el Pontano, que Lisandro por algunos versos,
colmó de plata el sombrero de Antíloco, juzgándole digno de mayor
premio, y de mucha más honra. En Silio se lee, que hacía Octaviano
Augusto celebrar todos los años el día del nacimiento de Virgilio (que
venía a los primeros de Octubre) con solenes ceremonias, para
mostrar en cuánta estimación tenía la virtuosa memoria de semejante
hombre. Escribe Ángelo Policiano, haber hecho Cipión Africano
donación en vida de ciertos huertos célebres a Enio poeta, y haberle
dedicado en muerte una estatua, con doblada demostración del honor
debido a su excelsa virtud. Trajano (según Suidas) llevó consigo
muchas veces en la carroza a Dión Sofista, participando el hombre
prudente con la Filosofía de las grandezas Imperiales. Marco
Antonio, según Estrabón, concedió a Anagenor Citaredo, los tributos
de cuatro ciudades, premiando sus estudios con don tan rico, y
glorioso. Plinio escribe de Apeles, haber sido tan querido de
Alejandro, que le hizo presente de una dama suya llamada
Campaspe, sólo por honra de la pintura, en que era único. Nota
Macrobio, haber dado Lucio Sila a Roscio singular representante (con
el consentimiento de los Caballeros) un anillo de oro, en muestra de
que honraba el valor de la persona señalada. Ovidio, en el pleito por
las armas de Aquiles, attribuye la palma a Ulises, contra el fuerte
Ajax, sólo por la facundia del orador. Mas ¿de que sirve cumular
ejemplos, si es demasiado manifiesto el honor debido a las ciencias, y
diciplinas liberales?
Síguense pues las artes mecánicas, de quien muchas son juzgadas
por dignas, y honrosas. Posidonio Filósofo (según Séneca) las dividió
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
47
en vulgares, como son los ministerios, y máquinas de fiestas, y
pasatiempos, y en pueriles, como los ejercicios que son proprios de
muchachos; aunque esta división parece demasiado defetuosa. Y si
bien el Budeo llamó a tales profesores, artífices de los excrementos de
la ciudad; Casiodoro los intitula su decoro, y ornamento, diciendo:
Ars est decus urbium.
El Sabélico apunta:
Pulcrum est in omni artium genere excellere.
Marco Tulio:
Quid enumerem artium multitudinem, sine quibus vita omnino nulla
esse potuisset? Quis enim agris subveniret? Quae esset oblectatio
valentium? Quis victus, aut cultus corporis, nisi tam multae nobis artes
ministrent?
Platón las tiene por de más primor que las otras. En el Derecho civil
se equipara igualmente ser alimentado para vivir, y ser enseñado en
alguna profesión.
¿Por ventura menoscaba la honra de Plauto, ilustre poeta cómico,
el haber usado (según Varrón) el arte de panadero? ¿Escurecerá la de
Cleantes Filósofo, el haber sacado de noche agua de los pozos?
¿Deberase menos a Elio sofista, por haber sido, según Quintiliano,
Platero, Sastre, y Alfaharero? Antes dice aquel autor, crecen su gloria
estas artes juntas, por haberse mostrado personas universales, y de
fácil aprehensión en todas acciones. Pregunto, los inventores de las
artes, ¿no eran tenidos por dioses en la Antigüedad? Virgilio ¿no
puso en los campos Elisios, a los que ayudaron la vida con las artes
que hallaron? Calia Ateniense cómico, ¿no torció cuerdas? Epícteto
Filósofo ¿no atendió a servidumbre? Pitágoras ¿no fue mozo de
mulas, según Aulo Gelio? Alfonso Duque de Ferrara ¿no fundió por
sí mismo artillería? La agricultura acerca de los Utipienses (según
Tomás Moro) ¿no estuvo siempre en grande veneración? Entre los
Fenicios, ¿no vivía con reputación una infinita muchedumbre de
artífices de toda suerte, según Diódoro? Los Tepienses ¿no dejaron de
ser loados por Eráclides, por haber sido negligentes, y flojos;
juzgando ser cosa fea ejercitarse en las artes? ¿No se alaban
Melpómenes, y Talía, inventoras, una de las Tragedias, y otra de las
Comedias? ¿No encarece el Eclesiástico los labradores, arquitectos,
herreros, alfahareros, y otros así? Óyase la conclusión que hace el
Sabio:
48
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Omnes hi in manibus suis speraverunt, et unusquisque in arte sua
sapiens est; sine his omnibus non aedificatur civitas.
Síguese pues ser por todas razones cosa honrosa saber ciencias, y
artes, así liberales como mecánicas. Y aunque algunas sean en sí viles,
vienen con su menoscabo a illustrar las más nobles, como las nubes
hacen aparecer más hermosos los rayos solares. De suerte, que
infiriéndose de lo alegado, cuán noble sea saber de todo, se concluirá
este discurso con exhortar a todos a la propria operación de su
entendimiento, que (como dice Quintiliano) procura inquirir de
contino nuevas cosas; sacando de su fatiga no poco deleite. Véese
asimismo estar puesta en su posesión, no mediocre felicidad; por eso
dijo Séneca a Lucilo:
Beatam vitam sapientia perfecta efficit.
Y si los ejemplos han de mover la voluntad, y espíritu del hombre,
para esta universal intelligencia, nótese el de Juliano Jurisconsulto,
que solía decir, no había de desamparar los estudios, aunque se
hallase con ambos pies dentro de la sepultura. Léase el de Hestieo
Póntico (en Nicia) que se gloriaba de no haber visto jamás nacer ni
tramontar el Sol, ocupado siempre en los libros. Considérese el
notable dicho de Demetrio, que arrepentido tarde de no haber
empleado todas sus fuerzas en rastrear la sabiduría, vueltos los ojos
al Cielo, dijo suspirando:
De sola una cosa me puedo doler, oh inmortales dioses, y es, de que antes
deste punto no me haya sido patente el loable camino de las virtudes; que
no esperara a ser convidado dél; antes fuera corriendo a encontrarle, y le
abrazara.
Así con estos incentivos, con estos estímulos de honor, convido a
todos para los siguientes discursos particulares, que serán adornados
de varias ciencias, y ordenados para provecho común.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
49
TABLA
DE LOS DISCURSOS DESTE LIBRO
De los príncipes y tiranos ........................................................................ 53
De los gobernadores ................................................................................. 67
De los religiosos en general, y en particular de los prelados, y
subditos: maestros de ceremonias. De los canónigos, de los monjes
y frailes; de los caballeros. Y finalmente de los predicadores ...... 80
De los gramáticos, y maestros de muchas obras ................................ 107
De los doctores de leyes, o jurisconsultos ........................................... 114
De los formadores de calendarios ........................................................ 124
De los cirujanos ....................................................................................... 133
De los formadores de pronósticos, almanaques, reportorios y
lunarios ...............................................................................................136
De los profesores de empresas y emblemas ....................................... 143
De los escribanos y notarios .................................................................. 146
De los matemáticos en general ............................................................. 149
De los abogados, procuradores, protectores, solicitadores, y
pleiteantes .......................................................................................... 151
De los alquimistas ................................................................................... 158
De los académicos ................................................................................... 165
De los arisméticos, o computistas, o maestros de contar .................. 167
De los médicos ........................................................................................ 174
De los canonistas, intérpretes de concilios, y sumistas ..................... 180
De los nobles ............................................................................................ 187
De las bulas .............................................................................................. 196
De los profesores de secretos ................................................................ 198
De los simplicistas y herbolarios .......................................................... 201
De los geómetras, medidores, o alarifes, y pesadores ....................... 207
De los teólogos en universal, y en particular de escolásticos, y
escritutarios, de intérpretes, expositores, comentadores, o
glosadores de la Sagrada Escritura, y otros libros ....................... 214
De los filósofos en general, y en particular de los físicos, éticos, o
morales, económicos, políticos, consejeros, secretarios, y
metafísicos ......................................................................................... 229
De los oradores ........................................................................................ 252
50
Del
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
arte de escribir de las cifras, jeroglíficos, ortografía, y
correctores .......................................................................................... 257
De los lógicos y sofistas ......................................................................... 271
De los retóricos ........................................................................................ 275
De los que componen libros; y sus mecenas o protectores ............... 282
De los exorcistas o conjuradores ........................................................... 289
De las perspectivas ................................................................................. 292
De los anatomistas .................................................................................. 297
De los cosmografos, geógrafos, corógrafos, y topógrafos ................ 312
De Asia ............................................................................................... 316
De África, o Libia .............................................................................. 333
De la Europa ...................................................................................... 337
De la América .................................................................................... 352
De la Australia .................................................................................. 353
De los históricos ...................................................................................... 355
De los astrónomos y astrólogos ............................................................ 374
De los músicos, así cantores, como tañedores, y en particular de los
pífaros ................................................................................................. 397
De los sepultureros, funerales y colgadores de iglesias .................... 410
De los mensajeros, nuncios, correos, postillones, y estafetas ........... 414
De los danzantes, bailarines, y todas suertes de tripudiantes y
corredores .......................................................................................... 416
De los herreros en general; y en particular de cerrajeros, caldereros,
cuchilleros, armeros, freneros; de oficiales de estaño, hoja de lata,
peltre, linternas, candiles, fuelles, agujas, y herradores ............. 422
De los olleros ........................................................................................... 429
De los profesores de lenguas; y en particular de intérpretes,
traductores, y comentadores de toda suerte ................................. 432
De los destiladores .................................................................................. 439
De las fábulas, y de los que hacen burlas, y contrahacen a otros .... 442
De los plateros, orífices y lapidarios en común .................................. 445
De los que tratan en lino, o cáñamo, de los que hacen cuerdas,
rastrilladores, urdidores, tejedores, algodoneros, y toqueros .... 451
De los bordadores ................................................................................... 455
De los pastores de diversos ganados ................................................... 457
De los arrieros de varias bestias, y mozos de caballos ...................... 460
De los sastres ........................................................................................... 464
De los labradores, y en particular del ejercicio de atender a las
abejas .................................................................................................. 471
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
51
De los tutores ........................................................................................... 479
De los cazadores de fieras, cetrería, y pescadores ............................. 481
De los profesores de memoria .............................................................. 487
De los cortesanos y damas de corte ..................................................... 491
De los herejes, y del santo Tribunal de la Inquisición ....................... 497
De los vidrieros, y de los que hacen antojos, y vidrieras .................. 505
De los mercaderes, cambios, usureros, buhoneros, y almacenes .... 508
De los molineros, panaderos, ahechadores, y maestros de harneros,
de cribas, y cedazos .......................................................................... 516
De los mayordomos, o fatores .............................................................. 519
De los corredores de toda suerte: y en particular de los casamenteros,
y padres de mozos, y mozas ........................................................... 522
De los jugadores en universal, y particular ........................................ 524
De los mineristas, metaleros, fundidores en universal; y en particular
de los fundidores de artillería, y campanas .................................. 528
De los hornos de cal, ladrillo, y yeso ................................................... 539
De los pobres mendigantes ................................................................... 541
De los duelos y desafíos por carteles y padrinos de campo ............. 546
De las rameras, y de sus secuaces en parte ......................................... 554
De los alcahuetes ..................................................................................... 563
De los abridores de sellos, y de los signáculos, o registros .............. 570
De los reyes de armas, o araldos .......................................................... 572
De los mozos de silla .............................................................................. 576
De los perfumadores .............................................................................. 578
De los relojeros ........................................................................................ 582
De los picadores, domadores de caballos, caballerizos, silleros, y
corredores de palio a caballo .......................................................... 584
De la destreza de las armas, y luchadores, antiguamente atletas .... 590
De la milicia en universal, y de los capitanes, y soldados en
particular, y de los minadores ........................................................ 595
De los legados, embajadores, y mensajeros ........................................ 605
De los maldicientes ................................................................................. 608
De los boticarios ...................................................................................... 612
De los pintores y illuminadores ............................................................ 616
De los criados, pajes, y esclavos ........................................................... 622
De los escultores, o entalladores en piedra, madera, bronce, cobre,
marfil, plata, y oro, y de los estatuarios, sinceladores, o
cortapiedras, aserradores de mármol, formadores de imágines de
yeso, cera y tierra .............................................................................. 629
52
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los albañiles, de los que enyesan, o blanquean ............................ 634
De las centinelas, espías, y soplones .................................................... 636
De los justadores, y torneantes de a pie .............................................. 639
De los maestros de ciencias, y costumbres de niños. De los
catredáticos de escuelas: y sus estudiantes ................................... 644
De los comediantes, y autores de comedias ........................................ 654
De los formadores de espectáculos general, y en especial de los
charlatanes, y ciegos ......................................................................... 659
De los carpinteros, torneros, entalladores de madera, aserradores,
cortadores, partidores de leña, cesteros, cajeros; y de los que
labran en hueso, marfil, y nácar ..................................................... 662
De los arquitectos en universal, fortificadores de fuerzas, y maestros
de máquinas, o ingenieros ............................................................... 665
De las coronas .......................................................................................... 672
De los espaderos ..................................................................................... 678
Del uso de cuellos, y de sus abridores ................................................. 680
De los zapateros ...................................................................................... 683
De los barberos ........................................................................................ 685
De la casa de la moneda, y de sus artífices ......................................... 687
De los maestros de navíos, navegantes, marineros, pilotos, banqueros,
galeotes, y cosarios ........................................................................... 690
De los espejos, y sus artífices ................................................................ 699
De los jueces, y procuradores generales que llaman de cortes ........ 704
De la seda, y sus artífices ....................................................................... 712
De los poetas y humanistas ................................................................... 715
De los aprensadores ............................................................................... 726
De los roperos .......................................................................................... 728
De los tundidores .................................................................................... 730
De los pellejeros ...................................................................................... 733
De los libreros .......................................................................................... 735
De los impresores ................................................................................... 739
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
L
53
De los Príncipes, y Tiranos.
Discurso I.
OS primeros que adornan el vistoso cerco, y espacio de la gran
plaza, son los señores, illustrados con varios títulos, efetos de la
virtud, y nobleza adquirida por ellos, o por sus antepasados.
Son éstos cuando virtuosos, merecedores de gloria, y honor: mas si
acaso tocan por algún camino en tiranos, no sólo se hacen dignos de
aborrecimiento, y abominación, sino también de rigurosa muerte,
igual a sus delitos, y excesos. Para distinguir unos de otros, es
menester considerar por su principio su diferencia. Claro es, no haber
tocado jamás a los hombres los señoríos por divina ley. Esto notó San
Augustín diciendo:
Iure divino Domini est terra, et plenitudo eius.
Y para confundir la soberbia de los Príncipes, añade:
Dominus de uno limo terrae fecit pauperes, et divites.
Menos se puede decir les pertenezcan por ley natural los dominios,
siendo por ella toda cosa común, como en los Sacros Cánones se
declara. Sólo pues por ley humana, y positiva, se hallaron los
repartimientos de las jurisdiciones que hoy son inumerables. Así dijo
bien en el referido lugar el gran padre Agustino:
Tolle iura Imperatorum, quis audet dicere, haec villa est mea, meus est
iste servus, mea est haec domus?
Asentada semejante verdad, no hay duda sino que el principado
político será legítimo de aquel a quien le habrá concedido
inmediatamente Dios, como le fue dado a Moisén sobre el pueblo de
Israel, y a Saúl, Rey elegido por el mismo Señor. Será también de
aquel, a cuyos virtuosos merecimientos (así notó San Antonino) los
pueblos libres por naturaleza se habrán sujetado de común
consentimiento, o habrá recibido el dominio de persona tal, que tenga
poder para eligirle por cabeza, y superior de los otros; como Josef le
recibió de Faraón. Al contrario, aquel se llamará con propiedad
tirano, que con medios ilícitos, con violencia de armas, o con otros
tratos injustos, habrá ocupado la libertad de algunas gentes.
Hablando deste principado el Pontífice León dijo:
54
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Principatus quem metus extorsit, etsi actibus, vel moribus non offendat,
ipsius tamen initii sui est pertiniosus exemplo.
Y no sólo consiste en esto la diferencia entre el buen Príncipe, y el
tirano; sino que también las excelentes partes del ánimo virtuoso, y el
gobierno justo y honesto, constituyen un buen señor: como por otra
parte (según el Angélico Dotor) manifiestan un tirano los perversos
vicios del ánimo, y el modo de gobernar injusto, y desapiadado.
Propias serán de un loable señor, la religión acerca de las cosas
divinas, y Ecclesiásticas: la honestidad en las costumbres, la verdad, y
la fe en sus dichos, la magnanimidad en sus acciones, la constancia en
sus hechos, la observancia en las leyes, el cuidado en los estudios; el
agradable, amoroso, cortés, y piadoso proceder con los subditos; la
madura prudencia en administrar justicia. Y si la belleza exterior del
cuerpo estuviese unida a la del ánimo, harían todas estas partes un
superior en todo glorioso, y perfeto. Es necesaria a un verdadero
Príncipe la Religión en las cosas divinas, y Ecclesiásticas, como afirma
Plutarco, cuando dice:
Princeps caput est Reipublicae, uni subiectus Deo, et his qui ministrant
quae Dei sunt in terris.
Por eso el sapientísimo Salomón ordenó el santo templo para Dios, y
dispuso los Ministros de los sacrificios, y holocaustos debidos a la
Divina Majestad. En el libro de los Reyes se lee, que habiendo Joyadas
notado la negligencia de los Sacerdotes, hizo restaurar el templo con
sus propias rentas, respeto de haber parecido en el principio de su
Reinado, señor de buen proceder, y por estremo Religioso. También
el Pontífice Marcelo, en un Decreto dijo:
Boni Principis, ac religiosi est Ecclesias contritas atque concissas
restaurare, novasque aedificare, et Dei Sacerdotes honorare, atque tueri.
Posidonio, hablando de los Romanos, los alabó sumamente por su
religión, diciendo:
Erant illis, religio deorum admirabilis, iusticia, multumque studium, ne
in quempiam iniurias conferrent.
A este propósito dijo Solón, que gobernaba la República, por favor de
Minerva, como Pisistrato las guerras. Recita Eusebio Cesariense las
crecidas alabanzas que dio Apolo a Licurgo, sumo venerador de los
dioses, en aquellos versos:
Chare Iovi magno, qui templa ad nostra Lycurge
venisti chare, et cunctis dilecteque Divis,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
55
te ne hominem appellem, ne Deum? Sed quando sacrarum
cura tibi tanta est, documenta exquirere legum,
te potius natum coelesti ex stirpe putarim.
Dídimo atribuyó a Meliseo Rey de Creta, gran religión, por ocasión
de los sacrificios, y pompas que instituyó en honor de los dioses.
Plutarco cuenta, que llevaba Sila en las guerras una imagen de Apolo,
metida en el seno, a quien en los grandes peligros besaba a menudo,
y con devoción la invocaba, como a su protectora. De Lucio Albinio
(que fue Cónsul) se lee en Tito Livio, haber mandado una vez a su
mujer, y a sus hijos, fuesen a pie, sólo por llevar consigo en la carroza
una de las Vírgines Vestales, con otras cosas sagradas.
No es menos propia de un señor la honestidad en las costumbres,
siendo la misma, verdadero decoro, y singular ornamento de un
pecho señoril. Por eso alaba Vegecio la continencia de Alejandro, que
habiéndole sido presentada una doncella hermosa, y adornada de
gracias (casada con una persona noble) no sólo dejó de mirarla con
lascivia, mas la volvió a enviar al marido con ricos dones. Scipión
Africano (esto dice Valerio Máximo) echó una vez fuera del ejército
dos mil rameras, limpiando todo el campo de sus inmundicias, y
deshonestidades. Trogo refiere de Aníbal Cartaginés, que jamás violó
la castidad en inumerables presas de mujeres, dotadas de maravillosa
hermosura. San Augustín cuenta, que Claudio Marcelo Cónsul
Romano, queriendo dar el asalto a la ciudad de Siracusa, hizo un
edicto riguroso, que ningún soldado osase violar los cuerpos libres de
las mujeres, siendo señor continente, y virtuoso. A Hipólito hijo de
Teseo pinta Séneca tan honesto, que instado con muchos ruegos de su
madrasta Fedra, para que consintiese en sus deshonestos placeres, no
sólo excluyó su lasciva petición, sino que desde entonces aborreció
con tanto estremo a todas las mujeres, que no las podía oír nombrar.
Así dice:
Exosus omne foeminae nomen fugit
immitis annos coelibi vitae dicat.
Entre las otras partes illustran con exceso a un señor, la verdad, y
la fe en sus dichos, y hechos. Por tanto Francisco Patricio cuenta
haber amonestado Isócrates a su Rey, que sobre todo venerase la
verdad; diciendo ser cosa conveniente que se haya de dar más crédito
a la palabra Real, que a mil juramentos de personas particulares. El
sabio afirma:
Non decet Principem labium mendax.
56
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Acerca de la fe, es notable ejemplo el de Atilio Régulo, que quiso más
entregarse al suplicio de los Cartagineses, que violar la palabra que
les había dado de volver, loándole Silio por este respeto cuando dijo:
Seramus clarum nomen tua Regula proles.
Qui longum semper fama gliscente per aevum
infideles servasse fidem memorabere poenis.
Ensalza Apiano Alejandrino la fe de Sexto Pompeo el Magno,
porque habiéndole tocado en la común reconciliación hecha a Puzol,
el dar una cena a Octaviano Augusto, y a Marco Antonio, Menodoro
Prefecto de su armada, mientras estaban juntos los tres, avisó con
secreto a Sexto Pompeo, de que si gustaba, prendería a Marco
Antonio, y a Octaviano señores del mundo, a quien respondió, debía
hacerlo sin decírselo; supuesto se hallaba ya constreñido de la
observancia de su palabra. Léese del Rey Alejandro, que
persuadiéndole Parmenón un hecho que era contra el crédito, y
reputación Real; respondió:
Si fuese Parmenón, yo lo haría: mas siendo como soy Alejandro, no
puedo.
No se puede encarecer cuán necesaria sea en un señor la
magnanimidad en las acciones, calidad que engrandece su persona;
de modo que la hace siempre ilustre, y célebre. Jamás se dejará de
alabar la magnanimidad de Gneo Pompilio, a quien habiendo
enviado los Romanos por Embajador, mientras el rey Antíoco (sin
resolución) dilataba la respuesta, hizo con una vara un círculo, y le
forzó a que respondiese antes de salir dél. No será menos singular la
de Fabio Máximo, tan celebrado de Tito Livio, que en un rencuentro
contra los Cartagineses habiendo perdido el número de sus
quinientos soldados, y recibido una herida mortal, envistió con
vehemente ímpetu contra Aníbal, y por fuerza le quitó el diadema de
la cabeza antes que cayese muerto. Siempre se derramará la voz del
magnánimo hecho de Lucio Albinio, tan encarecido de Plutarco, que
habiendo en una batalla contra los Samnites, caído en tierra herido de
muerte, la siguiente noche esforzando el espíritu, se levantó del suelo,
y con la diestra teñida en sangre, erigió un trofeo de escudos de los
enemigos muertos, con este título:
Romani de Samnibus Iovi, in cuius potestate sunt, trophaea.
Asimismo la costancia adorna maravillosamente a un señor. Por tanto
es alabado Masinisa, Rey de Numidia, que siendo de noventa años,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
57
traía los pies desnudos; ni por frío, por lluvia, o borrasca, pudo ser
jamás inducido a cubrir la cabeza. De Galieno Emperador se escribe,
haber sido de tanta constancia, que oyendo la nueva de la rebelión de
Egipto, dijo como haciendo burla:
Quid? sine lino Egyptio esse non posumus?
Herodiano en su Historia, alabando de constante a Severo
Emperador, apunta era hombre infatigable, y pacientísimo, en el
mayor estremo de frío, y calor, caminando muchas veces con
semblante alegre, en compañía de su soldados, sobre altísimos
montes llenos de escarcha, y nieve. El Beroaldo, en un Panegírico a
Ludovico Esforza, dice en su alabanza:
Cognitum in te est, fortissime Princeps, Horatianum illud Eulogium
esse verissimum:
Si fractus illabatur orbis,
impavidum ferient ruinae.
Si por otra parte queremos mirar la observancia de las leyes,
merecerá suma alabanza, el señor que mantuviere inviolablemente
las que hace, y publica. Esta (dice San Augustín) fue la causa de la
prosperidad de los Romanos; y de que su Imperio tuviese duración,
observando las órdenes de la República, y de la Milicia, con tanta
puntualidad, que fue milagro en ellos, y admiración en los demás.
Valerio Máximo recita el ejemplo de Torcuato, que habiendo
mandado, no saliese alguno de las trincheas en busca del enemigo,
peleando contra su orden; su propio hijo quiso que muriese, no
obstante fuese vencedor; antes que se pudiese decir jamás, ser
permitido a los soldados, el violar las leyes que les daban sus
Capitanes. El mismo ejemplo se lee en la Escritura, donde Saúl quiso
matar a su hijo Jonatás, por haber contravenido a su Real edito
(aunque con ignorancia, y por necesidad, comiendo un panal de miel)
si por ruegos no le hubiera librado de sus manos el pueblo de Israel.
Escribe el Obispo Macón, en la oración funeral por el Rey de Francia,
Francisco I, que solía decir, debían el Rey, y el Magistrado mandar a
todos, y las leyes a ellos. De aquí es haberse subordinado el Rey de
Esparta (como nota Ateneo) al Magistrado llamado Éforo, queriendo
mostrar cuánto cuidaba de la observancia de las leyes del Reino,
digna de eterna veneración, y honra. No es menos loado en un señor
el cuidado de los estudios, tanto en sí cuanto en sus vasallos. Dice
Vegecio:
58
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Nullus est, cui sapientia magis conveniat, quam Principi, cuius doctrina
omnibus debet prodesse subiectis.
Así Platón llamó dichosa República, la en que o los Filósofos reinasen,
o los Reyes filosofasen: y Séneca dijo, correr el siglo de oro, cuando
los Sabios reinan; porque según Cicerón:
Regale opus est sapere, et diiudicare.
Por eso pidió Salomón a Dios, sólo sabiduría para regir el pueblo,
cometido a su cuidado, y particular gobierno. Del Mesías está escrito:
Et regnabit Rex, et sapiens erit, et faciet iustitiam et iudicium in terra.
Escribió Polícrates de Trajano Emperador, haber persuadido al Rey
de los Francos, amaestrase a sus hijos en las ciencias, diciendo ser un
Rey sin letras, un asno coronado. Julio Capitolino refiere haber tenido
Gordiano Emperador más cuidado de las letras, que de juntar tesoros;
y así tuvo en su librería sesenta y dos mil volúmenes. Hablando
Simaco del amor que los Príncipes deben tener a los estudios, trae
aquella elegante sentencia:
Est specimen hoc florentis Reipublicae, ut disciplinarum professoribus
praemia opulenta pendantur.
César, en Suetonio, es con estremo loado, por haber dado la vecindad
a todos los profesores de artes liberales; porque con más voluntad
habitasen la ciudad de Roma. El Pontano escribe, haber dado Antonio
Pío, no sólo salarios, y premios a Rectores sabios, y Filósofos, sino
también supremas dignidades, y honras. Batista Egnacio cuenta de
Sigismundo Emperador, que acusaba a los Señores, y Príncipes de
Alemaña, en razón de que aborrecía las letras: y que reprehendido un
día, de demasiado amor para con las personas humildes, aunque
doctas, respondió:
Ego eos amo, quos virtutibus, et doctrina (ex iis nobilitatem metior)
caeteros antecellere video.
El Volterrano, loa sumamente al Duque Borsio Estense, por haber
sido en sus tiempos amable Mecenas de letrados, y virtuosos.
Mas las acciones amorosas, pías, y corteses con los súbditos, son la
vida de un señor. Por este respeto fue tan amado el Emperador Tito,
que por su virtud, y blandura, fue llamado deleite del género
humano.
De Alejandro Magno (hablo ahora de la liberalidad) afirma
Séneca, que pidiéndole uno cierto dinero, le dio una ciudad; y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
59
diciendo el que recebía, no merecer tan gran don; respondió el que
daba:
Non quaero quid te accipere oporteat, sed quid me dare.
Decía el hijo del rey Artajerjes, ser cosa más Real el hacer favor, y
beneficio, que el recebirle,
Donum hominis (se halla escrito en los Proverbios) dilatat viam eius,
et ante Principes spatium eius facit.
Así escribe Jenofonte de Ciro, tenía por tesoros los amigos que se
adquiría, llamándolos ojos y oídos del Rey, porque le referían cuanto
oían, y veían. Cuando Esaías (vuelvo a la bondad) rogaba a Dios
envíase a la tierra el Mesías, le llamó cordero por la sinceridad,
diciendo,
Emitte agnum Domine dominatorem terrae.
Por tanto está escrito en San Marcos:
Ecce Rex tuus venit tibi mansuetus.
Séneca dice:
Magni certe animi est placidum esse, et tranquillum; ac iniurias
oppressionesque semper despicere.
El Beroaldo afirma, ser el primer dote de los Reyes (según Vopisco) la
clemencia, y benignidad. Así (según dice Claudiano) manda Teodosio
a Honorio su hijo,
Sis pius in primis; nam cum vincamur in omni munere, sola deos aequat
clementia nobis.
Julio Camilo en la oración al Rey Francisco, por el Obispo Paravesino,
pone aquel gallardo periodo:
Si nosotros creemos, que por gran pecador que haya sido éste, habiendo
pedido perdón a Dios, se le habrá concedido su misericordia, pidiéndole a
Vuestra Majestad, ¿querrá apartarse de lo que Dios ha hecho? ¡Ea
misericordioso Rey! ¡Ea clementísimo Monarca de Reinos Cristianos! No
quiera vuestro perfeto juicio hacer a otro en la tierra, lo que para sí no
querrá se haga en el Cielo.
La prudencia en el gobernar es también por estremo necesaria a
un señor. Así está escrito,
Principatus sensati stabilis erit: Rex autem insipiens perdit populum
suum.
60
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Aristóteles dijo,
Nemo iuvenes eligit in duces, quia non constat eos esse prudentes.
De cuya autoridad se colige, cuán al revés son regidas las repúblicas,
en quien los principales gobiernos se dan a mozos, siendo la vejez
opresa, y miserablemente despreciada. Sobre todo es la justicia, y la
equidad conveniente a un Príncipe, y es su proprio oficio, hacer que
se administre siempre. Por Salomón está escrito:
Constitui te Regem, ut faceres iudicium, et iustitiam.
Porque como dice Macrobio,
Sine iustitia non solum Respublica, nec exiguus hominum coetus, ne
quidem parva domus constabit.
Cipriano dijo de la justicia de los señores,
Iustitia Regis, pax populorum, tutatem patriae, immunitas plebis,
nutrimentum gentis, gaudium hominum.
Celebra Helinando a Trajano por tan justo, que habiendo muerto un
hijo suyo sin pensar, otro de cierta viuda, atropellándolo con un
caballo desbocado, por consolar a la dolorosa, y afligida madre, le
concedió el propio hijo con la herencia del Imperio. Por lo cual
exclamó el Senado en su loa:
Non alter foelicior Augusto, nec melior Traiano.
Lampridio apunta haber sido Alejandro Severo tan justo, que jamás
hizo constitución sin el consejo de veinte Jurisconsultos doctísimos.
No sin causa decía Homero, ser los Príncipes discípulos del sumo
Júpiter, debiendo aprender del mismo la justicia los gobiernos de su
Reinos. El emperador Justiniano dijo en esta conformidad:
Imperatoriam maiestatem, non solum armis decoratam, sed etiam legibus
armatam esse oportet, ut utrumque tempus, et bellorum, et pacis recte
possit governare.
Tulio por el consiguiente dijo:
Qui veram gloriam adipisci vult, iustitiae fundatur officiis.
Platón la llamó un sumo bien, dado del Cielo a los hombres para su
provecho, y ayuda. Aristóteles dijo, cifrarse en la justicia todas las
virtudes, según el dicho del Poeta:
Iustitia in sese virtutes contines omnes.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
61
Ateneo en las cenas de su Sabios, la llamó ojo de oro. Alberto
Lolio, madre, origen, y fuente, regla, y Reina de todas las otras
virtudes.
Finalmente la belleza exterior del cuerpo, unida a estas hermosas
partes del ánimo, ilustra a un señor del todo. Refiere Estrabón,
acostumbraban los Indios elegir por su Rey, al que en gallardía, y
belleza de cuerpo se aventajase a los otros. Bión dice de los Etíopes,
tenían costumbre de dar el cetro, a quien tuviese presencia más Real.
Esta es la causa porque Homero describió tan hermoso a Agamenón
Rey de los Griegos diciendo:
His oculis visus nunquam formosior ullus
aut venerandus item.
Plutarco cuenta de Alcibíades, que mientras vivió, fue sobre todos
bellísimo. No es maravilla según esto escriba Ateneo, que Arquidamo
Rey de Esparta, habiendo escogido de dos mujeres, una fea y rica, y
otra hermosa, y pobre, la rica por esposa, fue condenado en dinero
por sus Magistrados, diciendo, había escogido sujeto para engendrar
Reyezuelos, en lugar de Reyes grandes. Virgilio alaba a Eurialo, a
Lauso, y a Turno, cuando dice:
Eurialus forma insignis…
filius huic iuxta Lausus, quo pulchrior alter
non fuit, excepto Laurentis corpore Turni.
Y de Eneas dice:
Ipse ante alios pulcherrimus omnes
Infert se socium AEneas
El Obispo Macón en la oración por el Rey Francisco dice, que cuanto
a los bienes corporales, se puede decir dél, bien diferente que de
Sócrates, esto es, que su alma habitaba en un albergue admirable, en
un cuerpo hermoso, dispuesto, y bien organizado. Pues no sin
fundamento y razón, dijo Máximo Tirio Platónico:
Omne pulchrum est pretiosum.
Así Próculo Licio trabajó en probar, ser bueno por naturaleza todo lo
hermoso, y malo todo lo feo. Baldo, famoso Doctor de Leyes, en
confirmación de todo esto, dejó escrito:
Decor corporis confert ad foelicitatem in hoc mundo.
De aquí es haber dicho Apuleyo, estar bien dotada una doncella
hermosa, aunque pobre. Esto sinificó Ovidio cuando expresó:
62
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Dos est sua forma puellis.
Mas ¿que no dijeron los Escritores en alabanza de la hermosura?
Eurípides Poeta Griego:
Prima pulchritudo (dice) digna est Imperio.
Afirma Heraclio Lembo, era de grande admiración entre los
Lacedemonios, un hombre hermoso, y una bella mujer. Homero
llamó por esta causa a la diosa Juno, Albiuna, esto es, de brazos
blancos. Virgilio a Venus Áurea, por la belleza, diciendo:
Iupiter haec paucis, at non Venus aurea contra
pauca refert.
Así también Simónides:
Non etenim arciferis volvit Venus aurea Persis
Arcem Graechorum prodere, quam populent.
Honorato Fasitelo:
Forma Lydia munus est deorum.
Y Pacato:
Virtute addit forma suffragium.
Escribe Nicia Historiador Griego, haber en las fiestas de Ceres
Eleusina, costumbre de juzgar las varias bellezas, como cosa divina.
Dionisio Leutrico refiere, que se ponían acerca de los Eleos, públicos
carteles de belleza, y se daban al vencedor las armas que se
consagraban en el templo de Palas. Escribe Teofrasto, que observan
los Tenedos y Lesbos, semejantes disputas y cuestiones. Quieren
algunos en señal de excelencia de la hermosura corporal, sea la
misma indicio y argumento de la interior, y del valor del ánimo. Por
eso dijo Virgilio:
Non equidem ex isto speravi corpore posse
Tale malum nasci, forma vel sidere fallor.
Por otra parte coligen muchos la torpeza del ánimo, de la fealdad
del cuerpo. Alega Planude, ser cual el cuerpo, el alma y en razón
desto dijo Marcial:
Crine ruber, niger ore, brevis pede, lumine laesus,
rem magnam praestas, Zoile, si bonus es.
Y en confirmación desto está escrito en los Cánones:
Incompositio corporis inaequalitatem indicat mentis.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
63
Insinuadas las partes debidas, y convenientes a un señor digno deste
ilustre nombre, se saca ser por el consiguiente señor tiránico, el que
tuviere partes contrarias, siendo dado al robo, al vicio y maldad. San
Gregorio dice, ser propiamente tirano quien consigue por medios
ilícitos el dominio de la República. Santo Tomás, junto con San
Antonino, llama tirano al que tiene legítimo principado, si se vale de
injusticia y rigor para con los súbditos. De aquí puede conocer el
mundo, qué nombre merece el que hubiere procurado el señorío por
medio de tratos ilícitos, de dineros, de amistades, de dádivas, de
favores; procediendo tras la injusta posesión con estrañeza;
imponiendo a fin de reinar nuevos pechos, comportando latrocinios,
disimulando manifestos robos, disipando bienes comunes, quitando
los privilegios acostumbrados, anulando las órdenes antiguas,
usurpando los títulos a personas beneméritas, sublimando indignos,
desterrando virtuosos, persiguiendo letrados, infamando doctos,
conservando ignorantes, manteniendo en reputación a los infames,
dando libertad a los facinorosos, prendiendo a quien no lo merece,
quitado el gobierno a los ancianos, dándosele a los mancebos; y en fin
anteponiendo el vicio, la maldad, la ignorancia, la deshonra, la locura,
la pasión, al bien, a la honestidad, a la virtud, al honor, y a lo justo.
Éste pues en cuanto usurpador del dominio, no sólo por sí es indigno
de mandar, sino también según el parecer de San Antonino, se puede
libremente desobedecer, y no sólo esto, mas puede ser muerto por
cualquier persona, sin cometer pecado. Por eso alaba Tulio, al que
desta suerte mata a un tirano, y Santo Tomás defiende al descubierto
el parecer deste gentil, con fuertes razones: porque siendo el tirano
enemigo de todos, injusto y cruel, todos pueden maquinar contra su
vida justamente, y ver si se puede con su muerte quitar tan atroz
tiranía. Mas esto se entiende ser verdadero, cuando no se puede
recorrer a otro juez superior suyo; y cuando por tal muerte no conste
seguirse a la República mayor daño o ruina que antes padecía
viviendo el tirano. Por esta razón dice Polícrates haber sido Eglón Rey
de Moab, justamente muerto por Aod Israelita, respeto de ser tirano
del pueblo de Israel. Así el mismo Aod, es llamado en el libro de los
Jueces ínclito, y salvador. También Joyada Sacerdote, despojó
justamente del reino, y de la vida, a la injusta Atalia, que con tiranía
se había usurpado el Imperio, que legítimamente debía tocar a Joas,
hijo de Ococías. Con esta injusticia se lee en las antiguas historias
haber sido muertos los tiranos, por sus pueblos, o por personas
particulares. Timoleón Corintio (cuenta Téxtor) no pudiendo con
64
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
eficacia de sus ruegos inducir a su hermano se despojase de la tiranía,
ofreció su favor, y ayuda a los que procuraban darle muerte, y en su
compañía le mató. Armodio, y Aristoxitón (dice Ateneo) fueron
celebrados en Grecia, por haber muerto con valor a Pisistrato, tirano
de Atenas; y así les dedicó el Senado estatuas de bronce. Gloriosas
fueron las asechanzas que meditaron Caritón, y Menalipo, mancebos
bellísimos, a Falaris, tirano de Agrigento; si bien las descubrió el
mismo para su grave daño; por cuyo respeto fueron loados del
oráculo de Apolo (según Dionisio Ateniense) con semejantes
palabras.
Felix, et Chariton, et Menalipus adest,
doctores hominum divinum dulce ad amorem.
De Filipo Rey de Macedonia escribió Caristio, que entrando en el
Reino tras Pérdicas, mató justamente a Eufrasto dicípulo de Platón,
porque había persuadido a su antecesor la tiranía. Prudentemente
procedieron los Lampedusanos (refiere Eurífilo, y Diceocles) en
desterrar a Evagón su tirano, despojado de todo lo que había robado
en la tiranía. Timeo Siceno (cuenta Democar orador) habiéndose
vuelto tirano de la patria, estuvo algunos años en la injusta posesión;
mas al fin fue preso de los ciudadanos, y puesto en juicio, donde
convencido de varias querellas, quedó afrentado, y murió con el
vituperio que merecía. En suma, pocos tiranos se hallan, haber
gozado con alegría, y duración, el usurpado dominio. Dionisio fue
echado por Dión Siracusano: hablo de aquel Dionisio que solía decir,
ser el temor, la violencia, las armas, y los ejércitos, los fuertes lazos de
un señor. Astíages fue despojado del Reino por su nieto Ciro. Busiris,
tirano de los Egipcios por Hércules. Milón, tirano de Pisa, fue
despeñado en la mar. Alejandro Fereo, fue muerto por las mujeres de
Tebas. Nerón, fue obligado a matarse, habiéndole declarado el
Senado por publico enemigo. Cayo Calígula quedó muerto en un
motín de los suyos. A Domiciano hermano de Tito, mataron en su
retrete, sus amigos, y familiares. Antonino Cómodo (excremento del
mundo) fue como merecía, ahogado. Macronio homicida de Basiano,
usurpador del Imperio, fue muerto por Heliogábalo. Y así llevaron
todos el premio, y paga que merecían sus maldades. No es lícito en
otra forma desobedecer, ni matar al tirano que justamente posee el
título del dominio sobre los otros, porque como dice Santo Tomás,
muchas veces los da Dios por superiores, en castigo de muchos
pecados. Antes corre obligación de obedecerles en todas las cosas
lícitas, según la sentencia de San Pablo,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
65
Obedite praepositis vestris, non tantum bonis, sed etiam discolis:
y en el Concilio Constanciense fue condenada aquella proposición
universal que decía, poder todos matar a cualquier tirano. Es bien
verdad, que muchas veces son tales sus delitos, que los hacen no sólo
dignos de común muerte, sino de un fin atrocísimo; porque en
ninguna manera guardan justicia: déjanse corromper de dádivas, y
presentes: ciégalos la ira y pasión: obran con suma insolencia,
defendiendo los malhechores, por ser sus adherentes, y parciales:
usan de agravios, y estrañezas con los libres: oprimen los súbditos:
molestan las personas virtuosas: favorecen los escandalosos: solicitan
daños públicos: hacen espaldas a los ladrones: rompen los estatutos
de la república, y deshacen las órdenes antiguas. En las cosas
importantes son inútiles y flojos; en las mínimas, despiertos, y
resentidos: aborrecen las leyes: hácense partes y jueces en sus cosas:
aman las libertades sólo para sí: tienen los amigos por criados, y los
criados por esclavos: carecen de amor y agrado: son soberbios en
mandar, imperiosos en prohibir, insolentes en castigar, temerarios en
ejecutar; y en fin son enamorados hasta la muerte del vicio y maldad;
o la maldad y el vicio mueren de amor por ellos: y con tantas
injusticias, y tantas demasías todos callan, todos temen la ira del
tirano, que temiendo a todos, que valiéndose de amenazas, no habla
sino de cadenas, de prisiones, y muertes. No se halla apenas un
Laberio, que ose en hábito Siro formar una palabra contra el tirano, y
decir lo que en el Senado dijo el labrador:
Porro, Quirites, libertatem perdidimus.
Mas así como los buenos señores son en la tierra amados,
reverenciados, y acariciados de los pueblos, y en el cielo premiados
con larga mano del supremo Señor; así estos tiranos, son por sus
culpas aborrecidos, y despreciados del mundo, y en el infierno
affligidos con durísimas penas.
Anotación sobre el I discurso.
No será cosa fuera de propósito, antes aprovechará mucho, y dará
particular contento a los lectores para ver la vida de los tiranos, y
para saber las infelicidades que tienen en este mundo, se lea el
particular tratado de Jenofonte, intitulado, el Tirano, traducido de
Griego en Latín por Leonardo Aretino; donde entre Simónides poeta,
y Hierón Siracusano, se discurre de la vida particular, y de la del
66
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
tirano. Quien se deleitare en querer saber las astucias de los tiranos,
lea a Alejandro de Alejandro, libro 2, de sus Días geniales, al cap. 32,
en los curiosos ejemplos de Tarquino, de Trasíbulo tirano de Milesias,
de Sexto Tarquino, de Zopiro Asirio, de Pisistrato, y de Dionisio. Lea
a Pedro Crinito en el lib. 4 de Disciplina, cap. 1. De Platón se saca la
verdadera noticia del tirano en los libros de República, diálogo 8 y 9.
También Marsilio Ficino en su comento, cuenta con orden y por
extenso, cuantas malas condiciones posee un tirano. Y sigue sus
pisadas Celio Calcañino, lib. de Iudiciis, o sea de Ratione iudicandi.
Qué cosa sea tirano, se aprende en el Speusipo de las difiniciones de
Platón, y Besarión Cardenal en el tratado de las calumnias de Platón.
El modo con que se mantiene la tiranía se descubre en Aristóteles al 5
de las Políticas cap. 11. Los pensamientos del tirano, ardides y
consideraciones que debe tener, se encuentran en el mismo lugar. Las
máquinas del tirano, se hallan en el sexto de la Política cap. 10, y en el
mismo libro se contienen otras muchas particularidades que tocan al
cumplido conocimiento de la tiranía. Mas cuanto al principado, hace
Julio Barbarana en su Oficina, una anotación tan estendida, que se
pueda sacar della casi todo, que pertenece a la materia de los
Príncipes; fuera de que en tal sujeto se hallan escritos libros enteros,
como Filón Hebreo de Creatione Principum, Francisco Patricio de
Regno, Egidio Romano de Regimine Principum, el Relox de los
Príncipes del Obispo don Antonio de Guevara, el padre Pedro de
Rivadeneira, y otros muchos que tratan exprofeso la materia del
Principado.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
H
67
De los Gobernadores.
Discurso II.
ABIENDO de hablar del gobierno político, mediante quien
se rige con virtud, para que se imprima en los ánimos lo
bueno, y se deseche lo malo, me valdré de la notable
sentencia de León Papa que dice:
Integritas Praesidentium salus est subditorum.
Todas las veces que los Gobernadores son buenos, lo son también en
general los súbditos. Así Plutarco escribiendo a Trajano Emperador
dice:
Si primo te composueris ad virtutem, recte procedent universa.
Por otra parte constituyen los malos ministros un estado de súbditos
perverso, porque como dice Ovidio:
A bove maiori discit arare minor.
Isócrates dio por precepto a su Rey, fuese no menos bueno, que
los que estaban a su obediencia. Desta opinión es Dionisio
Halicarnaseo diciendo, ser común esta ley de naturaleza, que todos
los buenos sean superiores a los no tales. Debiendo pues los regidos
aprender ejemplos de bondad, de los principales que gobiernan, a
cuyos ojos están sirviendo de espejos, es cosa conveniente, sean los
tales amigos de la virtud, necesaria para instruir, y edificar a los que
rigen. Deben los Gobernadores sobre todo estar adornados de
sabiduría, de justicia, de fidelidad, de caridad, de religión, y de
loables costumbres, para dar honrosa muestra de sí, condecente al
grado, y dignidad que tienen sobre los otros. Han menester la
sabiduría, porque Platón dice, ser ella sola causa de obrar bien en
todas las cosas. Cicerón la llama, maestra, y arte de la vida.
Apolófanes Estoico la estimó en tanto, que solía decir, ser ella sola la
virtud, o la que encerrada en sí todas las virtudes o que todas las
virtudes estaban subordinadas a ella. Bión Filósofo la encomendó por
estremo diciendo, que excede tanto a las otras virtudes, cuanto la
vista a los otros sentidos. Dijo Epicuro, era la sabiduría el mayor de
todos los bienes: ella busca las causas, quiere ver por qué se deben
hacer las cosas, elige lo bueno, y desecha lo malo.
De aquí es decir los Estoicos, ser el ingenio del sabio un hábito
veloz, y desembarazado: esto es, una ligera prática de saber en un
68
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
instante lo que se debe hacer. Plotino escribiendo de las virtudes,
puso debajo de la sabiduría a la intelligencia, a la consideración, a la
providencia, y a la cautela; para mostrar que el sabio es intelligente,
considerado, próvido, hábil para aprenderlo todo, y sagaz en el mal,
y en los peligros; según el dicho de Hiparco Astrónomo, que el
hombre sabio quita la influencia de los Astros. Por esta causa
pintando los antiguos a la sabiduría, formaban su efigie de tal idea,
que parecía mirar a todas partes, estando inmoble, y fija en los ojos de
quien la miraba. Deste modo la pintó una vez Emilio Romano,
causando admiración a todos, y no poca loa a su autor. Dice
finalmente Salomón en su alabanza:
Concupiscentia sapientae deducet ad Regnum perpetuum,
y añade:
Multitudo sapientum est sanitas orbis terrarum.
Por eso será juzgado un sabio ministro, digno de perpetuo gobierno;
y será la salud de los que se hallaren debajo de su jurisdicción.
Y si en alguna cosa se requiere ser sabio, juzgo sea principalmente
en saber regir con paz, y unión, la muchedumbre cometida a su
prudencia; porque según Casiodoro:
Ad laudem regnantis trahitur, si ab omnibus pax ametur.
Y en otra parte dice lo mismo en esta forma:
Quies suavissima populi, et dispositio tranquilla regionum, praeconium
probatur esse regnantium.
Anquises (en Virgilio) encomendó principalmente la paz a su hijo
Eneas diciendo:
Hae tibi artes, pacique imponere amorem.
Federico Emperador en el título de Pace tenenda, la encomienda
con singulares palabras, y Baldo Perusino sobre el título de Pace, et
constantia, la celebra con amplísimas alabanzas. Gorgias Leontino
escribió muchas honras de la misma a las ciudades de Grecia, cuando
se hallaban discordes entre sí.
Demetrio Magnesio, compuso un libro en su loor, que envió a
Pompeyo Ático estando el pueblo Romano dividido. Son casi
inumerables los autores que con elegancia expresan sus excelencias, y
alabanzas. Mas entre todos las muestra delgadamente Salustio en
aquel Brocárdico:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
69
Concordia parvae res crescunt, discordia autem maximae dilabuntur.
Es loable ejemplo el de cierto Rey de los Partos, que cercano a muerte,
hizo que viniesen a su presencia dos hijos que tenía, y habiendo
mandado traer una aljaba llega de flechas, ordenó al mayor, que al
punto las rompiese todas juntas; y no pudiendo por ningún caso, bien
que pusiese toda su fuerza, cometió al menor que las quebrase una a
una, como lo hizo. Con esta invención declaró a sus hijos este
sapientísimo Rey, ser el fruto de la unión y concordia, de tanto vigor,
que ninguna fuerza le puede despedazar. Llenos están los libros de
ejemplos, así antiguos como modernos, de los felices sucesos que
resultaron de las conformidades: y por el consiguiente, los daños que
causaron las disensiones: que por ser los más comunes se dejarán de
poner en este lugar, concluyendo con el recuerdo que dio San
Augustín a sus Canónigos cuando dijo:
in unum estis congregati unanimes habitetis in domo, et sit vobis anima
una, et cor unum.
porque echó de ver agudamente los buenos efetos que producían la
paz y unión. Aristóteles difiniendo qué cosa sea ciudad dijo:
Civitas est civium unitas ad bene vivendum ordinata.
Por manera, que si los ciudadanos han de vivir bien, es menester
estén unidos, y concordes: y así prueba en su Política, puede el
hombre por la unión llegar a la bienaventuranza. Doctamente habló
Demócrito cuando dijo,
Actum est de civitate, ubi imperium trahitur discordiae.
No habló menos bien Sócrates, diciendo,
Nulla est tam desidens culpa, quam discordia civium.
Esto viene a confirmar Pisistrato, que dice,
Maiores civium hostes esse nequeunt, quam dissipent cives.
Por eso Marón se queja tanto de la discordia de su patria en aquellos
versos:
Impius hoc tam culpa novalia miles habebit?
Barbarus has segetes? heu quo discordia cives
perducit miseros! en quos consuevimus agros!
Lucano la detestó sumamente diciendo:
Sumum, Brute, nefas civilia bella putamus.
70
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Bien notorio es por las historias el daño que causa la discordia en
los Gobiernos. ¿No destruyó Ciro a la potente Babilonia por la
discordia de sus ciudadanos? ¿No se arruinó la antigua Cartago por
las disensiones de los principales? ¿No sojuzgó Alejandro a los
Griegos por sus divisiones? ¿No feneció el Reino Judaico por
diferencias de los Tribus? Si entre los Indios no nacieran discordias,
Semíramis no consiguiera tan fácil vitoria dellos.
Los Lacedemonios no fueran vencidos tantas veces por los
Atenienses, si no recibieran los golpes desta bombarda, que deja las
ciudades enteras, rotas, y asoladas. Los Númidas no dieran en las
manos de los Romanos si no sucediera entre ellos discordia, que fue
la última perdición de los hermanos desavenidos. La misma Roma,
regida con tanta paz tantos años, no perdiera su grandeza, a no entrar
ésta en los furiosos pechos de sus ciudadanos, mal que Catón
previno. Por ésta cayó de su silla la República Genovesa. Los Pisanos,
que aspiraron al absoluto Imperio del mar, fueron por ésta
míseramente sojuzgados de los Florentines. Los proprios Florentines
perdieron la libertad al mismo tiempo que comenzaron los plebeyos a
tumultuar contra los nobles. La miseria de los Seneses, casi en los
mismos tiempos, procedió de la discordia de sus ciudadanos poco
sabios en el gobierno de su florida patria, madre de tantos ilustres
ingenios. Por tanto Lelio Ptolomeo atribuyó la ruina de Sena a sus
bandos, y al mal gobierno de los superiores diciendo:
No parezca esto maravilla, porque todas las pérdidas y ruinas a que
hemos reducido la ciudad, nacieron de entender sus cosas por medio de
facciones, y de vuestra forma de gobierno. Así quedó su dominio en una
increíble, y débil pobreza. Hemos llenado de nuestros ciudadanos todas
las ciudades de Italia: hemos manchado de sangre todas las calles de
nuestra ciudad: hase perdido la publica reputación.
¿Por qué se arruinó Pistoia, sino por los bandos de Güelfos y
Gebelinos? ¿Por qué se destruyó la armígera Emilia, sino por estas
parcialidades y divisiones? ¿Por qué la Italia dio tantas veces en
manos bárbaras, sino por los íntimos aborrecimientos, y por las
universales discordias de sus señores? ¿Por qué las fieras gentes
Mahometanas usurparon los Reinos del Oriente, y pusieron las
plantas en las partes que señoreaba la Cruz, sino por nuestras
infelicísimas disensiones trabadas entre los Cristianos? Síguese pues,
ser la concordia causa de todo bien y felicidad. Menenio Agripa,
varón sagaz y prudente, viendo la plebe Romana (en desprecio de los
Senadores) retirada al Aventino, mostró con la industriosa fábula de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
71
la conjura de los miembros hecha contra el cuerpo, hallarse colocado
en la concordia el reposo y salud de la ciudad. Reconociendo los
Lacedemonios ser el oro, la semilla de quien nacían las diferencias, le
desterraron de la ciudad, en virtud de una ley. Plutarco cuenta haber
trabajado Arístides Ateniense, por sosegar las contiendas, que como
peste (renaciendo cada día entre los ciudadanos de Atenas) iban
cobrando más crecido vigor. Gayo Casio, Censor prudentísimo,
amando sobre todo la República, y deseando su quietud, erigió en el
palacio la estatua de la Concordia, y se le consagró, para que los que
entraban en él, se acordasen no tener allí lugar los odios, y discordias;
sino que se debían dejar al umbral de la puerta, por respeto y amor
de la patria. Alberto Lolio dijo, ser basas de una República, paz,
quietud, tranquillidad, y unión. Y al contrario afirma Platón, no haber
veneno más áspero, ni peste más cruel, que la discordia, supuesto,
desbarata en un punto las buenas ordenes: huella las leyes: desprecia
los Magistrados: fuerza los juicios; y llena toda cosa de furor, de rabia
y crueldad. De forma, que las ciudades y Repúblicas, se vuelven
horribles selvas de hombres malvados, y de abominables monstruos,
cuya desenfrenada arrogancia pierde la vergüenza y temor, a la fe, a
la religión y justicia. Destruida Numancia, sitiada en vano tanto
tiempo; preguntó Scipión el menor a Tiresia Príncipe de los Celtas, la
causa que la hizo tan inexpugnable, y respondió haber sido la
concordia, contra quien fueron flacos tan fuertes contrarios. Por eso
dijo Cornelio Frangipane, sujeto de raras letras:
¡Oh buena, oh dulce paz, hija de Dios bueno, y máximo, madre del reposo
y tranquilidad, hermana del amor, ministra de la caridad, ama de las
ciencias y artes, dueño de las haciendas, conservadora de las Repúblicas y
ciudades!
¿Quién mantiene los cielos sino la armónica concordia recibida del
primer motor? ¿Quién rige esta tan grande máquina de la tierra, sino
la paz de su Gobernador eterno? ¿Quién da vida quieta a todos los
animales del mundo, sino esta concordia y esta paz? ¿Quién destruye
y aniquila cuanto hay sino la discordia? ¿Podrán gobernarse jamás
con prudencia las Repúblicas y religiones Cristianas, si en ellas fuere
admitido el detestable nombre de la discordia y diferencia? ¿Quién
introduce tantas sediciones, tantos escándalos, tantos motines, tantas
rebeliones, tantos excesos? ¿Quién ocasiona la pérdida de cualquier
República, sino el mal gobierno, la tiranía, y la enemiga de todo bien,
pestilencial discordia, no sembrada, sino engendrada en las entrañas
de sus principales? ¿Quién guía a la última perdición sino el injusto
72
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
regimiento, hallado por la ambición de los sediciosos, nacidos para
oprimirla como Sila y Nerón? ¿Quién tiene poder para usurpar su
libertad, y ponerla en manos de perpetuos ladrones, sino la ciega
discordia de los que apetecen más los favores tiránicos, que la
reputación, honra, salud, y vida de la República? Escribiendo Séneca
a Lucilo le dijo:
No seas amigo de revoltosos, porque serán bastantes para hacerte
diferente de lo que eres. No te aficiones de novedades, porque podrían
alterarte. Que si tengo de decir verdad, no vi jamás en nuestra República
novedad que dejase de engendrar escándalo; o que por lo menos no la
inventase algún loco.
¿De dónde procede la servidumbre que tanto aflige, y tanto molesta
el estado de los virtuosos, sino del poco cuidado que se tiene en
unirse para el bien, y de no poner los cuerpos, los ánimos, las fuerzas,
el ingenio, las amistades, las haciendas, y los favores contra la
malicia, infidelidad, injusticia, y desenfrenada ambición de los
hombres? Pues todo el daño, todo el destrozo, toda la ruina procede
de la discordia. Y así es menester sean los Gobernadores sabios, y
advertidos en mantener la concordia y la paz en las ciudades,
repúblicas, o religiones que rigieren. Mas porque el fundamento de la
paz, es la justicia (según lo escrito en la Sabiduría:
En la disposición de la concordia está la ley de la justicia:
y en el Psalmo 71:
Nacerá en sus días la justicia)
es necesario, sean los Gobernadores justos y rectos, si es que esta paz
se ha de introducir, y conservar, entre los que habitan en su
juridición. No puede haber unión y conformidad si se nota que los
principales ministros usurpan para sí los bienes de la República,
defienden a los malos: favorecen a los escandalosos: ayudan a los
malhechores: atropellan a los beneméritos: persiguen injustamente a
los letrados: encumbran con todas veras a los ignorantes: niegan
audiencia a los acusados: no responden a quien pide justicia: son
soberbios con quien se les humilla: desabridos con quien pide su
favor: altivos con quien los corrige; y sobre todo destinados para
oprimir los súbditos, dañarlos, trabajarlos, buscar novedades contra
ellos: acetar necias informaciones: acriminar injustas querellas, partes
por estremo indignas de su grado, y del buen gobierno. ¿Cómo se
puede vivir en paz, cuando los pastores no aman las ovejas cometidas
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
73
a su cuidado, y subordinadas a su imperio? ¿Cómo puede un libre ser
mndo, viendo sus agravios en la libertad que le quitan, en los
privilegios que le niegan, en las dignidades que le usurpan, en los
títulos que le confiscan, en las vituallas que cada día se empeoran, en
la hacienda que le hurtan, en la honra que le menguan, en la opinión
que le escurecen, en la paz que le turban, en el placer que le zozobran,
y en la vida cercada de miserias, de ansias, y afanes? ¿Cómo se puede
hallar quieto debajo de un yugo de insufrible servidumbre, debajo de
un tirano que se rie de su mal, debajo de un desapiadado gobierno,
que a un tiempo hace burla de sabios, de locos, de viejos, de mozos,
de virtuosos, de discretos, de ignorantes, de grandes, de pequeños, de
amigos, y enemigos? Es menester pues que sean los Gobernadores
justos, que examinen bien, que sientan bien, que por ningún modo se
muevan con pasión: porque como dice Macrobio,
Iustitia est unicuique servare quod suum est.
De aquí procede celebrar tanto Ovidio a Ericteo, justísimo
Gobernador en aquellos versos:
Spectra loci, rerumque capit moderamen Erictheus,
iustitia dubium est validis ne potentior armis.
Buquiris Rey de Egipcios (según Suidas) es encarecido de tanta
justicia, que en Paulo Manucio pasa por Proverbio, cuando se habla
de un justo Gobernador, nombrarle un Buquiris. Herodoto escribe
haber sido Glauco Lacedemonio, varón de tanta justicia y equidad,
que muchos dejaban sus patrias, sólo por buscarle en su ciudad de
Esparta. Deben sobremanera tales Gobernadores abrazar la fidelidad,
compañera de la justicia, antes hermana; dando ella infinita gloria a
todas sus acciones. Marco Tulio dijo:
Summa, et perfecta gloria constat ex tribus his, si diligit multitudo: si
cum admiratione quadam honore nos dignos putet; si fidem habet.
Y al mismo propósito dijo, debía ser venerada la Majestad de la fe
sobre todas las cosas, y observada con suma reverencia. Platón
nombró al hombre fiel, de mayor valor que todo el oro del mundo.
Orfeo, antiguo Teólogo dijo, era la fe quien criaba los hombres que
han de ser dichosos. A esto aludió Catón en Tulio diciendo, tenía la fe
un templo acerca del gran Júpiter. Lo mismo dio ocasión a Valerio
Máximo, para llamar a la fe venerable deidad. Cuenta Servio haber
venerado por deidad los antiguos, al perro, por su fidelidad. Así
siendo el Gobernador fiel, merecerá cualesquier honras. Mas al
74
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
contrario, ¿de qué vituperios no será digno, si infielmente molestare
la República, si se apropiare lo universal, si hiciere fraude en el
manejo, si escribiere lo falso, si quitare lo verdadero, si añadiere
deudas, y disminuyere créditos, si usurpare lo que es de particulares,
si dañare los bienes ajenos, si usare para sí de toda cosa, si por su
descuido faltare a los súbditos el mantenimiento necesario para la
conservación de la vida; y en fin si se enriqueciere, empobreciendo
los lugares de su gobierno?
Mas ¿dónde dejó la caridad, que da tanta loa a los que gobiernan?
Ésta tiene cuenta de los súbditos; ésta les provee de las cosas
necesarias, y les busca las vituallas a buen precio; ésta destierra la
carestía de las ciudades; pone abundancia en todo, ayuda a los
pobres, soccorre a los afligidos, consuela a los miserables, recrea a los
desconsolados; y aplica por la suerte de favor y socorro, a las
personas desamparadas. Así con justa causa se alabó el Emperador
Justiniano desta virtud diciendo:
Nostra pietas omnia augere, et in meliorem statum revocare desiderat.
Todos los antiguos tuvieron en suma veneración a las personas que la
usaron. Hércules (según Varrón) por aprovechar de contino a los
hombres, fue llamado destruidor de los males. Y a la verdad, ¿qué
cosa puede haber tan loable y digna, como ayudar al hombre, y
soccorrerle lo más que fuere posible en sus necesidades? Tenían los
Romanos en medio de sus patios, la casa de las Gracias, queriendo
sinificar, era necesario a todos, hacer gracia y placer a los
menesterosos, acudiéndoles con sus favores y socorros. Licurgo para
humanar a los de su ciudad, los enseñó a pensar de sí, no eran
particulares, ni que por algún camino habían de vivir como tales; sino
que entendiesen habían de imitar a las abejas, que hacen toda cosa
para provecho común. Ausonio escribe de Trajano, haber sido tan
caritativo, que se humillaba a visitar los amigos enfermos, como
persona particular, sin tener en tales necesidades la reputación y
Majestad acostumbrada. Es pues cosa Real la caridad, y los
Gobernadores humanos adquieren infinitos loores. Mas por otra
parte reciben los despegados, mengua, vituperio, deshonra, injurias y
ultrajes. ¿Por qué se revelan y alborotan los súbditos sino por las
estrañezas? ¿Por qué ponen mano a las armas sino por su causa? ¿Por
qué siguen los motines, sino por el injusto y áspero gobierno? ¿De
dónde nacen las murmuraciones, las discordias, las contiendas, las
amenazas, los procesos, las heridas, las muertes, sino del perverso
proceder de inconsiderados ministros? ¿Cuál es la causa de tantas
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
75
querellas de súbditos, de tantos gritos, de tantos rumores, de tantas
novedades, de tantas máquinas, sino el gobernar sin caridad, sin
piedad, y sin amor? Y si algo tienen desto, úsanlo consigo mismos,
con sus parientes, con sus confederados, con los compañeros de sus
libertades, con los perversos aduladores, y con los relatores de
chismes. Déstos se puede decir lo que dijo Solón, eran tales hombres
antes salteadores de caminos, que Gobernadores de Repúblicas y
ciudades. Asimismo es necesario en ellos la religión interior, y
exterior: tanto por el bien de sus almas, cuanto por el buen ejemplo;
siendo deudores della en todos los actos públicos, donde importare
descubrirla. Decía Quintiliano, obraba bien toda cosa quien tenía el
pecho lleno de verdadera religión. Mostró Alejandro Magno, cuán
necesaria era la misma a los Gobernadores, cuando injuriado de un
siervo, que huyó al Asilo (lugar donde por religión estaba seguro
cualquiera delincuente) escribió a Megabiro, se le enviase atado, si le
pudiese coger fuera de aquel sagrado; mas si no, le dejase sin hacerle
violencia. Lo mismo se observaba en el templo de Diana Efesia,
donde no era lícito molestar a ninguno por cualquier delito que
hubiese cometido. A Numa Pompilio loa Tito Livio, en razón de
haber sido no sólo observador del culto de sus dioses, sino de haber
enseñado las ceremonias, y ritos a los Romanos, con que venerasen
sus solenes fiestas. Por opuesto, vituperan Apiano y Plutarco a
Aníbal, porque entre otros vicios, tuvo en sumo grado el de blasfemar
de los dioses, y despreciar la religión, habiendo con esto dado motivo
a Hanón para que avisase a los Cartagineses diciendo, no se debía
permitir tanta insolencia en un mancebo, ni tan gran temeridad como
cada día se descubría en él. Debe pues un perfeto Gobernador, ser
amigo de Dios, religioso, y devoto, por ser como espejo que está
delante de los ojos del pueblo, y el ejemplar de las acciones de tantos
hombres que le miran. Últimamente se requieren en los mismos,
buenas y santas costumbres, por quien son amados de los pueblos, y
reverenciados de todos. De tales abundaron los Romanos, por quien
se halla escrito haberse confederado con ellos de buena gana los
Macabeos.
Loan los antiguos Escritores el rostro de Demetrio, hijo del Rey
Antígono, por tener cierta templanza, que parecía estuviese en él
como en su centro la modestia; y así adquiría con la dulzura de sus
costumbres la gracia de las personas. Fue celebrada grandemente la
benignidad de Filippo Rey de Macedonia, que hallándose por su
prisionero entre otros muchos Diógenes, habiéndole preguntado
76
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
quien fuese, y respondido, que era una espía de su insaciable deseo;
no sólo no le movió a ira; mas con blandura se río de la respuesta, y
mandó fuese libre. Conociose la suavidad de las costumbres de
Tiberio Emperador, cuando exhortado de muchos a poner tributos en
las provincias, respondió, era el oficio de buen pastor esquilmar las
ovejas, y no desollarlas. Notose en Dionisio Siracusano, que habiendo
alcanzado el Reino, no comió en otra forma, ni vistió, ni procedió de
otra manera, que hacía cuando estaba como particular en la
Academia de Platón. Deberase no poca alabanza a los Gobernadores,
cuando estuvieren adornados deste realce, deste que es verdadero
decoro, y ornamento de ánimos grandes y señoriles. Y por otra parte
merecen no poco vituperio, los que son tan ásperos en los gobiernos,
que apenas se dejan hablar, cuanto más conversar, teniendo
condición tan enfadosa, que sólo el verlos, causa fastidio, hombres
con verdad silvestres, y merecedores que tener albergue con Timón
Ateniense, llamado Misántropo (que es aborrecedor de hombres) no
en las ciudades entre personas adornadas de virtuoso proceder.
Ahora es de advertir, cuando los referidos fuesen tales en virtud
como se dijo; si sería acertado el perpetuar su Magistrado. Al
principio suele ser esta muestra de bondad, no más que aparente, y
así siendo injustos y malos (como sucede) cese la duda: porque no
sólo dejan de ser merecedores de perpetuidad, sino dignos de quedar
privados del grado y officio que tan mal administran. Mas queriendo
fundar esto más en razón, vuelvo a decir, no ser el Magistrado de
Gobernadores (aunque buenos) digno en sí, de perpetuidad. Ni vale
la consecuencia que se puede hacer en contrario diciendo, que pues es
bueno en sí, debe ser ordenado para siempre. Porque muchas cosas
son buenas en sí, que no son buenas para todos tiempos; esto es,
provechosas: como la verdad que en sí es buena, y si tal vez se
publica con falta de prudencia, causa daños a quien la dice. También
es buena en la corrección; mas usada con poca cordura, produce mal
efeto en lugar de bueno. Lo mismo se dirá de los Gobernadores, que
no obstante sea su Magistrado bueno en sí, no es útil para todos
tiempos. Una de las razones contrarias a la perpetuidad destos
Gobiernos es, que aunque el Magistrado fuese más que bueno,
habiendo de durar en la República donde muchos profesan ser
iguales en valor, no sufre el deber, reine un bueno, por bueno que sea,
hasta morir sobre tantos buenos sus iguales en todo; y se podrá decir,
vienen a ser los buenos perpetuamente infelices, no recibiendo jamás
las honras debidas a su virtud: porque como dice Beroaldo,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
77
el honor es un suavísimo pasto de la virtud.
Y Tulio:
El buen Príncipe no debe recibir otro alimento que el de la gloria.
Hay otra razón que debiendo concurrir muchos por dignidad y
méritos, al mismo grado y oficio, corre peligro de grandísimos daños
y discordias la República, si tres, cuatro, diez, o veinte, son elegidos
ministros perpetuos, viéndose los otros tratar casi como indignos; y
puédese temer que inquiete el estado común, la parte injustamente
tratada. Donde para remediar este mal de la discordia (urgente ruina
de las Repúblicas, según Boecio, cuando dice,
Nosti ne quod omne quod est, tandiu manere, atque subsistere potest,
quandiu sit unum? sed interire pariter, et dissolvi necesse est, quando
unum desierit)
es menester consigan todos los beneméritos en algún tiempo sus
debidos grados. Esto loa mucho el propio Frangispane con con estas
palabras:
Esta prudentísima República comparte a todos sus ciudadanos con justa
medida sus bienes, sin dar jamás a alguno entera autoridad, ni hacerle
tan poderoso, que pueda caer en algún loco apetito de molestar la dulce
libertad de su patria. Aquí, no uno, no pocos, no muchos señorean, sino
muchos buenos, y pocos mejores; y juntamente un mejor perfetísimo.
Demás, el magistrado perpetuo, es posible que se convierta (aun en
los buenos) con el tiempo en tiranía; porque la seguridad en el reinar
ocasiona osadía en los pensamientos de quien gobierna; y a menudo
hace la comodidad animoso al hombre para robar lo que es de los
particulares, con detrimento de la honra, y peligro de la vida de quien
rige, y con riesgo manifiesto del motín de los súbditos, demasiado
opresos por la tiranía de los malos. Así se lee de Domiciano
Emperador haber hecho buena entrada en el Imperio, mas haber
procedido al último con tanta insolencia, que (según Eusebio) quería
ser adorado de los Senadores, y del pueblo, echando injustamente
pechos sobre los ciudadanos, siempre mal satisfechos de su gobierno.
Cuentan Platina, y Corio, de otro que entró en el dominio como
cordero, vivió como león, y murió como lobo. En los libros de los
Reyes se lee de Joás, hijo de Ococías Rey de Judea, haber sido mucho
tiempo buen gobernador del Reino; mas que al fin dio vuelta de
tirano, mereciendo ser muerto en la cama por sus propios criados.
Otra razón juzga no ser a propósito el gobierno perpetuo; porque si
78
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
otro ha de pretender aquel cargo, es menos mal desear su vacante,
que la muerte de quien le ocupa, por quien sólo se puede conseguir el
fin de su intento. Y porque de ordinario sucede volverse malos los
buenos que gobiernan, ofrecen materia a los deseosos, de procurarles
daño en la vacante, esperada con alegría; con que muchas veces se
impiden designios; y los demás teniendo paciencia, cesan del mal que
acaso pondrían por obra, debiendo ser perpetuo el regimiento. Por
eso se lee en Plutarco, que haciendo dejación Sila de la Dictadura
perpetua, y vacándola espontáneamente, se hizo admirable con los
romanos, y aseguró de tal manera su vida, que no obstante tuviese
infinitas enemistades en la ciudad, no se halló jamás (salvo un
muchacho cuyo padre había muerto) quien osase ultrajarle, ni decirle
pesadumbre. Al contrario, mientras César se contentó con los grados
acostumbrados de la República, pasó con felicidad el curso de su
vida; mas cuando tomó el imperio absoluto de la patria, con aquella
molesta perpetuidad, halló un Bruto, y un Casio, que brutamente le
desencasaron de la vida. Y no es concluyente la razón que alegan
algunos, de que la perpetuidad de los gobiernos enciende los propios
Gobernadores a mayor amor para con los lugares que gobiernan;
porque se conoce por experiencia, llegan a desvanecerse tanto, que
quieren ser, no Gobernadores, sino Príncipes, y se hacen tan fuertes
en aquellos lugares, que parecen señores absolutos, y no ministros.
Claros ejemplos ponen Corio, Platina, Sabélico, y Blondo, de muchos
tiranos de Italia, que mientras estaba en Aviñón la Sede Apostólica,
de sólo Gobernadores de las ciudades de la Iglesia, se volvieron
(mediante el deseo de reinar) sus absolutos señores, y se hicieron tan
fuertes, que para echarlos dellas fueron menester las armas, los
ejércitos, y todas las fuerzas del Pontificado. Tal es pues el amor que
tienen a los lugares, que se hacen sus dueños, dejándolos tan ciegos el
propio interés, que les parece tienen dominio absoluto sobre las vidas
y haciendas ajenas, aspirando sólo al supremo principado, Reino, y
tiranía. Según esto quien quisiere ser tenido por buen Gobernador,
procure estar adornado de las buenas calidades que se apuntaron
arriba; porque de otra suerte será juzgado de todos por usurpador en
vez de Gobernador, no sólo indigno de perpetuo gobierno, sino
merecedor del fin que suelen tener comúnmente los tiranos.
Anotación sobre el II discurso.
Quien quisiere saber por extenso cuantas especies de gobiernos se
hallan, no se aparte de Aristóteles en su Política, capítulo cinco y seis.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
79
Cuál sea entre todos los Gobiernos el mejor se saca del tercero de la
Política, capítulo treinta y uno. Cuáles sean los más seguros y
durables, se muestra en el cuarto de la Política, capítulo once y en el
quinto al capítulo primero. De dónde nacen las mudanzas de los
Gobiernos, se puede ver en el quinto de la Política, capítulo diez.
Marsilio Ficino, sobre Platón de Regno, describiendo cuál sea un recto
Gobierno dice así:
Gubernatio recta est, cum sit gratia gubernati, et non Gubernatoris.
Y en el Diálogo séptimo de República Platonis, muestra la causa de
las dificultades que intervienen en los Gobiernos. Celio Rodiginio, en
el primero capítulo del libro quinto de sus antiguas lecciones, declara,
por estremo bien las condiciones que se requieren en todos los que
gobiernan. Lo mismo hace en el capítulo treinta del libro trece. Y
porque esta materia tiene parentesco con la de los Príncipes, servirán
también a este propósito los mismos libros alegados en la primera
anotación, con todos los Comentadores de la Política de Aristóteles, y
las oraciones de diversos, entre quien hay algunos que discurren con
singularidad acerca de los Gobiernos en común. Mas por lo que toca
al Gobierno particular del pueblo, léase a Pedro Crinito, libro primero
de Disciplina, capítulo cuarto donde dice algunas sentencias notables,
y del modo de los mismos Gobiernos, se puede ver a Alejandro ab
Alejandro en sus Días geniales, libro cuarto capítulo seis.
80
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Religiosos en general, y en
particular de los Prelados, y Súbditos:
Maestros de Ceremonias. De los
Canónigos, de los Monjes y Frailes; de
los Caballeros. Y finalmente de los
Predicadores.
Discurso III.
P
ARA difinir lo que es religión, y de dónde este nombre se
derive, es de saber, hablaron varios autores con variedad:
supuesto, dice Nonio Marcelo, ser la religión un simple culto
de los dioses, según Tulio. Plutarco afirma, haberla llamado los
antiguos Filósofos, ciencia de las cosas celestiales y divinas. Festo
Pompeo certifica, ser particular advertencia de lo que se debe seguir,
y evitar. Arnobio, intención recta y sincera, acerca de las cosas
divinas. Filón Hebreo, ministerio, y reverencia clara, y expresa para
con Dios. Quiere Servio Sulpicio, sea la etimología de religión, a
Religando, en razón de estar el religioso atado con el lazo de la piedad,
y añudado con Dios. Por eso Lucrecio usó este modo de hablar:
desatar los ñudos o ligaduras de la religión. Masurio Sabino siente al
contrario, esto es, sea dicha a Relinquendo: dando a entender, sea
religiosa aquella persona que por su santidad se secrestó, y apartó de
las otras. Marco Tulio junto con Aristóteles, juzgó, ser por estremo
útil y necesaria para todas ciudades, y así dice:
Es menester se muestre el Príncipe más devoto que todos para con Dios,
porque sufren los súbditos mejor el padecer por tales hombres cosas
injustas, maquinando menos contra ellos: por juzgar, tienen en su favor
y defensa hasta los dioses.
Esta religión; como confiesa Aristóteles, se halla por naturaleza
mezclada en los hombres: y se ve claramente, en que siempre que
incurrimos en algún trabajo, en peligros, o temores improvisos, antes
de considerar otra cosa, ni hacer otra eleción, recorremos a llamar a
Dios, enseñándonos la naturaleza (sin otro maestro) a pedir el divino
socorro. Y desde el principio de la creación del mundo, Caín y Abel
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
81
sacrificaron a Dios religiosamente; si bien procedió después el uno
tan mal como se sabe. Enos fue el primero que instituyó el modo con
que se debiese hacer invocación; y tras el diluvio dieron muchos
muchas leyes de religión a diversas naciones. Mercurio, y el Rey
Mena, las dieron a los Egipcios; Melise Ayo de Júpiter a los Cretenses.
Fano (y antes dél Jano) a los Latinos. Numa Pompilio, a los Romanos.
Moisén y Aarón, a los Hebreos. Y Orfeo, a los Griegos. Con todo eso,
se halla escrito haber sido Cadmo, hijo de Agenor, el primero que dio
a los Griegos (viniendo de Fenicia) los ministerios, solenidades de los
dioses, las consagraciones de los simulacros, los himnos, las pompas,
y todo lo demás con que se honraban sus falsas deidades. Afirma
Eusebio Pánfilo, que jamás hubo nación tan bárbara, ni de costumbres
tan perversas y bestiales, que dejase de tener en sí alguna centella de
religión; pareciendo (como se dijo arriba) que la enseña, y muestra a
todos la misma naturaleza. Cicerón dice:
¿Quién habrá que mirando al cielo, niegue dejar de haber Dios? y ¿quién
juzgará poder suceder acaso las cosas que se hacen con tanto saber y
orden, que apenas hay imaginación que las pueda rastrear, cuanto más
percebir?
Por eso los primeros Egipcios, poniendo los ojos en las alturas, y
maravillándose del movimiento, del orden, y calidades de las cosas
celestiales, pensaron fuesen dioses el Sol y la Luna; llamando Osiris al
uno, y a la otra Isis. Sus ritos en semejante adoración eran puros,
sinceros, y libres de todo escrúpulo de crueldad, no derramando la
sangre de los animales por víctimas; sino sacrificándose a tales dioses
los frutos de la tierra, y sólo las hojas, las raíces, y las yerbas olorosas.
Y en esta conformidad cuenta Macrobio, haber dedicado los mismos
Egipcios fuera de las ciudades templos sumptuosos a Serapis, donde
solamente se sacrificaba sangre de brutos, teniendo por costumbre
ofrecer a los otros en las ciudades las cosas referidas. Mas después
con el tiempo sucedieron otros modos de sacrificar, que pueden verse
en Eusebio, y en Blondo. Síguense tras los Egipcios los Fenicios, que
levantando los ojos, reconocieron por dioses a los vientos, a quien
hicieron varios sahumerios, como idolatras y supersticiosos. Los
pueblos Atlánticos, por no parecer menos sabios que ellos, adoraron
al cielo, a quien locamente hicieron parte de cuarenta y cinco hijos,
atribuyendo semejante divinidad a Opis su mujer (que fue llamada
Tierra) y a Basilia y a Pandora, sus hijas. Los Frigios reverenciaron al
celebrado Atlante pareciéndoles resplandecía en él no sé qué de
divino, por el conocimiento de la Astrología: y como recita Evemero
82
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Histórico, procuraron con espléndidos sacrificios, y presentes de oro
y plata, adquirir la amistad de otros muchos dioses. Da testimonio de
la religión de los Romanos Marco Tulio diciendo:
Como quiera, oh Pontífices, que nuestros mayores divinamente hayan
instituido y ordenado muchas cosas, la más preclara de todas fue querer
que vosotros presidiésedes en la religión de los dioses inmortales, y en la
República, para que administrando como ilustres ciudadanos la misma, y
declarando sus dudas sabiamente, la conservásedes y ampliásedes.
Virgilio, en lugares diversos atribuye a Eneas la piedad, en especial
para con los dioses Penates, habiendo tenido más cuidado dellos, que
de su propria vida al salir de la patria. De Alejandro Macedón cuenta
Plutarco, hacía cada mañana sacrificio a los dioses antes de entrar en
el cuidado de otras cosas. Y de Pericles Ateniense famosísimo orador
se halla escrito, que antes de subir a la cátedra a orar, hacía votos a los
dioses para alcanzar dellos, el no decir cosa menos que con prudencia
y consideración. Por manera que la religión, y el culto de los dioses
fue tenido en mucha reputación; supuesto es verdaderísima la
sentencia de Marco Tulio que dice:
el culto de Dios es santísimo y piísimo para que siempre con la mente, y
con la voz le veneremos.
Así Epícteto (según Arrio Filósofo) dice:
Es conveniente, que cada uno sacrifique conforme a la costumbre de su
patria, sin afecto, sin negligencia.
Son necesarias sobre todo, las religiosas ceremonias, de donde
adquieren el nombre los maestros dellas; sobre quién Conrado Bruno
discurre por extenso en seis libros de las mismas: fuera de que el
Durando mezcla doctamente muchas pertenecientes al culto de
Jesucristo Nuestro Señor. Descubriose Platón grandemente contrario
a las ceremonias de sus tiempos, queriendo con grandes veras se
quitasen del todo, en reverencia y decoro del gran Dios, todas las
ceremonias exteriores. Hérmetes Asclepio, no admite cuando se
hacen ruegos, el quemar enciensos, y cosas tales. Con todo eso no hay
duda, en que las pompas, los ritos, y las ceremonias en los vestidos,
en los vasos, en las luces, en las campanas, en los órganos, en el canto,
en los olores, en los sacrificios, en las acciones, en las pinturas, en la
elección de los manjares, y en los ayunos, no sean santamente
instituidas, aumentando estas cosas la devoción humana; antes
moviendo nuestros ánimos, con nobles estímulos al sacrosancto culto
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
83
de nuestro Dios. Y no sin cierta razón instituyó Moisén en la ley
antigua un número tan grande. Ni es de admirar estén en el Pontifical
Romano, los Misales, y Breviarios, llenos de tanta diversidad de
ceremonias; teniendo por cosa clara, haberse instituido y considerado
con grandísima sabiduría. El religioso Numa, a quien Cecina
attribuye la invención de las ceremonias Romanas, las ordenó a fin de
que por su medio se pudiese inducir con más facilidad, a la justicia y
religión, un pueblo tan tosco, y feroz como era aquél, y gobernarle
con la sabiduría posible, dando larga fe de su institución, los escudos
llamados Ancilios, y la estatua de Palas, la de Jano (árbitro de la
guerra y de la paz) el fuego de la Dea Vesta (de quien tenía cuidado
un sacerdote) el año partido en doce meses, con la variedad de los
días, fastos y nefastos, el Magistrado de los Sacerdotes, dividido en
Pontífices, y agoreros, sin otros muchos ritos de sacrificios, de ruegos,
de espectáculos, de procesiones, y de oficios ordenados por él, y por
los que le sucedieron, donde se hallan varias ceremonias en los
matrimonios, en los sacrificios Lupercales, y en el Ambarval. Éstas
fueron llamadas por Trebacio, sagradas, habiendo (según Livio)
librado Lucio Albino en Creta, las vírgenes, los sacerdotes, y todas las
cosas sagradas, de donde nació el nombre de Ceremonias, como dice
Blondo. Y el mismo Livio afirma haberse concedido la paz por cien
años a los de Cereto (si bien habían consentido a los Tarquinos en los
robos del territorio Romano) sólo por la memoria de las cosas
sagradas que observaban. Festo Pompeo tiene, se dijesen las
ceremonias acerca de los Romanos, o sea del referido lugar de Cereto,
o sea de la caridad; aunque con más torcida derivación, según mi
parecer. Mas séase lo que fuere, basta que las santas ceremonias de
los Cristianos se han de guardar inviolablemente, y se han de huir las
supersticiosas. No se deben evitar las que pertenecen a la crianza de
los nobles; de quien trata Monseñor de las Casas, y con él Don
Antonio de Guevara Obispo de Mondoñedo; ni las que consisten en
la plática, y comunicación señoril, por quien se constituyen los
maestros llamados de Ceremonias; supuesto es lícito usar éstas entre
Príncipes en diversas ocasiones, evitando las que participan de
afectos superfluos, y prolijos encarecimientos. Los antiguos tenían
también ceremonias comunes; mas no con demasía afectadas. Los
Idumeos decían cuando se encontraban, el Señor sea con vos. Los
verdaderos Hebreos, Dios te sane hermano. Los Tebanos, Dios os de
salud. Los Romanos, tengáis salud. Los Sicilianos, Dios os conserve.
Mas hoy no se usa otra cosa, sino, beso las manos, y tal vez los pies de
84
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
vuestra merced, su servidor, su perpetuo esclavo, con otras mil
sumisiones ceremoniosas que hallaron Cortesanos, y en particular los
que introducen toda adulación. También usaban los antiguos muchas
ceremonias, que hoy platican los modernos; entre otras, quitarse el
sombrero a personas dignas, como lo observó Sila con Pompeo según
lo refiere Plutarco; encontrando a sus mayores, apearse del caballo:
levantarse el último de la mesa, besar a los parientes y amigos,
abrazar las rodillas suplicando, besar las manos del Emperador;
arrojarse a los pies, como hizo Tigranes a los de Pompeo vencedor;
darse las manos en señal de fe, dar el mejor lugar en la calle a los
superiores, llevar en medio al más benemérito; tomar de la mano a
otro para introducirle, inclinar la cabeza a quien se quiere
reverenciar, no estar sentado delante de los padres; saludarse el uno
al otro; con otras ceremonias deste género. La superstición es del todo
contraria a la religión, y no es otra cosa (tomándola estrechamente)
que un vano amor de Dios, ocasionado de cosas en que no se debría
tener. Della dice Hugo:
Es superstición toda religión falsa, añadida a la verdadera.
Y describiéndola San Agustín, cuanto a sus partes, apunta:
Supersticioso viene a ser todo lo que instituyeron los hombres, a fin de
formar, y reverenciar ídolos y criaturas.
Donde se advierte la primera especie de superstición, que es la
idolatría. Después se añade:
O toda cosa desordenada, para consultar, y hacer algunos pactos con los
demonios.
Y esta es la segunda. Y al fin se pone:
A este género pertenecen los hechizos, y los que dicen ser sus particulares
remedios;
y esta es la tercera especie. De muchas supersticiones hace mención
Plinio; mas no es conveniente referirlas aquí, hablándose dellas en el
discurso de los Adivinos, y en el de los Magos; si bien se observan
algunas en nuestros tiempos, no poco semejantes a aquéllas. Pone
pues entre muchas los encantos amatorios de Teócrito, acerca de los
Griegos; de Cátulo, y Virgilio acerca de los Latinos. Apunta aquel
verso que César, Dictador recitaba tres veces, antes que se pusiese en
camino. La invocación de Némesis contra la fascinación, o mal de
aojo. Querer alguno que con el retintín de los oídos se acierte lo que
otro dice contra él estando ausente. Creer que se aparten los malos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
85
pensamientos del ánimo, poniendo saliva con el dedo detrás de las
orejas. Que sea mala señal, cuando se cae la comida de la mano, y
también cuando se encuentra alguna mujer hilando. Que las flechas
sacadas del cuerpo del herido, si no han tocado en el suelo, tengan
vigor de encender los amantes, según Orfeo, y Arquelao. Que con los
números impares de Pitágoras, se pueda quitar la ceguera de los ojos,
si se acomodan justamente. Que el cabello que se quita al niño sane la
gota, poniéndolo en la parte molestada. Que el mal de los ojos, se
repare con el encuentro de uno que sea cojo de ambos lados. Que se
faciliten los partos, ciñéndose la mujer con la pretina de quien la
concibió. Que el ojo derecho del lobo, salado, sane la cuartana. Sin
otras hablillas semejantes, y fantasías ridiculosas, de quien junto con
Plinio habló el Fernelio bien vana y copiosamente.
De la religión son contrarias, la impiedad y el menosprecio. Es
impiedad sentir mal de Dios, o negarle, o no temerle. Désta son
notados por Cicerón, Diágoras, Protágoras; y otros muchos. Désta
arguye Suetonio a Calígula, porque en el Capitolio hablaba entre
dientes con Júpiter diciéndole injurias. Floro culpa a Euno, señor de
muchos esclavos, que teniendo escondida en la boca una nuez, en
cuya concavidad había azufre y fuego, arrojaba llamas hablando;
porque le tuviesen por deidad. Celio escribe, que queriendo cierto
Psafo usurparse la divinidad, hizo instruir algunas picazas, que
volando decían: Psafo es un gran Dios. Demetrio, después de Alejandro
Magno, se hizo nombrar hijo de Júpiter. Salmoneo hijo de Eolo, fingió
vibrar rayos en el aire, por dar a entender a los de Élide que era un
Dios, y por eso Virgilio dice:
Vidi et crudeles dantem Salmonea poevas
dum flammas Iovis, et sonitus imitatur Olympi.
Cuanto al menosprecio, es notado por Lactancio, Dionisio, que con
público desacato quitó la barba de oro a Esculapio hijo de Apolo,
diciendo ser inconveniente pintar al padre mozo y sin barbas, y al
hijo viejo y barbado. Heliogábalo (en Herodoto) hizo burla de la
religión de los dioses: por eso juntó en matrimonio a Urania diosa
(esto es a la Luna) con su Dios que era el Sol.
Los opuestos déstos han sido y son los profesores de tantas
religiones Cristianas, como florecen en la Iglesia de Dios, cuyo
catálogo recogieron autores varios, varios también en opiniones. De
las primeras, salva la antigüedad de todas, según el Garzón, primer
autor deste libro, y Canónigo reglar Lateranense, es la suya, cuyo
origen atribuye a los Apóstoles. Afirma decirlo así, Vicencio Obispo
86
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Belvacense, San Antonino, el Volterrano, una Extravagante de
Benedicto XII y una bula de Eugenio IV.
La orden de los frailes ermitaños instituida por San Agustín, fue
restaurada por San Guilielmo Duque de Aquitania, y por San Juan
Bueno. A muchos religiosos déstos, divididos en diversas
congregaciones, unió y redujo debajo de una cabeza Alejandro IV,
obligándolos a que trujesen hábito, y capilla negra, junto con la
correa.
Los monjes, se deviden en Basilios y Benitos. El orden de San
Basilio, que hoy se dilata por la Grecia y Armenia, tuvo principio por
el mismo santo, el año de Nuestro Señor 360.
La orden de los Carmelitas (derivada de Elías y Eliseo) que milita
debajo de la misma regla, tuvo principio en el Pontificado de
Alejandro III, año de 1160. Si bien el Papa Honorio III les dio el hábito
blanco que ahora traen, y ordenó se llamasen religiosos de la Virgen
del Monte Carmelo.
Los monjes llamados de Montecasino, y de Santa Justina, fueron
instituidos por San Benito, año de 350.
El orden Camaldulense, que milita debajo de la misma regla, tuvo
principio de San Romualdo, año de 904.
El orden de Valumbrosa, militante debajo la misma, tuvo
principio por San Juan Gualberto Florentino, año de 1060.
El orden Cisterciense (también debajo la misma) comenzó por el
beato Roberto, y fue acrecentada por San Bernardo año de 1198.
Los Humillados (extirpados ya) tuvieron principio debajo la
misma por el beato Juan Comasco, año de 1189.
Los Celestinos también con la misma regla, tuvieron principio en
tiempo del Pontífice Celestino V, autor de tal orden año de 1296.
Los monjes Blancos de Monte Oliveto de la misma, tuvieron
principio del beato Bernardo Senés, año de 1319, o según otros 1370, o
según otros 1406.
Debajo la regla de San Augustín, se contienen las órdenes
siguientes:
La de los Predicadores que fundó el glorioso Santo Domingo año
de 1216.
La de los Canónigos de San Salvador de Venecia, que tuvo
principio por Esteban y Diego, ambos Seneses, año de 1376.
La de los Ermitaños de San Gerónimo de España, que tuvo
principio y confirmación en el Pontificado de Gregorio IX, año de
1423, reinando don Alonso XI.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
87
La de los Siervos, instituida por Felipe Florentín, año 1285.
La de San Gerónimo de Fiesol, de quien fue autor Carlo, Conde de
Granelo, año de 1406.
La de San Ambrosio ad Nemus, que se derivó de Alejandro
Crivelo, Alberto Vesozo, y Antonio Piedrasanta, caballeros Milaneses,
año de 1431.
La de los Ermitaños del mismo S. Gerónimo en Italia, fundada por
Lobo de Olmedo Español año de 1433.
La de los Apóstoles, que tuvo principio el año de 1484 en el
Pontificado de Innocencio VIII.
La de San Pablo primer Ermitaño en Hungría, comenzada por
Eusebio de Strigonia, año 1215.
La de Nuestra Señora de las Mercedes redención de cautivos,
instituida en tiempo de Clemente IV en Barcelona por el Rey don
Jaime, año de 1266.
La de los buenos hombres, fundada por el Conde Ricardo en la
villa de Vercastedio, distante de Londres veinte y cinco millas, año de
1257.
La de Premostense, que tuvo origen por Nomberto nacido en
Colonia, y Clérigo de Lorena, año de 1122.
La de Santa Brígida, que tuvo principio por la misma Santa, año
de 1367.
La de los Crucíferos de azul, instituida por el Pontífice Cleto II,
según Marco Antonio Boldú, y al fin promovidos a este hábito por
Pío II Senés, año de 1460.
La orden de los Jesuatos, observa la profesión de S. Augustín, mas
no la regla, porque tienen otra, como refiere Fray Pablo Morigia,
escrita por uno de sus frailes Obispo y santo, que les fue confirmada
por la Sede Apostólica. El fundador désta fue el beato Juan
Colombino Senés año de 1353.
El Seráfico Padre Francisco, fue fundador de su gran República, y
tuvo principio año de 1212. Comprehéndense en ella Claustrales,
Conventuales, Zocolantes, Capuchinos, Descalzos, y Terceros;
profesando también la misma regla los Amados, orden a quien dio
principio Amadeo Español, año de 1460.
Los Cartujos observan una regla estrechísima compuesta por los
mismos. Fue su autor San Bruno de Colonia, y tuvo origen de
Francia, año de 1084.
La orden de San Jorge de Alega, vestidos de azul, observaban
ciertas ordenanzas que les dieron algunos de sus padres sin hacer
88
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
profesión: mas Pío Quinto mandó la hiciesen, sin derogar sus
privilegios, y precedencias en las procesiones públicas: y esto fue año
de 1570. Tuvieron por fundador al beato Lorenzo Justiniano noble
Veneciano, año de 1408.
Tampoco otros Ermitaños de San Gerónimo hacían profesión, ni
estaban sujetos a regla particular, sino observaban algunos Estatutos
dados por sus padres pasados; mas el mismo Pío quiso la hiciesen.
Éstos tuvieron principio en el Ducado de Urbino, por el beato Pedro
de Pisa, año de 1380.
La orden de S. Francisco de Paula, fue fundada por el mismo
santo en el Reino de Nápoles, instituyéndoles regla, año de 1450.
Los Canónigos de San Marcos de Mantua, que traen bonetes
blancos cuadrados, y fuera de casa un herreruelo blanco, en virtud de
Bulas de Inocencio III y Honorio IV dicen haber decendido de San
Marcos Evangelista.
La congregación de los Armenios llamada de San Bartolomé de
Génova, observa las constituciones de Santo Domingo, y posee seis
monasterios entre el Ginovesado y Lombardía. Van vestidos como los
Padres Dominicos, salvo que traen el escapulario negro.
La religión de la Fuente Avellana, fue fundada por el beato
Lodolfo, cincuenta años antes de Nicolao II. Mas ahora se halla
disipada, habiéndose entregado la Abadía a los Monjes
Camaldulenses, con cierta renta para mantener treinta de sus
religiosos.
La congregación de los Ermitaños de nuestra Señora de Gonzaga
fue instituida en tiempo de Innocencio VIII, año de 1490.
La congregación de la vida común, fue fundada en tiempo de
Gregorio XI por Gerardo Alemán, varón religioso y santo, año de
1376.
Los Canónigos del Espíritu Santo de Venecia, que tienen sólo un
monasterio en Padua, llamado San Miguel, hacen congregación, y
observan la regla de San Augustín.
La orden de la Santísima Trinidad Redención de captivos, fue
instituida por San Félix, y San Juan de Mata, año de 1197.
Los Clérigos del Buen Jesús de Ravena, fueron fundados en
aquella ciudad, por una doncella llamada Margarita, natural de
Rusci, castillo de la Romaña, año de 1500.
Los clérigos de San Pablo degollado en Milán, fueron fundados
por Diego Antonio Morigia, por Francisco María Zacarías, y por
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
89
Bartolomé Ferrara. Poseen algunos lugares; mas la cabeza de todos es
el convento de Milán, llamado por el título de su Iglesia S. Bernabé.
Los Teatinos, o Clérigos menores, fueron fundados por Pedro
Carrafa Obispo de Teati, que fue Cardenal; y después Papa Paulo IV,
concurriendo también en su fundación Cayetano Vicentino,
Protonotario Apostólico, Bonifacio Cole Alejandrino, y Paulo
Romano.
Los Jesuitas, fueron instituidos por el Beato Ignacio de Loyola
noble Vizcaíno, año de 1540 en tiempo de Paulo III.
La congregación de los Sacerdotes que recogen huérfanos, fue
instituida por Gerónimo Amiano, caballero de Venecia, año de 1528.
La congregación del Espíritu Santo en Sasia de Roma, comenzó
año de 1198 en tiempo de Inocencio III.
La congregación de los Blancos, fue instituida año de 1396 y fue
extinguida año de 1400.
La orden de la Visión en Etiopía, tiene según se dice, en un
monasterio solo llamado de Brisán, vecino a la ciudad de Ercoro (de
quien es señor el Barnagáis sujeto al Preste Juan) cerca de tres mil
frailes.
Entre el catálogo de tantos religiosos, se hallan también varias
órdenes de caballeros; que con milicia Cristiana defienden de infieles
nuestras playas y confines. Los Romanos llamaron a los caballeros
Equites; y Rómulo fue quien (según Dionisio) instituyó el orden de
los mismos. Llamáronse entonces Celeres, según el parecer de Antia,
por respeto de un Capitán de Rómulo, nombrado Celer, que fue
cabeza de tres centurias, manteniéndolos en paz, y en guerra: y así
Livio dijo:
Rómulo eligió trecientos armados, a quien llamó Celeres, para guarda de
su persona, no sólo en tiempo de guerra sino de paz.
Éstos quitó después Numa (según Plutarco) mas fueron restituidos
por otros Reyes, leyéndose, haber sido Lucio Bruto el Prefecto de los
Celeres, después de la muerte del mismo. Y cuenta Festo haber
llamado también a los tales, Trosulos, por un lugar de los Toscanos
que tomaron sin ayuda de infantería: y Plinio añade otro nombre, que
es Flexumenes. Creció después con el tiempo, está orden de manera
(como refiere Carolo Sigonio) que en poder y grandeza, no sólo
compitió con la plebe y Senadores, sino que tuvo crueles enemistades
con todos ellos. Escribe Valerio Máximo, Dionisio y Festo, haber el
Rey Prisco añadido a las tres Centurias de Rómulo (esto es a las de los
Ranesios, Tacienses, y Luceros) otras tres, aumentando en este modo
90
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la orden ecuestre; entre quien (según Cicerón) presidieron los
Censores. No todos los que militaban a caballo se tenían por del
orden ecuestre, sino los que con caballo público y militar eran
elegidos por los mismos Censores, llevando en señal de división, un
clavo angosto (según Veleyo) diferente del de los Senadores, que era
ancho: y para distinguirse de la plebe, un anillo en el dedo (según
Plinio) señal que les daban los Censores: si bien se lee en la historia de
Diógenes, haber llevado también los proprios Senadores anillos de
oro en los dedos, siguiéndose desto, gozar los que recibían tales
anillos de los Magistrados, no la dignidad de los caballeros Romanos,
sino algunos privilegios y esenciones suyas: como Quinto Roscio
Comedo, que alcanzó de Sila Dictador un anillo de oro. Y el
Secretario de Cayo Verres Pretor, y Laberio, a quien César también
Dictador honró con el mismo.
Entre los caballeros Cristianos que con más celo se muestran
defensores de la Fe, se cuentan los de Malta, llamados antes
Jerosolimitanos, después de S. Juan, de Rodas, y finalmente de Malta.
Su orden (según Vicencio Histórico) tuvo principio año de 1120.
Traen la Cruz blanca en el pecho: viven debajo de la regla de San
Augustín, y siempre andan persiguiendo infieles. Quien quisiere ver
la historia de su origen, lea a Polidoro Virgilio: y para entender las
hazañas y excelencias, vea el Catálogo del Casaneo, y a Fr. Paulo
Morigia Milanés.
Los caballeros Templarios tuvieron su origen en tiempo de
Balduino II Rey de Jerusalén; y fueron llamados así, porque en su
principio habitaron una parte del templo de la misma ciudad. San
Bernardo escribió sus regla, y florecieron en el Pontificado de Gelasio
II, año de 1117. Crecieron en grandísimas riquezas: mas al fin por sus
muchos vicios (según varios autores) fueron extirpados por Clemente
V no sin persuasión y obra de Felipo Rey de Francia. Sus bienes
fueron después distribuidos entre los de Malta, Calatrava y
Alcántara. Quien deseare saber esto más por extenso, lea a Platina, a
Sabélico, a Volterrano, al Arzobispo Florentino, y a Nauclero.
Los caballeros Teutónicos llevan el vestido blanco, con cruz negra
en el pecho, y túnica también negra debajo. Residen en Mariomburg.
Fueron fundados (según Polidoro) por un Tudesco, que tomada la
ciudad de Jerusalén por los Cristianos, se quedó allí con muchos de
su pueblo. Y ninguno puede ser caballero desta orden, si no fuere
Alemán.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
91
Los caballeros de Santiago comenzaron en España en tiempo del
Pontífice Alejandro III, año de 1170, viven debajo de la regla de San
Agustín, llevan en el pecho una cruz roja que tiene hechura de
espada.
Los caballeros de Christus, tuvieron principio en el Reino de
Portugal por el Pontífice Juan XXII, año de 1320, para que
defendiesen la Andalucía, entonces ocupada de Moros. Traen cruz
roja con perfiles blancos.
La orden de la Merced, fue instituida por Jaime Rey de Aragón.
Traían hábito blanco con cruz negra, aunque otros tienen haya sido
siempre blanca, no obstante afirme lo contrario Casaneo.
La orden de Montesa que trae cruz roja, fue instituida por el
mismo Jaime, año de 1212, y ambas fueron confirmadas por Gregorio
IX.
Los caballeros de Calatrava, llamados así por el lugar y parte
donde tiene su principal convento, tuvieron principio en España por
don Sancho Rey de Toledo. Hacen profesión como los Cistercienses.
Traen cruz roja en el pecho, cuyos remates están hechos a manera de
flor de Lis. El Papa Alejandro III fue el primero que la confirmó,
poniéndola debajo de la orden Cisterciense. Y Benedicto XIII les dio la
cruz, año 1390.
Los caballeros de Alcántara también de España, hacen profesión
como los antecedentes, y se derivan de un caballero de los de
Calatrava. Tienen su mayor convento en Castilla junto a Alcántara.
Traen cruz verde de la forma que la de Calatrava.
Los caballeros de S. Mauricio y Lázaro, tienen más antigüedad,
por haber sido su origen en tiempo del gran Basilio, como declara
Gregorio Nacianceno en la vida de aquel Padre, y como certifican dos
Bulas: la una de Pío IV y la otra de Pío V. Esta orden fue ilustrada, y
aumentada por el Papa Dámaso I en tiempo de Juliano apóstata, año
de 366. Han estado como muertos por la injuria de los años larga
edad; mas por obra de Pío IV consiguieron continuación, año de 1565,
criando por su gran Maestre a Juan Castellón, y tras éste creó
Gregorio XIII al Duque de Saboya. Traen cruz verde con otra blanca
en medio, que sale por el hueco de la verde, con una orleta blanca y
otra verde. Tienen título de Don, como los de Malta de Frey.
Los caballeros de S. Esteban Papa, tuvieron principio año de 1561
por el gran Duque Cosme de Médicis, con licencia del Pontífice Pío
IV. Militan debajo la regla de San Benito, y traen cruz de color rojo.
92
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Los caballeros de la banda de España fueron instituidos por el Rey
Alfonso hijo de Fernando, y por la Reina Costanza, año de 1368.
Traían encima una banda roja ancha tres dedos, y eran todos
nobilísimos.
Los caballeros del orden de S. Miguel traen una cadena de oro al
cuello, y fueron instituidos por Luis XI Rey de Francia.
Sin éstos hay otros, como son los del Tusón del Emperador, los de
la Anunciada, los de la Estrella, los de la Tabla redonda, los de la
Jarretera de Inglaterra, los que se hacen en Bolonia por privilegio; y
los de Espuela de oro de diversos Príncipes: concluyendo con afirmar
convienen a todos las condiciones y requisitos de personas nobles y
bien nacidas.
Los religiosos se dividen en Prelados y súbditos. A los primeros
toca aquella sentencia Evangélica:
Vosotros sois luz del mundo. No se puede esconder la ciudad puesta
sobre un monte. Del modo que se enciende la luz, no para ponerla debajo
de alguna medida, sino sobre el candelero, para que resplandezca a todos
los que están en la casa; así despida resplandores vuestra luz delante de
los hombres, para que vean vuestras obras, y glorifiquen a vuestro Padre
que está en los cielos.
En que se nota haber de ser por estremo buenas sus obras interiores,
y exteriores, para corresponder a una buena vida, según la instrución
que proponen a los súbditos, denotada por la luz que debe proceder
de los mismos. Esto explica San Gregorio diciendo:
La luz del rebaño es la llama del Pastor.
Conviene al Prelado y al Sacerdote, tener vida, y costumbres
resplandecientes, porque los súbditos cometidos a su cuidado,
puedan ver en ellos como en espejo, lo que deban eligir y evitar. En
las Sagradas letras, el Pastor es llamado ojo de la Iglesia; porque con
suma vigilancia debe mirar por su rebaño, y tener aquel cuidado dél,
que prometen su sabiduría y virtud. En éste se verifican las palabras
de Zacarías Profeta:
Este es ojo, sol, y luz en toda la tierra.
Y así como Atenas era llamada el ojo de la Grecia, por su buen
gobierno; así el Prelado es llamado ojo del pueblo, debiendo estar
siempre atento al cuidado y ministerio de las cosas necesarias.
Hesíodo antiguo Teólogo, entendió bien a propósito por el ojo de
Júpiter el cuidado pastoral que está en aquel verso:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
93
Cuncta videns ocullus Iovis, et simul omnia versans.
También debió inferir esto Homero cuando dijo:
Sol qui cuncta vides, tu singulo qui auribis audis.
Porque el Prelado debe tener los ojos como los del sol, para ver
todas las necesidades de los súbditos, y ser como el Argos poético,
que tenía ciento para velar siempre; por eso se escribieron aquellos
versos:
Lumina quot quondam Iunonius Argus habebat,
tot vigilans vigilens Pastor servabit ocellos.
Y débese parecer su diligencia a la del león, que se pinta por
guarda delante las puertas de los Príncipes, y a la de los gallos
puestos sobre las torres, y así dijo Alciato:
Instantis quod signa canens det gallus eui,
et revocet famulas ad nova pensa manus:
turribus in sacris effingitur, aerea mentem
ad superos pelvis quod revocet vigilem,
est leo: sed custos oculis quia dormit apertis:
templorum idcirco ponitur ante fores.
Doctamente se dijo, que cuando duermen los pastores, andan
descarriadas las ovejas; que cuando se rinden al sueño los ojos, se
hallan sujetos a mil infortunios y desgracias los otros miembros. No
habló ligeramente Heráclito cuando dijo, que el hombre por los ojos,
y los ojos por el mundo, habían sido fabricados: siendo necesario
tanto al súbdito, cuanto al Prelado, tener buena vista en todas las
acciones desta vida. Al Prelado toca, alimentar su rebaño con la
doctrina: y en especial con la palabra de Dios, según el precepto
repetido por Cristo tres veces a San Pedro:
Apacienta mis ovejas;
y según el de San Pablo a Timoteo:
Predica la palabra de Dios, insta importuna, y oportunamente arguye,
ruega, reprehende con toda paciencia y doctrina.
A los Prelados, que no hacen esto, se amenaza en Jeremías deste
modo:
¡Ay de aquellos pastores que desamparan las ovejas de mi pasto! Por
tanto dice esto el Señor de Israel a los pastores que apacientan su Pueblo:
94
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Vosotros desperdiciastes mi rebaño, apartástesle de vos, y no le visitastes.
Advertid que yo visitaré la malicia de vuestro proceder.
Y en Ezequiel, con más rigurosas palabras se les dice:
¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No es
propio de los ganaderos, repastar los rebaños? Vosotros os comíades la
leche, y de su lana os hacíades vestidos; matábades la res más gorda; y
por ningún caso apacentábades la manada. No consolidastes lo rompido,
ni sanates lo que se hallaba enfermo. No reducistes lo humilde y
desechado, ni buscastes lo que se había perdido, sino que imperábades con
rigor, y potencia.
San Gerónimo expone en dos palabras lo que ha de tener un Prelado:
Tanta (dice) debe ser la bondad y virtud del Obispo o cualquier otro
superior, que su voluntad, que sus muestras, que todas sus obras sean
insignes y notables.
San Bernardo lo advierte así:
Considerad que debéis ser antes padres que señores. Poned cuidado en ser
más amados que temidos. Y si alguna vez conviniere usar la severidad,
sea paternal, no tiránica. Suspended el castigo, entre en su lugar la
reprehensión; abunde el pecho de blandura, no os hinche la prelacía.
Débense acordar (según la autoridad de arriba) que son comparados
y tenidos por soles de la tierra, por luces ardientes sobre candeleros,
por ciudad situada sobre alto monte en la perspectiva de todos; que
son la viña frutífera, por quien las vides cobren vigor, las lámparas
encendidas del templo de Salomón, conveniéndolos ser perfetos en
todas virtudes; fogosos en la caridad, constantes en la paciencia,
templados en los afectos, cumplidos en sabiduría, discretos en
benignidad, modestos en clemencia, ricos de piedad, adornados de
ciencia, espléndidos por humildad, dotados de continencia y
devoción. Advierta bien el Prelado la notable sentencia de Inocencio
Papa:
Luego (dice) que el ambicioso es promovido a la dignidad, se ensoberbece
y hace jatancioso. No procura aprovechar sino gloriarse de regir. Júzgase
más bueno por verse más superior; pero la perfeción consiste en la virtud,
no en el puesto. No se humana con los amigos primeros; muestra
desconocer los más conocidos; menosprecia los antiguos compañeros,
vuelve el rostro, levanta la cerviz, hace ostentación; habla de negocios
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
95
grandes; medita cosas sublimes. Nada disimula; recréase con mandar,
indígnase con obedecer, soberbio, y arrojadizo, vanaglorioso y arrogante.
Séneca enseña al Prelado, lo que debe hacer, antes que mande y rija a
los otros diciendo:
Componga primero sus afectos, menosprecie los deleites, enfrene la saña,
deseche la avaricia y aparte de su ánimo los demás defetos: y comience a
mandar cuando él dejare de obedecer a dos señores tan abominables,
como son el vicio y torpeza.
Mas ¿qué podrá decir el súbdito, cuando vea que el Prelado enredado
en todos yerros, y ahogado en ambiciones, da de mano a la devoción,
desampara los divinos oficios, olvida la observancia, huye el rigor de
la religión, desprecia las órdenes, no estima los capítulos, y aborrece
las reformas? ¿Qué dirá, si ve que es el primero en darse a regalos, en
estar perezoso en la cama, en vagar por los claustros, en pasear las
calles, y en acudir aseglariado a negociar con el mundo? ¿Qué podrá
decir, cuando descubra que no tiene orden en los pasatiempos, que
no reprime los deseos, que no enfrena la avaricia, ni en cosa alguna le
remuerde la conciencia? ¿Qué consecuencia podrá sacar el súbdito
que valga para reformarse, cuando el Prelado usurpa lo del
monasterio, defrauda lo de la religión, se aplica lo que es de todos,
hace contratos de propria autoridad, fabrica según su capricho, gasta
y derrama a su placer, convida a éste, presenta a aquél; todo lo
consume, todo lo disipa, triunfa y se alegra? ¿Qué dirá, si sobre todo
es rústico con los súbditos, importuno en los avisos, grave en las
correcciones, y enfadoso en las visitas? ¿De qué no será notado, si
acorta el vestido, si disminuye la comida, si niega las breves licencias
para cosas justas, y si tiene sólo él ampla facultad de entrar y salir,
dejando a los otros en molesta clausura?
Por otra parte pinta Eusebio al buen súbdito y religioso en esta
forma:
Debe ser el verdadero religioso despreciador de ociosidad, apetecedor de
trabajo, paciente en los oprobrios, impaciente en las honras, pobre cuanto a
dinero; rico cuanto a conciencia; humilde en sentir de sí, soberbio en
aborrecer vicios.
Debe tener siempre en la memoria, que le toca honrar y temer a su
Prelado como a lugarteniente de Dios: que por eso dice S. Agustín:
Venerad sumamente a vuestro superior.
96
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Léese haber florecido mucho la República de los Siconios, mientras su
sacro Colegio llamado Pastoforo, y el Sumo Sacerdote Carmio fue
respetado; mas cuando por la insolencia de los súbditos se
menospreció feneció su felicidad. Mientras los Atenienses veneraron
su Arquierosino, Eleoubátides, Buzigue, y los otros Magistrados,
creció grandemente el estado de su República: mas cuando a
contemplación de Protágoras, Diágoras, y otros Filósofos
introdujeron la falsa opinión de no haber Dios, y el menosprecio de
los sagrados ministros, entonces se fue perdiendo el decoro y
autoridad de la República. Desde el tiempo de Numa varón religioso,
parece que se fue aumentando por instantes la República Romana;
mas después que Clodio violó el templo de la diosa Bona y tuvo tan
poco respeto a sus ministros, pareció comenzase la ruina y
destruición de aquel estado, antes tan feliz y glorioso. Debe pues el
buen súbdito obedecer de buena gana a su Prelado, acudiendo con
puntualidad a ejecutar sus órdenes, por mandarlo así Nuestro Señor
que dice en San Mateo:
Observad y haced todo lo que os dijeren y ordenaren.
También dice S. Pablo:
Obedeced a vuestros Prelados, aunque no sean buenos.
Debría asimismo el buen súbdito rogar de contino a Dios por su
Prelado, a imitación de los Apóstoles, que rogaban a Dios por San
Pedro mientras estaba en la cárcel: por eso en los Actos Apostólicos se
halla escrito, que rogaba la Iglesia por él incesablemente. Esta oración
pedía S. Pablo a los Tesalonicenses, cuando les escribió:
Hermanos rogad por nosotros.
Por el consiguiente debría tener buena opinión de su Prelado,
acordándose de lo que el mismo San Pablo decía a los Corintios:
Hagan juicio de nosotros los hombres, como de ministros de Jesucristo, y
dispensadores de los misterios de Dios.
Tampoco debe murmurar dél, por observar el precepto del mismo
San Pablo:
Y no murmuréis, como algunos que murmuraron y fueron muertos de
las serpientes.
En fin al buen súbdito pertenece ser humilde, agradable, modesto,
obediente, templado, continente, misericordioso, caritativo,
estudioso, y devoto; no soberbio, vanaglorioso, altivo, ocioso,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
97
porfiado, indevoto y temerario: porque cuando el súbdito se halla en
la forma referida, contendiendo una bestia con otra, parece el
monasterio antes herrería de Vulcano que casa de religión: supuesto,
amenaza el Prelado, el súbdito grita, el uno se embravece, el otro se
altera; éste injuria, aquél ultraja, oyéndose del uno villanías, y del
otro vituperios.
Los Predicadores de la palabra de Dios presiden en el ministerio
más principal que hay en la Iglesia, según se colige de los Sacros
Cánones. Llamolos S. Gregorio por su excelencia, Profetas, fundado
en el lugar de Jeremías:
Prophetae tui viderunt tibi falsa:
porque los mismos pronuncian las cosas venideras, esto es, la gloria a
los buenos, y la pena a los malos. También los llama Ángeles, por ser
Nuncios de Dios, según el Profeta:
Annuntiaverunt opera Dei, etc.
Y aquellos siete Ángeles que en el Apocalipsi cantan con las siete
trompetas, significan los mismos Predicadores en los siete estados de
la Iglesia, comprehendidos en las palabras de su predicación, como
en aquel lugar expone con agudeza Hugo Cardenal. Son asimismo
ilustres, en razón de ser su oficio Apostólico, y ordenado por Cristo,
cuando dijo:
Id y predicad el Evangelio por todo el universo a toda criatura.
Antes (para su mayor dignidad y grandeza) fue oficio del mismo
Cristo Redentor Nuestro, que le ejerció en el mundo con la gravedad
y perfeción que convenía al sujeto y ministerio. Para predicar éstos
dignamente, han menester tres cosas principales, caridad ardiente,
vida ejemplar, y ciencia de muchas cosas bien fundada. Queriendo
apuntar estas tres, dijo Cristo Nuestro Bien en favor de San Juan
Baptista luz de los predicadores:
Era aquél candela encendida y luciente.
Donde se llama candela, por el conocimiento de la divina ley que
tenía infusa. Y por eso:
Tu palabra es luz de mis pasos.
Encendida, por su singular caridad, luciente, por su honesta
conversación; en que cumplió el precepto de Cristo:
Sic luceat lux vestra, etc.
98
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Debe pues el predicador predicar sobre todo por caridad, no por
remuneración. Mas no por eso quiero negar deje de ser digno de
premio cualquier obrero: porque también San Pablo protesta,
no se impida la boca del buey trabajador.
Lo mismo San Gerónimo cuando dice:
Es género de condenación, negar lo necesario a los varones Apostólicos y
predicadores:
verdad que también confirma el Derecho Canónico. Por el
consiguiente ha de predicar, sólo por hacer fruto en las almas, no por
deseo de opinión. Así (según San Gregorio) debe el que profesare
espíritu, poner particular cuidado, en no desvanecerse con lo que
rectamente dijere. Y añade el mismo santo, que aunque se deba
guardar de no hacer sermón nacido de arrogancia y vanagloria; si
movido de buena intención mientras predica, le acometiere algún
desvanecimiento, no debe desamparar lo que tiene entre manos;
porque como está escrito:
Nunca siembra el que repara en vientos.
Y tráese el ejemplo de San Bernardo, que tentado de vanagloria
mientras predicaba, dijo en su corazón:
No lo comencé por ti, ni por ti lo dejaré.
Y así con justa causa decía el Profeta al Señor:
Inspirad a vuestro siervo palabras nacidas de vuestro temor.
Y el Apóstol S. Pablo:
El que se gloria, glóriese en el Señor.
No es bueno, no es aprobado, el que se ensalza a sí propio, sino aquel
a quien Dios hace virtuoso y bueno. Con todo eso, dada la primera
gloria a Dios puede el Predicador apetecer la gloria que suele
acompañar a la virtud. Así Marco Tulio dijo:
No se debe seguir lo bueno por ocasión de ser alabado: mas si a lo bien
hecho se sigue loa dóblase la voluntad para apetecerlo y continuarlo.
Y anduvo acertado Ovidio cuando celebró la gloria que nace de la
virtud, con estos versos:
Excitat auditor studium laudataque virtus
crescit, et immensum gloria calcar habet.
Y añadió el mismo Tulio:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
99
El honor alimenta las artes; y la opinión y gloria son causa de encenderse
en los estudios.
Y aunque el Predicador no haga fruto, no se debe entristecer, ni
perder de ánimo; que como dice el Apóstol, recebirá el premio según
el trabajo. Debe asimismo ser ejemplar en la conversación tocando el
dicho del Ecclesiástico:
Pareció sol resplandeciente en el templo de Dios.
Simaco Papa dice:
Sólo aquel ejerce dignamente el oficio de amonestador, que con sus
acciones virtuosas condena las faltas ajenas, descubriendo el amor que le
mueve con la sinceridad de su plática.
Y como dice S. Juan Crisóstomo:
Viviendo bien, y hablando bien, instruyes al pueblo cómo deba vivir: mas
enseñando bien, y viviendo mal, adviertes a Dios en qué forma te deba
castigar.
Y S. Gregorio dice:
Es fuerza se menosprecie la predicación de aquel, cuya vida se tiene en
poco.
Mas el Real Profeta al Predicador que hace lo contrario de lo que
predica, recita las siguientes palabras del Señor, ásperas por estremo:
Dijo Dios al pecador: ¿Por qué haces ostentación de mi justicia, y tomas
mi palabra en tu boca? Tú aborreciste la enseñanza y virtud, y
prevaricaste mis documentos: fuiste a medias con el ladrón y adúltero: tu
boca abundó de malicias, y tu lengua predicaba indecencias.
Y el Apóstol dice:
Tú que enseñando a otros no te enseñas a ti: tú que en el púlpito
abominas el robo y después le sigues.
Y Nuestro Señor los arguye con aspereza en el Evangelio diciendo:
Decid generación de víboras ¿cómo podéis hablar bien, si sois malos?
Y de nuevo dice:
Hipócrita quita primero la viga de tus ojos, y después quitarás la paja de
los tu prójimo.
100
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De aquí es haber difinido Catón sabiamente al Orador, diciendo ser
varón bueno y platico en decir y obrar. Marco Tulio dijo, era la cabeza
y principio de la oratoria enseñar lo mismo que se obraba.
Así que es necesario sea el Predicador de buena vida, de
verdadera y no aparente virtud, como son los hipócritas, de quien nos
aparta el Señor cuando dice:
Guardaos de los falsos Profetas, que bien a vos con vestiduras de ovejas,
y dentro son lobos robadores: por los frutos los conoceréis.
Gregorio Nacianceno dice a semejante propósito:
Conviene limpiarse a sí antes de limpiar a otros, hacerse primero sabio, y
luego comunicar su sabiduría a los demás: volverse luz para comunicar
resplandores: llegarse a Dios para hacer que otros se lleguen.
También se requiere en el predicador ciencia bien fundada y casi
universal, por eso dice S. Pedro:
Preveníos para dar cuenta a cualquier Potentado, de la fe y esperanza que
asiste en vosotros.
Y por esta causa exhorta S. Pablo a Timoteo, que atienda a la lección,
exhortación y dotrina. En figura desto partió Nuestro Señor primero
los cinco panes, que significan los cinco libros de la ley Mosaica, y
después los dio a los Apóstoles para que los distribuyesen entre la
turba. Toca al mismo el conocimiento de la Teología Escolástica, y
dotrina escritural de los santos Padres, y saber las constituciones de
los Sumos Pontífices, las determinaciones de los Sacros Concilios, la
Filosofía, Lógica, Retórica, y Poética. Porque cuanto más fuere
instruido, y ejercitado en las ciencias y artes liberales, en el
conocimiento universal de las cosas del mundo, y en especial de los
vicios del pueblo; tanto más parecerá en el púlpito hábil y
consumado. Su materia propia y principal es la sagrada Escritura
(como dice San Antonino) y si tal vez quisiere introducir para prueba
de conclusiones escriturales, los Doctores Étnicos, Históricos, y
Filósofos Gentiles, no se debe tachar del todo (dice el mismo santo)
porque también el Apóstol en sus epístolas y predicaciones, se sirvió
de tales cosas. Y Clemente Papa dice en semejante ocasión:
Después que el predicador hubiere recibido de las divinas letras, la forma
y regla de la caridad y verdad, no será absurdo valerse también de aquella
erudición común, y liberales estudios, que por ventura habrá aprendido
en la puericia, para confirmación de la verdad; mas de tal modo que la
siga siempre, y se aparte de todo aquello que fuere falso y fingido.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
101
Mas querer precisamente llegar el sermón de Filosofía, de Astrología,
y de otras ciencias semejantes, es cosa del todo indigna, porque la
esclava no se debe anteponer a la Reina, de quien está escrito:
Asistió la Reina a tu mano derecha, con un vestido recamado de oro,
cercada de variedad y hermosura.
A este propósito dice San Agustín:
Lo que de verdad hubieren dicho la Sibila, Orfeo, y otros Poetas, y
Filósofos, podrá servir para convencer la vanidad de los paganos; mas no
para abrazar su autoridad.
Por tanto Gregorio (como se halla en el Decreto) reprehende a cierto
Obispo, que predicaba al pueblo la Gramática, concluyendo, con que
no se admiten, ni caben bien en una boca, las alabanzas de Cristo y
las de Júpiter. Donde la Glosa dice, recitaba el tal Obispo las fábulas
de los Poetas, y las moralizaba. Esto no conviene, como tampoco que
se prediquen cosas apócrifas, y no auténticas. Y así Santo Tomás en
cierta Epístola arguyó con modestia, a uno que había predicado que
la estrella aparecida a los Magos, tenía forma de un niño pequeño, y
que la Virgen meditaba siete veces cada día la Pasión de Cristo, no
faltando infinitas cosas que decir en la Escritura, sin divertirse con
fábulas inciertas y no conocidas. Débese guardar el predicador
principalmente de decir cosas falsas en el sermón, y en particular en
las cosas tocantes a la Fe, y pertenecientes a los vicios, y a las
virtudes, por no hacer sospechoso todo su sermón, y dar ocasión de
que le juzguen por ignorante y malicioso. También se debe guardar
grandemente de la blandura en las cosas que merecen severa
reprehensión. Debe asimismo huir mucho de la jatancia, y
ostentación, por no hacerse digno de menosprecio con los doctos, y
bien entendidos; porque éstos al instante perciben el valor del sujeto,
y reconocen hace junta de cosas, para que sirva sólo de aparencia, y
no de mostrar que sabe con fundamento. El buen predicador no ha de
reprehender sin modestia a las personas supremas, por no provocar
el pueblo a escándalo y alboroto, porque de aquel acto antes
procedería daño que provecho. No debe amar las competencias con
los otros predicadores; porque siempre de tales contiendas nacen
cismas entre los oyentes, y sirve sólo de turbar la paz popular.
Procure no ser demasiado largo, no enfade con la prolijidad. También
la exquisita brevedad (dice San Gerónimo) destronca y mal logra el
deseo de los curiosos. Deseche la demasiada velocidad en el decir, así
como la tardanza: porque según Séneca,
102
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
La pronunciación debe ser compuesta como la vida, donde ninguna cosa
se halla bien ordenada con precipitación.
Es también reprehensible la copia de infinitas alegaciones, y la de
muchas divisiones; porque ni el oyente puede encomendar lo que
escuchar a la memoria, ni el mismo predicador puede huir la nota de
ostentación. Es necesario evitar las palabras ociosas y vanas, por no
parecer ligero. San Gerónimo dice:
Buen predicador es que el que provoca al pueblo antes a tristeza que a
risa.
No ha de predicar siempre la misma materia en todas partes, sino
sujeto diverso a diversos, midiéndose con la diversidad de las
condiciones, costumbres, y estados. A este propósito dice San
Gerónimo del Apóstol:
Éste a imitación de médico perito, no quiere sanar con un colirio los ojos
de todos, sino que va curando las heridas de cada Iglesia particular.
En suma, al mismo pertenece no predicar a idiotas, y simples cosas
sutiles; no proponer a doctos cosas vulgares, no engrandecer las cosas
ligeras como algunos, no inducir desesperación en los pecadores con
la ira de Dios, ni tampoco hacerlos confiados con la misericordia, no
predicarles cosas nuevas, y caprichos de su cabeza; no ser abundante
en su sentido para exponer la sagrada Escritura; argüir los defetos
públicos como conviene, celebrar las verdades, según el lugar y el
tiempo: y en todas las cosas procurar el fruto de las almas, teniendo
sólo esto por blanco principal. Las partes sobre todo que desean
Cicerón, y Quintiliano en un famoso orador, se requieren también en
el predicador; esto es, naturaleza, arte, imitación, ejercicio, y
memoria. Naturaleza, porque como dice Horacio:
Tu nihil invita facies, dicesve, Minerva.
Es bien verdad que no ha de perder el ánimo; aunque al parecer
no la tenga. Porque no hay cosa en la aparencia tan difícil, a quien no
deje de vencer el estudio y continuación. Y si la picaza, si el papagayo
y otros pájaros aprenden a hablar; ¿por qué no aprenderá el hombre,
teniéndolo proprio por naturaleza, ayudándolo la divina gracia, y el
estudio con su continuo ejercicio? Demóstenes nos sirve de ejemplo,
pues con ejercicio emendó, y reformó su lengua, que era en el
pronunciar algunas cosas tartamuda, gruesa y repugnante.
Requiérese el arte: porque si bien dice Séneca,
no deleiten sino aprovechen nuestras palabras;
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
103
si bien en S. Mateo maldijo Nuestro Señor la higuera que tenía hojas y
no fruto: si bien San Pablo escribe:
Mi palabra, mi predicación no tiene puestas sus fuerzas en la persuasión
de la humana sabiduría, sino en la demostración de espíritu y virtud:
y poco después añade:
Nosotros no disponemos las cosas con el espíritu deste mundo, sino con
el de Dios, para que sepamos lo que el mismo Señor nos concedió; y esto
no lo expresamos con las doctas palabras de la humana sabiduría, sino
con la doctrina del espíritu, etc.,
si bien digo se opone todo esto en razón de que no debe el Predicador
darse todo a las flores de la elocuencia, y dejar por el deleite del
auditorio el provecho de las almas: ninguno negará se requiere en el
sermón singular artificio; y así si se mira bien, tal fue el del mismo
Apóstol. Así lo afirma S. Gerónimo escribiendo a Pamaquio y Océano
sobre su ilustre y preclara arte en el predicar, donde dice:
Trataré del Apóstol Pablo, a quien todas las veces que leo, no me parece
oír palabras sino truenos. Leed sus epístolas, y en particular las que
envío a los Romanos, a los Gálatas, a los Efesios: todo está puesto en
contienda, en sus alegaciones descubriréis cuánto se aprovecha del
Testamento Viejo. ¡Qué artificioso! ¡Qué prudente! ¡Con qué
disimulación procede! Parecen sus palabras simples, y casi como de
hombre inocente y rústico, que ignora hacer y evitar asechanzas: pero en
cualquiera parte que las miréis, rayos son: insiste en la causa: cumple en
todo lo que toca: vuelve el rostro para esperar: finge fuga para oprimir.
Y aunque S. Pablo no quiso confesar de sí estas circunstancias, antes
como vaso de sabiduría y humildad quería edificar a los Corintios, y
confirmarlos con su divina doctrina, mostrándoles que enseñaba más
con el espíritu, que con la palabra; y más con la caridad de Dios
vivificadora, que con la ciencia del mundo persuasoria: deseo saber,
¿qué arte no muestra el mismo en aquella defensa que hace de Festo,
y del Rey Agripa; cuando procuraban los Judíos fuese condenado?
¿Por cuántos caminos procura captar la benevolencia de los jueces?
¿Con cuánta prudencia, agrado y modestia se defiende de todos?
¿Qué colores, qué artificios no usa? ¿Qué argumentos no trae para
prueba de su inocencia? ¿Qué arte le falta en sus descargos? Así quien
no poseyere un artificioso decir, ¿qué espera conseguir de bueno?
¿Qué cosa sin él persuadirá al auditorio, que no resulte en enfado del
uno, y en menosprecio del otro? ¿Qué exordio, qué narración, qué
104
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
confirmación, qué confutación, qué conclusión, qué epílogo podrá
hacer que sea bueno? ¿Quién podrá jamás aplicar el oído a sujeto tan
incapaz, que no comienza bien, que prosigue mal y que peor desata y
concluye?
La imitación asimismo es necesaria en el predicador, porque
imitando a los varones de ingenio, y acomodándose a su modo, se
hace también él ingenioso y singular. Importa sobre todo el ejercicio
para la pronunciación, con quien podrá adquirir aplauso, mover a
tristeza, a lágrimas, a admiración, a benevolencia, a odio, a espanto,
según lo que se ofreciere. Ésta es aquella por quien preguntado tres
veces Demóstenes, qué cosa más esencial se requería en el orador,
respondió otras tres que la pronunciación. Con ésta movió Cicerón
tanto el ánimo de César, que queriendo condenar a Ligario, quedó
por la fuerza del decir el ardor de su ira tan templado, que tuvo
piedad de su enemigo, concediendo a él la vida, y a Cicerón la palma
de haber vencido su enojo. Con ésta Egesio Cirenaico (admirable
orador) persuadió, y puso delante tan vivamente las miserias
humanas, que provocó la voluntad de muchos a desear la muerte.
Con ésta fue tan único Pisistrato en Atenas, que no obstante tuviese
por contrario a Solón (varón tan insigne) fue elegido a la suma
dignidad del Imperio, mediante el ímpetu del decir que con
eminencia resplandeció en él. Con ésta el severo Catón fue llamado
en Roma el Romano Demóstenes; pudiendo su elocuencia, lo que
quiso con el pueblo. Y si el que predica tuviere tal memoria, que con
facilidad discurra por el espacioso campo de la Escritura; y de las
otras ciencias (siempre a propósito) no perdiendo uno de muchos
lugares, no faltando apenas en una sílaba, no olvidando casi un
punto, entonces se llamará con justa razón predicador famoso;
porque la acción del movimiento, la fuerza, y energía, de las palabras,
la gravedad en los periodos, la copia de las cosas, la abundancia de
los conceptos, la facilidad de los discursos, la bondad de la dotrina, el
sonoro metal de la voz, la suavidad de la lengua, el espíritu en la
acción, la alteza del sujeto, el orden de la materia, el adorno gracioso,
la forma apacible, la ingeniosa invención, el exceso de la memoria, la
facilidad en exponer, la reprehensión levantada, el blando amonestar,
el amenazar terrible, el confutar severo, el instruir fácil, el enseñar
dócil, el deleitar agradable, el comover afectuoso, el fervor
sumamente inflamado, hacen cumplido y perfeto a un predicador,
para que sea semejante a un padre Lobo Capuchino Español, a un Fr.
Francisco de Castroverde Agustino, a un Fr. Sebastián de Bricianos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
105
Francisco, a un Don Francisco Terrones Obispo de León, a un
Gerónimo Florencia de la compañía de Jesús, a un Fray Plácido de
Tosantos Benito, a un Fr. Alonso de Cabrera Dominico, a un Fr.
Gregorio de Pedrosa Gerónimo, a un Fr. Francisco Tamayo Mínimo, a
un Fr. Hortensio Paravisino Trinitario, a un Fr. Cristóbal Duarte; a un
Fr. Francisco de Jesús Jodar Carmelitas, a un Fr. Diego de Jesús
Salablanca del mismo orden, Descalzo, a un Fr. Angel Manrique
Cisterciense, a un Fr. Ambrosio Machín Mercenario, y a otros muchos
antiguos modernos, gloria de sus religiones, y luces de elocuencia y
doctrina.
Anotación sobre el III discurso.
Hablan doctamente de la religión Agustín Esteuco en el lib. 10 de
Perenni Philosophia: donde al cap. 3 declara cuál sea la verdadera
religión, y en el cap. 12 de qué partes consta. En el capítulo 2 trata de
los grados de la religión, y en el cap. 1 del mal que se sigue cuando el
mundo disminuye, o quita las fuerzas de la misma, y Juan Francisco
Pico Mirandulano lib. 1 de Praenotione, hablando deste sujeto, en el 9
y 10 cap. muestra de dónde se derive el nombre de religión, cuál sea
la verdadera, y qué objeto el suyo.
Muchas cosas tocantes a la religión, apunta Iamblico en su libro
de los misterios, y mucho más Lactancio Firmiano en un libro entero
que hace de religión. Gallarda difinición de las religiones trae Alberto
Magno, en el libro de la Naturaleza y origen del alma, al tratado 2. Y
así en el 5 de la Ética, al tratado 3, capítulo 3. Celio Rodigino, lib. 5 de
sus antiguas lecciones, c. 39, declara, de dónde hayan procedido
todas las falsas y supersticiosas religiones, poniendo sus
fundamentos en la Astrología. Cuanto a los Prelados, subditos, y
religiosos véase el oratorio de religiosos del Obispo Don Antonio de
Guevara, que trata por estremo dellos. Del gobierno temporal: léase a
Navarro sobre el cap. Ne dicatis, el cual es totalmente contrario a las
prelaturas perpetuas de algunos religiosos.
De las ceremonias civiles, hay una cumplida anotación en Julio
Barbarana en la primera parte de su oficina, al tit. 9, y de la misma
habla Alejandro de Alejandro, en el 2 de sus días Geniales, cap. 19. De
las que se llaman Ceremonias sagradas, trata en la anotación de
Ritibus sacris, el Barbarana. De las Ceremonias de la Misa, hizo una
junta Juan Garecio Misagense confesor: y asimismo Miguel Timoteo
Gatiense.
106
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De las órdenes de las religiones, léase a Juan Lucido, y el Catálogo
del Casaneo: fuera de lo que se saca del suplemento de las Crónicas
de San Antonio, de Vicencio Balvacense, de Rafael Volaterrano, y de
otros muchos.
A las órdenes de caballeros, se añadió de nuevo otra de S.
Francisco, instituida por Sixto V. Del orden Ecuestre, acerca de los
Romanos, trata Alejandro de Alejandro, lib. 2 de sus días Geniales,
capitu. 29, y Juan Rufino en el de sus antigüedades Romanas al cap.
17.
Cuanto a los predicadores, quien quisiere notar cosas curiosas, y
más dilatadas, lea las Retóricas Ecclesiásticas del Cardenal Valerio, y
de Fr. Luis de Granada, junto con la obra de Fr. Lucas Valón, que
todos enseñan copiosamente las partes que debe tener. Puédese ver
asimismo el tratado de Panigarola. Mas sobre todo, no se aparte el
predicador de la Retórica de Guillelmo Parisiense, cuyas famosas
obras tiene el olvido indignamente sepultadas.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
107
De los Gramáticos, y Maestros de
muchas obras.
Discurso IV.
M
UCHOS procediendo con rigor contra los Gramáticos, así
antiguos como modernos, quisieron (fundados en su
parecer) menoscabar sus humildes principios, y tiernos
fundamentos, respeto de que ocupándose en menudencias de letras,
sílabas, dicciones, y cosas semejantes, parece se hacían indignos de
alabanza, y de toda especie de honor.
A esto se junta lo que refiere Suetonio, haber sido los Gramáticos,
tiempos atrás, menospreciados, y tenidos en poca consideración. No
advirtieron éstos, ser muchas cosas cuanto más pequeñas, tanto más
raras, y que las personas de entendimiento las juzgan de más estima.
¿Hay cosa más pequeña (dice el Beroaldo) que el carbunclo, cosa más
limitada que el diamante; o más breve y mínima que el jacinto? Y con
todo eso no hay piedra que les iguale en precio y valor. Escribe
Homero haber sido Tideo de pequeña estatura, mas de grande ánimo
y terribles fuerzas. Por eso Virgilio dijo:
Utilior Tideus, qui si quid credis Homero,
ingenio pugnax, corpore parvus erat.
Y Papino dijo con no menos verdad que agudeza:
Maior in exiguo regnabat corpore virtus.
En los Proverbios se dice, ser cuatro cosas en la tierra mínimas,
que muestran ser de mayor cordura que las otras. La hormiga que
prepara de las mieses su manjar; la liebre que pone su cama en la
tierra; la langosta que va en tropas, sin Rey ni cabeza, y la tarántula
que anda con las manos, y habita en palacios de Reyes. No conviene
según esto hacer burla de los Gramáticos, aunque sus fundamentos
sean débiles; porque contienen en sí una máquina por estremo alta y
sublime. Quintiliano dijo:
Ninguno pues haga poca estimación de la Gramática como de cosa
pequeña, porque en lo interior contiene sutileza de muchas cosas buenas,
no sólo para adelgazar los ingenios de los muchachos, sino también para
ejercitarlos en altísima erudición y ciencia.
Y Cornelio Nepos,
108
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
El Gramático (dice) es el que con que agudeza, diligencia y ciencia sabe
hablar y escribir.
¿Fue por ventura poco trabajo el de la invención, aunque breve de
los caracteres, pudiéndose con tan pequeño número de letras,
explicar la infinidad de los conceptos humanos? Pregunto, ¿que
invidioso habrá que no celebre sumamente a Dionisio Licinio
Romano, que mereció por haber sido inventor de las sílabas Latinas,
le dedicasen estatua en Campidolio? ¿Qué es la Gramática, sino una
ciencia, que abierta se abren todas las demás; y estando cerrada, lo
están también las otras? Según Isidoro, y Francisco Patricio, ¿no es el
fundamento de todas las ciencias y artes liberales? ¿Por qué
ordenaron los antiguos Romanos públicos estipendios y salarios a los
Gramáticos, haciendo por su causa un edicto, para que enseñasen
hasta en las esquinas de las calles, sino por darles el merecido
premio? ¿Por qué con tanto cuidado se eligen preceptores de
Gramática que sean eminentes en letras, y virtuosos en costumbres,
sino a fin de honrarlos? ¿Por qué forma Quintiliano aquellas ínclitas
alabanzas de la Gramática, afirmando ser necesaria a los muchachos,
agradable a los mayores, dulce compañera de secretos; y la que en
todo género de estudios tiene más de trabajo que de ostentación, sino
por la misma razón de ensalzar a los que la profesan? ¿Por qué está
escrito en los Cánones (según las palabras de San Gerónimo) que
puede bien la doctrina de los Gramáticos aprovechar a la vida, como
se tome en buen uso; sino por darle título de profesión saludable?
¿Por qué la constituye Ludovico Vivaldo primera entre todas las
ciencias, por orden de necesidad, sino por imprimir su grandeza en
los ánimos de todos sus estudiosos? ¿Quintiliano no la intitula
Ciencia de bien hablar? ¿No la acompaña con la Poesía? ¿No la hace
amiga de la Historia, y de la Música en la composición de metros y
rimas? ¿No la conforma con la Astrología en las descripciones
Poéticas de los ortos y ocasos? ¿No la hace familiar de la Filosofía que
en versos Griegos trató Empédocles, y en Latinos Varrón, y Lucrecio?
¿Cuán loado es Prometeo, que fue entre los Griegos el primer
inventor de tanta sabiduría? ¿Cuánto lo fue Crates Milota, a quien
envió Átalo al Senado de Roma (entre la segunda y tercera guerra
Africana) porque llevase tan precioso don a la primera ciudad y
Reina del mundo? ¿Cuán celebrados son el Comendador Griego, Juan
Latino, el Maestro Francisco Sánchez de las Brozas, el Maestro
Martínez Portugués, Ludovico Dolce, Pedro Bembo, Julio Camilo, y
otros que con eminencia florecieron en el arte de hablar? ¿Cuán
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
109
encarecido es aquel gran Carlo, que halló la Gramática Tudesca, y
puso nombres nuevos a los meses, y a los vientos? ¿Cuán loados
fueron sus insignes profesores, como Aristarco Alejandrino, que
compuso más de mil tomos, y Didimo que escribió más de cuatro mil,
Valerio Catón, que enseñó en Roma con tanto aplauso gobernando
Sila, Verrio Flaco Maestro de los sobrinos de Augusto, que mereció
una estatua, por la benignidad del modo de su enseñanza, Cayo
Meliso Espoletino, a quien por su ingenio dio libertad Mecenas, Nicia
que adquirió la gracia de Pompeo, y Cicerón? No se nombran sin
alabanza aquellas prudentes amas, y madres que siguieron el
precepto de Crisipo, enseñando a sus niños el arte de bien hablar,
como Cornelia madre de los Gracos, maestra de cuanta elocuencia
resplandeció en ellos; Aurelia madre de César; Atia madre de
Augusto; Istrina que enseñó la lengua Griega a Silo hijo de Arifite
Rey de Scitia. No pierden su debida loa los Maestros o ayos, que con
acciones compuestas, y costumbres políticas enseñaron a los niños;
como Crasicio, que crió al hijo de Marco Antonio; Fileta Coo, que
tuvo a cargo a Ptolomeo Filadelfo, Volcacio que crió a Octavio
Augusto, Cenodoro Efesio, que crió los hijos del primer Ptolomeo, sin
otros muchos. Merecen pues sumo honor los Gramáticos, porque
tratan de explicar cuanto tenemos en el ánimo con palabras propias,
como Elio Meliso, que enseña escribir con apuntación, como Nicanor
Alejandrino, a dictar cartas, como Asinio Capitón a versificar, como
Enio el Gramático, a buscar los verdaderos epítetos de las cosas, como
Telefo Pergamense, a componer historias; como Apiano Alejandrino,
Herodiano y Apolodoro Ateniense a hacer oraciones; como Elio
Preconio a leer y a exponer; como Lucio Cicilio Epirota Asinio Polión,
Heraclión Egipcio: y otros que enseñan letras, sílabas, nombres,
pronombres,
verbos,
oraciones,
preposiciones,
adverbios,
interjeciones, conjunciones, tiempos, casos, figuras, puntos, y cosas
deste género.
Por otra parte no se qué decir de ciertos Gramaticones, que en
cualquier conversación altercan con notable porfía, sobre si la Y y la Z
se escriben sólo en las dicciones Griegas, o también en las Latinas; si
el alma de Aristóteles se escribe Endelechia por Delta, o Entelechia por
Tau, si la H es letra o nota de aspiración, si la X es necesaria o no,
habiéndose dicho antiguamente con C y S lecs, pacs, como lo certifica
Quintiliano: si la R merece ser admitida en el consistorio de las letras,
por forzosa, si el nombre de Ulises se ha de escribir con X, o con dos
SS, si son tres partes las de la oración, nombre, verbo, y conjunciones,
110
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
como quieren Aristóteles y Teodeto; o cuatro como juzgan los
Estoicos, separando los artículos de las conjunciones, o muchas otras
añadidas después: como preposiciones, nombres apelativos,
pronombres, participios, adverbios, interjeciones, según Aristarco, y
Palemón: si los pronombres son quince, según Prisciano, o más, como
sienten Diómedes y Foca: si las letras se doblan, como in causa, con
dos ss, y en religio con dos ll, o si se pronuncia con una sola, con otras
molestas contiendas de acentos, de puntos, de ortografía, de
pronunciación, de letras, y figuras, etimología, analogías, preceptos,
reglas, declinaciones, modo de significar, mutaciones de casos,
variedad de tiempos, de personas, de números, de varios
impedimientos, y órdenes de construir. Por manera que con razón
han sido despreciados estos insípidos contrastes por Luciano que
hizo burla de la diferencia entre la s y la t consonantes; y por Andrés
Salernitano, que describió con clara elocuencia la guerra Gramatical.
Así se notan muchos dellos por demasiado importunos en muchas
cosas, como Mesala que escribió de cada letra singular un libro; el
Beroaldo que quiso notar a Servio de cosas mínimas y bajas; Lucilio
que tachó a Beccio por haber usado voces Sabinas y otras; Asinio
Polión que reprehendió a Livio, por la mezcla del hablar Paduano;
Palemón que procedió contra Marco Varrón por cosas ligerísimas,
Quintilio que mordió a Séneca, por haber con flacas sentencias
interrumpido a menudo la gravedad de las palabras; Lorenzo Vala,
que a ninguno de sus antecesores perdona. Demás, se hallaron
muchos Gramáticos enfadosos por sus malas calidades, como
Domiciano intratable humorista, que fue Preceptor en Roma; Orbilio,
que lo fue en Benevento en tiempo de Cicerón, hombre insufrible en
leer y enseñar; Renio Palemón, que se gloriaba de que habían nacido
con él las letras, y de que junto con él habían de morir; Leónidas ayo
de Alejandro, de quien refiere Diógenes Babilónico, haber llenado de
vicios el ánimo de aquel señor mientras era niño, y el otro a quien
Crates Filósofo dio de cachetes, en razón de que había enseñado
ignorancia en lugar de ciencia. ¿Qué diré de las malas lenguas de
algunos que notan a Platón de desordenado; a Virgilio de que desolló
a Teócrito y a Homero, a Marco Tulio de haber hablado con número
confuso, a Salustio de demasiado afectado, a Terencio de haber
mendigando sus comedias de Labeón, y Cipión; a Macrobio de
ingrato y vergonzoso ingenio; a Plinio de mentiroso; y a Ovidio de
haberse agradado mucho de sí? ¿Qué diré de la temeridad con que
algunos entran en juntas, donde quieren ostentar con sentencias
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
111
aprendidas de memoria, y con versos a fin de parecer Poetas:
vendiéndose sobre todos por Teólogos Escriturarios, y entendiendo el
sentido al revés, por ceñirse demasiado con la letra? ¿Qué diré de la
prosopopeya que gastan, teniéndose por ídolos de la Gramática,
cuando recitan a Peroto Cantalicio; a Dispauterio, a Agustín Dato, a
Prisciano, a Juan David, a Britano, a Adám Traiectense, y a otros
dogmatizantes: si bien apenas saben tal vez el Ianua sum rudibus del
Donato? Por eso Cantalicio arguyó agudamente a Branquita Pedante,
diciendo:
Dum legit in Cathedra sapiens Branchita Poetas,
allegat semper pro Cicerone Phocam.
¿Qué diré de la necia y loca gravedad pedantesca, qué del
cuidado de estar siempre con su entonación, tan presumidos y tiesos,
que parecen Cicerones en las Cátedras, qué del leer afectadamente,
del vagar por la clase con pasos sosegados y tendidos, y del poner
miedo a los muchachos con abultada voz, qué de las persuasivas para
que sigan las pisadas del Prisciano, o Antonio, qué de las desórdenes
que muchas veces se causan por sus defetos, qué de las negligencias
en el enseñar, qué de la avaricia en pretender siempre crecimientos de
salarios? ¿Qué de la simplicidad de algunos particulares, como del
Pedante de Bolonia, que queriendo dar nueva de que en su tierra
había muchos bandoleros, y que corría peligro no matasen algún día
al Gobernador de aquella ciudad, dijo: Yo vereor que por la copia destos
exules, un día no sea necato el Antistite? ¿Qué del que encaminando una
carta a Padua, por poner en la plaza del vino, a la especiería de la
Luna, escribió: En la ciudad Antenórea, en el foro de Baco, a la Aramotería
de la diosa Triforme? ¿Qué del otro que injuriando a una Cortesana
dijo: Esta Lupa Romuela tiene siempre el ojo a los locales, ni jamás se ve con
la risa Citérea, hasta que en su casa se ve omninamente saturata de su
inglubie? ¿Qué diré de aquel que saludando a un Figón, comenzó con
Ave Pincerna deifico: salve maestro de condimentos lautísimos; Dii te
adiuvent, sagrario de todos los férculos opíparos? ¿Qué del que
preguntando a un viandante por el camino de Roma, dijo: Dime
delegante viator,¿cuál es el itínere Germano de pervenir a la ciudad de
Rómulo? Y en fin ¿qué diré de aquel bachillerito, que deseando una
vez se desayunasen con guindas ciertos amigos suyos, dijo
airosamente: Ea mis señores cito cito, guindiculae ad sunt; tomen ad
decapitandam choleram: porque pretendo scindirla simul con vuesas
mercedes? Estos disparates y latines corrompidos solicitan muchas
veces menosprecio general contra todos los que se apropian el título
112
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
de Gramáticos, provocando risa y gusto en los que consideran su
afectada acción y lenguaje viciado.
Mas esto aparte; dos géneros de Gramática, ponen Amonio sobre
Porfirio; y Simplicio sobre la Física. El uno dice:
Ocúpase la Gramática en la noticia de las más cosas que tratan los
Poetas, y otros Escritores.
El otro;
Gramática es saber la confusión de las mismas veinte y tres letras.
Alberto Magno, expone sea el oficio de la Gramática, considerar y
advertir la variación de voces, en la forma que se han de entender, y
en particular, si son simples o compuestas, procurando explicar la
significación de cualquiera dellas, y por qué razón es antes una que
otra.
Fue su autor cierto Teuth según Platón. Divídese (según Dionisio y
Taurisco) en artificial, histórica, y propia. La artificial es aquella en
que se dan reglas de elementos, letras, partes, oraciones, y ortografía.
La histórica es condenada, y juzgada por instable, tratando de las
cosas humanas, de las divinas, de las heroicas, de las personas, de los
lugares; y de otras cosas. La propia es la que se ocupa entre
Historiadores y Poetas: tocando a los Gramáticos saber el antiguo y
moderno modo de escribir.
Últimamente dice en su alabanza el agudo Ángelo Policiano:
Las partes del Gramático consisten en revolver y declarar todo género de
Escritores, Poetas, Históricos, Oradores, Filósofos, Médicos, y Legistas.
Nuestro siglo poco docto, en la antigüedad redujo estos profesores a corta
esfera: mas tanta fue su autoridad entre los antiguos, que ellos solamente
fueron censores y jueces de todas las obras, por cuya causa los llamaban
también Críticos.
Anotación sobre el IV discurso.
Por lo que toca a los diptongos antiguos que llegan a siete, se podrá
ver la nota de Ángelo Policiano en sus Misceláneas capítulo cuarenta
y tres, y en su Panepistemón una distinción de la Gramática curiosa,
y más difusa que la de arriba. Cuanto a la enseñanza de los maestros,
véase la primera epístola de Celio Calcañino, escrita a Bartolomé
Richio libro doce. A este propósito pone muchas cosas Plutarco en el
libro, de institutione puerorum: y lo mismo Marco Varrón en el tratado
de Pueris educandis. Para este intento introduce Plauto en la comedia
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
113
de los Béquidos a Lido Pedante, porque refiera la antigua institución
de los Griegos acerca de los muchachos, coligiéndose no pequeño
fruto para la instrución de los mismos. Las guerras, o pleitos de los
Gramáticos por ciertas menudencias, se sacan de muchos autores:
mas una gresca particular, tocante a los verbos, Invenio, et Reperio, se
lee en Alejandro de Alejandro, libro primero de sus Días geniales.
Manlio propone lo que se debe enseñar a los estudiosos de Gramática
en aquellos versos:
Ut rudibus pueris monstratur litera primum
per faciem nomenque suum, componitur usus;
tunc coniuncta suis formatur syllaba nodis,
his verbis structura venit per verba ligandi;
tunc rerum vires, atque artis traditur usus:
perque pedes proprios nascentia carmina surgunt,
singulaque in summa prodest didicisse priora.
114
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
L
De los Doctores de Leyes, o
Jurisconsultos.
Discurso V.
AS leyes tuvieron varios autores. Sin la divina, que fue dada
por Dios, y escrita por Moisén a los Hebreos, se lee haber
Cecrope instituido leyes humanas para los Egipcios. Foroneo
fue el primero que las ordenó a los Griegos, según Isidoro, si bien se
dice las había dado antes Ceres a los hombres, según el parecer de
Pomponio Leto, y de Virgilio que dice:
Prima dedit leges; Cereris sunt omnia munus.
Mercurio Trimegisto las dio a los Egipcios: después Dracón, y
Solón a los Atenienses; Licurgo a los Lacedemonios: y fue Palamedes
el primero que hizo leyes Militares para juzgar los ejércitos. Cuenta
Valerio Máximo, haber sido Minos quien las instituyó a los Cretenses;
Filolao, a los Tebanos según Volterrano: Apolo, a los Arcades según
Marco Tulio: Zoroastes, según Celio, a los Batrianos, Platón a los
Magnesios según el mismo: Decaulión a los Delfos, según Ovidio, de
quien dice:
Non illo melior quisquam, et amantior aequi
vir fuit, etc.
Saturno a los Italos, según Virgilio en aquellos versos:
Et genus indocile ac dispersum montibus altis
composuit, legesque dedit, Latiumque vocari
maluit.
Otros autores quieren las diesen los Magos a los Persas; los
Druidas a los Galos; Seleuco a los Locresios; Hipodamo a los
Milesios; los Gimnosofistas a los Indios del Oriente; Belos a los
Caldeos; Eaco a Egina; Fidón a los Corintios; Zamolsio a los Scitas;
Carondas y Faleas a los Cartagineses; Rómulo y Numa a los
Romanos; atribuyendo casi todos (para su mayor crédito) el origen de
las mismas a los dioses. De modo, que Zoroastes dijo haberlas
recebido de Oromaso; Trimegisto de Mercurio; Carondas de Saturno;
Dracón y Solón de Minerva; Zamolsio de Vesta; Platón de Apolo;
Minos de Júpiter; Numa Pompilio de la Ninfa Egeria. Por eso fueron
las leyes tan ilustradas en la genealogía. Aunque todos éstos (como
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
115
dice Marsilio Ficino) fueron imitando a Moisén, que verdaderamente
recibió las leyes por la mano de Dios; no así ellos; si bien con luz
particular que el mismo Dios les comunicó, informaron a los pueblos
de leyes sabias y prudentes, cuanto la humana ciencia puede
permitir. Platón dijo al descubierto, que no podían ser las leyes
constituidas sin la luz de Dios. Y el mismo en su Protágoras afirma,
proceder todas las artes humanas de Prometeo; esto es de la humana
providencia; mas que la ley venía solamente de Júpiter, traída por
Mercurio; esto es de Dios, por medio del Ángel. Lo mismo dijo
Demóstenes en aquella sentencia:
Toda ley es invención y don de Dios.
Y Marco Tulio apuntó, ser la ley una razón recta y ilustrada por el
cielo. Esto mismo certifican los Emperadores en el Código: y en los
sagrados Cánones se halla escrito ser las leyes promulgadas
divinamente por las bocas de los príncipes. También confirma esto
aquel lugar de los Proverbios:
Por mí reinan los Reyes, y los legisladores determinan las cosas justas.
Y no sin misterio dice Marsilio Ficino, haber sido atribuidas en
especial las leyes de Minos a Júpiter; las de Licurgo a Apolo; las de
Solón a Palas: porque tocaron en esto las tres personas, y sus
atributos que por Fe confesamos los Cristianos; esto es, la potencia
entendida por Júpiter supremo entre los dioses; la sabiduría a quien
alude Palas, y la bondad significada por Apolo: la cual es tan grande
y dilatada, que
Solem suum oriri facit super bonos et malos.
En favor de las leyes hablan todos los Autores doctos, y en especial
Aristóteles, diciendo ser las leyes la vida y alma de las ciudades,
porque así como un cuerpo no puede vivir sin ella; así las ciudades
no se pueden conservar sin leyes: antes como dice Macrobio, ni aun
una pequeña comunidad puede permanecer sin las mismas. Y en la
Política dice el Filósofo:
Así como el mejor de los animales, es el hombre regido con ley; así el peor
de todos es el mismo separado de leyes, y justicia.
Y en el libro de los secretos muestra ser la destruición de las leyes,
ruina de las ciudades diciendo, que la invidia engendra
murmuración, la murmuración el aborrecimiento, el aborrecimiento
la ira, la ira la repugnancia, la repugnancia la enemistad, la enemistad
116
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la guerra, la guerra la quiebra de las leyes, y la quiebra de leyes la
ruina de las Repúblicas. Así dijo Jenofonte, ser conveniente la ley a
cualquier estado, no sólo por ser útil y provechosa, sino necesaria al
gobierno del alma y del cuerpo. Por eso el satírico Juvenal viendo la
poca observancia de las leyes de su tiempo, exhortó a los hombres a
lo contrario cuando dijo:
Repisce quid leges, quid ius, quid curia mandet.
De aquí procede haber sido tan celebrado Avicena por su
Comentador Averroes, porque mezcló el estudio de las leyes, con el
de la Filosofía: y así los primeros que inventaron leyes fueron puestos
en el número de los dioses, para recompensarles el servicio hecho al
mundo. De Licurgo dijo Apolo (acerca de Eusebio) que no sabía si se
debía poner en el número de los hombres, o en el de los dioses. Nino
dedicó a Belo una estatua, como a sagrada deidad. Virgilio constituye
a Minos juez del infierno en aquel verso:
Quaesitorque Minos, culpas et crimina discit.
Solón fue llamado por los Atenienses Júpiter, por el gran
provecho que causó con las leyes. Apis legislador de los Egipcios, fue
por esta causa nombrado, Serapis, casi como el mayor de los dioses: y
por la misma, hicieron sacrificio a Platón todos los Magos que estaban
en Atenas. Por el consiguiente fue juzgado, que tenían todos éstos no
sé qué de divinidad, por haber con las leyes ordenado a los pueblos, y
dádoles reglas y preceptos de vivir honesta y justamente. Marco
Tulio, con elegante encomio celebró la ley diciendo: ser el vínculo de
la ciudad, el fundamento de la libertad, la fuente de la justicia,
entendimiento, ánimo, consejo, y sentencia; y que como nuestros
cuerpos no pueden estar bien sin entendimiento, así la ciudad se halla
defectuosa sin ley. Y a la verdad, ¿quién enfrena los pueblos
desenfrenados sino las leyes? ¿Quién sino las mismas raporta la loca
y desbaratada juventud? ¿Quién sino ellas reprimen los rebeldes y
sediciosos? ¿Quién castiga los ladrones? ¿Quién detiene los
homicidios? ¿Quién quita las disensiones, quién prohíbe los
escándalos, quién veda los ruidos? ¿Quién ofrece verdadera quietud a
todos, sino la ley y el derecho? ¿De qué manera se apartan los males,
de qué forma se introducen los bienes, sino por su medio? ¿Cómo se
puede acudir a los monasterios, socorrer a los afligidos, ayudar a los
desamparados, defender a los pupilos, conservar a los huérfanos,
amparar a las viudas, librar a los opresos, asegurar a los tímidos, y
dar lo que es suyo a cada uno, sino por las leyes? ¿Qué serían los
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
117
Reinos, y los Imperios sin ley, sino albergues de salteadores, cuevas
de ladrones, sillas de robos, habitaciones de asechanzas y traiciones,
donde la Fe y la justicia, serían por todas partes tiranizadas? Con el
imperio de las leyes se observan los decretos de los padres, la justicia
halla lugar, la razón no se turba, la innocencia está segura entre los
malos, la osadía de los atrevidos es atropellada, pónese freno al poder
de los soberbios, es reconocida la humildad de los pobres, es
abrazada la caridad, es favorecida la virtud y estímase sumamente el
honor. Ésta es el ornamento de todos los Reinos el singular presidio
de todos los estados, el privilegio de la fidelidad, la prerrogativa de la
seguridad, la salud de los dominios, la vida de las Repúblicas. Ésta es
la paz de los súbditos, la defensa de los míseros, la humanidad de la
plebe, el alimento de las gentes, el gozo de los hombres, el cuidado de
los descaecidos, la templanza del aire, la serenidad del mar, la
fecundidad de la tierra, y la bienaventuranza del cielo. Por eso dice
Aristóteles en su alabanza:
La justicia del que gobierna es más provechosa al súbdito, que la
fertilidad al labrador, más dulce al pobre que el consuelo, más suave al
hijo que la herencia del mayorazgo.
Mas por llegar a lo más particular, las leyes Civiles o Imperiales, de
quien ahora es nuestro intento discurrir, tuvieron origen (según el
parecer de todos) en esta forma: Rómulo fue el primero que dio leyes
a los Romanos, las cuales fueron llamadas Curiatas. Dio tras él Numa
Pompilio las leyes de las religiones, instituyendo el culto de los ídolos
con mayor cuidado y observancia que antes había. Después Tulio
Hostilio aumentó las leyes Romanas; luego Anicio Marcio, tras él
Tarquino Prisco, después Tulio Servilio, y Tarquino Superbo: cuyas
leyes fueron escritas en los libros por Sexto Papinio, y por esto se
llamó la razón Papiniana. Mas desechados los Reyes, se vinieron a
perder éstas, sin que se hiciese más caso de su tenor, y el pueblo
Romano estuvo veinte años rigiéndose antes por costumbres que por
leyes. Al fin sucedió el enviar diez Embajadores a Atenas de Esparta,
a efeto de recebir las leyes de Solón; mas los Griegos no se las
quisieron conceder hasta juzgar a los Romanos dignos dellas. Por
tanto enviados Embajadores a Roma, en una disputa (notada por el
Glosador Acursio sobre el Digesto) que hubo por señas entre el Sabio
Legado y un loco de Roma; alzó el Griego un dedo en alto,
entendiendo por él deberse venerar un solo Dios. El loco pensando
quisiese en aquella forma sacarle un ojo, apuntó con dos dedos, como
queriendo decir que con aquéllos le sacaría ambos los suyos: por lo
118
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
cual entendió el Sabio quisiese denotar el misterio de la Santísima
Trinidad. Tras esto abrió el Legado la mano, significando ser todas las
cosas patentes a Dios; y el loco creyendo le quería dar un bofetón,
cerró el puño como denotando que se vengaría con un cachete.
Pareció al Sabio mostrarse en aquello encerrar Dios en sí todas las
cosas; y así (mediante tal suceso) fueron juzgados los Romanos
dignos de las leyes de los Griegos; y habiéndoselas dado, fueron
registradas en diez tablas de bronce. A éstas por cartas añadieron los
diez Embajadores después otras dos; de manera que fueron por
accidente llamadas las leyes de las doce tablas. Es bien verdad que
Ulderico Zasio, y el Budeo en sus anotaciones dicen, ser ésta una
fábula ridiculosa que inventó Acursio; y que no fueron diez, sino tres
los Legados que fueron a Grecia, no obstante los nombre Isidoro diez,
esto es, Apio Claudio, Tito Gemicio, Publio Sexto, Lucio Vetulio,
Gayo Julio, Aulio Manlio, Publio Sulpicio, Publio Curio, Tito
Romulio, y Spurio Postumio. Conseguidas estas leyes, dice
Pomponio, se comenzó a desear la interpretación de los hombres
prudentes, cuyas respuestas fueron comúnmente llamadas ley Civil;
siendo en el mismo tiempo compuestas en el palacio formas para las
acciones de la ley, a quien llaman Legis actiones, o Legitimae actiones.
Después por la discordia de los plebeyos, que se retiraron al
Aventino, y se formaron leyes, tuvieron origen los Plebiscitos (esto es
razón de la plebe) que fueron colocados en lugar de leyes. Tras esto
por la difícil congregación de los ciudadanos, y de la plebe, fue
cometido al Senado el cuidado de la República: y de aquí nació
aquella razón de ley que se llama Senatus consultum. En los mismos
tiempos guardaban Derecho, y juzgaban los Magistrados y Pretores,
proponiendo los Edictos, que fueron llamados Edicta praetorum, o Ius
honararium, derivado de la honra que se debía al Pretor. Finalmente
transferida potestad en uno solo, nació la especie de ley que es dicha
principal constitución, o Plácito del Príncipe.
Pues entre los primeros que procuraron reducir estas leyes
esparcidas, en un volumen, fueron Gneo Pompeo, y Gayo César; mas
siendo uno y otro ocupados en las guerras civiles, y acometidos de
improvisa muerte, no les pudieron aplicar la perfeción que deseaban.
En tiempo de Constantino César fueron añadidas a éstas otras nueve
leyes: puede ser que por haber sido juzgadas las primeras imperfetas,
y faltas en alguna parte. Otras muchas hicieron los sucesores a quien
(como dice Isidoro) por estar sin orden, y confusamente mezcladas,
redujo Teodosio el menor que en un Codex, o volumen, que por él
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
119
fue llamado Teodosiano; hasta que Justiniano Emperador vistos los
Códigos antiguos, esto es, el Gregoriano, el Hermogeniano (a cuya
semejanza fue compuesto el Teodosiano) y las constituciones
extravagantes, derivadas de los sucesores de Teodosio, dio el cargo
de recogerlas a diez hombres de valor, que fueron Leoncio, Focas,
Basilides, Tomaso, Triboniano, Constantino, Teófilo, Dioscoro, y
Prenestino. Éstos recopilaron aquel volumen de leyes llamado el
Código de Justiniano, así dicho a cogendo, según Azón, porque por el
imperio de las leyes es fuerza obedecer. Acabose (como nota el
Jurisconsulto Cacialupo) el año tercero del Imperio de Justiniano, en
el Consulado de Decio, en los años de nuestra salud 649. Y en el
mismo año a los nueve de Abril fue confirmado por él.
Después deseó el mismo recoger en uno los muchos volúmenes
de las respuestas de los prudentes Jurisconsultos, que tuvieron
antiquísimo origen, y que en especial contienen los dichos de
Ulpiano, de Gayo, de Scévola, de Galo, y de Papiniano. Éstas estaban
confusamente recogidas en el libro de las Pandectas antiguas,
llamadas así de Pan, que quiere decir Totum, y de Come, que suena
Capio, como que en sí lo comprehendían casi todo, conteniendo dos
mil libros, que otro tiempo estuvieron en Pisa; aunque Paulo
Florentino, y Cacialupo dijeron haberse hallado en su tiempo en
Florencia. Fueron pues cometidas a seis hombres ilustres, Triboniano,
Constantino, Teófilo, Doroteo, Atolino, y Terastino; para que juntos
con otros once Abogados de las partes Orientales, conviene a saber,
Esteban, Mena, Prosdócimo, Eutalino, Timoteo, Leónido, Leoncio,
Plutón, Jacobo, Constantino, y Juan, recogiesen los casi inmensos
volúmenes de la Jurisprudencia antigua, y los redujesen en un
compendio. Hízose así; y fue por él aprobado el año octavo de su
Imperio, y tercero de su Consulado, corriendo los años del Señor 654.
Constó de cincuenta libros, y llamose Digesto; porque digiere todas
las disputas de las leyes. Dividiose en tres partes: en Digesto viejo,
dicho así, porque trata de las cosas que tuvieron origen
principalmente de la ley natural, como son casi todos los contratos,
que fueron introducidos por el derecho de las gentes, derivado de la
razón natural, y así se suele cubrir de blanco, para significar la misma
sinceridad y pureza natural; en el Infortiato nombrado en esta forma,
o porque estén las leyes más fuertes, hallándose tratada en él la
materia de últimas voluntades, que son sutiles, o por el vocablo
Caldeo, Infortia, que suena disposición, porque se hallan dispuestas
allí las últimas disposiciones: y suélese cubrir de negro, por tratar de
120
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
cosas tristes, como lo son las causas hereditarias: y en fin en el
volumen que es llamado Digesto nuevo; porque tras la ley vieja de las
doce tablas, explica y contiene los nuevos edictos de los Pretores, y
suele cubrirse de colorado, por tratar de materias criminales, como
acusaciones, homicidios, hurtos, parricidios, sacrilegios, y de las
penas de sangre debidas a tales delitos. Publicados estos dos libros,
dio cuidado a Triboniano, Teófilo, y Doroteo de componer algunas
instituciones para la juventud, haciendo mezclar con ellas lo que el
mismo Emperador había emendado por sus particulares
instituciones; y éstas son llamadas vulgarmente, La Instituta de
Justiniano, que se suele cubrir parte de blanco, y parte de verde, por
ser sacada parte de los Digestos, y parte del Código, a quien es
costumbre cubrir de verde, siendo como un verde prado, mezclado
de materias civiles, criminales, y mistas. Hizo después recopilasen
Triboniano, Doroteo, Mena, Constantino y Juan, un nuevo Código,
respeto de algunas constituciones hechas por él mismo a quien hizo
llamar el Código de Justiniano de Repetita praeelectione: porque
acerca de los antiguos (como nota Ulpiano en los libros escritos a
Sabino) cuando después de la primera edición se hacía la segunda; la
misma la segunda era llamada Repetita praeelectio. Y esto sucedió el
año diez de su Imperio, y quinto de su Consulado, corriendo los años
de nuestra salud 656. Hizo también Justiniano una protesta, que si
acaso en lo por venir hiciese algunas constituciones, las pondría todas
en un libro, llamado de las Novelas, que comúnmente es tenido por el
libro de las Auténticas, glosado por Acursio, y comentado por Jacobo
de Belviso, por Bártulo y Ángelo; si bien Hirnerio, y el Placentino,
niegan ser este libro de Justiniano, por no se llamar el de Novelas
constituciones, según su protesta. Y tanto más que se halló uno
llamado así, el cual abraza las mismas Constituciones que contienen
las Auténticas, de quien hace mención la Glosa. Por otra parte el
Comentador Alberico de Rosate quiere (según refiere Rafael
Fulgosio) fuese sacado de aquél como de demasiado largo y prolijo el
libro de las Auténticas, más compendioso y breve. Afirma Odofredo,
ser hecho este libro sólo de nueve colaciones. Después Federico
Menor hizo se añadiese en Bolonia por autoridad Imperial el libro de
los Feudos, todas las constituciones de Federico Mayor, las del mismo
Menor, y algunas leyes del Emperador Conrado, y ésta fue llamada la
Décima colación. Al fin se añadió la undécima por causa de dos
constituciones de Enrique VII. El primero libro pues de las leyes
Civiles son los Digestos sacados de las Pandectas. El segundo es el
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
121
Código dividido nueve libros, que tratan de Iure privato, y en otros
tres que tratan de Iure público; los cuales están puestos en el libro
tercero de leyes llamado Volumen. Éste contiene primero las
instituciones Imperiales, después estos tres últimos libros del Código
(que no suelen leerse en las escuelas) tras ellos las nueve colaciones,
luego los usos de los feudos, llamada la Décima. Y finalmente
algunas constituciones extravagantes, dichas la Undécima colación;
de cuya varia junta fue el mismo llamado Volumen; y se suele cubrir
parte de verde, parte de rojo, conteniendo una parte del Código, y
algunas determinaciones penales contra los transgresores. En fin las
leyes comprehendidas en los nueve libros del Código, son segun la
cuenta de Cacialupo 3608, el Digesto viejo contiene 2928, el Inforciato
2124, el Digesto Nuevo 2983, los tres libros del Código, mezclados en
el libro del Volumen 954, que suman todas 12709. Déstas es tanta la
gloria, y tanto el honor, que por todas partes son encarecidas y
celebradas, diciendo Tulio:
Los que juzgan deberse menospreciar el Derecho, no sólo ofenden y
niegan los vínculos de los juicios, sino también los de la vida y provecho
común:
respeto de que todo el cuerpo de la ley Civil, es como una torre
triangular (dice Baldo) armada de tres fortísimos preceptos, que son
vivir honestamente, no hacer daño, y dar a cada uno lo suyo. Por eso
Crisipo Estoico dijo, ser el Derecho una ciencia de lo justo y de lo
injusto; y Celso que era un arte de lo justo y de lo bueno. Papiniano
Jurisconsulto le llamó un común precepto, un consulto de hombres
prudentes, un freno de facinerosos, una coluna de la República, y una
parte necesaria para el vivir humano. Su nobleza se comprehende por
varios caminos; lo primero, por el fin que como dice Cicerón, fue
hallado para la salud de los ciudadanos, para la seguridad de las
ciudades, y para el sosiego, y felicidad de todas las gentes. Lo
segundo, por el efeto; porque hace sean sus profesores no sólo ricos;
sino también respetados de todos, y puestos en los principales
gobiernos de las ciudades, provincias y reinos. Tienen asimismo
ciento y treinta privilegios en su favor, de quien hace mención
Alejandro en los Digestos; Ludovico Boloñino sobre la Auténtica, y el
Cardenal Florentino llamado Zavarela, sobre la cuarta de las
Clementinas. Lo tercero, por el objeto, porque la ley informa el alma,
que lo es suyo de costumbres honestas y santas, como contra los
Médicos, alega Andreas Barbacia, varón famoso en letras. Lo cuarto,
por el sujeto, teniendo por suyo el de la justicia, de quien dijo
122
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Aristóteles ser una virtud que resplandece como la estrella Diana. Lo
quinto, por la virtud, porque nos vuelve obedientes y sujetos, según
el verso del Psalmo:
Etenim benedictionem dabit legislator; ibunt de virtute in virtutem.
Ella sola ilustra todo el mundo, enseñando el modo de regir y
gobernar. Por eso en los Cánones son llamados los Doctores rayos del
sol. Sin esto es el Legista noble, por las insignias del Doctorado, que
son la borla de quien (según Lucas de Pena) está adornado el
Almirante del Reino de Sicilia; el anillo que se le da en señal de que
verdaderamente se junta con la ciencia; la pretina dorada, para
denotar que se ciñe de perfeción; la toga viril en muestra de que
quiere vivir quietamente. Mas entre tantas alabanzas y honras, se
hallan también algunos menoscabos; porque cuanto a las leyes, no las
abrazaron todos, como se vee en los Franceses, que jamás las
admitieron (según dice la Glosa) sino en cuanto se fundaban en
razón: y aun la misma razón lo pide así, porque no basta lo diga la ley
como nota Baldo. Los Españoles en vez de gobernar con leyes
Imperiales, ordenaron tal vez en sus Reinos, fuese condenado a
muerte el que las alegase, como refiere Oldraldo. Otras veces
prohibieron el poder tener libros de leyes, como cuenta Juan López
Jurisconsulto. Y si bien se glorian los Legistas de haber tenido
insignes Letrados, así antiguos como modernos; poniendo en el
Catálogo un Guarnerio (a quien Odofredo llama luz de las leyes) un
Búlgaro; un Martín Placentino; un Juan Azón; un Acursio; un
Rogerio, que compuso la primer Suma; un Hofredo Beneventano su
discípulo; un Juan Bosiano Cremonés, Sumador de las Pandectas; un
Lotario; un Jacobo de Balduino; un Odofredo; un Guillelmo de
Durante, llamado el Especulador; un Jacobo de Belviso; un Dino de
Mugello; un Jacobo de Arena; un Cino de Pistoia; un Bartolomé
Butrigario; un Nicolás de Matareli; un Gaspar Calderino; un Reinerio
de Forli; un Lapo de Castellón; un Bártulo de Sassoferrato; un Ángelo
de Perusia, un Francisco de los Albergotes; un Baldo Perusino; un
Francisco Tigrino; un Ricardo de Saliceto; un Pedro de Ancarrano; un
Antonio de Butrio; un Juan de Ímola; un Paulo de Castro; un
Ludovico Pontano; un Nelo de San Geminiano; un Jacobo Albaroto
de Padua; un Nepote de Monte Albano; un Cristóforo Porcio; un
Aretino. Y de los más modernos, un Decio; un Jasón; un Bossio; un
Zavarela; un Curte; un Alciato; un Presidente Covarrubias; un Obispo
Don Francisco Sarmiento; un Luis de Molina; un Juan García; un
Menchaca; un Arias Pinelo; un Acosta; un Burgos de Paz; un Juan de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
123
Sahagún; un Gabriel Enríquez; un Menoquio; un Rebufo; un Mantica;
un Folerio; un Riminaldo; un Tiraquelo; un Bertazolo; un Espino; un
Feliciano de Solís; un Pedro Barbosa; un Luis Velázquez de
Avendaño: si bien digo se glorian destos, y otros infinitos profesores
desta ciencia, es con todo eso mayor el número de los indoctos, de los
que apenas tienen ánimo para luchar con un Parágrafo, o para
acometer a dos Glosas. Dejó lo que toca a los Abogados, pues se sabe
que si cercenan las bolsas a los pobres; la degüellan del todo a los
ricos, oprimiendo la fuerza del justo, con el parecer más debilitado, y
encareciendo sumamente la mercaduría de sus palabras, y el subsidio
de sus lenguas. Dejo sus descuidos en la defensa de las causas, su
flojedad en los estudios, su traspalar en las informaciones, haciéndose
de contino engazadores de lo ajeno. Dejo la violencia de los Textos y
Glosas; paso por adulterar del verdadero sentido, por fijar su intento
donde desean valiéndose no pocas veces de alegaciones falsas, y de
mentirosas alusiones. Dejó la dilación de los pleitos, y la molestia de
las partes, porque siendo este mal sin algún remedio, me quiero
contentar por ahora con haber apuntado el golpe a los pies,
reservando para mejor ocasión, la herida de la cabeza.
Anotación sobre el V discurso.
En favor de las leyes hace Julio Barbarana una curiosa anotación en la
3 par. de su Oficina, que para esta materia será no poco provechosa.
Juan Baptista Bernardo pone muchas cosas tocantes a las leyes, en su
Seminario de Filosofía: y así quien tuviere aquel libro, tendrá campo
bien dilatado para discurrir en tal sujeto. Celio Rodiginio encarece
mucho las leyes en el libro diez de sus antiguas lecciones, cap. 19. Lo
mismo Celio Calcañino en una de sus Epístolas, escrita a Mateo
Macino. Quien quisiere entender en especial las excesivas alabanzas
desta facultad, no se aparte de la oración del referido autor,
registrada en el Catálogo de sus obras. Los nombres de los Legistas se
hallan por extenso en el Catálogo del Mantua.
124
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Formadores de Calendarios.
Discurso VI.
D
ISCURRIRÉ succintamente en la materia de Calendarios, por
ser hoy sus reglas tan notorias, en razón de los Breviarios
Romanos, y otros oficios, que hay pocas personas en quien se
pueda desear semejante noticia.
Los formadores del Calendario han de haber cuanto a lo primero,
qué cosa sea tiempo que (según Aristóteles) es el número del
movimiento del supremo cuerpo celeste, que llamamos primer móvil,
con cuyo movimiento es arrebatado el sol de Oriente a Occidente; y
de nuevo de Occidente a Oriente, donde cumple un día natural. No
deben ignorar sus partes, que son muchas, como el año, que contiene
doce meses, o 52 semanas y un día, o 365 días, y 6 horas casi. El mes,
que contiene cuatro semanas poco más; la semana que tiene 7 días, el
día que tiene 24 horas; el cuadrante que contiene 6 horas, la hora que
se divide en 60 minutos; el minuto (según el parecer de los
Astrónomos) en 60 segundos, el segundo en sesenta terceros, y en
esta forma se puede proceder en infinito por la división sexagenaria:
si bien otros tras la hora ponen el punto, que contiene diez
momentos, tras el punto el momento que contiene doce onzas, tras el
momento la onza, que contiene 47 átomos, y tras los átomos, el átomo
indivisible. También han de saber, que el año es de tres suertes: Solar,
Lunar, y Magno. El año Solar o Romano, que es llamado año natural,
es el espacio de tiempo en que el sol da vuelta a los doce signos del
Zodíaco, y torna al punto de donde partió; que se hace (según el
cómputo del Rey Don Alonso) en 365 días, cinco horas, 49 minutos, y
casi 16 segundos. El año Lunar es el espacio de tiempo, en que la
Luna con su proprio movimiento, según su curso igual, cerca todo el
Zodíaco. Acábase (conforme el mismo) en 27 días, siete horas,
minutos 44, y casi cinco segundos. O es el año Lunar el espacio de
tiempo que se interpone entre la una y otra conjunción de la Luna con
el Sol, y éste contiene veinte y nueve días, doce horas, cuarenta y
cuatro minutos, y tres segundos. O el año Lunar, es el espacio de doce
lunaciones, en el año común, y trece en el embolismal, y tal año de
doce Lunas, contiene 354 días. Por manera que el año Solar común
viene a exceder a éste en once días casi. Mas el año Embolismal
contiene 384 días, y así excede el año Solar en diez y nueve días.
Algunos dicen haber revelado Dios a Moisén tal año; mas en nuestro
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
125
Calendario se sigue el año Solar y no otros. El año Magno es el
Platónico, que se cumple en cuarenta y nueve mil años Romanos, o
según otros en treinta y seis mil. Llámase otro año Discreto, que es el
espacio de tiempo, que cada Planeta en particular gasta en rodear
todo el Zodíaco. Finalmente hay otro llamado Emergente, que es
(fuera del año usual y común) cuando por algún caso notable se
computa el tiempo subsecuente, así como los Griegos computaron el
tiempo de la primera Olimpiada, y los Cristianos desde el primer
Domingo de la Encarnación. Asimismo es de saber, que el año del
Bisiesto consta de 366 días, añadiéndose uno al año común, que es de
365, y que este año común se divide en cuatro tiempos: Primavera,
Estío, Otoño, Invierno. La primera cuarta es llamada cálida, húmeda,
vernal, pueril y sanguina; y significa la primera edad, que es la pueril,
según el cómputo de los Matemáticos, hasta los veinte y un años
cumplidos; donde la sangre toma vigor. La segunda cuarta es
llamada cálida, seca, estiva, colérica, y juvenil; porque significa la
juventud que comienza desde el principio de los veinte y dos hasta el
cuarenta y uno, donde la cólera se disminuye. La tercia cuarta, es
llamada frígida, seca, Autumnal y melancólica, y significa la edad,
que es desde el principio de los cuarenta y dos años, hasta los sesenta,
donde se aumenta la melancolía. La última cuarta se dice, frígida,
húmeda, hiemal, flemática, senil, y deflectiva, y significa la estrema
vejez, que es desde los sesenta hasta la muerte.
La Primavera pues, y el Otoño, tienen principio cuando el Sol
comienza a dar vuelta por el Círculo Equinocial; lo cual sucede dos
veces al año; esto es, en nuestros tiempos a los veinte de Marzo,
donde comienza la Primavera, y a los veinte y tres de Setiembre,
donde tiene principio el Otoño. Mas el Estío y el Invierno comienzan,
luego que el Sol toca los puntos de los trópicos; y esto sucede a los
veinte y dos de Junio, y a los veinte y dos de Deciembre: y aquellos
puntos del Zodíaco, son llamados Solsticios, uno Estivo, y otro
Brumal. Mas en qué señales sucedan los Solsticios, y los Equinocios
advierten los siguientes versos:
Solstitia efficiunt duo, Cancer cum Capricorno;
sed noctes aequant Aries, et Libra diebus.
Es necesario asimismo saber que se celebran en estas cuatro partes
del año, los ayunos llamados Cuatro Témporas, mostrando el
siguiente verso cuándo vienen.
Post pen, cru, lu, ce, fiunt, ieunia tria.
126
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Declárase así que por Estío después de la Pascua de Pentecostés el
primer Miércoles es uno destos ayunos: por Otoño la cuarta Feria
después de Santa Cruz de Setiembre: por Invierno, la cuarta Feria
después de Santa Lucía que es Diciembre: por Verano la cuarta Feria
después de Ceniza. Hanse de saber también los días en que se cierran
las velaciones que sucede desde el Adviento hasta la Epifanía; desde
la Septuagésima hasta el Domingo de Cuasimodo; desde los tres días
de las Letanías, hasta tres días después de la Pascua de Espíritu
Santo. Tampoco debe ignorar en qué días no es conveniente pedir
acceso conyugal, como tres días antes de la sagrada Comunión; en
tiempo de la preñez, si hay peligro de aborto, y al tiempo de la
purificación después del parto. Es menester saber las fiestas, y vigilias
de precepto, si bien se halla todo con facilidad en los Breviarios y
oficios Romanos, donde se les pone particulares señales. Demás
conviene saber los días Caniculares, llamados así de una estrella (por
usar las palabras de Arato) a quien en llegando el Sol, se doblan los
calores, y por eso muchas veces es tan dañosa como perro que rabia.
Estos días se alcanzan por aquellos versos de los Astrónomos:
Incipiunt Iulii pridie idus Caniculares,
et pridie nonas Septembris fine resultant.
Aunque hoy tendrán alguna diferencia semejantes versos, respeto
del aumento de los diez días, hecho por el Calendario Romano. Y así
comienzan ahora a veinte y seis de Julio, y salen a veinticinco de
Agosto. No puede ser sino acertado, saber los años de la Creación del
mundo hasta Cristo Nuestro Señor, que según Nahasón Rabino, son
3707, según las Crónicas vulgares de los Hebreos 3760, según San
Gerónimo y Beda 3952, según Juan Pico Mirandulano 3958, según
Juan Lucido 3960, según el Abad Uspergense 3962, según Teófilo
Adautolico 3974, según Carlo Bobilio 3989, según Josefo hijo de
Matatías 4003, según Odiatón Astrónomo 4320, según Epifanio
Obispo de Salamina 5029, según Paulo Orosio 5409, según Filón
Hebreo 5195, según Isidoro Hispalense 5196, según Eusebio 5199,
según Juan Nauclero 5201, según Albumasar Astrólogo 5328, según
San Agustín 5353, según Iornando 5500, según Suidas 5800, según
Lactancio 5800, según Filastrio Obispo de Bresa 5801, y según el Rey
Don Alonso el Sabio 6984. No es menos necesario saber los accidentes
de la Luna con el Sol. El primer día pues de la Luna (que es cuando se
junta con el Sol) se llama conjunción, Coito, Novilunio, Interlunio,
Primación, Congreso, Silente, Luna intermestre, o intermestrio. El
primer día que empieza a mostrarse, o según otros, cuando llega al
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
127
sextil del Sol, se llama Cornígera, y aún no semillena. El séptimo se
llama semillena, o media. El undécimo, hinchada o gibosa. La
decimaquinta es plenilunio; que es lo mismo que llena. Por manera,
que cuando la Luna está en aumento, se vuelve cornígera, media,
gibosa, o hinchada, y llena: mas cuando mengua, muda su orden
hasta que se vuelve a la conjunción. Entre nosotros, la Luna
comúnmente toma nombre del mes donde acaba según el verso:
In quo completur, mensi Lunario detur.
Mas cuando dos Lunas rematan en un mes, la primera se dirá
embolismal; y la otra que termina al fin del mes subsecuente, se
deputará o aplicará al siguiente, y se llamará Luna del mismo, respeto
de no ser la conjunción de la Luna con el Sol de aquel mes en que la
misma viene celebrada, sino del siguiente; como por ejemplo:
Haciéndose la conjunción en Enero, la Luna no será de Enero, sino de
Febrero; y la que se hace en Febrero se refiere a Marzo: y así de las
otras, como dice el referido verso. Conviene tener noticia, que la
semana es llamada Hebdomada, o Sábbatum, y contiene siete días
derivados (según los Gentiles) de los siete Planetas. El primero del Sol
Príncipe de todos los Astros; el segundo de la Luna; el tercero de
Marte; el cuarto de Mercurio, el quinto de Júpiter; el sexto, de Venus;
el séptimo de Saturno. Y todos éstos son entre los Hebreos
dependientes del Sábado, llamando al Domingo, prima Sabbati; al
Lunes, secunda Sabbati; y así de los demás hasta el Sábado, a quien
simplemente laman Sabbatum. Mas la Iglesia Cristiana llama al
primero, Dominica; al Lunes, secunda Feria; al Martes, tertia Feria; y así
de los demás hasta el Sábado. Debe entender, que el día se divide en
natural de veinticuatro horas, y artificial de doce, que es desde que
sale el sol, hasta que se pone; llamándose noche todo lo demás. Que
las partes del día son tres, Mañana, Mediodía y Tarde. Y que la noche
se divide en siete, en Vespero, Crepúsculo, Conticinio, Intempesto,
Galicinio, Matutino, y Dilúculo, o Aurora. Vespero es luego que
tramonta el sol; Crepúsculo, o Lubricán, es entre si anochece o no;
Conticinio a tres horas o cuatro de la noche, cuando todos callan;
Intempesto a la medianoche; Galicinio cuando canta el gallo;
Matutino un poco antes de amanecer; Aurora un poco antes que salga
el sol. Y así después comienza el día, que conforme la variedad de
naciones tiene varios principios como lo afirma Juan Paduano:
porque según los Romanos, comienza en punto de medianoche, hasta
la otra media; según los Egipcios, Italianos, y Bohemios, desde que se
pone el sol al otro ocaso; según los Babilonios, Persianos, Griegos y
128
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Noruegos, desde el nacimiento del sol; según los Atenienses, los
Árabes, Teutónicos y otros desde el mediodía; según siente nuestro
vulgo desde la primera hora del Sol hasta la tarde. Este día es
variamente imitado en muchas ocasiones; porque cuanto a la
celebración de los Divinos Oficios, comienza desde Vísperas; cuanto a
la observancia de las treguas, del nacer del sol; cuanto al ayuno y al
comer carne, desde el punto de medianoche, como manifiesta el
Glosador. Mas según la Iglesia, el día comienza desde medianoche,
porque la luz del mundo, que es Jesucristo Nuestro Bien, nos vino a
alumbrar en tal hora. Destos días algunos son nombrados de las
Calendas; otros de los Idus, y otros de las Nonas. El primer día pues
de cualquier mes se dice Kalendas; luego se siguen las Nonas,
después los Idus: y cuantas Nonas y cuantos Idus tenga cada mes, lo
muestran los siguientes versos:
Sex nonas Maius, October, Iulius et Mars;
quatuor ad reliqui, tenet Idus quilibet octo.
Pasados los Idus, se torna a decir Kalendas debajo el nombre del
siguiente mes, como se vee por un ejemplo sacado de Agustín Dato
en esta forma. El primer día de Marzo se llama Kalendas Martii: el
segundo Sexto nonas Martii: El tercero Quinto nonas; el cuarto,
Cuarto nonas: el quinto Tertio Nonas: el Sexto no Secundo Nonas,
sino Pridie Nonas; y así los Idus, y las kalendas: al Séptimo día Nonis
Martii; al Octavo, Octavo Idus Martii: al nono, Séptimo Idus Martii; al
décimo, Sexto Idus, hasta el decimocuarto, que se dice Pridie Idus
Martii, y el decimoquinto, Idibus Martii, el decimosexto, sexto décimo
Kalendas Aprilis, porque se toma el mes siguiente: el decimoséptimo,
séptimo décimo kalendas Aprilis: el décimo octavo, quinto décimo
Kalendas Aprilis: el decimonono, cuarto décimo Kalendas Aprilis: el
vigésimo, tercio décimo kalendas Aprilis: el vigesimoprimo,
duodécimo kalendas Aprilis. Y así por su orden disminuyendo hasta
los treinta y uno, que es el último donde se dice Pridie Aprilis, y esta
regla se observa en todos según lo advertido. Es de saber también,
que el día tiene varios nombres, según diversos efetos. Algunos se
llaman días de Estrella, porque en tales días son los hombres
excluidos del navegar. Otros se llamando Preliarios, porque en tales
suelen los Reyes mover guerras, como el Turco por San Jorge; otros
Intercalares, o Bisiestos, que son los que exceden a los doce meses del
año; otros Solsticiales, que son cuando el Sol está en Trópico de
Cancro, o Capricornio, en que crecen y menguan los días y las
noches: otros Equinociales, cuando el Sol está en el Círculo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
129
Equinocial: otros Caniculares, cuando la Canícula habita debajo los
rayos Solares; otros Fastos, cuando hay tribunales; otros Nefastos,
cuando están cerrados; otros Festos, cuando no se trabaja; otros
Feriales, o Profertos, cuando se trabaja; otros Intercisios, esto es,
deputados a Dios las mañanas, y lo restante del día a varios oficios;
otros Comiciales, en que el pueblo Romano se congregaba a crear los
Magistrados. Los días Egipciacos; son infelices, de quien cada mes
tiene dos, y dícense Egipciacos, porque en aquellos días hirió Dios a
Egipto con diez plagas. Son malos por el efeto: supuesto según la
opinión de algunos (aunque el negocio tiene poco de sinceridad) los
que enferman en tales días, apenas escapan, siendo (por sus malas
constelaciones) juzgado por cosa infeliz el comenzar alguna empresa
en ellos. Es menester saber entre otras cosas, cuándo venga el año
Bisiesto. Apréndese por esta regla: Pártense por cuatro los años del
Señor, si salen justos, entonces es Bisiesto, y no lo es si sobra uno, dos,
o tres: porque sobrando uno, es primero después del Bisiesto, si dos,
segundo después del Bisiesto; y así de los demás.
Mas por no dejar alguna ocasión de yerro, Quirio Fortunaciano en
sus reglas dice, que por cada cómputo que se haga no sobrando
alguno, es de advertir ser tal cómputo el día del Bisiesto; esto es, si se
va computando por el diez y nueve: y ninguno sobra, será el diez y
nueve el del Bisiesto; si por el quince, es el quince; si por el sesto;
entonces es el séptimo. Y Juan Paduano añade, que si el año fuere
bisextil, se crece un día al año: mas en qué lugar del Calendario se
deba poner tal día de más, se contiene en los siguientes versos:
Bisextum sextae Martis tenuere Calendae,
posteriori die celebrantur Festa Matthiae.
Esto es, que en la letra donde se dice sexto Kalendas Martii, se debe
poner el día del Bisiesto, y sobreseer dos días sobre aquél, y la fiesta
de San Matías, que se debía celebrar en tal día, se celebra el siguiente.
Demás conviene saber el ciclo Solar, juntamente con la letra
Dominical, que todo se conoce por las siguientes advertencias, según
Juan Lucido. A cualquier día de los de la semana (divididos conforme
el número de los siete Planetas en el Calendario Romano) se señala
una letra del abecedario, comenzando de la A hasta la G, y la letra
que sirve al día del Domingo se llama letra Dominical, o Solar: y se
muda todos los años, por dos respetos, como dice Juan Estoflerino en
su Calendario. El primero, porque el año común Solar contiene 365
días a quien dividiendo por siete, se hallarán cincuenta y dos
semanas y un día, siendo pues los caracteres de los días siete como A,
130
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
b, c, d, e, f, g, con que más veces replicados cumplimos, y numeramos
las referidas semanas; al último nos queda un día, por cuya ocasión
en el Calendario Romano se pone la letra A en el principio del año,
esto es en las Calendas de Enero, y la misma A es puesta al fin del
año, conviene a saber en el postrero de Diciembre: por eso es
necesario se mude la letra Dominical acabado el año, y así queda
manifiesto numerarse tales letras con orden retrógrado. El segundo
respeto de tal mudanza procede del año del Bisiesto; porque el año
Solar de Julio César consta de 365 días y seis horas, que sumadas
cuatro años continuos hacen un día; porque seis multiplicados por
cuatro, hacen veinte y cuatro; y el mismo día a los veinte y cuatro de
Febrero, donde se dice Sexto Kalendas Martii, en la fiesta de San
Matías, es intercalar en la letra corriente, en tal día replicada; y por el
consiguiente se muda la letra Dominical, y de aquí tiene origen el
Ciclo Solar, que es el espacio de veinte y ocho años Solares; y Ciclo en
Griego, suena en Latín, Orbis, o Circulus, y Solar: no porque el Sol en
tal espacio de tiempo acabe su curso, rodeando todo su orbe; sino
porque en espacio de veinte y ocho años, vuelven a sus debidos
principios todas las variedades que pueden nacer de las letras
Dominicales, y del bisiesto: y la razón (como dice Juan Lucido) es
porque siendo los días de la semana siete, y sucediendo el bisiesto
sólo en el cuarto año; si por el cuatro se multiplicaren siete, saldrá el
número de veinte y ocho años, en cuyo tiempo todas las mudanzas, y
variedades vuelven a su primera forma. Pues si se quisiere hallar
Quotus sit, esto es cuánto sea el Ciclo Solar, añádanse nueve a los años
del Señor, y después pártase el número recogido por veinte y ocho; y
si no queda nada, tómese el número último del Ciclo Solar, esto es el
veinte y ocho por número del Ciclo, o Quoto Solar; mas si queda
alguno, el propio muestra el número del mismo Ciclo; y tal operación
se explica por los siguientes versos:
Annis adde novem Domini partire per octo
viginti, Cyclus sic tibi notus erit.
Del Ciclo del Sol nace después la letra Dominical facilísima de
hallar en Breviarios, y otros autores que tratan desto.
Es asimismo conveniente saber la Indición, el Áureo número o
Ciclo Lunar; la Epacta, el Novilunio, y el modo de hallar cuántos días
tiene la Luna con otras muchas particularidades. Cuanto a lo primero,
Indición es un espacio de quince años, y a cualquier año se atribuye
algún número de la Indición de uno hasta quince por orden, y
después se replica también desde principio.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
131
Para hallar la indición, se observa que se toman los años de la
Encarnación de Cristo Nuestro Señor, y se les añaden tres; y éstos se
parten por quince, y el que queda es el número de la Indición: y si no
queda nada, entonces la Indición son quince. El Áureo número que es
llamado Ciclo Lunar, o Círculo Decemnovenal, que consta de diez y
nueve, es el que se pone en el Calendario, y en cada mes muestra la
primera Luna que es el Novilunio, y es dicho Ciclo Decemnovenal,
porque señalando a cada año un número, se estiende hasta los diez y
nueve años, y después vuelve a su principio: y déste fue el inventor
(según Juan Paduano) Metón Ateniense, hijo de Pausanias. Pues
queriendo hallar el Áureo número a los años de Cristo que se ofrecen
antes, añádese la unidad, y divídanse éstos por diez y nueve, y lo que
queda, se tiene por Áureo número; o Quoto Cicli Decemnovelais: y si
nada queda; entonces se toma todo el cumplimiento del círculo, esto
es el número diez y nueve. Hallado ya el Áureo número de aquel año,
si se añade uno, nace luego el Áureo número del año siguiente; y así
añadiendo uno de nuevo, resulta cada año el Áureo número hasta los
diez y nueve años; que acabado, se vuelve de nuevo al uno. La Epacta
es un número de once días, porque en el año común Solar, la Luna
hace doce conjunciones con el Sol, y sobran once días de la
decimatercia Luna: y estos once son la Epacta que viene a ser un
número variable concedido al año para hallar todos los días, cuántos
tiene la Luna. El orden de la Epacta, y en qué modo se halle el
Plenilunio, la Pascua y fiestas movibles, se puede ver con tanta
facilidad por los Calendarios nuevos, que he juzgado superfluo el
ponerlo aquí. Para mayor conocimiento de los Calendarios se debe
saber, que los Romanos, o Latinos (según Juan Estoflerino)
publicaron tres Calendarios en diversos tiempos, y lo prueba por
autoridad de Macrobio y Solino. El primero publicó Rómulo, que
cumplió el año con 304 días, según los referidos autores, y no escribió
en su Calendario sino diez meses. Por eso dice Macrobio haber sido el
año estable, sólo acerca de los Egipcios, y haber variado mucho entre
las otras gentes. Los Arcades (según Juan Lucido) le hacían de tres
meses; los Acarnanos de seis; los Griegos de 354 días; los Romanos al
tiempo de Rómulo de 304, y Ovidio hace mención de Rómulo,
formador del Calendario, cuando dice:
Tempora digeret cum conditor urbis in anno
constituit menses quinque bis esse suo.
Y dedicó el año a Marte su padre. El segundo Calendario fue
instituido por Numa Pompilio, hallando que no se igualaba bien con
132
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
el año Solar el año de Rómulo, sino que le faltaban dos meses, y le
añadió cincuenta días, creyendo igualarlo al curso de la Luna. Por eso
dijo Ovidio:
At Numa nec Ianum, nec avitas praeterit umbras.
Mensibus antiquis addidit ille duos.
Y con qué razón hiciese esto, manifiesta Juan Lucido. El tercero
Calendario fue ordenado por Cayo Julio César Dictador,
reduciéndolo al verdadero curso del Sol, por ver corto el de Numa, y
ser él eminente en la Astronomía, como afirma Julio Firmico; y
quieren Apiano y Macrobio aprendiese César la verdadera cantidad
del año, cuando fue a Alejandría de Egipto. Por manera que le redujo
a 365 días, añadiendo diez a la observancia antigua, y reformando el
año de la confusión, de 444 días, que son quince meses, por causa de
la intercalación de los Egipcios, que en cada ocho años restituían
noventa días al nuevo año: y César quitado el mes intercalar, que se
interponía todos los años entre los meses, quiso se añadiese cada
cuatro años un día al mes de Febrero, que se llamase Bisiesto, y hizo
el año de doce meses como ahora le tenemos. El último Calendario
fue computado por obra del Pontífice Gregorio Decimotercio,
corregido y reformado según el curso solar. Mas quien quisiere
entender más cosas déstas, vea a Juan Paduano; a Juan Estoflerino; al
Cardenal Cusano; a Francisco Maurolicio; a Juan Lucido; a Josefo
Cerlino, y a otros muchos que trataron de la reformación del año, y
del nuevo Calendario.
Anotación sobre el VI discurso
Una docta y curiosa anotación acerca de los siete días de la semana,
tocante a la intelligencia de los Calendarios, hace Juan Baptista
Egnacio: mas Juan Tomás Frigio escribe clara y copiosamente esta
materia en el libro catorce intitulado de Theorica Solis, y en el quince
de Phergia Lunae. El uso del año en particular acerca de diversas
gentes trata por extenso Alejandro de Alejandro, libro 3 de sus días
Geniales, capítulo 24, donde curiosamente discurre de varias especies
de años.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
L
133
De los Cirujanos.
Discurso VII.
A Cirugía ilustre y célebre, por su antigüedad como prueba
Cornelio Celso, tuvo (según algunos) su primer origen de Apis
Rey de los Egipcios, o (como quiere Clemente Alejandrino) de
uno más antiguo que él, llamado Mizray, hijo de Cam, nieto de Noé.
Mas dícese haber sido el primero que escribió la medicina de las
llagas Esculapio, Filósofo Griego, varón de gran doctrina en aquellos
tiempos. Después sucedieron Pitágoras, Empédocles, Parménides,
Demócrito, Quirón, Peón, y otros casi infinitos, de cuyos escritos y
nombres, apenas quedó memoria entre nosotros. Cuenta Plinio haber
sido el primero que la ejército en Roma, Arcagato de la Morea,
afirmando que por la gran crueldad que usaba en cortar sin piedad
brazos, piernas, y otros miembros (fuera de adquirir nombre de
Verdugo) fue tan aborrecido de todos que de común consentimiento
le apedrearon, y arrastraron por Roma, y desde entonces se abominó
tanto el arte de Cirugía, que públicamente fue desterrada de la
ciudad, y estuvieron los Romanos, no pocos años sin querer
comportar Cirujanos dentro de sus muros. Este vocablo Cirugía, es
derivado de Chir en Griego, que quiere decir mano, y Ergia que
importa operación manual, porque la Cirugía no es otra cosa que
operación medicinal con el medio de la mano en la carne, en el
nervio, o hueso de los pacientes: y es llamada por los Médicos el
tercer instrumento de la Medicina, siendo el primero la Dieta; el
segundo, la poción, o bebida; el tercero, la Cirugía, como aprueba
Galeno, y Damasceno. Las especies de la Cirugía (según Juan Nicio)
son dos, una que enseña a obrar en los miembros blandos, o
mediocres, otra que enseña a obrar en los miembros duros. Son los
miembros blandos, o mediocres, carne, nervio, panículo, y otros así;
los duros son hueso, y cartilágines: y en todos éstos se debe obrar con
mano cuerda como enseña el Cirujano Juan de Vico. Ha de ser entre
otras condiciones, mancebo; o cuando mucho de edad varonil,
porque tenga la mano diestra y eficaz. Debe ser también apacible en
la conversación; porque la gracia y donaire de su hablar le haga más
grato al paciente; con que no sólo puede consolarle, sino infundirle
casi una viva esperanza de breve salud; induciéndole con dulce
persuasión a dejarse poner la mano, y a tomar sus medicamentos, que
es sobremanera importante para la vida de cualquier paciente. Sobre
134
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
todo se requieren en él la fidelidad y buen aviso; porque si el
Cirujano es discreto y fiel (fuera de que adquiere buen nombre en
general) es llamado de todos con gana, porque la vida que es tan
querida, y de tanto precio, que ningún tesoro llega a su comparación,
no se fía sino de personas que tengan fidelidad y discreción. No trato
de que la mano sea prompta y gallarda, sin temblor; no de que la
vista sea perfeta, el ánimo osado y varonil; no de que su terneza sea
inútil y dañosa; no de que a menudo acuda a los lugares de los
práticos Cirujanos, donde note sus curas y pruebas, y las encomiende
a la memoria para aprovecharse en las ocasiones dellas respeto de
que Celso y Aliaf enseñan pertenecer esto al Cirujano como cosa
principal: sino digo que debe poner su ingenio, estudio, y cuidado en
seguir la doctrina de los que han sido más famosos, y más raros en
esta profesión, desechando de sí la ignorancia de muchos modernos:
porque no es de poco momento para el hombre depender su vida de
la ignorancia de una mano. Debe ser asimismo ingenioso, porque
ingenio ayuda al arte, y la naturaleza a la operación. Su proprio oficio
es apartar en los cuerpos lo unido, unir lo apartado, sacar lo
superfluo, conservar sin dolor, y prohibir la putrefacción que se hace,
descarnando,
consolidando,
mortificando,
mundificando,
encarnando, dividiendo, acomodando, cortando con la obra del
fuego, con la incisión de la vena, con cauterio, con poner estopas en
las heridas, con cubrirlas, y fajarlas, porque el aire no entre y las dañe,
con los acostumbrados defensivos, y remedios eficaces; y en fin con la
oposición de todos los remedios oportunos, notorios a todos los
expertos Cirujanos. Sus instrumentos son, navajas, sierras, lancetas,
tijeras, agujas, tenazas, atraedor, torculado, tienta, gamaut, cinta,
espátula, tenacillas acanaladas, dentadas, y serradas, cajeta con sus
casillas, trépano, raspador, cauterio, y otros instrumentos que notan y
ponen Julio Pólux, y Andrés de la Cruz, con que atienden a raer,
alegrar, raspar, levantar, tentar, trepanar, cauterizar, dar fuego, meter
hilas, y mechas, coser, emplastar, untar, y sangrar. Mas entre los
remedios comunes usan de ordinario el ungüento egipciaco en forma
sólida, el basilicón, el magistral con zumo de llantén, el de alcanfor en
forma líquida; el apostólico, el mixto, el de minio, los cerotes
capitales, los cerotes de aquilón magistral, los de hisopo, los de
Betónica, aceite bendito, de huevo, de hipericón, de almendras dulces
o amargas, de laurel rosado, violado, de ruda, de enebro, de
trementina, de linaza. Por simples la mirra, bolarmenio, incienso,
aloes, sangre de drago, alumbre de roca, miel rosada, y semejantes.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
135
Por aguas, las de indivia, las de lúpulos, las de borraja, de ajenjos, de
fumus terrae, la agua ardiente, la de lengua de buey, y la de
escabiosa. Por electuarios, el diacatolicón, diapruno, el eletuario de
Mesué, el diacimino, el diacasia. Por píldoras las agregativas, las
comunes, las doradas, las fétidas, las de hiera compuestas, las de
turbit, de ruibarbo, de hermodátiles, de liquiricia. Por jarabes los
rosados, acetosos, violados, y otros así. Por injundias las de gallina, la
de oso, la de ganso, la de ánade, la de puerco: fuera de que ponen en
obra varias medicinas, confecciones, grasos, lavatorios, ayudas,
supositorios, ventosas, y otros remedios, por ser inumerables los
males que pasan por sus manos. A éstos toca el cuidado de todas las
postemas, frías, calientes, o coléricas; la enfermedad de cáncer, la de
cualquier fuego, las risipelas, postillas, lamparones, flemones,
hinchazones, quemaduras, carbuncos, vejigas, agallas, fístolas,
ardores, comezones, tiña, pelona, encordios, verrugas, roturas,
quebraduras, llagas, heridas, bubas, y cosas deste género. Sin los
muchos eminentes que en Cirugía tuvo la antigüedad, fueron
famosos en tiempos más modernos Francisco Vitigado; Juan Andrés
de los Grandes; Juan Francisco de Burán; Francisco del Castillo; Lelio
Rama; Juan Baptista Régulo; Francisco de Atimis; Tomás de
Terranova; Cristóbal de Montemayor; el Doctor Quijal; el Doctor
Ollés. Mas con qué modo particular se curen las heridas de arcabuz,
las de flechas, las de corte, las de cabeza, de pecho, de vientre y otras;
véase el Diario Empírico de Craso que lo manifiesta bien. De fístolas
particulares, a Vido Vidio Florentino en los Comentarios sobre los
libros de Hipócrates de Fistulis et vulneribus. De la Cirugía en
general a Lanfranco; a Juan Fragoso, a Juan de Vico; a Francisco Díaz,
y a otros muchos; en cuya materia juzgo ser por estremo importantes
las tablas que recogió Horacio Moro Médico Florentino. Entre los
antiguos y famosos Cirujanos es nombrado Quirón, de quien es
derivado el nombre de Quironea vulnera, entendiéndose de las
heridas dificultosas. No se atribuye menor gloria a Macaón, que fue
quien sanó la herida de Filótetes hijo de Peante, herido por Hércules
con una flecha teñida en la sangre de la Hidra. Así hablándose de la
cura singular de algún insigne Cirujano, nació el proverbio, De cura
Macaonia, según Juan Baptista Pío. Verdad es, que no ha sido menor
la opinión de Critóbolo en la Cirugía, por la prueba admirable de
haber sacado del ojo de Felipo Macedón una saeta, sin fealdad de
boca, según Curtio y Plinio.
136
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los formadores de pronósticos,
almanaques, reportorios y lunarios.
Discurso VIII.
D
EBAJO el nombre de Pronósticos, he de comprehender todas
las obras y discursos que se publican con títulos de Lunarios,
Reportorios, y Almanaques; alegando con qué razón o
método, ciencia, o forma se suelen hacer por los que profesan tal
ejercicio; protestando ante todas cosas, debe el lector dar escaso
crédito a materia tan dudosa como la presente, no respeto de la
ciencia, sino de la incertidumbre de sus instrumentos y profesores,
por la mayor parte imperitos.
Llamarase pues con razón científico en esta facultad, el que
queriendo formar algún Pronóstico, supiere los signos Setentrionales,
Boreales y Árticos, que son Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo:
y los Meridionales, Australes y Antárticos, que son Libra, Scorpio,
Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis con sus caracteres
acostumbrados. También el orden de las Planetas superiores,
inferiores y medios con sus caracteres usados, que son, Saturno,
Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio, Luna. Asimismo los aspectos de
las Planetas señalados diversamente, como la conjunción con una O y
una vírgula, ó; el Sextil o exágono con una estrella de seis lados, Ж; el
cuadrado o Tetrágono con una figura cuadrada, ; el Trigono, o
Trino con un triángulo, ∆; el opuesto o diámetro con dos O O sin
vírgula, ∞; y así los signos masculinos y femininos, móviles, fijos y
comunes: los de la larga y breve ascensión; los ígneos, los térreos, los
aéreos, los ácueos; los planetas fortunados o infortunados, benévolos
o dañosos, con las horas de los planetas claras y distintas. Deberase al
fin título de Astrólogo al que supiere que en la hora de Saturno es
bueno comprar hierro, estaño, plomo, y toda suerte de metales,
piedras, paños negros, comenzar a labrar huertos, y a imaginar
ardides contra enemigos; mas que entonces no se debe sangrar, ni
tomar medicinas, ni hablar con pescadores ni cazadores de volatería;
ni dar principio a murallas, ni hacer amistades, ni cortar vestido, ni
vestirse de nuevo, ni ir a hablar con amigos. Al que sabe que en la
hora de Júpiter es bueno cambiar plata, y tratar en todos negocios;
comprar paños azules y colorados; hacer puentes; edificar Iglesias,
comenzar viajes los señores; navegar; purgarse, sangrarse; tratar
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
137
paces; comprar caballos y armas; urdir telas; arar campos, y sembrar:
y al fin hacer toda cosa. Al que alcanzare que en la hora de Marte es a
propósito comprar armas y caballos; armar galeras; comenzar
caminos enderezados a guerra, así por tierra como por mar; comprar
paños rojos, que no es bueno enemistarse, hacer amistades, ni
contratar, si bien es favorable a todas las cosas pertenecientes a los
artífices, a los cocineros y horneros. Que en la hora del Sol es a
propósito comprar cosas de oro labradas; hablar con señores y
grandes ministros; partir a algún oficio; comenzar viajes militares; dar
principio a guerras, y comprar paños amarillos; y que es contraria
para purgarse, sangrarse, tratar de casarse, o hacer amistad. Que en la
hora de Venus es acertado comprar piedras preciosas, anillos de oro,
y joyas de mujer, casarse, comprar caballos blancos, vestidos blancos,
purgarse, sangrarse, hablar a Reinas, a nobles mujeres. Que en la hora
de Mercurio, es bueno comprar toda pintura, escritura, grano, mijo,
panizo; vestidos de varias colores, seda, algodón, comenzar obras de
seda, casarse, hacer amistad con mujeres, purgarse, sangrarse, hacer
viajes por negocios, comprar armas, vestidos de varias suertes y
colores, y urdir telas. Que en la hora de la Luna, es bueno comprar
miel, aceite, higos, castañas, nueces, almendras, lino, cáñamo, grano,
carne, puercos, y todo animal de carnicería; hacer fraudes, urdir
engaños, tejer traiciones, y hacer toda cosa de ingenio: mas no
comenzar cosas que hayan de ser estables. No dejaré asimismo de
loarle, si entiende bien de la Luna, esto es, si sabe que cuando crece
en luz se muestra sólo hasta la medianoche; cuando descrece, parece
desde la medianoche hasta la mañana; si está llena, luce toda la
noche: y entonces se dice estar en oposición con el Sol; si es nueva
falta en su resplandor, y no se ve por estar en conjunción con el Sol, ni
por la mayor parte en tres noches. La primera del defeto; la segunda
después de la conjunción; y la tercera de la inovación, viéndose en el
plenilunio casi lo mismo, en el lleno, y en la última del tercer
cuadrado. Si sabe las diversas configuraciones que recibe de la luz del
Sol, descritas por Juan Damasceno. La primera, que es la conjunción
con el Sol, estando en la misma parte que él. La segunda, que es su
nacimiento cuando está distante del Sol quince grados. La tercera,
que es llamada exoriente, cuando aparece. La cuarta, que es dicha
Meonida, o Cornígera, que sucede dos veces; la primera creciendo y
la segunda menguando, cuando está distante sesenta grados. La
quinta, demediada, que es también otras dos; cuando dista del Sol 90
grados. La sexta, gibada, o gibosa, cuando dista 120 grados. La
138
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
séptima, perfeta, cuando dista 180 grados. Fuera desto merece estima,
si supiere discurrir del orto del Sol todos los días del año.
Hallarase esta computación hecha al meridiano de Madrid, 40
grados 26 minutos de altura, por Francisco Suárez de Argüello, que
fue quien primero cómputo Efemérides en España, grandemente
copiosas, por haberlas hecho generales, formando las casas racionales
desde Esfera recta a sesenta grados de altura, cosa no vista hasta su
tiempo, eligiendo en materia de movimientos tal medio, con modo
tan exacto, que es el más verdadero que se halla.
También será digno de opinión, si alcanzare el entrar del Sol cada
mes en cualquier signo de los doce del Zodíaco: como que por Marzo
a 20 entra en Aries, por Abril en Tauro, a 21; por Mayo en Géminis, a
21; por Junio en Cancro, a 21; por Julio en León, a 22; por Agosto en
Virgo, a 22; por Setiembre en Libra, a 22; por Otubre en Escorpión, a
22; por Noviembre en Sagitario, a 22; por Diciembre en Capricornio, a
22; por Enero en Acuario, a 21; por Febrero en Piscis, a 20. Si sabe con
esto las fiestas movibles, el Ciclo Solar y Lunar, el Áureo número, la
Epacta, la Indición, la letra Dominical, los tiempos en que se prohíben
velaciones, y cosas semejantes, de que se trató bien a la larga en el
discurso de los formadores de Calendarios. No será juzgado por
insuficiente, cuando señale bien los cuatro tiempos del año, según los
Astrólogos, que son la Primavera a 20 de Marzo, el Estío a 21 de
Junio, el Otoño a 22 de Setiembre, el Invierno a 21 de Diciembre. Dará
de sí bastante muestra, si con prudencia hablare de la triplicidad de
los signos, y mostrare que cuando la primera triplicidad, esto es
Aries, o León, o Sagitario, que son signos ígneos, está cualquiera en el
ascendente, es bueno manejar todas las obras de metal, hacer pasaje
por agua; correr caballos, enviar embajadas, buscar tesoros, limpiar
fosos, y cosas tales. Que en la segunda triplicidad, que es Tauro,
Virgo, Capricornio, signos térreos, estando cualquiera en el
ascendente, es bueno comenzar todas las obras tocantes a la tierra,
arar, comprar heredades, y casas, medir, cortar madera, y edificar.
Que en la tercera triplicidad, Géminis, Libra, y Acuario, que son
signos aéreos, estando cualquiera en el ascendente, es a propósito
hacer cosas pertenecientes al aire, como poner árboles a naves, y a
galeras, acomodar entenas, hacer viajes por mar, cazar pájaros, y
cosas así. Que en la cuarta triplicidad, como Cancro, Escorpión, y
Piscis, que son ácueos, hallándose en el ascendente cualquiera, es
bueno pescar, bañarse, ir al molino, enderezar los cursos del agua, y
hacer todo lo a ella perteneciente. Si sabe hallar por reglas de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
139
Astrología el señor de la hora, las significaciones de las mansiones de
la Luna, tocantes a las acciones humanas, de quien tratan bien largo
Juan Paduano, y Juan Baptista Ruperto: como cuando la Luna está en
la primera mansión, que comienza a los 20 grados de Aries, y dura
hasta los 3 de Tauro, es bueno hacer viajes, y tomar medicinas en
particular relajativas. En la segunda que principia desde los 3 grados
de Tauro, hasta los 16 del mismo, es bueno tratar en mercadurías,
hacer caminos por agua, y entrar en compañías. En la tercera que
comienza desde los diez y seis, y dura hasta los 29 de Tauro, es malo
hacer viajes, navegar, entrar en compañías; mas bueno comprar
bestias domadas. En la cuarta que comienza desde los veinte y nueve
grados de Tauro, y acaba en 10 y minutos 52 de Géminis, es bueno
para sembrar, y malo para casarse y embarcarse. En la 5, que desde 10
grados, y minutos 52 de Géminis sigue hasta 23 grados, es bueno para
poner los niños a aprender, para casarse, para hacer viajes, y
purgarse. En la sexta, que termina hasta 6 grados de Cancro, es bueno
comenzar guerras, pleitos y cuestiones. En la 7, que acaba a los 20
grados de Cancro es bueno arar, sembrar, disponer la tierra, vestirse
de nuevo; mas no comenzar viajes por agua. En la 8, que concluye
hasta los 2 grados de León, es bueno purgarse, y hacer viajes por
agua. En la 9, que dura hasta los 15 grados de León, se tiene
dificultad en todas las acciones, si no es en revolver y mudar trigo,
que es cosa por estremo buena. En la 10, que dura hasta 28 grados, es
bueno contraer matrimonio, fabricar murallas, y disponer la tierra;
mas no hacer viajes. En la 11, que dura hasta 11 grados de Virgo, es
bueno ingerir, y plantar; mas no recibir purgas, ni dar libertad a
esclavos. En la 12, que dura hasta 23 del mismo signo, es bueno
también para ingerir y plantar, y para tratar casamientos; mas no para
navegar. En la 13, que termina hasta 6 grados de Libra, son buenas
todas las cosas que se han dicho en la 12, salvo el hacer viajes, y sobre
todo a propósito para pedir favores y gracias a señores. En la 14, que
dura hasta 19 grados de Libra, se puede curar, sembrar, plantar, y
casarse con viuda; mas no hacer viajes. En la 15, que dura hasta 22
grados de Escorpio, se pueden minar pozos, vaciarlos, mondarlos,
hacer fosos de todas suertes y cuevas, mas no viajes. En la 16, que
dura hasta 15 grados, no es bueno hacer viajes, ni contratos, o
conciertos de alguna suerte, ni vestirse de negro, ni purgarse. En la
17, que dura hasta 28 grados del mismo signo, se pueden edificar
fortalezas y casas, comprar y tomar oficios. En la 18, que dura hasta
10 grados de Sagitario, es bueno hacer todo lo apuntado en la 17,
140
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
salvo matrimonios, y navegaciones. En la 19, que procede hasta los 19
grados del mismo signo, es favorable a los pleitos, diferencias,
guerras, y viajes; mas no por mar ni por ríos. En la 20, que dura hasta
6 grados de Capricornio, es bueno comprar bestias; mas no ir a caza,
ni casarse. En la 21, que va hasta 19 grados, se puede edificar,
sembrar, comprar tierras, hablar con Príncipes y señores; mas es cosa
infeliz tratar de matrimonio. En la 22, que termina en 2 de Acuario, se
pueden hacer viajes, purgarse, y vestirse de nuevo. En la 23, que dura
hasta quince grados de Acuario, no es bueno hacer depósitos; mas lo
es para purgarse y caminar. En la 24, que dura hasta los 28 del mismo
signo, es bueno hacer todas las cosas de guerra, tomar medicinas; mas
no hacer viajes, ni plantar, ni ingerir. En la 25, que dura hasta 10
grados de Piscis, es bueno hacer las cosas de la guerra, y viajes hacia
el Mediodía y Occidente, y edificar. En la 26, que va hasta 23 grados
del mismo signo, es bueno para purgarse, y dañoso en todo lo demás.
En la 27, que dura hasta 6 grados de Aries, se puede sembrar,
contratar, hacer pactos, y casarse; mas no hacer depósitos, ni prestar
dineros. En la 28, que va hasta los 19 grados del mismo signo, es
bueno hacer cualquiera de las cosas dichas, salvo hacer viajes por
agua. Débese advertir también en estas mansiones, los aspectos de los
Planetas con la Luna; que ayudan y desayudan mucho, según su
oposición: porque si la Luna tuviere aspecto de Saturno, será bueno
sembrar, no contratar; si con Marte, no faltarán discordias, pleitos,
trabajos, y herejías; si con Júpiter, las cosas correrán benignas y
propicias; si con el Sol siendo el aspecto de la Luna cuadrado o sea
opuesto, habrá turbaciones, o molestias de señor, si con Venus, irán
creciendo los deleites, y placeres mujeriles; si con Mercurio, se
atenderá con priesa a tráfagos y negocios. Demás debe el tal saber
hallar los grados del Sol y de la Luna, y el ascendente en cualquier
hora, o por Efemérides o por otra vía. Ha de tener de memoria las
significaciones de la Luna, tocantes a la salud del cuerpo, por los
movimientos que hace en los signos del Zodíaco, de quien escribe con
agudeza Juan Baptista Ruperto. Lo mismo sucederá tratando de los
aspectos de los Planetas con la Luna, respeto de las acciones del
hombre, y de la naturaleza de los signos celestes por ocasión de las
medicinas. También será el mismo tenido por buen Astrólogo, si
supiere la propiedad de las estrellas fijas, la naturaleza universal de
los signos; como que Aries es de naturaleza cálida y seca, si bien en la
primera faz es húmedo, por hallarse en él ciertas estrellas fijas de
naturaleza Lunar; en la segunda, cálido mucho, y significa mortaldad,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
141
sequedad, truenos, y tempestades: en la tercera lluvia o vientos por
las estrellas fijas puestas allí de la naturaleza de la Luna. En la tercera
de Tauro (en que están las Pléyades estrellas fijas) se hacen vientos,
terremotos, nubes, y lluvias. La primera faz de Géminis, es fría y
húmeda, y la última por estremo húmeda, y corruptiva. La última de
Cancro hace el aire cálido, lleno de nubes, y causa terremotos. Todo el
signo de León hace gran calor, y principalmente su faz última. Así la
última parte de Virgo, en la parte Setentrional es de peligroso calor:
mas la parte Meridional es muy húmeda, engendra truenos, y es de
naturaleza de Saturno. Todo el signo de Libra es de templada
naturaleza. Todo el signo de Escorpión, es húmedo corrumpente: y
así vemos que las aguas del Otoño corrompen todos los frutos. Todo
el signo de Sagitario produce vientos, turba el aire, y su faz última es
húmeda; su parte Meridional obra lo que su última faz, mas la parte
Setentrional es cálida. Todo el signo de Capricornio es húmedo;
principalmente su parte Meridional. Todo el signo de Acuario es frío
y acuoso. El signo de Piscis ventoso y frío; y en especial sus partes
medias engendran granizo por la naturaleza de Saturno. Será tenido
por docto el tal Astrólogo, si supiere que los signos mudan naturaleza
por ocasión del movimiento de la circunferencia; porque los que son
cálidos se hacen fríos, y los húmedos se hacen secos, teniendo sobre
todo en la memoria los aforismos de los Astrólogos para los tiempos;
como cuando un Planeta sale de un signo, y entra en otro, en general
se sigue mudanza de tiempo, y principalmente cuando alguno de dos
inferiores se muda de un signo en otro: que ocasiona lluvias.
Naturalmente los buenos aspectos de los Planetas considerados en sí,
serenan el aire, obrando al contrario los malos. Las mansiones de la
Luna tienen poder para mudar el aire, y producir efectos futuros,
según el aspecto que tendrá con uno o con otro Planeta, conforme la
regla de Alquindo. Los Planetas cálidos, son el Sol y Marte, los fríos,
Saturno y Venus; los que causan lluvias, Venus, Mercurio y Luna: los
que producen truenos, Saturno, Marte, y Mercurio. Las conjunciones,
oposiciones, y cuartas del Sol, y de la Luna, disponen el aire
diversamente; y así se dan varias reglas para hallar las mutaciones del
aire, y del tiempo, de quien habla excelentemente Baptista Ruperto, y
otros autores así Latinos como vulgares. Por manera, que con tales
observaciones se puede pronosticar, hacer Lunarios, Almanaques,
Reportorios, cálculos, juicios, y cosas semejantes. Si bien (como ya se
dijo) es menester, dar corto crédito a esta ciencia, siendo por estremo
instable, tanto mas publicando sus profesores infinitos dislates.
142
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Pronostican pues por no mentir que el año siguiente será de 365
días, que comenzará a primero de Enero, y tendrá doce meses, según
lo común; cincuenta y dos semanas, según el cálculo del Rey Don
Alonso. Que los Planetas discurrirán según su costumbre: que habrá
vientos, lluvias, y serenidad en diversos tiempos: que se atenderá a
bailes, a músicas, a estudios, a labranzas, a cultivar, a sembrar, a
recoger en su sazón: que habrá preñeces, partos, dolores en ellos, y
mortaldades comunes, como de ordinario acontece. Que los señores
mandarán, y los súbditos obedecerán. Que los soldados amarán
guerras, los mercaderes tráfagos, los usureros ganancias. Que los
adulterios andarán validos entre sensuales, las ambiciones entre
soberbios, los homicidios entre valientes, el juego entre ociosos, las
faltas entre oficiales, las tretas entre Cortesanas, los engaños entre
alcagüetas, los embelecos entre habladores, las ignorancias entre
ricos, los robos entre ladrones, y las ternezas entre lindos. Con
semejantes géneros de pronósticos dan palos de ciego muchos
Astrólogos modernos; falsos en proposiciones, mentirosos en
palabras, y menguados en sus juicios. Mas dejando lo particular,
porque en esto Iubeat Plato quiescere; últimamente se debe saber, que
el Pontífice Sixto Quinto renovó la bula contra los Astrólogos para
reprimir la estrema osadía desta profesión demasiado licenciosa en
anunciar cosas venideras.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
143
De los profesores de empresas y
emblemas.
Discurso IX.
D
ESCRIBEN los que con diligencia trataron la materia de
empresas (como entre otros Francisco Caburazo) ser
composición de cuerpo pintado, y mote, para apuntar alguna
particular proposición del hombre: y por esta difinición se distingue
ésta, de las notas Jeroglíficos, y de las armas de los linajes, que ambas
reciben solamente los cuerpos; y también de los símbolos, o
emblemas, porque aunque se hallen los mismos bien cercanos a la
empresa (teniendo pintura y palabras concedidas y encaminadas a un
intento) difieren con todo eso en la intención y en el modo, porque
cuanto a la intención, es el símbolo, sólo un precepto moral, no
determinado a una sola persona, sino perteneciente a todas con
igualdad. Mas la empresa muestra sólo la determinada proposición
que el tal emprende, de quien tiene en el ánimo firme y estable
resolución. Y cuanto al modo, el símbolo puede componer como una
historia, según se echa de ver en el de la diosa Isis, en que intervienen
el asno, el que le guía, la efigie de la diosa, y una turba de hombres
que la reverencian. Demás el emblema se vale de cuerpos humanos;
mas la empresa huye de la muchedumbre, juntamente con la
composición de las figuras humanas. En suma, el emblema saca de un
particular un precepto universal; mas la empresa se encamina
siempre a un particular, y antes apunta que explica cumplidamente,
no dejando el símbolo cosa que decir para declaración de los cuerpos
pintados. En esta materia fue felicísimo Alciato, según el parecer de
todos los Doctos. La empresa pues fue hallada para el fin principal de
significar, apuntando alguna ilustre y virtuosa proposición del
ánimo, tocante a cosa hecha, o a la que se debe hacer, encomendando
por su medio a la memoria las operaciones dignas y singulares. De
manera que (según cierto autor moderno) la podremos difinir, ser
expresión de un señalado pensamiento, puesto en un símil con galana
pintura, y viveza de mote; que porque determina la significación de
la figura, y la contrae a determinado sentido, le llaman alma de la
empresa. Los preceptos generales consisten en tener sólo un
concepto, y en que sus palabras sean de buen original, o compuestas
de manera, que no puedan subsistir, ni significar el concepto del
144
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
autor, sin la figura; y de aquí se conoce la imperfección de las
empresas, en que el mote significa cumplidamente por sí, sin la
ayuda de la figura que por eso viene a quedar puesta de más.
Alejandro Farra trae por ejemplo, la de Mucio Colona, cuyo mote era,
Forcia facere, et pati, Romanum est; el cual es juzgado por demasiado
expresivo de sí. Lo propio se requiere en las figuras, o (por hablar
según el uso común) en el cuerpo de las empresas que no explican el
concepto del autor; de modo que el mote sea superfluo, porque de
otra suerte, se incurriría en tres yerros: el primero, que no habría
diferencia entre estas figuras, y los Jeroglíficos, que de su naturaleza
son significativos. El segundo, que las palabras estarían puestas de
más. El tercero, porque las mismas palabras (que son el alma de la
empresa) tendrían sólo oficio de servir a la figura, sin más operación
que mostrar la naturaleza de la cosa que representa. Lo cual no es
menos digno de vituperar que la vida de aquel, cuya alma falta del
resplandor intelectual, queda toda sumergida en los sentidos
corporales. En tales defetos dice el referido autor haber incurrido
Paulo Jovio (primer escritor desta materia, y juzgado de todos por
maestro de las empresas) como se conoce en el Venena Pello del
Albiano; y en el Inclinata resurgit del Duque de Urbino. Fuera desto es
menester huir la intricada, y confusa multitud de figuras, palabras y
conceptos, como se dijo, siendo más noble la unidad que la
muchedumbre. Las mismas figuras deben tener el propio significado
derivado de la naturaleza de aquel cuerpo, natural, o artificial,
animado, o inanimado, que se representa por tal figura: y por eso
diverso del que se saca después de la junta que se hace de la misma
figura, con las palabras en la formación de la empresa: así como es
diversa la forma propia del cuerpo de la que después le da el alma: y
esta calidad debe ser notable, y con facilidad intelligible. Por esta
razón son juzgadas defectuosas las empresas, cuyas figuras tienen
significaciones, tan ocultas, que apenas las entienden y conocen
personas doctas. Los cuerpos pueden ser de tres suertes, fabulosos,
históricos, y naturales; si bien todos quieren ser conocidos sin ayuda
exterior de palabras, de colores, ni otras figuras; como la efigie
humana se conoce cumplidamente sin otra inscripción o título. Todos
los cuerpos fabulosos o históricos pueden tener figuras de hombre, o
dioses, según el Prometeo del Cardenal de Ferrara, o el de algún
antiguo, que haya hecho alguna cosa memorable; como el juramento
de Mucio Scévola; la defensa de la puente de Horacio; o si por
denotar divino y no esperado soccorro en peligrosa empresa, se
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
145
pintase, Valerio Corvino con el cuervo sobre la cabeza. Los cuerpos
naturales no pueden tener figura humana, sino monstruosa. Y la
razón es, porque dándose a la figura el mote por perfeción, se podrá
dar a cualquiera, sino al hombre que es de figura perfetísima. Deben
demás desto elegirse todos los cuerpos nobles, honestos, y tales, que
no muevan en los que los miran desprecio o risa en vez de
admiración, como fue el Amor arcabucero del Duque de Milán (si
bien el Rusceli favorece cuanto puede tal empresa) la de la escopeta, y
otras así del mismo Duque. También los motes deben ser breves y
agudos, y que tengan un cierto agrado, donaire y concordancia con la
figura, tomándose todos de los lugares Tópicos, como de la
comparación, del símil, del contrario, de la proporción; de la alusión,
de las translaciones, de la prosopopeya, de la adición, de los
proverbios, del equívoco con replicación, y de otros semejantes que
apunta el Caburazo y el Farra en sus tratados de empresas, a quien
remito a sus aficionados, y a ver otras diversas, pintadas y no
pintadas en los libros del Rusceli, y Paulo Jovio, que ponen muchas
ilustres, a cuya semejanza se pueden formar no pocas, siendo este
ejercicio de personas inteligentes, y de espíritu elevado.
Anotación sobre el IX discurso.
Sin los referidos libros de empresas, se puede ver el de Scipión
Barbagala que trata desta materia modernamente, dando con algunos
dichos suyos ocasión a la Academia de Treviso, para ventilar con
deleite curioso, la sutil cuestión de si el cuerpo fabuloso se debe
convenientemente usar por empresa. Puédense ver también las
empresas espirituales del Maestro Juan Francisco de Villaba, autor
aunque moderno, no poco ingenioso y erudito.
146
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
E
De los Escribanos, y Notarios.
Discurso X.
L oficio y profesión de los Escribanos, es cosa digna y honrosa
en sí, como se colige del Código, y como afirma Guillielmo de
Rovilla Doctor Francés, alegando aquella insigne sentencia del
Eclesiastés:
In manu Dei potestas hominis est, et super faciem scribae imponet
honorem.
Porque el Escribano es ministro público, y el oficio del Juez, no se
podría ejercer cómodamente sin su persona. Los Legistas los llaman
(según Juan de Platea, y Orlandino) con diferentes vocablos, como
Notarios de notar civiles acciones; Tabeliones, porque antiguamente
se solía escribir en ciertas tablas de madera; Scriniarios, por ser
costumbre poner sus instrumentos dentro de ciertos escriños.
Librarios de libra, porque su oficio consiste en ajustar, y pesar los
negocios que pasan por sus manos justa y fielmente; y Scribas de su
contino escribir. Otros los llaman Protocolos, otros siervos públicos.
Encomiéndalos Ulderico Zasio, sin otros Doctores, cuando se hallasen
en ellos las condiciones debidas a semejante ministerio, que no es de
poco momento y consideración, si con cuidado se mira. Deben ser
constituidos por autoridad Pontificia, Imperial, o Real, inmediata, o
derivada de los mismos; libres, y no siervos, legítimos, y no
bastardos, no elegidos por ignorancia, obligados por juramento; como
dice Agustín de Ancona. Así según Hostiense han de jurar para el
cumplimiento de su fiel ejecución que harán las escrituras, como
personas Reales sin falsedad; que tendrán secretas las cosas que les
serán cometidas; que no harán escritura (sabiéndolo) sobre contrato
usurario; que irán voluntarios a hacer cualquier escritura; que serán
fieles con los que se fían dellos: y finalmente que harán su oficio con
buena conciencia, desechada toda sospecha de aborrecimiento y
parcialidad, cohecho, temor, o afecto particular. A éstos pertenecen
todos los contratos en común, las ventas, las compras, los
arrendamientos, obligaciones, pactos, renunciaciones, ratificaciones,
condenaciones, denunciaciones, aprecios, legados, fideicomisos,
testamentos, codicilos, empadronamientos, donaciones, citaciones,
fianzas, provanzas, apelaciones, y escrituras de toda suerte; para cuya
validación, se requieren muchas condiciones y circunstancias (como
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
147
dice Guillielmo) esto es, la invocación del nombre del Señor, el año
del mismo, la indicción, el día del mes, el nombre del Papa, del Rey, o
Señor de aquel estado, el lugar general y especial donde se hace el
instrumento, los testigos, el nombre del Notario, o Escribano, cúyo
hijo es, dónde ha nacido, y con qué autoridad ejerce semejante oficio;
y últimamente su signo, salvo donde no se usa, como en Narbona:
siendo esto del signo y nombre tan necesario, que el que le muda cae
en nota de falsario como se apunta en el Código, y según notan
Baldo, y Lanfranco, de Oriano. Mas quien quisiere saber más
requisitos de Escribanos, lea el libro intitulado Formularium
Instrumentorum, y el tratado de Instituendis Notariis, juntamente con el
Espejo del arte de los Notarios de León Espeloneo. Y cuanto a los
Escribanos de España, a Monterroso, Ribera, y Pena.
No se puede negar ser los diestros Escribanos así civiles como
criminales, de grande alivio para cualquier juez; supuesto ponen
delante con notable velocidad los puntos más esenciales de los
pleitos, haciendo relación de lo más importante dellos. Para esto
conviene se hallen instruidos en la variedad de fórmulas, poseyendo,
fuera de la práctica, singular expresiva, buena memoria, copia de
elegantes palabras, y noticia de los más términos jurídicos. Muchos
de semejantes requisitos y capacidad, tuvo y tiene hoy nuestra
España en sus ciudades, Audiencias, y Chancillerías; mas lleva a
todas ventaja Madrid, ínclita Corte del Monarca Felipe III. Allí entre
otros son únicos en lo civil Miguel Moreno; Bartolomé Gallo, Pedro
de Munguía, y Felipe de Escobar. En lo criminal, Juan Enrique, Juan
de Mendiola, y Juan de Piña. En formar escrituras legales, con todas
sus circunstancias, son asimismo raros Juan de Santillana, Gaspar
Testa, y Gonzalo Fernández, sin otros casi infinitos, a cuya experta
habilidad se debe toda estimación. Tienen los desta facultad en
general una presunción contra sí muy de temer: porque como nota
San Antonino, tal vez (si bien por la mayor parte son todos sutiles y
hábiles en toda montea y cetrería) de ignorancia hacen instrumentos
necios, confusos, inválidos, y defetuosos; respeto de no tener las
debidas solenidades, y por eso quedan las personas damnificadas:
resultando pleitos de consideración, con manifiesto daño de las
partes. Tal vez también de propósito y sabiéndolo, hacen falsas
escrituras, como en los contratos de compras, o pagas, y en los
testamentos, manchando sus conciencias con falsedades; y
juntamente las de los testigos, cuyos dichos reciben a su modo por su
interés. Tal vez ocultan escrituras útiles y necesarias, a instancia
148
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
ajena, por aprovechar a uno, y dañar a otro, pasando por este
estrecho de ordinario los legados, y mandas de causas pías. Tal vez
conocen ser un contrato violento, y hecho con extorsión, como en las
renunciaciones que se hacen cuando entran algunos en religión, o en
las capitulaciones matrimoniales violentas, o en testamentos,
habiendo perdido los que los hacen, el uso de razón, y no pudiendo
legítimamente testar; mas con todo, como hallen su provecho, no
reparan en cosa; antes sin consideración dicen, ser llamados y
rogados, y estar el testador en su entero juicio.
Mas toda murmuración aparte, la más principal de muchas
virtudes que resplandecen en los Escribanos destos tiempos, es la
excesiva caridad con que casi todos ejercen su oficio. Con ésta
amparan güérfanos, pupilos, y viudas. Con ésta no son astutos,
sutiles, ni cavilosos. Con ésta desechan calumnias, engaños, y
cohechos. Con ésta no hay entre ellos escritura que salga inválida, ni
despacho que deje de ser breve. Pues no permita el cielo ose mi
lengua indignar tan buenos árbitros de haciendas, honras y vidas; tan
diestros ministros de todo bueno o mal suceso. Publíquese desde hoy
por inculpable cualquier Interrogatorio, en cuya celeridad reside
como en su esfera, el más peligroso naufragio. Queden libres de mi
pluma los que con las suyas a tantos oprimen. Hallen amparo y favor
en todos, los que a tantos desfavorecen. Sea sumamente celebrada tan
santa congregación, tan ejemplar república, que teniendo por deidad
al interés, por sagrado a la mentira, y por refugio a la dilación, viene a
ser la de más ancha conciencia, y la de peores pensamientos,
palabras, y obras.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
P
149
De los Matemáticos en general.
Discurso XI.
ITÁGORAS y otros (según Celio) afirmaron no se podía llegar
sin las disciplinas Matemáticas (menos que con gran dificultad)
al colmo de la perfeta Filosofía, y a la suma verdad, que con
ansia tan desigual busca el hombre: por ser las mismas como grados
para las cosas más altas, y un camino fácil para subir por aquella
escalera de perfeción, a quien todos procuran llegar lo más presto que
pueden. Son llamadas en Griego Matemáticas, que en Latín (según
Isidoro) suenan ciencias doctrinales. Y conviéneles este nombre, como
dice Anatolio, porque pudiéndose aprender casi todas las otras
facultades por sí; sólo las Matemáticas han menester maestro que las
declare; y que cortando espinas, facilite los caminos, que en aparencia
y en efeto son tan dificultosos. Escribe Marco Tulio, ocuparse los
Matemáticos en cosas escuras, con arte oculta y sutil. De aquí es haber
Platón atendido con mucho cuidado a las mismas. Lo proprio Alberto
Magno, y Boecio Severino: porque todos conocieron cuánto por su
respeto se elevaba el ingenio del hombre, y cuánta agudeza causaban
a sus profesores. De Arístipo Socrático se lee, que roto en las playas
de Rodas por naufragio, viendo florecer las Matemáticas en aquella
isla, se volvió a los compañeros de su fortuna diciéndoles:
No dudéis, oh fieles amigos, que hemos llegado a una tierra, donde se
conoce el entendimiento: y el ingenio del hombre.
Alcinoo Platónico, decía estar el que se hallaba falto de las
Matemáticas, más desnudo que Libérides, y más pobre que Cindo.
Porque como afirma Platón, son importantes para el conocimiento de
las cosas naturales, y para el de todo lo demás. Y en su República las
juzga sobre todo necesarias para el ejercicio militar. Destas ciencias
dijo Albumasar haber carecido los antiguos casi hasta el tiempo de
Aristóteles. Después fue juzgado Euclides, por parecer de todos,
superior en ellas. En especie son cuatro, Arismética, Geometría,
Música, y Astrología, a quien Aristóteles llama especulativas. Su
objecto es considerar la cantidad en abstracto que es por el
entendimiento separado de la materia, como las líneas, la superficie,
los ángulos, los números, y otras cantidades; tratando de ciencias que
están en el primer grado de certeza, según el Príncipe de los
Peripatéticos en más lugares. Con todo algunos (dice Aulo Gelio)
150
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
procediendo con el modo del vulgo, dieron nombre de Matemáticos a
los Caldeos, o a ciertos supersticiosos adivinos como Quiromantes,
Piromantes, y otros. Amonio y Platón, las dividen, diciendo ser todas
de dos géneros, unas tratadas del vulgo; esto es, prácticas, y otras de
los Filósofos, conviene a saber, contemplativas. Siriano sobre la Física,
declara sus excelencias, apuntando ser la doctrina Matemática cierta
prevención para ver en las imágines la realidad del ejemplar.
Describe asimismo su valor Juan Gramático, explicando importar
mucho su introducción, para contemplar las divinas substancias.
Temestio afirma, carecer de luz, y no haber entrado en el zaguán de la
Filosofía natural, el que ignorare su noticia, y el aumento de los
números y tiempo. Su principio aplica Aristóteles a las partes de
Egipto, donde primero las hallaron ciertos sacerdotes. Comprueba lo
mismo Alejandro Afrodiseo, añadiendo requerir su ejercicio
particular ocio. Afirma Averroes carecer de todo error; salvo, si no se
le llegase el de la materia; respeto de manifestar el entendimiento sus
diferencias, como el sentido las de lo que sabe por acto. Publica
Amonio su sujeto, explicando tratar aquellas cosas, de quien parte se
hallan conjuntas a la materia, parte separadas de la misma. Dice Juan
Gramático, no ocuparse el profesor desta facultad acerca de todas
formas, sino sólo de aquellas que se pueden separar de la materia. Su
necesidad propone Francisco Patricio, concluyendo deben
aprenderlas los mancebos, por ser de torpe y flojo ingenio ignorar lo
que es necesario a cualquier hora. Su provecho refiere Proclo;
suponiendo que no sólo abren camino para la Filosofía, sino que
también preparan la inteligencia para la aprehensión Teológica: y
añade, que Platón enseñó admirables sentencias de los dioses, en
virtud de las formas Matemáticas, concluyendo ser en particular
necesarias para todo género de políticas. A su consideración llama
Alcino un preludio para la contemplación de lo divino. Y el Cardenal
Bejaríón, les da título de imágines de las cosas inteligibles, como
sombras de las naturales, por cuya causa las juzga utilísimas.
Finalmente Celio Rodiginio en el libro cuarto de sus antiguas
lecciones al capítu. 30, describe curiosa, y dilatadamente sus muchas
alabanzas.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
151
De los Abogados, Procuradores,
Protectores, Solicitadores, y
pleiteantes.
Discurso XII.
E
L nombre de Procurador con el de Abogado, es tomado
comúnmente por una misma cosa según las leyes y Dotores: y
Guillelmo Especulador confirma la verdad deste dicho, a quien
se llega también el libro del Digesto, que trata de varios, y
extraordinarios conocimientos. Mas hablando propia y estrechamente
difieren en muchos modos, como dice Jasón sobre el mismo paso de
Guillelmo, donde concluye, signifique una misma cosa el Procurador,
y Solicitador de causas, mas que el Abogado es quien habla delante
del juez, defendiendo sólo por sí, con ciencia, elocuencia, y razón, las
causas jurídicas. Por eso afirma el mismo Doctor, que estando en el
rigor de los vocablos, este nombre Procurador denota ocupación
inferior a la del Abogado: porque la suya importa dignidad y honor;
de modo que como persona de respeto, no puede ejercer el oficio de
Procurador, según la opinión de Bártulo. Llaman las leyes a los
Abogados en señal de honra Honoratos, como se puede ver en muchas
partes del Derecho. Su salario es dicho también Honorario; porque lo
reciben por honor de la defensa ajena. En otra parte son comparados
a insignes y valerosos soldados, que pelean osadamente con la lengua
en favor déste, o aquél como se infiere del Código. Fuera desto, son
llamados Sacerdotes en el Digesto; por ventura, porque no tienen
menor cuidado de sus clientes, que los sacerdotes de las almas que les
están cometidas. Cuando Ascanio Pediano difine, qué fuese Abogado
en tiempo de los romanos, dice era un Jurisconsulto que ministraba al
protector (llamado en Latín Patronus) la razón, o la ley. O el que
tomaba a su cargo la defensa del litigante. De donde se ve la
diferencia que había entonces entre el Abogado, y el Protector. Y
Carolo Sigonio dice haber Rómulo constituido los Patricios
Protectores, o Patronos de la plebe, y otros defensores, llamados de la
misma plebe Plebeyos, dándoles el cuidado y cargo de sacar de sus
albergues a los mismos Patricios, y de acompañarlos hasta el Senado,
volviéndolos de allí a sus casas con debida reverencia y honor. En
esta conformidad fueron constituidos los Protectores de las Colonias,
152
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
y los de los compañeros del pueblo Romano, de quien hace mención
Dionisio Halicarnaseo, y Cicerón, diciendo, haber molestado Antonio
grandemente a los de Puzol, porque eligieron a Casio y Bruto por sus
Protectores. Suetonio en la vida de Augusto dice, que estaban los
Boloneses antiguamente debajo la protección de los Antonios. Lo
mismo se observa hoy en la corte de Roma, que se toman los
Cardenales por Protectores, a quien son encomendados los Príncipes,
las ciudades y religiones de la santa Iglesia, en que deben ejercer su
oficio con fee, amor y diligencia, observando siempre, que donde se
trata del interés general de sus encomendados, no se anteponga el de
algún particular con manifiesta deshonra y ruina del bien público:
porque de otra suerte serían destruidores en vez de protectores.
Pompeo Gramático tratando de la significación de las palabras,
atribuye el nombre de Abogado a todos los que en algún modo obran
y trabajan en la acción de las causas. Y Marco Tulio afirma ser lo
mismo Abogados, Patronos y Oradores, de quien escribe Asconio,
que antes de la guerra civil se tomaban raras veces más de cuatro;
pero después de la misma, algo antes de la ley Julia, se llegó al
número de doce, por tratar las causas con mayor majestad y
grandeza. También en nuestros tiempos se observa el tomar muchos
en causas importantes. El oficio de los Abogados no sólo es honesto
en sí, útil y necesario para los clientes, sino también meritorio para los
que le ejercen, cuando ayudan, según el consejo de Alberico con justo
interés. Por eso Hostiense antepone la vida de los buenos Abogados a
la de muchos Religiosos. Y Roderico atribuye tan grande honor a los
Abogados, que dice, perecería sin duda la justicia, si faltase quien
alegase en derecho. Son también honrados todos en general, por
haber tenido el Señor del mundo no sólo nombre de Abogado
(diciendo San Juan dél:
Tenemos Abogado acerca del Padre, y éste es Jesucristo,
y Beda:
El hijo, para que cumpliese con la forma de hombre, ruega al Padre por
nosotros, porque es Abogado),
sino también por haber abogado en efeto, tomando la protección de la
Madalena contra el Fariseo, y de la misma contra Marta; y contra los
Judíos que murmuraban de la mujer adultera; y de los discípulos
contra los Escribas. Hubo asimismo Abogados de grandísimo valor y
santidad, como San Ambrosio que lo fue once años en Roma; San
Germano Obispo Parisiense; San Lipardo hermano del beato
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
153
Leonardo; el beato Ibón de Bretaña, y otros muchos de aquella edad.
Considerando todas las naciones en todos tiempos su importancia y
dignidad, los tuvieron en suma veneración, no sólo mandándolos
sentar, y cubrir en los más supremos Tribunales, sino también fiando
dellos los Emperadores, Reyes, y Príncipes las causas más
importantes a su honor y hacienda. Es menester para mayor decoro,
que vaya el Abogado vestido lucida, y honrosamente según su grado,
porque sea tanto más estimado del juez y de todos. Así se lee de
Demóstenes, que antes de adquirir nombre de famoso Orador, traía
vestidos de sumo precio; cosa que no observó tanto cuando le hubo
conseguido. Si fuese buena presencia, sería doblado su honor y
estima, juzgando todos la gallardía del cuerpo por merecedora de
cualquier respeto. Por eso algunos Dotores dicen haber sido
Papiniano agudísimo Jurisconsulto, alabado por Justiniano (en el
proemio de los Digestos) de belleza corporal. Tuvo ésta en tanta
consideración Alejandro, que habiendo una Señora rica, pero fea,
dado palabra a un pobre hermoso, y habiéndose después arrepentido
por la desigualdad de haberes, dijo ser su nobleza y riqueza bien
compensada con la belleza del pobre. Conviene mucho a los mismos
poner los ojos en sus pleiteantes, darles consejo, persuadir su bien, no
esconderles la verdad, defenderlos en las causas honestas, consultarse
en las dudas con personas doctas, no prometer la vitoria antes de
tiempo; ser diligentes en la defensa; no tener puesta la mira sólo en el
premio, sino en la justicia, en la equidad, en la razón; y proceder
benignamente con los Abogados de la parte contraria, alabándolos
mucho; no conferir con ellos el derecho de sus partes; no ser traidores
a las mismas, no hacer ruido en la sala, no decir injurias, ni mentiras
sino procurar vencer con la verdad, con la ley, con los testigos fieles,
con alegaciones eficaces, y con fuertes argumentos; proceder
asimismo con los jueces reverencialmente, saludarlos con modestia,
estar con respeto en su presencia, hablar con prudencia, y cordura,
dejar aparte adulaciones, aplacar la ira de los mismos, pronunciar con
osadía las razones de los suyos, refutar con valor las de los
adversarios; oír con humildad y paciencia lo que dicen, y finalmente
con los movimientos, con las acciones, voz y rostro, mostrar
gravedad, discreción y policía para captar su benevolencia en
beneficio de sus partes. Hállanse adornados de semejantes requisitos
casi inumerables sujetos de varias provincias y naciones.
Particularmente España ha gozado y goza de muchos valientes
causídicos, como entre otros, de un Pedro Barbosa, Asensio López,
154
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Lorenzo Polo, Arévalo Sedeño, Juan Alonso Suárez, Luis de Molina,
Gilimón de la Mota, Gonzalo de Berrio, Don Diego de Contreras, Don
Francisco, y Don Antonio de la Cueva; Don Alonso de Vargas, Don
Juan de Hoces, Luis Casanate, Cristóbal de Anguiano, Marcial
González, Pelaez de Mieres, Tello Fernández y otros. Era prohibido a
los Romanos, por una ley llamada Cintia, el recibir salario, o
cualesquier dones por la Abogacía; mas fue después moderada por
los ruegos de Apio Claudio, porque los mancebos, perdida la
esperanza del premio, no obrasen con negligencia. Antes desto fue
Antifón Ranutio el primero que siendo Abogado acetó paga por su
Clientela (según Francisco Patricio) cuyo ejemplo siguieron después
los Oradores Griegos y Latinos, hasta reducirse a tal punto que si hoy
no se untan sus manos, y si no se hace concierto de darles mucho más
de lo justo no tratan de hacer virtud.
Dejo aparte otros aun más indignos, que venden a subido precio
las cosas que no tienen ser, como los silencios: porque así como pocos
hablan sin ser pagados, así pocos callan sin premio; a ejemplo de
Demóstenes, que habiendo preguntado a Aristodemo, autor de
fábulas, cuánto quería por representar, y respondiendo que un
talento;
yo (dijo Demóstenes) he recibido muchos más por callar.
Supuesto es tan dañosa la lengua de los Abogados, que si no se ata
con dones es imposible dejar de ofender. Por otra parte embelecan
con sus persuasiones a los atónitos litigantes, desvaneciéndolos con la
cierta esperanza de vencer el pleito. En todo profesan largas, y
particularmente luego que entran en el juego litigioso, hallan
negativas, suspensiones, probanzas, y tan grandes dilaciones, que
inducen desesperación en los miserables interesados. El Docto Alano
exclama en razón desto así:
Fomentan las causas engañando las partes, revelan no pocas veces los
fundamentos a los adversarios; aunque el derecho sea tuerto le sustentan
con inútiles palabras por parecer agudos, y no litigiosos como son.
Hablando desentonados, discurren con desvanecimiento, enredan lo fácil,
gastan muchos días sobre menudencias, procuran conseguir términos
superfluos, huyendo las sentencias de los jueces, todo con grave daño de
los pleiteantes, y crecido provecho suyo. Porque dure la dolencia, hacen
apelar en vano, corriendo el dinero al paso que se dilata, y corriendo con
tanto estremo, que jamás cesa el curso, hasta que el litigante para en el
hospital, donde se canta el Réquiem sobre su hacienda tragada, y disipada
del todo. Tal vez informan de cosas sofistas, y tal hacen peticiones
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
155
cavilosas, induciendo a que las partes hagan dar juramentos falsos, con
riesgo de las almas de unos y otros. Hácense también de rogar mucho
para salir de casa, para escuchar menudamente las circunstancias del
hecho, para abrir la boca cuando es menester; faltando muchas veces a la
debida diligencia.
En suma hoy los más Abogados y Procuradores caen igualmente en
estas faltas, siendo el más defetuoso, el mayor tracista, y enredador,
juzgado por más valiente y para más; atrayendo a sí por tal camino la
caterva de los negocios. Sigonio hablando de los malos Causídicos,
pinta sus vicios agudamente, diciendo ser en recibir dones, Arpías; en
hablar por sus partes estatuas; en contrastar, irracionales; en
entender, piedras; maderos en distinguir; Mongibelos en quemarlo
todo; en blandura, Diamantes; en amistad, Pardos; en burlas, Osos; en
engaños Zorras; en soberbias, Toros; y en consumir las partes
Minotauros. Estos son los que retardan las causas, los que siempre
añaden, los que impiden el fin; los que se enfadan por poco; los que
advertidos se olvidan; los que compran los pleitos de los
imposibilitados; los que venden las intercesiones; los que dictan
pareceres al revés, y los que hacen pleitear en vano; cuyos oídos se
deleitan sólo con el son del oro, en quien fijan los ojos de Argos; las
manos de Briareo; las uñas de Esfinges. Son cuanto a perjuros
Laomedontes; cuanto a engaños, Ulises; cuanto a traiciones, Turcos;
cuanto a infidelidades, Sinones; y cuanto a crueldades, Scitas. Por
manera que la horrenda bestia del vicio ve en sus frentes su
monstruoso simulacro
Mas ¿qué diré de los míseros litigantes que gastan sus haciendas y
vidas en seguir los consejos déstos? ¿Qué es pleitear, sino dar materia
al corazón para suspiros, a los ojos para llantos, a la lengua para
lamentos, a la imaginación para tristezas, a los pies para perpetuas
inquietudes, a todos los miembros para trabajos, y a la bolsa para
vaciarse de contino? ¿Qué alegrías, qué consuelos tiene un litigante,
sino volverse de rico pobre; de alegre, triste: de libre, siervo; de
liberal, avaro; y de pacífico, inquieto? ¿Cómo no desesperará viendo
salirle de la bolsa tanto dinero cada día?, porque si el Abogado quiere
diez escudos, el Procurador vocea por seis, el Solicitador por cuatro,
sin el Juez, Escribano, Escribientes, Alguacil, Portero, y otros: que
quieren todo lo que se les antoja. En fin, todos se conciertan para
morderle, y aun tragarle como novillo entre cantidad de alanos. Dicen
algunos ser los pleiteantes grandes pecadores; mas consta lo contrario
por la aparencia exterior: porque no descubren errar en el pecado de
156
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la soberbia, caminando por las calles pensativos, y con los ojos bajos,
como humildes, menos en el pecado de avaricia, porque demasiado
gastan, sin reservar tal vez un real para su casa: tampoco en el pecado
de la pereza, porque jamás están en reposo, antes afanan de contino
dando vueltas, ya a la casa del Abogado, ya a la del Solicitador, ya a
los tribunales. No en el pecado de la Gula, porque no les sobra con
que poder hacer plato; ni en el de sensualidad, porque los trabajos del
ánimo hacen perder el apetito carnal. En suma si se hallasen libres de
la ira, y de la envidia, serían santos: mas caen por ambas en
grandísimas impaciencias; murmuran de la parte, dicen mal del juez,
blasfeman de los Abogados, Escribanos, y Solicitadores, abominan de
los Alguaciles, injurian a los Porteros, y hablan con indecencia de las
leyes, y sus Expositores. Mas toda palabra, toda acción, y todo motivo
de la parte contraria les revuelve, y emponzoña el corazón; todas sus
máquinas consisten en hacer notar las rebeldías, en dar término a la
parte, en alegar autores; en negar la demanda; en recebirla a prueba,
en examinar testigos, en ordenar el proceso, en informar la relación,
en informar en derecho, en recusar al juez, en suplicar para nueva
vista, en apelar de la sentencia, en vender raíces y muebles, en perder
los pasos, en gastar sin provecho, y en atormentarse en vano. Las diez
plagas Egipcias fueron arroyos de sangre, ranas, tábanos, moscas,
langostas, tinieblas, peste, tempestad, lepra, y muerte de mayorazgos;
y las plagas de los pleiteantes son aun más que éstas, y dejar a los
primogénitos sin cosa con que puedan vivir; ir solos como leprosos,
recibir la inevitable tempestad en los campos, en las rentas, y en las
bolsas; ser aborrecidos como apestados, y quedar sepultados en
tinieblas, y escuridad, por estar desnudos de todo bien, sin la
verdadera sangre, que es la hacienda, derramada y perdida en
contrastes, riéndose y burlandose todos dellos. Así, quién los
compara a los dos hermanos Euristine y Procle, de quien escribe
Herodoto, haber litigado entre sí mientras vivieron, dejando a sus
herederos el mayorazgo de sus pleitos: quién los compara a la vieja
llamada Ptolemai, de quien hace mención Diogeniano, que en su vida
jamás dejó de pleitear: quién a Hipérbolo aquel tan litigioso, de quien
se deriva el proverbio;
Ultra Hyperbolum,
cuando se habla de estremos cavilosos: quién a Parno, que por una
barquilla que perdió, movió pleito a todos, naciendo el Adagio:
Disceptatore ob Parni scaphulam;
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
157
cuando se trata de quien quiere litigar sobre menudencias. Mas por lo
que toca al elegir buen defensor, puede pasar por proverbio, que
quien quisiere perder el cuerpo, póngase en las manos de un Médico
idiota; quien cuerpo y alma, en las de malos religiosos; y quien
cuerpo, alma, y hacienda, en las de los Abogados de mala fama. En
suma, se suele decir comúnmente, valer más mala conveniencia que
buena sentencia.
158
E
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Alquimistas.
Discurso XIII.
S tan seguida la escuela de la Alquimia de todo género de
personas por todas las provincias del mundo, y son tantas las
razones que traen en defensa del arte, que tal vez despertaron
en mí, fantasía de defenderla a capa y espada. Mas la infeliz salida
que hicieron todos los que intentaron esta prueba, me corta toda la
pujanza a la mitad de la carrera, y me quita toda la vivacidad de
espíritu que se me ofrece en su defensa; pintándome el arte falsa; los
profesores miserables; los instrumentos inútiles; los gastos perdidos;
los trabajos vanos; los deseos ciegos; las esperanzas engañosas y
mentirosas las promesas. Por eso atónito con los ejemplos de tantos,
que instigados de su insaciable deseo, consumieron en esto la
hacienda, la fama, y el juicio; por ningún camino sé formar sus
alabanzas, antes quedo mudo, sin poder adquirir la voz perdida, sino
por medio del oro potable, que con milagrosa virtud (tan predicada y
encarecida de los mismos) da vida a los muertos, y hace creer a los
incautos tan locos efetos. Con todo diré, aunque con tropezosa
lengua, alguna parte de las honras atribuidas a esta profesión, por no
parecer tan cobarde, que deje de atreverme a encarecerla con muchas
razones que pelean en su favor; atendiendo después a contradecir a
los miserables que teñidos de pez, untados de aceite, cocidos en
humo, abrasados del fuego, y muertos de tanto velar, pierden el
tiempo, y la obra en la infeliz escuela de Gilgilides y Morieno;
preceptores mucho más sabios que ellos discípulos cuerdos.
Todos los que osaron discurrir contra este ejercicio, teniendo ser la
Alquimia en Arábigo, o Chimia en Griego, una arte ridiculosa, casi no
saben traer otra razón, o fundamento, sino el alegado por Tomás
Erasto en su libro de Metales, esto es, no poder por algún modo hacer
el arte, la forma, ni poderse mudar una especie en otra de su género
próximo por vía de naturaleza, o por medio de arte. Este fundamento
es menos fuerte y fijo entre los Alquimistas, que su Azogue, o
Mercurio volador: porque conceden, no poder sólo el arte,
considerado en sí, causar la forma, antes tienen en esta parte la misma
opinión del referido, mas dicen que puede muy bien el arte fundada
sobre la naturaleza, introducir la forma, como sucede en la Alquimia,
donde se asegundan con tanta prudencia y destreza los principios
naturales, que hallan la forma deseada. Y no son de contrario parecer
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
159
en las especies perfetas, y esencialmente entre sí diferentes, como es,
el hombre; el Oso, el León que no se pueden transformar unos en
otros, mas afirman, que se pueden transformar entre sí las especies
imperfetas, criadas por la naturaleza, que sólo difieren según lo más y
menos. Deste género son los impuros metales, que pueden ser
transformados con arte, reduciéndose a más perfeción que antes
tenían. Egidio Romano, en un quodlibeto suyo peleó con la escuela de
los Alquimistas, valiéndose de que la naturaleza procede siempre con
algunos principios ciertos, fijos, y determinados en sus operaciones,
entre los cuales pone la causa eficiente, la causa material, y el lugar:
donde por ejemplo dice entre otras cosas, que el caballo se engendra
del caballo, como de causa eficiente, y de la sangre menstruada de la
yegua, como de causa material, en el vientre de la misma, como en
lugar determinado. Así quiere, se hayan de engendrar los metales
sólo en las entrañas de la tierra, y no por arte, dentro de crisoles. Mas
los Alquimistas hacen poco caso de la razón de Egidio, porque dicen
que así como se engendran las moscas, abejas, y ranas (imperfetas
criaturas) donde se halla la materia dispuesta y preparada, sin más
consideración de un lugar que de otro; así los metales imperfetos se
pueden engendrar, y producir como intervenga la materia, y el calor
que los concuece, y la frialdad que los une y recoge. Esto parece
quisiese también declarar Aristóteles, mientras hablando de algunas
concocciones, dijo; no importar nada, se hiciesen las mismas en vasos
naturales, o artificiales, como interviniese la misma causa de
producirlas. Por otra parte afirma Averroes, engañarse los Químicos
con pensar pueda el arte hacer lo que la naturaleza, siendo muy
diversas las causas de una y otra. Esta razón es débil para los
Alquimistas, porque prueban que hacen lo mismo en especie las
causas diversas, como si todas obraran por naturaleza, dando por
símil el movimiento, la luz, y el fuego, que son cosas diferentes por
especie y naturaleza; y con todo eso producen fuego de la misma
especie, sacándose de diversas especies, como de piedras, de palos,
de hierros, y de otras cosas diferentes entre sí. Fuera de que
persuaden su razón con el fundamento de Aristóteles en el 7 de la
Metaph., donde dice, que de las cosas que se hacen por arte, tales
contienen en sí el principio natural, por quien pueden moverse al fin
entendido del arte, como la Medicina, y la Agricultura, en que el arte
es de gran provecho y ayuda a la naturaleza: y tales se hacen sólo por
el arte, como las casas y todos los edificios. Pues si naturaleza y arte
introducen la salud, no obstante sean diversas las causas de su
160
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
introdución, ¿por qué de la misma manera no se podrá producir con
arte y naturaleza juntas la plata y el oro, aunque entre sí sean causas
diferentes la misma naturaleza y el arte? De aquí procede el tomar
Pedro Bono Médico Ferrarés, tan particular protección de la
Alquimia, por ver tan flojas razones como traen los que la vituperan
con todas sus fuerzas. Así pareció quedar dudoso en su propio
parecer el alegado Averroes, cuando dice que se pueden aprender y
hallar muchas artes que están ocultas hasta ahora, porque se ignoran
sus causas. Y cuenta solamente entre éstas el arte Química por
ejemplo del dudoso pensamiento que tuvo de la misma: y así
arguyendo una vez contra Algacel, que sustentaba poderse
transmutar la alquimia en la sustancia de los metales: concluyó que
Veritatem docere diuturna experiencia, temporisque longitudo poterit.
Y que la alquimia sea verdadera, parece se confirma por la autoridad
de Plinio, que escribe haber hecho Cayo Emperador oro excelente de
su compostura; si bien no de igual peso con el bueno y perfeto.
Suidas se muestra asimismo desta opinión, mientras refiere, haber
Diocleciano Emperador hecho quemar todos los libros de Alquimia,
que trataban de hacer oro y plata; porque los Príncipes de Egipto de
su tiempo enriquecidos con tal arte, no moviesen guerra al Imperio
Romano. Y Juan Fernelio Ambiano Filósofo y Médico afirma, ser
verdadera el arte Química; y haber hecho él mismo oro perfeto con
ella, declarando también el modo que se debe tener para obrarlo. No
callaré que Julio Fírmico Astrólogo excelente, que ha que pasó 1200
años en tiempo de Constantino, dice a Mauricio Loliano, que la Luna
en la nona casa del Horóscopo, en la nocturna Genitura, en la casa de
Saturno engendra al hombre inclinado a la ciencia de la Alquimia,
infiriendo que los mismos cielos conjurados para el bien del nacido,
quieren darle la plata (entendida de los Alquimistas por la Luna) si
con tal ciencia se la supiere granjear. Los Indios llamaron (como
afirma Juan Pico Mirandulano) a la ciencia Química, disciplina celeste
y divina. Y Baldo Jurisconsulto (si no miente Alejandro Farra en su
Sócrates) la llamó invención de agudo y Filosófico entendimiento. Por
eso también Juan Andrea en las Adiciones al Especulador
encomienda los Alquimistas, por hacer con el magisterio de su arte,
de un bajo y vil metal, otro tan raro, y precioso. Panormitano afirma,
se puede hacer naturalmente por la influencia de las estrellas, con
yerbas y piedras (en que hay grandísima virtud) que una suerte de
metal se convierta en otro más precioso, siendo todos los metales de
una sola especie, y derivados de un mismo principio, que es el azufre,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
161
y azogue. Juan Fernelio Ambiano, hablando de la piedra Filosofal,
confirma la transmutación metálica de los Alquimistas, y enseña en
qué modo se hace el Elixir divino, concluyendo de su potencia, que si
todo el mar fuese mercurio, le convertiría en plata. Fuera de que
parece lo admite también la razón natural; porque si vemos que con
el arte fundada sobre naturaleza se engendran animales sensibles,
como escorpiones, lagartijas, y otros, por fuerza de corrupción,
¿quién negará se pueda hacer lo mismo en los Metales mucho más
imperfetos que estos animales? Si la simiente del Ocimo (como afirma
Marcial) sembrada más veces se transforma en Serpelo; si la arena del
río Belo (distante de Ptolemaida solos dos estadios) tiene fuerza
natural (como dice Josefo) para transformar en vidrio todos los
metales que toca, ¿por qué por fuerza de Alquimia, que obra
conforme a naturaleza, no podrá un metal transmutarse en otro?
Finalmente ¿no está de su parte la autoridad de Arnaldo, que blasona
haber formado con el artificio del Alquimia barras de oro excelente?
La Alquimia pues muestra por varias pruebas ser arte no menos
verdadera que milagrosa. Así se ven discurrir desta profesión tantos
libros, y tantos autores, como Rosino, Alquindo, Morieno, Gilgilides,
Jever, Pitágoras, Raimundo, Arnaldo, Avicena, Alberto Magno,
Aristóteles, el Panteo, el Augurelo, las enigmas de Arisleo, la turba de
los Filósofos, el libro de las tres palabras, los secretos de Cálido, hijo
de Iacio, la alegoría de Merlín de secreto lapidis; Racaidito de materia
lapidis, Semita Semitae, correctio fatuorum, y Aurora consurgens, con
otros muchos impresos y manuscriptos.
Con todo eso el fin desta escuela viene a ser para sus profesores
por estremo mísero y calamitoso. Óyase la vida del Alquimista:
Muestra en lo exterior alimentarse de humo, de calor, de sudor; y en
lo interior de esperanzas, promesas y vanidades. Su bolsa parece
hecha de piel de Camaleón; porque sólo se llena de aire. Por tanto no
es maravilla si el Papa Juan XXII (en su extravagante contra los
Alquimistas) los llama pobres y miserables, diciendo:
Prometen las riquezas que no consiguen los pobres Alquimistas.
Demetrio Falereo tratándolos de imprudentes y desdichados, dice:
Fuéseles lo que debían tomar; perdieron lo que poseían.
No se pueden contar los trabajos, las vigilias, las compras, las ventas,
las prendas, los empréstidos, los gastos desordenados, y las miserias
y calamidades en que paran, cuando cansados de tantas pruebas, y
vanas experiencias, se ven con las manos vacías, reducidos a la última
162
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
perdición de hacienda ajena y propia; dando voces con aquel verbo
del Psalmo:
Ad nihilum redactus sum, quia nescivi.
Consúmense los desventurados en buscar recetas, libros y secretos,
afanando por percebir la congelación del Mercurio con el Napelo, con
la Horra, con la Cicuta, con la Lunaria mayor, con la urina, con el
excremento del muchacho bermejo lambicado, con los polvos de
Aloes, con la infusión de Opio, con el Arsénico, con el Salitre, o Sal
gema, con el graso del sapo: y al fin aquel loco volador de un salto, y
como por arte de Nigromancia deja en un punto los crisoles vacíos,
quedando los licores bullendo, y los artífices rechinando de rabia. ¡Oh
escuela perdularia, tienda sin juicio y oficina más llena de locura que
de sabiduría! Aquí se enseña desperdiciar los bienes, perder los años,
fatigar la vida, privarse de la fama, adquirir nombre plebeyo, nombre
de engañar las personas, de hacer moneda falsa, por quien se pruebe
tal vez algún lazo de oro, que con la vil operación del verdugo apriete
la garganta, como apretó la del Bragadino en Baviera. Aquí se
aprende la práctica vil del Rosiano y Rosino, de Turba, Alfidio, y
Juanicio, dada solamente en figuras, caracteres, líneas, metáforas,
puntos, profecías, similitudes, síncopas y enigmas, a quien sería
imposible interpretar Edipo, o Esfinge. Aquí se aprende la Gramática
insulsa de nombres extravagantes, para hacer enloquecer a
cualquiera, inventada por el Panteo, nombrando a la virtud
transmutativa, polvo, piedra, tierra, ungüento, cabo de cuerno, elixir,
quintaesencia, con otros infinitos deste género; llamando al arte
Alquimia,
Quimia,
Calcimia,
Calcecumia,
Voarchaumena,
Voarchadumena. A los sujetos del arte, ánima y cuerpo, denso y raro,
formas y materias, fijos y volátines, duros y blandos, puros y mistos,
ocultos y descubiertos. A los modos que usa la facultad humos de
Antimonios, Arsénicos, Calcantes, Ferretos de España, Litargirios,
Marquesitas, Metalinas, Talcos, Magnetos, Celaminas. A los aceites
de lino, de nitro, de azufre, de enebro. A las tierras tintas de
Cálidonia, de Tutia, de Sargala. A los zumos de yerbas de Iavora,
Peonia, Cardosanto, Martegón. A diversas sales Alcalí, Sal piedra, Sal
gema, Salitre, Salcatino, Sal elebroth, Sal Indiano. A los orines, de
hombre, de asno, de buey; de mujer con regla, sin otras locuras, que
sería demasiado largo si las refiriese. Aquí se aprende a conocer el
cuerpo de los sales con nombres de malos espíritus, siendo llamados
Bahurath, Borace, Coágulo, Chomeristón, Hilepinguedo, Elebroth,
tierra potencial, vidro de Faraón, Tincar, materia prima del arte. Aquí
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
163
se aprende a conocer el azogue (principio desta disciplina) con
nombres estrañísimos de Ecato, de Azoth, de corazón de Saturno, de
Éufrate, Favonio, Flegma, Mercuria, Occidente, blanco de huevo,
unción, y otros mil epítetos disparatados. Aquí se aprende decir a los
metales purgados, incólumes, sanos, remotos, calcinados, separados,
dispuestos, secos, sin otros así. Aquí se aprende llamar a la perfeta
plata Calcinación, melancolía, encineración, nigredo, Luna fémina;
Buey, Gallina, hipóstasis, con tantos atributos, tan remotos que
dejarían atónitos a Diómedes, al Prisciano, y al Calepino, si hubieran
de poner en sus obras tales nombres. Aquí se aprende un arte de
lambicar el juicio, por hallar tantos coágulos, elecciones, mudaciones,
mixtiones, corrupciones, alteraciones, sublimaciones, aumentaciones,
diminuciones, defecaciones, infrigidaciones; con un rompimiento de
cabeza entre bacías, alambiques, y baños, entre crisoles, y hornillos.
Aquí se aprende un caos de cosas que buscar, como, saquetes, piezas,
camisas, cedazos, morteros, fuelles, horquillas, muelles, ollas de
vidrio, de barro; fuegos, parrillas, copellas, cadinos; y sobre todo
dineros y más dineros, que son siempre los primeros a salir de la
bolsa, y los últimos a volver a casa. Finalmente después de tantas
fatigas y sudores, es menester que cualquier Alquimista se encoja de
hombros, y viendo perdida su obra, diga aquellas palabras:
Infixus sum, infixus sum in limo profundi, et non est substancia.
Por tanto es suavísima cosa loar la Alquimia de Raimundo, y
Arnaldo; con la de Jever, mas no meterse en seguirla, porque según el
proverbio
Paucis est adire Corinthum.
Anotación sobre el XIII discurso.
Entre todos los que defendieron la Alquimia, no es inferior Juan
Licinio, cuyos argumentos, y razones recita brevemente Gerónimo
Cardano en el libro 10 de Varietate, cap. 1, donde hablando de las
cosas Químicas, nota algunas particularidades para sus aficionados,
dignas de memoria. Pero Tomás Erasto, después de haber contado
(en el libro de los metales) todos sus fundamentos (que en ninguna
otra parte se leen tan dilatados) quita la esperanza de poder
enriquecer con esta profesión; refutando todas las razones que se
traen para su defensa. Con todo eso, se puede ver por estenso el
tesoro de la Filosofía, que es libro de Alquimia, la Luz de las luces de
Arnaldo de Villanova, el espejo Químico del Bacón; Eferario Mónaco;
164
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
el Correctorio de Ricardo Anglo; el Tauladano, sin otros alegados en
el discurso antecedente, de quien se podrá sacar lo más importante.
Yo por lo que a mí toca, quedo ambiguo; sin osar contradecir, ni
aprobar del todo tal arte. Años ha se publicó un libro de Juan
Francisco Pico Mirandulano, de Auro conficiendo, que o suyo o ajeno,
habla desta materia doctamente.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
E
165
De los Académicos.
Discurso XIV.
L nombre de Academia, se derivó antiguamente de un lugar
umbroso, y silvestre, distante mil pasos de la ciudad de Atenas;
que fue nombrado ansí por un varón insigne, llamado
Academo; de cuyo lugar hace mención Diógenes Laercio en la vida
de Platón; naciendo aquí aquel divino Filósofo. De modo que su
escuela tomó nombre de Academia, y sus secuaces fueron llamados
Platónicos, y juntamente Académicos, si bien era el Liceo la escuela
superior, y la Academia, la inferior, que tocó a Speusipo, como a
heredero de la verdadera disciplina de Platón, quedando el Liceo a
los dicípulos de Aristóteles, que del pasearse por la escuela fueron
llamados Peripatéticos. Desta ilustre y famosa Academia nació querer
Marco Tulio Platónico llamar con el mismo nombre una granja suya,
adornada de portales bellísimos, y de una selva florida poco distante
del Lago Averno, y de Puzol, donde compuso las cuestiones
Académicas.
Derívase de aquí el llamarse Academias las famosas escuelas de
nuestros tiempos; y en especial las que son ilustradas por los
Príncipes, de quien son favorecidas, teniendo por bien ser escritos en
el catálogo de los claros Académicos desta edad. Es entre todas las
Academias célebre la de los Confiados de Pavía, por la copia de
hombres ilustres que se hallan en ella; la antigua de los Declarados en
Sena; la de los Elevados en Ferrara (donde intervinieron Celio
Calcañino, y Bartolomé Ferrino, varones de consideración) la de los
Filarotos, de quien fue Alberto Lelio, Alfonso Calcañino, Galeazo
Gonzaga, Hércules Bentivolio, el Conde Hércules Estense Tasón; el
Conde Tomás Calcañino, y otros valerosos sujetos en todas
profesiones. Así los Académicos Inflamados en Padua; los Unidos en
Venecia, y otros en Florencia, en Bolonia, en Perusia, y en las más
ciudades de Italia. En estas Academias se trata comunamente la
música, y las letras con que los caballeros amaestran los ánimos en
todo género de ilustre, y loable acción. Y así en ellas se atiende a las
agudas empresas que declaran los concetos del ánimo, observándose
los capítulos de honor, que hacen ejecutar los Príncipes, o Cónsules
de las mismas, con suma loa de sus Principados. Son tanto más
nobles estos Académicos, cuanto más ilustres por sangre, por loable
vida, y por insignes ciencias, hallándose ricos y copiosos de valor;
166
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
como en su tiempo lo fueron el Bembo, el Ariosto, el Molza, el
Varqui, el Trisino, el Ptolomei, el Bezano, el Tasso, el Pico, el Capelo,
el Cintio, y otros modernos sin número, que ilustran sus Academias,
no sólo con dichos, sino con raras obras que dejaron impresas.
Convienen pues a los tales las verdaderas muestras de nobleza, la
ingeniosa profesión de letras y buenas costumbres; la entereza de la
fama; la reputación de la vida; la agudeza de ingenio, con que puedan
honrar a sus Academias, y no las Academias a ellos. Discurre muy
bien el Varqui, en una oración sobre los oficios Académicos; donde
desea los Bedeles obedientes; los mensajeros solícitos; los
proveedores pláticos y discretos; los Presidentes doctos; los Censores
prudentes; fieles los Consejeros; sabios los Cónsules, y los lectores
benignos. Siendo tan conocida la agudeza de los ingenios Españoles,
felicísimos en todas facultades, sólo podré decir en razón deste
discurso, les sería importantísimo, para cultivarse y perficionarse del
todo; valerse deste género de juntas o Academias, al modo de Italia;
donde concurriendo sujetos insignes, no sólo en letras humanas, sino
también en varias ciencias, pudiese cualquiera dar lo que tuviese, y
recibir lo que le faltase, siendo dicípulo en una profesión el que en
otra fuese maestro. Supuesto quedarían así todos ricos, y las ciencias
divididas por la flojedad de los hombres se juntarían en una sola. En
esta conformidad descubrieron los años pasados algunos ingenios de
Madrid semejantes impulsos; juntándose con este intento en algunas
casas de señores, mas no consiguieron el fin. Fue la causa quizá,
porque olvidados de lo principal, frecuentaban solamente los versos
aplicados a diferentes asumptos. Nacieron de las censuras, fiscalías, y
emulaciones, no pocas voces, y diferencias, pasando tan adelante las
presunciones, arrogancias, y arrojamientos, que por instantes no sólo
ocasionaron menosprecios y demasías, sino también peligrosos
enojos, y pendencias, siendo causa de que cesasen tales juntas con
toda brevedad.
Anotación sobre el XIV discurso.
Mientras Alejandro de Alejandro en el 3 libro de sus Días Geniales, al
cap. 9, hace mención de las escuelas de Atenas, las reduce al número
de tres, Liceo, Gipnosargia, y Academia. Fray Gabriel Buratelo, lib. 6
de Hominis faelicitate, comparando los Académicos antiguos y
modernos dice diferenciarse éstos de aquéllos, en que sería más fácil
contar las arenas del mar, que conciliar sus opiniones y sentencias.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
167
De los Arisméticos, o Computistas, o
Maestros de contar.
Discurso XV.
L
A disciplina de los números (hallada por los Árabes según
Jorge Purbaquio en su Algoritmo) es llamada por los Griegos
Arithmetica, respeto de llamar al número Arithmos. Tratola
primero, según Isidoro, Pitágoras, siendo después ampliada por
Nicómaco, hasta que Apuleyo y Boecio entre los Latinos, escribieron
más que todos. En esta ciencia salió tan insigne Pitágoras, que por ella
se elevó al conocimiento de las cosas celestes. Francisco Patricio la
llama necesaria para casi todas artes, siendo menester, o contar con
los dedos, o escribir en papel los números y las razones que sirven al
uso cotidiano, así en los oficios mecánicos, como en las ciencias
intelectuales, que posee el hombre, Iodoco Clictoveo sobre la
Arismética de Juan Fabro, antepone la Arismética a todas las
disciplinas matemáticas, por ser la que abre camino para la Música,
para la Geometría, y las demás. Esta es a quien llama Platón,
principal y sumamente divina, entre todas las artes liberales, y
ciencias contemplativas. Por eso preguntado, por qué fuese el hombre
animal sapientísimo, se dice haber respondido que por saber contar:
de cuya sentencia Platónica hace también mención Aristóteles su
dicípulo. Pitágoras decía, correr la naturaleza de los números por
todas las cosas, y que su conocimiento es la verdadera Sabiduría, que
asiste en todas las bellezas primas, divinas, incorruptibles, y siempre
existentes; por cuya participación vienen a ser bellas todas las cosas.
De aquí procedió, entender el mismo por la unidad a Dios Óptimo
Máximo, Sabiduría increada, y eterna. También por la misma unidad
entendieron lo propio Jenófanes, Parmenes, Sócrates, y Platón, que
fueron después dél. Por eso escribe San Dionisio Areopágita, que en
la unidad se halla todo número, y que ella lo comprehende
únicamente todo, y que los números son conjuntos en la unidad.
Iamblico escribe haber puesto Mercurio en los Comentarios de las
cosas divinas la unidad delante de todo lo que es. Así Atenágoras
Filósofo Ateniense en la Apología, que por la Cristiana religión
escribió a Antonino y Cómodo, Emperadores, prueba ser Dios uno,
con la autoridad de Lisides, y Obsides Pitagóricos; uno de quien, que
es Lisides, difine ser Dios el número inefable: y Obsides afirma, ser el
168
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
exceso con que el número máximo sobrepuja al número vecino
menor, que viene a ser el uno; porque el máximo número es el 10, que
tiene vecino al nueve sobrepujado dél uno, que es el exceso entre el 9
y el 10. Y porque se comprehenda de todo el valor de la Arismética,
dice Boecio, constar todas las cosas de números, porque
Deus omnia fecit in numero, pondere, et mesura,
como está escrito en la Sabiduría. Por eso no es maravilla, si dicen tal
vez los Pitagóricos, ser hechas todas las cosas de números, como
refiere Aristóteles. En señal desto Macrobio apunta, estar las almas
acompañadas con los cuerpos, con una cierta y determinada razón de
números. Proclo cuenta a este propósito, haber señalado los
Pitagóricos cuatro razones de números. La primera vocal, que se halla
en la Música, y en los versos de los Poetas. La segunda natural, que se
ve en la composición de las cosas. La tercera racional, que reside en el
alma y en sus partes. La cuarta divina, que se halla en Dios y en los
Ángeles. Muchos hablaron de los números particulares, dignos de
consideración, como Pselo, que dice, ser en la Arismética el Monade,
o uno, por no tener división, señal de paz y concordia, y símbolo de
amistad y piedad. Aristóteles apunta, ser el uno principio de toda
cosa: y en otro lugar refiere el uno a Dios; como también lo hace San
Dionisio Areopágita; porque Dios es uno, como se lee en la Escritura
Sagrada. Y desta unidad pone muchas cosas el Divino Cipriano.
Demás desto decía Pitágoras, significar el uno identidad, y el dos
diversidad. Así Alcmeón Crotoniate (que vivió en los tiempos de
Pitágoras) llamó al dos muchas cosas, que reducidas a la contrariedad
y oposición, denotan el pleito de Empédocles, referido por
Aristóteles. Asimismo Zarata preceptor de Pitágoras llamó al uno
padre y madre de dos, porque uno y dos hacen tres; número primero
compuesto, que significa la Trinidad Santísima, Padre, Hijo y Espíritu
Santo, y los mismos con la facundia de la divina esencia, producen el
Tetracti, o cuaternidad; a quien los Pitagóricos llama fuente de la
perpetua y siempre emanente naturaleza; la cual simbólicamente
contiene y representa el nombre de Dios inefable, cuadrilateral,
revelado en los sagrados libros de Moisén. Sin esto, el uno fue
llamado por los Poetas antiguos Zeva, nombre atribuido a Júpiter, y
el dos Hera, referido a Juno, significando Júpiter la forma, y Juno la
materia, a que aludió Homero, cuando dijo:
Hera Junón desde la silla de oro,
puso la vista en Jove, que sentado
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
169
estaba en las riberas del río Ida.
El número de tres es poderosísimo. Cuanto a lo primero Dios es
trino en personas, y uno en esencia. Cristo oró tres veces al Padre en
el huerto. Tres cosas perficionan el Universo (según Trimegisto) la
conveniencia de las cosas; la debida ejecución, y la debida
distribución. Los Magos de la Persia constituyen tres principios sobre
el mundo, Oromasím, Mitrín, y Ataminín; esto es, Dios, la mente, y el
alma. Orfeo dijo, ser todo distribuido en tres partes; que son,
principio, medio y fin: Aristóteles, contenerse toda cosa debajo del
número ternario. Y deste mismo número escribe a Ausonio un libro
entero, a quien intitula Grifo. El cuarto es número tocante al alma,
como muestra Arquitas Tarentino, constituyendo con largos y
altísimos discursos cuatro términos pertenecientes a la humana
perfeción. El primero, la divina sabiduría, que asiste en las primeras
Ideas, y hace en los entendimientos lo mismo que el sol en el mundo,
el ojo en el cuerpo, y la mente en el alma. El segundo, la orgánica
disposición, y la mental capacidad del hombre, y captitud de la
misma divina sabiduría. El tercero, la aprehensión de la propia; la
comparación entre la sabiduría humana y la divina; y la
comunicación desta y de aquella naturaleza; y el último la redución
del alma a la divina unidad. El número cinco dedicado a Vulcano
sinifica la bondad; y así cumplidas las obras del quinto día, dijo
Moisen:
Vidit Deus quod esset bonum.
El sexto denota perfeción de bondad. Por tanto acabados los seis días
de la creación, dijo,
Et erant valde bona.
El séptimo es número infinito inmortal, símbolo de la vitoria y del
mismo Dios, como dice Filón Hebreo. El octavo es el primer número
cúbico, que nace de dos, reflejo y multiplicado en sí mismo, y
significa bienaventuranza. El nono es número Angélico. El décimo es
la absolutísima Idea de toda perfeción. Los números pues están llenos
de fuerza y misterios, a quien atribuyen Boecio y Temistio tanta
virtud, que juzgan no se poder derechamente filosofar sin ellos. Por
eso dijo Abenzoar Babilónico, que quien sabe bien contar, conoce
rectamente todas las cosas. Algunos atribuyen más al número impar
que al par, como Orígenes, Francisco Jorge, Galeno, Hipócrates,
diciendo, ser los números impares más vehementes para toda cosa.
Esto se muestra en las calenturas con la observación de los días: y
170
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
quizá corre lo mismo en la toma de píldoras, que siempre se dan
impares. También lo dice Virgilio en el lugar alegado. Platón y
Macrobio dicen ser el número impar varón, y por eso más eficaz, y el
par hembra. Vegecio escribe, deberse acomodar de tal manera la
anchura de los fosos que sean dispares; aunque Marco Lutia Médico
excelentísimo contradice con muchas razones tales cosas, atribuyendo
la fuerza no a los números, sino a la eficacia de la naturaleza en los
días decretorios, y así en lo demás. Cuanto a mí, no sé qué decir de
los Cabalistas, supuesto por vía de números recogen tan admirables
virtudes en los divinos nombres, que afirmo ser de eficaz virtud; mas
no conformo con ellos en que nazca de los mismos números: si bien el
Rabino Hatzados la atribuye expresamente a los propios. Mas dejada
tal arte, excluido el discurso que en este libro trata della, como
materia peligrosa y poco necesaria, es de notar contaban los antiguos
por vía de dedos y de los artejos de la mano, según Beda; refiriendo
Plinio, haber sido contados los anales Consulares antes del uso de las
letras con clavos o brochas. Y el mismo afirma, señalaban los pueblos
de Tracia los días felices y los infelices con piedras blancas y negras,
en vez de números. Pedro Gregorio Tolosano dice asimismo contaban
con las cifras Arábigas, como también hoy se puede ver en nuestros
tiempos. Ahora se cuenta con notas Latinas, halladas para semejante
fin. Desta profesión trataron Boecio, Pselo, Diofante Griego, Marciano
Capela, Isidoro, Juan Fabro, Oroncio, Bután, Juan Esqueubelio, Juan
de Muris (que pone en compendio la Arismética de Boecio) Juan de
Lineris, Prodóscimo Patavino, Bernardo Salinaco, Andalo de Nigro
Ginovés, Juan de Moya, sin otros casi infinitos. Para muestra de la
Arismética digo en breve, se divide en práctica y especulativa, en
conociente o agente; la conociente es dividida en otras dos partes,
según la diversidad del número. La primera es llamada número
simple; la otra número diverso. En el número simple se hallan trece
divisiones; la primera es del mismo número junto con la cuenta y sus
caracteres; que son 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, a quien los antiguos llamaban
Dígito. La segunda las decenas, esto es, 10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80, 90,
que se solían decir Articulares, continuando así hasta llegar a
millones de millones.
La otra división del número llamado diverso, contiene debajo de
sí las diversidades, y las otras maneras de números, dividiéndose en
tres partes. La primera se llama para sí. La segunda para otro; y la
tercera de más.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
171
Hecha la que es llamada para sí, se parte en número propio con
dos divisiones, esto es, el par, y el dispar; y con el par igual y par
desigual, interviene el desigualmente par, el diminuto, el de sobra, y
el perfeto; siendo los tres primeros los que llamaron los antiguos
Arisméticos, pariter, perpariter, et impariter par. Con el dispar entra el
uno, que es incompuesto; el dos es compuesto; el tres de ambas las
dos naturalezas, según los dos respetos. El número Geometrio, es el
Lineario; el Superficial, el Circular, el Triangular, el Cuadrado,
Congruo e Incongruo, el Sólido, el Cubo, el Pentagonal, el Sexagonal,
el Septagonal, el Octagonal, el Nonagonal, y los otros. En los números
para otro, se halla la proporción que se parte en primera y segunda.
La primera, contiene la proporción; y la proporcionalidad común, y
propia. De la propia, la Racional y la Irracional. De la Irracional, la
Ecualidad, y la Inecualidad: de la Inecualidad, la Mayor, y Menor.
Esta Mayor está partida en simple y compuesta: la simple, dividida
en Múltiplex, Sobreparticular, y sobrepartiente. En la Múltiplex se
halla el doblado, el Triplo, el Cuádruplo, el Quíntuplo, y los demás.
En la Sobreparticular, se halla parte Alícuota, y no Alícuota, la
Sexquialtera, Sexquitercia, Sexquicuarta, Sexquiquinta, etc. En la
Sobrepartiente se halla la Sobrebipartiente, la Sobretripartiente,
Sobrecuatripartiente, con las demás casi en infinito. La compuesta se
divide en dos miembros; el uno es llamado Múltiplex Sobreparticular,
y contiene la doblada Sexquialtera, la doblada Sexquitercia, la triplo
Sexquialtera, y el resto en infinito. El otro se dice, Múltiplex
Sobrepartiente, y contiene la doblada Sobrepartiente; la doblada
Sobretipartiente; la Tripla Sobretripartiente y las demás; corriendo
todo esto en la proporción de la Inecualidad mayor. La otra, que es
llamada la Menor, tiene las mismas divisiones que la mayor, con sola
esta diferencia, que a todas se añade esta particula Sobre; y se dice
Sobremúltiplex, Sobredoblado, Sobretriplo y así Sobreparticular,
Sobrepartiente, etc. Fuera déstas, se hallan otras seis especies de
proporcionalidad, que no están unidas con las primeras; y por eso las
dividí arriba en dos. La segunda manera contiene en sí seis modos de
proporcionalidad, esto es la Conversa, la permutada, la Conjunta, la
Disjunta, la Alrevés, la Igual. Síguese la división tercera del número
diverso, llamado con muchos modos. Ésta contiene en sí números
sanos y quebrados, y después las raíces Cuadradas, Cúbicas, Relatas,
Pérnicas; y otras sin nombre y sin fin. Fuera desto hay reglas, como la
de Tres, la de Cambios, la de Compañía, la de Cinco; las reglas de
Elcataino, con la posición simple, y doble: y la regla del más y menos
172
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
de los simples y dobles. Después la prática de Álgebra y de
Almuzabala, donde se ven los seis Binomios, por sus seis Recisos, los
Trinomios, y Multinomios, perteneciendo todas estas cosas a la
Arismética Especulativa. Tras ellas sucede la Activa, o Agente, que
toca a los Computistas, en que se halla el Numerar, el Sumar, el
Restar, el Multiplicar (con sus modos, a Castillo, a Coluna, por Cruz y
por Cuadrado) el Partir, y sus maneras, la progresión Continua, o no
Continua, Proporcional, Múltiplex o particular. También el tomar
parte, reducir a parte, el hallar las raíces; y al último la prueba y sus
géneros; la de siete, la de nueve, la de once; y del multiplicar el
partidor contra el producido, de que trata elegantísimamente el
Purbaquio en su Algoritmo, Michael Estifelo, Francisco Maurolico,
Juan de Mudena en su tratado de Minutiis Phisicis: pero más por
extenso los modernos, como Pedro Burgo, Fray Lucas Burgo,
Leonardo Pitani, Nicolás Tartalia, Francisco Baligai, Francisco
Feliciano, Juan de Moya, Rojas, Ortega, sin otros. Con esta profesión
camina el tener libro simple y doblado, como hacen los Mercaderes,
con los Acuerdos, Ventas, y compras: y así el enseñar la cuenta simple
como hacen los Maestros de Contar, de quien se halla cantidad por
todas partes. Con todo no es tan digna de alabanza la Arismética, que
no haya dicho Platón della haberla mostrado el demonio. Licurgo que
dio leyes a los Lacedemonios, quiso fuese desterrada de la República
como vergonzosa, alegando requerir la misma un trabajo vano. Sin
esto aparta a los hombres de útiles, y honestas ocupaciones,
contendiendo infinitas veces con grande ahínco sobre cosas de
ningún valor, de que procede aquella obstinada guerra de los
Arisméticos, cuál número se deba poner delante el par, o el impar:
cuál sea más perfeto, el 3, el 6, o el 10, y cuál se diga igualmente par.
Acerca de cuya difinición quieren haya dado Euclides en grandísimo
error, naciendo también de aquí tantas suertes de supersticiones
fundadas en números. No hablo de la Tetracti Pitagórica, puesta entre
los divinos secretos, si bien falsa y fingidamente, ni de las cosas de
Magia, donde se procede casi siempre con números; porque los
entendidos alcanzan ya cuán dañosa sea en esta parte la Arismética.
Mas para que cesen todas las fraudes, es menester imitar al bravo
Arismético Anfístides, de quien refiere Suidas, que sólo sabía contar
hasta cinco. Y esto baste, así en pro como en contra de los
Arisméticos.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
Anotación sobre el XV discurso.
173
Describiendo Amonio sobre Porfirio la Arismética, dice ser
conocimiento de cantidad dividida. Juan Gramático en el libro 1 de la
Física dice preceder la Arismética a todas las ciencias matemáticas.
Platón en el Diálogo 2 de República, engrandece la dificultad desta
ciencia, afirmando ser de mayor trabajo para quien la aprende y trata,
que las demás ciencias. El mismo celebra el provecho desta disciplina
en el Diálogo de la República, donde dice, es fuerza sea participante
de todas ciencias y artes, y de nuevo propone ser egregia, y
provechosa de muchas maneras, cuando se sigue en razón de
conocer, no de contratar; y luego advierte ser los Arisméticos agudos,
y hábiles para las demás disciplinas. Proclo lib. 1 sobre Euclides
apunta ser tres las partes de la Arismética, de líneas, de planos, y de
números sólidos. Ángelo Policiano las pone con más extensión en su
Panespistemón. Sus secretos se pueden ver en el 5 libro de los de Juan
Jacobo Vuequero. El origen de la Arismética se atribuye a los
Sidonios, según Celio Rodiginio en el 10 libro de sus antiguas
lecciones, cap. 34. Y quien quisiere ver la excelencia de los números
de la Arismética, vea muchos capítulos del mismo autor lib. 12, lleno
de cosas tocantes a ella.
174
M
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Médicos.
Discurso XVI.
UCHOS movidos de rabia, y trasportados de ciego furor,
aguzaron lenguas y dientes, contra la doctísima escuela de
los Médicos, juzgando deba dañar a todos la ignorancia de
algunos. Juntan para este efeto las sentencias que en parte se
mostraron adversas a la Medicina. Así proponen que Sócrates (acerca
de Platón) no permitió los Médicos en las ciudades: que Porcio Catón
(en Plinio) veda su entrada en Roma, llamándolos no sólo inútiles,
sino también dañosos: que los Arcades antiguamente usaban sólo por
medicina la leche cogida por Primavera, y en especial la de vaca: que
los Lacedemonios, Egipcios, y Portugueses (según Herodoto y
Estrabón) evitaban los Médicos; y los que se hallaban enfermos, eran
llevados a las plazas, para que los que hubiesen pasado por
semejantes dolencias, ya sanos, aconsejasen a otros los remedios que
habían experimentado en sí: que Adriano Emperador solía decir, ser
la turba de los Médicos quien mataba al Príncipe; y que el doctísimo
Ausonio atribuye la salud de los enfermos más a la suerte que al
Médico. Con estas, y semejantes alegaciones contradicen a los
profesores de la Medicina, a los que apenas se dignan responder a tan
frívolas objeciones, por ser claro, tocan algunas antes lo particular que
lo general: y otras implicando contradición, vienen a condenar la
Medicina con el mismo uso de los medicamentos. Según esto, la
verdad cierta y estable es, que así la ciencia como sus estudiosos, son
merecedores de honras singulares por diferentes razones de las que
alegan sus contrarios. Entre casi infinitas que se pudieran traer, se
cuenta por principal haber sido la Medicina criada por el Altísimo,
siendo la Divina Majestad quien instituyó las honras para los
Médicos, no los oprobrios que les aplican lenguas tan venenosas. Los
Griegos (entre quien se estimó primero mucho) atribuyen su origen al
divino Apolo; y por ventura no con temeridad, por haber sido el
primero que halló el uso de las yerbas, y el que puso en sublime trono
la profesión que antes se hallaba desvalida y menospreciada. Salió
Esculapio su hijo tan claro y famoso en esta ciencia, que algunos le
llamaron su inventor; adquiriendo por su excelencia en aquellos
tiempos divinas honras.
Quieren algunos (según Plinio) fuese quien primero la halló
Quirón Centauro hijo de Saturno y de Filira, y Preceptor de Aquiles,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
175
por el gran conocimiento que tuvo de muchas plantas y yerbas. Otros
dicen, deberse a los Egipcios su origen; por aplicarles Homero el uso
de los medicamentos. Mas Sorano Efesio con breves palabras atribuye
el origen a Apolo; la amplificación a Esculapio, y la perfeción a
Hipócrates. Su valor se descubre por muchas vías; bien que la
principal, por tener por objeto las causas de las cosas naturales,
especuladas por los Médicos, y dirigidas al fin que pide el arte. Y en
este particular es tan amiga y familiar de la Física, que se puede con
razón llamar ciencia. Confirma este parecer Erófilo, cuando
difiniéndola, apunta ser la Medicina ciencia de cosas saludables,
dañosas, y indiferentes. O según Hipócrates, ciencia de añadir lo que
falta, y quitar lo que sobra.
Propongo pues ser la Medicina ciencia utilísima, anteponiéndose
la vida con entera salud a todas las cosas deste mundo. Si no
pregunto, ¿de qué sirven los imperios, las riquezas, los regalos, las
comodidades, y placeres al enfermo, al que está de contino en la
cama, sin poderse mover? ¿Qué paz, que contento, qué alegría es la
suya, estando en perpetuo tormento? ¿Qué suerte de quietud, qué
especie de reposo puede tener, si acaso no es curado por la divina
mano del Médico, que le restituye felizmente en su entera salud? ¿No
es ésta aquella diciplina, que causa a los enfermos y tristes alegres
consuelos y esperanzas, la que desecha el enfado y molestia de la
imaginación? ¿Quién sino ella mitiga los dolores, enfrena las
angustias, pone fin a las quejas, cierra los pasos a la muerte, restaura
el triste corazón, y produce el deleite del ánimo? ¿Cómo lograran su
felicidad Epicuro, Arístipo, Sófocles, y Aristoxeno, que la tenían
puesta en el placer del ánimo y del cuerpo? ¿Cómo no será infeliz y
desventurado en todo el que vive opreso de míseros accidentes? Y
¿cómo no será mundanamente feliz mil veces aquel a quien la
Medicina concediere una vida suave, y un estado hasta la muerte
alegre y tranquilo? Dichoso tesoro es el de la salud que ofrece el
Médico, antepuesto por cualquier Príncipe a infinitas riquezas,
guardadas por siglos en sus tesorerías; ni se puede apreciar con cosa
equivalente, sobrepujando la vida a todos los bienes exteriores que la
fortuna y el mundo pueden dar.
Está fundada la Medicina sobre la Lógica, por el discurso racional;
sobre la Retórica, por la dulce persuasiva del Médico para la toma de
bebidas, a quien aborresce la misma naturaleza; sobre la Arismética,
por el contar las horas y los movimientos de las fiebres, que vienen al
enfermo; sobre la Música, escribiendo Teofrasto, que con ella se sana
176
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la Ceática, y la gota, según Marco Varrón. Sobre la Geometría,
midiendo el pulso de los pacientes, como hacen todos. Sobre la
Astrología, teniendo consideración a la luz y a los tiempos buenos o
malos de sangrar y purgar. Hasta con la Teología tiene particular
familiaridad; porque el Médico está obligado a traer a la memoria del
enfermo, que se una con Dios, habiéndose estatuido así por el Sacro
Concilio. Mas porque entre los Médicos se hallan los Empíricos
fundados sólo en la experiencia de los remedios, los Metodicos que
sólo insisten en la sustancia de las enfermedades, sin alguna
consideración de lugar, de región, de tiempo, de edad, de naturaleza
y fuerzas, de habito, de costumbre, de causa; los Dogmáticos y
Racionales, que no desprecian las experiencias, sino que añaden la
razón a las mismas, a estos últimos pertenecen las verdaderas honras,
por haber ilustrado la Medicina, y reducídola a tal perfeción, que casi
no se puede desear más en ella. Fue de la Empírica inventor
Esculapio (según San Isidoro, Plinio, y Acrón Agrigentino) la cual fue
después seguida por Filón Coo, por Serapión Alejandrino, por los dos
Apolonios Antioquenos, padre y hijo, por Glaucio, por Menodoto,
por Sexto, por Fraclides Tarentino, y por una caterva de Latinos, entre
quien se cuenta Marco Catón, Gneo Valgio, Pomponio Leto, Casio
Felice, Aruncio, Cornelio Celso, Plinio, y otros muchos. De la
Metódica fue autor Apolo, como dice S. Isidoro, y según otros
Temisón Laodiceo. Y así Galeno en muchos lugares, le llama inventor
de la comunidad. Tras él siguió Tesalo Traliano, que con rabia
arquíloca (como dice Varrón) mordió en tiempo de Nerón, la opinión
de los Médicos sus antecesores, siendo tan arrogante, que puso en su
sepulcro (edificado en la vía Apia) el título de haber quedado
vencedor de todos ellos. Déstos fueron sucesores Mnasia, Dionisio
Proclo, y Antípatro; mas fueron discordes en la misma secta,
Olimpiaco Milesio, Menómaco Afrodiseo, y Sorano Efesio. De la
racional, y dogmática fue después sin alguna controversia autor
Hipócrates Coo, Príncipe de los Médicos, a quien siguieron Diocles
Caristio, Praxágoras Coo, Crisipo, Erófilo Calcedonio, Heresistrato
Quioda, Mnesteo Ateneo, Asclepíades Bitinio, Prusías, y mucho
tiempo Galeno, que siguiendo sólo al mismo, revocó toda el Arte de
la Medicina al cognocimiento de las causas, a la noticia de las señales,
a la calidad de las cosas, y a los diversos hábitos y grados de los
cuerpos. A ésta recorren todos los Médicos de nuestra edad,
aprobando la doctrina de Hipócrates y Galeno, como más verdadera
y más real, no obstante tengan los Árabes Averroes y Avicena
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
177
particulares secuaces de sus proposiciones, como es costumbre de
ordinario en todas ciencias. Añaden gloria a la Medicina los
profesores della, que por su rara excelencia merecieron que los
escritores los pusiesen en el Catálogo de los doctos. Sin los referidos
celebra Suidas a Aristógenes Tasio, que floreció en tiempo de
Antígono Rey de Macedonia: Plinio a Crino Masiliense, que dejó cien
sextercios después de su muerte, edificando los muros de su patria
con la ganancia de su facultad: Baptista Pío a Macaón, hijo de Escada:
Herodoto a Oculario: Celio a Filón por sus Fármacos divinos.
Tampoco puedo pasar en silencio algunos famosos más modernos,
como el Cardano, el Paterno, Luis de Ribera, Francisco Valesio,
Zamudio de Alfaro, Olivares, Fernando de Mena, Juan Bravo, Juan
Alonso, Pedro García, Juan Gómez de Senabria, Luis de Mercado,
Juan de Almazán de la Cerda, Pablo de Salinas, Francisco y Diego de
Herrera, Medrano, Tomás Rodríguez de Vega, sin otros muchos,
Protomédicos los más; y del pulso de la Majestad de Don Felipe
Tercero Rey de las Españas. Éstos pues colocaron la Medicina en
nuestros tiempos en la más alta parte del templo del honor,
preparándole silla tan eminente, que no fue puesta la minerva de
Fidias en lugar tan sublime y elevado.
La Medicina se divide en natural, conservativa, causal, judicial, y
remedial, que entre los Griegos fueron llamadas Fisiológica, Ixiena,
Etiológica, Simiótica, y Terapéutica. En la primera, se contienen los
elementos, los temperamentos, los humores, las partes del cuerpo, las
facultades, las acciones, y los espíritus. En la segunda la
consideración del aire, de la comida, de la bebida, del movimiento y
reposo, del dormir y velar, de la plenitud, y evacuación; y de las
perturbaciones del ánimo. En la tercera, se comprehenden las causas
interiores, y exteriores: y también las concausas; las enfermedades y
los símptomas. En la cuarta, las señales en general; los Crisis diversos,
los Decretorios, los Índices intercidentes, los Indicios por la urina, por
los excrementos, por el escupir; y en especial por los pulsos. En la
quinta, la Dieta, el Medicamento, la Cirugía: y debajo el
Medicamento, dar en especial medicinas por la boca, Gargarismos,
Colirios, poner refrigerantes, echar ayudas, y cosas deste género.
Tienen los Médicos infinitos medios para curar los males, que todos
nacen de la descompostura de los cuatro humores de los cuerpos,
esto es, Sangre, Cólera, Melancólica, y Flegma: por eso sus libros
están llenos de remedios contra todas las enfermedades que se
pueden nombrar, como el Psalmo, la epilepsia, la Pleuritis, la
178
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Emicránea, la Cefalea, la Virtígine, la Scotomía, la Letargia, el Flemón,
la Síncope, el Sabet, la Manía, el Catarro, la Postema, la Hepática, la
Perlesía, la Estranguría, la Disentería, la Pasioncólica, la Peste, el
Cáncer, y el fuego de San Antón, accidentes cuyos remedios toca a los
Médicos buscar; y así a este fin revuelven Textos, Comentos,
Tratados, Aforismos, Pronósticos, y libros de regimientos; sin los
introductorios medicinales; para que se hallen Fármacos, Antídotos,
Casias, Jarabes, Píldoras, Purgas, Dietas, Bebidas, Confecciones,
Ungüentos, Unciones, Colirios, Socrocios, Electuarios, Trociscos,
Emplastos, Píctimas, Ventosas, Fomentos, Flebotomías, Decocciones,
Distilaciones, Violebos, Gargarismos, Pastilos, Sahumerios y
Supositorios. Gran parte destos medicamentos van a granos, a
escrúpulos, a dragmas, a onzas, a Cuadrantes, a Libras, a Medias
libras, con su Recipe delante, y un ana detrás, que siempre han sido
perpetuos amigos y compañeros.
Es cosa lastimosísima ver por experiencia tan crecido el número
de los indoctos desta facultad. Al paso que son largos sus deseos
cuanto a enfermedades, son cortos sus estudios para sus remedios.
Siempre ociosos paseantes, pasan de falso a pesar de las repúblicas.
Porque si se considera bien, todos los profesores de otras ciencias y
artes dan cuenta de su capacidad. Lee, o predica el Teólogo; aboga, o
escribe el Legista; obra el Matemático; descubre el Pintor su
habilidad, hasta el Sastre, Zapatero, y otros deste jaez, manifiestan su
talento con sus operaciones. Sólo la sufficiencia del Médico consiste
en fe; porque o sane o muera el paciente, nadie le toma cuenta de su
ministerio. De aquí nació exclamar Platón diciendo:
Sólo al Médico es lícito matar sin pena.
¿Cuántos en esta conformidad, con crédito de capa, gorra, guantes y
anillo, ignoran recitar tres píldoras? ¿Cuántos se precian de Galenos,
que apenas entienden al Matiolo? ¿En cuántas casas solícita llanto su
ignorancia, por hacer pruebas idiotas en ajenas vidas? Es cierto que
los rostros homicidas, las manos crueles, y los efetos bárbaros, dan
indicios claros de que no son piadosos Médicos de males, sino fieros
ministros de muertes. Bien se puede presumir de semejantes, que con
facilidad desearán los accidentes, y que venidos, los aumentarán y
prolongarán cuanto pudieren, por su injusta ganancia. ¿Qué diremos
de las purgas que a veces dan inconsideradamente, de las que
corriendo por las tripas como truenos, traen los pacientes a tal estado
que con perpetuo flujo evacúan los intestinos? Y en este comedio los
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
179
exploradores de bolsas cruzar calles, y ¡a ellos!, asidos siempre al
vulgar brocárdico:
Tres jarabes y una purga, venga premio y ¡anda mula!
Lo peor es, que juzgo por irremediable los excesos de tantos
Escuerzos, de tantos Basiliscos, que con el tacto y vista hacen perecer
a tantos. Mas concluyo con decir, es justo sean los doctos, que casi
dan vida a los muertos, tenidos por oráculos de sabiduría,
debiéndoseles altos epítetos de honor, por ser los compañeros de
Esculapio, los favorecidos de Apolo y los Secretarios de Melampo.
Anotación sobre el XVI discurso.
Declarando Francisco Patricio en el libro 2 de República c. 3, la
intención de la Medicina Física, dice haber sido Apis Rey de los
Egipcios su primero inventor, que por esta causa fue puesto en el
número de los dioses; y que fue Esculapio el primero que escribió
della. Marsilio Ficino lib. de Vita caelitus comparanda, apunta haber
tenido principio de los Vaticinios. Hallose (según Platón en el I
diálogo de República) para oprimir las demasías del cuerpo. Divídela
en tres partes Patricio lib. 2 de Rep., una que consiste en regla; otra en
medicamentos, y la última en la operación de la mano. Manifiesta
Platón en su Georgia, qué cosa sea diciendo:
El arte Medical considera la naturaleza y causa de lo que cura, para
poder dar razón de su ministerio.
Apunta Alejandro Afrodiseo (en el lib. de Sensu, et sensato) ser sus
principios los que de la naturaleza escribieron los Filósofos, que se
deben poner debajo de la Filosofía como debajo de tutor. Dice Alberto
Magno, lib. I de las Éticas, ser su fin la salud. Declara su officio
Antonio Nata, explicando ser de buenos Médicos poner grande
cuidado en que sanen los enfermos, quieran o no. De varias cosas
tocantes a la Medicina, hace una anotación bien dilatada Julio
Barbarana en la tercera parte de su Oficina. Asimismo se puede ver a
Tilesio, moderno inventor de muchas proposiciones Físicas, y
también a Paracelso.
180
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Canonistas, Intérpretes de
Concilios, y Sumistas.
Discurso XVII.
S
IENDO común sentencia de Jurisconsulto (como se colige del
proemio del Digesto) que queriendo tratar de alguna ciencia, se
comience lo primero por su institución y origen, para que se
proceda con mayor claridad, digo ser la ley Canónica, santa, y
provechosa; y que sólo de Dios, como de padre de las lumbres, pudo
tener principio, de quien como de fuente se deriva todo bien, y
procede toda sabiduría, y el don más perfeto y escogido. Si San
Augustín dice haber sido dada por Dios la ley de los Emperadores y
Reyes; ¿cuánto más ésta que fue sin otros medios, publicada por la
misma palabra de Dios, y de su encarnada sabiduría; siendo después
declarada por sus fieles ministros, y acomodada para las occurrencias
humanas? Algunos (hablando más en particular) son de parecer haya
tenido principio en el Paraíso de los deleites, en la ley que impuso
Dios a Adán, sobre el fruto del árbol de la ciencia de bien y mal;
donde interviene la forma del juicio del Señor, tocante a la ciencia
Canónica. Otros dicen, haber tenido origen en el Paraíso Celestial en
el divino querer que manifestó el Señor a los Ángeles sobre la futura
encarnación de su hijo, gustando de que unánimes siguiesen su
voluntad; por manera que cediendo una parte, hizo la otra temeraria
resistencia. Otros afirman derivarse de los Cánones de la antigua ley
Mosaica, que trataban del orden judiciario como en el Levítico,
Números, y Deuteronomio, donde se discurre en especial, de muchas
reglas, y observancias judiciales. Otros son de parecer, tuviesen
principio en tiempo de Constantino Emperador; cuando los santos
padres de la primitiva Iglesia (dando fin a tantas persecuciones)
comenzaron a respirar, y juntarse, celebrando sagrados Concilios, en
que según la variedad de los negocios ocurrentes, publicaron diversas
constituciones. Otros distinguiendo, concluyen haber tenido principio
esta ciencia, y la de los Sagrados Concilios de la antigua ley, mas su
perfección de la nueva. Y que se comenzasen a usar los Concilios en
el viejo testamento, parece en el libro de los Números, cap. 16, donde
se lee, eran llamados por sus nombres al tiempo del Concilio, los más
principales de la Sinagoga. Asimismo en muchos lugares del
Evangelio está escrito que hacían muchos Concilios, y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
181
Congregaciones, los Escribas, los Fariseos, y sus Pontífices, para
determinar sus dudas. Y Cristo en San Mateo, confirmó los Concilios
cuando dijo:
Ubi fuerint, duo vel tres congregati in nomine meo, ibi in medio eorum
sum.
Así que tomando los Apóstoles la autoridad y la forma de tales
palabras, juntaron en diversos tiempos siete Concilios. El primero fue
sobre la elección del Apóstol que debía suplir el lugar de Judas,
donde San Pedro como cabeza hizo el Parlamento. El segundo fue
sobre la elección de los siete Diáconos que debían suceder en lugar de
las santas viudas que servían a las mesas de los dicípulos de Cristo. El
tercero se juntó para enviar a Samaria a San Pedro y San Juan como
más aptos, a fin de que recibiesen los de aquella provincia el Espíritu
Santo. El cuarto fue celebrado sobre la destruición de las legales
ceremonias. El quinto fue, cuando San Pablo en la ciudad de Mileto
convocó los mas sabios y principales de la Iglesia de Éfeso, para
hacerles una plática tocante al gobierno de su Iglesia. El sexto, se hizo
en Jerusalén, para quitar la sospecha que contra el mismo San Pablo
habían concebido algunos: por lo cual fue concluido, se purificase. El
sétimo (como declara el Pontífice Clemente Primero, y León Primero)
fue en la división de los Apóstoles; cuando habiéndose de esparcir
por el mundo, compusieron el Símbolo Apostólico; y (según algunos)
determinaron cuarenta y ocho Cánones, que se nombran en el
principio de los generales Concilios. Mas después de varias opiniones
en esta materia, se concluye, haber sido ordenados ochenta y cinco
Cánones por los Apóstoles, y por Pontífices Mártires, hasta el tiempo
de Silvestre Papa, como se trata en las distinciones de los Decretos.
De modo, que aún después de los Apóstoles (antes del tiempo de
Constantino) fueron celebrados otros muchos Concilios, como en
tiempo del Pontífice Víctor, uno en Éfeso, otro en Roma: y el tercero
en Cesárea de Palestina, sobre diversas costumbres de la Iglesia,
según se contiene en la Historia Eclesiástica. Después en tiempo de
Cornelio, y Dionisio Pontífices, fueron ordenados otros, como se lee
en la referida historia. Finalmente se dice en las distinciones del
Decreto, haberse congregado en Roma un solene Concilio. Los
Cánones comenzaron después de los universales Concilios, en tiempo
del mismo Constantino; porque según lo universal de las
autoridades, por la paz general de la Iglesia (seguida debajo de su
Imperio) cobró fuerzas el Cristianismo, haciéndose a menudo
Concilios universales, en que intervenían santos Pontífices, donde se
182
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
daban en consultos y epístolas decretadas, muchas reglas a varias
naciones, para vivir bien; y se formaban nuevas constituciones para
Eclesiásticos y seglares, por casos que sucedían en sus Sínodos. Por
eso así en materia de Sacramentos pertenecientes a nuestra Fe, como
en la de Cristianas costumbres, y en la de morales y virtuosas
observancias, fueron determinadas muchas leyes Canónicas, que se
sacaron parte del Viejo, parte del nuevo Testamento, y de las
Apostólicas tradiciones. Mas hallándose todos estos Cánones,
Decretos, Decretales, Epístolas, Dogmas, Mandatos, Tradiciones de
Apóstoles, Autoridades de santos Padres, y otras muchas
instituciones escuras y confusas por su variedad y muchedumbre,
Graciano monje (hermano de Pedro Lombardo y de Pedro Comestor)
para común provecho de los estudiosos, lo recogió todo en un tomo; a
quien nombró la Concordia de los confusos y varios Cánones;
añadiendo algunas notables sentencias de las divinas leyes. Y aunque
antes hubo otros que recogieron los diversos Cánones y
constituciones, como Isidoro, el primero, y tras él, Ivón Carnotense, y
Hugón Catalán, que redujo en compendio la obra de Ivón, Fulgencio
Cartaginés, que hizo una ingeniosa abreviación de los decretos de los
santos Padres, y finalmente Brocardo Obispo Bormacense, que los
redujo en volumen; con todo eso nuestro Graciano compuso con más
facilidad el libro de los sacros decretos, juntando diversos Concilios,
Determinaciones de santos Padres, y muchas Epístolas o instituciones
Canónicas de Pontífices Romanos, sin otras cosas que le parecieron
más necesarias para la decisión de los pleitos y gobierno de la
Cristiana República; recogidas tal vez de las leyes civiles, y tal de
varios Doctores santos. Fuera déste hay también las Epístolas
decretales, el libro sexto, las Clementinas, y las Constituciones
extravagantes; de cuyos libros hizo Gregorio Papa IX el de las
Decretales año de 1221, parte de otras Canónicas Instituciones,
Concilios y Epístolas decretales, y parte de las suyas; a quien por su
orden el maestro San Raimundo su Capellán dividió en cinco libros.
Habiendo pasado años, en el de 1298 fue hecho por el Pontífice
Bonifacio VIII el nuevo cumplimiento del libro sexto, con otros casos
añadidos por suplemento de los primeros libros Decretales. Después
el año 1311 fue ordenado en el Concilio de Viena, el libro de las
Constituciones del Papa Clemente V, tomando el nombre del mismo
autor, y fue publicado y concluido por Juan Papa XXII, respeto de no
le haber podido acabar el mismo Clemente, por ser atajado de muerte
improvisa. Mas todas las Pontificias y Extravagantes constituciones,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
183
que fueron compuestas después de las Decretales de Gregorio IX, no
tienen alguna autoridad; salvo las que después del Sexto fueron
determinadas como se concluye en el Proemio del mismo lib. 6 y en
su final Glosa. Y aunque por lo que toca al modo de alegar hayan
hablado muchos autores con extensión, como Haloader que escribió
un libro de abreviaturas Canónicas; con todo tocaré alguna cosa;
advirtiendo que de las tres principales partes de los libros de los
Decretos, la primera se alega por distinciones y por capítulos, o por
señales, llamados parágrafos: la segunda se cita por causas y
cuestiones: y de las primeras se trae sólo el número, callándose las
mismas causas, mas las cuestiones se alegan con su número, como
por ejemplo, 1, q. 2, quiere decir en la primera causa, a la segunda
cuestión. Mas si se alegan las distinciones de abajo, que en la misma
segunda parte a las causas treinta y tres están traspuestas, se dice el
título y la distinción; como de Poenitencia distinct. 1, esto es en el título
de Penitencia a la distinción primera, y lo mismo es en las otras
distinciones que allí se siguen. Finalmente la tercera parte que
contiene cinco distinciones se describe en el mismo modo que se ha
dicho. Demás, los cinco libros de las Decretales se alegan primero por
sus títulos y tal vez se halla junto con ellos Extra que significa hallarse
aquellos títulos fuera del libro sexto.
Hay en todos estos libros Decretales, sus capítulos, parágrafos, y
versículos, y en el alegar, se nota la señal del capítulo y muchas veces
se pronuncia (dejado el capítulo) sólo la primera palabra del mismo;
como por ejemplo, De Sponsalibus, Dilectus. Y refiriéndose algún
capítulo de un mismo título que se halle arriba o abajo donde es la
alegación, se escribe, supra, o infra, codetitulo; y también sin decirse el
título. Al fin cuanto a los otros libros Canónicos, Sexto, Clementinas,
y Estravagantes, se alegan en el referido modo fuera de que se
exprimen junto con los títulos, y capítulos también los nombres de los
mismos libros; y en las Clementinas se suele poner el número en vez
de capítulo como, Clementina 1, de Iudiciis, o Clementina Quoniam, de
vita et honestate clericorum, que quiere decir, al primer cap. de las
Clementinas, título de los Juicios, o al capítulo que comienza
Quoniam, de las mismas Clementinas, en el título de la vida y
honestidad de los clérigos. Esta profesión acreditaron muchos
varones insignes en letras y famosos en virtud, que con sus obras
crecieron sus resplandores, como Domínico de San Geminiano,
Inocencio Papa, Alano, Juan de Ímola, Juan Andrea, Juan Mónaco
Cardenal, Hugón, Cencelino, Guillelmo de Monte Lauduno,
184
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Francisco Zavarela, Juan de Torquemada, excelente y singular
declarador del Decreto, y asimismo el Archidiácono, el Cardenal
Alejandrino, llamado Prepósito. A éstos siguen Nicolás Abad,
llamado Panormitano, Baldo, Antonio de Butrio, Felino, Felipe Decio,
Andrés Barbacia, Rafael Fulgosio, el Corseto, Guidón, Guillelmo
Durando, llamado el Especulador, Lapo de Castellón, Juan Calderino,
Odofredo, Gofredo, Juan Antonio de San Jorge, Oldraldo, Pedro de
Ancarrano, Domínico de San Jorge, Tancredo, Dino, el Gomecio, el
Hostiense, Enrique Bobio, y otros que hicieron Exposiciones, Glosas,
y adiciones a los textos originales de los Cánones, y a sus
abreviaturas. Juan Diácono Español sumó el Decreto de Graciano;
Juan Baptista Cacialupo, las Decretales de Gregorio, y Marco Antonio
Cuco, autor de las Instituciones Canónicas. De muchas Sumas que se
hallan como la Rosella, la Pacífica, la Raimundina, la Pisanela, la
Astense, la Antonina, la de San Bernardino, la de Pedro Casbelo, la de
Rainero, la Gaetana, la Armila, la Tabiena, la Silvestrina, la Angélica,
la de Jacobo Cavices, la de Sabonarola, la Monaldina, y otras; me
parece sean más a propósito para hallar con más facilidad, y presteza,
las materias que se contienen esparcidas en las fuentes de los
Cánones, y sus Doctores, que para detenerse en ellas; y antes explican
los casos de conciencia, que las materias de los juicios, o cualquiera
otra comprehendida en el Derecho Canónico. Mas sobre todo sirven
por excelencia en esto Navarro, Medina, y Toledo, sin otros
modernos. Para la particular intelligencia de los Cánones, es
necesario haber oído por lo menos las instituciones de Justiniano,
conteniendo también esta ciencia (fuera de sus propios términos)
muchos vocablos de las Leyes Civiles. Conviene asimismo haber
pasado los ojos por Fabro, por Cristóbal Porcio, por Jasón y Aretino, o
por otro cualquier intérprete desta facultad. Particularmente se debe
haber oído el título de las acciones, y el de la significación de las
palabras, y cosas de uno y otro Derecho, y el de las reglas de una y
otra facultad: a Decio en las Civiles, a Dino y Juan Andrea en las
Canónicas, que discurren acerca del conocimiento de las mismas
reglas, con particular cuidado y doctrina. Destas primeras lecciones
se vendrá a tomar la prática de los términos desta ciencia, cuyo
conocimiento es una de las partes más necesarias del estudio legal.
Los más útiles Doctores sobre los Decretos, son juzgados, Juan de
Torquemada, el Archidiácono, y el Prepósito. Sobre los cinco libros de
las Decretales, el Panormitano, Antonio de Butrio, Felino, Decio,
Inocencio, Juan Andrea, Hostiense, el Archidiácono, Pedro de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
185
Ancarrano, Pedro Morosini Cardenal; y el Gomecio. Sobre el Sexto, es
muy a propósito Domínico de S. Geminiano, y Felipe Franco. Sobre
las Clementinas, Juan Andrea, el Zavarela, Ímola, y el Especulador;
que todos de la Teórica y Práctica de una y otra facultad, dan
particular conocimiento. También sirve de mucho el Vocabulario de
ambos Derechos; el Diccionario del Bertachino, el del Corseto, el de
Alberico, y el más moderno del Cardenal Tusco. No son menos
provechosas el Colectáneo, y Suma del Hostiense, que con breve
modo declaran todas las materias Canónicas. Asimismo ayuda
mucho el haber estudiado en las Sagradas letras, y también en los
principios de Teología; en especial las materias que pertenecen a la
Fe; y Sacramentos de la Iglesia, sacando esta noticia de la Suma de
Alejandro de Ales, de San Buenaventura, de Santo Tomás, de Ricardo
sobre el cuarto de las sentencias, de Scoto y de Dionisio Cartusiano.
La utilidad desta ciencia es fácil de colegir, pues ordena con equidad
no sólo los humanos negocios exteriores, sino también en los
interiores afectos y efetos, procurándonos la unión con Dios, la paz
con el prójimo, y al fin la bienaventuranza. Ella nos da la forma para
volvernos hijos de Dios, para reglar nuestra vida conforme la de
Cristo, para enderezar y ordenar todos los estados; el Virginal, el
Vidual, y el Conyugal: para observar la justicia universal, particular,
distributiva, y comutativa, para introducir una loable Monarquía de
la Iglesia Cristiana; una manera de justos contratos; una observancia
de lo provechoso y honesto; una custodia de los divinos y humanos
preceptos; una unidad de todos vicios; un seguimiento de todas
virtudes. Ella propone perfeta orden a cualquier estado, aconseja a los
buenos, corrige a los malos, y castiga con severidad a los contumaces;
siendo enemiga de obstinados, de herejes, y de infieles. Es la misma el
bien ordenado escuadrón, la roca diamantina, y el fortísimo baluarte,
que es defendido de mil escudos, y de toda fuerte armadura, como se
muestra en Esaías Profeta, en los Cantares que Salomón, y en el libro
de los Decretos. Ella nos da particular favor para declarar y concluir
la inmensa copia de varias cuestiones que resultan sin cesar, de
ocurrentes negocios, sin quien quedarían dudosas y confusas. Antes
no sólo es tenida esta ciencia por útil, sino por necesaria, por
ministrar la paz y la justicia, causas de que no se pierda el mundo;
porque anulada la regla de la equidad Cristiana, ¿qué restaba en siglo
tan perverso, sino una estrema impiedad? ¿Qué serían los Imperios,
sino tiranías; qué los Reinos, sino cuadrillas de ladrones; y qué la vida
del hombre, sino un abominable monstruo de vicios? Si queremos
186
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
mirar la dignidad desta ciencia, para que nos incite y anime a su
estudio; ¿que ley de Ptolomeo para los Egipcios, de Solón para los
Atenienses, de Licurgo para los Lacedemonios; ni de Numa Pompilio
para los Romanos, se dio jamás con tanta antigüedad como ésta?
Tuvo su principio del Paraíso; su medio, de la ley Mosaica, su fin y
perfeta forma de la Evangélica. Vemos pues que trae su origen del
principio del mundo, que el dador fue el mismo Dios; que el fin fue
para reducir la criatura a su Criador, que la materia son divinos
preceptos, sentencias de Profetas, palabras de Cristo Nuestro Bien, y
un amaestramiento del Espíritu Santo, siendo compañera de la
Teología y Filosofía Moral. Por eso Gregorio dice ser hechas estas
sagradas leyes para que viva el hombre honestamente, para que no
ofenda a otro, y para que dé a cualquiera lo que le toca: en cuyas
palabras, se contienen expresamente las tres órdenes de la Moral
Filosofía. Mas quien quisiere ver más dilatadamente las loables
condiciones desta ciencia, lea el cumplido discurso de Fr. Antonio
Pagani Veneciano: y quien más a la larga quisiere discurrir en materia
de Sacros Concilios, no se aparte de Juan de Torquemada, Doctor
famosísimo Burgalés, que trae acerca desta facultad sutiles dudas y
motivos: y véase en especial la Suma de los Sacrosantos Concilios que
compuso Fray Bartolomé de Carranza, importante mucho en tal
doctrina, según el parecer de todos sus profesores.
Anotación sobre el XVII discurso.
Sirven comunamente para tener en la memoria de derecho Canónico,
las tablas o introduciones del mismo Derecho que sacó a luz Julio
César Tinto. En materia de los Concilios, véase el tratado de Jacobo
Naclanto Obispo de Chiozza, que trata, An decreta, actaque generalis
Concilii exigant necessario confirmationem Papae, donde pone cosas muy
agudas a este propósito, y así el tit. 13 del compendio de las disputas,
sobre los errores modernos que compuso Juan Buderio, impreso en
París: y algunas breves anotaciones de Don Rafael de Coma Canónigo
Reglar Lateranense de la potestad del Concilio, recogidas en un libro
que intituló Maleus baereticorum.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
D
187
De los Nobles.
Discurso XVIII.
ESCRIBIENDO Iodoco Clitoveo la nobleza, dijo, ser una
excelencia de linaje. Bártulo la llamó calidad de honor que
confiere el Príncipe, o la ley en la persona benemérita. Boecio
la difine, por cierta alabanza de sus antecesores, derivada de los
claros merecimientos de su virtud. Landolfo y Bono de Cortil,
afirman ser una dignidad de progenie, que nace del resplandor de
abuelos, y viene continuada en los hijos legítimos. Comunamente
entre los Legistas se toma por cierta preeminencia, con que se
diferencia alguno de la plebe. Es bien verdad que este vocablo Noble,
se toma muchas veces en mala parte: por eso S. Gerónimo escribe de
Helvidio hereje, haberse hecho noble en su maldad; tratándole como
a persona famosa en depravadas costumbres. Aulo Gelio llama a
Laida Corintia (que por un solo acceso pidió a Demóstenes diez mil
numos) Noble ramera. Tito Livio, hablando del estrago de Canas
dice:
Hízose noble aquel lugar con el destrozo Romano,
poniendo aquella nobleza por nombre de fama, adquirida con la
mortandad de tanta gente. También, Noble, se acomoda (como nota
Budeo) a la significación de Gentilhombre; supuesto, entre las
naciones (en particular entre Venecianos) quien es Gentilhombre es
también Noble; bien que muchas veces gustan de ser llamados antes
Nobles, que Gentilhombre, sino en Francia, que es al contrario:
aunque en efeto son lo mismo: porque (como dicen Cicerón, y Boecio)
Gentilhombre era llamado entre Romanos, el que era de calificado
nombre, por haber nacido de personas ilustres, entre quien ninguno
de sus mayores había servido, sino conservándose siempre en su
propia familia, como antiguamente en Roma los Brutos, los Cipiones,
los Marcelos; y en estos tiempos los Ursinos, Colonas, Farneses, y
Sabélicos: en España, los Manríques, Toledos, Mendozas, Guevaras:
en Francia, los Valois, Borbones, y Tramoyas.
Bártulo divide la Nobleza en tres especies. A la primera llama
teológica o sobrenatural; a la segunda natural, y a la última política.
La teológica o sea sobrenatural, es conferida al hombre por el
supremo Príncipe del mundo, mientras se halla en estado de virtud,
con el medio de su gracia, que hace grata la persona a su Divina
188
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Majestad. Y esto denotan las palabras del libro de los Reyes que
dicen:
Ensalzaré y glorificaré al que me honrare, y los que me despreciaren
serán bajos y plebeyos.
Y añade Bártulo, no poderse conocer tales nobles, sino por revelación,
estando escrito:
Ignora el hombre si es digno de odio o amor.
Esta dotrina saca el mismo de S. Buenaventura y Santo Tomás a quien
alega. Y Bono de Cortil trae también al Maestro de las sentencias en el
segundo, a semejante propósito. La otra nobleza llamada Natural, se
puede considerar (según Bártulo) en dos modos: el primero, como
conveniente a irracionales, que son llamados Nobles según la bondad
de las operaciones, porque en la misma especie de pájaros, se verán
unos nobles y otros no; como ejemplifica Bártulo en el Halcón, que
uno es llamado Noble, y doméstico, y otros silvestre y villano,
afirmando lo mismo Jacobino de S. Jorge. En el segundo modo se
considera la nobleza natural, según cae en los hombres; y entonces
esta voz Natural se debe entender indistinta por razón natural: y
désta trata el Filósofo, diciendo;
Solamente la virtud y la materia determinan y diferencian el siervo y
libre, el noble y plebeyo.
Y esto no se debe entender de toda virtud, sino de la que conviene a
los que son aptos para imperar, o estar sujetos, como en otra parte
advierte el mismo Filósofo. Y tomada en este modo la nobleza viene a
ser sólo un acto electivo, que consiste en el medio acerca de las cosas
pertenecientes al ser superior a los otros. La tercera Nobleza llamada
Política, o Civil, es la que arriba fue difinida, ser una honrada calidad,
que proviene del Príncipe, por quien es uno preferido al vulgo.
Panormitano divide la nobleza en dos especies, en la de linaje, y en la
de ánimo, en que viene a quedar muy corto, viéndose claramente que
no las comprehende todas: y así parece poca mejor esto Felino,
diciendo ser la Nobleza de tres suertes. La primera llamada de estirpe
y sangre. La segunda de virtud, a quien abrazan los Estoicos y el
Filósofo en más lugares. La tercera mista de una y otra; y ésta creo es
la más verdadera y perfeta. Platón la divide en cuatro especies
diciendo ser la primera sacada de abuelos que hayan sido justos y
honrados. La segunda también de abuelos, que hayan sido Príncipes
y señores. La tercera asimismo de los propios abuelos, que hayan por
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
189
vía de letras o armas causado a la patria honrosos triunfos. La cuarta
de los que por propia virtud son famosos y claros; de quien hablando
San Juan Crisóstomo dice:
Aquel será claro, sublime y noble perfetamente, que más aborreciere
servir a los vicios, y ser sobrepujado dellos,
concluyendo, ser esta nobleza excelentísima sobre las otras.
Aristóteles la divide de otra manera, aunque apunta también cuatro
especies, porque dice, llamarse una de Riquezas; otra de Linaje; otra
de Virtud, y la última de Ciencia, sin prohibir se llame uno noble por
el resplandor de la patria: si bien esta nobleza es de poco momento
acerca de todos. Por eso habiéndose opuesto Serisio a Temístocles,
con decir era Ateniense, y así más glorioso por el nombre de la patria
que por su valor, se dice haber respondido:
Aunque tú hubieras nacido en Atenas no pudieras ser claro, ni yo tenido
por plebeyo, aunque fuera Sirisio.
Dándole una vez en rostro a Anacarsis con que era Scita, refiere
Diógenes Laercio, que respondió,
A mí que soy bueno no me daña la patria; tú sí que ofendes a la tuya.
La que se saca sin ésta, de los mayores que hayan sido personas
virtuosas, es loable y digna de respeto: mas no por eso deben sus
herederos gloriarse y desvanecerse con ella; porque (como dice
Boecio) la loa de sus predecesores es un bien ajeno, que hace claros a
sus dueños, mas no a sus herederos, si no son sus semejantes: porque
es más digno sin duda, ser uno por sí famoso, que por sus
antepasados. Y en esta conformidad decía Cicerón contra Salustio:
Yo con mi virtud hice ventaja a mis mayores: tú eres oprobrio y afrenta
de los tuyos.
Y Mario (en Salustio) dijo en su oración,
Mi nobleza comenzó de mi virtud.
De aquí es haber dicho Séneca, producir nobleza la elevación de
ánimo, no el palacio lleno de vanas imágines. Con todo Baptista
Mantuano confiesa ser grande alivio para la virtud el haber nacido de
claros progenitores. Así fue movido Alejandro por el valor de Filipo
su padre; Scipión el menor, por el mayor; Octaviano, por Julio César,
y Pirro, por su padre Aquiles. Por tanto dijo Cicerón:
190
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Admirable herencia y superior al más rico patrimonio es para los hijos
dejarles los padres la memoria de su virtud y hazañas.
Con que concuerda aquel dicho de Platón, que
La gloria de los Padres es para los que engendraron un tesoro grandioso
y preclaro.
Por eso Valerio Máximo refiere, hubo una singular costumbre acerca
de los antiguos, en cuyos convites al son de lira cantaban los más
ancianos las obras egregias y famosas, para incitar a los mancebos a
su invitación, y a seguir (cobrando ánimo) las pisadas de los varones
ilustres y claros por virtud. Desto procedió haber llorado Alejandro
sobre la tumba de Aquiles, codiciando más la gloria de aquel famoso
Capitán, que las alabanzas de Homero, ínclita trompeta de su
nombre. César viendo la imagen del mancebo Alejandro, se dolió con
gran sentimiento entre sí de no haber obrado el otro tanto en tal edad.
Temístocles Ateniense dijo, no haberle dejado dormir y reposar los
trofeos de Milcíades. Leonardo Aretino en un opúsculo de los actos
de sus tiempos confiesa, que mirando desde el lecho la imagen del
Petrarca, se encendió de admirable deseo por adquirir las disciplinas
humanas. En esta conformidad Eneas incita al hijo Ascanio para que
con su ejemplo siga la virtud, diciendo:
De mí aprende la virtud,
y el verdadero trabajo,
Eneas tu padre que incite,
y sea Héctor tu dechado.
Asimismo en el libro de los Macabeos aquel glorioso Matatías,
defensor de las Paternas leyes, propuso a sus hijos en su muerte el
ejemplo de sus antiguos, diciendo:
Sed, oh hijos, defensores de la ley, y dad vuestras almas por el testamento
de vuestros padres. Ni olvidéis las obras de vuestros progenitores hechas
entre su generación, y recibiréis crecida gloria, y nombre eterno.
Esta Nobleza pues de estirpe y sangre confiere tanta dignidad en los
herederos, que si hubiese dos iguales de ciencia, y oficio, el que es
Noble, es preferido al que no lo es, como se prueba en el Digesto; y
así Juan de Platea es de parecer que en la eleción de los ministros se
deba tener particular consideración sobre la Nobleza; porque un
noble debe con razón ser antepuesto a cualquier plebeyo, según
quieren las leyes; y esto se confirma en especial con ejemplos de la
Escritura, supuesto se lee haber elegido Moisén de los Tribus de Israel
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
191
para jueces, los más sabios y más nobles que había entre ellos: y en el
libro de los Reyes es llamado Samuel Noble, por la dignidad de la
Profecía. En el Eclesiástico es encarecido sumamente un Rey que sea
Noble, y llamado su Reino bienaventurado. En los Actos Apostólicos
está escrito que con la predicación de San Pablo se convirtió al Señor
grande muchedumbre de Gentiles, y no pocas nobles mujeres.
También Aristóteles ensalza mucho la Nobleza, y tras algunas
alabanzas, dice últimamente ser ella sola la reverenciada de todos:
porque es cosa puesta en razón, que de los mejores nazcan los
mejores. Así es notable aquel dicho de Séneca:
Esto tiene propio un ánimo generoso, que siempre se incita para seguir
cosas honestas: porque a ninguno de levantado ingenio deleitan las
humildes y torpes;
cosa que expresó doctamente el referido Fausto en aquel dístico;
Si la rusticidad fuera tu madre,
no tuviera tu alma tal nobleza.
Diré (por satisfacer a los curiosos) de cuántas partes se saque la
Nobleza, que no será menos agradable que útil para muchos que
hablan en tal materia confusamente. Cuanto a lo primero se colige
(como se dijo) de la gloria de los antecesores; porque como está
escrito:
La gloria del hombre procede de la honra de quien le engendró: y la
afrenta del hijo nace de carecer el padre de honor,
apuntándose en los Proverbios ser los padres el blasón de los hijos.
Por eso los Legistas son discordes en esta parte; porque algunos como
Bártulo, Jacobo Albaroto, y Juan de Platea tienen no ser uno Noble
por la progenie materna, aunque hubiese estatuto en contrario. Por
otra parte Filipo Decio, Roque de Curte, y Bono de Cortil, contrastan
la opinión de Bártulo, y de sus secuaces. Mas quien quisiere ver más
cosas acerca desta Nobleza, derivada de predecesores, no deje al
Cépola de Imperatore militum eligendo. Segundariamente la Nobleza
proviene de la propia sabiduría, estando escrito, ser el saber el más
nobles de los Nobles. Y en los Proverbios se concluye ser mejor la
Sabiduría que todas las riquezas. El Eclesiástico la aventaja a las
armas militares: cuya estimación describe doctamente Juan de
Monteleón. Lo tercero se saca de la Ciencia, diciéndose en el Código
volver el mérito del derecho Civil nobilísimo a su profesor. De aquí es
ser llamado Ulpiano Noble y Clarísimo. Y el Doctor Felino con
192
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Ángelo de Perusia siguiendo el dicho de Casiodoro en la nona
epístola; y de Roderico en su Spéculo de vita, lib. 1, tiene, hacer las
letras solas noble a quien las sigue: aunque Bártulo, Cino de Pistoia, y
Alejandro, parece tengan, no sea Noble un puro profesor de leyes, si
no es acompañado de título, o algún otro digno oficio: por eso la
ciencia confiere la Nobleza del ánimo, y el grado otra que es llamada
Política y Civil. Sin esto la Nobleza se causa de administrar justicia en
los Tribunales; porque los jueces son nobles, como dice Bártulo.
Afirman también todos los Legistas, causarse la Nobleza por el grado
de doctor, como Alejandro, Felino, Aretino, y Jacobo Bonaudís, y
otros en sus comentos y glosas. Demás se tiene ocasionarse la nobleza
por cualquiera virtud indiferente. Porque como dice Baldo:
Noble será cualquiera que estuviere adornado de virtud:
y Hostiense concluye con que no el linaje, sino la virtud ennoblece al
hombre. Lucas de Pena defendiendo la Nobleza, apuntó, no ser otra
cosa que un hábito y operación de virtud en el varón. Asimismo es
causada la Nobleza de cualquiera dignidad. Por eso dice Bártulo, ser
lo mismo Dignidad que Nobleza. Tiene Jacobo de Arena, sea plebeyo
cualquiera que carece de Dignidad: y que deja de serlo el que está
puesto en ella, probando su opinión con un singular texto. Y cuanto
uno posee mayor dignidad, como de Presidente, de Señor de tierras,
Conde, Marques, Duque, Príncipe, Rey y Emperador, tanto es
juzgado por más noble. Tal vez se causa también la Nobleza de la
común opinión que de alguno se tiene: y de los Nobles es infinito el
número; mas no lo son verdaderos, aunque sean tenidos por tales,
como dice Lucas de Pena, porque no hay cosa más necia, que llamar a
uno bienaventurado con la voz del vulgo, como dice Marco Tulio,
respeto de ser semejantes opiniones por la mayor parte erróneas y
falsas. Es bien verdad tiene la fama universal eficacia para probar ser
uno Noble, según Baldo y Filipo Decio. Fuera desto se saca la
Nobleza de los privilegios y de los indultos de los Príncipes, según
Baldo, y de la patria, como tienen Jacobo Rebufo, Juan de Platea, y
Ludovico Romano. Llámase asimismo Noble el que está al lado del
Príncipe, sirviéndole en officio y honroso, según Ángelo Aretino,
Felino, Jasón, y otros. También se tiene por Nobleza la notoria de
tiempo tan atrás, que no halla memoria de su principio, sirviendo esta
antigüedad de testimonio, como juzgan Barbacia, Alejandro, Filipo
Decio, y Andrés de Isernia. De aquí es, ser grandemente
encomendada la Nobleza de antigüedad, según Aristóteles, que dice,
ser un cierto resplandor honroso de los mayores. También se causa
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
193
por los matrimonios contraídos con mujeres Nobles, como consta por
un texto del Derecho. Asimismo de poseer un linaje riquezas
antiquísimas, como se halla en los Digestos, donde son equiparadas
las grandes riquezas y la honra. Y es la razón, porque las riquezas
cubren la vileza, como asimismo se vee en el Digesto: y Casiodoro
dice:
En tanto es uno más noble, en cuanto fuere más virtuoso, y se tratare
con mayor ostentación de riquezas.
A cuyo propósito apunta Bono de Cortil hallarse sin ellas casi muerta
la Nobleza: si bien diciendo S. Ambrosio, haber llegado tan adelante
la costumbre y admiración de los hombres, que sólo juzgan digno de
honor al rico; parece que en vez de favorecer contradice el abuso de la
honra que se hace a los haberes. Y esto confirman aquellos versos de
Ovidio:
En precio el precio se halla;
da el oro amigos y grados,
sólo el pobre en toda parte
yace vil y despreciado.
La adopción causa asimismo Nobleza; porque como dice Reinaldo
Galo, un hijo adoptivo se hace noble mediante la Nobleza del padre:
aunque no faltan muchos Legistas de pareceres contrarios, a cuyas
cuestiones remito los que las quisieren ver. También se causa del
Clericato, como tiene Juan Glosador. Sobre todo (como arriba se dijo)
es la virtud quien determina esta Nobleza; diciendo Aristóteles:
El que fuere mejor será el más noble y generoso:
y Marco Tulio contra Salustio:
Es cosa mucho más noble (dice) resplandecer yo por mis costumbres, que
por la opinión de mis mayores, para que sea a mis sucesores notable
principio y ejemplo de virtud.
Plutarco refiere, que siendo Ifícrates hijo de un cocinero, le dio
Hermodio en rostro con su bajeza, a quien respondió:
Mi nobleza comienza de mí; la tuya tuvo fin en tu persona.
Celio refiere, solía decir Licurgo a sus ciudadanos, no consistir su
gloria en la genealogía de Hércules, de quien decendían, sino en el
hacer obras gloriosas y acciones señoriles. Los Romanos tuvieron tres
géneros de Nobleza: Senatoria, Ecuestre, y Popular. Hoy hay diversas
costumbres entre las naciones en razón de su Nobleza. Los Españoles
194
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
tienen por primer grado suyo el ser caballeros, y sustentarse de sus
rentas dentro o fuera de las ciudades con aparato y adorno. Los
Napolitanos la fundan en la antigüedad de sus Segios, o sillas; en
ruar sobre caballos; en entrar en torneos; que llevar tras sí tropa de
pajes, en el fausto exterior de un lucido acompañamiento. Esto mismo
hacen los Milaneses. Los nobles Venecianos son del todo sus
contrarios, por tener humor de ir solos, y vestidos de ropas largas y
bonetes redondos. Tienen sola una Góndola o Barco en cierto lugar,
que dentro del agua se cierra. Ejercitan la mercancía, que fue
menospreciada por los antiguos Senadores Romanos, sin quererla
admitir jamás. Los Ginoveses son casi semejantes a los Venecianos.
Los Romanos modernos atienden a la grandeza de las Cortes,
ocupándose en caza, en milicia, y en gozar las dignidades y oficios
que se distribuyen en su ciudad. Los Alemanes de más humano
ingenio atienden a cortejar sus príncipes, y los más feroces habitan en
sus caserías y castillos, como también algunos señores de Italia. Los
Franceses huyen las ciudades, y residen en sus villas, gozando sus
haciendas, y gastándolas en caballos y en armas, con desprecio de la
mercancía, juzgando por plebeyos los que habitan en las ciudades, a
quien llaman Burgueses. Los Ingleses siguen a los Franceses en vivir
fuera de las ciudades; mas ocúpanse en corsos y ejercicios de
mercancía por mar. Los Teucros y Sármatas piensan consistir la
Nobleza en las armas. Los Egipcios y los Sirios nobles son inclinados
a la milicia, a quien aplican los primeros honores; y quizá de la
misma nació la Nobleza, que tuvo origen de la sangre, y muerte de
los enemigos, aprobada con premios públicos, y honrada con
publicas insignias. De aquí es haber nacido entre los Romanos tantas
suertes de Coronas Cívicas, Murales, Obsidionales, y Navales, tantos
dones militares, brazaletes, astas, bandas, cadenas, anillos, imágenes,
y estatuas, con que se honraban los primeros principios de la
Nobleza. Y de aquí es haberse instituido tantas órdenes de caballería
y sus encomiendas, sólo para premio del valor. Entre los Cartagineses
se daban al soldado tantos anillos, cuantas eran las batallas en que se
había hallado. Los Españoles levantaban tantos Obeliscos en torno al
sepulcro del difunto soldado, cuantos enemigos había muerto. Entre
los Scitas podían beber en públicos convites en una copa que traían
alrededor, solamente los que habían muerto por lo menos un
enemigo. Los Macedonios tenían ley de que anduviese ceñido con un
cabestro (señal de vituperio, y falta de Nobleza) quien no hubiese
muerto contrario. En los pueblos de Alemania ninguno se podía
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
195
casar, si primero no traía la cabeza de algún enemigo. En suma, se ve
casi por todas las historias, haber sido la milicia, la fuente de que se
ha derivado el sangriento arroyo de semejante Nobleza. Mas muchos
(y entre otros Casaneo) sustentan conferir la milicia, calificada
Nobleza; aunque no proceda esto en sólo la milicia, sino cuando
viene acompañada con alguna honrosa dignidad y militar oficio. Casi
toda la Nobleza se derivó de personas plebeyas en su principio.
Diralo Rómulo, que nacido de una Vestal incestuosa, y criado por una
ramera; llegó al Reino por medio del homicidio de su hermano. El
Taborlán ocupó tantos Reinos, siendo en su principio un simple
pastor o porquerizo. Agatocles Tirano de Sicilia fue (según Ausonio)
hijo de un ollero. Telefante que primero hacía carros, fue eligido Rey
de los Lidios. El padre de Valentiniano Emperador fue torcedor de
cuerdas. Mauricio Capodoce, de sirviente, ocupó el Imperio, tras
Tiberio Segundo. Juan Cimisce, llegó a ser Emperador de Preceptor
de Gramática. Primislao Rey de Bohemia, fue en su principio pobre
vaquero. Hiperbol, hijo de Quernides, hizo linternas o candiles, y
después vino a ser Príncipe de Atenas. Bonoso Emperador fue (según
Flavio Vopisco) hijo de un pedante. Justino que imperó antes de
Justiniano, fue porquerizo primero que Emperador: sin otros infinitos
deste género que nombrara, si lo permitiera la brevedad que profeso.
Mas ¿qué podremos decir de muchos Caballeros desta edad? ¡Qué
brutos tan sin provecho, qué incapaces, qué hinchados, qué soberbios,
qué escandalosos! ¡Con cuánta facilidad degeneran, qué pródigos en
vicios, qué avaros en virtudes! Lastima grandemente ver cuán escasa
corre la cosecha de sujetos valerosos. Paréceles lo tienen todo
adquirido con la sangre heredada: mas engáñanse sin duda; porque
la verdadera nobleza se adquiere mientras se vive, no mientras se
nace. Ignoran que aunque la nobleza heredada por antigüedad
parezca ser natural, ninguna puede hallarse sin virtud; y sin que
obligue a imitación.
Anotación sobre el XVIII discurso.
Para discurrir cumplidamente sobre la nobleza, se puede ver la
anotación de Julio Barbarana en la tercera parte de su Oficina, en la
palabra Nobilitas. Celio Rodiginio, lib. 11 de sus antiguas lecciones,
escribe un ingenioso capítulo de Nobilitate, et de innobilitate. Y entre
otros se podrá leer el Gentilhombre de Mucio, libro no poco agudo.
También el Espejo de la verdadera Política y Nobleza de Pedro
Calefato Jurisconsulto.
196
E
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De las Bulas.
Discurso XIX.
STABAN en tanta estimación las bulas antiguas en tiempo de
los Romanos (como escribe Macrobio, y pondera Carolo
Sigonio) que sus muchachos eran juzgados por ínfimos, si no
traían la Toga Pretexta, y una Bula en el pecho, que era la señal de ser
hijos de nobles y Patricios; a diferencia de los plebeyos. Refiere
también Asconio Pediano, traer los que triunfaban sobre el carro por
insignia una Bula que llamaban Áurea; como por claro testimonio de
la virtud y valor que había mostrado en la guerra contra los
enemigos. Y así las Bulas se usaron en todos tiempos, y acerca de
todas naciones, sólo para testificar por las mismas lo que quisieron
declarar Príncipes o Repúblicas. Mas en nuestros tiempos son las
Bulas aquellas letras Pontificias en que se concede algún beneficio o
indulgencia o exempción, o usufrutos, regresos, y privilegios: o las
con que se deroga, o se inhibe, o se fulmina excomunión, o se pone
entredicho, como se puede ver en el Bulario que anda impreso.
Conócense por verdaderas y reales (según nota Panormitano) cuando
se considera el modo del dictar, las firmas y rasgos acostumbrados,
los puntos que se suelen hacer; el sello cabal por todas partes; la
verdadera latinidad: y ajustando escritura con escritura, mirar si el
pergamino está raído, o limpio, o si (por ejemplo) los Obispos y
Cardenales son llamados Hermanos, y los inferiores hijos: y en fin, si
tienen todas las condiciones de las Bulas, y la forma con que se suelen
despachar en la Corte Romana: porque no las teniendo, quedan sus
falsarios descomulgados por la Iglesia. Valen comunamente tanto
cuanto suena la letra; y si hay algo dudoso, se debe recorrer al
Pontífice a quien sólo toca la declaración de su mente. Las de los
Emperadores son llamadas antes Patentes, Edictos, y Privilegios, que
Bulas, no obstante tengan también éstas su forma particular, y
acostumbrados sellos por quien se conocen.
Es virtuosa profesión la de las Bulas, y se reduce a los Cánones,
teniendo el mismo objeto y fin, casi en todo, como los Decretos de los
Sumos Pontífices registrados por Gracián. Y el que se aplica a esta
noticia, sabe muchas cosas que llegan a sus oídos a modo de nuevas.
Mas hoy se frecuenta poco tal estudio, por la demasiada pereza de
ingenios, inclinados antes a placeres que a sagradas letras. Y si bien
los Teólogos gastan algún tiempo en Concilios, y mucho en estudios
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
197
Escolásticos, no por eso deja de ser la ocupación de las Bulas
merecedora de toda estimación; por contener moralidades Cristianas,
píos monitorios, consejos saludables, y santas determinaciones, tanto
más dignas de ser veneradas, cuanto menos atendidas de los que
tienen más obligación de saberlas.
Anotación sobre el XIX discurso.
De la Bula que los Pretéxtatos traían en el pecho en tiempo de los
Romanos, y de su causa, trata sucintamente Alejandro de Alejandro,
lib. 2 de sus días Geniales, cap. 19. Y en el lib. 5, cap. 18, pone la
forma de la misma Bula; y cómo la dejaban colgada en una fiesta
solene ya pasada la puericia en memoria de los Lares. También
declara en el mismo lib. 2, haber Tarquino Prisco adornado a su hijo
con la primera Bula, por quien fue usada entre los Romanos. De la
Bula hace también una anotación Julio Barbarana, 1 parte de su
Oficina, tit. 24, in verbo Bula.
198
E
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los profesores de secretos.
Discurso XX.
L secreto (como dice Cardano) es una cosa escura y velada,
cuya razón deja de ser notoria a todos, reteniendo en sí algunos
seminarios de invención, con que facilitan los especulativos el
camino de hallar cuanto desean. Divide este autor el secreto en tres
géneros: al uno llama incógnito aunque después haya de salir a luz; al
otro conocido de pocos, y así de grande estima: al tercero conocido de
muchos mas sin evidente causa. Dice más, consistir algunos secretos
en sola contemplación, deleitando solamente la ciencia, como saber
las cosas ocultas de Dios, y la sustancia de los cielos. Otros están
puestos en la contemplación, mas pueden reducirse a otra útilmente,
como las virtudes de piedras y plantas. Otros consisten en la
operación solamente, como la separación de los metales, las
distilaciones, y el hacer colores. Algunos son llamados grandes
secretos, como el del curar peste. Algunos medianos, como el del
quitar la cuartana. Otros tienen nombre de perfetos, porque siempre
ofrecen el efeto deseado. Unos se verifican más veces, y otros menos,
como los que curan el mal de piedra, que raras veces sanan al
paciente, respeto de los muchos impedimentos que le molestan.
Algunos son de grande gasto; algunos de mediano, algunos casi de
ninguno. Otros constan de cosas que se hallan en todas partes, y otros
de las que con dificultad se pueden haber. Algunos nacen de las
acciones, como de hacer que suene por sí un instrumento; y algunos
de aparencias, como de tropelías. Son todos los secretos tanto más
dignos de estima, cuanto más perfetos, más breves y fáciles. Esta
facilidad consiste en tres puntos: en tomar pocas cosas, en hacer poco
gasto, y en obrar presto. El modo de hallar varios secretos pende
primero de la especulación del entendimiento, bien cursado en cosas
escuras y profundas; de la intención de las mismas, con reducir un
símil a otro; siendo menester para todo buena fortuna porque tal vez
suceden acaso particulares milagrosos. Quiere Cardano, que quien se
pone a inquirir los secretos, observe tres cosas. La primera, que
experimente muchos particulares diversos entre sí, si bien todos
enderezados a un fin, como podrecer o corromper muchos animales,
y yerbas entre estiércol de caballo, y ver si desto se puede sacar algún
notable compuesto. La segunda, saber las cosas que pueden
aprovechar, que son comúnmente seis: la generación, como fomentar
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
199
en la tierra; la preparación, como en el enjerto; la putrefación, como
en el estiércol; la separación, como en el fuego; la purgación: y en
último lugar, la operación de las manos, con que las cosas se pulen y
juntan. La tercera, que sepa a qué fin quiere le sirvan, como para
medicina del cuerpo, para la del ánimo, para ornamento, para
ganancia, para mostrar que sabe, o para engañar; cosa aborrecida de
virtuosos. Las condiciones de los buenos secretos son; que sean
ciertos, que traigan provecho, que no ofendan la conciencia, que sean
de cosas vendibles con facilidad; que no sean de larga espera; que no
intervenga trabajo intolerable, y finalmente que consistan en ejercicio
propio de hombre noble. Otras muchas cosas dice el Cardano,
tocantes a secretos, dignos más de un largo tratado, que de un
limitado discurso como éste. Los secretos de los supersticiosos, son
como el que pone Plinio, queriendo los Magos, que para sanar de la
cuartana, se junte y ate el estiércol de Gata con uña de Buho, y para
que no vuelva, no se quite hasta el seteno. También el otro casi creído
del vulgo, que comiendo uno nueve días continuos liebre, venga a
quedar por estremo gracioso. Y aquel que atándose en un brazo el
diente de la parte derecha del hocico de la Hiena, todos los tiros que
dispara quien le trae, van a dar en el blanco destinado. Asimismo,
que los que traen dentro del zapato la lengua de la misma Hiena,
estorban los ladridos de los perros; y que los pelos de su hocico,
llegados a los labios de mujer, tienen virtud para hacer que ame.
Añade Plinio (hablando siempre de oídas) y en trae encima la estrema
parte de la tripa mayor del propio animal, está seguro de injusticia de
Príncipes y Magistrados, y tiene feliz suceso en demandas, juicios y
pleitos. También, que un pedazo de su calavera atada al brazo
izquierdo tiene tanta fuerza para las cosas de amor, que si alguno
mira sola una vez a alguna mujer, es luego seguido della. Pero la más
disparatada de todas es, que hecho ceniza el pie izquierdo del
Camaleón, juntamente con la yerba llamada del mismo nombre, y
haciendo ungüento de ambos, se forman pellas, que puestas en un
vaso de madera hacer caminar invisible al que las lleva. Demás, que
mezclando los intestinos, y estiércol del mismo (si bien este animal no
come cosa alguna) con orina de Jimia, aplaca el aborrecimiento de
todo mortal enemigo, deteniéndose también con la cola del propio
animal las corrientes de los ríos, y la furia de las aguas. De tales
secretos vanos, y dignos de risa, está lleno el libro de Beleno, autor
antiquísimo. Asimismo con el nombre de Hérmetes, se halla otro
tratado sobre el caminar invisible, donde con ungüento de hormiga
200
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
quiere el referido autor hacer ver sobre los orbes, y esconder la propia
forma a los ojos de cualquiera, con la junta de algunos caracteres
diabólicos. Mas todos éstos son padres de embelecos, y más
mentirosos que ellos los Alquimistas, y Distiladores, que prometen
cosas exquisitas, hallándose siempre en la salida algún impedimento
o falta. Esto baste, para que los lectores estén advertidos en no dejarse
engañar tan fácilmente, porque de la Oficina destos secretos y sus
profesores, sale más humo que sustancia.
Anotación sobre el XX discurso.
En la profesión de los secretos trabajaron Plinio, Alberto Magno,
Rogerio Vacón, Gerónimo Cardano, Juan Baptista Porta, Don Alejo
Piamontés, Cornelio Agripa, Gerónimo Rusceli, Isabel Cortés (cuyo
nombre se tiene por falsificado juntamente con el de Don Alejo) el
Fioravante, Antonio Mizaldo, Levinio Lemnio, el Paracelso, Jacobo
Vuequero, y otros, entre quien se recitan muchos que tienen más de
superstición que de verdad.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
201
De los Simplicistas y Herbolarios.
Discurso XXII.
R
EFIEREN antiguos autores haber sido Orfeo el primero que
escribió con diligencia de las yerbas, de quien tuvo origen la
utilísima profesión de los Herbolarios. Tras él sucedió Museo
insigne autor, y de allí a mucho Pomponio, liberto de Pompeo, que
tradujo en lengua Latina los libros de Mitrídates de la naturaleza de
las yerbas. Hubo otros después que trataron por extenso dellas, como
Plinio, Serapión, Teofrasto, Galeno, Dioscórides, Avicena y otros. Mas
pareciendo haber fenecido en cierto modo este conocimiento de
yerbas y simples, hallándose los trabajos de Griegos, Latinos, y
Árabes, sepultados del todo, resucitaron por los modernos dándoles
vida las obras de Ruelio Amato Portugués, las de Hermolao Bárbaro,
de Brasabola, de Adamo, de Leonicelo, y Matiolo, que aprendiendo
infinitas cosas de Lucas Guino Senés, Príncipe (sin contradición) en la
ciencia de los simples, comentó con gran loa suya la obra de
Dioscórides, famoso en esta disciplina. Luis Anguilara discurrió
también en compendio sobre este género de cosas curiosas. De las
yerbas y simples que nacen en la India de Oriente, escribió por
estremo bien García de Horta Lusitano. Las que produce la parte
Occidental (llamada hoy Mundo nuevo) teje en historia tan útil como
curiosa, el Doctor Monardis: y porque se cuentan muchos simples
antes entre plantas que entre yerbas, será a propósito para su
particular conocimiento ver a Andrés Cisalpino que escribió diez y
seis libros ingeniosos, a a Juan Belón, y a Juan Monhemo que
compusieron sobre la misma materia tratados exquisitos y raros. Es
de notar en nuestro intento, que atribuye Homero (según Plinio) la
gloria de las yerbas a Egipto; y así hablando Diódoro Siculo de lo
mismo dice:
Dejando se apaciente el ganado por la tierra inculta, halla tal abundancia
de yerba, que las ovejas paren dos veces al año, y en él rinden otras dos
los blancos vellones.
Esquilo (también en Plinio) loa y encomienda mucho la virtud de las
yerbas que produce Italia. Ovidio, celebra las del río Arcis, y las de
Epiro. De las venenosas abunda el monte Cáucaso, y la Scitia, según
Claudiano. También son copiosas dellas las islas de Iberia y Colcos
202
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
según Horacio. Hállanse también en el Ponto y Tesalia, grandísima
cantidad, según Virgilio y Tibulo.
No es menos notable lo que Plinio escribe de algunos que hallaron
yerbas particulares, como Hércules la Heracleón; Mercurio, la Moli;
Melampo, el Melampodión; Teucro, el Teucrión; el Rey Gencio, la
Genciana; Lisímaco, la Lisimaquia; el Rey Juba, el Euforbio; los
Traces, la Isquemón; los Betones la Betónica; Servilio Demócrate la
Ibérida, que es el mastuerzo; las golondrinas, la Celidonia; los perros,
la Canaria y así de otros. Deben advertir los Herbolarios la singular
diferencia de todas yerbas. Éstas dividen en naturales, en remotas, y
en inciertas, por no estar aún bien conocidas. Las naturales o propias
son silvestres, o domésticas; y las silvestres de tierra o agua, salada, o
dulce. Las de agua salada o marítima, son las ovas, la coralina, el
coral blanco, negro, y rojo; el tripolio, la briónica, o nueza blanca, el
oleandro; y deste género serán también las yerbas que nascen en los
escollos, o riberas del mar, como el hinojo marino, el camaleón negro
y blanco, las adormideras, el alipo, el eringio marino, el beleño
amarillo, la yerbamora, el titimalo, y el dendroides; que son especies
de titimalo; en Castilla, lechetrezna, y también el peplio. Las yerbas
de agua dulce corriente, son el gorgo, el gorgolestro, osío, cresción,
balsamita, o berros, el erino, la farfara, o uña de asno. Las de lagunas,
como la ninfea blanca y negra, el potamogeto, la colocasia o haba
Egipcia, arroz, heliotropio menor, hidropiper, y trébol acuático. Las
de pantanos, como el junco, mazasorda, cola de caballo, juncia,
espadaña, esparganio, acelga silvestre, milefolio, scordio; acederas,
esfondilio, y lenticularía. Y así las de lugares húmedos, de márgenes
de fosos, y riberas de ríos, como el batraquio, o yerba bellida, el apio,
la lisimaquia, la celidonia menor, la verbena, quinquefolio, llantén,
galega, estrella, culantrillo de pozo, potenciana, y provenza. O las de
lugares secos, o cascajos, como el vítice, o agnocasto, heliocrisio, o
amaranto, amelo y botrí, corriendo todas éstas debajo la división de
las acuáticas. Las de tierras silvestres, se dividen en raíces y yerbas
que se van agarrando a malezas, árboles o espinos; o se tienden por el
suelo en otras que producen flores y frutos; en las de breñas; de
valles, de campos, de montes, de riscos, de bosques, y cultura. Entre
las raíces de yerbas se comprehenden, las criadillas de tierra, el
Agárico de Galeno y Dioscórides, llamado hongo; los hongos, o jetas,
marrubios, y otros deste género, entre quien se pueden contar las
plantas bulbosas; la cebolla albarrana, el pancracio, el ajo, y puerro
silvestre; las doroncias, la angélica (delicadísima raíz) los gamones y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
203
espinacas silvestres. Entre las yerbas que se agarran, se contienen la
vid blanca, o nueza; la calabaza silvestre, los fasoles Turquescos, la
cuscuta, cabellos, o flores del tomillo, el tamaro, o balsamina, vid
negra, la madreselva, la smilace, o zarza, la corregüela, o altabaquillo,
los lúpulos, y otras. Entre las yerbas que nacen sobre otras, o sobre
árboles, se comprehenden el epitimo, el epitimbro, el epistebe, el
visco, el musco o vello de encinas, el polipodio, la líquena o
pulmonaria. Entre las yerbas espinosas, se contienen la espina real, la
cicerbita, sonco, o sarralla, el acanto silvestre, el rusco, la taragoncia,
el cardo corredor, el azafrán morisco, la sabina, el cardón, el cardo
mayor y menor, el cardo santo, el cardo de santa María, la carlina o
camaleón blanco, y otras. Las remotas se tienen en consideración, o
por la raíz, o por el tronco, o por los frutos o zumos. Por la raíz, como
la galanga, el acoro, cardamomo, o grano del Paraíso, la espiga nardo,
el nardo montano, el ruipóntico, el ruibarbo Indiano, el dauco
Crético, el ben, o avellana Indiana, el turbit, la China, la surnaga de
África, y otras así. Por el tronco, el cinamomo, el cálamo, la
cañafístola. Por los frutos y zumos, como el higo, el cubebas, el
cardomomo, el opoponaco, el glaucio, el galbano, el amoníaco, el
estoraque, y otros.
Hay otras forasteras, que no por sola la raíz, ni por sólo el fruto o
zumo, sino por otros particulares traen de remotas tierras, como el
jengibre, el dictamo de Creta y el falso, el apio rizo, el ajenjio serifio,
el santónico el Póntico, el onite, el panaz Ascrepio, el perejil
Macedónico, el verbasco Etiópico, el tauro Alejandrino, los cantuesos
estranjeros, el esquinanto, y el asafétida, que es goma. Entre las
yerbas inciertas, y no conocidas de nosotros, ponen el bubo, la otona
o clavel de India, el telefio, el poterio, el acantio, o yerba gigántea, el
sisón o chiribía, el falangio, el epimedio, el papavero espúmeo, el
tripolio, la poligola, la británica, el circio, el solatro, o yerbamora, el
crisógono, y otras sin número. Mas porque se ponen muchos simples
entre las plantas, es menester que el buen simplicista tenga general
noticia y conocimiento de todas las plantas y árboles que se puedan
nombrar. Divídense los árboles en silvestres siempre verdes, como el
abeto, tarai, pino, enebro, aliso, ecio, yerba de víbora, el acebo, la
murta, la yedra y otros. O en silvestres sin hojas, como la higuera y
vid campesina, el serval, roble, encina, haya, salce, nogal, fresno,
olmo, plátano, álamo blanco, sauco, cañas, espina blanca, las
maguillas, el crespino, el rosal silvestre. O en domésticos siempre
verdes, como oliva, palma, laurel, cedros, limones, naranjos, ciprés,
204
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
higuera, y terebinto. O en domésticos deshojados, como la vid, el
manzano, el pero, el moral, el durazno, el arberquigo, el ciruelo, el
cerezo, el avellano, el almendro, el castaño, el fístico, o alfosigo. O en
árboles forasteros como el ébano, mirabolanos, casia, nuez moscada,
nuez de India, nuez vómito, el sicomoro, la benaga, la licópside, y
todas las especies de ortigas. Entre las yerbas que se estienden por la
tierra, se comprehenden, la grama, la rubia, panaz heracleta, yerba
estrella silvestre, la mandrágora, falaride, glaucio, poligano,
escolopendria o doradilla, lengua de buey, helecho, dictamo,
coloquintida, emionite, paroniquia y arianto. Entre las yerbas que
producen flores o frutos, se comprehenden el orégano, el ligustro o
alfena, la espinaca silvestre, el siler montano, el cimino, o comino, el
apio de monte, o pantano, el esmirnio silvestre, o apio Macedónico, la
ferola, o cañaheja, el serapino, el heliocrisio, la cicuta, el mil hojas, la
cicutaria, y otras.
Entre las yerbas pedregosas, se comprehenden el romero, la
salsifrasia, la parietaria, la siempreviva, el culantrillo de pozo, la
escolopendría, la raíz Rodia, y otros. Las yerbas que nacen alrededor
de las ciudades, en murallas y cercas, son el verbasco, o gordolobo, la
malva, el malvalisco, la ortiga, la celidonia, el eboro sauco pequeño, la
blataria, la bursa pastoris, el moronio, la aristoloquia, la espuela de
Caballero, la agrimonia, el beleño, la bardana, el cohombro silvestre,
el cardoncillo, la dragontea, la Betónica, el mastranzo, el basilisco
silvestre, la ruda, la artemisa, el geranio o pico de cigüeña, el pie de
palomino, la manzanilla, la yerbamora mayor o menor, el espárrago
silvestre, de quien muchas están puestas arriba. Entre las yerbas del
campo pongo la grama, las fresas, el trébol, el dauco, el lirio silvestre,
la consolida, la eufragia, el barbaso, la estrella de Atenas, la
centáurea, la serpentaria, el meliloto, la agrimonia, el brótano macho,
la mir, o tamariz, la oreja de ratón, sin otras. Entre las yerbas de
monte pongo la centaura mayor, la mandrágora, la genciana, el panaz
heracleo, la rubia menor, el mazerón, el eléboro, la ruda silvestre, la
polemonia, y otras. Las yerbas de bosque son la bonifacia, el helecho,
la dragontea, la pulmonaria, el centón, la valeriana, el polipodio la
bacara, las violetas, y otras en gran número. Las yerbas de cultura,
que se ven por los campos y por las viñas, son el culantro, el jacinto,
la ruda, la manzanilla, las adormideras, el clinopodio, el feno Griego
o alholnas, la avena silvestre, o Jolio, la exula redonda, el fumus
terrae, el hinojo. Las yerbas domésticas, o son de campo, o son de
huerta. Las de campo, o son de comer, o no; las de comer, como el
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
205
trigo, la cebada, el centeno, el arroz, la espalta, el mijo, el panizo, las
habas, los fasoles, los altramuces, los garbanzos, las lentejas, y cosas
tales. Las que no se comen son el lino, cáñamo, algodón, y otras. Entre
las yerbas de huerta se hallan los nabos, rábanos, cenorias, chiribías,
espinacas, cebollas, ajos, puerros, berzas, y toda la república
verduleril; la mayorana, la violeta, el jacinto; el jazmín, cohombros,
melones, cardos, alcachofas, mostaza, y otras que se hallarán en
Matiolo.
No han faltado singulares escritores, que por celebrar la profesión
de herbolarios y simplicistas, loaron con particulares tratados la
virtud de las yerbas, como Temisón Médico que compuso un libro en
alabanza del llanten: Juba; que con particular volumen celebró el
Euforbio: Erasistrato, que escribió singularmente sobre la lisimaquia,
Icesio Médico, que alabó en una obra la yerba llamada Anonis:
Hesíodo y Museo engrandecieron la yerba Polión. Fania Físico ilustró
con un libro la ortiga: Asclepíades celebró la manzanilla. Dioscórides
ensalza sobremanera la artemisa, llamándola muchos madre de las
yerbas. Homero tuvo por loable la yerba moli, a quien, como dije,
halló Mercurio. Plinio encomienda mucho una a quien llama
Dodecateón, que bebida en agua dice, sana todas las enfermedades: y
asimismo la malva silvestre, cuya virtud refieren algunos ser tanta,
que si alguno bebiese media copa de su zumo, se hallaría lejos de
toda suerte de enfermedad. Crisipo en un volumen particular escribió
las alabanzas de las coles; de quien (como refiere Catón) usaron los
Romanos casi seiscientos años en lugar de medicina. Baptista Fulgoso
encomienda por estremo una yerba que tiene las raíces de color de
sangre, y luce de noche; nace en Judea cerca de la ciudad de
Maquerún, en el valle llamado Bravo; y cura las personas lisiadas de
espíritus. Marción Griego escribió particulares alabanzas del rosal.
Diocle encarece en un libro la excelencia del nabo, sin otros que en
diversas obras trataron con curiosidad de otras yerbas. Últimamente
lo que se puede decir del arte del herbolario y simplicista es, ser muy
necesaria y útil para todos: porque ella tiene en sí no poco de la
ciencia medicinal, y se hacen con su virtud, pruebas que tal vez dejan
admirados a los propios médicos; si bien contrarios, y opuestos por la
mayor parte a los desta profesión. Conviene a los mismos sobre todo
saber los lugares donde nacen los simples, rigiéndose por lo que
hemos dicho. Demás han menester conocer en qué tiempo están las
yerbas en su mayor virtud, y entonces recogerlas y guardarlas, para
ponerse servir dellas en tiempos que no se hallen sobre la tierra. Rige
206
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
y fomenta las yerbas la virtud de los Planetas, según los Astrólogos.
Así el heliotropio está sujeto al sol, causa de que se coja cuando está
en León; porque entonces tiene mayor virtud. La Luna predomina a
la Lunaria; Marte a la Esquila, y así en otras. Por eso conviene saber
cuándo los Planetas dominan, y en qué signo se hallan, porque las
cosas superiores gobiernan las inferiores. Sobre todo ha menester el
simplicista conocer la virtud y calidad de todos los simples, como el
cardo santo, la carlina, la agrimonia, la coralina, todas milagrosas
contra lombrices: la laureola, la soldanela, el tártago, los saucos, y el
eléboro, que tomadas por la boca provocan vómito: las rosas, el sen,
el rabárbaro, el aloes, la escamonea, la coloquíntida, y el turbit, que
hacen evacuar, la zarzaparrilla, el leño santo, la china, que hacen
sudar aquí bebe su decocción: el hipericón, el milefolio, el cardo
santo, la betónica, sueldan las heridas, puestas encima dellas: la
celidonia, el hinojo y ruda, sanan los ojos de toda enfermedad: la
genciana y carlina quitan los dolores del cuerpo: la yerbabuena es a
propósito para el estómago, y contra la cuartana: la laureola, sana la
sarna: y así discurriendo por todas las suertes de yerbas. Quien
quisiere saber más, lea las referidas obras; y también las de Francisco
Calzolari Veronés, con la de Próspero Borguericio, sin las de otros
modernos, que trataron por extenso desta facultad.
Anotación sobre el XXII discurso.
Quien quisiere ver un breve y curioso tratado de las yerbas, lea el
libro 29 de Juan Tomás Frigio, intitulado de Herbis Botanologia. Mas
para su cumplido conocimiento, no es menester apartarse de los que
en el antecedente discurso están puestos: y fuera de los alegados,
véase sobre las yerbas y plantas Leonardo Fucsio, y Dodoneo.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
207
De los Geómetras, Medidores, o
Alarifes, y pesadores.
Discurso XXIII.
E
RA tenida en tanto entre los antiguos esta facultad, que en las
escuelas de Platón se lee estaba sobre las puertas aquel
precepto,
No entre el que ignorare la Geometría.
Ésta (según afirma Alfarabio) nació entre los Egipcios por la
confusión del Nilo, que inundando tal vez con grandísimo desorden
su terreno, les puso en necesidad de dividir los términos, y de señalar
los confines, por vía de esta ciencia, a quien Filón Hebreo llamó
Princesa y madre de todas las disciplinas; Celio, principio, y basa de
todas las ciencias Matemáticas; y Francisco Patricio, ayuda y socorro
de todas artes. De aquí es escribir Platón, levantar la geometría el
ánimo a la verdad; preparar el conocimiento a la Filosofía, y
aprovechar mucho al arte militar, para poner el Real, para ocupar
puestos, para recoger y dividir las tropas, y para las máquinas que los
Capitanes y soldados suelen usar en la guerra. Marsilio Ficino enseña
ser la proporción geométrica, necesaria para la justicia distributiva, y
para todos los actos que comúnmente intervienen en una República.
Quintiliano tiene por opinión, ser necesaria, y provechosa a todas
edades; a los muchachos para avivar sus ingenios, y a los demás para
que aprendan los números y formas. Juan Ludovico Vivaldo la
ensalza tanto, que osa decir ser por estremo conveniente para
cualquier Teólogo, sucediendo muchas veces en la Escritura, hacerse
mención de sus medidas, como en Esaías:
Él sólo midió las aguas con su diestra; él pesó los cielos con su palma; él
ajustó con tres dedos la máquina de la tierra, etc.
Y de nuevo:
Mi mano fundó la tierra y mi diestra midió los cielos.
Y en la Sabiduría:
Todo lo dispuso Dios con número, peso, y medida.
Es aprobada por las leyes Civiles, como se vee en el Código, y
Lucas de Pena Jurisconsulto es de opinión se puedan apremiar los
208
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
hombres a aprenderla, siendo provechosa en todas cosas, y de mucha
consideración, así para ricos como para pobres artífices. Esta ciencia
tiene más loa que las otras tres, comprehendidas en el número de
Matemáticas, porque habiendo grandes contiendas entre las sectas de
casi todas las disciplinas, todos los geómetras en toda parte
concuerdan en uno, ni jamás sobre la facultad se halla entre ellos
algún debate, porque aunque disputan de los puntos, de las líneas y
de las superficies, si se pueden dividir o no; en lo demás concuerdan,
ni difieren en dotrina o preceptos; antes se esfuerzan para exceder el
uno al otro, con nuevas y más sutiles invenciones. Con todo eso
ningún geómetra halló hasta ahora la verdadera cuadratura del
círculo, que es lo mismo que dar una línea recta, de igual valor a otra
circular propuesta: aunque Arquímedes Siracusano pensase haber
hallado tales puntos; y lo mismo muchos después dél, hasta estos
tiempos, como Juan de Monterregio, Nicolás Cusano, Oroncio Fineo,
y Josefo Escalígero, que compusieron libros y tratados de la
cuadratura del círculo. Mas en cierto modo se alentaron todos en
vano, no obstante parezca hayan dicho cosas semejantes a la verdad,
respeto de ser tal su ambición, que jamás se aquietan con los
preceptos dados en esta materia. Viniendo a sus alabanzas, es cierto
habría sido sin esta ciencia, engañosa la Arquitectura, la Matemática
en todo ciega, y muerta la Cosmografía: porque la Arquitectura traza
con ella todas las plantas de los edificios, y las reparte según el
arbitrio del Arquitecto, poniéndolas en dibujo, mirando lo grueso de
las murallas, la latitud, y alteza de las puertas y ventanas, la
circunferencia del edificio, la proporción de las cornisas, la distancia
de los cubiertos, y otras cosas necesarias. También el Matemático no
podría sin ella medir la altura, las circunferencias de las materias, la
dependencia de los montes, la caída de las aguas, el medir por
paralelos, y otras cosas diversas pertenecientes a la misma. No podría
sin ésta el Cosmógrafo tantear el mar, menos la circunferencia de
muchas islas; ni enderezar las lineaciones en las cartas de navegar, ni
medir la tierra, ni dividir las regiones; y en suma no podría hacer
algunas de las vistosas divisiones que hoy se descubren, en especial
en las tablas que tan bién delineó Ptolomeo.
Síguese pues ser la Geometría, maestra de casi todas artes,
sirviendo con sus medidas a Matemáticos, Arquitectos, diestros en
armas, Cosmógrafos, artífices, metalarios, carpinteros, pintores,
escultores, agricultores, soldados, y otras gentes. A ésta dan crecido
honor todos sus famosos profesores como los que hubo en todos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
209
tiempos. Entre todos fue sin duda el primero Arquímedes Siracusano,
de quien se lee haber formado con tanto magisterio un cielo de vidrio,
que en él se comprehendían clarísimamente los movimientos de
todos los Planetas, y las revoluciones de todas las esferas celestes.
Arquitas Tarentino formó después con razones geométricas una
paloma de madera con tal maestría, que se levantaba por sí en alto, y
volaba. Y el mismo (según Diógenes) fue el primer Expositor de las
Matemáticas, hallando el cubo geométrico. Dicearco Siculo, oyente de
Aristóteles (según Plinio) fue tras éste quien tuvo cuidado de medir
los más altos montes de la tierra, con que halló que en el monte Pelión
de altura 1250 pasos con la razón del perpendículo. Después Eudoxio
Nidio (que fue el primero que escribió razones de Geometría) enseñó
las demostraciones difíciles por el sentido, y ejemplos de
instrumentos, siendo reprehendido por Platón, respeto de haber
quitado la gravedad y dignidad a la Geometría, escureciendo por
aquel camino la Teórica. De Dionisio nobilísimo Geómetra recita el
fabuloso Plinio, haber hallado sus parientes en su sepulcro una carta
escrita en su nombre a los del mundo, donde contaba, haber llegado
desde la sepultura al más bajo centro de la tierra, y haberla hallado
cuanto a medida de 42000 estadios. Léense también los nombres de
otros muchos Geómetras antiguos, como Scilace Cariandeno,
Euclides, Hipia, Eleo, Eratóstenes, Proclo, Teón, Nicéforo, Isacio,
Boeto, Teodoro Cireneo, Leodamonte Tasio, Eupompo Macedón. Y
entre modernos Francisco Sansovino, Nicolás de Cortivo, Federico
Comendino, Cristóbal Clavio, David Origano, Antonio Magino,
Ticobrahe, Guido Baldo, Pedro Nuñez, Juan Baptista Labaña, Julián y
Julio César, padre y hijo, Ferrosino, el Doctor Juan Arias de Loyola,
Diego Pérez de Mesa, Gerónimo Muñoz, Gabriel de Santana, el
Doctor Zamora, sin otros.
Por ser esta facultad tan virtuosa y de tanto ingenio la siguen
pocos. Conociendo su importancia se lee por orden de su Majestad
públicamente en Madrid. Tiene hoy su cátedra con salario de
ochocientos ducados el Doctor Juan Cedillo Díaz, versadísimo en
Matemáticas. Sucedió al insigne Andrés García de Céspedes, grande
inquiridor desta ciencia, sobre que compuso no pocos volúmenes; si
bien imprimió solos dos; uno de instrumentos Geométricos, y otro de
navegación. Entre los Caballeros, que inclinados a este estudio le
abrazan con agudeza y cuidado, haciéndose cada día más eminentes
en él, son los Don Franciscos Garnicas, padre y hijo, sujetos en quien
se cifra toda virtud; supuesto, entre otras muchas partes y dotes, que
210
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
los hacen amables, la comodidad de hacienda que suele a menudo
distraer los ánimos, y estragar las costumbres, sirve en ambos
ejemplarmente de crecer resplandores a su lustre natural, con
admiración y loa de cuantos los conocen. Geometría suena tan sólo
medida de la tierra, supuesto no consiste tal arte en otra cosa, que en
las puras dimensiones, halladas (según Plinio) por Filón Argivo, o
(según Aulo Gelio) por Palamedes; así como la Arismética trata
también de números solamente. La misma pues considera los
lineamientos, las formas, los espacios, las grandezas, los cuerpos, las
medidas, los pesos, los ingenios de órganos, y de instrumentos
artificiosos de Arquitectura o guerra; como arietes, testudines,
cunículos, catapultas, escorpiones, exostras, sambucas, escalas,
torreones movibles, helípoles, galeras, puentes, puertos, carretas de
ruedas, guindaletas, grúas, y otros instrumentos de levantar. Sin
éstos, todas las cosas que son compuestas de peso, agua, espíritu,
nervios, o cuerdas, como relojes, molinos, instrumentos para dar
placer y maravilla como son las bolas que saltan de por sí, y el otro
animal (de quien dice Policiano) que mientras era cortado en la mesa,
bebía y representaba los movimientos, y hablaba como si estuviera
vivo. Con semejante maestría, dice Mercurio haber hecho los Egipcios
simulacros de dioses, a fin de que caminasen y formasen voz distinta.
O la Geometría consta en particular (según opinión de Herón) de
líneas rectas, o curvas, a quien añadió Polonio la mista, y se parte en
conocedora y agente. Pertenece a la conocedora el punto y línea con
sus diversidades, como línea curva, flexible, recta, y de las rectas, la
perpendicular, la plana, las paralelas; después el ángulo con sus
especies, como Curvilinio, Rectilinio. Y el de los rectilínios, el recto, el
agudo, él obtuso y misto. Item la superficie y sus maneras, como no
plana y plana; y con la plana, la curvilínea, la cuadrilátera, como el
cuadrado, cuadrángulo, rombo, romboide, paralelogramos, y
trapecios. Tras ésta, la figura con sus diversas calidades, como el
círculo, y junto la circunferencia el centro, el diámetro, el semicírculo:
y del semicírculo, la porción menor o mayor, y el sector, el triángulo
con sus diversidades; que como se sabe, fueron llamados por los
antiguos, Equilátero, Isóceles, Escaleno, Ortogonio, Ambligonio,
Oxigonio: y tras esto el multilátero con sus varias maneras, como el
pentágono, exágono, eptágono, octágono, nonágono, y decágono etc.
Y después el cuerpo sólido, como el cubo, paralelepípedo, el prisma
con sus diferencias: y aquí entra la pirámide, y sus formas, triangular,
cuadrangular, pentagonal, con otras así: el cono, el celindro, la esfera
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
211
y esferoide. De las figuras hace larga mención Galeno, y más dilatada
Euclides, Marciano Capela, Arquímedes, y Eutoquio Ascalonita en
sus Comentos sobre el mismo Euclides, Juan Vegelino Hialpotonense,
Carlo Bobilio, Sebastián Serlio y otros. A las figuras pertenecen las
formas de los campos, y sus divisiones, de quien trata Eginio, Julio
Frontino, Macometo Bagdedino; con Agenio Urbico, y Comendino
sus comentadores. Mas a la otra especie llamada Agente, tocan los
instrumentos divididos en absolutos, medidas, y pesos. Con los
absolutos está la vara del geómetra, la sexta, la escuadra, el
arquipéndola, el plomo, la regla, el estil, y para la dimensión de los
intervalos, se obra el astrolabio, el ánulo astronómico, el radio
astronómico, o el báculo; la vara o medida, por quien son llamados
medidores, o alarifes, de cuyos instrumentos nacen tres especies de
medidas: la primera, llamada Altimetría que mide las alturas: la
segunda, Planimetría, que mide la longitud y latitud: la tercera,
Esterometría, que mide longitud, latitud y profundidad.
Del astrolabio, de sus partes y uso, se hallan casi infinitos autores,
pero los más insignes son Estoflerino, Rodulfo Batingio Frisio, Juan
de Rojas, Jacobo Quebelio en la declaración del astrolabio. De los
anillos fabricados a semejanza de esfera plana, como astrolabio,
escribieron Beusardo, Gema Frisio, Juan Briander, Boneto Hebreo,
Brucardo Mitobio, Oroncio Fineo, Juan de Monterregio. Del radio
astronómico, compuso un libro Gema Frisio. De la vara, que fue un
instrumento de diez pies, con que se medía entre los Griegos, y
Romanos, no sé quién trate en particular, por ser instrumento algo
bajo, basta que Cicerón llama al medidor en Latín Decempedator:
haciendo mención de la vara Varrón y Columela. Los Hebreos usaron
al instrumento llamándole Rana, que suena en Latín Arundo, como se
saca de Ezequiel. En vez désta tuvieron los Persas el Funículo
llamado Chebel por los Hebreos, como se colige del Psalmo,
Divisit illis terran in funiculo distributionis.
Con los Geómetras se numeran ansimismo todos los medidores y
pesadores, porque de la geometría nacen todas las especies de
medidas y pesos, de quien trataron exprofeso muchos autores
antiguos y modernos, como Diódoro Siculo (si bien no se halla su
libro de los pesos Griegos) Galeno en un librillo de los pesos de
licores que se ponen dentro de los Medicamentos; Bolusio Meciano
insigne Jurisconsulto, Renio Fanio, Prisciano Cesariense, Hermolao
Bárbaro Veneciano, Ángelo Policiano, Budeo, Alciato, Jorge Vala,
Roberto Cenal, Leonardo Porto Vicentino, sin los que la trataron de
212
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
paso, como Marco Varrón, Plinio, Columela, Marco Catón, y
Herodoto. Escriben largo Isidoro, Celso, Ateneo, Julio Barbarana,
Esconer, Pedro Gregorio, Juan Ravisio y otros, de cuyas obras se
puede recoger el verdadero conocimiento de todas medidas y pesos
así de Romanos como de Griegos. Mas cuanto a pesos,
acostumbramos llamar ahora las cantidades comunes grano,
escrúpulo, carácter, dragma, media onza, una onza, dos onzas, hasta
diez y seis, de una libra hasta veinte y cinco, que hacen una arroba, y
de allí hasta cien libras, que hacen un quintal; y según diversas
Provincias, otros géneros de pesos. Los instrumentos son balanzas,
con sus partes, como el trabuquillo, la lengüeta, el marco, libras,
onzas, escrúpulos, etc., o romanas con sus cadenas, garfio, plomada,
cuarterones, y libras, por menudo, o en grueso. Dejo ahora los pesos
Áticos, Corintios, Lacoónicos, Egineos, Euboicos, Hipoyátricos, de
quien trata Jorge Agrícola. No quiero nombrar las minas, los óbolos,
semióbolos, hereolos, scriptolos. sextercios, talentos, y otros pesos,
remitiendo el lector a las obras perfetas de los referidos autores. Las
medidas son de dos especies, o distersas, o cápitas. Las distersas son
la milla, estadio, acto, mínimo, cuadrado, duplicado. Tras éstos el
nivel para saber conducir las aguas, el varal, la caña, el paso, el brazo,
el codo, el pie, el palmo, la cuarta, el pecho, la onza, el dedo, la media
onza, el cuadrante, dragma, escrúpulo, óbolo, medio óbolo, silecua,
punto, minuto, y momento. Mas las medidas cápite son de granos, o
licor: por las de granos entiendo las de sal, harina, ceniza, y otras no
líquidas como cahíz, carga, media carga, hanega, media, celemín y el
medio, etc. Las de licor son cuba, cántaro, azumbre, media, cuartillo y
medio cuartillo y otras. Dejo las medidas, así Latinas como Griegas,
de onzas, dedos, palmos, pies, spitamos, pasos geométricos, cúbitos,
cálamos, pérticas, pletros, climos, atos, cuadrados, estadios, millas,
dólicos, deucos, parasangos, esqueños, y estahímos: también las de
metreras, ciatos, cotil, sextarios, quínices, coes, urnas, buartarios,
acetábulos; sin otras, porque se hallan por extenso en los referidos
autores, con las alegaciones de los que antes trataron desto: a quien se
añade el Ruscelo que en el principio de sus anotaciones sobre
Ptolomeo, habla de las medidas para medir la tierra, y de todos se
puede recoger lo más importante, sin demasiada fatiga, respeto de
estar bien ordenados aunque no fáciles en la explicación de tantas
medidas como refieren.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
213
Anotación sobre el XXIII discurso.
Proclo manifiesta el origen de la Geometría sobre el 2 libro de
Euclides c. 4, mientras dice, que tuvo la Geometría origen del medir
los campos, y que se halló primero entre los Egipcios por las
inundaciones del Nilo. Fue Tales el primero que la trujo a Grecia. La
opinión de la misma declara Bejarión Cardenal en el Calumniador de
Platón donde dice:
Ninguno se puede llamar docto sin el conocimiento de la Geometría.
Así Francisco Patricio en el 2 de Regno, capit. 14, afirma ser ésta más
conveniente a los Reyes y Príncipes, que la Arismética. Eustacio
declara su objeto en el 6 de la Ética, capit. 8, afirmando ejercitarse la
Geometría y Astrología, acerca de la grandeza, si bien en diferente
modo, como la Arismética, y Música acerca de los números. Desta
disciplina dice algunas curiosidades Ángelo Policiano en su
Panepistemón, que se pueden ver, como también Vuequero, de
secretos Geométricos, sin muchas cosas dignas de ser notadas, que
pone Celio Rodiginio; lib. 4 del Patricio moderno, para declaración de
infinitas proposiciones desta ciencia.
214
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Teólogos en universal, y en
particular de escolásticos, y
Escriturarios, de intérpretes,
Expositores, Comentadores, o
Glosadores de la Sagrada Escritura, y
otros libros.
Discurso XXIV.
N
O discurriré aquí de la Teología de los Fenicios, que creyó ser
principio de todas las cosas el aire tenebroso y espiritual; o
aquel caos confuso y falto de luz, pensando naciesen los
hombres de un viento llamado Colpia, y de una llama dicha Baau,
con otras mil torpes fábulas que vanamente mezcla Tauto, y junto con
él Filón Biblio, Epides, Fercides, y Zoroastes Mago, para mostrar la
antigüedad de los misterios Fenicios, a quien dan en sus obras sumo
crédito. No hablaré de la Teología de los Egipcios, que cuentan haber
sido primero los hombres producidos en Egipto, así por la templanza
del cielo, como por el Nilo, favorable a tal produción, afirmando
haber sido los dioses hombres mortales, que mediante la virtud
consiguieron la inmortalidad; por lo que consagraron víctimas a la
antigua Isis junto con Osiris, Tifón, y Dionisio, según declara Orfeo
en sus misterios. Tampoco trataré de la Teología de los Griegos, que
aplicó toda cosa a Cadmo hijo de Agenor, de quien quiere tuviesen
origen y genealogía sus dioses y diosas, con mil estrañas fantasías de
Ninfas, Musas, Baco, Sileno, Alcmena, Hércules, Euristea, Esculapio,
y Apolo. Menos apuntaré la de los Atlánticos, que cuentan haber sido
su primer Rey Celio, a quien atribuyen cuarenta y cinco hijos, parte
de quien dicen haber parido Opis castísima mujer; y también dos
hijas Basilia y Cibeles, por otro nombre llamada Pandora, con otras
infinitas vanidades ridiculosas. Menos diré la de los Frigios, que
aplican su antigüedad a Meonio autor de muchos dioses, delirando
sobre Atides, Marsia, Hiperio, Maya, Ceres, Vesta, Saturno, Atlante,
todos bien referidos por Evemero Histórico, por Homero, por
Hesíodo, y por Orfeo, más fabulosos que misteriosos en sus
invenciones.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
215
Tendré en silencio los ocultos misterios de los Gentiles tan
celebrados por el mismo Orfeo, y por Heráclito, contra quien como
locos errores arguye Clemente Alejandrino, Lactancio Firmiano en
muchos lugares, y Eusebio Cesariense; hasta el divino Platón entre los
mismos Gentiles los reprobó doctamente llamando fabulosas las
genealogías de los dioses, a quien dieron tanto crédito los antiguos. Y
Dionisio Halicarnaseo refiriendo los hechos de Rómulo, cuenta haber
tenido el mismo, por cosas inútiles, indignas, y fabulosas, las que los
antiguos soñaron de los dioses, como (por ejemplo) que a Celio
cortasen sus hijos los genitales, que Saturno matase su progenie, que
Júpiter desterrase al padre en el Reino Tartáreo; que Dionisio como
embriagado bacanal, anduviese desnudo con los pámpanos en la
frente; que Proserpina aullase dentro de las ondas Estigias; que
Neptuno se quejase por amor de las Nereidas, y otras cosas a esta
traza, no menos indignas de oír, que de relatar. Pasaré sin tocar los
yerros de los Arcades, entre quien era castigado con muerte quien
osase nombrar a su dios Demorgón. Por eso Lucano introduce a
Erigón hechicera, dando voces que estaba abierta la boca del Infierno,
para tragar al que temerariamente le nombrase. De mejor gana callaré
los errores de los Atenienses, que adoraron a cierto Egeo,
desesperado que se despeñó en la mar; y Edipo, que mató
injustamente a su padre Layo. Los de los Asirios, que adoraron a
Adonis, torpe hijo de Mirra, peor que él, pues se aficionó de su
mismo padre. Los de los Asiáticos, que adoraron a Medea Maga,
homicida del hermano, sacrílega y adúltera, que por invidia hizo con
bruto incendio morir a Creusa. Los de los Babilonios, que adoraron la
estatua de Belo, a quien ponían tantos manjares cada día, cuantos
bastaran para mil hombres. Los de Busírides, pueblos de la Libia, que
adoraron por dios a Busiris, a quien sacrificaban todos los peregrinos
y viandantes que pasaban por su región. Los de Chipre, que adoraron
por dios a la deshonesta Venus, madre de todas las sensualidades y
vicios. Los de los Indios del Reino de Bahar que adoraron (según
Marcio Veneto) al Buey. Los de Mauritanos que (según Pomponio
Mela) tuvieron por dioses a los Faunos, y los Sátiros, que dice
Rabano, ser ciertos hombrecillos con nariz corva, y cuernos en la
frente como cabras. Los de Romanos antiguos, cuyas deidades fueron
Flora meretriz, Proteo monstruo, la Fiebre, el Esterquilino, Príapo, la
Vitula, Bubona, Cloacina, y hasta el dios Momo, que era el peor que
se fingía haber entre los dioses. Dejo finalmente aparte los errores
cometidos; como los Délficos que adoraron al lobo; los Samios a la
216
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
oveja; los Argivos, a la sierpe; los Tenedios, a la vaca preñada; los
Alanos, al dragón; los Egipcios, al áspid, al cocodrilo, al ajo, y a la
cebolla; los Tebanos, a la comadreja; los Ambracios, a la leona; los
Sirios, a la paloma; los Romanos, al ganso; los Tasilos, a la cigüeña;
los Lacedemonios, que dedicaron templo al dios Arroz, y al dios
Temor, los Insulanos de Siene que veneraron algunos peces, llamados
Fares: los de la Isla Meotis que adoraron a otros llamados Oxiringos;
los de Cádiz que tuvieron por dios a la vejez corporal, y últimamente
los Trogloditas (según Plinio) que adoraron por dios a las tortugas
marinas.
Hablaré pues sólo de la Cristiana Teología honesta, santa,
religiosa, devota, fiel, que por todas partes espira verdad y vida en
todos sus secuaces y cultores. Es ésta moralmente significada en el
Génesis, por aquella fuente que subía desde la tierra deleitosa, y
regaba la universal superficie de la misma; porque todo el universo
estuvo y está lleno de la suavidad y dulzura de la vida de Cristo,
según el dicho del Profeta:
Por todos los términos de la tierra se oyó y esparció el sonido de sus
palabras,
habiéndola abrazado todas las partes del mundo, y los pueblos más
fieros, y más idólatras: cuanto más los que tenían en sí alguna centella
de culto divino y religioso. En los Cantares viene asimilada a los
dulces pechos, mejores que el vino; y olorosos como preciosos
ungüentos; siendo al gusto interior admirablemente sabrosa, y
despidiendo por toda parte fragancias de singular devoción; por
manera que se vuelve amable y cara a todos los fervorosos de su
amor. En los Proverbios se ensalza por la felicidad, y vida del
Cristiano, exclamando con aquellas palabras:
El que me hallare conseguirá vida, y sacará salud del Señor.
Lo mismo Cristo en San Juan, diciendo:
Quien cree en los ríos, de su vientre brotarán aguas vivas.
Y San Augustín sobre aquel verso del Psalmo: Bórrense del libro de los
vivientes, etc. dice con claridad ser la noticia de Dios el libro de la vida
que predestinó para la gloria, etc. Por eso el Dante entendió (no sin
consideración misteriosa) nuestra Teología por aquella Beatriz que de
esfera en esfera le llevó hasta el trono de Dios, como muestra en
aquellos versos, cuyo principio es:
Aquí vi mi querida tan alegre.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
217
La dignidad y grandeza particular desta sagrada y divina
Teología se descubre de muchas partes; como de su origen, de su
pureza, y certeza, del fruto, del fin, de la materia, del objeto, y de su
principal sujeto. Del origen; porque ella le tiene de la luz divina,
produciendo (como dicen los Teólogos) la Teología sólo objeto
sobrenatural, sin que la pueda recibir potencia, que deje de estar
ilustrada sobrenaturalmente. De la pureza y certeza, porque las otras
ciencias abundan de mil yerros, insertos y mezclados en sus
proposiciones; mas esta soberana facultad tiene sus principios
certísimos. Estos son los Artículos de la Fe, fundados sobre la luz
divina y natural, que es sobre la Sabiduría increada, que no puede
errar, por ser Dios suma verdad, y enseñar todas sus cosas con la
misma. Y el Profeta dice, ser la verdad el principio de sus palabras,
estando las otras ciencias apoyadas sobre la luz de la razón natural,
que se puede engañar fácilmente, como afirma el Angélico Doctor.
Del fruto, porque ella sola suple el oficio de las otras ciencias;
supuesto enseña agudamente por medio de la Lógica el mejor y más
cierto modo de discurrir; por la Física, las causas de las cosas, y sus
verdaderas causalidades; por la Medicina, los remedios del alma, que
son sumamente saludables, y de diferente importancia que los del
cuerpo; por la Ley, los Mandamientos de Dios, en cuyo tenor consiste
toda la perfeción del hombre; por la Ética, cuál sea el sumo bien, y el
que con todas veras debe seguir el Cristiano; por la Política, cuál es el
mejor gobierno, y regimiento de sí mismo. Y en suma, esta sola
enseña lo que se debe creer, apetecer, elegir, huir, seguir, comenzar, y
cumplir. Ella es la verdadera luz de todas nuestras acciones, y así está
escrito en el Psalmo:
Tu palabra sirve de luz a mis pasos y caminos.
Y en el Canonical de San Pedro:
Tenéis (se dice) palabras verdaderas y proféticas, a quien será bien
atendáis, pues os servirán como de lumbre resplandeciente entre
tinieblas.
Ella nos encamina brevemente a la verdad y a nuestro fin, que es
Dios. De aquí es llamar San Gerónimo (exponiendo aquel paso del
Eclesiastés al 10:
Será perdición de los necios su fatiga; porque no supieron llegarse a la
ciudad)
218
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
necios y locos a muchos Filósofos, como Platón, Aristóteles, y
Parménides, por no haber con sus ciencias humanas puesto la mira en
este último blanco. Asimismo se descubre su grandeza del fin, que es
sólo la bienaventuranza, a quien se enderezan todas las acciones
desta sagrada ciencia. De la materia del objeto, por ocuparse en cosas
que por su alteza exceden la capacidad del hombre; y por eso es
llamada Reina, y siervas las otras ciencias, diciendo el Profeta con
profundísimo sentido:
Sentose la Reina a tu diestra con vestido recamado de oro, ceñida de
variedad.
Finalmente de su principal sujeto, que es Dios, en cuanto Dios, et sub
ratione deitates suae, según los más verdaderos y sólidos Teólogos:
aunque Alberto Magno quiera sea Dios en cuanto revelación; Egidio,
en cuanto Glorificador; Varrón en cuanto bueno; Enrique de
Gandavo, en cuanto infinito; San Buenaventura, que sea Cristo, en
cuanto contiene dos naturalezas; Hugo de Santo Victore, Cristo, en
cuanto sin otra consideración de contener estas dos naturalezas, que
de no contenerlas; el Linconiense, Cristo en cuanto uno de tres
especies de unidad, como de la hipostática, de la mística, y de la
esencial, atendiendo la esencial a la unidad con el Padre, y con el
Espíritu Santo en una esencia: la mística la unidad del mismo con la
Iglesia; la hipostática la unidad de las dos naturalezas en un
supuesto. También nuestra sagrada Teología es dignísima y
famosísima por el autor que la enseña: porque así como son más
dignas cuanto a Gramática la del Prisciano; cuanto a poesía entre
Latinos la de Virgilio, y entre Griegos la de Homero; cuanto a
Filosofía la de Aristóteles; cuanto a Matemáticas, las de Euclides;
cuanto a Cosmografía, la de Ptolomeo, cuanto a Medicina, la de
Hipócrates; así la más digna Teología es la que enseñó Cristo; porque
en él (como dice San Pablo) están y se hallan todos los tesoros de la
ciencia y sabiduría de Dios. Por eso dijo a los Apóstoles en San Lucas:
Yo os daré lengua y sabiduría, a quien no podrán resistir todos vuestros
adversarios.
Finalmente adquiere esta sagrada ciencia perfeción de dignidad por
los famosos que la siguen; como son Patriarcas, Profetas, Apóstoles,
Mártires, Confesores, y Vírgenes; habiendo tenido con ella todos los
hombres santos un vínculo indisoluble.
La misma se halla dividida en escolástica y escritural. La
escolástica es la que con fuertes argumentos, con razones
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
219
demonstrativas, con cuestiones sutiles, con acuerdos silogismos, y
con invencibles pruebas disputa contra infieles y herejes todas las
proposiciones más importantes de nuestra Fe; como, de la Trinidad,
de la omnipotencia de Dios, de su sabiduría, presciencia, de
predestinación, del libre albedrío, de la gracia, de la justificación del
pecado, de los méritos, de las penas, del lugar del Purgatorio, de los
Sacramentos, de los artículos de la Fe, y otros tales. Sobre ésta
escribieron muchas obras infinitos Doctores de la Iglesia, como el
Maestro de las sentencias, que fue el primero en describirla en cuatro
libros, Alejandro de Ales, Enrique de Gandavo, Santo Tomás de
Aquino, Alberto Magno, el sutilísimo Scoto, Ricardo de Mediavilla, el
Divino San Buenaventura, Hugo de Santo Víctor, Pedro Aureolo,
Ocán, Egidio Romano, Durando, Gaetano, Capreolo, Guilielmo
Parisiense, Juan Bacon, Nicolao Gorrán, Juan Niober, Guilielmo
Pepino, Agustín de Ancona, Alano Rupense, y Dionisio Cartusiano.
Así como España se ha mostrado siempre fecunda madre de
valerosos soldados y Capitanes, que con las armas defendieron la
Iglesia y Religión Católica; así también de doctísimos varones, cuyas
plumas eruditas fueron en todo tiempo sus fortísimos baluartes; tales
son las de Osio, Osorio, Arias Montano, Torquemada, Pinto, Barradas
Maldonado, Toledo, Ribera, Del Río, Pineda, Cervantes, Gomesio,
Viegas, Morales, Acosta, Martínez, Stunica, Vázquez, Salmerón, León
de Castro, Osorio Junior, Sánchez, Suárez, Prado, Alcázar,
Villalpando, sin otros muchos Doctores excelentísimos así positivos
como escolásticos.
La Teología escritural, que consiste en la pura interpretación y
exposición de la misma Escritura, según sus cuatro sentidos
principales, literal, moral, tropológico, y anagógico, viene a ser
diferente en parte de la escolástica. Désta trataré al presente según
sus principios, porque (como dice San Ambrosio) se han de buscar los
de todas las cosas, para que se pueda poseer mejor su noticia. Su
conocimiento pues procedió de la inspiración y revelación divina,
hecha por Dios en la ley antigua, mientras dijo a Moisén:
Parte, que yo te hablaré al oído, y te enseñaré lo que hubieres de decir.
O en Jeremías:
No ves cómo aplique mis palabras a tu boca, etc.
Y en la nueva ley dada por Cristo a todos los hombres; según está
escrito en San Mateo:
220
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Ninguno conoció al hijo sino el Padre, ni al Padre sino el Hijo, y aquel a
quien el Hijo se le quisiere revelar.
También se derivó de la tradición de los Apóstoles, de los santos
Padres, y Doctores Eclesiásticos, que consta haber escrito sus obras
por inspiración del Espíritu Santo. De aquí procede afirmar San
Pablo:
El Evangelio que yo predico no nace de mí como de hombre, ni de hombre
le recebí ni aprendí, sino por revelación de Jesucristo.
Esta es la que ahora se llama Biblia, dividida en testamento viejo y
nuevo, que suena libro del Señor (en cuanto contiene sólo los
volúmenes del antiguo testamento) o libro de Vida. Por eso denota
palabra de Dios, o precepto suyo, según el Psalmista; o testamento a
imitación del que se halla cerrado y débil, mientras vive el testador;
porque así la ley antigua (según Lactancio) estuvo enferma, respeto
de que a ninguno llevó jamás a la perfeción, como dice San Pablo: y
fue cerrada por las profecías y figuras que apenas se entendían antes
de la muerte de Cristo, causa de que las expusiese él mismo a los dos
discípulos, que iban a Emaus. O significa instrumento, según San
Augustín, porque por ella (como pondera Juan Driedón) es instruido
cualquiera sobre lo que ha de creer, saber y obrar. Y porque es
auténtica, estando autorizada con escritores dignos de toda prueba, y
señalada con fidedignos testimonios, bien segura de falsedad por
toda parte. O ley divina, o justificación, o testimonio, o juicio, como se
entiende en los Psalmos diversas veces. O canon, o regla, siendo
dechado del vivir Cristiano; y debiéndose probar los documentos de
la Fe y vida Cristiana (según Carbayalo) en la piedra de toque de la
escritura. El gran Teólogo Hugo de Santo Víctor describe la Escritura,
diciendo, ser el libro de la Vida de origen eterno, de esencia
incorpórea, de escritura indeleble, de aspecto deseable, de doctrina
fácil, de ciencia dulce, y de profundidad incomprehensible. Juan
Driedón la difine estrechamente, diciendo, ser sólo palabra del
Espíritu Santo, pronunciada por boca de los Profetas, y Apóstoles,
que por común consentimiento de toda la Iglesia le sucedieron en el
número y orden recebido del sacro canon. Y San Agustín hablando de
Cristo:
Él (dice) que primero por Profetas, después por sí mismo, y al fin por los
Apóstoles, habló cuanto le pareció bastar, ordenó la Escritura, llamada
canónica de soberana autoridad.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
221
Ésta se diferencia en todo de los libros profanos, y Gentílicos: así dijo
San Isidoro:
Bien que los libros de los Gentiles en lo exterior abundan de elocuencia;
por dedentro están vacíos de sabiduría y virtud.
Mas la razones sagradas aunque en lo exterior parecen broncas, en lo
interior resplandecen de sabios misterios. Y en esta conformidad dijo
antes el Apóstol:
Tenemos admirable tesoro en vasos de tierra.
La misma está toda llena de virtud y eficacia, como se puede
conocer, parte de su verdadero uso, que consiste tanto en su propio
sentido y entendimiento racional (como dice San Gerónimo) cuanto
en el ejercicio o perfección de la voluntad, a quien mirando San Pablo,
afirmó:
No se justificarían en la presencia de Dios los que oyesen la ley sino los
que obrasen;
parte de los efetos inumerables que produce, entre quien referiré
algunos: Como el derivarse de la misma la noticia de la divina
voluntad, que causa el temor; el temor la reverencia; la reverencia el
amor; el amor el aborrecimiento del peccado; el aborrecimiento del
pecado la contrición; la contrición la penitencia; la penitencia la
remisión de los pecados; la remisión de los pecados la consolación; la
consolación, la tranquilidad de conciencia, y la tranquilidad de
conciencia la esperanza de la vida eterna, que no confunde, sino que
salva, como dice San Pablo. Parte de los provechos que resultan della,
porque como divinamente inspirada (según dice el mismo San Pablo
a Timoteo) es útil para enseñar las proposiciones divinas, y para
contrastar las falsas, para corregir los vicios, instruyendo al hombre
en el camino de la perfeción. Ésta es por estremo infalible, y cierta,
como se prueba por la dignidad del autor, que fue el Espíritu Santo:
por la antigüedad, porque no se halla escritura más antigua que la
comprehendida en las memorias del antiguo Testamento; el
cumplimiento infalible de todas las cosas que en la misma fueron en
todos tiempos profetizadas, como dice San Augustín: por
consentimiento unánime no sólo de los Escritores, sino de su dotrina,
siempre constante, y en todo conforme, según el mismo; por la
integridad de sus escritores, según Ricardo; por la igualdad y
conveniencia, o racionabilidad, como dicen los Teólogos, no habiendo
cosas más conformes a la razón que amar primero a Dios como a
222
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
supremo bien, y después al prójimo como a nosotros, en cuyos dos
preceptos consiste toda la ley. Por la inconveniencia de los errores,
que contra ella soñaron infieles, y herejes; por el martirio y
persecución de tantos que sufrieron infinitos tormentos y penas, sólo
por la Fe que en la sagrada Escritura se contiene: por las Profecías que
claramente se ven cumplidas: por la virtud y potencia de los milagros
con que la doctrina Cristiana ha sido confirmada en mil modos: por la
autoridad de la Iglesia Católica tantas veces combatida, y jamás
derribada; cuya autoridad es tan grande que dice S. Augustín, no
daría crédito al evangelio, si no le moviese la autoridad de la Iglesia:
por lo que certifican adversarios, o a lo menos ajenos, como Josef
Hebreo, que da amplísimo testimonio de Cristo: las Sibilas que
anunciaron particularmente muchas cosas suyas: hasta Mahoma, que
dice en un capítulo del Alcorán:
A ninguno de los hijos de Adán dejó de tocar Satanás, si no es a Cristo y
a María.
Platón Filósofo Gentil apunta en la Epiménide ser divinísima la
palabra de Dios, por quien son hechas todas las cosas, afirmando lo
mismo en la epístola de Dionisio. Refiere Ético Filósofo, haber sido
hallada en el sepulcro de Platón una lámina de oro sobre su pecho,
donde estaba escrito:
Creo en Jesucristo, que ha de nacer de una Virgen, que ha de padecer por
el género humano, y ha de resucitar al tercero día.
Mercurio Trimegisto (según San Augustín) confiesa notablemente la
verdad de la religión Cristiana. Plotino (como refiere Eusebio)
certifica, ser el Hijo engendrado del Padre eterno, como lo
confesamos los Cristianos. Numenio Filósofo anuncia casi la venida
de Cristo en su libro sexto de Bono. Calcidio Filósofo confiesa la
venerable y santa historia de la estrella de los Magos en la venida de
Dios a la tierra. Albumasar sapientísimo Astrólogo y Filósofo (según
la interpretación de Hermano) dice las palabras siguientes muy
conformes a nuestra Fe:
Ascendió en la primera faz de Virgo una doncella llamada en lengua
Pérsica sedios Derzama, a quien interpretan los Árabes Cenedefa, que
entre nosotros suena Virgen limpia, la cual tiene un niño en la mano, y
le da leche, llamando al niño Jesús.
Tiberio Emperador quiso (según Suetonio) poner a Cristo en el
número de los dioses. Adriano le erigió templos, según Julio
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
223
Capitolino. Severo en su sagrario hacía todas las mañanas oración
delante de una estatua suya. Apolo (según Lactancio) consultado de
la calidad de Cristo, respondió, era sabio sobre todos, y poderoso
hacedor de milagros. Finalmente esta ciencia escriptural es certísima
por su perseverancia; porque
Nec Iota unum, aut unus apex praeteribit alege, donec omnia fiant,
como está escrito en San Mateo. Es tan digna de recomendación, que
ninguna más, comprehendiendo en sí dignidad grandísima,
autoridad inmensa, admirable provecho, y elocuencia maravillosa.
De la dignidad escribe el Psalmista:
Las palabras del Señor palabras castas; plata examinada en fuego, siete
veces purgada de tierra.
Y en otro lugar:
Mucho más deseables que el oro y piedras preciosas, y mucho más dulces
que la miel y el panal.
De su autoridad está también escrito en los Psalmos:
Todos tus mandamientos son verdad.
Y San Augustín:
Oh Señor, verdadera es esta tu Escritura, porque tú que eres fuente de
toda verdad, la publicaste.
De su provecho está escrito en los Psalmos,
El bien sobre millones de oro y plata es para mí, oh Señor, la ley de tu
boca. Ella es la luz de mis pasos y caminos, etc. La declaración de tus
siervos ilustra y da entendimiento a los mínimos. Abundan de toda paz
los que aman tu ley, y se hallan libres de cualquier escándalo.
Y San Gerónimo:
La palabra de Dios es copiosísima de todos deleites. Todo lo que pudieres
desear hallarás en la palabra divina.
De su elocuencia hablan con extensión S. Agustín, y Santes Pagnino.
Mas quien quisiere saber cosas más dilatadas desta ciencia escritural,
no se aparte del mismo Santes Pagnino, de los opúsculos de S.
Buenaventura, de las tablas de Pedro Aureolo, de las de Jorge Edero,
y Miguel de Medina. Expónenla sus intérpretes lícitamente; porque
(como escribe San Pablo) el Señor demás de sus Apóstoles, Profetas y
Evangelistas, señaló también Doctores, para que interpretasen sus
224
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
sagrados libros. Y esto con mucha razón, siendo tan necesaria la
interpretación de la Escritura, así por su vario sentido en parábolas,
en figuras, en enigmas, y en tropos, de quien está llena (según dice
Epifanio) como por huir las herejías, causa principal de que se
introdujesen semejantes exposiciones, como certifican San Agustín, y
Vicencio Lirinense. La Escritura tiene, según los Doctores, dos
significaciones; una de las palabras; o propias, como cuando se toman
en el mismo modo que suenan; por ejemplo, el pan por el que se
come, y no por el pan de Gracia, o por el santísimo Sacramento; o
translatas, como si el referido pan se tomase en otra significación que
de pan real. La otra es de las cosas que se muestran por palabras
figuradas, como en aquel paso de San Juan: Ego sum vitis, etc., no sólo
en aquellos nombres de vid, labrador y sarmientos, sino en las
mismas cosas se contienen significaciones misteriosas y raras. Varios
Autores apuntan variamente los géneros de interpretaciones, porque
San Gerónimo señala tres, la primera historial; la segunda
tropológica, y la última espiritual. Hugo de Santo Víctor pone otras
tres, diciendo,
En el refectorio de la Sagrada Escritura se hallan tres mesas, Historial,
Mística y Moral.
La primera (prosigue el mismo) conviene a los simples: la segunda a
los doctos; la tercera a entrambos. La primera ministra manjar grueso,
la segunda más delicado, la tercera más dulce. La primera contiene el
sabor de los ejemplos, la segunda el de los misterios, la tercera el de
las costumbres. La primera alimenta con milagros; la segunda, con
figuras; la tercera con palabras. San Agustín pone cuatro, Historial,
cuando se dice haber sucedido la cosa divina o humanamente;
Alegórica, cuando se entienden los dichos figuradamente; Anagógica,
cuando se muestra la conveniencia del nuevo y viejo Testamento;
Etiológica, cuando se muestra por qué causa una cosa es dicha, o
hecha, como cuando Cristo en San Mateo, prohibió el repudio de la
mujer (excepto en el adulterio) exponiendo la causa, porque tal libelo
se concedió a los Judíos, como:
Moisés os le permitió por la dureza de vuestro corazón.
Otros proponen seis; Literal, cuando se procede con leer algún paso
asido a la fuerza de la letra, concordando las escrituras, y según el
orden de las palabras, exponiendo una letra por otra, sacando algún
sentido por etimologías, por propiedades, por razón de vocablos, y
cosas así: Moral, cuando se aplica lo escrito a lo particular del alma, y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
225
obras de la justicia: Tropológica, cuando por diversas figuras se
adaptan las palabras a los secretos de la Iglesia: Anagógica, cuando se
aplica todo a los misterios de la gloria de Dios, y a la contemplación
de la vida celestial: Típica, cuando se refieren las cosas a las
mudanzas del tiempo, y Reinos, y a las restituciones de los siglos, en
que fueron excelentes Cirilo, Metodio, y entre modernos, Fray
Gerónimo Sabonarola: Física, o natural, cuando las fuerzas y virtudes
de todo el universo sensible, de toda la naturaleza, y de la fábrica
mundana, se buscan dentro de las sagradas letras, y en éste fue
excelente el Rabino Simeón; y Benjoaquín, que escribió un gran
volumen sobre el Levítico, en que examinando la naturaleza de todas
las cosas, muestra agudamente como Moisén según la conveniencia
del mundo tríplice, y la naturaleza de las cosas, ordenó el Arca, el
Tabernáculo, los vasos, los vestidos, las ceremonias, los sacrificios, y
los otros ministerios para aplacar a Dios, y para purificar al hombre,
imagen de todo esto.
Estos pues son los seis famosos sentidos de las Sagradas letras,
cuyos autores son llamados Teólogos, debajo el nombre de
Comentadores, Intérpretes, y Expositores. Deste género fueron
Dionisio, Orígenes, Policarpo, Eusebio, Tertuliano, Ireneo,
Nacianceno, Basilio, Crisóstomo, Atanasio, Damasceno, Lactancio,
Hilario, Cipriano, Gerónimo, Agustino, Gregorio, Rufino, León,
Casiano, Bernardo, Anselmo, y otros infinitos de memoria ilustre y
famosa. Mas quien quisiere ver más por menudo la dotrina destas
interpretaciones, y sentidos de la Escritura, y en especial el uso de las
alegorías, acuda a Laurencio de Villavicencio, y a la Biblioteca de
Fray Sixto.
A éstos perteneció, y pertenece el interpretar la Sagrada Escritura
contra la opinión del hereje que supone sea lícito a cada uno
exponerla a su modo, teniendo lo contrario San Agustín cuando dice:
¿Quien mediocremente entendido no alcanzará deberse desear la
interpretación de las sagradas letras de los que profesan ser Doctores en
ella?
y en el Eclesiástico está escrito:
No se te olvide la narración de los ancianos, que ellos aprendieron de sus
padres, y de los mismos debes tú aprender todo sentido, y dar respuesta
en tiempo de necesidad.
También pertenece a la misma Iglesia Católica, porque (según San
Agustín) con la razón que es creída de nosotros, cuando dice ser ésta,
226
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
o aquélla escritura divina; con la misma conviene creerla, cuando
dijere ser éste, o aquél sentido verdadero, y propio de la Sagrada
Escritura. Sin esto dice Orígenes, deberse creer solamente aquella
verdad, que en nada discordare, y se apartare de la Eclesiástica
tradición. Y San Agustín,
En la interpretación (dice) de la Sagrada Escritura, aunque no se pueda
decir cosa que no sea muy buena; con todo se ha de elegir lo que frecuenta
y sigue toda la Iglesia, o casi toda.
Quien quisiere saber mejor las reglas de interpretarla, lea el libro de
Regulis del Ticoni, que escribió contra Donatistas. San Agustín en el
libro segundo de Doctrina Cristiana, Juan de Hofmeistero, Francisco
Ruiz, Santes Pagnino en el libro de las alegorías, Jorge Edero en la
segunda parte de sus Economías. También toca a la Iglesia declarar la
Biblia, porque la Escritura divina (como dice San Juan Crisóstomo)
ninguna cosa trata acaso, o con temeridad, sino toda sílaba, todo
punto suyo tiene oculto en sí un tesoro. Mas en razón de sus
intérpretes se ha de notar en especial dos sentencias, una de Clemente
que dice:
Si bien se hallan muchas palabras en las divinas letras que se pueden
traer al sentido que cualquiera libremente presumiere; no conviene se
haga, porque el extrínseco y literal no se adultere y haga ajeno y estraño;
ni basta confirmarle con cualquier autoridad de la Escritura, sino sacar
de la misma el sentido verdadero.
La otra del Concilio Tridentino, donde se determina, que
Ninguno fiado en su capacidad sobre cosas de fe y costumbres,
pertenecientes a la edificación de la Doctrina Cristiana, tuerza, violente,
o traiga a su modo la Sagrada Escritura; ni la ose interpretar contra lo
que tuvo y tiene la Santa Madre Iglesia, a quien toca juzgar del
verdadero sentido de las divinas letras, ni contra el común parecer de los
Padres; aunque semejante interpretación haya de salir jamás en público.
Los que a esto contravinieren, sean declarados por los ordinarios, y
castigados con las penas que estableció el Pontífice Juan.
Finalmente, los que en general hacen el oficio de Comentadores, o
Expositores, deben guardarse sumamente, no tocar en la letra de los
autores, no adulterar los textos, no pasar por mayor por su verdadera
intención, no hacer que digan lo que jamás tuvieron en el
pensamiento; no morder en sus glosas los Escritores que comentan;
no pasar la letra de un punto; no evitar cualquier estudio por hallar la
verdadera etimología y propiedad de vocablos, porque huyendo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
227
estos estremos viciosos, harán muchas veces sobre un texto de plomo,
un comento de oro. Particularmente, es de advertir sobre la Escritura,
que se tienen diversos métodos para exponerla, y declararla, porque
se puede transportar, como hicieron San Gerónimo, Agustín Obispo
Nebiense, Santes Pagnino; y los setenta y dos Intérpretes, Águila,
Simaco, Teodoción, Isidoro Mónaco, y otros, que distinguieron los
Códigos, y ejemplares, quien en tetraple, quien en exaple, quien en
octaple, como declara bien Fray Sixto. O se puede usar el método
estigmático, o puntuario, con quien tiene semejanza la prosódica
exposición de la divina Escritura entre los Griegos; o el método
silábico, como son las Concordancias de la Biblia, recogidas por Hugo
Cardenal, y por Conrado Albestadio Monje; o la partición de los
capítulos de la Sagrada Escritura, o el Compendio, y Epítome,
seguido en la Biblia de Aurelio, Casiodoro, y Ricardo de Santo Víctor;
o el método exceptorio, seguido por Melitón Obispo, por Cipriano,
Beda, Eusebio, Taciano Alejandrino, y Amonio; o la Exposición
Notoríaca, declarada por Epifanio, Estratónico, Suídas, Isidoro: o la
Profética, en que fueron excelentes Gerónimo, Melitón Sardo,
Metodio mártir, Joaquín Abad, Proclo Arzobispo de Constantinopla,
y Fr. Gerónimo Sabonarola: o la paráfrasis, seguida por Gregorio
Neocesariense Obispo entre Griegos; Onchelo, Ionata, y Josef entre
Hebreos, que parafrasearon todo el Testamento viejo; y por Francisco
Titelmán, y Reinerio Snoygodamo entre Latinos: o el Método Léxico,
o Vocabulario seguido por San Gerónimo, por Santes Pagnino, por
Pedro Bercorio, Marco Ulmense, Andrés Placo, Francisco Jiménez
sobre San Pablo, y en otro modo por Claudio Villardo, y Héctor
Pinto, sobre Esaías, y Ezequiel: o la anotación seguida por Bernardino
Guadalo, Nicolás Cineno, Francisco Maronio, y Apolinar, entre
Griegos: por Hugo de San Víctor, y por Anselmo Obispo de León,
entre Latinos: o las glosas, y postilas seguidas por Hugón Carnotense,
y Nicolao de Lira: o los comentos seguidos por S. Gerónimo: o el
método Sciográfico, seguido por Beda, Pedro Apiano, Mateo
Aureogalo, Gerónimo, Eusebio, Alberto Durerio, que dio a luz el tipo
de la torre Babilónica, y por Juan Boteón, que publicó el tipo del arca
de Noé, por Bugardo, por Iludolfo Suchen, Rodolfo Langión: o la
Exposición tabellaria, o colunar, o la enarración distinta en Homilía y
declaración, seguida por San Juan Crisóstomo, Gregorio, Anselmo,
Beda, y otros: o la colación, seguida por Juan Casiano, Zacarías
Obispo, Jacobo Sadoleto, Salonio Obispo de Viena, y por Juan Gerson:
o la meditación seguida por S. Bernardo, San Agustín, y otros: o el
228
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
método Poético, seguido por Apolinar Senior, por Gregorio
Nacianceno, Iubenco Presbítero, Arato Diácono, Eulalio Obispo de
Cinópoli, y Vileramo Obispo: o el método Epistolar, seguido por
Isidoro Peluciota, por San Gerónimo, San Agustín, San Ambrosio, y
Cipriano: o el método inquisitorio, en quien se aventajó sobre todos
San Agustín: o el método Colectáneo, dividido en Rapsodia, dicho
también Estrónica Silegma, y Abreviación, seguida de Procopio
Gazeo, de Euquerio Obispo de León, de Isidoro Hispalense, de
Ecumenio, Teodoro, Beda, Tomás de Aquino, y Luis, Obispo de
Verona, y también de Domínico Nano Albense: de Eudoxia, mujer de
Teodosio Emperador, y de Proba Falconio, mujer de Adelfo
Procónsul de Teofilato de Aymón, y Ruperto Abad: o el método de
Coacervación, seguido por Guillelmo Pepino, por Paterio Secretario
de San Gregorio, por Claudio Casinato Abad, por Alalpo monje,
Guarnerio Parisiense, Alonso Tostado, Tomás Asselbach: o la
exposición Temática, seguida de Filón, y Gregorio Niseno: o el
método Escolástico, seguido de Prudencio, de Musio, de Juliano, de
Euquerio, en un modo, y de diversos en otros: o el método llamado
Pandesia, seguido de San Agustín sobre los tres primeros capítulos
del Génesis. De todos estos métodos se pueden ver los ejemplos
claros en el libro tercero de la Biblioteca en la primera parte.
Anotación sobre el XXIV discurso.
Cuanto a la Teología de los antiguos, quiere Marsilio Ficino en el 4
libro de la Teología Platónica en el capítulo 2, sea derivada de
Zoroastes; y en el libro 17, capítulo 1, pone los nombres de todos los
Teólogos antiguos, que fueron Zoroastes, Mercurio, Trimegisto,
Orfeo, Aglaofremo, Pitágoras, y Platón. La unión que tiene nuestra
Teología con la de los antiguos declara Agustín Steuco en los libros
de Perenni Philosophia, en más lugares. Qué cosa sea la Teología
Parisiense, manifiesta Juan Pico Mirandulano, libro 1 de Studio
Philosophiae, capite 3, diciendo, ser sólo una mezcla, que resulta de
ciencias divinas, y razones naturales. De la Teología Egipcia quiere
Estéfano Convencio en el libro de Ascensu mentis in Deum,
compusiese Aristóteles un libro, y de la misma dice algunas
curiosidades Pedro Crinito, libro 16 de Honesta disciplina, capítulo
20.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
229
De los Filósofos en general, y en
particular de los Físicos, Éticos, o
Morales, Económicos, Políticos,
Consejeros, Secretarios, y Metafísicos.
Discurso XXV.
D
ICE el doctísimo Isidoro ser la Filosofía ciencia probable de
cosas divinas y humanas en cuanto es al hombre posible. En
otro lugar declarando la Etimología deste nombre Filósofo
insinúa, interpretarse por el que ama el incomparable tesoro de la
sabiduría a quien Marco Tulio llama invención de los dioses y Platón
un bien tan grande, que ninguno mayor fue concedido por el cielo a
los hombres, por ser ley de vida, camino de virtud, huida de vicios,
dechado de acciones humanas, luz de nuestras operaciones, maestra
de costumbres, orden de íntimos pensamientos, regla de
entendimiento, espía de cosas elementales; y finalmente la que
contempla los soberanos cielos, y la que (como dice el Platónico
Apuleyo) vuelve al hombre cercano a Dios; antes (hablando con más
conveniencia y propiedad) le hace un dios terreno. Si no pregunto,
¿qué se puede comparar con esta sagrada ciencia? Cuanto a lo
primero, nos abre todos los secretos de naturaleza, nos enseña a vivir
moralmente, disipa los errores, y tinieblas del entendimiento; junta, y
une las diferencias, y discordias públicas, instituye los gobiernos con
singular orden; rige las ciudades con moderada justicia, administra
derechos con admirable sabiduría, da cumplido conocimiento del
primer motor, declara las inteligencias asistentes a las esferas
celestiales, y discurre con fundada razón sobre todo. A todo provee,
reglándolo todo cuidadosamente, de modo, que hace verificar con
certeza la sentencia Socrática, fundada en ser santísima cosa, o que los
Filósofos dominasen, o que los señores filosofasen. Éstos son aquellos
a quien Platón en tantas partes honra con el título de religiosos y
santos; y a quien Pitágoras llama Sofi, que se interpreta Sabidores:
porque como dice Tulio,
¿Hay cosa más deseable, mejor ni más digna que la sabiduría, por quien
los hombres son llamados Filósofos?
230
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Por tanto el que lo es verdaderamente (según San Agustín) se cree ser
perfeto amador del gran Dios que es aquella suma sabiduría por
quien fueron hechas, y ordenadas todas las cosas del mundo. El
nombre de Filósofo es santo, como se colige de Cicerón, y Séneca que
dice a Lucilo:
La Filosofía es cosa santa, y no se puede menospreciar, porque hasta los
pésimos la honran.
¿No fueron los Filósofos los que con sus buenos documentos
ilustraron el mundo, los que desterraron los errores del ciego y
confuso entendimiento, los que alumbraron con la doctrina este caos
tenebroso y escuro, los que purificaron las fantasmas del alma
indeterminables y gruesas, y los que ahuyentaron la noche de la
ignorancia, con su ciencia resplandeciente y luminosa? ¿Qué
maravilla pues que en todo tiempo los estimase el mundo? Por eso
Plinio ensalza con razón a Sócrates Filósofo Griego, por haber sido
vendida una oración suya hecha en favor de un hombre principal, en
veinte talentos, que serían de nuestra moneda doce mil escudos. De
Pompeo se lee, que habiendo llegado a Atenas (después de la guerra
de Mitrídates) fue a visitar a Posidonio Filósofo, que a la sazón se
hallaba en la cama enfermo, y no sólo le honró con su visita, sino que
llegando la puerta de su casa, no quiso entrasen dentro los Litores, ni
otra de las insignias Imperiales, pareciéndole debiesen obedecer
todos los Imperios a la virtud y ciencia. De Dionisio, tirano de
Siracusa, se halla escrito haber ido a recibir a Platón llamado por él, a
quien llevó consigo en una carroza. El Rey Mitrídates tuvo en tanta
estima la Filosofía del mismo Platón, que queriendo erigirle una
estatua célebre, dedicándola a su memoria, buscó a Silón, famoso
artífice, porque resultase en su mayor honra y reputación. A Faleria
(discípulo de Teofrasto) hicieron los Atenienses poner la estatua en
trecientas partes de la ciudad. No fue pequeña gloria la de
Aristóteles, por quien dijo el Rey Filipo alegrarse sumamente, no
tanto con el nacimiento de su hijo Alejandro, cuanto con que fuese en
tiempo que pudiese ser su maestro y preceptor tal Filósofo; por cuyo
amor restauró Alejandro a Stagirita su patria, dándole por el libro que
compuso de los animales (según Ateneo) ochocientos talentos, que
valen de nuestra moneda 480000 escudos. En la guerra de Egipto
hecha por Octaviano Augusto contra Marco Antonio, decía, haber
dejado de asolar a Alejandría, por haberla edificado Alejandro, y por
amor de Arrio Filósofo. Trajano Emperador honró sólo por sus letras
tanto a Dión, que le hacía entrar por el camino en su propio carro: y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
231
del mismo modo le metió por Roma, cuando ceñido de trofeos entró
triunfando, teniéndose en aquellos tiempos por gran honra, y gloria
particular fijar en los estudios las imágenes y retratos de los más
excelentes Filósofos. Fuera desto se lee, haber sido tan estimado
Pitágoras, que le honraron como a semidios los Crotoniatos y
Melapontinos; haciendo un templo de su misma casa. Y como cuenta
Cicerón, tuvo acerca de todos tanta autoridad, que sola su opinión
valía por verdad: y cuando se alegaba su dicho, bastaba sólo decir
Ipse dixit. La filosofía es el mejor remedio de nuestras adversidades y
desventuras. Así preguntado Dionisio (mientras era desterrado y
excluido del Reino) de qué le había servido Platón y su filosofía, se
dice haber respondido sabiamente que de poder sufrir con facilidad
la mudanza de tan gran fortuna. Este es el medicamento de la
enfermedad del ánimo; por eso diciendo uno a Arístipo (casi por
hacer burla) que siempre los Filósofos frecuentaban las puertas de los
ricos, respondió:
También los Médicos frecuentan las de los enfermos.
Si bien otros dicen, haber respondido, que los Filósofos conocen su
necesidad; y que si los ricos conociesen así la suya, frecuentarían
mucho más las puertas de los Sabios. Su gloria pende también de
haber sido seguida por tantos estudiosos, que con varias sectas la
cortejaron, como los Pitagóricos, que (según Isidoro) fueron los
primeros Filósofos del mundo: los Platónicos, Epicuros, Estoicos,
Académicos, Peripatéticos, Gimnosofistas y Cínicos: aunque estos
últimos mancharon mucho con su imprudencia el sagrado nombre de
la filosofía. Ésta (según algunos) tuvo principio por los Bárbaros: de
quien pasó a los Griegos; si bien se dice, haber sido entre Persas los
Magos sus primeros sabios; entre Babilónicos y Asirios los Caldeos;
entre Indios los Gimnosofistas, de cuya secta fue Buda Príncipe según
San Gerónimo; entre Galos los Druidas; entre Fenicios Oco; entre
Tracios, los Samolcios y Orfeo; entre Líbicos, Atlante, que todos
(según Laercio) alcanzaron títulos de sabios, no obstante afirme,
haber tenido la filosofía origen de los Griegos; porque entre ellos
fueron los primeros sabios Museo y Lino, según Eusebio comenzó de
los Hebreos, como casi todas las otras disciplinas.
La filosofía se divide variamente, como ponderan Simplicio, Juan
Gramático, y Eusebio Cesariense, conforme la dotrina de Platón y de
Ático. Son con todo eso estos Filósofos reprehensibles en muchas
cosas. Por eso Platón los llama corruptela de los hombres, por las
sutiles sofisterías en quien tal vez estudian. Eusebio los condena por
232
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la repugnancia de opiniones y sentencias. Lactancio Firmiano
propone deshacer una secta a otra, por establecerse a sí y a sus cosas.
Otros llaman fabulosa a la Filosofía, por haberla profesado los Poetas,
como Prometeo, Lino, Museo, Orfeo y Homero. Esto prueba Plutarco
ser así, con manifiestos indicios; porque todas las sectas de los
Filósofos tuvieron principio de Homero. Aristóteles confiesa haber
sido naturalmente estudioso de fábulas, atribuyéndoles Ateneo la
inclinación de decir mal. Traese también el ejemplo del Socrático
Esquines, que mordió a Critóbolo hijo de Critón, por la austeridad y
rigor de la vida que tenía. Y en la Aspasia, llama necio a Hipónico
hijo de Calia, intitulando adúlteras y engañosas a todas las mujeres
de Jonia. Calia se ríe de Protágoras y Anaxágoras Sofistas. Antístenes
nota a Alcibíades de vinolento, y sumamente sensual, por haberse
echado con madre, hermana y hija, según usanza de persas: Arquelao
desenvaina mil oprobrios contra Gorgias: Arístipo es mordacísimo en
general, abundando en esta forma todos desta costumbre Zoila.
Entre los Filósofos se ofrecen primeramente los Físicos, que
disputan de los principios de naturaleza y cosas naturales.
Naturaleza (según Aristóteles) es un principio de movimiento en la
cosa en que se halla; si bien Galeno la describe más en universal,
diciendo, ser una mente adornada de admirable virtud, que cerca y
revuelve toda cosa. Donde al descubierto toma por Dios la misma
naturaleza. Mas Lucrecio distinguiéndola afirma, tener la naturaleza
de las cosas su nacimiento de la mente Divina, siendo ésta la que
Plotino divide en simple y compuesta, en activa y pasiva. Baste por
ahora decir, que considera el Físico los principios naturales; como
hace Aristóteles en el primero de la Física; las causas naturales, como
en el segundo; el movimiento, y el infinito como en el tercero; el lugar
vacío y el tiempo como en el cuarto; la especie del movimiento, como
en el quinto; el tiempo que mide el movimiento, como en el sexto y
séptimo; el primer motor, como en el octavo. El mismo Físico
considera la materia llamada por los Griegos Hyle, y por los Hebreos
Chomer, que es un fundamento, y un crecimiento de la cosa que nace
della. Asimismo la forma, a quien los Griegos dicen Endelechia, y los
Hebreos Thoal. También la privación, a quien dice el Filósofo
principio por accidente, la generación, y corrupción de las cosas, la
naturaleza de los cielos, del alma, de los animales, de los metales, y
de todas las cosas mistas; la naturaleza de los elementos, y de las
cosas engendradas por ellos, perficionándose todo con el Filosófico
conocimiento. En esta parte fueron excelentes entre Griegos,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
233
Simplicio, Temistio, Alejandro Afrodiseo, Porfirio, Boecio Siriano,
Pselo, Amonio, Filópono, y otros: entre Árabes, Avicena, Algacel, y
Averroes: entre Latinos, Santo Tomás, Scoto, Egidio, Alberto Magno,
Burleo, el Sessa, el Vicomercato, y otros modernos.
Los Filósofos naturales o Físicos, discordaron mucho entre sí, y en
especial sobre tres cosas principales, que son en los principios
naturales, la proposición del mundo, y en el discurrir del alma. El
pleito consiste en lo que toca a los mismos principios naturales, sobre
que está fundada tal ciencia; porque Tales Milesio juzgó haber sido
todas las cosas hechas de las aguas. Anaximandro, su oyente y
sucesor en la Escuela, dijo ser infinitos los principios de las cosas.
Anaxímenes su discípulo, afirmó ser el aire infinito principio de todo.
Hiparco, y Heraclio Efesio, dijeron ser el fuego; y a estos dos se llega
en cierto modo Arquelao Ateniense. Anaxágoras Clazomeno puso
infinitos principios a manera de partecillas confusas, como Átomos, si
bien reducidos a orden por la mente de Dios. Jenófanes dijo ser el uno
toda cosa, y que éste no se movía; Parménides puso por principio al
calor y al frío; Leucipo, Diódoro, y Demócrito al lleno y al vacío;
Pitágoras Samio quiso fuese el número principio de las cosas, a quien
se llega Alcmeón Crotoniate. Empédocles Agrigentino propuso al
pleito, a la amistad, y a los cuatro elementos por principios; Epicuro,
los Átomos, y el vacío; Platón y Sócrates a Dios, las Ideas, y la
materia; Zenón a Dios, la materia y los elementos; Aristóteles, la
materia apetitiva de la forma por privación; los Filósofos de los
Hebreos, la materia, forma, y espíritu: de manera que
Quod capita tot sententiae.
Cuanto al mundo, fueron también varios, porque Tales dijo haber
un mundo, y que éste era hechura de Dios. Empédocles puso otro,
mas dijo ser una pequeña parte del universo. Demócrito y Epicuro al
contrario, esto es haber infinitos, a quien sigue Metrodoro su
discípulo, afirmando ser inumerables, por ser sin numero sus causas,
y que no es menos locura tener en lo universal que haya sólo un
mundo, que nacer sola una espiga en un campo. Anaxágoras hizo
llorar a Alejandro con tantos mundos como suponía, conociendo su
pequeña gloria de que hubiese en tan largo tiempo adquirido con
armas apenas la mitad de uno. Mas Clemente Alejandrino es de
parecer, se entendiesen por mundos, muchas Islas del mar remotas,
no apartándose quizá mucho de muchos sutiles Filósofos, que
propusieron gran número de mundos. Aristóteles, Cicerón, Averroes,
y Jenófanes hablando de la duración del mundo, dijeron que no se
234
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
corrompería jamás, porque (como dice Censorino) no pudiéndose
percebir quién fuese primero engendrado, el huevo, o el pájaro, ni
siendo posible nacer huevo sin pájaro, o pájaro sin huevo, creyeron
fuese este mundo, y el principio y fin de toda cosa, engendrado con
perpetua revolución. Pitágoras, y los Estoicos dijeron que se había de
corromper por su naturaleza. Y esta opinión siguieron Tales,
Hierocles, Avicena, Algacel. Alcmeón, y Filón Hebreo. Platón dijo
haberle fabricado Dios según su ejemplo, y que jamás había de tener
fin. Epicuro al contrario, que se había de acabar. Demócrito dijo, se
había engendrado una vez, y una vez había de perecer para no
volverse a hacer jamás. Empédocles, y Heráclito Efesio afirmaron,
engendrarse y corromperse no sola una vez sido siempre.
Queriendo entender de los mismos alguna cosa tocante al alma, se
hallarán mucho más discordes; porque Crate Mago dice no haber
alma, sino moverse los cuerpos por sí. Otros tuvieron ser el alma un
cuerpo sutilísimo esparcido, y sembrado por el cuerpo material, por
cuya causa dijeron algunos tener calidad de fuego. Fueron desta
opinión Hiparco, y Leucipo, con quien en cierto modo concuerdan los
Stoicos, diciendo ser el alma un espíritu ardiente. Demócrito, espíritu
movible y encendido, mezclado en los átomos. Otros Aire, como
Anaxímenes, Anaxágoras, Diógenes Cínico y Critia, a quien se llega
Varrón, que dice ser aire; mas concebido en la boca, reconcentrado en
el pulmón, templado en el corazón, y esparcido por el cuerpo.
Algunos quisieron fuese de agua, como Hipia: otros de tierra como
Hesíodo, y Pronópides, con quien casi concuerdan Anaximandro y
Tales, ambos ciudadanos Milesios. Algunos quieren sea espíritu
misto de fuego y aire, como Boeto, y Epicuro. Algunos de tierra y
agua, como Jenofonte: algunos de tierra y fuego, como Parménides.
Algunos espíritu sutil, esparcido por el cuerpo, como Hipócrates
Médico. Algunos carne con ejercicio de sentidos, como Asceplíades.
Algunos conexión de cuatro elementos, como Zenón Scítico, y
Diarceo. Por eso dijeron Cleante, Antípatro, y Posidonio, ser calor en
complexión caliente, a quien sigue Galeno. Heráclito Póntíco afirmó
que el alma era luz. Critolao Peripatético, la llamó Quintaesencia, y
Jenócrates, número que se mueve por sí. Dicen los Egipcios, ser cierta
fuerza que pasa en todos los cuerpos. Los Caldeos la tienen por una
virtud sin forma determinada, que recibe en sí todas las estrañas: mas
todos concuerdan en que sea cierta fuerza ágil para moverse, o cierta
armonía sublime de las partes del cuerpo, si bien dependiente de la
naturaleza del mismo cuerpo. Esta opinión sigue en especial
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
235
Aristóteles, llamando al Alma Endelechia, que es perfeción de cuerpo
natural, orgánico, que tiene vida en potencia, cuya perfeción le da
principio de entender, sentir, y moverse. Otros dijeron que era cierta
sustancia divina, toda individua, y toda presente en todo el cuerpo, y
en cada parte; de tal manera producida por el autor, incorpóreo, que
pende la misma de sola la virtud del agente. Desta opinión fueron
Zoroastes, Hérmetes, Orfeo, Aglofemo, Pitágoras, Eumenio, Amonio,
Plutarco, Porfirio, Timeo, Locro, y el divino Platón, que dice, ser una
esencia que se mueve a sí propia, llena de entendimiento. Cicerón y
Séneca dijeron, no poderse saber qué cosa sea. Con no menor dislate
varían entre sí sobre la habitación de la misma: porque Hipócrates
con Hierofilo la ponen en los ventrículos del celebro; Demócrito en
todo el cuerpo; Erasistrato entre las membranas epicránides; Estratón
en el espacio de entre las cejas; Epicuro en todo el pecho: Diógenes en
el ventrículo arteriado del corazón; los Estoicos y Crisipio en todo el
corazón, y en el espacio que hay en su contorno; Empédocles en la
sangre; Platón, Aristóteles, y otros más nobles Filósofos en todo el
cuerpo. De la duración del alma dicen Demócrito y Epicuro que
muere junto con el cuerpo. Pitágoras y Platón afirman su
inmortalidad; y que saliendo del cuerpo, vuela a la naturaleza de su
género. Los Estoicos, siguiendo camino del medio, dicen, que si en
esta vida se hallare el alma postrada, y no se levantare con algunos
dotes, muere cuando el cuerpo; mas si se hubiere adornado de
virtudes heroicas, creen que acompañe la misma las naturalezas que
duran, penetrando las más altas habitaciones y estancias. Aristóteles
por común opinión de los Filósofos está dudoso sobre esto, si bien
parece inclinar mucho a la parte que tiene ser mortal, por ser atraída
de la potencia de la materia. Alejandro Afrodiseo la tiene al
descubierto por mortal. Platón la hace inmortal, y lo mismo nuestros
Teólogos. Averroes alega tener cualquier hombre su propia alma,
aunque mortal, sin negar que sea eterna la mente humana. De donde
se conoce un enredo de opiniones, y un laberinto de sentencias, por
estremo escuro. Dejo otras infinitas locuras que dijeron los físicos
acerca de muchas cosas particulares: como Pirión Eliense, que negó
en todo la generación; Zenón Estoico el movimiento, Eurípides (gran
secuaz de Anaxágoras) y Arquelao Físico, que dijeron haber nacido
los hombres como las yerbas, siendo tan dignos de risa como los
Poetas, que dieron también a entender haber nacido de dientes de
serpientes sembrados. Pitágoras introdujo la transmigración de las
almas. Luciferiano y Apolinar Obispo de Laodicea dijeron como
236
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
herejes, engendrarse un alma de otra, como el cuerpo del cuerpo;
contra quien disputa gallardamente San Gerónimo. Tratando del
terremoto, dijo Anaxágoras ser aire; Empédocles fuego; Demócrito y
Tales, agua, Aristóteles, Teofrasto, y Alberto Magno viento, o vapor
debajo de tierra; Posidonio, Metrodoro, Calístenes, Hiparco, Séneca, y
otros, divididos en diversas parcialidades, dijeron, buscarse en vano
la causa deste efeto. Por eso los antiguos Romanos cuando sentían
temblar la tierra, o cuando venía nueva semejante, mandaban
sacrificar, mas no publicaban a cuál dios; ignorando por cuál deidad
o fuerza temblase la tierra. Hay otras infinitas cosas fantásticas en la
misma filosofía natural, como la Haecceidad de Scoto, el acto
entitativo del mismo, las Ideas Platónicas; la unidad del
entendimiento de Averroes; los tres elementos del Cardano, y tanta
variedad de materias, que nacen de las gruesas fantasías de algunos
Físicos, para cuya especulación remito a sus tratados particulares, por
no ser propia destos discursos.
Síguense los Filósofos Morales o Éticos, que tratan de la
composición de las costumbres loables y honestas, y de las virtudes
del ánimo que son como un camino abierto para nuestra felicidad;
mas no la misma felicidad, como dice S. Gregorio Nacianceno. Aquí
es de notar, haber sido el sumo bien de los antiguos, colocado
diversamente, porque algunos le pusieron en el placer, como Epicuro,
Arístipo, Gnido, Eudoxo, Filoseno, y los Cirenaicos. Otros juntaron lo
honesto con lo deleitoso, como Dinomaco, y Calisón. Otros en las
cosas superiores de la naturaleza, como Carneades, y Gerónimo
Rodiano. Otros en el aumento, como Diódoro. Otros en la fortuna,
como Teofrasto. Aristóteles en la fortuna junta con los primeros
genios y con las virtudes. Herilo Filósofo, Alcidamo, y muchos
Socráticos creyeron fuese la ciencia el sumo bien. Los pueblos
Tiberinos vecinos de los Calibes (de quien hicieron mención Apolonio
y Pomponio) tuvieron por suma felicidad la sensualidad y la risa.
Platón y Plotino pusieron el sumo bien del hombre en la unión.
Biantes Brianeo en la sabiduría: Bión y Borístenes en la prudencia:
Tales Milesio en la unión de ambas; Pitaco Mitilene en hacer bien;
Cicerón en hallarse libre de todos cuidados, y otros (como los
vivientes de hoy) en el honor, en la potencia, ocio, riqueza, salud, y en
cosas así. Tales fueron Periandro Corintio, Licotón, y aquellos, de
quien dijo el Psalmista;
Cuyas bocas hablaron vanidades; y cuyas diestras obraron toda maldad.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
237
Mas entre tantas opiniones (cuyo número recogido por Marco Varrón
según S. Agustín, llegó a ser de docientos y ochenta) no se vee alguna
más llegada a la verdad, que la de Pitágoras, Sócrates, Aristones,
Empédocles, Demócrito, Zenón, Cleante, Ecator, Posidonio, Dionisio
Babilónico, Antístenes, y de todos los Estoicos que pusieron el sumo
bien en la virtud moral. A esta opinión se llega en cierto modo la
escuela de nuestros Teólogos, que disputan de la conexión de las
virtudes, fundando sobre ellas no poca parte de la felicidad; mas
quieren sea la justicia en la que deban concordar todas según
Ambrosio, Lactancio y Macrobio, siguiendo a Platón en su República.
Algunos dicen, ser ésta una templanza, que pone modo a todas las
cosas. Otros la piedad, como quiere Platón. Otros la caridad, sin
quien no se hace algún fruto en las otras virtudes, como tiene S.
Pablo. Por lo menos de lo apuntado se colige ser las virtudes un
medio perfetísimo para la humana felicidad. Débese advertir a
nuestro propósito, ser dos las partes principales del ánima, como dice
Francisco Filelfo; una es común a nosotros con Dios, con que
entendemos: otra común a nosotros con los animales, con que
apetecemos y deseamos: y de ambas habla por estremo Aristóteles.
Aquí se engendran dos especies de virtudes, que son las intelectuales
y las morales. Por la intelectual o racional discurrimos lo que se debe
seguir, y lo que se debe huir; y esta virtud consiste en el consultar con
prudencia, como advierte Cicerón; y concluyo con decir, se puede
llamar semejante virtud recta razón. Mas la virtud moral está puesta
en las calidades del alma apetitiva, porque en ella reinan las
costumbres, según Plutarco. Las virtudes intelectuales son sabiduría,
ciencia, prudencia, y las que se refieren a las mismas. Las morales
liberalidad, templanza, justicia, fortaleza, y sus adherentes, de quien
trató Aristóteles, Eustracio, Alejandro Picolomini, y Martín Teólogo,
que sobre ellas disputó heroicamente. La virtud intelectual procede
de la doctrina, mas la moral del hábito y uso. Por eso aprendiendo
uno desde tiernos años a hacer bien, y habituándose en virtuosas
acciones, tiene andada la mayor parte del camino, para ser
sumamente virtuoso. Así dice Platón, hacer la buena enseñanza y
buena educación buenos ingenios. Y en otra parte afirma, ser el
principio de la virtud la buena crianza. Esto declaró por estremo
Licurgo a los Lacedemonios (según Plutarco) mientras quiriendo
advertirles, cuánto valiese la buena costumbre en la virtud, mostró
dos perros nacidos de un mismo parto; de quien el uno por estar bien
enseñado, corrió tras una liebre, y el otro voló a la olla. Refiere
238
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Jenofonte, hallarse entre los dichos de Sócrates que siendo
preguntado qué olor debía tener un viejo, respondió, que el de
bondad: y después instado, para que dijese en qué lugar se vendía tal
confeción, pronunció, que en la comunicación de los buenos, y en el
evitar la conversación de los malos. Caronda mandó a los Turios por
ley, se guardasen en todas maneras de la costumbre del vicio; sobre
que puso graves penas, como refiere Diódoro Siculo. Mas la primera
ley (después de la invocación del divino favor) para adquirir la
virtud, es huir de los vicios, y conversar con los buenos. La segunda
seguir los estudios, que encaminan el hombre a la bondad. La tercera
evitar los dichos y hechos sensuales. La cuarta anteponer lo honesto a
lo provechoso. La quinta convertir los bienes que Dios da en buen
uso. La sexta no hacer a otro lo que no se quiere para sí; y la séptima
se comprehende en aquel precepto Pitagórico,
Ne quid nimis:
porque la virtud está en medios, y no en estremos. Con todo eso
tienen también algún contrapeso estos Filósofos morales, viéndose
correr entre diversos las cosas de las costumbres diversamente; antes
tal vez muy al contrario. Así sucede tenerse por virtud ahora lo que
otro tiempo fue vicio. Lo que juzgamos justo, tienen otros por injusto;
según las opiniones o leyes del tiempo, lugar, estado y hombres.
Entre los Atenienses era lícito casarse con su cuñada, siendo tenido
esto entre Romanos por cosa indignísima. Entre los Griegos no era
vergüenza salir al teatro, y representar; mas los Latinos y Romanos
juzgaron estas cosas por infames, viles, y sumamente apartadas de la
honestidad. No rehusaban los Romanos llevar consigo las mujeres a
los convites, y hacerles conversar en público, no usándose esto por
ningún modo en Grecia, salvo si el banquete no era entre deudos, y
aun allí estaban con mucho secreto. Los de Chipre tenían poca cuenta
de sus mujeres, y los Romanos como celosos cuidaron siempre mucho
de su honestidad. Hoy se hallan varias opiniones en materia de trajes.
Quién viste una manera; quién de otra; si bien en este particular
siempre se diferencian las naciones, sacando cada día no pocas
novedades. Quién condena el atraimiento de las galas exteriores, y
quién le loa mucho. No falta quien vitupera el afeite de las mujeres, y
sus tocados, siendo por otra parte infinitos los que se agradan desto,
ensalzando este cuidado con muchas alabanzas. Mas lo peor es, que
entre tantas sectas que trataron de costumbres, como la Académica, la
Cirenaica, la Eliaca, la Megárica, la Clínica, la Eroítica, la Estoica, la
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
239
Peripatética; hubo algunas que defendieron al descubierto diferentes
vicios, que por no ofender los oídos del Lector, dejo de nombrar.
Los Económicos son los que atienden al cuidado y gobierno de la
propia casa, por quien se hacen hábiles para la administración
política. Por eso escribe San Pablo:
El que no sabe gobernar su casa, qué diligencia pondrá en la Iglesia de
Dios?
Y estas dos suertes de gobiernos difieren entre sí sólo en razón de
muchedumbre; porque en lo demás son casi iguales, como afirma
Jenofonte. Es la Económica pues una disciplina perteneciente al recto
y digno gobierno de la familia propia o ajena, tomada a su cargo,
conforme dice Aristóteles, Jenofonte y Platón. La misma (según
Aristóteles) se divide en Económica de hombre, y en la de mujer,
perteneciendo al uno el adquirir, y a la otra el conservar. Esta
disciplina doméstica y familiar se subdivide en cuatro especies, en
económica de marido y mujer, paterna, señoril, y adquisitiva. Cuanto
a la primera es de notar haber sido dada la mujer al hombre, como
por favor o ayuda semejante a él, como está escrito en el Génesis,
donde fue hecha su compañera, mandándose allí al varón se llegase a
su hembra, dejados padre y madre. Esta compañía cuando conforma
en voluntades, suele ser muy buena, no obstante sea la mujer animal
imperfeto, y necesitado de un estrecho gobierno: porque si se ofende,
salta; si se aprieta, desliza; si se apremia, pica; si se perdona, o se
disimula, adquiere imperio; pero inducida por el hombre a la
sabiduría (lo más que es posible) mantiene y conserva la casa quieta y
copiosa. Por eso está escrito en los Proverbios:
La sabia mujer edifica su casa, la imprudente destruye la edificada.
Así que el hombre debe procurar principalmente mujer cuerda y
honrada, si pretende tener familia a su modo. Platón desea al varón
de treinta y cinco años, y a la mujer de veinte, para que sea su
generación gallarda y robusta. Jenofonte es también de parecer, se
busque para el matrimonio mujer honrada, aunque déstas no hay
muchas, exclamando el Sabio:
¿Quién hallará mujer fuerte?
y si ésta no se halla, se debe escoger la menos imprudente que sea
posible, recibiéndola como de la mano de Dios; séase la que se fuere,
y acordándose de aquel sentencioso proverbio:
Atiende a roer el hueso que te cupo en suerte.
240
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Las leyes del varón para gobernar la mujer, son acordarse
habérsela dado Dios por compañera, que no la humille demasiado, ni
la tenga en demasiada grandeza, porque al fin es compuesta del lado
del hombre, como para secretaria de su corazón, y no de la cabeza o
pies, como para superiora, o para vil esclava: que uno y otro observe
la fe conyugal: que él sea un ejemplo y espejo de vivir para ella: que
sobrelleve sus faltas cuando son de poco momento, y no la amenace
con ira, poniéndole miedo y terror, como hacen algunos; porque
semejante temor le hace conocer antes por tirano que por marido: que
el hombre haga y diga en su presencia, cosas que la adviertan para en
ausencia: que observe siempre con la mujer tres cosas, que no le dé
cuenta del dinero que tiene, que procure satisfacer sus deseos en lo
posible, y que le oculte sus secretos, y los negocios que no fueren
caseros. Catón añade otras leyes diciendo:
Téngate la mujer temor: no la dejes domesticar demasiado con las
vecinas, acetándolas en su casa, o visitándolas en las suyas, y no
permitas vaya a convites.
Plutarco advierte no sea de diferente religión que el marido, para que
puedan vivir en paz y caridad. Cuanto a la madre de familia advierte
en particular Aristóteles, que mande a todos, salvo al marido: que no
admita visitas sin su licencia: que no descubra los secretos de casa:
que use de gasto, vestido, y aparato conveniente a su estado: que
enseñe a los hijos prudentemente: que no los deje ir vagando: que no
permita se aparten della, que les vede palabras deshonestas, y
cantares escandalosos: que no se mezcle en los negocios de la
República: que jamás esté ociosa, ni sufra lo estén, hijas, o criadas,
porque el ocio es el fomento de todos vicios: que no sea revoltosa con
las vecinas, no amiga de saber curiosidades, ni maldiciente, ni de
mala condición, ni dada a la gula, ni desaliñada en el vestir, ni con
demasía adornada y lasciva, porque el espectáculo que es para otro
hermoso, es miserable tal vez para el marido: que se despoje del
propio albedrío y voluntad, procurando ser obediente a la del
marido, a quien tenga siempre en el corazón, ojos y lengua. Ríase
cuando él se riere; compadézcase de sus afanes, no como aduladora,
sino como amiga y compañera, querida como la propia vida del
marido.
La Económica señoril consiste (según Aristóteles) en que el señor
no deje ensoberbecer al criado, ni menos le aniquile. Tres cosas en
especial conviene use con los sirvientes, darles bien de comer,
castigarlos templadamente, y hacerlos trabajar con moderación:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
241
Panis et disciplina et opus servo,
se halla escrito en el Eclesiastés. Advierta también el señor, en no
poner dos criados sobre un mismo ministerio, porque de ordinario se
descuida uno con otro, y tienen poca paz. Por eso se dice, que quien
pone uno le tiene entero, quien dos tiene medio; y quien tres, a
ninguno. Pertenece asimismo al señor, premiar a los buenos, castigar
a los malos, vestirlos bien según su posible, no defraudarles el salario,
no usar crueldades con ellos, no injuriarlos, no agravarlos demasiado,
acordándose de que son hombres como él; curarlos en las
enfermedades, no echarlos sin porqué de casa, como Amalequitas que
se lamentaba, de que le hubiese desamparado su amo. Y los esclavos
enfermos (como refiere Dión Casio) se volvían libres por una ley de
Claudiano Emperador después de haber cobrado la salud, caso que
los hubiesen desamparado los dueños en sus enfermedades. Las leyes
de los criados son; que sean obedientes a los amos, que sean de buen
contentar, que tengan largas orejas, que si por suerte vieren airado al
señor, vuelvan las espaldas, que tengan alas para ejecutar lo que se
les debe mandar, y que carezcan de uñas, porque escusen robos.
La Económica de los padres con los hijos consiste en que el padre
con su mismo ejemplo, y con el espejo de otros; instruya al hijo, como
enseña Plutarco; que le castigue cuando errare, porque (como está
escrito en los Proverbios):
Aborrece al hijo quien le perdona.
Que no le dé poder sobre sí, porque es mejor mandar y ser rogado del
mismo que rogar. No conviene aniquilar los hijos demasiado, ni
tampoco hacerles atrevidos con caricias; sino guardar en todo una
medianía, edificándoles con buenos documentos, y con virtuosas
amonestaciones, con paterna caridad. Es menester enviarlos a la
escuela, a la Iglesia y a lugares nobles y de virtud, enseñándoles
temor filial, modestia, templanza, diligencia, honestidad, reverencia,
y policía como conviene: y finalmente tener sobre ellos un imperio
paterno, no tiránico, como era el de los Persas, que (según Aristóteles)
usaban de los propios hijos como de esclavos. A los hijos pertenece,
como discurre Jenofonte, obedecer a los padres; no darlos enojo,
sufrir sus iras, y sus injurias, tener respeto, y obediencia a sus canas;
ser observantes de lo bueno que vieren en ellos, acudirles en cuanto
pudieren, por reconocimiento de los beneficios recibidos. No como
muchos que se les muestran por estremo ingratos y crueles en toda
ocasión.
242
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Cuanto a la Económica adquisitiva, se debe suponer, que el no ir
adelante es un volver atrás; el no ganar, es un verdadero perder. Mas
los modos de adquirir son casi infinitos, por ser inumerables las artes
mecánicas, y otros ejercicios gananciosos. Platón apunta dos modos
de granjear, uno llamado Comutación, que consiste en tres cosas; en
dones, en ventas, y en premio: otro Mancipación, dividido
comúnmente en operación de manos, y en granjeo de animales. La
ganancia principalmente consiste en las mercancías, artes y letras,
cuando se enseñan por justa paga; y así Pródico Sabio, jamás enseñó
de balde; antes tenía siempre en la boca las palabras de Epicarmo:
Manus manum lavat:
y las de Sócrates:
Dans aliquid, aliquid accipe.
Mas esto baste cuanto a los Económicos.
Síguense los Políticos. Política en Aristóteles es un legítimo
gobierno de ciudad, de estado o Reino, en que uno manda, y otro
obedece. Isócrates afirma, ser la Política alma de la ciudad, que tiene
tanta fuerza y virtud, cuanta posee en un cuerpo la prudencia o el
entendimiento, tratando la misma de toda cosa, como de comunicar
todos los bienes, y de prohibir todos los males. Jenofonte llama a la
Política, ciencia Real, o ciencia de Príncipe: no habiendo otra
diferencia entre la administración de una ciudad, o la de un Reino,
que gobernarse en el uno más gentes, y menos en la otra; habiendo
nacido los Reinos de los gobiernos de las ciudades. Así los Atenienses
administrando su patria, se usurparon el Reino, como refiere
Heráclides. Rómulo de la administración de su ciudad dio principio
al Reino Romano, según Livio y Plutarco. Deioce (según Herodoto)
del gobierno de algunas ciudades vino al Reino de los Medos tan
poderoso y rico. Tres son los géneros de Política, según Platón,
Aristóteles, Isócrates, y Esquines. Cuando gobierna uno, cuando
gobiernan pocos, esto es los más aprobados; y cuando muchos, que es
el pueblo. Mas Diógenes Laercio afirma, haber dividido Platón la
Política en cinco especies, explicando las referidas tres más
copiosamente, y poniendo una popular; otra de los más suficientes, la
tercera de pocos; la cuarta Real; la quinta Tiránica: mas la tercera hace
una especie con la segunda, y la Tiránica más la tercera hace una
especie con la segunda, y la Tiránica se reduce a la Política de uno.
Polibio pone seis; la primera llama Monarquía, pendiente del
consentimiento y voluntad de los pueblos sujetos. De la Monarquía
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
243
nace el Reino, de quien ocupado con violencia, o regido con injusticia,
se deriva la Tiranía; la cual destruida, se sigue la Aristocracia, que es
el gobierno de los más entendidos. Esto tal vez se muda por su
naturaleza en Oligarquía, que es administración de pocos; mas
cuando la muchedumbre injustamente opresa, incitada de furor,
determina vengar los agravios recebidos, y forma la Democracia, que
es la administración del pueblo, de cuyos excesos, y de usar
insolencia en vez de justicia, emana la Oclocacia, que es el insolente
imperio popular. Entre las tres principales Políticas, se trata aquella
cuestión demasiado ambigua, esto es cuál sea la mejor de todas,
corroborando los que sustentan ser más excelente la Monarquía, o el
Reino, su opinión con muchas autoridades y razones, sacadas de
diversos: porque Platón, Aristóteles, y Apolonio son desta parte; y a
quien se llegan entre los nuestros Cipriano, Gerónimo, Antonio,
Egidio Romano, Bártulo, el Cardenal Florentino, y otros. De aquí es
haber dicho Homero (como recita Emilio) no poderse regir bien la
República con el Imperio de muchos, concluyendo Aristóteles, no ser
buena la muchedumbre de Príncipes. Darío (en Herodoto) en una
consulta del gobierno del estado Persiano, con una elegante oración
persuadió ser mejor el gobierno de uno, que el de muchos; por cuya
causa fue dellos después elegido Rey. Los Legistas son asimismo
deste parecer, aprobado con un singular texto; donde la glosa en
particular pone esta razón:
Con más negligencia se despachan los negocios por las manos de muchos.
El Arzobispo Florentino trae en favor de su parte, representar el
gobierno de uno el orden de naturaleza, por quien toda
muchedumbre se reduce a un gobernador principal, como todas las
cosas movibles a un primer móvil, que es el cielo. Por eso vemos
haber en el universo un solo Dios, criador y gobernador de todo;
entre las estrellas un sol; entre las abejas un Rey; en el ganado un
pastor: entre las grullas, un Capitán: y San Gerónimo alega ser mejor
tener miedo a uno, de quien más bien que de muchos se puede
asegurar el súbdito. Hay otras mil razones en que se funda esta
parcialidad, a quien por la brevedad dejaré de referir. Los modos
deste gobierno Real pueden ser cinco, según Aristóteles, y Juan Fabro
Estapulense. El primero, cuando se da a uno (por su excelente virtud,
y por la grandeza de los beneficios hechos al público) la suma
importancia de todos los negocios. El segundo, cuando uno no tiene
dominio sobre todos; sino sólo perpetua autoridad en las cosas
militares. El tercero cuando, según las leyes y costumbres de la patria,
244
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
impera uno con el consentimiento de todos gustando estar a su
obediencia. El cuarto, cuando en negocios urgentes se elige quien en
forma de señor ejerza el imperio, mientras dura su comisión, como
era el dictador Romano. El quinto, cuando se recibe la potestad de
todas las cosas públicas, y uno las rige y gobierna a su modo.
Los que alaban la Aristocracia (que suena gobierno de los más
suficientes) dicen no haber medio más a propósito para gobernar las
cosas grandes, que las consultas de muchos mejores, que convengan
en uno, y que ninguno sabe todo lo que conviene, siendo este oficio
sólo de Dios. Esta opinión sigue Solón, Licurgo, Demóstenes, Tulio, y
casi todos los antiguos legisladores. Ésta loan mucho Francisco
Patricio, y Filipo Beroaldo, alegando a Plauto que dice:
El solo no sabe lo que basta;
y principalmente el lugar de la Escritura que exclama:
¡Ay del hombre solo, que si cae, no tiene de quién ser ayudado!
Aristóteles dice:
Mejores son dos que uno.
Y Homero:
Dos valen más para todas cosas.
Por eso Agamenón (acerca dél mismo) deseaba tener a su lado diez
Consejeros como Néstor. En tal conformidad exhortaba Megobiza se
redujese el gobierno de Persia a esta Política, llamada Aristocracia.
Del gobierno de los más dignos constituye Aristóteles cuatro géneros:
el primero cuando absolutamente los mejores gobiernan con virtud la
República, y este es el propio modo tocante a los más buenos: el
segundo cuando se ordenan en la ciudad magistrados, no sólo de
virtuosos, sino también de ricos: el tercero cuando se tiene respeto a
las riquezas, a la virtud y al pueblo: el cuarto cuando la República es
regida por la potencia de pocos: y los tres últimos modos, son menos
propios que el primero. Los que adelantan la República de los
pueblos, que es la Democracia, la llamaron Isonomía, esto es,
igualdad de razón; porque aquí todas las cosas se refieren en común,
y todos los consejos se sacan más ciertos de la muchedumbre, en
quien sin duda se hallan: y así se suele decir:
voz de pueblo, voz de Dios.
Por eso es necesario tener por justo y bueno todo lo que ordena el
consentimiento común.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
245
En suma dicen, ser este gobierno más seguro que el de los pocos
mejores, porque no está sujeto a sedición y discordia como el suyo,
sucediendo entre nobles por la ambición, diferencias y pleitos de
suma importancia. Sin esto, en el gobierno popular asiste toda
igualdad y libertad; no oprimida de la tiranía de algún particular,
hallándose allí iguales los grados de honras, sin ser uno mayor que
otro; antes cada uno y toda la muchedumbre manda a veces, y a veces
es mandada. Esta Política loaron sobre las otras Otán Persa, Éufrate, y
Dión Siracusano: y hoy con esta Democracia se ven florecer
Venecianos, y Suizarios. Asimismo la República de Atenas, que en su
tiempo señoreó poderosamente, gobernaba sólo con la Democracia,
siendo hechas todas las cosas por el pueblo y acerca del pueblo. Los
Romanos que probaron todos los modos de gobiernos, adquirieron
grandísimas partes del Imperio debajo la Democrate popular, y jamás
estuvieron peor como cuando gobernador Reyes, nobles y
Emperadores, debajo de quien se perdió toda su grandeza. A esta
Democracia se llega también Francisco Patricio, y con él otros
infinitos. Cinco maneras son las deste popular gobierno puestas por
Aristóteles; la primera, cuando según el dominio de la ley gobiernan
igualmente pobres y ricos: la segunda cuando hay ley, que quien
posee tanto, sea hábil para los Magistrados, y si no sea inhábil: la
tercera, cuando todos los ciudadanos como sean idóneos, reciben los
Magistrados: la cuarta cuando dominando la ley, son todos
cumplidamente hábiles: la quinta cuando todos pueden recebir los
Magistrados, no dominando la ley, sino imperando la multitud; y
entonces el estado popular se ve manifiestamente reducido a tiranía,
pudiendo más los decretos del pueblo que las leyes, y reinando las
cabezas plebeyas, a quien los Griegos llamaron Demagogos, y
Sócrates Fusios. A los Magistrados elegidos pertenece ser sabios y
temerosos de Dios, de vida inculpable, causa de ir vestidos de blanco
entre Romanos (según Livio) los que pedían los Magistrados. Deben
ser continentes, no sólo de manos, sino también de ojos, como
amonestan Sófocles y Tulio. No promovidos por dineros, porque
según Alejandro Severo (en Elio Lampridio) es necesario venda quien
compra cargos, lo pendiente de su administración. Asimismo deben
ser justos en la distribución de premios y penas, doctos en las leyes
comunes, y en las de la patria, considerados en los gobiernos,
mirados, y prudentes en sus operaciones. A los Príncipes toca ser
piadosos y temerosos de Dios; porque
Cor Regis in manu Dei.
246
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Y no es digno de nombre Real (dice Angelgono) el que desprecia regir
a sí y a otros según los Mandamientos de Dios. Deben ser sabios
porque según está escrito; el que lo fuere será fortaleza de su pueblo.
Plutarco da la forma de un suave gobierno a los Príncipes diciendo,
deben ser tratables con el pueblo, graves en conversación, abstinentes
en sensualidad, templados en deseos, cuerdos en consultar,
ponderados en resolver, justos en determinar, amigos de lo honesto,
deseosos de lo justo, amorosos en perdonar, no ásperos, no severos,
no tiranos, como son muchos. Mas quien quisiere ver otras
circunstancias, lea el discurso de los Príncipes, Señores, y Tiranos. Es
de advertir, que no se puede con tanta facilidad juzgar, cuál de las
tres Políticas sea mejor, teniendo cada una sus defensores y secuaces;
porque los Reyes (a quien es lícito hacer toda cosa sin pena)
poquísimas veces señorean a propósito, ni reinan casi jamás, sin
rumor de guerras. Y muchos siendo buenos antes de reinar, se
vuelven insolentes, adquirida la posesión; como se ve en Saúl, y en
otros muchos que usaron mal de su poder contra los súbditos,
agravándolos sin término. Y cuando los más poderosos tienen el
dominio de la República, vive en ellos la ira, odio, y emulación, por
quien rarísimas veces reinan juntos de conformidad, antes con
parcialidades, con alteraciones, y guerras civiles se van destruyendo
entre sí. Infinitos son los que juzgan el gobierno del pueblo por el
peor. Apolonio lo disuadió con muchas razones a Vespasiano.
Cicerón escribe a Plancio, no haber en el vulgo razón, consejo, ni
prudencia: y el Poeta explica:
Scinditur incertum studia in contraria vulgus.
Otán Persa dice, no hallarse cosa más insolente, ni más loca que la
muchedumbre popular, que sin entender con flema, corre sin consejo
a ejecutar las empresas como despeñada corriente. Demóstenes llama
al vulgo mala bestia. Platón bestia con muchas cabezas, y Falarias
escribiendo a Egesipo dice:
Todo pueblo es temerario, alunado, y para poco, promptísimo en mudar
opinión, desleal, incierto, feroz, traidor, engañoso, útil sólo en la voz,
fácil para ira y adulación.
Aristóteles juzga ser pésimo el gobierno popular por ser la plebe basa
fundamental de errores, maestra de malos usos, y entero colmo de
todos males. No se puede doblar con razones, ni autoridades; porque
las unas no entiende y refuta las otras. Es duro y obstinado en las
persuasiones; sus costumbres son siempre inconstantes; desea cosas
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
247
nuevas, aborrece las presentes; no se puede enfrenar con dotrina de
sabios, con enseñanza de ancianos, con autoridad de tribunales, ni
con majestad de Príncipes, sin dar jamás oído a los prudentes, como
claro se colige de Sócrates, en la opinión de los dioses; en Paulo
Emilio, que disuadía la batalla de Canas, en Magio Campano, que
aconsejaba no se admitiese Aníbal dentro de Cartago, por ser
demasiado sedicioso. De modo que padecen todos los estados,
dañosas y peligrosas excepciones.
Por sello del gobierno político, se pueden poner Consejeros, y
Secretarios. Consejo es una bien pensada razón de lo que se debe
hacer, un buen aviso que se toma sobre cosas dudosas. No mira el fin
que deseamos, sino lo que nos puede guiar a él más presto. Por eso
viene a ser consultación diferente de la voluntad, porque ésta consiste
acerca del fin, y aquélla en las cosas que le anteceden. Es favor, y
ayuda necesaria en todos los actos humanos, alma del gobierno, y
fundamento sobre que se sustentan las Repúblicas. Es luz de lo que se
duda, maestro de lo que se hace, defensa de los peligros, destierro de
los trabajos, compañero de la prudencia, guía de la sabiduría,
medianero de la paz, y padre de todo descanso. Así como la falta de
Consejeros fue en todas edades perdición de Reyes y Reinos; así la
copia dellos causó siempre su feliz aumento y conservación. Entre
muchas propiedades del Consejo es la más principal, que sea bien
examinado, considerando lo que se debe advertir.
Este oficio es propio de la prudencia, que como guía y madre de
todas virtud, y derecha razón de las cosas agibles, trata siempre de
buscar medios convenientes al fin deseado. Toca a los Consejeros
estar libres de pasión y afición, ser resueltos, y no sumisivos; porque
el temor jamás aconsejó bien, y la servidumbre oprime las potencias
del alma. También les pertenece ser maduros en sus consultas, por ser
la priesa y aceleración madrastra del buen consejo. Séneca dice:
Tarda en deliberar y obra presto.
Pertenéceles asimismo sin la suficiencia natural, la experiencia, y
noticia de muchos negocios, y el ser versados en historias; porque
fuera de ser la práctica y ciencia compañeras en el gobierno, los que
no saben más de lo que vieron, son como niños, según Valerio
Máximo, que afirma deberse consultar con varones experimentados y
doctos, de quien conviene inquirir las últimas resoluciones. Por eso el
valeroso Nicia (según Plutarco) afirmaba no haber errado jamás cosa
hecha por consejo de otro, dado prudentemente. Cuádrales mucho el
secreto, con quien tienen buen suceso las amistades, y se conservan
248
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
las vidas: por eso se dijo ser de no menor artificio el silencio que la
elocuencia. En esta conformidad apunta Vegecio, no hallarse consejos
tan a propósito como los que ignorare el adversario. Débense dar
estos tales, particularmente en los aprietos, según San Gregorio que
dice:
Dar consejo al ignorante es calidad; darle al sabio, ostentación; darle en
tiempo de necesidad sabiduría.
Es justo los dé quien obra en la forma que aconseja. Así escribe San
Ambrosio:
Debe el Consejero ser tal, que pueda servir de espejo y dechado a otros,
dando todo buen ejemplo con sus obras en dotrina, en integridad y
gravedad: porque así venga a ser toda palabra suya irreprehensible y
saludable, todo consejo provechoso, toda acción honesta, y toda sentencia
venerable.
En que se comprehenden admirablemente las calidades de un buen
Consejero.
Síguense los Secretarios, nombre compuesto de Secreto y Erario, o
sea de Silenciaro (según la jurisprudencia) por el secreto que debe
guardar; parte más necesaria en los negocios graves. Tienen éstos no
sé qué de divino en la participación de los conceptos, siendo como
ministros del entendimiento, exprimiendo el hombre con la lengua
los tesoros de la imaginación. Su oficio es la acción más útil y
necesaria de la vida; y así en esta parte vienen a ser en sabiduría y
prudencia superiores a todo género de personas. Alcanzaron en todas
edades grande estimación y honras. Fíanse dellos los Reinos y las
materias de estado, que son las más principales del mundo. En fin el
Secretario es depósito de los secretos del Príncipe, que por su medio
tiene buena determinación, buen consejo, buen fin, y sus negocios
buen estado. Porque si bien no puede forzar el libre albedrío de su
señor; por lo menos con sus razones exhorta, y obliga a hacer buena
elección. Advierte los peligros, representa las dificultades, abrevia las
dilaciones, previene los daños, y pone a la vista el provecho y
comodidad. En particular, consigue por él su intento la Simetría, o
justa medida en todas las partes del cuerpo político, distribuida
según los grados y merecimientos, cosa tan necesaria para la
conservación de Estados y Monarquías. Tenían Secretarios todos los
antiguos Magistrados de Roma; y eran Historiadores en aquellos
tiempos, llamando a Eumenes Príncipe de todos ellos. Es propia suya
la fidelidad, madre de la hidalguía y nobleza; estando la verdad de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
249
las cosas debajo de su fe. Fíase el señor de un Secretario, como del
mayor amigo; acción que descubre grandes muestras de amor, y así
viene a ser su más familiar y allegado. Débese eligir virtuoso,
discreto, y entendido, consistiendo esta discreción en ser tan
moderado en hablar como prompto en oír. Hace en él la falta de
estudio daño notable, que podría emendar con la conversación de los
doctos. Convendría fuese noble, porque casi siempre la baja sangre
desanima grandemente en las más arduas resoluciones. En suma le
toca tener particular prudencia, admirable prevención, singular
juicio, universal ingenio, destreza de palabras; ornamento y doctrina,
gravedad de acciones, decoro de elocuencia, buena intención,
honestísimo fin, inmaculada conciencia, y vida irreprehensible.
En último lugar, vienen los Metafísicos, que consideran las formas
separadas, y levantan el pensamiento a las cosas espirituales, no
contentándose con detenerse en las de naturaleza. Por eso Avicena
dice ser el postrer blanco del Metafísico, el conocimiento del altísimo
Dios, y de las inteligencias espirituales; porque el alma no puede
quietarse en las cosas naturales y visibles, sin subir al conocimiento
de la primera causa, que carece de principio y fin. De aquí nacieron
aquellas infinitas, y entre sí tan contrarias opiniones de los dioses, no
menos impías que ignorantes; porque Diágoras Milesio y Teodoro
Cirenaico dijeron no haber Dios; Epicuro afirmó haberle, mas que no
tenía cuidado de las cosas inferiores; Pitágoras propuso no poderse
saber si le había; Anaximandro entendió que nacían los dioses, y
morían de allí a mucho tiempo; Jenócrates dijo haber ocho. Fue de
opinión Arístenes hubiese muchos populares, mas uno natural,
grande artífice de todo. Hablando también de la Divina esencia, quién
dijo una cosa y quién otra. Tales Milesio tuvo ser Dios una mente que
hizo toda cosa de agua. Cleante y Anaxímenes dijeron ser el aire.
Crisipo la llamó fuerza natural llena de razón, o necesidad divina.
Zenón una ley divina y natural. Anaxágoras, una mente infinita
movible por sí. Pitágoras, un ánimo que atiende y pasa por la
naturaleza de todas las cosas, de quien todo recibe vida. Alcmeón
Crotoniate llamó Dioses al Sol, Luna, y Estrellas. Quiso Jenófanes
fuese Dios lo que tiene ser. Parménides hizo a Dios un cierto circulo
lleno de luz, a quien llamó Estéfano, que es corona. Dejo las varias
opiniones de los Metafísicos sobre las Ideas, sobre los corpóreos,
sobre los átomos; el hyle, la materia, la forma, la eternidad, el hado, el
trascendente, la introdución de las formas, de la materia, del cielo, de
las inteligencias. Dejo si las estrellas son hechas de elementos, o
250
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
quintaesencia, todo lo cual se halla en los libros de Aristóteles: y
últimamente en una obra de Teodoro Angelucio, que discurre sobre
esto con agudeza. El sujeto pues Metafísico, es sólo el Ente en
universal: y así Aristóteles se afana mucho sobre el universal
principio de todo, a quien pertenece la consideración de las cosas
abstractas universales, como de los diez predicamentos, de los seis
trascendentes, de la potencia, del necesario, del contingente, del
dependente, del independente, del finito, del infinito, y de tales cosas,
siendo sobre todo la suma verdad el objeto de todas sus
especulaciones. Con todo eso no son tales estos ni aquellos Filósofos,
que no padezcan todos juntos muchas, y muy graves excepciones;
porque San Gerónimo los llama Patriarcas de los herejes,
primogénitos de Egipto, y candados de damasco. Estos son los que
adulteraron la sagrada Teología en gran parte, y los que la redujeron
(según Juan Gerson) a locuacidad sofística, llena de fábulas; y a
Matemáticas colmadas de quimeras: si bien algunos santos varones
con causa, y casi con necesidad fueron forzados a probar las cosas
sagradas con razones, y argumentos formales de Filosofía. Los
Romanos echaron no pocas veces los Filósofos fuera de su ciudad,
como corrompedores de la virtud; y por este mismo respeto fueron en
tiempo de Domiciano desterrados de toda Italia. Los Mesineses y
Lacedemonios no los admitieron jamás. Hubo también estatuto del
Rey Antíoco contra los mancebos que osasen aprender la Filosofía, y
contra los padres que se lo concediesen; y no sólo fueron condenados,
y desechados por los Emperadores y Reyes: mas también reprobados
con libros de hombres doctísimos; en cuyo número se halla Timeón,
que escribió una obra llamada Silos, en vituperio de los Filósofos.
Aristófanes, que compuso contra ellos cierta comedia con título de
Nieblas. Dión Perusio, que escribió una elocuente oración en su
contra, sin otra de Aristides no menos elegante contra Platón. Y
Hortensio Romano émulo de Cicerón persiguió con fuertes razones la
Filosofía.
Anotación sobre el XXV discurso.
Quien deseare ver una suma y junta de lo que toca a la Filosofía, lea
el seminario de toda la Filosofía, así Aristotélica como Platónica, de
Juan Baptista Bernardo, y el Panepistemón de Ángelo Policiano.
También es a propósito el libro tercero de la Física de Tomás Frigio, y
la tabla de las obras de Celio Calcañino en la palabra Filosofía, y Celio
Rodiginio en el libro 4 de sus antiguas leciones, capítulo 30. Sus
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
251
alabanzas se traen en el libro 9, cap. 14, y en el lib. 16, capítulo 7,
donde dice delgadamente de la misma muchas cosas. Acerca de los
Económicos, no se olvide el Pontano en los libros de obediencia, junto
con Jacobo Fabro Stapulense. En particular sobre la materia de
Consejo y Consejeros se podrá ver el docto y utilísimo tratado de
Bartolomé Felipe Portugués, como asimismo en materia de
Secretarios, saldrá presto a luz otro no menos erudito que elegante de
Don Lorenzo Vanderhamen.
252
L
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Oradores.
Discurso XXVI.
OS que nosotros acostumbramos llamar Oradores, entre los
Romanos antiguos (según Festo) fueron llamados Actores de
causas, de quien refiere Plinio haber siempre tres en la noble
familia de los Curiones. Según los géneros del decir hubo en todos
tiempos excelentes Oradores. Así (como pondera Macrobio) el
copioso decir fue propio de Cicerón; el breve de Salustio; el seco y
árido de Frontón; el florido de Plinio Segundo, y Simaco su
contemporáneo. Los estilos son dispares, porque uno es maduro, y
grave, como el que se atribuye a Craso; otro ardiente y encendido
como el de Antonio; otro agudo y magnífico como el de Homero en
Ulises: otro sutil, como el de Menelao: otro moderado y sabio como el
de Néstor. Por manera que resultó a los Oradores gloria y honor del
estilo que siguieron en la variedad de sus oraciones. Cuentan Rutilio
y Polibio, haber aquellos tres Oradores, Carneades Académico,
Diógenes Stoico, y Critolao Peripatético, que Atenas envió a Roma,
causado notable admiración al pueblo y Senado, cada cual en su
género: porque Carneades usó un decir violento y veloz sobremanera;
Critolao oró con habla firme y grave; mostrándose Diógenes
templado y modesto. Muchas son las partes que se requieren en un
perfeto y absoluto Orador, como el que describe Marco Tulio. Mas de
selva tan grande, me parece suficiente tocar ahora sólo las más
necesarias. Marco Catón (cuya sentencia siguen Cicerón, Isidoro, y
Quintiliano) dice del Orador, ser un hombre de buenas costumbres,
bien instruido y experto en el decir, porque la bondad de la vida debe
corresponder a la aparencia exterior de las palabras, para que con
más facilidad defienda las causas, y procure el provecho y bien de la
República, con justicia y equidad. Dice Cicerón en muchos lugares de
sus epístolas, nacer la facultad del decir de las fuentes más íntimas y
ocultas de la sabiduría; porque el sabio Orador conocerá, cómo se
imprima lo justo, cómo se persuada lo honesto, cómo se haga creíble
lo verdadero, cómo se dé a entender lo recto, cómo se despierte un
ánimo fuerte, cómo se vuelva un alma generosa, cómo se incline un
corazón a misericordia, cómo se provoque uno a liberalidad, cómo se
estampe un sello de prudencia y amor en el pecho del oyente. Al
mismo pertenece celebrar la constancia de Mucio; la paciencia de
Atilio Régulo; la grandeza de César; la generosidad de Pompeo; la
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
253
continencia de Cipión; la magnanimidad de Fabricio; la fortaleza de
Horacio; la prudencia de Catón, y la gloria de Augusto. Así Lucio
Craso afirma, ser propio del orador cuanto se puede decir de bueno
en lo justo, honesto, virtuoso y verdadero. Es necesario al mismo el
conocimiento de la Filosofía, según Tulio, que certifica, no sólo estar
obligado a la escuela de los Retóricos; sino también a los espaciosos
portales de la Academia; porque no saliera de aquel torrente de
elocuencia tanta copia de cosas, si no hubiera entrado en los
riquísimos confines de la Filosofía. Demóstenes (claro orador de la
Grecia) fue oyente de Platón; y el famoso Pericles se crió debajo la
doctrina de Praxágoras Filósofo de su tiempo. Cuádrale asimismo la
noticia del Derecho Civil, debiendo el orador tratar inumerables
causas, que entran puntos de leyes, y que se deciden sólo con el
parecer de los sabios Jurisconsultos. Por eso se lee, haber sido Marco
Catón tan docto en el Derecho, como fundado en la ciencia del decir.
Scévola y Servio Sulpicio tuvieron junto con la doctrina Civil una
admirable fecundia. No conviene menos al orador el conocimiento de
las historias, debiendo ejemplificar muchas veces con las
consecuencias de cosas pasadas, y dar a entender las modernas con
las antiguas, en que parecerá tanto más ingenioso, cuanto más
universal se mostrare con la copia de Historias que pudiere recitar a
propósito. También en razón del conocimiento general que en la
Oratoria se requiere, está claro discurrirá tanto más bien en las
causas, cuanto más hubiere leído y estudiado, y cuanto más fuere
ejercitado en las artes y disciplinas: y tanto más admirable se
mostrará, cuanto más descubriere poseer una noticia general distinta
y clara de todo lo que debe pasar por sus manos. Entre otras cosas
conviene al mismo copia de facundas palabras y figuras, ingeniosa
invención, admirable orden, memoria tenaz, claridad de voz; graciosa
y agradable: y sobre todo acción, movimiento, prestancia y osadía de
ánimo, que no se corte por temor, ni se retarde más de lo conveniente;
con que vendrá a ser famoso.
Será asimismo de mucha importancia para el orador, si desde
muchacho estuviere ejercitado en recitar oraciones, como se lee de
Demóstenes, de Licinio Calvo, de Polión y César, que de doce años
defendió a Avia en juicio con elegantísima oración; porque no tome
de golpe sobre sí peso demasiado grave, que (según Marco Tulio) en
esta forma se facilita el ingenio habituado de atrás.
Ha de ser prontísimo para la defensa y ofensa, defendiendo con
igual agudeza en pro y contra, como hacían Catón, Hortensio,
254
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Lúculo, Sulpicio y Cicerón. En suma se requieren en ellos las
condiciones que se apuntaron en los Abogados, y teniéndolas, deben
ser puestos en el número de perfetos oradores, como fue Esquines
Ateniense, Arístides, Alejandro Efesio, Carisio, Céfalo, Cinea,
Cleomaco Magnesio, Demades, Serapión Alejandrino, Domicio
Africano, Epícrates, Nicóstrates Macedón, Ferécides Siro, Onésimo
Ciprio, Filostrato Senior, Teopompo Gnidio, Teodoro Gadareo, los
dos Carbones Romanos, los dos Mesalas, Montano Narbonés, Metelo
Macedónico, Julio Africano, Democar, Dexipo, Casio Severo, Clodio
Sabino, Plocio Galo, Marcelo Pergameno. Mas sobre todos las cuatro
luces de elocuencia dos Griegos, y dos Romanos: Isócrates, y
Demóstenes, Hortensio y Cicerón. Con las partes referidas serán
semejantes a un Pericles, llamado Olimpo, por parecer despedía rayos
y truenos cuando oraba; a Lucio Craso fuente de policía y gravedad; a
Cayo Cota sincerísimo en el decir; a Lisia tan sentencioso, y a Platón
tan elegante; a Gorgias, que fue llamado Júpiter por la grandeza y
majestad de su estilo; a Hipia, que (según Tulio) llevaba en la lengua
la vida y la muerte de aquel, por quien o contra quien hablaba; a
Carneades, que en el certamen de Olimpia se glorió de no haber
materia en el mundo, sobre que no osase hablar con elegancia; a
Cinea Embajador de Pirro, de quien él mismo confesaba rendirse
muchas más ciudades a su elocuencia que a sus armas: y finalmente a
un Tulio, a quien llama el Beroaldo trompeta de elocuencia,
aplicándole aquellos tres nombres particulares de Polistor,
Filosofotatos, y Poligrafotatos, que significan universal en ciencias,
doctísimo en filosofía, y elegantísimo escritor en todas cosas. Dél dice
Cátulo, exceder singularmente con su elegancia a todos los sucesores
de Rómulo que hubo y habrá en siglos venideros. Lucano le intitula
autor máximo de la elocución Romana: lo mismo Silio y Marcial,
anteponiendo su elocuencia a los laureles y triunfos de los
Emperadores. Plinio le llama luz de doctrina; César padre de las
letras Latinas, y Apolonio único imitador de la elocuencia Griega,
habiendo la diosa de la Persuasión (llamada en Griego Pitón, y en
Latin Suada) hecho asiento en aquella lengua de oro. Vengan pues
todos los Oradores del mundo a tomar della toda arte y fuerza de
decir: vengan a oír la copia de Platón, la dulzura de Isócrates, el
fervor de César; el ímpetu de Graco, la suavidad de Livio, la santidad
de Calvo, el orden de Hortensio, y la gravedad de Catón.
Mas sobre todo, estudie el Orador en hacerse bien elocuente,
procurando, como hacía Pericles, no decir palabra, que pueda
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
255
molestar ajenos oídos. A esta elocuencia llama Marco Tulio la primera
de todas artes, y la sabia gobernadora que rige las cosas divinas y
humanas. Cornelio Tácito dice ser espada y escudo, porque como
escudo repara los golpes de los adversarios, y como espada hiere con
acusaciones a los malos que menosprecian la justicia. Ésta es aquella
de quien dice Francisco Patricio, ser la medicina del ánimo, la que con
razones de Filosofía postra los que se elevan demasiado en vicios, y la
que levanta los derribados, haciendo fuertes a los flojos. Por eso
Eurípides decía acabar sola ella lo que muchas veces no pudo el
hierro militar. Esta es la que con velado misterio es significada por el
oro, que mandó Nuestro Señor quitasen los Hebreos de las manos
Egipcias, siendo con escondida figura denotada en la miel que mandó
Dios se le ofreciese por primicia. A ésta llamó San Gerónimo utilísima
para los mortales. Esta fue (en la Cantiga) por la esposa asimilada al
panal que distila dulzura. A ésta llamó Enio vencedora de los ánimos
humanos. Por ésta (según Homero) mereció Anfión la cítara de
Mercurio. Por ésta (según Lactancio) fue llamado Orfeo hijo de
Apolo, y de Calíope. Por ésta llevaron las Musas a Galo sobre el
monte Parnaso. Para gloria désta dice Aristóteles, ser los hombres
elocuentes el ornamento de Reyes y Emperadores: y Platón llama a la
elocuencia, decoro de la República. Ésta hizo illustrar a Demóstenes
con aquel epigrama,
Si el Cielo te diera igual,
fuerza al cuerpo que a la lengua,
de las armas Macedonas
segura se hallara Grecia.
Ésta dio (según Valerio Máximo) el Imperio a Pisístrato, no
obstante fuese Sólon conocido por principal amador de la patria. Ésta
hizo llamar San Gerónimo a Tito Livio leche de elocuencia, atrayendo
la fama de su facundia algunos nobles desde los últimos confines de
España con deseo de verle. Ésta obró en favor de Marco Antonio
(según Plutarco) quedasen los soldados del Triunvirato como
atónitos, no osando tocarle mientras duró la plática. Por ésta San
Pablo se mostró tan admirable en el Areópago a Dionisio. Por ésta
pareció Santa Catalina tan maravillosa a Magencio. Mas quiero poner
fin, con la copiosa recomendación de Marco Tulio que dice:
El estudio de la elocuencia alimenta la juventud, recrea la ancianidad,
perficiona la próspera fortuna, sirve en la adversa de consuelo y sagrado;
256
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
deleita dentro de casa, no impide fuera: pasa la noche con nosotros, síguenos
por el campo, y nos acompaña en toda peregrinación.
Anotación sobre el XXVI discurso.
Pedro Victorio nota algunas cosas pertenecientes al Orador, en el
libro veinte y uno de sus varias lecciones, capítulo diez y seis.
Asimismo Sturmio, y Daniel Bárbaro, dicen no pocas utilísimas en su
Retórica: fuera de las que se sacan de tantos que escribieron otras,
como Juan Jacobo Vuequero, que entabló toda la de Cicerón, de
Aristóteles, Quintiliano, Hermógenes, y de todos los más dignos
autores.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
257
Del arte de escribir de las Cifras,
Jeroglíficos, Ortografía, y Correctores.
Discurso XXVII.
P
IENSO haber probado en el discurso de los profesores de
lenguas, el uso antiquísimo de las letras, pues según Josefo, fue
Adán el primero que escribió, porque la comunicación no se
perdiera entre los hombres. Así ahora, sólo será necesario mostrar en
qué escribieron nuestros mayores, para perficionar semejante
materia, no menos curiosa que útil, advirtiendo ser la pluma cierta
diferencia que puso la Naturaleza entre la prudencia y la ignorancia.
Es cosa clara haber carecido los hombres en aquellos primeros
tiempos del papel, que ya reducido a perfición sobra en diversas
partes; mas entonces por su falta se servían de las hojas de palmas
por quien dura hasta hoy llamarse hojas las de los libros. Virgilio
apunta haber escrito la Sibila Cumea sus libros en las referidas hojas
diciendo:
Fata canit foliisque notas et nomina mandat
quaecunque in foliis descripsit carmina virgo.
Dite Cretense, que se halló en la destruición de Troya, escribió seis
tomos de aquella guerra con letras Fenicias, en ciertas hojas de árbol
como de yedra, que llaman Tilia en Latín, y muriendo quiso fuesen
sepultados con él. Mas después en el año trece del Imperio de Nerón
por un terremoto que hubo, se abrió la sepultura, y hallados aquellos
libros, fueron llevados al mismo Emperador, y por su orden
conservados, como afirma Quinto Septimio en la Vida de Dite. Flavio
Vopisco en la Vida de Aureliano dice, haber ordenado Adriano
Emperador fuesen escritos sus actos en libros de tela de lino bruñida,
y tinta con cierto color. También se escribió en cortezas de árboles,
especialmente en las que con más facilidad se quitan, como las de
plátano, fresno, y olmo. Eran éstas aquellas telillas que están entre lo
interior del tronco y lo áspero de afuera: de quien formaban libros,
juntando artificialmente una con otra; y porque éste en Latín se dice
liber, se llamaron libros los que se componen; si bien ya no se usa tal
materia. Tras esto se escribió en hojas de plomo sutilísimas, de quien
hacían tomos personas particulares. Refiere Dión Casio, que debiendo
Hircio y Octavio escribir a Décimo Bruto no se rindiese a Marco
258
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Antonio, sino que esperase dellos el perdón, se lo enviaron a decir en
láminas de plomo, por estremo sutiles, y dobladas como carta misiva.
Partenio y Andriseo recitan haber entregado Dioneto a los Milesios
una letra escrita y doblada en una lámina de plomo. Los Partos
(según Plinio) tuvieron uso de tejer en los vestidos las letras.
Asimismo escribieron los antiguos en ciertas tablillas enceradas muy
lisas, en que hacían letras con sutiles palillos llamados estilos,
quedando de aquí la costumbre del decir tiene buen estilo, quien
escribe y dicta bien, tomando el nombre del instrumento: y según
Homero se ejercitó el uso destas tablillas antes de la guerra Troyana.
Es de advertir no escribían los mismos, pluma, sino con una
pequeña caña o cálamo, como hoy usan algunos; y esta escritura se
formaba en cierta manera de papel, que se hacía de unos árboles
pequeños, llamados Papiros, casi como juncos, que se engendran en
las lagunas del Nilo, y según Plinio los hay también en Asiria, junto al
Éufrates. Este árbol tenía ciertas hojas pequeñas entre la corteza y
tronco, que quitadas sutilmente con puntas de agujas, y cubiertas de
harina, mezclada con otras cosas, quedaban para poderse escribir en
ellas: y porque el nombre de tal junco se llamaba papel, cobró tal
nombre el de ahora, que se hace en los molinos de pedazos de lienzo,
para cuya bondad se considera la sutileza, la densidad, la blancura y
policía. El primer origen destos Papiros antiguos afirma Marco
Varrón, haber sido en tiempo de Alejandro Magno, cuando se fundó
Alejandría. Plinio le da más antiguo, por los libros deste mismo
Papiro, que Gneo Tarentino halló de cierta herencia suya. Fueron
ellos de Numa Pompilio Rey de Romanos, estaban en una caja que
tenía en depósito sus huesos, siendo cierto haber sido mucho más
antiguo Numa que Alejandro. El nombre de carta se dice haber
tenido principio de una ciudad cerca de Tiro, llamada Carta. Es de
notar (sin los referidos remedios) haber antes que se hallase el papel
antigua costumbre de escribir en pergamino hecho de pellejo de
oveja, de quien trata Herodoto. Su primer uso atribuye Varrón a los
de Pérgamo, de quien era Rey Eumenes. Con todo Josefo da más
antigüedad a los pergaminos; alegando estar escritos en pieles con
mucha curiosidad, los libros Hebreos enviados por Eleazaro al Rey
Ptolomeo, para los setenta y dos Intérpretes: y esto fue muy antes de
Eumenes. Isidoro quiere tuviese principio el uso del papel en Menfis
de Egipto: de quien constituye varias especies, como (según Plinio) la
Augusta Real, en honor de Octaviano Augusto; la Líbana, en honor
de la provincia de Libia; la Hierática, llamada así, porque servía sólo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
259
para libros sagrados; la Teónica de un lugar de Alejandría donde se
hacía; la Sáltica de una ciudad llamada Salo; la Corneliana, formada
primero por Cornelio Galo Prefeto en Egipto; y Emporítica que es la
de trapos.
Los que escribían fueron (según Carolo Sigonio) puestos por los
Romanos en el número de Aparitores, que eran los que se hallaban
prontos al servicio de los Magistrados, siendo su calidad antes de
ingenuos que de libertinos. Tales fueron Gneo Fabio antiguo Scriba
de los Pontífices, y Cicereo que lo fue de Cipión: si bien se lee de
Cicerón, haber tenido por Scriba a Marco Tulio su liberto. Festo
describiendo, cuáles fuesen los antiguos Scribas, dice:
Fueron los que escribían en tablas las razones públicas;
de modo que hacían lo que ahora los Escribanos. Marco Tulio afirma,
haber sido de consideración tal oficio, por darse entero crédito a sus
escrituras. Y en otra parte muestra, que ofrecían y ministraban los
mismos las leyes a los Magistrados, siendo dueños de las
resoluciones; mientras dice:
Conozco ser tal la ignorancia de los Magistrados, que no saben más de lo
que quieren los Aparitores.
Escribe Probo, haber estado los Escribanos en mayor estima en
Grecia, que en Roma, donde eran puros mercenarios; haciendo entre
los Griegos su oficio con más reputación: si bien podían entre los
Romanos subir a mayores grados, según Cicerón, que hace mención
de uno, que habiendo sido Scriba en la dictadura de Sila, fue en la de
César Pretor Urbano. Festo dice, que entre todos los Escribanos el de
menor autoridad y estima fue el Naval. San Epifanio afirma, llamarse
entre los Hebreos Scribas los expositores de la Sagrada Escritura, y
que de la misma cobraron semejante nombre. Y San Agustín refiere,
no ser lícito entre los Hebreos escribir letras santas (esto es libros de la
sagrada Escritura) sino solamente a los Scribas, como a profesores de
mayor sabiduría que los otros. Los instrumentos de escribir son papel
vario en nombre y bondad, pluma, tintero, tinta, salvadera, regla,
falsa regla, plomo, y el cuchillo de tajar, cuyo artificio se aprende en
el libro que compuso Don Agustín de Sena, Monge Certosino, donde
enseña a hacer toda suerte de letra, tinta y tajar plumas por
excelencia. Para aprender el estilo de escribir cartas, que son vivas
imágines del entendimiento, se hallan no pocos formularios en
Romance y en Latín. Puédese seguir el modo de Francisco Negrón en
su tratado de modo Epistolandi, y el de Libanio Sofista, traducido por
260
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Póntico Seburio, que pone varias especies de cartas. Merece loa el
saber escribir bien: si bien hoy es tenido lo contrario entre señores por
grandeza. Escríbese en varias maneras de letras, como Hebraica,
Griega, Latina, Arábiga, Tudesca, o Canceleresca, Mercantil, y otras,
con sus abreviaturas y cifras; de quien se deriva el arte de cifrar,
hallada (según Eusebio) por Tiro liberto de Cicerón. Refiere Aulo
Gelio, solía Cayo César escribir a Cayo Opio y a Balbo Cornelio
(teniéndolo concertado así) algunas cartas, en que se hallaban
interpuestas algunas letras, que ocultamente daban el sentido a
cualquier parte. Isidoro dice, haber Bruto escrito en semejante forma.
Probo Gramático hizo un curioso comento de la oculta significación
de semejantes letras, declarando por extenso un modo secreto que
tenían los Lacedemonios, escribiendo en las guerras a sus
Emperadores, porque no fuesen entendidas las cartas, si acaso eran
cogidas por los enemigos. Esta suerte de cifrar llama el mismo Scutum
loricatum; refiriendo de Asdrúbal Cartaginés, escribía en tablillas de
madera, y las cubría con cera, que raída por quien recebía la carta,
leía lo escrito en ella. Cuenta asimismo un gracioso modo de cifrar de
cierto bárbaro llamado Hístico, que hallándose en Persia con el Rey
Darío, escribió a Aristágoras algunas cosas ocultas con igual artificio:
Tomó un esclavo que padecía de los ojos, y rapándole la cabeza como
para curarle, sajó o escribió en lo raído lo que quiso. Después tuvo
secreto en su casa al paciente, hasta que le crecieron los cabellos, y
enviándole al fin a Aristágoras, mandó, le dijese de su parte no más
de que le hiciese rapar la cabeza: por cuyo ardid descubrió el otro la
invención del amigo, sabiendo lo que le deseaba decir. Hállanse otras
mil trazas, para que las letras no sean descubiertas, cuanto más
entendidas, materia que podrán inquirir los ingeniosos en los
ejemplos que ponen Vegecio, Juan Baptista Porta, y Jacobo Vuequero.
Mas volviendo a las cifras, Isidoro pone algunas palabras de Augusto
a su hijo deste tenor:
Ofreciéndose por instantes haber de escribir uno a otro cosas que
conviene estén ocultas para los demás, tengamos entre nosotros ciertas
notas, con quien cuando queramos explicar algunas cosas, en lugar de la
A pongamos la B, por la B la C, volviendo desde la Z a las AA.
Destas cifras escribió modernamente Juan Baptista Velasco con
muchos ejemplos particulares poco comunes; mas por estar impresas,
serían entendidas cuando ocurriese la necesidad de usarlas. Por eso
es juzgado por mucho mejor el fingir, y hallar nuevos modos de su
cabeza, para no ser entendido sino de los correspondientes. Aquí
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
261
entran asimismo las escrituras que se hacen con aguas de cedro y
leche de higuera, y también el escribir sin tinta, papel ni pluma, como
se puede ver en los autores citados. Tras las cifras se siguen los
Jeroglíficos, que tuvieron origen de las notas Egipcias, a quien llaman
letras sagradas; o sea de figuras de animales, con que aquella nación
significaba simbólicamente los más nobles y sutiles secretos del
entendimiento. No hay duda sino que por la larga conversación
tenida con los antiguos padres Hebreos (mientras habitaron en
aquella región, hasta que los sacó Moisén de servidumbre)
aprendieron los Egipcios muchas cosas suyas que después
encomendaron a la memoria, usurpándolas como propias. Esto
muestran claramente los escritos de Mercurio Trimegisto, por la
mucha conformidad que tienen con los de Moisén, fomentando este
supuesto las voces tan venerables que trae a la memoria Iamblico en
el libro de los misterios Egipcios, que son Ictón, Ameph, et Amún,
derivadas sin duda de la lengua santa, con que se declara haber
querido los Egipcios imitar la altísima sabiduría de los Hebreos,
describiendo en estas notas la secreta Filosofía de tantos misterios
comprehendidos en ellas y por ellas. Destos Jeroglíficos hace mención
Filón Hebreo, hablando de Moisén en esta forma:
Así aprendió de los Maestros Egipcios los números, la Geometría, toda la
música, la Rítmica, la Armónica, la Métrica, y también la oculta
filosofía, descripta con caracteres, a quien ellos llaman Jeroglíficos, esto
es, con notas y figuras de animales, reverenciados entre ellos como cosas
divinas.
Clemente Alejandrino escribe, haber dado Moisén (según la
costumbre desta doctrina Jeroglífica) muchos preceptos de la vida
moral debajo de símbolos místicos, y tropos de animales, como
aquéllos:
Neque porco, neque aquila, neque corvo vescendum.
Tal arte (según Cornelio Tácito) fue hallada, para que las cosas santas
y venerables no fuesen profanadas de la vulgar intelligencia: y afirma
Iamblico, haber hallado Mercurio con los mismos Jeroglíficos la
Deífica y Anagógica vía para las divinas instituciones, a quien
siguiendo Bithi sabio Egipcio (después de haberla hallado escondida
en los secretos de la ciudad de Siore) la enseñó al Rey Amón, con la
noticia de aquel gran nombre que discurre generalmente, señalado
por los Egipcios con el ojo, con la vara, con el escudo y con la
serpiente. Las cuales cuatro letras se refieren al nombre inefable de
262
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Dios; porque Cirilo enseña haber sido el ojo símbolo de Divinidad
entre los antiguos. La vara se atribuye por Homero a Palas, que
denota la sabiduría de Dios: el escudo exágono significa el cuerpo
sólido, y por eso es símbolo del universo perfeto, hecho por el sumo
Artífice en los seis días de la creación, denotando la serpiente la
prudencia del eterno Dios. Por eso en el Evangelio nos persuadió la
misma Verdad a ser en prudencia semejantes a las serpientes. La
dignidad desta simbólica escritura de notas Egipcias pone Plotino en
el libro de la belleza intelligible, así:
Paréceme no haber usado los sabios de Egipto, cuando quisieron
significar algunos misterios, los caracteres de letras, proposiciones,
imitaciones, pronunciaciones, y otras reglas, sino haber puesto en su
lugar con perfeta sabiduría, o con natural instinto del entendimiento; las
imágines singulares de cualquiera cosa, y que pintándolas hayan
misteriosamente denotado razón o conceto particular.
Magno Iamblico escribe tener necesidad los Jeroglíficos de divina
sabiduría que los declare, porque los Egipcios imitando la naturaleza
del universo, y la Arquitectura de los dioses, abren con simbólicas
señales ciertas imágines de las místicas ocultas, y escuras
inteligencias. De aquí es querer (aunque fabulosamente) los
profesores de Jeroglíficos que Heraisco, gran maestro desta arte, con
sólo mirar las mismas figuras, quedase opreso de divino furor. Pierio
que compuso un singular volumen, dice ser el hablar o escribir en
Jeroglífico un explicar misteriosa y simbólicamente la naturaleza de
divinas y humanas cosas. Por eso podemos decir, ser las parábolas de
la Escritura casi verdaderos Jeroglíficos que descubren varios y
diversos misterios sagrados; ocultos así porque tengan más
estimación. En esta conformidad hallamos la historia Evangélica llena
de semillas, de viñas, de sarmientos, de palomas, de torres, de
serpientes, de sal, de luz, de trigo, de pájaros, y de otras semejantes
palabras misteriosas, cuyo sentido alegórico y místico escribió Santes
Pagnino Obispo de Luca en un volumen. Destos Jeroglíficos parece se
deleitasen también los Scitas, entre quien su Rey Idantura,
amenazando (como escribe Ferécides Siro) al Rey Darío, con que si no
le obedecía, destruiría, pasando el Istro, toda su región, en lugar de
respuesta en carta, se la envió en los Jeroglíficos de un topo, de una
rana, de un pájaro, de un dardo, y de un arado: y dudándose de la
significación destas cosas, interpretó Orontopagas Tribuno de los
soldados, que ellos habían de venir a dar el Imperio a Darío,
conjeturando del topo la habitación de la tierra; de la rana, la del
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
263
agua; del pájaro la del aire, del dardo las armas, y del arado los
campos. Mas Xipodres interpretando al revés, dijo, que si como
pájaros no volaban, si como topos no se escondían debajo de la tierra,
o como ranas debajo del agua, no podrían evitar sus saetas: y que o
engrasarían sus campos quedando muertos, o serían puestos al arado
debajo del yugo, que era lo mismo que esclavos. Son algunos de
parecer pasase el uso de los Jeroglíficos a los Egipcios, desde los
pueblos de Etiopía; porque también éstos solían explicar sus
conceptos con varias figuras de animales y plantas, según la propia
naturaleza de cada uno. Otros juzgaron ser los Jeroglíficos invención
de los antiguos Magos de Persia, poniendo los tales todas cosas
inferiores debajo de los Arquetipos, o imágenes, que están en la
mente divina, de quien como de interna palabra de Dios deciende la
virtud del hablar. Con todo ninguna destas opiniones parece sea
verisímil, respeto de que los Etíopes no tuvieron jamás fama de
poseer alguna sabiduría: y la Magia (como afirma Mercurio
Trimegisto) fue hallada en Egipto. Fuera desto, confirma Cornelio
Tácito haber explicado los Egipcios primeramente con figuras de
animales el sentido de su entendimiento. Amiano Marcelino
hablando del obelisco Egipcio, escribe haber la antigua autoridad de
la misterial sabiduría crecido reputación a infinitas notas de formas
Jeroglíficas, que tenía el mismo esculpidas alrededor. Mas no por eso
era permitido a todos los de Egipto el uso desta nobilísima ciencia,
sino sólo a los sacerdotes, y a los que (según Suidas) eran llamados
Hierogrammati, que significa escritores; a muchos de quien era
concedido el profetizar, y adivinar lo futuro. El fin de los Jeroglíficos
era representar con la naturaleza de la cosa pintada el intento del
escritor. Por tanto (como dice Diódoro Siculo) la figura del gavilán
significaba entre los mismos la operación hecha en un instante. El
Cocodrilo la dañosa sensualidad; por esto cuentan los Magos que
parte de su quijada derecha asida al brazo derecho, incita a la misma.
Por el León, entendieron la fortaleza: por el Cinocéfalo devoto de la
Luna, la adoración y la religión: por la rueda del Pavón la
instabilidad de las riquezas, y pompas humanas: por el lodo (según
Iamblico) daban a entender toda cosa corporal: por la Serpiente que
se muerde la cola, significaron el año y el curso del tiempo: por la
Mosca la imprudencia: por la Hormiga la providencia: por el Cielo
pintado la disciplina, o arte: por la forma del Pelícano las asechanzas:
por la Cigüeña el amor al padre: por la Hiena manchada la
inconstancia del hombre: por el Águila un envidiado de todos: por el
264
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Camello el perezoso: por la forma de la Abeja el Rey, según Pedro
Crinito: por la figura del Buey la tierra: por la perdiz, los hombres
indignos, según Celio: por el ojo la guarda, según Diódoro: y así
cuanto a las demás cosas. Desto discurrió con abundancia Queremón,
Heraisco, Hepie, Horo Apolonio, Pierio, Baptista Pío, el Téxtor,
Alejandro Farra, que dice en particular muchas cosas curiosas del
Jeroglífico de la paloma; Celio Calcañino, Juan Goropio, Becano y
otros.
Suelen también los escritores buscar con diligencia los títulos que
se deben dar así en vulgar, como en Latín a este o aquel personaje: y
así servirá para los Latinos el tratado de Carlo Memnichem, y el
librillo de Josefo Rosacio, y para las abreviaturas de las letras
Romanas (materia perteneciente a los mismos) es de provecho la obra
de Huberto Goltzio singular en esta profesión.
Síguense tras éstos los Ortógrafos, diferentísimos entre sí en razón
de su facultad. Ortografía en Griego, se interpreta en Latín, según
Isidoro, Recta escritura: porque sola esta disciplina nos enseña a
escribir como se debe. Por ejemplo; Si se escribe Ad con D, cuando es
preposición, o con t, cuando es conjunción: así equus, si se pone con e,
cuando es animal, o con diptongo cuando es justo. Y a este propósito
serían casi infinitos los ejemplos. Basta que a los Ortógrafos toca
escribir justamente los nombres, los verbos, y todos los términos de la
lengua así Latina como vulgar; y así Griega como Hebrea. Sobre todo
es menester saber los Diptongos, de quien Guarino Veronés y
Apuleyo compusieron en Latín particulares libros. Asimismo les
pertenece el modo de puntuar, de quien escribió Gasparino
Bergamasco, y Prisciano Cesariense, que discurrió sobre los acentos,
declarando cuál sea el grave, el agudo, el circunflejo, el largo, el
breve, el aspirado, el apóstrafo, la vírgula, recta, yacente y convexa; el
paréntesis, los puntos, copulativos, abreviativos, interrogativos,
suspensivos, conclusivos, o puntos firmes; cosas que de ordinario
profesan los Gramáticos, si bien necesarias a todos. Entre los
modernos escribió Juan Furnio de Ortografía copiosamente.
Suceden los Correctores, cuyo ejercicio se estiende a tanta
generalidad, que ofreciera dificultad no poca, a quien dilatadamente
quisiera tratar de todo. Consiste en especial en el hablar defetuoso, y
en la buena Ortografía, a quien Suetonio llama forma y verdadera
razón de escribir, instituida por los Gramáticos. Porque Orthos en
Griego, según Isidoro, significa recta, y Graphia escritura. Y porque a
menudo sucede cometerse algún error en lo que se escribe, como en
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
265
letras, puntos, dicciones, y locución, es propio del Censor corregirle:
si bien muchas veces de muy curiosos, o impertinentes mancan los
sujetos, las razones, los ejemplos, las metáforas, con todas las figuras,
y modos usados comúnmente en las obras; materia que ella sola
requiera un crecido volumen si se hubiera de tratar como se debe.
Viniendo pues a las hablas imperfectas, se pone cuidado en los
barbarismos, solecismos, Acirología, Cacofonía, Pleonasmos,
Perisología, Sintomía, Macrología, Tautología, Eclipsis, Tapinosis,
Cacocelón, Cacosintetón, y Anfibología; que según los más curiosos
se juzgan viciosas, principalmente en prosa. Cométense los
barbarismos en la corrupción de palabra, letra, o sílaba; en
pronunciarla breve o larga. Deste género fue el de Tenea Placentino
(acerca de Quintiliano) que dio ocasión al Romano Hortensio de
corregirle justamente por haber pronunciado Percula en lugar de
pergula; si bien se puede entender lo dijese así por graciosidad según
su agradable y jocosa naturaleza. Mas ya se volvieron los modernos
tanto maestros desta facultad, que en latín y en romance no habrá
quien esté seguro de sus censuras: excediendo al antiguo Cátulo, que
en versos Latinos hizo burla de Arrio, porque debiendo pronunciar
Commoda sin la H (nota de aspiración) la ponía tras la C. Para los
vicios siguientes pondré ejemplos en Latín, Castellano y Toscano.
Cométese el Solecismo, cuando leyéndose una cosa se confunde la
cláusula, y se echan a perder las palabras, el orden, la elegancia, y las
reglas del hablar en cualquier lengua. Por eso Isidoro en el referido
lugar, llama al solecismo viciosa composición de palabras; y así
apunta Quintiliano, que
soloecismi vitium non est in sensu, sed in complexu.
En la Acirología se incurre cuando se habla impropriamente; como si
se dijese: Estas orejas lo vieron, y estos ojos lo oyeron, siendo todo al
contrario: si bien tal vez estas hablas impropias, vienen a ser en los
Poetas gracia, y decoro, siéndoles concedido por figura, lo que a los
escritores de prosa es vedado del todo. Así Virgilio dijo con energía,
Excissum Euboicae latus ingens rupis in antrum.
Donde impropiamente dio el lado que es propio del hombre al
monte, como el Dante, cuando dijo:
Y aquella a quien el sabio baña el lado,
266
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
entendiendo de Cesena. Cacofonía, o Cecefatón, se hace
comenzándose la palabra siguiente en el modo que acaba la última
sílaba, como aquel lugar de Virgilio,
Tres adeo incerti per caeca caligine soles
erramus pelago totidemque sine sidere noctes.
Y en otra parte,
Et dorica castra.
Donde en tales palabras escandiéndose el verso, se halla este error en
caeca caligine, y en dorica castra. Pleonasmos, es superfluidad de
palabra, como, He tocado con estas manos; he caminado con estos
pies. Mas el Petrarca tomó licencia para usarla por figura en aquellos
versos,
Donde si bien tal vez suelo quejarme
como el que está ofendido, es duro freno
para mí lo que vi con estos ojos.
Perisología, es un poner palabras superfluas, como si se dijese,
viva del Rey, no muera; no siendo otra cosa el no morir que vivir, y el
vivir, que no morir. Parece haberla usado el Petrarca en aquel verso,
Muévese el viejecillo cano y blanco.
Donde cano y blanco es todo uno, porque no puede estar cano sin
estar blanco. Es bien verdad, que alguna vez causa gracioso
ornamento en las Rimas, como en aquellos versos del mismo que
comienzan,
Dulces iras, dulcísimos desdenes,
dulces paces, y alegres
flores, felices bien nacidas yerbas.
Donde las iras, y los desdenes son una misma cosa. También difieren
en poco o nada, felices, bien nacidas yerbas y alegres flores: mas con
todo eso se ven puestos con gracia todos juntos. La Sintomía es
asimismo notada por vicio, si bien tal vez se vuelve en la
pronunciación graciosa y varia. Cométese cuando loando, o
vituperando, se acumulan muchos nombres que importan lo mismo,
como si se dijese en alabanza: Fulano es cortés, da de buena gana, es
liberal, lo que tiene no es suyo. O al contrario; Fulano es avaro, es
miserable, es estrecho y tenaz; que son todos sinónomos. La
Macrología se hace cuando es más larga de lo justo la descripción de
las cosas. Algunos la notan en Virgilio en aquellos versos,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
267
Postea vix summo spargebat lumine terras
orta dies, cum primo alto se gurgite tollunt
solis equi, lucemque elatis naribus efflant.
Donde con tantas palabras no quiso el Poeta mostrar, sino el aparecer
de la Aurora. En este número entra también la Tautología diferente
de la Sintomía, en que si bien en ésta las palabras significan la misma
cosa, están por sí, y no como dependientes; mas en aquélla están
como correspondientes a las otras, y casi como parte del todo. Por
ejemplo, si se dijese: Yo el propio mismo; yo el mismo solo, aquel
mismo yo. La Eclipsis (que es defecto) suele suceder toda las veces
que en la cláusula falta el verbo principal: como dicen algunos haber
intervenido en el primer Soneto del Petrarca, y en los versos del
mismo que son,
La humilde fiera, un corazón de tigre,
que en vista humana, y forma de Angel viene.
Donde en el primer verso falta el verbo, tiene; porque de otra manera
se hallaría defectuosa la construcción. La Tapinosis se hace, cuando a
una cosa grande se dan palabras bajas, como alega Isidoro en aquel
lugar de Virgilio, libro primero de su Eneida:
Apparent rari Nantes in gurgite vasto.
Donde al espacioso y dilatado mar, dio nombre de estrecho. Desto es
también notado el Petrarca, en el verso que dice:
Que llegara hasta Roma tal sonido.
Porque siendo el sonido rumor de cosa pequeña, no pareció cosa
conveniente, se hubiese de oír en Roma desde la Provenza, siendo
menester hubiese sido mayor que los terremotos; si bien se conceden
a los Poetas muchas destas licencias. Esta figura tendría lugar cuando
para manifestar una gran lluvia, se dijese, llora el cielo; y para un
gran viento, que Eolo suspira. También se corrige la figura Cacocelón,
que es contraria de la referida, y tiene lugar cuando una cosa baja se
dice con alto y resonante estilo; y cuando se hace un principio tan
alto, que es imposible proseguirle: como Horacio en su arte Poética,
cuenta de aquel que comenzó:
Fortunam Priami cantabo, et nobile bellum.
Donde bajó luego el estilo en lugar de crecerle, y realzarle.
Cacosintetón es habla impropia, y se usa cuando se da una calidad
268
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
inconveniente a la misma; como nota Isidoro, con el ejemplo de
Virgilio en aquel lugar,
Versaque iuvencum
terga fatigamus hasta.
Allí el soberbio Remo para mostrar que era armígera la gente Latina,
decía, que arando la tierra, para picar los bueyes, en vez de aguijada
usaba el asta, que es la pica, o cualquier otra arma de aquel género. Al
último pertenece a los Correctores notar las anfibologías, que son
hablas dudosas, como fue la del oráculo de Apolo a Pirro,
Aio te AEacida romanos vincere posse,
y la otra poco diferente désta que dijo:
Ibis, redibis, non morieris in bello.
Donde manifiestamente se conoce los sentidos opuestos que se
pueden dar a estas palabras anfibológicas y dudosas. No es menos
digna de corrección en prosa la figura Aferes, solo permitida a los
Poetas; en que se quita una letra, o sílaba a la palabra; por eso dijo el
Petrarca:
El deseo largué que agora enfreno.
Poniendo largué por alargué. También se reprehende la Epéntasis,
que es cuando en medio de la palabra se añade letra, o sílaba, como
en aquel verso también del Petrarca:
Spesso l'un contrario l'altro accense.
Donde la N está puesta de más: y Ovidio dijo:
Septemque triones,
por Septentriones, añadiendo aquella sílaba, que en medio: y a César
arguyó Octavio en una Epístola (como escribe Quintiliano) por haber
dicho Callidum; y no Caldum, juzgando superflua la l, si bien los
autores doctos no siguieron después su parecer. Emiendan por el
consiguiente la Síncopa, que es quitar de en medio de la palabra
alguna letra, o sílaba, como Virgilio en aquel verso.
Manet alta mente repostum.
Usando repostum en lugar de repositum. Y el Petrarca dijo:
Gia non fostu nudrita in piume al rezzo.
Poniendo fostu en lugar de fusti tu. Así el Apócope que destronca en
el fin letra, o sílaba, como en aquel verso de Dante,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
269
T'hanno monstrato i serafi, e chrerubi.
Usando Serafi, y Cherubi, en lugar de Serafini y Cherubini. También
corrigen los vocablos demasiado antiguos, como Festo Pompeo
reprehende con razón las palabras Antigerio y Toper, que usaron los
antiguos en lugar de Valde y de Cito. Nestor Dionisio Novarés hace
un Catálogo grande de vocablos antiguos, desechados por los
modernos. Asimismo es propio suyo corregir la antigua Ortografía,
como fue corregido (según Rafael Regio) el escribir de Claudio César,
que quería usar la letra F al revés, en esta forma …, en lugar de la
letra V, diciendo servus, et vulgus, asi Ser╛us, et ╛ulgus. Corrigen
también la moderna invención del Trisino, y Tolomei que quisieron
poner el uso el Omicrón y Omega Griegas en lengua vulgar.
Condenan sin esto justamente a los antiguos que usaban tal vez
(como refiere Quintiliano) la B en lugar de la F, la B por H, la T por D,
la O por V, y la E por I, diciendo Bruges por Fruges, Belena por Helena;
Alexanter y Casantra, en lugar de Alexander, y Casandra; Ecoba, y Notrix,
en lugar de Ecuba y Nutrix: Menerva, y Magester, por Minerva, y
Magister. Algunos pleitean sobre quitar su jurisdición a la K, dándola
solamente a la palabra kalendas. Otros crecen la S, y la ponen en
caussa, en cassus y en divissio, diciendo haberlo escrito en esta forma
Virgilio de su mano. Así quién lo quiere de una manera y quién de
otra, como ya quedó explicado en el discurso de los Gramáticos. En
suma se corrigen también los puntos que necesariamente entran en la
oración, como las comas, o medios puntos, los puntos firmes, los
doblados, interrogantes, paréntesis, y acentos; ocupándose los
Correctores en estas menudencias, con particular provecho de los
lectores. Mas no por eso dejaron, y dejan de mezclar muchos vicios en
estas cosas, usando por instantes de negligencia en las emprentas,
supuesto escriben ignorantemente al revés de lo que debrían,
condenando con imprudencia el error ajeno en que incurren los
mismos.
Anotación sobre el XXVII discurso
Pedro Victorio en el libro diez y seis de sus varias lecciones, capítulo
quinto, pone algunas cosas dignas de anotación sobre la costumbre
que tuvieron los Antiguos en el modo de escribir. El mismo nota qué
sea escribir en agua y viento en el libro 9, capítulo 13. Asimismo
Felipe Beroaldo en sus Anotaciones contra Servio, apunta a este
propósito algunas curiosidades. También el Cardano, lib. 13 de Rerum
270
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
varietate trata difusamente de los que escriben, de los que tajan
plumas, y de los que notan cartas. Entre modernos se tiene por
célebre Camilo Bonadie Placentino. De los Jeroglíficos propone
algunos notables Celio Rodiginio, lib. 16 de sus antiguas lecciones,
capitu. 25. Menos se deben olvidar Baptista Egnacio en sus
Racemaciones, y Pedro Crinito en el libro 7 de honesta disciplina,
capitu. 2, y en el lib. 20, cap. 4. De los profesores de cifras escribe el
Beroaldo por extenso en las Anotaciones contra Servio, con ocasión
de cierto paso de una epístola de Cicerón ad Atticum; y mucho más
Vuequero en el libro de sus secretos. Para la facultad de Correctores
servirá por estremo toda la suma que precede al Diccionario de Fray
Juan de Génova: sin la regla del Prisciano en Latín. Cuanto a la
Ortografía Castellana, se hallan diferentes opiniones; particularmente
sobre las letras vocales y consonantes: mas comúnmente se sigue la
de las Imprentas de Madrid; como entre otras la de Luis Sánchez,
donde asiste por corrector Gonzalo de Ayala, sujeto no menos culto
que ingenioso.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
P
271
De los Lógicos y Sofistas.
Discurso XXIX.
OCOS fueron los que osaron tachar aquella parte de Lógica,
que enseña con sólidas demonstraciones a probar lo que el
hombre amador de verdad, inquiere con tanto cuidado; así
como al contrario, han sido infinitos los que con bastante razón
vituperaron la importuna escuela de los Sofistas, que suelen disputar
antes con palabras desentonadas, y llenas de ambición, que con
alguna manera de verdad, y modestia. Los primeros son por estremo
estimados, respeto de la dignidad de la ciencia célebre y famosa entre
autores antiguos y modernos. Por tanto S. Agustín loándola dijo, ser
arte de artes, y ciencia de ciencias, la cual abierta se abren todas, y
cerrada, se cierran las demás, con quien concurren todas, y sin quien
ninguna.
Con cuyas palabras concuerdan las del Comentador Averroes,
que llama a la Lógica, principio y modo de saber todas las ciencias.
Servio Sulpicio, engrandeciendo sus alabanzas, la llamó superior a
todas las artes, ofreciendo sola ésta una luz clarísima para todas las
cosas que pueden ser aprendidas, y enseñando (como dice Cicerón) a
distribuir toda la materia en partes, y a explicar difiniendo todo lo
que está escondido; y declarando con su interpretación las cosas
escuras y dudosas. Sin esto, nos da una regla cierta y firme para
distinguir (según Boecio) las cosas verdaderas de las falsas. Por eso
apunta Isidoro ser facultad hallada para discernir las causas de las
cosas. Difiniéndola Santo Tomás dijo, ser ciencia racional que dirige y
muestra el acto de la razón. Alberto Magno declarando su valor
pondera, ser la que libra de las fantasmas que parecen y no son. De
aquí es haber (según Averroes) caído muchos de los antiguos en
manifiestos errores, sólo por no poseer esta ciencia. Platón (como
refiere San Agustín) la hizo también parte o especie de Filosofía para
su mayor grandeza dividiendo toda la Filosofía en tres partes, Moral,
Natural, y Racional, que declaró ser la Lógica. Mas el agudísimo
Teólogo Antonio, parece trata más por extenso de su nobleza, y
grandiosidad con el tema de aquellas palabras del Eclesiástico:
Yo sola rodeé el orbe del cielo, y penetré la profundidad del abismo;
anduve por las ondas del mar, y asistí en toda la tierra.
272
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Donde le atribuye una celeste capacidad, pudiendo por su medio
silogizar sobre cualquier problema, y le aplica una superior nobleza,
declarando (por autoridad de Aristóteles) ser una ciencia hallada sólo
para saber; aunque no poco difícil, por tratar de los Entes y
Abstractos, esto es, de las segundas intenciones añadidas a las
primeras, como quiere en especial Avicena. A esta disciplina llaman
muchos ciencia, como Escoto; otros modo de ciencia, o instrumento
de saber; y es la que el antiguo dialéctico asimiló al puño cerrado,
porque procediendo sucinta y brevemente arguye, confuta, prueba,
difine, distingue, y responde a las materias y sujetos que se tratan. Y
claramente se descubre en toda parte su valor por hallar sola ella la
esencial difinición de cada cosa; si bien Aristóteles pone por ignotas
las últimas diferencias verdaderas. Ella imita la mano, que por
deleitosos prados va escogiendo las flores entre espinas y malezas.
Ella enseña a reducir en capítulos universales todos los entes, y a unir
debajo de diez predicamentos, cuantas cosas caben en esta máquina
del mundo. Ella sola para mostrar el verdadero modo de difinir en
todas cosas (reducido debajo de aquellos capítulos) halla géneros,
especies, diferencias, propios, y accidentes, a quien llamaron
predicables, que distinguiendo un particular de otro, declaran su
universal difinición. Ella enseña en los libros de la Perihermenia, los
varios modos de explicar lo concebido en la mente, afirmando, o
negando. Ella manifiesta los varios modos de argüir y probar. Por ella
se aprende a enunciar afirmativa o negativamente, en los utilísimos
libros de los Priores. Ella nos propone todos los modos probables de
argumentar en toda suerte de materia en los libros Tópicos. Ella
advierte la verdadera demostración de las cosas hallando las causas
universales; y enunciaciones, por quien se alcanza la perfeta y
esencial verdad de lo que se inquiere. Ella en particular, descubre en
los libros de los Elencos, las tretas ocultas, los anzuelos y reglas de los
Sofistas, que fundan, como engañosos Griegos en el caballo Troyano,
toda la fuerza de sus argumentos, en los ardides y asechanzas de
palabras anfibológicas, y en razones que traen consigo no poca
diversidad de sentidos. Déstos llevan la palma (entre los antiguos)
Antíoco, Eutidemo, Cleantes, Crisipo, Gorgias Leontino (padre de la
misma arte) Protágoras Abderita, Filargo, Dión Prusio, y Aspasio
Ravenate, oyente de Pausanias, hallándose entre modernos otra
escuela mucho más numerosa. Verdaderos Lógicos son Boecio,
Amonio, Porfirio, Simplicio, Boeto, Aspasio, S. Tomás, Scoto,
Cayetano, Egidio Romano, Burleo, Baldovino, Antonio Andrea, Jorge
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
273
Trapesuncio con sus Intérpretes; el Neomago, Látomo, Juan Ricio,
Cesareo, Jabelo, Francisco Toledo, Fr. Domingo de Soto, Villalpando,
y otros.
Son pues los Sofistas, excluidos justamente en la República de
Platón, como demasiado hinchados y soberbios. Averroes los
desprecia, como a destruidores de los principios y de la Sabiduría.
San Agustín nos enseña a huir dellos, diciendo nos debemos guardar
de aquellas cierta sensualidad de contender; y de aquella loca y pueril
ostentación Sofistica, fundada en engañar con asechanzas. Urbano
Papa condena grandemente semejantes contiendas de Sofistas,
alegando no agradar a Dios, ni servir a la sinceridad de nuestra Fe.
San Gerónimo a este propósito dice:
¿No se echa de ver que acometen los Sofistas con sola la vanidad del
sentido, y escuridad de la mente, atormentándose con la Dialéctica días y
noches?
Muchos son pues los vicios déstos, que redujeron la verdadera
ciencia sólo a un exceso de ruido y voces; y tanto más, que se
contrasta por momentos sobre la vanidad de una palabrilla, y se
gastan días en averiguar, si el término es señal de oración, o señal de
historia; si sum es est, es sólo perfeto verbo, o si hay quien sin él forme
perfeta oración; si el nominativo, o recto hace oración verdadera o
falsa; si el nombre significa naturalmente con Platón, o ad placitum
con Aristóteles. Dejaré en silencio tantos tratados de apelaciones,
suposiciones, obligaciones, moralidades, indisolubles, consecuencias,
reduplicativas, exclusivas, formalidades, restricciones, ampliaciones,
distribuciones, inherencias, particularizaciones, instancias, sin otras
mil fantasías en que pierden de contino tiempo y juicio. No diré cómo
en las escuelas se hinchan y ensoberbecen, cuando sutilmente
concluyen que
Anglia est terra, pannus est de Anglia, ergo pannus est de terra.
No apuntaré la osadía con que entran en las disputas, creyendo de sí
poder concluir a todo el mundo, comprobar que
Omne quod videtur (según Protágoras) est, sed videtur quod tua
conclusio sit falsa, ergo est falsa.
Callaré la priesa con que huyen cuando se ven reducidos a paso
estrecho, porque a la verdad en ésta parte no son diferentes del
combatir de los Partos; que (como dice Apiano Alejandrino) pelean
huyendo, retirándose a modo de culebras entre las espinas de sus
274
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
escuros términos. Olvidaré los asaltos que acometen en las engañosas
preguntas, con que o convencen al que de improviso responde, o le
hacen poner colorado de vergüenza por no saber dar aquella viva
respuesta que pide su importuna proposición. Callaré sobre todo que
hacen perder los sentidos con las sutilezas de Oliveros, de
Hentísbero, de Alejandro Sermoneta, Strodo, Ocham, Muzagata,
Flandria, Paulo Pergulense, Buridano, Marsilio, Simón Lendenare,
Bernardo Torno, Mesino, Ángelo de Fosambruno, y otros semejantes.
Lector sólo te quiero advertir que huyas dellos, porque si los sigues,
sacarás la cabeza tan llena de figuras y equipolencias, que volviendo
de las escuelas, te podrías transformar de racional equipolente en un
caballo. Mas de la Dialéctica, o Lógica, dice muchas cosas Juan
Baptista Bernardo en su seminario de Filosofía, en la palabra Lógica;
como de los Sofistas en la de Sofista. Asimismo trata de los
Dialécticos Celio Rodiginio, lib. 4 de sus antiguas lecciones, cap. 30.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
275
De los Retóricos.
Discurso XXX.
Q
UINTILIANO y Bartolomé Cabalcante atribuyen el origen de la
Retórica, principalmente a naturaleza, como a quien enseña la
aptitud y promptitud para bien hablar, habiendo sido
ampliada, y crecida por la observancia y ejercicio de los hombres
curiosos de varias naciones; por cuyo estudio fue después reducida y
puesta en arte. Por eso quizá dijo Marco Tulio, haber tenido la
Retórica su primer principio entre los que fundaron ciudades, y
formaron leyes; por ser necesario abundasen de elocuencia tales
hombres, y que se hallasen bien instruidos en el arte de persuadir.
Mas por tratar de su principio algo en particular, digo se lee en
autores auténticos, que tras la muerte de algunos tiranos de Sicilia (ya
vuelto su gobierno libre y popular) tratándose muchas causas en los
Tribunales, Corace, y Tisia Sicilianos, fueron los primeros que
compusieron y escribieron los preceptos de la Retórica. Aristóteles
nombra tras sus primeros inventores, a Trasímaco Calcedonense, y a
Teodoro Bizancio por maestros de tal profesión, que desde su
principio floreció admirablemente en Atenas, de donde pasándose a
Roma, consiguió el principado de mayor nombre en tiempo del
primer Orador, que fue Marco Tulio. Según Diódoro fue hallada por
Mercurio; y así dijo Horacio:
Mercuri facunde nepos Atlantis.
Sobre ésta escribieron casi los hombres más célebres del mundo,
como Empédocles, y Gorgias Leontino su discípulo, Pródico Quío,
Protágoras Abderités (que la enseñó a Evatio por 10000 denarios)
Hipia Elio, Alcidamante Eleates, Antífones (que fue el que primero
escribió oraciones) y Polícrates; si bien Cicerón niega haberse hallado
antes de Pericles cosa que tuviese ornato de Orador. Fue después con
el tiempo maestro de la misma Isócrates; de envidia de cuya gloria
compuso Aristóteles los libros de su Retórica, diciendo,
Turpe est Isocratem dicere, et Aristotelem tacere.
En aquel mismo tiempo escribió Teodecto, después Teofrasto
discípulo de Aristóteles, Milesio, oyente de Isócrates; Hermágoras
que fue seguido de muchos, y tras él Ateneo. Luego escribieron
Apolonio Molón, Cecilio, Dionisio Halicarnaseo, Apolodoro
276
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Pergameno, Herodes Ático, y Eudemo. El primero de los Romanos
que escribió algunas de sus menudencias, fue Marco Catón a quien
sucedieron Marco Antonio (abuelo del Triunviro) Marco Tulio,
Cornificio, Estertino, Galión, Celso, Lena, Cipriano Cabalcante,
Tracleo, Cristóbal Barcicio, Fortunaciano, Virginio, Plinio, Rutilio, y
Asinio Polión. De los Españoles, Quintiliano, Antonio de Nebrija,
Alonso Matamoros, Cebrián Juárez, Andrés Sempere, Laurencio
Palmireno, Pedro Juan Nuñez, Federico Ceriol, Mártir de Segura,
Alonso de Torres, Vicencio Blay, Francisco Sánchez Brocense, Arias
Montano, Fray Luis de Granada, Juan de Santiago, Bartolomé Bravo,
Juan de Guzmán, Diego de Pérez, Luis Vives, Juan de Malla,
Francisco de Escobar, Juan Pérez, Sebastián Foxio, Cerda, Juan
Perpiñán, Pedro Fuentidueña, Gerónimo Osorio, Juan Bonifacio, y
otros.
Según Marco Tulio es la Retórica razón de decir, o sumo estudio
de elocuencia. Según Quintiliano, ciencia de bien hablar, o fuerza
grandísima de persuadir. Según Máximo Tirio, oración
pronunciadora de los pensamientos del ánimo. Según Aristóteles,
facultad de ver y tocar lo que sea apto y acomodado para persuadir
en cualquier cosa. Según Hermógenes, fuerza artificiosa de persuadir
con razón en todo negocio Civil y Político; y según Patrocles, fuerza
de hallar cuanto por vía de oración se pueda persuadir. Acerca de la
misma hablaron variamente los Autores, llamándola unos arte (como
Cicerón) que la nombra artificiosa elocuencia: y Quintiliano que la
pone entre las artes prácticas. Mas no fue desta opinión Lisias,
mostrando hacen los bárbaros naturalmente las narrativas, las
pruebas, las confutaciones, los epílogos, sin comprehensión de algún
artificio. Otros la nombran Ciencia, como Cleantes, que divide la
Filosofía en Dialéctica y Oratoria, en Moral y Civil, en Física y
natural. Por eso Zenón Estoico las juntó de tal manera, que asimiló la
Dialéctica al puño cerrado, como escuro; y la Retórica a la palma de la
mano, como clara y patente. Platón (a quien siguió Junio) atribuye a
la Filosofía tres oficios, moderación de orar, que pertenece a la Lógica
y Retórica; moderación de entendimiento, que toca a la Física, y
moderación de afecto, que es propia de la Ética. Esto aprueba
también Craso, que con el mismo sentido divide la Filosofía en tres
partes; en escuridad de naturaleza, en sutileza de decir, y en vida o
costumbres: y dejando las dos aparte, afirma, pertenecer solamente la
del medio al Orador. Otros creciendo su dignidad, la llaman virtud,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
277
como Craso (acerca de Tulio) afirmando ser la elocuencia una de las
más sublimes virtudes. Y Mnesarco dice:
Poseída la ciencia de hablar bien, se alcanzarán las otras fácilmente.
Otros la llamaron uso de hablar, como Critolao: o arte de engañar
como Ateneo, a quien parece sigue Cornelio Celso, cuando apunta:
Orator simile tantum veri petit: non enim bona conscientia, sed victoria
litigantis est praemium.
Cuyo fin (según Crisipo) es saber decir bien: según Hermágoras,
decir curiosamente para persuadir; y según Hermógenes, no el
persuadir simplemente, sino el usar métodos persuasibles al intento
del Orador. Supuesto (según el mismo) así como el Médico no
perderá el nombre porque deje de sanar el enfermo, si pone en obra
acomodados y convenientes medicamentos; ni tampoco dejará un
Filósofo de serlo, porque deje de imprimir en los ánimos juveniles
buenas costumbres; así también un Orador, si bien no consiga su fin,
no dejará de ser Retórico, como ponga en uso el arte y estudio
necesario para persuadir. Esto se hace (dice el Cabalcante) con la
habla elocuente y compuesta, para hacer creíbles al oyente sus
concetos, explicando con ingeniosa destreza los pensamientos del
ánimo, y acomodando las acciones a las palabras, y las palabras a las
acciones, con el modo más agradable que sea posible.
Ésta pues acusa los culpados, hace condenar los reos, escucha a
los pupilos; acude con protección a las viudas; socorre a los lugares
píos; administra justicia; mueve a misericordia: siendo también
necesario para la vida Política saber persuadir cosas contrarias, como
ser una cosa misma útil y dañosa, injusta y honesta, defendiendo y
explicando ingeniosamente una y otra parte. ¿Quién enfrenó la
rebelión de Catalina, sino la elocuencia de Marco Tulio? ¿Quién
defendió a Atenas de las armas de Filipo, sino la facundia de
Demóstenes? ¿Quién hizo que Cartago se viese sujeta a Roma, sino el
eficaz decir de Catón? ¿Quién persuade la paz, disuade la guerra;
contradice lo malo; propone y sustenta lo honesto, y condena lo
injusto, sino esta utilísima facultad de persuadir? ¿De dónde nace su
reputación sino de aquella fuerza divina mezclada en palabras,
acción, voz, y semblante? ¡Oh poderosa, oh eficacísima elocuencia!
¡Cuántas diferencias concertaste! ¡A cuántas discordias pusiste paz!
¡Cuántos aborrecimientos mitigaste con tu poder! ¡Cuántos corazones
de ponzoñosas víboras volvió tu vigor en mansos corderos! ¡Cuántas
furias infernales hiciste agradables palomas! ¡Oh cara, oh suave, y mil
278
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
veces santa y bendita! ¿Por qué los Estoicos te nombraron sabiduría,
sino porque con prudencia discurres, y con el discurso riges, y con el
gobierno ejercitas en la sabiduría a tus amantes? ¿Por qué te señaló
Homero por maestra de Aquiles, sino por ser tú la guía de los
muchachos, el refugio de los mancebos, y el báculo admirable de los
ancianos? ¿Por qué deseaba Platón fuesen los hombres elocuentes
gobernadores de las ciudades, como lo fueron Sólón y Licurgo, sino
por ser tú conocida por rectora del mundo, por regla de los pueblos, y
por ejemplo de todos? ¿Porque recebiste remuneración con dorada
estatua en Delfos, en aquel raro sujeto de elocuencia Gorgias
Leontino, sino porque el oro, las perlas y más preciosas joyas, no son
cosas comparables con tu precio y valor? ¿Por qué causa dijo el Sabio:
Cor sapientis erudiet os eius, et labiis eius addet gratiam;
sino por ser tú la valida de las gracias, y depender todos los favores,
más de ti que de otra parte? ¿Por qué el Señor dio al Sacerdote Aarón
cifra de elocuencia, por compañero a Moisén, impedido de la lengua,
sino porque tú le adquirieses la gracia del obstinado Faraón? En suma
es admitida en el consistorio de la Iglesia, donde te celebra el Sabio
con aquella sentencia,
Qui sapiens est corde, appellabitur Prudens, et qui dulcis eloquio,
maiorem praecipiet.
También te antepuso Homero a la miel en la lengua de Néstor: y a no
ser tú tan provechosa para nuestra Iglesia, creo no celebrara tanto S.
Gerónimo el hablar de Esaías por tan elegante en su lengua, que
afirma no haber podido explicar en la Latina la inmensa facundia y
elocuencia de aquel Profeta. Y si las palabras de David no se hallaran
con tan grande artificio, y tan fuera de modo llenas de Retórica, no
hubiera convidado con ellas diciendo:
Audite coeli quae loquor: Audias terra verba oris mei.
Pregunto; ¿por qué San Gerónimo alaba a Gregorio Nacianceno, sino
principalmente por su elocuencia? ¿Por qué llama al elocuentísimo
Hilario, estrella, luz de la Iglesia, y piedra preciosa? ¿Por qué ensalza
en Lactancio la gran fuerza del decir, y la abundante copia de las
palabras, llamándole río de elocuencia Ciceroniana? ¿Por qué llora la
muerte de su querido Nepociano (dulcísimo cisne por la elocuencia y
por el canto) si esta famosa virtud no se viera adornada de tanta
estima? ¿Es por ventura mejor oír los importunos cuervos, que los
suaves ruiseñores, que con acentos deleitosos discantan el feliz estado
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
279
de la Primavera? ¿De dónde nació haber sido intitulado San
Crisóstomo boca de oro? ¿Por quién sino por ésta deseó S. Agustín
sumamente haber podido oír en voz la predicación de S. Pablo, tan
elocuente y grave, que el pueblo de Atenas le quiso honrar como a
Mercurio? La materia pues, o sujeto de la Retórica (según Gorgias en
Platón) es la oración elegante y bien compuesta. Según Marco Tulio
es cualquier cosa que se proponga al Orador para decir sobre ella con
adorno y copia. Según Hermágoras tiene por sujeto las causas y
cuestiones, y según Hermógenes y Quintiliano, a quien siguen
muchos, las causas Civiles en particular, que consisten acerca del
género Demonstrativo, Deliberativo, y Judicial, de quien se sacan
todas las especies, o partes que apunta la Retórica. La misma advierte
ser las partes de Oratoria, Invención, Disposición, Elocución,
Memoria, y Pronunciación. También enseña que la oración se hace de
la cuestión, que la cuestión se divide en finita y en infinita; que de la
cuestión, se forma la causa; que las causas son de tres especies,
Demonstrativas, Deliberativas, y Judiciales; que las especies de las
causas son cuatro; Honesta, Dudosa, menos que Honesta, y Humilde;
que la primera contienda de las causas se llama Estado; que el Estado
tiene tres géneros, uno de conjetura, otro de difinición, y el último de
calidad. Ésta enseña en la Oración el Exordio, que tiene dos partes,
Principio y Insinuación, con que se hace benévolo, dócil, y atento el
auditorio; considerando no sea común, vulgar, comutable, largo,
separado, translato, y contra los preceptos. Ésta propone la Narración
de tres formas, Fabulosa, Histórica, y Civil, debiendo ser clara, breve;
ilustre, y probable. Ésta enseña a conformar con varios argumentos
los discordes, a consultar el derecho ajeno con varias pruebas,
amplificando sus dichos. Ésta advierte la peroración, haciendo un
breve epílogo de las cosas antecedentes. Por ésta enseñamos,
deleitamos, y movemos, y esto principalmente con la elocución; o
natural, con palabras simples; o conversa y mudada con palabras
conjuntas y translatas; como son los Tropos, y figuras, así de palabras
como de conceptos, que los Latinos llaman sentencias. Ésta nos
muestra en cuántos modos se perturban los afectos, y con qué
razones y discursos (aplicando las acciones del cuerpo) se persuadan
los oyentes, según nuestro intento. Esta es la milagrosa y divina
ciencia que indigna los ánimos, que enternece los corazones; que hace
deshacer las almas de amor, que ablanda los pechos endurecidos, que
sosiega los movimientos impetuosos, que consuela, que restaura, que
recrea las débiles esperanzas, que enfrena las bocas de los oyentes, y
280
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
pone cadenas a sus ánimos, deseos, voluntades, pensamientos y
apetitos. Tras todo esto, Isócrates en Platón, prueba por otra parte con
firmes razones, no ser la misma Retórica arte ni ciencia, sino cierta
astucia, que ni es famosa, justa, ni honesta, sino vergonzosa y servil
adulación. A ésta desecharon del todo los Lacedemonios, que decían
nacer el hablar de los hombres buenos, no del arte sino del corazón.
Los antiguos romanos introdujeron en sus ciudades muy tarde a los
Retóricos; y entre ellos fueron sumamente sospechosos por las
mentiras y adulaciones que pronunciaban por instantes. Así
Arquidamo dice de Pericles Sofista (según Enapio) que si bien le
había vencido en batalla; parecía en su elocuencia, hablando de
aquella guerra, antes vencedor que vencido. Plinio dice de Carneades,
que cuando argumentaba, se podía conocer con dificultad la verdad,
respeto de haber dicho un día muchas cosas en alabanza de la justicia,
y otro haber orado con no menor doctrina y facundia contra la
misma. Por eso dijo Eurípides, tenía no sé qué de tiranía el saber decir
muchas cosas. Esquiles afirma ser el más peligroso mal de todos, la
habla bien ordenada. Catón Censorino, por cuatro veces que fue
acusado, acusó él setenta a otros a quien desfavoreció con su
elocuencia. Los Casios, los Brutos, los Gracios con su Retórica
movieron en sus tiempos infinitos alborotos. Catón Uticense
provocando a César con una oración; le hizo destruir la libertad
Romana. Cicerón con su elocuencia provocó a Antonio para los daños
de la República; y al fin para su muerte. Por manera que también la
Retórica es dañosa y de peligro. Así Marco Catón persuadió a los
Romanos, no oyesen en público a los tres Oradores Atenienses,
Carneades, Critolao, y Diógenes, porque no les persuadiesen a un
tiempo cosas injustas, y justas. Los Romanos (como dice Suetonio)
desterraron dos veces los Retóricos de su ciudad, como a perniciosos.
Los Atenienses les prohibieron ir a juicio, como destruidores de la
justicia, haciendo cortar la cabeza a Timágoras, por la adulación que
usó con el Rey Darío. Los Lacedemonios echaron de sí a Tesifonte que
se había alabado de poder hablar todo un día sobre cualquier cosa
con elocuencia.
Mas quien quisiere oír otras cosas de Retórica, lea a Gerónimo
Capidoro, a Marco Fabio Vitorino, a Estoveo, a Vector Pisani, a
Gerónimo Mascher Mantuano, a Marino Berciquemo, a Juan Rivio,
Julio Celio, Julio Severiano, Marciano Capela, Celio Calcañino,
Cipriano, sin otros. De sus alabanzas dice no pocas agudezas Pedro
Victorio en el libro 14 de sus varias lecciones, capi. 11. Juntamente se
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
281
podrá ver el Seminario de la Filosofía del Bernardo, en las palabras,
Elocuencia y Retórica. También se pueden ver, Demetrio Falerio,
Longino, Fortunaciano, Pedro Ramo, Asturmio, Jasón Denores, el
Cardenal Valerio, y la Retórica entablada nuevamente por Iacomo
Vuequero.
282
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los que componen libros; y sus
Mecenas o Protectores.
Discurso XXXII.
E
S seguida hoy la costumbre de escribir obras con tanto deseo,
que se verifica bien en nuestros tiempos aquel dicho de
Salomón, tocante al no tener jamás fin el componer muchos
libros. El origen de formarlos se derivó de Anaxágoras según Laercio:
según Gelio, de Pisístrato; mas según la verdad, de los Hebreos, o
Sacerdotes Egipcios, moviéndose todos, cuanto al fin, respeto de
aquellos dos amores que pone S. Agustín: esto es del amor de Dios,
cuyo nombre desean que sea santificado y predicado por todo el
universo; y del amor del prójimo, a quien desean aprovechar. Para
esto es necesario haberse interiormente ilustrado cualquier autor, si es
que quiere dar luz a otros. Por eso fue dicho al Profeta,
Fili hominis sta super pedes tuos.
Como si dijera el Espíritu Santo: Quien quisiere enderezar a otros, es
menester se enderece primero a sí, limpiándose del amor propio,
encaminado a componer y escribir, o por cobrar fama, o por mostrar
que se sabe, o por descubrir valor, o particular interés, o ganancia.
Los sujetos o son divinos, o profanos, y por eso muy diferentes entre
sí; porque los primeros tratan de cosas provechosas a la salud del
alma, despertando las dos principales virtudes, Esperanza y Caridad.
Hablando San Agustín de las obras tocantes a la Sagrada Escritura
dijo:
Propter Fidem, Spem, et Charitatem fovendam omnium Sacrorum,
voluminum machinamenta consurgunt
Y este asumpto (según el mismo) resulta en singular provecho.
Proponiendo ante todas cosas la providencia de Dios, se debe
advertir, cuán importante sea para escribir libros la noticia general de
Gramática, Dialéctica, Historia y Arismética; a quien se puede añadir
la Jurisprudencia, Medicina, Geometría, y otras ciencias, con la Física
o noticia de cosas naturales, cercenando siempre cierta superfluidad
de cuestiones del todo inútiles, porque no les suceda lo que dijo
Séneca
Necessaria nesciunt quia superflua didicerunt.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
283
Sobre todo les conviene saber Teología, supuesto será para ellos el
ramillete de mirra, digno del seno de la Esposa, la regalada y única
paloma, y la Reina que está asentada a la diestra de Dios. Los
segundos emprenden sujetos meramente curiosos; materias que sólo
deleitan al mundo; obras que no alimentan el espíritu; antes se hallan
cercadas y vestidas de vanidades, como fundadas sólo en el placer y
pasatiempo del ánimo. En la forma de componer observan los
primeros de ordinario los dos principales requisitos, que son, dulce y
provechoso; por eso se suele alegar aquel brocárdico común de
Horacio;
Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
Mas ambas cosas se adquieren en varios modos. Lo primero no
variando demasiado el Autor, con evitar la importuna muestra de
que sabe mucho de toda cosa en un discurso, como Hipia acerca de
Platón; porque de aquella gran junta nace confusión, y tal, que no
puede el que lee, tener en la memoria las cosas dichas, ni percebir las
que se han de decir, haciendo el escritor superfluas digresiones, como
acaece bien de ordinario. Deste inconveniente deben huir los
Históricos y Poetas, con todos los que toman a su cargo urdir alguna
tela varia, siendo menester (por la necesidad del sujeto) pasar de un
hilo a otro, para tejerla toda junta. Lo segundo escusará el escritor los
vocablos que son demasiado antiguos, y también los que son
demasiado comunes, porque vuelven escura y descaecida la oración,
corriendo su opinión no poco riesgo. Por tanto es de seguir el parecer
de Favorino, que afirma, se debe valer cuanto al decir de palabras
presentes; cuanto al vivir de costumbres pasadas.
A esto se añade sea la oración numerosa, acabando los periodos
con número cumplido, y sobre todo solicitando conveniente
brevedad, no concisa ni falta, como en muchos sucede, causa de
volverse escurísimos, según Horacio. Lo tercero no juntando todo lo
que a un propósito se podía decir, sino con modestia, dejando
algunos fragmentos, para que los otros ejerciten también su ingenio y
capacidad, tratando los pasos escuros con claridad de palabras, y
guardando en todo cierto modo y medida.
Lo cuarto, es menester tenga el Autor orden, y proceda con sus
divisiones claras y distintas lo más que sea posible, porque como dice
S. Ambrosio:
Saber uno lo que hace, ignorando la forma con que lo ha de hacer, es de
imperfeto conocimiento:
284
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
siendo el orden (según Marco Tulio) una compostura de cosas bien
acomodadas: y según Baldo, una figura expresa de la sustancia de la
cosa. Lo quinto, conviene sea verdadero si escribe historias; si
poemas, diga cosas que tengan por lo menos semejanza de verdad; si
cosas de ciencias, alegue razones; si artes, traiga experiencias; si
Gramática o Retórica, pruebe con autoridades, porque el lector no
ama ser engañado, sino leer y entender cosas varias en todo género
de escritos, o a lo menos sustentadas como verdaderas. Todos estos
particulares se adquieren mediante la sutileza del entendimiento,
junto con una diligente fatiga, o fatigosa diligencia. La pureza de
espíritu es necesaria; porque así como en una fuente turbia no se ven
las imágenes, así en un ánimo sensual no se divisa la sabiduría. Por
eso se lee de Carneades, que purgaba el cuerpo con eléboro antes que
se pusiese a escribir, para tener los espíritus más limpios y
purificados. A este propósito dice Marsilio Ficino, conviene al que se
ocupa en ejercicio de letras tener mucho cuidado de la salud corporal:
supuesto depende de la misma en gran parte la purificación del
ánimo, y la ilustre y clara operación de las potencias. Es necesario
asimismo usar de fatigosa diligencia, que se adquiere primeramente
con dilación de tiempo, debiendo un sabio Autor engendrar partos
perfetos, y no abortivos, como muchos hacen. Esto se consigue con
dilación de tiempo competente, en que se recoja para escoger
después. Así afirma Quintiliano, no haber hecho la naturaleza cosa
grande con celeridad; antes haber propuesto no poca dificultad para
cualquier obra insigne. Lo mismo declara Plinio en los elefantes, de
quien dice traen diez años los partos en el vientre; si bien Aristóteles
tiene que solos dos. Sobre todo deben componer sus obras debajo la
corrección y juicio de personas doctas, no fiándose demasiado de su
parecer, muchas veces engañoso: porque como los partos del
entendimiento son hijos propios, suelen los más feos parecer más
hermosos. Es importantísima la varia lección de Autores; de quien se
pueden servir en ocasiones a manera de abejas, destroncando las
flores melosas de dichos y sentencias, no vistiéndose en todo como la
corneja de Horacio de plumas ajenas. De aquí es, referir Aulo Gelio
de Platón haber gastado en los libros de Filolao Pitagórico diez mil
denarios que le dio Dionisio; y el mismo cuenta, haber comprado
Aristóteles en tres talentos Áticos las obras de Speusipo, sólo por
estudiar y servirse dellas en ocurrencias.
No es de pasar en silencio el abuso que hoy se tiene de imprimir
papelones esterilísimos de todas buenas letras. Muchos (así viejos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
285
vanos como mozos ligeros) faltos de experiencia, ciencia y erudición,
escriben y publican sobre temas absurdos librazos inútiles,
guarnecidos de paja, y embutidos de borra: cuyos verisímiles son
patrañas, cuyos documentos indecencias, y cuyo fin todo mal
ejemplo. Dicen ser tales cuentos a propósito para entretener, y hacer
perder la ociosidad; agudeza a que responde San Bernardo, cuando
apunta:
Pro vitando otio otia sectari ridiculum est.
Alegan éstos bastar para componer cualquier obra acertada sólo el
ingenio; y que así los libros sirven de ordinario a los de menos
elevación, razón por cierto muy propia de su ignorancia: mas óyase a
Ovidio, que dice,
Si no recibe a menudo
la cultura del arado,
abrojos en vez de fruto
rinde el más fecundo campo.
Si bien por castigo les basta el menosprecio y risa que provocan en
los doctos, cuando ven, desean apropiarse tan desabridas cigarras la
habilidad de sonoros ruiseñores. Con parto niño, según Gregorio
Tolosano, nombre niño se adquiere. Sin duda ignoran al paso que
presumen, y lo peor es que ignoran lo más esencial:
Turpe est (dice Aristóteles) ignorare quod omnibus scire convenit.
El Cielo por su piedad limite tan excesivo número de zánganos, tanta
copia de Marsias desvanecidos, que ponen su felicidad y opinión
antes en la inútil cantidad, que en la calidad provechosa.
Por otra parte causa crecidos frutos cualquier buen autor con sus
obras: en particular, muchas cosas que se olvidarían, en cierto modo
se inmortalizan por ellas, teniendo los libros veloces plumas para
volar por todas regiones. Sin esto, adquieren los libros eruditos fama
y resplandor para sus dueños, y en esta parte valen más que la viva
voz, aunque ésta tiene mayor energía, como dice San Gerónimo
escribiendo a Paulino. Con las obras se corre por todo en un instante;
muda patria un Autor; halla la gente que desea; platica con todos;
causa placer, y produce varios efetos en los lectores.
Ocasionan por el consiguiente los libros este bien en los propios
autores, que poniéndose a escribir (con la invocación del Espíritu
Santo, causa eficiente de los buenos tratados, y quien los dicta y
enseña) fuera de perficionarse, se adelgazan a sí mismos, con hallar
286
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
muchas cosas en obras de otros, que mezclan en las suyas,
haciéndoles parecer famosas en breve tiempo; como sucede en un
niño, que por pequeño que sea, si se pone sobre los hombros de un
Gigante, parece a otros ojos de inmensa estatura. Asimismo causa en
los lectores no poco provecho, porque con ellos desechan el enfado y
ocio que molesta por instantes los ánimos, aliviando juntamente los
humores melancólicos, que tanto afligen los cuerpos, dando refrigerio
al alma, consolando los espíritus interiores, recreando la fantasía, y
deleitando admirablemente todas nuestras potencias. Finalmente uno
de los más calificados frutos de los libros es, que por los mismos se
puede volver el lector virtuoso y santo, leyendo ejemplos de varones
justos; oyendo palabras de personas pías; hallando acciones y obras
en todo perfetas. Y esto no sólo puede suceder en los lectores, sino
como ya se dijo, en el mismo Autor; porque leyendo cosas ajenas,
halla un camino abierto para corregirse, y seguir las pisadas de
hombres virtuosos. No es maravilla pues, si por las referidas razones
se hace tanto caso de los famosos y grandes Autores: y si es tan
celebrado un Teofrasto, que escribió trecientos volúmenes; un
Crisipo, que escribió setenta; un Servio Sulpicio, que escribió ciento y
ochenta libros de Leyes Civiles, un Arteyo Capitán que formó
sesenta; un Empédocles, que hizo cuarenta y tres; un Galeno que
compuso ciento y treinta; un Paracelso que dejó escritos casi
inumerables tomos en facultades varias; un Aristarco dicípulo de
Aristófanes Gramático, que compuso más de mil; un Beda que
ordenó treinta y seis; un Orígenes, de quien escribe San Gerónimo
haber leído seis mil obras suyas; un San Agustín que escribió casi una
infinidad, como dice San Isidoro, sin otros así prodigiosos por lo
mucho y bueno que escribieron. Si bien soy de parecer haber sido
muy pequeños algunos de aquellos volúmenes que llaman libros.
Éstas son las condiciones honrosas que pueden dar nombre a los
ilustres y célebres autores, apuntadas brevemente aquí; mas sus
vicios comunes, son que a veces eligen sujeto bajísimo, y vilísimo,
como Pitágoras, que escribió un volumen de los pulpos; Fania Frisio,
que celebró las alabanzas de la ortiga; y Demócrito que escribió un
volumen sobre el número Cuatro. A veces le eligen demasiado
ridiculoso, como las Burlas del Piovano Arloto, y las del Gonella, o la
Macarronea de Merlín; a veces demasiado deshonesto, como son en
común las obras del Aretino; a veces demasiado injusto; como
Isócrates y Polícrates, que loaron a Busiris Tirano; y Glauco que alabó
la injusticia; Favorino que encareció la cuartana, y Hortensio Lando
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
287
que hizo aquellas Paradojas, con exquisita sutileza de razones contra
la riqueza, la libertad, y otras cosas que naturalmente se desean. A
veces demasiado satírico, como Nicolás Franco y su maestro, con el
inventor de la Esfera de los Escritores. A veces demasiado impío,
como son las obras de los herejes publicadas contra la Santa Iglesia
Católica, y justamente prohibidas por el Santo Oficio de la
Inquisición. A veces demasiado profano, como es el Alcorán de
Mahoma. A veces demasiado falso, como el libro de la vanidad de las
ciencias de Cornelio Agripa. A veces demasiado inútil, como el de
muchos Romances y Novelas; y así discurriendo de otros infinitos
sujetos indignos, y viciosos. Tienen también los autores otro vicio
grande, que es loar a menudo sus cosas, y vituperar las ajenas; como
Babio y Mevio, que decían mal de las de Virgilio, ensalzando
solamente las suyas; y está el mundo tan lleno desta ceguedad, que
parece a todos ser Argos en cosas propias, y ajenas, siendo apenas
Cíclopes.
Cuanto al modo de componer, no faltan vicios por todas partes.
Quién es demasiado escuro, quién demasiado largo, quién demasiado
flojo, quién demasiado hinchado y quién demasiado humilde.
Muchos pecan en el fin, buscando sólo el aplauso de la plebe, el
honor del vulgo, y el útil de la emprenta. En el título caen diversos,
llamando Epístolas los volúmenes; Problemas las Homelías; Scolios
los Sermones, tomos los tratados, sin otra distinción. Muestran sobre
todo en las Dedicatorias cuán aduladores son. Hacen por estremo
sabio al ignorante, al plebeyo por nacimiento, semidios en nobleza; y
deste modo van apurando el juicio por hallar epítetos inauditos, con
que puedan adquirir la gracia de tales Mecenas. Éstos por la mayor
parte son los peores del mundo, por ser los más ricos dél, los más
ignorantes de todas ciencias; y los que sólo ponen cuidado en
manifestar su disolución con juegos, crápulas, y sensualidades,
siendo ellos solos aquel escuadrón de quien se dice en el Éxodo:
Sedit populus manducare et bibere, et furrexerunt ludere.
Nace de aquí la poca estimación que hacen de lo que se les dirige;
supuesto no tiene lugar la virtud donde reina el vicio. Lo más ridículo
viene a ser, que en vez de patrocinio se adquiere con ellos descrédito
y menoscabo, por ser los primeros en ostentar con desprecios y
censuras, acompañadas de gestos de boca, de hablas afectadas, y
brutales acciones. Si el libro contiene versos, llaman al autor coplero,
y trovas a las poesías, sin saber distinguir el Soneto del Romance, y
así de otras composiciones. Cuanto al premio, es cosa vergonzosa ver
288
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
su escaseza; porque si dan, es poco, y eso con molestas dilaciones, y
en libranzas casi inciertas. Cuán diferente de lo que usó la
antigüedad, donde los Césares, y mayores Príncipes honraban y
premiaban pródigamente a los doctos profesores de letras,
haciéndoles comer en sus mesas, y llevándolos en sus carros
triunfales. El inconveniente dio motivo a que Pedro Aretino,
satirizando tan vil abuso como el de hoy, dirigiese un libro a un
mono que tenía en su casa, diciendo en la dedicatoria:
Bien sé yo Mono mío, harás desta obra que te ofrezco lo mismo que el
más ilustre titular. Cuanto a lo primero hallando en ti corta aceptación,
la tomarás en la mano; no la entenderás; romperasla, o la dejarás caer
detrás de algún cofre, olvidando la obligación que te corre de amparar a
su dueño que te inmortalizó con sus escritos.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
289
De los Exorcistas o Conjuradores.
Discurso XXXIII.
S
UPUESTA la Verdad Evangélica por fe y experiencia bien
notoria y clara, sobre que los cuerpos humanos suelen ser
molestados cruelmente de malignos demonios, para lanzarlos
fuera, y darles aquel castigo, y pena que merece su pertinencia y
malicia contra Dios, y los hombres, se halla el arte y profesión de los
Exorcistas que atormentan en varios modos a los mismos espíritus, a
quien finalmente hacen salir de aquellos albergues, por ellos
temeraria y tiránicamente ocupados, si bien con permisión Divina.
Pertenece propiamente al Exorcista la potestad del conjurar, que
recibe cuando las órdenes, aunque hizo ver la experiencia, que tal vez
algunos hombres justos y devotos, no Sacerdotes, han sanado
endemoniados y hechizados, sin Exorcismo formal, sino con la divina
oración, y con su palabra. Y esto dice Fray Gerónimo Viadana, lo
pueden hacer lícitamente. Mas trae peligro en los seglares temerarios,
según el ejemplo que se lee en los Actos Apostólicos donde se halla,
que curando San Pablo a muchos que eran atormentados de
inmundos espíritus, ciertos hombres a su imitación, intentaron
invocar el nombre de Jesús sobre otros; diciendo,
Yo te conjuro por aquel Jesús que predica Pablo,
a quien respondió el espíritu maligno:
Yo he conocido Jesús, y conozco Pablo; mas vosotros ¿quien sois?
Demás fueron acometidos de uno de aquellos demonios, de manera
que salieron huyendo de la casa desnudos y mal heridos. Debe el
Exorcista o Conjurador, tener cuanto a lo primero, delante los ojos la
gloria de Dios, y obrar a este fin. Lo segundo, ver que sean las obras
que hiciere (o ya de abstinencia, o ya de cualquier otro ejercicio) para
conjurar, refrenativas de la humana sensualidad, con modo
conveniente a la virtud, según el rito y costumbre Eclesiástica, o
según la doctrina Moral, que por eso dice S. Pablo
Rationabile sit obsequium vestrum.
Lo tercero, que haga tales obras según la costumbre, o estado, o
tradición de la Iglesia universal, o a lo menos de alguna Iglesia
particular. Lo cuarto, que la obra hecha por algún efeto tenga natural
propiedad para producir el mismo. Lo quinto, que no haya peligro de
290
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
escándalo, manejando y tocando donde no conviene. Pero más
claramente debe el buen Exorcista considerar, no sean las palabras
que usa pertenecientes a la invocación tácita, o expresa, de los
demonios, y que no estén allí comprehendidos nombres incógnitos,
que (según S. Crisóstomo) arguyen siempre alguna superstición.
Cuando los antiguos Magos con los nombres Efesios lanzaban
espíritus según Plutarco; allí no había fuerza natural, sino un pacto
tácito con los demonios, que (como afirma Tácito) fingían ser
vencidos, y constreñidos de tales nombres.
Es menester también que no contenga en sí la materia de
semejantes palabras alguna falsedad o vanas locuras, como son
hablillas de viejas. Menos se pongan allí cosas profanas, ni caracteres
escritos, excepto la señal de la Cruz. Tampoco se funde esperanza en
el modo de escribirlos, o leerlos, y que en el pronunciar, o recitar tales
palabras sagradas, se tenga sólo el intento en su sentido, y la vista en
la virtud de Dios, y en la de sus santos, cuyas reliquias se aplican a
los atormentados para este fin. Al último, que el efeto que se espera,
se deje al beneplácito de la voluntad divina. Y con la observancia
destas cosas es lícito exorcizar los espiritados, y ponerles breves al
cuello, para que los traigan consigo. Cuanto al modo, se debe primero
exorcizar el paciente, y después conjurar al demonio que se parta,
bendiciendo y exorcizando todas las cosas que se aplican a los
opresos de tan mala bestia, como manjares, bebidas, y cosas así: y
buscar con diligencia por la casa si son hechizos, los instrumentos del
maleficio. Hallados, se deben quemar, renovándolo todo, y exhortar a
los pacientes a la contrición de los pecados, a la Confesión, y a la
santísima Comunión. Y prepararse también los mismos como
conviene a devotos sacerdotes, huyendo las palabras de donaire,
supersticiosas, curiosas y sospechosas para tal obra santa, como
advierte bien Juan Nider; y tener en las reliquias la fe que se requiere,
y no perderse de ánimo, sin dejar los preceptos de la Iglesia usados
para la pertinacia del demonio rebelde. Quien quisiere ver mejor el
modo de conjurar, lea el tratado de Silvestre Prieiro, hecho contra
estos espíritus malignos. Mas debe notar cualquier Exorcista, que
entre las cosas poderosas para lanzar el demonio, se ponen el santo
nombre de Jesús, como dice Justino, Orígenes, y Atanasio; la señal de
la Cruz, como dice Cipriano y San Juan Crisóstomo; en virtud de
aquella sentencia,
Ubicunque viderint signum Dominicum, fugiunt quidem daemones, et
contremiscunt:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
291
el agua bendita, como dicen Epifanio y Nicéforo; la santísima
Eucaristía, juzgada de todos por un remedio principal: y finalmente
todas las oraciones y palabras sagradas. También se lanzan a veces
con algunas cosas sensibles y materiales, como yerbas, jarabes,
sahumerios, medicinas, siendo benditas en el nombre de la Santísima
Trinidad. Y mitíganse las vejaciones que causan en los cuerpos con
introducir calidades, y disposiciones contrarias, como prueba bien el
Viadana con razones y ejemplos, alegando entre otros aquel de Saúl,
donde sonando David el arpa en su presencia, era liberado de la
molestia que le daba el espíritu, como se lee en el libro de los Reyes,
lo cual atribuye Nicolás de Lira en aquel paso, a la disposición
causada por la música en el cuerpo de Saúl, por quien estaba menos
sujeto a la operación diabólica. Trae también el ejemplo del Ángel
Rafael, que lanzó el demonio del aposento de Sarra (porque no
ofendiese a Tobías) con las entrañas de un pez, habiéndole dicho, que
poniendo el hígado sobre las brasas, haría el humo huir todo género
de demonios. Dice asimismo Guido, haber ciertos demonios, que no
pueden sufrir la melodía de la música. Cuenta Josefo haberse hallado
en el ejército de Tito cierto hombre que con la piedra de un anillo
hacía salir demonios de los cuerpos. Refiere también el mismo que
cierto Eleázaro Exorcista, obrando los conjuros de Salomón, hizo
partir de su presencia a un demonio, poniendo una raíz de una yerba
debajo la nariz del atormentado. En suma tiene Raimundo Lull por
asentada conclusión, haber quedado los demonios antes por
naturaleza superiores a las cosas sensibles, por su malicia sujetos a
sus acciones; y esta opinión favorece también Juan Rupescisa. Paulo
Burgense prueba con mucha razones deberse conceder, que no sólo
por las cosas sensibles, los afligidos de los demonios puedan con
algún alivio sostener aquella vejación, sino también que puedan del
todo queda libres dellos. Con estas cosas pues se lanzan lícitamente,
no con invocaciones supersticiosas, de quien refiere muchas Nicolao
Miresio Médico Alejandrino; ni con los encantos, que según Amiano
Marcelino, permitían los Médicos para tal efeto; como también
Píndaro afirma sanar Quirón Médico con encantos. Estrabón cuenta
ser los encantos entre los Indios poderosos remedios de Medicina.
Mas quien quisiere ver cosas más por extenso desta materia de
Conjuros lea a Miguel Pselo, al Malleus maleficarum, al Viadana,
Silvestro Prieiro, Paulo Guirlando, Juan Nider, Tomás Brabantino, y
Paulo Burgense; y trata dellos por excelencia Jacobo Vuequero en su
libro de secretos.
292
L
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De las perspectivas.
Discurso XXXIV.
A ciencia Óptica, o perspectiva (casi hermana de la Geometría)
pertenece toda a la vista, y como dice Aulo Gelio, sólo da razón
de las formas del ver, y de los varios engaños que se causan en
la vista. El sujeto desta ciencia son las líneas visuales. Déstas hay dos
especies, la una es por quien proceden los rayos rectos; los cuales no
se reflejan, ni quiebran, y mediante quien se hace el acto del derecho,
o (como dicen los perspectivos) la visión recta. Otra es de las líneas,
por quien caminan los rayos que se reflejan o quiebran, y mediante
quien se vee oblicuamente. De aquí es, haber nacido dos géneros de
perspectiva, según que la misma contiene estas dos partes de líneas
visuales. La que considera la primera escuadra fue llamada Óptica,
esto es, Perspectiva simplemente; mas la que se tomó por sujeto en el
segundo orden, fue en general llamada especulativa, de quien
tratamos en un discurso particular. En la Óptica o Perspectiva se
consideran seis cosas principales; el ver; la cosa visible; el medio del
ver; la especie visible, el rayo visual, y el modo del ver. Cuanto al ver,
es cierto procede de los instrumentos orgánicos de los ojos, y de los
nervios ópticos que emanan de la cabeza, trayendo consigo una parte
purísima de humor secreto hasta los ojos. Por eso Aristóteles vino a
decir, atribuirse al agua la vista, que fenece y se seca cuando el
húmedo falta, sintiendo lo mismo Hipócrates. Y Galeno afirma,
causarse la vista del humor cristalino. Esta vista es una potestad
perspectiva, que aprehende los sujetos visibles por su singular
propiedad, tocando al ojo (según Macrobio) propiamente el ver; a la
razón el juzgar, y a la memoria el acordarse. Este ver es casi el más
cierto de todos los sentidos; porque (según Galeno) divisa de lejos
todas las cosas pertenecientes a los cuerpos, como el color, la
cantidad, la figura, el movimiento, la posición, la distancia o
intervalo. Cuanto al acto del ver hay varias opiniones de dónde
nazca; porque Demócrito, Epicuro y Lucrecio quieren se cause de las
imágines y bultos de las cosas que por sí entran en los ojos; mas esta
opinión refuta Macrobio. Hiparco dice, que se ocasiona de la
proyección de ambos ojos a la cosa visible, a quien con una cierta
palpitación viene casi a tocar, fijándose en la misma tan
estrechamente, como si con la mano la tocase. Cree Platón, proceda el
ver de la claridad de la luz, derivándose o corriendo de los ojos otra
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
293
luz a manera de fuego, llevada por el aire exterior, a quien hacen
retroceder los cuerpos visibles que la van a encontrar: y Galeno es del
mismo parecer con Platón. Dijeron los Estoicos, ser la causa del ver
sólo aquellos rayos que envían los ojos, en las cosas visibles, y
juntamente del aire de en medio. Dice Porfirio, no ser ocasión de la
vista los rayos, las formas, ni otra cualquier cosa, sino sola el alma
que se reconoce visible, y siendo una de todas se conoce a sí misma
en todas las cosas que son. Y este parecer sigue en parte Rafael Mirani
Hebreo. Los Matemáticos dicen ser tal el modo del ver; pártense los
rayos visuales a su circunferencia desde aquel punto del ojo, que es
centro de todo su giro o cerco, a manera de líneas rectas, que son
producidas del centro de un círculo a su circunferencia; y cuanto más
delante van, tanto más se apartan, y todas hacen ángulo en el centro.
Estos rayos o proceden siempre por línea recta, hasta que hallan el
centro visible; o van primero por la misma línea al espejo, de quien
son vueltos a enviar al objeto, hechos reflejos por otra línea recta, y
siendo iluminados y alterados por el mismo objeto, traen aquella
alteración, que es la imagen del objeto a los ojos, dentro de quien se
mira el alma; y viendo aquellas imágenes y aquellos rayos coloridos
de las mismas imágines, las aprehenden, las conocen, y dan por las
mismas el parecer que deben, obrando en esto en todas sus
facultades; y así por eso llaman a los ojos espejos del alma. Porque del
modo que mirándonos en el espejo vemos las cosas remotas dél,
también el alma mirando en los ojos, conoce las cosas que están fuera
dellos. Tiene entre otros Euclides, salga de nuestros ojos cierta virtud,
o ciertos espíritus, o algunos rayos luminosos, que proceden
derechamente en forma de líneas, que sean producidas del centro de
un círculo a su circunferencia, y vayan a encontrar los objetos
visibles; y que hallados, los representen a los ojos, forjándose desta
suerte el acto del ver: sin que haya otra necesidad de la especie
visible, que ponen los Filósofos, quiriendo los mismos, vaya esta
especie a encontrar los ojos, que son transparentes, y que
difundiéndose en ellos, llegue a su centro o a otra parte, donde es
aprehendida del alma; y que se haga así el acto del ver. Convienen
casi todos en que el sentido del ver, mediante el aire, vaya a encontrar
la cosa colorida, como dice Galeno. Objeto de los ojos es toda cosa
visible según Aristóteles; y véase o no se vea, como sea acto nacido
para poder ser visto, siempre se llama, según el mismo Aristóteles, su
objeto. Éste se vee mediante la luz y el color, según Teofrasto.
También es un medio aquel espacio divisible, por quien la especie del
294
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
objeto visible es traída a la vista, respeto de haber necesidad de
distancia entre el objeto visible, y la superficie del ojo. La especie
visible es la similitud o imagen de lo que se ve que representa la cosa
vista al sentido; y el rayo visible es una línea recta que se parte del
centro de la vista, y va a terminar al centro de la cosa visible. El modo
de ver es de tres suertes, o por visión derecha, o por refleja, o por
refracta. La visión derecha es, cuando el rayo visual va a la cosa vista
en perpendicular, lo cual puede suceder de arriba, de abajo, y de los
lados, siendo el ojo el centro, respeto de todos: y por eso es de saber,
que con un solo mirar no se puede ver junto en los tres modos,
porque la agudeza de la vista no se endereza a más partes a un
tiempo, como enseña Vitalión. La vista refleja se hace en los cuerpos
delgados, o por naturaleza o por arte, como son los espejos: porque el
rayo es a manera de pelota, arrojada contra una pared, que es
rebatida del mismo cuerpo sólido, y vuelve hacia su principio, y esta
vuelta es llamada reflexión. La visión refracta procede deste modo,
que así como todo agente que haya de obrar en materia posible, tanto
más esfuerza y aumenta su valor, cuanto más siente resistencia y
contrariedad en la materia; así el rayo luminoso la vez que halla el
cuerpo díáfano y transparente, a quien debe iluminar, opaco o denso,
o no capaz de luz, como agua, vidrio, o semejantes cosas; tanto más
aviva y crece su poder, acomodándose para penetrarle más bien con
ángulos rectos, o con ángulos cercanos al recto, según siente que ha
menester. Por eso se dobla, y declina de aquella línea recta, por quien
caminaba, y se endereza por otra que forma un ángulo con la
primera; y esta declinación que hace el rayo que su derecho curso, fue
llamada Refracción, y al rayo que hace este efeto, llaman los
perspectivos Refracto. De todo esto trata con diligencia Juan Pisani.
Es de advertir entre otras cosas, que se divide la luz en primera,
segunda, y mínima: la primera es como la que alumbra toda la casa:
la segunda como la que está en los ángulos della; la mínima es la que
subdividiéndose, apenas retiene el acto de luz. Juan Pisani Obispo
Cameracense declara los teoremas de la luz, siendo necesario
considerar ser el color un movimiento del acto perspícuo según
Aristóteles. Mas según Temistio, y Platón, es un resplandor o llama
que sale fuera de cada cuerpo, la cual tiene las partes acomodadas al
sentido de la vista. Quien quisiere ver muchas cosas de colores, lea al
Cardano, y a Antonio Tilesio. La ciencia Perspectiva pues trata de los
referidos particulares, enseñando, qué sea luz, sombras, espacios,
intervalos, con las causas de las cosas visibles, con la diversidad de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
295
los medios, con las figuraciones de las sombras, y de las luces, y otras
cosas semejantes. Aprovecha muchísimo para comprehender la
variedad de los cuerpos celestes, la distancia, la grandeza, el
movimiento, las revoluciones, y giros de los mismos; y sirve también
a la Arquitectura para medir los edificios. Crece tras esto ornato
grandísimo al artificio del pintar, y a la fábrica de los espejos, de
suerte que sin ella no se pueden reducir a perfección estas artes. Con
esta ciencia se hacen también muchas aparencias maravillosas a la
vista, las cuales suceden (como dice Vitalión) en dos modos; o según
la vista, o según la virtud distintiva del alma. Las falaces se evitan con
la observación de ocho cautelas. La primera es, si la cosa visible
participa en algo de la luz, porque de otra manera no se ve. La
segunda, si hubiere conveniente distancia entre la cosa visible y la
vista, según la facultad del ojo; porque las cosas que están demasiado
distantes, si bien corren velocísimamente, muestran con todo eso
estar quietas, como se echa de ver en el Sol, Luna y Estrellas; y sin
esto las cosas cuadradas parecen redondas. La tercera, que la cosa
visible se oponga a la vista. La cuarta, que el cuerpo visible tenga tal
proporción cuanto tiene su cantidad con el ojo, para que se pueda
ver. La quinta, que el cuerpo visto sea en algún modo sólido, porque
si es díáfano, no se discernirá; como tampoco si está con un medio de
semejante perspicuidad; así como el medio del vidrio que esté rojo,
hace parecer roja toda la cosa. La sexta se requiere para una vista
cierta y determinada un aire díáfano entre el cuerpo visible y el ojo;
porque si es craso, daña a la vista; y la luz debe ser también
conveniente, porque a ser demasiada, y en especial en los cuerpos
sutiles por la reflexión se ofuscaría la agudeza de la vista, como
interviene a quién quiere mirar el Sol con atención particular: y si
fuese mínima o ninguna, las sombras quitarían las cosas delante de
los ojos. La séptima, es menester en los ojos tiempo conveniente para
poder ponderar la cosa vista, porque en un mirar breve no se puede
considerar tan bien. La octava y última se requiere una sana
disposición en la vista, en quien sucede muchos engaños por la
enfermedad a que están sujetos los ojos; supuesto si está ofendido el
humor cristalino, se engaña la vista grandemente, como advierte
Vitelión. También el humor atrino en los ojos, o el rojo, representa
tales colores en las cosas vistas: si en la niña se halla humor craso, las
cosas parecen agujereadas: si hay humor negro, parece que se ven
manchas: si se pone el dedo en el ángulo del ojo, parece se ven dos
cosas: si el ojo se mueve con el dedo, parece que las cosas se mueven.
296
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Con esta misma razón juzgaba falsamente Antifón, ver siempre
delante de sí un hombre; lo cual Aristóteles, y Claudiano Celestino
refieren a la flaqueza de la vista, y a la reflexión del aire. Y Vitalión
relata otras muchas causas tocantes a las falsas aparencias de los ojos,
como las fuertes imaginaciones, y las impresiones violentas del
ánimo, y la indiscreta virtud visiva como es la de aquellos que
imaginan ver muertos, porque no consideran las cosas que tienen
delante, sino quedan deslumbrados de las imaginadas. Mas quien
quisiere saber toda la ciencia de la Perspectiva perfectamente, lea a
Vitelión, Juan Pisani, Rogerio Vacón, Alhacén, y Pomponio Gáurico.
En particular todo el libro quinto de Juan Tomás Frigio; y también a
Proclo Platónico sobre el primero de Euclides, y el Seminario del
Bernardo in verbo Perspectiva.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
G
297
De los Anatomistas.
Discurso XXXV.
ALENO encomienda por estremo la profesión Anatomística,
utilísima así para Médicos como para Cirujanos, por cuatro
causas principales. La primera, porque la variedad, y sitio de
los miembros humanos; nos hace ver y conocer la omnipotencia del
inmenso Dios. La segunda, porque nos manifiesta las partículas de
los mismos miembros, sujetos a diversas enfermedades. La tercera,
hace reconocer la disposición de que se debe usar en los cuerpos. La
cuarta enseña a curar con sabiduría los males, teniendo práctica de
los lugares donde las enfermedades se anidan: y el que ignora la
Anatomía (como nota bien Albucasís) mientras obra en los cuerpos,
mata o manca a ciegas, porque (por ejemplo) queriendo cortar, por
momentos tomará el nervio por la vena, y caerá en gravísimos
errores, siendo los tales semejantes a los cocineros, y maestresalas
ignorantes, de quien Galeno dice que no cortan la carne a a pelo, sino
la trillan, deshilan y desmenuzan: y como es fuerza que un ciego
(según Enrico Hermón) yerre a menudo, golpeando en balde
mientras procura hender y partir algún madero; así es forzoso cometa
el cirujano yerro, y no hallándose como debe instruido en tal arte,
procederá como ciego en cortar. Anatomía es una recta división, o
partimiento de los miembros del cuerpo humano, llamada así con
vocablo Griego, porque (según Juan de Vico) Ana, significa recta, y
Tomos, división; y así recta división. Consiste en dos cosas como dice
Guido de Cauliaco; en la ciencia teórica que se aprende por libros,
mas con diminución, y en la misma práctica y experiencia, sacada de
cadáveres, siendo ésta mucho más patente y manifiesta que la otra,
por verse y tocarse con los sentidos lo que los libros tratan
confusamente, y certificándose del origen de los músculos, de las
venas, y de los nervios, que es uno de los advertimientos que pone
Mondino. Quieren los Médicos, y entre otros lo confirma el Docto
Juan Fernelio Ambiano, se elija el cadáver de buena proporción, lleno
de carne, y de edad firme y sólida, de estatura mediana, incorrupto,
entero de toda parte, no muerto por enfermedad, ni por heridas; sino
ahogado en horca, o sumergido en agua; y puesto sobre alto banco,
que se ande alrededor, en medio del lugar preparado donde se dé
principio, asistiendo los Cirujanos y Barberos, con lancetas, tientas,
agujas, hierros sutiles, y esponjas. En la Anatomía se hacen cuatro
298
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
divisiones principales. La primera, de los miembros nutritivos, siendo
los primeros que se corrompen; la segunda de los espiritales; la
tercera de los animales; la cuarta de la estremidad de todo lo demás
del cuerpo, con que se da fin a la misma.
Hanse de ver en cada miembro (según la opinión del Comentador
Alejandrino, y de todos los Anatomistas) nueve cosas en general, que
son; composición, sustancia, complexión, cantidad, número, figura,
coligancia, acto, y utilidad. Tras esto, se debe notar qué males pueden
suceder al mismo, porque el Médico, conociendo, aplicando, y
curando; pueda con tal ciencia valerse del remedio oportuno y
conveniente. De aquí es haber adquirido Galeno de cuerpos de jimias,
de Puercos y otras animales, el entero conocimiento de toda esta
facultad, no sólo provechosa para el Médico, sino por estremo
necesaria. Mas porque sería imposible declarar las cosas de la
Anatomía sin saber por menudo todas las partes que se hallan en un
cuerpo humano, con sus nombres distintos, propongo tratarlas breve
y compendiosamente, a fin de que se abra camino a los principiantes
para recebir con más facilidad las cosas más arduas y principales
desta profesión, siguiendo por orden el comenzar desde los cabellos
de la cabeza, y rematar en las plantas de los pies, porque no haya cosa
que se deje de tratar con cuidado. Dicen pues los Anatomistas ser la
primera parte de la cabeza, los cabellos, que a manera de varias
flores, brotan de la misma como de cuerpo terrestre; teniendo su raíz
en la piel a quien los Latinos llaman Cutis. A ésta sucede la carne
musculosa, y a la misma aquella membrana, o panículo, o telilla, que
ciñe la calavera, a quien los Griegos llaman Pericráneo; y de otro
modo Gengiva mater, naciendo de la mater, por las comisuras de los
güesos de la cabeza, y a este pellejuelo sucede el hueso que ciñe los
sesos llamados por los Griegos Cráneo; por los antiguos Testa, y por
los modernos Crepa; que se divide en muchas partes. A la parte de
delante dicen los Latinos Sinciput, a la de atrás Occiput, y a la de en
medio Vertex. Debajo la calavera se hallan inmediatamente dos
membranas, o telillas, que forman un velo a los sesos, de quien la
primera (bien gruesecilla, y más gallarda contra las ocurrencias que
se pueden causar de la crepa) es llamada membrana crasa, o dura
mater. La segunda más sutil que cubre los sesos, se dice membrana
tenuis, o pia mater, sucediendo después los mismos sesos. Antes que
se llegue a ellos, dicen los Anatomistas hallarse tres comisuras en la
cabeza. La primera que está en la parte interior del Cráneo llamada
sinciput, se dice coronal, porque en aquella parte solían traer los
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
299
Reyes las Coronas, y las Ninfas las guirnaldas, y a ésta nombra
Aliaph prueba de la cabeza. La segunda que está en la parte posterior
del cráneo dicha occiput, se llama lauda, y se atraviesa detrás de la
cabeza, en la forma que se escribe la letra lamba Λ por los Griegos, y
en tal parte por un agujero de abajo sale la nuca, que es como un río
que deriva de los sesos. La tercera se dice recta, o sagital, porque va
derechamente la cabeza adelante desde el medio del hueso coronal,
hasta la comisura referida, llamada lauda: y por esta comisura de en
medio, o sagital, pasan dos venas que vienen del hígado, entrándose
en el cráneo. Desde aquí se va a los sesos, que dicen ser cierta médula
dividida en tres ventrículos, de quien el mayor está en la parte de
delante; el otro en medio, y el tercero detrás, llamado por su
pequeñez cerebelum: siendo (según Galeno) el mismo fundamento de
la imaginación y de la memoria. Dice también Rasís ser ésta la fuente
de los sentidos, y del movimiento voluntario. El ventrículo de
delante, y el de atrás, se dividen en dos partes, diestra y siniestra. En
el estremo del primer ventrículo se hallan dos sustancias juntas, y
trabadas entre sí, por lo cual las llaman los Médicos nates. Sirven éstas
a tal ventrículo en lugar de cámara, o aposento, debajo de quien se
alarga; y así las llamaron los Latinos Camera y fornix. Estas dos
sustancias son una de calidad de gusano, apto a estenderse y a
encogerse, y por eso es llamada Vermis; la otra es a manera de un
anca, de arriba ancha y de abajo estrecha, o como una taza; y así tiene
nombre de Scyphus o Pelvis. El ventrículo de en medio es bien largo y
sutil, y tiene el tránsito desde el primero al último, porque se toca con
uno y con otro. El tercer ventrículo tiene su lugar en la parte de atrás
de la cabeza, y tiene la sustancia más dura que los otros: y así los
nervios que proceden dél (mediante la nuca ministra suya) son de
más dura naturaleza, y no está enredado en la telilla llamada Pia
mater, como los otros dos, siendo su sustancia de delante fuerte, fija y
buena, para conservarse por sí, y es de forma piramidal. En el
estremo deste ventrículo, esto es, en la parte piramidal, asiste la nuca
enredada en dos panículos de los sesos: la cual es médula, y de la
misma sustancia que ellos. Demás dicen los referidos, haber siete
pares de nervios, que inmediatamente nacen de los sesos, según su
largura, y treinta por medio la nuca: y los primeros dos nervios que
vienen desde los sesos, son llamados visorios, porque pertenecen a
los ojos, y les reparten la facultad del ver, y son encavados y blandos
más que los otros, y están juntos, aunque se dividen antes que entren
en los mismos ojos. De los otros se dirá en su lugar. En el estremo del
300
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
primero y segundo ventrículo (decendiendo abajo) se termina cierto
agujero redondo, en medio de quien está otro pequeñito que va al
paladar, y la naturaleza para purgar las superfluidades del cerebro
(esto es del segundo y último ventrículo) horadó el panículo duro y
grueso, que se llama dura mater, y del mismo modo horadó el
referido panículo, que está delante de los sesos, debajo del hueso de
la frente, para purgar por la nariz las superfluidades del primer
ventrículo, y para que por aquel agujero consiga su efeto la virtud del
oler: y de cada lado se hallan unos hoyuelos de eminencia redonda
bien grande, criados para sustento de las venas, y de las arterias, y en
el ínfimo hoyuelo (junto al horado) se hallan pedazos de carne
grandes, eminentes y redondos, para sustentar las venas y las
arterias, que suben desde la redecilla (dicha admirable) hasta los
referidos ventrículos. Esta redecilla admirable circuye el cerebro, y
tiene forma de red compuesta de ventas pulsativas y arterias. En la
parte posterior del cerebro se halla una médula de una espina, a
quien llaman los Médicos Spina medullae, que envía fuera sesenta y
dos nervios. Éstos discurren por aquella parte que está debajo del
Sinciput, vacía de pelos, llamada frente. A los lados désta ponen las
sienes, que los Latinos llaman tempora, porque por las mismas se
conoce el tiempo, y los años que tienen los animales, y éstas
constituyen dos huesos que están puestos en ambas partes de las
orejas, y respeto de parecer piedras, son llamados, Ossa petrosa, o
lapidea. En las sienes están dos comisuras que se dicen las mendosas,
por estar llenas de rayas. Donde acaba la frente comienzan los
sobrecejos, adornados de pelos eminentes: de allí se siguen los ojos
guarnecidos de párpados con sus pestañas inferiores y superiores. La
compostura de los ojos es de siete túnicas y tres humores. Desde la
parte delantera del celebro se estienden dos nervios cóncavos, que
partidos desde el mismo cerebro se juntan algo uno con otro, casi en
cruz: y en aquel lugar ambos así juntos se sirven de una sola
concavidad, según Guilielmo de Plasencia, o antes de dos, según el
Mondino, quedando a cada uno su cóncavo; mas después al salir se
apartan del cráneo, y se enredan en dos panículos del cerebro,
nombrados ópticos o visorios, como se dijo arriba. Cualquiera destos
nervios salidos del cráneo vienen a su ojo, donde engendra un
panículo grueso y duro, que bárbaramente se llama Sclirótico, y en
Latín la Dura: tras quien se sigue otro panículo llamado Túnica
secundaria, por ser la que viene tras la primera. Y éste contiene en sí
los humores vítreo y cristalino del ojo, y nace de la membrana sutil o
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
301
tenue. Síguese por orden la tercera túnica llamada retina, por
parecerse a una red. Ésta encierra en sí la mitad del humor cristalino.
Después se engendra otra que se llama aranea, por ser a manera de
red de araña, en quien cabe la otra mitad del humor cristalino. Sucede
la úvea llamada así, por ser en vista y disposición semejante a un
pellejo de uva. En medio désta se halla una agujero llamado pupilla o
niña, que se ensancha y recoge, según es necesario, y esto se hace con
el humor cristalino, perficionando la virtud visiva. También la
referida túnica cierra en sí todo el humor blanco, para defender y
conservar el humor cristalino de que tiene necesidad. Viene tras esto
la córnea, que no deja salir el humor blanco por el agujero de la úvea,
la cual nace del panículo llamado Sclirótico, y es dicha córnea, por ser
semejante al cuerno, en lo transparente. En fin se llega a la séptima
llamada conjuntiva, porque con el perfeto panículo, hecho a este fin
grueso y duro, junta y liga por estremo bien todo el ojo, salvo la niña;
y tiene esta túnica su principio en el panículo, esto es, en el
pericráneo. De aquí se echa de ver cuánto aprovecha la incisión de la
vena sobre la frente para evacuar las materias que vienen de la cabeza
y del celebro a los ojos; por la calidad del referido panículo, que está
compuesto de nervios, de venas, y arterias. Vienen demás desto
derechamente a los ojos por el agujero del cráneo ciertos nervios del
segundo par de los del celebro, que causan a los mismos el sentido, y
el movimiento, de manera que sienten maravillosamente las cosas
dañosas. Destas túnicas nacidas juntamente nacen siete orbes, o
círculos que concurren en la parte, dicha, iris, y corna, que es aquel
lugar, donde el blanco se copula y junta a la niña. El primer círculo es
de la túnica conjuntiva, el otro de la dura, o sclirótica; estos tres son
duros, el cuarto es de la segundaria, el quinto de la úvea; el sexto de
la aranea; el séptimo de la retina; y estos cuatro son blandos. Los
humores de los ojos son tres: el primero es el vítreo, llamado así; por
ser semejante al vidrio: el segundo glacial, o cristalino; porque es
concreto, a manera de yelo o cristal: el tercero ácueo, porque tiene
semejanza con el agua. Mas en el estremo de las quijadas de ambas
partes de arriba, y en el estremo de las sienes están asidas las orejas,
fundadas sobre hueso petroso, duro, y horadado, que es de los
huesos que tocan a las mendosas. En las orejas hay un agujero por
quien se oye; y alrededor déste, y del estremo de las quijadas, nace
una ternilla, para redondear las orejas, de cuya raíz se forman
alrededor venas, arterias, hilos, panículos, y ligaduras. La parte más
baja de la oreja, que es crasa, se llama fibra, y la parte suprema pinna.
302
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
En la parte que se sigue, a diestra y a siniestra del cuello se hallan
detrás de las orejas algunas venas que claramente se ve nacen del
hígado; debajo de quien hay arterias venidas del corazón, que
subiendo a la cabeza por vía de las comisuras, pasan a los sesos, y
estas arterias luego que han beneficiado el cerebro, y sus panículos,
decienden a las orejas, y de allí por la vía de los riñones envían a los
testículos cierto licor que hace formar la simiente; y de aquí tienen
algunos que impida la generación el cortar del todo las referidas
venas debajo de las orejas. La más eminente parte del rostro es la
nariz, cuyas partes (situadas de acá y de allá bien acomodadas para
dar y recibir aire) son dichas en Latín nares, y las partes esteriores que
se mueven son llamadas pinulae, o alae; y la parte interior ternillosa
que divide la nariz se dice interseptum. Entre la nariz de una y otra
parte, están los carrillos, hechos en forma de una manzana colorada
en las personas modestas y vergonzosas. Síguese la boca que se
divide en un labio de arriba, peloso, y otro más abajo también peloso.
Dentro de la boca hay dos quijadas donde están encajados los dientes;
sin las encías que les sirven de encaje. Éstos son comúnmente treinta
y dos, y a veces veinte y ocho, porque, cada quijada tiene diez y seis o
catorce: de quien los primeros ocho, porque cortan el manjar en la
parte delantera, son dichos incisorios. A cuatro llaman colmillos
caninos, porque tienen semejanza con los de los perros, los veinte que
están entre arriba y abajo son llamados molares porque desmenuzan
y muelen la comida, como las muelas el trigo; y así su oficio se dice
primera digestión. La quijada de arriba cubre sus lados con un cierto
panículo que viene por delante la frente, llamado Pericráneo; y del
mismo modo la inferior, que es compuesta de dos huesos, y se va a
cerrar en la punta de la barba. La lengua que es de complexión
esponjosa, y carnosa, es hecha de nervios, y sus hilos de músculos, de
venas, de arterias, y ligamentos, cuya raíz está plantada en el hueso
de la lauda, y atada con los ligamentos. Debajo de la lengua se
divisan dos venas, cuyas incisión es muy provechosa para los males
de garganta. Tiene la misma nueve músculos que vienen desde el
hueso de la lauda, y comisura sagital. Están también debajo la lengua
ciertos pedazos de carne, glandulosos, a quien los Latinos llaman
tonsillae, y los Bárbaros amygdalae, en quien hay dos sutiles agujeros
que purgan la saliva, a manera de colador. La parte superior de la
boca es llamada paladar, y a la interior y llaman los Latinos fauces. El
canal de dentro que desde los gargueros llega hasta el pulmón, es
llamado por los Latinos aspera arteria, y su principio o cabeza guttur,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
303
compuesto de tres ternillas. A este garguero fue por la parte de arriba
inserta cierta partecilla esponjosa y rara, que nace de la raíz de la
lengua, a quien los Latinos nombraron, ligula, y los vulgares gallillo.
En la estrema parte carnosa de la boca y paladar, está puesta otra
partícula, llamada gurgur, en cuyo estremo hay dos vías, o caños; por
uno de quien se conduce el manjar y bebida al estómago, y se llama
por los Latinos gula, por los Árabes, mem, y por otros esófago,
compuesto de dos túnicas y de hilos; una de quien (que es la interior)
es muy nervosa, y confina con el paladar. La otra que es la exterior,
viene a ser otro tanto carnosa, y musculosa, hallándose asida con la
piel sutil del estómago. Por la otra vía llamada tráquea, hecha de
anillos ternillosos, ligados uno sobre otro, se envía el aire al pulmón.
El caño de la garganta está puesto por detrás sobre cinco spondilios
del cuello, que descendiendo abajo, van a horadar el diafragma.
Destas dos vías pues es principio el gargamello, con un cierto espacio
dónde están dos con nombre de amigdalae, o agallas por ambas
partes nerviosas y carnosas, puestas como dice Avicena, para que
ayuden a enviar abajo el manjar, para tragar la bebida y admitir el
aire vecino a la epiglote, miembro que está sobre la tráquea, como por
cubierta; para que mientras se recibe el manjar y se bebe, no pase
fuera sino sólo el aire. Por tanto si acaso se desliza otra cosa, se sigue
al instante por primer mal una tos, que suele molestar no poco. En el
uno y otro lado del caño de la garganta, están ciertas venas gruesas
instrumentales, llamadas las guidejias, debajo de quien se hallan
también situadas arterias grandes, cuya incisión es muy dudosa, por
tener vecindad y parentela con el hígado y con el corazón. Síguense
casi en el mismo sitio del cuello las dos cervices hechas una a mano
derecha, y otra a mano izquierda, cuyos fundamentos están puestos
en los huesos de la cabeza, y por eso son de naturaleza de ligamento,
que descendiendo hacia abajo de uno y de otro lado del hilo del
espinazo, van hasta el remate dél. Todo aquel espacio que hay entre
las costillas de la parte de delante, se dice por los Latinos thorax, y su
remate más alto y eminente, es dicho por los Bárbaros paletilla, y lo
que está más abajo, se dice septum transversum. Las costillas de uno y
otro lado, casi en todos los animales son veinte y cuatro. Las siete
primeras y más largas, tienen nombre de verdaderas, y legítimas. Las
otras de abajo más estrechas (cinco por lado, que no llegan al pecho)
de bastardas y mentirosas; y acaban en la parte que llaman septum
transversum. En medio de las costillas en la parte de delante, está el
hueso del pecho, llamado en Latín thorax, en cuyo fin asiste cierta
304
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
ternilla con su piel, y carne musculosa, que por tener forma de
espada, es dicha mucronata cartilago, o escudo de la boca del
estómago. Contiene siete huesos, que todos en su estremo tienen
ternilla, y en la parte de arriba del mismo hay uno en quien se detiene
la horquilla de la garganta, y tiene por abajo hacia la boca del
estómago, la ternilla muy sutil; y así está sobre semejante artificio del
estómago. Los músculos del pecho (según Avicena) son diez y ocho,
de quien unos sirven al cuello, otros al diafragma; éstos a las costillas,
aquéllos al espinazo; algunos a los hombros y a las espaldas, y otros
solamente al pecho. Asidas al pecho están las tetas, que son miembros
compuestos de carne rara, débil, esponjosa, y glandulosa; en quien
calan muchos nervios del celebro; y muchos suben también desde el
hígado, sin las arterias que se comunican desde el corazón. El estremo
de las mismas, es llamado en Latín, Papilla: y aquel círculo negro que
rodea el pezón se dice fux, en Griego. La parte que está detrás del
thorax, o pecho, es llamada por los Latinos dorsum, que es lomo. Los
spondilios son huesos horadados, de quien por ser muchos se forma
el hilo del espinazo, y por los agujeros déstos, pasa la nuca. Tienen en
sí los spondilios varios pedazos que se cuelgan junto con los
ligamentos, hasta tanto que llegan a las partes últimas de la espina.
De los lados de cada espondilio salen nervios que van a dar a la
diestra y siniestra parte del cuerpo. Las partes del espinazo son
cuatro, como prueba Galeno. La primera el cuello; la segunda los
espondilios; la tercera los lomos; la cuarta y última el hueso sacro. De
los hombros, o espaldas penden de acá y allá brazos. El codo es
llamado en Latín cubitus o ulna, que comienza de arriba y viene hasta
el medio. Tiene dos huesos dentro: uno mayor, y otro menor. Del
codo abajo hasta la mano se llama braquial. Después de aquél está el
espacio del pulso, llamado por los Griegos Metacarpion, y por los
Latinos Pecten; y así buscando los Médicos el movimiento del pulso,
llaman a su toque, manum mittere in carpum. La parte interior de la
mano junto al dedo grueso, y al index, es llamada palma; la de en
medio cóncava, es dicha bola. El dedo grueso es llamado polex, el otro
index; el de en medio, medius; el otro medicinalis, o anularis, y el último
minimus. La membrana, o tela, o panículo, que penetra dentro del
pecho y ciñe las costillas, se llama subcingens, o pleura; y es muy
sensible y sujeto a postema. Déste nacen otras dos, que de ambas
partes toman el pecho en medio, y son llamadas intercipientes: mas
los Médicos Árabes las llaman el mediastino, que es una tela o
panículo que separa el pecho por lo largo, y así viene a dividir el
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
305
pulmón por medio, y se liga a los espondilios del espinazo,
suspendiendo el mismo pulmón.
La membrana, o tela, que a manera de vaina, cubre el corazón, se
dice en Griego pericardion, y en Latín, involucrum, o capsula cordis. El
corazón, cuanto a la forma es como una piña, cuanto a la carne, duro
y musculoso: está en medio del pecho como Rey de todos los
miembros, sin declinar más a una que a otra parte, según opinión de
Galeno; si bien Rasís dice, que parece se inclina más hacia la parte
siniestra del cuerpo, en que se apoya; y por eso en aquella se siente
batir más que en la derecha, por las arterias que tienen origen de allí.
Demás quiere el referido Rasís, tenga dos grandes ventrículos, uno a
la diestra, otro a la siniestra, entre quien esta otro algo más arriba, a
modo de cajita, rodeada de panículos nerviosos, a quien llama, el
tercer ventrículo. En el ventrículo derecho hay dos agujeros, de quien
uno es hecho para las venas que nacen del hígado, el otro es aquel de
la vena, que va desde el ventrículo al pulmón, y dícese arterial. Sobre
el hueso de donde nace la referida vena, están puestos tres panículos
o películas. Asimismo en el siniestro ventrículo se halla una arteria
sola de una túnica, a quien algunos llaman venal o venosa, que envía
sangre sutil al pulmón; el cual la atrae y se alimenta della. También
por añadidura tiene el corazón dos pedazos a manera de orejas, o
aletas, una a mano derecha, y otro a mano izquierda, llamadas
auriculae cordis. De su ventrículo siniestro nace una arteria grande,
que es origen de todas las otras, llamada por los Médicos arteria
magna, o aorta. Cuanto al pulmón, es por dentro miembro de flaca
sustancia, todo esponjoso, ligado al panículo mediastino, que cubre el
corazón, porque no sea molestado de los huesos del pecho, y es
conjunto al corazón con cinco fibras. En la concavidad del pecho,
donde rematan las costillas bastardas, o mendosas, hay cierto
músculo grande y redondo que los Griegos llaman diaphragma, y los
Latinos septum transversum, y Plinio en particular, praecordia, que
comienza desde el principio del mismo pecho, como dice Rasís. Tras
el pecho se sigue el vientre de la parte de delante, que tiene atrás los
huesos de cinco spondilios, piel y carne musculosa; y comienza desde
la parte inferior del mismo pecho procediendo hasta las partes
vergonzosas. Su cubierta (así como también lo es de todas las partes
del cuerpo) es la piel llamada por los Latinos cutis. A su última
superficie llaman los mismos summa cuticula. El vientre se toma en
dos modos, que es por el estómago, y por la estancia donde reposan
los miembros nutritivos, comenzando el estómago por delante el
306
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
estremo de la misma boca: por detrás deciende por el cuello sobre los
spondilios del mismo, hasta que viene a horadar el diafragma, sobre
quien está ligado, junto con ciertos panículos; dilatándose y
declinando después algo hacia la parte siniestra; por quien la boca del
estómago pende siempre a tal parte. El fondo está a la diestra: es
hecho a manera de una calabaza redonda, con cuello largo en la parte
de arriba. Alárgase después hacia bajo otro cuello, que se junta con el
duodeno intestino; llamándose por eso el principio de los intestinos, o
el portenario. También se estiende algo el estómago hacia el espinazo,
y se liga con los spondilios y con las entrañas, mediante los firmes
ligamentos, a quien se arrima gallardamente. Sin esto tiene (según
Rasís) tres túnicas, una de hilos urdidos a lo largo, la otra de hilos
tejidos a lo ancho; la tercera de hilos puestos de cada lado en través; si
bien Aliaph tiene, sean solamente dos. Al cóncavo que está en medio
del vientre llaman los Latinos umbilicus, y a la pielecilla que está en su
contorno Anus, que es vieja; porque cuando está arrugada es señal de
vejez. Hállase inferior a la piel del vientre de la parte de delante una
membrana carnosa que los Latinos llaman Abdomen y sumen, y los
Árabes Mirach, que está compuesta de cuatro cosas, piel, graso,
panículo carnoso, y músculos, que nacen del corazón, y todas cuatro
se pueden dividir una de otra. Tras los músculos del Mirach, que son
ocho, se sigue (también delante) una membrana semejante a una tela
de araña larga, a quien los Griegos dicen Peritoneo, y los Árabes
Siphac, que viene a ser un panículo muy duro; y deciende desde el
espinazo hacia abajo, donde se traba el estómago, rematando debajo
del vientre. Removido el peritoneo, ocurre luego un cierto cuerpo,
que llaman los Latinos omentum, y los Bárbaros cirbo o red, que es
una tela hecha de dos túnicas sutiles y densas o fijas de diversas
arterias y venas, y no poco graso. Este omento o cirbo es seguido de
los intestinos, que son seis, de quien los tres superiores son muy
sutiles, y los tres inferiores (situados desde el ombligo abajo) se
llaman los gruesos, por tener dos túnicas, y la más interior viscosa, a
modo de muro calcinado. El primero de los sutiles, que se arrima a la
boca inferior del estómago, se llama portero, o duodeno, por ser largo
doce dedos. El segundo se dice ayuno, por estar siempre vacío, y
estos dos intestinos son derechos, y se esparcen a lo largo del cuerpo.
El tercero se dice el involuto, por tener muchas vueltas, y la cantidad
déste es igual a la del portero. El cuarto se llama monóculo, bien largo
y capaz, que tiene sólo un agujero a manera de bolsa, llamándose
monóculo, por lo tener más de un ojo y una boca por donde sale lo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
307
que entra, y su lugar es en el lado derecho. El quinto es llamado colo,
que también está en lado derecho, y se estiende por lo ancho del
vientre, hasta que llega al siniestro. El sexto y último intestino tiene
nombre de recto, o longanon, y su oficio es recoger dentro de su
capacidad, y juntar el excremento de los intestinos, procediendo
como la vejiga con la orina. En el estremo deste intestino está el
agujero por donde se echa fuera lo superfluo del cuerpo, sobre quien
está un músculo, que veda la salida al excremento hasta que de veras
viene gana de expelerle. Hállanse también en el estremo del mismo
agujero cinco venas puestas allí, para poder evacuar la sangre gruesa
y malencólica; y por eso son llamadas almorranales, esto es, venas de
almorranas. Aquella parte de en medio situada entre los intestinos,
que liga los mismos al lomo, es llamada mesereon, que es un
miembro compuesto de cuerdas, panículos y ligamentos, ordenado
para ligar convenientemente los intestinos; y es de sustancia crasa,
habiendo en el mismo algunas venas, a quien los Médicos llaman
meseraicae. Fuera del mesenterio (en su hueco) hay cierto cuerpo
glanduloso, casi todo de carne, que llena el espacio vacío entre el
bazo, el ventrículo y el hígado. El hígado está en el derecho lado,
debajo las costillas superiores de la parte de atrás, y es un miembro
carnoso, mas de tan tierna sustancia, como si fuese sangre deshecha.
Tiene cuando más cinco pénulas o fibras, para que ciña el estómago;
si bien alguna vez se halla sin ellas, a veces con dos, a veces con
cuatro. Es cóncavo de dentro, y giboso. De fuera de su cóncavo nace
un caño pequeño llamado puerta del hígado, que para en la vejiga de
la hiel, de quien está pendiente. Aquel caño es una vena engendrada
por su interior de naturaleza espermática, dividiéndose ésta en más
partes; y así nacen otras siete o ocho, que también se subdividen casi
en infinito, las cuales esparciéndose en más lugares, tienen nombre de
meseraicas. Asimismo de la giba del hígado sale una vena de las más
gruesas del cuerpo, llamada cava o quilo, que con sus ramos va a
encontrarse con las otras, y atrae fuera toda la sangre que se engendra
del hígado. La hiel está sobre el hígado, y tiene dos poros o meatos;
uno envía al cóncavo del hígado, y otro divide en más ramos, que van
a la vuelta de los intestinos superiores, y al fondo del estómago. El
bazo (a quien los Latinos llaman splen o lien) es de forma larga, y está
asido en la parte izquierda del vientre. Este miembro se traba por un
lado con el estómago, y por otro con las costillas mendosas. Salen dél
dos meatos, de quien uno se estiende a la boca del estómago, y el otro
pasa al cóncavo del hígado. Los riñones, llamados Renes, están
308
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
puestos de una y otra parte de los spondilios junto al hígado. El
derecho está algo más alto, y de allí nacen algunos meatos, llamados
atractorias, o venas emulgentes. Uno dellos se estiende hasta la vena
grande situada en la giba del hígado; y el otro se va calando hasta la
vejiga, con quien se junta. Aquí se forman ciertos meatos llamados
urítides, o urinarios. Del Siphac panículo se engendran los vasos
seminarios, llamados en Griego Dídimos, que van a cubrir los
testículos con piel muy sutil, por cuyo medio pasan las venas y las
arterias a los propios testículos, alimentándolos, y dándoles simiente.
Por los mismos dídimos suben desde los testículos dos ramos de
venas, que se llaman los vasos de la esperma, por quien se envía la
misma desde los testículos al caño. Los testículos se tienen por
miembros principales, como tan necesarios a la generación. Son
glandulosos, de carne blanca, de forma redonda, muy sensibles por la
coligancia y afinidad que tienen con las partes nervosas; y cada uno
está cubierto de dos membranas; una sutil y otra más fuerte. Sobre
éstas y sobre todos los interiores está un miembro arrugado, a quien
los Latinos llaman Scrotum. El miembro viril (dicho en Latín Colus y
penis) tiene su estremidad llamada Glandis por los Latinos, y un
pellejito con que está cubierta llamado Praeputium. Es miembro
musculoso y nervoso, compuesto de muchos ligamentos, lleno de
venas y arterias, y sobremanera cavernoso; y así por sus
cavernosidades (que se llenan de viento engendrado en las venas
pulsativas) se sigue el enderezarse, llamándose tal acto Priapismo. La
vejiga es el receptáculo de la orina: está entre el agujero del sieso, y la
vejiga compuesta de dos túnicas. En el principio del cuello de la
vejiga se hallan algunos músculos, que aprietan el mismo cuello, y
vedan a la orina el salir, hasta que del todo viene gana de expelerla.
La matriz de la mujer se halla situada entre la vejiga y el intestino
recto, alta hacia arriba, a manera de otra vejiga. Es por estremo
nervosa, y contiene en sí dos ventrículos. También tiene por
añadidura otros dos, que se llaman los cuernos de la matriz, detrás de
quien están los testículos más anchos que los del hombre, mas no tan
largos, por donde viene la esperma, que sale fuera por la vía de la
matriz.
Hay por el consiguiente en la propia matriz un cuello, que hace
salir hacia fuera la natura de la hembra, en quien es lo mismo que la
verga en el hombre. En las doncellas el agujero de la natura es
estrecho y rugoso, y en tales rugas se hallan cinco venas que se
rompen cuando pierden su virginidad, ensanchándose, y dándo de sí
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
309
las mismas rugas. En medio de la madre se vee cierta membrana, que
tiene forma de red, donde asisten aquellas venas, llamándola los
Griegos Himen, y los Latinos Interseptum virginale, y en la boca
estrema de la madre se halla cierta carne relevada, que se dice Nimpha
en Latín. Es por curiosidad de advertir, cuando la mujer ha
concebido, se engendran de la simiente tres membranas, que sirven
de cercar la madre; cuya boca en la preñez se cierra por su respeto de
tal suerte, que apenas la podría penetrar una punta de aguja: mas
venida la hora del parto (o antes, si por desgracia sucede malparir) se
abre de manera, que puede salir fuera la criatura; soberano misterio,
y obra digna de aquel grande Artífice Dios, para conservación de los
hombres.
Síguense tras esto los muslos, o Crura, que se rematan en la
rodilla, siendo todo aquel espacio esterior llamado por los Latinos
Foemur. La carne que cubre la rodilla se dice Rotada, o Patela. El
hueso menor de la pierna se llama en latín Sura; el mayor Tibia; las
canillas Maleoli; o claviculae tibiae; llegando finalmente a los pies, que
tienen el talón detrás, los dedos delante, y la planta debajo. Los
Anatomistas explican en general lo que en particular es más
dificultoso. Dicen de los miembros, ser algunos compuestos, como el
rostro, las manos, el corazón, el hígado, y otros semejantes; de quien
unos son principales, como el cerebro, el corazón, el hígado y los
testículos; otros segundarios, como la nariz, las orejas, el cuello, los
brazos, los muslos, las piernas; otros simples, como el nervio, la
ternilla, el hueso, la vena, la arteria, el panículo, el ligamento, las
cuerdas, la piel y carne, a quien se pueden añadir las uñas, los pelos,
y el graso; si bien los dos primeros son antes superfluidad que otra
cosa. La carne se divide en simple, glandulosa y musculosa. La
simple se tiene sólo en la cabeza del miembro, y en las encías, la
glandulosa, o ñudosa en las tetas, en los emuntorios, y en los
testículos. La musculosa por todas las partes del cuerpo que se
mueven, o que pueden moverse. La glandulosa es un velo de la carne
tejido de hilos, de nervios, de venas, y menudas arterias; y es de dos
especies, una encubre los miembros exteriores; otra (llamada
panículo) cubre los interiores como las telillas de los sesos, de las
costillas, y otros huesos. La vena es un receptáculo donde está la
sangre que nace del hígado. La arteria es asimismo el vaso de la
sangre espiritual; nace del corazón: y si bien no parecen diferentes
(no hallándose casi por todo el cuerpo arteria sin vena, por la unión
grande que tienen entre sí) con todo eso en algunos lugares se ve la
310
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
una apartada de la arteria, como en el manifiesto de los brazos; y en
la redecilla admirable. El nervio es un miembro simple, a quien
pertenece (como dice Avicena) poner el sentido y movimiento en las
partes del cuerpo. Músculo, o lacerto, es un miembro compuesto de
nervios, de ligamentos, y de sus hilos; bien lleno de carne, y cubierto
de panículo, derivado de mus, palabra Latina, que significa ratón, a
cuya semejanza es hecho.
Son los huesos, miembros más duros que los otros, y privados de
sentido, si no es las muelas y dientes. La cuerda nace, o deciende del
músculo, y participa de la naturaleza de los nervios, siendo media
entre el ligamento y el nervio. Los ligamentos son en dos maneras;
unos tienen origen de las cuerdas, y otros de los huesos. La ternilla es
casi de naturaleza de hueso; si bien es más blanda, hecha para suplir
donde él falta. Es de advertir, ser los huesos del cuerpo humano
según Avicena, docientos cuarenta y ocho, sin los llamados
sisaminos; y el de la lauda, donde se funda la lengua. Los de la cabeza
son según el Árabe Rasís, treinta y seis, sin los dientes. Seis dellos
forman la calavera, siendo llamados propios de la cabeza. Síguese
después uno que es el fundamento y basa de los referidos seis. Hay
tras éstos otro grande, que está detrás, debajo del cráneo, puesto entre
el mismo cráneo, y la quijada superior, llamado Alguatedi: y aquí se
siguen catorce, todos fundados en la quijada superior, y otros tantos
en la inferior. Treinta son los que componen el espinazo. Debajo del
cuello hay dos que comúnmente se llaman horquillas. Los del pecho
son siete: y los de las costillas doce por parte. Dos los de los brazos,
llamados adiutorios, de quien el uno entra en los vasillos de las
espaldas; el diestro en la diestra, y el siniestro en la siniestra. En el
codo está una ruedecilla, a manera de las que ayudan a subir agua en
cisternas. Desde los codos a la muñeca de la mano, que se llama
rasceta, asisten dos huesos llamados focilos; el menor de quien está en
la parte superior del brazo, y el mayor en la inferior. La rasceta de
cualquier mano contiene ocho huesos sin médula dentro. Tras esto se
sigue el pecten, hecho de cuatro huesos que se traban y unen con
fuertes ligamentos a los de la rasceta; y así los del pecten, o empeine, se
juntan con los de los dedos; y en cada dedo se hallan tres huesos. Por
eso vienen a ser los huesos de cualquier brazo treinta; habiendo
quince en cinco dedos. Los huesos del muslo de la pierna y del pie
son (según el Mondino) en todos veinte y ocho. En la rodilla se halla
en particular uno redondo y ternilloso, llamado el ojo, o ruedecilla.
En el talón hay uno, a quien dicen navecilla, que por abajo se junta
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
311
con otro dicho en Arábigo Achib. La rasceta del pie está compuesta de
tres huesos, el pecten, o empeine de cinco: todos los dedos (como se
dijo) de tres, excepto el pulgar formado de dos. Los músculos del
cuerpo humano son quinientos y treinta y uno, según Avicena: mas
Rasís (con la autoridad de Galeno) cuenta solos cuatrocientos y veinte
y nueve. Los de la cabeza y cuello son veinte y tres: los del rostro
cuarenta y cinco: nueve los de la lengua: los de la garganta y epiglote
treinta y dos. Para mover cualquier espalda concurren siete, y de cada
parte hay catorce. En los adiutorios hay ocho, esto es cuatro por
adiutorio. En cada brazo diez y ocho, y tantos en cada mano. El pecho
tiene ciento y siete. El espinazo cuarenta y ocho: el vientre ocho. Los
testículos cuatro; y otros tantos hacen enderezar el miembro; uno hay
en el cuello de la vejiga; cuatro en el agujero del asiento. En las nalgas
veinte y cinco; en los muslos veinte y cinco; y en las costillas veinte:
en las piernas veinte y ocho; y veinte y dos sobre el pie. De los
nervios hay siete pares que nacen inmediatamente del celebro, y
treinta pares (con uno sin compañero) que vienen a ser cabezas en
diversas partes del cuerpo, para cuyo entero conocimiento se puede
ver al Mondino, al Valverde, Andrés Vesalio, Juan Driando, Jacobo
Carpi, Mateo Curcio Pavés, y otros Anatomistas excelentes; que con
curiosidad tratan deste ejercicio. Mas quien quisiere saber más en
particular las enfermedades del celebro, no se aparte de Jasón
Pratense en el propio volumen de Cerebri morbis, y de la práctica de
Guaynerio Pavés, con la de Valasco de Taranta. De las túnicas,
humores, y enfermedades de los ojos trata largamente Marco de
Gradi, Quinto Sereno, y Celso. Sobre todos examina esto por estremo
bien, Francisco Piamontés. Los males de los intestinos trata por
excelencia Gerónimo Gaboncino. Los dolores de los pies son
declarados por Vital del Forno en un libro de diversos remedios. De
las venas en particular trata muy bien Martín Rolando en el libro de
Phlebothomía, y otros infinitos que examinan cada parte desta
máquina corpórea, a fin de que nada se desee para mantenerla y
conservarla lo mejor que sea posible. Mas acerca desta materia pone
muchas cosas dignas de anotación Pedro Crinito en el 13 de honesta
disciplina, capit. 7. Trátala más por extenso Tomás Frigio en el libro
36. Véase también el Sintaxis de Pedro Gregorio Tolosano, que
discurre por estremo bien de las partes del cuerpo.
312
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Cosmógrafos, Geógrafos,
Corógrafos y Topógrafos.
Discurso XXXVI.
E
L calificado sujeto de los Geógrafos o Cosmógrafos, como
arduo, escabroso de suyo, ha hecho por la variedad de los
Escritores antiguos, y por la diferente observación de muchos
modernos, sudar a infinitos hombres en tal profesión por estremo
expertos, y versados; mientras quisieron con resolución declarar la
situación de la tierra con todos los modos, órdenes, sitios, medidas,
distancias, calidades, y condiciones que se requieren en su cumplida,
y perfeta descripción. Cansáronse acerca desto Homero (a quien
llama Hiparco el primer inteligente desta facultad) Anaximandro,
Ecateo, Demócrito, Eudoxo, Dicearco, Hipia, Bión, Jenofonte
Lampsaceno, Verón, Timeo, Eratóstenes, Polibio, Posidonio, Dionisio,
Estrabón, Solino, Pomponio Mela, Mario Tirio, Ptolomeo, sin otros
infinitos antiguos.
Son pues Geógrafos, los que imitan según Claudio Ptolomeo, la
traza, y situación de toda la tierra conocida: notando en llanos, y en
montes, los países y las ciudades, no con su propia forma, como se ve
en las pinturas; sino con algunos puntos pequeños, redondos o
cuadrados: y así es ésta antes una imitación del dibujo, que un
verdadero señalar el sitio. Son muy diferentes los Geógrafos de los
Corógrafos; porque éstos pintan propiamente, y señalan la forma y
figura de algunas provincias, y ciudades particulares, como por
ejemplo; si se delinease el contorno de Roma, Nápoles, o Madrid.
Fuera de que los Corógrafos atienden más a las calidades de los
lugares, representando sus verdaderas figuras y semejanzas; al
contrario de los Geógrafos que cuidan más de la cantidad,
describiendo las medidas, los sitios, y proporción de las distancias, en
orden y correspondencia a los círculos del cielo. Los Corógrafos
tienen necesidad del dibujo y pintura, mas los Geógrafos no;
pudiendo los mismos mostrar con letras menudas y líneas el sitio y
figura de toda la tierra, como lo hacen: mas importales mucho saber
Matemáticas que les sirven para considerar la grandeza de la tierra, el
sitio y disposición que tiene con el cielo que la rodea, debajo de qué
paralelos de la Esfera esté puesto cualquier lugar suyo, y otras cosas
semejantes. Llámanse Corógrafos por significar en Griego, Coros,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
313
lugar, y Grafo, Scribo. Por tanto Corografía, es lo mismo que
descripción de algún lugar; esto es de provincia, ciudad o tierra.
Acerca de Ptolomeo, es una cosa este nombre y el de Topografía, que
hablando propiamente, señala un lugar particular. Deste género fue
Gerónimo Riguetín, Topógrafo insigne con la pluma. Éste dibujó
habrá años, la isla Tremiti, y después la ciudad de Turín. Tienen
algunos sea la Topografía una descripción en palabras, como la que
hace cualquier poeta, del sitio, forma y calidad de algún lugar. De los
referidos Corógrafos no se vee hoy alguno, Griego ni Latino que sea
antiguo, por haber delineado los antiguos con grandísima dificultad.
Hoy si bien se inventó el modo de imprimir descripciones, así en
madera como en lámina, se hallan con todo muchas de las más
excelentes defectuosas y faltas, como las que se ven estampadas por
Rafael de Urbino, por Micael Ángel, por Tiziano, por Durerio, por
Ludovico Vicentino, y otros. Una descripción de la Francia que hizo
Oroncio, es por estremo apacible, aunque más ingeniosa la que en
nueve tablas mandó hacer el Rey Francisco Primero, con la obra y
diligencia de todos los Matemáticos de su Reino, y en especial de
Jolibeto Lemosino, sabio mucho en esta profesión. Asimismo es
agradable la Grecia del Sofiano, el Piamonte de Jacobo Castaldo, la
Toscana del Belarmato en madera y lámina, la Inglaterra en lámina,
hecha por la universidad de los Ingleses, la España que hizo hacer
Don Diego, el distrito Romano de forma pequeña, la Tierra santa
abierta en madera, las dos Sicilias en lámina; y finalmente aquella
Europa grande en madera, que hasta ahora es juzgada por la mejor; si
bien hay otra muy labrada en lámina, según las cartas de marear.
Entre estos delineantes dice el Rusceli ser excelentísimo Julio Sanuto,
noble Veneciano, también perfeto escultor; el Taisnerio, Curcio
Gonzaga, y en Treviso, Bartolomé Galvano insigne en trazas de
fortalezas. En el describir, o sea delinear (hablando generalmente)
intervienen burilar, barrenar, pulir, hacer figuras, y cornisas, en
redondo, a rostro, a cargas derechas, a destroncadas, o a medios
rostros; y así los frisos, los follajes, o Tartarejos, Indianos, Brutescos,
Arábigos, o Moriscos, las rosas, los florines, los festones, las cabriolas,
y sus basas pequeñas; los pedestales, cuadrados, redondos, simples,
doblados, o encadenados: y así el esforzado, la perspectiva, la
majestad, y todo el relieve, el medio relieve, y el relieve bajo. Los
Geógrafos (porque toquemos alguna cosa dellos) son llamados de
Geo, que en Griego quiere decir tierra, y de Grapho, que es como se
dijo arriba, Scribo. De modo, que tanto suena Geografía, cuanto
314
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
descripción de la tierra; esto es, deste agregado de la tierra, de las
aguas, del aire, que es diputado para habitación de las criaturas
terrenas. Los Geógrafos y Cosmógrafos son casi una misma cosa; si
bien algunos tomando largamente este nombre Cosmos, que significa
mundo, quieren sean los Cosmógrafos los que describen toda la
máquina del universo, junta con el globo de los cielos, como hace
Jasón Denores; y los Geógrafos solamente los que describen esta
nuestra tierra habitable. Otros guiados del propio y estrecho
significado de la palabra Cosmos, que propiamente significa
ornamento, quieren sean los Cosmógrafos los que (sin cuidar de la
particular cantidad, medida, o distancias de los lugares) cuentan y
describen las naturalezas y propiedades de las provincias, las
costumbres, los pueblos, las cosas notables sucedidas de tiempo en
tiempo; como parece haga Solino, Diódoro Siculo, y otros muchos,
quiriendo sean Geógrafos los que tratan de la tierra y del mundo, sólo
en lo tocante a la disposición, medidas y sitio. Mas en fin se vee no
estar algunos dellos han ceñido destas condiciones, que no pase a los
términos del compañero; y así será mejor juzgarlos una misma cosa,
por tratar, como hacen, de lo mismo de común consentimiento.
Tomando pues el nombre de Geografía y Cosmografía en un mismo
significado; digo se puede modernamente dividir la tierra con gran
comodidad y conveniencia en seis partes principales, por haber sido
casi distribuida en esta manera por la naturaleza. La primera es
llamada Libia o África; la segunda Europa; la tercera Asia, con las
islas y provincias a cada una vecinas y pertenecientes, así con las que
conocieron los antiguos, como con las otras que fueron halladas y
conocidas por los modernos; porque se sabe (como prueba bien
Rusceli) no haber tenido Ptolomeo noticia de toda la superficie o
circunferencia de la tierra, sino de sola una cuarta parte y diez y seis
grados antes de la Equinocial. La cuarta es de las Indias Occidentales,
no conocida por los antiguos, llamada América. La quinta es la más
Setentrional ya descubierta, mas aún no bien conocida; a ésta
podremos llamar Grotlandia, de una Isla. La sexta es la Austral, ya
descubierta, mas no conocida ni nombrada hasta ahora. Por lo que
toca a la esterior superficie de la tierra, la misma naturaleza la dividió
en cinco zonas o regiones. Una está sujeta derechamente a los rayos
solares; y por eso se llama Tórrida, la cual confina con el trópico de
Cancro, y con el de Capricornio. Dos están en las estremidades,
lejísimas de los rayos del Sol, y por eso frías: la una de quien es
terminada por el paralelo Ártico, y la otra por el Antártico; y dos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
315
están puestas entre la Tórrida y las Frígidas, y por eso templadas,
ceñidas, la una del círculo Austral, y del Trópico de Capricornio; la
otra del círculo Setentrional, y del Trópico de Cancro: pero todas
habitables, como conoció la experiencia de las últimas navegaciones.
Los antiguos Geógrafos no tuvieron entero ni particular conocimiento
de toda esta superficie de la tierra, ignorando desde Meroe, más
adelante al Mediodía; y de Borístenes, más adelante al Setentrión, y
de las islas Fortunadas más adelante hacia Occidente, y de Catigara,
más allá hacia el Oriente: y así sólo dejaron memoria de la parte que
descubrieron y buscaron, dividiéndola en doce meridianos diferentes
en el Equinocial por quince grados; esto es, por el espacio de una hora
perfeta. También la dividieron en siete climas o regiones,
entendiendo por cualquier clima, tanto espacio (en torno a la tierra
predominada de la Equinocial hacia el polo Setentrional) cuanto sea
bastante a variar el mayor día del año por media hora. Por tanto en el
primer clima para Meroe, será el mayor de trece horas. En el segundo
para Siene, el de trece y media. En el tercero para Alejandría, de
catorce. En el cuarto para Rodas, de catorce y media. En el quinto
para Roma, el de quince horas. En el sexto para el Ponto, el de quince
y media. En el séptimo para Borístenes, de diez y seis horas. Por eso
Marciano Capela (más sabio en esto que Ptolomeo, que Alfragano,
que Julio Firmico, que Albumasar, que Hermano, Aliabén, y otros
que ponen siete climas) ha puesto con razón el octavo; esto es, para
los Rifeos por serles a ellos incógnita aquella parte setentrional que ya
para nosotros está patente. Otros añadieron también el nono,
aplicándole a los de Dania. Es de notar, que de la otra parte se hallan
contrapuestos a Meroe, Siene, Alejandría, Rodas, y a los demás, otros
tantos climas.
La tierra es de figura redonda, como prueba Ptolomeo; mas no del
todo igual, respeto de la eminencia de montes y profundidad de
valles sino a semejanza de una naranja, que si bien tiene la superficie
con alguna desigualdad se representa a primera vista casi del todo
igualmente redonda, haciendo con el agua un mismo globo. Dejando
pues aparte la opinión de Eratóstenes, que quiere tenga la tierra de
circuito docientos y cincuenta y dos mil estadios, la de Ptolomeo, que
la hace de ciento y ochenta mil; la de Dionisodoro, que le da de
circuito docientos y cincuenta y cinco mil, a quien añade Plinio siete
mil, circuye, según prueban los modernos, treinta y un mil y
quinientas millas: su latitud es de diez mil y veinte y dos millas casi:
su cuerpo del centro hasta nosotros cinco mil y once millas.
316
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Dividida pues la tierra en la seis partes referidas, discurriré
primero del Asia por ser la mayor.
[De Asia.]
Asia (llamada así de Asia hija de Océano y de Tetis, mujer de Jafeto)
tiene sus términos y confines de más partes. Cuanto a lo primero, su
confín hacia Poniente, que la divide de África, es una línea del
Promontorio Samonio, hasta el mar Rojo; y de allí procediendo por el
golfo del mismo mar, hasta los mares de la Isla de San Lorenzo,
dejando la misma isla en África. El confín hacia Levante que la divide
de Europa, es una línea estendida desde el Promontorio Samonio de
la isla de Candía por el mar Egeo, y desde allí continuando por el
Helesponto, por Propóntide, por el Bósforo Tracio, por el Ponto
Euxino, por el Bósforo Cimérico, por la laguna Meotis, por la boca y
fuente del río Tanáis. Su confín hacia el polo Antártico, que la divide
de la tierra Australísima, es una línea que comienza desde la isla de
San Lorenzo, procediendo adelante por el mar de Maquián, hasta
llegar a las islas Malucas. Su confín hacia Levante, que la divide de
América, es una línea del mar de las islas Malucas, procediendo hacia
el Setentrión por el golfo Quinán, y por el estrecho de Anián hasta el
mar Setentrionalísimo. Su confín hacia el Setentrión que la divide de
la Grotlandia; es una línea tirada del fin del antecedente, continuando
en derecho hacia el Poniente por el Océano Scítico, hasta el mar
Drobasaf; donde acaba la línea, que divide la Europa de la
Grotlandia. Es por tres partes ceñida del Océano, que del Oriente se
dice Eó; del Mediodía Índico, del Setentrión Scitio, y tiene en sí el
monte Tauro, que la divide casi por medio, y se estiende de Oriente a
Occidente, dejando una parte que mira al norte, y otra al mediodía.
Viene a ser tan largo como toda Asia; esto es, de cinco mil y
seiscientas y veinte y cinco millas; y en muchos lugares ancho
trecientas y sesenta y cinco. Toma según las varias provincias varios
nombres, como de Caucasio, de Hircano y de Sinaí. La Asia tiene de
anchura (según el común cómputo) dos mil y quinientas y treinta y
ocho millas, comenzando desde la boca del Canapo, hasta la de
Ponto. Mas hoy los modernos la señalan casi toda diversamente.
Según Ptolomeo se divide en cuarenta y ocho provincias principales,
que son las que se siguen.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
El Ponto
Bitinia
La propia Asia
Licia
Galacia, en quien está
La Isaria
La Panfilia, en quien está
La Pisidia
Capadocia
Armenia Menor
Cilicia
Sarmatia
Cólquidos
Iberia
Albania
Armenia Mayor
Isla de Chipre
Siria
Fenicia
Scitia del monte Imao
Sérica
Aria
Paropinásides
Brangiana
317
Palestina Judea
Arabia Pétrea
Arabia Desierta
Mesopotamia
Babilonia
Asiria
Paflagonia
Media
Susiana
Persia
Partia
Caramania desierta
Arabia Feliz
Caramania
Hircania
Margiana
Batriana
Sogdianos
Sacios
Aracesia
Gedrosia
India dentro del Gange
India fuera del Gange
Isla Trapobana
El Ponto y la Bitinia que, según Solino, fue primero llamada
Brebicia, después Midonia, y al fin Bursia, provincia de la Natolia o
Turquía (llamada en esta forma por los modernos) es asimismo Asia
menor, y confina hacia Occidente con la boca del Ponto, con el
Bósforo Tracio, y con una parte del Propóntide, que son mares. Hacia
Setentrión, con una parte del mar Euxino; hacia Mediodía con la
región que propiamente se llama Asia, y hoy Natolia; hacia Oriente
con la Galacia. En la primera parte tiene por ciudades principales a
Calcedonia, Nicomedia (a quien los Turcos llaman Nicordia, y los
marineros Cormidia) a Pamia, Nicea, y Prusas, junto al monte
Olimpo, cabeza del Imperio Asiático. Vense también Acrita y Posidio
promontorios, y la laguna Ascania. En la segunda parte está Heráclea
ciudad principal, Cabo de Schili promontorio, y los ríos Psile, Calpa,
Ippio, y Partenio. En la última parte está Citori ciudad, y dos montes
principales, Orminio, y Olimpo. Entre la tierra están Libisa (donde
318
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
murió Aníbal) Prusas, Patanio, Cesárea, o Osmiralia y Nicea. Las Islas
cercanas a esta región, son las Cianeas, la Tinca, llamada Dafnusia, y
por Plinio, Apolonia, y las islas del Escollo llamado Eritneo.
El Asia propia, parte termino hacia Setentrión con la Bitinia; hacia
Occidente con una parte de la Propóntide, con Helesponto, y con el
mar Egeo, Icario, y Mirtóo: por Mediodía con el golfo de Rodas, y con
la Licia, Panfilia, y Galacia: hacia Oriente también con la Licia de una
parte. Divídese en más provincias pequeñas. Contiene la Misia
menor, que está de la parte del Helesponto, donde tiene principio el
monte Tauro; hallándose allí Cicico, y Lampsaco ciudades; Brazo de
San Jorge, donde están la puente de Jerjes, el Estrecho de Galípoli, las
bocas de los ríos Simoente y Janto, y el promontorio Nigeo, llamado
cabo de Genízaros. Contiene también la Frigia menor, junto al mar
Egeo, dicha Troada, hoy Epíteta, o Frigia Helespontina, donde está
Troya, o Ilión, distando el nuevo del viejo, según Estrabón, treinta
estadios: y también está aquí el promontorio llamado Cabo de Santa
María. Abraza asimismo la Frigia grande, donde están Antandro,
Apolonia, Trayanópoli, Pérgamo, Natolia (ciudad principal de Turcos
antes de poseer a Constantinopla) Apamia, Eumenia, Gerápoli,
Tiberiópoli, Juliópoli ciudades, y el río Caico. Contiene por el
consiguiente la Caria, hacia el golfo Mirtóo, donde están, Eraqueo,
Mileto, Trípoli, metrópoli de Caria, Laodicea; y sobre el río Lico,
Antíoquía; junto a Menandro río, Afrodisea, Magnesia, Nápoles,
Stratónica, Apolonia ciudades: y el promontorio Idisa. En la provincia
de Dórides está Gnido ciudad, y Halicarnaso. En Lidia y Meonia está,
Gerone, Cesárea, Tratira, Egara (a quien Cornelio Tácito llamada
Egeata) Sardi, y Filadelfia. Sus islas circunvecinas hacia Helesponto,
son Tenedos, isla y ciudad en el mar Egeo, llamado hoy mar del
Archipiélago, Lesbo Eólica, hoy llamada Metelín, de Mitilene ciudad;
con Pirra, y Argeno, Promontorios. En el mar Icario (hoy mar de
Nicario) están Nicaria isla, Quío isla, y ciudad, Mindo, Posidio, Samo
isla y ciudad, llamada en otro tiempo Ciparisa. En el mar Mirtóo (hoy
mar de Mandria) Arcesina, Begial, Minia, Astipalea, o Estampalia, isla
y ciudad; y una de las que son llamadas Cíclades. En el mar Rodiano
y Carpacio, Sima isla, y Cóo isla y ciudad; Carpanto isla (hoy llamada
Escarpanto) que tiene a Posidio ciudad; y a Toancio y Efalcio
Promontorios. Al último, la isla de Rodas, que tiene a Rodas ciudad, y
a Fran Promontorio, con Onagnato, llamado Cabo Stadia; puerto
Malfeta, y la boca del río Calbio. Los montes más célebres de Asia,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
319
son Ida (famoso por el juicio de Paris) Cimeo, Tinno (donde está Teno
ciudad) Branquidas y Timolo.
La Licia hoy llamada Briquia, confina por Setentrión y Occidente
con Asia; por Oriente, con parte de Panfilia; por Mediodía, con el mar
de Licia, donde están Caria, Telmeso, Olimpo, y Quilidonia ciudades:
los ríos son Janto, y Limiro, y Cabo de Calidonia promontorio. Las
ciudades, tierra adentro, alrededor del monte Cragante, son Solima,
Janto, y otras. Junto al monte Masiteto, se halla Rodiópoli, Limira, y
Milíades. Esta Provincia contiene otras en sí, donde está Nisa ciudad,
y una parte de Carbalia, donde se halla Eneanda. Sus islas son tres,
Másima, Megisto, y Dolicuste, con cinco escollos de Quelidonia.
La Galacia, llamada por los Galos Galogérica (a cuyos pueblos
escribió San Pablo, donde está la Isauria, sexta provincia) tiene por
confín hacia Occidente la Bitinia, y una parte de Asia; hacia
Mediodía, la Panfilia; hacia Oriente, una parte de Capadocia; hacia
Setentrión, una parte de Ponto. Hay en ella Citoro y Trípoli, ciudades.
Los montes principales, son Olisa, Dídimo, y el monte llamado
Sepulcro de los Selenos. Habitan las partes Orientales de la misma los
de Paflagonia, donde tierra adentro están Germanópoli,
Pompeyópoli, y Claudiópoli. Contiene también una parte de
Licaonia, donde está Tetradio ciudad, y Laodicea Bucriata: y de la
parte Occidental una parte de Pisidia, donde están Nápoles y
Apolonia, ciudades. Hacia Levante está Isauria provincia, con Isaura
ciudad. Al Mediodía están los pueblos Oróndicos, con Mixtio y Papa
ciudades.
La Panfilia (llamada también Mesopia, y hoy más en común
Satalia; donde está asimismo la Pisidia, octava provincia de Asia)
confina por Occidente con la Licia; y con una parte de Asia, por
Setentrión con Galacia; por Oriente con Cilicia, y con una parte de
Capadocia; por Mediodía con el mar Panfilio, donde se halla Satalia
ciudad Real, y Magide; y tierra adentro, Perga, con Eurimodonte río.
La Cilicia Áspera es provincia menor, donde está Coracenseo ciudad.
La Frigia es otra que contiene Antioquia, o Cesárea (según Plinio) y
Seleucia. La Pisidia (a quien los Turcos llamada hoy Saudia) es otra
donde está Talbonda ciudad. Otra la Garbalia, donde está Uranópoli.
Las islas vecinas a la Panfilia son Crambusa, y Alebusa.
La Capadocia termina hacia Oriente, con la Galacia y parte de
Panfilia; por Mediodía con la Cilicia, y con parte de la Siria; por
Oriente con la Armenia Mayor junto al Éufrates; por Setentrión con el
mar Euxino. Riberas déste está el río Irio. Desde el mar de Galacia
320
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
hasta el contorno de la llanura Fanagoria, está Temiscira, y el
promontorio de Hércules. Desde el mar Polemoníaco están la ciudad
de Hermonasa, el río Termodantes, y Cabo de S. Tomas; y vecinos al
mar de Capadocia, junto a Sindón, están Trapisonda y Trípoli. Los
montes famosos que ciñen a Capadocia, son Argeo (de donde corre el
río Mela) Antitauro, y Escordisco. Tiene también otras ciudades tierra
adentro, como Sebastópoli, Amasia (patria de Estrabón) Sebastia, y la
Nueva Cesárea. Divídese en más gobiernos, donde están otras
muchas ciudades no iguales en nombre a éstas.
La Armenia Menor, llamada otras veces Leucosiria (según
Procopio) esto es Soria Blanca, tiene sus habitadores Cristianos mas
no concuerdan con la Iglesia Romana. Hay entre ellos un Papa que
llaman Católico, y en su lengua se dice Anduole. Su parte más
Setentrional se llama Orbalinesa, debajo della hay una llamada
Etulana, que tiene por inferior a Orsena. Posee algunas ciudades a lo
largo del Éufrates, como Ismara y Dalanda: y más adentro hacia las
montañas, Nicópoli, Domana, y otras. Divídese también la misma en
muchas Preturas, que tiene una es llamada Ravena, que tiene muchas
ciudades, y en particular Claudiópoli y Juliópoli.
La Cilicia, llamada hoy Caramania, confina por Poniente con
Panfilia; por Levante, con una parte de Siria; por Setentrión, con una
parte de Capadocia, que está junto al monte Tauro; por Mediodía, con
el valle de Cilicia, y con el golfo Ísico. Desde la provincia de Selentide
cerca del mar, está Antioqueta, y tierra adentro Diocesárea, Filadelfia
y Seleucia Áspera. En Cetide cerca del mar se hallan Afrodisia y
Arsio, Serpedón y Cefirio promontorios: y tierra adentro Olbasa.
Desde Pisidia en Cilicia cerca del mar están Augusta y Pompeyópoli
ciudades, con Píramo río. En la Canitide está Gerópoli; en la Motide
Lamo; en la Briélica Augusta; en la propia Cilicia (tierra adentro)
Tarso, Cesárea, Nicópoli, Epifanía y las puertas Amánicas.
La Sarmacia (hoy dicha Moscovia) tiene por confines por Levante
la Scitia, y parte del mar Caspio; por Mediodía parte del mar Euxino,
las Cólquides, la Iberia, y la Albania; por Poniente la Sarmacia de
Europa, la laguna Meotis, y el Bósforo Cimérico; por Setentrión la
tierra incógnita. Desta provincia quieren los escriptores fuesen las
Amazonas, belicosas mujeres. Aquí está el monte Cáucaso, los
montes Hiperbóreos, las colunas de Alejandro, y el palacio Real de
Mitrídates, Cimerio Promontorio, y el golfo Carcético. En ella se
comprehende una parte de Cólquides con el monte Coraz: asimismo
la Iberia (donde están las puertas Sarmáticas) y el monte Cáucaso.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
321
También la Albania, que termina en el mar Hircano, donde está la
boca de Soana río. Uno de su ríos principales es la Volga o Valda,
llamado por los Tártaros Edel, y su nacimiento no procede de los
montes Hiperbóreos, como dicen algunos, sino de las llanuras y
lagunas de Moscovia, como escribe Jovio y Matías de Micovio. Junto
a la tierra Incógnita habitan en Sarmacia los Sármatas Hiperbóreos
con otros pueblos: y por todas partes nombra Ptolomeo varias
naciones de escuro nombre; si no son los Sarracenos, las Amazonas,
los Ceraunios, y los Aqueos. Las ciudades son Paniarda, Azaria,
Tirambe, Fanagoria, y Corocondama con otras muchas.
Colcos, o la Cólquides, está comprehendida hoy en la Provincia
de los Tártaros, llamada Romania, y sus pueblos se llaman
Mangrelios: es celebradísima por la fábula de Medea, hija del Rey de
Colcos, que huyó siguiendo a Jasón. Termina hacia el Setentrión con
la Sarmacia referida; hacia Occidente también con la misma; por
mediodía con el golfo de Capadocia, y con una parte de Armenia
Mayor; por Levante con la Iberia; por Occidente tiene a Sebastópoli,
Nápoli, y Teápoli ciudades, con los ríos Ippo y Cianeo Los Lazos y los
Manrales son pueblos desta región, donde se hallan Medeso y Madia
ciudades.
La Iberia llamada hoy Gorgiana, habitada de Cristianos (diferente
de la Iberia de Europa, que es España) confina por Setentrión con una
parte de Sarmacia; por Occidente con Cólquides; por Oriente con la
Albania. En ella se haya Artemisa ciudad con otras de poco nombre.
La Albania hoy Zuiría, que está debajo el Imperio del gran Can
Emperador de Tártaros (en quien Pompeo el Magno venció a
Mitrídates, diferente de la Albania de Europa, llamada Epiro)
termina, por Setentrión con la Sarmacia; por Oriente con Iberia; por
Mediodía con la Armenia grande; por Occidente con el mar Hircano,
que es desta parte hasta el río Soana. Son aquí memorables las
puertas Albanas sobre los montes. Asimismo tienen algún nombre los
ríos Soana, Albano, Casio, y Cábala. Las ciudades son Talbe, Gelda,
Albana, y otras poco nombradas, y junto a la Albania hay dos islas
llamadas Palustres.
La Armenia mayor, hoy Turcomania, sujeta al Emperador de los
Turcos, confina por Setentrión con parte de Cólquides, de Iberia y de
Albania, y del río Scirro; por Poniente con la Capadocia; por Levante
con el mar Hircano; por Mediodía con la Mesopotamia, con el río
Tigris, y con parte de la Asiría. Los montes principales son Mósquico,
Pariadre, Górdico, y Antitauro. Los ríos son Arage, Sirro, Éufrates, y
322
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Tigris: las lagunas son tres, Trespite, Lienite, y Arecisa. Sus regiones,
son Catarcene, Osarena, Motena, Coltena, Soducena, Sibicena,
Sagapena, sin otras. En la misma están Tigrano, y Górides, ciudades
bien nombradas, junto con Zoriga.
La isla de Chipre confina por Occidente con el mar de Panfilia, y
desta parte están Acamante, Cefirio, y Drepano, promontorios, con
Pafo la nueva (hoy Bafo) y Pafo la vieja: por Mediodía con el mar
Egipcio, y con el de Soria. Y desta parte están, Frurio, Curia, Dari, y
Troni, promontorios. Troni se dice Cabo de Gruta, y es también
ciudad; los ríos, son Tecio, y Lico: las ciudades, Curio (por otro
nombre Limiso) Amatunte, y Cicio. Por Oriente termina con el mar
de Soria, donde está el río Pedio, Elea promontorio, y Salamina,
ciudad nombrada, hoy Famagusta. Por Setentrión termina con el
estrecho de Cilicia, donde están Promio, y Calinusa promontorios; el
río Lapita, y Lapita ciudad; con Carpasia, Afrodisio, Queronia,
Macaria y Arsión. Tierra adentro están Quitro, Trimeto, y Tamaso,
ciudades. Las islas que se hallan cerca della, se llaman Clides, y
Carpasias. Hoy la ciudad de Nicosia es la principal, dominada por el
Turco.
La Asiria, o Soria, confina por Setentrión con la Cilicia, y con parte
de Capadocia; hacia Occidente con el mar Soriano; por Mediodía, con
la Palestina, o Judea, y con la Arabia Pétrea; por Oriente con la Arabia
Desierta, junto al Éufrates; y hacia Mesopotamia con el Éufrates; por
la parte de Setentrión tiene por ciudades a Alejandría, Seleucia,
Pietra, Heráclea, Laodicea (llamada Ramata por los Hebreos, hoy
Lique por los Sorianos) Gabala, dicha en Hebreo Gebol, y hoy Gibel; y
río Orontes, donde está ahora el puerto de San Simeón. Tierra
adentro (también hacia el Setentrión en la región Comagena, o
Eufratisia) se halla Alapo, junto al monte Tauro y al Éufrates,
Comagene patria de Luciano. De la región Casiótides es Antioquia
puesta sobre río Orontes; por los Hebreos llamada Reblata, cuyos
moradores fueron por la doctrina de San Pedro, los primeros que se
llamaron Cristianos. De la Cirrística región, que es Hierápoli, y
Heráclea. Las otras regiones, como Apamenes, Calcídica,
Calebóntide, Laodicina, tienen también sus ciudades particulares;
mas no tan famosas. Los montes célebres de Soria, son Pierio, Caso,
Líbano, Antilíbano, Alsaramo, junto a la Arabia Desierta; y también
Hipo, junto a la Judea. Los ríos insignes, son Crisola, que pasa por
Damasco, y aquella parte del río Jordán, que va hacia el lago
Genesareth, que es lo mismo que el lago de Tiberiades; siendo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
323
Tiberiades un castillo junto al mismo lago. En aquella parte que se
llama Soria Caba, están Heliópoli (nombrada Ávila por Lisanio)
Damasco, Antioquia, Albida, Gerasa, Scitópoli, Zadez, Galaat,
Esebón, y Filadelfia; que era ciudad de los Amonitas, llamada Rabath.
En Palmirina región están Palmira, edificada por Salomón (llamada
por los Hebreos, Tamor, que después tuvo nombre de Adrianópoli)
Ateya, y otras, De la provincia Batanea, o Getsuri (de quien el Tribu
de Manases ocupó sesenta castillos) son Gerra, y Adrama, ciudades.
Las islas vecinas a la Soria, son Tortosa, y Tiro; conjunta con Tierra
firme, hoy llamada el Sur.
La Fenicia comprehendida en la Soria, hacia el mar Soriano, tiene
a Tortosa, Trípoli, Gibeleto, Baruti, Sidón (llamada antes Sichén, y
hoy Saito) Tiro (a quien los Hebreos dicen Sur) Tolomaida, y Dora;
que en tiempo de los Macabeos fue poderosísima, hoy llamada
Castell Peregrino. Tiene por promontorios, a Cabo Pagro, y Ecdipa;
por montes, el Carmelo; por ríos, Adónides y Leonte. Tierra adentro
tiene por ciudades, Arca, Gabala, Cesárea de Pania, llamada hoy
Cesárea de Filipo.
La Palestina, dicha también Judea y Menor Soria, termina desde la
Arabia Pétrea en Ostro; hasta el monte Líbano en Tramontana: desde
los montes de Galaat y Amón (llamados por Ptolomeo Hippus) hacia
Levante; y con el mar Mediterráneo hacia Poniente. Esta parte no es
más de dos jornadas ancha, y cinco larga; aunque se atravesase desde
Bersabé (que es su término Austral) hasta dentro del monte Líbano: y
con todo eso en esta tierra que es ceñida de escollos, y montes,
excepto la Galilea, y el valle del río Jordán, se contaron muchas veces
(por suma providencia de Dios) cuatro millones de hombres. Por
Poniente hacia el mar Mediterráneo se halla Cesárea Stratónica,
llamada Flavia, Acarón, y Cesárea de Palestina, Apolonia, dicha otro
tiempo Asor; Jope, que se nombró Jafet, y hoy se llama Zafo, Azoto,
Ascalona, llamada Gad en Hebreo, después Agripina, y hoy Escalona.
Tiene por ríos, Corseo, y el Jordán, que divide la Judea. Está cercada
del lago de Sodoma, hoy llamado Mar Muerto; donde no se hunde
cualquier cosa que se eche dentro, y es por estremo hediondo.
Produce un betun que quema, a quien los Griegos llaman Asfalto: y
por eso tiene el mismo lago nombre de Asfaltite. Tierra adentro en la
región de Galilea se hallan Safet, Cafarnaúm, y Julia llamada Betsaida
en Hebreo; y el lago Tiberiades. En Samaria, Nápoles (dicha en otro
tiempo Sichén, y hoy Neftalín) y Tena, que se nombró Tapua, y hoy
Tecua. En Judea de la parte Occidental del Jordán están Ramáh,
324
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
llamada por los Hebreos Gaza, o Gazara, Jamnia, Lida (que se
nombró Dióspoli) Antípatra (en Hebreo Asur, y hoy Asioch) Dotaim,
Sebaste, llamada también Samaria, Betaca, junto con Emaus (que
también fue llamado Nicópoli) y Jerosolima, que se llama Helia
Capitolia, Jerusalén; y por los Turcos, Cods, Baric, Tamata, Engadí
ciudad de las Palmas y Hebrón. De la parte de Oriente del río Jordán
están Socot, Coronaim, y Carat. En la Idumea, que es toda la parte
Occidental del Jordán, está Bersabé, y esta era el término de la tierra
de Promisión; después Ceila, Eleusa, Gibelím, y Massa. Junto al lago
muerto estaba la ciudad de Jericó, donde ahora apenas se veen las
señales. Betlén, y Nazaret, si bien tan famosas por el nacimiento de
Nuestro Señor Jesucristo, son ahora pequeños lugares. Sichén o
Napolosa, y Sebasta se hallan ya arruinados.
La Arabia Pétrea dicha así de Petra ciudad, y no por ser pedregosa
(a quien los Turcos llaman Barab, y Estrabón Nabatea) confina por
Occidente con parte de Egipto, por Setentrión, con Palestina, y con
parte de la Soria. Por Mediodía con la parte interior del mar Arábigo,
o Mar Rojo, o Eritre, o Suf, con la parte que está a lo largo del golfo
Heropolite, y con el golfo Elanite: por Oriente con la Arabia Feliz y la
Desierta. Aquí se hallan los montes llamados Negros, inclinados casi
a la Judea, y por la parte Occidental de tales montes, a lo largo de
Egipto, está la región Sarracena, y allí el monte Sinaí, llamado hoy de
S. Catalina, y por los Hebreos Sur. Debajo deste monte está la región
Muniquiate, llamada Medina Talbi, donde está el sepulcro de
Mahoma, siendo sus ciudades Bostra, Medavia y Petra. En la misma
Arabia vivieron los Ismaelitas, Agarenos, Amonitas, y Moabitas.
La Arabia Desierta, llamada así por ser arenosa, montuosa y no
habitada sino de Sarracenos que viven siempre en la campaña sobre
carros, confina por Setentrión con parte de la Mesopotamia: por
Occidente con parte de la Soria, de la Judea, y de la Arabia Pétrea: por
Oriente con Babilonia, y con parte del golfo Pérsico: por Mediodía
con la Arabia Feliz. Junto al Éufrates están Albira, y Calap ciudades.
Junto al golfo Pérsico están Amea, y Adicara. Tierra adentro Tauba, y
Zagmarde. Sus pueblos son muchos, entre quien los Martinos,
Caucabenos, Catanios, y otros.
La Mesopotamia, en Hebreo Aram Neharot (esto es, Soria de los
ríos, en Griego Mesopotamia, por estar en medio del río Tigris y
Éufrates, y hoy llamada Diarbech) termina por Setentrión con la
Armenia mayor: por Occidente con el Éufrates junto a la Soria: por
Oriente con el Tigris junto a la Siria: por Mediodía con el resto de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
325
Éufrates, cerca de la Arabia Desierta, y de Babilonia hasta la junta del
río Tigris. Cerca de Éufrates se halla Nicéfori ciudad con otras. Allí se
divide aquel río en dos brazos, uno va a Babilonia, y otro a Seleucia.
En este paraje está Seleucia ciudad, y tras ella Pamia, debajo de quien
se mezcla del río Basílico con el Tigris. Cerca del Tigris está Singara
ciudad. Sus regiones son diversas, como Antemusia, Calcítides,
Acabene, y otras. Sus montes principales, el Masto y Singara. Los ríos
más célebres el Éufrates, el Tigris, Cabora, y Sahocora.
La Babilonia (cuyos pueblos fueron llamados propiamente
Caldeos, y en nuestros tiempos son parte Nestorianos, parte
Mahometanos) termina por Setentrión con la Mesopotamia: por
Occidente con la Arabia Desierta: por Oriente con la Susiana; por
Mediodía con el golfo Pérsico. Corren por ella los ríos Basílico,
Baarsares, y Éufrates, que pasa por Babilonia; hoy Babil, mas ya
destruida. Esta ciudad fue otro tiempo tan grande, que tenía de
circuito diez y seis leguas, y por sus muros se paseaban los coches.
Los Sarracenos la llamaron Baldac, por eso el Petrarca la nombró así.
Aquí Nembrot quiso edificar la gran torre. Junto a la parte del Tigris
se halla Bilbi ciudad, con otras. Entre las bocas del mismo Tigris están
Idacara, y Amea. Cerca del río Baarsares está Barsita, y junto a los
lagos Orcoa Patria de Abrahán, llamada por los Caldeos Hur.
La Asiria, Asur en Hebreo, y hoy de aquellos pueblos llamada
Acimia, está comprehendida en la provincia de Soria, y termina por
Setentrión con la Armenia mayor cerca del río Nifates; por Occidente
con la Mesopotamia; por Mediodía con la Susiana; por Oriente con la
Media; en cuya parte se halla el monte Cabora. Cerca del Tigris está
Marda ciudad, y Nino dicha Mesul, que es la ciudad de Nínive,
donde predicó Jonás, ya destruida en gran parte. En medio se halla
Apolonia, Gomorra, y otras. Sus naciones son diversas, como los
Garameos, los Adiabenos, y otros. Los ríos más nombrados, Tigris,
Leuco, Lico y Cairo.
La Paflagonia esta puesta por Ptolomeo en la Galacia; y así se
puede ver arriba en la misma provincia quinta de Asia.
La Media llamada hoy Serván, que está debajo el Imperio del Sofí,
confina por Setentrión con parte del mar Hircano, donde se halla
(cerca del río Arages) Cirópoli ciudad, valle de Cadusios, los altares
Sabeos, los ríos Cambises, Ciro y Mardo, y el lago Marchán. Por
Occidente confina con la Armenia mayor, y con la Asiria, siendo las
partes Occidentales poseidas por los Caspios, debajo de quien está
Marciana, los Cadusios, y otras gentes. Por Levante termina con la
326
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Hircania y con la Partia, donde se halla el monte Zasio, y la provincia
Coromitrene. El Mediodía habitan los Sélicos y otros pueblos. Los
montes principales de la Media son Zagro, Orontes, Jasonio, Parcotio.
Las ciudades tierra adentro son Arsisaca, Heráclea, Morunda, y otras
muchas. Es tierra esterilísima, y viven de pan de almendras, haciendo
para beber vino de algunas raíces de yerbas. Ecbatana es la Corte de
los Medos.
La Susiana hoy Zaget Ismael, nombrada así por el río Suso, o por
Susa ciudad grande del Rey Asuero, termina por Setentrión con la
Asiria; por Occidente con la Babilonia a lo largo del río Tigris hasta el
mar; por Oriente con la Persia; por Mediodía con la parte del golfo
Pérsico. Sus ríos son Euleo, Moseo, y Oroátides. Hay un golfo con
nombre de Pelodes. Tiene una llanura llamada Era, con muchas
provincias, como Caracene, Cabanina, y otras. Las ciudades de
Susiana junto al Tigris tras los altares de Hércules, son Agra, Asia, y
tierra adentro Susa y Baldac donde está el Pontífice de aquellos
pueblos, llamado por ellos Califo o Califa, o Calife. Junto a Susiana
está la isla Tasiana.
La Persia termina por Setentrión con la Media; por Occidente con
la Susiana; por Oriente con la Caramania; por Mediodía con parte del
golfo Pérsico, que es desde las bocas del río Ruatides hasta Bangrada.
Tras las bocas del mismo río se halla Quersoneso promontorio, y el
río Bangrada. Las Ciudades principales son Toaces, Omara, Persépoli,
llamada Siras, que en otro tiempo fue arruinada por Alejandro. Sus
islas convecinas son Tabiana, Socta y Arasia de Alejandro. Tiene
muchos pueblos, entre quien están los Hipófagos. La tierra es
fértilísima, y el cielo templado más que otro de Asia. Dícese dél por
cosa notable, que pasando por aquellas llanuras el río Arages, hace
nacer por donde baña grandísima copia de vistosas flores de toda
suerte. Es provincia muy habitada, puesta en llano, mas casi ceñida
por todas partes de altísimos montes, entre quien ampara sus
espaldas el monte Cáucaso, que se estiende hasta el Mar Rojo. Hoy el
Reino de Persia se forma de la Asiria, Susiana, Media, Partia,
Caramania, Hircania y Mesopotamia. En tiempo de Ptolomeo eran
provincias distintas, y hoy Tauris es la ciudad Real del Imperio del
gran Sofí, que domina toda la Persia, guerreando con el gran Turco,
respeto de tenerle por hereje en la ley de Mahoma: mas con todo eso
Siras es la ciudad principal y Corte de Persia.
La Partia llamada hoy Persia, es estéril mucho, y casi toda
montuosa. Siempre los Partos fueron gente fiera, y enemigos del
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
327
pueblo Romano. En su principio estuvieron debajo el Imperio de los
Macedones; mas después rebelándose, eligieron Rey a uno, que fue
llamado Arsaces, de quien después tomaron el nombre todos los que
le sucedieron, como de Faraón los Faraones de Egipto. Ésta confina
por Setentrión con la Media, y con la Hircania; por Oriente con Aria;
por Mediodía con la Caramania desierta. Sus ciudades son Apamia,
Tastac y Aspa, donde están las puertas Caspias. Sus regiones la
Conminsina. Partiena, Coroana, Arricena y Tabiena.
La Caramania Desierta (hoy desierto de Dulcinda) termina por
Occidente con el Reino de Persia, cerca del río Bagadra, que está junto
al monte Parcuatro: por Setentrión, con la Partia; por Oriente con la
Arabia; por Mediodía con el resto de la Caramania. Sus pueblos son
los Isáticos, los Ganandopinos, y Modamásticos.
La Arabia Feliz, que se llama así, por ser verdaderamente
felicísima de cielo y sitio, produce la mirra, la canela, el cálamo
aromático, el aloes, el incienso, y otros olores. En ella (según está
escrito) nace y vive el Fenix, si le hay, de quien se dice, que demás de
la rara belleza de su cuerpo, vive quinientos años, renovándose y
renaciendo después por sí entre preciosos olores. Es asimismo no
menos copiosa de oro y piedras preciosas. Hállase en ésta la región de
los Sabeos hoy Meca, donde en Melada ciudad se guarda el arca del
impío Mahoma, a quien adornan los Turcos. Está la Arabia cerrada
como en medio del golfo Pérsico y del Arábico, o mar Rojo, que le
hacen como Península. Hállanse cerca algunas islas, de quien en una
llamada Escoira, dicen haber Cristianos, que tienen su Arzobispo.
Termina por Setentrión con la Arabia Pétrea, con la Desierta, y con la
parte Setentrional del Golfo Pérsico; por Occidente, con el golfo
Arábigo; por Oriente, con parte del golfo Pérsico, y con el mar que
hay desde su boca hasta el Promontorio Siagro. De la parte marítima
se halla Quersoneso promontorio, y Elanites ciudad, con otros
pueblos diversos. Tiene por ciudades Adén fortísima y de mucho
trato, Tebas, Egista, Sana, y Mefat, donde el falso Mahoma compuso
el Alcorán, año de 624. Asimismo Nasco, Baraba, Nagara, Sabauda,
Mesa, Safara, Arcamenes, Menambe, Are, y Sabe, todas de mucha
población. En la misma se halla la fuente Stigia. Tiene muchos
pueblos, entre quien los más nombrados son los Comepescados, los
Eteos, Cenitos, Sarracenos, Nabateos, Sabeos, Nafemanos, Magetos,
Catabenos, y los Ratinos. Los montes más célebres son los Dídimos,
los Negros, los Maricios, y el monte Scala. Los ríos más famosos
Becio, Ormán, y Lar. Sus islas convecinas cerca del golfo Arábigo son
328
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
muchas, mas entre otras la de Sorates; en el Mar Rojo, dos de
Agatocles, y seis de Coconago patria de Dioscórides; en el golfo
Pérsico Taro, y Tilo, con otras, y cerca el golfo Sacatile, las siete islas
de Cenobio, donde estaba Serapis y su templo.
La Caramania (hoy Turquestán) tiene todos sus pueblos
Mahometanos, que se sustentan sólo de peces que cuecen sobre las
piedras al calor del Sol, y termina por Setentrión con la Caramania
Desierta; por levante, con la Gedrosia cerca de los montes de Persia;
hacia Occidente con parte de la Persia y con parte del golfo Pérsico,
llamado también Carmánico, donde está Armuza ciudad, y los ríos
Darat y Arapo, con Capela y Armozo promontorios. Por Mediodía
confina con el mar Índico. Sus ciudades son Sarmanes Metrópoli,
Alejandría, Sabides (hoy Besenegal) con su Rey llamado Narsinga
poderosísimo, y Tisa, y Cantape. Sus ríos son Saro, Idriaco, y
Samidoco; los montes el de Semíramis, Stróngilo, y Tondo. Los
Promontorios, Bagia y Alabagio. Los pueblos más nombrados los
Pacecamellos, y los Sosotos. Las Islas vecinas en el golfo Pérsico,
Sacdeana, y Borrata; y en el mar de la India Pala, Carmina, y Liba.
La Hircania es por aquellos pueblos llamada Casán, cerca de
quien se hallaba el Reino de las Amazonas; y así sojuzgada la misma
por Alejandro, Telestre Reina le vino a visitar allí para hacerse
preñada dél. Ésta confina por Setentrión con el mar Hircano hasta las
bocas del río Oso, o mar de la sal: hacia Occidente con parte de la
Media, hasta el monte Oro: por Mediodía, con la Partia: por Levante,
con la Drangiana. Tiene por ciudades a Hircania Metrópoli, Sorba,
Casape y otras. Los Astabenos son los más nombrados pueblos de la
misma. Tiene cercana la Isla Calca, copiosa de crueles tigres; por lo
que Dido contra Eneas dijo en Virgilio:
Hircanaque adnorunt ubera tigres.
La Margiana termina por Occidente con la Hircania; por
Setentrión con parte de la Scitia; por Mediodía con parte de la Media;
por Oriente con la Batriana. Corre por esta provincia el famoso río
Margo. Sus pueblos son los Masagetas; sus ciudades Arata, Jasonio,
Rea, y Alejandría Margiana, a quien edificó Alejandro Magno, por la
maravilla que le causaron las vides de aquella tierra tan gruesas, que
los hombres no las podían abrazar, siendo los racimos tan grandes,
que hacía cada uno dos varas de cerco. Esta ciudad fue después
llamada Seleucia, de Seleuco.
La Batriana termina por Occidente con la Margiana, por
Setentrión y Levante con lo largo del río Oso; por Mediodía con una
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
329
parte de Aria, y con los Paropanisados. Corren por la misma los ríos
Oso, Zariaspe y Oco. Sus pueblos más nombrados son los Marbeos.
Cerca del río Oso tiene por Ciudades a Catacarta, Carispa, y otras; y
junto a los otros ríos Batra Regia, y Comara.
Los Sogdianos (hoy Corasinos) terminan por Occidente con la
Scitia, por la parte del río Oso, cerca de la Batriana y Margiana: por
Setentrión también con parte de la Scitia, cerca del río Iasartes: por
Oriente con los Sacios: por Levante y Mediodía, con la Batriana, cerca
del río Oso, y los montes Cáucasos. Los más célebres ríos son Iasartes,
Oso, Dimo, y Bascates. Las ciudades principales, Osiana, Maraca,
Alejandría, y Drespa Metrópoli. Sus pueblos son los Augalos tras los
montes Sogdios, con otros muchos.
Los Sacios confinan por Occidente con los Sogdianos; por
Setentrión y Oriente, con la Scitia; por Mediodía con el monte Imao.
Esta región era de los Nomalios, que carecían de casas, habitando en
cuevas. Son los Sacios como los Gitanos, andando de contino
vagando con sus familias por bosques y campañas. Plinio
comprehende debajo los Scitas, no sólo a éstos, sino también a los
Sogdianos, y Margianos. Escribe tenian por costumbre adquirir
combatiendo la mujer que deseaban, y quien perdía, se iba a esconder
en alguna caverna, donde pasaba siempre su vida. Entre los Sacios
está la montaña y selva de Comedios, y la torre llamada de piedra.
Las Scitias son dos, la una dentro del monte Imao, llamada Scitia
Occidental, la otra fuera con nombre de Oriental: es poblacho sin
cultura, o policía, no tienen lugares habitados, sino caminan como
fieras por campañas y bosques, robando, salteando, y comiendo carne
humana, como brutos cruelísimos: y alguno dellos (a quien los
Griegos llamaron Avios, esto es sin violencia, por ser algo menos
bestiales contra los hombres) viven de carne de caballos cruda, de
pescados, y otras cosas así, habitando en la parte más hacia fuera.
Plinio escribe hallarse entre ellos los pueblos Arismaspos, que tienen
sólo un ojo en medio de la frente. Moran asimismo allí los Pueblos
Alanos, por estremo crueles; hoy todos aquellos pueblos de Scitia se
comprehenden debajo el nombre general de Tártaros, y están sujetos
al gran Can de Tartaria. La Scitia pues dentro del monte Imao termina
por Occidente con la Sarmacia del Asia; por Setentrión con la tierra
incógnita; por Oriente con el monte Imao; por Mediodía con los
Sacios, Sogdianos, y Margiana. Quieren muchos comprehenda el
Reino de Catay, que es del gran Can, estas Scitias, donde Nicolao
Veneto escribe hallarse la ciudad Gambalesquia; mas el Sabélico pone
330
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
al Catay entre la Gedrosia y el río Indo. Sus ríos son Rimo, Iasartes,
Oso, y Daico. Los montes, los Hiperbóreos más Orientales, los
Alanos, Rimnacos, Aspasios, y otros. Tienen Asabota ciudad cerca las
bocas del río Oso. Sus pueblos son varios, y sólo los Alanos, y
Agatirsos, tienen algún nombre. Mas la Scitia fuera del monte Imao
termina por Occidente con la Scitia interior, y con los Sacios; por
Setentrión con la tierra incógnita; por Oriente con la Sérica; por
Mediodía con parte de la India de allá del río Ganges. Entre sus
pueblos están los Comecaballos, y otros muchos. Son sus ciudades
Ausacia, Caurana, y Seta, hallándose en la misma la fuente del río
Icardo.
La Sérica hoy Cambalú (donde está la silla del Gran Can de
Tartaria, y donde dicen haberse hallado primeramente el modo de
hacer seda, de quien tomó el nombre) confina por el Occidente con la
Scitia fuera del monte Imao; por Setentrión y Oriente con la tierra
incógnita; por Mediodía con la India de allá del Ganges, y también
con los Chinos. Tiene por montes los Anibios, Ausacios, Asmireicos,
Séricos, y otros. Los ríos son Icorda y Bautes. Las partes
Setentrionales, son habitadas por los Antropófagos que comen
hombres; y a y otros muchos pueblos de poco nombre. Son sus
ciudades Dana, Asmírea, Seuca, Paliana, Solano, Sera Metrópoli; y
otras.
El Aria confina por Setentrión con la Caramania desierta; por
Mediodía con la Drangiana; por Oriente con los Paropanisadios.
Tiene diversos pueblos de escuro nombre, como los Casirotos,
Parudios, y otros. Son sus ciudades Aria, Alejandría en Ari,
Sarmagna, y otras muchas. Estiéndese el río Aria por la misma. Esta
provincia es hoy llamada el Reino de Turquestán.
Los Paropanisadios, que es asimismo una parte del Reino de
Turquestán, sujeta al gran Can, confina por Setentrión con Aria; por
Occidente con la Batriana; por Levante con parte de la India, acerca
del río Aso; por Mediodía con la Caracosia. Sus ciudades son Parsia y
otras junto con el río Dorgamanes.
La Drangiana, parte de la Tartaria, y parte del Reino llamado hoy
Guzarat, confina por Setentrión con Aria; por Oriente con Aracosia;
por Mediodía con parte de la Gedrosia. Corre por la misma un río,
que es ramo del Arabio. Sus ciudades son Ruda, Sarsiaria, y otras.
La Aracosia parte también de Tartaria, y del mismo Guzarat (a
quien Pomponio Mela llamó Ariana) confina por Occidente con la
Drangiana; por Setentrión con los Paropanisadios: por Oriente con
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
331
parte de la India, por Mediodía con parte de la Gedrosia. Está en la
misma el lago Aracote. Son sus ciudades Alejandría, Foclides, Arbata,
y otras.
La Gedrosia hoy llamada Reino de Tarsa (cuyos habitadores son
todos Cristianos) confina por Occidente con la Caramania; por
Setentrión con la Drangiana y Aracosia; por Oriente con parte de la
India cerca del río Indo; por Mediodía con parte del mar Índico. Tiene
por ciudades Rapara, Biamba, o Cambaya, que es cabeza de todo
aquel Reino. Su río es Arábico; los montes Arbicios, y Barcios. Hay
también otras ciudades, como Badara, Musarna, Oscarna, Omiza, con
otros pueblos apenas conocidos. Sus islas circunvecinas son Astea, y
Codames.
Dicen ser toda la India provincia tan grande, que ella sola viene a
ser la tercera parte de todo el mundo, llamada así de Indo, río
grandísimo que la baña. Es tierra fértil de especería, oro, plata, hierro,
y otros metales; mas la que está dentro del río Ganges, termina por
Occidente con los Paropanisadios, con la Aracosia, y con la Gedrosia;
por Setentrión con el monte Imao, con los Sogdianos, y Sacios; por
Levante con el río Ganges; por Mediodía y Poniente con el mar
Indiano. En las partes marítimas está puerto naval, y Bardasima
ciudad en el golfo de Barigacetri, Camanes, que es Calicut, hoy por el
valor de los Portugueses, plaza de la especería de todo el mundo. De
los Diones es Cotiara Metrópoli, Bambala y Camiara, ciudad y
promontorio. En el golfo Gangético; Pacura ciudad. Sus ríos Lindo,
Dosarón, y Adamantes. Los montes más nombrados los Apócocos, el
monte Sardónico, y el Vitigio. Los ríos que desde el monte Imao
corren hasta el Indo, son Suastro, Vidraspo, y otros. De la región
Pandora es Bucéfala ciudad. De los pueblos Caspíreos es Cragausa
Metrópoli. De los Dáticos es Margara ciudad. De Prasiaces región,
son Sambalaca, y Zanagora ciudades. Del Indioscitia es Banagora
ciudad. De los Siranos es Cosa, ciudad donde nace el diamante. De
los Abisatros es Sagira Metrópoli. De los Mandrales son Astagora y
Paligrota. De los Bracmanes es Bracme. De los Canagos, es Dosara
ciudad. De los Gangáridos es Gange ciudad. Entre Binda y
Pseudostomo ríos, está Hipocura, y Mondogala. De los hombres
Cosarios es Musopale Metrópoli. Entre Pseudostomo y Bario está
Purata, donde se halla el Berillo y Aloes. De los Carios tierra adentro,
es Mendela, Tangara y Mondura. De la ribera de los Sóricos, son
Tenagora y Ortura. Las islas cercanas, Canti, y Barace en el golfo
Cólquico, Melcigérides, y otras. Tiene infinitos y varios pueblos, con
332
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
ciudades particulares, ríos y montes. Mas los pueblos Gimnosofistas
son los más célebres: en lo demás véase a Ptolomeo.
La India fuera del río Ganges (hoy tierra de los Mucinos, India
Menor) confina por Oriente con el río Ganges; por Setentrión con la
Scitia y Sericana; por Oriente con los Sianes; por Mediodía con el mar
Índico y con parte del mar Prasodes. En el golfo Gangético (tras la
boca del Ganges, llamada Antíboli) se halla Pentápoli y Baracura, con
el río Latameda. De la región Árgira, es Sambra ciudad. De los
Bisnigetos Antropófagos, es Berabé ciudad, con su promontorio, y el
río Sipa. De la Áurea Quersoneso, es Tacela, hoy Malaca, conquistada
por los Portugueses. Con los ríos Crisoana, y Palanda. De la tierra de
Corsalos (hoy reino de Peso) es Pagrasa ciudad, con el río Sobana, y el
golfo grande (hoy llamado mar del Sur) y Bolenga Metrópoli, hoy
Pego, ciudad tan noble y rica como cualquiera de Levante. Y aquí
también están los montes Damasos. En la región Scirradia nace el
mejor malobrato, yerba olorosa que llaman Folio Indiano. Más allá de
la región Argéntea están los pueblos que tienen más oro que los
Basiangetos. En la región Calcítides hay grandísima copia de cobre.
La región de los Ladrones produce muchos tigres y elefantes,
teniendo hombres de tan dura piel, que no se puede pasar con las
flechas; y cerca dellos está Trilingo ciudad, donde los cuervos y
papagayos son blancos. Las islas desta parte son Bazagata, donde hay
gran abundancia de conchas; y otras tres islas llamadas Sindes, de los
Antropófagos; y cinco de las Barusas, donde están los que comen
carne humana, y la isla de Javadio fertilísima de oro, con su ciudad
Metrópoli, llamada Argéntea. Sin estas islas hay otras diez donde se
dice ser detenidas las naves de la piedra imán que hay en aquellos
lugares, agarrando los clavos dellas; y así las encadenan con trabas de
madera. Tiene casi infinitos pueblos, montes, ciudades, ríos,
promontorios, y puertos, de quien no hablo por ser de escuro
nombre. Cerca desta región están los pueblos Sianes, que son las
provincias de Marbos, y Chambas debajo el Imperio del Gran Can de
Tartaria. Éstos confinan por Oriente y Mediodía con la tierra
incógnita, hoy gran China, cuyo Rey dicen ser el mayor del mundo,
como quien entre otras muchas grandezas habita en un palacio
ceñido de siete murallas, con guarda continua de diez mil hombres.
Entre estos Sianes está también la Áurea Quersoneso, que llaman el
Reino de Malaca: y en el golfo de Sián habitan los Etíopes
Antropófagos, donde está el río Cotiara y Catagara, puerto de mar.
Algunos modernos ponen aquí el Reino de Malabar. Entre los Sianes
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
333
están los Comepeces; y las ciudades desta región tierra adentro son
Aspitra, Sagara, y Tine Metrópoli.
La isla Trapobana, hoy Samotra o Sumatra, o Salice, se halla sujeta
al Imperio de cuatro Reyes. Está contrapuesta a Acori promontorio de
la India. Sus habitadores se llaman comunamente Salos, cubiertos de
cabellos de mujeres. Nace entre ellos arroz, miel, jengibre, berilo,
jacintos, y metales de toda suerte, con tigres y elefantes. Sus montes
notables son los Gábibos, y Malea. Sus ríos Fasis, Ganges, Soano,
Azano, Baraz, y otros. Los promontorios Ogaliba, el de Júpiter, y el de
los pájaros. Sus ciudades, Gogena, Sindocaida, Dana (ciudad
dedicada a la Luna) Comana, y otras muchas. Sus pueblos los
Nagadibos, los Nagiros y otros. Delante de la Trapobana hay una
muchedumbre de islas que dicen ser mil y trecientas y setenta y ocho,
entre quien se halla Bangalia, Balaca, Zaba, Egidio, Canacia y otras.
De las ballenas deste contorno se dice ser tan monstruosas. que
tragan una nave, y que matan con el aliento, por ser en estremo
venenoso.
De África, o Libia
La Libia o África, derivada de Afer, uno de los decendientes de
Abrahán, según Josefo Hebreo; o sea de África mujer que fue de
Libio, hoy en general se llama Berbería, y todos sus pueblos se
nombran Moros. Su confín hacia el polo Antártico, que la divide de la
tierra conocida Australísima, es una línea desde los mares de la Isla
de San Lorenzo, procediendo derechamente hacía Poniente, por el
Cabo de Buena Esperanza, hasta el Meridiano de las Islas Fortunadas.
Su confín hacia Poniente que la divide de la América, es el mismo
Meridiano, prosiguiendo hacia Setentrión hasta aquel punto donde
remata el término que divide la Europa de la misma, contrapuesto a
las colunas de Hércules. Confina hacia Setentrión con el mar
Mediterráneo. Hacia Levante con la parte más Occidental del Asia,
que discurre desde el promontorio Samonio hacia Mediodía, por el
mar Rojo. Divídese en once provincias que son:
Mauritania Tingitana
Mauritania Cesariense
Numidia o África menor
Egipto superior llamado Tebaide
Libia interior
Etiopía debajo del Egipto
334
Cirene o Pentápoli
Marmárica
Egipto inferior
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Etiopía más adentro, o más Austral
Libia propia
Las dos Mauritanias confinan por Oriente con la África menor;
por Mediodía con la Libia interior hacia la Getulia; por Poniente con
el Océano Occidental; por Setentrión con el Estrecho de Gibraltar, con
el mar Ibérico, y el Sardo. En la Mauritania Tingitana está el monte
Atlante, que ahora llaman Hidavacal, y ella se dice hoy el Reino de
Fez, y el de Marruecos; entre quien y la España está el mar, y las
Canarias o Fortunadas.
La Cesariense es llamada el Reino de Tremecén. En Tingitana
están los ríos Cilia, Valón, Malva, y otros. Los promontorios son Cabo
de Esparto, Cabo Guer, el de Febo y Olivastro. Las ciudades Cala,
Mesa, Suburo, Arcila (ya de Portugueses) Fez Corte del Reino,
Marruecos Corte y otras. Los montes son Diuro, Foca, y los dos
Atlantes mayor y menor, y en ésta se hallan diversos pueblos. En la
Cesariense están los ríos Sega, Cartena, Sabo, y Sisari. Los montes
Durdo, Zalaco, Bireno, Balba, y Gaya. Los Promontorios Apolo,
Mega. Las ciudades marítimas Siga, Orán (poseida por España) Julia
Cesárea llamada Argel (que primero se llamó Fol ciudad Regia de
Juba Rey, mas después a honor de Julio César fue llamada la Cesárea)
Bugía, y otras. Tierra adentro está Tremecén, Mezana, y otras
muchas. Hállase también una isla vecina a Argel con una ciudad.
La Numidia o África menor termina por la parte Occidental con la
Mauritania Cesariense; por Setentrión con el mar Africano; por
Oriente cerca del golfo, dentro de la Sirte; por Mediodía con la región
Cirenaica. Tiene por ríos Rubricato y Tritón, en que están las lagunas
llamadas Tritonias. Sus promontorios son Treto, cabo de Bona, de
Hipo, de Apolo, y de Zudeca. En el golfo de Numidia están Ipón Real
llamada Bona Constantina, Bugía Real, llamada Tabraca, Ítaca, o
Útica, llamada Biserta, Túnez, la Goleta (ya destruida por los Turcos)
Timisa y Cartago destruida. Allí están las dos Sirtes famosas mayor y
menor, llamadas los Bajíos de Berbería. Cerca de la menor se halla
Edasta ciudad, Trípoli de Berbería (llamada otro tiempo Nápoles) y
Lepti grande. Junto a la Sirte mayor está la villa de Filena debajo de
quien se hallan los altares Filenos. Son de la nueva Numidia, Estiga
colonia, Aspuca, y Bula. Los montes nombrados son Júpiter, Ticibio,
Audo, y otros. Las lagunas Sisara, Hiponite, y Pala. Las Islas
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
335
convecinas los Cerbes, Gamelara, Beit, Lampedosa, Limosa,
Pantolaria y Malta.
La región Cirenaica, o Pentápoli termina por Occidente con la
Sirte mayor; por Setentrión con el mar de Libia; por Oriente con parte
de la Marmárica; por Mediodía con los desiertos de Libia; por
Setentrión se halla Deprama y Cerfirio promontorios, con la famosa
ciudad de Pentápoli, llamada así por otras cinco insignes ciudades
que abraza; esto es Berenice, Arsión, Ptolemaida, Apolonia y Cirene.
Por Mediodía están los montes llamados las Arenas de Hércules, y el
monte Becólico con la laguna que los poetas llaman Letes, por nacer
del río Latos. Las islas comarcanas son Mirmetra, y Lea, o isla de
Venus.
La Marmárica llamada hoy Barca, a quien Ptolomeo juntó con
Egipto, confina por Occidente con la región Cirenaica; por Setentrión
con el mar de Egipto; por Oriente con parte de la Judea; por Mediodía
con la Libia interior. Tiene por promontorios Cetonio y Ardanes, y
hoy es casi toda desierta desde Trípol de Berbería hasta Alejandría de
Egipto, llamando aquel desierto Barca. En éste está el reino de Nubia,
y muchas más lagunas que en otra parte del mundo, entre quien la de
Sirbón, la de la Fuente del Sol, la de Licomedes; y el lago de Merides.
La gran Quersoneso es ciudad desta provincia. Sus montes Asifo,
Aspido, y otros.
La Libia propia describe Ptolomeo junto con la Marmárica. En la
misma está Paretonio ciudad, Piti promontorio, con Leucaspio y
Glauco.
El Egipto está dividido en dos partes, en superior y en inferior; la
inferior que está cerca del mar Océano, es rodeada del Nilo que la
cierra en forma triangular. Así algunos ponen esta región en el
número de las islas, por estar alrededor ceñida de agua del Nilo, y en
esta parte se hallaba la ciudad de Babilonia y la de Tanes. El Egipto
superior fue llamado también Tebaica, por estar en el mismo la
famosísima ciudad de Tebas que tenía cien puertas, saliendo por
cualquier della docientos hombres con sus carros y caballos como
nota Homero en el nono de la Ilíada. En esta ciudad solían habitar los
Reyes de Egipto llamados Ptolomeos. La estancia de los Faraones fue
Menfis que es hoy Cairo, y al último en Alejandría. En el Egipto
inferior está la ciudad de Alejandría tan celebrada por patria de
Ptolomeo insigne Cosmógrafo, siendo plaza de las mercancías de
todo Levante. Las ciudades que en Egipto tienen ahora más nombre
son El Cairo, Alejandría, Damiata, Roseto, Ptolemaida, Dióspoli la
336
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
grande, y Berenice. Llaman hoy en aquella lengua al Egipto,
Elchibith: y los Hebreos le dicen Metzraín, y es todo poseído de
Turcos. Ptolomeo le junta con la Marmárica; y así por Occidente
confina con Cirene; por Setentrión con el mar de Egipto; por Oriente
con parte de la Judea, y con parte del mar Arábigo; por Mediodía con
la Libia interior. Sus regiones son muchas, como la Menfites, donde
está Menfis; Arabia Afrodites, donde están Babilonia y Heliópolis;
Antinoetes, en que está la ciudad de Antinóo, Anteópolis con la
ciudad de Anteo. Es el Nilo su río principal: las islas comarcanas que
están en el mar de Egipto, son Edón, los tres Escollos, llamados
Tendarios, Enesipa, las dos Dídimas, y Faro. En el mar Arábico están
Sapirenes, Afrodites, y la isla de Agatón.
La Libia interior confina por Setentrión con las dos Mauritanias y
con Cirene; por Levante con la Marmárica y parte de Etiopía que está
debajo del Egipto: por Mediodía con la Etiopía, en quien se halla la
región Agisimba; por Occidente con su mar. Tiene por ríos a Ciniso,
Rionegro, y Bagradas. Los promontorios son Caboblanco, Cataro, y
otros. Los montes, Mandro, Carro de los Dioses, y el que se llama
Valle Garamántica. Sus lagunas las Colonidas, Clonio y Nigrito. Los
pueblos principales los Garamantas, los Gétulos negros, y los Pirreos.
Las ciudades principales Nigira, Garama, Gira, con otras. Las islas
vecinas, la de Juno, llamada Autola la inaccesible, las Canarias, o
Fortunadas.
La Etiopía debajo del Egipto confina por Setentrión con parte de la
Libia interior, y lo mismo por Occidente: por Mediodía con la Etiopía
interior; por Oriente con el mar de Arabia y Berbería, y con el mar
Rojo. Sus montes son el de los Sátiros, Elefante, y otros. Los
promontorios el de Ceres, el de los Áspides, el de Saturno, el de
Serapión, el de Altar de Amor, y otros. Sus ciudades Ptolomaida de
las fieras, Arsinoe, Aromato, Malao, Mosilo, Opón, Esina, Rapta,
Meroes, Asume Corte, y otras muchas. Las islas convecinas Altar de
Palas, la de Mirón, las Colonítides, la de los Magos, la de los Pájaros,
la de Baco, y Antibaco, la de Pan, la de Diódoro, de Isis, Acantina,
Macaria, o Fortunada, y otras.
La Etiopía interior confina por Setentrión con Rapto promontorio,
por Occidente con el mar Océano; por Mediodía con la tierra
incógnita; por Oriente con el mar Barbárico que se llama Aspro; por el
gran calor. Hállase allí Praso promontorio, y cercana la isla Menutia.
Habitan en esta región los Etíopes Antropófagos. Sus montes célebres
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
337
son Dauquio, Iones, Cifa, Bardito, y el monte de la Luna; y asimismo
está allí la región Agisimba.
De la Europa.
La Europa llamada así de Europa hija de Agenor, Rey de Fenicia, y
mujer de Júpiter Rey de Candía, tiene por confín hacia Levante una
línea estendida que la divide de la Asia, desde el promontorio
Samonio de la isla de Candía; continuándose por el mar Egeo hasta la
laguna Meotis, y hasta el río Tanáis llega hasta el mar Drobasaf; por
Mediodía es una línea que la divide del África, tomada desde el
promontorio Samonio por el mar Mediterráneo hasta el Estrecho de
Gibraltar. Su confín hacia el Poniente es el Meridiano de las islas
Canarias. Desde aquel punto donde termina la línea que la divide del
África, discurriendo por el Océano de España y de las islas Británicas,
hasta el mar Setentrional Helado, y por el referido Meridiano, es
dividida de la América, su confín hacia Setentrión que la divide de la
Grotlandia, es una línea que comienza en aquel punto del Meridiano
de las Canarias, donde termina el confín que la divide de la América,
continuando hacia Poniente hasta el mar Drobasaf, donde remata el
término Oriental que la divide de la Asia. Su longitud es de la
extremidad de España hasta Constantinopla, dos mil y setecientas y
cincuenta millas, y de ancho poco menos, según los modernos. Las
provincias de Europa son treinta y cinco, esto es:
Hibernia, o Irlanda
Albión, o Inglaterra
Tule, o Tile
España Bética
España Lusitania
España Tarraconense
Francia Aquitania
Francia Lugdunense
Francia Bélgica
Francia Narbonense
Germania grande
Retia
Nórica
Panonia superior
Córcega isla
Cerdeña isla
Sicilia isla
Sarmacia de Europa
Táurica Quersoneso
Yacigos Metanastos
Dacia
Misia superior
Misia inferior
Tracia de Grecia
Macedonia de Grecia
Quersoneso de Grecia
Epiro de Grecia
Acaya de Grecia
338
Panonia inferior
Liburnia
Iliria o Dalmacia
Italia
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Peloponeso de Grecia
Creta isla de Grecia
Euboea isla de Grecia
La Hibernia o Irlanda, isla de Bretaña o Inglaterra, es bañada por el
lado Setentrional del Océano Hiperbórico: por el lado Occidental del
mar suyo; por el Oriental del Océano llamado Hibérnico; por
Mediodía del Océano Vergivio. Está puesta esta isla entre Inglaterra y
España, y se estiende a lo largo docientas y sesenta millas, siendo de
ancho ciento, y de forma casi oval. Tiene hoy cincuenta Obispados; y
la mayor parte de la misma está debajo del Reino de Inglaterra, y lo
demás se gobierna por diversos señores y Príncipes. Sus ríos
principales son, Suiro, Boando y Sineo. Los promontorios Cabo Stat, y
Cabo Versoda. Las ciudades Estanforda, Arglas, Baforda, Dibilín
ciudad principal, Nagnata ciudad famosa. Tierra adentro están Tors,
Ganaforda, y Ambrostom. Sus regiones son Leginia, Hultonia,
Conatia, Momonia con Irlanda silvestre. Están sobre la Hibernia cinco
islas llamadas Hébrides: y por la parte Oriental Bra, Man, Lister, y
Ragrin, todas islas. La Hibernia es templadísima de aire, y no nace en
ella yerba, o animal venenoso. Fueron los Hibernios convertidos a la
Iglesia Romana por San Patricio.
Albión, o Inglaterra por el lado Setentrional es herida del mar
Océano llamado Deucalidonio o mar Calender; por Occidente del
Océano Hibérnico, y del Vergivio; por Mediodía del Océano
Británico; por Oriente del Océano Germánico. Es de notar ser Bretaña,
según Ptolomeo, nombre común de Inglaterra, de Hibernia, o Irlanda,
y islas Orcadas, y Tile; mas casi todos los Latinos tomaron a Bretaña
por Inglaterra. Esta isla tiene de circuito mil y setecientas millas,
según los modernos, con veinte y dos Obispados, y treinta y nueve
Condados. Gobiérnanse los Ingleses por sus leyes y estatutos. Sus ríos
principales son el Támesis, Babrina, y Umbro, que es el mayor de
todos. Es copiosa de oro, plata, y otros metales, y en especial de
estaño finísimo. Eslo también de lanas, carne, trigo, y todo género de
legumbres. Sus promontorios son Cabo Hortona, Cabo de San
Miguel, de Abrot, de San Andrés, de Spirón, y otros. Junto a Rent
promontorio está Cantuaria, o Canterbur, ciudad famosa. En los
confines de Escocia está Berbic, castillo fortísimo del Rey de
Inglaterra. Esta isla contiene también la Escocia, donde se halla una
piedra que arde como carbón, y que casi es como especie de la piedra
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
339
Gagates, tan celebrada de los antiguos. Viven los Escoceses debajo de
las leyes Imperiales. Su principal ciudad es Edimburgo. La Escocia
por Levante es dividida de Inglaterra por Tueda, y hacia Poniente por
Solve río. Demás se divide en la siguiente regiones, Nonscier, Quente,
Locabria, Catenia, Rosia, Queledonia, Cornualla, Argadia, Morabia,
Nortumbria, Nortvualia, Vestmerlanda, Devonia, Berqueria, Sulsocia,
Soutvalia, Cubria, Butania, Estravernia, Soteolanda, Galeovida,
Atolia, Marnia, Angusia, Tifa, Lardonia, Vualia. Las ciudades
principales son Londres Corte, Vincestria, Gloucestre, Povestena,
Doncastro, Neuburg, Neucaste, Dorceste, Hilchestre, y otras muchas.
Las islas en contorno son Ocite y Dumna, con otras treinta llamadas
Orcadas, y la mayor de todas Netlandia, en que está la ciudad
Episcopal llamada Orcada. Sin éstas se hallan Teno, Sepei, y Vuith, en
que están dos castillos Galbork, y Neuport.
Tule o Thile, hoy llamada Islanda es aquella que casi de todos
hasta ahora fue tenida por la última parte de nuestro mundo:
nómbrala así Virgilio cuando dice:
Tibi serviat ultima Thile.
Si bien algunos escriben no sea esta Thile Islanda, sino otra isla
llamada Thule, en el mar Helado, a quién se va en un día desde
estotra, como escribe Plinio della. Nombra a esta regiones Berghem,
Vestrabord, Iochel, Roch, Ostrabord, Helgfial, Vallen.
España Bética (según Estrabón Turdetania) llamada así del río
Betis (hoy Guadalquivir) que la atraviesa por medio, se dice ahora
Andalucía. Por Occidente, y Setentrión parte término con la Lusitania
o Portugal; y con parte de la España Tarraconense; por Mediodía con
el mar Océano; y por Oriente con el Baleárico. Divídese en Andalucía,
Reino de Granada, Estremadura, y Alcudia. Sus ríos son Guadiana,
Guadalquivir, Guadalete, Rioverde, Genil, y otros. Sus promontorios,
Cabo de Gata, y Puerto Berger. Sus ciudades Gibraltar (donde está el
Estrecho de su nombre) Granada, Córdoba, Ecija, Sevilla, Málaga,
Antequera, Guadix, Úbeda, Baeza, Jaén, Jerez, Ronda, Marbella, y
otras muchas. Sus montes, Sierramorena, y Sierranevada, cerca de
quien está Cádiz ciudad y península.
La España Lusitania hoy Portugal, dicha así del puerto que
tomaron en aquella provincia los Normandos Galos, habrá poco más
de setecientos años, mientras andaban en corso, tiene por vecino al
Reino de Galicia, según Ptolomeo llamado desta suerte, del tránsito
que por ella hicieron los Galos en tiempo de Carlo Magno; o sea de
los antiguos pueblos Galaicios que la habitaron. Su lado Austral se
340
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
une con la Bética, el Setentrional con el río Duero. En esta parte está el
Porto con su ciudad; por Levante se junta con la Tarraconense: por
Occidente con el Océano Occidental. Tiene Portugal por ríos Setúbal,
Tajo, Mondego, Miño, y Guadiana. Son sus promontorios Cabo de
Piqueles, Cabo de san Vicente. Sus ciudades Lisboa Corte, Coimbra
Universidad, Alcántara, Évora, Braga, Lamego, Viseo, Miranda,
Portalegre, Guarda, Elvas, Braganza, y otras. Junto a Lusitania está la
isla Londrobi, o Barrinigas. Los promontorios de Galicia son el de
Bayona, de Viana, y Finisterrae. Sus ciudades Santiago, Coruña,
Betanzos, Pontevedra, Ribadeo, Lugo, Orense, Tuy, y otras.
La España Tarraconense que contiene Asturias, Vizcaya, Castilla
la Vieja, Castilla la Nueva, el Reino de Murcia, de Valencia, y el de
Toledo; la Cataluña, Aragón Reino; la Navarra Reino, y la Guipúzcoa,
parte término por Occidente con el Océano Occidental; por Oriente
con los montes Perineos; por Mediodía y Levante con la Lusitania y
Bética. Junto al remate de la Bética se halla Cartagena, Tarragona y
Barcelona; con el río Ebro; los promontorios, Cabo de Palos, y
Lunario. Tiene Asturias por ciudades Astorga, Oviedo, y otras. En
Vizcaya llamada Cantabria, se hayan Vitoria, Laredo, San Sebastián,
Fuenterrabía, Miranda, Orduña, y otras. En el Reino de Toledo, cuyos
pueblos eran llamados Carpetanos, Toledo, Madrid, Alcalá, Cuenca,
Sigüenza, Talavera, Ciudad Real, y otras. En el Reino de Murcia,
cuyos pueblos fueron llamados Basticanos, Murcia, Cartagena y
Lorca. En el Reino de Valencia, cuyos pueblos se llamaban
Contestanos, están Valencia, Monvedro, Játiva, Origüela, Alicante, sin
otras. En el Reino de Aragón, Zaragoza cabeza de Reino, Monzón,
Jaca, Huesca, Calatayud, Tortosa, Albarracín, Teruel, con otras. En el
Reino de Navarra, Pamplona, Alfaro, Tudela, Estella, Roncesvalles.
En Cataluña, Barcelona, Lérida, Perpiñán, Tarragona, Colibre, Rosas,
Girona, Urgel. En Castilla la Vieja se hallan Burgos, Valladolid,
Salamanca, Medina del Campo, Segovia, Zamora, Toro, Avila,
Cuéllar, Palencia, Santander, Logroño, Nájera, Santo Domingo de la
Calzada, Medina de Rioseco, Soria, Osma, Sigüenza. En el Reino de
León, están León, Ponferrada, Mansilla. Las islas circunvecinas son
los escollos Treleucos, las islas de Bayona que son diez: las diez
Pitiusas: las dos Baleares, Mallorca y Menorca, con Ibiza.
¿Es posible ose pasar por la jurisdición de tan noble señora, por
los límites de tan ilustre Reina, sin algún aparato de salva, o tributo
de cortesía? ¡Salve pues Emperatriz de poderosos Reinos, en cuyo
dilatado y remoto dominio nace y muere el Sol! ¡Salve España, patria
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
341
felicísima, región dichosa, y grandemente favorecida del cielo;
envidiada siempre, y jamás envidiosa de otras naciones! ¡Oh, quién
pudiera evitar la excepción, en que de ser tu hijo puedo incurrir, para
celebrar de propósito tus soberanas excelencias! Tu fértil sitio, como
participante de templado y alegre clima, goza de todo lo mejor y más
estimado en el mundo. Son sabrosísimos y sanos tus ganados y
frutos, delgadas tus aguas, preciosas tus sedas, linos y lanas; ricas tus
minas de plata, oro, hierro y azogue, y fecundísimos tus mares de
regalados peces. Sobre todo perfeta tu piedad, Fe y Religión, de quien
eres sin cesar acérrima defensora contra la pravedad herética y
fuerzas infieles; y así tan temida por tus armas, como buscada y
servida por tus riquezas. Abundaste en todos tiempos de santísimos
varones, de constantes Mártires, de admirables Vírgenes, de heroicos
Capitanes, de valientes soldados, y de sujetos insignes en varias
ciencias y artes. En ti parece animan las almas superiormente. ¡Qué
ingeniosos, gallardos y fuertes son tus hombres! ¡Qué briosas,
gentiles y bizarras tus mujeres! ¡Qué prontas en agudezas; qué
singulares en hermosuras; qué atractivas; qué amorosas y suaves en
movimientos y acciones! Mas perdona madre querida, si corto aquí el
hilo de tus debidas alabanzas, que me aguarda la forzosa descripción
de las demás provincias. Tiempo vendrá en que mis deseos casi
infinitos, se vuelvan lenguas, para celebrar con todas tus triunfos, tus
glorias y trofeos.
La Galia o Celtogalia es derivada de Gala, palabra Griega, que
quiere decir leche, por ser aquellos pueblos blanquísimos, o porque
tras el Diluvio, como traídos de las aguas, viniesen a habitar en
aquella parte; porque Galat en lengua Asiría quiere decir ondeado o
traído de las aguas: o por Galato hijo de Hércules, que se detuvo en
Borgoña, y la llamó Galacia, abreviándose después en Galia. Fue
llamada Francia 400 años después de Cristo Nuestro Señor, cuando
por las varias Repúblicas de la Galia fueron elegidos por Reyes los
primeros de la Franconia, nación Tudesca, con quien los Galos habían
hecho guerra novecientos años, capitulando con ellos, no sucediesen
las hembras; y quedando concluido que se llamase en lo por venir
Francia la Galia; si bien por la gloria de su renombre contra los
conciertos y órdenes, conservaron el mismo nombre de Galia hasta
Carlo Magno. Hay en la misma ríos por estremo navegables, como
Loere, Sena, Sona, Ródano, y Garona; en quien entran otros. Contiene
(como dice el Rusceli) doce Obispados, noventa y seis Condados, y
un millón de Abadías y Parroquias. César en sus Comentarios divide
342
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la Francia en tres partes, Aquitania, Céltica, y Bélgica; las cuales
fueron comprehendidas también debajo el nombre de Galia Comata;
llamada así por el cuidado que ponían aquellos pueblos en criar los
cabellos. Distingue la Aquitania de la Céltica con el río Garona; la
Céltica de la Bélgica con la Secuana, la Bélgica de la Germánica con el
Reno. Mas Ptolomeo la divide en cuatro partes principales,
Aquitania, Lugdunes, Bélgica, y Narbones, llamada otro tiempo Galia
Bracata, por ciertas calzas que traían entonces, como ahora los
Tudescos. Mas hoy gran parte de la Galia antigua se encierra en la
Germania inferior, o Alemania Baja que es Flandes, Anonia, y
Brabantia.
Fuera desto dividieron los antiguos la Galia en dos partes,
Transalpina, y Cisalpina; que también fue llamada Togata, por el uso
de las Togas que traían aquellos pueblos, como hacían los Romanos
(hoy se llama Lombardia) y se estendía hasta el río Rubicón, que es
entre Cesena, y Rimini.
La Aquitania termina por Occidente con el Océano Aquitánico;
por Setentrión y Oriente con la Galia Lugdunense; por Mediodía con
una parte de los Pirineos y Narbona. Sus pueblos Pictavesios poseen
a Limoges, y a Poictiers ciudad. Los Chantones tienen a Chaintes; los
Tarbelios a Narbona; los Cadurcesios a Cahors; los Limónicos a
Limoges; los Avernios a Nivers; los Rutenes a Rodes, y otros pueblos
poseen otras. Aquí se hallan los ríos Ligiro, Carentelo, y Garona. Sus
promontorios son Cabo de Santa María puerto, y Iaso.
La Galia Lugdunense termina por Setentrión y por Oriente con la
Aquitania: por Occidente con el Océano: por Mediodía la baña el
Océano Británico: Están en ésta los montes de Gebena con los ríos
Erio y Secuana, y el promontorio Cabo de S. Mateo; Neomago ciudad,
Julia Bona, Vanes, Leondul, Baieus, Anger, en la Andegavia: Orliens
entre los Aurelianenses, Vandome, y Nantes; entre los Senones, Sen:
Lutecia, o París Corte entre los Parisienses: junto a la Secuana,
Nemours; entre los Varicasios, Lugduno, o León, es su ciudad
principal. En esta provincia se contiene la Normandía, donde está
Saéz y Baieus.
La Galia Bélgica termina con Oriente con el río Reno, junto a la
gran Germania; por Mediodía con la Narbones; por Occidente junto a
la Lugndunense; por Setentrión cerca del Océano Británico. Muchos
ponen en la misma a Flandes, puesta por otros en la Germania,
Picardía, Brabantia, Geldria, Lotaringia, Zelandia, donde están las
islas Tirche, y otras, Borgoña, los Esguízaros, y los Grisones. Sus ríos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
343
son Mosa, Tabrides, y Reno, con los montes de S. Gotardo. En
Picardía están Arrás, Cambrai, Calés, Amiens, y Boloña ciudad. Entre
los Berobacienses está Beabois; entre los Ambianos Cambrai, entre los
Morinos Terovaine. Entre los Brabantinos Flamencos, Amberes,
Bruselas, Gante, Brujas, Malinas, Cleves, Lovaina, y otras. Entre los
Gueldresios Iuliac: entre Tornacesios Tornai: entre los Aulencios
Roán: entre los Romanduos Lucemburg ciudad: entre los Remenses
Rems: entre los Metenses Vuesterich, y Metz: entre los Lotaringios
Nans. En Holanda están Aquisgrán, Amsterdam, Roterdam; y entre
los Colonesios se halla Maguncia; entre Vormacios, Vormacia y
Argentina. De los Rauricios es Basilia; entre Borgoñes, Langres,
Borbón, y Escalón. Junto al Reno entre Esguízaros, Constancia,
Maguncia, y Spira. Y la tierra adentro, Bisanzón, y Friburgh, y debajo
de los mismos entre Sequanos está Asemburg.
La Galia Narbonense hacia Oriente toca las partes Occidentales de
los Alpes, y confina con la Aquitania, por Mediodía toca el monte
Perineo, la Bélgica, y la Lugdunense. Aquí se halla el templo de
Venus, los ríos Vero, Lero, y Ródano, las Fosas Marianas, o agua
muerta, y los ríos Arari, Isaro, y Durenza con Monpelier ciudad. Sus
provincias son la Provenza, la Saboya, Lenguadoc, el Delfinado y la
Gascuña. En Lenguadoc están Narbona, Nimes, Tolosa. En el
Delfinado, Guiena y Aviñón, con otras muchas de todas partes que
por brevedad dejo de nombrar. En Gascuña, Burdeos, y Montalbán.
Las Islas vecinas son Ágata, Blascón, las cinco llamadas Estecades, y
Lirón isla. En la Saboya está Ginebra con su lago. En la Provenza,
Digne, Arlés, Asais, Marsella, Antibo, Frejús, y Niza.
La Germania grande hoy llamada Alemania, termina por Oriente
con los Yacigos Metanastos, y con la Sarmacia de Europa, por
Mediodía con la Retia, Nórica, y las dos Panonias; por Occidente con
el Reno, y con la Galia Bélgica; por Setentrión con el Océano
Germánico. Son los Germanos decendientes de Jover, nieto de Noé o
Jano. Fueron llamados Germanos, esto es, hermanos de los Galos,
porque en las guerras que tuvieron los Galos, se juntaron éstos con
ellos, y se pusieron en una misma condición de fortuna.
Antiguamente fueron llamados Teutones, y en Italia se nombraron
después Tudescos. Llamáronse Alemanes del lago Lemano. Está llena
esta Provincia de gente valerosa casi infinita, rica de todas cosas,
abundante de curiosos ingenios, y por estremo copiosa de muchas
nobles ciudades. Abraza hoy según muchos, la Austria, la Hungría, la
Baviera, la Suevia, la Bohemia, Helsia región, el Ducado de
344
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Vuitemberg, Frisgaudia, Dacia Península (llamada otro tiempo
Címbrica Quersoneso) Dania, que contiene en sí la isla de Sealandia, o
Escolandia, Sajonia, Pomerania Ducado, Misnia Provincia, Slesia: el
Ducado Opolense, el Ducado de Teschens, Moravia, Turingia, Frigia,
Suecia, Slesia (a Polonia vicina), Vratislavia, y Polonia. Los ríos son
Reno, Danubio, Visurgio, Draveno, Albis, y otros muchos. Las selvas
son, la de Bohemia, la de Turingora, la selva Negra, la Hircinia. En
Frisia hay Gronger ciudad; en el clima Setentrional, Brandemburg, y
otras en el clima debajo déste, Vuitemberg, y Malburg: en el clima
más abajo Heidemburg, del Conde Palatino, y Noremburg. En
Turingia; Esfordia, Praga ciudad Real de Bohemia, Vratislavia cabeza
de Slesia; Olmuz corte de Moravia; Cracovia Corte de Polonia, Viena
Corte en Austria. Sus montes son los Anubios, y otros muchos. Las
islas cercanas a la Germania, son las tres dichas Sajonias: y sobre la
Címbrica Quersoneso, las llamadas Alocias, y de la parte Oriental de
la Quersoneso, otras tres llamadas Escandias, donde una en
particular, se dice Escandia. Mas la que Pomponio Mela llama
Cadanonia, y Plinio Escandinavia, y nosotros Escandia; no es isla,
sino Península; de donde los Godos tuvieron su origen, y se divide en
Suecia, Gotia y Noruega Reinos. En Suecia se halla una ciudad
grande puesta en agua como Venecia. En Gotia hay una de las
mejores fortalezas del mundo, llamada Calmar. Entre los mismos
están los Ostrogodos y Visigodos.
La Retia, que hoy contiene la Suevia, y una parte de la Vindelicia
(que hoy se llama Retia segunda, y está comprehendida en la
provincia de Baviera) por el lado Occidental confina con el monte
Adula; por Setentrión con el Danubio; por Oriente con el río Eno; por
Mediodía con los Alpes, que desde allí se estienden sobre la Italia.
Tiene por ríos el Danubio y Lico. Hállase Socra monte en la misma.
Las ciudades son Pfulendorf y Stulingen con otras. El Danubio divide
la Retia de la Vindelicia, en que está puesta Ratisbona, Augusta,
Melingh y Espurch.
La Nórica hoy comprehendida en la Baviera confina por
Occidente con el río Eno; por Setentrión con el Danubio; por
Mediodía con una parte de la Panonia superior; por Oriente con el
monte Cetro. En la misma está Mura río, el lago Kense con Lintz,
Novestat, y Pernau ciudades: y entre la Nórica y la Italia está puesta
Carintia Región.
La Panonia superior, que quieren algunos sea hoy el Archiducado
de Austria, termina por Poniente con el monte Cetro, y con el monte
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
345
Carabanca; por Mediodía con parte de la Istria y de la Iliria; por
Setentrión con el Danubio, y con la Nórica; por Levante con la
Panonia inferior. En esta provincia ponen muchos a Viena de Austria,
Posovia y Vespín con otras ciudades.
La Panonia inferior, que hoy es Hungría (puesta arriba en la
Germania grande) termina por Occidente con la Panonia superior;
por Mediodía con parte de la Iliria; por Levante y Setentrión con el
Danubio. Sus ríos Narabón, Saba, y el Danubio. Entre las ciudades se
hallan Buda, Belgrado, Seghedín, y otras muchas. En la Hungría está
también la Croacia, comprehendida debajo el nombre de Esclavonia.
La Iliria o Dalmacia termina por Setentrión con la una y otra
Panonia; por Occidente con la Istria; por Oriente con la Misnia
superior, junto a los montes Sardónicos; por Mediodía con parte de la
Macedonia. Es su longitud desde el río Laisa cuatrocientas y ochenta
millas. Su latitud desde el mar hasta los montes de Croacia, que hace
ciento y veinte millas. Tiene por ríos Tarsia, Narenta, Chercha, y
Drilón. Las ciudades Zarra, Segna, Sebenico, Spalatro, Regusa,
Cátaro, Budoa, Dulcino, Estridonia (donde nació San Gerónimo)
Nadim, Scutari, Durazo, y Croya. Las islas vecinas son Lisa, isla y
ciudad, Buya isla, y Trau ciudad, Liesena, Curzola, y Meleda.
La Liburnia es contenida en la Dalmacia, cuyas ciudades son
Cemineo, Odria, Narona, Scutari, y otras. Las islas vecinas Querso,
Osaro, Pago, Vegia, Labraza, y Escordona. La Stiria, la Croacia, y el
Condado de Zara se llama hoy Liburnia.
La Italia llamada Hesperia, Lazio, Ausonia, Enotria, y Saturnia (en
quien escribe Igino que hubo setecientas ciudades, y el Blondo en su
tiempo docientas y sesenta y cuatro) termina por la parte Occidental
con los montes Alpes, según la línea que se estiende desde el monte
Adula hasta el río Varo; y asimismo con la ribera del mar Tirreno;
desde Nápoles hasta Leucopietra promontorio; por Setentrión, con
los montes del Alpe, debajo de la Retia; y con Peno, Ocra, y
Carusadio, montes que están debajo la Nórica. Confina también con
la ribera del mar Adriático, que se dilata desde el Tallamento río del
Friuli hasta el monte Gargano, y hasta Otranto; por Mediodía con la
ribera del mar Adriático, desde el mismo río hasta los confines de la
Iliria; y también con el mar Ligústico y Tirreno; esto es, desde la boca
del río Varo hasta Nápoles, y de Leucopietra hasta las marinas de
Otranto. Divídese comúnmente en deciocho provincias principales,
que son Piamonte, Ribera de Génova, Toscana, en que están
Linugiana y Marema, Ducado de Espoleti, donde se halla la Sabina
346
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Campaña de Roma, Patrimonio de S. Pedro; Tierra de Labor, junto
con el Principado, Basílicata, Calabria, Grecia Magna, Tierra de
Otranto; Tierra de Bari, Pulla, con la Capitanata, Abruzo, Marca de
Ancona, Umbría, Romaña de acá, y de allá del Po, Lombardia,
también de acá y de allá del Po, Marca Trevisana, Friuli con Carnia y
Istria. En el Piamonte se hallan por ciudades Turín, Berceli, Aste,
Pinarol, Saluzo Marquesado, Casal de Monferrato, y otras muchas.
Tiene por ríos Sesia y Po. En la Ribera de Génova se halla Génova,
Porto Venere, la Especie, Saona, y Levania río. En la Toscana están
Fiésole, Florencia, Siena, Pisa, Pistoia, Luca, Arezo, Chiusi, Cortona,
Pienza, Borga, Montealcino, Volterra, Bolsena lago; Livorno y
Telamón puertos; Pomblín; también tras el mar Tirreno, Luna,
Lunigiana, junto a Sarzana: mas hoy destruida; Civitavieja puerto,
Hércules, Orbitelo. De la provincia del Patrimonio es cabeza Viterbo.
En el Ducado de Spoleto están Todi, Espoleto, Fulino, Aspele, Narni;
y en la Sabina de los Sabinos está Norcia; en Campaña están Roma,
Tívoli, Anani, Veletri, Aquino, Palestrina, Frascati, Traiecto, y Fundi.
En Tierra de Labor están Venafro, Sesa, Carinola, Avelino, Trepérgole
y Tiano. En el Principado está Ausidena, Tribeto, y Benevento. En la
Basílicata se hallan Laorina, y Grópoli; en Calabria la Alta están
Cosencia y Bivona; en Calabria la Baja (llamada en otro tiempo la
magna Grecia) están Altamura, y Siliano: en Tierra de Otranto,
Rutiliano, y Lece: en Tierra de Bari, Bari con el río Aufidio: en la Pulla
Nocera, Cidonia, Manfredonia, Siponto, con el monte Gargano, o
monte Santángel, Térmole, y el Guasto: en Abruzo, Civitá de Pena,
Civitá de Cheti, el Águila, Téramo, Ortona, Pescara, Sulmona,
Francavila. En la Marca de Ancona, Ancona, Senigala, Fano, Pésaro,
Fermo, Ascoli, Nuestra Señora de Loreto, Requenati, Tolentino,
Marcerata. En la Umbría Citá de Castelo, Ugubio, Gesi, Perusia, Asís,
Camerino, y Nocera. En la Romaña llamada otro tiempo Galia
Togata, Flaminia, y Emilia, se hallan Rezo, Módena, Boloña, Ferrara,
Ímola, Faenza, Forli, Cesena, Ravena, Cervia, Rimini, Bertinoro,
Comaco, Lugo y Bañacaballo principales villas desta región. La
Lombardia contiene Pavía, Milán, Novara, Como, Cremona, Bresa,
Mantua, Verona, Bérgamo, Crema, Lodi, Parma, Plasencia, si bien
muchas déstas están en diversas opiniones acerca de los Escritores,
como también las hay sobre la Romaña, y de otros lugares. En la
Marca Trevisana, o en la Provincia de Venecia, se comprehenden
Venecia, Treviso, Padua, Vicencia, Cividal de Beluno, Ceneda, Altino,
y Torcelo. En el Friuli, y en particular en la Carnia, están Concordia, y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
347
Aquileya. En Istria están Trieste, Parenzo, y Pola. Sus ríos más
celebrados son el Po, Tesino, Ada, Adige, Arno, Tibre, Brenta, Mincio,
Olio, Taro, Segio, Cile, Fiumesino, Tronto, Libenza, Tallamento,
Nadisón, y otros. Los montes más famosos, el Apenino, el Gargano, el
Visubio. Entre los lagos, el lago mayor, el de Como, el de Garda, o de
Benaco, el de Perusia, o Trasímene, y el de Bolseno. Los puertos
principales son Civitavieja, S. Esteban, Corneto, Nápoles, Ancona,
Génova, Sapri, Taranto, Otranto, Brindis, Chioza; Malamoco, Venecia,
Murano, y Pola.
Las islas del Mar Ligústico son la Gorgona, Caprara, Elba,
Portolongón. Las del Mar Tirreno, la Pianosa, Ponza, Palmarida,
Prócida, Bentelién, Isquia, Capri, y Galas, o Cirenusas. En el mar
Jonio están cinco islas llamadas Diomedeas, o Nuestra Señora de
Tremiti.
La isla de Cirno, o Córcega, ceñida por Occidente y Setentrión del
mar Ligústico; por Mediodía, del mar que se halla entre la misma, y
la Cerdeña, tiene por promontorios a Cabo Revelar, Graniaco y otros.
Sus ríos son Alteria, Circidio, Tiraco, Pitano, y otros. Sus ciudades
Calvi, Centuria, Regela, Ayazo, Hebio, Marano, y otras. Córcega es
hoy de Genoveses.
La isla de Cerdeña está rodeada por Oriente del mar Tirreno: por
Mediodía, del Africano: por Occidente del Cardeo: por Setentrión, del
mar que pasa por entre la misma, y la Córcega. Sus promontorios:
Garditano, Hermeo, y los Paquios con otros. Sus ríos Temis, Cacro,
Tirso, Epro, y Sedrio. Los puertos, Olibiano, Porto de Hércules, Bieas,
Colcio, y Ninfeo. Las ciudades Tarra, Santa Reparata, Nora, Juliola,
Cardos, Valeria, Oristán, Sacer, y Callar. Tiene de longitud ciento y
cuarenta millas, de anchura cuarenta. Las islas que están alrededor
son Fitón, Elba, Ninfea, Hercúlea, Diabate, Geraco, Piombaria,
Ficaria, Hermea.
La Sicilia tiene de circuito docientas millas. Escriben haber sido
otro tiempo conjunta con la Calabria, y que por un terremoto se
dividiese, interponiéndose aquel mar que es de mil y quinientos
pasos, llamado el Faro de Micina. Es abundantísima de trigo, valerosa
en armas, y en letras insigne. Cíñenla por Occidente y Setentrión el
mar Tirreno; por Mediodía el Africano: por Oriente el Adriático. Sus
promontorios Peloro, Cabo del Faro, Falacrio, Tauro, Cabo de S.
Todaro, Paquino, o Cabo Pasaro, Ulísea, cabo Razi, Tazir, Argeno y
Lilibeo. Sus montes son Etna, o Mongibelo, Cratas, o Monte Mirigel
junto a Palermo. Sus ciudades Palermo Corte, Mecina, Trapani,
348
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Agrigento ciudad de trato, Zaragoza, Megara, y otras. Las Islas
vecinas son Didima, Panaria, Alícuo, Vulcano, Lipari isla y ciudad,
Vulcaneto, Strómboli, Ústica, los Poecelos, Levanso, Fabañanas,
Maretamo, Pantalarea, y Eolia: en esta están los Escollos de Scila y
Caribdis.
La Sarmacia de Europa se divide en más provincias, que son
Colonia (si bien según otros fue puesta arriba en la Germanía grande)
Rusia, Prusia, Lituania, Livonia, Podolia y Moscovia: por Setentrión
termina con el Océano Sarmático; y con el golfo llamado Benédico;
por Occidente con el río Vístola, y con los montes Sarmaticos; por
Mediodía con los Yacigos Metanastos; por Oriente con el Istmo, con el
lago Bice, y con un lado de la laguna Meotis. Son sus ríos Pasaria,
Pregel, Memel, Borístenes, Tanáis, Ipanes, y Ester, que es río de la
Rusia. Los montes son Crapac, Bondino, Alauno, los Amadocos,
Venedios y Rifeos. Las islas comarcanas Alopecia y Tanáis: mas la
Sarmacia de Europa es hoy por la mayor parte la Polonia moderna,
porque debajo el Reino de Polonia está la Prusia, Lituania y Livonia.
En Moscovia está Mosco río, y Moscúa ciudad con Otoseria, y otras.
Es dominada por Rey Cristiano, que tiene debajo de sí grandes
Príncipes, y buena parte de los Tártaros. Es tierra llana, por estremo
fría, con muchas selvas, lagunas y ríos. En esta parte sólo se puede
conservar el cerezo, porque todas las otras plantas se yelan. En Prusia
está Vistola río, y Estraborgo ciudad, con Hispetga y Burgo Santa
María. En Masovia Ducado está Burgh río, y Prosencia ciudad con
Versovia. El Lituania se halla Depena río, y Denuberg ciudad, con
Krisborg, y la selva Hircinia. En Livonia están Riga, Lormen, y
Segefeli ciudades; mas las Rusias son tres Roja, Blanca y Negra.
La Táurica Quersoneso, hoy llamada Tartaria menor, Gazania, o
Precopita, es señoreada de los Tártaros, gente semejante a Turcos,
según escribe Paulo Jovio. Hállanse en la misma Corace, Paternio, y
Ninfeo promontorios con el río Istriano. Sus ciudades son
Pompeyópoli, Famagoria del Bósforo Cimerio, Heraclea de la laguna
Meotis, Cimerio, Tabaria, y Tarona, la tierra adentro. Por Oriente
tiene al Bósforo Cimérico, la laguna Meotis, y el río Tanáis por
confines: por mediodía el mar Póntico con parte de la Misia inferior:
de Dacia, y de los Yacigos Metanastos; por Poniente los montes
Sarmáticos: por Setentrión el golfo Benédico, y la Nova Zembla.
Los Yacigos Metanastos (llamados también hoy así) son
dominados, parte de los Húngaros, y parte de los Válacos; confinan
por Setentrión con parte de Sarmacia; por Mediodía con los montes
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
349
Sármatos hasta el monte Cárpato; por Occidente con parte de la
Germania. Sus ciudades son Tartárea, Germano, Candano, y otras.
La Dacia, parte de Transilvania y de Valaquia (esto es aquella que
se estiende ultra el Danubio hasta el Euxino) confina por Setentrión
con la Sarmacia de Europa: por Occidente con los Yacigos Metanastos
junto al río Tebisco: por Mediodía con el Danubio; por Oriente con el
río Geraso. Sus ríos son Geraso, Aluta, Tibisco, Istro y Rabón. Las
ciudades Alsio, Ruconio, Pretoria Augusta, Zarmicetusa Corte,
llamada ahora Cron, Clesemburg, y otras muchas. Y adviértase ser
esta Dacia muy larga, y diversa de la que es Címbrica Quersoneso, a
quien también hoy llaman Dacia mas corruptamente debiéndose
decir Dania.
La Misia superior (dentro de cuyos confines se contiene la Bosina,
la Valaquia, la Bulgaria, y la Rusia, ahora poseida de Turcos) por
Occidente confina con la Dalmacia; por el Mediodía con la
Macedonia; por Oriente con parte de la Tracia, y con parte de la Misia
inferior; por Setentrión con una parte del Danubio. Los lugares que
son más cercanos a la Macedonia, son habitados por los Dardanos, y
aquí describe el Volterrano la Rascia y la Serbia. Los ríos son Mosco y
Danubio: las ciudades habitadas por los Dardanos Ulpiano
Arribamcio, y Escupi: cerca del Danubio están Timaco y Orrea.
La Misia inferior, a quien Sabélico llama Sagoria, de quien una
parte es hoy llamada Bulgaria, y otra Serbia, termina por Occidente
con Ciabro río, y con el Danubio; por Mediodía con parte de la Tracia;
por Setentrión con la vuelta del río Tira; por Oriente con el Ponto
Euxino, llamado hoy mar Mayor. Sus ríos son Danubio, Borístenes,
Geraso, Ciabro y Tira. Los promontorios el Sacro, y Ptero, y Tireste.
Las ciudades Dinogecia, Tirista, Quilia, Niconio, Tira, y otras. Las
Islas vecinas Borístenes, Alba, y la isla de Aquiles.
La Grecia contiene en sí la Tracia, la Macedonia, Quersoneso,
Epiro, Acaya, Peloponeso, la isla de Creta, y la Euboea, con otras islas
alrededor, de quien ha tratado en dibujo y libro Nicolás Sofiano
varón docto. Mas la Tracia es hoy nombrada Romanía, donde está
Constantinopla, y la ciudades principales del Imperio del Turco. Fue
llamada primero Scitón y Perea: y Eurípides la intitula casa de Marte.
Termina por Setentrión con la Misia inferior: por Occidente con la
Misia superior, y con parte de Macedonia: por Mediodía con otra
parte de Macedonia hasta el Archipiélago: por Oriente con la
Propóntide, o mar de Constantinopla, o con la boca del Ponto
llamado Bósforo Tracio, o Estrecho de Constantinopla. Los ríos de
350
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Tracia son Neso, Mariza, Ebro, y la Mella. Los montes Hemo, llamado
Cadena del mundo. Los promontorios Cabo de Tineas y los Filios.
Las ciudades Constantinopla, Nicópoli, Filópoli, Andrinópoli,
Paternópoli, Heraclea, con otras. Las islas vecinas son Perconeso en la
Propóntide; en el mar Egeo, Telasia isla y ciudad, Samotrace isla y
ciudad, llamada Samo, Dardania, Lesbo y Leucosia.
La Macedonia otro tiempo tan célebre, se halla hoy toda en poder
de Turcos, y tiene sus ciudades casi todas asoladas. Por Oriente
termina con el mar Jonio: por Mediodía con Epiro: por Occidente con
parte de Tracia, y con los golfos del mar Egeo: por Setentrión con la
Dalmacia, Misia superior y Tracia. Sus ríos son Bayusa, Cilabro,
Peneo, y otros. Los promontorios, Nifeo, Magnesia, Posidio, y otros.
Los montes Ato, Olimpo, Otrio, Osa, Pelio y otros de menos nombre.
Las provincias son Calcidia, donde está Panomo puerto y ciudad con
Egea; Edonide, donde está Grisópoli; Anfastide, donde está Tadino y
Salonique, y en el golfo Sirgitrio está Estratónica, llamada después
Adrianópoli; Pitiode, donde está Tebas; Migdonia, donde está
Apolonia y Antigonia: Pelasgia, cuyos pueblos fueron después
llamados Argivos y Dánaes, donde están Aleria y Larisa; Tesalia,
donde está Lamina: y entre los Taulancios se halla Dura y la Belona.
Sus islas vecinas son en el mar Jonio, Saxo; en el mar Egeo (hoy
Archipiélago, Lemno, llamada ya Stalímene, en que se hallan ahora
dos ciudades, Sato Isla y ciudad, Prepareto isla y ciudad, Scópulo y
Sciro isla y ciudad.
La Quersoneso termina por Setentrión con la Propóntide: por
Occidente con el golfo Melano, donde está la ciudad Cardia: por
Mediodía con el mar Egeo, donde está la ciudad Eleo: por Oriente con
el Helesponto. Sus ciudades son Sila, Caliópoli, Sest, y Oritea.
La Epiro está sujeta al Imperio del Turco. Sus ciudades, según
escribe Marino Barlecio, se hallan todas asoladas por los Godos y
Galogrecios. Hoy se llama Albania, y aquí reinó el Rey Pirro. Confina
por Setentrión con la Macedonia: por Oriente con la Acaya: por
Occidente con los Acrocreáunos (hoy llamados Quiméricos de la
ribera del mar Jonio) por Mediodía con el mar Adriático, hasta el río
Aqueloo; sus promontorios Posidio, Acio, y Leuca. Los ríos Aqueloo
y Aqueronte. Los Puertos Palormo, Santicuarenta, Casopo, y otros.
Las ciudades Norico de Caonia, Nicópoli en el golfo Ambracio, o la
Prevesa; la tierra adentro Antigonia, y Onfalio. Las islas vecinas
Córtica (hoy Corfú) donde está Cabo blanco promontorio, y Falacro.
Sus ciudades, Corfú, y Santa María de Casopo, que fue llamada
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
351
Casiope. Quieren algunos, fuese la isla de Feacios tan celebrada de
Homero en la Odisea, donde estaban aquellos famosos huertos del
Rey Alcinoo. Hallase también la Cefalenia, hoy Cefalonia, Isla y
ciudad, donde está San Sidro promontorio, y Cabo Tracono; y
también Paxo isla, sin las que se llaman Equinadas, Ítaca isla y
ciudad, Zacinto isla y ciudad, hoy llamada Zante.
La Acaya, que es hoy propiamente la Grecia, tiene por confines
hacia Occidente a Epiro: por Setentrión la Macedonia: por Oriente el
mar Egeo: por Mediodía el mar Adriático. Los ríos son Aqueloo,
Ismeno, Cefiso, y otros. Los promontorios, Etolio y Cinosura. Los
montes Parnaso, Helicono, Corace, Imeto, y otros. Las provincias son
Fócides, donde está Anticirra, Delfos y Pitia; Boecia, donde se hallan
Creusa, Antébanes, Tebas, y Tisbe; Megárides donde está Megara;
Ática donde está Atenas, Maratona, Muniquia puerto, y Pireo; Etolia
que es el Ducado de Acarnania, donde están Calcides y Calidonia;
Dorides, donde están Erinco y Lilea; Locre donde se hallan Anfisa y
Lepanto. Las islas cercanas son Iera, Cea, Ío, Policandro, Negroponte,
Terasia, Delio, Rena, Micón, y las Cicladas (hoy islas del
Archipiélago) Andro isla y ciudad, Tenos isla y ciudad, Naso isla y
ciudad, Paro isla y ciudad.
El Peloponeso hoy Morea, comprehendió otro tiempo los
Lacedemonios, Siconios, Eliesios, Micenios, Argivos, Pilios, Mesenios,
y Arcades, pueblos por estremo ilustres. Confina por Setentrión con
el golfo de Corinto, hoy de Lepanto, y con el Istmo: por Occidente y
Mediodía con el mar Adriático: por Levante con el mar de Candía.
Sus ríos son Asopo, Alfeo, Paniso, Eurota, Peneo, Inaco. Los montes
Minoe, Cronio, Stinfale y otros. Los promontorios, Cabo Mallo,
Acrite, Cabo de Modón, Ciparisio, y otros. Sus puertos Erineo,
Squeno, y Bucéfalo. Las provincias, Corintia, donde está Corinto y
Policastro; Acaya propia, en que están Égira y Patrá, donde fue
martirizado San Andrés; Mesenia donde están Ciparisa, Modón, y
Corón; Laconia o Lacedemonia, donde están Malvasía y Esapo; Argia,
donde está hoy Nápoles de Romanía; y Argos Élide, donde se hallan
Élide y Olimpia; Siconia donde está Foica; Arcadia donde están
Antigonio y Megalípoli. Las islas vecinas son Strofales, o Plotes,
receptáculo de las Arpías, Salamina, llamada Pitiusa, Egina o Legiena,
isla y ciudad; Citara isla y ciudad, con otras de poco nombre.
La Isla de Creta, hoy Candía, fue por Homero llamada
Ecatómpoli; esto es de cien ciudades, por otras tantas que tenía; hoy
es de la República de Venecia: por Occidente confina con el mar
352
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Adriático: por Setentrión con el mar Cretense: por Mediodía con el
mar de Libia: por Oriente con el mar Carpático. Son sus ríos Mesalia,
Elecia, y Leteo. Sus Promontorios Cabo Salomón, Cefirio, Deprano,
Cabo Espada, y otros. Los montes Ideo y Dite. Las ciudades, Candía,
Cartina, Fenice, Cambrusia, la Cania, Artacina Cisamo, Ginosa,
Palocastro, Ierápoli y otras. Las islas vecinas Claudio, isla y ciudad,
Letoa, Sandea, Sicandro, Melo isla y ciudad, hoy Millo.
La isla Euboea es hoy Negroponte; donde está Ceno promontorio,
Cabo Mantelo, Capareo, o Cabo de Oro, con el río Badoro, y las
ciudades Calcides (nombradas por la muerte de Aristóteles)
Negroponte, y Caristo. Las islas vecinas son Iera y Cea.
De la América.
Atribúyese el descubrimiento del Nuevo mundo a Cristóbal Colón
Ginovés, año de mil y cuatrocientos y noventa y dos: y de una parte a
Vespusio Américo Florentino, de otra a Magallanes: si bien Francisco
Sansovino aplica la primer noticia a Marco Paulo Veneciano, llamado
el Millón, que halló nuevas tierras antes que Colón; mas no dio el
mundo el crédito que se debía a su relación. Tiénese por cosa muy
cierta haber sido el primer descubridor de la América Ruy Falero
Portugués, que habiendo derrotado de su derecho camino, aportó a
esta provincia, donde reconociendo lo que había, dio la vuelta a la isla
de la Madera, y muriendo allí, dejó a Colón las descripciones de
aquella navegación; basa fundamental de lo que después se edificó.
Dícese que las Indias o Mundo Nuevo, comprehende de orilla
conocida de siete a ocho mil leguas, y no se sabe hasta ahora el fin
que a Tramontana tiene. La primera tierra que descubrió Colón, fue la
isla de Guanahaní, que está entre la isla Española y la Florida.
La América particularmente, cuarta parte de la tierra descubierta
y conocida por los modernos, se divide por el Estrecho de San Miguel
en dos partes; la una de las cuales, que está desde el estrecho al Norte,
se llama América Setentrional; la otra que es desde el Estrecho hasta
el de Magallanes, se llama América Meridional, o Pirú.
La América Setentrional tiene doce provincias, Nicaragua,
Guatimala, México, Florida, Jalisco, la Nueva Galicia, Nueva Francia,
Bacallaos, la Canadá, la Cébola, Quivira, la Isla Española, la Isla de
Cuba. La América Meridional llamada Pirú, con tiene otras siete
provincias, Castilla de Oro, Paria, Quito, Brasil, Chile, Río de la Plata,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
353
Charcas, en quien se hallan muchas ciudades, puertos, montes, ríos,
lagos, y promontorios, según se puede ver en Pedro Mejía, Marco
Polo, Ludovico Bertema, y otros que tratan del Mundo Nuevo. Mas
para una breve declaración basta al Lector entender que pasando el
monte Imao de Tartaria, se hallan Mongal y Chambaló. Y pasando a
las Indias por esta vía, se halla de la parte de arriba el Reino de
Tangut, y el Reino de Mangí; y en la parte más Occidental, la tierra
del Labrador: y descendiendo más, la tierra de Bacallaos, la de
Norimberga, y otras muchas provincias. Por tanto pasando a la India
inferior, se halla Castilla del Oro, Santa Marta, Venezuela, Paria,
Nueva Andalucía, Brasil, Amazonas, Quito: y volviendo atrás al
Istmo, Nicaragua.
[De la Australia.]
La quinta y sexta parte de la tierra Setentrionalísima y Australísima
descubiertas, mas aún no conocidas, no se sabe en cuáles, ni en
cuántas provincias están compartidas, por no haberse hecho hasta
ahora dellas alguna descripción. La Australísima fue a descubrir por
orden del Rey Don Felipe Tercero el Capitán Pedro Fernández de
Quirós Portugués. Este tan largo viaje tomó tierra en una espaciosa
bahía; a quien dio nombre de San Felipe y Santiago, por haber llegado
allí el mismo día, año de mil y seiscientos y seis; y al Puerto que está
en ella, de la Vera Cruz, y a toda la parte allí descubierta, la Australia
del Espíritu Santo. Costeáronse entonces según las relaciones, más de
ochocientas leguas de longitud, con grande número de islas
adyacentes. Dícese abundan de oro, plata, perlas, especerías, y
hombres de todos colores. Promete lo descubierto muy gran cantidad
de tierra por su parte interior.
En fin al Geógrafo, o Cosmógrafo pertenece la referida
descripción de la tierra, y asimismo el conocimiento de climas,
paralelos, y medidas Geográficas, de que tratan Budeo, Glareano,
Tomás Frigio, Leonardo de Puerto Vicentino y otros autores. Sin esto,
las Zonas y Polos, tratados por Albategni en el libro de la Ciencia de
las estrellas; los círculos declarados por Ariel Bicardo, los Trópicos,
los Coluros, las Intersecaciones, la Esfera, los instrumentos, como el
Gnormor, Radio, Astrolabio, Cuadrante y otras cosas.
Al último, para llegar a la perfeción desta ciencia, es menester leer
los autores que tratan della, como Alejandrino de Situ orbis, y los
354
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Comentarios de Ptolomeo, Polemón Eládico que escribió del origen
de las ciudades; Scilace Cariandeno, que escribió el sitio y las
medidas del mar fuera de las colunas de Hércules; Dionisio Africano
que trató de la Geografía con versos exámetros, que Prisciano volvió
después en Latín, Dionisodoro, Cleomedes, Oroncio, Alfragano,
Sconer en su opúsculo de Geografía; Pedro Apiano en su libro
primero de la Cosmografía; Gema Frisio, Copérnico, Josefo Anania,
Francisco Mauro Licio, Jacobo Castaldo Piamontés, y otros. Con esta
ciencia se entenderán los Mapas publicados, como el que hizo hacer
Paulo II, y los impresos por Balbasar; y tantas cartas particulares, que
no tratan sino del compartimiento de la tierra, poseyendo el
cumplido conocimiento de la misma.
Anotación sobre el XXXVI discurso.
De la Geografía y Corografía se puede ver todo el libro 22 y 23 de
Juan Tomás Frigio, que trata esto por extenso; y así las descripciones
Corográficas del Cardano, al cap. 60, y el Sintaxis de Pedro Gregorio
Tolosano; asimismo a Gerardo Mercator, que corrigió las tablas de
Ptolomeo, y delineó el mundo, y en especial a Europa, con tanta loa,
que es llamado el segundo Ptolomeo. También a Abrahám Ortelio,
que hizo el Teatro de las ciudades.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
S
355
De los Históricos.
Discurso XXXVIII.
IN duda es cosa difícil entre la mucha variedad de Escritores,
saber de quién fuese hallada Historia la primera vez. Declara
Macrobio, estar todas las cosas (antes de la venida de Saturno a
Italia) en cierto modo ocultas y confusas; mas que tras la unión hecha
por el mismo del pueblo rústico se comenzaron a notar los hechos de
los hombres hasta allí pasados en silencio; defeto de aquella bárbara
edad. De aquí es haberse puesto en Roma en la más alta parte del
templo de Saturno, los Tritones con las trompetas en las manos,
monstrando las cosas escondidas en la tierra, para significar, hallarse
todo olvidado antes de llegar Saturno, tras quien quedó todo claro,
manifiesto y patente con la observación: mas no por eso le propone
por primer inventor de historia. Refiere Plinio, haber sido Cadmo
Milesio el primer Historiador: y si bien Josefo en sus antigüedades
Judaicas confirma esta proposición, diciendo, haber sido el primero
que escribiese acerca de los Griegos; en otra parte, parece atribuye a
los antiguos Sacerdotes Egipcios el origen de la historica narración.
Eusebio le aplica antes a Moisén que a otros; según tiene también
Francisco Balduino. Laercio quiere fuese el primer Filósofo que
compusiese historias de las cosas Griegas Jenofonte hijo de Grilo, y
oyente de Sócrates. Suidas es de parecer, fuese Filisto Naucratita, o
Siracusano, el primer Orador, y juntamente Histórico. Tienen otros
fuese Abrahán quien primero narrase la historia de la creación del
mundo, y de las cosas siguientes hasta su tiempo, y que después
quedasen por Moisén insertas en sus escritos. Otros sienten dejasen
los hijos de Set esculpidas en dos colunas de mármol la historia de
aquellos primeros, que fueron antes del diluvio. Otros, que Noé
después del diluvio, al pie del monte Górdico en Armenia, notase en
un tomo las cosas sucedidas hasta entonces. Otros, que la historia
comenzase en tiempo de Nino Rey de Babilonia, ochocientos años
antes de la guerra Troyana. Sebastián Fogio, y Antonio Viperano (si
bien modernos) tienen con razón fuese la memoria de las cosas
hechas en aquellos primeros siglos, procediendo por tradición, y que
los padres las referiesen a los hijos, y por ventura se notase con
alguna señal, como con estatuas, pirámides, o Jeroglíficos, hasta que
fueron halladas las letras y caracteres entre diversas naciones;
comenzando entonces a escribirse las historias de tiempo en tiempo, y
356
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
que esta fuese la institución, y origen de la historia escrita. Desto dice
Fogio ser argumento, que aun acerca de los Indios Occidentales,
pocos años antes conquistados por los Españoles, mientras vencieron
al Rey Motezuma, aquellos pueblos cediendo a los nuestros (casi por
un cierto hado) tras muchas resistencias hechas por ellos, dijeron
quererse sujetar al Imperio del Rey de Castilla, por hallarse un
antiguo oráculo recebido de sus mayores, y entre todos esparcido y
divulgado, sobre que aquella región debía un tiempo obedecer a
gente estraña, y conducida por mar a sus riberas.
La historia pues, según Marco Tulio, es un hecho, o una cosa
seguida, mas muy remota y apartada de la memoria de nuestra edad,
en que se comprehende la diferencia que hay entre ésta y la ficción
fabulosa, que no ha tenido suceso verdadero ni real en algún modo. Y
lo mismo casi repite en otra parte, donde exponiendo qué cosa sea
narración, pone claramente ser la historia parte de la misma. Mas los
referidos Fogio y Viperano difinen, ser una narración verdadera,
adornada de alguna cosa hecha o dicha, para imprimir firmemente la
noticia della en las memorias de los hombres. Derívase acerca de los
Griegos (como dice Isidoro) de Apotu historia; esto es, del ver o
conocer, discurriendo por lugares y tierras: porque antiguamente sólo
escribía historia quien se hubiese hallado presente, y hubiese visto las
cosas que ponía en escrito, respeto de aprenderse mejor lo que se vee,
que lo que se oye. Por eso definió Verrio Flaco ser la historia una
narración de cosas hechas por medio de quien las hubiese visto: y así
la toman Aulo Gelio, Luciano Samosatense, y Aristóteles. En este
modo se gloria Plinio de escribir su historia natural, y Teofrasto la de
las plantas observada por él mismo. Mas Estrabón tiene lo contrario,
afirmando, sea también historia la narración de cosas verdaderas; si
bien no vistas por el autor. Y esto siguen también Polibio, y Josefo.
Sujeto suyo (como dice Francisco Robertelo) son los hombres, no en
cuanto se mueven, o espiran, o discurren, porque en esta forma tocan
a los Filósofos; sino en cuanto tratan y hablan de públicos negocios, o
particulares acciones, pero famosas, singulares, y no comunes. Su fin
(según el mismo) es referir las cosas hechas, para aprovechar a otros:
si bien Luciano hace mención sólo del provecho como de su propio
fin. Su utilidad es grandísima, así por testimonio de muchos autores,
como por razones evidentes que muestran el fruto que se saca della.
Cuanto a lo primero dejó Cicerón escrito a este propósito, ser el no
alcanzar algo de las cosas sucedidas antes que se naciese, un ser
siempre muchacho; y al contrario, conocer las hazañas de los
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
357
antiguos, y tener noticia de los ejemplos memorables, por estremo
provechoso, digno, loable, y casi divino. Y en otro lugar:
De tal suerte (dice) aprovecha a los mozos la noticia de las Historias, que
por su causa parece vivieron desde muchos siglos atrás.
Diódoro Siculo refiriendo su provecho dice, ser cosa admirable hacer
nuestra vida mejor con faltas de otros, y saber con escarmientos
ajenos lo que se debe huir o apetecer. Por eso Demetrio Falerio
amonestaba muchas veces al Rey Ptolomeo, leyese los libros que
tratan de Regno; porque las cosas de que los amigos temen, y no osan
declarar a los Príncipes, se hallan con evidencia dentro de sus
volúmenes. El mismo Marco Tulio dice, ser la historia un testimonio
de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la
vida, y mensajera de la antigüedad. Y así dijo Pausanias, se debe
sacar della la memoria de las cosas antiguas, y no de Coros de
Cómicos, o Trágicos. Polibio dice ser el conocimiento de la Historia
una verdadera institución, y preparación para los actos políticos, y
una ilustre maestra para sufrir con paciencia todas las mudanzas de
la fortuna: porque como dice el Poeta,
Foelix quem faciunt aliena pericula cautum.
Sus provechos principales se sacan de David Citereo, de Cristóbal
Pezelio, de Simón Grineo, de Antonio Ricobono, de Sebastián Fogio, y
de Antonio Viperano; sin otros muchos modernos que discurren, y
advierten poner la historia delante los ojos ilustres ejemplos de la
soberana Sabiduría, gobernadora de Imperios y Reinos, y las acciones
loables de la vida particular, para reglarnos rectamente. De manera
que en especial aprovechan sumamente las Historias a los
Gobernadores de Repúblicas; sacando de los actos injustos las ruinas
que nacen, y cuánto fruto cause en ellas la justicia y prudencia:
abriendo también los ojos a los privados con las mudanzas de ajena
fortuna, y con casos horrendos, sucedidos a poderosos y soberbios.
En fin, aprenden por la adversidad de otros a regirse a sí, y a
encaminar su vida compuesta y sabiamente. La Historia da forma a la
vida política, edifica la espiritual, ilustra la doctrina de la escritura,
aprovecha para conocer las antigüedades Eclesiásticas; ayuda a la
prudencia humana, aumenta la sabiduría, adornada la elocuencia,
amplifica la práctica, y ofrece admirable favor a todas ciencias. Gran
parte de la Teología consiste en las historias de Nuevo y Viejo
Testamento: el Derecho Civil en los Edictos de Pretores, en las
respuestas de los prudentes, en las constituciones de Príncipes
358
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Romanos; que son historiales. La Medicina en la historia de las
plantas, de simples, de minerales, y cosas más veces esperimentadas;
la Física en la historia de los animales: la Moral en los ejemplos de
virtud que sacamos de los Historiadores. La Gramática por vía de
Historia expone, cuáles sean los dioses Tutelares, qué cosas los
Lupercos, Poticios, Flaminos, Salios, Feciales, Dunviros, Ediles,
Cuestores, y Erarios, con otras cosas que sin ella podríamos entender
mal. Los poetas van imitando la verdad historial en sus fábulas: por
eso dijo Horacio,
Ficta voluptatis causa sint proxima veris.
El Ricobono muestra con más razones tener el Poeta suma
necesidad de la Historia. Los Oradores engrandecen a cada paso sus
pruebas con ella: y finalmente todas las disciplinas reciben fomento, y
no pequeño favor de la misma. Ésta inflama los ánimos a la virtud, y
los aparta de los vicios; da vida a virtuosos, sepulta indignos, premia
con sacros honores beneméritos, oprime con vituperios a depravados,
enriquece de fama y esplendor a doctos, y pone en perpetuas
tinieblas a ignorantes. Ésta encomienda la religión para con Dios, la
piedad para con los padres, y la caridad para con todos: loa la justicia
y la igualdad; levanta la honestidad; ensalza la prudencia; sublima la
virtud, y enoblece lo que es digno de ser ilustrado. Ésta deleita las
imaginaciones, aun de los bárbaros, consuela los afligidos, conforta
los desesperados, alivia los oprimidos, da osadía a los cobardes,
enseña a los idiotas, y a todos igualmente incita a obras heroicas.
Scipión leyendo la Pedia de Ciro, se inflamó de ardiente deseo por
hacerse igual suyo. César leyendo las hazañas de Alejandro ardió de
honrosa envidia de su virtud y valor: Selín Gran Turco, de la historia
de César traducida en su lengua por su orden, fue instigado
grandemente para imitar la valentía y excelencia de aquel varón.
Carlos Quinto Emperador, de la Historia de Felipe de Comines
(donde están escritas las guerras de Ludovico II Rey de Francia) se
encendió con admirable deseo de seguir sus pisadas. La misma a
manera de pintura muestra las imágenes de los antiguos, y como otra
escultura las imprime en nuestros pensamientos: y más que una y
otra nos manifiesta los ánimos interiores, las costumbres, las acciones,
las inclinaciones, y operaciones de los mismos; nos declara las
novedades; nos manifiesta los sucesos; nos cuenta los tiempos; nos
refiere las órdenes de estados; nos pone delante admirablemente
todos los géneros de antigüedad; y (lo que el Vives juzga por
grandísima gloria de la Historia) nos descubre la genealogía de
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
359
nuestros mayores: que sin ella no podríamos conocer, o saber con
tanta facilidad. En suma, son verdaderamente admirables, y
maravillosos los frutos de la Historia. Satisface a los curiosos como
dice Plutarco, ofrece saludables documentos a cada uno según Livio;
hace a las personas cautas, y advertidas, como nota Polibio; vuelve
del todo a los hombres expertos y pláticos, según Diódoro Siculo; da
el debido resplandor a las personas gloriosas, como advierte
Herodoto. Por ella se distinguen los malos de los buenos; los justos de
los injustos; los viles de los osados; los flacos de los fuertes; los varios
de los constantes; y los viciosos de los virtuosos. En ella se manifiesta
la verdad de los sucesos, el infortunio de los casos, el valor en las
empresas, la sagacidad en los hechos y la sabiduría en las acciones.
De la misma aprenden todos a regir y gobernarse. Ella sutiliza el
entendimiento, aumenta el discurso, ennoblece la memoria, deleita la
fantasía, consuela al lector, recrea al oyente, y da alegría y dolor
según las cosas que cuenta a diversos fines. Por la Historia fue
visitado Tito Livio de caballeros forasteros, hasta de las partes
remotas de España, viniendo sólo a verle a Roma. Los Romanos
erigieron una estatua a Josefo sólo por sus libros; Antípatro
Hieropolitano fue carísimo a Severo; Clitarco a Alejandro; Dextro a
Teodosio; Helánico de Mitilene a Aminta Rey de Macedonia;
Eratóstenes a Ptolomeo Evergete; Gerónimo Rodio a Demetrio
Poliorcete: y lo que es más admirable, por la Historia de los animales
recibió Aristóteles ochocientos talentos, dados por la mano del liberal
Alejandro. Las leyes, y observaciones de la Historia tratan el
Ricobono, el Fogio, el Sambuco, y otros muchos cumplidamente.
Donde entre los primeros preceptos se pone, haya de ser verdadera,
antes la luz de la verdad, diferente en esto de la Poesía, que por
alimentar con deleite los ánimos, mezcla las cosas falsas con las
verdaderas: por eso dijo Horacio.
Pictoribus atque Poetis,
quidlibet audiendi semper fuit aequa potestas.
De aquí es haber sido notado Diódoro Siculo, porque en sus
primeros seis libros abrazo las fabulosas hazañas de los antiguos
antes de la guerra Troyana: y júzgase Alejandro Magno por hombre
egregio por haber arrojado en un río la historia de Aristóbolo, en que
decía muchas mentiras dél (si bien honrosas) en la contienda que
tuvo con Poro Rey de los Indios. Prudentemente dijo Tucídides,
pensaba dejar a los venideros una Historia durable y perpetua, por la
verdad que contenía; viendo la de Herodoto llena de fábulas y
360
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
mentiras; como la de Teopompo, juzgada por tal de Dionisio
Halicarnaseo. Segundariamente es propio de la Historia huir la
adulación, y ser libre en argüir como se debe los Magistrados crueles,
y tiranos, de cuya falta nota el Ricobono a Valerio Máximo; porque
dedicando su obra a Tiberio César (llamado de todos por escarnio
Biberio Merón, respeto de la vinolencia) es invocado dél como
nombre divino. Puédese también poner a su lado Cayo Veleyo,
porque en el contar las hazañas de Augusto, y de Tiberio, cae por
instantes en el mismo vicio. Menos debe el Historiador decir por odio
mal de alguno, como Zosimo Gazeo, que encendido de impiedad
contra la Cristiana religión, arguyó sin medida los príncipes Romanos
que comenzaban a entrar en ella. El otro precepto es, que observe el
Historiador el orden de los tiempos, describiendo claramente las
tierras y regiones; y así como en la primera circunstancia vienen
reprehendidos Patérculo, Justino, Lampridio, Trebelio Polión, Flavio
Vopisco, Elio Spartiano, Julio Capitolino, Volcacio Galicano, como
flojos en la disposición; así en la segunda viene loado sumamente
Apiano en esta parte diligente, y cuidadoso. Observan también los
doctos Históricos el contar con cuidado los consejos, los actos, los
sucesos, los casos, las razones, la causa de los hechos, la fama, el
nombre, la vida y naturaleza de las personas. Así Sempronio Aselio
mirando esta ley, dijo:
Parece no nos debemos contentar con narrar las cosas sucedidas, sino
también con mostrar la razón y el consejo con que fueron hechas.
En este género es encarecido por admirable Dionisio Halicarnaseo.
Tampoco es de menospreciar Salustio, que exprime la inclinación y
vida de los singulares, como de Catilina, César, y Catón, en la
comparación de entrambos. Sin esto se desea en la Historia un estilo
elegante, no afectado, ni demasiado sucinto, antes corriente, y
sincero: en cuya parte faltan al parecer del Ricobono muchos
Históricos pasados. El de Cornelio Tácito causa con su gravedad
aspereza; el de Plinio es escabroso; el de Suetonio ligero, y tiene más
de Gramático que de Histórico; el de Lucio Floro en los Epítomes de
Livio es conciso; tenue el de Patérculo, de Julio Capitolino, Elio
Lampridio, Trebelio Polión, Flavio Vopisco, Elio Spartiano, Volcacio
Galicano: el de Sexto Rufo corrupto; el de Eutropio contrario a la
elegancia; el de Amiano Marcelino duro, y sin ornato; el de Procopio
casi natural; el de Acatio confuso, y los de Iornando, Paulo Diácono, y
Blondo, tenidos por Bárbaros. Añádase a estos preceptos, sea la
Historia breve, de manera que no deje de poner las cosas necesarias,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
361
ni diga más de lo que fuere menester. De aquí es desagradar
Tucídides, y Salustio a Trogo Pompeo, porque usan oraciones
demasiado largas. Livio fue notado por el Príncipe Cayo de hablador
como de otros lo fueron también Plutarco, y Dión Asiático. Plinio
Junior, Apiano, y Paulo Diácono, son tratados como mancos y
defectuosos: y así también Lampridio, Elio Spartiano, Trebelio Polión,
Volcacio Galicano, Flavio Vopisco, que son breves, y largos donde no
es menester. Es necesario asimismo, sea distinta y clara, y sobre todo
no descuidada en las cosas dignas de memoria, de cuyo vicio es
notado Diódoro Siculo en las Romanas, y otros en sus historias. Al
último por parecer de Fogio, debe el buen Histórico tener prudencia
en decir, y en callar, moderación de afectos en juzgar; fortaleza, y
libertad de ánimo en declarar su parecer; igualdad en contar los
hechos de diversos; juicio en conocer las cosas dignas de alabanza y
reprehensión; docto en la antigüedad; instruido de ejemplos; lleno de
sentencias y dichos; prático del mundo, versado en públicos negocios;
inquiridor de hechos ocultos; inteligente de cosas de guerra;
ejercitado en manejos importantes; varón grave, entero, severo, sabio,
político, prompto, diligente, agudo, estudioso, y adornado de varias
virtudes. Lo demás se puede sacar de diversos Escritores que
trabajaron grandemente por ilustrar el método Historial, como Juan
Pontano, Francisco Patricio, Francisco Balduino, Francisco Robertelo,
Huberto Folieta, Luis Cabrera de Córdoba, y otros.
Las Historias universales (para recoger en uno los Catálogos de
Bodino, y Zuingero) se sacan de Moisén, Beroso, Filón, Herodoto,
Teopompo, Trogo, Pompeo, Polibio, Diódoro Siculo, Éforo Cumeo,
Helanido, Ecateo, Dionisio Milesio, Marco Catón, Nicolás
Damasceno, Freculfo, Paulo Orosio, Dextro hijo de Paciano, Trajano
Patricio, Zonaras, Esiquión, Adón Vienés, Próspero Reginio,
Eustaquio, Epifanio, Pelagio, Luitpandro Papiense, Otón Obispo,
Hermano, Vincencio Belbacense, Antonino Arzobispo, Donato Boso,
Marco Antonio Sabélico, Filipo Bergomense, Paulo Jovio. Y entre los
vulgares Tracanota, Bugati, Guicardino, y otros. Las que hablan de
Geografía se sacan de Estrabón, Pomponio Mela, Pausanias
Cesariense, Rafael Volaterrano, y otros. Los que hablan de cosas
diversas son los libros de Ateneo, Eliano, Zetzes, Leonico, Solino,
Valerio Máximo, Plinio, y Suidas. Las que tratan de Gentiles y
Paganos, escriben Ireneo, Clemente Alejandrino, Arnobio, Lactancio
Firmiano, Paulo Orosio, Lilio Giraldo, y Juan Caulis. Las
Ecclesiásticas se veen en el Nuevo y Viejo Testamento, en Justino
362
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Mártir, Tertuliano, Ireneo, Orígenes, Eusebio, Sócrates, Sozomeno,
Teodoreto, Casiodoro, Genadio, Evagrio, Nicéforo, Gerónimo,
Marcelino Conde, Juan Guillermo, Juan Esleidán. Las particulares
pertenecientes a los Judíos, se hallan en la Biblia, en Josefo Hebreo,
Egesipo, Justo Tiberiense, y Esipo hijo de Corión. Las Historias de los
Asirios, Persianos, y Medos, se sacan de Metástenes Persiano, Ceresia
Griego, Jenofonte, Agatarco, Menón, Critón Periota, Dionisio Milesio,
Egesipo, y Procopio. Las Egipcias de Felistis Naucratita. Las Líbicas y
Carias de Janto hijo de Candaulo, León Alabandeo, y Apolonio
Afrodiseo. Las Troyanas de Daretes Frigio, y Dite Cretense. Las
Griegas de Carón Lampsaceno, Damástenes, Tucídides, Filocro
Ateniense, Melisandro, Jenofonte, Palefato Abideno, Demócrates,
Marsias, Critón Periota, Querilo Samo, Plegón Traliano, Timeo Siculo,
León Alabandeo, Zenón Rodio, Polemón Eládico, y Teopompo Quío.
Las Romanas de Lucio Hostacilio, Quinto Fabio Pintor, Polibio
Megalapolitano, Veleyo Paterculo, Tito Livio, Julio César, Salustio,
Asinio Polión, Dionisio Halicarnaseo, Dión Casio, Cifilo Patriarca,
Lucio Floro, Sexto Rufo, Cornelio Tácito, Apiano Alejandrino,
Amiano Marcelino, Próspero Aquitanio, Eutropio, Paulo Diácono, y
Flavio Blondo. Las Italianas en común de Timeo Tauromenités,
Marco Antonio Sabélico, Pedro Bembo, Flavio Blondo, Bernardo,
Pancracio Justiniano, Gaspar Contarino, Andrés Mocenigo, León
Aretino, Ambrosio Nolano, Bernardino Corio, Gaudencio Merula,
Juan Baptista Ronacosa, Platina, Marco Antonio Miguel de Bérgamo,
Francisco Guicardino, Juan Pontano, Pandolfo Colenucio, Micael
Cocinio, Galeazo Capela, y otros. Las Sicilianas de Filisto, Critón
Periota, y Josefo Constanzo. Las Constantinopolitanas, de Procopio,
Nicéforo, y Niceta. Las Españolas de Aselio Sempronio, Francisco
Tarrafa, Arzobispo Don Rodrigo, Antonio de Nebrija, Juan Bracelo,
Carlo Verardo, Damián de Goes, Zorita, Ambrosio de Morales,
Garibay, Juan de Mariana, Florián Docampo, y otros. Las Francesas,
de Julio César, Apiano, Guillelmo Paradino, Gregorio Turonense,
Anonio Monje, Roberto Fosardo, Enguerrano Mosterleto, Filipe de
Comines, Juan Tritemio, Roberto Gaguino, Nicolás Gilio, Paulo
Emilio Veronés, Juan Ferroneo, Juan Tileo, Huberto Leonardo,
Boqueto, Herman Conde, Beiselo, y Jacobo Meyero. Las Alemanas, de
Cornelio Tácito, Beato Renano, Ulderico Mucio, Francisco Ireneo,
Jacobo Vinflingo, Juan Aventino, Jorge Noviomago, Lamberto
Hortensio, Juan Stumfio, Volfango Lacio, Ricardo Bartolino, Alberto
Crancio, Vitiquindo Saxón, Sebastián Borselinero. Las Húngaras en
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
363
particular de Juan Tucotio, Melchior Soitero, y Antonio Bonfine
Ascolano. Las de Polacos de Martín Cronero y Felipe Calímaco. Las
de Esclavonia, de Hermaldo Prete. Las de Dánaos, Suecios o Godos,
de Alberto Crancio, Olao Magno, Saxón Gramático, Procopio,
Agaquia Smirneo, Dacio Siconio, Apolinar; Iornando, Aurelio
Casiodoro, y Leonardo Aretino. Las de Longobardos, de Paulo
Diácono. Las de Bohemia, de Eneas Silvio, y Juan Drubrabio. Las de
Ingleses, de Gil de Britano, Jorge Gilio, Póntico Vitrubio Trevisano,
Polidoro Virgilio, Beda, Galfrido Arturo, Hétor Boecio, y Nicolás
Tribeto. Las de Sarracenos, de León Áfrico, Hermano Dalmatino,
Roberto Mónaco, Guilielmo Arzobispo de Tiro. Las de Turcos, de
Andrés Cambino, Guilielmo Postelo, Leónico Calcondila, Cristóbal
Rierio, Martín Barlacio, Paulo Jovio, Enrico Penia, Francisco
Sansovino. Las de Árabes, de Corano, o Furcano. Las de Tártaros y
Moscovitas, de Haytono Armenio, Paulo Veneto, Matías Miqueo, y
Paulo Jovio. Las de Etiopía, de Francisco Alberese. Las del mundo
nuevo, de Aloisio Cadamusto, Cristóbal Colón, Alberto Vespusio,
Américo Vespusio, Acosta, Ludovico Romano, Gonzalo Fernández,
Mafeo, Román, y otros. Las de hombres ilustres, de Teseo Histórico,
Acusilao Argivo, Eumero Mesenio, Carón Cartaginés, Cornelio
Nepote, Filón Herenio, Damofilo Sofista, Plutarco, Genario,
Gerónimo, Isidoro, Rafael Volaterrano, Paulo Jovio, Francisco
Petrarca y Sedeño. Las de Mujeres ilustres de Carón Cartaginés,
Filipo Bergomense, y Juan Bocacio. Las de los Pontífices, de Ptolomeo
de Luca, Dámaso, Anastasio, Guido Ravenate, Sigiberto Mónaco,
Hugo, Sicardo Cremonés, Gorfredo de Viterbo, Martín Carsulano,
Landolfo Carnotense, Sozomeno, Gervasio, Ricobalbo, Platina,
Illescas, Babia. Las de Emperadores, de Julio Cordo, Elio Espartiano,
Tranquilo, Gurgulio Marcial, Pomponio Leto, Asinio Polión, Flavio
Vopisco, Baptista Egnacio, Pedro Mejía, y otros. Las de Filósofos en
particular de Diógenes Laercio. Las Pontificales son Misceláneas de
todas cosas; pienso no les cuadra bien el título.
Finalmente la historia es tan celebrada por Marco Tulio, que dice
se hallarían sepultados sin fama una infinidad de hombres, si no
fuese por ella. Y escribiendo a Lucio Floro, afirma, tener un deseo
increíble de que sus escritos se ilustren y eterrnicen. Plinio Orador
escribiendo a Cornelio Tácito, pide le inmortalice en sus historias. En
esta conformidad vemos, haber sido en los siglos pasados y presentes
muy provechosos al mundo los Históricos. Así fueron todos
acariciados y favorecidos de Príncipes, que dan honroso
364
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
entretenimiento a la profesión de historia, por quien más que por
otros medios vienen a ser ilustrados.
Divídese la Historia por Aulo Gelio en dos especies; la una llaman
los Griegos Efemérides, y los Latinos Diario, que es una narración (o
sea descripción) día por día de cuantos sucesos quiere explicar un
autor, como hace Constancio Felice, que trata de las cosas sucedidas
día por día, en todos los del año. Del uso de tales Efemérides tratan
Oroncio, Mizaldo, Francisco Zaizosio, el Pontano, Cleomedes, y otros.
La otra se dice Corónica, o Anales, que es un contar las cosas pasadas,
según que sucedieron año por año; de cuya especie hablando Tulio
dijo:
Erat Romana historia nil aliud, nisi Annalium confectio;
donde añade, haber tocado al Pontífice Máximo hasta el tiempo de
Publio Mucio el cuidado destos Anales, para encomendar a la
memoria los gloriosos hechos de sus antecesores. Cornelio Tácito
haciendo mención de los mismos, dice:
Aquellos Anales podían referir libremente las guerras grandes, los cercos de
ciudades, y los Reyes desbaratados y presos; o si algunas veces trataban de
las cosas de Roma, contaban las diferencias de los Cónsules y de los
Tribunos, las leyes Agrarias, y las contiendas del pueblo y de los Grandes.
Así Flavio Vopisco cuenta, no haber durado siempre esta potestad
acerca de los Pontífices.
Añádese a estas dos especies la tercera que se llama historia
simple, esto es, sin particular y precisa determinación de tiempos,
supuesto se dice, ser la historia (por parecer de Isidoro) de aquellas
cosas que en los tiempos del Historiador se han podido ver: mas los
Anales de cosas por muchos siglos antes sucedidas. Por eso Salustio
viene contado entre los Históricos, y San Gerónimo y Eusebio entre
Coronistas y escritores de Anales. Entre estas tres especies pone
Isidoro la cuarta, como es la de los Calendarios, que disponen mes
por mes las cosas. La más aprobada especie (según Juan María de
Tolosa) es aquella donde se observa el curso de los años, siendo cosa
demasiada falaz la de los meses, y mucho más la de los días, la cual si
saliese verdadera, por este particular y distinto conocimiento, debría
ser más estimada que otra cualquiera. Ésta sigue Eusebio, Filón
Hebreo, San Gerónimo, Próspero Aquitánico, Palmerio Florentino,
Palmerio Pisano, Beda, Helmando, Marciano Fuldense, Scoto,
Honorio, Sigiberto Galo, Abad Uspergense, Juan Nauclero, Aquiles
Gasaro, Juan Carión, Gaspar Peucero, Enrique Bulingero, Juan
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
365
Funcoyo Bruteno, Juan Lucido, Genebrardo Francés; y de los más
modernos Gerónimo Bardi Florentino, y Honofrio Pambinio. Estos
Coronistas son los que describen años, meses, lustros, olimpiadas,
indicciones, horas, jubileos, siglos, edades, Monarquías, Dinastías,
Reinos, Pontificados, Imperios, genealogías, Obispados, scismas,
herejías, Concilios, religiones, persecuciones de mártires, tablas de
tiempos, y cosas tales. El año (según Isidoro) se dice casi ab Annulo,
siendo como un círculo por causa de revolución. Así dijo Virgilio:
Atque in se sua per vestigia volvitur annus.
Por eso los Egipcios (como dice Horo Apolo) pintaba al año
debajo la forma de un dragón, que por sí mismo se comía la cola,
recogiéndose alrededor. Este año fue diversamente constituido por
diversos pueblos con diferente cuenta: porque los Romanos en
tiempo de Rómulo le tuvieron de diez meses; en tiempo de Numa de
doce; los Arcades (según Floro) de solos tres: los Egipcios según
Plinio de seis; mas Beda dice que de cuatro, y Jenofonte, que a veces
de uno, a veces de dos; y también de cuatro, usando tal vez el año
solar. Los Iberios le tuvieron de cuatro meses, y también de doce: los
Arcananos de seis: los Lavinios de trece: los Hebreos de doce
conjunciones Lunares, según refiere de todos Alejandro de Alejandro.
Comenzaban los Hebreos antiguos este año desde la conjunción del
sol y luna más vecina al Equinocio Vernal: los que sucedieron,
siguieron el mismo estilo en escribir historias; mas en los contratos
quién anticipó está conjunción del sol y luna, y quién la pospuso a la
referida inmediatamente, como escriben el Rabino Eleazaro, y
Beutero. Entre Cristianos algunos le comienzan desde la Natividad
del Señor, otros desde el día de su concepción; y acerca de los Galos
era costumbre en las cartas, y escrituras públicas, empezarle el día de
Pascua, como refiere el mismo Beutero. Los Rabinos de los Hebreos
quieren se comience desde la Creación del mundo: mas en eso
difieren entre sí mucho: porque el Rabino Elicer es de opinión, fuese
criado el mundo en el mes de Tisri, que es Setiembre, en que los
frutos se hallan maduros. Otros a los veinte y cinco de Marzo,
llamado Elul, como se halla escrito en el libro intitulado Sefer
Lematzat moledot: y en el tratado de las Noemenías. Por eso dijo
Nuestro Señor hablando del mes de Marzo;
Tendréis este mes por primero entre los demás del año.
Virgilio parece sentir esto en aquellos versos:
Non alios prima crescentis origine mundi
366
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Illuxisse dies, aliumve habuisse tenorem
Crediderim: ver illud erat, ver magnos agebat
orbis, et hybernis parcebant flatibus euri;
cum primum lucem pecudes hausere, virumque
ferrea progenie duris caput extulit arvis.
Así Ovidio.
Dic age frigoribus, quare novus incipit annus,
qui melius per ver incipiendus erat?
Con la primera opinión concuerda Crusio. Nuna Pompilio
comenzó su año, como dice Juan Paduano, del Solsticio Hiemal,
porque entonces comienza a ascender el Sol: el mismo Ovidio,
Bruma novi prima est, veterisque novissima Solis
principium capiunt Phoebus, et annus, et idem.
Según los Egipcios, Griegos, Persas; y todos los pueblos
Orientales, comenzaba desde el Equinocio del Otoño, esto es de la
conjunción de los Luminares más vecina a él, fuese anterior, o
posterior. Entre los Árabes (como refieren Julio Firmico, y Paulo
Obispo de Fosambruno), se comienza mientras el Sol está en León.
Acerca de los Alejandrinos a veinte y nueve de Agosto. Entre los
romanos, desde el primero de Enero: aunque más en particular por
Abril, en que fue edificada Roma, lo que juzga Juan Lucido haber
sido por Primavera a veinte del mismo mes, a las cuatro de la tarde y
cincuenta minutos. Entre los Astrólogos comienza cuando el Sol entra
en el signo de Aries, que es por Marzo, respeto de que en tal mes, a
los diez y ocho en día de Domingo se tiene fuese criado el mundo.
Los meses entre los Coronistas son de tres suertes; Solares, que son
aquel espacio de tiempo que tarda el Sol en ceñir un signo del
Zodíaco; Lunares, que son el espacio de tiempo en que la Luna
partiéndose del Sol, hecho su círculo, se une de nuevo con él, y este se
llama año Lunar por la mayor parte: Comunes, que son aquellos
meses que constituye el Calendario; y en este modo son diversos los
mismos meses, según la diversidad de las naciones, de quien tratan
Albategni, y Teodoro Gaza. Los meses comunes son los que Cómodo
Cesar (según Herodiano) lleno de soberbia, quiso intitular de su
nombre, dejados los antiguos. Éstos tienen varios nombres entre
Hebreos, supuesto llaman al mes que entre nosotros es Marzo, Nisan;
a los quince de quien celebran la Pascua, por siete días continuos, que
contaban desde el Ocaso del Sol, en el día catorce, en que se comía el
cordero con los panes ácimos, y lechugas agrestes. Decíase Fases, y
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
367
solenidad de ácimos. En el segundo que es Abril; y entre ellos Yhar
como se saca del libro 3 de los Reyes, no se celebraba alguna fiesta
principal. El sexto día de Mayo llamado en Hebreo, Sivam, es
grandemente festivo por la memoria de la ley dada. Llámase
Pentecostés, o fiesta de siete semanas, porque siempre se celebra en el
día cincuenta, después de siete semanas. A Junio llaman Themus, en
cuyo décimo octavo día se observa por ellos el ayuno de la quiebra de
las tablas de la Ley, que es cuando Moisés descendió del monte Sinaí,
y las rompió; hallando que idolatraba el pueblo con la adoración del
becerro. Síguese Julio llamado Hau, en cuyo nono día se observa el
ayuno de la destruición de Jerusalén: y en éste fue la primera vez
abrasado el templo por Nabucodonosor Rey de los Caldeos, siendo
después destruido por Tito. Así que cuando en Josefo se halla haber
sido quemado el templo en el décimo día de Agosto; en el Hebreo se
lee haber sucedido a los nueve del mes de Hau, que corresponde a
nuestro Agosto, día en que antes había sido abrasado por los Caldeos.
El sexto mes que es Agosto, era llamado por ellos Helul; y en él no se
hacía alguna fiesta principal. El sétimo que es Setiembre,
correspondiente a Octubre, es llamado Tisri; siendo su primer día
célebre, por la fiesta de las trompetas, en memoria de haber quedado
libre Isac de la imolación. Por eso en tal día sonaban con los cuernos
de ovejas; porque el carnero sacrificado por él entre espinas se hallaba
adornado de tal armazón, como está escrito en el Génesis. El décimo
día era el de la Expiación, por estremo célebre, en memoria de que
Dios les perdonó el pecado cometido por la adoración del Becerro. A
quince se hacía la fiesta de la Scenofegia, o la de los tabernáculos, que
se continuaba por siete días en memoria de la divina protección para
con ellos, mientras habitaron en los Tabernáculos del desierto. El
primer día es celebradísimo, y el séptimo de los Tabernáculos, que
viene a ser a veinte y uno del mes, llámase la fiesta de los Ramos, o
Ramada, en memoria de la toma de Jericó, ciudad primera por ellos
sojuzgada, y destruida. A los veinte y dos del mismo se celebra la
fiesta de la Congregación, o Colecta, en que se juntaban dineros para
los sacrificios. Sin estas fiestas legales celebran los Hebreos en el
tercero día deste mes el ayuno de Goliat, escrito en Jeremías. El
octavo, que es Octubre, es llamado Marcasuan, en que no se celebra
fiesta principal. El noveno que es Noviembre, se dice Casteo; y en él
no se hacía alguna fiesta legal; sólo a los veinticinco se celebran las
fiestas de los Encenios, instituida después de la ley dada en memoria
de la Dedicación del altar, restaurado en tiempo de Judas Macabeo,
368
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
después de la contaminación hecha por el Rey Antíoco. Es bien
verdad que en tiempo de Cristo correspondían estos 20 y 5 días a los
20 y 5 de Deciembre. Por eso se lee en S. Juan,
Facta sunt Encenia in Hierosolymis, et Hyems erat.
El décimo que es Deciembre, es llamado Tebet: no se halla en él fiesta
principal, sino a los diez; en que observaban los mismos el ayuno, por
el día que Nabucodonosor cercó la primera vez a Jerusalén. El onceno
que es Enero, es dicho Sebet, en que no se celebraba fiesta principal.
El último que es Hebrero, es llamado Adar, como se saca del libro de
Ester, en cuyo decimotercio día se celebraba el ayuno de Ester, a
quien los Hebreos dicen Ayuno de suerte, o urna; porque en tal día
por los ruegos de Ester fue ahorcado Amán, junto con sus hijos, y
otros sus enemigos, llegando a ser los muertos setenta y cinco mil; y
el día catorce cesaron de la mortandad, siendo tal constitución entre
ellos solenísima, por este respeto.
Los Lustros entre los Romanos (según Isidoro) fueron espacio de
cinco años cumplidos. La Olimpiada se llamó así por los juegos
Olímpicos que cada cinco años se celebraban en Élide a honor de
Júpiter. La primer Olimpiada (según Juan Paduano) tuvo principio en
los años setecientos y setenta y cuatro, antes de la Natividad de
Cristo, en tiempo de Joatán Rey de Judá, en los años de la Creación
del mundo (según Juan Lucido) tres mil y ciento y ochenta y seis.
La Indición contenía quince años. Instituyéronla los Romanos por
causa de las pagas de los tributos; conociendo ser cosa difícil se
pagasen cada año, habiendo de venir de tierras tan remotas. En el
primer quinquenio se ofrecía hierro para fabricar armas: en el
segundo plata para sueldos militares: en el tercero oro para los
simulacros de los dioses; comenzando la Indición a los veinte y cuatro
de Setiembre. Su primer origen fue el año tercero antes de la
Natividad de Cristo, en la Olimpiada ciento y noventa y cuatro. Mas
los años de las Indiciones según el cómputo de los Pontífices
Romanos, toman su principio desde la Natividad del Señor. La Era,
según el Rey Don Alonso, es un tiempo dignísimo de memoria,
comenzado desde la edad de algún Rey o Príncipe famoso, como la
Era de Cristo; y es aquel principio de quien los Astrólogos comienzan
sus computaciones. Débese notar que antiguamente en Castilla
(según Pedro Mejía) se ponía en las escrituras para notar el tiempo la
Era de César, como ahora la de Cristo; observándose lo mismo en
Historias y Corónicas. Derívase este vocablo de Herous, que quiere
decir, Señor: y así Era, según Antonio de Nebrija, denota Señorío,
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
369
Monarquía, o Reino. También el Rey Don Alonso llama Era a los
principios de Reinos, como el de Filipo, de Alejandro, y de
Nabucodonosor. Otros escriben Aera con diptongo, y quien venga ab
AEre, como derivada del censo o tributo que se comenzó a pagar a
Octaviano; siendo deste parecer Isidoro y Calepino en la dicción Aera;
y sigue a estos autores Alonso Venero en su Enquiridión. En España
fue muy antiguo el hacer cuenta por Eras; y refieren las Corónicas,
haberse usado siempre, hasta que el Rey Don Juan el primero, que
perdió la batalla de Aljubarrota en el quinto año de su Reinado,
mandó expresamente no se pusiese de allí adelante en escrituras ni
historias la Era de César, sino el Nacimiento de Cristo: y esto fue en el
año del Señor de mil y trecientos y ochenta y tres, y de la Era de
César, mil y cuatrocientos y veinte y uno. El Jubileo se interpreta año
de remisión, y es palabra Hebraica, y número (según Isidoro) tejido
de siete semanas de años; esto es de cuarenta y nueve, en que se
sonaban las trompetas, y volviéndose a todos la antigua posesión, se
absolvían las deudas, y se confirmaban las libertades. La edad, si bien
la hacen algunos de un año, algunos de siete, otros de ciento, se toma
propiamente en dos modos, o por la edad del hombre, o por la del
mundo. Las edades del hombre son siete, Infancia, que comienza
desde el principio de la vida, y dura hasta el cuarto año: Puericia, que
dura hasta los catorce: Adolescencia, que remata en los veinticuatro,
Juventud, que tiene por fin el cuarenta y uno: Virilidad, que llega
hasta los cincuenta y seis: Vejez, que termina en los sesenta y ocho, y
Decrepitud, que se dilata hasta la muerte. En la primera (según los
Astrólogos) domina la Luna; en la segunda Mercurio; en la tercera
Venus; en la cuarta el sol; en la quinta Marte; en la sexta Júpiter, y en
la séptima Saturno. Las edades del mundo son también siete según
Juan Lucido. La primera de Adán hasta Noé de años mil y seiscientos
y cincuenta y seis. La segunda desde Noé hasta Abrahán de años
docientos y noventa y dos. La tercera desde Abrahán hasta la ley
dada por Moisén, de años quinientos y cinco. La cuarta desde la ley
de Moisén hasta el principio del templo de Salomón de años
cuatrocientos y ochenta. La quinta desde el principio del mismo
templo hasta su destruición de años 440. La sexta desde su
destruición, hasta el nacimiento de Cristo de años quinientos y
ochenta y siete. Por manera, que desde la creación del mundo hasta la
Natividad de Cristo se recogen tres mil y novecientos y sesenta y
ocho años menos tres meses. La séptima edad es desde la Natividad
de Cristo hasta el fin del mundo. Del curso destas edades escribió
370
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
entre los nuestros Juliano Africano, y en tiempo de Aurelio Antonio,
Eusebio, Gerónimo, Péctor Turenense, Metodio Obispo, Genadio,
Isidoro, y otros. El siglo (según algunos) es un espacio de treinta
años, como es el curso de Saturno: según otros de ciento, y según
otros de mil. Las Monarquías son cuatro; la de Caldeos o Asirios,
llamada Reino Babilónico; de quien tratan Veroso, Metástenes
Persiano, y Manetón Egipcio. La de los Persas y Medos unida, que
prosigue Diódoro, Cetesia, Metástenes, Filón, y otros. La de
Alejandro Magno, y de los Reyes siguientes, que escriben muchos
autores; y finalmente la Monarquía Romana, de que tratan diversos.
Las Dinastías son aquel espacio de tiempo que ocurrió en el Imperio
deste y de otro Rey de Egipto, mientras uno señoreó siete años; otro
ocho o diez; y así de mano en mano: y estas Dinastías duraron
trecientos y cincuenta y nueve años. Los Reinos son el espacio que
reinó este Príncipe o el otro en varios Reinos, como los Reyes de
Egipto en Alejandría; los de España, los de Francia, los de Siconios, de
Argivos, Atenienses, Troyanos, Romanos, Etruscos, Corintios,
Lacedemonios, Libios, Macedones, Israelitas. Los Imperios se
entienden de los Emperadores que hubo desde Cayo Julio César
hasta Matías que es hoy. Los Pontificados desde San Pedro hasta
Paulo V. Las Genealogías como la de Cristo, que ponen los
Evangelistas, sobre que discurre Juan Lucido largamente, y la de
antiguos dioses que pone el Bocacio. Los Obispados son como los de
Jerusalén, de Antioquía, de Alejandría de Egipto, puestos por Juan
Lucido. Las scismas y herejías son como las que recita San Agustín,
Isidoro, Platina, y Fray Alonso de Castro. Los Concilios se trataron en
un discurso particular, como también las Religiones. Las
persecuciones de la Iglesia son como las diez principales que pone
Eusebio en la historia Eclesiástica. La primera en el Imperio de
Nerón. La segunda en el de Domiciano. La tercera en el de Trajano.
La cuarta en el de Antonino Vero. La quinta en el de Severo. La sexta
en el de Máximo. La séptima en el de Decio. La octava en el de Galo y
Valeriano. La nona en el de Aureliano. La décima en el de
Diocleciano. Las tablas de los tiempos son las que ponen Eusebio,
Juan Lucido, Gerónimo Bardi, sin otros. Y esto baste cuanto a los
Coronistas. No faltan fuera desto censuras contra los Históricos,
según sucede en todas profesiones: como por ejemplo, que ponen en
sus historias hombres indignos del todo de algún nombre, como
Trogo que puso a Pausanias Macedón, que mató a Filipo: y Aulo
Gelio y Solino a Eróstrato, que abrasó el templo de Diana Efesia; sólo
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
371
por hacerse célebre; si bien fue prohibido con asperísimas leyes, que
ninguno trujese a la memoria tal hombre en voz ni en escrito. Son
asimismo argüidos por demasiado discordes entre sí, supuesto,
tratando de un mismo negocio, dicen cosas tan varias, que es
imposible deje de mentir alguno: y esto acaece muchas veces, por no
haberse hallado presentes en los lugares donde pasaron los sucesos,
recogiendo de diversos relaciones no verdaderas. Así Estrabón
reprehende a Eratóstenes, Metodoro, y Patrocles Geógrafo. Hállanse
otros que vieron parte de las cosas como por tránsito, mendigando
debajo protestos de votos, y quieren escribir historias con demasiada
osadía, como las de Onosicrito, y Aristóbolo de la India. Otros, con
ocasión de lo que se dice, hacen ostentación con mentiras, poniendo
en olvido las verdades. Y deste vicio es reprehendido Herodoto por
Diódoro Siculo, Trevelio por Liberiano y Vopisco, Cornelio Tácito por
Tertuliano y Orosio. Asimismo se deben poner en esta escuadra
Danudes y Filóstrato. Hay otros que mezclan lo verdadero con lo
fabuloso, como son Gnidio, Cetesia, Ecateo, sin muchos Historiadores
antiguos. Otros con novedades ridículas dieron a entender, que
vieron provincias incógnitas, y lugares inaccesibles, contando las
fábulas de los Arimaspos, de los Grifos, Pigmeos, Grullas,
Cinocéfalos, Astromorios, Hipopodios, Fanisios, y Trogloditas, entre
quien se puede contar Éforo, que dice tener los Íberos sola una
ciudad, olvidado de que habitan tan gran parte de la España: Esteban
Griego, que dijo, eran los Francos pueblos de la Italia, y que Viena era
una ciudad de Galilea: y Arriano Griego, que afirma estar poco lejos
del mar Jonio las habitaciones de los Alemanes. Escribe asimismo
Estrabón con expresa mentira, nacer el Istro, que es el Danubio, poco
lejos del mar Adriático: y Herodoto dice, que se deriva el mismo del
Hespero cerca de los Celtas, que son últimos pueblos de Europa, y
que entra en la Scitia. Afirma Estrabón, que el Lapo y Visurgo ríos
fenecen en Hamaso, ignorando, que Lapo entra en el Reno, y Visurgo
desagua en el Océano. Plinio pone, que fenece el río Mosa en el
Océano, encorporándose con el Reno. Quiere asimismo Sabelio, se
deriven los Alanos de los Alemanes, y los Húngaros de los Hunos, y
que los Godos y Getas sean Scitas, y confunde los Dánaos con los
Dacios, poniendo el monte de S. Otilia en Baviera, hallándose cerca
de Argentina. Volterrano por el consiguiente confunde la Austerana y
la Austria; los Avarios con los Sabarios; y dice haber hecho Plinio
mención de los Vernesios Esguízaros, que tuvieron gran tiempo
después origen de Bertoldo Duque de Zaringe. Conrado Celta cree
372
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
sean una misma cosa los Dacios y los Flamencos; afirmando hallarse
en Sarmacia y Polonia los montes Rifeos; y pone, que el ámbar es
goma que nace de un árbol. Otros de miedo no osan tocar los vicios
de los Príncipes, por tiranos que sean. Otros adulando a los señores,
fingen su origen antiquísimo con declaradas mentiras, como las de
Unibaldo Bárbaro, que escribiendo la Historia de los Francos,
imagina, fuese la Scitia Sicambria, Príamo mozo, y otros nombres de
lugares y Reyes jamás tocados por otro Historiador, sin faltar
modernos, que escriben decendencias desde Adán hasta estos
tiempos por línea recta, dando centenares de abuelos con nombres
imaginados, y casi diabólicos. Desta mezcla es también Vitilchindo,
afirmando, haber venido de Macedonia los Sajones primeros
habitadores de la Germania, y los deriva de Alejandro Magno. Otros
escriben historias puramente fabulosas, como las de los Reales de
Francia, de Morgana, Falerina, Magalona, Meleusina, Amadís,
Florando, Tirante, Florisel, Canamor, Arturo, Lancerote, y Tristán.
Dejo las dentelladas que se dan unos a otros, menoscabándose por
instantes así con indecentes palabras, como con oposiciones
extravagantes, causa de no estar seguro Herodoto de Argesilao;
Helanico de Éforo: Éforo de Timeo; Josefo de Egesipo; porque
cualquiera procura hacerse valiente, mostrando ser él solo el docto y
verdadero.
Lo que no puedo sufrir es la demasiada estimación y caso que se
hace entre Cristianos de las historias Gentílicas, como en especial de
Cornelio Tácito, habiendo tanta diferencia destos a aquellos tiempos
en gobierno y costumbres. Imperaban entonces los Césares
tiránicamente. Ardía a Roma en vicios. Eran abominables las
opresiones; atrocísimas las muertes, torpes los espectáculos, y
nefandos los excesos. Reinaban las crápulas, vinolencias y
sensualidades, y en fin por todas partes campeaban solamente
desórdenes, envidias, acusaciones, odios, rancores, venenos,
destrozos, y cosas así. Sed corsum haec? Pregunto ¿de qué sirve hoy la
remembranza de tantas y tan asquerosas maldades? Paréceme se me
da en los ojos con Opposita iuxtase opposita etc. Como si se dijese, para
que sirvan aquellas calamidades y miserias, de aborrecer semejantes
vidas, de escarmentar en ansias ajenas, y de no incurrir en tales
absurdos. Respuesta por cierto verdadera en parte, mas en todo
frágil, y no poco diversa del loable estilo que para nuestro bien
escogió nuestra Madre la Santa Iglesia Católica, prudentísima Rectora
del mundo, como ilustrada y regida por el Espíritu Santo. Ésta nos
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
373
representa todos los días la virtud, constancia y santidad de sus
justos, para que con su recordación los imitemos y sigamos. Díganme
pues ¿a qué propósito tanta impresión de Cornelios en Romance,
tanta ostentación de Gentilidad, sino al de estragar ignorantes, y
hacer que como inclinados a lo peor, lisonjeen los hombres a sus
apetitos con depravados ejemplos de antecesores? Según esto
condeno así antiguos como modernos Historiadores, que con
afectado estudio, y cuidadosa distinción encarecen los vicios y faltas
de quien escriben; supuesto, no es digno de decirse todo lo que corre
a la lengua y pluma. Antes conviene eligir cosas que enseñen y
encaminen a la perfeción, no incidentes que estorben y divertan los
ánimos.
Mas volviendo a mi propósito digo, que en razón de los
Históricos discurre por extenso Beroaldo en sus Anotaciones contra
Servio. Dicen algunas cosas Policiano en su Lamia; Juan Baptista
Bernardo en su Seminario; y el Barbarana en la 3 part. de su oficina.
Entre los Historiadores antiguos se cuentan Marsilio Lestio, que trató
de origine Italiae, et Turrenorum: también Porcio Catón de origine
Gentium, et urbium Italiccarum: Arquíloco Griego de temporibus,
Metástenes Persa de iudicio temporum, et annalium Persarum: Filón
Hebreo de Temporibus: Cayo Sempronio de divisione Italiae: Quinto
Fabio Pintor de Aureo Seculo: Beroso Babilónico, y Manetón Egipcio.
374
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De los Astrónomos y Astrólogos.
Discurso XXXIX.
L
A Astronomía (según Isidoro y otros) parece sea no poco
diferente de la Astrología, supuesto trata la misma casi como
en teórica, del mundo en universal, de las esferas, y orbes en
particular, del sitio, movimiento, y curso de los mismos, de las
Estrellas fijas, Aspectos, Teórica de Planetas, Eclipses, Eje, Polos,
Cardines, Climas, Hemisferios, diversos círculos, Ecéntricos,
Concéntricos, Epiciclos, Estaciones, Retrocesiones, Accesos, Recesos,
Raptos, y varios movimientos; con otras cosas pertenecientes a los
Cielos y sus Astros; explicando por qué se llamen así los términos
desta facultad. Mas la Astrología (hablo de la que se dice natural)
pone en práctica y en ejecución los cursos de Cielos y Estrellas, y
Estaciones de tiempos, haciendo natural juicio de futuros sucesos;
siendo diferente de aquel género de Astrología Judiciaria
supersticiosa, que siguen los Matemáticos, en que se describe el
nacimiento de los hombres, y sus costumbres, de quien se discurrirá
al fin déste, declarando qué suerte de verdad o falsedad se halle en
ella, con remitirnos siempre al mejor juicio; y en particular a lo que
determina la Santa Iglesia Romana, y Doctores Católicos.
Hablando pues de la Astronomía, y junto de la Astrología natural,
que son como hermanas, unidas y abrazadas entre sí, está claro ser
ésta, y aquélla; o una tomada por otra; digna de toda estimación.
Cuanto a lo primero la encomiendan muchos autores gravísimos,
escribiendo Isidoro haber sido los antiguos Egipcios inventores de la
Astronomía; si bien los Caldeos fueron los primeros que enseñaron la
Astrología en práctica, y también la observancia de los nacimientos.
Por eso (según Josefo Hebreo) la aprendieron los mismos de
Abrahán, habiéndose (como tiene el mismo) derivado de los hijos de
Set, nietos de Adán. Afirman los Griegos haber hallado Atlante esta
ciencia; y así fingieron después los Poetas sustentase a Olimpo con las
espaldas. Plinio atribuye la invención a Belo, aunque en otra parte a
los Fenicios. Escribe Luciano, haber sido los Etíopes los primeros que
enseñaron esta facultad, y que de los mismos la aprendieron los
Egipcios, si bien con imperfeción. De aquí es atribuir Diódoro Siculo
tanta inteligencia de la misma a los Babilónicos y Caldeos; haciendo
lo mismo Filón Hebreo. Mas séase quien se fuere el inventor, esta
ciencia da por lo menos muestras de ser insigne y célebre, por la
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
375
copia de autores famosos que la siguieron; como entre los antiguos
Anaximandro Milesio, discípulo de Tales, que fabricó la Esfera, y
notó la conversión del Sol, y los Equinocios; Eudoxo Gnidio,
nobilísimo Astrólogo, que escribió en versos desta ciencia
singularmente; Conón Egipcio, que dejó escritos della siete
volúmenes ingeniosos, por quien mereció ser loado de Virgilio en
aquellos versos bucólicos:
In medio duo signa Conon, et quis fuit alter?
descripsit radio totum qui gentibus orbem.
Julio Higinio familiarísimo de Quintiliano, que escribió seis libros de
los signos celestes; Hiparco Niceo que trató de las estrellas fijas, y del
movimiento de la Luna contra Platón; y que (según Plinio) halló los
instrumentos Matemáticos; Maneto Egipcio, que dejó escritos en
versos los efetos de las Estrellas, como refiere Celio; Cayo Manilio
Antioqueno, que hizo Poemas Latinos de la Astrología; Publio
Nigidio Fígulo sabio Astrólogo, a quien loa Lucano, cuando dice:
At Figulus cui cura deos, secretaque mundi
nosse fuit, quem non stellarum AEgyptia Memphis.
AEquaret visu, numerisque moventibus Astra.
Cleostrato que halló primero los signos del cielo; Endimión que fue el
inventor de la naturaleza de la Luna; causa de que fingiesen después
los Poetas haberse enamorado la misma dél; Necepso Rey de
Egipcios, a quien Julio Firmico llama Justísimo Emperador y máximo
Astrólogo, Arato, Tales Milesio, Teón Alejandrino, Enopides Quío,
Arquita, Horo, Apolonio Tianeo, Ptolomeo, Egipcio, que igualó a
todos los antiguos en las ciencias, ilustrando los instrumentos que
halló Hiparco. Demás se ponen en este Catálogo Timocar, Leptino,
Proclo, Menelao, Trasibulo, Doroquio, Alfarabio, Azarquel, Tebit,
Andruzagar, Uvelio, Albumasar, Albumeter, Albategni, Mesebala,
Egimondo, Betón, Almanzor, Zael, Alquindo, Alboalí, Alí Heben
Rodoam, Abrahán, Abenezra, Omar Tiberino; y entre más modernos,
el Rey don Alonso, Pedro de Aliaco, Guido Bonato, Sacrobosco,
Pedro de Abano, Juan Linerio, Francisco Esculanio, Purbaquio,
Moterregio, Blanquino, Lucio Belancio, Stoflerino, Juan Sconer,
Cipriano Leovicio, Francisco Soizosio, Francisco Iuntino, Juan Stadio,
Gerardo Cremonés, Jacobo Médico hijo de Maestro Isac, Marco
Calvo, Maestre Juan de Sicilia, Juan Denaco, Juan Laureaco, Juan
Garceo, y otros muchos sumamente doctos así en Astrología, como en
Astronomía. Es por el consiguiente la Astrología digna de
376
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
recomendación, por la aprobación de hombres doctísimos en otras
profesiones que la aprobaron. Aristóteles (según Juan Baptista Avioso
excelente Matemático) muestra tener el cielo verdadera acción en
estas cosas inferiores, por causa del movimiento, de la luz y de su
influencia; sintiendo en otra parte ser todas las virtudes inferiores
gobernadas por las configuraciones superiores; y en otra, causarse las
generaciones, y corrupciones por acceso y receso del sol en el círculo
oblicuo. En los Problemas (como alega Iuntino) reduce la convulsión
de los instantes a los movimientos de la Luna: mas particularmente
en el proemio de la Política, queriendo mostrar la utilidad de la
Filosofía, trae el ejemplo de Tales Milesio; que siendo notado de
pobre, mostró despreciaba voluntariamente las riquezas, recibiendo
gozo con sólo saber pronosticar de qué manera podría en breve
hacerse rico, como le sucedió; porque reconociendo una venidera
penuria de aceitunas, reservando mucho aceite, cuando llegó la falta,
lo vendió en tanto, que se hizo en un instante rico. De aquí se saca ser
la Astrología parte de la Filosofía natural, y utilísima para cualquiera
que la poseyere con fundamento. Apruébala asimismo Averroes, por
descubrir ser uno de los que atribuyen las primeras cuatro calidades a
la acción de los cuerpos superiores, loando grandemente a los
antiguos, que dijeron dar algunos de los cuerpos celestes el cálido y
seco: algunos el cálido y húmedo: algunos el frío y seco: algunos el
frío y húmedo: y así ser las cuatro primeras calidades comunes a los
cuerpos celestes. En otra parte confirma tener las Estrellas no sólo la
comunicación, sino las proprias acciones sobre cada cosa en su
género, como Saturno, que tiene su propria acción en las plantas y
minerales, pudiéndose decir lo mismo en las otras Estrellas. Platón
afirma, no hacerse nada en este mundo inferior, que deje de tener su
nacimiento de celeste causa. Galeno apunta ser toda sustancia
corpórea animada, conjunta a los Planetas y Estrellas del Zodíaco,
para tomar sus influencias. Damasceno confiesa, suceder los defetos y
enfermedades por la variación y mudanza de las Estrellas. Por tanto
dijo Alberto Magno aquella insigne sentencia:
Dios Criador del cielo y tierra instituyó el cielo sobre los elementos, para
que con su movimiento engendrase, corrompiese y conservase todas las
cosas.
Boecio parece decir también lo mismo en aquellas palabras:
Dios por sí solo dispone todas las cosas; mas para perficionar las obras
dispensa las inferiores por las superiores.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
377
Santo Tomás de Aquino tiene, gobierne Dios todas las cosas inferiores
por las criaturas superiores; esto es, por las segundas causas, y que de
la virtud de los cielos reciban aquéllas sus formas y especies. El
Suesano entre modernos Filósofos, aprueba la Astrología, habiendo
en más lugares hablado loablemente della, y en especial en los libros
de sus erudiciones. Pereto Mantuano varón de no poca autoridad,
tratando de los prodigios y de sus efetos, los atribuye todos a la
diversa posición de las Estrellas, trayendo el ejemplo de aquel niño
que pone Abenragel Astrólogo, que en espacio de venticuatro horas
habló, pronunció su muerte, y declaró había nacido sólo para
manifestar al padre la ruina de su estado. Mas el alto conocimiento de
las Estrellas fue por Ovidio elegantemente exaltado en aquellos
versos:
Foelices animae, quibus haec cognoscere primum,
inque domos superas scandere cura fuit.
Non venus et vinum sublimia pectora fregit,
officiumque fori, militiaeve labor.
Tocó también esto Virgilio diciendo:
Foelix qui potuit rerum cognoscere causas,
atque metus omnes, et inexorabile fatum
subiecit pedibus.
Escribiendo San Gerónimo a Paulino, afirma, ser utilísima para los
hombres la ciencia de los Médicos y Astrónomos. Dionisio
Areopagita fue grandísimo inquiridor de la Astronomía, y así por su
medio conoció el eclipse milagroso y sobrenatural de la pasión de
Cristo, viendo se hacía en el plenilunio, de suerte que exclamó en
Atenas:
O padece el Dios de la naturaleza, o se disuelve toda la máquina del
mundo.
Cristo Nuestro Señor viene a comprobar la Astrología, cuando en San
Mateo dice a los Fariseos y Saduceos:
Facto vespere dicitis, Serenum erit; rubicumdum est enim coelum: Et
mane: Hodie tempestas; rutilat enim triste coelum.
El Abad Panormitano la admite por ciencia lícita y verdadera. Santo
Tomás concluye diciendo, ser los cuerpos celestes causa de toda
alteración y movimiento en este mundo inferior. Scoto es de opinión
que tengan las Estrellas acción en elementos, en mistos, en cosas
animadas, inanimadas y sensitivas. Sin esto quiere Hipócrates sea el
378
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Médico versado en la Astrología, llamando al que la ignorare ciego y
de corta capacidad. Hiparco dice también, ser el Médico sin la
Astrología como el ojo que no está en potencia para obrar. Esto
confirman Apolonio, y Albumasar, que llama a la ciencia de los
Astros principio de medicina. A este propósito apunta Hipócrates, ser
la Astrología, si se considera en razón de las cosas superiores, no
pequeña parte de la medicina. Hérmetes dice, conviene al médico de
necesidad saber y considerar la calidad de las Estrellas y sus
operaciones, para que tenga noticia de varias enfermedades y de los
días críticos; porque sin duda es alterable la misma naturaleza según
los aspectos y conjunciones de los cuerpos superiores. Ludovico
Vivaldo certifica, convenir a un Teólogo saber Astrología, por
hallarse a cada paso en la sagrada Escritura cosas de los cielos, del
curso del Sol, Luna y Estrellas. Y de aquí es, haber hecho Pedro
Aliaco Cardenal Cameracense la concordancia de la Astronomía con
la Sagrada Teología. Para crecer las honras desta ciencia, propongo
junto con Belancio haber sido seguida de inumerables personas
doctísimas antiguas y modernas. Entre los últimos se hallan Juan
Marliano, Paulo Florentino famoso Matemático, Marsilio Ficino, y
Ángelo Policiano, que tuvo por instantes comercio con hombres
insignes en esta ciencia. Ensálzanla también Baptista Alberto,
Francisco Nino Senés, que la expone; y Luquino su discípulo que la
declara, sin otros muchos de quien es favorecida y abrazada. Su
provecho es bien notorio. Descubre los tiempos de plantar, sembrar, y
contar: rastrea abundancias, o carestías, lluvias, vientos, tempestades,
terremotos, pestilencias, mortandades de animales, y cosas así; causa
de que Hesíodo Poeta cantase aquellos versos.
Una post decimam foelix incidere vites,
et tempestivam segeti supponere falcem,
tertia post decimam plantantibus optima surgit.
Virgilio hablando de la naturaleza de los Planetas dijo:
Atque haec ut certis possimus discere signis,
aestusque pluviasque et agentes frigora ventos,
ipse pater statuit, quid menstrua Luna moveret,
Sol quoque et exoriens, et cum se condit in undas
signa dabit, solem certissima signa sequentur.
También Francisco Patricio enseña ser la Astrología provechosa en
toda República por causa de la agricultura, que expone doctamente a
sus profesores. Por eso el referido Hesíodo escribió:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
379
Pleiados est subigenda seges Athlantidis ortu,
haec autem sese estella condente serendum est.
Columela enseña, observarse cualquier día con razón Astronómica
así para provecho de las cosas del campo, como para huir muchos
peligros, de quien nos hacen cautos los doctos desta disciplina en sus
pronósticos.
En suma, la Astrología natural como verdadera, es ciencia
utilísima, y necesaria sumamente para la vida humana; mas no por
eso dejan de hallarse muchos errores en los autores de la misma, sin
infinitas repugnancias que la hacen sospechosa, dándola casi una
engañosa estimación, como sucede en todas las ciencias; por manera
que Plinio considerada la inconstancia de sus autores, oso decir
públicamente ser tal arte de poca consideración. Cuanto a lo primero,
acerca de sus principios defieren entre sí Indios, Caldeos, Egipcios,
Judíos, Griegos, Árabes, Latinos, y juntamente antiguos y modernos.
Platón, Proclo, Aristóteles, Averroes, y casi todos los Astrólogos antes
del Rey Don Alonso, pusieron solamente ocho Esferas. Hermes, y
algunos Babilónicos pusieron nueve, a cuya opinión se llegan
Azarquel Moro, Thebit, Maestre Isac, Alpetrago, y Alberto Magno.
Todos los Astrólogos modernos ponen la décima Esfera. El Rey Don
Alonso a veces siguió el parecer de Maestre Isac llamado Bazán,
teniendo sean nueve; mas cuatro años después que publicó sus tablas,
siguiendo la opinión de Albubasén, del Moro, y Albategni, se volvió a
las ocho. También Maestro Abrahán Abenezra, Leví, y Abrahán
Zacuto, son de parecer no haya alguna Esfera movible sobre la
octava. Acerca del movimiento de la misma octava, donde están las
Estrellas fijas, combaten asimismo grandemente. Los Caldeos y
Egipcios afirman moverse la misma sólo en un modo, llegándose a
éstos Alpetrago, y entre modernos Alejandro Aquilino. Los
Astrólogos desde Hiparco hasta nuestros tiempos, dicen se revuelve
diversamente. Los Judíos Talmudistas, y Tebit le atribuyen doblado
movimiento; esto es, el suyo proprio, y el otro de la nona Esfera.
Azarquel y Juan de Monterregio, le aplican sólo el de trepidación. Los
Astrólogos más modernos le dan movimiento de tres suertes, el uno
proprio llamado de trepidación, que se viene a cumplir en siete mil
años: otro de giración de la nona Esfera, cuya revolución no se acaba
en menos de cuarenta y nueve mil años; el tercero de la décima
Esfera, que llamamos movimiento del primer móvil, o movimiento
rapto, o diurno, que vuelve cada día a su principio en término de un
día natural. Tampoco concuerdan en la medida del movimiento de la
380
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
octava Esfera, y de las Estrellas fijas: supuesto dice Ptolomeo,
moverse las tales un grado en cien años. Albategni tiene se haga en
sesenta y seis años Egipcios, a quien siguen Leví, juntamente con
Zacuto, y el Rey Don Alonso el Sabio, en la corrección de sus tablas.
Azarquel Árabe afirma se mueven un grado en sesenta y cinco años;
Hiparco en setenta y ocho; Josué, Moisén, Abenezra, y Ben Rodoam
en setenta; Juan de Monterregio en ochenta.
Menos se ajustan en el movimiento del cielo cristalino, o nona
Esfera. Porque cuanto a lo primero es de parecer Alpetrago, haya aún
ahora en los Cielos varios movimientos ignorados de los hombres.
Tampoco fue hasta ahora conocido el movimiento de Marte, de que
se lamenta Juan de Monterregio en cierta carta escrita a Blanquino.
Guillelmo de S. Clodoaldo Astrólogo famoso, escribió habrá
trecientos años el error deste movimiento, sin que alguno de los que
sucedieron tras él le supiese corregir. Lo que más ha parecido
imposible, es hallar la verdadera entrada del Sol en los puntos
Equinociales, como lo prueba Leví con muchísimas razones. Cuanto
al movimiento del Sol, y medida del año, son también por estremo
varios Hiparco, Ptolomeo, Maestro Leví, Albategni, Abenezra, y el
Rey Don Alonso. De las imágines del Cielo, y de la consideración de
las Estrellas fijas, juzgan de un modo los Indianos, y de otro los
Caldeos; de uno los Hebreos, y de otro los Árabes. No son menos
diferentes en el orden de los Planetas. Algunos con Platón ponen la
Esfera del Sol después de la Luna. Los Egipcios ponen el Sol entre la
Luna, y Mercurio. Aristarco Samio le puso inmovible en medio del
mundo; y cercándole con Mercurio y Venus, puso sobre Venus el
orbe Magno, que abrazaba la tierra con los elementos, y la Luna
juntamente. Tal error renovó Copérnico, que por esta locura es
juzgado de Francisco Maurolico por digno de reprehensión.
Arquímedes, y los Caldeos ponen al Sol en el cuarto orden.
Metrodoro Quío, Anaximandro y Crates, dicen ser el Sol el último de
todos después de la Luna. Entre éstas mezclan otras Estrellas
errantes, y luego las fijas; que todas cree Jenócrates moverse en la
misma superficie. Mas ya que juntamos las diferencias, y
contrariedades de los Astrólogos, es menester añadir lo que dice
Andrés Sumario, grandísimo Matemático, hablando del movimiento
de las Estrellas en esta forma:
Ignoro si se pueden saber los movimientos de las Estrellas; mas sé bien
con certeza que hasta ahora no están sabidos.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
381
Dando por razón suceder esto por el engaño de los instrumentos de
que se sirven los Astrólogos, para la medida, por no poderse hacer
alguno (según Enrique Maquiliense) tan perfeto, que deje de ser
defectuoso por algún camino. Refiere a este propósito Abrahán Judío
el ejemplo de dos Astrolabios, formados con suma diligencia por dos
hermanos célebres en esta profesión, para observar la altura del Sol
en la entrada de Aries; los cuales en vez de mostrar lo mismo fueron
diferentes en dos minutos. También el referido Enrique cuenta haber
visto otros dos en París, que hicieron una prueba mucho más
distante, por haber intervenido la diferencia de cuarenta y dos
minutos. Y León Hebreo, según Pico, habiendo imaginado un nuevo,
y sutil instrumento de Matemática, llegado con él a la prueba para
observar algunos Planetas, dice haber hallado discrepaba uno de otro
dos grados, aplicando toda la culpa desto al aire: con que concluyen
los adversarios de la Astrología, tener en sí poco de verdadero y
cierto. A esta ciencia finalmente pertenece tratar de los orbes, de las
Esferas, Ejes, Polos, o Cardines, de quien tratan Proclo, y Cleomedes
en el primer libro de los Círculos mayores y menores, explicados por
Macrobio. De las Estrellas errantes y fijas: escriben Albategni, y
Alfragano, cuyo número conocieron los Sabios ser de mil y noventa y
ocho, habiendo tratado de las primeras con diligencia Alejandro
Picolomoni, Jorge Purbaquio, Erasmo Osubaldo, Filipo Imiseno,
Blanquino, Prugnero, Lucas Gaurico, Taisnerio y otros. Asimismo de
los signos celestes, de quien discurre Galeoto Marcio, y el Postelo,
declarando, por qué causa los llamen los Astrólogos con nombre de
los movimientos celestes, de los sitios, de los orbes, de sus cursos, de
las materias, de las formas, de las antegradaciones y retrocesiones, de
las Estrellas, de las Conjunciones de los Planetas, de los Aspectos, de
las Figuras, y de otras cosas poco convenientes a un breve discurso
como éste.
Tres son los principios de la Astrología, el Zodíaco; los Planetas, y
las doce casas del cielo. El Zodíaco consta de doce signos, tratados ya
en el discurso de los Pronósticos y Lunarios. Estos se dividen en
móviles, fijos, comunes; y en cuatro triplicidades, que son aéreos,
ácueos, térreos, ígneos. En los Planetas se consideran cinco cosas;
casas, exaltaciones, naturalezas, calidades, y aspectos, de cuyos
fundamentos se saca aquella Astrología Judiciaria, de que al presente
discurriré, pareciéndome será materia bien recebida de los curiosos
que la desean ver tratada con alguna particularidad.
382
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Es menester advertir (según declara Pedro de Aliaco, y tras él
Francisco Iuntino) haber sido tres las opiniones de los Astrólogos;
una de medio, y dos verdaderamente estremas. La primera estrema
fue la de los Stoicos y herejes Priscilianistas, que pensaron obraban
los cielos en nosotros de necesidad (como refieren San Agustín y
Santo Tomás) diciendo, no se podía huir lo que venía de arriba,
nombrando hado a esta virtud celeste. Y en esta opinión convinieron
(como escribe Cicerón) Demócrito, Heráclito, Empédocles, Austides,
y otros muchos Filósofos. Entre Astrólogos Frenecio, Sentirión, y
Posidonio. Entre Poetas Lucano, que dice:
Praecepsagit omnia fatum;
Séneca:
Regitur fatis mortale genus ;
Ovidio:
Ratio fatum vincere nulla valet;
Juvenal:
Plus etenim fati valet hora benigni,
quam si nos Veneris commendet epistola Marti.
Y creció tanto este error entre Gentiles, y en especial entre Babilónicos
y Caldeos, que (como refiere Filón Hebreo) ofrecieron sacrificios y
encienso a las intelligencias que mueven los cuerpos celestes, y en
todas sus operaciones observaron el curso de las Estrellas; como si de
sólo ellas dependiese la vida y salud del hombre. Por eso amenaza
Dios en Esaías Profeta a estos consultores de Estrellas, que sin acudir
a Él siguen la vanidad y locura desta opinión en todo falsa, impía y
errónea, como quien nos priva de la libertad del libre albedrío,
constituyendo a Dios no voluntario, sino natural agente.
La segunda opinión estrema es la de aquellos que niegan, poder
las estrellas cosa alguna en nosotros; sino que Dios por sí mismo lo
rija todo sin comunicar por algún modo su gobierno a las segundas
causas. Esta opinión reprueba Santo Tomás, mostrando, que si bien
Dios cuanto al orden dispone toda cosa por sí, cuanto a la ejecución
rige los cuerpos inferiores por medio de los superiores. Scoto tiene,
obren las Estrellas por naturaleza en nuestros cuerpos, inclinando el
alma a bien o a mal. También San Agustín dice:
Non usque quo absurde dici potest ad solas corporum differentias aflatus
quosdam valere sidereos.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
383
Damasceno afirmaba, constituir unos y otros Planetas diversos
complexiones, hábitos y disposiciones en nosotros. Lo mismo
confirman San Dionisio Areopagita, San Buenaventura, y Juan Bacón.
Por tanto se puede afirmar por verdadero (dice Santo Tomás) lo que
pone Ptolomeo en el Centiloquio, Aforismo 38:
Cuando Mercurio en el nacimiento de alguno estuviere en alguna de las
casas de Saturno, y él se hallare fuerte en su ser, da capacidad para
entender de raíz las cosas.
Pueden también las Estrellas ser por accidente causa de nuestra
buena y mala voluntad; porque cuando el sentido está bien
organizado, la voluntad se dobla, y se inclina a regir bien: mas
cuando el mismo está desordenado, procede malamente en sus
operaciones, respeto de tal inclinación. Por eso hacen los Astrólogos
las conjeturas de buenas o malas costumbres, y de infortunios o
prosperidades; y así Santo Tomás dice:
Por la mayor parte aciertan los Astrólogos en lo que toca a juzgar las
costumbres de los hombres, porque son pocos los que resisten al sentido.
Y en otra parte;
Aunque Dios mueva nuestra voluntad, el Ángel la ilustre, y el cielo la
incline a obrar bien o mal; con todo eso cuando alguno fuere dichoso, se
dirá cuanto a Dios bien regido; cuanto al Ángel bien guardado; cuanto al
cielo bien nacido.
Por manera, que si alguno pudiese saber la virtud de los signos, y de
las Estrellas puestas en ellos, conocería con certeza cuánta fuese la
influencia del cielo, y se podría pronosticar de toda la vida del
nacido: si bien ninguna de aquellas cosas impone necesidad,
pudiéndose en más modos impedir por Dios y por los hombres;
porque
Sapiens dominabitur Astris,
como afirma Ptolomeo.
La tercera opinión de en medio es la de los mas sabios, que tienen,
obren los cuerpos celestes en nosotros contra la vía segunda; mas no
por necesidad contra la primera. Ahora con esta distinción se
responde generalmente a los calumniadores de la Astrología
Judiciaria; declarando ser reprobada la que impone necesidad en las
cosas. En esta conformidad dice la Glosa de un decreto:
384
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
No se reprueba aquella Astrología que deja de imponer necesidad en los
cuerpos superiores.
Así concede la Iglesia la que dice inclinar las Estrellas; mas no
necesitar. También se afirma, ser reprobada la Astrología Judiciaria,
cuanto a una investigación superflua y supersticiosa. Por eso dice San
Agustín:
Olvidose ya entre Católicos la Astronomía; porque en tanto que con
demasiada curiosidad se ocupaban en ella, atendían menos a las cosas que
importaban más para la salud de las almas.
Y caían por su ocasión muchas veces los hombres en idolatría,
creyendo ser necesitadas las criaturas de los cuerpos celestes, no
siendo verdadero, como refiende Bartolomé Sibila. Mas porque Pico
Mirandulano (si acaso aquel tratado contra los Astrólogos no es de
Fray Gerónimo Sabonarola, como algunos tienen) se alargo, y no
poco contra la Judiciaria, hiriendo y maltratando junto con otros a los
Astrologantes deste género, iré tocando algunas objeciones, que éste
con muchos secuaces apuntó contra ellos, y pondré las respuestas del
Belancio, y de Fray Miguel de Pietrasanta, para que los aficionados
puedan deleitarse con la sutileza de unos, y prontitud de otros; sin
dejar de añadir otras cosas, sólo con intento de que la verdad se
descubra y manifieste mejor.
Dicen cuanto a lo primero, ser vana esta Astrología; por haberla
menospreciado los más insignes Filósofos del mundo; como Platón,
Aristóteles, Demócrito, Epicuro, Séneca, y otros. Este fundamento
reprueba Belancio con decir, que tampoco escribieron de Música, de
Perspectiva o Geometría, y no por eso se puede concluir, sean tales
ciencias vanas. Fuera de que arriba se discurrió haber atendido a ella
muchos graves Filósofos. Traen segundariamente contra los
Astrólogos Judiciarios, la autoridad de Esaías Profeta:
Estén agora contigo, y dente salud los agoreros del cielo, que
contemplaban las Estrellas, y computaban los meses, para anunciarte lo
futuro: ves que se han vuelto casi como arista, el fuego los abrasó; y no
librarán sus almas del Infierno.
Y más adelante:
Esta sabiduría y ciencia tuya te engaño. Vendrá sobre ti todo mal, sin
saber su principio. Precipitarán sobre ti calamidades, a quien no podrás
poner límite.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
385
Donde parece condena Esaías al descubierto estos adivinos. Mas
responden los adversarios, proceder esta autoridad contra la falsa
opinión de los Stoicos, Babilónicos y Caldeos, que ponen el hado: y
esta es respuesta de Belancio, de Iuntino, de la Suma Armila y de
Santo Tomás, que para concluirlos mejor convienen en que yerran
grandemente los Astrólogos, si quieren poner alguna necesidad de
hado; si piensan proveer a todas las cosas de los orbes, si entienden
conocer las particulares diferencias de las cosas que anteveen; si no
quieren sujetar, y cometer todo lo que muestra el cielo a la divina
voluntad; si creen no suceder algunos casos por divino querer, fuera
de todo el orden de los cielos: así que contra estos tales procede la
autoridad de Esaías. Lo tercero muestran ser incierta la ciencia
Astrológica, por autoridad de Ptolomeo en el primero de los
Apotelesmos, donde se dice:
La Astrología antes se ocupa sobre cosas verisímiles, que en determinar
con verdad alguna dellas.
A cuya autoridad responde Belancio, haber tenido Ptolomeo en aquel
lugar, ser universal el conocimiento del Astrólogo; y por eso
imperfeto: y aunque se conozcan muchos particulares, se tiene dellos
conocimiento en universal; como sucede en todas facultades: y
afirma, sería cosa por estremo necia lo entendiese Ptolomeo de otra
suerte; supuesto, muestra claro en los Aforismos, rastrearse con esta
ciencia cosas humanas y divinas. Lo cuarto por autoridad de Alí,
afirma Pico también, ser nada eficaz, antes frívola aquella parte de
Astrología, llamada Elecciones. Esto reprueba Belancio en todas
maneras, teniéndolo por pura falsedad, puesto que en el comento
sobre el sexto Aforismo dice todo lo contrario. Lo quinto, porque los
Astrólogos dicen, que si un afortunado se llega al que es infeliz,
participa el uno de la calidad del otro; según la potestad de las
figuras, y su predominio; y así puede ser dispuesto a diversas
calidades el enfermo del Médico, el esclavo del señor, y el hijo del
padre. Por esta razón se burla Belancio de Pico, alegando a Santo
Tomás en su defensa, que dice:
La Imán atrae el hierro por la virtud de los cuerpos celestes, y las piedras
y yerbas tienen otras fuerzas ocultas; así no es de impedimiento, que
también algún hombre tenga por el influjo del cuerpo celeste alguna
eficacia en algunas obras, que otro no tiene; como el Médico en sanar; el
labrador en plantar, y el soldado en pelear.
386
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
De aquí es añadir el proprio, verse cada día Médicos excelentes, que
raras veces sanan enfermos; y otros no tanto, que los curan
divinamente. Niega asimismo que de los cuerpos inferiores, se
saquen las propriedades celestes, que no se pueden atribuir a los
elementos; y Belancio dice lo contrario, por autoridad de Scoto que
afirma, engendrarse en algunas regiones los metales por medio de los
influjos, porque la tierra no causa estas diversidades. Dice asimismo
S. Tomás, ser cosa manifiesta conseguir también los cuerpos
animados fuerza, y eficacia de los cuerpos celestes, sin las que
alcanzan de los elementos para las calidades activas y pasivas que, no
hay duda, sino que están sujetas a las constelaciones celestes. Mas sin
Mirandulano hay otros muchos que arguyen contra los Astrólogos,
probando, no poder tener los mismos noticia del celeste influjo,
porque aún no está formada la revolución del cielo que se hace en
treinta y seis mil años, de quien apenas hemos discurrido una
pequeña parte. A cuya objección responden los Teólogos, que se
puede tener noticia por la ciencia infusa en nuestro primer padre
Adán, dejada por sucesión a sus decendientes; y esto basta. Puédese
también responder con Ricardo de Montepulciano clarísimo
Matemático, negando tal movimiento de la nona Esfera, como lo
niega él en cierto tratado suyo; donde responde a las razones traídas
en contrario; o concediéndolo, dice hacerse la generación, y alteración
de las cosas inferiores, sólo por el movimiento de los Planetas, y de
los luminares debajo del Zodíaco, de cuyos movimientos se ha hecho
muchas veces esperiencia, y que el movimiento de la nona Esfera
confiere poco a éste, por causa de su tardanza. Algunos alegan
asimismo esta razón, que nacerán dos gemelos, a veces no semejantes
de cuerpo, ni en lo demás: como Procles, y Crístenes Rey de
Lacedemonia, que fueron de un vientre, y con todo eso la vida del
primero fue más breve, y mucho más gloriosa. El segundo ejemplo
que alegan, es de Jacob y Esaú, que fueron de cuerpo, y ánimo por
estremo diferentes; y así parece no se pueda hacer juicio que valga de
tales cosas por vía de Astrología. Y porque los Matemáticos suelen
responder ser la constelación momentánea, debajo de quien nace uno,
por cuya causa naciendo éste tras aquél con intervalo, es menester
decir, sean diversas las constellaciones; se opone S. Agustín diciendo,
que si esto fuese así, se seguirá haber de tener un hombre diversas
constelaciones, cosa que redundaría en no pequeño inconveniente;
porque nunca el parto viene de una vez, sino sucesivamente, según
las partes; y así cada una tendría su constelación. A esto responden
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
387
los mismos hacerse toda la impresión celeste en todo cuerpo humano,
luego que sale el nacido, en brevísimo espacio de tiempo, y por eso
varían en un momento las inclinaciones entre dos que nacen. Es bien
verdad que Jacob y Esaú hicieron sus operaciones mayormente
diversas, por causa de las libres voluntades del cielo. Al argumento
de San Gregorio, que en una ciudad a una misma hora nacerá un hijo
de un Rey, y otro de un labrador debajo del mismo Ascendente del
cielo; y con todo con el discurso del tiempo, el hijo del Rey sucederá
en el Reino, y el del aldeano labrará la tierra, y será pobre, y jornalero:
responden, no haberse observado jamás que nazcan dos en el mismo
punto preciso de hora: y si por ventura acaeciese esto en diversas
regiones, tendrán el cielo variamente puesto por la diversidad de los
Horizontes, y Meridianos. Mas aun cuando se concediese, se dice
hacerles diversos los padres naturales, y las voluntades, según que
uno es más o menos afortunado. Fuera de que los Astrólogos no
tienen ser el cielo del todo causa de nuestras dichas, o infortunios,
sino conforme la sujeta materia, que según su disposición recibe más,
o menos el influjo celeste. Esta misma respuesta se da a Marco Tulio,
cuando dice que más personas pudieron nacer en un mismo tiempo,
debajo de las mismas constelaciones de Homero, de Africano, y de
Alejandro: y con todo eso jamás se han visto otros Alejandros, otros
Africanos, ni Homeros. Y cuando el depravado Calvino (robando el
mismo argumento de Marco Tulio) pregunta si en una sola batalla
(como sucede muchas veces) mueren setenta mil personas, como
intervino en la de Canas, si es menester señalar un Horóscopo solo, y
una sola constelación a estos muertos todos en una ocasión,
pareciendo ser esto cosa ridícula; responden, que por particular
constelación pueden todos concurrir en una muerte violenta,
pudiéndose ocasionar la misma del cielo en diversos modos; y
también puede ser una general constelación que tenga virtud de
mover guerras, y así mueren por las mismas, teniendo mayor
afinidad unos que otros con tal constelación. A los que dicen saber
solo Dios lo venidero; responde Santo Tomás, saber solo Dios las
cosas futuras con noticia cierta, y determinada de todas ellas; mas que
los hombres pueden tener universal conocimiento, y no bien distinto.
Hállanse también fuera déstos algunos que contrastan la Astrología,
arguyendo primero por la autoridad de Esaías que dice:
Anunciad las cosas venideras, y sabremos que sois dioses;
a quien se responde, ser sólo Dios el que puede saber las cosas
futuras, que tocan a la libertad humana: por tanto Scoto dice no podrá
388
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
el Antecristo saber los pensamientos y apetencias del hombre en tal
hora. Mas Zael (siguiendo la superstición de los Astrólogos del
tiempo de Esaías) quiere conocer por la ciencia de las interrogaciones,
si un convidado comerá en el convite de un plato, o más; lo que
manifiestamente se reprueba por falso. Traen sin éstas otra autoridad
de Esaías, que afirma:
Ego primus, et ego novissimus, et absque me non est Deus, quis similis
mei vocet, et annuntiet, et ordinem exponat, ex quo constitui nihil
populum antiquum quae ventura sunt annuntiet eis.
A cuyo lugar se responde, prohibir Dios allí solamente la Astrología
divinatoria supersticiosa. A la otra autoridad del libro de los Reyes,
que los hijos de Israel fueron castigados, porque se ocupaban en
adivinaciones; se responde atendían a ellas por encantos, y agüeros
del todo vedados. A la autoridad de Jeremías:
Iuxta vias gentium nolite discere, a signis coeli nolite metuere, quae
timent gentes;
se responde, se prohíbe aquí el temor del cielo en aquellas cosas que
miran la voluntad del hombre, como dice Santo Tomás: mas Mesalac
quería saber con certeza por vía de Astrología, si uno había de ser
Rey, o no. A la autoridad del Eclesiastés:
Grande es la aflicción del hombre, porque ignora lo pasado, y no tiene
quien le anuncie lo futuro;
se responde; tratarse allí contra los que se llaman Astrólogos, y
quieren saber por vía de supersticiones, si una mujer es doncella, o
no; si ha parido, o no. Éstas sigue Zael en su libro de las
interrogaciones. Asimismo se contradice el yerro del referido autor,
que quiere por vía de interrogaciones conocer si un hombre ha de
engendrar en tal mujer, o no. A las otras del Eclesiastés, donde está
escrito,
Si ignora el hombre lo que pasó antes que naciese, ¿quien le podrá juzgar
lo que está por venir?
se responde ser locos aquellos Astrólogos que quieren conocer todos
los particulares, como fue Zael, puesto que según Ptolomeo, el
Astrólogo se debe abstener de pronosticar cosas singulares,
constando la ciencia (según el Filósofo) de las cosas universales, y no
de los individuos, porque sólo los inspirados de Dios anuncian las
cosas particulares. Por eso dice Ptolomeo:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
389
A te et ab stellis est scientia,
casi infiriendo se requiera esta luz particular de Dios. A la sentencia
de San Pablo,
Dies observatis, menses tempora, et annos, timeo ne forte sine causa
laboraverim in vobis:
se responde, reprueba el Apóstol la observación de los tiempos acerca
de tomarse, o recibirse los sacramentos, y hacerse las oraciones;
superstición que reinaba por ventura en los Gálatas: porque también
Alí Abenragel quiso se diesen la Circuncisión y el Baptismo mientras
la Luna estuviese elevada sobre Venus, como se vee en la parte
séptima de su Suma, c. 33. A la autoridad de Job,
Nunquid nosti ordinem coeli, aut rationem eius pones in terra?
se responde, concluye tal autoridad no poder alcanzar perfetamente
la Astrología judiciaria, cosa que se concede. Al lugar del Concilio
Anquiritano, donde dice
Qui divinationes expectant, et morem gentilium sequuntur, sub regula
quinquennii iaceant:
se responde prohibirse allí no la Astrología Judiciaria, sino el adivinar
por vía de Nigromancia, Geomancia, Hidromancia, Piromancia, y
semejantes. Al del Concilio de Martino Papa, donde están escritas las
siguientes palabras restrigadas en el Decreto en la causa veinte y seis,
No es lícito a los Cristianos seguir la tradición de los Gentiles, y
observar, ni respetar los elementos, los cursos de Estrellas y Luna, ni el
vano engaño de los signos en razón de labrar casas, de mieses, de plantar
árboles, o casarse:
se responde con la glosa de aquel lugar, esto es,
Illi reprobantur, qui credunt necessitatem superioribus, unde non est
dicendum quod superiora sint causae rerum, licet sint signa rerum.
Al lugar en que en Alejandro III manda sea impuesta penitencia de
un año a un clérigo que por recuperar cierto hurto de la Iglesia, había
simplemente mirado en el Astrolabio; se responde haber sido
condenado tal clérigo, porque dio crédito a la falsa doctrina que
defiende Zael en su libro de las interrogaciones; esto es, que por tal
ciencia se pueda saber si un ladrón es doméstico, o forastero. A los
lugares de las leyes Civiles, donde está escrito ser lícito aprender, y
ejercer la Geometría; mas no el arte Matemática por ser condenable, y
del todo vedada: y de nuevo en el mismo lugar, que ninguno pena de
390
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
la vida ose consultar agorero o Matemático; se responde, no
entenderse allí Matemáticos por Astrólogos divinatorios, sino los
magos, o hechiceros. A la autoridad de S. Gerónimo registrada en el
Decreto, causa veinte y seis, donde llama superstición,
Observare auguria, requirere cursus stellarum, et eventus ex his rimari,
se dice, reprueba en aquel lugar S. Gerónimo la Astrología
divinatoria, que excede los términos de la ciencia, la cual es enseñada
por Abrahán Abenezra, queriendo se sepa por la ciencia de las
interrogaciones si una cosa hurtada se recuperará, y si volverá un
esclavo fugitivo. Al argumento fundado en el dicho de S. Basilio,
donde afirma ser la misma arte ocupadísima vanidad; se responde
entenderse de la Astrología demasiado curiosa y llena de locuras
Geománticas. Al otro fundado en dos autoridades de San Gerónimo,
donde hablando de los Astrólogos dice,
Hi sunt qui elevantur adversus scientiam Dei, et omne quod geritur in
seculo, fictum sibi scientiam pollicentes, referunt ad opus stellarum, et
occubitus mathematicorum sequentes errores.
La otra sobre Esaías;
Hi sunt qui vulgo appellantur Matematici, et ex astrorum cursu,
lapsuque siderum res humanas regi arbitrantur, et cum salutem aliis
promittant, sua ignorant supplicia,
se responde, contradice San Gerónimo en la primera autoridad a los
Matemáticos que tienen estar sujeta al cielo la humana voluntad: y en
la segunda se opone contra los Astrólogos que quitan la libertad del
albedrío, haciendo por estremo mal. Al lugar de San Agustín, donde
hace una invectiva contra el que eligió una hora precisa para juntarse
con la mujer, se responde, procede rectamente habiendo habido
algunos que creyeron (errando) obre el cielo necesariamente en las
costumbres del nacido. Por eso tiene lo opuesto Ptolomeo. A la otra
autoridad del mismo santo en que dice:
Nihil tam contra Christianos, quam si arti Matematicae adhibeant
curam, haec enim inimica dignoscitur legi Dei,
se responde, habla San Agustín de los que por ganancia dicen cosas
que no se pueden saber por los hombres, contra el precepto de
Ptolomeo. A la otra del mismo, sobre aquellas palabras,
Ego sum vitas,
donde dice:
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
391
¡A cuántos oh buen Dios engañaron los Matemáticos, los cuales por la
mayor parte prometiéndose ganancias hallaron daños!
se responde también en el referido modo. Finalmente a la del mismo,
donde dice:
Genethliaci appellat sunt propter natalitiorum considerationes, etc.
y a la que se halla registrada en el cuarto libro de las confesiones con
estas palabras:
No dejaban de consultar aquellos Planetarios, a quien dicen
Matemáticos, y a quien excluye y condena la Cristiana piedad:
se responde, reprueba en aquellos y otros lugares San Agustín los
falsos Astrólogos, que creen obrar los cielos necesariamente en los
actos y costumbres de los hombres. Al paso de S. Ambrosio, cuyo
tenor es,
Algunos intentaron explicar las calidades de los nacimientos; que es, cuál
sea cualquier nacido, siendo esto no sólo vano sino inútil para los que lo
inquieren y buscan,
y después añade:
Fueron los Apóstoles redimidos y congregados de entre pecadores, no por
la hora de su nacimiento, habiendo sido santificados sólo por la venida de
Cristo,
se responde, habla San Ambrosio contra los que afirmaban
producirse los actos humanos necesariamente del cielo; y también la
entrada del Paraíso. Por tanto añade en el mismo lugar:
El ladrón condenado a cruz no por el beneficio de su natividad, sino por
la confesión de la Fe paso a los gozos del Paraíso. A Jonás precipitó en la
mar, no la fuerza de su nacimiento, sino la transgresión del divino
precepto,
con cuya sentencia conforma Ptolomeo mientras dice:
Non cogitemus ea quae accidunt ex coelo esse necessaria, ut quae sunt a
Deo.
Demás arguyen algunos así contra la Astrología, Albumasar dice
haber significado la conjunción de dos infortunios, el nacimiento de
Mahoma; y otra que después significó su muerte, proposición que
casi excede los términos de Astrología. Sin esto afirma, haber
significado otra conjunción la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo,
lo que parece sea herético. A lo que se responde, haber hablado
392
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Albumasar osadamente, y haber pasado los términos contra la
doctrina de Ptolomeo, que no quiere venga el Astrólogo a lo que es
tan particular. Otros arguyen a los Astrólogos, respeto de juzgar por
las imágines del cielo que fingieron los hombres, como confiesa
Albumasar. Respóndese, que aunque las hayan fingido los hombres,
los efetos de las Estrellas en tales figuras imaginadas son probados
con la experiencia, como dice él mismo, y Santo Tomás. Fuera desto
afirman, decir Hermes que si alguno tuviere a Mercurio en el sexto
lugar de su nacimiento, se convertirá de una fee en otra, que es cosa
vana, no pudiéndose conocer por la posición del cielo; infiriéndose de
aquí, ser también vana la Astrología. A esto se responde, no poder
saber el Astrólogo realmente cosa alguna con certeza en las que
conciernen a la voluntad del hombre, como dice Ptolomeo. Y la sexta
casa (según Alcabicio) es de servidumbre y enfermedad, y no inclina
a religión, como la nona. Demás se arguye en ésta forma: los tiempos
de los verdaderos conocimientos son raras veces iguales, como afirma
Pedro de Aliaco, diciendo:
Raro concordant coniunctiones mediae et verae, nisi quando Planeta est
in auge, vel in opposito augis sui epicicli.
A que se responde, no debe el Astrólogo hacer juicio asertivo, porque
sus juicios median entre lo necesario y lo posible, como dice
Ptolomeo. Parece pues quede en pie la defensa de la Astrología
Judiciaria, habiéndose respondido a todas las objecciones y
argumentos más fuertes de sus adversarios, en testimonio de que se
traen muchos Pronósticos que salieron verdaderos, como el de
Spurina, que recita Plutarco; el cual advirtiendo a César se guardase
de los Idus de Marzo, habiendo llegado éstos sin daño del mismo, y
quedando por eso como burlado de Astrólogo, dijo el propio.
At venerunt illi quidem, sed tamen no praeterierunt.
Y así sucedió, que en tal día le mato Bruto en el Senado. Fuera desto
anunció Asclatarión Matemático a Domiciano, había de ser muerto,
de que ofendido y escandalizado el Emperador, preguntó de qué
género de muerte había él de acabar: y respondiendo, que en breve
había de ser mordido y despedazado de perros, Domiciano para
mostrar la locura del Astrólogo, le hizo matar, y enterrar con
diligencia: mas con todo eso fue por un caso improviso descubierto y
despedazado de perros, quedando el mismo Emperador de allí a
poco muerto; según había pronosticado el Astrólogo. Valerio Máximo
refiere, que habiéndose pronosticado a Esquilo debía morir de un
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
393
golpe, que desde alto había de caer sobre su cabeza, huyendo cuanto
podía los techos, un día que se hallaba en el campo, una águila dejó
caer sobre ella una tortuga, de que murió. Los Caldeos pronosticaron
a Agripina madre de Nerón (según Suetonio) había de suceder su hijo
en el Imperio Romano, mas que la había de matar; sucediendo así
uno y otro. De Silerico Matemático se halla escrito, haber anunciado a
Otón, debía imperar tras Nerón breve tiempo, saliendo verdad. De
Sula Matemático cuenta Téxtor, que preguntado por Calígula del
modo de su muerte, dijo seria con violencia, y acertó. Elio Matemático
predijo el Imperio a Adriano, pasando de la misma manera. Plinio
refiere de Anaxágoras, que adivinó había de caer en la Olimpiada 78
una piedra desde el cielo, y cayó junto al río Egeo. En otro lugar dice,
haber dedicado los Atenienses a Beroso una estatua con lengua de
oro por sus verdaderos pronósticos. Plutarco en la vida de Alcibíades,
y de Pirro, dice de Mesón, que hallándose en la milicia, y anteviendo
había de perder su parte (como sucedió) se fingió loco, y de aquella
manera alcanzó licencia, conservando su vida. Mas ¿qué diré de
Augusto, que habiendo oído de Teógenes Astrólogo, le prometía su
genitura el Imperio Romano, le dio tanto crédito, que divulgó tal
juicio, y estampó luego una moneda con el signo de Capricornio,
debajo de quien había nacido? Bien se descubre pues con tantos
ejemplos la verdad de la Astrología Judiciaria. Así es ella la que
inquiere los grados del ascendente ignoto por la Trutina de Hérmetes,
que declaran Albubater y Leopoldo, o por la regla Animodar, que
exponen Omar Tiberino, Antonio Montelono, Sconer, y Guido
Bonato: o por la regla de los ascendentes buenos o malos de la
persona nacida, que explican Cipriano Leovicio, Juan Stadio, y
Valentino Nabot. La misma declara conjunciones, aspectos,
disposiciones de estrellas fijas, figuras de nacimientos, accidentes de
Planetas en los signos del Zodíaco, direcciones de casas, y sus tablas;
y en fin todos los juicios de cosas universales.
Por otra parte se hallan hoy ciertos Astrólogos, que procuran
cobrar reputación con el vulgo, probando lo que dicen con la
variedad de tantos pronósticos y reportorios, como publican con
expresa mentira de sus dichos, si bien observan en esta parte
admirable cautela; poniendo en las manos de las gentes Lunarios
como las respuestas de Apolo, tan escuras, y dudosas por una parte,
que ni la Esfinge ni Edipo las sabrían desatar: y por otra parte
comunes, que pueden en un instante aplicarse a muchos Príncipes, a
diversas naciones, y a un mismo tiempo a infinitas cosas. Ni es gran
394
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
trabajo el emprender estas adivinaciones, supuesto entre tantas
estrellas como hay en el cielo, es necesario haya algunas que
prometan bien, y otras mal. Por eso pueden muy bien decir, que
tendrán algunos vida, honras, riquezas, grandezas, vitorias, salud,
hijos, amigos, matrimonios, Prelacías, Magistrados; y otros muerte,
desesperaciones, calamidades, destierros, enfermedades, desgracias y
miserias. San Ambrosio pone el ejemplo de un Astrólogo de su
tiempo, que prometió cierta lluvia que sumamente deseada para el
día de la Neomenía, y no vino, hasta que finalmente se alcanzó por
los ruegos de la Iglesia. El Pico pone otro que en Bolonia (madre de
los Astrólogos) dijo, había de llover grandemente cierto día señalado,
habiendo sido el más sereno que jamás se vio. También apunta por
singular el ejemplo de Gerónimo Manfredo único Astrólogo, que
pronosticó a Pino Ordelafo, Príncipe de Forli, en aquel año que él
murió, una vida larguísima; sin conocer tampoco su fatal muerte:
porque el proprio año en que sucedió, había prometido decir cosas
notables, y maravillosas del año siguiente. El mismo engaño refiere
haberle sucedido a Pedro Atendolo, mancebo ingenioso, por la falacia
destos vanos y por estremo engañosos adivinos. Así Cicerón se burla
de los Astrólogos deste género que pronosticaron a Craso, a César, y
a Pompeo, morirían en sus propios lechos, en la patria, en felicidad, y
viejos; sucediendo todo al revés. Por manera que no es maravilla si
Eudoxo oyente de Platón, varón doctísimo en Astrología, y Príncipe
de los Astrólogos (según Tulio) dejó escritas las siguientes palabras:
Caldaeis in praedictione, et in notatione cuiusque vitae ex natal die
credendum minime est:
y Panecio Stoico nombra a Arquelao, y a Casandro, grandes
Astrólogos de su edad; los cuales en las otras partes de Astrología
fueron excelentes, mas no quisieron usar esta Judiciaria, ni enredarse
con ella: Diógenes Stoico concedió bien, que pudiesen pronosticar
alguna cosa de las naturales inclinaciones, y de la aptitud natural por
vía de su ciencia; mas no los ingenios, las costumbres, los ánimos, la
forma del cuerpo, las acciones de la vida; los casos y sucesos
humanos. Así es de notar, ser supersticioso el querer juzgar de los
actos y advenimientos con firme certeza por vía de constelaciones,
como dice San Antonino: porque quita la libertad del albedrío, y las
Estrellas no tienen ningún influjo sobre nuestras almas derechamente
para mover la voluntad, o entendimiento del hombre, si bien los
Planetas y las Estrellas constituyen diversas complexiones,
disposiciones, y hábitos en los cuerpos donde predominan, de la
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
395
calidad de cuyas complexiones son incitados en las potencias
sensitivas (fijadas a los órganos del cuerpo) diversos movimientos de
pasiones, inclinaciones a varios vicios, y pecados, en cuyo modo se
dice ser inclinado el hombre por las Estrellas a pecar: no obstante
puedan tales inclinaciones derivarse también de otras causas, como
de la mala guarda de sí mismo, o por la depravada costumbre que se
convierte en naturaleza, o por alguna diabólica sugestión. Por tanto
Halicarnaseo, Arquelao, Eudoxo, Casandro, Horquiliace, con gran
número de modernos, confiesan, no poderse hallar cosa cierta en la
ciencia de los juicios, así por otras infinitas causas operantes fuera del
cielo, como por la libertad del alma del hombre, y por la buena
inclinación del mismo, por cuyo medio puede impedir los influjos
celestes, que inclinan, mas no fuerzan, como dicen los referidos
autores. También por causa de las reglas de los juicios, que
conteniendo en sí manifiesta oposición, como prueba Pico
Mirandulano, no pueden dar los Astrólogos alguna certeza de
adivinar; y así no es maravilla si Suetonio Tranquilo refiere haber
mandado Tiberio se echasen fuera de Roma los Astrólogos, aunque
después revocase el edito, prometiendo emendarse con dejar
semejante facultad. Tampoco es de admirar refiera Cornelio Tácito,
haberlos desterrado dos veces Vitelio Emperador, trayendo a la
memoria el pecho o alcabala que en Alejandría pagaban estos
Astrólogos, llamado Blaceminón, que suena locura; supuesto consiste
toda su ganancia en una locura ingeniosa, si es que no la queremos
llamar engaño, acudiendo a ellos solamente hombres menguados, y
faltos de juicio natural, porque si la vida del hombre, sucesos, y
suerte, se causara necesariamente de las Estrellas, no fuera menester
tomar nosotros algún cuidado, sino dejarles el cargo a ellas, y sería
superfluo plantar horcas para ladrones, maldecir la crueldad de los
tiranos, y bendecir la virtud de los hombres justos, sino en todas
cosas volverse contra las Estrellas, acometiéndolas a espada y capa
con oprobrios. Por eso son ridículos los antiguos y modernos Poetas,
que desfogando sus locos amores, llaman por instantes a las Estrellas
impías y crueles, riguroso al destino, y acervo a su hado, infiriendo,
se hallen todas las Estrellas conjuradas para su ruina. Mas sobre todo
es de argüir la temeridad de algunos peores que infieles y herejes,
que quieren, dependa, y se reconozca de las Estrellas el don de la
profecía; la fuerza de las religiones, los secretos de la conciencia; el
imperio sobre los demonios; la virtud de los milagros; el poder de los
ruegos, y el estado de la vida futura. Por esta causa quizá dice
396
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Lactancio, haber sido la Astrología invención de demonios.
Últimamente por dar a este punto entero cumplimiento, pasan con
todos los menosprecios del mundo aquellos Astrólogos que
pronostican a otros lo venidero, sin saber anunciar para sí lo presente,
como el Astrólogo a quien Tomás Moro hizo un Epigrama, porque
adivinaba las cosas de otros, ignorando le agraviaba públicamente su
deshonesta mujer. Asimismo se burla Marulo Poeta de cierto Belioto
Astrólogo que no conoció el veneno que se le dio en una copa,
diciendo.
Dum cavet Astrologus perituris sydera nautis,
dum sibi Boletis non cavet, ipse ponit.
De la Astronomía dice algunas cosas Ángelo Policiano en su
Panepistemón, junto con Juan Tomás Frigio, libro 9, y Pedro Gregorio
en su Sintaxi.
PLAZA UNIVERSAL DE TODAS CIENCIAS Y ARTES
397
De los Músicos, así Cantores, como
Tañedores, y en particular de los
Pífaros.
Discurso XL.
M
UCHOS son los que indignamente vituperan la honrosa
disciplina de la Música, alegando no sólo infinidad de
ejemplos, sino de autoridades célebres, para que sus
palabras adquieran entero crédito. Mas esta vez yo espero confutarlas
con redoblada copia de más famosos autores, porque siquiera me
queden los Músicos en alguna obligación. Dicen pues los que sienten
mal de la Música, haberse hallado hombres inteligentes y sabios, que
no sólo la excluyeron, sino que claramente la vituperaron. Refiere
Plutarco, que entendiendo Filipo había cantado Alejandro su hijo
suavemente en cierto lugar, le reprehendió diciendo:
¿No te avergüenzas de saber cantar bien? bástale a un Príncipe tener
ocio para oír cuando otros cantan.
También se lee del mismo Alejandro, que cantando otra vez, le
rompió la cítara Antígono su Ayo, añadiendo:
Ya es tu edad más conveniente para reinar, que para cantar.
Alcibíades Ateniense asimismo despreció de tal manera el Canto, y la
música, que acostumbró llamarla cosa indigna de persona libre. De
los Romanos refieren todas las historias que la tuvieron en sumo
desprecio, dándola de mano en especial Scipión Emiliano, y Catón,
como profesión ajena de las buenas costumbres Romanas. Por tanto
cuenta Suetonio en la vida de Nerón, haber venido el mismo en
poquísima estima y reputación acerca de todos, por ser en estremo
dado a la Música; y particularmente no avergonzándose de salir al
teatro, tocando, y cantando en él; contra quien escribió Juvenal
aquellos versos,
Haec opera; atque haec sunt generosi Pincipis artes
gaudentis foedo peregrina ad pulpida saltu.
Los Reyes de Persia y Media ponían los Músicos entre los
truhanes, haciendo poca estima de tales profesores. Los Egipcios
también (según Isidoro) no querían que aprendiesen los mancebos la
398
CRISTÓBAL SUÁREZ DE FIGUEROA
Música, juzgando, volviese la misma sus ánimos demasiado tiernos, y
afeminados. Por eso Polibio Megalopolitano (según Éforo, y Ateneo)
dijo haber sido hallada la Música sólo para daño y fraude de los
hombres. Esto dieron a entender claramente las mujeres de los
Siconios, persiguiendo tan fieramente a Orfeo, con decir hechizaba y
corrompía con la Música los ánimos de los varones. Homero
introduce al famoso Héctor llamando vil en las armas a Paris, como
quien había adquirido el amor de Elena con el canto lascivo.
San Gerónimo advierte no se oyan en la Iglesia músicos de
teatros. Gregorio Pontífice en esta conformidad dice:
Así por el presente decreto ordeno, y mando, no deban cantar en esta sede
los ministros del santo altar, etc.
Pero más en particular se muestran éstos contra la Música Orgánica,
y juntamente Rítmica, valida y acetada no poco de ingeniosos y
sabios oídos; alegando referir Plutarco la poca estima que hizo della
el generoso Rey Pirro pues siendo loado en un convite por excelente
cierto Músico, mostró no hacer cuenta de tal plática, y mudando
discurso, respondió le parecía Polipercontes un señalado Capitan.
Antístenes Filósofo, habiendo oído nombrar a Ismenio por único
sonador de flauta, o pífaro, dijo, era sin duda un vicioso; porque a ser
hombre honesto no hubiera atendido tanto a tal profesión. Refieren
también, que tocando Palas cierta vez una Zampoña, y viendo su
sombra en la laguna Tritonia, se juzgó tan contrahecha, que por
despecho rompió, y arrojó el instrumento. De la misma manera
quebró Alcibíades una destas Zampoñas, traída por Antigénides, que
era el mejor tañedor de aquel tiempo, avergonzándose de tocarla, por
la fealdad que causaba a su bello rostro. Válense también de que S.
Gerónimo escribiendo a Leta Matrona, y enseñándola el modo de
criar a su hija en buenas costumbres dice:
Surda sit ad organa; thybia, lyra, cithara, ad quid factae sint, nesciat.
Estas y semejantes razones tienen de su parte los contrarios de la
Música: mas se responde, ser todas fr&ia