...

¡A romper TODAS las cadenas!

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¡A romper TODAS las cadenas!
¡A romper TODAS
las cadenas!
Bob Avakian sobre la emancipación de
la mujer y la revolución comunista
© 2014 Bob Avakian. Derechos reservados.
RCP Publications
P.O. Box 3486
Merchandise Mart
Chicago, Illinois 60654-0486
www.revcom.us
Indice
Selecciones de Lo BAsico, de los discursos y escritos de Bob Avakian
(2011) ......................................................................................................................................1
Selecciones de Habla BA: ¡REVOLUCIÓN — NADA MENOS!
Bob Avakian en vivo (un discurso filmado de 2012) ................................................ 4
“Más postales del ahorcado— Los horrores perpetrados
contra la mujer bajo este sistema” .............................................................. 4
“La subyugación de la mujer y la división de la sociedad en amos
y esclavos, explotadores y explotados” ............................................................. 7
“La opresión de la mujer: Un elemento integral de este sistema…
Una fuerza impulsora para la revolución” .................................................... 10
“La rebelión contra la ‘cultura de machos’,
la lucha para eliminar toda la opresión” ....................................................... 13
“¿Es posible que este sistema elimine la opresión de la mujer o
que exista sin ésta? — Una pregunta fundamental, un enfoque
científico de la respuesta”
(de una correspondencia inédita, 2014).........................................................................16
“La nueva síntesis y la cuestión de la mujer:
La emancipación de la mujer y la revolución comunista —
Más saltos y rupturas radicales”
Tercera parte de Contradicciones todavía por resolver, fuerzas que impulsan la
revolución (2009) ................................................................................................................18
“Lo que no dice ‘Virtudes’ de William Bennett o,
necesitamos moral, pero no la moral tradicional”
(de Predicando desde un púlpito de huesos, necesitamos moral, pero no la moral
tradicional, 1999, corregido) .................................................................................................45
“La religión, el patriarcado,
la supremacía masculina y la represión sexual”
(de ¡Fuera con todos los dioses! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente
el mundo, 2009).......................................................................................................................... 48
“Jesús tal como fue”
(de ¡Fuera con todos los dioses! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente
el mundo, 2009) .....................................................................................................................57
“Acabar con el ‘pecado’ o,
necesitamos moral, pero NO la moral tradicional”
(de Predicando desde un púlpito de huesos, necesitamos moral, pero no la moral
tradicional, 1999, corregido)..................................................................................................60
“La Biblia y la matanza de niños:
El derecho al aborto y el rumbo de la sociedad”
(Revolución #13, 28 de agosto de 2005, corregido)............................................................... 63
“La liberación de la mujer y la revolución proletaria”
(de From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to
Revolutionary Communist, A Memoir by Bob Avakian, 2005)............................................ 66
“La hipocresía imperialista y
la opresión de la mujer por el Talibán”
(Obrero Revolucionario #1124, 28 de octubre de 2001, corregido)...................................... 68
“La confusión acerca del aborto”
(de Escalar las alturas y Volar sin una red de seguridad, 2002, corregido)....................... 70
“El Corán, el islam y la opresión de la mujer —
Bob Avakian responde a una carta sobre el Corán”
(Obrero Revolucionario #970, 23 de agosto de 1998, corregido).......................................... 73
Pasaje de Lo que la humanidad necesita: La revolución, y la nueva
síntesis del comunismo, Una entrevista a Bob Avakian, por A. Brooks
(2012).....................................................................................................................................77
“Superar las heridas y cicatrices del capitalismo”
(de la charla filmada de Bob Avakian, Revolución: por qué es necesaria,
por qué es posible, qué es, 2003)............................................................................................78
Pasaje de Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la
humanidad puede volar más allá del horizonte (2010) .................................. 79
Selecciones de Balas, de los escritos, discursos y entrevistas de
Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario,
Estados Unidos (1985)....................................................................................................80
“Pregúntale al Presidente:
Por qué solo la revolución proletaria puede liberar a la mujer”
(Obrero Revolucionario #847, 10 de marzo de 1996, corregido)........................................... 82
Lo BAsico 3:22...................................................................................................................85
Sobre el autor...................................................................................................................86
[Nota de la redacción: Muchas de estas selecciones son pasajes de obras más extensas. Vea
en www.revcom.us la obra completa o información para hacer pedidos del libro o película
fuente de la selección.]
Selecciones de Lo BAsico, de los discursos y escritos de
Bob Avakian (2011)
1:10
Mira a todas estas hermosas niñas en el mundo. Además de las demás atrocidades que
he mencionado, respecto a las y los niños en los cinturones de miseria del tercer mundo,
además de todos los horrores que se amontonarán en su contra —cientos de millones de
personas tienen como destino vivir en medio de la basura y las aguas negras, una vida
que les espera, incluso antes de nacer—, para colmo existe para las niñas el horror que
conlleva el mero hecho de ser mujeres en un mundo de dominación masculina. Y eso es
cierto no sólo en el tercer mundo. Además, en los países “modernos” como Estados Unidos
las estadísticas apenas lo captan: los millones de mujeres que serán violadas; los millones
más de ellas que de forma rutinaria serán menospreciadas, engañadas, degradadas y
muy a menudo brutalizadas por parte de aquellos que se supone que son sus amores
más íntimos; la forma en que tantas mujeres serán objeto de humillación, persecución y
acoso cuando traten de ejercer sus derechos reproductivos a través del aborto o incluso a
través del control de la natalidad; las muchas de ellas que se verán obligadas a ejercer la
prostitución y la pornografía; y todas aquellas que —si no tienen ese destino concreto e
incluso si consiguen algún éxito en este “nuevo mundo” donde se supone que no existen
barreras para las mujeres— estarán rodeadas por todos lados y serán insultadas en cada
momento por una sociedad y una cultura que degrada a las mujeres, en las calles, en las
escuelas y en los lugares de trabajo, en el hogar, a diario en innumerables formas.
Contradicciones todavía por resolver, fuerzas que impulsan la revolución — Tercera parte:
“La nueva síntesis y la cuestión de la mujer: La emancipación de la mujer y la revolución comunista
— más saltos y rupturas radicales”, Revolución #194, 7 de marzo de 2010
2:25
Aquí se presenta un factor muy importante y relacionado. El hecho de que haya
contradicciones sin resolver en el socialismo tiene un lado positivo: moviliza fuerzas que
impulsan la transformación revolucionaria en la etapa socialista, fuerzas que están a la
vanguardia de las contradicciones más decisivas que se presentan en un momento dado
para determinar si la sociedad avanzará o retrocederá. Un aspecto importante de todo
esto es la cuestión de la mujer y la lucha para conseguir su emancipación total. Será una
contradicción decisiva que producirá una lucha muy importante a lo largo del período
socialista.
A eso se suman otras divisiones y desigualdades que quedan de la vieja sociedad… Puede
ser peligroso y causar trastornos que se desencadenan todas esas fuerzas [relacionadas a
esas contradicciones todavía por resolver en la sociedad socialista] para que se expresen,
se movilicen, critiquen y se rebelen, pero la verdad es que eso no es menos necesario en el
socialismo que en el capitalismo. ¡Y los comunistas no tienen por qué temerlo!
“El fin de una etapa — el comienzo de una nueva etapa” (1990)
1
2:30
Esto nos lleva de vuelta al punto muy importante de “El fin de una etapa — el comienzo
de una nueva etapa” acerca de las contradicciones aún no resueltas bajo el socialismo.
Lo que se dice ahí es otra forma de expresar el entendimiento de que la lucha por la
emancipación total de la mujer será una parte crucial de “la última revolución”. En
otras palabras, esto será un componente crucial que impulsa y propulsa no sólo la
lucha revolucionaria para derrocar el dominio del imperialismo-capitalismo sino para
continuar la revolución en la nueva sociedad socialista en sí con la finalidad de avanzar
en el camino hacia el objetivo final del comunismo. Lo importante es que, entre las
contradicciones aún no resueltas que quedan en la sociedad socialista las que pueden ser
una fuerza que impulsa y propulsa esa revolución, uno de los aspectos y expresiones más
decisivos de eso serán las formas en las cuales y por medio de las cuales será necesario
seguir luchando por la emancipación de la mujer.
Contradicciones todavía por resolver, fuerzas que impulsan la revolución — Tercera parte:
“La nueva síntesis y la cuestión de la mujer: La emancipación de la mujer y la revolución comunista
— más saltos y rupturas radicales”, Revolución #197, 4 de abril de 2010
Del suplemento “Tres alternativas para el mundo” de Lo BAsico:
En el Manifiesto Comunista, Marx y Engels plantearon que la revolución comunista
representa una ruptura radical con las relaciones de propiedad tradicionales y con las
ideas tradicionales, y que no es posible hacer una ruptura sin la otra. Se refuerzan
mutuamente, de una manera u otra.
En una sociedad en que el papel fundamental de la mujer es parir y criar niños, ¿acaso
habrá igualdad entre el hombre y la mujer? ¡Claro que no! Sin atacar y arrancar de
raíz las tradiciones, la moral y demás factores que refuerzan ese papel, ¿acaso se van
a poder transformar las relaciones entre hombres y mujeres, y abolir las profundas y
arraigadas desigualdades que entraña la división de la sociedad en opresores y oprimidos,
explotadores y explotados? ¡Imposible!
“Tres alternativas para el mundo”, Revolución #13, 28 de agosto de 2005. También está en
Dictadura y democracia, y la transición socialista al comunismo, 2004 y en Observations on Art
and Culture, Science and Philosophy Observations on Art and Culture, Science and Philosophy
(Observaciones sobre arte y cultura, ciencia y filosofía), 2005
2
3:22
No se pueden romper todas las cadenas menos una. No se puede decir que uno quiere
eliminar la explotación y la opresión, pero quiere que persista la opresión de la mujer por
el hombre. No se puede decir que uno quiere liberar a la humanidad, pero mantener a
una mitad esclavizada por la otra. La opresión de la mujer está íntimamente ligada a la
división de la sociedad en amos y esclavos, explotadores y explotados, y acabar con todo
esto es imposible sin liberar completamente a la mujer. Por eso la mujer desempeñará un
enorme papel en el proceso de hacer la revolución y garantizar que esta no pare a medias.
Es posible e imprescindible desencadenar plenamente la furia de la mujer como una
fuerza poderosa para la revolución proletaria.
Revolución #84, 8 de abril de 2007
5:18
En muchos sentidos, y particularmente para los hombres, la cuestión de la mujer y
el querer eliminar por completo las relaciones de propiedad y sociales existentes y su
correspondiente ideología que esclavizan a la mujer, o conservarlas (o quizás “solo un
poquito” de ellas), es un criterio de prueba entre los oprimidos. Es una línea divisoria
entre “querer ser parte” o realmente “querer zafarse”: entre luchar por acabar con toda
la opresión y explotación —y la mismísima división de la sociedad en clases— o por
conseguir una tajada en última instancia.
Revolución #158, 8 de marzo de 2009
(cita originalmente publicada en 1984)
3
Selecciones de Habla BA: ¡REVOLUCIÓN — NADA MENOS! Bob
Avakian en vivo (un discurso filmado de 2012)
[Nota de la redacción: Las siguientes selecciones constan de trascripciones de Habla
BA: ¡REVOLUCIÓN — NADA MENOS! Bob Avakian en vivo (un discurso filmado de
2012). En preparación para su publicación, se han hecho leves modificaciones pero se ha
conservado el contenido y carácter esencial del discurso original de BA.]
“Más postales del ahorcado— Los horrores perpetrados contra la
mujer bajo este sistema”
[del primer disco del dvd]
Al mismo tiempo, millones de mujeres y muchachas son esclavas en la prostitución
y en la degradación cada vez más brutal y más violenta que es la pornografía —
muchas obligadas también a entrar en eso no solamente por penurias económicas, sino
literalmente mediante la brutalidad.
Hace unos años di un discurso titulado Contradicciones todavía por resolver, fuerzas
que impulsan la revolución, y en ese discurso abordé lo que me había señalado un
camarada de nuestro partido con relación a un discurso mío anterior, Revolución: por qué
es necesaria, por qué es posible, qué es, de que existe un paralelo muy real y muy vívido
entre la situación de la mujer, particularmente en la pornografía y la prostitución, y el
fenómeno que describí a comienzos de ese discurso “Revolución.”
Empecé ese discurso con unas descripciones de los postales del ahorcado. Ahora bien,
piensen en esto: Literalmente, en Estados Unidos, hasta los años 1950 y principios de los
años 1960, durante la vida de muchos de nosotros, linchaban una y otra vez a personas
negras. Pero eso no es todo. Generalmente eso ocurría en el Sur, y en muchas ocasiones
cuando se daban esos linchamientos de hombres negros, en particular, eso se hacía en
medio de un ambiente de festival. Se notificaba a la población de antemano que iba a
suceder. La gente —familias enteras, con sus hijos pequeños— acudía a hacer picnic en
el lugar del linchamiento. Y después de que el hombre negro fuera linchado, mutilado
y quemado, se repartían entre algunos en la muchedumbre los pedazos del cuerpo
mutilado, como trofeos. Así es la maldita historia de Estados Unidos, y sé que es difícil
escucharla, pero tenemos que confrontar la realidad de qué es la historia de Estados
Unidos y cómo se construyó y cómo es en realidad. Luego, se tomaban fotos de los cuerpos
calcinados, mutilados y linchados de esos hombres negros y se hacían postales, los cuales
se vendían por todo Estados Unidos.
Y este camarada señaló —y hablé sobre eso en Contradicciones todavía por resolver,
fuerzas que impulsan la revolución— que lo que pasa, particularmente al interior de
la pornografía cada vez más violenta y más brutal, es muy parecido a los postales del
ahorcado: es excitar a los hombres por medio de la tortura física y la degradación de la
mujer, algo que está llegando a ser cada vez más la norma y cada vez más establecido
en la pornografía. Todos deberíamos pensar en el hecho de que una de las formas más
populares de la pornografía, mientras ésta se viene generalizando en la cultura, es la
pornografía de la violación, en la cual en efecto se presenta la violación de una mujer.
4
Y este camarada señaló —y creo que es muy importante reflexionar sobre esto— que
esta sociedad permite cometer agravios contra las mujeres que no serían posibles contra
cualquier otro grupo sin suscitar grandes estallidos de indignación. Pues fíjense en lo que
se presenta en la pornografía, incluso en la llamada pornografía suave, y ni hablar de la
pornografía dura, brutal y violenta. Imaginen que se hiciera una película que presentaba
a los negros en grotescas caricaturas con dientes gigantes y grandes sonrisas, comiendo
sandías y bailando y diciendo muy sumisamente: “Sí, patroncito”. ¿Se puede imaginar
que eso se hiciera sin provocar enormes protestas? ¡No! Y con mucha razón y justicia.
No debería ser que se pudiera hacer eso sin suscitar enormes estallidos de indignación.
O imaginen que se mostraran los linchamientos con el expreso fin de provocar morbo.
Sin embargo, se permite hacer eso en la pornografía y eso no solo no provoca grandes
estallidos de indignación, sino que cada vez más ocurre como la norma en la sociedad. A
propósito, se trata de un negocio de miles de millones de dólares; no se trata nada más de
que unos lascivos mujeriegos produzcan esto en el valle de San Fernando. En este negocio
están involucradas grandes instituciones bancarias y financieras. Están involucradas
grandes cadenas de hoteles, haciendo un negocio de miles de millones de dólares.
Y, como dije, se está generalizando cada vez más al interior de la cultura. Incluso en
los programas de televisión que no son pornográficos en sí en el sentido literal, ¿cuántas
veces se oye que los hombres dicen: “Bueno, veamos un poco de pornografía”? Es lisa
y llanamente perfectamente natural que sea parte — que simplemente se integre en
las historias. Y de ahí piensen en el contenido que he mencionado brevemente y que no
puedo describir en toda su extensión. Es que, lisa y llanamente es tan asqueroso, tan
escandaloso. Piensen en este contenido que se está volviendo la norma en la cultura.
Aunado a esto, las mujeres están sujetas a constantes ataques a su derecho al
aborto y hasta el control de la natalidad. No dejen que las personas esas, esos llamados
defensores del derecho a la vida, les digan que se trata de matar a bebés inocentes. Se
trata del control de la mujer, que se ejerce al obligarla a ser madre sin importar si eso
es lo que ella quiere en ese momento. Ahora bien, tener hijos, criar hijos, puede ser una
experiencia muy hermosa si eso es lo que alguien quiere hacer y si alguien está en una
posición para hacerlo de la forma que le parezca adecuada. Pero obligar que la mujer
lo haga es efectivamente la esclavización, es decir, de ni siquiera tener la posibilidad de
decidir si tener un hijo o no. Y he aquí la clave para saber —o una clave para saber— que
no se trata de matar a criaturas inocentes: busquen a alguno de esos rabiosos grupos
antiabortistas que no se oponga también al control de la natalidad. Les costará mucho
trabajo. Pues todos esos grupos se oponen al control de la natalidad, porque la cuestión
central no es matar a bebés inocentes, pero el control y la subordinación de las mujeres
las que en su opinión se están saliendo de control en la sociedad hoy en día, la que es
otra razón por la cual existe, o es un factor que contribuye a que exista, esa pornografía
brutal. Así que la meta de lanzar esos ataques al aborto y, sí, al control de la natalidad,
al derecho de tener acceso a estas cosas, es la de privarle a la mujer de la capacidad de
determinar algo tan básico como si tener hijos o cuándo y criar hijos, o participar en su
crianza — imponerles la maternidad obligatoria, una vez más, y esclavizarlas de esa
manera.
Aunado a esto, millones de mujeres y muchachas, millones de éstas al año solamente
en Estados Unidos, son víctimas de violaciones, agresiones, golpizas y abusos y maltratos,
5
muchas veces por quienes dicen ser sus amantes íntimos, mientras la mitad de la
humanidad que es femenina recibe un trato en todas partes como menos que un ser
plenamente humano. Para repetir, esto me hace pensar en la experiencia de los negros y
la esclavitud. ¿Saben lo que era una de las expresiones más comunes que los amos de los
esclavos utilizaban en referencia a los esclavos? Los llamaban “herramientas que hablan”.
Porque así los consideraban y así los trataban. Los pusieron en el piso de subastas para la
venta y examinaban sus atributos físicos: los dientes; su potencial reproductivo en el caso
de una mujer; el cutis; la capacidad para el trabajo duro; la musculatura. Examinaban
todos esos atributos de la manera más denigrante.
Y lo mismo ocurre con la mujer hoy: reducida a un objeto para el uso del hombre,
tratada como animal incubador para procrear bebés y como carne sin cerebro para
el consumo y botín y saqueo, el uso de su cuerpo y partes de su cuerpo para vender
productos, sometida mediante la prostitución y las golpizas, explotada como botín por
empresas para presentar y promover el sexo como la conquista y dominación por parte del
hombre en lugar de un placer compartido basado en el afecto mutuo y la igualdad. Todo
eso degrada y denigra no solamente a las mujeres directamente sometidas a las formas
más extremas de todo eso, sino a todas las mujeres en todas partes. ¡¿Qué clase de
sistema es éste y por qué se debería aceptar que éste sea el mejor mundo posible?!
Además, las personas cuya orientación sexual es distinta a las predominantes
relaciones de género y de sexo y a las que se considera que representan una amenaza a
éstas —las lesbianas y los gays, las personas bisexuales y transgéneras o aquellas que
simplemente no han definido su sexualidad y la cuestionan en un momento dado— son
víctimas del hostigamiento, el acoso, incluso el acoso hasta el extremo de suicidarse, la
brutalidad y hasta el asesinato. Y a pesar de ciertos cambios de la ley y de la política
oficial, la realidad de la discriminación, los insultos y hasta los ataques contra las
personas LGBT sigue siendo un marcado elemento de la cultura y la sociedad, de la mano
con las relaciones estructurales muy arraigadas en este sistema entero, fuertemente
vinculado al patriarcado y a la supremacía masculina que oprimen a la mujer.
6
“La subyugación de la mujer y la división de la sociedad en amos y
esclavos, explotadores y explotados”
[del primer disco del dvd]
Las sociedades humanas tempranas no eran sociedades de gigantescos imperios y
civilizaciones con amos y esclavos y etcétera. Eran pequeñas agrupaciones de personas,
primero en África, y con el tiempo se extendieron a otras partes del mundo, que vivían en
gran parte de recolectar y cazar, principalmente recolectar. A pesar de toda la mitología
tipo macho alfa sobre el gran cazador y todo eso, en los primeros tiempos especialmente,
la caza no era nada confiable. A veces uno no traía nada en absoluto — o si corriera con
suerte, encontraba los restos de un animal que otro animal había matado y uno recogía
eso y lo distribuía entre la gente de su comunidad. Y de tanto en tanto quizás le iba bien
a uno y lograba matar a unos animales y los traía. Pero, por lo general, el sustento de las
personas dependía de la recolección de lo que encontraban a la mano en la zona por la
que deambulaban, las frutas, las nueces y otros comestibles. Era una subsistencia muy
sencilla de vivir al día, más o menos.
Dentro de eso, se daba cierta división de trabajo. Los hombres, sí, eran los que por lo
general salían a cazar, y las mujeres recolectaban más por tener que permanecer más en
el lugar donde la gente vivía en ese tiempo. ¿Por qué? Bueno, si uno se pone a pensar un
segundito, la respuesta es obvia. Las mujeres eran las personas que parían a los niñitos y
tenían la mayor responsabilidad de criarlos, especialmente en sus primeros años. Fíjense.
No hubo control de la natalidad —ningún control sistemático, ninguna planificación
familiar en ese sentido— nada de fórmulas, todas estas cosas, así que los bebés llegaban
cuando llegaban y había que amamantarlos un par de años. Pues naturalmente les
tocaba a las mujeres hacerlo; y el resultado era esa división de trabajo en que la mujer
mayormente quedaba cerca del hogar y se encargaba de la recolección.
Pero es importante recalcar que, ésa no era una división opresiva. Las comunidades
se caracterizaban más o menos por la igualdad — digo más o menos, no era una igualdad
perfecta, pero tanto la mujer como el hombre participaban en la toma de decisiones. El
matrimonio y las relaciones sexuales eran muy relajados, formados por consentimiento
mutuo por lo general, y si habían formado pareja, cualquier de las partes podía romper la
relación, o simplemente no formaban pareja en la manera que conocemos. Quizá hubieran
tenido varias parejas, cada quien, con las que se relacionaban. Pues todas las cosas con
las que estamos acostumbrados y de las que nos dicen que son simplemente el orden
natural de las cosas —”dios decretó que la familia es un hombre y una mujer; Adán y Eva,
y no Adán y Esteban”— solamente resultan del desarrollo de la sociedad después de esas
comunidades tempranas.
Bien, esa división social temprana no era opresiva, pero sí era una división. Además,
cabe repetir, por medio de mucha casualidad y mucha necesidad, mucho ensayo y error,
en algunas partes del mundo, en particular en Eurasia —la zona que abarca a Europa y
el Medio Oriente, más o menos— debido a varios factores, por necesidad y por innovación,
en vez de dedicarse a la recolección, la gente empezó a echar raíces y practicar la
agricultura. A veces fracasaron. Pero donde sí lo lograban, podían producir mucho más
comida de lo que necesitaba en un momento dado, tras cierto período de experimentar
con eso. Ya podían reservar un excedente para el futuro. En efecto, ya no vivían al día.
7
También domesticaban a animales. Se puede leer sobre eso en el libro de Jared Diamond,
Armas, gérmenes y acero.
Domesticaban a animales. Iniciaron una nueva división del trabajo basada en la
producción de un excedente de la agricultura —porque cuando se dedica a los cultivos, no
sólo se obtiene lo que hay, sino que se transforma el suelo, y es posible hacerlo más fértil,
y se puede producir más que lo que se necesita en un momento dado— así que sobre esa
base, fue posible que algunas personas no tuvieran que trabajar en la tierra y trabajaran
para desarrollar aperos y herramientas para mejorar los cultivos y las otras actividades
de la gente y obtener rendimientos y excedentes aún más grandes. Y junto con eso
desarrollaron la domesticación de animales en los lugares en que había animales los que
podían domesticar, en particular en la región de Eurasia. También pusieron los arreos a
los animales para arar la tierra, haciéndola aún más fértil y productiva.
Pero aunado a esto, cuando esto se estableció en varios lugares, hizo que se
desintegraran la previa sociedad comunal y las maneras de hacer las cosas y las previas
relaciones más o menos de igualdad comunal. Bueno, permítame dejar en claro lo
siguiente: Yo no creo, y no creo que existe una base científica para decir, que aunque
fuera posible demostrar que en las sociedades comunales iniciales había toda clase de
relaciones de explotación y opresión, que eso de alguna manera hubiera implicado que no
fuera posible ir más allá de esto en el período en el cual nosotros existimos hoy, porque
el de hoy es un mundo muy diferente; y no implica que haya una naturaleza humana
inherente que no cambia ni se puede cambiar y que hace que la gente sea egoísta y
quiera oprimir y explotar a otros. Pero por lo general, estas comunidades tempranas no
se caracterizaban por la opresión, explotación y divisiones que todos conocemos, excepto
cuando encontraban a otros grupos o comunidades que les eran ajenos, y a menudo no
sabían cómo resolver las cosas o acostumbrarse el uno al otro, así que ocurrían conflictos,
inclusive a veces conflictos violentos entre estos grupos.
Es interesante, al investigar las sociedades tempranas que todavía existen más o
menos, que se han perpetuado hasta el presente, se descubrirá al indagar cómo esas
sociedades, comunidades, tribus o pueblos se denominan a sí mismos, que muy a menudo
no usan este o aquel nombre que tal vez se piense que usaran. Simplemente se llaman a
sí mismos lo que traduce al español como — “el pueblo”. Y esto es común en todas partes
del mundo. Así que ¿qué pasa cuando ustedes, el pueblo, se encuentran con otros, con otro
“pueblo” y no pueden determinar quiénes son el verdadero pueblo y cómo relacionarse
entre sí? Pues, tal vez ustedes se pongan violentos — tienen mitologías e historias
distintas, así que quizá surjan conflictos violentos. No siempre ocurre así, pero a veces sí.
Pero el establecimiento de esta agricultura y división del trabajo y la domesticación
de animales y el desarrollo de excedentes empezó a hacer desintegrar a estas sociedades
comunales. Emergió la propiedad privada, en las parcelas de tierra, en los animales
domesticados, en los aperos que se desarrollaban. Aunado a esto, emergió una división
opresiva entre los sexos, o los géneros, porque dada la división del trabajo que continuó
desde los primeros días, las mujeres aún tenían la responsabilidad principal de dar
a luz y criar a los niños, por lo que con cada vez más frecuencia eran los hombres los
que organizaban los cultivos y las actividades relacionadas, y sobre tal base, éstos
se apropiaron los medios de producción como su propiedad privada — las tierras, las
materias primas que quizá yacieran bajo la tierra, los animales domesticados, los aperos.
8
Después de un período de esto, querían tener la posibilidad de pasar esta propiedad
privada a sus herederos, en particular a los herederos varones. Por eso empezó a
importarles el control sobre la actividad de las mujeres y, en particular, la actividad
sexual de las mujeres, porque querían asegurarse de que los herederos varones que iban a
recibir su propiedad fueran sus verdaderos hijos, y no nadie más.
Ahora bien, tengo que decir que en efecto tenían un problema porque, aunque
controlaban fuertemente a las mujeres y no les permitían acostarse con nadie más, en sus
andanzas los hombres lo hacían de todos modos, y de ahí el problema. Si los hombres se
están acostando con unas personas que no son sus esposas, ¿pues, cómo se sabe de verdad
de quién son los hijos? Así que simplemente instituyeron —de nuevo por medio del ensayo
y error, nadie se sentó y lo escribió en papel, sino por medio del ensayo y error— la norma
de que cualesquiera hijos que tuviera una mujer, pues éstos eran los hijos de su marido.
Pero el marido aún quería tener mejores posibilidades de conocer que en realidad eran
sus hijos a los que iba a legar sus cosas, por lo que estuvo preocupado, y los hombres
se unieron para hacer cumplir el control sobre la sexualidad y otras actividades de las
mujeres — y eso ha continuado desde esos tiempos en varias formas de sociedad divididas
en opresores y oprimidos, explotadores y explotados, amos y esclavos.
Y eso nos lleva al próximo punto: de que una vez que comienza este modo de vivir,
a diferencia del antiguo modo comunal, cuando sucedían encuentros entre personas de
diferentes tribus o grupos —en lugar de simplemente matarlas en el caso de un conflicto
violento— en términos económicos, tenía cierta razón tomarlas como esclavos, porque
ahora era posible ponerlas a trabajar en la agricultura y otras formas de actividad
que iban a contribuir a crear aún más excedente, más excedente que lo necesario para
mantenerlas. Por eso, las mujeres eran uno de los primeros grupos esclavizados de esta
manera, pero también los grupos de personas involucradas en los conflictos entre grupos.
Como resultado, a lo largo de miles de años desde entonces, hemos presenciado la
evolución de las distintas sociedades que hemos tenido, caracterizadas por la división
entre explotadores y explotados, opresores y oprimidos, amos y esclavos.
9
“La opresión de la mujer: Un elemento integral de este sistema…
Una fuerza impulsora para la revolución”
[del primer disco del dvd]
Anteriormente hablé del hecho de que la división de la sociedad en amos y esclavos,
en diferentes clases, se desarrolló junto con la opresión de la mujer. Estas divisiones se
entrelazaron muy estrechamente en su desarrollo histórico y han continuado así durante
el curso de la historia desde ese entonces, mediante diferentes tipos de sociedades. Hoy
podemos ver las muchas maneras en que el funcionamiento de este sistema capitalista
imperialista sigue cebándose de la opresión de la mujer — no solamente en un país
particular sino a escala mundial. Aparte de que la opresión de la mujer en el tráfico
sexual, la prostitución y la pornografía es sumamente lucrativa, como he señalado,
generando muchos miles de millones de dólares, el atraso impuesto y mantenido por el
funcionamiento y el poderío militar de los países imperialistas en todo el tercer mundo
crea una situación en que muchas mujeres están marginadas, desesperadas y altamente
vulnerables a la explotación en esa vasta red de talleres de superexplotación que es parte
de los cimientos del capital imperialista en el mundo actual.
Pienso en el fenómeno de las personas que hacen fila para conseguir el último
aparato de Apple, y, pues, me da coraje. Digo para mis adentros, ¡¿Carajo, qué pasa
con ustedes?! Están muy dispuestos a esperar de pie en fila toda la noche para el último
aparatito de Apple, pero no se ponen de pie para oponerse a las guerras, la tortura, la
encarcelación en masa y la degradación de la mujer. ¿Qué carajo les pasa?
Ahora bien, para aclarar, las personas que hacen fila no son el enemigo. Sin embargo,
lo que Apple representa —no solamente Apple sino todo el sistema y la red de explotación
en que Apple forma parte y se enreda— sí es lo que hay que barrer del mapa. Digo,
cuando tú vives en la cima de la cadena alimenticia en un país como Estados Unidos
hoy, de manera parasitaria —aunque no seas de la clase dominante— pero cuando vives
de manera parasitaria a expensas de la gente en todo el mundo, otra vez esa relación te
puede ser invisible. No ves la sangre y los huesos, los dedos y las otras partes desgastadas
de las mujeres en particular que trabajan en fábricas en lugares como China, las que en
condiciones espantosas fabrican los componentes de los productos de Apple y tantas otras
cosas. No ves las personas en Bangla Desh que cosen muchas prendas de vestir que tienes
puesta. Cuando salgas de aquí y regreses a la casa, abre el clóset y fíjate en cuántas ropas
puedes encontrar que no estén hechas en el tercer mundo — y puedes estar seguro de
que si están hechas en lugares como Bangla Desh, Haití, Pakistán o por allá, que fueron
hechas en condiciones de mucho trabajo infantil y en todo caso, en talleres de explotación
extrema.
Pero los productos no nos llegan con ese sello de origen. Cuando recoges un iPhone
y oprimes un botón, no sale chorreando la sangre de las mujeres que lo fabricaron. Pero
ahí está, aunque no la estés viendo. Y el imperialismo se ceba de eso. No dejes que te
engañen con su palabrería de micro-préstamos: de conceder micro-préstamos a mujeres
pobres en el tercer mundo para que formen negocios y exploten a otras mujeres y luego de
todos modos muchas de ellas fracasen. Eso no es lo que hace el sistema imperialista. Eso
representa una minúscula contracorriente a la masiva explotación de mujeres del mismo
tipo, en la cual está arraigado este sistema.
10
También fíjense en Estados Unidos. No es solamente que la sobreexplotación
de mujeres en el tercer mundo es de enorme valor para el capital imperialista, sino
que en Estados Unidos las relaciones sociales que oprimen a la mujer son críticas
para aglutinar todo este sistema opresor que ha evolucionado históricamente con la
dominación masculina como un cimiento esencial de todo el sistema, una piedra angular
de su estructura completa. Piensen en la familia y las maneras en que la gente vive y
reproduce en esta sociedad. Todo en esta sociedad se basa en la producción e intercambio
de mercancías. No es una situación en que pequeños grupos de personas confeccionan
casi todas las cosas que necesitan y luego las usan por su cuenta. Producen estas cosas
las vastas redes de explotación en Estados Unidos, pero cada vez más en otras partes
de mundo; y de ahí es necesario buscar la manera, por medio del trabajo u otra forma,
de tener la base, de tener el dinero mercancía, para comprar esas cosas. Así funciona la
economía, y todo eso se canaliza por lo que es la unidad y célula básica de esta sociedad,
la familia, como siempre nos recuerdan los reaccionarios. Y la familia ha evolucionado
históricamente con la mujer subordinada al hombre, y una parte de eso es que la mujer
carga con la mayor responsabilidad del quehacer, lo que incluye criar a los hijos y cosas
como simplemente hacer el trabajo cotidiano del hogar.
Se han dado ciertos cambios en esta sociedad —hay más mujeres profesionales,
más universitarias, más mujeres que trabajan de muchas maneras— y todo eso ha
ejercido tremendas presiones sobre esas relaciones opresivas, pero no las ha roto porque
el sistema no puede prescindir de esas relaciones. Por eso existe el potencial de una
tremenda erupción ya que los cambios en la economía ejercen una presión contra las
limitaciones de la opresión de la mujer y otras relaciones explotadoras y opresivas, pero el
sistema no puede prescindir de esas relaciones.
Pues, ese punto lo ilustra un artículo que leí en el New York Times sobre un
fenómeno en el Sur donde algunos hombres que antes tenían trabajos manufactureros
relativamente bien pagados — otra vez, el fenómeno, las compañías se cerraron, las
fábricas se trasladaron a otro lado, el hombre resulta sin empleo, la mujer sale a
conseguir empleo en la industria servicios o dondequiera que le den empleo, pero el
hombre, las más de las veces, permanece sentadote en el sofá todo deprimido y tomando
cerveza. Y un autor del artículo le pregunta a uno de esos hombres: Bueno, ¿por qué no
sales a buscar uno de esos trabajos que hacen las mujeres? Contestó: No, no puedo hacer
eso, no es trabajo de hombre, no me sentiría hombre si yo hiciera un trabajo de esos.
Ese fenómeno concentra mucho acerca de las contradicciones de este sistema y cómo
se han intensificado. Al leerlo, me trajo a la mente lo que escribió Engels en El origen de
la familia, la propiedad privada y el estado, sobre el imperio romano — el Engels que,
junto con Marx, fundó el movimiento comunista. Hablaba de la agricultura en el declive
del imperio romano que se había basado en plantaciones de esclavos llamadas latifundia.
Pero, al caer en declive el imperio romano, las plantaciones de esclavos se volvieron
cada vez menos rentables. Así que fueron a la ruina y la gente tuvo que regresar a
la agricultura en pequeña escala. Pero, todos los ex amos de esclavos, o casi todos, se
negaron a hacer labores de campo, aunque las plantaciones ya no eran rentables, pues
lo consideraron indigno hacer el trabajo de tal tipo. Como Engels señaló, eso contribuyó
al declive y al debilitamiento de Roma y la dejó más y más vulnerable a los bárbaros que
estaban al otro lado de los portones golpeándolos cada vez más duro.
11
Y pensé en esos hombres que decían, no puedo hacer eso, no es trabajo de hombre,
no me hace sentir hombre — en que eso representa la presión que los cambios causados
por el sistema ejercen contra las relaciones opresivas. Pensé en que, como paralelo a
Roma, esta situación también podría contribuir al mayor declive y debilitamiento de
este sistema opresivo y hacerlo más vulnerable a los bárbaros, o sea, a nosotros. [risas y
aplausos]
Es posible terminar la opresión de la mujer, y todos los horrores que la acompañan, y
es posible crear algo radicalmente diferente y emancipador. Ahora bien, seamos francos.
Para muchas personas, especialmente muchas mujeres, quizá eso no parezca posible y
francamente, quizá parezca difícil de creer. Pero esta situación no sólo se debe a que las
cosas son como son ahora y a la manera en que tantos hombres hacen lo que hacen en
tantos casos, sino, en lo más fundamental, a la manera en que las cosas son ahora que
establece cierto marco y tono del modo de pensar de la gente, porque la posibilidad del
cambio radical no la percibimos por el grado en que nuestra visión y nuestro sentido de
la realidad y de la posibilidad permanezcan confinados, condicionados y filtrados por
medio de las relaciones de dominación que forman las bases del sistema entero, y las
tradiciones, valores, modos de ser y de pensar que constantemente emanan del sistema
y sirven para perpetuar este sistema bajo el cual tenemos que vivir. De esa manera nos
sacan el cuero dos veces: su sistema encarna y refuerza toda esta opresión tan terrible
y además hace que las personas crean que no es posible eliminarlo.
Pero la verdad, la que se maneja día y noche para impedir que las personas la vean,
es que sí podemos deshacernos de esta terrible opresión. Pero no lo podemos hacer
aceptando los términos de este sistema ni ninguna parte de su opresión. No lo podemos
hacer a medias ni a titubeos. Por eso Lo BAsico 3:22 lo pone bien claro:
“No se pueden romper todas las cadenas menos una. No se puede decir que
uno quiere eliminar la explotación y la opresión, pero quiere que persista la
opresión de la mujer por el hombre. No se puede decir que uno quiere liberar a la
humanidad, pero mantener a una mitad esclavizada por la otra. La opresión de
la mujer está íntimamente ligada a la división de la sociedad en amos y esclavos,
explotadores y explotados, y acabar con todo esto es imposible sin liberar
completamente a la mujer. Por eso la mujer desempeñará un enorme papel en el
proceso de hacer la revolución y garantizar que esta no pare a medias. Es posible
e imprescindible desencadenar plenamente la furia de la mujer como una fuerza
poderosa para la revolución proletaria”.
Como esa declaración recalca también, la lucha contra la opresión de la mujer y por
una revolución total no es lucha suya nada más. Es necesario que también emprendan
esta lucha plena y vigorosamente los hombres, todos aquellos que de corazón anhelen un
fin a este sistema y a todos los horrores que conlleva para las masas de la humanidad,
todos los que quieran ver un fin a la larga noche de tinieblas en la que la humanidad ha
estado dividida en amos y esclavos, explotados y explotadores, todos los que quieran ver
un nuevo amanecer para la humanidad. Las únicas personas que deben temer y no unirse
a esta furia desencadenada de la mujer son las que tienen un interés creado en este
sistema y quieren que prosiga, con todo lo que inflige al pueblo.
12
“La rebelión contra la ‘cultura de machos’, la lucha para eliminar
toda la opresión”
[del tercer disco del dvd]
[Una parte de “Oponiéndose al lavado de cerebro — una revuelta radical
contra una cultura que revuelve el estómago”]
Fíjese lo que promueve la industria de música — lo que se promueve y se apoya, en
el hip-hop, por ejemplo: la misoginia, la vil degradación y humillación de las mujeres; la
promoción abierta de la idea de sacar tu tajada del trabajo o de la sangre de otra gente,
de enriquecerse o morirse al tratar de hacerlo, yo tengo que sacar lo mío, no importa
a qué precio; y a menudo todo eso viene envuelto con oscurantismo religioso, cruces y
referencias a tonterías en un paquete venenoso. Y ¿qué oímos, cuál es el pretexto?, cuando
las personas tienen que enfrentarlo. “Ah, sólo digo cómo es, sólo les digo cómo es por acá”.
“Sólo les digo cómo es”, no me digas. Sólo ayudas a mantenerla como es.
Y luego tenemos a Beyonce Knowles — o, como creo que hay que llamarle, Beyonce
no sabe ni pío. [risas] Después de que mataron a Osama bin Laden, ella retomó una
canción de ese viejo payaso de música “country”, Lee Greenwood, “Que Dios le bendiga
a Estados Unidos” [canta al estilo “country” con tono de sarcasmo]: “Soy orgulloso de
ser estadounidense, donde por lo menos sé que estoy libre” [risas], y ella sacó su propia
versión de esa canción, justo después del asesinato de Osama bin Laden. ¡Por favor!
Lo que vemos aquí son estas capas burguesas quienes promueven sus intereses de una
forma ligada a los horrores de este sistema y que al carajo a las masas que sufren la vil
opresión bajo este sistema.
En lugar de todas esas necedades, necesitamos más “Luchar contra el poder”. En
vez de la promoción de sacar tu tajada de la opresión, necesitamos la promoción de luchar
por eliminarla. Piensen en lo que sucede en la cultura popular, en particular con el hiphop: la promoción del proxenetismo; el trato brutal de las mujeres obligadas a participar
mediante engaños y la fuerza y su mantenimiento ahí por medio de la violencia más
repugnante, hasta se inventan adjetivos como “pimpalicious” [es requete-formidable ser
padrote], y demás necedades.
Piénsenlo, cómo eso afecta a las y los jóvenes, la cultura y la gente en general. Porque
una parte importante de todo eso es lo que podríamos llamar una “cultura de machos”. Es
una cultura de la dominación degradante a las mujeres y de la violencia gratuita, de una
clase de pornografía de violencia con un dejo de chovinismo estadounidense y chovinismo
masculino.
Piensen en algunos de estos videojuegos en los que el objetivo es salir a “asesinar a
los enemigos de Estados Unidos” — tal es el objetivo del videojuego, como lo identifican
el ejército y la clase dominante en general. O los videojuegos en los que entrenan y
condicionan a muchos jóvenes a creer mientras juegan — a creer que solo están usando
los pulgares y los dedos — pero están usando el cerebro, los videojuegos les están
afectando el cerebro. Hay videojuegos no solo en los que sales a matar a los enemigos de
Estados Unidos sino juegos en los que el punto álgido es que puedes cazar y matar a una
13
mujer que se presenta como puta. ¿Cómo condiciona eso a los jóvenes, sobre todo a los
varones, a pensar respecto a las mujeres y a las relaciones entre los géneros?
Piensen en una de las principales instituciones y lugares de compañerismo entre
machos en esta sociedad, junto con la pornografía — el club de striptease. Es el lugar
a donde uno va para divertirse y forjar vínculos con otros tipos jóvenes o grandes,
participando y excitándose en la degradación de las mujeres obligadas a hacer esto. ¿Qué
forma de pensar y adoctrinamiento se practica aquí por lo que se refiere a la manera
de influenciar a las personas sometidas a esta socialización para que piensen de las
mujeres de cierto modo y si éstas son seres humanos y acerca de las relaciones y de qué
ha de ser el sexo? Fíjense, reconozcámoslo, el sexo, si se hace bien entre unas personas
que se tienen afecto mutuo y sobre la base de la igualdad y lo que cada quien quiere,
reconozcámoslo, es uno de los más grandes placeres que los seres humanos experimentan,
¿verdad? [risas y aplausos] Pero no es así cuando se hace, y una parte degrada a la otra.
Y esto es lo que se está socializando a la gente a considerar como la norma, y como el
objetivo, la meta.
Y luego tenemos la frase: “Sé hombre”. Piénsenlo. ¿Cómo es la lógica de esta frase?
¿Qué significa la frase “Sé hombre”? Quiere decir ponerse de pie y ser fuerte, no ser
cobarde, no rajarse frente a sus responsabilidades o al peligro — y se presentan estas
cosas como las cualidades, como los atributos de los hombres. Bien, por lógica, ¿quiénes
no tienen estas cualidades? [risas] ¿De quiénes no son estas cualidades? Obviamente, de
las mujeres. Piénsenlo: si alguien saliera a decir: “Fíjate, no seas tan débil, ‘sé mujer’”.
[risas] No tendría sentido en la cultura dominante. Podría tener mucho sentido en la
realidad [risas a lo largo de estos comentarios] pero no tendría ningún sentido en la
cultura dominante.
Para repetir, esta cultura está condicionando a las personas a pensar que defender los
principios, defender lo justo, no tener miedo ni retroceder frente al peligro o al sacrificio, o
tomar responsabilidad, son cualidades de los hombres, cualidades que los hombres han de
ejercer. Y todo eso se vuelve tan perverso que no solo se oye a unas mujeres que la cultura
afecta de modo que usen esa frase, sino que se promueve en la cultura que, si una mujer
quiere tener esas cualidades, por lo tanto de alguna manera ésta tiene que “ser hombre”.
Pienso en la película, G.I. Jane, con Demi Moore. Esta película representa que el
“gran avance” para la causa de la liberación de las mujeres sea una mujer que puede salir
adelante dentro de los duros confines del ejército estadounidense y volverse parte de la
maquinaria de oprimir y masacrar a seres humanos por todo el mundo. El argumento de
esta película es que Demi Moore interpreta el papel de una mujer que tiene que luchar
contra cada intento de su sargento instructor de entrenamiento básico y los demás de
expulsarla de las fuerzas armadas. Sale bien de una tras otra de estas pruebas. Le
cuesta trabajo y tiene que pedir consejos y apoyo, pero persiste, y por fin llega a la escena
culminante, por decirlo así, en la que una vez más el sargento instructor la trata con
mucha dureza, en parte, al parecer, con el fin de expulsarla, pero tal vez para hacer que
ella se ponga a la altura del reto. Y en esta escena él está provocándola y provocándola
y provocándola, en prueba tras prueba, y sigue y sigue diciéndole: ¿quieres renunciar?
¿quieres renunciar? ¿quieres renunciar? Y finalmente, ella se da vuelta y le dice: “¡No,
jódete, CHÚPAME LA VERGA!” Algo que, por supuesto, ella no tiene. [risas] ¿Qué quiere
14
decir? Quiere decir que, para poder ser dura y meritoria, es necesario “ser hombre”,
aunque se es mujer.
¿O qué tal la frase que también se oye mucho por ahí: hacer que alguien sea la perra
de otro? Eso es lo más bajo que uno podría ser, una mujer, y en particular una mujer
que se presenta como algo histérica y frenética, como una perra en celo. O sea, lo más
bajo es que te conviertan en la perra de alguien. Además, se ve interpretado en diversas
referencias. Por ejemplo, en la cancha de baloncesto alguien lanza un tiro, pero el balón
no entra de una vez, rebota en el aro y está rodando ahí, y se dice: “¡Métete, perra!” Ahora
bien, piénsenlo. ¿Por qué se dice: “Métete, perra”? Porque el balón se porta como una
mujer recalcitrante —no hace lo que se supone que deba hacer, según las órdenes de ese
hombre— ha de meterse en la canasta pero al contrario está rodando y tal vez no entre.
“¡Métete, perra!” ¿De qué manera eso condiciona a las personas a pensar, sin tener plena
conciencia al respecto? Imagine si un tipo blanco saliera a la cancha y lanzara un tiro y el
balón estuviera rodando en el aro y dijera: “¡Métete, nigger [maldito negro]!” Bien, eso es
lo mismo. Y otra vez, en esta cultura uno puede salirse con la suya usando esa frase. Es
admisible, está condicionando a las personas.
Junto con eso, este sistema condiciona a las mujeres, incluso a las niñas de temprana
edad, a interiorizar e ir con la corriente de buena parte de todo esto — o aceptar que
así son las cosas y que no se puede esperar nada mejor de los hombres, por lo que es
necesario tratar de “poseer esto”, comercializarse y sacar el máximo provecho posible de
esto y a la vez seguir en lo que de hecho es una posición oprimida y degradada.
Bien, nada de esto es algo preprogramado en las personas — no es algo
preprogramado más en los varones que en las jóvenes mujeres. Así son las maneras en
que las instituciones, los medios de comunicación y la cultura dominantes condicionan
a los varones a pensar y actuar, que reflejan las relaciones opresivas básicas de este
sistema y sirven a los intereses de la clase dominante.
Así que el desarrollo de una revuelta radical en contra de esta cultura que revuelve
el estómago de muchas distintas maneras y a muchos niveles diferentes, es una parte
muy importante de Luchar contra el poder, y transformar al pueblo, para la revolución,
y puede hacerle una importante contribución. Aunque una buena parte de esta cultura
que se convierte en parte de esta revuelta radical no sea plenamente revolucionaria y
no exprese completamente el punto de vista comunista, todavía puede hacer una gran
contribución elevando la indignación por la cultura putrefacta que predomina, inspirando
y haciendo reflexionar para que las personas piensen de otra manera y piensen de
manera crítica, cuestionen lo que de otra manera aceptarían, ponderen por qué el mundo
es como es, sueñen con la posibilidad de un mundo radicalmente diferente y discutan
sobre la misma, cobren vida con justa indignación y la alegría de denunciar y rebelarse
contra lo que no debe tolerarse. Y esta contribución será aún más grande si las personas
que sí tienen una conciencia comunista crean una cultura dinámica que exprese eso, que
inspire a las personas en esa dirección, a la vez que se relacionan de manera positiva con
las muchas y diversas expresiones de una cultura de revuelta radical contra esta cultura
que verdaderamente revuelve el estómago.
15
“¿Es posible que este sistema elimine la opresión de la mujer o
que exista sin ésta? — Una pregunta fundamental, un enfoque
científico de la respuesta”
(de una correspondencia inédita, 2014)
¿Con cuál modo de producción se lidiará con cualquier problema social?
Esta es la pregunta más fundamental que hay que plantear, acerca de los cambios
en la sociedad. Y para determinar lo que hay que hacer para efectuar los cambios que se
entiende que son necesarios y deseables, será decisiva la respuesta a tal pregunta. ¿Por
qué? Porque el modo de producción —las relaciones económicas básicas y las dinámicas
básicas del sistema económico— es el factor decisivo para determinar el carácter de una
sociedad y sus relaciones sociales, política e ideología dominantes.
Para aplicar esto a la pregunta específica de si es posible que este sistema capitalista
imperialista elimine la opresión de la mujer o que exista sin ésta, es necesario plantear, y
contestar, unas preguntas esenciales que es necesario tratar para determinar esto, entre
las que figuran:
Bajo este sistema y dadas sus relaciones y dinámicas fundamentales, ¿cómo se
transformaría radicalmente el papel de la mujer en el proceso de parir y criar hijos, el
carácter y papel de la familia y el sistema de producción e intercambio de mercancías que
caracteriza al capitalismo, así como las muchas expresiones y manifestaciones directas
e indirectas de eso en la superestructura de política e ideología, de modo que llevara a la
abolición de la opresión de la mujer?
Dentro de los límites de este sistema, ¿cómo se transformarían concretamente las
podridas relaciones sociales y cultura que dominan en esta sociedad —las que en mil
formas, incluidas las más viles y violentas, oprimen y denigran a la mujer— de una
manera que contribuyera a eliminar toda la opresión y denigración de la mujer?
¿Cómo se lograría todo eso, no sólo en un país particular, como Estados Unidos —y
no sólo para un sector de la población, particularmente las personas más adineradas y
privilegiadas— sino para toda la sociedad en su conjunto, a nivel mundial, sobre todo en
vista del carácter sumamente globalizado de este sistema, y sus relaciones y dinámicas
fundamentales?
Ya se ha sacado a la luz muchas cosas que demuestran que en la historia y todavía
hoy día, la opresión de la mujer ha estado completa e íntegramente relacionada con
la división de la sociedad en amos y esclavos, en explotadores y explotados. Al mismo
tiempo, hace falta hacer más análisis y síntesis — sobre la situación de la mujer en el
mundo y su relación actual con las relaciones y dinámicas fundamentales del sistema
dominante en el mundo, el capitalismo-imperialismo. Pero es necesario hacerlo con un
método y enfoque plena y consecuentemente científico. Y estoy firmemente convencido de
que tal análisis y síntesis científica —inclusive sobre las preguntas básicas que se han
planteado aquí— reforzará y profundizará más el entendimiento fundamental de que
es imposible obtener la emancipación de la mujer bajo este sistema y que solamente es
posible obtener esta emancipación plena y finalmente por medio del avance revolucionario
hacia el comunismo y como una parte clave de ese avance, por todo el mundo.
16
Si alguien quiere argumentar que sería posible eliminar la opresión de la mujer bajo
este sistema de capitalismo-imperialismo, que haga tal argumento, pero tal argumento
tiene que incluir una respuesta a las preguntas esenciales semejantes que he planteado
aquí.
17
“La nueva síntesis y la cuestión de la mujer:
La emancipación de la mujer y la revolución comunista —
Más saltos y rupturas radicales”
Tercera parte de Contradicciones todavía por resolver, fuerzas que impulsan la
revolución (2009)
[Nota de la redacción: la numeración de las notas de esta selección conserva la numeración
tal como aparece en Contradicciones todavía por resolver, fuerzas que impulsan la
revolución. Por eso, la primera nota de esta selección lleva el número 11.]
Otra vez, aquí quiero recalcar el punto con el cual empecé esta charla: Aún sigo
trabajando y forcejeando con muchos de esos puntos, y por lo tanto mucho de lo siguiente
será más al estilo de un andamiaje que una discusión plenamente elaborada. Entonces,
si bien lo que sigue abarcará puntos de orientación y análisis básicos a los cuales me
parece importante captar firmemente y poner en práctica, el objetivo y propósito aquí, en
un grado importante, es dar algo en qué pensar y algún sentido de dirección, y al mismo
tiempo promover y provocar más forcejeo con estas cuestiones decisivas.
La cuestión de la situación de la mujer —la opresión y la lucha por la liberación de la
mujer— objetivamente salta a primera plana en el mundo de hoy y se plantea cada vez
con mayor profundidad y urgencia. Varias personas que representan perspectivas de
clase muy distintas están reconociendo ese hecho y están respondiendo a ello, pero lo
hacen sin salir del marco de un mundo de dominación imperialista, de división en clases,
de explotación despiadada y de opresivas divisiones y relaciones sociales. Por ejemplo, lo
vemos en el libro de Michelle Goldberg al cual me referí antes (The Means of Reproduction)
y también en un artículo importante de la New York Times Magazine y en un nuevo libro
escrito por Nicholas Kristof y Sheryl WuDunn (ver “The Women’s Crusade” [La cruzada
de mujeres] en la New York Times Magazine del 23 de agosto de 2009, que es un ensayo
adaptado del libro de Kristof y WuDunn, Half the Sky: Turning Oppression Into Opportunity for
Women Worldwide [La mitad del cielo: Convirtiendo la opresión en oportunidades para la
mujer en todo el mundo], Alfred A. Knopf, 2009).
He aquí un punto que merece reflexión, señalado por otro(a) camarada dirigente de
nuestro partido: la atención que esas diferentes fuerzas democrático-burguesas están
centrando en la situación de la mujer, en particular la mujer del tercer mundo, es
motivada por un sentimiento genuino de que hay aquí un ultraje que se debe denunciar
—aunque su enfoque queda completamente dentro del marco de relaciones burguesas
dominadas por el imperialismo— así como por un sentimiento de que denunciarlo es
una manera importante de atacar, socavar y al fin derrotar el islam radical. En otras
palabras, un aspecto de esa atención es que contribuye a un enfoque estratégico de
parte de un “sector históricamente anticuado” —los estratos dominantes imperialistas—
en oposición a otro “sector históricamente anticuado”, el fundamentalismo islámico
reaccionario.
Así que en este contexto, además del contexto histórico-mundial más amplio de la
revolución comunista, los que representan las metas emancipadoras de la revolución
comunista, con su objetivo final de eliminar todas las divisiones de clase y todas las
relaciones de explotación y opresión, tienen una profunda y apremiante necesidad de dar
18
más saltos y hacer más rupturas relativos a nuestro conocimiento y enfoque en torno a la
cuestión de la mujer, en teoría y en práctica —en la esfera de línea política e ideológica y
en movilizar la lucha de masas partiendo de esa línea— conforme al papel fundamental
y decisivo que esa cuestión desempeña objetivamente, no solamente en términos de
poner fin a los milenios de subyugación y degradación de la mitad de la humanidad sino
también la manera en que está entrelazada de modo integral e imprescindible con la
emancipación de toda la humanidad y el avance a una época completamente nueva de la
historia humana, con la llegada del comunismo en todo el mundo.
Visto así, desde esa perspectiva, quiero ofrecer algunas ideas sobre unos aspectos
importantes de cómo este reto se plantea y sobre el trabajo y lucha que serán
necesarios para lograr los saltos y las rupturas que se requieren objetiva y en realidad
urgentemente.
La opresión de la mujer y los “dos sectores anticuados”
Para empezar, la opresión de la mujer es una dimensión decisiva de lo que Marx llamó
la subordinación esclavizante de las personas a la división del trabajo, un fenómeno que
ha existido desde el surgimiento de la división de la sociedad humana en clases —y con
esas divisiones la opresión de la mujer— y las cuales hay que superar para avanzar al
comunismo.
Bueno, ya en los tiempos de Red Papers 3 11, publicado por la Unión Revolucionaria (el
precursor de nuestro partido) hace unos 40 años, se señaló este punto: que la opresión de
la mujer es una dimensión decisiva de la división esclavizante del trabajo en la sociedad.
Sin embargo, Red Papers 3, y nuestro pensamiento durante ese período en general, no
sólo faltaban desarrollo en general y específicamente con relación a la cuestión de la
mujer, sino también padecían en un grado significativo la influencia del economismo (y
otras tendencias afines que en últimas instancias también representaban la búsqueda
de reformas en el sistema existente y que iban en contra del comunismo verdaderamente
revolucionario), y eso tuvo consecuencias, algo que trataré durante el resto de esta charla.
En el mundo de hoy, respecto a la cuestión de la mujer volvemos de nuevo a la
importancia de los “dos sectores anticuados”. Una declaración: Por la liberación de la mujer
y por la emancipación de toda la humanidad, que nuestro partido publicó anteriormente este
año (2009), cita lo siguiente:
Lo que vemos en contienda, con la jihad por un lado y McMundo/McCruzada
por el otro, son sectores históricamente anticuados de la humanidad colonizada
y oprimida contra sectores dominantes históricamente anticuados del sistema
imperialista. Estos dos polos reaccionarios se oponen, pero al mismo tiempo se
refuerzan mutuamente. Apoyar a uno u otro de esos polos anticuados, acabará
fortaleciendo a los dos12.
Inmediatamente después, la Declaración hace hincapié en este punto:
11 The Red Papers 3, Women Fight for Liberation, fue publicado en 1970 por la Unión Revolucionaria de
la región de la Bahía de San Francisco, y hoy está agotado.
12 Aquí la Declaración cita una declaración que salió originalmente en el discurso de Bob Avakian en
inglés, “Por qué estamos en esta situación… y qué hacer al respecto: Un sistema totalmente podrido y la
necesidad de la revolución”, que se puede descargar en revcom.us como parte de 7 charlas.
19
Entre estos dos “sectores anticuados” están las clases dominantes imperialistas,
particularmente la de Estados Unidos, las cuales le han hecho mucho más daño a
la humanidad y representan la más grande amenaza. En realidad, la dominación
imperialista misma en el Medio Oriente, Indonesia y más allá —junto con la
dislocación y trastorno generalizados que esta dominación causa y la corrupción,
venalidad y vil represión características de los gobiernos locales que son
dependientes del imperialismo y al cual le sirven— le echa mucha leña al fuego
del fundamentalismo islámico como respuesta a todo esto, si bien de una manera
reaccionaria.
Eso pone de relieve la manera en que al otro “sector anticuado” —es decir, las formas
medievales de opresión de la mujer que imponen los fundamentalistas islámicos y otros
en partes del tercer mundo— le sacan provecho aquellos que toman partido con el “sector
anticuado” imperialista, al menos objetivamente, a fin de intentar embellecer —y en
algunos aspectos hasta promover— esas formas “modernas” de la opresión de la mujer
que son más comunes en los países imperialistas y desviar la atención y la lucha en torno
a la opresión de la mujer hacia un marco que refuerza el sistema imperialista, el cual es
en realidad la fuerza principal y más fundamental en perpetuar la opresión, incluidas las
formas más horrorosas, en todas partes del mundo.
Esto pone en el contexto adecuado el papel que desempeñan, al menos objetivamente,
personas como Goldberg, Kristof y WuDunn y al análisis que propagan y a los programas
que promueven como supuestas respuestas a la opresión de la mujer. Incluso si
aceptamos que ellos sienten una indignación genuina por las muchas manifestaciones
de esa opresión, de todos modos están conduciendo todo de regreso al propio marco del
sistema que es fundamentalmente la causa de toda esa opresión.
La siguiente cita, también de Una declaración: Por la liberación de la mujer y por la
emancipación de toda la humanidad, refuta contundentemente los intentos de presentar el
“sector anticuado” imperialista —o para ser más preciso, las variaciones “modernas” y
“liberales” de dicho “sector anticuado”— como paladín de la liberación de la mujer:
En resumen: la sociedad capitalista “moderna”, o, en realidad, el sistema
mundial del imperialismo capitalista, ha heredado la opresión de la mujer de
las sociedades anteriores de las que el capitalismo ha surgido y si bien cambia
algunas formas en que esta opresión se lleve a cabo, no ha eliminado y no puede
eliminar esta opresión; ha incorporado formas precapitalistas de esta opresión
en diversas partes del mundo, especialmente el tercer mundo, en el sistema
mundial de explotación y opresión en conjunto; y perpetúa todo esto mediante las
relaciones fundamentales, el actual proceso de acumulación y el funcionamiento
general de este sistema capitalista imperialista en sí (énfasis en la versión
original).
La burqa y la tanga —
horrorosas encarnaciones de la degradación de la mujer
Para citar otro pasaje importante de esa Declaración:
Aunque la burqa y la tanga parezcan muy diferentes, la burqa que imponen
los fanáticos fundamentalistas islámicos por un lado y la tanga ampliamente
20
publicitada y promocionada como “ropa interior sexy” para las mujeres en
las sociedades capitalistas “modernas” por el otro son horribles símbolos y
encarnaciones de la degradación de la mujer. Lo fundamental que tienen en
común es que son manifestaciones de un mundo caracterizado por horrendas
formas de opresión “tradicionales” y “modernas” —un mundo dominado sobre
todo por el capitalismo-imperialismo— un mundo que hay que poner patas arriba
y transformar radicalmente.
Bueno, aparte de las manifestaciones obvias y horrendas de la opresión de la mujer,
no solo en el tercer mundo sino en Estados Unidos —es decir, la generalización de la
violación, brutalidad y degradación que son parte de las relaciones sociales y de la cultura
actual, las cuales se promueven en esta sociedad y en todo el mundo—, es importante
analizar unos aspectos particulares de la forma en que la cuestión de la mujer se presenta
actualmente en Estados Unidos, y al mismo tiempo situarla en el contexto de cambios
significativos que se han dado durante unas décadas.
Como sabemos, durante este período ha entrado una gran cantidad de mujeres a la fuerza
de trabajo en Estados Unidos. De hecho, se señaló hace poco que, de continuar así las
tendencias actuales, muy pronto la cantidad de mujeres superará a la de los hombres
en la fuerza de trabajo estadounidense, lo que obviamente es una nueva circunstancia
muy significativa. Este fenómeno resulta de cambios en la economía (de Estados Unidos,
en el contexto de la economía mundial en general) que han hecho que sea posible y
necesario incorporar a grandes cantidades de mujeres al empleo; y también es un factor
en “estabilizar” la sociedad estadounidense mediante el desarrollo y avance de cierto nivel
y “estilo de vida” de clase media que para una cantidad importante de estadounidenses
es posible mantener sólo a condición de que trabajen tanto la mujer como el hombre.
Se trata de un cambio muy grande desde la época vista, por ejemplo, en el programa
televisivo Mad Men (a comienzos de los años 60), cuando las mujeres se quedaban en casa
y un hombre, si tenía un trabajo de clase media, podía proveer este tipo de nivel y estilo
de vida para toda la familia. Pero los cambios ocurridos han resultado en una situación
en que solo es posible mantener esa situación y nivel y estilo de vida si trabajan tanto la
mujer como el hombre. Ese es un cambio muy significativo.
Por supuesto, eso no resultó automáticamente de nuevos sucesos y cambios en la
economía. Eso sucedió como resultado de concesiones ganadas y cambios surgidos a raíz
del levantamiento de los años 60 y, en particular, el movimiento de liberación de la mujer
que se desarrolló de los años 60 a los 70. Estos dos factores juntos —los cambios en la
economía y las luchas surgidas del movimiento de los 60 y en particular el movimiento de
liberación de la mujer— han llevado a cambios significativos en la situación de la mujer
en muchas dimensiones distintas, incluida la esfera del trabajo, al mismo tiempo que la
mujer sigue siendo el objeto de la discriminación sistemática en el trabajo, por ejemplo
en el pago y las oportunidades para ascensos, etc. — pues el “límite de vidrio” todavía
existe13.
13 El aumento dramático del empleo de mujeres en Estados Unidos durante las últimas décadas se
relaciona en buena medida a las mujeres de las ocupaciones profesionales y de las familias de “clase
media”, en el sentido amplio, pero también se ha dado un marcado aumento de mujeres pobres y de
clase trabajadora que ahora trabajan fuera de la casa — y todo eso viene acompañado de una entrada
importante de mujeres inmigrantes en trabajos mal pagados, y también mujeres atrapadas en negocios
ilícitos, como la prostitución. El libro Global Woman: Nannies, Maids, and Sex Workers in the New
21
Sin embargo, como enfatizamos, mientras la clase dominante necesita promover y nutrir una extensa
“clase media” como una fuerza de estabilidad y, de maneras muy importantes, de conservadurismo,
también el sistema tiene una necesidad apremiante de conservar las relaciones tradicionales — en
particular la forma en que éstas se concentran en la familia patriarcal y en la posición y papel de la
mujer en la sociedad en general. En esta situación, los cambios a los que me referí están chocando
fuertemente con los intentos sumamente agresivos de los fascistas cristianos y otras fuerzas
abiertamente reaccionarias de reafirmar e imponer con mayor firmeza las cadenas de la tradición, en
particular las formas en que se aplican a la mujer — encadenar abierta y descaradamente a la mujer a
una posición subordinada y oprimida, fundamentándose fuertemente en la tradición bíblica como la
base ideológica de todo eso (como se trata, por ejemplo, en ¡Fuera con todos los dioses!).
Lo que señalé, al analizar hace más de 20 años la situación en Estados Unidos, sigue
siendo una verdad profunda y de importancia primordial en términos del rumbo
fundamental de la sociedad y de hecho del mundo en su conjunto. Escribí en ese entonces:
“La cuestión general de la posición y el papel de la mujer en la sociedad se presenta cada
día más agudamente en las circunstancias extremas de hoy”. Escribí eso en el contexto de
los años 80, cuando en realidad crecía el peligro de una guerra mundial —aquellas eran
las circunstancias extremas particulares a que me referí en esa afirmación— pero hoy las
circunstancias extremas particulares son distintas y existe una verdadera crisis, y esa
afirmación sobre los términos agudos en que se presenta la posición y papel de la mujer,
sigue teniendo hoy un significado profundo. La citada afirmación continúa y recalca:
No se puede concebir la resolución de todo esto salvo de la manera más radical…
La cuestión que pende es: ¿será una resolución radical reaccionaria o una
resolución radical revolucionaria, implicará reforzar las cadenas de la esclavitud
o destruir los eslabones más decisivos de esas cadenas y abrir la posibilidad de
realizar la eliminación completa de todas las formas de dicha esclavitud?
Experiencia crucial de los años 60-70
A la luz de la situación y de lo que está en juego, es muy importante revisar críticamente
la experiencia histórica y los puntos de vista de los movimientos revolucionarios y
comunistas sobre este asunto y además comprender con mayor firmeza la necesidad
de hacer una ruptura y dar un salto aún más radical. Definitivamente se necesita
hacer mayor investigación, estudio, análisis y síntesis en relación con todo esto, pero lo
siguiente habla de algunos aspectos importantes de esto y puede contribuir a establecer,
al menos en parte, un marco y pautas para más investigaciones, estudios, análisis y
síntesis.
Quiero empezar hablando brevemente del movimiento de la década del 1960 y la del
1970, su legado y sus secuelas.
Economy [La mujer global: Niñeras, criadas y sexoservidoras en la nueva economía], compilado con
un prefacio de Barbara Ehrenreich y Arlie Russell Hochschild (Holt Paperbacks, 2002), examina el
fenómeno de la feminización del trabajo inmigrante, “legal” e “ilegal”, en el mundo durante las últimas
décadas —sobre todo en cuanto al patrón típico de migración de los países pobres a los ricos— y arroja
luz sobre aspectos importantes de cómo ésta sirve para perpetuar el sistema imperialista y el “estilo
de vida” de los que tienen posiciones más privilegiadas en las ciudadelas imperialistas, como Estados
Unidos, un parasitismo que en gran medida precisa las privaciones y muchas veces la brutal explotación
—incluso la esclavitud abierta, en particular cuando se trata de muchas mujeres atrapadas en la
“industria del sexo”— que millones y millones de estas trabajadoras inmigrantes sufren.
22
A pesar de la existencia de diferentes tendencias ideológicas y políticas entre las
fuerzas más radicales de ese período, éstas ganaron cada vez más la iniciativa en estas
luchas y movimientos y la agitación general de esos días. Buscaron diversas formas de
plantear alternativas radicales e iban en contra de las fuerzas dominantes en el mundo,
en particular el imperialismo de Estados Unidos. Pero también, al menos de manera
objetiva y en una buena medida conscientemente, se rebelaron contra los partidos y
fuerzas revisionistas que no sólo eran aburridos y conservadores en un sentido general y
abstracto, sino que se habían convertido en defensores y promotores del orden de opresión
existente, buscando en el mejor de los casos algún tipo de ajustes o realineaciones en ese
orden.
El siguiente punto que quiero tratar es el movimiento de la mujer que salió de la década
del 1960 y específicamente las contribuciones así como algunas deficiencias tanto en lo
que generó como en la forma en que respondieron el movimiento en su conjunto así como
la sociedad en general.
Se planteaban y se debatían cuestiones muy importantes, en particular entre las
fuerzas más radicales en el movimiento de la mujer que surgió de la década del 1960
y la del 1970, aunque no se dio eso con un enfoque cabalmente científico y en algunos
aspectos importantes objetivamente estaba en oposición a dicho enfoque. Pero las
influencias economistas y las tendencias relacionadas en el nuevo movimiento comunista
que surgió en esos años, incluidos la UR (Unión Revolucionaria) y el PCR (Partido
Comunista Revolucionario, Estados Unidos), obraron en contra de una asimilación y
síntesis científica y correcta de algunas cosas muy importantes que el movimiento de la
mujer planteaba. En ese entonces, debido al economismo y otras influencias erróneas,
el movimiento comunista desaprovechó elementos valiosos e importantes de una
comprensión más avanzada.
Así que esto pone de relieve la importancia de un enfoque más dialéctico así como más
materialista hacia lo que salió de ese movimiento de la mujer, aunque podemos decir y
como objetivamente deberíamos de decir que este movimiento se caracterizó en gran parte
por una orientación pequeño burguesa, no sólo o ni siquiera esencialmente en términos de
la posición de clase de la mayoría de las mujeres que participaron sino fundamentalmente
en términos de su punto de vista y orientación. Sin embargo, en ese movimiento de la
mujer y en particular en sus sectores más radicales, se estaba lidiando con cuestiones
extremadamente importantes y se hacían críticas al movimiento comunista y a su
enfoque hacia la cuestión de la mujer en ese momento las cuales tenían cierta validez y
las que se debían haber abrazado en un sentido global y examinado y sintetizado en una
forma que no lo eran.
Fue necesario abordar todo esto en ese entonces y sin duda ahora es necesario hacerlo
tomando en cuenta que la situación de la mujer y la lucha por la emancipación de la
mujer seguirán teniendo un papel sumamente importante, no sólo en la lucha por la
revolución, sino también en la transición hacia el comunismo una vez que se haya forjado
la nueva sociedad socialista. Hace 20 años en el “El fin de una etapa — el comienzo de
una nueva etapa” (revista Revolución #60, otoño de 1990), yo bregaba con la cuestión de
las contradicciones sin resolver en el socialismo y cómo esto puede constituir una fuerza
que impulsa y propulsa la continuación de la revolución socialista hacia la meta del
comunismo y que combate y vence las influencias y fuerzas revisionistas que podrían
23
hacer retroceder la revolución. Como ya señalé antes, lo disparejo y las contradicciones
encierran la base y el potencial para el cambio. Las contradicciones todavía no resueltas
en el socialismo y su potencial de constituir una fuerza que impulsa y propulsa la
continuación de la revolución son otra expresión del rol de lo disparejo, en términos de
plantear la posibilidad para la transformación radical. Entre las más importantes de esas
contradicciones todavía no resueltas de las que se habla en el “Fin/comienzo” estaban
precisamente los elementos de la opresión de la mujer que todavía persistirán en la
sociedad socialista y la importancia de la lucha por la liberación total de la mujer no sólo
en sí sino como una fuerza que impulsa la continuación de la revolución en general en la
sociedad socialista.
Lo visceral y lo teórico
En este contexto y en lo que respecta a las oportunidades —las que el movimiento
comunista perdió o desaprovechó— de aprender y asimilar correcta y científicamente
muchas cosas cruciales que planteaba el movimiento de la mujer en ese momento, quiero
tocar una dimensión, que se podría captar en la formulación: la relación entre lo visceral
y lo teórico. En la década del 1960 y en los años 70, había una parte muy vibrante,
vital y fundamental —no sólo una parte genuina sino una parte muy vibrante, vital y
fundamental— del movimiento de la mujer, la efusión de sentimientos de indignación
visceral, de la indignación acumulada durante décadas (y en un sentido más amplio
durante siglos y milenios), de la opresión de la mujer. A veces, esto se presentó en formas
que no eran totalmente científicas, aunque es importante recalcar que muchas fuerzas en
el movimiento de la liberación de la mujer han hecho un trabajo serio y han emprendido
una lucha seria en el ámbito teórico, con el objetivo de hacer un análisis científico de
la opresión de la mujer y el camino a seguir hacia su liberación. Incluso en los casos
que quedaron cortos, se hicieron importantes aportes teóricos y se trató y se bregó con
importantes cuestiones teóricas, por ejemplo, a través de la crítica de algunas de las ideas
estereotipadas e influencias economistas en el movimiento comunista.
Pero la sinergia dinámica entre lo visceral y lo teórico, y la comprensión y el tratamiento
correcto de esta relación dialéctica, es muy importante en lo que respecta a la opresión y
la liberación de la mujer, como lo es en general en el desarrollo de la lucha revolucionaria
hacia un mundo completamente nuevo. Al igual que en otras dimensiones de esto, es
imposible imaginar que se entienda correctamente y se dé la lucha necesaria sin el
elemento de odio visceral hacia la opresión y sin el enfoque correcto —la asimilación
y síntesis científica y correcta— hacia lo que surja a través de la expresión visceral de
indignación ante esta opresión.
En otras palabras, como sucede con todos los aspectos importantes del movimiento
revolucionario, será imposible avanzar sobre la base correcta, con los fundamentos
correctos, en la lucha para arrancar de raíz la opresión de la mujer solamente con una
comprensión teórica, aunque eso es importante y no debe subestimarse de ningún modo.
También es indispensable partir en un sentido real desde un sentimiento visceral de
todo lo que significa ser mujer en este mundo. La Declaración de nuestro partido sobre
la cuestión de la mujer habla muy poderosamente sobre esto mismo, específicamente
en sus secciones iniciales, y cabe volver a leerla y continuamente retomarla a fin de
refundamentarnos a nosotros mismos tanto en su alcance como en su agudeza y su
indignación.
24
Sobresalen cosas muy horrorosas acerca de la opresión de las mujeres en sus formas
más “medievales”, en particular en el tercer mundo, que gente como Goldberg, Kristof
y WuDunn logran señalar (y reconozcamos que esta gente sí habla de esto desde una
posición de indignación real). Existe el fenómeno general de los “asesinatos por honor”,
donde los miembros de una misma familia asesinan a una mujer o niña, si ella “deshonra”
a la familia patriarcal tomando parte en relaciones sexuales fuera del matrimonio
“aprobado” (y a menudo arreglado), ¡incluso si eso es el resultado de una violación! En
los países donde la religión islámica es dominante, es normal que una niña a cierta
edad es de repente envuelta en una hiyab o en un velo, chador o burka, con todo lo que
eso concentra acerca de la subordinación de la mujer. En un país como la India existen
la quema de las esposas o la quema de viudas. La compraventa de millones de mujeres
en el mercado internacional del sexo. La franca brutalidad a manos de los esposos (que
recuerda el viejo dicho en China que expresa un punto de vista y unas relaciones que
están profundamente atrincherados en las sociedades de todo el mundo: “casarse con una
mujer es como comprar una yegua; la montaré y la azotaré como quiera”). La práctica
constante de la mutilación genital femenina a la que están sometidas literalmente
millones de niñas cada año — en que les cortan el clítoris, que le priva a la mujer de la
satisfacción sexual y/o les cose la vagina para garantizar la castidad hasta el matrimonio.
La aceptación generalizada de la violación marital. El asesinato de las niñas al nacer —
que por ejemplo ha reaparecido en China como resultado de la revocación de la revolución
y la restauración del capitalismo, y del patriarcado y dominación masculina que es
una parte integral de esto— así como el mal uso y abuso del derecho al aborto a fin de
practicar abortos de fetos femeninos en particular, por considerar que las mujeres tienen
menos valor que los hombres.
Al mismo tiempo, si bien todo eso es muy común en los países del tercer mundo, en
los llamados países imperialistas “modernos” existen formas no menos atroces de
humillación y degradación y, sí, brutalización de la mujer en escala masiva por medio de
la violencia sexual y de otro tipo.
La charla Revolución (Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible, qué es) tiene una
sección donde se dice: Mira a todos estos niños preciosos aquí —hablando específicamente
de los y las niños en zonas pobres de las ciudades de Estados Unidos— y se señala que el
destino de estos niños está sellado, les espera una vida de opresión y degradación, incluso
antes de nacer, y pronto las sonrisas, las risas y los juegos despreocupados que se puede
ver entre estos niños cuando son muy muchachitos se abrirán paso a un horror tras otro.
Todo eso es muy cierto y muy importante, y de nuevo un sentimiento visceral acerca de
esto en combinación con una comprensión científica teórica de su base y de la base para
derrocarlo y eliminarlo es indispensable para lo que nosotros representamos.
Pero también es muy importante centrarse en la pregunta: ¿Qué significa haber
nacido mujer en este mundo? Mira a todas estas hermosas niñas que son mujeres en el
mundo. Además de las demás atrocidades que he mencionado, respecto a las y los niños
en los cinturones de miseria del tercer mundo, además de todos los horrores que se
amontonarán en su contra —los cientos de millones de personas que tienen como destino
el de vivir en medio de la basura y las aguas negras, una vida que les espera, sí, incluso
antes de nacer—, para colmo existe para las niñas el horror de todo lo que esto conllevará
por el mero hecho de ser mujeres en un mundo de dominación masculina. Y eso es cierto
25
no sólo en el tercer mundo. Además, en los países “modernos” como Estados Unidos las
estadísticas apenas lo captan: los millones de mujeres que serán violadas; los millones
más de ellas que de forma rutinaria serán menospreciadas, engañadas, degradadas y
muy a menudo brutalizadas por aquellos que se supone que son sus amores más íntimos;
la forma en que tantas mujeres serán objeto de humillación, persecución y acoso cuando
traten de ejercer sus derechos reproductivos por medio del aborto o incluso el control
de la natalidad; las muchas de ellas que se verán obligadas a ejercer la prostitución
y la pornografía; y todas aquellas que —si no tienen ese destino concreto e incluso si
consiguen algún éxito en este “nuevo mundo” donde se supone que no existen barreras
para las mujeres— estarán rodeadas por todos lados y serán insultadas en cada momento
por una sociedad y una cultura que degrada a las mujeres en las calles, en las escuelas y
en los lugares de trabajo, en el hogar, a diario en innumerables formas.
¿Cuánto tiempo pasará antes de que los juegos despreocupados de las niñas —sí, en los
países como Estados Unidos— se abran paso a conductas de cortarse a sí mismas en
respuesta a un insoportable sentimiento de inutilidad y desesperación y a menudo como
resultado del abuso; o matarse de hambre a fin de ajustarse a las nociones de belleza
femenina dominantes y propagadas sin cesar con las cuales se equipará su valor como ser
humano o a las cuales éste se reducirá? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que las muchas
niñas que muestran la curiosidad intelectual y la chispa de querer saber del mundo y de
aprender sobre el mundo, por otro lado aprendan a sofocar eso, se hagan las “tontas” y
dejen de decir lo que piensan, porque les han quedado tan claro que los muchachos y los
hombres se sienten “amenazados” por las mujeres fuertes, competentes e inteligentes? ¿O
las niñas que antes participaban activamente en la alegría de hacer deporte, renuncien
a eso a fin de ser percibidas como más “femeninas”? ¿Las chicas en general que, pase
lo que pase en su vida, serán insultadas y asaltadas por la pornografía y otros tipos
de degradación de las mujeres, ya sean de contenido duro o blando, de la publicidad
general a la más extrema, grotesca y perversa? ¿Aquellas que aprenderán a acomodarse
de diversas maneras —o se les alentará y en muchos aspectos se les coaccionará a
acomodarse— a las relaciones opresivas que imperan y predominan en la sociedad,
especialmente en lo que respecta a las mujeres; o por el contrario se les alentará a
endurecerse y ser cínicas y aprenderán a hacer eso, a tratar a todo y todos, incluidas ellas
mismas y sus propios cuerpos, como mercancías y serán degradadas y humilladas más en
el proceso; aprenderán a reducir sus aspiraciones y a no soñar y a no pensar en participar
plenamente en todas las esferas de la sociedad ni a atreverse a levantarse y a cambiar la
sociedad, incluso en la forma en que ésta trata a las mujeres? Todo eso también les espera
a las niñas, en países como Estados Unidos inclusive, aun antes de nacer.
Podríamos seguir y seguir y seguir, detallando las dimensiones mayores de todo eso.
Aprender todos los días y tener que estar atentos todos los días, de pasar por el mundo
y tener que protegerse constantemente contra las agresiones físicas y/o sexuales, hasta
el más mínimo detalle de cómo caminar por la calle, entrar y salir de un edificio, el que
entre o no a un ascensor — tener que llevar esta carga cada día a lo largo de toda la
vida. Ver que describen de mil maneras sus funciones corporales y sexuales normales y
naturales —cuando los senos de las niñas se desarrollan o éstas empiezan a menstruar
y pasan por otros cambios hormonales y físicos— como objeto de satisfacción de los
demás y/o como algo que es inmundo y vergonzoso (eso no es simplemente un antiguo
precepto bíblico, pues aún hoy ejerce su fuerza e influencia en maneras que devalúan y
26
menosprecian a los seres humanos, a la mitad de la humanidad, quienes son oprimidas de
esta forma).
Como insiste con mucha razón la Declaración de nuestro partido, en el mundo de hoy y
donde la humanidad ahora se encuentra, todo eso se debería y se podría arrasar de la
faz de la tierra — y todo eso es mucho más ultrajante por el hecho de que los sistemas
anticuados y sobre todo el sistema dominante de capitalismo-imperialismo lo perpetúen y
lo impongan.
Más “postales del ahorcado”
Este es un hecho llamativo —que ahora es crudamente evidente en Estados Unidos— que
en comparación a lo que se les ha hecho a las mujeres, no existe ningún otro grupo de la
sociedad que sea tan sistemáticamente vilipendiado y deshonrado en una forma que se
ha vuelto aceptable (o ampliamente aceptado en cualquier caso) como parte importante
de la vida y la cultura “dominante”, tal como sucede de una manera concentrada a través
de la pornografía y las imágenes y mensajes extremadamente degradantes y humillantes
acerca de las mujeres que riegan en masa y en escala abrumadora (con el Internet como
principal foco y vehículo), inclusive en la forma en que la pornografía presenta en masa la
dominación sexual sádica y violenta de las mujeres. (Vea por ejemplo el libro de Pamela
Paul, Pornified, How Pornography is Damaging Our Lives, Our Relationships, and Our Families,
Holt Paperbacks, 2005.)
Empecé la charla Revolución con la frase, “Venden postales del ahorcado”, repasando la
fea historia de los linchamientos de los negros en Estados Unidos y la manera en que
la celebración de esto se volvió un fenómeno cultural en Estados Unidos, con la venta
de postales con fotos de los linchamientos como una expresión importante de esto —
incluyendo a menudo a muchedumbres de blancos morbosos y sonrientes alrededor del
cuerpo mutilado y sin vida de un hombre negro. En un reciente intercambio, un camarada
recalcó este punto profundamente convincente e importante: Hoy la manera en que la
pornografía representa a las mujeres —la exhibición de las mujeres en un estado de
degradación para la excitación de los espectadores— incluyendo la brutalidad y violencia
grotesca contra las mujeres que contiene una buena parte de esto, es el equivalente de
aquellas “Postales del ahorcado”. Este es un medio a través del cual todas las mujeres son
denigradas y degradadas.
Además de todo eso, la pornografía es una parte aceptada del Internet y otros medios
de la cultura dominante y en realidad es un negocio muy lucrativo en que se perciben
miles de millones de dólares cada año y en que están muy metidos muchos “pilares” de la
economía capitalista. Y esta “aceptación” en la cultura “dominante” de la pornografía la
facilita y la promueve el hecho de que la degradación de las mujeres es una característica
común de los programas de la televisión y otras formas de la “cultura popular”, que de
costumbre usan el término “puta” o “perra” y otras palabras denigrantes para referirse a
las mujeres, que de manera burda discute los atributos y el valor mercantil de las partes
del cuerpo femenino y que con frecuencia ensalza las conquistas y la dominación sexual
del hombre sobre las mujeres.
Como han señalado Pamela Paul y otros autores que han examinado este fenómeno, el
gran aumento de la diseminación y consumo de la pornografía en las últimas décadas
con sus formas cada vez más extremas de humillar y degradar a las mujeres está
27
indiscutiblemente relacionado con los avances que han hecho las mujeres en las esferas
de la sociedad previamente “sólo para hombres” y los desafíos que se han planteado a
la dominación masculina en general. Pero esto está ocurriendo en los confines de un
sistema en que no se han eliminado ni arrancado de raíz ni si pueden eliminar y arrancar
de raíz el patriarcado y la dominación masculina — pero en que éstos en realidad son
componentes indispensables y esenciales del capitalismo y de hecho de todos los sistemas
caracterizados por la división en clases y la explotación y las relaciones sociales opresivas.
En tales circunstancias y dada la ideología imperante que corresponde a la dominación
masculina continua, a pesar de los desafíos reales a todo esto —y en formas importantes
debido a dichos desafíos— la pornografía sirve como un vehículo de un revanchismo crudo
y feroz, una contundente reafirmación de las relaciones y tradiciones en las que la mujer
es subyugada y subordinada al hombre. En todo esto, en un sentido real, la pornografía
tiene una “identidad contrapuesta” con la religión fundamentalista en el mundo de hoy,
en sus formas cristiana, islámica y de otra índole: éstas tienen en común una siniestra
misoginia y determinación de meter y encadenar a las mujeres en una posición de
subordinación obligatoria.
Así que cuando decimos “mira a todos estos niños preciosos aquí” y confrontamos la
cuestión de lo que significa nacer en este mundo — eso tiene un profundo significado
para las masas de oprimidos y tiene un doble significado para la mitad femenina de la
humanidad, no solamente entre los sectores más oprimidos y explotados de la sociedad,
sino entre las mujeres de todas las capas. En los días cuando el movimiento de las
mujeres emergió por primera vez como una fuerza radical a final de la década del
1960 y estuvo centrado en la opresión de las mujeres como una cuestión social crucial,
algunos de los hombres que se decían radicales salían con sus “ocurrencias” como: “¿Es
oprimida Jackie Kennedy?” Se suponía que eso de alguna manera fuera una respuesta
al hecho, al hecho muy real, de que las masas de mujeres de todas las capas reciben un
trato como inferiores a los hombres y en muchas formas un trato de menos que humano.
Sí, las mujeres de la clase dominante toman parte en la explotación de las masas del
pueblo. Pero eso no elimina siquiera su estatus subordinado en la clase dominante y eso
ciertamente no elimina siquiera las muchas formas horrendas de opresión de las mujeres
de todas las capas sociales de todo el mundo. Podríamos seguir y seguir hablando sobre
esto y no obstante no hacerle justicia y no llegar a darle ninguna expresión plena a lo que
esto significa.
Pseudociencia y teorías fallidas que
pretenden defender racionalmente la opresión
Para abordar esto más profundamente, veamos el contexto más amplio. Por ejemplo,
recordemos la descripción oficial del pueblo negro que prevaleció en las instituciones
dominantes y respetadas bien adentro del siglo 20. Para citar un ejemplo muy horrendo,
la edición en inglés de la Enciclopedia Británica, una institución muy prestigiosa,
bien adentro del siglo 20 describió “el negro” como un individuo muy emocional,
intelectualmente inferior, infantil y además “está sujeto a ataques repentinos de emoción
y pasión durante los cuales es capaz de realizar actos de singular atrocidad” (esto es de la
edición de 1911 de la Enciclopedia Británica, bajo la definición de “negro”). Esto, de nuevo,
se halla en la prestigiosa Enciclopedia Británica que en esencia presentaba a los “negros”
como una subespecie inferior entre los seres humanos.
28
Comparemos eso con la descripción “oficial” de las mujeres durante ese mismo tiempo.
Por ejemplo, miremos en la profesión médica. En For Her Own Good: Two Centuries of
Experts’ Advice to Women, Barbara Ehrenreich y Deirdre English catalogan algunos de los
puntos de vista prevalecientes sobre las mujeres en esta profesión y citan muy agudos
ejemplos de esto: la manera en que asociaban a las mujeres con “crisis de histeria”; una
supuesta “ignorancia infantil” que manifestaban hacia el mundo más amplio dominado
por los hombres; la actitud general que prevalecía hacia la menstruación, el embarazo
y la menopausia — de tratarlas como enfermedades y/o defectos; ¡y aun los supuestos
efectos negativos sobre el útero si una mujer usaba el cerebro demasiado! Como
Ehrenreich y English señalaron con una ironía mordaz y apropiada: “El gran manifiesto
uterino del siglo 19, ‘Sex and Education, or a Fair Chance for the Girls’ de Dr. Edward H.
Clarke, concluye con la lógica sorprendente pero inexpugnable que la educación superior
causaría una atrofia al útero de las mujeres” (Ehrenreich y English, segunda edición,
Anchor Books, enero de 2005, p. 140). De hecho, al final del siglo 19 los respetados
expertos científicos escribieron cosas como ésta.
Ehrenreich y English llamaron la atención al hecho de que existía una tendencia muy
influyente en la historia natural en el siglo 19 que sostenía la idea de que “las razas
humanas existentes representan diferentes etapas evolutivas” — y ésta se aplicaba a los
diferentes géneros (p. 128). Por ejemplo, Ehrenreich y English señalaron que en relación
a la supuesta jerarquía de los tipos humanos, Karl Vogt, un destacado profesor europeo
de historia natural en la segunda mitad del siglo 19, clasificó al hombre negro como: “El
negro adulto, respecto a sus facultades intelectuales, tiene la naturaleza del infante, de
la mujer, del blanco senil”. Ehrenreich y English agregan: “Da miedo pensar en donde eso
deja a la mujer negra, ni mencionar a la mujer ‘senil’ de cualquier raza” (p. 129).
De acuerdo a Vogt, no había ninguna posibilidad de que el estatus de las mujeres se
mejorara con un desarrollo futuro de la sociedad; por ejemplo, Ehrenreich y English
lo citan otra vez: “La desigualdad de los géneros se incrementa con el progreso de la
civilización” (p. 130).
En el siglo 19 las actitudes y nociones similares a las que se citan arriba no solamente
prevalecieron pero continuaron bien adentro del siglo 20 — y en realidad, dista mucho
de que hayan perdido validez, incluso en la sociedad imperialista “moderna”. A veces las
expresaron influyentes y poderosas personalidades en países como Estados Unidos. Por
ejemplo, la siguiente declaración hecha por E.O. Wilson, de hace solamente unas pocas
décadas:
“En las sociedades de cazadores-recolectores, los hombres cazaban y las mujeres
permanecían en casa. Esta fuerte inclinación persiste en la mayoría de las
sociedades agrícolas e industriales y, sobre esa base en sí, parece tener un origen
genético... Supongo que la inclinación genética es lo suficientemente intensa como
para originar una sustancial división de trabajo incluso en las más libres y más
igualitarias de las sociedades futuras…. Aun con una educación idéntica y un
acceso igual para todas las profesiones, es probable que los hombres mantengan
una representación desproporcionada en la vida política, los negocios y la ciencia”
(citado en Ardea Skybreak, De pasos primitivos y saltos futuros, Un ensayo sobre el
surgimiento de los seres humanos, la fuente de la opresión de la mujer y el camino a la
emancipación. Bogotá: Editorial Tadrui, 2003. E. O. Wilson es conocido como un
29
eminente proponente de la sociobiología. Como se puede ver en esta declaración
de Wilson, este enfoque encierra intentos erróneos de atribuir el desarrollo de las
características conductuales humanas y relaciones sociales en una forma lineal
y mecánica a las causas y factores biológicos subestimando en gran medida el
papel de los factores sociales en el desarrollo —y los cambios— de las relaciones,
la conducta y las tradiciones humanas, y en la manera de pensar. Pasos y saltos
contiene una importante crítica y refutación al punto de vista y métodos de
Wilson y otros sociobiólogos).
Y últimamente Lawrence Summers expresó puntos de vista de esta clase, insistiendo que
las mujeres eran naturalmente inferiores en cosas como las matemáticas y las ciencias.
Lo hizo durante el tiempo en que era el presidente de la Universidad de Harvard — y
deberíamos mencionar, que ahora es un funcionario en la administración de Obama.
En esta conexión —y esto es algo a lo que se refieren Ehrenreich y English— el rol de
Freud y sus teorías y la tradición psicoanalítica en general, con el gran daño que les han
hecho a las mujeres, así como en general, también es algo que es necesario indagar y
criticar mucho más detenidamente. Sobre esto varias feministas y otros han planteado
algunas críticas importantes. Pero, de nuevo, sigue siendo necesario denunciar, criticar y
refutar esto de manera más detenida y radical, particularmente a través de la aplicación
del materialismo dialéctico y el materialismo histórico y el punto de vista y enfoque
sistemática y cabalmente científico que encarna.
Yo mismo recuerdo que en los años 1960, las teorías de Freud influenciaron a muchos de
nosotros en diferentes grados y hubo muchos intentos de teóricos radicales —particular
pero no solamente hombres— de enlazar y fundir las teorías de Freud con las teorías de
Marx. En realidad esas teorías están profundamente opuestas unas a otras y la influencia
de Freud no solamente fue negativa en la sociedad en general sino en los movimientos
radicales de ese tiempo. Una crítica más detenida de las teorías de Freud y su influencia
puede jugar una parte importante en el ulterior desarrollo de la teoría verdaderamente
radical y científica del comunismo, por lo que respecta a la opresión y la liberación de las
mujeres, y en general.
Hubiera sido mucho mejor en ese entonces…
y cómo hacerlo aún mejor ahora
Retomando el punto que señalé antes sobre Red Papers 3 —acerca de la influencia del
economismo y las ideas relacionadas en la Unión Revolucionaria y más ampliamente en
lo que se llamaba en ese entonces “el nuevo movimiento comunista” y cómo eso impidió el
acercamiento a una síntesis correcta respecto a lo que planteaba el movimiento femenino,
particularmente sus sectores más radicales, en ese período— quisiera hablar sobre un
comentario que se hizo hace como 40 años en una reunión de lo que en ese entonces se
llamaba el Movimiento Juvenil Revolucionario (Revolutionary Youth Movement).
Esto ocurrió durante un período en que la SDS (Students for a Democratic Society) estaba
escindiéndose en diferentes tendencias: estaba el fenómeno muy conocido de los
“Weatherpeople”; también el Partido Laboral Progresista con su línea decididamente
economista (bueno, pues, qué salta a la vista cuando unos “comunistas” deciden llamarse
el Partido... Laboral… Progresista... — ¡basta con ver el nombre para saber que tal
30
organización no va a llevar a ninguna sociedad nueva y radical de ningún tipo!); y luego
estaba esta tendencia que se identificaba en ese entonces con el título del Movimiento
Juvenil Revolucionario.
Durante el tiempo de esa escisión en la SDS, se realizó una conferencia de la tendencia
del Movimiento Juvenil Revolucionario en que algunos de nosotros participamos como
representantes de la Unión Revolucionaria. En cierto punto de esa reunión se discutía la
sexualidad y más ampliamente la cuestión de la mujer, y un tipo pronunció un discurso
apasionado en que puntualizó con emotividad: “Si eres varón y quieres ser radical, tienes
que aprender lo que se siente ser mujer”.
Ahora, si bien esta declaración en sí planteaba algo muy importante, surgió en el
contexto de cierta tendencia y de hecho formó parte de una tendencia que cada vez más
abandonaba la posibilidad de lograr un cambio verdaderamente radical a nivel social o
hasta mundial. Era parte de una tendencia emergente, la “política de identidad” —de
aspiraciones restringidas y reducidas— según la cual cada “grupo de identidad” debe
centrarse en su situación particular y sus propias demandas, las cuales objetivamente
hubieran permanecido en los confines del sistema actual. Retrocedió de la orientación
general de construir un movimiento que confrontara al imperialismo, que lo derrocara
y lo arrancara de raíz, y que diera a luz un mundo radicalmente diferente. Incluso en
ese entonces se podía ver que esa posición era parte de dar pasos hacia ese camino. Y
teníamos razón en haber rechazado el camino de la “política de identidad” y el reformismo
y en insistir, en un sentido básico, en continuar en el camino comunista, si bien en
grado importante el economismo en ese entonces rebajaba dicho camino. Pero al mismo
tiempo y especialmente en retrospectiva, queda claro que se estaba planteando algo muy
importante que fue descartado de manera muy fácil.
Resultó muy fácil reconocer y criticar la “política de identidad”, la obvia orientación
reformista y pequeño burguesa que acompañaba esa declaración. Pero hubiera sido
mucho mejor abrazar lo que tenía de correcto e importante. Hubiera sido mucho mejor
si los que nos considerábamos comunistas en serio hubiéramos asumido ese tipo de
enfoque y, sobre esa base, hubiéramos batallado para lograr más síntesis por medio
de la aplicación del punto de vista comunista científico y no de otro, rebajado en grado
importante por el economismo. Y hoy urge tanto más —y sí, existe más la base— para
hacer precisamente eso. Eso es el reto ante nosotros y la tarea importante de la cual
tenemos que encargarnos urgentemente.
Ubicando este punto en un contexto más amplio, es importante —sin negar o subestimar
el carácter muy positivo en general y las contribuciones muy concretas del movimiento
de los años 60— reconocer que existían, en ese movimiento e incluso en sus fuerzas
más avanzadas, deficiencias concretas respecto a la cuestión de la mujer, entre ellas un
elemento importante de defender la “hombría”. Ahora, esto es una cuestión complicada,
especialmente en relación al pueblo negro, porque una de las formas principales y más
humillantes de la opresión del pueblo negro en la historia de este país ha sido el trato
al hombre negro como un ser subordinado, como si fuera al mismo tiempo infantil y
extremadamente peligroso, obligado —ante la posibilidad concreta de la muerte como el
castigo por no hacerlo— a portarse de manera servil hacia los blancos, especialmente los
hombres blancos, tal como eso se refleja, entre otras cosas, en la costumbre que tenían
los blancos, incluidos los jóvenes blancos que aún no alcanzaban la mayoría de edad, de
31
siempre llamar a los hombres negros adultos con el término degradante de “boy” [niño].
Pero la respuesta a eso —si el objetivo es de eliminar completamente de una vez por
todas la opresión del pueblo negro (mujeres y hombres) y de abolir todas las formas de la
opresión— no es pretender ganar para el hombre negro su “justo lugar” para dominar,
igual al hombre blanco, a la mujer — no es defender las relaciones tradicionales entre
hombre y mujer que aseguran las cadenas de la tradición sobre la mujer, como una parte
clave de mantener a toda la humanidad en condición de esclavos.
En un mundo marcado por las divisiones de explotación y opresión —donde una de las
divisiones más profundas y más opresivas abarca la subyugación y la degradación de la
mitad femenina de la humanidad— defender la “hombría”, sin importar las intenciones
de esa defensa, objetivamente sólo significa y sólo se expresa en la participación activa
en esa dicha subyugación y degradación. En un mundo donde se haya abolido y superado
las divisiones de explotación y opresión, incluidas aquellas en que el hombre domina a la
mujer, la palabra —e incluso el mismo concepto— de la “hombría” no tendría ni podría
tener ningún significado concreto, mucho menos un significado positivo.
Por decirlo de otra manera —para trazar más claramente la línea de demarcación
necesaria— la defensa de la “hombría” es fundamentalmente y en última instancia una
forma y un medio para acomodarse y “encontrar su lugar” en el sistema opresivo, con
todos los crímenes horrendos que encarna e impone. En esta conexión, es instructivo el
rol de Booker T. Washington. A fines del siglo 19 y comienzos del siglo 20, tras los reveses
de la Reconstrucción, Washington llegó a ser un personaje prominente —promovido
por la estructura de poder, incluidas las autoridades que fomentaban abiertamente la
segregación y la supremacía blanca en el Sur— al recomendar que los negros no lucharan
contra la segregación y su opresión en general sino que se esforzaran para “superarse”
en los confines de su condición segregada y oprimida. Se encuentra una interesante
observación al respecto en el libro recién publicado en inglés de Jackson Lears, Rebirth
of a Nation—The Making of Modern America, 1877-1920 (El renacimiento de una nación
— La construcción de un Estados Unidos moderno, 1877-1920; HarperCollins, 2009).
En este libro (cuyo título claramente invoca, crítica e irónicamente, la película épica,
abiertamente racista y muy influyente El nacimiento de una nación de principios del siglo
pasado), uno de los temas principales que el autor explora es la manera en que la defensa
de la “masculinidad” y “las virtudes masculinas” siempre se ha vinculado de cerca, en
la historia de este país, con el militarismo en el servicio del imperio estadounidense,
siendo Theodore Roosevelt la personificación más destacada de eso. Lears trata el período
marcado por los comienzos del imperialismo capitalista —fines del siglo 19 y comienzos
del siglo 20— pero muy clara y acertadamente tiene en mente, y frecuentemente sugiere,
paralelos con fenómenos actuales un siglo más tarde. Como parte de esa discusión,
comenta lo siguiente sobre Booker T. Washington — con referencia a su promoción del
servilismo ante el orden opresivo establecido y haciendo un importante contraste con la
mucho más combativa y mucho menos acomodadiza Ida Wells, que desafió con osadía y
organizó contra la segregación y el linchamiento:
Ya que parecía cada vez más inútil la resistencia al régimen emergente de
Jim Crow, las ideas abiertamente acomodadizas de Booker T. Washington
parecían tener mejor futuro que la resistencia airada de Ida Wells. Washington
personificaba la unión de la hombría y la superación de los negros (Lears, p. 131).
32
Aunque parece que el autor hace muchas concesiones a la idea de que era inútil la
resistencia como la de Wells, sigue siendo perspicaz e importante su comentario
sobre Washington en contraste con Wells, especialmente al vincular la “hombría” y la
“superación” con la acomodación al sistema opresivo.
Repito, los años 60 tenían un carácter y un impacto radicalmente diferente y mucho más
positivo —en relación a la lucha del pueblo negro en particular, y en general— comparado
con lo “acomodaticio” de Washington (o para usar una alusión menos elegante pero no
menos apta, su servilismo al estilo de “Uncle Tom”), en el período posterior a la derrota
de la Reconstrucción. En realidad, la lucha del pueblo negro en los años 60, en su aspecto
principal y primordial, se oponía directamente al tipo de posición que promovió Booker
T. Washington y fue una tajante refutación de ella. Sin embargo sigue siendo válido y
tristemente real el vínculo entre la defensa de la “hombría” y la orientación de aceptar y
hasta aspirar a “ser parte” de cuando menos algunas de las relaciones opresivas que son
el alma de este sistema. Repito una declaración mía que fue citada en Una declaración: Por
la liberación de la mujer y por la emancipación de toda la humanidad:
En muchos sentidos, y particularmente para los hombres, la cuestión de
la mujer y el querer eliminar por completo las relaciones de propiedad y
sociales existentes y su correspondiente ideología que esclavizan a la mujer, o
preservarlas (o quizá “solo un poquito” de ellas), es un criterio de prueba entre
los mismos oprimidos. Es una línea divisoria entre “querer ser parte” o realmente
“querer zafarse”: entre luchar por acabar con toda la opresión y explotación —y
la mismísima división de la sociedad en clases— o por conseguir una tajada en
última instancia. (énfasis en el original)
Esa Declaración también afirma claramente, citando el número especial de Revolución, “La
opresión del pueblo negro, los crímenes de este sistema y la revolución que necesitamos”, los
modelos de conducta que necesitan los niños negros y la gente en general no son “modelos
masculinos de conducta” sino
modelos revolucionarios de conducta, tanto de mujeres como de
hombres. Tienen que ver a hombres y mujeres quienes se ponen de modelos del
respeto y la igualdad mutuos que reflejan el mundo por el que estamos luchando:
un mundo liberado completamente nuevo en que las jóvenes crecen fuertes sin
temor a la violación, la degradación ni el abuso, en que no se tacha a ningún niño
de “ilegítimo” y en que los hombres, tal como los demás, se sienten valorados
contribuyendo a la mejora de toda la humanidad por medio de la transformación
revolucionaria de toda la sociedad, en lugar de beneficiarse de un poquitín de la
opresión de este mundo de pesadilla”. (énfasis y negritas en el original)
Repito, al analizar retrospectivamente el movimiento de los años 60 en general, el
propósito hoy no es de ser deterministas ni teleológicos, como si hubiera sido imposible
en ese entonces lograr los elementos básicos de la síntesis correcta —respecto a la
liberación de la mujer en sus dimensiones más amplias y la relación crucial entre ella
y la emancipación de toda la humanidad— aunque hubiera sido difícil lograrlo dado las
deficiencias generales del movimiento comunista en aquella época; tampoco se trata de
decir que “todo está bien”, que todo lo que pasó se ha desembocado en una situación en
que —solamente ahora— es posible lograr dicha síntesis. No solo hubiera sido mucho
33
mejor si se hubiera asumido un enfoque más correcto en ese entonces sino que ahora
urge esa síntesis — y existe la base, por medio del trabajo y la lucha concentrada y
definida, para dar el salto y hacer las rupturas que se requieren para lograr esa síntesis
concretamente en la teoría y en la línea, como cimiento mucho más firme para desarrollar
la lucha en esta esfera fundamental de las relaciones sociales humanas, como uno de
los elementos más decisivos para desencadenar concretamente una nueva etapa de la
revolución comunista en el mundo en la encrucijada que nos confronta hoy y para ser en
realidad una vanguardia del futuro.
Desafiando la tradición en el papel de los géneros y en la sexualidad
Una de las cosas más importantes que emergieron del auge de luchas de los años 60 (y de
principios de los 70), especialmente mediante las corrientes más radicales del movimiento
de la mujer, fueron las muchas formas variadas de desafío a los roles tradicionales de los
géneros. Y reitero, las fuerzas comunistas emergentes, incluida la Unión Revolucionaria,
en ese tiempo no abordaron eso y no lo emprendieron de fondo, debido en grado
importante a las influencias del economismo. Aunque sí aprendimos algunas cosas de este
movimiento y adoptamos aspectos de él, no se lo hizo en la forma centrada y profunda
como se debió haberlo hecho. (Esto tuvo interrelación con las influencias históricas e
internacionales del movimiento comunista, lo cual discutiré más a continuación.)
Al mismo tiempo y de la mano con este desafío a los roles tradicionales de los géneros,
hubo muchas cuestiones de la sexualidad y de la liberación sexual que el movimiento
de la mujer traía a discusión: mucha experimentación, una parte de la cual llevó a
callejones sin salida, otra parte a fines malos, tal como lo señala la Declaración de
nuestro partido. Sin embargo, también se plantearon cuestiones bien importantes y se
buscaron respuestas en esta esfera. La cuestión general de emancipar la sexualidad
de la mujer —y que la sexualidad no se redujera al “deber” de satisfacer sexualmente
al hombre— fue una dimensión muy importante de lo que se planteaba. Pero eso no se
compaginó de manera ordenada con el punto de vista y las tendencias del movimiento
comunista en la historia y en el plano internacional — fue algo que, para minimizarlo
en grado importante, estuvo en contradicción con la tradición dominante al interior del
movimiento comunista, el cual en ese tiempo influenciaba en grado importante a la Unión
Revolucionaria.
Y, de la mano con todo eso, en el contexto general de cuestionar y desafiar las nociones
tradicionales y los usos y convenciones opresivos con respecto a la sexualidad, la
homosexualidad también se convirtió en una cuestión social mayor y centro de lucha. Y
eso, como sabemos, rebasaba muchísimo el ámbito de lo que el movimiento comunista en
los planos histórico y mundial estaba preparado a abordar de alguna forma salvo para
rechazarla de frente — y en eso se incluyó a la Unión Revolucionaria y posteriormente,
por un tiempo exageradamente largo, al Partido Comunista Revolucionario.
Ahora, como nuestra Declaración señala, es cierto que aunque hubo muchos aspectos
positivos en la exploración sexual y en los desafíos a la tradición respecto a la sexualidad
y en particular a la sexualidad de la mujer que emergieron por medio del auge de luchas
de esos tiempos, como nuestra Declaración también recalca, hubo maneras en que los roles
tradicionales y la dominación tradicional de las mujeres por los hombres se reafirmaron
y sacaron ventaja de esos intentos de liberar la sexualidad de la mujer, y los tornaron
34
en su opuesto. No obstante esos aspectos negativos, las cuestiones que se planteaban y
las respuestas que se buscaban fueron muy importantes, como podemos reconocer más
claramente ahora, en particular en nuestra manera de ver las cosas hoy entendiendo
la revolución proletaria en toda su extensión como (en las palabras del Manifiesto
Comunista) la ruptura más radical con todas las ideas tradicionales así como con todas las
relaciones tradicionales de propiedad, y no a través de un lente economista y reificado
de lo es dicha revolución. Si en los tiempos de ese poderoso auge de luchas de los años
60 y 70 hubiéramos entendido eso de manera seria y cabal y hubiéramos actuado en
consecuencia, habríamos abrazado, acogido y sintetizado de manera científica lo que se
estaba planteando, cuestionando y debatiendo en la esfera de la sexualidad.
El movimiento comunista, la sociedad socialista y
la emancipación de la mujer — Un resumen crítico
Esto me lleva a algunos puntos importantes acerca de la historia y la influencia histórica
del movimiento comunista sobre esta cuestión — no sólo la cuestión de la sexualidad sino
las relaciones de género y la cuestión de la mujer en términos más generales. Una vez
más, quiero recalcar que sin duda se necesita aprender más acerca de esto. Sin embargo,
las siguientes son algunas observaciones que, a su vez, pueden servir como parte del
marco para una mayor investigación, análisis y síntesis.
Ahora, no sólo para ser “justo” en un sentido abstracto sino para ser objetivo y científico
y reconocer lo que de hecho ha sido el principal aspecto de las cosas, el movimiento
comunista hizo algunos análisis fundamentales muy importantes acerca de la opresión
de la mujer y la lucha por su liberación. Históricamente, se hicieron nuevos avances,
siendo fundamental en ese sentido la obra de Engels El origen de la familia, la propiedad
privada y el estado. Pero al mismo tiempo, intercaladas con esto en el movimiento
comunista, desde el principio y cada vez más se desarrollaron fuertes corrientes de
economismo, nacionalismo, patriarcado y puntos de vista y valores tradicionales en lo que
respecta a la mujer. Esto tuvo una expresión muy fuerte en la Unión Soviética durante el
período en el que en realidad era un país socialista.
He aquí unas cuantas palabras sobre algunos aspectos importantes de esto, que una
vez más requiere de una mayor investigación, análisis y síntesis: en la Unión Soviética
durante el período del socialismo (desde la época de la revolución de octubre de 1917
hasta mediados de la década del 1950, cuando el capitalismo fue restaurado) se llevaron
a cabo unas transformaciones de un carácter verdaderamente importante y en algunos
sentidos muy profundo lo que sí cambiaron de manera cualitativa la posición de la
mujer en una dirección positiva y en un grado importante asestaron un golpe a las
desigualdades profundamente arraigadas entre hombres y mujeres. No debemos ignorar o
subestimar esto.
Como parte de esto, se dieron algunos desafíos a los roles de género tradicionales en la
cultura popular así como en la política oficial, especialmente en la década del 1920. Por
otro lado, existieron limitaciones y deficiencias importantes en esto, y especialmente
después de la década del 1920, no sólo no continuó el cuestionamiento y la transformación
de las relaciones y roles de género tradicionales sino que en algunos aspectos, se dio una
retirada acerca de eso. Esto es parte de un fenómeno más amplio que hemos señalado,
que se manifestó en diversas dimensiones. Por ejemplo, en la esfera del arte y la cultura
35
se dio mucha experimentación, mucho cuestionamiento, sobre todo en los primeros años
de la República Soviética. Pero en un momento determinado, después de que se consolidó
firmemente la dirección de Stalin, la situación cambió. No obstante, es necesario ver
el contexto más amplio y no simplemente atribuir lo ocurrido a una sola persona. Este
contexto se moldeó por el análisis —que sí tenía una base en la realidad— de que en la
década del 1930 y especialmente mientras transcurría esa década, existía un creciente
peligro de un ataque imperialista contra la Unión Soviética y que en todo caso era
necesario tener una rápida industrialización y transformación de la economía, inclusive
en el campo o si no, como Stalin dijo, “pereceremos”. Al aplicar este enfoque, todo tendió a
reducirse y canalizarse hacia la campaña del desarrollo rápido de la economía. Y en gran
medida, las distintas formas de experimentación en diferentes esferas —ya sea el arte
y la cultura o en la esfera de la sexualidad y las relaciones de género— tendieron a ser
acorraladas y “comprimidas” en este marco, de modo que se decía que la transformación
de la economía, que se consideraba en esencia como una cuestión de tecnología y de
desarrollo y transformación tecnológica, sentaría las bases para la eliminación de las
relaciones sociales que quedaban de la vieja sociedad, o dicha transformación de la
economía hasta las eliminaría de plano.
Y luego, sobre todo en los tiempos más o menos directamente antes, durante y después de
la Segunda Guerra Mundial, salieron varias declaraciones de fuentes oficiales de la Unión
Soviética que no sólo recalcaron que era “natural” que las mujeres tuvieran un “instinto
maternal” y quisieran tener y criar hijos, pero también que era su deber patriótico de
hacerlo — su deber a la Madre Patria, tal como fue expresado.
Ahora, en este contexto no debemos pasar por alto los factores objetivos del inminente
ataque en primer lugar, y luego el ataque concreto masivo sobre la Unión Soviética y
la pérdida de muchísimas vidas que se produjo como resultado de la participación de la
Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. Varios estudios que he visto de hecho
cuestionan el estimado de 20 millones de personas muertas (lo que más o menos todos
aprendimos como la cantidad aceptada de vidas soviéticas perdidas durante la Segunda
Guerra Mundial) diciendo que esa cantidad probablemente fue aún mayor; algunas
personas, quienes no están totalmente fuera de contacto con la realidad, dan estimaciones
de 25, 30 o incluso 40 millones. Para subrayar la enormidad de esto, 20 millones de
personas, la estimación más baja, representaría al menos el 10% de la población soviética
en ese momento, mientras que ¡la cifra de 40 millones ascendería a cerca del 20% — uno
de cada cinco ciudadanos de la Unión Soviética! Así que es comprensible, a un nivel,
por qué después de esa guerra le prestaran importancia a la necesidad de aumentar la
población y que junto con eso se fortalecieran las tendencias a ver esto como el papel y
contribución fundamental de las mujeres. Eso es comprensible pero no es legítimo, ni se
justifica ni es aceptable que los comunistas lo digan como respuesta a esta contradicción
muy real y aguda — la enorme pérdida de la población como resultado de la guerra14.
14 Es importante recalcar que este punto de vista de la contribución de la mujer a la patria mediante la
procreación no fue exclusivo de Stalin y la dirigencia soviética en los años de Stalin. Por ejemplo, veamos
la siguiente declaración del socialista alemán August Bebel de principios del siglo 20: “Una mujer que
da a luz brinda al menos el mismo servicio a la república que el hombre que defiende a su patria y hogar
con la vida contra un enemigo que pretende la conquista” (De: La mujer bajo el socialismo, nuestra
traducción). Es importante recalcar que Bebel hizo esta declaración en el contexto de subrayar los
peligros que la mujer vive en el parto, como parte de una polémica a favor de la igualdad para la mujer
36
Obviamente, en la historia de los movimientos socialistas y comunistas hasta la
experiencia de la Unión Soviética durante el período del liderazgo de Stalin, si bien,
repito, se efectuaron muchos cambios verdaderamente profundos y grandes logros en
relación con la situación de la mujer así como en otros ámbitos, aún era muy necesario
tener una mayor ruptura radical con respecto a la concepción del papel de la mujer en
la sociedad y su transformación, incluyendo un rompimiento profundo con “el culto a la
maternidad” y con los roles de género tradicionales.
Como han señalado con cierta justificación algunos observadores de la experiencia
soviética (y no sólo los anticomunistas más abiertos), aunque se promovió en cierta
medida la igualdad para las mujeres —y es importante destacar, se dieron pasos muy
importantes en esa dirección en la Unión Soviética cuando era socialista—, no se hizo
ningún esfuerzo consecuente ni fundamental para educar y movilizar a las masas para
cuestionar y transformar de ninguna forma exhaustiva los roles de género tradicionales
como parte de arrancar de raíz las cadenas de la tradición. Y como una expresión de esto,
después de los primeros años de la República Soviética cada vez más iba perdiendo peso
la idea de la abolición de la familia y luego casi desapareció y en gran medida la sustituyó
la glorificación de la familia tal como existía en la Unión Soviética — y se proclamó que
se trataba de un tipo diferente de familia y por lo tanto el papel de la mujer como madre
tenía un significado diferente. Esto ocurrió al mismo tiempo que se exaltaba cada vez más
la maternidad en particular, a la vez que eso coexistía con importantes medidas que se
estaban adoptando para superar la desigualdad y las formas en que se había limitado el
papel de la mujer —especialmente en la manera en que todo eso se aplicaba a su papel
en el trabajo y la economía— por ejemplo, la eliminación de las barreras que tenían las
mujeres en ocupaciones tradicionalmente masculinas.
En otras palabras, como algunas personas lo han descrito, existían una concepción y
hasta unas políticas que se orientaban en la dirección de la igualdad para las mujeres,
pero no se dio ningún desafío ni esfuerzo fundamental y constante para transformar los
roles de género tradicionales, al menos no después de la experimentación inicial en los
años 2015.
y en oposición a los esfuerzos de limitar su rol en la vida pública y en sus contribuciones a la sociedad
en general. Y esta declaración no figura en la misma categoría que la siguiente, que hizo en el mismo
período el agresivo paladín del imperialismo estadounidense, Theodore Roosevelt: “Pero… la mujer que
por cobardía, egoísmo o ideales falsos y banales rehuye a su deber como esposa y madre, es digna de
nuestro desprecio al igual que en el caso del hombre que, por el motivo que sea, teme cumplir con su
deber en el campo de batalla cuando el país así se lo pida” (citado en Barbara Ehrenreich and Deirdre
English, For Her Own Good: Two Centuries of the Experts’ Advice to Women [Anchor Books, 2005], p.
209, nuestra traducción). No obstante, Bebel, como Stalin y otros importantes dirigentes comunistas
y socialistas que defendieron y lideraron la lucha por la igualdad de la mujer, no estuvo ajeno a la
influencia de las ideas paternalistas e incluso patriarcales acerca de la mujer.
15 Nota del autor: En esta conexión, como parte de la investigación sobre este tema, encontré una
referencia a un libro que aún no leo —y por tanto no puedo valorar el libro en su totalidad— pero el
pasaje referido sí parece que recalca un punto importante. Este libro se titula Creating Rosie the Riveter:
Class, Gender, and Propaganda During World War II, de Maureen Honey (University of Massachusetts
Press, 1984). Al parecer, compara la experiencia en Estados Unidos (tal como se manifestó en la
referencia a Rosie the Riveter) y en la Unión Soviética en el contexto de la Segunda Guerra Mundial e
identifica algunas similitudes importantes, aparentes, entre las dos experiencias: la situación (aunque
se estima que en la Unión Soviética casi un millón de mujeres sí participaron en la guerra de guerrillas
y otras formas de actividad militar en la lucha contra los nazis, lo que es distinto a lo que ocurrió en
37
Todo esto sí ilustra el punto básico que he estado recalcando: en la Unión Soviética
cuando era socialista, se llevaron a cabo importantes avances en la concepción como
en la práctica acerca de la superación de la desigualdad de la mujer en varios ámbitos
diferentes así como, especialmente en los primeros años, algunos desafíos a los roles de
género tradicionales, pero este último aspecto en particular también se oponía y cada
vez más hacía concesiones a la defensa de los puntos de vista y costumbres tradicionales
patriarcales junto con las tendencias nacionalistas y economistas en la Unión Soviética y
en el movimiento comunista internacional en general, en el que la Unión Soviética ejerció
una gran influencia.
Ahora, en China definitivamente se llevaron a cabo importantes avances más allá de
la experiencia soviética, incluyendo en relación con el papel de la mujer en diferentes
esferas de la sociedad. Una de las maneras en que esto se expresaba poderosamente se
dio en el ámbito de la cultura, especialmente en el transcurso de la Revolución Cultural
— con las obras modelo de ópera y ballet y así sucesivamente. Y esto incluyó un claro
elemento de desafiar los roles tradicionales de género en muchos ámbitos diferentes.
Pero todavía existían importantes influencias del economismo, el nacionalismo, el
patriarcado y los puntos de vista y valores tradicionales con respecto a los roles de
género y especialmente con respecto a la sexualidad. Digámoslo de esta manera: lo que
señalé anteriormente acerca de las cuestiones que se planteaban y las respuestas que
se buscaban en torno a la sexualidad y en particular la sexualidad de la mujer por todo
el movimiento de liberación de la mujer y especialmente en sus sectores más radicales
durante la década de 1960 y en la década de 1970 — no habría encontrado gran acogida
en el liderazgo del Partido Comunista de China ni éste lo abrazó en su momento. Esto es
algo que tenemos que reconocer como es debido. Y en su mayor parte las nuevas fuerzas
comunistas que se fijaban en el Partido Comunista de China en ese momento, entre ellas
específicamente la Unión Revolucionaria y el Partido Comunista Revolucionario, tampoco
lo acogieron ni lo abrazaron. Yo sí diré que en mi visita a China a comienzos de los años
70, además de las muchas cosas requete-positivas que vi y por las que estaba inspirado,
había una sensación de cierta atmósfera pesada y cierto sentido de represión con respecto
a la sexualidad. Y en el contexto más amplio parece que fue parte de una tendencia
histórica en el movimiento comunista con la que el Partido Comunista de China y la
revolución china en realidad no hicieron una ruptura. Esto no era una cosa exclusiva
ni una deficiencia específica de la revolución china, en comparación con el movimiento
comunista en general.
Aunque, repito, ciertamente se podrá aprender más acerca de todo esto, se puede
decir que con respecto a la esfera de la sexualidad, en algunos aspectos importantes
para el movimiento comunista en general y específicamente para nuestro partido y
anteriormente la Unión Revolucionaria, la cuestión de la homosexualidad ha sido
Estados Unidos) de tener una gran cantidad de hombres en las fuerzas armadas, en que cada vez más
las mujeres en la Unión Soviética —y de una manera nueva en ciertos sentidos en Estados Unidos—
desempeñaban roles en la economía que según las tradiciones, los hombres habían desempeñado y de los
cuales las mujeres en general habían sido excluidas. Pero —incluso en la Unión Soviética y no solamente
en Estados Unidos— se dio el fenómeno de presentar este rol de las mujeres en la producción, al lado
de su papel como madres, no sólo (y en Estados Unidos en particular, no tanto) como una cuestión de
los derechos y la igualdad sino también como un asunto de deberes y específicamente el deber patriótico
para con el país. Eso es algo que cabe explorar más.
38
emblemática de la debilidad del movimiento comunista y los estados socialistas en la
historia — desde la época de Engels con sus comentarios inoportunos que denigran la
homosexualidad hasta el tiempo de la revolución china. En un grado importante, eso ha
concentrado una debilidad del movimiento comunista sobre la cuestión de la sexualidad
en general y específicamente la manera en que se relaciona con la situación de la mujer y
la lucha por su liberación total.
La necesidad y la base de dar otro salto y ruptura radical
Así que, repito, con mayor investigación, estudio, análisis y síntesis se podrá aprender
más, pero a mi parecer todo esto sí establece que existe una necesidad de una mayor
ruptura radical a fin de sentar las bases para alcanzar de hecho las “4 todas”*** en toda su
extensión. En la historia del movimiento comunista, además de la de nuestro partido, esto
no se ha expresado plenamente ni se ha reconocido plenamente, salvo hasta hace muy
poco cuando hemos empezado a tratar en serio las cuestiones desde un ángulo diferente y
mucho más radical.
El cambio de la posición de nuestro partido sobre la cuestión de la homosexualidad16 es,
en un grado muy importante, resultado de lo que ha llegado a ser la Nueva Síntesis y en particular
el método y el enfoque encarnado en la Nueva Síntesis. Representa una ruptura con las tendencias y
corrientes al interior del movimiento comunista que, en un grado importante, han venido asfixiando
la clase de teoría radical y de movimiento radical que de hecho el comunismo debería ser y tiene
que ser. Pero en un sentido concreto, esto representa un comienzo del cual tenemos que partir e ir
mucho más allá — sobre la base de un enfoque científico y la síntesis científica de lo que describí
anteriormente como lo visceral y lo teórico.
A la vez, la lucha contra la opresión de la mujer que plantea nada menos que la abolición
total y final de toda forma de esta opresión también es una parte decisiva de hacer la
revolución en primer lugar, sin la cual no puede haber ninguna revolución y menos una
que llegara al comunismo. Forjar un movimiento para la revolución de la manera más
poderosa que sea posible hacia el primer gran salto de tomar el poder y crear un nuevo
estado revolucionario, darle al pueblo el poder para erigir de hecho una nueva sociedad
sin explotación y opresión — todo eso es lo que tiene que ser nuestro objetivo y punto de
partida. A esta luz, hace mucha falta ahora mismo bregar más en el ámbito de la teoría,
análisis y síntesis a fin de profundizar nuestro entendimiento acerca de la opresión y la
liberación de la mujer —aprender del trabajo que se ha hecho y hacer mayores avances a
*** [Nota de la redacción: Antes en este discurso, Avakian describe las “4 todas”: “Esta es la meta para
la cual se debería atraer a las personas: el avance al comunismo, la realización de lo que llamamos las
‘4 todas’, tal como se popularizaron en la China en la época de Mao: la abolición de todas las diferencias
de clase, la abolición de todas las relaciones de producción (es decir, económicas) en que éstas descansan,
la abolición de todas las relaciones sociales que corresponden a esas relaciones de producción, y la
revolucionarización de todas las ideas que corresponden a dichas relaciones sociales”.]
16 Una discusión de la posición sobre la homosexualidad del Partido Comunista Revolucionario y
del desarrollo de esa posición, con un cambio importante y cualitativo de sus puntos de vista sobre
esta cuestión, se halla en el documento en inglés “On the Position on Homosexuality in the New
Draft Programme”, RCP Publications (hay pasajes en español de “Acerca de la posición sobre la
homosexualidad en el Borrador del Nuevo Programa” en http://revcom.us/margorp/h-excerpts_s.htm).
Vea también Bob Avakian y Bill Martin, Marxism and the Call of the Future: Conversations on Ethics,
History, and Politics (Open Court, 2005), en especial el capítulo 21, “Sexuality and Homosexuality” (en
inglés).
39
fin de aprender aún más acerca de las raíces de la opresión de la mujer y también de las
formas concretas que esta opresión asume en el mundo de hoy así como los cimientos y la
dinámica material concreta que subyacen a esto— todo lo que se tiene que canalizar hacia
una comprensión mayor de las condiciones necesarias para alcanzar la emancipación
total de la mujer y el papel de la lucha en torno a esta contradicción como frente y eje
decisivo de la lucha general para un movimiento comunista y para emancipar a toda la
humanidad de todas las divisiones opresivas.
En este contexto quiero hablar brevemente acerca del rol importante de nuestros
camaradas del Partido Comunista de Irán (Marxista-Leninista-Maoísta) sobre la cuestión
de la mujer. Estos camaradas han hecho una contribución muy importante insistiendo
que el movimiento comunista en general preste mucho más atención a esta cuestión
por tener una importancia decisiva para la transformación radical de la sociedad y del
mundo en su totalidad; en su reconocimiento del rol todavía mayor que la lucha contra
la opresión de la mujer —y como nuestro lema dice, desencadenar la furia de la mujer
como una fuerza poderosa para la revolución— puede y debe jugar en la próxima, nueva
etapa de la revolución comunista; y en llamar a aplicar un enfoque materialista científico
a esta cuestión y no un enfoque sociológico o cultural, a la vez que enfatiza la necesidad
de aprender del trabajo acerca de esta cuestión de parte de otros y en particular de
estudiosas feministas y sintetizarlo desde un punto de vista comunista científico. Todas
estas son importantes contribuciones de nuestros camaradas iraníes.
Al llevar a cabo más trabajo sobre esta cuestión crucial, será importante basar este
trabajo de manera consecuente en el punto de vista y método científico del materialismo
dialéctico e histórico. Es necesario evitar tendencias hacia el materialismo mecánico y
específicamente hacia esfuerzos de ubicar la base fundamental de la opresión de la mujer
en el hecho o hasta reducirla al hecho de que a lo largo de la historia de la humanidad las
mujeres han dado a luz y han tenido que asumir la mayor responsabilidad de criar a los
hijos en sus primeros años. Además, es necesario evitar las tendencias ahistóricas que no
prestan la necesaria atención a las formas específicas que toma la opresión de la mujer
en el contexto de diferentes modos de producción y relaciones de propiedad así como las
ideas, las costumbres, etc., que corresponden a un modo particular de producción.
Para trazar de manera más cabal el camino de la emancipación de la mujer como una
parte central de la emancipación de la humanidad en general al mismo tiempo que
reconocer el rol de la biología de la mujer —específicamente de dar a luz y de criar hijos
en sus primeros años, particularmente en condiciones en que sigue siendo necesaria
una lactancia prolongada—, es también importante reconocer que no es la biología en
sí la que es la fuente fundamental de la opresión de la mujer. Al contrario, se trata del
papel que esta biología ha ocupado en las relaciones de producción específicas (y las
correspondientes relaciones sociales) — o mejor dicho, cómo esta biología ha estado
englobada y subordinada en estas relaciones. Éstas tienen una evolución histórica, y en
diferentes sociedades y en diferentes épocas desde el surgimiento de la sociedad de clases,
han sido diferentes las formas y los medios específicos en que estas relaciones expresan
las divisiones, explotación y opresión de clase, a la vez que tienen en común de una forma
u otra, que todas son una encarnación y fuente de relaciones opresivas y explotadoras.
Este análisis y enfoque es crítico a fin de poder desarrollar completamente la concepción,
la orientación estratégica y las medidas y acciones correspondientes que podrían conducir
40
de hecho a la emancipación de la mujer y de la humanidad en general en el sentido más
fundamental y completo.
A propósito de esto, también es importante no subestimar la importancia de la Declaración de
nuestro partido: Por la liberación de la mujer y por la emancipación de toda la humanidad.
Recorre toda esta Declaración una contundente denuncia de la opresión de la mujer
y sus diversas formas en todas partes del mundo, inclusive en los países capitalistas
“avanzados”. También contiene un análisis importante de cómo y por qué el sistema
imperialista capitalista no elimina y no puede eliminar la opresión de la mujer,
incluyendo la forma en que ésta se manifiesta en los roles tradicionales de los géneros,
pero que por el contrario este sistema perpetúa y refuerza tales relaciones opresivas
en sus formas “medievales” así como “modernas” en los mismos países capitalistas
imperialistas, los que por supuesto incluyen a Estados Unidos, así como en los países del
tercer mundo que domina y explota; y explica de manera muy convincente que solamente
mediante la revolución y el avance al comunismo en todo el mundo y el rol decisivo de la
lucha por la liberación de la mujer en esa revolución será posible eliminar para siempre
la opresión de la mujer y todas las formas de relaciones sociales explotadoras y opresivas.
No obstante, esta Declaración es precisamente eso — una declaración, muy crucial, de
principios y orientación básica, en el contexto de la situación actual del mundo así como
en el marco estratégico de la revolución comunista. De por sí su objetivo no es hacer sino
contribuir a inspirar más análisis y síntesis profunda con relación a esta cuestión, lo
que es necesario para tener una base aún más poderosa para el avance de la lucha por
la liberación de la mujer —de todas las cadenas de la tradición, de todas las horrorosas
formas de su opresión no sólo a lo largo de la historia sino en el mundo actual— como una
parte crucial de alcanzar la emancipación de la humanidad como un todo.
Y ahora quiero (figurativamente) retomar a Pasos y saltos (Ardea Skybreak, De pasos
primitivos y saltos futuros, Un ensayo sobre el surgimiento de los seres humanos, la fuente de la
opresión de la mujer y el camino a la emancipación. Bogotá: Editorial Tadrui, 2003). Ésta
es una obra importante — que, en mi opinión, en muchísimos casos todavía no se toma
en cuenta. La siguiente frase concisa de Pasos y saltos da una perspectiva histórica muy
contundente con relación al desarrollo de un entendimiento científico de los orígenes de
la opresión a la mujer: “Es aleccionador que los orígenes materiales de la posición social
subordinada de la mitad de la especie humana a lo largo de la historia registrada no
fueron tratados ni siquiera considerados dignos de una investigación seria sino hasta
mediados del siglo 19”. Y Skybreak agrega que Marx y Engels:
despejaron el prejuicio social de su época al insistir en que la posición
subordinada de la mujer no tenía nada que ver ni con ninguna deficiencia innata
de la naturaleza femenina ni con ningún mandato divino (ni “características
naturales”) que santificaran este orden de cosas. Sostuvieron, por el contrario,
que la opresión de la mujer ha sido producto y consecuencia de la organización
social de los seres humanos, determinada básicamente en cualquier sociedad
dada por el nivel específico de desarrollo de las fuerzas productivas y el
correspondiente conjunto de relaciones de producción. (Estas citas son adaptadas
de la edición en español del libro de Skybreak.)
41
De ninguna manera se debería subestimar la profunda importancia de este
descubrimiento inicial del marxismo y de su vigencia actual. Pero al mismo tiempo, desde
un punto de vista histórico, fue un descubrimiento inicial — una base inicial de la cual
hay que partir y la cual hay que desarrollar cualitativamente. Eso, por supuesto, es algo
que se aplica a todos los descubrimientos científicos y tiene aún más importancia cuando
estos descubrimientos tratan la cuestión crucial y altamente discutida de las relaciones
humanas, el carácter y las posibilidades de la sociedad humana y la lucha que supone
todo esto17.
Pasos y saltos señala y hace muy importantes contribuciones al análisis de sucesos
fundamentales relacionados a esta contradicción muy importante: la división inicial y
esencialmente inevitable del trabajo entre hombre y mujer en las sociedades tempranas
debido a diferencias biológicas relacionadas con la procreación y crianza de los hijos
en sus primeros años — recalcando que esta división de trabajo no hubiera constituido
una relación opresiva, al menos no en ningún sentido completamente institucionalizado
y desarrollado, sino que en otro sentido contenía las semillas de relaciones opresivas,
entre hombres y mujeres en particular, las cuales (continuando con la metáfora) se
desarrollarían en relaciones opresivas con los cambios de la actividad productiva de
varias sociedades humanas, el relativo peso que adquieren diferentes tipos de actividad
productiva básica y junto con ello el surgimiento de la acumulación diferencial de
excedentes materiales y los cambios correspondientes en las relaciones sociales de
propiedad y de otro tipo.
Y Pasos y saltos señala esta conclusión verdaderamente histórico-mundial: “Las
necesidades biológicas asociadas con la gestación y crianza de los hijos no son en sí
factores que no se pueden cambiar ni necesariamente son permanentes y con el tiempo
la organización social humana se desarrollará de modo que los atributos biológicos ya no
contribuyan a canalizar ni restringir las actividades de la mitad de la especie humana”.
Además, una de las cosas que sobresale muy poderosamente en Pasos y saltos es la forma
en la que examina todos los diferentes intentos —desde la sociobiología a las teorías
generales sobre la naturaleza humana y demás— de evadir o en su caso proponer una
alternativa a un entendimiento científico del hecho que está delante de nuestras narices:
la opresión de la mujer y todas las relaciones opresivas y explotadoras tienen sus raíces
17 Cabe señalar las palabras de Engels citadas en Pasos y saltos concernientes a, según Engels: “Una de
las ideas más absurdas que nos ha transmitido la filosofía del siglo 18... que en el origen de la sociedad la
mujer fue la esclava del hombre” (Engels, Sobre el origen de la familia, la propiedad privada y el estado,
en Marx y Engels, Obras escogidas en tres tomos [Moscú: Editorial Progreso, 1974], tomo 3, p. 239).
Esto es una observación muy penetrante de Engels y subraya una vez más la orientación básica que
nosotros hemos realzado: la Ilustración, sí y no. Claramente hay que sostener y defender algunas cosas
de la Ilustración y esto tiene una importancia especial hoy cuando la Ilustración y específicamente
sus aspectos más positivos están bajo ataque de parte de los fascistas cristianos fundamentalistas
neandertales, quienes representan una importante fuerza en Estados Unidos y de hecho son igual de
oscurantistas que los fundamentalistas islámicos más retrógrados.
Pero al mismo tiempo es necesario reconfigurar lo que es correcto y lo que es valioso de la Ilustración y
hacer una ruptura radical con lo que la Ilustración trae de negativo, como parte de hacer una ruptura
radical con todas las ideas tradicionales así como todas las relaciones tradicionales de propiedad.
(En esta conexión vea Bob Avakian, “El marxismo y la Ilustración”, Obrero Revolucionario [ahora
Revolución], #1129, 2 de diciembre de 2001, en línea en revcom.us).
42
en las condiciones materiales concretas que han resultado del desarrollo histórico de la
sociedad humana. Hacia el final de Pasos y saltos, se recalca esta gran ironía: en el mismo
momento en que está presentándose objetivamente cada vez con más fuerza la necesidad
y la posibilidad de abolir y dejar atrás todo esto, se dan intentos cada vez más frecuentes
de alejarse de eso y de encontrar cualquier otro tipo de explicación para el estado de
las relaciones sociales humanas y los horrores muy reales que eso supone — unas
explicaciones que, aparte de su intención, sólo pueden conducir a la perpetuación de todo
esto.
Al actuar sobre esta base objetiva, hablando de nuestra comprensión consciente y nuestra
capacidad de tomar la iniciativa de manera consciente, tenemos mucho con que edificar,
pero también tenemos muchos retos que asumir al avanzar y alcanzar nuevos avances. Es
necesario tener mayor debate y estudio sobre la base de una aplicación consecuente del
punto de vista y método científico y específicamente el punto de vista y método científico
del materialismo dialéctico e histórico tal como se ha desarrollado hasta ahora y además
hacerlo de tal forma que contribuya a su desarrollo mayor e incluso cualitativo.
Además, es importante comprender que tampoco se trata de un desarrollo lineal. Esto
es algo que se debería aprender de la experiencia histórica que yo he repasado aquí, al
resaltar la necesidad de hacer más síntesis, incluyendo la oportunidad perdida de hacerla
desde hace décadas atrás, como se capta en el relato del encuentro del Movimiento
Juvenil Revolucionario y las palabras muy sentidas ahí —de que si usted es hombre y si
usted realmente desea ser radical, tiene que aprender lo que se siente ser mujer— y el
comentario general acerca de todo lo que el movimiento de la mujer estaba desafiando
y con lo que estaba bregando, particularmente en sus corrientes más radicales que
aparecieron durante los 60 y entrando los 70, que trató cuestiones cruciales las cuales se
debían haber acogido, debatido profundamente y asimilado y sintetizado correctamente
en toda su extensión, mediante una aplicación consecuente del punto de vista y método
comunista, pero que en ese entonces no se hizo. Eso es lo que tenemos que hacer ahora.
Y al hacerlo, tenemos que aprender de nuestros errores: no podemos volver y corregir ese
error de hace 40 años pero podemos y debemos aprender de él.
En 1970 Susan Brownmiller escribió: “Nosotros no queremos ser opresor ni oprimido. La
revolución de la mujer es la última revolución de todas” (Susan Brownmiller, “Sisterhood
Is Powerful: A Member of the Women’s Liberation Movement Explains What It’s All
About”, New York Times Magazine, 15 de marzo de 1970, citado en Ariel Levy, Female
Chauvinist Pigs, Women and the Rise of Raunch Culture [Free Press, 2005], que es una crítica
a las mujeres que promueven la degradación de la mujer mediante la pornografía y otros
aspectos de “cultura sexualmente explícita y degradante” [raunch]). Ahora, cuando se lee
a Brownmiller en In Our Time: Memoir of a Revolution (Dell Publishing, 1999), queda claro
que su política ha ido en la dirección de la reforma más que de la revolución. Aun en los
tiempos en que ella participó en un auge de luchas más radicales y dijo las mencionadas
palabras, parece claro que hubo limitaciones significativas en cómo Brownmiller concibió
“la revolución” y que fue influenciada por tendencias contradictorias, incluyendo las
corrientes revolucionarias así como también revisionistas. Pero aparte de los pormenores
del caso, eso no niega las importantes contribuciones que ella y otras personas como ella
hicieron, particularmente a fines de los años 60 e inicios de los 70, ni nos exime de la
43
responsabilidad de entender y sintetizar correctamente algo muy importante al que alude
la oración “La revolución de la mujer es la última revolución de todas”.
Es importante recalcar una vez más dos cosas en relación con esto. Primero, que la
emancipación de la mujer sólo puede conseguirse como parte de una revolución profunda
y real —la revolución comunista— la revolución más radical de la historia de la
humanidad, cuyo objetivo es la emancipación de toda la humanidad, el salto histórico más
allá de todas las formas de opresión y explotación, mediante la transformación de todas
las condiciones materiales e ideológicas que engendran y refuerzan la explotación y la
opresión. Y al mismo tiempo, un componente fundamental y decisivo de esta revolución,
sin el cuál esta revolución nunca alcanzará sus metas, es la lucha por la liberación total
de la mujer.
Esto nos lleva de vuelta al punto muy importante de “El fin de una etapa — El comienzo
de una nueva etapa” acerca de las contradicciones aún no resueltas bajo el socialismo.
Lo que se dice ahí es otra forma de expresar el entendimiento de que la lucha por la
emancipación total de la mujer será una parte crucial de “la última revolución”. En
otras palabras, esto será un componente crucial que impulsa y propulsa no sólo la
lucha revolucionaria para derrocar el dominio del imperialismo-capitalismo sino para
continuar la revolución en la nueva sociedad socialista en sí con la finalidad de avanzar
en el camino hacia el objetivo final del comunismo. Lo importante es que, entre las
contradicciones aún no resueltas que quedan en la sociedad socialista las que pueden ser
una fuerza que impulsa y propulsa esa revolución, uno de los aspectos y expresiones más
decisivos de eso serán las formas en las cuales y por medio de las cuales será necesario
seguir luchando por la emancipación de la mujer.
Debería quedar claro que lo que supondrá este proceso general no se trata de un
desarrollo lineal —no es una simple continuación rectilínea de la teoría del movimiento
comunista y la experiencia de las sociedades socialistas— sino que por necesidad será
un proceso más rico y más complejo que toma y aprende de una variedad mucho más
extensa de experiencias, análisis y teoría, realizados desde diferentes puntos de vista, en
representación de puntos de vista de clase en esencia diferentes — todo lo que se tiene
que abarcar y abrazar y al mismo tiempo sintetizar, aplicando el punto de vista y método
comunista.
A manera de conclusión de esta cuestión crucial, todo lo que se ha señalado aquí recalca
la necesidad para tener mayores rupturas y saltos —en la teoría y en la práctica guiada
por la teoría— en lo relativo a la liberación de la mujer, como una parte decisiva de la
revolución comunista y la realización de “las 4 todas” en el sentido más completo. Esto
recalca la necesidad de que el método y enfoque de la Nueva Síntesis se aplique más
completa y sistemáticamente a esta cuestión y que sobre esta base se lleven a cabo los
avances cruciales que se requieren con urgencia.
44
“Lo que no dice ‘Virtudes’ de William Bennett o,
necesitamos moral, pero no la moral tradicional”
(de Predicando desde un púlpito de huesos, necesitamos moral, pero no la moral
tradicional, 1999, corregido)
[Nota de la redacción: En este pasaje, Bob Avakian critica a El libro de las virtudes de
William Bennett, quien fungía de funcionario en los gobiernos de Reagan y Bush y tuvo
mala fama por emprender una guerra contra los pobres bajo el pretexto de la “Guerra
contra la droga” y el “Combate al crimen” y por atacar de manera agresiva a todo
abandono de las tradiciones de antaño en la educación y en general.]
Cuentos de hadas y estereotipos de género
Una vez más, por más que Bennett lo quiera tapar con perogrulladas de que se opone al
racismo, al sexismo, al chovinismo y demás y a pesar de que incluye en su libro “Virtudes”
unos cuantos escritos de gente como la feminista del siglo 19 Susan B. Anthony, no
cabe duda de que, de principio a fin, lo que Bennett promueve como modelo es el papel
“tradicional” de los géneros, mejor dicho, estereotipos. Al fin y al cabo, lo que Bennett
busca es alabar las “virtudes” de esa “tradición”.
Por eso, el poema que Bennett introduce con la calamitosa advertencia —aprende a
controlarte a ti mismo o serás controlado de maneras que no te gustarán— lleva como
título: “Érase una vez una niñita”, que una vez más presenta el gastado “doble criterio”
que le permite más libertad al hombre que a la mujer. La última estrofa lo dice todo:
“Su mamá oyó el ruido/y pensó que eran los varones/jugando a la guerra en el ático/
Pero cuando subió a ver/encontró a Jemima/a quien le dio una buena paliza”. Además
de joyas como ésa, “Virtudes” tiene los conocidos cuentos de hadas de princesas vírgenes
rescatadas o llevadas a la dicha por guapos príncipes (aunque primero sean sapos).
Pero, ¿por qué tanta lata, acaso no son cosas inocentes? Claro que perpetúan los
estereotipos sexuales, pero, ¿no estamos cayendo en el extremo de lo “políticamente
correcto” y en la tiranía del “feminazismo”? ¿No se está poniendo ya ridículo, y de hecho
irritante, lo “políticamente correcto”? Eso es lo que sostiene el librito de parodias Cuentos
infantiles políticamente correctos, que tengo entendido fue de los más vendidos en Estados
Unidos hace poco. Pero, si bien ese libro se burla de la crítica “políticamente correcta” de
los viejos cuentos de hadas, en lo que me dejó pensando, no es tanto que hay que volver
a escribirlos, sino más bien que hay que verlos bajo su propia luz, tal y como son: reflejos
de una época en la que se consideraba que las divisiones entre ricos y pobres, príncipes y
comunes, hombres y mujeres, etc., etc., eran naturales e inevitables.
¿Se puede decir en serio que la influencia que esos cuentos de hadas tienen, los modelos
y la moral que recomiendan, son de veras inofensivos? Entre el trabajo preparatorio que
llevé a cabo para escribir este artículo, leí un artículo del periódico USA Today (24 de
enero de 1995) escrito por Judith Sherven y James Sniechowski titulado: “Por qué las
mujeres se quedan con hombres abusones” y que tiene como subtítulo: “Para millones de
personas, el hombre ideal es una fantasía de las novelas de romance: poderoso, protector,
sexualmente agresivo. Una receta para problemas”.
En la sociedad estadounidense de hoy, las novelas de romance son el equivalente a
los cuentos de hadas del “Príncipe Azul”. Se dirigen a las adolescentas y mujeres.
45
Según el mencionado artículo (que cita a la revista Forbes), ¡25 millones de mujeres
estadounidenses leen un promedio de 20 novelas de romance al mes! El artículo hace
una muy importante pregunta y da una aleccionadora respuesta: “¿Qué es lo que estas
mujeres encuentran tan irresistible? La esperanza y fascinación de que les ‘salve’ un
varón fuerte, dominante, que las cuide y las haga sentirse seguras”. Pero en el mundo
real, en la vida real con semejantes hombres —lo que quiere decir bajo la dominación
de éstos—, no se cumplen esas fantasías románticas, y en muchos casos se vuelven
pesadillas.
(Eso me hace recordar la observación de Engels de que en sus orígenes la palabra
familia [del latín] no significaba “el ideal, mezcla de sentimentalismos y de disensiones
domésticas, del filisteo de nuestra época” sino que se aplica al “conjunto de los esclavos”
de un hogar de la antigua Roma — un hogar presidido por un hombre que tenía el
derecho de vida y muerte no sólo sobre los esclavos sino también sobre las esposas y los
hijos.)
¿Es difícil ver la importante influencia que tienen los cuentos de hadas de los hermanos
Grimm (y versiones modernas de la misma clase de cuentos) en el condicionamiento
de las niñas para que acepten y aspiren a vivir esas fantasías románticas, y que las
respectivas consecuencias sean todo menos inofensivas y chistosas? Cuando William
Bennett y otros pretenden reforzar ese ideal de “virtudes femeninas” y las “recompensas”
que obtendrán, ¿cuál es la naturaleza y el efecto de la “educación moral” que promueven?
El hogar: Un lugar peligroso
Con toda la inexorable andanada de propaganda sobre el crimen violento, el crimen en
la calle, los jóvenes que matan a los jóvenes, etc. (y a pesar del hecho de que el crimen
violento es un importante problema social en Estados Unidos), algo al que ni la prensa ni
los politiqueros le dan mucha publicidad es al hecho de que para la mujer y los niños, el
lugar donde es más probable que sean víctimas de crímenes violentos y de palizas, como
la muerte es el hogar, a manos del “jefe del hogar”. Es más probable que la mujer sea
violada por su esposo, y que las y los hijos sean víctimas del abuso y molestación sexual
por el padre, que por un desconocido. Sólo en los últimos años, y en gran medida debido a
los levantamientos sociales de los “años 1960” (que en realidad duraron hasta mediados
de los años 1970), y en particular debido al movimiento de la mujer que surgió durante
esos levantamientos, se logró iluminar esa horrorosa violencia “doméstica”. Antes, era
algo oculto; quedaba tras las puertas cerradas del “hogar”, protegido por la “santidad” de
la “familia tradicional”.
Hasta hace muy poco, el concepto de la “violación matrimonial” era considerado una
contradicción de términos. Hasta bien entrada la década del 1980, en la mayoría de
los estados de Estados Unidos, el hombre podía violar legalmente a su esposa; sólo en
los últimos dos años se declaró un delito en todos los estados (Carolina del Norte fue el
último estado que aprobó esa ley a fines de 1993). Naturalmente, a pesar de que se han
aprobado esas leyes, la violación matrimonial sigue siendo una de las principales formas
de violencia que sufre la mujer y uno de los principales crímenes que no es castigado
(junto con los “crímenes de oficina” y otros en que las víctimas son negros o personas a
quienes las instituciones dominantes de la sociedad consideran menos que humanos).
El robustecimiento de las “relaciones tradicionales” y sus “valores tradicionales”
46
acompañantes, por decir lo menos, no ayudará a eliminar ese crimen y violencia; más
bien les dará más pantalla o incluso “legitimidad” — y más en general a las relaciones
sociales opresivas de las que esos crímenes son una dramática expresión.
Cuando oímos a Bennett y otros decir que es hora de “volver a los principios
fundamentales” sobre los que se fundó Estados Unidos y que los ataques de la
“contracultura de los años 1960” a esas tradiciones es la raíz de la “corrosión moral” y el
crimen desenfrenado en Estados Unidos, debemos preguntar: ¿O sea, volver a los tiempos
en que un sinnúmero de mujeres eran violadas por sus esposos cada año y eso era legal?
¿O a cuando cientos y tal vez miles de negros eran linchados todos los años y casi nunca
se consideraba un crimen?
Indudablemente, Bennett y compañía dirían que no se refieren a eso. Pero la verdad
es que sí quieren robustecer la “tradición” que en efecto hace de las muchachas y las
mujeres posesiones sexuales del hombre: “vírgenes puras” bajo la “protección” de su
padre hasta que se casen y se conviertan en objetos de gratificación, e incluso botín, para
sus esposos. (Hay que desenmascarar y desarraigar la cosificación del sexo, la conquista
y botín sexual, así como el núcleo misógino de todo eso, pero los “valores tradicionales”
y sus defensores no pueden indicar la manera de abolirla, pues en sí la expresan y
representan.)
Bennett y compañía sí quieren crear una situación en la que se conceda a los negros
ciertos “derechos civiles” de palabra, y a cambio quieren que “se porten de una manera
‘civil’”, mejor dicho, que acepten abnegada y sumisamente la realidad que los somete a la
sistemática discriminación, brutalidad, injurias e insultos a diario. La verdad es que tipos
como Bennett muy claramente quieren reafirmar agresivamente la supremacía masculina
y la supremacía blanca, que en efecto son una parte integral de las bases y la estructura
institucional de los Estados Unidos capitalistas, y sí quieren —y deben— defender y
continuar la “tradición” fundamental de los crímenes monumentales y monstruosos sobre
los que se ha levantado este sistema y en los que se sustenta.
47
“La religión, el patriarcado,
la supremacía masculina y la represión sexual”
(de ¡Fuera con todos los dioses! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el
mundo, 2009)
Uno de los aspectos más importantes del papel de la religión como grillete sobre la
humanidad —y de nuevo hablo particularmente del papel de las tres principales
religiones monoteístas del mundo: el judaísmo, el cristianismo y el islam— es la manera
en que representa una forma concentrada y un apuntalamiento del patriarcado y la
supremacía masculina. Para expresarlo de manera sencilla, todas estas religiones
son religiones patriarcales. Cada una presenta a un dios que es una poderosa figura
masculina de autoridad: el Padre, el Señor, el Lord — en el idioma que sea que se
exprese. Estas son religiones en que las relaciones patriarcales, en el mundo real, se
proyectan hacia otro mundo —y luego, a su vez, se imponen de nuevo sobre este mundo—
y en las que el patriarcado, y la reafirmación del patriarcado, es una parte integral y
esencial del sistema de creencias y del comportamiento que este sistema de creencias
busca imponer, como parte de la red más amplia de relaciones explotadoras y opresivas
que caracterizan las sociedades en que estas religiones surgieron y las posteriores
sociedades en que las clases dominantes han perpetuado estas religiones.
Podemos ver las formas en que estas religiones promueven una fuerte figura paternal,
y la autoridad masculina absoluta, no solo en la manera en que presentan al dios al que
ordenan que la gente le rinda culto y obedezca —y esto se ve desde luego aún más en las
versiones fundamentalistas de estas religiones— sino que se halla en el centro de las
escrituras de todas estas religiones. Una vez más, el cristianismo da una clara ilustración
de esto.
En cierto sentido, se podría decir que se presenta en Juan 3:16 el mensaje esencial de la
religión cristiana. Tal vez algunos de los presentes conozcan esto — los que conocen la
Biblia, y/u otros de ustedes que siguen los eventos deportivos, sobre todo los juegos de
fútbol americano, en que con frecuencia, cuando anoten otro punto después de anotar un
touchdown, sale un tonto sentado detrás de la portería con una ridícula peluca puesta y
un letrero que dice: “Juan 3:16”. [risas]
Así que, hablemos de Juan 3:16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado
a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida
eterna” (o en la versión de Jerusalén de la Biblia: “Porque tanto amó Dios al mundo
que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida
eterna”). Analicemos esto más profundamente — qué está diciendo concretamente y
que está promoviendo concretamente. Volvamos a Génesis: de nuevo, el mito de la caída
de la humanidad, el papel traicionero de la mujer en eso, y la visión de la naturaleza
y la suerte de la humanidad que presenta Génesis (véase en particular los capítulos 2
y 3 de Génesis). Según la Biblia, no hubiera sido necesario que Dios hiciera este gran
sacrificio (de dar “a su Hijo único”) si los seres humanos no hubieran metido la pata en
el jardín del Edén, y en particular si Eva no hubiera seducido al hombre —a Adán—
para que hiciera mal y actuara contra la voluntad de Dios. Así que una parte integral,
o subyacente, de este mismo versículo (Juan 3:16), que nos habla de lo mucho que Dios
ama a la Humanidad, es la noción de que la humanidad está perdida —que por su propia
naturaleza la humanidad hace mal y peca— que la “caída” de la humanidad es parte de
48
su naturaleza que, por su cuenta, jamás podrá cambiar o de la cual jamás podrá zafarse.
Ese es el primer aspecto que tener en mente.
Pero, hay otro aspecto — piénsenlo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que
ha dado a su Hijo unigénito”. ¿Por qué un hijo? De todos modos, es una idea absurda.
[risas] Si uno cree en Dios, este podría tener cuantos hijos quisiera. [risas] Así que ¿por
qué habla del “Hijo unigénito”? Bueno, en el caso de los seres humanos que viven en una
sociedad patriarcal, dar a su hijo es uno de los mayores sacrificios que uno puede hacer,
porque en tal sociedad dominada por hombres, los hombres valen más que las mujeres.
Así que ¿a quién le importan las hijas? Uno puede darlas para que las violen —y eso
también está en la Biblia, por ejemplo, en la historia de cómo Lot ofreció a sus hijas así (y
acuérdese que Dios tiene a Lot en tan alta estima que sale ileso cuando Dios destruye a
Sodoma— véase Génesis, capítulo 19). Pero un hijo, eso es harina de otro costal.
Para explicar este punto con más claridad, piensen en cómo sería que la Biblia dijera:
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hija unigénita”. No suena,
¿que no? [risas] No encaja en la Biblia — pues escribieron la Biblia unos seres humanos
que vivían en una sociedad patriarcal y reflejan esa sociedad en lo que escriben y
proyectan un dios imaginario en el cielo quien hace este gran sacrificio de dar “a su Hijo
unigénito”, que es el mayor sacrificio que estos seres humanos pueden imaginarse.
Todo esto nos lleva de vuelta al papel de la mujer y la caída del hombre. Este no solo
es un relato seminal y central en cómo la Biblia presenta la historia de la humanidad
y su relación con Dios, sino que Pablo también lo retoma y lo desarrolla en el Nuevo
Testamento. Por ejemplo, en su primera carta a Timoteo, Pablo repite la noción de una
maldición contra las mujeres, por lo que hizo Eva en el jardín del Edén; pero, dice Pablo,
las mujeres pueden salvarse engendrando hijos para sus esposos y en general teniendo
las cualidades de “modestia” aptas para las mujeres, incluidas la de ser obedientes a su
esposo y la de subordinarse a los hombres en general:
La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer
enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán
fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer,
siendo engañada, incurrió en trasgresión. Pero se salvará engendrando hijos. Se
permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia”. (1 Timoteo 2:11-15)
Así que, ahí mismo, vemos dos cosas que son elementos esenciales del cristianismo
y la “tradición judeocristiana”: que las mujeres se sujeten a los hombres, y que el papel
esencial de la mujer es engendrar hijos. Piensen en la terrible influencia de todo eso y de
toda la opresión y dolor que ha propiciado, a lo largo de los siglos hasta hoy día.
Volvamos ahora al mito del origen respecto a Jesús y algo que ya se mencionó
en esta conexión. Cuando uno lee la Biblia y llega a la primera parte del Nuevo
Testamento, en Mateo, empieza con algo que muy poca gente puede entender: todos
esos “engendró”. [risas] Y fulano de tal engendró a mengano, quien engendró a zutano,
y así sucesivamente… a lo largo de 14 generaciones; y luego fulano de tal engendró a
mengano, quien engendró a zutano… a lo largo de 14 generaciones más; todo esto pasa
por David y luego, a través de más generaciones, hasta José, el padre de Jesús. Bien, si
uno estudia la historia y compara el registro histórico con lo que se dice ahí en la Biblia,
49
descubre discrepancias: el esquema que se refiere repetidamente a las 14 generaciones
no corresponde a lo que uno aprende concretamente de la historia sobre la sucesión de
patriarcas a que se refiere ahí.
Pero estos “engendró” están, una vez más, al servicio del fortalecimiento de la
dominación masculina y el patriarcado. Toda esa cosa en Mateo es una tentativa de
rastrear los orígenes de Jesús desde Abraham —un patriarca del antiguo pueblo judío,
según la Biblia— hasta el rey David y de ahí a José, el padre de Jesús, aunque la
“semilla” de José no tuvo nada que ver en absoluto. Piénsenlo: una parte crucial de la
mitología cristiana es que Jesús nació — ¿de qué? De una virgen, María. Así que, ¿qué
carajos tenía que ver José con su nacimiento? [risas] El quid del asunto es que esta es una
historia de patriarcas — un esfuerzo por ubicar a Jesús directamente en el marco de la
tradición de los patriarcas y de los reyes y gobernantes patriarcales del pueblo judío de
los tiempos antiguos.
Si bien María es la santísima madre de Jesús, su genealogía no cuenta. ¿Por qué?
Porque es mujer. El papel que le corresponde es ser la madre cariñosa y muy sufrida de
Jesús (y, sobre todo en la versión católica romana del cristianismo, ser una especie de
“intercesora” del pueblo en sus súplicas ante Dios). Pero cuando se trata de rastrear el
linaje de los antiguos patriarcas del pueblo judío a Jesús y de probar su derecho a ser
el Mesías, María no cuenta en absoluto. José sí cuenta, aunque según la Biblia, no tuvo
nada que ver, en lo biológico, con todo esto.
Para muchas personas que han vivido en una sociedad en que el patriarcado y la
dominación masculina y la respectiva opresión de la mujer son una parte integral e
indispensable —una parte sin la cual esa forma de sociedad no podría existir—, uno
de los atractivos de estas religiones (el islam, el cristianismo y el judaísmo) y de las
versiones fundamentalistas de estas religiones en particular, en estos momentos, es
una fuerte reafirmación de ese patriarcado. ¿Por qué se siente una necesidad de eso?
Pues, se está socavando el patriarcado de diversas formas. Pero no se ha eliminado.
No se ha transformado en un sentido cualitativo. Pero se está socavando de diversas
formas debido al propio funcionamiento de la sociedad. Incluso en los países en que aún
existen tradiciones, costumbres y convenciones patriarcales poderosas y muy abiertas,
el desplazamiento y la dislocación de la población, y los cambios acompañantes, tienden
a socavar algunos elementos del patriarcado. Grandes cantidades de personas están
dejando, o se ven forzadas a dejar, el campo e ir a las zonas urbanas, a menudo en los
barrios marginados; las familias se desplazan de Pakistán a Londres, de Egipto o Turquía
a Alemania, y de Argelia a Francia — y se encuentran en culturas muy distintas. No se
trata de hacer una apología o alabar la sociedad burguesa y sus formas de opresión de
la mujer; pero en algunos sentidos importantes, esta opresión se manifiesta de forma
muy distinta en estos países imperialistas “modernos” a sus expresiones en los países
en que las relaciones y tradiciones feudales, o los vestigios de estas, siguen teniendo
una importante influencia, y en que, de la mano con todo eso, la dominación patriarcal
se manifiesta de manera más abierta y más atrincherada en una forma tradicional. Es
importante enfatizar: en una forma tradicional. Así que, en estas nuevas circunstancias,
los padres que han tenido una autoridad absoluta en la familia de repente descubren
que es más difícil controlar a sus hijas. Uno de los papeles principales del padre en estas
relaciones patriarcales de la familia es vigilar el comportamiento de sus hijas (si bien,
50
en este respecto, por lo general el padre cuenta con el apoyo de su esposa, o a menudo su
madre —la suegra de su esposa— tendrá un papel importante en hacer cumplir esto).
En algunos sentidos, este fenómeno es similar a lo que ocurre cuando las personas
que viven en las zonas rurales de los países imperialistas contratan el MTV y la Internet.
De repente, los hijos dejan de portarse de la manera que se espera según las tradiciones
—o al menos algunos de ellos dejan de portarse así— y esto da origen a muchos conflictos
en la familia, incluso en un “país moderno avanzado”. Bueno, imagínense qué pasa
cuando las personas se desplazan de Argelia a Francia — es una cultura completamente
diferente y hay formas muy distintas de las relaciones sociales opresivas. No es que en
estos países imperialistas no sean opresivas las relaciones sociales, sino que, de varias
maneras, se manifiestan de otra forma, que concibe y encarna un papel distinto para las
mujeres y otra forma de oprimirlas y degradarlas.
Todo esto es muy complejo porque, en un grado importante, las formas de opresión de
la mujer en los países como Francia o Estados Unidos dan la apariencia, especialmente
a las personas que provienen de un ambiente tradicionalista, de incluir “un exceso de
libertad”. No hay una regulación de las mujeres con las mismas formas, no se requiere
que se vistan la ropa tradicional de la misma manera, ni tienen que portarse con la
misma “modestia”. De hecho, esta “libertad” para las mujeres es parte de una diferente
red de relaciones opresivas, que a menudo asume una forma extrema a su manera
particular. Por doquier hay pornografía, dura y blanda. En un grado muy importante,
la publicidad se basa en la utilización del cuerpo femenino a fin de vender mercancías
— y trata como mercancía el cuerpo femenino en sí de formas muy degradantes y muy
generalizadas.
Así que, de nuevo, los polos opuestos tienden a reforzarse mutuamente. Incluso las
personas que no están empapadas de las convenciones religiosas tradicionales observan
muchas manifestaciones de esta decadencia explotadora y dicen con razón: “Todo esto es
terrible. No quiero que mis hijos estén expuestos a esto”. Además, especialmente si uno
proviene de un entorno patriarcal tradicional, no solo le repugna todo esto sino que uno
tiende a reafirmar con mucho más energía la autoridad patriarcal.
Aun cuando las personas de los países del tercer mundo no dejan completamente su
país natal para emigrar a un país imperialista —aun cuando, en lugar de eso, migran
a las zonas urbanas en su propio país— estas zonas urbanas de los países del tercer
mundo son muy distintas, en aspectos importantes, al campo. El modo de vida en los
barrios marginados es muy distinto, inclusive respecto a su volatilidad, a la situación en
las aldeas. En estas circunstancias, puede haber una atracción poderosa a una forma de
religión que reafirma enérgicamente la autoridad patriarcal tradicional y refuerza esa
autoridad con un poder aparentemente sobrenatural.
Además, más ampliamente, en un mundo en que parece haber mucha incertidumbre
y mucho de lo inesperado, y que de muchas formas parece amenazador —en lo
económico, pero no solo eso (por ejemplo, en Estados Unidos, de repente ocurrió el 11
de septiembre)— existe una fuerte tendencia a que la gente, partiendo de un marco
patriarcal establecido, sienta una inclinación a acercarse a una poderosa figura paternal
quien la proteja. Eso es algo de que en Estados Unidos han sacado provecho de manera
consciente George W. Bush y su entorno: “Soy un presidente de tiempos de guerra”, repite
51
constantemente Bush, lo que da a entender: “Soy un gran papá, la figura paternal fuerte
y grande quien te puede mantener a salvo… nada más tienes que seguirme”. A la vez,
para reforzar eso, se promueve un punto de vista fundamentalista religioso.
Así que esa es otra manera en que se reafirma una forma de patriarcado, en medio de
la incertidumbre, la volatilidad y la sensación de que existen peligros constantes aunque
a menudo vagos. Esta no es simplemente una sensación espontánea — se promueve y se
refuerza donde quiera que uno vea. Si uno sintoniza el noticiero, en cualquier parte de
Estados Unidos, ¿qué ve? Crimen, crimen y más crimen. De eso uno podría pensar que
alguien está a punto de agredirlo cada vez que salga de la puerta del hogar — aunque
la probabilidad de ser víctima de un crimen, directa y personalmente, es muy mínima si
uno es de las capas medias en una sociedad como Estados Unidos. Pero las constantes
andanadas de “noticias” sobre el crimen, reforzadas por el “entretenimiento” que gira
mucho en torno al mismo tema, alimenta esta sensación general de alarma. En una
sociedad que está empapada de una tradición de una poderosa autoridad patriarcal de
miles de años de antigüedad, ¿cómo puede uno llegar a sentir cierta seguridad? Por medio
de confiar, una vez más, en una poderosa figura paternal, con armas poderosas, quien lo
protegerá — quien va a acabar con esos “maleantes” antes de que acaben con uno.
Pero para muchas personas, no basta meramente presentar a una poderosa figura
paternal en una forma humana. Por eso se reafirma de manera agresiva una forma aún
más extrema y absolutista de esta figura paternal, en la forma de un Dios todopoderoso
que todo lo ve y que todo lo sabe — para el cual, ¡mirad!, el poderoso jefe de estado es un
representante y para el cual él habla y actúa.
Otra importante dimensión de la manera en que el patriarcado está bajo amenaza,
y en que la gente tiene la sensación que está bajo amenaza, es el tema general de los
gays. Hoy este tema se está presentando de manera muy aguda en Estados Unidos. No
se trata de que algo como el matrimonio entre gays en sí vaya a socavar y destruir el
patriarcado. Mientras que la situación permanezca dentro de los confines de un sistema
basado en la explotación y la opresión, también se impondrán las relaciones patriarcales
en los matrimonios entre gays — y esta situación ya ocurre en muchas relaciones entre
gays, incluso sin el aval formal de un matrimonio bajo la ley. Pero, en esta coyuntura,
en algunos sentidos importantes, la afirmación del derecho de los gays y las lesbianas a
casarse representa un desafío serio al patriarcado tradicional.
Aunque los fundamentalistas cristianos, desde el presidente estadounidense hacia
abajo, insisten repetidamente que la Biblia decreta que el matrimonio sea únicamente
entre un hombre y una mujer, no es cierto en absoluto que la Biblia siempre presenta las
cosas de esta manera. De hecho, Joseph Smith, el fundador del mormonismo, y su sucesor
Brigham Young, así como los fundamentalistas mormones hoy, tienen mucha evidencia
para su afirmación de que en muchas partes de la Biblia se justifican la poligamia (un
matrimonio en que una persona tiene múltiples parejas) y específicamente la poliginia (en
que un hombre tiene más de una esposa).
Si vemos el Primer y Segundo Libros de Crónicas, que hablan de todos los supuestos
grandes reyes (así como los reyes malos) de Israel y Judá, veremos que el rey más grande
de todos, David, tuvo más de una esposa y, además, tuvo cientos de concubinas. Bien,
que quede claro: no se censura a David por eso en la Biblia. De hecho, se presenta todo
52
esto como parte de su majestad y naturaleza gloriosa que se defienden y se ensalzan en
la Biblia. Y si recordamos lo que ya mencioné acerca de los “engendró” (que, en Mateo,
rastrean la genealogía de Jesús), estos “engendró” pasan de Abraham a David y de
David hasta Jesús — y, otra vez, el propósito de todos estos “engendró” es establecer que
la línea de Jesús desciende desde David que, según las antiguas escrituras judías (el
Viejo Testamento de la Biblia cristiana), era un requisito necesario para ser el Mesías.
Así que de ninguna manera es David una figura negativa en la Biblia — al contrario,
lo ensalzan muchísimo ahí. Salomón, el hijo de David y también una figura ensalzada
de la Biblia, también tuvo cientos de esposas y concubinas. Abraham también tuvo más
de una esposa — y, cuando la esposa de Abraham aparentemente resultó infecunda,
él “le llegó” a la criada de su esposa a fin de tener un hijo. Como vemos en Génesis 29
y 30, otro patriarca prominente de la Biblia, Jacob, también “le llegó” a la criada de su
esposa en circunstancias similares; y Jacob tuvo más de una esposa al mismo tiempo.
En Deuteronomio 21, aparte de explicar que en la guerra, está bien si “vieres entre los
cautivos a alguna mujer hermosa, y la codiciares, y la tomares para ti por mujer”, se
explica con detalle qué debe pasar “si un hombre tuviere dos mujeres, la una amada y la
otra aborrecida, y la amada y la aborrecida le hubieren dado hijos”. (Véase Deuteronomio
21:11-15 y 16-17.)
Pero, como hemos visto, en los hechos los fundamentalistas fascistas cristianos
no se adhieren estrictamente a una interpretación textual de la Biblia — también
practican un “cristianismo de buffet” cuando sirve a sus propósitos. Cuando les convenga,
tergiversan lo que se dice en la Biblia. En su oposición al matrimonio entre gays y en
las formas en que consideran que es una amenaza al patriarcado, han confeccionado
este dicho: “Dios creó a Adán y Eva, no a Adán y Estevan”. Bueno, de hecho Dios no
creó ni a Adán y Estevan, ni a Adán y Eva. [risas] Los seres humanos surgieron como
parte de un proceso global de evolución natural, a lo largo de miles de millones de años
de la historia de la vida en el planeta tierra. Y en la historia de los seres humanos,
han tenido diferentes clases de sociedades y muchas diferentes prácticas y relaciones
sexuales, tanto explotadoras como no explotadoras, que en lo fundamental dependían del
carácter básico de la sociedad. El estudio de la sociedad humana a lo largo de la historia
evidencia una variedad muy grande de relaciones sexuales, tanto heterosexuales como
entre personas del mismo sexo. En la antigua sociedad griega de Platón y Aristóteles,
que definitivamente era patriarcal, un hombre —un verdadero “hombre varonil”— tenía
relaciones sexuales con otros hombres y muchachos todo el tiempo. Mi objetivo no es
promover la noción de un “hombre varonil” ni ninguna clase de “hombría”, en el sentido
de la supremacía y la dominación masculinas. Lo que necesitamos es que las personas
—tanto mujeres como hombres— afirmen y expresen su humanidad y, además, que se
conviertan en emancipadores de la humanidad, que luchen por abolir por fin todas las
relaciones de dominación, opresión y explotación. Lo que pretendo, precisamente, es
enfatizar que las relaciones heterosexuales o entre personas del mismo sexo no tienen
nada en sí ni de por sí que sea positivo o negativo o que de alguna manera sea más o
menos “natural”. Las relaciones heterosexuales o entre personas del mismo sexo, en sí,
tampoco constituyen una expresión o una negación del patriarcado. Más bien, lo esencial
es qué es el contenido de cualquier relación sexual e íntima: ¿expresa y promueve el
afecto, el respeto mutuo y la igualdad en la pareja —y contribuye a lograr la igualdad
entre hombres y mujeres—, o constituye y contribuye a la degradación de las personas y a
la opresión de la mujer en particular? Pero en una sociedad en que el patriarcado ha sido
53
un elemento esencial y determinante, incluso romper con las formas más tradicionales
del patriarcado, incluida la demanda de la igualdad formal para las relaciones entre
personas del mismo sexo, en coyunturas específicas, tal como la actual, puede representar
un desafío serio a las relaciones opresivas tradicionales, aun cuando muchos de los
individuos en cuestión simplemente quieran formar un matrimonio tradicional. Esa es
una de las ironías y las complejidades de esta situación.
De hecho, la oposición al matrimonio entre gays no es simplemente un truco electoral
para amarrar triunfos para los republicanos. Sí, algunos funcionarios del Partido
Republicano han utilizado así este tema. Pero lo que está en juego es mucho más
profundo y tiene implicaciones mucho mayores. El verdadero objetivo de los fascistas
cristianos en torno al tema del matrimonio entre gays y su condena de la homosexualidad
en general es imponer la “moral tradicional” y todas las relaciones de opresión que
encarna e impone esa moral tradicional, incluidos el patriarcado y la opresión de la
mujer, la posición subordinada de la mujer en la sociedad y su papel esencial, tal como
la Biblia lo presenta, como incubadoras y criadoras de niños dentro de los confines de las
relaciones matrimoniales dominadas por los hombres, con el aval no solo de la iglesia sino
también del Estado.
Todo esto tiene raíces muy profundas, pero en un sentido concreto hoy a cada
momento se está cuestionando: aunque todavía no de una manera que va a llevar a su
abolición, se está cuestionando de una manera que efectivamente socava algunas de las
formas en que tradicionalmente ha existido. La ofensiva fascista cristiana en torno a esto
es una reafirmación absolutista y enérgica de estas relaciones opresivas.
Esto también se ha manifestado agudamente en la contienda en torno a la crianza
de los hijos: ¿cómo debería ser la relación en la familia entre hijos y padres? En
esta conexión también se está reafirmando enérgicamente el patriarcado. Entre los
fundamentalistas religiosos en Estados Unidos, una corriente notable insiste en que una
de las principales causas (y una de las principales manifestaciones) del hecho de que, a
su parecer, el país está yendo al infierno, es que, desde hace varias décadas, los padres
no han tenido tanta libertad de pegarles a sus hijos. Después de todo, ¿qué sostiene la
Biblia? La Biblia tiene un conocido dicho: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece”
(o, como dice textualmente en Proverbios 23:13-14: “No rehúses corregir al muchacho;
porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma
del Seol [el infierno]”. Y en la versión de Jerusalén: “No ahorres corrección al niño, que
no se va a morir porque le castigues con la vara. Con la vara le castigarás y librarás
su alma del seol”.) Esto es lo que muchos dirigentes fundamentalistas cristianos están
promoviendo enérgicamente.
Aquí es necesario decir que, por mucho que quiera a Richard Pryor, nunca me
han gustado sus números que parecían, en lo fundamental, defender los castigos
corporales a los hijos para mantenerlos bajo control. Pryor maneja esto de una manera
algo contradictoria en los números que hizo sobre este tema, pero parece que siempre
traía cierto elemento de sacar la lección de que “después de todo, cuando mi abuela me
pegaba con una vara, eso efectivamente tuvo el efecto de impedir que yo me pasara
completamente de la raya”. De todos modos, incluso las personas que en muchos sentidos
tienen posiciones políticas avanzadas y tienen inclinaciones revolucionarias hacen eco
de esta clase de sentimientos; incluso de esta gente uno oye a veces la queja: “Las cosas
54
van mal ahora porque ya no puedes darle una paliza a tus hijos, no puedes sacar la vara
como lo hizo la abuela y meter en cintura a tus hijos con una buena paliza, de modo que
se porten bien”. Y es necesario decir que si bien, como en el caso de Richard Pryor, a veces
era la abuela quien blandiera la vara, no obstante se hizo eso como parte de la afirmación
general de las relaciones caracterizadas por la dominación patriarcal: relaciones en que
la fuerte figura paternal era la máxima autoridad para disciplinar a los hijos y, en cuanto
a las hijas en particular, para asegurar que permanecieran vírgenes de modo que su
valor como propiedad, que se expresa en el momento de casarlas, no se disminuyera ni se
manchara. Todo esto está profundamente arraigado en la tradición cristiana, tanto como
en las tradiciones islámicas que engendran los horrores de los “asesinatos de honor” en
que mandan a los miembros de una familia, y a los hermanos en particular, a que salgan
a matar a sus hermanas en caso de que llegara a conocerse que antes de casarse ya no son
vírgenes — aunque la pérdida de la virginidad sea resultado de una violación. Si bien en
sí no es una expresión tan extrema de esto, las palizas a los hijos (“no detener el castigo a
fin de no aborrecer al niño”) es parte del mismo paquete general de relaciones patriarcales
opresivas.
Que quede claro: no se debe ver ni tratar a las niñas, ni a los niños en general, como
propiedad de los padres, y de su padre en particular. Ese no es el mundo al que aspiramos
ni es un mundo en que valga la pena vivir. Así es el mundo desde hace miles de años y
todo eso lo encarnan y lo promueven las escrituras y tradiciones religiosas, pero ese no
es el mundo que queremos ni tiene que ser así. Sí, los niños necesitan disciplina. Pero no
necesitan que los castiguen con una vara para meterles disciplina o para tener un norte
en la vida. Necesitan que los dirijan —que los inspiren y sí, en ocasiones, que los tomen
firmemente de la mano— como parte de una visión y meta general de crear un mundo
radicalmente diferente y mucho mejor. Y al crecer y llegar a tomar más conciencia de este
objetivo, y al llegar a ser capaces de acciones conscientes para contribuir a este objetivo,
cada vez más pueden llegar a ser parte de ese proceso. Pero aun antes de que sean capaces
de participar conscientemente en todo eso, es importante aplicar los principios que se
aplican para crear tal mundo, en un sentido fundamental, a las relaciones con los hijos
— los suyos y los de otras personas. Los niños son seres humanos conscientes, aunque su
conciencia está en un proceso de desarrollo. Es posible y es necesario razonar con ellos —
y, sí, a veces, hay que decirles: “así son las cosas y tienes que hacerlo así, porque por ahora
no tienes la capacidad de comprender todo esto y por qué tienen que ser así las cosas”.
Al mismo tiempo, no es difícil entender por qué muchas personas se inclinan por el
dicho de “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece” —por la lógica de que si uno no pega
a los hijos para meterlos en cintura, resultarán malos— porque existen muchas cosas que
influencian a los niños en direcciones terribles. Sobre todo en algunos sectores de “la clase
media”, en particular en un país como Estados Unidos, existe una orientación general
de consentir a los hijos — que en algunos casos puede tener motivos menos egoístas pero
que de hecho a menudo es parte, y a fin de cuentas es otra expresión, de tratar a los hijos
como mercancías, que hay que consentir y mimar como parte de darles toda oportunidad
y ventaja en la carrera por obtener una posición de privilegio en la sociedad en el contexto
del parasitismo general que es parte de la vida en un poderoso país imperialista. Con
eso me refiero a los fenómenos tales como los padres que empiezan a tocar sinfonías para
los recién nacidos (o incluso para el feto durante el embarazo), en especial si se hace
con la idea de que así el niño, desde temprana edad, tendrá mejores oportunidades de
55
desarrollarse como una “persona con talento” o un “genio” — que podrá estudiar en la
mejor academia de música o la universidad de mayor prestigio, y lanzarse a una carrera
lucrativa. A veces la permisividad de parte de los padres es parte de eso, y procura estar
al servicio de eso.
En parte como reacción a esta clase de permisividad —pero más como respuesta a la
clase de locuras en que se meten muchísimos jóvenes de los barrios urbanos populares—,
muchas personas en las comunidades de los oprimidos observan a su alrededor y ven a
los jóvenes que se hacen el tonto y hacen muchas locuras, y les atrae la conclusión de que
hay que hacer algo fuerte a fin de que estos jóvenes se porten bien. Eso se vuelve otro
factor que refuerza el papel de la iglesia y de la religión. ¿Cuáles son las dos alternativas
prominentes que se ofrecen a los más oprimidos en Estados Unidos hoy día? Están las
pandillas por una parte, con toda la locura y desmanes que conllevan; o, por otra, la
iglesia y su afirmación de los valores, relaciones, costumbres y códigos tradicionales
opresivos y, sí, patriarcales. Para los jóvenes en particular: cuando te canses de las
pandillas, vete con la iglesia; si te aburre la iglesia, pues que vuelvas a las pandillas.
Ninguna de estas opciones ofrece un camino hacia adelante para las masas populares,
una salida de las condiciones opresivas que están orillando a mucha gente a cometer
muchas locuras en primer lugar.
He aquí, de nuevo, otra manifestación aguda de la necesidad de “abrir una nueva
brecha”. Al igual que, a otro nivel, no se puede dejar que Jihad y McMundo/McCruzada***
sigan siendo las únicas dos alternativas, también existe una urgente necesidad de
plantear una alternativa radicalmente diferente, a partir de la concepción del mundo
comunista y el programa y los objetivos comunistas. Es necesario decirle con osadía a
la gente: “No necesitamos la iglesia, no necesitamos la vara y tampoco necesitamos las
pandillas y las drogas — necesitamos la revolución”.
Este, efectivamente, es un camino duro. Pero ¿con qué propósito muere la gente y se
mata entre sí ahora? ¿A qué sirve? ¿Qué está reforzando? ¿A dónde lleva a la gente? ¿A
quién beneficia, salvo a aquellos que gobiernan sobre las masas populares y a quienes les
encanta ver a la gente matándose entre sí por tonterías? ¿Y de qué sirve que las masas
populares se hinquen de rodillas ante una autoridad patriarcal y opresiva, que está
dotada del aura y respeto de un supuesto poder sobrenatural y que sirve de grillete que
contribuye a reforzar las condiciones de esclavización e impotencia?
*** [Nota de la redacción: Jihad y McMundo/McCruzada se refiere a los fundamentalistas islámicos,
por un lado, y por otro, el imperialismo mundial, sobre todo el imperialismo estadounidense. Como Bob
Avakian ha recalcado en repetidas ocasiones: “Estos dos polos reaccionarios se oponen, pero al mismo
tiempo se refuerzan mutuamente. Apoyar a uno u otro de esos polos anticuados, acabará fortaleciendo a
los dos”.
56
“Jesús tal como fue”
(de ¡Fuera con todos los dioses! Desencadenando la mente y cambiando radicalmente el
mundo, 2009)
Con esa “aura” mística y sagrada en torno a Jesús, es importante verlo, y examinar
lo que representó, en su dimensión real. Según la Biblia, cuando Jesús conoce a un
individuo con epilepsia, ¿cómo lo cura supuestamente? Mediante el exorcismo — mediante
la expulsión de un demonio. Al parecer, el Dios omnisciente, en la persona de Jesús, no
prestaba atención al campo de la medicina. Aunque en esa época la gente no conocía la
causa de la epilepsia, si Dios existiera, pues Dios debía haber sabido. En ese entonces,
había muchas cosas que las personas desconocían y por tanto (tal como todavía sucede
con exagerada frecuencia hoy), cuando no entendían algo, inventaron justificaciones y
explicaciones — explicaciones que en muchos casos, y en general en los hechos, acabaron
echándole la culpa a la gente por sus propias desgracias. De eso se trata lo de que el pecado
causa enfermedades: Jesús, nos dice la Biblia, cura enfermedades expulsando demonios y
pecados. Todo esto está en el Nuevo Testamento.
Pablo no es el único que defiende, en sus cartas, la esclavitud — de nuevo, en el Nuevo
Testamento: el propio Jesús da por sentada la esclavitud en sus parábolas. Están las
parábolas de sembrar cizaña entre el trigo, la del siervo malvado, la de los labradores
malvados, la de la fiesta de bodas, la de los talentos — todas estas parábolas aceptan
la idea de que la esclavitud y la opresión existirán en este mundo y las usan para sacar
lecciones para la vida. Veamos Mateo 10:24-25: Jesús dice: “El discípulo no es más que
su maestro, ni el siervo más que su señor; bástale al discípulo ser como su maestro, y al
siervo como su señor”.
Respecto a la posición de la mujer, otra vez Jesús da por sentado las relaciones
de dominación masculina que recorren toda la Biblia, tanto el Nuevo como el Viejo
Testamento, y son un elemento fundamental de la misma. Muchas veces, aquellos
que buscan encontrar en Jesús un paladín de los pisoteados, oprimidos y marginados
y presentarlo como tal, sostienen que Jesús permitió que se le acercaran las mujeres
rechazadas y condenadas por pecadoras y que hasta formaran parte de su círculo
íntimo, y que por lo tanto Jesús proporciona un modelo y manera de lograr la igualdad
entre hombres y mujeres y de superar miles de años de subordinación y degradación de
la mujer. Pero la verdad es que en la Biblia se ve que Jesús nunca cuestionó sino que
al contrario incorporó en sus enseñanzas la idea de la mujer como ser inferior en sus
relaciones con los hombres y en esencia como propiedad de los hombres — un punto de
vista profundamente arraigado en las escrituras y tradiciones religiosas a que Jesús
mismo se adhirió. En ninguna parte se concentra todo eso más que sobre el tema de la
virginidad.
Aparte de destacar mucho la Biblia que Jesús supuestamente “nació de una virgen” y
enfatizar mucho la imagen de su madre, María, como mujer que no “había conocido a un
hombre” antes de casarse y quien, además, nos dicen, no concibió a Jesús de su esposo,
José, sino acogiendo al espíritu santo; de nuevo, las enseñanzas de Jesús suponen que la
virginidad y la castidad son cualidades básicas de la mujer — eso se refleja, por ejemplo,
en la parábola de las diez vírgenes (Mateo 25:1-13) y cuando Jesús habla del matrimonio
57
(y el divorcio). Así que es importante comprender en qué descansa todo este concepto de la
virginidad —y la gran importancia que se le adjudica— y lo que a su vez refleja.
Una vez que las sociedades humanas, hace miles de años, evolucionaron y cambiaron
de modo que la riqueza producida por la sociedad la tomara en gran parte un pequeño
grupo de individuos que dominaba y explotaba a los demás —una vez que surgieron
y se desarrollaron la propiedad privada y la riqueza de los individuos—, se redujo
cada vez más el papel básico de la mujer a la tarea de criar hijos y también se volvió
crucial asegurar que los hijos fueran de su esposo, de modo que este pudiera pasar sus
propiedades a sus herederos —en particular sus herederos masculinos— y no aquellos de
nadie más. Por ello se tuvo que controlar muy estrictamente la actividad sexual de las
mujeres.
¿Cómo se logró todo eso? Bueno, en una sociedad basada en la propiedad privada
de la riqueza y bienes, una niña, hasta convertirse en una mujer joven, se consideraba
la propiedad y posesión de su padre. A veces, este utilizaba a su esposa o su madre (la
suegra de la esposa) para ejercer el control directo sobre su hija, pero en todo caso, el
padre era el que tenía el control fundamental sobre ella. De acuerdo con los requisitos
de estas relaciones sociales patriarcales dominadas por los hombres, él era responsable
de asegurar que cuando ella se casara, fuese virgen. Vemos la continuación de esta
tradición hasta hoy día, y no únicamente en las culturas islámicas en que a las jóvenes
las matan sus propios familiares cuando han “perdido la virginidad” —aunque sea
por una violación— porque se considera una deshonra para su familia (las llamadas
“matanzas de honor”). Veamos la campaña de “abstinencia”, fomentada desde la cúpula
del gobierno estadounidense hoy. Si bien animan y coaccionan a los muchachos como a
las muchachas a tomar un juramento de “abstinencia” (ser virgen hasta que se casen), no
cabe ninguna duda de que tal presión a favor de la virginidad recae más fuertemente en
las muchachas y las jóvenes, como siempre ha sido el caso. Como veremos, si los fascistas
cristianos pudieran elegir el castigo, en particular para las jóvenes y las mujeres que no
“se abstengan” —que no lleguen vírgenes al matrimonio— sería la muerte: eso es lo que
requeriría una interpretación textual de la Biblia, y estos fascistas cristianos van muy en
serio en su plan de imponer por ley una estricta adhesión a los “mandamientos bíblicos”.
Veamos la renovada atención en Estados Unidos en las últimas décadas a la tradicional
ceremonia de bodas: he aquí a la novia con su “hermoso vestido de bodas blanco”. ¿Por
qué blanco? Porque ese color representa la virginidad. ¿Y quién “entrega a la novia”? El
­padre. De hecho y con el que sea el nivel de conciencia de individuos específicos, lo que pasa
objetivamente es que el padre continúa la tradición patriarcal de llevar su propiedad hasta el
altar y entregarla al novio quien ahora la asumirá como suya.
Volviendo a la “tradición judeocristiana”, que encarna y promueve toda esta visión y
práctica del matrimonio, es muy evidente que la cuestión de la virginidad —de la novia—
tiene enorme y potencialmente fatal importancia. Por ejemplo, en Deuteronomio, capítulo
22, versículos 13-21, esto se ilustra de manera muy vívida. Bajo el subtítulo “Leyes sobre
la castidad”, se señala lo que ocurre “cuando alguno tomare mujer, y después de haberse
llegado a ella la aborreciere y le atribuyere faltas que den que hablar, y dijere: A esta
mujer tomé, y me llegué a ella, y no la hallé virgen”. Bueno, ¿qué se supone debe pasar
si el esposo acusa a su esposa de esta manera? La Biblia dice, en Deuteronomio, que el
padre de la joven y su madre sacarán las señales de la virginidad de la doncella a los
58
ancianos (masculinos) de la ciudad. ¿Qué señales? Tienen que presentar una vestidura
manchada de sangre de la noche de bodas, extenderla delante los ancianos de la ciudad
y decir: ved aquí las señales de la virginidad de mi hija. Y, según Deuteronomio, si se
puede presentar tales señales, el esposo que haya hecho falsas acusaciones contra la
joven tendrá que pagar una multa — al padre de la misma. Si no, “Mas si resultare
ser verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacarán a la puerta de la
casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá, por cuanto hizo
vileza en Israel fornicando en casa de su padre; así quitarás el mal de en medio de ti”
(Deuteronomio 22:20-21).
Sería difícil encontrar una declaración más clara de que lo que entraña todo esto son
las relaciones de propiedad — en que la joven es propiedad: primero, es propiedad de
su padre (y por eso las acusaciones falsas en contra de ella por no ser virgen resultarán
en que se pague una multa al padre y que en caso de que las acusaciones sean ciertas,
el padre de ella, junto con los otros hombres de la ciudad, tienen que tomar parte en
matarla); y luego, al casarse y al suponer que pase la “prueba de virginidad”, ella se
vuelve propiedad de su esposo e incubadora de más propiedad para él (hijos — de nuevo,
varones en especial).
Piensen en la opresión y brutalidad encerrada en esto y las formas en que esto ha
engendrado muchas formas de abuso corporal de las mujeres e insoportables angustias y
tormentos mentales para las mujeres — hasta hoy día.
Jesús estaba muy empapado de esta tradición — y nunca rompió con ella sino que la
pregonó y fomentó.
Consideremos otra ilustración de esto: lo que Jesús dice sobre el divorcio. Dice (por
ejemplo, en Lucas 16:18 y Mateo 5:31-32) que divorciarse y volverse a casar es cometer
adulterio — es pecado. Imagínense el efecto, y desafortunadamente no tenemos que
imaginarlo, que ha tenido esta “enseñanza” durante milenios de relaciones sociales de
supremacía masculina. Piensen en su efecto, sobre todo en las mujeres atrapadas en
matrimonios que son opresivos y abusivos: la idea de que si la mujer deja a un esposo
opresor y abusivo, eso es pecado, un pecado equivalente al adulterio. Piensen en el
horroroso sufrimiento que eso ha causado y reforzado durante siglos y siglos y siglos, con
las autoridades religiosas que han pregonado esto en la población, en particular entre
las mujeres, citando la Biblia y las palabras del propio Jesús. Hoy, en los Estados Unidos
del siglo 21, hay fascistas cristianos que están inspirados por estas “enseñanzas” —y que
las aplican—, para dificultar mucho más el divorcio, con el objetivo final de penalizar y
criminalizar de plano el divorcio (vean las medidas importantes en esa dirección, con las
estipulaciones de “matrimonios por alianza” que varios estados han adoptado en Estados
Unidos).
59
“Acabar con el ‘pecado’ o,
necesitamos moral, pero NO la moral tradicional”
(de Predicando desde un púlpito de huesos, necesitamos moral, pero no la moral
tradicional, 1999, corregido)
[Nota de la redacción: En este pasaje, Bob Avakian comenta el libro de Jim Wallis titulado
The Soul of Politics (El alma de la política). Wallis es un activista religioso y director de la
revista Sojourner.]
Tal vez la expresión más concentrada de lo que tiene de mal el punto de vista de Wallis
se exprese en su discusión de la mujer, el patriarcado y la familia. Una vez más, en la
parte titulada “Patrones de desigualdad, explotación de las compañeras”, The Soul of
Politics contiene denuncias contundentes de algunos de los aspectos más espantosos de
dicha explotación, como el saqueo sexual de mujeres por soldados estadounidenses en
países como las Filipinas, así como la muy generalizada violación y agresión contra la
mujer en Estados Unidos. También ilustra gráficamente la inseparable conexión entre “el
sexismo y la publicidad” en la economía y cultura de la actual sociedad estadounidense.
Sin embargo, cuando Wallis se propone examinar “La estructura del sexismo” y sentar
bases para comprenderla y oponérsele con los términos y valores bíblicos, se ve obligado a
retroceder y a defender o aceptar buena parte de esa misma estructura de opresión.
Wallis dice que “el verdadero problema entre el hombre y la mujer no es por el sexo
sino por la desigualdad de poder”. Menciona “el patrón subyacente y motor” de la
violencia contra la mujer y dice que “El nombre de ese patrón es el patriarcado: la
subordinación de la mujer al hombre... el control de la mujer... ha sido la característica
dominante del patriarcado desde los primeros tiempos.... Al igual que los esclavos, las
mujeres fueron convertidas en propiedad, en la propiedad del hombre” (pp. 104-105,
106-107). El problema es que la fuente a que recurre Wallis para guiarse y oponerse
a la opresión patriarcal, la Biblia, es en sí un importante pilar de dicha opresión. Eso
queda manifiestamente claro en los primeros cinco libros de la Biblia (los llamados libros
“mosaicos”), así como en el resto del Viejo Testamento y a lo largo del Nuevo Testamento,
y muy patentemente en las Epístolas de Pablo, generalmente considerado la figura que
más influyó en el Nuevo Testamento y la religión cristiana tal como se desarrolló y se
propagó en su etapa inicial y formativa.
La subordinación de la mujer a su esposo, y a la dominación masculina en general, es algo
que la Biblia predica y da por sentado. Además, en muchas partes, como en los capítulos
y libros donde están los Diez Mandamientos y la ley mosaica, en vez de prohibir la
adquisición de mujeres como esclavas y como premios de guerra y objetos de botín sexual,
eso se ordena y decreta (véase, por ejemplo, Éxodo 21, Deuteronomio 22 y Jueces 21).
Esta profunda contradicción —de que Wallis quiera ver un fin a la opresión patriarcal
y la desigualdad de la mujer, pero al mismo tiempo quiera defender la moral y las
convenciones relacionadas con la Biblia y la “tradición judeocristiana”, que encarnan y
refuerzan esa desigualdad y opresión muy patriarcal— se manifiesta en todo el discurso
de Wallis sobre el patrón de la desigualdad sexual y se destaca agudamente cuando habla
sobre el aborto, que correctamente identifica como uno de los principales “campos de
batalla” en la sociedad estadounidense (y muchas otras sociedades) hoy.
60
Oposición incongruente al patriarcado
Wallis escribe que él y sus compañeros de la revista Sojourner “han argumentado a favor
de los derechos e igualdad de la mujer” y que al mismo tiempo “hemos defendido el valor
sagrado de la vida humana, a partir de nuestras raíces religiosas y nuestro compromiso a
la no violencia”. Y concluye: “Esos dos valores —los derechos de la mujer y la santidad de
la vida— se han convertido en los polos antagónicos de nuestro discurso público” (p. 109).
Una vez más, y característicamente, Wallis quiere ver un fin a ese antagonismo por
medio de la reconciliación (quiere “bajarle el volumen a la retórica” de lo que para él son
dos posiciones “extremas”) y dice que “necesitamos respuestas a las inquietudes de ambos
lados” (pp. 109, 110). Pero, ¡¿qué quiere decir que alguien que dice oponerse a la opresión
patriarcal, describa la firme defensa del derecho de la mujer al aborto, y la oposición
apasionadamente combativa a quitarle ese derecho, como una posición “extrema”!? Quiere
decir que la oposición de ese alguien a la opresión patriarcal es, en el mejor de los casos,
incompleta e incongruente. Tal es el caso de Wallis.
Como hemos señalado muchos que defendemos el derecho de la mujer al aborto “a
solicitud y sin tener que pedir disculpas”, el derecho de la mujer a decidir si tener hijos
y cuándo —el derecho a no estar en la obligación de tener hijos contra su voluntad— es
tan fundamental como el derecho de los negros a no ser esclavos. Pedir la reconciliación
sobre problemas y derechos tan fundamentales como ése sólo les conviene a los que
quieren esclavizar y negar esos derechos fundamentales. Y a eso es precisamente lo que
Wallis contribuye cuando dice que no se debe prohibir judicialmente el aborto en todas
las circunstancias, pero que tampoco debe ser un derecho inalienable y que (citando a la
“feminista Shelley Douglass”) “es ‘casi siempre un mal moral’” (p. 110).
Aparte del hecho fundamental de que lo que existe en el cuerpo de la mujer, desde el
momento en que se embaraza hasta que termina el embarazo, no es un “bebé” o “niño”
completo sino un feto en desarrollo, que es en efecto una parte integral del cuerpo y
funcionamiento físico de la mujer —el cual tiene el potencial de convertirse en un ser
humano independiente aunque todavía no lo es—, el intento de Wallis falla cuando busca
justificar su posición sobre el aborto invocando al “valor sagrado de la vida humana”,
a partir de la tradición y juicios bíblicos. Wallis menciona con aprobación a “Ciertas
mujeres [que] tienen una ética coherente de la vida, ética que ve la amenaza de las armas
nucleares, la pena capital, la pobreza, el racismo, el patriarcado y además el aborto como
parte de un tejido inconsútil de intereses interconectados y entretejidos por el valor
sagrado de la vida” (pp. 109-110, énfasis en el original). Pero la verdad es que la Biblia y
la “tradición judeocristiana” no sientan las bases para este “tejido inconsútil”.
No hay refugio en la Biblia
Como señalé en mi crítica a “Virtudes” de William Bennett, el sexto mandamiento, leído
en el contexto de la “ley mosaica” de la que es parte, claramente significa que se prohíbe
matar a una persona a no ser que “La Ley” y “El Señor” lo consideren justo y necesario.
Es más, la Biblia urge matar por muchas razones — y hay muchos casos en que estos
actos de matar hoy serían considerados perversos y atroces por casi todos, por más que la
Biblia los celebre (véase, por ejemplo, Éxodo 32:16-28, Éxodo 21:17 y Deuteronomio 21:1821).
61
Lo que eso refleja es que en todas las sociedades humanas, inclusive aquellas en las que
surgió la Biblia, la sociedad siempre juzgará la toma de una vida humana —así como
el aborto de un feto, que es una forma de vida pero todavía no es ser humano separado
completo— según el criterio de la manera en que afecta a esa sociedad en un sentido
general. Además, en el caso de que la sociedad esté dividida en grupos sociales —y en lo
más fundamental, en distintas clases—, el punto de vista que predominará sobre esos
problemas es el de la clase que tiene una posición dominante en la economía y que por
ende domina la vida política, cultural e intelectual de esa sociedad.
Las sociedades que la Biblia refleja y defiende son las sociedades en las que la esclavitud
y otras formas de explotación y opresión, como la opresión patriarcal de la mujer, así
como la rivalidad y saqueo entre diferentes naciones e imperios, son elementos integrales
e indispensables, y la manera en que la Biblia ve la toma de la vida humana es un reflejo
de eso.
Por tanto, si bien la Biblia no ofrece una justificación de la posición del “tejido inconsútil”,
en efecto ofrece una justificación, o los argumentos, para diversas formas (inclusive las
más extremas) de opresión y saqueo como botín, como la de la mujer.
Siempre que alguien siga aferrándose a la Biblia y su visión moral —a los “valores
centrales, derivados de nuestras tradiciones religiosas y culturales”, como dice
Wallis—, jamás podrá luchar a fondo por la abolición de todas estas formas de opresión,
arrancar de raíz todas las relaciones económicas y sociales que esclavizan y explotan,
con sus correspondientes instituciones políticas y expresiones ideológicas. En última
instancia, solo es posible emprender, y ganar, una lucha así de total y verdaderamente
revolucionaria rompiendo con esa visión — con esas tradiciones y “valores tradicionales”.
62
“La Biblia y la matanza de niños:
El derecho al aborto y el rumbo de la sociedad”
(Revolución #13, 28 de agosto de 2005, corregido)
[Del folleto La guerra civil que se perfila y la repolarización para la revolución en la época
actual, 2005.]
Para refutar el ataque al aborto por implicar “matar a bebés” —el que es una de las
principales líneas de ataque de los fundamentalistas religiosos—, es necesario que
denunciemos de manera contundente cosas como el Salmo 137 y el libro de Isaías (por
ejemplo, los capítulos 9-14 de Isaías). En esos capítulos de Isaías en particular, “El Señor”
(o sea, el “dios” de la Biblia), y en lo dicho por el profeta Isaías directamente en nombre
de “El Señor”, exhorta una y otra vez a cometer atrocidades y a destrozar pueblos enteros,
incluidos pequeños niños, que han prendido la ira de “El Señor”. Además, por ejemplo en
Isaías, los últimos versículos del Salmo 137 contienen este llamamiento a despedazar a
los pequeños de Babilonia:
“Oh hija de Babilonia
la despojadora:
¡Bienaventurado el que te dé la paga por lo que Tú nos hiciste!
¡Bienaventurado el que tome a tus pequeños y los estrelle contra la roca!”
Aquí el Salmo 137, el libro de Isaías y otras partes de la Biblia exhortan a reventar los
sesos DE los niños, exigen y celebran tales actos y, para que quede claro, NO hablan de
un feto en el útero de la mujer sino de niños que ya han nacido y que son seres humanos
completamente desarrollados y físicamente independientes de la mamá. Así que cuando
los fanáticos fundamentalistas ponen el grito en el cielo porque una mujer aborta y dicen
que ella y los médicos y el personal de las clínicas de aborto “están matando a bebés”, es
necesario preguntarles: “¿Creen en la Biblia?” “Sí”, dirán, desde luego. “Pues, ¿creen en lo
siguiente?” — en referencia a los versículos del Salmo 137 y en el libro de Isaías donde “El
Señor” y sus representantes exhortan a matar a niños y lo celebran. Porque “si ustedes no
defienden eso, ¡no vengan aquí alzando la Biblia e invocando su ‘autoridad bíblica’ para
condenar a otros por ‘matar a bebés’! Si van a escoger y elegir qué defienden de la Biblia
y qué no, pues son una bola de hipócritas — pues ustedes mismos vienen diciendo que
es la palabra de dios y tiene la autoridad moral absoluta de la ley de dios. Si no quieren
defender la Biblia hasta la última palabra —inclusive las repetidas partes que exhortan a
cometer atrocidades grotescas y gratuitas como matar en masa a niños)—, que más bien
cállense y dejen de hostigar y amenazar a las mujeres que quieren hacerse un aborto y a
sus médicos y el personal de las clínicas que ofrecen abortos sanitarios”.
Ahora, si los fanáticos fundamentalistas defenderán las atrocidades de la Biblia, como
matar niños, claramente son los peores hipócritas, porque, ¿cómo es que condenan a otros
por “matar a bebés”? Y eso es muy ultrajante en su argumento de que “están matando a
bebés” las mujeres (y los médicos y otras personas que les ayudan) quienes en efecto no
están “matando a bebés”, sino que están practicando un procedimiento médico que aborta
un feto, y no un ser humano independiente y desarrollado (volveré a esto en adelante).
Así, en este caso los fanáticos fundamentalistas tampoco tienen ningún derecho a hablar
de “matar a bebés” — y no hay por qué hacerles caso.
63
Algo más muy importante: en su abrumadora mayoría aquellos que atacan al derecho
al aborto también se oponen a los métodos anticonceptivos — y además de oponerse al DIU
(un dispositivo que evita que el óvulo fecundado se implante en las paredes del útero),
se oponen a todos los métodos anticonceptivos. Sin duda, todos estos católicos reaccionarios
que se oponen al aborto también se oponen a los anticonceptivos. La doctrina oficial de la
iglesia católica se opone a los anticonceptivos por una razón fundamental que va muy al
grano del asunto: según este punto de vista religioso reaccionario, el papel de la mujer es
el de subordinarse al esposo y procrear hijos para él, y los anticonceptivos, al igual que el
aborto, pueden socavar eso. Por su parte, la abrumadora mayoría de los fundamentalistas
fascistas protestantes también se oponen a los anticonceptivos — no sólo fuera de los
confines del matrimonio sino incluso dentro del matrimonio (lo dicen claramente en muchas
declaraciones de fundamentalistas protestantes de peso opuestos al aborto, si bien es
importante ponerlos en evidencia muy concretamente).
Al señalar estas cosas, podemos darles duro en lo político y en lo ideológico, yendo a la
esencia: no es la supuesta “matanza de bebés” lo que les preocupa; lo que quieren en
esencia es que la mujer sea propiedad del hombre, que se subordine al control del esposo
y sea procreadora de hijos, procreadora de propiedad, para su esposo. Tenemos que
seguir refutándolos: “Eso es lo que defiende su Biblia y eso es lo que ustedes representan,
y lo demuestra el hecho de que además de oponerse al aborto, ustedes se oponen a los
anticonceptivos”.
Además, es muy importante no olvidar la realidad de que en efecto más del 90% de los
abortos se hacen en el primer trimestre del embarazo, en los primeros tres meses del
embarazo cuando el feto es muy pequeño (del tamaño del punto al final de esta oración,
a unos dos centímetros de largo). Los oponentes del aborto tergiversan y recalcan cosas
las cuales hacen que huelan a horrores, como el aborto tardío, etc. Primero, llaman
estos procedimientos “abortos de nacimiento parcial”, lo cual es una tergiversación
total. Segundo, dan a entender que se practican con mucha frecuencia —en realidad son
muy poco comunes— y tergiversan las condiciones en que se practican, no mencionan o
dejan en segundo plano la salud de la mujer en cuestión). Luego, su propaganda asocia
eso, o sea sus tergiversaciones de lo que es el aborto tardío, con los abortos en general.
Para nada estoy proponiendo que nos pongamos a la defensiva acerca de los abortos
tardíos, pero todo eso es simplemente una tergiversación total. Nos urge emprender una
contraofensiva al respecto e ir a la esencia del asunto. En más del 90% de los abortos
estamos hablando de un minúsculo grupito de células (el feto) — se trata de eso contra
el destino de la mujer. En términos fisiológicos y sociales, se trata en esencia del destino
de la mujer contra un grupito de células, el que en ese momento (en los primeros tres
meses, especialmente) para nada han pasado por el proceso de plena diferenciación (la
formación de los órganos internos y partes del cuerpo con funciones específicas). No es un
ser humano completamente desarrollado, ni mucho menos. Es solamente un minúsculo
grupito de células. Tenemos que retomar el verdadero quid del asunto.
Aparte de ser un asunto crucial en general, tras las elecciones de 2004 el aborto se
perfila como una cuestión sumamente candente, donde los fascistas cristianos claman
febrilmente por abolir el derecho al aborto — y les dicen a Bush y los republicanos:
“¡Ya es hora de que cumplan esa promesa!” Por eso, le cayeron encima a Arlen Specter,
un senador de Pensilvania de larga trayectoria que supuestamente es un “republicano
64
moderado” (¡vaya!), porque Specter le dijo a Bush que estuviera precavido acerca del
nombramiento de magistrados que iban a apoyar la plena prohibición del aborto.
No es favorable la situación política en general en estos momentos, al igual que en el caso
de la polarización en torno a la cuestión del aborto. En torno a este tema, se ha sembrado
mucha confusión, inclusive entre las mujeres, especialmente las jóvenas, con la influencia
de la ofensiva reaccionaria contra el aborto, y la calificación de que el aborto es “matar
a bebés”. Muchas jóvenas no captan la esencia del asunto — y muchas otras personas la
han perdido de vista o se han vuelto “confundidas” y “conflictuadas” al respecto — no sólo
por la ofensiva reaccionaria sino también porque las dirigentas democrático-burguesas
del movimiento de la mujer se han dejado creer que podían simplemente volverse pasivas
y dejar que se encarguen del asunto los políticos del Partido Demócrata como Clinton
y Gore. Cayeron víctimas de la noción falsa de que “Ah, en realidad jamás quitarán del
todo el derecho al aborto — y en caso de una amenaza concreta en ese sentido, nada
más votaremos por los demócratas”. Durante muchos años ya, han dejado que toda la
iniciativa política, ideológica y moral la tome el otro lado — los fascistas cristianos y
reaccionarios en general y su ofensiva contra el aborto.
Obviamente es muy bueno que hace poco un millón de personas manifestaron su apoyo al
derecho al aborto, pero eso en sí no significará tanto porque esa gente no se ha tomado la
iniciativa política e ideológica en torno a esta cuestión. Francamente, una buena parte del
millón de mujeres y hombres que participaron, con el fin de apoyar el derecho al aborto,
hubieran tenido mucha dificultad para responder a la ofensiva ideológica y moral general
de los reaccionarios — aparte de medio guarecerse en ciertas frases hechas sobre el
derecho a decidir de la mujer, sin capacidad de argumentar contra el contenido del ataque
respectivo.
Además, en general el movimiento de la mujer está perdiendo fuerza porque no está
tratando, o no está tratando con eficacia, cuestiones cruciales que afectan a la mujer. Los
fascistas cristianos de derecha han estado organizando a muchas mujeres, aprovechando
su temor por las cosas que las feministas con mucha razón aprecian y defienden, y el
movimiento de la mujer reformista no ha estado tratando a fondo estas cuestiones. No
estoy diciendo que las mujeres muy influenciadas por los argumentos de los fascistas
cristianos representen el principal grupo que tenemos que convencer ahora mismo, pero
es necesario que tampoco las ignoremos o las descartemos como caso perdido.
He tratado esto a fondo y he recalcado mucho su importancia porque estas cuestiones
son muy importantes en sí y porque son una importante parte de la forma en que
se está perfilando hoy la polarización en la sociedad estadounidense — y porque
podrían desempeñar un papel importante en una repolarización favorable que afectara
profundamente el rumbo general de la sociedad.
Aquí hay otro reto crucial que tenemos que asumir, desde nuestra perspectiva comunista
revolucionaria cabal con la meta de emancipar completamente a la mujer y abolir toda
opresión y explotación y, finalmente, emancipar a toda la humanidad.
65
“La liberación de la mujer y la revolución proletaria”
(de From Ike to Mao and Beyond: My Journey from Mainstream America to Revolutionary
Communist, A Memoir by Bob Avakian, 2005)
Para mí personalmente, empecé a experimentar una transformación adicional en
mi entendimiento de la opresión de la mujer una vez que abordé y adopté la teoría
comunista. Había otras influencias también: las mujeres revolucionarias que conocía,
la naciente efervescencia de un movimiento de la mujer. Pero particularmente toda
la tradición y teoría del comunismo me influenciaban mucho en ese respecto. Ciertas
influencias de la historia del movimiento comunista internacional iban en la dirección
del sindicalismo y reformismo, pero había también ciertas tradiciones e influencias
positivas muy importantes — incluido el Día Internacional de la Mujer, que se
había institucionalizado de forma muy positiva y se había convertido en una parte
importante de la historia y tradición y práctica actual del movimiento comunista a
nivel internacional. Además, existe todo el análisis, desde Marx y Engels hasta Lenin y
Mao, acerca de la emancipación de la mujer y de que es parte integral de la revolución
socialista en general y de la lucha por alcanzar el comunismo.
Llegar a ser comunista y hacer mío todo eso fue la forma central en que empecé a
transformarme radicalmente en cuanto a esta cuestión. Como dije, cuando nos mudamos
a Richmond nos consideramos una especie de “revolucionarios machos”. Había mujeres
que se mudaron a Richmond también, unas con su pareja y otras por su propia cuenta,
y eso ejerció una influencia importante. Algunas eran muy fuertes e independientes, en
su modo de pensar pero también simplemente en la manera general en que lidiaron con
todo que se les presentara. Otro factor fue el desarrollo radical dentro del movimiento, y
también en la sociedad más ampliamente, de lo que llegó a ser el movimiento feminista, o
el movimiento de la mujer, y una parte no era feminista en el sentido limitado, pues tenía
una perspectiva comunista, por lo menos en un sentido general.
Todas esas cosas me ejercían una influencia importante, pero creo que lo más esencial
era una conciencia comunista sobre la opresión de la mujer y el papel fundamental
que ésta ejercía en el desarrollo de las divisiones de clase y de la sociedad opresiva en
general, por un lado; y, por otro lado, el papel fundamental que su eliminación y la
plena emancipación de la mujer desempeñarían en la lucha general por poner fin a toda
forma de opresión y por establecer una sociedad, y un mundo, sin divisiones de clases ni
relaciones opresivas.
Es imposible separar eso del impacto de la China revolucionaria en ese tiempo. Cuando
se estudia y aprende más sobre la revolución china y la experiencia de construir el
socialismo en China, pronto se capta lo que implicaba el hecho de que China fue una
sociedad arraigada en la opresión feudal antes del triunfo de la revolución en 1949.
No solamente estaban tratando y desarraigando las formas capitalistas de opresión,
incluida la de la mujer, sino todas esas relaciones, costumbres, tradiciones e ideas
feudales muy arraigadas. Solo veinte años, más o menos, separaban el año 1970 del
triunfo de la revolución, pero se veía a mujeres como Chiang Ching en la dirección
del Partido Comunista de China y más al grano al leer publicaciones publicadas en la
China socialista como Pekín Informa y China Reconstruye, se veía a unas mujeres que
desempeñaban papeles cruciales en las diversas esferas de la sociedad china, aun cuando
—como reconocían los propios camaradas chinos— todavía quedaba un largo trecho por
66
recorrer. Se me llamaba la atención hace poco al ver la película Tigre y dragón, pues
obviamente se ambienta en la China pre-revolucionaria y se ve qué tan profundamente
feudal era toda la situación. Al ver esa película, sabiendo lo que pasó en China después
de la revolución, no se puede menos que pensar “dios mío” —discúlpenme la expresión—
“20 y tantos años después del triunfo de la revolución, habían logrado esas enormes
transformaciones”. Y lo habían hecho en un sentido general y además específicamente en
el caso del papel y el status de la mujer en la sociedad.
Recuerdo todavía, por ejemplo, haber visto a Barbara Walters en un programa matinal de
entrevistas a principios de los años 1970, haciendo un segmento sobre zapatos de todas
partes del mundo. Cuando llegó al caso de China, mostró unos zapatos para mujeres de
pies vendados de la vieja sociedad feudal de China, cuando les rompían los huesos a las
mujeres a fin de doblar el pie hacia abajo, con el fin de crear pies menudos y “delicados”
y supuestamente con un atractivo sexual. Estaba mostrando esos pequeños zapatos que
las mujeres tenían que usar después de sufrir dicha mutilación de los pies e hizo este
comentario: “Bueno, necesitan una enmienda de igualdad de derechos en China... la cual
de hecho tienen”. Era sorprendente: Barbara Walters tuvo que reconocer que las mujeres
tenían, como ella lo expresó, “una enmienda de igualdad de derechos”, o sea, que de hecho
habían avanzado mucho en el camino no solamente hacia la consecución de la igualdad
de derechos sino hacia una posición emancipada, y que estaban desempeñando papeles
cruciales en China, aun cuando, como dije y como los chinos decían abiertamente, todavía
hacía falta hacer muchos cambios.
Habían dejado atrás el feudalismo hace solo unas décadas, y aún quedaban muchas
cosas burguesas acerca de la mujer que era necesario desarraigar. Aún así, las
transformaciones realizadas —y el contraste no solo con la sociedad feudal sino también
con la sociedad burguesa “moderna” como en Estados Unidos— eran muy asombrosas.
Esto lo vi con mucha claridad cuando fui a la China revolucionaria. Así era a todo nivel:
las relaciones entre las personas y en particular entre los hombres y las mujeres, diferían
tan radicalmente de todo lo que yo había conocido antes. Por ejemplo, los trabajadores
de cocina y los meseros del hotel donde estábamos entablaban conversaciones amistosas
e informales con nosotros, pero también nos hablaban sobre asuntos mundiales y lo
que estaba pasando en Estados Unidos, además de lo que estaba pasando en China.
Algunas jóvenes que eran universitarias de otra región de China estaban trabajando
por un tiempo en ese hotel, y no hubo nada de servilismo en su intercambio, ni tampoco
una actitud distante. Se nos acercaban y mostraban gran interés en quiénes éramos y
qué pensábamos sobre una gran variedad de asuntos. Me acuerdo que cuando salimos
de China y prendimos el televisor en Estados Unidos, sobresalió la marcada diferencia:
había toda esa maldita cosificación del sexo y en particular del cuerpo femenino. Y eso fue
hace tres décadas — ¡ahora se manifiesta aún más abierta y más grotescamente! Llamaba
la atención que no había nada de eso en China ni en la cultura ahí.
67
“La hipocresía imperialista y
la opresión de la mujer por el Talibán”
(Obrero Revolucionario #1124, 28 de octubre de 2001, corregido)
¡¿Han notado la patente hipocresía de que muchos de los mismos necios (hasta los más
altos niveles del gobierno) que han tratado de impedir que la mujer tuviera el derecho al
aborto y la libertad reproductiva en general, de repente dan la impresión de que están
escandalizados por la opresión de la mujer bajo el Talibán?!
Lo que hace el Talibán en nombre del islam no difiere en esencia de lo que resultaría de
la interpretación textual de la Biblia que proponen muchos “cristianos nacidos de nuevo”,
como Falwell, Robertson y varios asesores cercanos de Bush (por no hablar de éste). Si no
lo creen, pues ¡lean la Biblia!
Los defensores del imperialismo yanqui (y “occidental”) están traficando con la furia por
la atroz opresión del Talibán a la mujer (y más en general por las formas abiertas de
desigualdad y opresión de la mujer en el “mundo musulmán”) para justificar en parte
su “campaña” y hasta reafirmar la “superioridad de la civilización occidental” sobre la
civilización islámica (ya sea de modo abierto y burdo o más “matizado” y sutil). Por eso,
es importante en general como específicamente con relación a esta crisis y guerra seguir
desenmascarando de manera contundente la opresión de la mujer y sus múltiples formas
en Estados Unidos y otros países imperialistas “avanzados” y “modernos”.
Como señala Predicando desde un púlpito de huesos, existe una unidad fundamental
entre las formas “tradicionales” (y “fundamentalistas”) de opresión de la mujer
pregonadas por los fascistas cristianos promotores de la Biblia por una parte y por
otra, las formas de opresión de la mujer al estilo del “fin del imperio”: la generalizada
pornografía y muy comercializada cosificación del cuerpo y sexualidad de la mujer; la
esclavización de millones de mujeres en el “comercio sexual” que “sirve” principalmente a
los hombres en los países imperialistas; el hecho de que en Estados Unidos al menos una
de cuatro mujeres sufrirá alguna forma de agresión sexual, y así sucesivamente.
Estas formas y manifestaciones distintas de la denigración y subyugación de la mujer
representan dos caras de la misma moneda y en su conjunto constituyen parte de la
opresión general de la mujer en el mundo actual dominado por el imperialismo.
Predicando desde un púlpito de huesos analiza concretamente los países imperialistas,
muy en especial Estados Unidos — con una concentración en el programa fascista
cristiano en relación al programa de la democracia burguesa y decadencia más “laissez
faire”. Pero el citado punto básico también se aplica a la relación entre las formas
“tradicionales” y “fundamentalistas” de la opresión de la mujer en buena parte del “Medio
Oriente” y otros “países islámicos” (y en buena parte del tercer mundo más en general
— lo que incluye a los países en los que predomina el cristianismo— donde no se ha
realizado la transformación democrático-burguesa de la sociedad, o donde se ha realizado
de modo parcial e incompleto), con relación a los propios países imperialistas democráticoburgueses. En resumen, aunque tal vez se manifiesten de distintas formas, la brutalidad,
la desigualdad, la subordinación y la denigración de la mujer en todos los ámbitos de
la sociedad no representan un rasgo menos fundamental e indispensable de los países
68
imperialistas burgueses “modernos”, que de las sociedades “islámicas” y de otro tipo las
que tienen importantes elementos de formas precapitalistas de opresión y explotación.
69
“La confusión acerca del aborto”
(de Escalar las alturas y Volar sin una red de seguridad, 2002, corregido)
Veamos otro ejemplo de cómo la burguesía maniobra y manipula: el derecho al aborto,
una concesión muy importante de parte de la clase dominante. Es difícil de imaginar...
y sé que a muchos jóvenes, entre ellos muchas jóvenas mujeres, les cuesta imaginar la
situación antes de que la Suprema Corte despenalizara el aborto con el fallo de Roe v
Wade. Hoy muchas personas, y lamentablemente muchas jóvenas, dan por sentado ese
derecho y hasta se dejan confundir por “cuestiones morales”. Eso se debe en parte a la
ofensiva ideológica de la clase dominante, que dice que el aborto es, en el mejor de los
casos, un “mal necesario”. También se debe al hecho de que por 30 años las personas, y
las mujeres en particular, no han vivido en una situación en la que, si decidieran que en
serio querían un aborto, no lo podrían hacer legalmente. La decisión de tener o no tener
un bebé en un momento dado de la vida puede ser determinante. No lo digo en el mismo
sentido que lo dicen los reaccionarios: que si “matas a tu bebé”, vas a arrepentirte toda
la vida. Esa decisión de tener o no tener un hijo en un momento dado y todo lo que eso
implica obviamente pesa mucho en el rumbo de la vida de una mujer y tendrá un gran
impacto en cómo será su vida. Y el derecho a que no te obligan a tomar esta decisión —el
derecho de una mujer de poder tomar esa decisión por su cuenta— fue una concesión muy
importante arrebatada a la clase dominante como consecuencia de las luchas de los años
1960 y el surgimiento general del movimiento de la mujer y todo lo que eso conllevaba.
Por sus propios motivos, hasta ahora la clase dominante no ha tomado medidas para
eliminar de plano ese derecho, pero lo ha estado picando poco a poco en el sentido práctico
— ha estado poniendo más restricciones, haciendo más cosas para definir el feto como un
ser humano con derechos, etc., etc., aun cuando por ahora no están procurando derogar
el fallo Roe ni abolir de plano el derecho al aborto. En política e ideología, los políticos y
voceros burgueses, entre ellos los “defensores del derecho al aborto” como Al Gore (y Bill
Clinton), han estado propagando la idea general de que el aborto habría de ser “legal pero
poco común” — o sea que en esencia, aunque sea un derecho, también es una verdadera
tragedia. Para repetir, lo presentan como un mal necesario — a diferencia de lo que en
efecto es: un aspecto fundamental de la lucha por la emancipación de la mujer.
Quisiera entender todo esto más a fondo, pero me parece que hay mucha confusión sobre
esta cuestión, inclusive de parte de muchas jóvenas que “deberían tener mejor criterio”
— no digo que éstas tengan la culpa, pero están confundidas, pues las ha bombardeado
la noción de que tienen que parir... o, para decirlo de una manera más sutil, la noción de
que es “egoísta” querer tener su propia vida separada y aparte de ser una procreadora
de hijos. Esa es otra idea que han estado promoviendo fuerzas poderosas de la clase
dominante — otra forma de invertir lo correcto y lo incorrecto y poner la realidad patas
arriba. Hasta tildan de “absortas en sí mismas” a las personas que luchan contra la
opresión y han hecho sacrificios en esa lucha. Por ejemplo, “la generación de los años
1960” —obviamente no me refiero a Dan Quayle y gente de esa laya— más bien me
refiero a las personas que definieron esa generación. ¿Cómo se definió esa generación?
Eran universitarios negros y blancos y otros que fueron al Sur a unirse a la lucha contra
la segregación y la supremacía blanca a pesar de los grandes peligros, los linchamientos y
demás. Y cuando muchos jóvenes regresaron, iniciaron o apoyaron la lucha de liberación
70
negra, los movimientos de chicanos, puertorriqueños y amerindios, el movimiento contra
la guerra y el movimiento de la mujer.
Hicieron grandes sacrificios personales por elevados objetivos sociales y el bien social
a grandes rasgos. ¡A poco fue una generación absorta en sí misma! Fue la generación
más altruista hasta la fecha (que ojalá la superen las generaciones sucesivas), jóvenes
motivados por el objetivo de luchar contra la injusticia y de eliminar la opresión. Y ¿cómo
es que tienen las agallas de calumniarla y tildarla de “absorta en sí misma”? Ya es sabido:
“sexo, drogas y rocknroll”. Bueno, también fue parte de la rebelión de los años 1960 lo de
alivianarse, zafarse de las restricciones y limitaciones y crear algo nuevo y fresco en la
cultura y las relaciones entre las personas.
Quizá sea difícil imaginar ahora el ambiente cuadrado y sofocante que se vivía, y las
normas sociales y culturales de ese tiempo en Estados Unidos y que fue justo y muy
necesario rebelarse contra eso. Claro, la burguesía hizo lo de siempre — fíjese, la gente
se rebelaba contra las normas sociales y sexuales cuadradas y represivas ¿y qué hacía
la estructura de poder? Se puso a fomentar pornografía y toda clase de basura burguesa
como si fuera la alternativa. Pero eso no era el motivo de la rebelión de la gente. Para
repetir, es importante reconocer que muchas de esas cuestiones del “estilo de vida
personal” estaban relacionadas con una rebelión contra las reglas, reglamentación y etos
sociales y culturales sumamente represivos de ese tiempo, parte de una rebelión más
amplia y general contra los valores y relaciones represivos y opresivos. Y ahora se ponen
a decir que todo eso pecaba de “estar absorto en sí mismo” y que también es estar “absorto
en sí misma” querer hacerse un aborto, desear una vida propia más amplia y querer
tener una participación más amplia en la sociedad y no reducirse simplemente a ser una
procreadora.
Pero es preciso preguntar: ¿Cuántas personas que se oponen al aborto no se oponen al
control de la natalidad? Muy pocos. Eso va al grano. No se trata de “matar a bebés” —
quieren que la mujer tenga cierto papel social, y eso les es muy importante. La familia,
como institución patriarcal, les es muy importante y también lo es a toda la estructura
burguesa, sobre todo cuando muchas presiones y tendencias contradictorias estén
afectando a la sociedad y muchos cambios estén socavando muchos valores y relaciones
tradicionales y opresivos.
Lo importante que señalo es que se dio una marea alta de lucha en la que había mucha
claridad sobre algunas cosas y una generación entera de mujeres —y secundariamente
pero de mucha importancia de hombres— se concientizó acerca del papel general de la
mujer en la sociedad y la lucha por romper las respectivas cadenas de la tradición, lo
que vino a estar concentrado en un sentido importante en torno a la cuestión del aborto.
Pero hoy muchas jóvenas no captan eso (algo que frustra inclusive a algunas feministas
reformistas). Y no es simplemente que no entiendan toda la lucha que era necesario librar
para ganar el derecho al aborto; pero más allá de eso, en el caso de muchos jóvenes, y
muchas jóvenes mujeres, su manera de ver esta cuestión ha estado bajo una influencia
política, ideológica y “moral”, bajo la influencia de la avalancha de propaganda burguesa,
digo, y esa gran campaña concertada, muy parecida a la campaña acerca de la opresión
nacional y el racismo en esta sociedad, de “revocar veredictos” e invertir lo correcto y lo
incorrecto.
71
A partir de los años 1980, se ha visto una gran campaña concentrada y orquestada para
borrar la historia de la supremacía blanca en Estados Unidos (que sigue muy arraigada),
a fin de dar a entender que Estados Unidos no es una sociedad que “discrimina por
el color de la tez” o una en que no sólo se le debería juzgar a cada cual sino que en
efecto se le juzga a cada cual de acuerdo a sus méritos y logros... y por eso ¡de alguna
manera son “racistas” los que señalan la realidad de que no existe la igualdad, que la
opresión nacional todavía es endémica y muy arraigada, que la supremacía blanca es
muy generalizada y tiene profundas raíces! Según esa lógica perversa, ¡a fin de no ser
“racista”, es necesario aceptar la supremacía blanca y la desigualdad! Esta ofensiva
general para cambiar el rumbo de las cosas, lleva más de dos décadas en marcha, no
solo en la esfera de ideas, digo, no solo afecta el modo de pensar acerca de esta cuestión
decisiva (aunque eso es muy importante); se libra muy concretamente mediante ataques
a programas de estudios étnicos, acción afirmativa, educación bilingüe... todas esas
concesiones arrebatadas a la burguesía y que hoy siguen siendo blanco de ataque.
72
“El Corán, el islam y la opresión de la mujer —
Bob Avakian responde a una carta sobre el Corán”
(Obrero Revolucionario #970, 23 de agosto de 1998, corregido)
Carta de una lectora
Señores:
Adquirí el número del 20 de julio de 1997 de su publicación y me fijé en el artículo sobre
el Islam. Seguramente tenían buenas intenciones al publicarlo; sin embargo, contiene
por lo menos un error imperdonable. Está bien plantear críticas siempre y cuando se
basen en los hechos pues eso nos ayuda a ser honestos, pero las mentiras o las falsedades
no verificadas no ayudan en nada a nadie. En particular, respecto a la referencia al
capítulo del Corán titulado “La prohibición” (OR 7/20, página 14, segundo párrafo), es
decir, a los primeros versos del capítulo 66, hay que tener presente que el Profeta era
un jefe de estado y los asuntos políticos importantes que les comentara a sus esposas en
confianza no debían repetirse como chismes. A continuación, la cita textual: “Y cuando
el Profeta dijo un secreto a una de sus esposas. Cuando, no obstante, ella lo reveló y
Alá se lo descubrió, dio él a conocer parte y ocultó el resto. Y, cuando se lo reveló, dijo
ella: «¿Quién te ha informado de esto?» Él dijo: «Me lo ha revelado el Omnisciente, el
Bien Informado»… Si os volvéis ambas, arrepentidas, a Alá, es señal de que vuestros
corazones han cedido. Si, al contrario, os prestáis ayuda en contra de él, entonces, Alá
es su Protector. Y le ayudarán Gabriel, los buenos creyentes y, además, los ángeles… Si
él os repudia, quizá su Señor le dé, a cambio, esposas mejores que vosotras, sometidas a
Él, creyentes, devotas, arrepentidas, que sirven a Alá, que ayunan, casadas de antes o
vírgenes” (66:3-5, traducción de Joaquín García-Bravo). Además, cabe señalar dos cosas:
la opresión de la mujer, que a veces se encuentra en las sociedades “musulmanas”, es
un rezago de las religiones paganas y ocultas, y no es avalada por el Corán; y muchas
mujeres se han amparado en el Islam porque ofrece seguridad y libertad de la opresión, y
al parecer están contentas aquí.
En todo caso, el modo difamatorio de tratar dicha cita del Corán perjudica su publicación porque
cualquiera que conozca el Corán sabrá luego luego que o ustedes no verificaron la referencia o les
conviene mentir. Les ruego tener más cuidado en el futuro.
Gracias por su atención.
Atentamente,
María Abdin
73
Bob Avakian responde:
El Corán, el islam y la opresión de la mujer
Al recibir la carta de la lectora, primero volví a leer el mencionado pasaje del Corán
(la primera parte, específicamente los versos 3 a 5, del capítulo, o sura, titulado “La
prohibición”). Revisé los comentarios de varios autores acerca del pasaje y del Corán en
general; además, leí varias investigaciones históricas y otro material sobre Mahoma,
el Corán y el islam. Finalmente, volví a leer el Corán en su totalidad (una traducción
al inglés). Todo eso confirmó firmemente lo que escribí en el artículo original (al que
responde la carta precedente): efectivamente, el Corán defiende y promueve la “autoridad
religiosa” para la opresión de la mujer, inclusive la captura de mujeres como botín de
guerra y rapiña, y en general les otorga una posición subordinada, de “segunda clase”,
en la sociedad. El pasaje en cuestión acerca de la relación de Mahoma y sus esposas
(y concubinas) refleja eso en general, y además es un ejemplo —como mencioné en el
artículo original— de “una revelación de Alá” que, por no decir más, es muy conveniente
para Mahoma en lo personal y responde a sus objetivos generales.
Como la carta indica, el pasaje se refiere a una situación donde una (o más) de las
esposas de Mahoma contaba chismes de un asunto en torno a él. Una cuestión central
—que el mismo Corán no aborda directamente ni la carta tampoco— es el contenido
preciso del chisme, o sea, ¿de qué chismeaban las esposas? Al investigar, encontré
varias interpretaciones, o tradiciones, sobre esto; unas dicen que el pasaje se refiere a la
tendencia de al menos unas esposas de Mahoma a no mostrarle el debido respeto, lo cual
marcaba la pauta para que las demás esposas musulmanas no le rindieran suficiente
respeto y obediencia a su esposo. Otras interpretaciones dicen que algunas esposas
estaban molestas porque Mahoma pasaba más tiempo de lo acostumbrado con una
esposa y le jugaron una mala pasada para que no lo hiciera. Sin embargo, parece que la
interpretación que cité en el artículo original (al cual la carta responde) es la que más
concuerda con las versiones históricas sobre la vida de Mahoma (y, en particular, sobre
sus relaciones con sus esposas y concubinas) y con el mismo pasaje del Corán.
Según esa interpretación, a Mahoma le regalaron una esclava cóptica llamada Mariya
como concubina a raíz de un arreglo político con el entonces rey de Egipto. Mariya le dio
un hijo. Se dice que eso en sí provocó la envidia de las esposas dado que a los niños se
les consideraba de más valor que a las niñas. (Sin embargo, el hijo murió en la infancia.)
Además, un día en que se suponía que Mahoma debía dormir con cierta esposa, ella lo
descubrió con Mariya. Mahoma prometió no tener más relaciones sexuales con Mariya;
a la vez dio la orden de no comentarlo. Pero las esposas no obedecieron y empezó a
correr el chisme. En respuesta, Mahoma no quiso tener nada que ver con ellas durante
un mes. Además, dio a conocer una “revelación de Alá” que se incorporó al Corán, es
decir, la advertencia (verso 5 de esta sura) de que si las esposas de Mahoma le siguen
dando lata, es posible que él las divorcie y, a lo mejor, ¡Alá le dará mejores esposas! (Esa
interpretación se comenta en detalle en la investigación histórica de Mahoma por Maxime
Rodinson, escrita en francés y traducida a otros idiomas, así como en otras fuentes.)
La opresión de la mujer en el Corán — y la resistencia
Claramente, aparte de esta interpretación particular, todas las tradiciones asociadas con
esos versos del Corán muestran la posición social inferior de las esposas (y concubinas)
74
con relación a Mahoma y más en general a la sociedad y estado islámicos de aquella
época, donde a la mujer se le consideraba y trataba como una persona subordinada al
hombre, que dependía de él y estaba bajo su dominación. Es más, a lo largo del Corán se
avala y autoriza la situación opresiva de la mujer; esa tradición es propia del islam, así
como de las demás religiones importantes.
En el citado artículo y otros escritos he demostrado que el Corán (al igual que otras
escrituras religiosas) defiende la opresión de la mujer. Basta con citar un ejemplo
clarísimo donde el Corán exhorta a dar latigazos o golpear (“pegadles”) a las mujeres
desobedientes: Véase el verso 34 del capítulo titulado “Las mujeres”:
“Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá
ha dado a unos más que a otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas
son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Alá manda que cuiden.
¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho,
pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Alá es excelso, grande” (de El Corán,
traducción de Joaquín García-Bravo).
Los seguidores del islam a menudo sostienen (como la lectora) que en el islam mejoró la
posición de la mujer en comparación con “las anteriores religiones paganas y ocultas”,
y en cierta forma tienen razón. Un ejemplo importante: el Corán condena y prohíbe la
costumbre de los árabes “paganos” de aquella época de enterrar vivas a las niñas. (Véase
el verso 140 del sura “Los rebaños”.) Más en general, dice que las creyentes que siguen
las enseñanzas del islam serán bendecidas en el paraíso; y establece ciertos derechos de
la mujer. Sin embargo, es innegable que el Corán también otorga una posición inferior a
la mujer “por la voluntad de Alá”: “Ellas tienen derechos equivalentes a sus obligaciones,
conforme al uso, pero los hombres están un grado por encima de ellas. Alá es poderoso,
sabio” (verso 228 de “La vaca”, traducción de Joaquín García-Bravo). Y no olvidemos la
citada exhortación a “pegar” y castigar a las mujeres desobedientes.
La lectora sostiene que “muchas mujeres se han amparado en el Islam porque ofrece
seguridad y libertad de la opresión, y al parecer están contentas aquí”. En realidad, en las
regiones del mundo donde predomina el islam, hay muchas formas de resistencia —entre
ellas declaraciones y movimientos de masas abiertos así como organización clandestina—
contra la opresión de la mujer y su “justificación” ideológica-religiosa por el Corán y
los principios del islam. Por ejemplo, en el período reciente el Obrero Revolucionario
ha publicado denuncias contundentes y llamamientos a la lucha contra dicha opresión
escritos por mujeres de Irán y Afganistán. Es preciso reconocer que en esos y otros países
islámicos la opresión de la mujer es muy real, que las autoridades políticas y religiosas la
defienden y refuerzan y que la respectiva “justificación” se encuentra en el propio Corán.
Para repetir, lo importante no es que el islam sea la única religión que defiende la
opresión de la mujer y las relaciones sociales de explotación y opresión en general. En
ese aspecto todas las grandes religiones y escrituras religiosas son iguales, por ejemplo,
el cristianismo y su Biblia, tanto el Nuevo como el Antiguo Testamento. Tampoco quiero
dar a entender que el islam haya significado un paso atrás en la posición de la mujer y
en las relaciones opresivas en la sociedad en general en los años y lugares donde surgió
el islam (Arabia, hace casi 1.500 años). Pero lo fundamental y esencial es que ni el islam
ni, de plano, la religión en general puede servir de norma y guía para el avance de la
75
sociedad actual, precisamente porque las relaciones sociales de las cuales el islam es, en
última instancia, una expresión, así como las formas de esclavitud y opresión inherentes
a éstas, son históricamente obsoletas y anticuadas desde hace mucho tiempo; representan
el pasado y, en el mundo de hoy, son una barrera directa a la plena emancipación de la
mujer y de toda la humanidad.
En el mundo de hoy, para dar el histórico salto revolucionario que cree una sociedad, una
auténtica comunidad global, que no se divida en opresores y oprimidos, como señalaron
Marx y Engels en el Manifiesto Comunista, se necesita hacer una ruptura radical con
la ideología religiosa. Se necesita una ruptura radical con toda la ideología que defiende
y refuerza las relaciones de explotación y opresión, al igual que una ruptura con las
relaciones de propiedad que encarnan esa explotación y opresión, incluida la opresión
de la mujer. Esas rupturas radicales son la esencia del comunismo — de la ideología del
marxismo-leninismo-maoísmo y de la lucha revolucionaria y el objetivo revolucionario que
representa.
Como expresión y aplicación de esta ideología, nuestro partido trabaja para unir a todos
los que se pueda unir —por ejemplo, gente de diferentes creencias religiosas— en la
lucha contra la opresión y explotación de las masas y sus múltiples formas. Nuestra
orientación es desarrollar una dinámica de unidad-lucha-unidad con muchas y diversas
personas y fuerzas mediante el proceso general de los preparativos y luego la realización
del derrocamiento de este sistema capitalista imperialista y de ahí el avance a la
revolucionarización de la sociedad y la abolición de toda la opresión y explotación, como
parte de la revolución proletaria mundial. Para eso, consideramos que es muy preciso
llevar una lucha, de manera camaraderil, acerca de la cuestión de la religión y otras
cuestiones decisivas de concepción del mundo, con el fin de seguir avanzando hacia el
objetivo final de romper todas las cadenas que amarran a las personas en los ámbitos
económico, social y político y también en el modo de pensar de la gente.
76
Pasaje de Lo que la humanidad necesita: La revolución, y la nueva
síntesis del comunismo, Una entrevista a Bob Avakian, por A.
Brooks (2012)
La opresión de la mujer, en particular en la forma de esa pornografía agresiva y violenta y el
comercio sexual, y todo eso, así como la esclavización de la mujer al pretender negarle el derecho
a la libertad reproductiva, a poder decidir cuándo tener hijos y si tenerlos o no, por dios, perdona
la expresión — algo así de fundamental— negarles ese derecho es como la esclavitud, es igual a la
esclavitud, es una forma, de hecho, de esclavizarla.
77
“Superar las heridas y cicatrices del capitalismo”
(de la charla filmada de Bob Avakian, Revolución: por qué es necesaria, por qué es posible,
qué es, 2003)
Me viene a la mente el ejemplo de China. Antes del triunfo de la revolución en 1949, era
común que a las mujeres les vendaran los pies. No es que les pusieran vendas y punto;
no, les doblaban los dedos, les quebraban los huesos y luego les ponían vendas apretadas
para que tuvieran pies pequeños porque eso tenía atractivo sexual para los hombres. Era
algo común... una mujer ni siquiera podía ser prostituta si no tenía los pies vendados, ni
mucho menos casarse o considerarse atractiva. Y ese brutal tirano de Mao Tsetung va y
alebresta a la gente para que mande a volar esa venerable tradición. [Risas y aplausos]
¡Háganme el favor: ir contra la naturaleza y quitarles a las mujeres el derecho a que les
trituraran y les vendaran los pies!
Es increíble lo que alcanzaron a hacer en China en 25 años de socialismo con respecto a
la mujer en todas las esferas de la sociedad. Veamos el ejemplo del arte: hicieron grandes
avances en ballet. Dicen cosas terribles de Chiang Ching, ¿pero saben una cosa? Hicieron
grandes innovaciones en el ballet, el ballet revolucionario: las mujeres hacían pasos y
movimientos que no se habían visto nunca en la historia del ballet en todo el mundo,
¡y 25 años antes las mujeres de China tenían los pies vendados! Pero nos dicen que eso
fue horrible; pobrecitas, las obligaron a quitarse las vendas de los pies y a bailar ballets
revolucionarios.
Esto nos da una idea de las enormes desigualdades que existen. En esta sociedad no se
vendan los pies, pero sí se usan los zapatos de tacón alto y eso es ridículo. [Aplausos] ¿Y
para qué? Para que la cola se pare y las nalgas luzcan más. Es para eso. De fondo es lo
mismo que los pies vendados, aunque no sea tan extremo.
Esos son símbolos externos de una profunda opresión que hay que extirpar
completamente... no por imposición sino por la participación consciente y voluntaria de la
gente para cambiar las viejas ideas y costumbres.
78
Pasaje de Los pájaros no pueden dar a luz cocodrilos, pero la
humanidad puede volar más allá del horizonte (2010)
[De la sección “Contradicciones profundas y agudas, el potencial real para la
revolución”]
Si bien las cosas son diferentes ahora [en comparación con los años 1960], hay un papel
importante potencial para las mujeres radicalizadas, en particular las jóvenes. Esto
es cierto aunque actualmente muchas están metidas en tonterías y aunque la idea del
“empoderamiento” es lo que ahora prevalece — en un grado importante, no de manera
uniforme ni unilateral, pero ejerce mucha influencia. En vez de la liberación, rige el
“empoderamiento” —al cual lo han reducido, en lo fundamental, a la idea de aumentar
tu valor como una mercancía de una forma u otra—, esto influye demasiado entre las
jóvenes en particular, pero también en general. Sin embargo, si bien las cosas de hoy no
son lo mismo que las del período del auge de lucha en los años 60 y no son muy positivas
por lo que se refiere a lo que está pasando en el terreno político y la polarización en la
sociedad en este momento, no debemos calificar las cosas solamente por sus aspectos
inmediatos, sin visión del futuro —de manera empírica y pragmática— sino debemos
analizar las contradicciones subyacentes y el potencial para que las cosas se transformen
radicalmente sobre la base de lo que de hecho son las fuerzas motrices plasmadas en
estas contradicciones todavía por resolver.
No se trata de que no exista muchísima enajenación y rabia —ahorita contenida en
gran parte— a causa de esas relaciones opresivas. Lo que pasa es que están dirigiendo
y canalizando todo eso —y todo eso también está abriendo paso “espontáneamente”—
hacia salidas en formas que no llevan a la emancipación ni a la revolución que se necesita
para lograr esa emancipación. Pero por eso no debemos subestimar el potencial de
radicalización y la fuerza potencial para la revolución que existen entre las masas de
mujeres, en particular las jóvenes, además de otros sectores del pueblo.
79
Selecciones de Balas, de los escritos, discursos y entrevistas de
Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario,
Estados Unidos (1985)
Hace poco oí una estadística asombrosa: en Estados Unidos una de cada cuatro mujeres
será víctima de un ataque sexual durante su vida. ¡Una de cada cuatro!, y se prevé que
la cifra aumentará a una de cada tres. Nada más con eso, incluso si esta “civilización”
no produjera ninguno más de la lista aparentemente infinita de ultrajes y monstruosos
crímenes que produce — hasta la guerra mundial; aun si lo que representa esa cifra fuera
lo único podrido de este sistema, con eso bastaría para alzarse contra él y no cesar hasta
derrocarlo y poner en su lugar algo mejor.
“Provocaciones”, Obrero Revolucionario #228, 28 de octubre de 1983
¿Me quieren decir que no hay distinción entre la violencia de un violador y la violencia de
una mujer que lucha contra eso? ¡Despiértense y dense cuenta de lo que está pasando en
el mundo!
“Dominar la teoría revolucionaria, apoyarse en las masas”,
Obrero Revolucionario #58, 6 de junio de 1980
La palabra “puta” aplicada a la mujer juega el mismo papel social que la palabra “nigger”
con relación al pueblo negro.
“Abajo la palabra dama (por no decir nada de puta)”,
Obrero Revolucionario #198, 25 de marzo de 1983
La cuestión de la mujer —es decir, la posición y el papel de la mujer en la sociedad, y más
específicamente la abolición de la opresión de la mujer— es mucho más que una mera
cuestión de democracia e igualdad. Claro que comprende la cuestión de la igualdad —la
eliminación de las relaciones de desigualdad entre el hombre y la mujer es una cuestión
decisiva y una parte decisiva de la revolución proletaria— pero también es mucho más
fundamental que eso. Es mucho más fundamental y central en la cuestión general de
la división de la sociedad en clases antagónicas, en la división básica del trabajo en
la sociedad humana —es decir, el desarrollo y la perpetuación en varias formas de
una división opresiva de trabajo y de relaciones sociales antagónicas— y además en la
eliminación de todo esto y la realización del comunismo.
Publicado por primera vez en
Balas, de los escritos, discursos y entrevistas de Bob Avakian,
presidente del Partido Comunista Revolucionario, Estados Unidos (1985)
Voy a decirlo claramente: algunos hombres dicen que sí, les gusta la revolución, pero no
pueden aceptar la parte de la igualdad entre el hombre y la mujer. ¡Eso es mierda! Si en
serio quieren hacer la revolución, si en serio quieren abolir toda forma de explotación y
opresión, si en serio quieren barrer con este sistema y todos sus monstruosos crímenes,
¿cómo me van a decir que quieren eliminar toda forma de opresión menos una, toda
forma de desigualdad entre la gente menos una, toda forma de degradación en la
sociedad menos una? ¡No se puede! ¿Cómo vamos a poder lograr la igualdad y la unidad
80
entre diferentes razas de las masas populares y superar todas las demás divisiones
que introducen en nosotros y aun seguir manteniendo entre el hombre y la mujer una
posición de amo de esclavos y esclavo, de dueño de mercancías y de mercancía, de posesor
y poseída? ¡No! ¡No podemos hacer eso! ¿Y por qué lo querríamos? Queremos un mundo
libre de toda forma de explotación, opresión, discriminación y degradación entre las
masas populares. No lo queremos, no es la concepción del mundo de nuestra clase, y no
ofrece ningún consuelo —digamos para el hombre— disponer de alguien a quien pueda
maltratar y a quien pueda tratar despóticamente. Nuestra clase, la clase obrera, va a
levantarse y va a recrear al mundo entero de acuerdo a nuestra imagen y avanzar la
humanidad hasta una etapa completamente nueva en que nadie es dueño de nadie o el
opresor de nadie ¡de ninguna manera! Y si vamos a hacer esto, no podemos romper todas
nuestras cadenas menos una; no podemos romper todas nuestras trabas mentales menos
una. ¡Tenemos que romper, aniquilar y sepultarlas todas para siempre!
“No se puede romper todas las cadenas menos una”,
Obrero Revolucionario #95, 6 de marzo de 1981
La cuestión general de la posición y el papel de la mujer en la sociedad se presenta cada
día más agudamente en las extremas circunstancias de hoy... No se puede concebir la
resolución de todo esto salvo de la manera más radical… La cuestión que pende es: ¿será
una resolución radical reaccionaria o una resolución radical revolucionaria, implicará
reforzar las cadenas de la esclavitud o destruir los eslabones más decisivos de esas
cadenas y abrir la posibilidad de realizar la eliminación completa de todas las formas de
dicha esclavitud?
Citado en Una declaración: Por la liberación de la mujer y por la emancipación
de toda la humanidad, un número especial de Revolución #158, 8 de marzo de 2009
81
“Pregúntale al Presidente:
Por qué solo la revolución proletaria puede liberar a la mujer”
(Obrero Revolucionario #847, 10 de marzo de 1996, corregido)
Pregunta: ¿Qué política tiene tu partido con respecto a la mujer?
El presidente [Bob Avakian] responde: La política de nuestro partido con respecto a la
mujer la puedo resumir con las consignas: “LAS MUJERES SOSTIENEN LA MITAD
DEL CIELO” y “¡ROMPER LAS CADENAS, DESENCADENAR LA FURIA DE LA
MUJER COMO UNA FUERZA PODEROSA PARA LA REVOLUCIÓN!” Estas consignas
y la política que expresan se basan en que reconocemos que la mujer tiene enormes
contribuciones que hacer —en pie de igualdad con el hombre, en todo sentido— a la
revolucionarización de la sociedad y todas sus esferas y a la creación de un ámbito
completamente nuevo de libertad para los seres humanos en su conjunto.
En el orden actual, el pan de cada día es que la mujer vive una opresión en gran escala,
hasta en los detalles más personales e íntimos. A diario en las relaciones personales
o familiares y en la sociedad en general, la mujer es víctima de constantes insultos,
amenazas, maltrato, degradación y violencia a manos de los hombres. Ni las mujeres de
las clases altas y acaudaladas escapan a eso. En efecto se trata a todas las mujeres como
si fueran propiedad: como mercancías para comprar y vender y para usar para vender
otras mercancías. Aparte de que la dominación y opresión de la mujer por la supremacía
masculina es un elemento de la vida cotidiana, es una piedra angular del capitalismo y de
todos los sistemas en los que un sector de la sociedad domina y explota a otros. Por ende,
es una parte integral del tejido de la sociedad y la cultura dominante — en la “moralidad
tradicional” basada en la religión así como el flagrante botín sexual de la pornografía y la
prostitución.
Al mismo tiempo, en Estados Unidos y más en general en el resto del mundo, crece la
participación de la mujer en la fuerza de trabajo y en muchas otras esferas de la sociedad,
y crece la resistencia de las masas de las mujeres a su esclavización “tradicional” y a los
ataques en su contra, lo que está entrando más abiertamente en conflicto con la necesidad
de las clases dominantes de reforzar agresivamente esa esclavización “tradicional” y la
acompañante “moralidad tradicional”. Esta es una contradicción muy explosiva, una
fuerza potencialmente muy poderosa para la revolución más radical de la historia de la
humanidad: la revolución proletaria.
La opresión de la mujer no es algo que haya existido siempre — durante miles de años
los hombres y las mujeres se relacionaron entre sí sin dominación o explotación. La
opresión de la mujer empezó cuando la sociedad comunal primitiva se dividió en clases
antagónicas. Eso no ocurrió por un inevitable “defecto de la naturaleza humana”, pero
porque los cambios de la producción —de las herramientas y la tecnología— socavaron
la antigua forma comunal de llevar a cabo la producción (principalmente la recolección
y la caza) y de repartir lo que así se adquiría. La acumulación privada de riqueza iba de
la mano con las nuevas formas de producción, que incluían la propiedad privada de los
medios de producción (la tierra, las herramientas y hasta las personas tomadas como
esclavos). De ahí, un grupo social monopolizaba el control de los medios de producción
y dominaba la totalidad de la vida social, obligando a los demás a trabajar para sí
mismo. Aunado a eso, la división del trabajo más o menos “espontánea” o “natural” entre
82
los hombres y las mujeres —en la cual éstas se responsabilizaban de criar a los hijos
pequeños— se transformó en una relación opresiva.
Así que la familia tal y como la conocemos hoy en día (la “familia nuclear”), en la que el
hombre es el “Señor” del hogar y ejerce su dominio sobre la mujer y los hijos — surgió de
la mano con la acumulación de la riqueza como propiedad privada. El hombre controlaba
esa propiedad y exigía el control sobre su esposa, control que abarcaba su actividad
sexual y su reproducción, a fin de asegurarse de que su propiedad se traspasara a los
hijos de él, sobre todo a los hijos varones de él (y no a los hijos de nadie más). Como indicó
Federico Engels, hasta la palabra “familia” se deriva de la antigua palabra romana,
familia, que se refería a un hogar en el cual el hombre tenía el poder total, de vida o
muerte, sobre su esposa, hijos y esclavos.
En mis recientes escritos sobre la cuestión de la moral, recalqué el siguiente punto
fundamental: durante todo el proceso revolucionario que se propone crear las condiciones
para el comunismo, es necesario luchar continuamente y cada vez más a fondo para
superar y arrancar de raíz las relaciones de desigualdad y opresión que encadenan a las
mujeres; para promover relaciones personales, familiares y sexuales que se basen en el
amor y respeto mutuo y la igualdad entre el hombre y la mujer; y para ir desarrollando
formas por medio de las cuales las masas populares —mediante actividades cooperativas
con la participación de hombres y mujeres en pie de igualdad— puedan desempeñar las
funciones que hoy están concentradas de manera primordial en la familia y que son una
carga para la mujer en particular. Mediante este profundo proceso revolucionario, por
fin se abolirá la “familia nuclear” y se crearán en su lugar nuevas formas de relaciones
sociales en la sociedad comunista —una sociedad basada en la cooperación consciente y
voluntaria entre las personas— sin dominación y desigualdad económica, política y social.
Al tratar la conexión entre la familia y la acumulación de la riqueza como propiedad
privada en el desarrollo histórico de la humanidad, Engels también subrayó algo aún
más importante y profundo: si bien en el pasado los cambios en la producción minaban
la base de la sociedad comunal y engendraban relaciones de explotación y opresión —
entre ellas, de manera muy central, la opresión de la mujer—, ahora la humanidad ha
llegado al punto en el que esa explotación y opresión son innecesarias y además son
una traba concreta al desarrollo integral de los seres humanos y su sociedad. Lo único
que hoy impide un gran salto hacia adelante en este desarrollo es el sistema capitalista
imperialista de explotación que domina el mundo y la continuación de las relaciones
opresivas surgidas de este sistema y de la división de la sociedad humana en clases
explotadoras y explotadas.
La humanidad en conjunto y sus fuerzas productivas —las que incluyen la tecnología,
y además, de más importancia, las personas y sus conocimientos y habilidades— hace
mucho que llegaron al punto en el que se podría eliminar por completo la pobreza, el
analfabetismo, la desnutrición y la inanición. No obstante, estas cosas todavía están muy
generalizadas por todo el mundo y afectan a la gran mayoría de la gente del mundo. La
humanidad ha alcanzado el punto en el que se podría satisfacer las necesidades globales
de las personas (entre ellas criar hijos y mantener a las generaciones del futuro) mediante
las actividades cooperativas de todos los miembros de la sociedad, hombres y mujeres, en
pie de igualdad y de forma tal que se continúe profundizando la conciencia y conocimiento
de la gente y la transformación de la sociedad y del mundo conforme a los intereses de la
83
humanidad en su conjunto. Pero el control y la organización de las fuerzas productivas de
la humanidad y de la vida política, cultural e intelectual de parte de un pequeño número
de explotadores es lo que impide todo eso.
Por eso, se necesita con urgencia una revolución, y nada menos que una revolución —una
revolución proletaria— una revolución la que al alcanzar su objetivo final del comunismo,
barrerá todas las divisiones de clases y la explotación y todas las relaciones sociales
opresivas, como las “cadenas de la tradición” que amarran a las mujeres. A su vez, la
lucha para derribar y arrancar de raíz la opresión de la mujer desempeñará un gran
papel central en la realización de esta revolución proletaria y en la creación de un mundo
comunista.
84
Lo BAsico 3:22
No se pueden romper todas las cadenas menos una. No se puede decir
que uno quiere eliminar la explotación y la opresión, pero quiere que
persista la opresión de la mujer por el hombre. No se puede decir
que uno quiere liberar a la humanidad, pero mantener a una mitad
esclavizada por la otra. La opresión de la mujer está íntimamente
ligada a la división de la sociedad en amos y esclavos, explotadores
y explotados, y acabar con todo esto es imposible sin liberar
completamente a la mujer. Por eso la mujer desempeñará un enorme
papel en el proceso de hacer la revolución y garantizar que esta no
pare a medias. Es posible e imprescindible desencadenar plenamente
la furia de la mujer como una fuerza poderosa para la revolución
proletaria.
Revolución #84, 8 de abril de 2007
85
Sobre el autor
Bob Avakian es el
presidente del Partido
Comunista Revolucionario,
Estados Unidos. Busque
más sobre Bob Avakian y
su obra en revcom.us.
86
Habla BA: ¡REVOLUCIÓN — NADA MENOS!
Bob Avakian en vivo (en inglés)
En el otoño de 2012, Bob Avakian pronunció una
serie de discursos en inglés en varias ciudades.
Ésta es una película de uno de esos discursos.
“Sí, esta es una película, pero eso no abarca su
esencia. Es un llamamiento audaz, sustantivo,
científico a la revolución. Las seis horas y pico
pueden cambiar cómo ves el mundo y qué es lo
quieres hacer con el resto de tu vida.
— uno de los cineastas
Juego de 3 discos (en inglés): $15
Pedidos: RCP Publications,
PO Box 3486 Merchandise Mart, Chicago, IL 60654
• En revcom.us • En amazon.com o * En Libros Revolución
(+ $3 de envío en caso de pedirlo por correo o en línea)
Adquiera el manual
para la revolución
$10
a la venta en español e inglés.
Lo BAsico, de los discursos y escritos
de Bob Avakian es un libro
de citas y ensayos cortos.
Adquiéralo ya. Envíe su cheque,
money order o giro postal
de $10 + $3.98 de fletes/manejo/VAT a
RCP Publications, Box 3486, Merchandise Mart,
Chicago, IL 60654-0486 o adquiéralo
en línea en revcom.us o en amazon.com.
87
Fly UP