...

Un trago amargo: cómo el azúcar alimenta el

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Un trago amargo: cómo el azúcar alimenta el
NOTA INFORMATIVA DE OXFAM
Un trago amargo: cómo el azúcar alimenta
el acaparamiento de tierras
Antecedentes
El acaparamiento de tierras es un amargo secreto que esconden las cadenas de suministro
de azúcar de algunas de las mayores empresas de alimentación y bebidas del mundo.
Comunidades pobres de todo el mundo se ven envueltas en conflictos por sus tierras e
incluso han sido expulsadas de ellas, sin ser consultadas ni recibir compensación alguna,
para poder instalar enormes plantaciones de azúcar. Al perder sus tierras, estas personas
también suelen perder sus hogares y su principal fuente de alimentos e ingresos. La
campaña de Oxfam Tras la marca está centrada en 10 de las empresas de alimentación y
bebidas más poderosas del mundo: Associated British Foods (ABF), Coca-Cola, Danone,
General Mills, Kellogg, Mars, Mondelez International, Nestlé, PepsiCo y Unilever. Ninguna
de ellas ha abordado adecuadamente los graves riesgos que plantean los acaparamientos
de tierra o los conflictos por la tierra que podrían estar teniendo lugar en sus cadenas de
suministro. Las tres materias primas agrícolas que presentan un mayor riesgo de estar
vinculadas a acaparamientos de tierra son el azúcar, la soja y el aceite de palma. De ellas,
es la producción de azúcar para la elaboración directa de alimentos la que afecta a una
mayor superficie de terreno. A nivel mundial, la producción de azúcar ocupa 31 millones de
hectáreas de tierra – una superficie del tamaño de Italia. Desde el año 2000, se han
registrado 100 adquisiciones de tierra a gran escala para la producción de azúcar con una
superficie total de al menos 4 millones de hectáreas. El azúcar es un ingrediente
fundamental para la industria alimentaria – el 51% de la producción de azúcar se utiliza en
la elaboración de alimentos procesados como refrescos, repostería, productos de pastelería
y helados. Las previsiones indican que la demanda mundial de azúcar habrá aumentado un
25 por ciento en 2020, en parte debido a nuestro insaciable amor por lo dulce. Este
incremento de la demanda de azúcar impulsará una mayor competencia por la tierra. Las
investigaciones de Oxfam en Brasil y Camboya – unidas al trabajo de documentación previo
sobre conflictos en otros países – muestran la preocupante presencia de acaparamientos de
tierra y conflictos por este recurso en las largas y opacas cadenas de suministro de
empresas como Coca-Cola, PepsiCo y AB, tres de las mayores empresas de alimentación y
bebidas del mundo. El objetivo del presente informe es sacar a la luz los resultados de estas
investigaciones y presentarlos a un público más amplio, así como hacer un llamamiento a
las principales empresas compradoras y productoras de azúcar del mundo – Coca-Cola,
PepsiCo y ABF – para que lideren la lucha contra el problema de los acaparamientos de
tierra.
Introducción
¿Sabías que cada vez que alguien da un sorbito a un refresco o un bocado a una galleta podría estar
consumiendo azúcar cultivado en tierras que han sido arrebatadas a sus ocupantes anteriores – en la
mayoría de los casos, comunidades pobres – sin su consentimiento? De hecho, muchas de las
empresas de alimentación más grandes del mundo dependen de largas cadenas de producción que
suponen una enorme distancia entre sus oficinas centrales y las tierras donde se cultivan sus
materias primas. Como resultado, las principales empresas compradoras y productoras de azúcar no
han sido capaces de vigilar cuidadosamente la insaciable demanda de tierras en este sector ni
aquello que las empresas con las que trabajan están dispuestas a hacer por adquirir esas tierras.
1
Se calcula que la demanda de azúcar habrá aumentado apoximadamente un 25 por ciento en 2020
debido a que cada vez más personas en todo el mundo consumen alimentos y bebidas dulces
altamente procesados, así como a un próspero mercado de biocombustibles. Este incremento de la
demanda está generando una especie de “fiebre del azúcar” entre las empresas de la agroindustria,
que no necesitan mayores incentivos para desalojar, mediante tácticas agresivas, a los actuales
ocupantes de las tierras que desean cultivar, quienes normalmente no poseen derechos legales
formales sobre las mismas. Para las comunidades agricultoras y pescadoras que originalmente
ocupaban esos terrenos, la tierra es su principal fuente de alimentos e ingresos, y les permite
mantener a sus familias.
Pensemos, por ejemplo, en las 53 familias que vivían en 17 islas del estuario del Sirinhaém, en el
estado brasileño de Pernambuco. Desde 1914, varias generaciones de familias se han dedicado a
cultivar la tierra, pescar y recoger marisco para alimentarse y vender los excedentes. Estas familias
fueron desalojadas en 2002, tras varias décadas de presiones intermitentes por parte de Usina
2
Trapiche, una gran empresa que suministra azúcar a Coca-Cola y PepsiCo .
En 1998, miembros del ejército privado de la empresa azucarera destruyeron los hogares y el terreno
agrícola de las comunidades, quemando sus casas para después, cuando las comunidades las
3
habían reconstruido, quemarlas de nuevo . La comunidad recibió amenazas de muerte y temía por
su seguridad. Finalmente, en 2002, Trapiche consiguió expulsar a la comunidad de sus tierras a
través de procesos judiciales. Los funcionarios del Estado han intentado restablecer sin éxito los
derechos de la comunidad sobre la tierra pero Trapiche ha utilizado su influencia política para
mantener su control sobre estos terrenos.
Maria Nazarete dos Santos, conocida como Nazare, tiene 41 años y había vivido toda su vida en las
islas hasta que fue desalojada por la empresa. Ahora vive en una casa de ladrillo con dos
habitaciones que se inunda durante la estación de lluvias. Nazare relató a Oxfam que “algunas
personas abandonaron la zona antes por las amenazas; pero la empresa no les dió ninguna
compensación y ahora viven debajo de un puente (no tienen hogar)”.
Actualmente, su lucha por recuperar el acceso a sus tierras continúa. Muchos miembros de la
comunidad deben recorrer grandes distancias desde los barrios marginales donde han sido
realojados para poder pescar, y se arriesgan a ser objeto de acoso por parte de Trapiche.
Ahora, estas personas gastan la mayor parte de sus ingresos en comprar alimentos, cuando antes
eran capaces de sobrevivir y ganar algo de dinero vendiendo los excedentes de su propia
producción. Además, la plantación de azúcar ha contaminado las aguas que rodean los manglares
donde pescan, lo cual empeora aún más las cosas ya que la contaminación de la zona está matando
4
a los peces y el marisco . Maria Christina de Holanda Santos, una mujer de la comunidad de 52 años
que tiene ocho hijos y se ha dedicado a la pesca durante 35 años afirma que “la contaminación
perjudica nuestra economía; vendemos menos, obtenemos menos ingresos y afecta gravemente a
nuestra salud. Cuando el agua está muy contaminada tenemos que estar muchos días sin pescar”.
Según los miembros de la comunidad, es imposible pescar en el río durante aproximadamente seis
meses al año debido a la contaminación.
La historia de esta comunidad no es única. Oxfam tiene pruebas de otros casos de acaparamientos
de tierra y conflictos en los que están involucradas empresas que suministran azúcar para la
elaboración de productos de Coca-Cola y PepsiCo. Según algunos medios de comunicación,
Associated British Foods y su filial Illovo también están implicadas en conflictos por la tierra en
5
6
7
Zambia , Mali y Malaui .
2
Además de los ejemplos relacionados con el azúcar que presentamos en esta nota, también se están
produciendo acaparamientos de tierra y conflictos por la tierra vinculados a las industrias de la soja y
el aceite de palma, debido a la creciente demanda de estos productos para la elaboración de piensos
para animales, biocombustibles y comida basura.
Pero las cosas no tienen por qué ser así. De hecho tres de las empresas de alimentación y bebidas
más poderosas, Coca-Cola, PepsiCo, y Associated British Foods (ABF), cuyas actividades dejan una
enorme huella en el sector azucarero, tienen en sus manos un enorme potencial de cambio.
Estas empresas cuentan con un enorme poder de mercado para impulsar reformas:
• ABF es el segundo mayor productor de azúcar a nivel mundial y es responsable del 4,3% de
la producción global de azúcar – con capacidad para producir 5,5 millones de toneladas de
8
azúcar . ABF es propietaria de AB Sugar, una de las mayores empresas azucareras del
mundo, que opera en 10 países – y que incluye la mayor empresa de azúcar de África,
9
Illovo . La mitad de las adquisiciones de tierra a gran escala registradas durante la última
10
década han tenido lugar en el continente africano .
11
• Coca-Cola es una de las empresas del mundo que más azúcar compra y controla el 25%
12
del mercado mundial de refrescos , seguida por PepsiCo, cuya cuota de mercado es del
13
18% .
14
• Las tres empresas generan beneficios de miles de millones de dólares anuales :
o Coca-Cola: 9.020 millones de dólares
o PepsiCo: 6.180 millones de dólares
o Associated British Foods: 896,6 millones de dólares
Estas empresas lideran unas cadenas de suministro en las que cada vez existe un mayor riesgo de
que se produzcan casos de acaparamiento y conflictos por la tierra. Sin embargo, están haciendo
poco o nada para evitar que se produzcan acaparamientos de tierra en sus cadenas de suministro. Y,
lo que es más importante, en su calidad de empresas líderes del mercado que deben rendir cuentas
ante sus consumidores sobre la forma en que obtienen los ingredientes de sus productos, tienen la
capacidad y la responsabilidad de poner fin a los acaparamientos de tierra de una vez por todas. Si
estas tres empresas introdujesen mejoras en sus políticas sobre la tierra, podrían liderar reformas
positivas que protegerían los derechos sobre la tierra en todo el sector.
¿Por qué nos centramos en la caña de azúcar?
El azúcar es una de las tres principales materias primas agrícolas responsables del aumento de la
competencia por la tierra en los países en desarrollo. La producción de azúcar ocupa 31 millones de
hectáreas (76 millones de acres) de tierra en todo el mundo – una superficie del tamaño de Italia. Al
menos 4 millones de dichas hectáreas (10 millones de acres) están relacionadas con 100
adquisiciones de tierra a gran escala realizadas desde al año 2000. No obstante, es probable que la
superficie sea mucho mayor, dado que no todas las transacciones registradas incluyen información
15
sobre la extensión de la tierra . Tanto la producción de soja como la de aceite de palma dejan una
huella considerable sobre la tierra y, según las previsiones, ambas industrias habrán crecido un 20%
16
en el año 2020 .
De estas tres materias primas, es la producción de azúcar para la elaboración directa de productos
17
alimentarios la que ocupa una mayor superficie de terreno . Empresas como Coca-Cola, PepsiCo y
ABF utilizan azúcar en la elaboración de una amplia gama de alimentos procesados, desde la
repostería, los refrescos y el yogur hasta los alimentos pre-cocinados congelados, las salsas y el pan
empaquetado. Aunque actualmente la mayor parte de los refrescos destinados al mercado
estadounidense se elaboran utilizando jarabe de maíz con un alto contenido en fructosa y otros
edulcorantes sustitutivos del azúcar, tanto en la UE como en otros lugares esas mismas bebidas, y
también otros productos, sí contienen azúcar. En muchos mercados una lata de Coca-Cola de 12
onzas (aproximadamente 33 cl) contiene alrededor de 39 gramos de azúcar, mientras que una lata
18
de 12 onzas de Pepsi contiene 41 gramos . Una porción del Chocolate Indulgence de Twining’s, una
19
de las marcas de ABF, contiene 6 gramos de azúcar de caña .
La industria azucarera es también un sector muy consolidado, ya que sólo seis comercializadoras
acaparan aproximadamente dos tercios del comercio mundial de azúcar: Bunge, Cargill, Czarnikow,
3
20
ED&F Man, Louis Dreyfus, y Sucden . El hecho de que la mayor parte de la producción de azúcar
esté controlada por un pequeño grupo de poderosas empresas implica que si sólo unos pocas
empresas líderes del sector cambiasen sus políticas, sería posible incrementar enormemente la
protección de los derechos sobre la tierra en las cadenas de suministro de azúcar de todo el mundo.
Además, la producción, procesamiento y comercialización del azúcar desempeña un papel esencial
en muchas economías del mundo en desarrollo. En 2011, el comercio mundial de azúcar sin refinar
estaba valorado en 47.000 millones de dólares, frente a los 10.200 millones de dólares del año
21
2000 . De esa cantidad, 33.500 millones de dólares corresponden a las exportaciones de azúcar de
países en desarrollo, mientras que 12.200 millones de dólares proceden del azúcar exportado por
22
países desarrollados .
No obstante, y a pesar de que el riesgo de conflictos por la tierra vinculados a la producción de
azúcar, soja y aceite de palma está bien documentado, la falta de transparencia de las grandes
empresas de alimentación y bebidas dificulta que los consumidores puedan exigirles
responsabilidades en relación al impacto que sus políticas de suministro tienen en las comunidades.
De hecho, la mayoría de las grandes empresas de alimentación y bebidas ni siquiera hacen pública
la cantidad de azúcar que compran ni de qué países procede, ni mucho menos los nombres de sus
proveedores o el impacto medioambiental de su suministro.
Acaparamientos de tierra: una visión general
Desde el año 2000, se han registrado aproximadamente 800 adquisiciones de tierra a gran escala
participadas por inversores extranjeros que afectan a una superficie total de 33 millones de hectáreas
23
(más de 81 millones de acres) . Durante la pasada década, los inversores extranjeros compraron en
24
todo el mundo una superficie de terreno equivalente a cuatro veces el tamaño de Portugal . Existe
un reconocimiento generalizado de que el rápido incremento de los precios de los alimentos en 2008
renovó el interés de los inversores por la agricultura: desde mediados de 2008 a 2009, las
25
transacciones de terrenos agrícolas registradas se dispararon en aproximadamente un 200% . A
principios de 2011 los precios de los alimentos superaron los niveles de 2008, alcanzando máximos
históricos que en gran medida se debieron al elevado coste del azúcar, los cereales y las semillas
26
oleaginosas .
Aunque la tierra adquirida en estas transacciones a gran escala se dedica en gran medida al cultivo
de alimentos, lo cierto es que sólo en raras ocasiones dichos cultivos sirven para dar sustento a las
personas que viven en la zona. De hecho, más del 60% de los inversores extranjeros en tierras en
27
países en desarrollo lo hacen con la intención de exportar todo lo que se produzca en ellas . Esto es
especialmente problemático porque tales tierras se encuentran en países donde el hambre y la
inseguridad alimentaria son problemas bien documentados que cada vez revisten mayor gravedad.
Dos tercios de las transacciones de terreno agrícola participadas por inversores extranjeros han
28
tenido lugar en países donde el hambre supone un grave problema .
Aunque los datos por satélite muestran a menudo tierras “ociosas” en términos técnicos (sin cultivar),
es bastante habitual que esas tierras –especialmente si están irrigadas– estén siendo utilizadas para
29
la agricultura a pequeña escala, el pastoreo y otros tipos de uso de los recursos naturales .
30
Las adquisiciones de tierra a gran escala se convierten en acaparamientos de tierra cuando
cumplen al menos una de las siguientes premisas:
•
•
•
•
•
4
Violan los derechos humanos, especialmente la igualdad de derechos de las mujeres;
Incumplen el principio del consentimiento libre, previo e informado (CLPI) en virtud del cual
las comunidades deben recibir información sobre cualquier proyecto que les afecte y tener la
capacidad de otorgar o denegar su consentimiento a dicho proyecto;
Tienen lugar sin que de forma previa se haya realizado una evaluación exhaustiva de los
impactos sociales, económicos y medioambientales, incluyendo el impacto sobre las
mujeres, o sin que esta evaluación se tenga en cuenta;
Evitan los contratos transparentes, que incluyan cláusulas claras y vinculantes sobre empleo
31
y distribución de los beneficios ;
Eluden la planificación democrática, la supervisión independiente y la participación
significativa.
Sólo en raras ocasiones una de estas violaciones de derechos tiene lugar de forma aislada, ya que lo
habitual es que se produzcan varias a la vez. Por ejemplo si no se trabaja para garantizar el
consentimiento libre, previo e informado, muchas de las empresas que compran tierras no tienen
forma de identificar adecuadamente los derechos de las comunidades que viven allí. Por eso, suelen
ofrecer compensaciones económicas muy por debajo del valor de mercado, si es que llegan a ofrecer
alguna.
En consecuencia, los pequeños agricultores ven como su autosuficiencia les es arrebatada, sus
propiedades son destruídas y quedan en la miseria, despojados de su fuente de alimentos e
ingresos. Muchos de los pescadores en el caso de Pernambuco, por ejemplo, han tenido que recurrir
a trabajar en los campos de caña de azúcar para poder ganarse la vida.
Consentimiento libre, previo e informado (CLPI)
El consentimiento libre, previo e informado puede mejorar la participación de las comunidades y la distribución
de los beneficios de la inversión, lo cual no sólo resulta beneficioso para los medios de vida locales y la
seguridad alimentaria sino que puede contribuir a evitar conflictos costosos y perjudiciales. Los resultados de
una empresa están indisolublemente ligados a una participación constructiva y transparente por parte de las
comunidades.
Según el principio del consentimiento libre, previo e informado, las comunidades locales tienen derecho a
aceptar o rechazar cualquier proyecto que implique una inversión en tierras a gran escala. Los acuerdos deben
ser no-coercitivos, previos al inicio de nuevas actividades y estar basados en información completa y
32
accesible . Las empresas deben llevar a cabo un análisis adecuado, que incluya un estudio de la forma en
33
que sus propuestas afectarán tanto a hombres como a mujeres . También deben establecer mecanismos de
control durante las fases de diseño y ejecución del proyecto. Los contratos deben ser transparentes.
El principio del consentimiento previo, libre e informado fue reconocido formalmente por el derecho
internacional en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas
34
(DNUDPI) de 2007. Actualmente, este principio también está codificado en otros instrumentos internacionales
así como en los sistemas jurídicos nacionales de varios países.
Hasta la fecha, el derecho internacional sólo reconoce el derecho al consentimiento libre, previo e informado a
los pueblos indígenas. Sin embargo, éste constituye un ejemplo de buenas prácticas de desarrollo sostenible y
por lo tanto debe orientar las prácticas de las empresas a la hora de llevar a cabo consultas y negociaciones
con todas las comunidades afectadas – tanto las compuestas por población indígena como las que no.
Tierra arrebatada, vidas rotas
Bunge y Mato Grosso do Sul
El estado brasileño de Mato Grosso do Sul es uno de los lugares donde los enfrentamientos entre la
industria del azúcar y la población indígena han sido dramáticos. El cultivo de caña de azúcar se ha
más que triplicado entre 2007 y 2012, pasando de 180.000 hectáreas (444.790 acres) a 570.000
35
hectáreas (1,4 millones de acres) . Según el informe Violencia contra los pueblos indígenas – 2012,
divulgado por el Conselho Indigenista Missionário (Consejo Indigenista Misionero, CIMI), 37 de los 60
asesinatos de indígenas en Brasil se produjeron en Mato Grosso do Sul. Del mismo modo, la
investigación también revela que de los 1.076 casos de violencia contra la población indígena que
36
tuvieron lugar en el país, 567 se produjeron en Mato Grosso do Sul .
El motivo del conflicto es una parcela de tierras indígenas llamada Jatayvary, que se encuentra en el
municipio de Ponta Porã, cerca de la frontera brasileña con Paraguay. Allí, los miembros de la tribu
guaraní-kaiowá llevan 30 años luchando por recuperar sus tierras y se han enfrentado a décadas de
conflicto.
En 2004, la Fundación Nacional de los Pueblos Indígenas de Brasil (FUNAI), perteneciente al
Ministerio de Justicia, reconoció formalmente por primera vez la tierra de los guaraní-kaiowá como
“tierra indígena”. Éste supuso un primer paso en el largo proceso emprendido por las comunidades
indígenas para reclamar sus tierras. En 2011, el Ministerio de Justicia publicó la declaración de
5
Jatayvary, que reconocía el derecho sobre la tierra de los guaraní-kaiowá y establecía los límites de
este territorio indígena. Sin embargo, la lucha por recuperar el control de sus tierras continúa.
Actualmente, la mayor parte de las tierras de las que la comunidad guaraní-kaiowa antes dependía
para pescar y cazar están ocupadas por grandes explotaciones de caña de azúcar. Los guaraníkaiowa se ven obligados a recorrer distancias cada vez más grandes para poder cazar, ya que gran
parte de los bosques se han desbrozado para permitir el establecimiento de las explotaciones.
Muchos miembros de la comunidad se ven obligados a trabajar como jornaleros mal remunerados en
plantaciones lejos de su hogar, o bien dependen de ayudas gubernamentales para poder subsistir.
Los pesticidas rociados sobre las plantaciones de azúcar también han causado graves daños a la
comunidad, provocando diarreas y vómitos, especialmente entre los niños y niñas. El intenso tráfico
de vehículos que entran y salen de las plantaciones también ha alterado radicalmente el entorno.
Aquí es donde entra en escena Bunge, la multinacional de la agroindustria que en 2008 compró el
ingenio Monteverde, en Ponta Porã. A diferencia de otras muchas empresas productoras de azúcar
que operan en la región, Bunge ha declarado que tiene intención de seguir comprando caña de
azúcar de cinco explotaciones situadas dentro del territorio indígena de Jatayvary hasta que expiren
sus contratos o hasta que el Gobierno termine el proceso de demarcación.
Coca-Cola compra azúcar de Bunge en Brasil aunque, según la empresa, no procede del ingenio
37
Monteverde .
No obstante, el hecho de que Bunge utilice azúcar cultivado en tierras indígenas ofrece a Coca-Cola
un claro argumento a favor de fortalecer los requisitos que exige a sus proveedores en cuanto a su
forma de abordar los derechos sobre la tierra para evitar conflictos.
Los investigadores de Oxfam en la zona han hablado con varios miembros de la población indígena
que están tratando de hacer frente a esta continua pérdida de tierras y medios de vida, mientras son
objeto de intimidaciones por parte de las plantaciones de azúcar locales, que han disparado al aire y
38
enviado excavadoras y otra maquinaria agrícola para trabajar la tierra como si ésta estuviese vacía .
“Ahora dependo de mí misma. Tengo que salir adelante” dice Edilza Duarte, que pertenece a la
comunidad guaraní-kaiowá y es madre de dos hijos. Silvano, el marido de Edilza, trabajaba hasta
hace poco en una plantación a dos horas en coche de su hogar. Vivía en un territorio indígena
cercano a la plantación y trabajaba seis días a la semana. Se levantaba todos los días a las 3 de la
mañana para coger el autobús a la plantación y todos los sábados por la noche viajaba para pasar el
domingo –su único día libre– con su familia, antes de volver al trabajo el lunes por la mañana
temprano. Por su trabajo recibía aproximadamente trece dólares al día.
“Por eso necesitamos recuperar nuestras tierras, para poder cultivarlas y comer”, dice Edilza.
“Queremos que nos devuelvan nuestras tierras”.
La comunidad desea poner fin al conflicto para poder llevar una vida normal. “La empresa azucarera
necesita resolver el problema con la tierra para que podamos empezar a sembrar” dice Keila Snard,
una viuda de 46 años con cuatro hijos. La familia de Keila depende de la comida que distribuye
mensualmente el Gobierno en un dispensario cercano. “Lo que me preocupa es recuperar nuestras
tierras. No estoy enfadada con la empresa, sólo quiero que nos devuelvan nuestras tierras y que se
resuelva este problema”.
Sre Ambel, Camboya
El Banco Mundial ha averiguado que el principal vínculo entre los distintos países donde se producen
la mayoría de adquisiciones de tierra a gran escala es la escasa protección de los derechos sobre la
39
tierra en las zonas rurales . Lo que le ha sucedido a la población del distrito de Sre Ambel, situado
en la provincia de Koh Khong, en Camboya –el país donde ha tenido lugar el mayor número de
40
adquisiciones de tierra a gran escala en los últimos años – es un buen ejemplo de esta situación.
En el año 2006, dos empresas “fantasma” –ambas propiedad del gigante tailandés del azúcar Khon
Kaen Sugar Co Ltd (KSL)– expulsaron de sus tierras a 456 familias con el objetivo de preparar el
41
42
terreno para una plantación de azúcar de 18.057,32 hectáreas . Las comunidades denuncian que
esto tuvo lugar sin que se hubiera realizado una consulta previa ni haber dado su consentimiento.
6
Todas las familias vivían en esas tierras desde antes de 1999, algunas incluso ya desde 1979. Según
informaciones de primera mano, estas familias también habían trabajado duro para desbrozar el
terreno para dedicarlo al cultivo y al pasto de sus animales. Sin embargo, ninguno de los habitantes
de estas tierras poseía títulos oficiales de propiedad sobre las mismas, una situación habitual en las
zonas rurales de Camboya debido a la ausencia de títulos oficiales de propiedad sobre la tierra
43
desde el régimen de los Jemeres Rojo a pesar de que recientemente el Gobierno de Camboya
haya emprendido acciones para corregir esta situación.
Los habitantes de estas tierras continúan trabajando incansablemente para hacer llegar su
descontento a la empresa. Cuando se estableció la plantación de azúcar, sus protestas fueron
recibidas con amenazas. También se restringió su libertad de movimientos.
“Había excavadoras desbrozando el terreno y tratamos de detenerlas”, recuerda Mon Yorm, una
habitante de la zona de 57 años. “Cuando les dijimos que ésas eran nuestras tierras, los hombres de
las excavadoras sólo dijeron que obedecían órdenes de la empresa”.
Muchos miembros de la comunidad se han endeudado considerablemente desde que fueron
desalojados ya que su principal medio de vida, el pastoreo, ha desaparecido junto con la tierra.
Antes, estas familias solían criar entre 15 y 20 vacas y búfalos a la vez. Teng Kao, el líder de la
comunidad de Sre Ambel, ha relatado a Oxfam que a los miembros de la comunidad “apenas les
quedan animales, porque no tienen dónde ponerlos a pastar”.
Actualmente la mayoría de los miembros de la comunidad, como Keo Chhorn, de 63 años y padre de
seis hijos, se han visto obligados a trabajar sin descanso durante largas horas en los campos de
caña de azúcar por menos de 2 dólares al día.
‘”Ganamos muy poco pero no tenemos otra opción”, dice Chhorn. “No me gusta llevar a los niños,
pero necesito su ayuda para poder ganar más dinero. Mis hijos pequeños van al colegio, pero
durante la cosecha de la caña de azúcar (de diciembre a marzo) suelen venir conmigo a la plantación
a cortar azúcar”.
A pesar de todo el trabajo, la seguridad alimentaria sigue siendo un problema para Chhorn. “Día tras
día, no tenemos suficiente arroz para comer” dice. “No es como antes, que podíamos cultivar
nuestros propios alimentos. Entonces comíamos tres veces al día, ahora sólo dos”.
Como en el caso de Brasil, las grandes empresas de alimentación y bebidas compran grandes
cantidades de azúcar y contribuyen, así, a impulsar la insaciable búsqueda de tierras emprendida por
los productores de azúcar.
En 2010, KSL exportó 10.000 toneladas de azúcar, por un valor estimado de 3,13 millones de
dólares; era la primera vez en 40 años que Camboya registraba un envío de azúcar de esa magnitud.
Algunas informaciones apuntan que KSL tiene un contrato de cinco años para suministrar todo el
azúcar que produzca en Camboya a la empresa Tate & Lyle Sugars, con sede en Londres, a un
44
precio de 19 céntimos la libra . Sin embargo, según Tate & Lyle Sugars tal contrato no existe. La
empresa afirma que hasta el momento sólo ha recibido dos envíos de KSL, en mayo de 2011 y junio
de 2012, y asegura que no tiene previsto recibir más. Tate & Lyle Sugars pertenece al gigante
estadounidense del azúcar American Sugar Holdings (ASR Group), con sede en West Palm Beach,
Florida.
Tate & Lyle Sugars vende azúcar a las embotelladoras de Coca-Cola y PepsiCo, que lo utilizan en la
45
elaboración de sus productos . Este caso pone de manifiesto los considerables riesgos a los que se
enfrentan Coca-Cola y PepsiCo por no disponer de políticas más sólidas que garanticen que sus
proveedores y los proveedores de sus embotelladoras respetan los derechos sobre la tierra. Si no
mejoran sus medidas preventivas, ni Coca-Cola ni PepsiCo tienen forma de garantizar a sus clientes
que los ingredientes utilizados en la elaboración de productos –como Coca-Cola y Pepsi– no han
sido cultivados en tierras arrebatadas a los agricultores sin su consentimiento.
Associated British Foods: una categoría en sí misma
A diferencia del resto de las 10 Grandes, que necesitan comprar azúcar para elaborar sus productos,
ABF tiene sus propias actividades de producción de azúcar. De hecho, ABF es el segundo mayor
productor de azúcar del mundo. Además de Silver Spoon, su marca de azúcar en el Reino Unido, y
7
varias grandes marcas de distribución de azúcar en el sur del continente africano, la empresa
también produce una serie de alimentos y bebidas que contienen este ingrediente, como el pan y los
productos de pastelería Tip Top, el helado Askeys, los batidos Crusha y Ovaltine, que contiene 22
46
gramos de azúcar por ración .
En relación a las adquisiciones de tierra a gran escala, el hecho de que ABF sea propietaria de
47
Illovo –la mayor empresa azucarera de África, el continente donde han tenido lugar la mitad del
total de adquisiciones de tierra a gran escala en la última década– aumenta sus posibilidades de
verse implicada en conflictos por la tierra. De hecho, existen informes que vinculan a Illovo con
48
49
50
disputas por la tierra en Zambia , Malawi y Mali .
Según informes aparecidos en los medios de comunicación, hace poco que Illovo se ha retirado de
un importante acuerdo en Mali después de haber invertido millones de dólares para establecer una
gran plantación de azúcar. El proyecto había suscitado las protestas y la oposición de algunos
51,52
miembros de la comunidad
. ABF afirma que Illovo se retiró por razones de seguridad.
La radio Farm Radio Weekly de Malawi ha informado de que la población del pueblo de Thom
Chipakuza “se quedó conmocionada cuando Illovo Sugar se apropió de sus tierras de cultivo el año
53
pasado” . ABF afirma que existen mapas de todas las tierras que Illovo ha arrendado, que han sido
claramente documentadas por Departamento de Tierras, y que Illovo confía en que las
conversaciones entre la empresa y las comunidades locales servirán para resolver de forma
consensuada los problemas relacionados con la tierra.
En Zambia, algunos informes indican que la actual expansión de una plantación de azúcar próxima al
54
pueblo de Mazabuka, “ha provocado el desplazamiento de muchas personas” . ABF afirma que la
ampliación no se ha realizado a costa de tierras tradicionales, por lo que no se ha producido ningún
desplazamiento.
En los tres casos, ABF sostiene que respeta los derechos sobre la tierra y ha negado los hechos que
aparecen en los informes donde se detallan los casos. Sin embargo, a pesar de ser líder del sector
azucarero en África y de los numerosos casos públicos que ponen de manifiesto el riesgo de que
surjan conflictos, ABF apenas ha adoptado medidas para poner en marcha políticas que garanticen
el respeto a los derechos sobre la tierra tanto en sus actividades como en las de sus filiales. La
adopción de directrices claras para garantizar que las actividades azucareras de ABF en África
respetan los derechos sobre la tierra podría tener un efecto dominó en las políticas del resto del
sector.
Evaluación de las 10 Grandes: Tierra
El aumento de la demanda de materias primas agrícolas ha impulsado una competencia por la tierra
descontrolada, lo cual también ha incrementado el riesgo de que las actividades o los ingredientes de
las empresas de alimentación y bebidas estén vinculados a casos de acaparamiento de tierras. No
obstante, las empresas apenas están llevando a cabo análisis que les permitan garantizar que sus
proveedores y sus filiales respetan los derechos sobre la tierra.
En el marco de la campaña CRECE de Oxfam, la tabla de puntuación de Tras la marca evalúa a las
10 Grandes empresas de alimentación y bebidas en función de los impactos sociales de las políticas
que rigen sus cadenas de suministro. Ninguna de las empresas hace lo suficiente en el ámbito de
tierra. A pesar de los riesgos que les plantean sus cadenas de suministro de azúcar, Coca-Cola,
PepsiCo y ABF apenas han empezado a abordar las cuestiones relacionadas con los derechos sobre
la tierra. ABF es sin duda la peor calificada de las tres en este ámbito, con sólo un triste 1 sobre 10.
La calificación de Coca-Cola y PepsiCo no es mucho mejor, ya que ambas han recibido un 2 sobre
10.
8
Gráfico 1: Tabla de puntuación de Tras la marca, a 17 de septiembre de 2013
55
Todas las empresas siguen teniendo calificaciones bajas. Ninguna ha adoptado una política de
tolerancia cero en relación al acaparamiento de tierras, ni se ha comprometido a incorporar
plenamente los derechos sobre la tierra a los códigos de conducta de sus proveedores. Las
empresas mantienen un secretismo y opacidad excesivos respecto al origen de sus materias primas,
lo cual imposibilita que las comunidades puedan exigirles responsabilidades por las violaciones de
sus derechos sobre la tierra. Aunque las empresas realizan cuantiosas inversiones en auditorías de
calidad de sus proveedores, apenas investigan o hacen públicos el impacto que tienen sus prácticas
de suministro en el acceso a la tierra de las comunidades.
Aunque no es habitual que las 10 Grandes posean o arrienden tierras de forma directa, lo cierto es
que sus políticas les mantienen al margen de cualquier enfoque cuestionable que puedan utilizar sus
proveedores en la adquisición de tierras. Sencillamente, la cuestión de la tierra no ha tenido la misma
importancia para las empresas que otros problemas medioambientales y laborales.
Este hecho supone un riesgo importante tanto para las actividades de las empresas como para su
reputación. Mark Bowman, director ejecutivo de la empresa cervecera SAB Miller Africa, una de las
mayores embotelladoras para Coca-Cola, asegura que “las adquisiciones de tierra que ignoran los
intereses de las comunidades y el entorno medioambiental local no sólo son moralmente incorrectas,
sino que también son síntoma de una estrategia comercial torpe”. Bowman afirma que este tipo de
56
conflictos por la tierra “alimentan la oposición a cualquier tipo de inversión extranjera” .
Muhtar Kent, director ejecutivo de Coca-Cola, ha afirmado que “…reconocemos que el éxito y la
sostenibilidad de nuestro negocio están intrínsecamente ligados al éxito y la sostenibilidad de las
comunidades que viven en los lugares operamos. La fortaleza de nuestras marcas está directamente
relacionada con la legitimidad social del desarrollo de nuestras actividades y debemos ganarnos esa
legitimidad cada día, manteniendo nuestros compromisos con clientes, consumidores, asociados,
57
inversores, comunidades y socios” .
Éstos son los argumentos que han llevado a Coca-Cola, PepsiCo, ABF y otras empresas a
comprometerse públicamente a hacer frente a otros problemas de índole moral presentes en sus
58
cadenas de suministro de azúcar como, por ejemplo, el trabajo infantil .
9
Cada vez es más habitual que los consumidores exijan a las empresas la toma de decisiones
socialmente responsables a lo largo de sus cadenas de suministro. Por ejemplo, un reciente estudio
realizado en China reveló que más de tres cuartas partes de las personas encuestadas están
dispuestas a “dejar de comprar o reducir la compra de alimentos preparados producidos por
59
empresas que no sean socialmente responsables” . Otro estudio realizado en Estados Unidos reveló
que el 70% de los consumidores estadounidenses evitan comprar productos de empresas que no les
gustan, y un porcentaje similar declaró que analizan cada vez más los productos para averiguar
60
quién los elabora .
Los problemas relacionados con la tierra reciben cada vez más atención y algunas empresas están
empezando a tomar conciencia de los riesgos y oportunidades que esto les plantea. La calificación
de Nestlé en la tabla de puntuación de Tras la marca ha mejorado en el ámbito de tierra, de 3 puntos
a 5 sobre 10, tras la publicación de sus nuevas directrices de suministro. Aunque aún no se ha
comprometido a adoptar una política de tolerancia cero en relación al acaparamiento de tierras,
Nestlé ha sido la primera de las 10 Grandes en apoyar plenamente el derecho al consentimiento
libre, previo e informado de las comunidades locales y en incorporar este derecho a sus normas, que
61
se aplican al suministro de azúcar, soja, aceite de palma y otras materias primas .
Qué pueden hacer las empresas
Para identificar y detener los casos de acaparamiento de tierras es necesario que las empresas
tomen decisiones difíciles pero, sobre todo, exige un compromiso firme y auténtico por parte de las
empresas, los Gobiernos y el resto de los actores implicados. Y aunque puede que no lo reconozcan,
estas empresas de alimentación y bebidas ostentan un enorme poder, capaz de cambiar la dinámica
actual y de garantizar que la producción de alimentos se lleve a cabo de forma coherente con el
respeto a los derechos humanos.
Oxfam ya ha iniciado conversaciones con Coca-Cola, PepsiCo y ABF, y ha solicitado a estas
empresas que hablen con sus proveedores para investigar a fondo los casos expuestos en el
presente informe. Pedimos a las empresas que desempeñen un papel constructivo para garantizar
que tanto sus proveedores como las autoridades locales pertinentes resuelven los problemas de las
comunidades afectadas.
No obstante, la responsabilidad de las empresas va más allá de estos casos concretos. Las
empresas deben adoptar normas y políticas que regulen sus propias operaciones y las actividades
de sus proveedores, de modo que sea posible garantizar el respeto de los derechos sobre la tierra a
lo largo de sus cadenas de suministro. Las 10 Grandes deben liderar un cambio en el seno del sector
de alimentación y bebidas hacia una mayor eficacia y transparencia de las políticas y prácticas de la
industria y, así, contribuir a poner fin a los acaparamientos de tierra y fomentar una inversión
responsable en agricultura.
Oxfam hace un llamamiento a PepsiCo, Coca-Cola, y ABF, las empresas más poderosas del sector
azucarero, para que lideren este proceso mediante la adopción de las siguientes medidas:
1. Conocer y mostrar los riesgos asociados a los problemas relacionados con la tierra
•
•
62
Hacer público quiénes son sus proveedores y de dónde proceden el azúcar, el aceite de
palma y la soja de los que se abastecen.
Desvelar y hacer públicos los riesgos y los impactos en las comunidades de los problemas
63
relacionados con la tierra a través de evaluaciones de impacto relevantes y fiables , que
cuenten con la plena participación de las comunidades afectadas.
2. Comprometerse a adoptar una política de tolerancia cero para con el acaparamiento de
tierras
•
•
10
Establecer y aplicar una política creíble de tolerancia cero para con el acaparamiento de
tierras, e incluir dicha política en los códigos de conducta de los proveedores, incluyendo los
64
franquiciados.
65
Con el objetivo de mejorar sus políticas y prácticas , las empresas deben comprometerse a
adoptar normas de producción específicas para los sectores del azúcar, el aceite de palma y
66
la soja . El objetivo de dichas normas debe ser contribuir a mejorar la sostenibilidad para el
año 2020.
3. Trabajar para que los Gobiernos y las comercializadoras hagan frente al acaparamiento de
tierras y apoyen las inversiones agrícolas responsables
67
•
Defender públicamente la necesidad de que los Gobiernos y las comercializadoras se
comprometan a llevar a cabo inversiones responsables en agricultura, así como a aplicar las
Directrices voluntarias para la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, que
incluyen la protección y promoción de todos los derechos sobre la tierra de las comunidades
afectadas.
•
Movilizar a los proveedores y a otras empresas del sector para que adopten políticas de
tolerancia cero, se unan a iniciativas sectoriales de mejora de la sostenibilidad y asuman un
papel activo en el seno de estas iniciativas para aumentar su impacto y hacer que todos los
actores del sector se esfuercen por mejorar.
Conclusión
Es probable que las políticas de producción de azúcar adquieran protagonismo en los próximos años
a medida que, según las previsiones apuntan, se produzca un aumento de la demanda mundial de
alimentos dulces y procesados.
Ha llegado el momento de que algunas de las mayores empresas compradoras y productoras de
azúcar del mundo –PepsiCo, Coca-Cola y ABF– asuman su responsabilidad a la hora de abordar la
creciente amenaza que supone el riesgo de que se produzcan conflictos por la tierra en sus cadenas
de suministro, así como las desastrosas consecuencias que estos problemas tienen para las
comunidades.
A medida que los consumidores tomen conciencia del papel de la producción de azúcar en el
desplazamiento de poblaciones indígenas y de otras comunidades rurales de las tierras de las que
han dependido durante generaciones, empezarán a exigir productos cuya elaboración tenga en
cuenta los derechos sobre la tierra.
Con este objetivo, Oxfam hace un llamamiento a tres de los actores más importantes del sector
azucarero para que revisen seriamente su enfoque en relación a las adquisiciones de tierra en sus
cadenas de suministro y, así, estos acuerdos funcionen también para las personas pobres.
Notas
1
B. Lee, F. Preston, J. Kooroshy, R. Bailey and G. Lahn (2012), Resources Futures, Chatham House, p 14.
2
http://www.revistaecoenergia.com.br/images/revistas/edicao14/ página 6. Confirmado en las conversaciones con Coca-Cola y
PepsiCo.
3
En el transcurso de la entrevista concedida a Oxfam el 1 de agosto de 2013, el representante de la Comisión Pastoral de la
Tierra (CPT), Placido Junior, confirmó esta historia y la existencia de los diversos procesos legales. Oxfam también
entrevistó al Padre Sinésio Araújo, que vive en Sirinhaém y confirmó la existencia de este conflicto. La página web de la CPT
(www.cptpe.org.br) ofrece más información sobre el conflicto, así como testimonios de la comunidad afectada.
4
http://www.youtube.com/watch?v=0VNjUtxiy-w&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3D0VNjUtxiy-w&nomobile=1
5
http://www.oaklandinstitute.org/understanding-land-investment-deals-africa-zambia
http://www.ipsnews.net/2012/09/malian-farmers-want-their-land-back/ (Existen informaciones que señala que Illovo Sugars
invirtió 17 millones de dólares en este acuerdo, aunque después se retiró alegando problemas de seguridad y otras quejas.
Antes de que Illovo decidiese retirarse del contrato, algunos miembros de la comunidad presentaron quejas sobre el
proyecto.
7
http://farmlandgrab.org/post/view/5578
8
http://www.abf.co.uk/documents/pdfs/ar2012/abf-annual-report-2012.pdf page 17
6
9
http://www.absugar.com/Our-Group/Africa
10
Según datos sobre transacciones de tierra ya realizadas por inversores extranjeros. Los datos son exactos a fecha 13 de
11
agosto de 2013. http://landmatrix.org/
11
http://www.coca-colacompany.com/our-company/stakeholder-engagement.
12
IBISWorld, Industry Report C1124-GL: Global Soft Drink & Bottled Water Manufacturing, January 2013, page 25.
13
IBISWorld, Industry Report C1124-GL: Global Soft Drink & Bottled Water Manufacturing, January 2013, page 25.
14
http://www.forbes.com/global2000/list/
15
Esta cifra se basa en datos de la FAO sobre la producción en 2012 e incluye 26 millones de hectáreas de caña de azúcar y
5 millones de hectáreas de remolacha azucarera. El cultivo de caña de azúcar es mucho más importante a nivel mundial y,
en general, está más vinculado a las adquisiciones de tierra a gran escala que la remolacha azucarera. Aproximadamente el
20% de la producción mundial de azúcar se obtiene a partir de remolacha azucarera, un cultivo vinculado a por lo menos
una adquisición de tierra a gran escala en Rusia. http://faostat.fao.org/ and http://landmatrix.org.
16
B. Lee, F. Preston, J. Kooroshy, R. Bailey and G. Lahn (2012), op. cit. p 14.
17
Ver la nota 15.
18
http://www.energyfiend.com/sugar-in-drinks
19
http://www.fooducate.com/app#page=product&id=FF913AA6-E10C-11DF-A102-FEFD45A4D471
20
http://www.fairtrade.org.uk/includes/documents/cm_docs/2013/F/Fairtrade%20and%20Sugar%20Briefing%20Final%20Jan13.
pdf
21
Ibid.
22
Ibid
23
http://landportal.info/landmatrix No obstante, dada la falta de transparencia en las adquisiciones de tierra, la cifra real podría
ser mucho mayor.
24
http://landportal.info/landmatrix
25
Las transacciones registradas de terrenos agrícolas realizadas por inversores extranjeros en el Sur global pasó de 35 a
mediados de 2008 a 105 a mediados de 2009, un aumento de aproximadamente el 200%. Ver el gráfico 1, p.6 de W.
Anseeuw et al. (2012) ‘Transnational Land Deals for Agriculture in the Global South. Analytical Report based on the Land
Matrix Database‘, Bern, Montpellier, and Hamburg: CDE, CIRAD, and GIGA. Consultar:
http://landportal.info/landmatrix/media/img/analytical-report.pdf.
26
http://www.bloomberg.com/news/2011-01-05/global-food-prices-climb-to-record-on-cereal-sugar-costs-un-agency-says.html
27
W. Anseeuw, et al (2012) op. cit
28
http://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/bn-land-lives-freeze-041012-en_1.pdf (page 2)
29
W. Anseeuw et al (2012) op. cit.
30
Se considera adquisición de tierra a gran escala la adquisición de cualquier parcela de terreno con una superficie superior a
200 hectáreas, o del doble de una parcela de tamaño medio, en función del contexto de cada país. La cifra de 200 hectáreas
está tomada de la definición de “a gran escala” ofrecida por la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra (ILC, por sus
siglas en inglés).
31
La Declaración de Tirana de la Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra (ILC), http://www.landcoalition.org/aboutus/aom2011/tirana-declaration
32
Se considera información relevante los contratos, las evaluaciones de impacto, la distribución de los beneficios propuesta y
los acuerdos legales. Se trata de un proceso continuo, ya que la planificación y puesta en marcha de los proyectos lleva
muchos años y este principio debe aplicarse durante todo el proceso. El derecho de los pueblos indígenas al consentimiento
libre, previo e informado está consagrado en el derecho internacional; en los últimos años, cada vez es más habitual aplicar
este principio a otras comunidades, aunque lo cierto es que sólo en contadas ocasiones se aplica rigurosamente. Oxfam
Australia (2010) ‘Guide to Free, Prior and Informed Consent’,
http://resources.oxfam.org.au/pages/view.php?ref=528&k=&search=&offset=0&order_by=relevance&sort=DESC&archive=0
(accessed May 2013)
33
Por ejemplo, evaluar en qué medida la planificación incluye a las mujeres en los procesos de negociación y consulta; en qué
medida los mecanismos de compensación benefician directamente del mismo modo a las mujeres y a los hombres; y en que
medida los planes de mitigación contemplan las necesidades específicas de las mujeres. J. Bugri and R. King (forthcoming)
'Gender Dimensions of Agricultural Investments: Case studies from Ghana., IIED, London; C. Wonani, W. Mbuta and A.
Mkandawire (2012) 'Gender and Equity Implications of Land-Related Investments on Labour and Income Generating
Opportunities: Zambia Country Study’, draft report June 2012, quoted in B. Vorley, L. Cotula, and M. Chan (2012) ‘Equilibrar
la balanza: políticas para configurar las inversiones agrícolas y los mercados en beneficio de la pequeña agricultura’, Oxford:
Oxfam, p.40
34
Como la Convención nº 169 de la Organización Mundial del Trabajo http://www.ilo.org/indigenous/Conventions/no169/lang-en/index.htm
35
Según la vigilancia via satélite del INPE, el Instituto de Investigación Espacial de Brasil. Datos disponibles en:
http://www.dsr.inpe.br/laf/canasat/tabelas.html.
36
http://cimi.org.br/pub/viol/viol2012.pdf.
http://www.bunge.com.br/Imprensa/usinas-do-grupo-bunge-obtem-certificacao-bonsucro
37
38
Lima, Marcos Homero Ferreira, Clean Biofuels and the Guarani Indians of Mato Grosso do Sul: Human Costs and Violation
of Rights. (2013).
12
39
R. Arezki, K. Deininger and H. Selod (2011) ‘What drives the global land rush?’, IMF Working Paper, Washington D.C.: IMF
Institute, www.imf.org/external/pubs/ft/wp/2011/wp11251.pdf; see also World Governance Indicators, op. cit.
40
Según los datos sobre adquisiciones de tierras ya realizadas por inversores extranjeros. Datos exactos a 28 de agosto de
2013. http://landmatrix.org/get-the-idea/global-map-investments/
41
Más de 7 años después, 200 familias siguen luchando para recuperar sus tierras – reclaman 1360 hectáreas.
42
Plantación de azúcar Koh Kong de 8.657,24 hectáreas y Koh Kong Sugar Industries con 9.40,.08 hectáreas
43
Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas para los derechos humanos en Camboya (UNSRSG),
‘Economic land concessions in Cambodia: A human rights perspective,’ June 2007, p. 12; disponible en:
http://cambodia.ohchr.org/EN/PagesFiles/Reports/Thematic-Reports.htm.
44
La primera vez que se publicó información sobre este contrato fue en 2010, en Thai News Services
http://www.accessmylibrary.com/article-1G1-217599129/thailandcambodia-khon-kaen-industry.html
45
Confirmado en las conversaciones con Coca-Cola y PepsiCo. Coca-Cola y PepsiCo trabajan con empresas “franquiciadas”
que elaboran y productos con la marca de Coca-Cola y Pepsi. Esto significa que deben regirse por las directrices que CocaCola y PepsiCo tienen establecidas para sus proveedores, así como por otras disposiciones de los contratos que exigen
ciertos requisitos de sostenibilidad.
46
http://www.tesco.com/groceries/Product/Details/?id=258492318
47
http://www.absugar.com/Our-Group/Africa
48
http://www.oaklandinstitute.org/understanding-land-investment-deals-africa-zambia
49
http://farmlandgrab.org/post/view/5578
50
http://farmlandgrab.org/post/view/5578
51
http://www.bloomberg.com/news/2012-05-28/illovo-pulls-out-of-mali-sugar-project-on-security-concerns-1-.html
52
http://www.ipsnews.net/2012/09/malian-farmers-want-their-land-back/
53
http://farmlandgrab.org/post/view/5578
54
http://www.oaklandinstitute.org/sites/oaklandinstitute.org/files/OI_country_report_zambia.pdf
55
www.behindthebrands.org/scorecard
56
http://www.cnn.com/2013/06/18/opinion/land-grabs-africa-mark-bowman
57
Oxfam America, ‘Exploring the links between international business and poverty reduction’ (2011). Ver:
http://www.oxfamamerica.org/publications/exploring-the-links-between-international-business-and-povertyreduction
58
http://wwf.coca-colacompany.com/our-company/addressing-global-issues
59
Esta cifra supone un aumento respecto a 2009, cuando el porcentaje de encuestados era del 68,7%. Ver: Ruder Finn and
Media Survey Lab, Tsinghua University. Ethical Consumption of Fast Moving Consumer Goods, 2009-2010
60
Weber Shandwick (2012) „Seventy percent of consumers avoid products if they dislike parent company, Weber Shandwick
survey finds , http://www.webershandwick.com
/Default.aspx/AboutUs/PressReleases/2012/SeventyPercentofConsumersAvoidProductsIfTheyDislikeParentCompanyWeber
ShandwickSurveyFinds (last accessed November 2012).
61
http://www.nestle.com/asset-library/documents/creating-shared-value/responsible-sourcing/nestle-responsible-sourcingguidelines.pdf
62
Ésta y otras de las recomendaciones incluidas en este capítulo se han elaborado tomando como referencia normas
internacionales reconocidas, sobre todo los Principios Rectores sobre la Empresa y los Derechos Humanos de las Naciones
Unidas (UNGP, por sus siglas en inglés) y las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la
tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria nacional (VGGT, por sus siglas en inglés).
63
Las evaluaciones deben presentar de forma desglosada los impactos que afectan específicamente a las mujeres, ya que
normalmente los conflictos relacionados con la tierra afectan de forma desproporcionada a las mujeres.
64
Una política de tolerancia cero para con el acaparamiento de tierras debería:
1. Reconocer la responsabilidad de la empresa en las violaciones de los derechos sobre la tierra en las que se vean
implicadas la empresa o sus proveedores (incluso por el primer productor);
2. Comprometerse, a través de una política que se aplique a toda la empresa, a respetar todos los derechos sobre la tierra
de las comunidades que se vean afectadas por las actividades de la empresa o de sus proveedores. Incluir esta política en
los códigos de conducta de todos los proveedores, exigiendo:
−
Que se respeten los derechos humanos, especialmente los derechos sobre la tierra de las comunidades que se vean o
puedan verse afectadas por las actividades de la empresa o de sus proveedores;
−
Negociaciones justas de las transacciones de tierras;
−
Adherencia al principio del consentimiento libre, previo e informado en el desarrollo de las actividades de la empresa y
de sus proveedores;
−
Contratos transparentes. Informar a las comunidades afectadas sobre cualquier acuerdo de concesión o permiso de
actividad;
−
Una solución justa de cualquier conflicto relacionado con los derechos de uso o propiedad de la tierra, a través de los
mecanismos de reclamación de la empresa, un mediador independiente o procesos similares;
13
−
En la adquisición de tierras, abstenerse de cooperar con cualquier utilización ilícita que el Gobierno del país donde se
desarrollan las actividades de la empresa pueda hacer de su derecho a la expropiación;
−
Evitar modelos de producción que impliquen la pérdida de los derechos sobre la tierra (incluyendo los derechos
consuetudinarios) de los pequeños agricultores.
65
El hecho de ser miembro de una iniciativa múltiple (MSI, por sus siglas en inglés), o incluso obtener una certificación, no
exime a ninguna empresa de su responsabilidad individual para con los problemas existentes, y ciertamente no es, en sí
mismo, garantía de un comportamiento responsable por parte de las empresas. Las MSI simplemente garantizan que las
empresas forman parte de un grupo integrado por diversos actores que puede orientar sus políticas y prácticas, y puede
contribuir a que las empresas rindan cuentas ante el resto de actores, especialmente ante las comunidades afectadas por
sus acciones.
66
Esto incluye la Mesa Redonda sobre el Aceite de Palma Sostenible, la Mesa Redonda sobre la Soja Responsable y
Bonsucro (azúcar). O, al menos, deben comprometerse con las iniciativas sectoriales de sostenibilidad relacionadas con las
materias primas que representen un volumen estadísticamente significativo de la cadena de suministro de la empresa en
cuestión.
67
El papel que desempeñan los Gobiernos y las empresas comercializadoras, así como sus responsabilidades en relación a
los problemas expuestos en este informe, son muy diferentes. Las empresas comercializadoras que compran materias
primas y poseen plantaciones tienen una enorme influencia sobre la manera en que se adquiere y se gestiona la tierra. No
obstante, la principal responsabilidad de los Gobiernos es garantizar la protección de los derechos humanos básicos de sus
ciudadanos. La cuestión no es confundir los distintos papeles que ambos actores desempeñan, sino poner de relieve las
distintas actividades de incidencia que las 10 Grandes pueden llevar a cabo.
14
Fly UP