...

Si Decimos Que No Hemos Pecado

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Si Decimos Que No Hemos Pecado
“Si Decimos Que No Hemos Pecado”
por W.E. Shepard
“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros
mismos, y la verdad no está en nosotros”. (I Juan 1:8)
Un Estudio Excelentísimo Sobre El Texto:
“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad
no está en nosotros”. (I Juan 1:8)
Es muy probable que este versículo de la Biblia es el más citado de aquellas personas que
niegan la doctrina de santidad. Tal vez hubiera sido mejor decir que es el versículo de la Biblia a
que la mayoría de estas personas hacen referencia, porque muy pocas veces está citada correctamente
y casi nunca saben donde se encuentra en la Biblia. Por eso, normalmente está citado de la siguiente
manera, “El que dice que no comete pecado es un mentiroso y la verdad no está en él”. Por ser
citado así, tiene un sabor Bíblico, pero no es lo que dice la Biblia y los que siguen citando mal este
versículo son ignorantes de lo que manifiesta la Biblia o son personas engañadoras.
Si partimos una parte de un versículo o si separamos un versículo del contexto en que se
encuentra nos arriesgamos de gran manera. Para darle una mejor idea permítame mostrarle unos
cuantos ejemplos de la Sagrada Escritura.
1)
“No hay Dios”. (Salmos 14:1b). Aunque estas palabras aparecen en la Biblia tal cual, no es
el versículo completo y por eso está mal. Citándolo en su totalidad encontramos las
siguientes palabras, “Dice el necio en su corazón: No hay Dios”. ¡Y citándolo en su
totalidad, no hay confusión!
2)
“Respondiendo, Jesús dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de
ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándolo medio muerto. Ve, y
haz tú lo mismo”. (Lucas 10:30, 37b). ¿Qué es el error aquí? Sencillamente que estamos
sacando dos versículos del contexto en que se encuentran y mezclándolos fuera del contexto.
Fíjese que la primera frase es del versículo 30 y la segunda es del versículo 37. ¡Si los
leemos en contexto no hay ninguna confusión!
3)
En Lucas, capítulo dieciséis y versículo nueve, la Biblia dice de la siguiente manera, “Y yo
os digo: Ganad amigos por medio de las riquezas injustas para que cuando éstas falten, os
reciban en las moradas eternas”. ¿Qué es la explicación de este versículo? ¿Hemos citado
solamente una parte del versículo nueve como el ejemplo número uno? ¿Es una mezcla de
dos versículos como nuestro ejemplo número dos? La respuesta es “no” en ambos casos.
Este versículo es uno de estos versículos que necesita una explicación conforme al contexto
en que se encuentra. Si lo quita de su sitio y lo cita solo, puede provocar preguntas en vez
de solucionar inquietudes. La respuesta no es obvia hasta que leamos y analicemos la
porción completa.
El versículo de referencia para este estudio es otro ejemplo del modelo número tres. Si no
queremos equivocarnos tenemos que considerar este versículo como una parte del contexto y tema
general.
Para no fallar en el entendimiento de este versículo tenemos que establecer un método de
análisis. La primera cosa que necesitamos fundar es la razón por la cual Juan escribió este versículo
y con qué propósito. Encontramos la respuesta solamente tres versículos abajo de él de referencia
donde tenemos estas palabras, “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno
hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el Justo” I Juan 2:1. Aunque a la
corta vista parece que el versículo de referencia nos enseña que si decimos que no tenemos pecado
-2-
o no cometemos pecado nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
Después de determinar el tema general y propósito de Juan en escribirnos este versículo nos damos
cuenta de que este versículo fue escrito con el propósito que no pequemos.
La segunda clave para nosotros son los versículos que juntos forman estos capítulos.
Tenemos que verificar que el versículo de referencia no está en conflicto con ningún otro versículo
de este conjunto. Si la enseñanza del versículo de referencia es la de una vida de pecado para los
cristianos, ¿qué hacemos con I Juan 2:3-5 que dice, “Y en esto sabemos que nosotros le conocemos,
si guardamos sus mandamientos. Él que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, él tal
es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el
amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. Él que dice que permanece
en él debe andar como él anduvo”. ¿Cómo anduvo Jesús? ¡Sin duda ninguna, podemos concluir que
Él no vivía en pecado! O, ¿qué hacemos con I Juan 3:4-10 que dice, “Todo aquel que comete
pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. Y sabéis que él apareció para
quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Todo aquel que permanece en él no peca; todo aquel
que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. Hijitos, nadie os engañe; él que hace justicia es justo,
como él es justo. Él que práctica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio.
Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de
Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque
es nacido de Dios. En esto manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no
hace justicia y que no
ama a su hermano, no
es de Dios”.
O,
¿cómo le parece I
Todo aquel que permanecen en él, no peca;
Juan 5:2-4 que dice,
“En esto conocemos
todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha
que amamos a los
hijos de Dios, cuando
conocido. I Juan 3:6.
amamos a Dios y
guardamos sus
mandamientos. Pues
este es el amor a Dios,
que guardemos sus mandamientos, y sus mandamientos no son gravosos. Porque todo lo que es
nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe”? Hay
otros ejemplos que pudiéramos citar, pero yo creo que con estos es suficiente para que entendamos
que el versículo de referencia no está enseñándonos que los cristianos viven en pecado. ¡Al
contrario!
Ya que hemos establecido el tema general y el contexto de esta porción de escritura, vamos
al significado del versículo de referencia en sí. Normalmente la clave de cualquier versículo
problemático está a sus alrededores. I Juan 1:8 no es una excepción. En I Juan 1:7 encontramos una
parte de la explicación donde nos habla de la siguiente forma, “pero si andamos en luz, como él está
en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo
pecado”. Vamos a suponer que tenemos una camisa manchada de tinta de una pluma. La llevamos
a una tintorería donde, por medio de un proceso, la limpia de toda tinta. ¿Todavía tiene la mancha
la camisa? De igual manera podemos aplicar estos versículos de la Biblia. Si la sangre de Jesucristo
es eficaz para limpiarnos de todo pecado y purificar el alma, por los méritos de Jesús no tenemos
pecado. Este versículo no tiene el fin de condenar a la persona que testifica del poder de la sangre
de Jesús. Pero sí, condena fuertemente a la persona que es auto-justificado. Tal vez la manera más
fácil de explicar esta idea es con una ilustración de una conversación entre un cristiano, pendiente
de la sangre de Jesús por su salvación, y un impío que es auto-justificado y no ve la necesidad de la
sangre de Jesús para el perdón del pecado.
-3-
Cristiano:
Amigo mío, ¿no sabes que “si andamos en luz, como él está en luz, tenemos
comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo
pecado”?
Auto-justificado:
Pero yo no tengo pecado para que me limpiara; no tengo necesidad de la
sangre de Jesús.
Cristiano:
¿Qué? ¿Dices que no tienes pecado? “Si decimos que no tenemos pecado,
nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros”. Debes
arrepentirte, confesar tus pecados y ser salvado, porque leemos en I Juan
1:19, “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar
nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”.
Auto-justificado:
Pero nunca he pecado y no siento que tenga la necesidad de confesar ninguna
cosa o arrepentirme de nada. Pago mis deudas, me llevo bien para con mis
vecinos y mi familia, y soy igual a los demás cristianos. Yo no soy pecador
y nunca he cometido maldades.
Cristiano:
Seguramente en decir eso, te haces a Dios mentiroso, porque I Juan 1:10 dice:
“Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra
no está en nosotros”.
Y así tenemos el sentido de estos versículos. No es una enseñanza de que los cristianos
practican el pecado. Si fuera así, estaría el versículo de referencia en conflicto con los demás
versículos de este
libro. El versículo de
referencia sí es una
c ondenación d e
“Porque
el
pecado
no
se
enseñoreará
de
cualquier persona que
piensa que puede, por
vosotros;
pues
no
estáis
bajo
la
ley,
sino
bajo
sí mismo, justificarse
de sus pecados. ¡Es la
la gracia”. San Pablo ¡Aleluya!
sangre de Jesucristo
que nos limpia de
todo pecado! ¡Y si
somos lavados en la
sangre de Jesús, si
estamos guardando
sus mandamientos, si no estamos viviendo en pecado, gloria a Dios, por la sangre de Jesucristo su
Hijo, y solamente por sus méritos, no tenemos pecado! ¡Gloria sea a su santo nombre por la sangre
eficaz!
Este artículo tiene su base en el libro titulado “Wrested Scriptures Made Plain” por W.E. Shepard,
originalmente publicado por Pentecostal Publishing Company en el año 1900, ahora en dominio público.
-4-
Fly UP